Vous êtes sur la page 1sur 2

EL SUEÑO DE BOLÍVAR: El 22 de mayo de 1810, se instaló una Junta Suprema de

Gobierno en la ciudad de Cartagena, Nueva Granada. Estallando la rebelión en este


Virreynato español. Su principal dirigente fue el patriota Antonio Nariño. En pocos meses
se difundió la completa desobediencia a las autoridades hispanas, instalándose un
gobierno federalista a imitación del modelo norteamericano. Paralelamente en Venezuela,
los patriotas, que habían declarado en principio su lealtad al rey Fernando VII, se
independizaron el 5 de julio de 1811, y organizaron un sistema federal de administración,
cuyos máximos líderes fueron Francisco de Miranda y Simón Bolívar. Sin embargo, en
1814, Napoleón es derrotado en España, y Fernando VII recupera su legítimo trono,
iniciando un proceso denominado Reconquista. Pablo Morillo dirigió la reconquista
española en Nueva Granada, logró sitiar Cartagena y Santa Fe de Bogotá, restaurando el
Virreynato en 1816. Líderes granadinos fueron encarcelados y fusilados; mientras Bolívar
se exilió a Jamaica, y otros patriotas se retiraron a los llanos orientales, donde organizaron
guerrillas bajo órdenes de Santander, y posteriormente de Bolívar, que retornó con
refuerzos patriotas desde Jamaica.

Bolívar deja a José Antonio Páez a cargo de defender lo ganado en Venezuela, y terminar
de recuperar Caracas para los patriotas, mientras se dirigió junto a Santander a Boyacá,
donde vencieron, en 1819, a Barreiro, lugarteniente de Morillo, declarando así la
independencia de la Gran Colombia. Bolívar vuelve a Venezuela a liberar esa nación,
logrando vencer en 1821 al ejército realista, en la Batalla de Carabobo. Así organizó el
sueño bolivariano de una gran nación: la Gran Colombia, que unía a Colombia-Panamá,
Venezuela y a partir de 1822 a Ecuador. Bolívar se encargó de organizar su nación, es por
ello que encargó a su lugarteniente, Antonio José de Sucre, a liberar Ecuador, venciendo
a los españoles en la Batalla de Pichincha, en 1822, e incorporando este dominio al
gobierno de Bolívar. Sin embargo el sueño bolivariano no terminaba ahí, pues quería hacer
de todo el continente sudamericano una nación bajo su mando. Así colaboró en la
independencia de Perú, en la Batalla de Ayacucho de 1824, pero se encontró con la
presencia de San Martín, que quería hacer una nación americana, pero bajo su mando y
de orden monárquico, declarándose Protector del Perú, y dejando a Bolívar sin completar
su sueño. Aunque le quedaba el Alto Perú (Bolivia), donde envió a Antonio José de Sucre
a independizar, y crear una República, pero esta vez chocó con la ambición personal de
Sucre, que quería una nación para su administración, y creó la República de Bolívar, la
que presidió hasta 1828. Finalmente, Bolívar se conformó con la Gran Colombia, pues
Chile y Argentina eran elementos de difícil dominio para sus tropas, con O’Higgins y San
Martín defendiéndolo, y falleció en 1830, y con él, este gran proyecto, que se disgregó en
los diferentes caudillos nacionales tanto venezolanos, colombianos y ecuatorianos.