Vous êtes sur la page 1sur 23

Mini curso de electrónica básica

Para poder trabajar eficientemente en electrónica, o sea poder


arreglar cualquier tipo de equipo electrónico, hay que poseer dos
condiciones:
1) Tener los conocimientos teóricos básicos.
2) Muchísima practica.

Este mini curso intentará explicar los temas teóricos básicos ,para
comenzar en el fascinante mundo de la electrónica.

Índice.

Parte 1
Fundamentos de electricidad

Campo electroestático y potenciales


Campos y corrientes
Caída de potencial y fuerza electromotriz
Carga, polaridad y flujo de electrones

Corriente alterna

Formas de onda
Frecuencia y longitud de onda
Fase
La electricidad y el magnetismo son familiares para todo el
mundo. Los efectos de la electricidad estática en un día seco y
ventoso, la atracción de la aguja de la brújula hacia los polos
magnéticos de la Tierra y la propagación y recepción de ondas de
radio son ejemplos de fenómenos electromagnéticos.
Incluso la luz o el calor radiado por una estufa son formas de
radiación electromagnética, gobernadas por las mismas leyes
físicas que se aplican a los más simples circuitos electrónicos.
El conocimiento de esas leyes es fundamental para comprender
casi cualquier tema de la electrónica en general.
La energía electromagnética existe en forma de campos, una
distribución espacial y dependiente del tiempo de la energía.
El análisis de los campos electromagnéticos, sus interrelaciones y
sus interacciones con la materia, forman la base de todas las leyes
eléctricas. Una vez que se analiza un problema en un caso
específico, a menudo es posible utilizar los resultados una y otra
vez para casos más generales. La solución de campos puede
utilizarse para obtener fórmulas numéricas de las propiedades
eléctricas, como la resistencia, la inductancia y la capacidad.
A su vez, estos elementos forman los bloques de configuraciones
más complejas denominadas redes o circuitos.

CAMPO ELECTROSTATICO Y POTENCIALES índice

La materia está compuesta de unas estructuras complejas


llamadas átomos. Cada átomo está compuesto principalmente de
tres partículas fundamentales llamadas electrones, protones y
neutrones. En el centro de átomo está el núcleo, formado por una
combinación de protones -partículas con carga positiva- y
neutrones -partículas carentes de carga-. Orbitando alrededor del
núcleo se encuentran los electrones, partículas que tienen carga
negativa. Las combinaciones de estos bloques constitutivos del
átomo determinan las propiedades químicas y físicas del mismo.
Una de las leyes fundamentales de la física es el concepto de
atracción y repulsión electrostática. Definido en forma simple
puede decirse que las partículas con cargas opuestas (positiva y
negativa) tienden a atraerse, mientras que las partículas con
cargas iguales (ambas positivas o ambas negativas) tienden a
repelerse. Si se considera que la carga de una partícula está
concentrada en un punto del espacio, la fuerza de atracción (o
repulsión si las cargas tienen el mismo signo) viene dada por la
Ley de Coulomb

F = ko.Q1.Q2 / r²

en la que Q1 es el valor numérico de una carga, Q2 el valor de la


otra carga, r es la distancia entre partículas y F es la fuerza que Q1
ejerce sobre Q2. El valor de la constante de proporcionalidad k0
depende de las unidades que se utilicen para especificar F, Q y r.
En el sistema métrico de unidades (SI-Sistema Internacional de
Unidades) la unidad básica de carga es el culombio, la unidad de
fuerza el newton y la unidad de longitud el metro, En el sistema
métrico, ko, es igual a

ko = 1/4pi eo
En la que e0 tiene el valor de
8,854 x 10 elevado a la –12 culombios al cuadrado / newton . m al
cuadrado

(Generalmente denominada permitividad en el vacío).


Si hay varias partículas cargadas, la fuerza sobre cualquiera de
ellas es una función de la posición y magnitud de las otras cargas.
Las fuerzas fundamentales dentro de un átomo pueden describirse
por la Ley de Coulomb. En el caso de un átomo compuesto, que
tenga varios protones en el núcleo, las fuerzas de repulsión dentro
del núcleo tienden a separarlos. Para equilibrarlas, está la fuerza
de atracción entre los electrones que se mantienen en órbita
alrededor del núcleo y los protones del núcleo. Aunque esta
descripción es muy simplista, explica los hechos en el interior del
átomo con un sorprendente grado de precisión. Los electrones y
los protones tienen cargas de igual magnitud, unos 1,6x 10ª
elevado a la -19 culombios. La carga del electrón es negativa,
mientras que la del protón es positiva. Estos valores de carga
pueden parecer demasiado pequeños para influir en la interacción
atómica de partículas, pero hay que considerar las distancias (r)
involucradas. Prácticamente todos los átomos tienen un diámetro
externo de 10 elevado a la -10 metros. Es evidente que hay
fuerzas sustanciales en el interior del átomo.
El análisis de las fuerzas que se presentan cuando hay múltiples
cargas es tremendamente pesado, por lo que es útil introducir el
concepto de campo de fuerza eléctrico o electrostático. Si una sola
partícula cargada se mueve lentamente alrededor de una partícula
cargada fija, a medida que la partícula móvil se desplaza se ejerce
una fuerza sobre ella. La fuerza ejercida sobre la partícula móvil
demuestra la existencia de un campo de fuerza. Si se asigna un
valor de Q1 para la carga de la partícula que se mueve, según la
Ley de Coulomb, la fuerza (F1) sobre la partícula móvil es

F1=Q1 . Q2 / 4 pi . eo r²

Escribiendo la fórmula como una fuerza por unidad de carga se


obtiene
F1 / Qt=Q1 / 4 pi . eo r²

Esta expresión describe completamente la fuerza sobre la


partícula móvil como una función de la distancia a Q1 y de la
magnitud de Q1; a esto se le llama intensidad del campo eléctrico.
Por ejemplo, si existe una fuerza de 1 newton sobre una carga de
prueba de 2 culombios, la intensidad de campo sería de 0,5
newton/culombio.
Como describió Isaac Newton, siempre que existe una fuerza
sobre un objeto, se precisa consumir energía para mover el objeto
contra la fuerza. En algunos casos, la energía mecánica puede
recuperarse (como en un muelle comprimido) o la energía puede
convertirse en otra forma de energía (como el calor producido por
fricción). En electrostática, la energía se describe en términos de
potencial. El potencial se define como el trabajo que se requiere
de una fuente de energía para mover una unidad de carga positiva
entre dos puntos de un campo eléctrico. Por ejemplo, si se
necesita el gasto de 5 newton metro (5 julios) para mover una
carga de 2 culombios desde el punto de energía cero hasta un
punto dado, el potencial de ese punto será de 2,5 julios/ culombio.
La unidad julio/culombio es más bien desconocida, ya que al
potencial se le da otro nombre: el voltio (V). Un julio por
culombio es igual a 1 voltio. Advierta que si se divide el voltaje
por la longitud (metros), se obtienen las dimensiones de la
intensidad de campo, y una fuerza de campo de 1
newton/culombio se convierte en 1 voltio/ metro.
Las relaciones entre la intensidad de campo y el potencial se
ilustran en el ejemplo mostrado en la figura 1 .

Una esfera conductora se carga gradualmente hasta que su


superficie esté a un potencial de 5 V. A medida que llegan cargas a
la superficie del conductor, tienden a repartirse uniformemente
sobre la superficie; la superficie de la esfera se dice que
constituye una superficie equipotencial. Puesto que cada punto de
la esfera tiene la misma carga, y la carga se reparte
uniformemente sobre la superficie de la esfera, tanto si se añade
como si se quita carga se precisa la misma cantidad de energía
para llevar una carga determinada desde el punto de referencia
cero hasta un punto de la esfera que para llevar la misma cantidad
de carga a cualquier otro punto de la esfera. Asimismo, la
cantidad de energía gastada es independiente del camino que se
siga para llegar a la superficie. Para esta esfera en particular, se
requerirán 5 julios de energía para llevar una carga de 1 culombio
desde el punto de voltaje cero hasta cualquier punto de la esfera.
(Como se indica por las líneas de puntos de la figura l.)
La fuerza electromotriz aplicada a una partícula cargada en la
superficie de la esfera debe ser perpendicular a la superficie para
obtener el máximo potencial. Cualquier fuerza aplicada en una
dirección distinta a la normal a la superficie tendrá dos
componentes: una realiza un trabajo real alejando la carga de la
esfera y la otra tiende a empujar a la carga a lo largo de la
superficie. Puesto que las cargas son libres de moverse sobre la
superficie ya cargada, la fuente de energía no realiza trabajo al
mover las cargas a lo largo de la superficie, sólo al alejarlas; la
diferencia de potencial entre puntos de la esfera es cero.
Una vez que las cargas están uniformemente distribuidas sobre la
superficie de la esfera, se alcanza la condición de equilibrio y
cualquier componente del campo inicial paralelo a la superficie se
vuelve cero.
El movimiento de cargas bajo la influencia del campo eléctrico es
un concepto muy importante en electricidad. La velocidad a la
que las cargas que se mueven pasan por un punto de referencia se
define como la corriente. El paso de un culombio por segundo
se define como 1 amperio.
En el caso de una esfera simétrica, la dirección de la fuerza
electromotriz y del campo eléctrico pueden representarse por las
líneas rectas continuas de la figura 1. Las flechas indican la
dirección de las fuerzas para una carga positiva. En puntos
alejados de la esfera se requiere menos energía para mover una
partícula desde el punto de referencia cero. Pueden utilizarse una
serie de cáscaras esféricas concéntricas, indicadas por las líneas
de trazos, para definir las superficies equipotenciales alrededor de
la esfera. De la definición de diferencia de potencial puede
demostrarse, mediante el uso de cálculo integral, que el potencial
varía inversamente con la distancia al centro de la esfera.
Esta relación está indicada por los números de la figura 1 y por la
gráfica de la figura 2.

El campo eléctrico define la dirección y la magnitud de una fuerza


sobre un objeto cargado. La intensidad de campo es igual al valor
negativo de la pendiente de la curva de la figura 2. La pendiente
de una curva es el régimen de cambio de alguna variable con la
distancia; en este caso la variable es el potencial. Por esta razón,
al campo eléctrico se le denomina a veces gradiente de potencial
(siendo gradiente igual a pendiente). En el caso de una curva que
varía con el inverso de la distancia, la pendiente en cualquier
punto es cuadrática. Un examen de la figura 1 sugiere que la
variación del potencial sólo depende de la forma del conductor, y
no de su tamaño real. 0 sea, una vez se especifica el radio a de la
esfera de la figura 1, también se conoce el potencial de cualquier
punto a una distancia determinada. Por tanto, la figura 1 puede
utilizarse para cualquier esfera con diferentes radios. Cuando se
cambia el radio en un cierto porcentaje, todos los demás valores
también cambiarán en el mismo porcentaje. Sin embargo, la
cantidad de carga requerida para producir un voltaje, o cambio de
voltaje determinado, depende del tamaño del conductor, su forma
y su posición respecto a otros conductores y aisladores. Para una
configuración de conductor determinada, el voltaje o tensión
eléctrica se relaciona con la cantidad de carga requerida por la
fórmula

V=Q/C en la que la cantidad C se define como la capacidad.


La capacidad se tratará con mayor detalle en una sección
posterior.
Puesto que la intensidad del campo eléctrico sólo se relaciona con
el cambio de potencial con la distancia, la velocidad con que
cambia no está afectada por el tamaño físico absoluto de la
configuración del conductor. Sin embargo, el valor numérico
exacto del potencial depende de las dimensiones de la
configuración. Esto se ilustra en la figura 3 para esferas de
diversos radios.

Cabe destacar que para radios mayores, el valor numérico de la


intensidad de campo en la superficie de la esfera (distancia igual a
a) es menor que para radios menores.
Este efecto es importante en el diseño de líneas de transmisión y
condensadores (un condensador es un componente para almacenar
carga).
Cuando se aplican tensiones eléctricas idénticas a los terminales
de líneas de transmisión o condensadores de tamaños diferentes,
la intensidad de campo es mayor para configuraciones de pequeño
tamaño físico que para las configuraciones de mayor tamaño.
Cuando la intensidad de campo se vuelve demasiado alta para un
material aislante en particular, el material (incluido el aire) puede
perforarse, permitiendo que un arco conductor pase a través del
aislante. Este efecto es la base de las bujías de encendido de los
motores de combustión interna. El espacio entre electrodos de una
bujía se ajusta para conseguir una ruptura calibrada del aislador
(la mezcla aire-gasolina) a una tensión específica. El arco es lo
suficientemente caliente para iniciar la combustión de la mezcla
aire-gasolina.
Otro ejemplo de ruptura de un campo eléctrico fuerte se encuentra
en los pararrayos que se utilizan para proteger los equipos de
radio conectados a una antena y que podrían estar sujetos a altos
niveles de electricidad atmosférica. Los conductores de un
descargador de chispas se conectan entre la línea de transmisión
de antena y masa. Los conductores o electrodos del descargador
tienen puntas afiladas que se comportan como conductores de
radio muy pequeño, por lo que la intensidad de campo entre ellos
es mayor, para el mismo potencial aplicado, de lo que sería si los
electrodos fueran romos (fig. 4).
Para un potencial determinado, esto permite que la separación
entre electrodos sea relativamente grande de forma que los efectos
de radiofrecuencia del descargador sean mínimos durante el
funcionamiento normal del circuito.
Aumentar el tamaño de un conductor reduce la intensidad de
campo eléctrico reduciendo, por tanto, la posibilidad de ruptura
del aislamiento. Un efecto usual de los campos eléctricos de gran
intensidad es la corona. En este caso, el aislamiento de aire se
rompe y realmente "arde". El efecto se ve a menudo en puntas
afiladas de antenas de transmisión de alta potencia. Con el fin de
reducir la intensidad de campo localizada (y reducir el indeseado
efecto corona) se utiliza un electrodo romo, por ejemplo una
esfera, en el extremo puntiagudo de una antena de látigo.
Un examen de la figura 3 revela que la intensidad del campo es
cero para distancias inferiores a a, lo cual incluye puntos dentro
de la esfera. Lo que esto implica es que el efecto de los campos y
cargas no puede penetrar la superficie del conductor y perturbar
las condiciones internas. Se dice que la esfera conductora forma
una pantalla electrostática alrededor del interior encerrado. Sin
embargo, lo contrario no es cierto. O sea, cargas en el interior de
la esfera causarán o inducirán un campo en la superficie externa.
Esta es la razón por la que los compartimentos diseñados para
confinar cargas deben estar conectados a un punto de potencial 0.
A un punto así se le llama a menudo tierra (o masa).

Campos y corrientes índice


En la sección anterior se mencionaba el movimiento de partículas
cargadas en presencia de un campo eléctrico en conexión con
cargas situadas en la superficie de una esfera conductora y se
introdujo el concepto de corriente. En ese ejemplo se presumía
que las cargas podían moverse sin impedimento por toda la
superficie de la esfera conductora. En el mundo real, utilizando
los materiales disponibles esto no es cierto.
El movimiento de cargas depende de la transferencia de energía
entre átomos adyacentes del conductor. Las cargas parecen chocar
con los átomos constituyentes a medida que se mueven por el
conductor bajo la influencia del campo eléctrico del mismo.
El número de "colisiones" depende de las características químicas
del material utilizado. La plata actúa como un muy buen
conductor con mínima oposición al movimiento de cargas; el
carbón y algunas aleaciones de hierro son conductores más bien
malos. Una medida sobre cuán fácilmente puede circular una
carga a través de un conductor se define como conductividad.
La densidad de corriente en un conductor, J, es el ritmo de flujo
de carga o corriente que pasa por una determinada sección de un
conductor. Se relaciona con el campo eléctrico y la conductividad
por la siguiente fórmula.

J= oE (o simboliza la conductividad)

En general, la conductividad y el campo eléctrico no permanecen


constantes en una sección de conductor de tamaño grande.
Sin embargo, para simplificar la comprensión del siguiente caso
teórico, se supone que ambos permanecen constantes (fig. 5)

Un cilindro de un material con conductividad a se inserta entre


dos tapas de conductividad infinita. Las tapas de los extremos se
conectan a una fuente de tensión, tal como una batería o
generador. (Una batería consiste en un cierto número de
elementos o pilas que convierten energía química en energía
eléctrica, mientras que un generador convierte energía mecánica
en energía eléctrica.) Se considera que el campo eléctrico es
constante a lo largo de la longitud, l, del cilindro y en
consecuencia el incremento de la variación de potencial a lo largo
del cilindro será también constante. Esto queda indicado por la
línea de trazos en la figura 5B.
Puesto que el campo eléctrico es constante, la densidad de
corriente será también constante. Por tanto, la corriente total en
las tapas será exactamente el producto de la densidad de corriente
por la superficie de la sección recta del cilindro. El valor del
campo eléctrico será el cociente entre la tensión total y la longitud
del cilindro. Combinando estos resultados e introduciendo dos
magnitudes nuevas, tenemos el siguiente grupo de ecuaciones

j=o(V / l), ya que j=o.E y E=V / l

I=j(A)=oAV / l

P=1/o y V=I(pl / A)

R=pl /A y V=IR

Donde p = resistividad de un conductor R = resistencia

La ecuación final, llamada Ley de Ohm, es una de las más básicas


en la teoría de circuitos. Configuraciones similares a la mostrada
en la figura 5 son muy comunes en circuitos eléctricos y se
denominan resistores o resistencias.
Se demostrará en una sección posterior que la potencia
disipada en un resistor es igual al producto de la tensión por el
cuadrado de la intensidad. La resistencia es, a menudo, un
efecto indeseable (como en un cable que transporte corriente de
un lugar a otro) y debe ser reducida tanto como sea posible.
Esto puede conseguirse utilizando un conductor con una
resistividad baja, como la plata o el cobre (que está muy próximo
a la plata en resistividad pero no es tan caro), con una sección
recta mayor y con la menor longitud posible.
La capacidad de transportar corriente decrece a medida que el
diámetro del conductor se hace más pequeño.

Caída de potencial y fuerza electromotriz índice

La aplicación de las relaciones entre campos, potencial y


conceptos similares a la configuración física de la figura 5,
permite la deducción de la fórmula que elimina cualquier
consideración posterior del problema de campos.
La idea de una fuente de energía eléctrica ha sido también
introducida.
Se requeriría un análisis similar, relacionando mecánica y teoría
de campos, para determinar las características de un generador
eléctrico, y debería aplicarse la química para el diseño de pilas
químicas. Sin embargo, asumiremos que este problema ha sido
resuelto y que la fuente de energía puede representarse con un
símbolo como el utilizado en la figura 5.
El término fuerza electromotriz (FEM) se aplica para describir
una fuente de energía eléctrica, y la caída de potencial (o caída de
tensión) se utiliza para un aparato que consume energía eléctrica.
Una combinación de fuentes y resistencias (u otros elementos)
que están interconectados de alguna manera, se denomina red o
circuito.

Carga, polaridad y flujo de electrones índice

Los símbolos "+" y "-" asignados a las fuerzas electromotrices y


caídas de potencial son importantes, ya que definen la polaridad
de la tensión y el sentido de circulación de la corriente.
Estos símbolos más y menos (representando positivo y negativo)
fueron usados inicialmente en el siglo XVIII por Benjamín
Franklin para describir dos tipos de carga eléctrica.
Los átomos cargados (llamados iones) que tengan un número de
electrones superior al normal, tienen carga negativa, y los que
tengan un número inferior se dice que tienen carga positiva.
Si una fuerza polarizadora es aplicada a la materia y después
retirada, los átomos tenderán a volver a su estado natural.
Esto significa que los átomos con deficiencia de electrones
tenderán a atraer las partículas necesarias de aquellos átomos que
tengan exceso de electrones. Por lo tanto, la transferencia de
electrones va desde los iones negativos hacia los iones positivos.
Cuando el camino para los electrones es un circuito eléctrico,
la corriente circula del negativo al positivo del generador de
potencial.
La dirección del flujo de electrones es importante en aplicaciones
como los componentes termoiónicos o los semiconductores.
El cátodo de un tubo de vacío calentado expulsará electrones.
La corriente circulará por el tubo si, y sólo si, el ánodo tiene una
polarización positiva con respecto al cátodo. A esto se le conoce
como efecto Edison.
Los circuitos más modernos emplean un chasis o plano o línea de
tierra (masa) como conductor común. Esta práctica reduce las
necesidades de cableado o circuitería impresa requeridos y
simplifica el esquema. Cuando el terminal negativo de una fuente
de alimentación se conecta a este sistema de "masa", los
electrones circulan desde el terminal negativo hacia masa y desde
los elementos del circuito hacia el terminal positivo.
Aunque esta es una descripción correcta de los hechos, es más
conveniente pensar en el conductor común como el terminal de
retorno para todos los circuitos.
Para acomodar este razonamiento, los ingenieros eléctricos han
adoptado una convención de positivo a negativo. Esta convención
se sigue en la mayoría de la literatura técnica. Las flechas en los
diagramas de semiconductores apuntan en la dirección de esta
corriente convencional y en la dirección opuesta al flujo real de
electrones.
Cuando se habla de elementos de una red que tienen un terminal
conectado al lado "común", "masa", "tierra" o "retorno" del
circuito, los ingenieros usan los términos fuente y sumidero para
describir el flujo de electrones. Un componente es una fuente de
corriente si la corriente circula alejándose del terminal no puesto a
tierra, y es un sumidero de corriente si la corriente circula en
dirección hacia el terminal no puesto a tierra.
Corriente alterna índice

Al considerar el flujo de corriente, es natural pensar en una única


fuerza, constante, que obliga a los electrones a moverse.
Cuando es así, los electrones se mueven siempre en la misma
dirección a través de un camino o circuito formado por
conductores conectados entre sí en una cadena continua.
Una corriente así se llama corriente continua; abreviadamente CC.
Este es el tipo de corriente suministrado por las baterías y por
algunos tipos de generadores.
También es posible tener una FEM que periódicamente se
invierta. Con este tipo de FEM la corriente circula primero en una
dirección a través del circuito y después en la otra. A una FEM así
se le llama FEM alterna, y a la corriente se le llama corriente
alterna (abreviadamente CA). Las inversiones (alternancias)
pueden ocurrir a cualquier ritmo, desde unas pocas por segundo
hasta varios miles de millones de veces por segundo. Dos
inversiones constituyen un ciclo. En un ciclo la fuerza actúa
primero en una dirección, después en la otra y vuelve a la primera
dirección para empezar el siguiente ciclo. Al número de ciclos que
se efectúan en un segundo se le llama frecuencia de la corriente
alterna. El inverso de la frecuencia, o el tiempo que dura un ciclo,
es el período de la corriente.
La diferencia entre la corriente continua y la corriente alterna se
muestra en la figura 6.
En estas gráficas, el eje horizontal indica el tiempo, que aumenta
hacia la derecha. El eje vertical representa la amplitud o la fuerza
de la señal, incrementándose tanto hacia arriba como hacia abajo
del eje horizontal. Si la línea está encima del eje horizontal, la
corriente circula en una dirección a través del circuito (indicado
por el signo más). Si está por debajo del eje horizontal, la
corriente circula en el sentido opuesto a través del circuito
(indicado por el signo menos). En la figura 6A, se supone que
cerramos el circuito (lo completamos para la corriente) en el
momento indicado por X. La corriente adquiere instantáneamente
la amplitud A. Después de esto, la corriente continúa con la
misma amplitud a medida que transcurre el tiempo. Esto es la
corriente continua normal.
En la figura 6B, la corriente empieza fluyendo con la amplitud A
en el momento Y, continúa con esta amplitud hasta el Y y cesa
instantáneamente. Después del intervalo YZ, la corriente empieza
a circular de nuevo y se repite la misma característica de arrancar-
parar. Esto es una corriente continua intermitente. Podríamos
obtenerla con un interruptor que alternativamente abriera y
cerrara el circuito. Es una corriente continua porque la dirección
de circulación de corriente no varía; la amplitud se encuentra
siempre en el lado del eje horizontal. Sin embargo, la corriente
continua pulsante tiene una componente de CA, que puede ser
aislada con un circuito eléctrico llamado filtro. El filtrado se
discute con mayor detalle en una sección posterior.
En la figura 6C, la corriente empieza en cero, aumenta de
amplitud a medida que el tiempo avanza, hasta que alcanza la
amplitud Al siempre fluyendo en la dirección +; entonces
disminuye hasta llegar a la amplitud cero otra vez. En este
momento X la dirección de la corriente se invierte, esto se indica
con la siguiente parte de la gráfica por debajo del eje. A medida
que el tiempo avanza la amplitud aumenta, ahora con la corriente
fluyendo en la dirección -, hasta que alcanza la amplitud A2.
Entonces la amplitud desciende hasta que alcanza el cero (Y) y la
dirección se invierte otra vez. Esto es una corriente alterna.
Formas de onda índice
El tipo de corriente alterna mostrado en la figura 6C se conoce
como onda senosoidal.
Una máquina electrodinámica denominada alternador genera esta
forma de onda, ya que la corriente inducida en el bobinado
estacionario es proporciona] al seno del ángulo que el bobinado
tiene con las líneas magnéticas del campo rotativo. También es
posible generar una onda senoidal electrónicamente.
Las variaciones en muchas ondas de CA no son tan simples, ni
medio ciclo tiene que ser necesariamente como en el ejemplo
descrito. Sin embargo, estas ondas complejas se puede demostrar
que son la suma de dos o más ondas senosoidales de frecuencias
que son múltiplos enteros de alguna frecuencia inferior. La
frecuencia más baja se llama fundamental y las más altas,
armónicos.
La figura 7 muestra cómo se suman una fundamental y un
segundo armónico (el doble de la fundamental) para formar una
onda compleja.
Se pueden construir un infinito número de ondas con sólo la
fundamental y el segundo armónico, simplemente cambiando las
amplitudes relativas de las dos ondas así como los instantes en
que pasan por amplitud cero. Se pueden construir formas de onda
más complejas si se emplean más armónicos.
Cuando dos o más señales senoidales o complejas que no estén,
necesariamente, armónicamente relacionadas, se aplican a una
resistencia de carga común, la forma de onda resultante es la
suma de las tensiones instantáneas. Si las dos señales tienen
frecuencias y amplitudes significativamente distintas, son
fácilmente distinguibles como componentes de una onda
compuesta.
La figura 8 es un ejemplo de este fenómeno. Dos señales que
tienen amplitudes iguales y frecuencias casi iguales se combinan
para producir una onda compuesta que no es tan fácil de analizar.
En la figura 9 hay dos señales que tienen una relación de
frecuencia 1,5: 1.

Cuando los picos positivos coinciden, la amplitud resultante es el


doble que cualquiera de sus tonos. Igualmente, cuando la máxima
excursión negativa de una señal se corresponde con la máxima
excursión positiva de la otra, la amplitud resultante es la suma
algebraica o cero. Los picos negativos nunca coinciden, por lo
que la forma de onda compuesta no es simétrica respecto al eje 0.
Nótese la variación periódica de la amplitud o envolvente de la
onda compuesta. Esta variación tiene una frecuencia igual a la
diferencia o batido entre los dos tonos.
FRECUENCIA Y LONGITUD DE ONDA índice
Las frecuencias que van desde unos 20 hasta 20.000 ciclos por
segundo o hercios se llaman audiofrecuencias, ya que las
vibraciones de las moléculas del aire que nuestro oído reconoce
como sonidos tienen un margen similar. Las audiofrecuencias
(abreviadamente AF) se usan para excitar o accionar altavoces y
así crear ondas sonoras.
Las frecuencias por encima de los 20.000 hercios (Hz) se llaman
radiofrecuencias (RF) y se emplean ampliamente en transmisiones
de radio. Todas las frecuencias hasta alrededor de
100.000.000.000 Hz: se han usado en aplicaciones de radio. En
radiofrecuencia se hace necesario utilizar unidades mayores que
el hercio. Algunas de estas unidades son el kilohercio, que es
igual a 1000 hercios, y abreviadamente kHz; el megahercio, que
es igual a 1.000.000 de hercios o 1000 kHz, y su abreviatura
MHz, y el gigahercio, que es igual a 1.000.000.000 de hercios o
1000 MHz, que se abrevia GHz

Longitud de onda
Las ondas de radio viajan a la misma velocidad que la luz
(aproximadamente 300.000.000 metros Por segundo) en el
espacio. Estas ondas pueden ser generadas por una corriente de
radiofrecuencia circulando en un circuito. Esto ocurre porque la
corriente rápidamente cambiante, genera un campo magnético que
cambia de la misma forma, y el campo magnético a su vez genera
un campo eléctrico variable. Y cuando esto ocurre, los dos
campos son radiados a la velocidad de la luz.
Supóngase que una corriente de RF tiene una frecuencia de
3.000.000 Hz. Los campos efectuarán las inversiones completas
(un ciclo) en 1/1000.000 de segundo. En este mismo período, los
campos -o sea la onda- se moverán 300.000.000 / 3.000.000
metros, o 100 metros. En el tiempo en que la onda ha recorrido
esta distancia el siguiente ciclo ha empezado y se inicia una nueva
onda. En otras palabras, el inicio de la primera onda cubre una
distancia de 100 metros antes del inicio de la siguiente. Esta
distancia es la longitud de onda.
Cuanto más largo sea el tiempo de un ciclo (o sea, menor la
frecuencia), mayor será la distancia cubierta por cada onda, y por
tanto mayor la longitud de onda. La relación entre longitud de
onda y frecuencia se da por la fórmula:

Longitud de onda = 300000 /f


Donde

f : frecuencia en kilohercios

o Longitud de onda = 300/f

Donde
f : frecuencia en megahercios

Fase índice
El término fase significa, esencialmente, tiempo; es decir, el
intervalo de tiempo entre el instante en que ocurre una cosa y el
instante en que ocurre otra cosa relacionada. Se dice que el evento
que ocurre más tarde tiene retardo respecto al primero, mientras
que el que ocurre primero es la referencia. En circuitos de CA,
este concepto de tiempo o fase se vuelve muy importante. La fase
puede medirse en unidades normales de tiempo pero hay un
método más conveniente.
Puesto que cada cielo de CA o RF emplea exactamente la misma
cantidad de tiempo que cualquier otro ciclo de la misma
frecuencia, podemos usar el cielo mismo como unidad de tiempo.
Utilizando el ciclo corno unidad de tiempo, las especificaciones o
medidas de fase se hacen independientes de la frecuencia,
mientras sólo se considere una única frecuencia cada vez. Cuando
se van a considerar dos o más frecuencias, como en el caso en que
están presentes armónicos, las mediciones de fase se hacen
respecto a la frecuencia fundamental más baja.
El intervalo de tiempo o diferencia de fase en consideración será
generalmente inferior a un ciclo. Con una onda senoidal, la
amplitud de la corriente en cualquier momento es proporcional al
seno de la fracción de ciclo realizada hasta ese momento desde el
instante en que dio comienzo el ciclo. La diferencia de fase podría
medirse en partes decimales de un ciclo o radianes, pero es más
conveniente dividir el ciclo en 360 partes o grados. Un grado de
fase es por tanto 1/360 de un ciclo (Fig. 10).

Medición de fase
La diferencia de fase entre dos corrientes de la misma frecuencia
es el tiempo o diferencia de ángulo entre las partes
correspondientes de los ciclos de ambas señales. Esto se muestra
en la figura 11.

La corriente marcada A adelanta a la marcada B en 45 grados, ya


que el ciclo A empieza 45 grados más temprano.
Es igualmente correcto decir que B se retrasa de A en 45 grados.
En la figura 12 se muestran dos casos especiales importantes.

En el dibujo superior, la onda B se retrasa 90 grados respecto a A;


o sea, su ciclo empieza un cuarto de ciclo más tarde que el de A.
Cuando una onda pasa por cero, la otra alcanza su punto máximo.
En el dibujo inferior, A y B están desfasadas 180 grados.
En este caso no tiene sentido considerar cuál atrasa o adelanta. B
siempre es positiva cuando A es negativa y viceversa.
Las dos ondas están, por tanto, completamente fuera de fase.
Las ondas mostradas en las figuras 11 y 12 podrían representar
corriente, tensión o ambas. A y B pueden ser dos corrientes en
circuitos separados, o A representar la tensión y B la corriente en
un mismo circuito. Si A y B representan dos corrientes en un
mismo circuito (o dos tensiones en el mismo circuito) la corriente
resultante total (o la tensión) es también una onda senoidal, ya
que sumar cualquier número de ondas senoidales de la misma
frecuencia da una onda también senoidal de la misma frecuencia.

http://electroguia.com.ar

Técnico: Marcelo Chantre