Vous êtes sur la page 1sur 426

INTERNACIONAL DE ARQUITECTURA, CÓRDOBA 2004

,
.'

·,
(j:'f(( .~ C;~e-I
de''''·:.!::"~
FORO INTERNACIONAL DE ARQUITECTURA, CÓRDOBA 2004

t?:~
JUnTR 1)[
, RnURW[JR
CONSEJEIM DE 0tIltA1 MLIcAs v11I,IO.NSPOI!TD
OIMICCK)~ {;1"'fAAI III AI\UjJllI'-Il'AA \ \'1\ 1I S[l~

(ORnOM 'IVIII.II
~,
CONSEJER iA DE oeRAS pueUCAS y TRANSPORTES

Conc.pción G.ori6< •• z cIeI Co.rilo


COnl.;"o
Lu .. Manuel Gordo Gorrido
ViCfton.e¡.ro
Rafoe! Pavón Roo.;guel
Oi•• dor G.n.roJ J. A.quil.du,o y Vi~;'nJo

CENTROS HI STÓRICOS . U CORAZÓN QUE LATE


FORO INTERNACIONAL
F.anc;Ko Oo..xa 8.u7lo
Coo,dinodo, Generol

.lo" 1. RocMguez. Goladl


Coordinodor por lo Di.e«,ón Ge ne,ol de Arqui'edu.o y Viviendo
Fronc lKo Sónchez Comos
Coo,dinodor por lo Empr •• o Publioo de S",Jo d . Andotudo
lorenzo lU o .... Ortego. ,Ioeinto Orriz Mi.ondo
Ol>cino d. Coordinoción
fu.omedio
O,f".ion y comunicación
p~

L<>fj'i. "co
RÓlUIa. Q"io1bo, Tipog'ofio Cotólic:o
,Se",ocoos J• ....p'•• ión
A,grodK,mo.nlo.
A José Mellado s.na..n.. (Di~ Gen.<oI o. Atquitec;tura y V .....iendo 2004.10(7), Bocieslo. Compos.
DeIegor;ión de la Conle,eOo de CuIturu, 0e1egociOn del Gobierno de lo Junto de Andoh.teio

CENTROS H ISTÓRICO S. U CORAZÓN Q UE LATE


PUSUCAClÓN
Edición
ConMl"'io de Obro.l'irblko. y Tranlf'O"'"
Fomento de lo ArqullIKlu'o
F.onciKCI Donxo 8",710
TrodlK'C,on.. y cvidodo ",/orioJ
Lorenzo lIla.... Ortego
Oileno, moqueh,ción, (uidoJo .dilorioJ
Egond, M •• Grófkos, S.A.
Imp.. "ón

OJunto de AAdolucio Conse¡eOo de Obr.u l'irblico. y TrD~


ISBN 978-8A.a09.s.538-6
NO de R.glllfO' JAOf'/ AV-06-2008

Jon.odo l de C. nmu HistOrKol (2004. COrdobo )

fl COrDMn que loIe / ./otnodo. ele C......,. HiWricos.--Se-w&::r


Con....,x. de Clbra. P\obIio;o. y T~. 0i1KQón ~deA:qu....ouro yV........do. 2007
CeIebn;odo. en C6rdoOo Iol croo. 13 y 1A de 0dI.1br. de 2004
AlOp 'lI bcvl 270ft
O l 5(.1755-2008·1S6N 9~.a09s..s38-6
1 CiudoduC...1rOI HiIlOocol
2 C•...ooo..o.1IOfI\.CO Urbono
3 Arqu, IKIII!OC~ RellOufaaon. R~ ,
" Cong._yAlombl.o.1
AndoIuc;o ConM¡tria ele Obra. P\.bI.:m Y Tronspor1IOi
PRESENTACION

LoJunta deAndalvda ha venido impulsando, desde hoce años, procesos de rehabilitación integral
de los cenlros históricos de nuestras ciudades. Este empeño ha cobrado especial dimensión e
intensidad en el marco del IV Plan Andaluz de Viviendo y Suelo 2003-2007, mediante su
instrumentación o través de las Áreas de Rehabilitación Concertado. los octuaciones puestas
en marcho, que afecton en la octualidad o cerco de treinta centros históricos de Andalucía,
persiguen tanto lo recuperación y puesta en volor de su rico patrimonio arquitectónico y urbano,
como frenor la pérdida de pobloción y mejoror las condiciones de habitabilidad y la calidad
de vida de la población residente en ellos. Se pretende osí lo transformación de los centros
históricos en espacios de convivencia, generadores de riqueza y culturo, que contribuyan, con
su recuperación, o un desarrollo mós sostenible de los ciudades donde se localizan.

Este tipo de opuesto necesito integrar, odemós de o los distintos políticos sectoriales y
lo coordinación entre Administraciones, los diversos mirados, onólisis, sensibilidades e
innovaciones que convergen en lo ciudad histórico, procedentes de los distintos ómbitos de
lo experiencia y el conocimiento. Así, el foro "Centros históricos. El corazón que lote", cuyos
aportaciones y conclusiones constituyen el sentido de esto publicación, ha supuesto el comienzo
de lo construcción de uno plataforma de reflexión y debate con lo que enriquecer los procesos
de intervención en lo ciudad existente. Experiencias complementarios, como los debates
impulsados desde lo Consejería de Obras Públicos y Transportes en torno o lo intervención en los
barrios degradados o los derechos y deberes de los ciudadanos, han permitido consolidar esto
plataforma o través de lo constitución de lo Red de Ciudades Sostenibles como un instrumento
para lo puesto en común de lo reflexión y el conocimiento.

Lo estructuración de los aportaciones recopilados en lo presente publicación en torno o


aspectos ton diversos como el patrimonial, lo social y vecinal, el espacio público, lo viviendo, lo
culturo y el equipamiento, y el papel del mundo empresarial o las nuevos tecnologías, desvelan
10 voluntad integradora con lo que se pretende lo recuperación de los centros históricos en
Andalucía. Recuperación que entiende estos ámbitos urbanos como portes vivos de nuestras
ciudades, que dotan o codo uno de ellos de singularidad y exclusividad y que, por tonto, han
de alimentar, como un "corazón que lote", los procesos de desarrollo y puesto o punto de los
ciudades ondoluzos para hacer frente o los necesidades y demandas de los ciudadanos del
siglo XXI.

Concepción Gutiérrez de l Castillo


Consejero de Obras Públicas y Transportes
SUMARIO

15_Objetivos y Estrategias

17_El Foro

21_Coordinadores

23_Participantes en las mesas de trabajo

33_MESA 1. La Ciudad como Patrimonio Vivo

35 la ciudad como Patrimonio Vivo


Víctor Pérez Escolono. Coordinador
36 Los ciudades históricas como Urbs: cuerpo y olmo del Patrimonio Cultural Urbano
Marcelo Brito
41 Planes de protección y reforma de los Centros Históricos: del enfoque defensivo o la
salvaguardo positivo
José M'J Ezquiogo
45 lo dudad que late
Víclor Fernández Salinas
4 7 lo d udad de Guimoroes
A[exandro Gesta
50 las villas de orte: los desafíos económicos
Xovier Greffe
60 Cuando conservar no es conservador. El patrimonio cultural, porle esencial
denuestro calidad de vida
Aroceli Pereda
64 Reflexiones
Mg Ángeles Querol
65 Turismo y Centro histórico: Acogida y Soslenibilidod
Moleo Revilla
68 Áreas de rehabilitación: sin conservación no hay Futuro
Francisco Riobóo Ca macho
71 la ciudad como patrimonio vivo
Gabriel Ruiz Cabrero
74 Sin titulo
Javier Ruiz García
76 Lo ciudad como patrimonio vivo. Los bienes de interés cultura l
Pedro Salmerón
78 Lo ciudad como patrimonio vivo. "Los bienes culturales"
Lucilo Veloz
82 MESA 1. Conclusiones
Viciar Pérez Escolano, coordinador

85_MESA 2. Ocio y Negocio


87 Ocio y Negocio
Javier Campos Gonzólez. Coordinador
90 Córdoba.cóceres : competitividad cultural por lo "capitalidad europeo en 2016"
Antonio J. Campesino Fernóndez
99 Hostelería, restauración y comercio
Carlos M'il Fernóndez Morlínez
104 Liturgias
Francisco Gómez Díoz
106 Esquema de lo intervención
Roso Moría Picomol Morato
109 Sin título
Juan Robles
111 Sin título
Agustín Rovira loro
123 Sin título
Carlos Sónchez
125 Notas poro el Foro sobre Centros Históricos
Francisco Torres Martínez
128 Sin título
Mercedes Torres
131 MESA 2. Conclusiones
Javier Campos Mortínez. Coordinador

133_MESA 3 . La Nueva Ciudadanía


135 Lo nueva ciudadanía
Manuel Pérez Yruelo . Coordinador
137 El Cosco Antiguo de Vitoria-Gosteiz: de uno experiencia modélico o la antesala
de un posible fracaso
Agustín Azkórate Garai-Olaun
142 Sin título
Dolores 8randis
145 Historio cívica, participación ciudadano y núcleo urbano
Salvador Giner
147 Ciudad e historia en la Europa meridional. Algunas reflexiones sociológicas
Salvador Giner
184 Nata breve sobre la sociabilidad en el marco de los procesos de cambio que
afectan a las sociedades accidentales
Luis González Tamarit
187 Los aspectos sociales del Programa de Rehabilitación de lo Medina de Fez
Omar Hassouni
190 El ciudadano y 105 centros históricos
Antonio Mirando
193 Los cascos históricos y el derecha de sus habitantes o uno ciudadanía pleno
Rafael Pavón Rodríguez
196 Sin título
Alfredo Pérez Palacios
200 Habitar lo Historia
Fernando R. de lo Flor
203 Sin titulo
José Rodríguez Ruedo
205 Sin título
Ramón de Torres López
207 Vecinos revitalizadares en América Latina
Pedro A. Vives
211 Intervención integral y participación ciudadana
Andrés Wallíser
216 Sin título
Yaussef el-Marabet
217 MESA 3. Conclusiones
Manuel Pérez Yruela. Coordinador

219 _MESA 4 . El Espacio Público y el Tiempo Público


22 1 El espacia público y el tiempo público
Pedro Gorda del Barrio. Coordinador
223 Sin título
Carlos Arroyo
226 Escultura público . Espacio y tiempo
Kasme de Borañano letamendia
229 Espacio público y tiempo público en la ciudad histórica
José Luis Cañavate
232 Construir la ciudad genérica
Francisco Jarauta
238 Sin título
José María Llop
243 Sin título
Zaida Muxí
245 Sin título
Manuel Ocoño
250 Sin título
Franci~co Jo~é Rubio Gonzólez
253 Arquitectura y ciudad hi~tórica
Jo~é Seguí Pérez
257 E~pocio público y urbanidad
Daniel Sepúlvedo Vaullieme
260 MESA 4. Condu~iones
Pedro Gordo del Barrio. Coordinador

263_MESA S. La Vivienda y la Comunidad


265 lo vivienda y lo comunidad
Carlos Hernóndez Pezzi. Coordinador
267 Sin título
Doro Arizaga
270 lo luz, el horizonte
Antonio Barrionuevo Ferrer
275 Habitar el e~pacio público
Carmen Espegel Alonso
279 Sin título
Cristina Gordo Rosales
285 Sin título
José luis Jiménez Sequeiros
287 lo intervención ~obre lo viviendo en lo~ centro~ históricos
Jesús leal Maldonado
294 lo ~olidoridod y biodiver~idod de lo convivencia
Enrique lópez Rodríguez
297 los comentario~ del coordinador: o través del cristal
Miguel Modero Donoso
300 Sin título
Esteban de Manuel Jerez
302 Posible~ cuestiones poro debate
Manuel Romos Guerra
304 Acce~ibilidod urbano, ideo de ciudad
Gaia Redoelli
307 Central Place versus Ciudad Histórico
Vicente Seguí Pérez
309 lo ciudad domesticado
Isabela Wieczorek
311 MESA 5. Conclusiones
Corlos Hernóndez Pezzi. Coordinador

313_MESA 6. Cultura y Equipamiento


315 Cultura y equipamiento
José Guirao Cabrera. Coordinador
317 El centro histórico como objeto de debate
Juan Manuel Alonso Velasco
320 la arqueología en los centros históricos
Fernando Amores Carredano
322 Sin titulo
José Julión Bakedano
325 líneas para una reflexión
Juan Manuel Becerro Garcia
327 Sin título
Fuensanto Gorcia de lo Torre
329 Sin título
Moría Dolores Gil Pérez
334 Tres ejemplos en Granado
Antonio Jiménez Torrecillas
336 lo ciudad, lo calle como equipamiento de sí mismo
Mfl Dolores lópez Enamorado
338 lo ciudad como pretexto
Eisa lópez
341 Apropiación, difusión y transferencia urbano
Francisco Reino Fernóndez.Trujillo
344 Sin titulo ,
Isabel del Río
346 Sin titulo
Javier Tejido Jiménez
348 lo domesticación del centro histórico
F. Javier Terrados Cepeda
352 Por uno nueva político arquitectónico paro los centros históricos. Uno introducción
y tres teorías ,
José Moría Torres Nodol
355 Sin titulo
Mario del Mar Villafronco Jiménez
357 MESA 6 . Conclusiones
José Guiraa Cabrera. Coordinador
359 _MESA 7. Lo Ciudad Conectada y las Nuevas Tecnologías
361 La ciudad conectodo y las nuevas tecnologíos
Félix Bayón. Coordinador
362 Corazón; Identidad + Innovoción
Anabel Carrillo Lafuente
367 Sin titulo
Carlos Corral
371 Sin títula
Xerardo Estévez
372 Sin título
Francisco J. Ferraro
376 Ciudades y barrios del conocimiento
Felipe Romera
381 De los parques tecnológicos a los barrias globales . Un modelo de Parque
Tecnológico poro la Sociedad de la Información
Luis Sanz
399 Un nuevo by-pass al "corazón que lote"
Tomás Sobrequés Calticó
401 Industri@, p@trimonioyciud@d
Julión Sobrino Simal
405 Centro histórico y conectividad web
Bernordo Ynzenga Acha
413 MESA 7. Conclusiones
Félix Bayón. Coordinador

415_Sesión de clausura

417_Conclusiones generales

419 _Carta de Córdoba 2004


\
OBJETIVOS Y ESTRATEGIAS

En la búsqueda descrita en la Introducción, lo Dirección Generol de Arquitectura y Viviendo


de lo Consejería de Obras Públicas y Transportes de [o Junto de Andolucio lomó lo iniciativo
de crear un foro que fuera avanzando en ello. Entre los días 13 y 14 de octubre de 2004,
en lo copi tol cordobesa se reunieron unos 100 expertos en urbanismo y gestión de centros
históricos, dentro del foro "Centros histéricos. El corazón que lale". Arquitectos, urbanistas
y expertos en rehabilitación de todo España y de países como Brasil, Argentino , Ecuador,
México, Portugal, Marruecos o Francia , reflexionaron dentro de un foro sobre lo situación
actuol y las perspectivas de futuro de los centros históricos promovido por lo Junta de
Andalucía.

El foro contó con lo presencio de destocados responsables de urbanismo de numerosos


ciudades andaluzas, de diversas españolas, así como europeas como París o Guimaraes,
americanos como Buenos Aires, Sao Paulo o Quito y africanos como Fez o larache , que
dieron su testimonio sobre los proyectos de recuperación, conservación y mantenimiento de
sus coscas históricos . Todo el programo se estructuró o través de siete grandes mesas de
trabajo, en coda una de las cuales participaron en torno o veinte expertos en lo materia
que debatieron y reflexionaron sobre los principales aspectos y dimensiones de los centros
históricos. las mesas de trabajo fueron de carácter monográfico, abarcando todos los ele-
mentos y realidades que están presentes en los coscas históricos de los ciudades. Coda una de
estos mesas tuvo un coardinador, que se caracterizaba por su perfil técnico y especializado
y por su ovalado trayectoria en el ámbito de la ciudad histórica y patrimonial.

lo labor de los distintos mesas de trabajo se reflejo finalmente en este documento de


conclusiones, que esperamos sirvo como guío poro profesionales y responsables de
urbanismo preocupados o implicados en la gestión eficiente de los cen tros históricos.

15
EL FORO

lo elección de Andalucía como escenario poro un acontecimiento de este tipo no es casual.


La Comunidad andaluza es uno de los más ricas desde el punto de vista patrimoniol , y
cuento con un extenso número de centros históricos, no sólo en las capitales de provincia
sino también en municipios de menor tamaño, algunos de ellos, como por eiemplo Úbedo
y Boezo Uoén), declarados Patrimonio de lo Humanidad . Desde hoce varios años, la Junta
de Andalucía promueve de monero activo lo rehabilitación de grandes coscos históricos o
través de los Áreas de Rehabilitación Concertado. En el momento de lo celebración del foro,
se encontraban en marcho mós de 20 actuaciones en cascos históricos de municipios anda-
luces. Actualmente, el número sobrepaso los 30, de los cuales dos en el coso de Córdoba :
el centro histórico de Córdoba capital y el cen tro de Montara.

Pero lo reflexión en absoluto ha de ser endogámico y localista . Se demuestro codo vez más
que cuántos mayores singularidades se detectan poro codo cosco histórico mayores conver-
gencias de problemáticos comunes surgen. Cuestiones formulados y soluciones propuestos
en diversos lugares pueden tener traducción en otros ciudades históricos . El intercambio de
conocimientos, el diálogo cruzado y lo importación de experiencias son premisas bósicas
en lo motivación del foro UCentros históricos . El corazón que lote".

De los aportaciones de los ponentes en los distintos vertientes de discusión y de su puesto


en común se pretende extraer conclusiones valiosos que enriquezcan uno nuevo manero de
acometer los actuaciones en los centros históricos, así como los programas de rehabilitación
que lo Junto de Andalucía viene desarrollando en lo Comunidad o través de los Áreas de
Rehabilitación Concertado .

Siete m e sas de trabajo

El objetivo del foro es impulsor el debate y lo reflexión sobre lo intervención en los centros
históricos, con el punto de visto puesto en su revitalización desde uno perspectivo integ ral.
El planteamiento del foro porte de uno mirado hacia el posado, el siglo XX, caracterizado
desde el punto de visto patrimonial por el ~descu brimiento ~ de los Conjuntos Históricos y lo
preocupación por su conservación. Consecuentemente, durante este periodo se establecie-
ron los mecanismos legales de índole urbanístico que permitieron paralizar los iniciales
procesos de destrucción. El siglo XXI inicio su andadura considerando los Centros Históricos
heredados como portes vivos de lo ciudad, con patrimonio, valores singulares y personali-
dad propios. los centros históricos posan o ser considerados como nodos de lo red globol

17
El foro

de los urbes de lo modernidad, gracias o su riqueza patrimonial y funcional. De ahí lo con-


sideración de los centros históricos como uel corazón que lote": origen y motriz de lo ciudad
actual, y elemento indispensable poro su supervivencia.

El foro se construye a través de siete grandes mesas de trabajo, cado una de ellas centrada
en un aspecto o plano de lo realidad de los centros históricos. Son los siguientes:

1. La Ciudad como patrimonio vivo . Los Bie-nes de Interés Culturo!.


2. Ocio y Negocio. Hostelería, Restauración y Comercio.
3. La Nueva Ciudadania . Lo Social y lo Vecinal.
4. El Espacio Público y el Tiempo Público.
s. La Vivienda y la Comunidad. Solidaridad y biodiversidad de lo convivencia.
6. Cultura y Equipamiento. Apropiación, difusión y transferencia urbana.
7 . La Ciudad Conectada y las Nuevas Tecnologías .

Para el funcionamiento de Jos mesas se designan, por el coordinador general del foro, o sen·
dos coordinadores que por su reconocido prestigio en codo uno de los campos en que se ha
segmentado el debate pueden armonizar cri terios y moderar las intervenciones. Previamen·
te, cado coordinador de mesa ha presentado uno ponencia que sirve de índice y arden de
reflexión. Pora el adecuado funcionamiento, cada mesa a cada coordinador estó asistido
por un secretario que toma noto y ayudo en el discurso de la jornada y en la redacción de
los conclusiones. Paro tales fines fueron designados los siguientes:

Mesa l. Coordinador: Víctor Pérez Escolano


Secretaria: Inmaculado Moreno Aguilar
Mesa 2. Coordinador: Javier Campos González
Secretorio: David Sevillano Vicente
Mesa 3. Coordinador: Manuel Pérez Yruela
Secretorio: Ernesto Lanuza
Mesa 4. Coordinador: Pedro García del Barrio
Secretorios: Silvia Escamilla Amarillo y Francisco González Vilo plano
Mesa 5. Coordinador: Carlos Hernández Pezzi
Secretorio: Rafael Pellicer Zamora
Meso 6. Coordinador: José Guirao Cabrero
Secretorio: Manuel Pedregoso Cruz
Meso 7. Coordinador: Félix Bayón
Secretorio: Felipe de lo Fuente Dorder

,.
CENTROS HISTÓRICOS. EL CORAZÓN QUE LATE

Dinámica de trabajo

lo dinómica de trabajo e~ de carócter intensivo durante los dos días de duración del foro.
El primero de los dos días, el miércoles 13 de octubre, se inicio con uno sesión inaugural
o 10 que asisten todos los participantes en los mesas . los sesiones de trabajo se prolongan
durante lo moñona y la tarde, y se celebran en distintos salas de los Bodegas Campos .
Primero, cediendo lo palabra o todos los ponentes, con una intervención breve (10-15 minu-
tos). Tras ello, el coordinador de la mesa abre el debate, recogiendo su secretario algunas
de los intervenciones de los panentes y los reflexiones remitidos previamente por éstos o lo
organización. El dio 14, una vez recogidas y debatidas todos las posturas en las distintas
mesas, los siete coordinadores de meso y sus secretorios, así como el coordinador general
del foro se reunen para elaboror las conclusiones generales, que finalmente son presentados
de formo breve o todos los participantes yola consejera de Obras Públicas y Transportes,
Concepción Gutiérrez, quien preside 10 sesión de clausuro.

Programa

MIÉRCOLES, 13 DE OCTUBRE
Teatro Cómico Principal/Bodegas Campos.
10.00/10.30 h Recepción de invitados y entrego de acreditaciones
10.30/11.00 h Presentación oficial
Ilmo. Sr. Director General de Arquitectura y Vivienda de la COPT
Empresa Pública de Suelo de Andalucia
Coord inador General del Foro
Coordinadores de Meso
11.00 / 11.30 h Pa~eo o pie hasta Bodegas Campos.
11.30/12.00 h Café
12 .00/14.30 h Primero sesión de trabajo
14.30/17.00h Almuerzo
17.00/20.00 h Segundo sesión de trabaia
20.00 / 21 .30 h Tiempo libre o disposición de los participantes
21.30 h Recepción en la Delegación de Gobierno de lo Junto de Andalucía

19
El/oro

JUEVES, 14 DE OCTUBRE
Teatro Cómico Principal
9.30/11.30 h Sesión de coordinación
Coordinador General del Foro y Oficina de Coordinación
Coordinador de lo Dirección. General de Arqui tectura y Viviendo
Coordinadores y secretorios de Meso
Tiempo libre a disposición de los participantes

11 .30/ 13.30 h Sesión de exposición de conclusiones y debate abierto o invitados


Coordinador general del foro
Coordinador de lo DGAV
Coordinadores de Meso
Ilmo. Sr. director General de Arquitectura y viviendo
Excmo . Sra. conseiera de Obras públicos y transporte

13 .30/ 14 .00 h Clausuro del foro


Excmo. Sra. Conseiera de Obras Públicos y Transporte

20
COORDINADORES

COORDINADOR GEN ERAL

Daroca Bruño, Francisco


Arqui tecto. Profesor de Proyectos de la Universidad de Sevilla, ETSAS. Decano del Colegio
de Arquitectos de Córdoba. Director de la Redocción del Plan Especial de Protección
del Conjunto Histórico de Córdoba y Catálogo. Académico correspondiente de la Real
Academia de Bellos ArIes de Son Fernando.

COORDINADOR EN LA DIRECCiÓN GENERAL DE ARQUITECTURA Y VIVIENDA

Rodríguez Galadí, José l.


Arquitecto. Jefe del Servicio de Rehabilitación de Viviendo de la Junto de Andolucio. Profesor
de Proyectos de la Universidad de Sevilla, ETSAS

COORDINADORES DE MESA

Pérez Escolano, Víctor


Arquitecto. Catedrático d e Historio de lo Arquitectura de lo Universidad de Sevilla, ETSAS.
Presidente de lo Fundoción Arquitectura Contemporánea.

Campos González, Javier


Restaurador. Director de Bodegas Campos. Ex.presidente del Consorcio de Turismo de
Córdoba.

Pérez Yruela, Manuel


Sociólogo. Director deIIESAA/CSIC (Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía/
Consejo Superior de Investigaciones Científicos) .

Gorcía del Barrio, Pedro J.


Arquitecto. Comisario concurso UEncarnación de Sevilla". Ex-gerente de Urbanismo de
Córdoba

Hernández Pezzi, Carlos


Arquitecto . Presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España .
Académico correspondiente de lo Reol Academia de Bellas Artes de San Fernando.

21
CoordinodoJes

Guirao Cabrera, José


Director de "'lo Ca!.a Encendido ", Fundación Cojo de Madrid . Ex-direclor del MNCARS y
ex-direclor general de Bienes Culturales de lo Junto de Andalucía

Bayón, Félix
licenciado en Ciencia!. Políticos y PeriodiMa. E!.crilor. Colaborodor del diario "El Poí!.", de
los de la Codena Joly, y de lo Cadena SER .

22
PARTICIPANTES EN LAS MESAS DE TRABAJO

MESA 1
1 BRITO, MARCElO
Gerente de Patrimonio Urbanístico del Departamento Materiol y de Fiscalización dellnslitulo
de Patrimonio Histórico y Artístico Nocional de Brasil.

2 EZQUIAGA DOMíNGUEZ, JOSÉ MARíA


Arquitecto. Profesor del Departamento de Urbanístico de lo Escuela Técnico Superior de
Arquitectura de Madrid.

3 FERNÁNDEZ SALINAS, VíCTOR


Profesor del Departamento de Geografía Humano de lo Universidad de Sevilla .

4 GESTA, AlEXANDRA
Arquitecto. Directora Gabinete Técnico local. Cámara Municipal de Guimaroes

5 GREfFE, XAVIER
Director del Departamento DESS Produils Culturels de la Universidad Ponleón-$orbono de
París.

6 PEREDA, ARACElI
Coordinadora General del Progra ma de Patrimonio Cultural de lo Cooperación Española.

7 QUE ROL FERNÁNDEZ, ANGElES


Doctoro en Gestión de Patrimonio Cultural. Presidenta de lo Comisión Andaluza de
Arqueología .

8 REBOllO PUIG, GABRIEL


Arquitecto. Conservador de lo Mezquito·Cotedrol de Córdoba. Profesor de Proyectos de la
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.

9 REVllLA, MATEO
Ex Director del Patronato de la Alhambra y Generalife.
Profesar de lo Facultad de Filosofía y letras . Granada

10 RIOBÓO CAMACHO, FRANCISCO


Arquitecto. Asesor Técnico en Construcciones de la Delegación de Educación

23
Participantes en to ~ me~$ de trabajo

11 RU1Z CABRERO, GABRIEL


Arquitecto. Conservador de 10 Mezquita-Catedral de Córdoba . Director Departamento de
Proyectos de 10 Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid.

12 RUIZ GARCíA, CARLOS


Arquitecto. Jefe del Servicio de Urbanismo del Ayuntamiento de Cáceres.

13 SALMERÓN ESCOBAR, PEDRO


Arquitecto. Redactor del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórica de Granada.

14 VALLEJO TRlANO, ANTONIO


Director del Conjunto Arqueológico de Madinat al·Zahra. Córdoba.

15 VELOZ GUTIÉRREZ, LUCILA


Arquitecta. Intervención en Planificación, Restauración y Gestión Urbana. Asesoría para
Centros Históricos en México.

MESA 2
16 CAMPESINO FERNÁNDEZ, ANTONIO
Catedrótico de Análisis Urbano y Regional de la Universidad de Extremadura.

17 CAMPOS ROMERO, LOURDES


Profesora Titular de Análisis Geográfico Regional en la Universidad de Castillo lo Mancho.

18 FERNÁNDEZ MARTíNEZ, CARLOS MARíA


licenciado en Historia del Arte . Profesor en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de
Sevilla

19 GARcíA MARCHANTE, JOAQuíN


Doctor en Filosofía y letras. Profesor de Geografía Humano en lo Universidad de Costilla
la Mancho.

20 GÓMEZ DíAZ, FRANCISCO


Arquitecto. Profesor de Proyectos Arquitectónicos de la Escuela Técnico Superior de
Arquitectura de Sevilla. Coordinador del Programo de Cooperación Internacional de la
Junto de Andalucia en Cubo .

21 PICAMAL MORATÓ, ROSA MARíA


Jefe del Servicio de Planificación y Programas Europeos del Ayuntamiento de Gerona

2'
CENTROS HISTÓRICOS, El CORAZÓN QUE LATE

22 ROBLES PÉREZ, JUAN


Restaurador. Propietario de Cosa Robles en Sevilla.

23 ROVIRA LARA, AGUSTiN


Profesor del Departamento de Comerciolización e Investigación de Mercados de la
Universidad de Valencia.

24 SÁNCHEZ GÓMEZ, CARLOS


Arquitecto. Premio "Europa Nostra ". Promotor hotelero. Granada

25 TORRES, MERCEDES
Directora del Mesón "Casas Colgadas" en Cuenco.

26 TORRES MARTiNEZ, FRANCISCO


Arquitecto. Colaborador del Plan a la Vista del PGOU de Sevilla. Coordinador del Programo
de Cooperación Internacional de lo Junto de Andalucía en larache.

MESA 3
27 ÁZKARATE , AGUSTiN
Catedrático de Arqueología en lo Facultad de Filología, Geografía e Historio de lo
Universidad de Vitorio .

28 BRANDIS GARCiA, DOLORES


Profesora titular de Geografía Humano en lo Universidad Complutense de Madrid.

29 ELMRABET, YOUSSEF
Arquitecto. Coordinador regional del programo PNUD, Agencio Urbano de Tánger-laroche,
Marruecos.

30 GINER, SALVADOR
Catedrático de Sociología en lo Facultad de Ciencias Económicos de lo Universidad de
Barcelona.

31 GONZÁLEZ TAMARIT, LUIS


Sociólogo. Subdirector de Cooperación Internacional. Dirección General de Arquitectura y
Viviendo. Consejería de Obras Públicos y Transportes de lo Junto de Andalucía

32 HASSOUNI, OMAR
Chef de départament du Développement Communautaire de Fés, ADER·Fes . Marruecos.

25
Participontoi en las mesas de traboja

33 MIRANDA REGOJO, ANTON IO


Arquitecto. Catedrótico de Proyectos de la Universidad Politécnico de Madrid .

34 PAVÓN, RAFAEL
Director de Edificación de lo Empresa Pública de Suelo de Andalucía.

35 PÉREZ PALACIOS, ALFREDO


Sociólogo. Jefe de la Unidad de Planes Integrales, Servicios Sociales Comunitarios de los
barrios de Centro Histórico y Oliver en Zaragoza .

36 RODRIGUEZ DE LA FLOR, FERNANDO


Profesor titular del Departamento de literatura de la Universidad de Salamanca. Académico
correspondiente de lo Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

37 RODRIGUEZ RUEDA, JOSÉ


Jefe del Servicio de Rehabili tación. Delegación Provincial de Córdoba .
Consejería de Obras Públicos y Transportes. Junto de Andalucía .

38 TORRES LÓPEZ.MUÑOZ, RAMÓN DE


Arqultecto. Director del Área de Rehabilitación Concertada de la Chanca, Almería.
Coordinador del Programo de Cooperación Internacional de lo Junta de Andalucía en
Tetuón .

39 VIVES AZANCOT, PEDRO ANTONIO


Doctor en Historia de América . Universidad Complutense de Madrid

40 WALlISER MARTíNEZ, ANDRÉS


Sociólogo. Instituto Juan March en Madrid.

MESA 4
41 ARROYO ZAPATERO, CARLOS
Arquitecto. Coordinador del programa Europan para ióvenes arquitectos .

42 8ARAÑANO MATAMENDíA, KOSME DE


Profesor de Historia del Arte. Ex-Director dellVAM de Valencia.

43 CAÑAVATE, JOSÉ LUIS


Urbanista europeo. Jefe de la O ficina Técnica del Plan de Movil idad, Tráfico y Transportes
del Ayuntamiento de Granado.

26
CENTROS HISTÓRICOS. El CORAZÓN QUE LATE

44 JARAUTA, FRANCISCO
Catedrático de Filosofía de la Universidad de Murcia .

45 LEBRERO STALS, JaSE


Director del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Sevilla

46 LLOP I TORNE, JaSE MARíA


Arquitecto. Técnico urbanista. lérido

47 LÓPEZ, RAMÓN
Director Gerente del Gran Teatro de Córdoba

4B Muxí MARTíNEZ, ZAIDA


Arquitecta . Profesora asociada Departamento de Urbanismo y Ordenoción Territorial,
Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona.

49 OCAÑA, MANUEL
Arquitecto. Ganador del Concurso "Ciudad de levonte" en Córdoba. Componente de la
comisión Científica de Europan . Madrid

50 RUBIO, FRANCISCO J.
Arquitecto. Director de Proyectos de Innovacián Residencial de la Empresa Municipal de la
Viviendo de Madrid.

51 SEGuí PEREZ, JaSE


Arquitecto. Redactor del PGOU Córdoba

52 SEPÚLVEDA VOULlIÉME, DANiEl


Secretario Ministerial de Región Valparaíso. Ministerio de la Vivienda y Urbanismo de
Chile

53 VERDÚ VALENCIA, JaSE MARíA


Arquitecto. Jefe de Servicio de Gestión y Dirección de Planes de la Dirección General de
Urbanismo de la Conse jería de Obras Públicas y Transporte de la Junto de Andalucía .

MESA 5
54 ARIZAGA GUZMÁN, DORA
Arquitecta. Consultora de UNESCO en proyectos de financiación y gestión en centros
históricos. Perteneciente al Fondo de Salvamento del Patrimonio Cultural de Quilo

27
Porriciponres en los mesos de trobajo

55 BARRIONUEVO FERRER, ANTONIO


Arquitecto. Profesor titular de Proyectos de de lo Escuela Técnico Superior de Arquitectura
de Sevilla.

56 ESPEGEl, CARMEN
Arquitecto. Profesora de Proyectos de lo Escuela Técnico Superior de Arquitectura de
Madrid .

57 GARCíA CASTRO, ELADIO


Arquitecto Técnico. Coordinador de Áreas de Rehabilitación Concertado de la Empresa
Público de Suelo de Andalucía.

58 GARciA ROSALES, CRISTINA


Arqui tecto. Directora de "Lo Mujer ConstruyeN

59 JIMÉNEZ SEQUE IROS, JOSÉ LUIS


Arquitecto. Profesor de Intervención en el Patrimonio Arquitectónico y de Proyectos de lo
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla .

60 LEAL MALDONADO, JESÚS


Catedrá tico de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid.

61 LÓPEZ RODRíGUEZ, ENRIQUE


Arquitecto. Ex-Director de la Oficina del Casco Histórico en Monloro, Córdoba .

62 MADERA DONOSO, MIGUEL


Arquitecto . Ex-direclor General de Urbanismo de lo Junto de Exlremoduro

63 MANUEl JEREZ, ESTEBAN DE


Arquitecto. Presidente de lo ONG Arquitectura y Compromiso Social. Sevilla

64 PÉREZ ARROYO, SALVADOR


Arquitecto . Catedrático de Construcción y Tecnología Arquitectónica de lo Escuela Técnico
Superior de Arquitectura de Madrid.

65 QUERALTÓ DASTIS, JAVIER


Arquitecto. Director del Área de Rehabilitación Concertado Son Luis en Sevilla

66 RAMOS GUERRA, MANUEL


Arqui tecto. Prafesor del Departamento de Proyectos de la E.T.S.A. de Sevilla

28
CENTROS HISTÓRICOS , El CORAZÓN QUE LATE

67 REDAElll, GAlA
Arquitecta. Directora de la Fundación Arquitectura Contemporáneo

68 SEGuí PÉREZ, VICENTE


Economista. Urbanista. Redactor PGOU Málaga

69 VELÁZQUEZ, ISABELA
Arquitecta. Madrid

70 WIECZOREK, IZABELA
Arquitecto. Madrid. Ganadora del concurso "Vía Verde. Canal del Guadalmellata" en
Córdoba,

MESA 6
71 AMORES CARREDANO, FERNANDO
Arqueólogo. Profesor titular de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla .
Comisario de los exposiciones "Andalucía en el Mediterráneo" e " Itálica en el Museo
Arqueológico de Sevilla" .

72 BAKEDANO, JOSÉ JUlIÁN


Subdirector del Museo de Bellos Artes. Bilbao

73 BECERRA, JUAN MANUEL


Jefe de Servicio de Protección del Patrimonio Histórico de la Junto de Andalucía.

74 GARCíA DE LA TORRE, FUENSANTA


licencíada en Filosofia y letras, sección Historio del Arte. Directora del Museo de Benas
Artes de Córdoba.

75 GIL PÉREZ, DOLORES


Arquitecto . Jefe del Servicio de Arquitectura de lo C.O.P.T. Junta de Andalucía

76 JIMÉNEZ TORRECILLAS , ANTONIO


Arquitecto. Profesor de Proyectos Arquitectónicos de lo Escuela Técn ico Superior de
Arquitectura de Granado.

77 LÓPEZ, ELSA
licenciada en Filosofía y letras. Directora de la Fundación Antonio Golo. Córdoba

29
Participantes en los mesas de trabajo

78 LÓPEZ ENAMORADO, DOLORES


Vicerrectora Adjunto de Ordenación Académica de la Universidad Internacional de
Andalucía. Profesora titular de Estudios Árabes e Islómicos de la Universidad de Sevilla.

79 REINA FERNÁNDEZ-TRUJILLO, FRANCISCO


Arquitecto. Profesor de Intervención en el Patrimonio Arquitectónico y de Proyectos de la
Escuela Técnico Superior de Arquitectura de Sevilla.

80 Río DE LA HOZ, ISABEL DEL


Profesora Titu!or de Patrimonio Histórico Artístico Universidad Rey Juan Carlos

81 TEJIDO JIMÉNEZ, JAVIER


Arquitecto. Profesor de Intervención en el Patrimonio Arquitectónico y de Proyectos en !o
Escue!a Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.

82 TERRADOS, JAVIER
Arquitecto. Profesor de Proyectos de lo Escue!o Técnico Superior de Arquitectura de
Sevilla.

83 VILLAFRANCA, MARíA DEL MAR


Directora de! Patronato de la A!hombro y e! Genero!ife. Granada

MESA 7
84 CARRILLO, ANABEL
Directora general de ARCA, entidad especializado en Gestión y promoción de actividades
de desarrollo urbano. Directora ejecutivo de! Plan Estratégico de Córdoba.

85 CORRAL, CARLOS
Ingeniero Urbanista. Restauración de! Casco Antiguo de Santo Domingo de lo Calzado,
Burgos.

86 ESTÉVEZ , XERARDO
Arquitecto. Ex-alco!de de Santiago de Compostela

87 FERRARO, FRANCISCO
Cotedrótico de Economía Aplicada de lo Universidad de Sevilla .

88 MORENO PERALTA, SALVADOR


Arquitecto. Director del Área de Rehabilitación Concertado de Málaga.

30
CENTROS HISTÓRICOS. El CORAZÓN QUE tATE

89 ROMERA LUBIAS, FELIPE


Director del Parque Tecnológico de Andalucía. Mólaga

90 SALMERÓN ESCOBAR, FEDERICO


Arquitecto. Director del Área de Rehabilitación Concertado de Granado.

91 SANZ , LUIS
Director General de lo Asociación Internacional de Parques Tecnológicos. Mólaga

92 SOBREQUÉS CALlICÓ, TOMÁS


Director Generol del Patronato del Porque Científico y Tecnológico de lo Universidad de
Gerona . Ex concejal de Promoción y Turismo del Ayuntamiento de Gerona

93 SOBRINO SIMAL, JUlIÁN


Profesor del Departamento de Historia, Teorio y Composición Arquitectónico de lo Escuela
Técnico Superior de Arquitectura de Sevilla.

94 YNZENGA ACHA, BERNARDO


Arquitecto . Profesor del Deportamentode ProyeclosArquitectónicos de lo ETSAM. Vicedecono
del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid .

31
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMON IO VIVO
Víctor Pinez Escolano
Coordlnodot

Andalucía, de manero muy destocada entre las regiones europeos, se caracteriza por el nú-
mero e importancia de sus centros históricos de diverso dimensión. No hoy político urbano
posible, y mucho menos eficaz, que no integre debidamente lo condición patrimoniol de
nuestros ciudades y pueblos. Por consiguiente, o lo hora de reflexionar y debatir en un foro
sobre nuestros centros históricos y los políticas de intervención poro su revitolización, desde
lo residencio o los actividades, desde los espacios públicos hasta su accesibilidad , es de
lodo punto necesario substancior ese foctor central de su entidad patrimoniol.

Un primer aserto a examinar es lo naturaleza abierta y viva de este valor, muy diferente de
la anticuado y reductivo ideo de monumento. Los bienes "monumentales" están engarza-
dos en un conjunto que otorgan carácter o nuestros centros históricos, y aún eso definición
debe ser revisado desde lo perspectiva de la condición histórico de lo ciudad todo, pues lo
arquitectura del siglo XX, y la contemporáneo todo, debe ser entendido desde ese prisma
patrimonial .

Reflexionar sobre la condición integral de lo ciudad histórico , con especial atención o los
centros heredados más antiguos, los criterios y métodos de puesta en valor, protección y
difusión de los elementos y conjuntos, con sus entornos; fortalecer lo tronsversalidod con la
que se debe actuar desde distintos ámbitos disciplinares y administraciones, por ejemplo en
los distintos modalidades e instrumentos de planificación; superar los barreros y comparti-
mentaciones en lo gestión del 1'Yo cultural, y examinar lo conveniencia de lo superviviencio
de ese instrumento de inversión en el ámbito de nuestros centros históricos . Son algunos de
los temas de debate posibles del Foro en esto sección .

35
Las ciudades históricas como Urbs:
cuerpo y alma del Patrimonio Cultural Urbano
Marcelo Brito

Desde lo creación del Instituto do Patrimonio Histórico e Artístico Nacional - Iphon, en Bra-
sil, en 1937, lo preocupación con los ciudades, entendidos en cuanto monumentos, yo se
presentaba can la protección de los primeros conjuntos urbanos.

Sin embargo, la visión predominante era lo que correspondía a ciudades que podrían ser
comprendidas como "ciudades hechas y conclusas", monumentos a ser preservados en su
aspecto original, los cuales se mantuvieron como tol por estor al margen del proceso de
desarrollo que se llevaba o cabo en el país, ciudades inertes y olvidados.

A partir de los oños 70 del siglo posado, con lo urbanización en Brasil, esos ciudades,
incluso, san incorporadas a un nuevo ciclo de desarrolla urbano que se realizaba en los
centros urbanos brasileños. Otros perspectivas de preservación empezaban a delinearse,
donde la visión de preservación de las llamadas ciudades históricas debería darse asociada
o lo visión de desarrollo vigente. Las ciudades eran entonces organismos vivos, pulsontes
y sujetos o presiones que podrían llevar o su transformación, na siempre deseada . Entre-
tanto, crecimiento y renovación urbanos eron los palabras de orden: lo nuevo sustituyendo
lo antiguo en respuesta o la modernidad que se imponía como paradigma de desarrollo
en contraposición o lo tradicional yola antiguo, vistos como ultra posados, anticuados y
retrógrados.

La construcción de la idea de lo ciudad como documento. De ahi transcurre, en contraposi-


ción, poro mejor subsidiar y orientar las decisiones de los gestores del patrimonio cultural.
Ciudades resultantes de un proceso permanente y continuo de transformaciones cumulati-
vos, donde el patrimonio cultural congrega la sumatorio de las diversas contribuciones de
los varios períodos de existencia de los propios ciudades. Ciudades no vistos mós o openas
como ciudades-monumento, ciudodes hechas y conclusos, sino también como ciudades-do-
cumento, depositarios de un acervo construido o lo largo de su propio trayectoria histórica
y, por lo tanto, en permanente construcción.

Sin embargo, para ir mós alió de esa constatación hacia lo acción efectivo un largo camino
fue recorrido, teniendo en cuento lo necesidad de establecimiento de nuevos morcas de
abordaje de lo preservación de sitios históricos urbanos, no mós consecuentes de una cul-
turo arquitectón ica de patrimonio, consolidada a lo largo del tiempo y que yo no responde
a todas las demandas y exigencias presentados por la contemporaneidad en un contexto
urbano coda vez mós complejo.

36
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

De ahí que uno nuevo visión de los llamados ciudades históricos empiece o delinearse. lo
afirmación de los ciudades como urbs, lugar vivo, adquiere fuerzo, en un esfuerzo histórico
de reinteg rarlos o lo dinómica de desarrollo urbano y regional , compatible y adecuado a
sus reales necesidades socioeconómicas y condiciones físico-espaciales.

De eso comprensión surgen las acciones que en los últimas dos décodas del siglo pasado
han norteado procesos de preservación pautados en la recuperación y en la revitalización
de óreas históricas degradadas, deterioradas físicamente, marginales socialmente y depri-
midas económicamente. la rehabilitación de óreas urbanas, de esto forma, adquiere expre-
sión en las políticos de preservación del patrimonio cultural, siendo él , soporte fundamental
de esa propia rehabilitación.

las ciudades históricas entendidas como urbs son lugares de referencia poro las actividades
que se producen en el cotidiano de los ciudodanos. Son, también, lugares de memoria
paro las iniciativas que se asientan en el imaginario de la población . En ese sentido, lo
preservación deja de ser una acción de excepción producida en la ciudad-monumento o en
la ciudad-documento para volverse un fenómeno urbano en la urbs.

la ciudad crece, se transforma y también se mantiene. la preservación , por tanto, pasa a


ser entendido como una formo de desarrollo, y no más como aquello que se contrapone
a él. Un desarrollo que se exprese de modo ecológica mente equilibrado y cu lturaJmente
diversificado. Un desarrollo socialmente justo y responsable, compartido y apropiado por
toda la sociedad.

la preservación de las ciudades históricas pasa , entonces, a apoyarse definitivamente en


el planea miento y gestión urbanos y, en ese contexto, asentarse en la promoción de una
cultura urbanístico de patrimonio. De ahí resulta la político que ahora se desarrolla en
todo el país con el desarrollo de los Planes de Preservación de Sitios Históricos Urbanos .
Esos planes estón siendo elaborados a partir de un proceso de construcción de una gestión
compartida entre los diferentes niveles de gobierno que actúan en esas óreas en función
de sus competencias legales, con la participación de la sociedad civil organizada de esas
localidades, mediante la creación de comisiones gestoras locales.

En esa nueva perspectiva, en la urbs, considerada como el ambiente vivo, socialmente


construido, el propio suelo urbano que alberga este ambiente expresa la capacidad y con-
diciones para revestirse de un valor de uso al satisfacer necesidades sociales básicas y/ o
un valor de cambio al proporcionar más allá de esas necesidades , ganancias e intereses en
su utilización como uno mercancía apta al consumo.

la variación de esta capacidad y condición es determinada por factores diversos, los cua-

37
Los ciudades históricos co mo Urbs: cuerpo y o lmo del Patrimonio Cultural Urbano
Marcelo Bri to

les, pueden aquí ser destocados como aquellos referentes o los aspectos físicos, económicos
y culturales.

los aspectos físicos se refieren a las características de implantación del asentamiento en el


territorio y o los característicos materiales que lo configuran.

los caracteristicas de implantación se expresan por medio del tipo de terreno ocupado, su
lopografía y el paisaje circundante, su situación geográfica en el territorio y su disposición
espacial en cuanto o su protección contra elementos exógenos que vengan o ponerlo en
peligro, así como en cuanto a su proyección hacia el exterior, que le confiera influencio
sobre un determinado territorio.

Yo los característicos materiales residen en el tipo de artefactos - construcciones - e in-


fraestructura urbana - red vial y de saneamiento básico -, áreas verdes y equipamientos
colectivos existentes, según su grado de funcionamiento y consecuentemente de su estado
de vida útil.

los aspectos económicos se refieren o los requisitos necesarios paro lo activación econó-
mico en el lerritoria. En este sentido, lo centralidad, lo multifuncianalidad, lo vialidad y lo
accesibilidad se presentan como los característicos determinantes.

Así , lo centralidad , que puede estor asociado o no 01 concepto de centro geográfico de un


asentamiento, consiste en la "capacidad de lo ciudad poro impulsor flujos de cambio de
mercancías, de servicios y de ideas H 1 •

El grado de frecuentación que determinado sector de lo ciudad es capaz de generar debido


a la cantidad y tipos de elementos de atracción traduce el nivel de centralidad que posee.
Por otro lodo, lo oferta y la venta de servicios existentes son, con todo, el motivo por la cual
esa cualidad se sedimenta' .

Yo la multi funcionalidad se caracterizo por lo diversidad de funciones que se integ ran y se


articulan poro permitir lo permanencia vital izado del área , definiendo los índices de vigor
que la misma pasee. Ello es fundamental poro evaluarse los iniciativos de activación eco-
nóm ico que vengan o ser propuestos.

Es importante destocar que es un equívoco pensar que la permanencia de zonas urbanos


puede ser garantizados por el establecimiento de óreas monofuncionales o con uno función
extremamenle preponderan le, yo que estas na disponen de los exigencias necesarios o lo

LACAZE, Jeao-f'au l. Si9ni~cado y porveni, d .. lo. cenIfO •. la. Palmo., COACAN/ETSAC, 1975, p.39
13 Id., lbid

38
M ES A l. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

manutención de su atractividad. Esa permanencia puede, otrosí, procesarse, en este caso,


por situaciones de abandono y pérdida de vitalidad urbana , pero estaró siempre sometida
a lo descaracterización física, o lo degradación ambiental yola exclusión social.

Par fin, la vialidad se refiere a 10 estructuración de lo tramo de vías de circulación y su nivel


de obsolescencia o de modernidad y, lo accesibilidad, consecuente con lo anterior, se re-
fiere o lo intensidad de los flujos de los canales de comunicación interno y externa 01órea ,
flujos estos que van a permitir una mayor o menor activación económica por lo capacidad
de fruición y locomoción de personas y productos.

y los aspectos culturales expresan el modo de cómo la sociedad creo significados y símbo-
los que dan identidad o determinado lugar y cosos.

lo materialización de esa identidad se apoya en un proceso selectivo y que, a su vez, debe


darse o través de la identificación de "todos las manifestaciones que traen en sí mismos un
testimon io que corporifico una fisonomía de un determinado lugor"l .

Aunque puedan ser diversos los manifestaciones que se producen en un determinado lugar,
son en gran parte y en gran peso los edificios y su ordenación urbana los que mós inten-
samente conforman eso identidad, porque expresan el proceso de ocupación del territorio,
resultante de las relaciones sociales, económicas y culturales históricamen te acumuladas a
lo largo del tiempo por una determinado sociedad . Así que, sin desconsiderar las demós
formas en que eso identidad se manifiesta, estos artefactos - los edificios - si no estuvieron
articulados o la red viva y dinóm ico de las relaciones sociales y simbólicos de ese lugar se
constituirian en un conjunto de objetos desprovistos de significación- y, por lo tonto, fuero del
conjunto selectivo del patrimonio cultural que importa mantener y valorizar.

En definitiva , el suelo urbano como soporte material de las ciudades, al tener como "predi-
cado la potencialidad de crear espacio'" y de adquirir significados distintos según lo octuo·
ción de los agentes que en él intervienen, está sometido, conforme lo definición de su valor
atribuido, a la condición de manutención , transformación o sustitución de sus estructuras, no
solamente físicos, sino también las sociales que en él se encuentran.

Son esos aspectos, por lo tonto, que, en un marco urbanístico, deben orientar las acciones
del patrimonio, preservando los ciudades históricas en su contexto sociocultural.

Así, comprender hoy por hoy las ciudades históricas como urbs implica en considerar sus es-

, BRITO, Marcelo. Subsidio! poro ;nlerven~¿¡o em n';'deos ~islÓ!"ico" Olindo, co.., bro. ileiro. Brasilio, MINC/SPHAN/FNPM/
CNRC, 1988, p. 01
• MAGNANI , Jalé Guil~erme C. PaTrimonio CulTural. •. n. t.
J MI LET, Vera . A Teimo.io do> Pedro •. Um esllldo ..,bre o pre~NCl;OO da paTrimonio ambienTal do Bras il. Rec ile, PMO/MOU,
1988, p.25.

39
La! ciudades históricas como Urbs: cuerpo y alma del Patrimonio Cuhurol Urbano
Morcalo Brilo

tructuras físicas, herencia legado por nuestros antepasados, el cuerpo d el ser vivo existente,
sino también sus estructuras sociales, que les don significado, vida propio, movimiento, el
olmo del ser vivo pulsonte . Cuerpo y Almo del patrimonio cultural urbano, ser integrol.

40
Planes de protección y reforma de los Centros Históricos: Del enfoque
defensivo a la salvaguarda positiva
José Mfl Ezquiago

Lo experiencia traumático de lo destrucción de los Centros Históricos ha propiciado que


durante los posados décadas predominase un enfoque defensivo de lo solvoguordo urbano
que en el futuro ha de dejar paso o lo promoción de intervenciones positivos de revitali-
zación de los centros . En efecto, gran porte de lo culturo arquitectónico se ha decantado
desde los postulados modernistas de lo "renovación" hacia lo ideo de "pratección ", enten-
dido como respuesto alternativo o los prócticos destructivos precedentes, pero con unas
connotaciones mós negativos - impedir hacer - que verdaderamente propositivos. Hoy sin
embargo, es posible y necesario un avance en lo "cultura de lo protección" en el sentido de
superar lo concepción defensivo dominante en muchos Planes y Cotólogos de bienes prote-
gidos, desde uno visión mós complejo y ambicioso de lo salvaguardo urbano y desde uno
orientación del planeo miento hacia el diseño de estrategias de salvaguardo de los Centros
históricos basadas en un nuevo equilibrio entre la protección normativo y lo intervención
transformadora.

Diversificación de los instrumentos y técnicos de rehabilitación urbano.

Lo culturo de lo protección se ha orientado hasta el momento hacia lo diversificación y


especialización de técnicas, ho llegado el momento de hacer converger los diversos líneas
en torno o objetivos comunes. El nuevo ciclo que se obre 01 incorporar lo voluntad de in-
tervención ha de incorporar también los principios de comprensión global, coordinación e
integración de los diversos políticos de salvoguordo del Centro. El examen de lo experiencia
de los grandes ciudades europeos pone de manifiesto lo extraordinario complejidad de los
instrumentos de protección desde el núcleo originario de lo protección singular de los edifi-
cios de interés histórico y arquitectónico.

Así nos encontramos con un primer grupo de medidos de protección genérico o normativo,
entre las que destoco lo nuevo concepción de los ordenanzas de edificación , pero también
medidos complementarios como lo regulación restrictiva de los declaraciones de ruino , el
mayor énfasis en lo exigencia del deber de conservación , lo ejecución suslitutorio por los
Administraciones locales de los obras precisas en coso de incumplimiento de dicho deber
por parle de los propietarios, etc.

Uno segundo línea de medidos corresponde 01 ómbito de lo "rehabilitaci ón", que, igualmen-
te tiende o especializarse en técnicos diferenciados o partir de un cuerpo común. Destocan
en primer lugar los actuaciones directos promovidos por los Administraciones, concebidos

41
Piones de protecci6n y reforma de los Centros Hist6ricos:DeI enfoque defensivo o lo solvoguordo positivo
Jose M~ Ezquiogo

inicialmente con el valor de experiencias piloto de las posibilidades de reutilización de los


inmuebles antiguos, y hoy como acciones complementarias de la rehabilitación privada
cuando los circunstancias peculiares del área urbano o inmueble hocen ésta última invia-
ble.

Finalmente, tenemos aquellos medidos de salvaguardo basados en 10 protección singular y


catalogación de edificios de interés. El papel que han desempeñado estos instrumentos ha
sido decisivo en la modificación de unos hábitos inmobiliarios fundados sobre la sustitución
de edificios, así como en el surgimiento de nuevos formas de intervención arquitectónica
basadas en la permanencia y transformación de los inmuebles, si bien dichas formas de
intervención han ampliado su objeto poro partir no sólo de la consideración restrictiva de
las obras sobre el edificio aislado, sino también abordar lo intervención integrado sobre
conjuntos urbanos más amplios .

De lo rehabilitación singular a lo recuperación integral de lo ciudad existente

la preocupación por lo recuperación del Centro se ha extendido de los edificios o la ima-


gen de los espacios públicos singulares. En el futuro ambas visiones habrón de integrarse
en un entendimiento completo de la relación entre espacios construidos y espacios vacíos.
Esto supone uno reconciliación entre la forma entendida como reorganización del espacio
urbano y la idea de embellecimiento. Desde este punto de visto lo reurbonización de los
espacios públicos del Centro puede plantearse con mayor alcance que el mero ornato epi-
dérmico de las plazas o calles si se vinculo o un entendimiento "espacial " del Centro, es
decir, si se piensa integradamente con las restantes líneas de saneamiento, rehabilitación y
revitalización funcional.

lo ideo de salvaguardo debe extenderse de los Cenlros Históricos al conjunto de lo ciudad


consolidada. Han surgido temas nuevos como lo reurbonizoción de lo periferia, lo reha-
bilitación de lo ciudad del bloque abierto, o lo recomposición morfológica de los vacíos
intersticiales que obligan a redefinir la validez de uno discontinuidad metodológico entre la
intervención en el Centro y lo Periferia , poro pensar más bien en lo "rehabilitación" como
modo genérico de intervención arquitectónico en 10 ciudad consolidado que se matiza ante
lo particular, especifico o irrepetible de coda pieza urbana.

lo articulación entre Plan y Proyecto

lo voluntad de intervención planteo como problema clave lo escala en lo que los problemas
arquitectónicos se transforman en problemas urbanos. Frente a la demarcación apriorístico
de lo que es territorio del planeamiento o de lo arquitectura se hace necesario uno interven-
MESA 1. LA CiUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

ción complejo o diversos plonos, que seleccione qué elementos resultan relevantes en codo
escalo de intervención . Con frecuencia lo desconfianza en la necesidad de intervención o
grandes escalos ha ido acompañado de uno sobrevaloración de la capacidad del proyecto
edilicio poro deducir de buenos resultados a nivel de imagen arquitectónica un resultado ur-
bano coherente. los recientes experiencias europeos señolon los límites de esta presunción:
no es posible corregir desde lo edificación los deficiencias estructurales en lo concepción
del proyecto urbano, o lo ausencia de uno ideo directriz de ciudad.

lo intervención en la ciudad consolidado pone en cuestión una cierta concepción del pla-
neamiento conforme a la cual a la progresión en escala corresponde una progresión en
abstracción, resultando que los problemas de forma urbana son finalmente eludidas. Por el
contrario, significa determinar el ámbito significati ....o de cada problema, al objeto de dise-
ñar una actuación matizada que adecue el ni....el de ....inculación y precisión a su importan-
cia relati .... a. Es decir, significa asumir lo heterogeneidad de la ciudad diferenciando óreos
especificas, en función de los di ....ersos objeti ....os de inter ....ención, en los cuales se pueda
recuperar la reflexión en términos de formo urbana característica de los mejores proyectos
"complejos" de lo historia.

Frente a lo ausencia ....aluntario de criterios de diseño es necesaria uno ideo directriz o Plan.
Si se asume lo insuficiencia de lo inter ....ención arquitectónica poro suplir lo ausencia de un
criterio urbano debe concluirse lo necesidad de un ni ....el de reflexión que organice los inter-
....enciones singulares y sectoriales desde uno ¡deo global. El instrumento que corresponde
o este nivel de reflexión urbano es el Plan. Así entendido, el Plan -o planes- necesarios para
abordar el tratamiento del Centro Histórico no puede corresponder solamente o lo lógico
defensi ....a del plan normativo, ni constituir uno mero programación general de los obras,
por el contrario, se ha de caracterizar por desarrollar un contenido propositi ....o peculiar. Los
recientes experiencias europeas ponen de manifiesto que para senior los bases de uno po-
sible superación de lo dicotomía plan/proyecto el contenido del Plan debe apoyarse sobre
Ires criterios básicos :

- lo voluntad de inter ....ención positi ....o.

- lo flexibilidad en la respuesto o los problemas, incorporando un alto grado de precisión


en el diseño formol y programático de los actuaciones.

- el acortamiento de los tiempos de ejecución material de las propuestas, que sal ....a la dis-
continuidad entre concepción y realización .

43
Planes de protección y reformo de los Centros HistOricos:Del enfoque defens ivo o lo salvag ua rdo positivo
José MV Ezq uiogo

Dialéctico de experiencias de rehabilitación urbano entre Centro y PeriFeria

Un Plan de nuevo tipo poro el Centro ha de partir de uno redefinición de los relaciones
entre Centro y Periferia. Al ampliarse lo escala de los proyectos desde lo reparación arqui-
tectónica a lo intencionalidad urbano, ha pasado o primer plano lo necesidad de vincular
la solución de los problemas del Centro o lo adaptación del conjunto de la ciudad. Para
esle fin aporecen como estratég icas las óreas de rótulo entre Centro y Periferia y los vacíos
intersticiales en el conti nuo edificado donde es posible realizar operaciones de reparación
morfológico, capaces de generar efectos revi ta li zodores para su entorno. Igualmente, el
crecimiento de los áreas de borde puede ponerse 01 servicio de lo ciudad existente con
el triple objetivo de dotar de estructuro urbano, accesibilidad y equipamiento o los óreas
circundantes.

De lo mismo formo que es preciso tomar como referencia urbano poro lo ordenación de los
periferias lo ciudad histórica, resulto de interés incorporar o ésto lo reciente experiencia de
los operaciones de suluro urbano en lo periferia.

lo crisis del modelo urbano inspirado en lo Corto de Atenas ha permitido uno nuevo va-
loración de la ciudad tradicional, entendida tanto en lo que tiene de experiencia histórica
irrepetible, pero también de resultado de un saber urbanístico basado en 10 cualidad físico y
la ordenación formol, o través de los técnicos del trazado y lo obra público . Por otra porte,
lo experiencia de los intervenciones urbanos en 10 periferia ha permitido recuperar lo di-
mensión del proyecto urbano, no yo como poso necesario previo o lo verdadero producción
arquitectónico, sino como nivel especifico de lo arquitectura caracterizado por leyes propios
de formación y composición.

En los últimos décadas, se ha producido uno enriquecedora dialéctico de experiencias entre


Centro y PeriFeria. Mientras el primero oporto el paradigma urbano en el que se reconoce
lo ciudad, se beneficio del " saber" urbano adquirido en los intervenciones de recomposi·
ción y reurbanización en los óreas intersticiales y periféricos, en especial en lo que aportan
de integración de los procesos de formalización, gestión , programación y ejecución de las
actuaciones .

Este nuevo tipo de intervención en lo ciudad tiene un papel activo en lo definición del en-
cargo social. Es decir, 01 Plan le cabe, en cuanto ideo fuerzo, un papel movilizador de lo
propia demando social. En tal sentido tiene un volar constitutivo, y no sólo constalativo, de
los necesidades planteados en un momento dado . Esto proyección del Plan hacia el futuro
no tiene que significar la perdida de los raíces en lo pragmótica de lo gestión , sino lo ne-
cesidad de superar uno visión cautivo de 10 realidad inmediato si se pretende aportar una
contribución significativa a lo arquitectura de lo ciudad .

44
lo ciudad que late
Víctor Fernández Salinos

lo ciudad como patrimonio vivo

¿Cuáles son los demandas de la sociedad a los expertos que trabojon sobre centros histó-
ricos?

Claridad conceptual.
Metodologías de onólisis renovados.
Transmisión de información.

¿lo síntesis de los debates actuales sobre los centros históricos?:

los debilidades de los centras históricos andaluces

1 . En relación con la im plicación sociol y política en lo protección de los centros históricos:


· Aún muy bojo.
-lo fragilidad de los municipios medios y pequeños (con competencias pero sin recursos).

2 . En relación con el planeo miento urbonístico:


- Tardío, inexistente, incompleto ... aunque con tendencia a mejorar.
· Escosez de dolos e información ... aunque se estó haciendo un esfuerzo en lo búsqueda
de indicadores.
· Algunos ciudades con planeamienta aprobado son los mós alterados o con mayores ries-
gos.
· Aplicación discutible de lo l.P.H.E ., especialmente del artículo 20.3 y de lo propio filosofía
de lo ley.
- Mantenimiento del fachadismo , falsos históricos, indisciplino urbanístico ...

3. En relación con lo viviendo trodicionol :


- Complejo de inferioridad y pobreza .
· Ausencio de políticos públicos de redignificoción.
- Registros incompletos en los planes especiales.
- Escoso atención en los Comisiones de Patrimonio.

4. En relación con los poblaciones y usos tradicionales:


- Viejos y nuevos modelos de poblaciones tradicionales.
- Carencia de registros.

45
lo ciudod que lole
Victor Fernónde z Solino5

5 . En relación con el patrimonio intangible:


- Estado de pre-protección.
_ Ausencia de entendimiento con el planeo miento urbanístico.

6. En relación con la arqueología industrial y la obra pública


- Escasez de registros.
_Conocimiento parcial y desconectado del territorio.

7. En relación con el espacio público:


_Viejas y nuevas demandas sobre el espacio público histórico.
- las intervenciones sin criterio.
- El transporte y movilidod.

46
La ciudad de Guimaroes
Alexondro Gesto

Tomaré la ciudad de Guimoroes como objeto de reflexión sobre lo experiencia yo habida


de rehobilitación del cosco histórico, concomitante con los octuaciones en lo ciudad conso-
lidado y la inducción del proceso de recolificodón de lo ciudad mós reciente.

Coda aducción está referenciodo a lo ciudad que se concreto, aprovechando oportunida-


des (políticos y financieros) aunque desfasadas en el tiempo (en tiempos diferentes).

lo ciudad de Guimoroes es un conjunto testigo del desarrollo urbano y posee bellos ejemplos
de tipos particulares de construcción. lo armonío de la ciudad, los técnicas tradicionales, los
particularidades arquitectónicas, la diversidad de tipos, ilustron lo evolución de la ciudad
a través de los tiempos y su integ ración en el paisaje envolvente y confieren a Guimaroes
valores universales excepcionales.

lo autenticidad y la integridad de los métodos de construcción tradicional son una constante


en la ciudad, una vez q ue son aún largamente utilizados en la zona urbano y constituyen un
patrimonio cultural a salvaguardar.

la autenticidad y el poderoso impacto visual del cosco histórico de Guimaroes son el re-
sultado de las estrategias de protección coherentes llevados o coba por lo Oficina Técnico
del Ayuntamiento (Gabinete Técnico local· G.T.L) del Ayuntamiento de Guimaroes. las
políticos de conservación urbana, basadas en la rehabilitación del patrimonio construido,
la revalorización de los espacios públicas, el mantenimiento de la población residente, la
protección y mantenimiento de los estructuras históricas en lo que respecto las técnicos tra-
dicionales de construcción, hocen de Guimaroes un coso ejemplar que se distingue de los
restantes ciudades del país.

A través de lo rehabilitación de los espacios públicos se devuelven plazas, avenidos y ca-


lles o la ciudad, a sus habitantes y visitantes, que con el continuado proceso de crecimiento
de lo ciudad se habían convertido en espacios caóticos de estacionamiento del automóvil.

Actualmente se encuentran ya rehabilitados cerco de 90% de los espacios públicos del área
intramuros, destocándose las zonas de peatones (plazos y calles transformados en zonas
peatonales), los vías motori za dos condicionados (de acceso restringido o residentes), y los
vías con estacionamiento lateral permitiendo zonas de parado en lo ciudad histórica.

Estos actuaciones con stituyen una valioso contribución por lo autenticidad que tiene el bi.
nomio mantenido/repuesto pero también por lo reintegración de lo ciudad histórico como
lugar de encuentro, de identidad y de culturo en lo CIUDAD NUEVA.

47
La ciudad de Guimafoe5
Ate~andfO Gesla

El trabajo de rehabilitación y recalificación llevado al final por el GTl de Guimaraes trons-


curre en una metodología que constituye una contribución destacado 01 nivel nocional e
internacional en el ámbito de lo especialidad. Este trabajo se desarrolla:
- entrelaza ndo conocimientos;
- movilizando recursos finoncieros del Ayuntamiento procurando coparticipaciones del go-
bierno central y de los progromas comunitarios;
· programando y planeondo lo actuación del Ayuntamiento y de las entidades con tutela
sobre el órea;
· induciendo y estimulando la inversión privada .

Este proceso, de participación a los mós variados niveles (público, técnico y político), no se
agota en el método pero pruebo que la obra gana solidez, es mós conseguida - a bien en
el pormenor, a bien en el todo - cuando es hecha a través de uno actuación pedagógica , de
recogimiento de la información , de seducción pora con todos los participantes en el proceso
de {re)construcción. Coso a caso, cosa a casa, na apoyado en reglamentos represivos, mas
confirmando una teorio sobre sus prócticas cotidianas.

Pero la eficacia de este proceso se sustenta también por el carócter:


· que revisten las actuaciones del Ayuntamiento, ejemplares en los espacios de su compe-
tencia;
· de la respuesta técnico en tiempo, eficaz y de bajos costas, accesible o los privados;
· de lo gestión del órea o rehabilitar, debidamente coordinado con la gestión de los óreos
adyacentes y, siempre que sea necesario, con otros sectores del área de los pueblos.

Hablar acerca del trabajo del GTl de Guimaroes implico hablar del rigor técnico y ético
can que, día a día, eierce sus fun ciones; de los criterios de conservación con los cuales va
confiriendo uno nuevo identidad y autenticidad 01 patrimonio edificado; del modo seductor
con que conquista a los diversos malos participantes en el proceso de hacer ciudad.

Pero creemos que una de los contribuciones mós importantes que el GTl de Guimaraes hoce
o lo conservación del patrimonio cultural es el modo como pruebo que es posible, en Portu-
gal, defender un modelo de ciudad donde, en una primero fose, propone lo recuperación
del cosco histórico aprovechando su potencial espacial, formol e histórico paro:
· dotar a la ciudad de un centro de referencia y de identidad colectivo y cultural;
- dotar o lo ciudad de un espíritu de convivencia pocífica y natural entre lo antiguo y lo nue-
vo, confiriendo a ambos uno funcionalidad contemporónea ajustado permanentemente o
lo operatividad de lo CIUDAD;
- planear y construir programas, rehabilitaciones y restauraciones que, debidamente pro-
gramados, jerarquizados y adecuados a la ciudad existente, comprueban la capacidad
real de adaptación/reutilización de volares patrimoniales que, de otro modo (con otro
metodología de actuación), entrarían en degradación o en proceso de sustitución;

4.
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

- conseguir, cruzando oportunidodes, seduciendo o los diversos agentes, mantener, con-


quistar y promover nuevos habitantes interviniendo en un vasto grupo de edificios que, en
conjunto, legan un polrimonio culturol riquísimo.

Lo rehabilitación del cosco histórico de Guimoroes preside esto octitud y de ello se derivo
una metodología de proyecto para la ciudad, un proyecto permanentemente testado y cons-
truido por el dibujo.

Experiencias diversos son comprobadas en un recorrido lento para quien quiera corregir
incorrecciones ya detectadas, pero también poro ir experimentando soluciones dibujados
con vigor y muchos veces discutidos, de modo que sólo la obro retiraró lo duda, aunque
siempre latente.

En efecto, posados veinte años se observo hoy el casco histórico de Guimaroes un núcleo
revitalizado, conservando su identidad, adaptada al modo de vida actual - un núcleo de
referencia que es inductor de procesos semejantes a lo largo del territorio.

Este procesa de rehabilitación ha sido Iy pretende continuar siendo) ejemplar, y actúa en el


proceso de construcción de las áreas nuevos como medio de reaprendizaje de lo ciudad,
contribuyendo paro superar la incapacidad actual de encontrar la respuesta poro la falta
de calidad del vivir público.

la experiencia hecha en Guimaroes demuestra que uno ciudad puede rehabilitar su cosco
histórico, ir recalificando las zonas más recientes y dibujondo las áreas nuevos en un gesto
que respete la diversidad de las óreas y, simultáneamente, va encontrando, en la calidad
espacial, la unidad de la Ciudad. Queda así demostrado que la calidad, sea en el urba·
nismo o en la arquitectura, basada en el respeto por el Hombre, no es incompatible con los
intereses de la economía. Bien al contrario.

En Guimaroes lo historio no es uno estampo pegada sobre el presente para ser mirado de
reojo por turistas con prisos. Es la propia vida de uno ciudad que no perdió el sentido último
de sus raíces: el ser, más que una rutinero continuidad biológica, un espíritu, el espíritu del
lugar.

49
Las villas de arte: los desafíos económicos
Xavier Greffe

Poner en volar el patrimonio es un objetivo importante de nuestros sociedades. Poro pro-


pietarios, privados o públicos, es el medio de movilizar los recursos necesarios poro su
conservación. Poro muchos empresas, es el medio de evitar rechazos o de diseñar los cono-
cimientos técnicos y los referencias necesarios paro lo innovación . Poro los colectividades
territoriales, puede ser el medio de dar uno imagen positivo o su territorio y de mejorar el
morco de vida. Poro los Estados es el medio de afirmar uno identidad, fuente de cohesión.
Así el patrimonio se encuentro hoy en la conjunción de numerosas expectativos, seguramen-
te mós que nunca . Dos transformaciones de nuestro entorno económico y social refuerzan tal
interés : lo necesidad de crear nuevos servicios y nuevos empleos, 10 necesidad de reafirmar
mejor lo originalidad y 10 calidad en uno sociedad global donde los tendencias o lo bono·
lización y los presiones de lo competitividad estón muy vivos.

1 - Uno estrategia generalizado

Hoy, muchos ciudades europeos convierten o han convertido lo culturo en incentivo poro su
desarrollo.

Puede tratarse, en algunos cosos, de un simple reflejo. Algunos ciudades, que han padecido
el declive de sus sectores industriales o terciarios trad icionales, reaccionan empezando o
movilizar sus recursos patrimoniales. Esperando contar con un flujo de turistas recuperan
un cierto potencial de exportación, con lo diferencio que, en lugar de exportar productos,
se importan consumidores. Esa interpretación puede ser vólida, pero no es exhaustivo en
lo que respecto o lo relación culturo<recimiento de los ciudades, y no tiene a menudo en
cuento algunos efectos perversos de dicha estrategia : especulación del suelo, costes de
trófico y de contam inación, desestruduración de los tejidos económico y social de los zonas
patrimoniales, etc. Por lo que conviene añadir otro interpretación que supero ampliamente
lo visión de lo culturo como simple ocio o reino del turismo. las ciudades han sido siempre
lugares de creatividad, pero también foco de integroción-exclusión, aspectos que suelen ir
juntos. Pero, lo evolución de esas dos característicos pone de relieve el papel estratégico de
las actividades culturales, tonto como factor de creatividad como de incentivo de integración
sociol.

- Lo renovación de lo visión tradicional de lo ciudad

los ciudades han constituido siempre un lugar de creatividad en cuanto que situados en lo
conjunción de la producción y de los intercambios, pero debido también o lo agregación

50
MESA \ . LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

de persono s y de grupos de distintos culturas que enriquecen los referencias. El hecho de


ser lugares de creatividad es precisamente lo que atraío o quienes buscaban nuevos octivi·
dades y que esperaban encontrar también en los mismos un aire de libertad, 101 y como lo
señalaba Weber. Pero, 01 ejercer eso olracción, lo ciudad se cargoba de habitantes y de
poblaciones que no siempre conseguía inlegrar, por lo que también ero, o veces, paro quie-
nes no conseguian aprovecharse de sus beneficios, un lugar de marginación y de exclusión.
los escritores, Dickens y Baudelcire en particular, han resaltado siempre eso dualidad de los
ciudades, esa coexistencia de libertad y desencanto.

Esa función de creatividad es quizás mós importante hoy en día que en el posado. Si bien
es cierto que los industrias que han acompañado lo revolución urbano del siglo diecinueve
se basaban en gran parte en lo utilización de los materias primos, no lo es menos que dicho
creatividad depende hoy en dio de los conocimientos y de los competencias, y por lo tonto
de 10 capacidad de producir nuevos conocimientos en base o los yo existentes .

Lo función de integración se ejerce, por lo tonto, en un contexto diFerente. Tras los evolu-
ciones derivados tonto de lo especulación del suelo como de los políticos de zonificación,
los excluidos «económicos» tienden o verse relegados o espacios territoriales especificas .
El sentido de uno identidad local o de un futuro común que compartir pierde fuerzo , y lo
creación de un clima capaz de resolver los problemas de acogida de nuevos inmigrantes no
se ve favorecido. Se observan Fracturas y repliegues comunitarios que pueden exacerbar los
tensiones e impedir el establecimiento de uno sinergia conjunto entre los recursos presentes
en el territorio de lo ciudad .

. (os contribuciones de lo culturo a los nuevos retos urbonos.

De coro o dichos retos, los contribuciones de los actividades culturales parecen mucho más
amplios que los relacionadas con ellurismo cultural.

. los actividades culturales refuerzan la capacidad de creatividad de lo ciudad, producien.


do permanentemente reFerencias y representaciones que amplían las percepciones existen-
tes. Crean una relación entre el patrimonio heredado y uno serie de mensajes O de valores
que se pretenden transmitir y, como tal, pueden jugar un papel esencial en el procesa de
innovación. Dicha función se atribuye o menudo o los industrias culturales o 01 desarrollo
de los sistemas multimedia , que utilizan y producen imágenes, estilos o sonidos que pueden
entrar en lo producción . Pera también poso por quienes asumen funciones culturales en los
empresas no culturales.

·las actividades culturales refuerzan lo identidad de lo ciudad , ayudando o los individuos o


situarse unos y otros. Existe uno doble interacción: ayudando o los individuos o situarse me-
jor en el territorio en el que viven, se reFuerzan sus oportunidades de integración y lo imagen

51
Los villo~ de orle : 105 de50Hos econ6micos
Xovier Greffe

de la ciudad; al reforzar la imagen de la ciudad, se ayuda o sus habitantes o iden tificarse


mejor y o movilizarse mejor todos juntos a favor de su desarrolla.

- los actividades culturales mejoran el morca de vida, rehabilitando monumentos o constru-


yendo edificios nuevos, considerados de entrado como un patrimonio, debido o su fuerte
volar de comunicación. Llama la atención, uno vez más, la relación existente entre la renova-
ción de los museos y la elección arquitectónico innovadora en Bilbao, landres, París, Nuevo
York o incluso en ciudades de tamaño reducido que construyen museos de arte contempo-
róneo. En todos encontramos eso voluntad de transformar un edificio -antaño centrado en
sus propios colecciones- en un emblema tanto para los residentes del territorio como para
los que vienen o verlo desde fuera . Eso mejoro del morco de vida poso también por el em-
bellecimiento de lo ciudad, con lo rehabilitación, por ejemplo, de las fachados, dándoles
colorido, a veces su color inicial, lo que permite sacarlos del anonimato, y con lo creación
de espacios poro pasear o de lugares de encuentro (calles peatonales, jardines).

Todas estos contribuciones pueden llevar o uno sinergia entre unas y otros, cómo, por ejem-
plo, en el coso de la Friche Selle de Mai de Marsella, que asocio tres objetivos: la ayuda
o lo creatividad, lo integración social y lo rehabilitación monumental. Friche Selle de Moi
constituye un equipamiento cultural original, basado en contigüidades geográficos poro de-
sarrollar prácticos y culturas de creación. En sus inicios (1992), se troto de uno asociocián
que se instala en uno porte de los locales liberados tros el cierre de una antigua fábrica de
tabaco. Su principio bósico consiste en colocar o artistas, o más precisamente profesiones
artísticas, en el corazón del sistema, con el doble fin de producir obras y de reunir o varios
públicos. Poco a poco, lo friche Belle de Mai amplia sus actividades, introduciéndose en el
entorno urbono y multiplicando, por medio de sus redes asociativos y militantes, los lugares
de intercambio y de creación, de encuentro y de integración, en beneficio de la aglomera-
ción de Marsella, o través de centros de información poro grupos marginales, de solos de
boxeo para jóvenes, de talleres de actividades artísticos o musicales, de productos multi-
media, etc. los actividades artísticos no son los únicos que pueden engendrar ese tipo de
procesos, pero juegan un fuerte papel de incentivo, dado que difunden símbolos y mecanis-
mos de comunicación que se repi ten, seo cual seo el campo de actividad en cuestión. En la
actualidad, lo Friche Selle de Moi diversifica y consolida sus acciones. En los instalaciones
de 10 antiguo fóbrica de tabaco estón yo en actividad o en periodo de gestación talleres
de restauración del patrimonio, un centro multimedia educativo, uno emisora de televisión y
uno escuela de arte. las 40 asociaciones que se han agrupado alrededor de la estructura
inicial han originado 300 empleos a tiempo completo y organizan unos 500 acontecimien-
tos anuales. Pero, lo mós importante: reciben mós de 150.000 participantes, siendo cada
.espectador. también un poco actor, a su manero.

Pero nada garantiza, a priori, que dichos efectos vayan o materializarse tal y como se espe-
raba. Sin un trabajo de selección pertinente, cabe esperar defectos de realización, incluso

52
MESA l . lA CIUDAD COMO PATR.IMONIO VIVO

dinómicos divergentes, entre lo dinómico prestado o lo cultura y los que intervienen en otros
ámbitos de actividad. Por lo que dichas iniciativos de orden culturol deben ajustarse o los
aspiraciones y los oportunidades, poro lo cual conviene lener en cuenlo olgunos puntos:
. los referencias culturales deben ser lo mós amplias posibles, poro que codo comunidad
que permonezco en su territorio puedo enriquecerlo con su presencio y reflejarse en él, o
través del conloclo con los demós culturas.
- No hoy octividad cultural o de renovación del patrimonio sin diálogo social: la eventua-
les revalorizaciones del patrimonio urbano ponen de manifiesto los conflictos potenciales
existentes entre agentes económicos y sociales, entre demandantes de patrimonio y deman-
dantes de reutilización del suelo, entre turistas y usuarios locales. Todos los actores deben
implicarse: artistas, artesonas de orle, agentes del sistema de conservación, residentes,
agentes económicos (empresas, artesonas, asociaciones, organismos consulares!. propieta-
rios y promotores, responsables de planificación urbano.
- Lo reflexión económico debe acompañar esos procesos, pero conviene tener en cuento
dos posibles sesgos : el de lo sobre-estimoción de los efectos positivos a largo plazo, gene-
ralmente derivado de uno visión optimista de los interdependencias económicos; y el de lo
infro-estimoción de los efectos positivos o largo plazo, o menudo ligado o lo incapacidad de
razonar en el tiempo o o una toso de actualización demasiado elevado , teniendo en cuento
que lo mayoría de los efectos esperados se producirón o largo plazo.

2 - Los vil/os de orle: un desafío específico

Lo culturo es 10 actividad bósica de algunos ciudades, que calificaremos aquí como " ciudo·
des del arte". Ciudades como Venecia , Bru jos, Toledo o Cracovia se constituyen en buenos
ejemplos. Esto no significo que su base seo exclusivamente turístico, y, o menudo, se benefi-
cian de lo presencio de universidades. Algunos de ellos explotan tambien sectores vincula-
dos o los oficios del arte, tonto en lo antigua como en lo nuevo economía .

- Un doble reto económico

Paro estos ciudades, el patrimonio y las recursos artísticos o el asociados constituyen uno
verdadero matería primo. A priori se troto de uno oportunidad considerable. Pero así como
los economistas definieron un mol holandés en los países que recibían uno gran entrado de
divisos vinculados o lo exportación de un recurso natural, cabrío preguntarse aqu í si los ciu-
dades de arte no sufren tambien un mol -que resultaría pertinente calificar de mol de Vene-
cia- o causo de la afluencia de los turistas y sus divisos correspondientes. Estos ciudades de
arte son objeto de uno doble característico . Constituyen un bien colectivo y un producto aña-
dido de uso múltiple . Numerosos visitantes, turistas o residentes, pueden utilizar lo ciudad
del arte y rechazar algunos ofertas, sin que eso disminuyo o priori el acceso o los otros, si
no lo calidad de lo visito. A partir del momento en que se consideran aspectos más precisos,
un monumento, un fondo de archivo, etc ., este efecto negativo del número de los visitantes

53
lO$ villo$ de orte: 10$ de$Ofio$ económit05
Xovier Greffe

sobre lo calidad de los servicios prestados puede aumentar rópidamente. Es pues lo ciudad,
como destino, medio ambiente y atmósfera , quien reviste este carócter de bien colectivo. Por
eso el principal reto de lo ciudad del arte y su capacidad de atraer turistas poro hacer uno
palanca de desarrollo depende de su capacidad de cargo: ¿cuántos turistas puede acoger
sin degradar lo calidad de los visitas? ¿Puede acoso dism in uir, cuando procedo, este lim ite
o, por el contrario, poner en carga que el número de visitantes sea siempre inferior? Estos
lími tes máximos -difíciles o determinor- son o menudo sobrepasados porque o los visitantes
motivados por uno demando cultural se añaden los visitantes o los que se incito o ir o ese
lugar sin que realmente hayan experimentado lo necesidad. Así se ha pod ido hablar acerco
de Venecia por los solicitudes no culturales de lugares culturales, dado que obviamente se
estimuló esto demando por la capacidad hotelero o de transporte. Existe así unos uno serie
de fuerzas , claramente del lodo de los empresas que, sacando beneficio de toles afluencias,
conducen 01 desbordamiento de estos capacidades de cargo, o, como mínimo, poro que el
número de entrados en los centros culturales no seo ob jeto de ningún límite preventivo .

Se han propuesto varias soluciones para ajustar el número de turistas o lo capacidad de


cargo. Se encuentro así lo instauración de reglamentos en términos de filo de espero y/o
derechos de acceso, pero lo que es posible poro limitar los entrados y lo calidad de uno
exposición no lo es yo cuando se troto de ciudades. Puede considerarse la creación de
artefactos, pero lo que es posible poro uno gruta como loscoux no lo es poro uno ciudad.
Puede considerarse lo reorientación de las solicitudes no culturales de lugares culturales o
través de uno diversificación de lo oferto de ocio y entretenimiento, pero todo el mundo no
está de acuerdo sobre esto "d isneylizoción" de lo culturo.

- los ciudades del arte constituyen un producto adecuado o usuarios múltiples. Ofrecen en
efecto, de manero vinculado, todo uno serie de servicios: un lugar atractivo o los turistas,
un medio ambiente favorable o los residentes, referencias y conocimientos técnicos por
algunos oficios de arte y empresas. Por la tanto, algunos recursos, y especialmente la pro-
piedad inmobiliaria, pueden revalorizarse o lo luz de usos alternativos, 10 que desemboco
en conflictos. Ademós, algunos usuarios pueden encontrar la concurrencia con relación o
ciertos recursos: así un museo o un jardín ofrecerón de manero conjunto uno satisfacción
estética a los turistas y un entretenimiento o los residentes locales. Esto diversidad de los
solicitudes se reflejaró en los precios puesto que o lo diferencio de motivaciones debería
corresponder uno diferencio de tarifas (Greffe & Rache, 1998) . Pero no se dice que los
precios demandados puedan maximizar o lo vez los excedentes de los turistas y residentes
locales. Estos conflictos aumentarón con los molestias creadas por la presión del número,
la desnaturalización de algunos recursos poro satisfacer mejor solicitudes externas, o lo
ordenación de los espacios y vías de transporte en favor de una categoría y en detrimento
de los otros. Añaden hasta cierta punto al problema cuantitativo de la capacidad de cargo
una dimensión mós cuali tativa vinculado o lo divergencia de las solicitudes frente o las ca-
racterísticas del producto adjunto .
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

Esto conjunción de los dos características obre la 'lío o diferentes dinómicos posibles de 10
ciudad del crle. Consideremos el Cuadro N° O.

Dificultad de bien colectivo


Respetada Pasada

Dificultad de producto adjunto Respetado 2


Posado 4 3

lo situación 1 es lo mejor. la ciudad de orle puede obtener todo el beneficio posible de su


recurso sin comprometer su desarrollo y sin causar reacciones negativos en los habitantes o
a las empresas.

Lo si tuación 2 es frecuente hoy. El número de turistos se vuelve excesivo pero, 01 menos o


corlo plazo, no concluce o reacciones negativos de los residentes. En realidad , eso significo
que no se se silva demasiado más olió de lo copacidad de corgo y que los efectos nega·
tivos en términos de gentrificación, especulación de propiedad de la tierra o degradación
del medio ambiente na alcanzaron probablemente el límite móximo crítico que conducirío o
impugnar esta afluencio . Esta situación es inestable ya que !a llegada de un gran número de
turistas modifico el rendimiento esperado de los inversiones y puede conducir 01 abandono
del mayar beneficio 01 minimizarse el papel de los capacidades de cargo y de las dificulta·
des medioambientales .

la situación 3 es lo peor. Aparece hasta cierto punto como lo consecuencia de la situación


2 en cuanto que yo no se controlo la afluencia turística. los fenómenos gentrificación, espe-
culación o deg radación del medio ambiente aparecen entonces claramente y conducen o
los residentes a cuestionar el uso existente de los recursos culturales y patrimoniales. los re-
sidentes pueden dividirse entre !os que encuentran un beneficio o lo lIegoda de turistas y los
que lo ven como uno amenazo evidente para su propia situación. Además las autoridades
públicos pueden divergir en cuanto 01 comino que debe seguirse. los poderes locales pue-
den inclinarse por frenar el movimiento y los poderes nocionales por dejarlos desarrollarse
yo que ven en ellos también fuentes de ingresos importantes paro lo economía del país

lo situación 4 no es irreal pero 'iende o manifestarse cuando las decisiones se toman para
invertir o no en lo recepción de los turistas .

. Repercusiones económicas o geometría vorioble

lo medido exacta de las repercusiones turísticos esperadas es, a menudo, mas postulada
que demostrado. Muy a menudo, se considera que las ciudades de orle se beneficiarán de
los efectos de los gastos de sus visitantes de manera casi sistemática sin tener en cuenta las

55
Los villas de arte: los desafíos económicos
Xavier Greffe

fugas o los efectos de desperdicio que pueden producir. Ahora bien la realización de los
efectos esperados depende de dos tipos de factores: lo capacidad o no de los territorios
para satisfacer las nuevos solicitudes o partir de sus propios recursos; lo escasez relativa de
los factores requeridos sobre el territorio y en consecuencia los efectos de los variaciones
de precio que acompañarón el aumento de los gastos de los turistas en el terri torio dado.
Cuanto mós se integra un territorio, es decir, mós dispone de recursos que puede utilizar o
reorgan izar con fines productivos, mós se absorben los lensiones creadas por la inversión
cultural y turística, y los efectos positivos pueden entonces triunfar sobre los efectos negati-
vos. Al conlrorio, cuanto menos se integra un territorio, es decir, menos dispone de recursos
a utilizar o reorganizar, mós los tensiones creadas por lo inversión se elevarón, pudiendo
los efeclos negativos entonces triunfar sobre los efectos positivos . A este criterio de lo inle-
gración convendría añadir el peso relativo del seclor cultural o palrimonial con relación al
conjun to de lo economia local : cuanto mós elevado es este pesa, mós importantes son los
riesgos de desequilibrios, e inversamente .

lo conjugación de estos dos criterios: grado de inlegración y parte relativo del patrimonio
en un modelo de multiplicadores a precio variable permite desembocar en cuatro di nómicos
posibles resum idas en el cuadro l.

Cuadro 1: Los efectos diferenles de lo inversión cultural y patrimonial sobre el desarrollo


local

INTEGRACiÓN FUERTE INTEGRACiÓN ESCASA


PARTE DE PATRIMONIO Zona 1 Zona 4
IMPORTANTE Ep «O) < Enp (>0) Ep (>0) < Enp (> O)
PARTE DE PATRINOMIO Zona 2 Zona 3
LIMITADA Ep{>O) < Enp (>0) Ep(>O} > Enp (>0)

Notos :
Ep es lo variación de empleo en el sector patrimonial.
Ep «O) significo una variación negativo del empleo patrimonial
Ep (>0) significo uno variación positivo del empleo patrimoniol
Enp lo variación de empleo en el sector loco! no patrimonial
Enp «O) significo uno variación negativo del empleo no patrimonio!
Enp (>0) significo uno variación posiliva del empleo no patrimonial

• En un primer coso: fuerte integración y porte del patrimonio limitado (zona 2). los
ca mbios son ambos positivos, y el empleo progreso mós rópidomenle en el sector
no patrimonial que en el seclor patrimonial. Puede ser el coso d e lo inversión en
recursos patrimoniales en zonas metropolitanos, por ejemplo a través de lo creación

56
MESA 1. LA CIUDA D COMO PATRIMONIO VIVO

de distritos monumentales y museo bies. lo utilización del patrimonio se traduce aquí


en un aumento positivo de los empleos o pesor del aumento de sueldos reales, ya
que el tejido económico es suficientemente denso paro responder 01 aumento del
poder adquisitivo de los gastos de sus visitantes como renlos que generon en lodos
los residentes que ofrecen sus servicios, lo que permite enlonces suscitor fuertes
movimientos de empleo en el sector no básico (o sedor no patrimonial). Ademós el
lugar relativo del sector patrimonial se limito suficientemente con relación 01 conjun-
lo poro que los efectos negativos suscitados por uno subida de los precios y remune-
raciones en los servicios patrimoniales no se destiñan demasiada sobre otros. Para
resumir, no se olteron los efectos positivos de la integración ya que hay un lugor
suficientemente limitado para que los efectos que desestabilizon de lo inversión pa-
trimonial no impriman su morco. Eso justifico osi inversiones potrimoniales en zona s
urbanas importantes, metropolitanos (Nuevo York, París) o no (Bilbao).

• En un segundo coso: integración escoso y porte del patrimonio limitado (zona 3) ,


los variaciones de empleo siguen siendo positivos, pero el empleo progreso esto
vez menos rópidamente en el sector no patrimonial que en el sector patrimonial. Es
el coso de los ciudades donde los visitantes suscitan un movimiento de creación de
empleo patrimonial pero dónde el tejido económico local no permite responder o
los necesidades de los trabajadores del sector patrimonial o o los necesidades no
culturales de los visitantes o turistas, lo que conduce o importar los bienes mós que
o producirlos in situ. los efectos positivos de lo integración no pueden yo realizarse,
pero el patrimonio ocupa un lugar suficientemente limitado para que los efectos que
desestabilizan lo inversión patrimonial se hagan sentir. Se encuentro precisamente
aquí el caso de los ciudades patrimonios, como Cracovia, Brujos o Toledo donde lo
escasa diversificación estructural de lo ciudad ha llevado o no obtener todo el parti-
do de los actividades turísticas y hasta puede conducir o ejercer efectos de inflación
o especulación desfavorables sobre los otros actividades (ciudades patrimonios) .

• En el tercer coso: integración escoso y porte del patrimonio importante Izona 4) , lo


variaciÓn de empleo es positivo poro el sector patrimonial pero negativa paro las
otros actividodes. Es lo situación a la cual conduciría un desarrollo muy especulati-
vo del sector patrimonial. los efectos-precio que resultarían terminorion paro hacer
completamente no competitivos los otros servicios, e incilarían en coso necesario o
los turistas o cubrir en otros lugares sus necesidades de alojam iento, restauración,
elc. Poro resumir, se podró decir aquí que los efectos desestabili zantes suscitados
por lo importancia del patrimonio son catolizados por 10 debilidad de lo integra-
ción. Es el caso de lugares patrimoniales desprovistos de un medio ambiente signi-
ficativo (Mont-Saint-Michel). Es también el coso de territorios donde los agentes del
sector no patrimonial adaptan a priori comportamientos especulativos y se propo-
nen lomar rentos de lo situación (Venecia).

57
to s villos de orre: los dero!ios económicos
Xovier Grefle

• Má~ ambiguo e incluso ~orprendente es el último caso (zona 1) que com bino una
elevada integracián y uno parte del patrimonio importante. Puede in terpretarse de
la ~iguien te manera: una inversión importante en una zona muy integroda puede
suscitar importantes movimientos de rentos y precio~ que volverón el sedor patrimo-
nial poco competitivo con relación a otros lugares y pueden incluso conducir a su
recesión. Un aumento de los precio~ del sector patrimon ial debido a una reducción
de su productividad, un aumenta de sus remunerociones, etc., conducen a la vez
a reducir el personal en el sedar patrimonial y o crear un estímulo de demanda y
empleo a favor de el re~to de lo economía local.

Vorias recomendaciones pueden deducirse entonces de e~te análisis en cuanto a la elección


de la inversión patrimonial.

• la inversión patrimonial es más sostenible cuando se produce en un territorio donde


no tiene el papel matriz y donde la integración es fuerte. Uno escasa integración
no es aquí un ob~tóculo definitivo, sino puede exponer el territorio o una situación
peligrosa (como lo muestro en el modelo el poso del tercero 01 cuarto coso). Si las
dos condiciones se reúnen, el empleo local ~e aprovecha con profundidad de las
activ i da d e~ patrimoniales, y es el ca~o d e los lugare~ patrimoniales situados en
grandes conjuntos urbanos: Poris, Nueva York, etc. Pero en un territorio débilmente
integ rado, e~ el empleo patrimonial el que sigue siendo el principal beneficiario, y
es el coso de las ciudade~ patrimonios o de las ciudades de arte, tales como Vene-
cia, Cracovia , Brujas o Toledo ...

• lo inversión patri monial es mós problemótica cuando aumenta el pe~o relativo del
~ector patrimonia l en el territorio en cuestión, y pueden e~ perarse entonces impor-
tantes distorsiones en el tiempo. Hay un verdadero problema de absorción, y dos
elementos determinarón el resultado final: el control de l o~ derecho~ de propiedad
de la tierra y el control de la ma~a de lo~ salarios distribuidos en el sector patrimo-
nial.

• El medio rural (o inclu~o la~ ciudade~ de tamaño reducido) aparece en tonce~ espe-
cialmente expuesto de esto~ rie590s que acumulan a menudo la importancia relativa
de la~ recur~os patrimoniales y lo debilidad de la integración . Ahora bien, son e~to~
mismos territorio~ a menudo que colocan grande~ esperanza~ en el turi~mo cultural.
El análisis de~taca aquí que esta~ inver~ione~ deben ajustarse a la~ posibilidades
de ab~orción del medio y no basar~e en hipóte~i~ excesivos sobre la demanda o la~
posibilidades de empleo patrimonial .

• Otro elemento puede finalmente invertir estas conclu~ione~ negativas . A partir del
momento en el cual empleos creado~ a partir de la base patrimonial desarrollarán

5.
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

competencias que permitirán también cubrir necesidades locales, un peso relat¡vo


importante del empleo patrimonial no puede yo considerarse como un riesgo, lo
que garantiza un desarrollo de los tipos 2 Ó 3. Será, por ejemplo, el coso si los
competencios en restauración y mantenimiento pueden movilizarse en favor del
medio local, lo que permitiría aumentar la satisfacción de los necesidades que se
manifestarán en el ámbito de los intervenciones públicos sin tener que importar del
exterior los recursos necesarios (es el caso de las escuelas talleres y de los escuelas
emprendidas en Andaludo).

Inversiones patrimoniales solo suscitarán pues el desarrollo si se basan en un diagnóstico


fino de los grados de integración y los elasticidades, y si prevén unos políticos alargados
de desarrollo patrimonial, integrando políticos también dirigidos o lo formoción profesional
o o lo gestión del hipotecario.

Bibliogrofio

Boda, C. ed. (1996) New Frontiers for Employment in Europe, Romo : Orcle Publicolions N oo9 , 77·
80.
CEFRAC, (1998), Approche socicrpolitique de I'économie des filiEHes de la production culturelle el de
ses effels sur lo dynamique sociale el sur lo cohésion sociole, Paris .
a
Greffe X. (1999), l'emploi culturel I'oge du numérique, Paris: Anlhropos.
Greffe, X. (2001), Managing our Cultural herilage, Londan: Aryan lnlernalional Books.
Greffe, X. (2002), Arls el artistes ou miroir du numérique, Poris: UNESCO Publishing .
Greffe X & S. PAieger (2003), Lo valorisotion économique du patrimoine, París: Lo documentolion
fran~aise .
Greffe, X. (2004), Lo gestionne delle potrimonia monumenlale, Milano: Franco Angeli.
Roulleou·Berger l. (1999), Le travail en friche: les mondes de lo petite production urbaine, Lo Tour
d'Aigues: Editians de j'Aube.
Santogato, W. (2000), Cultural Districts far Susloinoble Ecanomic Grawlhi Coloquio Internacional de
Economia de lo Culturo, Universidad de Mineopolis, Moyo.
Towse R. & Khokee A. (1992), Cultural Ecanamics, Berlin: Springer Verlog .
Zon, l. (ed), Conservoziane e innavozione nei musei italioni, Milano: Elos.

59
Cuando conservar no es conservador. El patrimonio cultural, parte esencial
de nuestra colidad de vida
Aroceli Pereda

los reflexiones sobre los conjuntos histórico-ortísticos, pueden ser abordados desde múltiples
enfoques, como lo señalan los organizadores de este encuentro, y por ello será muy intere-
sante poder seguir lo que ocurra durante estas 2 jornadas en las diferentes mesas programa-
das_ Como eso no será físicamente posible, espero que los recursos técnicos nos permitan
disfrutar posteriormente de todos los aportaciones que estos días se realicen .

Desearía comenzar mi reflexión recordando lo mucho que ha cambiado el concepto


de Patrimonio en muy poco tiempo . Yaún mós y mós deprisa, lo que han evolucio-
nado los sentimientos de los ciudadanos en relación con el Patrimonio. Y, como refle-
jo -unas veces- y liderando -otros-, cómo han ido respondiendo los líderes políticos
y sociales con medidas que buscan mejorar lo protección, conservación, restauración y
gestión del Patrimonio Cultural. Igualmente el tiempo ha ido modificando el significado
atribuido o estos conceptos: proteger, conservar, restaurar, gestionar Patrimonio.

Evoluciono lentamente o lo largo de la historia el reconocimiento del valor social que pue·
do tener la pervivencia de los objetos artísticos producidos a lo largo del tiempo, pero se
acelera desde lo Revolución francesa. El concepto de " patrimonio histórico" como
estimación critica del pasado, no existe hasta el siglo XIX y se simbolizo en el térm ino
"Monumentos Nacionales", concepto decimonónico. A partir de ese momento el desarrollo
conceptual será más rápido, hasta llegar 01 de "bien cultural" que utilizamos en la actuali.
dad, en el que se integran todas los manifestaciones y testimonios de la actividad humana
y, entre ellos, los objetos que es necesario conservar por ser símbolos de lo historio ("valor
histórico"), o dignos de guardar por su belleza ("valor artístico", concepto subjetivo y que
varía a lo largo del tiempo) . En los dos últimos decenios ha crecido continuamente el número
de categorías consideradas Patrimonio Cultural. Según la ley de Patrimonio españolo tienen
consideración de bienes culturales: los arqueológicos; los de interés histórico, artístico, am-
biental o paisajístico; archivísticos; librarias y ... " todo otro bien que constituya testimonio
material dotado de volar de civilización". En lo actualidad la UNESCO trabajo con los
países interesados en lo protección del "patrimonio inmaterial" entendido éste como: "los
usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos,
objetos, artefactos y espacios culturales que le son inherentes· que las comunidades, los gru-
pos y, en algunos cosos, los individuos, reconozcan cama porte integrante de su patrimonio
cultural" .

Igualmente ha evolucionado la considera ción de la sociedad respecto o 10 necesi-


dad de conserva r y restaura r el patrimonio cultural. De objeto de placer, propiedad

60
MESA l . LA CIUDAD COMO PATRIMON IO VIVO

exclusivo del coleccionista que lo encargó o lo adquirió, o bien público, o disfrutar por
la comunidad (o parti r de lo Ilustración -movimiento cultural- y de la Revolución francesa
-proceso político-l. De ahí, a lo consideración de "Patrimonio de lo Humanidad" club 01 que
casi todo el mundo desea pertenecer. De lo conservación y restauración como una cargo
que debía ser soportada, o su consideración como fuente de riqueza sociol y económica,
pasando por etapas mós o menos recurrentes de explotación abusiva y especulación sobre
su volor de uso.

Mencionaba 01 comienzo, entre los muchos cosos que han cambiado en relación con el
Patrimonio, el interés que las instituciones nacionales e internacionales han ido
manifestando a través de leyes, normas y recomendaciones. Desde las limitadas instruccio-
nes paro inventari a r o conservar de comienzos del siglo XIX, o lo profusión de leyes nocio-
nales y de recomendaciones de Organismos, como lo UNESCO o el Consejo de Europa .
Desde lo Corto de Atenas, 1933, hasta la Convención de lo UNESCO poro lo salvaguardia
del Patrimonio Cultural inmaterial de octubre de 2003, posando por hitos como lo Carta
de Venecia, 1954; lo Convención de la UNESCO sobre Patrimonio Mundial, Cultural y
Natural, 1972; el año europeo del Patrimonio Arquitectónico, 1975, lo Convención de
Granada, 1985, para la salvaguarda del Patrimonio Arquitectónico; el convenio europeo
poro lo protección del Patrimonio arqueológico (lo Voleta, 1992). el convenio europeo
del paisaje {Florencia, 2000), lo corta de Crocovio en 2000 y de Atenas, 2003, sobre los
principios de restauración.

El Presente

Teniendo en cuento esto evolución constante, pensemos en los problemas del presente, -los
del Patrimonio Cultural en general y lo de los Centros históricos en particular- poro que el
diagnóstico nos permito preparar un futuro en el que los actividades de preservación del
patrimonio sean indisociables de las de mejoro de lo calidad de vida de los ciudadanos y
defensa del interés de lo colectividad, con preferencia o los inlereses particulares .

Consideramos el Patrimonio Cultural y, por tanlo, también los centros históricos, como entes
vivos recibidos del posado poro trasmitirlos al futuro , no en rozón de su anquilosamiento o
vetustez sino porque pueden seguir proporcionando vida. Vida poro lo memoria histórico,
vida poro el desarrollo social y económico, vida paro cado individuo, que comprende mejor
su presente o través de los lecciones del posado . Añadir volar 01 patrimonio heredado por
haber formado porte de nuestras vidas y haber sumado nuestros experiencias 01 baga je
histórico.

61
Cuando conservar no e$ con~r"odof. El patrimonio culturol. parte esencial de nuestro calidad de ,,¡do
Arocel¡ Pereda

Diagnósticos de problemas

Hoy situaciones que periódicamente han sido causo de deterioro o desoporición de Patri-
monio: los occidentes naturales, los guerras, 105 modos, en relación con lo que hoy que
conservar y cómo. Sin embargo, hoy otros que se acentúan en el presente, como 105 efectos
perniciosos del desarrollo turístico y de otros sectores de lo economía.

Podemos, pues, agrupar los rozones del deterioro en:

Los accidentes naturales y las guerras: A medido que se va incrementando el


interés colectivo por su identidad cultural, su destrucción o su expolio constituyen un ob-
jetivo preferente en los enfrentamientos entre grupos humanos (es curiosa pensar que el
concepto de "bien cultural" se utilizo por primero vez en lo Convención de lo Hoyo de
1954, que tiene por objeto "lo protección de los bienes culturales en coso de conflicto
armodo N).
La falta de apreciación social por su Patrimonio, que facilita el expolio o lo destruc-
ción de los bienes de lo colectividad.
Las intervenciones técnicas abusivas debidos o criterios generales erróneos so-
bre qué se debe conservar y cómo, o o desconocimiento del comportamiento de los
materiales empleados o o lo percepción ególatra del agente que realizó 105 trabajos,
supuestamente de conservación o restauración
Las intervenciones económicas abusivas y las políticas erróneos o abusivos.
Aquí incluiría lo que denomino Nsobreexplotación", es decir, utilización intensivo de 105
beneficios que reporto el uso y disfrute del Patrimonio por porte de 105 ciudadanos y de
lo sociedad, lo que supone atravesar lo barrero hacia el peligro de destrucción.

Propuestas

Una IId ieta cardiosaludable l l poro el Patrimonio Cultural y poro los Centros históricos.
Ello implica que se puede y debe comer de todo sin abusar de nado , con equilibrio y sentido
común. Es decir, en el Centro histórico puede y debe plantearse cómo resolver cualquier pro-
blema que se le plantee o 105 ciudadanos que lo habitan y o los posibles visitantes. Siempre
utilizaró el método de interrogarse, proponer, decidir, es decir, planificar, adaptóndose o
los característicos de cado Centro, boja lo divisa de la primado del interés público sobre
el privado, lo constan te búsqueda de lo participación ciudadano y lo exigencia de sentido
común e inteligencia.

Quizós podríamos denominarlo IIconse rvación y uso s ostenible l l del Patrimonio. Pero
¿ qué es s ostenible? El término sostenibilidad no ha sido aún recogido por lo Acade-
mia de lo lengua pero codo vez lo utilizamos mós los profesionales de diversos campos.

62
MESA \ . lA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

Impl ico mantener mientros nos desarrollamos . Poro el Patrimonio Culturol supondría lomor
conciencio de que trotamos bienes limitados y no renovables, por lo que su pérdida supone
su desaparición pora siempre. Por ello, en este compo, lo sostenibilidod es imprescindible y
no puede realizarse ninguna intervención en Patrimonio que no se rijo por la búsqueda del
equilibrio entre pasado y presente .

Y, puesto que hablamos de "Centros históricos. El corazón que lote" , uno consideración
más . El Patrimonio es uno realidad compleja, tiene cuerpo (lo que vemos) y espirilu (lo
que no vemos pero constituye lo esencia de su vido). Ninguno intervención o fovor del
Patrimonio lo seró si tiene en cuento sólo uno de los aspectos y no el de un organismo vivo
con sus peculiaridades vitales, sus proporciones, su adaptación 01 medio, sus necesidades
propios; comprendido por quienes les rodean, cuidado de manero preventivo poro evitar
tener que curar. Unos Centros históricos sin fachadismo, que sólo atiende o los apariencias,
si n crecimientos indigestos, sin cirugías plásticos que momifican, unos Centros que maduren
equilibrado mente, pero, desde luego, evitando el fin que todo corazón y cuerpo
humano tienen, la muerte.

63
Reflexiones
M. Ángeles Querol

Como única arqueólogo en lo mesa (creo) me toco reflexionar o plantear interrogantes


sobre el papel de los elementos mós antiguos, los arqueológicos, en los conjuntos históricos
y, por extensión , en todos los centros urbanos. Esto posición ton aparentemente extremo
me obligo o recordar un punto de partido que considero imprescindible: ningún elemento
arquitectónico del pasado, seo de lo época o de lo envergadura que seo , puede ser como
prendido -y por lo tonlo asimilado, digerido, utilizado, disfrutado, etc .· si no se conoce y
se do o conocer previamente. Por lo tonto, he de centrarme, poro comenzar, en un lema
absolutamente mío, como profesora: el de lo investigación/educación.

Nos hemos repetido durante los últimos 50 años 01 menos que esos restos del posado, que
o pesar de todo han llegado hasta nuestros dios, nos transmiten un mensaje . ¿Pero cuól? Y
ademós, ¿es el mismo el mensaje que hoy podemos leer en ellos que el que se leía hoce,
por ejemplo, cuatro décadas, o siete o nueve? Por otro lodo, ¿quién de nuestro entorno -ur-
bano, diverso, pluricultural, multilinguístico, casi inabarcable- estó preparado poro recibir
e interpretar este mensaje? ¿Y cómo lo recibe o interpreto? ¿Qué le dice, en definitivo, la
catedral de Jaén, por ejemplo, o uno señora musulmana cubierla con un pañuelo que se
dirige, deprisa , o comprar verduras? ¿Tiene lo educación algo que decir 01 respecto? Sí ,
pero ¿qué educación?

Los posibles respuestos a estos preguntas, y o mil más que pudiéramos plantear en este
contexto, nos sacan o los afueras del sólido mundo compuesto por los elementos orquitec·
tónicos, antiguos o nuevos, aislados o en conjunto, poro colocarnos en un ambiente ton
abigarrado como estos propios ciudades, en el que alzan lo voz, o pueden alzarlo, ciencias
ton aparentemente ajenas como lo filosofía , lo antropología , lo historia, lo sociologio o lo
lingüístico .

Seró ahí, en eso periferia o veces asfixiante, en donde intentaré colocarme en esto meso
redondo poro lanzar mis preguntas, dirigidos sobre todo o inquietar, o desordenar, o revo-
lucionar y, por lo tonto, o hacer pensar.
Turismo y Centro histórico: Acogida y sostenibilidad
Moleo Revilla

El turismo es lo principal industria del mundo, después de la del petróleo. Un doto ofrecido por
Hobsbawm muestro elocuentemente su importancia cuonlitotivo y espectacular desarrollo:
Disneylondia era visitada en un solo día de 1990 por 150.000 personas; el mismo número
de norteamericanos que, cincuenta oños onles, en 1940, viajoban o México y el Coribe
durante todo un año.

El turismo se ha transformado en un conlinuo e impresionante movimiento de masos,


impensable hoce unos décadas . Uno actividad esencial pora lo economía de muchos
sociedades; lo base pora el desarrollo (o el mantenimiento del nivel de desarrollo) de muchos
países: Contrariamente también puede ser un fenómeno negativo por falto de regulación y
planificación. Efectivamente, lo industrio turístico se sustenta hoy en uno cultura empresarial
de crecimiento ilimitado, como tontos otros actividades humanos, en uno culturo de lo
explotación depredadora de los recursos. Frente o ello es necesario implantar uno política y
gestión empresarial basados en el principio de sostenibilidad; en lo búsqueda del equilibrio
entre recursos y su utilización racional , y en la visión de los volares metaeconómicos de
aquellos que de ningún modo pueden entenderse como meros volares de cambio. Si lo
industrio turistico hosta hoce unos décadas explotaba fundamentalmente los espacios
naturales, litorales y montañas, los ciudades de relevancia histórico se han convertido en
un recurso turistico equiparable, con el riesgo de trasladar el mismo modelo de crecimiento
ilimitado y sobreexplotación. Los casos de Venecia y Brujos son ilustrativos.

El turismo incontrolado de las ciudades históricos y de los sitios o conjuntos monumentales


tiene una expresión doro en lo sobrecargo a lo que se someten . Concentrar masas de
visitantes en ómbitos concebidos poro un número de habitantes o usuarios relativamente
pequeño, conlleva una contradicción irresoluble: espacio físico limitodo y personas que
en él se desenvuelven; infraestructuras y equipamientos desacordes con lo cantidad de
visitantes que debe acoger. La sobrecargo de un centro histórico o sitio tiene un efecto en
la presión urbanístico de su entorno, donde hoy que habi litar desde parkings hasta hoteles
posando por todo lo serie de servicios que requieren los turistas. El desgaste físico del
espacio urbano o de lo arquitectura monumental, impide uno reposición 01 mismo ritmo que
ese desgaste. El bien progresivamente se va deteriorando hasta sufrir graves alteraciones en
su constitución material e imagen .

Pero no solo la masificación significo degradación o alteración material o físico sino también
de usos. La insuficiencia de servicios -aseos, contenedores de residuos, etc .- conduce o
comportamientos escasamente cívicos: utilización de cualquier espacio poro comer, beber,

65
Turismo y Centro hist6tko: Acogido y wstenibitidod
NIoteo Revillo

abandonar desperdicios, orinar etc. Ademós de lo que en el plano del uso estético significo
vivir y percibir lo ciudad histórico o el monumento masificado sensación de agobio, tensión
e incomodidad ; todo lo que, en sumo significo empobrecimiento y degradación de lo
experiencia intelectual que el turista en principio busco . Frente o ello debemos reaccionar
aplicando criterios de sostenibilidad o lo gestión del patrimonio cultural.

lo ciudad histórico y el monumento, en tonto que recursos turísticos, son bienes escasos, no
renovables, y no reducibles o mercancias, por lo lanto su utilización debe de partir de esto
premiso, lo que nos llevo o la exigencia de regulación de los flujos turísticos, estableciendo
aforos que permitan que se visiten sin uno masificación degradante; establecer, en sumo, lo
relación adecuado entre espacio, visitantes y equipamientos requeridos por los mismos.

lo fijación del aforo turístico poro lo ciudad histórico se puede realizar mediante uno
planificación del desarrollo hotelero. Adecuar el número de comas no solo o 10 demando
turislico sino a la capacidad de acogido de lo ciudad. Así como el cobro de tosas poro
los visitantes que no pernocten - excursionistas.-lo regulación de flujos debe considerar el
óptimo manten imiento ordinario así como los servicios necesarios no sobredimensionodos.

Por otro lado, uno relación adecuado entre espacio y usuario permite comportamientos
civicos que redundan beneficiosa mente no sólo en lo preservación material sino en lo
propio imagen de lo ciudad percibido por el visitante, posibilitóndose de esto manero uno
experiencia estético de calidad.

En el Conjunto monumental de lo Alhambra, durante largos años, hemos desarrollado


uno experiencia de gestión que puede ser interesante poro otros monumentos y, dados los
característicos, en porte urbanos, del reci nto islómico granadino, paro los centros históricos
de nuestras ciudades: poro que sus corazones puedan seguir latiendo sin lo desmesurada
presión de un turismo masificado.

Nuestro gestión se ha centrado en tres puntos, conectados entre sí:


lo neutralización de 10 presión urbanístico derivado de lo actividad turístico
(equipamientos hosteleros).
lo accesibilidad al conjunto y lo supresión o reducción deltrófico en su interior.
lo regulación de flujos.

Con estos medidos hemos mejorado la visito poro que ésto seo uno experiencia de colidad.
Pero nos encontramos con uno cuestión difícilmente solucionable: lo creciente democratización
del consumo estético no garantizo lo igualdad de acceso 01 patrimonio cultural. Por ello hay
que buscar, o mós largo plazo, alternativos radicales basados en los dos raíces últimos del
problema: el patrimonio considerado determ ina ntemente como un volar económico y lo
insostenibilidad del crecimiento demográfico actual y los estóndares de vida occidentales.

66
MESA l. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

Lo naturaleza económico secundaria del patrimonio culturol en generol y el patrimonio


arquitectónico en particulor se ha convertido en su naturaleza esencial. Ante lodo es
considerado como factor económico, lo mismo que el usuario. lo experiencia de ese
encuentro reviste hoy un interés y entendimiento prevolenlemenle mercontil , de hecho
eso relación concreto se analizo principalmente dentro del ámbito de lo "economía de
la experiencia". Pero lo relación del hombre con el patrimonio histórico no puede estor
determinado fundamentalmente por su carácter económico, aborco el sentido de la vida, la
memoria del pasado, el estimulo y 10 necesidad de lo belleza, ele . posee por tonto, un valor
metoeconómico. lo recansideración del patrimonio en su corócter metoecanómica sería lo
base de uno gestión distinto , con un sentido humanista del que hoy en gran porte carece .

En lo Declaración de Manila, en un principio establecido por lo propio Organización


Mundial del Turismo se afirmo que Hen lo próctico del turismo, sobre los elementos técnicos
y materiales deben prevalecer los elementos espirituales", lo que equivale 01 reconocimiento
de su volar metaeconómica, hoy negado.

lo tendencia actual del crecimiento de lo población mundial y el estándar occidental de


modo de vida entran en contradicción. lo población mundial en su totalidad no puede
alcanzar un bienestar basado en lo ideo de no limitación y despilfarro. Si esto es cierto en
lo esfera de los recursos naturales, no digamos poro ciertos modos de consumo cultural.
Hoy 10 población mundial que goza del privilegio de viajar y visitar monumentos, tonto por
formación como por capacidad económica, es uno relativa minoría . Si esta próctico, y el
modo actual de realizarla, se generalizara o toda lo población del planeta, no habría formo
de satisfacerlo. la solución estó no sólo en el objetivo demogrófico de uno población estable
frente 01 actual crecimiento exponencial, sino en un cambio radical del modo de vida.

Frente o una sociedad consumista , obsesionada por el crecimiento y que todo lo transformo
en mercancia -recursos naturales patrimonio cultural- es necesario la búsqueda de uno
sociedad satisfecho en términos humanas cuyo fin no sea tener mós sino tener lo suficiente,
profundizando en los autenticas necesidades humanos y no identificando posesión y consumo
con calidad de vida. Lo traducción en el campo del patrimonio arquitectónico sería uno
relación distinto del visitante con aquél , no en términos cuantitativos y de consumo, sino en
la búsqueda de una calidad de la experiencia , que no depende del número de monumentos
visitados sino de lo intensidad de lo miroda .

67
Áreas de rehabilitación : sin conservación no hay futuro
Francisco Riobóo (amacho

El ómbito de mi reflexión va a centrarse en los Conjun tos Históricos, sin que ésto suponga
gran alejamiento a la que debe realizarse en los Centros Históricos en general, en la nece-
sidad de adentrarse en su problemático, en su diversidad, poro llegar a dar una respuesta
concreta y particular o cado caso. Sobre esta cuestión la ley 16/85 del Patrimonio Histórico
Español, en su artículo 20, define la obligación para los Conjuntos Históricos "de redactor
un Plan Especial de Protección del área afectado por lo declaración u otro instrumento de
ploneomiento de los previstos en lo legislación urbanística que cumpla, en fado caso, las
exigencias en esto Ley establecidos."

Sólo en el morco urbonístico anterior se contemplarón las posibles " óreas de rehabilitación
integrado" que, conforme a la ley, " .. ,permitan lo recuperación del área residencial y de los
actividades económicos adecuados. ". Exponiendo esta situación con mayor claridad , en el
ámbito delimitado de un Conjunto Histórico, sólo un planeamiento acorde a lo legislación
Patrimonial puede definir un área de rehabilitación que a su vez será un instrumento de
desarrollo de sus propios directrices patrimoniales.

la ley Andaluza 1/91 del Patrimonio Histárico de Andalucía no ayuda en nodo a desarra.
llar este concepto de "área de rehabilitación integrado", De hecho no sólo no desarrolla
estos óreas sino que ademós ha omitido la palabra rehabilitación en el texto de lo ley; muy
escasamente la de conservación; y esporádico y fuera de contexto cuando habla de los
Conjuntos Históricos, definiéndolos en su arto 27.2 como " ... agfvpaciones hamogénea5...,
con coherencia suficiente poro constituir vnidades susceptibles de claro delimitación. "

los Conjuntos Históricos, por lo general, ni son agrupaciones homogéneas, ni 01 finolUego a


encontrarse uno coherencia suficiente para establecer lo línea de sv delimitación en un sitio
concreto y no en otro. Un Conjunto Histórico es por naturaleza diversidad , aglomeración
de un svceder de tiempos distintos, de circunstancias diferentes, que conviven en un mismo
escenario: lo coso barroco junto a la coso renacentista; el palacio junto o lo caso de veci-
nos; el rico y el pobre que conviven en el mismo hábitat sin encontrar, y ni siquiera requerir,
ninguno norma que los homogeneice en nodo. Esto diversidad conduce a la complejidad, a
la necesidad de olvidarse de simplismos urbonísticos poro adentrarse de lleno en un lugar
de dificultades qve exige en primera instancia la dedicación y esfuerzo por su conservación ,
por su conocimiento e investigación, lo que posibilitará en el futuro uno fase siguiente de
puesta en valor y gestión patrimonial.

Como se ha dicho, lo ley Andaluza 1/91 se ha olvidado del concepto de área de rehabili-

68
MESA 1. lA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

tación integrado y, en cierta forma, no desarrollo la visión patrimonial que el Plan Especial
de Protección puede aportar. O lvidos que de una u otro forma van o repercutir en lo conser-
vación de nuestros Conjuntos Históricos 01 confiar en los instrumentos generales de Ploneo-
miento su mejor o pear sensibilidad de criterio poro el tratamiento del patrimonio histórico .
Cuestión que se va o relacionar directamente con el mayor o menor grado de conciencio
social en su prapio preocupación, cuidado y mimo, de lo conservación patrimonial.

Por otro lado, lo Consejería de Obras Públicos y Transporte de la Junta de Andalucía, incor-
pora dentro de sus programas de vivienda uno figura que parece responder en cierta formo
o esto intervención global en sitios con ciertos valores potrimonioles, y así define el área
de rehabilitación concertado como " ... un instrumento global de intervención en ómbitos
urbanos caracterizadas por su valor patrimonial. H ••• u, •• Sus ob¡etivos son me¡oror los condi-
ciones de o/o¡omiento, lo recuperación del patrimonio con especial atención a las viviendas
desocupadas, eliminación de barreros arquitectónicos y otras aspectos de carócter urbanís-
tico o social vinculados o fa concepción del habitar." Cloro estó que 01 tratarse de medidas
de fomento sobre el porque residencial dejo o un lodo el tratamiento y lo puesto en volar del
patrimonio. En fin, prevalece lo residencial 01 acrecentamiento de lo patrimonial , su valor
de uti lidad a su valor histórico. Pero: ¿Qué esperóbomos?; ¿Que los áreas de rehabilitación
concertado, creados desde uno perspectivo residencial y urbanístico , asumieron la función
de los áreas de rehabilitación integrado de lo legislación patrimonial?

Cuando el Plan Especial de Protección en el Conjunto Histórico llego o definir, en cosas


excepcionales, los óreas de rehabilitación integrada, con sus objetivos y criterios patri-
moniales o desarrollar, ¿qué hacemos con ésto? No hay ningún mecanismo de gestión
patrimonial definida, ni estón programados las posibles ayudas económicos que atiendan
las actuaciones requeridos para su desarrollo. Al final , y en el mejor de los cosos, lo que
se definió como Área de Rehabilitación Integrada se transformo en Área de Rehabilitación
Concertado, desvirtuando los primeros criterios proteccionistas y de conservaci ón en crite-
rios de mejoro de viviendo y de mejoro social.

"Centros Históricos. El corazón que lote. " Es una falacia , lo vida no lo justifico todo, hablan-
do tonlo de los Centros Históricos como de los Con junIos Históricos que apenas sobreviven
de un infarto o otro, de una especulación a aira mayor, de lo piqueta a lo excavadora .
No se puede pensar que siguen latiendo porque siguen subsistiendo a la nueva vida que
implacablemente se le impone y superpone alterando continuamente sus señas de identidad,
sus edificios antiguos, los que de alguna formo tenemos grabada su imagen en nuestro me-
moria, en beneficio de uno arquitectura nueva de referencias ya universales, ausentes yo de
su caracterización territorial.

Mientras no exista un cloro espíritu conservador del patrimonio de nuestras ciudades no hoy
futuro poro ellos. Se trato de la salvaguardia de los señas de identidad, de su id iosincrasia

69
Área~ de rehabililocion: ~in conservocion no hoy futuro
FronciKO Riob6o Comocho

con respeclo o airas Centros Históricos, incluso muy próximos. Tal actitud exige un esfuerzo
institucional de coordinación, uno imaginación y gestión atento, de no perderse en el co-
mino de lo conservación , donde encontraremos mil justificaciones paro demoler y construir
de nuevo planta, y todos ellos ciertos, y quizás sólo uno poro conservar: El patrimonio es
nuestro futuro y exige nuestro esfuerzo en todos los sentidos . Codo éxi to en lo conservación
es un lolido poro lo vida, codo fracaso nos aproximo codo vez mós o uno muerte seguro.

Ton sólo un esfuerzo imaginativo podría crear el posible instrumento de trabo jo, uno único,
donde Jo visión Patrimonial y lo visión Residencial encuentren más cominos de concordancia
que de desencuentros . Pero ello también exige que el pasado sigo permaneciendo como
formo de reencontrar un futuro. Poro ello. quizó en algunos cosos todavío no seo demasiado
ta rde, es el tiempo oportuno: no más excusos; no más desarrollismo; N o más historias de in-
fraviviendo, ni de deficiencias constructivos; no más contradicciones entre legislación urba-
nístico y patrimonial ; stop o lo especulación en nuestros Centros Históricos. Conservación es
un nuevo relo que afrontar, uno nuevo creencia generadora de futuro y de enriquecimiento
patrimonial que nos exige nuestro Ley de Patrimonio Histórico.

70
La ciudad como patrimonio vivo
Gabriel Ruiz Cabrero

De patrimonio dice el diccionario:

"Haciendo que uno persono ha heredado de sus ascendientes".


Eso es ciertamente lo ciudad, un conjunto de bienes que sus habitantes han heredado de
quienes les precedieron.

lo dudad es fruto del trabajo acumulado por muchas generaciones, codo una con su
ofón.

lo ciudad es un conjunto de bienes y riquezas de distinta naturaleza, bienes materiales muy


visibles y mensurables; cosos, colles, redes de agua, de electricidad, y otras riquezas.
Las moyores riquezas no son las mós visibles. lo fóbrica y los redes intereson por su utilidad
y por su condición físico, pero también por los significados y las imágenes que contienen.
Lo ciudad contiene, es sustancialmente, el registra de los afanes, los deseos y los pensamientos
de los generaciones anteriores.
Por eso decimos que lo ciudad es, también, un documento. El documento que contiene lo
narración histórico.
lo ciudad es un documento cuyo información mas trascendental, su mayor volar, es lo
propio memoria.
y cuando empezamos o perder la memoria es cuando calibramos su valor; sin ello no es
posible entender nado . En ocasiones los ciudades parecen perder la memoria de si mismos,
entonces sus acciones se hacen desordenadas, ignoran la rozón de decisiones anteriores
que no solo las hicieran cama son , sino que establecieron los direcciones y modos poro su
futuro desarrollo. Mós graves que las destrucciones por agentes violentos como el fuego , los
terremotos o las guerras, son para los ciudades lo desidia y el olvido.
Sin memoria no se puede hacer bien la ciudad; pero es aún peor, sin memoria no cabe lo
comunicación , no hoy sociedad.
lo ciudad es la sociedad. Lo es doblemente, lo es porque en sus espacios ésto sucede, y
porque su fábrica y su memoria identifican o la sociedad y o codo uno de sus habitantes.
La ciudad es lo manifestación más depurado de la sociedad, sobre todo. porque contiene
los claves de su devenir, lo razón de su existencia y de su formo de ser.

71
lo ciudad como pa trimonio vivo
Gabriel Ruiz Cabrero

Cualquier ciudad es un manifiesto de quienes lo habitan .


Coda ciudad es 01 tiempo la memoria de los habitantes de eso ciudad, y de otras ciudades
que, sin ésto, na se entenderían. Na podría entenderse Constantinopla sin Romo, ni Úbeda
sin Baeza, ni Buenos Aires sin París o Barcelona. lo destrucción de una ciudad supone una
pérdida de memoria y de identidad para airas ciudades, afeda incluso a sus destructores

Toda ciudad es memoria de la humanidad todo.


Puede decirse que, en uno medido, las habitantes de una ciudad na son sus únicos
propietarias.

Cualquier ciudad es patrimonio de los otros ciudades.


Cuando alguien destruye uno ciudad, o una porte de ello, destruye memoria de toda lo
sociedad. Destruye sociedad.

lo ciudad es un patrimonio compartido.


Tal vez puedo decirse que el mayor bien que cualquier ciudad pasee, su principal palrimonio,
es ese valor de memoria construido .

Es un patrimonio vivo porque todos los días cambia, crece y se destruye, se enriquece o se
empobrece. Varío en su condición físico. Está en perpetua e impredecible transformación.
En ocasiones cambio de naturaleza, se metamorfoseo.

Es también un patrimonio vivo, porque lo que está construido debe ser reinlerpretodo
todos los días. Coda día los arqueólogos hacen nuevos descubrimientos, los historiadores
corrigen interpretaciones de antiguos documentos, los ciencias sociales volaron de formo
radicalmente distinta los rasgos urbanas de antiguo conocidos, a les dan un rango diferente.
lo historio, decimos, se estó rescribiendo continuamente.

También hablamos de la vida de las ciudades, mas lo metóforo de lo vida aplicado o lo


ciudades es de muy profundo intención.
Decir de un objeto o de un artificio que tiene vida exige algunos condiciones poro ser
admisible.

De 10 ciudad lo decimos porque en ello se reconocen muchos características de los seres


vivos. Se mueve, a eso impresión don los habitantes que en su interior lo hocen. Tiene
temperatura y lo regulo. A su través se mueven unos fluidos que parecen hacerlo palpitar.
Aun mós, los ciudades, como tos seres vivos, nacen, crecen, se multiplican y mueren .

Decimos de las ciudades que son ióvenes o viejas. Decimos que son alegres o tristes, no solo
luminosos u oscuros.

72
MESA l . LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

Mucha humanidad atribuimos o las ciudades, cuando en ocasiones les concedemos un


carócter.

Sobemos que esta equ ívoco humanidad no es sino lo consecuencia de un hecho poco
frecuente en el mundo de los artefactos: la ciudad está habitado, su supuesto vido no es sino
el refle jo o el palpitar de sus hobitantes.

Y, sin embargo, hay ciudades cuyo carócter es distinto al de sus pobladores.

lo ciudad decimos es lo memorio de sus habitantes, es un documento. Pero es un documento


que se sigue escribiendo todos los díos.

La ciudad se tiene que seguir construyendo codo dío, no solo en sus porles nuevos ganados
01 compo, urbonizándolo decimos, también usando y reinterpretando lo heredado.

los ciudades han de crecer y transformarse -en sus partes y como un lodo- para no caer,
pero han de hacerlo desde su memoria, desde el conocimiento profunda de su más íntima
naturaleza.

Parque la heredado forma parte del presente, no es antiguo, es actual al estar ahí.

Todas las ciudades están vivas mientras estón vividas.

73
Javier Ruiz Gorcío

Quisiera comenzar mi aportación a este foro compartiendo algunas reflexiones sobre


nuevos escenorios de intervención en los Centros Históricos de los ciudades Patrimonio
de lo Humanidad. lo trayectoria futuro en lo ordenación urbano de nuestros ciudades nos
debe interesar; sin periuicio del valor cultural. Si todos tenemos mós o menos impreso en el
conocimiento lo acontecido en nuestros ciudades en el último cuarto de siglo, deberíamos
vislumbrar marcos para el venidero.

Se han adoptado varias actitudes frente o los Centros Históricos, en el planeamiento, en


lo gestión, en lo salvaguardo, en los estrategias globales en lo accesibilidad y movilidad,
en lo intervención. Se han aplicado numerosos conceptos y establecido uno culturo
urbanística, desplegado proyectos u otras actuaciones. Hemos sacralizado nuestros centros,
se ha adoptado uno escenografio urbano reciente en ellos (pavimentación, señalística,
iluminación , control del acceso rodado, centros de interpretación, información turística);
y otros de cierto envergadura, recuperación del barrios y iardines, óreas estancia les y
aparcamientos, incluso ambiciosos proyectos ...

En el caso de Cóceres, se reclamo de manera clamoroso lo Revisión del Plan Especial,


desde que fuero aprobado en marzo de 1990, un plan de los mós prematuros de todos
los ciudades españolas Patrimonio de lo Humanidad . Ese excursus responde 01 siguiente
discurso politico: "Como podemos comprobar en estos momentos hay un gran dinamismo
en lo zona ob¡eto del PE , 10 cual nos llevo o la necesario renovación de éste instrumento, así
como la revisión del propio Plan General".

El panoroma del sector inmobiliario tras lo actual expansión urbanístico, con los miles de
viviendas similares construidas en polígonos y extrarradio, se hace mucho mós atractivo el
centro urbano -uno vez que los ciudades pierden su fisonomía-, poro quienes representan
intereses inmobiliarios concretos, por los expectativos de beneficio y por el atractivo del
centro de los ciudades históricos.

Ahora bien, no se trato de un potencial de mercado poro realizar la correspondiente


rehabilitación de los edificios existentes, sino la sustitución y operaciones de renovación
urbano en monas de la iniciativa privada , en lo que hasta ahora ero un freno por el cartel
conceptual disuasorio de " zonas urbanos conservados", por el cartel de " For Sale" con
el subtítulo de " todo vale" y podríamos encontrarnos con los operaciones de sustitución
del mismo tipo o los de los años 60 y 70, pero evolucionados por los nuevos procesos
urbanísticos de seria alteración tipológico y morfológico en nuestros ciudades . Se pondría

74
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMON IO VWO

en crisis no sólo el mantenimiento y rehabilitación de los edificios sino la actitud de mantener


esa "'...,iejo morfologío"', todo ello 01 amparo de nuevos piones especiales, que tendrían
funciones revi talizodoras como subterfugio de occiones depredadoras. El empeño de lo
sustitución pseudo-hislórico bajo una operación de marketing inmobiliario con denominación
"nuevo ciudad tradicional"

Otros aspeclos como 10 sostenibilidod ambiental, contemplada poro el conjunto histórico, la


inlegración paisajística en el enlomo en el que físicamente se inserlo y lo interrelación con
el resto del contexto urbano, no han sido tenidos especialmente en cuento y son demandas
insatisfechas planteadas actualmente; falta uno serie de políticas propias que fundamenten
can alguna posibilidad de éxito la nueva cultura urbanística y territorial. Sin embarga, las
practicas y propuestas concretas na se atienen a las características del soporte topografico
y paisajístico de lo ciudad . En los piezas concretas sobre las que se actúo, muchas veces, se
pierde de vista la visión del mosaico global y, la que es peor, del conocimiento del mismo.
Planes cama Excelencia Turística, Municipio Turístico Sosten ible y Urban, todos con relación
directo en lo zono objeto del PE, a la vez que también las pequeñas intervenciones y la
integración de los infraestructuras exteriores requieren no solo proyectistas sino un proyecto
de la sociedad y también a "sen su contrario", a través de la politica como apunta Oriol
Bohigos:"el urbanismo ha de partir de las autoridades políticas y no de lo sociedad civil".

Quiza dado la actual "crisis urbana ", se tengo, desde la revitalización de los centros
históricos, la oportunidad de introducir ajustes, a lo visto de lo experiencia acumulada;
pero ha de ser consecuencia de una buena próctica de intervención en la ciudad, en todo
la ciudad ...

lo rehabilitación de Santiago de Compostela, como soporte de la vivienda en el siglo XXI,


lo rehabilitación del mercado de Sta. Coterino en (jutat Vello , Barcelona , por poner algún
ejemplo, son el presente acertado en nuestros centros históricos. la experimentación y la
inquietud intelectual , la acción revitalizadoro coherente y sostenible. lo visión de uno ciudad
histórica en evolución 01 ritmo de su cultura, nuevas técnicas urbanísticas y de ordenación
del terri torio, la calidad de vida en los ciudades, se mediran en el futuro.

75
La ciudad como patrimonio vivo. Los bienes de interés cultural
Pedro Salmerón

l os BIC, y los elementos del patrimonio cultural que no llegan a esa categoría móxima pero
poseen un volar incuestionable, interesan o los CH, o los ciudades de hoy, como pa trimonio
activo.

Su conocimien to supone un punto de partida necesario (cató lagos, inventarios, etc.)


pero insuficiente sin medidas que los valoren e incorporen a las funciones de lo ciudad
actual.

Muchas de las intervenciones sobre el patrimonio cultural en los CH que se llevan o cabo
actualmente en nuestros ciudades se sitúan fuero de uno relación equilibrada entre posado
y presente, entre lo memoria y el futuro, y no tonto por los situaciones de contraste que o
veces se provocan, como por el fachadismo, lo mitificación de los materiales, el postiche, lo
adulteración de los espacios...

Intereso incluir especialmente en el debate los nuevos aportaciones, la necesidad de plantear


uno arquitectura contemporónea con valores propios, entendiendo el patrimonio cultural
como algo que lo propio sociedad conservo, revalorizo e incremento.

En lo actualidad se actúo en los ciudades poro resituar su papel en el territorio y en relación


con otros aglomeraciones urbanos. El crecimiento vuelve a ser exponencial y no parece
detenerse. l os funciones atribuidas, la especialización, la llegada de recursos o través de
canales diversos, incluidos los de lo industrial cultural, las nuevos infraestructuras, demandan
un papel renovado de los CH, que va a ser trotado en otros mesas pero que interesa resaltar
aquí dentro de la culturo del riesgo, que permite evaluar lo relación del patrimon io cultural
de una ciudad en relación o los situaciones de cambio, permitiendo que se arbi tren medidos
de tipo preventivo, perfectamente compatibles con una situación creativa y de renovación.
El patrimonio cultural, los bienes culturales, puede descomponerse en elementos de mayor o
menor interés, pero cado vez intereso pensarlos mós como sistema que intercepta al CH, o
todo lo ciudad, y es susceptible de establecer nuevos relaciones y cumplir con las medidas
de un desarrollo sinceramente sostenible. Podemos hablar de un latido bastante intenso y
por redescubrir.

Ese sistema comprende los ómbitos vacios que aún resisten, los espacios verdes, los elementos
de menor escalo como los patios, los jardines y los huertos, los espacios urbanos que fluyen
con códigos propios.

76
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

Es el momento de hablar también de otr05 herramientas de planificación que tengon presente


el patrimonio cu ltural y naturol , que trabajen con estructuras de paisaje copoces de integror
los diferentes valores, la relación con todo 10 ciudad, el territorio y el entendimiento de la
población respecto o su medio.

77
La ciudad como patrimonio vivo. "Los bienes culturales"
lucilo Veloz

"Todos los Ciudades del Mundo 01 ser el resultado de un proceso de desarrollo más o menos
espontáneo, o de un proyecto deliberodo, son lo expresión material de lo diversidad de los
Sociedades o lo largo de su historio"
ICOMOS. Revisto Cien tífico 2. CIUDADES HISTÓ RICAS. 1993.

"LA TRADICIÓN Y CONTEMPORANE IDAD EN LA RESTAURACiÓN DE l OS CENTROS


HISTÓRICOS"

De la Conservación de las Ciudades Históricas.

De acuerdo o lo "Corto Internacional sobre lo Conservación y Restauración de los Monu-


mentos y Sitios" (Venecia 1964); 01 texto de lo recomendación de lo UNESCO relativo o
lo "' Salvaguardia de los Conjuntos Históricos o tradicionales y su función en lo vida con-
temporánea n (Varsovio-Nairab¡ 1976); yola "'Corto Internacional paro lo Conservación
de los Ciudades Históricos'" (ICOMOS); se entiende por Conservación de los Ciudades
Históricos:
"los medidos necesorios poro su protección y restauración , así como o su desarrollo cohe-
rente y adaptación armónico de lo vida contemporáneo ".

Tradición Constructiva.

lo tradición constructivo de los pueblos latinoamericanos es vigente en su medio cultural en


lo medido que es porte de este mismo Patrimonio Cultural. lo existencia plural, dentro de
codo país y de codo región , de sociedades y grupos productores, depositarios y usuarios
del Patrimonio Cultural, así como de uno diversidad equivalente de formas de apreciar,
utilizar y conservar el patrimonio, inherentes o codo grupo. lo organización y participación
de los comunidades ha estado presente, lo mayoría de los veces, tonto en lo producción y
disfrute de lo que ohoro se considero Patrimonio Cultural, como en los toreos de Manteni-
miento y Conservación. El uso cotidiano de espacios urbanos, edificios públicos, arquitectu-
ra doméstico y tradicional y otros medios culturales implico con frecuencia lo existencia de
procesos tradicionales poro preservarlos, accesibles o los comunidades en que ellos viven.
En el ámbito latinoamericano, muchos de estos procesos existen desde época inmemorial.

78
MESA 1. LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

De lo Especialización.

la especialización en el ómbito de lo conservación de bienes culturales no debe plantearse nun-


ca como uno actividad 01margen de los volares, aspiraciones y prócticas de los comunidades _

De lo Situación Contemporánea.

La dinámico de los transformaciones demográficas y socioeconámicas contemporánea s trae


consigo cambios en el uso cotidiano de monumentos y sitios, que casi siempre se reflejan en
el incremento de la densidad de ocupación, modificaciones de uso o abandono de bienes
inmuebles, muchos veces con propási tos especulativos.

En la practica de la conservación rara vez se incluyen, entre los elementos dignos a preser-
varse, diversos componentes históricos de lo trama urba na, como trozos, patrones de parce-
lación, plazas, jardines históricos, patios, claustros e infraestructuras toles como acueductos,
fuentes, pavimentos y mobiliario urbano en general, así como los edificios públicos que, por
no contar con el prestigio de los principales monumentos religiosos y civiles, sufren un gran
deterioro ocasionado por su abandono, mercados, estaciones, cines, teatros y fábricas,
podrían seguir cumpliendo una importante función como elementos de uso cotidiano poro
lo comunidad.

Por últi mo, debemos reconocer que lo mayor parte del tejido urbano de los centros históricos
esto constituido por construcciones domésticos tradicionales que, si bien no son monumenta-
les, no dejan de formar parte de la homogeneidad armónico del conjunto y además de su
presencia física, se les infunde vida a través de los actividades cotidianos y los costumbres
de sus habitantes.

El deterioro o pérdida del uso habi tacional y su consecuente deterioro de las condiciones
de vida o expulsión de sus habitantes se pueden considerar como los mayores riesgos que
atentan contra lo integridad de las zonas de monumentos.

CONCLUSIONES Y PROPUESTAS.

1. De lo Restauración, Integración y Mantenimiento.


Cuando un monumento se restaura , después es indispensable su Mantenimiento y ésto, aún ,
no lo aprendemos.

2 . Del Programa de Revitalización del Centro Histórico.


Donde se percibo claramente la necesidad de que los acciones consideradas en el Plan de

79
lo ciudod como potrimonio vivo. · los bienes culturoles·
l ucilo Veloz

Revl!alización del Centro Histórico de Córdoba se vinculen o un Plan Maestro que les dé
con linuidod .

Se propone establecer uno Comisión de Arte en Espacios Públicos, como existen en diversos
portes del mundo, que narman los aspectos relacionados con lo estético y el poisaje urbano,
de acuerdo o lo importancia histórica y trascendental de Córdoba

3 . Programas de apoyo al Rescate del Patrimonio Cultural.


Apoyar y continuar el Programa del 1% cultural' del Ministerio de Fomento y Culturo .
Ejemplos de trabajo actual paro Córdoba.

A continuación me gustaría exponer en formo de resumen un coso que se puede considerar


como un logro en lo Integración del Patrimonio Histórico en nuestra Cultura Actual.

PROYECTO DE LA PLAZA DE LAS TRES CULTURAS EN MEXICO, D. F.

Antecedentes .
México tiene un rico legado artístico y uno notable potencialidad creativo , que caracterizan
y dan sentido o su vida cultural e histórica.

Durante mucho tiempo no fue suficientemente evaluado el papel que jugaban las manifesta-
ciones artísticas de nuestros antecesores en la toma de la conciencia de la nación respecto
o su ideología y sensibilidad. Como resultado de este descuido, México tiene un considera-
ble número de Monumentos destruidos . Y dado que gran número de estos monumentos se
encuentran en centros urbanos de crecimiento intensivo se han encontrado dos diferentes
problemas poro su integración con lo vida actual.

Estos problemas se expondrán durante lo jornada de trabajo porque creo que son importan-
tes por su sim ilitud con la problemática de Córdoba, por supuesto guardando su diferencia
en ambos cosos.

lo Plazo de la Tres Culturas forma parle del conjunto urbano llamado Nonooko Tlatelolco.

Tlatelolco fue una ciudad de gran importancia durante los períodos precolombino y coloniol
que posteriormente entró en decadencio, llegó a ser una zona suburbano en lo que lo po-
blación vivía en condiciones insalubres y miserables .

Esto población sobrepoblado requerío de uno urgente regeneración. El gobierno la llevó o


efecto mediante un plan de desarrollo habitocional tendiente o resolver el problema de lo

80
MESA l . lA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

hobi toción popular (proyecto con¡unlo Nonoalco-Tlatelolco, con capacidad poro 15.000
familias. -arqto. Mario Poni).

Durante el periodo colonial, Tlolelolco no fue solamente la sede de lo imponente iglesia ca-
tólica dedicado o Sonliogo y edificado sobre el templo prehispónico, sino lambiim de otros
importantes monumentos.

Pora que los elementos de ambos periodos prehispónicos y colonial fueron conservados,
fue necesario integrarlos con un gran sentido de respeto, lo Plazo de la Tres Culturas es
la combinación de eS05 elementos desiguales, incorporados o lo vido ocluol mediante lo
creación de un centro histórico cultural, que sintetiza en una forma vivida el desarrollo de
lo arquitectura mexicano .

Es un ejemplo de lo posible compatibilidad entre el medio moderno y lo conservación de


lo culturo histórico; lo conciliación de realidades aparentemente contradictorios mediante
proyectos cuidadosos, integrales y orgánicos; uno demostración de que lo tradición y lo
vida moderno no son necesariamente antagónicos: pueden por el contrario ser establecidos
como un punto de contacto y de equilibrio.

81
MESA 1: LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO
CONCLUSIONES
Víctor Pérez Escolano
Coordinador

El patrimonio vivo debe ser comprendido en uno escala urbano y territoriol integral, optimi-
zando su conocimiento, desarrollando los instrumentos poro una preciso interacción entre
planificación e intervención, atendiendo 01 paisaje culturol como nuevo referencia poro
actuar previsoromenle y con rigor contemporáneo.

El patrimonio, integrador de lo tangible e intangible, constituye un activo poro lo gestión y


el progreso soslenibles de lo dudad histórica.

lo vitolidod de los centros históricos ha de contribuir 01 reforzamiento de los valores colecti-


vos, estimular lo sensibilidad, 10 educación, los intercambios y lo creatividad productivo (la
calidad en el di~eño, lo arquitectura y lo~ oficio~).

El patrimonio es un bien e~casa y frógil por lo que ~u planificación y gestión deben integrar
el principio de sostenibilidad, en particular evitando lo sobreexplatación de los centros his-
tóricos sometidos 01 exceso turístico, el caos circulatorio y lo especulación.

Lo concertación, lo transversalidad, lo participación ciudadano son atributos imprescindi-


bles poro alcanzar uno plan ificación y uno gestión eficaces.

Lo identidad patrimonial, entendida como registro vivo de lo memoria, reside en los espa-
cios abiertos de sociabilidad tonto como en los espacios construidos, nunca en los falsos
escenogrofias y el fachodismo, y se sustento en lo diversidad, lo contextualización, lo auten-
ticidad , la multifuncionalidad y el volar de contemporaneidad.

La idea de progreso patrimonial se compadece con el esencial principio de conservación


de los bienes, y debe operar con eficaces y suficientes soportes legales y financieros, en
programas públicos e iniciativos privados que favorezcan su salvaguardo riguroso y funda-
do en buenos prócticas.

En el momento histórico de oproboción de lo Constitución europeo, cuando van o ser re-


formados lo españolo y los estatutos de autonomía , es la oportunidad de integrar mejor
la trascendencia que la dimensión patrimonial tiene en todos sus vertientes territoriales y
ómbitos administrativos.

82
M ESA l . LA CIUDAD COMO PATRIMONIO VIVO

la imprescindible reforma de lo legislación patrimonial, con una mós armónica y eficaz


articulación con la del suelo, no es morco suficiente de garantías para hacer frente o los
conflictos de nuestras ciudades históricas y la degradación del territorio.

Andalucía, siguiendo las experiencias más avanzados, deberío integror en su nuevo Esto-
tuto de Autonomía uno institución específico e independiente de extracción parlamentaria
y dedicado o lo vigilancia y atención del paisaje culturol, naturol y patrimoniol, tangible e
intangible, de sus oportunidades y conflictos.

83
MESA 2 . OCIO Y NEGOCIO
Javier Campos Gonzólez
Coordinado,

En los años 60 del siglo XX, España durante un tiempo asilado del devenir occidental ,
conoció uno radical transformación social, cultural y económica. Con un cierto complejo de
inferioridad -uno constante o lo largo de su historio- , odoptó en bloque como meta en todos
los campos, los principios de lo civilización anglosajona y del capitalismo globol, haciendo
lablarrosa de su propio culturo, de su adscripción 01 mundo mediterróneo.

El hilo cul turol se cortó, y comenzó, esperanzado en uno nuevo etapa que no venía ,
lógicamente, ovalada por lo experiencia .

los cascos de las poblaciones españolos empezaron a despoblarse, desplazándose su


población a nuevos barrios que se construían en lo periferia siguiendo modelos de vida y
H
arquitectura "inlernacionales •

Algunos de eslos coscas languidecieron, conociendo el abandono y lo degradación. Olros,


los que conservaban cierto vitalidad fueron alegremente transformados por los envites de
uno arquitectura no autóctona, extraño 01 país.

Afortunadamente, la influencio del turismo, que valoraba [o arquitectura y el paisaje


tradicional, propició en a lgunas pablociones medidos de protección de edificios, o veces
to n epidérmicos como [o que se dio en llamar fachadismo. lo aceleración del nuevo ritma
de vida no permitía o tra cosa.

De aquello época nos quedan algunos ejemplos de ciudades o pueblos, bullicioso zoco
mercantil durante el día, decorado sin vida a partir de la puesto del sol.

los barriadas nuevos emergieron sin personalidad ni carócter diferenciador alguno, como
arrabales del actual sistema glabol.

Pero el pensamiento ha cambiado. No en vano los años transcurridos nos permiten lener
hoy algo de perspectivo , y poder estudiar el cambio cultural que sufrimos.

Yo no sólo se volaron los edific ios y espacios públicos, sino que se intento proteger los formas
de vida que había delrós, y uno escalo que se había perdido: LA ESCALA HUMANA.

Hoy los coscas históricos son altamente valorados como porte esencial de nuestro patrimonio
histórico y artístico, y como expresión vivo de lo culturo y civilización del país.

87
Ocio y negocio
Javier Campo$ Gonzólez

Han dejado de ser considerados espacios despreciados, un lastre o conservar. En lo


actualidad , por ser además limitados y escosas, los cascas son generadores de riqueza
presente y futuro . Y no se hablo tonto ya de conservar como de revitalizar.

lo singularidad de sus calles y cosos atraen 01 visitante. Su escalo humano y el ritmo que
propician atraen al nuevo poblador, que deserto deltrófago y de lo deshumanización de 10
periferia y del modelo ajeno.

El cosco ha de contar con uno infraestructura minima que permito compatibilizar lo vida
ciudadano, los actividades empresariales (comerciales y hosteleras) , y lo realidad turístico:

Fácil acceso controlado.


Aparcamientos.
Peatonalización sensata, con crilerio.
limpieza y saneamiento.
Seguridad.
Centros de Salud.
Sombras en verano.
Conducciones de gas.
Evacuación de basuras y residuos.
Planes de incendios, etc ., etc.

Lo hostelería tiene uno enorme responsabilidad que asumir en la vida del casco. lo actividad
puramente mercantilista, sin escrúpulos, tiene, debiera tener los días contados, por cuanto
choco frontalmente con los usos ciudadanos y los apetencias del turismo. Es indispensable
el equilibrio entre usos ciudadanos, actividad empresarial y turismo.

El establecimiento hostelero debe incorporor los avances tecnológicos del confort, pero su
estética debe forzosamente dialogar con lo del entorno y, huyendo del pastiche, revitalizar
lo personalidad tradicional del cosco.

Tienen también un compromiso social con el medio ambiente que ha de regir bueno porte
de sus actividades.

Hasta ahora lo gestión del cosco estaba encomendado en exclusiva o lo!. criterios de los
técnicos de la administración y re!.ponsables políticos. Urge hoy la creación de órganos
gestores que sumen los opiniones interrelacionadas de vecinos, empresarios y técnicos de
lo odmini!.tración , y el asesoram iento de los expertos (arquitectos, urbanistas, sociólogos,
paisajistas, interioristos, publicistas, conocedores de su Historio y Patrimonio).

Por eso, jornadas de reflexión como los que se plantean por porte de la Dirección General

88
MESA 2. OCIO y NEGOCIO

de Arquitectura y Viviendo de lo Junio de Andalucía considero que son un acierto, por


cuanto propician ese diálogo necesario y sobre lodo puedan incidir en animor a las partes
o lo búsqueda de ese equilibrio pretendido entre los lícitas actividades empresariales y los
derechos ciudodonos de los vecinos.

89
Córdoba -Cáceres: competitividad cultural por la
capitalidad e uropea en 2016"
Antonio-J. Campesino Fernández

1. Estado de la cuestión .

Tras dos décadas de prácticos sedoriales de rehabilitación físico puntual, con grandes dosis
cosméticas de fachadismo y cartón-piedra en nuestros centros históricos españoles, el balan-
ce de resultados es francamente insatisfactorio, por cuanto se continúa practicando impune-
mente la renovación morfológica del caserío sin protección estructural mínima, consintiendo
el desahucio de los residentes mós frógiles , lo ghettificación social, la obsolescencia comer-
cial y los prácticas banalizadoras de botellones y movidas insostenibles, sin consecución del
tan cacareado ob jetivo básico de devolución de la multifuncionalidad perdida.

Veinte años de políticas y prácticos urbanísticas de protección no permiten culpar de toles


disfuncionalidodes a la inmadurez democrótica de las corporaciones, a la falta de compro-
miso patrimonial de lo ciudadanía, o lo carencia de instrumentos legales de protección del
patrimonio (LPHE de 1985 y legislaciones autonómicos competentes de los años 90), o lo
falta de planeamiento especial , ni a los instrumentos de gestión, aunque en ambos casos
con grandes dosis de incumplimiento, libreinterpretoción y resultados froncamente insalis-
foctorios.

La devolución de la multi funcionol idod perdida no se ha logrado, por lo fa lto de integración


de políticos (rehabili ladoras físicas, reanimadaras sociales, revita lizadaras funcionales y
recualificadoros ambientales), piones (urbanísticos, culturales, comerciales, turísticos y am-
bientales), programas y proyectos.

y ello porque, tras décadas de estudiado abandono hasta lo consecución del estado de
deterioro y pérdida de valor óptimos, lo reconquista de los centros históricas ha sido mane-
jado con lo complacencia, cuando no connivencia municipal <amo en el resto de la ciudad
construida y en construcción-, por los agentes urbanos privados de siempre (propietarios,
promotores y constructores), que encuentran en el espacio más emblemático de la ciudad el
terreno abonado para la especulación neahigienista, amparándose en el valor añadido de
lo declaraciones del Patrimonio Mundial y del trabajo sucio realizado por los corporaciones
de mejoro de las infraestructuras y de los servicios básicos a cargo de toda la colectividad
urbano .

90
MESA 2. OCIO Y NEGOCIO

1.2. Recurso económico.

En el marco del neoliberalismo, de la globalizoción y del estado del bienestar, el patrimonio


es un bien de cambio, un recurso económico, susceptible de convertirse en producto comer·
cial selectivo y explotable por agentes públicos y privados.

Para los ogentes públicos su mercantilización resulto obligado, tonto por lo necesidad de
enfrentar 105 costosos toreos de rehabilitación pública, cuanto para la generación de siner·
gias de empleo, riqueza compartida y desarrollo endógeno redentor de los fróg iles econo-
mías de los Centros Hi stóricos que, afectadas por las nuevas centralidades terciarios y por
problemas insolubles (vaciamiento residencial, crisis del pequeño comercio, trófico caótico,
deterioro ambiental, banolizoción de actividades de ocio .. . ) encuentran en lo vento del
patrimonio lo tabla de salvación.

Poro los agentes privados, conscientes de los estrangulamientos anteriores, el "producto


patrimonio" manufacturado es un filón explotable poro atender las demandas del turismo
urbono-cultural , el más rentable del abanico diversificado de los nuevos ofertas turísticos.

Existe lo convicción política-empresoriol de que el binomio patrimonio=turismo es uno sim·


biosis de cousa-efecto, un matrimonio de conveniencia (Campesino, 1998) . Ahora bien, ni
todo el patrimonio es negociable poro su venta , ni ésto puede ser esquilmante como hasta
el presente por imperativos de progreso y desarrollo, argumentos en nombre de los cuales
se viene actuando con poten te urbano de corso en los dos últimos siglos. Hasta lo Carta
del Turismo Cultural de 1999, los relaciones entre potrimonio y turismo han sido de explo-
tación insostenible por porte del turismo, sin separación de bienes, ni régimen compartido
de gananciales, haciendo bascular costes e impactos ambientales del lodo de los ciudades
y beneficios o corto plazo del lodo de los touroperadores. Parece llegado el momento de
equilibrar eslo desajustado balanza comercial entre patrimonio y turismo e invertir los térmi·
nos transformando costes en beneficios.

El patrimonio de etiqueto rojo o negro (PCH) es uno merconcio coro por único y auténtico ,
cuyo disfrute exige pagar por ello, poderoso rozón de peso poro corresponsobilizor cultural
a lo Humanidad y o los gestores turísticos (corresponsobilidod empresarial o través de lo
cuota turístico) con el buen uso, mantenimiento y sostenibilidad de los Ciudades Históricos,
ecosistemas urbanos irrepetibles, 01 tiempo que productos de gran lujo que generan bene-
ficios.

No es de recibo que la espiral competitivo interurbana supedite lo coptoción cuantitativo de


visi tantes o una oferto de más por menos, porque esta estrategia cerril conduce de formo
inexorable o lo banalización y a lo sobrecargo turístico, antítesis de lo calidad de marco
que se pregona. la masificación del turismo cultural, con ejemplos lamentables de supera-

91
Córdoba-Cóceres: competitividad cuhurol por lo «capitalidad europeo en 2016"
Anlon io-J. Campesino Femóndez

ción de lo capa cidad de cargo (carrying capacity) de algunos ciudades P.C.H ., tiene mucho
que ver con los precios de soldo oferlodos por los touroperadores poro "disfrute" de Venecia
o Toledo en dos horas y media , de un potrimonio selecto que ha costado más de veinte si·
glos construir y curar con solero. Es como comprar jobugo o precio de york, poro paladares
codo vez menos refinados que consumen culturo, como fast-food, sin digerirla.

1.3. Producto cultural .

El proceso de conversión de recurso culturol en producto cultural poro su comercialización


sostenible poso por los siguientes foses: identificación del recurso (porque no todo el pa-
trimonio es susceptible de explotación); conservación y mantenimiento (política cultura l de
restauración y rehabilitación) ; creación de los condiciones de accesibilidad; maquefación
del producto (poro su inserción en el mercado del turismo cultural); animación, promoción y
comercialización (marketing y distribución) , con sometimiento de la demando o lo oferto.

Resulto evidente que el ajuste de oferta/demanda de productos patrimoniales con uso


turistico<ulturol exige lo compalibilización de estrateg ia s entre los agentes culturales y
los agentes turísticos, recíprocamente implicados en lo definición de modelos de desa-
rrollo sostenible (físico, social , económico y medioambiental), de reparlo equitativo de
costes y beneficios y, sobre todo, de ajuste de lo estrategia a los realidades locales,
paro evitar el riesgo de colonización turístico destructora del patrimonio y de lo identi-
dad (Morcheno y Repiso, 1999).

2. Estrate gias alternativas .

Del proteccionismo o ultranza de los primeros años ochenta y de lo rehabilitación morfoló-


gica de los noventa, conservadora de grandes edificios patrimoniales por porte del sector
público poro albergue de funciones y servicios político-odministrativos, que han convertido
los centros históricos en museos de piedra venerada, sin vitalidad ni dinamismo, debemos
trascender en lo primero década del tercer milenio:

• o lo superación de lo asignatura pendiente de lo revitalización integrada público


y privado, med iante:
rehabilitación físico, -políticos de adquisición de patrimonio municipal de suelo
poro lo rehabilitoción-conslrucción de viviendas de protección oficial en régimen de
alquiler o precio tasado y privadas de precio y rento libre-;
reanimación social, que no será posible sin lo oferto de viviendas que permiton lo
necesario ósmosis social y lo repoblación del centro con efectivos humanos jóvenes
y activos de diferentes estatus económicos;

92
MESA 2. OCIO y NEGOCIO

revitalización funcional, que dependerá, o su vez, de lo cantidad y calidad de lo


demando anterior, con uno prioridad doro de lo función residencial sobre los pro-
ductivos públicos (servicios admin istrativos, universitarios, culturales, personales ... )
y empresariales (comercio, hostelería, restauración, turismo, ocio y recreación)
recualificación ambiental, volar de mercado en alzo que resulto obligado abordar
poro garantizar el carócter patrimonial del conjunto con los dotaciones de verde
público y de espacios estancia les de esponjamiento del tejido urbano.

los ciudades históricos se debaten el presente en lo búsqueda de su modelo de identidad


cultural, poro posicionarse con ventajas en el mercado de lo competitividad cultural de los
grandes eventos (Córdoba.Cóceres, ciudades del Patrimonio Mundial, en disputo por lo
capitalidad cultural europeo de 20/6), poro lo cual, no sólo han de resolver lo asignatura
pendiente de lo revitalización integrado, sino prepararse estratégicamente poro afrontar los
nuevos retos culturales de planificación integrado de políticos, planes, programas y proyec-
tos, poro lo cual precisan ensamblar:

• planificación urbanística, que requiere lo revisión y actualización del Plan General Mu-
nicipal poro lo ordenación del territorio subcomorcal, o partir de los ejes viarios de gran
capacidad (autopistas, TGV) vertebrodores de los flujos de alto velocidad. A nivel inter-
no, el urbanismo cultural debe dar soluciones O los nuevos demandas turisticas-culturoles
(infraestructuras, accesibilidad, movilidad, servicios, seguridad ... ), y tratar de resolver
los insolubles problemas de trófico, mediante Planes Globales que conjuguen pealonali-
zoción, aparcamientos (disuasorios periféricos, poro residentes, de rotación ... ), señalé-
tico y canalización selectivo de los flujos 01 centro, mediante bolardos electrónicos;
• planificación patrimonial, mediante el oportuno y actualizado Plan Especial de Pro-
tección, poro lo puesto en valor del patrimonio en uso e infroutilizado, 01 objeto de
ensamblaje perfecto entre políticos urbanisticas y políticos patrimoniales, siempre diver-
gentes;
• planificación cultural, mediante el diseño de un Plan de Bienes Culturales y uno oferto
cultural complementario, innovadora y diferenciado, poro lo captación de los segmen-
tos de demando más cualificada;
• planificación turístico, o portir del Plan de Excelencia Turístico , estrechamente vinculado
con lo planificación patrimonial y urbanística , al objeto de integrar en un plan estra-
tégico de turismo cultural los esfuerzos de promoción público y privado de una oferta
cualificado y sostenible y de un urbanismo comercial, renovado y modernizado poro
atender los nuevos demandas turísticas-culturales;
• planificación ambiental, dotóndose de lo oportuno Agenda 21 local que defino el Plan
de Acción Ambiental, con lo definición de los indicadores ambientales bósicos de soste-
nibilidad urbano (anillo verde, parques y jardines, tratamiento de residuos, cal idad del
agua , contaminación acústico ... ) y cualifique ambientalmente lo ciudad, como principal
imagen de morco en el mercado de lo competitividad cultural.

93
Córdobo-Cócere$: competitividod culturo) por)o · copitolidod europeo en 20 16·
An toniO"J. Compe$ino fernóndez

No seró por carencia legislativo, ni por figuras de planificación 01 uso que nuestros ciuda-
des históricos puedan argumentar carencia de instrumentos ordenadores y de protección.
Sin embargo, el engranaje chirrío y no funciono, porque lo planificación es técnico, pero lo
gestión es político-administrativa, disfunción ésto que es necesario correg ir poro erradicar
el transformismo de técnicos que juegan o ser políticos y politicos que se creen técnicos.
En consecuencia, al margen de veleidades electora les, mayoría s o minorías, voluntarismos
y disciplinas de partido que truncan sistemáticamente los propuestos de lo planificación, o
lo planificación integrada debe corresponder la gestión integrado y profesional, con instru-
mentos y técnicos apropiados o los siguientes escalos:

• gestión urbanístico, realizado a partir de lo Gerencia Municipal de Urbanismo, de


ómbito supramunicipal, y supeditada a las Directrices Autonómicos de Ordenación del
Territorio;
• gestión patrimonial, a cargo de lo Oficina del Plan Especial y del Consorcio de la
Ciudad Monumental, con el asesoramiento técnico interdisciplinar de lo Comisión de
Seguimiento, consciente de que uno ciudad del Patrimonio Mundial debe rendir cuentas
gestoras o los instancias patrimoniales competentes, internacionales (ICOMOS) y auto-
nómicos (Consejería de Cultura y Patrimonio); entre sus tareas bósicas se encuentro la
definición de los recursos patrimoniales explotables;
• gestión culturo/, mediante el Potronota Culturol de lo Ciudad Histórica, que canalice el
calendario de ofertas culturales poro lo captación y retención de visi tantes, cuya pernoc-
tación convierta en turistas culturales;
• gestión turístico, mediante lo Comisión de Seguimiento del Plan de Excelencia y del Ob-
servatorio Turístico de lo ciudad; tareas de marketing , definición de imagen de morco y
transFormación de los recursos patrimoniales en productos comercializables;
• gestión ambiental, a partir del Consejo Sectario/ del Medio Ambiente, que definiró el
Modelo de Sostenibilidad Ambiental urbano y tutelaró los Estudios de Impacto Ambien-
tal (EIA), aplicados o los obras públicas, urbanismo, planea miento y arquitecturas .

En consecuencia , con antelación 01 debate sobre las nuevos posibilidades económicos de


los centros históricos, cuyo patrimonio ha de considerarse como bíen público poro ocio
y disfrute de sus ciudadanos y del resto de la Human idad -par este ordeno, recurso eco-
nómico explotable y producto turístico-culturol comercializable con fines lucrativos,
han de cubrirse las etapas propuestos de regeneración urbana, con perfecto ensamblaje
de figuras de planificación e instrumentos de gestión, integrando en ellos políticas, planes,
programas y proyectos estratégicos.

94
M2 Lourdes Campos Romero

La esencia que define o los centros históricos desde sus orígenes es lo multifuncionalidad
cuando constituían la ciudad total, esencia que se ha ido perdiendo con el paso de los
años a causa del creci miento de lo población y, por ende, de la propio ciudad. Dentro de
esta multifuncionalidad destaca como mós relevante lo función residencial como soporte de
lo vida ciudadano y el carácter simbólico que estos centros representan. No obstante, los
centros históricos actuales de muchas ciudades han sufrido grandes cambios funcionales
que han derivado en uno auténtica sustitución funcional y en la pérdida de la centralidad
residencial y económica que antaño poseían. Esto situación se pone de manifiesto en lo
general despoblación y abandono de los edificios residenciales, y en la invasión de las
funciones administrativas y terciarias dirigidos en gran medido hacia el turismo, que trae
aparejado graves problemas de accesibilidad y movilidad con la consiguiente pérdida de
calidad de vida. En todo coso, conservan uno centralidad simbólico y cultural , pero que los
coloca en una posición de peligro para su propia supervivencia.

El centro histórico de la ciudad de Toledo, declarado Patrimonio de lo Humanidad en 1986,


puede ser considerado como un ejemplo parodigmótico al poseer los ra sgos que definen o
estos emblemóticos ciudades .

Las transformaciones acaecidos en la ciudad de Toledo en los últimos décadas y mós


concretamente desde principios de los años ochenta del posado siglo, han afectado
especialmente o su centro histórico de formo negativa, si tuación a lo que no es ajeno el
propio crecimiento de lo ciudad fuero del recinto amurallado, y que ha dado lugar a lo
creación de nuevos barrios que presentan mejores viviendas y equipamientos convirtiéndose
en espacios mós atractivos para vivir. Paralelamente, el cosco histórico sufría un proceso de
deterioro y vaciamiento tal , que los diferentes instituciones locales y nocionales con ayudo
del gobierno de lo noción y lo Unión Europeo se han visto obligados o tomor iniciativos que
conduzcan o 10 búsqueda de soluciones o dicho situación.

Lo que seña lamos puede entenderse si afirmamos que actualmente el centro histórico de
Toledo es sólo una mós de los diferentes unidades urbanas que componen lo ciudad ,
habiendo dejado de representor 10 totalidad como lo Fue hosta los años cincuento. Mientras
que su población en los años cincuenta representaba el 75% del total de la de lo ciudad ,
hoy dificilmente se acerco al 12%, no habiéndose detectado claros movimientos de
Nreconquisto" del cosco.

La declara ción de Patrimonio Mundial de lo Humanidad obligo o lo conservación en todos

95
MOLOllrdes Compos Romero

sus aspectos del bien declarada, la que difícilmente se cumple en Toledo dada la grave
situación por lo que estó atravesando desde hace ya bastantes años. Esta situación puede
desembocar en llegar a ser un espacio muerta y vacia de noche sin vida ni residentes,
convertido durante el día en un escenario paro el tu rismo e invadido por un elevado
número de ciudadanos que acuden para resolver sus demandas de servicios financieros,
profesionales y administrativos, creando graves problemas de a ccesibilidad y congestión
de tráfico por sus angostas calles y, como consecuencia , un deterioro del medio ambiente
urbano y de la calidad de vida.

Se podría aFirmar que el centro histórico de Toledo es un "corazón que late sólo de dio" ,
lo que supone una gran animación de viandantes durante el día y uno ciudad fantasma y
muerta por la noche. Esto no es lo que queremos para Toledo, ni para ningún otro centro
histórico.

Aún o pesar de lo dicho, y por no pecar de pesimista, el casco histórico es todavía hoy un
espacio con entidad propia y símbolo que presto identidad o toda la ciudad de Toledo, no
en vano encierra entre sus muros los principales huellos del poder civil, militar y religioso
con los mós bellos monumentos históricos y artísticos, por lo que es conocido en todo el
mundo. Ademós, mantiene una interrelación con el resto de la ciudad de la que forma porte,
viéndose sometido diariamente a constantes flujos de población y vehículos, reflejo de que
en él se ubico aún el centro de actividad de la ciudad.

la centralidad propia de estos espacios urbanos es la suma de las funciones comerciales,


administrativas, culturales y de ocio, y que en Toledo origina uno importante afluencia
hacia su recinto amurallado, que coincide odemós con ser el centro receptor de la memoria
colectiva y de tradición de la ciudad, y por tanto, lugar de enCuentro en los relaciones
ciudadanas. Si por una parte esto es positivo, por otro se convierte en su mayor problema,
yo que la saturación de determ inadas funciones centrales tiene como consecuencia lo
congestión de trófico y la dificultad en lo accesibilidad, que rompe el equilibrio que debería
existir con otros funciones centrales, como lo residencial, que se esló perdiendo . Su escala
humana se estó perdiendo, lo que hace dificil que atra igo a nuevos moradores que cuando
llegan comprueban la dificultad y elevadisimos precias que supone la rehabilitación de
una vivienda, la ca rencias de comercios de primera necesidad, la falta de aparcamientos,
de peatonalización sensata, de equipamientos culturales, deportivos, de ocio y de zonas
verdes ... etc .

En Toledo se puede hablar de una casi "monofuncionalidad" turístico que se puede constatar
día a día , apoyada por la continua apertura de establecimientos comerciales dirigidos 01
turismo y que han sustituido a los antiguos comercios de diario y de primera necesidad
que abastecian a los residentes del centro histórico, otro hecho que explico en parte el
progresivo vaciamiento de esto zona de lo ciudad . la apertura de nuevos establecimientos

96
MESA 2. OCIO y NEGOCIO

hosteleros es otro realidad en Toledo, lo que sumado o los yo muy numerosos bares y coros
restaurantes existentes, pueden poner en peligro el equilibrio entre los usos ciudadanos, lo
actividad empresarial y el turismo.

Que dudo cabe que todos los problemas que acabamos de enumerar estón siendo afrontados
yo por los responsables políticos, tonto regionales como principalmente locales. Poro ello
con lomos desde el año 1997, después de hacerse mucho esperar, con un Plan Especial
del Casco Histórico, que como figuro de planeo miento fijo los bases de todo futuro
actuación urbanístico en el recinto histórico, 01 tiempo que expone los principales líneas de
actuación poro dinamizar los funciones centrales de este sector de la ciudad. Constituye
un instrumento fundamental poro la formulación y aplicación de políticos de rehabilitación
y recuperación urbano, o lo vez que instrumento urbanístico poro lograr que el cosco
supere su ciclo y destrucción , abordando los problemas generales y estableciendo el marco
que posibilite, 01 menos, lo recuperación físico de lo ciudad histórico. Debe conducir o lo
puesto en volar de lo ciudad y contribuir o mantener y potenciar su imagen urbanístico y
arquitectónico , y defini r el nuevo papel que el centro histórico represento hoy en el conjunto
de lo totalidad de lo ciudad, su paso de ciudad único -el todo- o centro de un sistema
urbano más complejo formado por diversas unidades espaciales, en el que debe encontrar
su papel de centralidad cualitativo .

Uno de los instrumentos de los que se está sirviendo el Plan Especial poro su implantación
y puesto en marcho de sus actuaciones, fundamentalmente en los " óreos de rehabilitación
integrado ", es el Real Patronato de la Ciudad de Toledo, constituido en octubre de
2000, y su correspondiente Consorcio de la Ciudad de Toledo, constituido en enero
de 2001, como ente gestor del Real Patronato, encargado de gestionar y canalizar los
ayudas solicitados poro lo rehabilitación de viviendas y edificios.

lo ciudad de Toledo cuento también con un Plan de Excelencia Turística, desde el año
2000 y que está a punto de concluir, osi como un nuevo Plan de Calidad Turística.
Igualmente, lo Cámara Oficial de Comercio e Industria de Toledo constituyó, también en el
año 2000, 10 Fundación Toledo, Ciudad de Congresos, dirigido fundamentalmente
o lo promoción turístico de Toledo como destino de turismo de reuniones, y cuyo primer
objetivo fue gestionar lo Oficina de Congresos de lo ciudad y estudiar los necesidades y
viabilidad de lo construcción de un Palacio de Congresos, Palacio que en estos momentos
está en fose de construcción, no sin innumerables problemas y retrasos en lo misma .

Endefinilivo, elcentro histórico de Toledo se encuentro en un momento de ruerte reestructuración


y cambio tras demasiados años de abandono y consiguiente despoblamiento y deterioro.
Los obras de todo tipo, canalizaciones de conducciones de gas, telefonía , pavimentaciones
de calles, rehabilitaciones de edificios de viviendas y administrativas ... etc, hacen que ahora
mismo la vida en lo ciudad seo realmente desagradable y poco atractivo . Confiemos en que

97
Mg lourdes Campos Romero

el tiempo pose lo más rápido posible y que todos estos actuaciones tengan un final feliz y
acertado, lo que no podemos decir todavía o tenor de 105 numerosos cosos de uderrumbes"
de ed ific ios protegidos que estabon en obras, de caídos de muros de poseas, de calles
levantados hoy y vuelto o levantar moñona por lo ineptitud de quién sobe qu ién ... Todo seo
porque el moñona nos muestre un Toledo resplandeciente y atractivo de visitar y de vivir en
él.

Por ahora , disfrutar del ocio en el centro histárico de Toledo no es muy factible , aunque
hacer "negocio" si que lo es . El corazón de Toledo lote, pero con unos arritmias muy
notables y preocupantes.

98
I

Hostelería, restauración y comercio .


Corlos M'V Fernández Mortínez

Hoy, en general, los centros históricos (los coscos históricos, los ciudades históricas) se
entienden como porles vivos de la ciudad, por lo tonto necesitados de conservación, ode-
cuación y revitalización.

Al acoger en su inferior 10 mejor y/o 10 mós antiguo del gran patrimonio hislórico-ortíslico
de nuestras ciudades se han convertido en los últimos años en foco receptivo de visilantes
de muy diversa índole y procedencia.

Codo centro histórico posee uno personalidad propio, único, producto de su historio, que
también es la de sus gentes, que lo hocen irrepetible; un coso único de estudio y tratamiento.
Por ello codo coso se presento como ocasión especial que debe suponer un tratamiento es-
pecífico. No creemos, a estas alturas, en fórmulas generales susceptibles de ser aplicadas a
organismos acumulativos ton preñados de caracleres específicos, tan cargados de su propio
e irrepetible fragancia .

Paro el caso que ocupa a la meso 2 -Ocio y Negocio- existe el peligro cierto de que
los centros históricos urbanos se conviertan -si es que algunos no se han convertido ya a
van camino de hacerlo- en uno especie de parques temóticos en los que ha desaparecido
lo actividad ciudadano tradicional , instolóndose en ellos un "'sistemo " de hoteles desperso-
nalizados, "restaurantes" de comida rópida de bajo calidad y tiendas estandarizadas de
recuerdos vulgares que se repiten en unos y otros.

Para el estudio y posterior diagnóstico de nuestro coso hoy que tener obligatoriamente en
cuento que el peso y el corócter de lo hostelería, lo restauración y el comercio en lo ciudad
son el resultado de múltiples factores.

Creemos que deben contemplarse y fijarse una serie de conceptos recurrentes de caróc-
ter amplio que tengan como fin último el que expresamente persigue este foro .

En uno economía social de libre mercado, en lo que parecemos estor, o los adminis-
traciones públicos les corresponde "poco mós" que facilitar o la iniciativo privado su
mejor desarrollo. ¡Nodo mós y nada menosl Estomas de acuerdo en que el centro ha
de disfrutar de "fócil y controlado acceso, aparcamientos, sensata peatonalización , lim-
pieza y saneamiento, seguridad , centros de salud, sombras de verano , conducciones de
gas, evacuación de basuras y residuos, planes de incendios, etc., etc. " Y equipamientos
culturales, etc.

99
Hostelerio, restouroción y comercio.
Corlos M Q Fernóndez Mortínez

La iniciativa privada supone la personalización de los negocios, que con el riesgo que
supone da como resultado el acierto o el desacierto en la empresa que se acometo .

El éxito o el frocoso -económico, de prestigio, de servicio al público, cultural, etc.- vendrón


siempre dados desde la opción personal del empresario de tolo cual hotel, de este u otro
restaurante, bar o cafetería, de aquella tienda de recuerdos, librería, etc.

Lo que es responsabilidad de los administraciones locales, regionales o estatales es lo


elección de esto o aquello empresa poro gestionar este o aquel negocio relacionado con el
patrimonio histórico-ortistico de lo ciudad y vinculado con dichos administraciones . Existe
uno gran responsabilidad en ellas paro que los servicios, que debe gestionar lo empresa
privado , sean lo mejor atendidos y con lo mayor profesionalidad.

Cuando los administraciones y/u organismos autónomos de ellas dependientes deciden, o


tienen que, poner en funcionamiento negocios -que no es lo suyo- deben conceder lo explo-
tación de estos servicios a empresas profesionales de acreditada experiencia , absoluta
solvencia y que se guíen por criterios de calidad, originalidad y puesta al día . Todo ello es
controlable y constotable según los concursos públicos de méritos de 10 administración . En
ellos el Proyecto del Servicio y el Currículum profesional deben tener mayor valoración que
lo meramente económico.

y todo ello con vistas o conseguir algo bósico, fundamental : lo Calidad, criterio que debe
contemplarse como prioritario y sustituir 01 de Competitividad, que ha sido el hasta ahora
vigente.

Por lo lanlo CALIDAD Y EXCELENCIA como criterios y conceptos troncales paro los ne-
gocios del Ocio en la ciudad histórica. El rasgo diferencial de lo oferto de cualquier ciudad
debe ser el de CALIDAD.

Otro concepto fundamental es la ORIGINALIDAD, imprescindible para morcar los diferen-


cias entre codo ciudad y su oferto de ocio y culturo .

El Turismo -inexorable- es un aspecto que hay que contemplar obligatoriamente; y cantor


con él. El centro histórico de nuestros ciudades debe asumir el turismo y su codo vez mós
acelerado crecimiento.

Es muy importante 10 cooperación entre los administraciones públicas y la empresa privado


paro poner en volar los recursos culturales y turísticos de manero que se logre un equilibrio
entre vida ciudadano, actividades empresariales y realidad cultural y luríslico.

100
Joaquín Soúl Garcia Marchante

El debate y lo reflexión sobre lo intervención en los cascos históricos paro conseguir su


revitalización con criterios integrales siempre es preciso. Aunque desde hoce tiempo se
viene hablando de su recuperación y se han celebrado numerosos encuentros donde se
han puesto de relieve diferentes políticos de actuación, se percibe en la última década
la necesidad de efectuar la revitalización de los ciudades históricos de un modo global o
integral.

Ello requiere la participación del tejido social de la misma, donde estén representados todos
los agentes interesados en su conservación , recuperación y revitalización sostenible, los
instituciones, la administración y los ciudadanos .

En los últimas décadas se han producido ciertos procesos de cambio -revolución de las
infraestructuras de transporte y comunicación , los tecnologías de la informoción- que también
afectan o estos espacios frógiles para su reconversión y que no soportan la versatilidad
como los nuevos barrios de lo ciudad, donde el uso funcional de los espacios construidos
puede cambiar sin traumas.

las actividades económicos, lo comunicación entre los personas, 10 transferencia de los ideos,
10 transferencia de lo culturo , han adquirido uno dimensión mundial. la nueva economía
global está articulada en torno a una red de ciudades y éstas deben estor preparados poro
intervenir en ese mercado mundial con garantías de éxito, lo que repercutirá en el bienestar
de los ciudadanos.

los ciudades históricos entran así en una espirol economicisla hasta ahora desconocido . No
olvidemos que los cascos históricos, las ciudades históricas, son patrimonio mundialmente
reconocido y los agentes del mórketing están vendiendo patrimonio, vendiendo ciudad.
Se habla de lo economía del patrimonio y se crean nuevos mercados de turismo, llamado
cultural, cado vez mós expansivo.

En mi opinión yola vista del enunciado de los mesas de debate, se van o plantear las
posibilidades de valorar lo culturo , el patrimonio de la ciudad como factor poro impulsar
procesos de desarrollo que mejoren la calidad de vida de lo sociedad local.

Ante lo variedad de formatos de ciudades históricos -vividos, vocias, en proceso de


rehobilitocián, en proceso de vaciado, administrativos, residenciales- los recursos y lo
respuesta de lo sociedad local ante lo actividad turístico es también diversa.

101
Jooqllín Saúl Gordo Morchante

Aquellos ciudades que han conservado sus edificios mercantiles -lo lonja, el pósito, las
atarazanas, el mercado de finales del XIX- disponen en lo actualidad de espacios poro
instalar el pequeño comercio, moderno, revitalizado que satisface lo demanda del turista
dentro de un morco con calidad ambiental , patrimonial e histórico .

los que no tuvieron o no han salvado esos recintos de uso especifico, tienen problemas poro
lo incorporación de la actividad comercial en sus coscas históricos . No olvidemos que los
edificios medievales no contemplaban uno planta boja para el comercio dentro del recinto
amurallado.

No obstante, los pequeñas ciudades con cierta función rurol, ganadero o agrícola , disponían
en los viviendas de los barrios más populares, espacios poro almacenar leños, productos
menos perecederos (hortalizas, tubérculos, vino, salazones) que en lo actualidad se han
habilitado poro uso comercial.

De igual modo, la actividad hostelero y hotelero ha aprovechado los antiguos edificios de


los viejos mesones, cosos de hospedaje, paradores, para ofrecer, con la mayor veracidad
posible, el mejor ambiente o los usuarios. No siempre los rehabilitaciones han sido fieles 01
onliguo edificio y algunos reconstrucciones más pa recen decorados paro el rodaje de uno
pe[ícula.

Los programas de rehabilitación acometidos en los ciudades históricas necesitan uno


perspectivo global poro conseguir lo revitalización de estos espacios frógiles.la participación
de los instituciones y de los ciudadanos representados en sus asociaciones sociales, cultura[es
y mercantiles, debe consensuar [o intervención más apropiada poro los característicos de
lo ciudad.

Estos morcarán, si los cosos se hocen bien, qué tipa de establecimientos son los más
apropiados poro dar servicio o lo función turístico. El modelo de turista será el referente clave
poro ello. La duración de [o estancia influye de modo impartante en los establecimientos
hoteleros, de ohi lo lucho por conseguir que se contraten pernoctas.

Lo hostelería y el pequeño comercio deberán mejorar su oferto poro atraer clientes en los
franjas horarios de móxima afluencia, sabiendo que, llegado lo noche, el turista que no
pernocto en lo ciudad no demando servicios, desaparece. De igual modo este tipo de
establecimientos se situarán lo más cerco pasible de los recorridos urbanos que realicen los
turistas, ruto de los museos, iglesias y palacios visito bies, trónsitos desde los aparcamientos
hasta los puntos de encuentro- elc.

En olgunos cosos, posiblemente en los ciudades históricos de menor entidad espacial, los
locales susceptibles de ser habilitados poro este tipo de establecimientos estén en manos de

102
MESA 2. OCIO y NEGOCIO

especuladores que dificultan con sus elevados precios de arrendamiento, lo proliferación de


los mismos. También es cierto que en otros cosos, el número de establecimientos es excesivo,
lo que do lugar o situaciones no deseados de competencia.

En definitiva " lo intervención en los coscas históricos deberé contemplar los demandas
de lo nuevo función, el turismo. Por tonto, ademós de recuperar, rehabilitar, conservar el
patrimonio con fines culturales~ no se debe olvidar que el turismo cultural necesito uno serie
de servicios de calidad muy contrastados, tranquilos, sosegados, fieles 01 tiempo histórico
que representan.

103
Liturgias
Francisco Gómez Díaz

"l. Los hombres en los antiguos tiempos nacían en los selvas, grutas y bosques como fieras, y
vivían sustentóndose de pastos silvestres. Sucedió en uno ocasión encenderse cierto bosque
o /0 continuo confricación de sus órboles y densisimas ramas en uno tempestad de vientos.
Espantados del fuego y su voracidad los que por 011; vivían, huyeron 01 punto; pero mitigado
después, se fueran acercando; y advirtiendo ser de uno gran comodidad para los cuerpos,
añadieron nuevo pábulo 01 fuego que quedaba, le conservaron, y fueron convocando otros
gentes, ó quienes por señas iban informando de los utilidades del fuego. En este congreso
de personas, comenzaron o formarse de nuevo modo los voces, con el uso ordinario repe-
tido, fueron estableciendo los vocablos conforme les ocurrían: después, significando con
algunos polabras los cosos mós usuales, comenzaran o hablar, todo por ocaso y fortuita-
mente, estableciendo poro ellos su idioma.
2. Habiendo, pues, por lo invención del fuego tenido principio en lo antigüedad los con-
cursos entre los hombres, lo vida común y frecuencia de muchos en un sitio: teniendo por
naturaleza, a diferencio de los otras animales, el no caminar inclinados o lo tierra, sino
rectos y elevados para ver lo magnificencia del cielo y ostros; como también, hallóndose
optas con sus monos y articulaciones poro tratar fócilmente cuanto querian, empezaron unos
o disponer sus cubiertos de romos: otros o cavar cuevas o lo raiz de los montes: algunos
imitando los nidos de los golondrinos y su estructuro, con virguitos y lodo hicieron donde
guarecerse: otros finalmente, que observaban estos abrigos, adelantando un poco mós sus
invenciones, iban de día en día erigiendo menos mol arreglados chozos: osi, que siendo
aquellos hombres de imitadora y dócil naturaleza, gloriándose codo dio de sus invenciones,
se enseñaban unos ó otros los nuevos formas de los cosos que levantaban; yejercitóndose
los ingenios en estas emulaciones, los iban de grado en grado mejorando de gusto ... H

libro 11. Capitulo primero . Del principio de los edificios


Morco Vifruvio Polión. Los Diez Libros de Arquitectura. (De. José Ortiz y Sanz, /787)

El fuego es el elemento que, según Vitruvio, supuso el principio ancestral de lo formación de


uno estructuro social , el elemento aglutinador que hizo que uno serie de elementos dispersos
generaron uno comunidad en torno o él como germen y vínculo necesariamente inextingui-
ble de todo un sistema de transmisión de experiencias y conocimientos que permitió cris-
talizar en unos sistemas de cocMicación como un primer instru mento de reconocimiento de
eso estructuro social. Y en eso transmisión de experiencias surge el habitar como un primer
cobijo, el código elemental, y el fuego como fundación , como núcleo, soporte territorial
que procede a su vez de lo eclosión previo de un fuego interior, en torno 01 cual se do lo
comunión entre los hombres.

104
MESA 2. OCIO Y NEGOCIO

Este fuego, domeslicado en hogar, no sólo oporto lo terminología preciso del soporte del
habitar, sino que simboliza su fundación. El hogar es en lo coso su rozón de ser, lugar de
comunidad entre los componentes del clan, traducido o familia cuando los vínculos de san-
gre se precisan.

"Ellengua¡e es lo coso del Ser.


En su hogar el hombre habita."
Corto sobre el humanismo
Martín Heidegger

Lo comido, en este sentido, es el ocio mismo de ser de uno caso. lo solidaridad familiar
se consumo en el hecho de compartir alimentos, excuso cotidiano poro reunirse en torno
01 hogar, y también de compartir el leguaje. Pocos elementos generan tonto comunicación
entre los personas que comportir comido y lenguaje, ambos simultóneos: alimentar el cuerpo
o 10 por que se intercambian experiencias, expectativos, esperanzas, temores, o través del
lenguaje, como uno formo de consolidar vínculos materiales y espirituales.

y lo que empezó siendo exclusivamente un rito privativo de la familia, se extendió cuando


sucedía un hecho digno de celebrarse: un nacimiento, uno unión, un acontecimiento ventlJ-
roso, necesitaba escenificorse, y para eso la familia , el clan íntimo, no era suficiente. Había
que hacer parlícipes 01 reslo, familiares próximos o conocidos, personas con quien compar-
tir [a bueno nueva. Y lo comido, siempre presente, esto vez de formo opíparo , para grabar
en lo memoria de lodos [os invitados un hecho inolvidable.

De la manera correcta de sentar a un asesino a la mesa


"Si hoy un asesinato planeado poro lo comida, entonces lo más decoroso es que el asesino
tome asiento ¡unto o aquel que será el ob¡eto de su arte (y que se sitve a lo izquierdo o o
lo derecha de esto persono dependerá del método del asesino), pues de esto formo no inte-
rrumpirá lanto lo conversación si la realización de este hecho se limito o uno zona pequeño.
En verdad, lo fama de Ambroglio Descarte, el principal asesino de mi señor Cesare 80rgio,
se debe en gran medido a su habilidad pora realizar su toreo sin que lo advierta ninguno
de los comensales y, menos aún, que sean importunados por sus acciones.
Después de que el cadáver (y las manchas de sangre, de haberlos) haya sido retirado por
los servidores, es costumbre que el asesino también se retire de la meso, pues su presencio
en ocasiones puede perturbar las digestiones de los personas que se encuentren sentados
o su lado, yen este punto un buen anfitrión tendrá siempre un nuevo invitado, quien habrá
esperodo fuero , dispuesto o sentarse o la mesa en este momento.'-
Notos de cocino de Leonardo do Vinci

105
liturgias
Francisco Gómez Diaz

Pocos ritos ton sagrados como el de la comido compa rtida , reflejada en todas las manifes-
taciones artísticos o lo largo de la historio. Lo liturgia conllevaba lo elección de los manjares
adecuados, su formo de cocinarlos, su formo de servirlos en lo meso, su formo de ofrecér-
selos o los invitados, su formo de consumirlos e, incluso, su formo de evacuarlos. Baste
recordar algunos bajorrelieves egipcios, algunos mosaicos romanos, algunos de los cuadros
imprescindibles de lo culturo occidental, por no hablar de lo palabro escrito, aquello en lo
que desde lo Biblia o Leonardo da Vinci, de James Joyce o lo Marquesa de Porabere o cual-
quiera de nuestros recientemente afamados restauradores, diseccionan, ensalzan o sacrali-
zan el hecho gastronómico. Y el cine, como arte del siglo XX, no podía ser ajeno 01 temo :
del "Discreto Encanto de lo Burguesía" o lo NGran Bouffé", hoy todo un recorrido donde lo
meso es uno de los escenas imprescindibles, representación inequívoco del hecho social.

y hoy, pese o lo creciente influencio de lo comido·bosuro exportado desde Norteomérica,


se sigue cultivando este lugar de encuentro entre viandas y palabras, en el hogar privado,
en los celebraciones familiares, en los actos sociales e, incluso en los negocios. No hay
negocio con buen fin que no acabe celebrándose en torno o uno meso; e incluso, lo meso
es el escenario donde codo uno represento su papel para que el a cuerdo fructifique , ¿qué
mejor acuerdo que aquel que se sello con un buen vino?

Este poso que ha ido decantando el compartir en torno o uno meso, despojado generalmen-
te del fuego convertido en estos cosos en un mero referente desplazado funcionalmente o
lo cocino -aunque o veces insistimos en hacerlo presente mediante mecanismos indirectos-,
ha devenido con fuerzo en un hecho cuh,ural y, por extensión, en un referente vinculado o lo
búsqueda de nuevos experiencias que siempre motivan un viaje.

Porque el viaje activo todos nuestros sentidos, perceptivos y sensoriales, y o los visitas obli-
gadas o los lugares de interés patrimonial o artístico, se incorporan los visitas o los santua-
rios de lo comida, referentes de uno culturo gastronómico que ha sabido mantener sus raíces
por encimo de los procesos de globolizoción inherentes 01 momento actual.

y en esto búsqueda de los lugares recomendados, con estrellas Michelín o con uno buena
relación ca lidad-precio, se vuelve en cierto modo o los orígenes, al carácter sagrado del rito
de comer, celebrando lo comunión entre los seres que comporten los alimentos.

Lo ig lesia católico reva lido en codo miso lo liturgia de lo comunión, en lo que reproduciendo
lo último ceno de Jesús con sus apóstoles, reporte pon en formo de hostia y vino dulce como
representación sagrado del cuerpo y lo sangre de Jesús. Pero esto liturgia simbólico tiene
representaciones más poéticos o descornados, que van desde lo alquimia casi místico de
algunos fogones sacralizados, 01 rito funerario de los wari en lo Amazonia cuyo fórmula
dejo sobre la mesa -y nunca mejor dicho- poro degustación general.

¡Buen provecho!

106
MESA 2. OCIO Y NEGOCIO

Rito funerario war;


l. Descuartizar órganos. Envolver corazón e hígado en hojas de algún árbol. Echar 01 fuego
intestinos y genitales.
2. La familia política apartará del fuego los fragmentos del cuerpo y presentará éstos o lo
mujer y o los h¡¡os, limpiamente dispuestos sobre tapetes tejidos can hojas de palma. Los
hijos seporarón la carne de los huesos, cortándolo en pequeños porciones.
3. A continuación limarán los huesos paro reducirlos a un polvo con el que se condimentará
la carne. Según la temporada el polvo se mezclará con miel.
4. Los hijos, ceñidos en un llanto insostenible, negarán la carne, mimosamente cortado y
dispuesta, que ofrecerán a los miembros de lo familia político. Éstos en principio lo rechaza-
rán delicadamente, para después tomarla en sus manos y consumirla, con el mayor de los
respetos, debiendo emplear polillas paro no vulnerarla.
5. Concluido el rito, los asistentes desplazarán la posición de fas elementos conformadores
de la aldea, pora que ésto presente unos referencias distintos a las conocidas hasta ese
momento.
Comer come entre los wari es motivo de celebracián de vida. Los descendientes del muerto
necesitan que su cuerpo sea devorado por entero para que con él desaparezco el rostro
de dolor, pero no pueden hacerlo ellos mismos, yo que o la vez han de mostrar su pesar,
y osi recurren o lo familia politica. Comerse el muerto es uno formo de repartir su memoria
y contribuir o su desaparición, disipando el dolor. Poro olvidar, recrean un nuevo orden:
lo memoria no es homenaje. Pueden vivir con la certeza de que O su muerte nodo seguirá
igual.
Mentira, de Enrique de Hériz, que a su vez se nutre de Consuming Grief: Compassionale
Cannibalism in an Amazonian Society de Belh A. Conklin

107
Esquema de lo intervención
Roso Mario Picamol Morato

El enfoque de lo intervención seró el de aportar un punto de visto profesional personal o


partir de lo experiencia profesional en lo ciudad de Girono:

o) lo opción por el turismo en lo ciudad de Girona:

Materialización en lo década de los noventa:


lo oferto, lo demando, orientación desde lo perspectivo de los políticos públicos.
Encuadramiento en lo planificación estratégico de lo ciudad. lo investigación aplica-
do local.

Referencia o los antecedentes en lo década de los ochenta .

los condiciones actuales como elementos poro reflexión : Novedades del entorno lo-
col.

b) Retos poro lo gestión de políticos públicos en lo ero de lo interrelación global-local.

108
Juan Roble~

A fin de enmarcar e~tas reflexiane~ en un morco de actuación concreto, intentaré trasladar


unos breves notos ~obre los característica~ del Centro Histórico de Sevilla, aportando poro
ellos dotas demográficos, socioeconámicos y estodí~tico~.

Seguidamente, y centrando lo cuestíón de los Cen tr o~ Históricos desde uno perspectivo


turístíco y util izando como modelo lo ciudad de Sevilla, podremos analizar lo problemótico
que comporto de~o rrallor uno actividad empresarial como lo hostelería en ese morco, así
como la~ propuesta~ sobre los que se estó trabajando poro intentar darle ~olución .

Así, y por adelantar algunos de los cuestiones, podemos citar:

la necesidad de compatibilizar los derechos de los vecino~ (vaciamiento


demogrófico-envejecimiento), y de los empresarios ubicados en lo zona.
El exigir o las distinta~ Administraciones Públicos que doten o eso parcelo de lo
ciudad de los infraestructuras necesarios (déficit dotacional).
El tomar conciencio de lo importancia que tiene lo hostelería poro nuestro ciudad,
tonto desde un punto de visto económico {15 % PIS provincial. Cerco de 7.000
empresas hosteleros, lo mi tad de ellos ubicados en lo capital y de éstos un número
nodo desdeñable en el Centro Histórico) como social (15 .000 empleos directos
creados).
Dado que los Centros Históricos han quedado en lo mayoría de los cosos destinados
o un uso de oficinas y de producto turístico, y puesto que ello es así , entendemos
se debe garantizar los condiciones que permitan lo utilización de los centros
históricos.
En este sentido los principales problemas con los que se encuentro lo hostelería
sevillano en general, pero muy particularmente lo ubicado en el Centro Histórico de
Sevilla, son:
• limitaciones en lo ocupación de lo vía pública con veladores y demós
elementos auxiliares.
• Zonas Acústicamente Saturados, que impiden lo apertura de nuevos
negocios hosteleros, con 10 que uno vez cierran los negocios de lo zona ,
ésto queda muerto.
• Dificultad de acceso tonto poro los particulares (problemas de aparcamiento,
congestión , difícil equilibrio entre trónsito peatonal y motorizado) , como
poro los proveedores (limitación de zonas de cargo y descargo y de
horarios), y los propios empresarios.

109
Juan Rob le!

• Seguridad ciudadano.
• Eliminación de residuos sólidos poro empresas de hostelería , no sólo poro
vecinos (sistema neumólicoJ
• Nulo control de Calidad y Precios de ningún Organismo Oficiala no Oficial
poro evitar excesos sobre turistas .
• Horarios y aperturas de Museos y otros actividades relacionados con el
turismo.
• Continuos obras de infraestructuras no coordinados entre todos los portes.
• Falto de información y consenso· con los administraciones.
• y por último, lo falto de cornet para cado profesional que antiguamente
existía en codo trabajador, y que hoy no tiene nadie.

110
Agustín Rovira loro

l.· Un centro histórico vivo.

lo ciudad necesito uno visión estratégico que considere o su centro histórico como un
ucorazón que lote", que irradio vida o todo la ciudad. Este espacio singular e irrepetible es
un aliado necesario poro idear y construir uno ciudad habitable y sostenible.

Uno ciudad vivo, alractiva , competitivo y cómodo exige el equilibrio entre los usos sociales
y los usos económicos de sus espacios urbanos. Entre todos ellos destoco el centro histórico,
que es el que represento lo identidad y la memoria de cado ciudad. El que se proyecto al
exterior como un atractivo para ser visitado y usado. Este lugar único tiene que buscar su
equilibrio como espacio urbano público y privado, diseñado o la medido del urbanifa que,
en sus diferentes roles, lo uso, paseo, miro , siente, compro, aprende, convive, conduce,
disfruta , contempla, descansa, duerme y vive.

lo mayor parte de los centros históricos de nuestros ciudades estón sometidos o fuertes
tensiones urbanos, sociales y económicas. En los años 70 se extendió lo idea de que lo
terciarización de los centros urbanos había llegado o estrangular su accesibilidad y suponía
una irreparable degradación de su arquitectura. Las políticas de protección de los centros
históricos han cosechado desde entonces éxitos y fracasos . Sin dudo, gracias o ellos se ha
podido preservar un patrimonio cultural, histórico y arquitectónico que hoyes el principal
atractivo de nuestros centros. Pero en muchas ciudades lo deslocalización de las actividades
económicos y lo desertización demogrófica causaron importantes doñas que desde los
noventa se intentan reparar con nuevas políticos urbanos dirigidas o rehabilitar viviendas
y equipamientos comunitarios, recuperar espacios públicos y -aquí está lo novedad· o
revitalizar lo actividad económico o partir de la localización de nuevos pequeños negocios,
comercio minorista y oferto de ocio.

El comercio minorista, la restauración, los servicios hoteleros y la oferto cultural y de ocio


como actividades económicos privados, que se localizan en los espacios urbanos del centro
de los ciudades, son los negocios que mayor vitalidad pueden aportar o lo necesario
regeneración urbana, económico y social de las centros urbanos. Esto regeneración es hoy
mós necesario, yo que lo competencia entre el centro y lo periferia de los ciudades se ha
acrecentado en los últimos años por el surgimiento de nuevos centralidodes comerciales y de
ocio dentro de una ciudad codo vez más policéntrica , más difusa y más polifuncional.

111
Agusrin Rov ire lere

2.· Regeneración urbano y revitalización económico.

Uno estrategia de recuperación y revitalización de los espacios urbanos centrales de lo


ciudad debe basarse en lo rehabilitación físico de edificios poro viviendas y negocios; en
lo puesto en volar del patrimonio histórico-cultural y arquitectónico y en lo urbanización
amable de los espacios públicos haciéndolos mós convivencioles.

Pero la verdadero pruebo de fuego en esta estrategia estó en conseguir lo revital ización y
renovación de lo oferto comercial y de ocio odaptóndola o los necesidades de los usuarios
del centro de lo ciudad, manteniendo su singularidad, su diferenciación y el equilibrio entre
la centralidad, la concentración y lo accesibilidad.

la búsqueda de este equilibrio en lo mezcla "negocio-ocio-residencia " es, 101 vez ahora
el reto mós difícil y arriesgado que se presento en la gestión de los centros urbanos y en
especial de los centros históricos de nuestras ciudades.

3.· El comercio que hoce a la ciudad mós convivencial.

El comercio tradicional y/o moderno, especializado, segmentado, divertido, diverso y


singular es un eje bósico sobre el que se construyen imógenes atractivos de la ciudad, sobre
el que se basa un nuevo modelo de convivencialidad y sobre el que se asienta en muchos
ocasiones la principal forma de vida económico y social de un municipio.

El comercio tiene uno vocación ambivalente, tonto de centralidad como de proximidad 01


consumidor, en el momento de decidir su localización. Mientras en los bienes de consumo
cotidiano se busco lo implantación cercana al consumidor en el lugar de su residencio, en
los bienes de uso no cotidiano, y especialmente en el equipamiento personal, se buscan
localizaciones centrales en el centro de la ciudad y/o en los nuevos centros comerciales
periféricos. la localización en los centros urbanos, en barrios o en las periféricos responde
o estrategias empresariales diversas y a los características propios de coda formato
comercial.

El equilibrio y lo simbiosis de formas y formatos comerciales, la armonía de usos del espacio


urbano (residencia, compro, ocio, movilidad , etc.), la adecuación de lo oferto comercial o la
demanda y la mejoro de lo accesibilidad tonto peatonal como rodado son hoy los factores
clave en uno estrategia de ciudad que incorpora 01 comercio como una de los actividades
económicos con mayor protagonismo en el espacio urbano.

En los dos últimas décadas se ha producido un proceso de deterioro del comercio tradicional
en muchos centros urbanos agudizado por el declive urbano, el envejecimiento de la

112
MESA 2. OCIO Y NEGOCIO

población y la obsolescencia funcional de su espacio urbano. Frente o esto tendencia , han


renacido los movimientos asociativos de carócter comercial y se han producido en muchas
ciudades procesos de revitalización comercial que han devuelto o sus centros urbanos
muchos de sus atractivos perdidos. No sólo ha ocurrido este hecho en las grandes ciudades
sino también en las ciudades medias y en los poblaciones que han reforzado su papel de
cabecera comercial de su zana de influencia.

En paralelo, la actividad comercial en las periferias de las ciudades ha crecido favorecido


por el aumenta de la movilidad de los consumidores y lo proliferación de nuevas centros
comerciales. Se ha generalizado la fórmula del libre-servicio y de la grande y mediana
superficie, no sólo en los bienes cotidianos sino en un amplia surtido de bienes ocasionales
(deporte, electrónica, moda, decoración, productos culturales, ele.,j. los grandes superficies
especializados se han convertido en el motor y el principal atractivo de múltiples centros
comerciales de lo periferia frente 01 ya tradicional hipermercado. Y sin duda lodo esle
proceso ha generado tensiones en el territorio y en el espacio urbano, ha producido impactos
y exlernolidodes de diferente signo.

y todas estos transformaciones del tejido comercial han ido unidos o cambios profundos
en el tejido económico y social de los ciudades, en los hóbitos de compro y consumo. Este
dinamismo de la actividad comercial ha conformado un sector en continuo crecimiento,
en continuo cambio, muy competitivo, en el que lo diversidad de formas comerciales ha
sustituido o lo clósico dualidad "comercio tradicional frente a comercio moderno n • El término
"comercio urbano" permite referirse o una diversidad de formas de gestión, de tamaños,
de tipologías y de formatos comerciales que en su conjunto constituyen lo oferta comercial
integrado de uno ciudad. El equilibrio entre el comercio de olracción y el comercio de
proximidad dan la clave poro configurar lo calidad de vida en nuestras ciudades.

los aportaciones de algunos estudios territoriales o de urbanismo comercial han clarificado


la reflexión sobre los métodos y los técnicos para incorporar el análisis del comercio en lo
planificación estratégico de la ciudad. Se ha demostrado que lo actividad comercial es uno
de los mós importantes agentes de 10 trasformación morfológico y funcional de los ciudades
e incluso uno de sus patrimonios con un valor social y simbólico, odemós de económico,
más significativo.

la organización del espacio, los formas de ciudad, lo convivenciolidad de los espacios


urbanos, lo configuración de los ejes de desarrollo, la valoración-desvolorización del
patrimonio inmobiliario, son aspectos que dependen en gran medida del desorrollo del
comercio.

Conocer, proyector y ordenar el proceso que implico la implantación, desarrollo o


transformación de los actividades comerciales en el terrilorio y en el espacio urbano debe

113
Agu1!in Reviro Loro

ser un componente fundamental poro lo estrategia de uno ciudad. El urbanismo comercia l


y sus recientes desarrollos son lo herramienta bósica en este objetivo. En la formulación de
uno estrategia paro uno ciudad, el tratamiento de lo problemótico comercial en el ómbito
local requiere de uno visión integradora, desde el urbanismo y desde lo anólisis económico
y social.

4.- Un modelo comercial po ro uno ciudad sostenible: el comercio que do vida o lo ciudad.

El modelo comercial compatible con el modelo de ciudad sostenible porte de lo comprensión


de aquellos claves que explican lo interrelación entre el comercio y lo ciudad. Desde mi
punto de visto los claves pueden sintetizarse en los siguientes ideos:

• El comercio es el eslabón final de lo cadena de valor del sistema economlco.


Su relevancia radica en que es el punto de encuentro entre lo producción y el
consumo, por eso su localización es un factor estratégico en lo configuración de
uno ciudad que quiero armonizor la calidad de vida con lo eficacia de su sistema
de distribución.
• El comercio es un equipamiento estratégico que contribuye o lo vertebración del
territorio, que genero impactos y externalidades positivos o negativos que pueden
analizarse, preverse y potenciarse o corregirse; y, en eso toreo, los Administraciones
locales tienen uno responsabilidad que no pueden obviar.
• lo eficacia y lo eficiencia del sistema de distribución comercial es un objetivo
deseable siempre que se acompañe de un proceso de mejoro de lo calidad de
vida y del servicio o los consumidores. lo dimensión humano del comercio y su
proximidad e imbricación ciudadano son volares ton deseables como lo eficacia y
lo eficiencia.
• lo garantía de libre elección por porte de los consum idores de los bienes y servicios
en condiciones en precio, colidad y proximidad exige uno diversidad de formas y
formatos comerciales que puedan estor en competencia de formo efectivo.

Poro que el comercio sigo dando vida o los ciudades, éstos deben practicar políticos dirigidos
o minimizar lo deslocalización del comercio minorista y lo evasión de gasto o través de los
compras fuero de la ciudad. El trabaja, residencio, el ocio, la convivencia, lo compra,
lo formación , el deporte, lo fiesta , los actividades culturales, todos estos usos de espacio
urbano unen 01 ciudadano con su ciudad, evitando que lo movilidad le impulse o "huir y
escapor de su ciudad'" poro comprar o entretenerse. En un mercada de localizaciones muy
competitiva, las ciudades pueden poner en marcho estrategias de marketing urbano paro
evitar lo evasión de gaslo y poro atraer el gasto evadido de airas ciudades competidoras.

Unir lo compro 01 ocio con uno oferto de tiendas en lugares cómodos y confortables,

114
MESA 2. OCIO Y NEGOCIO

mezclando lo oferto comercial y de lo oferto de ocio refuerzo esto estrategia . Se troto de


hacer ciudades poli-funcionales y equilibrados en su oferto de servicios 01 ciudadano, en
los que el centro histórico seo el principal atractivo cultural, patrimonial, comercial y de
entretenimiento.

También, favorecer lo proximidad de lo oferto comercial o los consumidores es otro de los


ejes de actuación. El supermercado de barrio, o los mercados municipales, permiten lo
fijación de lo compro fuerle en lo ciudad, en el barrio. Cuando el consumidor elige realizar
lo compro fuerte de bienes cotidianos de compro periódico (alimentación, higiene personal
y del hogar) inevitablemente adquiere también bienes de compro ocasional (menaje,
decoración , electrodomésticos, confección , etc.) con lo que el efecto de lo fugo de gasto
se incremento . El comercio es un equipamiento como otros equipamientos comunitarios
y en desplazamientos o pie, en un radio de cinco minutos, el ciudadano debe encontrar
lo suficiente oferto de bienes cotidianos; de lo contrario realizaró comportamientos de
fugo de gasto que o largo plazo producirón efectos irreversibles sobre lo morfología y lo
funcionalidad de lo estructuro urbano.

Sin dudo que en este modelo que proponemos lo libre elección de los consumidores es
un derecho irrenunciable y debe permitirle elegir entre formatos comerciales y enseños
concretos, entre precios, calidades y servicios. lo biodiversidad comercial permite lo
competencia entre formatos, entre localizaciones y entre pequeños y medianos empresas
comerciales.

lo llamado "Declaración de Málaga" I se ha convertido en uno declaración de principios


sobre como debe entenderse esto relación entre el comercio y lo ciudad. Esto Declaración
abundo en principios o ideos fuerzo que morcan y que deberion morcar en el futuro esto
relación . Desde mi opinión se podrían sintetizar en los siguientes cuatro ideos que suscribo
incondicionalmente:

• lo ideo de reconciliar lo planificación urbano con lo actividad comercial partiendo


del reconocimiento de que esto actividad es malora de lo economía local y debe
considerarse también como equipamiento poro lo comunidad y un elemento que
estructuro el centro urbano en su configuración morfológico y funcional.
• lo ¡deo de integración y compatibilidad de usos entre el desarrollo del comercio
y de lo residencio , de los atractivos IUrlsticos y del ocio con el patrimonio y lo
culturo.
• lo ideo de participación, compromiso y consenso entre los Administraciones
implicados , los colectivos ciudadanos, los asociaciones de comerciantes y los
1nstituciones poro conseguir lo renovación integrado del centro.

115
Agustín Roviro Loro

Y, por ultimo, lo ideo de gestión integrada de los centros urbanos mediante la creación de
H
"gerencias de centro ciudad •

lo ciudad necesito de lo visión estratégico que considere 01 comercio como un aliado poro
transformarse en uno ciudad habitable y sostenible, en uno ciudad vital, en lo que los usos
sociales y comerciales sea n compatibles, en lo que lo recuperación del posado seo un volar
de identidad y proyección de la ciudad, en lo que el espacio urba no público se diseñe y se
ejecute o lo medido de hombre, del "urbanita" que poseo y compro. Uno ciudad sin ruidos,
limpia, civilizada y moderno. Uno ciudad próspera que crece hacia dentro en un proceso
planificado de desarrollo armonioso, sostenible y controlado. Uno ciudad vivo, atractivo,
cómodo, accesible, activo, innovadora y equilibrada que proyecto una imagen nítida de
sus atractivos. Uno ciudad que recupero su centro como un espacio de todo lo ciudad y
de sus visitantes y que represento e identifico a todo la ciudad puesto que es su memoria y
el patrimonio de todos sus habitantes. Uno ciudad que regenero y di namiza sus espacios
públicos y sus espacios comerciales con dimensión humano . Uno ciudad que cambio y se
proyecto con la participación de lo sociedad civil mediante el consenso y la participación , el
acuerdo y el compromiso. Uno ciudad imbricado con su comercio y un comercio imbricado
en la ciudad. El "comercio hoce ciudad" O "el comercio do vida o lo ciudad", no son sólo
eslóganes, sino también ideos fuerzo que deben orientar lo comprensión de lo relación del
comercio con la ciudad tanto como la acción político coherente con estos ideos.

5.· El tiempo libre y el tiempo de ocio: El ocio como nueva oportunidad de negocio.

El ocio no es sólo el tiempo libre, ni tampoco puede reducirse o uno actividad , sino que es
un modo de ser y de percibir, un estado mentol o, si se quiere, un ómbito de lo experiencia
humana determinada por lo actitud con lo que se llevo o coba uno acción'2.

El tiempo libre es el que disponemos uno vez hemos abandonado el centro de trabajo o
°
lo ocu pación profesiona P. Es un tiempo fragmentado y disperso lo largo del día y que
ademós es consumido poro lo satisfacción de los necesidades biológicas y de conservación
(dormir, comer, salud ... ), para desplazarse (01 trabajo, 01 hogar, o los compras ... ), poro el
ejercicio de los obligaciones individuales y sociales (visito a familiares, comprar, limpieza
del hogar, gestiones ante las administraciones ... ) entre otros for mas de apropiación del
tiempo libre. Es un tiempo lleno de posibilidades donde la ausencia de obligaciones permite
llevar a cabo acciones de cualquier tipo·, El tiempo de ocio se ha definido originariamente
como sólo uno porte de este tiempo libre, yo que el ocio es un tiempo cualitativamente
°
diferente , en el que actúo sin condicionamientos, sin estar sometido necesidades . El ocio
es un tiempo liberado y liherador5 .

Pero o menudo se puede caer en el riesgo de enfrentar trabajo y ocio. Cuando el trabajo

116
MESA 2. OCIO Y NEGOCIO

está bajo nuestro control, es vocacional y supone lo expresión de nuestro individualidad, lo


separación entre trabajo y ocio se evapora 6 .

El ocio es uno experiencia subjetivo, y abarco todo el conjunto de actividades que pueden
realizar los individuos en su tiempo libre porque deseo n hacerlos con el objetivo de divertirse,
entretenerse, desarrollarse o cualquier otro objetivo que no implique únicamente beneficios
materiales7 , es un producto de experiencias personales pero su uso o consumo estó también
influido por el aprendizaje individual y por el entorno social, cultural y material.

El ocio comprende formas de expresión y de actividad, físicos, intelectuales, sociales,


artísticos o espirituales, que buscan lo creatividad, satisfacción, disfrute y el placer. En
definitiva el ocio aspira a lo mayor felicidad personal.

El ocio es hoy un derecho humano bósico, como lo educación, el trabajo o lo salud. Se ha


extendido y democratizado de tal modo que nadie debería ser privado de él por razones de
género, orientación sexual , edad, rozo, religión , discapacidad o condición económico.

El ocio es un recurso poro aumentar lo calidad de vida, el desarrollo personal, social y


económico, sin olvidar que el ocio es ademós saludable.

Estas orientaciones del ocio no son lo que entiende todo el mundo. lo terminología es
confuso y ocio, lúdico, tiempo libre o recreación son utilizados sin mucha precisión. la
ociosidad ha sido incluso históricamente un vicio, relacionado con el pecado capilal de lo
pereza.

lo sociedad de consumo nos ofrece codo vez mayores posibilidades de diversión. El utilitarismo
y el materialismo han extendido el usa del ocio como algo cado vez mós próctico, lúdico y
aprovechable y menos creativo, libre o satisfactorio. El ocio de consumo es un ocio fócil , que
exige poco esfuerzo, es un ocio cómodo centrado en el entretenimiento y lo diversión , en
lo estimulación de los instintos y en lo búsqueda de placer emocional. El ocio, en todos sus
dimensiones, es codo vez mós accesible o lo mayor porte de los ciudadanos. Resulta cada
vez mós difícil entender lo sociedad actual ignorando que el ocio se ha democratizado y se
ha revalorizado, aunque también su uso se ha mercantilizado.

Según Manuel Cuenco {2000¡la experiencia de ocio se define boja cinco dimensiones: lo
lúdico, lo creativo , la ambiental-ecológica, lo festivo y lo solidari0 8 .

117
AgU$lín Rovira Len a

Los dimensiones del ocio

Experiencias relacionados 000 lo diversión y . 1 entretenimiento. S.


lúdico corresponde con el mundo de los juguetes, los hobbies, 105 deportes, lo
recreación y los entretenimientos.

Experiencias relacionados con lo creatividad. Unido 01 desarrollo de


Creativo prócticas musicales, dramóticas, literarios, artesanales, pictóricos,
folklóricas, etc.

Experiencia vinculado 01 desarrollo de lo recreación 01 aire libre y el


turismo. Se relaciono con el entorno fisico, social, culturol personal y
Ambi ento~ Ecológico
comunitorio·IOcio .0 lo. hogares, bores, plazos, parques, barrios o
ciudades enteros).

Experiencias que tienen lugar gracias o los liestas. Fiestas tradicionales,


Festiva
grandes eventos o celebraciones personales.

Experiencia o través de vivencias altruistas. Se concreto en lo acción de


Solidario
grupos de voluntariado o asociaciones de ocio.

Elaboración propio o partir de Cuenco (2004).

Codo uno de los dimensiones del ocio, puede dar lugar o activida des diverso s, desde lo
próctica deportivo 01 turismo, o actividades de carócter solid ario y altruis ta. Asim ismo, codo
activida d puede ir dirigida a un público diferente consu midor de diferentes tipos d e ocio. En
este sentid o, los oportunidades que presento el ocio son vari ados, si b ien en su mayoría se
encuentran ligadas a los servic ios.

Todas estas dimensiones del ocio son un verd adero yaci miento poro lo creación de nuevos
negocios. Lo industrio del ocio extiende su dominio o todos aquellos actividades que pueden
desarrollarse en el tiempo libre y que pueden ser provistos por el mercado en condiciones de
competencia . En lo sociedad actual el ocio es sinónimo de consumo. Jeremy Rifkin sostiene
que lo revolución del entretenimiento represento lo mós poderosa fuerza social y económica
de nuestro tiempo y que este sector alcanzará en los EEUU el 50% del PIB en el 2015 9 .

En la culturo occidental el uso del tiempo se conformo o partir del núcleo cen tral del traba jo:
oc ho horas de trabajo diario durante cinco días de lo semana, ocho horas de descanso-
sueño diarias y oc ho horas de tiempo libre durante lo semana laboral mós el fin de semana
y un mes de vocaciones. Esto significa que el estereotipo de un individuo medio supone
que distribu irá las 8.760 horas anuales en: 2.920 horas a dormir o soñar; 2.192 horas de

118
MESA 2. OCIO Y N EGOCIO

tiempo libre en vocaciones, festivos y fin de semana; 1.824 horas de tiempo libre durante
lo semana loboral; y 1 .824 horas de trobo jo lO.

Si el tiempo de un individuo moyor de edad y ocupado se separa en Ires portes, el/rebojo


ocupo sólo el 20% de su tiempo, el descanso el 33% y el/iempo libre el 47%. A lo largo de
todo uno vido, el trabojo sólo ocupo el 7% del tolol del tiempo. 11

Cosi lo mitad del liempada uno persona adulto y ocupado es tiempo libre. Con independencia
del debate sobre lo reducción de lo jornado loborol, ahora en franco retroceso, lo tendencio
es o dedicar menos tiempo al trabajo en favor de otros actividades. Mientros en 1996 la
jornada efectivo representaba 1.648,90 trabajados, en 2000 se reclujo hasta 1.595 ,40
horas, lo que supone 53 horas mós 01 año poro desarrollar otros actividades. \ 2

6.- lo mezclo comercio-ocio como atractivo de los centros históricos.

los nuevos implantaciones periféricas de centros comerciales y de ocio que basan su atractivo
en uno oferto multicines, comido rópida y comercio suponen hoy uno fuerte competencia
yo que integran en uno mismo fórmula comercial, accesible y cómoda , una amplio oferta
dirigido a lo familia. Esto mezclo no se do en la mayor porte de los centros históricos que se
han especializado en comercio minorista o en una oferto de ocio nocturno , aunque también
abundan los casos con una buena oferta gastronómico. En un reciente estudio realizado en
la Comunidad Valencia na, el mix ocio<omercio en los centros urbanos de los principales
ciudades oscila entre un 65-75% de negocios de comercio en el coso de ciudades turísticas y
un 80-90% en ciudades no turísticos l ] . la oferta de ocio está poco diversificada y o menudo
se centro en bares, cafeterías y restaurantes. lo verdadera locomotora de los centros es
mayoritariamente el comercio de equipamiento personal.

Sin embargo, el centro histórico cuenta con otros atractivos únicos y exclusivos como es [o
oferto cultural y museística , el patrimonio arquitectónico civil y religioso, los espacios urbanos
singulares, los recorridos turísticos, lo oferto de locales diversos, especializados y codo vez
más multiculturales, los terrazos, los locales nocturnos de copos y los más destacodo de lo
oferta gostronómica , las librerías, los acontecimientos festivos tonto religiosos como civicos
que siempre ocurren en el centro. lo recuperación de teatros, cines y solos de actuaciones
debería ser una prioridad, así como lo atracción de nuevos ofertas de ocio cultural.

El turismo puede ser un verdadero revulsivo poro recuperar la vitalidad económico del centro
especialmente en su oferto gastronómico, hotelero y comercial. Frente los centros comerciales
periféricos, el centro histórico será competitivo precisamente por lo que lo diferencio , por lo
que lo hoce único e irrepetible, por su oferta de ocio más amable y humano , más inteligente
y de mayor calidad.

119
Agustín Rovíro Loro

El deterioro de los centros históricos -cascos antiguos, centros urbanos, centros ciudad,
etc.- ha sida latente en muchas ciudades: despoblación, degradación urbana, pérdida de la
actividad económica, etc. la capacidad del comercia de revitalizar estas espacios urbanas
ha dada lugar a nuevas fórmulas comerciales, como son los Centros Comerciales Abiertos,
donde comercio yacio han formado un binomio de éxito comprobado.

Ejemplos de empresas y negocios


Tendencias prádica del ocio Negocios del ocio
le ldenos fran ..
Balnearios urbanos
Mandariz Spo, Balnearia, Solmania,
Solarium / Perfumería/
Salud, belleza, cuidados del Broncearium, Druni, The Body Shop,
Cosmética / Dietéticos/
cuerpo Sephora, Santiveri, Terra Verdo.
Herboristerías / Centros
Actual Stnetic, Cellulem Brock
de estética

Gimnasios / Tiendas Body Factory Gimnasios, Atolanlo


Departes
deportivas Sport, Décimas, Interspart

Turismo urbano, de
Hoteles urbanos High Tech, Hoteles con encanto
congresos y convenciones

Areo Café, Net House, Multicines,


Ciber<afés Cine ludotecos Videoclubs, Comelot Pork, Chiqui
Entretenimiento
Parques temóticos Pork, Xonadú, Terra Mítica , Port
Aventura

Restaurantes temóticos!
Planet Hollywood, Aromas de Dakar,
Restauración y gastronomía Coffe-shop/Chocoloterios/
el Tostadero, Hoagen·Dazs, Valor
Heladerías
Músico, literatura, Tiendas especiolizados/ FNAC, lo Caso del libro, d Ingletes,
artesanía. Talleres de músico/pintura The Art Print Gallery

7.- Una estrategia paro revital izar el centro histórica.

Poro concluir, una estrateg ia de revitalización del centra histórico basado en una mezcla
equilibrada de comercio, oferta cultural y de ocio, residencio y equipamientos puede basarse
en los siguientes acciones:
• Integrar los desarrollos comerciales a través de ejes y centros focales con los usos
residenciales de manera que los espacios hiperespecializados en terciario no
compitan y expulsen el uso residencial de espacios urbanos de calidad.

120
MESA 2. OCIO y NEGOCIO

• Integrar el uso equilibrado de 10 oferto de comercio minorista de pequeño dimensión


y lo oferto hostelera (hoteles, restaurantes .. ) y de ocio diurno.
• Rehabilitor y reutilizor por nuevos usos edificios como "contenedores urbanos" que
funcionen como nuevos centros de alroctividod (equipamientos sociales y culturales,
centros comerciales y de ocio, servicios turísticos .. )
• Gestionor la implantación de "locomotoras comerciales" que dinomicen lo oferto
comerciol del centro (modo, comercio especializado, mercados, oferto culturol y de
ocio, centros comerciales de centro ciudad, museos, espacios convivencia les y de
encuentro .. )
• Potencior el comercio de proximidad que do servicio o los residentes en sus compras
habituales en equilibrio con el comercio de alracciÓn.
• Buscar el mix comercial adecuado para cado espacio urbano y para cado ciudad
a partir de lo diversidad de formatos comerciales y de negocios que sean capaces
de satisfacer la compro planificado {comercio diferenciado, especializado y
locomotoras). la compro por curiosidad e innovación {modo, negocios nuevos). lo
compro segmentado por estilos de vida, lo compra familiar y la compro por impulso
("ir de tiendas").
• Mejorar lo accesibilidad tanto peatonal como en vehículo privado mediante
la construcción de nuevos aparcamientos subterróneos, periféricos y en borde,
disuasorios, de proximidad a las zonas comerciales peatonalizadas, verticales y en
superficie mediante sistemas de regulación y rotaciÓn .
• Regular 105 usos en el centro mediante normas urbanísticos y ordenanzas flexibles
que controlen lo concentración de la oferta , lo especialización de los eies, el uso
equilibrado de 105 espacios públicos y la estética de 105 establecimientos.
• Desarrollar acciones de urbanismo comercial que mejoren el atractivo de las
zonas comerciales y la comodidad de la compra, mediante inversiones públicas
en la adecuación de 105 espacios públicos, el mobiliario urbano, lo iluminación, lo
señalética y la animación urbana.
• Introducir fórmulas avanzadas de gestión de 105 espacios urbanos como la de 105
"gerentes de centro urbano" y de lo gestión de la oferto terciaria mediante fórmulas
de cooperación pública y privada .
• Buscar lo diferenciación y la singularidad de cada centro histórico, posicionóndolo
como un espacio único e irrepetible de cada ciudad.
• Peatonizar y generar espadas públicos multifuncionales para el encuentro y
lo estancia ; sin olvidar que cada acción de peatonalización debe pensarse
solucionando 105 problemas de accesibilidad a la zona peato nal.
• Recuperar 105 funciones atracloras de los centros a través de operaciones público-
privadas de revalorización de espacios urbanos y edificios singulares paro cines,
teatros, instituciones, centros universitarios y equipamientos culturales .

121
Agu~lin Roviro loro

1 En febrero de 1999 se celebró en MOlogo el Primer Congrew Europeo de Comercio y Ciudad bajo el lema de
· Comercio y Ciudad, uno nueva relación: Comprar y vivir en el siglo XXI·, el congrew concluyó con lo llamado
· Declaroción de MOlogo".
J Cuenca, M. P(04). Pedagogia del Ocio: Modelos y Propueslo~. Universidad de Deusto. Bilbao.

J Gere, E. (1987). Tiempo de ocio. Plazo y Jones, Barcelona .


• Cuenco, M. (2004). Pedagogía del ocio: Madelos y Propuestos. Universidad Deusto. Bilbao.
s Munne, F. (1980). Psicología del tiempo libre. Un enloque crítico. Trillos. Mé)(ico.
6Csikszentmihalyi. [200 1) ·Ocio y creatividad en el desarrollo humano·, en Csikszentmiholyi, M ., y otr05, Ocio
y dewrrallo. Instituto de Estudios del Ocio. Universidad de Deuslo. Bilbao.
1 Son Mortin, J.E. (1997) . Psicología del ocio y del turismo. Ediciones Aljibe. Móloga .
• Cuenco, M. (2004). Pedagogía del ocio: Modelos y Propuestos. Universidad Deusto. Bilbao.
' Rifkin, 1. (20Cl0). lo ero del occew. Piados. Borcelono.
10 Según el Instituto Nocional de Estadístico (IN E) en España el numero medio de horas de trabaja por trabajador

y año represento 1.595,40 horas efectivos. Encuesto wbre eltiempa de trabajo, 20Cl0 (INE).
11 Entrevisto o Manuel Cuenco Cabe¡:o, -lo vida actual no se entiende sin ocio" ,
Il INE. Encuesto sobre el tiempo de trabojo. Años 1996 y 2000.
1) Oficina Poteco y Eulos (2003) .

122
Carlos Sánchez

Es cierta la radical transformación que se han ida llevando a cabo en los centros históricos
de las ciudades españolas en la segunda mitad del s. XX y hasta nuestros dios.

las necesidades de lo población han ido cambiando y con ellos, los ciudades.

los coscas históricos con su tramo urbano yo consolidada según las necesidades de otros,
quedan insuficientes poro los exigencias de hoy. Esto ha originado, en líneas generales, el
despoblamiento del centro de la ciudad.

Sin embargo, el corazón de las ciudades y de los ciudadanos, es el Centro. Es aquí donde
el individuo encuentro su identidad con el lugar. lo permanencia en el tiempo de los centros
históricos, es necesario.

No obstante, es en los Centros Históricos, únicos codo uno por sus vivencias, donde se reali·
zan el mayor número de experimentos urbanísticos con consecuencias o veces irreversibles.
Así, no se dudo en poner en próctico criterios de intervención generales, no entendiendo lo
particularidad de lo problemático de codo Centro Histórico.

El uso indiscriminado de mobiliario urbano, señales de tráfico, barreros arquitectónicos


poro problemáticos globales ... , ocasionan contaminaciones paisajísticos que dependen de
10 escalo del problema, de lo solución y sobre todo del lugar.

En todo criterio de intervención en el Centro Histórico debe prevalecer 10 premiso de facilitar


la vida 01 residente no imponiendo normas de difícil gestión.

los actuaciones que se están fomentando en nuestros Centros Históricos deben tender o lo
revitalización y o su conservación. Poro ello se planteo poro su debate lo propuesta del
siguiente decálogo de aduacianes:

1.· Proteger y fomentar el uso residencial.


Este debe ser el fin, porque es el residente el que mantiene el Centro Histórico.

2.· Proteger el comercio tradicional.


Como sector servicios que es, debe abastecer 01 residente.

123
Corlos Sónchez

3.- Accesibilidad y movilidad en materia de trófica poro el residente:


las soluciones actuales 01 problema del trófico desbordado en los Centros Históricos
no pueden ser un obstóculo para el residente.

4 .- Fomentar uno político de aparcamientos para residentes.

5 .- Tender hacia un transporte público de calidad.


los vehículos empleados en tejidos urbanos medievales con anchos limitados, deben
adecuarse a lo realidad urbana.

6 .- Cuidar el diseño del mobiliario urbano.


El actual criterio de llenar de papeleras, maceteros, hitos ... siguiendo normas estón-
dar. los Centros Históricos necesitan respuestas personalizados sin llegar o lo actual
contaminación ambiental.

7 .- Pavimentos con materiales de calidad .


los Centros Hi stóricos son la tarjela de visita de las ciudades. Invertir en infraestructu-
ras, pavimentos se revierte en la imagen de la ciudad.

8.- Respetar el espacio público .


los espacios singulares, plazas, miradores, deben permitir el ocio y recreo. Evitar lo
ocupación incontrolada de bares y terrazas .

9 .- Catalogar el uso de edificios singulares.


Contemplar el futuro del patrimonio histórico y su empleo como equipamientos que
no deteriore su morfología.

10.- El turista como residente transitorio.


los Centros Históricos son el lugar de atracción de los visitantes. Sobre todo en ciu-
dades patrimoniales, circunstancia que se do en gran número de los andaluzas. Se
debe considerar 01 turista que se olaje en el centro histórico como si fuero residente
transitorio.

12'
Notas para el foro sobre Centros Históricos
Francisco Torres Mortínez

Los cen tros históricos


los viejos ciudades se construyen sobre los huellos de su pasado y despiertan en nosotros
lo emoción de descubrir comunidades que han crecido asentándose en lo mós valioso de su
tradición. Construyen lugares que son porte de los gentes que viven en ellos y de su propio
historio personal, sin los que no podríamos imaginarlos. Algo quizós inmaterial, el olmo
de lo ciudad, ha dejado huellos en cosos y calles, en patios y jardines, en lo formo de uno
puerto o uno azotea, y en lo manero de usarlos y mirarlos. Huellos que o su vez son los
pautas poro que otros generaciones repitan los mismos posos, los mismas miradas. Paisaje
de los vidas de sus habitantes y escuelo de urbanidad, lo que codo uno de los que ahora
o antes vivieron en ellos reconocen como uno formo de ser ciudadano, una formo de estor
en el mundo .

lo que valoramos en lo imagen de los centros históricos es el producto de uno simbiosis


entre uno sociedad y unos artesonas constructores que ha dado lugar o formas de ciudad
cuidadoso y pausadamente ojuslodos, hechos con lo mismo lentitud y constancia con que
el aguo labro el cauce de un río. Esos casos y ciudades son el orca de un tesoro de
recuerdos que conservan y transmiten cómo vivimos y nos relacionamos con los cosos que
nos rodean .
De ahí lo fascinación por lo visita a otras ciudades, a otros mundos, en los que descubrir
esas huellas de otras gentes, de airas culturas del habitar, asomarnos y aprender de otras
formas de vivir.

Ocio y negocio

En torno o esto nuevo mirado, o este interés contemporáneo no sólo por los monumentos
sino por cualquiera de los piezas y elementos de lo ciudad histórica , de lo vida de antes,
surgen actividades y empresarios que se aprestan a ofrecer lo que el viajero y el visitante
demandan: Trozos de ciudad en los que sumergirse en un pretendida mente genuino mundo
histórico, caracterizados por formas y materiales que conservan o reproducen fiel, o
aparentemente, la piel y la estructuro de los casos y calles de otra época.
Superados los tiempos en los que los cosos de los centros históricos se vendían o precio
de solar, nos encontramos en pleno proceso de su transformación paro adecuarlos o los
oportunidades de negocio.
Hoy muchos maneras de percibir, valorar y disfrutar de sus volares, desde el que derramo

125
Notos poro et foro 50bre Cen tros Históricos
Froncisco TOfres Morllne z

mirados distraídos o lastrados por interpretaciones establecidos, hasta lo del conocedor


experto o abierto o los emociones inesperados. Tontos como tipos de negocio: el que se
asiento descuidada y extrañamente en un solar, quien que se aplico o la valoración y rescate
de los elementos mós val iosos del lugar y el edificio en el que se instalo, o el que construye
de nuevo remedando imágenes y cosiendo fragmentos con mayor o menor fortuna.

Muchos empresarios del sector (y arquitectos, decoradores y constructores) interpretan lo que


busca el visitante, seo paisaje urbano, alojam iento, comercio artesanal o coci no tra dicional,
y con ello fabrican su oferto. Mayoritariamente crean lo que saben vender: revisten nuevos
o viejos estructuras con torpes detalles folkló ricos, falsos remedos de blasones o apariencias
de un paisaje histórico. Asi las expectativos del viajero dispuesto o nuevos sensaciones y
felices descubrimientos se agostan en un escenario sabido, plano y falso, producto de una
banal simplificación del mundo, de lo historia y de los mismos gentes.
¿Cuól es el límite?: Uno ciudad vacia de habitantes reales, cuyos bajos se ocupan durante lo
jornada laboral por vendedores de postales, camisetas y piezas de artesanía local fáciles de
llevar. Cuyas tiendas de comestibles son ahora comedores de menú turístico que extienden
sus mesas por aceros y plazas carentes de vecinos. ¿Qué piensan los buenos cocineros y
empresarios de restauración de las burdos ofertas de platos regionales, que abundan en
esos comedores? ¿Ayudan a un me jor conocimiento y disfrute de la culturo gastronómica
de una región?
Una reflexión

Es bueno y conveniente clarificar: Cualquier cosa que hagamos hoy estará teñida de la
mirada y las sensibilidades de nuestro tiempo. Uno edificación siempre será de hoy aunque
quiera parecer de siglos atrás. La habitación de un hotel ya nunca será la de un fonduk ni
la pieza de una cosa antigua. Ni las ropas, ni los manteles, ni la iluminación, ni los olores,
ni la higiene y, por supuesto, tampoco la comida, son los de antes .
Los riads y casas de huéspedes que proliferan en las medinas marroquíes son un producto
de la mirada occidental construído con elementos de la artesanía local. Se hacen cortinas
de los telas con que se cubren las mujeres y se usan manos y materiales de lo tradición local
paro fabricar utensilios, menaje y mobiliario que acojan cuerpos y costumbres occidentales.
Muy pocos viajeros, y aún menos turistas, soportarían sumergirse realmente en el mundo
cotidiano de sus habitantes .
¿Pensamos entonces que los comerciantes, hosteleros y restauradores que acomodan su
negocio a las exigencias de este turismo pretendida mente culto o interesado en los valores
de la ciudad tradicional, son en realidad unos mixtificadores que convierten lo ciudad
histórico en una caricaturo de sí mismo paro un consumo rópido y cómodo? El comerciante
existe en cuanto que hoy un mercado y ofrece lo que se le pide, pero lo ciudad sólo
sobrevive si es manufacturo humano vivo y en constante evolución, y muchos de estos

126
MESA 2. OCIO Y NEGOCIO

negocios tienden a congelar el escenario en un momento concreto y con una apariencia


determinado. Momento y apariencia que también pueden tener una demando efimera ,
aunque ahora nos parezca que 01 estar sancionados por la historio tendrán asegurado
larga vida. Cualquier empresaria solvente sabe que debe estor muy atento a los vientos de
los gustos y las modas, que cambian de dirección caprichosamente.

¿Es éste entonces el futura de la ciudad histárica?: Casas arregladas por gente foránea
que la ocupan esporádicamente. Hoteles y casos de huéspedes que reproducen ambienles
congelados en el tiempo. Grandes casas convertidas en bazares. locales para ventas de
recuerdos. Falsos tabernas y comedores que sirven uno selección, rápida y fácil, quizás
hasta falseada, de la gastronomía local.

Un panorama que describe algo muy parecido a lo oferta de un parque temática, y todos
sabemos que los parques temáticos tienen pronto fecha de caducidad y necesitan renovar
constontemente el cotálogo de atracciones. ¿Pero cómo se renuevan las atracciones de la
ciudad histórico? La verdadera ciudad llevo en su seno la renovación , que na es otra que la
propia vida de las gentes que la habitan, que incorporan las nuevas exigencias del habitar
cotidiano o su entorno y crean y modifican lo troma de servicios que la hocen pasible . Es
por eso que es vital vigilar y exigir lo preservación de una vida vecinal compleja y diverso
en el seno de la ciudad histórico. Todos los que habitan y trabajan en ello son agentes en
su preservación, pera ninguno en exclusivo .

y 01 igual que en el encuentra de la nueva arquitectura y la ciudad se arriesgo su propio


reconocimiento, en el despliegue del complejo y plenamente contemporáneo aparato al
servicio del ocio y el turismo arriesgamos su mismo supervivencia.

127
Mercedes Torres

l .-Accesibilidad al casco antiguo

1.0) TRANSPORTE PUBLICO: Es necesario y fundamental poro dinomizor un cosco histórico


garantizar un buen medio de transporte público que facilite el acceso , tonto poro estructurar
lo convivencia vecinal como el acceso de visitantes y turistas.

1.b) SERVICIO DE TAXIS :Gorontizor un servicio de taxis en una franja horaria razonable,
enfatizando su flexibilidad y adecuación durante los fechas en que se produce mayar
afluencia a las cascos históricos . Es fundamental que en el propio casco antiguo existo uno
parado fijo de taxis.

1.c) REGULAClON DEL TRAFICO: Es prioritaria lo mentalización de los policias municipales


poro que su labor, odemós de organizar eltrófico seo lo de orientar con amabilidad y dar
opciones posibles a los visitantes y vecinos del cosco histórico. Es fundamental su presencio
en puntos de accesibilidad crítico. Es aconsejable coordinar los semóforos o través de la
central de cómoras, lo que en Cuenco todavía no se hoce.

1.d) POSTALEROS y APARCACOCHES ILEGALES: Es imprescindible erradicar de las vías


públicas el creciente problema de los postaleros y aparcacoches que intimidad y don una
imagen deplorable de lo ciudad.

1.e) REGULAClON DE CARGA Y DESCARGA: Fijar unos horarios razonables de carga y


descargo , teniendo en cuento que en lo porte antigua conviven negocios distintos en sus
franjas horarios de trabajo, y acumular en sólo dos horas todo la actividad, supone un
colapso innecesario del trófico.

lJ) APARCAMIENTO : Dadas los características concretos de Cuenco poro el acceso


al casco histórico, es fundamental lo creación de aparcamientos que hagan posible la
accesibilidad 01 mismo . Existen varios hoteles ubicados en edificios hi stóricos que no
disponen de aparcamiento propio. Lo mismo ocurre con los vecinos.
El deseo general es que el cosco histórico seo peatonal y suprimir el aparcamiento en vía
pública pero, para ello, el procedimiento debe ser inverso al producido: crear el aparcamiento
necesario y posible y paulatinamente suprimir el estacionamiento en las calles.

128
MESA 2. OCIO y NEGOCIO

2.-Servicio de limpieza y reciclaje

Dotar al casco histórico con los contenedores necesarios para papel, residuos orgónicos y
vid rio, con capacidad paro absorber la basura que se genera; situóndolos estratégicamente
paro evi tar su impacto visual.

En Cuenca se acumula en muy poco espacio una gra n ca ntidad de bares, pubs y restaurantes
que generan gran cantidad del vidrio que no se recicla . Hay fechas puntuales en que se
debería exigir o la controla de limpieza un servicio extraordinario paro mantener un umbral
de hig iene razonable: Semana Santa, fiestas de Son Malea (vaquillas enmaromadas) y
fie stas especiales .

3.- Infraestructura información turística

Es imprescindible un sislema de señalización adecuada y suficiente en diferentes puntos de


lo ciudad. Es muy importante, asimismo, la existencia en el casco histórico de una Oficina
de Información Turístico.

4.- Barreras arquitectónicas y urbanas

Agresión al casco histórico con barreras arquitectónicas y urbanas innecesorias y excesivas.


El Casco es un espacio multifuncional y debería ser suficiente con señalización adecuada y
vigilancia municipal.

5.- Accesibilidad minusválidos

Existe un grave problema de adecuación de lugares públicos para facilitar el acceso a


minusvólidos. Falta de sensibilidad de la Administración poro exigir esa accesibilidad en
edificios históricos (Catedral). museos, o en la misma vía pública.

6 .-lmpacto estético del cableado

lo necesidad urgente de cuidar y rehabilitar las fachadas, suprimiendo el cableado que, en


algunos zona s y calles, ademós de impacto visual presenla una clara peligrosidad.

7 .- Iluminación del casco histórico

En Cuenca, las hoces de los ríos Huécar y Júcar cuentan con una bellisima iluminación,
que se echo de menos en fechas claves. Es curioso que contemos con esta iluminación
extraordinario y cuando no se encienden las hoces, ciertos pasos de la ciudad a diario
cuen len con uno iluminación absolutamente escasa (puente de San Pablo).

129
Mercedes Ton el

8.- Coexistencia de dependencias administrativas del ayuntamiento con


vecinos y turistas

Se debería trasladar a la parte nuevo de lo ciudad todos estos departamentos administrativos


del Ayuntamiento, dada la inmensa problemática de aparcamiento que tiene la parte
antiguo. Esto incomodi dad de acceso se traslada a las ciudadanas que tienen que realizar
sus gestiones en el Ayuntamiento.

9 ,· Plan de ordenación de tráfico y e stacionamiento

Es prioritario hacer un estudia a largo plazo de los necesidades de los vecinos y centras de
ocio que tiene el casca antiguo. En Cuenco se han acometido proyectos de aparcamiento
que han perdido su utilidad dado lo lejanía de su ubicación y su falto de comunicación con
lo porte antiguo (parking del Auditorio)

10.- Dinamización casco histórico

Actividades que permitan concebir un casca vivo, dinám ico y con capacidad de atraer y
convocar o vecinos y visitantes.

130
MESA 2 : CONCLUSIONES
Javier Campos Gonzólez
CoordinadO<

los centros históricos son, onle todo, patrimonio de 105 residentes, anles que cualquier otro
consideración. El primer objetivo compartido por lodos los miembros de la mesa, desde
una óptica empresariol y profesional, serío la protección y el fomento del uso residenciol ,
evi tando situaciones de cenlros históricos que se convierlen en "porques femóticos" o
e5Cenorios uno vez concluido lo jornada laboral. propiciando uno industrio y comercio que
contribuye 01 denominado "turismo de poso" y abrasivo.

Por tonlo sería necesario el desarrollo de uno reglamentación que equilibre los necesidades
y distintos usos que intervienen en los centros históricos. Este desarrollo se puede llevar o
coba o través de un órgano gestor que cuente con las Administraciones Públicos, el sector
privado (empresarios, comerciantes y profesionales), así como el denominado tercer sector
(asociaciones culturales, vecinales, etc .. )

Es necesario el desarrollo de uno reglamentación que equilibre los necesidades y distintos


usos que intervienen en los centros históricos y que asimismo propicien soluciones para la
prablemática detectado en las mismos:

• Vaciamiento demogrófico
• Accesibilidad
• Aparcamiento disuasorio
• Suministra de proveedores
• Cargo y descarga
• Tratamiento de los residuos sólidos
• Seguridad ciudadana
• Transporte público de calidad
• Coordinación de las distintos obras de intervención en CH
• Regulación y contral de los actividades profesionales y empresariales
• Mobiliario urbano y pavimentos

En definitivo se froto de una rehabilitación integral que equilibre los distintos derechos que
intervienen o través de lo que se denomino Jo búsqueda de las cinco R:

• Rehabilitación
• Regeneración de los espacios públicos
• Revitalización
• Reconversión
• Renovación

131
Me~Cl 2: Conclu~iones

Este ansiado equilibrio entre vecinos, actividades empresariales y profesionoles y visitantes


(turistas) nos llevo a propugnar el que estos últimos seon considerados con el tratamiento
de residentes transitorios. Considerando su estancia en los cascos con un sentido
humonisto oñodiendo o su octividod de consumo básico uno octividod enriquecedora que
propugno el turismo cultural de calidad.

Bajo esta perspectivo las distintas actividades empresariales -hotelería, restauración,


comercio, etc .. - estarán regidas bajo esos criterios de calidad y de respeto hocia las
necesidades, cambios y evolución de las personas que nos visitan y de los ciudadanos.

Por último, reconocer la necesidad imperiosa de formación a todos los niveles, así como la
de gestión empresarial.

132
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA
Manuel Pérez Yruela
COOO'dioodo<

Lo meso sobre Ula nuevo ciudadanía. lo social y lo vecinal" debe centror su trabojo en el
análisis de los aspectos y variables sociales que caracterizan a los centros históricos, que se
pueden ogrupor en dos grandes apartados. Primero, las característicos sociodemogróficos
de los habitantes de estas óreas urbanos y lo manera en que estos rosgas han influido en su
evolución y condicionon futuros procesos de recuperación.

Segundo, lo importancia de la participación e implicación de los vecinos y, en generol, de


los organizaciones ciudadanos en los procesos de recuperación y revitalización de estos
zonas.

Aunque no se puede generalizar sin mós sobre estos lemos, dado la heterogeneidod
de situaciones, los rasgos mós frecuentes que han caracterizado a porte importante de
los centros históricos constituyen un conjunto interconectado de factores que han llevado
lentamente o su debilitamiento e incluso empobrecimiento. Suelen sufrir un proceso de
envejecimiento que unido o lo frecuente boja densidad de población ha restado vitalidad
biológico o esos áreas. A su vez, ambos procesos han afectado negativamente al consumo,
con el consiguiente impacto negativo sobre los servicios que han tendido o deteriorarse e
incluso desaparecer. El capital humano con que cuentan esas áreas no suele ser alto debido
o lo edad y condición socioeconómico de sus habitantes . Finalmente, todos estos factores
contribuyen o que en muchas ocasiones no dispongan de recursos económicos suficientes
poro mejorar o simplemente mantener en buenas condiciones las viviendas. Obviamente,
este diagnóstico general puede tener numerosos excepciones en lugares concretos y subáreas
particulares dentro de estas áreas urbanas, pero en general puede servir de guia orientativo
poro el debate .

En cuanto 01 segundo aspecto, podría aventurarse lo hipótesis de lo existencia de uno


cierto contradicción. Por uno porte , en estos centros ha sido habitual el desarrollo de un
aceptable grado de sociobilidad y confianza, de capital social en sumo , que podría apuntar
o un cierto vigor asociativo y participativo. Parece, sin embargo, que otros rasgos como
los apuntados en el párrafo anterior frenan esto posibilidad , hasta el punto de que, en la
práctica, las experiencias de participación social no porecen haber sido muy abundantes .
De ser cierto esta hipótesis, habría que desarrollar estrategias específicos poro resolver tal
contradicción y facilitar la participación social.

los problemas brevemente reseñados en los dos párrafos anteriores, pese o ser una muy
somero aproximación al diagnóstico de estos óreas, sirven paro poner de manifiesto la
necesidad de políticos y prácticos específicos que compensen y revierton esos procesos

135
lo nuevo ciudodonio
Manuel Pérez Yruela

de deterioro, que es dificil que surjan de manero espontáneo . El objetivo de lo meso es


precisamente poner en común y debatir, o partir de lo experiencia de los porticipantes,
sobre los me jores políticos y prácticos aplicables o lo solución de estos problemas, poro que
uno nuevo ciudodania revitalice los centros históricos y los pongo 01 servicio del desarrollo
global y sostenible de lo comunidad.

136
El Casco Antiguo de V itoria-Gasteiz: de una experiencia modélica
a la antesala de un posible fracaso
Agustín Azkórate Garai-Olaun

Vaya hablar muy brevemente sobre lo experiencia de lo ciudad de Vitorio.Gasteiz, advir·


tiendo, no obstante, que existen personas mucho más cualificados que yo poro hacer un
análisis preciso de lo que está aconteciendo en aquello ciudad. Si he aceptado esto invito·
ción ha sido por el firme compromiso que, tonto yo mismo como el Grupo de Investigación
interdisciplinar que dirijo, hemos adquirido públicamente con lo recuperación de un Cosco
Antiguo que, como veremos, no consigue despegar del todo. Este compromiso nace, de
modo estable, hoce casi diez años en el contexto de los intervenciones que, desde entonces,
vienen realizándose en lo viejo catedral de Santo Mario, enclavado en el corazón mismo
de lo viejo ciudad.

Mi intervención podró parecer pesimista y desesperanzado y temo que no les vayo o gustar,
como tampoco gusto en determinados círculos de nuestro propio ciudad. Esto actitud desespe-
ranzado nace probablemente de lo perplejidad que me produce el escoso resultado obtenido
tras largos años de esfuerzos en los que parecíamos cantor con un espléndido guión ejecutado
metódicamente. Con todo o favor en teoría, en Jo práctico no estomas obteniendo los resultados
esperados. En Vitoria se está produciendo un notorio desencuentro entre lo que se siembro y lo
que se cosecho, entre lo que se cree que ocurre y lo que sucede en realidad.

Nuestro ciudad acostumbro o aparecer encaramado en los primeros lugares de los rankings
de sostenibilidad, calidad de vida, etc .. Y ello está produciendo, tonto en los representan·
tes institucionales como en lo propio ciudadanía, uno autocomplacencia peligrosa por sus
posibles efectos soporíferos y paralizantes. Los páginas webs que pueden consultarse son
un ejemplo de ello.

Hoy que reconocer, no obstante, que los datos que se barajan admiten poco discusión .
En relación con su Casco Antiguo, Vitoria posee uno de los primeros Planes Especiales
de Rehabili tacián Integral. Redactado en 1982 (han transcurrido, por tonto, 22 años) fue
pionero o nivel nocional. Este PERI ha sido recientemente objeto de uno profundo revisión
y reactualización, dotóndose de los más modernos sistemas de gestión (magnífico GIS) . Los
inversiones (tonto públicos como privados) realizados entre 1983 y 2001 han alcanzado
prócticamente los 20 mil millones de pesetas. lo revisión del PERI prevé nuevas inversiones
entre 2002 y 2010 cercanos o otros 17 mil millones de pesetas mós. Son, como se ve, cifras
muy importantes.

la viejo catedral de Santo Moría y su entorno están siendo objeto de uno profundo inter·
vención que se inició en 1994 y finalizaró en el 2010. El Plan Director y su ejecución estó

137
El Casca Ant iguo de Vitorio.Gosteiz: de una e)<,periencio modélico o lo ontesolo de IJn posible Irocoso
Agustín Azkorole Goroi-Otoun

recibiendo el reconocimiento nacional e internacional y, lo que es mós importa nte, el apoyo


masivo de lo ciudadanía. Recientemente hemos iniciado también un ambicioso proyecto
de recuperación de los primitivos murallas del siglo XI que, aunque les porezco increíble,
eran desconocidos poro la mayoría de los habitantes de la ciudad. Me hubiera gustado
hablarles de todo ello, pero no lo haré por no ser éste el objeto de lo meso de trabajo en
lo que estomas.

lo que quiero transmiti rles ahora -en el breve morco que se nos permite- es que, o pesa r
de todo ello, lo recuperación del Cosco Antiguo sigue siendo uno asignatura pendiente
en nuestro ciudad. Puede decirse que su recuperación integral, o fecho de hoy, constituye
un doloroso fracaso , especialmente doloroso porque han sido buenos los propuestos eje-
cutados, muchos los dineros invertidos, muchos los iniciativas y los ilusiones deposi tados.
Entonces ¿qué ha ocurrido, o qué está ocurriendo?

Poro responder a esta pregunta, se acostumbro o buscar la causo de esto situacián en lo


conjunción de diversos factores : 111• Se suelen mencionar, en primer lugar, lo configuración
orográfico de lo primitivo ciudad, situado sobre uno colino, y los problemas de accesibili-
dad que de esto ubicación se derivan. Es lo que un catedrático de Historio Contemporáneo
de nuestro universidad ha calificado recientemente como "el mol de altura", 22 . Se hoce
refe rencia, en segundo lugar, o lo apropiacián de algunos calles del Cosco por porte de di·
versas tribus urbanos, tonto sociopolíticas como generacionales. Es este el chivo expiatorio
preferido por muchos: abundancia de bares nocturnos, trapicheos y radicalidad política en
forma de kafe oorroka. 3 11 • En tercer lugar, es común también hacer mención o lo "guetiza.
ción" de algunos zonas del Cosco, ocupadas masivamente por uno población inmigrante
de origen preferentemente magrebí.

Ninguna de los tres rozones esgrimidos desde el conformismo imperante nos parece, sin
embargo, definitivo. los Centros Históricos de Bilbao, San Sebastián o Pamplona, por citar
únicamente las capitales más próximos poseen un dinamismo y uno vida que no se aprecia
todavía en Vitoria. Pasear por los Siete Calles de Bilbao, "ir de pinchos" por los abarrotados
bares de lo Porte Viejo donostiarra produce uno sensación que no tenemos quienes poseo·
mas por el Cosco Antiguo vitoriano. las dificultades orográficos que presenta este último no
dejan de ser uno excuso difici[mente objetivable, si tenemos en cuenta que apenas san 25
los metros que [o colina se sobreeleva sobre el llano que la rodeo . Existen, además, nume-
rosos ejemplos de ciudades con centros históricos encaramados en lo alto, sin que ello hoyo
supuesto un hondicap insuperable paro su recuperación integral.

Debe existir, por lo tonto, alguna otro rozón , o quizá más de una. En cualquier caso, los
más importantes tienen que ver, sin duda, con el temo que abordo esta meso, porque cons-
tituyen factores de carácter sociológico.

138
MESA 3. lA NUEVA CIUDADANíA

Digámoslo claramente: el Cosco Antiguo de Vitoria no resulto atractivo o los habitantes de


lo ciudad. Como espacio habitable carece de credibilidad. Muy pocos apostamos since-
ramente por su futuro. ¿Es ello debido o faclores endógenos o exógenos 01 propio barrio?
Resumamos brevemente su perfil sociodemográfico, sus sombras y sus luces.

o) Comencemos por los primeros. Durante los últimos años, la población del Cosco Antiguo
ha posado de 16.000 habitantes o los 9.594 que poseía en 1999. El porcentaje de perso-
nas mayores de 65 años represento el 20,6% mientras que en el resto de lo ciudad es del
14, 1%. lo población extranjero a lcanzo un 6% frente al 2% del resto de lo ciudad (datos
de hoce 5 años; en lo actualidad los porcentajes serán mayores).

El nivel de inslrucción es más bajo que en el resto de la ciudad. lo mayoría de lo población


pertenece o uno clase trabajadora de mediano o boja cualificación. Solamente un 10%
pertenece o sectores de profesiones superiores. la tosa de desempleo (2000) se situaba en
un 15% frente al 8% del resto de lo ciudad . El 7% de lo pobloción recibe ellMI o Ingreso
Mínimo de Inserción, mientras que en el resto de lo ciudad no llego 01 1%. Puede decirse,
pues, que nos encontramos ante uno población con boja poder adquisitivo y con un por-
centaje superior -respecto del resto de lo ciudad- de personas mayores, desempleados e
inmigrantes.

b) Junto a estos dotas, el barrio posee, sin embargo, otros rasgos sumamente interesantes
y esperanzadores. Aunque el porcentaje de población en edad avanzado seo mayor en el
Cosco Antiguo, lo toso de envejecimiento es notablemente inferior al del resto de lo ciudad.
Ello es debido, en porte, o lo paulatino afluencia de gente joven (en estos momentos, un
tercio de lo población tiene entre 25 y 39 años) y o uno taso de fecundidad superior o lo
del resto de lo ciudad.

Existe otro doto sumamente significativo: lo voluntad por vivir en el centro histórico como
opción libremente asumido. Frente o un 39% que dice vivir en el barrio por cuestiones eco-
nómicos (menor precio de los viviendas), un 22% dice hacerlo por lo calidad de vida , un
12% por el dinamismo del entramado social y un 11% por 01 ambiente. Es decir, un 43 %
opto por vivir y quedarse voluntariamente en lo Parle Viejo. Estos dotas parecen confirmarse
en los censos de población mós reciente . Mientras que, en el año 2000, 747 residentes
abandonaron el barrio poro trasladarse o otros zonas de lo ciudad, en el mismo periodo
fueron 754 personas las que decidieron elegir el Cosco como nuevo lugar de residencio.

Hoy finalmente un apunte más, de la máximo relevancia: el fuerte peso del asociacion ismo.
Existen cuatro asociaciones de comerciantes organizados por colles que se han federado en
una Asociación Común. las Asociaciones Culturoles san numerosos y se aglutinan en larno
01 moquelisma, comino de Santioga, ecologismo, camics, danzas, ele. Es en el asociacionis-
mo vecinal en el que existen problemas, aunque no por su ausencia sino precisamente por

139
El COKO Antíguo de Vilotio-Gosteiz: de uno experi encio mode lit.o o lo ontesala de un posible frocoso
Agustín AUo rote Goroi.olou n

lo contra rio. Son varios los asociaciones que pugnan por alzarse con lo representatividad
de sus vecinos.

y volvemos o preguntarnos: ¿Qué ocurre entonces? Si los inversiones son muy importantes,
si lo población se rejuvenece y si los movimientos sociales son esperanzadores, ¿por qué el
Cosco no resurge con lo fuerzo que se merece? Hoy que decir rotundamente que existe un
grave problema de credibilidad, de fe en el proyecto, tonto entre los habitantes del propio
barrio como en el resto de lo ciudad. Analicemos sus causas por separado.

Respecto 01 barrio. El problema fundamental es lo ausencia de participoción ciudadano en


lo tomo de decisiones . Vitoria constituye un perfecto ejemplo de fracaso de los enfoques
dirigistas, organizados "desde arribo hacia abajo", potenciado por uno excesivo distancio
(desconfianza) entre los representantes institucionales y los habitantes del barrio.

No habría que olvidar tampoco lo desproporción existente entre el esfuerzo dedicado o


lo diagnosis e intervención y los efectos sobre lo vida cotidiano de sus habitantes. Existe,
en definitivo, lo sensación de que el Cosco Antiguo intereso o especial istas, clases cultos y
visitantes por su valor patrimonial y monumental, sin convertirlo sin embargo en un espacio
de sociabilidad atractivo poro sus residentes .

Respecto 01 resto de lo ciudad el fracaso es mayor aún, si cabe. En Vitoria existe uno psico-
logía colectivo típico de los pequeños capitales de provincia , aunque nuestro ciudad hoya
triplicado su población en los últimos 25 años. Uno psicología clasista, burguesa, que privi-
legio el ensanche decimonónico y los modernos urban izaciones anglosajones de lo periferia
en detri mento de los cin turones industriales de los años 60 y 70 y, sobre lodo, del Cosco
Antiguo, convertido en el último peldaño del escalafón social, en lo nuevo "periferia". Esto
mentalidad, muy interiorizada en el "vfy" (vitoriano de toda lo vida)' conduce 01 rechazo de
los clases medios no yo o vivir en el Cosco, sino incluso o pasear por él. Ante esto situación ,
es necesario lomar algunos medidos urgentes.

Uno primero orientado hacia el interior del barrio, fomentando lo participación de sus habi-
tantes de varios maneras : o) potenciondo los movimientos asociacionistas en lugar de des-
confiar de ellos; b) favoreciendo lo presencio de los organizaciones vecinales en los órganos
de decisión no políticos (Fundaciones, Institutos, elc.). Se troto, en definitivo de impulsor lo
que se denomino en fechas recientes con el anglicismo "empoderamiento" (Empowermenf),
entendiendo por tal lo coparticipación del poder o lo capacidad poro influir en él.

Uno segundo , orientado 01conjunto de lo ciudad, con el objeto de prestigiar el Cosco Anti-
guo. Yo no sé si lo "gentrificoción" (Genfrificofion) de los Cascos Antiguos (a Iro anglicismo
,. elitizoción/ elevación del 5tOtuS) es bueno o no. Pienso que, en cierto medido , podría ser
interesante (aunque hoya estudios que denunc ian sus efectos perniciosos). Pero se dé ésto o

140
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

no, el Ayuntamiento debería, entre otras casas, crear infraestructuras de prestigio, celebrar
los ocios oficiales y culturales en el corazón de la ciudad, financiar campañas de concien-
ciación ciudadana .

finalmente resulta imprescindible, también, la creación de marcos de consenso. Es preciso


pactar unos mínimas que no sean objeto de discusión ni sufran las vaivenes de las intereses
partidistas. Es éste, seguramente, una de las mayores problemas que tenemos en el País Vas-
ca a la hora de tomar decisiones estratégicas de cierto alcance. Y na es un problema menor.
Es par ella por lo que, mientras se escriben estas líneas, un grupo de vitorianos pertenecien-
tes o lo que se denomina lo " sociedad civil" estó tratando de articular un documento que,
recogiendo los necesidades más perentorios que tiene el Casco Antiguo en estos momentos,
articule unas propuestas concretas y realistas que sean asumidas tanta por las habitantes del
propia barrio como por los representantes institucionales de la ciudad. En caso contrario,
una ciudad que presume justamente de estar o Jo vanguardia de muchas cosas vinculados
con Jo sastenibilidad, puede cosechar un sonoro fracaso de consecuencias que habremos
de lamentar a medio y largo plazo.

141
Dolores Brondis

Poro abordar el asunto que nos concierne sobre los centros históricos creo que hoy que tener
en cuento uno serie de consideraciones previas que derivan del proceso que ha ten ido lug a r
en estos espacios y que ayuda n a entender su actual problemótico social.

Unas tienen que ver con las coroe/erísticas físicos de los centros históricos. Se porte de que
los centros históricos se identifican con lo que ero el centro de lo ciudad en el siglo XIX. Su
largo trayectoria en el tiempo ha dado lugar a lo transFormación de a lgunas de sus portes,
en el intento de adaplarlas o los nuevos tiempos, mienlras que otros mantienen muchas de
sus permanencias, mejor o peor conservados. En consecuencia, en los centros históricos
pueden encontrarse óreas emblemáticas junto con otras que presentan un elevado nivel de
deterioro arquitectónico, urbanístico y medioambiental.

Otras consideraciones estón en relación con las corocterísticos funcionales de los centros
históricos . Han sido tradicionalmente espacios plurifuncionales, pues hasta lo segundo
mitad del siglo XX eran el centro de lo ciudad que, además de no perder la función
residencia l, asumía las múltiples actividades derivadas del sector terciario. Pese o ello,
a lo largo del tiempo los distintos sectores que conformaban los centros históricos han
podido ir variando las actividades en función del papel que la dinámica de la ciudad
les asignaba. A veces los combios funcionales se han producido de formo armónico
con lo morfológico y lo social, pero airas veces se han impuesto de fo rma dróstica
y han provocado resultados poco deseables, sobre lodo cuando se ha llegado o la
desaparición de los actividades tradicionales indispensables para la supervivencia de
lo población residente.

Finalmente están las que se corresponden con las característicos socioles de los centros
históricos. Nunca los centros histórico han sido un todo homogéneo en lo social, como no
lo ha sido ni su morfología ni sus actividades. Tradicionalmente la homogeneidad social
se daba en pocos sectores del centro histórico, conviviendo en lo mayoría de los barrios
estratos sociales muy diFerentes, pues las transformaciones morFológicos y funcionales
que en ellos tenían lugar se producían en espacios temporales dilatados. Sin embargo,
si los cambios funcionales o morfológicos son muy rápidos, y los residentes no tienen
capacidad paro asimilarlos, al verse privados de un morco y actividades de los que se
servían tradicionolmente, tendrén lugar situaciones de desencuentro con el propio espacio
y consecuencias poco deseables.

Aunque sea arriesgado caracterizar socialmente los cascos antiguos, dada la variedad de

142
MESA 3. lA NUEVA ClUDADAN1A

espacio!. que lo!. conforman, atendiendo al proceso de!.crita podríamos sintetizar su!. rasgo!.
mós caracterí!.ticos en los siguientes:

Incremento de lo población envejecido con bajos recursos. Se reconoce en lo!. barrio!. en


lo!. que abundan las coso!. de renta antigua y cuyos inquilinos !.on, en su mayoría, per!.onas
de edad con e!.cO!.o!. recur!.os. Generalmente, se trota de edificio!. que presentan un escO!.o
nivel de mantenimiento por parte de lo!. propietario!., mostrando los viviendas niveles de
habitabilidad muy deficiente!..

Abandono de población residente ante el nivel de deterioro arquitectónico, urbani!.tico,


dotacional y medioambiental de algunos barrios, a!.í cama par la di!.minución de actividades
económico!. tradicionale!.. La población residente no es homogénea de!.de el punto de vi!.to
económico, siendo el deterioro del entorno lo que principalmente motiva al abandono a la
pablación de mayores reCUf!.OS, mienlra!. que e!. lo pérdida de actividades tradicionales
lo que impulsa a lo!. re!.identes de menores recurso!., que ven disminuir !.us posibilidades
de abastecer!.e en el barrio. Consecuencia!. asociadas a e!.te fenómeno e!. el aumento
de viviendas vacía!. y/o !.u !.u!.titución par locale!. de actividad que incidirón mós en la
despoblación del centro.

Llegado de nuevo población con mayor nivel de rento. Principalmente en los edificios de
nuevo construcción o rehabilitados en las zona!. de mayor prestigio y cuya!. viviendas
alcanzan en el mercado altos precio!.. Se trata de ¡óvene!. profesionales y de personas
de mós edad que lo abandonaron en los año!. 70 y que vuelven. Esta población tiende a
rejuvenecer lo piró mide de edad del centro histórico.

Llegado de nuevo población de boja nivel de rento en los barrios que van siendo
abandonados por la población tradicional y que presentan viviendas de bajas condicione!. de
habitabilidad y entornos deteriorados . Se trola en su gran mayoría de población inmigrante,
fundamentalmente joven y en lo que los efectivos infantiles tienden 01 crecimiento, lo que se
rejuvenece la pirámide de edad del centro histórico.

Aumento de lo población marginado en los barrio!. en los que abundan viviendas con bajas
condicione!. de habitabilidad y un deteriora generalizado del enlorno.

Lo solución a los problemas que se derivan de estas características sociale!. pa!.a , en síntesis,
por:

Intervenciones que mejoren los aspectos urbanísticos, arquitectónicos, dotaciona/es,


económicos y socioles de los centro!. hi!.tórico!., especialmente de su!. barrio!. mó!. deteriorados
mediante actuaciones de corócter integral en la que participen de formo coordinado los
instituciones público!., los técnicos, tos agentes privados que tienen interese!. en el barrio y

143
los vecinos. Actuaciones encaminados o lo rehabilitación de edificios y viviendas, de calles,
infroestructuras y espacios públicos, osi como o Jo dotación de equipamientos (deportivos,
espacios verdes, culturales, etc .). Se debe impedir que los intervenciones rompan lo lógico
arquitectónico y social del barrio.

Políticos poro rehabilitar socialmente los barrios que presentan mayores problemas con el
objetivo de superar lo precariedad, lo pobreza y lo exclusión que les carocterizo. Acciones
que respondan o los necesidades básicos de lo población y lo mejoro de sus condiciones
de vido (educación, empleo, sanidad, integración, etc.) poro evitar su expulsión del centro
histórico.

Promoción de lo participación social y del te;ido asociativo poro evitar el oislomiento social
de Jo población marginodo, osi como poro conseguir lo cohesión e integración social entre
inmigrantes y sociedad de acogido. Promocionar el asociacionismo pro-inmigrantes y de
los inmigrantes mismos. Apostar por un centro histórico abierto y sin fronteros en el que
convivan gentes de muy diversos orígenes, nacionolidades y culturas.
Historia cívica, participación ciudadana y nucleo urbano
Salvador Giner

RESUMEN

El peso de lo historio determino intensamente el presente y el porvenir en los ciudades


históricos monumentales . Esto es especiolmenlecierto en 10 Europa meridional. lo prosperidad
económico, político y cullural de eslas ciudades depende en muy bueno medido de su
calidad de ' unicas' así como por lo belleza acumulado y el prestigio --en algunos cosos
genuinamente carismótico -Jerusalén, Romo, Córdoba, Florencia- que atesoran sus centros
urbanos.

Ello tiene repercusiones considerables sobre lo textura CIVlca, porticipativa (es decir,
republicano) y económico de los moradores de estos ' barrios' que, en cierto sentido, pierden
el privilegio de serlo. Se acumulo sobre ellos uno presión de atención político y económico
gubernamental así como de lo mismo municipalidad, poro quien el patrimonio histórico
y monumental se convierte en capital culturol explotable económico mente . (Eso atención
puede ampliarse o la de autoridades internacionales en caso de ciudades históricas cama
Ragusa en lo costo dólmata, recién destruido por lo guerra , Venecia -puesto regularmente
en peligro por lo marea alto· y demós centros, catalogados o no por lo UNESCO.) A ese
eFecto se suma el de que en muchos lugares la inmigración laboral extranjero -ajeno o
toda tradición local- acudo al centro histórico y ' desvirtue' su ' imagen'. Paradójicamente,
también puede desvirtuala -so pretexto paradójicamente de salvarlo- la gentil ización de las
barrios centrales, con sus desplazamientos de moradores tradicionales. Un tercer factor,
sumamente preocupante, es lo degradación y banolización turistico en gran escalo , así
coma lo transformación del centro monumental en mero negocio . (lo invasión por porte
de los cadenas de tiendas franquiciodas, multinacionales, por ejemplo, niega la identidad
intransferible de calles y barrios forjados por lo tradición , los trabajos y los días de sus
moradores.)

Todos estos Factores, por sí solos, han sido estudiados con mayor o menor fortuna en
trabajos económicos, comerciales, politicos, administrativos y también por parte de la
sociología de lo cultura. (la curiosidad de los actuales teorías de lo mundialización por los
eFectos de la dinómica económico del presente se ha dirigido recientemente, con justificado
intensidad, o los efectos que tiene sobre los ciudades (antiguos y modernos; también existe
creciente literatura en sentido contrario, sobre lo repercusión urbano sobre los procesos de
mundialización .) Escasean en cambio los trabajos que hagan hincapié en los efectos de lo
' monumentalización ' del centro histórico sobre lo actividad ciudadana, lo naturaleza de su
vida pública , su capacidad por mantener uno identidad no folklorizada de barrio {quartiere,

145
Historio clvico, porticlpocion ciudadano y nudeo urbano
Salvador Giner

boira) así como lo de intervenir en pie de igualdad en el resto del gobierno municipal y en lo
politeya en general. Su capacidad, en fin, de controlar sus vidas como comunidad local.

lo intensidad de lo 'Iuristización' del ómbito emblemático central de las ciudades y la


voracidad con que se abolen sobre él todo suerte de fuerzas locales, regionales, nocionales
y, en el coso europeo, de lo propio Unión, no facil itan un análisis duradero de lo sociología
de lo ciudadanía que en ellos moro. Más allá de las medidos inmediatos que codo autoridad
puedo tomar poro salvar lo situación, apino que es necesario disponer de unos ideas bien
claros sobre lo necesario protección cívica de esos zonas, y no sólo sobre restauración y
fomento de lo herencia cultural físico, o su redefinición como lugares de culturo y ciencia
-festivales, facultades universitarios- inspirados desde fuero. Poro ello, paradó jicamente, es
menester poseer uno leoría universalista de lo ciudadanía, capaz de superar concepciones
blondos del multiculturolismo. Estos últimas, 01 socaire de sus invocaciones rituales o lo
soberanía de lo étnico, pueden desvirtuar o lo postre las ideales cívicos de lo autonomía
(compartido por todos los ciudadanos) y lo fraternidad (solidaridad) y con ello fomentar de
nuevo la formación del ghetto. (O folklorizarlo.) lo formación de comunidades inmigrantes
en los barrios centrales de varios urbes dotadas de los ahora llamados cenlros históricos
puede ser contraproducente poro ellos mismos. El espinoso asunto de lo asimilación de lo
inmigración o lo culturo político y jurídico del país se suele soslayar. (Aunque se invoque o
menudo.) Sin uno tal asimilación , empero, mol se entiende que se puedo mantener e incluso
fomentar 10 participación de lo ciudadanía en los zonas transformados hoy en centros
históricos. (Y algunos dependencias periféricos monumentales.) Naturalmente éste no es el
única ni el principal problema. Casos como el de los hoy inexistentes juderías cordobesa y
gerundense (sometidos o un proceso de banal idealización romántico) y su equiparación
o rasgos propios de los parques temáticos son preocupantes desde uno perspectivo muy
distinto o lo de 10 mero explotación económico, por vía del exotismo, de lo historio humano o
través del turismo masivo. Aporte del pequeño comercio local, los promotores y beneficiarios
de lo desvirluación suelen hallarse o muchos leguas del lugar. Con ello lo democrocia
de proximidad, se socava y hasta desaparece. lo democracia local, por si mismo , no es
garantía de lo necesario protección de los centros históricos que son patrimonio de la nación
(y de la humanidad) de modo que deben establecerse los necesarios equilibrios jurídicos y
políticos paro evitar desaguisados y destrucciones irreparables, 01 tiempo que se enaltece
y salvo el núcleo monumental. Y no olvidemos que lo urdimbre civil, los gentes, que en él
moran son porte esencial de ese núcleo. los ci udadanos no son adornos.

146
Ciudad e historia en la Europa meridional. Algunas reflexiones sociológicas
Salvador Giner

1. INTRODUCCiÓN
En los pueblos del Mediterráneo lo fuerzo del posado incide de manero especial en lo confi·
guracián del presente. Este ensayo contemplo el morco histórico del comportamiento urbano
contemporóneo en lo Europa meridional, con especial otencián o lo función que desempe-
ñan sus núcleos cenlrales tradicionales, con frecuencia llamados hoy centros históricos.

Mis reflexiones giran en torno o paises que han sido considerados, durante demasiado
tiempo, anclados en el posado, como si, de ser cierto, ello pudiera explicar por si solo el
itinerario particularmente tortuoso que han seguido hacia alcanzar modernidad. Partiendo
de esto ideo, mis observaciones consideran el posado (remolo o reciente) desde uno doble
perspectiva: como freno o escollo paro la mudanza modernizadora, por un lodo, y como
potenciador suyo, por otro. Cualquier consideración sociológico de lo Europa meridional o
principios del siglo XXI, por fuerza, tiene que lomar en consideración ambos perspectivos a
la vez, y aceptar la historia del flanco Sur del continente en todo su complejidad y ambiva·
lencio que le son propios.

Aunque aquí se analizan diversos colegoríos y hoces de fenómenos, no se incluye uno perio-
dización de lo historio de la región. Ello se debe a que mi olención se concentra , ante lodo,
en el resultado acumulado de un posado urbano extenso, rico y complejo. Examino aquí lo
fuerzo contemporáneo de estructruras históricos en cuanto que no han sido heredados como
simples reliquias o vesligios, sino como poderosos fuerzas que poseen su propio impulso .
No sólo su inercia . En los ciudades del Sur lo historio es, o puede ser, como se verá , un
motor de mudanza y progreso. No es, necesariamente, uno rémora .

El morco elegido poro suministrar coherencia a los distintos elementos que he tenido que
tomar en cuento es el de lo relación variable entre los ciudades y su morco político. Se con·
templan y comparan , asimismo, lo relación político entre las ciudades de lo región con sus
mercados respectivos, los zonas étnicos alejados, y su tensión o identificación con e[ estado
territorial. Asimismo, [o cambiante situación de [o Europa meridional dentro de lo economía
político de lo zona circundante y sus efectos sobre los estructuras políticos , de patronazgo
y de clase de sus ciudades. Todo ello ayudo o reunir los aspectos principo[es de Jo vida
urbana mediterráneo en uno único reflexión comparativo .

Lo historia del Mediterr6neo es lo historio de sus ciudades. En el núcleo de todos los civil izo·
ciones e imperios ha habido siempre ciudades. Sin embargo, sus órdenes políticos, econó-
micos y culturales no siempre han dependido ton por completo de éstos como en la región

147
Ciudod e hi $torio en lo Europa merid io na l. Alg uno $ reflexi one$ sociológicos
Salvador Giner

mediterrónea. Siglo tras siglo, los pueblos que lo habitaban construyeron su mundo sobre
sus ciudades y en torno a ellas. los estados occidentales mós antiguos fueron ciudades·
estado mediterróneas. los imperios mós antiguos -Tartessos, Tiro, Sidón, Cartago, Atenas,
Roma· se construyeron sobre uno polis o una urbs, de la cual recibi ríon su nombre. Lo pleno
participación en la vida del estado significó paro sus gentes, ante todo, poseer ciudadanía ,
es decir, ser miembro pleno, con todos los derechos, de la ciudad . El invento europeo de lo
ciudadanía, crucial para la vida democrótica, es uno innovación introducida por los ciuda·
des mediterróneas clósicas.

Tras lo caído de Romo como capital política -aunque no como ciudad sagrada o "eterna "·
otros ciudades mediterróneas heredaron sus característicos, especialmente Constantinopla,
que, poro los pueblos del imperio bizantino, se convirtió en la Ciudad, hasta hoy así 110'
modo por los griegos, la Polis. De manero muy similar, los otomanos lo transformaron en
una ciudad santa , EstamhuJ, y o su gobernante en el supremo sultón del Islam , guardión
de los lugares sacros, es decir, otros ciudades: la Meca, Medina y Jerusalén. En la mitad
occidental de lo región, mós tarde, surgió algún centro urbano de igual calibre, como lo
ciudad de Córdoba, que alcanzó plenas características metropolitanas político, económica
y culturalmente. Durante lo Edad Medio , el Renacimiento e incluso en épocas posteriores,
algunos ciudades -Génova, Barcelona, Venecia· forjaron unidades políticos más extensos
apoyándose sobre sus respectivos imperios marítimos . Otras· Nópoles, Milán, Florencia·
aprovecharon su situación geoestratégica poro la prosperidad de sus respectivos estados.

En el Mediterráneo, política y civilización vinieron a ser sinánimo de ciudad. En un momento


crucial, algunos vinieron también a ser sinónimo de gobierno republicano y, como digo,
cuno de lo institución político y cultural de lo ciudadanía. 1 Sin ella, la civilización moderno
es inconcebible. 2

La aparición de la moderna nación estado dificultó la supervivencia de tal identificación , y


hasta lo hizo imposible. No obstante, todavía o mediodos del siglo XIX quedaba un país,
[talio, que era un mosaico de ciudades estado. Allí , estado y noción tuvieron que crearse
en su contra, por así decirlo: Italia tuvo que abolir el particularismo y el localismo de sus
ciudades, sin excluir el de lo propio Romo, cuyo gobernante vaticano se escudaba en su
naturaleza de ciudad santa . En Turquía, el nacimiento del nuevo estado en el siglo siguiente
tuvo que imponerse, también , y de modo bastante explícito, en contra de la antiguo "ciudad
celestial" del Bósforo, lo que con el nombre de Sublime Puerta legitimaba lo autoridad oto-

, Sobre lo YinculociÓ/"l entre republicaniWl>O, civdoóonio y ciudades medievale. elH"opea. h<:>y obundon1e li1e<oturo. los obro.
d.. Moqulovtllo y Guicc10rdini en Italia y lo. de Francase himenis e/"l Cataluña y Valencia vinculo/"l lo ciudQc;l tordomedievol o
°
renoce/"ltisto explicitomente uno conce pción republicano de lo polit8)'1l.
J Poro lo reloci6n e/"llre ciudad y civili~oc¡¿'n. lo. tres fue/"lt81 d6sica. son fustel de Coulonge., Simm&l y Weber, e/"l su. re.pectivo.
y conocidos ensoyas. No obwnle, el. Peter Hall (1998) q .... log.a compone< su masivo estudio sin ayudo alglHlO de esras a utofei.
lJH<:>y uno cira casual de Weberll HaO no trora el 6reo medi'...6neo como unidad de observación UrboflO, e ,gnoro pOI" complelO
lo Peninsulo lbe-rica .
MESA 3 . lA NUEVA (JUDADANiA

mono. Es decir, en nombre de noción, territorio, secu[arismo y modernidad : fue así como lo
provinciano y pequeño Ankaro asumió, en 1923, desde lo remoto meseta de Anato[ia, por
puro voluntad político, lo rebelión contra [o santa tradición de un imperio hundido .

El mundo moderno, pues, debe sus orígenes, en gran medido, o [os ciudades mediterróneas.
Dichos ciudades no sólo incluyen [os aquí evocados sino también un número de emporios,
en otro tiempo prósperos y expansivos -Sevilla, Códiz, lisboa- vinculados desde finales del
Renacimiento o [os colonias ultramarinos de Costilla y Portugal. Sin embargo, o medido que
lo iniciativo de [o ero modernizadora iba desplazándose hacia [o Europa noroccidenta[ , e[
Sur fue quedándose estancado y, mós tarde, atrasado J . En algunos aspectos importantes
parecía incapaz de seguir [o lógico de [o propio civilización que é[ mismo había puesto en
marcho. ¿fue esto [o que llevó o Mox Weber o afirmar, erróneamente o mi entender, que fue
sólo ual norte de los Alpes" donde " [o ciudad occidental se desarrollaba en su estado mós
puro"?4 Lo respuesto debe permanecer abierto, yo que [os proverbiales dificultades de [os
países sureños de Europa poro desarrollarse hasta conformar sociedades totalmente moder-
nos nunca se extendieron o todo [o zona. En primer [ugor, o[gunas de sus ciudades estado,
como Venecia, consiguieron mantener su prosperidad durante e[ [argo período histórico
de estancamiento y declive del Mediterráneo. Por otro [oda, algunas zonas -a[ principio, y
de manero seña[ada, Cato[uño y e[ Pi amonte, en torno o sus capitales Barce[ono y Turín-
evolucionaron hasta convertirse en sociedades burguesas, poro luego avanzar hacia un
capitalismo industrial por osí decirlo, con [o mayor naturalidad .

Quede cloro: contra todo tópico, ni lo acumulación de capital ni el trónsito 01 industrialismo


fueron siempre importados ni impuestos o lo fuerzo en los países del Mediterróneo. Sin
embargo, su desarrollo histórico como sociedades occidentales parece haber tenido algún
defecto de base: muchos de ellos adoptaron uno actitud de resistencia u hostilidad hacia el
avance del liberalismo, lo industrialización y lo difusión del pensamiento secular y científico
durante uno etapa , larga y decisivo, de su evolución moderno . Poderosos, privilegiados y
clases dirigentes, hicieron frente por lo generala esos acontecimientos como si de meros
amenazos poro sus intereses creados se tratora , como si no fuero posible sacarles partido.
En consecuencia , sus habitantes privilegiados se atrincheraron, los más de los veces, tras
actitudes arcaicos y empedernidos.

Uno vez mós: en los países del Mediterráneo [o fuerzo del posado incide intensamente
sobre lo configuración del presente. Diríase que sus núcleos monumentales, con frecuencia
de insuperada belleza , les abruman más que en otros portes del mundo , las convierten en

> Lo negtigencio del concepto de otro.., en ciencia >ociot es escandoloso. Se prefiere el de 'wbdesorrollo'. 'depenclenc;io ' y demOs,
po< razonf» iedoI6gicos a vece. inconfes.ables .
• .M.Weber (1958).

149
Civdod e historio en lo EuropCI meridionol. Algunos renexiones sociolOgico$
Solvodor Giner

objetos de contemplación y no en estímulo hacia el porvenirS. Eso peligroso sensación se


debe en porte, 01 largo intervalo histórico que se inició con el estancamiento y declive poste-
rior 01 siglo XVI. los corrientes de lo modernidad comenzaron o fluir con ímpetu en dirección
septentrional. El reflujo dejó o los países del sur en uno situación de desamparo . Cuando
lo corriente retornó, dichos países sólo estaban preparados poro afrontarla con uno gran
falto de confianza en si mismos . Lo batalla librada en eso porte del mundo entre tradición
y modernidad fue arriesgado y su resultado, azaroso: como veremos mós adelante, gran
porte de esto batalla se libró tonto en los ciudades como en/re ciudades.

La valoración de la fuerza con que el pasado incide sobre el presente es siempre torea
arduo . En la Europa meridional el posado ha sido considerado, con excesivo frecuencia,
vestigio del mundo preindustrial. También se le ha considerado freno endémico 01 progreso,
principalmente en algunos zonas vastas de lo cuenco mediterrónea, que son precisamente
los que o menudo son vistas como su quintaesencio. Sin embargo, los hechos históricos
nos demuestran que el posado debe ser entendido como algo cuyos efectos no son desde
luego unidireccionales . En la teorio de la modernización, el posado se nos presenta muy
a menudo como freno o control sobre lo que la mentalidad occidental ha dado en suponer
que ' debería haber sido' lo evolución presuntamente normal del desarrollo poro cualquier
sociedad de lo zona. No obstante, tendré lo oportunidad de demostrar en diversos oca·
siones cómo, en algunos cosos criticas, éste se nos presenta también como su contrario,
como facilitador del camino hacia la modernidad. Ciertos presunciones generalmente ad·
mitidos acerco de supuestas vías de desarrollo proceden cloro mente de prejuicios carentes
de fundamento. (Sobre todo elaborados por observadores que conocen poco el terreno o
bien por quienes, conociéndolo, se hallan sujetos a algunos interpretaciones del desarrollo
económico y político preponderantes en los paises anglosajones y que son inoperantes poro
otros lugares) .

El peso o fuerzo del posado no se puede precisar con facilidad. En primer lugar aparece
como un único haz o factor global, en el que se entremezclan acontecimientos sucedidos
anteriormente. En tal coso lo importancia que tiene cado proceso evolutivo por separado
para el presente sólo se percibe de manero confuso. Además, las variedades de lugar y los
característicos históricas especificas son tan decisivas como todo aquello que fuero común
poro amplios zonas o incluso paro lo totalidad de lo región. Teniendo presentes todos estas
ominosas advertencias, examinaré los distintos haces de acontecimientos comprendidos en
lo amplio diversidad de períodos históricos señalados en lo historio urbana del Sur. Esos

J E>o;<;epc;iOn impo<lOnle y muy a lel'\ef en <;uenla pa< quienes deseon deloOrrollo< econOmico y cullurolmenle len civOOoo wreños
es el caso de oqueJlos cuyos cenlros hisl6ricos estOn en abandona a monlenidos en lo decodencia ¡Palermo. a caUIoO de rede.
°
maMsosl, deSlruidas po< guerros recienles, como RoguloO . lo desgln.t<:<;iOn d.I cenlrO his!Orica potermilono dore del bombordeo
°
ol,ado de 1943 . Tiene le rr6gico -.enrejo de moslrornoslo que .uo:;e<:!e<io la. ciudades eurome<idioooles si pe<dieron su. Ce,.lfOs
h,micos lo desln.t<:ción de Buo:;oresl pa< el srel¡,.¡smo de Ceauo:;e",u es otro ca1D ¡luslrotillO. aunque de diYerlO índole. Los
reconsJI'\/ccicnes de I!ott..dom a Var1DVia ¡fueto de la región que nos ocupol muestro,. le necesidad moral de recupera r siempre
el núcleo de lo ciudad.

150
MESA 3. lA NUEVA CIUDADANíA

períodos históricos forman un poso que continúo ejerciendo presión y define en gran me-
dido lo situación actual. Hoy que remitirse o los épocas y períodos, pero los distinciones
han de ser sólo analíticos, pues el presente, muy a menudo, los engloba en un único e
inextricable con junto.

Una primero época -ya de por sí extremadamente larga y llena de acontecimientos- pre-
senció la formación de la civilización urbana mediterrónea , europea, de hecho. A pesar
del largo tiempo transcurrido desde su desmoronamiento, aquel mundo dejó algo mós que
simples huellas poro la localización de ciudades y metrópolis. (Romo y Atenas, en virtud
meramente de su antiguo y corismótico legada se convirtieran de nuevo en capitales nocio-
nales en épocas recientes.) Una segunda época -lo de la Europa medieval- presenció el auge
de nuevos centros mercantiles y unidades políticas que ni mucho menos han desaparecido,
y los cuales, como ya veremos, han experimentado en lo actualidad uno notable revitaliza-
ción . El principio de la época moderna fue también un período de gran cambio y expansión
urbana, y presenció el auge de un único sistema urbano para la mayar porte de Europa;
sistema en el cual vivimos actualmente. Después de esta tercera e importante fose, hubo uno
cuarta, la revolución industrial, que trajo consigo una oleada decisiva de acontecimientos,
que ya han concluido. la situación a principios del siglo XXI es testigo de la llegada de una
nuevo etapa, la cual posee sus rasgos específicos, aunque viene muy determinada por toda
lo acaecido con anterioridad.

Objetivo de este ensayo es examinar acontecimientos y aspectos generales de esos ' perío-
dos' en cuanto que han influido en la sociología urbana y la economía politica de la Europa
meridional. Para ello va a ser necesaria cierto dosis de flexibilidad en las interpretaciones.
Así pues, los cambios en la situación geopolítica y geoestratégica de la zona han ido acon-
teciendo de manera irregular a lo largo de la historia, sin influir en todas portes por igual.
la mismo situación en la distribución mundial del poder varía evidentemente de un país a
airo, y de uno región O otra. En la ero moderna, y dentro de ese reporto, algunas zonas han
sido claramente periféricos mientras otras han sido característicamente semi periféricas, mas
otras mantenían incluso vinculas estrechos e íntimos con el núcleo interno del capitalismo in-
dustrial y la cultura racionalista, secular y liberal europeo. Fueron precisamente los defectos
estructurales y los interrupciones producidos por los relaciones cambiantes entre las distintas
esferas mencionadas, dentro del mismo territorio, lo que confirió o la zona gran parte de los
rasgos que aún hoy la distinguen.

11. LAS CIUDADES ANTIGUAS Y SUS CIUDADANIAS


las ciudades del Mediterróneo han mantenido su singularidad hasta la fecha con mayor
ahínco que las de otros lugares del mundo. Todo aquello que tienen en común la mayoría
de esas ciudades, a pesar de su relevancia , se esconde boja la manifiesta diversidad de sus
personalidades individuales. Toles personalidades deben prócticamente todo a la historia .
Ni los siglas transcurridos ni el mundo moderno -a pesar de su inusitado poder de eros ión y

151
Ciudad e historio e n la Europa meri diona l. Algunas refle )l;ones sociológ icos
Salva dor Giner

homogeneización/>- han sido capaces de borrar los vestigios de la cité ontique que todavía
perduran en los ciudades meridionales de Europa. la cuenca del Mediterráneo no es tan
sálo la cuna de algunos de los ciudades más antiguas del planeta, ininterrumpidamente
habitadas hasta hoy -Jericá, Cádiz- sino que es también ellugor en el que, de algún modo,
y como ya Fustel de Coulanges nos lo describiera l , todavía perduro algo de lo "ciudad
antiguo" en el seno de lo modern idad. Sus ecos son débiles, pero quien los escucha no es
víctima completa del engaño.

lo singularidad de cado ciudad importante del Mediterráneo planteo serios problemas


de comparación y generalización. los mejores tipologías están destinadas a resultar defi-
cientes. Yo en el siglo XVI, y tan sólo paro un único poís, un historiador pudo distinguir entre
ciudades burocráticos, comerciales, industriales, militares, arlesanas, agrícolas y las dedica-
das a lo ganadería lanora. Podríamos añadir, poro el resto de la región, otros tipos más: ciu-
dades universitarios, marítimos, dedicados o lo banco yo los oficinas de contabilidad; eso
sin mencionar los muchos casos "mixtos" posibles, lo cual alargaría cualquier clasificación
hasta privarlo de sentido. Tal vez seo mejor examinar ciertos rasgos que hayan llegado a
ser históricamente relevantes en el desarrollo de las ciudades así como en sus formas de
gobierno en la región, aun cuando no puedan ser asignados a delerminadas categorías
de ciudad. El simple ascenso y descenso en las fortunas de coda núcleo urbano -verdadera
constante en lo historio mediterránea- habría de ser suficiente poro disuadir o cualquiera
que intentara abordor este tema con rígidos criterios de clasificación urbana.
En lo región mediterráneo , no sólo el estado territorial contemporáneo, sino otros fuerzas
más amplias en juego (económicas, tecnológicas, politicas) se ven obligadas a luchar contra
poderosos circunstancias urbanos y locales, profundamente arraigados en el pasado: son
las tenaces variables independientes históricos o los que cualquier estudio de comportamien-
to social en la zona debe atenerse. Si bien estas circunstancias heredadas varian en intensi-
dad de uno población o otro, de uno ciudad o otro y de uno metrópolis a otro, el conjunto
de todos ellas, se presenta como algo muy específico de lo Europa meridional. No sin cierto
arbitrariedad, nos va a ser útil agruparlas boja diversos encabezamientos:

(a) La ciudad parcialmente destribalizada. La ciudad mediterráneo surgió en con-


traposición a la tribu. Lo formación de ciudades estado trajo consigo el fin de sus antiguos
componentes tribales y el triunfo paralelo de la ciudadanía. En Atenas, antes del siglo V a.
de lC. , la extinción de lo vida tribal condujo a la ciudadanía. Fue allí donde la palabra
demos empezó o adquirir el significado de orrondissement o distrito en lugar de ser el
nombre genérico poro uno tribu ático . Mudanza similar, como poso de identificación élnica
o identificación espacial, tuvo lugar en Romo y en otras ciudades. la importancia de este
suceso poro lo creación de lo democracia y (andando el tiempo) de lo modernidad, no pue-

• el. s. Giner (1979).


1 N .O. Fuuel deCWonges )1864) .
• F. Rui~ t.'or1in, cilCX!o omp/iamenle poi" f StoudeI )1975), Vol. 1, p. 232

152
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

de exagerarse. Como suele ocurrir, se cumple uno ley sociológico: los primeros estructuras
que efectúan cambios o introducen innovaciones san precisamente aquellos que más tarde
mantienen algunos de los aspectos arcaicos que en su momento se propusieron suprimir.
los antiguas ciudades mediterróneas han mostrado siempre uno obstinada resistencia o
lo conclusión del proceso de destribalización que ellas mismas iniciaron 01 inventar lo ciu-
dadanía. l os procesos medievales de segregación urbano y de formación de gheHos y barri-
os gremiales vinieron o reforzar este rasgo meridional. En el pasado, poro su supervivencia
y expansión demográficos, las ciudades del Sur fomentaron la inmigración, creando zonas
especiales poro los recién llegados. En el extremo opuesto, algunas de ellos establecieron
sus propias colonias en otras ciudades paro el comercio, o como guarnición , o como medio
para hacer frente a su propio desbordamiento demogrófico.

Todo esto, más que debilitar, fortaleció el carácter microcósmico, entrañable y cerrado del
quarliere o del barrio y la vehemente lealtad pueblerino que sus moradores sienten por él ,
y ello en grandes ciudades coman Sevilla, Barcelona, Romo o Salónica. Es en toles barrios
donde en muchos ciudades todavía moran los dioses menores y espíritus guardianes de la
cité entique, bien alejados de los cómo ros del poder y los plazos públicos de lo urbe, secu-
lares y cosmopolitas. los santos y vírgenes que bendicen y adornan las esquinas napolitanas
son dioses lores de sus barrios antiguos.

El orgullo civico y lo identificación colectivo con la ciudad no han eliminado la vitalidad


de los antiguos barrios, con sus intrincadas redes de clientela y la lealtad que todavía con-
siguen imponer como medio ambiente urbano, en algunos cosos deteriorado, abandonado
e incluso políticamente corrupto o refugios del hampa, ahora dedicado o lo especulación
inmobiliora. El rasgo particularista del barrio, y hasta del barrio semi independiente de su
propio ciudad, ha sido o menudo reforzado por la la propia ecología urbana, como nos
lo demuestran Scutari , en Estambul, y Triona, en Sevilla. (Scutori y Triona nunca fueron en
realidad, ni son, segundos ciudades 01 otro lodo de la orillo : sus habitantes siempre han
sabido que debían su existencia o la ciudad grande, quizó mós bien, lo que sabio n ero que
lo gran ciudad dependía de su desvelos y trabajo).

Puede que los acontecimientos recientes no hayan alterado demasiado esto situación. lo
inmigración, por ejemplo, ha obedecido con frecuencia a pautas preestablecidas de adap-
tación al medio ambiente que la acoge . En muchos casos, el nuevo barrio de inmigrantes
va cortando los vínculos que le unen o su anterior región o país de origen, a la vez que
se convierte en un nuevo foco señalado de localismo urbano . En otros, los inmigrantes
conservan su idioma , dialecto o religión , como lo han hecho los armenios en Jerusalén , y
como en gran medido hocen hoy los andaluces en los ciudades de Cataluña . Por su parte lo
inm igración norteafricona, centroafricana o ultramarino que ha empezado en gran escalo
en la Europa sur al alcanzar ésta el nivel de vida de los países avanzados no parece igual.
mente asimilable o acomodable . Todo ello intensifica el aspecto de mosaico que ofrecen los

153
Ciudod e hislorio en lo Europa meridional. Algunos re llexiones sociológicos
Salvador Giner

ciudades del sur de Europa , así como las levantinas y otras del Mediterráneo. Una vez más,
el oido avezado puede escuchar el débil eco de eso tribu sedentario que es el barrio, tonto
el tradicional como el de nuevo cuño, sobre todo si éste esta compuesto por inmigrantes o
por sus descendientes.

lb) La b recha entre la ciudad y el campo. Hasta épocas muy recientes, la ciudad
mediterránea había estado llena de recuerdos de sus relaciones ambivalentes con el mundo
rural. Tras lo Segundo Guerra Mundial hubo capitales politicas e industriales que se vieron
'i nvadidos' por multitud de campesinos inmigrantes. Casi de lo noche o lo moñona, 105
jornaleros sin tierra (braccianti, braceros) se transformaron en proletarios urbanos, habi-
tantes de barriadas de chabolas o bidonvilfes de creciente e irregular expansión. Durante
H
un tiempo, los nuevos suburbios semejaban los "ciudades campesinas de Latinoamérica y
reproducían algunos rasgos de 105 primeros centros de la revolucián industrial en Inglalerra
y otros lugares. Esto, junto con la fuerte influencia ejercida por todas las ciudades sobre 105
zonas rurales mós alejadas de 105 núcleos urbanos, debería bastar poro evitar cualquier
utilización ingenua de lo dicotomía entre campo y ciudad . (Ello ha sido ya debidamente
criticado por los sociólogos urbanos, y no es menester que añadamos nodo) . No obstante,
lo naturaleza particularmente cerrado de la ciudad mediterráneo tradicional y lo insistencía
de ésto en mantenerse separada de los zonas alejadas de las que obtenía su sustento -y
gran porte de su riqueza- exige que se conserve lo vieja dicotomía, si bien con todas los
limitaciones necesarios .

El moro andaluz exiliado Abén Jaldún, poseedor de un profundo conocimiento de los ciu-
dades andaluzas (Sevilla , de primera mono) y mogrebies, ademós de El Cairo, fue uno de
los primeros teóricos sociales en señalar la importancia de la brecha existente entre lo vida
dentro y fuera de los muros de 10 ciudad. No consideraba que ambos mundos fueron sólo
antagónicos y opuestos. Sus universos eran también ámbitos complementarios, concepcio-
nes alternativos de lo vida , con su respectivo dignidad , que se necesitaban mútuamente. Lo
que el sabio Abén Jaldún viera con lucidez no fue siempre entendido por 105 gobernantes
de los ciudades. la creación de emporios marítimos, tribunales territoriales del estado, ciu-
dades industriales tradicionales, puso en gran medido a esos núcleos urbanos a merced
del campo, que era el que producía 105 cereales y otras materias primas, mientras ellos
actuaban 01 margen de él y hasta en su contra. Los insurrecciones plebeyas y los di sturbios
urbanos o lo largo de toda lo historia del Mediterráneo (levantamientos cordobeses contra
el Califa) van unidos 01 doloroso, y con demasiada frecuencia, inesperado descubri mien to
de ese divorcio. En lo ero preindustrial, el continuo decomiso de barcos de cereales (uno
formo institucionalizado de piraleria) con destino o airas ciudades refleja el hecho de que
éstas habían vuelto lo espalda o sus propios y cercanos entornos campesinos.

Este fue el coso de Génova en su apogeo. Otros ciudades, como lisboa o principios del
siglo XVI, tomaron diversos vías de desarrollo sin mantener uno armonio con su entorno:

154
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

se volcaron sobre el comercio, eltrófico de esclavos, o el gasto suntuario paro lo nobleza.


Des~uidoron de manera peligrosa la agricultura o dejaron la industria en manos de extran-
jeros9 . A pesar de que el vínculo entre campo y ciudad nunca pudo romperse del todo, las
ciudades meridionales fueron desarrollando un mundo propio que se aportaba o menudo
del ambiente rural. Bien fuera por la existencia de latifundios en el sur de Italia y Espano 10 o
porque todo el imperio otomano sostuviera la capital (cada provincia del moda que le había
sido prescrito), al campo y al mundo del campesino se les mantuvo siempre bien alejados.
A la simbiosis económica se la diferenciaba cuidadosamente de la simbiosis social. Cuando
el hombre o lo peste azotaban los zonas rurales, en su huida, los desesperados campesinos
que en ellas habitaban se encontraban con que los murallas de la ciudad les habían cerrado
sus puertas. En cambio, si el caso era a la inversa, el modo de proceder era huir al campo.
Incluso lo plebeculo urbano, por hablar como los patricios romanos, se sentía arrogantemen·
te superior o la gente del campo e intrínsecamente diferente. Hasta tiempos recientes el hom-
bre de lo ciudad mós pobre ha mirado al campesino, al conlodino, al poges, con irrisión y
desprecio. No en vano la palabro catalana pages proviene de pagano, no cristianizado,
primitivo. Un teórico de lo libertad cívica tardomedievol, como fuero Francesc Eiximenis,
mostraba en su Regiment de lo cosa público poco carino por los payeses.

los nobles y patricios urbanos surenos fueron los primeros en levantar cosos de campo y
palacios en las zonas rurales. (No todo son centros históricos, la Ruzafa cordobesa y Medi-
no Azahora estón fuera del centro pero son porte esencial de su identidad.) Sin embargo,
a diferencio de algunos de sus predecesores romanos de la época clósica , de mentalidad
ogricola , su opinión 01 respecto ero totalmente bucólico , despreocupado y postoral: desde
el punto de visto humano, dicho movimiento no condujo -como a lo larga ocurriría en la
Europa septentrional. hacia una reconciliación can el mundo rural y lo mejora de éste. Por
supuesto que los cosas, finalmente, han cambiado. Ahora el sur considero el campo de
manera distinta. No siempre es poro mejorar, ya que, como en otros sitios y debido 01 ex-
tendida afón de poseer una résidence sécandoire, estó siendo invadido por imponentes y
horribles ' urbanizaciones' -negación de lo urbano- destruido por los autopistas, los campos
de golf, las colonias de vacaciones, los coches y motos 'todo terreno' y la incuria especuloti.
va, amén de su deterioro industrial , no menos grave que en otras partes de Europa. En todo
coso, se han hecho esfuerzos para que el campo llegue a la ciudad: se estón creando 'zo-
nas verdes protegidos', 'espacios abiertos' y grandes parques en el interior de las ci udades.
(lo transformación del lecho del Turia en Valencia en tal parque es ejemplo de esto corriente
inversa). Algunos de estos esfuerzos forman parte de los promesas de los políticos, a menu-
do presionados por los movimientos ambientalistas y ecologistas urbanos. la tardanza con
que los actitudes modernos hacia lo naturaleza en general y el ambiente rural en particula r
han echado raices en el Sur de Europa , y los dificultades con que tropieza en lo actua lidad

• J. Co ro Borojo (1966),p.29.
lO Ib¡d. p 32,

155
Ciudod e historio en lo Europa meridional. Algunos rellexiones rociológicos
Salvador Giner

el desarrollo de un nuevo planteamiento en esos asuntos, son en gran parte debidos o lo


profunda brecho antaño existente entre campo y ciudad. En algunos zonas, este vacío ha
sido colmado, aunque de modo imperfecto. En otras, no ha sido cubierto en absoluto ll •

(e) Socie dades clasistas incompletas . Tras sus murallas, los ciudades preindustriales
del sur fue ron in novadoras, tonto en sus tentativas jurídicos, políticos y financieros como en
el campo de lo literatura, el arte y lo tecnología. A medida que iban especializándose, sus
órdenes sociales se iban diferenciando. Ero como si los variedades surgidos de lo experien-
cia político griego se repitieron de nuevo mil años más tarde, aunque de modo distinto, y no
por ello en menor grado. A pesar de los diferencias, existían semejanzas importantes entre
ciudades, muchos de los cuales participaron en un proceso histórico común que los llevó de
un régimen popular o otro oligárquica o tiránico o lo largo del período que va desde el final
del Medioevo 01 Renacimiento. Pero los general izaciones son poco menos que imposibles.

En Génova , por ejemplo, el popofo no consiguió nunca el poder. lo ciudad , par tonto,
siguió siendo uno república mercantil en manos de lo aristocracia. Su vida cívica era Ion
sólo incipiente si se 10 comparo con lo de Florencia l2 o lo de Barcelona, su gran rival 01 otro
lodo del golfo. En contraste con ellos, Nápales y Constantinopla -y más tarde Estambul- con
mucho los mayores urbes de lo Europa preindustrial, fueron siempre ejes de estados terri-
toriales. Otros ciudades como Ragusa, Milán y, de nuevo, Barcelona, alcanzaron un nivel
social 'intermedio' por cuanto que estaban vinculadas a otras unidades políticos más exten-
sos: el imperio otomano, el Sacro Imperio romano germánico, lo corono de Arogón. Aún
así, conservaron una autonomía económica, jurídica y militar considerable. Salvo Venecia,
que siempre fue un coso excepcionol, con su proverbiol estabilidad y su élite formalis ta y
exclusiva 13, ninguno ciudad consiguió nunca estor en paz consigo mismo. lo distribución del
poder y los privilegios se vio muy a menuda desbaratado por las constantes redistri buciones
de riqueza y honor que los avatares del comercio, lo industrio y lo guerra trajeron consigo.
los pugnas entre los diversas facciones y estamentos sociales eran endémicos, yola largo
destruyeron los libertades de los ciudadanos; libertades que habían sido establecidas por
la mismo civilizacián urbano .

En todos parles, o la postre, la estructuro social de lo ciudad, o modo de estado y de gremio,


quedó erosionado por lo voluntad política de los gobernantes de los estados territoriales
emergentes. En olgunos cosos, el final de eso estructuro fue brusco, como cuando el empera-
dor Carlos V aplastó los derechos y privilegios de ciudades castellanos, en nombre de un
nuevo absolutismo real. Pero también lo erosionó lo misma civilizacián burguesa que había
emanado de la ciudad: lo sociedad de clases, antes de lograr propagarse a través del mun-
do rural , apareció como enclave urbano; no obstante, en lo Europa merid ional no llegó a

" PA All\lm (19731 pp. 42-.43.


'1 0 .0 . Hughel 119781 p. 130; lo MorMes 119801.
" P. Su.ke (19741

156
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

alcanzar su madurez, salvo en unos pocos lugares. Nunca fue lo suficientemente fuerte poro
invadir el conjunto de lo sociedad. En los ciudades, ademós, los clases se hollaban sumergi-
dos en uno tupido red de corporaciones y jerarquías que, o principios de lo ero moderno ,
consiguieron resistir los innovaciones y amortiguar, por tonto, el avance en el desarrollo
del capitalismo y lo industrialización l 4 . (Incluso en 10 Europa septentrional, dicho desarrollo
tuvo luga r o menudo en ciudades nuevos, libres de los poderes mono y oligapalíticas de los
corporaciones y los patricios de los antiguos). Los ciudades anquilosados del Mediterróneo
se volvieron ton hostiles hacia el libre movimiento de capital, mano de abra y mercancías
como la mayoría de los demás núcleos urbanos venerables. Con todo, o excepción de unos
pocos cosos de enclaves capitalistas e industriales pujantes (Barcelona, Milán) , no surgieron
núcleos industriales rivales frente o los viejos capitales, como ocurriera, por ejemplo, en In-
glaterra. Los escleróticas y recalcitrantes ciudades del Sur lograron así uno lúgubre victaria,
y, por consiguiente, la sociedad urbano sólo se abrió allí o 10 reestructuración moderna, en
formo de clases sociales, de manera muy lenta e insegura, durante el siglo XIX.

Es en el Mediterróneo donde los aspectos corporativistos premodernos han logrado per-


durar mejor, rodeados por otros pautas de desigualdad, más concordes con la modernidad.
En consecuencia, muchos han considerado que los lozas creados por lo lealtad personal y
el parentesco, el patronazgo y el clientelismo son hay mós fuertes que las creados por los
intereses e ideologías de clase. Ello es cierto en ciudades como Palermo y Nópoles l.s. Los
ataduras de la reputación personal y la deshonro pública, tan características de la región l6 ,
no deben confundirse con su tradicional gremialismo, mós ligado en ciertos ciudades o her-
mandades (o veces religiosos, como en Sevilla y otras ciudades andaluzas) y fraternidades
que o cualquier formo de asociacionismo moderno. Además, ciertos asociaciones crimi·
nales (los germanías de Sevilla, en el siglo XVI; o lo camorra de Nápoles, en el XIX y hasta
el XXI) no dejan de estar influidas, en un principia, por los corporaciones. Los germanías
sevillanos se establecieron o imitación exacto de los gremios de arlesanos l7 .

Los esquemas y simbología de lo viejo organización corporativista de lo vida ciudadano


fue ampliamente utilizado por ideólogas reaccionarios y fascistas en busca de una nueva
armonía política entre clases sociales, muy desiguales y radicalizados, fruto del capitalismo
periférico y 10 modernización tardío de sus países. Mas quienes urdieran toles doctrinos ul-
troconservadoras en el Mediterrónea no se encontraban precisamente solos en su nostalgia
medievalista, como así la demuestran Austria y otros países del Norte.

Lo historio posterior a 1945 intensificó lo erosión de estos rasgos. Con todo, todavía o
finales de los años 60 y principios de los 70, los analistas continuaban poniendo de relieve

lO M. Olson (1 982) pp. Id , 12 1, 123· 12d.


1I J. Chubb (198 2).
'. J. Coro 8o,oio (1966J pp. 63·130.
'7 lbid. p.28 .

157
Ciudad e historio eo lo Europa meridional. Algunos renexiones sociológicos
Solvodor Giner

lo arcaica estructura de clases de la región y su naturaleza incompleta en comparación con


los modelos de desigualdad característicos, en aquel tiempo, de lo Europa septentrionaPB.
Es digno de mención que aquéllos no limitaron sus observaciones al mundo rural, y que las
hicieron claramente extensivos o los numerosos ciudades no industriales o semi·industrioles
de la orilla sur del Mediterráneo.

(di La cultura societaria y la ciudad. Uno capital indiscutible es el refle¡o de su socie·


dad o lo vez que su centro moral. Pueden existir fuertes tensiones con su periferia nocional,
pero éstos no logran menoscabar este hecho elemental. Algunos países de lo región han
alcanzado eso situación paradigmático -característico de landres y Porís- desde el principio.
lisboa en Portugal , lo noción estado étnicamente homogénea más antigua de Europa, es el
ejemplo más representativo del Sur. Tal vez seo el único. Alenos y Grecia son los que más se
le acercan, si bien Alenos sólo fue establecida como capital de los helenos en lo época de
lo revuelto contra lo Puerto, con todo el poder de movilización , simbólico y evocador, que
su nombre ten ía paro los nacionalistas de corte occidental. Naturalmente, poro lo mayoría
de los griegos, Constantinopla continuó siendo la capital espiritual de su identidad cristiana
y étnico. Fue así como los vanas esperanzas de recuperar lo Ciudad se convirtieron, con el
liempo, en parte de un mito peligroso, la megoli ideo, cargado de potencial hipernaciono·
listo y hasta protofoscisto. Romo luvo lo mismo fuerzo evocadora de recuperación poro los
italianos que deseaban la unificación , y el milo resultó útil paro menoscabar el estado popal
si tuado entre ellos y el reino de Nópoles. Con todo, los habitantes del Norte pronto empezo·
ron a experimentar un sentimiento de hostilidad hacia Romo. Turin ya había experimentado
ese mismo sentimiento hacia Florencia cuando ésto se convirtió temporalmente en lo capital
del nuevo reino, ya que aquella ciudad piamontesa sufrió casi inmediatamente un declive
económico y demogrófico. Fue entonces cuando todos los reg iones de Italia se resintieron
o su vez del piomonfesismo (lo ocupación de cargos oficiales por porte de piamonteses).
Poco después, los norteños empezaron a quejarse del control eiercido por los sureños sobre
lo administración del estado y el gobierno de Romo . Esos tensiones son análogos o los exis-
tentes entre Estambul y Ankara , Barcelona y Madrid, que ilustron los problemas que surgen
debido a lo dimensión que adquieren los ciudades como iconos colectivos y outoimógenes
nocionales. Así pues, Ankara simboliza una ruptura trascendental con un posado encarna·
do par Estombul ; pasado del que, sin embargo, no puede hacerse coso omiso, yo que otor-
go dignidad y sentido o la noción turca. En cuanto o Barcelona, ciudad burguesa, próspera
e industrial, ha sido, y sig ue siendo, considerado por los habitantes de Cataluña como su
cap i casal, "cabeza y hogar", seo cual seo lo copi lol político y administrativo de España .
Prácticamente todos los ciudades importantes o ambos lodos de lo región que circunda 01
mor Mediterráneo .Argel, Tel Aviv, Jerusalén- necesitarían uno explicación detallado acerco
de su importa ncia simból ico y cultural para el orden general de la sociedad, lo noción o

" M.S. Are"", y S. Gine< t 1971 1: -,ionw lo, eapilulos sob.e IlOlio , G<eo:io, E.poña y Portugal.

158
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

lo fe. Dicho zona abarco, además, uno impresionante cantidad de ciudades santas 19 poro
algunos de 105 principales religiones del mundo ·10 Santo Sede del Vaticano, Jerusalén, y
Constantinopla, sede de lo Iglesia Ortodoxo del Este- y de creencias universales de menor
alcance ·Ha ifa poro los Baha 'is- así como lugares sagrados nocionales e internacionales,
algunos de los cuales fueron creados muy recientemenle y su situación eSlá, de manero
asaz significativo, alejado de los ciudades 'corruptos' y secula rizados. De hecho, Fátima y
lourdes, así como otros lugares milagrosos, surgieron en porte como reacción contra el uro
banismo, cuando su expansión comenzó amenazar gravemente piedad e integridad moral
de campesinos y 10bradores20.

lo función que muchos ciudades desempeñan como capitales de identificaciones étnicos,


religiosos, cultura les y nocionales (o menudo en desacuerdo con los medidos oficiales polí-
ticos y administrativos) es uno rozón poderoso, heredado del posado, cuyos consecuencias
en lo distribución de los recursos, lo movilización de los lealtades políticos y lo dinámico
general de lo zona son mós que evidentes, aún cuando su peso especifico en los aconte-
cimientos, como ocurre siempre con esto suerte de cuestiones, nunca se puede determinar
con exactitud.

Hasta aquí he identificado cuatro hoces de fenómenos históricos: lo fisura entre lo urbano
y lo rurol, los jera rquías verticales del potronazgo y lo lealtad, el poder y lo cohesión de lo
comunidad local dentro del conjunto de la ciudad , y el significado colectivo de esto último
poro el conjunto de lo sociedad. Con ellos no se agotan lodos los aspectos pertinentes 01
legado del posado. Una quinto dimensión, dentro de esta amplio categorización de faclore s
históricos determinantes del presente, lo constituye lo absoluto complejidad y riqueza del es-
cenario físico de los ciudodes mediterráneos y su medio ambiente, y comprende el trazado
de las ciudades, los monumentos, antiguos defensas, museos, palacios, templos, castillos,
mercados y, por último, los viejos barrios de los ciudades (algunos, como en Oporto, fócil-
mente adoptables o la conservación y renovación urbanas)21; pero otros, como en Morsella ,
Palermo, Nópales, formando uno cosboh en lo que lo pobreza , e l chabolismo y el hampa
se mezclan de manera característica y peligrosa22 . Algunos aspectos de este conjunto de
característicos físi cas obstaculizan el funcionamiento, más moderno y eficiente, de la vida
política y económica. Otros, en cambio, aclúan como potenciodores o útiles provechosos
para la producción de riqueza, puesto que el medio ambiente de los ciudades antiguos,
lo que ha venido o llamarse su cenlro histórico (antes, cosco viejo, parte antiguo) ejerce
una fuerte atracción sobre el turismo, el arte, los estud ios superiores y demós formas de ex-
presión cultural. Actualmente, sus palacios señoriales y edificios municipales adquieren uno
nueva dimensión : se celebran simposios científicos en costillas, se establece n universidades

" A. Toynbee (1 970): copitulos wbre lo. ciudades $CInTOl, pp. 153-172.
del Polmor de Troyo, en Sevilla, oporTe de lul O!p8Ctol cómicos, comporte eltos coroc'-risticOI.
1<1 El epi¡odio
1\ A . W,l1ioml (1980) .
n PA AIum P973) pp. 28, 36, 58.

159
Ciudad e historio en lo Europa meridional. Alguno! refle:o:ione $ sociológicos
Salvador Giner

en antiguas abadías, y elleatro, lo músico y lo danzo descubren sus nuevos escenarios en


los templos y plazos de antaño. lo ciudad antiguo, percibido ahora como un monumenlo,
alargo legitimidad y sentido a la estético de la hipermodernidod . la monumentolización y
'musicizoción' del posado encuentran en los nobles ciudades del sur un campo fértil de ac-
tuaciones municipales o estatales. El peligro de lo degradación de la ciudad monumental en
'parque temótico' acecho, pero poner coto o eso bonolizoción depende de los ciudadanos
responsables que lo poseen y rigen.

El urbanista de lo rehabilitación, expresión de lo 'intenso arqueofilia del presenle, ahogo en


son el lumiere lo vida espontónea, si bien sucio y destartalado, de 105 barrios deteriorados.
A su revalorización se incorporo lo recuperación del espacio por clases profesionales pu-
dientes, que vuelve ahoro o los barrios viejos en varios urbes importantes en busco de uno
culta autenticidad o precio razonable.

111. LA CIUDAD MEDITERRANEA EN EL ESTADO TERRITORIAL


El orden tradicional de 105 ciudades preindustriales occidentales se vino abajo bajo 105
embates de la economía capitalista y el estado territorial, elementos ambos que son, en
parte, fruto del mismo mundo urbano. lejos de perecer, sin embargo 105 ciudades empe-
zaron o desempeñar nuevos y decisivos lareos. A medido que los viejos murallas de los
ciudades iban siendo derribados y éstos se convertían en cilta aperte, el mundo exlerior fue
resultando mós amplio y accesible: iba o surgir la metrópolis moderna. En los ciudades es-
tado o en los viejas ciudades imperiales, cierlos eslamentos habían gozado de lo atribución
de privilegios; ahora, el occeso universal y competitivo a las condiciones del mercado y el
derecho a participar en lo vida de lo polileyo, se extendía en principio a todos los súbditos
del estado. En consecuencia, las ciudades -incluso los capitales- perdieron los privilegios
jurídicamente establecidos: éslos y sus distritos pasaron a ser simplemente uno mós de los
divisiones, provincias o departamentos administrativos -supuestamente iguales o lodos los
demós- dentro del orden del estodo homogéneo.

El grado de aproximación a esa situación ideal varió según los distintos sociedades occi-
dentales, siendo los mediterróneos los que mas se olejaron de él. Políticamente, el proceso
de formación de estodos fue deficiente en el sur y, económicamente, sus diversos estados
sufrieron uno fuerte periferización, convirtiéndose en zonas dependientes de los nuevos
núcleos industriales, sin llegar a ser colonias ni perder por enlero un reducido grado -aun-
que cualitativamente muy significativo- de autonomía y soberanía. Esto situación ambigua
generó una lorga serie de desórdenes y obstrucciones que con frecuencio condujeron o lo
desintegración político, lo inestabilidad endémico, 105 conflictos civiles o gran escalo, las
dictaduras y las revueltas populares. Todos esos trastornos sociales no se dieron de manero
fortuito. En realidad , lo historio de los países mediterróneos, desde la época de la Revolu-
ción Francesa en adelante, posee uno coherencia mayor de lo que puedo parecer a simple

160
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

visto: se pueden distinguir sus diversos pautas y etapas, y establecerlos poro todo lo región .
Hoy, por así decirlo, uno lógico identificoble en lo evolución de lo Europa meridional hacia
lo pleno modernidad que hoy ha alconzad0 23 . Ese proceso histórico coherente -que no
puede ser analizado en este lugar- constituye el trasfondo que explico, en gran porte, lo vida
y el comportamiento urbanos, recientes y contemporóneos, de eso porte del continente.

(a) La periferización económica del sur. Cuando lo iniciativo económico tomó rumbo
norte, los países del Mediterráneo quedaron en uno situación peculiar, lo que les con·
dujo más tarde 01 fracaso de sus respectivos revoluciones industriales. Tal fracaso politico
y económico, sin embargo, no fue completo. Así, lo ciudad estado de Venecia mostró uno
resistencia extraordinario o lo adversidad desde el siglo XVI 01 XVIII Y continuó prosper-
ando. Yo en el siglo XVII el imperio otomano dio muestras de esclerosis y España, durante
ese mismo período, experimentó uno rápido decadencia; o pesar de ello, el siguiente siglo
fue paro España uno época de renovación, reformo y expansión. Por otro porte, los dos
grandes imperios ibéricos de ultramar, fundados antes del declive del Mediterráneo, continu-
aron prácticamente intoclos e incluso creciendo hasta el siglo XIX.

Tonto los propios procesos internos de decadencia de todos estos países (o pesar de los no-
tables esfuerzos de reconstrucción) como lo tendencia de lo revolución industrial o adquirir
un mayor desarrollo en el norte de Europa, hicieron que sufrieron fuertes desequilibrios .
lo integración en el todavía incipiente sistema económico mundial significaba , o lo sumo,
situarse en uno posición semiperiférica. los capitales y otros ciudades, en cuanto que es·
taban vinculados a los estados existentes y sus colonias, consiguieron seguir gozando de
prosperidad, aunque como entidades parásitas mós que otro cosa . Así , hasta la pérdida del
Brasil, lisboa percibió fuertes ingresos del erario público: las consecuencias del devastador
terremoto y maremoto de 1755 fueron superados sin esfuerzo con lo ayudo de los ingresos
procedentes de los colonias y, gracias o ello, pudo llevarse o cabo con éxito uno de los
cosos mas impresionantes de remodeloción urbano que se hayan emprendido jamósu . No
obstante, en todos partes se empezó o sentir con gran fuerzo el peso de lo incipiente redis-
tribución ecológico de lo economía occidental. En los países otomanos, por ejemplo, se dio
un desplazamiento de los ciudades hacia el oeste, particularmente en los Balcones; en Sirio,
Palestino y lo Anotolia occidental los ciudades empezaron o ' mudarse' hacia los litorales,
o modo de puestos avanzados poro el comercio hacia occidente. lo Anatolio oriental , en
cambio, permaneció prácticamente inaccesible 01 núcleo capitalista y sufrió, por tonto, uno
mayor periferización 2s .

Tonto debido o lo implacable presión ejercido por la expansión capitalista e industrial -fun-
damentalmente exógena o lo región en su versión 'avanzada'- como o los exigencias del

1l s. Giner 119861.
lO A . W;Hioms (19831.
lO 1. SI/no. 119801 pp. 563·564 Y 570.

161
Ciudod e historio en lo Europo meridional. Algunos relleKiones sociológicos
Solvooor Giner

estado territorial moderno, extensos regiones de lo Europa meridional dejaron de constituir


un ómbito de ciudades estado, relativamente autónomas y predominantemente autocéfalas.
Uno tras otro, los mercados y unidades económicas más reducidas se vinieron abajo. Nue-
vas capitales políticos fueron estableciendo su autoridad, mientras que muchos ciudades
decoian y algunos otros, aunque pocas, lograban convertirse en centros industriales. (Algu-
nos, como Barcelona y Turín, nodo despreciables,) lo nuevo morfología urbano así surgido
cara cterizó o lo región hasta el finol de la Segu nda Guerra Mundial y los dos deceniso
siguientes. Tal morfología consto de tres suertes de ciudad:
• ciudades estancados, en deca dencia o incluso 'caídos', que reflejan la cruel reali-
dad de lo periferización económico y también, en algunos cosos, lo pérdida de
autanomia político;
• nuevas capito/es políticos un idos 01 estado {desde lo primero capi tal nuevo, Ma-
drid, fundado en el siglo XVI, hasta lo último de ellos, Ankora, fundado en el XX};
estos ciudades dependían en gran medida del aparato político, administrativo y
militar; y
• un reducido número de enclaves mercantiles y burgueses, prósperos ciudades cuyo
base ero el comercio (Cádiz) o que eran precursoras de lo revolución industrial en
lo región {Turín y Milán; Barcelona y Bilbao}.

(bJ Ciudades dominados por lo poli/eya.?/.> . Tonto los viejos estados (Portugal, España) como
los nuevos (Grecia, Italia y el coso intermedio de Turquía) eran débiles. No existe ninguno
medido de centralismo administrativo, ni solución dictatorial, ni acumulación de poderes por
porte del gobierno que seo capaz de ocultar eso realidad fundamental. El centralismo defi-
ciente, unido o lo puro incompetencia de los nuevos clases compuestos por el funcionariado
público, dice bastante acerco de lo historio reciente de esos países, Sus centros políticos
no eran ton eficaces como aparentoban ser, y ésto es lo rozón por lo que lo respuesto del
gobierno o los exigencias populares fuero con frecuenc ia lo represión violento, y no hábiles
concesiones ni políticos de bienestar que no estaban en condiciones de poner en vigor 27 •
El atraso económico y los sociedades civiles débiles o inmaduros prestaron especial fuerzo
o los estratos sociales cuyos medios de vida o perspectivos de progreso dependían de lo
burocracia estatal, el ejército y lo clase político. los tendencias centrífugos de los diversos
regiones, oligarquías locales y distintos grupos de intereses económicos (algunos protec-
cionistas, otros librecambistas) aumentaron lo importancia de los nuevos centros nocionales
poro lo tomo de decisiones. lo imperioso coordinación que de ellos emanaba llegó o ser
decisivo poro el mantenimiento de un precario orden político, lo economía no 'funcionaba
por sí sola' como en los países mós inlegrados del bloque capi ta lista, En el Sur, el estado
ero , lo quisiera o no, intervencionista, aunque no en un sentido verdaderamente moderno.
Por consiguiente, en opinión de los gentes, los capitales encarnaban ciertos rasgos nego-

'o He lo-modo ,ujo expreli6n del conceoplo de 'polity dom;noled SO(.;ety' 101 como opa'ece en 1. Sunar e S. Soyor; (1982) p. 15 .
" S. Giner (1984·A) paro un onoli.i. de e.lo. lendencios en el caso español.

162
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

tivos: eran distantes, temibles y 'culpables' de muchos de los moles nacionales 2B • Al mismo
tiempo, eran también poderosos polos de atracción: generaban empleo, poder y prospe-
ridad. la relativa autonomía de la que gozaban los nuevos estados frente o los estructuras
económicos de las sociedades que controlaban se reflejó en lejanía de sus capitales con
respecto o su mundo circundante. lo extraordinaria acumulación en ellas de personol po-
lítico y administrativo, civil y mil itar, fue expresión, también, de esta anomolia . En Atenas,
Romo, Madrid, lisboa y, mós tarde, Ankara, se produjo en este período una fuerte inflación
burocrótica 29 . Con relación 01 volumen lotal de población, y en comparación con otros
sociedades europeos, la hipertrofia estatal y administrativa no po recia excesiva . Sí lo ero,
en cambio, con relación o 10 reducido de aquellos sectores que en coda país constituían el
componente social realmente moderno. En algunos casos tal componente solía concentrarse
en enclaves ' burgueses' (a veces progresistas), lejos de lo capital política , agravando con
ello los tensiones y desequilibrios interregionales.

(e) Polaridades metropolitanas y desarrollo nacional y estatal. El crecimiento


de los emporios comerciales e industriales, lejos de lo capital político, ilustra el divorcio que
existía entre sociedad política y civil en algunos países de lo Europa meridional. Podemos in·
cluso decir, con lo debida precaución, que e n algunos países del Mediterróneo tuvo lugar lo
proverbial "leyendo de las dos ciudades" (tole of two óties) , que reproducía esta importonte
dicotomía. Hasta épocas muy recientes Iy, en menor grado, todavía hoy} muchos observo·
dores consideroban a España e Italia como poíses bicéfalos, coda uno con dos metrópolis .
Mi lón y Barcelona, Romo y Madrid, vinieron o ser ejemplos paradigmáticos de industria
y sociedad burguesa por un lodo, y poder político y administrativo por otro. la cultura y
actitud de las dos ciudades 'burguesas' se basaba en el florecim iento de sus sociedades
civiles, en el culto o la in iciativa privada, la competencia , el progreso y lo confianza en si
mismos, sin necesidad de otro apoyo estatal que, en algunos cosos, el proteccionismo. En
cambio, en las capitales políticas lo mentalidad de las clases privilegiadas los arrastraba
al acaparamiento del aparato del estado y al fomento del estotalismo (étotisme) y el para-
sitismo burocrático, con su correspondiente incomprensión frente o uno interpretoción mós
individualista de lo vida, que ero la que prevalecía en los capitales fabriles y burguesas.
la dicotomía urbano , metropolitano, que, con relativa pero notable nitidez, fue desorrollán.
dose en Itolia y España durante la mayor porte del siglo XIX y 10 primero mitad del siglo XXlO
podría fócilmente hacerse extensible o Turquía, con la polaridad representada por Estambul
y Ankara, y, aunque en menor grado, o Portugal, donde Oporto y lisboa responderían o
ella aunque de una manero más vago . Con respecto o ésto, a pesar de 10 importancia de
Satónico, las características macrocefálicas de Atenos hacen que los comparaciones sean

,.. Poro lo noción de culpo cor> ,especlo o la cop'lOlespoñolo, J. Solcedo {l9771.


,. Poro lo i,.RociÓn buroc,grtico en el nuevo estado griego, N. Mouzelis (1978, pp. 14·32 Y 134·149.
JO Ove lo dicotomia es relativo MI'" en ""!luido ot cansideror lo vecina de Mil6n, Tu,i,., y Génova na pueden exctuirse del coj,Q
italiana, mientras que Borcelono e, un coj,Q 'impeffecto' yo que no conligui6 de>OfTollor un poderoj,Q sistema I,noc¡ero y bancaria
°
(R. Ferros, 1977 y S. Giner, 1984·BI. lo cual ocurrió en Bilbao. El hecho de que Barcelona y Bilbao poseen (junto Valencia) bolsos
de volotes. ilustro lo frogmentoeión del poder económico espoliol en lo, lose, cfl>cioles de lo mod.rnizoc;on

163
Ciudad e historio en lo Europa meridio nal. Algunos rel1exiones sociol6gicas
Salvador Giner

más difíciles y ocaso rebuscadas J' , aunque es significativo que lo ciudad macedonio recibo
cortésmente el nombre de 'segundo' u 'otro' capital heleno. En todo coso, en ciertos países
del sur, la bipolaridad de los capitales no parece haber sido un fenómeno de un volar pura-
mente metafórico: las históricos rivalidades y tensiones existentes entre Madrid y Barcelona,
Romo y Milón, han sido demasiado serias como para desechar a la ligera este interesante
tema dentro de la relación entre esfera palitica y metrópolis en lo historio moderno del
MediterróneoJ2 .

El destino de codo uno de los focos metropolitanos de coda país ha variado considerable..
mente de un país a otro. la comparación entre Turin, capital del reino de Savoya, y Barcelo-
na, capital de Cataluña sirve para poner de relieve de manera patente estas diferencias. los
sociedades catalana y piamontesa, en contraste con un trasfondo social, cultural y político
-ya sea hispano o itoliano- históricamente mós 'atrasodo', se nos presentan como reg iones
históricamente capaces de haber entrado o formar porte del mundo moderno, de llevar o
cabo las revoluciones capitalista e industrial , y de desarrollar -y no tan sólo adoptar- las
ideos del liberalismo, el socialismo, el anarquismo, el constitucianalismo y el racionalismo
al unísono con el resto de 10 Europa occidental. Precisamente por ello hoy que concluir que
sus sociedades respectivos, si bien eran en un principio periféricos a las culturas centrales de
los estados a los cuales pertenecen en lo actualidad, aunque eran asimismo centrales para
ellos por cuanto se convirtieron en poderosos regiones industriales y esencialmente urbanas,
de cuya prosperidad dependía en gran medida toda lo economía nocional.

Las diferencias entre el Piamonte y Cataluña, a pesar de ser considerables, no distorsionan


la situación sino que, por el contrario, son extremadamente ilustrativos. En algunos cosos
se troto ton sólo de uno diferencio de nivel: Cataluña no es sólo uno región, sino también
una noción, así reconocido en lo Constitución española de 1978; el Pi amonte, o pesar de
su fuerte personalidad lingüístico y cultural dentro de Italia, estó voluntario y expresamente
definido como una región. El idioma catalán es claramente una lengua romance, 01 igual
que el francés, el italiano o el fumo no. Puede que el capitalismo catalón, y de hecho lo mo-
dernidad de lo estructura social de Cataluña, seo mós antiguo o históricamente precoz que
el del Piamonte pero, con todo, el capitalismo e industrialismo piamonteses alcanzaron altos
niveles de internocionol ización y modernización o los cuales Cataluña llegó ton sólo de un
modo incompleto. Mientras que ambas son en lo actualidad importantes regiones industria-
les, el desarrollo calalón parece haber ido rezagado con respecto a los logros obtenidos
por el Piamonte y la lomba rdía. Políticamente, los marginales y periféricos turineses despla-
°
zaron sus ambiciones políticos del mundo transalpino lo península italiano, convirtiéndose
con ello en los principales artífices de uno Italia unido como noción .

II Lleontidou 119901.
" Sobo-e lo. dev.nlOi'" hillÓric". de que u;i¡ton 'demgsioOOs' pgIos ufbono., f. Brgude!!197SJ p. 3S 1.

164
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

los barceloneses, por su parte, atrincherados durante largo tiempo en su Principado, de-
fendieron celosamente su relativa independencia dentro de la corana española y su imperio,
teniendo que luchar a veces contra ellos por pura supervivencia. No tenían ningún mundo
que unificar: todo el peso de lo realidad de la Monarquía Hispano -torpe y arcaica y cas-
tellanizadaero su importante realidad política. Mientras los piamonteses conquistaban y
construían el estado italiano, los catalanes tuvieron que amoldarse al preexistente estado
español y sobrevivir como comunidad nacional. Por lo que se refiere a esto, el hecho de que
las expresiones catalanismo y piamonfes;smo tengan significados diametralmente opuestos
es sumamente revelador. Catalanismo quiere decir, claro está, nacionalismo catalán, e in-
cluso puede significar o veces seporatismo e independentismo. Como ya he señalado an-
teriormente, 'piamontesismo' es un término que fue ampliamente utilizado durante los años
posteriores a la creación del reino de Italia, después de 1861, para denotar la tendencia
a construir el nuevo estado con arreglo a los criterios del estado sardo. Dicho expresión re-
flejaba también el resentimiento de lombardos, toscanos y, especialmente, sureños contra lo
temprana penetración piamontesa en la administración del estado y el ejército. En el estado
español jamás se dio uno penetración catalana de ese tipo: su representación insuficiente
en los cargos políticos y administrativos -01 menos hasta el advenimiento de lo democracia
en 1976- fue siempre la norma.

IV. LA URBANIZACION MERIDIONAL DEL PROGRESO


Es difícil no entender los tres décadas que presenciaron el auge del fascismo , lo dictadura ,
lo guerra civil españolo, la segundo guerra mundial y lo guerra civil griega como verdadero
línea divisoria en la historia de la Europa mediterránea. Estos acontecimientos concatena-
dos influyeron en la vida y lo evolución del mundo urbano, alterando sus relaciones con los
circunstancias políticas y económicos en que se movían . Tal influencia no fue , sin embargo,
tan radical como en un principio pudiera parecer. Algunos ritmos y tendencias en lo ur-
banización, el éxodo rural, lo secularización, el transporte y otros fenómenos relacionados
con lo ciudad, que se dieron en aquella época, tuvieron su origen en periodos anteriores .
Si trozamos uno gráfico de dichas fen ámenos veriamos que o menuda siguen pautas pre-
viamente establecidos, aunque los sucesos y trastornos de la época o bien los aceleraron
o bien, en algunos casos notables, impidieron su desarrollo durante un espacio de tiempo.
Un análisis de tendencias presentes y futuros debe juzgar las implicaciones de los ritmos
de esos procesos, incluyendo aquellos que se hayan 'desatado' de repente, habiendo sido
antes demorados por medios políticos y de otro género.

(o) Los urbanizadores tardíos . Algunos paises de la Europa merid ionol no tan sólo
han sido de industrialización lardia sino que también han sido urbanizadores tard íos. Hay
casos extremos como, por ejemplo, lisboa, que a mediados del siglo XIX tenía menos de
200.000 habitantes; y Oporto, que ton sólo tenía algo más de 85.000. Para 1970 ambas
ciudades contaban con uno población de 782.266 y 310.437 habitantes respectivamente,

165
Ciudad e hi storio en lo Europo meridiano!. A lgunos reflexiones sociológicos
Solvodor Giner

aunque lo magnitud de sus respectivos óreas metropolitanos ero mucho mayor: 1.596.406
y 837.610.

El censo de 1981 indicaba que, en Portugal, el predominio de los dos áreas metropolita.
nos se había fortalecido, sin que ninguno otro ciudad o población, cualquiera que fuero
su importancia (Caimbra, Braga, Setúbal, ésto último prácticamente dentro del conjunto
urbana lisboeta) pudiera competir con los dos únicos grandes ciudades33 . En otros países
meridionales, en cambio, había ciudades "secund~ri as ", nuevos y viejos, que estaban yo
poniendo o pruebo el predominio urbano de la metrópolis reconocido como tal. No obs-
tante, es probable que en Portugal se presenciara un proceso que yo había cumpl ido su
curso en otras portes, especialmente en aquellos países que no fueron industrializadores tan
tardíos como el lusitano.

Hubo otros países meridionales que no siguieron el mismo ejemplo . Aunque por largo tiem-
po el crecimiento de lo población rural mantuvo el porcentaje entre habitantes de lo ciudad
y del campo en uno proporción preindustrial (a pesar de la emigración masiva). los grandes
ciudades pronto empezaron o crecer con mayor ritmo. Mientras tanta circunstancias políti-
cos y de otra suerte, O las que ya me he referido, produjeron a lo sazón urbanización sin
industrialización en lugares como Atenas y Madrid. En estos cosos el éxodo rural generó un
proletariado urbano 01 que no correspondía un desarrollo industrial parejo.(Este, no obstan·
te, vino luego). El temprano crecimiento comercial e industrial pronta hizo que Milón, Bar-
celona, Marsella, Génova, Bilbao, el Pireo, Setúbal, Salónica y otros ciudades crecieran sin
orden ni concierto. Nópoles y Estambul, por su porte, heredaron sus inmensos poblaciones
del posada, si bien a veces sus estructuras sociales no correspondían exactamente o los de
uno ciudad verdaderamente moderno . Así Nápoles, lo ciudad mós grande de Italia hasta el
final del siglo XIX, podría muy bien describirse coma si de un puebla gigantesco se tratara J 4,
especialmente después de haber dejado de ser corte real y capital estatal. Lo metáfora de
Madrid como ' poblachón manchego' obedece o a lgo porecidoJs .

Yo he hecho hincapié en la importancia que la época preindustrial tuvo en la configuración


actual del paisaje y entramado urbanos. La explosión urbano llegado tardíamente 01 Sur tras
1850 incrementó y modificó ese entramado histórico subyacente, sobreimponiéndose de di·
versos maneras a lo sólido estructuro desarrollado por proceso de urbanización europeo des-
de el siglo XVI o finales del XVIIJ6. Dicho explosión dejó algunos antiguas ciudades medievales
prácticamente intactos (Évara, Ávila) , posando de largo, y por lo tonto hoy sin centro histórico,
porque todas ellos son monumentales. Mientras tonto, los barrios antiguos de casi todos los
demás fueron pronto absorbidos por ciudades ' nuevos' y mucho mós grandes.

JI Po'o lo inlloci6n bu'OCIó,tico en el nlHJYO eJIodo 9fi&go. N Mouzelis (1978) pp. 14-32 Y 134.149.
leOP,A A11um (19731 p. 20
n SGine,Modrid ... E1Po¡s[I .. )
lo H. Copel (1981) p. 9; 1. de V,ies (198 41.

166
MESA 3. LA NUEVA CIUDADAN1A

las ulteriores aleados urbanizadoras posteriores o 1945 -extremadamente intensas- crea ron
un hóbitat urbano completamente nuevo cuyos proporciones sobrepasan con mucho los de
los núcleos de los antiguos ciudades. Estos últimos son a menudo visualmente, claro estó, lo
mejor de codo ciudad y su principal foco de atención, de modo que el perfil popular de éslo
-su duomo, castillo, ayuntamiento, cosboh o barrio 'gótico'- puede todavía ser proyectado
por lo ideología urbano predominante de manero que transmito el espíritu de lo ciudad y
afirme su singularidad. Los bloques impersonales de viviendas o factorías que la rodean por
muchos leguas sin interrupción ni distinción alguna son así adheridos 01 centro simbólico por
arte de tal incorporación cívicoideológico 01 perfil de coda una de esos ciudades, dotados
de trascendencia o través de sus monumentos históricos . Por lo general hoy pocos tentativos
poro que lo cargo simbólico y emocional que se hallo en los centros históricos se haga
extensible o los barriadas mós deprimidas que circundan los urbes y ciudades. No siempre
quienes se hallan 01 margen de 'lo sociedad', cama suele ocurrir con el Lumpenpro/etodot,
o hasta con los componentes más populares de lo ciudad, son objeto de integración ide-
ológico por porte de los privilegiados. los excepciones son notables: las Olimpiadas de
Barcelona, en 1992, por ejemplo, generaron uno sustancial revalorización de lo periferia,
no falto de ligamen con lo administración social ista de la ciudad, revalorización en 10
que entró un esfuerzo por monumentalizar eso periferia con estadios, torres, rascacielos,
parques, autovías y hasta viviendas de mayar calidad, aunque no siempre 01 alcance de los
ciudadanos menos prósperos. Lo celebración de un dudoso foro mundial cultural -ignorado
en el extranjero- sirvió como pretexto poro repetir 01 poco tiempo, en 2004, otro operación
semejante.

Más olió del enorme y eiemplar eixomple barcelonés de mediados del siglo XIX, de la
madrileño ciudad lineal o incluso de los fascistas svenfromenfi de Roma y otros ciudades
italianas, se extendió, Iros 1945, la urbanización y suburbanización galopante del órea
mediterróneo que situaría el temo de lo vida urbana, en su totalidad , o otra nivel discursivo.
(La conurbación malagueño hacia Torremalinos y más allá , o el continuo Atenas-Pireo, son
dos de los múltiples eiemplos posibles.)

Con estos procesos urbanizadores (estética y ambientalmente perversos) surgió la cuestión


acerco de lo posible, y siempre problemótica, convergencia del Sur de Europa con los
característicos económicas, políticas y de clase del Norte. Empiezan yo a entrar en juego
nuevos y poderosos factores en lo transformación y creación del espacio urbano: el estado,
sobre todo, pero también lo corporación multinacional, así como grupos de interés recién
organizados. Los sociedades mediterróneas, siempre fieles a sí mismas, mezclaron esas
nuevas aportaciones con los condiciones previamente existentes: los nuevas fuerzas de la
posguerra, por muy poderosos que fue ra n, rora vez consiguieron erradicar viejos redes de
intereses, o erosionarlas hasta hacerlas totalmente irreconocibles. A lo luz de eslo obser-
vación generol pueden establecerse unas cuantas proposiciones más acerca de la relación
específico que existe entre lo antiguo y lo nuevo en la región meridional.

167
Ciudad e historio en lo Europo meridiol'lOl. Algunos relleKiones wciológicos
Solvodof Giner

(b) Aparición d e l órea metropolitana . Lo nueva "órea metropolitano" o "región " fue
el primer terreno en el que se encontraron los antiguas y nuevos fuerzas, yo enzarzados en
uno larga pugno, ya conviviendo en simbiosis. Como en otros portes, en el sur los regio-
nes metropolitanos surgieron o portir de lo formación de constelaciones de poblaciones y
ciudades interdependientes situadas alrededor de un núcleo urbano más grande . Milán y
Barcelona son cosos paradigmáticos, pero no lo es menos la recién mentada Mólaga o Sa-
lánic0 37 . Dadas las circunstancias históricas de la zona, dichos regiones experimentaron un
desarrollo tardío . Su aparición vino precedida por un crecimiento urbano extremadamente
rápido en cada pais que ocasionó o veces el surgimiento de importantes "nuevos" capitales
provinciales o regionales. En el Mediterráneo, esto forma de transición (precedente a la for-
mación de los áreas metropolitanas) queda ilustrada de manero representativo o través del
coso de Turquía, el cual resulto tombién significativo porque comprende uno metrópolis que
es aún mucho más grande que la capital político así como la aparición de un nuevo centro
en lo liga de sus grandes ciudades:

Crecimiento de la poblacián en las cuatro ciudades más grandes de Turquía, 1959·1965"


1950 1955 \965
Estombul 983.041 \.268.77\ \ .742.771
Ankoro 288 .536 451.24\ 905 .660
Izmir 227.578 296.559 4 \1.626
Adono 76.642 168.628 289.919

Una tosa de crecimiento como ésta es la que condujo o lo formación de regiones urbanos
o megalópolis, aún cuando éstos tan sólo pueden surgir cuando se hallan presentes ciertos
característicos cualitativos. lo que contribuye a crear uno verdadero megalápolis es, sabre
todo, una constelación bien trabado de ciudades con sociedades civiles desarrolladas mós
grupos de intereses organizados más un nivel avanzado de tecnología mós uno culturo
secular o laico . Según toles criterios -que excluirían megalópolis desordenados toles como
Ciudad de México desde fines del siglo XX o hasta la vieja Nápoles, o cuyo condición de
' pueblo gigantesco' yo hice alusión- en lo Europa occidental había diecisiete regiones de
este tipo, o megalápolis, en los decenios posteriores o la Segundo Guerra Mundial:

Zonas europeos de crecimiento megalopolitano 1950-1970 (tasa>32)

Tosas de crecimiento
1. Madrid 99,13
2. litorol Vasco (español) 75 ,85
3. Turín 65,90
4. loreno 63,69

l' Po'o et CO$(l de oo.cetono, s. Gine. (2003).


11 H. Copet 119811 p. 9; J de V.ie$ (19841

168
MESA 3 LA NUEVA CIUDADANíA

5. Milón 57,39
6. Roma 56,79
7. Barcelona 52,49
8. Pravenza-Casta Azul 52, 14
9. landres Norte 49,90
10. lión-Grenoble 44,18
11. Randstadt Este (Alemania, Bélgica, Holanda) 41,66
12. Ginebra-lausana-Annecy 40.59
13 . París 39,25
14. Alto Rín 38,90
15. Múnich 38,27
16. Estocolmo 35,03
17. Valencia 32,29

Del total de las 17 regiones megolopolitanas de lo Europa occidental que se indican en lo


lista J9 cerca de la mitad (ocho) se hallan en el Mediterróneo, mientras que toda la mitad
superior (o excepción de lorena) se encuentro en esa zona durante los dos decenios en
cuestión. En el coso de Madrid, tuvo lugar un crecimiento verdaderamente excepcional, de
un nivel tal vez sin precedentes en Europa y que sólo es comparable a casos anteriores como
Chicago y algunos otras ciudades americanas de Texas. El paso hacia el Mediterróneo del
gran crecimiento urbano es muy elocuente en Francia , dado su situación geogrófica , con
uno parte integrada en la Europa del Noroeste: el siglo XX presencia allí el protagonismo
del crecimiento sureño: mientras que París crece un 3,5 % entre 1930 y 1960, Marsella lo
hace un 66 ,5% y Toulouse un 27,5%.fO. Durante los años posteriores a 1970, en los nue-
vos megalópolis del sur continuó aumentando la población, aunque finalmente su tasa de
crecimiento empezó a disminuir, a menudo de manero dramótica. Pronto Jos periferias de
los óreas metropolitanas empezaron a crecer al doble de velocidad que los centras: san
ellas las que recientemente han dado cuenta de todos los aumentos nelos de población y
espocios construidos· 1 •

lo interesante desde nuestro punto de vista y éste es otro rasgo característicamente medite-
rróneo, es que el crecimiento tiende o no darse en "lugares nuevos" o " sin historio ", o excep-
ción quizá de las capitoles políticas que en otro tiempo fueron fundadas por decreto. Turin ,
Roma, Barcelona , Toulouse , Marsella , Bilbao eran todo menos nuevas. lo última en entrar a
formar porte de este grupo, Valencia, es también uno ciudad con un pasado muy considero·
ble. ¿Significo todo eso que -debido a que sus éliles parecen no perder nunca el control de
redes de poder mós amplias- las ciudades anliguas de lo región cumplen con mayor éxito
que otras ciudades de la sociedad accidental la toreo de no permitir que el crecimiento se

:ro P. HallyD Hoy (19601 p. 1.55.


10 M. Romanos (l979J p. 7 •
., P. Hall y D. Hoy (19801 p. 227.

169
Ciudad e hisloria en lo EUf OPO meridioool. Algunos reflexiones wc¡olOgico s
Salvodor Giner

les vaya de los monos? Si ello fuera así, ¿cómo se explican entonces las diversas ciudades
Hcaídas" de lo zona? Más aún, la continua vitalidad de muchas de la "viejas" ciudades y la
reciente resurrección de muchas otros, aparentemente inactivas, ¿no ponen acaso en tela de
juicio la teoría expuesto alguna vez acerca de que todos las ciudades mediterróneas están
predestinadas a alzarse, decaer, e incluso morir? Este punto de vis ta ~2 , ¿no revela acoso
una extrapolación pesimista por parte de lo sociología urbana contemporánea de pautas de
evolución acontecidos en el pasado y que ya no ti~nen validez?

(e) La Idespolariz:oción l urbana de la Europa meridional . Lo expansián de la in-


dustrialización, el capitalismo y elterritorialismo politico produjo una distorsión de los siste-
mas urbanos de lo región. Como hemos visto, los países con una capital "económica" y otra
"política" se tornaron bicéfalos, aunque algunos (Portugal y Grecia) se inclinaron también
hacia la macrocefalia. Los acontecimientos posteriores a 1945 (migraciones, mayor concen-
tración de riqueza y poder en las capitales) aumentaron lo polarización urbano. Además,
la profundo distorsión de los sistemas urbanos de lo Europa meridional se hizo inseparable
de los asimetrías fundamentales entre Norte y Sur (Italia), Este y Oeste (Turquía), centro y
periferia (España) que hacían que los paises de la zona acusaron un morcado desequilibrio
desde el punto de vista del desarrollo regional y lo distribución de bienes y recursos"J.

No todo se acabó con el desarrollo de las regiones metropolitanos. A tal desarrollo le siguió
el crecimiento de zonas megalopolitonos, 01 menos en aquellos países que registraron losas
de urbanización relativamente altos como, por ejemplo, España , con uno tasa del 74%
en 1980. (portugal, con uno toso de sólo el 31 % se encontraba todavía en uno etapa de
"formación metropolitano". En Italia, lo tasa de 1980 fue del 69%; en Grecia, del 62%;
en Turquio, del 47%; lo de Yugoslavia, del 42%)"4. A su vez, hacia finales de los años 70,
lo etapa megolopolitono, o base de infundir nuevo vida en el círculo de ciudades de codo
región, estaba empezando a combior la situación general. Asimismo, hacia esas fechas, se
dio un fenómeno inesperado: lo revitalización de los viejas ciudades provinciales en deca-
dencia . Se reavivó un antiguo modelo típicamente europeo: la ciudad "de poso" entre dos
copita les alejadas y lo pequeña ciudad industrial con un mercado de mediano importancia.
lo red de autopistas que se extiende de un extremo a otro en Italia y España y los muy per-
feccionados carreteros de todas partes, junto con los adelantos conseguidos en todos las
romos de los transportes y las comunicaciones, 01 hacer que provincias fácilmente accesibles
resultaran menos sospechosos poro los fuerzas centralistas, pronto comenzaron a favorecer
lo descentralización. El coso de Zaragoza , equidistante entre Bilbao, Barcelona y Madrid, es
paradigmótico, aunque lo conexión por autovía con esto último ciudad no se realizó hasta
1992. Lo potenciación de otros ciudades intermedias, como Ciudad Real y Córdoba con
la llegado (también en 1992) de ferrocarriles veloces es otro ejemplo del posible inicio de

' 1 F. f • .,orolll, 'Inle<venlO' en IRER (1982) pp. 27.4·276 .


•, J Go~PO' (1983) p. 2
.. EIIOI $Of'I (11r01 sólo 1IIe/¡eohol, yo que 101 (fí!e'ios po'O Iollo~s e/e urbonízocí6n '«I.íon, el. íbídem pp. 2·3.

170
MESA 3. LA NUEVA ClUDADANiA

lo ruptura de lo lógico megolopol itana .

la disminución de los distancias ha permitido, contro lo que pudiera pensarse, lo reafir-


moción de algunos localismos. Perpiñón (y todo Cartaluña Norte) han podido en cierto
medido reencontrar Borcelona, mientras que los catalanes 01 sur de los Pirineos accedían
masivamente anticipóndose a lo abolición aduanero de 1993) o los productos mós boratos
de los mercados franceses, amén del redescubrimiento cultural realizado. El regionalismo
político y los tendencias 01 autogabierno (con lo manifiesto excepción del coso de Turquía ,
o causo de la crispación antikurda y lo tradición centralista kemalista) han desempeñado
un cierto papel en lo aparición del neolocolismo. No es éste el momento de analizar los
consecuencias que tal neolocalismo entraño ni de examinar sus relaciones con los nuevos
modelos políticos que van configuróndose en lo zona: lo propio novedad del fenómeno lo
sitúo fuera de los intereses especificos de estos observaciones. Sin embargo, éste es un con-
texto adecuado poro recordar que tonto los tradiciones como los emplazamientos históricos
y los identificaciones étnicas juegan un rol crucial y legitimador en el vigoroso auge contem-
paróneo de lo ciudad de dimensiones intermedios, lo gran capilal regional o provincial y,
evidentemente, en la determinación del escenario y el lugar del conflicto de clases y de los
batallas politicas del nuevo universo corporativista y neolocalista, en cuanto que éste se va
configurando conforme o unos límites regionales, antes que nocionales, o de ómbito estatal
o supraestatal. (los éxitos electorales de los ligas norteñas italianos -la lombardo, lo véneta
y atras- en torno o 1992, participaban plenamente de ese neolocolismo y giraban alrededor
de ciudades, aunque se debieron también o otros factores). Florencia, Valencia, Valladolid ,
Oporto, Salónica, Venecia, Bari, Sevilla, podrón diferir muchísimo entre sí, pero en cuanto
o su reofirmoción como centros que exigen autonomía (uno cierto neocapitalidad) se les
puede intuir uno estrategia y objetivo comunes. lo que resulto interesante es que o menudo
dicho reofirmoción se manifiesto o través de uno alianza entre lo ciudad y lo región a lo que
ésto pertenece, como porte de lo extendida repolitizoción regionalista, nacionalista o étnico
que hoy en día viene advirtiéndose en muchos países europeos y, de manero muy potente,
en lo región mediterrónea45 . lo afirmación político de los ciudades (junto con sus respectivos
regiones) se realizo o troves de parlamentos locales, autoridades regionales, autonomía
fiscal , y exigencias de estudios universitarios y centros de comunicaciones. Suele ir acom-
pañado de uno descentralización de lo culturo . El desarrollo seguido por los universidades,
nuevos y antiguos, lo prenso y televisión regionales son ejemplos de tal descentralización. El
reciente acceso de esos regiones o lo industria y los finanzas y, en algunos cosos, como en
el País Vosca y Cataluña, lo creación de un cuerpo de policia local autonómico, ilustran mós
ampliamente esos tendencias, que en el decenio de 1990, ya no son ton incipientes.

Lo Ndespolarización " de las antiguos diferencias que el industrialismo y el capitalismo, mós

.. e Trigilicl [1980) ho po-e.el'ltodo el neo!ocol¡omo como olternolMl 01 neocOfpcwot¡~ . ToI ve z MOR miu compahbles de lo q""
o primero v;~to parece.

171
Ciudod e hi$lOrio en lo Eu ropa merid ionol. Algunos rene" io nes $OCiológicos
Solvodor Giner

que atenuar, agravaron en !.u momento, no se ha reducido 01 importante desarrollo de lo


revitalización de los capitales de dimensiones inlermedia!.. Ésto estó presente en lo propio
transformación de lo situación con respecto o lo metófora de "lo historio de dos ciudades"
empleado anteriormente. Aunque en algunos aspectos, incluso de lo mismo Romo podemos
decir, por ejemplo, que fue "marginado" y se lo relegó o uno si tuación mós periférico den-
tro de Itolio 46 por un periodo de tiempo -al menos hasta alrededor de 1970- mós tarde los
cosos han cambiado. A!.í pues, desde hace yo algún tiempo no cabe lo posibilidad de decir
que Romo es el único centro de poder político m'ientras que Milón (con sus considera bles
vecinos Turín y Génova) lo única capital industrial y finonciera~ 7 . lo esfera político y lo
economía han ido instalóndose, por así decirla, la una en los otrora dominios urbano!. de
10 otro. También en otros lugares lo esfera político y lo econom io han ampliado !.us óreas
de dominio. Tal vez lo que mayor asombro y fascinación ejerce sobre todo el mundo seo el
hecho de que Italia esté empezando o ser de nuevo lo que proverbialmente fue antaño, ;/
poese delle cento cittó.

A lo luz de esto!. y otro!. tran!.formaciones -como lo del desarrollo en el sur del mundo neoin-
dustriol e hipermoderno- parece como si tuviéramos que con!.ideror cmi todo!. lo!. proceso!.
evolutivos de lo región como eminentemente transitorio!.. A menudo se ha dicho que en al-
gunos poíse!. meridionales lo situación actual reflejo lo ocurrido con bastante anterioridad 01
norte de los Alpes y los Pirineos. Quizó seo mó!. acertado decir que lo que estó ocurriendo
hoy en algunos paí!.es mediterróneos había ocurrido antes en otros, pero que, además, hoy
fenómenos nuevos, que tienen lugar por igual en el norte y el !.ur: inmigración extroeuropeo,
terciarización de lo economía, desarrollo de las neotecnologíos y los comunicaciones. las
cantidades enormes de colonos y ocupantes ilegales de cc!.os que, en época!. reciente!.,
invadieron Atena!. y Estambu! parecían estor repitiendo un fenómeno ocurrido anteriormente
en el Milán de postguerra, antes de que dicho ciudad emprendiera, con gran éxito, su
programo de suminiMro de viviendas. El nuevo proce!.o de "!.uburbanización" y de colo-
nización de ciertos periferias urbanos por porte de lo clase medio (Venecia) sigue los posos
de acontecimiento!. similore!. en otros lugares. A medido que lo!. zona!. rurale!. y aquellos
alejados de los centros urbano!. van perdiendo su base económico, se las convierten en
barrio!. re!.idenciole!. de un nuevo sistema metropolitano más extenso~8 . l o que en otros
tiempos fueron municipios rurales o induslriale!. situados en lo!. afueras de lo ciudad !.on
de este modo transformados: su recién adquirido morfología urbano se convierte en algo
!.umamente complejo que combino elemento!. del antiguo pueblo, lo población periférica
del pasado reciente y el cuasi-suburbio de lo !.ituociÓn actual , con una!. pauto!. correspon-
dientes !.abre lo ocupación de terrenos y la transformación del suelo rural en !.uelo urbano,

.. f . fe<rarol!, p 9801
.. F Compogno p 9671. Cap. 'le dlHl capilot¡' pp. 171·190.
' 1 1t Sltonoldo (197 1) p. 11.

172
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

sujeto ahora o fuerte especulación económico y político ciudadana 49 , Todavía no está cloro
en qué va o resultar el sistema metropolitano emergente. los mudanzas estón siendo dema-
siado intensos como poro emitir juicios precipitados sobre uno imagen borroso . Así pues,
uno vez tras otra, los fuerzas políticos, económicos, culturales y migratorios que entran en
juego en codo país contradicen 105 análisis y descripciones de los urbanistas o planifica-
dores de ciudades y regiones, quienes deberían conocer mejor su existencia. A veces 105
polílicas urbanos y regionales parecen simplemente ir en zaga o los cambios . En Grecia ,
por ejemplo, refle jan el reciente fracaso de lo relación centro-periferia (en el territorio conti-
nental, yo que los islas son todavía , en general, periFéricos y dependientes) y lo incipiente
"despolarización" de lo sociedad. Por consiguiente tales políticos actúan, o lo sumo, como
facilitadores de procesos "espontáneos" económicos y urbanos yo existentes más que como
esfuerzos encaminados o recanalizarlos O a lterarlos de algún modo significativo 50 . Otros
veces, son evidentes los conflicto s existen les entre los órganos o políticos de aménogement
du ferrifoire y los propios políticos o, incluso en algunos casos, los ciudadanos. Por eso el
concepto itoliono del comprensorio (lo unidad geogrófica óptimo poro el trozado territorial) ,
uno ideo gestada por urbanistas y muy utilizado por arquitectos, economistas y sociólogos,
se ha encontrado de entrada con lo resistencia de los politicos. El hecho de los expertos so'
lieran aparentemente airosos de lo pugno tol vez seo síntoma de los tiempos supuestamente
tecnocróticos que corren, pero si hiciéramos un análisis más minucioso su triunfo podría
venir o ser sobre todo semántico. Uno se pregunto hasta qué punlo los autoridades -o los
mismos grupos de presión, de lo construcción, y el comercio- se toman en serio los compren-
sor;. lo noturaleza de lo unidad geográfico Hóplima" suscito también lo pregunto. Emilio
Romogna , por ejemplo, abarco no menos de 28 comprensor¡51. los comprensori pueden
de hecho reducirse o ensancharse, según seo el coso . Un estudio de los estructuras según
los intereses y su comparación con esos u otros unidades territoriales creados sobre mesas
de delineante en los años 70 o, en años subsigu ie ntes, por computador y pantalla, pueden
ofrecer resultados esclarecedores acerco de su utilidad político e ideológico. El contraste
entre el urbanismo informático y de ordenador con el de los fuerzas soc iales reales podría
ser uno de los mejores maneras de abordar el anólisis urbano hoy en día .

(d) Ciudades: nuevas encrucijadas del poder. los economías locales, regionales,
nac ionales e internacionales siempre han encontrado en los ciudades un punto de intersec-
ción . Naturalmente, lo mismo puede decirse de las múltiples esferas políticos. A menudo,
los ciudades han surgido precisamente de ellos. Sin embargo, tradicionalmente muchos ciu-
dades del Mediterráneo han destocado por su capacidad poro mantener un cierto grado de
autonomía frente o los limitaciones que esos fuerzas diversos les hubieron impuesto. En olgu-

., A. de Hob.b"'go (19831 . El lenélmeno oblervodo por lo autora poro Co.lelklelel. y Gavá puede exlendene ahora o Sonl CugOI
y ol<"os loca lidad",. d",1 VoUe., occesibl",. po<" IÚnel desde Sorcelono. (CI. S. Giner, Ecue.lo ¡l¡\elropol'lona, 2003.) Lo. periferio. de
Genovo y Venecio, lo. poblocione. "rrono. de Madrid, y oIro.lugore., wlren iguol Pfoceso.
'" R.H. Evons ' Regiooolism ond the ltolion Citr' en M.. Romano., comp. (1979) p.227.
" G. SlOmokis [1982) pp. 17· 18.

173
Ciudod e h i~lofio en lo Europa meridional. Al9uno~ fenexiones sociológicos
Selvador Giner

nos cosos históricos el precio de lo autonomía fue el aislamiento, seguido por el declive.

Hoy en dio las ciudades meridionales poseen diferentes perfiles sociales dependiendo en
gran medido de si en otro tiempo se cerraron o no 01 juego relativamente libre de toles in-
tersecciones. El estado territorial, lo propagación de un sistema de clases que abarco todo
la sociedad, el mercado común europeo y la aparición de uno economía mundial fuerzan o
todas las ciudades de la región a mayor apertura. Mientras, la progresiva urbanización de
la sociedad ha alcanzodo unos niveles tales que cosi no tiene sentido hablar de un "sistema
de clases urbano" separado o de un "sistema político urbano" como fenómenos completo·
mente circunscritos. lo relativa permanencia de ciertas separaciones y barreras -como lo de
lo división entre campo y ciudad, como hemos visto mós atrós- no impide lo penetración total
del sistema social de clases en los ciudades, y viceversa . Teniendo presente esta condición,
se pueden hacer yo algunas observaciones provisionales acerca de las estructuras de poder
emergentes en las ciudades de la región.

(1) Las ciudades en el sistema social de clases. En el proceso contemporóneo


de la estructuración clasista urbana pueden observarse dos tendencias opuesta s. Por
un lodo, la tradicional "singularidad" de cada estructura social urbano se ha visto ero·
sionada: las ciudades hon ido participando cado vez mós en la distribución general
de la desigualdad del conjunto de la sociedad. Por otro, la especialización económico
y los ubicaciones de la actividad político, industrial y cultural han otorgado nuevos
característicos o ciertos ciudades. Asimismo, no todos ellos han compartido por igual
los tendencias hacia la "terciarización", lo "salarización" y los demós procesos que se
han convertido en los distin tivos de lo actual transición hacia lo hipermodernidod. Por
consiguiente, en lo que se refiere a lo región meridional europea, habrá que estudiar
la nueva anatomía de los ciudadess2 a la luz de lo complicada mezclo que ella han
ocasionado la aparición simullónea de estructuras de clase "postindustriales", "neoin-
dustriales" o, sencillamente hipermadernas. Ello ha entrañado lo revolorizacion de
barrios deteriorados y desalojo de sus habitantes modestos por la nueva clase medio,
lo disminución de los barrios de chabolas, los nuevos emplazamientos de los tecnoc-
racias ascendentes , lo aparición de guettos de pobreza sl, y de barrios de inmigrantes
extraeuropeos y demás procesos de reestructuración espacial. Nodo habría de distintivo
en ésto frente a airas ciudades europeas sino fuero que tiene lugar en el morco de lo
extraordinaria adaptabilidad de viejas y, a veces, antiguos casbohs e, incluso, de per-
durables, elegonles y "respelables" zonas residenciales de las ciudades mediterróneas
a estos nuevos corrientes. los procesos de deterioro parecen ser menos devastadores
que en airas lugares. la recuperación es más fócil, y no sólo en los centros históricos,
aunque sin duda no podró extenderse o los vastos suburbios poro las clases subordino-

" Poro onóli"s wgeSIJVOS o. lo lee~trocturociOn closi,"", ocluQlo. metrópoli, medile"'óneos, véon¡.e, C. Mortino/l; et 01.(1982),
poro Milón y l. leontidou (1990) polO AlOnes, el Pileo y SolOnico.
j.) A. Williom, (1981), J Chubb (1982)

174
MESA 3. lA NUEVA CIUDADANíA

dos, con construcciones de muy molo calidad y caos urbanistico que surgieron en los
foses de prosperidad y éxodo rural, como fuero n los decen ios del 50 y el 60 en Italia
o los del 60 y 70 en España . l'Hospitalet en lo conurbación barcelonesa o todo el en·
torno de Pompeya en lo napolitano parece que, urbanístico mente , 'no tienen remedio'.
El que lo puedan tener represento un coste que no parecen estor dispuestos o afrontar
los autoridades.

No acabo aquí el aspecto clasista de lo readaptación: lo reordenación de lo vida social


que ha significado lo entrado masivo de lo mujer en el mercado de trabajo y lo consiguiente
feminización de profesiones y ocupaciones, así como lo reestructuración de los relaciones
eróticos y familiares (proliferación de familias monoparentales, multiplicación de domicilios
individuales, etcétera), concentrado en zonas urbanos, ha incidido en los del sur con mayor
fuerzo de lo esperado por quienes pensaban que iban o ser, por rozones culturales, mós
resistentes o estos cambios. Pero es que no eran muchos los que esperaban el verdadero
alcance de lo revolución de actitudes, creencias y concepciones de lo vida en los tierras
meridionales: sus pautas de crecimiento demogrófico (menores en Italia y España a partir
de 1991 que en Suecia), conducta religioso , afiliación politica, y varios mós, indican uno
intenso modernización$.!. que alcanzo 10 reestructuración de la desigualdad y que, uno vez
mós, no dejo de convivir olió con pautas de patronazgo, nepotismo, localismo y privilegio
de muy antigua raíz.

(2) El poder urbano y el macronivel. Desde el punto de visto del poder y los recursos
sociales, lo ubicación y asimilación de ciudades por porte del sistema mós amplio ha produ·
cido también consecuencias de signo opuesto. En muchos cosos, lo pérdida de autonomía
ha significado que ahora los estructuras locales de poder estón ligados con frecuencia y de
manero inextricable o los alineaciones nocionales de parlido y o los lealtades ideológicos
generales, de modo que dichos estructuros ton sólo pueden explicarse con respecto o lales
alineaciones y lealtades. (los excepciones regionalistas, como los ligas italionas, o nacio-
nalislas étnicos, como ocurre en Calaluña, no invalidan esla observación). lo cittó diviso del
pasado fue a menudo uno ciudad dividido principalmente conlra sí misma. Hoy puede ser
un campo de balalla y un ruedo poro conflictos y oposiciones mós amplios . lo que parece
ser mós específico de lo Europa meridional en esto cuestión (o lo cual aIras lugares del
mundo no son ojenos) es que, dados particulares característicos de 10 culturo político, en
los grupos y facciones de poder urbanos y locales el compromiso ideológico es pronuncio·
damente fuerte, incluso en aquellos poro los cuales los influencias políticas aparecen como
su elemental rozón de ser. Génova , por ejemplo, se ha ajustado o esto imagen hasta hoce
poco. lo ciudad se ha vislo dominada por los mismos grupos católicos que controlaban en
ello el poder político, económico y religioso, todos ellos bajo el estandarte de lo ideología
cristianodemócrata nocional e incluso internacional. Esto puede que seo algo ca racterístico,

u S. Gine¡ y S. SafO"" 11992).

175
Ciudod e historia en la Europa meridiOflot Algunos rellel<iones sociológicos
Salvador Giner

pero no es universal : hoy ciudades mucho mós abiertos y plurolistas que Génova, toles
como Milán55 .

Por lo que respecto o los vínculos de los alcaldes con 105 partidos nocionales, las gene-
ralizaciones son igualmente difíciles, en especial aquéllos de quienes obtienen especial
significación ideológica. los difíciles relaciones de Giorgio Lo Piro con sus correligionarios
cristianodemócratos en los años 50 supusieron su .confinomiento e identificación con su ciu-
dadela florentina. Con todo, ni los jefes carismáticos locales ni el riguroso control ejercido
por lo maquinaria político de lo ciudad tienen necesariamente que suponer su confinamiento
o reducir o los poseedores de tal liderazgo o uno limitado participación, o lo Giorgio Lo
Piro, en lo político nocional. lo carrero de Gastan Defferre, el alcalde de Marsella , o pesar
de no conseguir nunca el cargo de primer ministro, es un doro ejemplo de ello. Julio Angui·
to , en su periodo como alcalde de Córdoba llegó o representar casi un paralelo hispano o
La Pira, pero no en su paso o la dirección nacional de su portido.

Al parecer, las élites políticos urbanas, 01 abrirse 01 sistema general de poder, mós que
perder, han adquirido mayor importancia poro éste. En la actualidad, las alcaldías de los
metrópolis son con frecuencia escolanes poro llegar o cargos ministeriales o a lo jefatura
del gobierno. Del mismo modo, exprimeros ministros, ministros, u hombres clave de partidos
políticos consiguen o veces alcaldías sin que pierdan por ello su prestigio, o bien como
cargo " o lo espero" de mejores tiempos. Naturalmente, puede que ello no seo exclusivo
de los ciudades meridionales 110 mo;r;e de París llegó o convertirse en un cargo de esos
característicos), en cuyo coso podríamos estor considerando otro coso mós de senda de
convergencia entre Sur y Norte.

Lo mayor participación de los ciudades en el sistema político general y viceversa no ha su·


puesto un oscurecimiento de los distinciones entre ambos esferas. El auge del neolocalismo,
y muy especialmente, lo afirmación de lo autonomía regional urbano ha producido uno
nuevo afirmación del autogobierno urbano. A numerosos ciudades les han sido concedidos
prerrogativas especiales poro ciertos óreas metropolitanos, de modo que se han añadido
nuevos poderes o 105 yo tradicionales, que comprendían los servicios municipales, abarcan·
do también los normativos poro lo designación de zonas e incluso algo del trazado de 10
ciudad . Ahora poseen lo facultad de intervenir en 10 economía metropolitano o de benefi-
ciarse de bastante autonomía presupuestario. Sería interesante constatar si estos tendencias
van unidos o antiguos modelos de autonomía ciudadano; es decir, si los ciudades con las
mayores tradiciones de autogobierno son también aquellos que han tenido mayor éxito en
adquirir estos privilegios contemporáneos.

los relaciones entre el poder municipal (en cuanto que éste reflejo tradiciones heredados,

" L Covoni P978) p lU<Yi Y J)(m,m

176
MESA 3. LA NUEVA ClUDADANiA

viejos redes de patronazgo y airas factores anclados en el posado) y lo político nocional son
difíciles de establecer poro lo zona sobre uno base comparativo entre nociones. Así pues,
o menudo parece como si ciertos clases políticos (principalmente en los ciudades medite-
rráneos más atrasados) fueron ton poderosos que resultaron electoralmente impermeables
o sus propios prácticos porasitarios, su incompetencia y su molo gestión. En Polermo los
demócratocristionos han vuelto regularmente 01 poder, repetidos veces, o pesar de todos
esos moles, en tre los que descuello el brutal poder de lo mafia, en plenos años 90. Al otro
lodo del mor, sin embargo, en Nápoles, lo vicloria electoral de lo izquierdo en 1975 po·
recío desmentir que tal situación fuero fata lmente necesorio 5ó • los victorias obtenidos por
los socialistas en Portugal, España y Grecia en los elecciones municipales y nacionales tras
lo restauración de lo democracia o mediados de los años setenta eliminaron o redujeron
considerablemente el viejo clientelismo, aunque ésta volviera a renacer después bajo nuevo
guiso, especialmente en Grecia. Es posible que actualmente tengo lugar en muchos ciuda·
des una transición desde el puro clientelismo municipal tradicional al de una "maquinaria
política" de estilo más moderno.

(3) El poder urbano y el m;cran;vel. El morcado rasgo de mosaico de lo moyoria de los


ciudades mediterráneos permite odverti r claramente en muchos de ellas redes locales firme-
mente unidos o sus "dislritas electorales". Estos están circunscritos de tal modo que lo unidad
de referencia más cloro -tonto poro el observador como poro el residente- yo no es el distrito
(quortier) sino más exoctamente del vecindario (vicinoto) o, a lo sumo, el barrio, especial-
mente en las zonas más populares de los ciudades. En los portes más burguesas o modero
nos, es más fácil encontrar uno menor inlegración o identificación con el "vecindorio"57.
No obstante, los cualidades antropolágicas de lo identificación comunal y el localismo no
van siempre ligados o los coracterísticos históricos del lugar. lo "pueblificocián", en los ciu·
dodes, en nuevos barrios, que se han llenado de inmigrantes, explico este fenómeno. En un
nuevo espacio ciudadano, con lo llegado de inmigrantes, solían quedar representados pue-
blos enteros o zonas rurales de procedencia, reconstruyendo con ello su mundo "perdido".
Más larde comenzaron o darse procesos más o menos lentos de formocián de comunidades
'foráneos ' sin raíces precisos o algún lugar circunscrito del país.

En el Mediterráneo, lo relación entre el barrio, los estructuras de poder de lo comunidad


de origen rural (o extranjero) que en él habito y los esferas más amplios de lo político es
intrincado. lo aparición , con fuerza , de inmigración hispanoamericano , pero sobre todo
africano -mogrebina o negro· ha intesificada eso condición en el siglo XXI. los abundantes
rasgos preindustrioles que perduraban en pleno siglo XX eran señal de que, por reglo gene-
ral , esos paises poseían sociedades civiles débiles s8 . Ello no significo que su tejido civil no
incluyera hermandades, cofradías y ligas tradicionales poro lo ayudo y el bienestar mutuos,

so j. Chubb [19811 pp. 3-5 y possim.


v L CovoRi 11978) P9 9·13
,. .. s...ncx y S. Soyori 119811 p. 12

177
Ciudad e hiitorio en lo Europo meridional. Algunas reflexiones sociológicas
SolvadOf Giner

o menudo bajo advocación religiosa y con fines festivos y piadosos, como en Andalucía.
Pero tales agrupaciones na son asociaciones voluntarios a lo manero de las que caracteri·
zan las sociedades civiles modernas.

Ello no obstante, el peso de las comunidades urbanas de origen rural y el de los movimientos
urbanos (a menudo radicales de clase media) se acrecentó en momentos de transición polí.
tica hacia la democracia. España constituye un caso particularmente destacable . Los últimos
años del régimen franquista fueron testigos de la aparición de los asociaciones de vecinas,
las cuales desafiaron sistemóticamente, más o menos dentro de la legalidad, al gobierno
dictatorial, y no siempre en los dos metrópolis, sino también a menudo en sus poblaciones
periféricas, tales como Alcaló y Mataró~9 y en capitales de provincia . Desde varios puntos
de vista, paradójicamente, durante los años de lo transición hacia un gobierno consti tucio-
nal, la España urbana experimentó un mayor grado de democracia directa que el que se
doria más tarde, cuando lo profesionalización político echó raíces 60 • Las repercusiones a
nivel nacional de los movimientos vecinales fueron tales que, durante un espacio de tiempo
considerable, las fronteras entre enos y la esfera política más amplia se vinieron abajo. Los
primeros desaFiaron así indirectamente la legitimidad del régimen franquista, mienlros que
la autoridad municipal-contra la cual habían surgido, en teoría- contemplaba impotente lo
situación.

V. HISTORIA, CIUDADANIA y fUTURO URBANO: CUESTIONES ABIERTAS


A titulo de ensayo y de manera íncompleta, lo que precede ha querido ser un estudio del
presente a través de su determinación por el pasado. En Occidente, la historia urbana ha
seguido unas pautas claramente reconocibles. Al auge de las ciudades en medio de un
universo feudal le siguió, durante las etapas primera e intermedi a del desarrollo del estado
territorial, un crecimiento urbano inicial, al que siguieron varios más, cada cual acorde con
una doble revolución, la politica democrática y la industrial, surgida esencialmente del seno
de las ciudades . Uno de los crecimientos mós importantes fue el de la suburbanización.
Mientras sucedía, empezaba también a tener lugar en diversas países la descentralización
in terurbana y la formación de verdaderas redes y cadenas de ciudades: éstas regiones ur·
bonos son yo visibles. Algunas, naturalmente, lo han sido por mucho tiempo, como lo que
sigue más o menos el valle del Rin desde Basilea hasta su delta holandés. Otra, a la que
algunos auguran un potente futuro, forma un arco que cubre Milán, Turín, Génova, Niza,
Marsella, Montpellier y Barcelona, con posibles ramificaciones hasta Venecia, Toulouse y
Valencia. Hay elementos ideológicos indudables en la presentación de este menos que
hipotético Arco Mediterráneo, pero está fuera de dudas que tal región ofrece niveles de
prosperidad, neotecnologia , neoindustrialismo, concentración de riqueza, capital humano,

.. A.G . Bier [l9801.Poro .. ITIC)Yim'.nlO ciudadano en Madrid M. COIIeII, (1977) .


lO S Gorcia

'7a
MESA 3 lA NUEVA ClUDADAN1A

y demós factores súmamente notables, sobre todo para un sur continental que algunos
daban por definitivamente doshoucidodo hoce Ion sólo algunos decenios. Uno vez más, el
fenómeno es fiel o 10 pauto específicamente mediterráneo de prosperidad, sinergia y dina-
mismo desencadenados lodos ello sobre un humus histórico preexistente.

Es prematuro predecir el porvenir de estos nuevos corrientes, sobre todo ante lo creciente
inmigración extroeuropeo, el a uge de centros provinciales y comarcales, el vocio rural como
binado por uno masivo penetración del cam po por los tentáculos de los ciudades, lo crisis
ecológico de lo región y lo notable desurbonizoción de algunos capitales" , por mencionar
ton sólo varios factores muy diversos pero que inciden o lo vez sobre un mismo ómbito.
En lo Europa meridional, o pesar de su crucial participación histórico en los orígenes de
lo modernización, ésto no llegó o verse realizado par completo durante largo tiempo. Sin
ser del todo ajeno o su desarrollo, lo cuno mismo de lo modernidad -lo Europa Sur- quedó
bastante 01 margen de ello. Lo Europa meridional vivió por largo tiempo en sus aledaños,
en su inmediato periferia. Pensemos en Sevilla, Nópoles, e incluso Atenas. Su posición
semiperiférica en los peores momentos del relativo pero notable fracaso de lo revolución
industrial en sus países posibilitó el despegue posterior. Ello obl igo o consideraciones que
no pueden aplicarse o aquéllos portes del mundo que han sido (o son todavía) verdadero y
estrictamente periféricos desde el punto de visto de lo distribución mundial de los recursos
económicos, el poder político y los privilegios colectivos~ .

Si bien, históricamente, los relaciones núcleo-periferio experimentan continuos cambios, ello


se cumple de manero acusado e intenso en el coso de lo Europa meridional. Poro un histo-
riador con formación sociológico el problema residiría en establecer y descubrir los pautas
y ritmos de los mudanzas, toreo nodo fócil. Por lo pronto, los discontinuidades entre este y
oeste en los países mediterráneos han sido o veces ton profundos (como puede verse en los
guerras balcánicos generados por lo descomposición yugoslavo , en 1991 y 1992) como
los existentes entre sus litorales meridional y septentrional"'. El propio tránsito entre los socie-
dades que aquí hemos examinado, de lo condición de periféricos o semiperiféricos o lo de
miembros centrales del orden hegemónico mundial, ha tenido lugar en distintos momentos
en codo país y región . Ésto quedo claramente reflejado en los ciudades: algunos de ellos
presentan ciertos similitudes, en distinto grado, con aglomeraciones urbanos del norte de
África o de Latinoamérica , sin dejar de reflejar también, naturalmente, lo estructuro de lo
ciudad europeo occidental"'.

Si algo confiere un último sentido o, si se prefiere, perfil , o estos ciudades, por prósperos
y dinómicas que hoy sean, es su posado, plasmados no sólo en sus centros históricos sino,

.' L von den 8e<gh (19821 pp. 24-48 .


.., G. Arrighi el oli; 119831 .
.., S. Amin P983).
"'l. leonlidou 119841 pp. 27·30.

179
Ciudad e historia en la Eurapo meridionol. Alg unas re flellio nes sociológicas
Salvador Giner

me aventuro a señalar, cierta sabiduría de sus ciudadanos. Sus moradores lo saben, Sin
embargo, sus problemas son codo vez mós los del continente y lo civilización a los cuales
pertenecen. Lo decadencia y desindustrialización de algunos ciudades interiores de lo zona
del Mediterróneo, por ejemplo, tiene mucho en común con lo que estó sucediendo en otras
partes de Europa M , Lo misma política regional y civica de la Unión Europeo y su preo-
cupación por la integración regional entre regiones y ricos y pobres del continente, muestra
una conciencio cloro del asunto. No sobemos si Europa es sus naciones -que no siempre
coinciden con sus estados· per sí es sus ciudades.
Salvo importantes excepciones, muchos conflictos urbanos y el nuevo rol que el poder de
lo ciudad desempeña dentro de lo esfera política general convergen con otros patrones
típicamente occidentales, pero esa convergencia es, o menudo, penosa, hasta el punto que
no sean pocos las ciudades de lo región que deban considerarse indefensas y tengan que
pagar un costo muy elevado por su integración europea/>6.

Toda consideración de cualquier faceto importante de lo sociedad mediterrónea debe abor-


dar lo ingrato realidad de su dualismo, sus ambigüedades e incluso sus duplicidades. Como
ya hemos visto, sus ciudades han sido históricamente un freno poro lo modernización en
tanlo que se atrincheraron en su otrora raquítico desarrollo; pero han sido también un estío
mulo para lo que en otro tiempo se dio en lIomar progreso, sin ningún reparo ni calificación
moral, en tonto que han construido estados modernos o implantado el industrialismo, el
capitalismo, 10 alfabetización, el socialismo, y tontos otros fuerzas de la modernidad. Es
normal y saludable que los críticos reprueben incansablemente lo existencia de barriadas
pobres, lo segregación aristacrótica o burguesa, lo especulación del suelo, la corrupción de
la maquinaria político, el parasitismo del gobierno local, lo marginación de los humildes,
los parados o los desafortunados en sus confinamientos urbanos, y los nuevos gueffos de
inmigrantes extraeuropeas. Mas, sin que puedan justificarse, estos desequilibrios son yo los
mismos en el Sur que en el Norte. Y o veces son menores en el Sur.

Lo existencia en lo región de uno situación histórica de turbulencia casi permanente (yo


fuero debido o guerras, conflictos civiles, migraciones masivos o desarrollos precipitados)
debería alertarnos contra los superficiales teorías, ton en boga, acerco de uno presunto y
actual crisis urbano en el Sur de Europa. Dichos teorías suelen enlozar eso supuesto 'crisis'
con el fracaso, mós o menos inmediato, del capitalismo o con lo otro 'crisis, no menos
dudosa, del estado asistencialo7 .No hoy odemós, señal alguno de que los ciudadanías me-
ridionales sean menos activos y responsables, democróticamente, que los de otros lugares
de Europo68

.. Ueolltidoy 11984) p. 27 .
.. Po ro un an6 lisi$ critico de esto situociÓn,W.M.(19911.
oJ C. Cardi!tl..2lli (1978), M. Morcelloni!ll.lilii (1981), H, Copel (198 11 .
.. Poro el casa andaluz y lo participaci6n politica en lo región, M . Perez Yruela (2003) .

180
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANiA

Si queremos que 01 contemplar el pasado urbano de la región ello seo de alguna utilidad,
éste debería servir paro infundir mayor juicio y moderoción a la hora de hacer predicciones
precipitados acerco de lo inevilab¡lidod de su ruptura repentino con una historio lleno de
fuerza y, o no dudarlo, de mognificiencia.

AGRADECIMIENTOS
Este ensayo tiene un origen remoto, que el Foro Cenlros Históricos de 2004, en Córdoba me
permite revisarlo y ampliarlo. Agradezco 01 profesor Manuel Pérez Yruela su interés poro
que lo revise y pongo 01 día. El autor esló muy reconocido o sus colegas, los profesoras
Anna Alabart y Soledad Gordo, con quienes en su día organizó la Conferencio Internacio-
nal sobre Ciudades y Ciudadanía, en el Departamento de Sociología de lo Universidad de
Barcelona, en '990, por sus observaciones y sugerencias en torno a este ensayo. Esto ver-
sión castellano I¡ene su origen en el trabajo Cify and PoIity in Soulhern Europe que, bajo los
auspicios de la OEDC, presenté o lo serie de seminarios organizados por la Universidad del
Bósforo, en Estanbul, en 1984.Estoy particularmente agradecido, por su paciente atención
y sugerencias, o los profesores Faruk Sirtek, Lila Leontidou, Alberto MarHinelli, Aise Óncü,
Ph¡lippe SchmiHer e IIkay Sunar, participantes, entre otros, en aquel proyecto, Comporative
Urban Performance in Posfwar Medilerroneon Europe.

BIBUOGRAFIA

AllUM, P. (19731 Polilics and Society in Post-War Naples Cambridge University Press.
ARCHER, M.S. and GINER, S. (1971) Cantemparary Europe: Cla55, Stalus and Power landres: Wei·
denfeld & Nicolson.
BERG, l. VAN DEN el 01. (1982) Urban Europe: A Sludy 01 Growth ond Decline Oxlord: Peramon,
Vol. 1.
BIER, AG . (1980) Crecimienla urbano y participación vecinal Madrid : c.I.S .
BRAUDEl,f. (1975) The Mediterroneon and the Mediterranean World in the Age 01 Phillip IIlondres:
Fontano/ CoJlins. [Ed. froncesa 1949; ed . revisado 1966).
CAPEl, H. (1981) Capitalismo y morfologia urbano en España, Barcelona : libros de 10 Frontero (1 a .
• d. 1975).
CASTEllS, M. Ciudad, Democracia y Socialismo: lo experiencia de los Asociaciones de vecinos e n
Madrid. Madrid: Siglo XXI.
CAVAlU, 1. {1978}lo citta diviso : sociologia del consenso e del canflitto in ambiente urbano Milán :
Giuffre .
CHUBB, J. (1983) Patronage, Power, ond Poverty in Sauthern Itoly: A Tole 01 Two Cities Cambridge
University Press .
FUSTEl DE COULANGES, N.O. (1864) lo cité ontique. (Cualquier reedición) .
GARCIA, S. (1988) 'Ciudodonia , bienestar y desigualdad social en Españo', Revisto Espa ñola de
Investigaciones Sociológicos, no. 41 , enero-marzo, pp. 63-79.

181
Ciudod e historio en lo Europo meridional. Algunos reflexiones sociol6gicas
Solvodor Giner

GINER, (1979) Sociedad Maso Barcelona: Península .


GINER , S. (1984-A) ' Ethnic Notionolism, Centre ond Periphery in Spoin' C . Abel y N . Torrents, comps.
Spoin, Canditionol Oemecrocy? Londres: Croom Helm, pp.78-99.
GINER, S. (1984-B) The Social Structure of Cotolonio Sheffield Universily Press (1 11 ed. 1981 l.
GINER,S. (1986) ' Politicol Economy, legitimation ond the Stote in Southern Europe' en G. O'Oonnell,
P. Schmitter, eds. Tronsitions from Authorilorion Rule Boltimore : Johns Hopkins Universily Press,
pp.11-44.
GINER, S. (2003) Encues/o me/ropolilono de lo región de Borcelono,lnstitut d'Esludis Metropolitons,
Barcelona.
HABSBURGO, A. de (1983) Propiedad y espacio en Cos/ellderels Barcelona: Vicens Vives.
HAll, P. (1998) Cmes in Civilizalion landres: Weiudenfeld & Nicolson .
HAll, P. Y HAY, O. (1980) Growlh Cenlres in ¡he Europeon Urben Syslem landres: Heinemonn .
HUGHES, 0 .0. (1978) 'Urbon Growlh ond Fomily Structure in Medieval Geono', P. Abroms y EA
Wrigley, comps. Towns in Socie/ies Cambridge Universily Press, pp. 105-130.
I.R.E .R- (Istituto Regionole di Ricerco dello lombardio) (1982J l'oreo metropolitano lombardo tro crisi
e sviluppo Milon:IRER.
lEONTIDOU, lo (19901 The Medi/erraneon City in Tronsilion: Social Chonge ond Urben Developmen/
Cambridge University Press .
MARCEllONI, M. el olii (1981) tofle urbone delfo socie/o indus/rio/e: f'esperienzo iloliono Milán :
Savelli.
MARTINOTII , G ., MARTINEtlI, A. Y NEUCCI, A. (1982) 'lo strutturo seciole', IRER (d. mós arribo)
pp. 142-165.
MOUZEUS, N. (1978) Modern Greece: Paflerns of Underdevelopmen/ Londres: MocmilJon.
OLSON , m. (1982) The Rise and Foff 01 Nolions Yale University Press (Trad. castellana: Auge y coida
de los nociones, Barcelona: Ariel).
PASCUAL, J. M. (comp.) Lo ciu/ol dovon/ del 2000 Ajuntament de Barcelona, Qua dern Central, no.
15.
PEREZ YRUELA, M., Dir. Y Coord. (2003)Lo sociedad Andaluza Córdoba : IESAA.
SALCEDO, J. (1977) Madrid culpable Madrid : Tecnos.
STATHAKIS, G . (1982) Indus/riolizorion and Ihe Regional Problem in Greece Universidad de Durhom:
Canference 01'1 Notianal ond Regional Develapment, multicopiado.
STRASSOLDO, R. (1971) Lo suburbanizzaziane deffa collino vene/o e (riu/iono Poduo: Antonio Mi-
lano.
SUNAR, 1. y SAYARI, S. {l982} Turkish Democrocy: Chonging ond Persistent Problems and Prospects.
Universidad de Aorhus: Instilule of Polilical Seience.
TOYNBEE, A. (1970) Cilies 01'1 the Mave Oxford University Press.
TRIGllIA, C. (1980) 'Strulluro di closse e sistema politico: neocorporativismo o neolocalismo?', lnchies-
to, Julio-Octubre, no. d6-d7 , pp. 37-59.
W.AA . (1991) Undefended Cilies ond Regions Facing the New European Order, Atenas y Salónico:
lemnos Inlernational Seminar.

lB2
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

VRIES, J. DE (1984) Europeon Urbonizalion 15QO.I8QO Londres: Melhuen .


WILUAMS, A. (1980) 'Conservation Plonning in Oporto' Town Plonning Review Vol. 51 , no. 2, Abril,
pp. 177· 194.
WILUAMS, A. (1981) ' Soiros clandestinos: IlIegal Housing in Portugal' Geographisch Ti¡dschrift N uevo
Serie:Vol. XV, 1. pp. 24,34 .
WILLlAMS, A. (1983) 'Portugal', M. Wynn, comp. Plonning end Urben Growlh in Soufhern Europe
landres: Mansell.

183
Nota breve sobre la sociabilidad en el marco de los procesos de cambio
que afectan a las sociedades occidentales
luis González Tomarit

las tratadistas sobre la sociabilidad, participación o capital social, indican en lo actualidad


algunos hechos que afectan a esta cuestión con .carácter general en las sociedades de
democracia maduro, entre los que se encuentra España . Se trato de tendencias que con
mayor o menor intensidad se producen , según constatan diversos autores en diferentes
países europeos y que definen un morco general de cambio. Debe advertirse siempre
que lo descripción de los rasgos generales no excluye la necesidad del análisis de los
circunstancias concretas que afectan a lo sociedad o grupo social de que se trato . Es este
análisis el que permite establecer las condiciones reales de la sociabilidad y, a partir de
sus conclusianes, elaborar recomendaciones poro la acción. Sólo con esa condición los
observaciones generales de esta noto pueden ser un referente interpretativo de utilidad paro
algunos comportamientos sociales en ámbitos físicos determinados.

Un rasgo comúnmente señalado, se refiere al decaimiento de las formas de participacián


más clásicas que, hasta tiempos recientes se han considerada asociados o la democracia
occidental. Se trata de una disminucián de los índices de afiliación o de porticipación
directa en los partidos políticos, los sindicatos y los organizaciones religiosas (los iglesias
" oficiales"). Incluso se constatan en estos instituciones crisis internos de disciplino e
identidad, definidos como crisis de militancia . En nuestro caso, pero tambien en otros de
nuestro entorno, parece ocurrir lo propio con lo pertenencia o otros tipos de asociaciones
tombien "clásicas", como puede ser el movimiento vecinal que en España desempeñá una
importante función en la transición a la democracia, hace ya cerca de treinta años. Esta
"crisis" no se refiere sólo a la cantidad (número de personas efectivamente asociadas) que
parece disminuir, sino tombien a la calidad de lo asociación, con uno constatación de la
presencia de actitudes cada vez mós pasivos, con comportamientos laxos en relación con
el nivel de compromiso (actividades, financiación, disciplina, propuesta ... )

El otro gran rasga que se constata casi parece antitético con 10 anterior. También se admite
comúnmente por los estudiosos, lo existencia de un desarrollo creciente de otros formas
de participación, con objetivos, prácticas y con tenidos diferentes. Se constato en todos
nuestros países la presencia codo vez mayor de un conjun to heterogéneo de organizaciones
orientadas hacia objetivos más concretos, locales e inmediatos (sean estos económicos,
profesionales, medioambientales, sociales o culturales). a través de fórmulas organizativos
probablemente mós inestables, en los que primo lo vinculación individual sobre el componente
ideológico de clase. Estos fórmulas organizativas, que con frecuencia tienen un componente
de transitoriedad en la actividad , suelen orientarse hacia la consecución de objetivos como
mucho en el medio plazo. la red que genera este nuevo tipa de capital social empieza a

18'
MESA 3, lA NUEVA ClUDADANiA

hacerse más tupida. En su aparición y desarrollo parecen jugar un papel decisivo los grupos
profesionales, urbanos, de ingresos medio altos y con rasgos predominantes de sociedad
civil, con predominio de lo privado sobre lo público.

Resultaría difícil responder a lo cuestión de si un tipo de asociacionismo está sustituyendo 01


otro, si estas nuevos formas terminaron por romper el paradigma anterior. Hoy sin embargo
algunos hechos que podrían interpretarse en eso dirección o que 01 menos avalan lo tesis
sobre el carácter alternativo de esto nuevo sociabilidad . Tampoco podría decirse que el
balance global de lo sociabilidad registre valores negativos como consecuencia de este
proceso de transformación.

Junto a lo crisis esbozada más arribo parece constatorse, un poco por todos parles, el
descontento sociol con lo Político, o mejor expresado, con el ejercicio de la función pública
que desarrollan los "políticos" ,que tiene su moximo expresión en el recelo respecto o
los políticos profesionales, especialmente manifestado entre lo población más joven. la
crítico identifico con frecuencia el ejercicio de la Político con la lucha por el poder que
desarrollan los miembros de estas organizaciones. lucho que se traslado 01 campo de lo
Administración Público, con el objetivo de lograr intereses propios de sus organizaciones
y ajenos a las necesidades sentidas por la gente. A esto vision parece contribuir lo actual
tendencia 01 ejercicio del gobierno según criterios virtuales, manipuladores de lo realidad
utilizando recursos claramente "medióticos". No es extraño, por tanto, que se detecte uno
actitud de desapego respecto o lo Administración Pública , que de esta forma se vincula a
instituciones como los partidos o los sindicatos, contempladas como obsoletos. En el coso de
nuestro país esto es especialmente paradójico, porque sin disponer de uno gran tradición
democrático, apenas veinticinco años, parece que se tiende rápidamente 01 cumplimiento
de estos tendencias plenamente observables en países con trayectorias democráticos más
largos que el nuestro.

Estas nuevas formas de sociabilidad pueden considerarse como expresión de lo necesidad


de dar salida o lo presión poro encontrar soluciones a los problemas sociales. la expresión
parece presentarse ba jo fórmulas novedosas . Podría pensarse incluso, en ese sentido,
que son experiencias que contribuyen a vertebrar la sociedad de formo más profunda. Sin
embargo, también pueden observarse algunos aspeclos que apuntan a formulaciones en los
que los antiguas pretensiones de dar respuestos sociales integradoras, han sido sustituidos
por la pertenencia o grupos sociales o profesionales muy concretos , con límites claros y con
sentimientos y actitudes (expresos o latentes) de exclusión respecto 01 resto de lo sodedad .

Algunos autores señalan que esta derivo puede tener consecuencias sobre lo fragmentación
de la sociedad, acentuando las diferencias. la pretendido vertebración puede tener por
tanto el efecto contrario (¿fragmentación frente a ineficacia?). Incluso se ha mencionado lo
tendencia hacia uno sociedad dual en este aspeclo, consti tuida por un estrato más o menos

185
Nota breve ~e lo ~iobilidod en el morco de los procesos de comb;o que olectan o 10$ ~¡edode$ occidentales
Luis Gon1.6lez lomol;1

amplio de ciudadanos bien conectados, muy activos, de vida próspero, consumidores de


culturo que persiguen logros individuales expresados cuando no planificados fre nte o otro
estrato más bien amplio de ciudadanos de clase trabajadora, jóvenes, desconectados de
lo vida público y asociativo, probablemente grandes consumidores de televisión y que
desarrollan estrategias elementales de supervivencia. Esto desarticulación entre lo que
podríamos llamar lo sociabilidad privada y los instituciones públicos, no es en modo alguno
uno cuestión exclusivamente académica, sino que .ofecto o lo estabilidad y 01 equilibrio de
lo sociedad en su conjunto. Ademós conduce o un asunto que es central : lo función de lo
Administración Público como agente que garantizo lo in leg roción de los procesos sociales,
lo resolución de los conflictos en un marco de equidad y de eficacia y lo consecución de
metas sociales. Es posible que en el ejercicio de estos funciones, lo Administración Público
hoyo levantado en los últimos tiempos los sospechas de los ciudadanos por su rola eficacia,
su parco transparencia o su descorado "partidismo". Pero también lo es que, por ahora,
lo Administración no puede dejar lo reivindicación de las funciones paro [os que nació,
cuyo ejercicio hoy, en el marco de nuevas y múltiples formas de representación, debe ser
renovado y por ello tal vez resulto mucho mós difícil, pero que en cualquier caso sigue siendo
insustituible. Entre otros rozones porque pese o todo, el Estado del bienestar (es decir lo
Administración interventora) sigue mostrando uno correlación positivo con el desarrollo de
lo sociabilidad y con el logro de melas colectivos.

En este marco de consideraciones, lo resolución de la socia bilidad en [o ciudad, incluso en


un ómbita ton pretend ida mente deteriorado o aparentemente desprovisto de capi ta l social,
como puede ser un Centro Histórico obsoleto o un barrio marginal de nuestros periferias,
parece que debe afrontar algunos ob jetivos específicos. En ese sentido, debe dilucidarse
en ese ómbito lo presencio de intereses yola formo de man ifestarse que éstos tienen.
Parece conveniente desde el punto de vista de lo Administración Público, que gobierna lo
estrategia de recuperación, que debería fomentarse lo aparición de formas manifiestas de
sociabilidad y en cualquier coso detector el posible capital social informal. Objetivo que
hay que compaginar con el reconocimiento a las formas de sociabilidad yo existentes.
Pero poro que eso seo posible debe analizarse el óreo en cuestión boja el doble prisma
del cambio en los procesos sociales y de lo manifestación en el nivel de lo sociabilidad de
estos cambios. Dicho en otros palabras, el contenido de un Centro Histórico suele responder
a uno realidad complejo (aún el morco de un proceso de deterioro), paro cuyo necesario
conocimiento puede resultar de util idad, entre otros instrumentos, el anólisis desde una
perspectivo dinámico del capital social formol e informal. Este es un punto de visto que,
ante la "urgencia" de los decisiones, no es siempre considerado. Con frecuencia uno cierto
tendencia o magnificar lo importancia de los procesos inmobiliarios, puede ocultar aspeclos
de lo realidad de cuyo existencia es un buen indicador los procesos de sociabilidad y cuya
ignorancia puede dar 01 traste con lo pretensiones de recuperación, integración social,
económica, intergeneracional y últimamente étnico . En cualquier coso un aspecto a tener en
cuenlo y sobre el que debatir.

186
Los aspectos sociales del Programa de Rehabilitación de la Medina de Fez
Omar Hassouni

En el morco de uno visión integrado del desarrollo económico y social, los aspectos sociales
del Proceso de Rehabilitación de lo Medina de Fez no podían limitarse o algunos formas
de asistencia. En efecto, las condiciones sociales que conoce lo Medina de Fez (eclosión
de lo propiedad, densidad de población, tosas de pobreza, toso de desempleo, estado de
degrodación del hóbitat ... ele .) impusieron tres niveles de intervenciones:

los intervenciones llamados frontales consisten en acciones directos hacia lo población de


medios y bajos rentos, en particular en lo que se refiere o lo mejoro del nivel de habitabi-
I;dod.

los intervenciones de carócter participativo, uno de cuyos objetivos es estimular las capa-
cidades participativas de la población y de transformar progresivamente los hogares del
estado de asistidos al estado de protagonistas, que tienen una capacidad de sugerencia y
participación.

los intervenciones laterales, que se destinan a programas de desarrollo e infraestructuras.

INTERVENCIONES FRONTALES
Programa de consolidación de los inmuebles en peligro de ruino a fin de evitar pérdidas de
vidas humanos y de bienes:

En efecto, el problema mós grave 01 cual se enfrenta la medina de Fez es el de los edificios
que amenazan ru ino. Y de hecha, el componente "Intervenciones urgentes sobre los edifi-
cios que amenazan ruino " tiene por objeto proteger a los poblaciones de la medina contra
siniestros siempre previsibles. El objetivo seria así salvaguardar las vidas humanos e iniciar
un proceso de consolidación de las obras mós peligrosos.

Esto acción es acometida por el municipio con la perspectivo de repercutir los gastos sobre
los propietarios paro su recuperación o largo plazo.

INTERVENCIONES DE CARÁCTER PARTIClPATIVO


Se trata este nivel de los operaciones que se destinan a la estabilización del proceso de
degradación de los inmuebles aunque no alcancen el estado de amenaza de ruina.

187
los ospectos socioles del Progromo de Rehabilitación de lo Medi no de Fez
Omor Hossouni

Programa de Ayuda a la rehabilitación. versión ~azoteas y conductos de agua»


Habido cuento de los rentas bajos de los hogares a los que se orienta esto operación, que
son arrendatarios en la mayaria, el Estada proporciono los materiales y lo mono de obro es·
pecializoda, mientras que los hogares contribuyen con lo mono de obra no especializada.

El objetivo del programo es lo realización de trabajos de manten imiento de los portes comu·
nes en algunos edificios por barrio. Se trotará, en. particular, de intervenir poro la repara-
ción de los azoteas y estanqueidades, de los canalones y pendientes de las aguas pluviales,
de las canalizaciones de drenaje y sanea miento, etc.

Esta acción es facilitada en gran porte por la colaboración, o través de lo célula social, de
los grupos y asociaciones de barrio proponiéndoles un contrato/programo por el cual éstos
se comprometen, por barrio, o contribuir o lo designación de una serie de obras beneficia-
rios de lo ayudo a lo rehabilitación.

Estos operaciones pasan por:

• lo contribución de los ciudadanos al proyecto por el suministro de 10 mono de obra


no especializada destinada o lo ejecución de los trabajos .
• lo adhesión o los objetivos de pervivencia de los acciones, en particular, a través
de la sensibilización de las poblaciones o los necesidades de mantenimiento de los
obras después de lo intervención y o uno utilización de los espacios respetuoso con
su carácter.
• la constitución de un « stock» de materiales .
• El sumin istro de mono de obro especializado:
• El suministro de un cuadro de B.E.T. poro el seguimiento técnico:

Programa ayudo del 30%


Este programo contempla el apoyo por el Estado o los propietarios que desean rehabilitor
sus cosa s, y ésto, ofrec iéndoles una ayuda equivalente 01 30% de los costes de rehabilita-
ción y que se libera a medido del avance de los trabajos.

INTERVENCIONES LlAMADAS . LATERALES.


los intervenciones llamadas laterales se refieren a acciones horizontales emanando de todos
los sectores de desarrollo: empleo, educación , artesanía, hábitat, desarrollo urbano, etc. El
Proyecto no pretende de ninguna manera afedor todos estos aspectos que por otra porte se
aceptan por los instituciones competentes, sin embargo, se prevé lo realización de proyectos
urbanos principales estimulantes de uno sinergia que reúna los sectores públicos, privados y
asociativos, teniendo beneficios socioeconómicos considerables y cuya tasa de rentabilidad
económico es aproximadamente del 17 %. Se trata de la mejora de la circulación y de lo

"6
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANiA

accesibi lidad, de lo promoción del turismo o través de lo revalorización del patrimonio y de


lo adaptación urgente de uno red de servicio de vías y obras, limitado o los unidades de
ayudo, de seguridad y de recogido de los basuras domésticos .

Con el fin de integrar o lo población en el conjunto de estos acciones, Ader-Fes instituyó en


su organigrama uno estructuro técnico de desarrollo comunitario. Del mismo modo, creó uno
célula social que hacia el interfaz con los ONGs y los asociaciones de barrio con el fin de
integrarlos en el morco del Proyecto de rehabilitación.

Estos operaciones, debido o su especificidad, permitieron socor o lo luz nuevos proble-


máticos cuyo tratamiento debería proporcionar nuevos perspectivos poro los proyectos de
rehabilitación en Marruecos y en otros lugares.

189
El ciudadano y los centros históricos
Antonio Mirando

Antes de nodo conviene señalar que todo el conjunto de problemas referentes o solvoción
de los centros históricos de los ciudades es de .una complejidad máximo. Demasiados
incógnitos, demasiados ecuaciones, demasiados prejuicios, demasiados intereses vienen
o incrementar lo extremo dificultad de uno acción eminentemente político, quizá el asunto
de mayor contenido político de cuantos puedan pensarse. No puede olvidarse que los
dos más importantes sujetos operadores sobre lo ciudad tienen un gran poder político: lo
Internacional Especulativo y lo Internacional Automovilístico. Es por todo ella.y por tratarse de
lo acción político por antonomasia· por lo que conviene mirar con prevención cualquier tipo
de iniciativo parcial o técnico ·sociológica o arquitectónico, o urbanístico, o arqueológico
ele.· que de modo aislado o prevolente intente hacerse cargo de lo operación.

Político es síntesis dialéctico : poético , po-ética, praxis de lo ciudad haciéndose dignamente


o sí mismo . Poro el territorio del Centro Histórico, hasta el más humilde técnico debe ser
un político (Weber): un príncipe ilustrado (Gramsci). En tal sentido, ni el puro socialogismo
ni, menos aún , el puro esteticismo, ambos por separado, serán benéficos, ni siquiera
aceptablemente eficaces. Personas + Arquitectura tal es el patrimonio, único, inherente y
sintético, o respetar y sostener; sin ningún tipo de dogmatismo, historicismo o casticismo
vernoculor. El control social y estatal que esta operación exige es contradictorio con el
mercado dominante y, sin embargo, es imprescindible. Ademós de los aspectos humanos,
no se troto sólo de medir lo nuevo arquitectura como cantidad (en dosis masivos, medianos u
homeopáticos); se troto también de medir la calidad arquitectónico de cualquier arquitectura
moderno que sin dudo lo viejo ciudad debe demandar.

lo operación sobre los centros históricos, por otro porte, y poro aumentar lo dificultad, no se
limita al espacio antiguo, al tejido onliguo de lo ciudad. Cualquier cambio en el centro liene
consecuencias fuero y lejos de él; y estará a su vez influido por lo totalidad de lo ciudad, de
lo comarco, de lo región. Cualquier trabajo que se limite 01 centro "en si" además de estor
condenado 01 fracaso urbanístico tendrá consecuencias negativas sobre Jo población o
sostener y mantener. lo solución de los problemas del Centro empiezo, cuando menos, en lo
lejana periferia y en unos Presupuestos Generales del Estado con morcado carácter social.

Conviene por eso tener presente, como ejemplo negativo, el coso del Centro disecado de
Cáceres convertido en ciudad fantasma o escenográfico carente de vida cotidiano y real.
Así mismo 10 taxidermia efectuado sobre Sontillano del Mor, hoy convertido en repulsivo
porque comercial y temático; porque en uno ciudad porasitoda por el comercio turístico,
lo "revitalización" será fatalmente falso y mortuorio resurrección, como lo practicada por

190
MESA 3 . LA NUEVA ClUDADANiA

un taxidermista sobre un animal muerto. En contraste merece lo peno estudiar el coso de


Segovia que, quizá con menos patrimonio manumentol, ha conseguido mantener su vida
ciudadano o lo largo de los 24 horas del día, gracias o lo voluntad de sostenibilidad
simultáneo aplicado o los habitantes originales yola infraestructura edificado.

fuero de España quizá valgan como interesantes ejemplos o estudiar los que sobemos no
son ejemplos importantes o imitar. Así los soluciones inglesas liberales, esto es, entregados
obsequiosos 01 mercado yola ciudad como negocio o costo de lo ciudad como servicio.
Allí el cambio de habitantes ha sido lo norma. lo introducción de un nuevo tipo de espac io
público de calidad ha inyectado un valor en la zona que el rico chic o esnob estó dispuesto
a pagar. los antiguos habitantes han desaparecido. Como insectos fumigados . Por rozones
de higiene. lo higiene -gran vector de lo modernidad- fue no obstante utilizada por los nazis
como supremo argumento paro justificar la destrucción de los personas. (Nietzsche comenta
en su Anticristo que "los judíos polacos huelen mol"). También fueron rozones de higiene
los que utilizó el peor le Corbusier, trabajando en su peor papel {el de urbanista) cuando
pedía arrasar, demoler, debelor, los centros históricos o favor no solo de la especulación
inmobil iario sino tombién de uno modernidad perversamente entendido. lo experiencia en
Verano es intermedio y quizó mejor. Creo que allí se preservó menos población original,
aunque con buen sentido, se aprovecharon lo mayoría de los mejores edificios poro los
servicios estatales, municipales, corporativos etc.

En cualquier coso puede decirse que los mejores soluciones conocidos nos han venido
{por iniciativo del yo desaparecido Partido Comunista Italiano) boja 10 dirección teórico de
Campos Venuti. En ellos -ver el coso no superado de Bolonio- se potencio el espacio público
y lo arquitectura, pero se reinserto o lo población original y no se expulso o nadie. Allí lo
regeneración se confió o lo mejor calidad: sobre todo del espacio público en su mós amplio
sentido . Todo ello gracias o uno peatonolización , más o menos mitigado, yo uno actuación
urbano consciente de que en coso de no estor asociado o lo realidad ponhumana social
de lo zona, el mercado vigente (anarquismo de derechos) lo deglutirá. Resulto obvio que
ni siquiera soluciones socialdemócratas padrón ser llevados o coba, si como en lo Alfama
de lisboa se permite abandonar el barrio sin exigir ninguno obligación compensatorio o
los coseros. Tontos pisos vocios, abandonados, o lo espero de lo lucrativo ru ino, generon y
reciben un producto humano desesperado (gitanos, ancianos marginales y yonkis, etc.) que
con lo compañía de emigrantes acumulados en régimen cruel de "como caliente" (en uso
permanente), establecen el ciclo dialéctico de lo miseria del Cuarto Mundo.

frente o ese panorama de ton escosas virtudes, debe ser objetivo de todo Plan conseguir
uno sano y gron heterogeneidad poblacional que garantice el dinamismo vital de lo zona .
Eso deseable heterogeneidad -que tiende o darse por deFecto si na se le oponen grandes
obstáculas- coincide con lo diversidad cultural, étnico , económico , generacional , etc. Evitar
en el Centro cualquier zon ing horizontal , evitar el ghetto y la margina!idad, mantener y

191
El ciudadano y los centros hi$t6ric~
An tonio Mirando

multiplicar el pequeño comercio o empresa fami liar, rehabilitar masivamente (es intolerable
lo permanencia de un neochabolismo de infraviviendas sin inodoro como aún tenemos que
padecer como vergüenza europeo), perFeccionar el espacio público ... son políticos que no
pueden esperar, por ardua que sea lo toreo.

la mejor Teoria de lo Arquitectura nos enseño que el verdadero arquitecto entiende cualquier
espacio como un espacio interior. Boja este cri terio, que ya ha sido comprobado en algunos
ciudades europeas, es probable que cualquier problema resulte secundario ante el asunto
axial, capital, principal, cuyo solución parece resultar imprescindible y previo o cualquier
otra bueno intención. A saber: El espacio pública, concebido como ómbito de hóbi tat
interior puede ser el vector de arranque óptimo poro cualquier operación politica valioso y
de gran alcance. Yen un espacio público -concebido como doméstico, 01 modo de Alberti-
lo peatonalización es esencial, substancial, prelim inar. los atributos infernales del ardor, el
humo, el ruido, la prisa motorizado etc. deben quedar fuero del Centro. Así, se obtendrá
uno peatonalizacián (quizá con matices y horarios) sin lo cual el espacio público, es decir
el sistema sanguíneo y el conjuntivo del Centro Histórico no tienen salvación. Boja esto
premiso, lo alto calidad del espocio público determinará 01 nuevo y mejor ciudodano lonto
como éste determinará aquello alto calidad inlegrol.

192
MESA 3. LA NUE VA CtUDADANiA

Los cascos históricos y el derecho de sus habitantes a uno ciudadanía plena


Rafael Pavón Rodríguez

Lo necesidad y bondad de lo intervención en lo ciudad histórico estaba yo plenamente


asumido en lo década de los años 70 en todo el ámbito europeo. Podíamos decir que ero
un tápico ampliamente difundido e institucionalmente legitimado el respeto por los formas
urbanos y arquitectónicos del posado. En eso época empiezan o surgir experiencias en
Europa que porten o cuentan con uno participación vecinal muy importante, es el coso de
lo Renovación del Barrio de Sao Viciar en Oporto, dirigido por Álvaro Siza o los proyectos
de Rob Krier que dotaban de soporte físico o lo discusíón social sobre lo intervención en lo
ciudad consolidado.

Con eso experiencia europeo como bagaje, el establecimiento de los nuevos autoridades locales
democráticos 01 final de lo década de los 70, do pie o intervenciones en lo ciudad histórico
que porten de lo necesidad de incorporar 01 proceso, no solo instrumentos de intervención
sobre lo construido sino instrumentos legales y de intervención social que conformen un proyecto
integrado de desarrollo urbano. Es el momento de intervenciones como los de lo ciudad de
Vitoria, el borrio de Ciutat Vello en Barcelona, los barrios de Trinidad y el Perchel en Málaga,
etc. Estos intervenciones podrían tener unos característicos comunes:

El escenario ero el de barrios con graves carencias de viviendo y equipamientos, con un


tejido sociol empobrecido y, en algunos cosos, con grave riesgo de exclusión social.

El planeo miento y lo gestión eran el reflejo de uno determ inado política urbano y de modelo
de ciudad, ligado a una mayoría democrático.

Existía un importante movimiento social y vecinal que participaba activamente e impulsaba


un debate sobre lo ciudad y en concreto sobre lo intervención en los coscas urbanos
consolidados.

Con el poso delliempo aparecieron los politicos de consenso, el pragmatismo, lo pretendido


flexibilidad del planeamiento, lo crisis del movimiento ciudadano y lo capitidisminuido
participación vecinal y, en definitivo, lo llegado del pensamiento único aplicado o lo
construcción de lo ciudad, lo ausencia de uno verdadero político urbano, de un modelo
de ciudad, todo ello en consonancia con lo inexpresión ideológico que impregnan los
propuestas de los partidos políticos mayoritarios. Esto situación, en lo que el poder político
se convierte, en lo mayoría de los cosos, en legalizador de intereses económicos, origino
un crecimiento dual de lo ciuded que se plasmo , entre otros factores , en lo segregación
espacial , primer poso hacia la segregación social.

193
Los CO:ICOS histÓficos y el derecho de sus hobitontes o uno civdodonio pleno
Rofoel Povón Rodríguez

Si lo situación descrita afecta o la ciudad en su caniunto, es cierta que particularmente se


hace más patente en las centros históricos en una doble vertiente:

Aquellos territorios en los que los poderes económicos no ven perspectivos de negocio a
corto plazo, se abandonan a su suerte rompiendo el frágil vínculo de relaciones sociales que
sosliene, en muchos casas, una precaria situación económica. Se convierten en último coso
e n refugia de sedares marginales que a su vez "~xpulson" a los vecinos tradicionales.

Aquelloscascos históricos que prometen una devolución e incrementa rápido de las inversiones
especulativos, son escenario de una tarea de "ocaso y derribo" a los vecinos tradicionales
que son expulsados ante la cada vez más débil respuesta tanto de sus asociaciones como
de la propia administración . El centro histórico se convierte, en la mayoría de las casas en
un amplio escenario donde se sustituyen y unifican usos y clases sociales.

Esta situación, en la que nas encontramos a una población en cierta manera indefenso ante
los adores de su propio destino, obliga o reivindicar el Derecho a la ciudad de todos sus
habitantes. Este derecha incluye vivienda, barrio equipado y dotoda de valores socioles,
articulado con el conjunto de lo ciudad, con posibilidades de empleo y de formoción
adecuada e igualdad política y iurídica de todos sus habitantes. El eiercicio de este derecho
en territorios con una débil estructuro social y participaliva como es el caso de las centros
históricos, requiere políticas de discriminación positiva para aquellos grupos con graves
riesgo de indefensión jurídica y social .

¿Que característicos debería tener esa intervención público?:

En la actual situación na puede disociarse política de vivienda de politico social. Más bien
hay que decir que los actuaciones urbanísticas y arquitectónicas son una excelente excuso
para intervenir a nivel social.

Una de los características mós significotivas de los centros históricos y que ha garantizado
su pervivencia ha sido su heterogeneidad de usos y clases sociales, su polivalencia funcional
y social. lo protección de los colectivos más débiles y su mantenimiento en los barrios se
hace imprescindible, no solamente como defensa contra lo segregación social sino también
como garantía de mantenimiento del carácter vivo de los cascos históricos.

Lo participación cívica en la puesta en marcha de políticas de cíudad es fundamental. Esta


necesidad se contradice con lo situación de inacción y de crisis en que se encuentra la estructura
particípativa de lo sociedad civil. Por otro parle los coleclivos que ocupan el territorio de los
centros históricos son coda vez más heterogéneos: profesionales, estudiantes, comerciantes,
inmigrantes, excluidos sociales y/ o culturales ....... Esta situación obliga a la innovación
conslante en los procedimientos y técnicos de relación administración- sociedad civil .

19'
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

No podró existir verd adera participación sin que el ciudadana se encuentre plenamente
integrada en las aspectos económicas y culturales de su entorno. Par ella debe considerarse
fundamental la aplicación de politicas integradas que garanticen la formación adecuada,
el acceso al mercada laboral y al emplea y el derecho a una vivienda digna en definitiva,
El DE RECHO A LA CIUDAD.

195
Alfredo Pérez Palacios

El Centro antes que Centro fue Ciudad. Con el tiempo también ha perdido
lo exclusividad de la centralidad pero t~davía se con-centran en él hitos
históricos en forma de edificios que dan identidad propia a la ciudad y,
en las zonas mós degradadas, los problemas sociales de los grupos mós
vulnerables y excluidos .

Re-habilitoción, re-generación, re-vitalizoción son algunos de los calificativos utilizados


paro referirse a los planes que abordan los problemas de des-vitolizoción, des-localización,
des-regulación ... de los Centros Históricos. Politicas RE paro problemas DES que unidos
metafóricamente se articulo n en RE-DES como principio metodológico poro trabajar los
soluciones de los problemas socio-urbanísticos.

En el caso de Zaragoza, hablamos de Plan Integral por la vocaclon de romper con el


tratamiento sectorial de los problemas y abordar globalmente lo rehabilitación física, lo
regeneración económico y la integración y promoción social de I@s vecin@s.

Haciendo uso del nombre de este Foro, entiendo que es muy importante tomar "los pulsos"
con los que lote el corazón de los Centros Históricos. Pulsos referidos tonto o lo función que
se pretende tengo en lo ciudad, como 01 conocimiento de los cloves de funcionamiento, lo
localización territorial de los problemas, los usos diurnos y nocturnos, los diversos liderazgos
que existen, el dominio del espacio público ... y siempre pensando que el problema no son
los vecinos sino los problemas que tienen los vecinos. Poro los que creen que el problema
son los vecinos (algunos) lo solución propuesto es su desplazamiento. Poro los que creen
que el problema son los problemas que tienen los vecinos, lo solución pasa por desarrollar
políticos sociales integrales e integrados. la aplicación de estas politicas requiere dar igual
importancia 01 "qué hocer y 01 "cómo hacerlo", en el desarrollo de muchos de los acciones
N

sobemos mós lo qué queremos hacer que cómo hacerlo.

En este sentido, planteo poro lo reflexión y el debate algunas de los cuestiones que considero
importantes poro orientar los acciones dirigidos o promover el desarrollo social.

Territorialmente los Centros Históricos se corresponden con la ciudad antigua.


Socialmente, también hay una reproducción histórica de la composición
social. lo heterogeneidad social, lo diversidad cultural, la segregación espacial, lo no
especialización funcional, la inseguridad ciudadano, lo prostitución ... lo que hoy vemos
no es nuevo. lo nuevo es el Estado Social (los derechos y deberes ciudadanos) que debe

196
MESA 3, LA NUEVA CIUDADANíA

impulsor políticos territoriales y sociales que reduzcan los desigualdades sociales. Políticos
territoriales que respondan y se adopten o los necesidades sociales existentes y ésto sólo
puede hacerse desde la flexibilidad de las Instituciones paro permitir adoptar los normas, los
procedimientos y sobretodo terminar con lo culturo de los competencias entre Instituciones
que trasladados 01 territorio se convierten en competencias entre los funcionarios. Un ejemplo
tan clósico como lamentable es el del control del absentismo escolar, quién es responsable,
el Ayuntamiento, lo Consejería de Educación, los dos Instituciones, pero uno lo prevención
y otro la intervención. En definitivo, los problemas de los funcionarios con sus competencias
pueden terminar siendo mós importantes que los de los vecinos. Es muy importante para la
ejecución de un Plan romper lo culturo sectorial de los Instituciones y las funcionarios

Envejecimiento, paro, exclusión social , precariz:aclon, infravivienda ,


inseguridad, bajo nivel educativo, mayor índice de mortalidad y morbilidad,
edificios vacíos en estado casi ruinoso. Son indicadores que aparecen en
todos los diagnósticos y siempre por encima de la media de la ciudad . Es
uno imagen casi apocalíptico que sólo define algunas óreas de los Centros Histórico en las
que se concentran los fracasos de los políticos sociales de empleo, viviendo , educación y
servicias sociales.

Espacios en los que lo protección social se ha convertido en lo última plataforma desde


lo que pueden impulsarse los medidos de integración necesarios poro su recuperación .
Domino lo protección en dos sentidos.

El primero lo encontramos en el cotó lago de edificios protegidos y que son , sobretodo los
catalogados de interés histórico-ortístico, lo opuesto poro convertirlos en objetivo turístico
y por lo tonto en motor de desarrollo económico. También poro reforzar simbólicamente lo
identidad colectiva frente o lo globa!ización.

El segundo, en los vecinos cuyos ingresos dependen de lo protección social, que en el coso
de Zoragoza podemos estor hablando en torno 0140% de I@s residentes. Se incluyen en este
porcentaje los pensionistas, que representan el 26%, y los perceptores de los prestac iones por
desempleo, salario social , ayudas de integración familiar, ayudas de urgente necesidad, .. .
que son el 14%.

El objetivo prioritario paro estos vecinos no es lo mserClon en el mercado laboral. Es


deseable pero inviable. No son inútiles y es posible abrir uno vía de trabajo tutelado o
través de empresas de inserción o 10 realización de traba jos de util idad social que real izan
en su propio barrio. En el coso de Zaragoza arreglo, y pintura de fachadas y pequeños
reparaciones en viviendas de famil ias con escasos recursos.

En general no prestamos lo mismo importancia o la inserción laboral que a la ed ucativa

197
Alfredo Pérez Palacios

cultural y social. Es un error en tiempos de lo des.regulación, lo des·localizoción y la


temporalidad y precariedad en el empleo. Si hay algún capital que este colectivo puede
acumular es el de los conocimientos. Un derecho y un deber.

La protección social es la condición necesaria para que haya cohesión social.


En el territorio de los fracasos sociales esto se convierte en un arma de doble
filo. El debate vecinal se polariza en tornq a dos posturas.

En un polo los que mantienen que los culpables de le si tuación son los excluidos, los
marginados y los emigrantes. las Administraciones han hecho dejación de sus funciones y
los servicios sociales los mantienen con ayudas económicos sin exigirles que sean buenos
vecinos. la solución paso por su solida del barrio.

En el otro extremo aquellos vecinos que creen que son las Administraciones las culpables del
proceso de deterioro, que lo que hay que abordar son la solución de los problemas de I@s
vecin@s con medidas de promoción e integración social.

El espacio pública en el que mejor se visualiza y representa esta polarización es en los


Colegios e Institutos. los hay sin alumnos con problemas de exclusión, son Centros Privados
Concertados. los hay con un porcentaje entre el 30 y el 50 % de alumnos con problemas de
exclusión, son Centros Públicos y Privados Concertados. Por último, [os que prácticamente
e[ total de alumnos tienen problemas de exclusión, son Centros Públicos. Esta distribución
del alumnado define en e[ fondo un modelo de convivencia segregacion ista, mós separador
que integrador con poca mixtura social. Posa sobretodo con [os gitanas y en los últimos
cuatro años con argelinos y algunos marroquíes. E[ "modelo" que no ha sido ni hablado ni
consensuado socialmente funciona en porte como liberador de tensiones y conflictos. lo que
da "[egitimi dad" o esto manera de repartirse en el espacio público es [a libertad de elección
de centro educativo. Romper este modelo es uno de los retos más importantes.

Justamente cuando Europa está en plena creación de la ciudadanía europeo y hay un


deseo social de consolidar y globalizar los Derechos Humanos, el Estado de Bienestar está
en crisis fiscal poniendo en duda [a continuidad de los derechos sociales. También hoy una
crisis profunda de cultura democrática, de participación social, de desvalorización de la
Propiedad Social (lo Público) frente o la propiedad privada.

El Estado Social es un gran invento, una maquinaria que ha producido igualdad, pero
también es un poderoso factor de individualismo que a través de las derechos nos libero de
todas las pertenencias y solidaridades o la vez que se ha producida una fragilidad de [os
deberes sociales y los intereses colectivos.

lo vecinal organizado da lugar a distintos visiones y versiones de los problemas y sus

198
MESA 3. LA NUE VA CIUDADANíA

soluciones, en el fondo ya sabemos que la realidad es una construcción cultural con


adhesiones de los vecinos o uno u otro organización. Son los Administraciones, en este
caso liderados por el Ayuntamiento, las que deben mediar entre los vecinos poro ayudar o
compartir y consensuar uno mismo visión de los problemas, los objetivos, los prioridades,
estrategias y responsabilidades públicas.

La historia de la construcción de los ciudades de la revolución industria! va ligada o los


movimientos sociales urbanos, o sus reivindicaciones. Los Centros Históricos son los últimos
Barrios de lo ciudad de la revolución industrial en los que se actúo y esto ha facilitado, hasta
finales de los años 90,10 existencia de Asociaciones de Vecinos más activas que en el resto
de lo ciudad. En el coso de Zaragoza yo en el año J 988 impulsan unos jornadas sobre
Revitalización de Cascos Antiguas, continuando reivindicando hasta el año 1997, año de
su aprobación, lo redacción de un Plon Integral. En los últimos ocho oños han aparecido
mós asociaciones de vecinos que defienden sus territorios de influencia con ausencia de uno
visión global del Centro Histórico y con menor capacidad de acción.

Las Asociaciones de padres de Alumnos no existen en los centros educativos con mayores
problemas de exclusión y es débil lo participación en el resto, colaborando en ocasiones en
lo defensa de "su perfil de alumnos".

El asociacionismo más vivo está siendo el comercial, agrupado por sectores y codo sector
reivindicando la solución de sus problemas.

Impulsor lo recomposición del tejido social y crear cauces más directos de participación social
es ton urgente e importante como revitalizar el tejido comercial o el urbano, avanzando en
lo creación de uno nuevo culturo que nos ayude a diferenciar los problemas individuales de
los colectivos.

En los últimos ocho años la ciudad ha crecido un 7% y el Centro Histórico un 10%, el


segundo distrito que mós ha crecido. Hoy nuevos vecinos que han ido a ocupar los mejores
lugares y hoy nuevos vecinos que se han instalado en los infraviviendos de los zonas que
más lentamente se están recuperando. Estos son los inmigrantes que en el mismo periodo
citado anteriormente han posado de ser el 2,5 % a ser el 13,2 % de lo poblacián. En lo
ciudad representan el 6,8%. Nuevos vecinos con derechos de ciudadanía, nuevos vecinos
sin derechos de ciudadanía . El Centro, reproduciendo su función histórico de territorio de
llegado y acogido también en la ciudad globalizada con el reto del mestizaje y lo convivencia
multiculturol sobre la base de los derechos humanos poro todos en todos los sitios .

199
Habitar la historia
Fernando R. de la Flor

Desde mi perspectivo de historiador de la cultura de la ciudad española antigua, y también


°
de agente (en otro época) involucrado en uno comi,sión de patrimonio en un centro ciudad
histórico como Salamanca, lo posición en uno meso de traba jo dedicado en exclusivo o
procesos de carácter socio-económico, quedo forzosamente limitado.

Mi aportación o lo meso , sin embargo, reintroduce en lo mismo lo cuestión histórico, que


eventualmente podría haber quedado afuera de lo mismo. Sociologío e historia de lo ciudad
patrimonial y del centro histárico están naturalmente unidos, como también ese mismo concepto
de historio -o, ocaso, mejor- de memoria colectivo se encuentro vinculado 01 concepto
mismo de economía social. las redes de socialización, cualesquiera que seo su formo, tienen
uno dimensión histórico, y lo historio mismo del espacio donde se asientan los condiciono
verdaderamente en un sentido positivo o negativo.

De modo evidente, este condicionamiento por lo historio resalta en un caso que es muy
concreto. lo ciudad potrimonial, el centro histórico no es solamente, de manero exclusivo, el
conjunto de Bies que se concentran en uno determinado área urbano, irradiando uno suerte
de aura histórico , sino que o ese tejido suproestructural venían en el posado unidos unos muy
específicos actividades infroestructuroles, que entonces servían como seña de reconocimiento
y de aglulinamiento de lo ciudad patrimonial sobre sí mismo , ayudando poderosamente o su
conservación y o su defensa, en lo mismo medida también que a su caracterización de coro
al exteri or.

l os centros históricos estaban dotados en el posado de su propio especializoción productora


y mercantil; podríomos decir que tenían sus propios habitantes y sus específicos empleos,
medios y modos de vida que lo singularizaban con respecto 01 resto de lo totalidad del área
urbano. Bueno porle del carácter que 01 presente puedan tener esos núcleos de historicidad les
viene, precisamente, del hecho de esto especialización, que les hacía aparecer en el posado
como uno ciudad dentro de la ciudad.

De este modo, uno primero reflexión provendró del hecho de lo conveniencia en pensar los
modos en que se pueden concentrar cierto tipo de actividades en estos óreas privilegiados, como
primer paso de identificación, homogeneidad, especialización de un espacio determinado,
o este proceso así definido le sigue automáticamente lo expansión mismo de uno red de
relaciones sociales y cívicas constituidos sobre el suelo firme de una serie de actividades que
tienen un común campo.

200
MESA 3. lA NUEVA ClUDADANiA

El hecho mismo de, primero, el éxito y, luego, lo evidente amenazo que paro los cascos
históricos ha supuesto recientemente el traslado a ellos del óreo lúdico y de consumo, evidencio
que, ocaso, el traslado y lo potenciación en su momento de otro tipo de actividades hubiera
traído poro esos centros uno resemontización de lo vida social en ellos muy diFerente en todo
o lo que ahora mismo se encuentro, debido 01 proceso de uno inconveniente especialización,
de lo que sobemos que en nodo ayudo y que, incluso, desestructura los integraciones sociales,
no favoreciendo los procesos de creación de un tejido.

Así el primer paso de un reformismo y de un nuevo impulso o los estrategias que deben orientar
lo vida de los centros históricos aparece claramente relacionado con el mundo del trabajo,
de lo producción, de lo especialización del espacio en lo creación de un tipo de objetos o
de eventos singulares de ese espacio, propios enteramente de él. Lo nuevo ciudadanía de
un centro histórico es, o debe ser, uno ciudadanía que en buena medido no lo utilice en una
formo puramente pasivo, sino que realice sus funciones en el propio contorno del centra. Así
fijar o estos habitantes podría ser un objetivo de la planificación social: habitar el centro no
es utilizarlo como punto de partido, sino como uno verdadera meta. Y esto sólo se consigue
cuando el habitante de un espacio sobredeterminado como es éste del centro histórico es
también el que produce, el que opero, el que trabaja en ese mismo espacio.

Eso especialización, en profunda coherencia con la antigua realidad histórica del centro
urbano (ocupada en el posado por los oficios más artesanales y necesarios, así como también
por ciertos funciones representativos y simbólicas de los aparatos estatales). pide ser hoy de
algún modo recuperada, en la formo de uno seña de identidad y de reconocimiento en cuyo
entorno se forje todo uno nuevo sociedad comprometido no solo habitacionalmente con ese
determinado territorio, sino, antes bien, comprometido sobre todo en su nivel productivo, en
lo esfera del trabajo, de lo actividad. El núcleo de lo socialización moderno es lo pertenencia
o un determinado campo de lo productividad, lo que solidifico los intereses y los espacios de
relación común, fortificando cualquier red social que se apoye en particular en esto dimensión
común.

Es de esto manero como una especialización , un sistema de referencias productivos ubicados


en el centro histórico de lo ciudad contribuirían o construir lo necesario identidad simbólico de
lo mismo (Iiberóndola de lo pesado cargo y, en todo coso, no entregóndala exclusivamente o
representar los volares del pasado y de lo memoria o, en otro orden de cosos, no permitiéndolo
deslizarse por el terreno fácil del consumo de ocio y diversión nocturno).

Estos centros dotados ahora de eso especialización productivo, generando un campo de


productos o de eventos muy especificado, se enfrentaría así con éxito o todos aquellos
espacios (éstos casi siempre periurbanos) donde se estó en este momento instalando uno
industrio inespecífico, uno industrio y un comercio de masas, cuyo carócter señalado es el ser
indistintamente global, universalizador.

201
Habitar lo hi$toria
Fernando R. de lo flor

El centro histórico se opondría así al menos en un mecanismo sutil y casi inconsciente 01


resto de procesos que se generan en catarata en el resto del espacio social. Este mecanismo
de producción vamos o llamar distinto, en consonancia con el tipo de espacio sobre el que
se asiento debiera estor presidido desde uno serie de conceptos generales que morcan los
procesos de vida y determinan el corócter simbólico de lo producción, como a estos efectos lo
es lo retención, lo desaceleración de los procesos de novedad, lo inversión justamente de los
procesos de cambio continuado, y en términos mó~ cloros, lo red social creada en el centro
histórico en lo formo de "corazón que late", arlicula y ejemplifico ante todo exterior lo noción
misma de espaciamiento temporal, lugar pues de lo historio , donde todo lo que es tradicional
y se encuentro fuero de lo fruición contemporánea del consumo tiene su lugar ( y, o menudo,
su único lugar).

El centro es lo debe ser) centro de estabilidades, lugar de reconocimiento, espacio de


conservación, territorio de memorias infinitos, dominio, en defin itiva, de la fijación y de 10
estabilidad.

El reconocerlo así ante todo lo ciudadanía implicaría que eso mismo sociedad depositaría
en el centro todo su imaginario relacionado con lo permanencia, creando así una esfera de
equilibrio que oponer al desequilibrio y vértigo de cambio que domino en el resto del campo
social.

frente a aquellos mecanismos de desarrollo rápido que hoy se ensayan por doquier, el centro
histórico, elevóndose como ciudad de la memoria, puede reproyectarse también como lugar
de la recuperación de una sociabilidad menos apresurado y urgente, presentóndose lonlo
como posible espacio poro lo reinstalación de ciertos conexiones con el posado, y estrategias
de detención y de aseguración de no desaparición de ciertas cosas, como también lugar o
espacio, en donde, par sus condiciones, se pueden ensayar los nuevos formaciones de futuro,
vinculados éstas necesariamente con la juvenlud.

Esta apelación o lo juventud como segmento social capaz de recuperar por si mismo,
colonizóndolo, el espacio, hoy empobrecido y enmudecido, del centro histórico es, par último,
10 pieza clave en el reformismo de lo que hasta hoy han sido y han significado los centros
históricos; pues, en efecto, la vinculación precisamente de jóvenes a las estructuras inamovibles
y conservadoras de lo ciudad patrimonial establece por si sólo el puente necesario que salvo
las temparalidodes y contribuye o habitar con coherencia superior un espacio.

Así , los redes de socialización propios del segmento joven de lo población se posesionan con
su dinamismo característico de un espacio 01 presente depredado y casi muerto si no es poro
lo diversión nocturno.

202
José Rodriguez Ruedo

Lo Social
Los Centros Históricos, desde lo perspectivo social, vienen o reproducir "o escalo" lo Ciu-
dad en lo que se integran.

Por tonto hay que diferenciar los Centros Históricos de municipios pequeños, de ciudades
medios, de centros regionales y de los grandes urbes, a los efectos de su onólisis y com-
prensión social.

A su vez hoy que tomar en consideración el peso relativo del Centro Histórico en relación
con lo ciudad. Tanto desde el punto de vista poblacional como funcional.

En cualquier caso no siempre es nítido lo "delimitación " urbanístico del concepto-área Cen-
Ira Histórico, y menos aún desde la perspectivo del patrimonio histórico.

Lo atención prestada de manero "especial" o lo planificación urbanístico de los Centros


Históricos, se ha centrado en particular en los aspectos propios del orden física (protección
de edificios y espacias urbanos, reequipomiento) que na en los socio-económicos.

Sería interesante disponer de datos sobre en qué medida, los Ploneamientos Generales o
Especiales de Protección de los Centras Históricos, han repercutido en su estructuro socio-eco-
nómica y par tonto en lo calidad de vida de sus habitantes "diferenciados y diversos" ¿Se ha
mejorado la articulación o cohesión social entre los distintas zonas que los integran y entre
éstos y los del resto de la ciudad? ¿Se siguen produciendo procesos migratorios y de qué ar-
den? ... Y ella poro mejorar estos procesos de planificación, haciéndolas mós integrales .

Lo vecinal
Los Centros Históricos, en general , tienen funciones propios de hóbitot y odemós los de
"centralidad" y de lo " turíslico-culturol".

Por lonto hoy que dlferencior lo que cabría denominar " vecino" ·" ciudodono"- " turista ".
Ninguno porte de la Ciudad debe ser considerado como territorio urbano " exclusivo" de sus
habitantes o vecinos. Aún mós " radical ", en mi opinión , debe ser este planteamiento cuando
se troto de los Centros Históricos.

El exceso de lo que cabrío denominar "localismo vecinal o ciudadano" en el entendimiento

203
Jose Rodriguez Rueda

de lo ciudad y por tonto en el planteamiento de lo participación asociativo, suele tener re-


sultados muy parciales y por tanto negativos poro la ciudad, ente ndido globalmente y desde
perspectivos propios e inherentes o su modernización.

En cualquier coso, lo "participación" es imprescind ible poro lo consecución de cualesquiera


objetivos de rehabili tación-revi talización integra l de los Centros Históricos, globalmente o
de algunos de sus zonas, en definitivo de su modern ización (bien en tendido).

El diseño de los instrumentos de participa ción debe pues atende r, en mi opinión, 01 peso
relativo que en codo supuesto lenga o debo tener "lo vecinal"-"Io ciudadano"-"Io turístico-
cultural", en orden o hacer confluir los distintos perspectivos que representan de uno mismo
realidad físico "El Centro Histórico".

La Nueva Ciudadanía
El proceso de modernización de uno sociedad no puede ser homogéneo porque porte de
situaciones sociales diversos y diferentes. Por lo lanto, tampoco lo puede ser el de los Cen-
tros Históricos, porque, como he expuesto, reproducen "o escalo" lo Ciudad en lo que se
integran.

los atisbos de uno "nuevo ciudadanía" son, desde mi punto de visto , aún muy débiles en
los municipios pequeños, en los ciudades medios, e incluso en bueno parle de los centros
regionales, y por tonto en sus Centros Históricos.

lo planificación eslraté!¡lica y otros acciones de carócter estratégico, como lo son en mi opi-


nión los denominados Areos de Rehabilitación Concertado, pueden y deben tener un papel
relevante en orden o incorporar 01 interés por los Centros Históricos, por su revitalización y
modernización, o los ciudadanos yola denominado "Nuevo Ciudadanía" , poro hacer de
ellos auténticos centros vivos, habitados y activos.

204
Ramón de Torres López

Complejidad
Los centros históricos, como lugares multifuncionales que concentran lo diversidad y que
están en permanente transformación, son "uno realidad de gran complejidad , definida -
según ha señalado Luís Gonzólez Tamari!- por contenidos y valores heterogéneos en
términos arquitectónicos, funcionales, urbanísticos, económicos, culturales y sociales. En
esta complejidad reside su mayor volar. Sin embargo, contradictoriamente es frecuente
plantear su intervención desde uno perspectiva sectorial". En efecto, la vía urbanística ,
lo intervención temótica y las actuaciones específicas sobre el patrimonio histórico han
constituido los métodos habituales de la intervención pública en los centros históricos o
en los barrios degradados o marginados, pero raramente han afrontado el problema de
lo población residente de manero integrado con lo intervención físico. Estos estrategias
de intervención han contribuido o ahondar lo precarizacíón de ciertos sectores sociales,
ocasionando, entre otros cosos, lo pérdida de identidad, la falto de interés por lo colectivo,
lo conciencio de fracaso y el vandalismo urbano en los jóvenes .

Estrategia de procesos sociales


En los últimos años se han ido produciendo ejemplos concretos que nos remiten o otros formas
de concebir lo actuación en los centros históricos que ponen de manifiesto lo necesidad de
construir estrategias amplios que permitan abordar lo intervención con uno perspectivo de
integración o interdependencia de los acciones y su sostenibilidad , definiendo uno estrategia
de procesos sociales en vez de uno estrategia sólo de actuaciones físicos.

Lo voluntad política, el consenso, la coordinación administrativo, la solidaridad, lo


participación social , lo integralidad, lo sostenibilidad y lo transferibilidad son hoy principios
universales que deben constituirse en " ocios fundantes" de los acciones sobre los centros
históricos. Lo intervención en ellos, generando procesos de cambio con efectos duraderos
sobre los condiciones de vida , patrimoniales, funcionales, etc. , exige periodos de tiempo
de tipo medio o largos, aún cuando lo planificación en el corto plazo debe ser también
contemplado. Es necesario partir de uno concepción del centro histórico como un sistema
integrado, cuyos elementos mantienen relaciones entre sí. En lo definición de uno estrategia
de revitalización, formalizada como Plan o Programo, con acciones concebidos con carócter
integrador y con efectos de sostenibilidad , es preciso establecer esos elementos, conocer sus
relaciones y priorizarlos.

Pa rtici pación activa de la soc iedad civil


En el Programo deben incluirse pues los aspectos sociales de lo intervención, referidos o

205
Romón de Torre$ lópel

los necesidades de lo población destinatario en el campo del alojamiento, los servicios, la


salud, el equipamiento, el espacio público, la cultura, el empleo, etc. y en general en aquellos
aspectos que aseguren lo integración de lo pablación residente. Deben crearse cauces para
lo participación de lo población no sólo en la fase de información, sino que deben ser
objetivos prioritarios lo participación en los compromisos y en todos los fases de decisión
y ejecución. Este compromiso es además una garantía en el resultado de los acciones que
se emprendan y en su duración y uno condicián básico del necesario consenso, o acuerdo
con lo población residente, con los vecinos. En tal 'perspecliva lo participación activa de lo
sociedad civil deberío extenderse o airas instancias como lo Universidad, organizaciones o
personalidades vinculadas con la creación, el arte o lo culturo, instancias de corócter más
gremial (colegios profesionales, sindicatos, asociaciones profesionales) y organizaciones
no gubernamentales cuyos objetivos seon lo mejoro de lo calidad de vido de lo población
destinatario.

La difusión de las acciones y las redes de intercambio


En este proceso participativo, lo difusión de los acciones es también un elemento clave de
lo estrategia, yo que ayudo o cimentar el consenso y a profund izar en lo democracia, a lo
vez que los conflictos que siempre acompañan o todo proceso de cambio encuentran en el
debate, que propicio lo difusión, un eficaz instrumento de mediación.

En esto estrategia de procesos sociales es recomendable lo configuración de redes


permanentes de intercambio de información y de experiencias entre organismos y ciudades
comprometidas en la recuperoción de los centros histáricos.

La ciudadanía
Se debe, pues, dar un sentido más puro o los necesidodes de lo ciudadan ía, como modo
básico de participación en lo público. "lo ciudadanía --en palabras de Adela Cor!ino- que
se arraigo en los volares que se descubren en lo vida compartido y que configuran lo ética-
cívica que se transmite en lo educación. Este capital ético lo precisan los sociedades poro
hacer frente al futuro con dignidad".

En lo recuperación de los centros históricos, el compromiso con lo nuevo ciudodanía , con


lo social y lo vecinal , es uno clave de la estrategia porque influye positivomente en el
entorno, fomento la culturo urbano y cultivo lo bueno ciudadanía, aquello que se enraízo
en los valores que sólo pueden praclicarse en su dimensión pública, con Jos vecinos, y que
fortalece el tejido social.

206
Vecinos revitalizadores en Amé rica Latina
Pedro A. Vive!o

Ciudad Bolíva r se encontró hacia las años ochenta del posado siglo, retado o capitonear el
d espegue de su territorio circundante, el Estado Bol ívar en Venezuela, acechada de cerca
par el estallido petrolera. Ero, y es, lo ciudad heredera de Angostura, crecido o orillas del
estrechamiento del Orinoco en pleno !oabona de!ode 1776. Yero, que yo no, un poblachón
provinciana, alejada de Caracas y acunada por naturaleza, tradiciones y apartamiento
que hacia n difícil imaginar un ingreso rápido en lo modernidad venezolana. Su vieja trama
urbano invitaba casi o lo contrario: plazo, iglesia , caUejone!o, suave barranco hacia el río y,
eso !oí, el caserón en cuyo salo principal Simón Bolívar dio lectura a las raíces del país, que
desde entonces posó o ser lo Coso del Congreso. los oportunidades que lo Venezuela del
petróleo ofrecía o Ciudad Bolívar o mediados de los ochenta parecían tropezar justamente
con lo pesado influencio de !ou cosco hi!otórico. lo antiguo Angostura !oe compadecía mol
con la modern idad.

y !oin embargo hay, veinte años despué!o -mós a menor-,Ciudad Bolívar no !oólo e!otó en
el mapa venezolano !oino que es un paradigma de nuevos y viejos conceptos de vida pues-
tos 01 servicio de sus gentes. lo que posó en este tiempo fue simplemente que !oe ideó su
recuperación urbana, se pensó en respetar su patrimonio y se soñó con que lo ciudad de
siempre sirviera poro afrontar los retos del futuro. Recuperar y revitalizar el ca!oco histórico
de Ciudad Bolivar lo han llevado o ser próximo Patrimonio de la Humanidad , pero más que
nada [o han convertido en una ciudad de tamaño medio, mós pequeño que grande, bien
servida de infraestructuras modernos, cabecero efectivo de su estado y capaz de atraer
gentes, negocias y un discreto turismo aún incipiente.

la experiencia de Ciudad Bolívar es, posiblemente, demasiado vólida paro tomarlo por
síntoma de lo acaecido en el conjunto latinoamericano con los cascos históricos. Pero en su
proceso de cambio se dieron algunos claves justamente paro lo reflexión mós ambiciosa .
Ante toda en ese caso venezolano ha sucedido que los propuestos públicos fueron respal.
dados por los vecinos, y e!opecialmente por los habitantes del cosco histórico que asumieron
con sorprendente naturalidad que ellos tenían que seguir lo estela de sus autoridades e
invertir en lo que, más o menos modestamente, les compi tiera. A ello sirvió desde luego lo
redacción de un plan accesible y claro y, después, que parte sustancial de los instrumentos
desarrollados se pusieron al alcance de los ciudadanos. Ejemplo singular de esto último ha
sido la continuidad funcional de talleres que nacieron con carácter de escuelas y que hoy
son pequeños empresas, de raíz artesanal, operando en la ciudad y su entorno; algo que
también ha sucedido en Ponce, Puerto Rico.

207
Vecinos revi tolizodOl'es en Americo latino
Pedro A. Vives

Cosos parecidos y cosos divergentes han tenido lugar en otros latitudes latinoamericanos.
Tlacatolpan, en Verocruz, México, ha seguido una senda similar aunque sin el empuje de
uno sede administrativo de estado, pero con lo culturo incorporado de lo integración ve-
cinal, especialmente de pequeños propietarios residentes en el mero núcleo histórico. Tal
vez bajando en lo escalo de los resultados alentadores merece lo peno lomar en cuento lo
acaecido en Oura Preto y en J06a Pessoa, ambos en Brasil, aun tratándose de un proceso
todavía abierto en lo segundo. E incluso puede i.ncorporarse o estos cosos lo actuación en
el centro urbano y en el entorno del río Paraná habido en Rosario, Argentino, pendiente,
eso sí, de que soplen mejores vientos financieros. En estos cosos mencionados lo existencia
o conformación paulatino de organizaciones vecinales, gremiales, ciudadanos en general
ha representado un factor capital, sin el que planes de ordenamiento, proyectos de restau-
ración o nuevos ordenanzas habrían sido insuficientes o todos luces. Es decir, se Irata de
rea lidades en los que lo intervención público ha contado con el desarrollo social como base
de lo mejor o peor adecuación técnico de los actuaciones. Y lo cuestión estó en dilucidar
hasta qué punto ese factor resulto o no condicionante del desarrollo urbano o escalo sub-
continental.

lo mencionado hasta ahora, con Ciudad Bolívar por paradigma, ha hecho referencia a
núcleos urbanos pequeños o medianos, hecha la solvedad de Rosario. Si se pone el foco
en ciudades mayores, mós complejos urbano e históricamente hablando, creo que entonces
aflora como relevante el foctor sociedad paro el éxito o fracaso de lo revi talización de cas·
cos históricos. lo largo intervención en el centro monumental de Quito, por ejemplo, arroja
tantos luces como dudas. Allí en torno o lo plazo y el convento de Son Francisco, verdade-
ros núcleos de cosco urbano heredado de lo colonia, se volcaron los autoridades locales
desde los años setenta osi como uno cuantioso ayuda y participación internacionoles. Era,
sin embargo, un típico casco histórico de gran ciudad latinoamericano. ¿Qué significo eso
expresión? Pues, entre otros cosos, que ero un espacio vecinolmente vado, degradado en
tonto que artesonas, comercias, administración, habían yo llegado y vuelto o salir en una
tendencia que, con matices, comenzó en el siglo XVII, se agudizó en el XIX y se cerró yo
antes de mediar el XX. En esa larga trayectoria el centro histórico de Quito se vació de ha-
bitantes, dio cobido o los servicios y finalmente se precipitó hocio el abandono estallando
en el mós sintomótico de los fenómenos: lo lugurizoción . lo historia, esa historio, es lo de
varios grandes ciudades latinoamericanos.

Quito posó entre los setenta y los noventa del reciente siglo posado de tener un cosco
histórico degradodo o volcar en él sus mejores esfuerzos y, sucesivamente, o necesitar una
urgente revisión de lo hecho en ese tiempo. Ciertamente algunos edificios singulares logra-
ron recuperor su esplendor, pero ni lo tramo urbona ni su inserción funcional hallaron un
sentido mós o menos cobol. En el transcurso, uno político de gestos devolvió los lugores del
Añaquito prehispánico a sus legítimos herederos, con lo que mientras casonas, iglesias y pa-
lacios se recuperaban de fachados adentro, uno tugurización de cuño indio, autóctono, se

208
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

odueñó de los calles hasta poner en fugo o los pocos pequeños comerciantes instalados con
lo expectativos puestos en el turismo prometido. El reciclaje administrativo de varios edificios
resultó insuficiente, lo invasión del tránsito privado durante el día inevitable y frustradora de
los desvelos municipales, y lo soledad nocturno fuente del manido argumento de los sectores
medios poro dar lo espalda, otro vez, o lo viejo ciudad: lo inseguridad.

y es que si faltan los vecinos, los habitantes naturales, no es fócil ser optimista en lo recupe-
ración de un cosco histórico. Vecinos que yo estén o vecinos nuevos, tonto do. No hoy sino
que mirar o ejemplos en que oigo quedaba poro ratificarse en eso opinión. El entorno del
Zócalo de Ciudad de México, protagonista, testigo y hábitat de tonto historio de lo ciudad
y del país, nunca se quedó del todo deshabitado; cierto que poro los setenta y ochenta an-
daba más que aquejado de abandono, pero quedaban habitantes unos por romanticismo,
otros por conveniencia, los más por resignación . Pero estaban. Bancos, oficinas, estudios,
viejos y nuevos hoteles y restaurantes, convertian 01 centro histórico de México DF en uno
locura diurno, pero o lo noche no se quedaba rotundamente solo. Seguramente eso ha sido
su mayor fortaleza poro revitalizarse 01 compós de los esfuerzos municipales y federales a
lo hora de ratificar y extender el profundo sentido cultural y políti co de ese gran espacio
urbano morcado por las derechuras de sus vecinos y los torceduras de los temblores.

A coso de uno hora del D.F., Pueblo es otro ejemplo de lo que vengo proponiendo. El centro
histórico de Pueblo es hoy una de los experiencias mós gratificantes poro quien lo poseo ; su
arquitectura , lo catedral , plazos y esquinas, todo es acogedor en el centro de eso ciudad de
largo entregado o lo actividad industrial , académica, artesono o artístico . Pero sobre todo
es que ese centro urbano estó vivo, siempre lo ha estado aunque hoyo crónicos de uno y
dos siglos olrós que cuenten cómo se había ¡do despoblando. El centro de Puebla se quedó
por lo visto sin sus más nobles habitantes, pero se repuso o golpe de comerciantes, arteso-
nas, empleados que tuvieron el gusto de no acabar de irse nunca. De modo que cuando el
siglo XX llegó con su afón revitolizador allí estuvieron y están sus vecinos poro hacer de los
proyectos realidades.

Más 01 poso puede rastrearse el fenómeno sin salir del centro de Buenos Aires. Si lo Ave-
nido de Moyo tuvo no hoce mucho su planeamiento revitalizador que en poco, por no
decir nodo, ha quedado en lo soledad de uno calle de oficinas y comercios en mermo, o
inmediatas cuadros los barrios de Montserrat y Son Telmo permanecen sostenidos por sus
habitantes, nuevos o antiguos, pero habitantes efectivos que mantienen, reparan , obren
codo moñona sus negocios, convocan en domingo o sus ofertas y, eso sí, reclaman lo
lentitud del plan municipal que, existiendo, nunca generó tonto papel ni expectativos coma
el de Avenido de Moyo. los vecinos, organizados bien o mol, morcan lo diferencio más
ostensiblemente por cuanto casi medio siglo de dislate económico ha postergado sine die
cualquier intervención .

209
Vecinos revi tolizodores en Americo Latino
Pedro A. Vives

y así podría seguir un cierto catálogo de cosos y situaciones. Carocas o Bogotá seguirán
peleando por recuperar sus viejos centros históricos, aquejados ambos de lo secular huido
vecinal y etiquetados sin remedio como zonas peligrosos en cuanto el sol cae -y sin que
acabe de caer-o Podrán instalarse en sus calles mós centros públicos, mós museos y ga-
lerías comerciales, pero pocos barreros serán derribadas mientras les falte el pulso social
de unos habitantes reales . Como ellas, parece que limo o Sao Poulo no han de recuperar
sus centros históricos en tiempo, aquejados por c~si idéntica sintomotología. Pero, otra vez
como contrapuntos, Santiago de Chile, o Montevideo, o Porto Alegre, junto o otros cosos,
sacan o lo palestra sus coscas mejor o peor habitados, pero vivos, resistentes, retadores;
con sus vecinos por mejores herramientas de cualquier sueño revitolizador de la ciudad .

210
Intervención integral y participación ciudadana
Andrés Walliser

los centros históricos de las grandes ciudades europeos atraviesan uno serie de procesos
comunes que hocen su comparación posible. En general este tipo de barrios se caracterizan
por tener parques de viviendas antiguos, de mós de 100 o 150 años, aunque en algunos
cosos lo edad medio se elevo hasta los 300 o 400 años. la fortuna de dichos barrios es muy
variopinta aunque a menudo encontramos no solo problemóticas similares, sino también
dinóm icas de transformación anólogas.

En esto presentación voy o centrarme en lo que podríamos llamar centros históricos


desfavorecidos. Después de describir algunos de los causas de su desfavorecimiento, voy
a adentrarme en la cuestión del papel del tejido social y su relación con otros actores en lo
rehabilitación de estos barrios.

los centros históricos desfavorecidos suelen acoger a uno población que denominaremos
autóctono, generalmente envejecido y con rentos bajos. Estm zonas pueden haber tenido
uno tradición de barrio obrero o haber sido habitados por clases medios o altas y por zonas
de comercio abandonadas por lo burguesía hoce décadas.

Existen diversos motivos por los que es recomendable intervenir en estos barrios. El primero
es demogrófico. lo proporción de población que vive en estos barrios varío entre un 7% y
un 25%, representando hasta un 10% de la población total en los 10 países considerados
en el estudio de lo OC DE (1998), Integroting Distressed Urban Areas. Si no se interviene
en estos óreos, mucha población se mantendró en situación de desfovorecimiento El peso
demogrófico de estos barrios implica la necesidad de desarrollar indicadores desagregados
o nivel de barrio, porque los estadistica s agregados o nivel nocional (paro, viviendo , empleo,
etc.) ocultan grandes desigualdades dentro de los ciudades. lo que ocurre en estos barrios
afecta al conjunto de lo ciudad en diversos aspectos. En concreto, lo economía de los
ciudades se vería afectado por el aumento de lo economía informal y de la exclusión, y el
incremento de los costes sociales del sector público. Ademós, lo existencia de óreas urbanos
caracterizados por lo exclusión social debilita 10 cohesión social de toda la ciudad.

lo población que tradicionalmente ha habitado estos barrios convive a menudo con olros
colectivos que han ido llegando con posterioridad atraídos por los precios bajos o el ~ sabor"
del barrio. Trabajadores extranjeros y jóvenes estudiantes autóctonos van ocupando los
huecos que la edad o los cambios de usos van dejando en estos barrios.

Mientras esto ocurre, el barrio tiene uno imagen negativo en el resto de lo ciudad , y o

211
Intervención integral y participación ciudadano
Andres Wal1iser

menudo entre sus propios moradores que huyen en cuanto pueden de esos condiciones
de vida . A menudo este proceso deviene o lo largo del liempo en lo que se conoce como
genlrificación, mediante lo cual lo propiedad poso de propietarios de clase medio boja o
boja o propietarios de clases medios altos o altos atraídos por los incentivos que los borrios
hislóricos comienzan o o frecer. Este proceso puede producirse mediante lo transferencia
directo de lo propiedad o a través de intermediarios inmobiliarios que compran y venden
o compran paro rehabilitar y vender. Lo genlrifica5=ión obedece en gran medida o impulsos
del mercado y conlleva expulsión y cambio de población y de uso como parece indicar la
mayor porte de lo literatura sobre el lema. A menudo los resultados don lugar o centros
históricos estrictamente residenciales o a "'pa rques temáticos" de centros históricos con uno
aclividad económico orientodo 01 turismo. No obstante lo gentrificación puede ser también
entendido como un eficaz instrumento de regeneración urbana siempre que se acompañe
de las medidos adecuadas.

En este contexto en el que se encuentran un buen número de barrios en nuestros centros


históricos se don o menudo situaciones que deben ser abordados desde uno perspectivo
integ ral. A grandes rasgos existen tres ámbitos en los que conviene incidir o lo hora de
hablar de regeneración de barrios históricos: lo físico, lo social y lo económico . Estos son
además los tres áreas que todo proyecto de rehabilitación o de intervención en este tipo de
barrios debe consi derar como veremos en la segundo parle. Y o menudo no es osi.

Cuando hablamos del ómbito físico los problemas son múltiples . Aquí describiremos los
más ocucianles que son los de viviendo . Aporte de éslos se pueden citar lo boja calidad
del enlorno urbano, lo falto de espacios abiertas y equipamientos, entre airas. En relación
o la viviendo hoy que decir que o menudo nos enconlromos con un parque de viviendas de
muy bajo calidad, frecuentemente infraviviendas de dimensiones muy reducidas (menos de
50m 2 ), con mós de 100 años de promedio y que presentan unos formas de propiedad muy
complejos puesto que coexisten viviendas alquiladas de rento anliguo con altos gastos de
mantenimiento y contratos antiguos con precios de vento y alquileres nuevos que suben sin
control.

Desde el punto de vista social cabe decir que en este entorno viven personas mayores,
muchos veces solos, con rentos muy bajas y cuadros de pobreza. A ello hoy que unir lo
llegado en los últimos 10-15 años de gran número de inmigrantes, bien solos o con sus
familias que se alojan en los viviendas de peor calidad que se van quedando vacíos. Al
ser inmigrantes irregulares en su mayoría las condiciones o que son sometidos posan por
precios abusivos, hacinamiento (camas calientes) y uno calidad de vida muy boja .

En general podemos definir como causas que contribu yen 01 desfovorecimiento más allá de
lo molo calidad de la vivienda, pero asociada con ella, los siguientes factores:

212
MESA 3, LA NUEVA CIUDADANiA

• la fragmentación social
• La segregación residencial
• La accesibilidad insuficiente a recursos educativos y de ocio
• La falta de integ ración / de acceso o la integración por parte de colectivos
extranjeros.
• Baja cualificación u obsolescencia para incorporarse de manera competitiva 01
mercado de trabajo, con especial incidencia en el segmento femenino, juvenil y en
parados de larga duración.
• Desestructuración familiar (hogares monoparentales en dificultad, discapacidades,
drogadicción, ele.)
• Debilidad de las redes sociales.
• Marginalización juveni l: fracaso escolar, pandillaje, drogadicción.
• Degradación medioambiental del entorno.
• Falta/mal uso/gestión de espacios públicos.
• Falta de apoyo a la iniciativa asociativa y cultural en los barrios
• Desinversión en el tejido comercial y productivo.
• Construcción de identidades e imógenes negativas del barrio hacia el exterior y
entre los propios pobladores.

Finalmente cabe incidir en la dimensión económica. los barrios históricos se ven sometidos
a intensos cambios en la actividad económica. Los comercios o industrias tradicionales
van desapareciendo paulatinamente. A veces son sustituidos por otro tipo de actividades
o simplemente la actividad económica deja de existir. En caso de sustitución la nueva
actividad puede ser ilegal o legal, pero generalmente está orientada a la población de fuera
del barrio, e incluso de fuera de la ciudad. Es lo que ocurre con lo prostitución, los talleres
clandestinas o muchas tiendas 01 por mayor. En los mismas zonas o en otros se establecen
negocios enfocados al ocio: hosteleria, gimnasios, tiendas de música, etc.

Los barrios históricos, amén de reunir estos elementos que contribuyen o su desfavorecimiento
gozan también de algunas ventajas y potenciales. En primer lugar los barrios históricos
son, como reza el título de estos jornadas, el corazón de Jo ciudad y por lo tonto gozan
de ubicaciones muy céntricas y a menudo muy bien comunicadas. Este atractivo discurre
en paralelo con la reubicación de muchos puestos de trabajo de alto valor añadido en las
óreas centrales urbanas. A su vez los centros históricos ofrecen 01 comprador de poder
adquisitivo medio alto la dimensión de "auténtico". Son zonas donde la historia, la tradición
y una cierta nostalgia se concentran o se han concentrado.

A menudo estos elementos son eficazmente presentados como reclamos publicitarios con que
se promocionan las operaciones inmobiliarios. Otro aspecto positivo que presentan estos
barrios y que tiende o hoya desaparecer son los formas de vida comunitarios tradicionales
basados en lo solidaridad y a menuda en lo supervivencia. De ellas a menudo surgen

213
Interyención integral '1 porlicipoción ciudadano
Anclre$ Wolli$er

identidades de barrio muy fuertes de gran con tenido simbólico, no solo ahí sino en el resto
de la ciudad (lavapiés, Triana, etc).

En estos casos, los usos de los barrios históricos cambian paulatinamente y se produce lo
que se podría denominar una gentrificación de uso. Esta consistiría en uno apropiación de
los calles y espacios públicos tanto por la oferta comercial como por el valor simbólico que
estos óreos cobran sobre todo paro la juventud.

En lo segunda porte de este documento y a modo de conclusión vaya desarrollar algo


que ya he apuntado antes y que es central paro el segundo de los puntos sugeridos por el
coordinador de esta mesa: lo importancia de lo dimensión social a lo hora de regenerar los
centros históricos de nuestros ciudades.

En el contexto urbano 01 que nos referimos existen diversos grados de densidad en el tejido
social (asociaciones, entidades sin ónima de lucro, ele). En el tipo de barrios o los que
estoy haciendo referencia, este tejido suele articularse en torno o asociaciones de vecinos
de corte reivindicativo, enlidades prestatarias de servicios sociales (lo que en el argot se
denominan recursos) y otras entidades de carócter cultural (sean autóctonos o formados por
inmigrantes). los tres juegan un papel importante en lo definición de la vida cotidiano del
barrio aunque su visibilidad na suele ser mucho y sus actividades en el dio a día se ciñen
o unos pocos miembros y algunos más usuarios. Pese a ello, las asociaciones de vecinos
o menudo tienen uno cierto capacidad de movilización, y tanto éstas como las entidades
preslatarias de servicios son interlocutores habituales de las autoridades locales y regionales
° lo hora de abordar los problemas de los centros, sean estos puntuales (incremento de lo
inseguridad) o estructurales (lo infravivienda o lo marginolidad social).

El enfoque que quiero aportar o este debo le es doble por un lado desde los modelos de
intervención o seguir y por otro desde lo Ugoverna nza" (governance).

Poro entender lo importancia de lo social en los procesos de rehabilitación de estos


barrios tenemos que entender cuól es lo cocino de las politicos públicas que en ellos se
desarrollan.

las administraciones públicas espoñolos tienen uno largo experiencia en intervenciones


sobre barrios desfavorecidos. Estas actuaciones se suelen plasmar en dos líneas de
intervención: el desarrollo de planeamiento especial y los programas de lucho contra lo
pobreza y exclusión social a nivel ministerial. No obstante, ambas dimensiones, urbanislica
y social, suelen o perar de manero independiente, lo que produce disfunciones y despilfarros
y además supone una pérdida de oportunidades. Esta manera de trabajar además ignoro
la especificidad de la problemálica de estos barrios que requiere estrategias od hoc paro
ser afrontado.

214
MESA 3. LA NUEVA CIUDADANíA

los problemas de estos barrios aconsejan uno intervención integral que se caracleriza por
ser multidimensional y por lo interrelación de sus distintos dimensiones ambientales, sociales
y económicos. Por otro porte, lo sugieren los resultados arrojados por los políticos aplicados
hasta lo fecho. En estos óreas no funcionan los mecanismos correctores o de equilibrio del
mercado y los políticos sectoriales han estado dando escasos resultados. Otro motivo o favor
de lo aplicación de metodologías de desarrollo integral es lo propio naturaleza de estos
políticos, cuyo ejecución de por sí es costoso, difícil y prolongado, por lo que se necesi to
contar con apoyos esenciales: cooperación entre distintos administraciones, y participación
de lo población afectado.

Uno de los pilares de lo metodología integral es el protagonismo de los aclares sociales


del barrio mediante lo participación ciudadano, entendiendo por tollo capacidad de estos
poro influir en el diseño, ejecución y evaluación de los politicas y programas públicos
destinados a mejorar los barrios desfavorecidos. Hoy varios rozones poro actuar así: los
vecinos o entidades son los que mejor conocen los problemas del barrio y sus habitantes
desde lo cotidiano; al tomar parle en decisiones y su ejecución los vecinos renuevan también
su autoestima como aclores en su propio barrio. Esto ha de contribuir o lo reinvención de
lo identidad simbólico local, convirtiendo en positivo y motivo de orgullo lo que antes ero
vergüenza o símbolo de pobreza y marginación . Este proceso debe tener lugar en contextos
micras y de manero gradual. El medio y largo plazo son los escenarios donde estos
estrategias alcanzan mejores resultados. Deben descartarse intervenciones que busquen
maximizar el éxito político o costo de resultados óptimos.

Finalmente, lo participación ciudadano legitimo el proceso de los políticos públicos como


porte esencial de lo democracia local y ademós debe contribuir o reducir el otro gran
problema que afecto o este tipo de políticos que es lo falto de entendimiento y coordinación
entre administraciones públicos (sean del mismo partido o no) o incluso entre los niveles
políticos y técnicos en uno de ellos. El desarrollo de metodologías de intervención-occión·
participación entre los actores ciudadanos, técnicos y políticos a lo hora de establecer
diagnósticos y estrategias de intervención puede contribuir decisivamente o lo rehabilitación
de los barrios desfavorecidos.

los centros históricos a menudo albergan barrios desfavorecidos que tienden o mostrar
tendencias sociales, urbanos y económicos semejantes. Estos van desde lo composición de
lo población autóctono y emigrante y sus problemas hasta los casi irreversibles procesos de
gentrifícación . Lo intervención en estos barrios debe hacerse desde uno perspectivo integral
en lo que lo participación ciudadano es un pilar básico poro lo regeneración y lo mejoro de
lo calidad de vida tonto paro los residentes de rentos bajos como paro los nuevos que van
llegando atraidos por el potencial de dichos barrios .

215
Youssef el-M'orobet

Presentación de la ciudad de Larache


Situación, número de habitantes, Cabeza de Partido de la provincia, recursos endógenos
de la provincia _

Presentación de la medina de Larache


Evolución histórica , imágen, activos, topografía, paisaje urbano
Proyecto de la Junta de Andalucía
Intervención de los organismos estatales

Estudio del entorno


Demografía, población vulnerable
Característico del alojamiento, condiciones del hábitat, densidad, hábitat tradiccional
Actividades comerciales y artesanales
Edificios en ruina
Deficiencia de las infraestructuras y de los equipamientos

Las asociaciones y las ONG intervinientes en la medina


Evaluación de los intervenciones sobre lo medina por el sector asociativo
Instauración de programas de apoyo

Institucionalización de las estructuras operativas


Instauración de uno programación global
Seguimiento y evaluación
Consejo de salvaguardia y de rehabilitación
Comisión de seguimiento y de evaluación
Grupo de investigacián acción
Animación institucional , información y comunicación

216
MESA 3: CONCLUSIONES
Manuel Pérez Yruelo
COOI'd¡nodor

Es imprescindible que lodo Plan de Actuación esté precedido de un conocimiento profundo


de los características sociodemogróficas, problemos sociales y tendencias previsibles en lo
pobloción residente. Este ocIo de conocimiento debe incluir de monera especial las formas
en que los cambios globales y el entorno mós inmediato pueden reflejarse y afectar 01 futuro
del Cosco Histórico (eH). y también uno revisión histórica de lo acontecido los últimos 50
años paro poder comprender mejor los procesos de cambio.

las intervenciones en los eH han considerado hasta ahora preferentemente 105 aspectos
arquitectónicos y urbanísticos. Sin embargo, cada día hay más evidencia de que la recupe-
ración de estos óreas no es posible sin erradicar o paliar los problemas sociales y económi-
cos que les aque jan: envejecimiento, bajo nivel de ingresos, desempleo de larga duración ,
problemas de viviendo, presencio de población inmigrante, dificultades de inserción labo-
ral, etc . Por ello, es fundamental que los Planes de Actuación contemplen intervenciones en
todas estas dimensiones.

los Planes de Actuación deben ser integrales e integrados. Integrales en el sentido del punto
anterior. Integrados en el sentido de abordar los problemas con perspectiva y metodolog ía
interdisciplinar (no multidisciplinor), que tengan como foco los problemas o resolver.

Aunque puede haber elementos comunes en lo situación de los CH, codo uno tiene su espe-
cificidad y hoy que trotorlos con principios comunes y con medidos adoptados o tal especi-
ficidad. Por principios comunes entendemos el derecho de los ciudadanos o lo ciudad y o
lo protección civica de los CH , que no deje abandonados o su suerte o sus vecinos ante el
deterioro de sus viviendas y entorno y ante los presiones de los que preferirían expulsarlos
de su espacio tradicional para allanar el comino o sus objetivos económicos . En este sentido
podría articularse uno Corto de Derechos y Deberes Ciudadanos comunes o todos los CH
que recogiera los aspectos comunes de lo protección civica y responsabilidad ciudadano
de estos óreos . los medidos específicos deben estor orientados por lo identificación y jerar-
quizoción de los problemas de codo área.

Una garantía de que los problemas especificas de codo CH tengan lo mejor solución es
lo incorporación de lo participación ciudadano desde el primer escalón hasta el finol del
proceso.

lo participación ciudadano es, según lo experiencia ha demostrado, uno potente palanca


paro inducir el cambio necesario en estos áreas. lo participación debe ser un proceso cons-

217
MESA 3 : Co"clusio"es
Mo",ue l Pé rez Yruelo

truido o través de lo pedagogía que puede hacerse con lo exposición o los residentes de los
posos que se van dando en el proceso de intervención y el debate con ellos sobre los mis-
mos. lo participación hoy está lejos de ser un fenómeno espontáneo que surjo con facilidad,
por lanto es muy importante subrayar lo necesidad de que sea un proceso construido.

La participación debe ser amplio, que incorpore no sólo al movimiento vecinal, sino también
o otros segmentos de lo ciudadanía, como empresarios, intelectuales, profesi onales, comer-
ciantes y, también, a aquellos otros que aportan nuevos problemas o estos áreas como la
población inmigrante, ONGs y ciudadanía en general. Se troto , en sumo, de evitar el sesgo
parlicipativo que según se ha comprobado se produce cuando se restringe lo participación
01 ámbito exclusivamente vecinal . Se recomiendo también acudir a organismos reglados
de participación como los Consejos Económicos y Sociales locales, los Juntos de distrito e
incluso crear órga nos od hac poro ello.

Existe un conjunto de buenos prácticos poro incluir en los Planes de Actuación que deben
en lo posible aplicarse en todos los casos. Sin ánimo de exhaustividad, uno muestro de los
recomendaciones surgidos en el debate es lo siguiente:

Fuerte intervención público en lo viviendo, sanidad, educación y exclusión social.


Garantizar lo accesibilidad a los CH y su conectividad con el entorno.
Extender lo peotonalizoción.
Preservar los actividades comerciales, artesanales y productivos no contaminantes que se
pueda con medidas de ayudo apropiados.
Recuperar poro el espacio público los espacios susceptibles para ello, mejorando el espacio
público y los infraestructuras.
Dotar de servicios suficientes poro facilitar y atraer hacia estos áreas población joven (guar-
derías, colegios, centros de salud, centros de servicios sociales ... )
Proteger el silencio.

los CH no son sólo espacios poro los vecinos residentes. También cumplen funciones poro
el resto de lo ciudad y lo sociedad . Por ello, no debe olvidarse contextualizor cualquier Plan
de Actuación en una relación sistémico con esos entornos. Uno forma de hacerlo es elaborar
los Planes en conexión con Planes Estratégicos cuando los hoyo, e incluso aprovechar la ne-
cesidad de intervencián en estos zonas paro inducir lo realización de Planes Estratégicos.

Finalme nte debe incorporarse lo Evaluación como herramienta básico de trabajo en los
procesos de intervención , poro aprender de los aciertos y los errores y legitimar los Planes
de Actuación ante el resto de lo sociedad.

21.
MESA 4 . EL ESPACIO PÚBLICO Y EL TIEMPO PÚBLICO
Pedro Gorda del Barrio
Cooo:! inodOf

El espacio público en uno geografía del tiempo.

Lo condición contemporánea del espacio público es la comunicación, no tonto lo informo-


ción, lo relación personol con ese espado publico es experimentol y no conceptual, esto
es, nos relacionamos con ese espacio público de una manero fenomenológico, no contem-
plativo.

El plano del metro nunco es geogrófico y pora facilitor su comprensión deforma lo formo en
un esquemo de tiempos.

Es uno evidencio, nos comportamos como actores y no como espectadores y oún menos
como escenario. El espacio público ha dejado de ser fotográfico y se ha convertido en
cinematogrófico.

¿Cuál es la dimensión de esto nuevo lectura del espacio contemporóneo? Evidentemente es


el tiempo, pero un tiempo que tiene una característico. El poso de ese tiempo es medido y
sentido de uno manero individual, personal. la relación de lo persono con sus vivencias es
íntimo, única. Este habitante de suelo móvil, el que habito el transporte publico o volara su
calidad de vida en función de los impulsos de comunicación que puedo establecer en uno
medido de tiempo.

Junto o esto realidad, lo actitud frente al espacio público suele ser formal, espacial geomé-
trica, contenedora de una actividad ciudadano , que se pretende de manero falsa que se
desarrolle libremente en un espacio neutral.

lo tradición europea de constructores de espacios públicos hoce que lo reflexión sobre lo


condición contemporóneo de ese espacio público esté en pleno proceso de renovación de
sus conceptos. Si reconocemos que el tiempo es el nuevo espacio público, debemos recono-
cer que la nueva tarea para lo público es lo gestión del tiempo como un servicio público.

Es evidente que estomas produciendo espacios públicos poro habitantes que pareciera que
se relacionan con él de manera formol , cuando lo cierto es que lo que coda uno desearía es
que ese espacio público se modelara en tiempo real o impulsos del cerebro de codo uno.

Si el espacio público europeo es uno construcción de los democracias de posguerra , hoy el


servicio público que se debe prestar sería considerar el tiempo como servicio público.

221
El espacio publico y e l tiempa publico
Pedro Gord o del Barrio

¿Como se mide lo calidad de ese servicio público?

lo lectura es individual

luego el ciudadano que tiene conciencio de serlo, 01 menos así debería ser, se relaciona
con el espacio-tiempo como individuo, luego lo oferto debe ser lo de ofrecer los mós amplios
posibilidades de inleractuor con el lugar mentol efl el que se ha colocado.

lo oferto público de espacio-tiempo tiene que ser multiculturol, que en términos espaciales
significa local y global al mismo tiempo.

lo allernancia de actividades programadas, desde el orle o desde las ciencias de la ciudad,


deberá tener uno incidencia prioritario sobre el espacio público.

Generando con su presencio en él una reflexión ciudadana sobre la propia condición con-
temporáneo de los espacios públicos.

Ha bilitar, habitar el espacio público es, probablemente, activarlo.

Pero en realidad lo -seo- no ha desaparecido, no vivimos en un mundo virtual, lo enorme


mejoría de lo accesibilidad espacial no impide uno lectura escolar, en que el proyecto de
arqui tectura, el proyecto urbano o la ordenación territorial se deban abordar de uno mane-
ra formal, tan solo debemos incorporar lo realidad temporal para lo definición del problema
y lo propuesto de solución.

lo necesario es incorporar este planteamiento yo . los jóvenes no son SUS mayores en creci-
miento, el espacio público contemplativo, formol, no les intereso, no lo quieren. Desean una
relación personal , íntimo, pero multidireccional con su contexto, mucho mas significado de
actividad, de vivencias que de formas.

Singularmente, en nuestros ómbitos patrimoniales, con su condición adquirido de ciudad


visitado que suele responder de manero convencional, engalanándose, o disfrazándose
ante su visitante, podríamos reflexionar sobre algunas normas de protocolo que ordenen
el baile. El fluir de lo actividad ciudadano dentro y fuera de los arquitecturas constituye lo
condición contemporánea del espacio público yeso debe ser lo escena paro la actividad
ortíslica, de manero singular.

Existe la posibilidad de aduar en este sentido, desde ahora mismo cabe una acción pública
de abordar los nuevos proyectos con uno nuevo actitud, con concurrencias de sensibilidades
y culturas sin estandarizar al usuario que debe ser tratado como habitante

222
Carlos Arroyo

Anoche llegamos a Córdoba para participar hoy en este debate y, entre los que coincidimos
en un paseo, surgía el comentario obvio y recurrente sobre lo dificultad de determinar el
límite entre espacio público y espacio privado en este Centro Histórico . Efectivamente, lo
que se podría determinar es el gradiente de publico-privocidad de un espacio, según alguna
fórmula que seguramente incluiría entre sus términos parámetros dimensionales, pero tam-
bién variables como el número de geranios colgados de la pared .

Pues bien, las dos aportaciones que querría yo hacer hoy son los siguientes: Uno, recordar
que tanto si hablamos de la Gestión del Espacio como del Tiempo Públicos, es obligado
abordar cuestiones sobre lo propiedad de ambos. Y dos, que cualquier reflexión que ha-
gamos sobre los centros históricos debe partir del estudio de la sociedad en su conjunto, y
debe resultar útillambién para entender y gestionar las centralidodes no históricos.

De hecho, las cuestiones sobre lo propiedad ya son tratadas y utilizados (poro su propio
provecho) por determinadas explotaciones comerciales que se erigen en centralidad entre
los redes de autopistas de nuestro territorio . Han visto su enorme potencial y lo trabajan.
Sin embargo, el sistema legal que ordeno nuestras ciudades sigue pretendiendo establecer
un blanco y negro, un público y privado, que ignora la riqueza que surge entre los muchos
colores que iluminan nuestros mejores ciudades. lo público funciona óptimamente cuando
existe un gradiente de apropiación en el espacio y en el tiempo; cuando se establece un
sistema mutable de relaciones de pertenencia.

Desde lo plazo y lo calle comercial hasta el último callejón, las cosas funcionan si alguien
puede sentir algún derecho sobre el lugar en un determinado momento.

la calle comercial solo se activa si aporece un complejo sistema de apropiaciones puntuales


que establece el interface , el territorio difuso del intercambio. Escapa rates, carteles, exposi-
tores, mesas de café, aparca bicis, kioscos, tenderetes.

El callejón solo se activo si existe un grupo local con capacidad legal paro colgar geranios.

Debemos saber entonces que es importante contar con soluciones software. Ha habido
importantes experiencias hardware a lo largo del siglo 20, sobre toda en los primeros
décadas y alrededor de los años 70, y muchos de ellos fracasaron por considerar que lo
construido es capaz de modificar actitudes en positivo, cuando lo que puede hacer es dar
soporte a actitudes que han de existir por sí mismas.

223
Corlos Arroyo

Como antiejemplo, podemos recordar los intentos de los primeros gobiernos soviéticos de
forzar, mediante lo arquitectura, lo desarticulación de la familia como unidad de producción
del sistema capitalista, construyendo cosas comunes que obligasen a una organización so-
cial basada en lo colectivo. lo ideo de Dom Kummuny construyó magníficos obras de arqui-
tectura que inauguraron capítulos nuevos en la historio de la disciplino, pero na consiguió
modificar lo estructura de uno sociedad que, por tradición, tenía ya buena predisposición
a la idea de lo colectivo.

En el otro extremo, nuestra sociedad, hoy, yo no tiene o lo familia nuclear como célula base
universal. Mós del 20% de los hogares españoles son unipersonales. Otro 30% largo de
los hogares recogen todo un orco iris de formas de asociación de las personas. En el 43%
de los familias nucleares ambos cónyuges trabo jan, lo cual también supone una alteración
sustancial en el funcionamiento de uno vivienda. Sin embargo, la próctica totalidad de los
viviendas que se construyen en España responden o un diseño específico, son uno móquina
de habitor específicamente diseñado para uno familia nucleor con uno jerarquía claro, lo
mujer en caso, el hombre fuero todo el día, n hijos, y un concepto reducido y rígido de lo
doméstico. En eso situación, lo arquitectura es un lastre.

Debemos desarrollar instrumentos paro entender o gestionar estos nuevos formas de asocia-
ción paro poder proporcionar los soportes físicos necesarios poro que nuestras ciudades se
articulen como sociedad. El gradiente público-privado es fundamental poro encontrar esos
espacio-tiempos intermedios, esos grados del comparlir, que puedan sustitu ir o uno familia
en retroceso.

En Francia se desarrollo con éxito la idea de la Crtkhe Parental , un sistema por el cual pa-
rejas de trabajadores con hijos se organizan poro poner o disposición del grupo uno franja
horario poro el cuidado de los niños. Conectóndose a internet, podemos ver en cosa de qué
vecino podemos dejar o los niños hoya tal hora. Es un buen ejemplo de solución software.
lo puesto en común de un espacio-tiempo permite solapar lo esfera de lo público sobre el
muy privado ámbito doméstico.

la contraposición familia aislado versus sociedad articulada encuentro en ese solape un


punto de contacto, un pequeño germen de la autoorganización. Un espacio paro el roza-
miento casual que, como sobemos desde los observaciones de Engels, los estudios de Jane
Jocobs de los años 60, y la reciente revisión de Steven Johnson , es lo sede de la inteligencia
colectivo .

Encuentro necesario explorar estos campos de investigación, con el proyecto como herramienta .
N o procede hablor aquí de mi trobojo profesional, pero sí quiero decir que 01 formalizar estas
inquietudes en proyectos concretos, tanto desde los investigaciones y los proyectos realizados
con Eleonara Guidotli , o con el proyecto que desarrollamos ambos con Manuel Pérez Romero

224
MESA 4. El ESPACIO PÚBUCO y El TIEMPO PÚBLICO

en Toledo, es posible encontrar métodos eficaces paro gestionar ese gradiente de propiedad,
contando lo participación de los ciudadanos en la formalización, gestión y mantenimiento del
espacio público, colectivo, comunitario y, por supuesto, privado.

Con los objetivos enunciados, quiero formular siete reivindicaciones inconexas, poro y des·
de los Centros Históricos.

El gradiente, el software, lo impredecible, la pequeño vida, el visitante, lo inaccesible y el


futuro. Del gradiente y los soluciones softv...are yo hemos hablada, pero hay que añadir lo
reivindicación de lo Impredecible. Cualquier instrumento que desarrollemos poro gestionar
el Espacio y el Tiempo Públicos tiene que asumir que se Irata de gestionar lo impredecible.

la pequeño vida , el espacio-liempo poro desarrollar lo cotidiano, poro resolver los proble-
mas individuales, debe ser considerado can prioridad. los tiendas de artesanía yo crecen
solos, y como hongos, en los centros históricos.

El visitante, y esto reivindicación es especialmente importante extrapolarlo o cualquier otro


centralidad, histórica o no; el visitante es bienvenido. Que un curioso disfrute de un poseo
por Córdoba o por Tres Cantas es igualmente importante poro extender lo red de conoci·
miento que afianzo lo paz o todos los escalos. Y poro dar la bienvenido al visitante, lo mejor
es conseguir que el lugar, histórico o no, seo interesante.

lo inaccesible quizó seo pronto poro reivindicarlo. Aún hoy muchos barreros que derribar.

Pero tengamos presente que no hemos de derribarlas todas. los altos bancales que rodean
la Mezquita de Córdoba no cumplen la normativo de accesibilidad, ni tienen Jos barandi·
1105 de protección que se exigirían o uno construcción nuevo. Y son magníficas. los centros
históricos estón sembrados de lugares inaccesibles, hermosos y necesarios . No sólo hay
que respetarlos, sino que debería ser posible y habitual incluir momentos semejantes en
actuaciones nuevos.

El futuro. Es importante conocer el plan de conservación del centro histórico de Graz, en


Austria , Patrimonio de lo Humanidad . En su introducción se especifico que ademós de
mantener con vida los magníficos edificios y conjuntos históricos de toda época que han
hecho que su ciudad merezco el Título de lo Unesco, es un objetivo del Plan encontrar los
oportunidades paro que también nuestra époco pueda dejar su huella en la ciudad , y con
lo mismo calidod y ambición que los de épocas posados. Se trola de estar o la olturo de su
historio. El Kunsthaus Graz de Peter Coole, el Murinsel de Vito Acconci , los nuevos edificios
universitarios, el Jard ín Botónico, los intervenciones en los golerías del Schlossberg , o los
instalaciones realizados por artistas de todo el mundo con motivo de su capitalidad cultura l
europeo 2003 , demuestran que es posible hablar de centros históricos en tiempo futuro.

225
Escultura pública. Espacio y tiempo
Kosme de Baroñono letamendía

A comíenzos del síglo XX, con el avance de lo ciencia físico (en concreto, con la teoría de lo
relatividad y lo teoría de lo mecónico ondulatoriq, la de los campos electromagnéticos y lo
distinción de procesos microfísicas y mocrofísicos) se ha tendido, en lo ciencia físico y por
ende en lo filosofía y en el arte, o hablar de un espacio-tiempo, incluso de un espacio
curvo de estructura esponjoso . Se ha tendido, paralelamente, o anular todas los nociones
clósicos. A pesar de ello se siguen produciendo desde la cosmología físico-filosófica tonto
orientaciones subjetivístas como orientaciones objetivistas. Al fin y al cabo todos ellas son
teóricos y estón ancladas en la bipolo rizoción lIeno-vocío del mundo g riego. Es, sin em-
bargo, lo escultura actual lo que ha llevado a coba, 10 que ha realizado, uno orientación
subjetiva objetivándola en 10 próctico real.

Todo lo obro de escultura público del siglo XX (Brancusi, Giocomelli, Colder. Chillido, elc)
es ante todo un lugar, que es un pocla entre el cuerpo humano y 10 tierra, desde el que
divisar el cielo y el mor. Un pacto sellado en lo piedra, lo chopo, el yeso, e l hormigón o
el acero como un campo de acción donde el hombre se do cuento de su escalo, es decir,
de que tiene en sus brozas y en sus piernas lo memoria de las distancias y de los direc-
ciones.

Broncusi desarrolló lo ideo de escultura monumental , ademós de con sus proyectos poro lo
Indio y poro Rumania con el otelier parisino; poro él no es simplemente uno plostiches Ge-
dóchtn;s, uno memoria visual, sino que es su principal obra de arte. Pontus Hulten dice
en Connaissance des Arts (n.70) que Broncusi ha introducido tres invenciones fundamenta-
les en el dominio de lo escultura: "ha introducido lo formo geométrico seriado (por ejemplo
en lo Columna sin fin), ha refarmulado lo cuestión de lo relación pedestol-escuhuro, y ha
H
impuesto lo noción de escultura "environnementole lo ideo de lo instalación ha llevado

asimismo o un anólisis de su obra equivocado, como veremos mós adelante, circunscrito o


ciertos ¡deos de arte sacral (alejado de su contexto epocal y de los cambios en lo historio
del arte) y de un decimonónico concepto del espacio físico.

los obras de arte estón inscritos, como objetos O huellos del ser humano, en un tiempo y en
un lugar. Desde Kant se formulan espacio y tiempo como formas a priori de lo sensibilidad,
pero lo escultura del siglo XX los tomiza en tonto en cuanto -o veces o al menos desde lo es-
cultura de Picosso- el material que define 01 objeto escultórico no es lo sustancio físico con lo
que éste se realizo. El idealismo de Brancusi no es teosófico sino mós bien platónico, busco
formas ideales, modelos, como los buscoró Ben Nicholson en sus relieves o en sus paisajes
de Cornualles. Sus Colvmnas sin fin estón mós cercanos 01 intento de crear un espacio pro-

226
MESA A. EL ESPACIO PÚBLICO y EL TIEMPO PUBLICO

pio conformador de lugares que de la tradición ornamental o funcional de los mojones


de separación agraria del paisaje rumano como algunos pretenden.

El modelo griego como origen del conon estético o filosófico, de Praxiteles a Protógoros,
parece mós bien uno lectura europea, interesado, que una realidad univoco. lo ha puesto
de manifiesto el conjunto de ensayos que coordinados por Salvotore Settis bajo el título I
Greci e Nor ha editado Einaudi (moyo 1996). Para los griegos ademós de lo lleno y lo vacío
estó el lugar reservado o los dioses, el témenos, un ógoro donde nadie se detiene y sobre
el que se contemplo la des-ocupoción divino O se circulo. El antropólogo More Auge ha de-
nominado el no-Iugor o los ciudades contemporóneas donde los plazos han sido sustituidas
por nudos de trófico.

El pintor Oscar Schlemmer en su ensayo Hombre y figura artística (1931) señala que el
hombre, el organismo humano, se introduce en lo escena de un espacio cúbico, abstracto,
que en la escena hay Hombre y Espacio, y que codo uno tiene diferentes leyes. Y explico
esa relación de Hombre y Espacio-Tiempo con un par de gráficos. En el primero se señala
que los leyes del espacio cúbico son lo invisible tramo linear de los relaciones plonimétricos
y estereométricos.

Esta matemática responde o lo matemática inherente al cuerpo humano y creo así


un equilibrio o través del significado del movimiento, que por su propia naturaleza se deter-
mino mecónico y racionalmente . Aquí hoy cloros resonancias o lo concepción del romántico
Heinrich van Kleist. Pero o lo vez los leyes del organismo humano residen en las funciones
invisibles de su propio interior: ritmo cardiaco, respiración, actividad cerebral y sistema
nervioso. Estos son factores determinantes cuyo centro es el ser humano (que es tiempo), y
cuyos movimientos y emanaciones crean un espacio (interior) imaginario.

¿El tiempo y la detención de su marcha en los días de fiesta " en que inadvertidamente
-como señalaba Pieper- se han derrumbado los muros del compacto aquí y ahora , y el óm-
bita cotidiano de la existencia se abre" no pertenece yo únicamente al consumo? ¿la fiesto
(constituye une ouver!ure sur le Grand Temps ... elle o lieu dans les lieux sain!s , qui figuren!
de lo meme fat;on des ouvertures sur le Gran Espace, según Robert Coillois) no ha dejado
de ser un ponerse en presencia de la divinidad? En el aquí y en el ahoro los dioses porecen
haber huido, como de los templos contados por Holderlin y por Ca mus, como del espacio
cuestionado por Mortin Heidegger. lo detención del tiempo en el espacio yo no se celebro,
el espacio cívico, el espacio publico, es movimiento permanente, escaleras mecónicos a
ninguno porte.

El espacio representado varío no sólo con las perspectivos y otras construcciones de artifi-
cio, ejemplo 10 línea de Saul Steinberg (que poso de suelo o techo, de horizonte o borde
mesa , etc.), sino con la carga de valores que lo instauran y que gravitan en torno. Así por

227
Escultura pública . Espacia y liempa
Kasme de Baroñano letomendia

ejemplo, el suizo Adolphe Appio (1862-1928). músico y arquitecto, nos ha enseñada que
el tiempo musical y el dramótico determinan y regulan, yo la vez levantan, un espacia en el
cual la música y el drama respectivos se desarrollan. Para él, el arte de la escenificación ·en
el sentido mós puro y originario de esta palabra. no es otro que la configuración de un
texto o de una músico que se troto de comprender o través del movimiento del cuerpo huma·
no y de sus reacciones o lo resistencia que le oponen los planos, dimensiones y "lugares" de
lo escena. Appio vivificó el concepto de espacio al relacionarlo con el de la luz, movible y
cambiante ·transformodora de espacio (como de alguna manera en la escultura de Medordo
Rosso, o después de Appia , en la simplicidad de los espacios de lucio Fontana)· dotóndole
o lo vez y con ello de uno vida propio y resaltando lo mós profundo de él. Con él aparece
la creación de un espacio "espiritual", "mentol", en lugar de una simple "descripción" es·
pocial, un espacio que se corporeiza de nuevo y de alguno manero a la vez en el espírilu,
mente, del espectador.

El espacio de la escultura no es el espacio de las tres dimensiones, es ademós uno configu.


ración visiva , sonoro, emotivo, anterior o lo separación de los sentidos. Como el espacio
del mar en tempestad no es para el marino un espacio objetivo (el de la cartografía) sino un
campo de acción. Un campo de acción en el que hoy que llegar o un sentido (el destino de
lo rulo) combatiendo muy diversas lineas de fuerzo (las corrientes que le mueven, las olas
que le tamboleon, los vientos que le empujan) . lo oltura de los olos no es poro el novegante
uno dimensión sino uno omenaza ; como poro el escultor lo dimensión no es un doto geomé-
trico sino algo existencial , visual y tóctil.

228
Espacio público y tiempo público en la ciudad histórica
José Luis Cañavate

Quizós seo interesante plantear algunos conceptos sobre el concepto de "lo público" referi-
do 01 espacio urbano y, por extensión, 01 tiempo en lo urbano.

Aunque podríamos exponer muchos y muy variados aproximaciones o lo relación espacio-


tiempo en la ciudad, proponemos un acercamiento 01 concepto de espacio público como
un recurso que es compartido y, naturalmente, la visión de tiempo público puede plantearse
desde un morco similar ... ¿un tiempo urbano compartido? En cualquier coso, esto delimita-
ción sería excesivamente simplista, sin introducir algún parámetro en su desarrollo. Uno de
los visiones mas comunes parte de concebir lo publico desde su capacidad de ser accesible
paro todos, yen este morco entendemos capacidad de transmitir información, culturo , rela-
ciones sociales, etc.

Hoy, podríamos incluir como indicador del nivel de civilización de uno sociedad 10 medido
en que una cuota de su espacio es realmente habitable y, evidentemente, el espacio públi.
ca aparto mas peso en lo bolanza que el espacio privado al ser utilizado-compartido por
mucha mós gente.

El espocio público puede aceptarse como realmente habitable en el momento en que es


realmente accesible. Lo accesibilidad de un espacio es determinado por los barreros y por
lo distancio. El espacio público debe ser un complemento al espacio privado y debe ser oc·
cesible desde el barrio. En general es evidente uno escasez de espacio público y habitable
en la proximidad de los barrios y vecindarios.

Pero manteniéndonos en los conceptos y en referencia o su carácter de bien compartido,


también es necesario identificar algún otro paró metro, como lo cuota de usuarios que deter·
mina el carócter de público.

El concepto de espacio público tiende en los últimos años o uno versión privatizado en cado
una de las funciones bósicos urbanas, o un lado aparece la residencio mediante las urban i·
N
zaciones cerrados con un espacio ¿público?, el "yuppenbunker como dicen los holandeses
ó los novedosos Centros Comerciales y de Ocio, al mas puro estilo norteamericano, con
espacios ¿públicos? de plazos, calles ....

Un ejemplo contundente en sus dimensiones formales y funcionales es la cobertura asfóltica


de nuestros calles como expresión de privatización poro grupos selectos ... lo gris se con·
vierte en un espacio solo accesible poro unos pocos y el acerado mantiene su función de
espacio público. Curiosamente el espacio privatizado se diseño y gestiono desde principios

229
ESpociO púbtico y tiempo p\¡blico en lo ciudad histórico
José lu is Co ñovo te

de continuidad en toda lo tramo urbano y el espacio público se formalizo boja manchas


aisladas, inconexas.

El bordillo se convierte en un símbolo terrible de separación entre el espacio publico y el privado


y nos planteamos si esa abrupta separación puede llegar o ser efectivo en todas las calles de
nuestra ciudad ... parece que es necesario regenerar el espacia pública de las calles.

Desde lo simple negación del modelo "bordillo madrileño" como articu lador de los relacio-
nes entre lo público y lo "no ton público", parece necesario la recu peración de un modelo
de espado realmente público en lo tramo de nuestras calles y nos planteamos ¿puede el
bordillo como elemento unidimensional, transformarse en un gran espoci<xoncepto de dos
dimensiones en nuestros calles?

Pero antes, me gustaría introducir, o petición de lo coordinación de este seminario un par


de comentarios sobre 10 dimensión di nómico del espacio como una primera aproximación
a sus relaciones temporales.

En todo coso, desde lo visión del espacio públ ico como entidad compartida, existe una per-
cepción público que es de carácter dinámico, o mejor ... que es variable en un intervalo que
oscilo desde uno versión dinámico "O", que podríamos llamar estática, hasta uno dimensión
dinámico que pudiera superar la capacidad perceptiva del observador, ... 0 partir de esa
dimensión el espacio no existe poro nosolros como observadores.

El volar del espacio, como escena, como paisaje en su concepción dinámico, debe rebosar
lo dimensión estática "folo" ... y podríamos plantear uno cuestión ¿o partir de donde podemos
aceptar uno observación dinamica del espacio? .. valga como un simple ejercicio lo dimensión
aceptada en video digital de 30 escenas por segundo. En 30 escenas por segundo estimamos
que existe uno cierto continuidad en lo dinamica de lo que vemos ... yo no son fotogramas enca-
denados, sino uno secuencia continuo de lo urbano que tiene sentido en su conjunto.

Aplicando esta secuencia en algunos modos de observar el espacio:

Un peatón lento, de paseo, recorre 2 km/hora , o 0,5 m por segundo y su rilmo de percep-
ción del espacio es de 60 escenas por metro recorrido.

Un peatón comino dellrabajo, recorre 5 km/hora ó 1,4 m/seg. y su ritmo de percepción


es de 42 escenas por melro.

Un ciclista o 18 kmts/h , recorre 5 mis con un rilmo de percepción de imágenes de 6 es-


cenas en cado metro recorrido. Ahora imaginemos esa velocidad maxima en coche que
nos permite observar el paisaje ... ¿pueden ser los 30 km/h? ..calculando con los mismos

230
MESA 4. EL ESPACIO PÚBLICO Y El TIEMPO PÚBLICO

reFerencias .. .resulta 8,3 mis o, lo que sería lo mismo, 3 escenas por metro. Es curioso que
lo velocidad máximo aceptado universalmente como "compatible" con el uso múltiple del
espacio público seo lo llamado unorma 30" que coincide con eso percepción de 3 escenas
mínimos por codo metro recorrido.

En definitivo, el espacio público debe ser continuo, debe ser recorrible, debe ser perceptible
en uno dimensión dinámico, "no estótica", y en su diseño ... es decir debe ser percibido en
el tiempo de un modo continuo, y por debajo de ese "tempo" no se produce interacción
entre el espacio urbano y el observador.

El espacio público debe ser entendido desde uno concepcián dinómica y compartido de uno
mayoría que respeto o los minorías.

la continuidad del espacio solo existe desde uno experimentacián-observacián.interacción


realizado en tiempo continuo ( 30fps)

Esta experiencia esta limitado o un tempo, un ritmo (5·10 imágenes por metro recorrido mi·
nimo), lo que condiciono un concepto urbanístico del espacio público o determinados tipos
de movilidad ... peatón ... bicis ... tpc lento ... trófico residencial .

Esto reglo solo puede expresar lo necesidad de continuar físicamente el espacio publico,
en redes de espacio público y ésto es probablemente la diferencia entre el espacio físico
observable y el espacio físico usable.

Si los necesidades de transporte en nuestras ciudades requieren el uso de solo un 40 % del


espacio público ... ¿Por qué entonces empleamos el 80 %? Y no olvidemos que en un conjun·
to histórico estos cifras disminuyen o favor del espacio público en un 50 %....

Realmente, el espacio público en los ciudades históricos se planteo formalmente desde prin·
cipios de contigüidad , mientras que elliempo se rige por los ciclos biológicos, con el crec i·
miento de los ciudades se comienzo o delimitar una compresión del tiempo que se regula
mediante paró metros externas 01 usuario y posteriormente se inicio el dominio del espacio
mediante la introducción del automóvil que produce lo gran crisis del espacio urbano. lo
último fase completado es lo aparición del nuevo espacio urbano ... el espacio digital ... el
ciberespacio público ... probablemente debamos comenzar o concebir el nuevo tipo de fe-
nómeno urbano que articulo el espacio real con el virtual. El proceso de urbanización del
espacio estó siendo continuado por un proceso de urbanización del/iempo.

Serio interesante, como último reflexión compartido, intentar evaluar el rol de los NT1C s 01
absorber muchos de Jos relaciones sociales que justificaban lo necesidad del espacio públi·
ca. Hoy puede no ser ton necesario como transmisor de información y como comunicador
social y culturaL ..

23\
Construir la ciudad genérica
Francisco Jarauto

El debate sobre lo arquitectura contemparóneo ha dejado de ser hoy un debate autorrefe-


rencial. Si en los últimos décadas lo discusión había quedado limitado 01 circulo de tizo de
lo discusión posmoderna - atento principalmente o determinados experimentos formoles y
estéticos - , o partir de los '90 los problemas son otros y lo arquitectura hoce suyos uno serie
de nuevos contextos políticos, sociales y culturales, próximos a los grandes cambios que
definen y caracterizan nuestro época. Estos cambios son pensados desde uno dimensión
globalizada que, por uno porte, ha permitido superar ciertos esquemas interpretativos y crío
ticos, y, por otro, ha forzado a lo arquitectura a plantearse nuevos problemas, mós próximos
o los condiciones derivados de los cambios culturales del habitar humano.

El mapa que resulto de este cambio de posición es sorprendente. lo arquitectura ha posado


o ser en estos momentos uno de los laboratorios de análisis y discusión más activos con re-
lación al debate contemporáneo sobre los grandes cambios civilizatorios que lo humanidad
estó en proceso de realizar. Esto relación con lo época atraviesa hoy en día dos frentes
complementarios de cuestiones que en su articulación posibilitan un nuevo discurso y unos
nuevos propuestos.

El primero de ellos tiene que ver con lo emergencia de nuevos problemas, derivados prin-
cipalmente del crecimiento de lo población mundial y de su distribución urbana . Hemos
asistido a lo largo del siglo XX a un cambio cualitativo de incalculables consecuencias . De
los 1.300 millones de habitantes de comienzos de siglo, se ha pasado o 5.500 a finales
del XX . De esta población, en 1900 sólo el 10% vivía en ciudades; en el 2000, lo pobla.
ción urbana superaba el 50%, indicando esto tendencia un proceso irreversible que no es
necesario comentar aquí, pero que anuncia una transformación radical del mapa urbano
heredado del siglo XX. Sin entrar en más análisis, el factor demográfico ha sido uno de
los agentes más importantes de la transformación del mundo contemporáneo. Uno lectura
detenido de tos análisis de Paul Kennedy o del Global Urban Observatory nos permitiría
situar este problema como lo matriz más dinómica respeclo o otros numerosos problemas
que recorren por igual aspectos que tienen que ver con los flujos migratorios, lo aparición
de las nuevas grandes concentraciones urbanos, lo depauperización de los sistemas de
vida, lo crisis de los identidades culturales . Bastaría recordar cómo de los 33 megópolis
anunciados poro el 2015, 27 estorón situados en los pa íses menos desarrollado s y, de
los cuales , 19 estarón en Asia .

Este mapa humano, frente 01 que es difícil ser neutral , ha planteado nuevos y acuciantes
interrogantes que lo arquitectura contemporáneo ha hecho suyos. En primer lugar, lo ciudad

232
MESA 4, El ESPACIO PUBLICO y El TIEMPO PUBLICO

ha pasado a ser uno de los problemas centrales de la discusión, convirtiéndolo en el espa-


cia que mejor articula todas las variantes culturales, sociales, antropológicas con los que la
arquitectura dialoga . En él convergen procesos complementarios que deciden la urgencia
de un repensamienta.

Por una porte, en un proceso de desterritorialización progresivo de lo político, lo ciudad


paso a ser el luga r mós real políticamente hablando. La abstracción creciente que afecta
o los sistemas de representación política, inscritos en la tendencia a una cada día mós
fuerte globalización, la defensa de la local como espacia y morca de identificación bósica
adquiere una dimensión nueva que puede concretarse en todas aquellas dimensiones que
definen social y culturalmente el proyecto de una sociedad determinada. Este espacio coin-
cide con el territorio de lo local, llámese ciudad, región, etc . Pero de todas estas variantes,
es la ciudad la que define mejor la particularidad específica de las formas de habitar. Nace
así una complejidad nueva que, en la tensión global/local, se decanto hacia lo defensa de
aquellos sistemas de representación capaces de actuar como referentes funcionales de lo
social, cultural y político. En la ciudad se proyecta, se construye el espocio social, se inter-
cambian aquellos sistemas simbólicos que desde lo apropiación individual hace posible una
identidad cultural básico transitorio.

Pero, al mismo tiempo, la ciudad se ha convertido en el espacio por excelencia de re-


presentación y expresión de los nuevos tensiones sociales, culturales, políticos del mundo
contemporáneo. Paradójicamente, a la variante primera que lo convertia en el espacio más
real políticamente hablando, le acompaño el efecto derivado de uno nuevo complejidad
que problematiza el aparente efecto identitario que se le había atribuido. La ciudad es cado
vez más el escenario de derivos y flujos, de encuentros y fugas producidos en el territorio
que articula los sujetos que la recorren , sus formas de vida, sus necesidades y ansiedades.
Las marcos, los señales de diferenciación e identidad o reconocimiento constituyen una eco-
nomía de lo simbólico que Richard Sennet o Poul Virilio han identificado en su dimensión
funcional. Son ellas las que articulan el difícil equilibrio --<oda vez más frógil- de los nuevos
complejidades sociales.

Surge así un nuevo territorio urbano que Rem Koolhaas ha definido como la ciudad genéri-
co. Escenario de la nuevo complejidad, se constituye en la forma urbana que transformo los
esquemas de lo ciudad histórica , su memoria y fuerzo simbólico , poro desplazarse hacia
el lugar neutro de coexistencia de grupos sociales, culturas, géneros, lenguas, religiones ...
diferentes. lo ciudad genérico pasa a ser el nuevo laboratorio de relaciones, mirados, to-
lerancias, reconocimientos que confrontan directamente el modelo heredado de la antiguo
ciudad, dominado por lo memoria de un tiempo sobre el que se construía la historia de uno
identidad. El nuevo cuerpo sociol- como escribiera Foucault - se presento desde las morcas
de diferencias múltiples, reunidas apenas en el provisional y frógil modelo de los nuevos
relaciones sociales. No se trato de una identidad construido desde el segmento dominante

233
Construir lo ciudod genérico
Froncisco Joroulo

de los tiempos comunes, sino desde la interferencia de tiempos y voces, memorias y narra-
ciones diferentes .

Pero, 01 mismo tiempo, lo ciudad genérica, que se construye de acuerdo a la lógico de la


expansión y acumulación , representa otro modelo de concebir y mostrar la ciudad. Al de-
bilitamiento de uno identidad dominante, le sigue la producción de una estructuro urbana
radial y periférica, que Pierre Bourdieu ha anol izQdo detenidamente entendiéndolo como
el lugar de representación negado de lo social. Lo ciudad genérica produce un nuevo ser
social, construido desde la materia híbrida de los diferencias, de las ausencias forzadas por
lo distancia del lugar de origen, de su voz suspendida, de la mirada extraviada. Este nuevo
ser social irrumpe en lo ciudad genérico descentrando su sistema simbólico de poder, aquel
que nombra y legitimo los nombres y ritos de la historia hegemónica.

Habitar lo ciudad genérico conlleva situarse en el espacia abierta de las estructuras difusas
que los flujos humanos, que recorren la ciudad, generan . Este nuevo territorio constituye hoy
un desafío creciente 01 traba jo de proyección y urbanización que la arquitectura tiene que
resolver. l as referentes desde las que pensar los respuestas estón ahora condicionados tanto
por las comple jidades nuevas como por las posibilidades de respuesta definidas a portir de
las nuevas tecnologías . Es este nuevo lugar, en el que de alguno formo convergen los proble-
mas y las disponibilidades técnicas, el que hace que el trabajo de lo arquitectura se enfrente
hoya nuevos respuestas. Posiblemente lo que ha quedado otrós es uno tradición difícil de
restaurar y que hollaba en los principios del humanismo los referencias progromóticos poro
pensar el proyecto. Hoy todo ha cambiado y proyectar tiene que ver con lo necesidad de
interpretación y decisión político sobre el territorio emergente del mundo.

Pero entre las ideas y los hechos se abre, de nuevo, lo grieta de los usos y olvidos. Cuantos
veces regresamos o una nueva lectura de los ideales de lo arquitectura del siglo XX, hasta
lo crisis del movimiento moderno, llegamos a pensar que su dificultad, por no decir fracaso,
fue no haber logrado ser una eficaz herramienta poro lo construcción de formas políticas
democróticos o teorías de la igualdad social, tal coma Georges Batoille señalara yo en algu-
nos de sus escritos del Collége de Soc;olog;e. la ciudad , el proyecto, fueron siempre pensa-
dos desde la necesidad, no de la forma o el canon, sino desde la propia noción de libertad.
Es ocertodísima la opinión de Jeffrey Kipnis al insistir en la pertinencia de considerar el volar
social y cultural de la libertad como una de las metas de lo arquitectura, una meta siempre
comprometida en el conflicto entre lo individual y lo colectivo; una abstracción que se dis-
cute sin posibilidad de resolución por teorías políticas y filosóficos, pero que se halla en la
base de toda formo de civilización. No en vano, habría que volver a pensar la democracia
como una formo politico y su construcción como el trobojo central de un sujeto que su me la
complejo determinación de los formas de vida entendidos en su sentido mós amplio.

Desde esto perspectivo, lo arquitectura incide de manero directo en el territorio cultural-

,3<
MESA 4. EL ESPACIO PUBUCO y El TIEMPO PÚBLICO

mente determinado, pensando, decidiendo el posible sistema de formas que definen el


proyecto. Pero éste debe pensar inevitablemente lo tensión de aquel territorio poro hacer
posibles libertades provisionales en situaciones concretos, libertades como los experiencias,
como los sensaciones o como aquellos efectos que acompañan lo experiencia . Esto frontero
que recorre los extremos de lo liberlad como principio social, fue el territorio preferido de
quienes coincidi eron en lo Infemational Sifuacionista o finales de los años' 50. Su lucho por
lo conqu isto de lo libertad en el morco privilegiado de lo ciudad, pensado como el lugar
nolural de los confl ictos socio-polílicos y de los nuevos cambios sociales. Desde lo dérive de
Guy Debord (entendido como uno técnico de Iránsito fugaz o través de situaciones cambian-
tes) al proyecto New Bobylon de Constant, crecieron uno amplio serie de ideos y proyectos
cuyo intención principal no ero otro que lo de construir espacios abiertos poro sujetos nó-
madas, cuyo formo de vida siempre Iransiloria iba definiéndose de acuerdo o lo lógico de
los acontecimientos, tal como sugeriría más tarde lo Walking City, proyecto realizado por
Archigram en 1963 .

Al igual que los componentes del movimiento Arqui/ectura radical, que entre 1965 y 1975
cuestionan el modelo de sociedad industrial y sus proyectos urbanos, tal como venían de-
sarrollándose en los años '60 en Europa. Andrea Branzi dabo de ello uno primero inter-
pretación: .. lo arquitectura radical se sitúo en el interior de un movimiento más amplio de
liberación del hombre de los tendencias de lo culturo contemporáneo, liberación individual
entendido como rechazo de todos los parámetros formoles y morales que, actuando como
estructuras inhibilorios, d ificultan la realización pleno del individuo. En este sentido, el tér-
mino " arquitectura radical" indico más que un movimiento unitario, un lugar cultural... En
efecto, esle lugar cul/urol remitía 01 amplio debate de ideas que recorre de formo plural los
diferentes disciplinas que orientaban lo construcción de uno civilización industrial, base
de lo actual. Frente o ello se afirmaban dos dispositivos complementarios: uno, dominado
por lo crítico de las formas y legitimaciones que acompañaban o lo instrumentalización del
movimiento moderno, prisionero de aplicaciones y utilidades; otro, la búsqueda de nuevos
procedimientos poro construir nuevas territorios sobre los que reinventor el orden de lo coti-
diano. Tonto en un aspecto como en otro coinciden unos y otros al hacer suya la crítico de
uno ideologia de lo formo, de un positivismo de lo función y de lo mecanización , causas
principales de un proceso creciente de abstracción y homologación que dejaba la puerto
abierto 01 abandono de los condiciones humanos del proyecto. Este confl icto entre privado
y público, entre individuo y sociedad , que yo había sido planteado por los situocionistas,
volvía ahora con nuevos argumentos y proyectos, enmorcodo en un contexto cultural y po-
lítica nuevo .

Se trataba de uno crítico que yo o portir de los años ' 50 recorría par igua l los planteamien-
tos del arte y lo arquitectura , situados entonces en una distancio crítico que interpelará por
igual los principios del movimiento moderno y de los vanguardias históricos, los nuevos
humanismos a los ilusiones del socialismo utópico.

235
Construir lo ciudod generico
Froncisco Jorouto

Ero necesario ir más olió de los confrontaciones estériles y abrir la culturo de! proyecto a
otros territorios, tal como los situocionistas habían interpretado. Lo que estaba en juego ero
lo defensa de un nuevo uso social de lo culturo frente 01 proyecto globol de uno nuevo inter-
pretación de lo moderno. En 1968 Archigram definía así las ideos centrales de su trabajo:
«Poro los arquitectos, lo cuestión es saber si lo arquitectura participo en lo emancipación del
hombre o si se opone a ello 01 fingir un tipo de vida establecido de acuerdo o los tendencias
actuales» . En realidad, se trotaba de planes y proy~ctos nuevos, de gestos liberadores frente
o una situación definido a partir de los principios del movimiento moderno.

Frente a una realidad construida desde presupuestos que el movimiento moderno terminaba
por legitimar, se abría un nuevo espacio utópico en el que ero pensable otra historio, otra
ciudad, otra forma de habitar. Lo tensión utópico que había atravesado los vanguardias
volvía ahora en el morco crítico y radical de quienes pensaban que la arquitectura se hoce
con ideos y que es el pensamiento el que define los formas del espacio y lo experiencia.
Posiblemente lo que ellos proyectaban eran sólo sueños que, en último instancia, son la
narración de un deseo que insiste y lucho contra lo fatalidad ; pero eran los sueños que
animaron lo idea de uno sociedad utópica mós olió de las condiciones que la época había
hecho suyos .

Uno mirado hacia los experimentos de los años '60, o los que nos hemos referido aquí,
cobra mayor actualidad si se piensa, como ya dijimos antes, que lo arquitectura contempo-
ráneo es uno de los espacios en los que de forma más directa inciden los interrogantes acer-
co de la nuevo civilización. Se trato, de nuevo, de definir los nuevos espacios, las nuevas
ciudades, las nuevas formas de habitar, sabiendo que en esto decisión se juego uno porte
del destino humano, esa pequeño y gran historia que los radicales de los años '60 eligieron
como experimenta y proyecta propio.

Quizá sea debido a esta ansiedad e insatisfacción o 01 efecto de una conciencio crítica que
se amparo en el deseo de repensar la tensión y competencias que un cierto pensamiento
moderno ha atribuido o la arquitectura , que una y otra vez vuelve a ser citada la breve y
tajante constatación de Mies van der Rohe, escrita para el programo de lo Exposición de
Construcción, celebrado en Berlín en 1930 y publicado un año después en el número 7 de
Die Form: «Lo viviendo de nuestro tiempo todavía no existe. Sin embargo, lo transforma-
ción del modo de vida exige su realización ». Al final, de una de las décadas mós tensos y
dramótica s del siglo, el joven Mies establece una relación de observación sobre los hechos
- "la vivi enda de nuestro tiempo no existe" - , para , contra los hechos, afirmar éticamente
la exige ncia de su realización. Será "la transformocián del modo de vida " quien , en último
instancia , precipite y afirme su existencia. Una transformación inexorable que viene deci-
dido desde la s condiciones de uno historio sometida, comentará Walter Benjamín, o "Ios
extraños vie ntos de lo nuevo".

236
MESA 4. El ESPACIO PUBLICO Y El TIEMPO PUBLICO

Apenas unos años más tare, le Corbusier volvía o interrogar los condiciones del hombre
moderno, su formo de habitar: «los hombres estón mol alojados. Y está en marcho un
error irreparable. lo cosa del hombre que no es cárcel ni espejismo, lo coso edificada y la
caso espiritual, ¿dánde se encuentra, dónde puede verse? En ningún lodo o casi en ningún
°
lado. Es preciso, por tanto, romper el juego con toda urgencia y ponerse construir paro
el hombre». lo arquitectura no tiene otra rozón de ser que lo de construir poro el hombre,
una dialéctica complejo que recorre en zig·zag lo historio de las ideos y los mapas del
mundo . Uno historia que se reescribe continuamente para emerger de acuerdo o lógicos no
establecidos y que ninguno respuesta consigue inicialmente reconducir. lo importante es lo
disposición que reúne el pensar, el construir, el habitar. Construir, habitar, pensar (Bouen
Wohnen DenkenJ ero el título de lo conferencio pronunciada por Martín Heidegger el 5 de
agosto de 1951 en el marco de las Darmstodter Gesproche. lo intención heideggeriano no
era otro que lo de abrir uno reFlexión sobre el proyecto de uno reconstrucción que, después
de la catástrofe de la guerra, hiciera posible "habitar el mundo". Él, siempre cercano o Pla-
tón, había hecho suya lo afirmación de lo Corto VII, que definía como tarea de toda filosofía
la de "salvar lo polis". Dejando a los diferentes momentos de lo historia definir y concretar
qué se entiende por "salvar" y qué por "polis", lo importante aquí es volver a pensar la
relación interno que rige lo ideo del habitar y su construcción. Toda cultura del proyecto
recorre lo tensión de un afuera que lo historio transformo y el lugar de un pensamiento que
imagina y construye lo polis. Quedo abierta lo poSibilidad de qué tipo de construcción y si
ésto terminará decidiéndose en uno Blurr;ng Architecfure que recorre los límites dominados
por los sombras, como sugiere Toyo Ito. Un lugar, como el de nuestro época, que hace nece-
sarios y urgentes una reflexión y lo correspondiente decisión sobre los nuevos condiciones
civilizo torios .

237
José María Llop

Debate de UNESCO, en el Marco del 11 Foro Urbano Mundial: Rol de los profesionales de lo
ciudad en el desarrollo socialmente sostenible de ciudades históricas de escala intermedia.
Los anólisis del proceso de urbanización del mundo tienden a elevar lo escala de las referen-
cias y por ello también de las conclusiones. En especial al analizar el tipo de las ciudades
en las que los procesos se producen . Veamos por ejemplo un grupo de las hipótesis mós
actuales.

En el que respecta al espacio urbano son conocidas las tesis que definen que los espacios
de la sociedad moderna están mós allá de los espacios históricos de las ciudades. Se defi-
nen los conceptos de región urbana para esta dimensión mayor de lo urbano. Que puede
combinarse o complementarse con una descripción de los efectos de la globalización sobre
los pautas cotidianos y sobre los modelos de la vida social e ind ividual que nos permite
reflexionar en la formo de meto polis. Tesis que simplificada mente envian a los trabajos
de Fran<;ois Archer sobre el tema. La ciudad va más allá en los espacios que los que se
correspondían con la ciudad tradicional, de un cierto espacio cerrado sobre si mismo, o
incluso se puede hablar de la ciudad histórica. El uso individual de la misma, con ritmos
mós acelerados del espacio común y/o público nos envía a esta nueva dimensión. Cuando
se puede afirmar que vamos hacia uno "individuali dad solitario, o lo pasajero, provisional
y efímero", siempre pensando en la fuerza de los espacios de la movilidad, del transito, del
transporte, del comercio y del placer. Nos hoce pensar en una fuerte transformación de los
lugares urbanos ' . Se habla incluso del concepto de los "no-Iugares" de lo "sobre-moderno"
por parte de More Augé.

Si esta tesis se ofrece como explicación de una cierta modificación de lo formo física del
espacio urbano, incluye también uno cierto interpretación de los ritmos de lo nuevo ciu-
dad. Hay quién va mós allá y la puede complementar con lo modificación de los ritmos de
vida, los tiempos de lo sociedad urbano. Por los nuevos espacios y tiempos que 10 nuevo
ciudad genero. Influyendo en las formas de relación social y los propios espacios y tiempos
urbanos. Hoy que reconocer que estos análisis tienen la dimensión de presentar los nuevos
espacios y tiempos a pensar en las políticos urbanos.

Pero también es cierto que se don los procesos de "gentrificoción" que tan bien describe el
artículo base de los Profesores Neil Smith y Cesare Ottolini, poro lo reunión de UNESCO
en el marco de! 11 Forum Urbano Mundial. Que modifican los temas del trabajo, y por [o
tanto los roles de los profesionales de la ciudad, en particular también de los Arquitectos.
Ahora bien, no hoy que dejar de pensar en que los actuales procesos urbanos, modificados

238
MESA 4. El ESPACIO PÚBLICO Y El TIEMPO PÚBLICO

por lo presencio de lo inmigración en muchos lugares del mundo, en especial de Europa,


transforman los culturas y lo composición social de los usuarios de ese bien ton preciado
que es el espacio público. Así Josep Ramaneda 2, dice que eso modificación del campo de
lo urbano, en los dimensiones espacio y tiempo, son lo oportunidad de desarrollar lo "virtud
ciudadano por excelencia" que es la base de lo convivencia, el criterio del respeto. No poro
volver o reivindicar el "reducto" de los espacios históricos sino poro reinterpretar lo urbano
desde el mismo. Asi pues, tenemos muchos oportunidades de enfocar de nuevo el rol de los
profesionales, con esta base de partido filosófico o ético.

Pero ademós queremos añadir el temo de 10 escalo de los ciudades históricos . No todos los
ciudades del mundo tienen los procesos de transformación del espacio y sus tiempos, fruto
de lo aceleración de los grandes ciudades metropolitanos o de mayor rango. lo mayoría de
lo población urbana vive en ciudades de tamaño menor y de funcionalidad, que vamos o
llamar, de intermediación entre lo globalizoción , o escalo del planeta o de ciertos regiones
del mismo, y los territorios urbanos o rurales de los mismos. Esos ciudades históricos , sím-
bolos y centros de esos redes de tipo territorial, ligados y formados en base o paisajes cul-
turales concretos, tienen uno escalo urbana determinado. En su mayoría lo podemos llamar
escalo intermedio. En esos ciudades ademós contienen lo mayoría de lo población urbano
del mundo. En su interior, pero también en sus entornos o los que prestan sus servicios y
de los que también se nutren. Esos ciudades, de eso especial escalo, pueden aportar otros
paró metros poro definir un nuevo rol de los profesionales mós adecuado poro un desarrollo
socialmente sostenible. Porque los condiciones concretos de esos lugares, de esos paisa jes
culturales, de esos monumentos o conjuntos históricos, de sus tiempos y de sus espacios,
permiten ajustar mós los propuestos profesionales. Por ello vamos a citar los resultados de
los estudios realizados y de los opiniones expresadas por los colaboradores y compañeros
del programo internacional CIMES3, que obren nuevos cominos de trabajo.

En el futuro inmediato, poro un desarrollo socialmente mós sostenible de lo urban izac ión
de los ciudades históricos, creemos que debe reflexionarse y trabajarse sobre materias mós
concretas, con uno nuevos miradas o ese tipo de ciudades", que podríamos concretar en los
siguientes líneas generales:

• los aspectos derivados del paisaje cultural y de los acc iones locales o favor de un
desarrollo sostenible en ciudades intermedios. ¿Cómo compotibilizor desarrollo y
criterios de sostenibilidad? ¿Cómo integrar el paisaje en lo planiFicación y ordena-
ción?
• los condiciones de viviendo y el hábitat urbano, tanto en su visión tipológ ica como
en los aspectos del enlorno y calidad de vida de los ci udadanos , en sus entornos
sociales, los barrios y los conjuntos urbanos. Lo viviendo es un tema bósico.
• Los diversos Fórmulas de porticipación , gobernabilidad y de gestión urbano . Debe-
ría avanzarse en propuestas concretas o partir del análisis de diversos experien-

239
Jose Morio LIop

cias. Compartiendo los buenos y múltiples experiencias de varios ciudades en redes


u attas formas de colaboración entre los mismos.
• los instrumentos de planificación, proyectación y en especial de gestión de la uro
banización, como base del desarrollo urbano. Podría reflexionarse, así como como
parar diversos experiencias, sobre los nuevos instrumentos y fórmulas, sobre los yo
existentes o los que resulten fruto de lo comparación entre municipios. Por ejemplo,
los trabajos de lo Red 7 del programo UR~·Al de la Unión Europeo.
• Eltrobajo sobre los espacios libres y comunitarios. En especial los espacios públicas
y las lugares del mercada y del comercio son espacios comunes de todos, lugares
de ciudadanía y de igualdad social de oportunidades ¿Cómo desde el troto miento
de éstos zonas puede incidirse en lo cohesión social?

El anólisis de diversos experiencias, lo colaboración y el debate parecen ser los métodos


más apropiados poro avanzar en los temáticos propuestas. Hacia formulas y ejemplos o
buenos prácticas. Teniendo presente que los problemas urbanos en su dimensión física,
social y económico tienen uno cloro vertiente pluridisciplinar y plurifocol. No es, ton
solo, cuestión de compartir conocimientos profesionales poro entender mejor los diversos
aspectos de los mismos y los soluciones posibles (diversos discipl inas). El diagnostico
(el anólisis del problema concreta en un -y o poder ser desde ese· lugar concreto), el
proyecto y/o plan como instrumento de intervención (poro lo resolución de ese problema
concreto), y los conocimientos y prioridades de esos dos aspectos no solo radican en lo
dimensión físico y cuantitativa de lo ciudad. Estón también en la dimensión sociocultural
que entiende o lo población y o los profesionales de lo ciudad como capital social. Y en su
aplicación o propuestas mós sólidas del planeamiento, como se detallo en los opiniones
de Annik Osmonfl.

Por ello en los ciudades intermedios, por sus propios dimensiones físicos y sociales, se
oñode 01 trabajo de los profesionales un nuevo reto, pera par su escala intermedio, más
abordable o afrontar: lo proximidad o los agentes y o los problemas. Proximidad que de-
bería de leerse como un valor añadido, un volar que debería integrase o los propuestos y
gestión de los problemas urbanos. Con lo capacidad paro escuchar las descripciones de
los agentes sociales, incluso de los personas individuales, del problema y o su vez de lo
solución pensado por ellos o por ello. Veamos las propuestas de ejemplos positivos en este
campo de Yves Cabannes6 • Eso dimensión de diversos focos o puntos de visto se sumo o los
diversos disciplinas. No solo hoy pluridisciplinariedad hoy pluri.localidad.

Eso doble dimensión convierte o las ciudades intermedios en laboratorios adecuados poro
formular nuevos propuestos de gestión y de gabernobilidad , basados en lo participación
ciudadano y colaboración profesional. A eso doble dimensión físico y social los ClMES
aportan ademós, con sus funciones de intermediación , lo oportunidad de relacionar los
problemas globoles con lo local. Desde esto faceto deberíamos leer los ClMES como un es-

240
MESA 4. EL ESPACIO PÚBLICO y El TIEMPO PUBUCO

cenario técnico poro solucionar siempre o escalo local los problemas derivados de procesos
mós globales.

Dimensión, proximidad y función terri torial de las ciudades intermedios serían pues los
varia bles o contemplar en el desarrollo del trabajo de los profesionales cuyas pautas de
onólisis e intervención habrían de integrar los siguientes:
• El estudio de los problemas concretos o esa escala local concreto. La importancia
de los Diagnósticos.
• los planes, en diversos formas, coma instrumentos de desarrollo. la importancia de
la Pla nificación.
• los informes técnicos y los propuestas de soluciones locales siempre enfocados ha·
cia lo Intervención .
• El proyecto como instrumento propio de la actuación profesionol. lo importancia de
lo Proyectoción.
• lo divulgación y lo pedagogía de los soluciones posibles, diversos y complejos,
como Educación .
• El asociacionismo profesional y civico de los residentes como capital social de Co-
operación.
• El interés por lo estético y por lo belleza de los propuestos y de los proyectos . lo
Creativida d.
• El interés por los temas globales y su análisis y su solución o escala local. Respon-
sabilidad.

Como corolario, y extendiendo su conten ido o todos los profesionales de lo ciudad , no solo
o los Arquitectos, profesión o lo que pe rtenece, sirvo esta cito de la Corto de Beijing, coor-
dinado por el profesor WU liongyong , aprobado por lo Asamblea General del XX Congreso
de lo UIA el mes de Junio del 1999: uTol vez no hoyo un camino común; sin embargo, existe
un porvenir común: el porvenir paro todos los seres humanos es vivir en un entorno benéfico.
Por ello, un a rquitecto debe dedicar su vida o la búsqueda del humanismo, de la calidad ,
de lo competencia y de la creatividad. Estó bajo su responsabilidad edifica r en este planeta
un entorno mejor, con recursos limitados u.
José Modo Uop

Notos:
(1' Conferencio del Sociólogo-Urbanista FranIYois Archer, en el marco de lo Inauguración de
lo Exposición Hla explosión de lo ciudad H en el COAC de Barcelona, dentro de los Actos
del Forum Barcelona 2004.
(2) Conferencio del Filosofo Josep Romoneda, Director del CCCB de Barcelona, en el morco
de los actos de Inauguración de lo Exposición "lo explosión de lo ciudad" en el COAC de
Barcelona, dentro de los Actos del Forum Barcelona 2004.
(3) BEllET, c.; llOP, J.MI!. Ciudades intermedios'. Perfiles y pautas. Segundo fose del pro-
gramo Ciudades intermedios y urbanización mundial. Ueida : ED. Milenio, 2003. Editado
en Castellano, Francés e Inglés < www.paeria.es/cimes >
(4) BEllET, C. y llOP J. M. Mirados o otros espacias urbanos: los ciudades intermedios.
Geo Crítica / Scripta Novo. Revista electrónico de geografía y ciencias sociales. Barcelo-
na : Universidad de Barcelona, 15 de moyo de 2004, Vol. VIII, núm. 165. < hltp:// www.
ub.es/ geocrit/ sn/ sn- 165. hlm >
(5) OSMONT, Annik "Pour une plonificotion urboine dé macro tique" ; dons "Quels plans pour
la ville¿ Gouvernance, gestion el palilique urbaines" Table Ronde de I'UNESCO au 11 Forum
Social Mundial , 2001 . Documenl de discussion NI! 69 MOST-UNESCO, Paris 2004.
(6) CABANNES, Yves Réponses des villes latina-oméricaines aux défis posés por lo plani-
11

ficolion urbaine porticipalive « ; dons "Quels plons pour la ville? Gauvernance, gestion el
palitique urbaines " Table Ronde de "UNESCO ou 11 Forum Social Mundial, 2001. Document
de discussion NI! 69 MOST-UNESCO, Paris 2004.

242
Zoido Muxí

En los centros históricos convergen deseos y significados de uno amplio goma de ciudada-
nos, quienes lo habitan de manero permanente, pero también poro quienes es el espacio
de referencia colectivo casi mítico 01 que se acude en ocasiones especiales; también paro
quien trabajo y quien poseo. El espacio público del corazón de lo ciudad es un espacio car·
godo de significado histórico y paradójicamente muchos veces vaciado de nuevos volares
y significados contemparóneos.

los improntas de diferentes generaciones sobre sus trozos nos deberían obligar o ser tam-
bién coherentes con nuestro época, es decir, actuar desde el hoy, no congelar espacios, ni
usos ni significados yo que si fuero así su paralización y muerte estón asegurados.

Es por lo tonto imprescindible lo compaginación del significado histórico y lo construcción


de un espacio actual y contemparóneo capaz de ser significador poro nuevos generaciones,
poro nuevos ciudadanos.

lo complejidad de los requerimientos que recae sobre el corazón de los ciudades hoce que
sus espacios públicos sean los de mayor solicitación, desgaste y pretensión. Conservar su
latido, su vitalidad es toreo fundamental.

Poro poder adecuar un tejido que corresponde, como en el coso de lo ciudad de Córdoba ,
o uno ciudad preindustriol, premotora, se han de modernizar y actualizar los sistemas de
actuación, implementando todos los capacidades creativos con los últimos tecnologías poro
uno convivencia entre pasado y presente fructífero y vívido. lo modernización de lo ciudad
ha de posar no sólo por modernización tecnológico sino por uno revisión de los paró metros
segregadores, tecnacróticos, clasistas y machistas con los que se ha diseñado y planificado
lo ciudad históricamente .

Si queremos una ciudad y por lo tonto un espacio público atractivo, no momiFicado, y signi.
ficonte, hemos de hacer participar o lo ciudadanía o través de lo expresión de sus deseos ,
hemos de reflejar lo diversidad de sentidos conjugados en lo ciudad .

lo continuidad del espacio público en lo ciudad histórico dependeró de lo concreción de


uno ciudad integrada, mós justa, accesible, sostenible, no discriminadora ni por género, ni
por edad, ni por niveles económicos, ni por diferencias culturales o de origen .

Por ello la mixtura de usos, gentes, espacios, y actividades es fundamental poro su perma-

243
la¡da MUllj

nencia . la realización de políticas urbanas integradas son un primer punto de partido poro
lo construcción de lo dudad del presente y del futuro.

Transporte, vivienda , cultura , educación , trabo jo, comercio ... todo lo vida cotidiano se
ha de expresar en los centros según las claves de : la integroción de estos sectores con el
espacio público; del entretejido de los tromos, recorridos y espacios que garanticen la con·
tinuidad, y la apertura, y la presencia de espacios intermedios.

244
Manuel Ocaña

Puntos de partida
El Foro que nos ocupo correría el riesgo de quedarse estéril si se acabo configurando como
uno simple muestra de posibles soluciones o problemas no analizados en profundidad . Va-
mos o plantear un debate crítico en vez de un debate propositivo.

HDesde luego esa es lo solución pero, recuérdeme, ¿cual es problema?" Woody Alfen.
Es más interesante un debate que no plantee soluciones poro ocultar problemas y que ex-
pongo antes los manifiestos problemas que pragmáticas soluciones.
¿Cómo será el espacio público del futuro? Desde luego no igual que el del posado.
Se deberían de incorporar nuevos datos y parámetros y nuevos actitudes a lo hora de abor-
dar propuestos innovadoras paro el análisis y definición del problema.

Nos posicionamos como el crítico Hombre-Problema en lucho contra el Señor-Solución. Y


nos especificamos en debatir sobre el problema que consideramos fundamental :

El problema fundamental es que quizós nos encontremos ante uno crisis latente de Inteligen-
cia Institucional. Uno crisis debida fundamentalmente a una disonancia demasiado grande
entre unos Instituciones que no han cambiado, una "élite" incapaz de reformarse, y los
aspiraciones de la gente, cuyas maneras de vivir y pensar si que han progresado.

Reivindicamos una profunda HKotarsis" Institucional mediante una especie de "nonálogo" 01


que hemos titulado:

NUEVE CONSIDERACIONES PARA DESBLOQUEAR lA INTELIGENCIA INSTITUCIONAL


No desperdiciar lo energia público
Uno interpretación profunda y anli-retórica de un concepto ton políticamente correcto, ton
actual y ton pervertido como es lo soslenibilidad , poso por uno equilibrado utilización del
valioso y abundante recurso humano que tenemos en nuestro país. En estos momentos se en-
cuentro manifiestamente infrautilizada tonto en cargos políticos como entre los profesionales
seleccionados paro trobaiar con lo público.

Lo que se denomino medioambiente no debería consistir solo en lo "no humano". El desper-


dicio del recurso humano, lo disipación de lo energía público es ton , o mas, grave que no
cumplir las premisas del Protocolo de Kyoto.

245
Monuel Ocoño

Aplicación de uno correcto higiene decisionol.


polis = ciudad; político = de ciudad

Señores de los Instituciones, "decisionorios'" públicos: tómense su tiempo. Su tiempo es tiem-


po público, energía público, y no tiempo privado ni tiempo partidista. Casi todos los tomos
de decisiones consisten en uno correcta canalización de esa energía público. Horas y años
de trabajos y proyectos se estón sometiendo o decisiones de segundos. Eso es inmoral.

Piense en su larga jornada, cuantas horas dedico o hacer lo vida mejor o lo gente y cuantas
o hacer mejor su personal vida público, de verdad, analicelo.

Domine su agenda. Lo importancia de los asuntos de, por ejemplo, espacio público son mós
imporlantes que los inauguraciones, los reuniones o las comidas de partido.

Uds. tienen el poder, el poder de decisión, una" inmenso responsabilidad, para alribuirse
éxitos y poro reconocer errores.

No se escuden en la estricto legalidad poro autoexculporse de manifiesto inmoralidad.

Nosotros, los profesionales solo podemos proponer, ustedes deciden, si, tienen el poder, y
lo responsabilidad de la decisión.

Salir de los trincheros institucionales

Se sobe, desde dentro y desde fuero de los Instituciones, que hay demasiados mediocres
atrincherados en los Instituciones empeñados en bloquear cualquier intento de salirse de sus
estrechas normas y en proteger su territorio o todo costa. Lo público se pervierte en negocio,
en uno manero de vivir particular en vez de uno manero de vivir público.

Parece que los Instituciones se han posicionado en una guerra de trincheros, en unas trinche-
ros que defienden un territorio que está prácticamente vacío. El que quiera acceder al lugar
de los oportunidades suele ser abatido, desde abajo.

Lo irresponsabilidad del estilismo

No sean estilistas, sean antropólogos, siempre humanos y optimistas antes que estilistas.

El dominante pragmatismo inculto ha promovido un estilismo que llevado o los espacios pú-
blicos y o los centros históricos no ha generado nodo mas que grandes karookes esléticos,
amparados en lo "popular" -que tiene que ver con pueblo- y que se suele confundir con lo
"públ icoH-q ue liene que ver con ciudad-o

246
MESA 4. El ESPACIO PUBLICO Y El TIEMPO PUBLICO

Traba jen con lo público, con 105 ciudadana5. la dicotomía pueblo-elite no debe exi5tir, tra·
bojar con lo popular implico una negación o lo democracia 01 estar proyectado desde el
punto de visto de la superioridad de lo clase di rigente.

El citado pragmatismo inculto y estili5ta conllevo siempre lo tendencia hacia la taxonomía


tipológico.

No hoy 5iempre que distinguir entre plazo, porque, jardín, calle etc. Eso, en este momento,
poso por ser demasiado 5implista y generolista. Es el momento de denunciar lo regresivo
de tanto taxonomía

público: Para todos los ciudadanos o poro lo gente en general, se opone o privado.

popular: odj. Del pueblo o relativo o él: referéndum popular. De los clases socioles mós
bo;as o relativo o ellos: le encantan las verbenas de los barrios populares de Madrid.

Evitar lo panfilia patrimonial


pan filio de pon: todo, y filio: omor a ........... .relacion con pánfilo

Existe una evidencia manifiesta e implacable: los centros históric05 deben seguir siendo
históricos. ¿No?. ...... Y no arqueológicos.

Citar otro vez el tema de la sostenibilidod nos llevo o lo conclusión de que lo euforia arqueo-
lógico es sostenible solo políticamente, no socioeconómicamente. lo protección orqueológi.
ca, o re5peto por lo memoria histórico, no implico necesariamente exhibición explícila de
restos del posado in 5itu, por mucho que el nuevo negocio montado por un nuevo ejército
integrista de buro-arqueólogos así nos lo impongo.

Ilustrísimos Señores: Patrimonio no es 5010 Jo viejo.

¿H ipotecar el futuro por comprender, un poqui to más, el posado lejano?

Estomas asistiendo o un ridículo momento donde eso "ponfilio" solo consigue desvalorizar
el tesoro: Un cofre lleno de joyos 01 que le estom05 tirando areno y pedruscos.

Es urgente liberarse de ese lastre que estó suponiendo uno de los principales fadores del
asesinato de 105 centros de los ciudades, que se estón transformando en grandes cemen·
terios. lo liberación de ese lastre 5upondrío un grado de libertad vital para inyector lo
demandado nuevo vida en el viejo corazón de los ciudades que codo vez lote con menor
intensidad.

247
MOrll.lel Ocoño

lo Comisión de Antigüedades, en una perversión del lenguaje, se convierte en lo Comisión


de Patrimonio, que, odemós, no creo patrimonio, solo lo conserva.

Es más importante, por ejemplo, el mundo vivo de lo tecnología y del ser humano que el
mundo muerto del onticuoriodo.

Creación de Nuevos Organismos

Es el momento de la creación de Nuevos Organismos Institucionales que asuman la difusión


de los límites disciplinares. Que cuenten con lo incorporación de otros disciplinas profesio-
nales 01 aporte de proyectos, yola toma de decisiones, relativas 01 espacio público en los
Centros históricos. Reivindicamos uno vital incorporación de profesionales con avanzado
formación humanística, como filósofos, arquitectos y sociólogos, etc. en esos nuevos yautó-
nomos organismos.

la creación de esas nuevas Asambleas se debe adoptar 01 pensamiento contemporáneo y


no 01 revés .
Citando o Bruno lalour, hay que intentar reconstruir unos "assamblees", políticos, donde los
"ensemblés", técnicos, puedan tener sentido.

Ingeniería básico S.l. en los ensanches y arquitectos orqueálogos en los centros históricos

Modificación de la Instrumentación y herramientas Institucionales

Es clave el establecimiento de un nuevo Protocolo Documental.

los figuras de Ploneamiento, los Normativos, bien de usos preferentes o de condiciones


estéticos, no están, ni mucho menos, a lo altura de su tiempo ni de los problemas.

los parámetros y criterios de aplicación no son de nivel universitario. Nuestra ley del Suelo
ha sido redactado por meta burócratas pragmáticos con, parece, aversión o cualquier romo
de lo antropología.

los ordenanzas, los Planes especiales, los decretos, los planes de protección de centros
históricos, aporte de lo excesivo dosis de estilismo-korooke, no contemplan, ni aceptan, por
ejemplo, que el tiempo público es curvo ·Koiros·, no lineal ·Kronos·, que el espacio público
es tridimensional, no un pavimento, que lo materia es una formo de energía, que lo virtual
es proyecto, que la calidad de vida es mós que simple confort, que es preferible definir el
carácter que concretar la función , o que seo necesaria lo introducción de nuevos y enrique--
cedores "parámetros'" cualitativos como reflexiones sobre el espacio-tiempo público.

24'
MESA 4. El ESPACIO PUBLICO Y EL TIEMPO PUBLICO

Las herramientas actuales estón cimentadas sobre una perverso y peligrosa standarización,
sobre un número muy limitado de porámelros cuantitativos, sobre lo convicción de que paro
ir de A a B el mejor comino es lo línea recia.

Parece evidente que las figuras de Planeo miento de un futuro casi inmediato serón casi como
programas de Software paro su aplicación en el "antiguamente" llamado espacio público,
en lo que seró e! Hardware público.

Colaboración en lo construcción de lo realidad


No hoy nodo tan estúpido como confundir lo real con lo posible. sun tzu,

No, lo paz no está hecha.

No hay nado tan patético como que gobernantes y dirigentes puedan declarar sin avergon-
zarse que son incapaces de llevar a cabo el más mínimo cambio a cousa de la rigidez, la
comparlimentación, la burocracia de las organizaciones que ellos mismos dirigen.

La actitud estética de la aceptación de lo existente no ha producido cambio. En lo culturo


de la domesticación, se sigue viviendo del mismo modo. lo realidad estó ajustado a unos
intereses que nos son ajenos y o los que somos dóciles. Expresiones ton recurridos como
"el mundo es así " son muy perversos. Ese tiempo verbal presente ton determinante anulo el
futuro inmediato. ¿No es mejar afirmar "el mundo fue así , hasta ahora" ?

Ayuden o construir lo realidad. Los realidades se construyen , no se destruyen .

249
Francisco José Rubio Gonzólez

"IDENTIDAD" Y "DURACIÓN " EN LOS ESPACIOS PÚBLICOS CENTRALES


Reflexionar sobre el espacio público, significo reflexi.onor sobre lo ciudad, y dentro de lo ciu-
dad, los centros históricos se constituyen en los lugares polisémicos, multifuncionoles y sim-
bólicos por excelencia. Como consecuencia de ello, lo esencia y lo identidad de uno ciudad
es lo formo , lo imagen y lo significación de sus espacios públicos centrales que tienen que
ser fócilmente e inmediatamente comprensibles poro que sean adecuadamente utilizados.
Esto significo que el factor mós importante poro que un espacio público seo comprensible y
tengo significación, se explicito en su formo y definición físico.

En nuestro culturo europeo, tonto el concepto de Utiempo", como lo ideo de "historio" que
se le superpone, se nos presentan materializados dentro de formas físicos . De hecha, los
ambientes urbanas poseen una estructura geológico donde cada fase histórico sedimenta
sus productos, fruto de sus técnicos, de sus formas de organización social, de sus sistemas
de consu ma y de su cultura .

la historia y el espíritu de lo ciudad mediterróneo y europeo han aportado fundamentalmen-


te o la tradición urbanístico uno manero de usar y disfrutar colectivamente el espacio urba-
no. En la ciudad mediterrónea tradicional una gran porte de los necesidades de relación
podrían satisfacerse en un corto espacio abarcable, en un recorrido a pie y ese espacio
acababa siendo el espacio propio, el espacio de referencia, umi territorio".

De este encuentro entre propiedades físicos y valares culturales ha surgido el espacio pú-
blico de los Ulugores" capaces de poner en marcho mecanismos de "identificación" y "per_
tenencia ". No obstante, o esta estabilidad de la "identidad" de los espacios con memoria
histórico hoy que añadirle otro formo de estabilidad como es su uduración" físico .

Esto se debe a que en nuestro culturo, lo necesidad de relacionarnos con cosos persistentes
y la necesidad de encontrar en los espacios y en los objetos unos testimonios de nuestra
vida, parece ser una necesidad profundo.

LAS NUEVAS TEMPORALlDADES y LA CRISIS DEL "CENTRO"


Sin embargo, contemporóneamente todo parece ir "mós deprisa". la sorprendente veloci-
dad de los flujos, redes y nuevos sistemas tecnológicos, introduce en los espacios públicos
"temporalidades" que nuestra culturo, hasta ahora, nunca había experimentado. El espacio
público se especializa y el contacto, lo regulación, el intercambio y lo comunicación entre
personas, actividades e instituciones diferentes que constituyen lo esencia de lo ciudad se va

250
MESA 4. El ESPACIO PÚBLICO Y El TIEMPO PÚBLICO

empobreciendo. Esta confusión que emana de la situación actual, queda reflejada en su


nuevo caracterización como espacios ambiguos, lugares de circulación mós que de encuen-
tro, de tiempos cortos de duración en sus usos, con arquitecturas efímeros de contenidos
imprecisos y formas inestables que desfiguran lo lectura del espacio urbano y donde lo vida
público se reduce 01 consumo como canalización del deseo. De este modo, lo "identidad"
y lo "duración" que dotaban a los "centros" de significación se ve completamente alterado
y tergiversado.

Inmersos en este nuevo contexto espocio--temporal, nuestro cuadro referencial respecto o lo


"temporalidad" de los espacios públicos centrales se ha vuelto complejo. Lo panorómica de
los nuevos centros urbanos parecen presentar una estructuro heterogéneo con uno tramo su-
perpuesto de " etapas históricos" y otro yuxtapuesto de "realidades sincrónicos" que integro
vertientes múltiples de significción.

LA INTERVENCiÓN CONTEMPORÁNEA EN El ESPACIO PÚBLICO


Poro intervenir en esto "realidad", en este vertiginoso cambio que se ha producido en los
centros de los ciudades contemporóneas se hoce necesario uno reformulación sistemático
de los herramientas de anólisis y de los mecanismos de actuación que posibiliten que esto
dialéctico destructivo "aceleración-degradación" puedo ser sustituida por uno nuevo dinó-
mica de "conservación-Iransformación".

En muchos ciudades europeos, este interés de los poderes públicos por introducir un lengua-
je contemporáneo en [os ámbitos históricos, se ha venido concretando en estrategias, pro--
yectos urbanos y propuestas formoles que pretenden lograr que el " presente" se incorpore
al "pasado" con un diseño adecuado y actual.

Existen innumerables vías paro crear esta "nuevo centralidad" y reconstruir su significación
urbana. Sin ánimo de ser exhaustivos, aquí se apuntan algunas estrategias que han resulta-
do eficaces para desarrollar la renovación de los espacios públicos centrales como son:

La prolongación del espesor de lo "histórico"


Mediante la idea de transformar y desarrollar lugares públicos permitiendo que su historia
y su realidad presente actúen de constricción positiva para la "yuxtaposición " e[ "solape" o
la "sincronía" de nuevas escenas urbanos. Se apuesta más por un trabajar " o continuación
de" que "en sustitución de". Es preciso " densidad" y "complejidad" paro impedir que lo
nueva intervención se realice o costa de perder "identidad" y de perder " espesor" de usos
y personas.

Conectar la "memoria" y la "identidad fisica " de un lugar con la proyección


de una nueva instrumentalización de usos y flujos urbanos

251
Francisca Jasé Rubia Gonzólez

Representan los proyectos que utilizan espados públicos en los que su volar cultural , identi-
torio e histórico se mantiene, se refuerza y se subrayo articulóndolas con elementos potentes
dinamizadores de actividades en uno nuevo expresividad cultural que los "activo" .

El riesgo de lo ausencia de un futuro posible por la crisis ambienta l


lo conciencio creciente sobre lo emergencia de los límites ambientales, así coma los condi-
cionantes y nuevas tecnolog ías que de éstos derivan , pueden también convertirse en origen
y oportunidad paro lo introducción de soluciones innovadoras en el diseño de los espacios
públicos.

A continuación se muestran tres ejemplos de aplicación práctico de fórmulas innovadoras de


intervención en los espacios públicos de la ciudad de Madrid, realizados desde lo Empresa
Municipal de la Vivienda:

Iniciativo Comunitaria "URBAN": Itinerario de cines y teatros en el Centro Histórico de Ma-


drid.
El objeto de la intervención ero promover uno "imagen de morco" de un recorrido de cines
y teatros mediante elementos de diseño urbano que refuerzan su personalidad y permiten su
reconocimiento rópida asocióndolo a una nuevo imagen de calidad urbano.

Recuperación del ámbito de los antiguos "Cuarteles de Dooiz y Ve/arde":


Consiste en lo reconversión de un órea industrial obsoleto (cuarteles) en modernos espacios
y equipamientos públicos mediante la incorporación de nuevos usos alternativos mós posi·
tivas poro la ciudad .

Proyecto "LiFe": Bou/evord- Ensanche de Vol/ecos


lo propuesto establece un fructífero diólogo entre los elementos proyectados y lo existente a
través de la creación de tres nuevos prototipos destinados o promover el acondicionamiento
bioc1imótico del espacio exterior y que con juntamente monumentalizan la periferia descali-
ficada de Vallecas.

252
Arquitectura y ciudad histórica.
José Seguí Pérez

La decisión de abordar los problemas del Patrimonio Histórico mediante los instrumentos
urbanísticos que aporta el planea miento, no es sólo una decisión de carócter legal a exclu-
sivamente administrativa. Lo intervención urbanístico dispone de los mejores capacidades y
respuestas paro afrontar muchos de los problemas que plantea el Patrimonio de los Cascos
Históricos de nuestras ciudades.

El valor de los Cascos Históricos poro lo culturo arquitectónico y urbonistico actual está en
su capacidad de adaptación o los cambios y 01 devenir de la ciudad, en su capacidad de
modernidad y de futuro que los mismos sean capaces de proyectar. El pensamiento profe-
sional encuentra su madurez al enfrentarse 01 Casco Histórico entendiendo sus relaciones y
semejanzas con la ciudad, y no sus aparentes antagonismos.

La intervención arquitectónica en nuestros edificios históricos se ha constituido en uno de


los mós importantes debates profesionales de la actual culturo arquitectónica de estos últi-
mos años. Sin embargo, lo enorme ambigüedad del propio concepto de lo nintervenc ión~,
impide encontrar una adecuado referencia que clasifique el significado de lo intervención
arquitectónico y de los objetivos de lo actuación sobre los valores que denominamos de lo
"viejo" y de lo "nuevo".

Efectivamente, las distintos actuaciones de restauración, conservación, rehabilitación, reuti-


lización ... que sobre un edificio histórico se realizan, parecen ser denominados con el
mismo concepto genérico de "intervención". Y sin embargo, podríamos detector que detrós
de codo uno de dichas actuaciones hoy uno diferente concepción de lo manero y formo de
interpretar el discurso arquitectónico que emana del propio edificio existente.

Es evidente que lo formación histórica de lo ciudad se realiza a través de una compleja


simbiosis entre los diferentes momentos (unos veces contradictorios y otras veces coherentes)
de su historio. Los ejemplos históricos de los asentamientos de las nuevos ciudades griegos
y romanos, musulmanas y cristianos ... , nos demuestran como se van superponiendo unos o
otras sin más consideración histórica que lo valoración físico y topográfica de sus anteriores
asentamientos que han de servir como mero soporte material a lo yuxtaposición de unas
nuevos arquitecturas y estructuras urbanos.

Lo conciencio histórica del posado y presente, y su correspondiente valoración en cuan-


to a los intervenciones urbanas yola producción de ciudad , hobró que buscarlos a
partir de lo nueva manera de interven ir que se origina con el Renacimiento. Es o partir

253
ArquileclUro y ciudad hi$/Orica
Ja~ Segui Pérex

de este momento cuando se planteo lo actuación arquitectónico e intervención urbano


desde lo propio valoración crítico de lo tramo urbano existente, con el principal objetivo
de in tegrar y asumir el posado urbano desde uno propuesto unitario de proyecto de
ciudad, sin que el problema de esto integración se reduzco o la fiel o mimetica in terpre-
tación historicista de dicho posado urbano, sino por el contrario que adquiero su propio
lógico dentro de lo congruencia interno del futuro proyecto de ciudad. Es evidente que
el Movimiento Moderno estuvo ajeno o este discurso, mostrando cierto distanciamiento
y uno efectivo deformación 01 posar del anterior concepto de Urestau ración-integ ración "
01 concepto de " conservación-mantenimiento", como puede traducirse en los contenidos
de lo Corto de Atenas de 1931 ó Texto de Venecia de 1964. Todo ello ha dado lugar
o uno serie de actitudes basados en estereotipados principios conservacionistas que
ha originado uno situación ciertamente confuso en lo manero y formo de intervenir en
nuestros ciudades.

Parece que yo no hoy dudas ni grandes discrepancias sobre lo necesidad de entender lo


intervención en lo ciudad histórico en congruencia con los estructuras preexistentes; lo que
sin embargo estó menos doro en lo próctica habitual -y por eso ha de ser objeto de expli-
cación en codo intervención- es cuól debe ser lo relación entre lo intervención ¡lo nuevo)
y el espacio y lo arquitectura {lo viejo). El problema de lo integración entre lo "nuevo" y
U
lo "h istórico ni puede reducirse hoy 01 fiel respeto de lo existente, ni refugiarse en lo im-
premeditación e inconsciencia de lo caprichoso; mós bien convendría buscar lo lógico de
codo intervención en lo " unitario" del proyecto de ciudad que ha de alentarlos: después del
Clasicismo sobemos que 10 culturo urbanístico no puede satisfacerse ni con el sentimiento
estótico y museístico de lo ciudad que alientan aún los conservacionistas, ni con los discurso
de capricho y frivolidad de los escenógrafos autónomos desde un proyecto general y unita-
rio de renovación de lo ciudad.

Es uno orientación del pensamiento urbanístico que tiene sus raíces en el conocimiento
analítico del espacio de lo ciudad, que se fundamento estéticamente en lo confirmación de
lo "continuidad temporal" con que se manifiestan los estructuras urbanos: los métodos de in-
tervención han de andarse estéticamente en el conocimiento y mostrar cierto continuidad de
lenguaje, algunos doras referencias o los valores urbanos socialmente asumidos. Y ademós
codo intervención ha de justificarse en su dimensión próctica {o etica) , ha de mostrar sus
volares funcionales y su factibilidad razonable . lo opción que propugnamos poro nuestros
Centros Históricos está pues tan irremediablemente alejado del conservacionismo histori-
cista como de lo tironia de los banales proyectos grandilocuentes pero de vacia cultura
urbano, ton de modo en nuestros días.

Así pues, es evidente que esto nuevo consideración de lo intervención arquitectónico como
concepto Uintegrador y rehabilitador" aparece precisamente en el momento en que se pro-
duce uno conciencio de lo historio , uno evidencio en que los condiciones establecidos en el

254
MESA 4. El ESPACIO PUBLICO Y El TIEMPO PUBLICO

pasado son diferentes o las del presente y que por tanto lo intervención tiene que asumidos
en un proyecto de futuro.

De esta manera , el objetivo principal de lo intervención sobre la realidad construida seró


unificar el espacio de lo ciudad, convirtiendo la próctica de la arquitectura en un adecuado
instrumento de intervención que tengo en sí misma su propia coherencia y unos concretos
objetivos por construir la ciudad homogénea, asumiendo los diversos estructuras existentes
en un único proyecto de ciudad que ha de tener su propio unidad.

¿Cuál sería la situación en la que nos encontramos actualmente? Por un lodo, será impor-
tante replantearnos nuestro relación con los edificios históricos. Es necesario pasar de los
actitudes distantes y evasivas o otros actitudes mós discretamente generosas basadas en
coherentes intervenciones proyectuales cuyo principal y fundamental objetivo sea lo conser-
vación del edificio dentro de la unidad del proyecto de ciudad que lo soporta, y concebidos
según lo propio expresión y lógico del edificio histórico. En defin itivo se trola ría de entender
que los problemas de la intervención arquitectónica sobre las edificios históricas son funda-
mentalmente problemas de arquitectura, en donde la expresión de lo arquitectura histórica
es asumido por la arquitectura del presente a partir de un prayecto unificado y global de
ciudad futura .

Por otro lado, será necesario aceptar la capacidad que tiene el propio edificio histórico
paro expresarse por sí mismo sin necesidad de provocar otro proceso que no seo el de
N
dejar uhablar al edificio a través de su propio estilo y realidad arquitectónica. En definiti-
va, los problemas de intervención en la arquitectura histórica no son problemas abstractos,
sino concretos problemas sobre estructuras concretas, ante los que hobró que responder en
cada momento de la historia con el mejor discurso arquitectónico que el profesional pueda
aportar en cada momento histórico.

Asi pues, es evidente que esta nuevo consideración de lo intervención arquitectónico y ur-
banística como concepto Uintegrador y rehabilitodor" aparece precisamente en el momento
en que se produce una conciencia de lo historia, uno evidencia en que los condiciones
establecidos en el posado son diferentes a los del presente y que por tonto la intervención
tiene que asumirlas en un proyecto de futuro.

Es desde ese nivel desde el que reclamamos lo intervención y lo rehabilitación urbana in-
tegral como métodos de trabajo, evitando así que los Centros Históricos se conviertan en
auténticas uperiferias" de nuestros ciudades (invirtiéndose los Npapeles" de las relaciones
centro-periferio) al perder, de alguna manera, la " modernidad y pluralidad " sobre la que
fueron concebidos en su origen urbano. En este sentido, este planteamiento puede ser, y
debe ser, un buen instrumento de intervención y gestión en el análisis global de la ciudad
y en la recuperación del papel que el Patrimonio del Centro Histórico debe jugar en dicho

255
Arqui te<; tura y ciu dad histórica
Ja~ Segui Pi!fe1:

proyecto unitario de ciudad. la cual ificación de su realidad social deberá ser lo clave funda-
mental hacia lo que debería moverse lo legitimación del encargo profesional en lo interven-
ción y rehabilitación de nuestros Cascos Históricos y su Patrimonio: lo recuperación de su
"modernidad" cultural y lo "pluralidad" del conjunto de sus funciones , recuperando el "va lor
de disfrute" de los Centros Hi stóricos y dotándolos de capacidades de futuro y bienestar.

256
Espacio público y urbanidad
Daniel Sepülveda Voullieme

El espacio público es aquel ámbito en el cual lo condición de urbanidad se expreso más


adecuadamente y se desarrolla más intensivamente. La ciudad puede contar con todo
aquello que ha sido identificado como porte de sus componentes y característicos esenciales:
uno aglomeración relativamente denso de personas (escuela de Chicago), un conjunto de
funciones (ClAM), uno rico dialéctico entre sus monumentos y relleno residencial (Rossi), un
encadenamiento de actividades creadoras de riqueza (Sassen), un nivel relativamente alto
de equipamientos y servicios en todos los ámbitos de lo vida humano, etc. No obstante
poseer serios debilidades poro contribuir o uno experiencia plenamente urbano.

Lo urbanidad es un fenómeno experimentado por el individuo en un espacio y un tiempo


determinado, que es interpelado desde un proceso histórico colectivo. Es decir, lo historia
social de lucho por lo emancipación del hombre frente a lo naturaleza, por lo emancipación
social , par lo emancipación económico , por lo construcción de virtudes humanos, etc. son
procesos esencialmente urbanos que son traídos a la mano en la experiencia individual,
enriqueciendo los vivencias especificas individuales de lo ciudad de aqui y ahora. Pero esto
historio no sólo vivida por lo memoria sino también por lo ilusión, el sueño, el proyecto y lo
acción, de suerte que la imagen de futuro, instalado como visión colectivo de lo posibilidad
,es también porte indisoluble de lo experiencia urbano. En esta experiencia juego ademós
un papel determinante lo eventualidad permanente de un acontecimiento impredecible,
de la sorpresa como hecho potencial permanente, lo cual es posible justamente por la
propiedad colectiva del espacio. En suma, el espacio público urbano, particularmente el
de los centros históricos, es vivido simultáneamente y sin discontinuidad como patrio y
como hogar. Contribuye ° lo anterior el anonimato y la igualdad de derechos, a la cual
inevitablemente tiende el ámbito de lo público, haciendo posible lo eterno posibilidad de
recomenzar siempre de nuevo lo propio biografío pero a la vez estor indisolublemente
unido o uno historio colectiva.

De lo anterior se desprende que resulta esencial la preservaclon de ciertos cualidades


del espacio público urbano. Entre ellas, resulto fundamental cautelar lo posibilidad del
despliegue de diversos y espontáneos expresiones ciudadanos, lo cual solo es posible en la
medido que se cautela la condición jurídica de dicho espacio como lugar de propiedad y
uso público (no basta la condición del uso público solamente), y resulto también uno tarea
principal articular adecuadamente los relaciones de comunidad y privacidad, de movilidad,
circuloción y permanencia y la incorporación del ciudadano en el proceso mismo de
creación y gestión de dicho espacio.

257
Espacio público y urbanidad
Daniel Sepúlvedo Voullieme

Una segunda conclusión es que la experiencia urbana puede ser diseñada con el fin de
traer a la mano, selectivamente, los procesos colectivos que deberón articularse en forma
preferente con la experiencia individual. Ello no significo que no se de espacio a la sorpresa,
a lo indefinición, a la apertura frente 01 acontecimiento espontáneo. Este diseño puede
entenderse como un proceso de toma de decisiones que se mueve en tres ejes coordenados:
el de lo apertura, que posee en un extremo la posibilidad de acontecimientos y funciones
definidos o priori y en el otro el de los espontáneos; el de la legibilidad, que tiene en un
extre mo los símbolos y señales que permiten conocer, comprender, prever y por otro las
confusas, ambiguas y herméticos; y por último el eje de Jo pertenencia, cuyos extremos son
la total privacidad de un espacio o su total pertenencia colectivo .

Una tercero conclusián es que el espacio público puede y debe ser gestionado. El espacio
puede fluir en grados de comunidad o privacidod a lo largo del tiempo, lo cual puede
ser maleria de planificacián y programacián , consiguiendo que un determinado espacio
cumplo roles mós públ icos o determinados horas y dios o más privados a otras .

Uno cuarto conclusión es que lo relación con la historia, a la hora de interven ir el espacio
público debe hacerse en un proceso de construcción de modernidad , particularmente en
los centros históricos que han sido centros, justamente por ser el ámbito urbano en el cua l
mejar se han expresado siempre los anhelos. Lo construcción de una experienci a urbana
encuentro en el patrimonio uno materia primo insustituible, pero ese patrimonio ha subsistido
hasta nuestros días y sigue siendo valorado, no por la tradición de lo que fue, sino por
su continua reanimación , reutilización, revivificación o lo largo de las generaciones . La
necesario incorporación del patrimonio en lo experiencia urbano, como una componente
contemporánea de aquéllo, no se consigue sin lo posibil idad de nuevas y creativas formas
de mostrarlo, utilizarlo, re-significarlo e incluso, re-formarlo . La gestión y transform ación
del patrimonio construido, es una de los formas de construcción de patrimonio futuro,
su congelamiento par el contrario es el consumo del patri monio heredado poro nuestro
generación, negándoselo 01 fu turo.

Una quinta conclusión es que el diseño de la experiencia, como la gestión de ello, pueden
y deben ser entendidas en el marco de una comu nidad democrática, como un proceso
colectivo, coadyuvanle o lo construcción de ciudadanía . En esta perspectiva, la ciudad
adquiere una nuevo dimensión de urbanidad y ésta es lo de ser el ámbito de liberación
frente 01ordenamiento socia l espacio-liempo heredado. A la vez, la construcción colectiva
de lo experiencia es la construcción de un proyecto de identidad común , lo cual en un
mundo global también significo discrimina r los grados de hibridación cultural que se desea
aceptar, y por lo general conduce a redefinir las relaciones entre los intereses sociales en
(uego.

Uno sexta conclusión es la necesidad de hacerse cargo, en este proceso de diseño y gestión,

25.
MESA 4. El ESPACIO PÚBLICO y El TIEMPO PÚBLICO

del espocio público de los diversidades ciudadanos. Es decir, reivindicar lo articulación de lo


individual y lo cotidiano con 10 colectivo y con los acontecimientos singulares . Esto canduce,
por un lodo, o proteger lo posibilidad del desarrollo de los pequeños historias, de lo vida
diario de los habitantes, evitando que seo impactado por los grandes acontecimientos,
los grandes hechos urbanos o lo gran economía de lo ciudad. Pero odemós conduce o lo
necesidad de inscribir lo intervención y gestión del espacio públicoen acciones programáticos
mayores, lendentes o proteger a los habitantes más vulnerables y corendodos, a los que se
encuentran en riesgo social, a los más escepticos frente o 10 posibilidad del mejoramiento,
no ton solo por un imperativo etico, sino ante todo por lo necesidad de que este espado seo
verdadera y sustentoblemente un hecho colectivo. Estrategias sustentadas en la recuperación
de lo confianza frente 01 cambio o partir de mecanismos de apoyo o lo iniciativo ciudadana ,
que no pueden ir seporados de lo intervención de mejoramiento del espacio público. El
principio de respetar y favorecer el mós amplio despliegue personal de los individuos en
el morco que imponen los límites de lo responsabilidad frente a una comunidad y unos
generaciones venideros, debiero regir el proceso comunitario del diseño, lo construcción y
lo gestión del espacio público.

259
MESA 4: CONCLUSIONES
Pedro Gordo del Barrio

.• - ',. ., _,O '; • - '.~' • El espacio público es el ámbito de los relaciones que
~ j . . • están más ollá .de lo íntimo y de la convivencia íntima.
los equipamientos, singularmente los culturales yeduco-
t ' a. ~ - tivos deben formar parte, la más activa, del sistema
f ~~ ~r • I 1 Ai!!!!! público de ámbitos de convivencia . El museo, el
colegio, deben salir a la calle y ser calle. lo convivencia
.~
~ ' previamente decidido también genero espacialidad. los
espacios informo les, en el tiempo también lo residencia,
pueden formar parte de lo red de espacios públicos.

lo convivencia como expresión cotidiana del comportamiento democrático, el hogor del


habitante y del visitante. La ¡nlerectividad como posibilidad de ensanchar lo convivencia,
lo vecindad, más allá de lo cercanía físico. La domótica pública como servicio publico.
Debe resolverse lo convivencia entre lo cotidiano y lo eventual. la urbanidad debe resolver
lo sucesión de sosiego y fiesto.

. •

" • . -
.,

~~
. .


En lo ciudad histórica existe hoy, como casI Siempre,
un arco iris de grupos de convivencia que demandan
un orco iris temporal : la ciudad 24 horas, Autores
y octores deben ser uno en la definición de los de-
mandas, en lo propuesta de acciones y actuaciones
y en la gestión posterior de las mismos. Cambiamos
poro mejorar. lo confortabilidad en lo búsqueda de lo
ciudadanía.

260
MESA 4. EL ESPACIO PUBliCO Y EL TIEMPO PÚBliCO

Lo densidad histórica sobre lo que se actúa aconseja su-


mar y no sustituir. El programa abierto incorporo los signi-
ficados. El proceso debe incluir lo opinión de todos como
proyecto abierto que debe ser, sin exigirse el consenso. El
instrumento para todo este proceso debe ser diseñado ad
hoc, desde antes del proyecto hasta su gestión, entendi-
da esto última como el cuidado de ... Vecinos, gestores
culturales y educativos son sus naturales ado-
res.

lo medida del acierto se hoce desde cado usuario, ha-


bitante, cotidiano o eventual, del espacio pública, y la
medida es la de la calidad de su tiempo. Los instrumen-
tos de proyectación-gestión deberón incluir análisis y pro-
puestas en ese sentido, mapas de tiempo, recorridos
temporales, deben formar parte de los nuevos
instrumentos de intervención sobre el corazón
que late.

261
ME5A 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD
Carlos Hernóndez Pezzi
Coordinador

El corozón que late en el centro de lo ciudad lo ha hecho siempre con relación o la función
residenciol. La vida humana, que tantos veces se ha expresado como un uso, -más que
como un proceso de interrelación de lo humanidad con lo naturaleza y el medio-, es el
objetivo central de todas las políticas de v ivienda y de todos los intenlos por creor
comu nidades libres y democróticos.

El proceso mundial de urbanización Y, especialmente, los últimos años del siglo XX han
demostrado que la vivienda, siendo la célula esencial de la vida humana en lo ciudad, no
puede aislarse de un contexto de funciones, servicios y redes, que afecton o lo sustantivo
de lo comunidad en sus partes más sensibles. Viviendo y ciudad son categorías distintos
jerarquizados en escalos a partir de lo metropolitano, pasando por los distritos, el barrio
y los complejos o con juntos residenciales, los unidades vecinales o de habitación. Las
comunidades ciudadanas representan hoy el espejo en el que se mira la
calidad de vida urbana, la cultura y el desarrollo local . lo ciudadanía no se
entiende sin un proceso que sea mucho más que el del alojamiento solo, e
incluya la red de externalidades que hace uno vida urbano rico , tolerante y justa.
lo igualdad en la ciudad no se consigue sin fomentar procesos de apropiación del espacio
colectivo y del espacio público en los que intervienen tonto los objetos arquitectónicos y las
estructuras de calles y plazos, como los sujetos, grupos, tribus o conjuntos agrupados de
lo ciudadanía, que se forman o portir de los necesidades de individuos cada vez más
exigentes en derechos y comprometidos en deberes hacia los demós.

la mezclo de funciones, usos y servicios, lo accesibilidad y lo interactividod de los centros


históricos con los funciones innovadoras del desarrollo urbano contemporóneo garantizan
que se cumplen papeles nuevos en recintos viejos que tienen volar añadido por su
carga de tradición , por su cargo monumental o de arraigo de la memoria. la necesidad de
cargar y revitalizar los símbolos del centro histórico poro dotarlos de un nuevo
dinamismo estó muy determinada por la de recuolificor la función esencial de vivir,
ocupando inteligentemente residencias innovadoras, conectadas, accesibles,
tecnológica y ambientalmente eficientes.

Sin embargo, ese esfuerzo sustancial del derecho o lo viviendo digna es hoy imprescindible
completarlo con el esfuerzo por integrar poblaciones, grupos de edad , grupos de interés,
inmigrantes, empresarios creando elementos de transferencia entre todos que permitan usos
compatibles, vida más allá del alojamiento, posibilidades de desarrollo en la
microesca la de lo manzana o el barrio y accesibilidad e interpenetrabilidad con
las re des de educación, equipamiento y servicios de todo tipo .

265
lo viviendo y la comunidad
Corlo~ Hernondez Pezzi

El propósito de coordinación de esto Meso de Viviendo y Comunidod es abrir uno


panorámica sobre qué significa hoy actuar sobre el recurso vivienda poro
multiplicarlo en la vida integral de la ciudad y que no seo un factor utilitario solo,
un derecho solo, o uno mero mercando solo, sino un recurso de integración , en
el tejido urbano, de los ciudadanos y ciudadanas diversas, de convivencias
plenas de urbanidad y posibilidades de desarrollo personal y social de sus
protagonistas individuales . Esto es, demostrar que con la vivienda solo no
se hace ciudad, y que tampoco sin ensanchar sus márgenes hacia la mejora de
calidad de los entornos de relación, confluencia, comercio, educación, ocio y
servicios es imposible devolver vida propia y nuevo a los centros históricos.

Es este un reto que requiere de buena arquitectura, mejor urbanismo, estrategias integrales
de actuacián concertado y, sobre todo, de comunidades libres y conscientes que se apropien
del espacio colectivo y público de lo ciudad, ensanchando las políticas de vivienda
y ampliando las posibilidades de un diálogo nuevo con el ambiente y los
recursos naturales de la ciudad histórica .

266
Doro Arizoga Guzmón

Discutir temas de viviendo en lo recuperación de los centros históricos es uno demando


permanente, no solo poro validar políticos que orientan o que el destino de muchos de los
edificaciones heredados sean usados con el uso con las que nacieron, boja el supuesta que
el regresa o lo ciudad construido es un detonante de lo regeneración de vida urbano, sino
por que es necesario reflexionar colectivamente sobre las múltiples miradas y significados e
imaginarios comunitarios de vivir en el centro, los dificultades de aplicación de políticas de
viviendo en un mundo dominado por el capital y el mercada, en donde se ha disminuido
considerablemente lo solidaridad, se ha menoscabado el sentido de pertenencia, y ha co-
menzado o resquebraiorse el sentida del "nosotros".

Hablar de estos temas desde la mirado latinoamericano obligo o citar el escenario en que
se desarrollan nuestros ciudades; los últimos estudios realizados sobre población en los
ciudades indican que se ha incrementado el numero de pobres en forma alarmante, pues
cerca del 62%1 habitan en ellos, siendo los centros históricos y sus grandes caserones los
lugares que ofrecen los mejores condiciones para lo vida de los sectores populares urba-
nos, que aprovechando de los condiciones de centralidad y de las posibilidades de usarlos
intensivamente, han organizada espontóneamente su espacio familiar con modalidades de
hacinamiento y de saturación del espacio.

Estos grupos sociales, que se caracterizan por lo escasez de recursos, por su transitoriedad ,
pérdida de confianza interpersonal, y lo falto de pertenencia con el lugar, han llevado o
formas de vida excluyentes y de marginación, en la que los lugares comunes como los
patios, -espacio simbólico y de comunicación por excelencia de los cosos tradicionoles- se
hayan convertido en lugares deslerriloriolizados, prócticamente desaparecidos, obligando
o que la vida se repliegue a su mínimo espacio privado, "su cuarto", y que su relación con
el entorno, el centro histórico, 01 que no lo vive, seo considerado que es de "los otros". Es
decir que nos encontramos ante una contradicción estructural: entre "'lo concentroóón de lo
riqueza histórico<u/turol y lo pobreza socioeconómica de lo población que ollí reside".

También asistimos o los cambios y reformas administrativos del Estado (apertura, privatiza-
ción y descentralización) , en donde los ayuntamientos tienen un rol preponderante, propi-
ciando oportunidades paro la inclusión de los patrimonios en sus políticos de desarrollo,
discusiones y nuevos retos. Así, en algunos ciudades, o propósito de encontrar recursos,

, ARRAIGADA, Camilo, Pabteza en América latino: nV8'o'QS escenorias y desalias de poIitica poro et h¿,bilot urbano, Ed . CEPAl,
Santiago, 2000.

267
Doro Arizogo Guzmón

se ha potenciado o los centros históricos como áreas con proyección mundial o través del
turismo, los "remezas" y lo cooperación internacional, se han generado nuevos y novedosos
modalidades de gestión con lo apertura 01 sector empresa ria l entre otros acciones.

En este nuevo ambiente, los centros históricos y su estructuro edificado es 'listo y entendido
como uno nuevo oferto de mercado y oportunidad de negocios. lo viviendo es uno de ellos,
convirtiéndose en un espacio de disputo entre lo publico y lo privado, y reactivando lo dis-
cusión sobre el entendimiento del patrimonio cultural como un "bien común", sus valores y
sus símbolos comunitarios que trascienden el tiempo (antiguo-moderno), y el espacio{centro-
periferia). es decir lo heredad o legado tronsgenerocional y trans-espacial, que o través de
los diversos intervenciones que se hocen sobre ellos, unos veces los ponen en peligro, des-
truyéndolos o ignorándolos, o en otros, creando nuevos identidades y nuevos herencias.

lo creciente incorporación o lo globolizoción de lo que no podemos abstraernos nos acerco


territorial mente, y las nuevos tecnologíos de lo comunicación nos traen nuevos valores y sím-
bolos, que sumados o tendencias de promotores y profesionales que proclaman "lo muerte
de lo historio "', se banalizo el patrimonio edificado, llegando o cosos extremos de importar
símbolos de consumo internacional que se los adopto a lo local , dejando de lodo el signifi-
cado polisémico de los bienes "heredados" y lo responsabilidad que implico intervenir en
ellos, pues importo más el proyecto arquitectónico para ser promocionado en revistos, o en
lo rentabilidad que se puede obtener de ellos, que en los efectos negativos e impactos que
generan en lo comunidad.

Con estos tendencias, nos encontra mos frente o un panorama lleno de paradojos; por un
lodo, los inversiones que se realizan en [o rehabilitación de los centros históricos incremen-
tan los rentos del suelo que inciden en lo accesibilidad de lo viviendo, con los disyun tivos
de: expulsión de lo población de menores recursos económicos, o el incremento de 10 densi.
dad de uso habitacional, con soluciones que se acercan mós 01 tugurio que o uno solución
de viviendo digno, o en su defecto dejando que los fuerzas del mercado definan los mejores
opciones .

Por otro lado, ¿cómo armonizar los relaciones de cooperación entre lo público y lo privado,
y lo convivencia de los grupos sociales que viven en [os cosos de los centros históricos, ca-
racterizado por lo foroneidad y lo agorafobia de sus habitantes?

¿Cómo mantener los condiciones de "espacio de lo público por excelencia " que es el centro
histórico como un todo, y mantener sus característicos patrimoniales y de significado poro
lo ciudadanía , sin sacrificar lo diversidad simbólica por uno hegemónico, que niego lo
heterogeneidad?

¿Cómo potenci ar los cualidades que tienen los viejos casonas poro desarrollar el necesario

268
MESA 5 . LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

diálogo intercultural, para convertirse en los centros del encuentro, de la expresión de las
múltiples y simultóneas identidades, y superar el miedo y el desarraigo que caracteriza a los
nuevos modos de habitar y de comunicarse de nuestras ciudades?

Considero que estos son algunos de los nuevos retos que tanto las políticas públicas, como
los diversos grupos interesados en esta temótica, deben considerar, al igual que desarrollar
estrategias urbanas para evitar lo expulsión poblocionol, eliminar lo exclusión social (sexo,
edad, origen, religión , genero o 10 falto de recursos económicos), permitir la movilidad
social, superar lo pobreza y mejorar las condiciones de vida de la gente que viven en los
centros históricos, sin olvidar que la vivienda se convierte en el indicador mós importante
de los condiciones de vida de uno sociedad; pues refleja el grado de bienestar social , los
niveles de solidaridad , democracia y justicia sociol, odemós de que es un derecho social ,
es un bien cultural y económico, y es un bien urbano, elemento esencial de conformación
de un centro histórico.

269
La luz, el horizonte
Antonio Borrionuevo Ferrer

"Estos paisajes cordobeses


que decoron 105 cuadros de Romero de Torres
estón centrados por un elemento arquitectónico (. . .)
El olmo cordobesa se place con lo arquitectura {... }
Codo paisaje encierro un estodo del olmo"
Joaquín Romero Murube
"Córdoba y lo Arquitectura"

Tal y como se estructuró el Foro de Córdoba, lo definición de partida de 105 Centros Históricos
serio ... "la del Corazón de la ciudad que late como patrimonio vivo, donde la nuevo
ciudadanía habita en adecuadas y rehabilitados viviendas formando un entorno comunitario
bien equipado y a ccesible, que se relaciono en emblemóticos y cuidados espacios públicos
y centros de ocio y comercio y que, como porte de ciudad que contiene los principales
monumentos identifico torios, debe ser el ámbito de los equipamientos culturales de relieve,
haciéndose coda día más capaz y avanzado por su conexión a los nuevos tecnologías".

En lo esencial nada tendríamos que añad ir a estos principios deFinitorios. lo que sigue es
una observación que Irata de particularizar algunos cuestiones que se hayan implícitos
en este enunciado y que también interpreto algunas de los consideraciones surgidas en el
deba te (de lo meso 6) sobre la Viviendo y lo Comunidad.

Creemos que los actuaciones que se proyectan realizar sobre los Centros Históricos deben
partir de lo consideración de que lo ciudad es un todo, un hecho urbano indivisible. Y como
inmediato consecuencia es necesario reconocerlo en su verdadero dimensión; la ciudad es
hoy, más olió de su aspecto físico , un ente territorial que día a día se expande sobre una
amplísimo geografía regional haciéndose más extrovertida 01 resto del mundo, pudiéndose
decir que su desarrollo tiende o alcanzar dimensiones globales como ciudad de crecimiento
ilimitado.

Cloro está que para su comprenslon intelectual y poro uno consecuente actuación que
programe su crecimiento, adaptación evolutivo y preservación, se deben distinguir sus
diferentes portes, que centren y conduzcan los diferenciados proyectos . Pero siempre es
necesario tener en cuenta que esta división en portes o sectores urbanos es meramente
instrumental, una estrategia melódica paro profundizar en su estudio y en su intervención,
ya que algunas claves paro la ordenación del Centro Histórico reside en el resto de lo
ciudad y viceversa.

270
MESA 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

Desde este enfoque, desde está luz, es necesario contemplar los detalles -en este coso los
Centros Históricos· desde lo amplio visión que nos do lo contemplación del horizonte -de
todo lo ciudad·.

lo condición de centralidad de un sector urbano viene dado por dar cabido en su interior o
uno serie de funciones que son necesarios poro lodo lo ciudadanía o gran porte de lo mismo,
yo sean administrativos, comerciales, educativos, empresariales, de recreo yacio, ele. Es
un acervo común, y extendido, que lo ciudad es codo día mós un organismo policéntrico,
como no podría ser de otro formo debido o que su actual tamaño osí lo requiere. Plantear
hoy lo ciudad como ente campado no es relevante, yo que lo ciudad fue compacto en su
posado histórico, cuando no alcanzaba tal número de habitantes y crecía con continuidad
mediante arrabales, ensanches y barrios periféricos, extendiéndose desde los límites de
lo ciudad amurallado, lo que en lo ciudades andaluzas fue posible hasta los años 60-70,
siendo el Centro Histórico el corazón de este cuerpo de ciudad.

lo que sí es centro de discusión es lo adoración entre las distintos opciones de entender la


ciudad abierta y proyectado como ciudad territorio. En esto línea de pensamiento crítico,
frente 01 concepto de "ciudad difusa ", que es aquella que se expande sin mayor orden
y control que lo oportunidad estratégico y económico , siguiendo los infraestructuras de
comunicación y redes de servicios que por otro porte crecen según lógicos propios e
internas, cabe contraponer lo ideo de lo ciudad policéntrica, que también es ciudad abierto
en el territorio, pero que organizo sus formas incorporando el medio natural como sus
espacios libres y públicos, estructurados según seo la dedicación productivo de los mismas
-sierros, bosques, prados, dehesas, riveras, campos cultivados, óreas mineros industriales,
elc·; debidamente accesibles, mediante nuevas "calles y avenidas" , organizadas según uno
red de vías territoriales bien dimensionado y geográficamente adoptado en sus diversos
tipos, planteándose la localización de los equipamientos públiCOS desde esto lógico de
racionalidad integral del territorio.

Es ahora cuando contemplamos el Centro Histórico como uno de los centros de esta ciudad
y, como todos ellos, con su propio entidad, que en los cosos de ciudades con posado
histórico relevante se constituye como centro que simboliza a toda ello .

Pero también es necesario distinguir entre Ciudad Histórico y Centro Histórico pues en
numerosas ocasiones no son términos sinónimos. lo determinación de uno porte de lo
ciudad como histórico es uno convención social, y deberíamos procurar construir lo ciudad
con tal capacidad y cualificación de sus hechos urbanos, antiguos, actuales y futuros, paro
que fueron reconocidos con lo que de excelencia tengo lo histórico. El hecho histórico se
vive hoy dío con conciencio desde el propio presente.

Dado por sentado que su delimitación y lo identificación de sus coracteres seo acertado ,

271
lo lu z, el horizonte
Antonio Borronuevo Ferrer

no todo lo incluido en este ámbito, -que por reglo general son los desarrollos de lo ciudad
medieval amurallado y sus arrabales, y algunos intervenciones del siglo XIX y del siglo
XX-, puede considerarse Centro Histárico. En las ciudades de tamaño medio y grande,
dentro del ámbito acotado existen o su vez portes que con todo justeza se identifican por
desarroilar funciones centrales, -del poder civil, religioso y econámico- pero otros portes
caben considerarse residenciales tradicionales, es decir barrios históricos que, aunque codo
día estén más borradas e imprecisas sus delimitaciones inmersos en un todo común, o
nuestro modo de ver, serio positivo particularizarlas cama unidades de estudia y proyectas,
lógicamente engarzados no sólo en 10 ciudad histórica sino en los presupuestos de lo ciudad
territorio y policéntrica que enuncióbamos.

El barrio como sumo de unidades vecinales, en definitivo el barrio como unidad residencial,
fue argumento que protagonizó una tendencia de la producción urbana en los años 50-60,
tomándose como base efectivo de planeamiento en lo reconstrucción de Europa tras lo 21!
guerra mundial, pera también en las nuevos extensiones de las ciudades.

El barrio histórico, como el barrio periférico, basa sus principios urbanizadores tonto en los
excelencias de la vivienda, de lo casa, como en los de sus espacios públicos y sobre todo en
las de disponer una serie de equipamientos, cuyos objetivas son satisfacer las necesidades
derivados de lo vida doméstico. Esto es, el abastecimiento primario, los lugares de educación
y juegos de los niñas, de relación de adultos y mayores, los cen tros de asociaciones de la
comunidad, y un largo etcétera en el que también cabe señalar el espacio del trabajo,
en forma de oficinas y talleres no contaminantes. Barrios que por ser más tradicionales y
simbólicos deben permanecer abiertos o todo tipo de residentes, estables en rég imen de
propiedad o de alquiler, o transeúntes, en la que vivan y convivan sin exclusión todo tipo
de población.

La rehabilitación de áreas de la ciudad histórico como actuación de lo administración


pública debe ir dirigida al equilibrio residencial y poblacional de estas partes de ciudad,
ofreciendo unas condiciones de habitabilidad de las viviendas y casos, más adaptadas a
las especiales características del espacio doméstico histórico, y sobre lodo extendiendo
fuera de los muros de lo coso los condiciones de habitabilidad poro conseguir un correcto
desarrollo de los comportamientos cívicos de sus residentes, lo que se ha venido en llamar
comportamientos residenciales.

Sin menoscabo de lo centralidad simbólico del Centro Histórico, en el que lo existencia


de los principales monumentos y lo radicación de equipamientos culturales de relieve, así
como de los sedes redoras de lo sociedad lo desarrollen como bien patrimonial cuidado
y activo, contribuyendo a ello lo presencio de! comercio tradicional y lo renovación que
introducen en él los nuevos firmas, poro que puedo permanecer como centro vivo, debe
también prevalecer, en cierto grado, el carácter doméstico convenientemente asentado y

272
MESA 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

superpuesto o todos las funcione s centrales descrito s, incluido 105 establecimientos hosteleros
y restaurantes, teatros, solo de exposiciones, etc. Es por ello que el Centro Histórico no debe
ser un ámbito vacio para la residencia y muy especialmente vencer el desafío de su invasión
comercial y turística, compatibilizando estas funciones exógenas con los que se requieren
para la habitabilidad de la ciudadania estable, -permanentemente o transeúnte- sin excluir
el carácter residencial de lo ciudad en ninguna de sus portes.

Si los actuaciones urbanizadoras se dirigen hacia lograr uno nuevo ciudad bien cohesionada
e in tegrada en el territorio en todo su complexión, no necesitaríamos aseverar que "lo
ciudad histórico es la mejor ciudad moderna que tenemos". Ofrecer uno ampliación de los
sectores urbanos que son centrales, abrir los servicios y lo calidad de los mismos a la ciudad
entera, a lo provincia y región, diversificar y no concentrar, incluyendo también en ello a 105
circuitos turísticos, deben ser objetivos poro su equilibrio sostenible. Y si por ciudad histórico
implícitamente queremos señalar uno especial excelencia del espacio urbano-orquitectónico,
de lo arquitectura de lo ciudad, estos atribulas también los reclamaríamos poro todo lo
arquitectura del territorio.

No concebimos lo ciudad por edades de manero separados y clasificadas por valores


ambientales, y en consecuencia convertir su marcha en lo construccián de escenografías
tipificados y definidos según épocas y e~.tilos, atendiendo a un exclusivo compromiso
histórico, sino en un crecimiento guiado por principios de evolución culto e innovación
medido y contrastado.

En vez de hablar de partes aisladas de ciudad, -El Centro HistóricQ-, deberiamos centrar
nuestro atención en lo dualidad "Ciudad y Centro Histórico", como par indisoluble , como
no se puede estudiar o tratar un órgano, -el corazón-, del resto -el cuerpo que lo alberga- por
muy principal que este órgano sea.

Además, el Centro Histórico no solo debe cumplir una función fisiológica , funcional, sino
que en su carócter de símbolo reside lo contextualización cultural mas intenso de lo sociedad
que a lo largo de la historia construyó la ciudad. Si como se dice "el pensamiento tomo
formo en lo ciudad; yo su vez los formas urbanos condicionan el pensamiento. Porque el
espacio, no menos que el tiempo, está organizado ingeniosamente en lo ciudad", entonces
el Centro Histórico y la Ciudod Histórica debe ser germen espacial, en su radical evolución
en innovación pero también en su esencialidad permanente, poro el crecimiento vivo de lo
ciudad actual y nueva, estableciéndose así lo continuidad de sus valores históricos siempre
vigentes. En este sentido, lo Ciudad Histórica, como porte del medio ambiente arquitectónico,
no es solo corazón simbólico sino que también es cerebro y roiz del cuerpo urbano y social
de la ciudad. Interpretamos que en cierta medida a ello se aludía al definir lo arquitectura
como" hecho coral que fama expresión en lo ciudad".

273
Lo luz. el hori zonte
Antonio BorrOfluevo Ferrer

lo intervención público sobre los centros históricos debe deducirse desde los criterios que
un estudio particularizado poro codo uno de ellos fijen, desechando por simplificador,
distanciado y abstraído de lo realidad, un programo apriorístico, proclamas, o principios
normativos genericos .

En este sentido es necesario conocer el estado y resultados de los investigaciones existentes


sobre el desarrollo de lo ciudad en general, y sobre los centros históricos en particular,
poro construi r los programas de actuaciones públicos que se avecinan con lo mayor
responsabilidad posible, distinguiendo la conceptualización profundo y necesariamente
fundamentado y útil , de aquello que sólo supone un mero cambio de denominaciones sin
estor sól idamente vinculados o un verdadero y renovado pensamiento creador basodo en
el trabajo investigador.

la particularidad o individualidad de codo ciudad, por rozones del contexto cultural,


geagrófico-tapogrófico, desarrollo histórico sociol y económico, necesitaría de un afinado
conocimiento y de uno experimentación que oriente y guíe el proyecto siempre vivo y
creador de lo ciudad en todos sus sucesivos realidades. Estudios y acciones fundamentados
que sean capaces de mitigar los múltiples contradicciones que se presentan en el proceso
de crecimiento de lo ciudad y mas olió, ir permanentemente trazando cominos paro su
desarrollo solvente.

Diríamos entonces que cabe tambien interpretarse el Centro Histórico como corazón
simbólico, o lo vez que cerebro y raíz cultural del espacio habitable, inseporable del cuerpo
urbano y social de lo ciudad policentrica extendida en el territorio.

'7'
Habitar el espacio público
Ca rmen Espege! Alonso

¿Qué os lleva a vivir esta fieb re por viajar y abandonar la Patria?


¿No estóis a gusto e n vuestros hogares?
¿No encontróis en nuestras calles y jordines la alegría que llame y complete la vuestra?
¿No ofrece el horizonte profesional perspectivas halagüeñas?
José María de Llanos, «A doscientos cincuenta estudiantes», Arriba, 13.05.1956

Habitar el espacio público.

El tema de la residencia, es decir, el de la vivienda del ser humano y de su


relación con los demás elementos del espacio habitable, debiera convertirse,
como lo hizo durante las primeras década s del siglo XX, en el núcleo central de la
investigación que se despliegue en el ámbito disciplinar de la arquitectura . El
mundo en el que vivimos, sujeto a Ion aceleradas mutaciones, debiera afrontar la reflexión
sobre las Formas residencioles.

La identificación entre ciudod moderna y propuestas habitacionales es lógica porque éstas


constituyen la trama de fondo sobre la que se asienta la idea de ciudad elaborada par
ta' cultura arquitectónica de la primera mita d del siglo XX. El rechazo de la arqui tectura
moderno basado en el rechazo de los modelos urbanos que ella hubiera podido generar
es una visión simplista de una supuesto negación, por porte del modelo moderno, de las
formas históricas de construcción de la ciudad.

las miserias de la ciudad contemporánea no provienen sólo del modelo moderno. Los
intereses especulativos y económicos que sobrevuelan sobre la construcción
residencial han consumido la herencia moderna. lo que expresa la cultura moderna
es la disolución evidente del orden estable en el que se basaba la ciudad tradicional.
Indeterminación, heterogeneidad y fragmentación se presentan como rasgos definitorios de
la realidad urbana en gestación .

La política neoliberal en el campo de las agrupaciones de viviendas, nos


remite de manera sistemática a la negación del concepto de urbanidad
desde la desaparición del espacio público y social. La tendencia actual se
resume en la vocación de intensidad de ocupación de suelo de los agrupaciones y en
esta línea perfectamente trazado se remite el espacio público al ámbito del comercio. La
gran mentira con que se nos obsequia es la identificación de la plaza con

275
Habi tar el e 5pc!cia publico
(armen hpegel AJon5o

el centro comercial, confundiendo deliberadamente relaciones personales y


consuma.

Se entiende que la vivienda colectiva puede ser capaz de convertirse en la


gran generadora de ciudad contemporánea . Lo ciudad, que es fundamentalmente
espacio público, debe reclamar en los nuevos modelos de agrupaciones residenciales ese
espacio público que se le niega sistemáticamente. Se debiera perseguir en la configuración
de la nueva ciudad contemporónea una relación más equilibrada entre edificación y espacio
libre. Los lugares destinados a lo social en nuestras ciudades, no son sino
despojos y restos de la ocupación residencial.

Vivienda, barrio y ciudad debiero n ser tres objetos de estudio conjunto pues se
entiende que lo unión de células habitacionales colecti vos construye agrupación y que un
adecuado proyecto de conjuntos hoce ciudad . Siempre es mejor para algunos el
proponer ciudades sin vocación de I I polis l l , pero es lo obligación de los demás lo
reivindicación sistemática de la urbanidad en los ciudades; pues si los ordenanzas
delimitan los conductos, de lo mismo manera Jos estructuras urbanas inciden en distintos
grados de relación entre los ciudadanos.

El fin reside en lo búsqueda de lo mejoro de lo viviendo colectivo y par tonto de lo comunidad. El


espacio privado parece ser el objeto de estudio pero es, sin embargo, el espacio colectivo
el que ha sido minado o lo largo de los últimos años, ha sido reducido no sólo en superficie, sino
también en concepto. Se poso directamente de lo calle {territorio de lo público) o lo viviendo
(territorio de lo privado), sin umbrales, sin espacios intermedios de relación. Pero también
deberiomos cuestionamos las tipologías en uso que salvaguardan un esquema familiar en
total decadencia. lo reducción de costos de lo viviendo, estandarizando, industrializando y
prefabricando sus elementos y componentes, bien podría permitir mejorar lo dimensión o lo
tecnología de lo coso, o invertir en aquellos nuevos espacios de relación de lo comunidad.

Dos objetivos:

l . Revindicar la investigación que recupere antiguos maneras de agrupación material


y social que sigan sirviendo como semilla de nuevos maneras de entender lo vida social.
Al revisor desde lo crítico lo Normativa, el higien ismo, lo construcción o lo gestión de lo
ciudad heredada, se permitiró una construcción de lo ciudad mós acorde con los nuevos
exigencias sociales. Aspirar o uno ciudad capaz de reunir situaciones diferenciados,
formado por segmentos poblaciones diversos y heterogéneos será nuestro cometido. Al
rescatar y ordenar las ideas con las aportaciones que configuran la cultura
urbana arquitectón ica del siglo XX, y 01 concederles la categoría de componente
histórico disponible y activo, no hacemos otra cosa que permitir segu ir pensando
la ciudad.

276
MESA 5. lA VIVIENDA Y lA COMUN IDAD

Se intenta provocar uno reflexión sobre los distintos agrupaciones urbanas que los políticos de
viviendo nos han aportado desde el siglo veinte. Su interés fundamen tal reside en lo conciencio
del concepto de urbanidad, incluso en el ámbito rural. Se trotaría de recoger lo que de excelente
ha planteado el posado paro reinterpretarlo en la viviendo y en lo ciudad histórico del siglo XXI
y, en cambio, dinamitar aquellos herencias añejos de pura melancolía romántica.

2 . Proponer la reflexión que concite a inyectar de nuevos energías y esfuerzos lo


transformación de una sistemático obsoleto. Que lo reflexión se extiendo a los modos de
vida y su introspección a través de los cambios sociales y los sistemas de control y de gestión.
Nuevos naturalezas urbanos, sostenibilidad, re invención de viviendas mós relacionadas con
nuestro medio.

lo viviendo colectivo es también un asunto concerniente a lo arquitectura; ésto afirmación


que parece obvia es codo vez menos corriente. Aún más la vivienda debiera ser
el corazón mismo de la arquitectura . El momento más hermoso de lo arquitectura
se producirá en el acto de reencuentro y reconciliación entre la arquitectura popular y lo
intelectual. Lo primera ha desaparecido entre el populismo, lo segundo ha sido abandonado
de manero infame por los arquitectos. Realmente ambas siempre han sido caras del mismo
poliedro aunque debieran ser la misma coso.

Cuando hablamos de arquitectura popular, no nos reFerimos o ese despojo que el


comercio ho convertido en objeto de consumo vulgar y repetitivo. Hocemos referencia al
hecho riguroso de contribuir a través de 10 vida al ensanchamiento de los mórgenes de
nuestro espectro cultural, o costo de mecanismos que en contadas ocasiones son inventivos
y que actúan de forma sustancial como procesos sintéticos.

La buena arquitectura de vivienda niega el espacio espurio que resulta del


cruce entre enriquecimiento y demoscopia. Su sentido final no es el conocimiento
de las costumbres para fosilizorlas, sino paro convertirlos, transformándolas, en el báculo
de apoyo frente o los procesos de cambio impuestos por el sentido común y los tiempos. La
paradoja de la buena arquitectura de vivienda es la enorme desconfianza e
incomprensión que en ella depositan quienes la encargan y la utilizan.

En lo arquitectura de vivienda como en la formación de profesionales de lodo tipo, lo


cuantitativo se impone o lo cualitativo. Preferimos no esperar o construir buenos viviendas,
nos conformamos simplemente con viviendas. La respuesta institucional de anteponer
viviendas a buenas viviendas se programa casi siempre desde una cierta
perspectiva de tibieza intelectual, bajo los vapores de una mal entendida
política social . Con poco más, es posible multiplicar los buenos resultados . Pero lo
administración siempre ha preferido procesos limpios y ligeros, o lo que es lo mismo, ha
derivado en políticos de gestión lo que de antiguo eran políticos de acción .

277
Hobilof el e$ f)(II;IO público
Cormen bpegel Alon$O

Por último, al dirigir la mirada hacia la profesión, se descubre un auténtico


lugar de desinterés y mediocridad. Desde hoce ya largo tiempo nuestro pereza
intelectual ha degenerado el oficio . Se debe depositar la confianza de la
regeneración del proyecto de vivienda en las razones limpias de los jóvenes
dispuestos a no someterse al mercado ni a viejos escrúpulos . Dío tros día, su
pasión nos libero de la tedioso experiencia del instruido.

Creemos fervientemente que lo continuo, lo experimental, lo novedoso, lo netamente actual,


es lo único vio posible, como siempre lo fue , para lo construcción positiva, que en
palabras de Volery es la construcción de uno mismo y de la vida .

278
Cristina Gorcío Rosales

"Ciudad mágica lo mío


en la que un caballo blanco atravieso
lentamente la avenido
apenas caído la noche. "
Gioconda Belli
Lo arquitectura es un arte íntimamente ligado o lo vida. En un proyecto de arquitectura, lo
ideo que se genero llevo implícito uno intuición poético que, o través de un complicado
p roceso, se materializa en la construcción de un LUGAR.

Lo arquitectura de lo ciudad, los lugares construidos que lo conformon,- tonto el centro


histórico que lote con su corazón propio como los periferias que laten , o veces, como
corazones desongradas-, condicionan en gran medido nuestros relaciones sociales, laborales
y personales. Son referentes de nuestro memoria individual y colectivo y constituyen el marco
donde acontece lo cotidioneidad de nuestros actos.

Es necesario HUMANIZAR tA CIUDAD paro hacer mós fluidos los relaciones entre mujeres
y hombres, relaciones que han de ser igualitarios y no dependientes .

HUMANIZAR tA CIUDAD consiste en gestionarlo, diseñarlo y construirla, escuchando a las


ciudadanos de pleno derecho que habitan en ella.

HUMANIZAR tA CIUDAD es establecer acciones positivas poro dar lo voz o la mujer,


tonto profesional como ciudadano de o pie, en relación constante con lo vida .

"Es imposible vivir la vida cotidiano sin segregar poesía", dice el poeta Félix de Azúo.
Poro los mujeres lo vida cotidiano NUNCA HA ESTADO OCULTA. Los mujeres viven y se
relacionan a partir de lo cotidiano, desde el " interior de lo vida " .

y es la riqueza de lo femenino, la que es necesario vincular a la creación de


una cultura común, para que juntos, mu ieres y hombres, seamos capaces de CONSTRUIR
uno dudad habitable, una ciudad poro que todos podamos vivir y convivir.
Los mujeres en lo construcción de la cuidad
en lo construcción de lo viviendo
en la construcción de lo vida

Los cinco elementos: lo tierra / el aire / el aguo / el fuego / lo muier

279
Cristil'lo Gordo Rosoles

LA TIERRA
El elemento tierra nos vinculo con los raices del ser. Con lo consciente, lo objetivo y lo
tangible de lo vida: con la razón.

Nos aproximo o lo madre, o lo naturaleza y 01 mundo referencial de nuestro infancia. A lo


caso, espacio de intimidad y de convivencia, cobi jo de vida, universo en miniatura. lugor,
"donde todos los recuerdos tienen albergue", escribe Gastan Bachelard. Lo tierra, materia
del construir, se modelo en lo mujer o lo largo del discurrir por su existencia y, o trovés de
lo experiencio, odquiere formo. Construir desde el apego o lo tierra es creor lugares donde
habite y convivo el ser humano. Construir es, entonces, sinónimo de habitar.

El mundo interior de los mujeres, acogedor y global en su sentir y percibir, forma un tejido que
se nutre de la tierra de donde provienen, les hoce estar apegados o ella y las fortalece .

y es ese contacto con la tierra lo que les hace ser mediadoras, cuidadoras, interesados por
lo social , dialogantes y atentas o los necesidades de las personas .

Son sus oidos que escuchan ...

EL AIRE
El elemento aire nos relaciono con el universo de lo imaginario y de la belleza; con lo
intangible de lo vida: con la emoción.

El aire nos habla de lo conceptual, de lo expresión artística, de la cultura y de la memoria


colectivo . De los espacios habitados en la ciudad donde se van grabando los huellos de lo
historio. Es en el territorio de los ideos donde surge lo poético del construir. "El ser humano
habito poéticamente sobre la tierra" nos dice Hi:ilderlin. Las mujeres sienten y expresan sus
emociones desde el interior. Es en el mundo de los afectos donde encuentran el alimento
poro su espíritu .

Son sus ojos que miran ...

lo creación arquitectónica se entiende, entonces, como un acuerdo entre quienes realizan


el encargo y las que lo ejecutan. A los primeros hoy que facilitarles lo existencia e intenlor
interpretar sus sueños mediante el conocimiento, el oficio y lo magia de lo creación, lo vida
así se prolongo, se exponde y se manifiesto como algo armónico, natural y bello.

Esto búsqueda de lo armonía y de la belleza unido estrechamente o un entendimiento


ético de lo existencia como aportación de lo arqui tectura y de lo CONSTRUCCIÓN o lo
sociedad, es algo que demando el mundo actual en el que vivimos, donde muchos veces lo
urgente no nos dejo ver lo esenciol.

280
MESA 5 . LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

EL FUEGO
El elemento FUEGO nos pone en contacto con la energía , con lo efímero pero absolutamente
necesario, nos relaciona con el mundo de la pasión.

El fuego nos habla del límite entre la vida y lo muerte, entre la noche y el día , de la
fugacidad de lo existencia, del florecimiento, del deseo ... Sólo a través de la oscuridad se
accede a la luz y viceversa. El fuego nos aproxima a lo función simbólica de lo arquitectura ,
a su dimensión inmaterial, a la explosión creativa, a la riso yola alegria de vivir.

las mujeres mantienen uno relación APASIONADA con lo vida y con la creación, lo que les
exige una entrega obsoluta y, algunas veces, excesiva. Esta entrega se manifiesta en todos
los ámbitos de la vida, en su ser y en su existir, les proporciona experiencias gratificontes y
las enriquece.

San sus manos que palpan ... que dibujan , que modelan ...

Como creadoras, portadoras de vida y guardianas del fueg o, el CONSTRUIR expresa una
manera de relacionarse con las personas desde una comprensión integral y flexible del
universo, desde un AMOR APASIONADO. "Es uno formo de estor en el mundo"', dice lo
arquitecto Pascuala Compos.

EL AGUA
El elemento AGUA nos vinculo con el territorio de los sueños y de 10 inconsciente, con la
ficción entendida como lím ite entre la rozón y lo emoción. Nos pone en contacto con el
mundo de la intuición. El aguo nos hablo de lo invisible, de lo oculto, de lo incompleto,
del espacio donde no existen ni el tiempo ni lo memoria, donde no hoy referencias ... sólo
huellas de lo realidad .

En el agua lo luz se refleja , los imágenes se distorsionan y ca mbian, se crean transparencias


y se insinúan formas especulares y difusas. Es la visión de lo inmaterial donde todo fluye y
floto ... Es lo luna .

lo mujeres se mueven como "peces en el aguo" en el universo intuitivo de lo irreal. Mós olió
del tópico cultural, poseen un sexto sentido que les permite adivinar sin saber; percibir sin
palpar; escuchar sin oír... Su instinto les hoce captor matices en los gestos, los tonos o los
mirados, presagiar encuentros, explicar la magia de lo inexplicable.

Es su corazón que siente .••

Este espacio de contemplación y de fantas ía es un lugar si mbólico de ilusión, creación

281
Cri$lino Gordo Rosole$

e invención, absolutamente necesario poro poder imaginar, sentir y, posteriormente,


CONSTRU IR en libertad y armon ía con el universo.

Mujeres que construyen: La aportación de la mujer

En los mujeres se funden los cuatro elementos y codo uno de ellos les oporto su esencia.

De lo tierra extraen lo materia de lo vido: lo rozón.


Del oire, el impulso creativo: la emoción.
Del fuego, la energía y lo fuerzo vital: la pasión.
Del aguo, el lugar poro la fantasía: la intuición

Dice el filósofo Wittgenstein "tos aspectos de los cosos que son más importantes poro
nosotros están ocultos debido o su simplicidad y o su cotidianeidad"

Poro los mujeres lo simple y lo cotidiano no ha permanecido nunca oculto. Han sido, en
muchas ocasiones, los protagonistas de eso cotidianeidad tonto en el ómbito privado como
en el público y, por supuesto, en su trabajo.

CONSTRUIR EN IGUALDAD es entender lo construcción como expresión de un sentimiento DE


AMOR A LA VIDA, DONDE TODOS Y TODAS TENGAMOS CABIDA. Es avanzar, investigar,
progresar, educar, engarzando e hilvanando ideos, pensamientos y acciones paro lograr,
con lo parlicipación de mujeres y hombres, un mundo, uno ciudad, una vivienda , una coso
poro todas las vidas.

LA VIVIENDA
l o viviendo -la caso·
lote con corazón propio
en el Centro Histórico de lo ciudad
en las periferias urbanos,
en los ámbitos rurales,
en lo vida de las gentes.

M i coso es mi refugio
mi nido mós íntimo
mi secreto
luga r de encuentro
<on mi yo mós yo-
referencia
de mi ser
diminuto universo

282
M ESA 5 . LA VIVIENDA Y LA COMUN IDAD

o semeionzo mío

mi coso es mi derecho
fundomentol
contemplado
en los leyes de lo vida

mi cosa es mi espeio
reflejo de mi interior
lugar de mi fantasía
de emoción
de sentimiento
y soledad

<omino por sus sendas


habito en sus estancias
sueño y divago
en sus rincones
me inundo de sus soledades-
mi casa es mi lugar
poro acoger a los otros
para amarlos
sentirlos e invitarlos
mostrarles lo que soy
enseñarles sus muros

sus llenos y sus vados


sus misterios
que son los míos

mi coso es mi espacio cotidiano


compartido
-mi casa también son mis hijos-
reduclo sagrado paro el amor
lo entrega y el deseo
poema cotidiano
y cómplice
de mi intimidad

mi casa es mi compartimento
mi tren y mi estación

283
Cristino Gordo Ro~les

-viajo por sus estancias


en inevitable marcho
hacia el final-

mi coso es lo infando de mis sueños


mis podres y mis hermanos
-me escondo
en sus rincones
me oculto bajo los comas
me enredo en su olmo
me entrego, me inundo de paz
me ensimismo-

............................. ........... sin terminar

284
Jo~é Lui~ Jiménez Sequeiros

La vida humana se organiza y abre po~o de forma e~pantónea al margen de todas la~
política~ intervencioni~to~ que se quieran e~tablecer. El in~linto natural del Hombre tra~cien­
de la~ direcciones y reglas que vengan impuesta~ de~de las temporales y circun~tanciales
admini~tracione~ pública~.

El habitar humano e~ un hecho atóvico, alimentado por lo memoria ~ensible y condicionado


por el enlorno ~ocial y económico, difícilmente explicable de~de un punto de visto intelec-
tual.

El hombre vive en comunidad para favorecer lar relacione~ y el intercambio, aunque pro-
tege ~u intimidad oi~lóndo~e del entorno con todo~ los recurso~ que le ~on disponible~. De
la misma formo que resulto inescrutable en su habitar individual, debe ser ayudado en el
habitar colectivo, yo que lo pue~ta en común de lo~ infinitos matke~ per~onale~ debe ~er
materializado por un organi~mo de grado superior al individuo o la familia.

Lo~ núcleo~ centrole~ de la~ ciudode~ recogen la memoria de siglos de e~tancia y trónsito.
El siglo XX cortó lo natural evolución de lo ciudad intentando congelar el corazón de los
mi~ma~ bajo el ~eudónimo de "Coniun to~ hi~tórico~" o "Ca~cos antiguo~", nombre~ que en
si mi~mo~ delatan lo muerte de lo ciudad por poro cardíaco.

Lo ciudad que pierde ~u centro giro desconcertada, adaptóndo~e y sobreviviendo o lo~ con-
tinuo~ invento~ de lo admini~tración poro reorganizar de formo artificial el orden de ~iglo~
roto y la~ con~ecuencio~ de intervenciones artificiales que alteran el equilibrio y obligo o
trove~íos en el de~ierto ha~ta que ~e re~tauro el orden natural.

lo ~ociedod tiende o equi\ibror~e, o pe~ar de lo~ admin i~tradore~ locole~ y el histeri~mo de


~us guardiane~ y ejecutores. lo odmini~tración fiscalizo y per~igue sin tregua y con un co~te
altí~imo 01 mejor conservador de lo ciudad, que es ~u habitante, mientra~ que de~cu¡da
ha~ta límite~ inmorale~ lo~ e~pacios de Comunidad, aquellos que lo función pública tiene el
deber de con~ervar.

En lo~ inicios del siglo XXI, alejado el fantasma de la de~trucción y consolidada socialmente
la idea del conservacioni~mo a ultranza como gran panacea, nos enfrentamos a un proble-
ma de rango superior. Una vez conservados los forma~ no~ hemo~ quedado ~in fondo ...

lo ciudad se ha roto, aquello que o ~u núcleo, a su germen o o ~u corazón lo denomino

285
José Luis Jimenez Sequeilo

"casco antiguo" o "centro histórico" es que ha perdido pujanza e identidad y, sobre todo,
esperanzas de futuro. Nada mós triste que comprobar como lo sociedad se resiste de formo
vano o lo conversión en parques temóticos de los lugares de su memoria, frente o los brindis
temparales de los administradores locales, que periódicamente se preparan poro recibir o
Mr. Marshall.

No es posible, ni deseable, el intervencionismo público en la intimidad del habitar indi-


vidual. No se pueden programar "integraciones u, ucomunidodes", "óreos" ... El sujeto se
rebelo y restablece su propio equilibrio natural.

lo función público debería ocuparse de los espacios públicos y dejar el habitar individual
en monos del Hombre, cuyo instinto ha creado a lo largo de los siglos los conjuntos de los
que ahora le pretenden desahuciar.

Calles, piezas, jardines y equipamientos son responsabilidad de lo administración . Ésto


no debería reprochar nado 01 ciudadano mientras hubiera una calle sucia, uno plazo sin
estancia, un jardín vallado o una catedral con puertos .

Todos los esfuerzos públicos deberían estar encaminados o devolver lo dignidad a los es-
pacios de la comunidad, y conFiar en el buen juicio del ciudadano que se siente orgulloso
de su enlorno.

286
La intervención sobre la vivienda en los centros históricos
Jesús Leal Moldonado

La nueva orientación de la intervención sobre los centros históricos está sometida a un cam-
bio profundo similar al que se está dando en la política local. Ese cambio viene expresado
por el que se do entre el concepto de gobierno y el de gobernonza, entendiendo ésto como
uno formo de gobierno algo diferente o lo tradicional, en lo que lo exigencia de inclusión
de los gobernados y la ampliación del ámbito de lo toma de decisiones van 01 encuentro de
uno desafección de los ciudadanos por los alternativos de gobierno y de uno cierto deca-
dencia de lo imagen del gobernante.

Ese cambio yo viene de alguno manero expresado en lo convocatorio de los jornadas de


intervención sobre los centros históricos que indudablemente tienen que ver con uno bús-
queda de apoyo amplio por porte de los profesionales por lo que supone de reforzomienta
de la legitimación de las intervenciones locales.

La reforma urbana del centro


Lo reformo urbano es un objeto especialmente sensible o los cambios en los políticas locales.
El centro urbano según plantean los semiólogos urbanos, es el espacio que suele concentrar
los imágenes más nítidos que sostienen lo identidad ciudadano. En ese sentido lo perpleji-
dad ante la intervención sobre el centro parte desde luego de la delicadeza de su objeto.
La reformo o el cambio del espacio construido que sustento esos imógenes pueden llevar o
variar o o debilitar lo base de lo identidad local y con ella a dificultar considerablemente
el gobierno local.

Pocos debates urbanos pueden suscitar más polémicos que los que se refieren o los transformo-
ciones de los hitos que sustentan eso imagen compartido de lo ciudad en lo que se habito. Acer-
tar en lo reformo que se pretende supone, más olió de otras consideraciones, el reforzamiento
¡dentitario de los ciudadanos que sirve no solamente poro lo continuidad de uno hegemonía
político local sino sobre todo poro poder seguir manteniendo uno cohesión y una direccionali-
dad en lo político local que permita construir unos objetivos de actuación durables que afiancen
una línea de intervención sobre lo ciudad coherente o medio y largo plazo.

Pero el centra urbano no es solo un cúmulo de significados que contribuyen o formar lo


imagen de lo ciudad, el centro es también un espacio en el que habito , traba ja y se divierte
lo población . En este sentido lo intervención se hace más compleja. Se puede reformar lo
imagen de lo ciudad , pero si ello conlleva un esfuerzo desmesurado poro los que lo usan y
habitan, eso aduoción pude volverse contra quien lo promueve.

287
la irlterverlciÓrl sabre la vivierlda Srl las cerltra~ históricas
Jesús leal Maldarlado

lo conclusión es que 01 tratar de la viviendo en los centros históricos de las ciudades parti-
mos de dos extremos diferenciados que deben poder unirse en el transcurso de lo operación
que se Irole de llevar o cabo.

El primer extremo tiene que ver con la formación de eso imagen o partir de la propio vivien-
do de estos espacios centrales, concibiéndolo no solo como un espacio privado limitado por
unos muros, sino como un lugar residencial enclavado en un enlorno urbano del que forma
porte de manero indisoluble. En este sentido, lo transformación de ese espacio implico uno
serie de efectos sistémicos en lo imagen que puede tener hondos consecuencias.

El segundo es el del bienestar de los propios residentes en ese centro. Incluso podríamos am-
pliar el horizonte en este coso o los insti tuciones y asociaciones que se localizan dentro de
sus límites. En ese sentido, el punto de partido no sería tonto lo viviendo sino los formas de
habitar y su respuesto o unos necesidades residenciales de los habitantes de ese espacio.

Comportamiento y bienestar residencial


Pero en esto breve comunicación se troto sobre todo del segundo elemento, el centro como
espacio residencial, en el que nos encontramos con uno serie de características diferencia-
das que conviene tener en cuenta para afrontar las líneas que pueden orientar esa reformo
urbano.

En primer lugar los centros históricos de nueslros ciudades suelen acumular uno elevado
proporción de edificios y viviendas en molos condiciones, sin las dotaciones elementales:
agua , luz, desagüe, baño o ducho, retrete, lavabo etc .. En segundo lugar nos encontramos
con viviendas que están en malas condiciones: en edificios deteriorados, o que amenazan
ruino, con humedades o con dificultades de ventilación etc ... En tercer lugar existen vivien-
das que casi no merecen ese nombre: con unas dimensiones ínfimos o con un acceso difícil
en pisos elevados sin ascensor etc ...

lo intervención sobre estos viviendas se ha limitado frecuentemente o un lavado de caro con


uno mejoro de su aspecto exterior, pintando o mejorando los condiciones de lo fachado
pero sin meioror los condiciones interiores de las mismas. Esto actuación parcial resulto
insostenible, en primer lugar porque no abordo lo dificultad de sus moradores propietarios
paro afrontar la porte que les corresponde a la hora de la rehabilitación. En segundo lu-
gar parque no se enfrento 01 problema que supone a veces uno pérdida de una serie de
viviendas, o la demolicián de una parte o todo del edificio. Finalmente porque mantiene
unos condiciones residenciales que van cayendo debajo de la admisible poro uno viviendo
digno. En este sentido, a pesar del esfuerzo que se puso en marcha desde la adm inistra-
ción central con los contratos programo con ayuntamientos grandes en orden o desarrollar
intervenciones en los cenlros históricos y de los programas de rehabilitación, estos cenlros

288
MESA 5 . LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

siguen acaparando con frecuencia lo mayor proporción de los viviendas en mol estado de
los ciudades y manteniendo zonas en los que solo quieren vivir los minorías marginados.

Par eso, poro llevar o cabo uno renovación sostenible de los centros históricos hoy que ir
mós olió del mantenimiento de lo imagen arquitectónico e incluso hoy que ir más leios de
lo mero reformo de los condiciones de los viviendas que se asientan en ellos. Es necesario
considerar el impacto que los reformas que se pretenden pueden tener sobre los comporta-
mientos residenciales de sus habitantes, yo que cualquier intervención sobre los viviendas
va o terminar afectando o esos prácticos y, o partir de ellos, o los condiciones de hobitar
de sus ciudadanos.

A lo hora de analizar esos compartamientos residenciales de los habitantes de los centros


históricos, podemos destocar sus elementos diferenciales, poro luego analizar los efectos so-
bre esos comportamientos residenciales de la actuación que se pretende. Para ello partimos
inicialmente de uno división de esos comportamientos en tres categorías distintas:
Movilidad residencial
Acceso y lenencia de lo vivienda
Uso de lo vivienda y del entorna

La movilidad residencial en los centros históricos.

La movilidad residencial de los centros históricos es mós elevado que lo media de la ciudad ,
debido sobre todo a la existencia de una mayor proporción de viviendas en alquiler, lo que
puede producir un cambio más rápida en la composición social que en el resto de la ciudad.
En esta movilidad hay que tener en cuenta dos procesos diferenciados que les afectan:

El primero de ellos es el proceso de "gentrification" (aburguesamiento de los zonas centra-


les por cambio de residencia); puede llegar o tener uno gran intensidad de forma que en
algunos ciudades supone una transformación social completa del centro y con ello un cam-
bio notable en sus viviendas, con una mejora generalizada y un cambio de imagen. Este es
el coso de algunas ciudades italianas o francesas. Ese cambio supone en primer lugar una
capacidad de actuar sobre los edificios del centro que implique su adaptación a los exigen·
cias de la clase medio, la que supone de cualquier manero lo mejora de los estándares.

El fuerte crecimiento que han experimentado las clases medias españolas en los últimos
años, como efecto de los cambios en los sistemas productivos, ha activado este proceso de
farma intensa en muchos centros urbanos, especialmente en aquellos que tienen zonas con
un morcado valor social, produciendo uno revalorización de los viviendas que se asientan
en ellos y un proceso de renovación privada de los mismas con uno notable mejoro de sus
condiciones de vida .

289
lo in tervenc ión sobre lo viviendo en los ce ntros históricos
Jesus leol Moldonodo

Este proceso se manifiesta en ciudades como Madrid, afectando o barrios enteros como
Arganzuela o a zonas del distrito centro como el Barrio de las letras. Pero ese cambio en
el contenido social del centro no siempre es posible ni deseable, ya seo porque la imagen
socia l del barrio lo impide, porque lo renovación y adecuación de los viviendas se hoce
extremadamente difícil o por un compromiso de mantener el privilegio de la centralidad a
los grupos originales que habitaban el centro.

Frente 01 proceso de "gentrification" pueden darse otros dos procesos. El primero es el del
envejecimiento progresivo de los zonas, con un descenso de la capacidad económico de
sus habitantes y uno obsolescencia de los viviendas que supone un deterioro paulatino de
los mismos. El segundo proceso es el descrito por lo Escuela de Chicogo como " invasión
y sucesión" se refiere a la capacidad del centro paro atraer a las minorías, especialmente,
durante los últimos años, o los inmigrantes extranjeros que buscan en ese espacio uno vivien-
da barata, en alquiler y cercana a las oportunidades de trabajo. Uno vez que el flujo de
inmigrantes llego o uno dimensión determinado, los antiguos residentes empieza n a aban-
donar el barrio. Ese abandono se debe a razones culturales: dificultades para convivir con
otros culturas y otros expresiones: problemas con los ruidos, con los olores, etc .. , rozones
ligadas a los centros de enseñanza, por rechazo de comparti r lo escuela cuando los hijos
de las inmigrantes alcanzan uno determinado proporción (hecho descrito ampliamente en
lo literatura sociológico europeo y americana), finalmente, por razones económicos ante el
miedo de lo pérdida de valor de lo propio viviendo , afectado por una imagen del barrio
que supone una pérdida de su valor social.

El abandono de los primitivos habitantes del barrio, motivado por los rozones expresadas
anteriormente, supone su reemplazo inmediato por los nuevos oleados de inmigrantes que
buscan una viviendo a precio asequible y quieren beneficiarse no solo de lo centralidad,
sino o la vez de la proximidad de una elevado proporción de hogares de su mismo origen,
con equipamientos que van dirigidos expresamente a satisfacer una serie de demandas es-
pecificas de su grupo de origen: teterías, carnicerías islámicos, peluquerías, locutorios etc ..

Estos procesos pueden tener manifestaciones distintos en codo ciudad o desembocar en


situaciones diferentes . Un resultado frecuente es el de formar barrios con una composición
social y étnico diferenciado, lo que suele incluir espacios segregados que puede experi-
mentar avatares distintos, pudiendo llegar en el mejor de los casos 01 pintoresquismo de
un barrio que llego o suponer una atracción turística: el barrio chino de San Francisco.
Otras veces se convierte en un gueto más O menos abierto al exterior: la Goute d'Or en
Paris. La actuación sobre esos barrios se hace difícil salvo en el caso de que el p intores-
quismo que supone induzca una rehabilitación espontánea debido al valor que alcanzan
la s viviendas.

Pero en casi todos los casos estos procesos se yuxtaponen dando lugar a un auténtico

290
MESA 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

mosaico urbano con habitantes diferenciados, distintos pero no revueltos, ocupando codo
uno de los grupos zonas que frecuentemente están separados únicamente por una calle, o
diferencia de lo que sucede con los barrios de lo periferia urbano cuyo distancio espacial
suele ser mayor.

Desde lo perspectivo de las prácticas residenciales, el primer objetivo de lo intervención


pública es sin dudo lo mejoro de los situaciones residenciales de aquellos que habitan uno
viviendo en molos condiciones. El problema es que lo mejoro de las condiciones suele traer
frecuentemente un cambio en lo composición social, lo que lleva a plantearse no solo los
objetivos de una mejoro de la habitabilidad del barrio sino también objetivos sociales que
permitan seguir disfrutando de las ventajas de una posición central o aquellos grupos socia-
les que habitaban esos barrios anles de su mejora. La airo alternativa supone actuaciones
que han llegado a calificarse como operaciones de deportación.

El acceso y la tenencia de la vivienda


los centros históricos se caracterizan en todas los ciudades por un reparto de la tenencia
baslante alejado del que se da en el conjunto de la ciudad, con una mayor proporción de
inquilinos que la media.

Este hecho se debe a múltiples causas. lo primera es lo continuidad con las situaciones de
hace más de medio siglo cuando la propiedad del inmueble no ero fraccionable ya que
venía un ida a la propiedad del suelo. Tras la ley que permitía la división horizontal de la
propiedad, poco a poco una buena porte de las viviendas de estos edificios de los zonas
centrales fueron vendidas por pisos, de forma que pasaron de uno mayoría de alquileres o
una mayoría de propietarios. Pero en estos zonas todavía perduran edificios de una solo
propiedad tal como destoca Montserrat Parejo en su tesis doctoral sobre Barcelona en la
que estudio las formas de gestión de las viviendas en alquiler del cosco histórico de esto
ciudad, analizándolas en relación con los característicos de sus propietarios.

La segunda razón del mantenimiento de uno amplio proporción de alquileres en el centro


hay que encontrarla en una mayor demanda de este tipo de viviendas . El cenlro se carac-
terizo por ser especialmente demandado como lugar de residencia por hogares que tienen
una situación transitoria, ya sea por motivos laborales , por motivos familiares o simplemente
por motivos económicos. Lo búsqueda de los valores de la centralidad por parte de estos
hogares supone el mantenimiento de una oferta más abundante de viviendas en alqui ler.
Eso trae como consecuencia que en el centro abunden especialmente este tipo de hogares
formados por estudiantes, trabajadores de paso, personas que han experimentado uno rup-
tura familiar, o minorias que se caracterizan por un hogar inestable .

Finalmente los propios característicos del porque con viviendas en mol estado que o pesar

291
lo intervención soIJle lo vi viendo en los centro~ históricos
Jesús leol Moldonodo

de su situación son apetecibles por su carácter central, llevan o mantener uno proporción
elevado en alquiler porque lo rentabilidad de los mismos en este régimen es elevado.

El uso de las viviendas y del entorno residencial


En lo actual idad se estó dando un cambio en los ciudades españolas respecto 01 uso de los
viviendas en los centros históricos. Se do un aumento generalizado de los segundos vivien-
das en estos centros debido o diversas razones.

lo primero de ello es lo propio atracción de esos centros como lugar de residencio alterna-
tivo a la residencio permanente.

la segunda es la atracción de los centros poro los que teniendo su residencio permanente
en otro lugar, tienen que residir durante el tiempo de trabajo en la ciudad. En este coso se
invierten los términos y lo residencio junto 01 lugar de trabajo se convierte en uno residencio
esporádica frente a la residencia en otro lugar. Cada vez mós se do una migración recu-
rrente opuesto o lo de ocio, por lo que los que trabajadores van semanalmente a residir en
la ciudad que abandonarán en el fin de semana.

Finalmente es de destacar el mantenimiento como segunda residencio aquella vivienda que


fue inicialmente la residencia permanente y que es abandonado poro ir o vivir a la periferia
de lo ciudad, manteniéndose la primero residencia central cama residencia secundaria en la
que la proximidad del trabajo y de la oferto cultural llevo a acudir a ella esporád icamente.

La intervención sobre el centro.


Cualquier intervención público sobre los centros históricos va a tener una fuerte repercusión
sobre los comportamientos residenciales de sus habitantes, entendiendo éstos no solo como
los que residen de formo permanente sino de formo mós amplio, tal como plantea Martina-
tti , los habitantes de los centros históricos serían aquellos que lo frecuentan, por motivo de
trabajo, comercio, ocio o residencia.

Hay que tener en cuento los procesos de movilidad y los efectos que pueden tener sobre
lo atracción de los distintos grupos sociales que se disputan los espacios centrales de la
ciudad .

También hoy que tener en cuento los procesos de tenencia. Lo actuación público sobre un
edificio en el que hoya un cierto número de inquilinos, supone uno indemnización tanto 01
inquilino como al propietario, lo que hoce dificil el proceso .

Finalmente, no cabe dudo que lo atracción del centro histórico de algunos ciudades anda-
luzas puede ser afectado por lo intervención que se hago sobre él. En ese sentido conviene

292
MESA 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

tener en cuento los efectos que podría tener un aumento de los viviendas secundarios o
vacíos tal como estó sucediendo en algunos ciudades polo de lo atracción turística, como es
el caso de Venecia, donde sus ciudadanos la van abandonando en un proceso difícilmente
reversible. También hoy que considerar como afecto o los procesos de movilidad yola
tenencia y 01 uso del espacio residencial y de su enlorno los intervenciones sobre los zonas
centrales, yo que podrían producirse efectos contradictorios sobre el contenido social que
llevaron 01 traste en poco tiempo los efectos inmediotos de lo intervención: desde un cambio
radical en los categorías sociales de los habitantes hasta un incremento de los viviendas
vacíos o secundarios con lo consiguiente pérdida de uno vida activo de barrio que también
influye en su mantenimiento.

293
La solidaridad y biodiversidad de la convivencia
Enrique López Rodríguez

Lo!. proce!.o!. de generación de los Centros Históricos, así como su posterior desarrollo hasta
llegar o lo configuración actual, han !.ido muy variado!., complejo!. y !.ingulares, y e!., en esta
complej idad y !.ingularidod {arquitectónico, social, ... ) donde radica su atractivo que hoce
que por parte de toda la !.ociedad actual se muestre el móximo interé!. por su conservación,
mantenimiento y revitalización, como parte de una herencia que es necesario mantener y
transmitir a generocione!. futuro!..

Lo importancia del anóli!.is de lo!. centro!. hi!.tórico!., !.u e!.colo en relación con el morco
territorial donde se ubican, su población, su actividad económico, !.on comideraciones
impre!.cind ible!. o tener en cuento en los programas de intervención y revitalización. Esto
caracterización se traduce en Andolucio, que en lo mayoría de lo!. ca!.o!., e!.to!. Centros
Históricos e!.tón ubicado!. en ciudades con uno población que oscilo entre lo!. 5.000 y
20.000 habitantes, con uno e<:onomía basada fundamentalmen te en el !.e<:tor primario, en
la agricultura y ganadería fundamentalmente y con composiciones familiares mó!. o menos
estóndar: familia nuclear tradicional podre, madre y uno o mós hijos.

Tomando como marco referencial el Centro Histórico de la ciudad de Montara y la labor


desempeñado en los últimos cinco años por la oficina de Gestión y Ejecución del Plan Especial
de Protección de Centro Hi stórico de Montara, formada por un grupo de profesionales de
diversos di!.ciplinos, se extraen aquí algunos reflexiones y consideraciones a tener en cuenta
o lo hora de intervenir y programar actuaciones en estos espacios ton si ngulares.

A parti r del anólisis teórico y la próctica desarrollado, podemos concretar una diagnosis
sobre lo realidad físico y social de este sector urbano en concreto y extrapolarlo a la
mayoría de los centros históricos de ciudades medias y pequeñas de Andalucía.

Esta diagnosis se concreta fundamentalmente en:


• la relación física con el territorio y su conexión con resto de la ciudad manifiestan
graves problemas de borde y de accesibilidad .
• Déficit de equipamiento!. e infraestructuras urbanos.
• Problema!. notables de accesibilidad rodada y de aparcamiento que, en los
circunsta ncias actuales, no los hacen atractivos poro uno gran porte de la
sociedad.
• Olvido de lo tradición rehabilitadora y de los !.istemas constructivos tradicionales,
introduciéndose procesos constructivos y soluciones tipelág ica s estandarizados
ajenos o los procesos de transformación y cambio característicos de estos fragmentos

294
MESA 5. LA VI VIENDA Y LA COMUNIDAD

urbanos, que hacen que desaparezcan oficios y prácticas constructivas que son
necesarios poro lo conservacián y mejoro de lo calidad de vida de estos sectores.
• A nivel socioeconómico se está produciendo un despoblamiento, envejecimiento y
falto de dinamismo que se traduce en el asentamiento en estos sectores urbanos de Jos
grupos de población más desfavorecidos, con gran conflictividad social y diversas
problemóticas individuales, familiares y comunitarios. Familias con escasos recursos
económicos e ingresos eventuales que habitan en viviendas en malos condiciones
higiénico-sanitarias, con problemas de hacinamiento, barreras arquitectónicas y
funcionales, que provocan en estos grupos un deseo de abandono y huido o otros
sectores urbanos con la consiguiente pérdida de identificación con estos centros.

La administración público, en nuestro caso la autonómica, plantea a través de sus múltiples


programas de intervención (programo regional de planeo miento en centros históricos,
programas de rehabilitación autonómica, programa regional de espacios públicos, ...)
el morco legislativo donde desarrollar estos labores de recuperación y revitalización. En
el último plan de vivienda y suelo 2003·2007, se definen las Áreas de Rehabilitación
Concertado como un instrumento global de intervención en ómbitos urbanos concretos,
centrales o periféricos, que responden a lo voluntad de integrar, coordinar y fomentar los
distintos instrumentos a desarrollar, independientemente de cual seo el carácter, público o
privado de sus agentes. Su objetivo es mejorar los condiciones del alojamiento y recuperar
el patrimonio, con especial atención a las viviendas, sin olvidar otros aspectos de carácter
urbanístico y social , vinculados o lo concepción del habitar. Sin embargo, en estos piones
no se presto igual atención a la gestión y ejecución de estos programas que en la mayoría
de los cosos dejan un porcentaje muy elevado en monos de lo admin istración local , estando
ésta carente, generalmente, de recursos económicos y humanos poro desarrollarlos o
ejecutarlos, lo cual provoca una elevado dilatación en el tiempo de ejecución de estos, con
lo pérdida de interés y vigencia poro lo población residente en estos centros urbanos.

En relación con los aspeclos o trotar dentro de esla meso de debate, lo viviendo reflejo como
ningún otro uso, lo manera de vivir de uno sociedad en un tiempo determinado. Sus múltiples
tipologías, su relación con el espacio público, responden directamente a una diversidad
social que en un momento determinado cohabitan en un espacio urbano concreto .

Esto pluralidad de modelos t¡pológicos, su transformación y adaptación a los diferentes


acontecimientos históricos, nos muestran que soluciones tipo y estandarizados, en un marco
normativo excesivamente rígido, no son los más adecuadas paro estos entornos urbanos.
Es en la Singularidad y lo individualidad donde son necesarios los esfuerzos programáticos
y proyectuales.

Hablar de comunidad y de convivencia es difícil en el panorama actual. Vivimos en uno


sociedad donde se está primando lo individualidad y lo competitividad , donde lo relación entre

295
lo solidaridad y biodiversidod de lo convivencia
Enrique lópez Rodríguez

los diferentes individuos que conForman la sociedad se plantea en torno a acontecimientos


con cierto carácter lucrativo " espectáculos deportivos, campañas comerciales, .... ". los
modelos residenciales más comercializados, sobre todo en ámbitos rurales #viviendas
unifamiliares adosadas #, carecen de estancias destinadas a desarrollar uno mínima
convivencia a colectividad. Sin embargo, es necesario que el reconocim iento de la existencia
de nuevos grupos de convivencia (parejos del mismo sexo, familias manomarentales y
manoparentales, grupos plurifamiliares, personas · mayores, personas solos, ... ), los nuevos
tecnologías en ellerreno de lo doméstico, los continuos cambios en cuanto a los condiciones
de utilización de la vivienda a lo largo del tiempo, ... se traduzcan en propuestas con una
mayor carga de pluralidad y flexibilidad, que sean capaces de dar respuesto o estos nuevos
programas de necesidades.

Es necesario que estos nuevos formas de convivencia lideren y protagonicen cambios


sociales que provoquen reacciones en lo sociedad actual y es, en los Centros Históricos ,
con uno demostrado capacidad de adaptación a los cambios y al devenir de la ciudad, el
lugar donde desarrollar estos procesos, para así recuperar su condición de modernidad y
de fu turo que fueron capaces de proyector en el pasado.

296
Los comentarios del coordinador: a través del cristal
Miguel Madera Donoso

Sofisma de aureola.
Si las notas del coordinador retan o lo contemplación de la ciudad boja lo égida organicista
de trocor morado por célula, tendremos que deliberar sobre cuántas casas, habitaciones,
conforman el patrimonio urbano y en qué lugar. Y, en relación con ello, pensar en cuál es
su dom inio de ciudadanos, cuánto vida comporten.

Proteger para transmitir método ya no parece suficiente, ahora que por fin, ante la peor
cara de lo mundial, somos todos vulnerables. Entre morirnos magníficos en estos Centros,
aislados de lo que denominamos el complejo urbano y sus utopías, zonificados al granel en
su función única, sin ambiente de trozo de ciudad, en tanto desplazamos nuestra pretendida
prosperidad hacia el caos terri torial.

La práctica de la arquitectura y el urbanismo se desempeño hoy bajo uno imagen sin perfi l
ni compromiso, una vez se han considerado resueltos los problemas urgentes de quienes
contamos con censo y pretexto turístico. Es una de las manifestaciones de lo claudicación de
lo público al interés privado, así como lo terciarización del sentido de ciudadanía.

Las cuatro quintos partes de mundo que hocen el resto de lo que no vivimos carecen de te-
cho y alimento, y su mayor oportunidad se encuentro lejos de historia y arquitectura: reside
en el desorden de nuestro aspiración metropolitano. Los Centros quedan enlonces como
claustro y refugio de visitan tes y espantados: su acervo sumido más en lo inmemorial que en
el conocimiento, mós en la emoción que en la belleza.

¿Cuól es lo realidad?

Lo tantas veces dicho: centro, ciudad y suelo no urbanizable.


• El proceso de urbanización no se traduce en lo existencia de ciudad. Lo urbaniza·
ción sin ciudad significo lo constitución de espacios definidos por flujos , de territo-
rios de límites imprecisos o superpuestos y de lugares sin atributos y, por lo tonto, sin
capacidad de integración simbólica. Son zonas en los que lo presencia del Estado
es débil, lo regulación por lo vía del derecho es escoso y el acceso o lo iusticio Y
los servicios públicos urbanos deficiente y desigual. El derecho o lo vivienda debe
ir unido 01 derecho o lo ciudad. (Hábitat 1, Vancouver 1976).
• El desarrollo rural y el desarrollo urbano son interdependientes. (Hábitat 11, Estombul
/996).
• Tenés tonta razón que no sirve poro nodo (Miguelita o Mofo/do).

297
los comentarios del coordinador: o troves del cristal
Miguel Modero Donoro

De la interdependencia al desorden.
lo aparición de lo ciudad o partir de lo aldea se reconoce posible gracias o los mejoras
en la agricultura y en lo conservación de los alimentos introducidos por lo culturo neolítico,
que o su vez asiento el sentido de comunidad. En lo ero actual, lo economía del mundo
occidental ha sustituido su estructuro agrícola, organizado en torno a un numero limitado de
grandes ciudades y miles de pueblos y pequeños nú~leos, por una estructuro metropolitana,
donde el crecimiento descontrolado de lo urbanización no sólo ha asimilado o los unidades
menores, sino o su entorno rurol, amenazando los flujos naturales necesarios poro lo vida,
que en el posado habían servido poro compensar los deficiencias del medio urbano. los
fuerzas ciegos de la urbanización, deslizándose o lo largo de los líneas de menor resisten-
cia, no muestran ninguno capacidad de crear un modelo urbano reconocible en forma y
sostén paro lo sociedad.

En lo disciplinar, bastó con erigir arteramente lo babel de urbanismo-planificación-Iey , poro


que aquél sufriera condeno y exilio.

La misma consideración en unidades de entropía.


En cuanto se interrumpe el intercambio de materia con el entorno, el sistema se descompone
y tiende hacia el caos, se tambaleo ante lo acción consum ista del hombre, que se nutre de
lo ruptura de flujos que conduce 01 desorden, de tal modo que los aperturas que exige el
mol entendido principio de lo competencia vinculan los formas de lo ciudad y del territorio
a la demando de mercado. Deviene imposible lo formo de cualquier modelo, tonto como
su gestión y ejecucián, si previamente no se determino el sostén de la plusvalía que ha de
generar o, lo que es lo mismo, si puede ser satisfactoriamente enajenado.

Es lo óptico que subyace a varias de las formulacione s legislativas del régimen urbanístico
español.

La vivienda.
Desde el punto de visto de lo demando real de lo sociedad, y su atención desde los admi-
nistraciones públicos, uno coso es el acceso a lo viviendo y un entorno urbanizado dignos,
y otra bien distinta es que dicho acceso conlleve el derecho a su propiedad. lo confusión
entre espacio de habitación y unidad inmobi liario alienta un debate que alejo el compromi-
so de lo público con el gobierno y administración del territorio próximo, desarticulando los
relaciones entre los artes de urbanización y 10 programación de viviendo e infraestructura,
con los consiguientes problemas de incoherencia en el sistema urbano. Se porte del erróneo
supuesto que producir viviendas boja regímenes indirectos es proyectar ciudad y atribuir lo
condición de ciudadanía. los Centros, en tonto, esperan a que agentes y administraciones
incorporen los inmuebles o los circuitos del mercado. la viviendo siempre se siente vacía.

298
MESA 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

Otros Centros, otras técnicas: actividades .


Ejercicio próctico: identificar referencias e hitos inmemoriales sobre los tejidos de Belgrado,
Mostar, Jenin, Bagdad, Darfur, Grozny y Gaza. Establecer a cantinuación un único concep-
to de viviendo y con junto urbana.

Comentar: lo violación de los derechos humanos mediante lo organización del espacio; lo


reordenación urbano por hecho de guerra ; el concurso de urban istas poro lo selección de
objetivos estratégicos en lo guerra preventivo .

Contraste de experiencias en lo manipulación espacial del crecimiento urbano del entorno


Palestino; obtener uno nuevo definición del ejercicio profesional de los arquitectos en este
coso.

Visito imaginario por Lo Habona Viejo y Lo Habano del Oeste: reproducir el ejercicio prác-
tico que se pide arribo ; repetir dentro de once años.

De haber sido posible: otra mesa, a la hora de comer.


Lo ciudad en lo televisián, según programas.

299
Esteban de Manuel Jerez

Lo culturo europeo del siglo XX ha generado distintos actitudes hacia lo ciudad histórico. El
urbanismo moderno, con su culturo rocionolista-funcionalista, propuso un modelo de ciudad
segregado en lo que lo zonificación separadora de usos residencial, productivo y de ocio,
basados en lo circulación motorizado, no encojaba con el soporte físico heterogéneo y com-
plejo propio de los centros históricos. lo modernidad se alejó de estos centros y socialmente
se inició un proceso de decadencia en lo social y de destrucción en lo físico.

Lo revalori zación de lo ciudad histórico acaecido en lo segundo mitad del siglo XX, princi·
palmente o partir de lo década de los setenta, ha puesto su énfasis en preservar lo memoria
histórico expresado o través de lo configuración espacial. Fruto de ello ha sido el estableci-
miento de normativos de protección del patrimonio edificado, el estímulo a la rehabilitación
público y privado, los intervenciones de reurbanizoción y mejoro del espacio público. Todo
ello ha permitido frenar e incluso invertir el proceso de abandono de los centros históricos
por lo burguesía, atraer el turismo, asentar equipamientos. Este énfasis en lo configuración
espacial ha olvidado con frecuencia el aspecto social. Hemos asistido o procesos de rege·
neración urbano en áreas degradas de los centros históricos que han provocado un proceso
de sustitución de población traumático paro la cultura de relaciones preexistente.

Al final del siglo XX el concepto de patrimonio se amplió poro acoger los culturas que vivifi-
can ese patrimonio. El concepto de patrimonio etnológico enfatiza que lo mero preservación
de lo imagen físico es insuficiente. Tenemos muchos centros históricos que han perdido su
inicial complejidad funcional y social y se han ~temat¡zado" poro su uso turístico, comercial
y de servicios, o que se atomizan socialmente generando mini-olojamientas de lujo, poro
uno clase social que los habi ta de formo temporal sin arraigar.

La mirada que hoy precisamos arrojar sobre los centros históricos tiene que ser complejo.
Precisamente lo nuevo actualidad de lo ciudad histórico proviene de la constatación de los
límites y el fracaso de lo moderno ciudad funcional, expansivo, crecienlemente devoradora
de recursos {suelo, aguo, materiales), de energía, con uno movilidad motorizado insoste-
nible y que además provoco segregación social en el espacio, separando a los grupos so-
ciales en función de su renta. la ciudad insostenible e insolidaria, descohesionodo, preciso
volver lo miroda sobre lo ciudad histórica. El corazón que late se torno así como un posible
modelo a recuperar y generalizar: policentralidad, barrios ciudad en los que convivan todos
los usos, d onde sea posible vivir, trabajar, descansar, acceder a lo culturo, pasear, recono-
cer signos de identidad . Y donde pueda convivir la creciente complejidad de los sociedades
multiculturales .

300
MESA 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

Poro ello lo político de viviendo aparece como un elemento clave que preciso un impulso
corrector de lo dinámico del mercado por porte del poder público. Vemos cosos como el
Plan Urbon Son luis·Alamedo, en Sevilla, en los que lo acción de políticos rehobilitadoros
que no han contemplado uno intervención en viviendo han provocado un proceso especu+
lador, por lo revalorización del espacio físico, que ha generado lo expulsión de los vecinos
supuestamente beneficiarios de los mejoras. Y vemos como en estos barrios existe sin embar+
90 uno diversidad social, todavía, que es preciso protoger como volar de convivencialidad.
Son territorios donde conviven los vecinos que hicieron popular el barrio, nuevos vecinos
profesionales que han rehabilitado viviendas y se han instalado aquí , inmigrantes alojados
en cosos de vecindad, jóvenes de culturo alternativo, sedes de nuevos movimientos sociales,
comercios tradicionales junto con actividades emergentes ... Son barrios dotados de uno
complePdad renovado, que luchan por dotarse de uno identidad, defendiéndose de lo ciu-
dad generado por los sólos fuerzas del mercado, y que reclaman participar en lo tomo de
decisones sobre su futuro e implicarse en su gestión.

Nuestro reflexión sobre lo ciudad histórica debe partir de que para preservar lo complej idad
que vivifico o los centros históricos, o poro recuperar eso vitalidad muchos veces perdido, es
preciso fundar uno nuevo cultura de participación ciudadano, en lo que lo lógico del mer-
cado seo sustituida por uno lógico apoyada en la construcción de trióngulos colaborativos
entre gobierno local, técnicos y lo sociedad todo.

301
Posibles cuestiones para debate
Manuel Ramos Guerra

El Centro Histórico como suma continua de valores o lo largo del tiempo.

la pluricentralidad de los Centros Históricos.

los Centros Históricos necesariamente relacionados con el desarrollo posterior de la ciu-


dad.

lo diversidad de Centros Históricos.

Centros Históricos contrapunto entre riqueza cultural y pobreza económico-social.

Establecimimiento de instrumentos de anólisis continuo, con capacidad para clarificar el


caróeler de las distintas estrategias y políticos específicas, desde los mós conservocionistas,
historicistas y nostálgicas o las mas progresistas de desarrollo de ciudad.

Lo viviendo en Centro Histórico y lo potenciación del espacio publico no privatizado.

Lo viviendo como generadora de patrimonio intangible que reclamo acciones interdiscipli-


nares más allá de las urbanísticos y/o arquitectónicos.

la falta de confort. Un motivo en el pasado de abandono de! Centro Histórico. El concepto


aelual de confort.

Centro Histórico ¿laboratorio de conservación-innovación cultural e individualidad en con-


traposición o la despersonalización del hábitat generado en la nueva ciudad?

lo viviendo y la participación ciudadana en las políticas de intervención.

la sustitución de la viviendo por otros usos.

El derecho o residir en el Centro Histórico y el deber de integración.

Solución desde lo público al desequilibrio socioeconómico de los residentes en cen tros


históricos.

las elites y la inversión privada en vivienda .

302
MESA 5. LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

las políticas de vivienda aplicadas a Centros Históricos .

la constitución de entidades administrativos específicas poro viviendo en Centro Histórico.

los poderes públicos deben actuar ejemplarmente y con políticos participativas.

los cominos de recuperación de inversión público en viviendo en Centros Históricos.

Viviendo y seguridad en los Cenfros Hisfóricos, lo percepción de inseguridad relacionado


con el abandono.

Tipologías tradicionales y nuevos formas de vida. Nuevas tipologías y tejidas residenciales


históricos.

Políticos de contención de procesos especulativas en Centros Históricos y prevención de


procesos de desarraigo poro aseguror la heterogeneidad social y cultural .

303
Accesibilidad urbana r idea de ciudad
Gaia Redaelli

Reflexionar sobre "centros históricos" conllevo evidentemente uno reflexión sobre lo ciudad.
Reflexionar sobre lo ciudad es incluir bueno parle 'de lo población occidental actual y, en
un futuro próximo, lo gran mayoría de los ciudadanos mundiales, que se calculo vivirán en
unas décadas en conglomerados urbanas. Sin embarga, el concepto de "centro histáricos"
es ambiguo. En general , se refiere a una zona determinado de la ciudad, con carácter
urbano y arquitectónico definido cama "antigua", y por esa supuestamente de calidad; en
lo mayoría de la ciudades europeas eso se superpone a los que fueron los núcleos amura·
liadas, arquitectura defensivo cuya fin es definir un interior y un exterior, delimitar, separar.
En otros palabras, el concepto de "centro histórico" tiene normalmente un carócter de tipo
espacial.

¿Es la noción de espacio suficiente paro observar, interpretar y actuar sobre lo ciudad y,
sobre todo, poro reflejar la vida cantemporóneo? ¿Es pensable abordar el problema de los
centros históricos centrando la atención sobre su carácter defensivo-espacial, monumento·
lizarlo, acentuar la separación can los demós portes de lo ciudad poro conservarlo? ¿Si
hoy que enfocar el problema de los centros históricos, cual es el concepto de ciudad donde
ubicamos el problema?

Históricamente los núcleos urbanos surgen en lugares estratégicos. El conocido mapa /tinera·
r;um p;cfum del IV siglo antes de Cristo nos indico desde lo época romano ese tejido en red
de núcleos habitados que conforman el territorio. Cruces, posos, necesidades defensivas,
politicas y comerciales son los principales motivos poro definir el lugar donde fundar una
ciudad. A su alrededor, lo ciudad genera energía, un entramado de relaciones urbanos,
comerciales y territoriales.

l.a noción de tiempo es lo que genero, junto o lo de espacio, el concepto de órea urbana.
Area urbana es lo que es accesible al ciudadano en el tiempo de uno hora de traslado
desde su viviendo 01lugar de trabajo. O sea, se considero ciudad el espacio que garantizo
01 ciudadano lo libre y democrótica movilidad en su vida cotidiano, dependiendo evidente-
mente el espacio recorrido del medio de trasporte utilizado. En la antigüedad , el caballo re-
corría en uno hora uno distancio, donde el viajero encontraba lugares de descanso; hoy, el
transporte ferroviario puede garantizar usos de ciudad homogéneo - aunque en un espacio
discontinuo - en áreas urbanos que incluyen ciudades diferentes, histórico y cultural mente,
paisajes cambiantes.

En este sentido, el problema de lo viviendo en relación o lo colectividad no dejo de ser uno

304
MESA 5 . LA VIVIENDA Y LA COMUNIDAD

de los principales nudos poro definir nuestro ideo de ciudad. En lo sociedad contemporá-
neo, donde lo movilidad, la accesibilidad a lo información, pero tombién 01 transporte,
definen el corácler de flujo de nuestros ciudades y de nuestro espacio cotidiano y mentol,
uno vez mós resulto un problema de elección político. El comino o seguir sobre los políticos
infroestrucluroles debe reflexionar sobre lo estratégico accesibilidad urbano de los ciuda-
danos y, por eso, generar uno idea de ciudad y definir un área urbano dentro de la cual
el lema de los centros históricos asume un enfoque diferente al de su dimensión puramente
espacial.

El concepto de metrópoli es un conglomerado que va amplióndose en sus alrededores en


un espacio continuo y homogéneo bajo el punto de vista de lo ocupación urbano. Es lo
que genera los barrios satélites - dormitorios - que separa, aísla, zonifica la ciudad, que
se ensancho paro englobar territorio - indiferente o lo cultura de los lugares . Lo noción de
óreo urbano reconoce uno estructuro multipolar de ciudades con uno identidad propia que
conforman uno red histórica potenciable o través de lo infraestructura en sus característicos
espaciales, urbanos, sociales, culturales. El concepto de metrópoli va hado lo homogenei-
dad espacial y cultural. El concepto de área urbana fomento la diversidad y la integración,
conlleva lo discontinuidad territorial en un usa homogéneo de ciudad, enfoca las identida-
des diferentes paro crear sinergias.

No es cuestión de velocidod; la red no se perfecciona sobre la velocidad, sino sobre la ra-


pidez de los intercambios. la velocidad une solamente pocos puntos en uno mismo línea; lo
rapidez garantiza el policentrismo de la red, que en términos infraestructura les es la optimi-
zación del intercambio de medios de transportes para aumentar los posibilidades de uso de
ciudad. la accesibilidad al centro histórico en este sistema de red es fundamental para que
no se monumentalice, sino que siga formando parte de lo vida cotidiana de los ciudadonos.
En el centro histórico, lo accesibilidad puede garantizar lo movilidad y, consecuentemente,
vivificar los cascos antiguos o través de Jo viviendo y contrarrestar de esta formo el fenóme-
no centrífugo de ocupación indiscriminado del territorio. En este sentido, lo transformación
del centro será adecuado o su época, encontrorá el equilibrio justo entre conservación e
innovación, entre historia y contemporaneidad, evitará encerrarse en un exceso de monu·
mentalización, porqué estarán los ciudadanos todavía allí o decidir su futuro. Fomentar lo
iniciativa privada de recuperación de la vivienda y - paralelamente - estructurar una red
de lugares de interés coleclivo renovando al mismo tiempo el espacio público, puede quizá
contribuir o uno reconversión de los centros históricos, como yo se ha experimentado en
algunas ciudades europeas como lyón , Oporto o Barcelona .

En esto idea de ciudad, es posible vivir en Códiz y trabajar en Sevilla a vivir en Sevilla
y trabajar en Córdoba; vivir en Milano y trabajar en Pavía o vivir en Bérgomo y trabajar
en Brescia; en el espacio-tiempo de uno hora. Dos casas de óreas urbanas confrontables,
lo del policentrismo milanés-lombardo y de la multipolaridad andaluza. En ambos casos,

305
Accesibilidad urbana, idea de ciudad
Gaia Redaelli

ciudades con identidad propio histórico, cultural y económicamente, construyen sinergias


en el territorio discontinuo. Relacionan identidades y, por eso, entrelazan historio y futuro.
Permiten usos de ciudad diferentes y múltiples elecciones de vida del ciudadano. Recono-
cen y respetan mutuos cualidades. Sólo en ese coso, cuando no nos sentimos agredidos en
nuestro identidad, es cuando conseguimos no cerrarnos en ningún espacio amurallado o en
ninguno reivindicación regionalista, sino que nos abrimos o compartir identidodes diferen-
tes en nuestro espacio-tiempa cotidiano.

306
Central Place versus Ciudad Histórica
Vicente Seguí Pérez

Creo que ha llegado el día en que debemos divorciar "civilizada mente" el concepto de
Centro Urbano del de Ciudad Histórica.

Llevamos menos de un siglo en que ambos conceptos vienen conviviendo . Durante este
tiempo se ha alimentado conjuntamente y se han usado, en unos cosos para bien y en otros
paro no tan bien. Pero hoy día, hemos llegado a un momento en que ya no sabemos dife-
renciarlos y estamos creando fuertes distorsiones que estón repercutiendo negativamente en
ambos conceptos.

El concepto de Centro Urbano nace aproximadamente en lo década de los 30 del siglo


posado, desde el ámbito de la geografía, si bien su contenido es típicamente económico.

En 1933 Christaller introduce la teoría de los lugares centrales (Central Place) en el campo
del crecimiento urbanístico. Produciendo toda uno revolución en la forma de entender y tro-
bajar en las ciudades, aparece el desarrollo de lo especialización espacial de los servicios
urbanos, lo distribución espacial de los centros, el centro territoriol y su región periférico o
complementario, los teorías de lo localización o los teorías de los precios en relación con
el espacia.

Estas teorías se extenderón con bastante solvencia por el mundo anglosa jón , sobre todo
por los Estados Unidos, necesitados de encontrar modelos explicativos y reinterpretadores a
unos ciudades con bajo nivel histórico y fuerte cargo económico .

Cuando tardíamente estos conceptos se introducen en países donde los ciudades tienen uno
fuerte cargo histárica, el concepto se contamino y se transgrede pues tiene que adoptarse.
En algunos casos en que lo base histórico (tonto urbana como disciplinaria) es muy poten-
te , su efecto quedo disminuido, lo que ocurrió con los grandes y pequeños ciudades del
norte de Italia, Francio o algunos ciudades alemanas. Pero en otros ciudades, sobre todo
del Mediterráneo sur, se malverso todo la concepción de lo modernidad de la geografía
económico y se utilizo poro manipular modelos históricos tradicionales urbanos, de escoso
competitividad económico , en beneficio de un crecimiento económico " necesario" poro el
desarrollo urbano.

Se olvidan de los análisis y reflexiones que traían las leoríos de distribución espacial y se
quedaron con el concepto "vacío", ajeno a todo su contenido geográfico, económ ico y
urbanístico, recogiendo o asumiendo sólo lo ideo de representación económ ico (terciaria y

307
Cenlrot Ptoce versus Ciudod Histórico
Vicente Segui Peraz

comercial) , administrotiva o culturol de todo lo ciudad, en un sincretismo del foro oteniense


o de los ciudodes renacentistas, pasado par el filtro del poder centralista de lo época.

Cuanto más débil fuera el modelo tradicional urbano, tonto en extensión como en capa-
cidad edificatorio, tipológico, estructuro morfológico (calles, plazas ..), etc., más sufrió el
embate de ese Central Place.

Si los ciudades estado-unidenses encontraron en estos modelos de "lugares centrales" (que


no solo de "Iugor centrol") uno solución o su crecimiento, fue por su fuerte desarrollo territo-
rial, necesitadas de dotarse de un modelo conformador y explicativo.

Pero en nuestros ciudades europeos, cuyo modelo de ciudad ero compacto y cerrado, cen-
Iro y ciudad histórico se confundían formando ese término anglosajón conjunto de Centro
Histórico.

Ha llegado el día en que ombos conceptos se segreguen, y que o cado uno le demos lo
suyo, sin que ello supongo que no pueden convivir en algunos aspectos . Pero que sepamos
lanlo los urbanistas como los políticos y los ciudadonos, cuándo estomas en el ámbito del
Central Place de lo ciudad que por cierlo, puede ser unícéntrica o policéntrica, y cuándo
estomos en lo ciudad histórico.

lo ciudad histórico es el ómbito origin ario de lo ciudad, el lugar de lo rehabilitación y del


patrimonio, de lo convivencia no especializado, mestizo y diverso . Ello no quiere decir del
ocaso, ni de lo clausuro, ni de la decadencia y del desfallecimiento, ni tompoco de la repre-
sentación económico, cul turol o administrativo de todo lo ciudad. los ciudades históricos,
los barrios históricos, han estado y estarón en continuo movimiento. Pero con sus lógicas y
leyes internos, no los que tienen los lug a res centrales que son otros, o veces coinciden en
algunos ospectos, pero en otros son fuertemente distintos, produciendo consecuencias clara-
men te negativos poro uno o poro otro, norma lmente suele ser poro el más débil.

Recuperemos el concepto de "lugares centrales" , de policéntral idad de nuestros territorios,


recuperemos nuestros teorías económicos urbanos, en un tiempo en que lo teoría de redes
y de telecomunicaciones nos permite dotarnos de ideos nuevos, y recuperemos o su vez
lo lógico de nuestros borrios históricos, en donde lo viviendo (lo residencio) , sobre uno
morfologío y tipología histórica, nos permite modernizor sus leyes, y dotarnos de todo uno
riqueza propio inmenso , como han demostrado muchos ciudades ilolionas y francesas.

Acabemos con esto confusión, y recuperemos codo concepto poro su propio ómbito de
trabojo .

308
La ciudad domesticada
Izabela Wieczorek

lo ciudad moderno se ha planteado nuevos desafíos en el comino de su continuo


transformación. Cambian los valores vitales, los valores culturales, los relaciones humanos,
los sistemas productivos y nuestro vinculación con el entorno natural. Estos cambios
acelerados del mundo actual constituyen un desafío poro el debate sobre el HÁBITAT. Al
mismo tiempo el espacio doméstico se agoto , en su propio incapacidad, o lo complejidad
contemporáneo.

El pesimismo originado por lo decepción asociado o un morco crítico de nuestro hábitat nos
llevo o lo búsqueda de nuevos modos de coloni zar lo ciudad .

¿Existen fórmulas globales que enmarquen el debate sobre el hábitat en uno sociedad
sometido o lo dictadura del metro cuadrado? lo necesidad de encontrar respuestos nos
hoce evolucionar -es un cambio bastante accidentado- una mezclo entre lo experiencia
colectivo y ético individual.

Rousseau proclamaba el cultivo de los facultades innatos como uno verdadero educación,
más que lo imposición de nuevos conocimientos. Explorar los posibilidades del significado
en lo que yo existe es más eficaz que añadir información superfluo (incluso aunque seo fruto
de lo metodología y lo metafísico de lo revolucionario).

Formamos uno sociedad dinámico . El ritmo de vida y el modo de empleo cambiaron lo


ideo de lo propiedad y de lo identificacián con el lugar añadiéndoles una etiqueto de
" fecho de caducidad" . El ser humano es lo materia codificado inteligente. A pesar de
los progresos tecnológicos y sociales, de lo existencia de lo arquitectura en su ortodoxia
moderno, siempre necesitará reconocerse en el universo, ordenar y simbolizar el espacio,
necesitará su Uterritorio retárico" . Desde un punto de visto antropológico existe también uno
relación codificado entre el hombre y el espacio (incluso poro los nómadas) . lo esencia de
uno ciudad nos remite o lo identidad y o lo memoria, dado que lo noción del espacio no es
solamente cartesiano , ni material , sino también sensorial y espiritual.

El espacio urbano contemporáneo estó absorbiendo el de la vivienda y 01 mismo tiempo


el Habitonte usurpo sus espacios en lo ciudad. lo ciudad de hoy debe ser interactivo.
Queremos que codo Habitante desarrolle su propio ideo de lo urbano. Pretendemos devolver
lo posibilidad de experimentar el espacio o través de vínculos personalizados. Paseando
por lo ciudad captamos los objetos y fenómenos del mundo exterior y los llevamos o nuest{Q
realidad interno . lo integridad del Hábitat consiste en lo generación de interfaz sensoria l!

309
to ciudad dome~ticodo
b:abelo Wiec::xorelr.

visual y tóctil entre el Habitante y sus distintos entornos. llegamos a la conclusión de que
la necesidad urbano o actividad lúdico de un individuo o de uno sociedad establece un
juego llamado UNA CIUDAD DOMESTICADA. los reglas del juego aparta el lugar. Allí se
esconde todo Jo materia sensible paro el Proyecto. Esto materia impalpable nos sirve poro
crear espacios que el Habitante puede colonizar, sentir, experimentar; con su lenguaje, a
su manero y o su ritmo.

Queremos hacer de Jo ciudad un INSTRUMENTO participativo. Queremos que lo Arquitectura


aprendo del Hombre y lo Naturaleza.

El SENTIMIENTO DEL lUGAR. El CONCEPTO IMÁN.


Este concepto está ligado 01 análisis yola lectura del sitio. Nos resulto imprescindible visi tar
el emplazamiento del proyecto, y recibir de eso visito el material latente en ese lugar, el
material que presente o en potencio, configuraró el espacio arquitectánico o urbano en el
Óreo . El sonido en el ámbito, el color, el olor, el tacto de los elementos naturales o artificiales
que lo configuran se nos presentan como desencadenantes del proyecto. Nos interesa
un análisis previa o diversas niveles, trotando de aislar lo percepción física, geográfica,
científica de la percepcián sensorial. Esto nos ha llevado, en numerosos ocasiones, o
elaborar planos de análisis en estos diferentes niveles: en esta primero fose de trabajo se
generan cartografías físicos pero también de lo que no se puede ver o tocar directamente,
es decir, cartografías de materia intangible, señalando ómbitos perceptivos diversos,
cuadros de compatibilidades sensoriales o relaciones de densidades entre las sensaciones
que aparecen en parajes naturales o edificios. Contraponemos documentos geogróficos
frente o documentos sensoriales, trotando de extraer la esencia del Jugar a partir de ese
entrelazamiento.

310
MESA S: CONCLUSIONES
Corlos Hernández Pezzi
Coordinador

la mesa estuvo formada por dieciocho miembros entre 105 que había uno moyoría de ar·
quitectos, sociólogos y economistas, cuyos escritos aportaron unas doce colaboraciones
de gran interés y se recalcó desde el primer momento el acierto de ligor 105 problemos del
alojamiento con la creación de vida comunitario. En un reposo esquemático, los principales
asuntos de debate pasaron por Jo definición de centro y cen tralidad , de cambios y continui-
dades, de e5calas y umbrales, de centralidad y policentrismo, de gobernabilidod y parti-
cipación, el centro como símbolo o idea de ciudad , y de lugar frente o los no lugares, que
concita identidades de todo tipo, fomento lo inclusión y la vida en comunidad, es un ámbito
de la "inteligencia moderna", y constituye una oportunidad para desarrollar políticas de
diversidad, bienestar urbano, educativo, sanitario, prácticas contra la pobreza, seguridad
frente a la delincuencia, empleo y desarrollo económico.

Para ello, se destacó el valor de la intervención pública y la formación de la ciudadanía


hacia una participación integrada que vaya más allá de la rehabilitación física. lo ciudad
es un ámbito de sueños y deseos y un lugar de creación de volar, que ejerce una centrali-
dad simbólica que se considera básica para integrar Jo identidad positivo de comunidades
diversas. En ese sentido, lo intervención pública debe ser de ajustes, para producir el hecho
coral que determino el tejido social de realidades y frustraciones y requiere de un cuidado
de género y generacional que facilite lo accesibilidad y que atribuya al " comportamiento
residencial" funciones, integrando usos que van más allá del alojamiento.

la mesa se pronunció sobre cinco grandes cuestiones:

CAMBIO DE VISiÓN . SOBRE LOS CENTRO HISTÓRICOS


Hoy asistimos a un cambio radical en lo concepción del centro histórico como lugar central
y como foco de otros centralidades, que requiere investigación, lo práctica de creación de
observatorios sobre los indicadores de sostenibilidad de lo ciudad central e histórica, y un
nuevo entendimiento de la vivienda como indicador básico del comportamiento residencial
y de los funciones asociados o lo viviendo, como son lo formación, el empleo, el acompa-
ñamiento social y lo salud.

COMPORTAMIENTO RESIDENCIALES SUPERANDO EL CONCEPTO DE VIVIENDA


Uno político de recual¡ficación de lugares y espacio públicos es necesario poro concitar lo
memoria que cristalizo el tiempo. Frente al fraccionamiento sectorial de los centros, hoy que
fomentar políticos transversales de calidad y bienestar social que implican nuevos políticos
públicas de actuación sobre la vivienda que se apliquen sobre el nuevo escenario y eviten
que éste se convierto exclusivamente en espacio turístico o porque temático.

311
Meso 5 : Conclusiones
Corlos hemóndez Peni

NUEVA GOBERNANZA y CAMBIOS LEGISLATIVOS


El concepto de gobernabilidad debe dar lugar o formas activos de participoción de lo
ciudadanía innovadoras que se basen en lo información, el aumento de representación,
lo interlocución y lo participación ciudadano. En definitivo, lo incorporación integral de lo
democracia urbano, las tecnicos de lo democracia ciudadana y el asesoramiento de los
expertos deben confluir en laboratorios urbanos dl;l: prospectivas que anticipen los procesos
en curso que sufren uno vertiginoso aceleración.

Pero es fundamental que los poderes públicos definan objetivos paro los centros que tras-
ciendan el mero control democrático y ofrezcan verdaderos perspectivos de futuro.

NUEVA DEFINICIÓN DE CENTRALIDAD Y DE CENTRO HISTÓRICO


Definir de nuevo lo centralidad , lo función central y el palicentrisma de lo ciudad implica
mirar con ojos nuevos el centro histórico como contenedor de espacios intensos, de identi-
dades diversos y de usos múltiples.

En relación tonto con los periferias como con los áreas metropolitanas y otros centros de
ciudad , el centro debe cambiar su posición relativa de referencia y debe posicionarse en su
nuevo papel integrador de nuevos funciones centrales.

El CENTRO HISTÓRICO, El ESPACIO PÚBLICO Y LA INTERVENCIÓN PÚBLICA EN EL MER-


CADO
Volver o revisor los nociones sobre espacio público, intervención, mercado en el centro histó-
rico significaró ordenar las nuevas demandas paro que no se excluya a los habitantes, paro
que los jóvenes puedan recibir formación y poro agrupar colectivos diversos que convivan
en las tipologías tradicionales y en los nuevas formas de alojamiento.

Se solicito a la Administración Público lo creación de fórmula obiertos poro lo participación


en los estudios de perspectivo de lo ciudad, en lo gobernabilidad y en los procesos de par-
ticipoción, así como mantener el uso residencial de los centros históricos como gorontío de
supervivencia de los mismos.

312
MESA 6. CULTURA Y EQUIPAMIENTO
José Guiroo Cabrero
Coord¡nodot

Los Centros Históricos de los ciudades son espacios vivos en los que sus habitantes tienen
los mismos necesidades de equipamientos sanitarios, comerciales, educativos , asistenciales
y culturales que el resto de los habitantes de las ciudades y núcleos urbanos que no tienen
dicho carócter. Sin embargo lo dificultad en algunos cosos, o el abandono en airas, de di.
chos centros ha supuesto lo pérdida o ausencia de equipamientos necesarios paro otender
o los pobladores de estos espacios.

En algunos cosos lo follo de accesibilidad en los tromos urbanos de corácter histórico ha


dificultado la instalación de dichos eqvipamientos .

Por otro porte. o menudo se ha intentodo revitalizar determinadas óreas de los centros
históricos o recuperar edificaciones monumentales o singulares de los mismos mediante la
introducción de determinados equipamientos, que en unos casos respondían a necesidades
concretos de dichas óreas y en otros a necesidades de toda lo ciudad. En otros cosos los
equipamientos introducidos respondían mós o programas de carócter político que a necesi-
dades objetivas o estudios previos de idoneidad entre los equipamientos introducidos y su
viabilidad social o cultural.

Se hoce necesario introducir elementos objetivos de reflexión que permitan detectar las
necesidades concretos de equipamiento de los centros históricos en coda caso y de metodo-
logias de anólisis y de intervención paro determinar no sólo los necesidades, sino también
la viabilidad y posibilidades de éxito de codo una de los intervenciones.

los equipamientos, en general, y los de carócter cultural en particular pueden ayudor a re-
cuperar el tejido social existente de los centros históricos O atraer o nuevos habitantes o los
mismos, pueden también revitalizar la capacidad de atracción de estos espacios urbanos
a nuevos usuarios que incorporen en sus hábitos de vida cotidiana lo necesidad de utilizar
servicios y ofertas culturales que la ciudad no ofrecía con anterioridad . Poro atraer nuevos
usuarios, ya sean del entorno urbano inmediato o procedentes de la oferto turística, es ne-
cesario contar también con elementos añadidos coma la accesibilidad y lo seguridad de
estos espocias urbanos.

Cabe señalar por último que junto o la necesidad de equipamientos hoy que tener en cuento
lo calidad de la oferta cultural que dichos equipamientos albergan, yo que los elementos
cualitativos son los que finalmente determinaron no sólo el éxito de los mismos sino su conti-
nuidad en el tiempo. Otro aspecto a estudiar es lo regulación de los equipamientos comer-

315
Cuhuro y equipamiento
Jose Guiroo Cobrero

ciales de carócter privado que surgen alrededor de los equipamientos culturales de éxito, ya
que en algunos cosos suponen uno degradación de los entornos de dichos equipamientos
por su falto de calidad.

la meso correspondiente a Equipamientos Culturales, trataró de establecer e incorporar


reflexiones y experiencias paro lo elaboración de: .

• Metodologías de anólisis de necesidades de los equipamientos.

• Metodologías de intervención en centros históricos poro lo implantación de equipa-


mientos .

• Metodologías de anólisis de condiciones de accesibilidad poro codo tipología de equi·


pamientos.

• Metodologías de evaluación de la calidad de los equipamientos o implantor en cado


coso.

Jl6
El centro histórico como objeto de debate
Juan Manuel Alonso Velasco

Cuestiones previas.
Lo expresión "Centro Histórico" posee, en lo teoría urbanístico, ciertos connotaciones
de centralidad , funcional, espacial o social, que no siempre se confirman en lo realidad
de los espacios urbanos mós antiguos de lo ciudad. los espacios históricos heredados del
posado se presentan, en el siglo XXI, las más de las veces como barrios marginados física
o socialmente, segregados en porte de lo vida urbano, o veces como espacios urbanos
en procesos de transformación y pérdida de identidad, y sólo en algunas ocasiones como
óreas de centralidad urbano, como centros de algo".

No se troto de introducir en el debate uno cuestión semóntico sobre la definición que


debemos adjudicar o nuestro objeto de onólisis; sin embargo lo posición físico o social que
ocupo el barrio histórico dentro de la ciudad es una de los claves para el análisis y la
estructuración del equipam iento urbano que le corresponde; o lo hora de dilucidar
sobre los aspectos sectoriales de lo dudad histórica es de importancia capital lo formo en
que estas tramos urbonas, en los que perviven elementos objetivos de lo historia, se nos
presentan en sus relaciones con el resto de la ciudad.

En nuestra mesa en concreto, y en relación con la materia a discutir, lo caracterización


urbana del objeto de debate puede ser trascendente o lo hora de entrar en el examen de
los tipologías del equipamiento. Éstos guardan una estrecha relación con las funciones que
cumple el espacio en cuestión dentro del conglomerado urbano. Se pretende tener en cuento
en el objeto de discusión 10 multiplicidad de formas en que se nos pueden presentar estos
espados históricos, y la dependencia que existe entre las características formales
y funcionales de estos espacios y los tipos de equipamiento a utilizar en la
revitalización y recuperación de la ciudad histórica.

El análisis de los equipamientos.


lo teoría organicista de lo ciudad, mós olió de su validez como reflejo fiel de lo realidad,
ha servido, fundamentalmente, como esquema de base, como plantillo poro analizar lo
demando de equipamientos por porte de lo sociedad urbano, y poro sistematizar las
relaciones entre equipamiento y espacio urbano. la ciudad entendido como un organismo
complejo, lo ciudad organizada en unidades de distrito, gravitando sobre óreas equipados
con funciones de centralidad, los distritos conformados orgánicamente por funciones de
barrio, y éstos integrados o su vez por uno sumo de simples unidades de vecindad o los
cuales pueden aplicarse dotaciones o equipamientos de nivel elementol, se apoyo en uno
leoría quizá periclitado, pero que sigue siendo un punto de partido válido en el análisis

317
El t entro histórico como objeto de debote
Juan Manuel Alo nso Velo StO

sobre el equipo urbano para su jerarquización y paro lo creación de metodologías o utilizar


en el estudio entre equipo urbano y ciudad.

A codo escalón, dentro de lo jerorquización de lo sociedad urbano, corresponderá un


nivel en coda tipo de equipamiento, acorde con los necesidades que requiere el grado de
complej idad de los relaciones sociales del organ ismo urbano. En consecuencia, el nivel que
ocupa en codo coso el espacio histórico dentro d~ la organización del conjunto urbano es
clave poro lo definición del equipamiento urbano capaz de contribuir o su revitalización y
o su integración en lo ciudad.

Cultura y espacio histórico.


El centro histórico ha sido, sin dudo, el origen y la motriz de lo ciudad actual, pero en
nuestros díos no siempre es todavía un elemento indispensable paro la supervivencia de
ésto: en muchos ocasiones ha dejado yo de ser "el corazón que lote". lo revitalización
social, lo recuperación espacial y formol de estos espacias urbanos de carácter histórico estó
estrechamente ligado o los funciones que dentro del contexto urbano quepa atribuirles .

lo historio no sólo se escribe en los libros, sino que aparece escrita y puede leerse en el
espacio de lo ciudad histórico. lo sumo de acontecimientos culturales y sociales que se han
sucedido a lo largo de los siglos ha quedado plasmado en lo morfología del espacio urbano
heredado, de formo que sus edificios pueden constituir, en uno mayoría de cosos, una base
ideal pera convertirlo en centro de actividad cultural o escalo de ciudad . Aunque en muy
roras ocasiones los áreas históricos conservan tramas urbanos capaces de adoptarse o los
exigencias funcionales de los centros de actividades urbanos concebidos o escalo del siglo
XXI, no obstante, los funciones de tipo cultural que es capaz de generar lo ciudad guardan
uno relación muy directo con el carócter histórico de estos espacios, y por ello las funciones
de culturo pueden ser fácilmente vinculados 01 patrimonio construido heredado.

Irradiación cultural e integración urbana.


lo revitalización de cualquier espacio urbano degradado está sin duda condicionado o
lo creación de equipamientos urbanos en función de los tipos de demando que la propia
unidad urbano genere; sin embargo lo revitalización es mucho más completo si el equipo
urbano es además capaz de relacionar estos espacios con otras áreas de lo ciudad. En
este sentido, los equipamientos culturales, en todas sus variantes y cualquiera que sea su
tipología, centros de enseñanza mós o menos especializados, centros culturales, etc, son
siempre focos de irradiación cultural que poseen cualidades de difusión o transferencia de
actividad hacia otros espacios urbanos y se convierten can ello en 105 elementos
para la integración y en 105 vinculos de fusión del área histórica con el resto
de la ciudad.

318
MESA 6.CUlTURA y EQUIPAMIENTO

la cultura, y en general todo el equipamiento cultural, constituye uno de los pilares básicos
para lo incorporación de las áreas históricas a la vida urbana de la ciudad. los equipamientos
culturales, además de contribuir o lo generación de actividad urbano, se incrustan con
relativo facilidad en el tejido histórico de lo ciudad, y cualquiera que seo su índice o perfil
de actividad generado contribuyen o su integración en la vida urbano, y en consecuencia o
lo recualificación de los áreas históricos degradadas: el grado de vitalidad de un espacio
histórico, lo cantidad de actividades que en él se produzcan, será una consecuencia y estará
en íntimo dependencia con sus equipamientos culturales, que ton fácilmente se adoptan o
los características intrínsecos de los centros históricos, entendidos como bienes de interés
cultural que demandan nuevos funciones.

Vitalidad urbana y comercio.


El nivel de vitalidad urbano en un determinado espacio de lo ciudad mantiene uno íntimo
dependencia con su equipamiento comercial. Existen aquí relaciones de causa o efecto de
carácter reversible . lo atracción de actividad que es capaz de generar el equipamiento
comercial puede ser causo de revitalización social, y viceversa, un alto grado de vitalidad
urbano puede dar origen o ser capaz de renovar el tejido camerciol.

los centros históricos se suelen presentar como un nodo espacial donde confluyen los
tramas que ha ido desarrollando la ciudad o lo lago de su historia , y sobre el cual aún
perduran ciertos funciones de centralidad comercial en trance de desaparición, yen mayor
o menor grado de evolución. los dotaciones comerciales que aún subsisten constituyen un
tipo de actividad privada sobre lo cual no es posible actuar directamente desde instancias
administrativos. Regenerar un tejido comercial en decadencia en un área urbano que ha
perdido su condición de "centralidad económico" es uno tarea de imposible solución sí no
se acomete previamente [a revitalización del barrio y su reintegración o lo vida social de
[a ciudad.

Sobre este temo pretendo presentar una breve ponencia basada en [o experiencia de los
intervenciones urbanísticas poro lo recuperación de lo "Ciudad Antiguo de león" .

319
La arqueología en los centros históricos
Fernando Amores Corredono

Los Centros Históricos, en tonto que núcleos originarios de lo ciudad, exhiben los emblemas
materiales supervivientes, viario, caserío, monumentos y, 01 mismo tiempo, emblemas inma-
teriales como sus fiestas, costumbres y tradiciones orales. De alguno manera, Lo Arqueolo-
gía, uno vez que se ha adentrado por lógico en lo ciudad histórica , y aunque troto de los
vestigios materiales del pasado, participo de lo inmaterialidad en el incasciente colectivo de
los ciudadanos. Por un lodo desvelo misterios y novedades intui dos o esperados, mentoles
por tonto. Por otro se expreso a través de restos inconexos e incompletos, muy abstractos
en su apariencia yo que no existen referentes similares en nuestro entorno. Estos rasgos
abogarían por esta especial vertiente de lo inmaterial o lo que me refiero. Lo Arqueología
supone un acto de fe en aquello cuyo contenido descifran aquellos que extraen el Pasado
minuciosamente.

Lo disciplina arqueológico enriquece no sólo el conocimiento del Centro Histórico de los


ciudades sino que ha introducido uno nuevo dimensión en lo lectura de éstos o través del
lenguaje arqueológico. Lo superación del monumento como objeto aislado en el Centro
Histórico; lo aceptación del contexto general del urbanismo y caserío como ingredientes
consustanciales 01 mismo, y lo certeza de lo pérdida irreparable de tontos inmuebles de
diferente valor y antigüedad, ha devenido en uno actitud de sobrevaloración social de lo
superviviente tonto si estó completo como incompleto. En todo ello se pone en juego lo ~ve­
racidad" del atributo Histórico poro aquello porte especial de la ciudad.

La Arqueología reúne o lo vez un sentimiento contrastado de aceptación y rechazo en


10 población cuando afecto o lo economía o o lo limitación de usos de los particulares.
Igualmente, no se percibe o ciencia cierta el aprovecham iento social de actuaciones muy
costosos, numerosos y continuos. Escasean los actividades de puesto en volar, sean éstos
publicaciones de síntesis, musealizaciones o exposiciones o partir de los cuales lo ciudada-
nía tengo opción de alimentar su conciencio de la historicidad del lugar, tengo conciencio
de volar y no de imposición molesta , y se incrementen los posibilidades de fruición colectiva
y de desarrollo turístico.

Estos aspectos contradictorios se podrían resumir en una serie de propuestos de conciencia-


ción y debate:

• Hoy por hoy, la Arqueología supone uno actividad consuetudinario en multitud de


Centros Históricos de pequeño o gran entidad con pasado clósico o medieval. No
todos los ciudades apuestan por lo incorporación de esto disciplina suponiendo ello
una muestro del grado de outocociencia de su historicidad .

320
MESA 6.CUlTURA y EQUIPAMIENTO

• El Centro Histórico debe exhibir lo plasmoción de uno conciencio arqueológico


como atributo propio tonto en el tratamiento de su subsuelo como de su cosería.
Hoy día , ésto oporto volar 01 lugar y credibilidad en su tutelo.

• Lo administración local debe tener conciencio de inversión paro asumir hallazgos o


evidencias de especial volar, presumibles en gran porte de los cosos, e incorporar-
los como activos de su desarrollo social y económico.

• Es primordial destilar una interpretación del pasada de la ciudad con objeta de


ajustar la búsqueda, seleccionar argumentos arqueológicos y discriminar su valor
entre la mera información o la conservación . Para ello resulto imprescindible la exis-
tencia de un proyecto general que diseñe objetivos y amortice las esfuerzos para su
rentabilidad.

• La rentabilidad informativa y de puesta en valor de los resultados de los trabajos


arqueológicos son objetivos finalistas en los Centros Históricas. Suponen esfuerzos
añadidos que superan lo mera ejecución y estudio inicial de las intervenciones. Sólo
inversiones asociados a proyectas generales de investigación can soporte institucio-
nal permiten conseguir aquellos objetivos, fundamentales para lo ci udad.

• Es preciso ajustar la financiación privada/público poro esto actividad . lo supervi-


vencia del Centro Histórico exige la búsqueda de fórmulas que repercutan sobre la
totalidad de los expedientes, urbanísticos en particular, unos gastos peculiares que
genero el emblema simbólico de lo ciudad , deseado y consumido por todos con
funciones características.

321
José Julián Bakedano

Rehabilitación de "Bilbao la Vieja "


La zona denominada Bilbao la Vieja, incluye los barrios de Bilbao la Vieja, labala y San
Francisco y agrupo o uno población de unas 15.000 personas concentrados en un con-
glomerado urbano delimitado y aislado entre lo Ría , una zona minera sin actividad desde
hace más de diez años y un conjunto de vías de ferrocarril. Esta triple circunstancia, unida
a lo orografía del terreno, lo antigüedad de sus edificaciones y una ausencia de diseño y
planificación de su tramo urbana, así como una falta de espacios libres y zonas verdes, pro-
vocaron que el barrio se encontra ra afectado por un grave proceso de degradación física.

De forma complementario, Bilbao la Viejo sufría uno serie de problemas socioeconómi-


cos que agravaban su si tuación, provoca ndo uno realidad de marginalidad e incluso de
"ghetto" en relación con el resto de lo ciudad. El principal de estos prob lemas era el alto
índice de desempleo que a fectaba en una gran proporción a la población activa del área,
sin que existieran en el barrio actividades económicos consistentes paro solucionar esto
situación, ni que permitieran crear el escenario adecuado, es decir, lo suficientemente seduc-
tor que consiguiera atraerlas. Además, lo escaso capocitoción profesional que existía en el
barrio hacia muy difícil que los limitadas oportunidades de desarrollo generados en el área ,
pudiesen ser aprovechadas por sus propios habitantes.

Por otro lado, Bilbao la Vieja presentaba los índices más elevados de la ciudad tanto en el
tráfico y consumo de drogas como en prostitución, provocando fuer tes problemas de inse-
guridad ciudadana.

Por último, también hay que decir que en este área se concentraba un porcentaje creciente
de poblacián inmigrante con problemas de integración social .

El conjunto de estos faclores había incidido en el surgimiento de un ciclo negativo de incre-


mento de la marginolidod y ausencia de actividad cívica, con gran riesgo de Hghettización"
y por tanto de creciente desconexión entre Bilbao lo Viejo y el resto de lo ciudad.

Ante esto problemática , el Proyecto Piloto Urbano "Puerta Abierto: Bilboo la Vieja" PPU se
planteá como objetivo principal: Regenerar socioeconámicamente la zona ofreciendo nue-
vas oportunidades (formación, equipamientos, actividades socio-<:ulturalesl a los residentes
de manera que se redunde en un mayor desarrollo económico y de empleo.

322
MESA 6 .CUlTURA y EQUIPAMIENTO

Descripción de lo aduoción
Esta actuación es un proyecto piloto urbano que se apoya en los líneas directrices fijadas por
el Plan de Revitalización del Bilboo Metropolitano, Plan que define las líneas de actuación
estratégica establecidas por el conjunto de agentes público-privodos relevantes en este área
poro impulsor su proceso de transformación in tegral y alcanzar el nuevo posicionamiento de
la ciudad de caro 01 año 2000, y por el Plan General de Ordenación Urbana de Bilbao. Lo
primero de estos líneas es lo mejoro de los comunicaciones, poro subsanar los problemas
de movilidad interna y de accesibilidad exterior o Bilbao. En segundo lugar, el impulso de la
formación, que ha sido lo base tradicional sobre lo que se ha asentado el progreso y desa-
rrollo de lo ciudad, iba dirigido o lograr un capital humano mejor capacitado. Por último, se
potenciaba la recuperación medioambiental y urbana, guiada por el diseño de uno nuevo
ciudad en busco del equilibrio entre lo actividad productivo y el medio ambiente.

A partir del desarrollo del Proyecto Piloto Urbano " Puerta Abierto " se han obtenido los
siguientes resultados:
• Se han rehabilitado Ires centros municipales que se han convertido en seis ~ focos de
atracción n del conjunto del Bilbao Metropolitano como resultado de las actividades
que en ellos se desarrollan :
o Foco de actividades musicales y de escena abierta.
o Foco de actividades de promoción del empleo .
o Foco semillero de empresas.
o Foco de actividades informáticos.
o Foco de actividades de formación ocupacional.
o Foco de actividades artísticos.
• Esto ha supuesto un incremento de 5.422 m2 en los equipamientos sociales en 10
zona de Bilbao 10 Vieja y lo contratación de 471 personas poro lo rehabilitación de
los focos de atracción. Ademós, lo puesto en marcho de estos nuevos equipamien-
tos ho generado 77 empleos.
• En la oferto de acciones formativos han participado un total de 1.257 personas.
• Inserción en el mercado laboral del 42 ,7% de las personas que habían trabajado
en el Programo.
• Regeneración urbano en plazos, zonas de esparcimiento y viviendas, con lo reha-
bilitación de un total de 2.128 viviendas, si endo beneficiarios/ os de lo actuación
un 10101 de 5 .200 vecinos/as.

Rehabilitación de Abando·lbarro: La experiencia Guggenheim


Primeros Pasos:
Los trómites paro materializar la idea del Museo Guggenheim Bilbao comenzaron en febre-
ro de 1991 , cuando responsables de los Adm inistraciones Vascas se pusieron en contaclo
con lo Saloman R. Guggenheim Foundation para proponerle su participación en uno porle

323
Jo~ Ju1ión Bokedono

de su plan de revitalización de Bilbao y del País Vasca en general. la propuesta fue muy
bien acogida por el Patronato de la Saloman R. Guggenheim Foundation, puesto que yo se
habla aprobado un programa de desarrollo de lo Fundación a largo plazo basado en una
estructuro con varios emplazamientos en todo el mundo, poro crear un grupo coordinado
de instituciones culturales.

Puesta en marcho del proyecto:


Tras localizar el solar adecuado y elegir 01 arquitecto que construiría un edificio singular, en
julio de 1992 el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizka ia constituyeron el Consorcio
del Proyecto Guggenheim Bilbao, cuyo fin sería supervisor lo planificación y construcción
del Museo, nombrando a Juan Ignacio Vidarle Director Gerente de dicha entidad. En febre-
ro de 1993 se presentó por primero vez el diseño esquemático del Museo proyectado por
Frank O. Gehry, culminando con la ceremonia de colocación de lo primero piedra el 23 de
octubre de 1993 . En octubre de 1994 comenzó o levantarse la estructura del Museo Gug-
genheim Bilbao y anles de finalizor el año se firmó el Acuerdo de Gestión entre lo Saloman
R. Guggenheim Foundation y las Administraciones Vascas, en virtud del cual se establecie-
ron los términos de su colaboración en relación con el Museo Guggenheim Bilbao.

Finalmente, en noviembre de 1996 lo Saloman R. Guggenheim Foundation presentó o los


Administraciones Vascas la propuesto del plan estratégico de gestión poro el Museo Gug-
genheim Bilbao poro el cuatrienio 1997·2000, iniciándose un proceso de análisis y discu-
sión que culminaría con lo aprobación por parle del Comité Ejecutivo de lo Fundacián Gug·
genheim Bilbao del Plan Operativo que define las directrices de funcionamiento del Museo
para sus primeros cuatro años _Tras la finalización del edificio y su dotación de estructuro
técnico, el 3 de octubre de 1997 se iniciaba uno quincena de ocios inaugurales que culmi-
naba el 19 de octubre con lo opertura del Museo 01 público. Tram.currido menos de un año,
mós de un millón trescientos mil visitantes habían visi todo ya el Museo vasco.

324
Líneas para una reflexión
Juan Manuel Becerro Gordo

los centros históricos de nuestros ciudades son espacios privilegiados. Privilegiados por su
situación, que los hoce preso codiciado de los procesos especulativos. Privilegiados por
su significado, que los hoce referente de los mecanismos de identidad y tradiciones de un
pueblo. Y sobre todo, son privilegiados por mantener los huellos físicos de los culturas, que,
en distintos tiempos, han vivido sobre el mismo espacio.

A su vez los centros históricos poseen su propio centro, que viene configurodo por sus princi-
pales equipamientos: El lugar del poder político, la Coso Consistorial; el lugar del poder reli·
gioso, lo Iglesia o Catedral; y el espacio público principal, lo Plazo Mayor. De esto manero ,
los equipamientos se constituyen en elementos básicos en lo generación y definición de
los ciudades; y su calidad, en referente de lo calidad de lo ciudad.

Es más, son utilizados en lo actualidad como instrumentos paro prestigiar o reactivar ciuda·
des, recordemos los recientes eiemplos del Guggenheim de Bilbao, lo Ciudad de lo Artes y
de los Ciencias de Valencia o el Fárum de Barcelona, por limitarnos o España, en donde se
combinan operaciones urbanísticos poro lo recuperación de áreas concretos de ciudad con
operaciones de imagen y relanzamienlo.

En los tres cosos mencionados, son equipamientos de carácter culturol o didáctico sobre
los que se confío la operación, haciendo que su interés seo superior a lo mero función de
contenedores de activos o pasivos culturales. Han posado los días de los Museos encerrados
en sí mismos, limitados o ser sarcófago de muestras representativos de culturas o costumbres
desaparecidos.

No sólo los Museos deben abrirse, si no que lo ciudad histórico puede y debe ser tratado a
considerado como un museo. Es en lo ciudad histórico, o su centro histórico, donde perviven
las constantes culturales que lo identifican. Sus fies tas y tradiciones, su arquitectura -culto o
popular-, sus calles y plazos, incluso sus restos arqueológicos rescatados, hacen de la ciu-
dad un museo integral, rico y complejo que los nuevos intervenciones deben saber respetar
como volar propio.

En definitivo, se troto de avanzar en el concepto y tratamiento del patrimonio histórico ,


abandonando lo valaración de lo ciudad histórico simplemente como sumatorio de monu-
mentos o bienes culturales individuales, concepción muy abonado entre los técnicos urba·
nísticos, poro valorarlo en su integridad y dimensión real. Conceptos ahora de modo como
el de "Paisaje Cultural" estaban yo avanzados cuando se hablo de ciudad histórico y se lo
reconocía como conjunto histórico.

325
lineas poro uno rellexión
Jvon Manuel 8ecerro Gorcio

Pero no se puede olvidar que la ciudad histórica es ante todo un espacia vivo, es decir, en
uso por una población, y que poro que puedo mantener esta cualidad y no transformarse en
un fósil arqueológica, debe saber adoptarse a las nuevos logros de la sociedad actual.

las planes urbanísticos de las principales ciudades andaluzas están incorporando última-
mente al patrimonio histórico como uno de los ele",!entos configuradores de sus políticas ur-
banísticas. Operaciones como lo recuperación de la Muralla Zid en Granado contemplada
en el Plan Especial de Protección del Albaycín, el debate sobre la integración de las restos
arqueológicos de la Plaza de la Encarnación en Sevilla y su concurso de ideos, lo remode-
loción del Cabezo de San Pedro en Huelva, o el tratamiento del patrimonio arqueológico
en Córdoba, son muestras de ello.

Pero oún falto un trotamiento integral del potencial patrimonial de los ciudades históricos,
en donde se articule un discurso coherente que enloce espacios expositivos y realidades
urbanas .

326
Fuensanta Garcia de lo Torre

Patrimonio y ciudad.
Paro decidir lo ubicación o no en los centros históricos de determinado equipamiento cultural,
es imprescindible el contar con lo normativo sobre bienes culturales o niveles administrativos
diferentes: leyes de patrimonio nocional y autonómica, Cartas internacionales de conservación
y restauración, Plan General de Ordenación Urbano y Plan Especial del Cosco Histórico.

Procesos de musealización de lo ciudad. El espacio público como elemento dinamizador


del patrimonio y el entorno urbano. Consideración como equipamiento cultural del propio
centro histórico, que puede ser el museo-contenedor de sus tradiciones, monumentos arqui-
tectónicos y arqueológicos, el museo de espacios, tejidos y ambientes urbanos, de obras de
artes destinados o concebidos poro lo ciudad o transferidos o ello y también lo ciudad como
museo de lo memoria {Franco MinissiJ.

Conservación y difusión de lo ciudad como museo, concepto alejado de los parques temó-
ticos (con todo lo cargo peyorativo del término) en que van comino de convertirse olgunos
centros históricos.

Vecinos, visitantes y turistas: Necesidad de comercios de muy diferente tipología, equipa-


miento sanitario, social, docente y cultural, todos ellos habrón de ser compatibles con los
característicos históricos, urbanisticos y arquitectónicos del centro histórico. Elevando el ni-
vel de todos estos servicios y equipamientos se puede, y se debe, elevar el nivel y lo calidad
de vida de los residentes del centro histórico.

Con sumo interés me planteo el hacer partícipe en lo conservación de esto ciudad como mu-
seo, de esto musealización de 10 dudad o los vecinos, o los turistas o o los visitantes de otros
barrios, aunque estó claro que lo responsabilidad último de lo conservación y lo difusión
-concepto relativamente nuevo y necesario en el anólisis, protección y planea miento del pa-
trimonio urbano- será en este coso municipal, con un importante proceso de musealizadón
del espacio público en el sentido beneficioso y no despectivo del térm ino.

El museo como equipamiento cultural.


Ventajas e inconvenientes de lo ubicación de un museo en el centro histórico de uno ciud ad .
Edificio rehabilitado o de nueva planta. Mi participación va a tener como fundamento, en
bueno medido, no tonto lo idoneidad o no de ubicación de un museo en el centro histórica
de uno ciudad, sino lo capacidad de éste poro contar con un inmueble que reúno los condi-

327
Fuensonlo Gorcio de lo Torre

ciones necesarios dentro de un entorno 01 que le suceda lo mismo. Si esto es posible, la con-
sidero una solución inmejorable, pero a veces es muy difícil conseguirlo por los limitaciones
urbanos y edificatorios que tienen los propios centros históricos, su entorno y sus accesos.

Experiencio del Museo de Bellos Artes de Córdobo, ubicado desde 1862 en el antiguo Has·
pital de la Caridad , en la Plaza del Potro, en el centro histórico y el actual proyecto de un
ed ificio de nuevo planto junto o lo Torre de lo Calahorra, en uno zona en el límite del centro
histórico y actualmente en proceso de uno remodeloción urbanístico de gran importancia .

328
Moría Dolores Gil Pérez

Se troto de aportar o lo Meso lo experiencia desarrollado por lo Dirección Generol de


Arquitectura y Viviendo de lo Consejería de Obra s Públicos y Transportes de lo Junto de
Andalucía en sus actuaciones en moterio de patrimonio arquitectónico en el ámbito de lo
comunidad autónomo, o partir de lo asignación o la consejería de los competencias en
materia de patrimonio arquitectónico, control de calidad de lo edificación y viviendo, en
febrero de 1984.

En el decreto que hoy regulo lo estructura de la consejería quedan definidos los competen-
cias respecto o patrimonio arquitectónico de lo Dirección General de Arquitectura y Vivien-
do de lo siguiente manero:

"Compete o lo Dirección General de Arquitectura y Viviendo el fomento de lo calidad en la


arquitectura en orden o mejorar los característicos constructivas, funcionales y económicos
de los edificaciones y su aportación 01 buen orden de los ciudades y el paisaje. En particu-
lar le compele el impulso y lo ejecución de lo rehabilitación y conservación del patrimonio
arquitectónico no afectado por lo normativo vigente en materia de Patrimonio Histórico; y
el fomento del mantenimiento de las tipologías arquitectónicas tradicionales y de su adapta-
ción o las nuevos necesidades de la sociedad y a las técnicas constructivos actuales".

En el marco de dichas competencias, la línea de trabajo de lo Dirección General de Arqui·


tectura y Vivienda relacionada con el patrimonio arquitectónico ha ido dirigida a cubrir dos
objetivos: la rehabilitación y conservación del patrimonio público de interés arquitectónico
construido y el fomento del conocimiento y difusión de la arquitectura andaluza . Objetivos
que desde un principio se consideraron fuertemente interrelacionados, ya que posibilitarían
por un lado el establecimiento de uno planificación adecuada que atendiera o prioridades
en función de las necesidades municipales y del mayor grado de interés o deterioro del ele-
mento estudiado, y por otro, uno acción de conservación y recuperación con unos ciertas
garantías, 01 apoyarse en el conocimiento científico de los elementos que forman porte del
patrimonio arquitectónico y los tipologías en los que pueden ser ogrupados y explicadas sus
características distintivas.

En este contexto, el concepto de lo que es o pertenece o nuestro patrimonio arquitectónico se


ha abordado en toda su amplitud, asumiendo como porte del mismo todos los elementos que
por su morfología , tipología u originolidod son comúnmente aceptados como " arquitectura
de interés ", así como los elementos que o través de lo evolución de lo sociedad andaluza
se comprueba que constituyen o han constituido soluciones arquitectón icos o problemóticos

329
Modo Dolores Gil Perez

sociales, económicas, de producción o de asistencia , que merece la peno conocer en pro-


fundidad y, en muchos cosos, conservar mediante su adaptación a otros usos.

A efectos del ejercicio de los competencias, los límites que tiene esta amplia conceptualiza.
ción del patrimonio arquitectón ico en lo referente a planificación de actuaciones, son dos:

Uno, el que establece el propio decreta, 01 referirse al patrimonio arquitectónico no afectado


por la normativo vigente en materia de Patrimonio Histórico, que tiene su propio campo le-
gal y competencial, y otro, el doble requisito de que la inversión se realice sobre edificios de
propiedad público y poro uso público, lo que limito y condiciono lo intervención en edificios
aún cuando posean un elevado interés, lo que en la práctica ha venido o encuadrar su uso
en el ómbito de las necesidades institucionales y de dotación municipal , en franco desarrollo
en los últimos tiempos, lo que ha posibilitado dar nuevo funcionalidad a edificios de todo
tipo que habían perdido aquella paro lo que habían sido concebidos.

En cuanto o los criterios de programación, el propio devenir del ejercicio de los competen·
cias y el gobierno de lo Comunidad han generado tres etapas reconocibles en lo formo de
abordar los objetivos básicos relacionados con el patrimonio arquitectónico y lo formo de
programar los intervenciones consecuentes:

Uno etapa inicial (1984· 1985), en lo que los actuaciones realizados son prácticamente los
que yo tenía comprometidas y abordadas el Ministerio de Obras Públicos.

Un período de arranque (1986·1989), en el que se definen los primeros programaciones


estructurados por lo Junta de Andalucía, basándose en la apertura de una línea de colabo-
ración con los Ayuntamientos en la que se alienden sus solicitudes de financiación . Al tiem·
po, se desarrollan los criterios básicos de programación, que se apoyan en la realización
de los primeros estudios e inventarios.

Un período de desarrollo (1989·2004), en el que se definen los programas según criferios


de prioridad y jerarquia , que tienen como referencia básico lo información recogido en los
inventarios yo realizados y aquellos que se van realizando a lo largo del período. Junto o
los valores reconocidos en esa información, se tienen en cuento factores de prioridad social,
de coordinación de políticos y de organización del trabajo, como pueden ser: necesidades
de equipamiento básico municipal, inclusión en Conjunto Histórico, tamaño de población,
capacidad operativo municipal, equilibrio lerrilorial, etc.

En esle proceso, es destacable lo fuerte simbiosis obtenido entre los estudios realizados y
los distintos programas de intervención, que si fue, por lo fuerzo de los hechos, débil en sus
inicios, ha ido creciendo hasta posibilitar una programación de intervenciones basado en su
próctico totalidad en los estudios de contexto arquitectónico reolizados previamente.

330
MESA 6.CULTURA y EQUIPAMIENTO

Sobre los estudios realizados señalar que, desde sus comienzos, lo dirección general optó
por dirigir sus investigaciones hacia 10 arquitectura civil andaluza, lo mós olvidado hasta
ese momento por los instituciones administrativos y académicos, asumiendo su estudio como
uno labor continua y de largo alcance dentro de sus actividades. Se trata de un patrimonio
que muy raramente goza de algún tipo de protección, seo de lipa urbonistico o en atención
a legislaciones sectoriales, como los referidos 01 Patrimonio Histórico o al Medio Ambiente,
porte del cual empiezo en determinado momento o ser valorado por los Ayuntamientos,
necesitados de edificios de entidad paro albergar los dotaciones que van asumiendo con el
aumento de sus competencias.

Mencionar entre ellos los siguientes:

"Inventario de edificios y espacios públicos de propiedad municipal e interés arquitectónico


en Andalucía", de gran ambición yenorme trascendencia en el quehacer llevado o cabo
por lo Consejería de Obras Públicos, en el que Iros visitar lo totalidad de los municipios
andaluces durante los años 1987 01989, se recogió y sistematizó información sobre 1039
edificios, de los que 267 eran ayuntamientos y 464 , espacios públicos. En él se han apo-
yado las intervenciones sobre el patrimonio arquitectónico, no sólo en el ómbito de los
edificios institucionales o dotacionales, sino también en el de actuaciones singulares de
rehabilitación e incremento de vivienda social, y en el de remodelación y recuperación de
espacios urbanos.

"I nventarios tipológicos" . Su objetivo fundamental ha sido estructurar un conocim iento cien-
tífico de los diferentes tipologias existentes en la arquitectura andaluza. Se ha pretendido
obtener un conocimiento aplicado que na se puede entender sin una intenso politica de
di fusión de los mismos mediante publicaciones y exposiciones, y la apertura de una línea
de intervención propio o de ayudas a lo rehabilitación.

los de mayor entidad son:

¡<Cementerios", realizado entre 1986 y 1989 con uno selección de 100 inmuebles. Dio
lugar a una exposición y a una publicación can 28 elementos catalogados, en 1993.

"Cilios, Tercias y Pósitos" , realizado entre 1987 y 1989, dio lugar a uno publicación edita-
da en 1991. El interés tipológico y espacial de estas edificios así como su potencial reutiliza-
ción como equipamiento colectivo justificaba lo realización de este inventario, cuyos resulta-
ron fueron sorprenden tes en cuanta 01 número de edificios localizados, que fueron 210, de
un total documentado de 426, de los que prácticamente lo mitad había desaparecido.

" Haciendas, Cortijos y lagares", iniciados los trabajos previos en 1991 , ya están finalizadas

331
Morio DoIore$ Gil Pérez

los trabo jos de campo y en plena fase de difusión. Ha dado lugar o uno exposición itine-
rante yola edición del católoga avance del inventario en 1999, estando editados hasta lo
fecho los volúmenes de las provincias de Almería, Cádiz, Granada y Mólago.

En cuanto a los programas de intervención, los más desarrollados o lo largo de todos estos
años han sido:

"Ayuntamientos"
"Teatros"
"Cilios, Tercios y Pósi tos"
"Actuaciones singulares"
"Espacios Públicos"
"Arquitectura del Agua"

Entre los señalados, cabe destocar muy especialmente los de "Ayuntamientos" y "Teotros" .

El Programo de intervención en Ayuntamientos, desarrollado en colaboración con los Ayun-


tamientos de Andolucia, iniciado prácticamente con lo andadura autonómico, recoge en
lorno o 130 intervenciones, afectando a algunos de los edificios mós significativos de la ar-
quitectura civil andaluza y ha constituido un acompañamiento esencial de lo configuración
politica de lo Comunidad, con el reporto de competencias emanado de lo Constitución de
1978, debido a las soluciones de organización que ha aporlado en un ómbito en el que los
edificios, por lo general ubicados en los plazas o espacios mós emblemóticos de nuestros
centros históricos, habían quedado obsoletos paro acoger una administración moderna.

El Programa de rehabilitación de Teatros Públicos, desarrollado conjuntamente con la Con-


sejería de Cultura y los respectivos Ayuntamientos, fue iniciado por los Ministerios de Obras
Públicas y Transportes y de Cultura, antes del traspaso de competencias, recogiéndose el
tesligo y ampliando notablemente su alcance -6 teatros en su etapa inicial·, uno vez puesto
en marcha el Programo de lo Comunidad. Afecta a 38 teatros repartidos por lodo el lerri·
torio de la comunidad y representa un ejemplo o señalar de coordinación entre distintos de-
partamentos de lo administración autonómico y ayuntamientos, que ha perseguido, ademós
de recuperar unos edificios de complejo realización y conservación que habían quedado en
buena parte de los cosos fuera de cualquier baremo de rentabilidad cultural y económico,
un equilibrio territorial en lo distribución del esfuerzo cultural y el alcance del mismo o todos
los ciudadanos.

A destocar el extremo cuidado adoptado en lo selección de los técnicos responsables de


cado intervención, que en un primer período eran elegidos en función de los datos re-
cogidos en un Registro de Profesionales de inscripción libre y voluntario y a partir de la
promulgación de la Ley de Conlratos de las Administraciones Públicos de Mayo de 1995,

332
MESA 6.CULTURA y EQUIPAMIENTO

mediante convocatorio público en lo que los criterios de selección don particular importan-
cia o los propuestos técnicos, con objeto de garantizar lo adecuación técnico del equipo
seleccionado.

Por último, señalar que lo tendencia en lo relativo 01 tratamiento del patrimonio arquitectó-
nico tiene dos componentes esenciales: uno, lo de centrar los decisiones de programación
en los factores derivados del conocimiento adquirido en los distintos estudios e inventarios
realizados, así como en lo experiencia adquirido en los intervenciones realizadas sobre
los edificios, y otro , lo sistematización de lo atención o los necesidades de lo sociedad,
manteniendo el eje de relación con las entidades munic ipales como administración más
cercano o los problemas de los ciudadanos, pero hacerlo de uno formo integrado o través
de los Áreas de Rehabilitación Concertado, en los que se potencio lo coordinación entre los
distintos administrociones.

En el campo de los estudios, está previsto la realización de un inventario sobre patrimonio


industrial en Andalucía, actualmente en estudio tras lo celebración este año de 8 Foros de
Arquitecturo Industrial en cado una de los provincias, con el fin de detector los problemas
de desapa rición de este potrimonio y los necesidades de actuación más urgentes, del que
se derivará el consecuente programa de intervención.

333
Tres ejemplos en Granada
Antonio Jiménez Torrecillas

I
El PALACIO DE CARLOS V, AlHAMBRA
DE PALACIO A MUSEO
ADECUACiÓN DE LA PLANTA PRINCIPAL DEL PALACIO DE CARLOS V, AlHAMBRA
INTERVENCiÓN PARA SU ADECUACiÓN CON FINES EXPOSITlVOS

11
El EJEMPLO DE LAS CUEVAS DEL SACROMONTE
FUNDAMENTADO EN EL CONCEPTO DE CONSERVACiÓN INTEGRADA

111
SUMA Y SIGUE
(acerca de l concepto de Patrimonio)
DAL BAT SHOW ROOM, SAN ISIDRO ESQUINA DUENDE,
CENTRO HISTÓRICO, GRANADA.

EL EJEMPLO DE LAS CUEVAS DEL SACROMONTE

CHIMENEA DE VIVIENDA EN CUEVA


PROGRAMA DE TRANSFORMACiÓN DE INFRAVIVIENDA
JUNTA DE ANDALUcíA
CONSEJERíA DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES. 1997·2004.
El proyecto se fundamento en el concepto de conservación integrada.
Con ello se pretende alcanzar dos objetivos; el primero, mejorar las condiciones de habi ta-
bilidad de los cuevas; el segundo, preservar o lo vez sus volares morfológicos.
Con la inclusión de este segundo aspecto, implícitamente se reconoce el volar cultural de
toles asentamientos y tipologías excavados, y 01 concatenarlo con un proyecto de mejoro de
su habitabilidad, se estructuro en la filosofía de la conservación integrado.

334
MESA 6.CULTUI!A y EQUIPAMIENTO

SUMA Y SIGUE
(acerca del concepto de Patrimonio)
A menudo, la propia grandeza de los edificios históricos es lo encubridora de sus más
importantes valores. Por ello, al explicar las cuestiones que más me interesan sobre nuestro
Patrimonio prefiero eludir el ejemplo de los realizaciones brillantes, aquellas que ya desde
su concepción estaban señaladas para cumplir un destino singular. Estas cualidades ocultas
son más fáciles de captar, para mí, en las incontables construcciones anónimas, en aquellas
que hacen cuerpo, ciudad, en los que acaban siendo importantes por su número. Valga, por
tonto, lo siguiente descripción como el ejemplo de una biografía mós, como lo narración
de un proceso colectivo reflejado en el conocimiento que permite oporejor sabiamente unas
cuantas piedras y maderas.

Este ejemplo nace con el ensanche del XIX, cuando Granada decide habitar la llanura y
extenderse hacia lo vega. Es una más, uno de tantas casas construidas can las técnicas
del momento. Sobre sobrios sillares de la cantero de Sierra Elviro se levantan los muros de
fábrica de ladrillo macizo, protegidos así de la humedad del terreno. Muros de cargo que
no exageran sus distancias. Medianeras que se refuerzan encojando en su despiece pies
derechos y zapatas de madera. Puntos débiles, los cuartas húmedas de las plantas superio-
res, que obligan o ir sustituyendo rollizos por viguetas prefabricados de hormigón, carreras
por vigas metálicas.

Las grandes lasas del suelo informan de un primitivo uso de cabollerizas y carruajes; des-
pués fue cochera, dispensario de carbones y de vinos, luego almacén, finalmente trastero.
Hoy, más de cien años despúes, se incorporo un inesperado y nuevo uso . Pero ... ¿y moño-
na? Este es, sin duda, uno de sus fascinantes misterios: su verdadera Patrimonio.

Suma y sigue. Este no es sino un instante más de la biografío de esta cosa. Suelos , paredes
y techos seguirán siendo los notarios de su diario personal, darán fe de sus usos, tramitarán
las anotaciones del tiempo, registrarán el futuro que estó por llegar.

Desde uno esquino anónimo de lo ciudad llana, consciente de que la mejor de todas los AI-
hombros posibles es la que hoy tenemos y de que aún más hermosas serón los que quedan
por venir, en una época en que yo poco aportan o nuestros ciudades aquellos retroguar-
distas y conservaduristas a ultranza que tan destacadas atribuciones acumularon en otros
tiempos, esta casa del XIX ha añadido sin nostalgia un capítulo más o su devenir vital.

El Patrimonio suma y sigue. El auténtico valor no estó tanto en la que hemos heredado como
en aquello que generosamente debemos trasmitir. Otros episodios como éste, por fortuna,
se sucederán.

335
Lo ciudad, lo calle como equipamiento en sí mismo
M'il Dolores lópez Enamorado

Partiendo de lo ideo bósico del Centro Histórico como porte vivo de lo ciudad, con sus ha-
bi tantes y visitantes, con sus característicos y personalidad propios, planteo brevemente mi
opinión y algunos reflexiones en el siguie nte sentido:

• Planteo lo propio lo ciudad, con sus calles y plazas, como paisaje histórico, como
un equipamiento en sí mismo.
• En los centros históricos se ha desarrollado la historio. Han llegado o ser lo que hoy
son o partir de lo que fueron. Es decir: son el resultado y lo acumulación de múltiples
modificaciones, han sido modelados por muchos monos y han conocido el paso de
muchos hombres y mujeres que han configurado ese centro hasta llegar o su estado
actual.
• En Andalucia esa historia es perfectamente identificable o través de los edificios,
pero también es posible rastrearlo o través de lo literatura y de la historio; o través
de los textos escritos que nos han legado escritores, viajeros, visitantes, poetas, no-
velistas, historiadores de épocas muy diferentes . Pero también eso historio es iden-
tificable o través de los leyendas y del folklore , de las canciones y cuentos que han
pasado de boca en boca, constituyendo uno porte fundamental de ese patrimonio
inmaterial que empopo los centros históricos.
• Descubrir esos claves es recuperar la historio de lo ciudad y de sus habitantes. Es ver
lo ciudad o través de la mirado de otros que, antes que nosotros, recorrieron estos
mismos escenarios, vestidos con ropas distintas, en otro sociedad y en otro tiempo
mós o menos lejanos de los nuestros. Cualquier ciudad histórica ha sido visto o tra-
vés de los ojos de viajeros, narradores y poetas, de historiadores y estudiosos, de
militares y curas. Podemos sie mpre encontrar mirados laudatorios y elogiosos, pero
también, en ocasiones, verdaderamente críticos. Tópicos y realidades . Los autores de
estos textos observan, analizan y forjan imógenes de lo ciudad desde su estilo propio,
y desde sus propios intereses, objetivos, prejuicios, ideología e incluso formación. E
igualmente, dependiendo del momento histórico y del contexto socio-político en que
escriben, nos ofrecen de los ciudades visiones bien distintos: poéticos, descriptivas,
fríos, interesados, críticos o apasionadas. Pero lo ciudad siempre es lo mismo (o no)
yo través de estos fragmentos el lector conoce determinados aspectos de ella y de su
entorno, independientemente de la formo en que le sean presentados. En estos textos
lo ciudad es unos veces tan real que podemos olerlo y sentirlo como si estuviéramos
en ella; otros es uno ciudad mas imaginado que real.
• Y, por otro porte, esa ciudad ha estado habitado por personas [y personajes) que
estón indisolublemente unidas o su historio.

336
MESA 6.CUtTURA y EQUIPAMIENTO

• Entiendo, por tonto, que en los propios calles de esos centros históricos estón los
claves de ese equipamiento de carócter cultural que los hoce ton alractivos.
• Planteo, por tanlo, que esas doves se hagan visibles . Que el habitante y el visilante
sepan que en esa calle, y en diferentes épocas, estaba el zoco de las especias, o
una academia de baile, o un baño romano. Que en uno coso nació o murió un
personaje ilustre, o que en ello se encontraba uno de los cines mós populares de
la ciudad. Las formas de hacer visibles estas daves son múltiples. Muchos de ellos
estón en uso. Otros no. Placas, pequeños actos conmemorativos de determinados
fechas de importancia paro el barrio, música, representaciones teatrales ...
• Es posible igualmente trozar recorridos o itinerarios en los que lo historio , lo literatu-
ra, la leyendo, la anécdota se den cita y acompañen a los visitantes por esos calles
del centro histórico.
• Por otro porte, en muchos de estos centros históricos conviven ahora (al igual que
en otros tiempos) culturas diferentes. Estos itinerarios en los que se dé valor o textos,
festividades, músicas, narraciones orales de otras zonas y de otros épocas (pienso,
por deformación profesional, en el coso de los órabes), favorecer ion ese proceso de
educación en lo multiculturalidad que se hoce necesario hoy en nuestros ciudades.
Porque creo que del conocimiento (y sólo del conocimiento) mutuo parten lo toleran-
cia y el respeto entre gentes de culturas diferentes que comparten un mismo espacio.
(Puedo imaginar que un musulmón explique qué es el Ramadón celebróndolo en lo
calle, preparando los dulces y compartiendo lo experiencia can los vecinas).
• Entiendo, por tonto, el centro histórico como un escenario o pasear. Entiendo que
los equipamientos o lo recuperación de edificios históricos son fundamentales. Pero
no es necesario basarse exclusivamente en ellos para poner en volar uno ciudad ,
para poner al servicio de los habitantes y visitantes lo culturo de siglos que toda
ciudad histórico posee.
• A partir de ahí, san muchos las propuestos que pueden surgir: recuperación del
patrimonio inmaterial o través del desarrollo de programas de actividades; diseño
de ilinerarios culturales (difundidos a través de folletos y/o publicaciones de mayor
formato) y señali zación de los mismos a través de placas con recordatorios, textos,
leyendas, anécdotas y dotas; impl icación de los habitantes ...

337
La ciudad como pretexto
EIsa l ópez

En el año 2001 escribí sobre determinados princ[pios que hacían alusión al lugar donde
uno reside y, en el fondo, expresaba lo que consideraba mejor poro vivir en grupo. los
°
conjeturas sobre lo cosa que habitamos podían llegar extrapolarse a lo ciudad donde
vivimos y, como consecuencia, concebir una ciudad más acorde con nuestros deseos. El
descubrimiento de la caso, de "tu" caso, como un lugar en el que revierte el universo entero,
es uno de los descubrimientos que hocemos a lo vuelta de todo. lo cosa es un universo por
sí mismo, porque todo lo que queremos lo hacemos patente en ello. En lo coso el individuo
se ensimisma, se vuelve hacia adentro, se repliega como un caracol. El ensimismamiento es
el comienzo de un largo viaje hacia el interior con la decisión de explorar ese terri torio al
que los demás no tienen acceso. Conforme se desarrolla el mundo interior, las paredes de
la casa se van haciendo más y más delgadas, más y mós transparentes. Como una enorme
cristalera abierto al exterior, podemos observar desde ella lo que sucede fuera y lo podemos
analizar con un espíritu cercano al de un paciente y concienzudo investigador.

Conocido y controlado el espacio interior, es fácil controlar el espacio exterior. Cuando el


individuo se repliega en sí mismo la casa es el lugar donde se fortifica y donde el proceso
del ensimismamiento se hace más evidente. Y así nos llego, entre otros, ese descubrimiento
de la caso como un recinto mágica que nas aporto innumerables riquezas. Y, por las mis-
mas razones, nos llega el descubrimiento de lo ciudad como una prolongación de la propia
casa. En todo este proceso, la memoria juega un importante papel colocando los emocio-
nes y los objetos en el lugar que les corresponde. Y de la mismo manera que colocamos
los afedos y los ponemos en el lugar que el criterio nos indica, así colocamos los objetos
materiales. Cuando los animales eligen un espacio para vivir, marcan, dejan su huella para
evitar intromisiones y para indicar qué es lo suyo y hasta dónde llega su poder. El ser hu-
mano hace lo mismo: morca, deja su huella, y no sólo porque firme unos documentos que
le avalan como propietario de ese territorio, sino porque el habitar un lugor, el ocuparlo,
le confirma como dueño de las acciones que a partir de ese momento se lleven a cabo en
él. la protección del espacio que ocupo, su interés por lo conservación que de él hago e,
incluso, de su transformación , aparecerán como responsabilidades exclusivamente suyas.
De ahí que cuando recorremos un territorio podamos afirmar quienes fueron sus habitantes
y qué clase de actividades desarrollaban en él.

El prodigio de la memoria colectiva reside en producir ese efecto: recuperar la memoria de


los otros y mantenerlo vivo. Recorrer uno ciudad no es sólo ver los edificios que se construye-
ron en ello sino entender quiénes fueron sus artífices, porqué las hicieron así, y poro quienes
se hicieron de eso determinado manera. la arqu itectura responde a una idea determinada

338
MESA 6 CULTURA Y EQUIPAMIENTO

del universo y de cómo quisieron los arquitectos que fuero reinterpretado. Incluso lo elección
de formas y colores con que iluminó su enlorno son un cloro exponente de lo personalidad
del que así lo transformó. Cuando visitamos uno ciudad analizamos su arquitectura como
uno realidad concreto. Pero luego hocemos uno segundo y hasta uno tercero lectura, esto
vez de carácter simbólico, poro poder llegar o entender lo utilización del espacio como uno
formo de expresión humano; es decir, qué intencionalidad hoy en lo ordenación de los ele-
mentos arquitectónicos que lo componen. Lo coso es un sistema de signos que se expresan
por sí mismos; un conjunto de signos demostrativos del medio en que lo coso está situado ,
pero también de cómo es su dueño y cuál es su culturo. Lo coso impone un criterio social y
cultural 01 medio en que estó ubicado y nos hablo del nivel social y cultural de sus habitan·
tes. Porque uno coso no es sólo un lugar donde vive un número de personas; no es sólo un
conjunto de piedras que les oíslo del color y lo lluvia; sino un determinado espacio donde
se decantan desde el estatus económico de sus habitantes hasta los relaciones que guardan
con los demós miembros del grupo. En el plano simbólico podemos considerar lo caso y
sus signos como un universo lleno de significados que enriquecen o quienes lo vivieron y o
quienes lo contemplamos. Lo arquitectura cumple uno función muy especial dentro de este
contexto 01 que hago referencia: ello nos hablo, nos cuento cosos que sus dueños dijeron
o pensaron en un determinado momento. Su existencia y su resistencia nos demuestro que
lo "voz" de eso coso está viva; que nos hablo de lo que significó en su día cuando otros lo
hobiloron y de lo que significo todavía o pesar del tiempo.

La sumo de cosos en un determinado lugar es lo sumo de unos determinados vidas y de


unos determinados formas de entender el universo. Por eso lo arquitectura de uno ciudad es
un espacio paro lo memoria. En ella podemos recorrer los territorios que otros ocuparon: el
territorio íntimo y el espacio físico. lo conjunción de los dos elementos doró como resultado
10 posibilidad de conocer mejor cómo eran los que allí vivían. los cosos·museo (término que
definiría lo expresión arquitectónico como expresión material de uno culturo y, por lo tonto,
de uno sociedad con determinados ideologías o creencias) cumplen uno finalidad: enseñar·
nos lo identidad de quien ocupé ese territorio. Codo parcelo de espacio intimo y personal
tiene las huellos de quien 10 habitó, lo transformó y lo hizo suyo. Pero, además, nos enseño
cómo ero el mundo interior de quienes lo habitaron .

Vivir uno ciudad es entenderlo en todos sus partes. Entender uno ciudad es saber hacer
lectura de todos los elementos que lo componen. El cosco de uno ciudad es un corazón
que palpito 01 ritmo de quienes lo habitan. Es, quizó, 10 zona más delicado de uno ciudad
porque en ello se concentro mucho de lo que ello es. El ritmo de ese corazón no es casual.
Todo lo que se irradio desde él tiene un sentido y una rozón. Ese corazón debe ser atendido
como merece y no podemos permitir que deje de latir. Cuando poseamos por el cosco de
uno ciudad nos domos cuenta de lo que digo y de cómo podemos tomarle el pulso a ello
yo sus habitantes a partir de esos latidos . Par eso creo que lo determinación de mantener
vivos esos espacios, el hecho de querer restaurar sus edificios y lo propuesto de hacerlos

339
lo ciudad como pretexto
EIKI l ópez

de nuevo habitables es una ideo que cualquier proyecto político debe cuidar en extremo.
y dentro de ese proyecto debe tener cabida el fenómeno de la cultura como uno forma de
revitalización del espocio. Y no hablo de culturo pasivo como las yo citados casas museo
o los espacios dedicados a lo muestra de cómo fue esa ciudad o cómo pensaban sus ha-
bitantes, ni tampoco hago referencia a los espacios encargados de exponer los elementos
que conformaban su formo de vivir o de pensar, P9rque, en ese coso, el centro histórico de
uno ciudad acaba convirtiéndose en un inmenso museo lleno de objetos expuestos poro su
contemplación , incluidos sus habitantes. Hablo de culturo vivo.

Un centro histórico en uno ciudad histórico debe ser no solo rehabilitado sino también
revivido. Darle a lo ciudad uno vida nuevo no es difícil si repensamos lo ciudad como un
lugar de vida . Poro ello debemos hablar de culturo. la cultura es el bien y el sustento prin-
cipal de los habitantes de uno ciudad. Uno ciudad que mire hacia lo culturo es uno ciudad
respetado y en constante evolución. Pero no sólo la cantidad y la calidad de culturo que
genero lo ciudad es importante, también lo es cómo se pone en marcho eso culturo y con
qué herramientas. En este sentido, el equipamiento cultural no sólo hoce referencia o las
infraestructuras con las que cuento uno ciudad, sino también 01 soporte humano que hace
posible poner en marcho un calendario de actividades : los especialistas en su geslión y su
difusión. El coste económico que conllevo el inicio o el mantenimiento de una infraestructura
cultural es, cómo no, un tema problemático poro todos los instituciones de uno ciudad. Tanto
unos, los públicos, como otras, los privados, deben asum ir esa inversión y trabajar de formo
coordinada poro aportar calidad y coherencia o uno programación que afiance lo ciudad
en el panorama cultural.

Este foro de centros históricos tiene sentido si en él debatimos los verdaderos soluciones
poro que esos latidos no se apaguen. lo seriedad y la eficacia de esos debates deben posar
por uno nuevo revisión de lo que se entiende por culturo, por ciudad y por ciudadanos. lo
demás será , como siempre, meros elucubraciones de salón o, en lo que acaban siempre
estos intervenciones: un parcheo para curar uno enfermedad que ha sido provocado por el
olvido y el miedo de los instituciones. 0, lo que es mós grave, por lo desidia de los mismos
habitantes de ese corazón. Nodo mas.

340
Apropiación, difusión y transferencia urbana.
Francisco Reina Fernóndez-Trujillo

Actuar sobre un tejido histórico implico partir de un conoci miento profundo de su propia di-
nómica y de la ciudad, investigando si éste es capaz de regenerarse por sí mismo o si es ne-
cesaria la introducción de factores externos que produzcan alguno activación . En el primer
supuesto, un planeamiento preciso y el control institucional seró suficiente poro que lo inicia-
tiva privada lidere la regeneración . En el segundo, lo adm inistración debe protagonizar la
acción recuperadora introduciendo elementos que sean capaces de activar, devolver tensión
al complejo tejido social, generando una nueva situación de equilibrio urbano.

la introducción de un equipamiento cultural puede convertirse en uno de estos posibles


elementos de contaminación positiva o activadores de un tejido degradado. No obstante,
ton necesaria es la valoración previa del tipo de equipamiento y sus condicionantes
(entidad, alcance urbano, funcionalidad, accesibilidad ...) como de las particularidades
del tejido (o tejidos) urbano que se veró afectado y transformado por su implantación. En
este sentido, ademós de los arquitecturas consideradas como monumentales y el resto de
elementos que puedan presentar valores lipológicos, constructivos, espaciales o ambienta-
les, el carócter del caserío tiene uno incidencia fundamental en la lectura del "grano" de la
ciudad l.

Los equipamientos
los equipamientos suponen uno oportunidad de activar lo arquitectura en su móxima dimen·
sión. N o son simplemente elementos con uno función especifica , sino creadores o cualifi-
cadores del espacio público al que pueden enriquecer: referentes físicos y simbólicos,
elementos atractivos que proporcionan visibilidad y seguridad, mayor diversidad de usos, ...
(no deberían ser lo expresión del poder que manifiesta la monumenlalidad) . Puede ser mós
importante lo que provocan que su propia función, sobre todo por su capacidad de generar
centralidad y promover espacios de transición con los espacios privados.

De este modo, los equipamientos culturales tienen la capacidad potencial de ser espacios
públicos dependiendo de la relación que establezcan con el tejido urbano, con sus entor-
nos físicos y sociales, de su apertura y de su capacidad de generar espacios intermedios de
uso ciudadano. Son una oportunidad de mejorar óreas si ademós de cumplir con su función
específico, potencian su uso y el de su entorno como espacio público.

3A1
Apropioción, d iFusion y Ironsferencia urbona .
Frarw::iKo Rei no Fern6ndez.Tru jillo

Inte rve nc ión


El proyecto de arquitectura puede llegar o ser un potente instrumenta de disección, de identi-
ficación de problemas y potencialidades, de detección de lugares que requieren transforma-
ciones mós o menos complejas, ... planteando uno primera aproximación de diseño; exige
en muchos cosos lo superación de los esquematismos derivados de los actuales procesos de
catalogación y el planteamiento de unas normas e:specíficas de ordenación y gestión ajus-
tadas o los particularidades, 01 carócter de cada tej ido histórico. la integración urbano del
equipamiento debe tender a construir un nue vo orde n que dé respuesto o las complejos
relaciones existentes en los tejidos históricos, con vocación iguali tario y abierto, con diversi-
dad de centralidades y equilibrando funciones entre lo público y lo privado.

En principio, la magnitud de la respuesta transformadora debe estar en relación directo con


lo capacidad que tiene el tejido de admi tirlo. Su objetivo no es lo nueva pieza en si mis-
ma , sino el carócter, las condiciones sociales, espaciales, funcionales.. .del órea en lo que
se implanto. Desde lo arquitectura, serio mós deseable uno actitud de " acompañamiento'"
frente o una actitud de imposición. la introducción de un nuevo edificio como fórmula paro
renovar o hacer la ciudad tiene sentido cuando existe uno estrategia mós complejo y de ma-
yor alcance de lo que formaró parte la nuevo pieza . En cambio, cuando se encuentro más
cercano o transformar o "crear" un entorno que a integrarse en él , ignorando su evolución
y potencialidades, se puede convertir en un elemento ajeno.

Como actitud de partido, el proyecto arquitectónico debe ser más fuerte y de mejor calidad
- como factor de identidad , de otraccián, de prestig io- cuanto más pobre y deteriorado sea
un entarn0 2 • Así mismo, aunque lo actuación pueda provocar un impacto positivo sobre lo
zona (mejora de servicios públicos y la seguridad, renovación de los actividades económi-
cos ... ) su incidencia debe ser conlralada poro evitar una terciarizacián excesivo o el des-
plazamiento de lo clase social residente y que pueda, por tanto, hacer peligrar el carácter
del tejido original.

la variedad de la oferta cultural puede generar la integración de otros servicios, lo activa-


ción de otros usos que repercutan en lo zono, haciendo mós factible la aparición de espa-
cios de transición articulados con el equipamiento. las propuestos arquitectónicas, o lo por
de mostrarse sensibilizados 01 carácter de los tejidos histórico s en lo s que se insertan , debe-
rían facil itar los nuevos relaciones de uso que los equipamientos culturales pueden producir.
En este sentido es básico el tratamiento de los espacios de encuentro con el orden urbano.

Así mismo, este factor incidiró en el destinatario o tipo de públ ico que debería en lo posible
extenderse 01resto de lo ciudad, excediendo el ámbito del barrio.

342
MESA 6.CUlTURA y EQUIPAMIENTO

Notas
l. Un ca!.erío compocto como el de C6diz -con!.truido en un carla periodo de tiempo por
uno pujante da!.e burgue!.a en el interior de uno plazo militar - eleva sobre el mar un contun·
dente zócalo blanco de bordes precisos donde el espacio público aparece por eliminación
de una masa, como si operósemos sobre una talla . Las calles, como incisiones que delimitan
nítidamente las manzanos. Potios a modo de perforaciones. Lo!. equipamientos, sometidos,
subyugados a la escala del resto, apenas de!.tacan en la tramo.
En contraposición, la desdibujado trama urbana de ciudades o!.entodas sobre terrenos de
bordes inestables donde el aguo es protagonista. Venecia desdibujo continuamente su perfil
por la a cción cambiante, aleatoria de la laguna. Un paisaje urbano construido por un ca·
sería de escalo menudo estructurado por uno red arterial de canales, donde también tiene
acomodo .efe manera mós casual que predeterminada- el espocio público. El proyecto del
hospital de Le Corbusier ofrece una reflexión magistra l sobre la lectura del tejido y la abs-
tracción de su esencia como argumento de proyecto: la introducción de un equipamiento,
en este caso, un sistema general que amplía lo ciudad sobre el agua .

2. Jordi Baria (2003). La ciudad conquistada . Alianza Editorial. Madrid .

343
Isabel del Río

Por la experiencia -diversa y casi siempre positiva- sabemos que numerosas ciudades, con
centros históricos, demuestran una buena gestión m~nicipal y que ha n abordado las cuestio-
nes mós relevantes del desarrollo sostenible y el turismo cultural.

Nosotros hoy vamos o proponer una idea innovadora que, parcialmente, se ha reali zado en
algunos estudios de centros históricos. Para profundizar en el temo de equipamientos y cultu-
ro de un centro histórico, nos parece interesante trasladar estas cuestiones a la universidad
y que sean los estudiantes quienes participen activamente esta problemótica.

Suelen ser licenciados que estón especializóndose en desarrollos urbanos de diversos mate-
rias: diseñadores gróficos, arquitectos técnicos, urbanistas, historiadores, artistas o arquitec-
tos ... que van a trabajar en temas de equipamientos o de cultura en centros históricos.

Debiéramos crear comisiones interdisciplinarias y no nos cabe duda que, con estos trabajos
universitarios, sería posible proporcionar a las ciudades nuevos espacios poro las activida-
des esenciales coma son la cultura, el ocio y el trabajo, fortaleciendo 01 mismo tiempo la
integridad del centro histórico.

Con nuevos profesionales y renovados inquietudes pod ríamos preguntarnos una vez mós
cuónto y cómo puede alterarse el sistema actual de vías publicas, de espacios abiertos o de
edificios individuales .... a fin de producir esa innovación del vocabulario en la señalética,
en el diseño. En general parece imprescindible cumplir el legítimo deseo de todos los ciuda-
danos paro realizar mejoras contemporáneas en los marcos históricos.

Para el hipotético grupo de estudiantes descrito son Jos siguientes propuestas:

• Podemos señalar a los estudiantes que identifiquen los aspectos de la ciudad que
ellos creen esenciales para conservar su integridad histórica.
• Seleccionar un espacio urbano que represente el lugar para crear un programa
de actividades artísticas y culturales. Estamos pensando en un barrio dedicado al
arte y la cultura. Serón vivienas talleres y comercios específicamente de industrias
culturales, con predominio de los artistas plósticos. Creacíón de espacios donde la
relación entre público y artista es directa ...
• Un lugar donde preparar ideas de intervención en la ciudad, es decir, elaborar toda
una gamo de objetos que puedan resultar de la móxima belleza y beneficio poro la
ciudad.

344
MESA 6 .CUlTURA y EQUIPAMIENTO

• los estudiantes serían de doctorado o de 3- ciclo, y trabajarían in si/u; posterior-


mente continuarían su análisis de la ciudad haciéndolo de un modo discursivo y
participativo en el seno del equipo.
• El resto del curso ocadémico se dedicarían o preparar sus propios trabajos de dise-
ño.
• Es importante destocar que los trabajos de diseño individual tendrían como finali-
dad ofrecerse como un conjunto o plan coordinado en el que coda estudiante ha
realizado su trabajo teniendo en cuento los del resto. Algunas propuestos veríamos
que son dignos de ser exploradas y otras, sin entrar en conflicto, es evidente que no
podrían llevarse a la práctico, después de haber realizado lo exposición publica a
lo ciudadanía , a los inversores e industriales y o los administraciones públicos.
• En uno ciudad hoy que mantener el ambiente social multifacético, comercial, prein-
dustriaJ...que han tenido la mayoría de los ciudades y centros histáricos de lo Espa-
ña interior.
• las principales abjetos de estudios podrían ser: preparacián de un mapa de usos
del suelo, analizar la circulación peatonal, estudiar las curvos de nivel y la relación
entre los calles y lo tapografía, analizar el sistema de calles identificando los po-
sibles puntos que fueran lugares significativos de otras ciudades anteriores . Tadas
estos labores podrían hacerse digitalizando los mapas. Otros estudios que pueden
hacerse son resultaría una sorpresa el estudio de lo industria artesanal , el estado de
conservación de los ambientes laborales y residenciales.
• Serían necesarios hacer estudios de la forma topográfica, la escalo de lo fachado,
de los calles, diagramas de las áreas urbanizados. Otros estudiarían los mapas y
textos históricos; otros recogerían lo documentación visiva, oral y documental ; con
todo ello obtendríamos las característicos esenciales que permiten entender la ciu-
dad histórico.

Hoy que aclarar que en lo propuesta que hacemos es necesario el compromiso por porte de
los poderes públicos locales, regionales o estatales en que estos estudiantes pudieran exa-
minar los problemas de financiación , lo legislación y normativa existente y las implicaciones
políticos que normalmente están implicadas en estos proyectos. En consecuencia, su trabajo
debería considerarse como un anteproyecto profesional, no sálo como ideas dignas de ser
expuestas al ciudadano en una magno exposición realizada a base de moquetas.

345
Javier Tejido Jiménez

Hasta hoce pocos décadas, en un cosco histórico como el de Sevillo o el de Córdoba, un


hobitonte encontraba en lo propio ciudad antiguo 'uno serie de dotaciones muy variados,
por elementales que éstos fuesen, entre los que podían darse en un entorno relativamente
acotado lo coexistencia de pequeños tiendas de ultramarinos, tabernas, alguno mercería,
droguería, talleres de diversos oficios artesanales, etc.

Estos dotaciones, que deben ser entendidos como el equipamiento mínimo necesario poro
hacer posible lo vida, tenían uno escalo doméstico , acorde 01 tejido residencial que com-
ponía esos fragmentos de ciudad. Eso proporcionalidad o lo escalo del barrio histórico no
significaba empobrecimiento en cuanto o los soluciones arquitectónicos empleados poro
establecer dichos actividades; antes bien, se disponían intuitivamente estrategias de implan-
tación sumamente flexibles, muy atentos o los posibilidades de situaciones muy diversos,
intersticiales o veces, que los ponían en volar. Así , los vacíos interiares de muchos parcelas
profundos eran ocupados en boja densidad por talleres y otros actividades productivos.

Tomando prestado de lo mecónica del suelo el concepto de granulometría, podemos afirmar


que lo situación expuesto anteriormente dibujaba un ponorama con uno variedad de tama-
ños y situaciones en los usos dotocionoles que permitía entender lo ciudad antiguo como un
orgonismo vivo, en el que ero posible vivir y trabajar, con uno granulometría amplio, esto
es, muchos elementos de diferentes tamaños y formas .

lo viviendo por su porte disponía también de una amplio goma de conformaciones de-
cantados o lo largo del tiempo, en lo que convivían en lo contigüidad de lo edificación
entre medianeros elementos arquitectónicos Ion diversos en cuanto o escalo, complejidad y
significación, como el palacio, el convento, los corrales, las cosos de vecinos, y los cosos
uni familiares, que coda época había ido aportando al mosaico de lo ciudad histórico.

Panorama también de granulometría amplio y variado.

Sin embargo, ero uno ciudad que aunque equipado en lo bósico, en lo necesidad inmediato
del habitante, carecia de equipamientos de carócter general, siendo muy escosas o casi
ausentes los bibliotecas y museos, los espacios del deporte e incluso los zonas verdes.

Desde ese panorama descrito, se ha recorrido un comino progresivo en los últimos cuarenta
años de densificoción y empobrecimiento en lo que o viviendo y dolociones se refiere. En
efecto, se ha producido un cambio en lo granulometría variado de lo ciudad anliguo, que

346
MESA 6.CUtTURA y EQUIPAMIENTO

ha ~ido ~u~liluida lentamente por un tamaño de portícula~ monótono y repetido en materia


de vivienda, y ha ~upue~to una de~oporición de octividode~ productivos muy consideroble,
~obre todo de aquella~ que mantenían en valor lo~ mayore~ vado~ interiores de los parcelos
y los monzono~ .

La ~us t itución de los construcciones que dobon soporte o l a~ actividades productiva~ ho per-
mitido encontrar paquete~ de ~uelo paro producir nueva edificación residencial, que boja
ordenanzas que no han tenido en cuenta lo salvaguardo de los vodo~ interiore~ de parcelo
ni el mantenimiento de lo~ actividades productiva~, han de~arrollado nueva~ unidades habi-
tacionale~ de alta densidad.

E~te proce~o de densificación no ~ólo ~e ha producido en la edificación de nueva planto,


sino que también ho afectado o los proceso~ de rehobilitoción . Se ha permitido que la~
toreas rehobilitadoro~ ~obre muchas unidade~ residenciale~ hayan encubierto proce~o~ alta·
mente especulativos, en los cuales se han pervertido los co~a~ preexistentes, que debiendo
hoberse entendido como unidodes habitacionale~ indivisibles, hon pa~ado o lotearse y a
microfragmentorse en unidades mucho menores {pequeño~ oportomento~J, provocondo no
sólo lo pérdida de cuolidode~ orquitectónico~ imporlante~, ~ino la aparición de nuevo~
problemo~ , como la necesidad de aparcomiento y accesibilidod de un olto número de ve-
hículos.

En todo~ e~tos procesos, indudablemente los tendencio~ ~oc¡oles e inversora~ juegan un


papel muy podero~o, pero deben ~er fuerzo~ encauzada~ por el planea miento, que tiene
que intentor evitar a toda co~ta que los vados inter~ticiales y lo complejidod funcional y re~j­
dencial de los tejido~ histórico~ ~e re~iento tanto por cou~a de dejar abiertas víos demo~iodo
omplios o los ope r acione~ e~peculadoras.

Debemo~ odentrorno~ en uno culturo del planeamienta y la intervención sobre los centro~
hi~tórico~ que lo~ entienda como hábitat compleja frente o plonleam i ento~ especiolizados
que hagan hincapié ton ~ólo en un enfoque, yo ~ea mu~e í~tico , turístico, etc , que o largo
plaza generan un hábitat mó~ empobrecido.

Debemos demandar que lo~ centro~ hi~táricos puedan ~eguir siendo un lugar donde vivir,
donde trobajar, donde e~té el ocio, donde puedan estor todo tipo de ciudodanos, lo~ an-
ciano~ y los niños.

347
La domesticación del centro histórico
F. Javier Terradas Cepeda

Se suele asumir cama inevitable que los centros hist9ricos de los ciudades acaben perdien.
do su función primariamente residencial para dejar, poco o poco, paso al sector terciario
o a la tematización turística. No obstante, esta tendencia se encuentra con las inevitables
dificultades que proceden de este tipo de nuevos usos. Una ocupación masiva y no selectivo
por parte de estas actividades demando entre otras cosas la resolución de la accesibilidad
rodada y del aparcamiento, algo normalmente incompatible con el trazada de la calle histó-
rica o con la conservación del tejido urbana y de los sistemas constructivos tradicionales.

Por otro parte, el principal componente de la textura edificatorio del centro es la residencio,
y probablemente sea la escalo de la residencia lo que hace atractiva la configuración de
este centro, aparte del interés de las piezas patrimoniales o los espacios públicos represen-
tativas. En nuestras ciudades mediterró neas, mimadas por la luz, el clima y la tradicional
relación de la residencia con la calle, el tejida urbana es la trascripción, cama si de una
huello dactilar se tratase, de un tipo de vida menuda, basada en las encuentros mós intimas
que propician los callejones, los patios, los corrales, los zaguanes, elc.

Cuando el sector terciario pide paso en los centros, corremos el riesgo de introducir piezas
que demandan una escala mayor, que seccionen a alteren este delicada tejida, para termi·
nar cambiando a diluyendo esa compacta textura de espacias menudos. Solo una nueva
opuesto por la residencia puede conservar los centras históricos como lugares vivas, can
actividades que se sucedan ocupando todo el arco horario.

Que duda cabe que una revitalización de la residencia significo dotarla de los equipamientos
que actualmente requieren las sociedades, tan diferentes de las tradicionales, donde el princi-
pal y casi único edificio público del barrio era la iglesia. Es necesario equipar extensamente,
pero respetando lo textura de los centros. Proponemos primor el corócter doméstico de los
equipamientos, respetando la escalo menuda del tejido urbana y la posibilidad de construir
una cercanía y una intimidad cama la que proporcionan los e