Vous êtes sur la page 1sur 5

“AÑO DEL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL”

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS


ESCUELA DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE
DERECHO

TEMA:

EL ALCOHOLISMO

ALUMNO:

ARTEAGA CONGACHA, ROMINA GABRIELA.

DOCENTE:
Mg.CONSUELO MOREYRA RAMOS.
CICLO:
I
AYACUCHO – PERÚ
2018
ALCOHOLISMO

El alcoholismo como enfermedad ha sido producto de estudio y análisis por diversos

profesionales de la salud, esto genera también distintos puntos de vista que cada día, por

el crecimiento tecnológico, van ampliando sus horizontes conceptuales.

La OMS define, en el glosario de términos de alcohol y drogas, al alcoholismo como:

“Un fenómeno que tiene un origen biológica principal que es caracterizado por la

desgaste del control sobre la bebida y, por tanto, sobre los estribos de la vida, fue llamada

una “enfermedad” así fue conocido durante mucho tiempo, pues las investigaciones en

ese entonces era limitadas.

Este concepto para la época era aceptado, sin embargo los avances tecnológicos

ampliaron el horizonte conceptual y en 1977 la OMS propone una definición más

actualizada: “síndrome de dependencia del alcohol en nosología psiquiátrica”. Por

equivalencia con la sumisión de las drogas, la expresión dependencia del alcohol ha

tenido un buen recibimiento en las nosologías actuales.

Por otro lado, de los especialistas que le dio interés a estudiar este mal social es el

gastroenterólogo David Kershenobich que se desempeñó como director de investigación

de la revista de Gastroenterología de México. Kershenobich (2010) define al alcoholismo

como: “Una padecimiento primaria y crónico en cuyo progreso y expresiones clínicas

influyen elementos genéticos, psicosociales y circunstanciales”

Del concepto de Kershenobich lo más resaltante es identificar al alcoholismo como una

enfermedad primaria, entiéndase está como una enfermedad que provoca la aparición de

otras, y también resalta la falta de control sobre el consumo de alcohol.


El Dr. Oscar Prospero García, también, publicó un artículo sobre el alcoholismo en la

revista Ciencia donde lo define como: “El alcoholismo es la enfermedad que exige al

organismo enfermo el consumo desmesurado de bebidas alcoholicas”.

El abuso se precisa como la utilización repetida de bebidas alcohólicas a pesar de sus

secuelas hostiles orgánicas, sociales y familiares. La dependencia, por su lado, es

entendida como el abuso del alcohol acompañado de “aguante” (la carestía de ingerir cada

ocasión más para lograr los semejantes efectos que con las incipientes prácticas) y de

síndrome de abstinencia (junto de signos y sintomatologías que implica una aguda

sensación de molestia al pasmar el uso del alcohol). La dependencia asimismo contiene

el craving: ambiciones incontrolables de ingerir bebidas alcohólicas.

Claramente Prospero sostiene un concepto, correctamente, definido, donde también

define el término “abuso”, pues su argumento sobre el alcoholismo se basa en eso, la

recurrencia excesiva del consumo de estas bebidas nocivas, también acompaña este

concepto con algunas consecuencias de este mal, como la necesidad de beber cada vez

más, Prospero nombra a esto con una locución inglesa craving que significa ansias.

En búsqueda de más puntos conceptuales el Instituto Mexicano de Seguro Social el año

2015 identifica conceptualmente al alcoholismo de la siguiente forma: “El alcoholismo

no es un vicio, es una enfermedad que ataca a cualquier persona sin considerar sexo,

edad o clase social. Deteriorando a las personas en lo psicológico y social.”

Pero por qué no lo consideran un vicio; Miguel Casas vicepresidente de la Sociedad

Española de Patología Dual en un artículo de la revista digital Publicación Medica de

Psiquiatría y Salud mental menciona: “Las adicciones no son un vicio, sino una

enfermedad biológica” aclarando que no todos los sujetos que experimentan las drogas

se truecan en adictos. Algunas hipótesis consideran demostrar que además de los


componentes relacionados con el efecto privativo de las drogas y el predominio del medio

socio-familiar, existen muchos factores propios de cada individuo que influyen en el

efecto adictivo de estas sustancias nocivas.

En ese sentido el Instituto Mexicano de Seguro Social y Casa coinciden que en el

alcoholismo debe ser tratado como una enfermedad pues posee una sintomatología y

también factores psicológicos que se atribuyen como causantes de esta “enfermedad”.

En conclusión, los diversos organismos y especialistas coinciden que el alcoholismo debe

entenderse como una enfermedad que impide la regulación del consumo de bebidas

alcohólicas, y que este fenómeno anómalo no debe ser considerado como un vicio, pero

sí una enfermedad. Cabe recalcar que los especialistas manejan estas conclusiones con el

fin de establecer mecanismo de prevención y políticas que regulen el consumo su

consumo humano, pues para ser implementadas por reglamentos y leyes se necesita tener

un conocimiento estandarizado de este mal.


BIBLIOGRAFÍA

1. CASAS, Miguel (2004) Las adicciones no son un vicio, sino una enfermedad

biológica. España: Sanitaria. EXTRAÍDO DE:

http://psiquiatria.publicacionmedica.com/noticia/las-adicciones-no-son-un-vicio-

sino-una-enfermedad-biologica

2. INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL (2015) RECUPERADO

DE: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/alcoholismo

3. KERSHENOBICH, David (2010). Alcohol y alcoholismo: definiciones

actuales, mecanismos de daño y tratamiento clínico. México: Elsiever.

4. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (1994). Glosario de términos de

alcohol y drogas. España: OMS.

5. PROSPERO G., Óscar (2014) Alcoholismo. México.