Vous êtes sur la page 1sur 15

Respiración es salud, energía y felicidad

La práctica regular de técnicas de respiración consciente mejora la salud, brinda


equilibrio emocional, serenidad interior, claridad mental y satisfacción vital.

Por: Manuela Gómez.


Suite 101.

Podemos estar muchos días sin comer y unos pocos sin tomar agua, pero no podemos
estar más de algunos minutos sin respirar. El aire es el principal alimento de la vida y,
muy democráticamente, la naturaleza igualó en esta necesidad a los seres humanos con
todas las demás criaturas vivientes.

La respiración es el proceso fisiológico por el cual el cuerpo toma del exterior el


oxígeno necesario y lo distribuye a cada célula del organismo. Se trata de un proceso
espontáneo, dado que los pulmones de una persona sana se expanden para tomar aire sin
que medie la voluntad de su propietario. Pero esto no implica que podamos
desentendernos del proceso.

¿Se olvidó de respirar?

La versión infantil y de humor negro de la marcha fúnebre de Chopin que dice “pobre
infeliz se olvidó de respirar, pobre infeliz ya lo llevan a enterrar…” quizás sea un
llamado de atención que varias generaciones de niños han ido transmitiendo.

Se da por sentado que, como se trata de un proceso fisiológico, sabemos respirar. El


tema no suele figurar en la currícula escolar ni en las clases de iniciación deportiva. Sin
embargo, promediando la infancia y para la edad en que aprenden a cantar la versión
humorística, la mayoría de los niños ya ha olvidado cómo respirar correctamente: esa
respiración pausada y profunda que llama la atención al observar a un bebé dormido
plácidamente en su cuna.

El ritmo respiratorio promedio, de entre 11 y 15 veces por minuto, es superficial y usa


poco el diafragma. Al inhalar, las personas suelen levantar los hombros o contraer el
abdomen. Este modo de respirar, de muchas inhalaciones cortas y poco profundas,
limita la cantidad de oxígeno que ingresa al organismo y deja una importante porción de
pulmones sin utilizar. Los resultados son: escasa irrigación de sangre al cerebro,
alteración del estado de ánimo, tensión, irritabilidad, ansiedad, falta de vitalidad y
energía y deterioro paulatino de la salud, ya que disminuye la capacidad del organismo
para resistir a las enfermedades.
Pranayama o el arte de respirar correctamente

En la práctica del yoga, el control de la respiración cumple un papel fundamental. El


pranayama, la ciencia del control del prana o aliento vital, incluye tres tipos de
respiración:

 Clavicular: superficial, se lleva el aire a la zona alta del pecho.


 Intercostal: de profundidad media, se lleva el aire a la zona baja del pecho.
 Abdominal: profunda, el aire se lleva al abdomen y hace descender el diafragma.

La respiración yóguica completa combina los tres tipos de respiración y se divide en tres
etapas. Comienza con una inhalación profunda, asciende a la zona intercostal y termina
en la clavicular; el aire se toma por la nariz y la boca permanece cerrada; consiste en
una inhalación y una exhalación completas que hace trabajar a los pulmones en su
totalidad y en la que el movimiento ascendente y descendente del diafragma masajea el
corazón y los órganos abdominales.

Mucha gente cree que la parte más importante de la respiración es la inhalación. Sin
embargo, la clave de una buena respiración está en la prolongación de la exhalación, ya
que cuanto más aire rancio se exhale, más aire nuevo ingresará a los pulmones. El yoga
le otorga además mucha importancia a la etapa intermedia entre inhalación y
exhalación: la retención del aire. En algunos ejercicios, la duración de la exhalación
duplica la de la inhalación, y la de la retención la cuadruplica.

La clave para un ánimo sereno y feliz

Una persona que se siente nerviosa o asustada respira agitadamente, con un ritmo corto
y acelerado. Alguien que está sereno, en cambio, tiene una respiración profunda y
pausada. El estado de ánimo se manifiesta en la respiración; y más que eso, se
constituye en la respiración. Una manera muy sencilla de probar esto es intentar
conservar un estado de ánimo mientras se respira con el ritmo correspondiente al
contrario. No es posible. No hay manera de mantener la serenidad respirando de forma
agitada, ni se puede permanecer tenso una vez que se logró profundizar la respiración.

Así, tomando conciencia de la propia respiración, siendo disciplinado en la


autoobservación y en la aplicación del antídoto, se puede transformar rápidamente un
estado de ánimo tenso e incómodo por uno pacífico, sereno y satisfactorio.

Paz interior

Una respiración adecuada cumple, además de la función fisiológica de oxigenar la


sangre, una segunda función, que es controlar el prana o energía vital, con lo que se
logra aquietar la mente y las emociones y alcanzar un estado de paz y serenidad
duradero. Como dice el Hatha Yoga Pradipika, manual sobre la práctica de esa
disciplina escrito en el siglo XIV por el yogui Svatamarana, “cuando el aliento va y
viene, la mente está inquieta, pero cuando el aliento se calma, también se calma la
mente”.

Aprender a respirar mejor, prestando atención a lo que se está haciendo, es una de las
mejores cosas que se puede hacer por uno mismo. La práctica diaria de la respiración
consciente produce el milagro de fortalecer el cuerpo, equlibrar las emociones y
aquietar la mente. Se trata de un camino que conduce a la paz interior y a la satisfacción
personal, y ese estado se parece mucho a la felicidad.

LEY DE ATRACCION

Analicemos lo que hacemos antes de acostarnos: pensamos en todo lo que fue mal, el
caos que nos espera al día siguiente y que tendremos que luchar por que nos espera un
día difícil? Si es así, probablemente a causa de esto no consigamos dormir bien.

Luego en la mañana nos levantamos, o aún en la cama, pensamos: otro día de duro
trabajo, cosas por enfrentar, problemas por resolver, gente difícil de tratar, cuentas por
pagar, “me espera un día difícil” decimos. Como resultado tendremos un día muy difícil
y todo eso porque fue lo que atrajimos a nuestra vida el día de hoy.

Si por el contrario en la noche antes de dormir elegimos pensamientos felices y


visualizamos aquello que deseamos lograr y luego al despertar, a pesar de lo que sucede,
colocamos nuestra intención en recibir un día más, lleno de sorpresas agradables,
teniendo encuentros con gente interesante, con dinero suficiente para pagar nuestras
cuentas y agradeciendo por tener un trabajo, habremos iniciado nuestro día de manera
diferente y asimismo eso será lo que atraeremos en nuestro día. De esta manera iremos
llenando nuestro subconsciente con las cosas que deseamos.

No se trata sólo de poner pensamientos positivos en nuestra mente, de lo que se trata, es


de hacer una elección. Qué elegimos? estar siempre en el papel de víctima y aunque
suene fuerte, buscando la compasión de los demás, viendo el lado negativo de las cosas?
u optamos por aceptar el lado bello de la vida y sentirnos triunfadores.

Lo que sucede es que cuando tenemos pensamientos repetitivos y vemos una y otra vez
las cosas desde el lado de la víctima se crea un hábito ya que éste se forma en base a un
comportamiento repetido regularmente, entonces nos cuesta trabajo cambiar ese
comportamiento, pues ya está muy arraigado en nuestro subconsciente llegando a
manifestarse de manera automática. Entonces, nos echamos en la cama para dormir y
surgen los pensamientos de preocupación, temor, duda a los que estamos acostumbrados
revivir una y otra vez. De allí que no sea tan fácil cambiar el tipo de pensamientos,
palabras y comportamientos que estamos acostumbrados a tener.

Sin embargo, eso no quiere decir que no lo podamos hacer, solo estamos analizando el
mecanismo por el cual repetimos determinadas conductas y de la misma manera que
creamos un hábito negativo, podemos crear uno positivo, pero. para poder hacerlo
necesitamos en primer lugar, de la automotivación, es decir la capacidad de generar
sentimientos y emociones que nos lleven a querer lograr metas y cambios en nuestra
vida. Desde luego existen instrumentos que nos ayudarán también como la
visualización, las frases positivas repetidas una y otra vez y otros que iremos
desarrollando en diferentes artículos más adelante.

La Ley de atracción, como todas las leyes espirituales es inviolable seamos concientes
de ella o no y constantemente estamos atrayendo a nuestras vidas, experiencias,
personas, cosas materiales, alegrías, tristezas es decir todo aquello que tenemos en el
presente.

Pero atraemos, no sólo lo que queremos, sino también aquello que tememos, por que?
Por la persistencia y fuerza de la emoción que ponemos cuando tememos algo.

Observemos como es la actitud de los niños cuando quieren algo, piensan mágicamente,
primero con la idea que será Papá Noel o los Reyes Magos quienes harán sus deseos
realidad, ellos no dudan, no saben si hay dinero para comprarlo o no, simplemente lo
piden y tienen la firme convicción que lo tendrán y por algún lado consiguen lo que
desean, sea a través de los padres, los tíos, abuelos o cualquier persona lo obtienen. Pero
a medida que vamos creciendo, vamos asimilando las ideas de los mayores y
empezamos a dar importancia al dinero y a lo fácil o difícil que es conseguirlo de
acuerdo a las creencias de las personas mayores.

Entonces, volvamos a ser niños al acostarnos y al despertar y tengamos pensamientos


agradables, sintiendo que podemos conseguir lo que deseamos, que todo puede cambiar
para mejor, recordemos que no son los hechos los que nos causan malestar, es la forma
como reaccionamos ante los hechos, la actitud que tenemos es la que nos afecta positiva
o negativamente.

Por lo tanto si elegimos tener actitudes positivas, por la ley de atracción tendremos más
hechos positivos en nuestra vida y a medida que obtengamos logros, iremos reforzando
nuestra convicción en que podemos atraer a nuestra vida todo aquello que deseamos.

Lo estable me proporciona tranquilidad, lo inestable es inseguro, sin embargo en este


riesgo hay una cierta fortaleza. Equilibrio y desequilibrio son la esencia de la vida la
búsqueda desesperada de una u otra opción limita la experiencia. La estabilidad es
grata. Al mismo tiempo dificulta el movimiento, es en sí misma una especie de
inercia.

Hay una atracción hacia lo seguro, lo estable, lo fijo. Vemos un árbol sólido que se
yergue estático sobre el suelo, observo su estructura, más es lo que no veo lo que le
permite permanecer erguido frente a las tormentas, a los tiempos difíciles. Son sus
raíces, su profundidad y fortaleza lo que le permite mantener su posición.

La resistencia de un ser humano frente al estrés tiene que ver con que tan hondas se
hunden sus raíces en su ser, que no vemos, por debajo de la apariencia hay algo que es
fuerte o débil.

¿Acaso la vida es algo estático?, esto añade algo de dificultad, cuando un ser humano es
derribado no permanece donde cayó, puede quedar debilitado, pero según la intensidad
del embate se recuperará o no. Las estructuras que me componen decidirán si me rehago
de una agresión física, mental, emocional, o no. De ahí la importancia de una fortaleza
interior basada en la unión de aquellas partes que yo soy y me enraízan.

Una buena posición-postura es aquella que permite una circulación equilibrio-


desequilibrio con el mínimo gasto-desgaste energético posible.

Las relaciones y transformaciones complejas entre energía química, potencial y cinética


nos permiten tanto un equilibrio estático como dinámico, así como el paso de la estática
al movimiento.

Nuestro centro de gravedad no es fijo, cambia a cada paso que damos, nuestro centro de
gravedad elevado dificulta nuestro equilibrio, de forma que es más fácil caminar que
permanecer completamente quieto de pie.

Sistema nervioso, muscular, óseo, han evolucionado juntos y están-estamos organizados


para recuperar el equilibrio más que para mantenerlo, ser eficaces tiene que ver más con
nuestra capacidad de alterar y recuperar con eficacia el equilibrio a través de
movimientos que tengan el carácter de mínima resistencia u oposición a su acción.

El movimiento voluntario nos otorga sensación de poder; siempre ha sido una prueba de
poder controlar el movimiento de otros, estableciendo pasos de la oca (como en el
ejército nazi) o movimientos puramente automáticos como en los centros de producción
cada vez más mecanizados e informatizados, el déficit de movimiento armónico genera
fatiga y genera tensión muscular crónica.

Sin embargo comprender lo que sucede no resuelve el problema ya que la inteligencia o


la comprensión son incapaces de sustituir o reconstituir la vitalidad de un cuerpo que en
esencia necesita justo de eso: experiencia vital.

¿Evolución o supervivencia?, la supervivencia nos plantea un camino único, con baja


capacidad de elección. La evolución implica la existencia de alternativas, entre ellas
algo nos dirige hacia la estrategia optima que seguirá el camino de máxima capacidad
de elección con mínimo riesgo. Hay estrategias evolutivamente estables y otras que no
lo son. En general una estrategia evolutivamente estable favorecerá el propio nivel
energético aumentándolo o mejorando alguna propiedad que permita un nivel de
independencia mayor con respecto al medio.

Incluso aunque comprenda intelectualmente, o más allá aún: que ponga en marcha
esfuerzos orientados hacia el propio desarrollo, me encontraré siempre con una
oposición intensa e interna que se resiste al cambio; es preciso entender que soy el
resultado de millones de años de evolución y no exclusivamente el hijo de mis padres,
somos supervivientes descendientes de supervivientes, la vida es un proceso y en este
momento ese proceso me tiene a mí, y entretanto yo tengo vida.

Las técnicas de relajación nos aportan un aprendizaje para ser capaces de hacer lo que
hago desde una nueva perspectiva, amplían las opciones de respuesta en el medio en
que me encuentro. La relajación como estado de conciencia supone un equilibrio
dinámico que aumenta la capacidad de resistir al embate cotidiano. Puedo comprender
que un movimiento eficaz es aquel que supone un menor desgaste, sin embargo no
extiendo esta verdad a los movimientos intelectuales o emocionales, a veces la mente,
los pensamientos, las emociones se van y ponen en marcha procesos de negatividad, por
si solos. La relajación favorece un movimiento correcto en todos los niveles. No es
correcto esperar una fuerza exterior que restablezca el equilibrio perdido, ello me deja
sin opción, la relajación colabora con las fuerzas vitales favoreciendo un proceso de re-
equilibrio.

La capacidad de elección es muy importante, es por ello que no debemos jamás


limitarnos a un método de relajación, nunca un método será el mejor, si un método parte
de esta idea mejor huir, cada técnica ofrece unas opciones de experiencia que vale la
pena explorar. Solo el miedo impide la exploración, la necesidad de conocer a priori
inhibe la experiencia, la búsqueda de seguridad absoluta paraliza absolutamente. Las
personas que lo saben todo apenas conocen nada, los expertos están presos de su
conocimiento especializado, la vida no es lineal.

Relajación y Meditación

La meditación es tanto un arte como una ciencia; es el arte intuitivo de hallar el


romance entre el alma y el espíritu, y es la ciencia de dirigir tu vida, lejos de las
distracciones de los sentidos físicos, para percibir realmente la presencia del espíritu. A
través de la práctica de la meditación te das cuenta de las cosas que eres y las que no
eres; aprendes a reconocer que no eres tu respiración, no eres tu cuerpo o tu mente, por
lo tanto, cuando vas más allá del conocimiento de este mundo, seguro de que no eres tu
cuerpo ni tu mente, pero consciente de que existes, esa consciencia divina es lo que tú
realmente eres.

Las personas pueden meditar en solitario y obtener grandes beneficios de esa práctica o
también pueden lograr crecimiento espiritual al compartir esa consciencia divina con
otros individuos en la meditación en grupo.
Un grupo de meditación puede crear una fuente de sinergia con una mayor conciencia,
lo que atrae magnéticamente una respuesta del espíritu más profunda. Además, si tu
meditación en solitario ha ido decayendo o simplemente no la practicas, meditar con un
grupo puede volver a inspirarte espiritualmente y ampliar tu devoción.

Analicemos a continuación cuáles son las ventajas y desventajas de la meditación en


grupo con el fin de que decidas por ti mismo si esta podría ser la práctica ideal para ti.

Ventajas de la meditación en grupo

Podemos aprender del instructor, tanto nuevos tipos de meditación como si éste tiene un
estilo diferente dentro del mismo tipo de meditación que hemos estado practicando.

Podemos aprender de las experiencias de los otros miembros, en la medida en que


creemos un ambiente de confianza y confidencialidad que permita a las personas hablar
de sus experiencias internas, durante la meditación.

Nos beneficiamos de la retroalimentación que recibimos de otros miembros, cuando


hablamos de nuestras experiencias, problemas o éxitos con las otras personas y
aceptamos los comentarios que estos nos hacen. En este proceso podemos descubrir que
hay otras personas que han pasado por situaciones similares a las nuestras y aprender
de ellos.

Tenemos la posibilidad de desarrollar técnicas en las que interactuamos con un


compañero, por ejemplo, podemos sincronizar nuestra respiración y mientras una
persona inhala la otra exhala, de esta forma el que exhala envía paz a través de su
respiración a la persona que inhala.

La energía del grupo puede profundizar nuestra experiencia de meditación. Mientras


meditamos, de forma natural todos irradiamos energía y en un grupo se presenta un
intercambio de la energía que recibimos los unos de los otros. Algunos grupos
comienzan la sesión de meditación con mantras, oraciones o cantos lo que les permite
reconocer la conciencia del grupo, para darse energía en forma de amor, amistad, apoyo
y otros sentimientos beneficiosos.

Contribuye a nuestra motivación. Podemos tener un mayor impulso a realizar nuestra


práctica diaria porque el grupo nos da un sentido de pertenencia e identidad como
practicante y nos impulsa a hacerlo bien para poder aportar algo positivo en la próxima
sesión. Aunque idealmente nuestra motivación debe ser interna, muchas personas
necesitan un empujón adicional a fin de continuar con las prácticas hasta en los
momentos difíciles.
Desarrollamos una red de amigos con ideas afines. Estas son personas a las que
podemos recurrir cuando queremos obtener consejos o hablar de nuestras experiencias
pues sus puntos de vista e intereses son similares a los nuestros.

- See more at: http://www.hostaldelaluzmexico.com/blog/2014/01/13/meditacion-en-


grupo-un-arte-y-una-ciencia/#sthash.rnoPkjE1.dpuf

NAMASTE.

Si alguna vez has practicado yoga, quizás has notado que al final de la práctica es muy
frecuente que el instructor diga la palabra namaste. De la misma forma, si has estado en
contacto con personas que tienen, digamos así, intereses “espirituales”, puede que te
hayas percatado de que, una vez más, el término namaste es de uso muy frecuente.

namaste1Puede parecer una obviedad, pero ¿qué significa esta palabra tan utilizada en
el ámbito yóguico-espiritual? Para comenzar, estamos hablando de una palabra que
pertenece a la lengua sánscrita, la sagrada y antigua lengua de la India, siendo namaste
el saludo tradicional que utilizan los indios, tanto al encontrarse como al despedirse y
que va acompañado del gesto de juntar las palmas de las manos frente al pecho. De
hecho, en algunas ocasiones es suficiente saludar utilizando este gesto, llamado añjali
mudra, sin necesidad de decir palabra alguna.

Desde el punto de vista del análisis lingüístico, el vocablo namaste está compuesto por
dos términos. El primero es namas, un sustantivo neutro que puede significar
‘reverencia’ o ‘salutación’ y que deriva de la raíz nam, que significa ‘inclinarse’ o
‘postrarse’.

La segunda sección de la palabra la compone el pronombre te, que es la segunda


persona singular del caso dativo, es decir ‘a ti’. Por tanto, la traducción literal de la
palabra namaste sería ‘salutaciones a ti’ o ‘reverencias a ti’.

Si el sentido de la famosa palabra es tan simple, ¿por qué se utiliza tanto en el mundo
del yoga y afines? Por un lado, hay que tener en cuenta que, tradicionalmente, el saludo
con contacto físico no es típico de la India, más allá de que cada vez más se vea a indios
darse la mano, como un signo de occidentalización. Por tanto, el saludar con el gesto de
llevar las manos al pecho, sin la necesidad de tocar al prójimo, ofreciéndole reverencias,
implica que no se trata únicamente de una salutación externa.

Si tenemos en cuenta que la cultura védica da por sentado que el cuerpo físico no es otra
cosa que “ropajes gastados”, que el atma (o alma) cambia en cada nuevo nacimiento,
entonces entenderemos que el saludo entre las personas tiene, necesariamente, que ser
de carácter interno.

Por otro lado, dependiendo de la persona o la escuela, uno puede encontrar una gran
variedad de traducciones libres y profundas de namaste, aunque la versión esencial sería
“me inclino ante tu alma”, e hilando más fino “mi alma se inclina ante su alma”.
La lengua sánscrita, además de ser considerada por los lingüistas como un idioma
gramaticalmente completo y perfecto, tiene siempre la posibilidad de la doble o tercera
lectura de sentido, debido a su fuerte basamento filosófico-espiritual. Por ello no es
sorprendente que una palabra en apariencia tan común como namaste tenga tantas
interpretaciones posibles, siendo una de mis favoritas, “Que lo bueno en mí, vea lo
bueno en todos los demás”.

- See more at: http://www.hostaldelaluzmexico.com/blog/2014/01/08/que-significa-


namaste-2/#sthash.nL1zbbjI.dpuf

Tal vez hayas oído hablar del pensamiento positivo y de cómo puede ayudarte a superar
enfermedades o problemas. Pero lo cierto es que, a menudo, el pensamiento positivo se
reduce a una especie de autoengaño en el que una persona gasta una gran cantidad de
energía en tratar de convencerse a sí misma (sin llegar a creerlo del todo) de que todo se
arreglará y no hay nada de qué preocuparse. Esto puede hacer que en su interior haya
una lucha entre una parte que trata de engañarla y negar la realidad y otra parte que
puede ser más realista, o bien más negativa y pesimista, y le dice todo lo contrario. Al
final, esta lucha solo genera más estrés que, a su vez, contribuye a agravar o mantener la
enfermedad o malestar.

Sin embargo, lo que verdaderamente tendrá un efecto curativo, tanto a nivel físico como
a nivel emocional, es ser capaz de tener la mente en paz y en silencio. Del mismo modo
que con frecuencia nos sentimos mejor en contacto con la tranquilidad y el silencio en
plena naturaleza, la quietud interior tiene también ese mismo efecto curativo.

De hecho, las personas que practican la meditación (que implica precisamente acallar la
mente) tienen una presión arterial más baja, menores niveles de estrés y menos
enfermedades.
En el mundo frenético en el que nos vemos envueltos en la actualidad, lleno de ruidos,
información procedente de diversas fuentes, conversaciones telefónicas, pantallas que
llaman nuestra atención constantemente, así como nuestras propia charla mental interior
dando vueltas s problemas, trabajo o tareas pendientes, la mente está en un estado de
hiperactividad casi constante. Pero siempre podemos intentar crear cada vez que
podamos ese estado mental de calma, tratando de acallar tanto nuestra propia mente
como el mundo exterior. Un modo de acallar el mundo exterior es el mindfulness,
mediante el cual nos dejamos absorber totalmente por lo que estamos haciendo, dejando
de lado todo lo demás.

A veces, nos esforzamos demasiado tratando de encontrar soluciones, pensando,


preguntando, buscando por todas partes una respuesta, una solución a un problema, una
cura para nuestras enfermedades, cuando lo cierto es que puede ser mucho más efectivo
quedarnos en silencio, limitarnos a estar y a sentir sin juzgar, sin pensar, sin desear,
como si de repente hubieras perdido la conciencia de ser un individuo, y dejar que las
respuestas lleguen por sí solas.

Alternar los opuestos

En realidad, la clave está en saber alternar entre la actividad y la pasividad, entre estar
orientados hacia el mundo o hacia nuestro interior, entre la actividad y la quietud de la
mente. Al fin y al cabo, si estás enfermo o tienes algún tipo de problema, es bueno que
busques información y pienses alternativas y soluciones. Pero si nos quedamos
estancados en esta fase nos acabaremos perdiendo en ella. Tras esa fase activa es
necesario entrar en una fase pasiva, donde nos quedamos en silencio, con la mente y el
cuerpo relajado y en calma, porque ese esa mente en calma la que al final nos dará las
respuestas más importantes, y es ese estado de quietud interior el que impulsará la
curación.

Para que nuestra mente y nuestro cuerpo estén en equilibrio necesitamos ir alternando
siempre entre estos dos polos, yendo de uno a otro, del pasivo al activo, transformando
uno en otro continuamente. Dado que vivimos en un mundo que nos empuja a estar
siempre en el polo activo, debemos esforzarnos por no dejarnos atrapar por esa
tendencia y buscar esos momentos en los que todo se detiene, porque de esos momentos
sacaremos lo más valioso de nosotros mismos, nuestra regeneración y nuestra fuerza

PRACTICA GUIADA:

Una meditación guiada consiste en usar el poder de la mente para visualizar una
situación, con la ayuda del “guía” que conduce a los participantes por un determinado
recorrido mental. Las meditaciones guiadas encajan perfectamente dentro de nuestro
concepto occidental que parece necesitar una estructura y forma dentro de un trabajo
energético o espiritual, aparte de la posibilidad de alcanzar metas concretas.

Otra ventaja de éste tipo de meditación es que el trabajo mental activa nuestro lado
energético. En otras palabras, lo que creamos con la mente se convierte a un nivel más
profundo en un trabajo energético, consiguiendo así un resultado más profundo y
efectivo. Además, se puede elegir el nivel al que se desea trabajar. Quiero decir que si
sólo deseas reducir tu estrés o relajarte después de un día laboral, ¡adelante!
Experimentarás un bonito “paseo virtual” para relajarte y olvidarte del estrés durante
una hora. Pero si tu meta es ahondar en tu “ser interior” y explorar tus caminos
energéticos y/o espirituales, te aportará mucho en ese sentido.

En la actualidad, en nuestra sociedad, estamos siendo constantemente bombardeados


por una gran cantidad impulsos externos, como por ejemplo: la televisión, las
computadoras, teléfonos, el estrés del trabajo, en fin, por gran cantidad de cosas. Este
flujo constante de estímulos, hace que nuestra mente se distraiga de manera negativa, e
inclusive que nos angustiemos y hasta que nuestra presión arterial suba.

Los efectos producidos por esta gran cantidad de distracciones del mundo, pueden ser
aliviados y sanados mediante la práctica de las meditaciones guiadas. Las meditaciones
guiadas son una forma muy fácil, no cuesta nada y puede ser usada por cualquier
persona, sin importar: sexo, edad,condición social o económica.

Las meditaciones guiadas son un componente esencial de cualquier plan de salud y


bienestar, ya que producen efectos extraordinarios en el mejoramiento y sanación de
mente y cuerpo. Las meditaciones guiadas ofrecen muchas ventajas desde el punto de
vista mental y físico.

Algunas ventajas de las meditaciones guiadas desde el punto de vista físico.

Las meditaciones guiadas redicen la presión arterial. Cuando meditas relajas tu mente, y
por ende tus nervios; ellas revitalizan tu sistema nervioso.

Las meditaciones guiadas alivian la tensión de los músculos y las articulaciones. Los
músculos tensos pueden conducir a espasmos musculares. Las meditaciones, como te
ayudan en la relajación física, evidentemente esto estimulo a los músculos en su
relajación.

Las meditaciones guiadas ayudan el reforzar el sistema inmunológico. Se ha demostrado


que el estrés produce disminución de las defensas del organismo, y con las meditaciones
guiadas se reduce y se sana el estrés.

Las meditaciones guiadas, ayudan al sistema respiratorio a trabajar mejor, ya que con
las meditaciones guiadas pones tu atención en la respiración, respirando de una manera
relajada, lenta y profunda, con la cual los pulmones se abren y se expanden, haciendo la
respiración más fácil.

Algunas ventajas de las meditaciones guiadas desde el punto de vista mental.

Las meditaciones guiadas reducen el estrés y la ansiedad, ya que por medio de ellas te
enfocas en el presente y con ello evitas las distracciones.

Las meditaciones guiadas reducen la depresión y aumenta el estado de animo positivo,


ya que te permite cambiar tu percepción de las cosas y con ello tu actitud ante ellas. Una
actitud positiva le dice adiós a la depresión.
Las meditaciones guiadas aclaran tu mente, lo que te permite tomar mejores decisiones.
Cuando estás estresado o ansioso, en tu mente no hay claridad y hay mucho
nublamiento, lo que no te permite percibir las cosas con claridad. Con las meditaciones
guiadas reduces la velocidad de las ondas cerebrales y con ello aparece el aumento de la
creatividad, la inteligencia y el razonamiento.

Como puedes notar, las ventajas de las meditaciones guiadas son innumerables, estas
que te enumere son algunas de las muchas que existen. Por lo tanto, el uso de las
meditaciones guiadas, hacen que sean un medio insuperable para el mejoramiento
mental y físico.

Si no has meditado anteriormente o lo has hecho con poca frecuencia, es importante que
tomes en consideración, el hacer de las meditaciones una práctica constante, los
beneficios y ventajas de las meditaciones guiadas son demasiado grandes para ser
ignoradas.
¿Cómo actúa la gente que tiene éxito? ¿Cómo son positivos? ¿qué ideas, qué métodos
siguen? El staff of Investor’s Business Daily hizo un seguimiento de las personas con
éxito en la vida, especialmente en el mundo de los negocios y en el ámbito profesional y
laboral.. Y estos son los diez consejos estrella:

La forma de pensar es clave. Cómo piensas es determinante. Al respecto, “pensar


positivamente en cada momento da una ventaja fundamental. Al respecto se deben
visualizar éxitos no fracasos. Se debe evitar gente negativa y ambientes negativos. Eres
lo que piensas.

Decide tus propios sueños y objetivos. Sé concreto a la hora de fijar tus objetivos. Por
ejemplo no digas “me gustaría empezar a hacer ejercicio este mes” sino “voy a empezar
a hacer ejercicio este mes”. Haz un plan meticuloso y cúmplelo.

Pasa a la acción. Los objetivos por sí solos no tienen sentido sino se pasa a la acción
para hacerlos realidad. Simplemente ponte a ejecutarlos sin vacilar. En el ejemplo
anterior: Compra tu ropa de deporte, apúntate al gimnasio y controla el rendimiento
creciente de tus dos primeras semanas..

Nunca dejes de aprender. Nunca pares de aprender, Toma clases, lee libros, participa
en grupos, adquiere nuevas habilidades continuamente. .

Sé persistente y trabaja duro. Alguna vez habrás oído la expresión “el camino del
éxito es una maratón, no un sprint”. Mantén tu objetivo, lucha por él y trabaja duro de
forma persistente. No te rindas.

Aprende a analizar los detalles. Obtén todos los hechos, pide todos los datos, todas la
variables claves. Esto te ayudará a tomar las decisiones más sabias. Aprende de tus
errores, pero no dejes que te batan.

Centra tu tiempo y dinero. Cuando creas en algo, pon toda tu atención y energía en
ello. No dejes que la gente te distraiga.

No temas ser innovador. Sé diferente, intenta ser innovador. El mundo se mueve


continuamente, progresando. No pares tu mundo. Ten ideas propias sobre lo que tiene
éxito idea. No sigas la multitud.

Comunícate con la gente de forma efectiva. Una persona no es una isla. Comunica tus
pensamientos y tus deseos de forma sincera. Anima a terceros a comunicarte de forma
sincera contigo. Practica el entendimiento y la motivación con la gente.

Actúa con honradez. Toma la responsabilidad de lo que haces. Nunca hagas trampas o
mientas. Cuando hagas una promesa manténla. Cuando cometas un error admítelo.
Hay muchas formas de relajarte y todas ellas son fáciles de poner en práctica. Aquí te
damos 12 ideas que han demostrado su eficacia. Puedes cambiar el orden, añadir,
eliminar o seguir sólo algunas. Adáptalas a tu gusto, respira hondo y ¡relájate!

Primero, piensa que relajarte es algo que se aprende y que necesita práctica. Empieza
por relajarte cinco o diez minutos cada día; parece poco tiempo pero te darás cuenta de
que a veces ni siquiera le dedicas un segundo diario a hacerlo.

Una buena forma de empezar

1. Respira hondo, sonríe al nuevo día y mira por la ventana. Puedes simplemente
mirarte con simpatía al espejo, recrear la vista en tu última compra o en ese objeto que
tanto te gusta, puedes mirar a tu mascota, a tu pareja o a tus hijos.

2. Organiza tu agenda diaria. Delega funciones y haz que tu tiempo alcance para todo.
Bien organizada, verás que el día tiene suficientes horas para cumplir con tus
obligaciones y para hacer algo agradable. Ponte metas accesibles, aquellas que se
consiguen sin agobios.

3. Pon los pies en alto y cierra los ojos durante un rato. La tercera regla de oro para
relajarse es hacer una pausa y realizar un listado mental de cuáles son las pequeñas
cosas que más disfrutas en la vida, como el sabor de una mandarina, la sensación de una
cobija caliente, los abrazos de tu hijo.

4. Mantén un estilo de vida saludable. Limita tu consumo de estimulantes como café, té


o alcohol, y mantén una alimentación sana. Practica algún deporte o si lo prefieres da
largos paseos por lugares agradables.

5. Intenta desconectarte. Recurre a tu imaginación cuando te sientas estresada. Piensa en


un color, en un paisaje, en el rostro de las personas a las que quieres, recuerda una
situación agradable, imagina tus próximas vacaciones… Seguramente te gusta la
música, visualiza los sonidos. Si eres amante de la pintura, recuerda un cuadro o unas
pinceladas. Memoriza un poema con el que te identifiques y repítelo cuando quieras
alejar el estrés.

6. Aprende a meditar. Intenta hacer que tu mente se vacíe, no es fácil, desconectarte


puede parecerte imposible, pero lograrlo es cuestión de práctica y constancia.

7. No lleves a la cama preocupaciones. Si lo último que haces antes de dormirte es


pensar en los problemas del día, seguramente dormirás mal y al día siguiente te
levantarás peor. Lee, ve un poco de televisión, da un paseo, date un baño caliente, toma
un té o un vaso de leche tibia.

8. Duerme ocho horas diarias. Dormir suficientes horas es otra de las normas
indispensables para estar relajada y en buena forma.

9. Haz el amor. El placer hace que tu organismo libere endorfinas, un químico del
cerebro que nos provoca más placer y ayuda a relajarnos. Hacer el amor está entre las
fórmulas infalibles para relajarse, ya que aumenta de forma espectacular el nivel de
endorfinas.

10. Date un buen masaje. Los más aconsejables son los masajes de manos expertas. Sin
embargo, automasajearse ayuda mucho a relajarse y lo puedes hacer a cualquier hora del
día y casi en cualquier lugar.

11. Comparte tu tiempo. Convive con tu familia, amigos, vecinos y compañeros; la


conversación y el contacto te ayudan a calmar los nervios y a desechar las
preocupaciones.

12. Dedica tiempo a un hobby. Hay muchas actividades que puedes cultivar; un
pasatiempo te ayudará a olvidar los problemas y aumentar tu nivel de endorfinas, y en
poco tiempo notarás sus grandes efectos terapéuticos y relajantes.