Vous êtes sur la page 1sur 23

UNIVERSIDAD

POLITÉCNICA
DE PACHUCA

MODELOS NORMATIVOS DE GESTIÓN


DE LA CALIDAD MEDIOAMBIENTAL.
INVESTIGACIÓN
Profesor: Dra. Patricia Nayeli Olvera Venegas
Materia: Gestión de la Calidad
Alumnos:
Calva Hernandez Rafael
Cortez Mendoza Luis Jesus
Granados Villeda Nestor Stiel
Lopez Hernandez Eleazar
Lora Vazquez Olga Alicia

Grupo: 45800
Periodo Escolar: Mayo-Agosto 2015
2.1 La calidad medioambiental.

Desarrollo sustentable o desarrollo sostenible ha sido definido de varias


formas, la más frecuentemente usada proviene del informe conocido
como "Brundtlant Commission: Our Common Future" de 1987 que dice: "El
desarrollo sustentable es un desarrollo que satisface las necesidades del
presente sin comprometer la capacidad de futuras generaciones de
satisfacer sus propias necesidades.

Esta definición incluye dos conceptos claves:


Necesidades: en particular las de
los más pobres del mundo, a las que se les
debe dar prioridad.
Limitaciones: impuestas por el estado de
la tecnología y de la organización social a la
habilidad del medio ambiente de satisfacer
las necesidades presentes y futuras.

A continuación un ejemplo de los valores de calidad medioambiental para


dos sistemas:

Considerando la tabla anterior, se puede observar cómo se mide la


calidad medioambiental para un ecosistema, por lo que se derivan dos
conceptos:
Concepto ecológico de calidad medioambiental. “Un ecosistema tiene
calidad ambiental cuando muestra una coincidencia entre la calidad que
presenta y la que es propia del sistema (lo que se denomina estado
climático”). Sin embargo, este enfoque tiene diversas disyuntivas puesto
que la calidad propia de un sistema varía dependiendo del clima, flora y
fauna presentes, por lo cual no es posible generalizar este concepto. Sin
embargo desde esta perspectiva, la calidad medioambiental de una
empresa será tanto mayor cuanto menor sea su impacto sobre las
condiciones de equilibrio inherentes al ecosistema en el que desarrolla su
actividad.
Concepto antropocéntrico de calidad medioambiental. Nos dice que, “un
ecosistema tiene calidad ambiental cuando satisface las expectativas que
genera sobre los habitantes o visitantes”. La calidad medioambiental de
una organización dependerá ahora de la adopción de patrones de
producción limpia y de un modelo de empresa eco-eficiente. Se puede
decir entonces que la calidad medioambiental se refiere a todas aquellas
iniciativas de gestión y producción que pretenden minimizar los impactos
negativos sobre el entorno natural en el que se desarrolla la actividad de la
organización.

La medición de la calidad medioambiental: indicadores


medioambientales.

Son parámetros que permiten definir la calidad del medio, y que poseen
un valor límite directamente relacionado con la calidad. Dichos
parámetros pueden referirse tanto al entorno natural como a las
actividades económicas desarrolladas sobre el hábitat.
La combinación de indicadores naturales y socioeconómicos permite dar
una definición de la calidad medioambiental completa.
Un indicador mediambiental debe tener 4 características:
 Mensurabilidad
 Economicidad
 Sensibilidad a los cambios.
 Interpretabilidad en comparación con un marco de referencia.

En México se evalúan algunos parámetros con aspectos que repercuten


directamente en el medio ambiente, mediante un formato de seguimiento
establecido en la norma NMX-AA-162-SCFI-2012 AUDITORÍA AMBIENTAL –
METODOLOGÍA PARA REALIZAR AUDITORÍAS Y DIAGNÓSTICOS, AMBIENTALES
Y VERIFICACIONES DE CUMPLIMIENTO DEL PLAN DE ACCIÓN -
DETERMINACIÓN DEL NIVEL DE DESEMPEÑO AMBIENTAL DE UNA EMPRESA -
EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO DE AUDITORES AMBIENTALES .
Sin embargo, no todos los factores que intervienen en el medio ambiente
son de carácter pertinente es por ello que para hacer el análisis de un
parámetro se deben tomar en cuenta los siguientes puntos.
 Dificultad de medición objetiva.
 Variabilidad natural del medio.
 Dificultad para definir indicadores que no sean sensibles a episodios
naturales.
 Ausencia de un marco de referencia.
 Necesidad de análisis en el largo plazo
 Coste económico.

2.2 La estrategia de adaptación medioambiental.

La adaptación medioambiental: hacia la empresa eco-eficiente.

Las empresas que no interioricen las consideraciones medioambientales a


corto plazo tendrán pocas opciones de futuro cuando los cambios deban
hacer más raudamente. La administración pública es la encargada de
regular el aspecto medioambiental de las empresas, de esta manera las
empresas responden a esta regulación de dos maneras:
Respuesta Reactiva: aquella en que la organización se limita a seguir los
cambios dictados por la agenda social, legislativa y científica sobre el
medio ambiente.
Respuesta proactiva: se concreta en sistemas directivos, que publican
políticas medioambientales definiendo los compromisos de la organización
en esta área, a fin de ganar ventajas competitivas.

Una estrategia medioambiental proactiva debe conducir a integrar la


adaptación medioambiental en las estrategias corporativa y competitiva
Esta visión debe tener su reflejo, tanto en la consideración del entorno
natural como una de las dimensiones a estudiar dentro del análisis
estratégico externo al ser una fuente de amenazas pero también de
oportunidades como en la búsqueda de ventajas competitivas en la
adaptación medioambiental. Los beneficios asociados a la adaptación
medioambiental pueden clasificarse en tres categorías: beneficios
económicos directos, vía aumento de ingresos o reducción de costes;
beneficios económicos indirectos, y beneficios sociales.
Las estrategias proactivas definen un comportamiento organizativo en la
línea de un modelo de empresa medioambientalmente responsable o
ecológicamente sostenible.
La empresa eco-eficiente sería aquella capaz de compaginar la
maximización de la satisfacción de necesidades humanas con la
minimización del impacto medioambiental, a través de la sustitución de
tecnologías y materiales más limpios y de una gestión medioambiental que
optimice el consumo y la recuperación de recursos.

Los cuatro factores para tener éxito en generar una empresa eco-eficiente
son:

 Énfasis en el servicio al cliente.


 Énfasis en la calidad de vida.
 Perspectiva del ciclo de vida.
 El imperativo de la eco-capacidad.

La gestión medioambiental de la empresa concepto y componentes.

La gestión medioambiental es el conjunto de principios, prácticas y


métodos que las organizaciones adoptan para cumplir la regulación
pública y otros requisitos medioambientales voluntariamente aceptados,
así como para reducir su impacto medioambiental adverso a través de la
mejora de la eco-eficiencia de sus actividades, procesos y productos.

La gestión medioambiental se basa en cuatro dimensiones


complementarias estructuradas en la siguiente figura.

El compromiso medioambiental de la empresa parte de la decisión firme


de la dirección general de introducir un sistema de gestión proactivo en el
área, puesto que de ella debe nacer el establecimiento de la estrategia a
seguir, que constituye la base para definir y documentar la política
medioambiental de la organización, su pleno apoyo y la asignación de los
recursos necesarios.
Debe ir acompañado de la materialización de dicho compromiso en
prácticas de gestión y control Medioambiental. Las prácticas de gestión y
control medioambiental más frecuentes se organizan en las siguientes
categorías:
 Mejoras medioambientales en productos y procesos.
 Programas de formación.
 Otras prácticas medioambientales.
Muchas organizaciones han emprendido auditorías o revisiones para
evaluar su desempeño medioambiental. Sin embargo, estas técnicas son
insuficientes para proporcionar a la organización la seguridad de que
cumple los requisitos legales y su política medioambiental, si no se insertan
en un sistema de gestión.

2.3 Sistema de gestión medioambiental

Un sistema de gestión medioambiental es un sistema estructurado en


donde organiza y planifica actividades enfocadas a la solución de
problemas generados al medioambiente por una empresa, así como las
actividades necesarias para asegurar su integridad donde su gran
finalidad es considerar las cuestiones en materia de protección
medioambiental, basado en la integración de un sistema de gestión de
calidad tal que asegure cada aspecto que englobe la empresa, entre
cada uno de los puntos que logra englobar, uno de ellos es el medio
ambiente, cada empresa tiene su responsabilidad medioambiental, ya
que, por el simple hecho de existir en un espacio, esta empresa es
generadora de algún residuo contaminante el cual dañara al ambiente. El
aspecto del cuidado medioambiental es una cuestión que ha aumentado
en estas últimas épocas, y sigue en mayor crecimiento por el conocimiento
del daño que le ocasionamos al mismo, es por ello que en muchos países
se han propuesto y modificado leyes para la protección del ambiente, de
la misma manera muchas instituciones se han encargado de la propuestas
empresariales en la mejora para la emisión y tratamiento de
contaminantes así como la manera de disminuir esa emisión, es por ello
que fueron desarrolladas de igual manera los sistemas de gestión
medioambientales.

El desarrollo y conceptualización de los sistemas de gestión


medioambientales ha ido en gran aumento exponencial desde la década
de los 80s y su influencia es clave para el aseguramiento de la calidad en
los procesos de las diferentes empresas, de igual manera para el desarrollo
integral de cualquier proceso industrial, fue necesario el desarrollo de
sistemas de gestión que incluyeran el aspecto medioambiental. Así como
fueron diferentes sistemas de gestión integrados para la mejora de la
calidad de una empresa, como lo fue y lo sigue siendo SIGMA o las 5ms, la
finalidad es la integración de todos los aspectos que conlleva a la
empresa.

Para los sistemas de certificación medioambiental comparten el objetivo


base de ser una guía para aquellos que quieran planificar su gestión de
calidad medioambiental, de igual manera aquellos que buscan la
certificación es por el hecho de asegurar la valides política ecológica de la
empresa, de igual manera estos sistemas conllevan un segundo objetivo
que es el hecho de justificar la búsqueda de la certificación, esto es que la
empresa conlleve un fuerte problema por sus exposiciones al
medioambiente, de igual manera que conlleva un verdadero compromiso
a la solución de esas exposiciones, y que en cualquier momento
sociedades ajenas a la institución puedan determinar que en verdad
conllevan su sistema de gestión de calidad y entre ellos que uno de sus
enfoque sea hacia el medioambiente.

Un ejemplo de las certificaciones para medioambiente, es el de la


certificación SIGMA en donde están muy bien definidos los puntos a
cumplir para su certificación, donde los más generales son:

1- Suponer pruebas de conformidad por las terceras partes


evaluadoras
2- Asegurar la conformidad con las políticas de calidad establecidas
3- Sustentar el paso de una gestión de calidad desde el la lógica de
control hasta una lógica de prevención
4- Para todas la evaluaciones y auditorias, será necesario el
conocimiento de las mismas para todo trabajador directo de la
empresa
5- El certificado es un símbolo visible del compromiso medioambiental
de la empresa
6- La obligación de la renovación y modificación del certificado para
la mejora continua

Uno de los puntos de despegue para este tipo de normalizaciones y


certificaciones fue la publicación de las EMAS (sistema comunitario de
ecogestion y ecoauditoria medioambiental), seguido muy de la mano por
la norma ISO:14001, en donde ambas son una fuerte base para la gestión
de calidad enfocada al medioambiente, prevención de daños al medio
ambiente y un enfoque en donde la empresa se relaciona con el medio
ambiente en el que se desarrolla y al cual le puede generar daños por el
simple hecho de coexistir.

2.4 Sistemas normativos de gestión medio ambiental

El principal objetivo de los sistemas normativos de gestión medio ambiental


es servir como guía para que las empresas establezcan políticas y sistemas
de gestión medioambiental en sus centros productivos, y de este modo
favorecer la difusión de un conjunto de buenas prácticas para la
protección y mejora del medio ambiente.

Un sistema de gestión medioambiental es el marco o método empleado


para orientar a una organización a alcanzar y mantener un
funcionamiento en conformidad con las metas establecidas y
respondiendo de forma eficaz a los cambios de presiones reglamentarias,
sociales, financieras y competitivas, así como a los riesgos
medioambientales

Los modelos de certificación medioambiental

La norma ISO 14001:2004 define el SIGMA como una “parte del sistema de
gestión de una organización, empleada para desarrollar e implementar su
política ambiental y gestionar sus aspectos ambientales”. Como sistema de
gestión, abarca la estructura organizativa, la planificación de las
actividades, las responsabilidades, las prácticas, los procedimientos, los
procesos y los recursos para desarrollar, implantar, revisar y mantener
actualizada la política medioambiental de la organización.

La norma es aplicable voluntariamente por cualquier organización, sea


cual sea su localización, política ambiental, actividad, naturaleza de sus
productos o tamaño, sin más que adaptar lógicamente el nivel de detalle
y complejidad del SIGMA, la extensión de la documentación y los recursos
comprometidos a tales circunstancias. Los diseñadores de la norma ISO
14001 fueron cuidadosos al asegurar que fuese aplicable a organizaciones
de tamaños y circunstancias plurales. Aunque la certificación
medioambiental nació y progreso en sus primeras etapas en actividades
industriales y empresariales, hoy en día se extiende por todo tipo de
proyectos. Es el caso de actividades agrarias (como el ejemplo ya
comentado de Valles del Esla), pero están proliferando también bancos,
hoteles, colegios, playas y pueblos (Pueblos Blancos de Andalucía es un
interesante caso) con sello verde.

Junto al EMAS y a las normas ISO 14000, que son de aplicación individual
por cada empresa, se han desarrollado otros estándares para la
implantación de SIGMA. Unos de ellos son modelos micro de certificación
medioambiental de SIGMA de empresas, similares en propósitos y alcance
a los dos anteriores. Otra categoría son los modelos macro de certificación
medioambiental colectiva para zonas industriales y de servicios. Por último,
hay que reseñar diversos sistemas de certificación medioambiental para
productos.

Otros modelos micro de certificación medioambiental de SIGMA

Aunque los modelos normativos de SIGMA concretados por la norma ISO


14001:2004 y EMAS son tomados como la referencia internacional más
común, en ciertos ámbitos se ha juzgado útil elaborar otros estándares
para la certificación medioambiental de los SIGMA de organizaciones. Es el
caso de la Sociedad Pública de Gestión Ambiental IHOBE en la comunidad
autónoma vasca, mediante la elaboración de la norma Ekoscan 2004. La
justificación para su elaboración está en los presumibles problemas para
abordar la certificación ISO 14001 que pueden tener muchas
organizaciones, por factores tales como su estructura, limitación de
recursos, pertenencia a un mercado en el que la exigencia
medioambiental no es un factor competitivo o dificultades en el
cumplimiento de la legislación medioambiental vigente.

Modelos macro de certificación medioambiental

Un primer modelo macro interesante es la marca PALME para polígonos


industriales. Esta etiqueta surge de la asociación Orée, una entidad
francesa que agrupa a industrias y organismos públicos. El propósito de
esta iniciativa es asegurar que los criterios medioambientales sean
integrados en el diseño y la gestión de zonas industriales, incluyendo una
serie de criterios que mejoren tanto el comportamiento medioambiental
de las empresas como del propio polígono industrial, preparando a su
estructura de gestión para la implantación de un SIGMA para su conjunto.
Se trata de un instrumento de gestión de carácter voluntario para los
miembros de cada zona industrial, con el cual se comprometen a iniciar
estrategias de cooperación en gestión medioambiental guiadas por el
criterio de sostenibilidad. Como iniciativa colectiva, la marca PALME es un
modelo complementario al establecimiento individual de SIGMA por cada
empresa.

Otras experiencias de interés en la implantación colectiva de SIGMA han


sido emprendidas en puertos y aeropuertos europeos. En este sentido, una
iniciativa de interés es el proyecto ECOPORT “Hacia una Comunidad
Portuaria Respetuosa con el Medio Ambiente”, desarrollado en el Puerto
de Valencia en el marco del programa europeo Life, con el apoyo del
Ente Público Puertos del Estado. El objetivo del proyecto es el desarrollo de
una metodología para la adopción por las distintas empresas que
conforman la comunidad portuaria de un SIGMA que cumpla con las
exigencias inherentes a la política europea de transporte sostenible y a los
criterios de desarrollo sostenible.

Modelos de certificación medioambiental para productos

Una última categoría de modelos de certificación medioambiental


igualmente relevantes son los sistemas que identifican los productos
respetuosos con el medio ambiente. Las únicas herramientas fiables
disponibles actualmente para asegurar al consumidor, en una u otra
medida, el carácter ambiental de los productos son lossistemas de
etiquetado ecológico (eco-labeling), que acreditan la racionalidad
medioambiental del proceso productivo y la adecuada gestión de los
recursos y residuos, distinguiéndolos con una etiqueta o distintivo
medioambiental reconocido oficialmente.

La marca más importante es la Etiqueta Ecológica Comunitaria. Este


distintivo permite diferenciar a aquellos productos que ofrecen mayor
respeto o menor daño al medio ambiente que otros productos con
idénticos usos existentes en el mercado.

La normalización de la gestión medioambiental por la ISO 1400

ISO 14000 es un conjunto de Normas Internacionales de carácter


voluntario, orientadas hacia la gestión efectiva del medio ambiente en las
organizaciones.
Implica el desarrollo de requisitos concretos de los Sistemas de Gestión
Ambiental, la Auditoría Ambiental, el Eco-Etiquetado y el ciclo de vida de
Productos, Servicios y Procesos dentro de las aspiraciones de las
Organizaciones.

La edición final de la norma BS-7750 se publicó en 1994 y sirve de guía para


la evaluación del impacto ambiental. La norma internacional ISO 14000 fue
aprobada en septiembre de 1996 y la adopción de la norma a rango de
"norma nacional" en Europa se dio en marzo de 1997. La versión oficial en
idioma español de la norma internacional fue publicada en mayo de
1997.

La norma ISO 14000 es un conjunto de documentos de gestión ambiental


que, una vez implantados, afectará todos los aspectos de la gestión de
una organización en sus responsabilidades ambientales y ayudará a las
organizaciones a tratar sistemáticamente asuntos ambientales, con el fin
de mejorar el comportamiento ambiental y las oportunidades de beneficio
económico. Los estándares son voluntarios, no tienen obligación legal y no
establecen un conjunto de metas cuantitativas en cuanto a niveles de
emisiones o métodos específicos de medir esas emisiones. Por el contrario,
ISO 14000 se centra en la organización proveyendo un conjunto de
estándares basados en procedimiento y unas pautas desde las que una
empresa puede construir y mantener un sistema de gestión ambiental.

Este objetivo general fue definido más ampliamente por diez principios que
los comités utilizarían en el desarrollo de la familia de normas de la ISO
14000:

1. Gestión avanzada del medio ambiente, mediante la promoción de


técnicas de gestión uniformes, efectivas y eficientes.
2. Desarrollo de normas pragmáticas y científicamente probadas para la
gestión del medio ambiente que reflejen las mejoras prácticas actuales.
3. Elaborar normas de coste efectivo, que no prescriban, y flexibles, a fin de
incorporar valor añadido a las organizaciones que las utilicen.
4. Disuadir de la utilización de una norma de gestión del medio ambiente
como barrera comercial.
5. Armonizar la norma internacional para los sistemas de gestión ecologistas
con las normas locales y nacionales.
6. Evitar fijar niveles específicos de ejecución del trabajo, metas, objetivos,
políticas o niveles de mejora.
7. Desarrollar una norma de gestión medioambiental que pueda ser
utilizada por la organización interna o por una tercera parte externa con
autoridad certificada.
8. Evitar las normas que pudieran requerir que una compañía tuviese que
divulgar sus objetivos, políticas o proyectos al público.
9. Desarrollar normas medioambientales mediante el consenso de las
partes interesadas por la adopción voluntaria de organizaciones afectadas
para beneficiar todas las partes.
10. Aumentar y minimizar las normas para evitar la duplicidad y los gastos
innecesarios.

Se debe tener presente que las normas estipuladas por ISO 14.000 no fijan
metas ambientales para la prevención de la contaminación, ni tampoco
se involucran en el desempeño ambiental a nivel mundial, sino que,
establecen herramientas y sistemas enfocadas a los procesos de
producción al interior de una empresa u organización, y de los efectos o
externalidades que de estos deriven al medio ambiente.

NORMAS DE LA SERIE ISO 14000


A continuación, se presenta parte de la Serie ISO 14000, indicando en
cada una de ellas, el tema que comprenden:
ISO 14001 - Sistemas de Gestión medioambiental.
Especificaciones con guías para su uso.
ISO 14004 - Sistemas de gestión medioambiental.
Guías y principios generales. Sistemas y técnicas de soporte.
ISO 14010 - Guías para la auditoría medioambiental.
Principios generales
ISO 14011 - Guías para la auditoría medioambientales, procedimientos de
auditoría.
Auditoría de sistemas de gestión medioambiental.
UNE ISO 14012 - Guías para la auditoría medioambiental. Criterios de
calificación para auditores medioambientales.
ISO 14013 - Programas de auditoría de la gestión medioambiental.
ISO 14015 - Sedes de valoraciones medioambientales.
ISO 14020 - Principios y metas de todo etiquetaje medioambiental.
ISO 14021- Etiquetaje medioambiental Autodeclaración de reclamaciones
medioambientales - Plazos y definiciones.
ISO 14022 - Etiquetaje medioambiental - Símbolos.
ISO 14023 - Etiquetaje medioambiental - Métodos de pruebas y ensayos.
ISO 14024 - Etiquetaje medioambiental - Principios guía, prácticas y criterios
básicos.
ISO 14031 - Resultados de etiquetaje medioambiental - Metodología
general.
ISO 14032 - Resultados de etiquetaje medioambiental - Industrias -
indicadores específicos.
ISO 14040 - Análisis de ciclo de vida- Principios generales.
ISO 14041- Análisis de ciclo de vida - Análisis inventario del ciclo de vida.
ISO 14042 - Análisis de ciclo de vida - Valoración del impacto.
ISO 14043 - Análisis de ciclo de vida - Interpretación.
ISO 14050 - Términos y definiciones.
2.5 El diseño y la implementación del SIGMA de la organización

Modelo para la implementación del SIGMA de la organización.

En la metodología del diseño, implementación, control y mejora de un


SIGMA debe de satisfacer todos los requisitos impuestos por la norma ISO
14001:2004 Y el reglamento EMAS, siguiendo además el ciclo de PDCA.

Esta metodología está conformada de la siguiente manera:

1. Preparación
2. Diagnóstico inicial.
3. Planificación.
4. Comunicación.
5. Documentación e implantación
6. Control, revisión y mejora.
7. Certificación.
Preparación del proceso de diseño e implantación de un SIGMA

La intención de implementar un SIGMA está relacionada con la


concienciación de los directivos sobre la importancia estratégica de la
relación con el medio natural y su relación como factor de competividad.

En la preparación prosigue con la organización del proyecto definiendo el


equipo responsable de la introducción de SIGMA. Se trata normalmente de
un equipo interdepartamental, dada la necesidad de conocimientos y
habilidades complejas y plurales. Se deben de identificar las funciones de
cada miembro del equipo y fijar los plazos para el control del proyecto. Se
debe de decidir si la organización cuenta con los recursos humanos
necesario o bien si precisa de la contracción de personal externo. Pero aun
es de mayor importancia saber que la organización cuenta con las
capacidades necesarias para llevar acabo el desarrollo de los sistemas
medioambiental avanzados.

Para llevarlo a cabo es oportuno la contratación de expertos o entidades


especializadas para que puedan aportar y/o compartir conocimientos,
experiencias.

Diagnostico medioambiental preliminar

Para que el compromiso se traduzca en una política medioambiental, se


requiere de la evaluación inicial de la situación de la empresa y de su
entorno. El objetivo de este paso es el análisis de todos los aspectos medio
ambientales de la organización como base para el establecimiento de
SIGMA. Este diagnóstico se debe de establecer cuál es la situación de
partida de la organización en relación con el medio ambiente problemas,
impactos medioambientales, las deficiencias en la gestión medioambiental
actual, las oportunidades y áreas de mejora y las opciones estratégicas
medioambientales a disposición de la dirección.

Los requisitos relacionados con la evaluación medioambiental preliminar


pretenden asegurar que la organización los toma en cuenta al establecer
su política y su estrategia medioambientales; y, especialmente, que los
aspectos, riesgos y requisitos legales significativos son atendidos como
prioritarios en el establecimiento del SIGMA y en el control. Dentro de este
se debe de aclarar la distancia que separa a la organización del
cumplimiento de los requisitos impuestos si se ha tomado como referencia
un modelo de certificación estandarizado.

Siguiendo las directrices del Reglamento EMAS, el diagnóstico


medioambiental de una empresa debe al menos cubrir los siguientes
puntos clave:

Identificación de aspectos e impactos medioambientales y análisis de


riesgos significativos: establece la necesidad de realizar un inventario
completo de los aspectos,
Impactos y riesgos medioambientales potencialmente significativos;
clasificarlos por las actividades y productos de la empresa; su valoración
(cualificación y/o cuantificación si procede) para determinar su
significación, de acuerdo con un cierto procedimiento; y compilación en
un registro de todos los catalogados como significativos. Con este fin,
deben estudiarse tanto las operaciones normales como las operaciones
anormales (paradas y arranques de actividad, tareas de mantenimiento,
etc.) y los escenarios potenciales de emergencias razonablemente
previsibles (incendios, vertidos accidentales, intromisiones externas, etc.).

La norma ISO 14001:2004 define un aspecto medioambiental como “un


elemento de las actividades, productos o servicios de una organización
que puede interactuar con el medio ambiente”. Es decir los los aspectos a
considerar deben tener un impacto significativo en el entorno, ya sea
adverso o beneficioso; además, han de poder ser objeto de control por la
dirección. En un entorno de manufactura, los aspectos son a menudo los
factores de producción del proceso de fabricación. Se clasifican
generalmente en tres categorías.

 Aspectos medioambientales relativos a las actividades de la


organización. Están asociados a las actividades fundamentales del
negocio de la empresa, como pueden ser la extracción de un
recurso natural, la fabricación de productos o el ensamblaje de
componentes.
 Aspectos medioambientales relativos a los servicios ofrecidos o
utilizados por la organización. Asociados a las actividades
fundamentales de la empresa. Podemos referir el transporte y el
almacenamiento, el mantenimiento de equipos e instalaciones, y
funciones de apoyo tales como el mantenimiento de jardines.
 Aspectos medioambientales relativos a los productos de la
empresa.los aspectos vinculados con el envase o embalaje y con el
uso del producto. Es importante precisar aquí que muchos otros
aspectos pueden caer fuera del control directo de la empresa; por
ejemplo, un fabricante puede decidir minimizar los residuos sólidos
proporcionando a su producto un envase reciclable, pero la
decisión final del tratamiento del envase es del consumidor.

Planificación medioambiental

La planificación ancla sus directrices en el compromiso y el diagnóstico


preliminar medioambientales, plasmados en la política medioambiental.
Esto implica definir una estrategia y un plan de acción medioambientales
que concreten objetivos, planes de mejora, responsabilidades, tareas y
plazos de ejecución para materializar las mejoras perseguidas. La
planificación incluye también elaborar procedimientos e instrucciones que
estandaricen la implantación y el funcionamiento del sistema facilitando su
control, y construir una estructura y un plan de personal adecuado para
llevar a la práctica la estrategia, el plan de acción y los procedimientos.
Dentro de esta fase, el equipo del proyecto deberá igualmente definir los
procedimientos de comunicación medioambiental. Como parte del
sistema general de gestión de la empresa, las decisiones tomadas en el
diseño y la implantación del SIGMA en cuanto a fijación de objetivos,
asignación de tareas y responsabilidades, diseño de procesos y
procedimientos, y prácticas de información y evaluación, deben ser
consistentes con la estrategia, la organización y la gestión de procesos de
la compañía.

Política medioambiental
La norma ISO 14001:2004 se define como las “intenciones y dirección
generales de una organización relacionados con su desempeño
ambiental, como las ha expresado formalmente la alta dirección”.

Incluye el compromiso medioambiental de la dirección con miras cuando


menos a la conformidad regulatoria, y con otros requisitos que la
organización suscriba relacionados con los aspectos medioambientales, la
prevención de impactos medioambientales dañinos y la mejora continua.

 Proporcione el marco de referencia para el establecimiento y la


revisión de los objetivos y las metas medioambientales.
 Sea apropiada a la naturaleza, la magnitud y los impactos
medioambientales de sus actividades y productos.
 Sea acorde con el diagnóstico preliminar de la situación
medioambiental de la organización.
 Proporcione una estructura para la acción, involucrando en la
implantación y el mantenimiento del sistema a todos sus miembros,
así como aquellos que trabajen en nombre de la organización,
como proveedores o contratistas.
 Sea comunicada a todas las personas que trabajan en la
organización o en su nombre y puesta a disposición del público. Las
comunicaciones a los contratistas o proveedores pueden adoptar un
formato distinto al de la política propiamente dicha. Para que la
comunicación sea eficaz, la política medioambiental debería ser lo
suficientemente clara para que fuese entendible por todas las partes
interesadas.
 Esté documentada, implantada, revisada y mantenida al día
periódicamente para reflejar los cambios en las condiciones y en la
información.

El compromiso de los principios medio ambientales debe de incluir tres


valores fundamentales:

 La conformidad regulatoria, esto es, el compromiso de cumplir los


requisitos de la normativa medioambiental.
 La prevención y eliminación de los impactos medioambientales
perjudiciales que puedan derivarse de sus procesos y productos,
fomentando el mejor uso de los recursos y promoviendo el uso de las
tecnologías más limpias posibles.
 El compromiso de la mejora continua del comportamiento de la
empresa en relación con el entorno natural.

La política medio ambiental deberá de estar documentada y dicho


documento formara parte del manual medioambiental. Además
deberá de ser comunicada y estar en disposición de todas las partes
interesadas internas y externas, así como se realizara una revisión
periódica para la revisión de cambios y condiciones sobre los resultaos
que se vayan alcanzando.

También deberá de involucrar en la implementación y el


mantenimiento del sistema a todos sus miembros, así como aquellos que
trabajen en nombre de la organización como proveedores o
subcontratistas.

Estrategia medioambiental: recoge las actuaciones previstas por la


empresa para un cierto periodo de tiempo, organizadas según los
impactos medioambientales que se desea corregir o prevenir y que
garanticen que toda la organización cumpla con la política medio
ambiental establecida.

Plan de acción medioambiental: incluye acciones encaminadas a


prevenir o corregir las causas de no conformidades medioambientales y
al logro del resto de los objetivos en el área El plan de acción
medioambiental debe incluir la asignación de medios (humanos, físicos,
económicos, informativos y tecnológicos) y responsabilidades para
alcanzar los objetivos medioambientales en cada función y nivel, así
como para implantar, controlar, mantener y mejorar el SIGMA. La
programación de las acciones a emprender se hará según cierto
calendario, que debe partir de las fechas predefinidas para alcanzar
cada objetivo. Cuando se considere apropiado, el plan de acción
puede dividirse en subplanes más específicos que aborden elementos
concretos de las operaciones de la organización

Estructura organizativa: se deben de definir a cada persona las


responsabilidades, la cadena de mando y los mecanismos de
coordinación horizontal y vertical. Así exista o no una unidad específica
responsable de la gestión y el control medio ambiental, teniendo en
cuenta las siguientes tareas:

 Especificar las funciones, las responsabilidades y la autoridad de


cada persona con competencias directa o indirectamente
relacionadas con el comportamiento medioambiental de la
empresa, así como su comunicación para facilitar la eficacia de la
gestión medioambiental.
 Designar los representantes encargados de: asegurar el
establecimiento, la implantación y el mantenimiento de los requisitos
del sistema; controlar su funcionamiento e informarle a efectos de su
revisión y mejora.
Personal: Es necesario impulsar el capital humano, aumentado la
concienciación y el stock de conocimiento de los miembros de la
organización sobre temas ambientales, de modo que aumente su
compromiso y disposición a colaborar activamente en la protección del
medio ambiente

El espíritu de la norma ISO 14001:2004 parece apuntar hacia la importancia


de cuidar la formación, la competencia profesional y la sensibilización de
todos los miembros de la organización. Sin embargo, la letra de la norma
enfatiza el cuidado especial del personal crítico con funciones
especializadas de gestión medioambiental (como son los auditores
internos, los miembros de equipos de diseño de nuevos productos, o los
especialistas en accidentes) y con potenciales impactos
medioambientales significativos, restringiendo entonces excesivamente el
ámbito de este requisito al centrarlo en el personal crítico. El
criterio más comúnmente aceptado es que el desarrollo del conocimiento,
de la concienciación y de la motivación medioambientales debe
comprender tanto al personal técnico especializado en medio ambiente
como al resto de los empleados, aunque los enfoques y contenidos
puedan diferir en cada grupo.

Para realizar este paso son necesarias las siguientes tareas:


 Identificar el nivel de experiencia, competencias profesionales y
entrenamiento que cada puesto de trabajo requiere, tanto si es de
personal crítico como del resto de la organización y del personal de
las empresas subcontratistas de la misma.
 Desplegar las acciones formativas necesarias para garantizar que
todas las personas cuenten con las competencias profesionales
apropiadas, ya sea como resultado de la formación o de la
experiencia.
 La dirección debe mentalizar a sus empleados sobre:
– La importancia del cumplimiento de la política
medioambiental y de los requisitos y procedimientos.
– Sus propias funciones y responsabilidades dentro del SIGMA,
incluyendo los requisitos de preparación y de respuesta ante
situaciones de emergencia.
– Los aspectos e impactos medioambientales significativos
relacionados con su trabajo, para que comprendan las
consecuencias potenciales de su falta de cumplimiento de los
procedimientos especificados y los beneficios que puede
reportar su comportamiento medioambientalmente
responsable, buscando garantizar su compromiso
medioambiental.

2.5 La comunicación medioambiental.

Es el elemento utilizado para difundir a todos aquellos interesados las


políticas y estrategias e la organización, en lo que respecta al medio
ambiente, por su lado la comunicación externa se enfoca en dar una
buena imagen a la empresa haciéndola parecer ambientalmente
responsable, aumentando su aceptación.

Es importante también ver a comunicación externa como una habito


como algo voluntario y no como algo obligado por la norma ya que esto
es mejor. De hecho la norma no marca este punto como una obligación
pero si la empresa decide hacerlo debe definir qué información dará a
conocer y a que publico estará dirigida, es decir, asociaciones
medioambientales, seguros, etc. Los medios de divulgación se pueden
mencionar los sitios web, las jornadas de divulgación, informes anuales,
reuniones con la comunidad y otras. Por su lado los medios escritos, las
publicaciones ecológicas son muy variadas y generalmente voluntarias,
con excepción de Holanda y Dinamarca quienes obligan a las empresas a
entregar un informe medioambiental detallado en casos concretos. Hay
tres modalidades básicas que se pueden mencionar, uy son:

 La Declaración medioambiental a que obliga el reglamento EMAS


en su anexo III, por lo cual está bien establecido la información que
debe de contener, además este debe de ser sintético, y
comprensible por los lectores, entregándose de manera impresa
para que sea accesible a todos, este documento informa sobre el
compromiso, acciones e impacto medioambiental de la empresa así
como de la mejora permanente que esta tendrá. La información
que solicita la EMAS como mínimo debe ser: síntesis de las
actividades productos y servicios de la empresa, política
medioambiental y resumen del SIGMA, descripción de los aspectos
medioambientales directos e indirectos y el impacto que generan,
metas y objetivos medioambientales del sistema, síntesis del
compromiso de la empresa con el medioambiente es decir los
resultados alcanzados respecto a las metas y objetivos, otros
aspectos como las relaciones jurídicas medioambientales, nombre y
número de la acreditación del verificador medioambiental y fecha
de la validación.

 Un Informe medioambiental que debe ser periódico y tiene que


incluir las mejoras medioambientales que se consiguieron. En su
elaboración se puede y es recomendable apoyarse en la norma ISO
14031 que pretende dar información medioambiental confiable de
la empresa.

 También están las Memoras medioambientales en la que se recoge


la política, sus gastos y acciones medioambientales de la firma para
proteger el entorno natural. Para regular este tipo de publicación
está el Global Reporting Initiative (GRI) quienes proponen las
Memorias de sostenibilidad que informe a todos los interesados sobre
los aspectos medioambientales, sociales, y económicos ligados con
esto.

L a empresa también debe de mantener al día procedimientos para


recopilar la información de terceros interesados en el medioambiente así
como para responder a las peticiones y documentarla con el fin de evitar
la comunicación unilateral. Y aunque la ISO 1400 no obligue a las empresas
a hacerlo es muy importante establecer un proceso de dialogo entre los
grupos o personas externas interesadas y la empresa para poder tomar en
consideración las peticiones y propuestas que manejan los terceros.

La formación del personal y su sensibilización está directamente


relacionado con la comunicación interna y por ello esta es de suma
importancia también. Por ello la dirección debe de desarrollar
metodologías pala la comunicación interna en todos los niveles. Esta
comunicación debe de ser multidireccional y debe de dar a conocer las
políticas, procedimientos medioambientales. La organización debe por lo
tanto facilitar la comunicación interna implementando buzones de quejas
y sugerencias, boletines internos, tablones de anuncios, para que se pueda
sostener un intercambio informativo.