Vous êtes sur la page 1sur 11

Introducción

La muñeca negra, es un cuento publicado por el Héroe Nacional José Martí, en los
Estados Unidos en el siglo XIX en la revista La Edad de Oro, para los niños y
jóvenes de América, su América. Esta exige hoy una nueva mirada a las puertas
del siglo XXI en el que nuevos cambios y transformaciones operan en el mundo
actual.

Este es un cuento donde José Martí, pone a fluir la ternura y la visión que tienen
los niños del mundo que les rodea, aquí se aprecia como la niña a pesar de ser de
clase alta no deja de lado a su muñeca negra, si no que le da más cariño y la
quiere más porque sentía que los demás la discriminaban.

Martí cumple con un enunciado comunicativo, portador de un mensaje con una


finalidad educativa, deja implícita una enseñanza para los niños y jóvenes de la
América. En él se narra una historia transcurrida en un tiempo y espacio
determinados por él, mediante la intervención de personajes protagónicos y no
protagónicos, portadores todos, de un gran significado. En resumen, es un hombre
de talla universal y un caso singular en su labor como escritor.

Precisamente La muñeca negra aparece publicado en el número cuatro de la


revista, volver sobre ella desde los nuevos enfoques enaltece y honra la obra del
Maestro, pues los tiempos cambian, pero las ideas se trasmiten y cobran mayor
fuerza y empuje cada día, lo importante: saber captar el mensaje, descifrarlo, en
otras palabras, decodificar lo comunicado por el héroe en cada una de sus
páginas.
Desarrollo
La familia
1- Lee el cuento la “Muñeca Negra” escrito por José Martí que aparece en el
cuaderno martiano en el libro “La Edad de Oro” y responde:
a) Selecciona los miembros consanguíneos de Piedad.

 Papá de Piedad
 Mamá de Piedad
 La abuela de Piedad.

b) ¿Qué otros personajes de la obra puedes considerar miembros de la


familia de Piedad?

 El cocinero
 La lavandera
 La Criada
 La costurera
 La modista
(Trabajan para los padres de Piedad)

c) Que semejanzas o diferencias observas con tu familia.

Los sentimientos de Piedad y su amor es un ejemplo a seguir en cada una de


nuestras familias ya que. Se evidencia el sentido de rectitud y responsabilidad a
través del amor paternal, pues el padre encuentra en su hija un acicate, una razón
de ser, inspiración para trabajar. Martí subraya al final del cuento los rasgos
positivos que deben desarrollarse en la personalidad infantil, en lo que amor a los
demás se refiere, y a nuestros semejantes de nuestra familia.

En el personaje de Piedad encarnan los más altos valores humanos, dando una
lección moral, mediante la actitud asumida por el personaje central, en la cual
demuestra el valor de las cosas por encima de su apariencia externa.

Aquí el autor nos quiere dar a entender que las apariencias no importan, lo que
importa es que te sientas augusto con ello, y también nos dice que Piedad le da
cariño y amor a Leonor a pesar de que tiene juguetes más finos.
Otra cosa importante que en el personaje de Piedad demuestra el valor de las
cosas por encima de su apariencia física, también es capaz de reconocer el
esfuerzo de su padres, la criada y el cocinero por el motivo de su fiesta.
d) La escena final del cuento encierra palabras de fidelidad cuando
expresa… y al dormir brazados los dos ¡Te quiero porque no te
quieren!

¿Qué sentimientos se aprecian en la relación de la niña con la muñeca?

Así se constata que, para darle más autenticidad y realismo al cuento, intenta
reproducir la manera infantil de sentir y expresarse el personaje, exponiendo la
lengua oral de la niña, sus sentimientos y sus fantasías.

Los sentimientos que se aprecian en relación de la niña con la muñeca, son


sentimientos de pertenencia, amor a lo propio, ternura, y rechazo a lo ajeno.

f) Explica la semejanza que existe entre José Martí y Fidel Castro con los
sentimientos de Piedad. Escribe ejemplos que lo demuestren.

Martí a través de sus ideas supo inculcar el amor a la libertad y a la patria, de él


heredamos el sentido de la dignidad personal y el respeto a la libertad del hombre,
al decoro individual y su legado moral. Esta ética, este sentido del honor y esta
rebeldía frente a lo injusto, tenían un origen social muy profundo. Todas estas
cualidades se hallaban en Martí, quien poseía una alta conciencia de la defensa
de la identidad y mucho cariño y amor a los niños.

Las ideas del apóstol alcanzan su más elevada concreción en el líder indiscutible
de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien supo poner en práctica todas estas
ideas martianas.

Sin duda, Fidel Castro ha sido el más aventajado discípulo de las ideas de José
Martí.

Desde hace varios años sentíamos la necesidad de escribir algún trabajo sobre la
espiritualidad de José Martí, por eso al demostrar por qué nuestro Apóstol
constituye el autor intelectual de la Batalla de ideas, damos realización a este
sueño, al reflexionar sobre el tema.

 Por su esencia el pensamiento martiano se caracteriza, además del


antiimperialismo y patriotismo, por su humanismo y elevadísima
espiritualidad, lo cual se demuestra a través toda su vida y obra. Por
ejemplo en el trabajo: "Cartas familiares" José Martí se autodefine como un
excelente médico de almas. Además reconoce:
- Que no son inútiles la verdad y la ternura.

 Que no puede ser feliz, pero sí sabe la manera de hacer feliz a los otros.
 Que el cariño es la más correcta y elocuente de todas las gramáticas.
 Que es necesario saber para poder, - querer con la voluntad, y querer con
el cariño.
 Que va regalando almas buenas, y nota como les crece a veces el alma a
los que le oyen.
 Que el honor es la dicha y la fuerza.
 Que el bien que en una parte se siembra, es semilla que en todas partes
fructifica.
 Que no se puede guiar a un pueblo contra el alma que lo mueve, o sin ella,
y sé cómo se encienden los corazones, y cómo se aprovecha para el
revuelo incesante y la acometida el estado fogoso y satisfecho de los
corazones.

También en el libro Ideario Pedagógico de José Martí, se destaca que: "Los


hombres necesitan quien les mueva a menudo la compasión en el pecho, y las
lágrimas en los ojos, y les haga el supremo bien de sentirse generosos: que por
maravillosa compensación de la naturaleza aquel que se da , crece; y el que se
repliega en sí, y vive de pequeños goces, y teme partirlos con los demás, y solo
piensa avariciosamente en beneficiar sus apetitos, se va trocando en hombre en
soledad, y llega a ser por dentro , y a parecer por fuera, insecto".

"Los hombres crecen, crecen físicamente; de una manera visible crecen, cuando
aprenden algo, cuando entran a poseer algo, y cuando han hecho algún bien.

"Ser bueno es el único modo de ser dichoso. Ser culto es el único modo de ser
libre. Pero, en lo común de de la naturaleza humana, se necesita ser próspero
para ser bueno. Y el único camino abierto a la prosperidad constante y fácil es el
de conocer, cultivar y aprovechar los elementos inagotables e infatigables de la
naturaleza. A nuestro modo de ver, es por ello que Armando Hart, se refiere en los
últimos tiempos al papel que deben cada vez más desempeñar nuestra educación
y la cultura en general en la formación de la virtud en los hombres.

"El alma tiene su aire: y lo echan de sí los objetos bellos".

"Cada ser humano lleva en sí un hombre ideal, lo mismo que cada trozo de
mármol contiene en bruto una estatua tan bella como la que el griego Praxitelen
hizo del dios Apolo. La educación empieza con la vida y no acaba sino con la
muerte. …."

"En el mismo hombre suelen ir unidos un corazón pequeño y un talento grande.


Pero todo hombre tiene el deber de cultivar su inteligencia, por respeto a sí mismo
y al mundo. …"
" El ser bueno da gusto, y lo hace a uno fuerte y feliz. …."…. Eso es mejor que ser
príncipe: ser útil".

"Son las almas como las rosas, y han menester de sol ardiente, y que caiga
en ellas, con cada alba, rocío nuevo". Este nuevo rocío para José Martí son
los conocimientos y la preparación científico- técnica y cultural – lo cual
constituye hoy el eje central de la Batalla de ideas de nuestro pueblo.

A Fidel lo vemos como el alma de la Revolución Cubana y de su pueblo y a Martí


– como su gran guía espiritual, su gran redentor. En 1955- afirmó Fidel: "es el
Apóstol el guía de mi vida y en 1980 – aseguraba ya la victoria del Maestro en
Cuba, e iniciada irreversiblemente en nuestra América .Afirmó Fidel que "Martí es
y será guía eterno de nuestro pueblo. Su legado no caducará jamás".

Consideramos a Fidel, una de las personalidades que con mayor profundidad ha


estudiado la obra martiana y plasmado su ideario a través de la historia de la
Revolución Cubana. Al respecto el destacado escritor y amigo de Cuba, Gabriel
García Márquez ha señalado que José Martí es el autor de cabecera de Fidel
Castro, el cual ha tenido el talento de incorporar su ideario al torrente sanguíneo
de una revolución marxista.

Con relación al significado de la figura de José Martí, Fidel ha planteado que


nuestra patria cuenta con el privilegio de poder disponer de uno de los más ricos
tesoros políticos, una de las más valiosas fuentes de educación y de
conocimientos políticos, en el pensamiento, en los escritos, en los libros, en los
discursos y en toda la extraordinaria obra de José Martí. Y a los revolucionarios
cubanos más que a nadie nos hace falta tanto cuanto sea posible ahondar en esas
ideas, ahondar en ese manantial inagotable de sabiduría política, revolucionaria y
humana. Según nuestro criterio, en Martí encontramos las raíces, el alma de la
actual Batalla de ideas.

Fidel señala: "admiramos infinitamente a Martí por su gigantesca tarea, formando


una conciencia revolucionaria en el seno de nuestro pueblo. Admiramos a Martí
porque era un intelectual brillante, un hombre de extraordinaria inteligencia, poeta
de exquisita sensibilidad, que consagró su talento a la lucha revolucionaria. Que
consagró su vida y su pluma a esa lucha, que fue hombre de palabra y de acción.
Le agradecemos y le agradeceremos eternamente lo que significó y lo que
simbolizó". [1]

FIDEL define a Martí como el más genial y el más universal de los políticos
cubanos. Plantea que Martí nos enseñó su ardiente patriotismo, su amor
apasionado a la libertad, su repudio al despotismo y su fe ilimitada en el pueblo.
En su predica revolucionaria estaba el fundamento moral y la legitimidad histórica
de nuestra acción armada. Por eso es el autor intelectual del 26 de julio. La
Revolución Cubana ha cumplido ese apotogema martiano de que la patria era de
todos y para el bien de todos, lo cual constituye un ejemplo para el resto de los
países.
g) Elabora un álbum genealógico de una de estas figuras.

Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez y Cabrera (1828-1907)

Madre de José Martí. Nació en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, España.
Se trasladó a Cuba en compañía de sus padres, cuando aún no había cumplido la
mayoría de edad. Contrajo matrimonio con Mariano Martí y Navarro en La
Habana, el 7 de febrero de 1852 y tuvieron ocho hijos que se nombraron, en orden
de nacimiento: José Julián, Leonor, Mariana Matilde (Ana), María del Carmen (La
Valenciana), María del Pilar (Pilar), Rita Amelia (Amelia), Antonia Bruna y Dolores
Eustaquia (Lolita). Quedó viuda el 2 de febrero de 1887. Murió en La Habana, el
19 de junio de 1907.

Bibliografía:
García Pascual, Luis. Entorno martiano.
Martí, José. Obras completas. Edición crítica. (t. 1)

Mariano de los Santos Martí y Navarro (1815-1887)

Padre de José Martí. Nació en Valencia, España. En la década de 1850 pasó a La


Habana, con el grado de sargento primero, al ser trasladada a la capital de la
colonia la compañía de que formaba parte. Contrajo matrimonio con Leonor
Antonia de la Concepción Micaela Pérez y Cabrera en La Habana, el 7 de febrero
de 1852 y tuvieron ocho hijos. Ocupó los puestos de sargento de artillería, celador
de barrio, capitán de partido y reconocedor de buques, aunque sufrió pobreza por
carecer de empleo durante largas temporadas. Murió en La Habana, el 2 de
febrero de 1887, posiblemente en la casa de su yerno José García Hernández,
esposo de su hija Amelia.

Carmen Zayas-Bazán e Hidalgo (1853- 1928)

Esposa de José Martí. Camagüeyana de nacimiento, en 1871 emigró con la


familia a México, donde vivía con su padre y hermanas. En febrero de 1875 Martí
llega a ese país y todas estas circunstancias, junto a la natural fraternidad del
exilio y a la afición por el ajedrez del padre de las muchachas, propiciaron
frecuentar su trato, y surgiese el noviazgo con Carmen. A pesar de las reservas
del padre de la novia, el 20 de diciembre de ese año, en la parroquia del Sagrario
Metropolitano de México contraen matrimonio.
El 27 de julio de 1878, vía Honduras, partieron hacia La Habana donde nació el
hijo de ambos, José Francisco, el 22 de noviembre de 1878. Al salir Martí
nuevamente deportado a España, el 25 de septiembre de 1879, por sus
actividades conspirativas, Carmen y el niño se quedaron en Camagüey. Carmen y
el niño volvieron a reunirse con Martí en Nueva York varias veces, hasta que por
contradicciones irreconciliables llega el rompimiento definitivo, que tuvo lugar al
regresar Carmen a La Habana el 27 de agosto de 1891. Nunca más volvieron a
verse pero al morir Martí ella reclamó infructuosamente su cadáver. Carmen murió
en La Habana, el 15 de enero de 1928.
Leonor Petrona Martí y Pérez (Chata) (1854-1900)

Primera hermana que tuvo José Martí. Viajó en 1857 con su familia a España y
regresa a Cuba dos años después. Su padre se opuso al noviazgo que mantenía
con Manuel García y Álvarez, por ello pasó a residir en el hogar de su familia.

Celebró su matrimonio el 16 de septiembre de 1869 y tuvo cuatro hijos: María


Andrea, Alfredo (1872-1947), Oscar (1874-1955) y Mario (1875 o 1876-1946),
quien nació durante la visita que realizó a México, deseosa de ver a su hermano
Pepe. En abril de 1898 acompañó a su madre a Tampa, quien pasó sus últimos
días en su casa. De Ismaelillo conservó un ejemplar con la siguiente dedicatoria:
“A Chata, la madre buena de Ismael. Pepe.”

María Salustiana Martí y Pérez (Ana) (1856-1875)

Segunda hermana que tuvo José Martí. Nació en La Habana, el 8 de junio de 1856
y, al año siguiente, embarcó para España con su familia, donde permaneció hasta
1859.

En 1874 viaja a México donde conoce al pintor mexicano Manuel de Ocaranza e


Hinojosa (1841-1882), mantuvo un noviazgo con este, pero quedó trunco por su
prematura muerte, el 5 de enero de 1875.

María del Carmen Martí y Pérez (La Valenciana) (1857-1900)

Tercera de las hermanas de José Martí. Como su apodo lo indica, nació en


Valencia, España, el 2 de diciembre de 1857. Radicó en esa ciudad hasta 1859,
en que sus padres regresaron a Cuba. En 1874 viaja con su familia a México,
donde estuvieron tres años.
De regreso a La Habana, contrajo matrimonio con Juan Radillo y Viera, el 23 de
diciembre de 1882, con quien tuvo cinco hijos: Juan Paulino (1884-1949), Carmen
(1887-1959), Pilar (1888-1944), Enrique (1891-1963) y Angélica (1894-1978).

Murió en La Habana, el 14 de junio de 1900.

Rita Amelia Martí y Pérez (Amelia) (1862-1944)

Quinta hermana de José Martí. Nació en La Habana, el 10 de enero de 1862. El


22 de abril de 1874 partió con sus padres y tres hermanas para México donde
vivieron hasta 1877, pues su hermano había sido deportado a España en 1871 y
Cuba estaba en guerra.

Conservó los ejemplares de Ismaelillo y Ramona, dedicados por Martí


respectivamente: “A Amelia urna de esencia: de Pepe” y “A mi romántica Amelia,
Pepe”. Contrajo matrimonio el 10 de febrero de 1883 con José García y
Hernández, con quien tuvo siete hijos: José Joaquín (1883-1902), Amelina (1886-
1979), Aquiles (1888-1970), Alicia (1890-1970), Gloria (1892-1909), Raúl (1893-
1982) y José Emilio (1902-1932).

Antonia Bruna Martí y Pérez (1864-1900)

La sexta de las hermanas de José Martí nació en La Habana, el 6 de octubre de


1864. Residió en México casi tres años.

A su regreso a Cuba, contrajo matrimonio, el 12 de octubre de 1885, con Joaquín


Fortún y André, joven cienfueguero que conspiraba contra el gobierno español.
Tuvieron cuatro hijos: Joaquín (1886-1913), Ernesto (1888-1914), María y Carlos.
Al estallar la Guerra de 1895, la familia tuvo que embarcar hacia los Estados
Unidos, luego se establecieron en México definitivamente pero, por cuestiones de
salud, Antonia regresó a La Habana, donde muere el 9 de febrero de 1900.

José Francisco Martí y Zayas-Bazán (1878-1945)

El único hijo de José Martí nació en La Habana el 22 de noviembre de 1878. La


imagen

El 25 de septiembre de 1879, al salir Martí nuevamente deportado a España por


sus actividades conspirativas, Pepito quedó en Cuba junto a su madre, y pasaron
a residir a Camagüey. Varias veces visitó Nueva York con su madre para
encontrase con su padre pero dadas las irreconciliables contradicciones entre
ellos, nunca más lo volvió a ver después del 27 de agosto de 1891, cuando
retornan a Cuba.

Al iniciarse la Guerra de Independencia residía en La Habana y había ingresado


en la Universidad de La Habana, en la Licenciatura en Derecho Civil y Canónico,
en el curso 1894-1895. Después de conocer la noticia de la muerte de su padre,
partió con su madre hacia los Estados Unidos, y vivió en la localidad de Far
Rockaway, estado de Nueva Jersey. Se incorpora en la expedición de los
generales Joaquín Castillo y Carlos Roloff, que desembarcó en Cuba, el 21 de
marzo de 1897. Como soldado está a las órdenes del Mayor General Calixto
García, al terminar la Guerra de 1895 tenía el grado de Capitán.

Al reinstaurarse la República, trabajó en el Estado Mayor del Ejército y ocupó


diferentes cargos y grados hasta Mayor General y jefe del Estado Mayor. El 21 de
febrero de 1916 contrae matrimonio con María Teresa Bances y Fernández-Criado
(1890-1980), pero no tuvieron descendencia. Fallece a los 66 años de edad, el 22
de octubre de 1945. Se le rindieron honores militares pues ostentaba el grado de
Mayor General y el gobierno decretó duelo oficial.
CONCLUSIONES

Este cuento me pareció muy hermoso ya que es una historia que te hace
reflexionar y se pueden recatar varios valores como la igualdad, el amor, la
fidelidad de Piedad a su querida muñeca Leonor, y podemos ver como una
pequeña niña no se deja influenciar por el entorno que tiene y ser una persona rica
y racista, ya que ella demuestra su humidad y prefiere a su muñeca negra y
además trata con cariño a sus empleados. A parte de la trama de la historia de
este cuento nos ayuda a enriquecer nuestro vocabulario ya que ha utilizado un
lenguaje coloquial que está adornado de varias descripciones, comparaciones. Al
final esta hermosa obra nos deja un mensaje bien claro que es, no ser racistas y
aprender a apreciar a todas las personas.
ANEXOS