Vous êtes sur la page 1sur 6

LA REVELACIÓN DE JESUCRISTO - APOCALIPSIS 1:1-3 E INTRO

¿Qué nos viene a la mente cuando escuchamos “Apocalipsis”?


El fin, el rapto, anticristo, el cielo, gran tribulación…
Es interesante que dos de las palabras que más se relacionan con el libro –rapto y
anticristo- ni siquiera aparecen en Apocalipsis.
Sin embargo, algunas de las palabras más importantes para entender el libro como son
testigo, trono, cordero… no nos vienen a la mente.

Se ha dicho mucho de Apocalipsis, pero son pocas las iglesias que dedican una serie de
mensajes que vayan por todo el libro.
Hay mucho sensacionalismo alrededor de Apocalipsis, y sobre todo una gran curiosidad
de conocer los detalles de lo que va a pasar en los últimos tiempos, de predecir el
futuro, es como si el ser humano no estuviera satisfecho con el presente y siempre
buscara saber “qué va a pasar”.

Lo que ha pasado con todo esto es que para muchos cristianos, Apocalipsis es casi como
que no estuviera en la Biblia. Muchos solo usan 3:20 y fuera de contexto.

Sin embargo otros han abusado de este libro, como si fuera lo más importante de toda
la Biblia. Aún más, ha habido grupos como los davinianos en Waco, Texas, que
malinterpretando el contenido de Apocalipsis, llegaron a cometer verdaderas tragedias.

Ha habido y sigue habiendo muchas interpretaciones irresponsables de Apocalipsis.

Incluso las interpretaciones tomando en cuenta la política han surgido a lo largo de la


historia.
Cuando Hitler exterminó a millones de judíos, muchos dijeron que él era la bestia de la
que habla Apocalipsis. Otros pensaron que era Gorbachev, el ultimo presidente de la
URSS (1985-91) e incluso decían que debajo de la mancha en su cabeza tenía la marca
de la bestia. Hace pocos años, en EEUU, muchas personas dijeron que Obama era el
anticristo, especialmente cuando le dieron el premio nobel de la paz. Y ahora,
seguramente muchos digan que es Trump.

Entonces, ¿cómo leemos Apocalipsis? Y más aún, ¿cómo lo interpretamos y lo aplicamos


a nuestras vidas? Porque Apocalipsis es el ultimo libro de la Biblia, y por tanto, también
es inspirado por Dios y útil para enseñarnos, para instruirnos, para redargüirnos o
corregirnos.
Apocalipsis es Palabra de Dios, y tiene poder para transformar vidas. Por eso, debemos
ser sumamente responsables y no tomarlo a la ligera. Como hemos visto, hay formas de
interpretar este libro que no son ni sanas ni cristianas, por eso, debemos orar para que
el Espíritu Santo sea nuestra luz y guía para entender su mensaje.
Claves para entender Apocalipsis

1. Reconocer Apocalipsis como un género híbrido (limón mandarina): es parte de la


literatura apocalíptica, la cual utiliza el simbolismo, la poesía y una apelación a la
imaginación. Pero también es profecía e incluye otras formas literarias como cartas a la
iglesia local.

2. Comprender el Antiguo Testamento es clave para entender Apocalipsis. El 68% de los


versículos en Apocalipsis contienen una o más alusiones a un pasaje del Antiguo
Testamento.

3. Buscar pistas sobre su significado para los creyentes de finales del primer siglo en
Asia Menor.

4. En primer lugar, interpretar Apocalipsis en el contexto del primer siglo y no en el


contexto del siglo XXI. Tener cuidado de no buscar una realidad literal, específica y
futura para cada detalle.

5. Resistir el tratar la Biblia como un rompecabezas usando textos de muchos libros


diferentes para ver qué detalles futuros prevalecerán. Apocalipsis no es principalmente
una línea del tiempo de los últimos días.

6. Mantenerse enfocado en los temas más grandes en lugar de los detalles


cuestionados.

7. Reconocer que hay personas inteligentes y de Dios con diferentes interpretaciones.


Ejercitar la humildad.

Autor

Apocalipsis es un libro escrito por Juan. Vemos en el v.1 que Juan, quien dice de sí
mismo que es siervo de Jesucristo, y que él recibió la revelación por medio de un ángel.

La mayoría de los líderes de la iglesia del s.II, dijeron que este Juan era el apóstol,
aunque él simplemente se identifica como “siervo de Jesucristo”.

1:2 quien por su parte da fe de la verdad, escribiendo todo lo que vio, a saber, la
palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

Juan escribió lo que vio, y que da fe que es verdad. Esto es muy importante porque no
es algo que él se está inventando, o algo que viene de sí mismo, sino algo que viene de
Dios y que él está escribiendo. Y además dice que esto que él escribe es la palabra de
Dios y el testimonio de Jesucristo.
Propósito

1:1 Esta es la revelación de Jesucristo, que Dios le dio para mostrar a sus siervos lo que
sin demora tiene que suceder. Jesucristo envió a su ángel para dar a conocer la
revelación a su siervo Juan,

Apocalipsis es revelación, pero no de los tiempos futuros, no del anticristo, no de la gran


tribulación, nada de eso es el centro. Es sobre el Cristo vivo (1:1).

Jesús es, sin duda, la figura central del libro. Los juicios del libro reflejan su señorío (6:1,
16; 8:4-6). El punto más importante del libro se da con lo que será la revelación de Jesús
desde el cielo (1:7; 19:11-16).

Pero también vemos que el contenido de la revelación es “lo que sin demora tiene que
suceder” (1:1)

Y también podemos entender que Jesucristo es el autor de esta revelación, Él no es solo


el mensaje.

A cuántas personas les interesa hoy el futuro (horóscopos, leer la mano, cartas…) , el fin
de los tiempos, y toda una serie de elementos sobrenaturales, apocalípticos,… hay un
montón de películas que muestran de diferentes formas el fin de la tierra… pero qué
pocos se interesan por Jesucristo, por quién es Él y por lo que ha hecho.

Cuando se escribió Apocalipsis, los cristianos que lo recibieron vivían en una provincia
del Imperio Romano llamada Asia Menor, que actualmente está en Turquía.

Juan escribe a siete iglesias literales, cuya ubicación sigue la misma secuencia geográfica
que escogería un mensajero itinerante romano para entregar el libro.

Muchos de estos cristianos estaban siendo perseguidos por causa de su fe en Jesús, por
reconocer que Jesús es el Señor, y no el emperador. Para ellos, este libro traía
esperanza y consuelo, porque Dios está en control, a pesar de las situaciones difíciles
que estaban viviendo, y porque al final, Dios gana la batalla y ellos gozarán de vida
eterna con Él. Esto no ha cambiado, es así para nosotros hoy día.

Pero también va dirigido a otros cristianos que se habían acomodado al sistema y


estaban espiritualmente anémicos. Ellos necesitan saber que deben despertar, tienen
que cambiar, si es que de verdad han creído en Jesús y quieren estar en el bando de Él.

Por esto, Apocalipsis es un llamado a sus oyentes y lectores, de entonces y de ahora, a


permanecer fieles a Dios a pesar del sufrimiento pasado, presente o futuro que les haya
venido por ser fieles al verdadero y único Señor.
Es un llamado a ser fieles al pacto con Dios, el cual es posible por causa de Jesús y
valioso por el futuro glorioso que Dios tiene reservado.

Efecto

1:3 Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje
profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su
cumplimiento está cerca.

Que el libro de Apocalipsis se leyera en las iglesias locales junto a las Escrituras del
Antiguo Testamento sugiere que los primeros cristianos comenzaron a considerarlo
como parte de la Escritura en aquel periodo.

Hay bendición para quien lee, escucha y obedece lo que está en este libro.

¿De qué sirve conocer mucho sobre Apocalipsis si nuestra vida sigue igual? ¿De qué
sirve conocer mucho de la Biblia si no somos transformados?

Hay una advertencia (banderas de las playas) aquí también en cuanto a estar
preparados porque el tiempo está cerca. Por supuesto que no sabemos qué tan cerca.
¿Qué es cerca o lejos para Dios? ¿Qué es pronto para el que es Eterno? Nuestro tiempo
y el de Dios son diferentes. Pero sí es claro que debemos estar listos. Y esto es parte del
propósito de este libro.

¿Estás listo? ¿Estás preparado para la venida de Jesús? Si fuera hoy, ¿cómo te
encontraría?

¿Cuáles son los temas principales? ¿Qué es lo que hay que escuchar y poner en práctica
para ser bendecido?

El enfoque principal de Apocalipsis es la esperanza de la segunda venida del Señor


Jesucristo (22:7) y el establecimiento definitivo del reino de Dios al final de los tiempos
(21:1-4,7). Además, vemos:

1. El reinado de Dios y del Cordero en el pasado, el futuro y el presente. (1:5 –


Jesucristo Rey sobre los reyes de la tierra; 5:13, 19:11-16). A pesar de cualquier cosa que
podamos ver o experimentar, a pesar de las pruebas, o el sufrimiento, Dios está en
control, Dios es Rey.

2. El mal es real y el poder de Satanás es evidente en este mundo. (18:4-5; 12:9). No


podemos cerrar los ojos y taparnos los oídos como si todo estuviera bien, o como si no
fuera con nosotros. Hay una realidad espiritual y el enemigo de Dios está activo.
3. La iglesia es fácilmente seducida por la idolatría, la violencia, la codicia, la lujuria y los
sentimientos de superioridad. (2:14-15,20; 3:1, 15-17). En aquellos tiempos pero
también en cada época de la historia, la Iglesia se ha corrompido. Y Apocalipsis es un
llamado a la santidad.

4. Un llamado al pacto de fidelidad que es capaz de soportar el sufrimiento. (2:10). No


solo en aquellos tiempos sino hoy en día también, seguir a Jesús conlleva oposición,
rechazo y sufrimiento. Algunas personas han sufrido físicamente e incluso la muerte por
ser fieles a Jesús. Para nosotros, ser fieles va a significar que muchos nos desprecien o
discriminen. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar por ser fieles a Jesucristo?

5. La verdadera adoración que se enfoca en la bondad eterna de Dios en el trono. (4:9-


10; 5:8-14 - 13) Apocalipsis presenta la adoración como la respuesta del cristiano a Dios.
Quien es fiel a Jesús, le adora, lo reconoce como Rey y Señor. Hay canciones, pero sobre
todo una actitud de honra hacia Él.

6. Comunidades e individuos que juran lealtad solo a Dios como testigos fieles. (3:4;
6:9-11) Igual que en el tiempo en el que fue escrito Apocalipsis, hoy día hay personas
que no ceden a las presiones del mundo. Que están dispuestos no solo a ser fieles, y
leales a Dios sino a ser testigos de Él, a hablar de quién es Él.

7. El juicio de Dios contra el mal y la salvación de los fieles son inminentes. (22:12-20)
Hay un fin que viene. Hay castigo y hay recompensa. Dios va a acabar con el mal, y va a
dar vida completa a sus hijos.

Conclusión

La revelación de Dios es tanto una promesa como una demanda.

Es una promesa, porque nos da una nueva forma de mirar el mundo. La perspectiva de
Dios nos anima con la verdad de que su justicia siempre prevalecerá, a corto plazo
muchas veces, pero siempre en última instancia.

Si estás dispuesto a ver las cosas como Dios las ve, si estás dispuesto a escuchar y poner
en práctica estas palabras, Apocalipsis es una promesa para ti. Si estás en el equipo de
Dios, vas a ganar. Aquí en la tierra vas a experimentar esa vida abundante que Él da, y a
pesar de cualquier circunstancia, un día, vas a reinar para siempre con Él, sin dolor ni
lágrimas. Esa es una promesa.

Pero esta revelación también se nos presenta como una demanda. Como siervos de Dios
que reciben su mensaje, nosotros, como Juan (1:2), hemos de ser “testigos de su
mensaje.”

Apocalipsis desafía nuestra autocomplacencia, nuestra comodidad, mostrándonos el


precio que han de estar dispuestos a pagar los verdaderos cristianos para seguir a Jesús,
y también los peligros que hay si nos amoldamos al mundo que se opone al Señor. No
te acomodes, no te amoldes, no te dejes influenciar por los valores de este mundo. Si
has decidido seguir a Jesús, Apocalipsis es una demanda, un llamado, un reto a ser
diferente.