Vous êtes sur la page 1sur 6

Cómo mejorar tu juego de ajedrez

Es una creencia errónea que jugar al ajedrez es un arte dotado de Dios y, a menos que se alcance
un "estándar reconocible" común, no se puede mejorar. El "estándar reconocible" significa que
está alcanzando el estándar, lo que hace que solo reconozca los puntos buenos y malos del juego,
pero sin ninguna capacidad para desarrollar su juego en consecuencia. Sin duda, es un juego de
inteligencia superior. El estado de alerta de la mente, la capacidad de contemplar y seleccionar el
futuro correcto son algunos de los requisitos básicos de este juego inteligente. Por supuesto, no
puedes cultivar el talento solo con la ayuda de tu trabajo, pero si tienes un poco de él,
seguramente puedes deshacerte de él. No olvide la máxima antigüedad de que el genio es cinco
por ciento de inspiración y noventa y nueve por ciento de transpiración. Además, casi ningún ser
humano está totalmente desprovisto del elemento de talento. Solo cuando no conseguimos
transpirar para hacer que se desarrolle, nos quedamos atrás de los demás que lo hacen. Esto es lo
que pretendemos hacer con este artículo.

Hay ocasiones en que, en ausencia de la orientación correcta, nuestros talentos se marchitan. Ya


que no saben cómo regar y fertilizar adecuadamente esta planta de talento, esto se seca.
Recuerda que, como cualquier otra disciplina, el ajedrez también necesita tu devoción
inquebrantable. Los jóvenes normalmente no saben cómo utilizar su tiempo libre, especialmente
aquellos que tienen el potencial. Sigue las pautas dadas a continuación y conviértete en un buen
jugador de ajedrez.

1. Leer libros de ajedrez y revistas.

Después de jugar algunos juegos, lea el libro con cuidado. Juega más juegos y lee el libro. Cada vez
que absorbes algunos puntos que antes parecían oscuros o que no te agarraban.

La forma en que mejoras la mayoría no es jugando contra oponentes, sino jugando sobre juegos
bien anotados. Cubra el movimiento de un lado (generalmente el ganador) y piense en cada
movimiento antes de mirar.

Si está ansioso por mejorar su juego rápidamente, anote los movimientos de todos sus juegos, no
solo el competitivo (en el que la grabación es obligatoria). Es mejor escribirlos en los libros de
puntuación de ajedrez, ya que las hojas de puntuación sueltas se pierden fácilmente. Después,
juegue cada juego y anote los comentarios críticos. De esta manera, el gran maestro desarrolló su
habilidad en el ajedrez y se convirtió en un experto en poco tiempo sin ningún entrenamiento. Es
sorprendente cuánto se aclaró el juego cuando se ven todas las posiciones por segunda vez, a la
luz de lo que ocurrió la primera vez. Te conviertes en tu propio tutor. Si, después de escribir sus
comentarios, envía algunos de sus juegos y sus comentarios a un entrenador competente o al
mejor jugador para una evaluación por una tarifa adecuada, mejorará aún más rápidamente.

Leer libros de ajedrez de autores estándar también ayudará. Trate de seguir las anotaciones en un
estilo particular. En caso de que consigas esos libros antiguos en los que las anotaciones no están
en forma algebraica, intenta convertirlos en esa forma. Incluso este ejercicio de conversión te
daría un buen vistazo dentro de las complejidades del juego. Escríbalas en un libro de ejercicios
separado y de la misma manera que lo haces para desarrollar tu habilidad, por ejemplo, en
Matemáticas. Este es un ejercicio muy esclarecedor. Solo mantenga un pequeño tablero de
ajedrez con piezas y convierta las notaciones descriptivas en notaciones algebraicas. Es necesario
porque la notación algebraica se ideó hace solo un par de años, mientras que los primeros libros
de ajedrez solo se escribían con un estilo descriptivo. Recuerda que no es un ejercicio aburrido y
lento, sino muy gratificante.

Además de hacer esto, lea algunas buenas revistas o periódicos que tienen columnas de ajedrez.
Hoy en día apenas hay un buen diario o periódico que no tenga columnas de ajedrez. Lee esos
problemas y resuélvelos. Tu intención al resolverlos debería ser probar que la solución dada es
incorrecta. La idea es que deberías intentar atacar el problema de forma independiente. En el
proceso, si encuentras alguna solución diferente, consideras que estás en el camino correcto del
progreso en tus estudios de ajedrez. Puedes unirte a un club que tenga la facilidad de ajedrez.
Usted podría desarrollar su habilidad de ajedrez en compañía de otros estudiantes.

Por supuesto, puedes disfrutar del ajedrez sin preocuparte por las mejoras. Sin embargo, esta es
una tendencia natural de una mente despierta para mejorar el desempeño de una persona en
cualquier esfera. Al seguir los métodos recomendados aquí, casi cualquier persona puede
convertirse en un jugador fuerte en una fracción del tiempo que normalmente toma.

El doctor Emanual Lasker (Campeón del Mundo 1897-1921) consideró que, dado un enfoque
lógico, una persona de talento promedio no tendría que dar ajedrez más de 200 horas para llegar
a una etapa en la que un jugador maestro que le concedió o su desventaja seguramente perdería.
Las 200 horas de Lasker fue una subestimación, sin duda, pero es cierto que la mayoría de los
jugadores podrían alcanzar en meses una norma que normalmente les lleva años alcanzar.

Algunos periódicos publican columnas de ajedrez regulares en las que los problemas de ajedrez
compuestos son una característica. En un problema, se configura una posición artificial y se
requiere un solucionador para encontrar una forma de verificar el mate en un número específico
de movimientos, generalmente 2 o 3, sin importar las respuestas que haga el defensor. En estos,
en aras de la uniformidad, las blancas siempre hacen el primer movimiento (clave). En problemas
de 2 movimientos, solo se requiere el movimiento clave. En problemas de 3 movimientos, los
segundos movimientos son necesarios para las soluciones correctas. Como el propósito del
compositor es hacer que la tarea sea difícil, el movimiento clave suele ser el que es poco probable
que ocurra a un jugador en un juego real, y nunca es una captura (excepto de un Peón) y nunca un
cheque.

2. Juega al ajedrez con discapacidades con jugadores mayores

El consejo dado a menudo para jugar contra jugadores más fuertes tiene dos inconvenientes
distintos. En primer lugar, es desalentador si invariablemente pierdes. En segundo lugar, es
doloroso aburrido para el oponente si la habilidad diferente es grande. El jugador fuerte sería
demasiado educado para decirte esto, pero encontrará alguna excusa para dejar de jugar. Para
saber esto, pídale al oponente que le dé una desventaja (le dé probabilidades en el lenguaje del
ajedrez), por ejemplo, que elimine un Caballero, una Torre, una Torre más Caballero o incluso la
Reina. Una vez que se encuentran las probabilidades correctas, ambos jugadores pueden tener un
juego emocionante. Cuando se retira un Caballero o una Torre como impedimento, la convención
decreta que será la del ala de la Reina.

Otro tipo de desventaja es posible con el uso de relojes de ajedrez. El experto puede jugar con un
límite de tiempo muy corto, sus oponentes en uno mucho mayor. Si la diferencia en la habilidad
no es demasiado amplia, este tipo de desventaja es mejor, ya que no hay alteración de la posición
inicial. Si la diferencia en habilidad es muy grande, es una buena idea usar ambos sistemas.

Para juegos individuales, no puedes usar un handicap de tiempo a menos que tengas relojes de
ajedrez. Sin embargo, en exposiciones simultáneas, un handicap de tiempo opera
automáticamente.
Aquí el experto se opone a un gran número de jugadores sentados en un círculo o un rectángulo,
cada uno con una tabla y piezas frente a él. El experto pasa de un tablero a otro, haciendo un
movimiento en cada uno. Obviamente, el experto puede tomar solo una fracción del tiempo que
toman los oponentes, ya que el maestro puede tener que hacer 10,20,30,40 o más movimientos
en el tiempo que cada oponente tiene para un movimiento.

Las exposiciones simultáneas han brindado, desde tiempos inmemoriales, una excelente
oportunidad para que un gran número de jugadores se opongan a un maestro en condiciones que
brindan a los aficionados alguna posibilidad de obtener un empate o incluso una victoria.

3. Tener software de ajedrez.

Jugar al ajedrez contra una computadora bien programada también ayuda a desarrollar
habilidades de ajedrez.

Era inevitable en nuestra era de la electrónica que el ajedrez atrajera la atención de los ingenieros
informáticos.

La verdadera revolución en el ajedrez informático fue provocada por la introducción de


microcomputadoras portátiles relativamente baratas. Estos han mejorado constantemente y los
últimos modelos cuentan con hasta sesenta y cuatro niveles de juego, aperturas y juegos
programados, movimientos de anuncio de voz y cuadros sensibilizados para eliminar la necesidad
de un teclado. La mayoría puede jugar un juego razonable, mientras que los modelos más
avanzados se completan con éxito en torneos abiertos.

Como se indicó anteriormente, los microcomputadores son más útiles para los jugadores que
tienen problemas para encontrar un oponente. El nivel de enseñanza con variaciones de apertura
programadas y los mejores movimientos sugeridos se proporcionan para ayudar a los estudiantes.

Para los mejores jugadores, las computadoras brindan una manera conveniente de almacenar
información sobre aperturas y juegos finales. La mayoría de los mejores jugadores usan una
computadora personal para este propósito.
4. Consejo general

Debes comenzar a jugar preferiblemente con otro principiante, tan pronto como hayas aprendido
los movimientos. No se desanime si es lento en recordar las reglas. Con un poco de práctica, se
acostumbrará a los movimientos de las piezas y podrá comenzar a trabajar sin tener que recordar
cómo se mueven y capturan cada uno.

El ajedrez es competitivo y el deseo de ganar es su motivación más fuerte. Esta es la razón por la
que debes jugar con otro principiante al que puedas derrotar. Es mejor si tienes un instructor que
puede supervisar el juego para asegurarte de que se cumplan las reglas y señalar dónde te
equivocaste después del juego.

Los libros de texto que tratan todos los aspectos del juego en un volumen, varían en alcance y
precio. Algunos manuales de ajedrez están escritos por campeones, otros por profesores de
ajedrez: todos ayudan al principiante a profundizar en los misterios del ajedrez. Más tarde, la
persona que desee mejorar sus habilidades puede especializarse estudiando varios aspectos del
juego y aquí hay una gran variedad de ayudas.

Los libros que tratan sobre aberturas van desde manuales completos en varios volúmenes
grandes, no recomendados para principiantes, hasta libros diseñados para explicar las razones por
las que las aberturas se juegan de una manera determinada.

El juego del medio se trata explicando los principios estratégicos básicos y dando ejemplos de
combinaciones tácticas. Hay muchos libros que tratan este tema.

El juego final es parte del juego, que todos los jugadores aspirantes deben estudiar. Aquí de nuevo
hay una selección de muchos libros. Lo mejor para los principiantes son los libros elementales, que
explican los principios básicos que es más probable que ocurran de manera práctica. Para los
jugadores avanzados hay libros, que tratan de un final específico en profundidad. Finalmente,
llegamos a la colección de juegos de grandes jugadores. Recomendamos los libros con
comentarios detallados, especialmente aquellos diseñados para principiantes.
Los jóvenes aprendices son consejos para no confiar demasiado en los problemas de ajedrez para
adquirir dominio en este juego. Estos problemas se eliminan de los crucigramas y los de la
literatura. Seguramente, pierden el poder de visualización de los movimientos. Juega tantos juegos
como sea posible y resuelve problemas de ajedrez para mantener tu mente alerta en el sentido del
ajedrez. Recuerde que en el juego de ajedrez (el juego real) el objetivo del juego es derrotar al
oponente, el medio por el cual se logra este fin o el tiempo que se tarda, sin ser importante. En
problemas, sin embargo, el oponente representa por tiempo. El mate debe tener efecto en el
número estipulado de movimientos. Dado que la posición dada en los problemas es
frecuentemente cuestionable, la mayoría de los jugadores de ajedrez experimentados descartan
entonces una situación que no merece consideración. Por otra parte, los problemistas sostienen
que el juego implica un cambio de madera demasiado laborioso y sin ganancias, y que el arte de
cincuenta juegos puede estar compuesto en una sola posición artificial. Sin embargo, los mejores
cursos están abiertos para que los jóvenes aprendan a tener la mezcla juiciosa de los dos.