Vous êtes sur la page 1sur 47

Ley y Evangelio

SOTEOROLOGIA SISTEMÁTICA
LEY Y EVANGELIO

VOLUMEN II

Fiestas y borracheras Riñas y peleas Arrepentimiento y perdon

1
Ley y Evangelio

INTRODUCCIÓN

Lecciones de soteriología han sido preparadas basadas en los moldes de canon bíblico, con mucho
esmero y oración. Cuyo contenido es ley y evangélico, un estudio teológico, especialmente para los
investigadores de la verdad de las Sagradas Escrituras.

El estudio de la palabra de Dios es sumamente importante conocer las grandes verdades ley y evangelio
(Is .8:20). Por conocer poco o nada esta poderosa doctrina podemos desviarnos por el camino de roma.
La ley es inmutable y nos revela nuestros pecados, pero no nos salva; el evangelio si dispone el remedio
para el pecado. Solo el evangelio puede salvarnos de la condenación de la muerte eterna.

El que trata de aplacar su sed en la fuente de este mundo, bebe tan solo para tener sed otra vez. Por
todas partes, hay hombres que no están satisfechos. Anhelan algo que supla la necesidad del alma. Un
solo se puede satisfacer esta necesidad. Lo que el mundo necesita, el deseado de todas las gentes, es
Cristo.
El mensaje del verdadero evangelio a de resonar de un extremo hasta otra para preparar el camino de la
segunda venida de nuestro Salvador.

Editado por el ministerio


Evangélico de la iglesia evangélica
“Fuente de Vida”
Por Pastor Zacarías R.S

Huánuco – Lima – Perú

2
Ley y Evangelio

INDICE

1. LA CREACION Y EL PECADO…………………………………………………………………………………………………. 4

2. EL ENEMIGO DISFRASADO…………………………………………………………………………………………………. 6

3. EL PECADO Y SUS ASPECTOS………………………………………………………………………………………………….8

4. SALVACION SOLO POR GRACIA……………………………………………………………………………………………. 10

5. EL REINO DE GRACIA…………………………………………………………………………………………………………… 11

6. LA VOLUNTAD Y LA PREDESTINACION……………………………………………………………….……………… 13

7. JUSTO EN CRISTO………………………………………………………………………………………………………………. 15

8. RESTAURAR LA VERDAD …………………………………………………………………………………………......……. 18

9. PECADO Y BUENAS NUEVAS………………………………………………………………………………………………. 20

10. CADENAS DE LA VERDAD…………………………………………………………………………………………………. 22

11. NUEVO NACIMIENTO………………………………………………………………………………………………………… 25

12. LA VERDADERA FE………………………………………………………………………………………………...…………. 27

13. LA SALVACION……………………………………………………..…………………………………………………………. 30

14. DOS VERDADES ETERNAS…………………………………..…………………………………………………………… 33

15. LA CONVERSION…………………………………………………………………..…………………………………………. 35

16. BAUTISMO DEL VERDADERO ESPÍRITU……………………………………………..……………………………. 36

17. BAUTISMO DEL FALSO ESPIRITU……………………………………………………………………………………. 38

18. ASPECTOS DE LA SALVACION…………………………………………………………………………………………. 41

3
Ley y Evangelio
LA CREACION Y EL PECADO
Lección N° 1
¿Cómo era la tierra en el principio de la creación?
Gn.1:1; Col.1:12-17. Con estas palabras sencillas la biblia explica el origen del universo y del mundo material. Dios
creó la tierra sumamente hermosa. (Sal.33:6,9; 104:5) La superficie presentaba un aspecto multiforme, con montañas,
con colinas y con llanuras, entrelazado con magníficos ríos, con bellos lagos y con hermosas cordilleras.
El paisaje no era abrupta y escarpada, no había montañas declives aterradores, ni abismos espeluznantes como existen
ahora. No había repugnantes pantanosos, ni desiertos estériles, sino las montañas y las colinas coronadas con árboles y
con delicadas flores con olor fragante de perfumes naturales. El aire limpio de impurezas era claro y saludable. Todas
las cosas materiales y espirituales vinieron a existir por el espíritu de su boca. El poder Creador de Dios están
incomprensible como su propia existencia.
¿Cuál fue el propósito de Dios al crear a la tierra?
La tierra fue creada para que el hombre habite Is.45:18.
¿Qué dice la palabra de Dios de la creación del hombre?
Gn.1:26,27. El hombre fue creado justo y bueno, con una naturaleza santa, con un carácter dócil y perfecto a semejanza
de su Creador. El amor era el impulso de toda acción, sus pensamientos, sus deseos eran puros y sus afectos y sus
pasiones estaban bajo el dominio de la razón.
Dios creó al hombre conforme a su propia imagen y semejanza. No existe misterio, ni fundamento alguno para la
suposición de la evolución. La biblia se opone a la teoría de la evolución al declarar el hombre fue creado al mismo
imagen de Dios. El hombre al aceptar las enseñanzas erróneas de la evolución se rebaja al nivel de los animales
irracionales.
Semejanza. El carácter de Dios quedó reflejado en Adán. El carácter de Dios es amor. El hombre no lleva la imagen
del mono, de ningún animal, sino de nuestro Dios Creador. El Adán en su dimensión humana y espiritual reflejada
perfectamente carácter de Dios. Después del pecado también el hombre revelan algo de la naturaleza moral y espiritual
de Dios.
Imagen. El hombre era el reflejo perfecto simétrico de su Creador. Dios posee una forma personal, esto es sorprendente
que el hombre refleja la imagen de Dios. La Biblia indica que algunas personas han visto a Dios Gn.32:30; Exd.24:10;
33:20-33.
Daniel vio a Dios sentado en su trono Dn.7:9,10. Pablo describe a Cristo como la imagen de Dios invisible Col.1:15;
Heb.1:3. Estos pasajes indican que Dios es un ser personal que posee un cuerpo espiritual una forma de simetría perfecta.
Adán era el representante de Dios sobre los órdenes de los seres inferiores. En el principio el hombre vivía conforme a
la voluntad de Dios y estaba cubierto de una envoltura de luz y gloria que se llama el vestido de justicia.
Una vez creada la tierra con su abundante vida vegetal y animal, fue creado el hombre. A él se le dio dominio sobre
todos lo que sus ojos pudiesen ver.
El relato divino está tan claramente narrado del origen del hombre y que no da lugar a conclusiones erróneas. No hay
en esto misterio. No existe fundamente alguno para la suposición de que el hombre llegó a existir mediante un lento
proceso evolutivo de las formas bajas de la vida animal o vegetal. La teoría de evolución rebaja la obra sublime del
Creador a nivel de las concepciones humanas.
¿Cómo fue el proceso de la creación del hombre y que significa el alma?
Gn. 2:7. “Formó, pues, Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó con soplo de vida; y fue el hombre en alma o
ser viviente”. Después del proceso el hombre llegó a ser un alma viviente a imagen de Dios. De manera el alma no es
un ser invisible que vive dentro o fuera del cuerpo. El alma es la vida, es la sangre Lv.17:11,14.
El alma es un ser viviente, es una persona. El alma o la vida es el resultado de la unión de dos elementos, el cuerpo
material y el soplo de vida.
La creación del hombre es un producto ordenado y de una mente sabia, racional divina y de la mano maestra. Solo un
ser sabio podría crear al hombre tan recto, perfecto, santo, justo y feliz. El hombre fue creado con la personalidad como
es: la razón, la inteligencia y la voluntad. También con el don de habla.
Fue creado con un organismo tan extraordinariamente complicado y correlacionado. Los ojos, los oídos, la nariz, el
olfato, la boca, la lengua, las muelas. El corazón, el hígado, los riñones y el aparato digestivo con sus respectivas
funciones.
¿Qué alimento designó Dios al hombre?
Gn.1:29; 2:16. Que son cereales, tubérculos, verduras y frutas. El alimento vegetal provee los catorce elementos al
cuerpo físico como es: el carbono, el hidrogeno, el nitrógeno, la cal; el hierro, el azufre, el fosforo, el flúor, el yodo,
carbohidrato, calcio, magnesio y fibras. También las vitaminas A, B, C, D, E. Las proteínas y calorías.

4
Ley y Evangelio
¿Dónde era su hogar y que hacia allí?
Gn.2:8,15. Todo lo que hizo Dios tenía la perfección de belleza, que contribuí en la felicidad de la santa pareja. El
creador les preparo especialmente un huerto para que sea su morada. El huerto era un magnífico edificio. Esta era su
morada. El cielo le servía de techo. Las hojas de las flores y de los arboles les servían de alfombra.

En ese huerto había arboles de toda variedad, muchos de ellos cargado de fragantes y deliciosas frutas. Había en
profusión y prodigalidad fragantes flores de todo matiz. En medio estaba el árbol de la vida que aventajaba en gloria y
en resplandor a todos los demás árboles. Sus frutos parecían manzana de oro y plata, y tenía el poder de perpetuar la
vida.
Gn.2:1;1:31. El edén florecían la tierra. Adán y Eva tenía el libre acceso al árbol de la vida. Ninguna macula de pecado
o sobre de muerte existía en la hermosa creación. Toda la creación alababa a Dios (Job.38:7)
¿Qué significa la creación de Eva de la costilla de Adán?
“Entre todas las creaturas que Dios había creado en la tierra no había ninguna igual al hombre…Dios mismo dio a Adán
una compañera. Le proveyó de una “ayuda idónea para él”, alguien que realmente le correspondía, una persona digna
y apropiada para ser su compañera y que podía ser una sola cosa con él con amor y simpatía. Eva fue creada de una
costilla tomada del costado de Adán; este hecho significa que ella no debía dominarle como cabeza, ni tampoco debe
hacer humillar y oleada bajo sus plantas como un ser inferior, sino que más bien debía estar a su lado como su igual,
para ser amada y protegida por él.
Siendo parte del hombre, hueso de sus huesos y carne de su carne, era ella su segundo yo; y quedaba en evidencia la
unión íntima y afectuosa que debía existir en esta relación (Ef.5:29; Gen.2:24)” PP.26
¿Quién es el autor del matrimonio?
“Dios celebró la primera boda. De manera que la institución del matrimonio tiene como su autor al Creador del universo.
"Honroso es en todos el matrimonio"(Heb.13:4). Fue una de las primeras dadivas de Dios al hombre, y es una de las
instituciones que, después de la caída llevó Adán consigo al salir del paraíso. Cuando se reconoce y obedece los
principios divinos en esta materia, el matrimonio es una bendición: salvaguarda la felicidad de la pureza de la raza,
satisface las necesidades sociales del hombre y eleva su naturaleza física, intelectual y moral”.Ib.27

¿Bajo qué condición le prometió la vida eterna?


“Dios puso al hombre bajo una ley, como condición indispensable para su propia existencia. Era súbdito del gobierno
divino, y no puede existir gobierno sin ley. Dios pudo haber creado al hombre incapaz de violar su ley; pudo haber
detenido la mano de Adán para que no le tocara el fruto prohibido, pero en ese caso el hombre hubiera sido, no un entre
moral libre, sino un mero autómata. Sin libre albedrio, su obediencia no hubiera sido voluntaria, sino forzada. No habría
sido posible el desarrollo de su carácter” Ib.30
Gn.2:16,17. Todo árbol del Edén Dios creó agradable a los ojos y bueno como alimento e invitó al hombre a disfrutar
libremente de sus bondades. Pero hizo una excepción. No debía comer del árbol del conocimiento del bien y del mal.
Dios le reservó ese árbol como recuerdo constante de que él era dueño de todo.
Dios le dio a conocer al hombre su ley resumida en una sola palabra “no”. La condición indispensable para que tengan
vida eterna nuestros primeros padres era la perfecta obediencia a la ley de Dios, y le dejó en plena libertad que pudiera
obedecerle o desobedecerle. Le dio libre albedrio, sin ella su obediencia no habría sido voluntaria sino forzada. Jer.21:8
El árbol de conocimiento que estaba cerca del árbol de la vida en el centro del huerto, era para probar la obediencia, la
fe, el amor de nuestros primeros padres

Dios le dio una orden, una ley de no tocar el fruto prohibido. Después Dios esperaba que el hombre obedeciera su ley
por amor a su Creador (Gn.2:16-17; Mt.19:17).
Solo la obediencia le da derecho a la vida eterna y a todas sus bendiciones. Mientras el hombre permanecía obediente a
la ley de Dios tenía derecho a tomar el fruto de la vida. La única forma en que pondrían en peligro su inmortalidad era
desobedeciéndole. Det. 30:15, 16.

CONCLUSION. Mientras permaneciesen leales a Dios, Adán y su compañera iban a ser los señores de la tierra.
Recibieron dominio limitado sobre toda criatura viviente. El león y la oveja triscaban pacíficamente a su alrededor o se
echaban junto a sus pies. Los felices pajarillos revoloteaban alrededor de ellos sin temor alguno; y cuando sus alegres
trinos ascendían alabando a su Creador. Adán y Eva se unían a ellos en acción de gracias al Padre y al Hijo.

5
Ley y Evangelio
EL ENEMIGO DISFRASADO

Lección N° 2
¿Qué advertencias le dijo a Adán y a Eva acerca de Satanás?
Adán y Eva estaban advertidos del peligro que les amenazaba de parte de Satanás. El Creador les informó la historia de
la caída de Satanás y de sus grandes planes para destruir al hombre. Amonestó que estuviese en guardia contra las
argucias del enemigo y que no deben separarse demasiado para evitar el engaño del enemigo (1Pd.5:8).
¿Cómo se presentó Satanás a Eva? Gn.3:1-3
¿Cuál fue la mentira del diablo?
Satanás después de ser expulsado del cielo por sublevarse contra el gobierno de Dios y por pecador obstinado, halló un
nuevo campo de acción para conquistar al hombre para su aliado en contra de Dios y finalmente arruinar y destruir a la
raza humana.
1. Estimulado por la envidia Satanás buscó a la santa pareja
2. Satanás se dirigió con una capciosa pregunta a Eva (Gn.3:1).
3. Eva contestó al enemigo tal como Dios lo enseñó (Gn.2:3).
4. La serpiente le dijo a la mujer una mentira (Gn.3:4).
5. Satanás le dijo que ellos se beneficiaron con el conocimiento, pero violando la ley de Dios (Gn.3:5).
6. Eva creyó la mentira y obedeció al enemigo de Dios (Gn.3:6).
7. Sus ojos fueron abiertos, conocieron su desnudes y cocieron su propio vestido (Gn.3:7).
Satanás le afirmó que Dios le había prohibido comer el fruto para privar de la sabiduría y del poder, también le dijo no
morirás y que jamás cumpliría la divina sentencia; que les fue hecha primeramente para intimidarlos.
Eva fue engañada por la serpiente ¿entonces por qué pecó Adán?
Eva creyó realmente las palabras del engañador, pero esta creencia la llevó a transgredir la ley de Dios Gn.3:6. Y ahora,
habiendo pecado, ella se convirtió en agente de Satanás para labrar la ruina de su esposo. Con extraña y anormal
excitación, con las manos llenas del fruto prohibido lo buscó y le relató todo lo que había ocurrido.
Entonces una expresión de tristeza cubrió el rostro de Adán. Quedó atónito y abrumado, le dijo morirás conforme a la
sentencia divina. Eva le contestó no moriré, le insistió a comer, repitiendo las palabras de la serpiente que no moriría,
sino que alcanzarían el vasto conocimiento del bien y del mal y serian como Dios.
El amor, la gratitud y la lealtad al Creador, todo fue sofocado por amor a Eva. Ella era parte de sí mismo, y Adán no
podía soportar la idea de una separación. No obstante Adán resolvió compartir la suerte de Eva; si ella debía morir, él
también moriría con ella. Tomó el fruto y comió, así transgredió Adán la ley de Dios, escogió el camino de maldición y
de muerte.
¿Después del pecado adonde fue expulsado el hombre?
Gn.3.23,24. Después del pecado Adán fue expulsado de su vello hogar fuera del Edén a labrar la tierra. Ahora para
ganarse el pan de cada día, fue forzado a trabajar en una tierra obstinada y maldecida por causa del pecado. El trabajo
es una bendición de Dios a pesar del pecado y sirve de salva guardia, contra la tentación y contra la degradación moral.
¿Qué promesa hibirosimil le dijo la serpiente a Eva?
Gn.3:4,5. ¿Se cumplió esta promesa del enemigo? Después de rechazar la ley de Dios, el hombre llegó a ser dios. El
primer dios hombre fue Nimbrot, la diosa Semiramis, dios tamus, la diosa chang-ka-gil de korea, la diosa María, dios
Faraón, dios Cesar, el dios Papa, el dios Ataucusi, dios Jose Esmit, dios Rusel y muchos más.
Satanás se presentó como santo a Eva. Satanás ocultó su pecado y su desgracia y se presentó a Eva como un ser santo,
como si no tuviera pecado. Creer que no tenemos pecado es doctrina de Satanás.
Saber el bien y el mal. Desde el huerto de Edén Satanás engañaría al hombre a creer una ciencia del mal, la filosofía
hueca y la falsa religión.
La ciencia del mal. En la ciencia del mal existen dos clases de evolucionistas: teísta y ateísta
Teísta. Cree que la tierra se formó por 6 mil años.
Ateísta. Cree que la tierra se formó por un proceso de millones de años. El ateo cree y defiende la tesis de evolución,
cree que la materia inerte surgió de todas las cosas existentes. El ateo cree que el hombre se evolucionó de un microbio,
llegó a ser renacuajo, después mono y finalmente a ser hombre por un proceso de millones de años.
Los evolucionistas no hacen distinción entre el espíritu y la materia. Ellos ignoran que la materia inerte carece de
inteligencia y de espíritu, también ignoran que solo un ser espiritual, y una mente infinita y dotada de inteligencia creó
todas las cosas.
El ateo quiere ver a un Dios que se puede ver y tocar, un Dios que se manifieste en plenitud de sus atributos y gloria.
Como tal no se presenta ante los ojos físicos del hombre, este opta por negar a Dios.
Si Dios se apareciera ante los ateos o seres humanos en la plenitud de su gloria divina, quedarían completamente
consumidos por su presciencia. Heb. 12:29

6
Ley y Evangelio
El que quiere conocer a Dios conozca a Jesucristo mediante las escrituras y mediante la fe. Jn. 1:18,14:7-11. En la
segunda venida conoceremos a Dios tal como es. Ap. 1:7; 1 Jn. 3:2,2.
El monoteísta. Cree que la tierra y el universo fueron creados por Dios en seis días.
La verdadera ciencia del bien. Según el diccionario, la ciencia significa el conocimiento exacto, razonando y
comprobando que se tiene de ciertas cosas. Ciencia se trata de la esencia de las cosas naturales. Es sistema de principios
científicos. Existe filosofía científica, histórica y moral.
La verdadera ciencia descubre y confirma una cosa que ya existe por la creación de Dios, La biblia contiene notables
anticipaciones científicas.
1. La tierra cuelga sobre vacío. (Job.26:7)
2. Incalculable número de estrellas (Jer.33:22)
3. La redondez de la tierra. (Is.40:22)
4. Aumento de la ciencia (Dn.12:4)
5. Conquista espacial (Is. 60:8)
6. El aire tiene peso (Job.28:25)
La ciencia del mal. Los ateos nos brindan 80% solo la etiqueta de la ciencia, pero en teoría es puramente suposición,
hipótesis. Suposición significa suponer, impostura, mentira. La ciencia del mal se trata de pasión y opinión de los
eruditos.
La filosofía. Terminología. En griego. Fhilos – amor. Sophia – sabiduría y verdad. Filosofía significa amor a la
sabiduría y a la verdad
1. Los griegos creían que solo un grupo selecto, los filósofos tenían la verdad.
2. Ellos decían que hay una verdad, y esa verdad se busca mediante la filosofía.
¿Qué dice la palabra inspirada de la filosofía? (Col. 2:8)
La falsa religión.
Desde el huerto de Edén Satanás engaña constantemente a la humanidad mediante sus instrumentos, les hace creer la
mentira como si fuera verdad, la tradición, la idea y el argumento mediante impostores y religiosos como si fuera la
palabra de Dios. Los falsos maestros toman un texto aislado del contexto, interpretan según su capricho y según sus
propias ideas para su propia conveniencia (2Tm.4:2-4; 2Cor.14:13-15).
1. Los instrumentos del enemigo presentan una postura tan parecida a la verdad para engañar a los cristianos.
2. En toda falsa religión, los líderes religiosos tratan de apartar a los cristianos de la ley de Dios, del verdadero
evangelio, de la verdadera redención del hombre y del amor al prójimo.
3. La falsa religión ofrece al hombre ceremonias con música sensual del mundo, ofrece a la redención por otros
medios, por obras, por sacrificios, por santidad espuria, por pertenecer a una denominación, y ofrece un
mensaje de sentimentalismo y el legalismo.

¿Qué significa la religión?


La religión deriva de la voz latina RELIGIO proviene del verbo RELIGARE que significa, ligar intensamente. En este
contexto, propone la idea de intensidad. La verdadera religión es el relacionamiento de fe intenso y extenso del hombre
con Dios.
¿Cuántas clases de religiones existen?
Existen dos clases de religiones
1. La religión natural, que es intensamente humana, cuya fe es producida por instinto o por la experiencia (Rm.2:14-15)
2. La religión revelada es intensamente divina, transmitido por comunicación divina (Rm.1:19,20)
3. En la religión revelada, la verdadera fe proviene la Palabra (Rm.10:17)
Según las pruebas bíblicas el hombre es un ser eminentemente religioso.
La verdadera religión revelada
1. La esencia de la verdadera religión es el amor de Dios.
2. El amor de Dios es el fundamento de la verdadera religión que enseña la biblia.
3. El amor de Dios en el corazón es la única fuente de amor al prójimo.
4. La verdadera religión pone al hombre en armonía con Dios y con su ley, y en el verdadero servicio y obediencia por
amor. (Josué 24:14)
5. La verdadera religión nos enseña el dominio de sí mismo, la serenidad y la templanza o continencia (2Tm.1:7)
6. La religión ennoblece el carácter, purifica el corazón y santifica el juicio (pensamiento), hace al hombre participante
de la pureza del cielo y nos provee una fuente inagotable de felicidad
7. La verdadera religión se constituye cuando elegimos a Cristo como nuestro Salvador, y cuando él mora en el
corazón, entonces nace el verdadero servicio a Dios y al prójimo (Stg.1:26,27)
8. Pero los hijos de Dios guiados por el Espíritu Santo están firmes en el camino verdadero y podrán desenmascarar
y desechar al engañador.
9. Los hijos de Dios son consecuentes en la comunión con Dios (Jn.15:1-6)

7
Ley y Evangelio
10. Son consecuentes en la congregación (Heb.19:25)
11. En la comunión con Cristo tenemos la mente y el amor de él.
12. Son fieles guardadores de los mandamientos de la ley de Dios. (1Jn.5:1-3)
13. A los fieles hijos de Dios el maligno no los toca (1Jn. 5:18)
14. De nada valdría dedicarse al servicio a Dios meramente por la esperanza del galardón, por el temor del castigo o
por evitarse algún problema.
CONCLUSIÓN: existen dos clases de religiones en el mundo la de Caín y la de Abel. Caín escogió su propia religión
y Abel escogió la religión de Dios, la fe y la obediencia a Dios. Caín y Abel representan dos clases de personas que
existen en el mundo hasta el fin del tiempo con dos clases de religiones, la verdadera y la falsa.

EL PECADO Y SUS ASPECTOS


Lección N° 3
El estudio del pecado en diferentes aspectos. Es sumamente necesario. Cuando lleguemos a un conocimiento cabal del
pecado, hemos descubierto una enfermedad mortal del alma. Esto es así ya que el conocimiento del pecado permite que
busquemos al Salvador.
El escaso conocimiento del pecado está llevando a muchos cristianos por el camino de muerte en el lago del fuego. El
pecado como un principio y como una realidad debe ser conocido y comprendido en diferentes aspectos. La palabra de
Dios es explícita en cuanto a los aspectos del pecado que son los siguientes:
EL PRIMER ASPECTO DEL PECADO
El primer aspecto del pecado es la realidad de la culpa. Si una persona quebranta la ley en ámbito civil, corre el riesgo
de castigo si es detenido. Esto es culpa. Los que pecamos contra la ley de Dios somos culpables, merecemos castigo y
condenación de la muerte segunda. La culpa es algo que está fuera de nosotros, tiene que ver con la relación con la ley.
1. En griego- anomia, desorden el sentido de rechazo a la voluntad de Dios expresada en su ley.
2. El pecado es infracción a la ley de Dios (1Jn.3:4)
3. Es saber hacer lo bueno y no hacer (Stg. 4:17)
4. Adán infringió la ley de Dios (Is.43:27)
EL SEGUNDO ASPECTO DEL PECADO
En el segundo aspecto, el pecado está en el corazón del hombre, y esto es corrupción. La corrupción es algo que tiene que ver con
lo que está dentro de nosotros--nuestras naturalezas corrompidas.
1. El pecado no quedó solo como infracción, sino que entró en sus entrañas del hombre Sal.109:18
2. El pecado contaminó al hombre (Pr.20:9).
3. El pecado está sellado en el corazón (Jer.2:22; 17:1).
Después de pecar Adán engendró hijos infectados por el pecado, es decir toda la raza humana nacen con una naturaleza
corrupta y con una tendencia inherente a la desobediencia a la ley de Dios. No somos pecadores porque pecamos,
pecamos porque somos pecadores
Consecuencias del pecado
1. El hombre se dividió con (Dios Is.59:2)
2. El hombre se ha hecho enemigo de (Dios Rm.8:7)
3. El hombre murió espiritualmente o sea perdió justicia y la vida eterna (Lc.9:60)
4. El pecado debilitó las cualidades del hombre (2Sm.3:39; Rm.8:26)
5. El hombre tiene una enfermedad mortal (Is.1:5,6)
6. El pecado encarceló al hombre (Sal.79:11)
7. El pecado contamina nuestras buenas obras (Is.64:6)
8. El pecado germina sus frutos pecaminosos en el corazón (Mt.5:21,22,27,28)
9. El hombre se envejece y se vuelve ciego (Gn.27:1)
10. El hombre muere físicamente (Hab.2:5)
EL TERCER ASPECTO DEL PECADO EN EL HOMBRE SIN DIOS
¿Cómo llega a ser pecador el hombre?
Por herencia Sal. 51:5. El pecado original o hereditario en el corazón del hombre es la raíz y la fuerza principal de todos
los pecados manifestados en dos aspectos:
1. Actos internos, no manifestada en hechos externos.
2. Actos externos, manifestada en obras o en hechos externos.
ACTOS INTERNOS. Son todos los actos del pecado manifestado solamente en el interior del corazón del hombre, sin
expresar en hechos, transgrede la espiritualidad de la ley de Dios. El pecado tiene centro de operación en el corazón

8
Ley y Evangelio
donde produce abundantes y variedades de frutos pecaminosos sin control. El pecado es la raíz de todos los males que
existe en el corazón.
1. La malicia Gn. 6:5. 5. Malos pensamientos Sal.56:5. 9. Odio Gn.27:41.
2. Envidia Pr.14:30 6. Enojo Gn.30:2. 10. Rencor Lv.19:18.
3. Orgullo Pr.21:4 7. Perversidad Jer.17:9. 11. Duda Mt.14:31.
4. Avaricia Rm.7:7 8. Codicia Det.5:21. 12. Malos deseos Mt.15:19.
Cuando la dimensión del pecado interno es desconocida por los incrédulos y por los creyentes, también la salvación por
la gracia automáticamente es rebajada. Ante los ojos de un Dios Santo, todos somos pecadores en nuestro estado, antes
que hagamos un solo acto insignificante del pecado. Si el pecado solo fuere los actos, los bebes, los moralistas, los
perfeccionistas, y los legalistas religiosos no serían pecadores; ya que ellos no hacen actos malos del pecado, no
transgreden abiertamente la ley de Dios. Pero según las Sagradas Escrituras no hay en todos los seres humanos ni
siquiera un justo sin pecado.
¿Qué dice las Escrituras acerca del pecado del hombre?
1. El pecado es la raíz de todos los males que existen en el corazón (1Jn.1:8)
2. El pecado es activo y fluye como el agua en el corazón del hombre (Jer.6:7; Job.15:14-16).
3. El corazón del hombre es perverso (Jer.17:9)
4. Todos los pecados en el corazón, aunque no se expresan en hechos infringen a la espiritualidad de ley de Dios
(Rm.7:14)
5. Dios ve los pecados en el corazón del hombre (Gn.6:5).
6. No hay justo ni a un uno (Rm.3:9-10)
7. No hay hombre que no peque (Ecl.7:20)
En este estado no podemos ganar la salvación con nuestras obras. Si reuniéramos todas nuestras buenas obras y la
santidad, y presentaríamos a Dios como un mérito para nuestra salvación, la proposición sería rechazada como una
traición a Cristo y rechazo a sus obras perfectas.
ACTOS EXTERNOS Jn.8:34. El pecado original se manifiesta en todas las obras que impulsan desde el interior del
corazón con todas sus fuerzas. Por consiguiente la palabra “hacer” significa que el hombre se entrega completamente al
pecado, con todo su cuerpo, alma y espíritu para complacer sus deseos de la carne que son los siguientes:
1. El engaño. 6. 6. Las peleas. 11. La ira.
2. El fraude. 7. El feminicidio. 12. Los celos.
3. La corrupción. 8. La violencia. 13. La hechicería.
4. La injusticia. 9. La inmoralidad. 14. El alcoholismo, etc.
5. Los pleitos. 10. La degradación.
En el hombre sin Dios y en los creyentes nominales, el pecado tiene dominio por completo. Primero el pecado germina
sus frutos en el corazón, luego se manifiesta en actos pecaminosos. La razón por la cual el Señor Jesús dijo
categóricamente. “Porque de dentro del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las
fornicaciones, los homicidios…” Mr.7:21-23. Y el apóstol Pablo dice que son los frutos de la carne (Gal.5:19,21)
1. El hombre que hace pecado es siervo del pecado, (Jn.8:34)
2. El hombre que hace obras de la carne obedece al pecado (Rm.6:12, 16, 20).
3. El pecador está sujeto al pecado y está incapacitada para hacer la voluntad de Dios (Rm.8:7)
4. El hombre carnal es enemigo de la ley de Dios (Zac.12:7)
Los frutos del pecado crecen en el hombre sin Dios a medida que crece una nación. El pecado original en la naturaleza
del hombre es la causa principal de todos los problemas: moral, social, hogar y salud. El incrédulo y el creyente sin Dios
es pecador por naturaleza, por actos internos del corazón y por actos externos.
Ningún creyente se engaña así mismo creyendo que está viviendo en santidad mientras desconoce y transgrede
premeditadamente basta un mandamiento de la ley de Dios (Stg.2:10,11).
¿Qué es el medio específico para conocer el pecado?
“El pecado es transgresión de la ley”. La ley es detectora del pecado (Rm.3:20; 7:7). La ley cumple su función didáctica
con el pecado. La ley nos revela exactamente los defectos de nuestro carácter y el pecado en todos sus aspectos, los
actos invisibles y los actos visibles.
1. La ley es instrumento del Espíritu Santo, con la cual, él nos convence del pecado (Jn.16:8).
2. Produce el arrepentimiento (2Cor.7:10).
3. La ley nos lleva al Salvador (Rm.10:4).
4. Nos reconcilia con Dos (Rm.5:9,10)

CONCLUSIÓN- El conocimiento verdadero del pecado, la convicción de los frutos internos y externos del pecado por
el Espíritu Santo permite que el pecador tenga la necesidad de arrepentirse y buscar al Salvador.

9
Ley y Evangelio

SALVACIÓN SOLO POR GRACIA


Lección N° 4
Salvación no es por la obra del hombre.
Si bien es cierto nadie se salva con sus propias obras, con su propia santidad, por pertenecer a una denominación, por
ser vegetariano o por ser moral; tampoco con penitencias, con sacrificio de animales (Sal.49:7,8). Las obras jamás van
a salvarnos, sino la soberana gracia del Señor Jesucristo se contará en nuestro favor (Ef.2:8-9).
La salvación objetiva del creyente, se obtiene solo por fe en la gracia de Dios. Donde el pecado abundó, sobreabundó la
gracia de Dios (Rm.5:20,21; Jn.6:47)
¿Qué es la gracia?
1. Es la misericordia y el amor incondicional de Dios (Jer.31:3)
2. Es un favor inmerecido para alguien que no merece (2Sm.9:1-8)
¿Quiénes merecen la gracia y quienes no lo merecen?
1. La gracia es para el pecador potencial (1Cor.6:9-10; Ezq.33:11)
2. La gracia es para el pecador pasivo. (1Jn.1:8)
3. La gracia es para el pecador indigno (Sal.51:3-7)
4. La gracia es para el enfermo de pecado (Jer.30:17; Lc.17:12-17)
5. La gracia es para el que cree que es un miserable (Rm.7:23-25)
6. La gracia es para el pecador creyente y penitente (Pr.28:13)
7. La gracia es para los que creen como pecadores, aunque no hacen pecados (Rm.3:9,10)
8. La gracia es para los que busquen al Señor y se arrepienten. (Is.56:6,7)
9. La gracia es para los humildes (Stg.4:6)
El regalo de salvación del creyente por la gracia no será de utilidad para los que se consideran en sí mismos justos, sin
pecado, santo, buenos y creen salvarse con sus propias obras, y celebrando las tres fiestas anuales de la ley de Moises.
La gracia es para los que creen que son pecadores, imperfectos, para los que creen que tienen pecado aunque no
pequen.
¿Qué es el regalo de salvación en la gracia?
El regalo de salvación del creyente en la gracia es la perfecta justicia de Cristo. La gracia de Dios nos proporciona una
justicia mediante la cual nos acredita justificación, salvación y vida eterna solo por fe en Jesucristo (Rm.5:17,21)
1. Solo la perfecta justicia activa y pasiva de Cristo es suficiente para nuestra salvación y esto es un don de Dios que se
nos acredita por medio de la fe
2. En virtud de los méritos de Cristo, el Padre nos acepta y asegura nuestra salvación en su trono de gracia.
3. La salvación incluye el perdón de nuestros pecados (Ef.1:7)
4. La salvación incluye la reconciliación con Dios (Rm.5:10,11; Ef.2:16)
5. La salvación incluye la expiación (Lv.16:18-20; Heb.2:17)
¿Cuáles son las características de la gracia?
Rm.11:6. Muchos cristianos viven sin percatarse de las características de la gracia, el resultado de ello es: el legalismo,
el fanatismo, el antinomianismo y el libertinaje. Las tres características de la gracia de Dios es la verdad más valiosa
que debemos conocer y aceptar:
a) La gracia es eterna
b) La gracia es misericordia y el amor de Dios
c) La gracia es soberana
1. Es eterna porque existen en el corazón de Dios (Jn.3:16)
2. Es misericordia porque en el A.T. y en el N.T. nadie jamás ha adquirido la salvación con sus innumerables buenas
obras y con su santidad, sino por su misericordia nos salvó (Tito.3:5; Exd.34:6,7)
3. Es soberano porque solo Dios ejerce desde el principio y lo otorga la salvación por gracia al que tiene la facultad de
aceptar o elegir al salvador como su justicia (Jer.23:6)
¿Cómo se recibe la salvación y donde está nuestro Salvador?
Rm.8:1; Jn.6:47. La salvación de la condenación de la ley y de la ira de Dios, no se obtiene por fe y por obras, sino por
medio de la fe en la gracia. Si fuese la salvación por nuestras obras, conducta y logros, el Creador estaría obligado a
salvarnos. Esta es la posición del católico, del legalismo y del paganismo. Solo por gracia Dios concede salvación al
pecador creyente y penitente.
1. Solo por medio de la fe podemos recibir la salvación y permanecer en ella de la misma manera (Col.2:6-8).
2. La verdadera fe mira al tercer cielo donde está nuestro Salvador (Is.45:22).
3. El Salvador y sus obras del evangelio se encuentra en el santuario celestial (Heb. 9:24).
4. El que se dirige por la fe al trono de Dios hallará la gracia (Heb. 4:16; Col. 3:1-3).

10
Ley y Evangelio
5. Los redimidos son los hijos de Dios por adopción (Gal. 4:4-6; Ef. 1:5; Dt. 14:1,2).
6. Los hijos guardan los mandamientos de su Padre (Pr.7:1-3; Fil.1:11; 1Jn. 3:10, 14,15).
Una obra universal.
La salvación por gracia es una obra universal e irrepetible, hecha solo por Cristo, por toda la humanidad desde el pesebre
hasta la cruz. Él mismo pagó el precio de rescate llevando su maldición con su propio cuerpo en el madero y ha quitado
la maldición de todos los que creen en él como su Salvador, como su Sustituto, como su Justicia, como su Garante y
como su Señor (1Tm.2:6). Dios rechazó y castigó nuestra naturaleza pecaminosa en su propio cuerpo inmaculado,
enterró en una tumba fría, resucitó con un cuerpo glorificado (Mr.15:46; 16:9-15; Rm.4:25).
Jn. 6:37. Dios en su trono recibe a los que se acercan solo por fe, pero como pecaminosos, impotentes y necesitados. Él
está esperándonos para vendar nuestras heridas y limpiarnos de toda impureza, para cambiarnos los vestidos sucios y
corrompidos por el pecado por las vestiduras blancas de justicia (Zac.3:2-5; Is. 54:14).
De esta manera nos prepara el mismo Dios para la salvación o justificación por el creyente en el juicio de la iglesia.
(Ecl.12:13,14; 1Pd.4:17,18; Rm.2:13; 1Cro.6:23)
Santificados para buenas obras
Efesios.2:8,9 son bien conocidos por la mayoría de los cristianos, pero el versículo 10 es poco conocido. Este versículo
nos enseña las buenas obras en el esquema de la teología cristiana. Los que son salvos por la fe en la gracia son apartados
o santificados para buenas obras (2Tm.2:21).
La santificación es esencialmente morir al viejo hombre y la creación del nuevo (2Cor.5:17). Santificación crea una
nueva naturaleza en el hombre, un nuevo corazón, una nueva inclinación y un nuevo carácter. La salvación es la obra
de Cristo fuera del hombre, es sustitutiva, él vivió y murió en lugar nuestro. La santificación es la obra del Espíritu Santo
dentro del hombre y produce o genera las buenas obras.
¿Qué obras esencialmente debemos hacer?
1. Poner por obra los mandamientos de Dios. (Det.4:13)
2. Los mandamientos se guarda por amor a Dios y por amor al prójimo (Mt.22:34-40)
3. La obra por amor es visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones (Stg.1:27)
4. Ser justos con los jornaleros (Stg.5:4)
5. La obra es amar a nuestros enemigos y a nuestros prójimos (Lc.6:27-38)
Dios acepta las buenas obras hechas por amor de un corazón purificado y santificado. La razón por la cual, el Señor nos
dice “el buen árbol se conoce por sus frutos” (Mt.7:15-20)

CONCLUSIÓN: Ef.2:8. La salvación fue y es solo por fe en la gracia de Cristo, pero la fe se manifiesta en obras, la fe
sin obra es muerta. Una cosa muerta no puede producir frutos. Pero donde hay fe viva las buenas obras se manifiestan
espontáneamente (Gal.5:6; Stg.2:22).

REINO DE GRACIA
Lección N°5
¿Qué es el reino de la gracia?
Es el territorio o estado sujeto a un Rey. ¿Qué es el Rey?
(Sal.10:16). El Rey es soberano de un reino, investido de la autoridad suprema. Las Escrituras presentan a Dios como
rey eterno que ejerce su infinito poder y autoridad para gobernar a sus súbditos con su santa ley. El reino de Dios es
eterno en el reino de la gracia Dios reina, los que están bajo su autoridad respetan y cumplen su voluntad expresada en
su ley (Sal.40:8).
En el paraíso Adán vivió en el reino de Dios obedeciendo sus mandamientos por amor. El gobierno de Dios desde el
principio es una teocracia. Por el pecado, el hombre se apartó voluntariamente de Dios y se puso bajo el imperio del
diablo. Ahora Satanás usurpó el reino de Dios en la tierra y llegó a poseer todas las riquezas y la gloria de ella.
1. Después del reino de Babel y de Egipto, Dios levantó un pueblo escogido, un reino de sacerdotes (Exd. 19:4).
2. En el reino, el mismo Señor es el Juez, Legislador, Rey y Salvador. (Is. 33:22; 44:6).
En el reino, los siervos de Dios son administradores de su ley, a este sistema de gobierno se llama la teocracia.
El reino ofrecido y rechazado
Desde su nacimiento Jesús es presentado como Rey (Mt. 2:1-6). Juan el bautista y él mismo anunciaron a los judíos la
presencia del reino de los cielos. Jesús como Rey se presentó en Jerusalén (Lc.19:37-40). Su propio pueblo rechazó al
Rey y Salvador (Jn. 1;11; 18:37).
El Salvador nos demanda arrepentimiento y fe en el evangelio (Mt. 3:2; 4:17; 12:28; Mr. 1:15). Debemos aceptar a
Cristo no solo como nuestro Salvador sino como nuestro Rey. Debemos aceptar su gobierno, en esta posición el Salvador
nos ha librado del reino de las tinieblas, de un sistema de operación de iniquidad y nos ha trasladado al reino de su
justicia (Gal.1:13). En el reino de la gracia hay una constitución legal (Ley) y una operación real de sus súbditos. Los

11
Ley y Evangelio
hijos de Dios actúan y viven dentro del gobierno de Dios, son edificados, capacitados, santificados y afirmados en la
verdad de la ley y del evangelio.
La parábola del reino
Esta parábola ilustra la mezcla de cizaña con el trigo en el reino de Dios (Mt. 13:24 – 30, 36-43). Las ovejas y los
cabritos (Mt.25:31-34). Ellos son los que obedecen todos los mandamientos del Rey y los que obedecen parcialmente.
En el día del juicio serán clasificados los malos y los buenos, unos para la vida eterna y otros para la muerte eterna en
el lago del fuego en el juicio final.
¿Nuestro testimonio por qué no es el evangelio?
La fe es buena, vivir en santidad guardando la ley de Dios es buena, obras de servicio al prójimo es buena, pero ningunas
de ellas son perfectas mientras tenemos una naturaleza pecaminosa.
Nada de lo que hace el creyente por más buena que sea puede calificarse como el evangelio. Solo cuando se trata de
Jesucristo y de su testimonio perfecto, se puede decir el mensaje del evangelio de salvación. La plenitud de salvación
está en la vida sin pecado, santa y justa de nuestro Salvador.
Los que conocen poco o nada los verdaderos evangelios exaltan su propio yo, predican sus propios testimonios. Así, de
esta manera se vanaglorian y exaltan su orgullo. Razón por la cual Dios no recibe el testimonio del hombre (Jn.5:34;
2Cor.4:5; Jer.9:23,24).
¿Qué obra trascendental hará Dios en su reino con los que son salvos por su gracia?
1. Nos concede la promesa del Espíritu (Gal.3:14).
2. Nos hace libres del pecado (Jn.8:31,32,36)
3. Nos hace siervos de su justicia (Rm.6.18)
4. Nos limpia de toda maldad (Jn.1:9)
5. Nos sana las heridas causado por el pecado (Jer.30:17)
6. Sella la ley en nuestros corazones por medio del Espíritu (Ezq.36:25:27)
7. Nos santifica cuerpo alma y espíritu (1Ts.5:23)
La salvación por fe en la gracia no nos da licencia para vivir en pecado, en negligencia y en tibieza, tampoco nos da
licencia para adorar a Dios según nuestra voluntad. La verdadera fe que proviene de lo alto hace que neguemos nuestra
propia voluntad – nuestros propios intereses que obstruyen el servicio a Dios y hacer su voluntad. Donde hay fe viva se
deja todo pecado, y se vive en la verdadera santidad guardando el mandamiento de Dios (Ap.14:12)
¿En el reino de Dios cómo se caracteriza la verdadera santidad en la vida del creyente?
En el reino de Dios mediante la santificación del Espíritu Santo, el creyente llega a ser idónea para el cielo (2Cor.7:1).
La vida del cristiano santificado se caracteriza de la siguiente manera:
1. Por el espíritu de mansedumbre (Mt.5:5)
2. Por el espíritu de humildad (Is.66:2; Sof.3:12)
3. Por amor a su prójimo y a sus enemigos (Lv.19:18; Mt.5:44-48; 1Jn.3:14,15)
4. Por apartarse del pecado (1Tes.4:3)
5. Por vivir una vida ejemplar de buenas obras e irreprensible (Tito.2:7,8; Sal.10:9)
6. Por vivir una vida disciplinada y por vivir la vida de Cristo (1Pd.1:15; 2:21)
7. Por tener la mente de Cristo (1Cor.2:16)
8. Por guardar los mandamientos de Dios (Nun.15:40;16:3: Ap.14:12)
9. Por ser celoso de buenas obras (Tito.2:14)
Los que creen ser salvos, pero desconocen la regla de la santidad están completamente perdidos (1Jn.2:4-7; Mt.7:13,14)
¿De qué debemos cuidarnos en el reino de gracia?
Jn.14:6. Jesús es el camino de salvación y los mandamientos de la Ley de Dios es el camino de la obediencia y de la
santidad (Sal.119:33-35). Pero los engaños del enemigo los confunden y separan a muchos del camino que nos lleva al
cielo por el camino de perdición de la muerte eterna. Los engaños del enemigo son los siguientes:
1. Sentirse salvos y siempre salvos.
2. Creer que la salvación no se pierde por pecar.
3. La confianza propia y depositar la confianza en el yo.
4. Creer que están fuera del alcance de la tentación.
5. El espíritu de crítica y juzgador.
6. El espíritu de avaricia, olvidarse de su prójimo y de la obra de Dios.
7. El espíritu de vanagloria, exaltar y predicar su propio testimonio.
8. Las malas influencias y prácticas de los impíos.
Así que debemos cuidarnos de estos engaños del enemigo que causan fracaso y destrucción en la vida de los cristianos.
¿Cómo debemos cuidarnos? No debemos confiarnos en nosotros mismos, tampoco en el hombre, sino debemos confiar

12
Ley y Evangelio
solo en Cristo, en su justicia y en su sacrificio; debemos depender de su poder, debemos predicar y exaltar solo a él.
Entonces podemos estar seguros en la gracia, podemos crecer en la perseverancia, en la fe y en buenas obras; todo
depende de nuestra unión con Cristo (Jn.15:4).
El Señor Jesús después de salvarnos nos coloca en su reino, en armonía con Dios y con su Ley. No nos deja solos, sino
nos da su Espíritu para guardar su santa Ley (Ezq. 36:27; 1Jn.5:2,7)
¿En qué consiste la salvación subjetiva en el reino de Dios?
La salvación subjetiva es el resultado de la salvación objetiva, y esta se efectúa en el corazón del creyente por el Espíritu
Santo. Entonces ¿en qué consiste esta salvación en el reino de Dios?
1. Consiste en limpieza de los frutos del pecado (Rm.7:21-23; Is.1:18; 1Jn.1:9)
2. Consiste en rescate del poder del pecado (Rn.6:12,13)
3. Consiste en rescate de las obras de la carne (Gal.5:19-21)
4. Consiste en vivir la verdadera santidad (Lv.20:7,8; Heb.12:14)
Los que han logrado la salvación objetiva del creyente comienza relativamente en la salvación subjetiva. Esta es la
preparación para entrar en la salvación por el creyente en el juicio de la iglesia (1Pd.4:17,18; Rm.2:13).
Los que son aspirantes para la tercera fase de la salvación no son negligentes, tampoco son legalistas, sino diligentes
y humildes, se apartan de toda especie del pecado, pues el Espíritu Santo obra dentro de nosotros, nos da vida, nos da
poder para vivir una vida santa guardando todos los mandamientos de Dios. Esta es hacer la voluntad de Dios y tener
los buenos frutos (Mt. 7:16-23).
El Salvador dijo: “Los que hicieron el bien, saldrán a la resurrección de Vida y los que hicieron el mal, a la resurrección
de condenación”. (Jn.5:29)
Ninguno de los mandamientos es abolido de los diez. Pero desde el principio, el engaño de Satanás es invalidar y rechazar
la ley de Dios. Rechazar basta un mandamiento de la ley equivale invalidar toda la ley y dejar sin efecto la autoridad de
Dios. Por lo tanto, se hace culpable de toda la ley (Stg.2:10).
Pecado es infracción a la ley. Aun que creen o perseveren en la iglesia, el infractor de la ley de Dios o sea el pecador en
actos no entraran en el reino de los cielos.
Por aceptar y depender de nuestro Salvador, el Espíritu Santo nos provee poder para guardar todos los mandamientos
de Dios (1Cor.7:19). En su ley, Dios nos ha dado una perfecta norma de vida para vivir en orden, en disciplina y en
santidad. La ley nos enseña renunciar toda impiedad y los deseos carnales (Pr.3:1-3; 1Pd.3:11,12).
CONCLUSIÓN. La salvación por fe en la gracia no invalida la ley de Dios sino confirma su vigencia perpetua y nos
capacita por medio de su Espíritu para guardar. Los que viven bajo la gracia se deleitan en la ley de Dios según el
hombre interior (Rm.3:22) y “tiene mucha paz y no hay para ellos tropiezo” (Sal. 119:169).

LA VOLUNTAD Y LA PREDESTINACIÓN
Lección N°6
¿Qué orden del Señor debemos de obedecer y por qué?
Is. 55:6,7; Mt. 6:33. La orden es que busquemos a Dios todos los días. Sin Dios no podemos hacer su voluntad porque
somos moralmente débiles, esclavos del pecado, del egoísmo, de amor propio, de la duda y de los hábitos pecaminosos.
Si confiamos en nosotros mismos, nuestra promesa y nuestra esperanza son frágiles como tela de araña (Job 8:14).
No podemos gobernar nuestros pensamientos, deseos, impulsos y afectos. Pero podemos buscar continuamente a Dios,
podemos elegir servirle y entregar nuestra voluntad (Pr.23:26). Dios no puede hacer esto por nosotros, porque contra
nuestra voluntad, la libertad de elección.
¿Cuál es la acción correcta e incorrecta de la voluntad?
En el hombre existe la acción de la voluntad y depende de él elegir correctamente o incorrectamente. La acción correcta
es aceptar y buscar a Dios (Is.55:6), la incorrecta es rechazar a Dios y buscar la salvación con sus propias obras. Dios nos
pide, nos llama, nos invita (Mt.11:28; Ap.3:20). Aceptar o rechazar su llamado es depende del hombre. Debemos
aprender cómo usar correctamente nuestra la voluntad, o como usar nuestro esfuerzo humano en relación con el poder
divino, es entonces el punto central de la salvación por la fe.
¿Qué es la voluntad?
La voluntad es poder que gobierna el corazón del hombre: poder de decidir o de elegir. La voluntad es nuestra facultad
de elección, de decidir o elegir, y la fuerza de voluntad es la capacidad de poner en práctica nuestras decisiones. Dios le
dio a toda la humanidad el poder de elegir; a ellos les toca ejercerlos. Podemos entregarle nuestra voluntad, es decir
nuestra facultad de elección.
“Lo que necesitamos comprender es la verdadera fuerza de la voluntad. Este es el poder que gobierna en la naturaleza del
hombre; el poder de decidir o de elegir. Todas las cosas dependen de la correcta acción de la voluntad. Dios ha dado a los
hombres el poder de elegir; depende de ellos ejercerlo.

13
Ley y Evangelio
No podemos cambiar nuestro corazón tampoco podemos hacer la voluntad de Dios, pero podemos elegir servirle, podemos
darle nuestra voluntad para que él obre en nosotros, tanto el querer como el hacer, según su voluntad. De ese modo nuestra
naturaleza entera estará bajo el dominio del Espíritu de Cristo” (2Tm.2:14; Fil. 1:6) CC.47.
La voluntad y el poder de la voluntad no son los mismos. Son dos cosas diferentes
1. La voluntad es la capacidad de elegir y hacer decisiones:
2. El poder de la voluntad es la capacidad de hacer aquel que hemos decidido.
En la vida debemos elegir a quien servir y amar. Dios nos invita a entregárselo nuestra voluntad (Pr.23:26).
¿La voluntad esclava del hombre como llega a ser libre?
Jer.13:23. El hombre es siempre libre de hacer lo que quiera: por eso que es responsable por todo lo que hace. Pero no
tiene poder y libertad de hacer lo que debe. El hombre es esclavo del pecado no puede amar a Dios con todo su corazón,
alma y mente, no puede obedecer a Dios antes qué a los hombres, no puede cambiar su carácter a la semejanza de Cristo,
no puede limpiar su corazón. No, el hombre está atado, prisionero por sus pecados, seguirá siempre atado con las cadenas
de su propio pecado; mientras Cristo no rompe las cadenas del pecado y libera al prisionero.
El pecador esclavo lo único que puede hacer para obtener su salvación y su libertad de la prisión del pecado, es oír la
palabra y creer en Cristo que es su Salvador (Mr.9:23;Lc.7:50;4:18;2Cor.3:17;Jn.6:64)
¿Qué es libre albedrio?
Es el poder de la voluntad humana, por medio del cual el hombre decide aceptar o rechazar a Cristo como su Salvador y
Señor. La voluntad del hombre es debilitada por el pecado, por sus propios esfuerzos puede hacer las obras, pero obras
imperfectas que nunca puede llenar las medias requeridas de la ley de Dios para recibir la salvación. Lo único que puede
hacer el hombre es aceptar o rechazar la salvación ofrecida por la gracia soberana de Dios, sin ningún mérito humano.
La decisión está en el hombre. A menos que nos entreguemos nuestra voluntad a Dios, seremos dominados por el poder
del pecado y por el maligno. La única condición para lograr la libertad del poder del pecado es entregar nuestra voluntad
a Dios para hacer su voluntad (Jn.8:30-36; Rm.8:2-4).
Debemos mantenernos comunión con Cristo por la fe y sumisión continua a él. En esta posición Dios cobrará en nosotros
el querer y hacer conforme su voluntad (Fil.2:13).
¿Dios puede escoger y salvar al hombre antes que escoge el camino de vida?
Is.55:3. “Inclina vuestro oído, venid a mi (invitación); y vivirá vuestra alma (salvación); y haré con vosotros pacto eterno
(es transferida la ley de Dios en el corazón por el Espíritu Santo)” (Heb.10.15-17).
Dios no salva al hombre violentando su voluntad, sino que pone en su delante la vida y la muerte, la bendición y la
maldición; escoger la vida o la muerte está en la voluntad del hombre (Det.30:15,19; Jer.33:11). Dios como cual mercader
nos ofrece las riquezas de su gracia. Comprarlo o rechazarlo es depende de la voluntad del hombre. Aceptar o rechazar
su llamado está en la voluntad nuestra (Ap.3:18)
La justicia y el sacrificio de Jesús son completos e infinitos, que satisfizo las demandas de la ley de Dios por todo el
mundo, pero sus beneficios son solo para aquellos quienes, al oír el evangelio, es responsable de aceptarlo o no. Dios
invita a todos a creer, pero se salva solo aquellos que creen (Lc.8:50)
¿Cuáles son los cinco eslabones de la salvación?
2Tm.1:7-9. Las cadenas de la salvación que el Apóstol Pablo menciona remonta a la eternidad pasada y se proyecta hacia
el futuro. La mención de cada eslabón de esta cadena de la salvación presenta una obra divina, pero la voluntad del hombre
no queda excluida. A continuación, veamos cinco eslabones de esta cadena de la salvación.
1. Pre conocimiento. Rm.8:29. “…a los que antemano conoció”. Significa, Dios en su soberana voluntad conoció a
ciertas personas creyentes e incrédulos antes que existen, a los creyentes reconociéndolo como sus hijos escogidos para
la vida eterna (Jer.1:5;2Tm.2:19). Dios no ejerce su soberanía para obligar a creer y convertirlo contra la voluntad del
hombre; pero Satanás si lo hace constantemente.
Antes que el mundo fuese creado y antes que nace el hombre Dios conoció quienes iban a creer en el Salvador (Jn.6:64),
“… Y creyeron solo los que estaban ordenados para la vida eterna” (Hech.13:48). Los que creen, los que responden su
llamado y ejercen correctamente su voluntad de entregar a la voluntad de Dios son pocos. Dios apela a nuestra voluntad
y dice: dame “hijo mío tu corazón” (Pr.23:26; Is.1:18-20) “si quieres” … (Voluntad).
No dice que podemos escoger hacer lo recto. No se trata de hacer obras, sino a quien elegir a servirle. Nos pide entregar
nuestra voluntad, es decir nuestra facultad de elección. Al unirse con la voluntad de Dios nuestra voluntad se hace eficiente
para hacer su voluntad guardando sus mandamientos por amor (Sal.40:8)
La doctrina de la elección tiene el significado muy importante en la biblia porque se refiere típicamente a la redención
personal y global del pueblo de Dios. En sentido teológico es una expresión concreta, la salvación por la gracia soberana
e inmerecida de Dios.
2. Predestinación. Rm.8:29,30. Etimología, griego “Priorizó”. Significa marcar de antemano, desde la eternidad a los
creyentes. Es el acto soberano de Dios, por el cual, según su gracia y su soberana voluntad elige anticipadamente para un
propósito:
a) Es “para ser hijos adoptados por Jesucristo” (Ef.1:5).

14
Ley y Evangelio
b) Es “para que seamos para alabanza de su gloria” (Ef.2:11).
c) Es “para que seamos hechos conforme a la imagen de su Hijo” (Rm.8:29).
d) Es “para que seamos justificados y glorificados” (Rm.8:29).
Solo aquellos a quienes Dios conoció y eligió serán transformados de carácter a la semejanza de Dios es un proceso que
comienza a partir de la justificación por la fe y cuando el Espíritu de Dios engendra una nueva vida en el corazón para
hacer la voluntad de Dios guardando su santa ley. Solo los que son transformados a la semejanza del carácter de Cristo
podrán estar preparados para recibir al Salvador en su venida. Esta transformación será consumada en el glorioso regresa
de Cristo y seremos semejantes a la del glorioso cuerpo de él (Fil.3:20,21).
3. El llamamiento. Rm.8:30 “… a los que predestinó, a estos también llamó”. Dios llama a una persona esclava en el
pecado a ser libre por medio de la predicación del evangelio (1Cor.7:20-27). Llama al que está condenado a ser libre de
la condenación (Rm.8:1).
“El llamado es la atracción del pecador hacia Cristo, es una obra efectuada en el corazón por el Espíritu Santo, que
convence de pecado e invita al arrepentimiento” M.S 1.457.
El llamado por medio de la predicación del evangelio es al mundo sin excepción alguna (Rm.16:15; Ap.14:6)
a) Llama a los pecadores del mundo a ser justificados y ser santos (Mt.11:28-30; 1Tm.2:4; Jn.17:3)
b) Muchos aceptan el llamado, pero pocos son escogidos (Mt.20:16: 22:14: Is.65:9,15,22; 1Pd.2:6; Rm.9:28)
c) Los diablos por intermedio de los falsos profetas engañan a los escogidos (Mt.24:23-24)
d) La mayoría escoge el camino ancho porque es fácil servir a Dios según su propia voluntad (Mt. 7:13; Is.4:1)
e) Los que han tomado el camino ancho son fieles a la tradición y mandamientos de hombres. (Mt. 15:7,9)
f) Los pocos escogidos eligieron el camino angosto que llevan a la vida eterna. (Mt.7:14)
Las Sagradas Escrituras clasifican a los llamados en dos categorías:
a) Los llamados hijos santos que guardan los mandamientos de Dios (1Cor.1:2; Ef.1:4; 1Jn.5:1-3; 2Tm.2:9,10).
b) Los llamados hijos mentirosos, rebeldes en cuanto a la ley de Dios (1Jn.2:4; Is.30:9).
El llamamiento es para aceptar a Cristo como nuestro Salvador y Señor, ser diligentes en la obediencia a los mandamientos
de Dios y hacer firme nuestra vocación y elección.
4. Justificación. Rm.8:30. “… y a los que llamó a estos también justificó”. La justificación es depende de la convicción
del pecado y de condenación. El pecado es un hecho irreversible, Dios no puede justificar al pecador a menos que
elige a Cristo y cree en él. Dios exige al pecador el castigo y muerte, descargando su ira sobre él, lo cual significa
condenación eterna. Pero Dios para justificar al pecador cumplió toda justica y cargó su culpabilidad y lo puso sobre
su Hijo.
El Hijo de Dios se hizo solidario con el pecador. Ahora Dios justifica al pecador creyente y penitente en virtud de la
justicia de su Hijo. En el tribunal, Dios declara libre de culpa al culpable (Rm.8:1). Dios justifica solo por fe a los
llamados que aceptan su llamado.
5. Glorificación. Rm.8:30 “… a los que justificó a estos también glorificó. El creyente justificado por la justicia
imputada de Cristo tendrá un carácter gloriosamente glorificado con Él (Rm.8;17; 2Cro.3:17; Jn.15:5).
También a partir de la resurrección en la segunda venida del Señor tendremos un cuerpo resplandeciente glorificado. La
esperanza de los escogidos es la gloria futura, cuando el pecado es eliminado en el hombre, cuando este cuerpo mortal
es vestido de inmortalidad, (Fil.3:20,21;1 Cor.15:50-54)
Para entrar en el reino de gloria, primero en el reino de las gracias debemos perfeccionar nuestro dominio propio en todas
las áreas de la vida, en carácter, en lengua, en comida, en vestido, en finanzas personales.
¿Por falta de dominio propio a que está expuesto el hombre?
Pr. 25:28; Josué. 6:1-5,20. Los muros de Jericó se derrumbaron y el ejército de Israel tomó la cuidad, así cayó Jericó.
De la misma manera en que una ciudad sin muro era vulnerable ante un ejército invasor; así es la persona que carece del
dominio propio, pues queda expuesto a todo tipo de tentaciones.
Salomón no tuvo el dominio propio, se dio rienda suelta a sus pasiones e ignoró por completo la prohibición divina.
Salomón pagó el alto precio por falta de dominio propio. Sus mujeres apartaron su corazón de Dios. El apóstol Pablo
incluye la falta de dominio propio en la lista de los desenfrenados (1Tm.3:3). También exhorta auto controlarse
(Tito.2:2,5,6).
En el creyente salvo, el Espíritu Santo ayuda a ejercer el dominio propio, el control personal
(Tito. 2:11,12), ser sobrios o auto controlados (1Pd.1:13;4:7;5:8). La falta de dominio propio es uno de los pecados
respetables, por falta de dominio propio en nuestra lengua abre la puerta todo tipo de palabras ofensivas como el sarcasmo,
el chisme, la murmuración, la mentira, etc.
Los hijos de Dios con frecuencia deben controlar sus caracteres. Una persona que no controla su ira pierde la razón y
comete pecado y destruye su vida espiritual. En la biblia tenemos advertencia contra la ira (Pr. 14:14; 16:23; Stg. 1:19).
¿Qué es el dominio propio?

15
Ley y Evangelio
El dominio propio es el control de uno mismo. Quizá la mejor definición es el control de los deseos, apetitos, impulsos,
emociones y pasiones personales. Es la habilidad de evitar excesos, de permanecer dentro de límites razonables. Es la
regulación saludable de nuestros deseos y apetitos, evitando sus excesos y por consiguientes necesitamos reprimirlos. Es
saber decidir y hacer lo correcto. Es un freno en las áreas del mal. En griego el dominio propio significa fuerza interior,
y se refiere a la fuerza de carácter que le permite a uno controlar sus pasiones y deseos.
El dominio propio es necesario porque estamos en guerra con nuestros propios deseos pecaminosos (Stg.1:14; 1Pd.2:11).
El apóstol dice que los deseos batallan contra el alma y son engañosos (Ef.4:22). El peligro de estos deseos pecaminosos
es que viven dentro de nuestros propios corazones. Las tentaciones externas no serían tan peligrosas si no existiera el
deseo dentro de nosotros.
El dominio propio es una característica esencial de la persona piadosa que le ayuda a obedecer las palabras del Señor
Jesús (Lc.9:23). Es imposible ser seguidor de Cristo sin emplear correctamente en nuestras vidas la virtud del dominio
propio.
La expresión dominio propio se traduce en dos palabras distintas del idioma original.
1. La primera palabra, la que Pablo usa en su lista del fruto del Espíritu, se refiere mayormente a la moderación o
templanza en la gratificación de nuestros deseos o apetitos.
2. La segunda palabra que se traduce por dominio propio se refiere a sensatez mental o buen juicio. Se traduce por sobrio
o sensible en otras versiones. Esta palabra comunica la idea de permitir que el buen juicio controle nuestros deseos y
apetitos, nuestros pensamientos, emociones y acciones.
Podemos ver en seguida que estas dos ideas se complementan en el significado bíblico en el dominio propio. El buen
juicio nos ayuda a determinar qué debemos hacer y cómo debemos responder; la fuerza interior, la voluntad decide para
hacerlo. Tanto el buen juicio, la voluntad, el carácter son, pues, necesarios para el dominio propio dirigido por el Espíritu
de Dios.
El buen juicio es necesario para el ejercicio del dominio propio. Ayuda a la persona no solo a distinguir el bien el mal,
sino también para tomar decisión correcta. El buen juicio nos capacita para determinar los límites de la moderación en
nuestros apetitos, deseos y hábitos. El buen juicio nos ayuda a regular nuestros pensamientos y controlar nuestras
emociones.

CONCLUSIÓN: Pero el buen juicio por sí solo no es suficiente para ayudarnos a practicar el dominio propio. Sin el
dominio propio y el carácter, muchas veces ocurre que sabemos que hacer, pero no lo hacemos. Dejamos que los
sentimientos controlen nuestro juicio. A la larga, el dominio propio es el ejercicio de la fortaleza interior bajo la dirección
del buen juicio que nos permite hacer pensar y decir las cosas que agradan a Dios.

JUSTO EN CRISTO
Lección N°7
¿Cuándo se hace posible lo imposible?
Por nosotros mismos no tenemos ninguna justicia y santidad perfecta. Nuestra pecaminosidad, nuestra debilidad, nuestra
imperfección humana hace imposible que aparezcamos delante de Dios, pero se hace posible revistiéndose con la justicia
inmaculada de Cristo. (Is. 61:10)
Dios no puede justificar a los creyentes que están satisfechos en su insuficiencia propia y que creen como justos y no
como pecadores. Jesús solo puede interceder por un pueblo que cree pecador y siente la necesidad de confesar cada día.
(Rm.14:11; Sal.32:5)
¿Cuáles son los pasos para ser contado y mantenernos como justo?
1. Buscar el reino de Dios y su justicia (Mt. 6:33; Jr. 29:12,13)
2. Oir la palabra de Dios (Ecl.5:1;Rm,10:17)
3. Convicción del pecado de tres aspectos (Is.58:1)
4. El arrepentimiento genuino (Lc.13:1; 2Cor.7:9,10)
5. La confesión del pecado por medio de la oración (Sal.51:4-5; Rm.14:11,12)
6. La fe o creer en el Señor Jesucristo (Hech.16:30,31)
Sobre esta predisposición el pecador es contado por justo solo por fe. El Padre nos acepta como justo en su amado Hijo,
porque él es justo y perfecto por nosotros los pecadores. La justicia de Jesús es lo que hace el pecador creyente sea
aceptado ante el Padre en Cristo como justo. (Rm.4:5). Justificación por fe es continuo
¿Cómo podemos obtener justicia para ser justificados ante Dios?
Stg.1:6. Mediante la fe podemos demandar la justicia del Hijo de Dios como plenamente suficiente. Entonces, el Padre
coloca la obediencia de su Hijo en nuestra cuenta; la ley queda satisfecha y nosotros justificados y hechos hijos de Dios.
1. La única forma que podemos obtener la justicia de Cristo es mediante la fe (Rm.9:30-32)
2. La justicia de Cristo es un don gratuito para el pecador que desea ser justificado ante Dios (Rm.5:18)
¿Qué es la justificación por fe?
1. La justificación es el acto legal y jurídico, donde el juez supremo emite el fallo final atribuyendo la perfecta justicia

16
Ley y Evangelio
de su Hijo al pecador creyente y contrito, la declara justo, libre de culpa y salvo.
2. La justificación es la obra de Dios de echar al polvo la gloria del hombre y hacer por él lo que no está en su poder
de hacer por sí mismo.
3. Cuando los hombres ven su propia incapacidad están preparados para ser vestidos de la justicia de Cristo” (Is. 54:14)
D.T.G.267.
El lugar donde el Juez supremo del universo declara justo al pecador creyente y arrepentido, es en el trono de la gracia
(Heb.4:16)
¿Cuánto abarca la justificación por fe?
La justificación abarca mucho más que el perdón de los pecados y es la eliminación de la culpa. En el acto de la
justificación, Dios declara justo al impío y coloca en la posición del hombre justo revestido con su manto de justicia
(Ef.2:5,6; Is.58:14)
Justo en Cristo. Los hombres pecaminosos pueden llegar a ser justos únicamente al tener fe en Cristo. El pecador es
justo, santo y perfecto por aceptar a Cristo y su justicia de salvación.
1. Rm.5:19… “por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos”
2. 1Cor.1:2… santificados en Cristo Jesús, llamados santos
3. Col.1:28… perfecto en Cristo Jesús

Justo con Cristo.


El creyente justificado por la fe en Cristo, recibe el Espíritu Santo. Al recibir el Espíritu recibimos a Cristo quien nos
santifica y genera buenas obras en nosotros.
1. Jn.15:5 “… sin mi nada podrías hacer”
2. 1Jn.3:7… el que hace justicia es justo
3. Lc.1:6 “y eran ambos justos delante de Dios por guardar sin reprensión los mandamientos”
4. Gn.6:9 “Noé, varón justo, perfecto fue en sus generaciones; con Dios camino Noé”
“Mediante la fe en Cristo, llegamos a ser hijos de la familia real, herederos de Dios y coherederos con Jesucristo. Somos
uno en Cristo. En el calvario el doliente regio en su naturaleza humana llevó la maldición de la ley de toda la humanidad
para que, en él el más vil pecador sea salvo. Nuestro Salvador en la cruz deshizo por completo todas las barreras
nacionales, sectarias, todo honor de jerarquía y todo orgullo de castas”.1 MS. 302
El justo por la fe vivirá.
Rm.1:17; Jn.15:4-5. El justo debe vivir por la fe. Esto significa mantener una relación vital por medio de la fe en Cristo.
El justo en Cristo no vive por obras sino por fe, porque necesita el auxilio y la ayuda de Cristo, para poder vivir una vida
santa, como la rama depende del tronco principal para su crecimiento y fructificación. Así también, fuera de él nadie
tiene vida, tampoco sin la ayuda de él puede tener frutos verdaderos y crecimiento en la gracia o en la verdadera santidad.

¿Qué significa vivir por la fe?


Is. 45:21-25. Vivir por fe significa cada día mirar a Cristo, confesar nuestros pecados, aferrarse de los grandes méritos
del evangelio y depender de su poder, entonces él operará en nuestra vida, de esta manera podemos florecer. Esta es
vivir por fe y no por obras. Por fe en nuestro Salvador obtenemos la expiación por nuestros pecados, como resultado la
transformación de nuestro carácter, la obediencia y lealtad a Dios.
1. Si el creyente vive por la fe, dependiendo de Cristo, las obras aparecerán espontáneamente, y él no se jactará de la
una ni de la otra; ya que la fe excluye la jactancia (Rm. 3:27)
2. Recibiendo la vida de él, no nos marchitaremos ni seremos estériles. Seremos como el árbol plantado junto a arroyos
de aguas. (Jer.17:7,8; ls.61:3).
La fe que depende de Cristo para su salvación obra por amor. Esta fe excluye por completo la suficiencia propia, la
confianza propia, el orgullo, las diferencias sectarias. Esta es la fe que no depende de uno mismo, sino de Cristo (Mt.
16:24). “Mientras estemos unidos con él por la fe, el pecado no tendrá dominio sobre nosotros, Dios extiende su mano
para alcanzar la mano de nuestra fe y dirigirla a asirse de la divinidad de Cristo, a fin de que nuestro carácter pueda
alcanzar la perfección”.DTG. 99.
La fe en acción.
1. La fe que se requiere que tengamos no es una fe muerta sin fruto, sino activa y viviente que produce abundantes
frutos. (Stg.2:17-22).
2. La fe salvadora es viva, es la que obra por amor y purifica al alma (Gal. 5:6)
3. La verdadera fe no es solo una creencia en Dios y en su palabra, sino una sumisión a la voluntad de él; donde se le
da a él el corazón, donde hay obediencia allí hay fe (Hech.6:7).
4. La fe no es originada propiamente del hombre, es un don de Dios, impartido por el Espíritu Santo sobre base de la
palabra de Dios (Rm.10:17; Ef.2:8).
5. La fe es la única condición de la justificación en el trono de Dios, donde está nuestro Salvador.

17
Ley y Evangelio
¿Cómo debemos conocer al que tiene la verdadera fe y al Espíritu Santo?
La verdadera fe no es una acción pasiva, sino es dinámica y activa. No se detiene en las pruebas, tampoco busca gozo
solo en la música. El que tiene fe de Jesús jamás puede ser negligente, tibio, sino es diligente, es activo, es perseverante
y fiel seguidor de Jesús.
El hecho de ser cristiano convertido, eficiente y perseverante, es prueba de que tiene la verdadera fe y el Espíritu de
Dios. El pecador es salvo solo por la fe en Cristo y no por obras propias, pero su fe debe manifestarse por las obras.
1. La verdadera fe se conoce por sus obras (Stg.2:22; Mt.7:20-23)
2. La verdadera obra es guardar los mandamientos de Dios (Stg.1:22-25)
3. El que tiene la fe de Jesús y el Espíritu santo ama a Dios y a su prójimo (Mt.22:37-40; 25:34-40; Lc.14:12-14)
4. Ama a sus enemigos (Lc.6:27-37; 1Jn.13:14,15)
5. Mujeres dejan pinturas y adornos (Is.3:16-21;1Tm.2:8-10)
6. Viven en santidad verdadera (Heb.12:14; Ap.14:12)
7. Es fiel hasta la muerte (Ap.2:10)
Cundo vemos estas obras podemos saber que la fe y el Espíritu Santo están obrando el cambio en el creyente salvo. El
justificado cesa de transgredir la ley de Dios y es libre del poder del pecado; ningún corazón que está agitado de
enemistad contra la ley de Dios está justificado y tampoco está en armonía con Cristo.
Mt.5:17. El Señor cumplió la Ley de Dios con dos objetivos, primero fue para salvarnos y limpiar nuestros pecados,
segundo, es para dejarnos un ejemplo de obediencia (Jn.13:15). El que tiene fe y el Espíritu Santo, es el que sigue el
ejemplo del Salvador.
La vida de obediencia del Salvador sostuvo los derechos de la ley; probó que la ley divina puede ser guardada por sus
hijos. Los dos remos nos llevan al reino de los cielos, la fe y la obediencia de la Ley de Dios.
¿El creyente cuándo se convierte en legalista celoso?
Muchos hablan de gracia y del evangelio, pero solo de títulos y confían en Cristo parcialmente para el perdón de sus
pecados, pero ahora procuran confiar en sus obras, en su santidad y en sus propios esfuerzos para su salvación, pero los
tales esfuerzos se desvanecerán. En ésta transe los creyentes se convertirán en legalistas, dogmáticos, excesivamente
celosos solo de formas externas de la liturgia, de la indumentaria; de la comida, y se fanatizan en ideas y doctrinas del
hombre, de su denominación para su propia condenación (Mr.7:6-8).
¿La mayoría como distorsionan la salvación del creyente?
Is. 65:5. La mayoría distorsiona la salvación del creyente que es por fe y gracia, por fe y por sus propias obras para su
perdición eterna. Ahora bien, ustedes pueden aferrase de su denominación, en su propia justicia, y pueden creer que son
justos, sin pecado, viven en santidad y después de esto, alcanzar la salvación de culpa y de la segunda muerte
La mayoría busca salvación con su propia santidad y con la llanura del ESPIRITU con sus obras; con ayuno y con
grandes clamores, otros por vegetarianismo, por la limpieza de su corazón. Esta es la posición del legalismo; que busca
no solo la salvación por obras, sino el Espíritu Santo. Los gálatas cayeron de la gracia por buscar el Espíritu por obras.
Por tal motivo el apóstol Pablo exhortó a la iglesia de gálatas (Gal.3:1-7,13,14).
Así también en el presente siglo 98% las iglesias cristinas están caídos de la gracia por buscar la salvación objetiva y el
Espíritu Santo por sus obras y confiar en sus propias ideas.
Recibir el Espíritu, las buenas obras, el nuevo nacimiento, el cambio de vida y vivir en santidad guardando los
mandamientos de Dios es el resultado de la salvación por fe en la gracia, no debemos confundir la causa con las
consecuencias, la obra de Cristo con la obra del Espíritu Santo y el objetivo con el subjetivo.
¿Qué les dijo el Señor a los que desconocen la ley de Dios?
Muchos creen en tiempo de gracia no se debe guardar la Ley de Dios y se esfuerzan en hacer las buenas obras con la
consigna de que Jesús le ayudará en parte para ganar la salvación. Estas ideas, el rechazo a la ley de Dios y obtener la
salvación con sus propios méritos, es una falsedad y es comparada con la ofrenda de Caín (Gn. 4:3-5).
Mt. 5:17-19. No debemos abrogar, anular y rechazar basta un solo mandamiento de la ley de Dios, por pequeño que nos
parezca. Los que reúsan aceptar y guardar la ley de Dios alaban a los impíos (Pr. 28:4,9)
1. Los llamados “cristianos” en vano adoran a Dios guardando los mandamientos de hombre dejando los
mandamientos de Dios (Mr. 7:6-8)
2. Ellos no tendrán lugar en el reino de los cielos, porque rechazan los mismos principios del cielo que es la
voluntad de Dios (Mt. 7:21)
Dios ha dado sus mandamientos a sus hijos para hacer su voluntad, para el bienestar y para la felicidad, tanto en esta
vida como en la venidera. Al obedecer la ley de Dios, los creyentes quedan rodeados de un muro que lo protege del mal.
Quien derriba en un punto esta muralla edificada por Dios, abre un camino por donde puede entrar el enemigo para
confundirlos, para cegar el entendimiento y para llevarlos al camino de la muerte.
“Al despreciar la voluntad de Dios en un punto, nuestros primeros padres abrieron las puertas a las desgracias que
inundaron al mundo. Toda persona que siga su ejemplo cosechará resultados parecidos. El amor de Dios es la base de

18
Ley y Evangelio
todo precepto de su ley, y el que se aparte del mandamiento labra su propia desdicha y su ruina”. DMG.4

CONCLUSIÓN: La salvación por obras y la justificación propia es el peligro de esta era; separa al alma de Cristo.
Los que confía en su propia justicia no pueden entender que la salvación es una obra completa y acabada, es una obra
perfecta e infinita, consumada de Cristo (Jn. 19:30).

RESTAURAR LAS VERDADES


Lección N°8
La Joya de la verdad.
La carta a los romanos ha sido dejada a los creyentes como la mayor joya doctrinal del Nuevo Testamento, en la cual
Pablo expresa el mensaje del evangelio (Rm. 1:16,17). El mensaje central de ésta epístola es la justificación por la fe
(Rm. 3:28).
En el libro de Apocalipsis el apóstol Juan expresa el evangelio eterno, el mensaje del juicio, la verdadera adoración, la
caída de la babilonia y la adoración a la bestia y a su imagen (Ap.14:7-12)

¿Qué ocurrió con el evangelio en su plenitud y con su pureza original?


1. El Registro declara que ya en los días de Pablo estaba en acción el misterio de iniquidad (2Tes. 2:7).
2. Daniel anuncia que “echó por tierra la verdad he hizo cuanto quiso y prosperó” (Dn.8:12).
3. El vidente de pátmos vio el desaparecimiento del evangelio de su pureza original, mostrándonos esto en la
simbología de los primeros sellos de Apocalipsis 6:1-8.
4. Donde el color del primer caballo (blanco) degenera, en rojo el segundo, este es negro en el tercero, y en el cuarto,
su configuración es de muerte; amarillo.
Tan grande era la falta del evangelio puro, el cual había sido adulterado y eclipsado por las tinieblas romanas que, en el
periodo del tercer sello una voz anunciaba: “Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario”.
(Ap. 6:6). Dos libras de trigo eran la porción de alimento diaria concedida un esclavo y un denario era un sueldo de un
día de trabajo. Así era escaso la enseñanza de la verdad y de tal manera se oscureció el evangelio.
Paralelo a este cuadro, el profeta nos presenta otro, en el cual la ley y el evangelio son los símbolos de dos testigos
profetizaría vestido de saco durante 1260 días (Ap., 11:3). Este mismo periodo de tiempo es presentado en el libro de
Daniel, donde es mencionada la impía obra del poder Papal. (Dn. 7:25)
Los estudiantes de la profecía saben que los tres tiempos y medios de Daniel o 1260 días o años proféticos de apocalipsis
corresponden aun mismo periodo histórico que concluyó en el año 1798, cuando la primera bestia recibe la herida de
muerte en una de sus cabezas. Pero también la profecía da énfasis en la actuación del primer ángel que vendría para
restaurar la ley de Dios, el evangelio eterno y la verdadera adoración a Dios de una decadencia secular y para depurarlo
de las tradiciones y falsas enseñanzas humanas.
En verdad que los reformadores del siglo XVI iniciaron un brillante proceso de restauración la ley y la verdad evangélica,
pues descubrieron la verdad paulina de la justificación por la fe que roma había adulterado. La justicia por la cual nos
justifica - dijeron ellos no está en la tierra, sino en Cristo, la cabeza de la iglesia.
¿Cuáles son las verdades que debemos restaurar?
Mt.6:33. El reino contiene el paquete completo de la verdad, la ley, el evangelio, la justificación por fe, el gobierno de
la iglesia, el juicio, el verdadero día del Señor y el ministerio sacerdotal de Cristo en el santuario celestial. Es ahora
tenemos que restaurar todas las verdades del reino y pregonar a toda la humanidad. Este es el mensaje que alumbró al
mundo con su gloria (Ap.18:1; 1Tm.1:11; Is.58:12).
La relación del evangelio con el triple mensaje.
Según el correcto enfoque teológico al decisivo es la adoración a Dios, también Satanás desea ser adorado (Mt. 14:7),
así como la adoración se toma un asunto decisivo en el auge escatológico del gran conflicto entre el bien y el mal. En la
prueba final serán conocidas a los hombres exactamente a quien van a adorar; al que ha hecho “los cielos, la tierra, el
mar y las fuentes de las aguas o a “la bestia y a su imagen” (Ap. 14:7,9).
¿En qué consiste adoración a la bestia y a su imagen?
1. Adorar a la bestia y a su imagen consiste en aceptar su doctrina, guardar sus mandamientos y sus tradiciones, la
adoración a Dios en el falso día de reposo, con la música o alabanza censual mundana.
2. Temer a Dios es guardar sus mandamientos y adorar a Dios es alabar con música sagrada en el verdadero día de
reposo que el mismo Creador lo estableció en el principio de la creación.
El segundo ángel declara: “Ha caído, ha caído Babilonia la grande, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las
naciones del vino del furor de su fornicación” (Ap. 14:8). El vino representa el contenido esencial de la enseñanza de la
bestia, que involucra su falso sistema de adoración centralizado en la tradición y costumbre del hombre (adoración al
hombre antropocéntrica), en lugar de la adoración a Dios conforme sus mandamientos (adoración a Dios
teocéntrica).

19
Ley y Evangelio
EI vino de babilonia es la doctrina que busca la salvación por obras y por su santidad propia. Toda vez el creyente busca
hacer algo para ser salvo, está instaurando su propio plan de salvación ilegal, estableciendo su propio sistema de
adoración a la bestia, está aún en Babilonia embriagado con su vino mortal.
El ángel declara caída de Babilonia. Pero ¿Qué es lo que ha hecho caer a Babilonia? Es justamente el mensaje del
evangelio eterno que exalta la obra de Cristo por encima de la obra humana. La justificación por fe, por una justicia
imputada de Cristo, el mensaje del reino de los cielos y el mensaje de santidad.

1. En la gran obra de la predicación del juicio, Satanás pone en operación sus tres grandes agentes: Al dragón, a la
bestia y al falso profeta (Ap. 16:13).
2. Estos tres poderes, decretaran la gran tribulación contra el mensaje del evangelio, la ley de Dios y la verdadera
adoración el en día del Señor (Heb.4:9-11).
3. Este es el inicio de la gran tribulación contra la iglesia que pregona el verdadero evangelio y guarda los
mandamientos de Dios (Is.8:20; Jn.15:20,21; Ap.12:17).
4. Para rescatar a sus hijos sinceros de un falso sistema de adoración; Dios declara caída de Babilonia y de todas sus
hijas (Ap. 17:5).
5. La más terrible condenación contra los adoradores de la bestia y su imagen (Ap. 14: 10-12).
6. Mediante el Elías moderno, llama a los sinceros que se encuentran en las iglesias nominales (1Rey. 18:21; Mal 4:5)
Si de un lado Satanás se propone asegurar al mundo en las tinieblas: Dios, de su parte, hará brillar la luz, iluminando la
tierra con su gloria. Pero preguntemos ahora, ¿Cuál es la luz que va alumbrar al mundo con su gloria?
En su gran misericordia el Señor envió preciosísimo mensaje a su pueblo. Este mensaje tenemos que presentar en forma
más destacada ante el mundo el sublime Evangelio de salvación, la justificación por la fe, el mensaje de la santa ley de
Dios, el mensaje del juicio y el mensaje del verdadero gobierno teocrático de la iglesia.
La verdad presente. Presentar al mundo la justificación por fe en el garante; el juicio pre advenimiento de Cristo, invitar
a la gente a conocer y creer la verdadera adoración al Creador. Este es el mensaje que Dios ordenó que fuera dado al
mundo. Es el mensaje del tercer ángel, que ha de ser proclamado en alta voz y acompañado por el abundante
derramamiento del poder de su Espíritu.
La prioridad de buscar a Dios. Mt. 6:33. El evangelio de Dios tiene muchas bendiciones para nosotros, recibiremos
buscando primeramente a Dios, recibiremos el perdón y la limpieza de nuestros corazones (1Jn. 1:9). Entonces como
resultados tendremos la salvación permanente, abundante gozo, paz, amor sobrenatural y la salud física que antes no lo
teníamos.
La mayoría no vive en la prioridad de buscar y vivir en comunión con Dios, sino su prioridad es primero buscar su
necesidad material y su riqueza. Su prioridad no es Dios, entonces es una simple religiosa nominal, un religioso fanático,
un religioso regalista y un religioso antinomiano.

Debemos honrar a Dios


1 Sm. 2:30. ¿Cuáles son las características de la honra? El creyente religioso carnal toma la Palabra de Dios
medianamente, no percibe la importancia de la ley y del evangelio y como honrar a Dios, pero cuando recibimos el
Espíritu Santo entenderemos la importancia de la ley y del evangelio y a quién y cómo debemos honrar. (Ap. 4:11;
14:7). Debemos honrar a Dios no sólo con nuestros labios, sino guardando sus mandamientos, nuestras finanzas; con
nuestros diezmos (Mal. 3:8-10), nuestras ofrendas (2 Cor. 9:6,7) y con nuestras primicias (Pr. 3:9,10).
Hoy, honremos a Dios poniendo en primer lugar, guardando sus mandamientos y depositando nuestra finanza, y él
derramará sobre nosotros todas las bendiciones. Recuerda Dios honra a quienes le honran (Rm. 2:10). Cuando honremos
a Dios con todo nuestro corazón podemos esperar recibir lo mismo de él. Al honrar a Dios se activa un ciclo de
bendiciones sobre su vida espiritual, física. Él suplirá sobreabundantemente sus bendiciones y nos coronará con favores
y gracia (Det. 8:2).
El ataque del enemigo. Predicación de la importancia de la ley y el evangelio provocará al enemigo el ataque con
calumnias y mentiras contra los que hacen la voluntad de Dios (Rm. 3:8). Los que están en desacuerdo con la verdad
del evangelio trataran de engañar a los escogidos de Dios con ideas y con fábulas humanas (2Tm. 4:3,4), también
engañaran con supuestos milagros (Mt.24:24, 2Cor. 11:13,14)

¿Falsos profetas y mensajeros que verdades rechazan?


Col. 2:4; Jer. 23:31,32. Siempre ha sido el firme propósito de Satanás por mediante falsos profetas y predicadores
rechazar el mensaje central, la justificación por fe; eclipsar la ley de Dios y el rechazo del verdadero evangelio del Señor
e inducir a los creyentes a confiar en el hombre, en sus obras, adorar a Dios en falso día de reposo.

20
Ley y Evangelio
Durante años la iglesia ha depositado su confianza en el hombre, en la justicia propia, en lugar de mirar a Jesús, en lugar
de confiar en Cristo y en su justicia para su salvación y en el poder del Espíritu Santo para guardar los mandamientos
de Dios por amor (Rm. 13:10).
Los que creemos pertenecer a la Iglesia de Cristo, preguntémonos a nosotros mismos.
Sal.71:15. ¿Conocemos como pueblo la profundidad y extensión de este mensaje, que no es otra cosa que el evangelio
eterno? ¿Somos, al presente, los más ardorosos proclamadores de la justicia de Cristo? ¿Cómo predicador estamos
haciendo una profunda investigación de éste precioso mensaje que Dios ha enviado a su iglesia? ¿Con qué espíritu es
recibido éste mensaje y cuál es la importancia y el lugar que él tiene en la vida de la iglesia?
Este mensaje lleva las credenciales divinas, y nada debe detener su avance. Fue el mensaje de la justicia de Cristo el que
mudó el curso de la historia hace casi dos mil años, fue este mismo mensaje el que sacudió los fundamentos de la absoluta
estructura de la iglesia católica a través de los reformadores del siglo XVI, y es este mismo mensaje el que terminará la
maravillosa obra del tercer ángel para alumbrar el mundo con su gloria. (Ap.18:1).
¿Cuál es el mensaje que se debe proclamar desde el principio a fin?
Mr. 16:15; Hech. 5:42; 11:20; Ap.14:6-12. El triunfo del mensaje final, será el triunfo del evangelio eterno revelado
en el eterno don de la justicia de Cristo. Este es el mensaje del primer ángel que se asocia a los ángeles posteriores,
llevando a su fin lógico el mensaje del juicio, el carácter de la verdadera adoración, la caída de Babilonia y su falso
sistema de culto basado en la tradición del hombre.
La predicación del evangelio de salvación sin la justicia de Cristo, es un evangelio barato y falso (Gal.1:9). El mensaje
del evangelio en el contexto de la justicia de Cristo a de resonar de un extremo de la tierra, hasta otro para preparar el
camino de la segunda venida de nuestro Salvador y el Redentor que perdona nuestros pecados (Rm.1:17). Por eso los
profetas dijeron: “mi boca publicara tu justicia y tu salvación todo el día... Haré memoria solo de tu justicia” (Sal.71:15-
16). “yo publicaré tu justicia (Dn.9:7). Esta es la gloria de Dios que iluminó la tierra con la predicación del evangelio
(Ap.14:6,7; 18:1).
Desviación del mensaje: Al iniciar la consideración de este aspecto, debemos reconocer la gran carencia de la iglesia
en lo que concierne el mensaje de Cristo nuestra Justicia. Nos hemos especializado en defender nuestra denominación,
ciertos puntos dogmáticos y nos hemos tornado excesivamente celosos en custodiar y juzgar la vida del creyente; tratar
de convencerlo a previa exhortación mecánica y ética, ejemplo: cumplir las reglas humanas, la indumentaria, el alimento,
la santidad espuria, el cabello etc. No que esto no sea necesario. Todo tiene su lugar, su importancia en su respectivo
contexto.
¿Qué valor tiene todo el cumplimiento exterior de los requisitos de la religión, sin un conocimiento esencial del evangelio
y del juicio? Muchos estiman de gran valor de guardar los mandamientos, la santidad y las buenas obras, pero han
perdido de vista el verdadero evangelio de Cristo; el mensaje del juicio, la ley en su nivel espiritual y su condición
pecaminosa. Se desviaron buscando salvación por fe y obras, prosperidad material, buscando el Espíritu con obras; con
ayuno, con ceremonias, con grandes gritos, otros buscan el reino de los cielos con su santidad espuria y por el
vegetarianismo. Nuestras iglesias están pereciendo por falta de enseñanza sobre el asunto del verdadero evangelio en el
contexto de la justicia de Cristo.
Mientras vivimos por fe, las obras aparecerán espontáneamente como fruto de la fe, el Espíritu nos conducirá en la
obediencia a la ley de Dios y la santidad como resultado de la salvación por obra y gracia del Espíritu Santo.

CONCLUSIÓN. Como embajadores de Cristo debemos investigar las Escrituras, buscando las verdades ocultas del
evangelio bajo el polvo del error. Cada rayo de luz recibido debe ser comunicado a los otros. Cristo nuestra justicia. Esta
es la obligación que tenemos como pueblo del fin, anunciar el evangelio, el juicio y la verdadera adoración a Dios.

PECADO Y BUENAS NUEVAS


Lección N°9
El hombre en su estado original
1. Gn.2:7. Adán en su naturaleza física era imagen de Dios y en su carácter era su semejanza.
2. Sal.8:5. “Fue creado poco menor que los ángeles y fue coronado de gloria”.
3. Lm.4:7. (Adán y Eva). “Sus nazareos fueron blancos más que la nieve, más lustrosos que la leche, su compostura
más rubios que los rubios, más bello que el zafiro”.
Entre todas las criaturas que Dios había creado en el cielo y en la tierra, no había ninguna igual al hombre. Adán fue
establecido en el huerto de Edén como representante de Dios sobre los órdenes de los seres inferiores (Sal.8:6-8).
Dios puso al hombre súbdito de su gobierno, y no puede existir el gobierno sin ley. La obediencia perfecta era la
condición indispensable para su propia existencia. Cumpliendo esta condición el hombre tendría acceso al árbol de la
vida y conservar su felicidad. Podían obedecer y vivir, o desobedecer y morir (Dt.30:15.19).
El árbol prohibido que estaba cerca del árbol de la vida, en el centro del huerto, era para probar la obediencia, la fe y el
amor de nuestros primeros padres (Gn.2:15-17)

21
Ley y Evangelio
El pecado Gn.3:1-8. El adversario de Dios y del hombre, Satanás escogió como medio a la serpiente para engañar a
Eva. Ella creyó la mentira del enemigo de Dios y comió el fruto prohibido. Y ahora, habiendo pecado, ella se convirtió
en el agente de Satanás para labrar la ruina de su esposo. Con las manos llenas del fruto prohibido, lo buscó y le dio de
comer a Adán. Fue la desobediencia a la ley de Dios, lo que ocasionó la caída del hombre al pecado (1 Jn. 3:4).
Consecuencias del pecado.
1. Is.43:27. Nuestro primer padre pecó, el pecado no solo quedó como acto de desobediencia a la ley de Dios, sino que
incrustó en su corazón y corrompió toda su naturaleza (ls.1:6).
2. Lm.4:8. Ahora el hombre se convirtió en “oscura más que la negrura es la forma de ellos; no los conocen por las
calles; su piel está pegada a sus huesos, ceca como un palo” (es la vejez).
3. Jer. 13:18. “Di al Rey y la Reyna” (Adán y Eva), perdieron la corona de sus cabezas”
4. Jer.5:4. Se hicieron pobres, enloquecidos, no conocen el camino de Jehová, el juicio de su ira.
5. Lm.5:16-17. Adán perdió corona de vida de su cabeza. “Hay” juicio por causa del pecado, fue embargado por la
tristeza en su corazón y entenebrecieron sus ojos.
Pecado de herencia. Adán, la misma naturaleza pecaminosa los impartió a toda la raza humana, la naturaleza corrupta.
El pecado es una enfermedad hereditaria, con la cual los infantes mismos quedan infectados aun en el vientre de sus
madres (Is. 48:8).
Frutos del pecado. El pecado produce en el hombre toda suerte de pecados, la perversidad, la inmoralidad, la corrupción,
la miseria y el sufrimiento siendo él cómo raíz o como semilla. El pecado hecho futo primero en el corazón y después
se manifiesta en las obras de la carne, en el hombre sin Dios (Mr.7:21-23; Gal.5:19-21).
Justificación propia. Lc.18:11-14. Nunca debemos justificarnos pretendiendo ser justos y buenos por pertenecer a una
iglesia, por hacer algunas obras buenas o por evitarse de hacer el pecado de iniquidad. Tampoco debemos creer que la
sangre de Cristo limpia la semilla o raíz del pecado, sino limpia los frutos internos del pecado. El pecado está presente
en el corazón de cada creyente y del incrédulo. Mientras existe el pecado en el corazón, todos pecamos en la mente, en
el corazón, en gestos y en las palabras (Ecl.7:20; Rm.3:4-20).
El falso concepto religioso y una terrible suposición ciega es, creer que no tiene pecado de herencia en su corazón, que
no es pecador sino santo, porque vive en santidad apartado de aquellas obras del pecado.
1. El Señor les amonesta a los que desconocen su pecado, su condición pecaminosa (1Jn.1:8-10).
2. El hombre solo por tener el pecado es vil y abominable a la vista de Dios (Job.15:14,16).
“Ningún apóstol o profeta pretendió haber vivido sin pecado. Los hombres que han estado más cerca de Dios, los
hombres que estuvieron dispuestos a sacrificar su vida antes de cometer a sabiendas un acto pecaminoso, los hombres
honrados por Dios con luz divina y poder, confesaron la pecaminosidad de su naturaleza. No pusieron su confianza en
la carne, no pretendieron poseer justicia propia, sino que confiaron plenamente en la justicia de Cristo”. (Sal.71:2,15)
HA.463.
Buenas nuevas. Jn.3:15-17. Cuando hombre pecó, también se proclamó la muerte eterna como paga del pecado.
Entonces en el cielo, el Hijo de Dios se ofreció dar su vida por el hombre. Por amor a los pecadores indignos Dios envío
a su Hijo no para condenarnos, sino para salvarnos del pecado, de la segunda muerte y para darnos la vida eterna, y para
restaurar la imagen y la semejanza de Dios en nosotros.
Cuando llegó el cumplimiento del tiempo el Hijo de Dios dejó su corona real, se despojó de su gloria y de la Adoración
de los ángeles. Se encarnó en el vientre de María, nació santo sin pecado, vivió justo por nosotros, llevó nuestros pecados
sobre sus hombros y recibió castigo y muerte; el justo murió por los pecadores (Is.53:4-5). Resucitó y está sentado en
la diestra del Padre. Ahora nos ofrece salvación a todos los que creen ser pecadores (Is.45:21-25).

¿Qué pasos debemos seguir para obtener la salvación objetiva?


1. Apartarse, arrepentirse de nuestros pecados y confesar Pr.28:13; Rm.14:11.
2. Aceptar a Cristo como nuestro Salvador personal (Hech.16:30,31).
3. Entregar nuestro corazón para hacer su voluntad (Pr.23:26).
¿Sobre estos pasos cual es la respuesta del Señor?
1. Por fe en Cristo el Padre nos acepta en su trono (2Cor.1:20).
2. Nos llama santos en Cristo (1Cor.1:2; Fil.4:21).
3. Nos regala vida eterna (Jn.10:28).
¿Cuáles son los frutos de la salvación?
1. Entonces él Señor hará su voluntad con nosotros (Jn.6:40).
2. “Vivificará nuestros cuerpos mortales por su Espíritu…para morir las obras de la carne (Rm. 8:11,13)”
3. Nos santifica cuerpo, alma y espíritu (1 Ts. 5:23)
4. En nosotros nos sana de las enfermedades del alma (ls.53:5).
5. Nos sana de las enfermedades físicas (Mt.9:1-8).
6. Nos da paz (Jn.14:27; Hch.9:31; 2Tes.3:16).
7. Nos limpia de todas las inmundicias del pecado (Ezq.36:25).
8. Nos cambia el corazón por medio de su Espíritu Santo para guardar los mandamientos de Dios y para poner por
obra (Ezq.36:26-27).
9. Nos transforma de gloria en gloria en la misma semejanza del Creador (2 Cor.3:18)

22
Ley y Evangelio
10. Los que soportan las pruebas y perseveran hasta el final recibirán corona de vida eterna (Ap.2:10).
11. En su venida el Salvador nos transformará por completo para heredar el reino de Dios (1Cor. 15:50 54).
La obra de salvación objetiva tiene un valor infinito y es más sublime que los cielos, porque es echa solo por el Hijo de
Dios. Sobre esta base el Padre nos acepta y nos acredita salvación solo por fe, también nos santifica y nos restaura por
medio de su Espíritu para su servicio, para buenas obras y para la obediencia de sus mandamientos por amor (1Jn.5:1-
5).
Cordero real. El hombre es pecador y siempre será pecador por naturaleza hasta el día de la glorificación. Precisamente
por eso necesitamos presentar al Padre una ofrenda del Cordero dos veces por día como en el antaño (Lv.14:12,13;
Exd.29:38-42).
1. El Cordero real que quita nuestros pecados es Cristo (Jn.1:29).
2. Él hizo un solo sacrificio por todos los pecadores del mundo (Is.53:4-10).
Cada sacrificio en el santuario terrenal simbolizaba la muerte de Jesús para el perdón de los pecados. El pecador
arrepentido debe presentar constantemente el sacrificio del Cordero inmolado ante Dios para remisión de sus pecados
(Heb.9:22,24; 10:10-12,19).
¿Por qué se perdieron la mayoría del pueblo de Israel?
Dios rescató a su pueblo de Egipto no porque hicieron algo bueno, sino por pura misericordia, cuando ellos clamaban a
Dios por su rescate de la esclavitud y del sufrimiento. Después de rescatar lo llevó al desierto para que aprendieran a
confiar en su redentor y obedecer sus mandamientos. Pero la mayoría ¿Por qué no llegaron a la tierra prometida? Las
razones son los siguientes:
1. Porque no tenían un concepto verdadero de la santidad de Dios
2. Porque ignoraban la extrema pecaminosidad de su propio corazón
3. Porque ignoraban la magnitud infinita de la ley de Dios y sus grandes demandas
4. Porque ignoraban su total incapacidad para obedecer la espiritualidad de la ley de Dios
La mayoría del pueblo de Israel en el viaje a Canaán se llenó de amor propio, de confianza propia, de jactancia de vivir
impecable y que podían cumplir la ley de Dios con su propio esfuerzo. Por eso con excesiva premura concertaron su
pacto con Dios. Creyéndose ser justos, santos y que podían entrar a la tierra prometida con sus propias obras, declararon.
“Aremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos” (Ex.24:7).
Después, apenas en pocos días quebrantaron su pacto con Dios al postrarse a adorar una imagen fundida. Estas son las
razones que la mayoría no entró a la tierra prometida; se perdieron en el camino, en el desierto.
No debemos aprender el ejemplo de la mayoría del pueblo de Israel. No debemos confiar en nosotros mismos, no
debemos depender de nuestras obras para la salvación, tampoco para entrar en Canaán celestial, al reino de los cielos,
sino debemos aprender a confiar en Cristo, debemos vivir por fe (Hab.2:4).
Mientras vivimos por fe, el Espíritu Santo santifica y vivifica nuestros corazones para guardar los mandamientos de Dios
(Rm.8:11,13; Ap.14:12).

La verdadera fe produce buenas obras. La fe brota, florece y da una cosecha de precioso fruto. Donde está la fe aparecerán
las buenas obras. Entonces se viste a los desnudos, se alimenta a los huérfanos, pobres y viudas (Mt.25:32-46; Lc.6:27-
38; 14:12-15).
No diga nadie que sus obras nada tiene que ver en la santificación. En el juicio de la iglesia, el juez pronunciará la
sentencia de vida o de muerte de acuerdo sus obras buenas o malas (Rm.2:6,7; Pr.10:16; 11:19).

¿Qué se necesita primero para guardar su palabra y para ser ricos en buenas obras?
Dios nos ha provisto su perfecta justicia para que podamos alcanzar la salvación plena y gratuita, y que seamos completos
en él (Col.2:10). El creyente salvo necesita un poder superior para hacer las obras de Dios y para ser uno con Cristo por
la fe (Jn.17:23). El Espíritu de Dios que obra en el corazón nos capacita para realizar las buenas obras.
La salvación por fe no paraliza la voluntad del creyente, sino que, al cooperar con Dios el poder de la voluntad se hace
eficiente para hacer su voluntad (Sal.40:8). Al convertirse en un cristiano que obedece a Dios, tiene la mente de Cristo
(1Cor.2:16), también la voluntad de Dios se convierte en su voluntad para que guarde su palabra y para ser ricos en
buenas obras (1Tm.6:18)
CONCLUSIÓN: La salvación presente y continua en el santuario celestial donde nuestro Salvador intercede con sus
propios méritos es para los que viven por fe y dependientes de él.

CADENAS DE LA VERDAD
Lección N°10
La salvación es obra de Cristo.

23
Ley y Evangelio
Heb. 12: 14. La ley nos exige pureza, santidad y perfección a la esfera de Dios, pero es incapaz de serlo, porque somos
pecadores por estado, por deseos, por pensamientos y palabras, como resultado la ley nos condena. Pero. ¿Qué hizo
Cristo por nosotros? Cumplió todas las exigencias de la ley, pero no lo aprobó (Mt.5:17,18). Esta es la obra de Cristo
para nuestra salvación y debemos creer. (Jn.10:37,38)
Solo Cristo se hizo nuestro Sustituto llenó todas las medidas de su propia ley en letra y en espíritu a nombre y a cuenta
de todos los pecadores del mundo. La salvación es por una obra acabada de Cristo (Jn.17:4).
1. La obra de Cristo como perla blanca, no tiene defecto, ni mancha alguna.
2. Esta obra por la fe es nuestra y nos apropiamos por la fe: y por medio de la fe podemos presentar al Padre.
3. El pecador recibe vida eterna en base de la obra consumada de nuestro Salvador (Jn.19:30; 6:47).
Recordemos las palabras de los enemigos de Jesús "A otros salvó”. Y decían la verdad. (Mt.27:42), el malhechor que
fue crucificado con Cristo recibió esta seguridad: "De cierto te digo hoy. Estarás conmigo en el paraíso" (Lc. 23:43).
Esta es la salvación que Dios concede al pecador que se arrepiente y confiesa sus pecados al Salvador.
Exactamente aquí está el punto neurálgico de la vida religiosa de muchos cristianos, confiesan haber aceptado a Cristo
como Salvador personal, pero no creen en su perfecta obra de salvación, por cuya causa viven una vida religiosa carnal,
legalista buscando salvación por fe y obras (Ap.3:15-20).
Libertad Cristiana.
Jn.8:36. La salvación bíblica implica auténtica libertad de culpa para servir a Dios y hacer su voluntad guardando su ley
(Sal.40:8). En la salvación subjetiva las cadenas del pecado que habían esclavizado al alma son rotas, o como
interpretaba Pablo: "Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte"
(Rm. 8:2-6; Gal.5:13-16).
a) Libertad de la ira Divina.
Por causa del pecado, "la ley produce ira" (Rm. 4:15), y por esto Dios llama a todos los pecadores "hijos de ira" (Ef.
2:3). Los cuales, cuando se endurecen en el pecado atesoran ira "para el día de la ira para condenación en el juicio de
Dios" (Rm. 2:5-10). Siendo esta ira la que permanece en aquellos que no se arrepienten, no creen ni se convierten.
1. El creyente justificado es salvo de la culpa y de la condenación de la ley, "pues muchos más, estando ya justificados
en su sangre, por él seremos salvos de la ira" (Rm. 5:9).
2. La salvación de Dios no solamente nos libra de la ira presente, también nos libera de la ira venidera y de la segunda
muerte eterna en el lago de juego. (Mt. 3:7;Ap.21:8)
3. En esta salvación el pueblo de Dios esperará gozoso a su Salvador (Ap. 5: 9).
b) Libertad del temor.
Después de la caída el hombre se llenó de temor. Los psicólogos definen al temor como un estado mental caracterizado
por situaciones depresivas e inseguridad, y es calificado como un disturbio de la personalidad, con efecto, después de la
caída, ningún hombre, excepto Cristo ha tenido una personalidad perfecta. El temor es producto del pecado (Lc. 21: 26).
1. El evangelio trae al creyente la salvación (Ef. 1 :13;2Tm.2:10)
2. El evangelio trae al creyente la seguridad y confianza plena en Cristo (Ef.3:12;Rm.8:38)
3. A los turbados discípulos Cristo les dijo: “tened buen ánimo yo soy, no temáis’ (Mt. 14: 27).
4. También nos dice por medio del profeta Isaías no temas (ls.41:10-14).
El perdón. El creyente consagrado y santificado necesita constantemente el perdón (Malq.3:17; Jer.33:8). El perdón
es por causa del pecado y de los pecados en el corazón del hombre. Conociendo esta realidad los siervos de Dios rogaron
todos los días por el perdón de sus pecados ocultos en sus corazones (Sal.19:12; Rm.7:25).
La reconciliación. La reconciliación significa volver a la amistad, desaparecer la barrera de la enemistad y el pecado
entre el hombre y Dios. Es la acción de restituir la relación rota entre Dios y el hombre basado en una satisfacción de
Cristo con su muerte a la ley. (Rm.5:10-12).
En el abismo abierto por el pecado ha sido colocado el puente por medio del Salvador con su vida y muerte: "Cristo
satisfizo las demandas de la ley en su naturaleza humana. Llevó la maldición de la ley por el pecador, hizo expiación
por él a fin de que cualquiera que cree en él, no se pierda, sino que tenga vida eterna”.MS.1.426.
1. Un rescate pleno y completo ha sido pagado por Jesús en virtud del cual es reconciliado el mundo. (2Cor.5:18-21;
Col.1:20).
2. La muerte de Cristo es la única vía de la reconciliación, en la cual se anula la enemistad y la ira de Dios (Ef.2:3).
3. La reconciliación se efectuó por medio del Señor Jesucristo (Ef. 2:14-19).
Adopción Gal.4:4,5. Prohijar - Recibir como hijo por lo legal al pecador arrepentido y creyente, y hacerlo hijos
obedientes y coherederos con Cristo (Rm.8:17; Tito.3:7).
1. La nueva relación filial que los salvos asumen, teológicamente llamada adopción. Pablo declara, el espíritu de
adopción, por el cual clamamos; Abba, Padre (Rm. 8:15).
2. La muerte de Cristo tenía un propósito especial para adoptar como hijos a los gentiles pecadores que aceptan a Jesús
como su Salvador y Señor, y establecer un solo pueblo con sus hijos legítimos de Israel.
3. En amor, habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de
su voluntad (Ef. 1:5).

24
Ley y Evangelio
4. Adopción es una expresión que define el carácter jurídico de esa filiación sobrenatural, y la posición legal del creyente
en la familia de Dios.
5. "Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino ciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios" (Ef.
2:19).
6. Aunque existe una diferencia teológica entre "nuevo nacimiento" y "adopción, puesto que ambos son resultados de
la obra objetiva de la salvación la cual recibimos en Cristo mediante la fe e incorporado en la familia celestial.
El nuevo nacimiento y la obediencia como fruto de la salvación.
Nuestro Salvador dio una entera satisfacción y rindió la más perfecta obediencia a la ley. Y es esta obediencia la que es
concedida por imputación al creyente para su salvación. El creyente salvo en Jesús llevará una vida de obediencia a la
ley (1Jn, 5:1-2).

El nuevo nacimiento, la regeneración, la santidad por la obediencia a la ley de Dios solamente pueden ser realizadas por
medio del Espíritu Santo en el creyente salvo. Cuando el creyente se apropia por medio de la fe la justicia de Cristo une
su voluntad a la voluntad de Dios. Es así como la palabra de Isaías encuentra su concretad en la experiencia cristiana, al
decir "Jehová, tu nos darás paz, porque también hiciste en nosotros todas nuestras obras (ls.26:12).
1. El creyente en Jesucristo no guarda la ley por su propia iniciativa, sino que el Espíritu Santo lo mueve a la
obediencia ( Ezq. 36:25-27)
2. Él no guarda la ley para ser salvo, sino porque es salvo.
3. Su obediencia no es la causa de su salvación, sino el efecto de la misma.
4. Es así como la ley opera e interactúa en la vida del creyente.
5. Decir que la obediencia, la experiencia, la exhortación y santificación es el evangelio, es un error teológico.
6. En el enfoque bíblico, entendemos la salvación es por el evangelio y sobre este fundamento, el Espíritu Santo
promueve obediencia en el corazón del creyente salvo, y la fe confirma la ley (Rm. 3:31).
Este mismo pensamiento es endosado por Juan, al describir el resultado escatológico de los tres mensajes angélicos en
la experiencia del pueblo de Dios "Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la
fe de Jesús" (Ap. 14:12).
Crecimiento en la gracia 1Pd. 2:2. El santo vivir, el cambio de carácter es una obra de constante crecimiento en la
gracia. Pedro exhorta a la iglesia universal; Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador
Jesucristo" (2 Pd. 3:18).
1. La vida cristiana es un proceso de constante crecimiento, el cual abarca el carácter, (2Cor. 3:18).
2. Crece en la fe (2Cor. 10:15).
3. Crece en la obra (1Cor. 15:58).
4. Crece en el amor (1Tes. 3:12).
El cual por analogía es tomado del crecimiento de la vida física. Debemos crecer a la estatura de la plenitud de Cristo
no obstante ¿Cuál es la estatura de Cristo? ¿Es posible que alcancemos de manera subjetiva la perfección del Dios
Hombre? "La estatura de Cristo es la medida de la perfección, que el creyente debe llegar mediante la obra del Espíritu
Santo. Este es un proceso creciente de la salvación subjetiva y de la santificación. Llegaremos al blanco en el día de la
glorificación.
La esperanza. Col.1:4-6. La Biblia llama también esperanza a la salvación que mantiene el creyente (Heb. 6:18-20:
Pd. 1:3-5). Pablo nos exhorta a que tengamos un fortísimo consuelo, los que hemos acudido para asirnos de la esperanza
puesta delante de nosotros, la cual tenemos como segura y firme ancla del alma y que penetra hasta dentro del velo"
(Heb. 6:18). Pablo exaltó a Cristo como nuestra esperanza (1Tm. 1:1). Si Cristo es nuestra salvación y la esperanza,
entonces el creyente debe revestirse "con la esperanza de la salvación como yelmo " (1Tes.5:8).
La esperanza es la propia vinculación del creyente con su Salvador. Debemos establecer como un principio vivo en
nuestro espíritu y corazón, la eficacia de la ofrenda y sacrificio de nuestro Salvador. Nuestra esperanza debe ser
constantemente fortalecida por el conocimiento de que Cristo es nuestra justicia. Repose nuestra fe sobre ese fundamento
porque él permanece para siempre.
Muchos cometen grave error en su vida religiosa al mantener la esperanza parcialmente en Cristo y parcialmente en sus
obras. Nuestra única esperanza consiste en mirar a Jesús, Autor y consumador de nuestra fe (Heb. 12: 2).
Solo él puede inspirarnos esperanza, fe y valor. Él es nuestra justicia, nuestro consuelo y salvación. Los que buscan
esperanza en la Institución tradicional están completamente perdidos. Al confiar en Cristo, en sus méritos, hallaremos
descanso, paz y gozo. Dios salva por completo, a todos los que se allegan por él.
CONCLUSIÓN. La vida de la persona salva es una vida de fe, porque "está escondida con Cristo en Dios" (Col.3:3).

25
Ley y Evangelio
Es una vida de esperanza porque contempla permanentemente a Cristo su Salvador, "y la esperanza no avergüenza”
(Rm. 5:5). Esta esperanza es Cristo céntrica, y por lo tanto se alimenta de su objeto: "Mirando a Jesús" (Heb.12:2),
indicando una acción permanente que ocupa el lugar de toda la vida.

NUEVO NACIMIENTO
Lección N°11
¿Por qué es necesario nacer de nuevo?
El pecador es legalmente culpable ante la ley divina, espiritualmente está muerto y esclavo del pecado; moralmente es
egoísta, rebelde e infractor de la ley de Dios en letra y en espíritu; está bajo su ira. En este estado el hombre necesita ser
justificado y nacer de nuevo.
¿Quién era Nicodemo?
Jn. 3: 1-2. “Nicodemo ocupaba un puesto elevado y de confianza en la nación judía. Era un hombre muy educado, y poseía
talentos extraordinarios. Era un renombrado miembro del Concilio Nacional. Era rico, orgulloso, sabio y honrado. Era
celoso de la religión judía y se mantenía en una apariencia de santidad, pero descuidaba la santidad de corazón y desconocía
su condición pecaminosa. Era el que se aseguraba el reino de los cielos con sus buenas obras, con su santidad de conducta
y por virtud de su nacimiento como israelita”. DTG. 140
¿En realidad, que necesitaba Nicodemo para entrar en el reino de Dios?
Jn. 3:3,4. “El Señor vio en Nicodemo no una necesidad y de conocimiento teórico, tampoco santidad de conducta sino una
necesidad de regeneración espiritual, un cambio de corazón, un nuevo nacimiento. (Gal. 6:15)
La figura del nuevo nacimiento que Jesús había empleado no era del todo desconocida para Nicodemo. Los convertidos del
paganismo a la fe de Israel era a menudo comparados a niños recién nacidos”.
¿Qué significa el nuevo nacimiento por agua y por el Espíritu y cuál es el objetivo?
Jn. 3:5-7. Nacimiento por agua significa; renacimiento por la Palabra. (1Pd 1:23,25). Porque la palabra y el Espíritu van
juntos inseparables. La palabra es la herramienta del Espíritu para dar o causar el nuevo nacimiento en el creyente
justificado. Dios es el que engendra hijos, la simiente por la cual lo hace es la palabra, el verdadero evangelio que predican
los siervos de Dios. Nicodemo necesitaba un nuevo nacimiento espiritual, un cambio de corazón, una purificación del
pecado y una santidad de corazón por el Espíritu para entrar en el reino de Dios. (Mt.7:21-23)
A fin de servirle y hacer la voluntad de Dios expresando en su santa ley, primero debemos ser justificados por la fe en la
justicia imputada de Cristo, también debemos nacer debidamente del Espíritu Divino.
Esto purificará el corazón y renovará la mente, dándonos una nueva capacidad para conocer y amar a Dios. Nos inspirará
una obediencia voluntaria a todos sus requerimientos. Tal es la obediencia. El nuevo nacimiento es el resultado de la
justificación. La justificación es la causa y el nuevo nacimiento es el resultado. La justificación es echa fuera del creyente
y el nuevo nacimiento es hecho dentro del creyente en el corazón. Lutero dijo: los que no diferencias de estas dos verdades,
la primera y la segunda están completamente confundidos y confunden a los demás.
¿Qué significa la ilustración del viento?
Jn. 3:6-8. “Nicodemo todavía estaba perplejo, y Jesús empleó el viento para ilustrar y lo que quería decir. Se oye el viento
entre las ramas de los árboles, por el susurro que produce en las hojas y las flores; sin embargo, es inevitable y nadie sabe
de dónde viene ni adónde va. Así sucede con la obra del Espíritu Santo en el corazón.
Es tan inexplicable como los movimientos del viento. Puede ser que una persona no pueda decir exactamente la ocasión ni
el lugar en que se convirtió, ni distinguir todas las circunstancias de su conversión; pero tiene la evidencia de conversión.
Mediante un agente tan invisible como el viento, Cristo obra constantemente en el corazón… Muchos llaman a esto
conversión repentina; pero es el resultado de una obra larga del Espíritu de Dios.
¿El pecador qué debe hacer para que nazca de nuevo?
1. Oír la palabra del evangelio (Rm. 10:17)
2. Hacer frutos dignos de arrepentimiento (Mt.3:8; Lc.13:3).
3. Creer en el evangelio de Cristo (Mr.16:15,16)
4. Entregar nuestro corazón a Dios (Pr.23:26)
La voluntad de Dios es que todos los hombres sean salvos conociendo la verdad (1Tm.2:4; Jn.14:6). “El que cree en el
Hijo tiene vida eterna” (Jn.3:36) La Escritura dice solo los que creen en el Salvador obtendrán la vida eterna (Jn.6:47).
En consecuencia, nace de nuevo por medio de la palabra (Stg.1:18; 1Pd.1:23) y por el poder del Espíritu Santo
(Jn.7:38,39; 1Jn.2:29)
1. Nacimiento por la Palabra. Ef.2:5; Col.2:13. Nadie, ni el pecado pueden retener en la muerte espiritual a un
pecador que con fe recibe la Palabra. La vida que Cristo da está en su Palabra. Fue por su Palabra, Jesús sanó a
los enfermos, calmó al mar, resucitó los muertos y echó a los demonios. La Palabra es fuente de poder para el
creyente (Jn.4:4). La Palabra de Dios recibido en el corazón, amolda los pensamientos y crea nueva vida.

26
Ley y Evangelio
2. Nacimiento por el Espíritu. Los que creen en Cristo como Salvador y Señor, recibe en su corazón el Espíritu
Santo. Ahora tienen vida eterna, es nacido de Espíritu, y es nueva criatura (2Cor.5:17). Por el Espíritu es como
Cristo mora en nosotros; y el Espíritu de Dios, recibido en el corazón por fe, es el principio de vida.
¿Qué significa muerto en el pecado?
Significa ausencia de la perfecta justicia y de la vida eterna. Significa estar bajo el gobierno o control del pecado e
inhabilitado para hacer la voluntad de Dios (Rm.6:12,13). El pecado no lo mató la voluntad del hombre, sino que
esclavizó. Pero la verdad nos hace libres (Jn.8:32)
Dios no ejerce su soberanía sobre el hombre para obligar a creer y convertirlo contra su voluntad; si fuera así dejaría ser
Dios de amor; pero Satanás si lo hace constantemente. Dios nos provee la salvación por medio de su Hijo y espera que
aceptemos (Jn.3:15-17). Nos muestra su amor (Jer.31:3). Nos llama y nos ofrece descanso (salvación) (Mt.11:28-30).
Ahora aceptar o rechazar el llamado del Señor está en el hombre. Aceptar o rechazar la salvación es depende del ejercicio
y la voluntad Dios nada puede hacer en el hombre a menos que lo acepte a Cristo como su Salvador y Señor, entonces
podrá otorgarle la salvación y crear un nuevo ser, llamado el “nuevo nacimiento”. De ellos dice el Señor, “tendré
misericordia del que tendré misericordia” (Rm.9:15).
Josué relató la obra maravillosa de Dios al pueblo Israel, para que todas comprendieran su amor y su misericordia.
Después de exponer la voluntad de Dios hacia Israel, los invitó en el nombre de Jehová a que decidieran a quien servir.
Josué trató ahora que el pueblo decida (Josué.24:15). Dios espera la decisión del hombre bajo una condición de fe para
que los justifique y los regenera para la obediencia.

¿Cuál es la condición o el mandamiento del Señor para obtener la Salvación?


Jn.12:36; Hech.16:31; Mr.16:16. La fe es la clave para alcanza la salvación y para recibir el Espíritu Santo, y para
recibir el nuevo nacimiento. (Gal.3:4). El Espíritu es el que nos da vida y produce un nuevo nacimiento. Esta verdad no
es solo una teoría, sino es una experiencia en uno mismo y es un testimonio vivo ante los inconfesos.
¿Qué significa el nuevo nacimiento?
Es el principio de una cosa o tiempo en que empieza. En la traducción griega significa procrear y regenerar. Jesús dijo es
necesario nacer de nuevo, es traducido, es necesario ser regenerado de nuevo.
De nuevo. La raíz griega de esta palabra es: de arriba. La declaración del Señor a Nicodemo fue: tienes que ser regenerado
de arriba. El nuevo nacimiento es una procreación y regeneración de arriba.
El plan de Dios, primero es justificar al pecador, rescatar de la cárcel del pecado y regenerar a través del cual el creyente
obtiene una nueva naturaleza espiritual para que no vuelva enseguida a la misma condición de antes. Así el hombre tiene
nueva vida, nueva naturaleza, nuevo poder y nuevo Padre.
Regeneración. En término griego es (Palingenesia). La regeneración o nuevo nacimiento es el cambio de vida y
participación de la naturaleza divina (2Pd. 1:4). Esta es la obra del Espíritu Santo. La justificación cambia nuestra posición
delante de Dios y regeneración cambia nuestro estado moral. Porqué el Señor crea en el creyente justificado un corazón
nuevo y un espíritu nuevo (Ezq. 36:26,27; Col. 3:8-14)
¿Cuáles son los objetivos del nuevo nacimiento?
Los objetos del nuevo nacimiento son: crecer en la gracia (2Pd.3:18), crecer en la fe (2Cor.10:15), crecer en el amor
(1Tes.3:12) y crecer en la obra (1Cor.15:58)
¿Solo por esfuerzo propio podemos producir buenos frutos, vivir una vida santa y que significan los frutos?
Jn. 15.5. “Así también necesitamos el auxilio de Cristo, para poder vivir una vida santa, como la rama depende del tronco
principal para su crecimiento y fructificación. Fuera de Él no tenemos vida para producir los frutos. No hay poder en
nosotros para resistir la tentación y para vivir una vida santa. El apóstol Pablo dilucida el verdadero significado de los frutos
en Gálatas.5:22-26. El que tiene Espíritu de Dios es el árbol bueno que produce buenos frutos. Él es la energía personal en
el cristiano que activa nueva vida y produce frutos en abundancia (Mt.7:15-20)
Recibiendo vida de Él no seremos estériles, sino seremos como el árbol plantado junto al arroyo de aguas (Sal. 1:3)
¿Cuál son las evidencias del nuevo nacimiento del Espíritu Santo?
1. El corazón viene a quedar en armonía con Dios y con su Ley. (Sal. 119:97).
2. Se ve el gran cambio en el pecador (2Cor.5:17)
3. Se ve la santidad irreprensible (1Tes. 3:13).
4. Ha pasado de transgresión y de rebelión a la obediencia y a la lealtad a Dios (Rm. 1:5).
5. Terminó su vida de pecado y comenzó la nueva vida de fe y amor (Amos. 5:15; Mt. 5; 42 – 44).
6. El corazón y la mente son creados de nuevo a la imagen de Aquel que obra en nosotros (2 Cor.3: 17,18)
7. Sigue el ejemplo de Jesús (Jn. 13:15; 1Jn 2:5,6)
8. Nacido de Dios hace obras de justicia (1 Jn.2:29; Det.6:25)
9. No deja de congregarse (Heb.10:25)
10. Guarda los mandamientos de la ley de Dios por amor (Rm.13:10; 1Jn. 2:3-4; 3:24)

27
Ley y Evangelio
11. Vence las tentaciones y obstáculos del mundo por la fé. (1Jn.5:4)
12. No práctica el pecado y el maligno no le toca (1Jn.3:9;5: 18;2:23)
13. Deja el viejo hombre y se reviste del nuevo hombre Ef.4:22-24
14. Vive irreprensible de conducta (Fil.1:10)
15. Es manso y humilde de carácter como Cristo (Mt.11:29,30)
16. Ama a los hermanos en Cristo. (1Jn. 3:14;4:7,8,20)
17. Aman a sus enemigos (Mt.5:43-48)
18. Vive en comunión con Cristo (Jn.15:1-5)
¿En qué consiste vestirse del nuevo hombre?
Consiste en ser creado según Dios en justicia y en santidad, y dejar todo acto pecaminoso (Ef.4:24-32; 2Tm.2:19;
Sal.37:27; Col.3:12-17). No satisface los deseos de la carne (Gal.5:16,17). Él es el único que pueden implantar en el
corazón enemistado contra el pecado. Todo deseo de verdad y de pureza, toda convicción de nuestra pecaminosidad, es
una prueba de que el Espíritu está obrando en nuestro corazón (2Tm.1:14)
Aunque el viento es visible, produce efectos que se ven y se sienten. Así también la obra del Espíritu en el alma se revelará
en toda acción de justicia y santidad Cuando el Espíritu de Dios se posesiona del corazón, transforma la vida y produce
el nuevo nacimiento. Los pensamientos pecaminosos son puestos a un lado, las malas acciones son abandonadas; el amor,
la humildad y la paz, reemplazan al egoísmo, al orgullo, a la ira, a la tristeza y el rostro refleja la luz del cielo (Mt.5:14-
16).
La bendición del nuevo nacimiento viene cuando por la fe el alma se entrega a Dios. Entonces ese poder que ningún ojo
humano puede ver crea un nuevo ser a la imagen de Dios. (2Cor.3:18). La educación, la cultura, el ejercicio de la voluntad,
el esfuerzo humano, todos tienen su propia esfera, pueden producir una corrección externa de la conducta, pero no puede
cambiar y purificar el corazón. A menos de que recibe el Espíritu, nace de nuevo, recibe un corazón nuevo; nuevos deseos
y designios según Dios, no puede ver el reino de Dios
Dios nos ha dado su ley para regularnos nuestra conducta, y es muy abarcante en sus principios. El corazón natural odia
la ley de Dios, rechaza su autoridad. Nadie se salvará mientras rechace basta un mandamiento de la ley, porque se hace
culpable de todos (Stg.2:10)
CONCLUSION: El Espíritu que nos hace vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo es de Cristo. Nuestro
nacimiento, el crecimiento y el gozo, todo depende de nuestra unión con Cristo. Nuestra esperanza no está en nosotros,
sino en Cristo. Nuestra debilidad está unida a su fuerza, nuestra ignorancia a su sabiduría, nuestra debilidad a su eterno
poder (2Cor.12:9, 10; Ef.3:20)

LA VERDADERA FE

Lección N°12
La importancia de la fe Heb. 11:6. Debemos comprender la importancia de la fe y buscar por medio de la Palabra de
Dios, para creer y saber confiar en el Salvador (Rm.10:14-17). Para agradar a Dios es necesario confiar en Jesús,
recibir la salvación por la fe. Para creer o confiar de verdad es necesario conocer a quien creemos (Jn.17:4; 8:24;
3:18)
La verdadera fe es importante para salvarse, para hacer las buenas obras y para vivir en santidad guardando los
mandamientos que Dios. A los que tienen esta clase de fe Dios considera como sus santos y como su iglesia
(Ap.14:12)
Etimología de la fe. La palabra fe en latín es “fides”. Significa constreñir la mente. Este es un acto o estado mental
que es determinado a creer por razones adecuadas.
En griego es “Pistis”. Significa creer. Esta creencia se basa en la convicción de una evidencia
En Hebreo es” imunah”. Significa creer, confiar, y fidelidad.
Fidelidad significa estar firme, estable y constante
La fe es una aprobación que se da a una verdad, es una confianza que una persona deposita en otra.
Los patriarcas y pueblo de Dios creyeron en Dios, en su existencia, en su salvación, y en su intervención en las vidas
de los hombres. Esta es la fe de la iglesia de Cristo.
¿Qué orden del Señor debemos obedecer para obtener la salvación?
El Señor Jesús nos ordena arrepentirnos y creer en el evangelio (Mr.1:15). Ahora bien, todos tenemos derecho de
arrepentirse de nuestros pecados y creer en el evangelio de salvación, pero todos no obedecen la orden o mandato del
Salvador (Jn.6:64).
1. La palabra de Dios es la base de la fe (Rm.10:17)
2. El objeto de la fe es Cristo (Jn.11:25; Hech.11:21).

28
Ley y Evangelio
La capacidad de elegir y creer está en el hombre. Dios ha dado al hombre el poder de elegir; depende de ellos ejercerlos.
Dios nunca obliga a creer y a escoger el camino de vida, es así como no obligó a Lucifer, ni a Adán y Eva. Dios pone
dos caminos delante del hombre, de vida y de muerte (Jer.21:8; Det.30:15,19; Pr.15:24).
Dios respeta la elección de cada uno, aunque es contraria su voluntad. Podemos creer en su promesa, podemos caernos
arrepentidos a los pies de Jesús. Entonces el Salvador nos recibirá, nos perdonará, nos cambiará los vestidos sucios,
corrompidos por el pecado por vestiduras blancas de su justicia (Zac.2:2-7; Ap: 3:4).
Jesús exige la fe, y la fe en él (Mt.9:23). La fe es la convicción que se basa en el testimonio de Jesús y en la autoridad
de la Palabra. Cuando la evidencia es objetivamente suficiente, la persona es responsable de creer o no creer. Por eso
Jesús exhortó a los judíos (Jn.8:24). El gran error es no creer en la evidencia de la verdad bíblica.
EN EL MUNDO EXISTEN SEIS CLASES DE FE
¿Cuántas clases de fe existen y cuáles son?
1. La fe por vista. 4. La fe temporal.
2. La fe emocional. 5. La fe presunción.
3. La fe teórica. 6. La fe verdadera.
1.- La fe por vista. La fe por vista es ver para creer (Jn.20:24-29). Los escépticos buscan evidencias para creer en Dios.
También los creyentes que tiene esta supuesta fe buscan evidencias en las iglesias; buscan milagros, sanidades,
bendiciones materiales, gozo en las alabanzas con música censual, hablar lenguas. Esta es la fe del diablo, porque él
pidió evidencias y señales a Jesús para creer (Mt.4:1-10).
2.- La fe emocional Jn.6:55-69. La fe emocional es emotivo o sea radica en la emoción. Los que tienen esta fe
emocional reciben la palabra con gozo, es entusiasta, es eufórico. Pero en poco tiempo fenece, porque su fe es fruto de
la emoción de la carne, otros se desvanecen cuando vienen las pruebas y vuelven al mundo a refugiarse.
En algunas iglesias donde tienen la fe emocional y buscan el bautismo del Espíritu Santo con largas oraciones y con
gritos como los profetas de Baal. No obstante el falso espíritu se manifiesta con éxtasis: entonces saltan, danzan, lloran,
hablan lenguas con palabras inconexas y profetizan, otros son hipnotizados; caen al suelo y quedan estáticos, mientras
otros se retuercen y gritan ilimitadamente.
Este poder ilusorio y transitorio de Satanás está invadiendo con más frecuencia a las iglesias y son obligados a creer
como si fuera la manifestación del Espíritu Santo. Pero ¿qué dice la Escritura al respecto? (2Tes.2:9; Mt.7:15;
Jer.23:21, 31,32)
3.- La fe teórica Jn.3:2. La fe teórica es puramente intelectual y se basa en el conocimiento, en la teoría de la doctrina
y en hechos históricos de la biblia (Hechos.26:26-28). Pero no es aceptado como palabra de Dios, como la palabra de
verdad, y como palabra de vida. También el Señor Jesús es aceptado solo como un hombre histórico y no como salvador
y señor de su vida.
La fe teórica no toma parte en el corazón, solo está en la cabeza, no es una fe en acción que genera el verdadero
arrepentimiento. El que tiene fe teórica no tiene la voluntad de guardar los mandamientos de Dios (1Jn.2:4)
Los frutos de esta fe son los siguientes: el conformismo, el orgullo, el legalismo y la tibieza. En esta posición no pueden
lograr los dones celestiales, el vestido, el oro y el colirio (Ap.3:15-18)
4.- La fe temporal. Muchos aparentan tener una fe verdadera, asisten en la iglesia con entusiasmo participan en los
programas de la iglesia, pero lo hacen sin renunciar cosas pecaminosas (Lc. 14:33) y otros asisten por alguna
conveniencia y por religioso, son tardos de creer (Lc.24:25) y tardos de entendimiento (Det.32:28)
Cuando vienen las pruebas manifiestan el carácter superficial de su fe apartándose de la iglesia (Jn.6:54,55,63-
69;1Jn.2:19)
5.- La fe presunción. Esta es una fe falsificada de Satanás que muchos tienen por verdad. Esta fe es distinta enteramente
a la verdadera fe.
1. Los que tienen esta fe son carnales, enemigos de la Ley de Dios (Zac.12:7).
2. El creyente que tiene la fe presunción o nominal es odioso de los mandamientos de la ley de Dios (Jer.6:19)
3. La presunción es la falsificación de Satanás (Stg.2:19)
4. Esta fe induce a los creyentes adorar a Dios según su propia voluntad y conveniencia.
Los que tienen la fe presunción también creen en Dios, en Jesucristo como su Salvador, en el Espíritu Santo, en la biblia
y perseveran en la iglesia. Pero la diferencia es que son legalistas y antinomianos. Su fe es muerta (Stg.2:17-20).
5.-La verdadera fe ¿qué significa la verdadera fe?
1. Significa renunciar la confianza en uno mismo (Lc.14:33; Tito.2:12)
2. Significa convicción y certeza sin necesidad de verlo (Heb.11:1)
3. Significa aseveración o sea estar seguro en lo que se cree (Jn 3:36;Ef 3:12)
4. Significa inquebrantable confianza en el Salvador, en su justicia y en su sacrificio y en el poder del Espíritu
Santo (Heb. 3:6,14; Sal. 40:4)
5. Significa transacción, mediante la cual se recibe la salvación (Ef. 2.8)

29
Ley y Evangelio
6. Significa obediencia a los mandamientos de la ley de Dios (Hech.6:7; Stg.1:25).
7. Significa la obra hecha con fidelidad (Sal. 33:4)
La fe y la obra es la llave del conocimiento de la verdad (Stg.2:17,18; Det.4:6,13)
La fe se conoce por medio de las pruebas si es estable o es incierta variable. También se conoce por medio de la
obediencia a los mandamientos de la ley de Dios (1Jn.2:4; Ap.14:12). El que está unido con Cristo por la fe recibe el
poder para resistir con paciencia los ataques del enemigo, las tentaciones y las pruebas. La fe se fortalece por el ejercicio
diligente del estudio de la Palabra, por oír la Palabra y por medio de la oración y la obediencia (Det. 28:13,14).
La verdadera fe es vertical Col. 3:1-4. La verdadera fe es mirar al santuario celestial donde está nuestro Salvador
intercediendo como sumo sacerdote ante el Padre por los que creen y se arrepienten de sus pecados (Heb.8:1-3; 7:25,26).
1. La fe vertical es depender enteramente de Cristo y de su obra intercesora en el santuario celestial
2. La fe vertical es aceptar a Cristo como nuestro Salvador, como nuestra Justicia, sacrificio, Garante, como
nuestro Sumo Sacerdote y como nuestro Rey.
3. La única manera que podemos obtener la justicia de Dios es mediante la fe (Rm.3:22).
Es la justica de Cristo lo que hace que el pecador penitente sea aceptado ante el Padre en calidad de justo. El creyente
es salvo por una obra de justicia imputada de Cristo y llega a ser miembro de la familia real, hijo del rey celestial,
herederos de Dios y coherederos con Cristo (Gal. 3:26-29).
No tenemos por nosotros mismos con qué presentarnos ante el Padre y ser aceptados, tampoco tenemos poder para
limpiar nuestros corazones. Pero Cristo nos ofrece su justicia de salvación como un don (Is.46:13), y nos ofrece quitar
nuestros pecados (Is.1:18). La verdadera fe cree en estas promesas.
Ninguno es tan pecador que no encuentre salvación en Jesús que murió por los pecadores. Él está esperándonos para
cambiar los vestidos sucios por las vestiduras blancas de la justicia (Zac.2:2-5; Ef.6:13-18).
La verdadera fe es acción. Esta fe se origina de la Palabra de Dios, y se basa en la misma Palabra. Todo fracaso de los
hijos de Dios se debe por falta de fe. Porque la verdadera fe es vital, es acción y es perseverancia.
1. La fe de Jesús nos impulsa hacer la voluntad de Dios (Mt. 7:20-23; Sal. 40:8)
2. Hacer la voluntad de Dios es guardar por amor sus mandamientos (Jn. 14:15; Rm. 3:10).
3. La verdadera fe es obediencia (Hech. 6:7)
4. La actividad de la fe: lo que cree, hace y obedece.
5. Una actividad de la razón apoya a la fe, y un acto de fe apoya el conocimiento de la verdad.
La verdadera fe es implícita y es una fuerza viva que cruza todas las barreras de obstáculos y pruebas y permanece en
Cristo y con Cristo (Jn.15:4, 5; Hech.14:22).
La verdadera fe no es una acción pasiva, sino es dinámica y activa. No se detiene en las pruebas, tampoco busca gozo
solo en la música. El que tiene fe de Jesús jamás puede ser negligente, tibio, sino es diligente, es activo, es perseverante
y fiel seguidor de Jesús.
¿Qué promesa se recibe después de la salvación?
El hecho de ser cristiano convertido, eficiente y perseverante, es prueba de que tiene la verdadera fe y el Espíritu de
Dios (Gal. 3: 14).
El pecador es salvo solo por la fe en Cristo y no por obras propias, como resultado de la salvación se recibe el bautismo
del Espíritu Santo (Hech. 1:5).
1. El bautismo del Espíritu es para nacer de nuevo y para hacer las buenas obras (2Cor. 5:17).
2. Es para convertirnos en manso y humilde (Mt. 5:5)
3. Es para recibir la diversidad de dones (1 Cor. 12:1-13)
4. Es para enseñarnos todas las verdades de la Palabra de Dios (Jn. 14:26)
5. Es para vivir la verdadera santidad guardando los mandamientos de Dios (Lv. 20:7,8;Ap. 14: 12)
¿Cómo se conoce al que tiene la verdadera fe y el amor?
La verdadera fe no es estática, tampoco es muerta, sino es activa y viviente que produce abundantes frutos verdaderos
en el creyente salvo en Cristo.
1. La verdadera fe se conoce por sus obras (Stg.2:22; Mt.7:20-23).
2. Por guardar los mandamientos de Dios (1Jn.5:2,3)
3. Por guardar el verdadero día del Señor (Is. 58:13; Sal. 118:24; Ap. 1:10)
4. Por amor a su prójimo (Lv. 19:18; Mt. 19:19; Rm. 15 :2,3; Lc.10:25-27)
5. Por amar a sus enemigos (Lc.6:27- 37; 1Jn.3:14,15).
6. Por ser generoso con su prójimo (1 Rey.17:8-16; 2Cor. 8:2; Pr. 11:25)
7. Por cumplir su deber con Dios (Lc.2:41-44; Gn.- 28:22; Mr. 12:17)
8. El que carece de fe y amor es necio e insensato (1 Sm.25:2-12,38)
9. Las mujeres por dejar pinturas y adornos (Is.3:16-21;1Tm.2:8-10)

30
Ley y Evangelio
10. Por vivir fiel hasta la muerte (Ap.2:10)
Cuando vemos estas obras podemos saber que el Espíritu Santo está obrando el cambio en el creyente salvo.
CONCLUSIÓN. La fe se basa en el conocimiento de la palabra de Dios. De manera para tener la verdadera fe se
requiere el conocimiento de la palabra; conocer el pecado y los actos redentores de evangelio. No tenemos que tener
conocimiento perfecto, pero podemos decidir y escoger el camino de vida, podemos aceptar a Cristo como nuestro
Salvador y Señor, esta es la fe que vuelve en acción.

LA SALVACIÓN
Lección N°13
¿Cuándo fue establecido el pacto de la gracia?
Ef.1:4; 2Tm.1:9. El pacto de la gracia no se formuló después del pecado de Adán, sino fue establecido antes de la
fundación del mundo; en la eternidad y se llama pacto eterno. Antes que se estableciera el mundo, Cristo el unigénito de
Dios decidió a convertirse en redentor de la raza humana, si pecaba Adán.
La salvación del pecador ha sido siempre el propósito del concilio celestial. Los miembros de la deidad pactaron el recate
del hombre si este caía en el pecado. Dios hizo provisión para hacer frete a la terrible emergencia.
¿En el pacto de rescate que responsabilidad asumió la segunda persona del deidad?
Heb.7:21. El pacto del recate se basa en la promesa y en el juramento de Dios mismo. Jesucristo era el fiador del pacto
(Heb.7:22). Un fiador es alguien que se compromete asumir la responsabilidad del otro.
Después del pecado, el pacto de rescate fue revelado inmediatamente en la promesa a nuestros primeros padres en el
huerto del Edén (Gn.3:15)
El Señor les prometió la salvación por gracia y victoria completa mediante la simiente de la mujer, con que heriría
mortalmente a Satanás. El nuevo testamento explica que esa simiente es Cristo (Gal.3:16)
Este pacto puso al alcance de todos los hombres para su salvación. Él mismo pacto fue revelado a Abraham en la
promesa. Esta promesa dirigía los pensamientos hacia Cristo. Abraham confió en Cristo para su salvación (Gn.15:6)
¿Qué es la salvación objetiva?
1. Es un don gratuito de Dios que se recibe por medio de la fe. (Ef. 2:8)
2. Es rescate al pecador creyente del peligro inminente de condenación de la segunda muerte (Ap.21:8)
3. Es absolver por completo la culpa del pecador creyentes
4. Es librar del pecado al creyente en Cristo (Rm.6:18).
5. Es seguridad y tener vida eterna por medio de la fe en Cristo. (Jn.3:16; Ef.2:5).
6. Es la Redención del esclavo o del preso mediante el pago del precio del rescate (Mr.10:45; Is.49:24,25;1Cor.6:20)
7. La salvación indica simbólicamente en el A.T. el rescate del pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto (Ex.6:6-9;
15:13; Sal.78:51-55).
8. La salvación es redención, es propiciación (1Jn.2:12)
9. La salvación es expiación(Lv.17:21;Rm.3:25;5:9;Col.1:14,20)
La idea básica del término salvación implica varias cosas tanto en la objetiva y en la subjetiva:
Donde se efectúa nuestra salvación.
1. Nuestro pontífice entró y se sentó en el santuario celestial. (Heb. 6:19; 9:11,12).
2. Nuestro Salvador está en el trono de la gracia (Heb. 4:16; Col.3:1-3).
3. Debemos buscar a nuestro Salvador, su reino y su justicia en el santuario del cielo. (Heb. 8:1-6; Mt. 6:33)
Nuestro Salvador obró la salvación fuera del hombre desde el pesebre hasta el calvario. También intercede ante el Padre
fuera del hombre, en el trono de la gracia.
La salvación subjetiva.
1. Es rescate del poder del pecado y de las obras de la carne, (Rm.6:12-14).
2. Es ponerlos en libertad del poder del pecado y luego hacer siervos de justicia (Is.42:7; Rm.6:18,19,22)
3. Es librar de la enfermedad del alma, de tristeza, de ansiedad y de congoja que destruye las fuerzas de la vida
(1Cor.11:30; Dt.7:15).
4. Es regeneración por medio del poder del Espíritu Santo (Mt.19:28; Tito.3:5).
5. Es emancipación del hombre del poder del pecado por la obra y gracia del Espíritu Santo.
6. Es la regeneración, un cambio radical en la vida del creyente salvo; esta empieza con el nuevo nacimiento (Jn.3:6;
2 Cor.5:17).

31
Ley y Evangelio
En esta fase de salvación se vive en santidad guardando los mandamientos de la ley de Dios (Ap.14:12) y se aparta por
completo del pecado (Jn.5:14)
El creyente pasa del esclavo del pecado a ser siervo de justicia y crece en la perfección a la semejanza de Cristo
(Rm.6:18; 2Cor.3:17,18)
El rescate físico
1. Es rescate del peligro de la muerte física (Exd.14:1-34).
2. Es rescate de las enfermedades graves mediante el milagro de Dios (Lc.8; 43- 48).
3. Es rescate de los problemas graves (Hech.12:5-12; 15:12).
El primer Adán y el segundo Adán 1Cor.15:22,45. Por causa de la desobediencia de Adán vino enormes
consecuencias: La maldad, la corrupción, la enemistad con Dios, la esclavitud del pecado y la muerte. Ante la ley divina
estamos obligados a rendir una perfecta obediencia y la perfecta santidad en el corazón.
Esto es lo que debemos a la ley de Dios, como pecadores somos impotentes de cumplirla. Pero nuestro Dios, como
autentico Hombre y como segundo Adán pagó nuestra deuda; cumplió por nosotros todo lo que la ley de justicia requería
(Mt.5:17; 3:15).
Por causa de la obediencia (justicia) del Segundo Adán vino la victoria: la bendición, la santidad, la paz con Dios, libertad
del pecado, la salvación y la vida eterna bajo condición de la fe.
¿Segundo Adán cómo cumplió la ley de justicia para salvarnos?
1. Nació santo en el pesebre. (Lc. 2:6-12).
2. Venció la tentación” (Lc. 4:1-10).
3. “Vivió sin pecado”, santo y justo (1Jn. 3:5; Jn.8:46).
4. Cumplió la ley de Dios en dos aspectos (Mt.5:17)
5. Cargó nuestros pecados sobre Él (2Cor. 5:21).
6. Sufrió el cruel castigo por nosotros (Sal. 129:1-5).
7. Fue clavado en el madero de la cruz (Jn. 19:17-18).
8. Experimentó la muerte nuestra en la cruz. (Lc. 23:44-47).
9. Bajó a la tumba y allí enterró nuestros pecados (Jn.19:41).
10. Resucitó al tercer día para nuestra justificación (Rm. 4:25).
11. Ascendió a la diestra de su Padre a interceder por los que creen y se arrepienten. (Hech.1:9 -10;Heb.9:24-28;
7:25,26)
Esas son las obras trascendentales del verdadero evangelio, llamado los grandes méritos de salvación. Bajo el correcto
enfoque bíblico, el creyente es salvo mientras vive por fe en el evangelio, pero los que pretenden salvarse con sus propias
obras de justicia están completamente perdidos (Rm.9:3,32; Num.17:12). El deseo del Señor es enseñarnos el camino
de salvación (1Tm.2:4; Jn.17:3).
¿Entonces que contiene el verdadero evangelio?
1. Contiene los hechos básicos de la vida perfecta de Jesús. (Rm. 5:10).
2. Contiene una obra hecha de Dios en su amado Hijo en tiempo pasado. (Jn. 14:10, 11; 10:37, 38).
3. Contiene perfecta justicia de salvación (Sal.22:31; 71:2; Rm.1:17).
4. Contiene la sangre de Cristo (Ef. 1:7).
5. Contiene la muerte de Cristo (Rm. 5:8-10).
6. Contiene la resurrección de Cristo (Rm. 4:25;1Cor.15:17-21)
7. Contiene la salvación por gracia (Ef. 2:8)
Sobre esta verdad trascendental del evangelio de Cristo, el pecador es salvo por medio de la fe. (1Pd.1:9).
¿Qué es el medio para tener acceso al Padre?
Lc. 1:77. Dios nos otorga salvación, no porque hay algo bueno en nosotros, no por obras de caridad o por dejar de pecar,
sino por aceptar a Cristo. Viviendo por fe en Cristo podemos tener acceso al Padre (Jn. 14:6).
1. La salvación es concedida como un don por pura gracia, independientemente de nuestras obras. (Ef.2:8,9).
2. El que cree en el Hijo de Dios tiene vida eterna (1Jn. 5:11).
3. Sólo en Cristo está la vida (Jn. 1:4).
4. En él mediante la fe tenemos la vida eterna (Jn.10:26-28).
5. En él somos más que vencedores (1Co. 15:57; Rm.8:37).
IMPOSIBLE POR LA RELIGIÓN DEL HOMBRE.
1. La religión humana consiste en buscar la salvación por fe y por diversas obras, por santidad espuria, por el
arrepentimiento y por recibir a Cristo en el corazón.
2. Esta religión excluye definitivamente la salvación objetiva en el evangelio de Cristo.
3. En la falsa religión sustituye los mandamientos de Dios por mandamientos del hombre (Mr. 7:6-8)
4. En la religión del hombre, los religiosos rechazan la ley de Dios (Zac.7:12)

32
Ley y Evangelio
5. En la falsa religión buscan salvación confiando parcialmente en Cristo y parcialmente en la denominación.
6. En la religión buscan el bautismo del Espíritu con obras con largas oraciones, con vanas repeticiones, con fuertes
clamores, con música sensual, con manipulaciones, con ayunos etc.
7. En la religión del hombre creen la señal del bautismo del Espíritu es con éxtasis, danzar, caer al suelo. Revolcarse,
retorcerse, gritar descontroladamente, reír, hablar en lenguas, pero lenguas inconexas.
8. Caín inventó su propia religión y aventuro a confiar en sus propios méritos (Gn.4:3-8)
9. Los que creen solo en Cristo y no necesitan creer en su justicia y en su sangre expiatoria están en la misma religión
y en el camino de perdición de Caín.
10. En la religión del hombre los creyentes se muestran limpios solo externamente, pero por dentro están llenos de
inmundicias: Son egoístas, iracundos, mentirosos, impositores, avaros, tacaños, orgullosos, etc. (Mt. 23:26-28)
La salvación está en él. Al expirar en la cruz, Jesús exclamó: "Consumado es" (Jn.19:30). ¿Qué, obra fue ahí concluida?
Exactamente la obra de salvación que él hizo desde el pesebre hasta el calvario. Es de esta forma que la Biblia enseña la
obra de la salvación como una obra consumada y definitivamente establecida, una sola vez por Cristo.
Cristo tomó nuestro lugar para que nosotros pudiésemos tomar el suyo, tomó nuestro infortunio, nuestra humillación y
bajeza, para hacernos participantes de su gloria por la fe. (Ef.1:6,7).
Es obvio entonces que en esta obra no tuvimos participación, y así tenía que ser para que la salvación pudiese ser ofrecida
gratuitamente como don a cada pecador. El enfoque Paulino destaca con énfasis esta misma realidad.
En la cruz Cristo murió por todos los pecadores. Allí él salvó al mundo. Cabe el pecador aceptar mediante la fe los
méritos de su Sustituto, y aceptarla como un don. (Ef. 2:8). Juan y Pablo afirma la decisión que tomó Cristo para
salvarnos (1Jn. 3 : 6 ; Ef. 5:2).
Esto significa que él tomó su lugar de toda la humanidad. Así es Cristo obró la salvación y ofrece gratuitamente al
pecador que desea aceptarla por la fe. (Is.55:1; Mr.9:23,24; Lc.8:5).
1. La verdad de la salvación no está en lo que hace o tiene el hombre, sino en el trono de la gracia. (Heb.4:16;
Lc.8:48).
2. El Señor no puede hacer nada para salvar y para santificar al hombre, hasta que, convencido esté de su pecado y de
su debilidad (1 Rey.8:46).
3. Despojado de toda suficiencia propia, se arrepiente, confiesa y se entregue al poder de Dios, por fe aceptar a Cristo
y su justicia. Entonces puede recibir la salvación que Dios espera concederle. (Pr.28:13; Jn.10; 27,28).
La naturaleza de la salvación abarca dos aspectos:
1. Aspecto objetivo. Es la obra de Dios en Cristo, una obra hecha desde el pesebre hasta del calvario por nosotros,
mediante la cual fuimos salvos. En esta obra no tuvimos ninguna participación, y su carácter es forense e
independiente a nosotros. (Jn.4:34; Mr.10:45).
2. Aspecto subjetivo. Es la obra de Cristo en nosotros mediante el Espíritu Santo, el cual viene a hacer real en la vida
del creyente mediante la santificación; es la salvación del poder del pecado. (Rm.6:14,18,19)
¿Cómo debemos dar luz y gloria a Dios?
Mt. 5:14-16. Por sus obras buenas los seguidores de Cristo deben ser luz y dar gloria, no a sí mismo sino al que les ha
dado gracia y poder para obrar. Toda obra buena se cumple solamente por el Espíritu Santo, y éste es dado para glorificar,
no al que le recibe, sino al dador.
¿Por qué el evangelio es poder de Dios?
El evangelio es Cristo, su vida justa que él vivió, la justicia que él hizo y su sangre que él derramó en la cruz del calvario
es poder. La obra de salvación que hizo un poderoso es poder.
Solo los que creen se beneficiaran personalmente de la salvación por el poder del evangelio. La dimensión objetiva de
la redención se basa en el poder del evangelio (Rm.1:15,16).
1. Es poder porque Cristo es verbo de Dios hecho carne (Jn.1:1,24;1Pd.1:25)
2. Es poder porque Cristo es una persona divina (2Tes.2:14;Jn.20:26-29)
3. Es poder porque Cristo es sabiduría de Dios (1Cor.1:24)
4. Es poder porque nos salva de la condenación de culpa, de la ira de Dios y de la muerte eterna. (Rm.6:23;8:1;5:9)
El pecador es incapaz de expiar el menor pecado de su vida. Se necesita poder para expiar un sólo pecado, cada día
necesitamos el poder del evangelio de Jesucristo; Es el poder que nos salva del pecado. Este es el Poder de la cruz
(1Cor.1:18).
El carácter objetivo de la salvación lleva al hombre mirar a Cristo, este hecho queda confirmado en la experiencia del
pueblo de Israel en el desierto, cuando al ser mordidos por las serpientes venenosas, las víctimas deberían de mirar la
serpiente de metal a fin de vivir (Jn. 3:14,15), y Pablo exhorta a los creyentes a mirar a Jesús "autor y consumador de
la fe". (Heb.12:2; ls. 45:22).
Jn.5; 7-9. Oh, que glorioso es el evangelio. Nosotros somos ese paralitico. Somos inválidos, no podemos hacer la
voluntad de Dios, porque el pecado nos inutilizó. Se esforzó este hombre para ser curado, pero sin éxito. Así también

33
Ley y Evangelio
hoy, muchos buscan salvarse por sus propios esfuerzos y obras, no pueden hacer la voluntad de Dios guardando sus
mandamientos, no perciben que la obra de salvación está hecha.
¿Es difícil ser salvo?
Hech.16:30,31. El problema reside en el hombre que quiere ser salvo de acuerdo con sus propios métodos. Pocas veces
está él dispuesto a aceptar el hecho de que la salvación no es una obra humana, sino la obra de Dios, pero la mayoría
construye su propia escalera de la salvación. Otros tratan de añadir la obra de Cristo como si esta fuese una obra
inconclusa; pero la salvación es por una obra acabada de nuestro Salvador.
El Señor le preguntó a Job: ¿Dónde estabas tú, cuando yo fundaba la tierra? Job 38:4.
Él puede preguntarnos también: "Dónde estabas tú cuando yo realizaba el plan de salvación”. En la victoria de Cristo
todo el universo triunfó y nosotros también triunfamos en él. (Col.2:10).
Nuestro Salvador vivió, murió, resucitó y ascendió a los cielos. En el presente Cristo trabaja en el trono de la gracia
intercediendo por nosotros sus hijos (Heb.7:22-26).
Bajo esta perspectiva, es incoherente creer que la salvación por fe y por obras. En esta área de salvación existen varias
creencias distorsionadas que son las siguientes: buscar la salvación por régimen vegetariano, por tener experiencia con
Dios, por cumplir la ley de Moisés, por pertenecer a una denominación, por vivir en sanidad. Los creyentes legalistas y
miopes rechazan el evangelio de salvación. Pero amorosamente les dice el Señor (Rm 11:6; Ef.2:8,9).
CONCLUSIÓN: Exactamente contra esta doctrina bíblica Roma ha echado su sombra infernal. Su declaración es: no
somos salvos por nuestras obras, sino por medio de la fe y por la gracia impartida o infusa, mediante la cual realizar
obras justas para recibir la salvación de Dios. Pero este pensamiento del "misterio de iniquidad" que se levantó contra
las claras enseñanzas de la palabra de Dios, no ha muerto, y sutilmente se ha introducido en diversos sectores de la
cristiandad

DOS VERDADES ETERNAS

Lección N°14
¿Cuáles son los dos grandes principios del gobierno de Dios?
El carácter de Dios es justicia y misericordia. Esta es la razón que los fundamentos de su trono (gobierno) es justicia y
misericordia (Sal. 89:14).
1. La justicia de Dios está expresada en su santa ley. (Sal. 119:172).
2. La misericordia de Dios está expresada en el evangelio de salvación. (Tito. 3:5; 2Tm 1:10).
Estas dos grandes principios, Justicia y misericordia son eternos. Estas verdades la mantienen equilibrado al gobierno
de Dios, estas son los principios inconmovibles que existen en el cielo y rige al Universo.
Función de la Justicia y la misericordia
1. Ley es detector de nuestros pecados de omisión y de comisión, detecta en el corazón, en los deseos, en los
pensamientos y en nuestros actos (Rm.3:23)
2. La justicia o la ley de Dios condena al pecador peor de lo que merece, exige muerte en el lago de fuego como si
nunca hubiera existido. (Ezq. 9:6).
3. La misericordia trata al pecador creyente en Cristo mejor de lo que merece; cubre con su manto de justicia y la
considera como justo, y en virtud de su sangre perdona sus pecados. (Lm. 3:22; Is. 54:14).
4. Tito 2:5. El creyente salvo por su misericordia es regenerado por el Espíritu Santo y guarda los mandamientos de
Dios por amor (Rm. 13:10).
El gobierno de Dios no es desequilibrado
Sal.89:14. En un gobierno sin ley de justicia, sólo por misericordia, no habría obediencia y sumisión por todos los seres
creados en el cielo y en la tierra, sino un desorden y caos. Dios gobierna por medio de su ley a sus hijos.
1. Sin la ley, la rebelión de Lucifer y la desobediencia de Adán no hubiera habido pecado (Rm.7:8).
2. Sin misericordia, solo por ley, todos los pecadores serían aniquilados con la muerte eterna sin esperanza de
salvación, como Sodoma y Gomorra (Gn. 19:24-25).
3. En una iglesia sin ley no hay sumisión a la voluntad de Dios sino a la voluntad del hombre. (Mr. 7:6-8)
4. Dios rechaza toda adoración de las Iglesias que rechazan su santa ley (Pr.28:4,9)
Dos grandes verdades eternas.
Is. 8:20; Hech. 20:24. Existe perfecta relación entre la ley y evangelio desde el principio por toda la eternidad cada uno
con su particular peculiaridad.
1. La ley nos señala el pecado y nos lleva constantemente a Cristo quien puede salvarnos y perdonados
2. Después de salvarnos, Cristo nos aplica la ley (Jn.5:14; Mt.19:17).
3. En el evangelio está la salvación, justificación, reconciliación, el perdón de los pecados y la vida eterna. (2Tm. 1:10)
4. En la ley está la disciplina, el control, la restricción al pecado, la verdadera santidad y el gobierno para el cristiano
salvo (Dt. 5:32,33; 8:6; Stg. 1:25; Rm. 13:8-10).

34
Ley y Evangelio
Los sinónimos de la ley y del evangelio
Toda la Biblia está dividida en dos grandes verdades ley y evangelio; un conjunto de verdades eternas. Veamos los
sinónimos de la ley y del evangelio.

La biblia está dividida en dos grandes categorías que son la ley y el evangelio

LEY DE DIOS ES: EVANGELIO ES:


1. Mandamiento. Deut. 11:27 1. Gracia. Rm. 3:24
2. Precepto. Sal. 19:8 2. Misericordia. Tito 3:5
3. Ordenanza. Ezq. 11:20 3. Amor. Jn. 3:16
4. Estatutos. Lv. 10:11 4. Bondad. Tito 3:4
5. Verdad. Sal.119:142 5. Paz. Jn. 14:27
6. Justicia. Sal.119:172 6. Buenas Nuevas. Lc. 4:18
7. Edicto. Dn. 6:15 7. Promesa. Hech. 3:22; 7:37
El plan de salvación.
Rm. 16:25. El plan de redención no fue formulado después de la caída de Adán; sino, fue una revelación del misterio
que por tiempos eternos fue guardado en silencio. La salvación fue una manifestación de principios que desde edades
eternas había sido el fundamento del trono de Dios.
El evangelio en el antiguo testamento.
Después del pecado, Dios hizo conocer la verdad más asombrosa y abarcaste en el Antiguo Testamento de la siguiente
manera:
1. El evangelio fue revelado después del pecado por medio de la promesa en el huerto de Edén (Gn. 3:15; Hech. 13:32).
2. El evangelio fue revelado por medio de la ley de Moisés. (Exd. 29:38-41; Lv. 23:1-28).
3. El símbolo profético del evangelio en la ley de Moisés se terminó, se abrogó cuando Cristo murió en la cruz del
calvario (Col. 2:14-17).
4. A partir de la cruz, los sacrificios de animales, las fiestas anuales, luna nueva, sábados anuales, el Nazariato y la
circuncisión no tendría valor alguno.
El Salvador no abrogó la ley de Dios.
Jn. 3:17; Mt. 5:17. Dios no envió a su Hijo para anular su ley, sino a cumplir. El Padre en su Hijo guardó su propia ley
para salvarnos. Dios por amor a los pecadores hizo una justicia perfecta y un sacrificio infinito para satisfacer los
requerimientos de su santa ley por nosotros los pecadores. La forma en que Dios nos salvó, no anulando su propia ley,
sino, guardándola hasta la muerte (Fil. 2:8). De esta manera la ley es honrada y magnificada. (Is. 42:21).

“No podemos hacer nada, absolutamente nada para ganar el favor divino. No debemos confiar absolutamente en nosotros
mismos ni en nuestras obras. Sin embargo, cuando busquemos a Cristo continuamente como seres falibles y
pecaminosos, podemos hallar descanso en su amor (Pr.8:17; Col.3:1-3). Dios aceptará a cada uno que acude a él
confiado plenamente en los méritos de un Salvador crucificado” 1MS. 415.
A los hijos de Dios su diaria obediencia a la ley de Dios por amor les brindará un carácter que le asegura la vida eterna
en el reino de Dios.

¿Cómo desmintió el Señor la falsa interpretación de la ley?


La respuesta está en Mt. 5:17-19. Si hubiese sido posible que la ley de Dios fuera cambiada o abrogada. Cristo no
hubiera necesitado cumplir y morir para salvarnos. Abrogar la ley, sería desconocer el pecado, desconocer el verdadero
arrepentimiento, desconocer la verdadera salvación e inmortalizar el mal, vivir en desorden, vivir en la inmoralidad y
colocar al mundo bajo el dominio de Satanás.
La justicia y misericordia son los principios eternos del gobierno de Dios en los cielos y rige al universo. Esta es la ley
y evangelio, el fundamento del gobierno de Dios.
¿Con qué nos guía el Espíritu Santo en la obediencia?
Jn.16:13; Ezq. 36:27. El Espíritu Santo guía al creyente verdadero con la ley a la obediencia y hacer buenas obras, no
para salvación, sino como testimonio de que es salvo por la fe en vivir y morir de Cristo.
El pecador recibe la salvación solo por fe en Cristo, pero su condición de salvado implica la posibilidad y la exigencia
de guardar la ley de Dios. El resultado de la obediencia es santidad y buenas obras. La obediencia es posible únicamente
por medio de la fe y por el poder que nos provee el Espíritu Santo al morar en nuestro corazón (1Cor. 6:19; Fil.2:13).

CONCLUSIÓN. La ley y el evangelio van juntas como el riel del tren. También la fe y la obediencia van juntas en la
vida del verdadero cristiano como evidencia de la salvación en el evangelio de Cristo.

35
Ley y Evangelio
LA CONVERSIÓN

Lección N°15
Etimología. La conversión es la palabra griega “epistrepo” significa volver a visitar el lugar. En la biblia se usa esta
palabra para exhortar a los que se apartan de Dios y de sus Mandamientos.
¿Sólo por conocer la verdad podemos convertirnos?
Os.11:5. Esta palabra se usa en la predicación para buscar a Dios y el cambio de vida, también se usa para designar el
acto de reincidente (o sea, de un cristiano que ha caído en pecado y en el letargo espiritual), que regrese a su Salvador
y a su Señor. Una mera convicción de la verdad y una mera pretensión de fe en Cristo, un conocimiento teórico
jactancioso no convierte a nadie.
¿Qué verdad trascendental exige Dios a sus hijos salvos?
Hech.3:19; 11:21. Necesitamos ser convertidos y no solo convencidos de la verdad. No puede haber la verdadera
conversión sin el abandono del pecado y sin el cambio del corazón efectuado por la obra y gracia del Espíritu Santo.
Ezq.18:31-32; Hech.3:26. El Señor llama a su iglesia en forma colectiva e individual a convertirse.
¿Qué significa la conversión?
1. Es volver a Dios Lc.15:18-20
2. Es dejar de pecar Jn.5:14
3. Es un cambio radical efectuado por el Espíritu Santo en el corazón, en la mente, en las acciones y en las palabras
1Cor.3:17-18
4. Es despojarse del viejo hombre y vestirse del nuevo Col.3:8-13
5. Es dejar el camino de la desobediencia y volver al camino de la obediencia de los mandamientos de Dios
Sal.119:32-35
¿Cuáles son los elementos de la conversión?
Los elementos de la conversión son:
1. La fe Heb.11:6
2. El arrepentimiento hech.26:20
3. La confesión, el perdón y la limpieza del corazón Sal.32:5; 1Jn.1:9
4. Pedir a Dios que nos convierta Jer.31:18; Lm.5:21
5. La obra del Espíritu Santo Gal.4:6; Ef.3:20
6. La obediencia a la ley de Dios Sal.19:7,8
Solos no podemos convertirnos, tampoco podemos justificarnos con nuestras obras pero tenemos la facultad de elegir
y posicionarse en el camino de la salvación Jn. 14:6 y en el camino de la obediencia Sal. 119:34-35. Entonces el Señor
puede obrar el cambio integral, la conversión de nuestra vida.
Los hombres pueden cambiarse de iglesias y de la doctrina. La relación en una iglesia no remplaza la conversión. Solo
el bautismo del Espíritu Santo y la obediencia a la ley de Dios puede cambiar el corazón y convertirlo al creyente.
Stg.2:17. Solo quedarse en la fe y no convertirse, es la doctrina del paganismo y del fariseísmo. Los creyentes que no
son convertidos, se hallan un pie dentro y con un pie fuera de la iglesia de Cristo. En el juicio investigador los tales
serán separados como la cizaña. Los judíos estaban convencidos de algunas verdades pero no eran convertidos, eran
demasiados orgullosos, legalistas, acusadores, juzgadores; ambiciosos, iracundos, avarientos y fanáticos en las reglas
humanas. Por estas razones se extraviaron del camino de salvación.
¿Cuáles son las evidencias de un creyente convertido?
1. Es fiel congregante Heb.10:25
2. Es disciplinado en el indumentario Det.22:5; 1Pd.3:3,4
3. Es paciente Mt.5:38-41; Stg.5:7
4. Es caritativo Det.15:11
5. Es irreprensible Tito.2:8
6. Es manso y humilde de corazón Mt. 11:29
7. Es fiel en su mayordomía Lv.27:30,31; 1Cor.9:13,14
8. Es fiel guardador de la ley de Dios Sal.199:44; Mt.19:17
9. Es fiel guardador el día del Señor Is. 58:13-14; Heb.4:9-11
Los obradores del pecado dejan de pecar. Los tibios se vuelven dirigente, los desordenados y los descarriados aprenden
a obrar justicia (1Jn.3:7). Los borrachos se vuelven sobrios y abstinentes y los licenciosos o libres se vuelven temerosos,
respetuosos y disciplinados. Los rebeldes, los revoltosos y los iracundos se vuelven humildes y semejantes a Cristo.

36
Ley y Evangelio
Cuando vemos estos cambios en la vida y en el carácter podemos tener la seguridad de que el poder de Dios está obrando
conversión en el creyente. No vemos el Espíritu Santo, pero podemos ver las evidencias de su obra en la vida en el
carácter del creyente.
CONCLUSIÓN. La conversión verdadera es acto consiente del pecador a través del cual, por la gracia de Dios, se
vuelve del pecado a Dios, por Jesucristo. La conversión es un cambio interno y externo. El hombre convertido es aquel
en quien la gracia de Dios está obrando un cambio integral.

BAUTISMO DEL VERDADERO ESPIRITU

Lección N°16
El Bautismo del Espíritu ¿qué es necesario para entrar al reino de Dios?
Es necesario ser bautizado de agua y del Espíritu. El bautismo del Espíritu procede por aceptar a Cristo como nuestro
Salvador, como nuestra justicia y como nuestro Señor.
¿Cuándo tuvo el inicio el bautismo del Espíritu Santo y como se recibe?
El Señor dijo a sus discípulos: “Vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” (Hech.
1:5).
1. El bautismo del Espíritu tuvo su inicio en el día de Pentecostés ( Hech. 2:38) y se continuará hasta la segunda
venida de Cristo.
2. La bendición del bautismo se recibe solo por fe. (Gal .3:14; Hech. 11:15-17)
3. El creyente salvo por la fe en Cristo, es bautizado con el poder del Espíritu Santo. (Lc.7:50; 1Cor. 12:13).
¿Qué significa el Bautismo del Espíritu?
Mt.3:11; Hech.1:5. Para entender el Bautismo del Espíritu Santo, primeramente debemos definir la palabra bautismo
en su contexto semántica. Bautismo es hundir, sumergir, cubrir, llenar, otro sinónimo es revestir.
1. Significa recibir el poder del Espíritu Santo ( Hech. 1:8)
2. El Señor Jesucristo es el que bautiza con el Espíritu Santo (Jn. 1:33)
3. Significa estar revestido del poder del Espíritu.(Lc.24:49;Gal 3:26,27)
4. Por un Espíritu todos somos bautizados o revestidos con su poder (1Cor.12:13)
Una vez bautizado o revestido con el poder del Espíritu Santo, el creyente recibirá los dones, él repartirá “a cada uno
como quiere” (1Cor .12:1-13: Gal .3:26,27)
Los dones y talentos desarrollados por el cristiano sin el amor verdadero no tiene ningún valor (1Cor.1:9,13). Este
hecho es puesto en evidencia en la vida de los cristianos verdaderos.

Diversos dones de la iglesia


¿Qué dones posee la iglesia de Cristo y cuál de ellos es la luz?
1. Nos dio el mismo Espíritu la palabra de sabiduría, a otra palabra de ciencia, a otros fe, dones de sanidad,
operación de milagros; a otros profecía, discernimiento de espíritus, genero de lenguas y a otros interpretación
de lenguas (1Cor.12:7-11)
2. Las lenguas no eran para toda la iglesia, sino para dos o tres personas por causa de los incrédulos. (1Cor.
14:1-6, 23, 27-29,37-40).
3. La profecía es necesaria para que el profeta enseñe la iglesia las verdades recibidas de Dios por medio de sueños,
voz audible y visiones (Nm.12:6; 1 Cor.14:1,4;)
4. El profeta exhorta a la iglesia a corregirse de los males prevalecientes mantenerse fiel a la ley de Dios
(Ezq.18:1,9,24-32;Sal.1:1,2)
5. El verdadero profeta es el que tiene el don de profecía, enseña a la iglesia las profecías del libro de Daniel y
de Apocalipsis (Ap.1:3)
6. “Sin conocimiento de la profecía el pueblo es desenfrenado” (Pr.29:18)
7. “Porque nada hará el Señor Jehová, sin que revele sus secretos a sus siervos los
profetas”(Amós.3:7;2Cro.20:20)
8. La palabra profética es antorcha de la luz que alumbra a la iglesia (2Pd.1:19)
9. “… que ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación” (2Pd.1:20,21)
El profeta es el que tiene don de profecía para enseñar una serie de verdades sublimes representadas en figuras y
símbolos de la profecía de Daniel y Apocalipsis, como también los peligros y conflictos que esperan la iglesia de
Cristo. Solamente los profetas que tienen don de profecía pueden explicar las profecías en forma completa para la
iluminación de la iglesia.

37
Ley y Evangelio

¿Cuáles son los objetivos del bautismo del Espíritu Santo?


El objetivo del bautismo del Espíritu Santo no es transitorio, no es momentáneo, no es emplear a los creyentes por un
momento solo en los servicios en el templo, no es causar alucinaciones o sea hacer danzar, llorar, caer estáticos,
retorcerse; reír carcajadas, hablar lenguas cabalísticas e inconexas. Estas prácticas son efectuados por los espiritus del
enemigo de Dios.
Hech.11:14-16. Los objetivos del bautismo del Espíritu Santo en el verdadero creyente son los siguientes:
1. Es para ser miembros del cuerpo de Cristo (Ef.2:16; Rm.12:5 ; 1Cor. 12:25)
2. Es para purificarnos, lavarnos y limpiarnos (Is.1:25; Hech. 22:16)
3. Es para morir al yo ( Gal. 2:20)
4. Es para andar según el Espíritu (Gal.5:5)
5. Es para seguir justicia, fe, amor, paz (2Tm 2:22)
6. Es para recibir la palabra con gozo (1Tes. 1:6)
7. Es para tener más intimidad o comunión diario con Dios (Jn.15:4-8)
8. Es para subyugar o controlar el pecado en nuestros corazones (Job.14.16,17)
9. Es para darnos libertad de la esclavitud del poder del pecado (2Cor.3:17;Gal.5:13)
10. Es para guiarnos a toda verdad de la palabra de Dios y no del hombre (Jn.16:13,14)
11. Es para liberarnos del pecado y hacernos siervos de su justicia ( Rm. 6:18)
12. Es para hacernos idóneos para el cielo (1Pd.3:15; Lc.12:40)
13. Es para amar a nuestros hermanos y enemigos (Rm.5:5; Mt.5:42-48)
14. Es para guardar los Mandamientos de Dios por amor (1Jn. 5:1-3)
15. Es para guardarnos sin mancha ( Stg.1:27)
16. Es para santificarnos cuerpo, alma y espíritu (1Tes.5:23-24)
17. Es para convertirnos en niños espirituales (Mt.18:3;GaI.4:1;1Pd.2:2)
18. Es para cargar la cruz y seguir a Jesús (Lc. 14:27)
19. Es para vivir la santidad guardando los mandamientos de Dios (Ap.14:12)
20. Es para tener la mente de Cristo (1 Cor.1:16)
21. Es para que seamos participantes de la naturaleza de Cristo (2 Pd.1:4)
22. Es para convertirnos en manso y humilde de corazón (Mt.5:5)
23. Es para formar un solo cuerpo; unidad (1Cor. 12:13)
Pero el que conoce la verdad y no obedece es un hipócrita y mentiroso (1Jn. 2:3,4; Heb. 10:26).
Solo podemos ser hechos idóneos para el cielo mediante el bautismo del Espíritu Santo. El propósito del bautismo del
Espíritu Santo es producir las obras verdadera en el cristiano salvo por la fe en la gracia.
El bautismo del Espíritu, no se experimenta con el éxtasis transitorio, sino con avivamiento y con una reforma. Ejemplo:
hay una sola electricidad, pero hay muchas operaciones de ella. La misma electricidad impulsa tranvías, hace que
funcionen refrigeradores y los focos para la iluminación de nuestra casa. De igual manera, el Espíritu regenera, santifica,
vigoriza la naturaleza humana a fin de prepararla para el cielo, y hace que seamos una luz en los rasgos distintivos de
nuestro carácter, en amor y en buenas obras (Mt.5:14-16).
¿Cuáles son las evidencias del Bautismo del Espíritu Santo?
1. La transformación por medio de la renovación del espíritu.(Rm. 12:2)
2. El nuevo nacimiento (2Cor. 5:17)
3. El nuevo hombre (Ef. 4:24-32)
4. Los frutos del Espíritu (Gal. 5:22-23)
5. El cambio de carácter (2Cor. 5:18)
6. Ser como niños (Mt. 18:4)
7. La mansedumbre y humildad (Mt.11:29)
8. Amar a nuestros prójimos (Lv. 19:18)
9. Amor a nuestros enemigos (Mt.5:44)
10. El cambio de corazón y guardar los mandamientos de Dios (Ezq.36:27;1 Jn. 5:1-3;2:4)
11. Buscar en primer lugar el reino de Dios y su Justicia (Mt.6:33; Sal. 71:2,16,24)
12. Restaurar a los que caen en pecado (Gal. 6:1,2)
13. Tener hambre y sed de la palabra (Amos. 5:11-12; Ezq. 3:3)
14. No hablar nuestras ideas o argumentos, sino hablar conforme la palabra de Dios (Hech.4:31; 1Tm.6:3).
15. Mantener la unidad y tener las cosas en común(Hech.4:32-35)
16. Hacer grandes prodigio y señales en el pueblo (Hech.6:8; 13:9-12; 3:1-10).
17. Conocer o discernir la mentira (Hech.5:1-11).
18. Tener el gozo del Señor (Hech.13:52)

38
Ley y Evangelio
19. Tener la sabiduría (Hech.6:10).
20. Enseñar y predicar a Jesucristo (Hech.5:42)
21. Predicar “a la ley y al testimonio del evangelio” (Is.8:20;Hech.20:24)
La lluvia temprana. Joel.2:28,29.Bajo la figura de lluvia temprana y tardía que cae en los países orientales al tiempo
de la siembra y cosecha, los profetas Hebreos predijeron el derramamiento del poder del Espíritu Santo en una medida
extraordinaria sobre la iglesia de Dios. El derramamiento del poder del Espíritu en los días de los apóstoles, en el día de
pentecostés fue el comienzo de la lluvia temprana y gloriosos fueron los resultados.
1. La predicación del evangelio por los apóstoles fueron con poder y éxito
2. Los enfermos fueron sanados con el poder del Espíritu Santo (Hech. 3:1-8; 19:11)
3. Revestidos con el poder del Espíritu soportaron la persecución de los judíos y de los Emperadores Romanos.
La profecía de Joel halló el cumplimiento parcial en los días de los apóstoles.

La lluvia tardía. La lluvia comienza con roció y después viene la torrencial (Zac. 10:1; Joel.2:23). Para el último
tiempo, el derramamiento del poder del Espíritu está comparada con la lluvia tardía. Al final del tiempo de la gracia se
promete una concesión especial a la iglesia de Cristo el poder del Espíritu, la finalidad es:
1. Para dar el fuerte pregón del evangelio y la justicia de Cristo (Mr.16:15; Sal.71:15,24)
2. Para fortalecer la iglesia para que ´puedan pasar por el tiempo de persecución, llamado la gran tribulación o el
tiempo de angustia (Jn. 15:20; Mt.24:20,24)
3. Para pregonar la caída de Babilonia, la adoración de la Bestia y su imagen, y el juicio de Dios (Ap.14:8-11)

La lluvia temprana, el derramamiento del poder del Espíritu fue dada a la iglesia primitiva al principio del ministerio
evangélico para hacer crecer la preciosa semilla, así la lluvia tardía será dada al final de dicho ministerio para hacer
madurar la cosecha para el granero o sea para preparar a la iglesia para el reino de los cielos.

EL VERDADERO PROFETA
Etimología del término “profeta”. En griego, el profeta es el que habla en lugar de otro: intérprete, heraldo. Es aquel
que declara los acontecimientos futuros. En hebreo es “rabi”, traducido “profeta”, significa aquel que anuncia la Palabra
de Dios. También es llamado vidente (2Sam.9:9).
El profeta recibía la revelación de Dios mediante los sueños, visiones y mediante la voz audible, después comunicaba
al pueblo y lo escribía.
¿Cómo se caracteriza el verdadero profeta?
1. Por las señales realizadas (Ex.4:6-10).
2. Por el cumplimiento de las predicciones (Det.18:21,22)
3. Por sus frutos (Mt.7:16)
4. Por la doctrina (Is.8:20)
La enseñanza del verdadero profeta tiene que ser acorde con la ley de Dios y con el testimonio o evangelio de Jesús. Si
la enseñanza del profeta desvía de una de estas verdades, no es evidentemente el profeta de Dios, sino del dios de este
siglo.
El verdadero ministerio del profeta
Dios reviste de su autoridad al profeta para que comunique su voluntad a la iglesia.
1. El profeta a quien Dios levanta es para enseñar a la iglesia las grandes verdades de la profecía del libro de Daniel
y Apocalipsis.(Pr.28:18)
2. Es para fortalecer a los demás ministerios y alentar a la iglesia a mantenerse fiel (Hch.11:23)
3. Es para enseñar al pueblo el camino de salvación y el camino de obediencia conforme a las Escrituras
(1Pd.4:11;1Tm. 6:3-5)
4. Es para amonestar y reprender con la palabra escrita al pueblo de Dios (2Tm.4:2-4)

¿Qué es un profeta?
El profeta es el que tiene don de profecía para enseñar a la iglesia una serie de verdades sublimes representadas en
figuras y en símbolos de la profecía de Daniel y de Apocalipsis. También el profeta enseña los peligros y conflictos que
le esperan a la iglesia de Cristo según el libro de Apocalipsis. Solamente el verdadero profeta puede enseñar las profecías
de la Biblia. En forma completa para la iluminación de la iglesia. (2Pd.1:19-21; Pr.29:18)
CONCLUSIÓN. El Espíritu Santo controla impulsos del pecado y crea en nuestro corazón la necesidad de Cristo y
hacer la voluntad guardando de obedecer todos los mandamientos de Dios. El pecado queda subyugado bajo el poder
de Él, hasta que recibamos la plenitud de su poder.

39
Ley y Evangelio
BAUTISMO DEL FALSO ESPÍRITU

Lección N°17
Los movimientos de perdición
Estos movimientos de santidad, de avivamiento y de prosperidad exaltan supuestamente la obra del Espíritu: dicen solo
a través del ayuno constante y con largas oraciones podemos buscar el Espíritu y recibirlo para conocer lo que él está
diciendo ahora, por la revelación directa, no por “logos”. Logos es la palabra de Dios o sea las Escrituras que no cambian
a nadie, sino el “rema” la palabra revelada de Dios que nos llega directo al corazón, a través del Espíritu Santo. En el
ayuno, en los encuentros se recibe el derramamiento del Espíritu, la Palabra, el filo cortante de lo que Dios está diciendo
en el “ahora”. Una cosa es vivir de los que Dios dijo en su Palabra escrita y otra cosa es ayunar y orar para oír lo que
Dios está diciendo por medio de los profetas en el “ahora”, porque él no ha dejado de hablar, la revelación viene
directamente a nuestro espíritu.
Origen de estos movimientos.
Andres Osciander se separó de Lutero al confundirse la justificación con la regeneración y diciendo en la justificación
el hombre es hecho justo, sin pecado en su corazón, también decía, hablar del evangelio de Cristo, de la justificación y
de la ley de Dios son hechos pasados, ahora debemos buscar el bautismo del Espíritu, profetizar, hablar lenguas extrañas,
danzar en espíritu y vivir en santidad. Osciander con estas ideas confundidas promovió el movimiento de santidad y
avivamiento. En Europa no tuvo éxito, llegó a tener pocos seguidores.
En el año 1900 Carlos F. Parham, un joven ministro Metodista, sintió perturbado emocionalmente y dijo que había algo
malo en su vida espiritual y se dispuso a buscar una solución para su problema espiritual. Encontró en el libro de
Osciander el bautismo del Espíritu que solucionaría todo su problema Espiritual, con este conocimiento quedó fascinado
impresionado y motivado por la información del bautismo del Espíritu con la manifestación del don de lenguas.
Juntó un grupo de cuarenta personas Metudistas, la mayoría estudiante de la biblia, hombres, mujeres y niños en una
mansión abandonada en Topeka, Kansas. Ahí les explicó de que necesitaban la manifestación del bautismo del Espíritu
con éxtasis y con el don de lenguas.
El domingo siguiente en la víspera del año nuevo, en el año 1900 un grupo de creyentes se juntaron y oraron desde la
mañana hasta la tarde pidiendo el bautismo del Espíritu, pero fue en vano. Cuando estaban para despedirse una mujer
joven llamado Sherrill dijo, la manifestación del bautismo del Espíritu seguirá a la imposición de manos.
Sherrill pidió a Parham que impusieran sus manos sobre ella, mientras oraban por el bautismo del Espíritu. Cuando
Parham impuso las manos, inmediatamente ella comenzó danzar y hablar en una lengua desconocida. después Parham
impuso las manos a todos y como resultado vino sobre ellos el supuesto bautismo del Espíritu Santo con las
manifestaciones de éxtasis. Esta manifestación del bautismo del Espíritu causó un laberinto y desorden en el grupo, unos
rodaban por el suelo, se retorcían, gritaban a grandes voces, lloraban; y otros se reían carcajadas, danzaban, profetizaban
y hablaban lenguas. Después a este grupo se le denominó como el Pentecostalismo
En el año 1903 uno de los discípulos de Parham llamado Kenyon elaboró una obra añadiendo su punto de vista, promovió
el movimiento de santidad, de avivamiento y de prosperidad. Promovió el avivamiento buscando el bautismo del Espíritu
con ayunos, con largas oraciones, con grandes clamores y relativamente la prosperidad. También recibiendo la supuesta
revelación directa y audible de Dios por medio de los profetas. Esta se dio inició en E.E.U.U en los años 1903hacia
adelante, y Hagín fue su precursor de esta doctrina en el año 1948.
En el Pentecostalismo usan la misma técnica para inducir a los creyentes a recibir el bautismo de Espíritu. Una de las
técnicas es manipular a las emociones del creyente y la segunda es utilizar la música sensual para estimular los órganos
sensuales del cerebro hasta que la persona débil o espontanea emocionalmente son afectados por el supuesto bautismo
del Espíritu. Sencillamente las mujeres están más inclinadas que los hombres a ser emocionales.
Los predicadores motivan diciendo: envés de drogarse con la droga, drógate con el Espíritu, envés de emborracharse
con la cerveza, emborráchate con el Espíritu, bajo este lema va en aumento el espiritismo moderno en las congregaciones
religiosas.
A partir del siglo 19 estos movimientos de “santidad de avivamiento y de prosperidad” están extendiéndose a gran parte
del mundo especialmente en América del Sur y se caracterizan por buscar el bautismo del Espíritu con las
manifestaciones visibles de éxtasis y con lengua extrañas, con las profecías y con la revelación de la palabra a los
profetas, esta doctrina de sincretismo se originó de los conceptos de los fariseos, del paganismo y del Gnosticismo.
1. Los fariseos llenos de orgullo se consideraba el pueblo escogido y bendecido materialmente por Dios.
2. Los fariseos hacían largas oraciones y creían que solo los ricos tienen a Dios, decían que la prosperidad es señal
de que son hijos de Dios. Los pobres no tienen a Dios, por eso son pobres y están perdidos.
3. La doctrina del paganismo fue buscar la manifestación de las diócesis con largas oraciones, con sacrificios de
animales y humanos para alcanzar la salvación de sus almas, para recibir los poderes de los dioses y la
prosperidad de riquezas.

40
Ley y Evangelio
4. Los gnósticos buscan conocimiento especial por revelación de las diócesis de otra dimensión.
Estos movimientos se originaron de estas tres fuentes. El movimiento de prosperidad en estos últimos tiempos ha
evolucionado buscando el derramamiento del Espíritu con obras de ayuna, con ceremonias, con la música sensual y con
fuertes clamores. Dicen los que reciben el bautismo del Espíritu experimentará el éxtasis, hablar lenguas extrañas,
profetizar y recibir la prosperidad. Ellos creen vivir en la pobreza es vivir sin Espíritu.
Desafortunadamente, las herejías están mezcladas con algunas verdades de la Palabra para confundir y para engañar al
pueblo. Los cristianos inexpertos y ansiosos de conocer la verdad son fácilmente engañados con el misticismo del
engaño.
¿Por qué existen los falsos profetas, los maestros y falsos pastores?
1Jn.4:1. Los falsos espíritus utilizan como instrumentos a muchos predicadores, y por medio de ellos nos presentan el
engaño más grande mezclado un poco de la' verdad de las Sagradas Escrituras y reforzando con sus testimonios
personales, con apariencia de piedad; y sus falsas enseñanzas son aceptadas por multitudes con tanta diligencia y creídas
tan a ciegas, como si fueran las verdades más grandes de la Biblia.
Durante años, los falsos profetas, predicadores, apóstoles y pastores están desarrollando sus obras de engaño en nombre
de Cristo, con la Biblia en la mano y ganando la popularidad con milagros, de modo que miles de cristianos se han
dejado de engañar por este misterio de iniquidad que conduce por el camino de muerte eterna (Pr.14:12)
¿Qué operación e imitación precede la segunda venida de Cristo?
2Tes.2:9. Es evidente, la venida de Cristo está precedida con la operación sobrenatural de los espíritus de las tinieblas
con poder, con señales, con milagros y los enfermos son sanados. Muchos son tentados de aceptar y ser engañados por
los prodigios como provenientes de Dios.
Satanás por medio de sus instrumentos operan con facilidad e imita el milagro que realizó Cristo y los apóstoles. Así
como lo hicieron los magos y los adivinos del Faraón en Egipto, cuando se presentó Moisés con señales y milagros para
liberar de la esclavitud al pueblo de Israel (Exd. 1:8-12).
¿Cuáles son las advertencias del Señor para estos últimos tiempos?
Mt.24:4-5, 11,24; 1Tm.4:1-2. Satanás está obrando en las Iglesias cristianas mediante los falsos profetas y falsos cristos
para desviar a los creyentes del verdadero evangelio al falso evangelio, la verdadera santidad por la obediencia de la
Ley de Dios a la falsa piedad y a la falsa santidad. Sus voceros realizan milagros, los enfermos son sanados, señales y
prodigios seguirán en toda la tierra hasta la venida del Salvador.
¿Quiénes son los falsos profetas y los falsos cristos?
1. Los falsos profetas son los que sueñan, ven visiones, profetizan y oyen voces provenientes de los falsos espíritus
luego engañan al pueblo (Jer.23:21,31,32)
2. Los falsos cristos son ungidos por el falso bautismo de los espíritus de las tinieblas y son los que pretenden ser
santos sin pecado.
Los falsos cristos son los anticristos (1Jn.2:18). Los anticristos modernos son los líderes de una congregación o de un
movimiento y se oponen indirectamente contra Cristo al minimizar el evangelio de salvación, la obra de Cristo por el
hombre y los mandamientos de la ley de Dios. Pero resáltan la obra del hombre, la santidad del hombre, imponen sus
propias reglas y engañan al pueblo con sus propias doctrinas ideas y argumentos.
¿Qué significa fuego en el lenguaje simbólico?
Mt.3:11; Is.6:6-7. El lenguaje simbólico "bíblico", el fuego significa: Espíritu Santo, su poder, su obra purificadora y
santificadora.
¿Los falsos predicadores que hacen descender del cielo?
Apc.13:13.; 2Cor.11:13-15. Aquí los falsos predicadores no hacen descender el fuego del Espíritu verdadero, sino el
fuego del espíritu de Satanás en los servicios religiosos o en las iglesias con éxtasis abrumador.
La manifestación de los espíritus del demonio es de aspecto más sutil, y despierta en las congregaciones cristianas una
falsa agitación con el sentimiento de excitación desenfrenado y con alboroto bullicioso. Los falsos espíritus se
manifiestan con éxtasis solo por un momento en los servicios de culto a Dios. Todo esto es un fenómeno abrumador del
enemigo de Dios.
Los agentes del gran engañador manipulan a los creyentes y hacen descender el fuego del poder de los espíritus de
Satanás con éxtasis para cautivar con poderoso engaño a miles de cristianos. El engaño es fenomenal, que confunde y
engaña a los cristianos. Fuego del enemigo invade especialmente a los cristianos nominales y fanáticos en las iglesias
cristianas. Los falsos predicadores que hacen descender el fuego del cielo no es el verdadero Espíritu Santo, sino es el
poder de Satanás.

41
Ley y Evangelio
¿Cómo se manifiesta el fuego de Satanás?
2Tes.2:9; Ap.16:13; 14. Cuando se manifiesta este fenómeno en las congregaciones religiosas con éxtasis y con poder,
muchos sienten algo sobrenatural en su cuerpo, sienten como fuego que quema y sienten como fuerza eléctrica, otros
sienten como si fuera una enfermedad epiléptica, pierden el sentido y se descontrolan en diferentes maneras.
Unos saltan, danzan, lloran, ríen y gritan ilimitadamente, caen estáticos e hipnotizados; otros se retuercen, oran
con vanas repeticiones, profetizan y hablan lenguas cabalísticas e inconexas.
Tales manifestaciones son el bautismo del falso fuego del espiritismo moderno. Este es el poder ilusorio y transitorio de
Satanás que está invadiendo con más frecuencia a la mayoría de las congregaciones cristianas. Miles son dopados por
el espíritu de Satanás y obligados a creer como si fuese la manifestación del Espíritu Santo.
Medio del espiritismo moderno está cumpliendo estas profecías. Las trampas más temibles del gran seductor figuran las
falsas enseñanzas y falsos milagros; algunos enfermos son sanados. Ahora el engaño es aceptado y testificado como
manifestación del poder del Espíritu. Pero, en realidad es el poder seductor de Satanás.
¿Cuáles son las consecuencias del bautismo de los falsos espíritus?
1. Los que son bautizados con el falso espíritu de Satanás, son enemigos de la Ley de Dios. (Zac.7:12)
2. No les gustan escuchar la Palabra y son contradictorias.
3. Se aferran en sus propias ideas y emociones. (Pr.21 :2)
4. Sus actos son desordenados
5. Sus caracteres son los mismos.
6. Sus vidas no muestran frutos del Espíritu, la mansedumbre y el amor.
7. Se creen santos por fuera, pero por dentro están llenos de toda iniquidad: de orgullo, de mentira, de ira, de
contiendas; de avaricia, de egoísmo y del legalismo. A ellos Jesús les dice sepulcros blanqueados.
(Mt.23:27,28).
Solo los que están revestidos con el poder del Espíritu Santo y estudian diligentemente las Escrituras a la luz de la Ley
y Evangelio podrán conocer del poderoso engaño del fuego del espiritismo que hace descender el mismo Satanás sobre
muchas personas en las congregaciones religiosas.
La Palabra revelada es la única verdad, es la segura regla para probar a los falsos espíritus, falsos mensajeros y su
doctrina (ls.8:20; Mt.7:15-17).
¿Cómo se manifiestan los espíritus en las congregaciones cristianas?
1Cor.14:27-28; 39-40. Los falsos espíritus al manifestar en las congregaciones cristianas nominales, simulan e imitan
el don de lenguas que hablaron algunos cristianos de Corintios como señal a los infieles (1Cor.14:22-23) y según los
dones del Espíritu Santo (1Cor.12:6-11).
Ahora los falsos espíritus les hacen hablar a las creyentes palabras cabalísticas y jerigonzas incomprensibles que llaman
don de lenguas. A esta confusión de engaño de Satanás muchos le llaman equivocadamente bautismo del Espíritu Santo.
¿Cuándo y cómo se manifiesta el falso bautismo de Satanás?
Mt.7:15, 22,23. Los falsos profetas, apóstoles y los predicadores tratan de motivar y persuadir con vehemencia, con
manipulación en las congregaciones de la siguiente manera: ¡reciban el poder!, ¡reciban el poder!, busquen al espíritu
con gritos y lloros, etc.
Con esta motivación manipuladora en cada servicio religioso los creyentes buscan esforzadamente el bautismo del
Espíritu Santo con música sensual, con gritos, con largas oraciones y con lloros. Entonces se manifiesta los falsos
espíritus con el falso bautismo en forma transitoria, ahora los creyentes son extasiados con falso poder;
desesperadamente revuelcan, saltan, danzan, gritan y hacen alboroto y profetizan como los profetas de Baal; y otros
hablan lenguas jerigonzas e inconexas.
Después de todo, los agentes del mal les dicen: profetizar y hablar lenguas extrañas es señal del bautismo del Espíritu
Santo; y sólo ellos alcanzaran la salvación.
¿Qué implica afirmar que el don de lenguas es señal del bautismo del Espíritu?
Col.2:4; 2Tm.3:13.EI hecho de afirmar que el don de lenguas sea la única señal del bautismo del Espíritu Santo, es un
engaño que está impulsando a miles de cristianos a buscar bautismo del Espíritu por obras: ya sea con ayunos, con
vigilia, con largas oraciones, con gritos exagerados así como los profetas de Baal. En esta preeminencia se manifiestan
los espíritus en forma transitoria con éxtasis emocional.
La profecía bíblica predice que este fenómeno del falso bautismo del espiritismo moderno va en aumento con frecuencia
en las iglesias cristianas hasta que se convierta en "habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo y
albergue toda ave inmunda y aborrecible" (Ap.18:2).
¿Cómo debemos probar los falsos profetas?1Jn.4:1
1. Con la Palabra, que es la única verdad de toda doctrina (2Tm.3:15).
2. Con la Ley y con el Evangelio de verdad. (Is. 8:20; Hech.20:24).

42
Ley y Evangelio
3. Mt: 15-18. Por sus frutos ¿Cuáles son los frutos? (Gal. 5:22,23)
El Espíritu verdadero nos guiará a toda verdad (Jn. 16:13). El Espíritu nos hablará por medio de sus siervos conforme
a la Palabra que Él mismo inspiró. Se nos recomienda "Probad los espíritus". "A la Ley y al testimonio y según sus
frutos”.
¿En qué se diferencia la adoración a Baal y la adoración al verdadero Dios?
1. Los profetas de Baal buscaban el fuego con largas oraciones, con gritos frenéticos y con vanas repeticiones
(1Rey. 18:22-29)
2. El profeta de Dios hizo una corta oración y se manifestó el fuego del cielo y consumió el sacrificio (1 Rey.18:31-
38)
¿Qué clase de oración rechaza el Señor y por qué?
1. El Señor condena la oración de los fariseos y la oración de los paganos (Mt. 6:5,7,8; Mr. 12:38-40)
2. Los Efesios adoraban con grandes gritos a la diosa Diana casi por dos horas (Hech. 19:34)
3. Largas oraciones y las alabanzas con la música sensual y la manipulación del predicador prepara el corazón
para el falso bautismo del espíritu de Satanás.
4. Este fenómeno se manifiesta con gritos frenéticos, con éxtasis, con convulsiones, con saltos y danzas; con
lenguas jerigonzas e inconexas, profetizando y con milagros (Mt. 24:24).
5. Este no es ciertamente, lo que ocurrió en la iglesia apostólica, tampoco en el día de pentecostés. (1Cor. 11:16)
6. Ap. 13:13. Este es el fuego del falso espíritu del engaño más grande en las iglesias cristianas y muchos lo llaman
erróneamente el bautismo del Espíritu Santo
7. Los que son bautizados por el falso espíritu no les interesan la Palabra y rechazan la Ley de Dios (Zac. 7:12).
8. Las iglesias sin Dios se aferran en sus ideas propias y en los mandamientos del hombre (Jer. 17:5; 2Cor. 4:4)
La manifestación de los dos engaños del enemigo
10. En la iglesia de Corintios las lenguas no eran para toda la iglesia, sino para dos o tres personas en forma ordenada
11. La manifestación de leguas es por causa de los incrédulos. (1Cor. 13:1, 22, 23, 27-29).
12. En el falso bautismo también simulan hablar lenguas no en orden según las escrituras, sino desordenadamente,
otros interpretan según sus propias ideas para sorprender y engañar a la congregación.
13. Inspirados por los espíritus de las tinieblas “ los falsos profetas han salido por el mundo” (1Jn.4:1; 2 Pd.2:1)
14. La predicación de Jesús está cumpliendo hoy en el mundo religioso (Mt.24:24)
15. Dios denuncia a los falsos profetas (Jer.23:21,25-26,31-32;29:8,9)
¿En qué consiste el engaño del enemigo?
Ap.12:9; 2Tm. 3:13-15; 1Tm. 4:14. Consiste en fusionar la mentira con la porción de la verdad para engañar a la
humanidad de la siguiente manera:
1. En sustituir el evangelio de Cristo por falso evangelio de obras del hombre.
2. En sustituir la justicia de Cristo por la justicia y santidad del hombre.
3. En sustituir la salvación por la gracia por obras del hombre.
4. En sustituir el santuario celestial por el santuario terrenal.
5. En sustituir la ley de Dios por mandamiento de hombres.
6. En sustituir el verdadero día del Señor por falso día.
7. En sustituir la iglesia de Cristo por una iglesia tradicional.
Es imposible distinguir sin la dirección del Espíritu Santo. Satanás es el primer religioso y político mentiroso que ofreció
un mejor gobierno a los habitantes del cielo y engañó a un tercio de los ángeles. Cuanto más engaña a la humanidad en
todos los tiempos hasta el fin.
El pueblo remanente de Dios estará firme y bien armado con la Palabra de dos filos que es la Sagrada Escritura, y
revestido con el poder del Espíritu Santo para diferenciar el bien y el mal, y discernir la manifestación momentánea de
los espíritus de las tinieblas por mediante los cristianos nominales.
Ef.4:14. Doctrina que no tiene fundamento bíblico es invento y falsificación de Satanás para engañar y conducir a
muchos por el camino de muerte eterna. (Pr.14: 12)
Desciende el fuego del cielo
Ap.12:13,14. La profecía del Apocalipsis se hace realidad con la manifestación de los espíritus de las tinieblas. Los
falsos predicadores hacen descender fuego del cielo en la congregación o sea el fuego del espiritu, con éxtasis
convulsiva, entonces unos lloran, ríen y gritan; otros danzan, saltan, convulsionan en el suelo y hablan lenguas inconexas
y jerigonzas. A este fenómeno lo llaman bautismo del Espíritu Santo. Este falso bautismo está arrasando a las iglesias
cristianas a la confusión y a la muerte eterna.
CONCLUSIÓN: Los métodos para atraer el falso fuego son largas oraciones con vanas repeticiones, con gritos
frenéticos y con las alabanzas, con la música sensual y con el sentimentalismo, apelan a la emoción hasta que los

43
Ley y Evangelio
creyentes erosionen intoxicados por el espíritu de Satanás. El Señor llama a salir a sus hijos escogidos y sinceros de las
sinagogas que están invadidos por los espíritus inmundos (Ap. 18:4)

CUATRO ASPECTOS DE SALVACION


Lección N°18
SALVACION OBJETIVA
Explicando la obro de salvación, Pablo enseña que Cristo nos ha sido hecho por Dios "sabiduría (llamado), justificación
(justicia imputada). Santificación (justicia impartida) y redención (salvación final)" (1Cor. 1: 30).
¿En la salvación objetiva de qué es salvo el pecador?
1. Salvo de la culpa de pecado ( Gn.44:10)
2. Salvo de la condenación(Rm.8:1)
3. Salvo de la segunda muerte( Ap.21:8)
4. Salvo de la ira de Dios (Jn.3:36)
En la salvación objetiva tenemos vida eterna por la fe en Cristo (Jn.3:16,47). Lo que debemos hacer es oír la Palabra,
estudiar, aprender y obedecer (1Sm.15:22).Entonces nuevas verdades recibidas y obedecidas nos unirán a Jesús con
poderosos vínculos. La salvación objetiva es por la fe en Cristo y en su justicia que se nos acredita. Podemos decir
apropiadamente que esta es la salvación es absoluta (Col. 2:10).
Ef. 1:13. El evangelio de nuestra salvación es una realidad objetiva en la persona de Cristo, realizada hace casi más de
dos mil años (Jn. 19:30). Salvación es una realidad en el tiempo presente (Ef. 2:8).
En esta salvación recibimos el completo perdón de los pecados y la reconciliación con Dios.
SALVACION SUBJETIVA
En la salvación subjetiva el creyente recibe poder sobre el pecado. No, que no haya más pecado en el creyente, sino en
el sentido de que el pecado no es más el principio dominante de su vida. El pecado es controlado por el Espíritu Santo.
(Job. 14:16.17: Rm. 6. 12,13).
La salvación subjetiva se efectúa en el corazón del creyente por la obra y gracia del Espíritu Santo. Nos salva de los
frutos del pecado, llamado las obras de la carne que son: Los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los
hurtos, las avaricias, el engaño, la mentira, etc. (Gal. 5: 19-21).
¿En la salvación subjetiva de qué es salvo el creyente?
La segunda fase de salvación es nuestro derecho al cielo; la tercera es nuestra idoneidad para el cielo. La salvación por
fe en Cristo nos hace pretendientes del reino eterno. Pues en la salvación subjetiva, Cristo nos prepara para entrar al
reino eterno.
1. El gran misterio es Cristo en nosotros (Col.1:27)
2. Nos salva del poder del pecado y nos hace siervos de justicia (Rm. 6. 12,13)
3. Nos salva del pecado para hacernos sus ciervos, el fruto es la santificación y finalmente la vida eterna (Rm.6:22)
4. El muerto espiritual recibe vida juntamente con Cristo (Ef.2:5,6; Col.2:13)
5. El pecado es controlado por el Espíritu Santo (Job. 14:16.17)
6. La advertencia es a los justos (Ezq.33:13-20)
7. En el segundo aspecto de la salvación debemos apartarnos por completo del pecado (Jn.5:14).
8. Debemos vivir en santidad guardando todos los mandamientos de la ley de Dios. (Ap.14:12)
La salvación subjetiva es progresiva, santifica y prepara al creyente para la salvación final que aguarda en esperanza,
como en las palabras del profeta: "Israel será salvo (acción futura). “Israel será salvo en Jehová con salvación eterna”
(ls. 45:17).
¿Cómo debemos vivir en la segunda fase de salvación?
1. Por fe y por obras (Stg.2:17-22).
2. Esforzándonos en los momentos de dificultades y pruebas (1Tm. 3:9,10; Stg. 1:2,3)
3. Poner fin el pecado en nuestras vidas o sea dejar de hacer pecado (Jn. 5:14)
4. Ser humildes.- misericordiosos, bondadosos, generosos, temerosos (Is.66:2)
5. Negar de hacer nuestra propia voluntad (Mt.16:24)
6. Limpiando nuestros corazones de todo pecado que corrompe (Is. 1:18; 1Jn. 1:7)
7. Vivir sumisos a la voluntad de Dios (Sal.40:8)
8. Vivir en santidad guardando los mandamientos de Dios (Heb.12:14;Ap.14:12)
9. Vivir irreprensible de conducta (1Tes.3:13)
10. No dejar de congregarse (Heb.10:25)
11. Perseverando en la Iglesia de Cristo hasta el último (Mt. 24:13)
12. Creciendo en la fe 2Cor. 10:15, ven buenas obras (1Cor. 15:58)
13. Viviendo con Cristo, podemos tener muchos frutos (Jn.15:1-8)

44
Ley y Evangelio
14. Ahora somos llamado arboles de justicia (Is.61:3)
15. El árbol se conoce por sus frutos (Mt.7:19,20)
¿En qué consiste guardar los mandamientos de la ley de Dios?
Consiste en amar a Dios y al prójimo Mt.22:37-40. Por amor a Dios se guarda los 4 mandamientos de la primera parte
y por amor al prójimo se guarda los 6 mandamientos de la segunda parte del decálogo. Salomón el hombre más sabio
dijo: “El fin de todo discurso es este: teme a Dios y guarda los mandamientos; porque este es todo del hombre”
Ecl.12:13,14
Esta es la preparación para hallarnos en los 144000 escogidos y sellados (Ap. 14:1-5; 7:13-17; Mt. 22:14 )y para el
encuentro con el Señor en su segunda venida (Is.25:9)
Es la permanencia del Espíritu Santo en el corazón, la que promueve la extinción de la vida antigua, o sea la muerte del
viejo hombre. Por esto Pablo decía: “cada día muero” (1Cor. 15:31). Así el creyente debe morir al pecado, para que
pueda ver en él una real transformación. Es ese morir diario que lo torna - semejante a la imagen del Hijo de Dios (Rm.
8: 24).
En la segunda fase de la salvación se desarrolla la santificación por la obediencia de los mandamientos de Dios con el
poder del Espíritu Santo. En esta área se perfecciona el carácter a la imagen de Jesús. Esta es la salvación del poder del
pecado, a la cual llamamos salvación progresiva, la regeneración, el cambio de vida.
La salvación subjetiva es el resultado de la salvación objetiva. En la segunda fase de salvación debemos esforzarnos
hacer la voluntad de Dios, debemos perseverar en el camino angosto y mirar por la fe al trono de la gracia si queremos
entrar en el reino de los cielos (Mt.24:13; Is.45:17)
Entonces su fe se robustecerá, su esperanza crecerá, y el amor de Dios se tornará un principio activo en su vida. (1Jn.5:1-
3). Mientras estemos en nuestra condición pecaminosa lleno de debilidades, no debemos confiarnos en nosotros mismos,
sino en el Salvador, en su poder. Como hijos no debemos cesar de perseverar, no debemos dejar de consagrar nuestra
vida, hacer las buenas obras y prepararnos para la salvación final (Amos. 4:2; Lc. 2:40; Mt. 24:13; Jer. 4:14; Ezq.
34:22)
No debemos limitarnos solo en el primer aspecto de la salvación, quedarse solo en ella paraliza el ferviente esfuerzo de
la obediencia, la santidad, la consagración, las buenas obras, el crecimiento espiritual; la preparación para el juicio
investigador y para la salvación final. No debemos proclamar la victoria antes de pelear la buena batalla, antes de alcanzar
el blanco de la perfección (1Tm. 6:11; 12; 2Tm. 4:7; Fil.3:12-15)
Podemos ser perfectos en nuestra esfera, pero todavía nos falta que lleguemos a la esfera de Dios (Mt. 5:48).

TERCER ASPECTO DE SALVACION


En el juicio, Dios determinará si estamos obedeciendo a él o no. Mientras vivimos en la transgresión basta un
mandamiento de la ley de Dios, es una falsedad decir estoy salvo. No está salvo ningún transgresor de la ley de Dios.
Los que son salvos solo teóricamente, pero no en realidad se impacientan y se irritan cuando se les habla de la ley de
Dios que regula nuestra conducta.
En el juicio, la mayoría serán separados como la paja del trigo para el juego eterno. En el juicio por el creyente, la iglesia
que ha guardado la ley de Dios será escogida y ratificada su salvación (Dn. 7:9,10; Ecl. 12:13,14; 1Pd. 4:17,18; Mt.
22:14; Rm. 2:13; Jn. 19:17. Este es el tercer aspecto de la salvación por el creyente.
En el juicio de condenación seremos escogidos para la salvación final, la cual aguardamos en esperanza (1Jn. 3:2).
De esta salvación final habló Pedro también, la cual es primeramente esperanza (1Pd. 1:3-5). Qué la salvación está
preparada para el tiempo postrero, sin duda con aquella salvación es glorificado el creyente (Heb. 9:28).
SALVACION FINAL
La plenitud de la salvación objetiva en el juicio del creyente y en el juicio por el creyente se realiza en el trono de Dios,
y la salvación subjetiva se realiza en la vida cristiana: la restauración moral del creyente salvo es santificado por el
Espíritu Santo: y al final se dará la redención completa del cuerpo, alma y el espíritu, en la segunda venida de Cristo en
gloria (Sal.18:26,27).
El Señor en su venida transformará solo a la iglesia escogida y ratificada su salvación en el juicio investigador en el
trono de Dios, después será arrebatada en la segunda venida de Cristo al tercer cielo, será introducida por las puertas de
perlas de la ciudad celestial, será coronada con corana de vida y con gozo inmortales en la presciencia de Dios.
No obstante, ante la última trompeta, cuando Cristo retorne en gloria, sus cuerpos abatidos serán transformados en
cuerpos inmortales y gloriosos. Esta redención final la que esperaban los patriarcas y profeta del pasado, cuya realidad
contemplaron, "mirándola de lejos, creyéndola, y confesando que: eran extranjeros y peregrinos en esta tierra (Heb.
11:13).
¿En la salvación final de que seremos salvos?
1. Mt.24:13. En la salvación final, seremos libres, salvos de este sistema de cosas y del ambiente malo.
2. Seremos salvos de la presencia del pecado en la segunda venida de nuestro Salvador (1Cor.15:50-58).

45
Ley y Evangelio
"Y se dirá en aquel día: He aquí este es nuestro Dios le hemos esperado y nos salvará: éste es Jehová a quien hemos
esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación" (ls. 25:9).
¿En la Salvación final solo quienes serán salvos?
1. Solo los que viven por la fe (Rm.1:17)
2. Solo los que son sellados con el Espíritu Santo (Ef. 1:13; 4: 30)
3. Solo los que son sellados con la ley de Dios en sus corazones por medio del Espíritu Santo (Is.8:16; 2Cor.3:2,3),
4. Solo los que viven en la santidad guardando los mandamientos de Dios (Ap.14:12; Heb.12:14)
5. Solo los que están sellados en sus frentes (mente) con el verdadero reposo del Señor (Ap.7:2; Ezq.20:20)
6. Solo los que guardan el verdadero día del Señor (Is.56:2-5; Heb.4:9-11)
7. Solo los que siguen el ejemplo de Jesús (Jn.13:15; Lc.12:40,43)
8. Solo los que son fieles en su mayordomía (Mr.12:14-17; Mlq.3:8-10)
La salvación final será solo para los hijos de Dios sellados con triple sello y serán introducidos al reino de los cielos en
una condición de completa impecabilidad y perfección. Estos han sido victoriosos en el juicio, sus registros han sido
completamente limpiados del pecado de imputación y de frutos del pecado (Ap. 14:5). Ellos han soportado la gran
tribulación, la prueba final de la iglesia (Ap.7:13-17).
La salvación final tendrá su lugar en la segunda venida de nuestro Salvador, cuando es erradicado por completo el
pecado que está sellado en nuestros corazones (Jer. 2:22; 1Cor. 15:50-55)
La salvación de la presencia del pecado y la glorificación se alcanza por la fe, por las obras y por vivir la santidad
guardando los mandamientos de Dios (Ap. 14: 12)
“Si al justo amonestares para que el justo no pecare, de cierto vivirá” (Ezq. 3:21)
“Si el justo guarda los mandamientos de Dios, se aparta de su iniquidad y se convierte vivirá” (Ezq. 18: 9, 17, 24, 26,
30 – 32)
“Más el que persevera hasta el fin será salvo.” (Mt.24:13; 10:22)
“No todos el que me dice Señor, Señor, entrará al reino de los cielos; mas el que hace la voluntad de mi Padre”
(Mt.7:21-27).
“… y aparecerá por segunda vez, sin pecado, para salvar a los que le esperan” (Heb.9:28; Pr.28:18; Sal.18.27;
Ap.2:10; 3:11).
La salvación subjetiva toma lugar durante el tiempo de la vida en la santificación; y nos prepara para una salvación
escatológica o final en la venida del Señor (1Pd. 1:5).
La verdad soteriológica, de la segunda venida de Cristo asume aquí un significado escatológico, porque describe la
inmaculada perfección que el creyente alcanzará y el fin lógico de la salvación.

CONCLUSIÓN: La salvación final, la cual tendrá lugar en la segunda venida de Cristo, cuando él glorificará a los fieles
de todos los tiempos.

46
Ley y Evangelio

Por grande o bien organizado que esté una Escuela Bíblica, siempre,
girara alrededor del trio; el maestro alumno y la lección. De estos, en la
escuela de enseñanza, el factor principal y más importante es el
maestro.
El propósito del Maestro es hacer que la Palabra de Dios sea clara y
convincente. Por ello el Maestro de la Escuela Bíblica, tiene que
procurar la verdad no solo fluya de sus labios, sino de su personalidad,
lo que es, y de sus acciones, lo que hace.
Asimismo, la palabra “predicar” se encuentra 143 veces en la Biblia y la
palabra enseñar 217 veces.
Al Maestro ha sido confiada una obra muy importante, una obra a la
cual no debe dedicarse sin una preparación cuidadosa y cabal. El
Maestro debe tener interés de mejorar sus conocimientos y enseñar
bien la palabra a los alumnos.

47