Vous êtes sur la page 1sur 91

Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Genrou Den
Novela de Fushigi Yûgi # 1

Créditos de la novela

• Escrita por: Megumi Nishizaki


• Ilustraciones: Yuu Watase

Créditos del presente documento

• Traducción al inglés: Tetris no Miko


• Traducción al castellano: Alejandro Salvatierra / Belldandy
• Corrección / Formato: Belldandy
• Ilustraciones: Desconocido

Se recomienda haber leído el manga original de Yuu Watase para comprender mejor lo
que aquí se narra, si bien no es imprescindible pues los hechos son previos a la historia
original.

En cuanto a las ilustraciones aquí recogidas, me ha sido imposible dar con la fuente del
sitio de donde las saqué originalmente. Si queréis guardarlas de manera independiente a
este documento podéis descargarlas desde mi blog, cuyo enlace os dejo más abajo.

¡Disfrutad de la lectura!

Belldandy
Mail de contacto: belldandy18@gmail.com

Trabajo realizado para:

My Lost Words
http://mylostwordswatase.blogspot.com.es/

2
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Índice:
……………………………
Personajes 4
Capítulo 1: El Lobo del Monte Leikaku 5
Capítulo 2: El sello se rompe 13
Capítulo 3: La chica del Monte Kaou 20
Capítulo 4: Presagio de tormenta 30
Capítulo 5: Espada de malicia 39
Capítulo 6: Escenario de ruinas 47
Capítulo 7: Un héroe en un mar de llamas 54
Capítulo 8: Ardiente, breve y hermosa 62
Capítulo 9: Un ardiente rival 72
Capítulo 10: Hacia una nueva historia 82
Mensajes de las autoras 87
Perfiles de las autoras 91
…………………….…………………
………………….……………………………………
…………………….……………………………………

3
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Personajes:
(De derecha a izquierda, de arriba a abajo)

• Genrou: 15 años. Odia a las mujeres, pero es un chico de sangre caliente al que
nadie puede superar cuando se trata de valentía o compasión.
• Kouji: 17 años. Se convirtió en bandido, un subordinado de Hakurou, poco antes
que Genrou.
• Hakurou: 23 años. A pesar de su juventud, ha superado a los demás en fuerza e
intelecto para convertirse en el líder de los bandidos del Monte Leikaku. Un líder
atractivo, inteligente y respetable.
• Ougi: 19 años. El señor del castillo Soûn
So n y el hermano mayor del Emperador de
Kônan,
nan, Saihitei. Un hombre amable y gentil. Se Se enamora de Kyouan a quien
conoció en la ciudad.
• Kyouan: Una hermosa vendedora de flores. Le e roba el corazón a Ougi.
• Reirei: 14 años. Una chica muy querida por Keiron. Una luchadora que pertenece
a otro grupo de bandidos.
bandidos
• Keiron: 28 años. Líder de los bandidos del Monte Kaou. Tiene T el poder de
enfrentarse a los bandidos de Leikaku.

4
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 1:
El Lobo del Monte Leikaku

La montaña parecía la figura de un lobo aullando hacia los cielos.

— ¿Éste es el Monte Leikaku…? –El chico refunfuñó un poco mientras miraba la


superficie de la montaña escarpada.

Aunque el sol ya se había puesto por el Oeste, el muchacho dio un paso hacia la
montaña sin dudarlo por un momento.

— ¡Wah...! –En ese momento, una extraña sensación pasó por su cuerpo como un
cable de acero tensado.

De repente, varios hombres se plantaron delante del chico que temblaba a pesar suyo.
El muchacho abrió ampliamente sus ojos pequeños y brillantes. Todos los hombres que
veía eran feroces y corpulentos. Con aspecto de estar pasándoselo bien, uno ellos habló
al visitante pobremente vestido.

— Pequeñajo, ¿a dónde piensas ir?


— ¡A la ciudad del Este! –El niño, de pie, respondió con un grito, los caninos
destacaron con fiereza en su boca–. Iré a la ciudad a valerme por mí mismo.

Los hombres de barbas mal cuidadas rieron simultáneamente.

— ¿Es un idiota? ¿Un niño cruzando la montaña solo por la noche?


— Estoy bien, así que fuera de mi camino –Tratando de romper el muro humano, el
cuerpo del chico fue retenido por varios brazos grandes y acabó fácilmente
arrojado unos cinco metros.
— ¡¿Qué estáis haciendo?! –El muchacho se levantó rápidamente, alzando los ojos,
enseñando los colmillos y apretando los puños. Se preparó para atacar– ¿Sois los
bandidos del Monte Leikaku ¿Cierto?
— Un niño con agallas ¿verdad?
— ¿Valerte por ti mismo en la ciudad?
— ¿Tratas de hacernos reír? –Los hombres sonrieron mientras rodeaban al
muchacho.
— Bueno, en todo caso, vamos a tener que divertirnos un rato contigo, chico.
— ¡¿Creéis que voy a aceptar algo así?! ¡Qué asquerosa ocupación tenéis,
estúpidos bandidos! –El cabello del muchacho se levantó con furia.
— ¡Cállate! –Los hombres atacaron al muchacho a la vez.
— ¡¡¡Alto!!! –Una voz firme y profunda resonó en el lugar. Los hombres, que ya
estaban terminando de despojar a su presa de sus pertenencias, se detuvieron.
Mientras, el muchacho que estaba prácticamente desnudo al ser su desesperada
resistencia inútil, miró al dueño de la voz con sobresalto.
— ¡Hakurou......! –Alguien pronunció su nombre.

El joven llamado Hakurou estaba de pie ante un pequeño altar situado justo al lado de la
entrada de la montaña. A través de la abundante cabellera que se balanceaba en el

5
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

viento, unos ojos audaces dejaban escapar una luz penetrante que parecía trazar su
camino como si fuese a derribar a un enemigo.

“Igual que un lobo...” –El muchacho pensó cuando vio al hombre–. “Un lobo solitario que
vive en el Monte Leikaku... Ésa es la impresión que este hombre transmite”.

— ¿Trabajando en la montaña de otros? Realmente, tenéis agallas.

Escuchando las palabras del “lobo”, el chico señaló a Hakurou y los hombres mientras
su cabeza se movía de uno a otros varias veces.

— ¿Eh? Vosotros no sois los bandidos de esta montaña, ¿verdad? Entonces…


¿Quiénes sois…?
— Sabéis lo que pasa si rompéis las reglas de la montaña, ¿cierto? Cuando volváis
al Monte Kaou, decidle a Keiron que la próxima vez que juegue sucio, se
arrepentirá de ello…

Las manos de Hakurou rodearon lentamente su espalda. Tan pronto como lo hizo, los
rostros de los hombres se contrajeron por el miedo. Dieron media vuelta y, arrastrándose
presos del pavor, huyeron sin mirar atrás…

— ¡Esperad! No vais a llevaros las prendas ni el dinero del crío ¡¿Verdad?! –Al grito
de Hakurou los hombres tiraron las posesiones del chico que aterrizaron con un
ruido sordo.

Y entonces, sólo quedaron Hakurou y el chico en el lugar.

— T-tú…

Fue cuando el niño se acercó a Hakurou con expresión distraída…

— ¡Muévete! –Hakurou empujó a un lado al chico al mismo tiempo que su mano fue
a su espalda y, de repente, sacó algo…– ¡¡Lekka Shinen!!

En ese momento, una llamarada se elevó en el aire en frente de él…

— ¡Eeeeeeh…!

El muchacho se quedó paralizado al ver caer a su lado varias flechas completamente


quemadas... Los bandidos que acababan de huir probablemente les habrían disparado
tras esconderse. Hakurou terminó de destrozarlas aplastando los restos chamuscados
con su pie.

— ¡¿Qué… qué… qué ha sido eso?! ¡Fuego! ¡Fuego! ¡Fuegooooooo!

Hakurou lanzó una mirada al chico cuya boca no paraba de abrirse y cerrarse mientras
agitaba brazos y piernas y miraba con ojos como platos.

— Chaval, ¿cuántos años tienes?


— …Qui- qui- ¡Quince!

6
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Hakurou, al ver a este muchacho con los dientes torcidos, pequeño tanto de altura como
de complexión para sus 15 años de edad, soltó una carcajada y señaló con su barbilla la
dirección de la aldea.

— Tu madre debe estar preocupada. Vete a casa a mamar un poco de sus pechos.
— ¿Pechos…? –Al escuchar eso, el chico volvió en sí de repente y se puso frente a
Hakurou–. ¿A quién le dices que beba esa clase de leche…? Cuando era bebé,
casi moría cada vez que estaba debajo de los inmensos pechos de mi madre…
Incluso ahora, con sólo escuchar algo relacionado con la leche, empiezo a
sofocarme… De todos modos, tengo un complejo con ello del que no puedo
hablar con nadie.
— ¡¿Pero no me lo acabas de contar?! –con la sorpresa en su mirada, Hakurou le
dio la espalda al chico– Lo de la leche era un decir, idiota. De todos modos, lo que
te quería decir es que te fueras a casa.

Viendo que Hakurou comenzaba a escalar la montaña, el chico cogió sus pertenencias y
corrió en frente del hombre con tal velocidad que apenas le vio moverse.

— ¿Pero qué…?
— Yo… no voy a volver a casa.
— ¿Vas a buscarte la vida en la ciudad?
— …
— Olvídalo. Si te adentras en la montaña ahora, sólo conseguirás que los lobos
tengan un banquete con tu carne. Si realmente quieres ir a la ciudad, ve por la
mañana.
— Tampoco voy a ir a la ciudad. Yo...
— No tienes el más mínimo sentido común –Hakurou sacudió su cabeza.
— ¡Por favor, déjame unirme a vosotros! –El chico se arrodilló ante los pies de
Hakurou, con su cabeza contra el suelo–. Eres el líder del Monte Leikaku,
¿cierto? ¡Por favor, déjame ser uno de tus hombres!
— ¿Qué? ¿No decías antes que ser bandido era ser escoria? –dijo Hakurou
mientras miraba al muchacho.
— Lo hice, pero… pero… tú no eres como aquellos otros bandidos. ¡Estoy en la
montaña, y ni siquiera tomaste mis pertenencias!
— ¿Quién robaría tus harapos y un poco de calderilla?

Hakurou ya había tenido suficiente, así que se empezó a alejar del chico cuando éste se
agarró a su pierna.

— ¡Oye! ¿Te importaría soltarme?


— No es que quiera ser un bandido. Quiero ser como tú. ¡Has estado genial! ¡Quiero
convertirme en un hombre igual que tú!

Mientras decía eso, Hakurou se fijó en el desnudo brazo derecho del chico, enganchado
a su propia pierna, y frunció la mirada. Estaba algo borroso mas pudo ver una palabra en
ese brazo… ¿”Ala”?

Hakurou miró de reojo al imprudente muchacho que se batió con sus puños contra los
cinco bandidos del Monte Kaou poco antes, sin vacilar ni siquiera por un momento.

— ¿De acuerdo?

7
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¿Qué puedo hacer con un crío como tú? –Hakurou enfrentó cara a cara al
muchacho y le dijo claramente lo que pensaba–. ¡No te tengas en tan alta estima!

Hakurou sacudió al muchacho con una ligera patada y con una larga zancada
desapareció en la noche del Monte Leikaku.

*
*Crujidos, crujidos, crujidos, crujidos*. La puerta de la fortaleza se abrió ruidosamente.

— Bienvenido.
— Fui al templo al pie de la montaña ¿sucedió algo en mi ausencia? –Hakurou entró
a la fortaleza, pasando entre dos subordinados, y se dirigió a los cuarteles.
— Sí, ahora que lo dice, hubo un insolente que intentó infiltrase en la fortaleza,
pero…
— ¡¿Qué?! ¡¿Un espía del Monte Kaou?! –Hakurou se alteró y miró a los
subordinados.
— No, no parecía serlo… No estamos seguros, pero insistió bastante en tener una
audiencia con usted. De todas formas, ha sido capturado.
— Hmm… –Hakurou regresó a la habitación del líder y tan pronto como se sentó en
el sillón, llamaron a la puerta con contundencia.
— Disculpe ¿Quién es? Es el recién llegado, Kouji, quien vino para mostrarle el
prisionero. Bien. Eres bienvenido, pues. Por favor, pasa. Gracias.
— Está bien, pasa de una vez Kouji.

La puerta se abrió con un chirrido y un chico entró en la habitación con el rostro


enrojecido. En una mano, sostenía una cuerda.

— Antes lo atrapé intentando meterse en la fortaleza ¿Qué? ¿Quién dices que lo


atrapó? Yo lo hice. Kouji. ¿Qué? ¿No me has oído?
— Ya es suficiente.
— Idiota. Por tu culpa el jefe se ha enfadado. Vamos, enséñale tu cara.

Kouji tiró de la cuerda de forma brusca y el intruso, cuyo cuerpo estaba completamente
atado, cayó desde detrás de la puerta. Incluso los ojos del gran Hakurou se abrieron por
completo al ver quién era.

— ¡…Tú!
— Respecto a nuestra charla de antes… –con ojos decididos en su golpeado rostro,
el chico observaba a Hakurou. –No soy un crío… Seguro que sería de utilidad
para ti así que…
— ¿Corriste por la montaña después de aquello…?
— Soy el más rápido de la aldea…

“Llegar a la fortaleza por una senda de animales, a través de la montaña, requiere tres
veces más tiempo ¿y cuántas veces es el peligro mayor? Que llegase antes incluso que
yo mismo…” Hakurou soltó un suspiro. “Es como ver un fantasma. La velocidad, las
garras… Él también es como un lobo…”.

Kouji parecía incómodo de alguna forma.

8
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Señor! Dese prisa y castigue a este mocoso engreído.


— Espera, Kouji… –Hakurou bajó la vista hacia el muchacho, tendido en el suelo–.
¿Estás seguro? Ser un bandido implica que te ganas la vida robando
pertenencias ajenas. Nadie puede estar orgulloso de ello –giró su mirada hacia el
pico de la montaña que podía verse desde la ventana–. Sin embargo, el Monte
Leikaku es una montaña sagrada. Enseguida puede ver el bien o mal albergado
en el interior de los que pasan por aquí.

El chico recordó aquella rara sensación que le asaltó apenas dio el primer paso sobre la
montaña.

— Nuestro trabajo es proteger el Monte Leikaku.


— .........De acuerdo –En realidad no entendía qué quería decir, pero mientras
inclinaba la cabeza hacia un lado, sacó sus colmillos y le dio una leve inclinación.
— Estúpido. En resumen, somos gente noble –Kouji empujó al cautivo con el pie.
— Trátalo como a los demás, Kouji –Hakurou se levantó de la silla, se inclinó sobre
el chico y le levantó la barbilla suavemente–. No me has dicho tu nombre.
— Shun’u… Kou Shun’u.
— Voy a darte un nombre más apropiado –sonrió Hakurou–. A partir de ahora serás
Genrou.
— ¡Entonces…! ¡Entonces…! ¡¿Me dejas unirme?! –el chico saltó como un resorte
desde el suelo.
— Kouji, cuida de él de ahora en adelante, ¿de acuerdo?
— ¿Cómo…? ¿Cómo… han acabado… así… las cosas…? –Kouji se quedó
petrificado, murmurando.

Hakurou caminó hacia la ventana con una mano en su barbilla. “Mmm… Genrou, ¿eh?
Supongo que estará bien”. Entonces pensó en el día en que su predecesor le puso su
nombre, “Lobo enérgico”.

La luna llena se elevaba sobre la montaña. Así nació Genrou del Monte Leikaku.

*
— Cuando iba a tener la habitación para mí solo… Demonios… –Kouji puso mala
cara y se dejó caer sobre la cama. A su lado, Genrou, al que habían permitido
unirse a ellos, todavía estaba emocionado, incapaz de detenerse un momento.
— ¡Genrou, Genrou, Genrou! ¡Qué nombre más genial! ¡Es perfecto para mí! ¿Qué
te parece?
— ¡No me tutees! –Mientras se echaba en la cama, Kouji pateó a Genrou en la
espalda–. ¡Llámame “senpai”(*1), idiota! No, mejor, Kouji Aniki (*2).
— ¿Oye, Aniki, y tú por qué te uniste a los bandidos?
— ¿Yo? Perdí a mis padres a causa de una enfermedad… Estaba solo y pensaba
que podría vivir como quería si me convertía en un bandido…
— Así que… ¿te dejaron unirte sin problemas?
— Bueno, ya tengo 17. Y soy más alto, fuerte, y listo que tú. El líder reconoce mis
capacidades, así que me dejó entrar en el grupo ¡Je!
— ¿No fue porque te tuvieron lástima por ser un huérfano…?

Kouji se enfadó y le dio en la mejilla derecha un puñetazo.

9
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

10
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Maldita sea! No puedes mantener la boca cerrada ni un momento, ¡¿cierto?! ¡¿Y


qué me dices de ti…?!
— Hui de casa. No podía quedarme más tiempo. No podía soportarlo, así que decidí
marcharme hoy. El resultado ha sido formar parte de los bandidos del Monte
Leikaku. Mmm… El destino es algo misterioso, ¿no crees, Aniki?
— No hables como si lo supieses todo, mocoso…
— Oye, el líder es genial, ¿verdad? ¡Me encanta! Parece, ¿cómo decirlo?, un
hombre entre hombres. Quiero apresurarme y convertirme en esa clase de
hombre también…

¡Pam! Kouji golpeó la cabeza de Genrou.

— ¡Todavía te quedan 50 años antes de alcanzar su nivel, cabeza de chorlito…!


— Oh, oh, y por cierto ¿Qué demonios era ese harisen (*3) escupe fuego? Me asusté
al ver esa cosa. ¿Cómo se convirtió en un mecanismo lanzallamas? –los ojos de
Genrou brillaban de emoción.
— No es un aparato ni nada similar ¿sabes? Es un tessen (*4) que lanza fuego con
la voluntad del jefe.
— Con la voluntad…
— Así es. Se hizo cargo del tessen del anterior líder del Monte Leikaku. En otras
palabras, sólo puede ser utilizado por un guerrero que pueda convertirse en el
jefe. Del mismo modo, sólo alguien que pueda hacer que el tessen arroje fuego
puede convertirse en el nuevo líder.
— Entonces, si puedo hacer que eche fuego ¿seré el líder?
— ¡Idiota! –Kouji le dio un rodillazo en el estómago–. Tan sólo una persona puede
utilizarlo. Si cualquiera pudiera hacer fuego con él, no sería muy útil, ¿verdad?
Dios…
— Oh…
— ¿Qué? ¿Ya lo has visto aún siendo sólo tu primer día? –Kouji dijo con voz
disgustada–. Han pasado 3 meses desde que llegué aquí y sólo lo he visto una
vez hasta ahora. –Incluso en ese momento, al recordar el día en que fue
rescatado por Hakurou cuando parecía que iba a ser descuartizado por los lobos,
el corazón de Kouji latía rápidamente.
— Aniki, después de todo, debe haber sido el destino el que me ha traído hasta aquí
¿no crees?
— No te emociones ¡Te voy a dar una buena, mocoso! –Kouji acercó la cabeza ya
bastante maltratada de Genrou y miró al recién llegado con frialdad–. ¡Eh, tú!
Todavía tienes la oportunidad de largarte. No hay mujeres por aquí. Sólo está
Beika, la vieja que cocina el arroz. No puedo soportarlo más...
— ¡El Paraíso!
— Tú… no serás… –De repente, mirando a Genrou que saltaba de alegría, Kouji se
aferró instintivamente a la parte delantera de su pecho.
— Ya he tenido suficiente con las mujeres. Los ataques de los pechos gigantes de
mi madre y mis cuatro tiránicas hermanas mayores ¿te haces una idea de qué
clase de vida miserable he tenido hasta ahora?
— ¿Qué? Así que era eso… –Kouji soltó un suspiro de alivio–. ¿Y no tenías un
padre?
— ¿Padre…? Bueno, ahora que lo pienso, sí… Es totalmente inexpresivo, así que ni
me daba cuenta de su presencia. De todos modos, cualquier hombre que viva en
esa casa acabará de esa manera. De la mañana a la noche trayendo agua,
cortando madera, lavando, fregando, haciendo recados… Ya he tenido suficiente

11
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

de esa clase de vida. Bueno –siguió molestando a Kouji–, ¿y qué hacen los
bandidos? El líder dijo ser nobles y proteger la montaña, pero ¿qué haré
mañana? ¿Voy incluso a llegar a cobrar el peaje?
— ¡Te he dicho que no seas engreído! ¡Maldita sea! –Kouji le dio a la mandíbula de
Genrou una andanada de golpes–. En primer lugar, irás por agua y cortarás leña.
Siguiente, limpieza y lavandería. Después de eso, hacer mandados. Vaya, qué
pena. Exactamente lo mismo que hacías hasta ayer.
— …No puede ser.
— La vida no es tan fácil, chaval –Kouji reprendió y golpeó la cabeza de Genrou una
última vez–. Me voy a dormir. Ah, a partir de mañana seré libre de todos esos
trabajos. Va a ser un alivio. Ah, sí, puedes dormir en esa parte del suelo –Kouji
sacó sus mantas mientras miraba de reojo a Genrou que agachó la cabeza.

“Por fin se unió alguien nuevo y quedaré liberado de los trabajos pesados... Por otro
lado, ¿acaso es inmune a golpes o es tan despistado que ni le afectan? ¿Hasta cuándo
va a quedarse este mocoso ingenuo, un imbécil que odia a las mujeres, en el Monte
Leikaku? Es realmente un idiota... Ni siquiera importa que “Genrou” sea un nombre
mejor. Hasta el líder puede fallar en sus juicios de la gente, ¿verdad? Bueno, como
mucho durará un mes...”

Notas de traducción:
(*1) Senpai: Literalmente “compañero de antes”. Se usa para dirigirse a una persona de
mayor rango, o con más experiencia, en colegios, empresas, asociaciones deportivas y
otros grupos.

(*2 ) Aniki: Honorífico japonés que significa “hermano mayor” pero también se usa para
referirse a un superior. Lo utilizan mucho los yakuzas.

(*3) Harisen: Abanico grande, generalmente de papel.

(*4) Tessen: Abanico de guerra tradicional japonés.

12
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 2:
El sello se rompe

— ¡Alto! –Una pierna salió de repente de la espesura y derribó al hombre que iba en
cabeza, quien había estado corriendo con rapidez a lo largo del camino de la
montaña. Los cinco hombres que iban detrás de él se detuvieron.
— ¡Buenas! ¿Qué? ¿Dando una vuelta? –dijo la silueta que apareció desde la
espesura con un crujido. Era un joven alto, de 17 o 18 años. Llevaba un pañuelo
atado alrededor de su frente y su cuerpo estaba cubierto por una camisa blanca
con grandes hombreras.
— ¿Quién...? ¿quién eres tú? –El hombre calvo de mediana edad que estaba tirado
en el suelo se levantó a toda prisa, mientras sujetaba un gran bulto de tela contra
el pecho.
— Sheriff Ronald. Encantado de conocerle.
— ¿Eh?
— ¡No te inventes nombres!

Tras una serie de nuevos crujidos, otra silueta, de aproximadamente la misma altura que
el primer joven, salió corriendo de la espesura. Llevaba un abrigo negro abierto sobre su
cuerpo moderadamente musculoso. Alto, delgado y con unos ojos rasgados que
brillaban debajo de unos cabellos que se elevaban como si estuvieran apuñalando al
cielo; ambos caninos brillaban como los colmillos de un lobo debajo de un labio
ligeramente elevado.

— Viejo, ¿es que no habéis oído hablar de los bandidos del Monte Leikaku? –dijo el
chico de los pelos de punta, y el hombre dio un paso atrás con un sobresalto.
— .....S-sí, los conocemos, pero… verás, tenemos negocios en la ciudad de Soûn
pero no nos va nada bien, así que no tenemos dinero. Por eso tenemos que
volver a empezar de nuevo en la ciudad que hay hacia el Este. Así que, por
favor, perdónenos el peaje por hoy... –El comerciante de Soûn sacó algunas
monedas sueltas del bulto de tela y el chico del abrigo negro las cogió.
— ¿Hmm? –Al verlas, sus ojos rasgados se levantaron un poco–. Aniki, son 5 mon.
Realmente no tienen dinero. Qué comerciante más lamentable…
— Muy bien. Ya que no tienen dinero, ¿qué tal si nos encargaremos de sus
pertenencias? –El joven que respondía como Aniki fue a coger el bulto que
llevaba el comerciante.
— ¿Q-qué estás haciendo? –Cuando el comerciante tiró de sus pertenencias, el
paquete se resbaló y se desató. Dinero y joyas cayeron con un tintineo.
— Mmm, hemos oído hablar de vosotros. Prestáis dinero a la gente y luego utilizáis a
matones para exprimirlos hasta la ruina.
— ¿Y bien? Sólo hay 2 de ellos. –Habiendo sido expuesta su tapadera, el
prestamista se dirigió a los hombres que tenía detrás–. ¡Haced lo que sea
necesario, pero deshaceos de ellos!

*
13
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¿Qué piensas? ¿A que me quedan bien? Me los llevo.


— Adelante –mirando a un alegre Genrou con unos pendientes y un collar
enhebrado con varias gemas de colores, Kouji maldijo entre dientes–. Pero no
toques el dinero, mañana se lo daremos a la gente pobre de la aldea.
— De acuerdo...
— Venga, volvamos –dijo mientras miraba de reojo al prestamista que temblaba de
miedo junto a los cinco guardaespaldas que se encogían en el suelo entre
gemidos, esparcidos por el sendero de la montaña. Kouji le puso el bulto de tela
en las manos a Genrou.
— ¡Muy bien! Hicimos otro buen trabajo hoy. Volvamos a informar al líder.

Mientras miraba la espalda del triunfante Genrou que encabezaba la marcha de regreso,
Kouji comenzó a caminar con pensamientos contradictorios en la cabeza sobre ese
mocoso que había aparecido un año atrás. ¿Qué pasó con eso de que se iba a cansar al
cabo en un mes?

Al encargarse de los trabajos que le daban, Genrou había desarrollado sus músculos a
una velocidad sorprendente. Además de un espíritu fuerte que ya poseía y una aptitud
para las peleas, era bueno en lucha libre, tiro con arco, esgrima... Kouji veía esas
habilidades mejorar rápidamente a medida que pasaban los días. Y ahora, Genrou se
había encargado de dos de los cinco matones. De seguir a ese ritmo, probablemente lo
superaría algún día no muy lejano.

“Mieeeeerda, ¿voy a dejar que lo consiga?”

Kouji notó de repente algo en el brazo derecho de Genrou mientras éste estiraba ambos
brazos y bostezaba.

— Oye, ¿te has lesionado el brazo? Tienes algo rojo en el antebrazo.


— ¿Eh? –nada más decir eso Kouji, Genrou cubrió apresuradamente su brazo
derecho y le respondió con nerviosismo–. No es nada. Es sólo un poco de tierra.
Oye, Aniki, ¿no es ése nuestro Eiken?

Hacia donde Genrou señalaba, había un hombre de aspecto similar a un daruma (*1)
gordo. Sosteniendo una daga, estaba amenazando a los transeúntes. Kouji se le acercó
y le puso una mano en el hombro.

— ¿Qué estás haciendo? –incluso Kouji, que debería estar acostumbrado a los
modos del daruma, se sorprendió por un momento cuando éste se dio la vuelta.
— ¿Q… qué estoy haciendo? Mira, les estoy mostrando la especialidad del Monte
Leikaku “Pim, pam, pum”.
— No me tomes por idiota. Estabas haciendo algo que nos avergonzaría de nuevo,
¿cierto? –Kouji gritó a Eiken.

Una joven madre con una niña pequeña estaba temblando ante Eiken.

— Tú, ¿cuánto te exigió de peaje? –Preguntó Kouji.


— 30 mon… –la madre le respondió mientras agarraba a la niña contra su pecho–. Y
si no puedo pagar le debo dar la niña... ¡Por favor, no tengo esa cantidad de
dinero! ¡Por favor, perdóneme... se lo ruego!

14
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— No quiero decir esto a un senpai pero, estás violando una regla –Kouji y Genrou
se miraron el uno al otro–. La tarifa estándar de los peajes es de 10 mon. Y luego
te fijas en la persona y decides si esa cantidad debe ser mayor o menor. También
violas otra regla al tomar acciones por tu cuenta ¿Y qué es eso de tomar a la
niña? –Kouji se acercó y la cara de Eiken se crispó.
— ¿Qué? Vaya, si resulta que sabes dar un discurso. Hakurou está en deuda
conmigo ¿crees que te puedes deshacer de mí, aquí, tan fácilmente?
— ¡Sí, se puede hacer, y lo haré! ¡El líder no es un hombre que deba encargarse de
escoria como tú! –Genrou empujó el hombro de Eiken y éste se balanceó y rodó
como un daruma–. ¡Piérdete, viejo pedófilo! ¡Asustas a la gente sólo con tu cara!

*
Había una serie de pequeños santuarios para adorar al dios de la montaña en el Monte
Leikaku. Kouji y Genrou se detuvieron ante el más cercano a la fortaleza con sus manos
unidas en una oración. Era una rutina que realizaban regularmente los bandidos
después de un día de trabajo.

— Leikaku, Dios de la Montaña, hoy también hemos hecho un buen trabajo –Genrou
informó en voz alta–. ¿Pero no era demasiada generosidad dar a esa madre y a
su hija un ryo? Aniki es muy blando con las mujeres.
— ¡Cállate! ¡No se cuentan ese tipo de cosas aquí! –Kouji le golpeó la cabeza, que
ya estaba a la misma altura que la suya–. ¡Es posible que te hayas convertido en
un adulto en lo que a físico y lucha se refiere, pero en personalidad, preparación,
profundidad del corazón, las cosas más importantes para la gente, eres un cero a
la izquierda! –Kouji comenzó a regañarle–. Mira a nuestro líder. Él es todo lo
contrario. Aunque también tiene muchísima habilidad, no se pavonea como haces
tú. “Un halcón con habilidad cubre sus patas...” ¿Hmm…? ¿No eran sus
plumas…? No, ¿su ombligo? ¡Ah, no importa! De todos modos, el líder es
inteligente, virtuoso, por no hablar de su férreo sentido de la justicia y la caridad.
Además de eso, es un hombre apuesto que me ha hechizado incluso hasta a
mí… Y acentuando todo eso está el tessen. El Monte Leikaku estará seguro
siempre y cuando tengamos al líder con nosotros. También tenemos que
esforzarnos en ser un poco más como él. Genrou, ¿me estás ya escuchando? –
cuando miró a su alrededor, no había nadie–. ¡Desgraciado! ¡Dejarme seguir el
monólogo como un imbécil todo este rato mientras él se marcha tan fresco! –Un
cabreado Kouji salió corriendo del pequeño santuario.

Otra vez, el lugar se convirtió en una habitación vacía, a merced del silencio. A
continuación, una pequeña perturbación surgió del misterio que cubría el lugar. Unos
sutiles chirridos, una sensación débil que no podía ser escuchada por el oído humano.
La perturbación extraña fue a más. Algo sutil pero espeluznante flotaba en la oscuridad
de la capilla. Era una luz carmesí ominosa que emanaba de un par de ojos.

15
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Toc, toc, toc. Llamaban a la puerta del cuarto de Hakurou.

— Con permiso. Perdón por llegar tarde –Genrou sacó pecho y siguió a Kouji dentro
de la habitación. Se alinearon frente a la silla del líder y se sentaron. Ambos le
miraron con una expresión seria.
— ¿Ya ha pasado un año desde que Genrou vino aquí?
— Así es. Ahora me he convertido en un hombre fuerte hasta el punto que estoy
compitiendo con Kouji Aniki por convertirme en el Número Dos del Monte
Leikaku… Ayayayayayay –gritaba Genrou mientras era golpeado en la espalda
por Kouji.
— Genrou, es bueno ser sincero –Hakurou sonrió mientras veía la pequeña pelea–.
Tienes razón. Ambos habéis madurado mucho.
— ¡Sí! –Kouji y Genrou respondieron al unísono.
— Vosotros hacéis un buen equipo.
— ¡Cierto! –Genrou fue el único en responder a eso. Junto a él, Kouji se llevó
violentamente una mano a su frente.
— Es por eso que os cité aquí hoy –Hakurou miró de nuevo a sus jóvenes
subordinados–. ¿Tenéis la intención de proteger el Monte Leikaku a partir de
ahora?
— ¿Qué está diciendo? –Kouji y Genrou se levantaron, de nuevo, al mismo tiempo–.
No importa lo que pase, nos quedaremos con usted hasta la muerte.
— ...... Ya veo. Entiendo vuestros sentimientos –Hakurou asintió, con aspecto de
sentirse satisfecho por la respuesta y volvió a mirar a Genrou–. Aun así, Genrou,
algún día tendrás que irte de aquí.
— ......¿Por qué? –Genrou puso cara de desconcierto–. ¿Por qué no puedo
quedarme aquí para siempre?
— Vas a tener que irte.
— ¿Por qué? Líder, ¡¿no es horrible decirlo así, de repente?! –el rostro de Genrou al
instante comenzó a enrojecer.
— La respuesta es ésta –los labios de Hakurou se alzaron en una sonrisa mientras
le subía la manga derecha del abrigo de Genrou.
— ¡Ah......! –los ojos de Kouji se abrieron como platos. Lo que antes apenas vio en el
brazo derecho de Genrou, ahora estaba claramente ante sus ojos. ¡¿No era el
carácter "Ala" claramente escrito en el brazo derecho de Genrou lo que estaba
viendo...?!–. He... He oído hablar de esto... ¿Podría ser...?
— Es una marca de una de las Estrellas de Suzaku. Un día, la Sacerdotisa de
Suzaku aparecerá aquí, en Kônan. Entonces, según la leyenda, cuando las Siete
Estrellas se junten con la Sacerdotisa, la deidad guardiana de Kônan, Suzaku,
aparecerá. Y luego, en el cumplimiento de un deseo hecho a Suzaku, el país
seguirá teniendo paz para siempre. Las marcas de las Estrellas de Suzaku son
Hotohori, Tamahome, Nuriko, Chichiri, Mitsukake, Chiriko y… Tasuki... Genrou,
ése eres tú.
— ............... –Genrou miró con amargura el carácter en el brazo que había salido a
la superficie en un momento de descuido por la provocación del líder.
— ¿Genrou es... una Estrella de Suzaku...? –Kouji miró a su amigo, quien ya era
como un hermano pequeño para él, con una distancia respetuosa.
— Tienes un destino marcado. Algún día trabajarás para este país. Para Kônan. Por
ello, no puedes permanecer en el Monte Leikaku para siempre. Lo entiendes,
¿verdad?

16
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

17
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Hakurou había visto la marca en el brazo de Genrou cuando lo conoció en la base de la


montaña, y sabía que este chico que se había apegado a él era una Estrella de Suzaku,
así que lo pateó a propósito. Pero cedió a la temible tenacidad y pasión de Genrou,
permitiéndole unirse a los bandidos. Había pasado un año desde entonces y Genrou se
había acostumbrado al grupo, de modo que Hakurou quiso meter el dedo en la llaga de
nuevo.

— De aquí no me muevo –gruñó Genrou para sí–. Me da igual si son los Siete
Dioses de la Fortuna o los números 7, 5 y 3, no me interesan esas cosas. Es sólo
una leyenda. Quién sabe cuándo aparecerá la Sacerdotisa. Es una historia
estúpida. Además, ¿no será esa Sacerdotisa una mujer? ¿Por qué habría de
trabajar para una mujer? No tiene ni pizca de gracia. ¡Es repugnante!
— …Genrou… –Hakurou cruzó los brazos y suspiró.
— ¡Por favor! ¡Se lo suplico! ¡No me vea como un trabajador temporal! ¡Déjeme estar
aquí hasta que me muera! ¡Déjame trabajar para ti en esta montaña hasta el final
de los días! –Genrou suplicó a Hakurou.
— …………

“Es justo como hace un año…” –Hakurou sonrió con amargura para sí. Cruzó
lentamente las piernas y descansó su barbilla sobre sus manos con sus codos en los
reposabrazos–. “No puedo hacer nada ante semejante energía y determinación.”

— Está bien. En ese caso, Kouji y Genrou, tendré que hacer que me mostréis lo que
os hace ser hombres.
— Hombres… –Kouji miró al líder fijamente. A su lado, Genrou se estaba quitando
los pantalones–. ¿Qué haces, idiota? ¡No te tomes todo al pie de la letra! –Kouji
pateó a Genrou–. Líder, entonces, ¿Qué hacemos?
— Id al Monte Kaou y robad el tesoro de Keiron –Hakurou les dijo con voz
imponente…

Aquellos que atacaron a Genrou en la base del Monte Leikaku un año atrás, eran
miembros de los bandidos del Monte Kaou y las hostilidades entre los Montes Leikaku y
Kaou, separados por la ciudad de Soûn, habían continuado desde entonces.

— El otro día, tres de nuestros hombres fueron asesinados por ellos en la base de la
montaña. No podemos dejar que sigan haciendo lo quieren.

Kouji y Genrou, asintieron con orgullo.

— ¿Cuál es tesoro de su líder?


— No lo sé.

Ambos jóvenes se quedaron paralizados ante la inesperada respuesta de Hakurou.

— Bien… Kouji, Genrou… ¿Quién de vosotros traerá el tesoro? Será divertido –


Habiendo dicho eso, Hakurou sonrió abiertamente.
— ¡Yo lo traeré, espera y verás! –Kouji rápidamente miró a Genrou, quien había
respondido sin dudarlo.
— Un mocoso como él no puede hacerlo. Seré yo quien lo traiga.
— No, no, Aniki está ya muy viejo, será demasiado para él. Déjamelo a mí.
— ¿Qué? ¿Qué puede hacer un organismo unicelular como tú?

18
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Si yo soy un organismo unicelular tú eres un organismo no celular.


— ¿Qué has dicho? Desgraciado.

Después de que los dos salieran de la habitación peleándose, Hakurou soltó un fuerte
suspiro y cogió el abanico puesto a su lado.

— Esto es realmente grave –mascullando eso, Hakurou puso su cabeza entre


ambas manos–. Si no hago algo pronto…

“Como dijo antes Genrou, quién sabe cuando aparecerá la Sacerdotisa de Suzaku. No
puedo preocuparme por eso ahora. Pensar en cómo salvar el Monte Leikakui de esta
crisis es lo primero.”

Hakurou estaba próximo a cumplir 24 años. Había sido bendecido con un extraño
temperamento y, cuando fue nombrado líder del Monte Leikaku a los 20 años, todos los
bandidos daban por hecho un largo mandato. Por supuesto, él había pensado lo
mismo…

— Un fracaso. Fui un fracaso… –Hakurou continuó repitiéndose esas palabras.

Se dio cuenta de que había perdido el espíritu del liderazgo. Lo había comprendido
tarde, sólo un poco había tardado en darse cuenta, pero ese poco fue imperdonable.
Ahora todo lo que podía hacer era elegir al siguiente líder tan pronto como fuese posible.

— Puede que sean un poco jóvenes, pero Kouji y Genrou… son los únicos que
tienen las agallas para ser un líder. Tendré que ceder el mandato a quien robe el
tesoro de Keiron del Monte Kaou. Entonces establecerá un nuevo orden en el
Monte Leikaku, y fomentará la unión de los bandidos.

“Si no lo hago pronto… vendrá.”

Elevando el rostro macilento, Hakurou masculló…

— El sello ya se ha roto…

Notas de traducción:
(*1) Daruma: Uno de los amuletos más queridos por los japoneses. El
muñeco carece de brazos y piernas, y se considera un talismán de la
buena suerte que, en especial, ayuda a levantarse a quien tropieza en
los obstáculos del camino de la vida (“Nana korobi ya oki”, "si siete
veces tropiezas, ocho te levantarás").

19
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 3:
La chica del Monte Kaou

Soûn, conocida como la capital occidental de Kônan, era una próspera ciudad comercial.
Tiendas que vendían comida, ropa, baratijas y artículos varios se encontraban a ambos
lados de las calles. Estaba llena de actividad, llena de gente entrando y saliendo.

— Esto me trae recuerdos. Siempre me hacían correr a esta ciudad desde el pueblo
–dijo Genrou en voz alta mientras miraba hacia la tienda de manjû (*1) –. ¡Señora!
¡Quiero un butaman (*2) al vapor!
— ¡Marchando! –La propietaria asomó la cabeza por la puerta con un butaman en
una mano, miró a Genrou e inclinó su grueso cuello. De repente abrió mucho los
ojos y dijo con una voz que podría haberse escuchado por toda la ciudad–. ¡Oh!
¡¿No serás el Shun'u de Kou?! ¡Cuánto has crecido! ¡Vaya, vaya! Y vistes de una
manera muy llamativa, como un artista ¡Ay, sí! Todos estaban preocupados. Huir
de casa diciendo que vas a hacer algo de provecho en la ciudad del Este... Tu
madre está demacrada. Sus pechos se han reducido a la mitad de su tamaño.
Pero bueno, ¿así que pudiste arreglártelas y decidiste volver? ¿Qué has hecho
todo este tiempo? ¿Cantaste? ¿Hiciste comedia, tal vez?
— Robaba. Soy un bandido –Genrou arrancó el manjû de las manos de la
propietaria, diciendo que probablemente se enfriaría y lo mordió.
— ¿...U-u... un bandido?
— Somos bandidos pero somos diferentes de todos los otros bandidos –Genrou le
dijo a la dueña que estaba en estado de shock–. Escucha, ayudamos a los fuertes
y peleamos contra los débiles.
— Es al revés, idiota –desde atrás, Kouji cogió un butaman–. ¿Te crees que es éste
el momento para perder el tiempo? Venga, vamos.
— Vamos a castigar a los bandidos malvados del Monte Kaou. ¡Señora, dele
recuerdos a todo el mundo en el pueblo! –Genrou saludó con una mano mientras
Kouji lo arrastraba por el brazo.

Genrou y Kouji consiguieron atravesar la ciudad cuando algo llamó su atención.

— ¿Qué? ¿Un espectáculo? –la mitad de la calle se abrió y se formó un anillo de


personas rodeando esa área. Los dos se asomaron a ver lo que ocurría.
— Oye, guapa, ¿crees que puedes vender estas cosas a la gente?
— Echa un vistazo. Estas espinas pueden hacer sangrar a quien las coja.
— ¿Qué tal si te vienes a nuestra casa y te enseñamos lo que hay que hacer? –Los
tres hombres, que se podrían identificar a simple vista como matones, estaban
empujando a una chica que vendía flores que ahora estaban esparcidas en la
calle–. Vente con nosotros –uno de los hombres cogió el brazo de la muchacha.
— Disculpen... –Dos jóvenes se hicieron paso a codazos entre la gente.
— ¿Quiénes sois? –Fulminaron los matones a los jóvenes con la mirada.
— Esto… ¿Ayudamos a los débiles y luchamos contra los fuertes? –Kouji asintió,
Genrou sacó pecho y se presentaron–. ¡Somos bandidos del Monte Leikaku!
— Debido a nuestra profesión, no podemos permitir que pasen este tipo de cosas –
dijo Kouji, golpeando al matón que tenía en frente con un fuerte gancho. Luego,
una patada de Genrou tumbó al bandido próximo a él. En menos de 30 segundos

20
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

los tres matones huyeron despavoridos–. ¿Estás bien? ¿Te hicieron daño? –Kouji
fue rápidamente al lado de la muchacha.
— Sí, estoy bien, gracias. Me habéis salvado ¿cómo podría recompensaros…?

Kouji miró de cerca a la chica mientras ella se llevaba una mano a su despeinado
cabello para intentar arreglárselo. “Vaya, menuda belleza~~~”. Parecía tener alrededor
de 20 años, inocente, y desprendía una adorable fragancia. La chica reunió
cuidadosamente las flores, una a una, las sujetó contra su pecho y sonrió a Kouji.

— Mil gracias a ti también –le dijo a un Genrou que refunfuñaba y le daba la espalda.
— Ja, ja, ja. Odia a las mujeres. Siento mucho los malos modos de ese idiota.
— No pasa nada. Bandidos del Monte Leikaku, sois valientes y maravillosos.
— Oh, no, no es para tanto, ja, ja, ja, je, je, je... hmmm, ehm… –Kouji estaba
completamente avergonzado y no sabía qué decir.

El sonido de un carruaje al pasar les sobresaltó. La gente se arrodillaba nada más verlo.

— Es el carruaje real del Señor del Castillo.


— Es el Señor Ougi.
— Con lo raro que es que salga de palacio.

Mientras escuchaba los comentarios de la gente, un hombre tiró del abrigo de Genrou y
le hizo inclinarse. Éste no parecía impresionado por el carruaje que estaba adornado de
manera extravagante y que era tirado por seis caballos. Se detuvo frente a ellos y un
sirviente abrió reverencialmente la puerta. Se podía ver un dobladillo de seda preciosa
con bordados de oro que adorna una tela negra. A continuación, el brillo de una corona
con incrustaciones de joyas con piedras de jade llamó la atención de la gente.

— ¡Es el Emperador Occidental! ¡El Señor Ougi ha salido!

Efectivamente. Ougi, el Señor del Castillo de Soûn, bajó del carruaje. Mientras todo el
mundo observaba con aliento contenido, se dirigió hacia la florista y se detuvo ante ella.

— ¿Cómo te llamas? –el joven señor, que probablemente no tenía 20 años, le


preguntó a la chica con una sonrisa tranquila en su rostro.
— Me llamo Kyouan, alteza –aunque su voz era delicada, la chica respondió con un
tono firme mientras estaba arrodillada en el suelo.
— ¿Kyouan? Es un nombre precioso ¿Cuánto tiempo llevas vendiendo flores?
— Yo… Desde que perdí a mi familia en un ataque sorpresa de Kutô, hace meses.
He estado vendiendo flores y arreglándomelas como podía para sobrevivir.
— ¿Arreglándotelas...? –Ougi no sabía qué decir.

“Deberíamos haber estado en paz con Kutô, el país vecino de Kônan. Deberían haber
pasado varios años sin conflictos significativos. Pero...” –Ougi frunció el ceño.

— Son unas hermosas flores. Me las llevo todas.


— .........Sí.

La chica llamada Kyouan lentamente se puso de pie y le entregó a Ougi el ramo de


flores rojas que tenía sujeto en su pecho. Ougi lo tomó y posó una mano sobre el
hombro de Kyouan.

21
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

22
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Disculpe, pero me gustaría que usted colocase estas flores en el castillo.

Y luego, un minuto más tarde, ante la estupefacta gente de la ciudad, Kyouan subió a la
carroza de Ougi y ésta comenzó rítmicamente su marcha hacia el castillo de Soûn.

*
— Pero, ¿de qué demonios iba eso? –molesto, mientras caminaba entre crujidos a
través del sendero del monte Kaou, Genrou gritaba con ira–. ¿No hemos quedado
de pena ante semejante espectáculo?
— Nada podríamos haber hecho. Era el emperador de Occidente. El final ha sido
como de cuento de hadas.
— Mmm… ¿Pero acaso no buscaba lo mismo que aquellos matones? Su objetivo
era idéntico.
— Nunca serás capaz de seducir a una mujer –suspiró Kouji mientras miraba a
Genrou con desdén.
— ¡Oh, por favor! ¿quién haría algo así? –Genrou pateó el tronco de un gran árbol.
— Pero… esa chica tenía un olor tan agradable... –Kouji rompió una rama pequeña y
la hizo girar distraídamente en círculos.

Ante el estado de su amigo, Genrou maldijo para sí –“Mierda ¿puede un hombre


atontado por el amor robar el tesoro de Keiron?”

— ¡Abajo! –Kouji hizo que Genrou se agachase–. Hemos llegado. Ésa es la fortaleza
del Monte Kaou–. Encima, hacia donde Kouji indicó con la barbilla, se veía el
oscuro techo de los cuarteles, situado en el centro de la fortaleza.
— Pero, no hay rastro de los guardias. Estos tipos son unos descuidados, ¿verdad?
–Genrou gritó al oído de Kouji, que lo golpeó en la cabeza.
— Genrou, a partir de aquí nos separaremos. Ten cuidado de que no te maten los
del monte Kaou.
— A ti tampoco, Aniki. No te pongas celoso si consigo el tesoro.

Kouji y Genrou se miraron y se separaron yendo, respectivamente, por la derecha y por


la izquierda hasta que sólo sus sombras quedaron y luego desaparecieron.

*
Después de haber trepado fácilmente hasta la fortaleza, Genrou confirmó que no había
nadie alrededor y, en un instante, se metió dentro de los terrenos de los cuarteles.

— Esto ha sido fácil. Ahora…

Levantó la vista hacia las habitaciones. Sólo había un lugar en la segunda planta con
una luz encendida. A juzgar por el gran tamaño de la habitación y la ubicación, tenía que
ser la del líder, la habitación de Keiron–. “Rompo la ventana, ato a Keiron, robo su
tesoro, y listo. Coser y cantar”.

Caminó rápidamente por debajo de la ventana y, en el momento en que saltó hacia el


marco de la ventana del segundo piso...

23
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Wah! –Las piernas de Genrou se estrellaron y cayó de cabeza en un abismo.

*
— Ya era hora, estuvimos esperando con impaciencia a la otra mitad de los
hermanos idiotas.

Arrojado a una prisión subterránea con un ruido sordo, Genrou vio a Kouji en el suelo,
con todo su cuerpo atado con una cuerda igual a la suya.

— ¡Ah!
— ¡Idiota! ¡Todo esto es por tu culpa! Ya me parecía que era muy extraña la falta de
guardias –Kouji se giró hacia Genrou gritando–. ¡¿A quién se le ocurre gritar
nuestros planes frente a la tienda de dulces?! ¡Nos escucharon, llegaron antes
que nosotros, y nos tendieron una trampa!
— ¿Fue eso lo que pasó…? –Genrou miró a Kouji mientras balanceaba su cabeza–.
¿Así que, Aniki, caíste al pozo también?
— No, en una red para jabalíes…
— ¡Buajajajajajaja... eres un idiota!
— ¡Cállate! –Moviendo su cuerpo como una oruga, Kouji golpeó a Genrou con su
cuerpo.
— ¡No la tomes conmigo! No ser capaz de ver la trampa es culpa tuya por no haber
sido inteligente, Aniki! –Genrou le devolvió el golpe a Kouji con un cabezazo.
— Oh, así que estáis llenos de energía, ¿cierto? –esa voz congeló tanto a Genrou
como Kouji.

En frente de la celda había un hombre gordo, de tez clara, vestido con ropas largas de
tonos dorados y brillantes. Incluso se había puesto maquillaje en la cara.

— Bueno, ahora, ¿quién creéis que soy? Sí, me llamo Keiron, jojojojojojojo.
— ¿De qué va todo ese “jojojojojo”? Has jugando sucio –Genrou se volvió hacia el
líder del monte Kaou y lo escupió.
— La de bandido se supone que es una ocupación sucia, después de todo.
Enfermaríamos si hiciéramos las cosas a medias, como vuestro líder –dijo Keiron,
entrecerrando los ojos y mirando a los prisioneros como si fuera a lamerlos–.
¿Vosotros dos vinisteis a castigarme? Me encantan los castigos.
— ¿Qu... qué? Eres un viejo raro, ¿verdad…?
— Tsk, tsk, tsk –Keiron agitó un dedo ante las palabras de Kouji–. Viejo no soy.
Todavía soy un joven de 28 años, un… emprendedor –Kouji y Genrou miraron
hacia abajo, enfermos–. Ahora, ¿cómo debo tratar con vosotros dos? Jojojojojojo.
Cuando tengo dos platos a elegir, soy de los que se come el que más me gusta –
Keiron se lamió ligeramente los labios y con un “Hasta luego” abandonó el lugar.
— ¿Qué fue eso…? Es asqueroso... –Kouji y Genrou hicieron contacto visual.
— Genrou, ser prisioneros es la peor desgracia a la que nos podíamos enfrentar.
Entiendes la cantidad de problemas que le daríamos al líder, ¿verdad? –Genrou
asintió ligeramente–. Bien, entonces, estás listo para morir, ¿cierto?
— ¡¿Morir......?!
— Así es.

Genrou miraba la expresión seria de Kouji cuando se abrió la puerta de la prisión.

24
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Eh, el chico de los colmillos, sal! –uno de los bandidos arrastró a Genrou fuera
de la celda.
— ...... Genrou –Kouji estaba mirando a Genrou. Sus ojos le decían “No olvides lo
que te acabo de decir”.
— Nos vemos, Aniki –Genrou apretó los dientes y se alejó de Kouji.

Serpenteando a través de los pasillos de las instalaciones, que eran dos veces más
extravagantes que las del monte Leikaku, Genrou fue rodeado por tres bandidos
mientras lo llevaban ante Keiron.

— Líder, lo hemos traído.

Al entrar en la habitación de Keiron, los ojos de Genrou se abrieron como platos ante
todo lo que brillaba frente a él.

— ¿Sorprendido? Jojojojo. Es porque toda esta sala es de oro... –Keiron extendió


sus brazos con jactancia. Las paredes, el escritorio, la cama y el resto del
mobiliario emanaban fulgurante color dorado.
— ¡Hijo de puta malnacido! ¡Eres un bandido asqueroso!
— Bueno, ahora –no parecía importarle los insultos de Genrou–. ¿qué tal si nos
echamos una siesta, querido Genrou?
— ¿Dormir...? –los subordinados de Keiron sujetaron a un estupefacto Genrou y lo
arrojaron en la cama de oro con un ruido sordo–. ¿Q-qué estáis…?

Los tres bandidos ataron las dos manos y los pies de Genrou a ambos extremos de la
cama con gestos extrañamente experimentados.

— ¡Eh, maldita sea! ¡¿qué vais a hacer conmigo?! ¡Desatadme! –Genrou, con los
brazos y las piernas atados y extendidos, gritó con fuerza. El roce de la cuerda en
sus manos y pies le hacía retorcerse de dolor.

Los subordinados de Keiron se situaron en tres lados de la habitación de oro. Sujetando


sus espadas, se encontraban en perfecta formación. Keiron, una vez verificado esto, se
dirigió lentamente hacia la cama. De pronto tomó una daga de una funda de oro atada a
su cintura. La punta de la daga brilló.

— Entonces, ¿por dónde debo empezar? ¿Un oído? ¿Un dedo? O tal vez... –Keiron
puso la daga entre las piernas de Genrou.
— ¡¿Q-q... quieres sacar eso de ahí?! –Genrou soltó en un grito. “Está pensando en
cortar mi cuerpo y torturarme hasta la muerte. O tal vez casi hasta la muerte y
hacer algún tipo de demanda irrazonable a nuestro líder"–. Si- si- si me vas a
matar, ¿quieres hacerlo rápido? Una puñalada en el corazón.
— ¿Oh? –Keiron sonrió–. Bueno, entonces… como desees –dijo Keiron y
lentamente abrió el abrigo de Genrou. Luego, le clavó la daga en su pecho
desnudo e hizo un movimiento horizontal rápido.
— Unh...... –la sangre manaba lentamente del pecho de Genrou.
— Ah, perdóname. No es momento para bromear. Ésa fue una puñalada, ¿no...? –
los ojos de Keiron comenzaron a emitir una extraña luz. Y entonces, cogió el
cuchillo con las dos manos y lo sujetó otra vez sobre el pecho de Genrou.

25
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

“Líder... por favor, ¡Perdóname!”

— ¡Eei! –Genrou cerró los ojos ante el agudo grito del sádico–. ¡Ah, vaya! Me olvidé
–Genrou abrió los ojos lentamente y Keiron le dio una palmada en la cabeza–. Lo
siento. Acabo de recordar algo –Se volvió hacia sus subordinados–. Más tarde,
¿Podéis decapitar a Choumei?
— ¿Eh? –uno de los subordinados dijo con voz perpleja–. Líder, ¿no es Choumei el
siguiente en la línea de sucesión? Usted aprecia sus habilidades...
— No me importa. Hoy se estaba comiendo a Reirei con los ojos. Sólo por eso.
— ............ Eso es...

Keiron se apartó del subordinado atónito con un “hmph” y otra vez, con ojos extraños,
miró a Genrou.

— Siento hacerte esperar –Genrou tragó saliva–. ¿Tienes tus últimas palabras?
— Últimas palabras... –“¡Ah, sí! Si muero, debería dejar alguna frase inteligente...”
Genrou meneó la cabeza sobre sí–. ¡Hmmm, hmmm, hmmm, hmmmm, ar~gh, no
lo sé…! ¿Cuál es tu tesoro? –Fueron las palabras que inconscientemente salieron
de su boca. “Bien, ¿podría morir sin saber cuál es el famoso tesoro?"
— ¿Mi tesoro? –Keiron dijo mientras reía–. ¿Vosotros dos vinisteis a buscar el
tesoro?... Así que, ¿cuál es? Ya que tenemos un montón de oro, plata y piedras
preciosas, el monte Kaou es una montaña de tesoros.
— No eres más que un hijo de puta cuya hombría se ha podrido.
— Bien, bien, ¿Nada más que decir…? Estoy temblando.
— ............¡!

Los ojos de Keiron se iluminaron increíblemente y rápidamente blandió la daga.

“Oh-oh, eso es todo. Está bien, voy a morir. Es patético pero preferiría ser aplastado por
los pechos de mi madre antes que morir. Cierto, por los pechos... por pechos... pechos...
pechos......... Eeeeeeeeeeeh". –Abriendo de repente sus ojos, vio a Keiron a horcajadas
sobre él, lamiendo su pecho.

— ¡¿De qué vas?¡ ¡Pervertido! –gritó en voz alta.


— Oh, tu pecho está sangrando. Debí lastimarte. Perdóname.
— Eeeeeee~ ¿Qué me estás haciendo? ¡Aaaaaah! –Genrou gritó tanto como él
podía–. ¿Pero no ves que hay gente mirando?
— Hacen que sea más excitante... Hmf, hmf.
— Eh, tíos, ¿no vais a hacer algo? –le gritó Genrou a los subordinados de Keiron,
que apartaban sus ojos.
— Puedes salvar tu vida si haces lo que dice –uno de los hombres aconsejó a
Genrou en voz baja–. Si te conviertes en amante del líder, tendrás tres comidas al
día y descanso por la tarde.
— ¡Qué?! ¡Y una mierda! ¡No tiene gracia! ¡Antes prefiero la muerte!
— ¿Pero qué dices? ¿No odiabas a las mujeres? Hice los deberes –Keiron, con una
cara encantada, apretó su mejilla contra la de Genrou. Deslizó su mano entre las
piernas de Genrou.
— Lo has entendido mal… ¡¡¡Odio a los hombres aún más!!! –el grito de Genrou hizo
eco en la habitación de oro.
— ¿Qué estás haciendo, hermanito...? –los tocamientos de Keiron cesaron al oír esa
voz. Bajó con prisa de la cama, posó una mano en su cabello despeinado e

26
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

intentó hacerse el tonto–. Uh, ¿qué? Estaba luchando, así que estaba
sujetándolo.
— ......... Mentiroso.

Con grandes ojos redondos, la chica de 13 ó 14 años, lo fulminó con la mirada. Ella
llevaba pantalones de color melocotón que le llegaban hasta las pantorrillas y una
chaqueta. Sus cabellos estaban atados formando dos moños en lo alto de la cabeza.

“¿Es la hermana pequeña de Keiron?” –Genrou se preguntó mientras jadeaba.

— ¡Te odio por hacer tales guarradas, hermano!

Era un tono desesperado, pero, habiendo escuchado semejante declaración de forma


tan rotunda de su hermana, nerviosamente tomó su mano.

— ¿Qué estás diciendo? Tu hermano se morirá de pena si dices ese tipo de cosas...
— De todos modos –la hermana pequeña dijo mientras desataba las cuerdas de
Genrou–. A los prisioneros probablemente se les decapitará mañana. Tener un
sesgo está estrictamente prohibido.

Con sólo sus manos atadas a la espalda, Genrou se enfrentó a la cárcel detrás de la
chica. Los subordinados de Keiron no estaban con ellos. Ahora, en la cabeza de Genrou,
se estaba desarrollando un cuidadoso plan.

— Gracias por lo de antes.


— ¿Por qué?
— Por salvarme.
— ...... En realidad no te he salvado. –la hermana pequeña de Keiron dijo en un tono
relajado y sin darse la vuelta–.Mañana por la mañana los dos seréis decapitados.

Yendo a la parte delantera de la prisión, la chica abrió silenciosamente la cerradura.

— ¡Genrou! –gritó Kouji quien se le acercó corriendo–. ¿Estás bien?


— Por supuesto. Nadie me mataría así como así... Lejos de eso… –Genrou
vislumbró las cuerdas flojas que ataban a Kouji y rápidamente empujó el cuerpo
de la chica contra la reja de hierro.
— ¿Qu... qué estás haciendo?
— Aniki, date prisa, átala.

Kouji se deshizo de las cuerdas y ató los brazos de la chica. Luego desató las cuerdas
de Genrou.

— Je, tal y como lo había planeado. Hermanita, lo sentimos, pero ahora te toca a ti
ser nuestra prisionera –Genrou sonrió.
— Vaya, si hasta te has vuelto un poco más inteligente –Kouji también sonrió.
— Pues sí. Así que, hermanita, tenemos que hacer que nos lleves a donde está el
tesoro de Keiron –Genrou la amenazó con esos ojos pequeños y brillantes.
— No sé de lo que estás hablando –la chica respondió con claridad y sin pestañear.

27
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

28
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Muy bien, señorita –Kouji se adelantó–. ¿Qué objeto le molestaría más al líder
que le fuese robado? Piénsalo bien, guapa.
— No trates de engatusarla de esa forma, maldita sea –dijo Genrou mientras
cruzaba sus brazos–. Ahora que lo pienso... Al principio Keiron había dicho algo...
¡Oye, tú! ¿El líder aquí, eh... le gustan tanto los chicos como las chicas?
— No sé de qué estás hablando.
— Qué raro. Antes Keiron mencionó el nombre de una chica. Ordenó la decapitación
de su Número Dos por coquetear con ella.
— ¡¿Qué?! Genrou, esa chica debe ser el “tesoro más preciado” de Keiron. ¿Cómo
se llama?
— Uhm, ¿cómo era? Hoihoi, no… ¿Heihei…? Algo parecido… ¡Reirei! ¡Sí! ¡Reirei!
— ¿Reirei? Ésa es la hermana pequeña de Keiron –Kouji respondió al instante–. Lo
oí antes, cuando los bandidos que estaban de patrulla hablaban.
— ¿Eh? Entonces eres... –Los ojos pequeños y brillantes de Genrou miraron a la
chica que tenía delante.
— Soy Reirei. La hermana pequeña de Keiron –suspiró como si dijera, “Por fin se
han dado cuenta”.
— ¡¡¡¡¡Ella es el tesoro!!!!!! –Genrou y Kouji gritaron al mismo tiempo.
— Ya la tengo. Vamos, Genrou –tan pronto como ella se lo había dicho, Kouji se
echó a Reirei sobre los hombros.

Después de haber robado el “tesoro”, ambos corrieron por las escaleras del sótano a
toda velocidad y huyeron hacia el exterior de los cuarteles.

— Oh-oh. Está lleno de guardias... –Kouji maldijo entre dientes, escondiéndose en la


sombra de la puerta.
— Bueno, entonces, usémosla como escudo para abrirnos paso –intervino Genrou y
Reirei tiró de su abrigo.
— Alto. Eso es peligroso. Hay un túnel secreto. Vayamos por ahí –dijo Reirei
mientras señalaba un agujero cubierto por una estera de paja.
— Oh… Qué detalle por tu parte.
— Vaya, gracias~.

Después de que Genrou y Kouji agradecieron a Reirei, miraron a la chica con cara de
asombro y desconcierto. En lugar de ser llevada por la fuerza, Reirei iba abrazada a la
espalda de Kouji por su cuenta, con sus ojos grandes brillando, y su brazo extendido en
un gesto de “¡vámonos!”.

— ¿Qué? Estoy emocionada. Siempre he querido ser secuestrada.

Notas de traducción:
(*1) Manjû: Golosina japonesa tradicional.

(*2) Butaman: Manjû relleno de carne. Esencialmente, es un nikuman, pero se les llama
así en la región de Kansai.

29
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 4:
Presagio de tormenta

En una habitación interior del castillo de Soûn, Ougi estaba mirando cómo Kyouan
colocaba flores en varios jarrones con una expresión tranquila.

— ¿Hace tres días que llegaste aquí?


— Sí... –Kyouan, vestida con una prenda de color carmesí que Ougi había pedido
para ella, le respondió con una sonrisa brillante–. Hasta ahora, este lugar ha sido
como otro mundo para mí...
— Ya veo. Si hay algo que desees, sólo dilo –Ougi la observaba tímidamente.
— Gracias. Pero... yo sólo soy una florista ¿Por qué...? –Kyouan se volvió hacia él
con la mirada hacia el suelo. Ougi puso una mano en la barbilla y buscó palabras.
— Ese día, por alguna razón, quería salir a la ciudad. Bajé del carro atraído por el
aroma de las flores. Te vi… y tu belleza me robó el corazón...
— ......Oh –Kyouan se sonrojó.
— Cuando me narraste tu triste vida, sabía tenía que hacer algo por ti...
— ............... –Kyouan bajó la cabeza y con la manga de su vestido en silencio se
limpió las lágrimas que derramaba.
— Ni siquiera yo sabía... que Kutô había estado atacando Kônan en secreto –Ougi
no había sabido a través de Saihitei, el emperador, que se había dado una
masacre en los pueblos vecinos de la capital–. ¿Saihitei no ofreció ninguna
ayuda? –Kyouan débilmente negó con la cabeza ante la pregunta de Ougi.
— Cuando me marché del lugar donde nací y vine a la ciudad occidental, pensé que
tal vez mi tristeza sanaría un poco...
— Ya veo –un inusual pensamiento cruzó la mente de Ougi que, por naturaleza, no
era de los que se molestaban con ciertos asuntos.
— Señor Ougi... –Kyouan levantó la cabeza y miró al señor Castillo con ojos
intensos–. Señor Ougi, vos sois el hermano mayor de Saihitei ¿Por qué sois
solamente el Señor del Castillo de Soûn y no el verdadero Emperador…?
— Bueno... –Ougi no sabía qué responder. Hubo una sangrienta lucha de poder
entre las consortes imperiales de Kônan que llevaron a Saihitei y a Ougi a
conseguir las posiciones que tenían ahora. Había sido una batalla terrible entre
mujeres decididas a que su hijo tomara el trono–. La madre de Saihitei se elevó a
la posición de Emperatriz. Al final, mi madre acabó como concubina... No se pudo
hacer nada –Ougi negó con la cabeza.
— Kônan está en una crisis. Hay disidencia entre el pueblo en cuanto a si el
Emperador es la persona que protegerá a nuestro país...
— .........Eso es cierto, pero… –Ougi titubeó ante una muchacha tan modesta que
hacía una aserción tan categórica.
— ¿Qué importancia tiene el anterior status de vuestra madre en estos momentos?
Señor Ougi, como el hermano mayor, por favor, tomad la iniciativa y proteged
nuestro país en un momento así –Kyouan se plantó ante Ougi y apeló a él con
una mirada seria.
— .........S-sí.

Pero al pensar en Saihitei, su hermano menor nacido de otra mujer, su magnífico


manejo de la espada y su gran popularidad, por no hablar de su atractivo que eclipsaba
a cualquier mujer... se marchitó el espíritu de lucha que acababa de florecer en él.

30
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Desearía que Suzaku apareciese y trajese la paz eterna, pero...


— Suzaku... –Kyouan inclinó la cabeza ante las palabras de Ougi–. ¿De la leyenda
de la Sacerdotisa de Suzaku y las Siete Estrellas?
— Así es.
— Ésa es una gran idea –Kyouan dio una palmada–. ¿Y si usted reuniese a las
Estrellas y las pusiese de su parte para cuando la Sacerdotisa aparezca?
— Ah... tienes razón –abrumado, Ougi miró a la chica que se le acercaba más y
más... –. Ya sé quién es una de ellas...
— ¿Qué? ¿Una de las Estrellas?
— ……Es Saihitei.
— Saihitei... –Kyouan abrió ligeramente sus hermosos y brillantes labios.
— Mi hermano es también una de las Estrellas, Hotohori. Fue a causa de ello que la
posición de Emperador, naturalmente, fuese para él... –el aroma de las flores que
traía la brisa desde algún lugar, hizo cosquillear la nariz de Ougi–. Los asuntos
del país deberían delegárselos a Saihitei. Y yo... –dicho esto, Ougi la abrazó.
— ¡No! –Kyouan se retorció ligeramente en los brazos de Ougi– ¡A mí me gustan los
hombres fuertes!
— ...... Kyouan... –ella miró a Ougi con los ojos llorosos.
— Por favor, convertíos en un hombre más fuerte...... Un hombre más fuerte......

*
— ¡Shun'u! ¿Todavía no has terminado con la leña? –al grito de Aidou, Genrou
reaccionó deteniendo el hacha con cara de disgusto.
— Oye, hermana, te estás pasando… –sentado en un tronco, Kouji rió entre dientes.
— Bueno, llevamos comiendo en casa de tu familia una semana. Cortar la madera
es lo mínimo que puedes hacer. Además, Reirei nos dio la lata diciendo cuánto
quería venir a tu casa. Le debes tu vida. Si no hubiera sido por ella te hubieran
hecho carne de butaman –dijo Kouji y soltó una carcajada.
— Maldición… ¡esa mocosa…! –Genrou balanceó el hacha para seguir cortando.
— ¡Gen-chan, Kou-chan (*1), la cena está lista! –Reirei corrió sonrojada.
— ¿Qué diablos es eso de “Gen-chan”? Oye, ésta no es tu casa ¿Por qué estás tan
relajada? Escúchame bien, eres un rehén. Si lo hiciera correctamente estarías
atada con una cuerda y ya veríamos si te daba de comer –espetó Genrou.
— ......... Lo sé... –Reirei bajó la cabeza.
— ¿Qué te pasa? No deberías enfadarte de esa forma. Pobre Reirei –dijo Kouji
mientras la miraba–. Ella sólo quiere experimentar el calor de una familia
normal… Al igual que yo, pero... –Kouji se levantó y golpeó la cabeza de Genrou
con una bofetada–. Marcharte de casa para ser un bandido a pesar de tener este
tipo de familia. Realmente eres un idiota.

Aidou se presentó ante Kouji con un cuenco lleno de arroz.

— Aquí tenéis. Comed todo lo que queráis.


— ¿Y eso? Hermana, ¿no estás muy animada hoy? ¡Ah~! Ya me lo parecía, te gusta
Aniki ¿verdad? ¿Por qué no lo habías di-? –el codo de Aidou se estrelló contra la
cabeza de Genrou.
— ¡¿Qué dices, niñato?! No has cambiado en absoluto.
— ......... Ayayayayayayayay ¿Qué calidez familiar ni qué nada?

31
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Toma un poco de pescado cocido también! –de repente, un par de enormes


bultos aparecieron sobre la cabeza de Genrou.
— ¡Ah! ¡Ma...! ¡Mueve un poco tus pechos, que me rompes el cuello! ¿Qué fue de
ese rollo de que estabas demacrada y de que tus senos se habían reducido a la
mitad de su tamaño? ¡Son más grandes que nunca!
— ¿Eh? ¿Está bien que comamos sin tu padre? –Kouji miró a su alrededor.
— Está justo a tu lado –Genrou señaló mientras se frotaba el cuello.
— Lo siento, no es fácil ver que estoy aquí... –el padre de Genrou rió y con un brazo
escuálido cogió sus palillos.
— ¡Maldición! Antes de irme de casa eran cuatro las solteronas con instintos de
explotadoras de esclavos que había por aquí. Entiendes mis penurias ¿verdad?

En medio de la mesa, Reirei sonreía mientras miraba la cara de todos los allí reunidos.

*
— ¿Qué estás haciendo...?
— ¿Qué? ¡Tú! –Genrou, sentado en un gran tronco frente a la casa, le respondió con
frialdad. Reirei se sentó a su lado–. ¡Ah! ¡Aléjate de mí! ¡ ¡Maldición! ¡¿Aún no te
has enterado de que odio a las mujeres?! –Genrou saltó hacia atrás con un grito.
— ¿Estás mirando las estrellas? –Reirei dijo mirando hacia el cielo.
— Idiota. Yo no soy de ese tipo de hombre romántico –le espetó.
— ...... Eso es cierto.
— Hmph –dejó escapar mientras la miraba.
— Tienes una familia estupenda. Me gustaría tener este tipo de vida... Mis padres
murieron y, desde que puedo recordar, me he ganado la vida como bandida…
— Oh... ¿Entonces tu familia es sólo ese…? Quiero decir ¿Keiron?
— Sí... Aunque mi hermano no es lo mismo que una madre para mí.
— No me digas... ¡Jajajaja! Desde luego no lo parece... –Genrou guardó silencio un
momento–. Mañana volveremos al Leikaku. Nuestro líder estará preocupado.
— ...De acuerdo.
— ¿De acuerdo? ¿Por qué te has quedado pegada a nosotros y no trataste de huir?
–Genrou estaba totalmente decepcionado porque, en vez de robar el tesoro, el
tesoro mismo se había quedado con ellos–. Maldita sea... ¡No te deberías quedar
aquí sentada como si nada!
— ......... Lo siento.
— Tu hermano debe estar tan cabreado que le debe estar saliendo humo de la
cabeza. Decapitaría a su Número Dos sólo porque te comía con los ojos. Él te
quiere de verdad... Es probable que esté cabreado y quiera atacar el Monte
Leikaku... ¿Qué vamos a hacer?
— .....No pasa naaaaaada –Reirei dijo despreocupadamente mientras miraba hacia
las estrellas–. Porque le dejé una nota de despedida...
— ¿Nota de despedida? –Genrou distorsionó su rostro y miró la cara de Reirei.
— Sí, le decía “Voy a divertirme un rato en el Monte Leikaku. No te preocupes por
mí. Si haces algo raro haré que tengas una muerte lenta y dolorosa".
— ¡¿Qu-qué?! –Genrou se golpeó la frente–. ¡Entonces planeaste venir con nosotros
desde el principio!
— Quien os vio en Soûn fui yo –Reirei se señaló a sí misma–. Así que pensé
cuidadosamente qué debía hacer y conseguí que me secuestrarais.

32
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

33
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Entonces… –la boca de Genrou se abrió por completo, preso de la


estupefacción–. Entonces ¡hicimos todo lo que tú habías planeado! ¡Las trampas!
¡El pozo y la red de atrapar jabalíes! ¡Ah! ¡Keiron y esa escena repugnante…!
— Eso no entraba en mis planes…
— ¡Maldita seas! –Genrou se removió el pelo con fuerza–. Y tú, aquí, tan
contenta...... sentada con cara de no haber roto un plato…
— Jejeje, soy más inteligente que tú...

Maldiciendo, Genrou recogió una piedra a sus pies y la arrojó hacia el cielo de la noche.

— No es de extrañar que odies a tu hermano. Aun así ¿quien se pondría loca de


alegría al ser rehén del enemigo?
— Mi hermano no fue la única razón por la que me quería ir... –se dijo principalmente
para sí misma.
— ¡Hey! ¿Qué estáis haciendo ahí? –Kouji corrió hasta donde estaban los dos–.
¿Qué pasaría si Reirei cogiese un resfriado?
— ¿Tengo que preocuparme por esta mocosa? –Genrou se dio la vuelta con mala
cara y recibió un golpe en la cabeza cortesía de Kouji.
— Reirei es un importante botín de guerra. Y, Reirei, si pasas tiempo con este tipo
que no tiene una pizca de delicadeza, se convertirá en una astilla en tu corazón
que hará de tu vida un infierno –dicho esto, Kouji cogió la mano de Reirei y la
llevó al interior de la casa.
— “¿Hará de tu vida un infierno?” Bien dicho. Lo mismo se puede decir de ti, Aniki.

Una vez solo, Genrou pateó el suelo a sus pies. De pronto inclinó su cabeza.

— Espera, algo no está bien... En la montaña, Aniki quería conocer a mi hermana,


pero no ha mostrado ningún interés en Aidou al conocerla... En cambio... ¡Oh! –se
golpeó la palma de una mano con el puño de la otra–. ¿Qué? ¿Eso es lo que era?
¡Aniki también está loco! ¿Se ha puesto celoso al oírnos charlar? ¿Qué hay de
bueno en esa chica estúpida? Ah… ¡Jajajajajaja, jijijijijiji! Ah… qué divertido. Estoy
llorando –Genrou se levantó de un salto y se echó hacia atrás su cabello de
punta–. Je… Pero si tengo un montón de delicadeza.

*
Al día siguiente, Kouji y Genrou regresaron al Monte Leikaku y fueron directamente a la
habitación del líder.

— Os ha llevado un buen tiempo… Así que ¿cuál es el tesoro? –Kouji sacó


repentinamente a Reirei de detrás suyo y la presentó ante el líder–. El tesoro de
Keiron: su hermana pequeña por la que haría cualquier cosa.
— ¡Vaya! ¡Qué guapo! –Reirei miró a Hakurou con sus grandes ojos parpadeando–.
Es lo opuesto de mi hermano –Hakurou se aclaró la garganta tosiendo.
— He oído que Keiron tenía una hermana pequeña pero... Ya veo ¿Entonces ella es
su tesoro? Pero, ¿esta chica no está demasiado feliz después de haber sido
secuestrada? Ni siquiera está atada...
— No, líder. Al principio lloraba y montó un escándalo, y era terrible, así que... –Kouji
explicó con una cara seria–. Nos colamos en el Monte Kaou hace una semana,
analizamos la enorme cantidad de datos que recogimos y, finalmente,

34
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

identificamos el tesoro. Bueno, cuando la secuestramos, nos dio un poco de


problemas. Pero le dijimos que la mataríamos en ese mismo momento si
intentaba huir. Después, ella hizo todo lo que se le dijo.

Asombrado, Genrou escuchó la explicación de Kouji con la boca abierta. Mientras,


Hakurou se llevó una mano a la frente y miró alternativamente a Kouji y Genrou.

— Entonces, ¿quién secuestró a la niña?


— Bueno...... –Kouji vaciló.

Genrou le miró. Parecía que iba a reclamar la hazaña como suya. “Bueno, está bien,
pero... Eso no fue una hazaña, ni mucho menos”.

— Fui yo... junto con Genrou. Ambos lo hicimos juntos...

Al escuchar eso, Hakurou sonrió de manera enigmática.

— ...Donde quiera que vayáis, los dos hacéis un buen equipo –de repente se fijó en
Reirei que se acercó saltando a su lado–. Oye, ¿qué haces, chica?
— Vaya, un harisen de hierro. Sí que debe doler si me golpeasen en la cabeza con
eso~ –Reirei dijo alegremente. No parecía conocer el auténtico poder del tessen.
— ¡Oye! –Hakurou abofeteó la mano de Reirei que se extendía hacia el tessen
apoyado en un pedestal–. ¡Esto no es un juguete de niños!
— Así es. Ése es el juguete de un adulto –dijo Genrou.
— ¡idiota! –le llamó Kouji y le golpeó en la cabeza.
— ¡En primer lugar! –Hakurou carraspeó de nuevo–. Lo habéis hecho bien... He
decidido confiaros a ambos el futuro del Monte Leikaku.
— ¡¿Qué...?! –al oír eso, un Kouji y un Genrou sorprendidos miraron fijamente al
líder–. ¿El futuro del Monte Leikaku?
— Así es. El papel del próximo líder.
— Pero... usted todavía será el líder por mucho tiempo... –Hakurou negó con la
cabeza ante las palabras de Kouji.
— Quién sabe lo que puede sucederle a una persona en cualquier momento. Es el
deber de un líder tomar precauciones, también para situaciones difíciles que
pueden venir en el futuro. En realidad, iba a escoger a la persona que robase el
tesoro pero, en fin... Ambos formáis un equipo. Parece que finalmente os
convertisteis en adultos. A partir de ahora trabajad duro y estaréis a la altura de
ser Generales de los bandidos del Monte Leikaku. Y, cuando llegue el momento,
la persona de mayores capacidades será el que me sucederá.
— ¡......S-sí! –tanto Kouji como Genrou respondieron en voz alta mientras se ponían
rojos por el entusiasmo.

*
— Vosotros dos seréis los Generales. Eso es genial.
— ¡Sí, gracias!
— Todo gracias a mí ¿verdad?
— Pues sí. Realmente es por...... ¿¿¿¿¿Hmm?????

35
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Genrou se quedó en silencio y se sentó de golpe frente la puerta, con aspecto


disgustado. Nunca pensó que sería elegido para ser General después de estar en el
grupo desde hacía apenas un año. Y, algún día, ¿Kouji o él mismo serían el líder...? Se
sentía como si estuviera soñando.

— Me pregunto si el líder ha perdido el juicio. Ahora que lo pienso, ¿no parecía un


poco cansado? Por no hablar de... –con cara de disgusto, Genrou miró a Reirei
que se sentó en la cama, inquieta–. Me alegro de tener mi propio cuarto de ahora
en adelante, pero ¿por qué tengo que vigilarte en mi habitación, incluso de
noche?
— ......Hmpf, Hmpf.
— ¿De qué va tanto <<Hmph>>? ¡Oye, si lo prefieres puedes ir a la habitación de
Aniki! –Genrou le sugirió con la intención de mostrarle a Kouji que era inteligente.
— Estoy bien aquí –dijo mientras sacaba las piernas de la cama–. ¿Acaso el líder no
dijo que estoy a salvo ya que odias a las mujeres?
— ......Maldita sea. Podría estar bien porque estás segura, pero ¡no me gusta! –
Genrou se cruzó de brazos y cerró los ojos–. Me voy a dormir.

Un susurro de mantas llegó desde de la cama.

— ...... Siento haber hecho que tengas que dormir en el suelo.


— Olvídalo, ¿quieres irte ya a dormir? Si cambias de opinión y tratas de escapar por
la ventana…
— ¿Me vas a matar...?
— ......... Olvídalo, duerme...

“Bueno, no hay forma de que una chica tan lenta pueda escapar, pero…”

— Estoy segura de que serás el próximo líder... –dijo Reirei en susurros.


— ...... ¿Qué estás diciendo?

“Lo mire desde el ángulo que lo mire, Kouji Aniki es mucho mejor en lo que se refiere a
auténticas habilidades. Estamos igualados cuando se trata de luchar pero él es más
inteligente y también sabe cómo tratar y usar a las personas ¿Yo, líder? Eso nunca
sucederá aunque tuviese una enorme y estupenda habilidad especial. Es imposible...”.

— ...... Al menos, eso es lo que me gustaría... Que te conviertas en el líder...

Genrou no respondió.

Siguió oyendo a Reirei hacer ruido de mantas en la cama ¿Estaba tan emocionada en
su primera noche en el Monte Leikaku que no podía dormir?

Genrou abrió los ojos y bostezó al escuchar el canto de un pajarillo. Miró la cama vacía y
se levantó de un salto.

— ¡¿Qué…?! ¡¿Al final te escapaste?! –Genrou abrió la ventana con un crujido y se


frotó sus ojos pequeños–. ¿Q-qué estás…? –en el patio, por debajo de la
ventana, Reirei se balanceaba con un bô (*2) de aproximadamente dos metros de
largo mientras gritaba.
— ¿Que qué estoy haciendo? Estoy practicando bôjutsu (*3).

36
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Claro, eres la hermana pequeña del líder del Monte Kaou. Debes conocer el arte
de la defensa personal, ¿verdad? Pero ¿de dónde has sacado ese pedazo de
madera?

De repente, el bô de Reirei voló hacia Genrou que chilló. Sin embargo, éste cambió de
dirección con un giro a la derecha, delante de sus ojos, y volvió hacia la chica.

— T-tú...

Genrou vio cómo el bô en la mano de Reirei se hacía más pequeño hasta contraerse y
encajar en su mano. Sus labios temblaban mientras señalaba a eso. Reirei puso
rápidamente el bô contraído en el pelo y sonrió.

— Éste es mi “aibô no aibô" (*4). Entonces, ¿qué voy a hacer a partir de ahora? –
Reirei se volvió con una cara sonriente hacia Genrou, cuya boca no paraba de
abrirse y cerrarse.

*
— ¡Alto!

Una pierna salió de repente de la espesura y derribó al hombre que iba en cabeza que
había estado corriendo velozmente a lo largo del camino de la montaña. Los cinco
hombres detrás de él se detuvieron.

— Hola, ¿qué? ¿estáis de paseo? –una figura apareció de la espesura con un


crujido. Era una menuda chica de 13 o 14 años de edad.
— ¿Qué pasa, chica? No deberías jugarles bromas a los adultos por aquí –el
hombre de mediana edad y amplia cintura tirado en el suelo se levantó
lentamente mientras aferraba a su hombro un gran bulto de tela y se alejó de
nuevo junto con las personas lo acompañaban.
— ¿No te dije que te detuvieras? –la muchacha dijo en voz despreocupada y se
puso delante de los hombres–. ¿No conocéis a los bandidos del Monte Leikaku?
— Sí, los conocemos pero ¿qué pasa con ellos? Vamos, sal de nuestro camino.
— Es que yo soy una de esos bandidos –los hombres se echaron a reír al mismo
tiempo.
— Pobrecita. Esta chica está como una cabra.
— ¡Vosotros sois los que estáis mal! –con esa voz, dos hombres aparecieron de la
espesura. Al ver eso, los ojos del hombre gordo se hincharon de miedo.
— Hemos oído hablar de vosotros. Pedís alquileres imposibles y luego acosáis a los
agricultores.
— ¿Y bien…? –el gordo de mediana edad gritó a los hombres que iban detrás de él–
¡No sé si son bandidos, pero acabad con ellos!
— Yo me encargo de ellos... –la chica contuvo a sus dos compañeros y se llevó una
mano a una horquilla artesanal. En un instante, la joven extendió la horquilla en
su mano. Viendo alargarse la madera hasta exceder su altura, los hombres se
detuvieron.
— ¿Qu... quién... eres tú?
— ¿No te lo había dicho ya? Soy una bandida –dicho esto, la chica abrió el bô con
un giro.

37
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Escasos momentos después…

— ¡Vaya, lo hice de nuevo! –Reirei dijo con alegría.

Genrou se rascó la cabeza mientras sujetaba el enorme botín de guerra arrancado de


entre las pertenencias del arrendatario corrupto.

— Es realmente difícil ¿verdad? Hacer nuestro trabajo con un rehén –dicho esto,
hizo una mueca de disgusto y miró a Kouji.

Dos semanas habían pasado y Kouji y Genrou habían llevado a Reirei por todas partes,
incluso mientras hacían su trabajo de bandidos. Bueno, tampoco podían menospreciarla.
Reirei era otra persona en cuanto cogía la horquilla y la transformaba en su bô, por lo
que los dos apenas tenían ningún trabajo que hacer.

— Somos el equipo más fuerte del Monte Leikaku ¿Por qué no bajamos más, hasta
la base de la montaña?
— Estoy agotado de estar con ella –echando un vistazo a Reirei, cuyas mejillas
estaban enrojeciendo, Genrou susurró al oído de Kouji–. Me está volviendo loco y
encima no me deja tranquilo por las noches.
— Joder ¿No será que estás fingiendo odiar a las mujeres y realmente eres un
bastardo pervertido que quiere tener cada noche su momento con ella?
— Ya… vale… –cogido por el pecho, Genrou apenas podía hablar.
— El líder se encuentra ahora pensando cuidadosamente los términos de un
intercambio de rehenes con Keiron. Tenemos que ser pacientes un poco más.

En ese momento, un muchacho recién llegado a la banda corrió hacia ellos.

— ¡Aniki---! ¡Ha ocurrido algo terrible! –el chico, que apenas podía respirar, fue ante
Genrou y Kouji–. ¡Nuestro tesoro ha sido robado!
— ¿Qué? –Genrou y Kouji intercambiaron miradas tensas.
— Desgraciados... –Genrou frunció el ceño y apretó los puños–. Por cierto, ¿cuál es
nuestro tesoro?
— ¡Idiota, obviamente es el Tessen! ¡Imbécil! –le gritó Kouji.

Notas de traducción:
(*1) -chan: Sufijo diminutivo que denota afecto.

(*2) Bô: Bastón. Arma larga en forma de vara de madera.

(*3) Bôjutsu: Arte japonés de lucha con bô.

(*4) Aibô: Compañero. La autora hace un juego de palabras usando “Aibô” y los “bô”
anteriormente mencionados. No es seguro pero es posible que el “Ai” que acompaña a
uno de los dos “bô” sea por “Amor”, de modo que la traducción de esa frase puede ser
algo como “Éste es mi querido compañero bô”.

38
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 5:
Espada de malicia

— Ya es suficiente. Fuera.

Kouji, Genrou y Reirei entraron en la habitación del líder y pasaron junto al daruma
Eiken cuando éste salía después de la orden de Hakurou.

— Líder, ¿es cierto que el tessen fue robado? –Kouji preguntó a Hakurou quien
asintió con una expresión seria.
— Fue cuando salí de la habitación durante un momento. El guardia de hoy, Eiken,
dijo que se quedó dormido.
— Li… líder ¡¿Por qué no echa de una vez a ese tipo?! –Genrou gritó con fuerza,
sacudiendo la cabeza.
— Escuchad.... Es cierto que Eiken no encaja aquí. Pero, hace mucho tiempo,
cuando mi padre estaba en problemas, Eiken lo ayudó... Y nunca pudo devolverle
el favor.
— ...............
— Líder, quien ha robado el tessen... –ante las palabras de Kouji, Hakurou miró a
Reirei.
— Así es. Probablemente fue...

En ese momento, uno de los subordinados se precipitó en la habitación.

— Líder. Esto apareció tirado en la entrada de la fortaleza –y le entregó un pedazo


de papel.
— Lo que suponía… –Hakurou leyó en voz alta el contenido de la nota–. "He cogido
el tessen. Trae a mi hermana a mi habitación del Monte Kaou para la puesta de
sol de mañana. Keiron." –Hakurou suspiró–. No hay nada que podamos hacer. Y
de todos modos, la niña probablemente extraña su casa. Siento todo esto,
jovencita –Reirei sacudió la cabeza–. ¡Kouji, Genrou, lo dejo en vuestras manos!

Después de que los tres salieran de la habitación, Hakurou dejó escapar un largo
suspiro. Naturalmente, no podía poner en palabras los sentimientos de reproche hacia sí
mismo por el robo del tessen. Pero, por otro lado, se sentía aliviado por el hecho de que
era Keiron quien se lo había llevado. El tessen era un tesoro inútil para él.

"No importa cómo, tenemos que asegurar que el tessen no caiga... en sus
manos... Tenemos que sellarlo antes de que llegue la tormenta”.

Hakurou se mordió el labio. Su pecho subía y bajaba agitado a pesar de que había
estado sentado en una silla desde hacía un buen rato.

39
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

40
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

*
Al día siguiente, Kouji y Genrou llevaron a Reirei a la base del Monte Kaou.

— Ayayayayayay... –Genrou se aferró a su estómago y se dobló por la cintura.


— ¿Qué te pasa... Genrou? –Reirei se agachó y le miró.
— Supongo que comí demasiados butaman... Aniki, lo siento pero ¿podrías ir solo?
— ¿Qué? ¿Así de repente?
— Es sólo un intercambio de tesoros, ¿verdad? –Genrou le dijo a Kouji, quien lo
miraba con recelo–. Una persona debe ser suficiente. Venga, ¡por favor!
— Está bien, pero... –Kouji vio a Genrou levantar la cara y guiñarle un ojo–.
Bueno, entonces, vamos Reirei... –le dijo al “tesoro” de Keiron y ambos siguieron.

"¿Qué ha sido eso? ¡Me ha guiñado uno de sus minúsculos ojos! ¡Qué asco! ¿Será que
de verdad le gustan los chicos?” –Kouji se detuvo en seco–. “O... ¿podría ser…? ¿Será
que Genrou, de entre todas las personas, quien menos me imaginaba que sería capaz
de conocer mis sentimientos...? Pero, ¿y si sucedió un milagro? ¡¿Y si ese payaso ha
usado al fin la cabeza...?!”

— ¿En qué piensas, Kouji? –Reirei se giró a mitad del camino de la montaña.
— Bueno, eh... nada.

“Ya veo. ¿Era eso entonces? Claro, como si uno fuera capaz de tener dolor de
estómago por cinco butaman…”

— Hmmmmmmmmmmmmmm…
— ¿Qué pasa? Estás actuando de forma extraña.
— ¿Eh? Jajaja Sí, bueno… D... De todos modos, debe ser genial, vas a volver a
casa... –Kouji se rió.
— ......No, en absoluto...
— ¿Qué? ¿No te alegras?
— ...... Por supuesto que no –Reirei miró hacia abajo–. El Monte Kaou es totalmente
diferente del Monte Leikaku. Los bandidos son crueles. Las mujeres, los niños, los
pobres… no importa quién: les atacamos. Y pensar que el líder es mi hermano...
Y lo peor es que mi hermano es... igual... –Reirei terminó con voz llorosa y con los
ojos anegados mirando a Kouji–. No quiero volver...
— Reirei...
— Oye, ¿Puedo unirme a vosotros?
— ¡¿Qué...?!

Por supuesto, si dependiera de Kouji, eso era lo que a él le gustaría. Pero ella era la
hermana menor del líder enemigo. Además, ahora tenían que recuperar el tessen.
¿Podría ser capaz ignorar todo eso?

— Ya me he hecho a la idea. Voy a volver... –Reirei se dio la vuelta y Kouji la cogió


por el hombro.
— Oye, espera. Piensa en tu posición...
— Eso no me importa.... No quiero vivir más en el Kaou. Me gusta el Leikaku...

“¿Ha dicho que le gusta el Monte Leikaku...?” –el corazón de Kouji latía con fuerza.

41
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Kouji, ¿sería una molestia tenerme allí?


— N... no. Si tú estuvieses con nosotros… Yo estaría... feliz.
— ¿En serio? –el rostro de Reirei de repente se iluminó de alegría.

Kouji tragó saliva. Dentro de su mente, un Genrou con alas de Cupido gritaba "¡Lánzate!"

— Reirei... –Kouji le apretó el hombro–. ¿Querrías bajar esta montaña... conmigo?

“Sí. Simplemente, dejarlo todo e ir a algún lugar desconocido con ella...”

— ¡Qué alegría! –Reirei abrazó a Kouji–. Entonces, ¿está bien que vuelva?
Genrou, tú y yo podemos estar en el Monte Leikaku juntos otra vez.
— ¡¡.......!! –el brazo de Kouji se detuvo cuando iba a rodear el cuerpo de Reirei y se
rió con un "hmf".

“Ya veo. ¿Así eran las cosas…? Los tres, incluyendo a Genrou... Convertirse en rehén
de buena gana y sentirse tan animada en el Monte Leikaku... ¿Fue por eso?”

— Una broma –Kouji se quitó a Reirei de encima–. Fue una broma.


— ¿Eh......?
— Lo siento por ti –Reirei estaba pálida–, pero tenemos que recuperar el tessen.
— ¿Qué más da ese tessen…? –lágrimas se deslizaron por los ojos de la chica.
— Eso no va a funcionar conmigo –Kouji le dijo y desvió la mirada de ella–...... Y a
partir de ahora, renuncia a Genrou –pudo oír un jadeo ahogado que se le
escapaba a Reirei–. Él odia a las mujeres. Ya lo sabes.
— ¡Eso no tiene nada que ver! –Kouji sintió una punzada en su corazón al escuchar
a Reirei elevar la voz con ira nada habitual en ella.
— ...Además, un día tendrá que dejar el Monte Leikaku...
— ¿Qué? Kouji, ¿qué quieres decir con eso?
— Genrou es una de las Estrellas de Suzaku. Un carácter aparece en su brazo
derecho cuando está emocionado.
— Estrella de Suzaku…
— Así que, cuando aparezca la Sacerdotisa, Genrou no podrá seguir siendo un
simple bandido en el Monte Leikaku.
— Genrou nunca haría eso. Genrou odia demasiado a las mujeres como para irse
por una Sacerdotisa salida de la nada... –Kouji miró fríamente a Reirei que
persistía en desesperación.
— ¿Quién sabe lo que pasará? ¿Cómo reaccionará ante una chica de otro mundo?
— ¡¡........!!
— Venga, vamos –Kouji agarró con fuerza el brazo de la chica.
— ¡NO------! ¡Suéltame! ¡Kouji, idiota, suéltame!
— Tu aventura ya se ha terminado.

Esta vez, Kouji sí que tuvo que cargar con una chica escandalosa que lloraba y le
arañaba en la espalda.

*
No había señales de vida en la fortaleza, como si se tratara de un pueblo fantasma.

42
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¿Qué? ¿Otra trampa? ¿Como antes...?

Esta vez prestó más atención al entrar en las salas hasta llegar a la habitación del líder.

— Es aquí, ¿verdad? –Kouji confirmó con Reirei en la espalda y llamó a la puerta–.


Disculpe ¿Quién es? Soy Kouji, del Monte Leikaku, que ha venido para coger
el tessen. Bueno, sé bienvenido. Por favor, entra. Gracias.

Con una serie de crujidos, abrió la puerta y, al igual que Genrou entonces, una luz
dorada brilló en los ojos de Kouji que se vio deslumbrado y tuvo que retroceder un paso.
En un dorado sillón, en el centro de la sala, se sentó el hombre que vio en la prisión. No
vio a nadie más en la habitación.

— Llegas tarde –Keiron refunfuñó.


— Hmph. Tu hermanita dijo que no quería volver aquí y me estaba dando problemas
–Kouji dejó caer a Reirei como un saco.
— Decepcionante –Keiron estrechó un párpado–. ¿No ha venido el líder sino un
crío?
— Hermano, Kouji es un candidato para ser el próximo líder.
— Oh. Parece que el Monte Leikaku también carece de hombres con talento. Bueno,
de todos modos, es el fin de la era de Hakurou al frente del Monte Leikaku.
— ¡¿...Qué?! –Kouji apretó ambos puños, apenas manteniendo en jaque a su ira,
que amenazaba con estallar.
— Así que, ¿vas a devolverme a mi hermana? Porque lo cierto es que Reirei tiene
un gran "potencial" para la guerra.
— ¿Eh...? –Reirei frunció el ceño.
— ¡Dame el tessen!
— Está bien. Hmpf –Keiron levantó el tessen que estaba encima de un pedestal de
oro. Tan pronto como lo hizo lo lanzó hacia el techo–. Ahí lo tienes.
— ¡Ah...! –tomado por sorpresa, Kouji soltó a Reirei y miró hacia arriba.

En ese momento Keiron se levantó rápidamente de su silla, envió de un golpe a su


hermana hacia la esquina derecha de la sala, desenvainó una espada de su cintura y la
dirigió a la garganta de Kouji. Éste se mordió el labio y con el rabillo del ojo vio el tessen
en el suelo, en la esquina izquierda de la habitación.

— Juegas sucio...
— Jujujuju. Soy un hombre que llegó a lo más alto usando la cabeza –Keiron tocaba
el cuello de Kouji con la espada–. Así que, Kouji... Estás muy nervioso, ¿verdad?
¿Sucedió algo por el camino hasta aquí? –Kouji tragó saliva. Era como si pudiera
leer su mente–. ¡¿Puedes proteger el Monte Leikaku con un chi tan miserable?!

Keiron abrió sus pequeños ojos e hizo girar la espada. Al mismo tiempo, Reirei cogió su
horquilla.

— ¡MUERE!

En ese momento, se oyó el ruido del enrejado de bambú de la ventana, roto de una
patada. Una figura oscura saltó hacia el centro de la habitación, agarró en el aire el bô
ya extendido de Reirei y barrió la pierna de Keiron, evitando por apenas unos segundos
que clavase su acero en la garganta de Kouji.

43
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

44
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Genrou está aquí!

Genrou agarró el pecho de Keiron mientras estaba en el aire y conectó un gancho en la


mandíbula. Mirando a Keiron, desplomado contra la pared de la habitación, Genrou gritó.

— Prestad atención. El corazón de un hombre (casi) nunca se aturde. Gilipollas.


— Genrou... ¿Has venido? –dijo Kouji y Genrou se encogió de hombros.
— Pensé que no podía eludir mi deber después de todo... –tras decir eso, se volvió
hacia Reirei–. Siento haber golpeado a tu hermano.
— ...Está bien. No me importa... –dijo ella mientras miraba a Keiron apoyado en la
pared–. ...... No es mi hermano.
— Sí, entiendo cómo te sientes, pero…
— No –sin dejarle continuar hablando, Reirei señaló a Keiron–. De verdad... él no es
Keiron.
— ¡¿Quéeee?! –tan pronto como Genrou y Kouji gritaron, una cortina de humo
carmesí comenzó a inundar la habitación desde el centro.
— Cof, cof... ¿Qué es esto?
— Argh, me duelen los ojos.

Los tres se estaban asfixiando, cubriéndose la nariz y la boca con un brazo mientras
agitaban el otro intentando dispersar el humo. Entonces, una voz surgió de algún lugar
indeterminado.

— El sello se ha roto... –era siniestra y grave, y parecía venir del subsuelo–. Ahora,
es el momento de mi venganza por lo ocurrido hace 300 años... –la sala de oro
adquirió el color de las llamas, como si todas las superficies estuvieran ardiendo–.
¡El país de Kônan se convertirá en un desierto de cadáveres de los estúpidos
humanos!

Tras esas últimas palabras, en un momento, el humo finalmente se aclaró y Genrou,


Kouji y Reirei se pusieron de pie.

— Se ha ido –Kouji refunfuñó.


— ¿Qu...? ¿Qué fue eso...? –Genrou se dirigió a Reirei–. Si no fue Keiron,
entonces… ¿Quién?
— No lo sé...
— ¿No lo sabes? Eso tiene que haber sido cosa suya ¿no? Ah......
— Eso no lo ha hecho él. A mi hermano no se le pasaría por la cabeza usarme como
objeto de guerra. Y, no importa lo que pase, él no me haría daño. –Reirei aseguró
con rotundidad.

Entonces, Genrou vio algo a sus pies.

— ¡El tessen! Bueno, no entiendo nada de lo que ha pasado, pero, tenemos el


tessen–. Kouji rápidamente lo cogió, le miró con desprecio y le dio con él en la
cabeza–. ¡¿Qué estás haciendo...?! –otro golpe más y Genrou se la agarró del
dolor que le estaba saltando.
— ¡Idiota! ¡Esto es un harisen normal y corriente! Uno de pega, al igual que el falso
Keiron –Kouji, con furia, arrancó el papel de color hierro que recubría el harisen.
— ¡¿Qué?! ¡Crear un falso Keiron, preparar un harisen falso, tratar de recuperar a
Reirei, hacer una cortina de humo, y largase dejándonos un par de frases que no

45
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

tienen sentido! –Genrou dio una patada en el suelo, saturado–. ¿Quién era ese
hijo de puta...?

“El aroma...” –Kouji tuvo una sensación extraña–. “Aunque apenas se puede apreciar...
Siento como si lo hubiera olido en otro lugar antes...” –Junto a un molesto Genrou, Kouji
inclinó su cabeza.

*
— ¿A dónde fueron todos…? –Reirei murmuró mientras bajaban la montaña. Habían
mirado en todos los rincones pero, al final, no pudieron encontrar al verdadero
Keiron o a cualquiera de los otros bandidos del Monte Kaou.
— Y, ¿dónde diablos está el verdadero tessen…?

Con Kouji a la cabeza, los tres bajaban del Monte Kaou en la noche, con pasos pesados.

— Genrou... –mientras encabezaba la marcha, Kouji le habló sin mirar hacia atrás.
— ¿Qué pasa Aniki?
— No tienes que llamarme Aniki de ahora en adelante.
— ¿Eh?
— A partir de ahora, somos iguales. Tal como dijo el líder, tenemos que aplicarnos, y
mejoraremos. Y luego, el que tenga más capacidad, será su sucesor.
— ¡¿Qué?! –Genrou corrió hasta ponerse por delante de Kouji–. ¿Por qué te has
puesto tan serio de repente? Ya sé. Lo dices porque te salvé antes, ¿no? Serás...
No pasa nada, Aniki –Genrou dijo bajando la voz–. Je, je… Seguro que pasaron
muchas cosas mientras estabas con Reirei... Y después te pillaran con la guardia
baja. Pero, bien por ti, ¿verdad? Reirei vuelve de nuevo… –Kouji le golpeó–
¡Ay!¿De qué vas?
— No me vuelvas a llamar Aniki.

“Hoy fue él quien me salvó” –Kouji decidió que ya no podía tratar a Genrou como un
hermano pequeño. Tenía que tratarlo como a un rival.

— Bueno, ¿y cómo debo llamarte?


— ……………Kouji.

Reirei corrió y adelantó a los dos, señalando su destino.

— Las luces de la ciudad de Soûn. Tengo hambre ¡Pillemos algo para comer en la
ciudad y luego volvamos rápido al Monte Leikaku! –dijo Reirei y tiró alegremente
de la manga de Kouji.

46
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 6:
Escenario de ruinas

La puerta de una habitación interior del Castillo de Soûn se abrió con parsimonia.

— Saihitei ha venido para verle –Ougi se incorporó y saludó a los recién llegados al
castillo con una sonrisa.
— Debes de estar cansado viniendo de tan lejos.
— Ha pasado tanto tiempo. Hermano, me alegra ver que estás bien –Saihitei inclinó
la cabeza hacia su hermano mayor y con gracia se sentó en un sillón junto a él.

Cada vez que lo veía, Saihitei parecía aumentar su nobleza y belleza... Sintiéndose
abrumado de nuevo, Ougi miró a la cara de su hermano, dos años más joven que él. El
Emperador, que había sido llamado para hablar de temas importantes, vio una serie de
asesores alrededor de Ougi.

— Hermano, ¿cuál es la situación de Soûn?


— No hay graves problemas en este momento.
— Ése es el resultado de tu buen hacer, hermano. Te doy las gracias de todo
corazón –Ougi miró a los ojos claros de Saihitei para advertirse a sí mismo “¿Voy
a dejarme hechizar por su hermoso rostro y su tranquilidad?”
— Los problemas... están en la ciudad oriental, ¿no es así...?
— ¿Qué te hace decir eso...?
— ¿No es verdad que el ejército de Kutô a menudo ataca los pueblos vecinos de la
capital? –Ougi, desafiante, se acercó a Saihitei.
— ¿El país de Kutô? –Saihitei inclinó su cabeza.
— Sí. No has hecho nada y dejaste que atacasen los pueblos cercanos a la frontera.
— Nuestro ejército está emplazado cerca de la frontera ¿Dónde has oído esa
historia? –Saihitei respondió sin tapujos y Ougi miró, sin pensarlo, a uno de los
asistentes a su lado.
— ¿Acaso estás escondiendo algo? La familia de esa chica fue asesinada por el
ejército del país de Kutô... –Saihitei siguió la mirada de Ougi. Una hermosa
muchacha de unos 20 años de edad le miraba con fiereza.
— ¿Es verdad esa historia?
— Sí –la chica respondió con claridad. Saihitei sintió una llama brillando en sus ojos.
No sabía si era de dolor u odio. El tono de Ougi se volvió más tenaz, apoyando el
ardor de esa llama.
— ¿Crees que puedes proteger a Kônan con semejante indulgencia?
— Hermano mayor...
— Hasta ahora te he dejado el cargo de Emperador, pero, ya no puedo permanecer
en silencio –una llama roja brilló también en los ojos de Ougi.
— Entonces, ¿qué debo hacer? –Ougi se inclinó ante la pregunta de Saihitei.
— Tengo una idea. ¿Por qué no me entregas el Universo de los Cuatro Dioses que
Taiitsukun otorgó a los primeros emperadores de Kônan, Kutô, Sairô y Hokkan?
— ¿El Universo de los Cuatro Dioses...?
— Sí. He oído que la Sacerdotisa ya apareció en Sairô y Hokkan, reunieron a sus
Estrellas, convocaron a las deidades correspondientes a sus países, pidieron sus
deseos y obtuvieron la paz eterna. Tú naciste con la marca de una Estrella por lo

47
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

que la Sacerdotisa debería aparecer en Kônan pronto. Creo que deberías


prepararte para ese momento.
— ...... Ya veo –Saihitei miró alrededor de la habitación de nuevo. Luego se volvió
hacia Ougi–. Si tu madre se hubiese convertido en Emperatriz en medio de la
disputa de las consortes imperiales, habrías gobernado Kônan. Pero, el destino
me hizo Emperador... Si era el destino, entonces es mi deber cumplir con el papel
que se me dio. El Universo de los Cuatro Dioses debe estar con el Emperador, así
que no te lo entregaré.
— ¿Qué...? –las mejillas de Ougi se crisparon.
— Hermano mayor, las Estrellas deben ser encontradas por la Sacerdotisa utilizando
El Universo de los Cuatro Dioses. No es algo que deba molestarte.
— ¡¿Qué?! ¡¿De qué hablas mientras nos ataca el país de Kutô?! –Ougi alzó la voz,
con su cara enrojecida.
— Por cierto, –sin ni siquiera hacer una mueca, Saihitei, en silencio, miró a su
hermano–. ¿Quiénes son los hombres de aspecto violento que he visto en el
interior del castillo?
— Son bandidos del Monte Kaou –Saihitei frunció el ceño. Los rumores de su
violenta forma de actuar habían llegado incluso a la ciudad oriental–. Serán un
poderoso potencial de guerra cuando los sometamos –Ougi sonrió.
— Un ejército de bandidos... –Saihitei cerró los ojos. Parecía estar concentrando su
chi en algún punto concreto. Luego abrió los ojos y se volvió hacia su hermano–.
Has cambiado, hermano mayor.
— Así es, he cambiado. No puedo superarte en belleza pero...
— ¿De qué hablas? –la frente de Saihitei se crispó.
— Pero, no seré derrotado en fuerza –Ougi le dirigió a Saihitei una mirada mordaz.
— ¿Quién te ha hecho esto?
— ...... Na... nadie.
— Hermano mayor, –Saihitei le habló sin apartarse de la mirada del inquieto
Ougi–. haz que tus asistentes abandonen la habitación... Tenemos que hablar de
esto, sólo nosotros dos...
— ¡No!
— ...... Entonces, ¿vas a hacer que por lo menos la chica se retire? –Saihitei miró a
la muchacha cuya familia había sido masacrada por el ejército de Kutô.
— ¡¡¡No!!! –Ougi golpeó el sillón con las dos manos. Los sirvientes de la sala
levantaron la vista, sorprendidos por la actitud del Señor del Castillo de Soûn. Así
como lo hizo Saihitei. Hasta ahora, nadie había visto nunca a Ougi enfureció
como estaba en ese momento.
— Entiendo... –Saihitei lentamente se puso de pie–. Incluso si no me hubieras
aconsejado, yo, como Emperador, y como Hotohori, una de las Estrellas de
Suzaku, tengo la intención de proteger el país de Kônan hasta el final de mis
fuerzas. No creo que jamás puedas superarme en ese aspecto, así que no hay
ninguna razón por la que debas preocuparte en estos asuntos.

*
Habiendo visto a Saihitei marcharse en silencio, todo el cuerpo de Ougi se sacudió
con rabia.

— ¡¿Que no hay razón para preocuparme?! ¡¿No cree que pueda ser mejor que él?!
¡¿Cómo se atreve a insultar a su hermano mayor con esa mirada de

48
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

superioridad?! ¡Y actuando como si la incursión del ejército Kutô nunca hubiese


sucedido...! ¡No...! ¡No puedo soportarlo más! ¡Convocad al ejército! –Ougi gritó
mientras apretaba los puños.
— ¡¿Qu...?! ¡¿Qué está diciendo Señor?! Un ejército traidor contra la capital... –Ougi
pateó a uno de los asistentes que se le acercaron a toda prisa.
— El país de Kônan no debe dejarse en manos de un niñato tan impertinente.
¡Preparad todo para enviar las tropas a la capital en seguida!
— E-eso es imposible. Incluso con el número de tropas que tenemos, posiblemente
no sean rivales para el ejército de la capital...
— Tenemos a los bandidos del Monte Kaou –con una sonrisa sin un atisbo de temor,
Ougi respondió al ayudante que se levantó–. Su fuerza sobrepasa a la de
aquellos débiles soldados de la capital.
— Señor Ougi... –una chica se acercó a Ougi–. Esa determinación... Me hace feliz –
Ougi se volvió hacia Kyouan y asintió para tranquilizarla–. Como usted bien dice,
Señor Ougi, el ejército de occidente tiene tal fuerza que no van a ser derrotados
por el ejército de la capital –Kyouan tomó la mano de Ougi–. Y tenemos un arma
que iguala a un millar de soldados.
— ¿Qué...? ¿Un arma que iguala a un millar de soldados? –Ougi se quedó mirando
a la chica.
— Tenemos el abanico.
— ¿Abanico...?
— Sí. Agitadlo y emitirá llamas. Un abanico que quema enemigos en cadena.
— ¿E-estás diciendo que semejante arma está en este castillo?
— Sí... –Kyouan entrecerró los ojos y miró a Ougi.

Ougi pensó, mientras echaba la vista atrás, en Kyouan. Había sido él quien
convocó a Saihitei para pedirle El Universo de los Cuatro Dioses, pero no tenía
ni idea de por qué había acabado formando un ejército traidor. “Era como si estuviese
siendo manipulado por un hilo invisible... Pero ahora no puedo echarme atrás” –Ougi se
sintió repentinamente hechizado por su propia fuerza interior–. “Esto también puede ser
el destino...” –Ougi se convenció a sí mismo.

*
— Kouji, Genrou, escuchad –en la habitación del líder del Monte Leikaku, Hakurou
les había hecho llamar–. Hace unas horas, cuando regresaba a la capital desde el
castillo de Soûn, Saihitei pasó por aquí.
— ¡¿Q- qué?! ¡¿El Emperador?! –Kouji dijo sorprendido–. Ojalá pudiera haberlo visto
también. He oído que es muy apuesto, pero...
— Hmm, me pregunto si es verdad. Líder, ¿le pediste un autógrafo?
— Fue uno de los asistentes de Su Majestad quien vino a verme.
— ¿Qué? Qué decepción –Hakurou regañó a Genrou con una mirada silenciosa.
— El emperador vino por petición directa…
— ¿Petición derecha? –Kouji golpeó la cabeza de Genrou con el harisen que trajo
del Monte Kaou–. ¡Eso duele! ¡Para ya! ¡Siempre actúas como un aniki, Ko-u-ji!
— Porque siempre actúas como un idiota.
— ¡¡¡Silencio!!! –la voz de Hakurou se elevó con ira. Kouji y Genrou se detuvieron y
se pusieron firmes–. Parece que están ocurriendo acontecimientos extraños en el
Castillo de Soûn. El Señor del Castillo, Ougi, ha llevado a todos los bandidos del
Monte Kaou dentro del palacio y los ha convertido en su segundo ejército.

49
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡¿Qué?! –ambos gritaron a la par.


— ¿Entonces, es por eso que la fortaleza estaba vacía el otro día?
— Si Ougi está formando un ejército traidor, el Emperador quiere que hagamos todo
lo que podamos para detenerlos –Kouji y Genrou se miraron el uno al otro.
— ¿El emperador occidental va a cometer traición a su patria? ¿Esa persona que no
se molestaba con nimiedades y que no le haría daño a una mosca?
— Quién sabe lo que podría suceder en estos días –dijo Hakurou mientras se le
formaban arrugas en medio de la frente–. Realmente no entiendo de
conspiraciones, pero si Ougi ha hecho de los bandidos del Monte Kaou sus
seguidores, entonces, eso es otra historia –tanto Kouji como Genrou asintieron
con seriedad–. Y hay algo que realmente huele...
— ¿Huele...? –Kouji cogió el harisen de la cabeza de Genrou, que lo estaba oliendo.
— El tessen, de alguna manera, debe estar involucrado en este asunto... –dijo
Hakurou, cruzó los brazos, y su mirada vagó en el espacio.

Recordó la historia de la semana anterior, cuando Kouji y Genrou tomaron a la hermana


pequeña de Keiron para recuperar el tessen. La persona desconocida que se transformó
en el líder de los bandidos y había desaparecido, dejando tras de sí unas palabras
enigmáticas. Los bandidos del Monte Kaou ya habían sido reclutados por Ougi en ese
momento. Y luego, los rumores sobre la traición de Ougi... “Ahora, ¿en manos de quién
está el tessen?” Hakurou se rompía la cabeza intentado aclarar esas preguntas.

— ...... Líder... Está pálido... –Kouji, con cara de preocupación, se fijó en la cara del
líder.
— Estoy bien –Hakurou levantó la cabeza y lanzó una de sus habituales miradas
penetrantes–. De todos modos, tienen que pasar por el Monte Leikaku para
invadir la capital. No podemos permitir que ni un sólo bandido del Monte Kaou o
del ejército de Ougi vaya más allá de esta montaña. No podemos permitir que
pisen el suelo de esta montaña sagrada. ¿Entendido?
— ¡¡Sí!! –tanto Genrou como Kouji se levantaron de un salto al escuchar la
encomienda de Hakurou, como si una corriente eléctrica hubiera invadido sus
cuerpos.

*
Por la noche…

— Oye, Genrou ¿Por qué tienes una mirada tan fiera? ¿Acaso el Líder se enfadó
contigo? –Reirei, echada en su cama, le preguntó.
— Nací con esta cara –Genrou le respondió cortante, tumbado en el suelo y usando
sus codos como almohadas– ¡Estoy excitado!
— ¡¿Eh?! –Reirei tiró de las mantas hasta su barbilla.
— Idiota, no esa clase de excitación. Pronto va a empezar una batalla y entraré en
“modo lucha”, así que estoy tan emocionado que no puedo dormir.
— ¿Batalla…?
— Sí. Vamos a detener al ejército de Ougi y evitar que cometa traición en la capital.
— ¡¿Traición…?! – Reirei se sentó de golpe.
— Y en mitad de todo esto está tu… –al llegar a este punto, Genrou se calló por
completo.
— ¿Mi… qué?

50
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

51
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Nada –Genrou giró para ponerse mirando hacia la cama–. Escucha, pase lo que
pase, no salgas de aquí.
— ¿Por qué…?
— ¡Porque lo digo yo! ¡No entiendes nada, ¿verdad?!
— ¿Estás preocupado… por mí?
— ¡Sí, claro, es eso! –Genrou volvió a girar y le dio la espalda a Reirei. No quería
que supiese de la conspiración de Keiron contra la capital.
— …Si tú lo dices… Así lo haré, Genrou… pero…
— Muy bien. Una chica debe escuchar y obedecer lo que le dicen sus mayores.
— Hmmmmm ¿Te gusto? ¿Es eso lo que estás diciendo?
— ¡¿Qué?! ¡No! ¿Aún no te has enterado de que odio a las chicas?

“¿Cuánto tiempo voy a tener que dormir en la misma habitación que este rehén cabeza
hueca precisamente por eso?” –Genrou se volvió de nuevo hacia Reirei con cara de
disgusto.

— Pero ¿no tienes nostalgia...?


— Sí, pero no hay ningún lugar al que ahora pueda llamar hogar... Todo el mundo
se ha marchado a algún sitio y me dejaron atrás.
— ...... Ah, ya veo...

“Los bandidos del Monte Kaou están ahora en el castillo Soûn.” –Genrou suspiró–. “Así
que… ¿por esa razón ella está aquí todavía? Si es así, voy a tener que volver a dejarla a
solas con Kouji de nuevo...” –Genrou asintió para sí con cara de comprensión.

— Oye... el que juegue un papel más importante en esa batalla... se convertirá en el


próximo líder, ¿no?
— Así es... –Genrou se llevó una mano a la cabeza, como si estuviera recordando
algo.
— Así que es también una batalla... para Genrou y Kouji, ¿verdad?
— ¿Qué? –Genrou la miró–. Estás siendo presuntuosa... –apagó la lámpara que
tenía cerca de su mano y le dio la espalda a Reirei de nuevo–. Voy a dormir...

Durante un rato, Genrou siguió sin poder dormir debido a su entusiasmo por la próxima
batalla. Oyó un leve balbuceo.

— ...... Si te convirtieras en líder, ¿te quedarías aquí para siempre...?


— ¿Por qué sales con eso de repente?
— ¿Si te convirtieras en líder, te quedarías aquí en el Monte Leikaku para
siempre...?
— Por supuesto... No preguntes cosas tan estúpidas... –Genrou resopló.
— ¿Aunque aparezca la Sacerdotisa...?
— ¡Ahg! –Genrou se sentó en la oscuridad–. Reirei, tú...
— Kouji me dijo... que eres una Estrella de Suzaku...
— Ese... cotilla... –Genrou maldijo entre dientes.
— Kouji dice que es tu destino irte de aquí algún día...
— ¡Qué estúpido! –Genrou se dejó caer con violencia–. ¿Quién haría algo así? Mi
meta es una sola: convertirme en alguien como el líder y proteger el Monte
Leikaku! –oyó un suave suspiro de Reirei.

52
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ...... Entonces, te quedarás aquí para siempre... Quédate aquí... Quédate...

Escuchó las palabras de Reirei hasta que ésta se durmió tranquilamente. Genrou se
encogió levemente de hombros y cerró los ojos.

*
La voz del vigía hizo eco en los cuarteles, rompiendo el silencio de la mañana.

— ¡El ejército ha llegado----!

Saltando como un resorte, Genrou miró al exterior.

— Realmente llegaron temprano.


— Genrou, ¿estás listo? –Kouji entró en la habitación y le tiró una espada que éste
cogió al vuelo.
— ¡Sí! –y entonces, miró con seriedad a Reirei.
— Está bien. No daré un paso fuera de aquí –Reirei dijo cuando se detuvo al lado de
la cama–. Buena suerte.... a los dos...
— ¡Vamos! –Kouji instó a Genrou.

Genrou mantuvo en alto la espada. En ese brazo derecho, Reirei vio una palabra teñida
en rojo. Se leía claramente el carácter "Ala".

— ¡Muy bien! Que traten de cruzar el Monte Leikaku ¿Creen que el gran Genrou
dejará que esos insectos pisen la fortaleza?

53
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 7:
Un héroe en un mar de llamas

Las puertas de la fortaleza estaban abiertas de par en par y los bandidos del Monte
Leikaku salieron en tromba de ellas. A la cabeza se encontraba Hakurou, quien centró la
mirada en el ejército enemigo que tenía a unas decenas de metros más allá.

— ¡Keiron!

Al parecer, sólo se enfrentaban a los bandidos del Monte Kaou, no al ejército de Ougi.
Tomando la delantera a caballo, Keiron se aproximó a Hakurou.

— Mi hermana pequeña está a salvo ¿verdad?


— No te preocupes –le respondió Hakurou.
— Entonces, ¿por qué no me la devuelves?
— ¿Quién te la devolvería en estas circunstancias? ¡Estúpido! –gritó Genrou desde
detrás de Hakurou.
— ¡Oh----! ¡Pero si es mi querido Genrou! ¡Qué alegría volver a verte! ¿Por qué no
dejas esta triste montaña y vienes conmigo a disfrutar del confort de la capital? –y
le lanzó un guiño desde lo alto del caballo.
— Ugh…. –Genrou se llevó una mano a la boca y se tambaleó, enfermo.
— Oye, ¿estás bien? La marca de tu brazo está desapareciendo –preocupado, Kouji
le dio un leve codazo.
— Jojojojo. Bueno, Hakurou, no te diré que me la entregues sin más. La cambiaré
por tu tesoro –le dijo mientras sujetaba una caja dorada–. ¿Ves?
— Muéstrame el contenido.
— Después de ver a Reirei con mis propios ojos –Hakurou le miró con seriedad.
— Trae a la chica –le dijo a un joven recluta.
— Je. Sin el tessen, el líder del Monte Leikaku no es más que un pobre hombre. Qué
impotente te debes sentir –vio cómo los brazos de Hakurou temblaban de ira.

Tanto los bandidos del Monte Leikaku como los del Monte Kaou miraron en silencio a
cada líder durante unos interminables momentos.

— ¡Líder! –la voz del joven recluta, sin aliento, rompió ese silencio–. No pude
encontrar al rehén.
— ¡¿Qué?! –tan pronto como Keiron gritó, la caja que sostenía resbaló y cayó al
suelo con estrépito. La tapa se desprendió mostrando su interior vacío.
— ¿Qué significa esto, Keiron? –los ojos de Hakurou brillaban con ira.
— Pensé que podríamos limpiar el camino antes de enviar las tropas a la capital.
Vinimos a deshacernos de vosotros antes de emprender el viaje. Somos
suficientes para tomar el Monte Leikaku sin el dichoso tessen. Eso es lo que esto
significa –Keiron, de repente, levantó una mano–. ¡Atacad! ¡Luego buscad dentro
de todas las habitaciones y traed de vuelta a Reirei!
— No podrás con... ¡El Monte Leikaku! –Hakurou desenvainó su espada y su furioso
grito de batalla azotó el monte como el aullido de un lobo.

Como si eso fuera una señal, un grito proferido por todos los hombres allí reunidos
resonó en la montaña, y los bandidos de ambos bandos atacaron simultáneamente.

54
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Hijos de puta! ¡Yo, Genrou, os aniquilaré a todos! –la espada de Genrou silbó. En
menos de un instante, la hoja atravesó el primer cuerpo enemigo.
— No está mal, Genrou –Kouji le gritó mientras cruzaba su espada con un enemigo.
— Ésta es la manera en la que un hombre debe vivir –Genrou le sonrió a Kouji y alzó
su espada. Su marca de Estrella había salido a la superficie de nuevo en el brazo
derecho que sostenía la espada y acometió al siguiente oponente.
— ¡Matadlos! ¡Destrozad el Monte Leikaku! –Keiron gritó desde su caballo, rodeado
de varias filas de guardias. Hakurou avanzaba paso a paso mientras los
derribaba–. ¡Todos a por Hakurou! ¡Quiero su cabeza! –el grito agudo de Keiron
hizo eco en la montaña. Kouji corrió hasta él con el fin de proteger a su líder.
— Kouji, estoy bien. Protege los cuarteles.
— Pero...
— ¡Estoy bien, ve! –Hakurou esquivó al enemigo que se le acercó por detrás y, tan
pronto como se dio la vuelta, le cortó la cabeza con su espada. Al ver eso, Keiron
chilló y tiró de su caballo.
— ¡Venga! –20 metros más adelante, rodeado por 10 enemigos, Genrou blandía su
espada–. ¡Vamos, que alguien me ataque! –fingiendo un giro de su espada sobre
el bandido que tenía frente a él, Genrou derribó al que estaba a su lado e
inmediatamente lo atravesó en el momento en que tocó el suelo–. ¿Qué pasa?
¡Vamos, seguidme si podéis! –Genrou hizo señas a los enemigos y huyó. Trepó a
un árbol cercano frente a los bandidos que lo habían seguido–. ¡Estoy aquí, venid
a por mí! –y en ese momento cortó la cuerda de una trampa sujeta en el árbol.
Los bandidos vieron con sorpresa cómo una enorme plancha llena de enormes
clavos, cayó justo encima de ellos– ¡Bueno, pues, hasta luego!

*
— ¡Reirei! –Kouji buscó a la chica mientras derribaba, uno a uno, a los enemigos
que entraban en los cuarteles–. No está aquí... –no pudo encontrarla por allí ni en
la habitación de Genrou–. ¿Dónde diablos se ha metido?

“¿Escapó? ¿Habrá vuelto al Monte Kaou aunque no había nadie allí? Pero, ¿no dijo que
le gustaba el Monte Leikaku y que quería ser una bandida junto a nosotros…?”

— No habrá... –Kouji prácticamente voló hasta la parte delantera de la fortaleza.

*
Genrou se deshizo de otro enemigo. Entonces encontró a Eiken temblando en cuclillas.

— ¡Pero, ¿qué haces?!


— No… no me gusta la lucha...
— ¡Cobarde! ¿Qué dices? ¿Una basura como tú no va a mover un dedo por el líder
que le permite estar aquí? –justo cuando Genrou cogía a Eiken por el cuello...
— ¡Cuidado!

Genrou volvió la cabeza hacia esa voz y soltó con un ligero jadeo. A su espalda, la lanza
de un enemigo que iba directa hacia él, fue repelida por...

55
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

56
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡¿...... T... tú...?!

Reirei, oculta con un paño envuelto alrededor de su cara, estaba de pie junto a él con el
bô en sus manos.

— ¡¿Qué haces?!
— ¡Yo también pienso luchar! –y luego, con su aibô barrió las piernas de un bandido
del Monte Kaou que no podía creer que ella era la hermana pequeña de Keiron.
Luego le asestó el golpe final al pecho del enemigo caído.
— Sí, pero, ellos son tus...
— Estoy con el Monte Leikaku... –tras lo cual, se lanzó a la lucha.

De regreso al exterior de la fortaleza, en medio de una batalla heroica que no cedía un


solo metro por ninguna de las partes, Kouji divisó una silueta más pequeña luchando
contra un bandido del Monte Kaou y recuperó el aliento.

— ¡Reirei...! –tan pronto como trató de acercarse a ella, el enemigo le atacó–. ¡Argh,
sal de mi camino! –durante el choque de espadas, Kouji no la perdía de vista.

“¡Joder! Está rodeada por todos lados por el enemigo”. Y desde un lugar a varios metros
de distancia, Kouji vio a uno a punto de lanzarle una flecha a la chica.

— ¡Apártate, Reirei!

Jadeando al escuchar su voz, Reirei inclinó su cuerpo hacia Kouji y una flecha pasó
silbando por su lado derecho.

— Uhn –la chica gimió y se sujetó el brazo.


— ¡Hijo de puta! ¡¿Qué crees que haces?! –Genrou, hirviendo de rabia, gritó desde
detrás del enemigo que disparó la flecha.

Al mismo tiempo, los subordinados de Keiron, después de haber escuchado una voz que
decía "Reirei", se detuvieron alrededor de la muchacha.

— ¡Apartaos! ¡Fuera! –Genrou corrió hacia ella–. ¿Estás bien? –sosteniendo su


brazo herido, Reirei asintió.

Hakurou derribó otro de los guardias que protegían a Keiron. Éstos estaban intimidados
ante un espíritu tan fiero. Cuando dio un paso adelante, ellos retrocedieron dos. Parecía
que el mismo dios del Monte Leikaku había poseído el cuerpo de ese hombre.

— ...... Va... Vamos a dejarlo por hoy ¡Retirada! –Keiron dijo con voz chillona y
nerviosa.

Cuando Keiron dio la vuelta a su caballo, Hakurou ya había caminado directo hacia los
guardias que estaban de pie, dominados por el miedo. Tiró a Keiron del caballo desde
atrás sólo con un brazo.

— ¿Qu... qué...? ¿qué estás haciendo ...? –Hakurou agarró el cuello de Keiron y
acercó su espada ensangrentada– ¡Eeek!... ¿Piensas matarme? –Hakurou, en

57
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

silencio, entrecerró los ojos con aire amenazador–. Si... si me matas... no sabréis
dónde está el tessen...
— ¿Así que lo tienes?
— En efecto... Sólo yo sé su escondite...
— ¿Dónde está? ¡Dímelo! Si no me lo dices, te mataré... –Keiron estaba en un
ataque de pánico. Hakurou apretaba el mango de su espada.
— ¡Detente! –una niña gritó a sus espaldas–. ¡No mates a mi hermano...!
— ¡Reirei...! –al ver a su hermana pequeña de pie entre Genrou y Kouji, los ojos de
Keiron se agrandaron.
— Por favor... A pesar de que ser como es, es mi único hermano...

Todos los bandidos dejaron de luchar y se quedaron mirando la mano de Hakurou, la


cual se relajó de forma inesperada. A pesar de que estaba petrificado, Keiron se liberó
con una velocidad sorprendente y cayó ante sus bandidos de forma ridícula. Llevado por
sus guardias, Keiron gritó mientras miraba hacia atrás.

— ¡Escuchad! Cuando el ejército occidental ataque, será el final de este lugar.


Reirei, te sacaré de aquí pronto. Sólo espera.
— ............ –Reirei lo despidió con la mirada sin mover una ceja.

Entre los cadáveres de ambos bandos que yacían aquí y allá, los bandidos del Monte
Leikaku comenzaron a llevar los cuerpos a la fortaleza, en silencio. Solo, Hakurou
continuó mirando la retirada de los bandidos del Monte Kaou y luego se volvió
lentamente.

— Líder, ¿estás ileso? –Hakurou asintió y dio un paso hacia adelante. Su cuerpo se
estremeció con una sacudida. Kouji corrió hacia él. Apoyado sobre el pecho de
éste, Hakurou escupió algo de entre sus dientes apretados–. ¡L...líder! ¡Rápido!
¡Daos prisa! ¡Llevad al líder a su habitación! –Kouji gritó en voz alta cuando vio
que se teñía de carmesí el suelo del monte.

*
— Es bastante profunda... –dentro de su habitación, Genrou murmuró mientras
trataba la herida de Reirei.
— Je, je. Es una herida de honor...
— ¿De qué vas con tanto “Jeje”? ¿No te dije que no salieses de aquí?
— ¿Qué dices? Si no hubiera estado presente, te habrían matado.
— ......... Grrr... –Genrou gruñó y recolocó la manga de Reirei–. ¡Ah! ¡Está bien!
Gracias, siempre me salvas –Reirei sonrió alegremente.
— No pasa nada. Eso es porque, a pesar de que eres un buen luchador, eres muy
impulsivo y prestas poca atención. Pero lo voy a dejar pasar y te voy a salvar, por
lo que no tienes que preocuparte.
— ......... ¡Grrrr!
— De todos modos... ¿Está bien el líder? –Genrou asintió a Reirei cuyo rostro estaba
ensombrecido por la preocupación.
— Ha venido un médico de la ciudad de Soûn y lo está examinando ahora... No
sabía que su cuerpo estuviera en tan mal estado...
— Oye, ¿qué pasará ahora que el líder no puede luchar?
— ... No lo sé...

58
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

El líder se había desmayado justo cuando el ejército occidental podía atacar de un


momento a otro. Era imposible que lo ocurrido pudiese ser previsto. Ni siquiera en las
peores pesadillas de Genrou pasó por su mente que llegarían a esto. Además, ahora
Reirei ya sabía que Keiron era un subordinado de Ougi.

— ¿Y qué vas a hacer? Esta vez sólo ha sido una batalla entre los bandidos de
ambos montes, pero si se le suma el ejército, la próxima vez puede ser el final...
— ...............
— Oye, vete a casa... con Keiron –Reirei levantó la cabeza ante las palabras de
Genrou y le miró con los ojos completamente abiertos.
— ¿Tanto estoy estorbando aquí...?
— ...... Sí, demasiado.
— Kouji me dijo que sería feliz si me quedaba aquí...
— Eso es porque Kouji... –Reirei le cortó.
— Genrou... Genrou... ¿Tanto… me odias? –grandes lágrimas derramaban sus ojos.
— ¡Arg! ¿Quieres dejarlo ya? ¡Es por eso que odio a las mujeres! –Genrou se sujetó
la cabeza.
— Voy a luchar –Reirei se secó las lágrimas–. ¡Quiero pelear por el Monte Leikaku!
— Pero, ¿antes no dijiste: “No mates a mi hermano”?
— No volveré a decirlo. No lo haré.... Ya me he olvidado de él.

Genrou miró a ReiRei, quien se mordía el labio mientras contenía desesperadamente las
lágrimas.

— ¿Realmente te parece bien? Te quedarás sola de verdad –Reirei asintió en


silencio–. Está bien. Entiendo. Entonces, quédate aquí.

Ante esas palabras la chica saltó de alegría y sus grandes ojos brillaron de emoción.

— ¡¿De verdad?! Por supuesto, si me fuese a casa, estarías en problemas. No


serías capaz de recuperar el tessen. Al final no eres tan idiota, ¿verdad?
— ¡Tú eres la idiota! –y le pellizcó una mejilla a la chica.
— ...... Genrou... –Reirei permanecía inmóvil sosteniendo su mejilla.
— Eso no es todo. Incluso estoy dispuesto a hacerte una de nosotros. Luchar
juntos... y... ¡Te protegeré! –los ojos de Reirei se llenaron de lágrimas otra vez y
se abrazó a él.
— Oye, para... –Reirei estaba llorando en su pecho. Resignado, Genrou le dio unas
palmadas en la espalda con unas manos poco acostumbradas a esa tarea–. Está
bien, venga. Ya pasó todo, así que no llores. A partir de hoy voy a ser tu hermano
mayor, así que puedes quedarte aquí para siempre ¿De acuerdo? Quédate aquí
para siempre...

Habiendo escuchado toda la escena desde fuera de la habitación, Kouji dejó escapar un
pequeño suspiro y llamó a la puerta.

— ¿Quién es? Kouji, quien tiene asuntos que tratar con Genrou. ¡Oh, qué maravilla!
Por favor, entra. Gracias –Kouji entró y la cara de Genrou se crispó con una risa
nerviosa al estar abrazado por Reirei.
— Hola, señor. Yo… eh… puedo explicar esto... En realidad a partir de hoy seré el
hermano mayor de Reirei, así que...

59
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Ya veo –Kouji desvió la mirada de la chica y se dirigió a Genrou–. El líder nos


está llamando. Vamos.

*
Tendido en su cama, Hakurou los miró y dolorosamente se levantó.

— Líder...... –ambos corrieron hacia la cama.

Hakurou miró a Kouji y a Genrou, con toda la sangre drenada de su rostro por la
enfermedad y la batalla. Al ver que sus rostros estaban tan pálidos como el suyo, supuso
que debieron de haber recibido malas noticias del médico frente a su habitación.
Además de una estimación acerca de su estado, ya sabrían que no había ninguna
medicina que pudiera curar su enfermedad a esas alturas.

— Escuchad. Probablemente no me queda mucho tiempo... –ante esas palabras de


Hakurou, Kouji y Genrou miraron hacia abajo y se mordieron los labios–. Dejo el
futuro en vuestras manos a partir de ahora.
— ...... Líder... –Kouji gimió con voz ahogada.
— Lo entendemos –al lado de Kouji, Genrou levantó la cabeza–. Ya se trate de un
ejército o de un OVNI, no vamos a dejar entrar ni a un gato de tres patas al Monte
Leikaku.
— ¿Gato de tres patas? ¿Eso no es de otro dicho...? ¡”No le busques tres patas al
gato”! ¡Imbécil! –Kouji empujó hacia abajo la cabeza de Genrou.

Hakurou se rió ante la escena. “Realmente forman un buen equipo...”. Hakurou no tenía
tiempo para elegir al próximo líder, pero, ¿por qué ahora empezaba a preocuparse de
que él no sería quien lo decidiría?

— Os he llamado por otro motivo –Hakurou salió de la cama, poco a poco, y se


volvió hacia ellos–. Antes del ataque del ejército, sea como sea, tenemos que
quitarle el tessen a Keiron.
— ¡Claro! –Genrou golpeó su mano–. Si lo tuviésemos, podríamos rostizar al ejército
de Ougi de una sola sentada.
— Pero, aunque lo recuperemos –a su lado, Kouji se volvió hacia el líder con cara de
preocupación–, no podremos hacer que salga fuego nunca más.
— ¿Eh......?
— ¿No lo ves? –Kouji le dijo a un Genrou en blanco–. Es un tessen que escupe
fuego con el grito de líder, ¿no? Pero estando enfermo en la cama...
— Eso no lo sabemos con seguridad, ¡¿verdad?! ¡De todos modos voy a traer el
tessen de vuelta!

Kouji hizo tropezar a Genrou que intentaba salir corriendo de la habitación tan rápido
como podía.

— ¿Qué haces? Mira, el final de una persona puede ser como la llama de una vela,
ardiendo con fervor, pero...
— ¡No remates al líder tan fácilmente! –Genrou, malhumorado, se sentó con las
piernas cruzadas.
— Entonces no servirá de nada conseguir el tessen y volver de inmediato, ¿verdad?

60
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Por eso os he llamado a los dos –dijo Hakurou con voz clara–. Escuchad, hay
quien puede hacer que el fuego salga otra vez del tessen.
— ¿Eh......? –Kouji y Genrou se miraron. Genrou inclinó su cabeza mientras se
señalaba a sí mismo y a Kouji.
— Idiotas... Vosotros no tenéis ese tipo de poder todavía... –habiendo incurrido en el
desagrado de Hakurou, los dos bajaron la cabeza decepcionados.
— No será Keiron, ¿verdad...? –preguntó Kouji y Hakurou negó con la cabeza.
— El que puede hacer eso es... el dueño original del tessen...
— ¡¿El dueño original?! –Genrou gritó.
— Tengo entendido... que los líderes del Monte Leikaku lo han ido pasando de
generación en generación...
— Así es. Durante estos últimos 300 años... –dijo Hakurou–. Pero el tessen no
pertenecía al Monte Leikaku antes de esa fecha... –y Hakurou levantó la voz–. No
podemos entregar el tessen al dueño original.
— Sí, pero Líder... El propietario no debería estar vivo... –ante las palabras de Kouji,
Hakurou sacudió la cabeza de nuevo.
— El propietario sigue con vida.
— Pues debe ser un carcamal que estará durmiendo con pañales…
— ¡No es humano! –un Hakurou irritado golpeó su rodilla.
— ¿No es humano?
— Así es ¡Es un yôkai! (*1)

De repente se hizo el silencio de tal forma, que se podía oír caer un alfiler.

— Genrou... cuenta un chiste –le pidió Hakurou.


— ¿Eh? –Genrou miró la cara del líder–. Pues iban dos y se cayó el de atrás... Ah,
no, que la gracia era que se cayó el del medio… –la boca de Hakurou se crispó–
¡...Le... le hizo gracia! ¡Eh, Kouji, el líder se echó a reír hace un momento! ¡¿No es
así?!

Hakurou aclaró su garganta y se volvió hacia los dos con una expresión seria de nuevo.

— Ahora tengo que contaros acerca de cómo nacieron los bandidos del Monte
Leikaku y, sí, del valiente que se lanzó a un mar de llamas. Muy bien, escuchad
con atención hasta el final...

Notas de traducción:
(*1) Yôkai: Apariciones, fantasmas, monstruos, demonios… Término que recoge una
amplia variedad de toda clase de seres paranormales del folclore japonés, desde los
más malignos a los de buen carácter.

61
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 8:
Ardiente, breve y hermosa

Hakurou cerró los ojos y comenzó el relato.

“………………………………………………….
Ya sabéis que hay varios santuarios aquí, en el Monte Leikaku. Como montaña sagrada
en la que un dios ha habitado desde hace mucho tiempo, este lugar tiene depositada la
fe de muchas personas. Pero un día, un yôkai se asentó aquí. Éste adaptó forma
humana, engañando a la gente que venía a la montaña, y robándoles su dinero y objetos
de valor. Pero lo que el pueblo temía especialmente, era el arma que poseía. Un arma
que, con sólo un leve movimiento, dejaba escapar ráfagas de fuego que al instante
reducían a cenizas a quienes se le opusieran. Esa arma... era el tessen.

El Monte Leikaku pasó a manos de ese yôkai y nadie fue capaz de dar un paso en la
montaña. Los pasajes del Este y del Oeste fueron completamente inutilizados y cuando
consiguieron un poco de alivio, ese demonio bajó a la aldea, en busca de presas. Los
aldeanos estaban sumidos en la desesperación y el miedo.

Así estaban las cosas cuando un joven se quitó de encima a los aldeanos que trataron
de detenerlo y, desarmado, subió al Monte, por cuenta propia. Este joven fue hacia el
yôkai y le exigió que se marchara de allí. Dijo que no permitiría blasfemias contra la
montaña sagrada. El yôkai, dominado por la ira, blandió el tessen sobre la cabeza del
hombre y las llamas lo envolvieron. Pero, dentro de ese mar de fuego, dio un paso tras
otro hacia el yôkai...

………………………….………………………”
— ¡Vaya, qué valiente! ¡¿Qué pasó entonces...?! –gritó Kouji con admiración.

“………………………………………………….
El hombre se acercó al yôkai y le arrebató el tessen. Que un humano avanzara cubierto
en llamas, sin sufrir una sola quemadura, fue una hazaña de inusitada capacidad
psíquica. La llama se detuvo y un gran terremoto se desató en el lugar. Entonces el
yôkai fue sellado por el dios de la montaña.

Habiendo hecho esto, el dios de la montaña le dijo al hombre estas palabras:

— “Tú protegerás esta montaña. El sello del yôkai no se romperá, mientras el tessen
posea tu chi...".

Ese hombre fue el fundador de los bandidos del Monte Leikaku.

………………………….………………………”

62
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

63
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¡Oh~! ¡Impresionante! –gritó un Genrou emocionado.


— Desde entonces, el tessen se ha entregado a los líderes del Monte Leikaku
durante generaciones, ¿verdad? –dijo Kouji y Hakurou asintió.
— Así es. Después de eso, el tessen se volvió un arma que solamente aquel con el
temperamento necesario para ser líder de los bandidos del Monte Leikaku, podía
usar su poder. En otras palabras, el sello del yôkai no podía romperse, siempre y
cuando hubiese un líder capaz de utilizar el tessen... –y entonces Hakurou gimió–.
Pero ese sello se ha roto... Y ha sido culpa mía... yo... no me di cuenta de que un
byôma (*1) había tomado mi cuerpo... Fue mi culpa...
— ...... Líder...
— Escuchad. Estoy seguro de que el yôkai tratará de robar de nuevo el tessen, así
que tenemos que recuperarlo antes de que se lo quite a Keiron, sea como sea.
— Ya veo...
— Entonces, ¿qué aspecto tiene el yôkai? –Genrou le preguntó.
— El fundador de los bandidos fue el único que vio su verdadero cuerpo. Llamó al
yôkai, Dokuro...
— ¿Rokurokubi? (*2)
— ¡No! ¡Dokuro! ¡Do-ku-ro! –Kouji le regañó.
— Así que, ¿dónde está ese tal Dokuro ahora?
— No lo sé. De lo único que estoy seguro es de que nos está pisando los talones. El
falso Keiron que visteis en el Monte Kaou... era probablemente Dokuro.
— Entiendo... –Kouji y Genrou recordaron aquellas misteriosas palabras y la cortina
de humo.
— Creo que dijo: "Ahora es el momento de mi venganza por lo que pasó hace 300
años” y “Convertiré Kônan en un desierto de cadáveres humanos" –recordó Kouji.
— Parece que no va sólo tras el Monte Leikaku –Hakurou continuó–. También quiere
tomar Kônan, así que está planeando algo con el fin de vengarse de la especie
humana que lo selló... En resumen, podría estar moviendo los hilos desde las
sombras en este caso de traición de Ougi...
— ¡Claro...! Con el apoyo de los bandidos del Monte Kaou del lado del ejército
occidental, pueden luchar contra el ejército de la Capital prácticamente en
igualdad de condiciones... Si las cosas no marchan bien, el país de Kônan se
autodestruirá... –Kouji maldijo entre dientes.
— Cuando Dokuro se transformó en Keiron, ¿por qué parecía enfadado porque no
habías ido? –Kouji preguntó.
— Tenía dos objetivos en ese momento. Matar al líder del Monte Leikaku, la fuente
de su rencor. Y secuestrar a Reirei, probablemente, con el fin de idear una forma
de robar el tessen a Keiron.
— Es decir, sabe que Keiron tiene el tessen –dijo Genrou.
— Es posible que incitase a Keiron para que lo robara. Dokuro no sólo estaba
manipulando a Keiron, sino también a Ougi... Eso es lo único que se me ocurre...
–Hakurou respiraba dolorosamente–. Si Ougi lleva a término la traición con el
ejército y el tessen cae en manos de Dokuro... entonces todo habrá terminado...
— Entendido ¡Traeremos de vuelta el tessen, Líder! –Genrou volvió a ponerse de
pie, pero Hakurou lo detuvo con una mano.
— ¡Esperad...! –Hakurou les dijo casi en susurros–. No podéis limitaros a traerlo de
vuelta... Esta vez vamos a necesitar el poder del tessen para sellar a Dokuro para
siempre.
— Pero, Líder... Dokuro es el único que sigue en este mundo que puede utilizar el
tessen... –dijo Kouji y Hakurou asintió.

64
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Dokuro utiliza un encantamiento para hacer que el fuego salga del tessen –con
voz cada vez más baja siguió hablando–. El fundador fue la única persona que
escuchó el encantamiento… y vivió. El conjuro sólo puede ser transmitido de un
líder a otro... Se utiliza sólo en casos de extrema urgencia... Recuperad el tessen
en el Castillo de Soûn. En cuanto veáis a la persona en que Dokuro se ha
convertido, que es quien está manipulando a Ougi, recitad el encantamiento y
destruid a Dokuro con el tessen. Este golpe es lo único que se puede hacer para
proteger el Monte Leikaku, no... para proteger Kônan. Y queda poco tiempo. El
encantamiento dice así...

Kouji y Genrou se inclinaron hacia adelante. Hakurou murmuró, palabra por palabra, con
respiración entrecortada, el encantamiento.

— Mahariku, maharita.
— Mahariku, maharita –Kouji y Genrou repitieron.
— Yamubara, ya ya ya.
— Yamubara, ya ya ya.
— Bien, ahora repetidlo todo.
— Mahariku, maharita, yamubara ya ya ya
— Bien. Después de eso...

En ese momento, uno de los subordinados se precipitó en la habitación.

— Líder... La rehén ha vuelto a desaparecer.


— ¡¿Qué~?! –Kouji y Genrou se pusieron de pie. Ante ellos Hakurou gimió.
— Se la vio delante de vuestra habitación y después, alguien parecido a ella fue
visto fuera de la fortaleza...
— ¡Reirei...! –Kouji cogió el brazo de Genrou–. ¡Líder, nos vamos!
— ¡...... E… esperad...!

Haciendo caso omiso de la voz de Hakurou, Kouji salió corriendo de la habitación del
Líder tirando de Genrou.

— Idiotas..... –Hakurou se agarró el pecho, se inclinó, y tosió con fuerza–......... Y os


dije... que escucharais hasta el final... Cof, Cof... –Hakurou gruñó para sí.

*
En la habitación contigua, Eiken, sosteniendo un tubo de papel contra la pared, sonrió.

— Lo he oído todo. Jejeje...

*
Genrou se sacudió el brazo de Kouji cuando llegaron a la entrada de la fortaleza.

— ¡¿Pero qué demonios te pasa?! ¿Está bien que nos marchemos así? En estos
casos, el Líder suele dar una orden y luego gritamos “¡Sí!”
— ¡No tenemos tiempo para eso! –gritó Kouji–. Reirei está en peligro.

65
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¿Reirei...? –Genrou inclinó la cabeza–. Habrá vuelto con Keiron... ¿No es lo


mejor? Estará más segura allí que aquí...
— ¡¡Serás imbécil!! –tan pronto como gritó, el puño de Kouji aterrizó en la cara de
Genrou que cayó al suelo y le miró enfadado.
— Pero, ¡¿qué coño te pasa?! ¡Serás cabrón...!
— ¡Le doy una paliza a un tipo que no entiende los sentimientos ajenos ni aunque le
hagan un dibujo!
— ¿Los sentimientos ajenos? ¡Entiendo tus sentimientos por Reirei! –Genrou se
puso de pie y, de nuevo, Kouji lo tumbó de un golpe.
— ¡Cabeza hueca! Los sentimientos de Reirei hacia ti.
— ¿Eh...? –Genrou le miraba atontadamente y éste lo levantó cogiéndolo por el
pecho.
— Reirei ha ido a recuperar el tessen. ¡Nos escuchó hablar, frente a la habitación del
Líder, y decidió ir a por él ella misma! ¿Tanto te cuesta entenderlo?
— ...............¡!
— ¡¿Entiendes por qué hizo eso?! ¡Por ti! Puede que también haya sentido el deber
de ayudar a Kônan en medio de esta crisis. Pero es más que eso, Reirei...
quería... quería que te convirtieras en el líder ¡Por eso fue a recuperar el tessen!
— Yo... líder... Ahora que lo pienso, ella dijo eso... –Genrou jadeó.
— Y... ¡Porque pensaba que no te irías de aquí si te conviertes en el próximo líder!
¡Reirei quería estar siempre contigo! ¡Ella... te quiere! ¿Por qué no lo entiendes...?
¡¡Atontado!!
— ............¡! –Genrou se quedó inmóvil, con ambas manos colgando–. ¿Para traer de
vuelta el tessen…? Dokuro puede estar en el castillo de Soûn, ¿Cierto…?
— ¡Sí que está! ¡¿Cómo no he caído antes?! Esa mujer era Dokuro... ¡La florista que
salvamos en Soûn!
— ¡¿Qué?!

Kouji se había dado cuenta de que el olor que percibió en la habitación del líder del
Monte Kaou, era el mismo que el que tenía esa chica.

— Y el brazo derecho de Reirei está herido...


— ¡Mierda...! –Genrou salió corriendo–. ¿A qué esperas, Kouji? ¡¡¡¡Vamos!!!!

*
Reirei corría bajando el Monte Leikaku y no se paró a descansar ni un momento hasta
que vio las puertas del Castillo de Soûn.

— Espera, Genrou... Os ayudaré... Recuperaré el tessen… Y entonces todo irá bien.


Genrou vencerá al yôkai. Estoy segura...

Sin aliento, Reirei cruzó las puertas del Castillo. El interior estaba lleno de gente, un gran
número de soldados. No sabía si se trataba de millares o decenas de millares. Pasó
rápidamente a través de un grupo de soldados que esperaban las órdenes de Ougi.

— Señorita, es usted ¿no es así?

Reirei fue agarrada del brazo por un bandido del Monte Kaou. Ella sonrió. El bandido era
al que había golpeado con su aibô en el Monte Leikaku esa mañana.

66
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Ah... siento lo de esta mañana. Los del Monte Leikaku me obligaron a luchar.
Finalmente tuve una oportunidad y escapé... ¿Dónde... Dónde está mi hermano?
— Así que eso fue lo que pasó... El líder se encuentra en el interior del castillo…

Después de haber conseguido que el bandido le diera el paradero de Keiron, Reirei le


agradeció la información y corrió por la escalera a toda prisa rumbo a la habitación.

— ¡En marcha!

La señal de enviar las tropas a la capital resonó detrás de Reirei.

*
— ¡Hermano! –al abrir la puerta de la habitación, los ojos de Reirei se abrieron con
gran sorpresa–. ¡¿Genrou...?! –el aludido, de pie ante Keiron, se dio la vuelta.
— ¡Re-Reirei~ ~ ~ ~! –Keiron se plantó en un instante ante ella y abrazó a su
adorada hermana pequeña–. ¡Has vuelto! ¿Huiste? –ella asintió en silencio y se
dirigió a Genrou.
— Tú... ¡¿Has llegado antes que yo?! –Genrou retrocedió un poco.
— Sí. Con mi velocidad te adelanté en un momento –le dijo Genrou y se volvió hacia
Keiron–. He decidido pasarme a tu bando, así que...
— ¿De... De verdad~? –Keiron le miró lascivamente–. Y Reirei acaba de volver, es
demasiado bueno para ser verdad. Es como un sueño~.
— ¿...... Genrou...? –Reirei le miró. “¿Podría ser que esté actuando para conseguir el
tessen?”
— Nuestro líder está enfermo y así ya no sirve para nada. Todos los bandidos se
han marchado, como yo. El Monte Leikaku está acabado. Estaba pensando en
ello y se me ocurrió… que podría unirme a tu banda y forjarme una vida
interesante...
— Ya veo, ya veo.... Es maravilloso~ –Keiron se limpió la baba que se escurría por
las comisuras de la boca.
— Puedes hacer lo que quieras conmigo, con una sola condición.
— ¿Qué? Gen-chan, pídeme lo que quieras.
— ¿Me darías el tessen? –los ojos pequeños y brillantes de Genrou brillaban.
— ¿El tessen? –el rostro de Keiron se conmocionó levemente.
— No hay problema, ¿verdad? La banda de Monte Leikaku ha caído y no hay nadie
más que pueda utilizarlo. Es sólo chatarra.
— Eso es verdad...
— Además, Reirei ya ha regresado, y ese trasto ya no es más que basura.
— Eso también es cierto... Si te doy el tessen, ¿realmente... estará bien que
hagamos...? –Keiron quería confirmarlo con Genrou, pero frente a su hermana
pequeña no podía entrar en detalles.
— Sí, no hay problema. Ese día estaba un poco avergonzado. Ya sabes que odio a
las mujeres... –dijo Genrou, con sus caninos brillando con timidez.

67
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

68
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— E... Está bien. Ahora lo traigo. Jajajajajaja...

Sintiéndose como en el séptimo cielo, Keiron se acercó a la cama de oro que le había
sido traída desde el Monte Kaou. Sacó el colchón bordado por completo en oro, golpeó
el centro de la tabla y giró parte de la misma. Luego sacó el tessen de un pequeño
espacio oculto.

“Sólo un poco más...” –Reirei contuvo el aliento mientras observaba.

— Lo escondiste en un buen sitio –la tensión se podía escuchar en la voz de


Genrou.
— Entonces, ¿debo dártelo?

Genrou extendió la mano hacia Keiron y éste fue hacia él con el tessen en la mano.

— ¿Vale? Es una promesa entre hombres... –con una sonrisa cargada de


significado, Keiron le mostró el tessen–. Aah~ Genrou, hueles tan bien. Me estás
embelesando.

Keiron, que no quería exponer su homosexualidad frente a su hermana pequeña, se


llevó una mano sobre su boca con un jadeo. Al mismo tiempo, Reirei le imitó.

— ¡Hermano! ¡No le des el tessen! –tan pronto como ella dijo eso, se situó entre los
dos–. ¡Él no es Genrou!
— ¡¿Q-qu-qué~?! –detrás de su hermana pequeña, Keiron agarró el tessen contra
su pecho con un chillido.
— Es un yôkai.
— ¿¡Yo-yo-yôkai ~!? –Keiron retrocedió.
— Genrou no huele bien. Noté este olor el otro día en la habitación del Líder del
Monte Kaou.
— Hmf... mocosa... –una voz de mujer salió de la boca de Genrou y su forma se
envolvió, de repente, en una roja humareda. Una mujer apareció desde el interior
del humo.
— ¿Kyo... Kyouan? –Keiron reconoció en la mujer que ahora tenía delante a la
amante de Ougi, y se quedó boquiabierto.

Esta mujer fue quien aconsejó a Ougi reclutar a los bandidos del Monte Kaou. Esta
mujer también fue quien le persuadió para que usase un espía infiltrado en el Monte
Leikaku para robar el tessen. Pero después de sobornar a Eiken y conseguir que robase
el tessen, no cedió ante esta mujer que lo cortejaba sin descanso para que él hiciera del
tessen un arma para el ejército occidental...

— Jojojojo. Keiron, así que te gustan los hombres. No me di cuenta –Kyouan


vociferó.
— En cualquier caso, no te daremos el tessen –Reirei se volvió hacia ella y la
desafió.
— No digas eso. Únete a nosotros, señorita.
— ¡Ni hablar! –Reirei gritó y sacó su horquilla. El aibô se extendió suavemente en su
mano y giró hacia Kyouan con un grito de pelea. Ésta se alejó y le sonrió sin
miedo.

69
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Toda tu habilidad ha desaparecido junto con ese brazo derecho herido –Kyouan
esquivó con facilidad el siguiente golpe. Sus ojos se tiñeron de rojo al instante,
como si estuvieran ardiendo dos brasas en su interior. Reirei sostuvo su brazo
derecho y se mordió el labio–. Y yo pensando que te ayudaría si no hubieses
venido a interferir... –Kyouan puso sus dos manos sobre el cuello de la prenda, y
lo abrió por completo.
— ¡...........! –al ver su torso desnudo, Reirei se quedó clavada en el suelo. Ése no
era el pecho de una mujer–. Dokuro...
— Sabes mi nombre.

Kyouan llevó una mano a su pecho, que parecía un viejo cadáver, sin rastro de carne en
él. Sacó una costilla, se volvió hacia la chica, que estaba en shock, y le tiró el hueso. Sin
embargo, el hueso fue desviado por el aibô y volvió como un boomerang a la mano de
Kyouan con un silbido.

— ¡¿Pero qué...?!

Kyouan llevó la otra mano a su pecho. Cruzando el aire con agudos silbidos, las temibles
armas volaron en dirección a Reirei con rapidez. Ella hacía todo lo que podía para
mantenerlos a raya, pero fue retrocediendo poco a poco.

— Ah... –al ver a Reirei tropezar sobre Keiron, que estaba tendido en el suelo, y
caer, los ojos de Kyouan se encendieron.
— ¡Muere, niñata! –evadiendo el aibô que la protegía, el arma atravesó el pecho de
Reirei.
— ......... Uhn

Kyouan se detuvo cuando vio la mano izquierda de Reirei apretada contra su pecho y su
cara dominada por el dolor.

— Ahora sé una buena chica y dame el tessen –Kyouan se volvió hacia los
hermanos caídos, uno sobre el otro en el suelo, y se acercó.

Reirei empuñó con fuerza su aibô y Kyouan se quedó clavada en el sitio, sorprendida al
ver el arma tomar vuelo. Éste golpeó su rostro y desapareció por una ventana abierta.

— Ungh... –Kyouan se agarró la cara con una mano. La sangre se escurría por sus
dedos.
— Porque soy una niña... crees que soy... un blanco fácil... –dijo Reirei jadeando.

Entonces escucharon una voz desde el exterior del castillo.

— ¡Reirei-------! ¡¿Dónde estás----?! ¡Si estás ahí, responde------!

Reirei tomó el tessen de la mano de su hermano, que se había quedado helado, y con el
último aliento, corrió hacia la ventana. Recuperado el sentido tras el golpe, Kyouan,
envuelta en sangre, se volvió hacia ella con la ira invadiendo sus ojos.

— Re-Rei-Reirei... ¡Rápido, dale el tessen a ella...! –le gritó Keiron a su hermana con
temblor en su voz. Reirei se negó, moviendo la cabeza ligeramente.
— Hermano... Perdóname...

70
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Desde la ventana de la habitación, situada en el piso superior del Castillo de Soûn,


Reirei bajó la mirada hacia el jardín trasero que había debajo. No tenía dudas. Mientras
sostenía el tessen con fuerza contra su pecho herido, saltó hacia el exterior en
penumbras, justo antes de anochecer.

Notas de traducción:
(*1) Byôma: Arma médica creada por antiguos hechiceros para matar a los infectados o
los que rodean a los infectados y que parezca una enfermedad.

(*2) Rokurokubi: Yôkai clásico del folclore japonés que parece una persona durante el
día, pero que de noche el cuello se le alarga varios metros y puede cambiar su rostro al
de un oni (ogro) terrorífico.

71
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 9:
Un ardiente rival

— ¡Reirei--------! ¡¿Dónde estás--------?! ¡Responde si me escuchas------!

Genrou llegó al castillo. El ejército de Ougi avanzaba hacia la ciudad de Soûn formando
una ruidosa marcha. Pasó entre ellos, dejándolos atrás, y gritó el nombre de la chica una
y otra vez. Su voz se escuchó en todo el lugar.

"Mierda. Si tengo que buscar por todo este castillo ridículamente inmenso..."

Entonces sus ojos se dirigieron hacia algo que tenía a sus pies. Algo que había caído
allí.

— ¿No es ésta... la horquilla de Reirei…?

Atónito, miró hacia el castillo y vislumbró una silueta que acababa de saltar al vacío
desde la planta superior. Genrou echó a correr. El cuerpo de Reirei daba vueltas en el
aire y las mangas de su chaqueta aleteaban. La niña parecía estar sonriendo.

— ¡¡¿Qué demonios está haciendo?!! –Genrou se impulsó hacia ella con todas sus
fuerzas, intentando salvar los 10 metros que la separaban de él.

Un ruido sordo resonó en el jardín trasero del castillo. Las puntas de los zapatos de
Reirei, a pocos centímetros de sus manos extendidas, se reflejaban en los ojos de
Genrou...

— ¿Por qué.....? ¿Por qué... has tenido que...? –Genrou gimió y golpeó el suelo con
el puño, una y otra vez, haciéndolo sangrar cada vez más.
— ...... Gen... rou...
— ¡¡Reirei...!! –Genrou jadeó y se puso de pie al escucharla. Ayudó a la joven a
incorporarse un poco.
— Has… ve... ni... do... Qué... pena... Un po... co más... y me... habrías... co... gi...
do... –Reirei le miró y sonrió débilmente–. Pero... es... toy... feliz...
— ¡No hables! –sólo saltar desde esa altura habría sido fatal, pero además de la
caída, Genrou vio la profunda herida que tenía en su pecho y se quedó sin
aliento–. Enseguida te llevo al médico de la ciudad.
— ......No –Reirei negó con la cabeza.
— ¿Qué dices?
— Date… prisa y atrápala… a ella... –en ese momento, Genrou vio algo que tenía
firmemente agarrado en su mano derecha–. Lo... lo recuperé... –Reirei sonrió con
orgullo–. Así que date prisa… véncela y… protege... la mon... ta... ña...
— ¿Qué estás diciendo? ¿No vienes? ¡¿No vas proteger la montaña conmigo...?!
— Fue... divertido... Nosotros tres... dan... do sal… tos en la montaña... juntos... –
Reirei sonrió a Kouji quien, llegando después que Genrou, se había quedado
inmóvil al ver la escena–. Kouji..... Gracias......

Kouji apretó los puños, incapaz de decir nada. Sus hombros temblaban. Reirei miró a
Genrou con sus ojos claros.

72
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

73
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Después... de veros… a los dos... ayudar... a... esa mujer en… la ciudad... me
enamoré... de ti, Genrou... Kouji, también… estuviste… magnífico… pero
Genrou... lo hizo... porque era un ladrón que… ayudaba a los débiles… luchando
contra los… matones... Eso fue… realmente… genial... –soltó una débil risita–.
Pero esa mujer... era un… yôkai.
— Reirei... –incapaz de encontrar palabras, Genrou sólo podía morderse el labio.
— Lo... siento... yo estaba siempre... dando la lata... Seguro, que fui una... carga...
— ... ¡I-idiota...! ¡¿Cómo ibas a ser una carga?! ¡No voy a poder pegar ojo sin oírte
roncar! –al escuchar eso, Reirei sonrió.
— ...... No... tenía miedo... de... saltar... Se... sentía... bien...
— Reirei... –una lágrima corrió por la mejilla de Genrou–... Así es. Tú... fuiste capaz
de dejar el Monte Kaou para unirte al Monte Leikaku, ¿verdad?
— Cuando... aparezca… la Sacerdotisa... trabajarás... para ella... como debes...
— No lo haré.
— ...... Tienes que hacerlo... Pero cuando acabes… vuelve... de inmediato... a... la
montaña... –las lágrimas caían de los ojos de Genrou.
— Está bien... está bien... –dijo Genrou con voz ahogada, y atrajo cabeza de Reirei
hacia su pecho–. No te preocupes... Protegeré el Monte Leikaku hasta el final...
Así que... quédate aquí para siempre... Quédate conmigo...
— ...............
— .........¿Genrou? –Kouji se situó al lado de su amigo.

Mientras el joven sostenía a Reirei, su cuerpo temblaba de furia y unos gemidos


escaparon de su boca.

— ... Espera aquí un momento... Te vengaré...

Tras dejar con sumo cuidado el cuerpo de Reirei allí tendido, le puso delicadamente su
horquilla en el pelo. Tomó el tessen que la muchacha había estado sosteniendo en su
mano derecha y lo empuñó con fuerza suficiente como para romperlo. Se puso de pie y
aulló.

— ¡¿Dónde estás?! ¡¿Dónde estáaaaas?!

*
Cerca de ahí se escuchó una risa. En ese momento, una mujer apareció de entre las
sombras de los arbustos del jardín. El cabello le caía hacia abajo, tratando de ocultar
parte de su rostro.

— Muchas gracias por ayudarme el otro día en la ciudad.


— ¡¿Qué?! –Kouji dio un paso adelante.
— Me gustaría decir eso, pero la verdad es que estaba buscando que Ougi me
salvara. Cuando vosotros dos os metisteis en el camino, temí que mi plan no
fuese a resultar.
— ¡¿Lo tenías todo planeado...?! –La mujer dejó escapar una sonrisa cautivadora.
— Veo que sabes mucho. Así es. Los humanos son criaturas muy superficiales.
Dinero, poder, mujeres... Es tan fácil manipularlos sólo con cumplirles esos
deseos. Y pronto todo Kônan quedará reducido a cenizas, inundado de cadáveres

74
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

de los estúpidos humanos que se atacarán entre ellos. Ahora, rendíos de una vez.
¿O acaso tengo que obligarte a que me devuelvas el tessen?
— ¡¿Realmente piensas que lo vamos a hacer, Kyouan?! Quiero decir... repugnante
mujer-yôkai –Genrou con valor y descaro, caminó hacia Kyouan.
— ¡¿Repugnante?! –Kyouan levantó parte de su pelo, dejando al descubierto el lado
oculto de su rostro, que poco tenía que ver la parte hermosa que había mostrado
hasta el momento, pues supuraba–. ¡Esa niñata es la que me ha hecho esto! –
exclamó mientras observaba el cadáver de Reirei.

La vida de la joven se había desvanecido con apenas 14 años al combatir heroicamente,


con un brazo lesionado, contra aquel yôkai. Una llamarada de furia crecía en el pecho de
Genrou.

Kyouan centró la vista en el carácter que brillaba en el brazo del joven. “Vaya, otra
estrella de Suzaku… Incluso si el país por el que Ougi y Saihitei luchan acaba destruido,
no será una buena noticia si las Estrellas sobreviven. Por desgracia, no conseguí El
universo de los Cuatro Dioses, pero si ahora acabo con una de las Estrellas, más
adelante nadie podrá oponerse a mí…”. Llegada a esta conclusión, Kyouan sonrió.

Genrou dio otro paso hacia ella, intercambió una mirada con Kouji y blandió el tessen.

— ¿Qué crees que estás haciendo? –Kyouan elevó la voz y soltó una carcajada–.
No eres nadie para usar el tessen.
— ¡Sí que puedo, estúpido yôkai! ¡Escucha esto! –Genrou sonrió mientras centraba
su vista en ella–. Mahariku…
— Tú… –Kyouan dio un paso atrás–. No puede ser… Aquella vez, 300 años atrás…
¡¿Conoces el encantamiento?!
— Maharita –Genrou dio otro paso más mientras ella volvía a retroceder. Blandiendo
el tessen sobre su cabeza, gritó el resto del encantamiento–. Yamubara yayaya.
¡Lekka Shinen!

Genrou y Kouji tenían la mirada fija en el tessen.

— No… ¡No puede ser! ¿Qué ha pasado? –mirando al tessen del que no había
salido ni una simple chispa, mucho menos una llamarada, la boca de Genrou se
había quedado abierta por completo–. ¿No será otro tessen falso?
— ¡No es eso! ¡Es el auténtico! –Kouji se lo quitó de las manos–. Lo has dicho mal
¡Escucha!

Kouji se volvió hacia el yôkai de nuevo. Mientras contaba a ritmo de uno, dos, uno, dos,
tres, cuatro con un dedo de su mano izquierda, comenzó a recitar el conjuro a viva voz
cantarina.

— Mahari ~ ku, maha ~ rita, yamubara, ya yaya ¡Lekka Shinen~! ¡Muere! –Kouji
osciló el tessen hacia abajo–. ¡Uryaaaa!
— ¡¿...............?!

Sólo la cara del yôkai, que lanzó una sonrisa siniestra, se encontraba frente al tessen.

— Sois unos auténticos idiotas. Volved después de escuchar el conjuro completo.

75
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— ¿Qué? Entonces, ¿aún faltaba algo más? –Kouji se quedó mirando el tessen
impotente.
— Pero eso ya no será posible –los ojos de Kyouan se abrieron por completo–. El
chi de Hakurou está a punto de desaparecer...

Como si su fuerza se hubiera renovado, ésta se echó a reír en voz alta. Su voz fue, poco
a poco, cambiando de la de una mujer a una voz baja… y profunda.

— La... la voz de aquel entonces...

La risa se transformó en un rugido que parecía brotar de las profundidades del infierno.
La cabeza de Kyouan dio una vuelta completa y al volver a su posición, su rostro ya no
era el de una mujer.

— ¡......... Dokuro...!

Llamas escarlata emanaban de las cuencas de los ojos en su cráneo. Su cabeza seguía
girando lentamente. Con cada vuelta, agregaba otra cabeza. Desde el interior de sus
mangas, uno, dos, y hasta tres brazos de esqueleto surgían como si nada. Sus costillas
sobresalían, desgarrando la ropa que llevaba Kyouan. Antes de darse cuenta, el yôkai
se había vuelto tan grande que Kouji y Genron tenían que alzar la vista hacia él.
Mirándolo, Genrou apretó los caninos.

— ¡¿Así que... ésa es tu verdadera forma?!

Seis llamas rojas se encendieron en los ojos de las tres cabezas de Dokuro.

— Malditos críos –el ser rugió y algo cortó el aire con un silbido.
— ¡Ah.....! –el tessen había volado de las manos de Kouji y llegó a uno de los
esqueléticos brazos de Dokuro.
— ¿Crees que te dejaremos tenerlo? –Genrou sacó la espada y le cortó el brazo que
lo sostenía–. ¿Quién le daría el tessen de nuevo a este desgraciado saco de
huesos después de que Reirei diese su vida para recuperarlo?
— Ven... –Kouji recogió rápidamente el tessen y lo pasó sobre su hombro,
enganchándolo en la espalda– ¡Si lo quieres tendrás que derrotarnos primero! –
Entonces Kouji también sacó una espada de su cintura.
— ¡¡Uryaaaaaa!! –Genrou logró cortar la pierna de Dokuro. Todo lo que había por
debajo de la rodilla del yôkai empezó a caer formando un estruendo.
— ¿Qué? ¿Es que ni siquiera…?

Antes de terminar la frase, los ojos de Genrou se abrieron como platos. La pierna y el
brazo cortados habían vuelto a su sitio. Los dos jóvenes intercambiaron una mirada
solemne.

— Entonces, ¿qué vais a hacer ahora? –la risa de Dokuro hizo eco en todo el
castillo.

En la noche que empezaba a caer, objetos de color blanco que brillaban eran lanzados
sin pausa hacia los dos guerreros.

— ¡Sus costillas…!

76
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Ambos intentan bloquearlas con sus espadas. Pero las puntas blancas brillaban
misteriosas, volvieron hacia Dokuro sin siquiera caer al suelo.

— ¡Mierda!

Los seis brazos de Dokuro enviaban las costillas en sucesión, sin darles tregua. Al igual
que hizo Reirei, Genrou y Kouji no tuvieron más opción que protegerse con sus espadas
de los constantes envites. Pero su fuerza física iba menguando gradualmente. Si esto
continuaba así, ambos cederían.

— Kouji, ¿estás bien? –Genrou le lanzó una mirada mientras repelía las armas de
Dokuro.
— No te preocupes por mí... ¡Genrou, cuidado! –gritó Kouji, derribándole con un
golpe por detrás. Una de las costillas iba directa a su cara. La sangre escapaba
de su mejilla izquierda.
— ¡Kouji...! –Genrou se puso de pie y corrió rápidamente hasta Kouji.
— Es sólo un rasguño. Estoy bien. ¡Pero espabila, atontado!

Genrou miró hacia adelante con un jadeo. Justo en ese momento, una costilla de Dokuro
voló hacia su garganta. Consiguió agarrarla con su mano izquierda pero la sangre fluía
de la palma de la mano.

— Maldita sea... Mata...¡¡¡¿Mataste a Reirei con esto?!!! –Genrou gritó con rabia y
se impulsó con fuerza–. ¡¡¡Deyaaaaa ~ ~!!!

Mientras giraba en el aire, Genrou blandió su espada contra el cuello de Dokuro. Se


produjo un sonido de huesos rotos, y los tres cráneos rodaron por el suelo. Al mismo
tiempo, sus manos también se detuvieron.

— Huff… huff… huff… huff… huff... Este bastardo... –Triunfante regresó hacia Kouji.
— ...... Mira los... –Kouji abrió la boca y señaló.
— ¿Qué? –Genrou dijo dándose la vuelta y se abrieron sus ojos pequeños y
brillantes.

Los tres cráneos que habían rodado en el suelo flotaban ahora en el aire. Los dientes
castañeaban mientras de las tres bocas salían pronunciadas al mismo tiempo las
mismas palabras.

— Necios malnacidos. ¿Creéis que podéis vencerme de esa manera? –Y entonces,


las cabezas volvieron a su lugar original.
— Es... inmortal... –Kouji gimió y le susurró al oído de forma rápida a Genrou–.
Llévale el tessen al Líder.
— Kouji…
— Con tu velocidad, probablemente adelantes al ejército sin problemas. Que el Líder
te diga el encantamiento completo y detén al ejército.
— ¿Y qué pasa contigo?
— Intentaré seguir vivo de alguna forma...
— ¡No seas estúpido! –Genrou preparó su espada–. ¿Estás loco? ¿Crees que
podría hacer eso? ¡Cuidado, que vienen! –Mientras bloqueaban las costillas de
Dokuro, Genrou gritó– ¡Tenemos que acabar con él aquí y ahora!

77
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

*
Ougi iba vestido con uniforme de combate. Cuando el caballo que montaba trató de ir
más allá de la fortaleza del Monte Leikaku, un grupo de unos 100 bandidos se
interpusieron en su camino. En medio de ellos, un hombre de pie, que parecía apoyarse
en sus subordinados, levantó la vista hacia él.

— ¿Eres tú el líder del Monte Leikaku?


— Mi nombre es Hakurou...

Al ver que el hombre parecía débil, tal vez porque estaba sufriendo de una enfermedad,
Ougi soltó un “Hmph”.

— Tenemos prisa. Salid del camino –El hombre negó con la cabeza–. El número de
tus hombres debe haberse reducido a la mitad tras la batalla con el Monte Kaou.
No tengo ninguna intención de involucrarme en una pelea sin sentido. Salid del
camino.

Hakurou volvió a negar con la cabeza. Ougi se fijó en cómo éste miraba el abanico que
tenía en la mano.

— Puedo hacerte arder hasta la muerte en un instante con esto.


— Ese tessen es falso –Hakurou respondió, después de un simple vistazo al tessen.
— ¿Qué...? –Ougi le fulminó con la mirada.
— Esta montaña, nunca... ¡¡Jamás perdonará al mal!!

Hakurou empujó a un lado a sus hombres que lo tenían sujeto, extendió los brazos y las
piernas, y se puso justo en medio del camino de Ougi y sus miles de soldados.

*
Genrou sintió como si hubiera oído la voz de Hakurou: “Jamás perdonará al mal...”. Las
Manos de Dokuro se ralentizaron, como si el espíritu del líder las hubiera alcanzado.
Entonces avanzó, paso a paso, mientras bloqueaba las cuchillas de Dokuro. “¿Cómo...
cómo puedo vencerlo?”. Al no encontrar ninguna respuesta, cargó contra el yôkai. Le
estaba atacando como si fuese guiado por algo.

— ¡Genrou----! ¡¿Qué haces --------?! –Kouji gritó al verlo. Ante sus ojos, éste tiró su
espada y se lanzó contra el pecho de Dokuro. Los seis brazos del monstruo le
agarraron por el cuello, los brazos y las piernas.
— ¡Kouji! ¡Ahora! ¡Usa el tessen!

El ataque de Dokuro se detuvo. Desconcertado, Kouji se quedó inmóvil en el suelo.

— ¿Por qué tardas tanto? ¡Blande el tessen y usa tu voluntad!

Dos de los brazos de Dokuro comenzaron a estrangular el cuello de un Genrou, que


gritó de dolor. Los otros cuatro brazos estaban a punto de romperle los huesos.

78
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— No... no es inmortal... Cuando... intenté recitar el conjuro parecía que estaba


nervioso... Ya lo dijo el Líder, puede ser derrotado... por una llamarada. Así que...
sólo tiene una debilidad: Está obsesionado... con... el... tessen... Ugh.
— ¡¡Cállate!! –La voz furiosa de Dokuro sacudió la tierra.
— Kouji... Haz... lo... rápido... ¿vale? Pue... des hacer... lo...

“Sólo el Lekka Shinen puede derrotar a Dokuro…” Kouji apretó sus puños. “Incluso... si
pudiera conseguir que salga, ¿qué pasaría con Genrou?”

— ¡Morirás tú también…!
— ...... Olvídate de mí... Date prisa...

Dokuro apretó con más fuerza el cuello de Genrou. Kouji se mordió el labio.

— Ko... u... ji... ¿Vas... a dejarme… morir... en... vano?

Kouji levantó la cabeza y rápidamente se llevó la mano a la espalda. Tan pronto como
cogió el tessen, lo lanzó por encima de la cabeza de Dokuro.

— ¡Ahí tienes tu tessen!

Los seis brazos de Dokuro se lanzaron por el objeto. Liberado de las seis manos del
monstruo, Genrou cayó al suelo con un ruido sordo y le enseñó los colmillos a Kouji.

— ¡¿Qué.... has hecho...?! ¡Serás imbécil...!


— Digamos que no me apetecía verte extra crujiente –Kouji le sonrió a Genrou y
luego le arrojó algo que tenía escondido en su espalda–. ¡Ése es el tuyo!
— ¡... Kouji...!

Genrou miró a Dokuro. Las seis manos que se habían aferrado al tessen que Kouji había
arrojado lo dejaron hecho confeti. Los hombros de Kouji temblaban mientras éste reía.

— ¡Estúpido, te has dejado engañar por el falso harisen que tú mismo hiciste para
tomarnos el pelo! –El gruñido de Dokuro tronó en todo el castillo. Sus brazos
buscaron las manos del actual portador del tessen– ¡Genrou! ¡Hazlo!
— ...... Kouji –Genrou vio a éste hacerle un gesto tranquilizador con la cabeza.

Empuñando el tessen en su mano derecha, apretó el mango con fuerza. Cerró los ojos y
concentró todos sus sentidos. “Maldito seas... ¡Voy a vengar a Reirei! ¡No entregaré el
Monte Leikaku ni el País de Kônan! ¡¡Nunca perdonaré al mal!!”. El cabello de Genrou se
erizó, y el símbolo de color rojo en su brazo brilló con fuerza.

— ......... Genrou –Al ver las manos de Dokuro muy cerca de su amigo, Kouji
desenvainó su espada.

Un área de un blanco completamente puro nació dentro de Genrou. Su Chi se concentró


en esa zona y explotó. En ese momento, movió su brazo derecho en alto.

— ¡¡¡¡Lekka, Shinen------------!!!!

79
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

80
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

La llama carmesí, nacida del tessen blandido por Genrou, se propagó en un suspiro y,
sin piedad, se tragó el cuerpo de su dueño original, Dokuro.

— ¡¡¡¡¡Gyaaaaaaaaaa------!!!!!!

Al son del grito de muerte de Dokuro, el suelo se estremeció como si se estuviera


rompiendo.

*
— Argh, me da igual. ¡Atacad!

Balanceando el tessen falso, la mano de Ougi se detuvo a mitad de camino mientras


daba la orden a sus subordinados. Entonces, el Señor del Castillo de Soûn, miró a su
alrededor e hizo una mueca que parecía decir “¿Qué estoy haciendo aquí?”. Al ver eso,
Hakurou cayó de rodillas.

— ...... Esos dos... lo consiguieron...

*
— Genrou...... –Kouji miró las cenizas a sus pies y murmuró–. Realmente ha
quemado hasta los huesos, ¿verdad?
— Sí... –Genrou se llevó el tessen a su hombro y caminó hacia Reirei–. Se acabó...
Reirei... Volvamos a la montaña juntos...

Genrou tomó a Reirei en sus brazos silenciosamente. Un paso por detrás estaba Kouji,
quien lo siguió de cerca, como un subordinado va tras su líder.

81
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Capítulo 10:
Hacia una nueva historia

— Genrou será quien me suceda como Líder del Monte Leikaku.


— ¡Muy bien! –Las voces de los bandidos rugieron en los aledaños de la fortaleza.

Entonces Hakurou le entregó el tessen a Genrou y llenó su vaso con sake.

— Tengo una cosa más que decirte. Acerca de ese encantamiento... –Hakurou
acercó su boca a la oreja de Genrou.
— ¡¿......... Quéee? ¡¿Había una 'ma' al final...!?
— Sí. Realmente eres un MAjadero... Serás un idiota pero... serás un buen líder.

Aunque afectado por el byôma, los ojos de Hakurou no habían perdido su brillo singular.
Genrou le devolvió la mirada, con una sensación cálida inundando su pecho.

*
Kouji miraba cielo nocturno desde un gran árbol, junto a la fortaleza.

— Bonita luna, ¿verdad?


— Oye, Kouji... –Genrou se sentó en una rama a su lado.
— ¿Qué pasa, Líder?
— ¡Te dije que no me llamaras así! Me da vergüenza.
— Pero así te nombraron.
— Ahí está el problema... ¿Realmente seré capaz de hacer el trabajo de líder…? –
dijo Genrou. Su confianza en sí mismo había menguado.
— Tienes razón ¿Puede un estúpido atontado, cabeza de chorlito, como tú hacerlo?
— ¿De qué vas? Serás… –Los colmillos de Genrou brillaron a la luz de la luna.
— Si te molesta, entonces intenta ser un líder que supere al anterior. Cabeza hueca
–dijo Kouji mientras se apoyaba en el tronco del árbol y se cruzaba de brazos.
— Hey, Kouji.
— ¿Qué?
— ¿Por qué me diste el tessen al final?
— ............
— ¿Por qué no lo usaste…?
— Supe en ese momento que tú serías el que hiciera salir fuego del tessen... –le dijo
Kouji mientras miraba hacia el cielo nocturno.

"Vi tu espíritu cuando te lanzaste contra Dokuro, sacrificando tu propia vida, y supe que
no era rival para ti... Supe que sólo tú te convertirías en el líder del Monte. Igual que
Reirei, que se había enamorado de ti, pensé..."

— Sin embargo –Kouji ladeó la cabeza y miró a Genrou–, estoy preocupado.


Además de ser un idiota, ¿No tienes corazón?

82
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Kouji pensó en la medida que Hakurou tomó contra Eiken. “Genrou no tiene la
generosidad de Hakurou para pasar por alto un crimen como el de éste cuando le pidió
al líder su perdón, arrodillado”.

— Y, lo que es peor, no tienes ni una pizca de sensibilidad. Y no entiendes el


corazón de una mujer en lo más mínimo... Puede que sea imposible después de
todo –Genrou se levantó de golpe.
— ¡¿Qué?! ¡¿Crees que no puedo hacerlo?! –Kouji afirmó con la cabeza y sonrió.
— Está bien. Cálmate –Genrou detuvo en seco su mano–. Te seguiré. Haría
cualquier cosa por ti. No me importa si me salen más cicatrices en la cara por ti...
–Con su dedo, Kouji recorrió la cicatriz de su mejilla izquierda fruto de haber
cubierto a Genrou peleando contra Dokuro.
— Ko... Kouji...
— Escucha. Te admiro.

En lo alto de las ramas del gran árbol, iluminados por la luna llena, los ojos del joven de
18 años y del de 16 años se encontraron por un momento.

— ... Ko... Kouji... ¿N-no será qué...?


— Imbécil –un sonoro puñetazo acabó en la cabeza de Genrou–. No te inventes
cosas raras, ¿Quieres? Admiro tu valor –Genrou, volviendo en sí con un grito
ahogado, llevó una mano al cuello de Kouji.
— ¿A qué ha venido eso? ¿Cómo te atreves a golpearme, a mí, tu gran líder?
— Muy bien, esto va a ser interesante. Apáñatelas tú solo. Nadie te seguirá –Kouji le
golpeó el hombro.
— ¡¿Qué dices?! No puedo dejar que te salgas con la tuya, idiota. ¿A quién te crees
que le estás hablando? ¡¿Eh?! ¡¿A quién?!
— Qué raro. ¿Quién era el que se estaba arrastrando hace un momento,
lloriqueándome con "No puedo ser el líder”?
— ¡Cállate!

Hakurou soltó una carcajada mientras veía las siluetas de Genrou y Kouji saltando
alrededor de la luna como dos conejos, desde su ventana.

El cambio repentino de la salud de Hakurou se dio tarde en la noche.

*
— ¡Líder...! –Genrou y Kouji se aferraban a Hakurou, junto a su cama.
— Yo... ya no soy… el líder... idiotas... –dijo Hakurou, respirando con dificultad–.
Genrou... Por favor… cuida del Monte Leikaku...
— ...............
— ¿Qué pasa…? He dicho… que por favor lo protejas… –En silencio, Genrou asintió
lentamente. Hakurou le miró y sonrió–. También había... luna llena... cuando
viniste aquí... –entonces miró por la ventana desde su cama–. Los dos... habéis
resultado… ser de confianza... –Los sollozos de Genrou y Kouji llenaron la
habitación–. Yo siempre... velaré por vosotros.
— ¡No puedo dejarte morir así...! –dijo Genrou levantándose bruscamente.
— Genrou... ¿qué estás diciendo? –Kouji lo miró.

83
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Yo... Vine aquí porque te admiraba –Genrou se enjuagó una lágrima–. Quería ser
un hombre como tú. Pero, todavía no estoy a la altura... Ésa es mi meta... Hasta
el día en que te supere, hasta ese día, ¡¡no puedes morirte!! ¡¿Vale?! –Genrou
cogió el tessen que tenía en la espalda y se lo entregó a Kouji– ¡Encontraré una
medicina! Aguanta, por favor –Tan pronto como dijo eso, Genrou salió corriendo.
— ¡Genrou...!
— Igual que siempre... –Hakurou suspiró–. Kouji... Sé el asistente... del líder...
— Sí...
— Y... cuando aparezca la Sacerdotisa... asegúrate de que... Genrou se tome... unas
largas vacaciones.
— ...... Sí... –Kouji bajó la cabeza.

"Genrou... Estás creciendo mucho, sin duda. Me estás superando...". Y entonces, con
gran emoción, Hakurou vio a Genrou corriendo como un lobo en el exterior.

Ésa fue la última vez que Hakurou vio a Genrou.

*
Genrou bajó de la montaña en la oscura noche. "Aguanta, encontraré una medicina...".
Pasó por la ciudad de Soûn, que había vuelto a la tranquilidad, y cruzó el Monte Kaou,
con el que Keiron había cortado sus lazos. Mientras continuaba vagando de montaña en
montaña, de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, en busca de un milagro, en el
Monte Leikaku, Eiken, el daruma, robó el tessen de nuevo y con el conjuro que había
oído hizo que el fuego saliese de él. Con absoluto descaro, se proclamó líder. Genrou no
habría sido capaz de predecir eso.

Y por supuesto, tampoco se había dado cuenta de que el telón de la larga historia de la
Sacerdotisa de Suzaku y sus Siete Estrellas pronto se abriría.

¡Pam! ¡Cli----ng!

— Cabeza hueca... Mira por dónde vas –En un choque frontal en un camino de una
oscura montaña, Genrou le gritó a la persona que estaba en el suelo con él.
— ¡Cállate! ¿A dónde estabas mirando? –El dueño de la joven, pero firme voz,
miraba a su alrededor frenéticamente–. Ah ¿A dónde fue el otro mon?! No está
aquí, ni aquí, tampoco aquí.
— ¿Qué? ¿Tanto folló por un mon? Eres un poco tacaño, ¿no?
— Oye, no te lo habrás guardado, ¿verdad?
— ¿Quién haría algo tan mezquino?

En la oscuridad de la noche seguían discutiendo, incapaces de ver la cara del otro.

— Oh, lo encontré. Esto es todo, ¿no? –Con el dedo, Genrou tocó la moneda de un
mon que brillaba a sus pies.
— Así que te lo estabas guardando ¡Dámelo! –Genrou arrojó la moneda hacia el
lugar donde sintió que la otra persona estaba.
— ¡Qué estúpido! ¡No tengo tiempo que perder para estar jugando contigo! –Genrou
le dio la espalda a la figura en medio de la oscuridad y se marchó tan rápido como
un rayo.

84
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

85
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

— Mmm ¿Acaso era humano?

“No quiero volver a cruzarme con un tipo que se queja por nada...” pensó el joven.

Por supuesto, Genrou tampoco sabía que ése era Sou Kishuku (*1) en medio de su
camino de vuelta a su aldea después de ganar algo de dinero en la ciudad de Soûn.

Es cierto. Como Estrellas de Suzaku "Tamahome" y "Tasuki", se convertirían en aliados


para proteger a la Sacerdotisa de Suzaku de las Estrellas de Seiryû.

De "Genrou" a la Estrella de Suzaku "Tasuki". Una nueva historia ya había empezado.

FIN

Notas de traducción:
(*1) Sou Kishuku: Nombre de nacimiento de Tamahome antes de adoptar el de Estrella
de Suzaku. Los detalles se narran en la novela del personaje, Shugyoku Den,
concretamente en su primer capítulo.

86
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Mensajes de las autoras

Megumi Nishizaki

¡Hola!

Aquí Megumi Nishizaki.

¡Al fin, el ultra-emocionante manga shôjo de Yuu Watase-sensei, Fushigi Yûgi, se ha


convertido en una novela!

El protagonista de Fushigi Yûgi Gaiden #1 es el especialista, entre todos los personajes,


en crear momentos distendidos: “Tasuki”. Se trata de una historia paralela de la época
en la que Tasuki se convirtió en bandido y recibió el nombre de “Genrou”.

Anteriormente, también escribí las novelas basadas en el manga de Watase-sensei


Shishunki Miman Okotowari. Con éste, serán cinco libros.

La conocí mientras escribía Fushigi Yûgi. Bueno, era justo como había imaginado,
joven y mona, pero lo que realmente me sorprendió ¡fue su marcado acento de Kansai!
(ya que nació y creció en Osaka no era algo de lo que extrañarse). Y el héroe de esta
historia, Genrou, también habla con acento de Kansai.

<Nishizaki empieza a escribir en dialecto de Kansai>. Me llevé las manos a la cabeza


¡Oh! ¡¿Qué voy a hacer?! Yo nací y crecí en Tokyo ¡Estoy en problemas! Pero acabé
sobreponiéndome y me dije “Oh, bueno, lo intentaré y algo saldrá” (se está volviendo un
japonés algo extraño).

Así que Genrou Den está prácticamente escrito en su totalidad en modo Kansai
Yoshimoto, pero para las verificaciones del dialecto conté con Watase-sensei, aunque
estaba ocupada. Realmente me ayudó mucho. <Nishizaki termina de escribir en dialecto
de Kansai>.

Por cierto, la razón por la que Genrou fue el primer protagonista de las novelas “Gaiden”
es porque “Tasuki” recibió un apoyo abrumador de tod@s l@s lector@s. Y porque, por
supuesto, su pasado apenas se tocó en el manga.

¿A que no teníais ni idea de que el Tasuki de 15 años era pequeño y flacucho? ¿O la


existencia de una chica que le amó desesperadamente? ¿O la historia del tessen y ese
encantamiento tan chulo? ¿O cómo se convirtió Tasuki en el líder de la banda?
¿Verdad? Jujuju.

¡¿A cuento de qué ese “Jujuju”?! Vuestra imagen de él debe estar desmoronándose…
Es broma. No os enfadéis. *Se encoge* (como siempre, soy una cobarde).

Pero aunque Genrou es un idiota, es un buen tipo. Si el Monte Leikaku existiese en este
mundo, ¡me encantaría ir allí y conocerle! ¿No sería genial si hubiese un tour “¡Vayamos
al Monte Leikaku a conocer a Genrou!”. No, esperad, que el Monte es sagrado e
instantáneamente ve a través de las personas buenas y malvadas ¿Qué haría si me

87
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

quitasen mis posesiones? No, no, Genrou me daría seguramente un montón de dinero
bendecido para sacarme de la miseria ¿verdad? (¡Realmente soy mala persona si tengo
esa clase de pensamientos! Me harían barbacoa con un Lekka Shinen…).

Ahora, estoy segura de que todos los que hayáis leído el libro seréis grandes fans de
Genrou (¡por supuesto, yo también!) ¿Pero qué otros personajes os gustan? Me haría
muy feliz saber de qué personajes querríais leer sus historias desconocidas. Por cierto,
yo adoro secretamente a “Tomo”, la Estrella de Seiryû ¿Soy rara? (Pero sé que también
le gusta a la propia Watase-sensei).

Hasta la próxima. Estaré esperando el día en que me pueda reencontrar con todos en
las historias de los demás personajes.

Todo mi agradecimiento a Watase-sensei y mi editor O-sama.

<En dialecto de Kansai> Y para tod@s l@s lector@s “¡Os quiero mucho!”.

Pues bien, ¡hasta pronto!

Megumi Nishizaki

Yuu Watase

(Me he cortado la mano izquierda con el cúter de las tramas mientras hacía las
ilustraciones yo sola… Jo).

¡Hola a tod@s! Lo habéis estado esperando… ¡¡Al fin ha salido una novela de Fushigi
Yûgi!!

Esta vez se trata de la historia de Tasuki… De hecho, tenía pensada la historia desde
hacía un año pero no tuve tiempo de escribir nada de ella… Francamente hablando,
estaba pensado “Me pregunto si esto será ley de vida”. Sin embargo, ¡¡conseguí que me
echaran una mano!! ¡¡Nishizaki-sensei, que escribió las novelas de Shishunki Miman
Okotowari, la ha escrito!! ¡¡Qué buena suerte!! Y así, terminó sin tener que dejarlo todo
(Muchas gracias, Nishizaki-sensei).

Tasuki es el Nº1 (¿?) en popularidad, especialmente entre mujeres casadas… Así que
ha sido “el primer bateador” de las novelas.

Sobre Hakurou, que deseaba que apareciese, en el manga tenía una aparición desde la
tumba (risas), pero sí, es probablemente el hombre ideal que Tasuki reverenciaría toda
su vida (risas). Bueno, le entregué las descripciones de los personajes a Nishizaki-
sensei pero me alegro de que ella lo escribiese todo. No, es aún mejor de como lo había
imaginado (igual que con el resto de personajes, por cierto). Me lo imagino con una voz
grave e imponente, ¡¿pero con acento de Kansai?! Intenté dibujarle como un hombre
muy atractivo que encantaría incluso a un Kouji normal, pero ¿cómo es? (los que me
rodean dicen que es genial pero…).

88
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Y también me gustó mucho el personaje de Reirei. Es adorable por su alegría y por lo


valientemente que amó a Genrou, aunque su muerte fue muy triste (tú eres la que la
hizo así). Cuando estaba con el diseño de personajes, de repente me pregunté si Tasuki
vio algo de Reirei en Miaka. Como esos moños con forma de bollos (risas). Entonces me
acordé de la muerte de Chiriko. Quizás él siempre la tendrá en algún lugar de su
corazón. Si Reirei hubiese vivido ¿no se parecería mucho a ella? (Fans de Tasuki, ¿eso
es malo?). Pero se entiende por qué Tasuki regresó a la montaña al final de tomo 18
¿verdad? Por su promesa a Reirei y Hakurou.

Pero hablemos de cosas buenas. Los diálogos absurdos me hicieron reír una y otra vez.
¡Los recurrentes gags de Yoshimoto! (me pregunto cuánta gente que no sea de Kansai
los habrá reconocido). ¡Y ese encantamiento! (risas). Aunque era serio ¡¿por qué Sally-
chan?! Ah, aunque Kouji no escuchó el “ma” que faltaba. Y la forma en que fluía en la
serie… Pero por supuesto, las pocas luces de Tasuki se deben a su ignorancia. Por
cierto, sus ropas son un diseño extranjero (de Persia o Asia Central).

Pero lo cierto es que, incluso aunque sólo hice un borrador previo de la historia, ¡estaba
sorprendida de todos los detalles! ¡Como su encuentro con Tamahome! (aunque no se
vean) (risas).

Ah, sí, puede que haya pasado por alto algunas cosas en la revisión del dialecto de
Kansai (risas).

Aunque Fushigi Yûgi terminase de serializarse hace ya un buen tiempo, no ha parado


de pasearse por unas cosas u otras por mis manos (una emisión en internet, un
destacado en una revista de anime americana…). Tengo sentimientos encontrados. De
hecho, no puedo dibujar a los personajes si no los reviso cuidadosamente, pues me
olvido de pequeños detalles. Incluso para estas ilustraciones, aunque volviese a la
época del manga, pensaría “Debería hacerlas con mi estilo actual después de todo”.

Sobre continuar el manga, no las tengo todas conmigo para dibujarlo (Lo siento)… Es la
clase de trabajo que quiero poner cuidadosamente en una caja fuerte… Y aún así, me
encuentro diciendo “¡¡Sería interesante si esta historia se convirtiese en un manga!!”
(pero no). Hmmm, podría querer dibujar… las historias de Byakko y Genbu (risas).

Pero un nuevo Fushigi Yûgi ha nacido. Gaiden #1 así como el siguiente…

En cualquier caso, es un mundo el de Fushigi Yûgi que quiero que sea amado siempre.

Ah, ¡y recomendadlo también a vuestr@s amig@s! (risas).

Bueno, pues Nishizaki-sensei, ¡¡hasta nuestro próximo encuentro!!

¡¡Nos vemos!!

89
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Hakurou

Versión
ersión con el pelo largo y suelto.

Flecha: Tenía una cuerda amarrada en ese


momento.

Tasuki: El Líder es genial

Que no tenga una sola cicatriz es prueba


de su fuerza.

No había señales de mujeres a su


alrededor, aunque probablemente sería
muy popular con ellas.

90
Fushigi Yûgi – Novela #1 – Genrou Den Yuu Watase & Megumi Nishizaki

Perfiles de las autoras

Yuu Watase
Una Piscis nacida el 5 de Marzo en Osaka, donde se crió. Tipo de sangre B. Sus
intereses son la música y los videojuegos, especialmente RPG y puzles. En cuanto a
música, prefiere instrumental más que temas vocales. Actualmente muy ocupada
trabajando como mangaka para la Sho-Comi.

Megumi Nishizaki
Nacida el día que sólo se repite cada cuatro años, un 29 de Febrero ¿Por qué dejó un
trabajo estable y sencillo en el gobierno para ser una novelista shôjo? A la venta, de la
Palette Bunko, la serie de cuatro volúmenes "Shousetsu Shishunki Miman Okotowari", "Ii
Koto Shiyou yo!" "Mayonaka no Persona", "Meikyuu no Karuma". Su pasatiempo es ver
la luna (¡melancólica!).

91