Vous êtes sur la page 1sur 7

AMERICA BAJO EL GOBIERNO DE LOS AUSTRIAS.

Estamos en la primera etapa de la Cultura Criolla, siglo XVI y XVII y bajo el


reinado de los Austrias, destacando a Carlos V y su hijo Felipe II que considerarán
a América en el plano político bajo la categoría de REINO.
Los reyes gobernaban el “Reino de Indias” asesorados desde España por el
Consejo de Indias y no por su sola voluntad; y desde América asesorados por el
cabildo. Por ello respetaban las “AUTONOMÍAS POLÍTICAS” de América,
representadas y garantizadas por dichos CABILDOS o Municipios que funcionaban
mediante ordenanzas, (leyes locales en cada ciudad indiana).
En el plano económico se creó la Casa de Contratación, un organismo que
desde España regulaba las relaciones comerciales entre España y América, según el
sistema de Monopolio comercial vigente. Este consistía en que América sólo
podía comerciar con España a través de un único puerto habilitado en América.
Esta situación tuvo como aspecto positivo que “involuntariamente se
protegió la Industria nativa” americana pero también tuvo un aspecto
negativo: y es que se “favoreció el contrabando” con Inglaterra y Francia ya que
los productos traídos desde España eran muy caros.
Conclusión: podemos afirmar históricamente que el reino de Indias estuvo
unido al Imperio español por su cultura, el idioma, la religión, los valores; pero
España tenía sus leyes y América tenía las suyas. Así la unidad entre el viejo y el
nuevo mundo era más nacional que política.
El Nuevo Mundo no era dominio del Viejo mundo, respetaban
cuidadosamente las Leyes de Indias.

El gobierno y la administración de
América en tiempos de los Austrias

Las Indias fueron incorporadas a Castilla, que fue el reino que estableció el control político
y económico de los nuevos territorios. El Imperio se organizó con una doble estructura:
instituciones en la metrópoli castellana y organización territorial en el continente americano.
En Castilla se articularon dos grandes instituciones, la Casa de Contratación de Sevilla y el
Consejo de Indias. La primera fue fundada en 1503, siguiendo algunas pautas marcadas por
la Casa da India de Lisboa. Tenía competencias en la organización del comercio entre Castilla
y América, que solamente podía canalizarse a través de ella. Pero, además, controlaba la
emigración al conceder licencias o permisos para marchar a América, ejercía de aduana,
cobraba impuestos y, por fin, tenía misiones formativas de los pilotos de navegación y
elaboraba mapas.

Los Reyes Católicos encargaron al capellán Juan Rodríguez de Fonseca la supervisión de los
asuntos americanos pero la rapidez de los descubrimientos y conquistas de tantos territorios
hicieron que estos asuntos adquirieran una dimensión casi abrumadora, por lo que Fonseca
tuvo que contar con una serie de colaboradores, nombrados entre los miembros del Consejo
de Castilla, que terminaron por funcionar de forma oficiosa como un consejo aparte. Al final,
sería el emperador Carlos el que tomase la decisión de crear un Consejo específico para las
Indias en 1524. El Consejo Supremo y Real de las Indias tenía competencias jurisdiccionales
sobre todos los territorios americanos y sobre la Casa de Contratación. Elaboraba la
legislación de Indias, nombraba los cargos y fiscalizaba todos los asuntos americanos.

La administración colonial adoptó instituciones y organizaciones puramente castellanas pero


con rasgos propios, dada la peculiaridad de los nuevos territorios.

La institución más importante era la del virrey, representante del rey en un territorio. El
primero de todos ellos fue Colón, aunque su nieto renunció a esta dignidad a cambio de una
serie de compensaciones. Cuando la conquista se estabilizó se crearon dos virreinatos: en
1535 el de Nueva España con capital en México, y unos años después el del Perú, con capital
en Lima. El límite jurisdiccional entre ambos estaba en el istmo de Panamá. Los virreyes
tenían amplísimos poderes porque eran representantes del monarca. En el siglo XVIII se
reorganizaron los virreinatos creándose algunos más.

Las gobernaciones eran circunscripciones equivalentes, aproximadamente, a provincias, y


regidas por gobernadores subordinados a los virreyes. Su número aumentó a medida que se
conquistaban nuevos territorios.

Los corregimientos eran similares a las gobernaciones en cuanto a las funciones, pero los
corregimientos tenían menores dimensiones. Generalmente, eran ciudades con sus territorios
circundantes. Al frente había un corregidor. Se trataría de la institución más parecida a la
castellana.

Las audiencias eran tribunales superiores de justicia, como en Castilla, pero en América
tenían funciones de gobierno al lado de los virreyes. En el siglo XVI se crearon diez
audiencias, y luego fueron aumentando. Sus límites jurisdiccionales coincidirían, en gran
medida, con las fronteras de los países que surgieron en los procesos de independencia del
siglo XIX.

El modelo político de los Austrias.


En el año 1517 se establece en España una nueva dinastía, la dinastía de los Hamburgo o
austrias que comprende los reinados de Carlos I (V de Alemania) (1517-1556) y de su hijo
Felipe II (1556-1598) en esta época España se convierte en la primera potencia mundial
gracias a su inmenso imperio que se extiende por territorios europeos y americanos. La
corona de Castilla sigue ocupando el papel preponderante en política, economía y cultura.
En el siglo XVI la monarquía hispánica se apoyaba en la unión de las dos coronas: Castilla
y Aragón, ahora bien, mientras que en Castilla predominaba el autoritarismo regio y la
centralización, en la corona de Aragón cada reino mantenía su propia autonomía. A pesar
de estas divergencias la monarquía fortaleció su autoridad y la centralización del poder
siguiendo el modelo del resto de las monarquías europeas de la época.

1.-El modelo político de la nueva dinastía:

1) Las bases de la nueva monarquía:

Para asegurar sus objetivos políticos los austrias perfeccionaron y adaptaron los
instrumentos creados bajo el reinado de los reyes católicos. Necesitaron crear nuevos
órganos de gobierno y de justicia, un ejército permanente, un cuerpo de funcionarios
profesionales al servicio del nuevo estado y una hacienda capaz de mantener ese costoso
aparato de burocracia. Este nuevo modelo de estado obliga a fijar los principales órganos de
gobierno en la corte. Ni los reyes católicos ni Carlos I tuvieron una residencia fija pero con
la llegada al trono de Felipe II Madrid se convirtió en la capital de la monarquía española
(1560). Aunque tanto Carlos I como Felipe II, su hijo, practicaron una política personalista
y de gobierno directo para la gestión de los asuntos de estado confiaron en una élite de
poder que se fue consolidando en la corte. Entre esta élite destacaban los secretarios reales
que eran los colaboradores más directos del monarca en las tareas de gobierno porque
servían de enlace entre el monarca y los consejos.

A) El régimen de consejos:

En los territorios españoles del imperio de Carlos I y Felipe II estuvieron regidos por un
conjunto de consejos que asesoraban a los monarcas.

a) El consejo de Estado

Se creó en tiempos de Carlos I como un órgano consultivo para asesorar la política exterior.
Tenía como funciones principales los asuntos relativos a la paz y a la guerra, los
movimientos de las embajadas y los matrimonios reales, lo componían diez miembros casi
todos de la alta nobleza y el alto clero. Todo el régimen de consejos estaba coordinado por
este consejo de Estado que era n órgano común a todo el imperio.

b) Los consejos territoriales

Eran los responsables de la gestión de los distintos territorios de la monarquía. Los más
importantes eran:

1-El consejo real de Castilla: era el organismo fundamental de la administración castellana,


entre sus competencias estaba la supervisión de las audiencias y el fomento de las
actividades comerciales y artesanales.
2-El consejo de Aragón: se establece a finales del siglo XV, asesoraba al monarca en sus
relaciones con los reinos de la corona de Aragón incluyendo a Sicilia y a Cerdeña, estos
reinos se gobernaban mediante virreyes nombrados por la corona.

3-El consejo de Indias: se creó en el año 1574 y se ocupaba del gobierno y administración
de lo territorios americanos, tenía funciones legislativas y judiciales.

c) Los consejos temáticos

Los más importantes eran:

-El consejo de la Inquisición creado por los reyes católicos con el fin de vigilar a los judío-
conversos. Con el rey Carlos I la inquisición moderó su actividad pero la intensificó en
tiempos de Felipe II. Al frente del consejo estaba el inquisidor general, nombrado por el
Papa a propuesta del rey.

-El consejo de hacienda cuya función era organizar los ingresos y gastos de la monarquía,
es decir, el presupuesto. Sus primeros cargos recayeron en súbditos flamencos.

Otros consejos fueron el de guerra y ordenes militares.

B) Los virreinatos:

Al residir los reyes en Castilla y sobre todo después de que Felipe II fijase su residencia en
Madrid se hizo necesario que el monarca tuviera un representante en cada uno de los reinos
de su estado que hicieran sus funciones, así van nombrando virreyes en cada reino de la
corona de Aragón, en Nápoles , en América y en Portugal.

C) Las audiencias o chancillerías:

Sigue la estructura dada por los reyes católicos pero aumenta su número, además de
Valladolid y Granada van surgiendo en La Coruña, Sevilla, Canarias, América y en cada
reino de la corona de Aragón. Por encima de todas ellas estaba el consejo real de Castilla
que actuaba como tribunal superior de justicia y nombraba a los miembros de esos altos
tribunales o audiencias.

D) El ejército permanente:

Aunque se formó a finales del siglo XV con los reyes católicos, sin embargo, con los
austrias se convirtió en el mejor instrumento de su autoridad y en la pieza básica para
mantener su hegemonía en Europa durante el siglo XVI

a) Los tercios

Eran la base del ejército de los austrias, se habían creado a partir del año 1534 para
defender los dominios de Italia y de Flandes. Eran una unidad de combate que contaba con
infantería, caballería y artillería. Pero el elemento esencial era la infantería que fue
desplazando a la caballería como unidad de combate.

b) La escuadra o marina de guerra

Estaba formada por barcos de remos (galeras) que tenían sus bases en el mediterráneo y por
los galeones (barcos de vela muy veloces, aptos para la navegación por el atlántico y para la
lucha a distancia gracias a su artillería) eran muy importantes para la flota de Indias a la que
daban protección en sus viajes. La escuadra mantuvo el dominio en el mar durante
prácticamente todo el siglo XVI.

E) El aparato burocrático:

Para que toda esta estructura de poder funcionara correctamente fue imprescindible que
creciese el número de funcionarios que trabajaban para la monarquía. Los cargos más
importantes recayeron en miembros de la alta nobleza o del clero aunque algunos cargos
fueron desempeñados por miembros de la pequeña nobleza o de la alta burguesía fieles al
monarca. La nueva administración multiplicó el número de cargos burocráticos, no siempre
bien pagados hasta el punto de que en ocasiones los cargos fueron objeto de venta por parte
de los propios monarcas, angustiados por la necesidad económica de dinero. Entre los
funcionarios reales de menor categoría pero de gran utilidad para los austrias destacaban los
corregidores en Castilla y los bailes (batles) y los vegueres en la corona de Aragón que eran
funcionarios con funciones administrativas, financieras y judiciales, eran los transmisores
de las decisiones de la corte a los municipios.

F) La diplomacia:

La intensa política exterior de los austrias así como la necesidad de buscar equilibrios en
muchos frentes obligó a la monarquía a mantener embajadores permanentes en las
principales capitales europeas: Roma, París, Londres y Viena.

G) Las finanzas:

La financiación de ese aparato burocrático y la del aparato militar fue una de las mayores
preocupaciones de la monarquía de los austrias

a) Los principales gastos

Cestilla soportó casi en exclusiva los gastos que ocasionaba mantener el aparato estatal y la
política exterior, los recursos económicos obtenidos en el resto de los territorios serían para
cubrir los gastos que ocasionaba el funcionamiento del aparato administrativo territorial.
Las mayores dificultades para la hacienda la planteaban los gastos de la política imperial y
las numerosas y costosas guerras de los austrias.

b) Las fuentes de ingresos


Para hacer frente a estos gastos la corona contaba con ingresos ordinarios y extraordinarios,
entre los ingresos ordinarios estaba el “servicio’’ que era una cantidad otorgada al monarca
por las cortes de los diferentes reinos de la monarquía. El otro impuesto se llamaba la
alcabala que grababa las transacciones o intercambios comerciales.

Los ingresos extraordinarios procedían de las remesas de metales preciosos (oro y plata)
que llegaban de América, de la venta de títulos de hidalguía y la venta de cargos públicos, a
esto hay que añadir los préstamos de particulares (los juros o títulos de deuda pública) o
préstamos de banqueros alemanes, genoveses y flamencos lo que provocaba un
endeudamiento progresivo del estado. El aumento de los intereses de los préstamos y de la
disminución del oro americano, a partir de mediados del siglo XVI, ocasionaron sucesivas
bancarrotas durante el reinado de Felipe II (en 1557 y 1575).

El modelo político de los Austrias.


El modelo fue el heredado de los Reyes Católicos, aunque a partir de la segunda mitad del XVIlos
reyes se rodearon de una Administración profesionalizadaEn general las instituciones creadas por
los Reyes Católicos se hicieron más complejas y la burocracia se incrementó:- Se consolidó el
sistema de gobierno por consejos. Carlos I creó el Consejo de Estado con jurisdicción sobre todos
los reinos y que asesoraba al soberano en asuntos relevantes, sobre todode política exterior. Otros
consejos eran: el de Castilla, Aragón, la Inquisición, Indias, ÓrdenesMilitares, el de Hacienda.-
Aumentó el poder de los secretarios del rey, que pasaron a ser claves en el gobierno: eran
losencargados de informar al monarca de las decisiones de los consejos, de manera que el rey
noacudía a estos- Se mantuvo la delegación del poder en virreyes y gobernadores en los territorios
en los que elsoberano iba a estar ausente durante bastante tiempo: Navarra, Aragón, Nápoles,
Sicilia,Cerdeña, Méjico… En Milán y los Países Bajos había gobernadores.- Financiación: Los
ingresos crecieron notablemente, pero no cubrían los gastos, sobre todo por los gastos
militares.Los ingresos procedían de los impuestos de Castilla, además eran muy importantes
losingresos provenientes de las Indias.Los nobles no pagaban impuestos y la Iglesia colaboraba
másEl déficit se cubría recurriendo al crédito y al préstamo. La necesidad de los reyes de disponer
de dinero en lugares y fechas determinados propició la aparición de los asentistas, quecontrataban
con el rey el asiento de una cantidad de dinero en una fecha y lugar determinados acambio del
cobro de algunos impuestos en una ciudad concreta.De esta forma banqueros sobre todo
alemanes y genoveses fueron haciéndose con cantidadescrecientes del importe de los impuestos.
Por ello y por la disminución del oro americano, endiversas ocasiones la monarquía se declaró en
bancarrota

El gobierno y la administración de América

La conquista: cuando Carlos I accede al trono, España dominaba las Antillas. En el sigloXVI se
produce una gran expansión:- Conquista de los imperios Inca y Azteca con características
comunes:• Población indígena sedentaria, numerosa, acostumbrada a la obediencia: fundamental
paraexplotar las tierras y las minas.• Colaboración de los indígenas, a veces sometidos• Factor
sorpresa: los creen dioses, caballos, armas de fuego• Superioridad tecnológica.• Fueron iniciativas
particulares de hombres ambiciosos: “El Dorado”. HernánCortés, Pizarro- Otras expediciones hacia
la Florida en el norte y el Río de la Plata y Chile en el sur.- Conquistan la Filipinas, llamadas así en
honor de Felipe II. b)

La administración: Las relaciones comerciales con América se basaban en la exportación denuevos


cultivos, ganado, manufacturas y esclavos, y la importación a España de metales preciosos y
productos agrícolas.El comercio fue controlado en régimen de monopolio por la Corona y por
CastillaLa mayor riqueza para los colonos eran los indios, se asignaba un grupo de indios a
unencomendero quien a cambio de su trabajo se comprometía a alimentarlos, cristianizarlos
yrespetarlos.Desde algunos sectores de la Iglesia se protestó por la explotación de los indiosLas
instituciones más importantes eran:• Los virreinatos: territorios gobernados por un virrey. Nueva
España (Méjico) y Perú.• Gobernaciones: circunscripciones parecidas a las provincias. Los
gobernadores ejercíanfunciones administrativas, judiciales y militares.• Corregimientos: los
corregidores o alcaldes presidían los cabildos o ayuntamientos.• Las audiencias: tribunales de
justicia que ejercían funciones de gobierno en ausencia delvirrey.