Vous êtes sur la page 1sur 2

Las religiones son inmovibles

Creo en la mayoria de religiones especialmente en la iglesia Catolica Cristiana el deposito


de Fe y la Doctrina y Moral son inmutable, nunca jamás cambia. En todo lo demás la
Iglesia si cambia según lugar, tiempos y circunstancias.
El Deposito de Fe- el Dogma y la Moral- lo que tenemos que creer y hacer para salvarnos
nunca jamás cambia. Es la misma por los siglos de los siglos sin cambio o contradicción
alguna.Todo lo demás en la Iglesia cambia según los tiempos, lugar y circunstancias:
disciplina, liturgia, acción diplomática y política, acción pastoral, etc.
Según los tiempos y las circunstancias específicas a cada lugar, a cada época, a cada
situación particular la Iglesia cambia y se adapta muchísimo. Así pues, la Iglesia siempre
mantiene igual y sin cambio alguno el Deposito de Fe (Doctrina y Moral inmutables) pero
cambia en muchísimas otras cosas.
El que la Iglesia cambie su doctrina inmutable o altere el depósito de Fe es un imposible
como un circulo cuadrado. El Dogma de la Indefectibilidad de la Iglesia nos asegura por
la Promesa Divina de Cristo que esto es imposible.
Aquellos que piden o demandan que la Iglesia adapte el Deposito de Fe a la moda de los
tiempos caen en el gravísimo error del Modernismo. Este gravísimo error Modernista es
una herejía de la que los Papas siempre nos han advertido. El beato Papa Pablo VI nos
advertía sobre la herejía modernista:
Beato Pablo VI (19 de enero del 1972): «Así querido hijos, y al afirmar esto, nosotros
repudiamos estos errores que estuvieron ya en el pasado en circulación, y que circulan
rampantes otra vez en la vida espiritual de nuestro tiempo, y que pueden destruir nuestro
entendimiento cristiano de la vida y de la historia. El MODERNISMO fue la expresión
característica de esas falsas doctrinas; que bajo otros nombres son influyentes hoy día.
La enseñanza de los Apóstoles de hecho determina el canon de su proclamación. Las
instrucciones del Apóstol Pablo «Preserva lo que se te ha enseñado» (1 Tim.6:20, 2
Tim.1:14) le presenta un deber que sería traición no observar. La Iglesia como Maestra
no se inventa su doctrina; Ella da testimonio, preserva, media. Es un asunto de la Verdad
del mensaje del Evangelio que la Iglesia puede caracterizarse como conservadora e
implacable. A aquellos que quieren inducir a la Iglesia a simplificar su Fe y moldearla al
gusto del espíritu cambiable de la época, esta les responde con el «non possimus» (no
podemos) de los Apóstoles. (Hechos, 4:20)»
Igualmente, aquellos que no entienden que la Iglesia si puede cambiar otras cosas aparte
del depósito de Fe están en un grave error. Los que no entienden que la liturgia, la
disciplina, la acción pastoral, política y diplomática de la Iglesia cambia y se adapta según
los tiempos y circunstancias están en un grave error y mal entendimiento de lo que es la
Iglesia de Cristo. El Papa San Juan Pablo II nos advertía de este error.
San Juan Pablo II (8 abril 1988): «La tendencia opuesta, sin embargo, definida como
conservadorismo’ o ‘integrismo’, se detiene en el pasado mismo, sin tener en cuenta la
justa aspiración hacia el futuro … Ve lo justo solamente en aquello que es «antiguo»
reteniéndolo como sinónimo de la tradición.
Sin embargo, no es lo «antiguo» en cuanto tal, ni lo «nuevo» por sí mismo que
corresponden al concepto justo de la tradición en la vida de la Iglesia. Tal concepto, en
efecto, significa la fiel permanencia de la Iglesia en la verdad recibida de Dios, a través
de las mutables vicisitudes de la historia. La Iglesia, como aquel patrón del Evangelio,
extrae con sabiduría ‘de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas’, permaneciendo
absolutamente obediente al Espíritu de verdad que Cristo ha dado a la Iglesia como guía
divina. Y la Iglesia cumple esta delicada obra de discernimiento a través del Magisterio
auténtico»
Así que tengámoslo muy claro para que no caigamos en ningún error o malinterpretación:
el Deposito de Fe-la Doctrina y Moral inmutable, nunca jamás cambia. En todo lo demás
la Iglesia si cambia según lugar, tiempos y circunstancias.