Vous êtes sur la page 1sur 2

Las 3 estrategias genéricas de Michael Porter

Las tres estrategias genéricas planteadas por Michael Porter son: liderazgo global en costos,
diferenciación y enfoque o concentración, a través de ellas una empresa puede hacer frente a
las cinco fuerzas que moldean la competencia en un sector y conseguir una ventaja
competitiva sostenible que le permita superar a las firmas rivales.

Liderazgo en costos

1.- La estrategia de liderazgo en costos consiste en la venta de productos al precio unitario más
bajo disponible en el mercado a través de una reducción en los costos. Esta estrategia podría
implicar ofrecer productos otorgando la mejor relación valor-precio (ofrecer productos de
igual o mejor calidad que los de la competencia, pero a un menor precio), o simplemente
ofrecer productos al menor precio disponible.

2.- consiste en lograr el liderazgo total en costes en un sector industrial mediante un conjunto
de políticas orientadas a este objetivo. Básicamente, el liderazgo en costes se fundamenta en
la necesidad de vender más que nuestros competidores y de esta manera, aunque los
márgenes puedan ser más pequeños, conseguir una posición competitiva sostenible.

3.- Esta estrategia requiere un conocimiento detallado y profundo de las actividades de la


cadena de valor para identificar aquellas en las cuales se pueden alcanzar ventajas en costos.
El análisis de las actividades en la cadena de valor se realiza desde el punto de vista de los
impulsores de costos.

4.-consiste en mantener el costo más bajo frente a los competidores y lograr un volumen más
alto de ventas. Dentro de esta estrategia, los clientes de rendimiento marginal se evitan y se
busca la minimización de costos en investigación y desarrollo, fuerza de ventas, publicidad,
personal y en general en cada área de operación de la empresa.

Diferenciación

1.- La estrategia de diferenciación consiste en producir o vender productos considerados


únicos en el mercado y que ofrezcan algo que les permita diferenciarse o distinguirse de los de
la competencia. A través de la aplicación de esta estrategia se busca principalmente la
preferencia de los consumidores, pudiendo llegar al punto de aumentar los precios en caso de
que éstos reconozcan las características diferenciadoras del producto.

2.- La estrategia de diferenciación consiste en aquella estrategia que pone todo su énfasis en la
consecución de alguna diferencia en cualquier aspecto importante y deseado por el
comprador, a través de una serie de actuaciones en la empresa, lo que le confiere la
posibilidad de elevar el precio y el margen de beneficios. Si la empresa en cuestión es capaz de
ofrecer algún producto o servicio que sea verdaderamente valorado por los posibles clientes,
la empresa se podrá diferenciar de sus competidores.

3.- Implica que la unidad de negocios ofrece algo único, inigualado por sus competidores, y
que es valorado por sus compradores más allá del hecho de ofrecer simplemente un precio
inferior. Es necesario comprender la fuente potencial central de diferenciación que surge de
las actividades de la cadena de valor y el despliegue de la pericia necesaria para que dichas
potencialidades se hagan realidad.
4.-consiste en aportar al producto o servicio algo que lo haga único dentro de la industria. La
diferenciación se ve como una barrera protectora contra la competencia dada la lealtad del
cliente hacia “la marca”, lo cual supone menor sensibilidad al precio. Esta estrategia requiere
sacrificar participación en el mercado, fuertes inversiones en investigación y diseño del
producto, materiales de alta calidad e incrementar servicio al cliente.

Enfoque o concentración (segmentación o especialización)

1.- La estrategia de enfoque consiste en concentrarse en un segmento específico del mercado;


es decir, concentrar los esfuerzos en producir o vender productos que satisfagan las
necesidades o preferencias de un determinado grupo de consumidores dentro del mercado
total que existe para los productos. A través de la aplicación de esta estrategia se busca
especializarse en un mercado reducido pero bien definido y, por tanto, ser más eficiente de lo
que se sería atendiendo a un mercado amplio y variado.

2.- descansa en la idea de la utilización de cualquiera de las anteriores estrategias (liderazgo en


costes o diferenciación), en un ámbito competitivo más reducido. Una empresa se enfoca si
existen segmentos desabastecidos o no servidos adecuadamente por la competencia y ésta
puede paliar tal déficit con sus productos o sus servicios.

3.- La estrategia de concentración, (tanto la basada en costes como en diferenciación) se


caracteriza por la elección previa de un segmento, mercado local, fase del proceso productivo,
etc. y por ajustar una estrategia óptima que responda a las necesidades específicas de los
clientes escogidos. Se trata, en consecuencia, no de ser los mejores (en coste o en
diferenciación) del mercado, pero sí de ser los mejores en el segmento escogido.

4.- Centrándose en la estrategia de enfoque o concentración, la cual se centra en ofrecer a un


mercado pequeño o segmento especifico de mercado un producto o servicio de alto valor para
este, a generándolo a un costo de producción inferior al promedio de la industria.