Vous êtes sur la page 1sur 2

CARTA AL DIRECTOR

después de 30 minutos de iniciada la infu- La actividad espontánea (paroxística o con- ca en la enfermedad de Anderson-Fabry: fi-
sión, y pudo dejar el centro asistencial 12 h tinua) de las fibras de mediano y gran calibre siopatología, evaluación y tratamiento. Rev
después de su ingreso. El beneficio se mantu- (Aβ) cursa con disestesias y parestesias, mien- Neurol 2004; 38: 979-83.
vo durante el período necesario para resolver tras que la actividad espontánea de las fibras 3. Domínguez R, Michref A, Tanus E, Amartino
el estado febril. de calibre pequeño (Aδ y C) cursa con dolor H. Síndrome de piernas inquietas en la enfer-
quemante-urente continuo, así como también medad de Fabry: asociación con dolor neu-
La neuropatía dolorosa en la EF suele ser un con dolor paroxístico. El principal mecanismo ropático. Rev Neurol 2007; 45: 474-8.
síntoma precoz que debe llevar a la sospecha molecular que generan estos hallazgos es la 4. Hilz MJ, Stemper B, Kolodny EH. Lower
diagnóstica. De aparición entre los 6 a 16 desregulación y mala distribución de los cana- limb cold exposure induces pain and pro-
años de edad, este dolor de características les de sodio, los cuales se sobreexpresan en longed small fiber dysfunction in Fabry pa-
neuropáticas se da a conocer por los pacientes los axones dañados, el ganglio de la raíz dor- tients. Pain 2000; 84: 361-5.
como constante, urente y quemante; se define sal y los axones supervivientes vecinos al lu- 5. Lockman LA, Hunninghake DB, Krivit W, Des-
como ‘acroparestesias’, y se localiza prefe- gar de la lesión [10]. La importancia de este nick RJ. Relief of pain of Fabry’s disease by
rentemente en las palmas de las manos y las mecanismo es que los bloqueadores de los ca- diphenylhydantoin. Neurology 1973; 23: 871-5.
plantas de los pies. A esta sensación se le su- nales de sodio pueden ser eficaces en el mane- 6. Filling-Katz MR, Merrick HF, Finf JC, Miles
ma lo que se ha denominado ‘crisis de Fabry’, jo de los síntomas. Actualmente, la lidocaína RB, Sokol J, Barton NW. Carbamazepine in
que es la aparición de dolor generalizado con IV se utiliza como tratamiento en el dolor neu- Fabry’s disease: effective analgesia with dose-
las mismas características antes descritas, pe- ropático agudo de diversas etiologías [11], ya dependent exacerbation of autonomic dys-
ro de una gravedad superior, que se manifies- que el mecanismo de acción es el bloqueo de function. Neurology 1989; 39: 598-600.
ta ante los cambios de temperatura, ejercicio las descargas ectópicas espontáneas generadas 7. Gordon KE, Ludman MD, Finley GA. Suc-
y fiebre [2,3]. en los canales de sodio [12,13]. cessful treatment of painful crises of Fabry
Si bien la isquemia por estenosis de los va- Esta comunicación conforma la primera disease with low dose morphine. Paediatr
sa nervorum en las fibras de calibre pequeño publicación del uso de lidocaína IV como tra- Neurol 1995; 12: 250-1.
desencadena dolor [4], otros mecanismos des- tamiento de las ‘crisis Fabry’. 8. Hilz MJ, Brys M, Marthol H, Stemper B,
critos son: el depósito en los ganglios de la Dütsch M. Enzyme replacement therapy im-
raíz dorsal, el depósito axonal de esfingolípi- J.M. Politei proves function of C, Aδ and Aβ nerve fibers
dos en fibras Aδ, etc. [2]. Previo a la aparición in Fabry neuropathy. Neurology 2004; 62:
de la TRE, se utilizaron con respuesta variable Aceptado tras revisión externa: 16.02.09. 1066-72.
carbamacepina, fenitoína, gabapentina, morfi- Servicio de Neurología. Hospital General de Agudos 9. Politei J, Dubrovsky A, Verdugo R. Effects of
na y plasmaféresis [5-7]. Juan A. Fernández. Buenos Aires, Argentina. enzyme replacement therapy in Fabry neuro-
Actualmente se ha demostrado que la TRE Correspondencia: Dr. Juan Manuel Politei. Sección pathy. Clin Ther 2007; (Suppl 1): S30-1.
mejora el dolor neuropático en los pacientes de Enfermedades Neuromusculares. Servicio de 10. Devor M. The pathophysiology of damaged
con EF [8]. Posiblemente la remoción de los Neurología. Hospital General de Agudos Juan A. peripheral nerves. In Wall PD, Meizack R,
Fernández. Cerviño, 3356. CP 1425. Buenos Aires,
depósitos lipídicos endoteliales y axonales Argentina. E-mail: jpolitei@hotmail.com
eds. Textbook of pain. Edinburgh: Churchill
pueda restablecer una conducción normal de Livingstone; 1994. p. 79-100.
las fibras de calibre pequeño, lo que se ha 11. Gray P. Acute neuropathic pain: diagnosis and
comprobado por medio del test de cuantifica- BIBLIOGRAFÍA treatment. Curr Opin Anaesthesiol 2008; 21:
ción sensitiva de forma previa y posterior al 590-5.
inicio de la TRE [8,9]. Según nuestra expe- 1. Desnick RJ, Ioannou YA, Eng CM. α-galacto- 12. Tanelian DL, MacIver MB. Analgesic concen-
riencia, se requieren varios meses de trata- sidase A deficiency: Fabry disease. In Scriver trations of lidocaine suppress tonic A-delta
miento para evidenciar esta respuesta. La falta CR, Beaudet AL, Sly WS, Valle D, eds. The and C fiber discharges produced by acute in-
de respuesta al dolor en el paciente hemicigo- metabolic bases of inherited disease. 8 ed. jury. Anesthesiology 1991;74: 934-6.
to puede explicarse por el poco tiempo de ini- New York: McGraw-Hill; 2001. p. 3733-74. 13. Mao J, Chen LL. Systemic lidocaine for neu-
ciada la TRE. 2. Politei JM, Pagano MA. Neuropatía periféri- ropathic pain relief. Pain 2000; 87: 7-17.

CARTA AL DIRECTOR

varía un locus que indica que la actividad re- 2A. Dice: ‘Es la capacidad para retener lo vis-
Un encéfalo funcional integrado, ticular es unilateral: una parte activa y otra in- to o escuchado en el pasado’ [1].
no un encéfalo parcelado activa. Igual que para las proyecciones tala- (R): Da a entender que la memoria se rela-
mocorticales que participan en la actividad ciona sólo con escuchar y ver. La memoria
cortical asociada con la alerta. En la compa- no es sólo una capacidad visual y auditiva,
Al trabajo de Valdizán [1], publicado en un ración de rostros participa bilateralmente el pues múltiples sistemas funcionales se rela-
suplemento de Revista de Neurología, nos giro fusiforme, aunque predomine el derecho cionan con ésta, como la asociada con olfato
oponemos a ciertas afirmaciones con nuestra [3]. En el izquierdo predomina el reconoci- y dolor.
réplica (R): miento de objetos sin rostro y también hay
activación bilateral de las regiones occipito- 2B. Dice: ‘La memoria episódica permite re-
1. Dice: ‘Con respecto a las funciones cere- temporales [3]. cordar experiencias… dentro del circuito
brales, el hemisferio izquierdo realiza el con- Las diferencias entre hemisferios se agru- que forman el lóbulo temporomedial… y
trol unilateral, mientras que el hemisferio de- pan en sistemas modulares para diversas fun- corteza prefrontal. En cambio, la memoria
recho, con control bilateral, regula la alerta ciones mentales y, a pesar de sus diferencias semántica… utiliza el lóbulo temporoinfero-
cortical manteniendo su estado’ [1]. cuando se conectan, parecen ayudarse en las lateral’ [1].
(R): En la alerta cortical participa la forma- tareas verbales y no verbales. Por una lesión (R): No se han descrito lóbulos temporoin-
ción reticular con sus locus coeruleus de afe- cerebral se sabe que el hemisferio derecho ferolateral y temporomedial. El detalle es no-
rentación cortical [2]. Si la alerta activa la predomina en tareas espaciales complejas, co- minal, pues hace referencia (sospechamos) a
corteza para el control unilateral, sólo se acti- mo la resolución de laberintos [4]. sectores de un lóbulo.

REV NEUROL 2009; 49 (3) 167


CRÍTICA DE LIBROS

2C. Cita: ‘Se ha señalado que las bases de la (R): Esta capacidad no se da desde los tres BIBLIOGRAFÍA
regulación emocional dependen del circuito años, pues reflexionar consiste en comparar
límbico-prefrontal’ [1]. detalles y conectarlos o desconectarlos en la 1. Valdizán JR. Funciones cognitivas y redes neu-
(R): En la terminología anatómica, el tér- escala espacio-tiempo, y eso lo hace incluso ronales del cerebro social. Rev Neurol 2008;
mino prefrontal no figura [5]. Suponemos que en la vida intrauterina. De esta manera, la 46 (Supl 1): S65-8.
las citas sobre este término se refieren a la re- reflexión no surge a partir del tercer año de 2. Rajeev DS, Raizada Russell A. Challenge-driv-
gión anterior de la corteza frontal. vida. en attention: interacting frontal and brainstem
systems. Front Hum Neurosci 2007; 1: 3.
3A. Dice: ‘El sistema específico talamocorti- J.E. Duque-Parra, J.J. Barco-Ríos, 3. Köhler S, Kapur S, Moskovitch M, Winocur
cal recoge la información sensorial… (visua- G. Arizmendi G, Houle S. Dissociation of pathways for ob-
les, auditivas, etc.)’ [1]. jects and spatial vision: a PET study in hu-
(R): El sistema nervioso utiliza mecanis- Aceptado tras revisión externa: 19.12.08. mans. Neuroreport 1995; 6: 1865-8.
mos de transducción. Por lo tanto, el término Universidad de Caldas. Manizales, Caldas, Colom- 4. Springer SP, Deutsch G. Left brain right brain.
que se recoge en este contexto resulta inade- bia. Perspectives from cognitive neuroscience.
cuado. Correspondencia: Dr. Jorge Eduardo Duque Parra. New York: W.H. Freeman; 1998.
Programa de Medicina. Universidad de Caldas. C/ 65, 5. Whitmore I. Terminologia Anatomica. Inter-
3B. Dice ‘…facilitando que a partir de los tres n.º 62-10. Manizales, Caldas, Colombia. E-mail: national Anatomical Terminology. New York:
años exista la capacidad reflexiva’ [1]. jduqueparra@gmail.com Thieme; 1998.

CRÍTICA DE LIBROS

Baker’s Clinical Neurology, otros temas tie-


Tratado de neurología clínica nen una extensión más al uso de los tratados
de neurología de un solo tomo.
Julio Pascual Gómez, ed.
Todas las primeras ediciones de un texto
Barcelona: Ars Medica; 2008. 976 págs.
tienen alguna limitación. Se ha dicho que has-
ta la tercera edición una monografía no alcan-
Escribir un tratado de neurología, aunque sea za su madurez. Es posible. Considero que las
multiautor, es siempre una empresa ardua. Y limitaciones de este tratado son escasas en re-
como expresa en su prólogo, el profesor Julio lación con sus virtudes, pero algunas tiene.
Pascual tenía dudas para acometerla. Sin em- No incluir capítulos sobre historia clínica y
bargo, la entusiasta respuesta de muchos neu- examen neurológico limita la utilidad de la
rólogos españoles convirtió su duda en espe- monografía a un público muy experto en neu-
ranza y su esperanza en realidad. El resultado rología, porque son capítulos difíciles, por
es un texto cercano a las 1.000 páginas de im- ejemplo, para un internista. Sería bienvenido
pecable factura y cómoda lectura destinado a algún tema de aspectos neuropsiquiátricos de
los profesionales de la neurología, esto es, a las enfermedades mentales o sobre los trastor-
los neurólogos formados. nos del sueño como incluyen algunos tratados
El tratado analiza los capítulos principales de neurología. Pero al final, la extensión de
de la neurología clínica efectuados por más de todos los libros es limitada y hay que elegir, y,
80 neurólogos de toda la geografía española en conjunto, las elecciones en el Tratado de
que escriben cada tema en equipo (lo más fre- neurología clínica han sido claramente acerta-
cuente) o en solitario. Los tres primeros capí- das y el resultado es muy útil, sin duda, para
tulos analizan con cierto detalle los funda- un profesional de la neurología. La bibliogra-
mentos de la neurología actual: genética, neu- fía española de textos neurológicos está, pues,
roimagen y neurofisiología, y el resto se dedi- de enhorabuena, por lo que he de felicitar al
can a los temas clínicos principales (34 te- grafía es extensa, a veces incluso supera las editor profesional, a la editora médica y a los
mas). Los capítulos están realizados por neu- 300 o 350 citas (temblor, cefaleas trigemino- colaboradores.
rólogos expertos en cada capítulo. Y como es- autonómicas), lo que indica el tremendo es-
tos temas son casi siempre verdaderas revisio- fuerzo de revisión y redacción de los colabo- F. Bermejo-Pareja
nes de autor, disponen de una amplia y actua- radores seleccionados. Algunos de estos capí-
lizada bibliografía numerada en el texto como tulos recuerdan las revisiones totales del tema Servicio de Neurología. Hospital Universitario 12 de
en las revistas. Es de señalar que esta biblio- cercanas al estilo de las últimas ediciones del Octubre. Madrid, España.

168 REV NEUROL 2009; 49 (3)