Vous êtes sur la page 1sur 14

^as configuraciones

de los territorios rurales


en el siglo xxi
OZANO VELÁSQUEZ
ÍUAN GUILLERMO FERRO MEDINA
n
i: D I T O R E S
Pontificia Universidad
JAVERIANA editorial
l'iinlifni.i fnucr.ul.Kl
J A V E R I A N A
Facultad de Estudios
Ambientales y Rurales
COLCI ENCÍAS
C O L O M S I *
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS CORRECCIÓN DE ESTILO:
© Pontificia Universidad Javeriana Juan Andrés Valderrama
© Colciencias
© Salvador Alcántara, María Franci Sussan Álvarez, DIAG RAM ACIÓN:
Erigirte Luis Guillermo Baptiste, Hortensia Caballero Ángel David Reyes Duran
Arias, Olga Lucía Castillo Ospina, Luciano Concheiro
Bórquez, María Cecilia Conci, Paulo Dabdab Waquil, DlSEÑO Y MONTAJE DE CUBIERTA:
Andrés Etter, Darío Fajardo Montaña, Juan Guillermo Isabel Sandoval
Ferro M.Jaime Forero Álvarez, Ana Camila García
López, Sergio Grajales Ventura, Laura Milena Guerrero IMPRESIÓN:
Cardozo, José Alvaro Hernández Flores, Heitor Marcos Javegraf
Kirsch, Gisela Landázuri Benítez, Pilar Lizárraga, Luis
Llambí, Liliana López Levi, Fabio Lozano, Bernardo
Mancano Fernandes, Sahirine Martínez Landaeta, María Editorial Pontificia Universidad Javeriana
Carolina Martínez Rodríguez, Luciano Martínez Valle, Transversal 4a Núm. 42-00, primer piso
Yolanda Cristina Massieu Trigo, Flor Edilma Osorio Edificio José Rafael Arboleda, S.J.
Pérez,Cledis Peccoud,Javier RamíreEjuárez,Nitya Teléfono: 3208320 ext. 4752
Rao, Sofía Rincón, Naxhelli Ruiz Rivera, Armando www.j ave riana.edu.co/editorial
Sarmiento, Sergio Schneider, José Absalón Suárez Solís, Bogotá, D.C.
Jean-Christian Tulet, Carlos Vacafiores, Mireya Eugenia
Valencia Perafán, Ezequiel Vitonás Talaga, Raúl Zibechi
La investigación que genera esta publicación ha
Primera edición: julio de 2009, Bogotá, D.C. sido realizada con la colaboración financiera de
ISBN: 978-958-716-278-3 Colciencias, entidad cuyo objetivo es impulsar
Número de ejemplares: 300 el desarrollo científico, tecnológico e innovador
Impreso y hecho en Colombia de Colombia
Printedand made in Colombia
Las configuraciones de los territorios rurales en el siglo XXI / editores Fabio Lozano Velásquez y Juan Guillermo Ferro
Medina; Salvador Alcántara.. .[et al.]. - la ed. - Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2009.
"Los materiales que conforman este libro fueron seleccionados de las ponencias presentadas en el Seminario
Internacional "Las configuraciones de los territorios rurales en el siglo XXI" realizado en la Pontificia Universidad
Javeriana, Bogotá, Colombia, entre el 24 y el 28 de marzo de 2008".
658 p.: ilustraciones, diagramas, fotos, gráficas, mapas y tablas ;24cm.
Incluye referencias bibliográficas.
ISBN: 978-958-716-278-3
1. DESARROLLO RURAL-AMÉRICA LATINA. 2. COMUNIDADES RURALES-AMÉRICA LATI-
NA. 3. ZONAS RURALES-AMÉRICA LATINA. 4. USO DE LA TIERRA RURAL-AMÉRICA LATINA. 5.
PRODUCTIVIDAD AGRÍCOLA-AMÉRICA LATINA. 6. SOCIOLOGÍA RURAL-AMÉRICA LATINA.
7. PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE-AMÉRICA LATINA. I. Ferro Medina, Juan Guillermo, Ed. II.
Lozano Velásquez, Fabio, Ed. III. Alcántara, Salvador et al. IV. Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de Estudios
Ambientales y Rurales. V. Colciencias. VI. Seminario internacional "Las configuraciones de los territorios rurales en
en el siglo XXT (2008 mar. 24-28: Bogotá, Colombia).
CDD 338.18 ed. 21
Catalogación en la publicación-Pontificia Universidad Javeriana. Biblioteca Alfonso Borrero Cabal, S.J.
ech Julio 14 72009
Prohibida la reproducción total o parcial de este material, sin autorización por escrito de la Pontificia Universidad Javeriana.
LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO
RURAL EN COLOMBIA: ENTRE
LA EXPANSIÓN DE LA FRONTERA
AGROPECUARIA Y LA INTENSIFICACIÓN
DE LA AGRICULTURA 1

ANDRÉS ETTER
ARMANDO SARMIENTO'

INTRODUCCIÓN

Los impactos de las actividades humanas sobre el sistema ecológico mundial, que
se están manifestando mediante los cambios climáticos globales, la degradación
de las aguas y los suelos y la extinción biológica, son una de las grandes pre-
ocupaciones contemporáneas de la comunidad científica (Vitousek et al., 1997;
Foley et al., 2005). Esas transformaciones afectan a los ecosistemas naturales y su
funcionamiento, y aun cuando se producen a escala local, sus efectos se expresan

1 Este artículo es resultado parcial del proyecto de investigación "Análisis general espacializado de huella
ecológica en los paisajes colombianos", financiado por la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá.
2 Profesores del Grupo de Ecología y Territorio, Facultad de estudios ambientales y rurales, Universidad
Javeriana. Correo electrónico: aetter@javeriana.edu.co

505
LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO RURAL EN COLOMBIA
a escales regionales e, incluso, global. La transformación de la cobertura vegetal,
en especial la deforestación y el sobrepastoreo, están entre los factores que más
contribuyen a la generación de impactos ambientales a todas las escalas (Lambin
et al., 2003; Asner et al., 2004). Históricamente, las mayores transformaciones de
la cobertura vegetal tuvieron lugar en las regiones templadas del hemisferio norte;
sin embargo, estos procesos se han trasladado de manera creciente a las regiones
tropicales, en especial durante los últimos cincuenta años, debido, principalmen-
te, al rápido crecimiento demográfico.
Durante este periodo, la población de las regiones tropicales creció de
1.800 a 4.900 millones de personas. En la actualidad estas son las que presentan
los mayores índices de deforestación, en particular América latina, y mayormente
la amazonia y su periferia (Lepers et al., 2005). Se estima que cerca de la mitad
de la deforestación en América latina ha tenido lugar después de 1960, lo cual
demuestra la presión creciente sobre los ecosistemas naturales, en particular sobre
los bosques.
Las transformaciones de los espacios rurales varían mucho en función del
desarrollo económico, las condiciones sociales y los procesos políticos de pla-
nificación del uso de la tierra. Mientras que en los países más desarrollados los
principales procesos de transformación del espacio rural se relacionan con la in-
tensificación de la producción, la suburbanización y el abandono de tierras mar-
ginales para la producción, en los países en desarrollo se deben a los procesos de
expansión de la frontera agropecuaria. Esta diferencia se explica en parte debido
a la menor dependencia económica de actividades primarias en los países desa-
rrollados, en especial en la generación de empleo y divisas. En la mayoría de los
países tropicales la deforestación es actualmente la mayor causa de la expansión
de la frontera agrícola, en parte como resultado de la falta de alternativas de em-
pleo e ingresos para una población de origen rural en crecimiento. Las tasas más
altas de deforestación tropical se localizan en América Latina, especialmente en
la amazonia y en la periferia de la región andina.
De otra parte, las presiones sobre los ecosistemas en las regiones que están
en proceso acelerado de deforestación en el mundo tienen altos impactos, pues
incluyen muchas de alta importancia ecológica y biológica por los altos niveles de
endemismo de su biota (Myers, 1993; Myers et al., 2000). Por tanto, el cono-
cimiento de la extensión y de las tasas de transformación de la cobertura vegetal
es muy importante, ya que los procesos de intervención comprometen la conser-
vación de la biodiversidad, la planificación del uso de la tierra, el manejo de áreas
protegidas y el cambio climático global.
506
ANDRÉS ETTER, ARMANDO SARMIENTO

Los factores más determinantes de la presión humana sobre los ecosis-


temas son el crecimiento poblacional, la dependencia de economías basadas en
recursos naturales, el desempleo y el mal uso de los recursos. Las regiones tropi-
cales de los países en vías de desarrollo siguen presentando las tasas más altas de
crecimiento poblacional. Así mismo, la demanda creciente de bienes y servicios
por parte de los "nuevos consumidores" de las economías emergentes de Asia y
América latina, estimados en mil millones, va a generar grandes presiones adicio-
nales sobre sus ecosistemas. La expansión de la ganadería es uno de los procesos
que van a afectar en un futuro cercano la transformación de los ecosistemas,
como resultado del incremento en la demanda de proteína animal de estos "nue-
vos consumidores" (Myers y Kent, 2003).
Sin embargo, el patrón y la velocidad de la expansión de la frontera agro-
pecuaria puede variar mucho dependiendo del nivel de control e intervención es-
tatal. En Brasil, por ejemplo, la deforestación en la amazonia ha sido promovida,
sobre todo, por planes estatales de desarrollo de infraestructura y parcelación
(Laurance et al., 2002; Fearnside, 2005). En Colombia, en cambio, los procesos
más significativos de deforestación son espontáneos, y encaminados al estable-
cimiento de cultivos para uso ilícito y de pasturas (Viña et al., 2004; Etter et
al., 2006a), aun cuando recientemente nuevas políticas de fomento de cultivos
permanentes podrían incrementar los procesos de deforestación. Respecto a
los cultivos para uso ilícito, es de resaltar su enorme movilidad, como resultado
de las políticas de guerra contra las drogas y de la multiplicación de sus efec-
tos en términos de deforestación, deforestación que constituye una preocupación
internacional debido a la reconocida diversidad de ecosistemas y de especies de las
regiones tropicales. Contribuir a comprender los patrones espaciales y temporales
de deforestación y a sus factores condicionantes es un aspecto importante para
el desarrollo de estrategias de planificación y conservación que permitan abordar
este problema.

EL CONTEXTO COLOMBIANO

GENERALIDADES

Uno de los aspectos sobresalientes de la geografía colombiana es su alta diversidad


de ecosistemas y especies biológicas, resultado de la heterogeneidad ambiental de
su territorio (Chaves y Arango, 1998). En sus cinco regiones naturales se reparte
quizá la más alta diversidad de ambientes ecológicos por unidad de área en el

507
LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO RURAL EN COLOMBIA
mundo. No es solamente una naturaleza muy biodiversa, sino que gran parte de
ella es única en el mundo, es decir, endémica a los ecosistemas colombianos. Sobre
esta variada base ecológica de ambientes y recursos naturales se produjo también
una diferenciación cultural palpable en las muchas lenguas, grupos étnicos, reli-
giones y ritmos íblclóricos (Loh y Harmon, 2005). Así mismo, la ya milenaria
historia de interacción entre los ecosistemas naturales y las dinámicas culturas
humanas ha dejado una huella importante (Etter et al., 2008).
La humanidad ha generado de manera creciente una huella ecológica glo-
bal (Wackernagel y Rees, 1996), huella ha venido incrementándose a lo largo de
la historia, durante el proceso de ampliación de la ocupación de los diferentes
espacios ecológicos y el uso de los recursos. Durante el siglo veinte este proceso se
aceleró considerablemente, ya que la población mundial se multiplicó 3,5 veces,
mientras que las tierras dedicadas a la agricultura se duplicaron, a pesar de los
avances tecnológicos. Colombia muestra índices iguales o mayores que los mun-
diales, con una población que se ha multiplicado cerca de diez veces desde 1900,
mientras que la frontera agrícola en su territorio se ha expandido casi tres veces
durante el mismo período. Inevitablemente, esto ha tenido un gran impacto sobre
los ecosistemas y la biodiversidad del país (Etter et al., 2008). En la actualidad,
más de la tercera parte de su superficie presenta niveles altos de transformación
de sus ecosistemas, lo que incluye a 70% de la región andina y más de 30% de to-
dos los bosques de altitudes menores a los 500 m. La región del Pacífico ha sido
intervenida en un 35%, mientras que la amazonia en 12%, y aún mantiene 65%
de su superficie (Etter et al.,2006b).
EL FUTURO DEL ESPACIO RURAL EN COLOMBIA
Las tendencias a corto plazo son, sin duda, el incremento en las presiones de la
sociedad sobre los ecosistemas y los recursos naturales del país, con el fin de suplir
las demandas de una población nacional creciente y de unos mercados internacio-
nales articulados a los procesos de globalización. Además, a diferencia de lo ocu-
rrido en otros países en desarrollo, la generación de divisas en Colombia depende,
cada vez más, de la explotación de recursos naturales y la generación de empleo. La
política económica del país aún da gran importancia al incremento de los cultivos
y a la explotación de recursos no renovables como alternativa de generación de in-
gresos y divisas. El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural busca incremen-
tar el área sembrada en 2,5 millones de hectáreas entre 2006 y 2020 (Ministerio
de Agricultura y Desarrollo Rural 2006). No existe una política de formación de
508
ANDRÉS ETTER, ARMANDO SARMIENTO

capital humano orientada hacia la expansión de otros sectores económicos que


generen mayor valor agregado, tales como los servicios y el desarrollo tecnológico.
Por tanto, es de esperar que en las próximas décadas Colombia continúe depen-
diendo de la ampliación de la frontera agrícola como respuesta coyuntura! a la
deficiencia secular en la demanda de empleo rural y a la incapacidad de las áreas
urbanas de absorber el crecimiento de la oferta de mano de obra, con bajos niveles
de formación dada la baja calidad de la educación en las áreas rurales.
De otra parte, algunas políticas, o su ausencia, promueven indirectamente
la expansión de la frontera agrícola, en especial en actividades ganaderas. En bue-
na parte del territorio colombiano la ganadería extensiva en grandes latifundios es
la actividad dominante, situación que se ha agravado en algunas regiones a causa
del desplazamiento forzado de la población, originado por los grupos armados
ilegales y los narcotraficantes (Ortiz, 2003). La pregunta que debe hacerse es, ¿qué
hace tan rentable una actividad productiva relativamente ineficiente como lo es la
ganadería extensiva? La oferta insuficiente de infraestructura física -transporte,
comunicaciones, servicios sociales- e institucional, contribuyen a la persistencia
de espacios rurales con problemas de baja tecnología, vinculación inadecuada a
mercados regionales y globales e inexistencia de cadenas de valor agregado que
permitan mejorar la eficiencia en el uso de recursos naturales e ingresos de las
familias rurales, teniendo como alternativa la expansión de la frontera agrícola
como mecanismo de la ampliación del ingreso rural.
Debido a la importancia del asunto, en el país se ha venido incrementando el
número de estudios de tipo puntual, general y de cobertura nacional realizados por
universidades, ONG y entidades estatales (véanse, por ejemplo, Chaves y Arango,
1998; Etter, 1998; Palacio, 2001; Viña et al,, 2004; Armenteras et al., 2006; Etter et
al., 2006b). Sin embargo, el conocimiento de los determinantes y las consecuencias
de los procesos de expansión de la frontera agrícola y de la urbanización e indus-
trialización es aún limitado, lo cual impide predecir dentro de unos rangos acepta-
bles y confiables su ubicación geográfica, magnitud, extensión y consecuencias, de
tal forma que se puedan prever y anticipar los impactos y los recursos biológicos
y servicios ambientales que puedan estar en riesgo. Además, la inclusión de tales
conocimientos en los procesos de planificación y toma de decisiones sigue siendo
limitada y deficiente, asunto preocupante en un país que se precia de poseer un
patrimonio de ecosistemas y recursos biológicos de gran valor.
La huella ecológica que puede observarse en los paisajes actuales es pro-
ducto del patrón histórico de poblamiento que en algunos casos, se remonta a
cientos o miles de años, y, en la mayoría de las ocasiones, se ha desarrollado en

509
LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO R U R A L EN COLOMBIA
contextos socioeconómicos y políticos cambiantes (Etter et al., 2008). Al ser la
huella ecológica en numerosas ocasiones el acumulado de muchos eventos his-
tóricos, debe ser analizada también desde una perspectiva histórica (véase, por
ejemplo, Palacio, 2001). En Colombia se pueden identificar, mínimo, los grandes
periodos de las sociedades indígenas prehispánicas, el periodo colonial y el poste-
rior de independencia e industrialización de la "sociedad moderna". Al iniciarse la
conquista, la huella ecológica se contrajo, como resultado del descenso abrupto de
la población producto de las guerras y las enfermedades, que duró casi doscientos
años. A partir de 1700 la extensión de la huella empezó a crecer de nuevo, lenta
pero sostenidamente, y a partir de 1900 y a lo largo del siglo veinte de manera
acelerada (Etter et al., 2008).
Sin embargo, los efectos de las actividades humanas sobre los ecosistemas
han vanado regionalmente: las regiones Andina y Caribe han sido históricamen-
te mucho más transformadas por dichas actividades. La densidad de población
allí era mayor desde antes de la llegada de los españoles, tendencia que se ha
mantenido, con la entrada adicional de la ganadería durante la conquista, lo que
determinó desde entonces las tendencias de ocupación del territorio.
PRINCIPALES PROCESOS DE TRANSFORMACIÓN DEL uso DEL TERRITORIO
En la actualidad en países como Colombia se dan cuatro procesos principales de
transformación del uso del territorio y los ecosistemas (véase la figura 1): 1) la
expansión de la frontera agropecuaria; 2) la intensificación de la agricultura en
sectores de alta productividad y acceso; y 3) la urbanización. Un cuarto proceso,
4) el abandono de tierras marginales, apenas empieza.
La expansión de la frontera agrícola en Colombia ocurre en la actualidad
sobre todo en las tierras bajas de la amazonia, el Magdalena medio, el Pacífico y
el cinturón subandino. Durante los últimos quince años, en el frente de coloniza-
ción caqueteño la deforestación ha oscilado entre 25 mil y 40 mil ha anuales (Et-
ter et al., 2006a). Se estima que en el país puede estar alrededor de 150-200.000
ha, aun cuando no existen datos completos. Estudios recientes señalan que de
mantenerse las condiciones que dominan los procesos socioeconómicos y po-
líticos actuales las áreas con más alta probabilidad y riesgo de ser afectadas por
la extensión de la frontera agrícola incluyen zonas en los ejes Quibdó-Tribugá y
Patía-Mira en el Pacífico, La Fragua-Patascoy, serranías de San Lucas y Perijá en
la región Andina, áreas sobresalientes en términos de sus valores ecológicos y su
biodiversidad (véase el mapa 1) (Etter et al.,2006b).
510
ANDRÉS ETTER, ARMANDO SARMIENTO

Una de las características de la transformación reciente de los ecosistemas


colombianos, en especial la ampliación de la frontera agropecuaria, ha sido su ca-
rácter espontáneo y falto de planificación, producto de la ausencia del estado y de
los bajos niveles de gobernabilidad de las áreas de frontera agropecuaria. Esto ha
permitido también que en las áreas de frontera agrícola hayan cobrado importan-
cia en las últimas décadas las dominadas por la economía ilegal de los narcóticos
(Cavelier y Etter, 1995; Dávalos, 2001; Fjeldsá et al., 2005).

FIGURA i PRINCIPALES PROCESOS DE TRANSFORMACIÓN FUTURA


DEL ESPACIO RURAL EN COLOMBIA

Amplificación de la
frontera agropecuaria

Urbanización, su-
Re-configuración de intencificación de la
burnización y con-
los espacios rurales agricultura
urbanización

Abandono de tierras
marginales

En el ámbito nacional, si tomamos solamente los ecosistemas de bosques


que han sido reemplazados por cultivos y potreros, las áreas intervenidas por la
agricultura ocupan menos de la quinta parte, mientras la ganadería ocupa más de
las cuatro quintas partes. La ganadería, además de ocupar áreas extensas, presenta
bajas densidades de población, siendo sobre todo una actividad de tipo extensivo
y baja productividad, y de alto impacto ecológico, lo cual hace que contribuya sig-
nificativamente a la huella ecológica colombiana, del orden de 0,65 ha/habitante
a nivel nacional. Aparte de ser un factor de deforestación, también ha afectado
otros ecosistemas como los páramos y los ecosistemas de sabanas. Como la mayor
parte del ganado se cría para el mercado nacional, su huella ecológica representa
el consumo interno de productos ganaderos. A pesar del gran impacto inmediato
y mediato de la ganadería sobre los ecosistemas, poco se sabe acerca de sus efectos
a largo plazo sobre la biodiversidad y los procesos ecológicos.

511
LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO RURAL EN COLOMBIA
MAPA I ÁREAS CON LOS MAYORES CAMBIOS ESPERADOS EN LOS ESPACIOS RURALES DE
COLOMBIA DURANTE LAS PRÓXIMAS DÉCADAS
1) Mayor riesgo de expansión de la frontera agropecuaria por de forestación: rojo y círculos blancos; 2) Intensificación de
agricultura empresarial azulpálido; 3) Conurbación: morado; 4) Abandono de tierras: negro. En verde oscuro los bosques
remanentes, en blanco las sabanas naturales y en gris las áreas deforestadas; los parques nacionales están delimitados
con líneas verdes.
Fuente: adaptado de Etter et al. 2006b.
512
ANDRÉS ETTER, ARMANDO SARMIENTO

La agricultura se está intensificando, y se incrementará, principalmente en


áreas planas de las tierras bajas como el piedemonte llanero, el Magdalena medio
y la región Caribe, con cultivos como la palma de aceite, la caña de azúcar y algu-
nos cultivos anuales y la ganadería intensiva (mapa 1). En cuanto a los procesos
de expansión urbana, la aparición de núcleos de conurbación e industrialización
afectará sobre todo al altiplano cundiboyacense, al eje cafetero entre Pereira y Ca-
li, Medellín y al oriente antioqueño, y a la región Cartagena-Barranquilla.
Las tierras marginales serán abandonadas cada vez más en los valles inte-
randinos secos, que presentan condiciones semiáridas, pendientes pronunciadas
y altos costos de transporte por infraestructura deficiente, como los valles de los
ríos Chicamocha y Patía.

CONSECUENCIAS AMBIENTALES PREVISIBLES DE LAS TRANSFORMACIONES


RURALES

La deforestación por la expansión de la frontera agropecuaria tiene impactos


importantes: pérdida de biodiversídad, incremento de emisiones de carbono y
degradación local de suelos y aguas (Laurance, 1999; Foley et al., 2005). La in-
tensificación de la agricultura, por su parte, tiende a disminuir las emisiones de
carbono, en especial si los cultivos son perennes. Además, puede afectar la biodi-
versidad en la medida que al homogeneizar el paisaje afecte los relictos de eco-
sistemas naturales y las cercas vivas. El uso intensivo de ínsumos puede afectar la
calidad de los suelos y las aguas (Tilman et al., 2002). Adicionalmente, en algunas
regiones creará nuevos asentamientos humanos espontáneos, que incrementarán
la presión sobre los recursos hídricos para el abastecimiento de agua potable y la
descarga de aguas servidas. El abandono de tierras marginales, por su parte, en
general recupera valores de biodiversídad y contribuye a la captura de carbono
mediante la complejización y la diversificación de la cobertura.

CONCLUSIONES

Si Colombia quiere aprovechar y aprende a valorar la gran riqueza que posee en


biodiversidad debe, necesariamente, conocerla y cuidarla mejor, lo cual implica
estar al tanto de su devenir. Prever cuáles son las áreas geográficas más vulnerables
a la intervención humana en el futuro es importante para planificar y orientar
adecuadamente la ocupación del territorio. En la actualidad existen numero-
sas herramientas disponibles, como la tecnología de las imágenes satelitales y el

513
LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO RURAL EN COLOMBIA
modelamiento espacial, que permiten el conocimiento necesario para la plani-
ficación y la toma de decisiones, sí se contara con la suficiente voluntad política
para hacerlo. Profundizar en el conocimiento del patrimonio natural del país y en
el seguimiento de su estado es asunto de importancia estratégica hacia el futuro.
Si bien se ha avanzado mucho en el conocimiento, especialmente durante los
últimos diez a veinte años, este sigue siendo limitado, lo cual dificulta la toma de
decisiones en los campos que requieren de esta información. Es necesario apoyar
entidades como los institutos de investigación del sistema nacional ambiental
(Von Humboldt, Sinchi e Invernar), y a las universidades para que contribuyan
con este propósito.
REFERENCIAS
Armenteras, D., G. Rudas, N. Rodríguez, S. Sua y M. Romero. 2006. "Patterns and causes
of deforestation in the Colombian Amazon". Ecológica!Indicators. 3.
Asner, G. P., A. J. Elmore, L. P. Olander, R. E. Martin y A. T. Harris. 2004. "Grazing
systems, ecosystem responses, and global change". Annual Review ofEnvi-
ronment andResources, 29.
Cavelierj. y A. Etter. 1995. "Deforestation of montane forests in Colombia as a result of
illegal plantations of Opium (Papaversomniferum). En P. Churchill, H. Bals-
lev, E. Forero yj. L. Luteyn (eds.). Biodiversity and conservaron ofneotropkal
montane forests. New York Botanical Gardens. New York.
Chaves, M. E. y N. Arango (eds.). 1998. Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad
en Colombia - 1997. Instituto Alexander von Humboldt. Bogotá.
Dávalos, L. M. 2001. "The San Lucas mountain range in Colombia: How much conser-
vation is owed to the violence?". Biodi'versity and Comervation. 10.
Etter, A. 1998. "Mapa general de ecosistemas de Colombia - 1:2 000 000". En M. E.
Chaves y N. Arango (eds.). Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad
en Colombia - 1997. Instituto Alexander von Humboldt. Bogotá.
Etter, A., C, McAlpine, S. Phinn, D. Pullar y H. Possingham. 2006a. "Unplanned land
clearing of Colombian raínforests: Spreading like disease?". Landscape and
Urban Planning. 77.
Etter, A., C. McAlpine y H. Possingham. 2008. "A histórica! analysis of the spatial and
temporal drivers of landscape change in Colombia since \5W.Annals ofthe
Association of American Geographers. 98 .
514
ANDRÉS ETTER, ARMANDO SARMIENTO

Etter, A., C. McAlpine, K. Wilson, S. Phinn y H. Possingham. 2006b. "Regional patterns


of agricultural land use and defbrestation in Colombia". Agñculture, Ecosys-
tems and Environment. 114.
Fearnside, P. M. 2005. "Deforestation in Brazilian Amazonia: History, rates, and conse-
quences". Conservation Biology. 19.
Fjeldsá, J., M. D. Álvarez, J. M. Lazcano y B. León. 2005. "Iliícit crops and armed conflict
as constraints on biodiversity conservation in the Andes región". Ambio. 34.
FoleyJ. A., R. DeFries, G. P. Asner, C. Barford, G. Bonan, S. R. Carpenter, F. S. Chapin,M.
T. Coe, G. C. DaÜy, H. K. GibbsJ. H. Helkowski,T. Holloway, E. A. Howard,
C. J. Kucharik, C. Monfreda, J. A. Patz, I. C. Prentice, N. Ramankutty y P. K.
Snyder. 2005. "Global consequences of land use". Science. 309.
Lambin, E. F, H. J. Geist y E. Lepers. 2003. "Dynamics of land-use and land-cover chan-
ge in tropical regions".j4nnua/Review of Environment and Resources. 28.
Laurance, W. F. 1999. "Reflections on the tropical deforestation crisis". Biológica! Con-
servation. 91.
Laurance, W. F., A. K. Albernaz, G. Schroth, P. M. Fearnside, S- Bergen, E. M. Ventitin-
que y C. da Costa. 2002. "Predictors of deforestation in the Brazilian Ama-
zon .Journal ofBiogeography, 29.
Lepers, E., E. F. Lambin, A. C. Janetos, R. Defries, F. Achard, N. Ramankutty y R. J.
Scholes. 2005. "A synthesis of information on rapid land-cover change for the
period 1981-2000". Bioscience. 55.
Loh, J. y D. Harmon. 2005. "A global Índex of biocultural diversity". Ecológica! Indicators.
5.
Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. 2006. "Apuesta exportadora agropecuaria".
http://www.agronet.gov.co/)
Myers, N. 1993. "Tropical forests: The main deforestation fronts". Environmental Con-
servation. 20.
Myers, N. y J. Kent. 2003. "New consumers: The influence of affluence on the environ-

Myers, N., R. A. Mittermeier, C. G. Mittermeier, G. A. B. da Fonseca y J. Kent. 2000.


"Biodiversity hotspots for conservation priorities". Nafure. 403.
Ortiz, C. E. 2003. "Cultivos ilícitos y nueva ruralidad en Colombia". Cuadernos de Desa-
rrollo Rural. 50
Palacio, G. (ed.). 2001. La naturaleza en disputa: historia ambiental de Colombia 1850-
1995. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá.
Turnan, D., K. G. Cassman, P. A. Matson, R. Naylor y S. Polasky. 2002. "Agricultural sus-
tainability and intensive production practices". Nature (London). 418.

515
LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO RURAL EN COLOMBIA
Viña, A., F. Echavarría y D. C. Rundquist. 2004. "Satellite change detection analysis of
deforestation rates and patterns along the Colombia-Ecuador border".^m-
bio. 33.
Vitousek, P. M., H. A. MooneyJ. Lubchenco y J. M. Melillo. 1997."Human domination
of Earth's ecosystems". Science. 277.
Wackernagel, M, y W. E. Rees. 1996. Our ecológica!footprint: Reducing human impact on
the Earth. New Society. Gabrioala Island.
516