Vous êtes sur la page 1sur 9

J.

REVISIÓN
CABANYES-TRUFFINO, ET AL

los sistemas superconductores de captación de la señal, procesa- mentos técnicos nos sistemas supercondutores de captação de si-
do de la señal, mejora de la relación señal-ruido y modelos de nal, processamento de sinal, melhoria da relação sinal-ruído e os
interpretación de los resultados. La necesidad de estudios funcio- modelos de interpretação dos resultados. A necessidade de estudos
nales cerebrales ha conducido al desarrollo de varios métodos de funcionais cerebrais, conduziu ao desenvolvimento de vários mé-
imagen (resonancia magnética funcional, PET, SPECT, etc.). todos imagiológicos (ressonância magnética funcional, PET,
Comparamos la MEG con dichas técnicas en función de su resolu- SPECT, etc.). Comparámos a MEG com as técnicas referidas, em
ción espacial, temporal y grado de invasividad. Los equipos actua- quanto à sua resolução espacial, temporal e grau de invasão. Os
les, de hasta 306 canales de registro simultáneo holocraneal (who- equipamentos actuais, de até 36 canais de registo simultâneo ho-
le-head), permiten captar la actividad cortical y subcortical con locraniano (whole-head), permitem captar a actividade cortical e
gran precisión. Además del estudio de la actividad funcional nor- subcortical com elevada precisão. Além do estudo da actividade
mal, se aplica también al diagnóstico de numerosas enfermedades: funcional normal, é aplicado também ao diagnóstico de numerosas
epilepsia (estudio ictal, interictal y evaluación prequirúrgica); doenças: epilepsia (estudo crítico, intercrítico e avaliação pré-
demencias, trastornos del movimiento, patología cerebrovascu- cirúrgica); demências, patologias do movimento, patologia vascu-
lar, delimitación de córtex funcional y patológico, mediante lar cerebral, delimitação do cortex funcional e patológico por meio
ALFMA (Abnormal Low Frequency Magnetic Activity), en la de ALFMA (Abnormal Low Frequency Magnetic Activity), na res-
resección de tumores o áreas lesivas; trastornos del aprendizaje secção de tumores ou áreas lesadas; perturbações da aprendiza-
y estudios fetales. Conclusiones. La MEG ofrece una excelente gem e estudos fetais. Conclusões. A MEG oferece uma excelente
resolución temporal con muy buena resolución espacial, registra resolução temporal com muito boa resolução espacial, regista em
en tiempo real, sin referencias y escasas interferencias. Supone tempo real, sem referências e escassas interferências. Representa
un avance de gran proyección en el diagnóstico en neurociencias um progresso com grande projecção no diagnóstico das neuroci-
[REV NEUROL 1999; 28: 1077-90]. ências [REV NEUROL 1999; 28: 1077-90].
Palabras clave. Aplicaciones clínicas. Campos evocados. Electro- Palavras chave. Aplicações clínicas. Electroencefalografia. Histó-
encefalografía. Historia. Magnetoencefalografía. Revisión. Super- ria. Interferência quantum supercondutora. Magnetoencefalogra-
conducting Quantum Interference Device. fia. Potenciais evocados. Revisão.

Cartografía cerebral: metodología y aplicaciones


en la clínica neurológica
J. Cabanyes-Truffino

CEREBRAL MAPPING: METHODOLOGY AND APPLICATIONS IN CLINICAL NEUROLOGY


Summary. Introduction. Cerebral mapping is a technique for the functional evaluation of the central nervous system which
is currently available. Development. Cerebral mapping is a considerable improvement on the data available from a
conventional EEG. As with all complementary clinical tests its usefulness depends on a knowledge of its advantages and
limitations. Cerebral mapping has several advantages –resolution in time, it is harmless, its functional significance,
cost...– which make it very useful. Apart from this, the cerebral mapping has limitations which should be remembered. All
in all, interpretation of the results obtained using this technique requires special training. Conclusion. In this study we
review the methodological basis of cerebral mapping and its possible practical clinical use in neurology [REV NEUROL
1999; 28: 1090-8].
Key words. Cerebral mapping. Electroencephalography. Neurometric analysis.

INTRODUCCIÓN nes. Este conocimiento permite una utilización adecuada de los


La cartografía cerebral (CGC) es una más de las denominadas datos obtenidos, sin menospreciar algunos ni sobrevalorar otros.
técnicas de neuroimagen funcional que permiten profundizar en la En este sentido, la cartografía cerebral aporta datos que no es
fisiopatología del sistema nervioso central (SNC). Tiene su fun- posible obtener con otras técnicas de neuroimagen, al tiempo que
damento teórico en el registro de la actividad eléctrica generada presenta restricciones que exigen la búsqueda de más información
por las estructuras cerebrales, que muestra distintas característi- por otras vías.
cas según su situación funcional. Entre las restricciones de la cartografía cerebral encontramos,
Como todas las técnicas complementarias, su utilidad se fun- sin duda, su baja resolución espacial y la limitación al plan biaxial
damenta en conocer tanto sus posibilidades como sus limitacio- de superficie de los datos obtenidos, lo que condiciona la informa-
ción que aporta y la incapacita para la valoración de determinados
Recibido:15.12.97. Aceptado: 26.06.98. trastornos. Sin embargo, entre sus grandes ventajas –no compara-
Unidad de Neurología del Comportamiento. Clínica Nuestra Señora de la bles con ninguna otra técnica actual de neuroimagen– se encuen-
Paz. Hnos. de San Juan de Dios. Madrid, España. tra su altísima resolución temporal (los datos se obtienen en tiem-
Correspondencia: Dr. Javier Cabanyes. Clínica Nuestra Señora de la Paz. po cuasi-real) y las características de la información que aporta,
López de Hoyos, 259. E-28043 Madrid. Fax: +34 91519 1509. E-mail: tanto por su naturaleza, que es reflejo directo de la actividad neu-
jcabanyes@madrid.betica.sanjuandedios-oh.es ronal, como por el modo de obtenerla, que es absolutamente cuan-
 1999, REVISTA DE NEUROLOGÍA titativo en sus valores basales.

1090 REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1090 10/06/99, 12:58


CARTOGRAFÍA CEREBRAL

En consecuencia, para una correcta y completa interpretación y la actividad de 40 c/s es un marcador de la focalización de la
de los datos obtenidos mediante la cartografía cerebral se requiere atención en tareas de programación motora [9]. Además, la rela-
conocer, por una parte, los mecanismos neurofisiológicos que ción entre unos ritmos y otros y la propia organización global de
subyacen en la generación de la actividad bioeléctrica y, por otra la electrogénesis cerebral también tiene un significado funcional.
parte, los instrumentos de análisis de señal y las herramientas En este sentido, por ejemplo, la coherencia de la actividad bioeléc-
informáticas empleadas para la adquisición y manejo de la activi- trica se considera un reflejo de las conexiones córtico-corticales
dad eléctrica cerebral. largas y cortas [10].
Por otra parte, la actividad bioeléctrica patológica, que es po-
sible recoger en el EEG, tiene, igualmente, bases neurofisiológi-
BASES NEUROFISIOLÓGICAS cas cada vez mejor conocidas. Por ejemplo, sabemos que la acti-
El substrato biológico sobre el que se construyen los mapas que vidad lenta continua está asociada a una disminución de las afe-
caracterizan a la cartografía cerebral es la actividad eléctrica rencias corticales colinérgicas, en las estructuras anteriores, y a
generada por las neuronas. Los cambios temporo-espaciales de lesiones en la sustancia blanca, el tálamo o la formación reticular
estos campos eléctricos, recogidos en la superficie craneal, cons- mesencefálica, también causantes de una desaferentización par-
tituyen el registro electroencefalográfico (EEG) y éste es, a su cial de las estructuras corticales [11]. Por otra parte, la actividad
vez, el substrato técnico de la cartografía cerebral. Es importan- paroxística se encuentra vinculada al desequilibrio de neurotrans-
te, pues, recordar algunas de las bases neurofisiológicas del EEG misores excitadores e inhibidores, asociado a cambios en las con-
para poder interpretar los datos obtenidos con esta técnica de centraciones de iones extracelulares [12].
neuroimagen. En la línea de encontrar, en la actividad bioeléctrica regis-
Los cambios en las concentraciones de iones, a través de la trada, una significación funcional más precisa, el modelo teó-
membrana citoplasmática de la neurona, son los responsables de rico de dipolos está orientado hacia tratar de conocer la distri-
los potenciales postsinápticos. Además, las células gliales juegan bución de los potenciales en la superficie cerebral y, de este
un papel de amplificación en la génesis de los potenciales de modo, localizar la fuente-origen de estos potenciales [13,14].
campo [1]. Sin embargo, este modelo es aún imperfecto y requiere estudios
La actividad EEG representa, pues, la suma algebraica, es- más profundos.
pacial y a lo largo del tiempo, de corrientes locales asociadas a En un plano distinto, partiendo de la teoría del caos, se ha
los potenciales postsinápticos de excitación e inhibición (despo- intentado aplicar las leyes de la dinámica no lineal para explicar
larización e hiperpolarización) de una gran población de neuro- la irregularidad de las oscilaciones recogidas en el EEG. De este
nas, especialmente de las neuronas piramidales [2]. Al mismo modo, se subraya la idea que toda la actividad EEG es suscep-
tiempo, esta actividad cortical está notablemente influida por la tible de ser analizada, interpretada y explicada. Sin embargo,
actividad de la neuronas subcorticales. De este modo, la activi- hasta la fecha los resultados son parciales y controvertidos
dad EEG sería el resultado de la interacción de neuronas corti- [15,16].
cales moduladas por la actividad de neuronas de estructuras En definitiva, la electrogénesis cerebral es la expresión de
profundas. la actividad neuronal, cambiante según su situación funcional
La actividad sincrónica de una población neuronal se tradu- y modificable por factores extrínsecos. De ahí el interés por
ce en oscilaciones de gran amplitud y baja frecuencia. Por el cuantificar y estudiar dinámicamente la actividad bioeléctrica
contrario, una actividad desincronizada puede quedar represen- cerebral. En esta línea, la cartografía cerebral es la técnica que
tada por oscilaciones rápidas de baja amplitud. No obstante, la permite realizar este tipo de estudio sobre la electrogénesis
correlación entre ondas EEG no rítmicas y actividad unitaria de cerebral, que se escapa de las posibilidades del EEG, aportando
las neuronas es aún poco conocida. Sin embargo, la actividad un conocimiento más preciso del comportamiento bioeléctrico
sincrónica posee una buena correlación con los potenciales post- cerebral.
sinápticos [3,4].
Por otra parte, se sabe que la actividad EEG presenta una gran
variabilidad según las situaciones y estados en los que se encuen- METODOLOGÍA
tre el sujeto (reposo, alerta, sueño, etc.) y notables diferencias a lo Desde los primeros registros de la actividad eléctrica cerebral en
largo de la trayectoria vital de cada individuo. Igualmente, existen humanos, efectuados por Berger en 1929, se ha intentado obtener
factores externos e internos que pueden modificar la electrogéne- más información de la que a simple vista se puede conseguir con
sis cerebral. la observación del trazado. Las diferentes ondas que constituyen
La actividad bioeléctrica cerebral clásicamente se ha diferen- el registro EEG son una manifestación de la actividad cerebral, de
ciado en ritmos específicos, caracterizados principalmente por su sus características y de sus cambios. Sin embargo, la valoración
frecuencia pero también por su amplitud, morfología, estabilidad, exclusivamente visual del registro limita gran parte de las posibi-
topografía, reactividad y sincronismo [5,6]. A su vez, estos ritmos lidades de información que aporta el EEG acerca del estado fun-
poseen una significación funcional, que se traduce en la presencia cional del sistema nervioso central.
o ausencia de los mismos según los distintos estados y situaciones Con el apoyo de diferentes instrumentos matemáticos que
psicofísicas, en los que puede encontrarse un sujeto, a lo largo de permiten un análisis más fino de las señales eléctricas, diversos
la dimensión normalidad-enfermedad [7,8]. autores intentaron profundizar en el significado biofísico de las
Aun así, la significación funcional de las diferentes bandas de ondas registrables en la superficie craneal. Así, en 1932, Dietsch
frecuencia es en gran parte inespecífica. Sin embargo, es posible [17] fue uno de los primeros en aplicar el análisis de Fourier al
relacionar determinados ritmos con algunas respuestas neurocom- EEG, lo cual representó un paso importante en el estudio de la
portamentales. Así, por ejemplo, ritmos de 14 c/s en la región actividad bioeléctrica cerebral.
rolándica se encuentran vinculados a procesos sensitivomotores, En la actualidad, los sistemas de adquisición de las señales

REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098 1091

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1091 10/06/99, 12:58


J. CABANYES-TRUFFINO, ET AL

manifiesto la distribución de la potencia a lo largo de la dimensión


frecuencia [21,22]. Cada uno de estos parámetros describe aspec-
tos independientes de la actividad bioeléctrica cerebral y son sen-
sibles a los cambios psicofísicos del sujeto y a la presencia de
diferentes enfermedades.
Junto a estos parámetros, considerados básicos en cualquier
exploración de cartografía cerebral, resulta muy interesante poder
disponer de otros adicionales, como son la potencia absoluta
total en cada punto de registro, la asimetría y coherencia intra-
hemisférica, la frecuencia media global y en cada banda, la com-
binación y relación entre diferentes parámetros, los estudios de
grupos de ondas aisladas y la posibilidad de obtener datos desde
registros bipolares [21,22]. Evidentemente, cada uno de estos
parámetros aporta información, más o menos específica, de las
características de la actividad neuronal registrada, la cual posee
–como se comentó con anterioridad– una determinada significa-
ción fisiopatológica.
Sin embargo, para la práctica clínica habitual, el manejo de
toda esta información, que en algunos equipos puede ser muy
abundante, exige poder realizar estudios de comparación indivi-
duales y con grupos control para ayudar a definir los valores nor-
Figura. Mapas de significación estadística de un paciente con discreta males de cada parámetro estudiado. Sin la posibilidad de efectuar
pérdida de memoria como única manifestación clínica. Los mapas mues-
tran las diferencias de la actividad bioeléctrica del paciente comparada con
estudios estadísticos comparativos, la mayoría de los datos obte-
la de un grupo control sano de la misma edad. Los colores señalan la nidos, mediante el análisis de los diferentes parámetros comenta-
significación estadística y muestran un marcado aumento de la actividad dos, serían de imposible manejo y difícil significación. Además,
theta global, con discreta asimetría e incipiente desorganización bioeléc-
trica en las estructuras posteriores. Estos cambios son sugerentes de las es sabido que la actividad bioeléctrica cerebral muestra una evo-
primeras etapas de un cuadro de demencia. lución sistemática desde las primeras etapas de la vida hasta la
vejez, lo que exige manejar la edad como una variable de notable
peso estadístico. Por tanto, después de obtener la máxima infor-
mación posible sobre las características de la actividad bioeléctri-
EEG, de la mayor parte de los equipos de cartografía cerebral, ca cerebral, estos datos deben compararse estadísticamente (con
poseen conversores analógico-digitales adecuados que realizan métodos paramétricos y no paramétricos, y controlando la varia-
muestreos óptimos, los cuales aseguran una buena adquisición y ble edad) a fin de construir mapas de significación o de probabi-
evitan la parasitación del espectro final. Por otra parte, la posibi- lidad [23,24] con cada uno de los parámetros estudiados, que
lidad de almacenar la actividad bioeléctrica cerebral en sistemas señalen las desviaciones estándar y su significación estadística
ópticos permite una mayor fiabilidad y estabilidad de las señales entre un individuo y un grupo, entre dos grupos o entre un indivi-
obtenidas. duo consigo mismo (Figura). Naturalmente, dado el gran volumen
Sin embargo, la parte más importante, desde el punto de vista de datos obtenidos y su amplia variabilidad dentro de la pobla-
de utilización de la cartografía cerebral, es el procesamiento y ción normal, es importante manejar estrictos y exigentes márge-
manejo de la información adquirida. Es decir, poder determinar nes de confianza para disponer de una adecuada fiabilidad de los
las características de la actividad recogida en cada electrodo y resultados. No obstante, como en la mayoría de las pruebas fun-
verificar si se encuentra dentro de los límites normales para cada cionales, estos resultados casi nunca serán diagnósticos, aunque
paciente y situación. Así, una vez digitalizada, la señal bioeléctri- sí de gran valor en el diagnóstico.
ca debe procesarse matemáticamente para evaluar distintos pará- La combinación de los diferentes datos cuantitativos de la
metros de interés en la metodología de la cartografía cerebral. En actividad bioeléctrica cerebral con las distintas herramientas
este sentido, los parámetros básicos que deben estudiarse son la estadísticas, con medidas mono y multivariables, constituye el
potencia absoluta y relativa de las diferentes bandas de frecuencia, denominado análisis neurométrico [25-28]. Este análisis calcula
la coherencia interhemisférica y la asimetría interhemisférica las diferencias entre los valores de los parámetros estudiados en
[18,19]. Igualmente, en los diferentes canales es necesario poder cada sujeto y el promedio de los valores teóricos, adecuados a la
disponer de espectros de frecuencia de épocas de registro, aisladas edad, que se extraen por el desarrollo de ecuaciones específicas.
y acumuladas [20]. De ahí se obtienen las puntuaciones Z que definen la probabili-
Cada uno de estos parámetros aporta información útil sobre dad de que un valor observado se encuentre dentro de la norma-
las características y el comportamiento de la actividad bioeléctri- lidad, teniendo en cuenta la dispersión de la población normal y
ca cerebral. La potencia absoluta es un índice de la cantidad de las diferencias en función de la edad. Por todo ello, la metodo-
energía existente en una banda de frecuencia determinada y en un logía de las exploraciones con cartografía cerebral exige la crea-
punto concreto de la superficie craneal. La potencia relativa indica ción de grupos control de diferentes edades, de sujetos sanos y
el porcentaje de actividad de una banda de frecuencia y su distri- con distintas patologías.
bución topográfica. La coherencia interhemisférica señala el gra- Para conseguir una mayor información y sensibilidad de la
do de sincronismo entre ambos hemisferios cerebrales, mientras actividad bioeléctrica registrada es muy conveniente realizar
que la asimetría interhemisférica se refiere a la diferencia de ener- una evaluación conjunta de varios parámetros, funcionalmente
gía entre ambos. Por último, los espectros de frecuencia ponen de relacionados, mediante matrices de covariación y establecer las

1092 REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1092 10/06/99, 12:58


CARTOGRAFÍA CEREBRAL

desviaciones con respecto a la normalidad. Así, por ejemplo, es diagnóstico como en el tratamiento y el pronóstico de diferentes
posible determinar la normalidad del espectro de frecuencias enfermedades.
en Pz, el patrón de coherencia interhemisférica total o la activi- Teniendo en cuenta todo lo dicho, el tipo de información apor-
dad alfa en el hemisferio izquierdo. Este tipo de estudio describe tada, las características de esta información y el modo cómo se
sutiles y complejas características de la actividad bioeléctrica obtiene, la cartografía cerebral se muestra como una técnica útil
cerebral, que no es posible obtener con la evaluación de paráme- y válida en un número cada vez mayor de situaciones.
tros aislados.
Igualmente, con la aplicación de herramientas estadísticas, se Valoración neuromadurativa
pueden cuantificar los cambios de la electrogénesis cerebral en Existen diferentes paradigmas de estudio de los cambios bioeléc-
diferentes momentos, en distintas situaciones psicofísicas y ante tricos durante el proceso de maduración cerebral [33,34]. La co-
la presencia de determinadas sustancias neuropsicotropas [29,30]. rrelación entre la edad cronológica y los parámetros bioeléctri-
De este modo, podemos valorar cuantitativamente el comporta- cos es un índice del proceso neuromadurativo. En esta línea,
miento bioeléctrico cerebral, que es siempre una dimensión direc- resulta útil la descripción de los parámetros básicos, en cada
ta del tipo y modo de actividad del SNC. banda de frecuencia, mediante el empleo de ecuaciones de regre-
Por último, sobre los datos obtenidos en el análisis neuromé- sión con la edad como variable independiente [35]. Con el aná-
trico, la realización de un análisis multivarianza permite también lisis neurométrico, efectuado con la cartografía cerebral, es
efectuar estudios de discriminantes, que tienen como objeto esco- posible realizar una valoración de los ritmos básicos cerebrales
ger un subconjunto de variables bioeléctricas que permitan una y de su organización y distribución topográfica, durante los perío-
asignación óptima de los sujetos a un grupo determinado, definido dos de maduración y desarrollo. La cuantificación de estos cam-
por variables externas. De este modo, se señala el grado de seme- bios y la comparación a lo largo del tiempo permite conocer las
janza estadística con un grupo concreto y se identifican los pará- diferentes etapas neuromadurativas y sus posibles desviaciones
metros más relevantes en la conclusión de ese estudio [27,28]. Sin con respecto a la media [36-38].
embargo, los resultados de este tipo de estudio estadístico deben Aun cuando no parecen existir patrones específicos de los
interpretarse con precaución por la frecuencia de falsos positivos diferentes trastornos neuromadurativos, sí es posible detectar al-
que pueden obtenerse [31]. gunas características bioeléctricas asociadas a estos problemas
En conjunto, el análisis neurométrico es un método que sim- [39-41]. Así, por ejemplo, en los niños con déficit de atención, el
plifica la extracción de información del enorme volumen de datos análisis neurométrico señala la existencia de dos perfiles bioeléc-
surgido tras la cuantificación de la actividad bioeléctrica cerebral, tricos diferentes, preferentemente en relación con la potencia len-
y, al mismo tiempo, es una herramienta útil para detectar desvia- ta frontal y su coherencia [42]. De este modo, se puede conocer
ciones de la normalidad en la electrogénesis cerebral. Sin embar- mejor el estado funcional del sistema nervioso de estos pacientes
go, las conclusiones sobre este tipo de análisis deben realizarse y disponer de datos cuantificados comparables que muestren su
con las precauciones requeridas por la ciencia estadística y siem- evolución.
pre a la luz de los datos clínicos. Dentro de este apartado se podría incluir el grupo de los tras-
tornos generalizados del desarrollo y los diferentes problemas de
aprendizaje que se presentan en la infancia, y en los que la carto-
APLICACIONES CLÍNICAS grafía cerebral aporta información interesante para su evaluación
Una vez revisadas las bases neurobiológicas y la metodología de y seguimiento [43-47].
la cartografía cerebral y de cara a su aplicación clínica, es impor-
tante volver a considerar que la información aportada por esta téc- Trastornos del nivel de conciencia
nica es sobre el estado funcional del SNC, obtenida de un modo Las diferentes patologías que cursan con distintos grados de alte-
directo (no con datos indirectos como el flujo sanguíneo o el con- ración del nivel de conciencia encuentran en la cartografía cere-
sumo de glucosa) y referida a propiedades funcionales intrínsecas bral una herramienta útil para valorar el estado funcional y la
de las neuronas (no a características derivadas de su actividad). evolución de estos procesos. Entre otros parámetros, la cuantifi-
Además, esta técnica realiza los estudio funcionales en tiempo real cación y distribución de la actividad alfa y de los ritmos lentos, y
–con resolución de submilisegundo– y sin limitación temporal su grado de organización, así como los cambios cuantificables a
[32]. lo largo del tiempo de estos parámetros, son datos prácticos en la
En este sentido, la cartografía cerebral es una técnica de neu- valoración funcional de estos problemas [48]. De igual modo, la
roimagen cerebral dinámica que permite valoraciones funciona- cuantificación de la reactividad de los ritmos cerebrales ante di-
les de lesiones cerebrales y de zonas no lesionadas con funciona- ferentes estímulos es una información de gran valor sobre la situa-
lismo anómalo. Asimismo, se pueden estudiar los cambios de la ción funcional del sistema nervioso en los trastornos del nivel de
actividad cerebral en diferentes situaciones psicofísicas o ante conciencia [49].
distintos estímulos y tareas cognitivas. Del mismo modo, la car-
tografía cerebral permite conocer los estados funcionales del sue- Muerte cerebral
ño y evaluar los efectos de fármacos sobre el SNC. Así pues, se Dentro de los protocolos actuales para el diagnóstico de muerte
trata de una técnica de valoración funcional que aporta informa- cerebral, la introducción de técnicas de cuantificación de la ac-
ción sobre la actividad bioeléctrica cerebral y, en este sentido, tividad bioeléctrica puede permitir una mejor objetivación del
puede orientar sobre la etiopatogenia de determinadas disfuncio- problema y, de este modo, una toma de decisiones más funda-
nes del SNC, aunque no sea estrictamente un técnica diagnóstica. mentada [50].
Es decir, la cartografía cerebral puede poner de manifiesto cam-
bios funcionales sobre el patrón normal y valorar la evolución de Epilepsia
los mismos a lo largo del tiempo, datos de interés tanto en el En el diagnóstico y el control evolutivo de los diferentes tipos de

REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098 1093

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1093 10/06/99, 12:58


J. CABANYES-TRUFFINO, ET AL

epilepsias, el estudio EEG es, hoy por hoy, el único e imprescin- etiológico y son de especial interés los cambios evolutivos a corto
dible método disponible; de ahí que la cartografía cerebral tenga plazo [63].
una particular indicación. La valoración del edema y de su evolución a lo largo del
La cartografía cerebral se utiliza tanto para la evaluación de tiempo, en cuanto epifenómeno de los ACV, es de gran interés en
la actividad paroxística como para el estudio de la actividad de el tratamiento de estos cuadros clínicos. Se ha demostrado una
fondo [51]. En este sentido, los mapas de distribución topográ- correlación entre el edema y la potencia absoluta y relativa en la
fica de los elementos paroxísticos, su comportamiento en el tiem- banda theta [64,65] que sustenta la indicación de la cartografía
po y en el espacio, y la cuantificación de sus características cerebral en la valoración de los pacientes con ACV [31].
biofísicas (potencia absoluta, valores del área bajo la curva de Por otra parte, la monitorización con EEG cuantificado en la
cada elemento paroxístico, correlación con otros grafoelemen- cirugía carotídea se ha demostrado útil para asegurar un menor
tos, etc.) permiten conocer mejor el trastorno funcional y valorar grado de morbilidad en estas intervenciones. De igual modo, es
objetivamente su evolución a lo largo del tiempo y bajo trata- aplicable esta metodología en las técnicas de embolización y en
miento específico [52]. Así, por ejemplo, el estudio de la corre- los abordajes quirúrgicos de malformaciones vasculares y aneu-
lación entre puntas es de gran utilidad para diferenciar una ac- rismas [66,67].
tividad generalizada primaria de otra secundariamente genera-
lizada. En este mismo sentido, también se ha observado una Traumatismos craneales
correlación positiva entre la coherencia y la propagación de la La cartografía cerebral es una técnica complementaria que infor-
actividad paroxística [53,54], lo que permite conocer mejor el ma sobre el estado funcional del cerebro tras un traumatismo y
comportamiento de este tipo de actividad. señala su evolución. Los cambios en el espectro de potencia y las
Por otro lado, la cuantificación de la actividad de fondo y correlaciones entre distintos puntos de registro se asocian con la
de sus cambios bajo el tratamiento farmacológico es una infor- intensidad de la afección funcional [68]. En parte, la evolución del
mación útil, que tiene un especial interés ante la aparición de traumatismo craneoencefálico depende del edema generado. Los
algunos efectos secundarios de la medicación [55]. Los valores valores de potencia en las bandas delta y theta y el análisis de la
de potencia, asimetría y sincronismo de los ritmos basales, génesis de estas frecuencias mediante cartografía cerebral son
durante los períodos intercríticos, orientan sobre el estado fun- parámetros válidos para el control evolutivo de estos problemas
cional del sistema nervioso, su correlación con algunos déficit [64,65,69,70].
neuropsicológicos y la electrogénesis de la actividad paroxís- Los traumatismos craneoencefálicos leves a menudo se acom-
tica [56,57]. pañan de síntomas polimorfos, difícilmente evaluables, pero, en
muchos casos, incapacitantes. Con frecuencia, plantean dudas
Patología vascular diagnósticas y problemas legales, donde las diferentes explora-
La indicación de la cartografía cerebral en los accidentes cerebro- ciones estructurales no aportan datos positivos. En este tipo de
vasculares (ACV) se encuentra limitada por la mayor especifici- cuadros clínicos, la cartografía cerebral suministra información
dad estructural de otras técnicas. Sin embargo, esta técnica aporta adicional que permite, en bastantes ocasiones, orientar adecuada-
información interesante sobre el estado funcional del SNC tras el mente estos problemas. Parámetros como la coherencia frontal
accidente vascular y, lo que puede ser más significativo, sobre la monopolar, la frecuencia media temporal y la coherencia central
evolución funcional de las lesiones [58]. En este sentido, la posi- bipolar se encuentran con frecuencia alterados en estos pacientes
bilidad de realizar comparaciones estadísticas de estudios de car- [26-28,71].
tografía cerebral, a lo largo del desarrollo temporal del ACV,
permite conocer mejor la evolución de estos cuadros y constituye Cefaleas
un predictor claro de la posible progresión del fenómeno isquémi- El diagnóstico de las cefaleas es fundamentalmente clínico y las
co o hemorrágico. Autores como Oller [59] han señalado el valor pruebas complementarias están justificadas sólo ante las dudas
pronóstico del espectro de potencia en las bandas lentas y de su diagnósticas. Sin embargo, algunos tipos de cefaleas –o algunas
topografía en los cuadros isquémicos. En pacientes con ACV manifestaciones individuales de una cefalea– pueden hacer con-
isquémicos, el análisis neurométrico es capaz de detectar anoma- veniente un estudio funcional [72-75] tanto para el diagnóstico
lías en el 84% de los EEG informados visualmente como normales diferencial con cuadros ictales, como para la objetivación de la
y en el 94% del total de estos pacientes [31,60]. Se ha demostrado situación funcional.
una elevada correlación (r >0,7) entre los datos aportados por la También, se han hallado diferencias en la cuantificación de la
cartografía cerebral y los estudio de flujo sanguíneo en áreas is- actividad bioeléctrica entre la migraña común y la clásica, y se ha
quémicas y no isquémicas [31]. sugerido una respuesta terapéutica diferente en función de estos
Dentro de los cuadros vasculares isquémicos, la cartografía datos [76].
cerebral tiene un lugar destacado en los accidentes isquémicos
transitorios (AIT) donde, en ausencia de alteraciones estructura- Procesos degenerativos
les, es posible demostrar cambios sutiles en algunos de los pará- En estos procesos, el tipo de actividad cerebral, su grado de orga-
metros básicos estudiados con esta técnica [31,61,62]. En este tipo nización y la presencia de actividad lesiva son algunos parámetros
de enfermedad es muy conveniente realizar un estudio de carto- objetivables con la cartografía cerebral y que presentan una cierta
grafía cerebral en el período agudo y controles posteriores en las relación con la clínica; además, son claros indicadores de la evo-
siguientes 72 horas [21,22,62]. lución [77,78]. En las primeras etapas de la enfermedad, cuando
En estrecha relación con los AIT, aunque con una etiología el diagnóstico sólo es de sospecha, es posible encontrar alteracio-
más amplia, los cuadros de amnesia global transitoria, son tam- nes en el análisis neurométrico [79-82]. Existe cierta correlación
bién una indicación de esta técnica. En este tipo de problemas, el entre el declinar cognitivo, preferentemente vinculado a la capa-
análisis neurométrico es un punto de apoyo para el diagnóstico cidad de atención, y el descenso de la actividad beta [81,83].

1094 REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1094 10/06/99, 12:58


CARTOGRAFÍA CEREBRAL

Además, se han asociado algunos cambios neurométricos en la ción de un control evolutivo de la enfermedad y orientar el diag-
banda delta, en la región temporal, con indicadores de deterioro en nóstico diferencial entre las diferentes etiologías que cursan con
la actividad diaria [78-85]. También, se ha encontrado una estre- afectación cognitiva en los pacientes VIH+.
cha correlación entre parámetros obtenidos con SPECT y la car-
tografía cerebral, especialmente entre la disminución del flujo Encefalopatías tóxicas
temporoparietal y el enlentecimiento de la actividad bioeléctrica En las enfermedades cerebrales de etiología tóxica (insecticidas,
en esta región [86]. Del mismo modo, se ha objetivado una co- metales, alcohol, drogas de abuso, etc.), la cartografía cerebral es
rrelación positiva entre datos medidos con la cartografía cere- útil tanto como prueba complementaria de ayuda al diagnóstico,
bral (disminución de los ritmos dominantes e incremento de la como para el seguimiento del proceso [100-103]. El sincronismo
actividad lenta) y el descenso del metabolismo cortical valorado interhemisférico global, los valores de potencia relativa en las
con PET [87,88]. En una revisión reciente sobre el diagnóstico bandas lentas y la relación alfa/theta son los parámetros más útiles
precoz de enfermedad de Alzheimer, se señala que la sensibili- para valorar la neurotoxicidad y controlar su evolución.
dad y especificidad más alta se consiguen combinando los datos
de la cartografía cerebral y la medida del hipocampo mediante RM Neuropsicofarmacología
[89]. En este campo es necesario controlar de modo correcto las dife-
En la demencia multiinfarto es frecuente encontrar un patrón rentes variables que intervienen en la biodisponibilidad central de
neurométrico en la cartografía cerebral caracterizado por au- los fármacos. Teniendo en cuenta estas exigencias, la cartografía
mento de la potencia central en las cuatro bandas de frecuencia, cerebral es lo suficientemente fina como para evaluar el efecto
asimetría delta anterior, asimetría posterior global, aumento de sobre el SNC de diferentes fármacos [104-106]. Esta técnica per-
la potencia delta y theta y coherencia normal. Este patrón se mite medir los cambios inducidos por los fármacos sobre las fre-
diferencia del observado en la enfermedad de Alzheimer, donde cuencias básicas y su distribución topográfica. Así, por ejemplo,
no se aprecian tantas asimetrías, se produce un descenso de la el efecto vasoconstrictor central inducido por la indometacina se
potencia en las bandas alfa y beta, y existe un asincronismo correlaciona muy estrechamente con una disminución de la poten-
global [90,91]. cia absoluta alfa y un descenso de la frecuencia media alfa [107].
Por otra parte, la cartografía cerebral es también un buen Por otra parte, la cartografía cerebral presenta la enorme ventaja
instrumento en el diagnóstico diferencial con otras entidades sobre otras técnicas de exploración funcional de poder obtener
que pueden cursar con afectación cognitiva, como son los cua- datos en tiempo real y sin limitaciones temporales.
dros depresivos en el anciano, y que tienen un pronóstico y
tratamiento claramente distintos [92]. Igualmente, el estudio
de los procesos involutivos normales tiene un importante apo- CONCLUSIONES
yo en la cartografía cerebral, donde, además, se ha encontrado La revisión realizada ha pretendido centrarse en aquellas situacio-
una correlación entre cambios en el espectro de la banda theta nes clínicas donde existe mayor documentación sobre los datos
y la presencia de señales hiperintensas, de RM, en la sustancia que es posible obtener con la cartografía cerebral. En otras enti-
blanca [93]. dades nosológicas (enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple,
etc.) la cartografía cerebral podría, igualmente, aportar datos so-
Trastornos metabólicos y endocrinológicos bre el estado funcional del SNC; sin embargo, los estudios reali-
En algunos de estos trastornos, que se acompañan de manifesta- zados son escasos y los resultados poco consistentes. Para las
ciones neurológicas, como pueden ser las enfermedades tiroideas, aplicaciones en las enfermedades psiquiátricas remitimos a una
la insuficiencia renal y la diálisis o las hepatopatías, puede ser muy reciente revisión sobre el tema [108].
útil la valoración y el seguimiento de la actividad bioeléctrica La utilidad diagnóstica de la cartografía cerebral ha sido
cerebral mediante la cartografía cerebral. En este sentido, la mo- recientemente evaluada por la Academia Americana de Neuro-
nitorización de las encefalopatías hepáticas, con registros repeti- logía y la Sociedad Americana de Neurofisiología Clínica [62].
dos de larga duración, donde se valoran los cambios en las bandas El informe que conjuntamente han emitido señala la utilidad
alfa y theta y la organización bioeléctrica global, constituyen una clínica de esta técnica en la epilepsia, la demencia y los ACV.
valiosa herramienta para el tratamiento de estos trastornos En otras enfermedades neurológicas, debido al escaso número
[62,94-96]. de estudios realizados y a la heterogeneidad de los resultados
obtenidos, dicho informe no considera que exista aún suficiente
Infecciones del SNC evidencia de su utilidad en el diagnóstico clínico. Sin embargo,
Tanto los cuadros agudos como subagudos y crónicos, y las dife- el informe no se pronuncia acerca de su relevancia como técnica
rentes etiologías de los procesos infecciosos cerebrales, son enti- estrictamente funcional para la valoración inicial y el segui-
dades clínicas en las que la cartografía cerebral aporta datos rele- miento de pacientes concretos, en quienes –como se ha mencio-
vantes para objetivar la afectación funcional y valorar su evolución nado– la cartografía cerebral puede proporcionar información
[25,26]. adicional interesante; este es el caso, por ejemplo, de pacientes
Dentro de este campo, esta técnica tiene un interés especial en con alteraciones metabólicas, sida o con trastorno por déficit de
el diagnóstico precoz de la afectación cerebral de los pacientes atención.
con sida, así como en su control evolutivo [97,98]. En las primeras Por otra parte, existen diferentes trabajos para correlacionar la
etapas de una encefalopatía por VIH es posible detectar cambios información que es posible obtener con esta técnica y los datos que
en la organización bioeléctrica y en las características del espectro aportan otros sistemas de evaluación funcional (SPECT, PET,
de frecuencias. El deterioro cognitivo se ha asociado a un descen- MEG, RMf) y estructural (TAC, RM). De este modo, se vuelve a
so de la coherencia interhemisférica [99] La monitorización pe- remarcar la complementariedad de estas técnicas [109,110] y su
riódica de los parámetros neurométricos puede permitir la realiza- no mutua exclusión.

REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098 1095

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1095 10/06/99, 12:58


J. CABANYES-TRUFFINO, ET AL

La resolución temporal de la cartografía cerebral, su rapidez de neuroimagen disponibles en la actualidad. Sin embargo, la
y facilidad de realización, la absoluta inocuidad, el bajo coste y el utilidad de esta técnica descansa en el conocimiento, por profesio-
ser un método de exploración funcional cuantitativo, hacen de nales con experiencia, de sus posibilidades y limitaciones, en la
esta técnica un valioso instrumento de evaluación fisiopatológica aplicación de una correcta metodología y en la referencia directa
del SNC, no equiparable, en estos aspectos, con las otras técnicas e imprescindible al trazado EEG.
BIBLIOGRAFÍA
1. Speckman EJ, Elger CE. Introduction to the neurophysiological basis encephalography basic principles, clinical applications and related
of the EEG an DC potentials. In Niedermeyer E, Lopes da Silva F, eds. fields. New York: Williams & Williams; 1993. p. 34-54.
Electroencephalography. Basic principles, clinical applications and re- 28. John ER, Zhang Z, Brodie JD, Prichep LS. Statistical probability map-
lated fields. Baltimore: Williams and Wilkins; 1993. p. 15-26. ping of brain function and structure. In Thatcher RW, Hallett M, Zef-
2. Hernández-Collados A, Sánchez-Turet M. Conceptos básicos de la firo T, John ER, Huerta M, eds. Functional neuroimaging: technical
teoría electroencefalográfica. Rev Neurol 1997; 25: 1624-8. foundations. Oxford: Academic Press; 1993. p. 35-46.
3. Pedley TA, Traub RD. Physiological basis of the EEG. In Daly DD, 29. Itil TM, Mucci A, Eralp E. Dynamic brain mapping methodology and
Pedley TA, eds. Current practice of clinical electroencephalography. application. Int J Psychophysiol 1991; 10: 281-91.
New York: Raven Press; 1990. p. 107-37. 30. Corsi-Cabrera N, Arce C, Ramos J, Guevara MA. Effect of spatial
4. Lagerlund TD, Sharbrough FW. Computer simulation of the genera- ability and sex on inter and intrahemispheric correlation of EEG acti-
tion of the electroencephalogram. Electroencephalogr Clin Neuro- vity. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1997; 102: 5-11.
physiol 1989; 72: 31-40. 31. Nuwer M. Assessment of digital EEG, quantitative EEG and EEG
5. Markand ON. Alpha rhythms. J Clin Neurophysiol 1990; 7: 163-89. brain mapping. Report of the American Academy of Neurology and
6. Kozelka JW, Pedley TA. Beta and mu rhythms. J Clin Neurophysiol the American Clinical Neurophysiology Society. Neurology 1997;
1990; 7: 191-207. 49: 277-92.
7. Brenner RP, Schaul N. Periodic EEG patterns: classification, clinical 32. Yingling CD. The quest for an ideal image of the brain. In Muller J,
correlation and pathophysiology. J Clin Neurophysiol 1990; 7: 249-67. eds. Neurology and psychiatry: a meeting of minds. Basel: Karger;
8. Westmoreland BF, Klass DW. Unusual EEG patterns. J Clin Neuro- 1989. p. 88-104.
physiol 1990; 7: 209-28. 33. Matousek M, Petersen I. Automatic evaluation of the EEG background
9. Steriade M. Cellular substrates of brain rhythms. In Niedermeyer E, activity by means of age dependent EEG quotients. Electroencepha-
Lopes da Silva F, eds. Electroencephalography. Basic principles, clin- logr Clin Neurophysiol 1973; 35: 603-12.
ical applications and related fields. Baltimore: Williams and Wilkins; 34. Tharp BR. Electrophysiological brain maturation in premature infants:
1993. p. 27-62. an historical perspective. J Clin Neurophysiol 1990; 7: 302-14.
10. Thatcher RW, Krause PJ, Hrybyk M. Cortical-cortical associations and 35. Álvarez A, Valdés PA, Pascual RD, Galán L, Biscay R, Bosch J. On
EEG coherence: a two compartmental model. Electroencephalogr Clin the structure of EEG development. Electroencephalogr Clin Neuro-
Neurophysiol 1986; 64: 123-43. physiol 1989; 73: 10-9.
11. Gloor P, Ball G, Giard N. Brain lesions that produce delta waves in the 36. Gasser T, Verleger R, Bacher P, Sroka L. Development of the EEG of
EEG. Neurology 1977; 27: 326-33. school-age children and adolescents. I. Analysis of band power. Electro-
12. Browning A. Anatomy of generalized convulsive seizures. In Malafosse encephalogr Clin Neurophysiol 1988; 69: 91-9.
A, Genton P, Hirsch E, Marescaux C, Broglin D, Bernasconi R, eds. Idio- 37. Gasser T, Jennen-Steinmetz C, Sroka L, Verleger R, Mocks J. Develop-
pathic generalized epilepsies. London: John Libbey; 1994. p. 399-414. ment of the EEG of school-age children and adolescents. II. Topo-
13. Michel CM, Lehmann D, Henggeler B, Brandeis D. Localization of graphy. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1988; 69: 100-9.
the sources of EEG delta, theta, alpha and beta frequency bands using 38. Wada M, Ogawa T, Sonoda H, Sato K. Development of relative power
the FFT dipole approximation. Electroencephalogr Clin Neurophysiol contribution ratio of the EEG in normal children: a multivariate auto-
1992; 82: 38-44. regressive modeling approach. Electroencephalogr Clin Neurophysiol
14. Nunez PL, Silberstein RB, Cadush PJ, Wijesinghe RS, Westdorp AF, 1996; 98: 69-75.
Srinivasan R. A theoretical and experimental study of high resolution 39. Fein G, Galin D, Johnstone J. EEG power spectra in normal and dys-
EEG based on surface laplacians and cortical imaging. Electroencepha- lexic children. I. Reliability during passive conditions. Electroenceph-
logr Clin Neurophysiol 1994; 90: 40-57. alogr Clin Neurophysiol 1983; 55: 399-405.
15. Basar E. Chaotic dynamics and resonance phenomena in brain func- 40. García de León M, Portellano J, Cabanyes J. Brain mapping in dyslexia.
tion: progress, perspectives and thoughts. In Basar E, Bullock F, eds. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1990; 75 (Suppl 1): S49.
Chaos in brain function. Berlin: Springer Verlag; 1990. p. 1-31. 41. Elia M, Ferri R, del Gracco S, Scuderi C, Musemeci SA. EEG and
16. Kim JW, Krieble KK, Kim CB, Reed J, Rae-Grant AD. Differentiation topographic brain mapping in cortical dysplasias. Epilepsia 1993; 34
of alpha coma from awake alpha by nonlinear dynamics of electroen- (Suppl 2): S68.
cephalography. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1996; 98: 35-41. 42. Chabot RJ, Serfontein G. Quantitative electroencephalographic pro-
17. Dietsch G. Fourier Analyse von Elektroenzephalogramm des Men- files of children with attention deficit disorder. Biol Psychiatry 1996;
schen. Arch Gen Physiol 1923; 230: 106-12. 40: 951-63.
18. Wang G, Takigawa M. Directed coherence as a measured of inter- 43. John ER, Prichep LS, Ahn H, Easton P, Fridman J, Kaye H. Neuro-
hemispheric correlation of EEG. Int J Psychophysiol 1992; 13: 119-28. metric evaluation of cognitive dysfunctions and neurological disorders
19. Paranjape RB, Koles ZJ, Lind J. A spatial power spectrum analysis of in children. Prog Neurol 1983; 21: 239-90.
the electroencephalogram. Brain Topogr 1990; 3: 329-36. 44. Neufeld MY, Berger Y, Chapman J, Korczyn AD. Routine and quan-
20. Nuwer MR. The development of EEG brain mapping. J Clin Neuro- titative EEG analysis in Gilles de la Tourette’s syndrome. Neurology
physiol 1990; 7: 459-71. 1990; 40: 1837-9.
21. Nuwer MR. Quantitative EEG: I. Techniques and problems of frequency 45. Cabanyes J, García de León M, González L, Polaino-Lorente A. Carto-
analysis and topographic mapping. J Clin Neurophysiol 1988; 5: 1-43. grafía cerebral en la hiperactividad infantil. Rev Neurofisiol Clín 1990;
22. Nuwer MR. Quantitative EEG: II. Frequency analysis and topogra- 3-4: 39-47.
phic mapping in clinical settings. J Clin Neurophysiol 1988; 5: 45-85. 46. Mann CA, Lubar JF, Zimmermann AW, Miller CA, Muenchen RA.
23. Duffy FH, Bartels PH, Burchfield JL. Significance probability map- Quantitative analysis of EEG in boys with attention-deficit-hyper-
ping: an aid in the topographic analysis of the brain electrical activity. activity disorder: controlled study with clinical implications. Pediatr
Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1981; 51: 455-62. Neurol 1992; 8: 30-6.
24. Abt K. Statistical aspects of neurophysiologic topography. J Clin Neuro- 47. Kaneko WH, Phillips EL, Riley EP, Ehlers CL. EEG findings in fetal
physiol 1990; 7: 519-34. alcohol syndrome and Down syndrome children. Electroencephalogr
25. John ER. Neurometrics: clinical applications of quantitative electro- Clin Neurophysiol 1996; 98: 20-8.
physiology. New York: Wiley; 1977. 48. Karnaze DS, Marshall LF, Bickford RG. EEG monitoring of clinical
26. Prichep LS, John ER. Neurometrics: clinical applications. In Lopes da coma: the compressed spectral array. Neurology 1982; 32: 289-92.
Silva FH, van Leeuwen WS, Remond A, eds. Clinical applications of 49. John ER, Alter I, Ransohoff J. Evaluation of coma patients with the
computer analysis of EEG and other neurophysiological signals. Am- brain state analyzer. In Grossman RG, Gildenberg PL, eds. Seminars
sterdam: Elsevier; 1986. p. 153-70. in neurological surgery. New York: Raven Press; 1982. p. 259-82.
27. John ER, Prichep LS. Principles of neurometrics and neurometric 50. Chatrian GE, Bergamasco B, Bricolo A, Frost JD, Prior PF. IFCM
analysis of EEG and evoked potentials. In Niedermeyer E, ed. Electro- recommended standards for electrophysiologic monitoring in coma-

1096 REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1096 10/06/99, 12:58


CARTOGRAFÍA CEREBRAL

tose and other unresponsive states. Electroencephalogr Clin Neuro- 77. Penttila M, Partanen JV, Soininen H, Riekkinen PJ. Quantitative
physiol 1996; 99: 103-22. analysis of occipital EEG in different stages of Alzheimer’s disease.
51. Miyauchi T, Endo K, Yamaguchi T, Hagimoto H. Computerized Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1985; 60: 1-6.
analysis of EEG background activity in epileptic patients. Epilepsia 78. Passero S, Racahi R, Vatti G, Burgalassi L, Battistini N. Quantitative
1991; 32: 870-81. EEG mapping, regional cerebral blood flow and neuropsychological
52. Ebersole JS, Wade PB. Spike voltage topography and equivalent di- function in Alzheimer's disease. Dementia 1995; 6: 148-56.
pole localization in complex partial epilepsy. Brain Topogr 1990; 3: 79. Brenner RP, Reynolds CF III, Ulrich RF. Diagnostic efficacy of com-
21-34. puterized spectral versus visual EEG analysis in elderly normal, de-
53. Van der Meij W, van Huffelen AC, Wieneke GH, Willemse J. Sequen- mented and depressed subjects. Electroencephalogr Clin Neurophysiol
tial EEG mapping may differentiate epileptic from non-epileptic ro- 1988; 69: 110-17.
landic spikes. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1992; 82: 408-14. 80. Dierks T, Perisic I, Frolich L, Ihl R, Maurer K. Topography of the
54. Glass A, Zappulla RA, Nieves J, Diamond SP. EEG coherence as a quantitative electroencephalogram in dementia of the Alzheimer
predictor of spike propagation. Electroencephalogr Clin Neurophysiol type: relation to severity of dementia. Psychiatry Res 1991; 40:
1992; 82: 10-6. 181-94.
55. Sannita WG. Dose-related and treatment-dependent quantitative EEG 81. Ihl R, Dierks T, Martin EM, Frölich L, Maurer K. Topography of the
effects of antiepileptic compounds in humans. Clin Neuropharmacol maximum of the amplitude of EEG frecuency bands in dementia of
1992; 15 (Suppl 1A): 423-4. the Alzheimer type. Biol Psychiatry 1996; 39: 319-25.
56. Baird HW, John ER, Ahn H, Maisel E. Neurometric evaluation of 82. Besthorn C, Zerfass R, Geiger-Kabisch C, Sattel H, Daniel S, Schreit-
epileptic children who do well and poorly in school. Electroencepha- er-Gasser U, Förstl H. Discrimination of Alzheimer’s disease and nor-
logr Clin Neurophysiol 1980; 48: 683-93. mal aging by EEG data. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1997;
57. Gelety TJ, Burgess RJ, Drake ME, Ford CE, Brown ME. Computer- 103: 241-8.
ized spectral analysis of the interictal EEG in epilepsy. Clin Electro- 83. Dunkin JJ, Leuchter AF, Newton TF, Cook IA. Reduced EEG coher-
encephalogr 1985; 16: 94-7. ence in dementia: state or trait marker? Biol Psychiatry 1994; 35:
58. Suzuki A, Yoshioka K, Yasui N. Clinical application of EEG topogra- 870-9.
phy in cerebral ischemia: detection of functional reversibility and hemo- 84. Dierks T, Frölich L, Ihl R, Maurer K. Correlation between cognitive
dynamics. Brain Topogr 1990; 3: 167-74. brain function and electrical brain activity in dementia of Alzheimer’s
59. Oller LFV. Mapas de actividad eléctrica cerebral en patología vascu- type. J Neural Transm Gen Sect 1995; 99: 55-62.
lar. En Oller LFV, Ortiz T, eds. Metodología y aplicaciones clínicas 85. Rodríguez G, Nobili F, Arrigo A, Priano F, de Carli F, Francione S, et
de los mapas de actividad eléctrica cerebral (MAEC). Madrid: Garci; al. Prognostic significance of quantitative electroencephalography in
1988. p. 29-65. Alzheimer patients: preliminary observations. Electroencephalogr Clin
60. Jonkman EJ, Poortvliet DCJ, Veering MM, de Weerd AW, John ER. Neurophysiol 1996; 99: 123-8.
The use of neurometrics in the study of patients with cerebral ischemia. 86. Kwa VIH, Weinstein HC, Meyjes EFP, van Royen EA, Bour LJ, Ver-
Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1985; 61: 333-41. hoeff PNLG, et al. Spectral analysis of the EEG and 99m-Tc-HMPAO
61. Nuwer MR, Jordan SE, Ahn SS. Evaluation of stroke using EEG fre- SPECT-Scan in Alzheimer’s disease. Biol Psychiatry 1993; 33: 100-7.
quency analysis and topographic mapping. Neurology 1987; 37: 87. Szelies B, Mielke R, Herholz K, Heiss WD. Quantitative topographi-
1153-9. cal EEG compared to FDG PET for classification of vascular and
62. Nuwer MR. Quantitative EEG analysis in clinical settings. Brain Topogr degenerative dementia. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1994;
1996; 8: 201-8. 91: 131-9.
63. Primavera A, Novello P, Stara S. Transient global amnesia: a quanti- 88. Buchan RJ, Nagata K, Yokoyama E, Langman P, Yuya H, Hirata Y, et
fied electroencephalographic study. Acta Neurol Scand 1993; 87: 115-7. al. Regional correlations between the EEG and oxygen metabolism in
64. Harmony T, Fernández-Bouzas A, Marosi E, Fernández T, Bernal J, dementia of Alzheimer’s type. Electroencephalogr Clin Neurophysiol
Rodríguez M, et al. Correlation between computed tomography and 1997; 103: 409-17.
voltage and current source density spectral EEG parameters in patients 89. Jonkman EJ. The role of the electroencephalogram in the diagnosis of
with brain lesions. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1993; 87: dementia of the Alzheimer type: an attempt at technology assessment.
196-205. Neurophysiol Clin 1997; 27: 211-9.
65. Fernández-Bouzas A, Harmony T, Marosi E, Fernández T, Silva J, 90. Leuchter AF, Spar JE, Walter DO, Weiner H. Electroencephalographic
Rodríguez M, et al. Evolution of cerebral edema and its relationship spectra and coherence in the diagnosis of Alzheimer’s type and
with power in the theta band. Electroencephalogr Clin Neurophysiol multi-infarct dementia. Arch Gen Psychiatry 1987; 44: 993-8.
1997; 102: 279-85. 91. Martín-Loeches M, Gil P, Jiménez F, Expósito FJ, Rubia FJ. Topo-
66. Veering NM, Jonkman EJ, Poortvliet DC, de Weerd AW, Tans JT, John graphic maps of brain electrical activity in primary degenerative de-
ER. The effect of reconstructive vascular surgery on clinical status, quan- mentia of Alzheimer type and multiinfarct dementia. Biol Psychiatry
titative EEG and cerebral blood flow in patients with cerebral ischaemia. 1991; 29: 211-23.
A three moth follow-up study in operated and unoperated stroke pa- 92. Maurer K, Dierks T. Functional imaging procedures in dementias:
tients. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1986; 64: 383-93. mapping of EEG and evoked potentials. Acta Neurol Scand 1992; 139
67. Fisher RS, Raudzens P, Nunemacher M. Efficacy of intraoperative (Suppl 2): 40-6.
neurophysiological monitoring. J Clin Neurophysiol 1995; 12: 97-109. 93. Oken BS, Kaye JA. Electrophysiologic function in the healthy extreme-
68. Stone JL, Ghaly RF, Hughes JR. Electroencephalography in acute head ly old. Neurology 1992; 42: 519-26.
injury. J Clin Neurophysiol 1988; 5: 125-33. 94. Jansen BH. Quantitative EEG analysis in renal disease. In Lopes da
69. Fernández-Bouzas A, Harmony T, Galán L, Marosi E, Fernández T, Silva FH, Storm van Leeuwen W, Remond A, eds. Clinical applica-
Reyes A, et al. Comparison of Z and multivariate statistical brain tions of computer analysis of EEG and other neurophysiological sig-
electromagnetic maps for the localization of brain lesions. Electroen- nals. Handbook of electroencephalography and clinical neurophysiolo-
cephalogr Clin Neurophysiol 1995; 95: 372-80. gy. Amsterdam: Elsevier; 1986. p. 239-60.
70. Harmony T, Fernández-Bouzas A, Marosi E, Fernández T, Valdés P, 95. García de León M, Bello G, de la Torre J. Evaluation of hepatic
Bosch J, et al. Frequency source analysis in patients with brain le- encephalopathy by brain mapping. Electroencephalogr Clin Neuro-
sions. Brain Topogr 1995; 8: 109-17. physiol 1990; 75 (Suppl 1): 48-9.
71. Thatcher RW, Walker RA, Gerson I, Geisler FH. EEG discriminant 96. Chu NS, Chu CC, Tu SC, Huang CC. EEG spectral analysis and topo-
analysis of mild head trauma. Electroencephalogr Clin Neurophysiol graphic mapping in Wilson disease. J Neurol Sci 1991; 106: 1-9.
1989; 73: 94-106. 97. Newton TF, Leuchter AF, Walter DO, van Gorp WC. EEG coherence
72. Hughes JR, Robbins LD. Brain mapping in migraine. Clin Electroen- in men with AIDS: association with subcortical metabolic activity. J
cephalogr 1990; 21: 14-24. Neuropsychiatry Clin Neurosci 1993; 5: 316-21.
73. Tsounis S, Varfis G. Alpha rhythm power and the effect of photic stim- 98. Jabbari B, Coats M, Salazar A, Martin A. Longitudinal study of
ulation in migraine with brain mapping. Clin Electroencephalogr 1992; EEG and evoked potentials in neurologically asymptomatic HIV
23: 1-6. infected subjects. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1993; 86:
74. Seri S, Cerquiglini A, Guidetti V. Computarized EEG topography in child- 145-51.
hood migraine between and during attacks. Cephalalgia 1993; 13: 53-6. 99. Fletcher DJ, Raz J, Fein G. Intrahemispheric alpha coherence decreases
75. Pothmann R. Topographic EEG mapping in childhood headaches. with increasing cognitive impairment in HIV patients. Electro-
Cephalalgia 1993; 13: 57-8. enecephalogr Clin Neurophysiol 1997; 102: 286-94.
76. Neufeld MY, Treves TA, Korczyn AD. EEG and topographic frequency 100. Jonkman EJ, de Weerd AW, Poortvliet DC, Veldhuizen RJ, Emmen
analysis in common and classic migraine. Headache 1991; 31: 232-6. H. Electroencephalographic studies in workers exposed to solvents

REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098 1097

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1097 10/06/99, 12:58


J. CABANYES-TRUFFINO, ET AL

or pesticides. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1992; 82: fects and drug plasma concentration of phenobarbital, 50 and 100 mg
438-44. single-doses oral administration to healthy volunteers: evidence of early
101. Fitz-Gerald MJ, Patrick G. Longitudinal quantitative EEG findings CNS bioavailability. Neuropsychobiology 1990-91; 23: 205-12.
after acute carbon monoxide exposure: two case studies. Clin Electro- 107. Kraaier V, van Huffelen AL, Wieneke GH, van der Worp HB, Bär PR.
encephalogr 1991; 22: 217-24. Quantitative EEG changes due to cerebral vasoconstriction. Indo-
102. Prichep LS, Alper KR, Kowalik S, Merkin H, Tom ML, John ER, et al. methacin versus hyperventilation-induced reduction in cerebral blood
Quantitative electroencephalographic characteristics of crack cocaine flow in normal subjects. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1992;
dependence. Biol Psychiatry 1996; 40: 986-93. 82: 208-12.
103. Cabanyes J, Garrido A, Basurte I, Uncal J, Mediano M, Rivera A. 108. Cabanyes J. Cartografía cerebral: aplicaciones clínicas en psiquiatría.
Brain mapping in the study of depression in alcoholism. Eur Psychiatry Psiquiatría Biológica 1997; 4: 150-7.
1996; 11 (Suppl 4): 410. 109. Lopes da Silva FH. A critical review of clinical applications of topo-
104. Rosadini G, de Carli F, Ferrillo F. An EEG computarized system for graphic mapping of brain potentials. J Clin Neurophysiol 1990; 7:
the evaluation of hypnotic drugs. Int J Psychophysiol 1992; 13: 291-7. 535-51.
105. Epstein CM, Trotter JF, Averbook A, Freeman S, Kutner MH, Elsas 110. Nagata K, Tagawa K, Shishido F, Uemura K. Topographic EEG cor-
LJ. EEG mean frequencies are sensitive indices of phenylalanine ef- relates of cerebral blood flow and oxygen consumption in patients
fects on normal brain. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1989; with neuropsychological disorders. In Duffy FH, ed. Topographic
72: 133-9. mapping of brain electrical activity. Boston: Butterworths; 1986. p.
106. Sannita WG, Balbi A, Giacchino F, Rosadini G. Quantitative EEG ef- 357-70.

CARTOGRAFÍA CEREBRAL: METODOLOGÍA CARTOGRAFIA CEREBRAL: METODOLOGIA


Y APLICACIONES EN LA CLÍNICA NEUROLÓGICA E APLICAÇÕES NA PRÁTICA NEUROLÓGICA
Resumen. Introducción. La cartografía cerebral es una de las técni- Resumo. Introdução. A cartografia cerebral é uma das técnicas de
cas de valoración funcional del sistema nervioso central disponibles avaliação funcional do sistema nervoso central, de que dispomos
en la actualidad. Desarrollo. La cartografía cerebral representa un actualmente. Desenvolvimento. A cartografia cerebral proporciona
importante enriquecimiento sobre los datos obtenidos con el EEG um importante enriquecimento dos dados obtidos pelo EEG conven-
convencional. Como cualquier prueba complementaria empleada cional. Como em qualquer exame complementar de diagnóstico uti-
en la clínica, su utilidad depende del conocimiento que se tenga de lizado na clínica, a sua utilidade depende do conhecimento que se
sus ventajas y limitaciones. La cartografía cerebral posee una serie tenha das vantagens e limitações da técnica. A cartografia cerebral
de ventajas (resolución temporal, inocuidad, significado funcional, possui uma série de vantagens (resolução temporal, inocuidade,
coste, etc.), que la hacen especialmente interesante. Junto a ello, la significado funcional, custo, etc.) que a fazem especialmente interes-
cartografía cerebral tiene limitaciones que deben conocerse. Con sante. No entanto, a cartografia cerebral tem limitações que é neces-
todo, la interpretación de los resultados obtenidos mediante esta sário conhecer. A interpretação dos resultados obtidos por meio
técnica exige una cualificación específica. Conclusión. A lo largo de desta técnica exige uma qualificação específica. Conclusão. Ao lon-
este trabajo se revisan los fundamentos metodológicos de la carto- go deste trabalho são revistos os fundamentos metodológicos da
grafía cerebral y sus posibles y reales aplicaciones clínicas en neu- cartografia cerebral e as suas possíveis e reais aplicações práticas
rología [REV NEUROL 1999; 28: 1090-8]. na neurologia [REV NEUROL 1999; 28: 1090-8].
Palabras clave. Análisis neurométrico. Cartografía cerebral. Elec- Palavras chave. Análise neurométrico. Cartografia cerebral. Elec-
troencefalografía. troencefelografia.

1098 REV NEUROL 1999; 28 (11): 1090-1098

2811_1090_8902_R_Cabanyes.p65 1098 10/06/99, 12:58