Vous êtes sur la page 1sur 8

PIERRE LEGENDRE

historiador jurídico, filósofo y psicoanalista Pierre Legendre da a ver su película


Dominium Mundi, un aspecto ignorado por la globalización, la gestión como una
creencia. Entrevista con el autor en cuatro días. Para meditar.

ierre Legendre es un intelectual que habla poco rara en los medios. Continuó durante cuarenta
años un trabajo antropológico grande en el hombre occidental a través del cual denunció el
engaño intelectual constituida por teorías impotentes muchas para explicar el mundo. La
mayoría de los medios de comunicación lo ignoran, teniendo en cuenta la densidad de su
discurso incomprensible para el público en general. Sin embargo, es perfectamente
inteligible. Marianne2.fr publicado el lunes 24 al jueves 27 de diciembre, mandó una extensa
entrevista y se negó por una revista del consumidor.

Alain Rubens: La globalización de repuestos nadie. Cambiar leninista sueño


marxista-fallecido de forma inesperada, que devora el mundo. Acampada en el
trípode de la "tecno-ciencia-economía," La ciencia es la referencia de nuestras
sociedades. Para los especialistas en la visión de futuro a corto y quiere explicarlo
todo, de oponerse a la historia de la sedimentación de profundidad.¿Por qué el
título en latín: Dominium Mundi?

Pierre Legendre: La respuesta es sencilla: porque digo lo que sé acerca de algunas cuestiones
importantes que trabajan los seres humanos. Y lo que yo digo, yo digo evitando me encierre en
la cárcel conceptos mentales "cansado.
Pensar no es la acumulación de las teorías de comer helado en cualquier parte del planeta. Los
intelectuales occidentales tienen la obligación de reevaluar la política de ultramodernidad tan
entusiasmado con su propia tradición, una tradición que está de moda en calidad de
ignorar.Podemos esperar, sobre todo en Francia, abandonando la posición que es tan fácil
predicar al mundo. En la globalización, la indignación no se entiende. Que yo llamo una
posición fácil.

Yo no soy una película para agitar los sentimientos, sino a "pensar". Considere la posibilidad de
primero para mí hacer frente a la perplejidad ante la imagen me da el espejo. Algo tenía tan
bien entendida y traducida cineasta Cocteau y el poeta Borges. Esta es la ciencia de espejo me
impresiona: es el núcleo humano de lo que llamamos "pensar" la especulación, mirada
reflexiva. Este conocimiento es tan vivo que hace cine con mi amigo Frederick Wiseman, con
quien comparto el hecho de haber sido un profesor de derecho.

En mi caso, debo decir que me ha guiado a poner en práctica este entendimiento por Pierre-
Olivier Bardet y Gérald Caillat, productor y director con el que tengo la oportunidad de hacer
equipo.
Mi objetivo es filmar un pensamiento. Mis títulos son mixtos, sugieren un complot para
descubrir. Vivimos en la cultura de la mancha: ilumina significa ciego! Y que da el documental-
punch, nos mudamos y se acabó ... hasta la próxima! Esta no es mi estilo.
El título en latín? Es la misteriosa cortina del teatro antes de descubrir la escena, "El Imperio
de Gestión. Que notifique el espectador y el espesor del tiempo, lo que hace comprensible el
marco institucional de la Globalización: La gestión generalizada.

"Dominium Mundi" significa literalmente "Propiedad del Mundo" o "el señorío del mundo". El
término viene del derecho romano, en el siglo II dC. Ella ha regresado a Europa en la corriente
que pasa a través de la Edad Media. Se mencionó en un texto que anuncia la normativa
internacional sobre responsabilidad en el transporte marítimo. En la era del petróleo, todo el
mundo entiende la importancia de estas cosas. ¿Qué quieres mejor, más enigmática y, al mismo
tiempo más concretas para llegar al hecho histórico de la dominación del mundo por
Occidente? El mismo paso, tocamos el tema del conflicto de civilizaciones, que es también la
cuestión de los bloqueos occidental y huida hacia adelante que generan. Y esta pregunta, está
en el corazón de la película.

Usted habla de mi fórmula, el "tecno-ciencia-economía". Nos olvidamos de la importancia de la


última guerra mundial, llevando a una feroz competencia entre los procesos "y trabajadores"
(cito sus palabras) de los beligerantes. La victoria de 1945 es que los organizadores. El impacto
de la organización civil celebrada en una palabra: gestión.
Tanto si dirige un campo de concentración, para producir y entregar grandes cantidades de
equipos que proveerán a la sucesión de oleadas de bombarderos sobre un objetivo y para
financiar este enorme negocio, estás en todas partes la firma técnicos y científicos suspendió la
eficacia de la gestión.
El empuje hacia una gestión global ya está allí. Por otra parte, el vocabulario de gestión es, en
gran medida, guerrero.
Abordar estos problemas requiere una mente capaz de cualquier cosa que no sea de
contabilidad, los activistas de alces y charlatanería. Entonces se ve que el triunfo de la
administración también puede tener que lidiar con el nihilismo, la abolición de los límites del
suicidio pendiente en las sociedades modernas ...

Pierre Legendre y salvajes


El concreto, aquí. En Saint-Dizier, el subprefecto quiere quitar el RMI a los padres cuyos
hijos han cometido actos de delincuencia. En enero,
Jean-Pierre Chevènement está a favor de "medidas de suspensión o terminación de los
beneficios de la confianza" en contra "los padres que evaden sus responsabilidades
educativas." El RPR, sugiere, la creación de un sistema de asignaciones familiares "punto"
en el modelo de licencia de conducir. A nivel local, abiertamente o de manera insidiosa, el
acceso al bienestar es cuestionado por las mismas razones. Así, el alcalde (DL) Beziers ha
decidido no ayudar a "los que envenenan la vida de sus vecinos", y ordenó la acción social
municipal para investigar el comportamiento de los ciudadanos antes de distribuir la
ayuda. Todo esto sugiere que, dadas las dificultades encontradas en la "gestión" de algunos
jóvenes, los derechos sociales reconocidos a los individuos o las familias tienen el reto, y
que la idea es de que estos derechos se merecen otra cosa a condiciones de residencia,
edad, ingresos o responsabilidades familiares.El Estado tiene aún más al arsenal jurídico y
los medios para hacer cumplir las leyes. ¿Cómo explicar que en última instancia, vienen a
atacar los derechos sociales? ¿Y esto significa que todavía no estamos fuera de una
concepción de la ayuda caritativa que se debe a las personas en dificultad?
Pierre Legendre.- Los hechos que informe son elocuentes, y, para el caso francés, es un reflejo de lo
que está pasando con la relación con el Estado y, en general, del papel del gobierno. Hemos cambiado
nuestro estado, poco a poco y al parecer sin dolor, también quiero decir, tomando sus fórmulas,
abiertamente o de manera insidiosa. Estamos siendo testigos de los efectos en el muy largo plazo,
documentos de posición acumulada en el lugar y la función de autoridad en lo que llamamos una
sociedad. Y en una gestión tecnocrática un poco y día a día sin ningún horizonte, excepto "que pueden
sobrevivir" y "a cada uno su propia verdad", la función humanizadora del estado, literalmente, ha
hecho implosión Sin embargo, por el chocolate de recubrimiento Democrática nuestra negativa a creer
que la mayoría de las cuestiones cruciales! Por último, como medida de emergencia, los efectos
secundarios de lo que inocentemente se disponen en la euforia de la liberación es en absoluto-se
desprende de nuestro histórico antiguo granero grandes palabras que son todos los sedantes: los
ciudadanos, la solidaridad, que yo sepa ... Usted habla de las autoridades locales y sus iniciativas. En
suma, ¿qué hace el Estado? Esto nos lleva a los textos de la descentralización desde 1982, que creo
que no fue pensado para el nivel estratégico. El resultado es una fragmentación de la acción pública,
el debilitamiento inevitable de la capacidad protectora del Estado en los franceses y, por último, como
he tenido la oportunidad de escribir, se ha puesto en marcha un mecanismo (financieramente
costosa ) reféodalisation de Francia. Hago hincapié en que, debido a los sindicatos, en mi opinión,
están en la parte delantera de la descentralización de los socios débiles, nos falta una reflexión seria
sobre estas cuestiones fundamentales. En estas condiciones y se agita matracas temas que tienden a
convertirse en cáscaras vacías, como un servicio público por ejemplo.
En materia de derechos sociales, voy a hacer una observación similar. Se procede como si el Estado
francés todavía estaba allí. Pero la tradición de argumentos morales de cosecha propia gastada.
Podemos defender los derechos sociales de una repentina buenos sentimientos, pero con argumentos
adecuados, que se refieren a la comprensión de la lógica por la cual debe ser parte de un punto de
vista jurídico. Para salir de la concepción de beneficencia, que de hecho los franceses se cuelgan por
su tradición religiosa, demandar o inconscientemente, no importa - entre paréntesis, sabemos que la
expresión "Estado de bienestar" salió de la encíclica del Papa ? - Tiene que volver al concepto jurídico
de persona. Mi amigo Alain Supiot gran experto en derecho laboral y, por otra parte, la mente muy
fuerte, ha propuesto introducir en la ley el concepto de la condición de profesional individual, un
concepto que abre nuevos horizontes, porque toma en cuenta el caso enorme los derechos sociales. El
precio es un esfuerzo del pensamiento en profundidad. Volviendo a la situación de los jóvenes y los
padres que lo necesitan. Debemos situar a la debacle actual en su contexto histórico. La democracia
ha estado haciendo todas las salsas, para justificar la supresión de los límites, el fin de los tabúes,
etc. Cualquier cosa que evoca la normativa es de marca para que el Estado tiende a convertirse en
una figura decorativa, instrumentos legales y reglamentarios son los indigentes, moralmente en la
miseria. Hay que recordar que en la socialización inversa, promovido tres-cuatro décadas, durante el
cual fue tratado al niño como una minoría política a la libertad de la dominación de los padres y toda
autoridad, incluyendo la escuela! generaciones de adultos de la post-guerra después de que el
huracán devastó nuestro siglo totalitarios, se han derrumbado. Hoy pagamos la factura. Las
caricaturas de la igualdad, en nombre de la democracia en la escuela o en casa, ha producido esta
explosión individualista que ya no jóvenes para construir o los padres sepan a qué atenerse. Esta
cínicamente llamada "la pérdida de orientación" es el equivalente en estilo contemporáneo liberal-
libertario, una violencia totalitaria, y el menor en las laminados. Esto da alivio a nuestra pregunta:
¿Cuál es el Estado, ese Estado, tradicionalmente la tutela, la cual uno persiste, entonces era, por así
decir, aserradas en la parte inferior? También es posible que, en caso de necesidad, máquina que se
utiliza la ranura, pero ¿por qué, si hay más moral? El director de cine Wim Wenders resumió la
situación diciendo: "Todos hemos convertido en mini-Estados". Los efectos de la ruptura de aquí y
allá. Así que debemos tomar decisiones, pero ¿cómo? Los funcionarios, tanto política como de la
escuela o de acción social, de repente redescubrir el ABC, a saber, que hay padres y niños, que los
niños no son los padres y viceversa. Estamos siendo testigos de un repentino cambio de las
autoridades, que refleja lo que usted describe, dicen, para allí! Después de empujar a los demagogos
"pérdida de orientación, saciado después de una sociología ciertos simplistas, que no sólo rompió la
formación una vez que el plan de estudios básicos (lectura, escritura) - que, viví ya sea como padre o
como maestro -, pero descartó la capital literaria y el pensamiento clásico (las humanidades así
llamada) hijos de los pobres, después de todo este conformismo destructiva, los funcionarios están
tratando de poner el mundo de nuevo en pie, se da lo que da. ¿Entendemos lo que pasó, ¿estamos
siendo extraídas de la experiencia real? No creo. Tomo nota sobre la política de relaciones sexuales y
políticas de la ley de filiación, es decir, donde se juega al comienzo de la vida, el orden del mundo
para los jóvenes, la lavado de cerebro continúa. Y si critican al sexualist nueva propaganda, usted es
un reaccionario, arcaico, obviamente, no entendía el progreso social! Por mi parte, digo que vivimos
en una especie de fundamentalismo, un nuevo oscurantismo.
¿Es razonable culpar a los padres, por "incumplimiento de deberes", mientras que sus hijos
fueron vistos a menudo objeto de desprecio de las autoridades, el carcelero de la policía de
Seguridad Social vuelta de la esquina, a través de la enseñanza y el el jefe de taller u
oficina? (El obligar a un padre para abrazar a las paredes que no necesariamente, con el
tiempo, "salvajes"?
Pierre Legendre.- No veo ninguna objeción a un Ministro del Interior utiliza el lenguaje familiar para
hacer frente a los alborotadores menores como "salvajes", si tuviéramos una política coherente con la
participación de todos los ministerios involucrados en la debacle la juventud, que es enorme. El nivel
social producen los "salvajes" que, a pesar de que no se rompen, son vulnerables, también, a la
angustia de la destrucción y la autodestrucción. Tienes razón, que evoca el desprecio, la violencia que
se ha convertido en lazo social sordos.
En la selva nueva, todo el mundo inventa su estilo de violencia, pero lo más impactante es la derrota
del pensamiento sobre todo esto. Vivimos en una era de especialistas y expertos, tiendas intelectual,
científico de estilo, las capillas de todo tipo, en una empresa francesa que se reféodalisation, donde
todo el mundo, incluso a bajo nivel de ruido, está en guerra con todo el mundo. El feudalismo, eso es
todo, las guerras privadas, el duelo generalizado. Y pone el dedo en la llaga: el padre que arrasaron
las paredes. Podemos extender la conexión, ya que la cuestión del padre es fundamental e
incomprendido. Sin un padre, nos adentramos en el desierto. Un efecto visible, que debe sacar los
ojos, es el fenómeno de los individuos infantiles en las sociedades occidentales. La derrota del padre
en el Occidente ha producido las relaciones infantiles humanos y las relaciones de poder. De modo que
tiene pantallas: donde los padres humillados, hermanos mayores pagan a proporcionar referencias.
En este contexto, la criminalización de los padres, por "incumplimiento de sus obligaciones", es decir,
la idea de responsabilidad no tiene mucho sentido, se den garantías a las autoridades, pero se queda
plana en una sociedad que de- civilizado.
Ya hay medidas punitivas contra las personas declaradas que no hayan cumplido sus
obligaciones con la sociedad o de sus hijos: la privación de los derechos de la patria
potestad y lo particular. ¿No estamos viendo el surgimiento de otro castigo, la privación de
los derechos sociales. ¿Cómo podría tener sus raíces en la ley y lo que no sea contrario al
concepto de protección social?
Pierre Legendre.- Yo no soy el más competente para responder a una cuestión de técnica jurídica en
esta materia de los derechos sociales. Sin embargo, una perspectiva que considera
la evolución de la situación en Francia en el contexto más amplio de la decadencia del Estado del
bienestar (nuestro estado de bienestar) en Occidente, esta idea de la privación de los derechos
sociales presupone el mantenimiento de un fuerte vínculo entre la protección social y el
funcionamiento de los tribunales de retransmisión tradicional del estado. La privación de los derechos
sociales se registrarían como una nueva categoría o la pérdida adicional de derechos, entonces bajo el
control de la justicia. ¿Es ésta una privación de carácter penal o civil justo? ¿Es imaginable, si la
protección social debe evolucionar hacia una forma de contrato, incluyendo la propagación de los
seguros privados, es decir, pasando de un apoyo político más directo y la administración? Pero estas
técnicas cálculos. Lo más interesante es la mención que haces de las medidas punitivas. Esta
formulación refleja bastante bien, creo que él, el espíritu que preside la edición actual de las sanciones
en este ámbito.Y nos encontramos con lo que he llamado la infantilización momento de las relaciones
sociales. Creemos que las autoridades tratan de romper la espiral de la cadena de debacles y nos
esforzamos para entregar los individuos responsables de la etapa. Es evidente que las medidas ad
hoc, si no la espada en el agua, ya que la huelga los más débiles, pero sin abordar las cuestiones de
fondo, es decir, puesto a escala adecuada. En otras palabras, sancionar a los adultos, un cierto grupo
de adultos y niños mal educados antigua. El sistema cultural en conjunto, afectado, y simplemente
nos quedamos un tipo de trastorno sociológicamente circunscrito.
¿Se puede conectar esta a la búsqueda de la individualización en masa, que tiende a
disolver la responsabilidad colectiva en favor de la responsabilidad individual, como sucede
en el mundo del trabajo con la aparición del concepto de empleabilidad, cada ser
responsable de su capacidad de encontrar y mantener un trabajo? Y lo hace presagiar que
no un modo de organización social donde los desechos humanos de distancia, la noción de
contrato incluso la sustitución en las zonas de más y más grandes?
Pierre Legendre.- Debe tenerse en cuenta que la carrera por el triunfo del individuo y la ausencia de
toda coacción es un factor determinante de la evolución actual. La individualización en masa, así que
como usted dice, es el resultado, al final de la cadena si se me permite decirlo, de que hemos
dispuesto durante las décadas anteriores. Básicamente, no entendía la magnitud de un movimiento,
que gradualmente tiende a deshacer las costuras de la tela. Tampoco se entiende el aumento de
títulos al portador de gestión contractualismo y el poder neo-feudal, en primer lugar en los negocios y
en el servicio público, se ha anunciado antes de esta ideología liberal-libertaria de moda desde los
años sesenta y el apoyo desenfrenada de Mitterrand. En el entusiasmo de la supresión de las
limitaciones, me ha parecido instrumento dócil de Estado y de los modos tradicionales de
organización, que sirva para lo que se llamó entonces la teoría americana "adaptación mutua". Lo
inesperado de esta americanización, lo que efectivamente se afloja el apretón de nuestro antiguo
sistema demasiado burocrático, ha constituido el eje de las relaciones basadas en el contrato, sin
estar realmente preparados. El intelectual francés aparatos, dominado por un protector economicista
que podía creer eterno y una sociología de "cambio social" más militante que ansioso de renovarse,
siempre ha "plantado" en sus previsiones y no estaba interesado el núcleo régimen industrial
legal. Tiré de ella muchas lecciones, después de haber estado a la vanguardia de un lento comienzo
del aprendizaje permanente, o la invasión de las empresas estadounidenses para reformar la
organización de nuestro gobierno. Para entender lo que está pasando con el contrato y la llamada
"responsabilidad individual" en el ámbito del empleo, tenemos que ir hacia atrás lo suficiente aguas
arriba y al mismo tiempo reanudar la gestión de pensar en el lo asocian a una reflexión sobre la
derecha (como se ha hecho con tanto éxito en América en los años veinte). La noción de contrato
requiere un digno pensó en el nombre, de lo contrario, atraído por las formas de inseguridad, sin
contrapeso, en la era de la globalización significa también, no se olvide, una lenta estabilización de las
condiciones sociales en planeta. A menos que el mundo euro-americano va a reaccionar con la
violencia de la guerra, no veo que uno puede encerrarse en algunos iglú doctrinal. Acuerdo no
constituye, como a veces se piensa, la ausencia o disminución de los derechos. La pregunta es: cómo
dominar - quiero decir: civilizar - Carrera de contrato de las relaciones? Para anticipar, primero
tenemos que no reaccionan a la orilla, pero el análisis y la comprensión, una perspectiva que no nos
aíslan del mundo grande, donde no estamos solos en nuestra entrevista. Esta es la condición para el
concepto de "social" en cierta medida deificado y demasiado sumidos en una tradición bastante
petrificados, pueden ser de nuevo un concepto efectivo.

PIERRE LEGENDRE
En busca del Occidente perdido
Después de haber ganado cierto renombre en los 70, Pierre Legendre parecía haber
quedado relegado en el olvido. Hasta que la editorial argentina Amorrortu
decidió volver a apostar por él, lanzando cuatro libros que recogen
conferencias, guiones cinematográficos y ensayos breves en los que el
psicoanalista francés intenta definir Occidente y darle un sentido a lo que se ha
dado en llamar “la occidentalización del mundo”.
Por Eugenia Zicavo

Pierre Legendre. A la izquierda. Luego Roland Barthes, Pierre Bourdieu y Michel Foucault,
con quienes dialoga y discute sobre el estatudo del pensamiento occidental moderno.
Cuatro nuevos títulos de Pierre Legendre acaban de llegar a las librerías. A pesar de haber ganado
cierto renombre a fines de los 70 (sobre todo con su libro El amor del censor) las obras del
psicoanalista y profesor de derecho francés no han tenido gran difusión en nuestro país.
Actualmente, la editorial Amorrortu ha apostado al autor publicando cuatro libros (Lo que Occidente
no ve de Occidente; El tajo; La fábrica del hombre occidental; Dominium mundi) que recogen
conferencias, guiones cinematográficos y ensayos breves en los que Legendre intenta definir
Occidente y comprender qué significa la “occidentalización del mundo” y sus puntos de contacto
con los procesos de globalización. Partiendo de que Occidente no es siquiera una región
geográfica definida que permita entenderla como un objeto de estudio claramente delimitado,
apunta a un rastreo genealógico de las bases y mitos que sustentan a la cultura occidental en
términos de identidad/alteridad.
Tal vez el más interesante sea Lo que Occidente no ve de Occidente, un compilado de
conferencias que Legendre dio –quizá, no casualmente– en Japón, en las que aborda el proceso
de globalización y bucea en los antecedentes históricos que le dan sustento, empezando por el
mito fundante occidental, su tradición judeo-cristiana y su posterior identificación con el imperio
romano, con la apropiación de un poder de inclusión universal propio del derecho que lleva ese
nombre. Su pregunta es la siguiente: ¿de qué modo aquello que, mediante una fórmula
estereotipada, se da en llamar judeo-cristianismo, fue reutilizado como material eficaz por el
occidente mundializador, en una época de tecno-ciencia-economía en la que “Dios ha muerto”?
Verdad y consecuencia. “Para apreciar la mirada occidental sobre las culturas no occidentales es
preciso retornar a la experiencia de un Imperio de la Verdad adecuado al espíritu de un cristianismo
que, unido al derecho romano, ejerce los derechos de la Verdad sobre todo el planeta para
arrancar al otro, a todos los otros, del error, para convertirlos.” Traducido en términos de
modernidad industrial, Legendre postula que esta “verdad” aporta poder a la “humanidad
occidentalizada” sobre la base de aquella genealogía oculta, el romano cristianismo elaborado por
la Edad Media, a la que Europa debe sus grandes herramientas de conversión: la herramienta
política del concepto estandarizado de Estado y sus técnicas jurídicas de asimilación y la
herramienta mental de categorías de la alteridad.
En Los mitos de la burguesía Roland Barthes describe siete figuras retóricas en las que se
sustenta el mito burgués (podríamos agregar “occidental”) de las cuales se sirve la ideología
dominante: formas argumentativas naturalizadas, huellas discursivas dejadas en la lucha por la
imposición de un sentido, “verdades” que se aceptan sin cuestionar. Una de ellas es la
“identificación”: cuando no se puede imaginar al otro, sólo queda ignorarlo (negarlo) o transformarlo
en sí mismo. De este modo, instituciones como los tribunales se vuelven espejos y la Justicia se
reduce a una operación de balanzas: pesan en sus platillos “lo mismo con lo mismo”. De un modo
similar, Legendre se refiere a la estrategia de inclusión-conversión occidental: “Al no poder destruir
a las otras culturas, occidente las incluye. Erigirse en espejo para el otro, es decir, manejar el poder
absoluto –el poder sobre las imágenes–, es la estrategia implícita de Occidente”. En Sobre el
etnocidio, el antropólogo Pierre Clastres postula que todas las sociedades son etnocéntricas y que
el etnocidio (la supresión de la cultura del otro) sería una parte constitutiva “hacia adentro” de la
formación de los estados modernos (que precisan borrar las diferencias internas de sus
ciudadanos, sus dialectos, sus identidades dispersas) aunque no todos pretendan expandir dicha
política hacia afuera. En sus propios términos, Legendre también remite a estas cuestiones en lo
vinculado a la globalización: la ilusión occidentalista de que la exportación de modos de vida y
tecnología funcionan como conversores de identidad.
Preguntas y respuestas. ¿Qué es Occidente? ¿Sobre qué bases se conoce Occidente? ¿A quién
pertenece el mundo? Las preguntas que Legendre formula son interesantes, pero en general sus
respuestas no están a la altura de tamaños interrogantes. Tampoco discute con las ideas de
autores actuales como Bauman o Sennett en temáticas como la globalización de la que tanto se ha
escrito en los últimos años.
Desde la muerte de Foucault y Bourdieu, los dos grandes teóricos franceses del siglo XX, hay que
leer mucho, quizá demasiado de sus coterráneos contemporáneos para que alguno de los
intelectuales en boga aporte ideas realmente novedosas, sistemas de pensamiento originales
desde los cuales cuestionar criterios de visión y división del mundo. En el mejor de los casos, se
encuentra una suma de aforismos ingeniosos mechados de algunas reflexiones lúcidas, pero lo
suficientemente asistemáticas, como para no lograr un corpus teórico de peso.