Vous êtes sur la page 1sur 3

Concentrado de Plaquetas :

Los concentrados de plaquetas se obtienen mediante el fraccionamiento de una


unidad de sangre completa durante las primeras 8 horas posteriores a la donación. Por
medio de centrifugación se produce un plasma rico en plaquetas al que se le extrae el
concentrado de plaquetas, con un volumen de 35-50 ml. También puede obtenerse
hasta diez veces más plaquetas por medio de máquinas de aféresis.

Cada unidad simple de plaquetas contiene 5,5 x 1010 plaquetas y si es por aféresis 3 x
1011 plaquetas.

Propósito:

En los casos en que se presenta evidencia clínica de sangrado por disfunsión


plaquetaria o de pacientes con niveles de plaquetas inferiores a los valores de
referencia para el paciente, se debe suministrar concentrados de plaquetas. También
cuando la patología y su esquema de tratamiento contenga la posibilidad de
trombocitopenia o en el caso de cuadros sépticos severos, los casos de cirugía
extracorpórea, donde la bomba de perfusión puede llegar a retener o dañar
temporalmente la función plaquetaria y ciertos casos de diálisis o de homofiltración.
Los concentrados de plaquetas se transfunden frecuentemente para prevenir
hemorragias en pacientes que presentan un nivel bajo de plaquetas en la sangre o un
mal funcionamiento de las mismas, pero también se pueden administrar de manera
profiláctica por ejemplo, antes de una intervención quirúrgica o, en enfermos de
cáncer, después de la quimioterapia.

Ante una indicación de concentrados de plaquetas, es muy importante valorar tres


aspectos:

• La cifra de plaquetas del paciente, así como el resto de células de la sangre y las
pruebas de coagulación.
• La presencia de una hemorragia o el riesgo de que aparezca.
• La causa responsable del nivel bajo de plaquetas (trombopenia).
Recomendaciones para su uso:

La decisión de transfundir plaquetas depende de la evaluación médica de la condición


clínica del paciente. Generalmente, los datos importantes son si hay o no sangrado
activo por trombocitopenia y disfunción de la actividad de las plaquetas. Como práctica
común, los cirujanos solicitan profilácticamente plaquetas para quien sufre de
hemorragias que amenacen sus vidas, en el manejo de patologías complejas o en
hemodilución por sangrado masivo.

Los médicos con frecuencia transfunden plaquetas a quien tiene alguna de las
siguientes condiciones:
1) Conteo plaquetario menor a 5.000-20.000/mm3 y fallo medular.
2) Conteo plaquetario menor a 50.000/mm3 y sangrado activo o procedimiento invasivo
en un paciente con fallo medular.
3) Conteo plaquetario menor a 50.000/mm3 asociado a proceso infeccioso severo.
4) Conteo plaquetario menor a 100.000/mm3 con sangrado activo más coagulación
intravascular diseminanda o anormalidades de la coagulación.
5) Sangrado asociado con un defecto cualtitativo plaquetario independientemente del
conteo de plaquetas.
6) Cirugía extracorpórea con sangrado excesivo inexplicado, independientemente del
conteo plaquetario.
7) En casos de transfusión masiva siempre y cuando exista evidencia clínica de
sangrado microvascular difuso.
La transfusión de plaquetas en situaciones de trauma con sangrado masivo, debe ser
abordada desde una perspectiva del estado metabólico y hemodinámico.
Contraindicaciones:

Las transfusiones de plaquetas, en términos generales, se contraindican en las


siguientes situaciones en que el problema primario no es trombocítico. El criterio del
médico puede justificar otras razones clínicas por las que se debe transfundir al
paciente:

1. Síndrome urémico hemolítico


2. Púrpura trombocitopénica trombótica
3. Púrpura trombocitopénica inmunológica
4. Trombocitopenia inducida por drogas.
5. Coagulación intravascular diseminada no tratada.
6. En casos de sepsis o hiperesplenismo.

BIBLIOGRAFÍA:

 Cortés A, León G, Muñoz M, Jaramillo C. Aplicaciones y Práctica de la Medicina


Transfusional. 1° ed. Ed GCIAMT. Santiago de Cali, Colombia. (2012).

LINKOGRAFIA:

http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1017-85461996000100006