Vous êtes sur la page 1sur 3

Mindfulness en el aula de apoyo

Por
Educación 3.0
-
16 octubre, 2017

¿Cómo impulsar la Educación Emocional en los centros de secundaria? ¿Y en el caso


de las aulas de Educación Especial? Asunción Martínez Duarte, licenciada en
psicopedagogía y maestra especialista en Educación Especial en el IES Juan Antonio
Fernández Pérez (Melilla), responde a ambas cuestiones relatando su experiencia a
través de los beneficios de la práctica Mindfulness.

La Educación Especial dentro de un Instituto de Educación Secundaria abarca diferentes


ámbitos de actuación. Concretamente, en el nuestro, por un lado, se debe priorizar el trabajo
de áreas curriculares instrumentales, adaptando los contenidos de dichas áreas al nivel de
competencia curricular de cada alumno para impulsar una mayor autonomía en el desarrollo
del resto de áreas.

Por otro lado, como maestros especialistas en Educación Especial, no podemos obviar
cuáles son las necesidades específicas de apoyo educativo que presentan nuestros
alumnos, para que, en el contexto del área que se trabaja (Lengua Castellana y Literatura,
en mi caso) se puedan atender y satisfacer dichas necesidades.
Trabajando a nivel social y emocional
En este sentido, y dadas las edades de los estudiantes con los que trabajamos, vamos a
encontrar en todos los casos la necesidad de trabajar a nivel social y emocional. Esto ocurre
porque los alumnos en general, y los nuestros en particular, están culminando el desarrollo
de su personalidad, intentando dar coherencia entre lo que sienten que son, lo que les dicen
que deben ser y lo que les gustaría ser en realidad.

Son etapas decisivas en la vida de las personas, provocando continuos cambios que afectan
directamente a su estado de bienestar y con ello en su rendimiento y en su compromiso con
las tareas académicas.

Por todo ello, desde el Departamento de Orientación, de la mano de la orientadora y jefa del
departamento María José Cornejo, se impulsa el trabajo de la Educación Emocional en
todos los niveles y, concretamente en las aulas de Educación Especial. Así, se priorizan
actividades encaminadas a mejorar las habilidades sociales de los alumnos, tales como:

 Aprender a ser asertivos.


 Aprender y desarrollar habilidades para relacionarse con los demás.
 Adquirir la capacidad para resolver los conflictos de la vida diaria.
 Mejorar la comunicación verbal y no verbal.
 Adquirir o aumentar la autoestima, así como mejorar el bienestar psicológico.
 Aprender a ponernos en el lugar de los demás para comprendernos mejor.

Se trabaja la Educación Emocional como un tema trasversal presente en todas las


sesiones con el objetivo de: mejorar en el conocimiento de propias emociones e identificar
las de los otros; desarrollar la habilidad de controlar las propias emociones y generar
emociones positivas que nos proporciones una mayor competencia emocional; y perseguir
una actitud positiva ante la vida.
Beneficios de la práctica Mindfulness
Para conseguir estos objetivos, así como aprender a fluir y potenciar la práctica de la
autoconciencia del momento presente, nos servimos del Mindfulness. Antes de empezar las
sesiones a diario, se dedican entre cinco y diez minutos para la práctica de la atención
en la respiración, en las sensaciones corporales. De esta manera, los estudiantes se
sienten capaces de equilibrar sus emociones y pensamientos, así como fomentar la armonía
interior; todo ello aumenta la concentración y la atención, consiguiendo salir del modo
“piloto automático”

El curso pasado se llevó a cabo en sesiones puntuales, pero desde principio de este curso,
que lo realizamos a diario, vemos que los alumnos lo piden, les gusta y -sin duda- lo
integrarán en sus costumbres como una más.

Es una obviedad decir que un alumno motivado, que se siente capaz, que encuentra rédito a
su esfuerzo y trabajo, y que se siente integrado entre sus iguales, tiene muchas más
posibilidades de triunfar en su proceso educativo (y la vida en general).

Por todo ello, el trabajo dirigido a potenciar una autoestima positiva en nuestros
estudiantes, adquiriendo herramientas que les permitan ser personas asertivas y
relacionarse con sus iguales satisfactoriamente, conociendo sus emociones y sabiendo
gestionarlas para sentir que tienen control sobre ellos mismos y, consecuentemente, sobre el
medio que les rodea, es una prioridad para todos los alumnos en general, y aún más si cabe
para los alumnos con NEAE (Necesidades Específicas de Apoyo Educativo).