Vous êtes sur la page 1sur 6

Nadia Krupskaya.

La contradicciones de una revolucionaria por Edmundo Fayanas


Escuer. 18 de abril de 2018

https://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/nadia-krupskaya-contradicciones-
revolucionaria/20180416173901150919

Nace en San Petersburgo en febrero de 1869. Pertenecía a una familia noble que se
había empobrecido. Su padre era Konstantin Krupskaya, oficial del ejército zarista con
inclinaciones políticas radicales. Su madre Elisaveta Vasilevna era institutriz. Nadia era
hija única.

Las autoridades zaristas expulsaron a su padre del ejército por sus ideas
progresistas. El matrimonio compartía la crítica a la autocracia imperial. Tras la
expulsión de la administración, la vida de Nadia cambió de forma radical, pues pasó de
vivir en un entorno seguro económicamente de tipo burgués a una situación de
inseguridad económica. Su madre empezó a trabajar como institutriz y al mismo
tiempo. se encargó de la educación de Nadia.

Entre los cinco y diez años apenas acude a la escuela, siendo una niña solitaria y se
dedica a la lectura. Teniendo once años conoce a una maestra joven que tenía una
ideología revolucionaria, era muy respetada por las gentes de la zona, por lo que se
convirtió para Nadia en un modelo a seguir.

Se traslada su familia a vivir a San Petersburgo en el año 1880 e ingresa en el Gimnasio


Príncipe Obolenski que era totalmente femenina y encuentra un ambiente propicio para
el desarrollo de sus aptitudes. Permaneció en él seis años, obteniendo calificaciones
educativas excelentes. Dos años después, empezó a ejercer como profesora suplente en
el mismo centro, hasta que obtuvo la certificación de maestra.

Su padre muere en el año 1883, cuando Nadie tenía catorce años, por lo que tanto su
madre como ella misma imparten clases particulares y también su madre trabaja de
oficinista, lo cual les permite llevar una vida desahogada económicamente.

Se siente atraída en su época de juventud por el movimiento que se crea alrededor del

gran escritor León Tolstoi, que entre sus principios rechazaba la riqueza, el
pietismo religioso y el ascetismo. Sin embargo, ella muestra su rechazo, a algunos de
los principios que este movimiento representaba como era, el pacifismo, la hostilidad a
la tecnología y el rechazo a la emancipación de la mujer.

Con veinte años entra en los cursos de Bestuzhev que se impartían en San Petersburgo y
eran los primeros organizados donde se admitía a la mujer rusa, para que pudiera
obtener la formación de grado universitario. Se inscribió para el estudio de la física, la
matemática y asistía a las conferencias de historia. Enseguida se desilusionó por el
excesivo teoricismo que se impartía.
Fue en ese momento cuando ingresa en los círculos revolucionarios de intelectuales, que
estaban surgiendo en esa época. Estos círculos se dedicaban al estudio y debate de
política y economía pero tenían un sentido exclusivamente reformista.

A lo largo del verano de 1890, en el campo se dedicó a leer sobre socialismo, el


marxismo para así tener una mayor amplitud ideológica. Participó en este periodo
vacacional en tareas agrícolas influenciado por las ideas de León Tolstoi. En el otoño,
ingresó en un círculo marxista estudiando la obra de Federico Engels.

A finales de 1891, empieza a trabajar como maestra en las escuelas dominicales de


adultos, que habían sido creadas por empresarios liberales, para que los obreros puedan
adquirir una educación básica. Trabajó en estas escuelas dominicales durante cinco
años.

Fue en febrero de 1894 cuando conoce a Vladimir Ilich Uliánov “Lenin”. En el año
1895, empezará a trabajar en la empresa de ferrocarriles como copista del departamento
de contabilidad y seguirá impartiendo clases los fines de semana.

El círculo marxista al que Nadia pertenecía da el paso en convertirse en una


organización para así fomentar la información y la agitación dentro de la clase obrera
rusa. Dentro de este círculo se formó “el grupo por la emancipación de la clase obrera”
que estará encabezado por Lenin y Martov. Nadia se encarga de la agitación en San
Petersburgo.

Como consecuencia de estas actividades, la policía la detiene el doce de agosto de 1896


y permanece detenida hasta el diez de octubre. Puesta ya en libertad, vuelve a ser
detenida por apoyar la huelga obrera en Kostroma, el veintiocho de octubre, y
permanece detenida hasta el doce de marzo de 1897. Durante su detención ya da
muestras de su mala salud y se le detecta una enfermedad del tiroides, que hace que sus
ojos tengan un aspecto muy saltón.

Un año después de su puesta en libertad se celebra el juicio el treinta de marzo de


1897 y se le condena a pasar tres años en el exilio interior en el norte de Rusia.
Acuerdan ella y Lenin declararse novios, por lo que el exilio interior lo hacen juntos. La
madre de Nadia los acompaña pues estaba muy preocupada por la salud de su hija. Las
autoridades rusas aceptan que Lenin y Nadia hagan el exilio juntos con la condición de
que se casasen. El exilio se realiza en Shúshenskoye en Siberia.

Va al exilio llena de libros para Lenin y se dedica a traducir al ruso la obra de Beatrice
Webb “La historia del sindicalismo”. La ceremonia matrimonial se celebra el diez de
julio de 1898. Durante este tiempo de exilio llevan una vida en que combinan las
actividades naturales que les encantaba a ambos con actividades intelectuales. Nadia
hace de copista y revisora crítica del libro de Lenin “Desarrollo del capitalismo en
Rusia” que será publicado en febrero de 1899.
Aprovecha el tiempo para escribir “La mujer trabajadora” defendiendo el carácter
liberalizador del trabajo femenino y propugnaba la implantación del socialismo como
única manera de acabar definitivamente con la discriminación de la mujer.

El treinta de enero de 1900, Lenin y Nadia abandonan Shúshenskoye, pero ella debe
trasladarse a Ufa para terminar de cumplir el exilio. Es el momento en que Nadia cae
enferma.

El once de marzo de 1901, se da por cumplido el exilio y se le permite viajar al


extranjero. Parte hacia Praga, donde pensaba que se encontraba Lenin. Sin embargo, no
está. Se encuentran en la ciudad de Múnich. Entre los años 1901-1905 vive con Lenin y
recorren Múnich, Londres y Ginebra. Fueron los momentos de mayor cercanía de la
pareja, en la que compartían los pensamientos políticos y los momentos de ocio.

Conoce a los redactores del periódico ISKRA y Nadia se convierte en su secretaria. Se


encargaba de la distribución clandestina en Rusia y para ello contaba con cuarenta
agentes para su reparto. Fue en el año 1903, cuando abandona esta actividad al ser
expulsada por el sector de los mencheviques, pues Nadia era claramente partidaria del
sector bolchevique.

A mediados del año 1904, tanto Lenin como Nadia pasaron una larga temporada en
Suiza, país que recorrieron andando. Es a finales de este año cuando se funda un nuevo
periódico VPERIOD, que aglutina al sector bolchevique, siendo ella elegida secretaria,
puesto desde el que controlará todo el periódico.

Regresa de forma legal a Rusia, en noviembre de 1905, poco antes lo había hecho
Lenin. Enseguida ambos pasan a la clandestinidad. Esto hizo, que en agosto de 1906, se
trasladaran a vivir a Finlandia justo en la frontera de este país con Rusia. Sin embargo,
Nadia acudía de forma regular a San Petersburgo donde se encargaba de la coordinación
de sus seguidores y controlaba las finanzas del partido bolchevique.

En agosto de 1906, los bolcheviques publican un nuevo periódico PROLETARII y


Nadia es la encargada de la distribución. A finales de 1907, se restablece la autoridad
del zar en toda Rusia y tanto Lenin como Nadia deben exiliarse nuevamente.

En el verano de 1908, mientras Lenin acude a Capri a visitar a Máximo Gorki, Nadia
aprovecha el tiempo en Ginebra para estudiar francés y se vuelve a interesar por los
últimos avances en pedagogía. Se trasladan a vivir a París a finales de ese año donde
residirán hasta mitad del año 1912. Lenin estaba en continuo movimiento asistiendo a
congresos y conferencia y ella se dedicaba a coordinar las tareas del partido y al cuidado
de su madre.

Entre 1911 y 1912, Lenin tuvo una amante Inessa Armand para disgusto de Nadia.
Además, desplazó el papel de Nadia hacia un nivel inferior. El matrimonio se cambia en
julio de 1912 a Cracovia. Nadia ocupa la secretaría del Comité Central tras producirse la
separación entre mencheviques y bolcheviques.
Su situación personal empeora en ese momento, por un lado porque la salud de su
madre se deteriora, además debe hacerse cargo de las tareas domesticas y su propia
salud empeora pues comienza a tener efectos la enfermedad de Graves Basedown que le
provoca un cansancio general, palpitaciones y temblores que le dificultan el trabajo.

Fue tratada por el premio Nobel, Theodor Kocher, pero los resultados fueron mínimos,
el resto de su vida sufrirá continuas palpitaciones.

Cuando estalla la Primera Guerra Mundial, Lenin es detenido en Austria. Nadia solicita
al socialista moderado austriaco Víctor Adler que evite su ejecución y que sea puesto en
libertad Lenin. Consigue que sea liberado y parten nuevamente a Suiza acompañados de
su madre ya totalmente senil. Llegaron a Suiza, en agosto de 1914, permanecerán hasta
abril de 1917. En este periodo mueren las madres de ambos y pasan grandes penurias
económicas.

Nadia aprovechó para ponerse al día de las nuevas tendencias pedagógicas. Era
seguidora de los modelos educativos alemán y norteamericano. Criticaba el formalismo,
la rutina y la enseñanza teórica. Planteaba ya la educación mixta y el control de los
colegios. Fue el momento que escribió “Educación pública y democracia” y se basaba
en tres principios:

La necesidad de la actividad física en los colegios.

El desarrollo de una moralidad hacia el trabajo.

La abolición de la especialización.

Regresan el 16 de abril de 1917 siendo recibidas por Aleksandra Kollontai. Es el


momento en que Nadia mantiene posiciones más conservadoras que las mantenidas por
Lenin. Se vio relegada y se dedicó sobre toda a la promoción de la educación.

Con el triunfo de la revolución bolchevique, Nadia empieza a ser señala como primera
dama del nuevo jefe del Estado soviético, cuestión que ambos se tomaron con humor.
Rara vez Nadia desempeño ese papel, siendo sus apariciones públicas escasas.

Nadia se dedica con el triunfo de la revolución soviética a implantar una nueva


educación pública socialista, que acabe con el analfabetismo crónico que sufre el país y

permita la emancipación de la mujer rusa. Debemos destacar la extensión de la red


de bibliotecas por todo el país y el desarrollo de una educación continuada.

Fue encargada de dirigir la educación de adultos del país. Era una trabajadora
incansable. Este exceso de trabajo le produjo un ataque cardiaco cuando se encontraba
en la región del Volga y tardó un tiempo en recuperarse.

Se opuso, en el año 1919, a la censura de escritores considerados burgueses. Buscó el


apoyo de Lenin para su política reformista educativa pero no lo consiguió. Sin embargo,
enseguida cambió esta actitud y apoyó en 1920 la purga de las bibliotecas rusas.
Nadia escribe sobre pedagogía y toca amplios aspectos educativos como son, la
organización escolar, los currículos, la formación del profesorado, la educación de
adultos, la formación infantil o la eliminación del analfabetismo. Es valorada como una
de las principales organizadoras del sistema educativo socialista.

La educación primaria obligatoria fue implantada en el año 1925 en la URSS y se


redujo mucho el número de analfabetos. Hay un dato espectacular, entre los años 1920-
1940, setenta millones de rusos aprendieron a leer y escribir. Se crearon numerosas
escuelas de primaria y se duplicó el número de alumnos en solamente quince años.

Además de todo esto, se favoreció la educación autodidacta y se extendió la educación


secundaria. Es de destacar el papel de Nadia en la expansión de las bibliotecas
soviéticas.

Con la enfermedad de Lenin de mayo de 1922, la actividad política y pedagógica de


Nadia descendió, pues se dedicó a cuidarlo en la ciudad de Gorki. Nadia se encontraba
junto a Lenin el 21 de enero de 1924. Nadia y Lenin llevaban veinticinco años casados.

Tras la muerte de Lenin, Nadia retomó su actividad en el Ministerio de Educación.

Cansada por la tensión producida por la muerte de su esposo y por la continua


lucha política, su salud comenzó a resentirse y tuvo que reposar largas temporadas.

En agosto de 1926 publicó en el extranjero el “Testamento de Lenin”, sacándolo de


forma clandestina. Fue publicado por el New York Times. Este hecho fue uno de los
últimos donde Nadia muestra su oposición a la política de José Stalin. Éste ejerció una
fuerte presión junto con amenazas veladas a Nadia, lo que hizo cambiará su oposición.

Nadia recibió numerosos cargos honoríficos hasta su muerte, pero la realidad es que
carecía de poder alguno y representaba simplemente el apoyo de la viuda de Lenin. Las
relaciones con Stalin siempre fueron muy escasas.

Se convirtió en la imagen de la abuela bondadosa de la revolución, pero en asuntos


familiares adoptó una postura tradicional y apoyó el fin del aborto y la posibilidad del
divorcio, que antes había sido bandera del partido.

El 24 de febrero, los veteranos bolcheviques celebraron una fiesta en honor de Nadia


que iba a cumplir setenta años en la ciudad balneario de Arjangelskoye, pero se
encontró indispuesta y fue rápidamente trasladada a Moscú al hospital del Kremlin
donde perdió el conocimiento. Posteriormente, sufrió un embolismo abdominal,
complicado por su arteroesclerosis, que acabó con su vida el 27 de febrero de 1939

Su cadáver fue expuesto en la Sala de Columnas del Palacio de los Sindicatos. Sus
cenizas fueron depositadas en un nicho de la Necrópolis de la Muralla del Kremlin. Su
figura desapareció durante el gobierno de Stalin y seria con Kruschov cuando se
recuperó su figura. La UNESCO valoró su aportación a la educación rusa y fundó un
premio anual para destacar a aquellas personas que luchan por acabar con el
analfabetismo.