Vous êtes sur la page 1sur 2

VICTOR DELGADO BAUTISTA, dice:

COMENTARIO:
En el presente caso de Lizana Puelles, se cuestiona
mediante Amparo la resolución N1 315-2004-JNE,
resolución a través de la cual se había ordenado la
vacancia en el cargo del burgomaestre del municipio
de Canchaque, alegando que dicha resolución
violaba el derecho al debido proceso.
Si bien es cierto que no existe justificación alguna
para que el JNE se encuentre exento del control
constitucional cuando no respete derechos
fundamentales, me parece muy acertada la
posición que toma el Tribunal Constitucional al
declarar infundada la demanda, debido a que la
pretensión del recurrente carece de todo sustento
constitucional, además el JNE resultaba competente
para conocer el asunto en controversia.
Debemos tener en cuenta también que los artículos
142 y 181 de la Constitución establecen que contra
las resoluciones dictadas por el JNE, no procede
recurso alguno, sin embargo, el Tribunal
Constitucional señala que toda vez que el JNE emita
una resolución que vulnere los derechos
fundamentales, la demanda planteada en su contra
resultará plenamente procedente.
Lo cierto es que lo resuelto en “Lizana” debió
ser respetado por todos, pero ello
lamentablemente no ocurrió, ya que una vez
conocida la sentencia, esta misma encontró una
gran resistencia en el Congreso peruano. Es más el
congreso lejos de cumplir a cabalidad con lo
dispuesto en la resolución antes mencionada,
aprobó una modificación al Código Procesal
Constitucional, suprimiendo la explícita mención a
cualquier posibilidad de revisión en sede
jurisdiccional de los pronunciamientos del JNE en
materia electoral. Hoy el octavo inciso del art. 5 del
Código en comento señala que:
“(...) Art. 5. No proceden los procesos
constitucionales cuando:
(...) 8. Se cuestionen las resoluciones del Jurado
Nacional de Elecciones en materias electorales, de
referéndum o de otro tipo de consultas populares,
bajo responsabilidad.
Resoluciones en contrario, de cualquier
autoridad, no surten efecto legal alguno (...)”
La forma en la que actuó el congreso no debe
ser imitada ya que afecta las ventajas de una
técnica como lo es el precedente vinculante.