Vous êtes sur la page 1sur 3

1

Profesora: Benedetta Rossi. Alumno: Damián E. Correa


Jer 7, 1-15 y el Decálogo

El v.8 de Jeremías presenta como nexo lexical el decálogo: .‫ לשֶּׁ קֶַּׁר וְ הִ שָ בֵ עַ וְ נָאֹ ף ָרצֹ חַ גָנֹ ב‬La
denuncia del profeta viene introducida con un adverbio de función exclamativa (JM 161b) y
se puede vincular a Ex (20, 13-16) y a Dt (5,17-20). A pesar de las diferencias gramaticales
(en Jer los verbos en infinito absoluto adquieren un sentido de sustantivo, mientras que en el
decálogo se presentan al yusivo) podemos afirmar que existe una alusión si observamos el
tamaño de la serie. Con respecto al orden de estos mandamientos en el decálogo, sea del Ex
sea del Dt, Jer es ligeramente diferente. El orden presente en el decálogo ubica el verbo ‫גנף‬
en la tercera posición de la serie, mientras que para Jer se ubica en la primera posición. La
expresión ‫ אֲחֵ ִרים אֱֹלהִ ים‬de Jer 7,6 se presenta también en el decálogo (Ex 20,3; Dt 5.7) y
junto a la raíz ‫הלך‬, se presenta abundantemente en el Dt (6,14; 8,19; 11,28; 13,3.5.7.13;
28,14)
Posibles alusiones en Jer 7,1-15
Es posible, además, indicar otras alusiones. Jer 7, 6 presenta otra serie. Esta vez, de sujetos
sociales: ‫וְ אלְ מָ נָה יָתֹום גֵר‬. En Dt, la serie menciona a los sujetos beneficiados por el auxilio
social del pueblo (Dt 26, 12-13; 24,19-20) quienes no deben quedar excluidos de la vida
religiosa (Dt 14,28-29; 16,10-11). Además, como sujetos vulnerables, no deben sufrir
injusticias, ya que gozan de la protección de YHWH (Dt 10, 17-18; 24,17; 27,19). Este
último tópico es especialmente denunciado por los profetas (Zac 7,10; Mal 3,5). En la serie
de injusticias cometidas, ַ‫( לשֶּׁ קֶּׁ ר הִ שָ בֵ ע‬Jer 7,9), se relaciona con un contexto judicial (Lev
5,22.24). En este sentido, el profeta Malaquías (3,5), proporciona un claro ejemplo de esta
injusticia contra los menos favorecidos que podemos paragonar a la denuncia de Jer.

La expresión ‫( שָ ם ְש ִמי ִשכנְ ִתי‬Jer 7,12) tiene correspondencias en el Dt (12,5; 16,2.6.11;


26,2). En uno de estos nexos (Dt 12,5) se registra también el término ‫ מָ קֹום‬en sentido sacro.
Mientras que en otros casos solo se hace mención de Jerusalén (2Re 21,4.7) como lugar
elegido por YHWH para poner su nombre, en Jer 7,12 se concede a ‫ ִשילֹו‬el mismo status.
Una posible alusión a Isaías 6,1-31 viene dada por la triple proclamación del pueblo en Jer
7,4: ‫הֵ מָ ה יְ הוָה הֵ יכל יְ הוָה הֵ יכל יְ הוָה הֵ יכל‬.
La descripción de lugares y casos parece aludir a expresiones conocidas. Así, la descripción
del templo de Silo, modelo trágico de Jerusalén, es conocido con alusiones al Dt. De la
misma manera, los casos de injusticia, se describen mediante el empleo de una serie fijada.
Diferencias entre Jer 7, 1-15 y el Decálogo
El empleo del decálogo en Jer 7,1-15 ya fue señalado. Sin embargo, se debe advertir que Jer
7.9, ַ‫לשֶּׁ קֶּׁ ר הִ שָ בֵ ע‬, modifica el pre-texto, sea este de Ex 20,16: ‫ענֶּׁה‬
ֲ ‫שָ קֶּׁ ר עֵד בְ ֵרעֲָך ל ֹא־ת‬, o de
Dt 5,20: ‫ענֶּׁה‬ ֲ ‫שָ וְ א עֵד בְ ֵרעֲָך וְ ל ֹא־ת‬. La modificación de Jer podría encontrar una explicación
en la legislación presente en Lv 5,21-26, y en la preocupación del profeta (Jer 5,2.28; 9,4)
Allí, se establece un procedimiento judicial que debe ser libre de engaño para determinar el

1
W. L. HOLLADAY, A commentary on the Book of the Prophet Jeremiah. Chapters 1–25 (Hermeneia;
Philadelphia 1986) 242.
2

crimen de robo u opresión, ‫( עשק‬v.20). Podemos conjeturar que la opresión señalada por Jer
(7,6) contra los más vulnerables se ejecuta como un acto de violencia que culmina con la
mentira en la sede judicial (7,9). En este sentido, la alteración de la serie en Jer 7,9 (‫ גָנֹ ב‬en
primer lugar) funcionaría como énfasis y su vinculación con ‫ עשק‬podría tener como
inspiración Lv 5, 21-26.
Contexto sintáctico.
Jer 7,6 está compuesto por una serie de oraciones coordinadas, la mayor parte de ellas
simples. Solo en 6c se encuentra un sintagma nominal. Los verbos al yiqtol indican una
modalidad deóntica. Las oraciones principales presentan una topicalización del objeto
directo y se establecen como prótasis (junto al v.5) de v.7 (apódosis).
El v.8 nos ubica en el tiempo presente (interjección y uso de participios). Asimismo, vv. 10-
11 continúan el presente (verbos estativos en qatal). Se denuncia el pecado actual.
El v.9, en cambio, viene formado por sintagmas nominales (infinito absoluto). Solo existe
un verbo conjugado en la subordinada final: ‫ל ֹא־יְ דעְ תֶּׁ ם אֲשֶּׁ ר‬. En la denuncia del profeta, la
presencia de estos crímenes viene intensificada por la partícula exclamativa. El profeta no
responsabiliza directamente de los crímenes a sus interlocutores en el v.9. Simplemente
denuncia la existencia de estos crímenes delante de ellos. Esta elección parece responder a
una estrategia oratoria. En efecto, el reproche: ‫ל־דבְ ֵרי ָלכֶּׁם בֹ ְטחִ ים‬
ִ ‫( השָ קֶּׁ ר ע‬v.8), no parece
configurarse como un crimen. La expresión ‫( הֹועִ יל לְ בִ לְ ִתי‬v.8) no condena un delito (ver
también v.4), sino una ilusión. Hasta el v.10 los interlocutores y el lector no pueden
identificar a ningún delincuente. En el v.10 después de destacar la piedad de los
interlocutores, reprocha sus actos como abominación y mediante un marcador deíctico:
‫הָ אֵ לֶּׁה‬, los vincula al v.9. Mediante el uso de esta partícula, el lector conecta los crímenes del
v.9 con sus ejecutores (v.10). De esta manera, el elenco de pecados tiene un responsable y
la actitud piadosa de todo Judá, v.10, se revela falsa (v.8)2.
El conflicto teológico entre Jeremías y sus interlocutores se puede construir a partir de la
polemica. Jer subraya ante sus interlocutores, el aspecto social del decálogo. En cambio
interlocutores, en la presentación que hace el propio Jeremías, destacan la centralidad del
templo. La insitencia de la expresion ‫ שָ ם ְש ִמי ִשכנְ ִתי‬puede responder a una idea central de
los interlocutores, que recoge el profeta: la permanencia de YHWH en el templo está
vinculada con la permanencia del pueblo en la tierra. En la base de esta concepción subyace
la idea que el templo es permanente (2Re 21,7). En la denuncia de Jeremías este argumento
no tiene ningún valor: Silo fue aniquilada por los pecados de Israel.
Contexto
Jer 2-6 constituye la parte precedente a nuestro bloque. El profeta contrapone en el cap. 2
las acciones de YHWH con la idolatría del pueblo (2,7.13.27; 3,9), pecado que se expresa
mediante la imagen de la prostitución. La tragedia de la caída del norte (3,1-5) debida a los
mismos pecados, no sirvió de aprendizaje a Judá, sin embargo, el profeta insiste en la llamada
a la conversión (3,6-4,4). La inminente la invasión de Judá (4,5-31; 6, 1-30) enmarca las

2
Podemos paragonar esta actitud con la del profeta Natán hacia David (2Sam 12). El profeta no enseña la ley,
no ordena los mandamientos que debe cumplir. Lo mueve a la conversión. Involucra al locutor poniendo un
caso y lo conduce en la conclusión.
3

injusticias en Jerusalén. Si bien, se denuncia el pecado contra YHWH de forma general


(4,18) se subraya esencialmente la idolatría (5,2 es una excepción). Sólo en 5,27-31 se ofrece
un elenco de pecados que encontraremos en nuestro pasaje.
Jer 7-10 repite motivos y expresiones de 2-6. La denuncia de los cultos a otros dioses (7,16-
20; 7,30-8,3) alterna con la negativa del pueblo a escuchar (7,21-29; 8,4-8,17). Ante esta
situación, el profeta se lamenta por su pueblo y por el juicio (8,18-9,25). La causa de estos
sucesos es la idolatría (10,1-16). Por eso el pueblo sufrirá e castigo del exilio (10,17-25).
Dejando de lado nuestro pasaje (Jer 1,1-15) el pecado principal denunciado por el profeta,
en esta sección, es la idolatría (9,4-5 es una excepción). Incluso, el castigo de YHWH (raiz,
‫ פקד‬qatal: 5,9.29; 6,6.15; 9,8) está relacionado a este pecado (5,19).
La denuncia de los pecados en Jer 1,1-15 es llamativa en el contexto general. Solo en 5,27-
31 encontramos expresiones similares, pero sin un nexo al decálogo. La denuncia de los
pecados sociales es llamativa pero no es inédita (5,27-31; 9,4-5). Sin embargo, la
preocupación principal del profeta es denunciar los pecados teológicos.
Profeta:
El profeta demuestra conocer el decálogo. Incluso, se espera que el lector implícito deduzca
esta característica (Jer 1,1). Al cambiar el orden en nuestro pasaje, no se debe pensar que es
un profeta desentendido de los pecados teológicos. Nada más alejado. El contexto nos dice
que el pecado más grande es la idolatría. Lo dicho, nos conduce a sugerir una deliberada
modificación del orden en atención al locutor. En Jer 7,3 se registra: ‫הבָ ִאים כל־יְ הּודָ ה‬
‫ליהוָה לְ הִ ְשתחֲֹות הָ אֵ לֶּׁה ב ְשע ִָרים‬. El sintagma ‫כל־יְ הּודָ ה‬, puede interpretarse como una
mención de los principales, las cabezas de todo Judá, asociadas al templo (2Re 22,13
distingueַ“todoַJuda”ַdeַ“pueblo”). El pecado de estos no es ciertamente la idolatría, sino la
injusticia social. Esta identificación de los interlocutores nos permitiría comprender la
introducción del decálogo en la denuncia. El locutor conoce el decálogo y entiende su
importancia (criterio cualitativos de la referencia: dialogicidad y relevancia). Jeremías se
basa en la autoridad de la legislación mosaica para esta misión.
Toma la cita de Dt.

El termino ‫ שֶּׁ קֶּׁ ר‬presente en Jer 7,9 y Ex 20,16 está ausente en Dt 5,20. Esta indicación
podría sugerir que la citación del decálogo de Jeremías tiene su fuente en el decálogo del Ex.
Sin embargo, ya hemos indicado la presencia de algunas alusiones al Dt. En especial los
terminos ‫( וְ אלְ מָ נָה יָתֹום גֵר‬Jer 7,6) y las expresiones cercanas a ‫( שָ ם ְש ִמי ִשכנְ ִתי‬Jer 7,12). La
presencia del término ‫שֶּׁ קֶּׁ ר‬, presuntamente del Ex, puede ser identificado como perteneciente
al Lv (5,22.24). El texto de Lv ofrece un contexto más específico, útil para denunciar la
opresión de los ricos.
Relación con el código legal:
Jer 7,21-23 identifica la legislación sacrificial fuera de las ordenes de YHWH. La legislación
de esta materia se encuentra en el código legal posterior al decálogo (Ex 20,24; Dt
12,6.11.27). Si comparamos los códigos legales (Ex 20,22-23,33; Dt 6-26) entre sí, es
posible especular un desarrollo a partir del decálogo. Jeremías parece presentarse como un
testigo de este proceso e interviene de forma polémica.