Vous êtes sur la page 1sur 6

¿Dios es

soberano
sobre la
enfermedad y
el
sufrimiento?
Puede ser fácil confiar en el Señor en tiempos de
alegría y tranquilidad, pero ¿cómo lo ves en medio de
la enfermedad y el sufrimiento? Como creyentes, nos
tenemos la esperanza de que solo se pueda encontrar
consolación en Jesucristo.

La Escritura es clara en que Dios tiene el control de


todas las cosas y es soberano sobre ellas ( Salmo
135: 6 Todo lo que Jehová quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra,
en los mares y en todos los abismos.
Esto suena genial cuando Dios te ubica en un lugar
determinado en el momento determinado, como
cuando te dio el nuevo trabajo que estaba esperando,
o cuando miras hacia atrás a todas las cosas que se
juntaron para conocer a tu esposa. Es fácil ver
claramente a Dios trabajando para nuestro bien en
esas situaciones.

Pero, ¿qué ocurre cuando el médico le dice que su


hijo tiene síndrome de Down o fibrosis quística? ¿Qué
pasa cuando recuperas los resultados de la prueba y
se trata de diabetes, esclerosis múltiple o
cáncer? ¿Qué pasa cuando has sufrido durante meses
o años por depresión o dolor del que has
experimentado muy poco alivio?... Es más difícil ver a
Dios trabajando para nuestro bien en estas
situaciones.

En medio de situaciones difíciles, nuestra tentación


puede ser distanciarnos de la soberanía de Dios y
simplemente considerar esto como resultado del
pecado, la casualidad o Satanás, pero ¿es esta la
respuesta correcta y completa? Ciertamente es más
difícil ver cómo Dios está obrando para nuestro bien
en el sufrimiento, pero ¿significa esto que Dios no
está íntimamente involucrado en ello?
En las Escrituras, vemos a Dios obrando a través de
la caída del mundo para causar un gran dolor y
sufrimiento para su gloria y el bien de su pueblo,
desde las plagas de Egipto ( Éxodo 7:17 , 8:
2 , 8:21 , 11: 1 , 14:14 , Jos. 24: 6-7 ) a la vida de Job
quien lo perdió todo lo que apreciaba ( Jb 1: 13-
19 ). Vemos a Dios poner un aguijón en la carne de
Pablo, sobre la cual se lamenta, pero por la cual no
maldice a Dios ( 2 Corintios 12: 7-10 ). Incluso el
sufrimiento de nuestro Señor Jesucristo fue ordenado
por Dios ( Isaías 53 , Hechos 2: 22-24 ).

Hch 2:22 BLS »Escúchenme bien, porque voy a hablarles de Jesús, el que
vivía en Nazaret. Todos nosotros sabemos que Dios lo envió. También
sabemos que Dios le dio grandes poderes, porque lo vimos hacer grandes
maravillas y señales.
Hch 2:23 »Desde el principio, Dios había decidido que Jesús sufriera, y que
fuera entregado a sus enemigos. Ustedes lo ataron y lo entregaron a los
romanos, para que lo mataran. BLS

En Mat 26:39, 42 Jesús rogó al Padre que le quitara


el sufrimiento, pero la voluntad de Dios fue que el
Hijo pasara por ese sufrimiento, Jesús
obedientemente se sometió y como un cordero fue
llevado al matadero.

Aprendemos en Job que Satanás no puede actuar sin


el permiso de Dios ( Hebreos 1:12 , Job 2: 6 ), lo que
debería brindar al creyente una gran cantidad de
consuelo. El que anda merodeando, buscando tu
destrucción ( 1 Pedro 5: 8)) es simplemente un peón
en las manos de Dios que te ama y siempre hace lo
que es mejor para ti. Es de vital importancia
entender que aunque Dios ordena y usa el
sufrimiento, no comete pecado ni maldad. El pecado
y el sufrimiento entraron al mundo a través de Adán
y fracturaron el diseño perfecto de Dios. Hay un gran
misterio en la relación entre la soberanía de Dios y la
existencia del mal. Entonces, aunque creemos en la
soberanía de Dios, también lloramos y despreciamos
el mal porque es la antítesis de nuestro Dios
bueno. Job nos da un ejemplo increíble de cómo
confiar en el Dios soberano para lograr lo que en
última instancia es mejor para nosotros, incluso en
medio de nuestro dolor y sufrimiento. Cuando vemos
pasajes que hablan de Satanás llevando a cabo
acciones malvadas, como creyentes tenemos
esperanza de que nuestro Dios sea soberano.

Entonces, preguntémonos: "Cuando llegue el


sufrimiento a nuestras vidas, ¿cuál será nuestra
reacción?" … la batalla contra las situaciones
difíciles ha estado llena de altibajos en la vida de
muchos creyentes. Se presenta momentos en que una
grita: "¿Por qué? ¿Para qué es esta enfermedad? "Y
ha habido otros momentos en los que han elogiado a
Dios porque se acercaron a Él a través de los
momentos difíciles como la enfermedad. No es el
camino que uno elige, pero en Su conocimiento
infinito, Él sabía que la aflicción te acercaría a Él.

Algunas personas dicen que no debemos cuestionar a


Dios y Sus caminos, y hasta cierto punto, esto es
verdad. No debemos acercarnos a Dios de manera
acusatoria, como si conociéramos un plan mejor. Sin
embargo, cuando venimos a Él quebrantados y
cansados con preguntas a las que no tenemos
respuestas, nuestras peticiones no intimidan ni
frustran a Dios. Él se deleita en nosotros cuando
venimos y ponemos nuestras cargas a Sus pies.

Hay muchos lugares donde podemos correr para


encontrar consuelo o una explicación de por qué el
sufrimiento ha llegado a nuestra vida. A veces nos
culpamos a nosotros mismos o creemos en la mentira
de que Dios nos está castigando por nuestro
pecado. Pero Jesús corrige a los discípulos en Juan
9:1-3 que pensaban así diciendo: "No es que este
hombre haya pecado, ni sus padres, sino que las
obras de Dios se manifiesten en él". También
podemos buscar consuelo en médicos o en la
tecnología médica (y créanme, estoy increíblemente
agradecido por las mentes brillantes y los avances
tecnológicos), pero sigue siendo Dios quien hace que
la medicina funcione o estabiliza la mano del
cirujano.

Descanse en el hecho de que Dios tiene el control y


que Él es bueno. Él te ama y hace lo que es mejor
para tí. Siempre.

Como cristianos, nuestra máxima esperanza y


consuelo solo se puede encontrar en Jesús y lo que
Pablo llama el "peso eterno de la gloria" que se
prepara para los hijos de Dios mientras soportan el
sufrimiento. …. Un día, debido a la obra de Jesucristo
en la cruz, el tiempo del dolor habrá terminado, y
estaremos junto a nuestro Señor sin más dolor, sin
más lágrimas, sin más sufrimiento y sin más
enfermedades. Cáncer se habrá ido. Los pulmones
serán restaurados. La depresión se convertirá en
alegría sin fin, y finalmente veremos claramente las
obras del Señor. ¡Cuán grande es nuestro Dios!

Centres d'intérêt liés