Vous êtes sur la page 1sur 2

¿Y TU COMO RESUELVES TUS NECESIDADES SEXUALES Y

EMOCIONALES?

Mucho se habla en en materia de discapacidad física y sexualidad; como individuos


que somos cada uno tiene su forma de ver las cosas, pensarlas y hacerlas lo que
nos constituye como seres humanos diferentes, con capacidades, hábitos,
potencialidades y costumbres desiguales. En algunos casos las limitaciones o
discapacidades físicas están ligadas a las necesidades socio afectivas y a la
satisfacción de las mismas, en este caso nos referimos a personas que por
condiciones clínicas de salud sus sensaciones o manera de percibir los estímulos
han sufrido modificaciones tal sería el caso de una persona cuadripléjica donde el
90% de su cuerpo ha perdido a causa de enfermedades o accidentes la percepción
de los estímulos externos.

Pero en términos generales consideramos que en tanto la discapacidad física no


afecte su capacidad mental para responder a los estímulos de tipo sexual y
emocional no habría ningún tipo de limitación que impida sentir amor hacia otras
personas sin condición de discapacidad o mantener entre ellas una relación
afectiva.
Como seres humano y muy a pesar de tener pensamiento y modos de vida distintos
todos tenemos las mismas necesidades: comer, respirar, dormir, ser amados, etc lo
que varía es nuestra forma de satisfacer estas necesidades, en el caso de las
personas con discapacidad consideramos que por sus propias limitaciones o ya sea
por la falta de oportunidad de que disponen o quizás hasta de recursos tecnológicos
que los ayuden, no tienen las mismas posibilidades de solventar sus necesidades
pero no son agenos a sentirlas y poder disfrutar de ellas, pues poseen al igual que
una persona sin limitaciones funcionales la misma capacidad para amar y ser
amados.
De hecho en algunos casos sus deseos o necesidades reprimidas y la poca
oportunidad de encontrar modos de resolverlas lleva a algunas personas a
considerar que la condición de discapacidad está ligada con comportamiento
inapropiados, el abuso o la victimización; si bien es cierto este tipo de conducta
inapropiada a nivel moral y social podemos encontrarlas en cualquier tipo de
persona con o sin discapacidad, lo que nos lleva a concluir que este tipo de juicios
hacen parte falsas creencias en torno a la sexualidad de este tipo de personas.
Nos queda entonces como sociedad la tarea de plantear estrategias o acciones
que contribuyan restituir los derechos vulnerados de este tipo de personas y más
aun entendiendo que su propia condición genera alteraciones de tipo emocional que
pueden afectar su modo de expresar y resolver sus necesidades; podemos definir
como punto de partida la educación desde lo social, lo familiar, lo político, etc hasta
las aulas de clases. Es tan real esta carencia que en algunos países más
desarrollados la asistencia sexual para personas con discapacidad se considera
un servicio de salud a cargo del estado, se puede decir que se considera como un
derecho fundamental como en nuestro país la educación publica.
Dicho esto podemos concluir que como seres humanos y sociedad no estamos en
igualdad de condiciones, de derechos ni de oportunidades, pues mientras nosotros
como personas normales tenemos las oportunidades que podamos crear y que el
medio nos ofrezca para satisfacer nuestras necesidades de tipo sexual o emocional
los individuos en condiciones de discapacidad no tienen el ejercicio de este derecho
garantizado de ninguna manera sino que por el contrario se ignora esta realidad y
se vulnera de forma directa esta necesidad o este derecho.

Es necesario que nuestra sociedad comprenda que en la mayoría de los casos la


discapacidad si bien puede ser una limitación para tener vida sexual no es de
manera definitiva un obstáculo para que este tipo de personas puedan amar o ser
amados, valorados, respetados. En el caso de los individuos con discapacidades
mentales, ya está comprobado y podemos ver casos donde ellos al igual que
nosotros experimentamos los mismos sentimientos, deseos o impulsos sexuales
solo que su proceder está condicionado por aspectos sociales y psicológicos.
Hay un tema muy importante que no podemos dejar de lado y es la forma en la que
este tipo de individuos se siente en sociedad y como la sociedad los ve, es por esto
que la línea de acción va dirigida a los dos aspectos: la aceptación y reconocimiento
de este tipo de personas de su condición y limitaciones así como su manera de
resolverla y el otro punto seria la aprobación, tolerancia e interacción que debe
permitir la sociedad al momento de convivir con este tipo de personas.