Vous êtes sur la page 1sur 30

“AÑO DEL DIALOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL”

“AÑO DEL DIALOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL” ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO DOCENTE MG. EDWARD USAQUI BARBARAN

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

DOCENTE MG. EDWARD USAQUI BARBARAN

TEMA COMPETENCIA SOBRE PERSONAS NO DOMICILIADAS EN EL PERÚ

CICLO

VIII

INTEGRANTES

LABAJOS CASIQUE, MARIELI RENGIFO MACEDO, ELLIS BELÉN RODRIGUEZ PAREDES, LORENA ROJAS SILVANO, LUCY MAYLIN SILVA SALAS, LLERI

2018

COMPETENCIA SOBRE PERSONAS NO DOMICILIADAS EN EL PERÚ

I.- COMPETENCIA JURISDICCIONAL.-

Sin lugar a dudas, son los jueces a quienes compete aplicar las normas de derecho internacional privado, para la solución de conflicto de leyes, y son ellos los juzgadores como tales asumen dicha responsabilidad a nivel internacional.

Frente a un caso determinado, es el juez competente, el que ejerce jurisdicción, para dar solución a la controversia entre sujetos particulares internacionales.

(LEDESMA NARAVEZ) indica que para que las normas de conflicto de un estado determinado se apliquen a una relación que haya sido calificada como internacional, es necesario que un juez de un Estado se haya declarado competente, en una acción o procedimiento ante ellos interpuesta.

Por su parte (TOVAR GIL), indica “la competencia judicial aparece como problema previo al conflicto de leyes”; lo que significa que el juez debe examinar su propia competencia para el caso de conflicto y enseguida aplicar la ley material correspondiente del foro o una ley extranjera.

Es conveniente recordar que la competencia es el atributo o facultad otorgada al juez, para conocer un asunto o caso litigioso.

En nuestra materia, la competencia tiene el principio de pluralidad de tribunales de los estados, y en razón a ello tienen por objeto determinar cual va ser el tribunal que va a reconocer una controversia.

La competencia crea seguridad jurídica a las partes en conflicto: en consecuencia, el demandante sabe, a que juzgado se puede o debe dirigir su demanda.

Asi mismo debemos indicar que la competencia se determina a cada juicio o a cada caso concreto con relación a la jurisdicción decimos que es la facultad de administrar justicia derivada de la soberanía del estado.

La jurisdicción es el género y la competencia es la especie; vale decir que todos los jueces tienen jurisdicción, pues tienen el poder de administrar justicia; pero, cada juez tiene competencia para determinados casos.

A la competencia judicial internacional se le denomina como una competencia directa y al reconocimiento y ejecución de sentencias judiciales extranjeras como competencia indirecta.

La competencia judicial internacional debe estar bien fundamentada en la norma interna de cada estado, con criterios “neutrales”, a fin de ofrecer garantía judicial.

La normativa civil de 1984 considera como criterio general, para establecer la competencia jurisdiccional, el “domicilio”.

II.- LA COMPETENCIA JURISDICCIONAL EN EL CODIGO CIVIL DE

1984.-

El libro X, Titulo segundo del código civil vigente regula la competencia jurisdiccional directa, se respetan las normas trabajadas en los tratados internacionales, suscritos y ratificados por el estado peruano, por ser normas especiales y de mayor jerarquía.

El Art. 2047 señala expresamente: “el derecho aplicable para regular relaciones jurídicas vinculados con ordenamientos jurídicos extranjeros se determina de acuerdo con los tratados internacionales ratificados por el Perú que sean pertinentes y si estos no lo fueran, conforme a las normas del presente libro.

Además son aplicables, supletoriamente, los principios y criterios consagrados por la doctrina del derecho internacional privado” (Zavaleta 2002).

Esta norma nos permite resolver asuntos o casos de controversia en materia de derecho internacional privado peruano, primero con normas pertinentes que provienen de Tratados Internacionales, en caso de no resolver el problema, se recurrirá al libro X del Código Civil peruano y si este no resuelve se aplicara

supletoriamente los principios y criterios suscritos por la doctrina del derecho internacional privado.

En efecto conocida la acción y definida la aplicación de las reglas de jerarquía y materia, será el juez peruano el competente para las acciones señaladas y expresadas en nuestro código civil.

III. COMPETENCIA SOBRE NO DOMICILIADOS EN EL PERU.-

Con relación a este tema, podemos señalar que un no domiciliado en territorio del estado peruano, no puede ser demandado ante tribunales peruano; sin embargo, los jueces peruanos pueden emplazar a comparecer a un domiciliado en el extranjero en merito a los artículos 2058, 2061 y 2062 respectivamente, señalados en el libro decimo de nuestra norma civil vigente, que a nuestro modo de ver utilizaron un criterio y decisión adecuado con el objeto de que prospere la demanda ante el órgano jurisdiccional competente a un sujeto no domiciliado.

La doctrina menciona el principio de la proximidad razonable, lo que permite que un sujeto no domiciliado en el territorio de la republica pueda ser emplazada ante los tribunales de otro estado si existe la conexión de relación entre el demandado y el estado y que sea motivada y razonable; en el caso del estado peruano y en mérito al artículo regulado, se aplica el principio de la proximidad razonable.

Enseguida pasamos a transcribir el contenido de los artículos anteriormente señalados.

Artículo 2058°.- “Competencia en acciones patrimoniales”

“Los tribunales peruanos tienen competencia para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones de contenido patrimonial aun contra personas domiciliadas en país extranjero, en los casos siguientes:

1.- cuando se ventilen acciones relativas a derechos reales sobre bienes situados en la república. Tratándose de predios dicha competencia es exclusiva.

2.- Cuando se ventilen acciones relativas a obligaciones que deban ejecutarse en el territorio de la república o que deriven de contratos celebrados o de hechos realizados en dicho territorio. Tratándose de acciones civiles derivadas de delitos o fallas perpetradas o cuyos resultados se hayan producido en la república, dicha competencia es exclusiva.

3.-Cuando las partes se sometan expresa o tácitamente a su jurisdicción. Salvo convención en contrario, contemporáneo o anterior a la sumisión, la elección del tribunal es exclusiva.”(Zavaleta 2002)

El presente artículo del Código civil materia de análisis se refiere al acto jurídico, derechos reales, contratos y derecho de las obligaciones.

Con relación al punto uno, se defiende la competencia exclusiva, en el sentido de no permitir la intervención del juez extranjero, respecto a inmuebles ubicados en el territorio del Estado peruano y de esta manera se cierra las puertas a la posibilidad de aplicación de la ley extranjera y evitar el juez extranjero, pueda aplicar su norma de conflicto y emitir una resolución ejecutable en el Perú.

Nos parece razonable la regulación jurídica, del legislador peruano, en vista de que la exclusividad en la jurisdicción garantiza la intervención del Juez peruano en acciones reales respecto a predios ubicados en territorio de la república y evitar la aplicación de la ley extranjera para el caso.

Con relación al segundo inciso, la norma jurídica es expresa y se mantiene en señalar también la competencia exclusiva peruana para las acciones civiles derivadas de delitos o faltas perpetradas cuyos resultados se han producido en la república.

Respecto al inciso tercero la norma señala expresamente la voluntad de las partes en indicar la competencia del tribunal correspondiente en caso de surgir una controversia; siendo esta decisión formalizada en documento formal.

El hecho expreso es anterior al litigio, en vista de que las partes de la relación

jurídica

han

establecido

que

aceptan

y

reconocen

al

juez

peruano

como

competente, lo que significa que estamos ante una competencia por sometimiento de las partes a los tribunales peruanos.

Artículo 2061°.- “Competencia en acciones sobre universalidad de bienes”

“Los tribunales peruanos tienen competencia para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones relativas a universalidades de bienes aun contra personas domiciliadas en país extranjero, cuando el derecho peruano sea el aplicable para regir el asunto, de acuerdo a sus normas de Derecho Internacional Privado.

Sin embargo, se respeta la competencia peruana para conocer de las acciones relativas al patrimonio del declarado en quiebra, respecto a los bienes situados en el Perú y sin perjuicio de lo dispuesto en el Titulo IV de este libro”

Artículo 2062°.- “Competencia en acciones personales”

“Los tribunales peruanos son competentes para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones relativas al estado y la capacidad de las personas naturales, o a las relaciones familiares, aun contra personas domiciliadas en país extranjero, en los casos siguientes:

1.-

Cuando el derecho peruano es aplicable, de acuerdo con sus normas de

Derecho Internacional Privado, para regir el asunto

2.- Cuando las partes se sometan expresa o tácitamente a su jurisdicción, siempre que la causa tenga una efectiva vinculación con el territorio de la república”

Percibimos que el presente artículo, prescribe que las acciones referidas al estado y capacidad de personas naturales no domiciliadas en el territorio peruano, son los tribunales peruanos los competentes para conocer.

Articulo 2065.- “Unidad del Foro”

“El tribunal peruano que conoce válidamente de la demanda es también competente para conocer de la reconvención”

El artículo antes mencionado nos hace presumir que, en caso de que un sujeto no domiciliado en la republica demanda una acción ante los tribunales peruanos y la parte demandada lo reconviene, entonces son los tribunales peruanos los competentes para conocer la reconvención planteada.

Quiere decir si un domiciliado presenta su demanda ante los tribunales del Perú y la parte demandada lo reconviene, el juez peruano tiene la obligación de conocer la reconvención; de esta manera la autoridad jurisdiccional peruana se ha sometido tácitamente al caso materia de la acción.

IV.-

COMPETENCIA

DEL

JUEZ

PERUANO

SOBRE

NO

DOMICILIADOS EN MATERIA DE FAMILIA:

También en materia de familia el legislador de 1984 ha dispuesto que el juez peruano podrá conocer de acciones contra no domiciliados si según las normas de conflicto del Código a la relación materia de litigio se le aplica el derecho peruano. Para establecer entonces cuándo se daría la competencia de los tribunales nacionales en una acción en la que el demandado domicilie fuera del Perú debemos ver las posibilidades que se nos ofrecen en las categorías que sobre familia recoge el Título 11 del Libro X. A ello vamos a dedicar las siguientes páginas.

4.1.- Instituciones de Protección del Incapaz.-

La primera categoría que trata el Título 11 del Libro de Derecho Internacional Privado vinculada al derecho de familia es la que denomina como Instituciones de Protección del Incapaz. (61) Establece que al grupo de relaciones que puedan ser calificadas dentro de este conjunto les será aplicable la ley del domicilio del incapaz.

En consecuencia, yendo al punto que nos interesa en estos momentos, debemos deducir que el juez peruano será competente en una acción dirigida contra un no domiciliado cuando el incapaz domicilie en el país.

La primera cuestión que surge es determinar cuándo domicilia en el Perú un incapaz. Ante la ausencia de normas sobre domicilio deberemos aplicar de acuerdo con la interpretación que realizamos en el Capítulo Segundo las normas de derecho interno peruano.

De

este

modo

llegaremos

a

que

el

domicilio

del

incapaz

es

el

de

sus

representantes legales (art. 37 del Código Civil). Vale decir el de sus padres,

tutores o curadores según sea el caso.

¿Qué acciones que puedan presentarse ante el juez peruano pueden contener relaciones susceptibles de ser calificadas como relativas a instituciones de protección del incapaz? ¿En qué circunstancias una acción de este tipo puede estar dirigida contra un no domiciliado?

No debemos olvidar que lo que determinará la competencia del juez peruano para conocer del caso será la cuestión principal a resolver y no una cuestión que pueda aparecer como previa o incidental De tal manera que debemos intentar representarnos cuáles son las acciones que pueden interponerse ante el juez peruano y tener como objeto principal el cautelar derechos de incapaces y que se dirigen contra un no domiciliado

Dentro del conjunto de acciones que conducen un problema de protección a incapaces están todas aquellas vinculadas a la patria potestad, la tutela y la curatela, como son entre otras la autorización para el matrimonio de menores, pérdida de la patria potestad, nombramiento, excusa, remoción de guardadores, interdicción de incapaces, etc. No obstante, podemos ver que en los casos aludidos estas acciones o se dirigen contra el representante legal del incapaz o son asuntos no contenciosos en los que no hay una parte demandada. Si se tratara de una acción contra el representante del incapaz como es el caso de la pérdida de la patria potestad no estaremos ante la aplicación de la ley peruana por vía del artículo 2062.

Como ya hemos anticipado el domicilio del incapaz es el de su representante legal. Si el representante legal domicilia en el Perú y es él el demandado, el juez

peruano será competente pero no en virtud del 2062 sino del 2057 que establece la competencia general de los jueces peruanos contra personas domiciliadas en el Perú. En otros casos en que no hay una parte demandada el juez peruano será también competente si el incapaz domicilia en el Perú pero nuevamente no en virtud del 2062 y 2071 del Código, sino de la regla general de competencia en asuntos relativos a domiciliados. Sin pretender negar la posibilidad de que se dé un caso particular, excepcional, tenemos pues que aceptar que en general es difícil encontrar una acción que encaje dentro de la categoría materia de este punto en la que siendo el incapaz domiciliado se demande a un no domiciliado. En la mayoría de casos el juez peruano conocerá del caso pero por la vía de su competencia general y no de la competencia excepcional que se le confiere sobre no domiciliados.

4.2 Capacidad y requisitos para contraer Matrimonio

La capacidad para contraer matrimonio y los requisitos esenciales del mismo se rigen para cada uno de los contrayentes de acuerdo a lo que dispone el artículo 2075 del código por las leyes de sus respectivos domicilios

Tenemos pues el principio de la ley peruana solo se aplicará en esta categoría para regir capacidad o requisitos para contraer matrimonio relativos al contrayente que domicilie en el país. En este artículo parece tener más su campo de aplicación en el ámbito de funciones de la autoridad que celebra el matrimonio .es a esa autoridad a quien compete revisar que cumplan los requisitos esenciales relativos a cada cónyuge para contraer matrimonio y que no existan impedimentos .puede decirse que la determinación de la competencia judicial es más probable que se de en una relación calificada en esta categoría no en el momento de celebración del matrimonio si no en momento posterior ,en una acción de nulidad de matrimonio si no en momento posterior ,en una acción de nulidad de matrimonio si el requisito cumplido da lugar al vicio del acto celebrado .en tal caso la competencia del juez peruano determinaría a través de la aplicación del artículo 2079 que estudiamos más adelante y no a través del artículo 2075 que comentamos

Existe sin embargo y debemos mencionarlo un procedimiento judicial en el que la materia de debate puede ser el cumplimiento de un requisito para contraer matrimonio. Nos referimos al procedimiento de oposición al matrimonio del artículo 253 y siguientes de nuestro Código Civil. De acuerdo a estas normas cualquier persona que tenga interés legítimo puede oponerse a la celebración de un matrimonio si existe impedimento o asimismo cualquier persona, aun cuando no tenga interés personal, pero que conozca de la existencia de un impedimento que sea causal de nulidad del matrimonio a celebrarse, puede denunciarlo al Ministerio Público para que éste formule la oposición. Este procedimiento de oposición, si bien se inicia ante el Alcalde, puede pasar al juzgado si resulta que se funda en causa legal y los pretendientes niegan su existencia. La oposición se sustanciará como incidente con citación del Ministerio Público.

Si el impedimento materia de denuncia está referido a un contrayente que sea domiciliado en el Perú, no existe duda de que el juez peruano es competente para conocer del caso en virtud de la regla general de competencia sobre. domiciliados. La duda surge para el caso en que el impedimento que se denuncia sea relativo a un no domiciliado en el país.

¿Puede el juez peruano conocer del caso?

Si el requisito o impedimento se refiere exclusivamente al cónyuge no domiciliado resultará que la ley aplicable sería una distinta a la peruana. En tal caso no siendo la ley peruana aplicable aparentemente no habría competencia del juez nacional

Teóricamente es posible, que por ejemplo un no domiciliado en el país sea menor de edad, impúber, o padezca de enfermedad mental con intervalos de lucidez o se presente alguno de los otros supuestos de impedimento relativo a un contrayente de los artículos 241, 243 ó 244 del Código Civil. Si una persona formula oposición a dicho matrimonio y el caso de acuerdo con el trámite previsto pasa al juez, el contrayente no domiciliado podría aceptar la competencia o pedir la declinatoria. En este segundo caso el juez quedaría sin competencia para resolver.

Lo cierto es que si bien la oposición no podría ser resuelta la consecuencia sería la imposibilidad del funcionario peruano para celebrar el matrimonio. Tendríamos entonces que la oposición en caso de que se solicite declinatoria de jurisdicción conseguiría su objetivo pues evitaría el matrimonio. Lo probable es, en consecuencia, que en caso este supuesto se presente el no domiciliado acepte la competencia peruana a fin de dilucidar el asunto aplicándose eso sí la ley de su domicilio.

4.3 Forma del Matrimonio

La ley peruana es aplicable de acuerdo al artículo 2076 cuando se trata de la forma de un matrimonio celebrado en el Perú. En consecuencia, el juez peruano es competente cuando se discuta sobre este problema aun cuando el demandado no domicilie en el Perú. Sin embargo, las acciones que pueden plantearse para debatir este problema son las de nulidad o anulabilidad por lo que normalmente la competencia del juez estaría determinada en realidad por la aplicación del 2079 que veremos más adelante.

4.4. Derechos y Deberes de los Cónyuges en sus Relaciones Personales

Es juez competente el peruano para una acción relativa a esta categoría si su ley es aplicable. Ella lo es según lo dispone el artículo 2077 del Código Civil cuando el Perú es o fue el último domicilio común.

Los deberes y derechos de los cónyuges son de alimentar y educar a los hijos, fidelidad y asistencia, hacer vida común y alimentarse en determinados casos.

Lo más frecuente es que el debate del incumplimiento de un derecho o deber conyugal se plantee en un juicio de separación o de divorcio y que por lo tanto la competencia del juez peruano sobre un no domiciliado se analice de acuerdo a los artículos 2081 a 2082 estableciéndose según ellos cuando es aplicable la ley peruana.

Existen sin embargo algunas acciones en las que la materia de litigio puede ser-un problema de derechos y deberes personales. Tenemos como primer caso el

derecho alimentario entre cónyuges. Consideramos que para el caso de una persona domiciliada que desee pedir alimentos a su cónyuge que es no domicilia- do podrá hacerlo si el último domicilio común fue el Perú, pues en tal caso la-ley peruana es aplicable a la relación.

También puede darse el caso que un domiciliado en el Perú quiera ejercer una profesión o industria y que su cónyuge no domiciliado le haya denegado expresamente su asentimiento para tal actividad. En tal caso, puede solicitarse al juez peruano autorización de acuerdo a lo establecido por el 293 del código civil y el juez peruano será competente si el último domicilio común fue el Perú. Si bien este supuesto puede resultar extraño, pues lo probable es que si el cónyuge que no autoriza no domicilia en el país el cónyuge prohibido se dedique de hecho a la actividad que desea, obviando · la prohibición; no hemos querido dejar de tocar el punto pues es teóricamente factible que se dé el caso.

En ambos supuestos partimos de que si el· cónyuge demandado es un no domiciliado el cónyuge demandante sí debe domiciliar en el país. Aun cuando el Código no consagra ninguna regla que restrinja el acceso a los tribunales de un no domiciliado, consideramos que, para un asunto de relaciones personales entre cónyuges, de acuerdo al inciso 2 del 2062 si ambas partes son no domiciliadas es muy difícil que se pueda dar una efectiva vinculación con el territorio de la República.

4.5 Régimen Patrimonial del Matrimonio

Se aplica la ley peruana al régimen patrimonial y a las relaciones de los cónyuges respecto de los bienes, cuando el Perú fue el primer domicilio conyugal. En consecuencia un no domiciliado puede ser válidamente emplazado ante las cortes peruanas para una acción relativa a esta categoría si el primer domicilio conyugal fue el Perú. Esta regla nos permite en principio sostener que aun cuando ninguno de los cónyuges domicilie ya en el país podría entablarse ante el juez peruano una acción de separación de patrimonios o declaración de bien propio. No obstante, es nuestra opinión que cuando el asunto que se ventila

es uno que se encuadra dentro de las categorías de derecho de familia y todas las partes son no domiciliadas, debe interpretarse que de acuerdo con lo establecido por el artículo 2062 inciso segundo, debe existir un elemento de vinculación efectiva de la relación con el territorio de la República. Consideremos que el solo hecho circunstancial de que el primer domicilio conyugal haya sido el Perú puede no ser una vinculación suficiente como para considerar competente al juez peruano cuando tanto demandante como demandado son domiciliados en el extranjero. Para establecer tal vinculación efectiva sería necesario que exista algún factor adicional que converja y permita una relación mayor con el sistema jurídico nacional; como pueda ser el hecho de que existan bienes en el país. Cada caso debe merecer desde luego un especial análisis para determinar si un problema entre no domiciliados debe ser visto por el juez nacional aun cuando de aplicar sus normas de conflicto se decidiría por la aplicación de la ley peruana.

4.6 Nulidad de Matrimonio

Puede demandarse a una persona no domiciliada en el Perú ante los tribunales peruanos la nulidad de un matrimonio si la ley peruana rige la condición intrínseca infracción motive la nulidad. Tal es la premisa que podemos establecer de la aplicación del 2062 inc. 1) y del 2079 del Código Civil. Debemos pues pasar revista a las condiciones cuya infracción motiva nulidad de acuerdo con la ley peruana para aplicar a cada supuesto la norma de conflicto pertinente y establecer cuándo una de estas infracciones se rige por la ley nacional. Tomamos los casos de infracción del artículo 274 de nuestro Código por cuanto se trata de establecer cuándo es competente el juez peruano Siendo que sólo es competente si la ley nacional es aplicable debemos partir de los conceptos de derecho material interno.

Veamos pues una por una las infracciones que de acuerdo a nuestro derecho interno conllevan la nulidad del matrimonio celebrado.

a) Falta de Capacidad

La ley peruana considera nulo el matrimonio contraído por el enfermo mental, el sordomudo, el ciego sordo y el ciego mudo. Todas estas causas de nulidad tienen su fundamento en la falta de capacidad de uno de los contrayentes, elemento esencial para la validez del acto. Como hemos ya señalado, la capacidad de los contrayentes se rige de acuerdo con la norma de conflicto peruana pertinente (artículo 2075) por la ley del domicilio de cada pretendiente. De aquí puede derivarse que a un no domiciliado podrá demandársele la nulidad de matrimonio contraído con un domiciliado cuando la causa de incapacidad que se invoque sea relativa a este último. Tenemos pues como ejemplo que si una persona domiciliada en el Perú que sufre de enfermedad mental se desposara en el país o en el extranjero con un no domiciliado podría posteriormente demandarse la nulidad de ese matrimonio ante los tribunales nacionales

b) infracciones a Impedimentos Relativos a Requisitos para Contraer Matrimonio

Tenemos que una serie de condiciones cuya infracción determina la nulidad del matrimonio son susceptibles de ser calificadas en el artículo 2075 por no ser en realidad otra cosa que infracciones a los impedimentos que la ley señala para contraer matrimonio.

Tenemos así el caso del matrimonio nulo por bigamia. Así una acción de nulidad de matrimonio interpuesta por esta causa contra un no domiciliado podría ser vista por el juez peruano si el contrayente infractor domiciliaba en el Perú al momento de celebración del matrimonio. El factor de conexión domicilio debe considerarse al momento de celebración del matrimonio para efectos de determinar la ley aplicable y no al momento de iniciar la demanda de nulidad de matrimonio.

También el 274 del Código Civil señala una serie de relaciones de parentesco que impiden la celebración del matrimonio entre los implicados y cuya inobservancia conlleva a la nulidad del acto. Tenemos así a los consanguíneos afines en línea recta y a los consanguíneos en segundo y tercer grado de la línea

colateral y a los afines en segundo grado

de

la línea colateral

cuando el

matrimonio anterior se disolvió por divorcio y el cónyuge vive.

Si fuere el caso de que la acción de nulidad contra un no domiciliado se fundamenta en esta causa, bastaría que cualquiera de los contrayentes domiciliare en el Perú al momento de celebración del matrimonio para que la ley peruana se aplique. Ello por cuanto la naturaleza del impedimento invocado, la ley peruana se aplica y hay competencia contra no domiciliados.

El otro caso en que existe nulidad por haberse infringido un requisito de acuerdo con la ley peruana, es el del matrimonio entre el autor del homicidio doloso de una persona y su cónyuge sobreviviente. De acuerdo con el artículo que estudiamos, será competente el juez peruano contra un no domiciliado en una acción de nulidad basada en esta causal si la ley peruana se aplica directamente a la condición cuya infracción motiva la nulidad. Siendo que éste es un requisito que también atañe a ambos cónyuges la ley peruana será aplicable si cualquiera de los contrayentes domiciliaba en el Perú al momento de la celebración del matrimonio cuya nulidad se pretende. En ese ceso el juez peruano podría conocer de una acción contra un no domiciliado.

c) Vicio en las Formalidades del Acto

En esta causa de nulidad están comprendidos todos los vicios esenciales en el trámite o procedimiento que pudieran hacer que el mismo carezca de valor. La infracción de uno de los requisitos vinculados a las formalidades de celebración del matrimonio está dentro de la categoría que contempla el. artículo 2076 bajo el concepto de forma del matrimonio y se rige·. por la ley del lugar de celebración. En consecuencia, el juez peruano será competente en una acción de nulidad de matrimonio iniciada contra un no domiciliado basándose en un vicio en la celebración (prescindencia de trámites, funcionario incompetente, etc.) si el matrimonio se celebró en el Perú.

4.7 Anulabilidad de Matrimonio

Para determinar la competencia en casos de anulabilidad debemos acudir al propio 2079 recién comentado para los casos de nulidad. No se prevé expresamente la categoría anulabilidad y al parecer se la considera comprendida dentro de las causas de nulidad. En consecuencia, la ley aplicable será ña que rija la condición intrínseca cuya infracción motive la anulabilidad. Se hace una salvedad con los vicios del consentimiento como causas de nulidad los que se rigen por la ley del lugar de celebración. Analicemos los posibles supuestos.

  • a) Falta de Aptitud Física

La minoría de edad no deriva en causal de anulabilidad para nuestro orden jurídico el que solo considerará como ilícito el matrimonio entre menores. Distinto es el caso de falta de aptitud física o pubertad que conlleva la anulabilidad del matrimonio.

De acuerdo a nuestro orden legal se ha diferenciado entre la pubertad y la mayoría de edad pese a que ambas se alcanzan a la misma edad, es decir, a los 18 años. La pubertad no es pues en sentido estricto capacidad. La capacidad está referida al consentimiento y la pubertad es concepto que se refiere a una aptitud física y psíquica requerida para contraer matrimonio.

En consecuencia, el impúber que se casa sin dispensa, infringe un requisito o va contra uno de los impedimentos para contraer matrimonio. La ley que rige esta condición se señala en el artículo 2075 (que regula los requisitos para contraer matrimonio) y es la del domicilio del contrayente. Tenemos entonces, que la cuestión de si un impúber pueda o no contraer matrimonio se rige por la ley de su domicilio, si éste es el Perú se aplicará la ley peruana.

Aplicando lo dicho a los efectos que nos interesan en este punto, es decir i:i la competencia jurisdiccional peruana, debemos concluir que será competente el juez peruano en una acción de anulación dirigida contra· un no domiciliado, en la que se educe como causal la impubertad de uno delos cónyuges, si el cónyuge supuestamente impúber domicilie en el Perú

  • b) Falta de Aptitud Mental

Otro caso de matrimonio anulable es el de quien lo contrae sin estar en pleno ejercicio de sus facultades mentales por causas pasajeras. Se discute en la doctrina si esta condición cuya infracción se castiga con la anulabilidad del acto es relativa a la capacidad del contrayente o está más bien vinculada con la libertad en la expresión de voluntad, vale decir si es un vicio de la voluntad. Sin entrar aquí profundamente en los argumentos en pro de una u otra tesis, consideramos a esta causa de anulabilidad como relativa a la capacidad. En consecuencia, el juez peruano sería competente a nuestro juicio, cuando el contrayente que no estaba en pleno ejercicio de sus facultades el celebrarse el matrimonio era domiciliado en el Perú. De considerarse un vicio de la voluntad sería competente si el matrimonio se realizó en el Perú.

  • c) Impotencia

La impotencia es también una causal de anulabilidad de acuerdo a nuestra legislación que puede motivar que el juez peruano sea competente en una acción contra un no domiciliado cuando su determinación se rija por la ley peruana.

La impotencia es un impedimento y se rige por la ley que determina el artículo 2075. Como en otros casos, consideramos que atañe a ambos cónyuges y que basta que uno de ellos domiciliare en el Perú al momento de celebrarse el matrimonio para que la ley peruana sea la aplicable y que por ende el juez peruano pueda conocer de la acción contra un no domiciliado.

  • d) Declaración de Voluntad Viciada

A diferencia de las otras causales de nulidad o anulabilidad de matrimonio que se rigen por la ley que se determine como aplicable a la condición intrínseca cuya infracción motive la nulidad, el artículo 2079 establece que los vicios del consentimiento se rigen por la ley del lugar de celebración. En consecuencia, en una acción en la que la causa de nulidad sea un vicio en el consentimiento prestado para contraer matrimonio, el juez peruano podrá conocer de la acción

contra un no domiciliado, si el matrimonio se celebró en el Perú. Son vicios del consentimiento que de acuerdo a nuestra legislación constituyen causal de nulidad de un matrimonio el error en la identidad física, la ignorancia de algún defecto sustancial que haga insoportable la vida en común y la amenaza de un mal grave e inminente. También debe considerarse a nuestro juicio como causal cuyo origen es el que el consentimiento prestado estaba viciado, la que considera anulable el matrimonio entre el raptor y el raptado. Si bien existe un sector de la doctrina que encuadra esta causal entre aquellas que se fundan en la falta de capacidad, nosotros nos inclinamos por considerarla como basada en falta de libertad en el consentimiento prestado.

e) Enfermedad Crónica Contagiosa y Transmisible por Herencia

Esta causal se debe también encuadrar a nuestro juicio en la categoría de requisitos para contraer matrimonio entre los cónyuges del artículo 2075 y se regula por la ley del domicilio. El juez nacional sería entonces competente contra un no domiciliado cuando cualquiera de los contrayentes domiciliare en el Perú al momento de celebrarse el matrimonio.

4.8 Efectos no Patrimoniales y Patrimoniales de la Nulidad

Los efectos no patrimoniales de la nulidad se rigen por la ley del último domicilio conyugal. Para los efectos que nos interesan en este punto la ley peruana sería aplicable para regir los efectos no patrimoniales cuando el último domicilio conyugal antes de la nulidad hubiere sido en el Perú (art. 2080)

¿Cuáles son los efectos no patrimoniales de una nulidad de matrimonio que podrían motivar la interposición de una acción contra un no domiciliado ante el juez peruano? De acuerdo a los artículos 282 y siguientes del Código Civil puede decirse que los efectos de un matrimonio invalidado son asimilables a los de un matrimonio disuelto por el divorcio. Pasando revista a las acciones de carácter no patrimonial tenemos por ejemplo que el marido en el matrimonio disuelto podría solicitar al juez peruano que de acuerdo con el artículo 24 del Código Civil le niegue a la mujer el derecho de llevar su apellido agregado al propio. No

obstante, partiendo de que estamos enunciando casos de acciones contra no domiciliados debemos reconocer que los alcances de la sentencia que expida el juez nacional dependerán del reconocimiento que dé a la misma el orden jurídico del lugar en que la ex cónyuge no domiciliada lo utiliza. Otro procedimiento posible que consideramos efecto no patrimonial pese a que deriva de una acción con carácter pecuniario es la demanda de indemnización por daños morales que puede pedir el cónyuge inocente de acuerdo con los artículos 283 y 351 del Código Civil.

En cuanto a las acciones que puedan derivarse del ejercicio de la patria potestad debemos considerar que pese a que encuadran dentro de los efectos no patrimoniales existe otra categoría expresa que rige estas relaciones cual es la del 2071 del código y que es en ella en la que debe aplicarse para determinar la ley y juez competentes.

En cuanto a los efectos de tipo patrimonial ellos se rigen por la misma ley que el régimen de bienes, en consecuencia, de acuerdo con el artículo 2078 la ley aplicable será la del primer domicilio conyugal. Siendo que la ley peruana se aplicaría cuando el Perú hubiere sido el primer domicilio de una pareja cuyo matrimonio se declare nulo, el juez peruano podría conocer válidamente de una acción contra un no domiciliado en tales casos. Las acciones patrimoniales serán lógicamente todas las que deriven de la liquidación del régimen de bienes.

4.9 Divorcio y Separación

Otra categoría dentro del tema de familia es la relativa al divorcio y separación, relaciones que de acuerdo con el artículo 2081 se rigen por la ley peruana cuando el último domicilio conyugal hubiere estado en nuestro territorio. Tendrá competencia el juez peruano contra un no domiciliado si el ultimo domicilio conyugal hubiese sido el Perú. El Código ha eliminado la existencia de competencia exclusiva peruana en estos temas.

4.10 Filiación Matrimonial

El caso de filiación matrimonial ilustra muy claramente el extremo de inversión de la aplicación del método de derecho internacional privado que ha consagrado nuestro Código en cuanto a acciones contra no domiciliados en materia de familia y capacidad y estado de las personas.

El artículo 2083 establece que la filiación matrimonial se determina por la ley más favorable a la legitimidad entre la del lugar de celebración del matrimonio y el domicilio conyugal al tiempo de nacer el hijo. En consecuencia; si una de estas dos leyes es la peruana, habrá que determinar prácticamente la solución al caso; analizando las leyes implicadas y sólo si la nacional es más favorable, el juez peruano será competente.

Si resulta que de las dos leyes implicadas resultare que la ley peruana es menos favorable, la consecuencia será (si el demandado es no domiciliado) no sólo la aplicación de la referida ley y no de la peruana, sino la incompetencia del juez peruano para conocer el caso. Como venimos viendo a lo largo de este capítulo, en materia de acciones contra no domiciliados relativas al derecho de familia, si el derecho peruano no resulta aplicable, el juez peruano no tendrá competencia.

Debemos sí indicar que es poco frecuente una acción cuyo objeto sea establecer la filiación matrimonial positiva. Quien se considera como hijo legítimo o matrimonial difícilmente iniciará un juicio con el objeto de conseguir una declaración judicial de paternidad, dado que, como es sabido no necesita de tal declaración aun cuando el cónyuge de su madre le niegue la filiación pues estará protegido por las presunciones pater ist. La discusión de la filiación matrimonial se puede dar más propiamente en una acción de negación de paternidad que inicie el marido que se considere que no es padre del hijo de su cónyuge. En un procedimiento de dicha naturaleza la cuestión debatida sería la filiación y específicamente la filiación matrimonial y como tal debe calificarse el problema a efectos de establecer la ley aplicable. El derecho peruano en materia de filiación matrimonial es muy favorable al hijo y establece sólo cuatro casos en que permite la negación de la paternidad por el marido.

Resulta difícil encontrar una legislación aún más beneficiosa que la peruana, pero si en el caso concreto resultara que a una relación específica le es más beneficiosa otra legislación implicada, ella será la aplicable y a los efectos concretos de este punto resultará que el juez peruano no tendría competencia. Podría también resultar que la ley peruana y la otra involucrada resultaran igualmente beneficiosas a la filiación legítima. En tal caso, a nuestro Juicio, procede que el juez peruano aplique su propia legislación y tome conocimiento del caso aun cuando el artículo 2083 no indica cómo debe procederse cuando las dos legislaciones involucradas son iguales. En todo caso creemos que el juez debe irrogarse competencia por celeridad procesal dado que el estado de duda de la filiación debe ser resuelto y la declinación del juez que prorrogue la incertidumbre no puede considerarse beneficiosa.

El problema de filiación se puede presentar también en otras acciones ya no con carácter principal sino incidental o previo como puedan ser casos de alimentos, sucesiones, etc. En tales casos la competencia del juez no vendrá dada por la categoría filiación sino por aquella que constituye el objeto principal del juicio y el problema de filiación se resolverá de acuerdo con las normas de cuestión previa del juez del foro.

4.11 Filiación Extramatrimonial

La

ley

que

de

acuerdo

con

el

artículo

2084

determina

la

filiación

extramatrimonial, así como los efectos e impugnación de la misma es la del domicilio común de ambos padres y del hijo. En caso de que no exista domicilio

en común, la ley aplicable será la del domicilio del progenitor que tiene la posesión de estado respecto al hijo y si ninguno ostenta tal calidad, la del domicilio del hijo.

Veamos las posibilidades de competencia del juez peruano en acciones de esta naturaleza.

El primer caso posible es que exista un domicilio común de los progenitores y del hijo y éste sea el Perú. No obstante, en tal supuesto dado que el demandado

en una acción de este tipo es uno o ambos progenitores la regla de derecho internacional aplicable al caso sería la regla general de competencia contra domiciliados y no la regla especial de competencia excepcional contra no domiciliados que estudiamos en este punto.

Si ambos progenitores y el hijo tienen domicilio común pero fuera del país, el juez peruano no sería competente para conocer del caso. Esto porque la ley peruana no será aplicable. Los factores de conexión alternativos al domicilio común de los progenitores son subsidiarios y se aplican en el orden que establece el artículo 2084. Resulta pues difícil que el artículo de competencia sobre no domiciliados se aplique cuando la ley aplicable es la común a los progenitores y el hijo.

El caso en que es más probable que pueda presentarse un problema de competencia del juez peruano en una acción de filiación extramatrimonial contra un no domiciliado será aquel en que quien entable la acción de filiación contra un progenitor no domiciliado sea un progenitor domiciliado 'en el Perú y que tiene la posesión constante de estado respecto del hijo. Vale decir cuando se aplica el segundo criterio de conexión que recoge el artículo 2084. La acción sería con miras a lograr la declaración de paternidad del no domiciliado ante el juez peruano; Juez del domicilio del hijo y del otro progenitor.

En

este

caso

siendo la

ley peruana aplicable,

el juez peruano tendrá

competencia para resolver el caso.

En caso de no existir ni domicilio común, ni progenitor con posesión de estado constante respecto del hijo, la ley peruana será aplicable sólo si el hijo domicilia en el Perú. Es posible que un padre que no tiene posesión constante de estado respecto del hijo interponga la acción contra el otro progenitor ante el juez peruano por ser el del domicilio del hijo, caso en que el juez peruano tendría competencia. No obstante, parece más probable que de presentarse este caso ello se deba a que es el propio hijo domiciliado en el país, quien siendo mayor de

edad interpone acción contra uno o ambos progenitores no domiciliados a efectos de conseguir la declaración de paternidad.

Vale destacar que en la categoría del artículo 2084 cabe encuadrar a efectos de competencia judicial no sólo una acción de declaración de paternidad. La categoría. en cuestión se refiere a la filiación, sus efectos y su impugnación. Puede ser en consecuencia que la materia de discusión del proceso judicial sea no la filiación misma que podría estar ya establecida sea por reconocimiento o por haberse seguido con éxito un juicio de filiación y que la pretensión sea el conseguir un efecto de la filiación. No obstante, para integrarse en esta categoría deberá tratarse. de un efecto de la filiación que no sea materia de una categoría expresa que lo incluya. Queda entonces fuera de aquí lo relativo a medidas de protección del incapaz, alimentos, cuestiones sucesorias, etc.

En la categoría del artículo 2084 se incluye también expresamente la impugnación de la filiación extramatrimonial. Es de suponer que al hablarse de impugnación extramatrimonial se refiere a la negación de la maternidad por parte de la madre. En una acción de este tipo los criterios para la determinación de la competencia del juez peruano se rigen por los criterios ya referidos para acción judicial de filiación.

4.12 Reconocimiento del Hijo

El artículo 2085 recoge la categoría de reconocimiento del hijo. ¿Qué acción ante el juez peruano puede presentarse que se califique como perteneciente a esta categoría? Debemos descartar las acciones de solicitud judicial de reconocimiento pues ellas son propiamente declaraciones de filiación y se encua- dran en la categoría de determinación de filiación extramatrimonial. No podemos hablar entonces con relación a esta categoría propiamente de acción judicial positiva de reconocimiento. El artículo está más bien dirigido a establecer la ley aplicable al reconocimiento mismo y la norma de conflicto no tiene que ser necesariamente aplicada por el juez sino por un notario o registrador civil en caso

de

un reconocimiento que se dé en una relación de Derecho Internacional

Privado.

Sin perjuicio de lo expresado existen dos acciones, por lo menos, en las que este artículo podría aplicarse para determinar competencia judicial. Se trata en primer lugar de la acción de negación de reconocimiento que puede interponer el cónyuge que no intervino en el reconocimiento o el propio hijo. En tal caso, de presentarse una acción de esta naturaleza el juez peruano será competente sólo si el hijo domicilia en el Perú pues es el único caso en que de acuerdo al artículo 2085 se aplicaría la ley peruana.

La segunda posibilidad está en que lo que se discuta sea la validez del reconocimiento efectuado. Tomemos por ejemplo un caso en que el padre reconoció por documento público y luego revocó tal reconocimiento. La revocatoria puede ser válida de acuerdo a una ley y sin valor de acuerdo a otras. El problema de la ley aplicable a esta relación será también calificable dentro de la categoría del artículo 2085.

COMPETENCIA DE LOS TRIBUNALES PERUANOS:

El criterio del Código civil de 1984 para fijar la competencia es la siguiente: a)La nacionalidad del demandado, y,

b)El domicilio del demandado. La clasificación de las competencias es la siguiente:

a)Positiva-facultativa: en los casos en que por contrato se adopta la jurisdicción competente.

b)Negativa-exclusiva: en los casos de bienes inmuebles.

Los tribunales peruanos tienen competencia para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones de contenido patrimonial aun contra personas domiciliadas en país extranjero, en los casos siguientes:

1.Cuando se ventilen acciones relativas a derechos reales sobre bienes situados en la república.

2.Cuando se ventilen acciones relativas a las obligaciones que deben ejecutarse en el territorio de la república o que deriven de contratos celebrados o de hechos realizados en dicho territorio.

3.Cuando las partes se sometan expresa o tácitamente a su jurisdicción. Salvo convención en contrario.

Los tribunales peruanos son competentes para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones relativas al estado y la capacidad de las personas naturales, o a las relaciones familiares, aun contra personas domiciliadas en país extranjero, en los casos siguientes:

1.Cuando el derecho peruano es el aplicable, de acuerdo con sus normas de derecho internacional privado, para regir el asunto.

2.Cuando las partes se sometan expresa o tácitamente a su jurisdicción, siempre que la causa tenga una efectiva vinculación con el territorio de la república.

LIBRO X CODIGO CIVIL PERUANO

TITULO II - Competencia jurisdiccional

Articulo 2057º.- Competencia sobre personas domiciliadas en el Peru

Los tribunales peruanos son competentes para conocer de las acciones contra personas domiciliadas en el territorio nacional.

Articulo 2058º.- Competencia en acciones patrimoniales

Los tribunales peruanos tienen competencia para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones de contenido patrimonial aun contra personas domiciliadas en pais extranjero, en los casos siguientes:

1.- Cuando se ventilen acciones relativas a derechos reales sobre bienes situados en la Republica. Tratandose de predios dicha competencia es exclusiva.

2.- Cuando se ventilen acciones relativas a obligaciones que deban ejecutarse en el territorio de la Republica o que deriven de contratos celebrados o de hechos realizados en dicho territorio. Tratandose de acciones civiles derivadas de delitos o faltas perpretados o cuyos resultados se hayan producido en la Republica, dicha competencia es exclusiva.

3.- Cuando las partes se sometan expresa o tacitamente a su jurisdiccion. Salvo convencion en contrario, contemporaneo o anterior a la sumision, la eleccion del tribunal es exclusiva.

Articulo 2059º.- Sumision tacita

Se somete tacitamente a una jurisdiccion quien se apersona en el juicio sin hacer reserva.

No implican sumision ni prorroga en favor de un tribunal los actos procesales encaminados a oponerse a dicha jurisdiccion, o realizados bajo la amenaza o la

imposicion de medidas coercitivas sobre la persona o sobre sus derechos o bienes.

Articulo 2060º.- Prorroga o eleccion de Tribunal Extranjero en asuntos de competencia nacional

La eleccion de un tribunal extranjero o la prorroga de jurisdiccion en su favor para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones de contenido patrimonial, seran reconocidas, siempre que no versen sobre asuntos de jurisdiccion peruana exclusiva, ni constituyan abuso de derecho, ni sean contrarias al orden publico del Peru.

Articulo 2061º.- Competencia en acciones sobre universalidad de bienes

Los tribunales peruanos tienen competencia para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones relativas a universalidades de bienes, aun contra personas domiciliadas en pais extranjero, cuando el derecho peruano sea el aplicable para regir el asunto, de acuerdo a sus normas de Derecho Internacional Privado.

Sin embargo, se respeta la competencia peruana para conocer de las acciones relativas al patrimonio del declarado en quiebra, respecto a los bienes situados en el Peru, y sin perjuicio de los dispuesto en el Titulo IV de este Libro.

Articulo 2062º.- Competencia en acciones personales

Los tribunales peruanos son competentes para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones relativas al estado y la capacidad de las personas naturales, o a las relaciones familiares, aun contra personas domiciliadas en pais extranjero, en los casos siguientes:

1.- Cuando el derecho peruano es aplicable,

de

acuerdo con sus normas de

Derecho Internacional Privado, para regir el asunto.

2.- Cuando las partes se sometan expresa o tacitamente a su jurisdiccion, siempre que la causa tenga una efectiva vinculacion con el territorio de la Republica.

Articulo 2063º.- Foro de necesidad

Los tribunales peruanos son competentes para dictar medidas provisionales de proteccion de las personas naturales que se encuentren en el territorio de la Republica, aun contra personas domiciliadas en pais extranjero, aunque carezcan de jurisdiccion para conocer del fondo del asunto.

Articulo 2064º.- Prioridad de convencion arbitral sobre el Foro facultativo

El tribunal peruano declinara su competencia si las partes hubiesen convenido someter a arbitraje un asunto de jurisdiccion peruana facultativa, a menos que el convenio arbitral haya previsto la eventual sumision al fuero peruano.(*)

(*)

Articulo vigente conforme a la modificacion establecida por la Segunda Disposicion Modificatoria de la Ley Nº 26572, publicada el 05-0.- 96.

Articulo 2065º.- Unidad del Foro

El tribunal peruano que conoce validamente de la demanda es tambien competente para conocer de la reconvencion.

Articulo 2066º.- Litispendencia y cosa juzgada

Cuando este pendiente una accion anterior sobre el mismo objeto y entre las mismas personas, el tribunal peruano suspendera la causa si puede prever que la jurisdiccion extranjera emitira, dentro del lapso no mayor de tres meses, una resolucion que pueda ser reconocida y ejecutada en el Peru.

El juicio seguido en el Peru se considera iniciado en la fecha de la notificacion de la demanda al demandado.

El tribunal peruano deja sin efecto lo actuado, si le es presentada una resolucion extranjera.

Articulo 2067º.- Competencia negativa del Tribunal Peruano

La competencia jurisdiccional de los tribunales peruanos para conocer de las acciones intentadas contra estados extranjeros o sus jefes, representantes diplomaticos, organismos internacionales y sus representantes, se regula por lo dispuesto en los Tratados Internacionales sobre la materia ratificados por el Peru.

Salvo lo dispuesto en este titulo, los tribunales peruanos carecen de competencia jurisdiccional para conocer:

1.- De las acciones relativas a derechos reales sobre extranjero.

predios situados en el

2.- De los asuntos que hubiesen sido sometidos por las partes a una jurisdiccion extranjera, de conformidad con lo previsto en el articulo 2060.

3.- De las acciones relativas al estado y la capacidad de las personas naturales o a las relaciones familiares, si la causa no tiene ninguna vinculacion efectiva con el territorio de la Republica.

BIBLIOGRAFIA

ARTURO

FERNANDEZ

V.

(2017)

ALCANCES

INTERNACIONAL PRIVADO-

SOBRE

DERECHO

MAYDITH

MARINA

JURISDICIONAL

CORDOVA

GONZALES.

COMPETENCIA

ACADEMIA EDU (2016). COMPETENCIA PERSONAS DOMICILIADAS EN EL PERÚ

NO

LIBRO X CODIGO CIVIL PERUANO