Vous êtes sur la page 1sur 546

Ebitnnol Brujas @Ebitnriaí Bnijas

•Facultad de Ciencias Sociales


Universidad Nacional de Córdoba

•Historia Socia
y Política Contemporánea
Dr. Adrián Carbonetti

$ 400
,
FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES breve, orientado por una guía de lectura, analizado y trabajado grupalmente en el aula mediante
UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA la presentación de un Informe que será evaluado por el cuerpo de docentes asistentes (máximo 1
carilla).
CÁTEDRA: HISTORIA SOCIAL Y POLÍTICA]
Las evaluaciones para los alumnos regulares consistirán en dos parciales, pudiendo ser recuperado
uno. Para lograr la regularidad de la materia será necesario haber aprobado los dos exámenes con
nota de 4 (cuatro) o más puntos. Para promocionar es necesario aprobar los dos exámenes
PROGRAMA CICLO LECTIVO 2018
parciales, sin recuperar, con una nota mínima des (seis) y un promedio entre ambos del (siete).
Para mantener la regularidad de la materia, el estudiante deberá aprobar dos de los tres trabajos
prácticos ofrecidos, pudiendo ser recuperados dos de los mismos. Los estudiantes que promedien
FundamentacIón:
una nota mayor o igual a 5 (ocho) Inclusive, promocionarán de manera directa la materia sin
A partir de una perspectiva a la vez temática y cronológica, el curso de la cátedra de Historia Social necesidad de un examen oral final. Aquellos que promocionen la materia promediando con nota 7
y Política I, le permitirá al estudiante adquirir un conocimiento general de los hechos y cuestiones (siete), deberán presentarse a un coloquio oral final en el que expondrán un tema de su elección
principales del período contemporáneo. Apoyándose sobre un enfoque cronológico, los sujetos y relacionado con la materia.
actores históricos serán puestos en el centro de la reflexión, girando a la vez hacia los
movimientos políticos, las clases sociales y los rasgos que hemos heredado como sociedad.
Asimismo, intentando superar una historia de las entes y los grandes hombres, el curso tendrá por . Contenidos Obligatorios
objetivo analizar los procesos sociales y políticos resaltando la importancia histórica de las
acciones tanto Individuales como colectivas. Además, el abordaje histórico que será presentado al
estudiante, a su vez, tendrá por vocadon comprender las cuestionescoloniales que atraviesan el Unided I
mundo contemporáneo y los tópicos ideológicos que lo construyeron.

La crisis del Anden Régime y la Revolución Francesa de 1789.

Objetivos de aprendizaje general Bibliografía obligatoria

Al término del curso, el estudiante estará en condiciones de: SOBOUL, Albert (1981), La revolución francesa, Ed. Orbls, Buenos Aires.
1) identificar los principales actores de la historia contemporánea y situarlos en las 12 Práctico: La "Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano" (1789) y la
coordenadas espacio-temporales. "Declaración de los Derechos de la Mujer y la ciudadana" (Olympe de Gouges 1791).
2) Reconocer y relacionar los hechos históricos principales y los elementos sociales
dominantes en su orden cronológico.
Bibliografía complementarla
3) Explicar, utilizando un vocabulario riguroso y específico, las grandes corrientes ideológicas
ANDRESS, David (2011), El Terror, los aRos de la guillotina, Edhasa, Buenos Aires.
y la evolución de las estructuras sociales, políticas y económicas que marcaron la historia
contemporánea. FURET, Fran/ois (1980), Pensar la Revolución Francesa, Ediciones Petrel, Barcelona.

MCPHEE, Peter (2009), La Revolución Francesa,1 789-1799. Una nueva historia, Crítica, Barcelona.
Metodología y evaluación

El dictado de Historia Social y Política I se realizará mediante clases presenciales que demandarán, Unidad II
por parte del estudiante, una toma de notas actWa y una presencia asidua. Las clases teóricas
tendrán por objetivo comprender y aprehender el conjunto de loS procesos históricos, así como La Industrialización en el Siglo XIX. La urbanización y transición demográfica como nuevo marco
desarrollar una mirada critica a partir del análisis de los textos dados. social, económico y político.

A su vez, habrá tres clases prácticas compuestas por un trabajo activo en clase, con carácter
obligatorio. El objetivo de éstas será adquirir competencias ligadas al comentarlo de un texto
Bibliografía obligatoria Unidad IV
ASHTON, nomas (1950), La revolución industrial. 1750-1830, Fondo de. Cultura Económica, Los orígenes del "nacionalismo" moderno. El Segundo Imperio francés, la unificación alemana y la
México. (Introducción y cap. III) Comuna de París.
ENGELS, Friederich (1844), ta situación de la clase obrera en Inglaterra (caps. El Proletario Bibliografía obligatoria
Industrial, Las diferentes ramas industriales, Movimientos obreros).
HOBSBAWM, Eric (2010), La era del Capital, Crítica, Buenos Aires (cap. 4, Conflictos y Guerra y cap.
Harris, Marvin y Ross, Eric (1987), Muerte sexo y fecundidad. La regulación demográfica de las 6, Las fuerzas de la democracia)
sociedades preindustriales yen desarrollo, Alianza Universidad, Madrid. Cap 4(115-168)
FULBROOK, Mary (1995), Historia de Alemania, Cambridge University Press, Cambrldge (cap. 5, La
Kirlc, Dudley. Teoría de la transición demográfica. En Población y Sociedad NI 6/7.1998/1999 era de la industrialización)

CEAMANOS LLORENS, Roberto (2014), La Comuna de Paris 1871, Madrid, La Catarata (cap. 2, La
Comuna).
Bibliografía complementarla

HOBSBAWM, Eric y RUDE, George (1978), Revolución industrial y Revuelta agraria. El capitón
Swing, vol. 1, Siglo XXI, Madrid. Bibliografía complementada
MARX, Karl (2002), El Capital, tomo 1, Siglo )00, Buenos Aires. BLED, Jean-Paul (2011), Bismarck, Perrins Paris.
THOMPSON, E.P. (2012), la formación de la clase obrera en Inglaterra, Capitán Swing, Madrid. BAYLY, Christopher (2004), El nacimiento del mundo moderno 1780-1914, Siglo XXI, Madrid.
Mc Keown Thomas (1990) Los orígenes de las enfermedades humanas, Editorial Crítica, Barcelona. LISSAGARAY, Prosper-Olivier (2004), La Comuna de Paris, Txalaparta, Nafarroa.
Capítulo 3
MARX, Karl (2011), El 18 Brumario de Luis &Imparte, Claridad, Buenos Aires.

MARX, Karl, ENGELS, Frederic y LENIN, V.I. (1985), La Comuna de París, Mal, Madrid.
Unidad III

Desde las guerras napoleónicas hasta la «Primavera de los Pueblo? (1848).


Unidad V
Bibliografía obligatoria
El "nuevo imperialismo" y sus consecuencias. La Primera Guerra Mundial (1914-1918)
HOBSBAWM, Eric (2009), La era de la Revolución 1789-1848, Crítica, Buenos Aires (cap. 4, La
Guerra, y cap. 5, La Paz) Bibliografía obligatoria

HOBSBAWM, Eric (2010), La era del Capital, Crítica, Buenos Aires (cap. 1, «La Primavera de los LENIN, Vladimir I. (1975), El Imperialismo fase superior del Capitalismo (ensayo popular), Ed. en
Pueblo?) Lenguas Extranjeras, Peldn.

MIÉGE, Jean-Louis (1980), Expansión europea y descolonización de 1870 a nuestros días, Editorial
Labor, Barcelona (Caps. I y II, pags. 3-56)
Bibliografía complementaria
HART, Peter, La Gran Guerra 1914-1918(2014), Crítica, Buenos Aires (cap. 1, Camino de la guerra)
HORNE, Alistalr (2005), El tiempo de Napoleón, Editorial Debate, Madrid.

MARX, Karl (2005), Las luchas de clases en Francia, Ediciones Luxemburg, Buenos Aires.
Bibliografía complementada
ROSANVALLON, Plerre (2015), El momento Guizot. El liberalismo doctrinario entre la Restauración
DAVIS, Mace (2006), Los Holocaustos de la era Victoriano tardía. El Ni/la, las hombrunas y la
y la Revolución de 1848, Biblos, Buenos Aires.
formación del Tercer Mundo, Universitat de Valencia, Valencia.

HOBSON, John (1981), Imperialismo. Un estudio. Alianza Editorial, Madrid.

4
HOWARD, Michael (2002), La Primera Guerra Mundial, Crítica, Barcelona. Unidad VIII

La Unión Soviética y el stalinismo

Unidad VI Bibliografía obligatoria


1917. La Revolución Rusa LEWIN, Moshe (2006), El siglo soviético ¿Qué sucedió realmente en la Unión Soviética?, Crítica,
Barcelona (Primera parte: Un régimen y su psique)
Bibliografía obligatoria

BMELHEIM, Charles (1976), Las luchas de clases en la URSS Primer período (1917-1923), Siglo
XXI, Madrid (Primera parte: cap. 1, El entrelazamiento de los procesos revolucionarios entre Bibliografía complementaria
febrero y octubre de 1917; cap. 2, Dictadura del proletariado y relaciones de clase tras la
DEUTSCHER, Isaac (1966), Stalin, a political blography, Penguin, London.
Revolución de Octubre; Cuarta parte: cap. 1, Las transformaciones en las relaciones del Partido
Bolchevique con las masas populares; cap. 3, Las luchas ideológicas y políticas durante el MARIE, Jean-Jacques (2003), Stalin, Ediciones Palabra, Madrid.
"comunismo de guerra"; cap. 4, Las luchas Ideológicas al final del "comunismo de guerra" y a
comienzos de la NEP) TROTSKY, Leon (2014), La revolución traicionada y otros escritos, Ediciones IPS, Buenos Aires.

BROUÉ, Plerre (1974), El Partido Bolchevique, Ed. Ediciones alternativas (caps. I y III).
Unidad IX

Bibliografía complementaria El fascismo y Mussolini

AVRICH, Paul (2006), Krondstadt 1921, Ed. Anarres, Buenos Aires. Bibliografía obligatoria

MARIE, Jean-Jacques (2009), Trotski, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires. NEVILLE, Peter (2010), Mussolini, Vergara, Buenos Aires (cap. 1, La formación de un dirigente
político 18133-1919, cap. 2, El ascenso al poder 1919-1924, cap. 3, Crisis y consolidadón 1924-1929)
RABINOWITCH, Alexander (2016), Les bolcheylks prennent le pouvoir. La révolution de 1917
Pétrograd, la Fabrique, Paris.

TROTSKY, Lean (1972) Historia de la Revolución Rusa, 2 tomos, Galerna, Buenos Aires. Bibliografía complementaria

GENTILE, Emilio (2001), La vía italiana al totalitarismo. Partido y Estado en el régimen fascista,
Siglo XXI, Buenos Aires.
Unidad VII
• POULANTZAS, Nicos (1976), Fascismo y Dictadura. La 111 Internacional frente al fascismo, Siglo XXI,
Revolución y Contrarrevolución en Alemania: La República de Weimar Madrid.
Bibliografía obligatoria TASCA, Angelo (2000), El nacimiento del fascismo, Crítica, Barcelona.
WEI17, Eric D. (2007), La Alemania de Welmor. Presagio y tragedia, Turner Publicaciones, Madrid
(cap. 1, Un comienzo agitado, cap. 9, Revolución y contrarrevolución de la derecha).
Unidad X

La República espafiola y la guerra civil


Bibliografía complementaria
Bibliografía obligatoria
BADIA, Gllbert (1971), LosÉspartaquistas, Editorial Mateu, Barcelona.
FRASER, Ronald (2007), Recuérdalo tú y recuérdala a otros, Crítica, Barcelona (Prólogo: Desarrollo
LUXEMBURGO, Rosa (2016), La crisis de la socialdemocroda, Mal, Madrid. Desigual, Puntos de Ruptura: la República 1931-1936)

5
Bibllografib complementaria Bibliografía complementaria:
BEEVOR, Anthony (2005), La guerra civil española, Crítica, Barcelona. SHORT, PhIllp (2002), Moo, Barcelona, Crítica.

MORROW, Felix (1976), Revolución y contrarrevolución en España, Editorial Pluma, Bogotá.

BROUÉ, Pierre y TÉMINE, Émile (2013), La Revolución y la guerra en España, Biblioteca Popular Los Unidad XIII
Libros de la Buena Memoria, Buenos Aires.
La Guerra Fría, el orden de Bretton Woods y el papel de Estados Unidos.

Bibliografía obligatoria
Unidad XI
ARRIGHI, Giovanni (1999), El largo siglo )0C Dinero y poder en los orígenes de nuestra época,
El nazismo, la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. Madrid, Akal. pp. 360-390.

Bibliografía obligatoria HOBSBAWM, Eric (1997), Historia del siglo XX, Crítica, Barcelona, (cap. IX)

ENGEL, David, (2006), El Holocausto, el Tercer Raid, y los Judíos, Nueva Visión, Buenos Aires. FULBROOK Mary (1995), Historia de Alemania, Cambridge University Press, Cambridge (cap. 7, Las
dos Alemanias 1945-1990)

2e. Práctico: Fascismo, nazismo y autoritarismo.


Bibliografía complementaria
PAYNE, Stanley (1995), El fascismo, Alianza, Buenos Aires, cap.l.
CLAUDíN, Fernando (1970), Lo crisis del movimiento comunista. De la Komintern al Kominform,
tomo 1, Ruedo Ibérico, París.
Bibliografía complementaria
LEFFLEFI, Melvyn (2007), La guerra después de la guerra. Estados Unidos, la Unión Soviética y la
EVANS, Ftichard (2012), El tercer Reich ene! poder, Península, Madrid. Guerra Fría, Critica, Barcelona.

FRITZSCHE, Peter (2010), Vida y muerte en el Tercer Relch, Crítica, Barcelona. ZUBOK, Viadislav (2008), Un Imperio fallido. La Unión Soviético durante la Guerra Fría, Crítica,
Barcelona,
GELLATELLY, Robert (2002) No solo Hitler. La Alemania nazi entre la coacción y el consenso Ed.
Crítica, Barcelona. VAN DER WEE, Herman, Prosperidad y Crisis: Reconstrucción, crecimiento y cambio, 1945-1930,
Barcelona, Crítica, 1984
HILBERG, Raoul (2005), La destrucción de los judíos europeos, Alca!, Madrid.

Unidad XIV
Unidad XII
Los arios sesenta. Movimiento obrero, feminismo y protesta estudiantil.
Los movimientos de descolonización y la formación del Tercer Mundo.
Bibliagrafib obligatoria
CHESNEAUX, Jean (1976). Asla Oriental en los siglos XIX-XX, Barcelona, Labor, cap.V
SASSOON, Donald, (2001) Cien snob de Socialismo, Edhasa, Barcelona, Cap. 11, "El regreso de la
MEISNER, Maurice (2007) Lo China de Mao y después. Una Historia de la República Popular,
Izquierda"; Cap. 13, vEl resurgir de la militancia obrerista 1960-1973"; Cap. 14, "El resurgir de la
Córdoba, Comunicarte, cap.4
Ideología y de la protesta estudiantil"; y Cap. 15 "El resurgir del feminismo".
MIÉGE,Jean-Louls (1980), Expansión europea y descolonización de 1870 a nuestros días, Editorial
FONTANA, Josep, Pote! Bien del Imperio. Una historia del mundo desde 1945, (2011), Ediciones de
Labor, Barcelona (Cap. VIII, pags. 160-174)
Pasado y Presente, Barcelona, Cap, 5, "La Escalada (1960-1968)"; y Cap. 7, "Las Revoluciones
FAIRBANK, John King (1996), China: Uno Nueva Historia, Santiago de Chile, Andrés Bello Editores, Frustradas de los Altos Sesenta"
caos. 18-19.

6
3! Práctico: El fordismo de posguerra Unidad XVII

CORIAT, Benjamin (2003), El taller ye! cronómetro, Siglo XXI, México DF (cap. 3, "El nacimiento de El derrumbe de la Unión Soviética y la nueva hegemonía norteamericana
la cadena" y cap. 7, "Norte y Sur, el Obrero-Masa Multinacional, hoy").
Bibliografía obligatoria

FONTANA, losen, Por el Bien del Imperio. Una historia del mundo desde 1945, (2011), Ediciones de
Unidad XV Pasado y Presente, Barcelona (cap. 13, El fin del "socialismo realmente existente", cap. 15, El
nuevo rumbo de la Guerra Fria).
La crisis de 1973: la reconfiguración del orden mundial.

Bibliografía obligatoria
Bibliografía complementarla
HARVEY, David (2007), Historia del neoliberalismo, Ediciones Akal, Madrid (cap.I, "La libertad no
es más que una palabra...", cap. 2, "La construcción del consentimiento"). CARRERE D'ENCAUSSE, Helene (2016), Seis arios que cambiaron el mundo. La caída del Imperio
soviético, Ariel, Barcelona.
NAIR, San! (1995), Del nacionalismo árabe al Islamismo, Anuario Internacional Cidob, Cldob,
Barcelona, pp. 477-483. DUNLOP, John B. (1993), The Rise of Russia and the fati of Soviet Empire, Princeton.

LOPEZ GARCÍA. Bemabé; BRAVO LOPEZ, Fernando (2011), "El mundo Islámico tras la Revolución LAPIDUS, Gall (1995), The New Russia: Troubled Transformations, Boulder, San Francisco-Oxford.
Iraní", en Introducción a la historia del mundo islámico, Colección Grado 3, Ediciones UAM,
Madrid, pp. 183-202.

Bibliografía complementaria

ANDERSON, Perry (2003), La trama del Neoliberalismo. Mercado, Crisis y exclusión social, CLACSO,
Buenos Aires.

POLUN, Robert (2005), Los contornos del declive. Las fracturas económicas de la economía
estadounidense y las políticas de austeridad global, Ediciones Akal, Madrid.

Unidad XVI

El período de reforma y apertura en la República Popular China y la reconfiguración del orden


internacional.

Bibliografía obligatoria

MEISNER, Maurice (2007) La China de Mao y después. Una Historia de la República Popular,
Córdoba, Comunicarte, caps.20-25

• 7
CO
ALBERT SOBOUL Título original: La Révolution Fraaraise
Traducción: Pilar Martínez

Dirección de la colección: Virgilio Ortega

LA REVOLUCIÓN
FRANCESA

Presses lIniversitaires 'de France, 198i


oikos-tau, s. a. - ediciones
(11 Por la presente edición, Ediciones Orbis, S.A.

Distribución exclusiva para Argentina, Chile, Paraguay, Perú


y Uruguay: •
H/SPAMERICA EDICIONES ARGENTINA, S. A.
Corrientes. 1437, 4." piso. (1042) Buenos Aires
Tela. 46-4385/4484/4419
ISBN: 84-7530.944-5
;EDICIONES ORBIS, S. A. Depósito legal: M..28815-1986
aberibuclán exclusiva pera Aszerttim, Impreso por Artes Gráficas E!vIA, S A. Mivel Yuste, 27.
Paragusy, Perú y Uruguay 28032 Madrid
Papel offset !Wall:HACEN
HYSPAMERIC.A Encuadernado por PAREDES
Printed in Spain

9
. Introducción

Causas de la Revolución Francesa


y sus caracteres

10
_

fución Francesa en comparación con los distintos


• tipos de «revolución burguesa».
Se impone hacer una observación de vocabulario.
Sabemos las observaciones críticas suscitadas por los
términos feudalldad y feudalismo, aquí empleados;
Georges Lefebvre, en ocasión de un debate sobre «la
transición del feudalismo al capitalismo», adelantó
que no eran apropiados. ¿Cómo designar, a partir
ese momento, el tipo de organización económica y
social que la Revolución destruyó y que se caracteri-
zaba no solamente por las supervivencias del vasallaje
y del desmembramiento del poder público, sino tam-
La Revolución Francesa señala la llegada a la his- bién por la persistencia de la apropiación directa por
toria de Francia de la sociedad burguesa y capitalista. parte de los señores del producto del sobretrabajo de
Su característica esencial es la de haber logrado la
los campesinos, de lo que daban pruebe fas prestacio-
unidad nacional del país mediante la destrucción del
régimen señorial y de las órdenes feudales privilegia- nes personales, los derechos y cánones en especie y
das: la Revolución, según Tocqueville en L'Anclen Rá- en dinero a que estaban sujetos estos últimos? Sin
peme et le Revolution. (lib. II, Cap. 1), «cuyo objetivo duda alguna, esto es dar a la palabra feudelidad•un
era abolir en todas partes los restos de las institucio- significado más amplio, que, engloba los cimientos
nes de la Edad Média». Que haya acabado en el esta- materiales del propio régimen. Es en este sentido
blecimiento de una democracia liberal es algo que como la entendían los contemporáneos, tal vez menos
los juristas al corriente de las instituciones o los filóso-
concreta aún más su significación histórica. Desde fos sensibles sobre todo al fraccionamiento del poder
este doble punto de vista, y bajo la perspectiva de la público que los campesinos que 4oportab.an su peso y
historia mundial, merece ser considerada como el los revolucionarios que la derribaron. Es en este senti-
modelo clásico de revolución burguesa.
do como la entendía también ese observador clarivi-
La historia de la Revolución Francesa plantea,
dente por excelencia, Tocquevillq, que escribió en (-
pues, dos series de problemas. -Problemas de tipo
Antiguo Régimen y la Revolución (11b. I, cap. V) que
general: los relativos a la ley histórica de la transición
esta última había destruido «todo lo que, en ia antigua
del feudalismo al capitalismo moderno. Problemas de
sociedad, procedía de las instituciones aristocráticas y
tipo concreto: los que se refieren a la estructura espe-
feudales». Feudalidad, pues, no en el sentido restringi-
cífica de la sociedad al final del Antlgue Régimen y
que dan cuenta de los caracteres propios de la Revo- do del derecho sino como noción de historia económi-
ca y social, definida por un cierto tipo de propiedad,
por un modo de producción histórico basado en la
• Trad. castellana ElAntiguo Régimen', le Revolución, Guadarrama, Madrid,
1969.
propiedad de tierras, anterior al capital moderno y al
modo de producción capitalista. No hace falta concre-
tar que la feudalidad en este último sentido presenta
9
10

11
- --
desde loisigios x y XI, una nueva forma de riqueza, la
diversos matices según la fase de su evolución y tam-
riqueza nioblliaria, y con ello habían dado nacimiento
bién según los países y las regiones. El papel histórico
a una clase nueva, la burguesía, cuya importancia.
de la Revolución Francesa fue el de asegurar, por la
destrucción de la feudalidad así definida, la transición había quedado consagrada con su admisión en los
hacia la sociedad capitalista'. Estados Generales desde el siglo xiv. En el marco de
la sociedad feudal, la burguesía había seguido su
expansión al mismo ritmo del desarrollo del capitalis-
mo, estimulado por los grandes descubrimientos de
los siglos xv y xvi y por la explotación del mundo
colonial, así como por las operaciones financieras de
FEUDALISMO Y CAPITALISMO una monarcalía siempre escasa de dinero. En el siglo
XVIII la burguesía estaba a la cabeza de las finanzas,
del comercio, de la industria; proporcionaba 'a la
monarquía tanto técnicos administrativos como los
A finales del siglo XVIt1 la estructura social de recursos necesarios para la marcha del estado. La
Francia seguía siendo esencialmente aristocrática: aristocracia, cuyo papel no había dejado de disminuir,
conservaba el carácter de su origen, de la época en seguía no obstante en el primer rango de la jerarquía
que la tierra constituía la única forma de riqueza social social: pero se estancaba en casta, en tanto que la
y, por lo tanto, confería a quienes la poseían el poder burguesía crecía en número, en poder económico y
sobre quienes la cultivaban. La monarquía de los también en cultura yen conciencia. El progreso de la
Capotes había despojado a los señores, al precio de Ilustración minaba las bases ideológicas, del orden _
grandes esfuerzos, de sus derechos de regalias: no establecido al mismo tiempo que se afirmaba la con-
por eso dejaron de conservar sea privilegios sociales ciencia de clase de la burguesía. Su buena conciencia:
y económicos. Los derechos señoriales seguían sub- Como clase en ascenso, con fe en el progreso, estaba
rayando la sujeción de los campesinos. convencida de representar el interés general y de asu-
El renacimiento del comercio y el desarrollo de la mir las cargas de la nación; corno clase progresiva
producción artesanal habían creado, sin embargo, ejercía una atracción victoriosa tanto sobre las masas
populares como sobre los sectores disidentes de ta
aristocracia. Pero la ambición burguesa, llevada por la
' Sobre la faudalldad, en sentido limitada. cf. Mach, M.. La sordera fétida:el
vol. I: La formarían des llena de dependance (Parla, 1939); floutruchs, R., IX realidadjocial y económica, topaba con la letra aristo-
Cenotes International des Science: HIstoriques, i:Renoms (Paris, 1950); Bou- crática de las leyes y de las instituciones.
trucha, R., Seigneude et Modelité,1:Le prender die des dans d'homme homme
(Parle. 19591. Sobre el problema da la transición del feudalismo al capitalismo, cf.
Esos caracteres no diferenciaban a Francia del
The T'ensillan from Feudallsm to Caphallsm, A Symposium, de Sweezy. P. M.; resto de Europa. En todas partes el ascenso de la bur-
Oobb, 14.;Takahashl, H. K; Hilan. R. y HIII. C. (Londres. 1954); HIlton. R. H..«Y guesía se había producido en detrimento de la aristo-
aut-li une orles générais de la podalitób (rInnales, Economías. Sochttes,Cidlisa-
dona, nom. 1, 1951); Propasa, G.; lefebvre, G. y Soboul. A., «Una discusión bis- cracia y en lós mismos marcos de la sociedad feudal.
tanque: du Madi:llame au capitalismo (La Pensé& n'Ira. 55, 1855); Soboul, A.. Pero, como sea que los diversos países europeos
ne Revolution franzoise at la Madona Notes sur le prillevemeM Modele [Reme habían tomado parte de forma muy desigual en el
historioue, núm. 487, pág. 33. 1988).
12
11
12
. ••• "
desarrollo de la economía capitalista, esos caracteres «El reinado de la aristocracia dura tanto como el pueblo
les afectaban en grados muy diversos, desde los Paí- agrícola sigue ignorando o descuidando las artes, y como la
ses Bajos e Inglaterra que desde el siglo xial habían propiedad de las tierras sigue skuldo la Unica riqueza...»
llevado a cabo su revolución burguesa, hasta las
«Desde el momento en que lee artes y el comercio con..
grandes monarquías de Europa central y oriental, con
siguenpenetrar en el pueblo y crean un nuevo medio.da__
burguesías poco numerosas y con escasa Influencia.
riqueza en ayuda de la clase trabajadora, se prepara una
En Francia, en la segunda mitad del siglo xviii, el revolución de las leyes políticos: una nueva distribución de
desarrollo de la economía capitalista, sobre cuya base la riqueza prepara una nueva distribución del poder. Así
se había edificado el poder de la burguesía, se veía como la posesión de las tierras aupó a la aristocracia, la pro-
frenado por los marcos feudales de la sociedad, por la piedad industrial eleva el poder del pueblo: este adquiere su
organización tradicional y reglamentada de la propie- libertad...»
dad, de la producción y de los intercambios. «Había
que romper esas cadenas —escriben los autores del El pueblo, según la pluma da Barnave, es la bur-
Manifeste—, y se rompieron.» Así se plantea el proble- guesía. Después de afirmar tan claramente la necesa-
ma del paso del.feudalismo al capitalismo. Problema ria correspondencia entre las instituciones políticas y
al que no se sustrayeron los más clarividentes hom- el movimiento de la economía, garnave le añade el
bres de la época. Lejos de estar Inspirada por un Idea- movimiento de las mentes:
lismo abstracto, como pretende Taína, la burguesía
revolucionarla tenía una clara conciencia de la reali- «A medida que las artes, la Industria y el comercio enri-
dad económica que le daba su fuerza y que determinó quecen a la clase trabajadora del pueblo, empobrecen a los
su victoria. grandes propietarios rurales y acercan a las clases por la
fortuna: los progresos da la Instrucción los acercan por las
Barnave fue al primero que formuló, más de costumbres y recuerdan, después da un largo olvido, las
medio siglo antes que Marx, la teoría de la revolución ideas primitivas de la igualdad.»
.
burguesa. Barnave, que había vivido en el Delfinado,
en medio de esa inmensa actividad_industrial que, si Tanto como la Igualdad con la aristocracia, era la
creemos lo que el inspector de las manufacturas libertad lo que reclamaba la burguesía:la libertad polí-
Roland escribía en 1785, hacía de esta provincia, por tica, si, pero más aún la libertad económica, la de la
la variedad y densidad de .sus empresas y la importan- empresa y el beneficio. El capitalismo exigía la liber-
cia de su producción, una de las primeras del reino, tad porque la necesitaba para asegurar su desarrollo.
llegó a concebir la Idea de que la propiedad industrial La libertad en todas sus formas :libertad de la persona,
acarrea el advenimiento político de la clase que la condiclbh del asalariado, libertad de los bienes, con-
posee. En su Intraduction á la Rávalution fran9aise, dición de su movilidad, libertad de la mente, con-
escrita en 1792 y publicada en 1843, después de sen- dición de la investigación y de los descubrimientos.
tar el principio de que la propiedad influye sobre las técnicos y científicos.
Instituciones. Barnave observa que las Instituciones Las revoluciones holandesa a finales del siglo xVi
creadas por la aristocracia terrateniente contrarían y
e Inglesa en el xVii ya habían demostrado que las
retrasan al advenimiento de la nueva sociedad.
causas profundas de la revolución burguesa hay que
/3
14

13
so el de espada, no era nada si era pobre. Había que
buscarlas en las supervivencias feudales y las contra- ser rico para adquirir la nobleza, rico también para
dicciones de la antigua sociedad, obstáculos para el mantener su rango. En sus capan superiores, la aristo-
desarrollo de los nuevos medios de producción y de
cracia se veía reducida en una minoría a la que el
intercambio. Pero este aspecto no explica todos los
-caracteres de la Revolución Francesa. Las razones dinero, el espíritu de empresa, las costumbres y las
para que haya constituido el episodio más clamoroso, Ideas, acercaban a la burguesía. Nio obstante, la masa
por su propia violencia, de las luchas de clase que han de la nobleza permanecía al margen de esa renova-
llevado a la burguesía al poder, hay que buscarlas en ción, obstinadamente aferrada a sus privilegios y a su
las características específicas de la sociedad francesa mentalidad tradicional.
del Antiguo Régimen. Si bien es cierto que el exclusivismo nobiliario no
data del siglo xvIli, sí se reforzó considerablemente a
finales del Antiguo Régimen: el ejército (la medida
más célebre en la materia es la ordenanza de 1781), la
Iglesia (en 1789 todos los obispos son nobles), la alta
administración (acabado el reino de la «vil burguesía»),
ESTRUCTURA Y COYUNTURA
se cerraron a los plebeyos. «De una forma u otra —es-
cribe Sieyés en su folleto Ou'est-ce que le tiers éter?—
Antagonismos sociales todas las ramas del poder ejecutivo cayeron también
en la casta que suministraba la Iglesia, la Toga y la
La aristocracia (es decir, la nobleza y el alto clero, Espada. Una especie de espíritu de confraternidad
hace que los nobles se prefieran entre ellos y para
dado que el orden del clero no presentaba ninguna
todo, al resto de la nación. La uaurpación es total: rei-
unidad social) planteaba un doble problema, social y
nan realmente.» Entre la espada, la toga y las finanzas
político.
recién llegadas, la solidaridad de los intereses asegu-
Socialmente, más que sobre los matices y los
raba una rápida fusión: la diversidad de los-orígenes-se
enfrentamientos en las filas de la aristocracia, hay que
borraba ante la afirmación del privilegio. El pequeño
Insistir en su unidad profunda y en sus caracterIsticas noble de provincias seguía todavía más aferrado a su
específicas: estas se miden en comparación con la
condición: le iba en ello su propia existencia. Renun-
aristocracia inglesa, que no disfrutó ni del privilegio ciar a los derechos señoriales o simplemente pagar el
fiscal ni del prejuicio de derogación. Sin duda la
impuesto hubiera precipitado su ruina. El prejuicio de
nobleza francesa no era homogénea, puesto que la
derogación condenaba a los segundones a la miseria,
eyblución histórica había introducido diferenciaciones
en el seno del orden: nobleza de espada tradicional y dado que el derecho de primogenitura reservaba el
patrimonio a Ids herederos del apellido. En algunas
nobleza de toga, adquirida al nacer, nobleza de corte y
provincias, una auténtica «plebe nobiliaria», según la
nobleza provinciana,, de sangre una y otra pero con
expresión de Albert Mathiez, seguía fijada en la tradi-
opuestos géneros de vida. Sin duda también en el
ción, negándose a cualquier concesión. En la nación,
siglo XVIII el dinero se imponía a la nobleza, como a la «adónde situar la casta de loe nobles?», pregunta
burguesía; y tendía a disociar sus filas. El noble, inclu-
18
15
14

Soyas. El peor ordenado de todos los estados sería
aquel en que «toda una clase de ciudadanos se vana- Desde este momento el ataque se generalizó en nom-
gloriara de permanecer inmóvil en medio del movi- bre de la libertad —la de la aristocracia—, la Espada
miento general y consumiera la mejor parte del pro- la Toga hicieron causa común contra el poder central
ducto sin haber participado en nada en su producción. y los parlamentos y los estados provinciales se apoya-
Una clase como esa es ciertamente ajena a la nación ron mutuamente.
por su holgazanería». Cuando se puso en entredicho la La oposición aristocrática culminó en lo que
existencia del privilegio, el rey, «primer gentilhombre Albert Mathiez ha llamado «la revuelta nobiliaria» y
del reino», ¿podía resignarse a abandonar a «su fiel Georges Lefábvre «la revolución Bristocrática» (1787-
nobleza»? La monarquía, como la aristocracia, no tuvo ; 1788): «Los patricios —escribió Chateaubrland—
otra salida que la contrarrevolución. empezaron la Revolución; los plebeyos la acabaron».
Políticamente, la aristocracia se alzó, en el siglo De la reunión de la Asamblea da notables del 22 de*
xviii, contra el absolutismo real y lo minó obstinada- febrero de 1787, a la decisión del Parlamento de París
mente. Tanto como por el desarrollo del pensamiento del 23 de septiembre de 1788 (en que los Estados
burgués y el resplandor de la filosofía de la Ilustración, Generales, convocados para el 1.0 de. mayo por deci-
la época se caracterizó por una contracorriente de sión del Consejo del 8 de agosto, se constituyeron,
Ideología aristocrática ilustrada por Boulainvilliers, como en 1614, en tres órdenes con el mismo número
Montesquieu, Le Paige. La feudalidad fue justificada de representantes y voto separado), los Intentos de
por la conquista, y los nobles serían descendientes de reformas propuestas por Calonne y por su supesor
los conquistadores germánicos, a los que el derecho Loménie de Brienne fueron atajados por la resistencia
de armas habría convertido en señores de los galorro- del Consejo de notables, y después por la revuelta de
manos reducidos al vasallaje. La aristocracia es ante- la Corte de los pares y de los parlamentos provincia:-
rior a la monarquía, y los reyes al principio eran elegi- les. Después de acabar imponiendo su voluntad al.
dos. Nutriéndose de este arsenal Ideológico, sólida- poder real, la aristocracia había triunfado.
mente instalada en eses fortalezas 'del exclusivismo ¿«Revolución aristocrática»?,.. La expresión pare:
aristocrático que eran las Cortes soberanas, los esta- ce ambigua. Si la nobleza (y sus cuadernos de quejas
dos provinclales y las asambleas del clero, usando y pronto lo Ilustraron) admitla un régimen constitucional
abusando de los derechos de los parlamentos al regis- y el voto del Impuesto por parte de los Estados Gene-
tro y a las amonestaciones, la aristocracia, tanto la de rales, si exigía el abandono de la adminIstración a
espada como la de toga, desplegó a lo largo de todo el unos estados provinciales electivos (Estados Genera-
siglo XVIII el asalto contra la autoridad real. Las Cortes les y •Eztados Provinciales que dominaría gracias al
y los estados, rechazando toda tentativa de reforma mantenimiento de su estructura aristocrática), si se
fiscal, atribuyéndose papel de defensores del contri- mostraba preocupada por la libertad individual, estaba
buyente, mantenían de hecho los privilegios al abrigo lejos de admitir la igualdad fiscal, era unánime en
de todo ataque. Maiipeou había vencido en 1771 a la cuanto al mantenimiento de los derechos señoriales.
oligarquía judicial; Luis XVI, a su llegada, la restable- No puede 'quedar ninguna duda: la aristocracia
ció en sus poderes; contribuyó a la caída de Turgot. emprendió la lucha contra el absolutismo para resta-
blecer su preponderancia política y salvaguardar unos
17
18
15
«prerrevolución»? Más que sobre las tentativas de
privilegios sociales superados... lucha que lógicamen- reforma, parece claro que el acento de esta «etapa
te llevó hasta la contrarrevolución. intermedia» ha de seguir poniéndose en la resistencia
La problemática de esta «etapa intermedia» ha victoriosa de la aristocracia. Pero, al minar el poder
vuelto a ser estudiada recientemente y el acento se ha real, esta no se daba cuenta de que estaba anulando
puesto no ya sobre el contenido* social del episodio al defensor de sus privilegios. La revuelta de la aristo-
sino sobre la voluntad de reforma de la monarquía2: cracia abrió el camino al estado llano.
reforma de las Imposiciones propuestas por Caionne,
relanzada por Brienne, más el amplio conjunto de
reformas emprendidas por Brienne, desde la adminis- El tercer estado, o estado llano, incluía confundi-
tración central de las finanzas y el comercio hasta la dos en sus filas a todos los plebeyos, o sea, según
reforma militar, desde las asambleas provinciales has- Sleyés/al 96% de la nación. Esta entidad legal encu-
ta la reforma judicial y el estado civil de los no católi- bría elementos sociales diversos cuya acción especifi-
cos. Loménie de Brienne y sus colaboradores habían ca diversificó el curso de la Revolución.
emprendido con valentía la renovación de un régimen Es una verdad evidente quo la burguesía guió 1a
condenado: ¿estaba en sus manos cambiar su come- Revolución. También hay que observar que no consti-
nido social? La mayor parte de los privilegiados no tuía, en la sociedad del siglo XVIII, una clase
estaban dispuestos a hacer sacrificios: aunque limita- homogénea. Algunas de esas fracciones estaban inte-
das y parciales, las reformas lesionaban sus intereses gradas en las estructuras del Antiguo Régimen, parti-
y ponían en peligro sus prerrogativas. Si las justicias cipando en grados diversos de los privilegios de la cla-
señoriales estaban condenadas, no era cuestión de se dominante: bien por la fortuna inmobiliaria .y les
tocar los derechos feudales. La reforma militar respe- derechos señoriales, bien por la pertenencia al aparato
taba las prerrogativas de la nobleza cortesana, pero del estado, bien por la dirección de las formas tradi-
seguía negando a los plebeyos el acceso a los grados cionales de las finanzas y la economía. Todas ellas
de oficiales. Para complacer a la aristocracia, el poder estuvieron afectadas en grados diversos por la Revo-
de los Intendentes quedaba desmembrado en benefi- lución. Convendría medir exactamente el papel de la
cio de las asambleas provinciales, pero se mantenía la gran burguesía 'comerciante e industrial tanto en el
división en órdenes, y la presidencia seguía reservada Antiguo Régimen como en la Revolución. El capitalis-
a los privilegiados. Si es cierto que la nobleza y el cle- mo todavía seguía siendo básicamente co narctal. -
ro perdían parte de su privilegio fiscal, también lo es Dominaba un sector Importante de la producción, bien
que conservaban su preeminencia social y el clero su en las ciudades, bien en el campo, donde el
autonomía administrativa tradicional. Las reformas no negoclante-fabricante hacía trabajar a trabajadores a
ponían en cuestión la estructura aristocrática del Anti- domicilio a destajo. El capitalismo comercial, si bieh
guo Régimen: tratándose del prólogo a una revolución históricamente representa una fase de transición, no
burguesa, ¿puede desde ese momento hablarse de llevaba esencialmente a la revolución del antiguo sis-
tema de producción y de intercambio en el que estaba
en parte integrado. Los sectores de burguesía vincula-
Egret. X, La Pré-RévolutIon Irenpaise. 1787-88, Para, 1962. ,
20
19
16
dos a él no tardaron en mostrarse partidarios de un
compromiso. Desde ese punto de vista, ¿no podría —hija del «carpintero» Dupiay (entendámonos: empre:
señalarse una cierta continuidad lógica desde los sario carpintero)— huésped de Robespierre, que afir-
monárquicos a los feuillents, y después a los girondi- maba que su padre, preocupado por la dignidad bur-
nos7 Mounier, portavoz de los monárquicos, escribiría guesa, Jamás hubiera admitido en su mesa a úno de
más tarde que su destino era «seguir las lecciones de sus «servidores», es decir, de sus obreros. Se ve así la
la experiencia, oponerse a las innovaciones temeraria:. -distancia que separó a los jacobinos de los sans-
y no próponer en las formas de gobierno entonces culottes, a la pequeña o mediana burguesía de las cla-
existentes más que las modificaciones necesarias para ses populares propiamente dichas. Donde acababan
mantener la libertad». En cuanto a los girondinos, unas y empezaban otras era algo difícil de precisar. En
cuyas vinculaciones con la burguesía de los puertos y la sociedad del Antiguo Régimen, de dominante aris-
el gran comercio colonial son bien conocidas, el ejem- tocrática, las categorías sociales englobadas baja el
plo de Isnard ilustra su posición social y polftica dlpu- término general de tercer estado no estaban clara-
tardo por el Var en la Convención, célebre por su após- mente dilucidadas. La producción artesanal y el siste-
trofe contra París el 25 de mayo de 1793 («Pronto se ma de intercambios a través del tendero facilitaban
buscaría en las orillas del Sena...»), isnard era un transiciones insensibles del pueblo a la burguesía. El o
negociante especializado en el comercio al por mayor obrero trabajaba y vivía con el pequeño artesano,
de aceites y en la Importación de granos, propietario compartía su mentalidad y sus condiciones materia-
de una fábrica de jabones y de una fábrica de torcidos les. Dei artesano al empresario habían múltiples mati-
de seda. Ejemplo significativo de una actividad indus- ces y los pasos eran lentamente graduados. En lo alto
trial subordinada al capital comercial y que no cam- de la escala unos cambios casi insensibles provoca-
biaba las relaciones de producción tradicionales:tanto ban una brusca mutación: en la primera fila de la clase
desde el punto de vista social como desde el punto de media y ya en las fronteras de la auténtica burguesía,
vista económico la industria seguía siendo subalterna. un cierto parentesco con las profesiones liberales, así
La existencia de un amplio sector de pequeña y como unos privilegios concretos o una reglamenta-
mediana burguesía ya constituía una de fas caracterís- ción especial, aislaban a libreros. impresores, botica-
ticas esenciales de la sociedad francesa. La mayor dos, maestros de postas, algunos grandes empre-
parte de la producción local seguía alimentada por sarios que, si trataban a tenderos importantes y a
artesanos, productores independientes y vendedores obreros, se irritaban de ver a los burgueses propia-
directos. Pero en el artesanado reinaba una enorme mente dichos comportarse de igual forma con res-
diversidad en cuanto a la condición jurídica y al nivel pectchg ellos.
social. Existían muchos matices; desde la burguesía SoBre esas categorías sociales intermedias pesa-
media hasta la clase humilde, que trabajaba manual- ban las contradicciones de una situación ambigua.
mente. Algunos oficios, como los Seis Cuerpos en Los artesanos, pertenecientes a las clases populares
París, estaban conffiderados y sus miembros se por sus condiciones de vida y a menudo por la miseria
encontraban entre los notables. A menudo se ha cita- que conocían, poseían, sin embargo, su tenderete y
do la opinión de la esposa del convencional Lebas sus herramientas; el tener bajo su disciplina a obreros
y aprendices acentuaba su mentalidad burguesa. Pero
21
22

17
el apego al sistema de la producción reducida y de la
venta directa les enfrentaba a la burguesía comercial y populares no podía ser Mai& que «una victoria burgue-
al capital comercial: los artesanos se sentían amena- sa»: la burguesía sore aceptó la alianza popular contra
zados por la competencia de la manufactura, y temían la aristocracia porqua las; maaas la permanecieron
sobre todo trabajar para el negoCiante-fabricante y subordinadas. En casc, contrario, probablemente
verse reducidos así a la condición de asalariados. De habría renunciado, :torna hizo en el siglo xix en
ahí que, entre los artesanos y tenderos que formaron Alemania y en menor medida en Italia, al apoyo de
los dirigentes del movimiento popular, se dieran aspi- aliados considerados corno dernasiado temibles.
raciones contradictorias. Se alzaban contra la propie- Los campesinos desempeñaron un cometido no
dad concentrada en manos de los grandes fabricantes: menos importante en la Revolución 'Francesa: fue
pero ellos mismos eran propietarios. Reclamaban la una de sus caracreriaticsa más.: -originales. En 1789
tasación de las subsistencias y de las materias primas: la gran mayoría de campasinus eran, desde hacía
pero pretendían mantener la libertad de sus benefi- mucho, hombres libres, dado qua la servidumbre sólo
cios. Las reivindicaciones de esas categorías artesa- subsistía en eigunal rágiones, sobre todo en el Never-
nales y de tenderos se sublimaron en quejas apasio- sado ye! Franco Condado. Las relaciones de produc-
nadas, en arranques de revuelta, particularmente ción feudales ciorninabar, sin embargo, los campos,
eficaces en la obra de destrucción de la vieja so- como demostraban los cánones señoriales y los diez-
ciedad: jamás pudieron concretarse en Un programa mos eclesiásticos. El diezmo, a.lajado la mayoría de las
coherente. veces de su objetivo primitivo y que presentaba los
A les categorías populares propiamente dichas les inconvenientes habituales de un impuesto en especie,
faltaba ef espíritu de clase. Diseminados en muchos parecía tanto más insoponable cuanto que el alza de
pequeños talleres, no estaban especializados como los precios había aumentado su beneficia: en tiempos
consecuencia del desarrollo todavía restringido de la de hambre se obtenia a expensas de la alimentación
técnica, ni estaban concentrados en grandes empre- del campesino. Lo que quedaba de los derechos seño-
sas o en los barrios Industriales. A menudo mal dife- riales era todavía más impopular, aunque ciertamente
renciados del campesinado, los asalariados, así como seguía siendo igual de gravoso.. Algunos historiadores
también los artesanos, no eran capaces de concebir tienen tendencia a minimizar al paso de la faudalidad
soluciones eficaces para su miseria: la debilidad de los al final del Antiguo Régimen. Tocqueville les ha con-
gremios lo demostraba. El odio hacia la aristocracia, el testado por adelantado en un capítulo de El Antiguo
enfrentamiento irreductible con Los «pudientes» y los Régimen y la Revolución: «Porque los derechos feuda-
ritos, fueron los fermentos de unidad de las masas les se-,habían vuelto en Francia más odiosos para el
trabajadoras. Cuando las malas cosechas, y la crisis pueblo que en cualquier otra parten: si el campesino
económica que necesariamente provocaban, las pu- no hubiera poseído la tierra hubiera sido menosasensi----
sieron en movimiento, no se alinearon con una cla- ble a las cargas que et sistema fiscal hacía pesar sobre
se distinta, sino como' asociadas al artesanado, detrás la propiedad rural.
de la burguesía: así se dieron los golpes más fuertes a Quizás habría que eia.tingulr, desde un estricto
la vieja sociedad. Pero esta victoria de las masas punto de vista jurídico, lo que ara propiamente feudal
de lo que era señorial, Loa derechos feudales resulta-
23 ., ,.
24

18
ban de los contratos de feudo. La jerarquía de los feu- permanecía unida: frente al señor, frente al diezmero,
dos se mantenía, como da fe de ello en cada mutación frente también al impuesto real. Pero detrás de este
el permiso y el censo, así como el pago de una tasa; antagonismo fundamental ya se percibían oposiciones
allí donde los plebeyos tendían a ser compradores de que llevaban el germen do las luchas al siglo xix, una
feudos, y el caso no era raro en el .Midi, estaban suje-
vez destruidas la feudalidad y la aristocracia. La desi-
tos a un canon especial llamado de feudo alodial. Los
gualdad había penetrado desde hacía mucho en la
derechos señoriales hallaban su principio en la sobe- comunidad rural, y tendía a disociarla.
ranía ejercida en la Edad Media por los señores. De la
En las regiones de grandes explotaciones, la apli-
autoridad señorial subsistía: una parte de la justicia, cación del capital y sus métodos al trabajo agrícola
alta o baja, carácter esencial del señorío; unas prerro- con vistas a un cultivo Intensivo y a una producción
gativas honoríficas, símbolo de la superioridad social para el mercado, había producido evidentes repercu-
del señor; unos monopolios señoriales, personales siones en la condición campesina. El grupo social de
unos, prestaciones personales y cánones diversos, y los grandes terratenientes se desarrolló amplíarnente
reales otros: caían sobre las tierras y no sobre las per-
al final del Antiguo Régimen, concentrando no la
sonas, y traducían la propiedad eminente del señor propiedad sino la explotación: los campeslrios de las
(todavía se decía la directa), pues el campesino sólo llanuras cerealícolas de la cuenca parisiense denun-
tenía la propiedad útil. De los derechos reales, unos
ciaron en sus cuadernos de quejas la «reunión» de las
eran anuales (bien én dinero, censo o rentas, bien en
especie, tributo de las gavillas o terrazgo en el Norte, explotaciones agrarias y se obstinaron en vano, hasta
agriar en el Mid1), otros casuales (laudemio sobre las el año 14, en reclamar su división. Así se afirmaba ya el
antagonismo entre un capitalismo agrícola y un cam-
mutaciones). Tal era, esquematizado (Boncerf evalúa
pesinado en vías de proletarización. Faltos de tierra, .
en más de-trescientas las distintas clases de cánones despojados de sus derechos colectivos a medida que
en su folleto sobre los inconvénients des droits feo- se reforzaban la propiedad privada y la gran explotaj
deux, 1776), el complexum feudale, en expresión de alón, los pequeños campesinos engrosaban las filas de
los juristas: la feudalidad, en el vocabulario ordinario un proletariado miserable e inestable, presto a alzarse
de la época. Que las masas campesinas, unánimes en tanto contra las grandes explotaciones como contra
detestarle, dieran a través suyo un- golpe mortal a la los castillos.
aristocracia, prueba bastante bien que la feudalidad Desde luego, no hay que exagerar esas caracterís-
constituía la característica esencial de la sociedad de/ ticas:en vísperas de la Revolución, la mayor parte del
Antiguo Régimen. «La feudalidad había permanecido país seguía siendo dominio de la pequeña explotación
como la mayor de todas nuestras Instituciones civiles
tradlcranal. Pero también aquí la desigualdad se había
al dejar de ser una Institución política —escribe Toc-
introducido en el seno de la comunidad rural. La pro-
queville—. Así reducida, todavía provocaba muchos
más odios, y puede decirse en verdad que al derribar piedad de los lenes comunales, las presiones colecti-
vas sobre le propiedad privada (prohibición de cercar,
una parte de las instituciones de la Edad Media se
rotación de cultivos obligatoria1, los derechos de uso
había hecho cien veces más odioso lo que se dejaba.» sobre los campos (pastos comunales, derechos de
Frente a la explotación feudal, la comunidad rural espigueo y de rastrojera), sobre los prados (derecho

25 26

19
de segunda hierba) o sobre los bosques habían consti- Pero, productores inmediatos o codiciosos del de-
tuido durante mucho tiempo unos sólidos cimientos venir, campesinos y artesanos basaban la propiedad
comunitarios. En la segunda. mitad del siglo xviii. bajo en el trabajo personal y soñaban en una sociedad de
la ola del Individualismo agrario y con el apoyo del pequeños productores, cada uno dueño de su campo,
poder real (edictos de cercado, clasificación de los su taller, su tienda: de im modo confuso, querían pre-
comunales), la estructura comunitaria se resquebrajó: venir la constitución de un monopolio de la riqueza,
fue la aristocracia quien se aprovechó sobre todo de así como la de un proletariado dependiente. Estas
ello. Pero, en el seno de la comunidad, algunos pro- aspiraciones profundas dan cuenta de las luchas
pietarios, «gallitos de pueblo», dominaban a jornaleros sociales y políticas durante la Revolución, de sus peri-
y pequeños campesinos que dependían de ellos para pecias y de su progresión: de 17898 1793 se asiste a
sus yuntas o para su pan cotidiano; producían más o una profundización de la lucha de la burguesía contra
menos para el mercado, acaparaban la administración
la aristocracia, marcada por el papel creciente de las
del pueblo y se adaptaban a la renovación de la agri-
cultura. Este campesinado propietario, tanto como a capas medias y de las masas populares, y no a un
cambio de naturaleza de las luchas sociales. En ese
la aristocracia que gravaba su tierra con los derechos
sentido puede hablarse de un «cambio de frente» de la
señoriales, era hostil a la comunidad rural que lo gra-
burguesía después de la caída de Robespierre: tanto
vaba con derechos colectivos y limitaba su libertad de antes como después del 9 termidor, el enemigo esen-
explotación y de provecho: aspiraba a liberarse de cial sigue siendo la aristocracia que no depone las
todas esas restricciones. El campesinado pobre, por el armas. La prueba de ello es la ley de 9 frimario del
contrario, falto de tierra y obligado para asegurarse el año VI (29 de noviembre de 1797), inspirada por Sie-
pan a buscar un salario complementario en la tierra de yes, que redujo a los ex noblea y ennoblecidos a la
otros o en la industria rural, se aferraba tanto más a condición de extranjeros. La Revolución Francesa es
los derechos colectivos y a los modos tradicionales de «un bloque»: antlfeudal y burguesa a través de sus
producción cuanto que sentía que se le escapaban: la diversas peripecias.
masa campesina oponía la reglamentación del cultivo
Este arraigo de la Revolución en la realidad social
a la libertad de explotación.
francesa, esta continuidad y este unidad, así como su
Concepción de un derecho limitado de la propie- necesidad, han sido subrayados por Tocqueville con
dad, acción reinvindicativa contra la concentración de su acostumbrada lucidez.
las explotaciones o de las empresas: estos rasgos
caracterizaban un ideal social popular a la medida de
---,EL.° que la Revolución no ha sitio en modo alguno es un
las condiciones económicas de la época. Los campesi- acontecimiento fortuito, Ha tomaclo, es cierto, el mundo de
nos y artesanos para disponer libremente de su perso- improviso, y sin embargo no era más que el complemento
na y de su trabajo debían primero dejar de estar del trebejo más largo, el término repentino y violento de
enfeudados a otro, apegados a la tierra o prisioneros una obra en le que habían trebajudo diez generaciones de
en el marco de una corporación. De ahí su odio hacia hombres.»
la aristocracia y el Antiguo Régimen: las clases popu-
lares han_ sido el motor de la revolución burguesa.

27 28

20
El siglo xviii ha sido Ciertamente un siglo de
Fluctuaciones económicas y demográficas prosperidad; su apogeo económico se sitúa a finales
de la década de 1760 y principios de la de 1770:
No obstante, más allá de las estructuras sociales y «El esplendor de Luis XV». Después de 1778 comenzó
de los antagonismos fundamentales que dan cuenta «la decadencia de Luis XVI», período de contracción,
de las causas profundas de la Revolución, conviene después de regresión, -que culminó en 1787 con una
precisar los diversos factores que explican una fecha. crisis generadora de miseria y de problemas. Desde
La Revolución era ineluctable, según testimonio del luego, Jaurés no ha negado le importancia del hambre
propio Tocqueville: pero ¿por qué —según su expre- en el desencadenamiento de la Revolución, pero úni-
sión— esa explosión repentina, ese brusco «esfuerzo camente le adjudica un papel episódico: la crisis, al
convulsivo y doloroso, sin transición, sin precaución, poner a prueba doloroSamente e las masas populares,
sin miramientos»?3. las movilizó al servicio de la burguesía, pero no habría
La Revolución de 1789 nació en una atmósfera sido más que un accidente. El mal era más profundo4.
de crisis económica. Jaurés, en el amplio fresco que Lis mases populares de las ciudades y del campo
es su Hiato/re socialista II 901-1904), había buscado no fueron puestas en movimiento en 1789 por los
en «las condiciones económicas, la forma de la pro- manejos sediciosos de la burguesía: esta es la tesis
ducción y de la propiedad», las razones profundas de del complot avanzada por el padre Barruel en sus Mé-
la Revolución. Pero su obra peca quizá por exceso de moires pote servirá l'histoire du facobinisme publica-
simplificación: la Revolución se desarrolla casi en su das en Hamburgo en 1798, tesis retomada en un cier-
totalidad lisa y llanamente; su causa reside en el poder to sentido por Agustin Cochin en su encuesta sobre
económico e Intelectual de la burguesía que ha alcan- Les sociétés de pensée et la Révolution en Eiretagne
zado su madurez; su resultado fue consagrar ese (1925). Tampoco se levantaron bajo el Impulso de sus
poder en la ley. «Ahora —escribe Jaurés— la propiedad instintos sanguinarios, como pretende Taine en loó
industrial y mobiliaria, es decir, la propiedad burguesa, Origines de la France contemporaIne (1875), obra de
está en plena fuerza: el advenimiento de la democra- denigración y de cólera. El hambre los levantó: es una
cia burguesa es, por lo tanto, inevitable, y la Revolu- verdad evidente, subrayada vehementemente por
ción es una necesidad histórica.» Esta explicación no Michelet («Os lo ruego, venid a ver a este pueblo tira-
da cuenta ni de la fecha de la Revolución ni de su do por el suelo, pobre Job... El hambre es un hecho de
carácter violento debido a la resistencia de la aristo- tipo civil: se tiene hambre en nombre del rey»), a la
cracia y a la irrupción de las masas populares en la
que los trabajos de C. E. Labrouese han dado unos
escena política. ¿ La Revolución Francesa sólo habría amplidIcimientos científicos. El hambre popular apa-
sido la revolución de la prosperidad burguesa? rece como la consecuencia de los caracteres genera-

2 Sobre el problema en Binen!, ver Labren:ese, C. E., aCamment nalesent lee


tévolutlonn, Acres du Congrés historique du Can: anafre de le flévoluilon de Sobre eale aspecto esencial, ver la obre de Lebel2Usse, C. E., Esquiase du
1848. París. 1945. .mouvernent des pele et des tetvenus es, Frenes ,n,XV//it 2 vols., Pede. 1933; Le
-crin de l'oluononile franpaise la fin de !Anden A691me e: su delbut de le ROVaiu•
non, Parla, 1944.
29
30

21
les de una fase (A) de alza y da elan-iión (según la cionales, por último, insensibles o casi en períodos de
terminología de F. Simiand), pero asociados a los abundancia, se ampliaban en los años malos; de uno a
movimientos cíclicos y estacionales, matizados por la otro otoño aumentaban entonces del 50 al 100% y
consideración del salario real, explicados finalmente más. En 1789 el máximo estacional coincidió con la
por las características históricas qe la economía y la primera quincena de julio: llevó el aumento del can-
demografía de la época. deal al 150%, el del centeno al 166%. La jornada del
El movimiento de los precios en Francia en el 14 de julio coincidió con el punto culminante del alza
siglo xviii se caracteriza por un alza secular de 1733 a de los precios en el siglo xviii.
1817, fase A que sucedió a la fase 8 de depresión que El coste de la vida para las clases populares resul-
se prolongó desde mediados del siglo mi hasta tó gravemente afectado por el alza de los precios:
alrededor de 1730. La ola de alza y de prosperidad, como los cereales aumentaron más que todo lo
lenta hasta hacia 1758, violenta de 1758 a -1770, se demás, el pueblo fue quien estuvo más duramente
estabilizó de 1778 a 1787, provocando un malestar afectado. La víspera del 14 de julio, la parte que ocu-
prerrevoluclonarlo: una nueva ola desencadenó el paba el pan en el presupuesto popular habla alcanza-
ciclo revolucionario (1787-91). Si otorgamos el índice do el 58% debido al alza general; en 1789 alcanzó el
100 al ciclo 1726-41, el alza media de larga duración 88%: sólo quedaba el 12% de los ingresos para los
es del 45% para el ciclo 1771-89; se eleva al 65% demás gastos. El alza de precios beneficiaba a las ca-
para los años 1785-89, El aumento, muy desigual tegorías sociales acomodadas y abrumaba al pueblo.
según los productos, es. más importante para los pro- El movimiento de los salarios agravaba todavía
ductos alimenticios que para los productos fabricados, más la incidencia del alza de loe precios sobre el desti-
para los cereales que para la carne: hechos típicos de no de las masas populares. Las serles locales elabora-'
una economía todavía esencialmente agrícola. Los das por C. E. Labrousse llevan al 17% el aumento de
cereales ocupaban un lugar enorme en el presupuesto salarioá entre el período base de 1726-41 y el de
popular, su producción aumentaba poco mientras que 1771-89; pero en la mitad de casos no llega al 11%.
la población crecía y la competencia de los granos En comparación con los aflos 1185-89 es del 22%;
extranjeros no podía intervenir. Para el período 1785- supera el 26% en tres generalidades. El aumento de
1789, el alza de los precios es del 66% para el trigo los salarios fue variable según las profesiones: para la
candeal, del 71% para el centeno, del 67% para la construcción, el 18% (1771439) y 24% (1785-89),
carne; la leña bate todos los records: el 91%. El caso pero sólo el 12y el 16%, respectivamente, para el jor-
del vino es especial: 14%; la baja del beneficio vitícola nalero agrícola. El aumento de larga duración de los
fua tanto más grave cuanto que muchos viñadores no salaPios es, pues, muy débil en comparación con el de
producían cereales y compraban su pan. Las variacio- los precios. Ahora bien, las variaciones cíclicas y esta-
nes cíclicas (ciclos 1726-41, 1742-57, 1758-70, cionales de los salarios aumentaban más la diferencia,
1771-89) se superpusieron al movimiento de larga puesto que eran en sentido inverso a las de los pre-
duración, de modo que el máximo cíclico de 1789 lle- cios. En el.siglo xviii,en efecto, la carestía provocaba
vó el alza del candeal al 127% y la del centeno al el paro y la escasez de la cosecha reducía las necesi-
136%. En cuanto a los cereales, las variaciones esta- dades del campesinado. La crisis agrícola produjo la

31 32

22
crisis industrial, y la parte importante que el pan ocu-
pó en el presupuesto popular tuvo como consecuencia habitantes, la población urbana ascendía aproximada-
la reducción de las otras compras. Comparando el mente al 16% del total. Como en las ciudades la nata-
aumento del salario nominal con el del coste de la lidad era menor, la mortalidad mayor y el número de
vida, se comprueba que el salario real ha disminuido: solteros más elevado, la Inmigración de los habitantes
en una cuarta parte entre 1726-41 y 1785-89; en del campo constituía el factor principal de la expan-
más de la mitad si se tienen en cuenta los puntos má- sión urbana. Al final del Antiguo Régimen, la pobla-
ximos cíclicos y estacional de los precios. Las condi- ción francesa era de unos 26 millones de habitantes.
ciones de vida de la época exigían que la reducción Desde el punto de partida, 19 millones a finales del
afectara básicamente a las subsistencias de primera siglo xvii, y teniendo en cuenta el crecimiento
necesidad, por lo que el período de alza del siglo xviii territorial, el aumento era modesto: 6 millones, ape-
provocó un aumento de la miseria popular. El hambre nas más de un tercio. Otros estados se habían benefi-
movilizó al pueblo. ciado de una expansión mayor, por ejemplo Inglaterra.
El crecimiento demográfico multiplicó las conse- Francia no era, sin embargo, el país más poblado de
cuencias del alza de los precios. Parece tanto más Europa. Sobre todo, por modesto que haya sido su
destacable cuanto que sucedió, alrededor de 1740, a crecimiento demográfico, diverso según las regiones,
un período de estancamiento. Las depresiones demo- no ha dejado de tener importantes consecuencias
gráficas profundas, que caracterizaron al siglo xvii y sociales, Al aumentar la demanda de productos agrí-
que provocaron un déficit perceptible durante mucho colas, contribuyó al alza de precios. El precimiento
tiempo en el flanco de la pirámide de las edades, die- urbano estimuló a la industria textil que veía cómo
ron paáo a crisis más leves y más rápidas. Las grandes se abrían nuevas salidas y que, a su vez, atraía a la
carestías de antes de 1715 se convirtieron después de mano de obra de los medios rurales. Sobre esta
1740 en carestías larvadas, las crisis «mortales» en población que había aumentado, Y principalmente en
scrisis «veniales». Las quintas de efectivos realmehte las ciudades y en las masas populares, las crisis de las
reducidos desaparecieron, los efectivos se regulariza- subsistencias, todavía más nefastas en la primera
ron. La natalidad mantuvo un nivel elévado, el 40 V03 , mitad del siglo, ya .no tuvieron graves repercusiones
manifestándose, no obstante, una cierta tendencia demográficas sino consecuencias sociales y económi-
a la reducción de los nacimientos, sobre todo en cas. En esa economía todavía arcaica, la crisis de las
medios aristocráticos. La mortalidad siguió oscilando subsistencias desencadenó un proceso en el que se
de un año a otro, pero normalmente se mantenía por encadenaron miseria, subconsumo, contracción del
debajo de la natalidad, descendiendo al 33% en mercado de mano de obra, subempleo, mendicidad y
1778. La esperanza de vida al nacer estaba alrededor vagatundeo. La expansión demográficas tiende a rom-
de los 29 años en vísperas de la Revolución. La
expansión demográfica benefició proporcionalmente 6 Sobre los problemas demográficos da le Revolución Francesa, ver wird- •

más a las ciudades que al campo: el siglo xviii fue un palmeras las trabajos de Reinhard, M..ag1vds de le populatlon pendant la Revo-
lution et l'EMPire». en SUlletin CHIelnire eeonornique et soclele de le Revolution.
siglo de expansión urbana. Si situamos•en la categoría ~pele, 1959-60, Gap, 1961; Primar suplemento. lea.. 1962. París, 1963;
de «ciudades» a las aglomeraciones de más de 2.000 Contributions 4 PhIstoire démograpNque de le R évoludon franralse, Parre, 1962,
1! serie; 1965, 2.• serie; 1970.2.' serle, bulo la dirección de M. Reinhard.

32
34
per el frágil equilibrio población-subsistencias, multi-
plicando así las tensiones sociales: aquí se incluye, proporción del 100 al 20096. La penuria y la carestía
en una parte no esencial pero no obstante impor- movilizaron a las masas rurales y ciudadanas que con
tante, entre las causas próximas de la Revolución. toda naturalidad imputaron la responsabilidad de sus
Las contradicciones irreductibles de la sociedad males a las clases dominantes y a las autoridades
del Antiguo Régimen hacía mucho tiempo que hablan gubernamentales. Diezmaras y señores que cobraban
llevado a la revolución a la orden del día. Las fluctua- el impuesto sobre las gavillas, que disponían de gran-
ciones económicas y demográficas, generadoras de des cantidades de granos, así como tratantes en gra-
tensión y que, en las condiciones de la época, esca- nos, molineros y panaderos sospechosos de favorecer
•paban a toda acción gubernamental, crearon una el alza, caían bajo la acusación de acaparamiento. Las
situación revolucionaria. Contra un régimen cuya compras del gobierno daban erédIto a la tenaz leyenda
clase dirigente era impotente para defenderlo, se alzó del «pacto de hambre» lanzada contra Luis XV. Si los
la inmensa mayoría de la nación, confusa y conscien- economistas reclamaban como única solución la liber-
temente. Así se llegó al punto de ruptura.. En 1788 tad del comercio de granos, provechosa sobre todo
se urdió la crisis nacional. para los propietarios y los negociante& el pueblo s.e
El campo ya había sido afectado por la mala venta atenía a la reglamentación tradicional, reforzada si era
del vino, cuyos precios cayeron hasta la mitad des- preciso por la requisa y la fijación de los precios. La
pués de unas cosechas abundantes; si bien la situa- crisis económica, si no la creó, sí contribuyó a agravar
ción mejoró después de 1781, el beneficio vitícola la crisis de la monarquía: las dificultades financieras.
siguió limitado por vendimias poco abundantes. Como dieron pie a la oposición política.
en ese'momento el cultivo de la vid estaba muy exten- La crisis financiera se remonta a la guerra de-
dido, la suerte de muchos campesinos resultó afecta- América, sostenida por Necker a base de préstamos;
da, pues para ellos el vino constituía el único producto Calenne recurrió al mismo método para consolidar lo
comercializable. En 1785 el ganado fue diezmado por atrasado. El Compte renda presentado al rey en marzo
culpa de la sequía. El mercado rural, esencial para la de 1,788 evaluaba los gastos en 629 millones de
producción industrial, se contrajo á partir de ese libras, y los ingresos en 503: o sea, un déficit del
momento, y el tratado comercial anglofrancés da 20%. El servicio de la deuda exigía 318 millones, o
1786 contribuyó en parte (aunque no conviene exage- sea más de la mitad de los gastos. La crisis económica
rar) a las dificultades de la industria. La cosecha de repercutía en el Ingreso de los impuestos, aumentaba
1788 fue desastrosa: desde el mes de agosto fue las cargas a razón de las compras da granos al exte-
afianzándose el alza, que siguió sin detenerse hasta rior; alcanzó al crédito público. Al haber disminuido el
julio de 1789. La catástrofe agrícola cerró la salida poder adquisitivo de las masas, el impuesto, y sobre
rural, el paro se multiplicó entre una mano de obra ya todo el impuesto indirecto, no podía rendir mucho,
pletórica y el nivel del salado bajó. La caída de la pro- Quedaba la Tgualdad fiscal. Calonne se arriesgó a pro-
ducción industrial (y/por lo tanto, el paro urbano) pue- poner una «subvención territorial» que gravaría a
de estimarse en el 50%, la del nivel del salarlo en el todos los propietarios de tierras sin excepción. El con-
15 al 20%, en tanto que el coste de la vida subía en la sejo de notables, aristócratas por definición, reunido el "
22 de febrero de 1787, critico el proyecto y exigió la
35
36

24
comunicación de las cuentas del Tesoro. Luís XVI
cesó a Calorina el 8 de abril. ritmo de la Revolución, dejando traslucir los aconteci-
La crisis política se sumó desde ese momento a la mientos políticos las motivaciones sociales que cons-
crisis financiera: la rebelión de la aristocracia, pese a tituían su motor fundamental, La mentalidad revolu-
la Voluntad reformadora de Loméhie de Brienne, que cionaria se concretó en principio, como es lógico, en
había sido llamado al ministerio, pese a la tentativa de las conciencias individuales ven las filas de la burgue-
una reforma judicial —el 8 de mayo de 1788— que sía. Sin duda la mentalidad del tercer estado distaba
habría desmembrado el poder de los parlamentos, mucho de ser uniforme: campesinos, artesanos y bur-
redujo a la monarquía a la impotencia. Con el Tesoro gueses sufrían de modo distinto en el Antiguo Régi-
vacío y sin ninguna posibilidad de que se suscribiera men, la carestía tendía a enfrentar a pobres y ricos,
ningún empréstito en circunstancias tan confusas, consumidores y productores. Pero las condiciones
Criarme capituló: el 5 de julio de 1788 —en decisión generales de la economía y de la sociedad, así como
confirmada por la orden del Consejo del 8 de agosto— las condiciones políticas, alzaban al conjunto del ter-
prometió reunir a lbs Estados Generales, cuya apertu- cer estado contra la aristocracia y el poder real garan-
ra se fijó . para 01 1.0 de mayo de 1789. te del privilegio. Por el juego de la propaganda, bajo el
La burguesía, elemento director del tercer estado, peso de los acontecimientos, más aún bajo el peso de
tomó el relevo en ese momento. Sus objetivos eran representaciones arraigadas desde hacía mucho tiem-
revolucionarios: destruir el privilegio aristocrático, po en la conciencia colectiva y que se imponían al
establecer la igualdad civil en una sociedad sin órde- individuo, cristalizó desde la primavera de 1789 en
nes ni. cuerpos. Paro pretendía ceñirse a un estricto una mentalidad revolucionarla que constituyó un po-
legallsmo. Pronto se vio empujada hacia la acción tente factor de acción°.
revolüclonaria por las masas populares, auténtico La esperanza sublevó a las masas, unió por un
motor, cuyas reivindicaciones propias y la crisis eco- momento los elementos heterogéneos del tercer esta-
nómica, al persistir hasta mediados de 1790, contri- do y sostuvo todavía por mucho tiempo la energía
buyeron todavía mucho tiempo a tener en vilo. revolucionaria de los más poros. La reunión de los
Estados Generales fue acogida como la «buena nue-
va» anunciadora de tiempos nuevos. Se abría un futu-
ro mejor que respondía a la espera milenaria de los
ESPONTANIDAD Y ORGANIZACIÓN • hombres, Esta esperanza alimentó el idealismo rayo-
REVOLUCIONARIAS jucionario, estuslasmó a los voluntarios, iluminó •la
muerte trágica de los «mártires de predial», así como
La esperanza y el miedo
Sobre estor aspectos, ver Lalobvre, G., Le grande peur de 1789. París,
La convocatoria de los Estados Generales suscitó 1932; 2.' ed. auméntada. 9. f.(19h6); Foulse Molutionnalress. en Annelle: els-
rodeaos de le Revolution frenselse, 1934, roproducido en Eludes sur la Revolu-
en el pueblo una profunda emoción: desde ese tion frensaise, Pana, 1954: 2:' ed., 1983. Georges lefebvre ha dado un buen.
momentoja esperanza y el miedo fueron a la par, al ejemplo de análisis de un hecho de voluntad punitiva en su artículo «La meurtre
du coral° de Demoler° (22 de juin 1791)e, tan Revue hIstorieue, 1941, reprodu-
cido eh Erudes sur la Revolution Irenrelse. •
37
38'

25
la de los héroes del proceso de Vendóme. De la vieja aristócrata solfa ser casi siempre el que cobraba el
campesina que encontró Arthur Young subiendo la Impuesto sobre las gavillas y el diezmo. Las gentes del
costa de las Isiettes en Argonne, el 12 de julio de pueblo, totalmente incapaces de analizar la coyuntura
1789, a Robespierre, a Babeuf al pie de la gillotina, el económica, atribulan la responsabilidad de la carestía,
hilo de la esperanza no se rompe. «Se dice que ahora a menudo calificada de «artificial», a la aristocracia y a
va a hacerse alguna cosa, por parte de grandes perso- SU voluntád de perjudicar. Le sospecha toma cuerpo,
najes, para nosotros, pobres gentes, pero no se sabe se vuelve legítima: la corte y los aristóci-atas, en los
quién ni cómo; pero que Dios nos envíe algo mejor, primeros días de julio de 1789, preparan un golpe de
porque los derechos y les cargas nos agobian,» La fuerza para disolver la Asamblea. La inquietud se con-
misma esperanza casi religiosa alienta a Robespierre vierte en miedo cuando se concreta el «complot aris-
en su «informe sobre los principios de moral política tocrático»: ese miedo duró tanto como la Revolución,
que deben guiar a la Convención» (5 de de febrero de alimentado por los complots reales, por las intrigas de
1794): los emigrados, por la itivasidn extranjera, por la con-
trarrevolución permanente; apaciguado por momen-
«Queremos, en una palabra, cumplir los deseos de la tos, aumentado por el anuncio o la aproximación del
naturaleza, realizar los destinos de la humanidad, mantener peligro —después de la huida a Varennes o en el vera-
las promesas de la filosofía, absolver a la providencia del no de 1792— y culminó en las masacres y el Terror.
largo reinado del crimen y la tiranía... Y que al sellar nuestra
obra con nuestra sangre podamos ver al menos brillar la
El miedo es social, pero su contenido se matiza
aurota de la felicidad universal.), según las circunstancias. Miedo a la aristocracia y a lo
que esta significa socialmente. Taine, que no es-sos-
El miedo acompañó a la esperanza : ¿consentirían pechoso de benevolencia, ha trazado un cuadro sobre-
los privilegios en dejarse despojar? En la mentalidad cogedor del miedo y la ira que, ante la aproximación
campesina el señor estaba incuestionablemente ape- de los invasores, subleva a los campesinos en el vera-
gado de modo egoísta a su superioridad social y a su no de 1792.
renta (todo era lo mismo). El burgués pensaba lo mis-
mo del privilegiado. El comportamiento de le aristo- «Por propia experiencia saben la diferencia entre su
condición reciente y su condición actual. Sólo tienen.que
cracia reforzó esta creencia; su oposición al desarrollo
recordarlo para volver a tener en la imaginación la enormi-
del tercer estado, su resistencia al voto por cabeza, la dad de los impuestos reales, eclesiásticos y señoriales...»
anquilosó definitivamente. El rey era «bueno», pero su
entorno aristocrático era perverso. A partir de ese Pero el hecho de que el miedo a los «salteadores»
momento reinó la Inquietud. «Los nobles ensillarán haya sido asociado, en julio de 1789, al de los aristó-
sus caballos»; recurrirán a las tropas reales; no vacila- cratas, señala otra orientación que fue afirmándose
rán en buscar ayuda en el extranjero; enrolarán a men- hasta el golpe de estado de bru merla: el miedo agrupó
digos y vagabundos, cuyo número por los caminos se a los propietarios ante la amenaza de las clases peli-
multiplicaba debido al hambre y al paro:el miedo a los grosas. Sin duda, la crisis económica, al multiplicar a
salteadores duplicó al que inspiraban los aristócratas, los miserables, generalizó una inseguridad que al final
La crisis eConómica aumentaba la inquietud, pues el fue atribuida al complot aristocrático. El sentido social

39 40

26
de este miedo a los «salteadores» está igualmente
las milicias a reunirse incluso en los pueblos más pe-
claro. El campesino propietario teme que se atente
queños. El ardor guerrero de la Revolución se manifes-
contra sus bienes, como lo teme el burgués de París
taba por primera vez. El sentimiento de solidaridad del
cuando el 12 de julio, luego de que las tropas reales
se retiraran detrás del Sena, a la 'Escuela Militar y al tercer estado resultó reforzado:«¿Eres del tercer esta-
do?», era la contras:eñe habitual en julio de 1789. Esa
Campo de Marte, París quedó abandonado a su suerte.
movilización general prefigura los enrolamientos de
La formación de la milicia burguesa tuvo entonces
voluntarios después de la huida de Varennes y a lo lar-
como objetive la defensa de la capital, no solamente
go del verano de 1792. La reacción defensiva susci-
contra los excesos del poder real y de sus tropas deci-
tada por al miedo da cuenta también de la exigencia
didas, sino también contrae! ataque de las categorías
popular del levantamiento en masa en agosto de 1793.
sociales consideradas peligrosas. Monárquicos, feul-
Ilants y girondlnos compartieron esos sentimientos en La voluntad punitiva y la reacción defensiva no
grados distintos: de ahí su voluntad de detener la .
son más que una sola cosa: hay que situar a los ene-
Revolución mediante un compromiso. El miedo bur-
migos del pueblo lejos de la posibilidad de perjudicar,
gués explica, por una parte, el 9 termidor; alcanza su
paroxismo en la primavera de 1795, durante las jorna- pero también hay que castigarles y vengarse de ellos.
- das de predial; da cuenta de la impotencia del Directo- De ahí las persecuciones y los arrestos, la devastación
rio en lucha en dos frentes; alimentó la campaña revi- o el incendio de los castillos, los asesinatos y las
sionista de 1799:el golpe de estado de brumario tran- masacres, el Terror, en una palabra. El 22 de julio de
quilizó. a los notables. 1789, Bertler de Sauvigny, intendente de París y de la
Ile-de-France, y su suegro Foulon de Doué, fueron
La reacción defensiva procede del miedo. Si este detenidos y conducidos al ayuntamiento; arrebatados
degeneró en ocasiones en pánico, la mayoría de las por la multitud los colgaron del farol más próximo.. La
veces llevó al pueblo a armarse para su propia seguri- burguesía revolucionaria lo aprob6:«¿Tan pura era esa
sangre?», preguntó Barnave en la Asamblea consti-
dad. La noticia del cese de Necker, el 12 de ¡tino de
1789, provocó un acceso de cólera y medidas de tuyente. A ?o largo de toda la Flevolución, la voluntad
defensa. El pueblo practicó el pillaje en las tiendas de punitiva fue compañera del miedo. El conde de Dam-
tos armeros; la burguesía asumió la dirección del plerre fue ejecutado al día siguiente de Varennes. Las
movimiento y se esforzó por regularizarlo mediante la ejecuciones de septiembre de 1792 coronaron el
miedo provocado por la invasión y coincidieron con
creación de la milicia burguesa. Fue para armarse que
el 'pueblo se dirigió a los Inválidos primero ya la Basti- los enrolamientos de voluntarios. Cuando el peligro
lla después, ente mañana del 14 de julio. Por más que naalonal volvió a agravarse en agosto de 1793, se
el rey capitulara y aceptara el día 17 en el ayunta- produjeron ejecuciones en los medios de las secciones
miento la escarapela tricolor, el miedo, con su cortejo parisienses: la Convención les previno al poner el
de altercados y violeinclas, persistió. El Gran Miedo, a Terror al orden del día. L8 voluntad punitiva respondía
finales de julio de 1789, movilizó a los campesinos; a una concepción confusa de le justicia popular. La
aceleró yageneralizó el armamento popular; obligó a burguesía revolucionaria, que no rechazaba la violen-
cia, se esforzó a partir de 1789 por canalizar la ira
41
42

27
-- ---
popular y regularizar la represión. El 23 de julio, Bar- •-
nave pidió «una justicia legal para los crímenes de se esforzó, desde julio de 1789, por estabilizar la
estado»; el 28, Du Port obtuvo de la Asamblea la crea- acción revolucionaria, por controlar y derivar en prove-
ción de un Comité des Recherches, auténtico prototi- cho propio el impulso espontáneo de las masas.
po del Comité de Seguridad General, en tanto que la Primero los distritos, después las secciones, cons-
Comuna de París, a propuesta de BrIssot, creaba otro tituyeron en las ciudades el marco institucional básico
qua prefiguró los comités de vigilancia revolucionaria. en el que se detarrolló la vida política desde la prima-
En 1792 Danton hizo crear el Tribunal extraordinario vera de 1789 hasta el Directorio, y tomaron un conte-
del 17 de agosto —en vano, por otra parte—. Las eje- nido social nuevo con los progresos de la Revolución o
cuciones populares sólo acabaron cuando el gobierno con los Intentos contrarrevolucionarios, En el caso de
se reforzó y la Convención legalizó la represión. El París, la normativa electoral del 13 de abril de 1789
miedo, con su cortejo de violencias, únicamente desa- había dividido la capital en sesenta distritos. Termina-
pareció cuando el complot aristocrático y la contrarre- das las elecciones estos siguieron reuniéndose y deli-
volución fueron finalmente vencidos. berando en sus asambleas generales permanentes. La
Asamblea constituyente, después de haber organiza-
do las municipalidades del reino mediante el decreto,
de 14 de diciembre de 1789, no podía dejar subsistir'
La práctica política para París una organización espacial que favorecía las
tendencias hacia la autonomía. Su decreto de 21 de
La espontaneidad revolucionaria de las masas mayo-27 de junio de 1790 constituye la carta de la
capital, dividida en cuarenta y ocho secciones, a Ha-.
ciudadanas y rurales sublevadas por la miseria y el
«complot aristocrático» derrocó al Antiguo Régimen gen de la organización municipal general.' Las sec-
desde finales de julio de 1789, destruyó su armazón ciones, más o menos numerosas según las ciudades,
administrativo, suspendió la percepción del Impues- forman teóricamente circunscripciones electorales.
to, municipalizó el país, liberó a las autonomías loca- La Asamblea es el órgano supremo de la sección: es
les. Se va perfilando el aspecto de un poder popular y el soberano en pie. En las asambleas primarias los
de la democracia directa. En París, mientras la Asam- ciudadanos activos (durante el período censual) se
blea de Electores en los Estados Generales, por medio reúnen para votar; a petición de cincuenta de ellos
de su comité permanente, se apoderaba del poder pueden reunirse en asamblea general para deliberar.
municipal, los ciudadanos deliberaban y actuaban en Las secciones también constituían las subdivisiones
los sesenta distritos constituidos para las elecciones. administrativas de los municipios urbanos: en calidad
Pronto pretendieron controlar la municipalidad: ¿no de ales fueron dotadas de órganos de ejecución,
reside la soberanía en el pueblo? Al mismo tiempo comités y funcionarios elegidos por los ciudadanos
activos. A la cabeza de cada sección, un comité civil,
que se derrumbaban las viejas estructuras, por un
movimiento de bafanceo inherente a toda revolución, intermediario entre la municipalidad cuyas decisiones
surgían instituciones y una práctica política cuyo sen- debe hacer cumplir y la asamblea de la que procede:
tido y objetivo no pueden escapársenos: la burguesía posición ambigua que a menudo le reduce a una posi-
ción de prudente reserva. En ceda sección, por último,
43
44

28
hay un Juez de paz rodeado de asesores y un comisa- caron su eficacia. Mediante la afiliación y la corres-
rlo de policía, igualmente elegidos. Esta organización pondencia, la sociedad madre daba Impulso a los
aparece como un compromiso entre la tendencia
general a la autonomía y las necesidades de una clubs afiliados, amplia red de sociedades que cubrían
administración municipal coherente. Desde 1790 pro- todo el pala y agrupaban a los patriotas más conscien-
porcionó sus cuadros al movimiento revolucionario. tes. Por ese doble procedimiento los jacobinos cubren
Muy rápidamente tendió a transformarse, primero o encierran en sus redes al cuerpo político, coordinan-
bajo la Influencia de las aspiraciones a la democracia do la acción del conjunto de clubs que forman como el
directa que caracterizaban Incluso a los beneficiarios armazón de un partido. El club central vota mociones,
lanza peticiones, imprime octavillas y carteles; las
del régimen censatario, después bajo el empuje de las
sociedades afiliadas en seguida influyen en las consig-
fuerzas populares que exigían su parte de poder. Tam-
nas. El club controle las administraciones, hace com-
bién conviene aclarar la importancia de los elementos
parecer ante él a los funcionarios, denuncia a los con-
activistas. Desde los inicios de la Revolución, y excep-
trarrevolucionarios, protege a los patriotas. Según
to en período de paroxismo o en ocasión de las gran- Camilla Desmoulins en Les Révolutions de Ft8I7C6 et
des jornadas, la participación en la vida política de las de fi tebant del 14 de febrero de 1791, el Club de los
secciones sólo fue cosa de una minoría de militantes:
del 4 al 19% según las secciones, de los ciudadanos Jacobinos «abarca en su correspondencia con las
activos de París, durante el período censual. Pero en sociedades afiliadas todos los rincones y recovecos de
los períodos de crisis esta minoría arrastraba a un los 83 departamentos»; es a la vez el gran inquisidor
amplío sector de las masas populares. que horroriza a los' aristócratas y el gran justiciero que
refrena todos los abusos. El club es la fuerza viva del
movirrilento revolucionario.
Para la movilización de las masas los clubs consti- La prensa en sus Múltiples formas —diarios y .
tuyen un elemento determinante, sin duda más eficaz octavillas, folletos y. cartelas— multiplicaba la audien-
que la organización de sección que les proporciona un cia de las tendencias que se enfrentaban, pero sobre
cuadro. De los grandes clubs parisicinses a las múlti- todo la de los patriotas, en especial por la lectura pú-
ples sociedades populares de los barrios de la capital y blica que se hacía bien por la noche en las sociedades
de las ciudades y villas de los departamentos, el pro- populares y las asambleas de sección, bien en las
totipo sigue siendo el Club de los Jacobinos surgido calles y plazas públicas (en 1793, el fanático Varlet
(parece ser) del club de los diputados bretones, y que hacía su propaganda desde lo alto de una tribuna
después de las jornadas de octubre de 1789 tuvo su
rodute, pero mucho antes que él un tal Collignon
sede en París, en el convento de los jacobinos de la se autotitulaba el lector público de los «seas-
calle Saint-Honoré, bajo el nombre de Société des culottes»), bien en los talleres, por ejemplo, los del
"link de la Constitution. Más que por la doctrina que
Panteón, en París. La prensa popular —L'Ami du peu-
evolucionó al ritmo de la Revolución, para cristalizar ple, de Marat desde septiembre de 1789, Le Pére
en 1793-94, los jacobinos se caracterizaron por un D uchesne de Hébert a partir de octubre de 1790—
método y una organización que, canalizando y orien- ejerció así una influencia mucho más considerable de
tando la energía revolucionaria de las masas, multipli- lo que podría hacer suponer su tirada. La prensa,

45 46

29
como el club, reflejaba las consignas revolucionarias
en los departamentos y hasta en las filas del ejército. consideradas. peligrosas, masa inestable de trabajado-
El ejército desempeñó desde la primavera de res sin domicilio fijo y de pobres diablos. Agrupaba a
1789 un papel revolucionario por distintos concep- todos los que tenían casa fija, una situación estable,
tos'. Primero, en la tropa, por el rechazo de la obe- unos bienes que proteger. Corno fuerza regular para
diencia: es sabida la importancia de la deserción de la salvaguardia da les intereses de los propietarios,
las guarniciones acuarteladas en París —desde finales Imponía el orden burgués a las masas en efervescen-
de junio—. El hombre de tropa tiene los reflejos del cia. La milicia parisiense, organizada el 13 de julio, ini-
tercer estado, comparte sus temores y su esperanza, ció sus patrullas esa misma tarde, desarmando a «las
es sensible (una parte de la tropa se aloja en las casas gentes sin identificación» v Procurando «a la ciudad
de los habitantes) a la miseria popular que comparte. una noche tranquila en la que ya no confiaba atenién-
La descomposición del ejército real por la penetración donos al número considerable de particulares que se
de la Ideología revolucionaria en la tropa, por la emi- habían armado». La Asamblea constituyente convirtió
gración de una parte notable del cuerpo de oficiales ya el derecho a llevar armas en un privilegio burgués:los
sospechosos por ser nobles, constituyó un factor ciudadanos activos, esto es, los que pagaban una con-
esencial de los progresos de la Revolución. Pero no se tribución directa igual al valor de tres jornadas de tra-
puede olvidar la acción revolucionarla espontánea de bajo, los únicos que tenían derechos políticos, fueron
los soldados, que revistió modalidades, desde la pre- también los únicos que formaron parte de la guardia
sencia activa en los clubs hasta la denuncia, desde la nacional. Robespierre se alzó, en vano, en su discurso
riña hasta la ejecución. El papel revolucionario de la del 27 de abril de 1791, contra la exclusión de los ciu-
guardia nacional, fuerza nueva de la Revolución, es dadanos pasivos. El decreto de 29 de septiembre de
asimismo notable. 1791, que organizaba definitivamente a la guardia
La guardia nacional fue básicamente una institu- nacional, le asignó corno tarea «restablecer el orden y
ción civil dotada de una organización militar. En aque- mantener la obediencia a las leyes»: se trataba de
llos días de julio de 1789 la asamblea general de los garantizar el reino de la burguesía victoriosa, Sin duda
electores parisienses vaciló en las palabras: milicia la composición social de la guardia nacional acabó
evocaba recuerdos molestos; se prefirió la palabra siendo más diversa de lo que los gestos legislativos
guardia, concretada por el adjetivo burguesa, vieja hacían pensar. No obstante, la institución no se cargó
expresión tradicional; finalmente, la palabra nacional de un sentido nuevo hasta julio y agosto de 1792,
fue propuesta por La Fayette, y adoptada el 16 de cuando sus filas fueron invadidas por la masa de los
Julio. Pero tanto como al poder real y a los mercena- ciudadanos pasivos.
rios de la infantería de línea, la milicia burguesa o
guardia nacional respondía a la amenaza de las clases La federación multiplicó la eficacia de una guardia
antes esencialmente municipal: se convirtió en nacio-
nal. El juego de las federaciones condujo a la constitu-
• Reinhard. M. «Oteervatlons sur le rete revolutionnaira de l'armé. dana la
Révolution frenolse», Annales hIstoriquas da la I'I *Mullan &enrolla. pág. 169. ción de una nación en armas, mezclados pueblos y
1982. ciudades. La escarapela tricolor se convirtió en el
emblema nacional después de haber sido el de la
47
48

30
guardia parisiense y el de les guardias nacionales del
reino. La federación tiene por objeto 1a fraternización: que sólo tienen sentido por su contenido social. La
une a todos los ciudadanos con «los vínculos indisolu- burguesía revolucionaria no podía dejar en estado bru-
bles de la fraternidad». Los habitantes de les ciudades to las enormes fuerzas que se encerraban en las pro-
y los del campo fraternizaron primbro en unas federa- fundidades del pueblo. Las dirigió, en la medida en
ciones locales, prometiéndose ayuda mutua. El 29 de que pudo, en el sentido de_sus intereses, bajo el falso
noviembre de 1789 las guardias del aelfinado y del pretexto de esta unanimidad nacional de la que el
Vivaraís se federaron en Vaience, los bretones y los 1789 sigue siendo el símbolo fáctico.
angevinos en Pontivy en febrero de 1790; federación
en Lyon el 30 de mayo, en Estrasburgo, en 1.111e en
Junio... El movimiento ilustraba el sentido unitario de
los patriotas y manifestaba la adhesión de la nación al
nuevo orden; en este sentido constituyó frente a la
aristocracia y al Antiguo Régimen un procedimiento
revolucionado de gran eficacia. La nueva unidad
nacional encontró su expresión solemne en Paris, en
la Federación del 14 de julio de 1790, como afirmó
Merlin de Doual a propósito del asunto de los princi-
pes alemanes dominantes en Alsacia. Pero también
hay que delimitar, detrás del innegable entusiasmo
popular, la significación real del acontecimiento.
Mientras en las palabras tomaba cuerpo la teoría de la
nación-asociación voluntaria, una realidad social dife-
rente se afirmaba en los hechos. El papel eminente de
La Fayette en el curso de la Federación 'subrayó su
sentido: ídolo de la burguesía, «héroe de los dos mun-
dos», Julio César según Mirabeau, pretendía captar a
la aristocracia para la Revolución; fue el hombre del
compromiso; la guardia nacional que-dirigía era la
guardia burguesa de la que habían sido excluidos los
palivos. El pueblo estaba presente, pero era menos
actor que espectador. Si, en el acto de la federación,
la guardia representaba la fuerza armada nacional, era
por oposición a la tropa, que no era más que la fuerza
armada real, y en el sentido burgués del nuevo orden.
Guardia nacional y federaciones, clubs y comités,
distritos o, secciones: tantas formas institucipnales

49

31
A
1. Año 1789
¿Revolución o compromiso?
(1789-92)

32
deberes feudales y señoriales». La firmeza colectiva ,
del tercer estado se impuso una vez más; el 27 de
junio, el rey ordenó a la minería del clero y a la mayo-
ría de la nobleza que se incorporara a la Asamblea ,
Nacional, la cual se proclamó constituyente el 9 de
julio de 1789,
La revolución burguesa pacífica abortó de todas
formas. ¿Tenía alguna posibilidad de triunfar? En el
seno del tercer estado había una minoría conservado-
ra que se había manifestado el 17 de junio; con la
masa de clero que había sido llevada a la reconcilia-
Los Estados Generales se abrieron el 5 de mayo
ción y con la fracción liberal de la nobleza, constituía
de 1789. Al día siguiente la nobleza y el clero se reu-
un partido de la resistencia proclive al compromiso.
nieron en las salas que tenían adjudicadas para proce-
Esta tendencia se reforzó a partir da finales de junio,
der a la verificación de los poderes y constituirse por
separado. Empezó el conflicto entre los órdenes: el preocupada por la agitación popular. Pronto la encar-
tercer estado reclamó la verificación en común, lo que nó Mounier. Pero todo compromiso topaba con la fea-
implicaba el voto por cabeza y no orden. Su habilidad dalidad: la burguesía revolucionaria y las masas popu-
táctica y la división del clero le dieron la victoria. El 17 lares no podían tolerar su mantenimiento, ni la aristo-
de junio, el tercer estado tomó el nombre de Asam- cracia podía pensar en una supresión que significaba
blea Nacional: esto implicaba la afirmación de la uni- su ruina. La llamada al ejército para devolver al tercer
estado a la obediencia subrayó, si es que hacía falta, el
dad y la soberanía nacionales, auténtica revolución
carácter aristocrático del Antiguo Régimen. Pero eso
jurídica sancionada por 491 votos contra 89. De
significaba no tener en cuenta a las masas populares.
modo que aproximadamente un representante de
La crisis económica ya había multiplicado los
cada seis se negaba a tomar una decisión: se esboza-
ba ya la disociación de la burguesía. El juramento del motines, El 28 de abril de 1789, los centros del sali-
Jau de Paume confirmó, el 20 de Junio, la voluntad trero Henriot y de Réveillon, fabricante de papeles pin-
reformadora del tercer estado. Por el contrario, el pro- tados, en el faubourg Salnt-Antoine, habían sido
gratha gubernamental presentado en le sesión real del saqueados. Altercados en los mercados, saqueos de
23 de junio puso en evidencia lo que estaba en juego los convoyes de granos, ataques a las oficinas de-
en el conflicto y subrayó por adelantado el alcance de recaudación de impuestos: las «emociones» populares
La Revolución: si el rey aceptaba convertirse en un Irritan a la tropa y a la policía mantenidas en vilo,
monarca constitucional, si proponía la abolición del y caldean la atmósfera de las ciudades. El ((complot
privilegio fiscal, lo que pretendía era mantener el aristocrático)) consuma la movilización de las masas.
orden social tradicional, «los diezmos, las rentas y los En París, artesanos, tenderos y obreros, soldados que
abandonan el acuartelamiento se manifiestan y pronto
se convierten en tropas de choque de la burguesía
53 revolucionaria. El cese de Necker, que se conoció

54

33
durante la madrugada del domingo 12 de julio, desen- feudal obstaculizaba la transformación capitalista de
cadenó el pánico, pero sobre todo una rápida reacción la agricultura y de la economía en conjunto. Esta últi-
defensiva. A la revolución parisiense del 14 de julio ma exigía la libertad del Individuo y de la mano de
respondieron las provincias con múltiples modalida- obra, por lo tanto la abolición del vasallaje; la libertad
des, la revolución municipal: las municipalidades anti- de la producción, por lo tanta la supresión de las tri-
guas desaparecieron en pocas semanas, el pais fue vialidades y de los monopolios señoriales; la movilidad
cubierto por una red de comités ardientes en la vigi- de la propiedad, por lo tanto la desaparición del dere-
lancia de los sospechosos, prestos a hacer fracasar los cho de primogenitura, del retracto feudal y del dere-
manejos aristocráticos. Los pasos de tropas hacia sus cho de feudo alodial; la unificación del mercado, por lo
guarniciones, la primera emigración, los rumores de tanto la abolición de los peajes. Si bien algunos gran-
una intervención extranjera incitaban a la vigilancia, al des señores liberales aceptaban la retroventa de los
tiempo que generalizaban el miedo. En ese momento derechos e incluso la abolición sin Indemnización de
entra en juego el campesinado. Desde luego, este ya los más opresivos, la masa de los pequeños señores,
estaba en pie en varias regiones: Bocage normando, para los que esos derechos constituían una buena par-
Hainaut, Macones, Franco Condado, Alta Alsacia. En te de sus ingresos, se oponían obstinadamente, no
el clima de inseguridad y de miseria generales, unos solamente por interés, sino también por espíritu de
Incidentes locales dieron origen a seis corrientes de casta: vivían «noblemente» y se negaban a una &U-
pánico en cadena: dejando aun lado Bretaña, Alsacia tencia plebeya en la que deberían hacer valer el capi-
y Lorena, Bajo Lenguados..., el Gran Miedo sacudió al tal de la redención y que les pondría al mismo nivel
país desde el 20 de julio hasta el 6 de agosto de que los campesinos. Este rechazo testarudo llevó sin
1789. En esos días la feudalidad fue definitivamente duda a la burguesía, ya enfrentada con la Corte, a
quebrantada. hacer concesiones a los campesinos, pero, no obstan-
te, sin llegar al punto de apoyar todas sus reivindica-
ciones: la mayoría de ente° los diputados del tercer
estado que eran legistas, consideraban los derechos
señoriales como una propiedad individual legítima que
LA «ABOLICIÓN» DE LA FEUDALIDAD no se podía suprimir sin poner en peligro el propio
orden burgués.
El tercer estado vaciló: el 3 de agosto de 1789 la
Las bases del nuevo orden se establecieron desde discusión se centró en un proyecto de decreto del
el día siguiente de la insurrección del campo, sobre comité de relaciones que decía que «ninguna razón
cuyo alcance la Asamblea constituyente no podía puede legitimar las suspensiones del pago de un
tener ninguna duda: producida en plena cosecha, Impuesto o de cualquier otro censo». El compromiso
esa insurrección cuestionaba la toma feudal y la pro- vino de la nobleza liberal. Al inicio de la sesión me-
pia existencia de los derechos señoriales y de los morable de la noche del 4 de agosto, el vizconde de
diezmos. Noailles propone que todos los derechos feudales
En principio la burguesía les era hostil. El sistema puedan ser comprados con dinero o intercambiados

55 56

34
«al precio de una estimación justa». El duque de Aigui-
!Ion concreta después que «esos derechos son una nalidad y de la herencia de loe cargos (art. 7), le admi-
propiedad y toda propiedad es sagrada»; no podía sión de todos a todos los empleos civiles y militares
pedirse a los propietarios de un feudo, a los se flores (art. 11) le abrían las puertas de la función pública
y de la magistratura a las que el pueblo, falto de
de las tierras, «la renuncia pura y simple de sus dere-
«talentos», todavía no podía aspirar.
chos feudales», sin concederles una «indemnización
La feudalidad económica subsistió bajo nuevas
justa Una vez salvaguardado lo esencial de sus Inte-
reses, los diputados podían dejarse llevar por el entu- modalidades. Aquí Interviene la distinción fundamen-
tal afirmada desde el 4 - de agosto, reanudada no sin
siasmo. Todos los privilegios de los Individuos y de los
reticencias y contradicciones en el decreto de 5-11 de
órdenes, de las provincias y de las ciudades, fueron
abolidos; para clausurar esa grandiosa abjuración, a agosto de 1789. «La Asamblea Nacional destruye
las dos de la madrugada Luis XVI fue proclamado el totalmente el régimen feudal; decreta que de los dere-
restaurador de la libertad francesa. chos y deberes tanto feudaias corno censuales, los
La abolición de la feudalidad por la Asamblea que se refieren a la mano muerta real o personal, y ala
constituyente era, no obstante, más aparente que real: servidumbre personal, queden abolidos sin indemniza-
los decretos de 5-11 de agosto de 1789, promulga- ción»: del servilismo sólo quedaban escasas supervi-
dos en aplicación de las decisiones de principio de la vencias. «Todos los demás darechos son declarados
noche del 4, y el decreto de 15 de marzo de 1790, redimibles»: por lo tanto, se percibirán hasta el pago:
demostraron hasta qué punto la unanimidad de esa Curiosa restricción que conservaba para la aristocracia
noche ,de entusiasmo calculado era equivoca; los lo esencial de sus derechos; los campesinos eran libe-
sacrificios conser xitidos por la aristocracia, aparentes; rados, pero debían pagar la liberación da sus tierras. El
las ventajas que de ellos obtenlan campesinos y decreto de 15 de marzo de 1790, Propuesto por Merlín
de Douai, recuperó esos principios sistematizándolos: •
burgueses, desiguales. La feudalidad fue destruida
en su forma institucional y jurídica, pero se mantuvo Introdujo la distinción entre feudal/dad dominante y
en su realidad económica. feudalidad contratante. De la primera procedían los
«Quedan abolidas todas las distinciones honorífi- derechos supuestamente usurpados en detrimento del _.,
cas, toda superioridad y poder resultante del régimen poder público o concedidos per ella o incluso estable-
feudal», y también «la fidelidad, el vasallaje y cualquier cidos por la violencia: derechon honoríficos y derechos
otro servicio personal al que los vasallos, censatarios de justicia, derechos de manos muertas y servidum-
y arrendatarios, han estado sometidos hasta ahora» bre, prestaciones personales, trivialidades y peajes,
(art. 1 del decreto de 15 de marzo de 1790). La distin- derechos de caza, de palomar y de coto de pesca;
ción entre tierra noble y tierra plebeya desaparecía, todos fueron abolidos. Los derechos de feudalidad
así como el derecho de primogenitura. La igualdad contratante,-reputados como la contrapartida de una
concesión primitiva de la heredad, fueron transforma-
de las tierras va da la mano de la Igualdad da las per-
sonas. Pero si bien n'igualdad fiscal (art. 9 del decreto dos en una propiedad burguesa y, por lo tanto, con
de 5-11 de agosto) beneficia a todos, la igualdad civil derecho a redención: canso, rentas inmobiliarias y el
juega en favor de la burguesía: la abolición de la ve- impuesto sobre las gavillas «de todo tipo y bajo toda
denominación» (derechos anuales), laudemlos y ven-
57
58

35
tas (derechos casuales). Los diezmos suscitaron un de-
bate encarnizado: finalmente fueron abolidos sin re- del campesinado, ya avanzado desde el Antiguo Régi-
dención, a excepción de los diezmos enfeudados a lai- men, se vio acelerada y la comunidad rural resultó
cos, que fueron declarados susceptibles de redención. todavía más trastornada. Para la masa de pequemos
El índice de redención fue fijadd por el decreto de campesinos, granjeros y Worm, la abolición de la
3 de mayo de 1790: veinte veces la renta anual para feudalidad, auténtica operación blanca, fue, según la
los derechos en dinero, veinticinco veces para los expresión de Lefebvre, «Una amarga decepción».
derechos en especie, y para los derechos casuales a Para la liberación total de la tierra, la revolución
proporción de su peso. La redención era estrictamen- campesina siguió bajo múltiplas formas hasta 1793,
te personal; el campesino también debía pagar los en una auténtica guerra civil que todavía aguarda a
atrasos de treinta años. La redención beneficiaba. Por su historiador. Hizo imposible todo compromiso con
otra parte, sólo a los propietarios que hicieron recaer la aristocracia feudal; empujó hacia adelante la re-
su carga en los arrendatarios, colonos o granjeros. En volución burguesa.
cuanto al diezmo, también aquí los propietarios eran
los únicos en beneficiarse de su supresión: el decreto
de 11 de marzo de 1791 trasladó el peso del diezmo
sobre el granjero o el colono «a razón de la Indemniza-
ción debida al propietario en compensación por la EL LIBERALISMC,1 BURGUÉS
contribución que sustituye al diezmo y con la que
resultan gravados de ahora en adelante granjeros y
colonos». El compromiso histórico y social sobre la feudall-
La redención de los derechos feudales constituyó dad da la medida exacta de la obra de la Asamblea
la base económica del compromiso con la aristocra- constituyente: si bien los principios fueron proclama-
cia, buscado desde 1789 por una parte de la burgue- dos con solemnidad, no dejaren de ser modificados en
._síe—Sin duda la abolición de los «efectos generales del el sentido de los intereses de los propietarios.
régimen feudal» (título I del decreto de 15 de marzo Lo que más le Importa a la burguesía es la liber-
de 1790), la supresión de la organización feudal de la tad. Primero se preocupa de la libertad económica,
propiedad inmobiliaria, la reforma administrativa y aunque no se haga ninguna mención de ello en la
judicial, provocaban la destrucción del poder sehorial Declaración de Derechos de 1789:sln duda porque la
y sentaban las bases del estado nacional unificado. libertad económica era obvia a los ojos de la burgue-
Pero, como consecuencia de la redención, la abolición sía, pero también porque las mesas populares seguían
de la feudalidad se realizaba bajo la forma de un com- profundamente apegadas al viejo sistema de produc-
promiso eminentemente favorable a la aristocracia. Al ción que, mediante la reglamentación y la tasación,
recaer, a fin de cuentas, la carga especialmente sobre garantizaba en una cierta medida sus condiciones de
los granjeros y los colonos, no todos los campesinos vida. El laissez faite, laissez poner constituyó, sin
liberados del régimen seflorial lo eran en las mismas embargo, a partir de 1789, el fundamento de las nue-
condiciones económicas y sociales: la diferenciación vas instituciones. La libertad de la propiedad se derivó
de la abolición de la feudelldad. La libertad de cultivo
59
60

36
. . •
consagró el triunfo del individualismo agrario, aunque
el Código Rural del 27 de septiembre de 1791 mantu- libremente, a condición de qua la manifestación de las
vo, no sin contradicción, el pasto libre y el derecho de opiniones no altere el orden establecido por la ley
- tránsito si estaban basados en un capítulo o en la cos- y a reserva de responder chal abuso de esa libertad
tumbre. La libertad de producción se generalizó con la (arta. 10 y 11). La libertad religiosa fue objeto, sin em-
supresión de los monopolios y de las corporaciones:la bargo, de curiosas restricciones, siendo solamente
ley de Allarde de 2 de marzo de 1791 suprimió las tolerados los cultos disidentes, En el plano político, el
corporaciones, gremios y mandos intermedios, así liberalismo burgués se .encarnó en la Constitución lla-
como también las manufacturas con privilegios. La mada de 1791, pero cuyas principales disposiciones
libertad del comercio Interior fue acompañada de la fueron votadas a partir de finales de 1789: sobre la
unificación del mercado nacional mediante la aboli- base de la soberanía nacional y de la separación dolos
ción de las aduanas interiores y de los peajes, el retro- poderes (arta. 3 y 6 de la Declaración), organizó un
ceso de las barreras que Incorporó a las provincias del sistema representativo caracterizado de hecho por el
extranjero efectivo, mientras que la abolición del privi- predominio de la Asamblea legislativa. La descentrali-
legio de las compañías comerciales liberaba el co- zación administrativa, le reforma judicial, la nueva
mercio exterior. Por último, la libertad de trabajo, indi-• organización fiscal y hasta la reorganización de la igle-
solublemente ligada a la libertad de empresa: la ley sia por la Constitución civil del clero (12 de' julio de
La Chapeller del 14 de jimio de 1791 prohibió, contra- 1790) respondían al mismo deseo de liberalismo: en
riamente al derecho de asociación y de reunión, la el marco de una organización territorial coherente y
coalición y la huelga. El individuo libre lo es también racional, todos los administradores eran elegidos,
para crear y producir, para buscar el beneficio y incluso los obispos, por sufragio censatario.
para emplearlo como quiera. En realidad, el libera- La Igualdad fue íntimamente asociada ala libertad
lismo basado en la abstracción de un individualismo por la Declaración de Derechos; había sido ávidamen-
social igualitario, beneficiaba a los más fuertes: la te reclamada por la burguesía en contra de la arista-.
ley Le Chapelier constituyó, hasta 18.64 para el Gracia, por los campesinos frente a sus señores. Pero
derecho de huelga y hasta 1884 para el derecho sin- únicamente puede tratarse de igualdad civil. La ley es
dical, una de las piezas maestras, del capitalismo de la misma para todos, todos los ciudadanos son iguales
libre competencia. a sus ojos; dignidades, cargos y empleos son igual-
La libertad comprende naturalmente también las mente accesibles para todos sin distinción de cuna
libertades públicas y políticas. Es un derecho natural (art. 6 de la Declaración). Las distinciones sociales ya
imprescriptible, según el art. 2 de la Declaración de sólo están basadas en la utilidad común (art. 1), las
Derechos, limitado solamente por la libertad del próji- virtudes y los talentos (art. 6); el impuesto debe ser
mo (art. 4). Es, en primer lugar, la de la persona, la repartido igualitariamente entre todos los ciudadanos,
libertad Individual garantizada contra las acusaciones en razón de tus facultades (art. 13). La igualdad civil
y los arrestos arbitrarios (art. 7) y por la presunción recibió, no obstante, una singular alteración por. el
de Inocencia (art. 9). Los hombres, dueños de sus mantenimiento do la esclavitud en las colonias: su
• personas, pueden hablar y escribir, imprimir y publicar abolición habrfa lesionado los intereses de los grandes
propietarios de plantaciones, cuyo grupo de presión
thul •61
62

37
era especialmente influyente en la Asamblea. De del campesinado: reforzó le preponderancia de los
igualdad social no podía n1 hablarse: la propiedad es propietarios.
proclamada, en el art. 2 de la Declaración, derecho La Constitución civil del clero, votada el 12 de
natural e imprescriptible, sin preocuparse por la julio de 1790 y que multiplicaría las dificultades de la
Inmensa masa de quienes no poseen nada. La propia Revolución, se Inscribe en el marco del liberalismo
igualdad política fue contradicha por la organización burgués; se derivaba necesariamente de la reforma
censataria del voto; los derechos políticos, por la ley del estado y de la administración. Con el clero regular
de 22 de diciembre de 1789, fueron reservados a una ya suprimido el 13 do febrero de 1790, la Constitu-
minoría de propietarios, distribuidos en tres categorías alón civil reorganizó el clero acicular. Las circunscrip-
jerarquizadas según la contribución: ciudadanos acti- ciones administrativas pasaban a ser el marco de la
vos agrupados en las asambleas primarias; electores nueva organización eclesiástica: un obispo por depar-
que formaban las asambleas electorales departa- tamento. Los obispos y párrocos eran elegidos como
mentales; por último, elegibles para la Asamblea le- los demás funcionarios: estos por la asamblea electo-
gislativa. Los ciudadanos pasivos estaban excluidos ral del distrito, aquellos por la del departamento. Los
del derecho al voto, porque no alcanzaban el canon recién elegidos serían nombrados por sus superiores
prescrito. eclesiásticos, los obispos por sus metropolitanos en
El nuevo orden social debía ser singularmente vez de por el Papá. La Iglesia de Francia se convertía
reforzado por dos reformas íntimamente relacionadas, en una Iglesia nacional. Se aflojaban sus vínculos con
medidas extremas a las que la burguesía constituyen- el papado, los breves pontificios eran sometidos a la
-tirfOe llevada como a pesar suyo por la necesidad de censura gubernamental, se suprimían las anotas. SI
resolver la crisis financiera. El 2 de noviembre de bien el Papa conservaba la primacía espiritual sobre la
1789 los bienes del clero fueron puestos «a disposi- Iglesia francesa, se le quitaba toda jurisdicción. Ahora
ción de la nación»; el 19 de diciembre, 400 millones bien, la Constituyente dejó al Pepa el cuidado de «bau-
fueron puestos en venta, representados por una suma tizar a la Constitución dvil», os decir, de darle la con-
igual de asignados, bonos al 5% que constituían un sagración canónica. El Papa ya había condenado la
empréstIto con garantía del estado y reembolsables Declaración de los Derechos del Hombre tachándola
en bienes del clero. La operación fracasó. El 27 de de impía; sus reproches eran numerases; Aviñón repu-
agosto de 1790 el asignado se convirtió en billete de diaba la soberanía pontificia y reclamaba su anexión a
banco. La depreciación de ese papel moneda, la infla- Francia. Píe VI dio largas al asunto. Cansada de espe-
ción y la carestía de la vida relanzaron la agitación rar4, la Constituyente exIgió a todos los sacerdotes, el
social, al tiempo que golpeaban duramente la riqueza 27 de noviembre de 1790, el juramento de fidelidad a
adquirida. Con la venta de los bienes nacionales favo- la Constitución del reino, y por lo tanto a la Constitu-
recida por el asignado, la Revolución se encaminó ción civil incluida en ella. Sólo siete obispos prestaron
hacia un nuevo reparto de la riqueza en bienes raíces juramento. Los párrocos se dividieron en dos grupos,
que acentuó su carácter social. La venta de los bienes casi Iguales, pero muy desigualmente repartidos:jura-
nacionales, así como la recompra de los derechos mentados o constitucionales eran mayoría en el
señoriales, •no fue concebida en función de la masa sudeste, y refractarios o no juramentados en el obste,
&be
63 64

38
La condena de la Constitucitih iWpor parte del Papa
consagró este estado de hecho. Los breves de 11 de
marzo y 13 de abril de 1791 condenaron solemne- EL COMPROMISO IMPOSIBLE
mente los principios de la Revolución y la Constitución
civil: el cisma estaba consumado. A partir de ese
momento el país quedó dividido en dos. La oposición Sobre la base del compromiso económico y social
refractaria reforzó la agitación contrarrevolucionaria, que constituía la redención de los derechos señoriales
el conflicto religioso aumentó el conflicto político. y en el marco del liberalismo censatario que consagra-
-- Las contradicciones que marcaron su obra dan ba los derechos de le propiedad y la preponderancia
cuenta del realismo de los Constituyentes y de que, de la riqueza, la burguesía constituyente se dedicó
cuando se trataba de defender sus Intereses de clase, intensamente, y durante mucho tiempo, a buscar un
no se preocupaban demasiado por los principios. Los compromiso político con la aristocracia. La resistencia
principios del 1789 tuvieron, de todas formas, un eco obstinada de la pequeña nobleza que en buena parte
que está lejos de apagarse. La Declaración adoptada vivía de sus cánones y la voluntad tozuda y agresiva
el 26 de agosto concreta lo esencial de los derechos de los campesinos de acabar con todos los restos de
del hombre y de los derechos de la nación, con una feudalismo pudieron con la política de compromiso y
preocupación por lo universal que supera singular- conciliación: la estabilización fue imposible.
mente el carácter empírico de las libertades Inglesas, El compromiso político que, a Imagen de la Revo-
tal como, habían sido proclamadas en el siglo xvii. En lución Inglesa de 1888, había implantado sobre las
cuanto a las Declaraciones norteamericanas de la masas populares sometidas el dominio de la alta bur-
guerra de Independencia, apelaban al universalismo guesía y de la aristocracia, fue buscado primero en
del derecho natural, pero no sin ciertas restricciones septiembre de 1789 por los monárquicos o anglórna-
que limitaban mucho su alcance. Los principios sobre nos, partidarios de una cámara alta, fortaleza de la'
los que la burguesía constituyente construyó su obra aristocracia, y de un veto real absoluto. Mounier creyó
aspiraban a basarse en la razón universal. La Declara- posible obtener en 1799, corto en 1788 en Vizille, el
ción les dio una expresión clamorosa. Desde ese consentimiento da los tres órdenes para una revolu-
momento las «reclamaciones de los ciudadanos, basa- ción limitada. Esta revolución ele los notables fracasó;
das en principios sencillos e indiscutibles», únicamen- el 10 de octubre de 1789 Nlounler abandonó Versa-
te podían. dirigirse «hacia el mantenimiento de la ba; el 22 de mayo de 1790 emigraba. Ya sea *Por
Constitución y hacia la felicidad de todos»: una fe opti- incomprensión, ya sea por ambición, La Fayette duró
mista en la omnipotencia de la razón, muy de acuerdo mil-tiempo: su política tendió a conciliar, en el marco
con el espíritu del Siglo de las Luces, pero que no de una monarquía constitucional a la inglesa, a la aris-
pudo resistir a la presión de tos intereses de clase. tocracia terfatenlente con la burguesía negociante. En
1790 La Fayette domina la vida política y triunfa en la
Federación del 14 de julio. No obstante, se desenmas-
caró al aprobar la represión dirigida por su primo Boul-
lle contra la guarnición sublevada de Nancy en agosto

66
• Ikta 65

39
de 1790: su popularidad se vino' abajo. El Triunvirato
extranjeras y los inicios de la contrarrevolución ali-
pronto tomó el relevo. Barnave fue quien mejor que
mentaban sus esperanzas, mientras que las revueltas
nadie definid el contenido social y político del compro- agradas suscitadas en muchas regiones por la obliga-
miso en su discurso vehemente del 15 de julio de ción de la redención de los derechos feudales endure-
1791 :«¿Vamos a acabar la Revolupión o vamos a vol- cían su postura de rechazo. Le huida del rey, el 21 de
ver a iniciarla?... Un paso de más sería un acto funes- junio de 1791, las formaciones armadas de los emi-
to y culpable. Un paso de más en la línea de la libertad grados en el Rhin y finalmente la guerra, deseada y
sería la destrucción de la monarquía, en la línea de la buscada desde 1791, demostraron que la aristocracia
igualdad sería la destrucción de la propiedad». De prefería, por intereses de clase, traicionar a la nación
acuerdo con La Fayette, los triunviros Barnave, Du antes que ceder.
Port y Larneth pretendían revisar la Constitución, La política de conciliación entre la aristocracia y-la
aumentar el censo, reforzar los poderes del rey: esta alta burguesía era quimérica. en tanto no se hubieran
política exigía tanto el apoyo de los aristócratas como destruido irremisiblemente los últimos vestigios de la .
el asentamiento de Luis XVI. El rechazo de la aristo- feudalidad. Mientras duró la esperanza de ver resta-
cracia y del rey, el recurso al exterior, la guerra, en fin, blecidos sus antiguos derechos con una vuelta a la
acabaron una vez más con esa política. monarquía absoluta, la aristocracia se negó al triunfo -
La aristocracia no lo lamentó, de modo que final- del orden burgués. Cuando le feudalidad apareció
mente se hizo inevitable, para romper su resistencia, corno destruida para siempre (pero fue necesario que
recurrir a las masas populares. Su apego obstinado al llegara 1793 y el Terror) y tacto tantatlya de restaura-
privilegio, su exclusivismo a ultranza, su mentalidad ción fue totalmente Imposiblelporo después de quin-
feudal Impermeable a los principios burgueses situa- ce años de dictadura napoleónice, el fracaso de los
ron a la mayor parte cls la nobleza francesa en un ultras y las Tres Gloriosas do 1830, la aristocracia
rechazo total. En cuanto a la monarquía, su actitud acabó por aceptar el compromiso político que, bajo
demostró, si aún hacia falta, que era claramente el la monarquía de julio, la vinculó al poder con la alta
instrumento de supremacía de una clase: el llama- burguesía.
miento al ejército al que la Corte se dirigió desde los En cuanto a los campesinos, estos se opusieron,
primeros días de julio de 1789 pareció significar el fin
y no menos encarnizadamente, al compromiso de la
de la Revolución. La aristocracia, en su mayoría, no redención'. La Asamblea constituyente, llena de ilu-
aceptó ni los decretos de 5 y 11 de agosto de 1789,
ni la Declaración de los Derechos: es decir, la destruc-
dón, aunque parcial, de la feudalidad. «No consentiré ' El Importante problema de la recompre de los derechos feudales y de su
abolidlóridefirildva fue abordado por Segun. ph„ Le lágisletIon civil° de lo Revo-
jamás, declaró Luis XVI, que se despoje a mi clero y a lution Itanyelse, 1998; en un rasuman qua sigile hiendo válido, por Aulard, A.. Le
mi nobleza.» Las jornadas populares de octubre le Revolution freneals, et le réglale féodel, 1911.1; por Garaud, M.. La Revolution et
la proprIétá fono/dei, 1959. Pero unas monograflas locales o regionales permltl-
impusieron la aceptación de los decretos. En 1790, rten elaborar un auténtico cuadro da conjunto da la supervivencia parcial. de las
mientras el rey utilizaba a La Fayette pese a detestar- vicisitudes y la desaparición final del régimen feudal durante la Gevoluoldni sólo
lo, la aristocracia se obstinaba en su resistencia. Las disponemos da dos obras de esa tipo; Ferradtm A., Le moho: das Omite Modelo
dan: le Gironda (7 790-93), 1929; MilIot, J., Veholition des drafts SeigneUrlaux
maniobras de los emigrados, las intrigas de las cortes dans le dépertement duøoubs et die reglan corneo/se, 1941. También sobre las

67 68

40
alones, esperaba de esa ley •une pronta y equitativa libertad prometida, como ilusoria. El paso de la decep-
desaparición del régimen feudal. La ley suscitó entre ción a la cólera se dio tanto rnás rápido cuanto que los
los contemporáneos un máximo Interés, al mismo señores se empeñaron en cacIbir no solamente los
tiempo que provocaba discusiones y oposición, como derechos que conservaban sino lo atrasado de los
testimonian no solamente los documentos del Comité derechos suprimidos: la supervivencia de la feudali-
feudal de la Constituyente y del Comité de legislación dad, después de su abolición de principio la noche
de la Convención, sino también los archivos de los del 4 de agosto, no pertenece al campo de la imagi-
Directorios de departamento y de distrito, los del nación mítica.
Registro y las actas de los notarios. Pese e la procla- En esas condiciones, desde 1799 hasta 1793 una
mación del principio de la redención el 4 de agosto de auténtica guerra civil enfrentó a campesinado y aristo-
1799, los deudores sólo pudieron empezar a pensar cracia, con mayor o menor Intensidad según las regio-
en su liberación a partir de la publicación del decreto nes. En el departamento del Doubs, donde sin embar-
_ de 3 de mayo de 1790, que organizaba la redención go sólo se señala un incidente violento después de__
según tos principios establecidos por la ley del 15 de 1789 las-trivialidades desaparecieron desde ese
marzo anterior: les primeras ofertas regulares de los mo año; lo atrasado de prestaciones abolidas sin
deudores parecen haberse producido en junio. Esta indemnización dejó de cobrarse; e finales de 1789 la
lentitud exasperó a los mejor dispuestos. La mala mayoría de las comunidades rechazaron los cánones
redacción di los decretos de 4 de agosto, que empe- considerados suprimidos y apoyaron a los campesinos
zaban con la solemne afirmación de que «la Asamblea perseguidos; el rechaso del diezmo fue común én
constituyente acaba totalmente con el régimen feu- 1790; en 1791 una multitud de juicios condenaron a
dal», aumentó la confusión: los campesinos tomaron los recalcitrantes; 1792 vio generalizarse una sorda
la fórmula al pie de la letra, sin querer tener en cuenta efervescencia. En muchas otras regiones la revuelta
las excepciones que los propios decretos establecían, agraria no cesó desde 1789 hasta 1793, atenuando-
y consideraron nulas las leyes de 1790. Es fácil imagi- se, alcanzando cotas altas en las épocas de la recogi-
nar la influencia de ese estado de ánimo en la práctica da feudal o de carestía de los granos. Graves alterca-
de la redención. Debido sobre todo a una omisión sin- dos o auténticos levantamientos a fines de 1789 en el
gular, no se previó ninguna medida financiera espe- Aisne, el Bocage normando, el Anjou, el Franco Con-
cial, ninguna institución crediticia que hubiera permiti- dado, el Deifinado, el Vivarals, el Roseildn. En enero
do a los deudores conseguir el dinero Indispensable de 1790 hubo levantamientos en el Quercy y el Peri-
para su liberación. Un gran número de campesinos no gord, así como en la Alta Bretaña, de Ploairmel a
disponía de los adelantos necesarios: la redención se Redqp, en mayo en el Dorbonesado; durante la siega,
mostraba como imposible, salvo para los ricos; la rechazo de los diezmos y de los Impuestos sobre las
gavillas en todo el Gatinals. El Guaral/ y el Périgord se
sublevaron de nuevo en al invierno de 1791-92; en la
revueltas agrades y los leveMerMentoe que, desde el Gran Miedo de 17139 hasta primavera el Gard, el Acababa y el Lazare, el Tern y el
la abolición definitiva de los derechos feudales 117 de julio de 1793), marcaron la Cantal se vieron afectados; el Arito en otoño, en tan-
historia revolucionaria del campesinado, sólo disponemos de estudios ocales
fragmentario:. teta historia está por escribir.
to que una Inmensa InsurrecciOn por la tasación afeo-

70
Rhe 69

41
-
taba, desde la primavera hasta el otoño, a la Beauce y María Antonieta escribía a su amigo Fersen, a propó-
sus alrededores. Los colonos se levantaron, en julio de sito del partido que, en la nueva Asamblea, incitaba a
1793, en el Gers; en julio y agosto, el departamento la guerra: «i Los imbéciles I, no ven que eso es servir-
de Seine-et-Marne se vio también afectado por alter- nos a nosotros». En la Asamblea legislativa que sé
reunió el 1. 0 de octubre de 1791, la guerra fue, en
cados por culpa de los impuestos sobre las gavillas.
Es Indudable que los derechos señoriales y los efecto, deseada por la izquierda bajo el impulso de
hombres nuevos a los que loa contemporáneos, por el
diezmos no siempre eran los únicos que .estaban en
nombre de su jefe do filas, denominaron brissotinos y
juego; si bien la excelente cosecha de 1790 d'atendió
que, desde Lamartine, llamamos girondinos.
la situación, los problemas en los mercados y las tra-
bas a la circulación de los granos se multiplicaron al Los girondinos, representantes de la alta burgue-
acercarse la primavera de 1792:el odio contra el diez- sía negociante, intentan acabar con la contrarrevolu-
mo exasperó la resistencia contra la deducción feudal ción, sobre todo para restablecer el crédito del asigna-
y la obligación de la redención. La aristocracia, cada do, necesario para la buena marcha de las empresas.
vez más amenazada, endurece su rechazo, encona los La guerra, que la aristocracia desea para realizar por la
Incidentes. Tanto como los movimientos populares derrota la contrarrevolución interior, no es rechazada
urbanos, el antagonismo de las clases en el campo por la burguesía negociante: ¿no han sido siempre los
aprovisionamientos a los ejércitos una fuente de
empujaba hacia adelante la Revolución.
beneficios considerables?; ¿guerra contra Inglaterra?
No es muy probable. La base del poder de esti-5W:
guesía negociante reside en la prosperidad de los
La huida del rey a Varennes, el 21 de junio da puertos, Marsella, Nantes y sobre todo Burdeos, cen-
1791, demostró escandalosamente la inutilidad de la tros vitales del capitalismo de esa época, esencial-
política de compromiso. Por más que la burguesía
mente comercial. Los girondinos, que habían desen-
constituyente desencadenara el Terror tricolor, refor-
cadenado la guerra continental desde abril de 1792,
zara el carácter censatorio de la Constitución, la ruptu-
no declararon la guerra a Inglaterra hasta febrero de
ra todavía se agravó, como demostraron los miedos y
1793:la guerra marítima comprometía el comercio de
sus cortejos de violencias e incendios. El conde de
las islas y la prosperidad de las ciudades marítimas, La
Dampierre, que había venido a saludar al rey a la vuel-
guerra continental respondía mejor a los cálculos poli-
ta de Varennes, fue asesinado por sus campesinos
ticos de la burguesía girondina. Atacar al Antiguo Ré-
cuando su pesada berlina se alejaba de Sainte-
gimen europeo significaba llevar al paroxismo la lucha
Menehould. El rey apareció desde entonces, a los ojos contra la aristocracia, desenmascararla, dirigirla a
de las masas, como el enemigo más temible: la huida voluntad. «Señalemos por adelantado un lugar para
a Varennes había «rasgado el velo». los traidores- y que ese lugar sea el cadalso», gritó
La guerra exterior constituyó para la aristocracia Guadet el 14 de enero de 1792.
un último recurso. «En lugar de una guerra civil, esta Pero la burguesía girondina se mostró incapaz de
será una guerra exterior —escribía Luis XVI el 14 de dirigir sólo con sus fuerzas esa guerra contra la aristo-
diciembre de 1791.a su agente Breteuil—, y las cosas cracia: por egoísmo de clase rechazó la ayuda del pue-
irán muelle mejor.» Y ese mismo 14 de diciembre
72
!hui 71

42
., •
blo. Así se cumplieron las previsiones de Robesplerre, de les Inquietudes, y al que se ama tanto por lo que
en sus grandes discursos a los jacobinos, cuando cuesta como por lo que se espera de él.» La patria no
decía que antes de combatir a la aristocracia más allá se concibe, para los ciudadanos pasivos, más que en
de las fronteras había que destruirla en el Interior. Ya la igualdad real de derechos.
• la Gironda, so pretexto de que la guerra exigía la Ahora bien, la crisis necional, al sobreexcitar el
unión, había salido fiadora, a principios de 1792, de sentimiento revolucionario, acentúa los enfrentamien-
La Fayette y había apoyado al ministro de Asuntos tos sociales en el propio seno del antiguo tercer
Exteriores, el conde de Narbonne; esbozo anticipado orden. Más aún que en 1789, la burguesía se inquie--
de ese régimen de los notables del que Madame de ta. Los ricos son acusados por armar a voluntarios;
• Staál, la amante de Narbonne, fue justamente una de como la inflación sigue causando estragos, aumentan
sus teóricos y que conciliaba los Intereses de la aristo- los problemas en las subsistencias. El asesinato de
• cracia terrateniente unida y los de la burguesla nego- Simoneau, alcalde de Etampes, el 3 de marzo de
ciante. Los reveses de la primavera de 1792, a través 1792, puso de manifiesto la oposición irreductible
de los cuales la Gironda entrevió la necesaria alianza entre las reivindicaciones populares y las concepcio-
con las masas populares para asegurar la victorla, nes burguesas respecto al comercio y a la propiedad.
• revelaron sus vacilaciones, cuando no su duplicidad: Mientras que - en París, en mayo, Jacques Roux ya
• consentían recurrir al pueblo, como en la jornada del reclama la pena de muerte contra los acaparadores,
- 20 de junio de 1792, pero en la medida en que este se en Lyon, el 9 de junio de 1792, el funcionario munici-
atuviera a los objetivos que ella le había marcado. pal Lauge, presenta sus medios sencillos y fáciles para
La crisis nacional, conjugándose con la crisis eco- fijar la abundancia y el justo precio del pan». Un I
nómica, multiplicaba, sin embargo, el empuje de las espectro atormenta desde ese rnoinento a la burgue-
masas: elitusiasmo nacional y movimiento revolucio- sía: la «ley agraria», esto es, el reparto de la propiedad. • '
nario son inseparables, un conflicto de clases apoya y En tanto que Pierre Dolivier, párroco de Mauchamp,
exacerba el patriotismo. Los aristócratas oponen el asume la defensa de los amotinados de Etampes, la
rey a la nación, de la que se mofan; los del Interior Gironda hace decretar una ceremonia fúnebre en
esperan al Invasor; los emigrados combaten en las honor de Simoneau y que su manto de alcalde sea
filas enemigas. Para los patriotas del 1792 se trata de colgadp de las bóvedas del Panteón. Eso representará
salvaguardar y promover la herencia del 1789. Los el punto de ruptura que pronto va a separar a gironcil-
ciudadanos pasivos, siguiendo los consejos de los pro- nos y montañeses, y se expresan las razones profun-
pios girondlnos, se arrrian de picas, 'se ponen el gorro dasele lo que la historia ha denominado púdicamente
rojo, multiplican las sociedades fraternales. ¿Rompe- «la debilidad nacional» de la Gironda. Los girondinos,
rán los marcos de la nación censataria/ «... La patria representantes de la burguesía, ardientemente apega-
—escribía Roland a Luis XVI en su célebre carta del dos a la libertad económica, tuvieron miedo de la huel-
10 de junio 1792-4a no es tan sólo una palabra que ga popular que habían provocado con su política de
la imaginación se haya complacido en embellecer; es guerra; su sentido nacional nunca fue lo bastante
un ser al. que se ofrecen sacrificados...; que se ha fuerte para acallar en ellos la solidaridad de clase.
creado eón grandes esfuerzos, que se educa en medio En el momento de dar el paso, temiendo poner en

73 74

43
peligro si no la propiedad sí al menos la preponderan-
cia de la riqueza, la Gironda se asustó de la insurrec-
ción popular que en principio había favorecido y que el
10 de agosto de 1792 echó abajo, con el trono y la
Constitución de 1791, los marcos estrechos de la
nación censataria. El 10 de agosto se hizo si no pese
a la Gironda, sí al menos sin ella: esta abstención le
fatal.
Tanto como nacional, por la presencia de los
federados marselleses y bretones, la insurrección del
10 de agosta 1792 fue también social. Las barreras
que dividían a la nación cayeron. Los ciudadanos pasi-
vos entraron en masa, a partir de julio, en las asam-
bleas de sección y en los batallones de la guardia
nacional. El 30 de julio, la Asamblea legislativa habla
consagrado un estado de hecho al decretar la admi-
sión de los pasivos en la guardia nacional. «Mientras
la patria está en peligro —según la sección parisiense
de la Butte-des-Moulins— al soberano (el pueblo,
según Rousseau) debe estar en su sitio :a la cabeza de
los ejércitos, a la cabeza de los negocios, debe estar
en todas partes.» Mediante el sufragio universal y el
armamento de los ciudadanos pasivos, esta «segunda
revolución» integró al pueblo en la nación y marcó la
llegada de la democracia. Después de tentativas inúti-
les, los viejos partidarios del compromiso se anularon
ellos mismos. Dietriech trató de sublevar a Estrasbur-
go, después huyó; La Fayette, abandonado por sus
tropas, se pasaba a tos austríacos el 19 de agosto de
1792. Pero más aún, la entrada en escena de los
ians-culottes levantó a una fracción de la burguesia:
ya se afirmaban las resistencias contra la república
democrática y popular que anunciaba la «segunda
revolución» del 10 de agosto. «Una clase concreta de
ciudadanos —había' declarado la sección parisina del
Teatro Francés, el 30 de julio de 1792— no puede
arrogarse el derecho exclusivo de salvar a la patria.»

75

44
2. Año 1793 .
¿República burguesa
o democracia popular?
(1792-95)

4$
EL DESPOTISMO DE LA LIBERTAD

Girondinos y monteheses (1792-931

La rivalidad entre la Gironda y la Montaña, pese a


su común pertenencia burguesa, reviste, como conse-
cuencia de las opciones políticas, un innegable carác-
ter de clase. La Gironda, portavoz de la burguesía
negociante, pretende defender la propiedad y la liber-
En el conflicto que desde ese momento es el de la tad económica contra las limitaciones que reclamaban
los sans-culottes: reglamentación, tasación, requisa,
Francia revolucionarla y la aristocracia europea, una
parte de la burguesía se dio cuenta de que no podía curso forzoso del papel moneda. Los girondinos; im-
vencer sin el pueblo: los montañeses se aliaron con buidos del sentimiento de las jerarquías sociales, sen-
los sans-culottes. Pero esta intrusión popular en la tían un rechazo instintivo ante el pueblo; reservaban
para su clase el monopolio gubernamental. Estigmati-
escena política pareció una amenaza su prerna para los
zando a jacobinos 'y montañeses en un Llamamiento
intereses de la gran burguesía, que en boca de Brissot
a todos los republicanos de Francia, Brissot escribía
denunció «la hidra de la anarquía». «Vuestras propie-
en octubre de 1792: que «los desorganizadores son
dades están amenazadas», proclamó Pétion, haciendo
aquellos que quieren nivelado todo: propiedades, bie-
un llamamiento a los propietarios a finales de abril de
nestar, precio de los productos, diversos servicios a
1793, «La igualdad no es más que un vano fantasma
—replicó el fanático Jacques Floux el 25 de junio de prestar a la sociedad». Robespierre habla contestado
1793— cuando el rico, a través del monopolio, ejerce por adelantado en el primer número de las Lettres-á-
el derecho sobre la vida y la muerte de su semejante,» ses commettants (Canas a sus comitentes), el 30 de
Así se inicia, en la primavera de 1793, el drama en septiembre 1792, denunciando a los falsos patriotas
«que sólo quieren constituir la República para sí mis-
que acabó por venirse abajo, ante las exigencias de la
revolución burguesa, la República popular que querían mos, que sólo pretenden gobernar en beneficio de los
ricos». Los montañeses, y sobre todo los jacobinos, se
confusamente los psans-culortes. Se marca así por
esforiaron por dar a la realidad nacional un contenido
adelantado el antagonismo irreductible entre las aspi- positivo capaz de atraer a las masas populares. Saint-
raciones de un grupo social y el estado objetivo de las
Just, en su discurso sobre las subsistencias, el 29 de
necesidades históricas.
noviembre de 1792, subrayó la necesidad «de sacar al
pueblo de un estado de incertidumbre y de miseria
79 que le corrompe»; «podéis dar en un momento una
patria al pueblo francés»: deteniendo los estragos de

80

46
la inflación, garantizándole su subsistencia, uniendo en la solidaridad reforzada .odre la burguesía monta-.
«estrechamente su felicidad y su libertad». 'Robaseis- ñesa y el pueblo sans-culotte, la ejecución del rey no
rre todavía fué más claro, el 2 de diciembre de 1792, fe dejó más salida que la victoria.
en su discurso sobre los problemas frumentarlos en Las derrotas de. marzo de 1793, la insurrección de
Eure-et-Loir: la Vendée y el peligro que produjo sellaron el destino
de la Gironda. Esta se negó hasta el final a cualquier
«De todos los derechos, el primero es el de existir. Por concesión. Vergniaud proclamaba aún el 13 de marzo
lo tanto. la primera ley social es aquella que garantiza a de 1793 que «la igualdad para el hombre social no es
todos los miembros.de la sóciedad los medios para existir; sólo la de derechos»; esto era mantener la primacía de
todas las demás están subordinada', a esta.» la propiedad y de la riqueza, Las jornadas del 31 de
mayo al 2 de junio de 1793, en las que las secciones
Las necesidades de la guerra y su sentido nacio- parisienses eliminaron a los girondinos de la Conven-
nal llevaron a los montañeses a acercarse a los sana- ción, presentan un doble aspecto nacional y social.
culottes: la situación de la República exigía medidas Jaurés ha negado su carácter de clase:los girondinos
extraordinarias que solamente se concebían con el habrían perdido «sencillamente [por su] espíritu de
apoyo popular; se trataba una vez más de ganarlo a partido reducido a espíritu cla facción y de camarilla».
través de una nueva orientación social. Eso es cierto si nos limitamos a considerar el aspecto
El proceso y la muerte del rey volvieron inexpiable parlamentario de esas jornadas; pero el papel de la
el conflicto entre la Glronda y la Montaña,-al precisar sans-culotterie parisiense y la eliminación de la alta
los perfiles de la nueva realidad política. Saint-Just burguesía subrayan su contenido social. Esas jorna-
fue el primero en plantear el problema del juicio de das, que fueron un sobresalto revolucionario, consti-
Luis XVI desde la óptica nacional: «Queremos la repú- tuyen también un reflejo nacional, una reacción defen7
blica, la independencia, la unidad... Luis XVI debe ser siva y punitiva contra una nueVa manifestación del
juzgado como un enemigo extranjero» (13 de noviem- complot aristocrático. El dasarrollo del movimiento .
bre de 1792). La ejecución del rey, el 21-de enero de seccionario de los departamentos había aclarado de
1793, al asestar un golpe decisivo al sentimiento antemano. este aspecto: bajo la máscara de la oposi-
monárquico, acabó de liberar la Idea de nación de su ción glrondina, en Burdeos, en Marsella, más aún en
forma real. Hizo imposible todo compromiso entre los Lyon, la contrarrevolución aristocrática volvía a pasar
regicidas y los «apelantes», partidarios del llamamien- a la ofensiva. El federalismo, extensión de la guerra
to al pueblo para salvar a Luis XVI propuesto por Ver- civil cuya iniciativa había sido tomada desde mayo de
giriaud. Empeñándose en salvar al rey, los girondinos 17V3 por el movimiento seccionado, presenta el mis-
esperaban circunscribir el conflióto con Europa. Se mo doble aspecto. Su contenido social es todavía más
inclinaban así, consciente.° inconscientemente, hacia fuerte que su tendencia política. La persistencia de los
el compromiso con ,la aristocracia: actitud inconse- particularismos regionales lo explica en parte, pero lo
cuente por parte de unos hombres que, en noviembre explica más todavía la solidaridad de los Intereses de
de 1792, habían preconizado la guerra de propagan- clase: la insurrección federalista agrupó a los partida-
da. A la nación, identificada con la república y basada rios del Antiguo Régimen, a los feuillants que seguían

81 82

47
_

apegados al sistema censatario, a la burguesía preo-


cupada por la propiedad y la libertad de beneficios. A partir de ese Momento se plantaron dos serios
Por adhesión a los principios del 1789 y por su preo- problemas a lo largo del año II. Un problema político:
cupación por la independencia nacional, los girondl- ¿cómo conciliar el comportamiento propio de los"
sans-culottes con las exigencias de la dictadura revo-
nos rechazaron la alianza vendeana y la llamada al
extranjero: pero, por su desconfianza en las masas lucionaria y las necesidades de la defensa nacional?
populares, por su repugnancia a Integrarlas en una Dicho de otra forma: ¿cómo resolver el problema de
nación ampliada, no dejaron de hacer el juego de la las relaciones entre la democracia popular y el gobier-
aristocracia y ala coalición. no revolucionarlo? Un problema de tipo social: ¿cómo
conciliar las aspiraciones y las reivindicaciones econó-
micas de los sans-culottes con las exigencias de la
Montañeses, jacobinos y «sana-culottes» burguesía que sigue siendo el elemento dirigente de la
(1793-94) Revolución? Dicho de otra forma: ¿cómo resolver el
problema de las relaciones entre las masas populares
Apenas eliminada la Gironda, la Convención, diri- y las clases dominantes? Pero, ¿estaba en manos de
gida ahora por los montañeses, se vio entre dos fue- los hombres del gobierno la posibilidad de superar las
gos. Mientras la contrarrevolución recibía un nuevo contradicciones inherentes a esta coalición? El peli-
Impulso de la revuelta federalista, el movimiento gro nacional las acalló un momento. Era de prever
popular, exasperado por la carestía y .; la escasez, que, al afirmarse la victoria, volverían al primer plano.
aumentaba su presión, La organización gubernamen- La presión popular se mantuvo con fuerza hasta el
tal se mostró inepta para dominar la situación: Dan- otoño de 1793. Arrancó a la Convención, a quien no
ton, en el Comité de Salvación Pública, negociaba en le agradaban, y a sus reticentes Comités, las grandes
vez de luchar. Mientras 'la Montaña, prisionera ya de medidas revolucionarlas: el 5 de septiembre, el Terror
sus contradicciones, vacilaba, las masas populares, se pone al orden del dla; el 11 se adopta el máximo
Impulsadas por sus necesidadesy sus odios, Imponían nacional de los granos; el 17 se vota la ley de los sos-
las grandes medidas de salvación pública, la primera pechosos; el 29 de septiembre, por último, se insti-
de las cuales fue, el 23 de agosto de 1793, el levanta- tuye el máximo general, es decir, la economía dirigida.
miento en masa. Un gobierno revolucionario pereció Victoria popular, pero también éxito gubernamental:la .
indispensable para disciplinar la presión popular y legalidad ha quedado salvaguardada, el terror legal sa__
mantener la alianza con la burguesía, que era la única impone sobre la acción directa. El Comité de Salva-
que podía proporcionar los cuadros necesarios. Sobre ción-Pública resistió, supo ceder a tiempo y en un
asta doble base social, sans-culotterie y burguesía terreno elégido por él: su autoridad salió robustecida.
montañesa y Jacobina, el gobierno revolucionario fue La oposiciónipopular extremista fue aniquilada 'en la
organizándose pieza por pieza de julio a diciembre de persona de los fanáticos, se. Impuso el silencio a la
1793: sus dirigentes más clarividentes intentaron sal- oposición en la Convención en el gran debate del 25
vaguardar a cualquier precio la unidad revolucionarla de septiembre, se detuvo la descristianización el 6 de
del antiguo tercer estado, es decir, la unidad nacional. diciembre con la evocación solemne de la libertad
Nue
de cultos, en tanto se afirmaba la victoria republica-
83
84
48
. _
na en WattIgnies sobre los austríacos (16 de octubre), cordeleros: terror extremo, máximo aumentado, gue-
y en Maris sobre los vendeanos (13-14 de diciembre). rra a ultranza. Ataque gubernamental contra la des-
. El 10 de octubre de 1793, en el Informe de Saint- cristianización, atenuación del Terror en los departa-
Just, la Convención había declarado al gobierno de mentos a partir de enero de 1794: indicios de que el
Francia, revolucionaria hasta la pez; el 14 frimario del Comité de Salvación Pública, sin proscribir a los extre-
año 11(4 de diciembre de 1793), adoptó el decreto de mistas, pretendía al menos reducirlos ceda vez más.
constitución del gobierno revolucionario. La lógica de Su labor de zapa contra la democracia seccionada
los acontecimientos llevaba a reconstituir le central'- está dentro de esa línea; así habría moderado el Terror
, zación, a restablecer la estabilidad administrativa, a conservándolo como medio da gobierno. La actitud
reforzar la autoridad gubernamental, todas ellas con- gubernamental favoreció la ofensiva dantonista contra
diciones necesarias para esa victoria tan perseguida el sistema terrorista.
por el Comité de Salvación Pública. Pero se había La lucha entre las facciones se desencadenó en el
acabado la libertad de acción del movimiento popular. mismo momento en que la crisis da las subsistencias,
Al subordinarlo todo a las exigencias de la defen- al final del invierno de 1793-94, se agravó brusca-
• sa nacional, e1 Comité de Salvación Pública pretendía mente; fa situación en París empeoró; pareció proba-
no ceder n1 a las reivindicaciones de las masas a ble una explosión popular. Al sumarse la crisis política
expensas de la unidad revolucionaria, ni a las reclama- y el malestar social estallaron las contradicciones del
dones de la burguesía moderada a expensas de la sistema: las consecuencias serían irremediables para
economía dirigida necesaria para sostener la guerra o el movimiento popular, para el gobierno revoluciona-
a expensas del Terror que le garantizaba la obediencia rio, y en última Instancia para la propia Revolución.
de todos. Pero, ¿dónde hallar exactamente un punto
de equilibrio entre esas exigencias contradictorias?
La liquidación de los fanáticos, el frenazo a la des-
cristianización, los ataques sordos contra las organiza-
ciones populares, sobre todo contra las sociedades GRANDEZA Y CONTRADICCIONES
seccionadas, señalaron, en el otoño de 1793, la DE LA REPÚBLICA DEL AÑO 11
voluntad del Comité de Salvación Pública de tomar
distancias respecto al movimiento popular al que has-
ta ese momento había seguido más que dirigido. Pero Tendencias sociales y práctica política
precisamente con todo ello se ponía a merced de la dahrnoyimlento popular'
Convención y favorecía la ofensiva de sus adversarios
en la Asamblea y en la opinión pública. Danton había De junio-al Invierno del año 1793, el movimiento
apoyado a Robespierre contra los descristianizadores, de la sans-culatterie había permitido la consolidación
no sin segundas intenciones: se trataba de aflojar los del gobierno revolucionario y la estabilización de la
resortes del gobierno revolucionario. La política «in-
dulgente» d Danton se oponía en todos los puntos al 1 Saboul, A., Les sens-culottes per/siena en Pan Mouvement ponían et
programa popular apoyado por Hébert y sus amigos gouvemement rdvolutionneire, 2 juin 1793-1 theernIdor en II, Parl. 1958.

85 86

49
dictadura jacobina de salvación pública, al mismo
tiempo que imponía a una Convención reacia unas bre constituye la argamasa de categorías tan diversas
medidas destinadas a mejorar la suerte de las masas. como el artesano, el tendero, el obrero, el buscavidas,
Si nos remitimos a la composición del personal coaligados por un interés común contra el gran
político de las secciones parisienses en el año Ii, así comerciante, el empresario, el acaparador noble o
como al papel del faubourg Saint-Antoine en el movi- burgués. El término sans-culotterie puede parecer
miento de la Revolución, comprobamos que le van- impreciso frente al vocabulario sociológico actual: en
guardia revolucionaria no estaba formada por un pro- relación a las condiciones sociales de la época, res-
letariado de fábrica, sino por una coalición de peque- ponde a una realidad concrete. Gin duda no hay que
ños patronos y de obreros que trabajaban y vivían con excluir otros móviles del comportamiento popular: el
ellos. De ahí se derivan ciertos rasgos del movimiento odio hacía la nobleza, la creencia en el complot aris-
popular, un cierto comportamiento, así como algunas tocrático, la voluntad de acabar con el privilegio y
contradicciones resultantes de una situación ambigua. establecer la igualdad real de derechos. En última ins-
El mundo del trabajo está caracterizado en su conjun- tancia se reducen a la exigencia del pan cotidiano,
to por la mentalidad de la pequeña burguesía artesa- a la que se unió confusamente, en muchos casos, la
nal, Y como esta participe de la mentalidad de la bur- reivindicación política. «Bajo el reino de Robespierre
guesía. Los trabajadores, ni por el pensamiento ni por —según el ebanista parisino Richer, el 1.0 predial del
la acción, no constituían un elemento independiente. año III (20 de mayo de 179E)— la sangre corría y no
No establecían una relación directa entre el valor del faltaba el pan.» El comportamiento terrorista estaba
trabajo yt el nivel del salario; el salario se fijaba en rela- indisolublemente ligado a la reivindicación social.
ción a los precios de las subsistencias: la función Las aspiraciones sociales populares se concreta-
social del trabajo no estaba clara. Los sans-culottes ron a través de las luchas reivindicativas. En 1793,- el
del año II no pusieron en el centro de sus preocupa- máximo de los granos se reclamó para armonizar el
ciones sociales los problemas de la producción y del precio del pan con los salarios, es decir, para permitir
trabajo; fueron mucho más sensibles a sus Intereses vivir a los sans-culottes: el derecho a la existencia fue
de consumidores. SI bien exigieron la tarifa de los pro- Invocado como un argumento a favor. La reivindica-
ductos, la reivindicación de la lista de precios quedó ción social precedió y suscitó la justificación teórica
en algo excepcional. La fijación de precios fue recla- que, a su vez, reforzo la luche. Aquí no podemos bus-
mada con mayor empeño por los militantes parisien- car un sistema coherente. El Igualitarismo constituye
ses,.por cuanto en sus secciones respectivas tenían la característica esencial: las condiciones de existen-
que soportar no solamente la presión de los trabajado- cia deben ser las mismas pare todos. Al derecho total
res sino también la de una masa considerable de indi- de propiedad, generador de desigualdad, los sans-
gentes atenazados por el hambre: a principios de la °ufanes oponen el principio de le Igualdad de posesio-
primavera de 1794 había alrededor de un indigente nes. De ahí llegan con toda facilidad a la-crítica--del-
socorrido por cada nueve habitantes de París, pero en libre ejercicio del derecho de propiedad. El propio
el faubourg Saint-Antolne la relación era de uno por derecho jamás es cuestionado: pero los sans-culones,
cada tres. ¿V cuántos pobres vergonzantes? El harn- que son pequeños productores independientes, lo fun-
damentan en el trebejo personal. A quienes atacan es
87
88

50
.
a los ricos y a los altos personajes'. El 2 de septiembre
de 1793, en el paroxismo del empuje popular, la sec- reclamaban el control y la revocabilidad de los elegi-
ción de los sans-culottes, delante del Jardin des Plan- dos. El pueblo, legislador soberano, es también juez
tes, pide a la Convención no solamente que fije «los soberano: cuando las mesures de septiembre de
beneficios de la industria y íos del comercio» mediante 1792, se organizaron tribunsles populares. El poder
la tasación general, sino también que Imponga un má- de las armas constituía, por último, un atributo esen-
ximo a las fortunas y «que el mismo individuo sola- cial de la soberanía: el pueblo debe estar armado; en
mente pueda poseer un máximo». ¿Cuál sería este? el año Ill el desarme de los militantes seccionados
Correspondería a la pequeña propiedad artesanal y simbolizó su caída política. El pueblo en armas y
tendera :«Que nadie pueda tener más de un taller, una recuperando el ejercicio de sus derechos mediante
tienda». Estas medidas radicales «harían desaparecer la insurrección: aplicación extrema del principio de la
poco a poco la desigualdad demasiado grande de las soberanía 'popular. El pueblo manifestó con la insu-
fortunas y crecer el número de propietarios». En nin- rrección su omnipotencia soberana y delegó de nuevo
gún otro momento de la Revolución encontramos una el ejercicio de la soberanía a sus mandatarios revesti-
formulación tan clara del ideal social popular: ideal a dos de su-confianza: así ocurrió el 2 de junio de 1793.
.1a medida de los artesanos y tenderos que componían La organización seccionada daba una sinplar efi-
los cuadros de la sans-culotterle. Ideal también a la cacia a esas tendencias, Aprovechando las Institucio-
medida de la masa de consumidores y de pequeños nes municipales creadas por In Asamblea constituyen-
productores urbanos, hostiles tanto a todos los vende- te, pero insuflándoles un contenido nuevo, utilizando
dores directos o indirectos de subsistencias como a los comités revolucionarios impuestos a la Conven-
todos los empresarios cuyas Iniciativas capitalistas ción, forjando con las sociedades seccionadas del oto-
corrían el riesgo de reducirles a la categoría de traba- ño de 1793 un instrumento específicamente popular,
jadores asalariados dependientes. Ideal, en fin, que en tos militantes sans-culottes dieron el movimiento de
su voluntad por limitar las consecuencias de la propie- las masas parisienses una organización a la vez flexi-
dad privada manteniéndola, se oponía profundamente ble y eficaz. De la primavera al otoño de 1793 dio
al de la burguesía que dirigía la Revolución. prueba de sus aptitudes en la lucha contra los mode-
Las tendencias políticas de la sans-culotterie se rados y facilitó en gran medida la instauración del
oponían Igualmente a las concepciones burguesas. La gobierno revolucionario. De julio de 1792 a septiem-
soberanía reside en el pueblo: de ese principio se deri- bre de 1793 la permanencia de las secciones (la
va todo el comportamiento político de los militantes Asamblea general se reunía cada día a las cinco) cons-
populares, para quienes se trata no de una abstracción tituyó una de las bases de ese sistema político. Supri-
sino de la realidad concreta del pueblo reunido en sus mida-oor el decreto de 9 de septiembre, que reducía
asambleas de sección y en ejercicio de todos sus las sesiones a dos por semana, después por década,
—derechos; los más conscientes tendían al gobierno reapareció por medio de las sociedades seccionarias.
directo. En materia legislativa reivindicaban y practi- Estas, garantizando la permanencia y la continuidad,
caban, llegado el caso, la sanción de las leyes por el tendieron a sutitulr a lo largo riel invierno del año II a
pueblo. Por desconfiar del sistema representativo. las Asambleas generales, reduciéndolas a un papel de
registro. De todas las Instituciones seccionarias, los
Jato 89
90

51
comités revolucionarios son los -que mejor simbolizan 1793), sobre la base de principios muy distintos de los
el poder popular. Aparecieron espontáneamente en de la democracia popular.
algunas secciones perisienses después del 10 de La teoría dei gobierno revolucionario lo hizo Saint-
agosto de 1792 y se generalizaron en la crisis de mar- Just en su informe del 10 de octubre de 1793, y.
zo de 1793. La Convención los legalizó el 21 domar- Robespierre en sus informes sobre los principios del
¿o. Sus competencias, en un principio reducidas, se gobierno revolucionario (25 de diciembre de 1793) y
ampliaron rápidamente. La ley de los sospechosos de sobre los principios de moral política que deben guiar
17 de septiembre de 1793 consagró los poderes que a la Convención (5 de febrero de 1794). Es una carac-
de hecho se habían arrogado: en cada comuna o sec- terística significativa el hecho de que en ninguno de
ción de comuna elaboraron la lista de sospechosos y años informes se haga mención del principio de sobe-
extendieron las órdenes de arresto: La definición muy ranía popular: esta se concentró en la Convención,
amplia que de la sospecha dio la Comuna de Paris «único centro impulsor del gobierno». los comités
contribuyó a acrecentar sus poderes: los comités, gobiernan bajo su control. De hecho, sólo dos ejercen
liberándose de la tutela de las asambleas generales, efectivamente el poder: el Comité de Salvación Públi-
escapando poco a poco a la de la Comuna, llegaron ca, «en el centro de la ejecución», «se reserva el pensa-
a controlar toda la vida de la sección. miento del gobierno, propone a la Convención nacio-
Las secciones parisienses, que disponían de la nal las medidas principales»; y el Comité de Seguridad
fuerza armada y nombraban a sus oficiales, se autoad- general que tiene «bajo su inspección concreta todo lo
ministraban, elegían a sus magistrados y a sus comi- relativo a las personas y a la policía general». El .
tés, constituían así, en el interior de la capital, otros gobierno revolucionarlo es un gobierno de guerra:«La
tantos organismos autónomos. Como carecían de una revolución es la guerra de la libertad contra sus ene-
institución central, la suplieron por la correspondencia migos». Su objetivo es el de cimentar la república:
en tiempo normal, por la fraternkación en período de después de la victoria se volverá al gobierno constitu-
crisis: así aventajaban a la municipalidad parisiense. cional, «régimen de la libertad victoriosa y pacífica».
Ante esta organización existía el peligro de que des- Porque hace la guerra, «el gobierno revolucionarlo
bordara a los comités de gobierno, y que tendía a necesita una actividad extraordinaria», debe «actuar
destruir, en provecho de la sans-culotterie, el equi- como un rayo»: no se puede «someter al mismo régi-
librio social sobre el que se basaba el gobierno revo- men a la paz y a la guerra, a la salud y a la enferme-
lucionario. dad». El gobierno, por lo tanto, tiene en sus manos
la fuerza coactiva, es decir, el Terror. «La fuerza sólo
está techa para proteger el crimen?» El gobierno revo-
Gobierno revolucionario y dictadura jacobina lucionario sólo debe «a los enemigos del pueblo la
muerte». Pero. el Terror está únicamente al servicio de
De todos modos, el gobierno revolucionario pri- la república: la virtud, «principio fundamental del
mero se reforzó lentamente a lo largo del verano de gobierno democrático o popular», constituye la garan-
1793, después se constituyó definitivamente por el tía de que el gobierno revcilucionario no se orientará
decreto de 14 frimario año II (4 de diciembre de hacia el despotismo. La virtud, «es decir —según

91 92

52
ee.

Robespierre—, el amor a la patria y por tus leyes», «la


entrega magnánima que funde todos los intereses Jacobinos, sociedad madre, que redujo poco a poco
particulares en el interés general». el papal autónomo de las organizaciones populares,
El Terror constituye un medio de defensa nacional constituye su pieza maestra. Los jacobinos, reclutados
y revolucionaria. Manifiesta, frente al complot aristo- en las capas de la burguesía media, frecuentemente
crático siempre renaclente (no se puede entender la compradores de bienes nacionales, son los hombres
ley del Gran Terror de 22 predial del año II si se hace de la resistencia: frente a todos los peligros conjuga-
abstracción de los intentos de asesinato de Collot dos, Intentan conservar las conquistas políticas del
d'Herbois y de Robespierre), la reacción defensiva y la 1789; con ese fin se aliaron con el pueblo sans-
voluntad punitiva del tercer estado, pero que a partir culotte. Como Partidarios que eran del liberalismo
de ese momento estarán disciplinadas por la ley y económico, aceptaron la reglementación y la tasación
controladas por el gobierno. Los estudios estadísticos como una medida de guerra y como una concesión a
del historiador norteamericano Donald Greer confir- las reivindicaciones popularee. Su reclutamiento, a
man esta característica. El Terror obró con severidad resultas del movimiento de la Revolución y de sucesi-
sobre todo allí donde la contrarrevolución pasó a las vas depuraciones, se democratizó un tanto, pero la
. armas y a la traición abierta: mientras el 15% de las primacía la siguió manteniendo la mediana burguesía.
condenas a la pena capital se pronunciaron en París, En 1793-94 la república quedó cubierta por una red
el 71% proceden de las dos principales zonas de gue- de filiales densa y eficaz, cuyo número es difícil de
rra civil (el 19% en el sudeste y el 52% en el oeste). precisar en lo que se refiere al conjunto del país. En
Los motivos de condena concuerdan con este reparto el sudeste, en Un momento amenazado por la con-
regional:.en el 72% de los casos se trata de rebelión. trarrevolución, parece que fue particularmente alto:
Podrá objetarse, sin duda, la composición social y que 139 sociedades populares para 154 comunas en el
el 85% de los condenados pertenecen al tercer esta- Vaucluse, 268 para 356 en la Dróme, 117 pera
do, sólo el 8'5% a la nobleza y el 6'5% al clero. «Pero 260 en los Bajos Alpes. El cometido de esas organi- •
en una lucha como esa —señala Gearges Lefelevre— zaciones fue preponderante en la derrota del enemigo
los tránsfugas suscitan menos miramientos que los interior y en la implantación de las instituciones revo-
adversarios originales.» Como la guerra civil, de la que lucionarlas.
no es más que un aspecto, el Terror suprimió de la El jacoblnismo, que caracterizó la teoría y la prác-
nación unos elementos juzgados como socialmente tica del gobierno revolucionado, tanto como por una
inadmisibles, por ser aristócratas o por .haber unido su
ideología derivada del rusonierno, se definió por un
destino a la aristocracia. En otro sentido, contribuyó a
temperamento y una técnica políticos. Religión o mis-
desirrollar el sentimiento de la solidaridad nacional:
acalló por un momento los egoísmos de clase e impu- tica>-se ha dicho: más sencillo, los jacobinos conside-
so a todos los sacrificios necesarios para la salvación raban que la libertad y la igualdad constituyen las
características de una sociedad concebida racional-
pública.
mente. ¿Fanatismo?... De la rigidez de su actitud y de
La maquinaria revolucionada se perfeccionó, pero
su dogmatismo dan cuenta la grandeza del peligro y la
al servicio solamente del gobierno. El Club de los
necesaria disciplina contra un enemigo irreconciliable.
Los jacobinos tuvieron el sentimiento, nunca clara-
92
94

53
mente explicitado, de que la dem_ocracia'clebla ser diri- limitando la libertad de empresa. La tasación, comple-
gida, que no es posible confiar en la espontaneidad mento necesario de la requisa, Y generalizada por el
revolucionaria de las masas. El pueblo quiere el bien, decreto de 29 de septiembre da 1793 Impuso unos
dijo Robespierre, pero no siempre ¡ove. Los jacobinos márgenes de beneficios (5% para el mayorista, 10%
consideraron necesario Iluminarlo, en realidad, con- pera el datallIsta);fren6 el eepíritu de especulación,
ducirlo. De ahí una técnica cuyo mecanismo ha sido restringió la libertad de ganancias. La nacionalización
desmontado desde hace mucho tiempo, y no sin una afectó en diversos grados a la producción, sobre todo
hostilidad preconcebida. Los jacobinos pusieron a a la de armamento y fabricaciones de guerra y al
punto la práctica de los, comités restringidos, que comercio exterior, pero básicamente en función de las
fijaban la doctrina, concretaban la línea política, que necesidades militares, pues el Comité de Salvación
traducían en consignas. La elección se corrige por la Pública se negó e nacionalizar el avituallamiento civil.
depuración y su corolario, la infiltración: una vez limi- Sin embargo, se estaban esbozando los rasgos de
tada la competencia por el escrutinio depurador que una democracia social. Montañeses y jacobinos sola-
permite a los afiliados juzgar sobre la aptitud de los mente proyectaban Integrar a las masas populares en
candidatos a desempeñar su mandato, se deja a los la nación burguesa mediante el acceso a la propiedad
electores en libertad de elegir. Los ciudadanos quedan definida en el sentido del 1789. Ya no se trata de
encerrados en la red de las organizaciones afiliadas subordinar el derecho de propiedad al derecho a la
que reciben el Impulso de la sociedad-madre, «único existencia, ni de definirlo come «una institución social
centro de la opinión pública», como el Comité de Sal- garantizada por la ley», corno había sugerido Robes-
vación Pública lo es de la acción gubernamental. Los plerre en su proyecto de una Declaración de Dere-
jacobinos, de todos modos, no llevaron estos princi- chos, el 24 de abril de 1793. Sino que la Montees dio
pios hasta sus últimas consecuencias: crearon clubs, por fin satisfacción a los campesinos, el 17 de Julio de
no formaron un partido; sobre todo permanecieron 1793, con la abolición definitiva, s'in indemnización,
subordinados a una asamblea parlamentaria que de todos los derechos señoriales. El decreto de 22 de
había sido elegida como al azar. Babeuf dio el paso y octubre de 1793 prohibió a los propietarios exigir de
fue probablemente de él, a través de E3lanqui, de quien arrendatarios y aparceros cualquier prestación de
Lenin extrajo la lección. subrogación (pero, ¿en qué medida se aplicó?), Mien-
La economía dirigida Implantada en el otoño de tras se realizaba esa transferencia de ingresos, la
1793 bajo la presión de las masas respondía, en el transferencia de propiedad se aceleraba:los bienes de
espíritu de los gobernantes, menos a una concepción los emigrados, secuestrados desde el 9 de febrero de
teórica de la organización social que a las exigencias 17921 puestos en venta el 27 de julio siguiente, se
de la defensa nacional: se trataba de alimentar, de ofrecían en pequeños lotes de 2 a 4 arpents* (según el
equipar, de armar a los hombres del levantamiento en decreto de 3- de junio de 1793), Pagaderos en diez
masa, de avituallar a las Poblaciones de las ciudades, años (plazo ainpllado a 20 atlas por el decreto de 13
cuando el comercio exterior estaba interrumpido por de septiembre). El 10 de junie un decreto autorizó la
el bloqueo y Francia parecía una plaza sitiada. La
requisa afectó a todos los recursos materiales del país,
• Arpent Medida agraria francesa (oscila entre 42y 51 áreas). (Ni. del Ti

95 96

54
partición de los bienes comunales si era solicitada por
un tercio de la asamblea de vecinos. El punto culmi-
nante de esta política tendente a crear una nación de
pequeños propietarios lo constituyeron los decretos LA IMPOSIBLE REPÚBLICA IGUALITARIA
de 8 y 13 ventoso del año 11 (26 de febrero y 3 de
marzo de 1794), que despojaban de sus bienes a los
sospechosos (('Aquel que se muestra como enemigo Cese y declive del movimiento popular
de su país no puede ser propietario en él», según (primavera de 1794)
Saint-Just). para trasferidos a los patriotas Indigentes.
No se trata del «programa de una revolución nueva)), Al final del Invierno del año II las características
como pretende Albert Mathiez, sino de una medida de la evolución que venían esbozándose desde el
política y social que se Inscribe en la línea de la revolu- establecimiento del gobierno revolucionarlo se endu-
ción burguesa: la confiscación no ha sido jamás otra recieron. Mientras la reglamentación, la tasación y la
cosa que un medio de lucha contra la aristocracia, y el dirección de la economía, reclamadas por los sans-
acceso a la propiedad un factor de consolidación culottes, atacadas por los propietarios, aseguraban a
•social. A los robespieristas, partidarios en el fondo de duras Penas —salvo en el caso del pan— el abasteci-
ellos mismos de la libertad económica, les repelía, miento de la población parisiense, las necesidades de
como a los montañeses, intervenir en los problemas la defensa nacional como una concepción burguesa
agrarios: sordos a las reivindicaciones dé los sans- del poder político llevaban cada vez más el gobierno
culottes del campo, Jamás proyectaron la reforma de revolucionario a asegurarse le obediencia pasiva de
la aparcería ni la división de las grandes explotaciones las organizaciones populares y e reducir la democracia
agrarias en Otras más pequeñas. La misma audacia y sens-culotte a la medida jacobina. Así se asienta, a
la misma timidez caracterizan el intento de una legis- principios de ventoso, un doble malestar social y polí-
lación social nueva. El derecho a la asistencia quedó tico que afecta a la sens-colotterie tanto en su exis-
sancionado por el decreto de 22 floreal del año II tencia material como en su comportamiento revolu-
(11 de mayo 1794), que abrió en cada departamento cionario. Sobre este trasfondo de crisis, la oposición
un libro de le beneficencia nacional, pero sólo para los entre indulgentes y patriotas decididos se exaspera.
«habitantes del campo»: pensiones de jubilación para La conjunción de la oposición avanzada y el descon-
los ancianos e impedidos, subsidios para las madres y tento popular constituía una seria amenaza para el
las viudas con hijos, asistencia médica gratuita a gobierno: este intentó, con los decretos de ventoso,
domicilio —medidas todas ellas que prefiguran una conearse con la opinión sans-culotte. La maniobra
seguridad social—. fracasó:. los decretos de ventoso no provocaron ese
esperado choque psicológico capaz de resolver la
crisis. política, aliando e la sans-culotterie con el go-
«Que Europa sepa que no queráis ni un solo desdicha-
bierno revolucionario.
do, ni un solo opresor 'Más sobre el territorio francés—había
declarado Saint-Just el 13 ventoso— [-J. La felicidad es El momento pareció propicio a los patriotas deci-
una idemueva en Europa.» didos, cordeleros a la cabeza, para una acción que les
desembarazaría de los moderados e impondría su
Jo Rho 97
98
55
triunfo en los comités de gobierno y en la Convención.
Pero, olvidando las enseñanzas de todas las Jornadas primidos (1.0 de abril), la Comuna de Paris depurada.
revolucionarias, los dirigentes cordeleros no se preo- Y algo todavía más grave para el movimiento popular,
cuparon de organizar su movimiento, ni de asegurarse la reanudación de la ofensiva gubernamental contra
su unión con las masas más sensibles a la escasez de las sociedades seccionarias. En su discurso de 15 de
las subsistencias que al peligro del moderaclonismo. Mayo de 1794, Couthon 'reclamó la unidad de opi-
El 14 ventoso del año II (4 de marzo de 1794) los cor- nión: que todos los patriotas se concentren en los
deleros proclamaron la necesidad de una santa insu- jacobinos; Collot d'Herbois subrayó una vez más la
rrección: en su espíritu, probablemente una simple incompatibilidad de la democracia sans-culotte con
manifestación de masas. No les siguieron. Pero su las necesidades del gobierno revolucionario: las socie-
Intento dio ocasión al gobierno revolucionario para dades seccionadas querían «hacer de cada sección
salir del inmovilismo: se desembarazó de la doble una pequeña república». De germinal a predial se
oposición, primero liquidando a los cordeleros (24 de disolvieron 39 sociedades bajo la presión jacobina y
marzo de 1795); después, volviéndose hacia los In- gubernamental: en la mayoría de los casos (29 de 39),
dulgentes, guillotinados el 5 de abril. sociedades de fundación reciente, formadas esen-
El drama de germinal fue decisivo. La evolución cialmente por patriotas del 1793, llamados de nueva
se precipitó. Al ver condenar al Pére D uchesne y a los hornada por oposición a los patriotas del 1789. Al
cordeleros que tenían su audiencia y expresaban sus forzarles a disolverse, los comités de gobierno rom-
aspiraciones, los sans-culattes dudaron del gobierno pían el armazón del movimiento popular.
revolucionarlo. En vano Danton fue también ejecuta- De germinal a mesidor so acentuó la centraliza-
do. La represión que siguió a los grandes procesos de ción: con la supresión de seis ministros del consejo
germinal del año II, pese a su carácter limitado, des- ejecutivo provisional y su sustitución, el 1.° de abril de
arrolló entre los militantes un complejo de miedo que 1794, por doce comisiones ejecutivas subordinadas al
paralizó la vida política seccionaría. El contacto direc- Comité de Salvación Pública; con la nueva llamada a
to y fraternal entre las autoridades revolucionarias y los representantes en misión, el 19 de abril, pues el
los sans-culottes de las secciones se rompió. comité prefirió utilizar a sus propios agentes. El Terror
El gobierno revolucionario, que salió ganando, se aceleró por la ley de 22 predial del año 11(10 de
emprendió un amplio esfuerzo de regularización de las junio de 1794):«9e trata menos de castigar a los ene-
instituciones y de unificación de las fuerzas políticas. migos de la Revolución —declaró Couthon— que de
SI bien ante la inminencia del peligro había permitido aniquilarlos». Las autoridades administrativas depura-
la alianza con la sans-culotterie, jamás habla aceptado das obedecieron, la Convención votó sin discusión.
sus objetivos sociales ni sus métodos políticos. El Perola que el gobierno ganaba en fuerza coactiva lo
ejército revolucionario fue licenciado (27 de marzo perdía en apoyo confiado, y su base social se reducía
de 1794)2, los comisarios para los acaparamientos su- peligrosamente. Los documentos de la primavera de
1794 dan fe de la atonía de las organizaciones popu-
2 Cobb, fi., Les armee, niveludonnalres, instrumem de la Termes &mis les
lares. Si las asambleas de sección todavía abordan los
depestemerds, een7 1753-flordel enII. 1963. problemas de política general ya no es para discutir,
sino para aprobar mediante el envío de felicitaciones
99
100

56
_

y de testimonios de fidelidad: por ejemplo, cuando la
proclamación del culto al Ser supremo por el decreto eran hostiles al Comité de Salvación Pública y sobre
de 18 flore& del año 11 (7 de mayo de 1794). SI los todo a Robespierre, por razones e la vez personales y
intentos de asesinato de Robesplerre y de Collot de principio. La delimitación de poderes entre ambos
cirlierbois reavivan en pradiai la llama terrorista, las comités nunca había sido clarun-iente establecida: la
asambleas vuelven a caer en seguida en la monotonía política general era objeto de un conflicto de atribu-
de su cursa cotidiano. La victoria de Fieurus (26 de ciones desde la creación, en floren de un Buró de
junio de 1794) o el aniversario de la toma de la Bas- política dependiente del Comité de Salvación Pública.
tilla (26 mesidor) no logran reavivar el entusiasmo. La hostilidad del Comité de Seguridad General hubie-
Bajo una unidad ficticia, la indiferencia o la hostilidad ra sido fácilmente neutralizada si el de Salvación Pú-
gangrenan las secciones estrechamente dirigidas por blica no se hubiera dividido: intervienen aquí no sólo
unos comités revolucionarios burocratizados. Saint- la política social y la aplicación de los decretos de ven-
Just escribe que «la Revolución está helada».. toso, como sostiene Albert Methiez, sino igualmente
Los comités de gobierno, domesticando el movi- los conflictos de atribuciones, los rencores políticos y
miento popular, se habían liberado del odio de una jor- los enfrentamientos da temperamentos, como sugie-
nada: pero al mismo tiempo liberaban a la Convención re Georges Lefebvre. A pesar del intento de reconci-
y se privaban de un medio de presión. Puesto que la liación de los dos comités, en lesión plenaria de 4 y
victoria se afirmaba, ¿qué razón podía tener para 5 termidor (22 y 23 de julio 1794) Robespierre deci-
soportar por más tiempo su tutela? Entre la Con- dió llevar el conflicto ante la Convención: ello signifi-
vención Impaciente por el yugo y la sans-culotterle caba convertirla en juez del apoyo del gobierno revolu-
Irreductiblemente hostil, el gobierno revolucionario cionario, en el mismo momento en que la victoria se
estaba como suspendido en el vacío. afirmaba y en que el peligro de una presión popular
parecía eliminado.
Robespierre corrió ese riesgo a descubierto. No se
Calda del gobierno revolucionarlo hizo nada para preparar la acción de la Comuna y de
y fin del movimiento popular las secciones en caso de que la Convención se negara
(termidor año II - predial año III) a seguir al grupo robespierista. Más aún, mientras que
la atmósfera se enrarecía, la Comuna de París, ciega al
En los primeros días de termidor la descomposi- malestar social y sorda a las reivindicaciones popula-
ción del grupo montañés se agravó en la Convención. res, publicaba el máximo de los salarlos (5 termidor):
Loa representantes que habían sido llamados en baja Ewtoritaria a veces considerable (asi, en el caso
misión, los antiguos partidarios de Danton, no perdo- de un 'carpintero de obra, de G libras a 3 libras 15
naron al Comité de Salvación Pública. Sus esfuerzos sueldos), que acentuó el divorcio entre el gobierno
hubieran sido inútiles si los comités de gobierno revolucionario y los militantes seccionarlos, entre la
hubieran permanecido unidos. Pero la división ya vieja Comuna y las masas populares.
entre los dos comités empeoró. Los miembros del La prueba de fuerza del 9 termidor del año II
Comité de. Seguridad General, salvo Lebas y David, (27 de julio 1794) demostró la eficacia de la centraliza-
ción gubernamental. Sólo diez comités revoluciona-
U. PRte
101.
102
57

tarde, extenuados por la carestía, la escasez y los rigo-
dos de sección se pronunciaron a favor de la Comuna res de un invierno excepcional, los sans-cuIottes pari-
Insurreccional y persistieron bastante tiempo en su sienses reclamaron el retorno a la economía dirigida y
actividad hasta comprometerse definitivamente; doce se levantaron por última vez. La jornada del 12 germi-
vacilaron:dieciocho se aliaron de entrada a la Conven- nal del año (1.0 de abril de 1794) constituyó el pre-
ción. En las asambleas generalet, únicamente una ludio de aquellas, más dramáticas, del 1 y 2 predial
minoría de militantes siguió las consignas insurreccio- (20 y 21 de mayo de 1795). El 4 predial por la noche,
nales. La práctica revolucionarla, en la que basaba
sin jefes, casi sln cuadros, minado por el hambre, el
sus esperanzas la Comuna, fracasaba por culpa del
faubourg Saint-Antoine, columna de la Revolución
aparato dictatorial que al final se volvía contra aque-
desde el 1789, capitulaba sin combate 3.
llos mismos que tanto habían contribuido a forjarlo: La gente decente respiró tranquila, se desencade-
el grupo robesplerista apoyado en los jacobinos. Las
nó la represión. Unas jornadas decisivas que vieron
autoridades seccionarias, en vez de formar como en
alzarse contra el movimiento popular, agotado y
las jornadas precedentes los cuadros de la Insurrec-
desorganizado, desde los republicanos hasta los parti-
ción, se constituyeron en la mayoría de los casos
darios del Antiguo Régimen, el bloque de la burguesía
en los órganos de transmisión de las voluntades
gubernamentales. apoyado en el ejército. Roto por fin su resorte, la
Revolución se había acabado.
Caído Robespierre, el gobierno revolucionario no
le sobrevivió. Empezó a desmantelarse en el verano
de 1794, en particular por el decreto de 7 fructiclor del Las jornadas de predial del año III, corno el 9 ter-
año 11 (24 de agosto de 1794) que puso fin a la con- midor, constituyen en un último análisis episodios trá-
centración gubernamental. El abandono del Terror fue gicos del Conflicto de clases en el seno del antiguo ter-
a la par, y así la fuerza coactiva desapareció con los cer estado. Para situarlos en su justo lugar, no puede
demás resortes revolucionarios; se abrieron las cárce- olvidarse que la Revolución Francesa fue básicamente
les. El Club de los Jacobinos fue disuelto en brumario una lucha del conjunto del tercer estado contra la aris-
del año III (13 de noviembre de 1794). Pronto se dio tocracia europea. En esta lucha la burguela llevaba la
rienda suelta al Terror blanco. El abandono de la eco- voz cantante. En lo esencial, odio a la aristocracia y
nomía dirigida estaba inscrito en la línea termidoriana: voluntad de victoria, los sans-culottes estaban de
el decreto de 4 nivoso del año III (24 de diciembre de acuerdo con la burguesía revolucionaria: siempre se
1794) suprimió el máximo general y la economía diri- quedaron en eso, de modo que el 13 vendimiarlo
gida. El papel moneda se hundió, el alza de los precios (5 dh- octubre de 1795) y el 18 fructidor (4 de sep-
fue vertiginosa: en abril de 1795 el índice general de tiembre de 1797), ahogando su legítimo rencor, los
los precios alcanzaba el 758 en relación a 1790, sólo más conscleiites todavía ayudaron a la burguesía
el de los productos alimenticios 819. En este sentido, termidoriana a aplastar la contrarrevolución. No obs-
el 9 termidor fue ciertamente para los sans-culottes tante, rápidamente se manifestó el enfrentamiento
una jornada de engaños. Descontentos del gobierno
3 Tonnesion, K. D.,
revolucionario, no habían sentido la amenaza que la Le dáIsIte des Sens-Culettes. Mtwvement populaire et
réactIon bourgeolse en l'en Oslo-Parts. 11359.
caída de este haría pesar sobre ellos. Diez meses más
104
103
58
entre el movimiento popular y la dictadura Jacobina
de salvación pública, lo que minó el sistema del
año fi. SI bien es cierto que se agravó a consecuencia riadas. Esta política exigía la alianza de la Montaña y I;
de la guerra, no lo es menos que traducía las tenden- de la sans-culotterie. Ahora bien, se oponía a la bur-
cias irreductibles de fas dos Categorías sociales guesía, incluso jacobina, porque suprimía la libertad
diferentes. .económica y restringía el beneficio. Salvo en el caso
En el plano político la guerra exigía un gobierno de materiales de guerra pagados por el estado y en el
autoritario y los sens-culottes tuvieron conciencia de de los granos y forrajes raquisados al campesino, el
ello, ya que contribuyeron a su formación. Pero la máximo se eludió: el conflicto con los asalariados era
guerra y sus necesidades entraron rápidamente en inevitable. Estos, que padecían la inflación y las insufi-
contradicción con la democracia que montañeses y ciencias del abastecimiento, estaban naturalmente
sans-culottes invocaban por igual pero en sentidos predispuestos a sacar partido de la escasez relativa de
distintos. Los sans-culottes habían reclamado un la mano de obra para arrancar aumentos de salario:
gobierno fuerte que aplastara a la aristocracia: no se del otoño a la primavera del- año II, la Comuna dejó
habían dado cuenta de que, en su voluntad de vencer, hacer, descuidando la tasación de los salarios en con-
ese gobierno les obligaría a obedecer. Sobre todo la tra de la ley. Después de germinal el gobierno endere-
democracia, tal como ellos la practicaban, tendía zó la situación de las empresas, cuyos beneficios ten-
espontáneamente hacia el gobierno directo. Control dían a disminuir, atrapadas como estaban entre, la
de los elegidos, derecho para el pueblo de revocar su tasa y el aumento ilegal de los salarios: política esta
mandato, voto en voz alta o por aclamación: este que desembocó en el máximo salarial parisiense del
comportamiento político se oponía Irremediablemente 5 termidor. No obstante, actuando de ese modo el
a la idea de una democracia liberal y representativa gobierno revolucionario acaba con unas ventajas
defendida por le burguesía montañesa. Más que adquiridas por los asalariados y parecía abandonar su
enfrentamiento circunstancial, había en este terreno posición de mediador. La economía dirigida del año II,
una contradicción fundamental. al no reposar sobre una base de clase, estaba en falso:
En el plano económico y social la contradicción no después del 9 termidor el edificio se hundió.
era menos insuperable. Partidarios de la economía Los antagonismos entre dictadura jacobina y
liberal, los hombres del gobierno revolucionario, movimiento popular ho eran los únicos: las contradic-
Robesplerre el primero, sólo aceptaron la economía ciones propias de la sans-culotterle llevaban en ger-
dirigida porque no podían prescindir de la tasación y la men la ruina del sistema del año II. Los sans-culotte
requisa para mantener una gran guerra nacional: los no constituían una clase, ni su movimiento un partido
sans-culottes, al imponer el máximo general, pensa- de clase. Artesanos y tenderos, obreros y jornaleros,
ban mucho más también en su propia subsistencia. La formaron con una minoría burguesa, una coalición que
Revolución, por democrática que se hubiera vuelto, no desplegó una-fuerza irresistible contra la aristocracia,
dejaba de ser burguesa: el gobierno revolucionario Pero en el seno de esta coalición se afirmó la oposi-
tasó tanto los salarios como los productos, para man- ción entre artesanos y tenderos, que vivían del bene-
tener el equilibrio entre los jefes de empresa y asala- ficio que obtenían de la propiedad privada de los
medios de producción, y obreros y jornaleros, que no
105 disponían más que de un salario. Las necesidades de

106
59
la Revolución hablan soldado por un momento la uni- dolas de los más jóvenes, también de los más cons-
dad de la sans-culotterle y dejado en un segundo pla- cientes y de íos más entusiastas, para quienes la de-
fensa de la nueva patria constituía el primer deber
no los conflictos de intereses que enfrentaban a sus
revolucionario. Pueden imaginarse las irremediables
distintos elementos: no podían eliminarlos. Los sans-
consecuencias de ese envejecliniento sobre el ardor
culadas, cuyo reclutamiento era . heterogéneo, no
revolucionarlo de las masas.
tenían ninguna conciencia de clase. Si generalmente Al mismo tiemPo las sans-culotterie había visto
afirmaban su hostilidad hacia el capitalismo, no era
desvanecerse sus cuadros, por el propio efecto del
por los Mismos motivos.. El artesano temía verse redu-
cido a asalariado; el obrero abominaba del acaparador éxito popular en la primavera y durante el verano de
que le encarecía la vida. Los obreros, que eran asala- 1793. Muchos militantes, sin estar movidos sólo por
riados, no poseían sin embargo ninguna conciencia la ambición, consideraban la obtención de un cargo
social propia:su mentalidad estaba más bien formada como la recompensa legítima a su actividad. Este era
por el artesanado, pues la concentración .capitalista el precio, por otra parte, de la eficacia del gobierno
todavía no había despertado el sentido de la solidari- revolucionado. En el otoño de 1793 se depuraron las
administraciones y se poblaron de buenos sans-
dad de clase. Apenas tenían una cierta noción de su
culottes. Entonces apareció un nuevo conformismo
unidad, que subrayaban sus ocupaciones manuales
que ilustra el ejemplo de los comisarios revoluciona-
así como su vestido y su género de vida. También la
rios de las secciones parisienses, en un principio el
falta de Instrucción engendraba en las filas populares elemento más popular y combativo del nuevo perso-
un sentimiento de inferioridad y a yeces de impoten- nal político. Su condición y el propio éxito de su tarea
cia: cuando a la sans-culotterle parisiense le faltaron
exigían que fuesen asalariados: en el curso del año II
los hombres de talante de la burguesía media jacobi-
esos militantes seccionarlos se transformaron en fun-
na, estuvo perdida.
cionarios tanto más obedientes a las órdenes del
La marcha de la historia, en su misma dialéctica,
da cuenta también del fracaso del Intento del año II. gobierno por cuanto podían temer perder las ventajas
adquiridas. El poder revolucionado se vio así reforza-
Cinco años de luchas revolucionarias constantes gas-
taron a los mejores y, a la larga, quitaron al movimien- do. Por ello produjo un debilitamiento del movimiento
to popular su fuerza y su acometividad, en tanto que popular y una alteración de les relaciones con el
la gran esperanza siempre pospuesta desmovilizaba gobierno. La actividad política de las organizaciones
seccionadas se vio frenada, la democracia debilitada.
poco a poco a las masas, «El pueblo se cansa», había
El proceso de burocratización provocó gradualmente
señalado Robespierre: el pueblo aspiraba a disfrutar la parálisis del espíritu crítico y de la combatividad
del fruto de sus esfuerzos. «Estamos en vísperas de política de las masas. Por último se afirmó una
lamentar todos los sacrificios que hemos hecho por la disminución del control popular sobre el aparato
Revolución», declaraban en la Convención, el 27 ven- gubernamental, cuyas tendencias se reforzaron. Los
toso del año III 07 de marzo de 1795), los sans- partidarios de Robespierre asistieron Impotentes a
culottes de los faubourgs Saint Antolne y Saint- esta evolución.
Marcel. De mes a mes, los reclutamientos de hombres Termidor y su epílogo de pradial del año III, al
habían debilitado las secciones parisienses, privan-
108
107
60
arruinar la esperanza popular en una democracia igua-
litaria, permitieron restablecer el 1789. Pero en esas 3. Año 1795
fechas, el Terror, con sus terribles golpes, había con-
cluido la destrucción de la antigua sociedad y despeja- ¿Liberalismo o dictadura?
do el terreno para la instauración de nuevas relaciones
sociales: el reino burgués de los notables podía (1795-99)
comenzar.

61
De los dos movimientos populares que desde
1789, uno sustituyendo al otro, habían impulsado
hacia adelante la revolución burguesa, en 1795, uno
había cesado y el otro estaba en calma. Las masas
urbanas, pase a los esfuerzos de los conjurados del
año IV, estaban desde ese momento en retirada: sólo
se levantarían en 1830. Las masas campesinas esta-
ban irremisiblemente divididas: aboliendo definitiva-
mente los derechos feudales por la ley del 17 de julio
de 1793, la Convención montañesa colocó por mucho
tiempo al campesinado propietario en el partido del
orden. Apagado al ardor revolucionario, con la aristo-
cracia tocada en sus fuerzas vivas, se abría la era de la
estabilización burguesa.
De todas formas, la Convención termidorlana
legaba al régimen que Instauraba y que ha pasado a la
historia bajo el nombre de Directorio, la guerra, una
situación económica catastrófica y un sistema político
sabiamente equilibrado, cuyo espíritu y cuya práctica
importan aquí más que la letra. La burguesía, que
había conservado de la experiencia del año II un
recuerdo horrorizado (restringida su libertad, limitados
sus beneficios, con las gentes humildes imponiendo
su ley); con su conciencia de clase endurecida y for-

113

62
talecida, organizó celosamente su poder; una vez
restaurada la primacía de los'notables, la nación se una igualdad total en el espíritu, la fuerza física, la
definía de nuevo en el estrecho marco de un sistema educación, la fortuna de todos los hombres». Ver-
censatorio. Pero una nueva oposición revolucionada gniaud ya había sostenido el mismo razonamiento, el
relanzada por el hundimiento del papel moneda, el 13 de marzo de 1793:
rechazo tenaz de la contrarrevolución, tanto en el inte- «La única Igualdad para el hombre social es la de dere-
rior como en el exterior, hicieron imposible el juego chos. No es la de las fortunas corno tampoco es la de las
normal de la experiencia: entonces se instauró una estaturas, la de las fuerzas, la del espíritu, la de la actividad,
práctica política y administrativa de excepción de la la de la industria y la del trabajo.»
que se aprovechó el Consulado y qúe este institucio-
nalizó ampliamente. iCuriosa continuidad de la Gironda en los termi-
De Termidor al imperio se afirma una continuidad dorianosl Prosigue Boissy d'Anglas:
que Brumario sólo rompió en apariencia, «Debemos ser gobernados por los mejores: los mejores
son los más instruidos, los más interesados en el manteni-
miento de las leyes; ahora bien. con muy pocas excepcio-
nes, no encontraréis hombres de ese tipo más que entre
aquellos que, teniendo una propiedad, están apegados al
LA HERENCIA TER MIDORIANA: pata en que se encuentra, a las leyes que la protegen, a la
PROPIEDAD Y LIBERTAD tranquilidad que la conserva, y que deben a esa propiedad y
al bienestar que proporciona la educación que les ha hecho
aptos para discutir con sagacidad y justicia las ventajas y los
inconvenientes de las leyes que determinan el destino de su
Los principios de la preponderancia social y políti- patria. El hombre sin propiedades, por el contrario, necesita
ca de la burguesía fueron planteados con claridad por un constante esfuerzo de virtud para interesarse por un
el convencional Boissy d'Anglas en su discurso preli- orden que no fe conserva nada y para oponerse a los movi-
minar al proyecto de constitución, el 5 mesidor del mientos que le ofrecen algunas esperanzas.»
año III (23 de junio de 1795). Se trata de «garantizar
por fin la propiedad del rico, la existencia del pobre, La libertad económica está necesariamente vincu-
la propiedad del hombre industrioso, la libertad y se- lada a los derechos de la propiedad.
guridad de todos».
La.propiedad constituye la base del orden social. «Si dais a unos hombres sin propiedades los derechos
La Convención debe evitar «con coraje los principios políticos sin reserva alguna, excitarán o dejarán excitar
Ilusorios de una democracia absoluta y de una igual- agitaciones sin temer sus efectos; establecerán O dejarán
dad sin límites que son indiscutiblemente los escollos establecer tasas funestas para el comercio y la agricultura,
porque no habrán sentido, nl temido, ni previsto sus deplo-
más temibles para la verdadera libertad. La igualdad
rables resultados. y acabarán por precipitarnos en eses
civil, en efecto, he aquí todo lo que puede exigir el convulsiones violentas de las que apenas acabamos de
hombre razonable. La igualdad absoluta es una qui- salir... Un país gobernado por los propietarios está dentro
mera: para que pueda existir haría falta que existiera del orden social; un país en el que gobiernan los no pro-
pietario& está en estado salvaje.»
114
115
63
Desde ese momentO la burguesía se reserva celo- demasiado en la enajenación de los bienes nacionales
samente el ejercicio del derecho de propiedad, lo que El impuesto progresivo es, para decirlo en pocas palabras, el
significa negar toda esperanza a las clases populares. verdadero germen de una ley agraria con la que hay que
El acceso a la propiedad de las tierras, en un momento acabar desde un principio... Sólo teniendo un respeto reli-
facilitado por la legislación moniañosa, fue negado a gioso hacia la [propiedad) se podrá viricular fuertemente a
los no propietarios, al pequeño campesinado en parti- todos los franceses con le libertad y la república.»
cular, en nombre de las exigencias de la economía
liberal. Desde el 22 fructidor del año 11(9 de septiem- La Declaración de Derechos que precede a la
bre de 1794), Lozeau, diputado de la Charente Infe- Constitución del año 111 marca un claro retroceso en
rior, había subrayarlo esas necesidades, presentando a relación a la de 1789. En la discusión, el 26 termidor
la Convención su informe «sobre la imposibilidad (13 de agosto), Mailhe había subrayado el peligro que
material de convertir a todos los franceses en propie- habla en incluir «en esta declaración unos principios
tarios de tierras y sobre las consecuencias desagrada- contrarios a los que contiene la Constitución»: «He-
bles que provocaría además esa conversión»: incluso mos tenido una prueba lo bastante cruel del abuso de
admitiendo que se pudiera convertir a todos los cam- .las palabras como para no emplear ni una sola que
pesinos en agricultores independientes, la república sea inútil». El art. 1.0 de la Declaración de 1789 («Los
no hubiera podido felicitarse por ello, «puesto que, hombres nacen y siguen siendo libres e iguales en sus
admitiendo esa hipótesis en la que cada uno esta- derechos))) se suprimió. «Si decís que todos los hom-
ría obligado a cultivar sus campos o sus viñas para bres son iguales en sus derechos —habla declarado
vivir, el comercio, las artes y la industria pronto des- Lanjuinals el 26 termidor—, incitáis a la rebelión con-
aparecerían». tra la Constitución a aquellos a quienes habéis recha-
La existencia de un proletariado dependiente es la zado o suspendido el ejercicio de los derechos de ciu-
condición necesaria de la economía capitalista y de dadanía en pro de la seguridad de todos» (art. 3). De
la sociedad burguesa. Todo ataque al privilegio de la los derechos sociales reconocidos por la Declaración
riqueza corre el peligro de cuestionar al orden social: de 1793 ni se hablaba, y menos todavía derderecho a
la sombra de la ley agraria mantuvo toda su eficacia, la insurrección. En cambio, el derecho a la propiedad,
el miedo social dio cuenta de la flVolución del régimen del que la Declaración de 1789 no había dado ningu-
hacia la dictadura militar. Al pronunciarse contra el na definición, se precisa aquí como en la Declaración
establecimiento del impuesto progresivo, el oscuro de 1793: «La propiedad es el derecho a disfrutar y dis-
Dauchysleclaraba a los Quinientos, el 10 frimarlo del poner de los bienes propios, de los ingresos propios,
año IV (1.° de diciembre de 1795): del fruto del propio trabajo y de la industria propia»
(art. 5). Esto significaba consagrar la libertad econó-
«Los estados sólo prosperan si vinculan el máximo posi- mica en toda su amplitud. La Declaración de deberes
ble loe ciudadanos a le propiedad [...]. El impuesto progresi- que los termidorianos qonsideraron oportuno unir a la
vo es una ley de excepción contra los ciudadanos acomoda- de derechos precisaba también en su art. 8.«Es sobre
dos [...1. Su efecto serla Inevitablemente la división hasta el la conservación de las propiedades sobre lo que repo-
extremo de las propiedades; este sistema se ha seguido san el cultivo de las tierras, todas las producciones,

116 117
64
todo medio de trabajo y todo el orden social». El dere-
cho al voto fue restringido; las condiciones del censo
eran, sin embargo, más amplias que en 1791: todo si bien jamás fue aplicada, la intención no por ello era
francés de 21 años, domiciliado durante un año y que menos clara. La exclusión todavía iba más lejos: la
pagara cualquier contribución era ciudadano activo. burguesía directorial, de condición mediana, descon-
En esas condiciones, la base social sobre la que fiaba igualmente de la burguesía del Antiguo Régi-
los directoriales, después de loa termidorianos, pre- men, de un nivel social más alto rmás próximo a la
tendían estabilizar la Revolución, se revela singular- aristocracia. Los monárquicos constitucionales eran
mente reducida. tan rechazados como los absolutistas. Los termidoria-
Del lado de las masas populares, el recuerdo del nos, convertidos en directoriales, pretendían que la
año U y el miedo social siguen siendo un podero- república fuera burguesa y conservadora; pero re-
so motivo de reacción, para acabar legitimando el chazaron el apoyo de una parte de la burguesía
18 brumario. Los más conscientes entre el pueblo no realista, temerosos de que no les llevara por la vía de
aceptaron sin resistencia el versa echados fuera de la la restauración.
nación y de esa república por la que habían luchado: la
Conjura de, los iguales lo demostró. Pero mientras que
el movimiento revolucionarlo se orientaba, no sin titu-
beos, hacia nuevas vías, el miedo burgués constituía LA CATÁSTROFE MONETARIA
en manos de los gobernantes un potente incentivo Y LA CONSPIRACIÓN POR LA IGUALDAD
contra los exclusivos, los terroristas, los anarquistas, (1795-97)
los bandoleros, los chupadores de sangre. Los nota-
bles, la gente decente temían por encima de todo la
La estabilización de la Revolución sobre la estre-
vuelta al sistema del año II: el rico considerado corno
cha base de la propiedad, de la burguesía censataria,
sospechoso, la inversión de los valores sociales tra-
dicionales, la democracia política abriendo paso al de sólo los notables republicanos, acabó por revelarse
nivela miento social. imposible. Dependía de la solución que se aportara a
Del lado de las clases poseedoras, la aristocracia los problemas fundamentales heredados de la época
seguía excluida, pero también una parte de la burgue- termidoriana : la guerra, dentro del problema económi-
sía. La ley de 3 brumario del alio IV (25 de octubre de co y financiero. Una vez firmada la paz por los termi-
17951,prohibl las funciones públicas a los padres de dorianos en 1795 —en &mitin con Prusia y España,
emigrados; revocada por los realistas del año V, fue ---étrtir Haya con los Países Bajos—, la guerra slguló con
restablecida el 18 fructidor. Poco después, Sleyes Austria hasta el Tratado de Campoformio (18 de octu-
propuso el destierro de los nobles que habían ejercido bre 'de 1797). La moneda estaba arruinada, la econo-
mía deteriorada. Una crisis fiscal multiplicaba la crisis
cargos o disfrutado de dignidades en al Antiguo Régi-
monetaria, no se recaudaban impuestos, el Tesoro
men, y la reducción de los demás a la condición de
estaba vacío. Reubell invitaba en vano «incluso a los
extranjeros: la ley de 9 frimario del ario VI (29 de
indiferentes [,..] a unirse a la república y sumarse a
noviembre de 1797) se limitó q esta segunda medida;
esa gran masa de republicanos ante la cual toda fac-
ción desaparecerá».
118
119
65
La Inflación alcanzó su nivel máximo poco .de..
pués de la instalación del Directorio (4 brumario del forma, sin subasta, siendo aceptada la orden por su
año IV (26 de octubre de 1795)). El papel moneda de -lialor nominal: se produjo un alud, un auténtico ban-
100 libras no valía más que 15 Céntimos. La plancha dolerismo, en beneficio sobre todo de los proveedores
del papel moneda siguió reproduciendo una moneda del estado, pagados en órdenes. En predial el pan
cuyo valor fue pronto inferior al precio del papel: en valía en asignados 150 francos la libra. Los mismos
menos de cuatro meses la masa se dobló, alcanzando mendigos rechazaban el papel que se les tendía.
29.000 millones en febrero de 1796. En'vano se creó A partir de entonces el ciclo se aceleró. El 29
un empréstito forzado a interés progresivo, pagadero mesidor (17 de julio de 1796) el curso obligado fue
en moneda metálica, en grano o en papel moneda al abolido; el 13 termidor (31 de julio) se decidid que el
1% de su valor nominal: el curso era tres o cuatro pago de los bienes nacionales se haría en órdenes al
veces inferior. El 30 pluvioso del año IV (19 de febrero curso: medida demasiado tardía para impedir el des-
de 1796), hubo que suspender las emisiones y aban- pilfarro de las propiedades nacionalizadas. A finales
donar el papel moneda. del año IV (mediados de septiembre 1796) se había
El retorno a la moneda metálica parecía imposi- acabado la ficción del papel moneda. Reaparecía
ble: solamente circulaban unos 300 millones de los la moneda metálica; pero el estado, al no recibir más
2.500Millones a finales del Antiguo Régimen. La idea que papel, no salía beneficiado. La ley de 16 pluvioso
de una banca nacional de emisión fue descartada. La del año V (4 de febrero de 1797) desmonetizó la
ley de 28 ventoso del año IV (18 de marzo de 1796) orden de pago, cerrándola al 1% de su valor nominal:
creó la orden de pago territorial cuyos 2.400 millones consagración oficial de una bancarrota ya producida.
fueron emitidos inmediatamente, Garantizadas por los Así se acabó la historia del papel moneda revoluciona-
bienes nacionales todavía no vendidos, las órdenes de rlo. La (1-tierra ya alimentaba al régimen: la explotación
pago sustituían a los asignados intercambiados a de los países ocupados da cuenta de la vuelta al metá-
razón de 30 por uno, mientras que en ese mismo lico. El. 5 germinal del año V (25 de marzo de 1797) el
momento el asignado era aceptado para el pago del Directorio había ingresado 10 millones en metálico
empréstito obligado a razón de 100 por uno. En seis del ejército de Sambre-et-Meuse, más 51 millones del
meses la orden de pago territorial recorrió el camino ejército de Italia. Las consecuencias sociales fueron,
que el asignado había recorrido en cinco años. Desde como de costumbre, catastróficas para el conjunto de
las primeras emisiones la orden perdió hasta el 65- las clases populares. El invierno del año IV fue terrible
70%: la,depreciación llegó al 90% eí 1.0 floreal (20 de para los asalariados, abrumados por el alza vertiginosa
abril de 1798). Desde ese momento los productores de los precios. Los mercados permanecían vacíos: la
tuvieron tres precios, lo que no contribuía a disminuir cosecha de 1795 no había sido buena, los campesi-
las dificultades del comercio y del abastecimiento. nos sólo aceptaban metálico, ya no se exigían las
La dilapidación de los bienes nacionales, al disminuir requisas. El Directorio tuvo que proceder a efectuar
la garantía, contribuyó también a arruinar la orden de compras en el exterior ya reglamentar severamente el
pago. La ley de 6 floreal del año IV (26 de abril de consumo. En París la ración de una libra de pan por
1796) decidió la vuelta a las ventas y determinó su día descendió a 75 gramos; se completó con arroz
que las amas de casa no podían cocer por falta de
120
121

66
leña. Durante todo el invierno los Informes pollticos
señalan con una pesada monotonía la miseria y el hombre de talento a la Industria que conozca; obligar-
descontento populares, todavía acentuados por el lujo lo a depositar el fruto en especie en el almacén
y la falta de pudor de agiotistas. La oposición contra el común:y establecer una sencilla administración de las
Directorio resultó reforzada: en el club del. Panteón subsistencias que, registrando a todos los individuos y
los jacobinos reagrupados discutían sobre el resta- todas las cosas, hará repartir estas-últimas con la
blecimiento del máximo. No obstante, la oposición igualdad más escrupulosa». Este programa, expuesto
revolucionaria tomó una nueva forma bajo el im- en el «Manifiesto de los plebeyos» publicado por le
pulso de Babeuf. Tribun du peuple de 9 frimario del año IV (30 de
La presión de los acontecimientos, la reflexión noviembre de 1795), constituía en comparación con
sobre su tiempo, la acción revolucionaria en la que tan las Ideologías Jacobina y sans-culotte, caracterizadas
ardorosamente había participado, hablan enriquecido una y otra por el apego a la pequeña propiedad basa-
y vivificado en Babeuf el conocimiento literario del da en el trabajo personal, una renovación o más exac-
comunismo milenario:fue el primero en la Revolución tamente una brusca mutación: la comunidad de bie-
Francesa que superó la contradicción con la que nes y de trabajos fue la primera forma de la ideología
habían chocado todos los políticos entregados a la revolucionaria de la nueva sociedad surgida de le pro-
causa popular, entre la afirmación del derecho a la pia Revolución. Con el babuvismo, el comunismo,
existencia y el mantenimiento de la propiedad pri- hasta entonces un sueño utópico, se erigía en sistema
vada y de la libertad económica. Sin duda el intento Ideológico; con la Conjura de los Iguales entraba en la
de la Conjura de los Iguales no se inscribe exactamen- historia política.
te en la línea de la revolución burguesa. Pero, conside- El sistema babuvista ha sido calificado por Geor-
rando la evolución histórica desde una perspectiva ges Lefebvre de «comunismo del reparto». Sin duda el
más elevada, marca la mutación necesaria entre el problema del reparto de las subsistencias, que pesaba
movimiento popular de tipo antiguo, como culmina en con-un peso tan grande sobre las masas populares de
el año II, y el movimiento revolucionarlo nacido de las la época, está en el centro de la reflexión social de
contradicciones de la sociedad nueva. Babeuf. Pero Babeuf, comisario del catastro y feudis-
Como los sans-culottes, •como los jacobinos, ta, y en un momento secretario del escribano forense
Babeuf proclama que el fin de la sociedad es la dicha de la comunidad, tenía experiencia directa del campe-
común y que la Revolución debe garantizar la igualdad sinado de la Picardía, de sus problemas y de sus
de los Isfrutes. Pero como la propiedad privada intro- luchas: el espectáculo de comunidades campesinas
duce necl esariamente la desigualdad, y la ley agraria, vivas y combativas, con sus derechos colectivos y sus
es decir, la partición Igualitaria de las propiedades, no costumbres comunitarias, le llevó sin duda desde
puede «durar más de un día» («desde el día siguiente antes de la Revolución hacia la igualdad de hecho y el
de su Implantación volvería a mOstrarse la desigual- comunismo. Si en su Cadastre perpetua' de 1789 se
dad»), el único medio pera llegar a la igualdad de Inclinaba por la ley agraria, es decir, por el socialismo
hecho es el de «establecer la administración en de los partidarios de la -comunidad de bienes, según la
común; suprimir la propiedad particular; vincular cada expresión de 1848, en una memoria de 1785, sobre
las grandes explotaciones agrarias y en una carta de
122
123

67
junio de 1786 preconizaba la organización de «gran- temente el nuevo ideal revolucionario; por último, las
jas colectivas», auténticas «comunidades fratérnales»: propias masas populares a las que se trata de atraer
«desmenuzar la tierra en percatas Iguales para todos aprovechando la crisis. Conspiración organizativa por
los Individuos significa aniquilar la mayor suma de excelencia: pero el problema de las necesarias vincu-
recursos que daría al trabajo combinado». Desde- _ Ipciones con las masas parece habanas resuelto de
antes de la Revolución, Babeuf nlanteaba así no sólo el -forma insegura. Así, más allá de la experiencia de la
problema de la igualdad real de derechos, y porto tan- Insurrección popular, se iba concretando la noción de
to del reparto, sino también el da la producción, expo- dictadura revolucionaria que Marat había presentido
niendo la necesidad de una organización colectiva del sin poder definirla exactamente: después de la toma
trabajo de la tierra. El gran hecho de la concentración del poder mediante la insurrección, sería pueril remi-
capitalista y del desarrollo de la producción industrial, tirse a una asamblea elegida según los principios de la
¿se le ha escapado? Su predilección por las formas democracia política, incluso aunque fuera por sufragio
económicas antiguas, especialmente las artesanales, universal; la dictadura de una minoría revolucionaria
la ausencia en su obra de toda alusión a una sociedad es indispensable durante -el tiempo preciso para la
comunista basada en la abundancia de los productos reestructuración de la sociedad y la puesta en marcha
de consumo, explican que se haya podido hablar de su •de las nuevas instituciones. A través de Buonarroti
pesimismo económico, Las características específicas esta idea pasó a Blanqui, y ciertamente es el blanquis-
de la economía de la época, el escaso grado de con- mo al que hay que atribuir la doctrina y la práctica
centración capitalista y la ausencia de una auténtica leninistas de la dictadura del proletariado.
producción en masa explican —el mismo tempera- La importancia de la Conjura de los Iguales y del
mento de Babeuf y su experiencia social dan cuenta babuvismo solamente puede medirse a la escala de
de ello— que se haya Inclinado U contemplar la penu- nuestro siglo: en la historia del Directorio sólo fue
ria y la estancación de las fuerzas productivas más un simple episodio. Pero por primera vez la idea co-
que su desarrollo y la abundancia. Así se concreta el munista se había convertido en una fuerza política.
lugar del babuviamo entre la utopía comunista morali- Respondiendo a un anhelo de su amigo, Buonarroti
zante del siglo Xvill y el socialismo industrial de un publicó en 1821 en su exilio de Bruselas; la historia
Saint-Simon. de la Conspirador) pour dite de Sebald': este
La Conjura de los Iguales constituyó, durante el libro ejerció una profunda influencia; gracias a él, el
Invierno de 1795-96, el primer intento de haus:entrar babuvismo se Inscribió como un eslabón en el des-
el comunismo en la realidad. Su organización política arrollo del pensamiento comunista y de le práctica
señala-Luna ruptura con los métodos empleados hasta revolucionaria'.
entonces por el_ movimiento popular. En el centro apa-
rece el grupo dirigente, que se apoya en un número ' El balance de los estudios babuViates es el siguiente: 8obour0760-1797). •
reducido de militantes experimentados; después está uonarrofl (1751-1837). POUl le deuxiérno centermin de Mur tipismo., publica-
la franja de los simpatizantes patriotas y demócratas ción de le Sociedad de Estudios robesplaristas, Nancy, 1951; Malaurlc, C.,
Rabaufer lo Conspira don pour lEgollté, Porto, 1982; Babeo' o: les probleknos ñu
en el sentido del año II, mantenidos al margen del habouvlsmo. Parle. 1963; Deba, V. M., Gracchus Sebald 11 795-77941 Mose&
secreto y que no aparece que hayan compartido exac- 1963, en ruso.

124 125

68
. -
amargo. Los habitantes de los medios rurales y los de
LA PRÁCTICA POLÍTICA: las capitales esperaron que un cambio político produ-
DEL LIBERALISMO D1RECTORIAL jera la recuperación de los negocios, y los obreros de
AL AUTORITARISMO CONSULAR fábrica que acabara con el paro. En cuanto a los fun-
cionarios, ¿qué apoyo podían dar a un régimen que
les pagaba de forma Irregular? El gobierno de Bona-
La depresión económica persistió después de la parte se aprovecharía del cambio de la coyuntura.
catástrofe monetaria, y pesó duramente sobre toda la En las condiciones de inestabilidad general que,
historia del Directorio. Contra toda previsión, la supre- de 1795 a 1799, fueron las del Directorio, el juego
sión del papel moneda no relanzó la actividad econó- de la Constitución del año III no podía dejar de ser
mica. Los mercados siguieron desiertos: si bien los' peligroso.
campesinos quedan vender, si bien la oferta ahora era' La división de los poderes había sido sabiamente
abundante, los compradores no aparecían, el dinero se calculada, el ejecutivo fue privado de la iniciativa para
ocultaba. La situación se había invertido desde el fin legislar y del poder sobre la Tesorería, la administra-
de la Inflación, el consumidor urbano era favorecido ción local fue de nuevo descentralizada, se produjo la
en detrimento del campesino que ya no obtenía su inestabilidad institucional con la renovación anual de
beneficio. Según los administradures del departamen- la mitad de los municipios, del tercio de los Consejos,
to del Sena, en septiembre de 1799 los habitantes de — de la quinta parte de las administraciones departa-
París veían cumplirse el anhelo que esperaban inutil- -. ~les '(del Directorio ejecutivo: esto, mientras la
mente en el Antiguo Régimen:gel pan a 40 céntimos,. Revolución aún no estaba consolidada (las leyes de
el vino a 40 céntimos y la carne a 40 céntimos». En excepción contra los refractarios y los emigrados sub-
cambio, los habitantes de los medios rurales se sistían), mientras la bancarrota amenazaba y la guerra
lamentaban de que los granos estaban a bajo precio; seguía. No obstante, por una parte el propio texto de
como de costumbre, el malestar campesino contribuía la Constitución del año III no dejaba a( Directorio tan
el marasmo de los negocios. Le abundancia de las desarmado como se ha dicho, y sobre todo se instauró
cosechas desde 1796, la escasez del dinero en efecti- de•hecho una práctica política por la que se concreta-
vo que siguió a la plétora del papel moneda explican ron poco a poco los rasgos esenciales del sistema
sin duda esta depresión. La concentración urbana, consular: de los termidorianos a los directoriales y a
todavítmodesta, no era suficiente para frenar, por el los brumarianos, el régimen de los notables se afirmó,
volumeri de la demanda, la depreciación de los pro- y Brumado constituyó no una ruptura, como pretende
ductos agrícolae. En ese contextu, los factores políti- la leYenda consular, sino una etapa decisiva.
cos desempeñaron solamente un papel muy reducido. El principio liberal de la elección fue violado desde
Pero las consecuencias polítigae de esta depresión el principio, pues se utilizó hipócritamente la coopta-
económica de tres a cuatro años (año V al año VII y ción: a base de leyes de excepción y de golpes de
sin duda año VIII) fueron funestas para el Directorio. estado, falseó el juegó constitucional y acabó susti-
La masa de la población guardó de ella un recuerdo tuyendo a la elección bajo el Consulado. El decreto de
los dos tercios (5 fructidor del año 111-22 de agosto
126
te.
127
69
de 1795) perpetuó a los termidorianos en el poder.
los de la segunda mitad de los perpetuos. Por precau-
«¿A qué manos se entregará el depósito sagrado de
ción, desde el 12 pluvioso del año VI (31 de enero de
la Constitución?» Las asambleas electorales tenían
1798) los consejos se atribuyeron la posterior com-
que elegir a los dos tercios dé los nuevos diputados •
probación de los poderes: los 236 convencionales
(500 de 700) entre lós convencionales en activo: el
salientes procedieron, junto a los 297 diputados res-
decreto de 13 fructidor (30 de agosto) concretó que, •
tantes, a la depuración de los nuevos elegidos. Las
si no se alcanzaba tal proporción, los convencionales
elecciones, cuidadosamente preparadas por el gobier-
reelegidos se complementarían por cooptación. Esto no que multiplicó las presiones administrativas, estu-
suponía eliminar, en beneficio da los termidorlanos,
vieron marcadas por numerosas escisiones en las
tanto a los antiguos montañeses como a la oposición—
monárquica constitucional. •Finalmente, los consejos
--a-sambleas electorales, que permitieron al Directorio
hace validar a quien quería: en los consejos, os direc-
dlrectoriales se llenaron de 511 convencionales: los
torales apoyaron a los elegidos de las asambleas esci-
dos tercios prescritos se•habían sobrepasado. s'anadea y pidieron su validación. La mayoría de los
Los «golpes da estado», que tanto hicieron por la
Quinientos adoptó la lista de los nuevos elegidos que
enojosa reputación del Directorio, se inscriben en esta había que excluir, los Antiguos se doblegaron. Final-
línea política: para poner remedio a las sacudidas de la Mente, la ley de 22 flore& del año VI (11 de mayo de
elección, el ejecutivo corrige sus resultados mediante
1798) anuló las elecciones en 8 departamentos, dio
la anulación o la exclusión y le cooptación.
validez a los elegidos en las asambleas escIsionarias
En las elecciones de germinal del año V (1797), en 19 departamentos, descartó a 60 elegidos porque
para la renovación del primer tercio saliente de los
eran jueces o administradores: en total, 106 diputa-
.Consejos, entre ellos la mitad de los perpetuos, los
dos fueron florea/izados. En cambio, 191 candidatos
directoriales fueron arrasados atuvo en una decena de gubernamentales entraron en los consejos: 85 comi-
departamentos: sólo 11 convencionales fueron reele-
sarios y funcionarios por nombramiento del Directorio,
gidos, el nuevo tercio reforzaba considerablemente a
106 jueces o administradores teóricamente elegidos,
la derecha monárquica. Con el golpe de estado de pero muchos de los cuales habían sido colorados por
18 fructidor del año V (4 de septiembre de 1797), el el gobierno. Cuando no era negado por la exclusión y
Directorio impuso en los consejos unas medidas de la cooptación, el régimen representativo era viciado
excepción: 49 departamentos vieron anuladas total- por la candidatura oficial de los agentes del poder:
mente sus elecciones, otros mutilada su representa- práctica llamada a tener un gran porvenir en la historia
ción, en total 177 diputados fueron eliminados sin ser política de Francia.
sustituidos: de entre aquellos respetados por la admi-
El 30 predial del año VII (18 de junio de 1799)
nistración, algunos dimitieron y otros callaron. constituye menos un golpe de estado que una jornada
Para las elecciones del año VI (1798) esta prácti- parlamentaria: los Consejos se tomaron la revancha al
ca se perfeccionó y revistió algunos caracteres que obligar legalmente a dos directores a dimitir,
persistieron hasta muy avanzado el siglo xix. El envite animarlo, en cambio, se Inscribe en la línea de
era importante:las exclusiones habían acabado dejan-
fructidor y de floreal: la misma noche del golpe de
do en 437 el número de escaños a cubrir, entre ellos
estado de Bonaparte, el 19 brumarlo del año VIII
128
129

70
(10 de noviembre 1799), la mayoría de los Antiguos y glos electorales. «Los principios de nuestro nuevo
la minoría de los Quinientos excluyeron de la repre- derecho electoral —declaró Luciano Bonaparte el. 24
sentación nacional, «por los eac,agos y los atentados de marzo de 1803— ya no se basan en ideas quiméri-
que han protagonizado constantemente», a 82 diputa- cas, sino en la propia base de la asociación civil, en la
dos, y coopteron das comisiones de 25 miembros propiedad que inspira un sentimiento conservador del
cada una, encargadas da preparar «los cambios a orden público.» Bonaparte ya había proclamado más
efectuar en las disposiciones orgánicas cuyos vicios e lianamente:«Sólo yo soy el representante del pueblo».
inconvenientes he hecho notar la experiencia». La El restablecimiento de la centralización fue a la
hipócrita práctica constitucional del Directorio hallaba par. Aunque generalmente se le atribuya a Bonaparte,
aquí su fin. también habla sido preparada por la práctica directo-
Ya desde la primavera del alio V (1797), Benja- rial. La organización administrativa del año III estaba
min Constant había publicado la obra Des réactions más centralizada de lo que se ha dicho. Los pequeños
politiqueo, en la que reclamaba «la fuerza y la estaba!~ pueblos rurales fueron agrupados bajo la dirección de
dad del gobierno». Desde despuéa del 22 floreal, Dau- administraciones municipales de cantón, en tanto que
nou, que sin embargo era uno de los autores de le ' _las...grandes ciudades, sobre todo París, perdían su
Constitución del año III se habla pronunciado contra la autonomía, con su comuna y su alcalde, y eran dividi-
frecuencia de elecciones que cada año volvía a cues- das en varias municipalidades. El distrito desapareció.
tionarlo todo. El principio de goberanía seguía intangi- A nivel del departamento, el Consejo fue suprimido en
ble: la burguesía termidorlana no podía renunciar a él pro de una administración central de cinco miembros.
sin renegar de sí misma y hacer e! juego a loa partida- Con la autoridad así concentrada, las administraciones
rios del derecho divino. Se trataba, pues, de conciliar- fueron jerarquizadas Unas con respecto a otras, las
lo con las exigencias de un ejecutivo estable y fuerte. municipales subordinadas a las departamentales y
Sieyés proyectó corregir la elección mediante la coop- estas a los ministros. El Directorio tenía la facultad de
tación: los cuerpos constituidos se reclutarían por anular sin apelación posible las decisiones de las
cooptación entre las notabilidades, cuyas listas serian administraciones locales, de revocar sus miembros, de
confeccionadas por el pueblo soberano al que se res- sustituirlos en caso de destitución total, siendo normal
tituía hipócritamente el sufragio universal. Bonaparte la cooptación para las sustituciones parciales. Sobre
no podía hacer otra cosa que aprobarlo: la cooptación todo, el ejecutivo estaba representado en cada admi-
caracterizó a la Constitución del año VIII (24 da nistración departamental o municipal por un comisa-
diciembre de 1799). El Senado se completó por coop- rio nombrado y revocable. Los comisarios del Directo-
tación; nombró al principio a los miembros del Tribu- rio requieren la ejecución de las leyes, asisten a las
nado y del Cuerpo legislativo: más adelante esas elec- deliberaciones de las asambleas, vigilan a los funcio-
ciones se harían sobre las listas de las notabilidades narios. Frente a unas administraciones renovables por
elegidas por sufragio universal a distintos niveles. De partes cada año, garantizan una cierta estabilidad.
hecho, estas listas, elaboradas en el año IX, no sirvie- Más aún, el comisario departamental, que se relaciona
ron jamás; fueron suprimidas por la Constitución del directamente con el ministro del Interior, dirige las ofi-
año X (16 de agosto de 1802) y sustituidas por cola- cinas, da Órdenes a los comisarios municipales, prefi-

130 131

71
gura al prefecto consular. La Constitución del año 111
todavía concedía al Directorio unes prerrogativas con- vuelta a las contribuciones indirectas, subordinación
siderables: detenta el poder reglamentario, es decir, el de la Tesorería al ejecutivo. Si bien la «jornada» del
derecho a tomar decisiones; dirige la diplomacia y cie- 30 predial del año VII (18 de junio de 1799) pareció
rra los tratados, Incluso secretos; dispone de la fuerza conceder el predominio del cuerpo legislativo sobre
armada y nombra a los generales en Jefe; es respon- el Directorio, si bien permitid la renovación del perso-
sable de la seguridad interna de le república; puede nal gubernemental a gusto del poder legislativo, el
discernir entre las órdenes de comparecencia y las poder ejecutivo no fue ni subordinado ni debilitado.
órdenes de arresto. Estos poderes pueden parecer
escasos en comparación con la «fuerza coactiva» de
que disponía el régimen del año II, y todavía se es- No obstante, todo seguía en suspenso. Después
taba lejos de la centralización consular: pero ya no era de Campoformio, Inglaterra era la única que seguía
la descentralización de la Constitución de 1791. enfrentada a Francia. El mantenimiento de le paz con-
En la práctica, la continuidad autoritaria y centrali- tinental, difícilmente restaurada, hubiera exigido una
zadora se afirmó a sacudidas sin duda y violando la diplomacia prudente: el Directorio emprendió una
Constitución, pero con claridad. Después de fructidor, política de expansión continental que acabó con todas
las jurisdicciones de excepción reaparecieron bajo la las posibilidades de estabilización exterior y compro-
forma de comisiones militares; la centralización se metió el esfuerzo de reforma Interior. La segunda coa-
reforzó con la anulación de las elecciones y las desti- lición se formó a finales del año 1798, la guerra se
tuciones que, en muchos departamentos, permitieron reanudó en 'la primavera de 1799, mientras que la
la renovación del personal administrativo a gusto del contrarrevolución interior intentaba un nuevo asalto.
poder central, que recibió además eF derecho a depu- Si la jornada del 30 predial del año VII (18 de junio de
rar a los tribunales. El golpe de estado del 22 floree( 1799) y la campaña del verano de 1799 permitieron
del año VI (11 de mayo de 17911) permitió un nuevo una recuperación, en la primavera del año VIII (1800)
reforzamiento del ejecutivo que, no contento con se produjeron unas nuevas elecciones:tanto si el éxito
haber poblado los consejos de funcionarios nombra- era realista como si era jacobino, una vez más podría
dos por él, todavía usurpó el derecho a cubrir, hasta el ponerse en cuestión la estabilidad gubernamental. El
año VIII, las vacantes en los juzgados de paz yen los golpe de estado del 18 brumario eliminó el problema.
tribunales criminales. El Directorio, que disfrutó Según el cartel pegado en París y que cita Le
duranteios veinte meses que siguieron al 18 fructidor Moniteur del 24 brumario (14 de noviembre de
14 de setiembre de 1797) de una estabilidad crecien- 1799), «Francia quiere algo grande y duradero. La
te y de una mayor autoridad, por las leyes del año VII, Inestabilidad la ha perdido, lo que invoca es la firmeza
sentó las bases de una reorganización financiera que Quiere la unidad en la acción del poder que
desembocó en el Consuiado, sugiriendo desde el prin- ejecutará las leyes». La Constitución del año VIII,
cipio las soluciones: creación de una administración que confiaba la totalidad del poder ejecutivo al Primer
autónoma de las contribuciones directas por la ley de Cónsul, puso fin al equívoco directoria' de una dicta-
22 brumario del año VI (12 de noviembre de 1797), dura larvada. También desde este punto de vista se
manifiesta como el desenlace de una evolución noca-
132
133
72
sana. La autoridad innegable que la Constitución del Conclusión
do III habla adjudicado al Directorio se había consoli-
dado y ampliado por la fuerza de las circunstancias, La Revolución Francesa
bien por el propio ejecutivo, bien por el legislativo,
siempre a título provisional, pero con una frecuencia en la historia
tal que en la práctica se hizo normal. Extensión del
poder reglamentarlo, nombramiento de los adminis- del mundo contemporáneo
tradores y de los jueces, recurso e las medidas policia-
les: el régimen consular no tuvo que introducir innova- . _
ciones. Las constituciones directoriales Impuestas a
lú repúblicas hermanas, en los Países Bajos, Suiza o
Roma, ya hablan refrozado al ejecutivo. La Constitu-
ción del año VIII consagró la subordinación definitiva
del legislativo, vanamente perseguida por el Directo-
rio. Al concentrar el poderen manos del Primer Cón-
sul, voluntad única y estable, permitió la realización de
la reorganización administrativa mediante las grandes
leyes del año VIII y la estabilización social que el
Directorio se había fijado como objetivo desde su pro-
clamación el 14 brumario del año IV (5 de noviembre
de 1795): Reinstaurar el orden social en el lugar del
caos Inseparable de las revoluciones».
Del Directorio al Consulado, y pese a las experien-
cias, embellecidas por la leyenda, la continuidad se
afirma. Como la guerra seguía y la contrarrevolución
proseguía obstinadamente, una necesidad interna
llevó a la concentración de poderes, a fin de garanti-
zar la consolidación social burguesa:sustituyendo a la
república de los notables, la dictadura consular debe-
ría pi-Miseria. Pero si bien pretendía reforzar el eje-
cutivo y resteblecer la unidad en la acción guberna-
mental, la tour-Questa brumariana no renunció al ejerci-
cio de las libertades políticas siempre que fueran en
beneficio propio. El resultado closbarató.sus cálculos.

73
EL RESULTADO DE LA REVOLUCIÓN

Después de diez años de peripecias revoluciona-


das, la realidad francesa aparecía transformada de for-
ma fundamental.
La aristocracia del Antiguo Régimen fue destruida
en sus privilegios y en su preponderancia; la feudali-
dad fue abolida. Al hacer tabla rasa de todos los res-
tos de feudalismo, al liberar a los campesinos de los
derechos señoriales y de los diezmos eclesiásticos, y
en cierta medida también de las obligaciones comuni-
tarias, al acabar con los monopolios corporativos y al
unificar el mercado nacional, la Revolución Francesa
marcó una etapa decisiva en la transición del feuda-
lismo al capitalismo. Su ala activa no fue tanto la
burguesía comerciante (en la medida en que seguía
siendo únicamente comerciante e intermediaria se
avenía con la vieja sociedad: de 1789 a 1793 gene-
ralmente tendió al pacto) como la masa de pequeños
productores directos, cuyos sobretrabajo y sobrepro-
dueto eran acaparados por la aristocracia feudal
apoyándose en el aparato jurídico y los medios de pre-
sión del estado del Antiguo Régimen. La revuelta de

137
74
los pequeños productores, campesinos y artesanos.
asestó los golpes más eficaces a la vieja sociedad. los jefes de empresa. La especulación, el equipamien-
No es que esa victoria sobra la feudalidad haya
to, el armamento y el avituallamiento de los ejércitos,
significado la aparición simultánea de nuevas relacio-
la explotación de los países conquistados les propor-
nes sociales. El paso al capitalismo no es un proceso
sencillo por el cual los elementos capitalistas se des- _donaban nuevas oportunidades para multiplicar sus
arrollan en el seno de la vieja sociedad hasta el beneficios: la libertad económicb abría el paso a la
momento en que son lo bastante fuertes como para concentración de las empresas. Abandonando pronto
romper sus marcos. Todavía hará falta mucho tiempo la especulación, esos hombres de negocios, que sen-
para que el capitalismo se afirme definitivamente en tían el gusto del riesgo y el espíritu de iniciativa, invir-
Francia: sus progresos fueron lentos durante el perio- tieron sus capitales en la producción, contribuyendo
ellos también por su parte al desarrollo del capitalismo
do revolucionario, las dimensiones de las empresas
industrial.
siempre fueron reducidas y el capital comercial pre-
Cambiando completamente las estructuras eco-
ponderante, Pero la ruina de la propiedad terratenien-
te feudal y del sistema corporativo y reglamentarlo nómicas y sociales, la Revolución Francesa rompía al
liberé a los pequeños y medianos productores direc- mismo tiempo el armazón estatal del Antiguo Régi-
tos; aceleró el proceso de diferenciación de clases men, barriendo los vestigios de las antiguas auto-
tanto en la comunidad rural corno en el artesanado nomías, acabando con los privilegios locales y los
urbano, y la polarización social entre capital y trabajo particularismos provinciales. Así hizo posible, del
asalariado. Así acabó garantizándose la autonomía del Directorio al Imperio, la Implantación de un estado mo-
modo de producción capitalista tanto en el campo de derno que respondía a los intereses y a las exigencias
la agricultura como en el de la Industria, y se abrió sin de la. burguesía.
compromiso la vía a las relaciones burguesas de pro- Desde este doble punto de vista, la Revolución
ducción y de circulación: transformación revoluciona- Francesa estuvo lejos de constituir un mito como se
ria por excelencia'. ha pretendido2. Sin duda, la feudalided, en el sentido
Mientras Ée operaba la diferenciación de la eco- medieval de la palabra, ya no respondía a nada en
nomía de los pequeños y medianos productores y la 1789: pero para los contemporáneos, tanto campesi-
disociación del campesinado y el artesanado se modi- nos como burgueses, ese-término abstracto encerraba
ficaba el equilibrio interno de la burguesía. La prepon- una realidad que conocían muy bien (derechos feuda-
derancia tradicional en sus filas de la fortuna adquirida les, autoridad señorial) y que finalmente había sido
era sustituida por la de los hombres de negocios y por barrida. Porque aunque las Asambleas revolucionarias
hayan estado pobladas en su mayor parte por hom-
bires de profesión liberal y funcionarios públicos y no
1 Sobre estos problemas, ver Sobb, M., Stutifas ro thatleve/Gement of Cap/-
por jefes de empresa, financieros o manufactureros,
. tallsm, Londres, 1946 [trad. castellana Estudios sobre el desarrollo del capitalis-
mo. Siglo XXI, Madrid, 19761; Takshashi, pl. K.. Shimln /adarme/ no ¡Cazo (Ea-
tructura de la revolución burguesa), Tokio, 1951. ()nforme de Haguenausr, 2 Cobban, A., TM Myth of Me French Revolution, Londres, 1955. Del mismo
Revue historique, nem. 434, pág, 345, abril-junio de 19551. autor, y con el mismo punto da vista, The social Interpretar/en of the Frenen
Revolution, Cambddge, 1964. Ver Latabvre, D., ale mythe de la RévoiutIon
bengalas, "ánales historlques de le Revolution frenpelse, pág. 337, 1956.
/38
/39
75
no se puede argumentar en contra de la importancia
de la Revolución Francesa en la implantación del Italia. ,,». Sin duda no se puede subestimar la impor-
orden capitalista: al margen de que estos últimos tancia del Océano en la renovación de la economía y
estuvieran representados por una pequeña minoría en la explotación de los países coloniales por parte de
muy activa, al margen de la importancia de los grupos Occidente, Pera no es ese el propósito de nuestros
de presión (diputados del comercio, el club Massiac autores, ni tampoco el demostrar que la Revolución
defensor de los intereses coloniales), el hecho esencial Francesa no es más que un episodio del movimiento
es que el viejo sistema económico y social fue destrui- general de la historia que, después de las revoluciones
do y que la Revolución Francesa proclamó sin ninguna holandesa, inglesa y norteamericana, llevó a la bur-
restricción la libertad de empresa y de beneficios, des- guesfa al poder. La Revolución Francesa no señala,
pejando así el camino hacía el capitalismo. La historia por otra parte, el término geográfico de esta transfor-
del siglo >ex demuestra que esto no fue un mito. mación, como los ambiguos calificativos de «atlánti-
co» u «occidental» dan a entender: en el siglo xix, en
todas partes donde se instaló la economia capitalista,
el ascenso de la burguesía fue a la par; la revolución
burguesa tuvo un alcance universal. Por otro lado,
poniendo al mismo nivel la Revolución Francesa y «las
REVOLUCIÓN FRANCESA revoluciones de Suiza, los Países Bajos e Irlanda...»,
Y REVOLUCIONES BURGUESAS se minimiza de un modo extraño la profundidad, las
dimensiones de la primera y la brusca mutación que
representó. Esta concepción, al vaciar a la Revolución
Francesa de todo contenido específico, económico,
social y nacional, darla por nulo medio siglo de histo-
Etapa necesaria de la transición general del feu- riografía revolucionaria, desde Jean Jaurés hasta
dalismo al capitalismo, la Revolución Francesa no deja Georges Lefebvre.
de tener, en comparación con lee diversas revolucio- Sin embargo, Tocqueville había abierto el camino
nes similares, sus caracteres propios que se derivan para la reflexión cuando preguntaba «por qué unos
de la estructura específica de la sociedad francesa al principios análogos y unas teorías políticas parecidas
final del Antiguo Régimen. llevaron a los Estados Unidos sólo a un cambio de
Estos caracteres han sido negados. La Revolución
Francesa no sería más que «un aspecto de una revolu-
ción occidental,- o más exactamente atlántica, que Godechot, J., La Grande Nadan, L'expension reyolutiOnnaire da la France
dans le monde, 1789-99, 2 vols. tomo 1, pág. 11. Perla, 1958. Original de Pal-
empezó en las colonias inglesas de América poco des- mer. R. R.. «The World Revolution of the Wests. Patica/ Science Quartarly,
pués de 1763, siguió con las revoluciones de Suiza, 1954, la Idea de una revolución 'occidental» o «atlánticas fue adoptedepor Goda-
los Países Bajos, Irlanda, antes de alcanzar a Francia that. J. y Palmer, R. R., 'CIA probléme de l'Atlentique du XVIII su XX- Sales, X
Congress° Internationale di Scienza storIche, Relazfont tomo y. págs, 175-239,
entre 1787 y 1789. De Francia pasó nuevamente a Florencia, 1955; %Inter. R. R., TheAge the Demacrarte Reyolution.,4 Pelltkai
los Países Bajos, alcanzó a la Alemania renana, Suiza, History o! Europe and America, 17604800, toma I: The Cha/fango, Princeton.
1959; Godechat, J.. Les Reyoludons (1770-99). 2.° ed., cal. «Nouvalle Clia»,
PUF, París. 1985 [trad. castellana Las revoluciones, Labor. eateelona, 1977
140
141
76
gobierno y a Francia a una subversión total de la
sociedad». Plantear el problema en esos términos es Sr —raron la acumulación del capital; las corporaciones
más allá del aspecto superficial de una historia política perdieron toda Importancia económica; los mono-
y constitucional, para esforzarse en llegar hasta las polios comerciales, financieros e Industriales fueron
realidades económicas y sociales en su especificidad abolidos.
• nacional. La comparación que puede establecerse a
partir de ese momento entre las condiciones y los
«Había que derribar al Antiguo Régimen —escribe
• aspectos de la mutación en los Países Bajos, en Ingla- Ch. Hill— para que Inglaterra pudiera conocer ese desarrollo
terra, en Estados Unidos, permite subrayar que lo económico más libre, necesario para elevar al máximo la
Revolución Francesa ha cambiado sus perspectivas, y riqueza nacional y conseguirle una posición dirigente en el
devolverle así su carácter irreductible. mundo para que la política. Incluida, la política exterior,
Si la «respetable» revolución Inglesa de 1688 pasara al control de aquellos que tallan Importancia en le
desembocó en un compromiso social y político que nación.»
vinculó al poder, a la burguesla y a la aristocracia
terrateniente (y en este sentido serie comparable a las
• jornadas francesas de julio de 1830), es porque antes La revolución inglesa fue, sin embargo, mucho
la primera revolución Inglesa del siglo mi no sola- menos radical que la francesa: tomando la expresión
mente habla sustituido una monarquía absoluta en de Jaurés en su HIstolre socialista, se mantuvo «estre-
potencia por un gobierno representativo (no demo- chamente burguesa y conservadora», al contrario de la

francesa, «ampliamente burguesa y democrática». Si
crático) y puesto fin al dominio Erxclusivo de una Igle-
bien la revolución Inglesa tuvo sus niveladores, no
sia de estado perseguidora, sino que también en gran
aseguró a los campesinos ninguna adquisición de tie-
medida había despejado el camino para el desarrollo
rras: mucho más, el campesinado inglés desapareció
del capitalismo: según uno de sus más recientes his-
toriadores, «puso el punto final a la Edad Media»4. Los al siglo siguiente. La razón de ese conservadurismo
últimos vestigios de feudalidad fueron barridos, las habría que buscarla en el carácter rural del capitalismo
tenencias feudales abolidas, gel entizando a la clase inglés, que hizo de la gentry una clase dividida, estan-
de los terratenientes la absoluta posesión de sus bie- do muchos gentilhombres antes de 1640 dedicados a
nes; las confiscaciones y las ventas de los terrenos de la cría del cordero, la industria textil o la explotación
la Iglesia, de la corona y de los realistas rompieron las minera. Si. por otra parte, la revolución inglesa vio con
telaciolles feudales tradicionales en el campo y acele- los niveladores la aparición de teorías políticas besa-
das en los derechos del hombre, las cuales, a través
de Locke, llegaron a los revolucionarios de Norteamé-
4 HL Ch., «La Rávolution anglaise du XVIII' slécIa (Uní d'Interprátodonk
rica y de Francia, se guardó sin embargo de proclamar
Roma Illstadque. núm. 449, págs. 5-32, 1 969. Ver sobre todo loa trebejos del la universalidad y la Igualdad de esos derechos,
Memo autor, auténtica tigure de primero fila: con id ma, M. y RIcEWOrd, E., The como lo baría, y con qué estrépito, la Revolución
knosh Revolution, 1640, Londres. 1940, fest putsjel en 1949; son Dell, E., rhe
Osad Old Cause, Londres, 1949: The Century at Reyolutlan, 1603-1714, Lon- Francesa.
dres, 1961: por último. Soclaty ano' ',Montan-1 fa pra-revolutionary England. Como su predecesora, pero en menor grado, la
Londres, 1964.
revolución norteamericana estuvo marcada por el
empirismo. Pese a la Invocación del derecho natural y
142
143
77
de solemnes declaraciones, ni la libertad ni la igualdad
fueron totalmente reconocidas: los negros siguieron
siendo esclavos, y si bien la igualdad do derechos fue Estos caracteres dan cuenta de la repercusión de
admitida entre blancos, la jerarquía social basada en la Revolución Francesa y de su valor como ejemplo en
la riqueza no sufrió alteración alguna. La «democracia» la evolución del mundo contemporáneo. Sin duda en
en Norteamérica fue, es cierto, el gobierno de la los países de Europa que ocuparon, fueron los ejérci-
nación, pero sus modalidades no por ello dejaban de tos de la República, y después les de Napoleón, los
favorecer a los importantes por su dinero. que más que la fuerza de las Ideas derrotaron al Anti-
Las revoluciones de Inglaterra y de Norteamérica guo Régimen: aboliendo la esclavitud, liberando a los
no dejaron de ejercer una profunda influencia y su campesinos de los impuestos señoriales y de los diez-
prestigio se mantuvo mucho tiempo; su' compromiso mos eclesiásticos, volviendo a poner en circulación los
político no podía menos que tranquilizar a las clases bienes inalienables, la conquista francesa dejó el
propietarias más preocupadas per la libertad que por terreno libre para el desarrollo del capitalismo. Más
la igualdad. aún, es por la propia expansión del capitalismo, con-
Muy distinta fue la Revolución Francesa, SI fue la quistador por naturaleza, como los nuevos principios y
más ruidosa de las revoluciones burguesas, eclipsan- el orden burgués se apoderaron del mundo, imponien-
do por el carácter dramático de sus luchas de clases a do por todas partes las mismas transformaciones.
las revoluciones que la habían precedido, ello se debió La diversidad de las estructuras nacionales, la
sin duda a la obstinación de la aristocracia aferrada a desigualdad en el ritmo de desarrollo, dieron lugar, de
sus privilegios feudales, negándose a toda concesión, un país a otro, a muchos matices de los que dan cuen-
y al encarnizamiento contrario de las masas popu- ta las múltiples modalidades en la formación de la
lares. La contrarrevolución aristocrática obligó a la sociedad moderna capitalista, En particular, cuando la
burguesía revolucionarla a perseguir con no menos evolución hacia los métodos capitalistas de produc-
obstinación la destrucción total del viejo orden. Pero ción fue Impuesta, por así decirlo, desde arriba, el pro-
únicamente lo logró aliándose con las masas rurales ceso de transición se detuvo a mitad de camino y el
y urbanas a las que hubo de dar satisfacción: se viejo modo de producción se vio en parte salvaguarda-
destruyó la feudalidad, se instauró la democracia. El do más que destruido: una vía de compromiso de la
instrumento político del cambio fue la dictadura jaco- que la historia del siglo XIX ofrece ejemplos notorios.
bina de la pequeña y mediana burguesía, apoyada-en- El carácter irreductible de la Revolución Francesa
las masas populares: categorías sociales cuyo ideal parece, en comparación, todavía más claro.
era una democracia de pequeños productores autóno- Los movimientos de unificación nacional que
mos, campesinos y artesanos independientes, que tra- conoció Europa en el siglo xix deben, por más de un
bajaran e intercambiaran libremente. La Revolución motivo, ser considerados como revoluciones burgue-
Francesa se asignó así un lugar singular en la historia sas. Sea cual sea en realidad la importancia del factor
moderna y contemporánea: la revolución campesina y nacional en el Renacimiento o en la unidad alemana,
popular estaba en el centro de le revolución burguesa las fuerzas nacionales no hubieran podido llegar a la
y la empujaba hacia adelante. creación de una sociedad moderna y de un estado uni-
tario si la evolución económica interna no hubiera ten-
144 dido hacia el mismo objetivo. Todas las dificultades

145
78
halladas en el análisis histórico, y que han provocado
muchas de • las confusiones, se deben a que esos
movimientos constituyen, a diferencia de la Revolu- bajo la ocupación francesa, pero de distinta naturaleza
ción Francesa, revoluciones de tipo mixto a la vez según las regiones, precedieron a la unidad Italiana, se
nacional y social. abolió el régimen feudal, pero do obstante subsistió
En uno de sus planes de trabajo, en prisión, en la sociedad italiana moderna una gran propiedad
Grama' señalaba este tema de reflexión: «La ausencia terrateniente aristocrática. Mientras, como conse-
de jacobinismo en el Renecimiento»5. Cremad, que cuencia de la Revolución, el campesinado francés se
define al jacobinismo on contrato por la alianza de la desunía Irremediablemente, la masa campesina italia-
burguesía revolucionarla y lea masas campesinas, na seguía en la condición de trabajador agrícola ape-
subrayaba así que el Renacimiento, revolución bur- gado a la tierra o de colono tradicional: los antiguos
guesa, no había sido una revolución tan radical como vínculos de dependencia persistieron. En Francia la
lo fue, gracias a los jacobinos, la Revolución Francesa; burguesía revolucionaria -había apoyado finalmente la
esto significaba también plantear el problema del con- lucha del campesinado contra la feudalided y había
tenido económico y social de una y otra. En la medida mantenido esta alianza hasta su liquidación: en Italia,
en que el Renacimiento había «carecido», según la ante las masas campesinas se unió el bloque de la
expresión de Gramsci, de revolualán popular y concre- aristocracia terrateniente y de la burguesía capitalista.
tamente campesina, en esa medida se aleja de la La unidad italiana mantuvo la subordinación de la
revolución burguesa de tipo clásico cuyo modelo masa campesina al sistema oligárquico de los grandes
ofrece la Revolución Francesa. Esta negación de le propietarios y de la alta burguesía, sobre la base de
burguesía italiana a aliarse con el campesinado en la una propiedad sobre la tierra de tipo aristocrático. Los
época de la unificación, alianza revolucionarla por liberales moderados que fueron artífices de esa uni-
excelencia, el compromiso que después venció en dad, y Cavour el primero, cuyo nombre simboliza esa
la realización de la unidad nacional entre aristocracia comunidad de intereses, no podían pensar en seguir
feudal y burguesía capitalista, tiene sus orígenes la vía revolucionaria francesa: el levantamiento de
medio siglo antes en las soluciones que entonces se las masas campesinas hubiera puesto en peligro su
aportaron al problema agrario. Con las reformas que a dominio político.
finales del siglo xviii y principies del xix, sobre todo Las consecuencias tuvieron su importancia en la
formación del capitalismo italiano. A diferencia de
Verlas páginas relativas al Renacimiento un aromad. A., °Fustes °holder, Francia, en Italia no se formó una amplia capa de pro-
París. 1959; Zarwhed. R., «La manan rIvaluziunt sorada nal Filsorglmlanto e 1 pietarios libres e Independientes que produjeran para
probleml economicl dell'unitas, en Itudl Gramerlani, Roma, 1958; Schou], A.,
«RisOrglmento e ~valone borphese: achama dl Une dlrettiVa dl &arcas. en
el mercado; los ingresos en especie siguieron prevale-
Probleml delltInItá d7tella.Attl del ll Con vegno di wad/ gramsclent Roma, 1962. ciendo y persistió la dependencia de la producción
A titulo comparativo, Kula. W., SUOrlalne de l'altlanca entre la bourasolsie et respecto al mercado y al beneficio comercial. Así se
loe propriétairee fondera dans la premiare majé du XIX° stades en La Polo gime
au Xt Cornet International des Seismos Historioues á Roma. Varsovia. 1955: tipificó la vía Italiana de transición al capitalismo: vía
del mismo autor, «Sesteara et ragtime arriarás dans l'économis du caphatisme de transacción que mantuvo la subordinación del
°siseante, en Probleml entalle, abea abada antas.
capital Industrial el capital comercial, vía de compro-
miso que desembocó en un capitalismo oligárquico
146 con tendrincias monopolistas.

147
79
Un proceso parecido caracterizó, bajo distintas
modalidades, a la unidad alemana. Para tomar un La abolición del régimen señorial se realizó en for-
ejemplo fuera de Europa, la revolución Maill consti- ma de pacto: los derechos feudales, contrariamente
tuye también para Japón el misto de partida de la al caso de la Revolución Francesa, fueron suprimidos
formación de la sociedad capitalista, situándose, en con indemnización; la carga acabó cayendo sobre los
ese sentido, en la línea central de la Revolución Fran- campesinos sujetos a los nuevos impuestos sobre las
cesa. Iniciada en 1867, desembocó tras diez años de tierras en dinero (oh/so). Los ci3mpesInos propietarios
disturbios en la disolución del antiguo régimen feudal (hon-byekusho) se vieron liberados de los vínculos
y señorial yen la modernización del estado°. Las fuer- feudales de dependencia; pero siguieron siendo con-
zas exteriores no habrían podido modernizar la socie- tribuyentes de esos nuevos impuestos, carga más o
dad japonesa si la evolución económica Interna no menos idéntica a la de los viejos cánones señoriales
hubiera tendido hacia el mismo resultado: en otras en especie. Por otra parte, no tuvieron ocasión alguna
palabras, el sistema de producción capitalista ya esta- de adquirir tierras, como los campesinos franceses a
ba gestándose en la economía feudal de Japón. La través de la venta de los bienes nacionales. Los cam-
especificidad de la revolución iVielji se debe sobre pos japoneses no conocieron ni los labradores «con
todo a esta coincidencia de una evolución interna y cabriolé» ni los campesinos acomodados del tipo
presiones externas. Sin duda alguna, para analizar kulek. En cuanto a la masa de campesinos, jornaleros
este proceso histórico haría falta caracterizar primerd agrícolas (rnizunom1), pero también pequeños propie-
la feudalided de Tokugawa y k crisis estructural que tarios (kosaku), su liberación fue una operación blan-
padecía desde el siglo En vísperas de la ca: una vez que los grandes terratenientes (jinushll se
Revolución se afirmaba cada vez con más fuerza la convirtieron, graCias a la reforma agraria, en auténti-
oposición del campesinado, sobre toda de los campe- cos propietarios de sus tierras y contribuyentes del
sinos medianos, y de los pequeñoe y medianos comer- impuesto sobre las tierras en dinero, los labradores
ciantes contra el sistema monopoliata de los grandes inmediatos (kosaku), lejos de ser liberados, siguieron
negociantes y financieros aliados con los poderes pagando a los jinushi la renta anual en especie. Así
señoriales y con los grandes propietarios rurales (II- se mantuvieron las tradicionales relaciones de de-
nushl) no explotadores que recibían la renta en espe- pendencia y la explotación del sobretrabajo de los
cie. La «apertura» del país por la presión de Estados kosaku, con la garantía del estado y de sus medios
Unidos y Europa precipitó la evolución, pero sin que de presión.
hubieran tenido tiempo do madurar de manera autó- Los campesinos propietarios y explotadores «libe-
noma y suficiente las condiciones internas, económi- rados» por la revolución Wieiji no pueden, pues, com-
cas y sociales, necesarias para k revolución burguesa. pararse a los campesinos propietarios libres e inde-
pendientes, nacidos en la Europa occidental de la des-
composición de la propiedad de las tierras feudal: en
Seguimos aqul fundamentalmente las irnarproteclones de Takahashi, H.
K.. «La plata de la Revolution Meill dans Matoire agralre du Japoni, Revue frisio- 'Japón no hubo ni yeomanry como en Inglaterra, ni
dque, págs. 229-70. octubre-diciembre da 1952. Ver también Taverna, S.,' Mg" campesinado rnedio como en Francia, ni lunker como
Ishin Mensurad& Mogi), Tokio, 1051.
en Prusia. El campesinado japonés estuvo subordina-
do al sistema oligárquico de la gran burguesía privile-
148
149
80
giada y de los propietarios jinushionos de tipo semi-
feudal: la nueva sociedad Capitalista salvaguardó lo cesa, peligroso antecedente, su realidad histórica o su
. esencial de las relaciones feudales de producción. Así especificidad social y nacional. Pero así se explican
se explica, sin olvidar la importancia de las circunstan- también el estremecimiento que el mundo sintió y la
cias de la apertura del país bajo la presión exterior, repercusión de la Revolución Francesa en la concien-
que la revolución Wielji haya desembocado en la for- cia de los hombres de nuestro siglo. Este recuerdo,
mación de una monarquía absolutista y oligárquica: a por sí solo, es revolucionario: todavía nos exalta.
diferencia de la Revolución Francesa que destruyó el
estado absolutista y permitió la Instauración de una
sociedad democrática burguesa. Pese al desarrollo
del capitalismo moderno, esos vestigios persistieron
hasta la reforma agraria de 1945 (nochi kaikaku) que
asumió precisamente como misión la liberación «de
los campesinos japoneses oprimidos varios siglos por
las cargas feudales»: lo que demuestra —escribe
K. Takahashi— que «la revolución Megi y sus reformas
agrarias no habían realizado la misión histórica de
la revolución burguesa consistente en suprimir las
relaciones económicas y sociales feudales».

La Revolución Francesa se asigna así un lugar


excepcional en la historia del mundo contemporáneo.
En tanto que revolución burguesa clásica, constituye
por la abolición del régimen señorial y de la feudalidad
el punto de partida de la sociedad capitalista y de la
democracia liberal en la historia de Francia. En tanto
que revolución campesina y popular, por ser antífeu-
dal sin, compromiso, tendió en dos ocasiones a supe-
rar sus límites burgueses: en el año 11, intento que,
pese al necesario fracaso, conservó durante mucho
tiempo su valor profético de ejemplo, y cuando la Con-
jura por la Igualdad, episodio que se sitúa en el ori-
gen fecundo del pensamiento y de la acción revolucio-
narios contemporáneos. Así se explican, sin duda,
esos inútiles esfuerzos por negar a la Revolución Fran-

150

81
CO
tJ

l
epe luewoo elleABonqle
De entre una bibliografie superabundante, solo citaremos les obras generales
que dejaron una huella en la historlogratiada la Revolución Francesa o que refle-
jan el estado actual de nuestros conocimientos.
Del conjunto de historias de la Revolución Francesa publicadas en el siglo
XIX, sobresale por sus cualidades literarias la de MIchalet (1847-53). En primer
plano para la comprensión profunda del período, pero que no ofrece un relato
seguido, De Tocquedlle, A., L'Anclen Mg/mecí la Revolution 11856, nueva edi-
ción con una Introducción de.G. Isfabvre, 1952) (trad. castellana El Antigüe: Ré-
gimen y la revolución, Guadarrama. Madrid, 1989.1Les origines de la France con-
temporales (187 6-93) de 'reine se caracterizan por un violento prejuicio entine-
voluctonerio.
Los estudios de historia revolucionaria recibieron un nuevo Impulso a finales
del $iglo XIX y principios del XX: Aulard, A., HIstolre polltique de la Revolution
Prenceisti (1901); sobre todo -lauree, J., Historie socialista, vols. 1-IV 11901-
1904: nueva edición por Methies, A.. 1922-24; reimpresión en 19391; Sagnac.
Ph., La Revolution.. 1789-92.y Parieet, G., Le Revolutton,1792-99 (Paris 1920,
vols. I y II de le Molotes deis France contemporefne baja la dirección de Levisse,
E.); Mathles, A., La Revolution francelse (1922-27, 3 yola., col. A. colina). prose-
guida por Lefebyre, G., Les ThermIdorlens, (1E137. 4.1 ed. revisada. 1900). Y Le
Directo/re (1946, 3, ad. revisada, 1956).
Sobre todo Lefebvre. G.. La Revolution Francais. (1951, vol. XIII de la
col. ld'euples et clvilisations». ed. revisada y puesta al día por Saboul, A.,
1968), y el conjunto de la obre del mismo historiador, desde Paysens du Nord
pendant la Revolution franpaise 11954, reed. en 1959) hasta los Etudes sur la
Revolution francalse (1954, raed. en 1983). Brillante resuman el de Labrousse. E.,
en Le VIIIe sldcle, Revolution intellectuelle, technique el potingue 11715-18151.
por Mousnler, R. y Labrousse, E„ con la colaboración a. Bouloiseau, M. (5, ed.,
19187, vol. V de la HIstoire genérale des civilisations, balo la dirección de
Crouzet. Mi. Puesta a punto por Schou', A.. Precis d'histoire de la Revolution
francalse 11962) ltred. castellana Compendio de historie de la Revolución
francesa. Tecnos, Madrid, 1975.
Desde un punto de vista bibliográfico. Canon. P., Manuel penique pour
de de le Revolution (rangaile41912, ed. puesta a punto, 1947); Vlilat L. La Ré-
voludón ir l'Emane, 1789-1915.1: Les Assemb(eas révolutionalres. 1789-99
11936. vol. VIII de la col. sellos); Godechot, J., Les Revolution, 11770-991
(3.' ad., 197(11. tomo 36 de la col. sNouvelle Ola») (trad. castellana Las revo-
luciones, Labor, Barcelona, 1977 .
te

155

83
Grandeza Y contradicciones de la república del
año II 86
Tendencias sociales ypractica política de/moví-
mieoto popular 86
Gobierno revolticionario y dictadUra jacobina 91
La imposible república igualitaria 98
Cese y declive del movimienio popular (prima-
vera de 1794) 98
Calda del gobierno revolucionario y fin del mo-
vimiento popular (termidor arlo II - pradial
año /II) 101

3. Año 1795. ¿Liberalismo o dictadura?


1 Introducción. Causas de la Revolución Francesa y (179599) 113
SU caracteres
La herencia termidoriana: propiedad y libertad ... 114
Feudalismo y capitalismo 11
La catástrofe monetaria y la conspiración por .1a
Estructura y coyuntura 15 igualdad (1795-97) 119
Antagonismos sociales 15
Fluctuaciones económicas y demográficas La práctica política: Del liberaii4mo directorial al
29 autoritarismo consular 126
Espontaneidad y organización revolucionarias . . 37
La esperanza ye/miedo 37 Conclusión. La Revolución Francesa en la Historia
La práctica política 43 del mundo contemporáneo 137
El resultado de la revolución 137
1. Año 1789. ¿Revolución o compromiso?
(1789-92) 53 Revolución Francesa y revoluciones burguesas ... 140
La «abolición» de la feudalidad 55 Bibliografía comentada 155
El liberalismo burgués 60
El compromiso imposible 66

! 2. Año 1793. ¿República burguesa o democracia


! popular? (1792-95) • 79
El despotismo de la libertad 80
Girondlnos y montañeses (1792-93) 80
Montañeses, jacobinos y resans-culottes»
(1793-1794) 83

159
84
INTROISUCCION:
de ttabaj& dé Jis 5úbi3cam El tfáltkjó :dé fié 'Oftli,
égallzandg: mfisi se • liSessullasop nuevas' fez.seas.4-1o:
1, hlitatCrace 11 13:1414 511!te ..111 1).9i4IM .513 410 zr.:45 ar4*1491,
y anfis altos' *es 48 eesmicliducl JOItectiecen
titimst'tÉ inteitá.lapso Ziráfiststtaat, tires sseWat - de -ttáslithine
iskaalento dpjakge III y el de, su dónde 'hitlilá:Ooiltrilidades
.19:10 issileete Lde X0114e4rat or- si Inultlibeanienei e. lel-14010~ úzentS de
tabla )D11:flauta slgiesi ce11.30- ttat pe ibler- 'mudas prkaa se -abeleePm releYin: 41,1zpiy495. y Al
SO, ci tme perinaneclan en etebandono, comolugares. Italkt0a: Yttaeltes naélisdOsd ocatezcim Si. opital
:do pasOuth coniain hit111511 dasó vallada:51: tal itientádj viablizien y zn:Jáuldet; tel pipil iitoneda
:aldeas so convirdeteitinpoMirosal Oindades 57741; caa tris blin :basé '0.6 y upiceáll. el' almilla hincado: .
''fioues.41 lasthimptjeas se elevaron "¿asta empeqp9m- '114(bc3ios viejos: ptigilegaUs y monopolios( henil arro-
ter a. lás antiguas torres. Se hicieron caminos 01á& llados-, y se dempupq. los ,inipediibezMs legiálanys
lidilijiieCtek aM0.11o1 que alibeilal ;Obtenía* dit :sobe iz. Jjbe Otopres1: tyx los mgoeips él tstkida
coraubidición que tearrokapierori las bilenes maneras. els St.; &temperies in papel rnerins.ettlati, un mimo
4.14 viajeros en tos cilas de Dçfoe El mal; 44 Norte çut al:Wrtvidoo ki libr& asociación l& itAtementa-
, y (uf ,dé idanda, id ion* los. tamos Rayeebles flee(tederee1Y.: progresistas 0~ lila
Severn, c.nrees4s, :anieleakaa 1/44i:tales: las Ingles empezaron • a
t:CIliydai.rilétan. unidos pot:Afros de agua tanga. ves hci MiOlite; ei t da.ke441. trabsfortni:
sertmlánron lpittneras-ferroiras pan, ron sus pebsinaiétins tikáfida-
í1,444;11,4 '100bretokai, y Pátquebotesi del vont có- ,de de la. vida' Sitial.
1:
110zargli. LtInIPIPner. ea 165 fetin'erke. eltreellee ' los cainliiosftp fuezon slriu
Catables pirgel04- tuvré4 144g m l' Pgt011tig». taMbile socialest iMelleMalesi Nes;.14.»-
4:1 la sociedad. -11 b6lniero .de Ja; población ibmentó: 1411." ;400; un .0Am bio .ernino..
t.p que.. no:a ?en
nicho, y es probable (pie ..se 'laya hierernentadci tealídad;: tárattetísticó at •/61. stitisol éttmdinlizati
pzoiiortiOn da Pilo, y da jóvenes El etatiiniaisto- tré wat¿itia.-40,relaci t humaha 11#4144: witOsim
n3~ C911,441415401426 ia 1-1444e161% 44 kee y: Se-OSO-4 MIT» antes dé 1760.: y .4~ 1!
slel tets e/• tel+0 y:eilterion ;.e404/11418 -et.npx.eullet. dertr.4119.: pilieh.9 :41130. lie eikte pi pirgro;
dates,' laelazon )41-1 tpauribatión :eiltY9 fin da ignoras ei lietnt cendal dé .eM4414u4dad. Fun
r se aviácita, ty una abütdatua 4 ibeil~s; peto tioneeptch '1!testoluci6n ihclusttlár :}ta. sido extoatu
ilkeasas ilanttastss, que inflsiStrón Ja. talud muchos historiadbres-;,...y.(plenameith--ádiMp
:eesiefelilti de lel 44411.4és. «mates y .mujeres ni- dtro 04 lelni43é., ,PsOlin.», ~1411
141:510-4 relig04. e.n711, 94:VIP.0 3;;.W1Pr45iaivir 44,11/114: 14..211.#101,L
osudo m :pr i» us1449OPP404:44141111 .0.~0,1.de; g. t,latAgo t.A4 41051kte. S:4 4,1510,4olilai .011
.110 t'U*/ £PeZze- pexipoo -,-,1«:.*InortetnItortlisabOe 1A.:Ipcjea
:0
85
lantgrumetioN. INIk.PPOdclIOS
las O:00MS,ét el .406 :cromo ' IInto .0 la p10., nsi.61r: 4g. bokiiwygl. *lutona , ja Qrat.
.h,t0414. CíditglIk. puidsvs braadita e nl'insimerte Brerailanspirando. a pristrilelnidi :allende el niar,
de:deldn1:441:Ty 13:4610.1,,..~ no total* para in, .Prindipálnaérite et 114; eolonias.., Entre ellos fuera";
limara yCÓS, die.:.alrededny d'A cinco millones -y llevados unos. nIneneetamil: delineuenteta Mary,l.lnd
Medio en 1700, fditirstiitIMIllOnes y ;Inedlo l75% q 1,111.3y, Balt y riatqll‘ndern.lal 11104001 ditier
cuándo se hizo 4;;:p~ :tenles at 1801?„.,e1 talla .'eta leyílkilároti ooitiiqt-
de cdrecledor de 4~41 .411911; y para 1111, tos tecrnc*s a. !p.riqp.I., .cp3:44~1,_ ;' 3/4YgnItIPS.
zaba catorce nillono Eninaegu.441 mta4 Ael siglo esto 'fue- d_gyent1j4, para: Inglgerra. Zrk i461430.11:
Watita, aid astpeqqual tq 4091,. y 11,Gza BretdM i&fl -cetittb.. reeeptbi;.sitts 121
ea las tres: p_ancráll détárlal: del ditlq aty: •en4e:441, 'Sí
aéa Pana la G-41 'Betaü1s dfrtÓu de otriálleal del trlait'¿
4prqicitiadamente qq01 :1141w0..: I804., .;y. 414441 :FiS4v.tj --f;lénian dlt ,A PlOt4c11111? ,gge zqque
41Mils y ratclici erl Iliat. se lacren:n.4am la Tobatbsti. Durante las :m'Interna
El crecimiento de lirsitibladdiá..aittalet rétidtáda. triatrO:décltaltdellSigici lá toStUriibieldeahniat
de nri cambio radical., en la ;tinta..4e natalidad. Es ele, la :ginebras :4a af ponlo 1ntermítIXIIMpffri9.•
verdad que durante las cnatmdleadas del des dé :hambre y enfermedad cob 6 nauelms. *ida
siglo .scvnt el número itacIffienow. por .millar de Pero lintre), 1740. y 1820; la s*, ç2 :mortalidad. déS-.
habitantes parece haber: 'atiMentadla Xlil :01100; *41a14: 0.41 eántriaitaraefité 'det <nivel éStiinatirei
labradores tendieron a erigir. iPrcipitisaikares. efl lar SU para la dériada eine tertinti6 . en 1740;
lugar de hospedarse 93.D. sus -~WV -LtittSiiii- 211 para aquella: que .finaliaer en. 1121. Muchas in-
caiSia del sistema-de aprendizaje gwAkillihiSil: favo- fluencias actuaban. para, redutir. el Indice deimOrta,
recia 1«,;letijpiancs Matrimórth51‘; y le! gladeyfIr 'IlnunditirlE áiltis dé ttibérelibt;
, V9,1, desde 1740 hasta 1610,, Itv-iita de 'dar Dudó- aliraenual.á. ~II, durante los .,nariel
tildad parece 4.a.ber vaqq461q,4y..libco en niriginia. 111StrPth y l4:',81;14tdø eaMg ,Itesca c11,10,a,t0,, tosib
Meada baja ns6.1 '16.1 n..snite: listai, 4e 37.7., La o jp,o.14,,,stirlituiclak de ieereales interiores por
leciindidad fue ..áltri tqq%qtrtrevdqmpt.'.1o, 'Rey/5M; tfign, ty nOMento „tri :Ccinsunio legurtshieSi
ele insluStriál. "11.1~11 relistennia: Catira lar enf
Tarripore, puede atribiErair el alimento de lh„ptir Sféléal* aljc gel liy:911aza-..preFpnai,
blasit ti. una af1uenqil 4U 041: paises. ~11 ig3117. 11 ropa t11114111'. t4.1sodón barató,
kit& 1118 déoldpu 3aobibro1:'y rallexes Se, enilkM9Y91*. le.t0 /1a; Pelittffil weeetsit -á lidlissi4
SL ratidtá: •Tsietlettlá. F.44Mai, r Pxy ,~4 br:,11La 651216 4t1144,124. a.(~ er
:tiempos de 414.7ciezj rátroyüttd'it tonvellstálq. 41•14.10. 11:11.441x.1 9,4 911P.111.11'.9owsre&R,tulin
;siga Vapuip,hp tal. tortedle prinnir
.
nshlig 1:14Ttn:d1 ePIIPPige .111- vez, la er
: 210740 41 .i 19110.10:15. -055..b..:0101 de .14 xtg nix44ras, Trianqtaraziá docithtitat ..dartilid
.4étqctit któ ::10.41:ht :Otra pgx11, aur.apV.e..411.100:lyzq .efunbraidákpiltaláÉ -ct.tbitett

86
!thtti.90:10.TO. ' untotreczon: 1,1;
bajásleees. Las grandes eled2ael•54eleo.,,su,s çfles, pls- betttittrii tailditts én. TájídA propt::4141,, y.. issR1
salte:siseas:, lueiuss otclotiulirdol de ;-, q1:14941.0.11, bit. ojigleak. a ynyéssuralatrevili
114. a ichtiabiriiietto e h icisttatá :malles; Algurpos.;:pkolons el
rus-14-13e delaiffilló, .4-intiehtettei 4bs Isolpitalos.t •tlik- .tte$141410ajiaindu.sitii.a.:41.,q1e1
pensgries-, 3e;le, Isiscii,triák•diguelón cii leemp,* de'Sís \tia-. dl 1110.1,' :frirtfh. ..lirPck
?tales torito., ¿leittucci6rt..14C1K-bniyin, r.etlit5luadn iR4talr:111 &In 4.115ar 10%03.elt-
etitierro de difuntost ertsoln ..e.:itraa,41:1kIzse yerno
Por ricy -existir e5tadísticas 7IldedlingA es difícil deell reratti% pemlátketil *el kt;trair:gs.::
Rue grupos de la población --leonelderados n leulet. "asa de n:tertelid4. at iimcwas. tti ta
Id a sus edadesrite beneficiaren lel Otea 4i1rISIA de vida, ntle 11.10elOtilleiísl.:dephodietete
- bu un çoñoddø pasaje de Mb -4atiCibiettaik; álánste 1.4k kix~ 00.14'453°
x4y,Q-4.1:4 cob.op gire: áigtrI x1±1prj, 0901511EP-Ole, en 31 .110.1416n
•• tie la tneetie ;le un: niño :tecla. 1120.4 teltigtta ~las& P1104 3b oblezad tie41:4P3'
vicie 4p sus ,Mres::, puede parecer •Asoetypig1;. sletetute.:110, •Clia 41.10- TguM4.4'
fo Pldgeme, a ese*teplegte probable,. Nese ve .1áttheá bt1t Stet :¿1«l tvirppli .**ien
i40 oilmese 410 14,, M1y.er; Parto se eXti,_ngue IM8t111.,. idorid6 •tlátle) Otcirek nue Oftd# traalt
'tés del letterio mS'o, ates faeultadel Ceta, PP,)044041.
'11We-dales. Ski 'actiser•:4 lato etesplifarke. 9004 r<lalkszan, invirtiendo a ..ptdep ,teutralyhtui
.114904 eotalccifi.n de lainalutaltel-al -04,16so1ernerAp ijedssisáltte.nue, ej.atetiogtrast de a 053114031
%se :esta Inerte contraria, nentre sus efettas.obre. á% dt7nOda. da predeetelp. 114104
p<elleppla lobina Éit:t tan; débil ,Ini; Lcon.5tituig6n,, 1, 'sxpznsit liadestriát. 1.1e ettillrgo, i ~SO
proalia, ixr1;:ii,Ida-, que gep el batido de iide ube toolácik 121,100fica»Itesariamee
v, 't.e.una
de :AS keneahow la.;ptudencia :do nil pedre.,.;repltis5 - debiáldá ..efeeMlá .tit Illoni:1047C*14.01.1
fu ISattarart Itlis.lsiett: de Eduarde; pata -itpuk en.:9,5a, ut pilWet prbditteión d éllot :4,0t11;tietpectlin;
¿k un 4bi pterdetlitia YnaStüt !eSitth " flc •syd" bese, -407ríamow.„ ktilápár,
1- 4/01,inieq, p~rá popal:jade en 3a fatieli41.,"• 'utz61103'100nernljgo: atIrknan p' el' Mgr.M/4 t!ICtph
litojet, 110'11 en 1722;17234: para esa -óPóc4 PatirolgkE:I1113:4t7 41110.,:ih 1. nllte 0,141C. IN'Iltng.s,115 •
kftlY1 Ae. spettlid4d: :alfa:cid bese unpeto. áfitaitais,.1...ithW,:de Sed&
3-111.19V. 4t la IPPO441 te4,01013:, ,ae- Gibb.orry, 11".11.10, >lb Itily tma quismps• t1 :4%t.ssoact, itt
D.n :041g C3514~1.3.T...ffliner.12erP.er:i3r. de Piitesi yst rái&s de dle ptIkeiba 401; ies sneops &In»sis-
Y :,j‘weees lery pAlskiedstii. *ti es; in dato que es I*104, tivé: ¡Incoa. á. Maitlbs *n S11134.
-4111
Scise..t&ent teettte;, :a. esseioinar aj ,letissíteelári pe, 11 ,;.pleVIP 1113.piécliál.1 &á: teüli
tilt tioec, de ebi,a_iiesktro,,d1 las pamereg.:.fasHeas. 144thus -,s,:sp94. : 1 4: :después 41 Iff :tditád •Se!.
?Éj .410T1110 de la .objadisb. *14 '01-42x Bretafla 400,. zo/, 119? 131.44e.yap .e,x150,01) les teatsue*.ttle en
Kintge0 twtng14 la intichnOln: :i9i11, Pnostg.gtol Étlos, SS« lit PUlenizadl tds, :PrPleral
87
14 .1NTRODUGUMN INTROIXelle
existieran los buques de vapor, Ji .tviat ikettafía ba. lifiluarias;st 'Inetenlonkta. el poder ¿le
aprendidoi por su ainarga: exPellenkliat :ahogo. la} •gpOicionels pbillbas y sitiales ene
PgSA,tilke 1~ it1141. 1}417& 40 sueedieron *la colohlacidis t. 16A8, „Etninleyen,
pioneteleis ., te una boca, t11511c4pand6.X. O, el talittinalt los- hombres a ver mn4.5.; 414, lo qjieAlemán, los
541;,la potiladisn eoxidneii4ata t OUraentia.kle -consw-. tediónfiltas preferenc2a en Oznipo, Me .1,1„yoreble
'rito ti. O' 11.pteditetiót ,En 1k 1r.iátr la acMittatacióri del 'capita. tia ea:~ de eleee
del siglo çvpi y;.mis.: atleta*, StuitO ,,,P1.1; el .:Intaigait :/senbltat :favoreció; generalmente alzIlnitimos .qUe.
P915lallAn tuy9 -lugar -ad aumento lig S., .puslor .4;t0T:xo. tiene lugar In las einntibidadesT-dende.
.ososi -Uctores. ae 44.;prorldccidri, y ;ter. posible. cp4e .tatriliabffIn.dt la ;riqueza ea tieSiátial y no
'el nivel de 'Vidor:del pueblo sil anaSót les que je' atarean más a las modernaa Concepeierieil
cié t'ata:. di jo jkiltd,...Lds cálculds.:ab esaperfqs, desde Cre-
flliko no; anAnelts. :1 12,,,19P.401'oabIe 1901: en1118 ..i..-qtk4titu eñ l82, jitar' feTck
Te41,-11 puse .V111. enia149..140ral grandes _rlitpreneias er:1 los Ingresos de lis :tEst:Intee,
(ne4/,...separar31 Voi.yee arables pastizales clases toClidés; y el. .nacianiehto de ntieVa4t ril4ut3iO--
tejos í y: 'ásperos ra. los gditilsolle llamarse nea¡ tales corno la Deuda Nacional, : Intensitle4:las
y713114. Orear los tei'llehd.N; 1,510@ei asl una nytor :diferentlas hereftlaclas 4a ghterieres generatitmel
PoWilltlidad en:.1041 P111110-14 .484941' tigalll4tx.1 Contó.: bien sabemos, lai.:dedda publica pigleaa na-
':ltst esta:la —tesoolsi4 un observador de iessideal., ció A conseenericit las guerras de Guiiienne I.1;1;
attoiliss. .18 afilidill Itits territorio prdvecii415 Cita& progresivamen‘h.-icasi s4la ¿ornó itultaiáti de
461)s ipiltiettlates,...tmeud :cine :-st. illOrras..sucesiva4, lestx:.alteneer, en 1811, 3.1 1011"
1.14£ 0,111.54W. tits1 :04416.É bétlk4 acide la 11-t.gr.)4lv lek.:011rmllones 4ç libras eSterlines. No U:U:cataba,
410' Varías nuevas iteseeltaS se SiSedilienn. ett manos de los :poz)Plso británicos.; en 1716. tal Mit,
nabo hilo :pgablo el :alaWelltO del 017100411aq* te% tina cuarta parte 15 sibál ;estaba en po4erlde'lql ho-
til5OS1 t lo. :Mal?, 'tid.O,IStalda'ceitvlitléndosé en tu. lMdeses Pero .1esjilli de 1181, cuándo 1-ielaiada let
álibieitta'pop~iv*.2 note, ;trajoalültatitialati.elO, entube& en : guerra con la Otan: :Bretahl,1a qat;
beige: en '11, 'OSO 4e la 41#1a: 144 .adelante. leuda plisó a los ingleses: nobles, caballeol
remos,a iotarrips,tasubloy:agrígolas 71:agyarlds; 1441, satlesk. comerciantes retirados, viudas y soiterOn3l41
señalar Clec aquellak itiierr.ty :gap con aateñoridañl las tioses, acomodadas, En . 1815, casi un onceavo; J.
tab fkl.grar'.del
introducida :a este, db.ndosqsle .wejox.uso; las Iota en 1h27 -‘r.onft~ a los cálculos de Sir }Mak
. de la frontera movediza pueden Icliátinguisse .14árnélbr, tío; ddeea.dei las rentas del pgolir bu-
én las laderas 1414c4 ronsisii4.'41 eantidades,,allezades par
Al mi4Ine titrapp...;Mpla,..higar un: thielp incremertk ulbnyrezos,, hieleyenijo lo 5ats; y transferida '11
10: 44 ganitt Ai»neaWa eL ty=ixto2s1. de i.personát. • 14.4: Satine:neme sliete tenéleew dé bonos gabetiiat
ton inxtelet etifitieeltes,pant: satisfacer meikkaleac EaSrai fehni, ieálthit cveciente, 1121.11101a

88
~mem
vino a411:pos dé 4141141 que 'téridlari á ahertal; ;y. tern fmran 11/4 lin0P1.99, -',91P111
AW,de 14140.1 szle gastaban... jgzc? ,p9Ore AU 4.0.1t-pl‘,de
atk-emktYgo, 1- 4 geOPLIolIP.gat,t4P tbil%94114111141.11, Inacisrlá - el ~1 Ve tse Pla40-
por 4 QUIT)a, 40: TACIIICC t 1a groargín de 'obteedorés EttO. ~te .3Wo'suezül¡ 1 . :go-
.tsdk fue sólo la voluntad tla Itorrar; sbics tánibi& itft GAfll&ío TE( .slt.háisyíto 0146 :4
itíliiritádida emplear lol ahorita ati tortaa..lada6. ct sde 7 . 89SOasieyes
-11.vN lo ce4 se 1541054, 111 eseliltalleb. APfiáltli911 rAlogrA ?nly; eran nOlielbies gl :41010404 -1)1r1,pa 11 12
aoktlt .-4r9gb .3121~410fizitg 1i014119.9n . 1011-9111.3.5 1,4»..1:1e7:4«,a witifárldáél perRetua.t...st
ahorros :en; naliolat tlerre ' a; lita OtnerAlláltal. 0:4 5t eh:1127 -al 4%; Par .1áltiincts eri.
easatibliar talt! IMotitetfl ( aóriárataa elbam )ñ rédulo :Opa 'Ve-Á: SE.tás, ?al Térsiodit las
Ca4a rratrio e 41541,i 16.161 álataros de; laa PrjE:a73 a k elP/Mis .<4;911.
61,6>el oClosal .0 ,46:101 : yálladin; Wkian Wido.-pre.sto- igs Artolooes.,:ing0.4.4s. CoPPli.date,d..,Sti&H:bb
dm 'bajo hipoteca. a cratnaiente.a localet. graadtros alc1": ,v9lIgngonle, "conátdiéltdolc, ve:litochttlán
tb5nlarliantesi -o :146,n.' invertidos :04 lus Io:otosel littilat. de. 30 I :qué..
int Innotipállá laarrIcal 'Phitlago. B6 '14614 ,o.0111, ,odi4d It.4013$12 .01?11
174iTgltsiSra. el biérélÉdét pa 41itittet Ititittictilf63 at- 319d- —9111118ar 4s no§- 4.5411441
4149 por la rnle66ia de 1»040611.1 en:la jita14.idgi bit«.4- ballta7.14 lajrzad.. Pica.
loaron rnycho antes 4e ,tempF tql ~re. 'La ofalla e&táéPitma 111. s'Até -stsurtnik..Wda. de Miégadar
" ?-1/1a6.61 Estada de 114 aptrostoglderp Wel de: ,gt.: á:4W SIDu-éda: ii léréLébOik Odédé etiw.
•Sti" ácaluisSitá lems :Iszttrow á U. idea; dm la ..átia e Priagelo .erk, el aninealo c16 ls m.66.10P61'
bfreillótt ithpetsét4, y. ligaron 'a :Colocar aria óhb- 44liongskiálArtgolerra„ Igual evi4u4 11443agf:ste.
vmS sett..610ralag. lejanas eh «fanto a espacio,él; ISrcis 7Wayo41 410S aliatótea. r.lainilbantas.
:P6M . isalvats erri,,sp carácter. Los. !el:tirados- no siempre gagli 'Paila db la: acitáblnhcoriliSta 'atar la '61506/
4111 latiattorinp, bp.ea patente la goilt 'clintiolaban petrOel101asriejeekaUll; '1% ellák
ítto la South $eg ::Bobbla en .1720, y que - arr..411 019.049 ,1:.510a9. derecho '1.9.:e0.01-1/115.1l1We iqa'IP-
afiles': Más, 'en tvéhéta4.etáxiteetitb dé Lintibillidtód . 4A0111, o llaa Mana .. 1~.P W,..CP149.
élspital fue Ilacialralst láhOfin6; Ir condigo- á l jpaká.laterla ptld».41 14% bate ll
una .reducción .considerable 4e u: lime do .iktnés... 'nier .S..ite .41 Si).
Duran:té., krtyrrs Mito ,petcrpearr der. Iirerés, el óra ..4-ps,,R3ITI etzilzyppiRogl pxpaveren.,
1?;átádo inottt6 hs6Dd a tuandtiemaeriot, sn'spidariá. rus: 034.114p4 nulgttp.mixt *14:Istdb.
tstailo era un d'ajaos.- isstlétérédés:.:11alilá. pritaittIc - 11~ • .éti vlottsikitwel. jtíti jMplo, Ettrone
ggdo! leyes que ppol0lan los rwilslxtmOs t na- báltá dtido ma: anis* dé 5/;tailie lds.alentfióibsdld:
ord Alado;U1S5 la tasaloggl hIlphs:sidols.ajádá 411.15441 411:149W los állos• 4 1120 V.prJatSiSs
ael; 10 al 894 exi It51 se redujo al S, y en 170 .41' 41. iikt4ePte 444 ,41;H:xna en 1711* miraw
3; da iada. caso. seguida d6 utiá Ilhxuteuclált. d'e SiJ 4,:ren 1756 400,114bagatbdzwisaél.51,
39
- ikt.1110I0001. writoinicum
Si lixt .grupe anaucieso eguslfrthó 4/Isiye6iv 4 gis/ rabie niiniern de casas -edificadas: domó resultado da
•abbfrOS:e1W tigta iluey417, gran: órópessa, tal eki/sió xró la Revolución. lfilittriál; fueron product.as.del,..wItal
taintctpozftago Stfknaba ptikeerdd Inliterct da: relathriunente
'OS .11$ :»S1,11:43 la M.11 Itl)W4i05; Algo . IrW.11.1415P9nAubl1.7.1 11 Plana crOnldintddO
.11eoglala&asa, de.1 Int1g5 .1271 AP41„1)4.5 15041,
tnipreed.er mea ecnIrataelltn para .relt.lelyx.. bajo, tiorra'y copita], debiweeoldinarte. El ale xtux
..eis.''ón piale. 'de terffie 4191 la. 1:0C14,14 410.. y lostcoiriienusilel. >az 'fueron ríeoat.e.enár.opnfaeun,
dttá. etetérillelie 1 una cíne 'breara sieilideltieb wridst; honkep. .pronáps• para iroaÉ/na.r, mayal Coxal/liado,
:Aes,:de Im f e. s,1ms de la producción, rintlas0S-:cietei,
tv41,40 P14:11, ogtro neos, meregdol, sátisibits á kitlat táióvás:
rembohar el.1951zpoisp inicial. Cpapo. e AapItivt 17.4s..iiernpos se, in:id:ven locos por 11 —de-
purgegyt..cobterilnyla uyill tasa menor, y'fuesa.d.reenor cía jobrison.---.; todas los negocios. del. wunide.
la láértiajá dt "eneettarill klalátto de ernpraás ya. *S- .deben hacerse baje-nuevas fondas; los hombres deben
tbaládls eatenderi.'N. la irlitiehtá.,
Hace inuello '1E61 lib. j°51911 CIMM j'Adió:41;w a nófevtis.:eamitioly y aun en1.tioblacidil•de
4PM110A "511.040549.1 911504 hoy día r904 dcAt o. Tylinni be se . . ve libe
de. esta ryr.ip, iligovako;i'L.A5
áriás .pobenep una,:.es proporción a 105 ppiptopr4 }c.aóttsucles ¿e la projgclas:1Srá
gag,9 tau pagoduy,..pne 1 interél,del, dinetit; ello. Lea diferencias políticas- sfeligiglly que §141,
keatil1111cori l SiKniefite Sibservaciót "la l'aten a la- saciedad. :dura:~ las xios.-.celsturias- pre-
114 091 11.:47.145,40 111 t 9- a). 370, '11:9,a4:4111P cedentes,;:liabían :desaparecido; Y 0,1:11iibe rúa Puea
,t 911 .decirse -que
.duplica4 et ,cap111 pdstente natiáltn. felit9 41.1%.„ 99,309
aíiadi& 414 011gela y. la .etawn4edja, 04)41> PAlitAW. nienos debe aduddts9 pra5,41td M.7 ák14114,
nió :sei ~llenita; Párinlishodytt srl la• tiern,1 'Preñar tld. 0'4 sojeran4 La .r qjneutpj4n .do la indas-
lodtátórifat eatiz.deir en Etat hde eineüentli: que tría po r imodo do greanko, kininieipaiidgc14: y del
ihqa 11050.ef, No 1.11.tan6 e 011 01091 '0i19.0:40111 Obiendozoéttrá1, hala clesapaly.cida omIalójá,..bgeho,
4 las'fraci9.1144 513:141.1va caso. oiaho de tU; 7.14:logpg.
timod44 dhldrbsipdra
Vid1,3Ft.:41wstrta14,151031. baia (1 1.1-1110'All 501114 01:4111.4.Oilranifo 91O la toicjIgiSta
414 kumputigor 44cadas %Ya Pr45..e.4ier.Q4 Tal vaa,<SO. sea tiple accidente que kv:4'41 pIs
alaltzvolnáiótanditaltial, nunca:ha:sido delgistantenr Labcááliird t West aiding —lugares quo. so :mitoon
te subrayada po/lei histo‘dores.; Sr paraciatar. el exceptuados do :algunas 4o.: las non:das restrictiva <3.1
:feri6kneark.—j!.0.n.'e§agléliail. 4e *tú:11,41.0~1g 14,1osigdgidp industriál doiaseinalsábel—?
Apple pj;
45 f.o:bar-S sPP,Tlenl.99.;:qPI- 4,1410-'1u.la 63.9.1Ang.u. »ex atsáÉrolid .füe, lig" mateado,. No puede .31,0zisidénts‘
:aurcentar el tern» 40111.11.1.4:relle .ecoatini,Co tolde* que hayan 'itrio las. eiudadá.libros
es d feelniene entetior'tel —tales come lirilnlebeStetr. y Binningharn—j donde el
debemos A'Pher, iós 934. .41 proiiudá .1.ói0i5;. las etecirdieuto fue ,mát apio, ya que por large;:iiennie
•Wiátt Útláttelclaa Obrital,‘ Jól callarels la industria 7:91 completo emigraron de -aquellos lu-
90
11-r,44. 11.4 -fr.
.:111 kW: 841
2 14
:5' 14 o
r4. t't-t
14 ::4; a g- ••••1• „ 0.-:
'te •-• t .11.:.. -4 '0 c•Cg t'A) •
fl 1-'1111
," 1- -o
c • , • t 1,
i j.. a-

1:7' 1 1,1:
t.ds y,s. • gt.
' kT.4 : gr•,:cr
1
-
»;44-c-1 tt.4v
55•;12
1:0,,Elb a
▪ • ,
., p.
d p.fro
:6 In) " "471.18i 219.1
s. 156.2b11
o.•Id 0 ,-254.1 o is
III g tg, g
=
5 lir ti E
191 V; °I; 1;

gt: .41 I tela- I. u 1,s:1j é ' 1.- (1;14'9 : •¿. 1114 i .1.:711 :té. pp. -
5,•72,:i .g. . ,_, .0 1 -tris«. a 1 ty
v -g. int tat e“, :,.., ._ 6, 9,
2 .-. a -2.4.1
• -.1.•:1
27 111 5 .:-•'•1-;5-11 n
• • : o. 0 . - • • 1.-O-
I is. 1-7,›. : •.0-0 ,..,,wec o: :o S Ee s -X y 1.:.-ai,t. t,,.. ,.....
..2, 1.1
5

-• -
- ii,i, : ":
11.1•1 3 :e Tir.:•5 ••••
ffl t ." '11'4
/ 1 .
1 4 °*','' ' .- 1 .t j 1 .17-1.::Z.,....7,'. 111
lizalt
-•el 7.12.:ii
, ,-0 ,.,i t.-.!...j.tkv..1..@ - : :,0 <y, 24^ .:4
-1, p., f..,, 0 :.0.0..I ' at .11 :1;1 O th±:
1k .p.i..:&e, 21 12,- 71 ,rgi.4 -1,: .../ ifi :,.,... d: I -SI :.1•: ••..' -P "9 , 2 :10;9.- g-::.
j W 45
)
: i•Z 3 3
1 :1
/ • 1.. 13 g•-45:
ro ...5, . t as,- :8 t. á 1.1.1 :7 0"' ;-45
1:- 9frI. P... 1 --__ nH:y •ti . P;-.: gt,:g-i---,:e:r-ci- la. c l• 1 vi - 1.- 7,1--, ;-1 ...ii :1 7.
4
e -E .0—. a . •,:i ;al . 1-: 0 ye: _44 ..-és 0 4 *-Z-Í
, 0 .5 r•?..0 •.•;' : :
..." .9 o --i O Ir
000 -i; .. v, t.: o, ,-,:-.1 -la. • -ilxii .t, L,-.1): 1 i›- va ..i . ti - .E " •E• t. ' í a :- -
.,:arittr'il
0-1 , . - -4. , -:14 2 Eco ..-A:d -9 1 - -, •91
be Gj
1.•..,.e.
s.
g ia o -g, a -1
..,„<ffi79.9 ---4;...o
0,..., ....„
„4:y--• ,0.5,
,,,, --61• 79
: _c •••-',. ....0 ,..„- •-nii :I a, -1...,';, :0
s. 1
o
_- - .- ...A:..g.,•••O -1a, !El.: p.. .,•-.5, ,,, P::-19- 941
9 7,14 •;h° -.0 '1- u 'o,rt .° 't .1--• - ‘8. - -t'a'•cl ' :-'a #11 jo S.
1 - 0, 0., . .9 ;- 3' 0,..•-•o
• • •4•._1,
• • ' • •-4:), 0 • ' " az. o- 4-", - o •••••
i • g•
• 14-0 -Id -8-.in•
o'.4 ,f_14- irk t. t.•;p, 1 • ,, .5:•1": a-t, ' 9?,á,Z.- 0 ',5 a 1. • • 70:11d
,--- .. u.
. ,,, 0t,g.
1 . - r-,-. é 2, tu, d'y 2.-1 . .9, , :1- 1 ._ :2 .P 1.4.1.- . P •2.. ;.:";...., • :)..re. •
71
.0 - t) k
To 6.
. 45
..2 •O • g: o - •W of• P.: .
- 4 5 t,,• - -1 ' ,-.• • •,),.. - n 19 :n• la
•n • o - to,
A) • ,r, o 0,,, • :0—, ci ' -. gy • •'..7•1 FO • r,,c. ,o1 o ;o. 4e, A • ,
"-...11 tot • •-i- -2 .-c-9: a -.t'O -• .09s.".! • •t4 -ce : t ,-- -rcr0',yy... .94-5,itto.
••0:1 $11 *lea l'•• •••1't ra• n •¡,- •-• •,5,...1.4O "a '4:, 45 ,,,, >,11, n -U 4•10
. "9- 13 42.11---tgist t : .
,--,- 0 4.gi o .p• PI' 11

r --Ir 1
?al ir •.7t I ?•-;S II' 53 c ' lel. ta 1-m Py•--o,• d, .1--› 1..,-.9-.E." .0. 1• -,- y ,f.• •41 1.
V--
•• 02' a
rtg -:- —I
,
-os. Iba.1)
.0: •
13 .1 V.;,0»li
. ,•...e.....:-.0., va •;o:'9) #.1?2 ..,..i. . ,g; ,.0.'0•• _.:51.•+,
0 --ra< '-8 ....- '5,:--mt.-t .. • 04 <I:2. 4.'9Inn
--k

11 trape 1' 1 I 17."


O 8 cil" , l' 14' :m 11.ge
"1 a b'
11rt g -1451V- -
"
1411. 1 r a' L - ,#..4):
- viro _3,4,1 a yil FI- zei.
a &ST g
l'e Jt 1U 2
1 E'
li hi fill '''b I 11 o
45 t1
s y oity c
e.

a
1111. g
a. 1
- .5
r t.: 1 J
y ,
1 1
14- I' 11
2el,
4.:J IX V-P
) .1

a
:11t015.141.110.1.1 19110.P0000:11
atistlat arlyayós de Stodos experimentales ob- ITT7r; ;ellitST!0 .a..1149-bx ifligel151°*'? fifidstdI
110,1in grAh Pal10..a; 11- la ffleaerla sillIXIOSatcs ípiçarott34#1Pillnite de b:iO4titilf
-UAtitstit te: libéi-aba; & Itz ;aspe-melón ;cota larnetsig,- san 151104rtiatno 1.-atkquellieNBildgeWatgr
alt y- intlYa &piikci6n dél prin&pió de tlá Gliátt; ittedikin rtiitaiál'ititttutma~fity 6ttsk
-escindía en sistesnas-inda- tyglasela, litenni,Ins go: 41,11,14 :osten lallitnilvW
Itiztaliites, taletkgttle- 110- l4ii1310„01, :TiStctiggs .A.A3fte:a;10/ s. atiltvihrg" y oittdet4..01,aip.s
bou* ristka.a. liát±~14 :13Attsláltüttied ge tittatt ttlnluntlb .Catt.-•
eartlYámo Tity.-latab.asi Pas,,soly iabandonaron la ciirts.:43e;
aspS$izadaa nm..p.cort.tr;ne, n popIlto Oza 99.11'pl14. 4 V...~.r 114001S" 4.1.13psi
psithatietatts, et lotuaie y 11; px(dOica Tle .Y34YPhtes taiis y31:gia,r4kbrino- W4lembletlormikS jil
*bines 915. btiénfes. Fue corno repilltItitt deUna :ktieVailt 41--ilklealTrU A la .in'et.tIg&-
4ait,aytiVe Iriéo a Istorfolk, donde Itábíatidb á- estudiar cutmiá y t ostivirássc« a 'hit ptsatios, bi.
torstneyclsIniétoclos Oelabrattza, nOnits.,4 terratenien- aijxsol-t..1410 Ihif.lusidás. 4 'OPA rilelpfik, a-
te teittlek Jemes ..1-hitUDU e,tinDP-tptá ps la consillw. dxiisU 111...datát« ablikstallentancárl JSiStaaniazdeli
.4‘414±-1,dél. sublueld; y sus posteriores ¿escuhritaientus, 73r:111:015111.41991 7; a 51.1c9,1/,1111.,9.91; la 11.11.<?.
'ettC, kidleptin el salls famoso geólogo 'dé' ni titúlala, AlInttioN, ;0)1kcJoh.f4zothattlipialarmolo41-
91.111191- ac-; 14; nilgyfinas excavadoras -00 pe- 101de lakj.hl: t?álai.<0114efielitietAtitMi,-:ea
en 14 Areilll y cortaban las : roeal pan m4at=4:.45. p9514444.:41 AdelpIr19.1:nuy
OtstirtortiOnn tanales a.lbilaterra. Físiccs•5:,finlainos, at
osstl...rt.anklini,.nrack4 ,Priestley, Daltorty .isavag tslygomp Richard Mnvdttt sottitirtitib
.. 19,t 'í1141u1-9 , C00.0,cto con los ilidereá .de, la
.1**511t isl Ss 1c01 4:3/4111/rx1111110.$1k400915 de 4.1.!
11-114-4 Aspc;i1p: InTiipaienta, hubo ept‘ qbay; unLiÓndista PetsSeübnoziorwl tana,emprepl
ItstStiát,drins y :fábS'Inal,'y heax¿ffirs...,cgialo. Ia_12;14 sa+:10. mur ats; l'efuStada-
jrfraiall liVedgyvood, ?t./Innata. keynolda: y Jaitles.Ktit"
,g ?Sita: tan a gultd S lás uhól Cano en 1ái . 1101 ket050§1141 P1.4.'In.p,904111-4/t4,3111141
tos nombresde ingenieros, fabticantes dé hierroi-Cgl ftgjátétka ktit 1Çort, e1 ,V-anliil deL 5C6191
asaloís- iedustrialel y -:fabricantes de instrumentes Tse, "Todo 1-19nibr,et:.--,-psselinsép el rforit, WiJIim illatte,n;
.fé iésietientian áhbradOS como .Mientbrcs dé 1s ct en Iteath-tieni.sulJan
.$01.»,44 nateStrabs la tstreeha .relación matfurim .atatryilSil G2E4.4001'05 detta;t1 ILIS ha
, lestspcístia entre la ,oiencia y la práctica. CON PIZQ: #k1O. nvig Mtte: ~e triíSe iniildado 'Ia.
Autorés e inventores; industria1e y empresarios: tiPAq.dia;lits. 01 1i siglo:9•EtTi.,
—4/ liétila 4,Cd diati?igrühlos..elvIP .1>PSOM esityrsiala paF íquá pil4,.,4zgss.04,51.0t-PagPS.)A.
1db:1:Cambios como el qué Se !lexátiniti ri :tthlets zai 444 varttca hablaiddliNdó'intetttrd ÉtOtaitt
nlaSeS .InCiales"y"Att't6413:111:5 lifsikels del: 4 A Si.1111W4r 1129.9l; l'51 ;14 %II, «ti
.;.'Stlerattas. i,9419'XItratállal-314111.441111.111. .1~
93
26, 1.1412013~±0:
....bbseird.d& que eixtifee41-5104:4J.allilchlWaz
,Whia? exislitaeióáll se• han dado: il?bre
;VI litS0á hiltóriCatnétit4 al né.iii5112tti de .iyup01. 1431.: asociación •que :eatistié erice 1a1014~144111
quel 41 .1.11.41111.4 i411.1.0)-19, 0.isg•pitibártd1 04ncia r41.04Pr St:'141.1.14* 022- 110151 4W11.
:
Ót.14n1 & .Xx111.411kra, 4f4 1115).*;:lfi,la01414.144- 1414441.444 uscabai aipvas 10 . 144
P344t444.:44e;64 ahn5611isTMI9g çk 2f..~...4191tv,ri; 0111 1141diaiory 414Ipa., zoo&
tuddfaiviinliltk hi&hiÇa a 191;~1 to,..0.5eid6 xuediittatuto: :cokkelmo 1~3.1)10
y los Ritisbia71, fundar Is fnoeiái esichida nue, nseguran.
41:4Kaa,s. 9re, higan:S tam alejadlask.Ontári !Statoiddilit 61,..éidzo. en las negoeVga; y ll.diás pita do lb antéridz
1541,10 y Gálls dé1 Suy. burára7él: se ha paatesi&lo hallar en el ;hecho de: citie, dando.
Iditatthm la 50eiedad de baláigep dempearon los dilidtit's fuered oullés de las unive~el
tieelptntláté., apa /ea l dsaxrell de tos En41414$ :41 y de .pues10s en el zobielitds y admioist,:ra.441,'Pall-
lanño; de Oilirbricaeión de :teLaVenís dé ea, se viergrz foraadol a tascar para. sut
tren y de empresas 'sanearlas. Las tinTiltal:eoéqueral habilidades dentro, dé: la isidüstria y el l'iÓtaddili
cje 101:1)Ais.)11, heYefildli 1410YOIS 95rdiet. Sade látu¿z elItl4 verdad ea dú »Od Mi:
ron a' Iset aeetoras dé, lÁt. Minarlas del :Wenn *7 ,z4,nétitás átuél tráuseritos, áunqul exPI4444.
TPM.149.,:t1414 Valc. nn, 10141 lo qu iS ttilileatoks .constituíahl
chulo. ,Ithórnas Newcomen, y presbiterianos 700X0.0 mayor pa, Ti por4i61 Etriás edticadn dé lá:14$07,
jameá Watt ea la ingenieiln.;:, independentistas,: te- la que se: 1T apoyada por el ernil‘ttdé
mo John Rochucli y Joseph 'Panon, junto, con los la Irintiei3e.fá que, eh el hit) \Wehté.,:e9ppéMeo,
Cuáquero:, en la industrié dei sord;„ y los unitarios, thkriente de energía que dosel-4(4 en. InglaSI:
,junici con los IvVeonsiels y las Gw, en los hilados - de la: Escoria presbiteriana, despu‘a —Loa de
41- algodón. E.i.4 esta iii4104:414 aderriés, el Lato—, de la t.ingel. de 1707. El 'más gistuit kgeri+
,mae grande les, Invento/1s, •Sátevel •C4:94plzetA, tor de la época, james. Watt, viño de lEscocia, enand
;Ízté discípildde Emmantiel: SWedenbort< 4164 VOY virlieron siete de sus:oebip ayudantes én ,tuésb.
su parte, era,11.141 añtoridad ypalefia:. de zhnty. tienes de falnieaC:41. de máquihás. Sir Jób.n. ginelpiw
th Otros.: ihéAl*I4JPsri'Pa Jqs 171:io±ual Telford, John Macadam, David, lvlosbet y
4i.ie cabe 'citar- azios Olidas del-1111; ft.dralátdo. laniselleasainont -NeilSon aportaron smenerák;aüttev
furza- de las 'enseíwzs d», TOA Y.i4g37. P#9, g4419 tal y .st; fuerza de cznácter, dpieninerne:issOOdeSár 41:
ras ::éuseutv›5,2 de ése 44404 st, bien 4 101 II:agricultura, transportes ,e industria sitteriengiOn:.»,
bros -y desposeídos,los dad& dé! Maniatan délién esa Escoceses de las, Tierras;Álts y dé las),Tiwia
'Injal cayeron sobre kegibri *algodouera „de tan,
'2.AP• .111.11:414.11tg, r.91415,1 dentro -de js mPehos. 4e: exItie: ellos batiendo uh. arte éj3
oulpt01.10;,:sinq t'O.? walágIláyeto lobtiedáit xlítigéuhla y la pequeff a .aldea tal 01.9w4e4f, 42.14P uno d ellos,
pdtli`átentrS io 1111110 ... nombre •CkinnalliPs orientaba 1:.1g11419.1eltans, ,
4ité ofréeían Speeialea Oportunidades tara sus

94
Itt :11/TRODY2CyCJON: Sopültdrntl
, . .0
tteltáittls et tallinó :del lig y 9430,15c90.1. 41=1.0"...144:01.5111:*1"1:1°512.i
111. 4'4111 121411.1031 .1b: 'PZ0gna4:105 117.194Si kjsw 1,Intrati9 IPP
1.14-41m1....
:4190411&4913111 .Ve-10kehY1 material: theltmo MeittatireASIIIA.Y ItIlltisnecia491
Pvottp y 4041 >11.1trif porttdores de topihros lielreet entniüendla ~das; htátotiái oligro+
hototablel oy 4k no!1,016< en Lanallii/e, SoltA EinYe? 1,141414§" chibo
0.05?e!AOly WoAllY BO011Orma/l• 4.5195 y otros ni ~tul& 911111/1»141.; 1. .1415: 10103100 nlYP »cine
gymstes, egableAlejel de ser labradores anelfAbemy4 saló. 9~15'irt Jstie, Ybkal
Ilgaues deleetdian de las clases. dirigentey atm yaltbák31.Wittlátáltitlitt,ffiáta
aquellos ¿e bluttülde polácián hablan recibido Iltlifelo br.ar :sólo a,AblOosi:51114j03..0:: f,~ ift 4-161.St:.
Menos los rüdimernes de 'M'e educación f.141.0.140turA 111-
egstsela de la aldea clon,:yle .ylesjy1 la luz jnipae. yot. i3mpottoa4 pivyt ?tíj.iestrp .ohj'ettl MtnediateH-,,,
Puede decirse que, el sistema osco.cét 4.& atad& 411.[•414f?,41$ 111,11m
penumia tehasába el de rol detellyarsel;eitipesps de Re3~1141.9. :91114.19-, °!4111,111.A. 411.14111:1113*n
kipor le Mcipie-grpsia.ri¿-4‘.14. equipatris 41-1'nstryose.utal:On'saitot
liltcflmni, No era III, 411:TIOAllf91:A31,/.9r54/4 cjç 1A e/WelátIleA/a45:14:Entre sus, :I.Olgttr0k cati*.ápIe.
6: iCaPliArid.Eff 4e0:40. iptrrtza ;e1 .atiski, de liátintitt .11 ¿Wide& tJ6si»h ttJv •y> ' •
le/tItigaz la: a4a.11:114.2nMiCS:ibri«, PríttiCSI, sirb
X.9.411.?n; ytIS w )34.474.41, 0.•
.1.1rGialgtsse y tewritinbytto. Máltói ,j6tsés, pliente de,:futuros-McIAIS: 1.

.14.51. 1ePt*IT -a! OJO aet 41(x.96911.1g Wgteot.# ;Reebuelc, quien le,; t PIPO, g51/1:. -
111.449420;setib.131B41.5. 021 0111now-P41.1ero. t pelar a 4ditubi:rgO:ylkaiit4 tit Etiudit" jata(
)1á 31:11áibiitgo; ilaletuti;un diestratálnick táeátál. 4klar"
ettetinieiitall cine Illegó:P/lid fteilreérite ayililayse a pso,PI:Whítvépa
EYAzrartlids debe Minaarse a james. l.a.k.teadt¿riatas:2:0~ 04tchas eitteadm pq-
,11011, láleíatior en las 10,:us:Ma.T qt:ilynlca 40.,‘4:tip, ISittitittielotiet,:eige; ta.1::~tt lá. tialOom1,11ietia4
también —sies que tx4;InlItgsos. 11A pitázuoit.s. it105411, tépfr pór objeto inejárat ::.loansietodás de
.1101 tiipe no fueron iiirettanslente dir4,01M e01/14; `P/TO3T/69, 0-095. ;1O ;,POsafa,kd jtidica, Ioorl-
apItit nti6 trincha. ayuda 2'. 1141,41,t5.44e:;:i0 .e0.1211141101:.: 214/sfoti al:Un/out-4e deuda Y.:44,fabileamess„;Apl-
.7111t140---,-. a"Splin Ilit9454~45.rili LMt ilaérdm,S1).LIMelisitile étlT Irzt2Ini; 111%
AloOdIr 04~1> lb/lhoil Al 1/~47 leónk rffinlneatit'Itt:t 91áignut. okcasitpodiá aettiblitatt
.10 Pándon1131. Tte.:11 .waokrÁn.
:fidteli triás Initifidt; as cadtmias tmie IQ/ ?ii-
414:eltési Idayt tac; educativo, ~federen en )91:4-•
:.ettxt eXt Mil4K110: IlOptaCt0:: COWW,11.traiaS' br44
itirtat.pattort:o).7kSoclaatititexaria: Y Ello/MI:AA:le
1"110j41/11t, t51321410Pt0.112..PYPlani 'Y1101:144: Itatt.iibettite ,átám, potttá.'precisarse, .emítkül
r0./1:000PM 10.81:4T0U42gcer, por lallatévti yen Altslop,..y:t:Lilistits¿a+tiusbélaia ufflüs:
holS-'3iomy perAirozgtQb3 :entro 1.11.~Innx,,,A
95
Ilitti.09001511 blIkli-514,0501 .31
wiP, R. 1÷ :0..geWort4.1919ty Prit.109,35 IP? 91:.:1141.00 pubhctdaen 1.776,
Uathcw We:40/404.'r4ke:4ffi5: tovi. Irlymv de .apelacOn en nta
curaron, con SnityndetnIbIllstailet.01.414Yeti;ptallt., teÉiIlliróirdeotpolítlas:a~al sratebal:gesygraaía-
:mas .piráctiCeii.1 ,yel PPS j séló aM tiontátiaate»ti: taeratealcilns
•ai val aeclmque la coynnturitt :plato hombres sal no fredaentlbtr..ibl cu-
ae tierra, 41.7capital -y del trálz:nip 3414191. pnlklite íiEÓ 1440:1PrIns.; para: trazar sus negocios pina go,
.10. 4 ..expergIn industrial, es al YnttI .T 4 eSp bfrioat:73a.je u ffifiüen eta, aquella -idea -de u# volu-
debe recurrirse para evliar tarilustíblt. -nial -.estable de comercio y ergOae, dirigido y cena
la fuerza de que neceará la inarstallanca,..14,. -trólidgt.payi,4 gibbiltricIttabs9.11:144r biow so»
set. Por otra. ,,parte, .la baja tasa -44, inteltb , trasebil9 tro...rikat 4 idéis de ilimitado progreso
a:á:lento de intlare'ciastyja grarceicpectattsa basse". datar* le Nalst egotkog4.1.11,11li'S/51áivil
fiii195.,ProPorSiomap?4;4:114115S1150.1e.ilegiltitP, M41
si .debemos iglesia izese..ptstenetraa. øflot
heteras. naterialca y edon6toxiizos, había; alga stár,EL
comerei»,:ega otras partes del rntirido nplfb las Ideas
gegoSile41.114 tpmbe, y.,14 4eplia., habla 541444
otro taraó ith.,..16 que ittpezu 14 onlep.ción,
intiverso por- 09 debe alelan :qu'a: Rffizolt.in,
dustrial z'onakka 3E14 r70.1.110,0X40.4011:
lila 'trajo iin'tlieVl .enteiaralerittl- rWItiallYearcr
•,
tror, de, la natütaiail aporte, iitwcljáti¿st, /kr
titnd ante lo$.p.mhtentas sociales. Y 'bajo este aspecto
ion ....asiMissson Fasenein, y su :Universidad -de :atol:NI
1151,0stalatitisaattei Ski dada, es un error ata:destina
tune:etc el ,papel ,desemperindo por el pensárnieht5)
4P004141(4 01949. IfaStar ea la viCla dl cora'azy.de
lisisztárt4k44 Ttildría.:4,1etaise . si, en...Onantri 10411,
finerndial:Johr Wesley, bm Pair " 19,William Obbtt•
vliyipr9,11 tan'tal;importaaçta ,994
—119
•• ntlIklik 0 aún Jeremías guaba De cnaktant
plan, Ir 011:04 dé la referencia. anzliSs"..factliel.e
.projaviezo.n.11M7.0.41:007 in4u#144v4.:1104ü4.9 1:140$4M9k; Ilbta.14 nattirdexa:
elea.veknila qcoCe‘sptde-fil,PS*94 purek 40 4. traga4nacaone4 ;bildo. de. GiOttlaí.:Blassi%
<
paaarsétpab«Wat la: Esseai9, lata. 'S'atare dita. arsey-laisiC4 'Osé:

96
11141134;11Y
91. 11la f4ida5taa; ;.ptro ;#1ttah01 ZIS -4171, 44e4
'cirdttl 21411,Wríglit,:, otaptatoia ernifilron Su
giVIT:4T4 Y TE-1"10 ifily ~1117 .progresistas teritt1eaiks. Gm tu/Magro
.11.)11.°12nerri.an.tee, 1/3115. 44dvanY..-1,4P91?:
04.1 trheielidos en p4.1.11s, cl en ,Sufáctulus, pecó
:flInebos n4,u4riales, 4çizt11.Sibtoscin, Nelibinlehplbyd
3.4.A,Ilevocucióiy Indtstrialt:lbe asuatn no. e¿Ilá rre:49- 1.511éter Itelitnptatbir itde.r ÇI ürodualps„ages
elogia sino» tainbión de economía: ccinsistié en cern- también a Mo't1151a por Itps. Muchas: artesanoque
bibs en el volumen y en la distribtieién tlab,riqueza frabájapaal(4,3patOls, como AbmhamDarbv, está-
vez .que en los Métodos por Vos bieeteronitt01 hartos rtantlicionts rabrietbh Minas;
012, Se dsrikio hada fines específicos 1-11411,, en iplekoacket. rathirds Sidithiátkilksi4A hiet'M se ni-
realidad; una •estrecha conexión entre lbs ti" 1pWla S'ata :lin ...la'rerrefetta y wi wy4,1100,...1.
ruientc4., las, invenciones' la industria btiblese. iS 40631 4.gjietaxl,-411, Si terratenientes tales eema
»il.:,aorrtintatto su lentcr.progtelo —aumentando ks Duque tre OricIPWatet idvtttieron su ^pita ett
koMpañíait Sendióndoll_el comercio, rneiórándose 0411114 do; pertaw.d: y. én ~bis, k 15itpip
db.:16W. dey.t.11.bájci'l -hadendo de kiS'tráñSpól.ítI.- éoM6-11,1%¿Wilti.I.1771rivxeld-r9elieje,—
f: 'fi71.2:11ZZIS sistemas TaS .,espéciaiizados y e icatesr-r,,, :j1,110, 111 Ottiiri.i.ts.g.u,IFTI-zillic.1124;y est4
49.erof no :habría habido Revolución Industtá.l. Por otra .A3 toicgw4nes. :0A tun9. l. %Nueza altraidata.,
vIrte, Sin los 'recursos recién descublettbs, tal invett.- lapbrttiikláditI.etillyáibupoet
~ Yaity; kaicihriehte.se.JübiéSii 'tea/indo, y' su de .14instle tIllityilt162:041-01# ~2.41E1 00-
14;‘,111i46it hublee sido muy 1imitadt viie, pues, ;el':
T. géWq de los. ahorros y Ya facilidad
.CMXIV la cual . • „
.3110 tsiejot a disposición de la ( industria, lo ..que hizo principio' déJ:ç4k, tal.ihas 'ág fas tirládés
1101 ia la !Gral Bretaña. kétort 1.045aol6fr&ctébitla indtütkialen s tOteiSidath.db .PbqUélás .efriptétat fa-
-ifigeniev inillartst a bien dé thattiteibi 4e. dos o tres, aralgol,:„
• . Muy amplio ha .sida el debate que procura- deter- En la- mayoría die /as' fru:bátelas el capital inverricto
minar el origen del capital que g.4a inVittió en lis na- :no a tiláyor que,rl que un fabricante gAgra'o au
cientes indusirias. Algunos opinan • que provino de la .0gat.'ilir
1spu :lpokrotenploacl.íágú
.:11 po
ragot
ritInaV
oi •01
01 Lr
1 hártfe
tlfro=8¡ il
e:
tierra, en talle...otros :satiatan el cotneteip .atatior; y
UnostéteeroSx:Yeett ballet 4esctibierto3uIaante 0E~ -91%1104 en asrandnY It/tablia›. PtieS .f 'lfsitjhta”
t'oh-lente que. iba. cié las itidüstáás secundarias, atlás (pfaughial beta), -u& es tóinot alguna ts.vpoing, 9.4
siempre en el interior Pero a ..a.da de'saubrirniento•b.e42.6:¡Hii%11;. p.E1111:«Prildcwbuttplite-
141541151r4. que ¿uno u9:4». sentido, sstate vale; il fl. Las primeras etapas vio /u oxottixtatatill
-n posible cograpoper rpzippol 71.101 Irk capital 11.::1,13).ur4A,Tior att
itacipittailbs «ritúltorÉsk «Una kabát Pett: -diarlül de Samuel Iltaké4 Réthexlyam;
112-1
97

01.11.17.4 t114011:4».. Tfp46.):tnjo 115,,


519., 9.0.41/11,4 9941.14141 Samuel 141.15a -serde5i6,a :tiite robó :a Hántirnara,,4
ateatuas..S.aeueLy itaxou.19,11kereelastinterla
kitaaneittitezde4iietrert1140áttoklielvellk tato Imitti:geit '41: cs'17..n
H rit 1:e.r-Igjar
ea tiae:l macZ024i9cs7sli.cn,e9:111
71E
.dej 5álllidaint.6 de eliilrbt situadoi laten- tratájt% Seslige frunlidad.e integridad, lo qie
¡r:4 .49 1.1,01oza 'de,larnaltálker '16 1.Mt SC Ari6 algo se diad/41.
"44; seilalgaier911 glinal,nntylA,Plen".
. nnn gTende*.:Incleeilei 9511
odos chozas,..techada eardtarg,;(10nde set ylPs ,plquefie
"ralaron dell:pués de tébblisttulittwitá vtz, 9--% el ce4eterl,-
naenea, y .nik de lipa vez 1,1•42inek e'99- nora4re de Zet »14.245'iri4—.1 e1 94n1 pomonliS
imvelar. eir .ei, río; cuatro alas,. más. tarde lbs; soeins
Walker ensenake az-le.940e4 .49 Crcqçd3ç t cavaron,: ”nri corté ..isavegabIb'', "rhejora.roa el "Castillo,
y - ~91 41.111alle cIa.yos. PeleT1011 9. de 1-m9lines a Masbro, y las veredas hacia Tinileyi
tr,agollalza.se4 las Ipbens del, 941% gloria. sea dada a »íos"; en 1164 añadieron a s'Qi.:40
1745i ,ÁtutiE WaSiusi..toinibm .41 ,ÉtaitÉ .frais: tablecinaiento "una ..annalia galería para-, la ,fabricaeln
11419 edito industrial, 1-1.tan•raban :de sartenes''. Noftte/iino 'Itann 1-7*7. al atCay
143-11:11.1- de çuato chelines 141 P4.11 -capital la sana- del.. 500.MM-aest&i cuando lu
y— .;719.1:991-1P4111LY.154,-, --1Y0-4kers-ser
I 4155i, PI, até frati.„. b'anátel .yvisj,két en vista4aprnit 140:libras; y -dúrayite toda la vida; dé.:ta euipzes4x:Y1
biaba: de la negocio; se -vio dividendos 'que. ilegariart a IStribliiii6110/PAlgeg':111
x.199.er su 'puestoi 9393h-111 ;IP* ta:101, Zara 1714, el "oapitalhabia'aleanza.db:1027atinut
ea41, en un extrema de la. antigua choxli rala de :52.1rte libras _Llest.lra'as.; a esto se agregaron 1ú
eonlder61 :que stz yosición era pennanerdet SIS441. :akla :41bk,100án• £1,@ cafiones, dlught‘ Ja
tálto: :Saltad como- Aaron se selalaroh" diez gnelra-con, lo.s,;g*ndos mide; lizrye:ri*
pki~ )154:114.1iel .de:janal, a fin de rae. tetelLite,. 4e32109.ta99e1 cnpiira,i9nra 1,13Z a1$009.
teeel a Fel librós égerlinett; Ese año' murió Samuel Walkert, peto
14 .14id¿ipids: qué dirigieron su gerencia fueron C421.
_Para ¿adaté( ;capital de la. artná Yo; 3414 -1.*inuaads,.po. r sus suces04, y para .1812 el capital:e
yntrocieiii0 th'iság esterlinas, peria.ésYé.,:stritkettp~ 0a3111$1.::141ker. y :cía.:,§elnplculgb.en.299:0-iS hbaji.
o. el siguiente. Ail7e etle:: cien libras apar04a1,póp stniatl-.11e,ciriat'..-Teansiííaabrociada, Walket
jbnathan Walken :4erpnan9cle-.1os antexares., clama Docitt, CQ 24.p¡my.;34 55558 librad. esterlina&
111 por Sránl CráwshalM r-rIne antes habin tsIdn 4nb Muçba $9.11.aes .ffiatal 4ite'r les .pueden 449C;
pleado de la socios "pága'ndéln 16.9* pódtamo los prirderps, tetnpmxlieanrnl'incing4nlesa. pero-
raóe .de does!). penigal yncuenta, por ellas .seguranztente..mo. cabe:.mclurtla de ypa_ comp11.•
4.,prnpin .$ap.4nej..con el sta .base lps, socios e.sialalé,, celta aresiva consiga -mismos.: LciLitégistrds
"vileston en Masbornngkanitnen) una -.rwlición, y des. compaiiia. trIllákk sin tae..en
;fitt4s th;:lilttk;:litanti:Etettento de .cluer la fortuna :de .19
. 5 .hermañO.W11441.1:11.).11':1011494 41vagall
98
sm.tti1/1 4 ..Y.'11~10. . TAIM119 • 117
átd 11411141..911:31ses iorrIftlqs, 1..(11:tiji,P011 49.11s :g1.4ttls *ItYiffigiit. agfri4Sty y eR glktes mritelores.1:01d-
'tátékel y retivertn b fita #311.12,S1 lomo 14059akkSáh geser4:..duPPAPI 1.1>s
Wi4tát.11,íGett; Creáitay„Ñewtóri.dhániberstem ' ,. 111:Ttáttos :dios ttésoé
4áiileirok ii-lltis..TOIriárolá sus: K:rarídeS .:11ñ bilikeSidit»Mittól.1:111511:Sáid:

701.0 :94141111:495#14 xio ha tfp.nkip.i


pownilior.p.oldipm; a sok si 472;4110,.?1 "'Senna, progreSiyip., manto. aymentabaolay,pers-
•14.t boSi6ftStñ. lát,etteleS, frio5astarite, loselltas.de.benefltdos; e amplióe1 campe de .:14 1m,
, 4111Prior; ;14S 917.14Pr 11.ecesitarPh x.04b.reS„ féltid01,01? Itá, gente empezó: prestar. 41noto sobre
las que. podiét 43,.. Al? ISs trernas, ildiüttiás' dé 481. ;citié Jai»: pbS ebríodbidérites.,- o
&le: dé la rus :estriets,,:econotnla.; ti álgungs• oe.afr .* P4 Mi! 1v91140P
didnel este. problére'l se itsokiá. átéptátdo_un :.359.17PPISSP inTorlane pape], 39> 'ItAIMIroifrnites,
!I.,etlyo O iiáli.v0 Pére en los .-términos de la .Sato:ware los 'de Londres, pues aostuntyykdos
Ley eSait.tar Elhitaa. 4ada en '112.0, salo se perraída 013:1011,ettabb.ri, a dentiati ire7prod•Uttil, ei:,..ágentee:fet,
tana:teinPafile tenet fiaste seis Socios, cada - uno de áultost* Mvirtieren• . paite . S Lane recurlbs,
. JOS ciirdel ere retpordalde de las disidas de le misma en empresas yndustpales, sduadas en. la i slas 1411-.
histt -ellelíti -y- basta su ultimo acre"-; -y- nre,neLa incipiente industria deibterro :en Gales 44
es C4éso que. '11( era f4c,i1 hacerse de socios que de. $ij% fue por lieimplo, creada: énn...rnasr parte pon
leara.n cagarcop,-1411s..:iplpprts4B4d.es• Porell° fue rtanierdientes de té y désitrkis ptoducto '66-fi sede. eir.
pkaa 4-á fonabg lupa- ..LotikirS: y Bristol,, en. tanto 4ü5. el Valle ae ebilw
tcSdo la fábiiSt dgün. Xiedino; y& -se trátale dé rplzpho de su industriallpelen a i9,1 PenA1/:2 111•15
terrateniente; abogada, clérigo o viuda.. Un int& de tabaco de Glasgow. La tnntaeille:11112.jCiaPitaIng:ét:
;és del cinco por ciento tuvo gmrades atractivos cuan- :1/4,114e est flo ice •-unrnt fimportante enliStyabl'conáb.:titii
do descendieron los produdidos por los títulos "de la éxpárisióri lá-Lindtisiiiáv.
, átuda, pública, y a.ttevéS de toda la ReVolueídiri El iudustaái 4p.gpliába. .p iplanite eapitail t%
art.:da] —en realidad halta .mediados: ;del iigló.,.xtit; 1 419.1:4 q —11,41Takeçer T4311a.r4 , swil.schm-
, 40,antio Se establedieron las, sociedades dé respensa-, S--; ;lipa ikviibi$11it ,últai, detra layl para poder
.1daysl limitadá—, está prádtica permanedó como •pomo:gr.:la pigIria. püia, „ate m ,Aseel de 3,á
trojmrtante:InitieMento de leí fin-tilas IndüStrie, 11..114400-Pi b:91.4.1# ipLa ett lásoactó,.
• .30; 4P 41"ginla,5 (E?caliboel P9.4.4.1?. 11,10175e POlinn195, • d5Ø t4bftr tiáttc Clitte&X 65.t. kkg,11414dad ,11„.Os
100; 'en fdrxita: antedicha, sea tr°4 "Sáláriosial...1u5 :frabajyadól,it La pHmer do t41.93
ft-dad personal, :por parte de antigos ettpesarbs« 4:11)4*.1111 • WriN por ilp-yrengni:
oe6pá& en áttíVikladee ~hiel-7J tí!, cWf vor9:411...mweruis-itp 3-.1.44.11114taglit Me
Me-14,in .35arby pidió airian el cpie - Ogod6r1, i.iS Idltrxr.
después, vAmelics elnnparerps-le.tty.p.rpsi. (1014-.1b 92~11 Wiátéril ~n. Ispr,..#1/0 :de
Itistdáles' en hierro; Reeln4 pidialestado:a43eint- st2 ,15etaittsi,eifgz 11.1.4.401 0114,N4, !MAN rIgabit
.
99
1110' . . CAPITAL Y TRÁI3ÁSO
aliene:11 'hasta por tock d.inéried0 ?lúe duraba la- titni5 4.11: serio problema para lea .enapresariás: 1. 111.
trianliiiicturm Mas no..énoodín 49 .prepia:. con la 994, ' n‘fir .5alario.ls- muchos 'empleaban' 14,
/hl 4D conserv4r, er.arldeé: kl.nt-It41111 díflWigañd44;'wx. lupt 191.14 011411.10,`Alé,'Lli:1‘
aniétdos, ascos. porz; §elv. eriri•Allas' al mercada?. y iérits4. 'otroW ésfeetuaisát :etanol:alas taailtiuésiel la
lá; 'dé ,cubrir, el espació: Saliente eritre la VIntá de lis jiiitrittIVaá lorbaStria, lá. del pago
pi :SS ti Irtleül9.conapradal tal 'enalel-erait 1P-Fgo...Plaz(4 y, . menos 'un6--14t18. t:44t0 kti-lin--
gac. asaz pesadas Los' créditos a lrgç 24?1.111."119,1 .4021:;!cl, 'aig?4:144ttl 419-.1gx,:te.ssiHsl
en epte-:casc> tfunbien, regla dnranter:d pian y LPZOPplettAl. p491..e,sco,loriarlru: ttenlprano yo?:
.dichostréaltos se extendían por la goetal hainottrog zuhi teltia laérjsbretos de dirho. indtls-
doce Vieses; e inclusive dos o más aildl„ pua.erá.fitt tritl Ireáibia,"suijarriar ylaiw pata hacer.Sul compras
el p.óriodc5,nui! tardaba en ser pagado eldiráS~..111. cabe .de. una o dos horas el dinar*,
Con la aerccentaeión de la rapldetde: Irsensperiesi y b.144....p1s4.4o P:U.Yés 01.191 .teín0eros, y 'Y:Lle.49, A'14;
comunicaciones, :se definió la tendencia :a VOlatcso;i4 fOintc%).11.ondeutilizaba . para.pásaxa 31,45epi214b
corto el periodo.de venta; conaó,a la:siet latifág gr-ipt» tiábajadords, los 4nelá: sai. Vez sáliálit;í1
interés 'atunent6 al iniciarse güertá Mon' Trartlitt elltéridinar. el día, todos ;Stik5'.. •
gt-Peralizialtie4:411:7.4.14éj:.44411:r- y hecho sus compras, Otros
4el 'Por Pagos irlínedisslizgl4i;ozot0:1‘; ootrItio.4. alotos á colocados en situaciones no tan ventajdlált
tes por cuento no 141.~ 1:19».üterlatt0.4.4450,. inli.i4py. 4 019 pn espleie, practica Tia 's'e sella
Una nueva etsacéli4*S.ItiériOs debl edátáfili,re: OPPP.Vgii:Iláte..ep.'n1.42k1g.ái?Vicas'nlejadaisd1Pa aint
tre 105 MÍOS 00:dr605,10/4 „d9.des,triokat-ey. tiae.;5'.cOnao Jólia Wilkinkozv,
CorntiztÉtaz leseibsé. slé Atigileseyi4 1.0~4, Oí
E1 pa go de _salarios 3:11teNtYAIPS;37* o. rwnos.regm, córt las cítale-1 1.1g[p.basi u. sus
.j/ites. implicó para et erb.piekatle idaei.' no sólo pprg..141 la inflación 9rIgnia4 Por 19ilgyérrástlx41Pir
:Itátitraitte titdokx:Sii14.1d0i,olié.4451 fildr;an talOs cÑé l'ala; uno' ¿le 119a „elaPOs car49,telielléos
145.41911. :§92: aceptadósIAP.k;4135./fill0,.. 4.5 gébié:41: 1171,V1; faltaytie moperla, ítaccionatISW-IVellr,
?os,..Tne41P5.59-4141e.im çyn YalOr. 'iridlistri,IeSi como Raiie,it Peal litokt adknoW7
áládó :Ser utl1.410a1.: ors. estos Néss eriso~oñ poáarlos salarios: dé Ibítilitr-i5S211
ritliatilatiit'ilá 1597y 1711 4 ;pagp.r/s: o vales, aceptables por 'los
hablan 'devál&dó Wpl.a r 4.1ái16/ al 'ora:iairryn .411/2», :14115. 11*_ sualt.1.1. 41;. emprglyagto,
.á desaparecer aqué115 t.'d0 eiteiddeian-, Fue muy rol .éübt$9. :fééléa; péskika! 111 .
escala la plata; o.4.5 IP*1411 r.T41.5,1-111144. xhgonttt 11,tisixci6tb4ca' attatot tan 'viciosos ti kg_ áll.noá kiel.
dicho siglo; S919, , péquelkal wardwies oontietik g§t~ mt.:Iságo:1erí topéitei son kifoilost fol.-ponis
en tanto nallchiak:,snoia0/3 s$1114ndigyll yia jj.914:roia 94..1,114,ÉPR 9.E:11.5~ glaiji5ek11053te 'por 491 tW-
.al exterior; 04 especigilizOrdo- Go/upala clo lis India. 41,1*fobiPT4411111:11 4..e.19/1.9.; ea 9.94iw4cm114
Psief4410)lS eleálla:14-iarMedit fracel'arseHá .qqT:41.‘ tItchiél qaleA 4111411 •1111114Pg,11.1k.r.és-In lbs Mtés
100
O:a#.4 V:'±'Majd'Ol 01,1,ri.ra,ti ~al .
4 4dpstd.01 pagaba los; jornales. pa ;1.4,rat..kInia npet parlá y; par 1.9-, plata; PI teorian lbs; PerfesItlocleS
.111.1:.4:050:.0103, ,n1PISLI;eilxal1aPréi 114.1;11adia alía tia 'ad :lbs -414111/Wa,
fprit 0talgariPli. t praeuraiipi Potra 161 de* ;Ras hl malas: ea:triaba/fa; to~lle k ilnk-
ida ..a lbs übtetoll: triiStoos,. sea. -a los tenderos, lea a kwoatp, cçxuú era 10* dé Papal?iN glradayar
pasps oibtat 40 tagreed«,y 00012,4,..Poi el 41019r •para $411'..114Pc111
ratalo cllstinto; la.falta ab ;ata guya;741.1. dorató totes • 00tro.x‘ tinaeis a7400e .X0,114s.lés 10,~ 4,s
Se: 1.:tk d4lit4. la »pada a ..euttsal, 1dad4tds: da •III zeirtulabitii 4i lahnde 0nlatli y Itmkg-at por
4111
' teta,: rotule:tarja causaban tales ?abusó; y de epos tenedtlr, aurneritabati. autrétIltae Ituercla.cloh
411f1P,19.1 1.p.n1P1:11$01lidalrn.rtclpoPell.'11:01.40r1P., 4100ópro de4ransapaprIps In las rkit.;:liábían.iseryido4
kfutbps de los...inconyerikotas:•quer.91edao d'esta: lut'CanPa„,sliíra; pqrAlepplai letras partcantidades 'gen
'ti•S -editado .dóti »ha. iiiietta.-.6tgaftriáidts: :1?ecluefils: flow)A1 tweel.i.o..pitelpát de la ab/-
404 fIlltePla:l.31:01141).- blOues 11.et10: :que, 0I Illax‘co latido. Iddlatgai pala paglii 'hechos a totgl,tiis,
.40;14aSkitarra'a0tinlai Oe'scle1694,:i10 1g t.1011rnOS;.g112 rancia era 'ealr sienipre teresarisa ¿pe la letra :de
sus 'áctikVidades, s 11-abfati í- cratculdio tuviere la pu:a/lila ..do pa? p0gogracti6o 011
«y4ral Ellark Ta-P.07.1eral-Algel Y 7.9,9111P401 .40•.;11••• teputada en, Londres,. y ;lo propio batuda para opa-
tot.ttépolí: >10' Olistattd ndo .riésrle L1100.'hatribt0- . .rncibtiesE &dará. da Tías'. Ihu‘rrtd 11.PriMard
..1.11b. el t./v(50001lb paru érada billéta4tirdIllaterta *vra fue ft.4cliénte, que un rnmarckuta
garatffla . de su capirtalsodlakto,..ttool. Itoviheio: estiMase ditlt,tp, rOdiapte el llaga
fr.l..irtüy'proiltio t.uctirsdes, pbblis , una cc0nIsi6n, a girar -una .lerira ca.:111 beptral
-4101 „t!ekaps'.1ii :11; penetrar ah 1S •1•0~ 3ntylt#J- :ffirrésponsal 10udinenses, :a. fit 40: que prreisi.outer- .
119
„ P99314,-.14: r10.40/10.1.40 *ha,, hr01.9. kya., .p1445 • takutes„. guiadas debían efectuar pagos tú a tnattó-
1S. t1iJ$ .deaxtdres,, y ab a de layllare.i7ál ta. pon o éri ;citOí :Frontal; p'údiétéfr •tlalizátit A k
0411,11n1 tambTn &guuas clas• o(eitfflOtecidaS ye; ostgla Clpuesto a descOritax aque1ls /fitims, que
'toredreldttks o Intlaspdakt kabían ¡girado:a orwelien-
dd tle4111111 att4sy .001X.IO ilar.-.41 004 y 14Pares, .rtyre • ..:tEs„ eta.f9nria, pmyeesidezolleas y.40-,100neda
Oalládlarrin-. él &ahiló:S #11 ntocib iit. Pókb;Wr... . ll'acélaiihriL a • ágtféll61. Oda, Jai: j'evadan pata.43agad i ,
flo en- lían c.qs tuettrTs, para sus Ainc4çuies se .1 arl.61 o liará- otros 11'11110es pp-
10005áta .rtráz- rttvibáitti6~iír...sáridditt ailan Sólita.; 4. puerta xffi akiltd -pór él cÜal idaplfes,
Igiypija,-0.70apjom X 11* 49.11,101z P.411' PrEn4mgy ltafra est.araipooStO jit;:ellattártdstOs.y otros :setdiclos
yoRtizá4lysp 11-1.bil110-01 40Lo:tros pffislt lo ;toctoria- .,A11211
roltant0,s..4 911P11‘1.• A9-010.1. 10:-:c9P.~
404 .a Keltfft.t. teatatitliát kens:40•Nctliább titadai • b perp
PPr 01100, .0410.0 111W:halál#. ablelP çenta norilené Itatar d'OACI 11111100 141.100;:11;Prilterá casi bán-
eart‘01101 Tizabln *loa lillaterra, e»$s&i Prt' %dad,
hasta 1;17.0:- Sturierán .Mitórltádáá pata efriidf lzflia- 41..x..,‘,119.011:1151 52464 y;;atiladikirk:151a..;,,:•arlas no• fue
1115.11'.?,00 P P9S-$11111rr.P1 -. ad.d.11110.0.11dp,
HCfraribr
. dttó.1144.* 1;17.0•PtighilP JoilSanool PDrva-
101

0:45„05:411"x~41.5 otorzim-, y julAjii-fsai,zi


.f191:: 4e. estl çtse Aehill1P-Paliá:404t NóP11.04e aOltit pckilidyci cOrtclutto obeta.ydineo;pores :
que lhnaa te4i4e una mjsxnz 4.4e.ruiPs: VanlYa:P. 91.6110 e.4 1etta. Algunos,„Pgra
Olettocstexfr 'ernpSys.u:Pltolo4••corsarryorkbte1 Ptázttet tX41134£11,›WI,91 19g:90laid” a la MeriSpoliii. 0: bien
ab, noma. teniii.tsbdcottl '-estoosbres,.. y11314 ;eatíditetleron en. çflamucyal casas de banca, y &dad
'ineroetó. ;En hit iciístátas ' origen a .les bien conocidas casas -1:64r-tenles itlk
edn.le!9iái-46.1 199ires lik049.§ Smith,,Payne 55Brolth, j'orles, Lloyd yy014„ y-T1141.1
pbt. lorfgeneralgamaron a la banca; en. rales .• up• con- tíloyd •y3ManiráitaSi en 1710 mristian ye..441a. o.ty' eint,a
" :PAti?:.4e; PR.0.44z91.1slableCi4.. pmpo :denowp.440: bancos en 14,791.4144 de Londres, para IBIllerat:r $9-
)30y, ;Msitpy y en Ábetyátvq.dal Otto lit .itOliá itenta. Las j:griandles .transacciones merestailisillt.ild-
el norntiffi.Atiniabaa. de lá Negra' ( Cabe.,4111eir: titalsan 'por gres de bancoa banco, .POIW*111441t
'notar que OP.-kr!stl.PHIPPguna "Panera P:r.4:slettii• per bantrilldll
gra,r.!Iee 11:21*.igllilf 'Ce» tie rice: lus guando ainddittl~ún'y corriet2te ftweikuwp4,:.
bibetcs1 de -litio-11cl t'enlosa la figura de una oveja .'tszrcp a:, un ~fp; Wii.eckpetiOnaba im sir44.- >in,
negra?:giL tato gut los. 'de chelines: tenían hi; 14 entregaba .ffiller,o- el) efectivo, 'o bien, táravniál
cje 451-1~..illaail? ñertl).r C-94el creqhipAso de • lneiáciá, le daba !tus:propios págatéS. En las regionia
la industria, xnue1tros;grande.giirdustriales coml, iiirtales., y: en 14 rna9cr pastede 10,1/ cpctses indiak
los Arkvaights, los, Wilishon,dos Walken y 14 firliál calvó 8gcçhcj, estos pagatds basteadoss se'.
de Boulton y Watt—., establecieron sus propios convirtieron en la principal: forma tritirietatia, %dona&
cos, sin duda contó Medio para procurarse numera- ' garantía do esta emis'ión de pagaréS, el baiirfulia
rio para el pago de salarios y letras pera, colirit • lervaba una reserva:metálica, generalmente. pecipelk
envíos,,más tanibldn como una manera rWmriplizeír'10 Pies: en :coso de necesitar trizis, podía scitscosztly qs
creciente. capital; :fueron. fuent. industriales .14.1:: Clate • letras con, su correip•sioad o agente en: t'ollares; Me.,
constituyeron las casas. dá. Lloydsi Sarelayk y ofr.i$ 511' vez, reponía, spyTegenyas con nuevos desclientbii
tnalriliente conocidai. solicitados del tranco: de4tvglaterra, y el sistema ea-',
Para 1793, los bancos proyMciAgs ereak.IPXPIthrik:. 'Minó sobre ruet141.1.14 1411TO el Banco de Inglaterta.
dYnePt.4 400,7y. para i815, 44*.e.40-11:441:4ulllictutt • ;estuvo en aptitud dq oféátát srn linaitacloness pero en
'sales, casi. 900 T951.91:491 Rqdstili4atveit9n4ssa1le. Atralitelas demandas Oberhamentales QbiclicirtUnt..;
riSramente peg.u.04,1,,pustg,ladey izapedb.etiz*aintentó, Jarielaies de fueMailnüor lo obligaban a .restringit
de ias, compañías .friálnaidp$ nein capital por adc1904 Sus detcuentos, un Iván. :zAílnieyer.. de haceos- de pit-
y aun 'cuando hubteit Ihtto posible obtener una cope sibtoísd sé velan bopcy4140410, de hacer efectivos
cle"..,1: sobre etta date: dtstOc:,,tricerri, el morrapolk: ce.41crzais tenlaruclue.dleclnalle 9n quiebr4;
Concedido a) Banco de Inglatern hacia irrposible á La 4uraciar•r dé los bonos irístodos fue, en 51.1.ina.;
,cualquier otro banco- emitir 1 0.1eZe-1-: \Iba embargó, yolp., ;corta; su CestIno estaba liglac al.4e1c.regidn
cada: .ccoHde. ellos :posefl crá bocean». ocitlts dlando, florcci ni Mg:libes banquetes esta-
Leineltess so.br4 tir.41::el tetik* el ditiercdist3/4 429.45anel.• Pon increnieii,
102
el:BnYAL r2ánaty 11~43.
ti& ddrinbitiálta ,o gdOieter Dant:eta 'S& tilttatil MlínelSke: .Mvespótlii,
:5tSjA dtrów sXx3.9str4rosx IP1110,4.1.1199 ;I!' tilmaitga-Ltuirthi.IY
pan. aPr.e.odelfo',que ha 11:14-. gamido Y.P1"04 AlPrItTss (47.g.1-021.*1kTeWs4e$iltEl?1451111:±1:1
lo.ción" -bizigaila; Ja distineligl tare am'aietzt41 :de' IST Sus IptéltArpottlytg ~edad de lndpstdess., Al
inra. -hipercca;: y d'andes:donad tiüillier' don ¡intsphy ti:enpo.,:yikifelaltaienterliente,. el ,3344o :die
Étébki!iiicia.; hubo: una 14.1ailkdIPIT..tda cte ninglerairiol faglaterta cedi6 04.1 iiittándás..da:Otd-iiikelpq010.
se élliátintraron con :fondos: tasegprados..e : :abrió. sucursales €ettaile.4.1 1111;100:1:44^5, Wan,
O.P..tro de préstamos a.,:láxgq Mazo. En.,1772, 1814-16,. rause/hiel. de mediados 44 Si. pan49,i..twiesq91.*1
tn 125 especialmente, iiiiie-hos 'dé :elida quebraron, :chirla; sus "dificultades,...peco:eltre eftelno:puecle oltigr•
610.110: consigo, ente Quiebkan 'Utak 'íá' Chasis-tenté de, .Nit!1 biicsfapité~ de-
tiY~roabs industriales -.boltrigrOOSIS . IqfflliI40 tinstai M'cinetarkos..
0.44this; a. todos lbs tenedores de -al» pagarla.. ;t'Orlan; el Duque de .nridgeiriter constrnyó. ..tk7
- Con 1 transcurso del tieniptise Sitictlarimente qPé 1511.04 obtener vaititiCh1C0 mil libras ;esterlinas .de.
pequefiok.hancos partleulátés con hinitados recur- Cia,;. tumido Mbght stábiedia st.slks4t,
sos, era» Babapáoes de' tatiSfIcer, laa necesidades de :batea,. dkéttibil kiriá Ayuda ceiiSiderai)le '356r-pátle
'dna; ¿CO3i.¿)t4 '194,4414; t:cusó de bausar la :"{.17.40‘ii a ;lo ttingliam; -Ataúd? lylattlievi .13oUltbn,,
P9,,1815, y cbandO> en 1170;1.14o: muy aisogacjo;,Clentro de sus empresas,
2.1191 de...40015u lile siguieron á la Venia; Úsctsica en pOrnwali; Tre'citiío?um.crédito de catorce,
'Obra* en:OSn.1m eco-, no s'e les átribilyó el papel '4átáir libra estetliitha de' Lowe, Vere y Cla., dé Lbh-
d'e :WetinniaL al& ásritran ¡Dartc el de capsárifbs: 411. '43itty páco despit olatttio 'otro- préstlind por dos.
&bate& Á. Ptiiiliplids ele- la tercera década del ,12.4.libas. 121,5 114M y P405 de Thlrb‹."X.15 0}4-arl!;
gle sn'Thornaa lopht .y otros .senaiarori. qué én Egf- .0920 totros 'ejemplos que pudieran citare parece
.n11, donde 191 bancos con capital por lebioneS erái "itletstilski 4% el r.baticaxio has ade Ama
oortittictos patio:ley; éstos hábíatf:sobteladado .4 131 ltÉelitti,de.'prbsetainspettencia para la aplicación del'
."-Lt5 financieras.- Y:oían& tin‘ :MI ;se ;conocieron -capital II, :ijacluÉ14:14; dentro de las nuevas ~idas. •
la .1.sr'91..14
. 0-04 0.e Pina: aPorahdal Por, .„Proztráa.:probalale-. que los ;Inymyerps aesempéfiaran un
TarlamertM -sobre hl capan .de la .reíais álló yng• tiiás importante en la ;expansión, y no en los
uto cuerpo1.1.4tiStn decidió- penniht !el :O/lienzos dé las campaiiiáll ;au piarticipación consis
. 1*.iiititento.'délaanebS.jeolectiYbs inedrpóradón 'Iriáa, bien enser tenedores; itlipotétas 171stras.,.y-
Cactiii.rde. setenta y'24tHrg;;;4111111. 41,141: pb en aecióner :que ralictiCipabari de loa ..S.ivesiesr dé
Litidkét: Y el Milito .entnalaarno. y- pákiiotisino Ja industria. El sitnpleTseptIdclomán
pala 1.11 11,12141cOMU dit'POtirá PrutláS:»111:ikian9nOltd4litgarrand __ et.
JAI/ oramt rau»4les Y Pan el feticluadO enh IASflecdtpáráM, A 11 'vet; 111 OrA 41scorai
camilayytea0 ObsetvarseíparatocOlattituolón: 4 nixe,:- 4401.11Wil4 40tOt-414tNináittel waildta e1sIptesat
Izas IffIlftteianeá bancarit5, aTe tezafi :41 n.l..14k5PR+.119.91k tr.0-
1103
11:11; Ci.ÁPIT44, r.t14tekcjb 0,0.11.114t
ittOPiek Auelles, weI4 >e Insr*Pkelfll en>. 1421' rt0Mb:1440144 eat114. 14 egmeell 44.
abakteenietnsV padieteise ebtenet
y
esteingleSely C911 la.,aetividad de la, zona
vilegin de cánstitillitsé eit .sodietladet 'á/15~1 lbt del -norte,' tue poTi fértil, 'Sino feliz. Peittitiá. -
bariejeettas se hidlitarou, freeuenterrieribi, 114411111.1, las regiones' int ala.: de: Inglaterra proveyekti "de '211,
large4P-Ple-n eZlas cerou. accionisass pues- e4W4e1 wyw 0111t4 ,.,145;e0P.4140454 ul:bana5 sm -91dile'.uniiág,)
1ç seriaEfácil -deshacer-112M :cap/tal en ellas, Znyerildri, rligtilap& también, que la, partl bitbizz,
en caso de necesidad. Pero 1.,Pariamentoii«S DIC15- cit3 oSivicro. ex aPillUdíde utilszr
tt?; propició a conceder. iguale derechos rá edtip1514s 'tedetscl ,lajecnistniceión ksteoliáli
iiidilltliales; por ,lo tanto, y a menos de convertirse etvet excaygda de .ealialet]..1¿1 eStabltØxrAiata de
en socio —cop todo lo --que :esto 1,19,de. significaba f.:P.09.14P; los .54.11'.:heY4 19,19 :PR 49 1911
cuanto a dificultades y riesgo„,... as& había ningún :14So.tuau ávc101-'ssgslOia%
otro medio bajo el mial el liattp.terá.tiúdiliál paitezt - 19119.11» otras- .instlindiduttl zderit&t: lsSoOS:.
par en la -Industria; fue, pues, natuSi 41ro ~riera a)ierikren.th
el papel de acreedor al de industrial. Pita4 B.15, 1411:
j.9,.prbic4p4:1 contribución que realizaron inTisadelzis e" u-P.- gzik311P d QÇPT.p .CIO741,11.41 in 9-112..
en pro delaf..1.oVOlucién Industrial consisribreirlattatir ocupó niiliPPIP-le,elailoPill:TrIntesr-Soliltki -pX45111.
vilizati6/1 'TrieL capital a corto plázéki1/4 ttáridia-érldblia cado, en 1809j )100.105fra :41.10 1sils SO;
de aquellas regiones quo. tenía: po0,5101,14.p.,4,:4;13., limitaban tan Sólo a los bonos gubIrsislerítSép-1,
aquellas hambrientas de .daditati 4.191 dori4adO$ 1 lss acciones de lai,Compasía de 41:1TIOaker/611".-2.,
agrícolas, los .terratenientes, la:condados y tontetni;* sipo que se el:tendían también a negorAcloysol
tes depositaban en los bancos lóeálél las letras y eifda- Istiiitlad. pública y a. ícompailias:de seguila ttt Un"
tivo que recibían como renta o -dritno Pago por la dres aparecieron corredores especialistas 'en ;:.letrart, 40.
venta de sus productos; sobre esos - 4epo'sitos se les canibisn:<>1.0mo. ,la Pla• Ri.ehere119,1 Y OvereS 19;918R•
.abonaba un interés, o bien recibían: letras que pro- claciones A40,13040r05 como las de los,..eáldsnncrik
ducían interés. Estos bancos Las enviaban á :sus corres,' pardos, Oattings,. y Rothsdhlicls, eri tante; eialáS
ponsales en Londres, los cuales, deaptiél de wineias los abogados localeS actaarddridon niát tañas
Se veían províltos de gran cantidad 'de efeetittísci.}:til- frecuencia como inte.nnediados en-2-otílta40Pes4iiit
picaban éste .en descontar. letras giradas por bços :teea.rlas, de pensiones, y de acciones; Xos. seg‘ixos
de regiones industriales, los cuales, 4, su vez, presta: —Irtsultirno, contra: incendios y de vicla- - COdstiellt/
han dinero en efectivo a sus Clientes, Cilien les- entre- yerOil :fuerte: aglutinantO .pasa ireunir ohchtúl <3.1
gaban 10410.-PktÁréá: lobre.Londres,,ÉSO: eiretilacidn las clases medias, regli:z4do por Las ose! tab4.--
iréna: iugar.prineijaalirlente:M. ot°40. y PrinciPilll de ,i4cle?*:fPltdairaPJ. PQr •stl P404 sociedades de AYP411
.invierntu cuastd4 lát,-,cosechatse vendían; pero ;esta Puyo oúfoúo 1814 4, V4493
Ei?9Pa Ira; Prefisagiouto.aquella el!mIrle les 5,i:di:Sa- S141.11aSel› 1991..sadejantl, y tal tes, antes; algunos
les, quienes. hacían Sante hitón". tetegitaba rijkittóposo :ditsetaiit 4n: evitan el consuettiditait

104
COLT.M.sY 79.41,1411
rngtn:loy.0la . y.tietestal?lecer entre fa :daos &lar& fity,ésiiteigo, .1.titÑktis1 tnenilos 'd;tiatt
tanbaiadoras un. -espíritu independiente, ortinizátóti Bekiál, éapital hol»,rit;MS.se irepattit5, la pérdida
parat'alla.'s 4, ahorro bancaribi,-; leS :diversas instituctb 444 fue 1111Pasaig9; Parls 4,Tastefdain, y antes de
ne érstalateddas:al efecto «In ini la19 más 4e, 350., rtalr él, siglo terniihaser finares tla había sustituido
Itiadnit-el terr4tóri0 uigUs, y en 1,.$282el innato tot nratrittabipal Centré otta7pratánictinternacidnalet.
di jan 41p6sitOs selitleriásalla los !...~ WillorreS tri$ Ditetlas l'Incita.* de 1-795 ít,18.15, el Capital britár
.iaterPias TOO inuadó a Entépa; en la forma de préstamos o
.Eti ¡YO iertd.rata. Prételia, bitmetini 7a tus: riquezas tpWdios a.lgs hubo gran número de ismer-
--41 el exterior; -financiando factorRis siL la 1çha y sbnes en.los tstados -Unidos y, a partir de fibp,
OtiOél•ellial indias q.ceidersialeS. Pesé; toman- Out. después. de 1815, .rauchnsrbiiiár.
-44 1149. en: ~leración, pareceyrds.fbien-ilué deba tire« que itnárriezt tett el exterior, por. 'tneclie 'de
dallnkr.sele corno un 'irápottadót de91%1;11 ien f-Ognál,c5.011 annagi:las de 16s Eariugs, Andischilds
Vescriátl: la tasa del interés había ditiiiritrilimerr 114- sitr;iit, se,c.naostrayon particularmente activos .ln ¡ad-
tenra, ,erml itridavía mur superior; :a1-'sgety, en 110- 10111..yilintos Jel0 1i& deuda pública kraneesa, 90s. ptin‘
landa; -y: jos banqueros y. - coraercientes holandeses Estaclos.;turópeoS-enonti.árón cile -eta 'pOsible
ntictutiti-arion beneficiOsinnireteir Slinéfaterrá; problemas pnialindia de ;frecuentes
1.préférencia, a su propia lals. .;Altutios.prIltagon
di ;libaciones a la- corriente :da capital Ibritánico".. En.
,tectárcienteS industriales britáidaS-chii 17,69.-11/0.1 l82Ó, co el interés en Inglaterra. era SaiPi
;:tiaew Botiltrin obtuvo --un préstamo :dé 8000 libras zmovvenoltación, de capitales; a las ,mcientemente iii-
?eserlinas ra 4.1intistérdani-n pera. con ,xxaler. zecuen- 'descxkii*das colonias: españolas, y tambiérLa dreeia.
tia invirtieron dlinElaténte.;et. 'titulas deuda préziOdo4e1116 a 1825 —y según cákuio
pública intIesa, citen acciones 'elet BaáscO4o 'Inglaterra i4g en i11.17 L-.1Ia 0.TT; il.r4arla presté PPM° no''
e de Id, Cómidániá 4e 1as. Xtukinít.ttikiéntfrielé A -mitncl tres P3110411. d1ta.,:etterlinles a..Otrast.nacia-
dej liolo:x.vit.t.Ve Calentaba: qtas, -una tercera parte de neo,. adOntlis de. pe.tinSas eatztades tiue, ci'nvittre,
lis titulost r acciones antediChos.tn. !PoSelaist exijan; ' . ton erl Oropailás .mineras y mercantiles£ ttpie..se
•lertisi en su mayor pante- hólandeses, , segun
V.98 '11.11kt:tizna '.Pér 1;154 eniflanfeb. .
aleplia;atzeibuido á Li9rd 'Icittit, las: tres séptimas Eri:I.:76Q.:nti hala nada' kiset pudiera llama.Oh'
tiOted, -ritY: la. It¿Íyda públittt biltáskiéa *encontraban ItiétleitiEu iitáro.:ao dé capital. LoSTréstaraos, en su
:en sus roanos. Esto Significó, a Su veZ cite una can- eari -totalidad; ..ero, annitos personales y locales. kn
equiValente de los recursos ingles qperlába en 4195,- l volumen de ¿kbeiot:Inytttibles crécl:aóke.
libertad para invertirse en otras el:presas; ppor: clic trás;;Josfutem4, 4stnisT instituciones si milite :eran
PnbakiaTirmarse que él capital eNtranjeno dese,raplÉt cizattesa lo:.cnalesillevndo Dor.hintinanra
nada, despreciable ti tál :piimer4s :Ople ISSvOiáliiltlii51511.049 12141311Sas.:.nacio,-
41.:3.* Revolución bdusolát. Aglel .,1"xt.rillijelt in:. haat de .floSt\lrar .aletea
•44 lastietra coi biliallos*:131iddl, 'Échala stgriitorttieigeldn IpOt 4LIteittklbt In ferina tstá
.1311 .'11RABÁJO CAPITAL T.1015410,
éxiada 03.1públiem pará: . ;pt14: 11466,, lea de una actividad a'otatdiátinoi
a 11 icapItat .,111116/114 44,• :de transporte no pueden decirso.:preponderani.
tteb eiogp- tiácár.,ÁlljilggYS, Ata, pues si bien es cierto que la mayor parlé:dé:11i
inaeta0i40: servían para trafico pesado, eran aval;
téleateir. pat ertI& la :gente viajar atraque
164 viajero* lid tenían seguridades, ,pues elemPreziew
Las lialtsnes que Mcb4e4on éliaptedatioi, 62;:teanfr •clláts áts4 *!:bilta.s de una/. pandilla de -..salteadores
St1of ttábájadores en un sálo.lblgalFik1414: ,4441,-Inix faVlacios a las Plantscinnes. 05:ekeenel
u. indültria, del hierro, fa, mecánica 4 11,;1~4114,41 - rieánas. '4~4 jarrtes ,Watt era un aprendiz, en
y,4g In fundipiOn hacía que fuera ipráCtina/ü4r1. tatídres; pbb: Itit :arios 1756,, temía aventirarsei por
posible producir en pequeña .escala, y eri: jai alsoda, las calles dmia,glian dudad; y.Ecnandós casi un cuarto
riera habla ventajas obvias ea producir füeiál 'monálá 'de ella después, Vallare -Mera,* Lime enviudo de
para un aran :Amero de obrero; ,por medio de una 131,naPIWIII: A CPnWAI4 'be•pta0o. prótegerlo;
máquina o rueda lildráulica,. V:ti otros, caso; las sa, ¡iba escolta.
Orles fueron- eecuiómicas en llagar de „tecnolágjeall 'Los obstácaloa' provenientes: de la deJa
para conservar la lekpródiacto, eta indispetr. ley- paxa la:Supieslián de la pobreza, Y de 1..14;:coudir
?lábil, que la fabricación ...4..134641414,114nleel: y. 41 éiones, panmayeeliáule provocaron 41.icaltadel Irncks1
Maquinaria estuviese sujeta a vitil4Olik,:y ralas seras St un individuo abandonaba la parroquia
4Jim Por la cual Peter Stubs -reuniiliri, á= los .- díspet464 de su dotalOillo; y .por t'elidir en otra jurisdicción du-.
TabribantesTde tunas en sus fábriOak Watr41f0t14 •-rame uri &impido pe:rala su derecho.,a ser ainti-,
Tax. lainer4rniea y la diNdlién,y subdiVjágilt del trába¡es. liado, por: leinaera, y tela derecho a 'pedido en
pretil* grandes ecannulas, y este 46196So detemai- ..1,14. 'Segunda' ,11;1' natural -C14 1415
. 'aMt9rídadel
416 la 'Creación del zran crentro d :k.rux-ia, donde: quialgs mnslirosega „renuentes -a ageptar foráflems;
j4n, aún 1as fábricas de Wedgwood...:Eit la industria; , y :que kit 'patronos nue palt.4hialt fuertes sumas para
Uner.N.çI desep.le poner fin a la issi4ractión; de Mai«. asistericia, ofrediekin !traba» pcit'..un periodo infericir
'teja 'PriZna /fue çl principol ullb.ra. que impulso a, a un dio completo: Por otra parte, si un obrero
funr14 l4is4'.agn4P344'1-É0 qtie veía eityuelio at dificultades 'antes de hab.ers1 domL-
zat14.: ssiliétebterritirte -616rei 'es4 ciiadc: en -una ;nueva parroquia, sale -envía& aált
.4180.1= Pede de 14; ebteree 13eta, ee4glegeise-,44, '1114 'de :origeek: eniiortaia.surnaria; era, :pues, natlk
grandes est.ablecimsentaa ue alln: bajá._ a Ifebt/4`k - pensara ottídadalansente sus problibilidadet4
'p:aderawa. Una% 0,1~1,1t,raya4,,,, nles tepülst- de éxito entes de abandonar len pueblo originario y
v-asj. cdcá -arreglad inglés eanviitidl. en un Obbáro buscar -trabajo4 áne-.DPIP4S.-de. 17..95 MUCItsl.
4101; parroquias del Int de rnglakerrwompezaroka prestar
Moeht24i Mapedinientbi pkra rt motilidad del nutilinsi de ncutrde con ano: Iseal‘basada:.eri Oré,.
:1414511 11:410 pzi eJ 5):84e:1.1.e:ek.1.1.10e: lugar . : •:a part.:y en»tI aula:nem de loiclarnparieatee de
106

raln1911;as»113.
1.3Z. raltikt "ril:A33Ajitt
Ittá. sinos.. Sha, millo heras 4 ,wel,
,larpelítibájndt por: ft- beberlos:y thiviiaN xlst ex Atol Tegipii.el
Wstindes ile Speenhamland, esta met da méredel kftt el?reros e.taheorilIchrte.dds.taiátl.aiio, bajo
pues era humano rovlsee )1áligasiones 'qua 1114111 .4.41 0110--.0.1 tiempo. Estos
d$gts del l IOSIJObres. y asegurarse que»Ao enenn., den:4)1os 1111~ VeriTle 41111? 41? III PrOlernas -Más.
dei-nivel mínimo decsábkildeficia, 4ortantes cCitiá linbiétan' s'esOlver patronos
teté rtmehas intoridades confundieron :el- inibbleina 101-arite las tninterdfies:dela Revolución Industrial,
;del ,asalariado ron el 4tl menesteroso, y liteeúra0.11 de seleccionar !librares capales• de aprender lar
-mbrix a ;les obreros, las .díterencias. :necedas para ouelya. técnica .suseeykkbleS efe ¡ileg.:4r.se a la disciplina'
satisfacer lo 1.91 ellos -consideraban una 4iie las modeillásAormás de la industria imponían.
janta de su, trabajo. Y ún /subsidio que seFettálá,,en Qtiando. hábñ káitadó, tiempo y energía para resol-
forma iinersa á la de los hilresós, es lá. peor dé ,14 ver: este era ptudentá --qué m ;asegui'aran
ztriVerStones, pues destruye el ,principal aliciente Párá que?ietigiftarctialpeeluVradp no sería-tentado pár. otras;
el trabajador y la posibilidad de que patrono eiresa 30.91101 yWArlt il.11galTa A su l' ;9bltrue1/4
ceda nutis altos 'salarios. De cualquier Modo, la at?ll, tlieS ae: bullir/tal; a fáltár SOotrotos_ -por 'tres Ir
cácierd de la Median condujo a uña: sobrepoblanión aneUtuiles de ter:Pidas" el Coride de DunclisÑid...con,
de los centros agrícolas semejantes a la .clue, en mayor 10-51.aleierto obrero qtiírnielrpot ;la 1:hipe& veititi-
escala, eyri.06-fen.jrlancla ; le que nos interesebseilalay aitierf, 4:6s, y algunos tos fundidores r.,.iro,rdet
.P4r el motfleto e que modifico Uegadvanleillte toda
?S5ñ onexibligába a ío trabáladeres dtrazdadarise
so r. itiskibrd,i la: obligacióri de prest:00 pus •Ile.MIOS
„1:Tetrtérnairio de sus
á otros lugára 1.1111#0, un' patrono quedayOontretar. titk abrero
tas prácIhias idustriale hpredadas de otros tietn- 4trotto.,djsrsItcy que el sOyo,
po; liaM>iér.1 disti4dran'T.I.dWttlállalg€19res de: ImPlrar. 4, hó vea; .ngrener:..iyabajo it los ..elf-ááS
de mi lugar á otro. Énaawciudades donde:había gre- nniertibros de su familia. A fin de sobreponerse, estas
mios era ilegal ingresar, como trabajador ear las ir- 4itleáltdeli, los itidlltilales del hierro, en especial
diistriás eSpeCialiiadasiin antes haber :pasado 'por el de'llacitherniny, cofistrilyeron:algunás fliitastex-
aprendizaje, :srútip. 01,6jtók, tt Inálon .±.1.erte de los en cercanías de, :sus. altos ,horno, aofii de
Infles que, deseaban poseer una ,profeliSir —y aun -peder Éko.porríonar :traPajo. a: l'al mujer e 15405
*unos que :no. tenían esas aspiraeinnes.—. firmaban 1:10S:11/áltlijadores, A la., ínversth e~:00iY, un patrono'
compromisos por periodos -de_ seis d Siete _arios, De eknioiipfdkno''Vf ci.Greg»désesabá ,a54t.tátanrabajo fe-
ábahdonat, el ttabájú atites deitá teratiriarába daten-
_ trato sufrían fuertes pelas, No i'épn, sólo -los J6vencs rtteretbo o 'juvenil; 4p..Y.11“tectieriterlitIté,..bbligado
tátetidet stt, empre.-.1w hwe.a...oOrIpkiálder la agricultii-
quienes así estaban -sujetos; en 4 inclustrjayárbonl-
fera de, Escocía-,: todos' los -trabajadOres eran Itleml- tk IniStafitriale 41~ 11Y5t.ralle-:a En cW-PraPa-
tiutigt. trali4a loa- *Mitres: de .1#4 feronto 'ayas
Menté tiét«is, sometidos al filtendátle r.15 14:11,- y
r,‘eglunel flioiéigjal y .,Nseigii 124pleábss Co. trtr
par-li ;elittOlitre-,:. y Se tatitio
107
..€
..„
o
_.
. , . •
_.
,
n ,,... t.cf 8..-‚91,
swt•'•11
swt'11 -‘91,
o0n a;•ro-r'‘<'.
a;ro-r'‚<'. 1 m.15,,'Qg€IIBIILEIR€
,,'Qg•IIBIILEIR• og
o in P'ti ,..
.•
. e, -, 02 ch. .... n _ so ? .
-Ig t --.4" a <-ƒ`
<-°`

-. to g. n p,
...1 II tf 1-1 9- 41n II, 91,' 8 S_ ..-1. -tƒ I - •<<9,- g O.•
2 8 E b9 ƒ° 'sfl g " 1 cr•-t° 1 ri
.„

I . -. -O ''Ego i ,

s a5 .0., a
, .-c.42
O op 1w:1 "I. t,tAo 1
n /P t-
2 .‚‘ 2
,"Q
n .hd.•,€, ' ,. .IIQ . ./ 1.,417 l ,,
a sn •W
€W
•€
r e0giD, - ,-.. ••--<
1 ' 1o : {y'
I, . .
g , p_ P 1-
0 r-tt -o II a' - 4- g t
o
. a " :9 I1.r l
• -
ra gs..1.- tei el 1 
•o E• '' - n_ o 1,4lia pc,.; 19 1_, g 7a, - si 2 b-g kg
o 8 -o, o E kg :_€.
:_„.
. • g g u. m i, o , .-- ,.., ti , ,,, , - .0. g fo., o o , o .1-3'
,... n..
,,.9,2.-ow_ bd,0 0 -,
.›..- hl
.„..- •- " o. t, r E 1 -11 11:3 €
p P- I" '41. '--. z 0 €- n ," " ' b e.
• n

0,00-90 0b-••••5
,- 0 -o., o 0b- 5
o 0 orb o ,,,,, -n .0-,..9- 2.,,
2P.'-'- •:Icroa
:Icroa r. P vio.
n -8 5 r.€,t r.„,t o.
o. €esr -
g•To
gTo €
oo .,P.
v., 1 “I• 14
ict,- —†,, 1.
- --
1w P2 c,..
k z g-i-A- 8-
•€ 12' ' Z '5 . N - n
, 1 -- ...5 •es • P. …I el "d bo

.. 9, cl- ':,, •Ifralg11
Ifralg11
.-t
..„ — ; .1. P... 1.sor) o o --o' 1,11-E011:n.g4,1e011-41- P:.€,,
„,,e..111-1`4. Pa' ,2 1
9:-,9--`6'11'5 á o's -v-;' 5'-'c' '-'• 9-1
11 .
.
._ 
••• 1
1 -
- g a -,>--151 a a
a 1
1 ƒ° P-
P- -T'
-Tí'
g„.P., - el ,4 CP 1 .0 . 0 ... ,
ta. †
— tf t:f..1:4,41 o 4-1--• 4
9-- •

e
ttip aATITAI 17413aio • 14t V1111100 01.
r.,11nqem", ItquOlps :que, qullerpn cont(nuar den- ,,tilayorpáre., 11ánips-,:qt1/,sa ,:q9n1/110.. &la 1
tz de.:1*ffitainm.boltriabciáse.q:k tstot CleSetbri- 1:6641 Itilltditi:silstilaiú Itkitffis .labaja
Mlésitbs.,. it a&tól a hisaras del ~pa dende jjjj!slistijáara: Sálcr atándo!td.áMlildidis:lodiráriál
lÇalda sáttoi de astim. por IP, Mal -Ob- na01:16;;Pite•atariclazeisairard4 en ftliat
-Iéner,Más-sabreips que los aprepcteesi,yo roe lopordr1 :110MISTes.;IlaPlell 4 ilestsalint7lar algIrAas
.ga els,si.xonci6o, y no ane.fue pósibleF elegir<Cgra:ft .141,n is titeal quo .110 tAI IstOri: ativ dlettor
altieo moderno hublera relpóriclide• seguraindite 'que persniúd.
'tenla otra 'posibilidad, la negarse en ieffeklc19 1No• obstante ipie se há .lerMiálizadó la ophui6n con'.
adoptar :la 1-Meya fltexiica5 pero -tal juicio SéSla . durante el periodo I76Óz1113,0 hubo pea are-
jitito!: aplicarla urikestala late valorada :aalsteatada: nte preocupacl'ón por la infelicidad !humana, espe
;Por AnareP0O4 qto, preOts ' ardente, debido k la Roo,. cialtnerite, pot4 las"de los jóvenes y _aun por parte, de ,
ilttaiáit Itidustnal, tiene,uti nivel de vida ineonnaansttr los industriales $l.godonetos }lige Pee] quien, ante las
zrOlexpenye sknayezt2que tuCieron lps .cosatipl•-• instanciasslelmtm-édleo de Manaliester, Tbamas
porkted'ale'lkel; ye (debido en parterá la olOotaa- di;e4, sohctto del Parlamento, conia,mieclidart4rgemm,
' * elif.l.m.tálOr.dittlato s.tida infanta: I& fáttegiársenucidr del trabajo en la'fábriCat,Bu iet
eanditata. cler los •lealtiattiales enteaces. debe .jus - • de 11.10,2 .61D.ré. Ii. .islud y Moral de los .2-Sritehz
stalMación qt.11 predontl, dices-L, IM45. las 19ras. de trabajo y l'IV) niveles
Jiáluann 'su época; y su .actitud compara& con la &- 1211M-silos:Tara lailiglepe y la eclucael6n de los traba-
tits emetesore& Xç batut nitehO que ISA Irsfay adoras-„. Es. diertO tple:se 'aprobó oliendo t.1 peor; pe-
sliablá:letho totar tpds mpoths IlSotegla- Ilorlo de la RevOluCiótx Industrial había -pasado, ylque
des Per las Parroquias, 10013áa á -slr: tú esta ley ni la imeva sancionada, a iostimeias' de
Muchos 1..1c jop- (lile sobreybilart dan «segados Is¿.el en 1119 —y aPticable a todos lbs rilnor'51ijoxer
cornergimitetsar otras-pes:sañas, y tuichba sufrterot n$. er indigentes—, realizaron le que. el Pláriattlento se
srrlaS cidttaffitátt no.•rrienoi-t4S' que(lat- de los amén, liebio prepuesta.. Yero de cualquier' inodo, 'sé fijCia
:dices de £ábrri. Tampogo debe: isnerarse que, 'ecitno. base de ese código del trabajo que constituya la pie.
Ii sus arlar-Oleres; tadlltalales tlaa clave de 'la moderna, ,no.eledad indusrtiali
wruerciatitas; :thyria Dale; -segést Bbbert Igiy todos los obreros" ett las fábricas situados, ett:el
aliÁ six taisticá una 'Yetibada des o tres' u tt50 otali .ftprezidiCalli.Vcit..SIAtes de las. parittiMas
Meses y la ..',1,12.telailt de lea 'tespbastás: que ciertas: • vlea.ve rtiolítiov aleé ~aight tSIL ni
4ilgodoneate &éxon a las 1,15:regurstaa-rvic lqs:hieleron: 0102; ess, spas,q: dos ferceras"p,artes::40;ses,..fil]
111115 Itanslgalera% t.trOerou , corno causa tal •rl'reres. :romj :,1.'ri,eslos.:; pero en otros estableimientus,
4411:110 bbs onotdIzúttutos y :eL desee de acallar .algo•••• • dos- niát Itoprxdió-fi 4)1 pu. •ttivittraástobt
,trosávatria-leiirupléilderaleiá de lás ditaidiala tbililvs.:4161 tálilits: ti-ohásá. -ctaitetb-, habilá-
.éial.teirtei,dentte de aus:fasioas, 14514-$MtilateM1P.A. zs'OPtig,
te gegc14. IMSa vlgf rir!sin :10dUelim leala, - III. al .l a;:
109
138' CiAnnis Y TRABAJÓ
305 031001 ttle0O4 OAPacs''SIP PrIkpSç 4estl9,9k tIÁB
' .139.
124i e :atamiento: de los .atittue'apándielS, 10a 1 019' PeA9431; dçi las en044 4o $1% -eran • tse-
que a su '4.1ez Orearon finailiaa„, platina; de;. notes al..lupg, arios y S,1%. mayores da :dieeteielih.
, solicitarlos de las Parr941S.,,t 4/11/41§1,01140 14, NO obstante, 4Ups;.,en 141 Mb:ricas urbanas 134./1,0;
bricls 1496 a suplIrse parte dei 'trabajo: lo. prestaban, jóvenes. Estl: pØe-
Las mujeres: y Miu'us .sue/aptendierost :alíd
'arkenj.lti rencia int, t:17.M440;:el papos años. SI debiÉrs tzl
..tomo que: tenla-M*5r 'tus lagares, entonfraron: Muy parte, ár resta4ailo de ~bicis técnicos, y sx yttirtl
:desventaialp 03nPelir,t0a hafasilail,14~1.134.10 tarnhiti a klal, ff-nal cenló ;lo ha expresado 41 PI;
vaPgr. at. rtlf y. PaÑs 0.90 -0;x1495 1.91nOnr T.Tre, '"era casi fecTiolfble; adiestrar come obrame
74: 41; a 91~ leferdeaasa cómo tejer pers fabriles a personas s-O 4ábían pasaje la edad de la
daleg; nSalipas.y batista, entonces de moda. pubertad, ya fuese su origen el, campo o hubiesen'
;Milpa° rierripO1„:1.a.snáquina dt vapor y la hilado* astado ocupados corno: artesanoh,',
mecánica inteinnftente se aplicaron al hilado del afe:- .Durante, las primeras décadas del $419-Lat,..iptpw
godón; a Ikprirnera se debió la posibilidad de, estar Idos comenzaron a seguir a loa kliladAsr.
blecex fábrítás en las ciudades, donde la mano :del dos-e-en :In proceso fabril. Pero si bien las :abtícatt
obra era abundante, y a la segunda, la tleraanda., de hilados movidas por fuerza hidráidica , y aquellas
din nuevo ;tipo -tie trabajador pa,,ra los; hilados, quc contaron eón la Taladora , mealoina. Inteemitealer
' hiladora mecánica requería tma.,halailidad y tuozg aparee:lel:ata tomó por encono; .:14.s. de tepdps, 444:
muy por:encima- de la capacidad,..infantif, y Allolk. tkáitarbri: con la fuerza del vapot.) .vinierom.naüy len-
machos los tejedores que exitimees abandonanka tamente Varias fueron las catisai; enjiarte.le debi64
telares: á sus esposas.para aceptar trabajo en a. las imperfección-ea del talar, a vapor,: en parte a ta:
bricas. Las ocupaciones de los sexos se intercarobta-' larga guerra; con Francia, —la ctialifaamentó la tasa
ron, pero la economia,farciliar perrrianeció intacta.; del interés, y dcsaalinél las inversiones,- y, ea park:
Como centros de trabajo, las lábritas de la cuidad ,12On.kién, al P 090 deseo do los teladelnalcasi lo4Oli
no eran mejores que las del campo; existía la misma . . del sexo femenino, de 'abandonar sus .
hogares. gala:
:escasez itle adininistratiorca auperintentlentla Y 031,17 la paz y la clisminugi6n del interés, muohes propio.
41a.5: mujeres:y guipA jop l'eantratadas.' par )es la- latina de fábricas de rliiladol:afiaierian telares, a Sus
landeits: varones. 'Proporaonalinente, era inenor empresas; pero no fue hasta 1834 cuando la aunar'
número de los hirlol emPleadolen e112.1: que ,-,,xvias ridad impuesta por' la, nueva ley, Para suprimir II'
fábricas movidas por fuerza hiáránljga quelaliciaren pobreza se aplicó plenamIntaa los ya hauibrienttoa
la industAgilación. Si en 1010, en,.1.4., awicat tejedores de telares a :mano piando la fálnica,'114e;
Samuel dingi.Y4 su 252 finbajaderas.ueta”. guro el triunfo. En tanto aumentaba el número de
menores. de .kliek eicis, y menos :de, 30% , eicallán.. los telares movidos p9r eper8ía2la demanda,:de.li40-
los cliceioch&árds a:Unas cuantas :de al/4.:11-W dores domésticos,disnalitula• pero ;esta última, se,naark.
'
Manchaste'', M'Coutiel: • Y Konnedy tuvo estable graciasI..:una corriente de , inmigrantes
irlandeses:!Ps 91,11%. 997111;11os :e0n bajos, niVeIl.dt.

110

141 •CáPITAI; Txámjcil


POPO. 7114114.» 141,
étart átiviatásiltipáderites Flublioa bien,las eludadpl-g,T4gini sidrecledkr Ileltis:;f4,1niéáSr
Irá 49.1a e 4.11.eiislih:1 4 'IIfábrTca En"els- la costumbre .fke pegar Welles alargo plaitibe sus-
ogalinnesse - ba sugerido que los "ula . leij dela 'lleve- tituida.• por Ati eiskatIOS ;:s 0104; p Tacenalrnentp
heión Industrial se debieron a la rapidez con que Se. fueiráidaztijántelefidi5.1sg tfetattl¿ laya.t;ittst-
walizóf el. ejemtilá: ;de:: los tejedores ,dornésticos ft- nas 'deudas de jpjigltern cprt .,sus oriol. TM tanto
evactainentela .ebrielesióti tóÑ Aquéllos ya no eran 49)41Wes Ite Chozas' <lúe Vivían
1-4- bidn en 'los :teplos.liombm coro Atditibt Sin Aislados, les fue rols.l. Oen formar sindicatos * de-
:Inwaentos en la, tasa deisiya inmigradiót fender los Inlipninos :cie,lioxís; le trabajo y minintos
'también4in los subsidios yotacids prir 'ley para, a . de salatibli, yposible también contar en su favor la
ltlitegi6h ae la ,Pcil'irezt, el tákribió ;del hbgat a. lár •fueria opinión piikiliOa, en contra de lbs abusos
:1411,11S0'...htibieSe.tál:Vei rePlfrao 'con rapidez: y glt- • :.del t,,ies.IsaIMU?g, opinión que: por roediq 401 iglesia
..pm mhtirnlento. Tal como Ince:ajá, fun gran Ornar;
Werza, iáterileultbljairiároetee .5.bvelnzgr
4,e'.:Olcieros continuaron la -desigual l lacha contra.** ide, eglitedones:
'apor. En lá14 j precio .qbe S pegabLt pot tejer. , •
..nnw,pieza de Percal -a mano_ be de seis, chelines, 'séfs, .-Lar:ttayeetOriaL:dél- xátiblo Hei-0-otras,
peplo:1nel, tu 1829 :1101.447nInklelsylflasta...ip ,tiernetjarne: Id; eftillitt 'tejules,- itenOs,
4c1 ,,,Yerliques„ ,• . egt,407.,y. tn Zfluilletío. der. eerl4ta, 'Oto su:-
,?„sp
:tot ..áprleto§ pasaton los extenuados aprendí- ,eeclít »1.441,dif algoot@i-t-tvtpblenia fünda-
4le rp% Itederel doitéstiáis; empleados a muy 'baja tieletal:ttilikticS. en Obtener uoo.:-:-satielepte Oferta 'de
•119111:,4 salarios; no componen todo el cuadrá, de tÑba4 'y itithbl de loS:a0I4Stbleitios tuvieron
ltalaísforiatde ta Revolución•dentro 'de los :texales,St tffit M>3 . 65 •facultar h 255105 y' j6tét&rA. eiedurár
-Ithláotelinecesario que aceptemos como verídicala ,Ingr.gjos ,que habían -sido, 'pon anterioridad; entb-
4átrael6n :cine, sobré ese. época laCe el blisiirigoido ímezodadoa a mineros' experimentadás. algunos 1111rt4-
. Iii t3re, hablando de los "duendes vives" cuyo 4Mx- :própiéfaiiol escoceses; entre, otros-. DuadoS.Clf y
J'haie 'en la fábrica "Se aseraela a -un deperte%.,,a fin Sydolin: SMblir, declariron libres' a, lob slermos;:de,
de hacemos creer que el. resultado total de las in- minas y,• .jsuede decirse-fine las leyes 4probadas
Ventibribs fue clisitintiír el -Ilfe:ettó del trabajador, .0 el. p.14211010 en 1771 1799 acabaron -eta Ja
h6 Ideal-ponerse duth:;qut niírehOticle lo§ obreros servidumbre 'vitalicia 'de l'hl miirretts esdrateseat Si :4
'táritrataclos jline la* fábritás íredibiebliti sa1ario que priiicipai.motlmo fue, A: 111 ;13111rilo,
ellYargn :,Alvel 4 Y10.4 f-1al4ak J91,19 . táro:pdto debe,:?izoorArsqueMzueos2de los p4t,golos,
durante egalglier.: Otra zenere.a4n, grIterior.. Zoom, • .0,11.0.:allogádo en ftt.irtir xiieffidá ttor& 1,%
eres y 10.9 igVeties se,iitalien1~4, :de log»V4o- kNyeil'ar j nivel de via 8t1 4111101„.4-e..̀145relit
relpern :04 msák • kuxilen1 41 liV.1.31/4
tAx ,. 9i1/414,44i..4.04.19411%.;,
4 11: .1~ "ter.401 Sits .4 éspetalialziiieoxtrvagliviutelps,
4ler)419 se. aakt. 1434402Ain t161n..litietátÉtystiiilsySil,',4911.01;

142,. V.S "PIAPS4


.ÚMITtrit aliálisk30
nes; otros •.',alt ejleeiln Y ww'IeleeTehs:;:ajinbaterr.arli.
bien no aceptar-Dm tablar .' 41,1.110. 444 P41,541.41111.10.31 15.114 peq04.0s •parápqs coxiiongelos- eigg.latelt4
'Garla:injieras ItirdiuMberlatid y. Podo" eso: Galesideride io pozos eran meriorear el desarrollo
.dereasiado-ZIroftindaá .fláta--attlú ks eseedelesi -fise Másleiito nti té; enipleó.erin tantá. ÉtéMiéneaá
ke. lOw. ;raes Pciró: lás, mujérls, eontinuáron el traba»
en Ja galerías En altas, eea-401195:se ha sugerido
este reg14,9043.041rais'iglea; 114e,:,kPrIsplcia de las napjeres•on una :induslria gene
mallen un grupe ~pítela :49e as bastaba aebnismet coma resultado el .butumph.t.‘ .a,:las hombres i.cran,ab£
Lag j.árailias eran prolifieas, y putstá trabajan; pero en' verdad requería tener , ideasn'erV
CaSi aierripre se~ :paidre4.n.lain ininák extrernd optiniistas. respeeto a la huthenidaa
r1.1 ;,P. 4 itabeiárOres..1,1H
Fee$4 41.1~1t#91é,Tne... 4.4:?S• para laretelder áplicapla a 1w traerla del. cia.,slpitjp.Zsos
:99.1P9 1.1.13P »P r1.414094.01 , 2aaY9114911,:1441W. sruilos (ve Aktireol:IS,s1 dentro de informes que
•trIat fue AnneatAr 1 .4, enth: e01 e9Mbeedl1e: ron ta luz -por los aslos de 1114(fir han sida atribuidas
—4adç -el mejoranalent.o transPáltea y a3 Istiteyolucion industrial en realidad, y- timó: sil,
Mento da hal. Mercados—, la, sobtepash:. eedhgelea Otzet tantox .abusos, mi :oriol era ámetier.
la :Oferta de trabajo; estos. efeetól ritivala lable~ —5014e,...91111 0
. es.fue#9.v: Pi.1101P4t- 401: Pea: •
en un auxnento de salados ysnás aún, en un autrien-, PS,49eiert. sergffilleisea,--'' 'Y • 0111. ,ttaldegela a dar
to de los premios que se pagaban a los mineros al 41;14-reges.'i
•renovar anualmente los contratesflburante la primerá. tás IMejorat :intriodUci'dinea zhiladósk teil6s.
mitad del siglo xvw Mip había Imsa40 de: set' -Oil:. niiisetía puede decirse áborrarow'uábajni..tierititieme
gratificación de unos mientes chelines., pero: en 11E4 á Mnass, .:Cearítes., obreros, alcanzar 1"41~1101111;ke•
anime:T.4a tres ti': eiMtio• Onats Y en i?Oki.. 44-* anterneceSitaban dala...labor de muchosaiyalos
auge, llegó a ser de dieeinelm-guineascpare tázik raii1iz:fieros anteriormente_ excluts de lioxibreS:
bajador. Es do elogierse,CM5- él eidneretaya emplea:U> e mujeres.; &pesar de ello, y en vista del Meren:ente
este !aumento de.. sus salarios-para -evitar que' sus esf, ,cóiderblti. la producción, los iii2,,i-ejosi4e. la Mas
imsat hijas trabajarán art lea: Minas; :después de tyer:.parte delej adultos aumentaron. Otr4.1149.ShditS
1180 no 'hay ¿distancia de. ¿pie •Pata ese objeto la erti tess..coaks el progreso siguió mi..:;sendem.,4 -
..nISI:jeres o jóvenes :bajaran á los subterráneos de! A/1w Su: las, obras de ingeniería civil y metsMixat,
:10,5 minas de los campos earhonherPs• del rigsrta.,9tro, exija gabriesolln. O: hierro, prodoetosquíniicts y ca,
dejos resultado prodeeidos, fue el excesivo emr. probleita 'me' fue poder encotszisttlábá,
lleco- da los nulos, lekettat091 en zu'Lentre. !nada vez, jádoYil:laspe4álizáthis que atendieran- a las Sin
Mart pataIÜb& lak, Omites, qit aálibert 51.0t.t ,11.9s tyabais:t1(vel dentro 04 -
entradas de airejaYára a.i.mstrár las-.19flia•Itas; godiitg- .Ifogva,t; 44114 TAPA .1133711a iTkven49.10:1 trinitelvon
tajO cottcluolj,losrAbi4si, myad10; 41,41..treppd nrindletie vio cola
tlavils'41 6114 114304. dal polo: . teéádisd •delampetal sw. taita syuda Id-
met& 144 ttabájadlitil de tampe;: Retó yará. „la
112
_

•544. 2411.:4ÉrMpt. bantm. rtivago: 1,11.


WilAWPIIP, 44' 9. c.R.1.141 P1.15:cr191.059 554rf ;1451fr .;tatsát
-Atievag '0a..tegoríast da:1 Orepply,tsavalo res la 'Wat.
dátil'..41tátnente eSpédiálizados; 'principio de gu cae, 1"445.triaT :trznyi4aai6n 1de
theéá, Watt tüvb giié-Olsi~se con los eóristruetores: la PTPAW.9.14, fue 31' ./MieMistetité,
Tn.ei»..ry:4, obreros. dlspueltas airabajar en una fae- ppm en las ltalaidaltlitell: lekod6th
na o grl Ora> que gustosos prestaban sus ser.ricios en 10,stecáviiis. :t.tyttf,,eitsn woi, „a.
S.:115efet,tio.kie la 'madera,.:clel'Inerál o de la diledra, cede:tia dé contratistas. x 4t.l?conirals.tas: pualpl
klitsk tearingidos per uña tradicrán bien grande; .ernplearon cuadrillas 41 excavadoras- .0m:tole*.
Yhái antes dé. Morir había organizado montadores, las. por ri ingeniero gol; ~iza dé 1 empresa
"011eros, modeladores y otras clases de mecánicos. La Mtal, Enjas industrias MietelúrgiZesdá- testumbre -de
Fitalra .generación de- 'hilanderos de algodón tuyo lós loftleiercis de.Ifib~dal
:que:recurrir al empleo de: lót servicios dé fabritanteá blia.'desptit de que' los obreros, hablan:sido egrupodos,
'Pera codrier :Sus- baltidoreS; y en Un mikras lugar/ 'In 1g - del „lino .jel-kontlidcs.
idtatilitentes. Pero. Poco a Poco t?ejqr¿rx,..stliiiintr trabajadores :én los, altos i bornee ;centratábari
le.rfiles altamente especia1iza-4es,, fen,c.pr, 8.freñaltél yitel .eabrktila süEssaillikill y .1:4
.9s1de la .00nseryación de la maquineria„ taS:v1p, nián
- Wattiitá vi& erániica, 40-ste 1..--9xxlit41 4k:19
sysiefonesintródijoidas: por Cort sigui:free:Y.6U kftiele tónsiste;le en, una fábrica. :,pino .en tul, grupo .:dt.-
tdaided dé hl refinadores y de los éhotoks. 1,aplt/I, asacia4os, los nitichlqbel prensadores- t tot.
ya no en necesaria; en cambio los pu, korperps era adscritos, o bier~o.t.perlos. obie:t
fletadores' y los ,enoargados de los rodillos trequéríail p>1.+Sistios. Que los jóvenet.'.6 no
ema destreza .igualmente. grande . a: los cuales -él misma gi!Qhadcs recihiesen un buen o raall ,tiLd_io, dependía
•‘Illtiiye5. Si bien WetilwOod dividió: la-miernifaCtura 6110.152 Parte de jarnanera de ser del jefe de grupo
:tw cerámica en una, .decena proCediMietilbs rn. .9 -maestro, egyas. órdenes actuaban. Pero dadoi
dependientes, no debe olvidarse que cada, upe 911,:etr la ..mayorparte dé eflas....6eupacioncs las in-
ellos' requería aptitudes especiales, y..algunes aliórran aelsallefr*::11 .efeUto aumentó la
grado de irkspiración.ardstien. Por otra. parte, :fió debe neción, y tatSIO, «pprsr4141 stpeé.41t
d,e;bi.-TS`e: que esta especialización haya estado -intraydel„ :p.léttitéto que. iba, a parar umiarms ile1-.iim‘broder3 En
..~ftce, de, otros productores que los de la gran in., :Sil*? atsálatiUsi4:per01;11@;$14.4,11Pre ei? q.L11,0.
en,Ws la constrUcoión, dejas ,fábritas (teit albatüleá 111 1/44,Yesitiljes, tralo, sil
tástlittreros especialmente preparados'.y la Instala- fr,1
;_bl..lad9r•
:11 2nn.p.r.033,- con la talliclad tpezUc-utu. i.11.11, 4M0146:-:.tb e.Mpreadtl efrhs. ttás—
41.0% f9.bric;;Ptils fe brocas, airog.- Y una $6e de ~telt áls Iertánileit; .4tie pletietarios m••
t).19$1 4 -14floz..cuan.:441. ,ciue la :afirma- PO'n1:0*Iárvi :19i.9895. 01.
tünda, 4.6 fa RealitiatTittbUttill ZaicIésidadi, En la mayor pAS: 1:40,-emp.pow
ae*ba átla.~rae ta $91-41:4§;lábafp 4117-mk.ti esdc et unitiebor biístw
113
14
, 5 CASAL:Y TRABAJO 'COMAL. Y-TU.1WD'
:ti Anttiliedésrj tala breites'auspettaiMIS pará clesayunri sonál capatace.al Sr lin de estimular 'el . trabajo,
y ~no.. La-puntualidad:para empezar o reanul- introdujo el tanto por Q - iela y las borigleaclo r 'Y
-chiel fxábaSo era una virtud primaria, y el, reloj, que se 'impusieron multas por. embriaguez, 'pereza r jne,
tarifa preferente lugar en la fachada .de la fabrica; gos, dé azar. Loglauhytt métodos de aditnnItranl6n,.
aVtldabst a iabsen5ar la regla, :a la vez que atestíguabi • los EnravPa ..inearditos y la -"nueva d isciplina» partió-
las fa:ital. (Al respecto, ha llegado hasta nosotros unir paran en la Revolución Industrial tanto- Coin0 la}
anécdcits, de ir/discutible ve/anidad z_ cuando cl: Duque innoveCiones,tIcuicas; los obreros:1M~ de tiakiál),
lilridgewSer llamaba la' ateoción a: sus trabajadores con sw esfumo, por, adapfarát, les 3Payeir.41..
prit lJ,ear tarciÉ1 despica del almuerzo, ést51 se aels. :‘áprób6 indittill en tan esCa.la...
salían aidiérida.cpai no habían laido la•Cattipáritilltia
suite &a explicación; el duque inart,0 Los te;kdOtel en telares a mano, its:4paitttélólt faba,
414t4mente 44eYilr, 14 matliblt1Aria, a .1.4? d 13.111." ~tea* clavos y los labradores delsur Inalaterial
adelante tocara a la una .trece campanadas) grl: enliblenternente agrícola, fueron lentos :para reaer49-
Enriaría, lot trabajadores deWedgwoeteutilábado /11- nar: :átttá :105 iirhbjoa económir.cosí, otroa buba
rant° Ci voráno,:a las seis, sOnaittia:la tartipanirdel re1 también riue,,,.debido a is Marcial a mi coriservadUL..
eliaj:179, d.O1Pra:nn¿lii$440.ile el re40:.41 aitn; -mino extremo o a un explicable deseo de ciantrolert
sonaba urt cuarto de hora; furtest.de, la salida del. su prop1a existencia no quisieron someterse al nuevo
sol, 'y el trabajo segillis, hasta al, tIturino -ole luz solar. • orderi -de cosas. Ellos, asimismo, hubieran de pagar
Pero:en 1792 WilliM Mu±óS&:iotró la pcisibiL un precio por los adelantos:dela época pero fueron
Wad cli iluminar las fábricas con el gas proveniente las excepciones; 'en, tanto se ampliaban las leyea-so-
dci y desde principies del. sigla x7X muchas de bre domicilio; r;se hacían ptIbliesá las cantidades que
ellas asi cama las talleres continuaron 'en actiyiktiti* se abo»abarr~:galarina-ar=1::Iagjábrieas —.portant:,
durante las horas; de la noche. Afirmar que :10$ jop día deja prensa, del pregunere yj másaán. de.lsoua
nadas de:irá:bajo 'dei los obreros' l'abriles' eran :niay& en 'boca,-, la curtiente. haeia.los nuevOs ten/res:fa-
rés.p anenores ton los de los artellnos domésticos, ea briles se:litcrettieutá: ta migrad& de los individúes
imposible;, Mil• puede suponerse :que haya excedida generalmente cubría ama'. pegual-1h distancia: de la
Ea.:141,,d1.:lollfabritatites.de clavqh:Ipa. que, ,segun áfirrn6 campiña de •ClitAirt a:la cuidad del
:Thonals AtIvásod en ,1812; trabajaban de. las .cuatro los alrededores 'de Staffordshire y Worcestershire
4e ]:S flíiiblM dial deli;iot. Eirminghán, del distrito de 'Peak a Sleffield, de.
It4 legu4141 ge»eraión de :14111114,11ea ran.p -kv un valle de :Gales del Sur al pitdmo A la vez; la.
baron el nlenOi; !S Tos 'Bonlián: IVA*/ tle4X0941; aaigrue.i6u dejaba nO vaek-ell? lOringárs'eXXII;Xollds;.
y--cOn elincremeute en. Ins aliariPs 'qua onp, eaew
itaw sl'ilYc' 41111/A*44 atenlkOine In-Primera ti' 41 determiné, nuevos !ni:migrantes yenian a eirb4r
plididas .orinada* ;pár. la irregularidad: o falta '141
f:Selado.: loir Obter61 adíestradáside.litié; • kliépi Tal torno 10 Ea' dein:estrado el profesorated,
:114::la.~:linC.41strin: Pran., 'insoln-P4CO jefes de 14117 4.111 1.T1 Serie' Pe.quelas, oleadas- rmgiatozis lo-
114
"O.Mtt1/44 irn Can& naiNati
, .
g4819011.1 C911.1141N:ullng en Sra5 eulo...iswA pruxia tríe 4e loilpO4citin0:40bPX11aP3elataleN pa
-‹texiia del 4ut y del 'tan, en. .dine46a.A las znaL siveque PokibléS toliipetid;áreal "ish »Bilthpa ti MI-
~ales y liada hort6; adljolilerátl 0.cidnes óbre los jarneedatliento
Hubo rió obstantes un bat1Seritii af ata (1111154.11, de k;40justría: patyonuAi ..incluyertdry
cirt -que fue dingtql el. ole 4e •41*-4415,11,40,:rlo 'Industrialesr1 , ,e la ;talla sael,Suptuel:
i erurbettz y joelph
la .b=i0T&o.si iaoppg-14 p,0491,41::reps1106n .25\Tedgwood, mostrÁronle. 'aCaVOI tfl la> peracelieión
hanbre —ti especial .:dunrite las rrsis de::,171112111 :tatuó de posibles ernigratitel, córtelo deaálttiellesiitie
1821,.23—, trájá ;ffinti ero de landells los tratabIM da,lachtelloa enibargri; el tor a la
uunleis abandonaban sus subdrndidas tenencias a re ;,:competencia: extranjera casi desaparean batitt
4.11 buscar trabajo o subsistencia eri Ingluterra. 41gu-. y tot:legisradores vieron un peligro ta' ya. en Ja falta
X105,'»-en la Gran.33retal5k no biaetOrablo atUnerl‘. . (de trábajdit iba en. el exceso
tarlel número de: leit::elesválides; pelb, otrás•prestartin especialtdos Por eeelligedepte,
ÚS ser:QiCiós erija Sitealcción de IM, cósecliásvespe- .4.4911ei'Pn ,Mr# 11.12.4 115 leyes,:que;prohilitan Ja spii—
.ekallnente /a. del 14pulá otros kSbards Affico. ..gxeddp 4e fraba)adores ria exportación, de plequi,
¡UY, despg4.Tfe haber '14:otra& aZguens lila na - nlyikil y la nainab -de. Obra lisitátdeti a la Vé*:qiSé el
líale, se :declaraban indigentes y lograban sq,le Jas ..ettOul ‘,111111, alitUtrieturi un,clilieltld de .01téntarie
Iiiitóridades encargudaa de. la aplicáCind de dá ky p.* olágo ite,lb.1191, •
Vara reprimir la .pótikeua les ep.searan su pasaje dé •
Inglete. Muchotexabalg9;. nniedpro e.11;ia querenail átjarial térniine deeStetaplhdO.11:tisn-
:Orai . fletaba:. unolpocos obtuadelon emplee err presión errónea de que etcrechniento de lalsoblátt6it
Indostriat pesadas lue'réeqüetlin poca:esperialleracitIn, fabril se clebei exelusivainente, o en su xnayot parte
tales. tenni la, tótistileilifin. o, el ttinspatte del car;: a un incremento en la nanyfflitlad espacial(deljorna.-
latna, pero la teayoila ganó so pen ttabajendo en las lere, No existe prueba talguira de da. leMigrAeión
„itallités, ten como bilandetru GlasgMv..y ,Yuísley,, , :ñame. del agro inglés: a> lits.caudades <ffidustriales, y
...la propia Inglaterra como :tejedores :en ,relares, tiditee Más probable' tfue fédiltribucióia del trabajo
'tiovidás a liaanos Sis impetuosidad, tearaért‘ríltiCa de tiaya lle Pedo a .cabo baJ lotmaalt.nteapp bralaas,
diSS Celtas, Su::pCalSeitticia antela ...auretidad y eus
dotes -oratorias tuViemri sus repercuitlenes 'denteá.di
l ee a Pece holl1.105
dividido sus,. ,aedvidadea nritIn la agrien-hora:y.
laS,itlaéinnes, entre .patrentit y 41111.01, e»-espeéial la minería a la Maria textil, abandonaron kjm-
solaél-elcar4eter Vnaétodes del silidieallseao en:Lan- .:jer para ,41Slatt toldó. su tiempia, al telar. !I
. don4S:.491: Oginok1.aitpt..01.1'11•evoltleii4n Mineral_slU :cambiar:1u, reddericia..La -tradleign
çe :Pligla 110: Ilgtil
La aflUtneia deltlandmies se vio máa que 'emulen-. .paternós, eo; de1i110,. y ,'bac •pásible ,que fláladeas,
ladá ;por un éxodo d Ingleses y escoeeseUállériclé..él inlreVaShttil, su 11~11 di tiáhaj-4 el,itididlettás
z1".....10:121.4394111.1e:axt•Pga.7.3531.11.01..a'.4A2 1:011.0.1« ploriálidústith itottsÉtire:atittijetir
lis
1511 CA9111.14 SUMO:
pixéi los aprendices . ygotó bnbrlatt iga-vaganteei
jada, por aquellos', adultbal4utisizórisusitrattlat~.,
'Oen/ corag f.abiaxx. ostylltisal.:9O9UPlatáis resulta
Podblei4eternaínag14/5149cfrad.49-13,11.402q ikkg1441115g<
a tina yd.otra tle-e0W.téndencias. „j„,.
Lo atret tin lieeho indígontiblé es:e04. riala W1413-,.
Ja :01.311Bretaña ,jkiiebis, en hila, y dita toribáicn
numero 4e 441Voft alziaciadoSi- baelt4. a las
condiciones. fabsilei y caparn do:nwv_er" 41 lugar
a !ligar y de»eznpien, eitupleo .de .acmerfrier, '0,0 las.
siraidstpcias_:atniVeLde 1°61inales ittás
sealibki -y IM39411$1, 01! IYOr. kajgdáz.a 1.4'15411:461
rtrIaler.s ;Pn114 iSk yi..4 .4~1, ktla vez que
variaba ton las tendendas ascendente y. dIseerideme
111 la..áttlirldad general del país. Los salarios de Isfl.
Industria estaban ligados 'con los de otra y enr capé-
ir4ke.st,;$ de io agricultores- constriteloirel
ae',±11.1t10,‘4 aenedot.eqn PP9Tarieis fabrileS,
vez; dé Etercádotioriles• e. irapédeetosl en que los
obteros so ofledarkat,.útos. tibbys,..pátSds' da cuya
buena váltnitailidepenoltan, Ñara,001 y-conservar
414 emÉdele.i.45Sív~un solP.9ziPireac6 'de trabajo,
de ;:çibfl1d4 iOadgrivill Innen:

116
viendo cómo el movimiento obrero ha marcado el paso con el
movimiento industrial, comprenderemos la importancia histórica de la
industria. Mas como actualmente poco más o menos todo el
proletariado industrial participa en este movimiento y como la
situación de las diversas categorías de obreros presenta muchos
puntos comunes -precisamente porque todos ellos dependen de la
industria- tendremos primero que estudiar estos puntos, a fin de
EL PROLETARIADO INDUSTRIAL poder examinar con tanto más rigor cada ramificación en su
particularidad.

El orden en el cual examinaremos las diferentes categorías del Ya hemos indicado anteriormente cómo la industria centraliza la
proletariado emana directamente de la historia de su génesis, que propiedad en muy pocas manos. Ella exige grandes capitales con loa
acabamos de esbozar. Los primeros proletarios pertenecían a la cuales construye establecimientos gigantescos -arruinando así a la
industria y fueron directamente engendrados por ella; los obreros pequeña burguesía artesanal- y con cuya ayuda ella pone a su
Industriales, aquellos que se ocupan de trabajar las materias primas, servido las fuerzas de la naturaleza, a fin de expulsar del mercado al
serán objeto en primer lugar de nuestra atención. trabajador manual individual. La división del trabajo, la utilización de
la fuerza hidráulica y sobre todo de la fuerza del vapor, el
maquinismo: he aquí las tres grandes palancas por las cuales la
La producción del material, de las materias primas y de los industria desde mediados del siglo pasado se emplea para levantar al
combustibles no devino verdaderamente importante sino después de mundo de sus cimientos. La pequeña industria da nacimiento a la
la revolución industrial y pudo así dar nacimiento a un nuevo clase media, la gran industria a la clase obrera, y ella lleva el trono a
proletariado industrial: los obreros de las minas de carbón y de las unos cuantos elegidos de la clase media, pero tuzdcamente para
minas metalíferos. En tercer lugar, la industria ejerció una influencia derribarlos un día más seguramente. Mientras tanto, es un hecho
sobre la agricultura, y en cuarto lugar sobre Irlanda, y de acuerdo con innegable y fácilmente explicable que la numerosa pequeña burguesía
este orden hay que asignar su lugar respectivo a las diversas de los "buenos viejos tiempos" ha sido destruida por la industria y
fracciones del proletariado. Descubriremos igualmente que, con la descompuesta en ricos capitalistas de una parte, y pobres obreros de
excepción tal vez de los irlandeses, el nivel de cultura de los diferentes la otra.*
trabajadores está en relación directa con su conexión con la industria
y que, por consecuencia, los obreros industriales son los más
conscientes de sus propios intereses, aquellos de las minas lo son ya Mas la tendencia centralizada de la industria no termina ahí. La
menos y los de la agricultura apenas- lo están. Incluso entre los población es igualmente tan centralizada como el capital; nada más
obreros industriales, hallaremos este orden y veremos cómo los natural, pues en la industria el hombre, el trabajador, es considerado
obreros de las fábricas, estos hijos mayores de la revolución sólo como una fracción del capital, al cual el
industrial, han sido desde el principio hasta nuestros días el alma del
movimiento obrero y cómo los demás se han incorporado al mismo en
la medida en que su oficio ha sido arrastrado en el torbellino de la 'Cf. al respecto mi "Esbozo de una crítica de la economía politica" en
industria. Así por el ejemplo de Inglaterra, los Anales francoalemanes.(22) En ese trabajo el punto de partida es
"la libre competencia"; pero la industria no es sino la práctica de la
libre competencia y esta solamente el principio de la industria. (RE.)
62
63

117
industrial paga un interés -que se llama salario- a cambio del hecho
cada distrito industrial de Inglaterra no sería más que una sola ciudad
de que éste se entrega a él para ser utilizado. El gran establecimiento
industrial, y Manchester y Liverpool se encontrarían en Warrington o
industrial exige numerosos obreros que trabajan en común en un
Newton. Esta centralización de la población ejerce su efecto
edificio; ellos deben vivir en común: para una fabrica mediana ellos
igualmente sobre el comercio, enteramente de la misma manera, y por
constituyen ya una aldea. Ellos tienen necesidades y, para la
eso es que algunos grandes puertos -Liverpool, Bristol, Hull y
satisfacción de las mismas, dependen de otras personas; los
Londres- monopolizan casi todo el comercio marítimo del imperio
artesanos: sastres, zapateros, panaderos, albañiles y carpinteros
británico.
acuden en gran número. Los habitantes de la aldea, sobre todo los
jóvenes, se habitúan al trabajo de fábrica, se familiarizan con él, y
cuando la primera fábrica, como se la concibe, no puede emplearlos a Es en las grandes ciudades donde la industria y el comercio se
todos, el salario baja y la consecuencia es que nuevos industriales se desarrollan más perfectamente, por tanto es allí igualmente donde
establecen allí. Mientras tanto la aldea se convierte en una pequeña aparecen más claramente y más manifiestamente las consecuencias
dudad y ésta en una ciudad grande. Mientras más grande es la
que ellos tienen para el proletariado. Allí es donde la centralización de
dudad, mayores son las ventajas de la aglomeración. Se construyen bienes ha alcanzado su grado más elevado, allí es donde las
-vías férreas, canales y carreteras; La selección entre obreros
condiciones de vida de los buenos viejos tiempos son destruidas más
experimentados resulta cada vez mayor debido a la competencia que radicalmente; allí es donde se ha llegado a un punto en que la
se hacen entre sí los constructores de edificios y también los
expresión Old merry Englandu ya no tiene ningún sentido, porque
fabricantes de máquinas, que se hallan inmediatamente disponibles,
esta vieja Inglaterra sólo se conoce por el recuerdo y los relatos de los
se pueden crear nuevos establecimientos más económicamente que en
abuelos. Por eso es que no existe allí más que una clase rica y una
una región alejada, a donde habría que transportar primeramente la
clase pobre; pues la pequeña burguesía desaparece cada día más:
madera de construcción, las máquinas, los obreros que levantan el
Ella, que antaño era la clase más estable, se ha convertido ahora en la
edificio y los obreros industriales. Además, existe un mercado, una
más inestable; ya sólo se compone de algunos vestigios de una época
Bolsa donde se apiñan los compradores, hay relaciones directas con
concluida y de cierto número de personas, que muy bien quisieran
los mercados que suministran la materia prima o reciben los
hacer fortuna, caballeros de industria y especuladores perfectos, de
productos acabados. De ahí el desarrollo sorprendentemente rápido
los cuales uno de cada cien se enriquece, mientras que los noventa y
de las grandes ciudades industriales. Desde luego, el campo tiene en
nueve restantes fracasan, y de éstos más de la mitad sólo viven de las
cambio la ventaja de que allí generalmente el salario es más bajo; las quiebras.
regiones rurales y la dudad industrial permanecen así en
competencia continua, y si hoy la ventaja se halla del lado de la
ciudad, mañana el salario bajará a tal punto en la región que la Pero la inmensa mayoría de estas ciudades está compuesta de
circunda que la creación de nuevos establecimientos en el campo será proletarios, y ahora el objeto de nuestro estudio va a ser el de saber
ventajosa. Pero, a pesar de todo, la tendencia centralizadora sigue cómo ellos viven, y qué influencia ejerce sobre ellos la gran ciudad.
siendo sumamente fuerte y cada nueva industria creada en el campo
lleva en sí el germen de una ciudad industrial. Si fuese posible que
esta loca actividad de la industria durara un siglo todavía

64

12 La vieja y placentera Inglaterra

65

118
tal como se puede leer en las obras de Ure* y Bainese entre otros
autores, está llena de ejemplos de nuevas mejoras; y la mayoría ha
sido introducida también en las demás ramas industriales a que nos
hemos referido. Casi por todas partes, el trabajo mecánico ha
sustituido el trabajo manual, casi todas las operaciones se efectúan
con ayuda de la energía hidráulica o de la fuerza del vapor, y cada año
LAS DIFERENTES RAMAS INDUSTRIALES aporta nuevos perfeccionamientos.

Si reinara la armonía en la sociedad, uno no podría menos que


regocijarse de tales mejoras; pero en la guerra de todos contra todos,
LOS OBREROS FABRILES PROPIAMENTE DICHOS algunos individuos se apoderan de las ventajas que de ello resultan,
quitando de ese modo a la mayoría los medios de vida. Todo
perfeccionamiento mecánico lanza obreros a la calle, y, mientras más
Si ahora queremos examinar más detenidamente cada uno de los importante es la mejora, más numerosa es la categoría reducida al
sectores más importantes del proletariado inglés, conforme al paro forzoso; cada una tiene por tanto sobre cierto número de
principio establecido anteriormente, tendremos que comenzar por los trabajadores el efecto de una crisis económica, engendrando miseria,
obreros febriles, es decir, aquellos comprendidos en las disposiciones penuria y delincuencia. Citemos algunos ejemplos. Dado que ya la
de la ley de fábricas. Esta ley reglamenta la duración del trabajo en las primera máquina inventada., la. Jenny (cf. más arriba), era manejada
fábricas donde se hila o teje la lana, la seda, el algodón y el lino por un solo obrero, y producía en igual tiempo seis veces más que un
utilizando la fuerza hidráulica o la máquina de vapor y abarca por tomo para hilar, cada nueva Jenny desplazó a cinco obreros. La
consiguiente las ramas más importantes de la industria inglesa. La Throstle que, a su vez, producía mucho más que la Jenny y sólo exigía
categoría de obreros que vive de esos trabajos es la más numerosa, la también únicamente un obrero, ocasionó aún más desplazamientos.
más antigua, la más inteligente, y la más enérgica; pero por esa razón La Mute, que con respecto a su producción reclarnaba46 todavía menos
también, la más revoltosa y la más odiada de la burguesía; ella está en obreros, tuvo el mismo efecto, y cada perfeccionamiento de la Mute, es
particular los obreros que trabajan el algodón a la cabeza del decir, cada aumento del número de sus husos, redujo a su vez el
movimiento obrero, del mismo modo que sus patrones, los número de obreros necesarios. Este aumento del número de husos
industriales, están, sobre todo en Lancasbire, al frente de la agitación es tan importante que, a causa del mismo, muchedumbres
burguesa.

* The Cotton Manufacture of Great Britain (La industria


Ya hemos visto, en la introducción, que la población que trabaja en raanufacturera del algodón en Gran Bretaña) by Dr. A. Ure, 1836. (2
los sectores mencionados anteriormente había sido arrancada de sus vols.) (RE.)
condiciones de vida precedentes por la aparición de nuevas máquinas.
Por tanto no debemos sorprendemos de que los progresos de los " History of the Cotton Manufacture of Great Britain (Historia de
descubrimientos mecánicos la hayan afectado, más tarde también, de la industria del algodón en Gran Bretaña) by E. Sanies, Esq., 1835
manera más sensible y duradera. La historia de la industria del (F.E.)
algodón
46 (1892) notig machte (1845) notig hatte.
203
204

119
de obreros han quedado sin trabajo; porque si antes un "hilandero" perfeccionamientos análogos en las máquinas de cardar, lo cual ha
ayudado de algunos niños (piecers) podía accionar 600 husos, en lo dejado a la mitad de los obreros sin trabajo. En una fábrica, se han
adelante pudo atender de 1400 a 2 000 de ellos en dos Mules, con el puesto en servicio máquinas de torcer que han dejado sin trabajo a 4
resultado de que dos hilanderos adultos, y cierto número de piecers obreros de cada 8y, además, el industrial ha rebajado el salario de las
que ellos empleaban, quedaron sin trabajo. Y desde que, en un otros cuatro, de 8 a 7 chelines. Lo mismo ha ocurrido en cuanto al
número importante de hilanderías Multa, se han introducido las salí- tejido. El telar mecánico ha conquistado sucesivamente todos los
actora, el papel del hilandero ha desaparecido completamente y es la sectores del tejido manual y como produce mucho más que el telar de
máquina quien trabaja. Tengo ante mi un libro* del cual es autor el mano y un solo obrero puede atender dos telares mecánicos, aquí
jefe reconocido de los cartistas de Manchester, James Leac.h. Este también numerosos trabajadores han quedado parados. Y en todas las
hombre ha trabajado durante años en diversas ramas industriales y industrias, en el hilado del lino y de la lana, en el tramado de la seda,
en minas de carbón, y yo lo conozco personalmente: es un hombre es la misma cosa; el telar mec.sknico comienza incluso a conquistar
valiente, digno de confianza y capaz. Debido a su posición en el algunos sectores del tejido de la lana y del lino; solamente en
partido, él tenía a su disposición los datos más exactos sobre Rochdale hay más telares mecánicos que manuales en el tejido de la
diferentes fábricas, recogidos por los propios trabajadores, y él publica franela y otros paños. La respuesta habitual de la burguesía es que
en su libro cuadros de donde resalta que, en 1829, había en 35 los perfeccionamientos introducidos en las máquinas, al reducir los
fábricas .1083 hilanderos de la Mide más que en 1841, mientras que gastos de producción, hacen que sean más baratos los productos
el número de husos en esas 35 fábricas había aumentado en 99429. acabados, y que gracias a la baja del precio aumenta el consumo de
Menciona 5 fábricas donde ya no hay ni un solo hilandero, ya que las modo que los trabajadores parados pronto hallan empleo en las
mismas utilizan self-actors. Mientras que el número de husos fábricas que se crean. Desde luego, la burguesía tiene razón al afirmar
aumentaba en 10%, el de hilanderos disminuía en 60%, Y, añade que, en ciertas condiciones favorables al desarrollo industrial, toda
Leach, se han logrado tantos perfeccionamientos desde 1841 por la baja del precio de una mercancía, cuya materia prima cuesta poco,
duplicación de filas de husos (double decking) y otros procedimientos, incrementa mucho el consumo y hace que se creen nuevas fábricas;
que en las fábricas de que hablamos la mitad de los hilanderos han pero aparte de esto, todas las demás pala,bras en esa afirmación son
sido a su vez despedidos; en una fábrica donde había recientemente patrañas.
todavía 80 hilanderos, no quedan más que 20, los demás han sido
despedidos o bien han sido empleados en trabajos de niños por un
salario de niño. Leach cita casos análogos en cuanto a Stockport, No tiene en cuenta que hay que esperar años hasta que las
donde en 1835, 800 hilanderos estaban empleados y solamente 140 consecuencias de la baja del precio se hagan sentir, hasta, que las
en 1843, pese al desarrollo sensible de la industria de Stockport en nuevas fábricas sean construidas; nos oculta que todos los
los últimos 8 6 9 años. Se han hecho perfeccionamientos lanzan cada vez más sobre la máquina el
verdadero trabajo, el trabajo agotador, transformando así el trabajo de
los adultos en una simple vigilancia que puede muy bien realizar una
* Stubborn Pacta from the Pactarles, by a Manchester Operative. débil mujer, incluso un niño, lo cual hacen efectivamente por un
Published arad Dedicated to the Worldng Clases (Hechos irrefutables tercio o la mitad del salario del obrero; que, por consecuencia, los
sacados de la vida fabril. Editado y dedicado a la clase obrera, por un hombres adultos son cada vez más apartados de la industria y ya no
obrero industrial de Manchester), según Won. Rasleigh, M. P., son empleados de nuevo en esa producción incrementada; nos oculta
Londres, 011ivier, 1844, pp, 28y as. (P.E.) que ramas enteras
205
206

120
desaparecen así, o son de tal modo transformadas, que requieren un debilitado por la introducción de esas máquinas, reciben en cambio
nuevo aprendizaje; y se cuida mucho de confesar aquí aquello de lo un salario muy bajo. Un hilador de telar mecánico (Mule) me ha dicho
cual se jacta habitualmente, cuando se habla de prohibir el trabajo de que él no ganaba más de 14 chelines par semana y eso corrobora las
menores; a saber, que el trabajo fabril para ser aprendido como afirmaciones de Leach. Este sostiene que en varias fábricas los
conviene, debe serio desde la más temprana juventud y antes de la hiladores de hilo grueso ganan menos de 161/2 chelines por semana,
edad de diez años (cf. por ej. Numerosos pasajes del Faetones Inq. y que un hilador que hace tres años ganaba 30 chelines, recibe
Comm. Rept.); no dice que el perfeccionamiento de las máquinas se apenas 121/2 actualmente; que, el año pasado, él no habla ganado
prosigue continuamente y que desde el instante en que el obrero se efectivamente más por término medio. Puede ser que el salario de las
aclimata en un nuevo sector de trabajo, suponiendo que ello sea mujeres y los niños haya bajado menos, pero por la sencilla razón de
posible, le arrebata ese trabajo, quitándole así el poco de seguridad en que no era muy elevado desde el principio. Yo conozco varias mujeres
su posición que le quedaba todavía. Pero ella, la burguesía, sí obtiene que son viudas, tienen niños y ganan penosamente 8 6 9 chelines por
beneficio de los perfeccionamientos mecánicos; durante los primeros semana; quienquiera que conozca en Inglaterra el precio de los
rulos en que muchas máquinas anticuadas trabajan todavía y en que artículos de primera necesidad estará de acuerdo conmigo en que
el perfeccionamiento no se ha generalizado, tiene la mejor ocasión de ellas no pueden vivir así decentemente, ellas y su familia. En todo
amasar dinero; sería demasiado pedir que ella tenga también ojos caso, la afirmación unánime de los obreros es que los
para los inconvenientes de las máquinas así perfeccionadas. perfeccionamientos mecánicos han hecho generalmente bajar los
salarios; y en todas las reuniones de obreros de los distritos
industriales, se puede olr decir claramente que la afirmación de la
La burguesía también ha negado acaloradamente que las máquinas burguesía industrial, según la cual la situación de la clase trabajadora
perfeccionadas rebajan los salarios, mientras que los obreros no han ha mejorado gracias a la fabricación mecánica es considerada por esa
cesado de afirmarlo. Ella sostiene que pese a la baja del salario por propia clase como pura mentira. Pero aun cuando Diese cierto que
piezas debido al hecho de que la producción ha devenido más fácil, el Únicamente el salario relativo, el salario por piezas, ha bajado, en
salario semanal en conjunto ha aumentado más bien que disminuido tanto que la suma de ingresos semanales no ha variado, ¿Cuál es la
y que la situación del obrero lejos de empeorar más bien ha conclusión? Que los trabajadores han tenido que contemplas
mejorado. Es dificil ver qué es lo que hay en ello realmente, porque los tranquilamente cómo esos señores, los industriales, llenan su bolsa y
obreros se refieren casi siempre a la baja del salario por piezas; sin sacan provecho de todas los perfeccionamientos, y no comparten con
embargo, lo cierto es que incluso el semanal en ciertas ramas ha sido ellos la más mínima parte; en su lucha contra los trabajadores, la
reducido por la Introducción de máquinas. Los obreros conocidos por burguesía olvida hasta los principios más comunes de su propia
"hilanderos finos" (aquellos que hacen el hilado fino en la Mule) economía política: Ella que no jura sino por Malthus, implica a los
perciben, desde luego, un salario elevado, de 30 a 40 chelines por trabajadores en su propio miedo: los millones Ellos son los peor
semana, porque ellos poseen una asociación poderosa que lucha pagados y, aun en el caso de ocupación de Inglaterra, ¿dónde, pues,
por mantener el salario de los hilanderos y su oficio exige un penoso habrían hallado trabajo sin las máquinas?*
aprendizaje pero los hilanderos de hilo grueso tienen que competir
con las máquinas automáticas (self-actors), -inutWzables para el
hilo fino- y cuyo sindicato ha sido *Tal es la cuestión que plantea, por ejemplo, Mr. Symons en Arta asid
Artizans. (FE.)

207
208

121
¡Necedad! Como si la propia burguesía no supiera muy bien que sin peor pagado. Esa situación es la de todo obrero que trabaja con una
las máquinas y el desarrollo industrial que ellas han generado, ¡esos máquina anticuada en competencia con una máquina más reciente y
"millones" no hubieran venido al mundo ni crecido! La única utilidad perfeccionada. Eso es natural. ¿Quién, pues, sino él, debe soportar el
que las máquinas, han tenido para los trabajadores es que les han daño? El industrial no quiere desprenderse de su máquina, tampoco
mostrado la necesidad de una reforma social que haga trabajar a las quiere soportar los inconvenientes de ella. Contra su máquina, que no
máquinas, no contra los obreros, sino para los obreros. Esos sabios es más que materia muerta, él no puede nada; por consiguiente, la
burgueses sólo tienen que preguntar lo que hacían antes a las toma con el trabajador que es un ser viviente, ese cabeza de turco de
personas que, en Manchester y en otras partes, barren las calles (es la sociedad Entre los obreros a quienes las máquinas hacen
cierto que ya eso ha pasado a la historia, porque se han inventado competencia, los peor tratados son los tejedores manuales de la
para ese trabajo también máquinas y se han puesto en servicio) a que industria del algodón. Ellos son los peor pagados y, aun en el caso de
venden en las calles sal, fósforos, naranjas y baratijas, o también que ocupación plena les es imposible ganar más de 10 chelines por
son reducidos a la mendicidad; y muchos responderán: obrero de semana. Un lienzo tras otro le es disputado por el telar mecánico, y
fábrica reducido al paro forzoso por las máquinas. Las consecuencias además, el tejido manual es el último refugio de todos los trabajadores
del perfeccionamiento técnico no son, en el régimen social actual, de las demás ramas que se han visto desplazados, de modo que ese
sino desfavorables al obrero y con frecuencia agobiantes; cada nueva sector se halla constantemente superpoblado. Por eso el tejedor
máquina provoca desocupación, miseria y angustia, y en un país manual se considera dichoso, durante los períodos regulares, cuando
como Inglaterra donde, sin eso, existe casi siempre "una población puede ganar 6 ó 7 chelines por semana, e incluso para ganar esa
excedente", el desempleo es en la mayoría de los casos, lo peor que suma tiene que trabajar de 14 a 18 horas diarias. La mayoría de las
puede suceder a un obrero. Fuera de eso, ¡qué efecto agotador, telas, por otra parte, exige un local húmedo, a fin de que el hilo de
enervante, debe tener sobre los obreros, cuya posición ya no es trama no se rompa a cada instante, y tanto por esa razón como a
sólida, esa inseguridad de la existencia que resulta de los progresos causa de la pobreza del obrero, que no puede pagar una vivienda
ininterrumpidos del maquinismo y del paro forzoso que ellos mejor, los talleres de tejedores manuales casi siempre no tienen ni
conllevan! Aquí también el obrero no tiene más que dos salidas para piso ni embaldosado. Yo he visitado numerosas viviendas de tejedores
escapar a la desesperación: la rebelión interna y externa contra la manuales, en siniestros atrios y callejuelas retiradas, habitualmente
burguesía, o bien la bebida, el vicio. Y a esas dos soluciones los en sótanos. No era raro que media docena de esos tejedores
obreros pueden recurrir. La historia del proletariado inglés cuenta por manuales, algunos de ellos casados, viviesen juntos en un solo
centenares los motines contra las máquinas y la burguesía en general; cottage, que únirarnente tenía una o dos salas de trabajo y una alcoba
en cuanto al vicio, ya hemos hablado de ello. El mismo sólo es en grande para todos. Su alimentación consiste casi solamente en papas,
realidad otro aspecto de la desesperación. algunas veces un poco de papilla de avena, raramente leche, casi
nunca carne; un gran número de ellos son irlandeses o de origen
irlandés ¡Y esos pobres tejedores manuales que cada crisis económica
Aquellos que llevan la vida más dura son los obreros que deben luchar afecta con mayor intensidad deben servir de arma a la burguesía, a fin
contra una máquina a punto de imponerse. El precio de los artículos de que ésta pueda resistir los ataques dirigidos contra el sistema
que ellos confeccionan se alinea con aquel de los artículos que fabrica industrial! ¡Miren, excinna ella triunfalmente, miren cómo esos
la máquina y como ella trabaja más económicamente, el obrero que pobres tejedores manuales son reducidos a carecer de todo,
tiene que rivalivor con ella es el

210
209

122
mientras los obreros de fábrica viven muy bien, y ahora juzguen el Casi siempre son mujeres de 15 a 20 años y más, las que trabajan
sistema industrian* Como si no fuese precisamente el sistema en el telar mecánico; también hay algunos hombres, pero raramente
industrial y el maquinismo -uno de sus elementos- los que han conservan ese empleo después de los 21 años de edad. En las
reducido a los tejedores manuales a un nivel tan bajo de vida. ¡Cómo máquinas de prendar, no se encuentran sino mujeres, a lo sumo
si la burguesía no lo supiera tan bien como nosotros! Pero en ello está algunos hombres para afilar y limpiar las máquinas de cardar.
el interés de la burguesía y en tal caso es natural que recurra a Además, las fábricas emplean a un gran número de nidos para quitar
algunas mentiras e hipocresías. y poner bobinas (doffers) y algunos hombres adultos como capataces
en los talleres, un mecánico y un obrero especializado para la
máquina de vapor, así como carpinteros, un portero, etc. Pero el
Examinemos más detenidamente el hecho de que las máquinas trabajo propiamente dicho es realizado por las mujeres y los niños.
suplantan cada vez más al obrero adulto masculino. El trabajo en las Eso también lo niegan los industriales, y el año pasado publicaron
máquinas consiste principalmente tanto en el hilado como en el tejido estadísticas importantes, tendientes a demostrar que las máquinas no
-en volver a atar los hilos que se rompen, ya que la máquina hace todo suplantan a los hombres. Los datos publicados muestran que más de
lo demás; ese trabajo no exige ningún esfuerzo fisico, sino dedos la mitad (52%) del conjunto de obreros fabriles son del sexo femenino
ágiles. Por tanto, no solamente los hombres no son indispensables en y alrededor del 48% del sexo masculino, y que más de la mitad de ese
el mismo, sino que además el mayor desarrollo de los músculos y de personal es de más de 18 años de edad. Hasta ahí, es perfecto. Pero
los huesos de sus manos los hace menos aptos para ese trabajo que esos señores industriales se han cuidado mucho decimos cuál es,
las mujeres y los nidos; por ende, ellos son de forma muy natural casi entre los adultos, la proporción de hombres y mujeres. Ahora bien,
totalmente suplantados en esa labor. Más los gestos de los brazos, los ahí es donde está precisamente la cuestión. Además, ellos
esfuerzos musculares son, por la utilización de máquinas, realizados manifiestamente cuentan asimismo los mecánicos, carpinteros, y
por la energía hidráulica o la fuerza del vapor, y menos necesidad se todos los hombres adultos que, de alguna manera, tenían que ver con
tiene de hombres; y como las mujeres y los niños resultan por otra sus fábricas, incluyendo tal vez hasta los secretarios, etc., pero no
parte más baratos y son más hábiles que los hombres en ese género tienen el valor de decir toda la verdad objetiva. Por lo demás, sus
de trabajo, son ellos a quienes se emplea. En las hilanderías no se informaciones abundan en errores, en interpretaciones falsas o
encuentran en las Throstles sino mujeres y nidos, un hilador en las interesadas, en cálculos de promedios, que demuestran mucho al
males, un hombre adulto (que incluso desaparece si hay self-actors) y profano pero nada al que está al corriente de la situación, en silencio
varios piecers encargados de atar de nuevo los hilos que se rompen; precisamente sobre los puntos esenciales: ellos no hacen más que
casi siempre se trata de niños o mujeres, a veces jóvenes de 18 a 20 demostrar la ceguedad egoísta y la ruindad de esos industriales.
años, y de vez en cuando un hilandero de edad que ha perdido Citaremos del discurso en el cual Lord Ashley presentó su moción
supuesto.** sobre la jornada de 10 horas,

* Por ejemplo, el Dr. Ure en Phllosophy of Manufactures. (RE.)


semana, mientras que en el mismo lugar, muchachos de 13 años
ganan 5 chelines a la semana y muchachas de 16 a 20 años que
** "La situación, en lo que concierne a los salarios, es actualmente
ganan 10 6 12 chelines a la semana." (Informe del inspector de
muy irregular en algunos sectores de la fabricación de hilados de
fábrica. L. Horner, octubre 1844.) (RE.)
algodón en Lancashire; hay centenares de jóvenes, entre 20 y 30 años,
empleados como piercers o en otra ocupación y no ganan más de 8 6 9
chelines a la
212

211

123
pronunciado en la Cámara de los Comunes el 15 de marzo de 1844, quemaduras, 56 por ahogamiento, 23 a consecuencia de caídas, 6749
algunos datos que no han sido refutados por los industriales sobre la por diversas causas, por tanto, en total 21550 accidentes fatales*,
edad de los obreros y la proporción de hombres y mujeres. Por otra mientras que en Liverpool, que no es una ciudad manufacturera, solo
parte, los mismos sólo se refieren a una parte de la industria inglesa. había que deplorar, en 12 meses, 146 accidentes fatales. Los
De los 41959047 obreros febriles del imperio británico (en 1839) accidentes en las minas de carbón no se hallan incluidos para esas
192887 (o sea casi la mitad) eran de menos de 18 años de edad y dos ciudades; hay que observar que el coronern de Manchester no
242996 eran del sexo femenino, de las cuales 112192 menores de 18 tiene a Salford bajo su jurisdicción si bien la población de ambos
años. Según esas cifras, 80695 obreros del sexo masculino tienen distritos es poco- más o menos la misma. El Manchester Guardien,
menos de 18 años de edad, y 9659949 son adultas, o sea el 23%, por relata en todos o casi todos sus números uno o varios casos de
tanto ni siquiera la cuarta parte del total. En las hilanderías de quemadura. Es natural que la mortalidad general de todos los niños
algodón, 561/4% del conjunto del personal estaba compuesto de pequeños aumenten igualmente debido a que las madres trabajan, y
mujeres, en la rama de la lana el 691/2%, en la de la seda el 701/2 los hechos lo confirman de manera concluyente. Con frecuencia las
To, y en las de lino el 701/2%. Estas cifras son suficientes para mujeres regresan a la fábrica tres o cuatro días después de dar a luz,
demostrar que los trabajadores adultos del sexo masculino son dejando desde luego la criatura en la casa; durante las horas de
suplantados, y no tiene uno más que entrar en la primera hilandería descanso ellas corren deprisa a sus casas para amamantar al niño y
que encuentre para ver la cosa efectivamente confirmada. El resultado comer ellas mismas un poco. ;Es &oil de imaginar en qué condiciones
inevitable es el trastorno del orden social existente, que precisamente tiene lugar ese amamantamiento! Lord Ashley cita las declaraciones
porque es impuesto, tiene para los obreros las consecuencias más de algunas obreras:
funestas.

'MIL, de 20 años de edad, tiene dos niñas, el más pequeño es un


El trabajo de las mujeres disgrega completamente la. familia- porque niño de pecho que es cuidado en la casa por el otro de más edad;
cuando la mujer Pasa diariamente 12 6 13 horas en la fábrica y el ella parte para la fábrica poco después de las 5 de la mañana y
marido trabaja también allí o en otra parte, ¿qué será de los niños? regresa a su casa a Las 8 de la noche; durante el día, la leche le
Ellos crecen libremente como la mala hierba, o se dan a cuidar fuera fluye de los senos hasta el punto de empapar
por 1 ó 11/2 chelines a la semana, y uno se imagina cómo son
tratados. Por eso en los distritos industriales se multiplican de una
manera horrorosa los accidentes de los cuales los niños son víctimas * En 1843, de 189 accidentados atendidos en el hospital de
por falta de vigilancia. Las listas establecidas por los funcionarios de Manchester, 189 lo fueron por quemaduras; no sé cuántos casos
Manchester encargados de la comprobación auténtica de los decesos, fueron mortales. (RE.)
indican (según el informe del Fact. Incl. Camm. del Dr. Hawkins, p.
3): en 9 meses, 69 fallecimientos por
49 (1845 y 1892). Cifra rectificada: 77
47 (1845 y 1892). Cifra rectificada: 419560
50 (1845 y 1892). Cifra rectificada: 225
48 (1845 y 1892). Cifra rectificada: 96569
51 Funcionario encargado de investigar el fallecimiento, en caso de
muerte violenta o súbita. (Co p 368 en alemán)
213

52 (1892) gesteigert (1845) gehoben

214

124
su ropa. H.W. tiene tres niños, deja su casa el lunes a las 5 de la En muchos casos, la familia no es enteramente disgregada por el
mañana y no regresa hasta el sábado a las 7 de la noche. Ella trabajo de la mujer pero allí todo anda al revés. La mujer es quien
entonces tiene tantas cosas que hacer para sus hijos que no se mantiene a la familia, el hombre se queda en la casa, cuida los niños,
acuesta hasta las 3 de la madrugada. Con frecuencia es calada hace la limpieza y cocina. Este caso es muy frecuente; en Manchester
hasta los huesos por la lluvia y por trabajar en ese estado: 'Mis solamente, se podrían nombrar algunos centenares de hombres,
senos me han hecho sufrir horriblemente; me he encontrado condenados a los quehaceres domésticos. Se puede imaginar
inundada de leche'. fácilmente qué legítima indignación esa castración de hecho suscita
entre los obreros, y que trastorno de toda la vida de familia resulta de
ello, en tanto que las demás condiciones sociales siguen siendo las
El empleo de narcóticos para tranquili7sr a los niños es más que mismas. Tengo ante mí la carta de un obrero inglés, Robert Pounder,
favorecido por ese infame sistema y ahora se halla verdaderamente Baron's Building, Woodhouse Moor Side, en Leeds (la burguesía
muy extendido en los distritos industriales. El Dr. dolías, inspector en puede ir a buscarla alli, para ello es que indico la dirección exacta)
jefe del distrito de Manchester, opina que esa costumbre es una de las que éste le dirigió a Oastler, la cual sólo puedo transcribir más o
causas esenciales de las frecuentes convulsiones mortales. El trabajo menos sin adornos; se puede en rigor imitar su ortografia, pero el
de la mujer en la fá.brica desorganiza inevitablemente a la familia y dislecto de Yorkshire es intraducible. En ella cuenta cómo otro obrero
esa desorganización tiene, en el estado actual de la sociedad, que conocido suyo, que había partido en busca de trabajo tropezó con un
descansa en la &l'Enfila, las consecuencias más desmoralizadoras, viejo amigo en St. Helen, Lancashire.
tanto para los esposos como para los niños. Una madre que no tiene
el tiempo de ocuparse de su criatura, de prodigarle durante sus
primeros años los cuidados y la ternura más normides, una madre "Pues bien, señor, él lo encontró, y cuando llegó a su barraca, que
que apenas puede ver a su hijo no puede ser una madre para él, ella es lo que era, imagínese, pues un sótano bajo y húmedo; la
deviene fatalmente indiferente, lo trata sin amor, sin solicitud, como a descripción que dio de los muebles es la siguiente: 2 sillas viejas,
un niño extraño. Y los niños que crecen en esas condiciones más una mesa redonda de tres patas, un cajón, ninguna cama sino una
tarde se pierden enteramente para la familia, son incapaces de montón de paja vieja en un rincón con un pal de sávanas sucia
sentirse en su casa en el hogar que ellos mismos fundan, porque encima, y 2 tapa de caja en la rhimenea y cuando mi povre amigo
solamente han conocido una existencia aislada; ellos contribuyen entró estaba sentado en el cajón celen del fuego, y ¿que usté que
necesariamente a la destrucción, por otra parte general, de la familia ltasia? estaba alit y sursfa las medias de su mujel con la aguja de
entre los obreros. El trabajo de los niños implica una desorganización sursir y cuando vio a su viejo amigo en el uribral, izo, como para
análoga de la familia. Cuando llegan a ganar mas de lo que les cuesta
esconder las medias, pero Joe, que era así el nombre de mi amigo
a sus padrea el mantenerlos, ellos comienzan aentregar a los padres
vio bien la cosa, y dijo: Jack, Dios mio, ¿qué liases tu, dónde es que
cierta suma por hospedaje y gastan el resto para ellos. Y esto ocurre a
está tu mujer? ¿qué es ese trabajo que liases tu? El povre Jack tubo
menudo desde que tienen 14 6 15 años (Power: Rept on Leed, passim;
vergüensa i dijo, no, yo sé bien, ese no es mi travajo, pero mi povre
T'uñid!: Rept. on Manchester, p. 17, etc. en el informe de fábricas). En
una palabra, los hijos se emancipan y consideran la casa paterna mujel esta en la fábrica, entra a las 5 y media de la mañana y
como una casa de huéspedes: no ea raro que la abandonen por otra, si truvaja hasta las 8 de la noche y está tan aplastada que no puede
A... no les place. ¡tasar nada cuando llega a la casa, yo tengo que hacer por ella
todo lo que

215
216

125
puedo, poique no tengo travajo ni e tenido desde liase tres años ni ¡es la última consecuencia de nuestra civilización tan alabada, el
más nunca encontraré y los ojos se le llenaron de lágrimas. Oh último resultado de todos los esfuerzos logrados por centenas de
amigo Joe dijo, hay suftsiente travajo para las mujeres y los generaciones para mejorar su vida y la de sus descendientes!
chiquillos en la región pero no para los hombres; es más fácil Tenemos que, o bien perder toda la esperanza en la humanidad, en su
encontrar cien libras en la calle que travajo pero no había creído voluntad y en su marcha adelante, al ver los resultados de nuestro
que tu ni nadie me viera sursiendo las medias de mi mide' poique esfuerzo y de nuestro trabajo convertirse así en escarnio; o entonces
ese no es travajo de hombre, pero ya casi se le caen a pedasos de tenemos que admitir que la sociedad humana ha errado el camino
las piernas y tengo miedo que ella se enferme por completo y yo se hasta aquí en su búsqueda de la felicidad; tenemos que reconocer que
qué pesaría poique hase tiempo que ella a sido el hombre en la un trastorno tan completo de la situación social de ambos sexos sólo
casa; y yo soy el que Fiase de maje, ese no es travajo, Joe, y el se puede provenir del hecho de que sus relaciones han sido falseadas
puso a llorar y dijo, pero esa no a sido siempre así; no Jack, dijo desde el comienzo. Si la dominación de la mujer sobre el hombre, que
¿loe, y no se como te la arreglaba pa vivir sin travajo; yo te lo voy a el sistema industrial ha engendrado fatalmente, es inhumana, la
decir Joe, iba tirando pero la cosa salto mal, tu sabe cuando estaba dominación del hombre sobre la mujer tal como existía antes es
necesariamente inhumana también. Si la mujer puede ahora como
casado tenía travajo, y tu sube que jamás e sido vago; pues no, tu
antes el hombre, fundar su dominación en el hecho de que ella aporta
nunca as sido vago; y teniamos una buena casa amueblada y Maiy
más, e incluso todo, al fondo común de la familia se sigue
no tenia necesidad de travajar, yo podía travajar por los do, y ahora
necesariamente que esa comunidad familiar no es ni verdadera, ni
es el mundo al revé; Mary tiene que trabajar y yo me quedo aqui pa racional porque un miembro de la familia puede todavía jactarse de
cuidal los niños y limpiar y iabar y costar, y sursir, polque cuando que aporta la mayor parte de ese fondo. Si la familia de la sociedad
la povre mvjel viene por la noche está fatigada asta reventar; tu actual se disgrega, esa disgregación muestra precisamente que, en
sabes Joe es duro cuando uno está abituado a otra cosa, Joe dijo: si realidad, no era el amor familiar lo que constituía el vinculo de la
mi tejo, es duro, y Jack ernpesó a llorar otra ves y desía que ojalá familia, sino el interés privado conservado en esa falsa comunidad de
nunca se ubiera casado ni nunca nacido, pero que nunca crelló bienes" Las mismas relaciones deben también existir igualmente
cuando se casó con Mary- que todo eso iva a pasar. Como he llorado entre los hijos y sus padres cuando éstos no tienen trabajo y ellos los
a causa de todo eso, dijo Jack, y bueno señor, cuando Joe oyó todo mantienen, a menos que les paguen hospedaje, como hemos visto
eso, el me dise que maldició y mando a todos los &rabies las fábricas anteriormente. El Dr. Hawkins manifiesta en su informe sobre
y los industriales y el govierno con todos los ajos que había fábricas que esa situación se encuentra con bastante frecuencia y es
aprendido desde su jubenrw-1 en las fábricas." públicamente notoria en .Manchester. Al igual

¿Puede imaginarse una situación más absurda, más insensata, que * Informaciones suministradas por los propios industriales indican
la que describe esa carta? Y sin embargo, esa situación que quita al cuán numerosas son las mujeres que trabajan en fábricas. Hay 10721
hombre su carácter viril y a la mujer su femineidad sin poder dar al de ellas en 412 fábricas de Lancashire; entre sus maridos, solamente
hambre una verdadera femineidad y a la mujer una verdadera 5314 trabajaban igualmente en fabricas, 3929 tenían otro empleo,
virilidad, esa situación que degrada de manera más escandalosa a 821 estaban desocupados, y sobre 329 no existían datos. Por tanto,
ambos sexos y lo que hay de humano en ellos, en cada fábrica hay por término medio 2, y a veces 3 hombres, que
viven del trabajo de su mujer. (RE.)

217
218

126
que anteriormente la mujer, aquí son los hijos los que mandan en la atractivo. Por estas razones y otras más, en particular para que las
casa, de lo cual Lord Ashley cita un ejemplo en su discurso (sesión de criaturas tengan más oportunidades de sobrevivir, sólo puedo
la Cámara de los Comunes del 15 de marro de 1844). Un hombre desear y esperar que un día vendrá en que las mujeres serán
había t....prendido seriamente a sus dos hijas porque ellas habían excluidas de las fábricas."
estado en una taberna, y éstas manifestaron que estaban cansadas de
ser gobernadas: "Damn you, we han you ti, keep"53 y por otra parte
ellas querían disfrutar un poco del dinero ganado en el trabajo; ellas Para los ejemplos aislados y los testimonios, cf. Fact. Inq: Comm.
dejaron la casa paterna abandonando a padre y madre a su suerte. Report, Cowell evid..: pp. 37; 38, 39, 72, 77, 50; Tufnell evid.: pp. 9,
15, 45, 54, etc.

Las mujeres solteras que han crecido en las fabricas no son más
afortunadas que las mujeres casadas. Es natural que la muchacha Pero todo eso no es nada. Las consecuencias morales del trabajo de
que ha trabajado en fábricas desde la edad de nueve años no ha las mujeres en las fábricas son mucho peores aún. La reunión de
tenido la posibilidad de familiarizarse con las labores domésticas; de personas de ambos sexos y de todas las edades en un mismo taller, la
ahí que las obreras de fábrica sean en ese campo enteramente Inevitable promiscuidad que resulta de ello, el apiñamiento en un
inexpertas y totalmente ineptas para ser buenas amas de casa. Ellas espacio reducido de personas que no han tenido ni formación
no saben ni coser, ni tejer, ni cocinar o lavar; los quehaceres más intelectual ni formación moral, no están precisamente hechas para
ordinarias de una ama de casa les son desconocidos, y ellas ignoran tener un efecto favorable sobre el desarrollo del carácter femenino. El
totalmente cómo hay que componérselas con los niños de brazos. El industrial, aun cuando esté vigilante, no puede intervenir sino cuando
informe de Fact. Inch Comm. cita docenas de ejemplos de ello, y el Dr. el escándalo es flagrante; él no podría estar al corriente de la
Hawkins, comisionado para Lancashire, expresa así su opinión (p. 4 influencia permanente, menos evidente, que ejercen los caracteres
del informe): disolutos sobre aquellos más morales y en particular sobre los más
jóvenes y por consecuencia, él no puede prevenirla. Ahora bien, esa
influencia es precisamente la más nefasta. El lenguaje empleado en
"Las muchachas se casan jóvenes sin pensar que no poseen ni los las fábricas se ha informado a las inspectores febriles en 1833 de
medios ni el tiempo ni la ocasión de aprender las tareas ordinarias diversas fuentes, es "indecente", "malo", "sucio", etc. (CowelL evid.: pp.
de la vida doméstica, e incluso si las conocen no tendrían el tiempo, 35, 37 y en muchos otros pasajes). La situación es en pequeño aquella
una vez casadas, de ocuparse en esas tareas. La madre se separa que hemos confirmado en gran escala en las grandes ciudades. La
de su criatura durante más de doce horas al día; se paga a una concentración de la población tiene el mismo efecto sobre las mismas
joven o a una anciana para que cuide la criatura; por añadidura, la personas, ya sea en una ciudad grande o en una fábrica relativamente
vivienda de los obreros industriales sólo muy raramente es un pequeña. Si la fábrica es pequeña, la promiscuidad es mayor y las
hogar agradable (hame), con frecuencia es un sótano que no tiene relaciones inevitables. Las consecuencias no se hacen esperar. Un
ni utensilios de cocina, ni nada para lavar, para coser o zurcir, testigo de Leicester dijo que prefería ver a su hija mendigar que
donde falta todo lo que podría hacer la existencia agradable y dejarla ir a la fábrica, que la fábrica es un verdadero infierno, que la
civilizada, todo lo que podría hacer el hogar mayoría de las rameras de la ciudad deben su estado a su
frecuentación de la fábrica (Power evid.: p. 8); otro en Manchester, "no
tiene ningún escrúpulo en afirmar que las tres cuartas partes de las
53 ¡Vete al diablo, nosotros tenemos que mantenerte!

220
219

127

jóvenes obreras febriles de 14 a 20 años de edad ya no son vírgenes", niños; al principio, debido a las pequeñas dimensiones de las
(Cowell evid.: p. 57) El inspector Cowell emite la opinión de que la máquinas (que más tarde resultaron mucho más importantes), se
moralidad de los obreros febriles se sitúa un poco por debajo del daba ocupación casi exclusivamente a niños; se buscaban en las
promedio de la clase trabajadora (p. 82) y el Dr. Hawkins dice (Rept. p. casas de asistencia y se tomaban como "aprendices" por bandas


4): enteras durante largos años entre los industriales. Eran alojados y
vestidos colectivamente y devenían desde luego, enteramente
esclavos de sus patrones que los trataban con una brutalidad y una
"Es dificil dar un estimado en cifras de la moralidad sexual, pero barbarie extremas. Desde 1796, la opinión pública manifestó tan
según mis propias observaciones, la opinión general de aquellos a enérgicamente su disgusto por boca del Dr. Percival y de Sir R. Peel
quienes he hablado de ello, así como el tenor de los testimonios que (padre del ministro actual y él mismo fabricante de telas) que el
me han proporcionado, la influencia de la vida fabril sobre la Parlamento votó en 1802 una Apprentice Bill(32) (ley sobre
moralidad de la juventud femenina parece justificar un punto de aprendices) que puso término a los abusos más escandalosos. Poco a
vista enteramente pesimista." poco, la competencia de los trabajadores librea se hizo sentir, y todo el
sistema de "aprendizaje" desapareció progresivamente. Poco a poco se
construyeron las fábricas sobre todo en las ciudades, se aumentó el
•Huelga decir que la esclavitud de la fábrica, como toda otra y hasta tamaño de las máquinas, se construyeron locales mejor ventilados y
más que toda otra, confiere al patrón el Jus primas noctis.54 A este más sanos; hubo más empleo para los adultos y personas jóvenes;
respecto también el industrial es el amo del cuerpo y de los encantos proporcionalmente, el número de niños empleados disminuyó un poco
de sus obreras. El despido es una sanción suficiente para vencer en mientras que se elevaba un tanto la edad promedio a la cual se
nueve casos de cada diez, si no en el 99% de los casos, toda comenzaba a trabajar. Se dio empleo entonces a sólo pocos niños de
resistencia de parte de muchachas que, además, no tienen


menos de ocho o nueve años de edad. Más tarde, el poder legislativo
disposiciones particulares a la castidad. Si el industrial es lo bastante intervino varias veces, como veremos más adelante, para proteger a
infame (y el informe de la comisión cita vanos casos de ese género), su los niños contra la rapacidad de la burguesta.
fábrica es al propio tiempo su harén; el que todos los industriales no
hagan uso de su derecho no cambia en nada la situación de las
muchachas. En los comienzos de la industria manufacturera, en la La mortalidad elevada que hacia estragos entre los hijos de los
época en que los industriales eran unos advenedizos sin educación obreros, particularmente de los obreros fabriles, es una prueba
que no respetaban las reglas de la hipocresía social, ellos no se suficiente de la insalubridad a la cual se hallan expuestos durante,
dejaban detener por nada en el ejercicio de su derecho 'bien sus primeros años. Esas causas obran igualmente sobre los niños que
adquirido". sobreviven, pero evidentemente sus efectos son entonces un poco más
atenuados que sobre aquellos que son víctima de las mismas. En el
caso más benigno, implican una predisposición a la enfermedad o un
A fin de juzgar bien los efectos del trabajo fabril sobre el estado retraso en el desarrollo y, por consiguiente, un vigor fisico inferior al
fisico de las mujeres, será necesario etaminar primeramente el trabaja normal. El hijo de nueve años de un obrero, que crece en la miseria,
de los niños y la naturaleza misma de la labor. las privaciones y las vicisitudes de la existencia, en la humedad, el frío
y la falta de vestido, está lejos
Desde el comienzo de la nueva industria se han empleado
222
54 El derecho a la primera noche.

221

128
de poseer la capacidad de trabajo de un niño criado en buenas El informe de la comisión central comprueba que los fabricantes
condiciones de higiene. A los nueve años se le envía a la fábrica, allí raramente emplean a niños de cinco años de edad, frecuentemente de
trabaja seis horas y media diariamente (antaño ocho horas, y antes, seis afros, muy a menudo de siete años, en la mayoría de los casos de
de doce a catorce horas, incluso dieciséis horas) hasta la edad de trece ocho o nueve años; que la duración del trabajo es con frecuencia de
años; a partir de ese momento, trabaja doce horas; a los factores de 14 a 16 horas diarias (excluyendo el tiempo de las comidas), que los
debilitamiento que persisten, viene a añadirse la labor. Industriales toleraban que los supervisores golpearan y maltrataran a
los niños, y que ellos mismas frecuentemente obraban del mismo
modo; se informa incluso del caso de un industrial escocés que
Desde luego, no se podría negar que un niño de nueve años, persiguió a caballo a un obrero de 16 años que había huido,
incluso el de un obrero, pueda soportar un trabajo diario de seis forzándolo a correr delante de él al trote de su caballo y golpeándolo
horas y media sin que resulten para su desarrollo efectos nefastos continuamente con un largo látigo. (Stuart evid.: p. 35). En las
visibles, y de lo cual ese trabajo sería la causa evidente; pero se grandes ciudades, donde los obreros resisten más, es cierto que tales
admitirá que la estancia en la atmósfera de la fábrica, asfixiante, casos eran menos frecuentes. Sin embargo, incluso esa larga jornada
húmeda y con frecuencia de un calor húmedo, no podría en ningún de trabajo no bastaba a la voracidad de los capitalistas. Había que
caso mejorar su salud. De todos modos, es prueba de obrar por todos los medios de suerte que el capital invertido en
irresponsabilidad el sacrificar a la avaricia de la burguesía insensible edificios y máquinas fuese rentable, había que hacerlo trabajar lo más
los años de los niños que deberían estar consagrados exclusivamente posible. Por eso es que los industriales introdujeron el escandaloso
a su desarrollo físico e intelectual, el privar a los niños de la escuela y sistema del trabajo nocturno; entre algunos de ellas, había dos
el aire libre, pera explotarlos en beneficio de los señores industriales. equipos de obreros, cada uno lo bastante fuerte para hacer funcionar
Por supuesto, la burguesía nos dice: "Si no empleamos a los niños en toda la fábrica; uno trabajaba 12 horas de día, otro 12 horas de
las fábricas, ellos permanecerán en condiciones de vida desfavorables noche. Se puede uno imaginar fácilmente las consecuencias que
para su desarrollo", y en términos generales eso es cierto, -pero qué deberían tener fatalmente sobre el estado físico de los niños sobre
significa ese argumento, reducido a su justo valor,- sino que la todo pequeños y grandes e incluso de los adultos, esa privación
burguesía coloca primeramente a los niños de los obreros en esas permanente del reposo nocturno que ningún sueño diurno podría
malas condiciones en beneficio propio; ella invoca un hecho del cual sustituir. La sobreexcitación de todo el sistema nervioso, unida a un
es tan culpable como el sistema industrial, justifica la falta que debilitamiento y a un agotamiento de todo el cuerpo, tales eran los
comete hoy por aquella que cometió ayer. Si la ley de fábricas no los resultados inevitables. A ello hay que añadir el estímulo y la
atara un poco las manos, veríamos cómo esos burgueses excitación al alcoholismo, al desenfreno sexual; un industrial declara
"benevolentes" y "humanos", que en realidad han construido sus (Tufnell: evid.: p. 91) que durante los dos años que él mantuvo el
fábricas solamente por el bien de los trabajadores, veríamos cómo trabajo nocturno nació el doble de niños ilegítimos y que la
ellos asumirían la defensa de los intereses de los trabajadores. desmoralización se agravó hasta el punto en que tuvo que renunciar
Veamos un poco cómo ellos han obrado, antes de tener sobre sus al trabajo de noche. Otros industriales usaban un procedimiento más
talones a los inspectores de fábricas; su propio testimonio, el informe bárbaro todavía; ellos hacían trabajar a numerosos obreros de 30 a 40
de la comisión de fábricas de 1833, debe confundirlos. horas de un tirón, varias veces por semana, poniendo en pie equipos
de sustitución
223
224

129
incompletos que no tenían otra finalidad que reemplazar cada vez a "Las deformaciones de la columna vertebral son 3;auy frecuentes
una parte solamente de los obreros para permitirles dormir algunas entre los obreros. Algunas de ellas, como consecuencia de exceso
horas. Los informes de la comisión sobre esos actos de barbarie y sus de trabajo fisico, otras como consecuencia de un trabajo prolongado
consecuencias superan todo lo que me ha sido dable conocer en ese sobre una constitución originariamente débil o debilitada por una
campo. Horrores tales como las que se relatan en los mismos no se mala alimentación. Los estropeados parecían ser más frecuentes
hallan en ninguna parte, y veremos cómo la burguesía no cesa de que estas enfermedades; las rodillas estaban torcidas hacia
invocar el testimonio de la comisión en su favor. Las consecuencias de adentro, los tendones de los tobillos muy frecuentemente aflojados
semejantes fechorías no se hicieron esperan los inspectores y distendidos y los huesos largos de las piernas, torcidos. Eran
informaran que ellos han estado entrevistando a una multitud de sobre todo los extremos de esos huesos largos los que se hallaban
achacosos cuyos males provenían indudablemente de las largas horas deformados e hipertrofiados, y esos pacientes provenían de fábricas
de trabajo. Los achaques consisten casi siempre en una desviación de donde con frecuencia se trabajaba prolongadamente" (Dr. Loudon
la columna vertebral y una deformación de las piernas y se describen evid.: p. 16).
en esos términos por Francis Sharp, M.R.C.S. (miembro del Real
Colegio de Cirugía).
Los cirujanos Beaumont y Sharp, de Bradford, se expresan en el
mismo sentido. Los informes de los inspectores Drinkwater, Power, y
"Jamás habla yo comprobado la deformación de la extremidad del Dr. Loudon contienen un sinnúmero de ejemplos parecidos de
inferior del fémur antes de venir a Leeds Creía primeramente que tales deformaciones, los de Turnen y el Dr. Sir David Barry que se
se trataba de raquitismo, pero el gran número de enfermos que se interesan menos en esos casos particulares, contienen algunos
presentaban en el hospital y la aparición de esa enfermedad a una (Drinkwater evid.: p. 69; dos hermanos: pp. 72, 80; 146, 148, 150; dos
edad (de 8 a 14 años) en que los niños habitualmente ya no están hermanos: pp. 155 y muchos otros; Power evid. . pp. 63, 66, 67; dos
sujetos al raquitismo, así como el hecho de que ese mal habla ejemplos; p. 68; tres ejemplos: p. 69; dos ejemplos en Leeds: pp. 29,
comenzado solamente desde que los niños trabajaban en la fábrica, 31, 40, 43, 53 os.; Dr. Loudon evid.: pp. 4, 7, cuatro ejemplos; p. 8
me indujeron pronto a modificar mi opinión. Hasta el presente he varios ejemplos, etc.; Sir D. Barry: pp. 6, 8, 13, 21, 22, 44, 55, tres
atendido alrededor de un centenar de casos de ese género, y puedo ejemplos; Turnen: pp. 5, 16, etc.). Los inspectores para Lancashire,
afirmar de la manera más categórica que se trata de las Cowell, Tufnell y el Dr. Hawkins han descuidado casi completamente
consecuencias del exceso de trabajo fisico; hasta donde yo sepa se ese aspecto de las consecuencias médicas del sistema industrial,
trataba únicamente de niños que trabajaban en las fábricas, y ellos aunque ese distrito puede rivalizar perfectamente con el de Yorkshire
mismos veían en ese hecho el origen de su mal. El número de casos en cuanto al número de sus pacientes. Raramente he andado por
de desviación de la columna vertebral consecuencia manifiesta de Manchester sin toparme con tres o cuatro inválidos que sufren
permanecer de pie demasiado que he comprobado no debe ser precisamente de la deformación de la. columna vertebral y de las
inferior a 300" (Dr. Leudan evid.: pp. 12, 13). piernas que acaba de ser descrita y es un detalle que a menudo he
observado y he tenido la ocasión de observar. Conozco personalmente
a un lisiado que responde exactamente a la descripción hecha
El Dr. Hey, de Leeds, médico del hospital durante 18 años se anteriormente por el Dr. Hey y que se lisió en la fábrica del señor
expresa igualmente: Douglas, en Pendleton, quien disfruta todavía entre los

225 226

130


trabajadores de una tremenda reputación por haber exigido antes un casi comunes entre los obreros; los informes de Stuart, Mackintosh, y
trabajo que se prolongaba durante noches enteras en el aspecto de Sir D. Barry contienen centenares de ejemplos, e incluso ellos no
esa categoría de impedidos, se ve inmediatamente de dónde provienen conocen, por decirlo así, a ningún obrero que no sufra de alguna de
sus deformaciones, todos tienen la misma silueta, las rodillas esas afecciones y, en los demás informes, la presencia de las mismas
dobladas hacia adentro y hacia atrás, los pies virados hacia adentro, consecuencias es comprobada al menos por varios médicos. Los
las articulaciones deformadas y gruesas, y con frecuencia la columna informes concernientes a Escocia, establecen de manera indudable,
vertebral desviada hacia adelante o de lado. Mas son esos buenos gracias a numerosos ejemplos, que un trabajo de trece horas provoca
industriales filántropos del distrito de Macclesfield, donde se trabaja incluso entre los obreros de uno y otro sexos de 18 a 20 años de edad,
la seda, los que parecen haberse excedido, lo cual se debe también al por lo menos esos mismos efectos, tanto en las hilanderías de lino de
hecho de que niños muy tiernos, de cinco o seis años, trabajan en Dundee y de Dunfermline como en las fábricas de telas de algodón de
esas fábricas. Entre los testimonios anexos del inspector 'rutilan Glasgow y de Lanark.
hallamos la deposición de un jefe de taller, Wright (p. 26), cuyas dos
hermanas habían sido lisiadas de la manera más vergonzosa, y que
un dia había contado el número de lisiadas en varias calles, algunos Todos esos males se explican fácilmente por la naturaleza del
de las más limpias y atractivas de Macclesfield: encontró 10 en trabajo fabril, que es, desde luego, según la palabra de los
Tawnley Street, 5 en George's Street, 4 en Charlotte Street, 15 en industriales, muy "fácil", pero que es precisamente por su facilidad,
Watercots, 3 en Bank Top, 7 en Lord Street y 12 en Mills Lene, 2 en más agotador que cualquier otro. Los obreros tienen pocas cosas que
Great Georges Street, 2 en el hospicio de los pobres, 1 en Park Oreen hacer, pero son obligados a pertnanecer constantemente de pie sin
y en Pielcford Street dos lisiados cuyas familias declararon poder sentarse. Cualquiera que se siente en el reborde de una
unánimemente que las deformaciones eran el resultado de un trabajo ventana o en una cesta es castigado; esa permanencia perpetua de pie
excesivo en las fábricas de tramar la seda. En la p. 27 se cita el caso en un sitio, la presión mecánica permanente de la parte superior del
de un niño que se hallaba tan lisiado que no podía trepar una cuerpo sobre la columna vertebral, sobre las caderas y las piernas
escalera, y se mencionan casos de muchachas que presentan produce obligatoriamente los efectos que citamos anteriormente: Sin
deformaciones de la espalda y las caderas. embargo, esa permanencia en un sitio de pie no es indispensable al
trabajo, y por lo demás se han instalado asientos, al menos en los
talleres de Nottingham (lo que tiene por consecuencia la ausencia de
Ese trabajo excesivo provoca igualmente otras deformaciones, en esos males, y por consiguiente los obreros se hallan dispuestos a
particular los pies planos, afección muy a menudo comprobada por laborar prolongadamente), pero en una fábrica donde el obrero sólo
Sir D. Barry (por ej. pp. 21 es; dos veces) y que los médicos y trabaja para el burgués y tiene poco interés en hacer bien su trabajo
cirujanos de Leeds (Loudon, pp. 13, 16, etc.) consideran igualmente él ciertamente no se sentirá estimulado a hacer nada que sea
como muy frecuente. En los casos en que una constitución más agradable y ventajoso para el industrial; los obreros deben por tanto
robusta, una mejor alimentación y otros factores han permitido al sacrificar la salud de sus miembros a fin de que sea estropeada un
joven obrero resistir semejantes efectos de una explotación bárbara, poco menos la materia prima del burgués.* Esa
comprobamos por lo menos dolores de espalda, en las caderas y
piernas, tobillos hinchados, várices, ó bien extensas úlceras
persistentes en los muslos y en las pantorrillas. Estos males son * En los talleres de hilados de una fábrica de Leeds, también se han
instalado asientos, Drinkwater, evid,: p. 85. (RE.)
227
228

131
larga y permanente posición de pie provoca, añadiéndose a la "Las influencias desfavorables del trabajo fabril sobre los obreros
atmósfera generalmente rarificada de las fábricas, un agotamiento son las siguientes: 1) la necesidad absoluta de sincronizar sus
considerable de toda la energía fisica y por ende todo género de males esfuerzos fisicoa e intelectuales con los movimientos de máquinas
menos localizados que generalizados. La atmósfera de las fábricas es movidas por una fuerza regular e infatigable; 2) la posición de pie
habitualmente a la vez caliente y húmeda, más bien más caliente de lo que hay que soportar durante períodos anormalmente largos y
necesario y si la ventilación no es muy buena, la atmósfera es muy demasiado próximos unos de otros; 3) la privación de sueño (debido
impura, asfixiante, pobre en oxigeno, plena de polvos y de vapores del a un trabajo prolongado, o a dolor en las piernas y enfermedades
aceite de las máquinas que mancha casi por todas partes el suelo; los fisicas generalizadas). Hay que añadir además el efecto de los
trabajadores visten poca ropa debido al calor, y se resfriarían talleres con frecuencia de techo bajo, exiguos, polvorientos, o
automáticamente si cambiara la temperatura de la pieza; pero en ese húmedos, un aire malsano, una atmósfera recalentada una
calor, la menor corriente de aire les parece desagradable, el transpiración continua. Por eso los niños en particular, salvo raras
debilitamiento progresivo que se va apoderando progresivamente de excepciones, pierden muy pronto las mejillas rosadas de la
todas las funciones fisicas disminuye el calor animal que debe ser infancia, y devienen más pálidos y más enclenques que otros niños.
entonces mantenido desde el exterior; y por eso el obrero prefiere Incluso el aprendiz de tejedor manual que permanece descalzo en el
permanecer en esa atmósfera calurosa de la fábrica, con todas las piso de tierra del taller, conserva mejor semblante, porque de vez en
ventanas cerradas. A ello viene a añadirse el efecto del cambio brusco cuando sale al aire libre. Pero el niño que trabaja en una fábrica no
de temperatura cuando el obrero deja la atmósfera muy calurosa de la tiene un momento de ocio, a no ser para comer, y no sale nunca al
fábrica y tropieza con el aire glacial o muy fria y húmedo de puertas aire libre sino para comer. Todos los hiladores adultos son pálidos y
afuera, la imposibilidad para el obrero de protegerse bien de la lluvia y flacos, sufren de un apetito caprichoso y de malas digestiones; y
de cambiar de ropas cuando éstas se mojan; esos son factores que como todos ellos han crecido en la fábrica desde su juventud y
constantemente provocan resfriados. Y cuando se piensa que, a pesar como entre ellos hay pocos o ningún hombre de alta talla y de
de todo, ese trabajo no exige ni hace realmente trabajar casi ningún constitución atlética, uno tiene que llegar a la conclusión de que su
músculo del cuerpo, a no ser tal vez los de las piernas que nada trabajo es muy desfavorable para el desarrollo de la constitución
contrarresta el efecto debilitante y agotador de los factores masculina. Las mujeres soportan mucho mejor ese tipo de trabajo"
enumerados anteriormente, sino que al contrario falta todo ejercicio (Completamente natural, pero veremos que ellas también tienen
que pueda dar vigor a los músculos, elasticidad y firmeza a los tejidos, sus enfermedades.). (General Report by Sir D. Barry.)
que desde su juventud el obrero nunca ha tenido tiempo de hacer el
menor ejercicio al aire libre, no se asombrará ya de la casi
unanimidad con la cual los médicos declaran en el informe sobre las Asimismo Power:
fábricas, que ellos han comprobado particularmente entre los obreros
febriles una falta de resistencia considerable a las enfermedades, un
estado depresivo general que afecta todas las actividades vitales, un "Puedo realmente afirmar que el sistema manufacturero ha
disminución persistente de las fuerzas intelectuales y fisicas. Veamos provocado en Bradford una multitud de lisiados... y que los efectos
primeramente lo que dice Sir D. Barry: ftsicos de una labor muy prolongada no se manifiestan solamente
bajo el aspecto de deformaciones verdaderas, sino de manera
mucho más general, por la paralización del crecimiento, el
229 debilitamiento de los

230

132
mftsculos y la endeblez" (Power, Report, p. 74.) Asimismo, he aquí el testimonio de 'William Sharp, Jr.ss:

He aquí de nuevo al cirujano (Wundarzt)* F. Sharp, de Leeds, que "1) he tenido la ocasión de observar, en las condiciones más
ya hemos citado: favorables, los efectos del régimen de trabajo en las fábricas sobre
la salud de los niños (en la fábrica de Wood, en Bradford, la mejor
atendida del lugar, donde él era médico agregado a la fábrica); 2)
"Cuando abandoné Scarboroug,h para instalarme en Leeds, me esos efectos son incontestablemente dañinos en alto grado, incluso
sorprendió inmediatamente el hecho de que aquí los niños en las condiciones favorables de la fábrica en que yo estaba; 3) en
generalmente tienen el semblante mucho más pálido y que sus 1832, atendí a las tres quintas partes de todos los menores que
tejidos son mucho menos firmes que aquellos de Scarborough y sus trabajan en la fábrica de Wood; 4) el efecto más nefasto no es el
alrededores. He hallado igualmente que muchos niños son predominio de lisiados, sino de constituciones débiles y enfermizas;
excepcionalmente pequeños para su edad... He comprobado 5) se logró una mejora muy sensible desde que la duración del
innumerables casos de escrófulas, de afecciones pulmonares, trabajo de los menores de Wood se redujo a 10 horas.
mesentedcas y casos de mala digestión, que en mi opinión como
médico, son provocados sin duda alguna por el trabajo fabril. Creo
que el trabajo prolongado debilita la energía nerviosa del cuerpo y El propio comisionado, Dr. Leudan, que cita estos testimonios dice:
prepara el terreno para numerosa enfermedades; sin la afluencia
constante de gente del campo, la raza de los obreros fabriles
degeneraría pronto completamente." Yo creo que acaba de demostrarse bastante claramente, que los
niños han sido obligados a proveer un trabajo de una duración
irracional y cruel e incluso los adultos han tenido que asumir un
Beaurnont, cirujano de Bradford, se expresa en los mismos trabajo que supera las fuerzas de cualquier ser humano. La
términos: consecuencia es que un gran número muere prematuramente, que
otros sufren para toda la vida de una constitución de ficiente, y
que, fisiológicamente hablando, los temores de ver nacer
"En mi opinión, el sistema de trabajo fabril en vigor aquí, provoca generaciones debilitadas por las taras de los supervivientes parecen
una atonía característica de todo el organismo y hace a los niños estar muy bien fundados."
extremadamente vulnerables a las epidemias así como a las
enfermedades accidentales... Considero que la ausencia de toda
reglamentación apropiada de la ventilación y de la limpieza de las Y en fin el Dr. Hawkins a propósito de Manchester:
fábricas es realmente una de las causas principales de esa
morbidez particular o de esa receptividad a las afecciones
patológicas que he comprobado tan frecuentemente en mi práctica: "Yo creo que la mayoría de los viajeros se asombran de la pequeña
talla, el aspecto desmedrado(insignificante) y la palidez de
innumerables personas que se ven en Manchester y sobre todo los
obreros fabriles. Nunca he visto ciudad en
* Aquellos a quienes se llama cirujanos (surgeons) son médicos
graduados, lo mismo que los médicos diplomados (physiolans) y por (1845) erróneamente dice Dr. Kay (cf
SS Faetones Inquixy
eso practican generalmente tanto la medicina como la cirugía. Se les
Commission, Second Report, 1833, col. 3, p. 23).
prefiere incluso generalmente a los "physicians" por diferentes
razones. (F.E.)
232
231

133
Gran Bretaña o en Europa donde la diferencia con relación a lo pertenecían a la clase obrera, temían un peso promedio de 117,7
normal del conjunto de la nación sea tan clara en lo que concierne libras. Uno de los industriales más importantes en Manchester, líder
a la talla y la tez. Uno se sorprende de ver que las mujeres de la oposición patronal a los obreros -Robert Hyde Greg, yo creo-
casadas están desprovistas de todas las características de la mujer llegó hasta decir un día que si eso continuaba, los obreros febriles de
inglesa, etc. Debo confesar que los niños y niñas que trabajan en Lancashire pronto se convertirían en una raza de pigmeos.* Un
las fábricas de Manchester que me han presentado tenían todos el teniente reclutador, declaró en su testimonio, (Tanen, p. 59), que los
aspecto deprimido y la tez pálida; nada de lo que constituye obreros febriles son poco aptos para el servicio militar; tienen aspecto
habitualmente la movilidad, la vivacidad y la petulancia de la enfermizo y desmedrado y con frecuencia son licenciados por los
juventud se traslucían en la expresión de su rostro. Un gran médicos por inútiles. En Manchester, cuesta trabajo hallar hombres
número de ellos declararon que no sentían el menor deseo de ir a de 5 pies 8 pulgadas, casi todos sólo tienen 5 pies y 6 ó 7 pulgadas,
retozar en pleno aire, el sábado por la noche y el domingo, y que mientras que en los distritos agrícolas la mayoría de los reclutas
preferían quedarse tranquilos en la casa.' llegan a las 8 pulgadas. (La diferencia entre las medidas inglesas y las
prusianas es de unas 2 pulgadas por 5 pies, siendo la medida inglesa
la más corta.)
Insertemos aquí, inmediatamente, otro pasaje del informe de
Hawkins, que bien viene al caso sólo a medias, por eso precisamente
lo mismo cabe aquí que en otra parte. A causa de los efectos debilitantes del trabajo fabril, los hombres
son desgastados muy temprano. A los 40 años, la mayoría se hallan
incapacitados para trabajar. Algunos se mantienen hasta los 45; casi
"La intemperancia, los excesos, y la falta de previsión son los ninguno llega a los 50 años sin verse obligado a dejar de trabajar. La
principales defectos de la población obrera y es fácil ver que las causa de ello es, aparte de un debilitamiento físico general, una
causas de ello son las costumbres nacidas del sistema actual y que debilidad de la vista como consecuencia del hilado en la mide,
emanan casi ineluctablemente del mismo. Se reconoce durante el cual el obrero debe mantener la vista fija sobre una larga
generalmente que la mala digestión, la hipocondría y la debilidad serie de hilos finos y paralelos fatigando así considerablemente sus
general afectan a esta clase en proporciones considerables; luego ojos. De los 1600 obreros empleados en varias fábricas de Harpur y
de doce horas de trabajo monótono, es muy natural que se busque Lanark, solamente 10 tenían más de 45 años de edad; de los 22094
un excitante cualquiera; pero cuando además se padecen esos obreros de diferentes fábricas de Stockport y de Manchester,
estados mórbidos de que acabamos de hablar, pronto se recurre solamente 143 pasaban de los 45 años; asimismo entre estos 143, 16
repetidamente al alcohol." eran mantenidos por favor especial, y 1 realizaba el trabajo de un
niño. En una lista de 131 hiladores sólo había 7 de más de 45 años y,
sin embargo, los 131 fueron todos rechazados por el industrial a quien
El propio informe provee centenares de pruebas en apoyo de los ellos pedían empleo, por tener "'demasiada edad". De 50 hiladores
testimonios de los médicos y comisionados. Contiene cientos de echados a un lado, en Bolton, dos solamente eran de más de 50 años,
hechos que demuestran que el crecimiento de los jóvenes obreros es los demás no llegaban ni siquiera a 40 por término medio, ly
obstaculizado por el trabajo; entre otras cosas, Cowell indica el peso
de 46 muchachos, todos de 17 años y asistiendo a una escuela
dominical, de los cuales, 26 que trabajaban en fábricas, pesaban por * Estas declaraciones no han sido extraídas del informe de
término medio 104,5 libras inglesas, y los 20 restantes que no fábricas.(F.E.)
trabajaban en fábricas, pero

234
233

134
todos carecían de empleo a causa de su avanzada edad! Mr. Ashworth, "Aunque yo no he encontrado -declara el Dr. Leudan en su informe-
un importante industrial, reconoce él mismo en una carta a Lord ningún caso de deformación de la pelvis ni algunas otras
Ashley, que hacia la edad de 40 años, los hiladores ya no son capaces afecciones, estos son males que todo médico debe considerar como
de producir una cantidad suficiente de hilados y que por esa razón "a una consecuencia probable del trabajo prolongado impuesto a los
veces" son despedidos; ¡él califica como "viejos" a los obreros de 40 niños; y ello es por otra parte asegurado por los médicos más
afiosl* Del mismo modo, el comisionado Mackintosh dice en el informe dignos de crédito."
de 1833 (A 2 p. 96):

El hecho de que las obreras febriles tienen partos más dificiles que
"Aunque yo estuviese ya preparado por el modo en que son las demás mujeres es atestiguado por varias comadronas y parteros,
empleados los niños, me costó trabajo sin embargo creer a los a.si como que ellas abortan más frecuentemente (por ej., por el Dr.
obreros de cierta edad cuando me indicaban su edad, por lo Hawkins, evid.: pp. 11 y 13). Hay que añadir que las mujeres sufren
temprano que envejecen." de la debilidad común al conjunto de los obreros febriles y que,
encinta, trabajan en la fábrica hasta la hom del parto; evidentemente,
si ellas cesan el trabajo demasiado temprano, pueden temer el verse
El cirujano Smelfie, de Glasgow, que atiende principalmente a sustituidas y despedidas y, además, pierden su salario. Ocurre muy a
obreros febriles, dice también que para ellos 40 años es una edad menudo que las mujeres que trabajan todavía hasta la víspera del
avanzada.56 (oíd age) (Stuart evid.: p. 101). Hallamos en Tufnell, evid.: parto, dan a luz el día siguiente por la mañana, e incluso no es raro
pp. 3, 9, 15; Hawkins Rept: p.4, evid.: p.14 etc., testimonios que el alumbramiento tenga lugar en la fábrica, en medio de las
parecidos. En Manchester, ese envejecimiento prematuro de los máquinas. Y si los señores burgueses no ven nada de extraordinario
obreros es tan común que todo cuadragenario parece 10 6 15 años en ello, tal vez sus mujeres convendrán conmigo en que el obligar
mayor, mientras que las personas de la clase acomodada hombres y indirectamente a una mujer encinta a trabajar de pie, a agacharse
mujeres conservan muy buen aspecto, a condición de que no beban frecuentemente doce o trece horas (antes todavía más) hasta el día del
mucho. parto, es de una crueldad sin nombre, de una infame barbarie. Pero
eso no es todo. Cuando las mujeres, luego del alumbramiento, pueden
permanecer sin trabajar durante 15 días, se sienten felices y
Los efectos del trabajo fabril sobre el organismo femenino son consideran que es un largo descanso. Muchas de ellas regresan a la
también completamente de otra índole. Las deformaciones físicas, fábrica luego de ocho días de reposo, incluso después de tres o cuatro
como consecuencia de un trabajo prolongado, son todavía mucho más días para hacer su tiempo completo de trabajo. Un día oí a un
graves entre las mujeres; deforma ciones de la pelvis debidas por una industrial preguntar a un capataz: ¿No ha regresado fulana? -No.-
parte a una mala posición de los huesos de la misma y a su ¿Cuándo dio a luz? -Hace ocho días-. La verdad es que hace rato que
crecimiento defectuoso o a una desviación de la parte inferior de la pudo haber regresado. Aquella, allá arriba, casi siempre se queda
columna vertebral, son frecuentemente las enojosas consecuencias. nada más que tres días en la casa. Desde luego, el temor de ser
despedidas, el temor a la desocupación, pese a su debilidad, pese a
sus sufrimientos, la hace regresar a la fábrica; el interés de los
industriales no podría soportar que los obreros permanezcan en la
* Todo esto es extraído del discurso de Lord Ashley (sesión del 15 de casa por causa de enfermedad;
marzo de 1844 en los Comunes). (RE.)

236
56 (1892) echan hohes Alter. (1845) schon ein hohes Alter

235

135
ellos no tienen derecho de enfermarse; las obreras no deben sino a los 17 ó 18 años, algunas veces a los 20 años y con frecuencia
permitirse el dar a luz, sino el industrial tendría que paralizar sus falta completamente (Dr. Hawkins, evid. p. 11; Dr. Loudon, p. 14, etc.;
máquinas o fatigar sus nobles meninges para proceder a un cambio Sir David Barry, p. 5, etc). Las menstruaciones irregulares
temporal; y antes de que ello ocurra, él despide a sus trabajadores acompañadas de dolores y de males de todo género, en particular de
que se dan el lujo de no tener buena salud. Escuchad, pues (Cowell, anemia, son muy frecuentes; en esto, los informes de los médicos son
evid.: p. 77): unánimes. Los niños que esas mujeres traen al mundo, sobre todo
cuando han tenido que trabajar durante el embarazo, no pueden ser
robustos. Al contrario, en el informe se consideran muy desmedrados,
"Una joven se siente muy mal y apenas puede hacer su trabajo. - sobre todo los de Manchester; únicamente Barry afirma que lo pasan
¿Por qué, le pregunto, no pide permiso para regresar a su casa? -Ah bien, pero dice también que en Escocia, donde hizo su encuesta, casi
señor, el patrón es muy estricto en estas cuestiones, si faltamos un no hay mujeres casadas entre las trabajadoras; además, la mayoría de
cuarto de jornada, arriesgamos ser despedidas." las fábricas se hallan ubicadas en el campo, excepto las de Glasgow, y
ese es un factor que contribuye mucho a la robustez de los niños. Los
hijos de obreros en los alrededores de Manchester son todos lozanos y
O este otro caso (Sir David Barry, evid.: p. 44) Thomas Mac Durt, rosados, mientras que los de la dudad son cloróticos y escrofulosos;
un obrero, con un poco de fiebre: pero a los 9 años sus bellos colores desaparecen de un golpe, porque
se envían entonces a la fábrica y pronto no pueden distinguirse de los
niños de la ciudad.
"No puede quedarse en casa, al menos no más de cuatro horas, de
lo contrario arriesga perder su empleo."
Hay además otras ramas del trabajo industrial cuyos efectos son
particularmente nefastos. En numerosos talleres de hilado de algodón
Y lo mismo ocurre en casi todas las fábricas. El trabajo al cual son y lino flotan polvos de fibras, suspendidos en el aire, que provocan,
obligadas las jovencitas provoca durante su periodo de crecimiento un especialmente en los talleres de cardar y rastrillar, afecciones
sinnúmero de otros males. En algunas de ellas, el calor muy fuerte pulmonares. Ciertas constituciones pueden soportarlas, otras no. Pero
que reina en las fábricas activa el desarrollo fisico, en particular entre el obrero se halla sin alternativa alguna:. tiene que aceptar el taller
las mejor alimentadas, de modo que algunas niñas de 12 a 14 años se donde encuentra trabajo, sin importar que sus pulmones estén
hallan completamente formadas. Robertson, el partero ya citado y que buenos o malos. Las consecuencias más habituales de la entrada de
el informe de fábrica califica de "eminente" relata en el North of ese polvo en los pulmones son el escupir sangre, una respiración
Ertgland Mediad and Surgical Journal, que reconoció a una niña de 11 penosa y silbante, dolores en el pecho, tos, insomnio, en una palabra,
años, y no solamente era una mujer completamente formada, sino que todo los síntomas del asma que en los casos extremos, degenera en
además estaba encinta, y que no era raro en Manchester que tisis (cf. Stuart: pp. 13, 70, 101; Mackintosh: p. 24, etc.; Power: Rept.
jovencitas de 15 años se convirtieran en madres. En tales casos, el on Nottingham, on Leeds; Cowell: p. 33, etc.; Bany: p. 12 -cinco en
calor de las fábricas obra como el calor de los climas tropicales y, una sola fábrica-, 17, 44, 52, 60, etc; la misma cosa en su informe;
como bajo esos climas, el desarrollo demasiado precoz se paga con un Loudon: p. 13, etc.). El hilado húmedo del lino, practicado por niñas y
envejecimiento y un debilitamiento prematuros. Sin embargo, hay niños es
frecuentes ejemplos de retraso en el desarrollo sexual femenino: los
senos se forman tarde o no del todo (Cowell cita algunos de estos
casos, p. 35); en muchos casos la menstruación no aparece 238

237

136
particularmente malsano. El agua que brota de los husos los salpica, brazo o el antebrazo, otro un pie, aun otro la mitad de la pierna; tal
de modo que sus ropas están constantemente mojadas por delante parece que se halla uno en medio de un ejército que regresa de una
hasta la piel y siempre hay charcos de agua en el suelo. Lo mismo campaña. Las partes más peligrosas de las instalaciones son las
ocurre en los talleres de las fábricas donde se procesa el algodón, pero correas que trasmiten la energía del eje a las diferentes máquinas,
en un grado menor, lo cual implica catarros crónicos y afecciones sobre todo cuando tienen curvas lo cual es, cierto, cada vez más raro;
pulmonares. Todos los obreros fabriles tienen la misma voz tomada y quienquiera que sea atrapado por esas correas es arrastrado por la
ronca, pero especialmente los hiladores húmedos y los dobladores. fuerza motriz con la rapidez del relámpago, su cuerpo es lanzado
Stuart, Mackintosh y Sir D. Barry subrayan con extrema energía el contra el techo después contra el suelo con una violencia tal que
carácter malsano de ese trabajo y la despreocupación de la mayoría de raramente le queda un hueso intacto y la muerte es instantánea.
los industriales en cuanto a la salud de las jovencitas que realizan
esas tareas. Otro efecto molesto del hilado del lino se manifiesta bajo
el aspecto de deformaciones características de la espalda, en Entre el 12 de junio y el 3 de agosto de 184457, el Manchester
particular que el omóplato derecho sobresale, como resultado de la Guardian relata los casos siguientes de accidentes graves -no
naturaleza del trabajo. Esta manera de hilar, lo mismo que el hilado menciona los casos leves: el 12 de junio en Manchester murió de
del algodón en la Throstle, provoca además afecciones de la rótula, de tétanos un niño cuya mano habla sido aplastada por un engranaje; el
la cual el obrero se sirve para parar los husos mientras ata los hilos 15 de junioss, un joven de Saddleworth atrapado y arrastrado por una
rotos. Las numerosas flexiones del busto que exige el trabajo en estas rueda muere completamente aplastado; el 29 de junio, un hombre
dos últimas ramas y el hecho de que las máquinas son bajas tienen joven de Greenacres Moor, cerca de Manchester, trabajando en una
por consecuencia deficiencias del crecimiento. Yo no recuerda haber fábrica de máquinas, fue arrastrado bajo una rueda de molino que le
visto en el taller de las Throstle de la hilandería de algodón donde yo fracturó dos costillas y lo despedazó; el 24 de julio, una jovencita de
estaba empleado, en Manchester, a una sola joven que fuese esbelta y Oldham murió arrastrada por una correa que la hizo dar 50 vueltas,
bien proporcionada; todas eran pequeñas, contrahechas y de estatura no dejándole un hueso sano: el 27 de julio, una jovencita cayó en el
comprimida característica, realmente feas de formas. Además de todas Blower (la primera máquina que recibe el algodón en rama) y murió a
esas enfermedades y padecimientos, los obreros sufren también otra consecuencia de las lesiones recibidas; el 3 de agosto, en Dukinfield,
especie de daños fisicos que afectan sus miembros. El trabajo en un tornero de bobinas murió arrastrado por una correa; todas sus
medio de las máquinas ocasiona un número considerable de costillas fueron hundidas. El hospital de Manchester, atendió,
accidentes más o menos graves que tienen además por consecuencia solamente durante el año 1843, 962 casos de lesiones y mutilaciones
una incapacidad parcial o total para el trabajo. El caso más frecuente causadas por máquinas, mientras que el número total de accidentes
es que la falange de un dedo sea aplastada; más raramente ocurre que de todo género llegó ala cifra de 2426, la que hace que dos accidentes
el dedo entero, la mitad de la mano o la mano entera, un brazo, etc. de cada cinco se debieran a las máquinas. Los accidentes ocurridos en
sean cogidos en un engranaje y triturados. Muy frecuentemente esos Salford no están comprendidos en esas estadísticas, ni tampoco los
accidentes, incluso los más benignos, provocan la aparición del que fueron atendidos por médicos particulares. En caso de accidentes
tétanos, lo cual implica la muerte. En Manchester, se puede ver, de ese género,
aparte de numerosos lisiados, un gran número de mutilados; uno ha
perdido todo el
57 (1845) y (1892): por error 1843. 58 (1845) y (1892): 16 de junio.
239
240

137
que implican o no incapacidad para el trabajo, los industriales pagan jamás se le ocurriría limpiarlas cuando están en marcha. En suma, en
a lo sumo los honorarios del médico, y en los casos excepcionalmente todos los casos la culpa en última instancia es del burgués, a quien se
graves, pagan el salario durante el tratamiento, pero les importa un debería exigir por lo menos que socorriera durante toda su vida al
bledo la suerte ulterior del obrero si ya no puede trabajar más. obrero incapacitado definitivamente para trabajar, o a su familia en
caso de accidente mortal. En los comienzos de la era industrial, los
accidentes eran relativamente mucho más numerosos que
El informe de fábrica dice al respecto: en todos los casos el actualmente porque las máquinas eran deficientes, más pequeñas,
industrial tiene que ser responsable, pues los niños no pueden tomar más amontonadas las unas contra las otras y casi siempre sin
precauciones; en cuanto a los adultos, ellos, toman precaución en revestimiento de protección. Pero como lo prueban los datos
interés propio. Pero los burgueses son los que redactan el informe, y anteriores, el número de accidentes es todavía suficientemente
por eso tienen que contradecirse y lanzarse después a todo género de importante como para que se formulen las más serias objeciones a un
habladurías sobre; "la temeridad culpable" (culpable temerity) de los estado de cosas que permite tantas mutilaciones y lesiones,
obreros. Poco importa. La cosa está clara: si los niños son incapaces provocadas en beneficio de una sola clase, y que lanza a muchos
de tomar precauciones, entonces hay que prohibir el trabajo de los obreros industriosos a la miseria y el hambre luego de un accidente
niños. Si los adultos no toman precauciones como corresponde, es sufrido en el trabajo y por culpa de la burguesía.
necesariamente, o bien porque sean niños, y no tengan un grado de
educación que les permita medir con precisión la dimensión del
peligro, -¿y de quién es la culpa, si no de la burguesía que los ale aquí, pues una buena lista de enfermedades, debidas
mantiene en una situación en que ellos no pueden educarse?-, o bien únicamente a la odiosa codicia de la burguesía! Mujeres incapacitadas
porque las máquinas estén mal instaladas y tengan que ser rodeadas para la procreación, niños lisiados, hombres debilitados, miembros
de barandillas de protección adecuada, precaución que incumbe aplastados, generaciones enteras estropeadas; condenadas a la
también al burgués; o bien, asimismo, que el obrero tenga serios debilidad y la tisis, y todo ello, ¡únicamente para llenar la bolsa de la
motivos más importantes para él que la amenaza del peligro -necesita burguesía! Y eso no es nada comparado con los actos individuales de
trabajar rápido, para ganar dinero, no tiene tiempo de tomar barbarie que pueden leerse: niños sacados desnudos de la cama por
precauciones, etc.-, y aquí también la culpa es del burgués. supervisores que las arrastran para la fábrica, con sus ropas bajo el
brazo, a puñetazos y puntapiés (por ejemplo, Stuart: p. 39, etc.), se les
golpea para despertarlos, y a pesar de todo se duermen en su trabajo.
Numerosos accidentes sobrevienen, por ejemplo, cuando los Leemos que un pobre niño todavía dormido después de la paralización
obreros quieren limpiar las máquinas cuando ellas están funcionando. de las máquinas saltaba al llamado brutal del supervisor y, con loa
¿Por qué? Porque el burgués obliga a los obreros a limpiar las ojos cerrados, realizaba los gestos mecánicos de su trabajo; leemos
máquinas durante las pausas, cuando están paradas, y el obrero que los niños demasiado fatigados para poder regresar a sus casas, se
naturalmente no tiene deseos de ver reducidas su tiempo libre. Para escondían debajo de la lana en el taller de secado, para dormir allí y
él, cada hora de libertad es tan preciosa que prefiere afrontar dos que sólo se les podía ahuyentar de la fábrica a golpes de vergajo, que
veces par semana un peligro mortal, que sacrificar esas horas en centenares de niños regresaban cada noche tan agotados a sus casas
beneficio del burgués. Si el industrial, dentro de la jornada de que el sueño y la falta de apetito les
trabajo, dedicara el tiempo necesario para la limpieza de las
máquinas, a ningún obrero
242

241

138
impedía tragar la comida, que los padres los hallaban arrodillados finos, continúan con esta afirmación ingenua:
junto a la rama porque se habían dormido mientras oraban. Cuando
leemos todo eso y cien otras infamias y horrores en ese solo informe,
todos atestiguados bajo juramento, confirmados por varios testigos, "SI, es su salario elevado lo que les permite crear un comité de
expuestos por personas que los inspectores califican ellos mismos de personas asalariadas y llegar a un estado de tensión nerviosa
dignas de fe, cuando pensamos que se trata de un informe 'liberal", extremo por un régimen alimenticio demasiado bueno y demasiado
un informe de la burgueslas9 destinado a batir en ruina el informe excitante para su trabajo" (p.298)
precedente de los Tories y a establecer la pureza de corazón de los
industriales, cuando pensamos que los propios inspectores están del
lado de la burguesía, y no relatan todos esos hechos sino de Veamos ahora cómo describe el burgués el trabajo de los niños:
malgrado, ¿cómo no indignarnos, rabiar contra esa clase que presume
de filantrópica y desinteresada, mientras que lo único que le importa
es llenar su bolsa d towcprixes? Escuchemos sin embargo lo que nos "He visitado muchas fábricas, en Manchester y sus alrededores, y
dice la burguesía por boca del criado que ha elegido, el Dr. Une: jamás he visto niños maltratados y a quienes se hubiera infligido
castigos corporales, o incluso que estuviesen simplemente tristes.
Ellos parecían todos alegres (cheerfui) y alertas, complaciéndose
Se ha dicho a los obreros, cuenta éste en la p. 277y siguientes de (falcino pleasure) en poner en juego sus músculos sin fatiga,
su Plubsophy of Manufactures, que sus salarios no corresponden disfrutando a plenitud de la vivacidad natural de su edad. El
en modo alguno a sus sacrificios y así es como se ha destruido el espectáculo que me ofrecía la industria, lejos de hacer nacer en mí
buen entendimiento entre patronos y obreros. En vez de eso, los emociones tristes, fue siempre para mí motivo de grata satisfacción.
obreros debieran ganar méritos por su celo y aplicación, y disfrutar Era delicioso (delighTul) observar la agilidad con la que ellos
del beneficio obtenido por sus patronos, convirtiéndose entonces ataban los hilos rotas a cada retroceso del carro de la mule, y verlos
ellos mismos en capataces, directores y hasta en socios y de ese divertirse a su gusto en todas las posiciones imaginables, luego de
modo (oh, sabiduría, tú hablas con la suavidad de la paloma) algunos segundos de actividad de sus dedos finos, hasta que se
"1=m:sentarla la demanda de mano de obra en el mercado!" "Si no terminaran el retiro y el enrollado. El trabajo de esos vivarachos
reinara tanta agitación entre los obreros, el sistema industrial se (tively) parecía un juego en el que su largo adiestramiento les
desarrollaría de manera aun más beneficiosa." permitía una encantadora destreza. Conscientes de su habilidad,
les gustaba mostrarla a todo visitante. Ni la menor huella de
agotamiento; pues a la salida de la fábrica se ponían a retozar
Sigue una larga jeremiada acerca de los numerosos actos de enseguida con el ardor de niños que salen de la escuela? (p. 301)
insubordinación de los obreros; a propósito de una paralización del
trabajo de los obreros mejor pagados, los hiladores de hilos
!Claro, como si la puesta en acción de todos los músculos no fuese
una necesidad inmediata para sus cuerpos a la vez entumecidos y
59 (1892): un informe de burgués. (sin Bourgeoisbericht) enervadas! Pero hubiera sido necesario esperar, para ver si esa
excitación momentánea no desaparecía al cabo de algunos minutos.
Además, iUre no podía observar ese fenómeno sino al mediodía
'° A todo precio. En francés en el original alemán. después de cinco o seis horas de

243 244

139
trabajo, pero no por la noche! En lo que concierne a la salud de los Lanark, Escocia, Robert Owen, gestionó ante el gobierno, mediante
obreros, este burgués tiene el descaro sin limites de. citar, como peticiones y memorias, la necesidad de garantías legales para la salud
testimonio de la excelente salud de los obreros, el informe de 1833 de los obreros, especialmente de los niños. El difunto Sir Robert Peel,
que acabamos precisamente de utiliaar y de citar mil pasajes, y tiene así como otros filántropos, se unieron a él e hicieron tanto que
la desfachatez de querer probar con la ayuda de algunas citas obtuvieron sucesivamente la aprobación de las leyes febriles de
separadas del contexto que entre los obreros no hay vestigios de 181962, 1825 y 1831, de las cuales sólo la última fue parcialmente
escrófulas y lo cual es cierto que el régimen del trabajo fabril los libera cumplida, y las dos primeras absolutamente ignoradas(33). Esta ley
de todas las enfermedades agudas (pero él oculta naturalmente que de 1831, basada en un proyecto de Sir John Cam Hobhouse,
ellos en cambio san atacados por todas las afecciones crónicas). Es estipulaba que en ninguna fábrica de telas podrían trabajar de noche
necesario saber que el informe comprende tres gruesos volúmenes las personas de menos de 21 años de edad, o sea entre las 71/2 de la
infolio, que a ningún burgués inglés bien nutrido se le ocurrirá noche y las 51/2 de la mañana, y que en todas las fábricas las
estudiar a fondo para comprender con que descaro nuestro amigo Ure personas menores de 18 años deberían trabajar un máximo de 12
quiere hacer creer al público inglés las más burdas mentiras. Veamos horas diarias y 9 horas el sábado. Pero como los obreros no podían
lo que dice de la ley de 183361 sobre las fábricas, votada por la atestiguar contra su patrón sin ser despedidos inmediatamente, esta
burguesía liberal y que sólo impone a la industria las limitaciones más ley fue poco útil. En las grandes ciudades donde los obreros se
elementales, como veremos. Esta ley, en particular la obligación agitaban más, los industriales más importantes convinieron todos a lo
escolar, es, segan él, una medida absurda y despótica tomada contra sumo en plegarse a la ley; pero en esto hubo de todo, como los
los industriales. A causa de ella, dice él, todos los niños menores de industriales de la campiña, que no le hicieron caso. Sin embargo, los
doce años han sido privados de trabajo, ¿y cuál ha sido la obreros hablan comenzado a exigir una ley de 10 horas, es decir, una
consecuencia de ello? Los niños privados así de su trabajo útil y fácil, ley prohibiendo trabajar a más de 10 horas a toda persona menor de
no reciben ya en lo sucesivo la menor educación; expulsados de su 18 años. Las campañas de las asociaciones obreras lograron que ese
taller de hilado muy cálido al mundo glacial, sólo subsisten por la deseo fuese unánime entre la población rancia, y la fracción
mendicidad y el robo. Existencia que hace un triste contraste con la humanitaria del partido Tory, dirigida en aquella época por Michael
situación constantemente mejorarla que tenían en la fábrica y en la Sacller, se apoderó de ese plan y lo presentó al Parlamento. Sadler
escuela dominical. Esta ley, dice él asimismo, agrava, bajo la máscara obtuvo la creación de un comité parlamentario para investigar el
de la filantropía, los sufrimientos de los pobres y no sólo puede régimen fabril, el cual presentó su informe en el período de sesiones
entorpecer al extremo sino paralizar completamente al industrial de 1832. Este informe, decididamente parcial, fue redactado
concienzudo en su trabajo (pp. 405, 406 y siguientes). únicamente por adversarios del sistema industrial y tenía una
finalidad política. Llevado por su noble pasión, Sadler se dejó
arrastrar por los alegatos más erróneos, por las afirmaciones más
Los efectos destructores del sistema industrial comenzaron a llamar inexactas; sólo por el modo de hacer las preguntas, él arrancaba a los
pronto la atención general. Ya hemos hablado de la ley de 1802 sobre testigos respuestas que, desde luego, contenían una parte de verdad,
los aprendices. Más tarde, hacia 1817, el futuro fundador del peso eran mal presentadas y falsas. Horrorizados
socialismo inglés, por entonces industrial de New

62 En Engels, por error: 1818.


61 En Engels, aquí y más adelante, por error "ley de 1834".

246
245

140
por un informe que hacía de ellos monstruos, los industriales sus reivindicaciones muy frecuentemente se hallaban preparados
demandaron entonces a su vez una investigación ofidal; ellos sabían para la visita de la comisión, haciendo barrer las fábricas,
que un informe exacto no podía -en ese momento- sino serles útil, reduciendo la velocidad de rotación de las máquinas, etc. En
sabían que quienes tenían el timón eran los whigs, auténticos 1.cmcashire especialmente, recurrieron al truco que consistía en
burgueses con quienes ellos se entendían bien, y que por principio presentar a la comisión los capataces de talleres como "obreros" para
eran hostiles a una limitación de la industria. Obtuvieron en efecto la hacerles testimoniar los sentimientos humanitarios de los
creación de una comisión compuesta únicamente por burgueses industriales, el excelente efecto del trabajo sobre la salud y la
liberales cuyo informe fue precisamente el que he citado tan indiferencia, incluso la hostilidad, de los obreros respecto de la ley de
frecuentemente hasta aquí. Este informe es un poco más cercano a la 10 horas. Pero esos capataces ya no son verdaderos obreros, son
verdad que el del comité Sadler, pero se aparta del mismo en el desertores de su clase que, por un salario más elevado, se pasan al
sentido contrario. Cada página refleja su simpatía por los industriales, servido de la burguesía y luchan contra los obreros para defender los
su desprecio hacia el informe de Sadler, su aversión por los obreros intereses de los capitalistas. Su interés es el de la burguesía, y por eso
independientes y por los partidarios del proyecto de ley de las 10 ¡os obreros les odian casi más que a los propios industriales. Y sin
horas. En ninguna parte reconoce a los obreros el derecho a una embargo, sirvió ampliamente para revelar en toda su inhumanidad el
existencia humana, a una actividad propia, a opiniones personales; escandaloso cinismo de la burguesía industrial hacia sus obreros y
les reprocha el no pensar solamente en los niños al reclamar la ley de toda la infamia del sistema industrial de explotación. Nada es más
10 horas, sino también en ellos mismos, trata de demagogos, de gente repugnante que ver en una página de ese informe, las largas listas de
mala, etc., a los obreros que exigen lo suyo; en suma, está de parte de enfermedades y padecimientos causados por el exceso de trabajo, y en
la burguesía y, a pesar de todo, le es imposible disculpar a los otra página, enfrente, las frias consideraciones de economía política
industriales. A pesar de todo, hay por confesión propia tal cantidad de del industrial, por las cuales este trata de demostrar, con el apoyo de
infamias por parte de los industriales que también después de ese cifras, que sería arruinado e Inglaterra con él, si no se le siguiera
Informe la agitación por la ley de 10 horas, el odio de los obreros permitiendo hacer que cada año resulten lisiados un número
hacia las industriales y las acusaciones más graves que formula el determinado de niños únicamente el lenguaje descarado del señor
comité contra ellos, están enteramente justificadas. La única Ure, que acabo de citar, podría ser Illás9 repugnante, si no fuese
diferencia es que, mientras el informe de Sadler reprochaba a las demasiado ridículo.
industriales en la mayoría de los casos una brutalidad abierta, sin
velos, aparece ahora que esta brutalidad se ejerce casi siempre bajo la
máscara de la civilización y la filantropía El Dr. Hawkins, Ese informe tuvo por consecuencia la ley fabril de 1833 que
comisionado médico para Lancaslaire, ¿no se declara, desde la primera prohibió el trabajo de los niños menores de 9 años (excepto en las
página de su informe, resueltamente en favor de la ley de 10 horas? Y sederías), limitó la duración del trabajo infantil, entre 9 y 13 años de
el propio comisionado Mackintosh declara que su informe no refleja edad, a 48 horas por semana o al máximo de 9 horas diarias, la del
sino una parte de la verdad, pues fue muy dificil hacer que los obreros trabajo de aquellos entre 14 y 18 años, a 69 horas por semana o a lo
se pronunciaran contra sus patronos y porque los industriales por sumo 12 horas diarias, fijó un mínimo de una hora y media para la
otra parte obligados por la agitación reinante entre los obreros a ceder comida y prohibió una vez más el trabajo nocturno para todos los
casi siempre a menores de 18 años. Al mismo

247 53 (1845), por error 'Visita de los industriales".

248

141
tiempo, cese la ley instituyó la asistencia escolar obligatoria de 2 incluso después de la ley de 1833, y todavía hoy día continúan
horas diarias para todos los menores de 14 años, y todo industrial que minando la salud de la clase trabajadora. Se ha tenido cuidado de dar
empleara niños y no tuviere ni el certificado médico de edad expedido a la codicia brutal de la burguesía un aspecto hipócrita y civilizado, se
por el médico de fábrica, ni el certificado de escolaridad expedido por ha velado por que los industriales, a los cuales el brazo de la justicia
el maestro de escuela, incurría en las penas previstas por la ley. En prohibe villsinins demasiado llamativas, no tengan sino más razones
cambio, estaba autorizado a retener cada semana un penique del aparentes de ostentar complacientemente su pretendida humanidad;
salario del niño para el maestro de escuela. Además, se nombraron eso es todo. Si una nueva comisión investigan la situación actual,
médicos e inspectores de gibrica que tenían acceso a las fábricas en comprobarla que casi nada ha cambiado. En lo que concierne a la
todo momento, podían recibir declaraciones de los obreros en las obligación escolar improvisada, puede decirse que sigue sin efecto
mismas bajo juramento, y tenían por misión el velar por el porque el gobierno no se ha preocupado de abrir buenas escuelas. Los
cumplimiento de la ley y, de ser necesario, presentar quejas ante el industriales dieron empleo a obreros retirados a los cuales enviaban
juez de paz. ¡Tal es la ley que hace rabiar al Dr. Ure de modo los niños dos horas diarias, satisfaciendo así la letra de la ley, pero los
indescriptible! niños no aprendieron nada. Incluso los informes de los inspectores
febriles que se limitaban a desempeñar su cargo, o sea velaban por la
aplicación de la ley de fábricas proporcionan suficiente información
La ley, y en particular el nombramiento de inspectores, tuvieron por para que se pueda acabar con la fatal persistencia de los males ya
efecto que la duración del trabajo se redujera a 12 ó 13 horas diarias mencionados. Los inspectores Honaer y Saunders, en sus informes de
por término medio, y que, en la medida de lo posible, los niños fueran octubre y diciembre de 1843, relatan que un número muy grande de
sustituidos. Así desaparecieron casi completamente algunos de los industriales hacen trabajar 14 6 16 horas y más incluso en las ramas
males más escandalosos; únicamente los organismos más débiles en que se puede prescindir del trabajo de los niños, o bien sustituirlo
estuvieron en lo adelante sujetos a los padecimientos; los efectos por adultos desocupados. Y añaden que entre ellos hay muchas
nefastos del trabajo se revelaron de modo menos evidente. Sin personas jóvenes que acaban precisamente de superar la edad limite
embargo, hallamos en el informe sobre las fábricas muchos prescrita por la ley. Otros violan deliberadamente la ley, reducen las
testimonios que prueban que los males relativamente menos serios, horas de descanso, haciendo trabajar a los niños mayor tiempo del
tales como la hinchazón de los tobillos, debilidad y dolor en las permitido, y aceptando de buena gana el comparecer ante la justicia,
piernas, en las caderas y la columna vertebral, várices, ulceraciones porque la multa eventual es muy ligera en comparación con el
de las extremidades inferiores, debilidad general y en particular beneficio que sacan de la infracción de la ley. Ahora sobre todo que los
debilitamiento de los tejidos del bajo vientre, tendencia a vomitar, negocios marchan notablemente bien, la tentación es para ellos
falta de apetito alternando con un hambre devoradora, mala digestión, demasiado grande.
hipocondría, asi como las afecciones pulmonares debidas al polvo y a
la atmósfera malsana de las fábricas, etc., etc., sobrevivieron incluso
en las fábricas y entre los individuos que trabajaban en las Sin embargo, entre los trabajadores, la agitación por las diez horas
condiciones previstas por la ley de Sir John Cam Hobhouse, o sea de no cesaba en absoluto; en 1839, estaba de nuevo en plena actividad y
12 a 13 horas al máximo. Sobre todo en cuanto a este punto es que lúe Lord Ashley, en compañía de Richard Oastler, quien en la cámara
hay que comparar los informes de Glasgow y Manchester. Esos males baja reemplazó a Sadler. Ambos eran tares. Oastler en particular,
han continuado haciendo estragos quien llevó continuamente la agitación a

249 250

142
los distritos obreros y habla ya comenzado en la época de Sadler, era Grahetta se dejó intimidar hasta el punto de retirar el conjunto del
el favorito de los trabajadores. Ellos nunca lo llamaban sino su "buen mismo. El año siguiente, él dejó de lado las disposiciones relativas. a la
viejo rey", el "rey de los niños de fábricas", y en todos los distritos escuela y propuso simplemente, para reemplFtrar los reglamentos
industriales no hay un niño que no lo conozca y lo venere, y van a su hasta entonces en vigor, que el trabajo de los niños de 8 a 13 años
encuentro en procesión con otros niños, por poco que él esté en la fuese fijado en seis horas y media diarias, dejándoles o bien toda la
ciudad. Oastler se opuso enérgicamente a la nueva ley sobre los mañana o bien toda la tarde libre; además, que el trabajo de los
pobres, y eso es lo que le valió el ser encarcelado por deudas a jóvenes de 13 a 18 años y de las mujeres en general se limitara a 12
petición de un tal Thornhill, un whig, sobre tierras que 1.1 horas; y propuso por último algunas medidas que restringían las
administraba y a quien debía dinero. Los whigs le ofrecieron muchas posibilidades hasta entonces frecuentes de eludir la ley. Apenas lanzó
veces pagar su deuda, favorecer por otra parte su carrera, si él esas proposiciones, se reanudó intensamente la agitación por la
consentía en poner término a su campaña contra la ley sobre los jornada de diez horas. Oastler fue puesto en libertad -un gran número
pobres. En vano. El siguió en prisión y desde allí publicó sus Fleet de amigos y una colecta habían pagado sus deudas- y se lanzó con
Papers(34) contra el sistema industrial y la ley sobre los pobres. todas sus fuerzas a la batalla Los partidarios del proyecto de ley
sobre la jamada de diez horas habían reforzado sus filas en la Cámara
de los Comunes; la masa de peticiones que afluyó de todos lados en
El gobierno tory de 1841 se interesó de nuevo por las leyes fabriles. favor de dicho proyecto de ley les allegó (einkamen - fillarten) nuevos
El ministro del Interior, Sir James Grab.am, propuso en 1843 un apoyos, y el 19 de marzo de 1844, Lord Ashley hizo aprobar, por una
proyecto de ley tendiente a limitar la duración del trabajo de los niños mayoría de 179 votos contra 170, la disposición de que el término de
a seis horas y media, y a hacer más estricta la obligación escolar; pero "noche" en la ley de fábricas debería significar el intervalo
lo esencial de ello era la creación de mejores escuelas. Este proyecto comprendido entre las seis de la tarde y las seis de la mañana, lo cual,
de ley fracasó debido a los celos de los Dissenters6* aunque la en caso de prohibición de trabajar de noche, fijaba la duración del
obligación escolar no comprendía en absoluto a los niños de los trabajo en doce horas incluyendo las horas de descanso, y de hecho
Dissenters, en cuanto a la enseñanza religiosa. Sin embargo, la en diez horas excluyendo el descanso. Pero el ministerio no es tuvo de
escuela en su conjunto estaba colocada bajo la autoridad de la iglesia acuerdo. Sir James Graham dejó entrever la amenaza de una
del estado, y como la Biblia era el libro común de lectura, la religión dimisión del gabinete, y en la votación siguiente, sobre un párrafo del
debería por consiguiente constituir la base de toda la enseñanza, por proyecto de ley, ¡la Cámara rechazó por débiles mayorías tanto las
lo cual los Dissenters se sintieron amenazados. Los industriales y, en •diez horas como las doce horas! Grabarla y Peel declararon entonces
general, los liberales se unieron a ellos; los obreros estaban divididos que iban a presentar un nuevo proyecto de ley, y que en caso de
sobre la cuestión religiosa y permanecieron por tanto inactivos. La rechnm del mismo, dimitirían. Este nuevo proyecto era exactamente el
oposición a pesar de todo logró reunir unos 2000000 de fumas en sus mismo de la antigua ley de las doce horas, excepto algunas
listas de petición contra el proyecto de ley, aunque fue derrotada en modificaciones de forma, y la misma Cámara baja que en marzo había
las grandes ciudades industriales, en Salford y Stockport por ejemplo, rechazado las principales disposiciones de este proyecto lo aceptó en
y que en otras como Manchester, sólo pudo atacar algunos artículos mayo sin cambiar una coma. La explicación es que la mayoría de los
del proyecto, por temor a los obreros; y partidarios del proyecto de las diez horas eran tañes, que
preferirían abandonar su

14"No ortodoxos": protestantes que no pertenecen a la Iglesia


anglicana 252

251

143
proyecto antes que dejar caer el ministerio, pero cualesquiera que bajar obligatoriamente, etc., son desde luego una verdad a medias,
hubieran podido ser los motivos, la Cámara de los Comunes se pero ello no prueban nada, como no sea que la grandeza industrial de
granjeó por esas votaciones, que revocaba la una a la otra, el mayor Inglaterra no puede ser mantenida sino mediante un tratamiento
desprecio de los obreros y ha demostrado del modo más evidente la bárbaro a los obreros, mediante la destrucción de la salud y el
necesidad de la reforma del Parlamento, que reclaman los carlistas. abandono social, fisico y moral de generaciones enteras. Desde luego,
Tres de sus miembros que antes habían votado contra el ministerio si el proyecto de las diez horas fuera una medida definitiva, Inglaterra
han votado después por él y lo han salvado. En todas las votaciones, seria arruinada.; pero como implica necesariamente otras medidas que
la masa de la oposición ha votado por el Gabinete, y la masa de los llevarán a Inglaterra por un camino muy diferente del que ha seguido
diputados de la mayoría gubernamental contra el Gabinete*. Las hasta aquí; esta ley constituirá un progreso.
proposiciones de Graham citadas anteriormente, concernientes a la
duración del trabajo fijada en seis horas y media y doce horas para
cada una de las dos categorías de obreros, tienen ahora por tanto F4 wminemos ahora otro aspecto del sistema industrial que es más
fuerza de ley y gracias a ellas, gracias asimismo a las restricciones dificil eliminar por disposiciones de leyes que las enfermedades que el
impuestas a la práctica de la recuperación de las horas perdidas (en mismo ha provocado. Ya hemos hablado en general del modo de
caso de averías de máquinas o de baja de la energía hidráulica debido trabajo y hemos examinado suficientemente en detalle este punto
al frío o a la sequedad) y otras restricciones menores, ha resultado para sacar nuevas conclusiones de lo que hemos adelantado. Vigilar
casi imposible el hacer trabajar más de doce horas diarias. Sin las máquinas, atar los hilos rotos, no son actividades que exigen del
embargo, no hay duda alguna de que el proyecto de ley de las diez obrero un esfuerzo de pensamiento, pero por otra parte, le impiden
horas será aprobado en un futuro muy próximo. Los industriales, ocupar su mente en otros pensamientos. Hemos visto igualmente que
evidentemente, están casi todos contra el mismo, pues tal vez no hay este trabajo no deja tampoco ningún lugar para la actividad física,
diez de ellos que lo acepten; ellos han puesto en práctica todos los para el juego de los músculos. Así, no se trata aquí, hablando con
métodos legales e ilegales contra este proyecto aborrecido, pero eso no propiedad, de un trabajo sino de un aburrimiento absoluto, el
les sirve de nada sino para atizar cada vez más el odio de los obreros aburrimiento más paralizador, más deprimente que existe el obrero
hacia ellos. El proyecto será aprobado, lo que quieren los obreros fabril está condenado a dejar morir todas sus fuerzas fisicas y morales
pueden lograrlo, y en la primavera pasada demostraron muy bien que en ese aburrimiento, su oficio consiste en aburrirse toda la jornada
quieren la ley de las diez horas. Los argumentos de orden económico desde la edad de ocho años. Y con eso, él no podría ausentarse un
nacional de los industriales, tendientes a demostrar que la ley de las solo instante la máquina de vapor funciona durante toda la jornada,
diez horas incrementaría los gastos de producción, que por los engranajes, las correas y los husos zumban y resuenan sin cesar
consecuencia haría que la industria inglesa fuese incapaz de luchar en sus orejas, y si él quiere descansar no sería más que un instante,
contra la competencia: extranjera, que el salario debería ya que el capataz aparece enseguida con la libreta de multas en la
mano. El obrero, en efecto, considera que la tortura más penosa que
existe es esa condena a ser sepultado vivo en la fábrica, a vigilar sin
* Se sabe que durante la misma sesión, la Cámara de los Comunes se cesar a la infatigable máquina. Ella ejerce por otra parte un efecto
ridiculizó una vez más de la misma manera sobre la cuestión del extremadamente embrutecedor, tanto sobre el organismo como sobre
azúcar, a propósito de la cual votó primeramente en contra después las facultades mentales del obrero. No es posible imaginar mejor
por los ministros, cuando el gabinete hizo uso del "látigo método de embrutecimiento que el
gubernamental". (RE.)

254
253

144
trabajo fabril, y si a pesar de todo, los obreros no solamente han Prosigamos. La esclavitud en que la burguesía ha encadenado al
salvado su inteligencia, sino que además la han desarrollado y proletariado no se revela en ninguna parte de una manera tan
agudizado más que los demás, ello no ha sido posible sino por la evidente como en el sistema industrial. Es el fin de toda libertad, de
rebelión contra su suerte y contra la burguesía: esta rebelión es el hecho y de derecho. El obrero debe estar en la fábrica a las seis y
único pensamiento y el único sentimiento que les permite su trabajo. media de la mañana; si llega con algunos minutos de retraso, no tiene
Y si esa indignación contra la burguesía no llega a ser el sentimiento derecho a entrar hasta la hora del desayuno y pierde así la cuarta
predominante entre los trabajadores, ellos se convierten parte de una jornada de salario (aunque haya estado ausente salo dos
necesariamente en la presa del alcoholismo y de todo lo que horas y media, de doce horas de trabajo). El come, bebe y duerme
habitualmente se llama desmoralización. Solamente el agotamiento cuando se le ordena. Para la satisfacción de las necesidades más
físico y las enfermedades que el sistema industrial ha generalizado urgentes se le concede sólo el tiempo estrictamente necesario. El
eran para el comisionado oficial Hawkins razón suficiente para industrial no se preocupa de saber si su vivienda se halla a media
demostrar el carácter inevitable de esa desmoralización, ¡pero qué hora o a una hora entera de la fábrica. La campana tiránica lo saca de
decir cuando a ello se añade el agotamiento intelectual y cuando las la cama, lo arranca de su desayuno y de su almuerzo.
cimunstancias estudiadas anteriormente se hacen además sentir! Por
consecuencia, no nos hemos asombrado al saber que el alcoholismo y
los desenfrenos sexuales han alcanzado, sobre todo en las ciudades ¡Y en la fábrica! Aquí, el industrial es el legislador absoluto.
industriales, la amplitud que he descrito en un capítulo anterior.* Promulga los reglamentas válidos para la fábrica según le plazca;
modifica su código, decreta aditamentos a voluntad, y si introduce los
reglamentos más insensatos, los tribunales dicen al obrero: "Pero
* Veamos también lo que dice un juez competente: "Si consideramos el usted es dueño de su persona, a pesar de todo usted no tiene
ejemplo que dan los irlandeses, en relación con la labor incesante de necesidad de firmar semejante contrato si no llene el menor deseo de
toda la clase obrera de la industria algodonera, nos asombraremos hacerlo; pero ahora que ha suscrito libremente ese contrato, debe
menos de esa horrible desmoralización. Un trabajo perpetuo y cumplirlo.'
agotador día tras día, año tras año, no conduce al desarrollo de las
facultades intelectuales y morales del hombre. La sombría rutina de
una labor cansona y sin fin (dradgery), en que se repite El obrero debe sufrir por añadidura las burlas del juez de paz, que
continuamente la misma operación mecánica, se parece al suplicio de es un burgués, y de la ley, que ha sido hecha por la burguesía. Casos
Sísifo; el peso del trabajo, como la piedra, vuelve a caer siempre sobre como el siguiente no son raros. En octubre de 1844, los obreros de un
el obrero cansado. El espíritu no adquiere ni conocimiento, ni industrial llamado Kennedy, en Manchester, cesaron el trabajo.
movilidad en ese trabajo eterno que realizan los mismos músculos; la Kennedy se querelló invocando un reglamento publicado por carteles
inteligencia dormita en una pereza estúpida; pero la parte más vulgar en la fábrica, ¡estipulando que estaba prohibido a más de dos obreros
de nuestra naturaleza experimenta un desarrollo próspero Condenar por taller abandonar el trabajo juntos! Y el tribunal le dio la razón e
al hombre a semejante trabajo es cultivar en él las tendencias hizo a los obreros la refutación que citamos anteriormente
bestiales. Deviene indiferente, desprecia las inclinaciones y las (Manchester Guardian, 30 de octubre). ¡Reglamentos parecidos no son
costumbres que distinguen a su especie. Descuida la comodidad y las la excepción! Veamos:
alegrías más refinadas de la existencia, vive en una miseria sucia,
conformándose con una alimentación pobre y derrochando el resto de
su ingreso en excesos de intemperancia." (Dr. J.P. Kar op. cit., pp.7- 1. Las puertas de la fábrica se cerrarán diez minutos después del
(F.E.) comienzo del trabajo y nadie podrá entrar antes de la
255
256

145

••••
hora del desayuno. El trabajador que se ausente durante este necesarias para asegurar, en una gran fábrica bien organizada, la
lapso de tiempo será multado en tres peniques por telar; coordinación necesaria entre las diferentes operaciones; se dirá que
una disciplina tan severa es tan necesaria como en el ejército 'bien,
puede ser; pero, ¿qué régimen social es ese que no podría existir sin
2. Todo tejedor mecánico cuya ausencia se compruebe en cualquier esa vergonzosa tiranía? O bien el fin justifica los medios, o bien se
momento en que funciona la máquina, será multado en tres tiene el derecho de .11egar a la conclusión de que, siendo malos los
peniques por hora y por cada telar que tiene la obligación de vigilar. medios, el fin también lo es. Quien haya sido soldado sabe lo que
El que durante el trabajo abandone el taller sin autorización del significa el estar sometido -aun por poco tiempo- a la disciplina
supervisor será multado igualmente en tres peniques. militar; pero esos obreros son condenados a vivir desde los nueve
años de edad hasta su muerte bajo la férula moral y fisica; son más
esclavos que los negros de América, porque son vigilados más
3. Los tejedores que no tengan tijeras con ellos, serán multados en severamente, br todavía se les pide que vivan, piensen y sientan como
un penique diario. hombres! Sí, ciertamente, !ellos no pueden reanimarse sino en el odio
más ardiente hacia sus opresores y el orden de cosas que los ha
colocado en semejante situación, que los rebaja al nivel de máquinas!
4. Toda lanzadera, cepillo, alcuza, rueda, ventana que sean Pero todavía es más escandaloso ver, según las declaraciones
deteriorados deberán ser pagados por el tejedor. unánimes de los obreros, que numerosos industriales se embolsan con
el más despiadado rigor, las multas impuestas a los obreros, a fin de
incrementar su ganancia gracias al dinero robado a esos proletarios
5. Ningún tejedor tiene el derecho de abandonar definitivamente su desheredados. Leach también afirma que, al llegar por la mañana al
puesto sin un aviso previo de por lo menos una semana. El trabajo con frecuencia los obreros hallan el reloj de la fábrica
industrial puede, sin aviso previo, despedir a cualquier obrero por adelantado un cuarto de hora y por tanto la puerta cerrada, mientras
trabajo malo o conducta incorrecta. que el oficial recorre los talleres, libreta de multas en mano, anotando
los nombres de los ausentes. Según el propio Leach, un día contó
hasta 95 obreros delante de las puertas cerrarlas de una fábrica, cuyo
6. *Todo obrero que sea sorprendido hablando con otro, cantando o
reloj retardaba la noche en un cuarto de hora y avanzaba la mañana
silbando pagará una multa de seis peniques. Quien abandone su
en un cuarto de hora sobre los relojes públicos de la ciudad. El
puesto durante el trabajo pagará asimismo seis peniques.
informe sobre las fábricas relata hechos análogos. En una fábrica se
atrasaba el reloj durante el trabajo, de modo que la duración del
Tengo a la vista otro reglamento fabril, según el cual se efectúa un mismo se prolongaba indebidamente sin que el obrero recibiera un
descuento de salario equivalente a veinte minutos por un retraso de mayor salario; en otra fábrica, se llegaba hasta hacer trabajar un
tres minutos y un descuento de un cuarto de jornada por un retraso cuarto de hora de más; en una tercera, había un reloj normal y un
de veinte minutos. El que no se presente a trabajar antes del reloj mecánico que indicaba el número de rotaciones del eje principal;
almuerzo debe pagar un chelín el lunes, y seis peniques los demás cuando las máquinas marchaban lentamente, la duración del trabajo
días, etc., etc. era fijada por el reloj mecánico hasta que

Este es un extracto del reglamento de las Phoenix Works, Jersel 258


Street, en Manchester. Se me dirá que tales reglas son

* Stubborn Facts, pp. 9 se.

257

146
se lograba el numero de rotaciones correspondiente a doce horas de más temprano que de costumbre, y les procura lugares muy cerca de
trabajo; si el trabajo marchaba bien y de modo que se alcanzaba el la tribuna, desde donde puede vigilarlos fácilmente.
número indicado antes del límite normal de las doce horas, se
obligaba a pesar de todo a los obreros a proseguir su trabajo hasta la
duodécima hora. El testigo añade que ha conocido a algunas jóvenes Hay que mencionar asimismo dos instituciones que contribuyen
que, teniendo un buen trabajo y haciendo horas suplementarias, han muy particularmente a colocar a los obreros bajo la dependencia
preferido sin embargo dedicarse a la prostitución antes que soportar del industrial: lo que se llama el Truc/csystem y el sistema de
esa tiranía (Drinkwater, evid.: p. 80). Leach relata, para volver a las cottages. La palabra track, entre los obreros, sirve para designar el
multas, que varias veces ha visto a mujeres en estado avanzado de pago del salario en especie, y esta forma de pago era antes general
embarazo ser castigadas con multas de seis peniques por sentarse un en Inglaterra Para comodidad del obrero y para protegerlo contra
instante durante su trabajo, a fin de descansar. Las multas por los precios elevados cargados por los tenderos, el industrial abría
trabajo imperfecto son impuestas de modo enteramente arbitrario; la una tienda en la que vendía por su cuenta toda suerte de artículos;
mercancía es examinada en el almacén y el encargado de hacerlo y a fin de que el obrero no fuera a comprar en otras tiendas, donde
anota las multas en una lista, sin siquiera llamar a los obreros; éstos podría adquirir esos artículos a mejor precio pues los artículos
no saben que han sido multados sino cuando el capataz les paga: en Track del Tommy Shop se vendían habitualmente del 25 al 30% más
ese momento la mercancía tal vez está vendida y en todo caso caros que en otras partes -en lugar de dinero se le daba un bono
ordenada. Leach posee una lista de ese género cuyas hojas, de punta para la tienda, equivalente al monto de su salario. El descontento
a cabo, miden diez pies de largo y las multas suman un total de 35 general suscitado por este sistema infame resultó en la
libras esterlinas, 17 chelines y 10 peniques. El cuenta que en la promulgación del Truck Act de 1831, que declaró nulo e ilegal, bajo
fábrica donde se hizo dicha lista, un nuevo jefe de almacén había sido pena de multa, el pago en especiess para la mayoría de los obreros;
despedido porque no castigaba lo suficiente y privaba así al industrial sin embargo, esta ley como la mayoría de las leyes inglesas, no
de un beneficio de 5 libras (34 táleros) por semana. (Stubbom Facts, entró realmente en vigor en todas partes. En las ciudades, desde
pp. 13-17). Y yo repito que conozco a Leach y lo considero digno de luego, es poco más o menos aplicada; pero en el campo, el Track
confianza e incapaz de mentir. system es lo que directa o indirectamente predomina todavía.. El
misma es practicado muy frecuentemente incluso en Leicester.
Tengo a la mano una docena de condenas por ese delito,
Pero el obrero es igualmente el esclavo de su patrono en otros pronunciadas entre noviembre de 1843 y junio de 1844, de las que
respectos. Si la mujer o la hija del obrero gustan al rico patrón, éste da cuenta el Manchester Cruardian y el Northem Star(35). Desde
no tiene más que decidir, hacer una seña y es necesario que ella le luego, ese sistema ya no se practica tan abiertamente en la
sacrifique sus encantos. Si el industrial quiere cubrir de firmas una actualidad; el obrero es pagado en dinero casi siempre, pero al
petición para la defensa de los intereses de la burguesía, no tiene más industrial no le faltan medios para obligarlo a hacer sus compras
que hacerla circular en su fábrica. ¿Qué quiere decidir una elección al en su propia tienda y no en otra parte. Por eso no es fácil descubrir
Parlamento? Envía, en filas, a sus obreros que son electores a votar, a los industriales que practican ese sistema, ya que pueden hacer
de grado o por fuerza, a que lo hagan por el burgués. Si en una sus artimañas bajo el manto de la ley, por
reunión pública necesita una mayoría, él los suelta media hora

65 (1845) erróneamente dice pago 'en salario".


259

260

147
poco que ellos hayan pagado realmente al obrero su salario en dinero. iglesia y informa piadosamente al cura que no se a hecho las cosas
El Northen Star del 27 de abril de 1844 publica la carta de un obrero que se debía hacer y que se han hecho las que no se debían hacer y
de Holmfirth, cerca de Huddersfield, en Yorkshire, cuya ortografia que no hay nada bueno en nosotros y que el Buen Dios tenga
quisiera reproducir en la medida de lo posible, y que concierne a un piedad de nosotros (texto de letanía anglicana) y si que ese Buen
industrial de apellido Bowers. Dios tenga piedad de nosotros, hasta mañana, y se volverá a
pagar a nosotros los pobres tejedores en mercancía de mala
calidad averiada."
"Es casi asonbroso pensal que ese condenao sistema exista en
semejante proporción como en Hohnfirth y que no se encuentre a
naide que tenga el balor de haser algo pa acabarlo. Aquí hay un El sistema de cottages parece mucho más inocente, y por otra parte
montón de tegedore,s manuales honrados que sufren ese sistema del su creación ha sido igualmente mucho más inocente aunque implica
diablo. Aquí está una muestra de la numerosa y noble carnariya del para el obrero la misma servidumbre. En la proximidad de las fábricas
libre-canbio*. Hay un industrial que es maldesido en toda la rejión a construidas en el campo con frecuencia faltan viviendas para los
causa de su conducta escandalosa para sus povres tegedores; cuando obreros. El industrial a menudo se ve obligado a construir viviendas
ellos Fiasen, labor que paga 34 6 26 chelines, él les da 20 chelines en de ese género y lo hace de buena gana, pues obtiene una copiosa
efectivo y el resto en cosas, y pa esa 40 al 50% mas caro que otros ganancia del capital así invertido. Si los propietarios de cottages
comersiantes y cuantas veses las mercansias son ademas basura pero obreros ciaran anualmente alrededor del 6% de su capital, puede
como dise el Mercur** del Libre-Canbio, ellos no son obligados a calcularse que los cottages producen el doble a los industriales, ya
cojerlas. Eso es como ellos quieran. ¡Segur& pero el problema es que que mientras su fábrica funcione, hay inquilinos e inquilinos que
tienen que cojerla o se mueren de hanbre. Cuando quieren más de 20 pagan siempre. Por tanto él está exento de los dos principales
chelines en efectivo, ellos pueden esperar una semana a dos una inconvenientes que experimentan los demás propietarios: nunca hay
cadena de trabajar. Pero si cojea los 20 chelines y las mercansias un cottage vacío y no corre ningún riesgo. Ahora bien, el alquiler de
siempre hay una cadena para ellos. Eso es el libre-cambio; Lord un cottage se calcula de manera que cubra esos perjuicios eventuales,
Brohom (Brougham) dice: que se debería guardar algo cuando uno es y al exigir el mismo alquiler que los demás, el industrial hace, con el
joben para no tener que pedir al Fondo de los povre_s cuando es viejo. 12 ó 14% de interés, un brillante negocio a expensas de los obreros.
¿Tanbien quiere que se guarde la basura que se nos da? Si eso no Porque es manifiestamente injusto obtener del arrendamiento un
viniera de un lord se podría decir que su cerebro está tan mal hecho beneficio mayor, incluso el doble, que el que obtienen sus
como las mercansias conque se nos paga. Cuando los diarios no competidores y quitarles al mismo tiempo la posibilidad de competir
con él. Pero es doblemente injusto que el industrial extraiga ese
timbrados contensaron a aparecer habla montones de gente para
beneficio del bolsillo de la clase desposeída que tiene que contar cada
denunsiados a la polista de Holmfirth. Había los Blyths, los Estwood,
pfenning -al fin y al cabo están acostumbrados a eso- ya cuya costa él
etc., etc. ¿Pero donde están ahora? Eso es harina de otro costal. ha adquirido toda su riqueza. Pero la injusticia deviene una infamia
Nuestro industrial forma parte del piadoso libre cambio, el va dos cuando el industrial, como sucede con mucha frecuencia, obliga a los
veces el domingo a la
obreros -que so pena de ser despedidos son forzados a residir
en esas viviendas- a pagar un alquiler anormalmente
* Partidarios de la Liga contra la Ley de Granos. (RE.)
262
**El Leed* Mercury, periódico burgués de izquierda. (radikales) (RE.)

261

148
elevado, ;o incluso a pagar el alquiler de una vivienda que no ocupan! industrial: por el sistema de trueque se arroga cotidianamente la
El Halifax Guardian, citado por el periódico liberal Sun, afirma que administración de lo que constituye la base indispensable de la
centenares de obreros de Ashton-under-Lyne, Oldham y Rochdale, existencia del obrero. Las relaciones entre siervo y señor se reglan por
etc., son obligados a pagar el alquiler de las viviendas, vivan en ellas o leyes que eran observadas, porque correspondían a las costumbres, y
no.* La práctica del sistema de cottages es general en los distritos se regían asimismo por las costumbres. Las relaciones del obrero libre
industriales rurales; ha dado lugar a verdaderas aglomeraciones y casi con su patrón se rigen por las leyes que no son observadas porque no
siempre nadie, o muy pocos, compiten con el industrial en el corresponden ni a las costumbres ni al interés del patrón. El señor
arrendamiento de apartamentos, de modo que no tiene necesidad feudal no tenía el derecho de arrancar al siervo de su gleba, no podía
alguna de regular SUS arrendamientos según las exigencias de los venderlo sin ésta, y como casi por todas partes imperaba el régimen
demás, sino que puede, por el contrario, fijarlos a voluntad. ;Y qué del mayorazgo y no había allí capital, le era absolutamente imposible
poderío confiere al industrial el sistema de cotta.ges cuando surgen venderlo; la burguesía moderna obliga al obrero a venderse a si
discordias entre él y sus obreros! ¿Que ellos paran el trabajo? Le mismo. El siervo era, esclavo de la parcela de tierra en que había
basta ponerlos a la puerta de su vivienda y el aviso previa no pasa de nacido; el obrero es esclavo de las necesidades vitales más
una semana; transcurre este plazo, y los obreros no solamente se elementales y del dinero con el cual le es necesario satisfacerlas.
hallan sin trabajo, sino sin techo, se convierten en vagabundos, Ambos son esclavos de la cosa. El siervo tiene su existencia
cayendo bajo el golpe de la ley que los envía sin piedad un mes a la garantizada dentro del orden social feudal, donde cada quien tiene su
cárcel (tretmühle). lugar; el. obrero libre no tiene ninguna garantía porque no tiene un
puesto en la sociedad sino cuando la burguesía tiene necesidad de él,
si no es ignorado, considerado como inexistente. El siervo se sacrifica
Tal es el sistema industrial, descrito tan minuciosamente como lo por su señor en tiempos de guerra, el obrero en tiempos de paz. El
permite el espacio de que dispongo y tan objetivamente como lo amo del siervo era un bárbaro, consideraba a su criado como ganado;
permiten las grandes hazañas de la burguesía en su lucha contra los el amo del obrero es civilizado, lo considera como una máquina. En
obreros sin defensa, hazañas ante las cuales no se podría permanecer suma, en casi todas las cosas hay equivalencia entre ellos, y si uno de
indiferente, porque la indiferencia aquí sería un crimen. Comparemos, los dos está en desventaja es el obrero libre. Ambos son esclavos,
pues, la situación del inglés libre de 1845 con la del siervo sajón bajo salvo que la esclavitud del uno es confesada, pública, honesta, en
el látigo del barón normando de 1145. El siervo estaba glebae tanto que la del otro es hipócrita, socarrona, disimulada a sus ojos y a
adscriptas, atado a la gleba; el obrero libre lo está también -por el los del otro, servidumbre teológica peor que la antigua. Los tories
sistema de cottages; el siervo debía a su amo el jus primae noctis, el humanitarios tenían razón de dar a los obreros febriles el nombre de
derecho de la primera noche, -el obrero libre no sólo debe ese derecho white Slaves: esclavos blancos. Pero la servidumbre hipócrita, que no
sino también el de cualquier noche. El siervo no tenía el derecho de osa decir su nombre, reconoce, al menos en apariencia, el derecho a la
adquirir el menor bien, todo lo que adquiría, el señor podía quitárselo libertad; se somete a la opinión pública amante de la libertad, y el.
y el obrero libre tampoco posee nada, la competencia le prohibe tener progreso histórico realizado sobre la antigua esclavitud reside
la menor propiedad, y lo que el propio normando no hacia, lo hace justamente en el hecho de que al menos el principio de libertad se ha
el impuesto y los oprimidos

* The Sun (diario londinense) de fines de noviembre de 1844. (RE.) 264

263

149
procurarán que este principio sea aplicado.

En conclusión, he aquí algunas estrofas de un poema que expresa


la opinión de los propios obreros sobre el sistema industrial. Fue
escrito por Edward P. Mead, de Birmingham, y traduce bien los
sentimientos de los obreros.(36)

Un rey es él, un principe despiadado,


No la imagen soñada de los poetas
Sino un tirano cruel, muy conocido de los
esclavos blancos.
Ese rey despiadado es el vapor.

Un brazo tiene, un brazo de hierro,


Y aunque no tenga más que uno,
En ese brazo reside una fuerza mágica
Que la pérdida de millones de hombres ha causado.

Como el cruel Moloc es él, su antepasado


Que antes se erguía en el valle de Ammon,
Sus entrañas son de fuego vivo
Y niños son los que él devora.

Un cortejo de sacerdotes, inhumanos,


Sedientos de sangre, de orgullo y de rabia,
Conducen, oh vergüenza, su mano gigantesca
Y en oro cambian de los humanos la sangre.

Ellos pisotean todos los derechos naturales


Por el amor del oro vil, su dios,
Y serien ellos del dolor de las mujeres
Y se mofan ellos de las lágrimas de los hombres.

A sus oídos, los suspiros y los gritos de agonía


De los hijos del trabajo son dulce melodía,
Esqueletos de doncellas y de niños
Llenan los infiernos del Rey Vapor.
150
¡El infierno en la Tierra! Ellos extienden la desesperación
Desde que nació el Rey Vapor.
Porque el espíritu humano hecho para el Paraíso
Con el cuerpo es asesinado.

Abajo, pues, el Rey Vapor, ese Moloc despiadado,


Vosotros, los millares de trabajadores, vosotros todos,
Atadle las manos, o nuestra nación
Está destinada a perecer por él.

Y sus sátrapas aborrecidos, los orgullosos


barones industriales,
Ralea saciada de oro y de sangre,
La cólera del pueblo debe aniquilarlos
Como aniquilará a su dios monstruoso.*

* No tengo el tiempo ni el espacio para extenderme mucho sobre las


respuestas de los industriales a las acusaciones hechas contra ellos
desde hace doce años. Es imposible convencer a esas personas,
porque lo que consideran como su interés las ciega. Como, por otra
parte, cierto número de sus objeciones ya han sido refutadas
oportunamente en lo que precede, sólo me resta hacer las
observaciones siguientes:

Usted viene a Manchaste:, usted desea conocer las condiciones de


vida inglesas. Se halla provisto de buenas recomendaciones de
personas "respetables", desde luego. Usted hace algunas
consideraciones sobre la situación de los obreros. Usted es presentado
a algunos de los primeros industriales liberales, por ejemplo Robert
Hyde Greg, Edmond Ashworth, Ashton, u otros. Usted les da a
conocer sus intenciones'. El industrial lo comprende, él sabe lo que
tiene que hacer. La lleva a su fábrica situada en la campiña. Mr. Greg,
en Quarry Bank (Cheshire); Mr. Ashworth, en Turton, cerca de
Holten; Mr. Ashton, en Hyde. El lo conduce a través de un edificio
magnifico, bien instalado, tal vez provisto de ventiladores, él llama
su atención sobre los espaciosos salones bien ventilados, las
magníficas máquinas, de vez en cuando sobre el buen
semblante de los obreros. Le ofrece un buen desayuno, y usted
propone visitar las

(1845) Man erzált ihm von seinem... (1892) Ihr erzált ihra von

151
viviendas de los obreros; él lo conduce a los cottages que tienen
aspecto de ser nuevos, limpios, agradables, y entra con usted en uno
de ellos. Desde luego, únicamente la vivienda de capataces,
mecánicos, etc., a fin de que "usted pueda ver familias que sólo viven
de la fábrica". Lo que ocurre es que en las demás viviendas usted
podría descubrir que únicamente la mujer y los niños trabajan y el
hombre zurce las medias. La presencia del industrial le impide hacer
preguntas indiscretas; usted halla que son todos bien pagados,
disfrutan de comodidades, gozan relativamente de buena salud,
gradas al aire de la campiña, y usted comienza a mudar de parecer en
cuanto a sus ideas exageradas de miseria y de hambruna. Pero usted MOVIMIENTOS OBREROS
no se entera que el sistema de cottages esclaviza a los obreros, que tal
vez muy cerca hay una "tienda de trueque", nadie expresa odio hacia
el industrial, porque él está allí. Puede ser incluso que él haya Se convendrá conmigo, aun cuando no lo hubiera demostrado
establecido una escuela, una iglesia, una sala de lectura, etc. Pero repetidamente con lujo de detalles, en que los obreros ingleses no
usted no sabrá en absoluto que él malva la escuela para habituar a pueden sentirse felices en semejante situación; que su situación no es
los niños a la subordinación, que solamente permite en la sala de de aquellas en las que un hombre, incluso una clase entera, se halle"
lectura obras que defienden los intereses de la burguesía que despide en disposición de pensar, de sentir y de vivir humanamente. Los
a las personas que leen periódicos y libros carlistas y socialistas. obreros deben por tanto esforzarse por hallar una salida a una
Usted está en presencia de buenas relaciones patriarcales, usted ve la situación que los reduce al nivel de la bestia, para crearse una
vida de los superintendentes, usted ve lo que la burguesía promete a existencia mejor, más humana; y no pueden hacerlo sino
los obreros, si ellos quieren devenir igualmente sus esclavos en el emprendiendo la lucha contra los intereses de la burguesía como tal,
plano intelectual. Esas "fábricas rurales" son, desde hace mucho intereses que residen precisamente en la explotación de los obreros.
tiempo, el caballo de batalla de los industriales porque los Pero la burguesía defiende sus intereses con todas las fuerzas que es
inconvenientes del sistema industrial, en particular en el campo de la capaz de emplear, gracias a la propiedad y al poder del estado de que
higiene, allí son suprimidos en parte por el aire libre y el medio dispone. Desde el momento en que el obrero quiere escapar al estado
geográfico, y porque la esclavitud patriarcal del obrero subsiste por de cosas actual, el burgués se convierte en su enemigo declarado.
más tiempo. El Dr. Ure les dedica alabanzas. Pero, ¡cuidado! Si los
obreros de pronto se ponen a pensar por si mismos y a hacerse
carlistas, entonces es el fin brutal del afecto paternal que Pero el obrero puede observar, además, que el burgués, en todo
testimoniaba el industrial. Por lo demás, si por casualidad usted momento, lo trata como a una cosa, como su propiedad, y es por esta
quiere que lo conduzcan a través del barrio obrero de Manc.hester, si razón que se manifiesta como enemigo de la burguesía. Anteriormente
usted quiere ver el pleno desarrollo del sistema industrial en una he demostrado con la ayuda de cien ejemplos -y hubiera podido citar
ciudad industrial, pues bien, ¡entonces puede esperar sentado a que centenares más- que, en las condiciones actuales, el obrero no puede
esos ricos burgueses lo ayuden! Esos señores no saben lo que quieren salvar su calidad de hombre sino por el odio y la rebelión contra la
los obreros y en qué situación se hallan, no quieren saberlo, no burguesía. Y es gracias a su educación, o más bien a su falta de ella,
pueden saberlo, porque temen enterarme de cosas que los así como al calor de la sangre irlandesa que ha pasado en gran
preocuparían o los forzarían a obrar contrariamente a sus proporción a las venas de la clase obrera inglesa, que él es capaz de
intereses. A fin de cuentas eso no tiene ninguna importancia, lo protestar con la
que los obreros tienen que hacer lo harán enteramente solos. (F.E.)

75 (1892) kann (1845) kiinnen


267

297

152
mayor pasión contra la tiranía de los poseedores. El obrero inglés ya y me limitaré, mientras tanto, a los simples hechos, en la medida en
no es un inglés, no es como su rico vecino, un hombre de dinero que puedan servir para caracterizar la situación del proletariado
calculador; tiene sentimientos plenamente desarrollados, su flema inglés.
nórdica innata se compensa por la libertad con que sus pasiones han
podido desarrollarse y adquirir sobre él un dominio total. La
formación racional que ha desarrollado tan considerablemente las La primera forma, la más brutal y la más estéril, que revistió esa
disposiciones egoístas del burgués inglés, que ha hecho del egoísmo rebelión fue el crimen. El obrero vivía en la miseria y la indigencia y
su pasión dominante, y concentrado todo su poder afectivo vela que otros tenían mejor suerte. Su razón no llegaba a comprender
únicamente sobre la codicia, esa formación no la tiene el obrero; en por qué, precisamente él, debla sufrir en esas condiciones, mientras
cambio, sus pasiones son tan fuertes y poderosas como las de los que hacía mucho más por la sociedad que el rico ocioso. La necesidad
extranjeros. La nacionalidad inglesa ha sido borrada en el obrero. Si, venció además el respeto innato hacia la propiedad -se puso a robar.
como hemos visto, el obrero ya no puede sacar provecho de sus Hemos visto que el número de delitos seincrementó con la expansión
cualidades humanas sino oponiéndose al conjunto de sus condiciones de la industria y que el número anual de arrestos se halla en relación
de vida, es natural que sea precisamente en esa oposición que los con el de las balas de algodón vendidas en el mercado.
obreros se muestren más benevolentes, más nobles, más humanos.
Veremos que todas las fuerzas, todas las actividades de los obreros se
orientan hacia ese único fin y que incluso los esfuerzos que hacen por Pero pronto los obreros se convencieron de la inutilidad de ese
adquirir además una formación humana se hallan todos en relación método. Por sus robos, los delincuentes no podían protestar contra la
directa con él misma. Desde luego, tendremos que relatar ciertos sociedad sino aisladamente, individualmente; todo el poderío de la
casos de violencias individuales e incluso de brutalidad, pero no hay sociedad cala sobre cada individuo y lo aplastaba con su enorme
que perder de vista que Inglaterra está en guerra social abierta, y que superioridad. Además, el robo era la forma menos desarrollada,
si la burguesía tiene interés en dirigir esa guerra hipócritamente, bajo menos consciente de la protesta y por esa simple razón jamás fue la
las apariencias de la paz y hasta de la filantropía, no puede sino expresión general del sentir de los obreros, aunque ellos hayan podido
favorecer al obrero el poner al desnudo sus verdaderas condiciones de aprobarla tácitamente. La clase obrera no comenzó a oponerse a la
vida, el atacar violentamente esa hipocresía. Por consecuencia, los burguesía sino cuando resistió violentamente la introducción de las
actos de hostilidad más violentos cometidas por los obreros contra la máquinas, como fue el caso muy al principio del movimiento
burguesía y sus criados no son más que la expresión abierta, y no industrial. Los primeros inventores, ArIcwright, etc., fueron
disfrazada, de lo que la burguesía aplica oculta y pérfidamente a los primeramente perseguidos de esa manera y sus máquinas
obreros. destrozadas; más tarde tuvieron lugar numerosas rebeliones contra
las máquinas, y éstas se desarrollaron casi exactamente como los
motines de los impresores de Bohemia en junio de 1844; las fábricas
La rebelión de los obreros contra la burguesía comenzó poco fueron demolidas junto con las máquinas.
después de los comienzos del desarrollo de la industria y a través de
varias fases. Este no es el lugar de exponer en detalle la importancia
histórica de esas diversas fases para la evolución del pueblo inglés; También esta forma de oposición no era sino aislada, y no
trataré esas cuestiones en un estudio ulterior apuntaba más que a un solo aspecto del régimen actual. Una vez
logrado el fin inmediato, el poderío de la sociedad se descargaba con
toda su violencia sobre los delincuentes sin defensa y los castigaba a
298 su antojo, mientras que a pesar de

299

153
todo se introducian las máquinas. Era necesaria hallar una nueva con los patronos, regular el salario en función del beneficio" del
forma de oposición. patrono, obtener aumento cuando el momento era propicio, y
mantenerlo al mismo nivel por todas partes para cada tipo de oficio.
Dichas uniones obreras negociaran con los capitalistas la creación de
En este punto es cuando una ley aprobada por el antiguo y una escala de salarios que sería observada en todas partes, y
oligárquico parlamento tory, antes de su reforma, resultó de gran rehusaban trabajar para un patrono que no la aceptara. Además, su
ayuda. Esa ley jamás hubiera sido aprobada por la Cámara de los propósito era el de mantener siempre activa la demanda de obreros,
Comunes cuando, más tarde, la oposición entre la burguesía y el limitando la contratación de aprendices, lo que impedía que se
proletariado fue legalmente sancionada por la ley de reforma, redujeran los salarios; luchar lo más posible contra las solapadas
convirtiéndose de ese modo la burguesía en la clase dominante. Dicha reducciones de salarios que intentaban los industriales mediante la
ley, votada en 1824, anuló todas las legislaciones mediante las cuales Introducción de nuevas máquinas, herramientas, etc.; y por último,
se prohibía hasta entonces a los obreros asociarse para la defensa de ayudar a los obreros sin trabajo mediante asignaciones en efectivo.
sus intereses. Obtuvieron así un derecho que hasta entonces, sólo La ayuda se efectúa ya sea directamente con los fondos de la
pertenecía a la aristocracia y a la burguesía: el derecho de are asociación, o por medio de una carta donde figuran las señas de
asociación. Desde luego, entre ellos siempre habían existido identidad necesarias, y con ella el obrero va de una localidad a otra,
asociaciones secretas, pero nunca lograron grandes resultados. En es asistido por sus compañeros de trabajo y se le informa sobre la
Escocia, entre otros casos, hubo desde 1812 -según Symons en mejor manera de obtener trabajo. Esa peregrinación, los obreros la
Arta asid Artizans, pp. 137 ss:-, una suspensión general del trabajo, llaman the tratnpy el que la hace se llama por tanto un tramper
organizada por una asociación secreta. Otra tuvo lugar en 1822, y en (vagabundo). Para alcanzar esos objetivos, la unión elige un
esa ocasión, a dos obreros que hablan rehusado formar parte de la presidente y un secretario, a quienes paga un sueldo -pues hay que
asociación y por consecuencia hablan sido declarados traidores a la esperar que ningún industrial quiera contratar a tales personas-, así
asociación, se les arrojó vitriolo a la cara y perdieron así la vista. Del como a un comité que percibe las cuotas semanales y vela por la
mismo modo, en 1818, la asociación de los mineros de Escocia fue lo utilización de los fondos para los fines de la asociación. Cuando era
bastante poderosa como para imponer una suspensión general del posible y provechoso, los compañeros de oficio de diferentes distritos
trabajo. Esas asociaciones hacían prestar a sus miembros un se unían en federación y organizaban en fechas fijas reuniones de
juramento de fidelidad y de obrar en secreto, tenían al día listas, delegados. En ciertos casos se ha intentado unir a los asociados de
fondos, una contabilidad, y ramificaciones locales. Pero la toda una rama laboral a escala nacional en una sola gran asociación,
clandestinidad con que rodeaba sus actos, paralizaba su desarrollo. y en muchas ocasiones -la primera vez en 1830- fundar una
En cambio, cuando en 1824 los obreros obtuvieron el derecho de libre asociación general de obreros de todo el reino, que incluiría una
asociación, esas uniones se extendieron rápidamente por toda organización particular para cada oficio. Sin embargo, esas
Inglaterra y se hicieron poderosas. En todas las ramas industriales se asociaciones nunca subsistieron por mucho tiempo y sólo raramente
constituyeron asociaciones parecidas (trade-unions) con la intención llegaron a constituirse, porque solamente una agitación general
manifiesta de proteger al obrero aislado contra la tiranía y la incuria excepcional es capaz de hacer posible y eficaz tal asociación.
de la burguesía. Sus fines eran los de fijar el salario, y negociar en
"rnasa."76, como fuerza,
77 (1845) Nutzen (1892) Profit.

76 en mases: En francés en el original alemán.


301

300

154
Los medios que esas asociaciones han acostumbrado emplear para de la economía, que el salario se rijan por la relación entre la oferta y
aleanzar sus fines, son los siguientes. Si uno de los patronos (o varios la demanda en el mercado del trabajo. Por eso dichas asociaciones
de ellos) rehusa pagar el salario señalado por la asociación, se le envía nada pueden contra las grandes causas que obran sobre esas
una delegación o se le remite una petición (se ve que los obreros relaciones. En caso de crisis económica, la asociación se ve obligada a
saben reconocer el poder absoluto del dueño de fábrica en su pequeño reducir ella misma el salario, o disolverse completamente; y en el
estado); si ello no fuere suficiente, la asociación ordena la caso de una alza importante de la demanda de fuerza de trabajo, no
paralización del trabajo y todos los obreros regresan a sus casas. Esta puede fijar el salario a un nivel más elevado que el que de terminaría
suspensión de trabajo (turn-out o stnIce) es parcial cuando es uno solo por sí misma la competencia entre capitalistas. Sin embargo, en lo
o varios patronos los que rehusan pagar el salario propuesto por la que concierne a las causas de menor importancia, y cuyo efecto no es
asociación, y es general cuando se trata de todos los patronos de la generalizado, ellas pueden hacer mucho. Si el industrial no se
rama interesada. Esos son los medios legales empleados por la enfrentara a una oposición concentrada, masiva, de parte de sus
asociación en el caso en que la suspensión de trabajo se produce obreros, poco a poco disminuirla cada vez más los salarios para
luego de aviso previo, lo que no ocurre siempre. Pero dichos medios acrecentar su ganancia; la lucha que él tiene que sostener con sus
legales son precisamente muy débiles mientras haya obreros que no competidores, los demás industriales, lo obligaría a ello y el salario
formen parte de la asociación, o que se dejen separar de ellas por caería pronto a su nivel mínimo. Pero la competencia de los
ventajas efimeras ofrecidas por el burgués. En particular, cuando se industriales entre sí es, en las condiciones normales medias, frenada
nata de suspensiones parciales de trabajo, el industrial puede por la oposición de los obreros. Todo indus trial sabe bien que una
reclutar suficientes hombres entre esas ovejas negras (a quienes se reducción de salario no justificada por las circunstancias a las cuales
llama knobsticksn) y hace fracasar así los esfuerzos de los obreros se hallan sujetos igualmente sus competidores, tendría por
miembros de la asociación. Habitualmente, los lcnobsticks son consecuencia una huelga que le causaría un perjuicio seguro, porque
entonces objeto de amenazas, de injurias, de golpes u otros malos durante dicha huelga su capital estaría inactivo, y sus máquinas se
tratos de parte de los miembros de la asociación, en una palabra, de oxidarían. Mientras en tal caso no está seguro en absoluto de poder
medidas de intimidación de todo género; ellos presentan querella imponer una reducción de salarios, en cambio sí está seguro -si logra
contra la asociación, y como la burguesía, tan prendada de la imponerla- de que sus competidores lo imitarán y bajarán los precios
legalidad, dispone todavía del poder, el resultado es que la fuerza de la del producto fabricado, lo que le arrebataría todo el beneficio de la
asociación es rota casi siempre por el primer acto que infringe la ley, operación. Además, luego de una crisis, las asociaciones imponen _
por la primera demanda judicial presentada contra sus miembros. frecuentemente de hecho un aumento de salarios, más rápidamente
del que tendría lugar sin su intervención; porque el industrial tiene
interés en no aumentar los salarios antes que la competencia de otros
La historia de esas asociaciones es una larga serie de derrotas industriales lo obligue a ello, mientras que ahora son los propios
obreras, interrumpida por algunas raras victorias. Es normal que obreros quienes exigen un salario más elevado cuando el mercado
todos esos esfuerzos no puedan cambiar las leyes mejora 'y, en esas condiciones, pueden obligar al industrial a conceder
dicho aumento mediante la suspensión del

n "Rompehuelgas" propiamente dichos, o también obreros que


aceptan trabajar por debajo de la tarifa. 79 (1845) Sich richtet (1892) bese:aun (fijado, determinado).

302 303

155
trabajo en momentos en que existe escasez de mano de obra. Pero, también el mismo sueño tranquilo de los que protestan. En cambio, la

como hemos dicho, contra causas más importantes que modifican el protesta concreta del inglés hace su efecto, mantiene la codicia de la
mercado del trabajo, la acción de las asociaciones es nula. En ese burguesía dentro de ciertos limites
' y mantiene constantemente
caso, el hambre empuja poco a poco a los obreros a volver al trabajo despierta la oposición de los obreros contra la omnipotencia social y
en cualquier condición; y, desde que algunos así lo hacen, la política de la clase poseedora, mientras tienen que admitir, es cierto,
asociación pierde su fuerza, porque los knobstic/cs, más las existencias que las asociaciones obreras y los turn-outs no son suficientes para
de mercancías que no se han vendido, permiten a la burguesía romper la dominación de la burguesía. Pero lo que da a esas
conjurar las consecuencias más graves del trastorno causado por la asociaciones y a las huelgas que ellas organizan su verdadera
huelga. Los fondos de la asociación pronto se agotan debido al gran importancia, es que son el primer intento de los obreros para abolir la
número de aquellos que hay que auxiliar; a la larga, los comerciantes competencia_ Ellas suponen muy correcta la idea de que la dominación
rehusan el crédito que concedían a intereses elevados, y la necesidad de la burguesía no está fundada sino sobre la competencia de los
fuerza a los obreros a someterse de nuevo al yugo de la burguesía. obreros entre sí, o sea sobre la división infinita del proletariado, sobre
Pero, como los industriales deben evitar en su propio interés -que, es la posibilidad de oponer entre ellas las diversas categorías de obreros.
cierto, sólo se ha convertido en su interés por el hecho de la oposición Y precisamente porque ellas acusan -aunque de manera unilateral y
de los obreros- toda reducción de salarios que no sea indispensable, bastante limitada- a la competencia, ese nervio vital del orden social
mientras que los obreros reciben toda baja de salarios provocada por actual, es que constituyen tal peligro pera dicho orden social. El
las condiciones económicas como una agravación de su situación, que obrero no podría hallar mejor punto débil donde golpear a la
es necesario mitigar en la medida de lo posible, la mayoría de las burguesía y con ella al conjunto del régimen social existente. Que se
turn-oute terminan en desventaja de los obreros. Entonces cabe suprima la competencia entre los obreros, que todos los obreros estén
preguntar, ¿por qué los obreros van a la huelga si es evidente la resueltos a no dejarse explotar más por la burguesía y termina el
ineficacia de la medida? Pues, sencillamente, porque deben protestar reinado de la propiedad. Es evidente que el salario no está en función
contra la reducción de salarios e incluso contra la necesidad de la de la relación entre la oferta y la demanda sino porque, hasta el
reducción, porque deben explicar que ellos, como hombres, no tienen presente, los obreros se han dejado tratar como una cosa que se
que plegarse a las circunstancias, sino que muy al contrario, las compra y se vende. Que en lo adelante los obreros decidan no dejarse
circunstancias deben plegarse a ellos, que son seres humanos; porque comprar ni vender; que se afirmen como seres humanos para
su silencio equivaldría a una aceptación de esas condiciones de vida, determinar lo que constituye realmente el valor del trabajo, que
una aceptación del derecho de la burguesía a explotarlos durante los además de su fuerza de trabajo tengan también voluntad, así ocurre
periodos económicos favorables, y a dejarlos morir de hambre en los hoy con toda la economía política, y las leyes que rigen el salario. A la
períodos malos. En este caso los obreros tienen que protestar larga, desde luego, las leyes que rigen el salario se impondrían de
mientras no hayan perdido todo sentimiento humano, y si protestan nuevo, si los obreros se limitaran a la abolición de la competencia
de esa manera y no de otra, es porque son ingleses, es decir, personas entre ellos; pero eso no lo pueden hacer sin renunciar a todo lo que
prácticas que apoyan su protesta por un acto, y no hacen como los hasta ahora ha sido su movimiento, sin hacer renacer esa
teóricos alemanes que se van tranquilamente a dormir una vez que competencia mutua de los obreros, lo cual significa que ello le es
su protesta es debidamente registrada y depositada ad acta, para enteramente imposible. La necesidad loe obliga a no abolir solamente
dormir ella una parte de la competencia, sino

304 305

156
la competencia en general, y eso es lo que harán. Desde ahora los que comprobaron el resultado de la misma se lamentaban solamente
obreros ven cada ella más claramente de qué les sirve la competencia; que "no hubiera volado todo el talle?.
ellos comprenden mejor que los burgueses, que incluso la
competencia de los poseedores entre sí, al provocar las crisis
económicas, pesa onerosamente sobre el obrero y que hay que abolir El miércoles 6 de octubre de 1843, un intento de incendio en la
esa competencia también. Pronto ellos verán claramente cómo deben fábrica de Ainsworth y Grompton, en Bolton, no causó ningún daño;
componérselas. era el tercer o cuarto intento en la misma fábrica en un lapso muy
corto. En una sesión del consejero municipal de Sheffield, el miércoles
10 de enero de 1844, el comisionado de policía presentó un
No es necesario subrayar que esas asociaciones contribuyen en instrumento explosivo de hierro, de fabricación especial, cargado con
gran parte a cebar el odio y la exasperación de los obreros contra la cuatro libras de pólvora y provisto de una mecha que había
clase poseedora. En estos tiempos afiebrados, dichas asociaciones son comenzado a arder pero se apagó, y que había sido hallado en la
la causa -sabiéndolo o no sus dirigentes- de las acciones individuales fábrica de Mr. Kitchen, Earl St., en Sheffield. El domingo 20 de enero
que no puedan explicarse sino por un odio exacerbado hasta la de 1844, se produjo una explosión en la fábrica de sierras de Bentky
desesperación, una pasión salvaje que rompe todas las barreras. De y White, en Bury (Lancashire), provocada por dos paquetes de pólvora
ahí los casos citados anteriormente de cegar con vitriolo y una serie que se habían colocado allí y causaron daños importantes. El jueves
de hechos como los siguientes. En 1831, en el momento de una primero de febrero de 1844, los Sobo Wheel Works, de Sheffield,
violenta agitación obrera, el joven Ashton, industrial de Hyde, cerca de fueron incendiados y resultaron pasto de las llamas. He a pues,
Manchester, fue abatido de un balazo cuando atravesaba un campo, y seis casos de ese género en cuatro meses cuya causa profunda no es
no se pudo hallar al autor. Fue sin duda alguna, un acto de venganza más que la exasperación de los obreros contra los patronos. No tengo
por parte de los obreros. Se observan intentos muy frecuentes de dar necesidad de decir cuál debe ser la situación social, sólo para que
fuego a las fábricas o de hacerlas estallar. El miércoles 29 de tales cosas sean posible. Esos hechos son pruebas suficientes de que
septiembre de 1843, dos desconocidos trataron de dinamitar el taller en Inglaterra, incluso durante los períodos de prosperidad econó mica,
de un fabricante de sierras de apellido Padgin, de Howard Street, en como a finales de 1843, la guerra social es declarada y abierta, ¡y a
Sheffield. Para ello utilizaron un tubo de hierro lleno de pólvora y pesar de todo, la burguesía inglesa no quiere reflexionar sobre lo que
cerrado en ambos extremos. Los daños fueron considerables. El día todo eso significa! Pero el caso más ruidoso es el de los Thugs de
siguiente, 30 de septiembre, un intento parecido tuvo lugar en la Glasgow*, cuyo juicio se celebró en la audiencia de esa ciudad del 3 al
fábrica de cuchillos y de limas de lbbetson, en Shales Moor, cerca de 11 de enero de 1838. El proceso puso en evidencia que la asociación
Sheffield. Mr. Ibbetson había provocado el odio de los obreros por su de hiladores de algodón que existía en dicha ciudad desde 1836,
participación activa en los movimientos burgueses, por su política de poseía una fuerza y una organización excepcionales. Sus miembros,
bajos salarios, la contratación exclusiva de lmobsticks y la explotación mediante juramento, estaban obligados a aceptar las decisiones de la
en provecho propio de la ley de pobres. (En 1842, en efecto, obligó a mayoría, y durante cada huelga existía. un
los obreros a aceptar un salario muy bajo denunciando especialmente
a la asistencia pública a aquellos que rehusaban, como personas que
podían trabajar pero se negaban a ello y por tanto no merecían * Se llamó a estos obreros thugs, por analogía con los miembros de
ayuda.). La explosión causó algunos daños, y todos los obreros la muy conocida tribu de las Indias orientales, cuya única
ocupación era la de asesinar a todos los extranjeros que calan en sus
manos. (RE.)
306

307

157
comité secreto, desconocido de la mayor parte de los miembros, que La clase poseedora, y especialmente el sector industrial de esa
disponía de fondos libremente. El comité ponla precio a la cabeza de clase en contacto directo con los obreros, lucha con extrema violencia
ciertos knobsticks (rompehuelgas), de ciertos industriales detestados, contra las asociaciones y trata constantemente de demostrar a los
y fijaba las recompensas por los incendios de fábricas. Así fue obreros su inutilidad con la ayuda de argumentos que, desde el punto
incendiada una fábrica en la que mujeres rompehuelgas aseguraban de vista económico son enteramente correctos, pero por eso mismo
el hilado en lugar de los hombres; una tal Mrs. Mac Pherson, madre son en parte falsos, y no tienen absolutamente ningún efecto sobre
de una de esas muchachas, fue asesinada y se hizo pasar a los dos una mentalidad obrera. El ardor mismo que despliega la burguesía
asesinos a Estados Unidos por cuenta de la asociación. Ya en 1820, demuestra que ella es parte interesada en este asunto; y, sin hablar
un desconocido habla disparado contra un lmobstick de apellido Mac del perjuicio directo que causa una huelga, las cosas resultan de tal
Quarry hiriéndolo, lo que le valió una recompensa de 15 libras suerte que lo que entra en los bolsillos del: industrial sale
esterlinas de parte de la asociación. Más tarde, alguien disparó contra necesariamente de los del obrero. Y aun cuando los obreros saben
un tal Graban; el autor percibió £ 20, pero fue descubierto y sobradamente que sus asociaciones no pueden hacer mucho para
deportado de por vida; por último, en 1837, en ocasión de una huelga frustrar a los patronos en su deseo y pasión de reducir los salarios,
en las fábricas de Oakbank y de Mile End, ocurrieron disturbios en el ellos sin embargo las mantienen porque de ese modo tienen en jaque
curso de los cuales una docena de lawbsticks fueron severamente a sus adversarios, los industriales. En la guerra, lo que pone
apaleados; en julio del mismo año, continuaban los disturbios y un obstáculos a un bando, beneficia al otro, y como los obreros están en
knobstick, de apellido Smith, fue tan maltratado que murió. Entonces pie de guerra frente a sus patronos, todo ocurre exactamente corno
el comité fue arrestado; se abrió una investigación y como cuando grandes potentados se calientan las orejas mutuamente.
consecuencia de la misma el presidente, así como los principales Aventajando con mucho a todos los burgueses, tenemos el amigo Dr.
miembros, fueron declarados culpables del delito de participación en Ure, quien es el adversario más encarnizado de todas las asociaciones
asociaciones ilícitas; de maltrato de obra contra Icnobsticics y de actos obreras: Los "tribunales secretos" de los hiladores de algodón, la más
incendiarios en la fábrica de James y Francis Wood; fueron conde poderosa de las secciones obreras, los hacen rabiar de ira; esos
nados a siete años de destierro. ¿Qué dicen nuestros buenos tribunales que se jactan de poder paralizar a todo industrial indócil y
alemanes de toda esta historia?* de "arruinar así al hombre que durante años les ha asegurado la
existencia". El habla de una época en que la cabeza inventiva y el
corazón animador de la industria han sido los esclavos de los
* ¡Qué "feroz justicia" (wild justiee) ha debido arder en el fondo del miembros inferiores demasiado turbulentos -que lástima que los
corazón de esos hombres, para empujarlos, reunidos en cónclave y trabajadores ingleses no se dejen apaciguar tan fácilmente por tus
luego de fría reflexión, a juzgar a su hermano de trabajo, desertor de fábulas como los plebeyos romanos, oh, nuevo Menenius Agrippal(40)-
su clase y de la causa de su clase, a condenarlo a morir la muerte y él cuenta por último esta flamante historia: los
de un desertor y de un traidor, a hacerlo ejecutar por un
verdugo clandestino, ya que el juez y el verdugo públicos no lo
hacen, parecido en ello al antiguo tribunal de la ste, vehme y al
tribunal secreto de la caballería, súbitamente resucitados y hallarse muy extendidos y fuertemente arraigados en la masa, aun
manifestándose muchas veces ante los ojos estupefactos de la
cuando no puedan revestir tal forma sino en su paroxismo y entre
multitud, no vestidos con la cota de mallas, sino con la chaqueta de algunos solamente. (Carlyle: Chartism, p. 41.) (F.E.)
terciopelo, no reunidos en la selva de Westfalia, sino en los
enlosados de la Gallowgate de Glasgowl... Tales sentimientos deben
309
308

158
hiladores de hilo grueso en la mule habían abusado de su fuerza máquina de tejer más perfeccionada, y cita también otros. El
hasta un punto intolerable. Los salarios elevados, en vez de mismo Ure se atormenta, un poco antes, en decenas y decenas de
inclinarlos al reconocimiento hacia el industrial, y una formación páginas, rpara demostrar que el maquinismo es ventajoso para el
intelectual (en las ciencias inofensivas, o incluso beneficiosas para la obrero! Urc no es por otra parte el único; en el informe sobre las
burguesía, desde luego), se habían envanecido en muchos casos y fábricas, el industrial Mr. Aslavirorth y muchos más, no dejan escapar
suministraron fondos para mantener el espíritu de rebelión durante la ocasión de dar rienda suelta a su cólera contra las asociaciones
las huelgas de que los industriales habían sido víctimas de manera obreras. Esos sabios burgueses obran exactamente como ciertos
enteramente arbitraria una tras otra. Durante uno de esos gobiernos y ven en la base de esos movimientos, que ellos no
desdichados períodos de dificultades, los industriales de la región de comprenden, la influencia de agitadores malintencionados, gente
Hyde, Duldnfield y las localidades vecinas que temían verse mala, demagogos, vocingleros y jovenzuelos. Ellos afirman que los
expulsados del mercado por los franceses, los belgas y los agentes nombrados por esas asociaciones tienen interés en la
norteamericanos, se dirigieron a la abrica de máquinas de Sharp, agitación, porque viven de ella. ¡Cómo si la burguesía no hiciera
Roberts & Co., pidiéndoles que orientaran el talento inventivo de Mr. necesarios esos nombramientos, puesto que no quiere emplear a esas
Sharp hacia la construcción de un telar automático "a fin de salvar personas!
esta industria de la esclavitud que la emponzoñaba y de la ruina que
la amenazaba":
La frecuencia inaudita de las paralizaciones del trabajo es la mejor
prueba de la extensión alcanzada por la guerra social en Inglaterra.
"En pocos meses se construyó una máquina, dotada al parecer del No pasa una semana, ni casi un día, sin que se declare una huelga en
cerebro, de los sentimientos y del tacto de un obrero alguna parte, ora contra una reducción de salarios, ora a propósito de
experimentado. Así es cómo el hombre de hierro, según la llaman una negativa de aumento; ora porque se ha empleado a knobsticks; o
los obreros, brotó de las manos del moderno Prometeo por orden de bien porque el patrón ha rehusado poner fin a abusos o a mejorar las
Minerva, criatura destinada a restablecer el orden en las clases instalaciones defectuosas ora porque se han introducido nuevas
industriales y asegurar a los ingleses la supremacía en el terreno máquinas, o por muchos otros motivos. Es cierto que esas huelgas no
Industrial. La noticia de esta nueva obra de Hércules, extendió el son más que escaramuzas de awm7adas, a veces también combates
terror en las asociaciones obreras, e incluso antes; por decirlo ad de más importantes; no arreglan nada definitivamente, pero son la
haber abandonado su cuna, ella estranguló la Hidra de la Anarquía." prueba más segura de que se aproxima la batalla decisiva entre s--
proletariado y burguesía. Son la escuela de guerra de los obreros,
donde se preparan para el gran combate en lo sucesivo ineluctable;
Así es como Ore demuestra, además,* que la invención de la son los pronunciamientos de diferentes ramas del trabajo,
máquina que permite la impresión en cuatro o cinco colores a la vez, consagrando su adhesión al gran movimiento obrero. Y si se
fue una consecuencia de los desórdenes que estallaron entre los comparan de un año a otro los números del Northern Star, el único
estampadores de telas, y que los actos de insubordinación de los periódico que informa sobre todos los movimientos del proletariado, se
tejedores en las fábricas de tejido mecánico tuvieran por comprobará que todos los obreros de la ciudad y de la industria rural
consecuencia la aparición de una nueva se han agrupado en asociaciones y han protestado una u otra vez
contra la dominación de la burguesía por una paralización general del
trabajo. Y, como escuelas de
*Ure: Phfiosophy of Manufactures, pp. 366 y ss. (F.E.)

311
310

159
guerra, son de una eficacia sin igual. En ellas se desarrolla la valentía un sólo burgués serán capaces también de romper la fuerza de la
propia del inglés. Se dice en el continente que los ingleses, y sobre burguesía en su conjunto. Pero aparte de este caso, el obrero inglés
todo los obreros, son apocados, que son incapaces de hacer una ha dado pruebas de su coraje más de una vez. Si el tumout de 1842
revolución, porque no arman motines todos loa días como los no tuvo otros resultados es porque, de una parte, los obreros habían
franceses, porque soportan con tanta tranquilidad aparente el régimen sido empujados por los burgueses y, de otra parte, no veían
burgués. Eso es absolutamente falso. Los obreros ingleses no le ceden claramente el objetivo y todos no estaban de acuerdo al respecto. Por
en coraje a ninguna nación; ellos son tan poco apacibles como los el contrario, con frecuencia han dado pruebas de su coraje cuando se
franceses, pero combaten de otra manera. Los franceses, que son ha tratado de fines sociales claramente definidos. Sin hablar de la
esencialmente políticos, combaten los males sociales también sobre el insurrección galesas° de 1839, una verdadera batalla campal estalló
terreno político; los ingleses, para quienes la política sólo existe con en Manchester, en mayo de 1843, durante mi estancia en esa dudad.
miras a los intereses burgueses, a la sociedad burguesa, en lugar de Una fábrica de tejas (Pauling & Henfrey) habla, en efecto, agrandado
luchar contra el gobierno luchan directamente contra la burguesía; y las dimensiones de las tejas sin aumentar los salarios y
esa lucha por el momento, no puede ser eficaz sino por medios evidentemente vendían esas tejas más grandes a mayor precio. Los
pacíficos. El marasmo económico y la miseria que lo siguió tuvieron obreros, a quienes se había negado un aumento, abandonaron la
por efecto en Lyon, en 1834, la insurrección por la República, en 1842 fábrica y la asociación de obreros tejeros puso a dicha firma en la lista
en Manchester el turnout general por la Carta del Pueblo y los altos negra: Con gran trabajo, la firma logró sin embargo encontrar obreros
salarios. Pero que sea menester para un tumout además de coraje y a en los alrededores, recurriendo a los knobsticks contra los cuales la
veces un coraje mucho más grande, mucho más elevado, un espíritu asociación comenzó por emplear la intimidación. La fábrica apostó
de decisión mucho más osado, mucho más firme que para un motín, doce hombres para vigilar los terrenos, todos antiguos soldados o
no hay ni que decirlo. No es realmente poca cosa para un obrero que policías, y los armó con fusiles. Pero cuando la intimidación resultó
sabe por experiencia lo que es la miseria, el ir al encuentro de la ineficaz, una banda de obreros tejeros asaltó los terrenos una noche,
misma con su mujer y sus hijos, sufrir hambre y necesidades durante a las diez, avanzando en formación de combate, las primeras filas
meses, y sin embargo permanecer firme e inquebrantable. ¿Qué es la armados con fusiles, mientras que a 400 pasos habla un cuartel de
muerte, qué son las prisiones que esperan al revolucionario francés, infantería,* Los obreros penetraron en el patio, y desde que divisaron
comparadas con la hambruna lenta, comparadas con el espectáculo a los guardianes hicieron fuego en su dirección, pisotearon las tejas
cotidiano de una familia hambreada, con la certidumbre de que la húmedas que estaban colocadas en el piso, desbarataron los
burguesía se vengará un día, que el obrero inglés escoge sin embargo montones de tejas ya secas, demolieron todo lo que se hallaba a su
antes que someterse al yugo de la clase poseedora? Más adelante paso y penetraron en el edificio donde rompieron los muebles y
daremos un ejemplo de ese coraje obstinado, inflexible, del obrero maltrataron a la mujer del capataz que vivía allí. Mientras tanto los
inglés, que no cede ante la fuerza sino cuando toda resis tencia guardianes se habían apostado detrás de un cercado desde donde
resulta inútil e insensata. Y es precisamente en esa tranquila podían tirar con precisión y sin ser molestados; los
paciencia, en esa larga firmeza que debe vencer cien pruebas cada día,
donde el obrero inglés muestra el aspecto de su carácter que inspira el
mayor respeto. Seres que sufren tanto a fin de hacer plegar a " Engels escribe walschen (welche), por walisischen (galés).

312 * En el ángulo de Cross Lene y Regent Road, cf. el plano de


Manchester.

313

160
asaltantes se hallaban delante de un horno de tejas encendido que representa el apoyo más poderoso de su posición social. Como el
proyectaba sobre ellas un vivo resplandor, de modo que cada bala de burgués inglés se conduce ante la ley como si se hallara ante su dios,
sus adversarios hacía estragos, mientras que cada disparo de ellos no él la considera sagrada; y por eso la cachiporra del policía -que en
alcanzaba su objetivo. Sin embargo, el escopeteo duró más de media realidad es su propia cachiporra- es para él un calmante de efecto
hora hasta que se agotaron las municiones y hasta que se alcanzara el maravilloso. Pero en modo alguno para el obrero. El obrero sabe
objetivo de la visita, o sea la destrucción de todo lo que se podía demasiado bien y con mucha frecuencia ha sabido por experiencia
destruir en el patio. Luego llegó la tropa y los obreras tejeros se que la ley es para él un látigo confeccionado propósito por la
retiraron en dirección de Eccles (a 3 millas de Manchester). Un poco burguesía, y cuando no es obligado, no respeta la ley. Es ridículo
antes de Eccles se pasó lista; cada hombre fue llamado por el número afirmar que el obrero inglés teme a la policía, mientras que en
que tenía en su sección, después todos se dispersaron para caer Manchester la policía sufre cada semana buenos castigos e incluso el
naturalmente con toda seguridad en manos de la policía que acudió año pasado se intentó tomar por asalto un comisariado protegido por
de todas partes. El número de heridos debió ser muy importante, pero puertas de acero y pesadas contraventanas. La fuerza de la policía en
únicamente se conocieron los que fueron arrestados. Uno de ellos la huelga de 1842 residió únicamente, como hemos dicho, en la
había recibido tres balazos, uno en el muslo, otro en la pantorrilla y irresolución de los propios obreros.
otro en el hombro, y se habla arrastrado así más de cuatro millas.
Creo que hay muchas personas que han demostrado que también
tienen coraje revolucionario y no temen a una lluvia de balas; pero Dado que los obreros no respetan la ley, se conforman por el
cuando masas desarmadas, que no saben exactamente lo que quieren, contrario con dejar que ejerza su fuerza cuando ellos mismos no
son tenidas a raya en plazas de mercado rodeadas por algunos tienen el poder de cambiarla; es enteramente natural que proponganal
dragones y policías que ocupan las salidas, como fue el caso en 1842, al menos modificaciones a la ley, que quieran reemplazar la ley
no se trata de una falta de valentía: la muchedumbre no se hubiera burguesa por una ley proletaria. La ley propuesta por el proletariado
movido más si loa servidores de la fuerza pública, es decir, de la es la Carta del Pcobto (People's Charter) que en su forma es
burguesía, no hubieran estado allí. Cuando el pueblo tiene algún puramente política y exige para la Cámara de las Comunes una base
objetivo preciso, muestra suficiente valor; por ejemplo, cuando el democrática. El cartismo es la forma condensada de la oposición a la
ataque a la fábrica de Birley, que tuvo que ser protegida ulteriormente burguesía. En los sindicatos y turnouts, esta oposición siempre
por refuerzos de artillería. permanecía aislada, eran los obreros individuales o secciones de
obreros que, luchaban contra burgueses individuales; si el combate se
hacía general, esa era apenas82 la intención de los obreros y cuando
A propósito, unas palabras en cuanto al respeto sacrosanto que se había intención, el carlismo era lo que se hallaba en la base de•esa
tiene a la ley en Inglaterra. Desde luego, para el burgués la ley es generalización. Pero en el carlismo es toda la clase obrera la que se
sagrada, ya que es obra suya aprobada con su consentimiento, para levanta contra la burguesía -particularmente contra su poder político-
su protección y ventaja. El sabe que aun cuando tal o cual ley lo y la que asalta la muralla legal de la cual se ha rodeado. El carlismo
perjudique en particular, el conjunto de la legislación protege sus nació del partido democrático
intereses, y que, ante todo, el carácter sagrado de la ley, el carácter
intocable del orden social consagrado por la expresión acti va de la
voluntad de una fracción de la sociedad y la pasividad del 81 (1845) haben (1892) mechen
otro sector,

82 (1845) Wenig (poco) (1892) selten (raramente).


314

315

161
que se desarrolló de los años 80 a 90 del siglo pasado, a la vez con y respeta ni a los lores ni a la reina, mientras que los burgueses -
dentro del proletariado, se reforzó, durante la revolución francesa, y se aunque no se les pide su opinión sobre cosas fundamentales-
manifestó desde la paz como partido main,/ teniendo por entonces su endiosan sus personas. El cartista inglés es políticamente republicano
feudo principal en Hirraingham y Manchester, como lo tuvo antes en aun que nunca emplea, o sólo muy raramente, ese término; simpatiza
Londres. Al aliarse con la burguesía liberal, logró arrancar a la por otra parte con los partidos republicanos de todos los países, pero
oligarquía del antiguo Parlamento la ley de Reforma, y desde entonces prefiere llamarse "demócrata: Sin embargo, no es simplemente
ha consolidado constantemente sus posiciones de partido obrero republicano; su democracia no se limita al plano político.
frente a la burguesía. En 183882, un comité de la Asociación de
Trabajadores de Londres (Workirug Men's Association), que dirigía
William Lovett, definió la Carta del Pueblo cuyos "seis puntos" son los El cartismo fue desde sus comienzos en 1835 un movimiento
siguientes: 1. Sufragio universal para todo varón adulto mentalmente esencialmente obrero, pero todavía no estaba claramente separado de
sano y sin antecedentes penales; 2. Renovación anual del Parlamento; la pequeña burguesía radicaL El radicalismo obrero marchaba de la
3. Fijación de una indemnización parlamentaria a fin de que los mano con el radicalismo burgués; la Carta era su Schibboleth (santo y
candidatos sin recursos puedan Igualmente aceptar un mandato; 4. seña, consigna) común, todos las años celebraban sus "convenciones
Elecciones por escrutinio, a fin de evitar la corrupción y la nacionales" juntos; ellos parecían constituir un partido. Por entonces
intimidación por parte de la burguesía; 5. Circunscripciones la pequeña burguesía parecía dotada de una combatividad particular,
electorales iguales para asegurar representación equitativa; y 6. ella pedía sangre debido a la decepción que había sufrido ante los
Abolición de la disposición -por otra parte ilusoria- que reserva la resultados de la ley de Reforma, y a causa de los años de crisis
elegibilidad exclusivamente para los poseedores de propiedad económica de 1837 a 1839; por tanto la violencia de la agitación
territorial valorada en £ 300 por lo menos de modo que en lo sucesivo carlista estaba lejos de contrariaría. En Alemania dificilmente se
todo elector sea elegible. Estos seis puntos que se limitan a la hacen una idea de esta violencia. El pueblo fue invitado a armarse,
organización de la Cámara de los Comunes, por anodinos que puedan también con frecuencia fue llamado abiertamente a rebelarse; se
parecer, están sin embargo destinados a hacer añicos la Constitución fabricaron picas como poco antes de la revolución francesa, y en
inglesa incluyendo el reino y la Cámara Alta. Lo que se llama el lado 1838 el movimiento contaba entre otros con un tal Stephens, pastor
monárquico y aristocrático de la Constitución sólo puede subsistir metodista, quien declaró al pueblo de Manchester reunido:
porque la burguesía tiene interés en su mantenimiento aparente;
tanto lo uno como lo otro ya no tienen más que una existencia ficticia.
Pero si toda la opinión pública se alineara junto a la Cámara de los "Nada tenéis que temer de la fuerza del gobierno, de los soldados,
Comunes, si ésta expresara no solamente la voluntad de la burguesía, de las bayonetas y de los cañones de qué disponen vuestros
sino la de toda la nación, concentraría tan perfectamente la totalidad opresores; tenéis un medio más poderoso que todo ello, un arma
del poder, que desaparecería la última aureola que ciñe la cabeza del contra la cual las bayonetas y los cañones nada pueden; un niño de
monarca y de la aristocracia. El obrero inglés no 10 años puede manejar esa arma no tenéis más que coger unos
fósforos y un puñado de paja empapada en pez, y ya quisiera ver lo
que el gobierno y sus centenares de miles de soldados pueden
82(1845) y (1892): 1835, por error. La Carta fue publicada por primera hacer contra esta arma, si se la utiliza decididamente."
vez el 8 de mayo de 1838.

* Hemos visto cómo los obreros han tomado a pecho estas


316 recomendaciones. (F.E.)

317

162
Pero es por esa misma época que apareció el carácter específico, con tanta violencia como en 1839. Pero esta vez, participó en ella la
social del carlismo obrero. El propio Stephens declaró en una rica burguesía industrial que tenía mucho que perder en esta crisis.
reunión de 200000 personas en el Kersal Moor, el Mons sacar de La Liga contra la Ley de Granos, como se llamaba ahora la asociación
Manchester que ya hemos citado: fundada por los industriales de Manchester, manifestó una tendencia
al extremismo y la violencia. Sus periódicos y sus propagandistas
empleaban un lenguaje abiertamente revolucionario, que se explicaba
"El cartismo, mis amigos, no es una cuestión política, en que se en parte también porque el partido conservador estaba en el poder
trata de haceros obtener el derecho al voto o algo por el estilo; no, desde 1841. Tal como lo hablan hecho antes los celtistas, ellos
el cartismo es una cuestión de tenedor y cuchillo, la carta significa incitaban ahora sin rodeos a la rebelión. Por lo que toca a los obreros,
buen alojamiento, comer y beber bien, buenos salarios y una que serían los más perjudicados por la crisis, no permanecieron
jornada de trabajo corta." inactivos, como lo demuestra la petición nacional de ese año, con sus
tres millones y medio de firmas. En suma, se aliaron de nuevo los dos
partidos radicales que se habían alejado un poco. El 15 de febrero de
Asimismo, desde esa epoca, los movimientos dirigidos contra la 1842, luego de una reunión de liberales y cartistas en Manchester, se
nueva ley de pobres y reclamando la jornada de 10 horas estaban en redactó una petición reclamando tanto la abolición de la ley de granos
estrecha unión con el carlismo: Puede verse al tory Oastier participar como la puesta en vigor de la carta, la cual fue adoptada por ambos
en todos los mítines de ese periodo, y además de la petición nacional partidos el día siguiente. La primavera y el verano pasaron en una
adoptada en Birmingham en favor de la Carta del Pueblo, fueron agitación muy viva, en tanto que la miseria se agravaba La burguesía
adoptadas centenares de peticiones en pro del mejoramiento social de estaba decidida a imponer la abrogación de las leyes de granos -
la situación de los obreros. En 1839, la agitación prosiguió con la aprovechándose de la crisis, de la miseria que siguiós3 y de la
misma intensidad, y cuando comenzó a debilitarse hacia los finales excitación general. Esta vez, cuando84 los tories estaban en el poder,
del año, Bussey, Taylor y Frost se apresuraron a desencadenar al ella hasta abolió a medias su propia legalidad; quería hacer la
mismo tiempo un motín en el norte de Inglaterra, en la región de revolución, pero con los obreros. Ella quería que los obreros le sacara
Yorkshire y en el país de Gales. Frost se vio forzado a actuar las castañas del fuego y se quemaran los dedos, para el mayor
prematuramente, pues su causa fue delatada y fracasó; los del norte provecho de la burguesía. Ya circulaba de diversos lados la idea
se enteraron a tiempo de esta desventura y dieron marcha atrás. Dos lanzada otrora por los °artistas (en 1839) de un "mes santo", de un
meses más tarde, en enero de 1840; estallaron varios motines paro general del trabajo por todas los obreros. Pero esta vez no eran
llamados "policiacos" (Spy-autbreaks)(41), en Yorkshire, por ejemplo loa obreros quienes querían parar el trabajo: eran los industriales que
en Sheffield y Bradford; luego la agitación se calmé poco a poco. querían cerrar sus fábricas, enviar a los obreros a las localidades
Mientras tanto, la burguesía emprendió proyectos más prácticos, más rurales, a las propiedades de la aristocracia, pata obligar así al
ventajosos para ella, en particular en cuanto a ley de granos; la Parlamento
asociación contra la ley de granos fue creada en Manchester y tuvo
por consecuencia un aflojamiento de los vínculos entre la burguesía
radical y el proletariado. Los obreros no tardaron en comprender que 13(1892) "de la crisis de la miseria, y de ...(...mit Hillfe der Krisis, der
la abolición de la ley de granos no sala para ellos de gran beneficio, Not und...) (1845) ...mit Hülfe der Icrisis, der ihr folgenden Not und...
mientras que por el contrario favorecía mucho a la burguesía; y por
eso fue imposible ganar su apoyo al respecto. Estalló la crisis de 1842.
La agitación se reanudó 64 (1892) da (dado que).(1845) ala (cuando)

318 319

163
tory y al gobierno a abrogar los derechos de aduana sobre los granos. realmente; los industriales, enteramente contra su costumbre, no se
Naturalmente, el resultado de ello sería una rebelión, pero la habían opuesto a la paralización del trabajo, excepto uno solo: el tory
burguesía se quedaba segura en posición secundaria y podía esperar Birley, de Manchester; la cosa había comenzado sin que los obreros
los resultados sin comprometerse, en caso de fracaso. Hacia fines del tuviesen un objetivo preciso. Por eso todos estaban ciertamente de
mes de julio, la situación económica comenzó a mejorar; ya era hora, acuerdo en no hacerse matar para provecho de sus patronos,
y para no dejar escapar la ocasión, tres fábricas de Stalybridge partidarios de la abolición de la ley de granos. Pero por otra parte,
redujeron entonces los salarios en un período de alza de la coyuntura unos querían imponer la Carta del Pueblo, mientras que otros,
económica (cf. los informes comerciales de Manchester y de Leeds, de considerando prematuro este propósito, buscaban simplemente
finales de julio y comienzos de agosto) obrando por su cuenta, o de arrancar los baremos de salarios de 1840. Esta fue la causa del
acuerdo con otros industriales y principalmente con la Liga -no puedo fracaso de toda la insurrección. Si desde el principio hubiera sido una
precisar este punto. Sin embargo, dos de las fábricas reconsideraron insurrección obrera consciente, intencional, hubiera realmente
la medida; la tercera, la firma William Bayley & Broa, se mantuvo triunfado; pero esas muchedumbres lanzadas a la calle por sus
firme y respondió a las protestas de los obreros que, si no estaban patronos, sin haberle deseado, sin objetivo preciso, no podían hacer
conformes, tal vez harían mejor en irse a jugar por un tiempo. Los nada. Mientras tanto, la burguesía, que no había movido un dedo
obreros acogieron esas palabras irónicas con vítores, abandonaron la para poner en vigor la alianza del 15 de febrero, pronto comprendió
fábrica y recorrieron la localidad invitando a todos los obreros a que los obreros se negaban a convertirse en su instrumento, y que la
abandonar el trabajo. En unas cuantas horas, todas las fábricas inconsecuencia con la cual se había apartado de su punto de vista
estaban paralizadas, y los obreros se dirigieron en comitiva a Mottram legal" la ponía ahora a ella misma en peligro. Por tanto volvió a la
Moor para celebrar allí un mitin. Era el 5 de agosto. El día 8, una legalidad de antaño y se puso junto al gobierno contra los obreros que
columna de 5000 hombres se dirigió hacia Ashton y Hyde, allí pararon ella misma había incitado a la rebelión y empujado después a
todas las fábricas y las minas y celebraron mítines, donde se trató, no insurrecclonarse. Los burgueses y sus fieles servidores prestaron
de la abolición de la ley de granos, como lo esperaba la burguesía, juramento en calidad de agentes de policía especiales hasta los
sino "del salario cotidiano equitativo por un trabajo cotidiano negociantes alemanes de Manchester tomaron parte en esa
equitativo" (a (sir day's wages for a fair day's work). El 9 de agosto, se mascarada y desfilaron sin ton ni son por la ciudad, garrote en mano
trasladaron a Manchester, donde las autoridades, que eran todas y fumando tabaco, la burguesía hizo disparar contra el pueblo en
liberales, les permitieron entrar y ellos pararon las fábricas; el 11 Preston, y así es cómo esa rebelión popular, sin objetivos, chocó de
estaban en Stockport, y sólo aquí fue donde hallaron cierta resistencia golpe no solamente con las fuerzas militares del gobierno sino además
cuando tomaron por asalto la casa de pobres, esa institución preferida con toda la clase poseedora. Los obreros, que por otra parte no tenían
de la burguesía. El mismo día, Bolton era teatro de una huelga ningún fin, se separaron y la insurrección se extinguió poco a poco sin
general . y de disturbios a los cuales tampoco se opusieron las consecuencias graves. Por tanto, la burguesía continuó cometiendo
autoridades; pronto la rebelión se extendió a todos los distritos infamia sobre infsmin buscó excusarse aparentando, respeto de la
Industriales y toda actividad cesó, salvo el suministro de productos violenta intervención popular, un horror que no concordaba con el
agrícolas y la preparación de productos alimenticios. Sin embargo, los lenguaje revolucionario que había empleado en la primavera; lanzó la
obreros en rebelión no cometieron excesos. Ellos habían sido responsabilidad de la insurrección sobre los "instigadores" carlistas,
empujados a la insurrección sin quererlo etc., mientras que había hecho mucho

320 321

164
más que ellos para promoverla, y adoptó su antiguo punto de vista, el objetar. Los obreros no quisieron abandonar dicho nombre y cuando
respeto sacrosanto de la legalidad, con un descaro sin igual. Los Sturge fue derrotado por mayoría de votos, ese cuáquero convertido de
carlistas, que apenas habían participado en la rebelión, y no habían golpe en súbdito leal, abandonó la sala en compañía de la minoría y
hecho lo que la burguesía también había tenido la intención de fundó una Complete Suffrage Association formada de burgueses
hacer" es decir, aprovecharse de la ocasión, fueron juzgados y radicales. Los recuerdos se habían hecho tan odiosos a este burgués,
condenados en tanto que la burguesía salió del apuro sin dallo, jacobino hasta hace poco, que llegó hasta transformar la expresión
vendiendo ventajosamente sus acciones durante la huelga. sufragio universal (universal suffrage), en esta locución ridícula:
"sufragio completo" (complete suffrage). Los obreros se rieron de él y
prosiguieron su camino.
Se consumó la separación total entre la burguesía y el proletariado,
y ese fue el fruto de la rebelión. Hasta ese momento, los carlistas no
habían ocultado su intención de hacer pasar su carta por todos los A partir de ese momento, el carlismo devino una causa puramente
medios, incluyendo la revolución. La burguesía, que ahora obrera, liberada de todos loa elementos burgueses, etc. Los periódicos
comprendía súbitamente qué peligro encerraba toda subversión "completos" -Weekly Dispatch, Weekly Chronicle, ExEtminer, etc.-
violenta para su situación no quería oír hablar más de Tuerza fisica" y apagaron la voz poco a poco en el estilo soporífico de otros periódicos
pretendía alcanzar sus designios únicamente con la "fuerza morar, liberales defendieron la causa de la libertad de comercio, atacaron el
como si ésta fuese otra cosa que una amenaza directa o indirecta de proyecto de la ley de las diez horas y todas las mociones
recurrir a la fuerza fisica. Esa fue la primera cuestión en litigio, exclusivamente obreras, haciendo en suma aparecer muy poco su
separada sin embargo en cuanto al fondo por la afirmación ulterior de radicalismo. La burguesía radical hizo causa común con los liberales
los cartistas -que son igualmente tan dignos de fe como la burguesía en todos los conflictos contra los carlistas y, de manera general, hizo
liberal- declarando no desear recurrir más a la fuerza física: Pero el de la ley de granos -que es para los ingleses, la cuestión de la libre
segundo punto en litigio, el más importante, el que hacía aparecer al competencia- su preocupación principal. Cayó así bajo el yugo de la
carlismo en toda su purezs fue la cuestión de la ley de granos. La burguesía liberal y juega actualmente un papel en extremo
burguesía liberal estaba interesada en ella, pero no el proletariado. El lamentable.
partido carlista se dividió entonces en dos bandas, cuyos principios
políticos declarados concordaban perfectamente, pero que sin
embargo son enteramente diferentes e irreconciliables. Cuando la Los obreros carlistas, en cambio, tomaron parte con ardor
Convención nacional de Birmingliam, en enero de 1843, Sturge, el redoblado en todos los combates del proletariado contra la burguesía.
representante de la burguesía radical, propuso que se suprimiera la La libre competencia ha hecho tanto mal a los obreros como para ser
palabra "Carta" de los estatutos de la Asociación carlista, so pretexto ahora objeto de odio para ellos; sus representantes, los burgueses,
de que a causa de la insurrección dicho nombre estaría ligado a son sus enemigos declarados. El obrero sólo puede esperar
recuerdos revolucionarios violentos -vínculos que, por lo demás, desventajas de una liberación total de la competencia. Las
databan de largos solos y a los cuales Mr. Sturge hasta entonces no reivindicaciones que ha formulado hasta el presente: ley de diez
habla tenido nada que horas, protección del obrero contra el capitalista, buen salario, empleo
garantizado, abrogación de la nueva ley de pobres, cosas todas que
son elementos del carlismo al menos tan esenciales como los "seis
85 (1845) tun (1892) teten puntos", van directamente al encuentro de la Libre competencia

322 323

165
y de la libertad de comercio. Por tanto no es de sorprender -y eso es lo es inevitable, sobre todo si la próxima crisis que sucederá
que toda la burguesía inglesa no puede comprender- que los obreros necesariamente a la prosperidad actual de la industria y el comercio a
no quieran oír hablar en absoluto de libre competencia, de libertad de más tardar en 1847*, pero posiblemente desde el año próximo; crisis
comercio y de abrogación de la ley de granos, y que muestren con que superará con mucho en violencia e intensidad a todas las
respecto a esta última a lo sumo indiferencia, pero en cambio, por lo anteriores orienta a los obreros, como consecuencia de su miseria,
que toca a sus defensores, sienten la más viva animosidad. Esta cada vez más hacia los medios sociales en vez de los medios políticos.
cuestión es precisamente el punto donde el proletariado se separa de Los obreros impondrán su carta: es lo normal; pero de aquí a allá se
la burguesía, el carlismo del radicalismo; y un burgués no podría darán cuenta claramente de muchas cosas que ellos pueden imponer
comprenderlo porque no puede comprender al proletariado. con la ayuda de su carta y que ellos ignoran todavía actualmente en
gran parte.
Pero en eso también es que reside la diferencia entre la democracia
carlista y todo lo que fue hasta aquí la democracia política burguesa. Mientras tanto, también progresa la agitación social. No
La naturta del carlismo es esencialmente social. Los "seis puntos" consideraremos aquí el sorialismo inglés sino en la medida en que
que son a los ojos del burgués el alfa y omega, debiendo a lo sumo ejerza una influencia sobre la clase obrera. Los socialistas ingleses
implicar también algunas modificaciones de la constitución, no son reclaman la instauración progresiva de la comunidad de bienes en las
para el proletario más que un medio. "Nuestro medio: el poder "colonias"(42) de 2000 a 3000 personas -que practican la industria y
político, nuestro objetivo: el bienestar social". Tal es la consigna la agricultura y disfrutan de los mismos derechos y de la misma
electoral, claramente formulada, de los °artistas. La "cuestión de educación- y preconizan la simplificación de las formalidades del
tenedor y cuchillo" del predicador Stephens no representaba una divorcio y la institución de un gobierno racional, que garantice la
verdad sino a los ojos de una fracción de los cartistas de 1838; en libertad total de palabra y la abolición de las penas por delitos que
1845, es la verdad para todos. Entre los carlistas ya no hay un solo serían reemplazarlas por un tratamiento racional de los delincuentes.
hombre que sea únicamente político. Y, aunque su socialismo se halle Tales son sus proposiciones prácticas. Sus principios teóricos no nos
aún poco desarrollado, aunque el principal medio de lucha contra la interesan aquí. A la cabeza del sorialismo hay un industrial, Owen, y
miseria sea hasta el presente la división de la propiedad territorial por eso -aunque en realidad él supera la oposición proletariado-
(allottnent system) ya superada por la industria (cf. Introducción), burguesía- en su forma da muestras sin embargo de una gran
aunque, en una palabra, la mayoría de sus proyectos prácticos indulgencia hacia la burguesía y de una gran injusticia hacia el
(protección de los obreros, etc.) sean en apariencia de índole proletariado. Los socialistas son enteramente bondadosos y paríficos;
rearrionaria, esas medidas implican, de una parte, la necesidad de ellos justifican el estado de cosas actual, por deplorable que sea, en la
volver a caer bajo el yugo de la competencia y crear de nuevo el estado medida en que condenan toda otra vía que no sea la de la persuasión
de cosas existente, o llevar a cabo ellos mismas la abolición de la del gran público; y al mismo tiempo son tan abstractos, que la forma
competencia; y, de otra parte, la imprecisión actual del cartismo, la actual de sus principios jamás podría permitirles convencer a la
escisión que lo ha separado del partido puramente político, exige que opinión pública. Además, ellos no cesan de lamentarse de la
continúen desarrollándose, precisamente, las caracterts-ticas desmoralización de las clases inferiores no ven absolutamente
destructivas del carlismo, que residen en su orientación social. La
disposición a la unión con el socialismo
* (1892): Ha tenido lugar exactamente en la fecha prevista. (RE.)
324
325

166
ningún elemento de progreso que detenga esa disgregación del orden muy a la zaga del mismo, deberá retroceder algún tiempo al punto de
social, y no piensan por un instante que la desmoralización provocada vista francés, para superarlo después. De aquí a allá, los franceses
por el interés privado y la hipocresía es mucho peor en las clases también harán sin duda progresos por su lado. El socialismo es al
poseedoras. Ellos no admiten la evolución histórica, y por eso quieren mismo tiempo la expresión más categórica de la irreligiosidad
precipitar a la nación hacia el estado comunista, sin esperar, sin Imperante entre los obreros, y tan categórica incluso que los obreros
proseguir la política actual hasta el punto en que se disuelva ella que son irreligiosos inconscientemente, simplemente en la vida
misma». Desde luego, ellos comprenden por qué los obreros se práctica, vacilan con frecuencia ante el carácter cortante de esta
levantan contra los burgueses, pero consideran que esa cólera, que es expresión. Pero sobre este punto igualmente la necesidad obligará a
no obstante el único medio de hacer progresar a los obreros, es los obreros a abandonar una fe respecto a la cual comprenden cada
infecunda y ellos predican una filantropía y un amor universal aún vez más que sólo sirve para hacer de ellos seres débiles y sumisos,
más estéril para la situación presente en Inglaterra. Ellos no admiten dóciles y fieles a la clase poseedora que los esquilma.
sino la evolución sicológica, la evolución del hombre abstracto, sin
ningún vínculo con el pasado, mientras que el mundo entero
descansa en ese pasado y el hombre también. Por eso es que son Vemos, pues, que el movimiento obrero está dividido en dos
demasiado eruditos, demasiada metafisicos, y no logran gran cosa. bandos: los carlistas y los socialistas. Los carlistas son los más
Ellos proceden en parte de la clase obrera, de la cual han atraído muy atrasados, los que menos han evolucionado, pero en cambio,
pocos elementos: los cerebros más cultos, y los caracteres más firmes, auténtica, físicamente proletarios, representantes valiosos del
es cierto. En su forma actual, el socialismo jamás podrá convertirse proletariado. Los socialistas ven más lejos, proponen medidas
en patrimonio de toda la clase obrera; tendrá incluso que rebajarse a prácticas contra la miseria, pero tienen su origen en la burguesía, de
volverse atrás algún tiempo para situarse en el punto de vista carlista. ahí su incapacidad de amalgamarse con la clase obrera. La fusión del
Pero el sorialismo auténticamente proletario, que será tolerado por el socialismo con el carlismo, la reproducción del comunismo francés a
carlismo, depurado de sus elementos burgueses, tal como ya se la manera inglesa, será la próxima etapa y la misma ha comenzado
desarrolla actualmente entre numerosos socialistas, y entre en parte. Solamente cuando se haya logrado, ea que la clase obrera
numerosos dirigentes carlistas, que son casi todos socialistas*, será la verdadera dueña de Inglaterra; la evolución social y política
asumirá ciertamente, dentro de poco, un papel importante en la proseguirá mientras tanto, favoreciendo el nacimiento de ese nuevo
historia del desarrollo del pueblo inglés. El socialismo inglés que, por partido, ese progreso del carlismo.
lo que toca a su base, supera con mucho al comunismo francés, pero
que en su desarrollos? está
Las diferentes fracciones de obreros, que a menudo unen sus
esfuerzos u obran separadamente -miembros de las asociaciones,
86 En las ediciones inglesas de 1887 y de 1892, se lee: np te point at carlistas y socialistas- han creado por sus propios medios un gran
whioh Uds transition bocones poasible and necessary (...hasta el número de escuelas y de salas de lecturas para elevar el nivel
punto en que esta transición deviene posible y necesaria...) intelectual del pueblo. Cada institución socialista y casi cada
institución carlista posee un establecimiento de ese género, y
numerosos sindicatos siguen igualmente ese ejemplo. Se imparte a los
* (1892): socialistas naturalmente en el sentido general, y no en el niños una educación verdaderamente proletaria, exenta de todas las
sentido oweniano de la palabra. (P.E.) influencias burguesas, y en las salas de lectura se hallan casi
exclusivamente periódicos y

El (1.887 y 1892): Theoretical development (desarrollo teórico).


327
326

167
libros proletarios. Esos establecimientos representan un peligro muy de otras cosas con más conocimiento de esas materias que muchos
grave para la burguesía, que ha logrado sustraer cierto número de burgueses alemanes cultos. Y lo que muestra hasta qué punto el
institutos de ese género -los Mechanics Institutions(43)- a la influencia proletariado ha sabido adquirir una cultura propia, es que las obras
del proletariado y transformarlos en instrumentos destinados a modernas que hacen época en filosofía, en política y en poesía son
extender entre los obreros los conocimientos útiles a la burguesía. En leídas casi únicamente por obreros. El burgués, criado servil del
ellos se estudian las ciencias de la naturaleza que distraen a los régimen social existente y de los prejuicios que el mismo implica, se
obreros de su lucha contra la burguesía, y pueden proporcionarles los asusta y se persigna ante todo lo que es susceptible de constituir un
medios de hacer descubrimientos que producirán dinero a los progreso. El proletario mantiene los ojos abiertos ante esos progresos
burgueses -mientras que el conocimiento de la naturaleza en realidad y los estudia con placer y éxito. A este respecto, los socialistas sobre
no tiene actualmente ninguna utilidad para el obrero, porque con todo han aportado una contribución inconmensurable a la cultura del
frecuencia ni siquiera tiene ocasión de ver la naturaleza en la gran proletariado; ellos han traducido las obras de los materialistas
ciudad donde vive, ya que es esclavo de su trabajo. Se predica franceses: Helvetius, Holbach, Diderot, etc., y las han difundido en
asimismo la economía política, cuyo ídolo es la libre competencia, de ediciones económicas al lado de las mejores obras inglesas. La Vida de
donde resulta solamente que, para el obrero, no hay nada más Jesús, de Strauss, y La Propiedad, de Proudhon, se han divulgado
razonable que dejarse morir de hambre con tranquila resignación. igualmente sólo entre el proletariado. Shelley, el genial y profético
Toda la educación que se imparte tiende a hacerlo dócil, flexible, servil Shelley, y Byron, con su ardor sensual y su sátira amarga de la
con respecto a la política y a la religión reinantes, de modo que pata el sociedad existente, cuentan entre los obreros su público más
obrero no es más que una continua exhortación a la obediencia numeroso; los burgueses no poseen sino ediciones castradas, las
tranquila, a la pasividad y a la sumisión a su destino. Naturalmente, fanuly editions, que se han adaptado al gusto de la moral hipócrita del
la masa de los obreros no quiere saber nada de esos institutos, y se día. Los dos más grandes filósofos prácticos de los últimos tiempos,
dirige a las salas de lectura proletarias; ella se orienta hacia la Bentham y Godwin, son asimismo, sobre todo este último, la
discusión de las relaciones sociales, que le interesa directamente; propiedad casi exclusiva del proletariado; aunque Benthara también
mientras que la burguesía, en su suficiencia, pronuncia su dizi et ha hecho escuela entre la burguesía radical, únicamente el
salucan138 , y se aparta con desprecio de una clase que en vez de una proletariado y los socialistas han logrado derivar una enseñanza
educación seria, 'prefiere los estrépitos violentos y apasionados de progresista de su doctrina. Sobre esas bases el proletariado se ha
demagogos malintencionados". Por lo demás, las numerosas formado una literatura propia, compuesta sobre todo de folletos y de
conferencias sobre terin9 científicos estéticas y económicos que se periódicos cuyo valor supera con mucho a toda la literatura burguesa.
organizan muy a menudo en todos los institutos proletarios, sobre En otra parte hablaremos de nuevo al respecto.
todo los institutos sociales, y son muy estimadas, demuestran
suficientemente que los obreros también tienen el gusta de una
"educación seria", cuando ésta no es mezclada con los conceptos Todavía hay que hacer una observación: los obreros industriales,
interesados de la burguesía. Con frecuencia he oído a trabajadores sobre todo aquellos de los distritos textiles, constituyen el centro
harapientos hablar de geología, de astronomía y motor de los movimientos obreros: El condado de Lancashire,
particularmente Manchester, es la sede de las asociaciones obreras
más poderosas, el centro del cartisrao; la región que cuenta con
I" He hablado y me he salvado más sorialistas. Mientras

328 329

168
más invade una rama el sistema industrial y más participan los
obreros en el movimiento, más se agudiza el antagonismo entre
obreros y capitalistas, más se desarrolla y aviva la conciencia
proletaria del obrero. Si bien los pequeños patronos de flinningham
también son víctimas de las crisis, ellos se hallan en una posición
falsa, a medio camino entre el cartismo del proletario y el radicalismo
del tendero. Pero en general todos los obreros industriales se han
captado para una de las dos formas de rebelión contra el capital y la
burguesía; ellos piensan unánimemente que constituyen, como
Working men título del cual se sienten orgullosos y apóstrofe por el
cual comienzan habitualmente las reuniones carlistas -una clase
particular que posee intereses y principios propios y concepciones
particulares frente a todos los poseedores y, al mismo tiempo, que en
ellos reside la fuerza y la facultad de desarrollo de la nación.

169
11.1. MIERRA 85
aquellos veinte años y pico de guerra: poderes y sistemas. Francia como
Estado, con sus intereses y aspiraciones, se enfrentaba.(o se aliaba) con otros
estados de la misma clase, pero, por otra parte. Francia corno revolución
•convocaba a los pueblos del mundo para derribar la tiranía y abrazar la liber-
tad, a lo que se oponían las faenas conservadoras y reaccionarias. Claro que
después de los printeros apocalípticos años de guerra revolucionaria las dife-
rencias entre estos dos matices de conflicto disminuyeron. Á finales del rei-
4. LA GUERRA nado de Napoleón, el elemento de conquista imperial y de explotación pre-
valecía sobre el ciernen to.cle liberación donde ¿Friera que las tropas francesas
denotaban, ocupaban o anexionaban algún país, por lo que la guerra entre las
naciones estaba mucho menos mezclada con la guerra civil internacional
En época de innovación todo lo que no es nuevo es pernicio- (domestica en cada país). Por el contrario, las potencias antirrevolucionarias
so. El este militar de la monarquía ya no nos sirve, parque somos
hombres diferentes y tenemos diferentes enemigos. El poder y las se resignaban a la Irrevocabilidad de muchas de las conquistas de la revolu-
conquistas de pueblos, el esplendor de su política y su milicia ha ción en Francia, disponiéndose a negociar (con ciertas reservas) tratados de
dependido siempre de un solo principio, de una sola y poderosa paz como mute potencias que funcionaban normalmente más bien que entró
institución ... Nuestra nación tiene Ya un caricia* nacional Pecu la luz y las tinieblas. Incluso a las pocas semanas de la primera derrota de
liar. Su sistema militar debe ser distinto que el de sus enemigos.- Napoleón se preparaban a readmitir a Francia como un igual en el tradicio-
Muy bien entonces: si la nacida francesa es tenible.s causa de nal juego de alisen; contraallanzas, fanfarronadas, amenazas y guerras con
nuestro ardor y destreza, y si nuestros enemigos son torpes, filos que la diplomada regulaba las relaciones entre las grandes potencias. Sin
y lentos, nuestro,sistema militar debe ser impetuoso. embargo, la doble. naturaleza de las guerras como conflictos entre estados y
Sanfr-XuSr, Rapport présenté 4 ld Convention Nacionale au entre sistemas sociales permanecía intacta-
nom da Comité de Salta Public, 19 da preMier nzoir de Pan ti Sóclalmente hablando, los beligerantes estaban muy desigualmente divi-
(10 de octubre de I193) didos. Aparte Francia, sólo había un Estado de importancia al que sus oríge-
nes revolucionarios y su simpatía por la Declaración de los derechos del
No 'es verdad que la guerra sea Mra cides &vine: no es verdad hombre pudieran inclinar ideológicamente del lado de Francia: los Estados
que fa tierra esté sedienta de sangre. Dios anatematizó la guerra Unidos de América. En realidad, los Estados Unidos apoyaron a los france-
y son los hombres quienes la -emprenden y quienes la- mandenen sas y al menos en una ocasión' (1812-1814) lucharon, si no como aliados
en' secreto horror. suyo; sí contra un enemigo tonta: Gran Bretaña. Sin erabargo, los Estados
ALFRED DE VIONY, Sendllide grandeur Militafres Unidor permanecieron neutrales casi todo el tiempo y su fricción con los
ingleses no se debía a motivos ideológicos. El resto de los aliados ideológi-
cos de Francia, más-que los plenoil poderes estatales, lo constituían algunos
partidos y corrientes de opinión dentro de otros estados.
En un sentido amplio puede decirse que, virtualmente, cualquier persona
• dar talento, educación e ilustración simpatizaba con la revolución, en todo
Desde 1792 hasta '1815 hubo guerra en Europa, casi sin interrupción, caso hasta el advenimiento de la dictadura jacobina, y con frecuencia hasta
combinada o coincidente con otras guerras accidentales fuera del continente: mucho después. (i,No revocó Beethoven la dedicatoria de la Sinfonía Heroi-
ea las Indias Occidentales, el Levante y la India entre 1790 y 1800; opera- ca a Napoleón cuando éste se proclamó emperador?) La lista de genios o ta-
ciones navales en todos los marea en los Estados Unidos en 1812-1814. Las lentos europeos que en un principio simpatizaron con la revolución, sólo pue-
consecuencias de la victoria o la derrota en aquellas guerras fueron conside- de compararse con la parecida y casi universal simpatía por la Reptlblica
• Mbles, pues transformaron el mapa del mundo. Prir eso debemos examinar- española en los años treinta. En Inglaterra cbmprendía a los poetas —Words- •
las primero. Pero luego tendremos que considerar lotro problema menos tan- %Vont, Rinke, Coleridge, Robert Burns,-Southey—, a los hombres de ciencia
• . • gible: cuáles fueron las consecuencias del proceso real de la contienda, la
como el químico Joseph Priestley y varios miembros de la distinguida Lunar
' movilización y las operaciones militares y las medidas políticas y económi- Society de Birmingham,1 técnicos e Industriales como el forjador Wfildrrion,
cas- a que dieron lugar.
Dos clases muy distintas de beligerautes se irnfrentarin a lo largo de 1. tt hijo de James Watt se marche a Francia, con gran alarma de su padre.

171
86 LA ERA DE LA REVOLUCIÓN. 1789.1848 LA GUERRA 87 1
el ingeniero Thornas Telford o intelectuales liberales o protestantes. En Ale.'
manta, a los filósofos ICant, Morder, Flchte. Sehelling y Ilegal, a los poeta(
Sehiller. Hólderlin, Wieland y el viejo leopstock y al músico Beethoven.
Suiza, al pedagogo Pestalozzi, al psicólogo Lavater y al pintor Fuessli (Fusa
t ia de la lucha por la liberación nacional -o social en sus países. Pero la
ta de apoyo masivo a sus ideas por parte de las clases media y elevada,
aun, su aislamiento de los fanáticos e incultos campesinos, hizo fácil la
,lepresión del jacobirtismo cuando, como en Anuda, se aniesgó a una cons-
11.1. En Italia, virtualmente a todas las personas de Opiniones antIclericales.1 áiración. lendría que pasar una generación antes de que la fuerte y militante
Sin embargo, aunque la revolución estaba ericantada con ese apoyo intelec :lradición liberal española surgiera de las modestas conspiraciones estudianti-
tual y llegó a conceder la ciudadanía honoraria francesa a los que considerabal ;7..te,s o de los emisarios jacobinos de 1792-1795.
más afines a sus principlos,2 ni un BeetbOVea ni un Robert Burns terdant; • La verdad es que en su mayor parte el jacobinistno en el exterior hacía
mucha importancia política o militar. se llamamiento ideológico directo a las clases medias y cultas y que por
Un serio sentimiento filojacobino o profrancés existía principalmente en': ?ano, su fuerza política dependía de la efectividad o buena voluntad con que
ciertos sectores contiguos a Francia, en donde les condiciones sociales eran: •aquéllas lo aplicaran. Así, en Polonia, la Revolución francesa causó una pro-
comparables o los contactos culturales permanentes (los Países Bajos, la . funda impresión. Francia había sido la principal potencia -en la que Polonia
Renania, Suiza y Saboya), en Italia, y, por diferentes razones, en Irlanda y ea • esperaba encontrar sostén contra la codicia. de Prusia, Rusia y Austria, que
Polonia. fin Inglaterra, el «jacobinisme» hubiera sido sin duda un fenómeno ya se habían anexionado vastas regiones del país y amenazaban con repartir'--
de la mayor importancia política, incluso después del Terror, si no hubiera celo por completo. A su vez, Francia proporcionaba el modelo de la clase de
chocado con el tradicional prejuicio antifrancés del nacionalismo británico, profundas reformas interiores con las que soñaban todos los polacos ilustra-
compuesto por igual por el desprecio del ahíto Jolm Bull hacia los ham- dos, merced a las cuales podrían resistir a sus terribles vecinos. Por tanto,
brientos continentales (en todas las caricaturas de aquella época representan nada tiene de extraño que la reforma constitucional polaca de 1791 estuvie-
a los franceses tan delgados como cerillas) y por la hostilidad al que desde ra profundamente influida por la Revolución francesa, siendo la primera en
siempre era el «enemigo tradicional» de Inglaterra y el .aliado secular de seguir sus huellas:1 Peso en Polonia, la nobleza y la clase media reformista
Escocia.' El jacobintsmo británico fue el tánico que apareció inicialmente tenían las manos libres. En cambio en Hungría, en donde el endémico con-
como un fenómeno de clase artesana o trabajadora, al menos después do flicto entre Viena y los autonomistas locales suministraba un incentivo aná-
pasar el primer entusiasmo general. Las Corresponding Socknes pueden alar- logo a los nobles del país para interesarse en teorías de resistencia (el conde
dear de ser las primeras organizaciones políticas independientes de la clase tra- de °amar pidió la supresión de la censura como contraria al Contrato social
bajadora. Pero el jacobirdsmo encontró una voz de grau filma en Los derechos de Rousseau), no las tenían. Y, como consecuencia, el «jmobinismo» era a
del hambre de Ton Pahe (de los que se vendieron.casi un millón de ejempla- la vez mucho más débil y mucho menos efectivo. En cambio, en Irlanda, el
res) y algún apoyo político por parte de los ~g.; inmunes a la persecución descontento nacional y agrario daba al «jacobinismo» una fuerza política
por su firme posición social, quienes se mostraban dispuestos a defender las muy superior al efectivo apoyo prestado a la ideología masónica y librepen-
tradiciones de la libertad civil britániea y la conveniencia de una paz negocia- sadora de los jefes de los United Irishmen. En aquel país, uno de los más
da con Francia. A pesar de ello, la evidente debilidad del jacobinismo inglés católicos de Europa, se celebraban actos religiosos pidiendo la victoria de los
se manifestó por el hecho de que la flota amotinada en Spithead en un momea: franceses ateos, y los irlandeses se disponían a acoger con júbilo la invasión
to crucial de la guerra (1797) pidió que se le permitiese zarpar contra los fran- de su país por las fuerzas francesas, no.porqua simpatizaran con Robesple-
ceses tan pronto como sus peticiones económicas fueron satisfechas. rre, sino porque odiaban a los ingleses y buscaban aliados frente a ellos. Por
En la península ibédea, los dominios de los Habsburgo, la Alemania cen- otra parte, en España, en donde el catolicismo y la pobreza eran igualmente
tral y oriental, Escandinavia, los Balcanes y Rusia, el filojacobinismo era una importantes, el jacobinisrao perdió la ocasión de encontrar un punto de apo-
fuerza insignificante. Atraía a algunos jóvenes ardorosos, a algunos intelec- yo por la razón contraria: ningún extranjero oprimía a los españolas y el úni-
tuales iluministas y a algunos otros que, como Ignatins Martinovics en lim- co que pm/enfila hacerlo era el francés. •
aría o Rbigas en Grecia, ocupan el honroso puesto do precursores en la his- Ni Polonia ni Irlanda fueron típicos ejemplos de fdojacobinismo, pues el
verdadero programa de la revolución era poco atractivo para %uta y otra. En
2 Entre ellos, Prlestley. Bentharn, Wilerforce, Carbon (el agitador antleselaviata). cambio sí lo era en tos países que tenían problemas políticos y sociales pare-
/ames Maellituosh, David Wfilierns, da Inglaterra; Elopcoek. Schillen Campe y Anarchatts cidos a los de Francia. Estos países se dividían en dos grupos: aquellos ea
Cloots, de Alemania; Pestaloui, de Salta; Kosziuslco, de Polonia; Gorani, de llalla; Cornea.»
de Pamv, de Holanda; Washington, Hantilion, Martino, Ibin Paint y fuel Barloas de los Estados ce
Unidos, No todos ellos, simpatizantes de la Revolución. 4. Corno Polonia era esencialmente una reptIblica de nobles y clase media, la Constitu-
3, Esto no puede desvincularse del hecho de que el jacobloismo escocés habla sido una ción era ejnobittaa sólo en el mis superficial de los sentidos: el papel de los nobles más bien
fuerza popular macho más poderosa. se reforzaba que se abolía.

172
88 LA ERA DE LA REVOLUCIÓN. 1189-1848 LA GUERRA • 89

'que el ajacobinismo» nacional tenía posibilidades de prosperar por su propia mientras la anexión directa se extendía Más allá, a través del noroeste de Ale-
". fuerza, y países en los que sólo su conquista por Francia podría hacerlo arlo- mania. Suiza se °envidié en la República Helvética en 1798 para ser ane-
' • Imitar. Los Países Bajos, pasté de Suiza y quizá uno o dol estados italianos, xionada finalmente. En Italia surgió una serie de repúblicas: la cisalpina
•-• ••• pertenecían al primer grupo; la mayor-parte de la Alemania occidental y de 07971-la ligar (1797), la romana (1798), la partenopea (1798), que más tar-
. Italia, al segundb. Bélgica (los Países Bajos austríacos) yaiestaba en rebelión de serían en parte territorio francés, pero predominantemente estados satéli-
en 1789: se olvida a mentido que Camilla Desmoulins llamó a su periódico tes (el reino de Italia, el reino de Nápoles, etc.).
Les Financiaos de France el de Brabant. El elemento profrancés de los reno- El jacobinismo extranjero tuvo alguna importancia militar, y los extran-

' lucionarios (los democráticos evonckistas») era desde luego más débil que jeros jacobinos residentes en Francia tuvieron una parte importante en la for-
' los conservadores astatistas»; pero lo bastante fuerte para proporcionar un mación de la estrategia republicana, de manera especial el grupo Sanead, el
verdadero apoyo revolucionario a la conquista--que favorecía— de su país cual influyó bastante en la ascensión del italiano Napoleón Bonaparte dentro
por Franela. En las Provincias-Unidas, los «patriotas, buscando una alianza del ejército francés y en su ulterior fortuna en Italia. Pero no puede decirse
-con Francia, eran lo bastante fuertes -para pensar en una revolución, aun que ese grupo o -grupos fueran decisivos. Sólo un movimiento profrancés
: 'Cuando dudaran de que pudiera triunfar sin ayuda exterior. Representaban a extranjero pudo haber sido decisivo si hubiera sido bien explotado el irlan-
clase media más modesta y estaban aliados con otras contra la oligarquía' dés. Una revolución irlandesa combinada con una invasión francesa, pardea-
•• . dominante de loa grandes mercaderes patricios. En Suiza, el elemento lanrientéen 1797-1798, cuando Inglaterra era el único beligerante que queda-
izquierdista en ciertos cantones protestantes sieMpre- había sido fuerte y la ba en el campo de batalla con Francia, podía haber forzado a pedir la paz a los
influencia de Francia, poderosa. Allí también la conquista francesa completó ingleses. Pero el problema técnico de la invasión a través de tan gran exten-
• ' más que creó las fuerzas revolucionarlas-locales. sión de mar era difícil, los esfuerzos franceses para superarlo vacilantes y
• En Alemania occidental y m'Italia; la cosa' fue diferente. La invasión mal concebidos, y la sublevación irlandesa de 1798, aun contando con un
francesa fue bien recibida por los-jacobinos ak.manes, sobre todo en Magua- fuerte apoyo popular, estaba pobremente organizada y resultó fácil de vencer.
tia y en él suroeste, pero no se puede decir que éstos neguilla a causar gra- Por tanto, es inútil especular sobre las posibilidades teóricas de unas opera-
ves preocupaciones a los gobiernos. Los franceses, incluso, fracasaron en su ciones francoirlandesas.
proyecto de establecer una-República rezuma airarte. En Italia, la preponde- Pero si Francia contaba con la ayuda de las fuerzas revolucionarias en el
rancia del iluminismo y la masonería hizo inmensamente popular la revela- extranjero, también los antifranceses. En los espontáneos movimientos de
ción entre las gentes cultas, pero el jacoshinisme local sólo tuvo verdadera resistencia popular contra las conquistas francesas, no-se puede negar su com-
fuerza en el reino de Nápoles, en donde captó virtualmente a toda la clase posición social-revolucionaria, aun cuando los campesinos enrolados en tinos
• media ilustrada (y anticlerical), así como a una parte del pueblo, y estaba per- se expresaran en -términos de conservadurismo militante eclesiástico y mo-
fectamente organizado en las logias y sociedades secretas que con tanta fa- nárquico. Fa significativo que la táctica militar identificada en nuestro siglo
. . anidad florecen en la atinósfera de Ie. Italia meridional. Pero a pesar de con-la guerra revolucionaria —la guerrilla o los partisanos-- fuera utilizada
ello, fracasó totalmente en establecer contacto con las masas social-revolu- casi exclusivamente en el lado maltrato& entre 1792 y 1815. En la propia
cionarlas. Cuando 'llegaron las noticias del avance francés, se proclamó con Francia, la Venclée y los chuanes realistas de la Bretaña hicieron una guerra
toda facilidad una República naPolitana. que con la misma facilidad fue de guerrillas entre 1793 y 1802, con interrupciones. Fuera de Francia, los
derrocada por uno revolución social de. derechas,: bajo las banderas del papa bandidos de la Italia meridional, en 1798-1799, fueron quizá los precursores
g rey. Con cierta razón, los carimesinos y los 7azzamni napolitanos defi- de la acción de Las guerrillas populares antifrancesas. Los tiroleses, dirigidos
nían a un jacobino como «un hombre con coches. por el posadero Andreas Hofer en 1809, pero sobre todo los españoles des-
Pot todo ello, en términos generales se puede decir que el valor militar de 1808 y en alguna extensión los rasos en 1812-1813, practicaron con éxito
, del filojetcobinismo extranjero fue más que nada, el de un auxiliar para la con- esa forma de combatir. Paradójicamente, la importancia militar de esta Med-
• quista france,sa, y una fuente de administradores, polftleaniente seguros, para , ca revolucionaria para los antifranceses fue mucho mayor que la importancia
los territorios Compiistados. Pero, en realidad, la tendencia era convertir a las militar daljacobinismo extranjero para los franceses. Ninguna zona más -allá
zonas contuerza jacobina local, en repúblicas satélites que, más tarde, cuan- de las fronteras francesas conservó un gobierno projacobino un momento
do conviniera, se anexionarían a Francia. Bélgica fue anexionada en 1795; después de la derrota o la retirada de las tropas francesas, pero el Tirol, F-spa-
Holanda se convirtió en la República bátava en el mismo silo, y más adelan- fia Y, en cierta medida, el sur de Italia presentaron a los franceses un pro-
te en un reino para la familia•Bonaparte. La orilla izquierda del Rin tani'fién blema militar mucho más grave después de las derrotas de sus ejércitos y
fue anexionada, y, bajo Napoleón, convertida en: estados satélites (cor,o el gobernantes oficiales que antes. La razón es obvia; ahora se trataba do movi-
Gran Ducado de Berg —la actual zona 01 Rur— y el reino de Westfrdia), mientos campesinos. En donde el nacionalismo antifrancés no se basaba en

173
90 LA ERA DE LA REVOLUCIÓN. 1789-1548
LA GUERRA 91 e
el campesino local, su importancia militar era casi nula. lin patriotismo co, del que se creía —con razón— que Gran Bretaña dependía; y la salva-
retrospectivo ha creado una «guerra de liberación» alemana en 1813-1814, guardia contra una fritura recuperación, su aniquilamiento definitivo. (El pa-
pero se puede decir con certeza que, palo que respecta a la suposición de ralelo entre el conflicto anglo-francés y el de -Cartago y Roma estaba en la
que estaba basada en !una resistencia popnlar contra los franceses, es una pia- mente de los franceses, cuya fantasía política era muy clásica) De manera
dosa mentira.' En España, el pueblo tuvo en jaque a los franceses cuando los más ambiciosa, la burguesía francesa esperaba rebasar la evidente superiori-
ejércitos habían fracasado; en Alemania, loa ejércitos ortodoxos fueron quie- dad económica de los ingleses sólo con sus recursos políticos y militara; por
nes los derrotaron en una forma completamente ortodoxa. ejemplo, creando un vasto mercado absorbente del que estuvieran excluidos
Hablando socialmente, pues, no es demasiado exagerado considerar esta sus rivales. Ambas consideraciones dieron a la pugna anglo-francesa una per-
guerra como sostenida por Francia y sus territorios fronterizos contra el res- sistencia y una tenacidad sin precedentes. Pero ninguno de los contendientes
to de Europa. En términos de las anticuadas relaciones de las potencias, la —cosa rara en aquellos tiempos, pero corriente hoy— estaba realmente pre-
cuartón era más compleja. Aquí, el conlliefo fundamental era el que media- parado para conseguir menos que una victoria total. FI único y breve perío-
ba entre Enlacia y Gran Bretaña, que había dominado las relaciones internacio- do de paz entre ellos (1802-1803) acabó por romperse por la repugnancia de
nales europeas durante gran parte de un siglo. Desde el punto de vista británi- uno y otro a mantenerla. Cosa singular, ya que la situación puramente mili-
co, ese conflicto era casi exclusivamente económico. Los ingleses iteraban tar imponía unas tablas, pues ya en la última década se había hecho eviden-
eliminar a su principal competidor a fin de conseguir el total predominio de te que los ingleses no podían llegar al continente de una manera efectiva, ni
Su comercio en los mercados europeos, el absoluto control de los mercados salir de él del mismo modo los franceses.
coloniales y ultramarinos, que a su vez suponía el dominio pleno de.los Las- demás potencias anarancesas estaban empeñadas en una lucha
mares. En realidad. no -querían mucho mas que esto con la victoria. Este ob- menos encarnizada. Todas esperaban derrocar a la Revolución francesa,
„jable no auponía ambiciones 'territoriales en Europa, salvo la posesión de aunque no a expensas de sus propias ambiciones políticas, pero después del
cienes lugares de importancia marítima o la seguridad de que éstos no caerían período 1792-1795 se vio claramente que ello no era tan fácil. Austria,
en manos de paises lo bastante fuertes para resultar peligrosos. Es decir, cuyos lazos de familia con los Barbones se reforzaron por la directa ame-
Gran Bretaña se conformaba con un equilibrio continental en el que cual- naza francesa a sus posesiones y zonas de influencia en Italia y a su predo-
quier, rival en potencia estuviera maatAn ido a raya por los demás psee.s. En minante posición en. Alemania, era la más tenaz antifrancesa, por lo que
el exterior, esto suponía la completa destrucción de los otros imperios colo- tomó parte en todas las grandes coaliciones contra Francia Rusia fue and-.
niales'y considerables anexiones al suyo. . francesa intermitentemente, entrando ea la guerra sólo ea 1795-1800, 1805-
Esta pi:lírica era suficiente en it pasa ploman:lanar a los franceses algunos 1807 y 1812. Prusia se encontraba indecisa entre sus simpatías peral bando
aliados potenciales, ya que todos los estados marítimos, comerciales o colo- antirrevolucionario, su desconfianza de Austria y sus ambiciones en Polo-
niales la veían con desconfianza u hostilidad. De hecho, la postura normal de nia y Alemania, a las que favorecía la iniciativa francesa. Por eso entró en
esos estada era la. de la neutralidad, ya que los beneficios del libre comer- la guerra ocasionalmente y de manera semiindependiente: en 1792-1795,
do en tiempos do guerra son considerables. Pero la tendencia inglesa a tra- 1806-1807 (cuando fue pulverizada) y 1813. La política de los restantes
tar (casi realistamente) a los buques neutrales como una fuerza que ayudaba países que de cuando en cuando entraban en las coaliciones antifrancesas,
a Pasada más que a sus propios países, les arrastró de cuando en cuando en mostraba parecidas fluemseiones. Estaban contra la revolución, peso la polí-
el conflicto, hasta que la política. francesa de bloqueo a partir de 1806 los tica es la política, tenían Ott2S cosas en que pensar y nada en sus intereses
impulsó en sentido opuesto. La mayor parte de las potencias marítimas eran rentalPS les imponía una fume hostilidad hacia Francia, sobre todo hacia
demasiado débiles o demasiado lejanas para causar perjuicios a Gran Ere- una Francia victoriosa que decidía las periódicas redistribuciones del terri-
tafia;- pero la guerra roagloamericane de 1812-1813 sería el resultado de tal torio europeo.
conflicto. También las ambiciones diplomáticas y los intereses de los estados euro-
. La hostilidad francesa hacia Gran Bretaña ora algo más complejo, pero el peos proporcionaban a los franceses cierto número de aliados potenciales,
elemento que, como entre los ingleses, exigía una victoria retal, estaba muy pues, en todo sistema permanente de estados en rivalidad y tensión constan-
fortalecido per la revolución que llevó al poder ala burguesía francesa, cuyos te, la enemistad de A implica la simpatía de anti-A. Los más seguros aliados
apetitos eran, en el aspecto comercial, tan insaciables como los de los ingle- de Francia oran los pequeños príncipes alemanes, cuyo interés ancestral era
ses. La victoria sobre los ingleses exigía la destrucción del comercio Imitara- —casi siempre de acuerdo con Francia— debilitar el poder del emperador
(ahora el de Austria) sobre los principados, que sufrían las consecuencias del
5. Cf. W. von Crocite, Die Eratteitung d. Nationalbewanteins in Nordwendeutscidand crecimiento de la potencia prusiana. Los estados del suroeste de Alemania
1790-1830, 1952. Wurtemberg, Baviera, que constituirían el núcleo de la napoleóni-

174
92 LA ERA DE LA 8EVOLL1CS 1789-1848. LA GUERRA 93
• ca Confederación de1Rin (1800—, y Sajonia, antigua rival y víctima de Pm, i.. .generales. con que contaba el potente ejército prusiano, setenta y nueve te-
ala, fueron los más importantes. Sajonia sería el! Último y más leal aliado de ' gin más de sesenta años, y lo mismo una cuarta parte de los jefes de regi-
. Napoleón, hecho explicable en gran parte por sus intereses económicos, pum, mientos.' En ese mismo año, Napoleón (que había llegado a general etilos
siendo un centro industrial muy adelantado, obtenía grandes beneficios del `‘veinticuatto), Mutat (que había mandado una brigada a los veintiséis), Ney
.. «sistema continental». napoleónico. 1. (que lo hizo a los veintisiete) y Davout, oscilaban entre los veintiséis y:los
: . -• Sin embargo, aun teniendo en cuenta las divisiones del bando antifrancés llenita y siete años.
•• y los aliados potenciales con que Francia podía contar. /a coalición antifran- •
cesa era sobro el papel mucho más fuerte que los franceses, al timaos ¡ni-.
: cialmenta: A pasar de ello, la historia de las guerras' es una serie de ininte- 31
rrumpidas victorias de Francia. Después de que la combinación inicial de
• ataque exterior y contrarrevolución interna fue batida (1793-1794), sólo hubo La relativa monotonía de los éxitos franceses hace innecesario hablar con
un breve período, antes del final,- en que los ejércitos franceses se vieron obli- ' detalle de las operaciones militares de la guerra terrestre:En 1793-1194 las
gados a ponerse a la defensiva: en 1799; cuando la Segunda Coalición movi- trepas francesas salvaron la revolución. En 1794-1795 ocuparon los Países
lizó al formidable ejército ruso mandado por Suvbrov para sus primeras opm Bajos, Renta y zonas de España, Suiza. Saboya y Liguria. En 1796, la
mciones en la Europa occidental. Pero,- a efectos prácticos, la lista de cam- famosa campaña de Italia de Napoleón les dio toda Italia y rompió la Prime'
pañas y batallas en tierra entre '1794 y 1812 sólo comprende virtualmente ca Coalición contra Francia_ La expedición de Napoleón a Malta, Egipto y
• triunfos franceses. La razón demos triunfes está en la revolución en Francia. Siria (1797-1799) fue aislada de su base por el poderío naval de los ingleses,
• . Su irradiación política en el exterior no fue decislim, como hemos visto. Todo y„ en su ausencia, la Segunda Coalición expulsó ales franceses de Italia y los
•lo más. que logró fue impedir que la población de los estados reacciortarios rechazó hacia Alemania. La derrota de los ejércitos aliados en Suiza (batalla
resistiera a los franceses que le llevaban la libeitad; pero la verdad es que de Zurich en 1799) salvó a Francia de la invasión, y pronto, después de la vuel-
• ni la estrategirrni la táctica militante de los ortodoxos estados del siglo arma ta de Napoleón y su toma de podar, los franceses pasaron otra vez a la ofen-
espesaba ni deseaba la participación de los civiles en la guerra: Federico el siva. En 1801 habían impuesto la paz a los aliados continentales, y en 1802
Grande había respondido a sea leales berlineses, que se le ofrecían para resis- incluso a los ingleses. Desde entonces, la supremacía francesa en las regio-
• tir a los -rusos, •que dejarán lt guerra a los profesionales; a quienes corres- nes conquistadas o controladas en 1794-1798 fue indiscutible. Un renovado
• pondía hacerla. Ea cambio ma Francia, la revolución transformó las normas intento de lanzar la guerra contra Francia, en 1805-1807, sirvió para llevar la
' bélicas haciéndolasinconmensurablemente superiores a las de los ejércitos Influencia francesa hasta las fronteras de Rusia: Austria fue derrotada en
del antiguo régimen. Técnicamente, los antiguos ejércitos 'estaban mejor hm- 1805 en la batalla de Austexlitz (en Moravia) y -hubo de firmar una paz
' traídos y disciplinados, por lo que en donde esas cualidades eran decisivas, impuesta: Praiia; que entró por separado y más tarde en la ...maleada, fue
• como en la guerra naval, los francesas fueron acremente inferiores. Eran frie- destrozada a su vez en las batallas de Jena y Auerstadt, en 1806, y desmem-
:. - • '• nos corsarios capaces. de actuar por sorpresa, pero ello no podía compensar brada. Rusia, aunque derrotada en Austerlite machacada en Eylau (1807) y
• la escasez de marineros bien entrenados y, sobre todo, de Oficiales expertos, vuelta a batir en Friedland (1807), permaneció intacta como potencia militar.
• diezmados por la revolución por pertenecer casi eri su mayor parte a familias El tratado de Illsit (1807) la trató con justificado respeto, pero estableció la
=USW normandas y bretonas, y difíciles de sustituir da improviso. En seis hegemonía francesa sobre el resto del continente, con la excepción de Escan-
grandes y cebo pequeñas batallas navales con los ingleses, los- franceses dinavia y los Balcanes turcos. Una tentativa austríaca de sacudir el yugo de
tuvieron pérdidas de hombres diez veces mayores que sus contrincantes.' 1809 fue sofocada calas batallas de Aspem-Essling y Wagram. Sin embar-
Pero en donde lo que contaba era la organización improvisada, la movilidad, go, la rebelión de los españoles en 1808, contra el deseo de Napoleón de
•• ••• • la flexibilidad y sobre todo el ímpetu ofensivo ya moral, los franceses no imponerles como rey a su hermano José Bonaparte, abrió un campo de ope-
tenían rival. Esta ventaja no dependía del genio militar de un hombre, pues raciones a los ingleses y mantuvo una constante actividad militar en la penín-
las hazañas bélicas de los franceses antes de que Napoleón tornara el mando sula, a la que no afectaron las periódicas derrotas y retiradas de los ingleses
• " • eran numerosas y las cualidades de los-generales' franceses distaban mucho (por ejemplo, ea 1809-1810).
de ser excepcionales. Es posible, pues, que dependiera en parte del rejuvene- Por el contrario, ea el mar, los franceses fueron ampliamente derrotados
-.- • ' cimiento da los cuadros de mando dentro y fixera de Francia, lo cual es una en aquella época. Después de la batalla de Trafalgar (1805) desapareció cual-
• • • •• de las prineipales consecuencias de toda revolución. En quier posibilidad, no sólo de invadir Gran Bretaña a través del Canal, sino
-1806, de los 142
'-
fi. M. Lewis, 4 Social History of me Nciv 17V-7815, 1960. pp. 370 y 373. 7. Gordon Craig, Tha Política eche Prosslan Ami I610-19C, 1955, p. 26.

175

94 LA ERA DE LA REVOLUCIÓN. 17894948 LA GUERRA 95
de mantener contactos ultramarinos. No parecía existir más procedimiento de aquella época un Estada territorial soberano no suponía esto forzosamente.)
denotar a Inglaterra que una presión -económica que Napoleón trató de hacer El característico Estado feudal europeo, aunque a veces lo pareciera, como,
efectiva por medio del «sistema continental» (18061 Las dificultades para por ejemplo, la Inglaterra medieval, no exigía tales condiciones. Su patrón
imponer este bloqueo minaron la estabilidad de la paz de Misil y llevaron a ora mucho más el «estado» en el sentido de propiedad. Lo mismo que el tér-
la ruptura con Rusia, que sería el punto crítico de la fortuna de Napoleón. mino «los estados del duque de Bulford» no implicaba ni que constituyeran
Rusia fue invadida y Moscú ocupado. Si el zar hubiese pedido la paz, como un solo bloque ni que estuvieran regidos directamente por su propietario o
habían hecho casi todos los enemigos de Napoleón en tales circunstancias, la mantenidos en las mismas condiciones, ni que se excluyeran los arriendos y
jugada habría salido bien. Pero no la pidió,.y Napoleón hubo de enfrentarse subarriendos, el Estado feudal de la Europa occidental no excluía una com-
con el dilema de una.guetra interminable sin claras per sper.tivas de victoria, plejidad que hoy parecería totalmente intolerable. En 1789 tales compleji-
o una retirada. Ambas serían igualmente desastrosas. Como hemos visto, los dades ya habían empezado a producir complicaciones. Algunos enclaves
métodos del ejército francés eran eficarr=irnos para campañas rápidas en extranjeros se encontraban muy dentro del territorio de oro Estado, como,
zonas lo suficientemente ricas y pobladas para permitirle vivir sobre el terre- por ejemplo, la ciudad papal de Aviñón en Francia. A veces, territorios den-
no. Pero lo logrado en Lombardía o en Ramilla —en donde se ensayaron pri- tro de un Estado dependían, por razones históricas, de otro señor que a su vez
meramente esos procedimientos—, factible todavía en la Europa central, fra- dependía de otro Estado, es decir, en lenguaje moderno diríamos que se
casó de romera absoluta en los vastos, vacíos y empobrecidos espacios de bailaba bajo una soberanía dual, e(Fronterasn en forma de barreras aduane-
Polonia y de Rusia. Napoleón fue derrotado no tanto por el invierno mso ras, se establecían entre las provincias de un mismo Estado. El Sacro Imperio
como por su fracaso en el adecuado abastecimiento de la Grande Armée. Romano contenía sus principados privados, acumulados a lo largo de los
La retirada de Moscú destrozó al ejército. De los 610.000 hombres que lo siglos y jamás unificados debidamente —el jefe de la casa de Habsburgo ni
formaban al cruzar la frontera rusa, sólo volvieron a cruzarla unos 100.000. siquiera tuvo un solo título para expresar su soberanía sobre todos sus terri-
Ea tan críticas circunstancias, la coalición final contra los franceses se torios basta 1804-5, y su imperial autoridad sobre una infinidad de territo-
formó no sólo con sus antiguos enemigos y víctimas, sino con todos los rios que comprendían desde grandes potencias por derecho propio, como el
impacientes por unciste al carro del que ahora se veía con claridad que iba a reino de Prusia (tampoco plenamente unificado como tal hasta 1807). Y Prin-
ser el vencedor: sólo el rey de Sajonia aplazó su adhesión para naás tarde. En cipados de todos los tamaños, basta ciudades independientes organizadas en
una nueva y feroz batalla, el ejército francés fue derrotado en Leipzig (1813), repúblicas y «libres señoríos imperiales» cuyos estados, a veces, no eran
y los aliados avanzaron inexorablemente por tierras de Francia, a pesar de mayores que unas cuantas hectáreas y no reconocían un señor superior.
las deslumbrantes maniobras de Napoleón, mientras los ingleses las invadían Todos ellos, grandes o pequeños, mostraban la misma falta de unidad y nor-
desde la península. París fue ocupado y el emperador abdicó el 6 de abril malización, y dependían de los caprichos de una larga sacie de adquisiciones
de 1814. Intentó restaurar su. poder ea 1815. pero la batalla de Waterloo, en a trozos o de divisiones y reunificaciones de una herencia de familia_ Toda-
junio da aquel año, acabó con él para siempre. vía no se aplicaba el conjunto de consideraciones económicas, administra-
tivas, ideológicas y de poder que tienden a imponer un mínimo de territorio
y población como moderna unidad de gobierno, y que nos inquietan hoy al
III pensar, por ejemplo, en un Liechtenstein pidiendo un puesto en las Naciones
Unidas. Como consecuencia de todo lo dicho, los estados diminutos abunda-
En el transcurso de aquellas décadas de guerra, las fronteras políticas de ban en Alemania y en Italia.
Europa fueron borradas o alteradas varias veces. Pero aquí debemos ocupar- La revolución y las guerras subsiguientes abolieron un buen número' de
nos sólo de aquellos cambios que, de una manera u otra, fueron lo bastante aquellas reliquias en parte por el afán revolucionario de unificación, y en
permanentes para sobrevivir a la, derrota de Napoleón. paste porque los estados pequeños y débiles llevaban demasiado tiempo
Lo más importante de todo fue una racionalización general del mapa expuestos a la codicia de sus grandes vecinos. Otras formas supervivientes
político de.Europa, especialmente en Alemania e Italia. Dicho en términos de de remotos tiempos, como cl Sacro Imperio Romano y muchas ciudades-
geografía política; la Revolución francesa terminó la Edad Media europea. El Estado y ciudades-imperios, desaparecieron. El Imperio feneció en 1806, las
característico Estado moderno, que M venía desarrollando desde hacía varios
siglos; es una zona territorial coherente e indivisa, con fronteras bien defini-
das; gébernada por una sola autoridad soberana conforme a un solo sistema 8. La lúa supervivencia europea de esta clase ea la República de Andorra. que mel Wel
fundamental de administración y ley. (Dude la Revolución 'francesa también la soberanía dual del obispo español de Urgen y del presidente de la Repailica francesa.
9. su persona era. simplemente, duque de Austria, rey de Hungifil, rey de Bohemia, con-
se supone que representa a una sola «nación» o grupo lingüístico, pero en de del 'Tiro'', etc.

176
• 96 LA ERA DE LA REVOLUCIÓN, 1129-1848
LA GUERRA 97
:t antiguas repúblicas de Génova y Venecia habían dejado de existir en 1797 y,:
••• al final de la guerra; 'asolarle/lee libres de Alemania habíaniquexlado reclu-• derrota. se debía a le superioridad de un nuevo sistema político, o en todo
" cidas a cuatro. Otra característica supervivencia medieval- —los estados caso a su error al no establecer reformas equivalentes, las gamas prodnjeron
:cambios no sólo a través de las conquistas francesas, sino como reacción •
.* • eclesiásticos independientes:— siguieron el mismo camino: los principados
.• episcopales de Colonia,-Maguncia, Tréveris, Salzburgo, etc., desaparecieron: • contra ellas; en algunos casos —como en España—, de las dos maneras, pues
• Sólo los Estados Pontificios en la Italia central subsistieron hasta 1870. Las ; de un lado los colaboradores de Napoleón —los afrancesados— y de otro los
. anexiones, los tratados de paz y los congresos, en los-que los franceses listen-. ; jefes liberales deja antifrancesa Junta de Cádiz aspiraban en suma al mismo
terna temáticamente reorganizar el mapa político alemán (en 1797-1798 y ripo de una España modernizada según las líneas reformistas de la Revolu-
• 1803), redujeron los 234 territorios del Sacro Imperio Romano —sin• contar. :nión francesa. Lo que Irnos no lograron, lo intentaron los otros. Un caso más
• los señoríos imperiales libres, etc.— a cuarenta; en Italia, en donde varias go. ' plato todavía de reforma por reacción —pues los liberales españoles eran
te todo reformadores• y sólo antifranceses por accidente histórico— fue el
neraciones de guerras implacables harían simplificado ya la estructura política': '
• —sólo existían algunos minúsculos estados en los confines de la Italia semen- ' dePrusia, en donde se estableció una forma de liberación de los campesinos,
"•• tetona] y central-1N los cambios fueron menos drásticos. Como la mayor par- JIU ejército organizado con elementos de la levée en maese, y una serie de
te de estos cambios beneficiaban a algún fuerte Estado monárquico, la derrota,: reformas legales, económicas y docentes, llevadas acabo bajo el Impacto del
de Napoleón los perpetuó. Austria jamás pensaría en restaurar la República: 'derrumbamiento del ejército y el Estado federiquianos ea lene y Matad;
• veneciana, pues había adquirido sus territorios a•travES de la operación de los. y con &fume propósito de aminorar y aprovechar la derrota.
• ejércitos revolucionarios franceses, y .no pensó ea devolver Salzburgo (que No es exagerado decir que todos los estados continentales de menor
• -•• adquiriera en 1803),.a pesar de su respeto a la Iglesia católica. importancia surgidos al oeste de-Rusia y Tbrquía y al sur de Escandinavia
•• •después de aquellas dos décadas de guerra se vieron, juntamente con sus ins-
Fuera de Europa, los cambios territoriales de las ¿nenas fueron la canse- tituciones, afectados por la expansión o la imitación de la Revolución fran-
.... ~acta de la amplísima anexión llevada a cabo por Inglaterra de las colonias ' • •CM. incluso el ultrarreaccionatio reino de Nápoles no se atrevió a reetable-
r de otras países, y cielos movimientos dé liberación colonial, inspirados por cer el feudalismo legal que abolieran los franceses.
-••• la Revolución francesa (como en Santo Domingo), posibilitados o impuestos
• • por la separación temporal dé las colonias de -sus metrópolis (como en las Pero los cambios en fronteras, leyes e Instituciones gubernamentales fue-
• Américas española y portuguesa). El dominio británico de los mares gana- ron nada compararlos con sin temer efecto de aquellas décadas de guerra
rizaba que la mayor parte de aquellos cambios serían irrevocables, tanto si se revolucionaria: la profunda transformación de la atmósfera política. Cuando
•' habían producido a expensas de los franceses como; más a Menudo, de los estalló la Revolución francesa, los gobiernos de Europa la consideraron con
7." antifranceses. relativa sangre fría: el mero hecho de que las instituciones cambiaran brus-
También fueron iinpottantes los cambios instiiuoionales introducidos camente, as produjeran insurrecciones, las dinastías. fueran depuestas y los
•'' directa o indirectamente por las conquistas francesas. En eh apogeo de su reyes asesinados o ejecutados, no conmovía en sí a los gobernantes del
siglo xvm, que estaban acostumbrados a tales sucesos y los consideraban en
Poder (1810), los francesel gobernaban como si fuera pana de Francia toda otros países desde el punto de vista de su efecto en el equilibrio de poderes
' la orilla izquierda alemana del Rin, Bélgica, Holanda y la Alemania del flor- y en la relativa posición del suyo. «Los insurgentes que destierro de Ginebra
te hasta Ltbecic, Saboya, Piamonte, Ligarla y la zona occidental de los Ape- —escribía Vergennes, el famoso ministro francés de Asuntos Exteriores del
• • ninos hasta las fronteras de Nápoles, y las .provinclat Mitas desde Corintia
hasta Dalinacia. Miembros do la familia imperial o reinos y Micados satélites antiguo régimen— son agentes de Inglaterra, mientas- que los insurgentes
cubrían España, el resto dé Italia,- el resto de Renania-Westfalia y una gran de América ofrecen perspectivas de larga amistad. Ad política respecto a unos