Vous êtes sur la page 1sur 3

1.

Política fiscal
Conjunto de variaciones en los programas de gasto y de ingresos del gobierno
realizados con el fin de colaborar al logro de objetivos de la política
macroeconómica
2. Los cambios en el nivel de actividad que se podrían provocar mediante política
fiscal son
Los que operan de manera automática/ los que imprican una actuación
discrecional y especifica el gobierno
3. Son las fases del espacio de tiempo que trascurre entre el momento en que se
tiene conciencia la necesidad de adoptar una medida de política fiscal y el
momento en que esta produce su efecto
4. Son tipos de políticas estabilizadoras a partir de la restricción presupuestaria del
gobierno
Operaciones de Mercado Abierto/ Déficit Público financiado con emisión de
Deuda Pública ( o bien, superávit más amortización de fondos públicos)/ Déficit
Público financiado con creación de dinero y emisión de Deuda Pública (o
superávit con retiro de liquidez y amortización de valores públicos)
5. El efecto desplazamiento
sustitución de la acti vidad económica privada por la pública
6. Explique sobre los problemas de financiación del déficit publico
Pues bien, dependerán del papel, activo o pasivo, que se adjudique a esta última
o, lo que es igual, de su dependencia o no de la política fiscal expansiva que
provoca el déficit. Si ese papel es pasi vo, es decir, si la política monetaria
depende de la f iscal y debe anteponer la f inanciación del déf icit público a su
objeti vo de control monetario, la financiación con apelación al banco emisor
introducirá una e xpansión de la base monetaria y , finalmente, de las
disponibilidades líquidas, vía multiplicador. El mismo efecto se producirá.
cuando la financiación del déficit se realice vía emisiones exteriores de deuda
pública51 con su correspondiente impacto inflacionista. Por último, si esa
financiación se hace mediante emisión de deuda pública interna, ésta puede ser
adquirida por los intermediarios financieros o por las empresas no financieras y
las economías domésticas, reduciéndose en ambos casos la f inanciación al
sector privado (porque los primeros dispondrán de menos recursos que ofrecer a
éste y porque las segundas verán reducir entonces sus posibilidades de adquirir
deuda privada), pero no supondría, en principio, efectos expansionistas sobre la
cantidad de dinero si es suscrita con fondos procedentes de la renta ordinaria del
ejercicio ni sobre el crecimiento de los precios 52. Sin embargo, si el papel de la
política monetaria es activo, independiente del de la política fiscal (lo que no
implica ausencia de coordinación), es decir, si el Banco Central practica una
política de adecuado control monetario, «esterilizando» los incrementos no
deseados de liquidez, derivados de la financiación del déficit público53, ninguno
de los sistemas (ni siquiera la apelación al banco emisor) tiene que suponer una
e xpansión monetaria ni, en última instancia, tensiones inflacionistas superiores,
siempre que esa esterilización sea en la cuantía precisa.
7. explique la política de reforma del sector publico
Al igual que en otros ámbitos, el ajuste estructural en el sector público resulta
también un tema problemático, pues choca con intereses claramente contrapuestos:
por un lado, los de quienes def ienden un Estado benef actor, que debe contrib uir a
la mejora en la distribución de la renta y de la riqueza mediante el manejo de los
ingresos y de los gastos públicos; por otro, los de los autores liberales, preocupados
más por la función asignati va, que ponen su énfasis en la eficiencia en la labor del
sector público, preocupándoles en mucha menor medida el logro de una mejora en la
distrib ución de la renta. En todo caso, hay que ser conscientes de que el déf icit
público, cuando es ele vado, como sucede aún ho y en muchos países 76, constituye
un problema gra ve, por lo que resulta necesario justificar su importancia, dado el
decisivo papel que desempeña en la continuidad y en el agra vamiento de los
problemas económicos. Se reconoce, por tanto, que el déficit público es, en parte, un
síntoma, y en parte una causa de esos problemas 77. Como resulta, pues, necesario
emprender en general una política de reducción del déficit público, para llevarla a
cabo es necesario precisar su signif icado, ámbito y medición. Así, en primer lugar,
la definición más aceptada de déficit público es aquella que mide la diferencia entre
el total de gastos públicos en efecti vo (incluyendo los gastos por intereses, pero
excluyendo los pagos por amortizaciones de la deuda pública pendiente) y el total de
ingresos en efectivo (excluidas las entradas de empréstitos)
8. Tipos de crowding-out
 Crowding-out directo o real: La posibilidad de que un incremento del
gasto público pueda desplazar al gasto pri vado directamente, al competir
ambos sectores por la utilización de unos recursos reales escasos.
 Crowding-out indirecto o financiero: El gasto público deficitario no va
unido a un incremento de la cantidad de dinero que lo f inancie, lo que
supone (como se observa en la restricción presupuestaria del Gobierno)
que ha de emitirse deuda pública para ello, deuda que compite en los
mercados financieros con las emisiones privadas, produciendo una
elevación en los tipos de interés y , por tanto, una disminución en los
gastos pri vados elásticos a esta v ariación que, en última instancia,
compensaría el aumento inicial de los gastos públicos
9. Explica la relación de política fiscal y monetaria
Por un lado está el peligro de con vertirla en un instrumento pasivo, dependiente
de la política fiscal, renunciando así a un control monetario acti vo que permita
unas mayores posibilidades de éxito en la lucha antiinflacionista; por otra parte,
en segundo lugar, si se trata de mantener este tipo de control y conservar su
independencia, el Banco Central debe compensar la actuación de los f actores
autónomos de generación de liquidez deri vada de la financiación del déficit, lo
que supone grandes dificultades prácticas para esa «esterilización
En tercer lugar debemos recordar también los problemas deri vados del
crowding-out que se producen en el se gundo caso, aún no perfectamente
conocidos, pero que también parecen tener una destacable influencia sobre la ef
icacia de la política (tanto f iscal como monetaria) aplicada. Se trata de
problemas no sólo económicos
No queremos tampoco dejar de recoger , en cuarto lugar, un nuevo tipo de
problemas que se están planteando en los últimos años a la aplicación de la
política monetaria, no sólo en nuestro país, sino a nivel internacional. Todo ello
dificulta, sin duda, como antes decíamos, la aplicación de la política monetaria.
Pero, desde la perspectiva de la política mixta, que ahora nos ocupa, son, desde
luego, las grandes emisiones de fondos públicos muy líquidos, con vencimiento
a corto plazo y fácil, y cierta realización con rapidez y sin pérdidas importantes
de nominal en mercados secundarios muy activos, las que más requieren nuestra
atenció
10. La restricción presupuestaria del Gobierno Una restricción presupuestaria
significa que ningún agente económico, en este caso el Gobierno, puede gastar
más recursos que aquellos de los que puede disponer . Podemos exponer
entonces la restricción presupuestaria del Gobierno, en su visión más elemental,
de la forma siguiente 46
11. LA POLÍTICA DE LA DEUDA PÚBLICA
La deuda es, por tanto, uno de los recursos a los que acude el Tesoro con objeto de
utilizarla para diversas finalidades, entre las que cabe destacar las siguientes 65:
para equilibrar los desfases transitorios de Tesorería o cubrir el déficit de Tesorería
que se produce cuando el importe total de los gastos excede a los recursos obtenidos
con aplicación al presupuesto de ingresos. Asimismo, podría dedicarse a la f
inanciación de inversiones públicas o planes de desarrollo, o a obtener fondos con
que dotar a entidades u órganos financieros del sector público, o a hacer frente a
gastos excepcionales producidos por calamidades, guerras, etc. Igualmente podría
dedicarse a regular el exceso de disponibilidad monetaria, a influir en el tipo de
interés de los mercados f inancieros, en el consumo de las f amilias, en la defensa de
la moneda, etc. Junto a los programas impositi vos y la creación de base monetaria,
las emisiones de este activo financiero de renta fija por el sector público constituyen,
pues, una de las fórmulas alternativas de financiación de los gastos públicos 66,
caracterizada por su ausencia de carácter coercitivo (salvo cuando existen
coeficientes obligatorios de inversión en fondos públicos para distintas entidades
financieras) y por su gran importancia relativa en los últimos años, en los países más
y menos desarrollados. Al hablar de «política de la deuda pública» podemos hacerlo
en dos sentidos. En primer lugar, en un sentido amplio, esta política comprendería la
gestión de todas las operaciones (emisiones, pago de intereses, amortizaciones,
costes, fijación de su volumen total, de su composición o estructura, etc.)
relacionadas con esta forma de f inanciación
La política de gestión de la deuda pública influye sobre la situación monetaria,
porque toda modificación del vencimiento medio de la deuda e xistente