Vous êtes sur la page 1sur 8

RECURSOS GANADEROS AVICOLAS Y PISCICOLAS

16.1 GANADERÍA

La ganadería de Bolivia es un recurso natural importante ya que absorbe mano de


obra rural, produce alimentos, bienes de consumo y materia prima (carne, leche,
cueros, trabajo, transporte, recreo, deporte, guardianía). Ocupa todos los espacios
del territorio, agregando valor a tierras con poco uso ó provista de escasos recursos.

Los animales nativos incursionaron en territorio boliviano desde finales del


Pleistoceno. Es el caso de llamas y alpacas que venían huyendo de los efectos
climatológicos de los últimos glaciares en Norteamérica. Los cuyes son
esencialmente originarios de la Zona Andina y bien adaptados en Bolivia. En
cambio, la ganadería de bovinos, ovinos, cerdos, caprinos, aves de corral, équidos,
abejas, conejos y toda la otra fauna doméstica, fue traída de España por los
colonizadores.

Los rebaños de ovinos fueron seleccionados y mejorados, en el Altiplano, por las


Haciendas aledañas al Lago Titicaca, en las cercanías de Oruro, en los valles
andinos de Potosí, en los valles de Tarija y Chuquisaca.

Conjuntamente con los caprinos llegaron a los valles más calientes de Potosí, Tarija,
Chuquisaca y Oriente de Bolivia, cerdos, aves de corral y conejos poblándolos,
rápidamente.

La ganadería nativa de llamas y alpacas resistieron el avasallamiento de las nuevas


especies y razas, y lejos de ceder sus espacios, los defendieron. Las llamas, bien
establecidas en el Altiplano y en las Altas Montañas, prosperaron y aparecieron dos
razas: la llama K’ara T’hampulli y la llama Thampulli. La una se auto seleccionó en
las zonas secas y la segunda en las zonas húmedas y bofedales, para producir
carne y fibra, respectivamente. Pero, no eran las únicas, otras razas menos
importantes son conocidas como Vellocino (Pulla), Rizada (Saxsalli) y Mechosa
(Quilila). (mencionadas principalmente por Morales Zenteno, Oruro, 1997(1)
Los cuyes son animales de carne, criados exclusivamente en forma doméstica por
pequeños productores, rinde excelente calidad de carne y de alta eficiencia en
relación al costo y calidad de su alimentación. Su consumo es alto en los círculos
conocedores del sabor de su carne.

16.1.1 Población y Distribución de la Ganadería

La población ganadera está distribuida en todo el territorio nacional y crece en


tierras forestales (45%) intercaladas con las tierras agrícolas (25%) y en los campos
naturales de pastoreo CANAPAS (30%).

Existen cinco grandes regiones de habitación de los bovinos en Bolivia. Llanos


tropicales húmedos de Moxos. Llanos tropicales sub-húmedos de Santa Cruz.
Llanos tropicales secos del Chaco. Valles Mesotérmicos. Altiplano y Andes Altos. :

El Ejército de Bolivia contribuyó también con un Aras con sangre de primera calidad,
donada por Simón I. Patiño.

Población bovina

La población de bovinos constituye una fuente principal de producción, exportación


y alimentación. Ocupa gran parte del territorio nacional, en forma mixta con otras
especies ganaderas y con la agricultura.

En el Cuadro No 16.1, se muestra la cantidad y distribución de bovinos en Bolivia,


observándose que la mayor población está asentada en el trópico boliviano.

En el año 2003, las existencias de ganado bovino a nivel nacional se estimó en 6,5
millones de cabezas. De este total, los llanos orientales poseen el 73%;
correspondiendo al Beni el 48%, el 25% a Santa Cruz y menos del 1% a Pando. A
los valles de Cochabamba, Chuquisaca y Tarija les corresponde el 18%. A la región
del Altiplano con La Paz, Oruro y Potosí el 9% cabeza para transporte.

16.1.2 Producción y Consumo de Carne

Bolivia tiene un consumo per capita anual de carne bovina de 15 Kg/hab. Beni 50
Kg/hab. La Paz 23 Kg/hab Cochabamba 22 Kg/hab. Santa Cruz 33 Kg/hab.
En menor proporción, la carne porcina tiene un consumo de 5.9 Kg/hab. y la carne
ovina con 4.5 Kg/hab. Se estima que el aporte de la carne de camélidos es de 1.1
Kg/hab. aunque este consumo está restringido por convencionalismos.

16.1.3 Producción de Leche

Cochabamba es la región de los Valles que lideriza la producción de leche que


arranca de la iniciativa privada en los años 1920 y 1930 y que fue apoyada
firmemente por el Servicio Agrícola Interamericano, a comienzos de los años 1950.
Esta institución bi-nacional inició el mejoramiento genético, importando
reproductores de los Estados Unidos, de alta calidad genética. También, organizó
servicios de inseminación artificial para difundir la calidad y producción de toros
americanos, comprobados.

Las zonas lecheras más importantes del país son: el Valle Central de Cochabamba,
el área integrada de Santa Cruz, los Valles de Tarija y Chuquisaca, los
departamento de La Paz y Oruro. Las zonas comprendidas entre Trinidad y San
Javier, en el Beni, de Tupiza (Potosí) y Sopachuy (Chuquisaca) tienen menor
importancia pero de gran potencial en la producción lechera.

En el Altiplano existen establecimientos en las cercanías de La Paz y Oruro,


formando el llamado “cordón lechero”, conformado por las regiones de Achacachi,
Batallas, Pucarani, Viacha, Machacas, Patacamaya, Cercado, Machacamarca
hasta Challapata. (7)

16.2 CAMÉLIDOS

Desde 1960 con un nuevo concepto de producción animal, se han incorporado, a la


zootecnia andina, dos especies: la llama (Lama glama) y la alpaca (Lama pacos). A
partir del control de la reproducción, de las innovaciones en la sanidad, de los
avances en la selección, los camélidos son material biológico de producción para
beneficio y utilidad del hombre y se convierten en especies zootécnicas que se crían
dentro de un concepto de producción económica. (8)

La vicuña (Vicugna vicugna) también se incorpora a la zootecnia, aunque sólo


parcialmente.
16.3 GANADERÍA OVINA

La población de ovejas (hembras), carneros (machos) y cordero (crías y jóvenes)


tienen una importancia múltiple. La carne tiene gran mercado en las áreas rurales y
en los barrios habitados por gente de escasos ingresos y economía muy débil. Es
una carne muy acogida por el sabor en las clases indígenas y de escasos recursos.
La lana es de inferior calidad pero se utiliza en la elaboración de prendas de vestir
y aperos para la agropecuaria. Sin embargo, en los años 1930, la selección,
alimentación y mejoramiento genético consiguió el mejorar la calidad de la lana,
gracias a este esfuerzo la Sociedad Rural Boliviana, agrupación de medianos
productores, realizó la exportación de lana a Alemania, principalmente, en los años
1936-1938. La leche de las ovejas, ordeñada en el período de noviembre a marzo,
es un gran apoyo económico para los campesinos que sacan a la vera del camino
ó a los mercados regionales o ciudadanos, su producción de quesos. Este ingreso
es su caja chica para equilibrar sus menguados ingresos. Los quesos se exhiben
en ferias y mueven capitales importantes. La leche es de buena calidad por el alto
tenor de grasa, que las ovejas son capaces de producir por el bagaje genético que
aun aportan las ovejas Criollas españolas, principalmente de las razas Churra y
Manchega.

16.3.1 La población ovina en Bolivia

La población de ovina está compuesta por animales de diferentes razas. Aunque


hubo hasta 8 razas esparcidas en el Altiplano, en el año 2004 se reducen a la criolla
y la Corriedale. La raza Criolla es la más abundante y extendida. La raza Corriedale
está distribuida en las regiones más pobladas del contrafuerte de la Cordillera
Occidental. Su población comparte las áreas de producción agrícola entre el río
Desaguadero y la Cordillera. Esta es la misma región del cordón lechero, la línea de
Puerto Acosta- Achacachi- Huarina- Viacha - Calamarca - Caracallo- Challapata y
la Cordillera al sur.

16.4 PRODUCCIÓN PORCINA


La producción porcina es de gran importancia en los Valles. Es parte integrante de
la dieta, que es exigente en esta clase de carne. Por otra parte, su alta fecundidad
y fertilidad constituye un negocio muy rentable. El descarte y retiro de animales es
más del 12 % de la población. Estos caracteres muestran la eficiencia reproductiva
de los cerdos.

.16.5 GANADO CAPRINO

El ganado caprino tiene importancia para los pequeños productores campesinos. El


peso vivo de los animales y, en consecuencia, su canal es bajo; normalmente de un
promedio de 16 kilogramos.. El tamaño y peso reducidos son consecuencia de la
deficiente cantidad y calidad de sus alimentos. Los ambientes de la cría de cabras
son extremadamente secos y de escaso herbaje. Sin embargo, en muchos casos,
los árboles leguminosos (Prosopis spp., “churqui”; Acacia ferox) constituyen forraje
de “ramoneo” con excelentes resultados.

16.6 IMPORTANCIA DE LOS EQUINOS EN BOLIVIA

La población de equinos en Bolivia creció intensamente desde la formación de las


primeras recuas. Es conocido el caso de Ortiz de Zárate que se comprometió con
Juan Torres de Vera y Aragón, en introducir en el Virreinato del Río de la Plata 300
yeguas y potros.

Los equinos fueron muy importantes durante la Conquista; sin ellos los españoles
no habrían podido recorrer los extensos territorios de la Colonia. Los caballos
siguieron sirviendo después para cuidar los hatos bovinos de todo el Oriente de
Bolivia.

16.7 ESPECIES MENORES

16.7.1 Cuyes

Antes de la llegadas de los españoles, los pueblos precolombinos, hasta los aymara
y quechua, dedicaron su atención a los cuyes (Cavia porcellus). Estos son pequeños
roedores de 300 a 400 gramos de peso vivo. Conviven en la habitación humana y
se protege en su albergue.
Son animales que se alimentan de los desechos de cocina, alfalfa, cebada y otros
productos simples. A muy temprana edad, cuatro meses, empieza su periodo de
reproducción. Concibe tres o cuatro crías y pese a su tamaño, su gestación es muy
larga (68 días) mucho mayor que la coneja (28 días).

16.7.2 Conejos

Antes de la llegada de los españoles los campesinos han criado exitosamente el


cuis (Cavia porcellus). En los últimos años se ha introducido el conejo de castilla
(Oryctolagus cuniculus) de diferentes razas: Nueva Zelandia, Angora, Chichilla. En
el área rural todavía constituye uno de los recursos proteínicos en la dieta. En las
ciudades, ha perdido el favor de sus habitantes que antes apreciaban su carne.
Muchas artesanías del altiplano se ocupan de la crianza de conejos como fuente de
producción de carne y utilización de su cuero y pieles.

17.8 RECURSOS AVÍCOLAS

17.8.1 Aves de corral

La explotación de aves domésticas como gallinas, pavos, patos y palomas, está


asociada a las prácticas agrícolas de todos los campesinos, constituyendo una
actividad complementaria y secundaria.

La avicultura industrial, como actividad separada de la agricultura y especializada


en la producción de carne y huevos, recién cobra importancia a partir de 1952,
tomando especial impulso en la década del sesenta, período en el que se inicia la
producción de pollitos BB. En el 2002 la avicultura se ha convertido en el segundo
reglón de la producción animal. Los rubros que mayor desarrollo han
experimentado, son los de la producción de pollos parrilleros y huevos; sin embargo,
otras especies como pavos y codornices ya merecen un tratamiento industrial.

17.9 RECURSOS PISCÍCOLAS

En la cuenca amazónica, podrían existir cerca de 120.000 ton, según información


del Centro de Desarrollo Pesquero y la Misión Británica de Piscicultura.
De las mismas fuentes se tiene una estimación de la Cuenca del Plata de unas
25.000 ton y en la zona altiplánica y de los valles otras 5.000 ton que daría en forma
total el volumen de recursos pesqueros existente en el país del orden de 150.000
ton.

La extracción anual de peces es solamente 3.800 ton, de esta cifra, se exportan 800
ton, quedando por lo tanto 3.000 ton para consumo nacional. Adicionalmente se
importan anualmente unas 2.000 ton de pescado. Por tanto, se podría estimar que
el consumo total de pescado en Bolivia es del orden de 5.000 ton anuales. Esta cifra
muestra que el consumo per cápita anual no llega a un kilogramo, frente a 14
kilogramos per cápita de los países industrializados y de un promedio de 5 a 8
kilogramos en las naciones del tercer mundo, varias de ellas mediterráneas.

17.9.2 Peces en el lago Titicaca

En este lago y en los ríos y lagunas de las cordilleras Oriental y Occidental, la


siembra de truchas, realizada a partir de 1939, trajo consigo una importante
disminución de las poblaciones de peces nativos como el ispi, carachi, umanto, etc.,
debido al caracter carnívoro de la trucha.

La pesca, que se realiza en la zona litoral del lago, representa una fuente de ingreso
para un número relativamente pequeño de personas. En la parte peruana existen
3826 pescadores, entre permanentes y eventuales, y en la parte boliviana, entre el
lago Titicaca y el lago Poopó se cuentan 1380.

En el lago Titicaca, se realiza el cultivo de truchas en jaulas flotantes, a través de


un convenio binacional entre Perú y Bolivia.

La acuicultura se emplea principalmente, para producir trucha con un volumen


anual, para toda la cuenca de alrededor de 200 ton. La acuicultura de las especies
nativas se encuentra en una fase experimental.

El lago Poopó tuvo una producción pesquera extraordinariamente alta entre 1988 y
1991, que contribuyó con el 40% de la producción de Bolivia. Sin embargo, a partir
del 1993 baja su rendimiento como consecuencia de niveles de salinidad elevados,
que sobrepasan los límites de tolerancia de las especies ícticas (pejerrey).
17.9.3. Peces en lagos y ríos del oriente

La desaparición de la londra, lobito de río, el caimán y el lagarto, alteró el equilibrio


biológico de estos cuerpos de agua, permitiendo la proliferación de especies
perjudiciales, como pirañas, palometas y bagres. Los saurios y mamíferos
mencionados, además de ejercer un control general sobre la reproducción de peces,
puesto que no tienen una dieta selectiva, cumplen la función de revitalizar la
fertilidad de los ríos al remover su lecho. Por el contrario la proliferación de especies
como la piraña, amenaza afectar a las poblaciones de peces económicamente
importantes. (15) La localización de áreas de colonización en las cuencas de los
ríos más importantes del país, zonas que se caracterizan por su alta pluviosidad,
con tierras en pendientes y fácilmente afectadas por la erosión, ocasionó la pérdida
de vegetación, anulando la capacidad de retención de agua de la tierra dando lugar
a riadas muy impetuosas que arrastran sedimentos. Este fenómeno afecta los ríos
enturbiándolos varios meses del año, impidiendo la fotosíntesis y destruyendo la
cadena alimenticia de los organismos biológicos que los habitan, con desmedro de
la producción animal superior..