Vous êtes sur la page 1sur 5

DIOS NO TIENE LÍMITES

Autor: Joel Osteen Texto Biblico: Salmos 119:96 720

La gente puede intentar humillarlo, pero si usted se quita las etiquetas que la gente le pone y
se pone de acuerdo con Dios, Él lo levantará. Él lo llevará a donde no puede ir por sí mismo.

Texto Biblico: Salmos 119:96

Dios no Tiene Límites

Versículo de hoy

He visto que todo en la vida tiene sus límites, pero lo único que no tiene límites es tu
mandamiento.
SALMO 119:96 PDT

¡Servimos a un Dios sobrenatural! Él puede hacer lo que la medicina no puede. Él no está


limitado por su educación, su trasfondo o la familia de donde viene. A Él no lo intimidan las
cosas que la gente dice de usted. Él no está en el cielo, todo frenético, tratando de descubrir
cómo va a llevarlo hacia su destino.

Él conoce el final desde el principio. Él ya tiene las soluciones a los problemas que usted ni
siquiera ha enfrentado. Él es Todopoderoso y Omnisciente. La gente puede intentar humillarlo,
pero si usted se quita las etiquetas que la gente le pone y se pone de acuerdo con Dios, Él lo
levantará. Él lo llevará a donde no puede ir por sí mismo.

No tiene que resolverlo todo. Todo lo que Dios le pide que haga es creer. Cuando usted cree,
todo es posible. Cuando cree, las puertas abrirán aquello que nunca pudo abrirse. Cuando
cree, Dios le traerá de atrás hacia adelante. No permita que las etiquetas negativas lo
retengan. Recuerde, servimos a un Dios que ¡no conoce límites! Vaya al ritmo de Él y también
¡viva su vida sin límites!

Oración para hoy

Padre, te alabo porque tú eres todopoderoso y todo lo sabes. Te pido que me ayudes a quitar
las limitaciones de mi vida. Me libero de antiguas formas de pensar y de etiquetas negativas y
me comprometo a renovar mi mente al meditar en tus palabras poderosas. Declaro que crezco
en fe y en el conocimiento de tu Palabra. Gracias por transformarme a tu semejanza. En el
nombre de Jesús. Amén.

Pensamiento para despertar

Dios no está limitado por nuestro nivel educativo, por nuestra nacionalidad ni por nuestro
trasfondo. Sin embargo, Él está limitado por su pensamiento. Si usted cree que ha alcanzado
su límite, así es. Si usted piensa que nunca se pondrá bien o saldrá de deudas, no lo hará.
Tiene que cambiar su manera de pensar. No importa cuán imposible parezca. Nuestro Dios no
está limitado a lo natural. Todas las fuerzas de la oscuridad no podrán impedir lo que nuestro
Dios sobrenatural quiere hacer.
DIOS NO ESTABLECE LÍMITES

Un cristiano es un ser sobrenatural y por lo tanto no debe vivir agobiado bajo los tentáculos y
la opresión de las leyes naturales. ¿Por qué? Porque además de tener naturaleza humana,
tiene naturaleza divina, ha sido engendrado por Dios; deberá pues, aprender a vivir de acuerdo
a las leyes de esa naturaleza. Así como nos fue difícil comenzar a vivir en la dimensión natural y
tuvimos que aprender, (un parto es difícil), también tendremos que aprender a vivir en el
mundo espiritual. El niño no sabe cómo manejar la cuchara, no tiene dientes para masticar,
necesita un período de adaptación, maduración y aprendizaje para desenvolverse en el mundo
natural. ¡Tiene que aprender a hacer todas las cosas! De la misma manera, nosotros que
hemos nacido del Espíritu Santo, los que creemos en Cristo Jesús y que hemos sido
engendrados por Dios, tenemos una nueva naturaleza que no dominamos pero debemos
dominar, que no manejamos, pero que tenemos que manejar.

Si a un niño nunca le damos una cuchara para que practique, nunca aprenderá, y si pasan los
años y el niño no aprende a caminar, decimos que es un niño atrofiado; asimismo en el mundo
espiritual tenemos que crecer y desarrollarnos.

APRENDER A MANEJAR LA “CUCHARA DE LA FE”.

Un cristiano además de los dones naturales, tiene dones espirituales que necesita desarrollar.
¡No es tiempo de que siga con la cuchara! Dios nos ha dado dones espirituales que son dones
sobrenaturales y sirven para vivir en una dimensión sobrenatural, de milagros. ¿Qué es un
milagro? Algo que sucede fuera de las leyes naturales, algo que sólo Dios puede producir
porque solo Él está por sobre las leyes que él mismo ha establecido. Dios no tiene limites y nos
ha puesto su naturaleza, nos ha introducido en la dimensión de los “sin limites”; por algo Jesús
dijo: “Al que cree todas las cosas le son posibles”. ¡Debemos vivir vidas milagrosas! Si bien
Dios puede hacer todas las cosas, Él espera por nosotros, dicho en otras palabras, somos
nosotros los que podemos hacer todas las cosas. Jesús dijo que aquel que tuviera fe como un
grano de mostaza le podría decir a este monte “quítate de este lugar y échate en el mar” y
obedecería. ¡Jesús nos enseñó acerca de todo lo que podemos vivir si aprendemos a manejar
la “cuchara” de la fe! Tu tendrías que tener más fe que cuando comenzaste la vida cristiana, en
realidad, no pudiste comenzar la vida cristiana sin fe, la fe es uno de los ingredientes de la vida
cristiana. Dios nos quiere dar cosas sobrenaturales que tienen que ver con promesas que El
mismo nos ha hecho pero todas esas promesas se alcanzan por medio de la fe y la paciencia. Si
no tienes paciencia, pierdes la fe.

Leamos Mateo 18:18-20: “18De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en
el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. 19Otra vez os digo, que si
dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren,
les será hecho por mi Padre que está en los cielos. 20Porque donde están dos o tres
congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.

Watchman Nee dice en una de sus enseñanzas: “La tierra manda al cielo”; suena tan duro pero
él enseña que Dios no hace nada sin que lo ordenen primeramente los hijos de Dios y él se
basa en este pasaje. Dios no interviene en el planeta tierra si no está de acuerdo con sus hijos;
solamente Dios hace aquello que sus hijos están de acuerdo con Él y se lo demanden; Él nos
puso como administradores de esta tierra y sólo interviene cuando estamos de acuerdo con Él.

Me encantan los pasajes como éste en los que Dios no establece límites. Estamos hablando del
poder de Dios que está disponible para la iglesia pero que sólo lo desata y lo pone en
movimiento el hijo de Dios; el que da el empujón para que la cosa suceda es el cristiano. Si dos
de nosotros nos ponemos de acuerdo en cualquier cosa, ¡Dios lo hará!

La Biblia no dice “muchas cosas” o “casi todas las cosas”, dice “cualquier cosa”. Yo quiero
entrar en esa dimensión y analizar esta porción de la Biblia. ¡Es importantísimo que
aprendamos a vivir en esa dimensión! Necesitamos aprender a manejar la “cuchara de la fe”,
tenemos que aprender y entender como funciona la cosa. El hecho que no te haya salido a ti
no significa que Dios mienta, porque Dios no miente, no te engaña, no te atrae con anzuelos
falsos, si él dice “cualquier cosa”, es “cualquier cosa”.

EL LIMITE LO PONES TU

¡¡Jesús no pone límites!! Cuando dice “todo” es “todo”. ¡En el planeta tierra sucede todo lo
que la iglesia permite! Si hay algún límite, no está en Dios, está en ti: El límite es, cuánto tu
mente puede aceptar que Dios puede hacer, para Dios no hay nada imposible pero Él no hará
nada que tu no creas. El límite está en tu mente; nuestros razonamientos limitan nuestra fe,
nuestros pensamientos son racionales y la fe es irracional. Para poder obtener cosas de Dios
tienes que ser irracional, tienes que llamar las cosas que no son como si fuesen, el débil tiene
que proclamar, “fuerte soy”. La fe abre la boca más allá de la razón y proclama como posible
algo que parece imposible.

¡No hay límites! De dos maneras Jesús nos dice que no nos pone límites: Primero, este pasaje
dice: “todo lo que atéis” y luego dice, “cualquier cosa que pidiereis”. Si algo no obtengo es
porque el limite lo he puesto yo, no Dios. La fe es arriesgada, bastante loca pero la fe es
certeza. ¡Cuidado con el concepto de fe! Muchos confunden fe con ilusión o presunción;
presumir es asumir algo que no te lo ha revelado la fe. Si algo no te salió no digas que oraste
con fe y Dios no te escuchó, la fe no puede fallar. Ocurre que satanás imita la fe; por ejemplo,
Dios te dice lo que es el “amor” y satanás inventa la “pasión” que es una imitación barata del
reino de la luz. Igualmente satanás imita la fe y pone sentimientos engañosos en el corazón de
muchas personas, de tal manera que algunos declararon que oraron con fe y que Dios no les
contestó, pero en realidad eso no fue fe, sino una imitación de fe.

PONERSE DE ACUERDO

Asimismo, en este pasaje Jesús habla de ponerse de acuerdo. Una cosa es la fe del creyente y
otra es la fe potenciada de varios creyentes que se unen con un mismo propósito. ¡Uno más
uno no es dos, sino mucho más! Desde el punto de vista de la fe, se logra mucho más en la
comunión y en el acuerdo que en la soledad. Dos personas no serán el doble sino mucho más
porque Dios no bendice a los llaneros solitarios sino la comunión entre los hermanos.

“Ponerse de acuerdo” se traduce de una palabra griega que significa “sinfonía”, es decir, “si
dos de vosotros suenan como una sinfonía acerca de cualquier cosa que pidieren, les será
hecho por mi Padre que está en los cielos”; esa oración sube hacia Dios como una música
agradable, como algo consonante. Cuando dos personas están vibrando con el mismo espíritu
delante de Dios, el sonido que sube es agradable delante de Dios. ¡Por eso es bueno que los
esposos estén de acuerdo entre ellos! Sin embargo, satanás introduce división para que en la
iglesia no haya unidad pues en la unidad de la iglesia está la victoria. Si la iglesia ora unánime,
Dios le dará la respuesta, le guste o no al diablo y entraremos así en la dimensión de milagros.
¡Tienes que ligarte espiritualmente con tus hermanos!

¿CÓMO NOS VIENEN LAS BENDICIONES?

Las bendiciones vienen por causa de las peticiones, “no recibís porque no pedís”; las
bendiciones están esperando en el cielo hasta que nosotros las anhelemos. Dios no te dará
algo que no anheles, esto es algo lógico.

El otro día hablé con un empresario que montó importantes empresas y su deseo era que sus
hijos continúen con los negocios pero, ninguno de ellos quiso saber nada con ninguna de sus
empresas. Él ha tomado una decisión sabia: “Voy a vender todas las empresas que tengo y el
dinero que obtenga lo utilizaré en apoyar a mis hijos en las cosas que ellos quieren
emprender”. Del mismo modo que este hombre quiere complacer el anhelo de sus hijos, Dios
quiere hacerlo con nuestros anhelos que están dentro de su voluntad. Nuestros anhelos se
expresan por medio de nuestras peticiones, la intensidad y la perseverancia en ellas
demuestran el mayor o menor grado de nuestro anhelo.

CONCLUSIÓN

Si hay algo que tu realmente no aprecias, Dios no te lo dará; ¿has hecho tu como Ana que dice
la Biblia que derramó su alma delante de Dios pidiendo un hijo?

Si aún no eres su hijo -porque Dios escucha y concede especialmente las peticiones de sus
hijos- es hora que vuelvas tu corazón a Él. Él está dispuesto a recibirte, sólo espera por ti. ¡Hoy
es tu oportunidad! Una simple oración te transformará en hijo de Dios y pasarás de muerte a
vida eterna.

Repite esta oración: “Padre, reconozco que no he recibido nada porque he estado lejos de ti;
muchas veces he querido que me contestes sin arreglar las cuentas contigo. ¡Perdóname
Señor! ¡Entra en mi corazón y limpia mis pecados! ¡Hazme libre de la esclavitud del pecado!
Creo Señor, que en esta misma hora, tú me haces libre. ¡Gracias Señor! Creo ahora, que tú me
escucharás y recibiré lo que te pido. Creo que recibo tu bendición, en el nombre de Jesús,
amén”.