Vous êtes sur la page 1sur 22

Libro1.

indd 1 26/08/2014 2:26:23


3

Manipulus studiorum
en recuerdo
de la profesora
Ana María Aldama Roy

Libro1.indd 3 26/08/2014 2:26:23


4

PHILOLOGICA

Publicaciones
del
Departamento de Filología Latina
de la
Universidad Complutense de Madrid

Director
Tomás González Rolán

Comité científico
Luciano Canfora
Matilde Conde Salazar
Juan Gil Fernández
Jacqueline Hamesse
Gregorio Hinojo Andrés
Juan Lorenzo Lorenzo

Comité de redacción
José Joaquín Caerols Pérez
Vicente Cristóbal López
Felisa del Barrio Vega
Carmen Gallardo Mediavilla
Teresa Jiménez Calvente
Antonio López Fonseca

Libro2.indd 4 14/08/2014 15:20:57


5

Manipulus studiorum
en recuerdo
de la profesora
Ana María Aldama Roy

Editores
María Teresa Callejas Berdonés
Patricia Cañizares Ferriz
María Dolores Castro Jiménez
María Felisa del Barrio Vega
Antonio Espigares Pinilla
María José Muñoz Jiménez

escolar
y mayo
editores

Libro1.indd 5 26/08/2014 2:26:24


6

La publicación de este libro


se ha beneficiado de una generosa ayuda
concedida por la Fundación Ana María Aldama Roy

1ª edición, 2014

© Departamento de Filología Latina


© Escolar y Mayo Editores S.L. 2014
Avda. Ntra. Sra. Fátima 38, 5ºB
28047 Madrid
info@escolarymayo.com
www.escolarymayo.com

Diseño de cubierta y maquetación:


Escolar y Mayo Editores S.L.

ISBN: 978-84-16020-24-9
Depósito Legal: M-23525-2014

Impreso en España / Printed in Spain


Kadmos
Compañía 5
37002 Salamanca

Reservados todos los derechos. De acuerdo con lo dispuesto en el Código Penal,


podrán ser castigados con penas de multa y privación de libertad quienes sin
la preceptiva autorización, reproduzcan o plagien, en todo o en parte, una obra
literaria, artística o científica, fijada en cualquier tipo de soporte.

Libro1.indd 6 26/08/2014 2:26:24


7

Índice

Presentación . ........................................................................................................................ 17
Preámbulo ............................................................................................................................ 19
Ana María Aldama Roy
(† Madrid 3-9-2009) ......................................................................................................... 21
Manipulus studiorum . ...................................................................................................... 27
Zoa Alonso Fernández
La invectiva y la danza: Murena,
Sempronia y el discurso de Rufio Albino ........................................................................... 29
Juan Antonio Álvarez-Pedrosa Núñez
Conflicto religioso y coexistencia lingüística
en comparación: la Chronica Slavorum de
Helmoldo de Bosau y la Historia Arabum
de Don Rodrigo Jiménez de Rada ...................................................................................... 37
Juan Luis Arcaz Pozo
Variaciones en Hurtado de Mendoza entre
la imitatio y la traducción: a propósito del
poema 76 de Catulo ............................................................................................................ 49
Trinidad Arcos Pereira
Mª. Dolores García de Paso Carrasco
La traducción de Daniel Heinsius de los
Aphthonii progymnasmata .............................................................................................. 57
Emilio Asencio González
La abeja y la araña. Análisis de un tópico
iconográfico y literario desde Bronzino a
la emblemática ..................................................................................................................... 69
José Miguel Baños
Hipatia de Alejandría: un personaje de novela ................................................................ 93
Mª. Teresa Beltrán Noguer
Jorge Tomás García
Pintores y su interpretación de la mitología .................................................................... 109
Alberto Bernabé
Dioniso, la música y la danza bajo la mirada
de Platón (Leyes 706ss.) .................................................................................................. 119

Libro1.indd 7 26/08/2014 2:26:25


8 Índice

Francisco Javier Bran García


Tras el rastro de Plinio el Viejo en el Renacimiento.
Tablas astronómicas en la Pliniana anni diuisio in
partes octo de Federico Bonaventura . ............................................................................ 127
José Joaquín Caerols
Livio y la fundación del templo de Ceres
en el Aventino ..................................................................................................................... 139
Mª. Teresa Callejas Berdonés
Juvenal en el manuscrito 246 de la Biblioteca
Histórica de Santa Cruz de Valladolid . .......................................................................... 157
José Manuel Cañas Reíllo
Isaac Newton y los antiguos escritores cristianos
latinos y griegos .................................................................................................................. 173
Patricia Cañizares Ferriz
El Vademecum del conde de Haro en
el contexto de su biblioteca privada . ................................................................................ 183
José David Castro de Castro
Historia antigua y mitología clásica en
La mayor hazaña de Alejandro Magno,
atribuida a Lope de Vega .................................................................................................. 197
Mª. Dolores Castro Jiménez
La “verdad” de Helena: dos autobiografías recientes ..................................................... 209
Perfecto Cid Luna
El texto de la Formula uitae honestae
(siue De quattuor uirtutibus) en el
ms. Oxomensis 153 (I) ..................................................................................................... 223
Juan Luis Conde Calvo
Breve historia romana del alma. Sobre anima
y animus entre el siglo II a.C. y el II d.C. ......................................................................... 233
Vicente Cristóbal López
Doce versiones de lírica horaciana ................................................................................... 241
María-Elisa Cuyás de Torres
Las Inscripciones latinas de Juan de Iriarte .................................................................. 255
César Chaparro Gómez
Persuasión y violencia en la evangelización de los
nuevos pueblos (siglos XVI y XVII) ................................................................................. 265
Luis Charlo Brea (†)
Bartolomé Pozuelo Calero
Himnos litúrgicos del Licenciado Francisco Pacheco.
Primera parte: introducción general ................................................................................ 277

Libro1.indd 8 26/08/2014 2:26:25


Índice 9

Mª. Felisa del Barrio Vega


Tácito en el manuscrito 6645
de la Biblioteca Nacional
de Madrid ........................................................................................................................... 291
Javier del Hoyo Calleja
Acerca de dos carmina medievales de Hispania
con acróstico y teléstico ...................................................................................................... 311
José Manuel Díaz de Bustamante
Sobre algunos sueños y la doble mecánica de
los Argonautica de Valerio Flaco . .................................................................................. 327
Antonio Espigares Pinilla
Un caso curioso de pervivencia de la obra de
Séneca: el manuscrito de la Dotrina moral
de las Epistolas de Juan de Herrera ................................................................................ 341
Dulce Estefanía
El Tito Manlio de Matteo Noris. Un libreto para
Pollarolo con nuevas versiones de Vivaldi . ...................................................................... 357
Beatriz Fernández de la Cuesta González
La selección de pasajes de Ovidio en el
manuscrito 246 de la Biblioteca Histórica
de Santa Cruz de Valladolid . ........................................................................................... 367
Jorge Fernández López
Emilio del Río Sanz
Las Tragedias de Séneca en la Copilación
de Alonso de Cartagena .................................................................................................... 375
Emiliano Fernández Vallina
Color y otras percepciones sensoriales en cuatro
Vidas de santas medievales: uso léxico ............................................................................ 395
María Jesús Fuente Pérez
En el espejo de Cristina. Mujeres y libros
en la Baja Edad Media hispana ....................................................................................... 403
Mª. Cruz García Fuentes
San Agustín y su reflexión sobre el
destino (De civitate Dei 5.8-10) . ................................................................................... 415
Francisco García Jurado
Los primeros estudios sobre Latín cristiano
y medieval en España y su relación con el
Centro de Estudios Históricos:
Pascual Galindo Romeo .................................................................................................... 425
Juan Gil
La profecía de la leprosa (1632) ..................................................................................... 437

Libro1.indd 9 26/08/2014 2:26:25


10 Índice

José Antonio González Marrero


Francisca del Mar Plaza Picón
El viaje de un mito clásico: la Edad de Oro.
De Cervantes a Hesíodo .................................................................................................... 447
Tomás González Rolán
Pilar Saquero Suárez-Somonte
Aproximación a los exempla sobre Alejandro Magno
en el texto trecentista portugués Horto do Esposo ....................................................... 461
Carmen Guzmán Arias
Quae ... memoranda sunt: Hércules en
la Corografía de Pomponio Mela .................................................................................... 473
Jacqueline Hamesse
De l’anonymat à l’identité: le statut
du compilateur médiéval ................................................................................................... 483
Fremiot Hernández González
Reminiscencias grecolatinas en los poemas de
Gérard Montanus van den Berghe a los
mártires de Tazacorte . ...................................................................................................... 497
Felipe G. Hernández Muñoz
Notas sobre el vetus demosténico A y su relación
con algunos recentiores conservados dentro y
fuera de España: la Cuarta Filípica ................................................................................ 511
Gregorio Hinojo Andrés
La reducción del relato histórico en un florilegio
de biografías latinas (las biografías de Suetonio) .......................................................... 517
Rosa Mª. Iglesias Montiel
Mª. Consuelo Álvarez Morán
Cuestiones astronómicas en la Mitología
de Natale Conti .................................................................................................................. 527
José-Javier Iso
Para la historia de algunos adjetivos latinos
(dulcis, laetus, lepidus, mitis, mollis,
suavis, venustus) . ............................................................................................................. 539
Montserrat Jiménez San Cristóbal
Maximiano en el manuscrito 246 de la
Biblioteca Histórica de Santa Cruz
de Valladolid . ..................................................................................................................... 547
Antonio López Fonseca
Intelectual complaciente vs. intelectual
comprometido. Literatura y compromiso
en Roma .............................................................................................................................. 563

Libro1.indd 10 26/08/2014 2:26:26


Índice 11

Amor López Jimeno


Sobre el tabú de comer pescado
en una defixio romana . .................................................................................................... 579
Manuel López-Muñoz
Una nota sobre las traducciones
modernas de Catulo 16 ..................................................................................................... 589
Juan Lorenzo Lorenzo
Una confusa síntesis de la preceptiva
retórica en la Anatomia Ingeniorum
de A. Zara . ......................................................................................................................... 599
José María Maestre Maestre
Don Joaquín de Villaseñor Calderón de la Barca,
“familiar” del Colegio mayor de Cuenca
de la Universidad de Salamanca ...................................................................................... 611
Ana Isabel Martín Ferreira
Cristina de la Rosa Cubo
De castratione mulierum (1673). Una satyra
medica de G. F. de Franckenau ........................................................................................ 621
Cristina Martín Puente
Matilde Conde Salazar
La literatura latina en el cine ............................................................................................ 635
Marcos Martínez Hernández
El Mundo Clásico en las primeras historias
generales de Canarias del siglo XVI ................................................................................. 653
Ricardo Martínez Ortega
Comentario sobre Chronicon Mundi (4. 22) . ............................................................. 665
Marcelo Martínez Pastor
La literatura latina cristiana
de la Antigüedad tardía:
herencia y proyección ......................................................................................................... 673
Marc Mayer i Olivé
De nuevo sobre Juvenal y Marcial a
propósito de Iuu.7. 90-92 .................................................................................................. 685
Cecilia Medina López-Lucendo
Israel Villalba de la Güida
El florilegio temático del ms. 246 de la Biblioteca
de Santa Cruz de Valladolid. Edición y comentario
filológico del “título” Fortitudo ........................................................................................ 691
Julia M. Mendoza Tuñón
Gallus Anonymus y los orígenes
del reino de Polonia . .......................................................................................................... 705

Libro1.indd 11 26/08/2014 2:26:26


12 Índice

Enrique Montero Cartelle


El valor formativo de la corrección gramatical
según Claudio Magris . ...................................................................................................... 715
Antonio Moreno Hernández
El primer César del Quinientos:
los Commentarii de Beroaldo
(Bolonia 1504) .................................................................................................................. 721
Iván Moya Rodríguez
La carta de San Pablo a los Laodicenses
en el manuscrito 10-28 del
Archivo Capitular de Toledo ............................................................................................ 737
Francisca Moya del Baño
Un “florilegio” del Siglo de Oro.
Quevedo antólogo de Silio Itálico . ..................................................................................... 743
María José Muñoz Jiménez
Las fuentes del De variis doctorum sententiis
de C. García Guillén de Paz ............................................................................................. 755
Enrique Otón Sobrino
La desmitificación del Aqueronte
en Lucrecio .......................................................................................................................... 765
Carmen Teresa Pabón de Acuña
Biblioteca del cabildo catedralicio
de Sigüenza. Algunos incunables
de tema clásico . .................................................................................................................. 777
F. Jordi Pérez i Durà
Los diaristas desacreditaron el Epistolarum
libri sex de Gregorio Mayans traduciendo
El informe de un estrangero . ......................................................................................... 791
Maurilio Pérez González
¿Tributos y prestaciones medievales
de contenido coincidente? .................................................................................................. 803
Jesús Ponce Cárdenas
Del elogio consular al preludio amoroso:
el vuelo del Fénix en Claudiano,
Tasso y Góngora . ............................................................................................................... 815
José Riquelme Otálora
Las fuentes clásicas terencianas en
la Calamita de Torres Naharro . ...................................................................................... 831
Antonia Rísquez Madrid
Géneros sapienciales en la Edad Media:
el florilegio y la enciclopedia medieval ............................................................................. 837

Libro1.indd 12 26/08/2014 2:26:26


Índice 13

Gregorio Rodríguez Herrera


Los excerpta de Tibulo en el florilegio
de Cristóbal García Guillén de Paz
(ms. 246 BH Santa Cruz, Valladolid) ............................................................................... 845
Miguel Rodríguez-Pantoja
Las Dirae y Lidia ............................................................................................................... 859
Sandra Romano Martín
El tópico del senatus deorum en
Marciano Capela ............................................................................................................... 871
Francisco Salas Salgado
Algunas bibliotecas franciscanas
en Canarias y la enseñanza de
los clásicos grecolatinos ...................................................................................................... 879
Eustaquio Sánchez Salor
Olim lacus colueram,
¿poema de Pedro de Blois? ................................................................................................ 889
Pablo Toribio Pérez
Aspectos de tradición clásica
en la obra de Isaac Newton ............................................................................................... 901
Irene Villarroel Fernández
Claudiano en el manuscrito 94 de la Biblioteca
Pública del Estado en Tarragona ..................................................................................... 911
E. Artigas (coord.)
I.-X. Adiego
J. Avilés
L. Cabré
L. Ferreres
M.A. Fornés
M. Puig
P. Quetglas
A. de Riquer
G. Torres
De floribus florilegiisque
barcinonensibus ............................................................................................................... 921
Tabula gratulatoria ........................................................................................................ 1057

Libro1.indd 13 26/08/2014 2:26:26


14

Libro1.indd 14 26/08/2014 2:26:26


233

Breve historia romana del alma.


Sobre anima y animus entre
el siglo II a.C. y el II d.C.
Juan Luis Conde Calvo
Universidad Complutense de Madrid

1. La República
A mediados del siglo I a.C. una forma de dualismo antropológico, aún
rodeada de polémica, está intentando divulgarse en Roma. El historiador
Gayo Salustio Crispo (86-34 a.C.) explica a sus compatriotas que la expe-
riencia de desgarro propia de nuestra especie atañe a dos fuerzas, de cuyo
enfrentamiento surge el conflicto existencial: nam uti genus hominum conpo-
situm ex corpore et anima est, ita res cunctae studiaque omnia nostra corporis
alia, alia animi naturam secuntur, “y del mismo modo que la especie humana
está compuesta de cuerpo y de alma, así todas nuestros asuntos y empeños
secundan unos la naturaleza del cuerpo, otros la del alma” (Iug. 2)1 .
A pesar del tono filosófico, Salustio no es propiamente un filósofo, ni
siquiera un moralista: el objetivo de Salustio es reivindicar, frente a los anti-
guas definiciones de tipo físico, una nueva idea de uirtus de carácter intelec-
tual, y de paso el oficio de escritor, hasta entonces excluido del negotium
aristocrático. En su prólogo a la Conjura de Catilina (Cat.3-4) lamenta que
no quepa a los escritores la misma gloria que a los hombres de acción, y la
reivindica para los historiadores. En los momentos en que podemos asistir
al insólito acontecimiento de un escritor suplicando comprensión y respeto
para su actividad, nuevas uirtutes reclaman su derecho a proporcionar gloria,
facultades que derivan de una concepción bipartita del ser humano que em-
pieza a abrirse paso en Roma y, consecuentemente, no sólo radican ya en el
cuerpo, sino también en el alma, el principio constitutivo no-material. Por
fin es legítimo traducir uirtus como “virtud” moral, y no ya simplemente
como “hombría”, “valor” o “coraje” guerreros: dux atque imperator uitae
mortalium animus est. qui ubi ad gloriam uirtutis uia grassatur, abunde pol-
lens potensque et clarus est neque fortuna eget, “jefe supremo de la vida de los

1 
Salvo indicación en otro sentido, las traducciones son mías.

Libro1.indd 233 26/08/2014 2:27:25


234 Juan Luis Conde

hombres es el alma (animus), y cuando marcha por el camino de la virtud


(uirtus) hacia la gloria (gloria) es inmensamente poderosa, capaz y brillante,
y para nada necesita de la fortuna” (Iug.1.3).
No hay duda sobre los orígenes etimológicos de las palabras que em-
plea Salustio para la fuerza anímica, animus y anima, que ya conocían los
antiguos. Emparentadas con el griego ἄνεμος (“viento”, una palabra aún
identificable en el compuesto castellano “anemómetro”), sus conexiones
con vocabulario por prácticamente todas las ramas del árbol indoeuropeo,
desde el indio antiguo, al lituano o al alemán, puede seguirse en detalle en el
Lateinisches Etymologisches Wörterbuch de Walde y Hofmann.
El aspecto más interesante en la lengua latina es precisamente la existen-
cia de una pareja de términos opuestos tan sólo por su género gramatical que,
en ese planteamiento dualista de la realidad humana, se disputan el campo
semántico de lo que podríamos designar como “vida interior”. Jacob Wacker-
nagel (1957, pp.13-14) se ocupó de la relación de la pareja léxica para ilustrar
el desarrollo del vocabulario basado en distinciones de género (masculino-
femenino) que no remiten a distinciones sexuales en el referente.
Wackernagel establece una perspectiva histórica sobre la relación entre
los dos vocablos, documentados en un mismo autor desde Nevio. Su idea es
que ambos términos tienen significados bien diferentes hasta los comienzos
de la época imperial. De hecho, dice, los autores republicanos se esfuerzan
por subrayar y contrastar sus diferencias. A cambio, la lengua popular del
Imperio tardío olvida animus y transfiere sus significados al femenino anima,
que perdurará (como prueba el hecho de que sea ése el vocablo del que deri-
van los significantes neolatinos para “alma”) en competencia, ya para enton-
ces, con el masculino spiritus. No sabemos, admite Wackernagel, cuándo se
produce este cambio semántico del que Apuleyo proporcionaría el primer
testimonio seguro. El por qué, conjetura, habría que buscarlo en la influen-
cia del femenino griego ψυχή.
Pero, desde mi punto de vista, esa influencia ya está en marcha des-
de muy pronto. Hay una abundante documentación, tanto de uno como
de otro término, en los fragmentos conservados de la poesía primitiva. Un
fragmento de Accio (ca. 170-90 a.C.) ya nos ofrece un ejemplo del uso con-
trastivo entre las nociones polares corpus (material, mortal, corruptible, vi-
sible)/anima (aérea, inmortal, incorruptible, invisible) y, con su oposición,
testimonia los rudimentos de la biología a la griega en Roma (la muerte se
produce porque o se detecta cuando se deja de respirar) o, si se prefiere, de
la convención literaria homérica según la cuál la muerte de un personaje
sucede cuando abandona su cuerpo el “aliento”, hálito o resuello, llamado
en griego ψυχή y traducido en latín como anima: cum sub crudelei dolore hoc
anima corpus liquerit, “cuando tras cruel dolor el aliento vital haya abando-
nado este cuerpo = cuando muera” (Trag. 605).

Libro1.indd 234 26/08/2014 2:27:25


Breve historia romana del alma 235

Es posible que esa primera polarización (que descansa en la oposición


vida-muerte) se haya desarrollado en Roma de modo independiente de
las ideas griegas, aunque dudoso. Y es más que posible que la sugerencia
del propio Wackernagel a propósito del desarrollo posterior de anima
invadiendo el territorio semántico de animus haya que anticiparla hasta
el surgimiento mismo de la palabra femenina anima: me atrevo a proponer
que la existencia en latín de un femenino con el mismo significado que
la ψυχή homérica (y su mismo uso literario) se pueda poner en conexión
precisamente con el género de esa palabra en griego.
En todo caso, Accio no hace especial intención de explicar el sentido
de una antigua convención literaria (los personajes mueren cuando el
anima abandona su cuerpo) cuyo sentido da ya por supuesto en el lector
latino. Lo que encontramos documentado en Accio es una segunda fase
en el desarrollo del psiquismo, heredera a su vez de los debates filosóficos
griegos, aquella que, diríamos hoy, pasa de lo biológico a lo psicológico. Lo
“no visible” se ha escindido a su vez en dos: una energía vital, inconsciente e
irracional (que asocia a la vitalidad la volición y la sensación) y otra racional,
consciente, mental o intelectual (las llamadas “facultades superiores” del
ser humano, orbitando en torno a la inteligencia), a la que la primera está
jerárquicamente sometida: sapimus animo, fruimur anima: sine animo anima
est debilis, “conocemos con el animus, gozamos con el anima: sin el animus,
el anima es débil” (Trag. 296).
Este es uno de los ejemplos a los que Wackernagel se refiere cuando
argumenta sobre la llamativa frecuencia con que los autores republicanos
ponen en contraste ambas palabras. Pero este empeño de algunos por
trazar diferencias sólo puede explicarse, precisamente, porque los distintos
contenidos de los que se quiere hacer portadores a ambos términos
(deudores de un modo u otro de ideas griegas) no son asunto habitual de la
lengua cotidiana2. Como puede observarse en los textos citados, lo que era

2 
Lucrecio utilizará una distinción semejante a la de Accio, al menos en lo que respecta a la
clara subordinación jerárquica de anima a animus (3.136-142), y hay acuerdo unánime en
que está traduciendo del griego (uid. Conde 2002, p.235, n.15). Y, no obstante, su objetivo
es ajeno al de Accio y no poco paradójico, porque, más que en su distinción, Lucrecio parece
interesado en su afinidad. Lo común entre animus y anima es lo que también tienen ambas
nociones de común con el cuerpo: son materiales (natura corporea: uid. 3.161-162) y, por
tanto, mortales. Podríamos decir que, para Lucrecio y los epicúreos, animus y anima no son
más que dos tipos de materia espiritual. Lucrecio parte de un materialismo de base en el
que el dualismo es sólo relativo, adjetivo éste que puede tomarse en su sentido coloquial
o incluso en el que le conecta con la teoría de la relatividad, si es que eso traduce su idea,
precientífica, diríamos hoy, pero idea al fin y al cabo, de que la energía (vital o intelectual)
es también una forma de la materia. Podría decirse que por coherencia con su materialismo,

Libro1.indd 235 26/08/2014 2:27:25


236 Juan Luis Conde

cuidadosamente separado por Accio era mezclado con perfecta indiferencia


por Salustio. En el primero de los pasajes mencionados, Salustio no se para
a distinguir entre los términos animus y anima, que se alternan para designar
el componente espiritual del ser humano contrapuesto a corpus, su parte fí-
sica. En ambos casos traduzco “alma”, consciente de que esa traducción es,
en sí misma, una decisión derivada de un dualismo tradicional y todavía en
curso. Para Salustio (al menos en el primer pasaje citado), animus y anima
son dos sinónimos que sirven para designar facultades del ser humano en
oposición al cuerpo y cuyas razones de uso son meramente estilísticas –para
introducir una uariatio– y, en ocasiones, otros términos entrarán en la rota-
ción (por ejemplo, ingenium).
El propio Cicerón argumentará sobre la imprecisión de la lengua co-
tidiana al respecto: animum autem alii [dixerunt] animam, ut fere nostri -de-
clarat nomen; nam et “agere animam” et “efflare” dicimus et “animosos” et “bene
animatos” et “ex animi sententia”; ipse autem animus ab anima dictus est, “otros
identifican animus y anima, como por lo general hacemos los romanos: la
misma palabra lo prueba, porque decimos agere, efflare animam [“exhalar”
y “expirar”], animosos [“animosos”], bene animatos [“bienintencionados”] y
ex animi sententia [“hablar en conciencia”]. La propia palabra animus deriva
de anima” (Tusc.1.19).
Cicerón establece en este texto la confusión de animus y anima en la
percepción habitual de los romanos, según asegura. Su última andanada ar-
gumental, la conexión etimológica entre las dos palabras, se sostiene a base
de conexiones erradas. Cuesta creer que hoy día, y a ciertos propósitos, sa-
bemos más latín que Cicerón, pero éste es el caso: al contrario de lo que él
pensaba, anima no deriva históricamente de animus, sino que es exactamen-
te al revés. De acuerdo con nuestro conocimientos actuales, animus es una
palabra de clara procedencia indoeuropea, cuyo proto-sentido estaría en
conexión con ἄνεμος, es decir, “viento”, “aire”, etc. Sin embargo, no tenemos
ejemplos documentados de animus en el sentido de ἄνεμος. El testimonio
más precoz en latín, en Apio Claudio (ca. 340-273 a.C.), tiene ya un sentido
psicológico (significa “carácter” o “natural”): <ae>qui animi compotem esse,
ne quid fraudis stuprique ferocia pariat (Fr.1). Eso podría implicar que animus
ha dejado muy pronto su proto-significado (a favor de uentus, aura, etc.)
para nunca más regresar a él.
Aunque, por desgracia, esto no podrá probarse nunca de manera
fehaciente, mi conjetura es que la palabra anima ha aparecido durante
la historia del latín, posiblemente por influencia del griego ψυχή, para

Lucrecio es antiespiritualista y ése es el objetivo fundamental que subyace a su empleo del


par animus/anima.

Libro1.indd 236 26/08/2014 2:27:26


Breve historia romana del alma 237

caracterizar a los personajes ante la muerte, con el sentido, pues, de


“aliento”, “resuello”, “hálito”, “soplo”, aliento vital o, simplemente, “vida” (hay
abundantes ejemplos de su incorporación a perífrasis cuyo sentido es el de
“perder la vida” o “quitar la vida”, “morir” o “matar”, como en el ejemplo
anterior de Accio). Sólo más tarde el sentido biológico se ha proyectado, vía
metonimia, sobre la naturaleza (= brisa, aire). De ese proceso pueden ser
ejemplos pasajes del propio Accio (Trag.10 uela uentorum animae immittere)
o Lucrecio (5.236 aurarum leues animae), donde uentorum animae, aurarum
animae han de interpretarse como “el soplo de los vientos”: lo humano
se habría tomado como modelo de lo natural (lo que en las fuerzas de la
naturaleza se parece al “aliento” o “soplo” humano), y no al revés3.

2. El Principado
Un siglo después de Cicerón, su sentido originario seguía bien vivo en
latín. El sentido de “aliento” o simple aura que tenía anima sigue adherido a
los nuevos sentidos más transcendentales que le han insuflado los pensado-
res. Mucho menos moralista que un Cicerón o un Salustio, Gayo Petronio
(ca. 27-66) estaba sinceramente interesado en las delicias de Eros. En El Sa-
tiricón, la que quizá podamos calificar como la primera novela urbana de la
historia occidental, exhibe su afición irrenunciable por el cuerpo:
ipsa corporis pulchritudine me ad se uocante trahebat ad uenerem. iam plu-
ribus osculis collisa labra crepitabant, iam implicitae manus omne genus
amoris inuenerat, iam alligata mutuo ambitu corpora animarum quoque
mixturam fecerant.
“Con sólo mirar la belleza provocadora de su cuerpo, me excitaba de pla-
cer. Nuestros labios repercutían en inacabables besos. Nuestras manos se
enredaban en busca de toda clase de caricias. Nuestros cuerpos estrecha-
dos en mutuo abrazo habían logrado intercambiar sus almas [animae]”
(Petr.132; trad. Picasso 1991, p.236).
Aunque en su traducción castellana de anima, Julio Picasso se inclina
por “alma” (y hay que reconocer que resulta difícil resistirse a hacerlo así,
en tan claro y magnético contraste con “cuerpo”), la traducción francesa de

3 
Para comprender cómo se fija su uso independiente (es decir, sin el apoyo del genitivo aura-
rum o uentorum) habría que pensar en pasajes como los de Ennio (Var.47 aqua, terra, anima
et sol), donde se emplea en sentido poético –por razones métricas o de otro tipo– para uno de
los cuatro elementos, como sol por ignis. Ese uso daría la pauta a otros posteriores en contex-
tos muy semejantes en Lucrecio o el propio Cicerón (Lucr.1.715 qui quattuor ex rebus posse
omnia rentur, / ex igni, terrā atque animā, procrescere et imbri; Cic.Tim.5 ut, quem ad modum
ignis animae, sic anima aquae, quodque anima aquae, id aqua terrae proportione redderet. earum
quattuor rerum etc.; Cic.Ac.2.39.124 utrum [animus] sit ignis, an anima, an sanguis).

Libro1.indd 237 26/08/2014 2:27:26


238 Juan Luis Conde

Pierre Grimal (1958, p.124) dice “souffle”, o sea, “aliento”. A propósito del
pasaje, escrito en los tiempos de Nerón, comenta la profesora Florence Du-
pont (2001, p.186): “El texto [...] hace de la fusión de los alientos el objetivo
del placer”.
Esta disparidad en los traductores entre “alma” y “aliento”, ¡dos cosas
tan distintas en castellano!, sólo puede explicarse a causa del uso deliberada-
mente ambiguo e irónico de anima, en que se mezclan inextricablemente sus
dos sentidos, el más antiguo y el más moderno, el “biológico” y “psíquico”,
el literario y el filosófico, el coloquial y el culto. Al oponerla expresamente a
“cuerpo”, Petronio evoca su sentido filosófico en un contexto, sin embargo,
absolutamente hedonista, sin concesiones a ninguna espiritualidad. No me
cabe duda de que Petronio está aquí haciendo sarcasmo tanto del “escolasti-
cismo” de los filósofos, como del (hipócrita) dualismo moralista que repre-
senta un Salustio. De algún modo, Petronio se ríe de lo más sagrado.
El dualismo supone, entre otras cosas, una particular teoría de la muer-
te. Como explicaba precisamente Accio, la muerte no es más que la separa-
ción de cuerpo y alma. De hasta qué punto podían solaparse lo rastrero y lo
sublime en la mente de los romanos a través de su vocabulario, lo demues-
tran unos célebres pasajes de ese cáustico discurso fúnebre de Claudio que
atribuimos a Séneca: la Apocolocyntosis. En dicha obra, la parodia del empe-
rador, degradado en un antihéroe esperpéntico, es implacable. Claudio se
siente morir, pero tiene dificultades de última hora: Claudius animam agere
coepit nec inuenire exitum poterat (Apoc.3).
La gracia sobre el pobre Claudio que no encuentra el agujero por don-
de expulsar el anima parece humor negro sobre la larga y dolorosa agonía del
emperador, que duró toda una noche hasta que se le remató. Pero el aire no
se expulsa por una única vía de nuestro cuerpo. De qué tipo es la salida en la
que Séneca está pensando queda claro unos párrafos más adelante, cuando
por fin Claudio, el pobre tartamudo, hace felices a los romanos muriéndose
de una vez, es decir, encontrando el sitio por donde debía abandonarle su
fuerza vital:
et ille quidem animam ebulliit, et ex eo desiit uiuere uideri. expirauit autem
dum comoedos audit, ut scias me non sine causa illos timere. ultima uox eius
haec inter homines audita est, cum maiorem sonitum emisisset illa parte, qua
facilius loquebatur: “uae me, puto, concacaui me”. quod an fecerit, nescio; om-
nia certe concacauit.
“Y por fin consiguió que su alma [anima] saliera borboteando […] Las
últimas palabras que se le oyeron entre los hombres, después de haber
emitido un ruido enorme por la parte de su cuerpo por la que con más
facilidad se expresaba, fueron: ‘¡Ay de mí, creo que me he cagado!’”
(Apoc.4.2-3).

Libro1.indd 238 26/08/2014 2:27:26


Breve historia romana del alma 239

El énfasis en la oposición animus/anima no es exclusivo de los autores


republicanos, ni su utilidad se limitaría a cuestiones relativas a la biología o
la psicología. Como Accio o Lucrecio anteriormente, también Juvenal (ca.
60-ca. 132) encuentra útil la diferencia entre ámbos términos, pero él de-
rivará el debate hacia otros derroteros, más próximos de la sociología o la
antropología.
En la Sátira XV, el poeta se presenta espantado por una tragedia de per-
files, Juvenal no tiene duda, más grandiosos y extravagantes que la mismísi-
ma mitología griega. Escribiendo ya en época de los Antoninos, la realidad
dentro de los confines del imperio de Roma le resulta más increíble que la
ficción más fabulosa. Los romanos pensaban que vivían en un mundo cer-
cano al del poder de Saturno, que castraba a su padre y devoraba a sus hijos:
la forma que adopta esa lacra mitológica entre los mortales es la irraciona-
lidad. En la sátira a la que me estoy refiriendo, Juvenal hace las veces de re-
portero, y transmite a sus lectores romanos el episodio de Ombos y Téntira.
Una guerra religiosa entre estas dos ciudades egipcias (razones que a los
paganos debieran resultarles insólitas para la guerra y que Juvenal califica
con asombro de summus furor) concluye en un acto aún más repugnante de
canibalismo: tras la batalla, los vecinos de Ombos atrapan a uno de los de
Téntira en su fuga, lo despedazan y se lo comen crudo.
No es extraño que Juvenal se preocupe por las fronteras que delimitan
el mundo de los humanos y el de los animales. A estos últimos,
mundi / principio indulsit communis conditor illis / tantum animas, nobis
animum quoque, mutuus ut nos / adfectus petere auxilium et praestare iube-
ret, / dispersos trahere in populum, migrare uetusto / de nemore et proauis
habitatas linquere siluas, / aedificare domos, laribus coniungere nostris / tec-
tum aliud, tutos uicino limine somnos / ut conlata daret fiducia.
“En el principio del mundo el común hacedor les dio tan sólo anima,
mientras que a nosotros nos dio también animus a fin de que nuestro
mutuo afecto nos indujese a solicitar y prestar ayuda, huir del aislamien-
to y reunirnos en sociedad, salir de los viejos bosques y abandonar las
selvas donde habitaron nuestros ancestros, adosar nuestro hogar a otra
morada para que la seguridad que da un vecino nos permitiera dormir
tranquilos” (Iuu.15.147-155).
Anima es, pues, vida, el simple principio vital. Animus en cambio está
ennoblecido: es lo que distingue a los seres humanos de los “animales”. La
vieja precisión de Accio que ha servido para distinguir una fuerza biológica
de otra intelectual, se revitaliza para incidir no ya en la oposición al cuerpo,
a la manera salustiana o como sería característico de los estoicos, sino (en la
línea de la distinción lucreciana y epicúrea) en la reivindicación de los hitos

Libro1.indd 239 26/08/2014 2:27:26


240 Juan Luis Conde

de la civilización humana, y especial la socialización y la urbanización, frente


al salvajismo.
En conclusión: en la lengua latina un mismo proceso parece haberse
repetido: de un fenómeno natural o físico hemos pasado a un “númeno”
espiritual o metafísico. Desde época preliteraria, animus (originalmente ‘un
aire’) ha pasado a estar disponible para aspectos de la ‘vida interior’ supe-
rior; ya en época con documentación literaria y siguiendo un recorrido se-
mántico comparable, en principio ocasionalmente y, al final, del todo, anima
lo habrá suplantado. En ese trayecto, el desarrollo del vocabulario en torno
a una parte invisible e imaterial no tiene tanto un interés psicológico per se
como un avance de posiciones filosóficas o mundanas previas. Las oposi-
ciones, en las que siempre se enfatiza la idea de dominio o superioridad (de
una parte invisible sobre otra o sobre el cuerpo) sirven a interes ideológicos
subyacentes y muy diferentes, e incluso enfrentados: a Accio, como después
a Cicerón, el dominio de una parte invisible (mental) sobre otra parte (las
emociones) le conviene para desarrollar el aspecto represivo del autocon-
trol, la conciencia moral. En la trinchera de enfrente, a Lucrecio la pareja
animus-anima le sirve para subrayar el materialismo frente al espiritualismo
y el teísmo. A su manera, Petronio también se mofa del espiritualismo, ha-
ciendo sátira de la filosofía. Por su parte, Salustio utiliza el par para reivindi-
car, frente a los antiguas definiciones de tipo físico, una nueva idea de uirtus
de carácter intelectual, y de paso el oficio de escritor. Séneca, directamente,
para hacer sátira y vendetta política. Juvenal lo aprovecha para subrayar la di-
ferencia entre civilización y barbarie. De manera que, siguiendo la trayecto-
ria del debate sobre el “alma”, más que la persecución de una inane quimera,
en realidad pueden seguirse otros muchos debates ideológicos, sociales y
culturales en la historia romana.

Bibliografía
J. Wackernagel (1957), Vorlesungen über Syntax. II, Basilea.
P. Grimal (1958), Les Romans grecs et latins, París.
F. Dupont (2001), La invención de la literatura, Madrid.
J.L. Conde (2002), “Juegos de espíritu: traducción y cultura”, Texto, termino-
logía y traducción, eds. J. García Palacios - M.T. Fuentes Morán, Salamanca.
J. Picasso (1991), Petronio. El Satiricón, Madrid.

Libro1.indd 240 26/08/2014 2:27:27


1

Libro1.indd 1 26/08/2014 2:26:23