Vous êtes sur la page 1sur 10

ALIMENTACIÓN EN LOS ADULTOS MAYORES

1. ANTECEDENTES

Son las investigaciones que se han hecho sobre el objeto de investigación.


Trabajos de investigación que tengan relación con el problema, poner en comillas y considerar
en pie de página (nombre del autor, título del estudio, los objetivos en forma resumida, lugar,
tiempo método y tipo de investigación, muestra o población de estudio y conclusiones
arribadas.
Falta
desarrollar……………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………….

2. BASES TEÓRICAS

 ¿Qué es la alimentación?
 ¿Qué es la alimentación sana en los adultos mayores?
 Generalidades.
 Conceptos básicos.
 Problemas frecuentes del adulto mayor que afectan su alimentación.
 Alimentación saludable de la persona adulta mayor.
 Recomendaciones nutricionales por grupo de alimentos.
 Decálogo para una alimentación y nutrición saludable en las personas mayores
sanas.
 Consejos.
 Mitos y realidades.
 Legislación vigente.
 Programas existentes para la protección del adulto mayor.
3. MARCO CONCEPTUAL

3.1. ¿QUE ES LA ALIMENTACIÓN?

Una buena alimentación es fundamental en cada una de las etapas de nuestra vida desde
la infancia hasta la vejez. Los aspectos básicos de una dieta son los mismos a lo largo de
nuestra vida, pero las necesidades nutricionales individuales cambian a medida que
vamos envejeciendo. Además, la correcta absorción de los alimentos puede verse
afectada por alguna enfermedad.

Significa comer abundantes verduras y frutas diariamente, tomar leche o yogur con poca
grasa, preferir el pescado, pavo o pollo a las carnes rojas, comer legumbres y granos
enteros y beber mucha agua. Estos alimentos nos permiten estar sanos y vivir mejor,
porque aportan una cantidad suficiente de proteínas, grasas esenciales, minerales,
vitaminas, antioxidantes y agua. Gracias a ellos, nuestro cuerpo funciona bien y crea los
mecanismos para defenderse de las enfermedades.

3.2. ¿QUE ES LA ALIMENTACIÓN SANA EN LOS ADULTOS MAYORES?

Una alimentación saludable incluye el consumo diario de abundantes verduras y frutas, tomar
leche o yogurt con poca grasa, preferir el pescado, pavo, pollo o carnes rojas sin grasa, comer
legumbres y granos enteros y beber mucha agua.
Con la edad, la sensación de sed disminuye. El agua es esencial para el buen funcionamiento de
los riñones, evita la deshidratación, mantiene la temperatura corporal normal y ayuda a la
digestión, en la medida que vamos envejeciendo, aumentan nuestros requerimientos de calcio.
Para mantener la masa ósea y reducir el riesgo de osteoporosis las recomendaciones de calcio
deben incrementarse en un 20%.
Tanto los hombres como las mujeres mayores de 50 años deben consumir al menos mil 200 mg.
de calcio al día. La leche y sus derivados (queso, crema, yogurt) son las mejores fuentes de calcio,
al igual que los vegetales de hoja verde y las sardinas
Los adultos mayores necesitan tomar abundantes líquidos: de 8 a 12 tazas por día. Algunos
alimentos proveen líquidos, pero aun así es necesario tomar todo tipo de bebidas, jugos, leche,
sopa, té o café, que pueden incluir además otras sustancias nutritivas, sin olvidar la mejor opción
que es el agua pura.
Una alimentación variada y saludable garantiza que el adulto mayor tenga calidad de vida, por
lo tanto es importante que el adulto mayor cumpla los siguientes tiempos de alimentación:
 Desayuno.
 Merienda.
 Almuerzo.
 Merienda.
 Cena.
 Merienda nocturna en caso de ser diabético.

3.3. GENERALIDADES
 “El acto de comer” va mucho allá de saciar el hambre, es un acto social y relacional de los
mayores con sus seres más próximos y queridos, que les reporta importantes satisfacciones y
bienestar psicoafectivo.

 La alimentación es un proceso voluntario y por tanto educable, a través del cual introducimos
los alimentos que contienen a los diferentes nutrientes. La nutrición es un proceso involuntario
y por tanto no modificable voluntariamente, a través del cual el organismo transforma los
nutrientes de los alimentos en energía y va ligada a una dieta (alimentación) equilibrada.

 El comportamiento alimentario en los adultos mayores es fruto de años, la mujer rechaza las
carnes, las legumbres y la leche, siendo más saludable que en el caso del hombre, que rechaza
la pasta, las verduras, el pescado y los derivados lácteos, aproximándose más la mujer al
concepto de “dieta mediterránea”, prototipo de dieta variada, equilibrada y saludable.

 A las personas adultas mayores se les recomienda que la ingesta diaria sea fracciones al menos
en cuatro comidas: desayuno, comida, merienda y cena, siendo deseable un sobre desayuno o
refuerzo suave a media mañana. Los horarios de las comidas deben ser adecuados y
racionalizarse, distribuyéndose a lo largo del día, espaciando las comidas entre sí lo suficiente y
no picando entre horas.

 La dieta debe ser fácilmente manejable para la alimentación de los mayores, presentando una
textura fácil de masticar para aquellas personas que así lo precisen. Se debe controlar el
porcentaje de ración ingerida de cada uno de los platos y cuando se detecte un “sobrante” mayor
del 25-50% de la ración, efectuar un control antropométrico (peso) a cada 3-6 meses y una
valoración nutricional ampliada (antropométrica+bioquímica) en aquellos que hayan perdido
más del 7,5-10% de su peso a los 3 meses y 6 meses respectivamente, aportando los suplementos
pertinentes.

 La soledad, la discapacidad, la pérdida de visión y las enfermedades, junto a la poli medicación,


son factores de riesgo para la malnutrición como consecuencia de los malos hábitos alimentarios
que se adoptan: dietas monótonas, a expensas de conservas, dulcería/bollería, dificultad de
acceso a los alimentos y a su elaboración, problemas de inapetencia, dificultades en la absorción
de nutrientes, etc.
 En la dieta de las personas mayores, los líquidos, especialmente el agua, deben considerarse un
nutriente más, eso sí, no energético, ya que no aporta energía alguna, pero sí tiene un aporte
considerables de minerales. La ingesta diaria total debe situarse en torno a unos 2.500 cc entre
los líquidos de bebida y el aportado en los alimentos.

3.4. CONCEPTOS BÁSICOS

Persona Adulta Mayor:


La etapa de la vida de la Persona Adulta Mayor comprende de los 65 años en adelante (Ley No
7935).

Población vulnerable:
El concepto de vulnerabilidad se aplica a aquellos sectores o grupos de la población que por su
condición de edad, sexo, estado civil y origen étnico, se encuentran en condición de riesgo que
les impide incorporarse al desarrollo y acceder a mejores condiciones de bienestar.

En el caso del adulto mayor, es un grupo de población con mayor vulnerabilidad, además que
presentan riesgos importantes de padecimientos o muerte por enfermedades crónicas no
transmisibles.

3.5. PROBLEMAS FRECUENTES DEL ADULTO MAYOR QUE AFECTAN SU ALIMENTACIÓN

Dentro de las discapacidades más frecuentes:


• La ceguera.
• La sordera.
• Trastornos mentales.
• Problemas motores (lentitud para movilizarse, pérdida de la fuerza muscular).
3.6. ALIMENTACION SALUDABLE DE LA PERSONA ADULTA MAYOR

La alimentación de la persona adulta mayor debe ser una alimentación equilibrada (acorde a las
necesidades de energía, proteínas, grasas, vitaminas y minerales), de la persona adulta mayor.

Esto con el fin de evitar que existan deficiencias en el consumo de nutrientes como proteína,
tiamina, vitamina C, Calcio, hierro y folatos, garantizando una alimentación saludable para la
persona adulta mayor.

El objetivo de una adecuada alimentación en la persona adulta mayor, es mantener un óptimo


estado de salud, que permita cubrir las necesidades nutricionales para evitar deficiencias,
mantener el adecuado peso corporal, retardar la ocurrencia o progresión de enfermedades
relacionadas con nutrición y evitar la ingesta excesiva de algunos nutrientes.

3.7. RECOMENDACIONES NUTRICIONALES POR GRUPO DE ALIMENTOS

Se debe tomar en cuenta lo siguiente:

• No hay alimentos prohibidos, es decir que por la edad, algunos tengan que eliminarse, a no
ser que le causen daño a la persona o que padezca alguna enfermedad en la cual el consumo de
ciertos alimentos se restringe o limita. Por ejemplo, es frecuente que algunos adultos mayores
no toleren la leche, las cebollas, los frijoles y el repollo. Si estos alimentos causan malestar, no
se deben incluir.

• Se debe tomar en consideración la capacidad masticatoria de la persona adulta mayor. Por


ejemplo, si es una persona que no tiene piezas dentales, es importante modificar la textura de
los alimentos que se le ofrezcan, antes de excluirlos de su dieta.
GRUPOS ALIMENTOS RECOMENDADOS

Cereales y leguminosas • Recordar la combinación de arroz (tortillas, pastas o pan) y frijoles (lentejas o
garbanzos), lentejas o garbanzos: dos partes de arroz por una de frijoles.
• Preferir cereales integrales y leguminosos, ya que proporcionan más fibra,
vitaminas del complejo B y minerales como hierro, potasio y zinc.
• Cereales integrales como: pan, pastas, galletas

Verduras harinosas • Preferir las preparaciones asadas, en guisos, hervidas, con cáscaras y en sopas
y purés; a las preparaciones fritas.

Alimentos de origen • Preferir los quesos blancos y pasteurizados.


animal • Preferir el yogur con pro biótico porque mejora la flora bacteriana.
• Preferir leche o yogur semidescremados (2% grasa) o descremados (menos 1%
grasa) y las leches deslactosadas en caso de intolerancia.
• Eliminar la grasa visible de las carnes antes de prepararlas, por ejemplo quite la
piel al pollo y las partes grasosas de las carnes.
• Evitar la cocción de carnes a altas temperaturas, ahumado y a la parrilla.
• Preferir preparaciones con poca grasa, como por ejemplo: en sopas, picadillos,
con pastas, al vapor, asadas, horneadas y en salsas naturales.

Vegetales y frutas • Elegir vegetales y frutas de diferentes colores como por ejemplo:
Morados: remolacha, mora, uvas, ciruelas, berenjena.
Verdes: brócoli, espinacas, limón, berros, acelgas.
Blancos: coliflor, cebolla, banano, anona.
Amarillos y anaranjados: zanahoria, ayote sazón, piña, papaya, naranja, manga
madura.
Rojos: tomate, chile dulce.

Grasas y • Entre las grasas saludables se encuentran los aceites vegetales: oliva, maíz,
azúcares girasol, soya y aceite de canola, entre otros.
• Todas las grasas se deben consumir en pequeñas cantidades.
• El azúcar proporciona energía y el exceso se almacena en forma de grasa en el
organismo, lo que puede ocasionar problemas de salud como obesidad, diabetes,
enfermedad cardiovascular y elevación de los triglicéridos.
3.8. DECÁLOGO PARA UNA ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN SALUDABLE EN LAS
PERSONAS MAYORES SANAS

1. La dieta saludable ha de ser variada (incluyendo alimentos de todos los grupos), equilibrada y
moderada (sin excluir ni abusar de ninguno). No existen alimentos buenos o malos para la salud.

2. Es aconsejable realizar al menos cuatro comidas al día, tomando menores cantidades de


alimentos en cada una y procurando especialmente que las cenas sean menos copiosas.

3. Se recomienda un consumo de proteínas de 1-1,25 g/kg. de peso y día. Las proteínas deben tener
un equilibrio entre las de origen animal (carnes, pescados, lácteos y huevos), o de alto valor
biológico por el aporte de aminoácidos esenciales para el organismo, y las de origen vegetal,
siendo lo óptimo un reparto en torno al 50% entre ellas.

4. Los hidratos de carbono deben de aportar un 50-60% de la energía total consumida,


principalmente a partir de hidratos de carbono complejos, que se encuentran mayoritariamente
en cereales, algunas verduras y hortalizas, frutas y leguminosas. Reducir el aporte de hidratos de
carbono simples por debajo del 10%.

5. Las grasas deben aportar un 25-30% de la energía total de la dieta. Las grasas saturadas animales
(carne, embutidos, leche, queso, mantequilla, etc.) y vegetales (coco y palma) no deben
sobrepasar el 10%, fomentando el consumo de grasas mono y poliinsaturadas (pollo, sardina,
arenque, caballa, atún, bonito, salmón, aceite de oliva y colza), y usando aceites vegetales para
cocinar y aderezar, especialmente el aceite de oliva.

6. Aumentar el consumo de fibra hasta 20-25 g/día. Las mayores fuentes de fibra son cereales
integrales, frutas con piel, hortalizas y leguminosas.

7. Mantener una ingesta adecuada de vitamina D y calcio. La vitamina D se encuentra en pocos


alimentos (pescados grasos y alimentos fortificados). Los lácteos y los pescados pequeños con
cabeza son los alimentos que mayor cantidad de calcio aportan.

8. La dieta ha de tener una alta variedad de frutas, verduras y legumbres, por su gran aporte en
fibra, vitaminas (antioxidantes) y minerales. El consumo de pescado ha de ser mayor que el de
carnes y se pueden tomar de 3 a 4 huevos por semana. El consumo de lácteos ha de llegar a 3
raciones al día, siendo lo óptimo una cuarta ración en la mujer.
9. Moderar el consumo de azúcar, dulces (menos del 10%) y de sal (menos de 6 g/día), NO excluirlos
por completo de la dieta. Reducir el consumo de embutidos a un máximo de 1-2 días por semana.

10. Beber líquidos a intervalos regulares aunque no se tenga sed. Preferentemente agua, zumos,
caldos, infusiones, etc. Es aconsejable limitar las bebidas estimulantes, carbonatadas y
alcohólicas (20- 25 g/día, es decir, 1 vasito pequeño de vino en la comida y en la cena, siempre
que no esté contraindicado).

3.9. CONSEJOS

 Preparar comidas en formas variadas y atractivas, tomando en cuenta combinar colores,


olores, sabores intensos utilizando hierbas aromáticas distintas y olores naturales en
cantidades generosas, así como vigilar las temperaturas (ni muy frío ni muy caliente).
 Procurar que la persona adulta mayor coma acompañado de la familia o cuidador.
 Incluir vegetales de color verde y acompañar las comidas de frescos de frutas naturales
como mora, limón, naranja. Los frescos elaborados con frutas ácidas pueden ser mejor
aceptados si se preparan hervidas con arroz o mezclados con el agua de la linaza hervida
y colada.
 Preparar carnes suaves, cortadas en trocitos o molidas, con salsa o como parte de otros
platillos (pastas, arroces, picadillos, estofados, sopas). Si a la persona por motivos
diversos se le dificulta consumirlas, debe de licuarlas y agregarla a los otros platillos.
 Ofrecer los vegetales y frutas picadas o cocidas. El banano, la papaya y la naranja también
se pueden presentar en forma de jugo o puré.
 Utilizar condimentos naturales como ajo, culantro, chile dulce, cebolla, apio, tomillo,
orégano, albahaca, entre otros; para realzar el sabor de las comidas.
 Preparar con frecuencia las comidas preferidas por la persona adulta mayor.
 Ofrecer meriendas nutritivas como frutas frescas enteras, jugo o puré, vegetales como
zanahoria, apio o pepino en palitos, agregando yogur o semillas como las de almendras.
 Evitar que consuma alimentos muy dulces, grasosos o irritantes.
 No olvidar integrar a la persona adulta mayor al seno familiar, demostrándole cariño y
seguridad, sobre todo a la hora de ingerir sus alimentos.

3.10. MITOS Y REALIDADES


o “La persona de edad avanzada debe comer menos”
Mito: Aunque el consumo de alimentos disminuye en forma paralela a los requerimientos
nutricionales, no necesariamente la persona debe consumir menos alimentos, esto dependerá
de su estado nutricional.

o “El adulto mayor es incapaz de modificar sus hábitos alimentarios”


Mito: El punto clave es la motivación, la que se puede lograr a través de la educación y de la
relación interpersonal. La edad no impide que la persona adulta mayor cambie ni limita sus
posibilidades de aprendizaje.

o “Siempre tienen mala digestión”


Falso: Una adecuada alimentación e hidratación permiten que la persona adulta mayor pueda
tener una buena digestión.

o “Todas las Personas Adultas Mayor requieren dietas diferentes a las de las personas
adultas.”
Falso: Una persona adulta mayor que ha tenido un proceso de envejecimiento exitoso, puede
consumir una dieta igual, que la del resto de la familia, respetando los principios de una
alimentación saludable.

3.11. LEGISLACIÓN VIGENTE

A partir de 1999 se han aprobado una serie de leyes con las cuales se busca ofrecer una solución
integral para el adulto mayor.

La legislación vigente relacionada con el tema, se menciona a continuación:

Ley Nº 7935, Ley Integral de la Persona Adulta Mayor: Establece derechos para las personas
mayores de sesenta y cinco años en lo referente a salud, educación, vivienda, seguridad social,
recreación y trabajo. Adicionalmente, establece responsabilidades específicas a diversas
instituciones del sector público.

Ley Nº 8153 y Decretos Nº 29679-S y Nº 30571-S: Relacionados con la obligatoriedad que los
establecimientos que pretendan brindar servicios de atención a la población adulta mayor,
deberán habilitarse ante el Ministerio de Salud, como requisito para que se les autorice el
financiamiento parcial con recursos económicos del Estado, así como para que el Instituto Mixto
de Ayuda Social pueda otorgarles el carácter de bienestar social.
Ley Nº 7972: Creación de Cargas Tributarias sobre Licores, Cervezas y Cigarrillos para financiar
un plan integral de protección y amparo de la población adulta mayor, entre otros grupos.

Ley Nº 7936: Establece que las personas mayores de 65 años que hagan uso de los servicios de
transporte colectivo remunerado, viajarán distancias que no excedan los 25 kilómetros sin costo
alguno, en los desplazamientos que tengan una distancia de 25 kilómetros pero menos de 50,
pagarán la mitad en el costo del pasaje y en los desplazamientos mayores de 50 kilómetros
pagará un setenta y cinco por ciento del pasaje.

3.12. PROGRAMAS EXISTENTES PARA LA PROTECCIÓN DEL ADULTO MAYOR

Las siguientes, son agrupaciones de la sociedad civil e instancias del estado que ofrecen
programas o servicios dirigidos a la población adulta mayor:

 Asociación Gerontológica Costarricense (AGECO)


 Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS)
 Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (CONAPAM)
 Federación Cruzada Nacional de Protección al Anciano (FECRUNAPA)
 Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología Dr. Raúl Blanco Cervantes (Hosp. Blanco
Cervantes)
 Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER)
 Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS)
 Junta de Protección Social (JPS)
 Ministerio de Salud, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS)
 Universidad de Costa Rica (UCR)
 Universidad Nacional (UNA)
 Universidad Estatal a Distancia (UNED)