Vous êtes sur la page 1sur 22

ARTÍCULO

APROPIACIÓN INCAICA DE UN LUGAR SAGRADO


EN LA QUEBRADA DE HUMAHUACA, JUJUY,
ARGENTINA
Inka appropriation of a sacred place in the Quebrada de
Humahuaca, Jujuy, Argentina
I
FERNÁNDEZ DO RIO, SOLANGE

O riginal Recibido el 30 de N oviembre de 2007 • Original A ceptado el 16 de Marzo de 2009

RESUMEN
El propósito de este trabajo es estudiar el impacto de la conquista inca de un sitio arqueológico de la
Quebrada de Humahuaca, provincia de Jujuy, Argentina. Uno de los modos en que este proceso se produjo
fue a través de la transformación de la configuración del paisaje y resignificación de las prácticas locales.
Esta manipulación y reestructuración de los espacios introdujo nuevas relaciones sociales y cambios en las
anteriores, acompañados de un nuevo orden social. Se presenta el caso de Campo Morado como un ejemplo
de dominación por medio de la apropiación de un lugar sagrado sobre el que se construyó un ushnu. Se abor-
da esta problemática a través del estudio de la espacialidad del sitio, entendiendo al diseño arquitectónico
como una tecnología que opera para imponer un orden espacial y temporal. Con este objeto, se eligieron
dos herramientas metodológicas: los mapas gamma y las características formales del diseño arquitectónico.
A partir de la implementación de estos análisis espaciales, se concluye que las transformaciones promovidas
por el imperio estuvieron orientadas hacia la desintegración de la identidad local en función de la creación
de una nueva que enfatizó la diferencia entre el mundo inca y el no inca.
PALABRAS CLAVE: dominación inca, espacialidad, lugar sagrado, ushnu

ABSTRACT
The aim of this paper is studying the impact of Inca conquest of an archaeological site at Quebrada de
Humahuaca, Jujuy Province, Argentina. One way this process took form was through the transformation
of landscape configuration and the re-signification of local practices. This article presents Campo Morado
as an example of domination through the appropriation of a sacred-local place for the construction of
an ushnu on it. We deal with this theme studying the site spatiality, acknowledging that architectural design
operates as a technology to impose temporal and spatial order. Two methodological tools are used in this
work: gamma maps and formal characteristics of architectural design. We conclude that Inca transformations
were oriented towards local identity disintegration in pursuit of the creation of a new one, emphasizing the
difference between Inca and local worlds.
KEYWORDS: Inca domination, spatiality, sacred place, ushnu

I
Instituto Interdisciplinario de Tilcara (UBA) • Belgrano 445 Tilcara (4624) • E-Mail: solfdr@yahoo.com

Arqueología 15: 41-62 • 2009 • ­­Instituto de Arqueología • FFyL. UBA


ISSN (Versión impresa) 0327-5159 • ISSN (Versión en línea) 1853-8126

41
Arqueología 15: 41-62 | 2009

Introducción través del análisis de su espacialidad y diseño


arquitectónico para ver el modo en el que un
Este trabajo analiza el proceso de conquis- nuevo paisaje fue incorporado a la memoria
ta y colonización incaica de Campo Morado, colectiva de un pueblo. En la cima del sitio,
Quebrada de Humahuaca y su impacto en la se erige un ushnu (Fernández Do Rio 2001),
sociedad local. Son numerosos los autores único caso registrado hasta el momento en
que han abordado la problemática imperial la Quebrada de Humahuaca. Queremos res-
en el noroeste argentino, entre ellos desta- ponder a las siguientes preguntas: ¿Por que
camos los trabajos de Acuto (1994, 2004), el lugar elegido por el Tawantinsuyu para erigir
Cremonte (2005, 2006), Cremonte y Williams un ushnu fue Campo Morado? y ¿Qué signi-
(2007), Fumagalli (2003), González (1980), ficados e implicancias en la sociedad local
Lorandi (1980, 1983), Mulvany (2003), emergieron a partir de su construcción?
Nielsen (1995, 1997), Nielsen y Walker
(1999), Palma (1998, 2000, 2007), Raffino
(1981, 1988, 1993), Raffino et al. (1983, 1986) CONTEXTO SOCIOPOLITICO DE LA
Tarragó y González (2005) y Williams (1991). QUEBRADA DE HUMAHUACA A LA
De acuerdo a estas investigaciones previas, LLEGADA DE LOS INCAS
para los incas era relevante el control de los
grupos locales por medio de su potencia mili- El período de Desarrollos Regionales, que
tar o de alianzas, uso de obsequios simbólicos para la Quebrada de Humahuaca se extiende
y control religioso, así como por el sistema de entre el 900 y el 1430 DC, estuvo caracte-
redistribución que centralizaba y unificaba a rizado fundamentalmente por un aumen-
la población sometida. Así, la dinámica de la to demográfico evidenciado en una mayor
conquista incaica involucró diferentes estrate- cantidad de asentamientos de gran tamaño y
gias de dominación que, lejos de ser pacíficas, densidad ocupacional. La población se con-
produjeron profundos cambios en el seno de centraba en conglomerados sobre-elevados
las sociedades locales. En este trabajo anali- a lo largo de la quebrada troncal y sus tri-
zaremos una de ellas, la reocupación y apro- butarias. Algunos autores sostienen que este
piación de un lugar sagrado a través del caso patrón de asentamiento regional “en lo alto”
de Campo Morado (Huacalera, Quebrada de fue consecuencia de un proceso o bien de
Humahuaca). guerra endémica entre parcialidades de la
quebrada (Nielsen 2001; Palma 1998) o bien
Son varios los ejemplos de incorporacio- de guerra con grupos ajenos a ésta (González
nes de lugares sagrados locales por parte de y Pérez 1972; Nielsen 2003).
los incas como estrategia de dominación. En
Pachacamac hay modificaciones y añadidos También para este período se postula el
imperiales a los previos espacios sagrados; surgimiento de relaciones jerárquicas entre
mientras que en la Isla del Sol y en Catequil, asentamientos a partir de diferencias en su
los incas reemplazaron edificios anteriores re- complejidad y tamaño; y de la existencia de
organizando la totalidad del espacio de culto una economía de prestigio evidenciada en la
(Yaeguer y López Bejarano 2004: 338). Algo presencia de bienes alóctonos y de metal en
similar ocurre en la Quebrada de Humahuaca, el registro funerario (Nielsen 2003, Palma
donde Nielsen propone la conquista ritual de 2007). Se agrega a esto evidencias de prác-
Los Amarillos (Nielsen y Walker 1999). ticas rituales vinculadas al mantenimiento
y definición de esas distancias sociales aso-
En el caso que aquí tratamos, se estudiarán ciadas a equipos de inhalar, cráneos-trofeo,
las transformaciones en la configuración ar- etc. (LLagostera et al. 1988; Palma 1997/98;
quitectónica de Campo Morado promovidas Pérez Gollán y Gordillo 1993, Salomón
por el imperio incaico y sus consecuencias, a 1995; Torres 1986).

42
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

Al mismo tiempo, se hace más notoria la destrucción de algunos sectores de asenta-


segregación espacial entre las áreas produc- mientos (Los Amarillos) (Nielsen 2007), en
tivas, principalmente localizadas en los pede- la re-localización de poblaciones enteras, en
montes de las serranías de Aparzo y Tilcara la creación de nuevos lugares (por ejemplo,
(Coctaca y El Alfarcito) y las residenciales Pukará de Perchel, Patuquito) o la ocupación
ubicadas en las quebradas subsidiarias de la de previos con grandes transformaciones
de Humahuaca. Concomitantemente, se ob- estructurales internas (La Huerta, Tilcara,
serva una intensificación del tráfico de bienes Coctaca) y en la apropiación de lugares sa-
y el tránsito de personas entre Humahuaca y grados, como en el caso de Los Amarillos y
otras áreas por medio del caravaneo (Nielsen el ejemplo que investigamos aquí con Campo
2001). Morado.

Hacia el 1400 DC se produce la incorpo-


ración de la región al Tawantinsuyu. La mani- EL DISEÑO ARQUITECTONICO
pulación y reestructuración de los espacios COMO TECNOLOGíA DE CONTROL
implementada por los incas no solo reen- SOCIAL
cauzó el movimiento e introdujo nuevas re-
laciones sociales sino que produjo cambios Siguiendo con el razonamiento anterior,
en estas acompañados de un nuevo orden sostenemos aquí que las transformaciones
social. La mayor consecuencia inmediata de promovidas por el imperio estuvieron orien-
la ocupación incaica de la región es, a nues- tadas hacia la desintegración de la identidad
tro entender, el gran movimiento demográ- local en función de la creación de un nuevo
fico que produjo un dramático cambio en el tipo de identidad, sometida a la imperial, en la
paisaje anterior. Este nuevo espacio es ahora cual se enfatizó la diferencia entre el mundo
más jerarquizado y diferenciado sugiriendo el inca y el previo. En este sentido, queremos
desplazamiento no sólo de gente sino de los analizar de qué modo las modificaciones en
previos centros poder (Nielsen 2003). la configuración arquitectónica de Campo
Morado, produjeron la resignificación de las
Aparece un nuevo tipo de instalación: for- prácticas locales pre-imperiales. Es por eso
talezas incaicas, “verdaderos pukaras” (ahora que intentamos trascender los análisis arqui-
son meramente lugares para la defensa y vi- tectónicos tradicionales y buscar alternativas
gilancia sin estar densamente ocupados como metodológicas que nos permitan comprender
en el período anterior). Estos, se localizan dichos procesos.
en áreas estratégicas controlando grandes
espacios agrícolas; por ejemplo, Putuquito, Entendemos que la espacialidad no es sim-
Juire y Titiconte (Nielsen 2001) y en zonas plemente un contenedor de las relaciones so-
de control fronterizo: el Cucho de Ocloyas ciales, sino que representa una parte funda-
(Cremonte 2006; Fumagalli 2003), Pukará mental de éstas, una dimensión clave donde
Morado, Pukará de Tres Cruces y Puerta de acciones y relaciones sociales son producidas
Zenta (Nielsen 2001). Estos pukaras, junto a y reproducidas (Soja 1985). Las espacialida-
la mayor y más rápida comunicación entre des son creadas por acciones sociales y al
poblados a través del desarrollo infraestruc- mismo tiempo esas acciones están constitui-
tural del capaqñanan, debieron facilitar el con- das y construidas por las primeras. No existe
trol ejercido por el Tawantisuyu. un espacio no social ya que éste existe en las
personas y es incorporado por medio de la
Otras evidencias del cambio en el paisaje experiencia, la práctica y la rutina (Gregory
pueden verse, por ejemplo, en el abando- 1981). Del mismo modo, tiempo y espacio
no total o parcial de algunos asentamien- sólo existen en un paisaje, el cual posee un
tos (Kosmate, Los Amarillos y Juella), en la significado relacional creado a través de las

43
Arqueología 15: 41-62 | 2009

relaciones entre personas y lugares (Tilley tamiento, si se halla en el centro, en la


1994). La espacialidad de un paisaje entonces, periferia o fuera de éste;
involucra un poder que genera cierta experi- d) la visibilidad representa un intento de me-
mentación del espacio. dir de manera relativa lo público de una
estructura y también se refiere a los efec-
Dicha experimentación se da a través de tos de la distancia y a las barreras artifi-
las prácticas sociales, las cuales reproducen ciales sobre la percepción humana y por
un orden. La rutina o actividades institucio- último,
nales están inmersas en prácticas que ocu- e) la accesibilidad que nos habla de la regu-
pan una trayectoria en tiempo y espacio. De lación de las aberturas y sendas entre es-
este modo, el diseño arquitectónico es usado tructuras, condicionando la habilidad de
para establecer un orden témporo-espacial las personas para acceder a determinadas
permitiendo el movimiento del cuerpo de localizaciones en el espacio, pudiendo to-
un lugar a otro y situando actividades. En mar la forma de defensas, paredes, entra-
él, el cuerpo humano trabaja a través de una das, corredores, etc. (Moore 1996).
serie de estrategias que le otorgan a la arqui-
tectura un significado. Así, el diseño arqui- En segundo lugar, utilizaremos los análisis
tectónico opera como una tecnología para de accesos y rutas de circulación basados en
el orden del espacio y del tiempo. (Troncoso los análisis gamma de Hillier y Hanson (1984)
2001). y modificados por nosotros con anterioridad
(Fernández Do Rio 2001). Los mismos, cons-
Para establecer de qué manera la interacción tituyen una vía válida para aplicar al espacio
social está situada en tiempo y espacio, pro- construido ya que suponen que los arreglos
ponemos dos análisis. El primero se refiere a espaciales son culturalmente significativos y
las características formales del diseño arqui- que las variaciones en los accesos están re-
tectónico (Moore 1996; Fernández Do Rio cursivamente relacionadas con las diferencias
2001), con el segundo analizamos los accesos en la naturaleza del orden social. Además de
y la circulación en los espacios construidos. superar los límites de las observaciones infor-
(Hillier y Hanson 1984; Moore 1996). males sobre planos arquitectónicos, los sim-
plifican a través de la selección de variables
Las características formales del diseño ar- claves (Moore 1996: 183).
quitectónico son variables nominales que nos
ayudan a entender con más detalle la razón Estos análisis permiten ver que las variacio-
por la cual una estructura o conjunto arqui- nes en los arreglos espaciales están en estrecha
tectónico está construido de cierta forma y relación con las realidades de vivir en, o visitar
en cierto lugar. Estas son: un edificio particular (es decir, dónde y con
qué frecuencia los encuentros físicos pudieron
a) la escala, se refiere al tamaño general de haberse dado entre los ocupantes y/o entre
una estructura a partir de la cual se podría los ocupantes y los extraños y cómo estos en-
sugerir el número máximo de personas cuentros pudieron haber estado controlados).
que pueden participar de las actividades Las relaciones ocupante-ocupante y extraño-
llevadas a cabo en la misma; ocupante pueden ser observadas en términos
b) la permanencia alude a la vida útil, mo- de relaciones de simetría/asimetría y patrones
dificación y mantenimiento a lo largo del de distribución/no-distribución debido a que
tiempo de una estructura, determinando la distribución articula relaciones de límite (los
su habilidad para reproducir relaciones medios de acceso a un espacio) mientras que
sociales; la asimetría refleja la importancia de un espa-
c) la centralidad, se refiere a la ubicación cio en términos de su grado de segregación o
de una estructura con respecto al asen- integración (Hillier y Hanson 1984).

44
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

En otras palabras, todo espacio está pro- Simétrico Asimétrico


ducido por relaciones sociales, las cuales, a
la vez están producidas y reproducidas por
Distribuido
aquel, así la arquitectura es vista como cul-
turalmente significativa. De este modo, el
diseño arquitectónico involucra un intento
deliberado de crear y limitar al espacio, crear
un adentro, afuera, alrededor, canales para el
movimiento, siendo crítico en la formación No distribuido
de sujetos y en la creación de relaciones socia-
les y éticas, que luego formarán la base para la
creación de memorias (Barret 1999; Thomas Figura 1 • Configuraciones de los patrones de acceso (ex-
traído de Foster 1989)
1993; Tilley 1994).

Por último, este modelo propone las si- CAMPO MORADO


guientes tendencias:
Campo Morado se ubica a dos kilóme-
1) Dos espacios serán simétricos si A es a B tros al norte de la localidad de Huacalera,
como B es a A con respecto a C, signi- Departamento de Tilcara, sobre la margen
ficando que ni A ni B controlan la per- izquierda del Río Grande de Jujuy, a 65º 20’
meabilidad entre sí. longitud oeste y 23º 25’ latitud sur, a una altura
2) Dos espacios serán asimétricos si A no es de 2.840 msnm (Figura 2).
a B como B es a A, en el sentido de que
uno controla la permeabilidad del otro El sitio, localizado a la vera del camino in-
desde algún espacio C. caico que recorre la Quebrada de Humahuaca
3) Dos espacios serán distribuidos si exis- longitudinalmente, está construido sobre un
te más de una ruta independiente desde cerro de areniscas coloradas de fuerte pen-
A a B incluyendo el pasar por un tercer diente circundado por líneas de muros pe-
espacio C (es decir, si un espacio posee rimetrales de un promedio de 5,5 metros
más de un locus de control con respecto (llegando uno de ellos a tener 8 metros de
a otro). alto) de alto que en la ladera oeste llegan al
4) Dos espacios serán no-distribuidos si número de 19. Estas murallas se encuentran
existe algún espacio C, a través del cual en los sectores de menor pendiente y mayor
cualquier ruta desde A a B debe pasar disgregación del suelo, zonas que carecen a su
(Figura 1). vez, de defensas naturales ante la fuerza de las
correntadas de agua del Río Grande y de los
En función de la problemática y objeti- dos cursos de agua estacionales que lo rodean
vos que estamos tratando, resultan útiles por el norte y el sur. Entre un muro perime-
los índices propuestos por Blanton (1989). tral y otro el espacio se encuentra subdividi-
El índice de escala se refiere al número de do en recintos con evidencias de ocupación
espacios físicos (o nodos) circunscriptos humana prolongada (estructuras de descarte,
definidos en una estructura arquitectónica, fogones, tumbas, entre otros). Al oriente, se
incluido el exterior. El índice de integración ubica un grupo de construcciones, las cua-
está relacionado con la circulación y expre- les por sus características constructivas y los
sa el grado de restricción que ésta posee. El sondeos realizados, serían corrales. En la base
índice de complejidad “A” expresa la can- occidental del morro, se encuentra un con-
tidad de conexiones entre nodos; mientras junto de 17 bloques que presentan grabados,
que el índice de complejidad “B” muestra la formados por el desprendimiento de grandes
accesibilidad de cada nodo con el exterior. rocas coloradas. (Figura 3).

45
Arqueología 15: 41-62 | 2009

Figura 2 • Foto de Campo Morado

Campo Morado
Huacalera
Escala 1:3

Figura 3 • Planimetría de Campo Morado

46
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

La cima del morro posee una forma su- Zuidema 1980) destaca que era habitual entre
brectangular ocupando una superficie de 352 los inkas imponer la organización por mitades
metros cuadrados. Se presenta como una pla- y el agrupamiento de ayllus. (Figura 4)
taforma aplanada en la cual los rasgos arqui-
tectónicos muestran una fuerte presencia in- En el sector sudoeste de la misma se re-
caica. Un muro doble con relleno y banqueta gistra un complejo edilicio de características
recorre la cima en sentido longitudinal (E-W), ceremoniales que cubre una superficie de
dividiéndola en dos sectores, circunstancia que 139 metros cuadrados al que denominamos
llevó a Madrazo y Ottonello (1966) a interpre- Edificio 1 y al cual, por sus características
tarlo como un camino central sobreelevado. Si constructivas y componentes definimos
bien constituye una vía de circulación interna, como ushnu. Por ello tomamos a Morris y
su intención primordial es, a nuestro criterio, Thompson (1985: 58-59), quienes definen al
la división espacial del morro. Varios autores ushnu como una construcción en forma de
destacan (Hyslop 1990; Rostworowski 1983; plataforma o pirámide trunca, a la que se ac-

Campo Morado
Cima
Escala 1:3

Figura 4 • Planimetría de la cima de Campo Morado

47
Arqueología 15: 41-62 | 2009

cede por una puerta o escalera que conduce y demás regiones bajo su jurisdicción. Esta
a la cima. En ésta, en ocasiones se emplaza estrategia política funcionó mediante la ins-
un asiento de piedra y a veces, un entierro. El titución del sacrificio de niños (capac hucha)
término “(...) se aplica al complejo ritual de que tenía lugar a un lado o en el ushnu propia-
altar, plataforma o pirámide junto con la de- mente dicho (Zuidema 1978, 1980).
presión y el pasaje o conducto (...)” (Zuidema
1978: 161). El ushnu está conceptualmente li- Conforman sus elementos constitutivos las
gado a los comienzos míticos del canal de siguientes estructuras (Figura 5):
irrrigación y la fuente de agua o torrentes en
la época de lluvias (Zuidema 1978). En Batán • La Estructura I es un recinto de forma
Grande, Valle de La Leche, Costa Norte del sub-cuadrangular con muros dobles con
Perú, Shimada (1986) reconoce la presencia relleno, uno de los cuales es redondeado,
de estos conductos y los interpreta como lu- siguiendo la curva de nivel de la terraza.
gares usados en rituales relacionados con el Posee una disposición interna tripartita.
culto de los ancestros, el agua y la produc- La habitación mayor (Ia) muestra muros
tividad agrícola. Para Hyslop (1990) una de reforzados en todas aquellas paredes que
las funciones del ushnu parece haber sido la dan hacia el exterior.
de proveer un lugar para que el rey inka de • La Estructura II consiste en un recinto
la bienvenida y reciba a la gente conquistada. rectangular deprimido que se ubica al sur
Otro uso es el de revistas y rituales milita- de la plataforma escalonada y a 0,60 me-
res. Finalmente, los ushnus, unieron política- tros por debajo del nivel de la base de la
mente al Cuzco con los centros provinciales escalinata (la cual mide 1,5 metros de an-

Campo Morado
Ushnu
Escala 1:3

Vista en planta
de la cima

Corte A-A

Figura 5 • Planimetría del ushnu

48
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

cho por 7,5 de largo). Contexto material y de producción del


• La Estructura III posee una forma pira- conocimiento
midal trunca de planta cuadrangular con
tres accesos. Dos están a la altura de la Las primeras investigaciones en Campo
plataforma inferior (IIIa): una entrada co- Morado se remontan a principios del siglo
munica con un recinto ubicado al este y XX, cuando Salvador Debenedetti (1918) vi-
otra se encuentra marcada por dos gran- sita al sitio por primera vez. En esta oportuni-
des jambas. El acceso más importante a dad se priorizó la excavación en las esquinas
la plataforma, sin embargo, parece estar de los recintos buscando objetos procedentes
al sur desde el patio deprimido, una vez de tumbas. En el año 1999, se retoma la in-
superada la escalinata de cuatro escalones vestigación bajo un marco regional de investi-
ya mencionada. Esta primera plataforma gación, buscando entender su lugar dentro de
tiene 1,40 metros de altura, mientras que la organización de asentamiento regional de
la segunda (IIIb) alcanza 0,50 metros. la Quebrada de Humahuaca. En esta opor-
Para ascender hasta la plataforma supe- tunidad, la metodología empleada contem-
rior (IIIc) se debe subir por una escalinata pló el levantamiento planimétrico del sitio, el
de dos peldaños ubicada al este. La altura análisis del sector con grabados en su base,
total de la Estructura III es de 2,93 me- recolecciones de superficie y excavaciones.
tros En esta etapa se registró la presencia de re-
• Un elemento arquitectónico peculiar es modelaciones arquitectónicas imperiales y de
un pasadizo o conducto semi-subterráneo fragmentos cerámicos de estilo inca provin-
(Estructura IV) adosado al muro oeste de cial (Fernández Do Rio 2001).
la Estructura III. Sus muros laterales son
dobles y con relleno, y están construidos Hasta hace poco tiempo, al no disponer de
con piedras escogidas, en parte canteadas, fechados radiocarbónicos, sólo contábamos
de factura muy prolija evidenciando una con el análisis de los materiales. Del estudio
fuerte remodelación en el muro este. de la colección recuperada por Debenedetti
Tiene una extensión de 7,5 metros y co- surge una altísima presencia de materiales
munica una de las entradas a la plataforma cerámicos tempranos (estilos locales y poco
inferior con el patio hundido (Estructura estandarizados como Isla, Alfarcito e Interior
II). Gris). A esto se agrega la existencia de table-
tas de inhalar alucinógenos con diseños tem-
La superficie total ocupada por el ushnu es pranos (Pérez Gollán 1973) y la de “cráneos-
de 83 metros cuadrados. Sobre el mismo, se trofeo” (cuya interpretación en zonas andinas
erige una apacheta que se mantiene activa está vinculada al culto ancestral típico de co-
en la actualidad y que posee un cimiento de mienzos de este período). Al recibir los re-
grandes rocas que llega a unos 40 centíme- sultados de los fechados por AMS realizados
tros de profundidad, utilizada por algunas sobre muestras de las tumbas excavadas por
personas del lugar sólo cuando atraviesan Debenedetti, pudimos corroborar la ubica-
el sitio en busca de leña.. Cabe destacar ción cronológica de estos materiales. Dichos
que Casanova (1933) registra una apacheta análisis arrojaron las siguientes fechas, 1250-
en el Pucará Morado de la Quebrada de La 1290 Cal DC, 1260-1300 Cal DC y 1290-1330
Cueva. Cal DC (Calibrados a dos sigmas UGAMS
03256, 03257 y 03258 respectivamente). Si
La imagen general de la cima aplanada in- bien inferimos una ocupación en el período
dica que sufrió una fuerte remodelación en inca (a partir de los materiales recuperados
tiempos inkaicos, ya que la bipartición espa- por nosotros y los sectores con fuertes remo-
cial en dos mitades y la escalera pétrea son delaciones), no sabíamos la intensidad de la
rasgos de clara filiación inka. misma (ver Fernández Do Rio 2001).

49
Arqueología 15: 41-62 | 2009

Por otro lado, según el análisis realizado capa de tierra quemada y cenizas que sugiere
por la Dra. Hernández Llosas, los grabados un episodio de combustión en la ocupación
rupestres muestran más de un evento de eje- inferior. (Figura 6)
cución, lo cual estaría relacionado con breves
diferencias temporales en la realización de los El resultado de la muestra de carbón datada
mismos y/o con la variabilidad en las funcio- de la capa inferior de la estructura II, dio un
nes que podrían haber cumplido cada uno de rango de 1302 – 1370 cal DC y la muestra de
ellos. (2006: 55). La autora concluye su tra- carbón de la capa superior ofreció una fecha
bajo ubicando al sitio en un marco temporal de 1522 - 1574 Cal DC (Calibrados a dos sig-
que corresponde al período de Desarrollos mas, LP-1868 y LP-1838) (Figura 7). Si bien
Regionales, viendo como única relación con los materiales recuperados están actualmente
el momento incaico la cercanía de este con- siendo procesados podemos describir parte
junto rocoso al trazado del camino real. del conjunto aunque faltan datos de la fauna.

El análisis de la estratigrafía de la excava- Para la ocupación de Desarrollos Regionales


ción de las estructuras II, III y IV del ushnu se encontraron restos de una techumbre que-
(comenzada en el año 2006 y que continúa mada (listones de cardón y “torta”) asociada a
en la actualidad), y los fechados realizados, dos hoyos de poste y dos fragmentos de tron-
confirmaron que existieron dos niveles de co que podrían haber desempeñado esa fun-
ocupación (uno ocal y otro inca) claramente ción. En las capas pertenecientes a este nivel
diferenciados por la presencia de una densa de ocupación se encuentra la mayor cantidad

Campo Morado
Superficie excavada Edificio I
Escala 1:3
Muros pertenecientes a la ocupación inicial

Figura 6 • Planimetría del ushnu mostrando la superficie excavada

50
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

de material cerámico (un total de 470 frag- (de lo cuales 20 pertenecen al estilo inca pro-
mentos y 23 piezas enteras), sin presencia de vincial) pudiéndose remontar 16 piezas ente-
cerámica de adscripción incaica. ras. Esta ocupación está caracterizada por un
piso arcilloso y colorado construido inmedia-
Otro elemento interesante es una olla que- tamente sobre la capa de ceniza y en el que
mada, rota, conteniendo granos de maíz en se recuperaron los artefactos. Los materiales
su interior. Prácticamente todos los materia- líticos están representados por 6 implemen-
les están quemados. Se destacan tres tallas lí- tos de molienda, dos puntas triangulares
ticas de caras antropomorfas, varias rocas pe- sin pedúnculo de obsidiana y una en sílice,
desechos de talla en ambas materias primas
queñas con marcas de distinto tipo, un hacha
mencionadas, rocas con marcas de corte; y al-
con cintura y 16 implementos de molienda.
gunos instrumentos alargados y alisados que
Asimismo, se recuperaron dos tubos de hue-
podrían haber cumplido funciones agrícolas.
so con una perforación, los cuales están deco- Se destaca la presencia de una roca alisada
rados en un reticulado grabado; y un asta de con improntas de fósiles. Es en este mo-
cérvido cuyos extremos están muy alisados. mento ocupacional cuando se erige un muro
Se registró una baja presencia de artefactos y doble bajo, con relleno que divide al recinto
desechos de talla. en dos, construido sobre el piso de ocupa-
ción perteneciente al período de Desarrollos
Con respecto a la ocupación incaica, halla- Regionales e irrumpiendo de este modo en la
mos un total de 214 fragmentos cerámicos ocupación local.

Campo Morado
Cima (Tr 2-C2)
Perfil Norte
Escala 1:10

Eólico Pisos de ocupación

Ocupación inca Roca madre

Ocupación inca de mayor densidad Piedra


artefactual
Ocupación local en sedimento ceniciento Maíz quemado

Ocupación local en sedimento quemado


con grandes carbones

Figura 7 • Perfil estratigráfico de la excavación de la Estructura 2

51
Arqueología 15: 41-62 | 2009

Del análisis preliminar de algunos datos, ocupacional inferior local, así como la ausen-
se observan ciertas tendencias. En primer cia de rasgos domésticos (fogones, estructu-
lugar, la mayor cantidad y densidad de frag- ras de descarte, entre otros) (Figura 9)
mentos cerámicos pertenece al nivel inferior
de ocupación. Creemos que este hecho pue- Por último, se destacan ciertos elementos
de estar relacionado con la destrucción in- presentes en la ocupación de Desarrollos
tencional (que las actividades de remontaje Regionales los cuales, si bien no le otorgan
también revelan) y posterior quema de los un carácter directamente religioso, se dife-
materiales de dicha ocupación. (Figura 8) rencia de cualquier contexto doméstico re-
gistrado en el área. Esta presunción se basa
En segundo lugar, en la comparación entre en la presencia de una vasija volcada y rota,
los porcentajes de formas cerámicas abiertas quemada, que contenía granos de maíz; la
y cerradas por período, se destaca la casi igual alta presencia de implementos de molienda,
representación de las primeras en ambos mo- las tres tallas líticas de caras antropomorfas;
mentos. Creemos entonces, que actividades así como de rocas formatizadas y los dos tu-
vinculadas a la preparación de alimentos y su bos de hueso perforados y decorados.
servicio, se realizaron de igual manera. Este
dato es coherente con las actividades desa- Creemos que estos datos mencionados re-
rrolladas que diversos autores comentan en fuerzan la idea del carácter sagrado que habría
el caso de ushnus. Sin embargo, resulta intere- tenido Campo Morado para los pobladores
sante observar la misma tendencia en el nivel del período de Desarrollos Regionales.

Porcentaje de fragmentos recuperados en


ambas ocupaciones (N= 684)

31%

Desarrollos Regionales
Inca

69%

Figura 8 • Gráfico mostrando el porcentaje de fragmentos cerámicos en las dos ocupaciones

Relación porcentual entre formas abiertas y cerradas por


periodo

80
60
40 Desarrollos Regionales
20 Inca
0
Formas abiertas Formas cerradas
(N=13) (N=26)

Figura 9 • Gráfico mostrando los porcentajes de las formas cerámicas abierta vs. cerradas en las dos
ocupaciones

52
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

Análisis de la espacialidad de Campo en la cual se habrían congregado los partici-


Morado pantes durante la ceremonia llevada a cabo
en ushnu.
Con respecto a la variable escala se reali-
zaron estimaciones (Burguer 1985) referidas La permanencia que evidencian los edifi-
a la cantidad de personas que podrían haber cios y estructuras estudiadas, determina su
albergado los distintos espacios de la cima habilidad para reproducir relaciones a lo
de Campo Morado (Tabla 1). largo del tiempo. Este hecho adquiere ma-
yor importancia al tratarse de una estructura
Queremos destacar que este tipo de me- ceremonial, como la que estamos analizan-
diciones carecen de sentido si no se toma do. Por un lado, se emplearon dos técnicas
en cuenta la forma de las estructuras que para la construcción del ushnu: la plataforma
se están analizando. De cualquier modo, no inferior tiene muros simples y dobles con
creemos posible la identificación arqueo- relleno, mientras que las restantes se cons-
lógica del número exacto de personas que truyeron mediante muros simples de piedras
ocuparon una estructura, aunque si es pro- elegidas. Se registra una baja presencia de
bable arribar a cierta estimación. Lo que piedra canteada en los dos tipos de muros,
nos interesa es el grado de aislamiento o exceptuando la Estructura IV. Por otro, de-
participación que pudieran haber tenido sus bido a la forma cónica del morro y el ángulo
usuarios. A este respecto, la capacidad limi- de las laderas es evidente que a lo largo de su
tada del ushnu indica que la manipulación del ocupación, Campo Morado debió ser man-
evento ceremonial (y la parafernalia asocia- tenido periódicamente para evitar derrum-
da) estuvo restringida a un pequeño número bes. Al mismo tiempo, la reocupación del
de personas. sitio y las remodelaciones incaicas sugieren
la intención de prolongar su vida útil.
En referencia a la centralidad, tanto en
términos visuales como topográficos, el La alta visibilidad del morro se explica por
morro entero (por su coloración roja y ubi- los mismos rasgos que mencionamos en la
cación sobresaliente en la margen oriental variable centralidad. Podemos agregar que el
de la Quebrada de Humahuaca), posee una ushnu ostenta gran visibilidad con respecto
posición central a escala regional; mientras al resto de las estructuras de la cima si te-
que el ushnu posee una ubicación estratégi- nemos en cuenta los atributos visuales pre-
ca dentro del área ocupada por las estruc- sentes en dicho edificio: jambas, corredores,
turas de la cima. Además de su mayor altura pasillos, estructuras ubicadas a diferentes
con respecto al resto de ellas, se yergue en alturas, etc., los cuales están condicionando
el extremo oeste de aquella, desde donde se y determinando la circulación por el sector;
obtiene la mejor vista de la quebrada. Deja y de este modo, reforzando la reproducción
de este modo un gran espacio libre hacia el de las relaciones sociales entre dominadores
este que habría funcionado como una plaza, y dominados.

Estructura Área (m2) 3,6*


Plataforma (3c) 4 1
Patio hundido (2) 24 7
Recinto semi cuadrangular (1) 30 8
Plaza 240 67

Tabla 1 • Cantidad de personas u ocupantes de cada una de las estructuras que confor-
man el Edificio 1 de y plaza. * Medida correspondiente al área estimada para personas por
metro cuadrado (extraído de Burger 1985)

53
Arqueología 15: 41-62 | 2009

A partir de las excavaciones realizadas, imperio, resulta interesante ver el compor-


queda claro que el ushnu no sólo fue cons- tamiento espacial del ushnu en referencia al
truido sobre las estructuras locales preexis- resto de la cima (Figura 10).
tentes; sino que además de ser éstas parcial-
mente desmanteladas, existió un episodio Este, se destaca por tener una estructura y
de combustión generalizada con materiales una planta altamente asimétricas, diseñadas
arqueológico carbonizados asociados que en diferentes plantas o espacios con diver-
separan ambos momentos. Este dato re- sas funcionalidades, destacándose el alto
sulta interesante para interpretar el tipo de número de nodos de la cima (que llega a
estrategia de conquista implementada por 33).
el imperio en el lugar.
El tamaño de los espacios es altamente va-
Para analizar el modo en que las prácti- riable, lo cual también reflejaría una funcio-
cas locales fueron re-significadas por el nalidad diferencial entre ellos (Figura 11).

Campo Morado
Cima
Escala 1:3

Figura 10 • Trazado del mapa gama de la cima de Campo Morado

54
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

Los Índices de Integración y Complejidad influido por estos caminos. De esta manera,
muestran el grado de interconexión y co- la alta interconexión que los mismos reflejan
municación entre espacios. El promedio de está enmascarando el hecho de que la ma-
accesibilidad, o Índice de Complejidad “B” yoría de los espacios solo tiene una o dos
(cuyo valor es de 5,1), indica que es necesario conexiones, como se desprende del Índice
atravesar cinco nodos para salir de la cima. de complejidad “A” (Figura 12).
Este número deja ver la gran profundidad
(entendida en términos de espacios segrega- Finalmente, la jerarquización de espacios
dos y/o jerarquizados) que caracteriza a la se relaciona también con la funcionalidad:
planta general de la misma. distintos tamaños de estructuras de dife-
rentes formas mantienen separados a los
La funcionalidad y el estatus de las habi- ocupantes; y podríamos arriesgar, según su
taciones y sus ocupantes se expresa a través status dentro del orden social establecido.
de la ubicación y uso de objetos inmuebles No olvidemos que en el diseño y uso de los
(jambas, refuerzos, escalinatas, etc.), así edificios el poder puede ser distribuido o
como por la técnica constructiva que carac- concentrado para producir asimetrías o re-
terizan a cada una. Desde este punto de vista,
la plataforma piramidal habría tenido como
funcionalidad mostrar al oficiante o parafer-
nalia ritual durante las ceremonias llevadas
a cabo en la misma (dato éste confirmado
por otros autores como Morris y Thompson
1985 y Zuidema 1978).

La circulación en el resto de la cima está


articulada por medio de muros elevados, es-
tos sectores de control son el paso obliga-
do para acceder a las distintas habitaciones.
Este es el caso del conjunto de estructuras
ubicadas en el sector norte. Precisamente,
el resultado del Índice de Integración, que
resulta ser alto (con un valor de 1,2), está Figura 11 • Mapa gama de la cima de Campo Morado

Índice de escala 33
Cantidad de conexiones 40
Índice de integración 12

Índice de Complejidad A

Índice de Complejidad A 23 (76)

Índice de Complejidad B

Índice de Complejidad B 51

Figura 12 • Cálculo de los índices espaciales

55
Arqueología 15: 41-62 | 2009

producir las de las relaciones sociales exis- Este hecho se ve reforzado por otros dos
tentes (Zarankin 1997). tipos de datos. Por un lado, y a partir del aná-
lisis de parte de los materiales recuperados en
De este modo, en el interior de una estruc- las excavaciones de la cima del morro, hemos
tura, el rol y la jerarquía de cada persona están inferido la existencia de prácticas y actividades
significados por su ubicación en la misma y ceremoniales para el período de Desarrollos
por el tipo de comodidades y objetos mate- Regionales.
riales que ella posee. Este mecanismo lo que
hace es explicitar categorías de desigualdad. Por otro lado, y siguiendo a Bradley (1998),
Vemos que la dominación simbólica no existe los sitios que sobresalen del paisaje, por su
sin la social: la transformación espacial de la fuerte presencia física (por ejemplo, forma,
cima de Campo Morado implicó la creación tamaño, volumen, color, textura, etc.), como
de una nueva espacialidad en la cual las rela- en el caso que nos ocupa, tienen una carac-
ciones sociales se jerarquizaron por medio de terística que los hace sagrados, sean éstos un
la creación imperial de un circuito de circula- rasgo natural del paisaje o una estructura.
ción de personas y bienes. Aunque puedan cambiar en cuanto a su con-
tenido cultural tienden a conservar su esencia
En otras palabras, las remodelaciones im- sagrada a través del tiempo. Podemos agregar
periales presentes en el sitio, evidencian la que la experimentación de un lugar sagrado
creación de una nueva espacialidad entre lo no sólo tiene que ver con los rasgos que lo
inca y lo local que combinaba por un lado una hacen resaltar del paisaje, sino también con la
técnica constructiva muy similar a la local y dialéctica entre sus significados y el otorgado
por otro, una nueva organización del espacio por las actividades que en él se realizan. De
que produjo la segregación de las actividades este modo, la construcción de un monumen-
desarrolladas allí. to en lugares con una importancia ya estable-
cida, transforma completamente la manera
en la cual estos lugares son experimentados.
DISCUSION
A este respecto, debemos considerar la im-
Recordemos las preguntas que nos hicimos portancia que las sociedades andinas otorga-
en el inicio del trabajo ¿Por que el lugar ele- ron a la geografía, por ejemplo, el culto a las
gido por el Tawantinsuyu para erigir un ushnu montañas (Ruiz 2006|150). Campo Morado
fue Campo Morado? y ¿Qué significados e pudo bien ser la emulación de algún cerro,
implicancias en la sociedad local emergieron una metáfora material de esta creencia, cuya
a partir de su construcción? gran visibilidad no sólo se debe a su color
morado, sino también al efecto que la luz
Hemos visto que la ocupación inicial solar le otorga en distintos momentos del
de Campo Morado se produce a comien- día. En este contexto, las murallas habrían
zos del período de Desarrollos Regionales. representado algo más que meras defensas
Habíamos mencionado como rasgo funda- (quizás, laderas o torrentes de agua que caen
mental de este momento el aumento demo- por ellas). Por otra parte, la alta presencia de
gráfico y la concentración de población en entierros de párvulos en urnas en el sitio y
lugares sobre-elevados de la Quebrada de de parafernalia ritual podría estar en relación
Humahuaca. Sin contradecir las interpreta- con el mencionado culto. En otro trabajo, he-
ciones que vinculan a los asentamientos en mos asociado este hecho con algún tipo de
lo alto con episodios de belicosidad, creemos ritualismo vinculado a la capacocha (Fernández
que este sitio de habitación permanente, por Do Rio 2001). Si bien los entierros de pár-
sus características formales, también consti- vulos no aparecen en contextos especiales
tuyó un lugar sagrado. (éstos son los mismos que en cualquier otro

56
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

asentamiento del área: debajo de los recintos


de habitación), resulta interesante pensar que,
de existir durante el período de Desarrollos
Regionales, esta práctica no estaba segregada
del contexto doméstico.

Con respecto al motivo de la construcción


del ushnu, queremos ejemplificar con otro
ejemplo de apropiación incaica de un lugar
sagrado. En Turi (Chile) las remodelaciones
arquitectónicas incaicas sobre el asentamien-
to, además de implicar una decisión cons-
tructiva, constituyeron un acto simbólico
de apropiación del espacio. De este modo el
espacio preexistente, una vez reformulado,
era introducido materialmente en “lo inca”,
por medio de su refundación (Gallardo et al.
1995|167).

Ahora bien, en relación al significado e im-


plicancias que tuvo la construcción del ushnu
sobre Campo Morado, creemos que funda-
mentalmente su presencia está relacionada Figura 13 • Coronación del Emperador Inca Manco most-
rando insignias y el trono o ushnu. (Extraído de Guamán
con los territorios conquistados, en particular Poma 1936, 398)
regiones periféricas: una de las funciones de
los ushnu fue la de unir políticamente al Cuzco los cuales representan una teatralidad del
con los centros provinciales y demás regiones poder al ser el punto vinculante entre el
bajo su jurisdicción (Hyslop 1990:100). De mundo subterráneo y el superficial, funcio-
este modo, la apropiación de Campo Morado nando como reveladores del conocimiento
implicó la creación de una nueva espacialidad del Pacha como tiempo y espacio. Al mismo
donde convergieron la identidad y el recuer- tiempo, aseguran la dominación ideológica
do inca y local, a través de las ceremonias al utilizar ideas previas para su legitimación.
conmemorativas (entendidas como lugares El autor destaca estudios etnográficos en la
de creación y actualización de la memoria) zona del Callejón de Conchucos, a partir de
realizadas en el. los cuales se vincula a la palabra ushnu con
“lugar compuesto de piedras donde se filtra
En segundo lugar, estos asientos imperia- el agua”, concluyendo así que un ushnu es
les pueden ser caracterizados como tronos, una plataforma que posee un lugar donde
lugares para el ritual, libaciones y sacrifi- verter líquidos (pozos rellenos de piedras),
cios y como altares de piedra (Figura 13). drenajes, escalinatas, accesos para llegar a la
En el Cuzco el ushnu era una representación parte superior de la plataforma y asientos en
del sol, mientras que en las provincias era su cima (Pino Matos 2004: 307).
el lugar donde el enviado del inca se senta-
ba durante ceremonias especiales (Meddens Por último, con respecto a la presencia de
1997). También se los asocia a la acción de incendios entre las ocupaciones local e inca,
libar y absorber las ofrendas líquidas (chi- existen otros casos en noroeste argentino.
cha), así como con mediciones y fenómenos En Potrero de Payogasta (Salta, Argentina)
astronómicos (Zuidema 1989: 408). Pino D’Altroy infiere que la ocupación inicial in-
Matos da ejemplos de ushnus provinciales, caica estuvo asociada con un evento de que-

57
Arqueología 15: 41-62 | 2009

ma, después del que se reconstruyó parte del Por otra parte, la creación de la nueva es-
asentamiento. (D’Altroy et al. 2000). En la pacialidad en el sitio constituyó una vía de
misma Quebrada de Humahuaca, Nielsen crear nuevas memorias. Campo Morado ha-
y Walker (1999) plantean la conquista ritual bría sido tomado como emblema e instru-
del sitio Los Amarillos por medio del uso mento político e ideológico donde se reunían
de violencia simbólica evidenciada en la des- quienes ejercían el poder y quienes estaban
trucción del Complejo A. sujetos a él conformando una nueva iden-
tidad y memoria colectivas. De este modo,
En consecuencia, como parte de la dinámi- los incas, imponiendo su memoria histórica
ca de este proceso de construcción de nuevas sobre su origen, buscaban crear memoria
identidades promovida por el imperio incaico, colectiva para naturalizarla por medio de las
las prácticas tradicionales de los habitantes de celebraciones llevadas a cabo en el ushnu.
la Quebrada de Humahuaca fueron re-signi-
ficadas a través de la modificación del paisaje. En la actualidad, este sitio sigue siendo ob-
En este marco, la re-estructuración del diseño jeto de diferentes representaciones colectivas
arquitectónico de Campo Morado constituyó nuevamente relacionadas con un proceso de
una tecnología de poder a través de la cual los creación de identidad. Esta nueva apropia-
incas, asumiéndose los verdaderos portadores ción del sitio, materializada en la construc-
de tradiciones y del pasado, se ubicaron como ción de una apacheta sobre el ushnu, y las
los ancestros originales del mundo. ceremonias que hoy se realizan en torno a
ella, representan un ejemplo de apelación a
los aspectos relegados de la memoria e iden-
CONCLUSIONES tidad colectivas indígenas, que nos hablan de
la existencia de “otro” lugar en el mismo.
El contexto ritual de la cima de Campo
morado durante el período de Desarrollos
Regionales y la posterior destrucción de sus AGRADECIMIENTOS
estructuras, así como el impacto de la cons-
trucción del ushnu sobre éstas y de las prác- Las investigaciones en Campo Morado
ticas involucradas en las ceremonias allí rea- cuentan con el apoyo del proyecto UBACyT
lizadas, crearon una nueva espacialidad entre F10 y forman parte de la Beca Doctoral
lo inca y lo local que combinaba un criterio CONICET de la autora. Quisiera agradecer
de “vinculación” con otro de “separación”. en especial al Dr. Palma, a todos los que par-
Esto se puede observar en el uso incaico de ticiparon de los trabajos de campo, especial-
una técnica constructiva muy similar a la lo- mente a Ramón Quinteros y a Paula Villegas
cal y en el juego de colores producto de la por los gráficos. Por último agradezco a los
utilización de piedras blancas (puestas por evaluadores por sus útiles comentarios.
sobre las coloradas) sumado a la nueva or-
ganización y jerarquización del espacio que
produjo una nueva segregación de activida- REFERENCIAS CITADAS
des y personas.
ACUTO, F.
En consecuencia, como parte de la diná- 1994 La organización del almacenaje estatal: la ocu-
mica del proceso de construcción de nuevas pación inka en el sector norte del valle calchaquí
identidades promovida por el imperio incai- y sus alrededores. Tesis de Licenciatura en
co, Campo Morado constituyó un lugar don- Ciencias Antropológicas, Facultad de
de las prácticas rituales tradicionales locales Filosofía y Letras. Universidad de Buenos
fueron re-significadas por los sujetos partici- Aires. Ms.
pantes en las mismas. 2004 The Materiality of Inka Domination.

58
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

Landscape, Spectacle, Memory and 2006 El studio de la cerámica en la recon-


Ancestors. En: Global Archaeological Theory. strucción de las historias locales: el sur
Contextual Voices and Contemporary Thoughts, de la Quebrada de humahuaca (Jujuy,
editado por P. Funari, A Zarankin, y E. Argentina) durante los Desarrollos
Stovel, pp. 211-235. Kluwer Academic/ Regionales e Incaico. En Chungara Revista
Plenum Publishers, New York. de Antropología Chilena Vol 38, Nro 2Pp.
239-247. Universidad de Tarapacá, Arica,
BARRET, J. Chile.
1999 Defining domestic space in the Bronze
Age of Southern Britain. En Architecture CREMONTE M.B. y V. WILLIAMS
and Order. Approaches to Social Space, edi- 2007 La construcción social del paisaje duran-
tado por M. Pearson y C. Richards, pp. te la dominación inka en el noroeste ar-
87-174. New York-London. gentino. En Procesos sociales prehispánicos en
el Sur Andino. La vivienda, la comunidad, el
BLANTON, R. territorio. Tomo 1 Pp. 207-236 A. Nielsen,
1989 Continuity and change in public archi- V. Seldes, M. Vazquez y P. Mercolli com-
tecture: Periods I through V of the val- piladores. Editorial Brujas.
ley of Oaxaca, Mexico. En Monte Alban’s
Hinterland Part II: Settlement Patterns in D’ALTROY, T., A.M. LORANDI, V.
Tlacolula, Etla, and Ocatlan, Valley of WILLIAMS, M. CALDERARI, C. HASTORF,
Oaxaca, Mexico, volumen 1, editado por E. DEMARRAIS, y M. HAGSTRUM
S. Kowaleski, G. Feinman, R. Blanton, 2000 Inka rule in the Northern Calchaquí Valley,
L. Finsten y L. Nichols, pp. 409-447. Argentina. Journal of Field archaeology (27):
Museum of Anthropology, University of 1-25
Michigan, Ann Arbor.
DEBENEDETTI, S.
BRADLEY, R. 1918 La XV Expedición Arqueológica de la
1998 The Significance of Monuments. On the Shaping Facultad de Filosofía y Letras. Nota pre-
of Human Experience in Neolithic and Bronze liminar sobre los yacimientos de Perchel,
Age Europe. Routledge, Londres. Campo Morado y La Huerta. Publicaciones
del Museo Etnográfico (17):1-14
BURGUER, R.
1985 Concluding remarks: early Peruvian civi- FERNÁNDEZ DO RIO, S.
lization and its relation to the Chavín 2001 El diseño arquitectónico de las sociedades com-
horizon. En Early ceremonial Architecture plejas de Huacalera, Quebrada de Humahuaca,
in the Andes, editado por C. Donnan, pp. Jujuy, Argentina. Tesis de Licenciada en
269-289. Dumbarton Oaks, Washington Ciencias Antropológicas. Facultad de
DC. Filosofía y Letras, Universidad de Buenos
Aires. Ms
CASANOVA, E.
1933 Tres ruinas indígenas en la quebrada de FOSTER, S.
La Cueva. Anales del Museo de Historia 1989 Análisis de patrones espaciales en con-
Natural XXXVII: 255-318. strucciones (análisis de acceso) como una
aproximación a la estructura social: ejem-
CREMONTE, M. B. plos de la Edad de Hierro de la Escocia
2005 Aspectos Económicos y Políticos con Atlántica. Antiquity (63): 40-50.
Relación a la Ocupación Inka en los
Valles Meridionales de Jujuy, Argentina. FUMAGALLI, M.
En Sociedades Precolombinas Surandinas: 2003 El Cucho de Ocloyas. Control e interac-
Temporalidad, Interacción y Dinámica Cultural ción en los Valles Orientales de Jujuy. En
del NOA en el Ámbito de los Andes Centro- Cuadernos de la Facultad de Humanidades y
Sur, editado por V. Williams, B. Ventura, Ciencias Sociales, UNJu Nro. 20: 133-150.
A. Callegari y H. Yacobaccio. San Salvador de jujuy, Argentina.

59
Arqueología 15: 41-62 | 2009

GALLARDO, F., M. URIBE y P. AYALA MADRAZO, G. Y M. OTTONELLO


1995 Arquitectura Inka y Poder en el Pukara de 1966 Tipos de instalación prehispánica en la
Turi, Norte de Chile. Gaceta Arqueológica región de la Puna y su borde. Monografías
Andina (24): 151-171 Museo Municipal “Dámaso Arce”, Nº 1.

GONZÁLEZ A. R. MEDDENS, F.
1980 Patrones de Asentamiento Incaico en 1997 Function and Meaning of the Ushnu in
una Provincia Marginal del Imperio: Late Horizon Peru. Tawantinsuyu (3):5-
Implicancias Socioculturales. Relaciones 14
XIV(1):63-82
MOORE, J.
GONZÁLEZ, A. y A. PÉREZ 1996 Architecture and power in the Ancient Andes.
1972 Argentina Indígena, vísperas de la conquista. The archeology of public buildings Cambridge
Editorial Paidós, Buenos Aires. University Press. Cambridge.

GREGORY, D. MORRIS, C. Y D. THOMPSON


1981 Human Agency and Human Geography. 1985 Huánuco Pampa. An Inca City and his hin-
En Transactions of the Institute of British terland. Thames and Hudson, London.
Geographers (6):1-18.
MULVANY, E.
GUAMAN POMA DE AYALA, F. 2003 Control estatal y economías regionales.
1936 Nueva corónica y buen gobierno (Codex péruvien En Cuadernos 20, Pp: 173-197. Facultad
illustré). Travaux et mémoires de l’Institut de Humanidades y Ciencias Sociales,
d’Ethnologie 23. Institut d’Ethnologie, Universidad Nacional de Jujuy.
Université de Paris, Paris.
NIELSEN, A.
HERNÁNDEZ LLOSAS, M.I. 1995 Architectural Performance and the
2006 Inkas y españoles a la conquista sim- Reproduction of Social Power. En
bólica del Territorio humahuaca: sitios, Expanding Archaeology, editado por J.
motivos rupestres y Apropiación cultural Skivo, W. Wolker y A. Nielsen, PP.47-66.
del paisaje. Boletín del Museo Chileno de Arte University of Utah Press, Salt Lake City.
Precolombino 11 (2):9-34 1997 Tiempo y Cultura Material en la Quebrada
de Humahuaca 700-1650 dC. Instituto
HILLIER, B. y J. HANSON Interdisciplinario de Tilcara, Facultad de
1984 The Social Logic of Space. Cambridge Filosofía y Letras. UBA.
University Press, Cambridge 2001 Evolución social en la Quebrada de
Humahuaca (AD 700-1536). En Historia
HYSLOP, J. Argentina Prehispánica. Ed. por E. Berberián
1990 Inka Sttlement Planning. University of y A. Nielsen, pp. 171-264. Editorial Brujas,
Texas Press, Austin. Córdoba.
2003 La edad de los Auca Runa en la Quebrada
LORANDI, A. M. de Humahuaca (Jujuy, Argentina). Memoria
1980 La frontera oriental del Tawantinsuyu: el Americana (11): 73-107. Cuadernos
Umasuyu y el Tucumán. Una hipótesis de de Etnohistoria. Instituto de Ciencias
trabajo. Relaciones de la Sociedad Argentina Antropológicas, Facultad de Filosofía y
de Antropología. XIV (1): 147-164. Letras, UBA
1983 Mitayos y Mitmaqkuna en el Tawantinsuyu 2007 Celebrando con los antepasados. Arqueología del
Meridional. Histórica VII (1): 3-50. Espacio Público en Los Amarillos, Quebrada
de Humahuaca, Jujuy, Argentina. Ediciones
LLAGOSTERA, A., C. TORRES, y M.A. COSTA MAlku.
1988 El complejo psicotrópico en Solcor 3
(San Pedro de Atacama). En Estudios NIELSEN, A. y W. WALKER
Atacameños Nro. 9. Universidad del Norte. 1999 Conquista ritual y dominación política

60
Solange Fernández Do Rio | Apropiación incaica de un lugar sagrado en la Quebrada de Humahuaca

en el Tawantinsuyu: el caso de Los RAFFINO, R., D. OLIVERA, A. IÁCONA, G.


Amarillos (Jujuy, Argentina). En Sed RAVIÑA, L. BALDINI y R. ALVIS
Non Satiata: Teoría Social en la Arqueología 1983 Los Inkas del Kollasuyu: Orígen, Naturaleza
Latinoamericana Contemporánea, editado y Transformaciones de la Ocupación Inka en
por A. Zarankin y F. Acuto, pp. 153-169. los Andes Meridionales. Editorial Ramos
Ediciones del Tridente, Buenos Aires. Americana (2º edición), La Plata.

PALMA, J. RAFFINO, R; R. ALVIS, D. OLIVERA y J.


1997 Ceremonialismo mortuorio y registro PALMA
ar- 1986 La instalación Inka en la sección Andina
1998 queológico: apuntes sobre compleji- meridional de Bolivia y extremo bo-
dad social. En Relaciones de la Sociedad real de Argentina. En El Imperio Inka:
Argentina de Antropología Tomo XXII- Actualización y perspectivas por registros y et-
XXIII: 179-202. nohistóricos, editado por R. Raffino, Nro. 1,
1998 Curacas y Señores: Una visión de la socie- pp. 63-131. Comechingonia, Córdoba.
dad política prehispánica en la Quebrada de
Humahuaca. Editorial ZISSI. Instituto RUIZ, M.
Interdisciplinario Tilcara, Facultad de 2006 Los inkas. Espacio y Cultura. EdiUnju, ju-
Filosofía y Letras, UBA. juy.
2000 Urbanismo y complejidad social en la
región Humahuaca. Estudios Sociales del SALOMON, F.
NOA (3):31-57. 1995 The beautiful grandparents: Andean an-
2007 Prehispanic use of domestic space at La cestor shrines and mortuary ritual as seen
Huerta de Huacalera. Andean Past (8): through colonial records. En Tombs for the
71-112. living: Andean Mortuary Practices. Ed. por
Tom Dillehay, pp. 315-353. Dumbarton
PÉREZ GOLLÁN, J. Oaks, Washington DC.
1973 Arqueología de las culturas agroalfareras
de la Quebrada de Humahuaca (Provincia SOJA, E.
de Jujuy, República Argentina). América 1985 The spatiality of social life: towards a
Indígena 33(3): 667-79. transformative retheorisation. En Social
relations and social structures, editado por D.
PEREZ GOLLAN, J. e I. GORDILLO Gregory y J. Urry, pp. 90-127. Macmillan
1993 Religión y alucinógenos en el antiguo Press, Londres.
Noroeste Argtentino. En Revista Ciencia
Hoy Vol. 4, Nro. 22. Argentina. SHIMADA, I.
1986 Batán Grande and Cosmological Unity
PINO MATOS, J.L. in the Prehistoric Central Andes. En:
2004 El ushnu inka y la organización del espa- Andean Archaeology. Papers in Memory of
cio en los principales tampus de los wa- Clifford Evans. (Ed. by R. Matos, S.Turpin,
mani de la Sierra Central del Chinchasuyu. H. Eling), Monograph XXVII, pp.163-88,
Chungara, revista de Antropología Chilena, Institute of Archaeology, University of
36 (2):303-311 California, Los Angeles.

RAFFINO, R. TARRAGÓ, M. y L. GONZÁLEZ


1981 Los Inkas del Kollasuyu. Editorial Ramos 2005 Variabilidad en los modos arquitectónicos
Americana, La Plata. incaicos. Un caso de estudio en el valle
1993 Inka Arqueología, Historia y Urbanismo del de Yocavil (noroeste argentino). Chungara
Altiplano Andino, Ediciones Corregidor, Revista de Antropología Chilena 2 (37): 129-
Buenos Aires. 143.
1988 Poblaciones Indígenas en Argentina.
Urbanismo y proceso social precolombino. THOMAS, J.
Editorial Tea. Buenos Aires. 1993 The Politics of Vision and the

61
Arqueología 15: 41-62 | 2009

Archaeologies of Landscape. En Landscapes: YAEGUER, J. y J.M. LÓPEZ BEJARANO


Politics and Perspectives, editado por B. Bender, 2004 Reconfiguración de un espacio sagrado:
pp. 19-48. Berg Publishers Ltd., Oxford. los Inkas y la pirámide Pumapunku en
Tiwanaku, Bolivia. Chungara Revista de
TILLEY, C. Antropología Chilena 36 (2): 337-350.
1994 A phenomenology of landscape. Oxford,
United Kindom ZARANKIN, A.
1997 Vivienda familiar y sistema capitalista:
TORRES, C. una lectura arqueológica. Tesis para as-
1986 Tabletas para alucinógenos en Sud- pirar al título de Especialista en
américa: tipología, distribución y rutas de Historia y Crítica de la Arquitectura y
difusión. En Boletín del Museo Chileno de Arte el Urbanismo. Escuela de Posgrado.
Precolombino. Pp. 37-53. Santiago, Chile. Facultad de Arquitectura, Diseño y
Urbanismo, UBA. Ms.
TRONCOSO, A.
2001 Espacio y Poder. Boletín de la Sociedad Chilena ZUIDEMA, T.
de Arqueología (32): 10-23. 1978 Shaft Tombs and the Inca Empire. Journal
of the Steward Anthropological Society 9(1-2):
WILLIAMS, V. 133-78.
1991 Control estatal incaico en el Noroeste 1980 El ushnu. Revista de la Universidad
argentino (provincia de Catamarca). Complutense 28: 317-62, Madrid.
Arqueología. Revista de la Sección Prehistoria (1): 1989 Reyes y Guerreros. Ensayo de Cultura Andina.
75-103. Fom-ciencias, Lima.

62