Vous êtes sur la page 1sur 1
El Pueblo DE HEROE A VILLANO El verdadero rostro de Mariano Ignacio Prado El legislador Victor Andrés Garcia Belaunde, mediante su libro “El expediente Prado”, devela una verdad escondida de Ja historia, aqui un bosquejo de lo que guardan esas paginas. En la universidad de Co- lumbia, el congresista Victor Garcia Belaunde, en diez dias de estadia, con guantes y una mascarilla,. revis6 el archivo “Grace”, denominado asi por la familia Grace, clan ameri- cano que logré la alcaldia de Nueva York en dos oportuni- dades y que amasaron su for- tuna en el Peru, en Chincha, vendiendo elementos ferrete- ros en la época del guano. En ese ambiente encontré en 66 cajas, 100 cartas de Mariano Ignacio Prado, en donde deve- 16 que la corrupci6n en el Perd no es un tema de estos tiem- pos, es una enfermedad que fue creciendo desde el siglo pasado. “Hay una carta datada en junio de 1879 cuando en ple- na guerra Prado se va a Ari- ca, cuando el Peri recibe la declaracién de guerra en abril de ese afio. Prado pide un per- miso en el Congreso para salir con sus tropas fuera del terri- torio nacional, de ser necesa- rio. Eso en mayo, pero en di- ciembre lo usé para irse del Perti bajo la excusa que tenia un permiso, eso fue falso, por- que el permiso habria caduca- do, ademas el permiso era pa- ra que él con sus tropas pueda salir. a Chile o Bolivia, pero. con. Sus tropas. no para que vava a Europa a comprar armamen- tos, que fue la excusa”, cuen- ta Garcia. El legislador, quien ha es- crito el libro denominado “El expediente Prado", devela la verdad del hasta entonces lla- mado héroe nacional para de- cir que el personaje ejemplar, nunca lo fue y que “desde tres afios antes que Chile declare la guerra, sin prepararse pa- ra ella, ni hacer nada para evi- tarla y deserté del mando su- premo nueve meses después de producida, cuando ya esta- ba casi perdida”, cargado con una serie de actos nada co- rrectos. Garcia encontré en esos documentos, compilados en su obra, que Prado le requi- rié tres mil libras esterlinas a Grace, cerca de 600 mil dé- lares al dia de hoy, para que se deposite en una cuenta en Londres, en un acto discut ble pues él! se encontraba en el Pert en pleno proceso de la guerra. Estos actos hacen sefialar que el que fue mandatario tu- vo una vida plagada de mo- mentos oscuros a lo largo de su vida. Su nacimiento, por ejem- plo. Nacié en Hudnuco en 1826, pero segiin las investi- gaciones de Garcia no hay una Partida de nacimiento de esa fecha, por el contrario encon- tré un documento con la fecha 1825. “En defunciones encontré un parvulito muerto de tres dias de nacié en julio de ese afio, eso qué significa que en julio ‘nace un Prado y en di- ciembre nace otro Prado de la misma madre y del mismo padre, por eso le cambian la fecha, 0 no es Prado, 0 no es Ochoa, 0 no es la madre o Ao es el padre o el anterior fue Prado Ochoa y el otro no, y to- do parte de alli de la mentira, de la impostura, todo es una Impostura”, explicd. Prado, no tuvo formacién en la escuela San Carlos, fue segin el autor un sereno que se volvié “leguleyo”, una espe- cie de tramitador y gestor, que a © MAR se encontré en la ciudad de Li- ma con la revolucién de Casti- lla, siendo capitan de civicos. Alli conace a Castilla quien termina por incorporario al Ejército, en donde es manda- do.a Piura, Tacna y a Arequipa como autoridad militar y civil. En Piura ofrece matrimonio a la sefiora Mercedes Garcia Carrasco, y el padre de esta jo hace albacea, pero al lle- gar a la Ciudad Blanca se casa con Magdalena Ugarteche. E! rumor del casamiento llega a Carrasco en Piura, y median- te una modificacién del codi- cilo termina por desheredar a Prado. En Arequipa crece so- cialmente, y es prefecto en el aobierno de Juan Pezet. Segtin cuenta cuando Espa- fia, quiere cobrarse la deuda de la capitulacién de Ayacu- cho y amenaza al Perl, Pe- zet, no sabe qué hacer, toma la caja del Pert, el guano, fir- ma un tratado, segdn Vivan- co Pareja para darse tiempo y armar al Pert que no tenia ar- mas y compra cuatro barcos: El Hudscar, Independencia, América, y La Unién, que fue- ron fundamentales con la gue- tra con Chile 20 afios después. Bajo esa accién se levantan Prado y José Balta, motivo por el que Pezet, renuncia y el gobierno es tomado por Pe- dro Diez Canseco. Diez Canse- co Se mantiene por unos 30 a 40 dias en el gobierno y luego Prado es nombrado “jefe su- prema provisional”. “El 2 de mayo, se presen- ta un ataque, pero los bar- cos que habia comprado Pe- zet se retienen en Valparaiso para cuidar este lugar porque Prado habia firmado un trata- do con Chile para que la arma- da peruana cubra puertos chi- lenos. Y mientras la armada chilena bombardeaba el Ca- laa, el Hudscar y el Indepen- dencia cuidaban Valparaiso, y encima los chilenos nos pasa- ron factura de lo que los bar- cos habian consumido alla y Prado las pagé", cuenta. Prado mantiene una rela- cién estrecha con Chile, se- gin las cartas descubiertas, ademés mediante un cable dirigido a su esposa del Ca- lao a Lima, y encontrado por Garcia, se da a conocer la ac- titud de Prado en plena gue- ra. “Por mucho que he hecho no me ha sido posible volver, tales han sido mis atencio- nes en este momento, pero no tengas el menor cuidado es- toy convencido de que no de- bo exponerme, asi lo exigiese la patria o todos los hombres que se interesen por ella, des- cansa pues tranquila”, dice el mensaje, y es cierto, segun Garcia Belainde, que Prado estuvo a salvo en el Real Feli- pe. Pero pese a ello se vuelve famoso y una especie de hé- roe, y llama, motivo de ello, IANO IGNACIO PRADO analizado en el ibra a una constituyente median- te el cual pretende ser elegido, presidente. Pedro Diez Canse- co se levanta y le dice que no puede ser presidente y se le- vanta en Arequipa. Prado al respecto le manda una carta a Domingo Santa Maria, aboga- do y presidente de Chile, que terminé por imponer el trata- do de Ancén afios después, Prado en una carta le dice a Santa Maria: “En Arequipa el dos del pasado se efectud un movimiento revolucionario por el clan Diez Canseco sin que para ello hubiese habido el mas leve motivo de parte del gobierno, estos desérdenes se repiten frecuentemente en es te oais poraue tados oreten- den vivir a expensas del erario nacional, prefieren al traba- jo las revueltas y los desér- denes... me tiene usted pues tomando mis medidas y arre- glando el ejército para ponién- dome a la cabeza de él dentro de pocos dias y le daremos un escarmiento a la ciudad suble- vada", dice. Finalmente Prado no lograria su objetivo y re- nunciaria para irse a Chile en donde amasaria una fortuna. Garcia dice en su obra que estara pronto a la venta en la ciudad que Prado fugé en ple- fa Guerra del Pacifico por- que defender al pais en ca- lidad de presidente del Peri le resultaba contraproducen- te a sus intereses persona- les, que estaban en funcién de sus cuantiosas inversiones en Chile. No comenzé a multipli- car su riqueza a raiz de la fuga durante la guerra sus malver- saciones se iniciaron mucho antes, ya que desde su primer gobierno hizo una compra so- brevalorada de los inservibles monitores Manco Capac y Ata- hualpa y de la emisién de va- les en la revolucién de 1865 contra Pezet. Desde que apa- recié en la escena politica del pais, Prado comenzé a te- Jer importantes redes socia- les con los principales perso- najes politicos chilenos, que le resultaron sumamente utiles para emprender los diversos negacios que tuvo en Chile, invirtiendo el dinero que sa- 6 del Per en 1867. Y, deci- did vender todos los negocios que tenia en Chile para en Li- ma, emprender el camino em- presarial con la creacién de la Sociedad Santa Catalina y el Banco Popular. Todo ello, de acuerdo al legislador, hace si- no confirmar las serias dudas que siempre hubo sobre el ori- gen del dinero que configuré el llamado Imperio Prado, el més grande poder econdmico del Pert) durante la mayor par- te del siglo XX. Definitivamen- te, el dominio econémico de los Prado durante dicho siglo tuvo sin duda su origen en el patrimonio mal habide del ge- neral Mariano Ignacio Prado.