Vous êtes sur la page 1sur 16

An í b a l A .

R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

Aníbal A. Ruiz Armijo

REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN CIVIL


NICARAGÜENSE

Desine quapropter, novitate extrerritus, ipsa


exspuere ex animo ratione; sed magis acri
iuditio perpende; et si tibi vera videntur,
dede manus: aut si falsum est, accingere contr a”.

[Y así, no deseches las ideas sabias porque


su forma nueva te hace sombra. Más bien
pésalas con juicio. Si te parecen verídicas,
rinde las armas; atácalas, si te parecen falsas].

Tito Caro LUCREC IO


De Rerum Natura, II

SECCIÓN I
REQUISITOS DE ADMISIBILIDAD DEL RECURSO DE CASACIÓN

“Se llaman condiciones formales aquellas que el recurso [de casación]


debe cumplir, independientemente de la existencia o inexistencia de
motivos fundados para prosperar , necesarias para pasar al examen de los
motivos, faltando las cuales el recurso puede ser declarado inadmisible”.
CHIOVENDA, Guiseppe,
Instituciones De Derecho Procesal Civil ,
vol. 3 p. 610.

1) Dirigir el recurso contra la parte resolutiva de un auto


definitivo (art. 191 párr. 3° in f ine CPC) o de una sentencia (art.
191 párr. 4° CPC) dictada en segunda instancia (art. 563 párr. 1°
CPC), sin perjuicio de observar lo indicado en los puntos 8) y 9)
de este texto;

2) La pretensión objeto del litigio debe:


a) ser de cuantía igual o superior a la señalada por Acu erdo de
Corte Plena (art. 391 párr. 2° y 563 párr. 1° num. 1) CPC), o
b) ser de cuantía inestimable (art. 391 párr. 1° y 563 párr. 1° num.
2) CPC);
[Salvo en caso de interés casacional , como se explica en los
puntos 11) a 14) de este texto].

1 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

3) Interponer el recurso dentro del plazo legal (20 días, art. 567
párr. 2° CPC);

4) Interponer el recurso parte legitimada (art. 564 CPC), mediante


apoderado judicial válidamente constituido (arts. 87 párr. 2°, 90
párr. 1° y 213 num. 5) CPC), o asistido por abogado q ue firme el
escrito conjuntamente con la parte legitimada (art. 87 párr. 1°
CPC);

5) Interponer el recurso ante la sala de alzada, para la Sala de


Casación (art. 567 párr. 1° CPC);

6) Indicar concretamente los motivos o causales sobre los que se


funda la impugnación de forma o de fondo, precisando cuál es la
modalidad de infracción que se denuncia (art. 562 párr. 4° CPC):

“Es indudable que para cada uno de los aspectos citados, la técnica del
recurso encuentra modalidades propias con qué definir las tran sgresiones
de la ley, y en ese sentido ha creído necesario hablar de violación, de
interpretación errónea o de aplicación indebida, aludiendo a conceptos
que divididos en sus mínimos alcances, puede constituir el primero una
violación expresa o tácita; ocurriendo lo uno [violación expresa], cuando
la ley se aplica en sentido contrario, y la otra [violación tácita] cuando se
deja de aplicar determinado artículo y se resuelve con otra disposición
legal. Cuando esto último ocurre, se observa que la disposición elegida y
que no hiere el punto de la litis, ha sido aplicada indebidamente, lo cual
no es óbice para que la ley que ha dejado de aplicarse deba entenderse
violada en forma tácita. Por otro lado, la interpretación errónea existe
cuando el sentido con que se entiende un artículo, es contrario a su cabal
significado, lo que no excluye que dicha ley resulte violada expresamente
como se ha manifestado al explicar en qué estriba la primera clase de estas
infracciones” (S. 10:30 a.m. de 3 de septiembre de 1949, p. 15401).

A. Recurso en la forma: infracción (por violación, aplicación


indebida, interpretación errónea [art. 562 párr. 4° CPC]) de
normas de carácter procesal (art. 562 párr. 2° CPC), precisando
concretamente cuál de los nueve motivos taxativos indicados en
sus tres incisos es el que se reclama:

A.1. El inciso 1 abarca cinco motivos distintos:


a) infracción de normas procesales reguladoras de la jurisdicción
(art. 10 LOPJ, arts. 4, 22, 23, 25 y 27 CPC) ,

2 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

b) infracción de normas procesales reguladoras de la competencia


objetiva (arts. 28, 29, 30, 31 y 32 CPC) ,
c) infracción de normas procesales reguladoras de la competencia
funcional (arts. 32, 33 y 213 num. 1 CPC),
d) infracción de normas procesales reguladoras de la competencia
territorial imperativa (arts. 38, 42, 213 num. 2, 527, 783 CPC)
[la infracción de normas procesales reguladoras de la competencia
territorial dispositiva no es recurrible de casación : art. 48 CPC in
f ine],
e) infracción de normas procesales reguladoras de la adecuación
del procedimiento por razón de la materia o la cuantía (arts.
391, 392, 395 y 396 CPC)

A.2. El inciso 2 abarca dos motivos distintos:


a) Infracción de normas procesales reguladoras de actos o garantías
procesales, que suponga nulidad absoluta (supuestos del art. 213
CPC, exceptuando los de los incisos 1 y 2):
Inciso 3 (violencia o intimidación, art. 217 CPC) ,
Inciso 4 (infracción de normas esenciales del procedimiento),
Inciso 5 (falta de intervención de abogado, arts. 85, 87 y 88 CPC),
Inciso 6 (fraude procesal “en contra del f uncionario... ”, art. 15 LOPJ,
art. art. 463 lit. e) CP ),
Inciso 7 “En los casos en que este Código y demás leyes así lo
determinen”:
Infracción al principio de oralidad ( arts. 16, 139, 169 CPC),
Infracción al principio de inmediación ( 17, 140, 243 párr. 2° y 865
CPC),
Infracción al principio de imparcialidad (art. 51 CPC),
Infracción al deber de motivación fáctica (art. 13 párr. 1° LOPJ, 251
CPC),
Otros casos: contenido de los autos de ejecución (arts. 617, y 647
CPC), notificación a la municipa lidad en jurisdicción voluntaria
(780 CPC), y
b) Infracción de normas procesales reguladoras de actos esenciales
o garantías procesales, que produzca indefensión (art. 213 inc. 4
CPC). Para este motivo hay que alegar y demostrar cómo
concretamente se ha pr oducido la indefensión.
“... no se ha expresado siquiera que el defecto apuntado haya producido
indefensión a los demandados, lo que hubiera dado motivo al recurso por
quebrantamiento de forma [...]” (S. 11:00 a.m. de 22 de enero de 1953, B.J. p.
16353, Cons. I).

3 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

A.3. El inciso 3 abarca dos motivos distintos:


a) infracción de normas procesales reguladoras de la forma de la
sentencia (arts. 197 y 198 CPC), y
b) infracción de normas procesales reguladoras del contenido de la
sentencia (arts. 8, 199, 200, 201, 202, 203 y 204 CPC).
Si al amparo de este sub -motivo se denuncia la infracción del deber
de dar adecuada motivación fáctica al fallo (art. 566 CPC in
f ine, art. 13 párr. 1° LOPJ, arts. 201 y 251 CPC) por adolecer el
fallo de:
a) Motivación fáctica inexistente (no hay ningún análisis de las
pruebas y de los hechos , art. 13 párr. 1° LOPJ, art. 201 párr. 1°
CPC),
b) Motivación fáctica aparente (existe un falso o engañoso análisis
de las pruebas y de los hechos ),
c) Motivación fáctica insuficiente (existe análisis de las pruebas y
de los hechos, pero no los valora todos, art. 251 párr. 2° CPC) ,
d) Motivación fáctica carente de racionalidad y/o carácter lógico
(las conclusiones a las que se llega no concuerdan con el análisis
de las pruebas y de los hechos, art . 201 párr. 2° y 252 párr. 1°
CPC),
siempre y cuando “f uera determinante para un fallo en sentido
dif erente” debe argumentarse con relación a si se acreditaron o no
los hechos constitutivos de la pretensión, o los hechos
impeditivos, extintivos o excluyentes de la pretensión
[excepciones materiales].

A.4. Por infracción (por violación, aplicación indebida,


interpretación errónea [art. 562 párr. 4° CPC]) de normas que
establezcan derechos fundamentales (art. 562 párr. 1° CPC, art.
fundamentalmente los que r egula el art. 34 Cn.

Para denunciar en casación la infracción de normas procesales


(tradicionalmente llamada “casación en la forma”) bajo los citados
motivos, el recurrente debe haber “preparado el recurso”
reclamando contra la infracción en la instancia en que se comete,
usando el medio que legalmente corresponda y, si se comete en la
primera instancia, reproduciendo la reclamación en la alzada; salvo
que por ocurrir la infracción en el pronunciamiento mismo de la
sentencia o el auto definitivo no haya si do posible hacer tal
reclamación:
“No puede permitirse que el litigante que advierte un defecto, muchas veces
consentido, espere el fallo final del negocio para, si le es contrario,
reclamar por el defecto consentido, o conformarse con él si le es
favorable” (S. 10:00 a.m. de 2 de octubre de 1925, p. 5269, Cons. I).

4 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

“El quebrantamiento en la forma que ahora se alega, de haberse cometido,


sería en la primera instancia. No solamente no se alegó contra ello en el
primer grado sino que tampoco en la segunda ins tancia, cuando
evidentemente el reclamante conoció los autos in extenso para alegar
agravios, y ninguna mención hizo respecto del quebrantamiento que ahora
pide sea remediado. Como esto es inadmisible, conforme al artículo 2022
Pr., que exige la reclamació n y reiteración del reclamo del
quebrantamiento en cada instancia, no cabe ahora declararlo, aún en el
supuesto de haberse cometido” (S. 11:00 a.m. de 31 de marzo de 1924, p.
4311).
“Que en el caso de autos, el requisito que se indica de menos en el escrit o
de casación se refiere a la reclamación de nulidad que debe hacerse
cuando el recurso es sobre la forma. Empero, no es ese el recurso
entablado por la señora Morales sino el de casación en el fondo, el cual
se halla correcto; por lo que no debe ser admit ida la solicitud del
apoderado de la señorita Guerrero, a quien también se debe condenar en
la costas” (S. 10:30 a.m. de 31 de marzo de 1924, p. 4310).

B. Recurso en el fondo : Por infracción de normas materiales:


Por infracción (por violación, aplicación indebida, interpretación
errónea [art. 562 párr. 4° CPC]) de normas sustantivas
aplicables al pleito (art. 562 párr. 3° CPC) . Las normas
sustantivas infringidas pueden ser:
a) Disposiciones legales;
b) Disposiciones reglamentarias,
c) Cláusulas contractual es;
d) Cláusulas testamentarias ;
e) usos o costumbres, etc.
La infracción de normas constitucionales debe ser denunciada al
amparo del motivo del art. 562 párr. 1° CPC y no de éste.

7) Señalar dentro de cada motivo (sea de forma o de fondo) las


normas legales de las que se predica haber ocurrido la violación,
la aplicación indebida o la interpretación errónea ( deber de
“encasillar”, art. 567 párr. 3° CPC);
“[...] el doctor Aguado al interponer el recurso de casación y fundarlo en
las tres primeras causales que cita en su escrito, omitió indicar las
disposiciones legales que se suponen infringidas ; [...]; y por tales
omisiones la Corte Suprema de Justicia, [...] no examinará el recurso de
casación por esas causales; [...]” (S. 12:00 m. de 30 de agosto de 192 2, p.
3757, Cons. III).

5 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

SECCIÓN II
REQUISITOS DE PROSPERABILIDAD DEL RECURSO DE
CASACIÓN

Para que el recurso de casación tenga alguna probabilidad de


prosperar (es decir, de decidirse a favor del recurrente) debe
cumplir con las siguientes exigencias:

8) Detallar, por separado para cada norma invocada, el concepto


de la infracción [por violación expresa o tácita, por aplicación
indebida o por interpretación errónea] en que, a juicio del
recurrente, ha incurrido la sala de alzada en la resolución
recurrida (art. 567 párr. 3° CPC, art. 143 num. 2 LOPJ, art. 41
num. 2 LCJ), vinculando concretamente el ataque con el
razonamiento de la sala de alzada que especialmente ha
incidido en el punto de fallo impugnado (la ratio decidendi): la
infracción denunciada debe necesariamente haber trascendido al
fallo, (art. 567 párr. 4° in f ine CPC).
“ [...] si es cierto que el recurso de casación se otorga contra la parte
diapositiva de una sentencia y no contra sus fundamentos; también es
verdad que cuando estos fundamen tos trascienden a lo dispositivo del
fallo, el perjudicado está obligado a combatir los que pudieran
afectarle, desde luego que sin tales consideraciones la parte dispositiva,
por sí sola, no podría subsistir”, S. 10:30 a.m. de 11 de mayo de 1949, p.
14658)

9) Precisar el agravio (la lesión, el perjuicio) que cada infracción


denunciada ha causado al recurrente. Es inútil atacar aquellos
razonamientos contenidos en la resolución de alzada que por no
haber incidido en el sentido del fallo (los obiter dicta, art. 567
párr. 4° in f ine CPC), no han podido causar lesión a los intereses
del recurrente.

10) Indicar concretamente cuál es el fallo que se pide pronunciar


a la Sala de Casación . Por ejemplo:
a) que anule determinadas actuaciones y ordene reanudar desde ahí
el proceso,
b) que revoque el fallo de segundo grado y confirme el de primera
instancia,
c) que revoque el fallo de segundo grado y dicte uno nuevo que lo
sustituya, y en cuál sentido,
d) que revoque el fallo de segundo grado, y dicte uno nuevo que
sustituya al de primer grado, y en cual sentido, etc. (arts. 575 y
576 CPC).

6 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

SECCIÓN III
ESPECIALIDADES DEL RECURSO FUNDADO EN INTERÉS
CASACIONAL

El denominado interés casacional no es un motivo de casación


autónomo, sino una vía para lograr que se admita a trámite el
recurso en un asunto en el que normalmente no cabría. Para ello,
debe observarse lo siguiente:

11) Indicar que se dirige el recurso contra un auto definitivo o una


sentencia (definitiva) dictada en alzada (y que ordinariamente no
admita casación) porque:
a) ha sido dictada por un Juez de Distrito actuando como segunda
instancia (procesos sumarios, art. 392 CPC); o
b) habiendo sido dictada por una sala de apelaciones, ha recaído en
un asunto de cuantía inferior a la indicada en el respectivo
Acuerdo de Corte Plena, y no es de cuantía inestimable (procesos
ordinarios, arts. 391, 563 párr. 1° num. 3° CPC).

12) Interponerlo ante el Juez de Distrito o la sala de apelaciones


que dictó la resolución recurrida, para la Sala de Casación.

13) Acompañar copia simple de:


a) las sentencias que forman jurisprudencia, dictadas en asuntos
similares por el Tribunal de Casación, y que mantienen un
criterio discrepante con la que actualmente se impugna, o
b) la resolución o resoluciones dictadas por otro Juez de Distrito
actuando como segunda instancia , en las que se sostuvieron
criterios contradictorios al de la resolución de alzada que
actualmente se impugna (art. 567 párr. 3° y 5° CPC), o
c) la resolución o resoluciones dictadas por otra sala de
apelaciones, e n las que se sostuvieron criterios contradictorios al
de la resolución de alzada que actualmente se impugna (art. 567
párr. 3° y 5° CPC).

14) Indicarse con claridad y precisión en qué consiste la


contradicción de criterios que se acusa entre ellas, y cuál es el
criterio correcto , a juicio del recurrente.

15) Cumplir con los requisitos generales de admisibilidad y


prosperabilidad ya indicados en las Secciones I y II de este
mismo texto (excepto por supuesto el del punto 2).

7 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

EJEMPLO DE ESCRITO DE INTERPOSI CIÓN Y AGRAVIOS


Asunto 1ra Instancia: xxxx -xxxx-2013-CV
Asunto 2da Instancia: xxxx -xxxx-2014-CV
Recurrente: José Mario Baca Ráudez (Abogado Asistente: Jairo Basilio García
Chica)
Recurrido: César Alberto Sánchez Barillas
Objeto: Interposición de Recurso de Casación y Expresión de Agravios.

ANTE: HONORABLE SALA DE LO CIVIL DEL TRIBUNAL DE


APELACIONES DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN LAS SEGOVIAS

PARA: EXCELENTÍSIMA SALA DE LO CIVIL DE LA CORTYE SUPREMA


DE JUSTICIA

Soy JOSÉ MAR IO BACA RÁUDEZ, mayor de edad, casado, Licenciado en


Farmacia y del domicilio de Estelí, con Cédula de Identidad número ciento
sesenta y tres guión doce, once, setenta y tres guión cuádruple cero Ce (163-
121173-0000C) en mi carácter personal, ante Vos respetuosamente comparezco y
expongo:
ASISTENCIA PROCESAL:
Actúa como mi abogado asistente el licenciado J airo Basilio G arcía Ch ica , mayor
de edad, casado, abogado y notario público, de este domicilio, con Cédula de
Identidad número 161-131085-0012M y Carnet CSJ número 9876, y dirección
profesional del Colegio San Francisco dos cuadras arriba, en esta ciudad , quien
firmará conmigo este escrito según lo ordena el art. 87 CPC.
HECHOS:
1. El veintiuno de octubre de dos mil quince, ante el Juez de lo Civil del Distrito
de Estelí el señor CÉSAR ALBERTO SÁ NCHEZ BARILLAS interpuso
demanda ordinaria de 1) nulidad absoluta de la escritura pública número
noventa de compraventa de inmueble otorgada por la señora M ARC IA
EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY y él mismo, autorizada por el notario
Juan Francisco Barquero Rivera a las ocho de la mañana del veintinueve de

8 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

noviembre de dos mil ocho, por supuestamente encubrir un préstamo que


habría sido otorgado por la demandada al actor, 2) pago del supuesto préstamo
encubierto, 3) nulidad de la escritura en cuestión, por anatocis mo, 4)
restitución del pago excesivo de intereses, 5) cancelación del asiento de
inscripción del título de dominio de la demandada, 6) daños y perjuicios que
presuntamente se habrían ocasionado al actor por la demandada con la
inscripción de su título de d ominio, 7) costas del proceso.
2. El cinco de diciembre de dos mil quince, el actor CÉSAR ALBERTO
SÁNCHEZ BAR ILLAS amplió la demanda, incluyéndome en la misma, con
acción de simulación de actos jurídicos, pretendiendo: 1) nulidad de la
escritura pública nú mero ciento noventa y siete de compraventa, otorgada a mi
favor por la señora MARC IA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY y
autorizada por la notario Mar ía del Rosario Dolmuz Arcia a las tres de la tarde
del siete de noviembre de dos mil dieciséis , 2) cancelación del asiento de
inscripción “y de cualquier otra inscripción posterior ” (sic).
3. La señora MARC IA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY contestó oponiendo
excepción de falta de acción, y yo hice lo propio, contrademandando a la vez a
mi gratuito demandante con acciones d e reivindicación e indemnización por
daños y perjuicios.
4. La primera instancia concluyó con sentencia de las dos y treinta minutos de la
tarde del uno de agosto de dos mil diecis éis, en la que se declaró sin lugar la
demanda promovida por el señor CÉSAR ALBERTO SÁNCHEZ BAR ILLAS ,
sin lugar la excepción de falta de acción interpuesta por la señora MARCIA
EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY , y con lugar la contrademanda
promovida por mi persona, y condenando en costas al actor derrotado.
5. De la sentencia definitiva de primera instancia recurrió de apelación el señor
CÉSAR ALBERTO SÁNCHEZ BARILLAS , y una vez tramitada la alzada,
Vos, Honorable Sala, dictasteis sentencia definitiva de alzada de las diez y
cinco minutos de la mañana del diecisiete de mayo de dos mil die cisiete, en la
que revocáis la sentencia de primer grado, declaráis con lugar la demanda de
simulación promovida por CÉSAR ALBERTO SÁNCHEZ BARILLAS ,
ordenáis al Registrador de la Propiedad de Estelí la cancelación del asiento de

9 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

inscripción de la escritura número noventa, ya relacionada, sin lugar la


contrademanda interpuesta por mi persona contra CÉSAR ALBERTO
SÁNCHEZ BAR ILLAS , ordenáis la cancelación del asiento de inscripción de
mi título de dominio, y condenáis en costas tanto a mí como a la señora
MARC IA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY .
Con tales antecedentes, por no estar de acuerdo con vuestra sentencia de las diez
y cinco minutos de la mañana del diecisiete de mayo de dos mil diecisiete, vengo
a interponer, para ante la Sala de lo Civil de la Corte Suprema de Justicia,
Recurso de Casación contra dicha sentencia de alzada, en los términos que
siguen:
RECURSO DE CASACIÓN:
El presente recurso es admisible:
1) por estar siendo promovido por parte legitimada para hacerlo, pues soy parte
principal en el proceso, en mi calidad de demandado y contrademandante
(arts. 561 y 564 CPC), debidamente asistido por abogado (art. 87 del CPC);
2) por recaer sobre una sentencia definitiva de segundo grado (arto. 563 CPC);
3) por ser el objeto de la pretensión demandada de cuant ía inestimable (art. 563
párr. 1° núm. 2) CPC);
4) Por ser el fallo de alzada lesiva a mis intereses.
MOTIVOS DE CASACION
1. INFRACCIÓN DE ORDEN PROCESAL
Primer Motivo De Casación
Fundo el presenta recurso de casación en “ la infracción de normas de orden
procesal que regulen: [...] 3) [...] el contenido de la sentencia ” con relación a la
parte final del art. 566 CPC que dispone “ se podrá solicitar en casación el
control de la motivación fáctica de la sentencia, para revisar su [...]
racionalidad y carácter lógico, siempre que éste fuera determinante para un
fallo en sentido diferente ”, por violación de los arts. 201 párr. 2° y 251 párr.
2° CPC, y de los arts. 1381, 1387 y 1388 C .
Concepto de Infracción y Expresión del Agravio:
1. En los numerales 4 y 5 de lo s Fundamentos de Derecho de su sentencia, la
sala de alzada sostiene: “ 4) Que ha sido constante el criterio de esta sala que

1 0 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

el actor o demandado de acuerdo al caso presentare recibos, que indiquen


que dicho contrato a sido objeto de un préstamo encubierto , lo que
observamos en folios 110 al 116 recibos de pago a favor de la señora MARÍA
EUGENIA SÁNCHEZ MONTERREY, por medio de los cuales esta sala civil
presume se trató de encubrir un préstamo. 5) Esta sala civil, lo cabe la menor
duda que el contrato de co mpra venta realizado el veintinueve de noviembre
de dos mil cinco es simulado y causa perjuicio al señor CARLOS ALFREDO
SÁENZ BACA. Que basa su presunción en los recibos de pago a favor de doña
MARCIA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY hasta por un monto de
U$35,425.39 dólar americano, que la supuesta venta simulada fue realizada
por la cantidad de U$35,000.00, de la simple operación aritmética se puede
apreciar un excedente y de acuerdo al artículo 12 de la Ley de Préstamos
Entre Particulares se debe tener como un préstamo a interés excesivo ”.
2. La sala a quo pretende establecer aquí una presunción humana, conforme las
condiciones indicadas en el art. 1381 del Código Civil: “ hay presunción
humana cuando de un hecho debidamente probado , se deduce otro que es
consecuencia necesaria o infalible del otro”; es decir, se parte de un hecho
totalmente probado para deducir la existencia de un hecho desconocido, pero
que necesariamente deriva de aquel, conforme a las reglas de la lógica y el
sentido común.
3. En el caso prese nte, el hecho conocido, según pretende la sala sentenciadora,
es la existencia de recibos que indican la existencia del supuesto préstamo
encubierto, y que se suponen estar en los folios 110 a 116 del expediente de
primera instancia. Sin embargo, al revisa rse las citadas piezas, se observa que
no se trata de recibos , sino de comprobantes de depósitos en cuenta bancaria,
varios de ellos hechos por personas distintas al demandante, y sin referencia
alguna del porqué de dichos depósitos .
4. De manera que resul ta evidente que el tribunal de alzada ha violado
tácitamente el art. 1381 C. al deducir de los citados comprobantes de depósito
un hecho (la existencia del préstamo encubierto) que no es consecuencia
necesaria o infalible de aquel.
5. También ha violado tá citamente los arts. 1387, 1388 y 1389 C., que exigen

1 1 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

que los indicios que lleven a la presunción humana sean graves, precisos y
concordantes. Estas violaciones a las citadas normas perjudican directamente
mis intereses, porque ha servido de base a la sala de sentencia para revocar el
fallo de primer grado y declarar simulada la compraventa entre CÉSAR
ALBERTO SÁNCHEZ BAR ILLAS y MARC IA EUFEMIA SÁNCHEZ
MONTERREY, ordenar la cancelación del asiento de inscripción del título de
dominio de mi vendedora MARCIA EU FEMIA SÁNCHEZ MONTERREY, y en
consecuencia la cancelación del asiento de inscripción de mi propio título, que
deriva de aquel.
6. La sala ha violado por consiguiente la exigencia de proceder a una motivación
racional y lógica con base a los elementos fácti cos del proceso, como lo
ordenan repetitivamente los arts. 201 párr. 2° CPC parte final y 251 párr. 1°
CPC., dando lugar a una defectuosa motivación fáctica , por lo que con base a
lo dispuesto en los arts. 574 párr. 2° (“ Cuando en el recurso se hayan
invocado motivos referidos a la infracción de normas procesales y de normas
materiales, la Sala de lo Civil [...] solo se pronunciará sobre las segundas
después de haber examinado las primeras, y solo si estima que no existe
infracción procesal que invalide el procedimiento ”) y 575 núm. 4) CPC (“ Si
se estimare el recurso de casación, la Sala de lo Civil [...] en una sola
sentencia casará la resolución recurrida y resolverá conforme a derecho: [...]
4) [...] Cuando la infracción consista en defectuosa motivación [...] ordenará
[a] la autoridad judicial que dicte nueva sentencia en el plazo de quince
días”) os pido que caseis el fallo de alzada recurrido y reenviéis el
expediente a la honorable sala de alzada para lo de su cargo .
Para el evento de que desestiméis m i queja respecto a la infracción de normas de
orden procesal, paso a exponer mis agravios respecto a la infracción de
normas sustantivas:
2. INFRACCIONES SUSTANTIVAS
Segundo Motivo De Casación
Fundo el presenta recurso de casación en “ la infracción de norm as sustantivas
aplicables para la resolución del objeto del proceso ” (arto. 562 párr . 3° CPC),
por aplicación indebida del art. 12 de la Ley Reguladora de Préstamos Entre

1 2 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

Particulares.
Concepto de Infracción y Expresión del Agravio:
1. Según nuestra doctri na jurisprudencial, la aplicación indebida ocurre cuando
el fallo de alzada aplica una norma a un caso que no está comprendido dentro
de sus hipótesis.
2. La sala de alzada funda su fallo adverso a la sentencia de primera instancia en
lo siguiente: “3) Que la escritura número noventa de compa venta total en la
ciudad de Masaya a las ocho de la mañana del veintinueve de Noviembre del
año dos mil cinco fue inscrita el día seis de septiembre del año dos mil siete,
dos años después de ser suscrita, y siendo que la Ley Reguladora de
Préstamos Entre Particulares entró en vigencia en el año 1994, se ha
violentado el artículo 12 de dicha Ley que dice: „Todo contrato de compra
venta o dación en pago otorgado a favor de un prestamista que no se haya
presentado para su inscripción en el Registro Público de la Propiedad dentro
del término de treinta días a partir de la firma del contrato, se presume que
encubre un préstamo a interés excesivo ‟”.
3. La sala ha aplicado indebidamente la norma precitada porque ella no encaja
con los hechos concretos del asunto sub -lite. El art. 12 de la Ley Reguladora
de Préstamos Entre Particulares establece una presunción simplemente legal
que requiere que existan dos hechos conocidos y probados (la inscripción
fuera del plazo de treinta dí as y que el adquirente sea prestamista) para probar
la existencia de un hecho desconocido (el encubrimiento de un préstamo a
interés excesivo): ver arts. 2431 C. y 1379 del Código de Procedimiento
Civil), pues quien invoca una presunción legal debe probar la existencia de los
hechos que le sirven de base (art. 2432 C.).
4. En el caso de autos, no existe prueba alguna de que la señora MARCIA
EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY sea prestamista, pues según se deduce
del art. 1 de la Ley Reguladora de Préstamos Entre Par ticulares lo es
únicamente quien ejerce profesionalmente estas operaciones, como actividad
habitual. Por eso el citado art. 1 establece que son prestamistas quienes están
debidamente inscritos como tales en el Registro Mercantil y quienes –aunque
no estén inscritos– hayan hecho préstamos a interés en un número superior a

1 3 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

dos por año (es decir, tres o más).


5. Esta es la única interpretación racional a la norma del art. 12 de la Ley
Reguladora de Préstamos Entre Particulares, pues de lo contrario se caería e n
el enorme absurdo de considerar como préstamo encubierto a interés excesivo
absolutamente todos los contratos de compraventa que se suscriban en el país
y que no se presenten al Registro dentro de los treinta días de su celebración,
es decir, prácticamen te todos ellos.
6. De manera que no estando probado en forma alguna que la señora MARC IA
EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY sea prestamista, no es aplicable a este
caso concreto la presunción legal del art. 12 de la Ley Reguladora de
Préstamos Entre Particulares, e l cual resulta así infringido por su aplicación
indebida (arto. 562 párrafo final del Código Procesal Civil).
7. Esta aplicación indebida perjudica directamente mis intereses, porque ha
servido de base a la sala de sentencia para revocar el fallo de primer grado y
declarar simulada la compraventa entre CÉSAR ALBERTO SÁNCHEZ
BARILLAS y MARCIA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY , ordenar la
cancelación del asiento de inscripción del título de dominio de mi vendedora
MARC IA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY , y en consecuencia la
cancelación del asiento de inscripción de mi propio título, que deriva de
aquel.
8. Por tales razones, os pido Excelentísima Sala, que caséis el fallo de segundo
grado recurrido y confirméis lo resuelto en el fallo de primera instancia.
Tercer Motivo De Casación
Fundo el presenta recurso de casación en “ la infracción de normas sustantivas
aplicables para la resolución del objeto del proceso ” (art. 562 párr . 3° CPC),
por violación de los arts. 49 y 76 de la Ley General de los Registros Públicos,
y del art. 3949 C.
Concepto de infracción y Expresión del Agravio:
1. La sala a quo ha manifestado: “ 7) Ahora bien con respecto la venta efectuada
por la señora MARCIA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY al señor JOSÉ
MARIO BACA RÁUDEZ , realizada en escritura pública número c iento noventa
y siete en la ciudad de Masaya a las tres de la tarde del día jueves siete de

1 4 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

noviembre del año dos mil trece, e inscrita en fecha once de noviembre de dos
mil catorce, debe esta sala civil considerar que curiosamente dicha venta fue
realizada después de un mes de haber sido atacada por simulada la venta
realizada a la señora MARCIA EUFEMIA SÁNCHEZ MONTERREY , por lo que
se debe colegir que la misma es también simulada y por lo tanto debe recaer
la nulidad también sobre dicho instrumento públic o, ya que no puede
originarse un tercero de buena fe, producto de un hecho ilícito, como así lo
señala la Ley de Prestamos Entre Particulares”
2. Con suma arbitrariedad, pues no hace referencia a ningún elemento de prueba
que demuestre plenamente mi supues ta mala fe, más allá de sus apreciaciones
antojadizas, la sala apelaciones me excluye de la consideración de tercero de
buena fe protegido por el Registro, declarando simulado el contrato de
compraventa por el cual adquirí el dominio de la finca disputada, violando
expresamente los arts. 49 y 76 de la Ley General de los Registros Públicos, y
el art. 3949 C., que establecen las condiciones para ser tenido como tercero
registral: a) buena fe (que se presume siempre, es decir, hay que producir
plena prueba de la mala fe), b) adquisición a título oneroso, c) adquirir de
quien aparece como dueño en el Registro; d) inscripción del propio título en el
Registro. Cumpliendo esas condiciones, el tercero debe ser mantenido en su
adquisición una vez inscrito su derecho “aunque después se anule o se
resuelva el del otorgante por virtud de causas que no consten en el Registro ”.
3. De manera que resulta evidente que el tribunal de alzada ha violado
tácitamente los arts. 49 y 76 de la Ley General de los Registros Públicos y el
art. 3949 C. al negarme arbitrariamente la condición de tercero protegido por
el Registro. Estas violaciones a las citadas normas perjudican directamente
mis intereses, porque ha servido de base a la sala de sentencia para revocar el
fallo de primer grado y declarar sin lugar mi contrademanda de reivindicación
e indemnización de daños y perjuicios contra el señor CÉSAR ALBERTO
SÁNCHEZ BARILLAS , ordenar la cancelación del asiento de inscripción del
título de dominio de mi vendedora MARCIA EUFEMIA SÁNCHEZ
MONTERREY, y la cancelación del asiento de inscripción de mi propio título,
que deriva de aquel.

1 5 /1 6
An í b a l A . R u i z A r m i j o
REQUISITOS DEL RECURSO DE CASACIÓN NICARAGÜENSE
2 6 d e n o vi e mb r e d e 2 0 1 8

4. Por tales razones, os pido Excelentísima Sala, que caséis el fallo de segundo
grado recurrido y confirméis lo resuelto en el fallo de primera instancia.
PETICIÓN GENERAL
Es evidente el perjuicio que se me ha causado con la sentencia de alzada
impugnada (de las diez y cinco minutos de la mañana del diecisiete de mayo de
dos mil diecisiete), razón por la cual pido me sea admitido a trámite el presente
recurso para que en su oportunidad la Sala de lo Civil de la Corte Suprema de
Justicia case el fallo de segundo grado recurrido en los términos expuestos en
los correspondientes agravios .
Acompaño las copias de ley de este recurso de casación.
-Para notificaciones en la ciudad de Estelí tengo ya lugar señalado.
-Para notificaciones en la ciudad de Managua señalo el Despacho del abogado
José Alberto Zamora Huete sito en el Barrio Altagracia, de La Racachaca tres
cuadras al sur, mano izquierda .
Estelí, veintitrés de j unio de dos mil diecisiete.

José Mario Baca Ráudez Jairo Basilio García Chica


Parte Litigante Abogado Asistente

1 6 /1 6