Vous êtes sur la page 1sur 7

Recordatorios y ejercicios de "Controle su destino" por

Tony Robbins

Existen ejercicios para poner en práctica cada una de las áreas de las que
hemos hablado en el audio resumen.

Para refrescar la memoria primero recordemos las 6 grandes ideas:

• Decisiones

• Creencias

• Emociones

• Valores

• Reglas

• Identidad

Decisiones

Estas son las tres decisiones que has de controlar:

• Decidir en qué te enfocas

• Decidir qué significa para ti cada cosa

• Decidir qué hacer para crear aquello que deseas

Recuerda que puedes cambiar tus decisiones con dolor o con placer.

Ejercicios:
Decisiones vitales:

• Apunta en un papel la decisión que sabes que has de tomar pero que
por X motivos nunca llevas a cabo (por ejemplo, apuntarte a un
gimnasio o empezar una dieta).

• Haz una lista de todos los beneficios placenteros que obtendrás una
vez realices esa decisión y visualiza cómo te sentirás de bien al
haberlo hecho.

Decisiones diarias:

• Para micro-decisiones diarias, utilizaremos un anclaje más directo.

• Combina la decisión que sabes que debes tomar pero que no realizas
con una actividad que te produzca placer, como por ejemplo escucha
música, ir al cine, leer tu libro favorito, etc.

• Asocia esa decisión costosa, como ir al gimnasio, cerrar la


contabilidad de tu empresa o hacer los deberes, a tu recompensa
placentera, que solo podrás obtener una vez cumplas la decisión
costosa; de esta forma asociarás la nueva decisión a un placer
antiguo.

Creencias

Recuerda que las creencias no son reales ni inquebrantables y puedes


cambiarlas asociándolas a placer o a dolor, igual que las decisiones.

Ejercicios:

Evalúa tus creencias actuales. Sé sincero contigo mismo y apunta tus


creencias alrededor de los siguientes temas:

• Tu futuro
• Tu carrera potencial

• Las oportunidades que la vida te muestra

• Tus relaciones

• Tus finanzas

• Tu salud

Empieza cada frase con “Yo creo que…”. Un ejemplo sería, para la
primera: “Yo creo que mi futuro va a ser inspirador ya que voy a ayudar a
miles de personas a cambiar sus vidas a través del conocimiento”.

Una vez tengas tus creencias apuntadas para cada área, analiza qué
connotación tienen: ¿positiva o negativa? Una creencia negativa es
aquella que te limita; si encuentras una, modifica la frase y adóptala como
tu nueva creencia. Una buena estrategia es imprimir tus nuevas creencias
positivas y potenciadoras y colgarlas en tu pared.

Emociones

Hay tres formas de cambiar tus emociones:

• Un ejercicio muy práctico es realzar las palabras neutras a positivas,


las positivas a extremadamente positivas y las negativas rebajarlas a
neutras.

• Utiliza tu cuerpo para entrar en estados emocionales positivos. Una


emoción se puede crear con el movimiento.

• Utiliza tus preguntas para dirigir tu foco.

Ejercicios:
Reto de los 10 días de las emociones positivas. Consiste en estar 10 días
sintiendo emociones positivas constantemente. Esto significa que cualquier
situación externa que nos introduzca en un estado emocional negativo
tendremos que saber redirigirla usando las tres estrategias nombradas. Si
por alguna razón tardas más de 2 minutos en enderezar una emoción
negativa a positiva, tendrás que repetir el reto.

Valores

Tener unos valores te permitirá saber distinguir cuáles son las decisiones
acertadas.

Ejercicios:

Crea una lista de tus 5 valores principales y analízalos con cuidado.


Observa si tienes valores incompatibles entre sí y reorganiza tu lista o
incluso cambia algunos para que se alineen con tus objetivos vitales. Por
ejemplo, en mi lista de valores vitales se encuentran los siguientes:

• Libertad: la capacidad de sentir que poseo el control sobre mis


decisiones y acciones. Este valor es el que me encaminó hacia la ruta
del emprendimiento.

• Crecimiento personal: notar que aprendo algo nuevo y me supero a


diario.

• Devolver y contribuir: ayudar a otras personas a alcanzar su mejor


versión.

• Salud y vitalidad: ingerir alimentos que me den energía y ejercitar mi


cuerpo para aumentar mi estado emocional positivo y el bienestar
general.
• Amistades/Entorno: cuidar de mis amigos y familia, aportarles valor
en todo lo que me sea posible.

Los valores son diferentes para cada persona, y el orden tiene que ser
personal.

También puedes crear una lista de valores de los que quieres huir. Por
ejemplo, estos son mis 5 valores negativos:

• Ego: sentirme superior a los demás.

• Rencor: guardar resentimiento a personas que considero que han


obrado mal conmigo.

• Impotencia: sentir que no puedo hacer nada al respecto de algo que


me incomoda.

• Enfado: perder los papeles por cosas que no están bajo mi control.

• Frustración: pensar que ya no me quedan opciones.

Recuerda que tus valores, tanto los positivos como los negativos, son tu
brújula a la hora de tomar decisiones. Cada vez que tengas que tomar una
decisión, analiza si te va a acercar hacia un estado donde se cumplan tus
valores positivos y si te aleja de los negativos.

Reglas

Recuerda que las reglas tienen que darte poder, no quitártelo:

• Una regla te quita poder si es imposible de de cumplir.

• Si escapa de tu poder ver si la has cumplido, depende de tu entorno o


de otras personas.
• Puede darte muchas formas de sentirte mal y pocas de sentirte bien.

No hay reglas buenas o malas. O te dan poder o te lo quitan.

Ejercicios:

Crea una lista de entre 3 y 5 reglas que cumplan con los requisitos que
hemos expuesto arriba. Estas reglas deben ser cosas que han de
cumplirse para que te sientas feliz.

Cada vez que tienes una discusión con un familiar o una amistad, no es
más que un enfrentamiento de diferentes reglas, puesto que estas son
subjetivas y cada uno las establece según un criterio y unos valores. La
próxima vez que ocurra algo así piensa en este ejercicio; en vez de
enfadarte con la persona en cuestión, intenta entender cuáles son sus
reglas para comprender por qué ha obrado así, y a continuación expresa
las tuyas para hacerle ver por qué a ti te ha afectado lo que ha hecho.

Identidad

Recuerda que nuestra identidad se forma a partir de las creencias que


tenemos acerca de nosotros mismos; en otras palabras, es lo que creemos
lo que nos hace ser como somos. Las creencias no son verdades, como
hemos visto antes, pero las interpretamos como si lo fueran.

Ejercicios:

• Define tu identidad actual. Para ello puedes usar los siguientes


recursos:

o ¿Si pudieras elegir qué información saldría en tu carnet de


conducir, qué pondría?
o ¿Si tuvieras que escribir una carta a tus descendientes
explicando quién eres, qué escribirías?

• Define tu nueva identidad ideal y asígnate mini tareas diarias para


acercarte a esa personalidad, toma acciones pequeñas que la
fortalezcan. Si por ejemplo te defines como alguien muy culto, fíjate el
objetivo de leer 10 minutos al día.

Para conseguir esto, escribe tres mini tareas antes de dormir junto con la
identidad a la que están apuntando. Sobre todo ten en cuenta que deben
requerir muy poco esfuerzo. Ejemplo:

• Comer una pieza de fruta – Identidad: saludable

• 10 sentadillas – Identidad: deportista

• 1 mensaje de texto a familiares con los que voy perdiendo contacto –


Identidad: familiar