Vous êtes sur la page 1sur 11

DIVERSAS CLASES DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES EN MATERIA

MERCANTIL EN MÉXICO.

El proceso mercantil

En primer término, para el estudio adecuado del tema que hoy nos atañe debemos
conocer el significado de lo que es “proceso” para lo cual el ilustre maestro Rafael
De Pina Vara nos menciona que “el proceso, es el conjunto de actos regulados por
la ley y realizados con la finalidad de alcanzar la aplicación judicial del derecho
objetivo y la satisfacción consiguiente del interés legalmente tutelado en el caso
concreto, mediante una decisión del Juez Competente.” (unam, 2010)

Ahora bien, cuando hablamos de procedimientos judiciales estamos hablando de


los llamados juicios, expresión latina proveniente de indicium y en su acepción
forense alude a el conocimiento de una causa, en la cual el Juez ha de pronunciar
la sentencia.

A su vez la acepción mercantil hace referencia a que dichos procedimientos/ juicios


pertenecen a la rama del derecho conocida como derecho mercantil, en especifico
al derecho procesal mercantil.

En este tenor, desde un punto de vista gramatical entendemos por procedimientos


judiciales mercantiles a aquellos en los que el juez competente conoce de la
controversia entre partes para dictar sentencia sobre cuestiones relativas a el sujeto
comerciante, a mercancías o tratos comerciales.

Marco Antonio Tellez Ulloa considera que “el objeto de regulación del Procedimiento
Mercantil, lo constituyen los actos y operaciones que la Ley reputa Mercantiles”
(Ulloa, 2001). En términos similares, Fernando Arilla Bas sostiene que los juicios
mercantiles tienen por objeto ventilar y decidir las controversias que se deriven de
los actos comerciales, es decir, los que el Código de Comercio reputa como tales
en el artículo 75, con la excepción a que alude el 76.

4
En el Código de Comercio, es el acto de comercio es la base fundamental que
delimita la materia mercantil, según se deprende del artículo 1º;

“los actos comerciales sólo se regirán por lo dispuesto en este Código y las demás
leyes mercantiles aplicables”.

Así pues, el concepto legal de juicio mercantil este contenido en el artículo 1049 del
Código de Comercio:

“Son juicios mercantiles los que tienen por objeto ventilar y decidir las controversias
que conforme a los artículos 4º, 75, y 76 se deriven de los actos comerciales.

Teniendo esto en cuenta, me dispongo a exponer el recorrido histórico de os


procedimientos mercantiles, sin embargo, para poder hacer esto debemos apreciar
la historia del derecho procesal mercantil desde un rango mas general, es decir,
desde el ámbito internacional.

Marco histórico de los procedimientos judiciales en materia mercantil

Es a partir del siglo XIX en que se inicia la codificación del Derecho Mercantil, con
codificación, me refiero al acto de recopilación de diferentes cuerpos normativos de
un mismo ámbito con a finalidad de perfeccionar o servir de base para el nacimiento
de un nuevo ordenamiento. El inicio de este proceso de codificación se da bajo el
influjo de los principios de la Revolución Francesa que proclamó la libertad de
ejercicio del comercio y terminó con el monopolio de los gremios y corporaciones.

El primer Código de Comercio fue el francés de 1807, debilita la tradicional


fisonomía profesional del derecho mercantil para intentar ofrecer la imagen de un
derecho regulador de actos de comercio objetivo, mercantil por sí, con
independencia de que el sujeto que los realice tenga o no la condición de
comerciante.

Aunado a esto, la concepción objetiva del derecho mercantil se expandió


rápidamente por muchos países de Europa. Esto explica que la doctrina mundial se

5
abalanzara afanosa a buscar el concepto de acto de comercio objetivo, que habría
de servir de base al nuevo Derecho Mercantil de corte liberal. Sin embargo, la
búsqueda resulto infructuosa debido a la dificultad de determinar los rasgos
comunes de los distintos actos de comercio regulados en los Códigos, es decir, por
la dificultad insoslayable de fijar la esencia de los diversos actos sometidos al
imperio de la ley mercantil. Y al existir múltiples definiciones de acto de comercio
objetivo, genero la ausencia de un concepto unitario de Derecho Mercantil como
disciplina reguladora de esos mismos actos, los comerciales, cuya vinculación con
el derecho mercantil, se desconocía en ese momento.

En el mercado internacional y el comercio en general ha requerido a lo largo de la


historia, el uso de la figura conocida como crédito, a raíz de esto también se generó
un fenómeno adverso, es decir, la resistencia de los deudores para cumplir con sus
obligaciones, con el fin de mantener la agilidad y seguridad de las operaciones
comerciales, los legisladores optaron por buscar los medios idóneos para obligar a
aquellos a cumplir con la obligación para el cual crearon documentos como la Letra
de Cambio de dos clases una con protesto y otra sin el protesto, habiendo quedado
obsoleta la letra de cambio con protesto porque restringía al acreedor iniciar con
prontitud un procedimiento ejecutivo; asi es como se creó el Juicio Ejecutivo
Mercantil, el cual es potestad del acreedor de iniciar un juicio en contra del deudor
o deudores mediante una demanda Ejecutiva, en donde el Juez hace un estudio del
documento (Titulo valor), base de la acción, de acuerdo con las disposiciones
pertinentes de la Ley de Procedimientos Mercantiles.

Teniendo lo anterior como precedente y con la finalidad de hacer que el acreedor


obtenga el cobro de los créditos pretendidos, mismos que constan de manera
fehaciente en el título de crédito, en el menor tiempo posible sin la dilación que
impone el Juicio Ordinario, es que hace su aparición en las legislaciones modernas
el procedimiento llamado Juicio Ejecutivo.

Nuestra legislación contemplaba que los tribunales civiles conocerían tanto de los
juicios ejecutivos mercantiles como los civiles, ya que como sabemos el derecho

6
mercantil tiene su base u origen en la legislación civil, sin embargo, más adelante
en la historia y debido a la gran carga de trabajo que representaban estos juicios,
se crearon tribunales especializados en la materia para una mejor administración de
justicia.

En la actualidad es necesario conocer y determinar los campos de jurisdicción de


ambas ramas del Derecho, el Civil y el Mercantil, dependiendo primordialmente de
lo que se considere como acto civil o mercantil, pues será a partir de tal acto que se
determinara la naturaleza del procedimiento judicial que le corresponde, ya que el
comercio es la materia más importante para delimitar el campo del derecho
mercantil, además es necesario conocer la historia del Derecho Mercantil como
nace con un doble carácter, consuetudinario y profesional. Era el derecho creado
por los propios comerciantes. Por qué Derecho Mercantil es una rama especializada
que se desprendió del Derecho Civil, como ya he mencionado anteriormente en este
trabajo, por lo tanto, analizando ambas leyes no pueden separarse, aunque cada
rama tiene su propia regulación, sin el mismo Código de Comercio se remite a la
Ley de Procedimientos Civiles Federal.

Ahora bien, procederé a hacer un análisis histórico de la evolución del Juicio


Ejecutivo Mercantil por ser este uno de los mas conocidos y estudiados por la
doctrina internacional y nacional.

Evolución del Juicio Ejecutivo Mercantil

Partiremos de la premisa de que en el Derecho Romano el titulo ejecutivo, es el


título de crédito cualesquiera que fuese su forma, no era otro mas que la sentencia
judicial, es decir, no existía más que la actio judicate, se ejecutaban sentencias
judiciales únicamente. La única declaración susceptible de ejecución era la
contenida en una sentencia, de manera que el único título ejecutivo, eran las
sentencias judiciales.

Dentro de estas corrientes ideológicas y tocantes a la naturaleza y origen de los


títulos ejecutivos nace en Italia el Derecho Común y es de este derecho que parte

7
la creación de los títulos ejecutivos, de esta manera: Primero se admitió que cuando
el demandado, o sea el deudor, admitía el derecho del actor, desde ese momento
ya era innecesaria la fase cognoscitiva en el juicio, era innecesaria también la
sentencia. El deudor reconocía el derecho del actor, a sub judice en presencia del
juez, habiendo, estado demandado. Es el caso del allanamiento a la demanda en el
juicio, no excluye la sentencia. Lo mismo pasó en el derecho común (Jus Gentium).
De manera que después de haber reconocido el deudor el derecho del acreedor se
dictaba la sentencia y no pasaba a ejecutarla. Lo que se dictaba en lugar de la
sentencia era un auto que se llamaba preceptus de solvendus, y este era suficiente
para que se pasase a ejecutar la declaración derivada del reconocimiento que el
deudor había hecho del crédito que le reclamaba el acreedor. Enseguida, ese
reconocimiento que hacía el deudor de la deuda podía interpretarse fuera de juicio,
en actos de jurisdicción voluntaria, se invocaba únicamente el oficio del Juez, no era
preciso que se demandase al deudor, simplemente se le citase como ocurre en
nuestro derecho cuando se le pide reconocimiento de firma, cuando se le pide al
deudor que absuelva posiciones.

Pues bien, reconocido ese derecho por el deudor ante el Juez se dictaba por este
Juez el preceptus de solvendus y se pasaba a la ejecución de la declaración. Ya no
había necesidad de juicio.

Por otro lado, existía la posibilidad de haber declaraciones de deudas contenidas


fuera de sentencia judicial, y que sin haber intervenido para nada un Juez, sin
haberse informado, sin haber instruido un expediente acerca del derecho de las
partes, la ley considera que ese derecho es indiscutible cuando se encuentra
plasmada en un documento que no sea sentencia judicial, es el caso de los títulos
ejecutivos extrajudiciales, contractuales y que nacieron en esa forma en el derecho
común Italiano, es decir pues, atemperando el rigor de la sentencia, de la necesidad
de recurrir a los Jueces se llegó a admitir como buenos los reconocimientos que los
hacían los deudores esporádicamente ante notario, luego como una regla, todo
deudor en una cláusula de estilo imperativo, comparecia como parte ante un Notario
cuando reconocía la deuda se consideraba que el Notario como depositario de la

8
fe pública tenía suficiente autenticidad para estimar que ese reconocimiento era
cierto, indiscutible el derecho y por lo mismo podía pasarse a la ejecución.

Cabe mencionar que el titulo ejecutivo mencionado en el párrafo anterior, por si


mismo no explica las ejecuciones infundadas, porque antiguamente se decía que el
Juicio Ejecutivo su principal pretensión procesal estaba vinculada con la pretensión
material, es decir la pretensión principal consistía, en, por ejemplo, el caso de los
títulos de crédito la ejecución de estos últimos, hecho que coincide plenamente con
la pretensión material, es decir, ser titular del derecho de cobro. Lo anterior dicho
no pasa en el Juicio Ordinario pues la pretensión que busca es meramente procesal,
es decir, la legitimación ad-causam ese es el objeto de la sentencia, determinar si
el actor que se presentó ante el órgano jurisdiccional como tal, es a quien realmente
atiende el derecho, en otras palabras, si es titular del derecho que pretende hacer
valer, se dice que en materia de Juicio Ordinario la pretensión es procesal porque
el actor dice ser titular de derecho pero no lo ha probado, de las pruebas que
proporcione al órgano jurisdiccional nacerá el reconocimiento de este derecho o su
negación.

Es menester aclarar que, el título ejecutivo no siempre se encuentra todo el material


del cual pueda deducirse la justicia, la certeza del derecho del actor, del poseedor
del título ejecutivo, puede ser que exista material que venga a neutralizar ese título
y desde luego no lo presenta el actor, lo presentará el ejecutado y ese material sea
suficientes para desvirtuar la certeza de título ejecutivo, el elemento de prueba.

En el presente trabajo se analizó de manera especial la historia del juicio ejecutivo


por ser uno de los más trascendentes en materia mercantil.

Habiendo analizado los antecedentes antes expuestos y teniendo en claro la


naturaleza Jurídica de los Juicios Mercantiles, procederé a realizar el estudio
particular de las diferentes clases de procedimientos judiciales en materia mercantil
en nuestro país.

9
Diversas clases de procedimientos judiciales en materia Mercantil en México

Es sabido que el acto de comercio es la base fundamental que delimita el derecho


mercantil mexicano. Cabe aclara que actualmente no existe un concepto legalmente
aceptado de lo que es un acto de comercio, puesto que el artículo 75 del código de
comercio simplemente señala casuísticamente una serie de actos a los que les
otorga la calidad de mercantiles. Y a pesar de la larga enumeración que hace la ley
en el precepto citado, no se comprenden todos los actos de comercio existentes,
tomando en consideración que la fracción XXV del artículo en cita señala que es
acto de comercio cualquier otro acto de naturaleza análoga, un claro ejemplo de
esto son los contratos mercantiles atípicos que no se encuentran regulados en
ninguno de los supuestos contenidos en el código de comercio.

Los juicios mercantiles se encuentran regulados en el libro quinto del Código de


Comercio, esto es a partir del artículo 1049 al 1414 de la ley citada.

El concepto legal de juicio mercantil se encuentra previsto en el artículo 1049 del


Código de Comercio, que dice: son juicios mercantiles los que tienen por objeto
ventilar y decidir controversias que conforme a los artículos 4,75 y 76 del Código de
Comercio se deriven de actos comerciales. Luego entonces, un juicio será mercantil
si la controversia se deriva de actos de comercio, en los términos de los artículos 4,
75 y 76 del código de comercio.

Los juicios mercantiles que señala la ley son:

 Juicios convencionales
 Juicios ordinarios
 Juicios ejecutivos
 Juicios especiales
 Juicios orales

10
Con la finalidad de no alargar innecesariamente el presente trabajo se proporcionará
únicamente una breve definición de cada uno de estos juicios y algunos datos
generales para su identificación.

Juicios Convencionales Mercantiles

El código de comercio nos proporciona una clara definición de lo que son estos
juicios en su articulo 1051 el cual versa “El procedimiento mercantil preferente a
todos es el que libremente convengan las partes con las limitaciones que se señalan
en este libro, pudiendo ser un procedimiento convencional ante Tribunales o un
procedimiento arbitral.” En términos de la presente definición podríamos decir que
los juicios convencionales mercantiles son todos aquellos juicios que se llevan con
forme a lo dispuesto por las partes, sin que dichas disposiciones contravengan al
derecho. Una de las características mas destacables del presente juicio es a
contenida en el artículo 1052 del Código de comercio el cual dice: “Los tribunales
se sujetarán al procedimiento convencional que las partes hubieren pactado
siempre que el mismo se hubiere formalizado en escritura pública, póliza ante
corredor o ante el juez que conozca de la demanda en cualquier estado del juicio, y
se respeten las formalidades esenciales del procedimiento.” De este supuesto se
desprende la obligación del órgano jurisdiccional de sujetarse a lo que dispongan o
hayan convenido las partes siempre y cuando el convenio que celebraron
proporcione certeza jurídica y que además se apegue como requisito mínimo a las
formalidades esenciales del proceso.

Juicios Ordinarios Mercantiles

Toda contienda que no requiera de tramitación especial en las leyes mercantiles se


considerará y ventilara a través de los juicios ordinarios. El juicio ordinario se divide
en cuatro periodos o fases muy similares a las fases del proceso civil, estas son:

1.- Etapa postulatoria o de fijación de la litis. En esta etapa las partes plantean sus
pretensiones, la demandada sus defensas y excepciones, narran los hechos y
proporcionan elementos de probanza, además acá también se puede dar la

11
reconvención. A través de la demanda o contestación las partes expresan lo que a
sus intereses conviene y aducen los fundamentos de derecho que consideran
favorables. La primera fase del juicio termina cuando se ha determinado la materia
de la litis, es decir cuando se ha establecido cual es la materia sobre la que habrá
de probarse, alegarse y posteriormente sentenciarse.

Cuando hablamos de fijar la litis, se trata del acto procesal donde se tienen por
admitidas la demanda y la contestación.

2.- Etapa probatoria

3.- Alegatos

4.- Sentencia.

Debe cuidarse que la demanda no sea oscura irregular puesto que de ser así el juez
debe pronunciar un auto preventivo indicándole al actor los defectos de la demanda
en forma concreta, para que corrija esta.

Juicio Ejecutivo Mercantil

Del presente juicio ya se ha hablado mucho en el presente trabajo es por ello que
proporcionare algunos datos complementarios sobre el tema.

El artículo 1391 del C de comercio señala que: el procedimiento ejecutivo mercantil


tiene lugar cuando la demanda se funda en documento que trae aparejada ejecución
y agrega que traen aparejada ejecución los siguientes documentos:

I. La sentencia ejecutoriada o pasada en autoridad de cosa juzgada y la


arbitral que sea inapelable, conforme al artículo 1346, observándose lo
dispuesto en el 1348;
II. Los instrumentos públicos, así como los testimonios y copias certificadas
que de los mismos expidan los fedatarios públicos, en los que conste
alguna obligación exigible y líquida;

12
III. La confesión judicial del deudor, según el art. 1288;
IV. Los títulos de crédito;
V. (Se deroga)
VI. La decisión de los peritos designados en los seguros para fijar el importe
del siniestro, observándose lo prescrito en la ley de la materia;
VII. Las facturas, cuentas corrientes y cualesquiera otros contratos de
comercio firmados y reconocidos judicialmente por el deudor;
VIII. Los convenios celebrados en los procedimientos conciliatorios tramitados
ante la Procuraduría Federal del Consumidor o ante la Comisión Nacional
para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros,
así como los laudos arbitrales que éstas emitan, y
IX. Los demás documentos que por disposición de la Ley tienen el carácter
de ejecutivos o que por sus características traen aparejada ejecución.

En este tenor, es acertado decir que, para que el juicio ejecutivo mercantil tenga
lugar el actor debe disponer de un documento que traiga inmerso en la aparejada
ejecución, además de la fuerza ejecutiva que poseen estos documentos, tienen
también el carácter de prueba preconstituida de la acción.

El juicio ejecutivo mercantil se inicia con la demanda que deberá satisfacer los
mismos requisitos que la demanda en el juicio ordinario mercantil, y a la que el actor
deberá de acompañar el título ejecutivo fundatorio de su acción. El carácter
ejecutivo del título es presupuesto indispensable de procedencia de la vía ejecutiva.

Para que un título traiga consigo la aparejada ejecución, es decir, que sea
ejecutable, el crédito que consigna debe ser cierto, liquido y exigible. Hablamos de
crédito cierto, cuando este reviste una de las formas señaladas por la ley general
de títulos y operaciones de crédito. Únicamente puede ser titulo ejecutivo aquel que
la ley señala como tal. El crédito es líquido, si su cuantía ha sido determinada en
una cifra numérica de moneda. Es exigible el crédito cuando es de plazo vencido,
es decir no se encuentra sujeto a término o a condición.

13
Si del examen del título, el juez concluye que tiene el carácter de ejecutivo dictará
el auto llamado de embargo, de ejecución, de exequendo, es decir va a proveer auto
con efectos de mandamiento en forma.

Juicios Especiales Mercantiles

Este tipo de juicios seda cuando la pretensión o mejor dicho el derecho no encaja
ni en le procedimiento ordinario ni en el procedimiento ejecutivo, como tal por su
naturaleza deberá tratarse con base en métodos especiales, de ahí su nombre, dista
en parte de el proceso ordinario sin embargo comparte algunos rasgos procesales
con este.

Juicios Orales Mercantiles

El Juicio Oral Mercantil es un Juicio Mixto, toda vez que la demanda, la contestación,
la reconvención, la contestación a la reconvención se formulan por escrito. La fase
procesal de ofrecimiento de Pruebas queda integrada en los escritos de demanda,
de contestación, de desahogo de la vista con las excepciones, con la demanda
reconvencional, con la contestación a la demanda reconvencional y el desahogo de
la vista con las Excepciones que en su caso se hubieren formulado al contestar la
demanda reconvencional.

Se debe establecer que dentro de la Oralidad, en las Audiencias Preliminar y de


Juicio por regla general se deberán registrar por medios electrónicos, sin embargo,
le es potestativo al Juez aplicar el medio electrónico o utilizar medios tradicionales,
en términos del artículo 1390 bis 26 del Código de Comercio, y en este momento
reflexionaría cuál le permitirá una mayor fidelidad e integridad en la información al
Juzgador, para poder emitir una resolución acorde a la verdad, identificando el
acontecimiento con la realidad. Considero positivo, el cuidar el fiel cumplimiento al
Principio de Inmediatez mediante el Juicio Oral Mercantil, sin embargo, solamente
el tiempo permitirá determinar la eficiencia de este sistema normativo y si se alcanzó
su fin, que es la Impartición de Justicia pronta, expedita y dando Seguridad Jurídica
a las partes en controversia.

14