Vous êtes sur la page 1sur 26

Categorías de software libre y software

que no es libre
Véase también el artículo Palabras y frases confusas que vale la pena evitar.

Este diagrama, diseñado originalmente por Chao-Kuei y actualizado desde entonces por
varias personas, explica las diferentes categorías de software. Está disponible en
archivos de formato SVG (Scalable Vector Graphic) y XFig, bajo los términos de
cualquiera de las siguientes licencias: GNU GPL v2 o posterior, GNU FDL v1.2 o
posterior, o Creative Commons Attribution-Share Alike v2.0 o posterior.

Software libre
Software libre es aquel que se suministra con autorización para que cualquiera pueda
usarlo, copiarlo y/o distribuirlo, ya sea con o sin modificaciones, gratuitamente o
mediante pago. En particular, esto significa que el código fuente debe estar disponible.
«Si no es fuente, no es software». Esta es una definición simplificada; véase también
la definición completa.

Si un programa es libre, potencialmente puede ser incluido en un sistema operativo libre


como GNU, o en versiones libres del sistema operativo GNU/Linux.

Hay muchas maneras diferentes de hacer que un programa sea libre: numerosas
cuestiones de detalles que se pueden resolver de varias maneras sin renunciar a que el
programa sea libre. Más abajo se describen algunas de las posibles variantes. Para
obtener información sobre alguna licencia de software libre en particular, consulte
el listado de licencias.

El software libre es una cuestión de libertad, no de precio. Pero las empresas de


software privativo usan habitualmente el término «free software»[1] para referirse al
precio. Algunas veces lo que quieren decir es que se puede obtener una copia de los
binarios sin costo alguno, otras veces se refieren a que la copia está incluida en el
ordenador que se va a comprar, y que se paga un solo precio por ambas cosas. De
cualquier manera, no tiene nada que ver con lo que se entiende por software libre en el
proyecto GNU.

Para evitar confusiones, cuando una compañía de software dice que su producto es
software libre («free software»), se aconseja verificar siempre los términos de
distribución para constatar que realmente se esté otorgando a los usuarios todas las
libertades que el software libre implica. A veces el software realmente es libre, a veces
no lo es.

Muchos idiomas tienen dos palabras diferentes para «libre», en el sentido de libertad, y
«gratis» como gratuito. Por ejemplo, el francés dispone de los términos «libre» y
«gratuit»[2] . Esto no ocurre en inglés, en dicho idioma existe la palabra «gratis» que se
refiere sin ambigüedad al precio, pero no dispone de un adjetivo común que se refiera
sin ambigüedad a la libertad. Por lo tanto, si usted habla otro idioma que no sea el
inglés, le sugerimos que traduzca a su idioma el término «free» en la expresión «free
software» para hacerlo más claro. Consulte la lista de traducciones de la expresión «free
software» a otros idiomas.

El software libre es a menudo más fiable que el software que no es libre.

Software de código abierto («Open Source»)


Algunas personas utilizan la expresión software de «código abierto» para referirse más
o menos a la misma categoría a la que pertenece el software libre. Sin embargo, no son
exactamente el mismo tipo de software: ellos aceptan algunas licencias que nosotros
consideramos demasiado restrictivas, y hay licencias de software libre que ellos no han
aceptado. De todos modos, las diferencias entre lo que abarcan ambas categorías son
pocas: casi todo el software libre es de código abierto, y casi todo el software de código
abierto es libre.

Nosotros preferimos la expresión «software libre» porque se refiere a libertad, cosa que
no sucede con la expresión «código abierto».

Software de dominio público


El software de dominio público es aquel que no tiene derechos de autor. Si el código
fuente es de dominio público, se trata de un caso especial de software libre sin copyleft,
lo que significa que algunas copias o versiones modificadas pueden no ser libres en
absoluto.

En algunos casos, un programa ejecutable puede ser de dominio público pero no


disponer libremente del código fuente. En ese caso no es software libre, porque el
software libre requiere accesibilidad al código fuente. Por otro lado, la mayoría del
software libre no está en el dominio público sino bajo los derechos de autor, y los
titulares de esos derechos han dado el permiso legal para que todos puedan utilizarlo en
libertad, usando una licencia de software libre.

Algunas personas utilizan el término «dominio público» de manera imprecisa queriendo


decir «libre» o «gratuito». Sin embargo, «dominio público» es un término jurídico cuyo
significado preciso es «sin derechos de autor». Para ser lo más claro posible,
recomendamos el uso del término «dominio público» para expresar solamente este
significado, y el uso de las otras expresiones para transmitir sus significados
correspondientes.

En el marco del Convenio de Berna, que la mayoría de los países han firmado, todo lo
que se escribe queda automáticamente bajo el dominio de los derechos de autor,
inclusive los programas informáticos. Por lo tanto, si usted quiere que un programa que
ha escrito esté disponible en el dominio público, debe tomar algunas medidas legales
para renunciar a esos derechos; de lo contrario el programa quedará sujeto a los
derechos de autor.

Software con copyleft


El software con copyleft es software libre cuyos términos de distribución garantizan que
todas las copias de todas las versiones tengan aproximadamente los mismos términos de
distribución. Esto significa, por ejemplo, que las licencias copyleft generalmente no
permiten que terceros le agreguen requisitos adicionales al software (aunque puede estar
permitido agregar un conjunto limitado de requisitos que se consideran seguros) y
exigen que el código fuente esté disponible. Esto tutela el programa y sus versiones
modificadas contra algunas de las formas más comunes de convertirlo en software
privativo.

Algunas licencias copyleft, como la GPL versión 3, impiden otras formas de convertir
en privativo el software, tales como la «tivoización».

En el Proyecto GNU, publicamos con copyleft casi todo el software que escribimos
porque nuestro objetivo es dar a todos los usuarios las libertades que implica el término
«software libre». Véase nuestro artículo sobre copyleft donde se explica más
detalladamente cómo funciona el copyleft y por qué lo usamos.

Copyleft es un concepto general: para poner un programa bajo copyleft, es necesario


adoptar un conjunto específico de cláusulas para la distribución. Existen varias maneras
de redactar las cláusulas de copyleft, por lo que en principio pueden existir muchas
licencias libres con copyleft. Sin embargo, en la práctica, para casi todo el software con
copyleft se usa la Licencia Pública General de GNU (GNU General Public License).
Generalmente dos licencias diferentes con copyleft son «incompatibles», lo cual
significa que es ilegal combinar el código que está bajo un tipo de licencia con el código
que está bajo otro tipo de licencia; por eso es bueno para la comunidad usar una sola
licencia con copyleft.

Software libre sin copyleft


Los programas publicados sin copyleft vienen con permiso de redistribución y
modificación, como así también con el permiso de agregarle restricciones.

Si un programa es libre pero no tiene copyleft, es posible que algunas copias o


modificaciones no sean libres en absoluto. Una empresa de software puede compilar el
programa, con o sin modificaciones, y distribuir el archivo ejecutable como
software privativo.

El sistema X Window es un ejemplo de ello. Los términos de distribución que usó el X


Consortium para publicar el X11 hicieron que el programa sea software libre sin
copyleft y la mayoría de los sucesivos desarrolladores continuaron haciendo lo mismo.
Una copia del programa que esté bajo esos términos de distribución es software libre.
Sin embargo, existen también versiones que no son libres, y hay (o al menos, había)
ordenadores muy conocidos y tarjetas gráficas para PC que funcionan únicamente con
las versiones privativas del programa. Si utiliza alguno de esos tipos de hardware,
entonces para usted X11 no es software libre. Incluso los programadores de X11 lo
hicieron privativo durante algún tiempo, y pudieron hacerlo porque otros programadores
habían aportado código bajo la misma licencia sin copyleft.

Software con licencia permisiva, laxa


Entre las licencias permisivas, laxas, se incluyen la licencia X11 y ambas licencias
BSD. Estas licencias permiten utilizar el código de cualquier manera, inclusive la
distribución de binarios privativos con o sin modificaciones del código.

Software con licencia GPL


La Licencia Pública General de GNU (General Public License - GNU GPL) consiste en
un conjunto específico de cláusulas de distribución para publicar programas con
copyleft. El Proyecto GNU la usa para la mayoría de los programas que distribuye.

Equiparar el software libre con software cubierto por la licencia GPL es por lo tanto un
error.

El sistema operativo GNU


El sistema operativo GNU es un sistema completamente libre de tipo Unix, que el
Proyecto GNU comenzó a desarrollar en 1984.

Un sistema operativo de tipo Unix está constituido por muchos programas. El sistema
GNU incluye todos los paquetes oficiales de GNU. También incluye muchos otros
paquetes, como el sistema X Window y TeX, que non son software de GNU.

La primera versión de prueba del sistema GNU completo se lanzó en 1996. Esto incluye
GNU Hurd, nuestro núcleo, desarrollado desde 1990. En 2001 el sistema GNU (con
GNU Hurd) comenzó a funcionar medianamente bien, pero Hurd aún carece de algunas
características importantes y por lo tanto su uso no está muy difundido. Mientras tanto,
el sistema GNU/Linux, un derivado del sistema operativo GNU que utiliza Linux como
núcleo en lugar del núcleo Hurd de GNU, ha obtenido gran notoriedad a partir de los
años noventa. Esto demuestra que el sistema GNU no es un único conjunto estático de
programas; tanto los usuarios como los distribuidores pueden seleccionar diversos
paquetes según sus necesidades e intereses. El resultado es una variante del sistema
GNU.

Debido a que el objetivo de GNU es ser libre, cada uno de los componentes del sistema
operativo GNU es software libre. No necesariamente todos tienen que tener copyleft,
cualquier tipo de software libre se puede incluir legalmente siempre que ayude a
alcanzar los objetivos técnicos.

Programas de GNU
La expresión «programa de GNU» es equivalente a software GNU. Un programa Foo es
un programa de GNU si es software GNU. A veces también decimos que es un
«paquete de GNU».

Software GNU
El software GNU se publica con el auspicio del Proyecto GNU. Si un programa es
software GNU, también decimos que es un programa o un paquete de GNU, y el manual
o el archivo README de un paquete de GNU así lo debe indicar. Además, en
el Directorio de Software Libre están identificados todos los paquetes de GNU.

La mayor parte del software GNU tiene copyleft, pero no todo; no obstante, todo el
software GNU debe ser software libre.

Parte del software GNU fue escrito por el equipo de la Free Software Foundation, pero
la mayor parte proviene de algunos voluntarios. (Algunos de esos voluntarios reciben
pagos de empresas o universidades, pero son voluntarios para nosotros). La Free
Software Foundation es titular del copyright de parte de ese software, otra parte está
bajo el copyright de sus autores.

Software GNU bajo copyright de la FSF


Los desarrolladores de paquetes de GNU pueden transferir los derechos de autor a la
FSF, o pueden quedárselos. La elección es suya.

Si se han transferido los derechos de autor a la FSF, el programa es software GNU con
derechos de autor de la FSF, y la FSF puede así hacer cumplir la licencia del programa.
Si han conservado los derechos de autor, hacer cumplir la licencia es su responsabilidad.

Como regla, la FSF no acepta asignaciones de copyright para software que no sea un
paquete oficial de GNU.
Software que no es libre
El software «que no es libre» [nonfree software] es cualquier software que no es libre.
Está prohibido su uso, redistribución o modificación, o requiere que se solicite permiso,
o tiene tantas restricciones que de hecho no se puede hacer libremente.

Software Privativo
El software privativo es otro nombre para designar el software que no es libre. En el
pasado habíamos subdividido el software que no es libre en «software semilibre», que
podía ser modificado y redistribuido sin fines comerciales, y «software privativo», que
no podía ser modificado ni redistribuido. Pero hemos abandonado esta distinción y
ahora utilizamos el término «software privativo» como sinónimo de software que no es
libre.

La Free Software Foundation sigue la regla de no instalar ningún programa privativo en


nuestras máquinas exccepto en forma temporaria con el propósito específico de escribir
un reemplazo libre para ese mismo programa. Aparte de eso, creemos que no hay
excusa posible para instalar un programa privativo.

Por ejemplo, justificamos el hecho de instalar Unix en nuestros ordenadores en los años
ochenta porque estábamos usándolo para escribir un reemplazo libre. Hoy en día,
teniendo a disposición sistemas operativos libres, la excusa ya no es aplicable; no
usamos ningún sistema operativo que no sea libre, y en todo nuevo ordenador que
instalamos debe ejecutarse únicamente un sistema operativo completamente libre.

No insistimos para que los usuarios de GNU o quienes contribuyen al Proyecto GNU
cumplan esta regla. Es una regla que hicimos para nosotros mismos. Pero esperamos
que usted también la adopte, por el bien de su libertad.

Freeware
El término freeware no tiene una definición claramente aceptada, pero se usa
generalmente para referirse a paquetes en los cuales se permite la redistribución pero no
la modificación (y su código fuente no está disponible). Estos paquetes no son software
libre, por lo tanto instamos a no usar el término «freeware» para referirse al software
libre.

Shareware
El término shareware se refiere al software del que se permite redistribuir copias, pero
quien continúa a utilizar una copia debe pagar para obtener la licencia.

El software shareware no es software libre, ni siquiera semilibre, por dos razones:

 Para la mayoría de los programas shareware, el código fuente no está


disponible, por lo tanto no se pueden modificar.

 El software shareware no viene con permiso para hacer una copia e instalarlo
sin pagar la licencia, ni siquiera para las personas que participan en actividades
sin fines de lucro. En la práctica, los usuarios suelen ignorar los términos de
distribución y lo hacen de todos modos, aunque las condiciones no lo permiten.

Software privado
El software privado o software personalizado es aquel que ha sido desarrollado para un
usuario (generalmente una organización o una empresa). El usuario lo mantiene y
utiliza, y no lo publica, ni como código fuente ni como binarios.

Un programa privado es software libre, en sentido trivial, si su único usuario tiene las
cuatro libertades. En particular, si el usuario tiene todos los derechos sobre el programa
privado, el programa es libre. Sin embargo, si el usuario distribuye copias sin otorgar las
cuatro libertades para las mismas, esas copias no son libres.

El software libre es una cuestión de libertad, no de disponibilidad. En general no


creemos que sea un error desarrollar un programa y no publicarlo. Hay ocasiones en las
que un programa es tan importante que —se podría argumentar— no ponerlo a
disposición del público constituye un perjuicio para la humanidad. Sin embargo, esos
casos no son frecuentes. La mayoría de los programas no son tan importantes, por lo
que negarse a publicarlos no está mal. Por lo tanto, no hay ningún conflicto entre el
desarrollo de software privado o personalizado y los principios del movimiento del
software libre.

Casi todos los empleos para programadores tienen por objetivo el desarrollo de software
personalizado; por lo tanto, la mayoría de los trabajos de programación son, o podrían
ser, hechos de un modo compatible con el movimiento del software libre.

Software comercial
«Comercial» y «privativo» ¡no son la misma cosa! El software comercial es aquel
desarrollado por una empresa como parte de su actividad comercial. La mayoría del
software comercial es privativo, pero también existe software libre que es comercial, y
software privativo que no es comercial.

Por ejemplo, GNU Ada fue desarrollado por una empresa. Se distribuye siempre bajo
los términos de la GNU GPL, y cada una de las copias es software libre, pero los
desarrolladores venden servicios de soporte. Cuando los vendedores hablan con los
posibles clientes, estos a veces dicen, «Nosotros nos sentiríamos más seguros con un
compilador comercial». Los vendedores responden, «GNU Ada es un compilador
comercial, aunque sea software libre».

Para el Proyecto GNU, las prioridades están invertidas. Lo importante es que GNU Ada
es software libre; que sea comercial es solo un detalle. Sin embargo, el desarrollo
adicional de GNU Ada que resulta de su naturaleza comercial es definitivamente
beneficioso.

Por favor ayude a crear conciencia de que el software libre comercial es posible. Usted
puede hacerlo tratando de no decir «comercial» cuando esté hablando de software
«privativo».

Notas de traducción
1. En inglés la palabra «free» tiene dos significados: «libre» y «gratuito».

2. Al igual que en francés, en español también existen dos términos distintos:


«libre» y «gratuito».

En el mundo de la tecnología hay errores comunes con términos


que no siempre conseguimos diferenciar adecuadamente. Por
ejemplo, aunque todos entendemos bastante bien la diferencia
entre el software privativo y el no privativo, no siempre pasa lo
mismo a la hora de separar los conceptos de software libre y el de
código abierto.

En primer lugar, el software libre no es sinónimo de gratuito,


aunque en inglés la palabra free pueda significar ambas cosas. Por
otro lado, aunque es siempre de código abierto u Open
Source, no todo el software de código abierto es libre. Aunque
para entenderlo lo mejor será ver qué es cada cosa y ver después
cuales son las diferencias más significativas.
Y es que, tal y como defiende el propio Richard Stallman, "el
movimiento por el software libre y el movimiento por el código
abierto son como dos frentes políticos entre la comunidad de
software libre". Ambos persiguen un objetivo común de dar
mayor libertad y transparencia al mundo del software, pero
difieren bastante en sus maneras de llevarlo a cabo.

El Software Libre se define por su


ética

El Software Libre no sólo son aquellos programas cuyo código


está abierto al público para que cualquiera pueda mejorarlo.
Representa todos aquellos que respetan las libertades
esenciales del usuario definidas por la Free Software Foundation,
fundación creada en 1985 por Richard Stallman para defender las
libertades en el mundo tecnológico.

Estas son las cuatro libertades esenciales de los usuarios tal y


como las define la FSF:

 La libertad de ejecutar el programa como se desea, con


cualquier propósito (libertad 0).
 La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y
cambiarlo para que haga lo que usted quiera (libertad 1). El
acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.

 La libertad de redistribuir copias para ayudar a su prójimo


(libertad 2).
 La libertad de distribuir copias de sus versiones
modificadas a terceros (libertad 3). Esto le permite ofrecer a
toda la comunidad la oportunidad de beneficiarse de las
modificaciones. El acceso al código fuente es una condición
necesaria para ello.
Las cuatro libertades, según explica la fundación, tienen que ser
aplicadas en todo el código de un programa. De esta manera, si
creamos un software a partir de otro, tenemos que asegurarnos
de que tanto la base sobre la que estamos trabajando como las
líneas que nosotros hemos añadido al proyecto respeten estas
libertades. Vamos, que el software producido a partir de software
libre debería ser libre también.

El software comercial también


puede ser considerado libre

Esto no quiere decir que no pueda ser comercial. Las libertades


2 y 3 para distribuir copias a terceros con o sin modificaciones
permiten que se haga de forma gratuita o cobrando una tarifa por
la distribución. Mientras el programa respete las cuatro libertades
esenciales, seguirá considerándose libre se cobre o no por él.

Por lo tanto, si vamos a vender software libre debemos tener en


cuenta que tenemos que permitir y no combatir que cualquier
usuario pueda modificarlo a su antojo, tanto si es para
mejorarlo y adaptarlo a su uso personal como si quiere difundirlo
o incluso cobrar por su distribución. Es por lo tanto una filosofía
opuesta de la que siguen las grandes corporaciones con su
software privativo, que ni tiene el código abierto ni se suele
permitir que se difundan copias modificadas.

Para evitar problemas en el uso comercial, la Free Software


Foundation acepta reglas eventuales sobre cómo empaquetar
versiones modificadas. Es aceptable, por ejemplo, utilizar
licencias que obliguen a que el software libre modificado tenga
que utilizar otro nombre, eliminar un logotivo, o identificar las
modificaciones que son suyas. El límite está en que las licencias no
sean tan agobiantes que dificulten la publicación de las
modificaciones.

Por lo tanto, podemos decir que la definición del Software Libre


no está tanto en la manera en la que se distribuye como en la
ética a la hora de distribuirlo. Es una manera de pensar, y
aunque algunos puntos puedan parecer bastante radicales, con
ella se está intentando que el software no dependa de empresas y
que cualquiera pueda acceder a él independientemente de sus
recursos.

Open Source, una escisión


pragmática
El 3 de febrero de 1998, varios integrantes de la comunidad de
Software Libre decidieron ir por su cuenta y crearon la Open
Source Initiative (OSI). La decisión se tomó justo después del
lanzamiento de Netscape, viendo en él una oportunidad para
educar a los usuarios y empresas sobre los beneficios prácticos
para los proyectos que deciden liberan su código.

Así como la ética del Software Libre se define en cuatro puntos, la


Open Source Iniciative tiene diez requisitos a cumplir por parte de
un proyecto o las licencias bajo las que se publica para que pueda
ser definido como de código abierto:

 Libre redistribución: La licencia del software no debe impedir


que este sea regalado o vendido libremente como parte de una
distribución mayor que contenga programas de diferentes
fuentes. Tampoco debe exigir un pago por hacerlo.

 Código fuente: A la hora de publicar un programa tiene que


incluirse su código fuente íntegro o permitir acceder
libremente a él.

 Trabajos derivados: Las licencias deben permitir


modificaciones y trabajos derivados, y debe permitir que estos
se distribuyan bajo los mismos términos que el software
original.

 Integridad del código fuente del autor: Se puede impedir la


distribución de modificaciones únicamente si se permite la
distribución de tales como parches. También se puede requerir
que trabajos derivados cambien de nombre o número de
versión.

 Sin discriminación de personas o grupos: No se puede


discriminar a ninguna persona o grupo a la hora de acceder a
un programa o su código.
 Sin discriminación de áreas de iniciativa: Tampoco le se
puede restringir su acceso a ninguna iniciativa. Las empresas o
grupos de investigación tienen tanto derecho como el resto a
utilizar el software.
 Distribución de la licencia: Los derechos asociados en las
licencias de los programas deben aplicarse a todos a los que lo
redistribuyan sin necesidad de pedir una licencia adicional.
 La licencia no debe ser específica de un producto: Un
programa no puede licenciarse únicamente como parte de un
software mayor. Podrá ser extraído y utilizado libremente y con
todos los derechos en otras soluciones.

 La licencia no debe restringir otro software: El hecho de que


un proyecto sea de código abierto no puede obligar a que los
programas en los que se incluye sean también de código
abierto.

 La licencia debe ser tecnológicamente neutral: Ninguna


disposición de la licencia puede basarse en la tecnología o un
estilo de interfaz, con lo que, por ejemplo, no se debe requerir
su aceptación mediante gestos explícitos como clicks de ratón.

Como veis, los puntos son bastante menos ideológicas y más


pragmáticos. No se centran tanto en el hecho que los programas
derivados mantengan las características, sino en fomentar la
apertura del código que utilizan los programas para que todos
puedan colaborar y beneficiarse. Esta flexibilidad les ha permitido
ganarse socios de renombre como Facebook, Google, la Linux
Foundation o Mozilla.

Por lo tanto, en vez de un manifiesto ético lo que tenemos son


puntos prácticos con los que regular una actividad y poner orden
previendo cualquier caso o conflicto que se pueda dar.
Pero tampoco deja de lado las libertades, ya que en varios de
sus puntos exigen que no se discrimine a nadie a la hora de poder
acceder al código.

También es importante recalcar que no todos los programas que


liberan su código fuente son de código abierto, ya que este
código puede estar siendo liberado bajo unas licencias restrictivas
que contradigan los principios en los que se basa el proyecto
Open Source.

¿Cuales son las principales


diferencias?

Estamos ante dos maneras de afrontar un objetivo similar, por lo


que las diferencias no son demasiadas. La principal es que el
código abierto es menos estricto que el software libre, por lo que
en la práctica todo software libre se puede calificar como código
abierto, aunque no todo el software de código abierto tiene
por qué ser libre. Por ejemplo, algunas licencias de Open Source
son demasiado restrictivas como para considerarse libres.

Otra pequeña diferencia nos la encontramos a la hora de proteger


a los autores originales. La FSF recula con una excepción que
permite que los autores puedan pedir que un producto basado en
el suyo sea renombrado para evitar confusiones. Mientras, la OSI
va un poco más allá permitiendo que se pueda impedir la
distribución de algunos subproductos, aunque siempre a cambio
de que puedan ser publicados como parches o añadidos para el
original.
Pero más allá de eso las diferencias tampoco son demasiadas. A
ojos de Stallman, con el software libre se le quiere dar sentido a la
libertad que implica el término, mientras que utilizar código
abierto no implica que haya siempre libertad, sino disponibilidad a
la hora de acceder al código. Aún así, el propio Stallman admite
que aunque no están de acuerdo en los principios básicos, sí que
lo están en las recomendaciones prácticas y en el colaborar en
contra del software privativo.

Hace un tiempo os hablamos de algunas alternativas gratuitas para el Office


de Microsoft. Entre ellas hablábamos de LibreOffice y hoy os queremos hablar
un poquito más de esta suite ofimática ya que recientemente han liberado
la última versión estable, la 3.5.

Como ya sabéis, LibreOffice es una suite ofimática gratuita para Windows,


Mac y Linux, que incluye 6 herramientas para poder generar todo tipo de
contenido que necesitemos en la producción de documentos y procesamiento
de datos y lo más importante de todo es que se trata de una suite
completamente de código abierto o si preferís, Software Libre. Entre las
aplicaciones mencionadas tenemos Writer(procesador de textos), Calc (hoja de
cálculo), Impress (para presentaciones), Draw(producción de
dibujos), Base (base de datos) y por último Math (editor de fórmulas).

Nota: Antes de entrar en materia y puesto que está de moda entrar en guerra cuando se
valora una alternativa, quiero que quede claro que este artículo solo pretende hablar y
dar a conocer una aplicación de Software Libre que permite hacer muchísimas cosas al
igual que permite hacerlas otra suite ofimática de pago y cerrada como es Microsoft
Office, sin entrar a valorar quien hacer mejor qué.

LibreOffice, que se encuentra disponible bajo la licencia GNU


GPL, fue creada por la fundación The Document Foundation basándose en
la suite OpenOffice.org en octubre de 2010. El por qué de la aparición de
LibreOffice lo encontramos en la compra de Sun Microsystems (el desarrollador
hasta ese momento de OpenOffice) por parte de Oracle. The Document
Foundation declaró que iba a coordinar y vigilar el desarrollo de LibreOffice y
además invitó a Oracle a convertirse en miembro de dicha fundación pidiendo
de la misma manera que donara OpenOffice.org al proyecto.

The Document Foundation recibió apoyo de una gran comunidad de


desarrolladores independientes a OpenOffice, además de grandes
empresas como Novell, RedHat, Canonical y Google, buscando como
objetivo producir una suite ofimática independiente de cualquier empresa,
con soporte ODF (el formato de archivo abierto y estándar para
almacenamiento de todo tipo de documentos ofimáticos).
Ya hemos comentado antes que LibreOffice ofrece 6 herramientas, pero ahora
vamos a conocer un poco más acerca de ellas y de las novedades que traen
consigo en esta nueva versión para darnos cuenta que realmente se puede hacer
casi cualquier cosa que nos propongamos.

Writer
En primer lugar y como herramienta más utilizada podemos considerar
a Writer, el procesador de textos. Este procesador lo vamos a utilizar para
todo, desde poder escribir un borrador para un post, hasta documentos e
informes que posteriormente utilicemos para nuestro trabajo o estudios. Una
característica que personalmente me gusta mucho es
el autocompletado mientras escribo. Además otra de las funciones
imprescindibles dentro de un procesador de textos es
la corrección ortográfica (tanto manual como automática) y se puede decir que
LibreOffice la implementa perfectamente. Y si somos de los que no nos gusta
que se corrijan automáticamente las faltas de ortografía o nos resulta bastante
molesto que se puedan autocompletar las palabras según vamos escribiendo no
pasa nada porque se puede desactivar fácilmente cualquier función.
Las novedades que nos encontramos en Writer es un nuevo corrector
gramatical, mejora general de las características tipográficas y de documentos
que darán según nos cuentan desde la propia fundación un aspecto más
profesional. Por último también nos ofrecen un nuevo aspecto para los
encabezados y pies de página que tanto se echaba en falta.

Calc
En segundo lugar encontramos a Calc, la hoja de cálculo que nos va a ayudar a
recopilar todos los datos que disponemos para tratarlos y presentar de forma
cómoda su resultado final. Nos permite también de forma sencilla generar todo
tipo de gráficos y darle una apariencia bastante elegante a la presentación de los
datos. Y a la hora de importar datos de fuentes externas vamos a tener
herramientas de apoyo integradas perfectamente para MySQL, Oracle e
incluso PostgreSQL al cual han dado soporte en la recién estrenada versión de
LibreOffice 3.5.
Aunque no son las únicas novedades de Calc, ya que con la nueva versión
también encontramos mejoras a la hora de introducir reglas
condicionales siendo ilimitado el número de estas, selecciones múltiples en
autofiltro, múltiples líneasen la caja de entrada de texto, mejoras a la hora de
importar documentos de otras suites como la de Microsoft y nuevas funciones
de Calc que se ajustan a las especificaciones de ODF OpenFormula.

Impress

Impress es el editor de
presentaciones de LibreOffice y con el se pueden crear presentaciones
bastante chulas en su formato nativo ODP como en el formato que utiliza MS
Power Point, PPT. Pero también podemos exportar nuestras presentaciones en
PDF. Esta herramienta para la creación y edición de presentaciones es muy
completa y además incluye muchas funciones que nos permitirán elaborar unas
presentaciones perfectas.

Entre las mejoras que nos encontramos en la nueva versión de LibreOffice


vemos una mejora sustancial a la hora de importar presentaciones que están
en formatos PPT/PPTX. También incluye una nueva característica para
incrustar elementos multimedia y paletas de colores, así cómo importar formas y
etiquetas dinámicas en las diapositivas.
Draw

Esta herramienta sirve para la creación de diagramas y


dibujosbásicamente. Desde algo sencillo como los típicos diagramas de barras
hasta cosas más complejas como ilustraciones dinámicas 3D y efectos
especiales. Una herramienta sencilla y simple que puede llegar a ser realmente
potente cuando cojamos práctica. Esta versión de LibreOffice 3.5 incorpora un
nuevo filtro para importar dibujos de Microsoft Visio.

Base
Si en Microsoft Office existe el famoso Access, Base resulta su homólogo en
LibreOffice. Con Base se puede integrar estructuras de bases de datos ya
existentes, partiendo de tablas importadas y vinculadas, así como consultas de
MySQL y de Access y otras tantas fuentes de datos. Además de integrar se
pueden crear de cero, generando formularios, informes, vistas y
consultas. Base es ideal para esas pequeñas bases de datos que hacemos de
nuestras recetas, listado de series, películas o cualquier cosa que se nos ocurra
que queramos tener recopilado. En esta nueva versión como hemos comentado
antes para Calc, se da soporte para importar bases de datos PostrgeSQL.

Math
Y por último Math, el editor de ecuaciones sencillo que permite diseñar y
mostrar ecuaciones matemáticas rápidamente, que posteriormente podremos
usar en Writer para nuestros informes, en Impress para las presentaciones o
donde lo necesitemos.

De forma general a la suite han introducido algunas mejoras interesantes y


por primera vez podemos ver que cuando haya una actualización disponible
se encargará de descargarse y actualizarse automáticamente sin que
hagamos nosotros nada, más que autorizar la propia actualización.

¿Y qué mas ofrece LibreOffice? También tenemos la posibilidad de colaborar


con la fundación en el desarrollo de LibreOffice de diferentes maneras y una
obviamente es ayudando en el desarrollo del código, elaborando extensiones,
corrigiendo fallos y enviando parches. Pero si no sabemos programar también
podemos colaborar de otras formas como es ayudando a producir
documentacióncomo guías de usuario, traducir componentes que aún no se
encuentran en un idioma concreto, mejorando el diseño visual e ayudando a
otros usuarios en la resolución de dudas.

Muchos de vosotros seguro que lo habéis probado, pero los que todavía no han
tenido la oportunidad, os invito a hacerlo y que podáis comprobar lo bien que
funciona. Seguramente al principio os choque porque quizá difiera levemente a
la hora de encontrar las distintas opciones con el que utilizáis habitualmente,
pero cuando os acostumbréis a usarlo será otra historia. Además, no os tenéis
que preocupar por los documentos que tengáis de MS Office, porque desde esta
suite podréis ver esos documentos, e incluso a la hora de generar un documento
si tenéis que enviárselo a alguien que tiene instalado el Office de Microsoft (no
puede leer documentos con formato libre), podréis guardarlo con el formato
específico de Microsoft (o cualquiera de los muchos formatos disponibles)
desde LibreOffice para pasárselo.
Alternativas gratuitas a todas las
aplicaciones de Adobe Creative Suite
Escrito por Rubén Velascoagosto 16, 2016 a las 19:00

diseño

Sin duda, una de las suites para la creación y edición de contenido


multimedia más grandes que podemos encontrar para ordenador pertenece
a Adobe, y es conocida con el nombre de “Creative Suite”. Esta suite
recopila todas las aplicaciones multimedia para uso tanto personal como
profesional de la compañía, sin embargo, uno de los principales inconvenientes
de este conjunto de aplicaciones es que es un software privativo, de pago,
y con un precio bastante elevado que hace que cualquier aficionado no pueda
permitirse su uso, al menos de forma legal.

Sin ir más lejos, Adobe Creative Suite 6 “Master Collection” tiene un precio
de 3479,96 euros, o, si optamos por comprar una licencia mensual, un
precio de 60.49 euros al mes. Si, por ejemplo, queremos comprar solo una
licencia de Photoshop CS 6, su precio desciende hasta “solo” 1333,42
euros.

No todos los usuarios pueden permitirse esos precios para uso personal, y,
aunque somos conscientes de la gran piratería que sufre este software tanto
en entornos personales como profesionales debido a su elevado precio,
también sabemos que esta práctica no es moralmente correcta y muchos
usuarios están en contra de ella.

Por ello, hemos querido crear nuestra propia suite alternativa a Adobe
Creative Suiteincluyendo en ella solo alternativas gratuitas y de código
abierto para sustituir a cada una de las aplicaciones que nos ofrece el
paquete de adobe por más de 3400 euros.

Cómo crear nuestra propia Creative


Suite con aplicaciones gratuitas y de
código abierto
A continuación, vamos a listar todas las aplicaciones de la suite de Adobe,
a explicar para qué sirve cada una de ellas y a vincularla con la alternativa
que, a nuestro parecer, nos ha parecido la que más se asemeja tanto en
funciones como en forma de uso a las originales de Adobe.

Acrobat <–> PDFCreator

Acrobat es una de las herramientas más completas, conocidas y utilizadas


para la creación y edición de documentos PDF. Esta aplicación nos permite
realizar prácticamente cualquier cambio en un documento PDF de manera
que podamos añadir contenido, eliminarlo o modificarlo. Además, también
nos permite firmar nuestros documentos de manera que podamos demostrar
nuestra autoría y que este no ha sido modificado por otras personas.

Una alternativa para la creación y edición de PDF es PDFCreator.

Photoshop <–> GIMP

Photoshop es una herramienta creada en 1998 para la edición de gráficos.


Desde entonces, esta herramienta se ha convertido en todo un referente
de la fotografía, ofreciendo a los usuarios desde realizar pequeñas
modificaciones en imágenes de mapa de bits hasta fotomontajes de lo más
profesionales aprovechando su completo soporte para capas, la función de
máscara y sus varios formatos de color como RGB y CMYK.

Una de las mejores alternativas a Photoshop es, sin duda, GIMP.

Premiere <–> OpenShot

Premiere es una de las herramientas más completas para la edición de vídeo


no lineal que podemos encontrar en la red. Esta herramienta cuenta con
un gran número de características como una línea de tiempo profesional,
funciones para graduar el color de dos o más composiciones y, muy
importante, la comunicación directa con otras herramientas de Adobe
permitiendo, por ejemplo, modificar el audio en tiempo real desde Audacity
mientras los cambios se reflejan en Premiere.

Una de las alternativas más fieles a Premiere es OpenShot.

Audition <–> Audacity

Audition es una completa herramienta de edición de audio gracias a la cual


vamos a poder realizar todo tipo de modificaciones profesionales tanto en
canciones y audios individuales como en composiciones e incluso en proyectos
iniciados por otras herramientas, como Adobe Premiere. Esta aplicación nos
ofrece una serie de herramientas por defecto con las que controlaremos
todos los aspectos de nuestro audio y, además, podemos utilizarla para
realizar grabaciones y mezclas en tiempo real.

Una de las mejores alternativas para Premiere es Audacity.

Dreamweaver <–> Notapad++

Dreamweaver es una de las herramientas más utilizadas en entornos


profesionales para construcción y edición de sitios y aplicaciones web. Esta
aplicación cuenta con un gran número de herramientas y funciones que
permiten la creación y edición de las páginas de forma gráfica, sin embargo,
a nivel de código, esta herramienta no da muy buen resultado ya que crea
un montón de etiquetas y código basura que lo único que hace es perjudicar
nuestra imagen frente a Google.
Por ello, como alternativa a Dreamweaver podríamos recomendar cualquier
editor de texto plano, ya que para programar no necesitamos una interfaz
gráfica, aunque nosotros queremos recomendar especialmente Notepad++.

After Effects <–> Natron

After Effects es una aplicación que nos permite crear animaciones y efectos
visuales de gran calidad y de forma relativamente sencilla. Esta aplicación
es utilizada, generalmente, junto a Premiere ya que nos va a permitir dotar
a nuestros vídeos de diferentes efectos y realizar pequeños ajustes durante
el proceso de post-producción. Su principal finalidad es la creación de
animaciones en 2D o 2.5 D.

Como alternativa a After Effects recomendamos Natron.

Contribute <–> CKEditor

Contribute es una herramienta de publicación y administración de páginas


web que integra las funciones de creación, revisión y publicación en un simple
editor WYSIWYG HTML. Esta herramienta está pensada principalmente
para facilitar la programación colaborativa y simplificar muchas de las tareas
de supervisión y aprobación.

Una alternativa a Contribute es el editor WYSIWYG libre CKEditor.

Animate <–> Synfig Studio

Animate es el sucesor del conocido Adobe Flash Profesional. Esta


herramienta nos ofrece un entorno de creación (IDE) mediante el cual
podemos crear soluciones interactivas tanto para navegadores web como
para el escritorio. Esta aplicación cuenta con un gran número de
herramientas de dibujo y creación para crear el contenido (aunque podemos
importarlo, por ejemplo, desde Photoshop) y con un gran número tanto de
herramientas de animación como formatos de exportación, entre los que
destaca el nuevo HTML5 Canvas.

Una de las mejores alternativas de Animate es Synfig Studio.

Illustrator <–> Inkscape

Illustrator es una herramienta que nos proporciona un entorno de creación


y edición de gráficos vectoriales. Esta herramienta nos proporciona todo lo
necesario tanto para crear imágenes vectoriales como para editarlas y
personalizarlas de una forma muy sencilla a la vez que profesional.

Una de las mejores alternativas para la creación y edición de gráficos


vectoriales es Inkscape.

InDesign <–> Scribus

InDesign es una herramienta creada para realizar composiciones procesionales


para realizar publicaciones tanto digitales como impresas, por ejemplo, para
una revista o un periódico.

Una alternativa para crear este tipo de composiciones es Scribus.

¿Qué te parecen estas alternativas? ¿Recomendarías otras opciones


alternativas a las herramientas de Adobe Creative Suite?