Vous êtes sur la page 1sur 10

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS

ASIGNATURA: OPTATIVA TEXTOS FILOSOFICOS 1

TITULO DEL ENSAYO: LA ILIADA Y LA ESTETICA DE LA GUERRA

NOMBRE: GUTIERREZ HERNANDEZ ASHLEY


INTRODUCCIÓN

El siguiente escrito está enfocado en la obra de la Ilíada del autor antiguo Homero
y que como propósito tiene el demostrar la manera en que este mismo autor nos
narra de forma detallada en su obra los valores que en ella hay y la manera de como
los embellece. En esta misma línea nos data la forma en que estos mismos valores
justifican las guerras y el como también tendrán una utilidad en los ejércitos.

Es por ello que comenzaremos por citar algunas escenas donde el autor se refiere
a los ejércitos y encuentros bélicos, de manera detallada, enalteciendo estos
episodios y embelleciéndolos para la gran interpretación de la historia.

Con este análisis en donde involucraremos estos aspectos detallados por Homero,
es como podremos obtener los elementos necesarios para profundizar respecto a
los valores que maneja en su texto la Ilíada y el cual vamos a desarrollar.

También es importante aclarar que no podremos analizar todos los valores puestos
por el mismo autor y que por la variedad de personajes y lo extensa que es la obra,
solo analizaremos uno en específico, con sus cualidades que contienen en sí mismo
valores éticos.

Estos serán los puntos a desarrollar en este presente ensayo, con los que logremos
demostrar un modo de existencia que pueda tener validez en la actualidad en la que
vivimos.

Por lo ya mencionado, me he limitado a abarcar otros temas que puedan también


ser de suma importancia o interés, ya que no soy un erudito en la materia, ni
tampoco un investigador en forma.
EL ASPECTO ESTÉTICO EN EL ENTORNO BÉLICO DE LA
ILÍADA

En La obra de la Ilíada, la palabra Guerra, se ve repetida en muchas partes de su


texto, esto es porque la obra literaria gira y se contextualiza en un entorno bélico,
que nos deja en la mente imágenes tremendamente violentas, llenas de masacre y
que la mayoría de estas nos resultan grotescas con los asesinatos entre individuos.

Sin embargo, estos episodios narrados en esta obra puede que no contengan algún
tinte estético para algún individuo de nuestra época contemporánea. Pero Homero
con su retórica hace lo posible por embellecer la guerra, con lo cual nos demuestra
su capacidad retórica, para hacernos ver y hacer destacar algunos puntos clave que
hagan posible la belleza de la guerra.

Pues no sólo es una cuestión de poder detallar los episodios bélicos donde tanto
los troyanos como los aqueos, pelean a muerte. Sino describir de la manera más
contemplativa estos pasajes, para que no resulten monótonos a la hora de la lectura
de esta obra y puedan brindarnos tal situación que con palabras se vean estos
momentos plasmados a la imaginación.

Uno de esos momentos habrá que citarlo en una parte de la Ilíada, en específico en
el canto IV de donde se puede observar lo antes dicho:

“.. como cuando dos torrenciales ríos se desespeñan monte abajo y en la


confluencia de dos valles juntan sus crecidos caudales procedentes de altos
manantiales dentro de un cóncavo barranco y a lo lejos el pastor escucha su ruido
en los montes, así eran sus alaridos y sus esfuerzos al entrar en la refriega”1

1
Homero, la Ilíada, canto IV (p. 79) Editorial Gredos, RBA, España, Madrid, 2015.
En esta parte del canto IV, Homero expone con gran entusiasmo la magnitud del
momento en que los dos batallones se enfrascan en la batalla, donde destaca su
manera de convertir este momento en algo también estético, pues en la descripción
que hace podemos notar el lenguaje fluido y bello que ocupa para así enriquecer
aquel momento, echando andar nuestra imaginación, haciendo que nos
embullamos a su propio mundo de aquella época.

En el párrafo anterior podemos ver la valorización que se esconde en la


interpretación de este mismo, ya que, al momento de tratar de transmitir este
episodio, se halla la glorificación de la guerra, logrando así un punto de belleza,
creado por la sublimidad y cosificación valorativa de la guerra.

Algo que es muy notable para resaltar es la falta de conciencia crítica que tenían
sobre las batallas que se llevaban a cabo en aquella época, pues parece no
encontrarse alguna contraposición hacia esta valorización de las guerras, pues era
de más importancia lo retorico para los griegos, que el pensar en si las guerras eran
algo realmente razonable. Era esta manera de tratar de concebir las cosas como
sublimes y bellas, lo que dificultaba pensar un modelo como el que Homero nos
presenta; cual función del hombre consistía en la del hombre como héroe siendo
honrado por los demás.

Lo que Homero realiza en la Ilíada es una descripción poética y estética de las


batallas de esa época, pudiendo así tener un impacto en el pueblo griego, pues en
esta obra podemos apreciar que lo importante no radica en su contenido, sino en la
manera en que es percibida, pues en esta obra trata de reflejar lo bello que era lo
más importante.

A lo largo del escrito solo hemos abordado el capítulo IV, pero creo que es uno de
los que mayor contenido tiene pues incluye momentos como el desembarco de lo
aqueos en las costas de Troya, como la batalla que tiene lugar ahí y el épico
encuentro. Y es aquí donde también notamos la gran coherencia y fluidez que hay
en este canto, gracias al esmero que tiene Homero al plasmar en estos pasajes los
enfrentamientos y la guerra, como también lo plasma en el canto III, que a
continuación citaremos:

“Tal como se alza delante del cielo el chillido de las grullas, que, cuando huyen del
invierno y del indecible aguacero, entre graznidos vuelan hacia las corrientes del
Océano, llevando a los pigmeos la muerte y la parca, y a través del aire le tienden
maligna disputa. Los aqueos en cambio, iban respirando furor en silencio, ansiosos
en su ánimo de prestarse mutua defensa.”2

En este fragmento del canto III, se menciona la llegada de los aqueos a costas
troyanas en donde también podemos notar la manera estética en la que Homero
describe aquella llegada. Y que pareciera no ser una llegada común y corriente, sino
que trata de pintar algo bello durante este encuentro, donde la imagen de esta
llegada nos muestra a los guerreros impacientes, enfatizando la actitud de los
aqueos y el valor de hermandad que estos tenían, cuando los barcos iban surcando
aquel mar.

Con esto me gustaría analizar el valor que nos presenta, retomando no solo el
aspecto social sino también el militar. Pues al aludir el valor de la hermandad este
valor intrínseco de los batallones griegos, hace que surja la cuestión de ¿cómo era
posible que este ejercito griego pudiera transmitir miedo al enemigo?, pero este
valor de hermandad para los griegos es indispensable, pues ya como vemos en los
siguientes cantos la soberbia entre los hombres solo produciría la desunión de estos
y el desorden de los ejércitos, pero como veremos en Aquiles sino fuera por este,
sería imposible de ganar la batalla.

2 Ibíd, canto III (p. 49)


Otra de las características valorativas la vemos en la guerra entre los aqueos y los
troyanos donde Homero hace el detenimiento de cada héroe, resaltando las
características sobrevaloradas que tenían de ellos en la antigua Grecia. Aquí
podemos aludir al gran Héctor quien no solo en la batalla, sino que también en la
guerra, resalta algunos valores que se le pudieran considerar como bellos para un
guerrero como lo es él, donde resaltan los aspectos como: la valentía, el coraje, el
rigor y también los vicios del guerrero que los determina Homero como la soberbia
o la necedad.

Así es como en el canto XI vemos que el papel de Héctor en la batalla es el de la


moral del ejercito troyano, donde se ve marcada esta jerarquía, ya que lleva al
propio ejército troyano a la guerra, dirigiéndolos a su propia destrucción.

Los momentos de guerra que narra la Ilíada son bastos, pues hay varias escenas
que podríamos describir como bellas, usando la retórica de Homero, y esto se puede
ver reflejado cuando Héctor y Ayax se enfrentan llegando a cierto punto en donde
los dos parecen ser equitativamente fuertes y de tener las mismas condiciones, o
como también se menciona la formación de los aqueos en la batalla.

Conforme se va desarrollando estas descripciones tan detalladas, se nos va


presentando cada vez más bellas para la vista y pareciera que Homero lo hace con
fines educativos. Y que por esto mismo es que podemos llegar a la conclusión de
que se puede relacionar lo bello con los valores éticos, que sin duda alguna nos
llevan a fines educativos, mismos que Homero se ve con Intención de plantearlos y
resaltarlos en el hombre o el sentido de ser. Esto nos llevaría a pensar cómo es que
son concebidas las guerras incluso como en la actualidad.

Como podemos ver en un ejército su moral o alma no puede radicar en la unión de


estos mismos, sino que un modelo a seguir seria el que representara honor o
valentía, tal y como lo vemos en el personaje de Héctor, que representa ese ejemplo
a seguir de los troyanos, también podemos ver como Paris destaca las habilidades
que Héctor tiene, y esto lo hace con la finalidad de calmar su cólera o en la
comparación que realizan de Héctor con el jabalí o el león:
“Como cuando en medio de los perros y de los cazadores un jabalí o un león se
revuelve haciendo gala de su brío; y ellos se reagrupan formando un compacto
muro, le hacen frente y disparan de sus manos una espesa nube de venablos; pero
su glorioso corazón en ningún momento se intimida ni se amedrenta – su propia
valentía lo mata-, y se revuelve acá y acullá tanteando la filas de los hombres y por
donde acomete ceden las filas de los cazadores; así iba Héctor entre la multitud
suplicando a sus compañeros e instándolos a franquear la fosa.3

Como se nos muestra en este texto podemos darnos cuenta que la motivación a
seguir del ejercito troyano es la valentía en la que Héctor se ve envuelto, por su
forma de pelar, que parece ser bella a la hora de propiciar el ataque cuerpo a
cuerpo, donde se muestran estos dos lados de la moneda, tanto el lado emotivo
para lo troyanos, como el lado intimidante para los aqueos, pues para ellos Héctor
se ve cual animal asemejado al jabalí o león y como resulta ser en la vida salvaje,
su mirar provoca miedo .

LA GUERRA: LOS VALORES Y SU EMBELLECIMIENTO

Siguiendo los ejemplos de las batallas que nos presenta Homero y con su forma
bella y sutil de presentarnos aquellas imágenes de enfrentamientos entre los héroes
y sus batallones, ahora analizaremos la manera de como Homero introduce los
valores en el ámbito bélico y como estos se justifican, no por el hecho de
presentarse en sentido de ser bellos, sino que aparte de contener ese toque
estético, los valores pueden llegar a ser validos en nuestra actualidad o justificados
por el contenido. Porque pareciera que estos valores que enaltece y destaca
Homero, construyen actualmente el mecanismo de enseñanza y adoctrinamiento de
los ejércitos para en cierta forma domesticarlos.

3
Ibid, canto XII (p.233)
Como podemos notar en el personaje que decidimos analizar, que es Héctor, lo que
en primera instancia parece representarlo es la valentía y que es este mismo valor
el que pareciera ser bello, pues Homero con sus intenciones y fines quiere justificar
este valor en medio de la guerra, y darle también un sentido de embellecimiento,
para que así le resulte más atractivo al Hombre que pareciera pretender educar.

Pues también con los otros personajes que utiliza como son Aquiles, Néstor, o
Menelao, parece ser estos héroes quienes hicieran ver la belleza en los valores
como los del honor, la inteligencia, la audacia, el liderazgo o como la valentía, del
cual hemos venido hablando a lo largo de este escrito, entre otros. Pues a la hora
de retratarlos en aquellos gloriosos momentos, justifican su manera de ser y su
Ethos.

Así Homero refleja esta forma de ser y lo que los hacia ser esos seres recordados
para toda la historia, ya que esta justificación seria la absoluta para poder adquirir
este tipo de valores.

Otro punto también importante de mencionar es la manera en que los ejércitos se


mantenían unidos, no solo por la cuestión de orden que en ellos implica, sino que
esa unidad que hiciera reconocerse el uno al otro como hermano, esta hermandad
que Homero parecer recalcar, para darnos esos aires apenas frescos de lo que en
nuestros tiempos vendría siendo el patriotismo, palabra aun no conocida para sus
tiempos, pero que de cierta manera quería dar a entender este sentido de unidad o
de pertenencia a un pueblo materno, haciendo que la tribus se unieran entre sí:

“Distribuye a los hombres por tribus y clanes, Agamenón, de modo de que el clan
defienda al clan, y la tribu a la tribu. En caso de que obres así y te obedezcan los
aqueos, pronto sabrás quien de los jefes o huestes es cobarde, y quien es valeroso,
pues lucharan por grupos separados sabrás si por deseo divino cas asolar la ciudad
o por la cobardía e impericia de los hombres en combate.”4

4
Homero, la Ilíada, canto Il (p. 31-32) Editorial Gredos, RBA, España, Madrid, 2015.
Podemos notar los valores que forman al héroe y el apoyo mutuo de las tribus, como
en un sentido de pertenecía, así en este canto II nos damos cuenta de cómo todos
los valores se relacionan en sí mismos y que Homero justifica para poder desarrollar
su historia bélica y lograr en ella el desarrollo de Hombres que lleguen a ser
virtuosos

CONCLUSIONES

Una guerra donde no hubiera valores, difícilmente habría emociones de por medio,
pues no se pudiera sentir aquella pasión que se provoca el ver recreada la belleza
de esos episodios de contiendas. Hemos de concluir que una guerra sin valores no
habría nadie que pudiera adoctrinarse al acondicionamiento militar, asi podemos ver
que en la actualidad en la milicia se embellecen los valores que Homero plantea en
esta obra, para así poder conservar un orden y poder seguir desarrollando una
tradición militar.

Esta forma retórica de hacer bellos los valores de la guerra nos podría llevar a
reflexionar si es “bueno” o “malo” lo que se hace en la guerra, pues solo nos
justificaríamos por medio de nuestros valores y no por medio de nuestros actos.
Pero creo que lo que realiza Homero es un acto educativo, manifestando la belleza
de estos valores en la guerra, para poder desarrollar ese ser virtuoso en el hombre
FUENTES BIBLIOGRÁFICAS.

Homero, La Ilíada, Editorial Gredos, RBA, España, Madrid, 2015.

Turner, R ., Las grandes culturas de la humanidad., Fondo de Cultura Económica,


México, 1948.

Vernant, J. El hombre griego. Madrid: Alianza Editorial, Madrid: (1ª edición italiana:
1991).

Weil, S. La Ilíada o el poema de la fuerza. Traducción María Eugenia Valentié.,


Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2004.

Centres d'intérêt liés