Vous êtes sur la page 1sur 80

Geografía de los grandes

espacios mundiales

Eduardo Lorenzo García


Grado en Geografía e historia. Curso 18/19
Geografía de los grandes espacios mundiales

Introducción. Un mundo desigual: desarrollo,


subdesarrollo y países emergentes

1. Norte-Sur: un mundo desigual. Su estudio desde la Geografía

2. Desarrollo-subdesarrollo: conceptos y realidades

3. Subdesarrollo y países emergentes

1. Norte-Sur: un mundo desigual. Su estudio desde la Geografía

En el mundo actual se pueden distinguir dos grandes conjuntos espaciales diferenciados por fuerte
desigualdades en su desarrollo y bienestar socioeconómico. El origen de la situación tiene unas largas
raíces históricas y se relaciona en la actualidad con las diferencias culturales y de desarrollo técnico, con la
naturaleza de las relaciones espaciales internas y con el grado de control de las relaciones comerciales.

Como vemos, bajo estas diferencias subyace una gran complejidad que es necesaria conocer y que tiene
no sólo una vertiente cuantitativa (datos, índices…) sino también cualitativa (estructuras espaciales,
económicas y sociales…).

La Geografía Regional del Mundo estudia de forma global la diversidad de elementos y relaciones que
caracterizan y dan personalidad a un espacio geográfico previamente delimitado. Ciertamente, se está
avanzando hacia un sistema-mundo, pero la globalización comercial, financiera y cultural no elimina la
existencia de espacios regionales diferenciados. En este marco es donde la Geografía Regional del Mundo,
la Geografía de los Grandes Espacios Mundiales cobra una gran relevancia.

Con sus particulares condicionantes naturales, sus historias diferentes, sus distintas potencialidades
económicas, sus peculiaridades políticas y conflictos internos, a esta categoría pertenecen los grandes
espacios que vamos a estudiar.

Dada la enorme extensión superficial que ocupan y su gran complejidad, el estudio consiste en una
síntesis regional, breve y selectiva. Junto a la dominante dimensión económica, no vamos a olvidar la
histórica, la geográfico-natural y los componentes políticos, demográficos, sociales y culturales.

2
Geografía de los grandes espacios mundiales

2. Desarrollo-subdesarrollo: conceptos y realidades

- Más allá de los simples indicadores socioeconómicos

Se suele relacionar desarrollo con crecimiento económico, pero no hay que olvidar que el primer concepto
debe ir también ligado a las dimensiones socioculturales y políticas, o que el crecimiento económico en
ramas aisladas de la economía no implica un verdadero desarrollo.

El desarrollo debe suponer que el crecimiento económico vaya acompañado de una mejor redistribución
de la riqueza y de una mayor igualdad social, con un resultado neto de progreso para todo el conjunto
social.

Por otra parte, el concepto de subdesarrollo no sólo es la falta de crecimiento económico, sino una
realidad histórica causada por la irrupción de las potencias coloniales europeas en esos países. El resultado
fue una desarticulación socioeconómica que impide hoy en día que estos países sean capaces de erradicar
las profundas desigualdades sociales, su dependencia exterior y unos sistemas políticos inoperantes.

- Los indicadores socioeconómicos y la realidad del subdesarrollo

Lo que traducen los numerosos datos estadísticos es el contraste entre dos mundos muy diferentes y la
existencia de varias situaciones de transición. La realidad es que el 80% de la población mundial reúne tan
sólo el 20% de la riqueza global.

Las diferencias económicas son abrumadoras: frente a un Tercer Mundo que mantiene sistemas
económicos modernos (enclaves industriales básicamente orientados al exterior) y tradicionales (los
mayoritarios), el Norte es por excelencia el mundo industrializado que basa su crecimiento en la
investigación, la capacidad inversora y su control absoluto de los mercados mundiales.

Frente a un Norte que necesita que un 60% de su fuerza de trabajo se dedique al sector servicios, el Tercer
Mundo es mayoritariamente agrario y los servicios (sanidad, comercio, banca, educación…) ni están
desarrollados ni mucho menos alcanzan a toda la población.

- Organización del territorio: redes de transporte y red urbana

Además de una distinta densidad viaria, los contrastes entre los países del Norte y los del Sur, en cuanto a
la articulación espacial, pueden resultar abismales.

Mientras que en los países desarrollados la urbanización se ha completado, en los no subdesarrollados no


ha acabado y en muchos casos ha producido la aparición de unidades urbanas subintegradas (sobre todo en
torno a las capitales, proceso que se ha denominado macrocefalia) en las que reside cada vez un mayor
número de personas en la miseria.

3
Geografía de los grandes espacios mundiales

- Norte-Sur: relaciones de dominio y dependencia

Las relaciones de dependencia, sobre todo tecnológica y financiera, se traducen en el fuerte


endeudamiento que estos países tienen con el exterior. Este hecho se agrava por una balanza comercial
nada favorable (el 80% de lo exportado son materias primas) y la falta de control sobre los mercados, tanto
sobre los precios como sobre los mecanismos que lo regulan.

3. Subdesarrollo y países emergentes

En las últimas dos décadas se han producido una serie de cambios en la economía mundial que han
producido que la división entre Norte y Sur ya no sea tan nítida. Este hecho se debe al surgimiento de los
países emergentes: China, Brasil, India, Sudáfrica, etc.

El término emergente fue acuñado en los ochenta para referirse a los dragones asiáticos (Corea del Sur,
Hong Kong, Taiwán y Singapur), pero a finales de los noventa se extendió por los mismos motivos a los
países ya referidos.

Algunos de ellos incluso participan ya de los grandes procesos de integración regional, como ASEAN o
Mercosur, o en organismos como la OCDE y la OMC. Recientemente incluso se ha constituido el llamado
G20, que aúna a las diez mayores economías de países desarrollados junto a las de diez países emergentes.

La irrupción de las potencias emergentes en la economía mundial está generando cambios sustanciales en
el entorno económico mundial, pues se están modificando los patrones de intercambios comerciales y
financieros y de consumo energético.

Las características indicadas transforman a estos países en mercados deseados para las inversiones
extranjeras, sobre todo teniendo en cuenta que su mercado interno está creciendo a medida que comienza
a consolidarse lo que el Banco Mundial ha calificado como nueva clase media, y que para 2025 podría reunir
a 1.000 millones de personas

Sin embargo, estos países no son todavía equiparables a las economías de los países desarrollados, pues
por ejemplo a nivel político-social sus instituciones no son totalmente estables y el rápido crecimiento está
generando tensiones internas. En lo económico, se les puede calificar como economía de transición, que no
ha alcanzado todavía en su totalidad la economía de mercado.

Así pues, podrían ser considerados como la etapa más avanzada del subdesarrollo, pero que aun está
lejana de abandonar el estado de emergente. China es la segunda potencia económica del mundo, con tasas
de crecimiento superiores al 10% en los últimos años… pero en la que las empresas estatales todavía

4
Geografía de los grandes espacios mundiales

generan un tercio de la producción y dan trabajo a la mitad de la población urbana y acaparan también la
mitad de la inversión total del país. Sus grandes ciudades son similares a cualquiera de las europeas, pero el
área rural sigue siendo terriblemente pobre.

Tenemos por tanto en mente países que son grandes promesas y que representan un gran potencial.
Están creciendo y transformándose a buen ritmo, pero aún no han alcanzado en todos los ámbitos al mundo
desarrollado… lo que no quiere decir que no puedan hacerlo a medio o largo plazo.

5
Geografía de los grandes espacios mundiales

1. Europa: de la diversidad cultural y la


fragmentación política a la integración.
La Unión Europea
Introducción: una cultura común en una Europa diversa

Europa, una realidad geográfica que en realidad no es un continente, carece hoy en día de unidad política
y está habitada por un gran número de pueblos con culturas, lenguas y religiones diferentes que ocupan una
gran variedad de paisajes naturales.

Sin embargo su trayectoria histórica, que incluye la cultura grecorromana y cristiana, ha permanecido
siempre por encima de las diferencias, hasta que tras las tragedias de la primera mitad de siglo sirvió como
base para la creación de la actual Unión Europea. Sin embargo el proceso integrador tiene aún un largo
camino por recorrer.

1. Un medio natural favorable y contrastado


1.1 Un relieve contrastado sobre una superficie reducida

La disposición actual del relieve europeo es el resultado de al menos cuatro grandes ciclos orogénicos que
diferencian una Europa septentrional antigua y
rígida, de una Europa meridional joven y
geológicamente activa. De acuerdo a estos ciclos se
pueden establecer cuatro grandes unidades
estructurales:

- las cordilleras del Noroeste de Europa (Irlanda,


Highlands escoceses y la cordillera escandinava)

- el complejo herciniano: macizos muy


desgastados como el Galaico, el Central francés, la
Selva Negra, etc.

- la Gran Llanura europea, que cubre buena parte del este europeo

- las cordilleras alpinas

6
Geografía de los grandes espacios mundiales

1.2 Un clima moderado

Por su latitud Europa se encuentra en la zona de climas templados. Sin embargo, su relieve tan
contrastado genera en realidad una enorme variedad de climas.

El océano Atlántico y el mar Mediterráneo actúan en general como moderadores del clima, extendiendo
su influencia hasta zonas muy al interior, pero a pesar de ello la presencia de la Depresión de Islandia y del
Anticiclón de las Azores es responsable de buena parte de los contrastes climáticos que existen en el
occidente europeo.

En consecuencia, se deduce la existencia de tres grandes áreas bioclimáticas: la atlántica, la continental y


la mediterránea.

2. La diversidad de pueblos y culturas: una Europa heterogénea1

Sobre estos medios ecológicos, muy favorables, ha surgido una gran diversidad de paisajes culturales,
resultado de milenios de adaptación del hombre al medio natural y de su marcada antropización.

2.1 La décima parte de la población mundial: evolución y densidades

Sin incluir a la población rusa, Europa suma 534 millones de habitantes, de los cuales 508 viven en la Unión
Europea. La densidad media ronda los 106 hab/km2, aunque varía enormemente de una región a otra, fruto
de la realidad natural por una parte y la económica por otra.

Sin embargo, se denota que los grandes polos demográficos, que acogen densidades superiores a los 200
hab/km2 dependen cada vez menos de los recursos naturales y más de las actividades económicas. Estos
núcleos crean la denominada megalópolis europea, que va desde la cuenca de Londres hasta el valle del Po,
agrupando grandes áreas industriales (norte de Italia, pasillo hullero franco-belga, área del Rin…), áreas
portuarias (Rotterdam, Bremen, Marsella, Génova…) y regiones en torno a las grandes metrópolis.

2.2 Pueblos y culturas

La comprensión de las etnias, las lenguas y las religiones son fundamentales para poder comprender los
conflictos políticos y sociales que existieron y en algunos casos persisten en el presente a diversas regiones.

1
Ver libro: página 53 en adelante.

7
Geografía de los grandes espacios mundiales

- Diversidad étnica y lingüística

La población europea se ha ido formando a base de numerosas migraciones que, procedentes en su


mayor parte de Asia y en oleadas sucesivas, han aportado grupos étnicos y culturas diferentes.

Esta realidad explica el mosaico de pueblos y lenguas (más de cuarenta) que se extienden por el
continente. La mayor parte de las lenguas son indoeuropeas (agrupadas en las familias germánica, latina y
eslava), pero existen otras como las de origen finougrio, el romaní o el euskera.

- Diversidad religiosa

El cristianismo, bajo sus diversas modalidades (fuente permanente de conflictos), es la religión


predominante y ha constituido un factor decisivo en la estructuración política europea. De hecho, el mismo
concepto de Europa hacía referencia en la Edad Media a los territorios de fe cristiana.

También existen otras religiones minoritarias, de entre las que destaca la musulmana (3,5%), extendida
tanto en las áreas tradicionales (Albania, Bosnia, etc.) como en la Europa occidental como fruto de la
inmigración. Tras el Holocausto, la población judía, anteriormente siempre muy importante, se ha reducido
a tan sólo 1,5 millones de practicantes en todo el continente.

2.3 Una larga historia: el mapa político cambiante

Sin contar a Rusia, Europa suma en 2008 un total de 47 países, en general de un tamaño muy modesto. La
historia política de Europa narra básicamente los esfuerzos de los distintos pueblos llegados al continente
por dominar una porción del territorio y fundar un Estado. Hasta la Edad Moderna los Estados nacían, se
expandían, retrocedían y desaparecían con relativa facilidad.

Desde el Imperio Romano se han sucedido varios intentos de unificación política, pero la diversidad de
pueblos y culturas los han hecho fracasar y ha impuesto por norma general la fragmentación política.

3. Europa occidental-Europa oriental: de la confrontación a la integración2

Entre todas las divisiones regionales que admite el Viejo Continente, la dominante desde la Segunda
Guerra Mundial fue la confrontación entre la Europa Occidental y la Oriental. Esta división hunde sus raíces

2
Ver libro: página 71 en adelante.

8
Geografía de los grandes espacios mundiales

en las fracturas históricas del continente, y todavía a principios del siglo XXI sigue siendo la más
significativa.

La línea que dividió Europa entre 1948 y 1989 sigue separando diferentes niveles de riqueza y desarrollo, a
pesar de que buena parte de los países del Este se han incorporado con éxito a la Unión Europea, habiendo
reducido significativamente sus diferencias socioeconómicas.

3.1 Europa occidental: la apertura del proceso de integración económica y política

Los Estados de Europa occidental, que llevan manteniéndose en su mayoría desde el final de la Edad
Media, concentran las regiones más desarrolladas y ricas del continente. Fue aquí donde tras la Segunda
Guerra Mundial se puso en marcha el proceso de integración.

El fin era evitar ulteriores conflictos mutuos, garantizar la defensa ante agresiones exteriores y armonizar
las políticas económicas para favorecer los intercambios comerciales.

3.2 El gran reto de las últimas ampliaciones hacia Europa Centro-Oriental

Tras el gran esfuerzo llevado a cabo para crear y consolidar la Unión Europea y su complejo sistema
institucional, surgió un reto tan importante como inesperado fruto de la desmantelación del sistema
soviético.

El área centro-oriental muestra algunas características comunes derivadas de su pasado histórico, de la


fuerte impronta dejada por el sistema soviético en sus estructuras económicas y territoriales, pero también
grandes diferencias que han condicionado sus posibilidades y el tiempo necesario para su plena integración
en la Unión.

Pero a pesar del notable retraso en su desarrollo, todos estos países mostraban un fuerte sentimiento
europeo. Estos países habían debido soportar repetidos cambios de fronteras, conflictos interétnicos, la
implantación del socialismo y su desplome y la transición radical de estructuras político-económicas a
comienzos de los años noventa.

9
Geografía de los grandes espacios mundiales

4. El funcionamiento de la Unión Europea3


4.1 Instituciones de la Unión Europea

La Unión Europea tiene un sistema institucional original, en el que los


Estados miembros aceptan distintas cesiones de soberanía a favor de
los órganos comunitarios, que trabajan por el bien común y a la vez por
los diversos intereses nacionales. La organización institucional se puede
resumir así:

- Instituciones decisorias: Comisión, Parlamento y Consejo de


Ministros

- Instituciones consultivas: Comité Económico y Social Europeo y


Comité de las Regiones

- Instituciones jurisdiccionales: Tribunal de Justicia Europeo y Tribunal


de Cuentas Europeo

- Instituciones monetarias y financieras: Banco Central Europeo y Banco Europeo de


Inversiones

4.2 El fracaso del proyecto constitucional y el nuevo Tratado de la Unión

Las últimas ampliaciones han puesto de relieve las dificultades de funcionamiento de una Unión con 27
miembros en la que las decisiones se han de tomar por unanimidad. De una situación de parálisis
institucional surgió el ambicioso proyecto de dotar a la Unión de un Tratado Constitucional que, sin
embargo, recibió el no de franceses y holandeses en 2005.

Para salvar al menos parte de las necesarias reformas salió adelante el llamado Nuevo Tratado de la
Unión, en el Consejo de Lisboa de diciembre de 2007, que finalmente ha sido ratificado por todos los
miembros.

Sus principales líneas son el refuerzo de la figura del presidente del Consejo, el impulso de una política
exterior común, una toma de decisiones más ágil al eliminarse la unanimidad, etc.

3
Ídem.

10
Geografía de los grandes espacios mundiales

5. Una densa urbanización. Metrópolis y ciudades


5.1 El proceso de urbanización. Diferencias regionales

La U.E es el conjunto regional más densamente poblado del planeta, como resultado de un proceso
urbanizador con un largo pasado histórico. La tasa alcanza el 77,7%, aunque lo característico es que la
mayoría de las concentraciones urbanas son pequeñas y medianas ciudades, donde las aglomeraciones de
más de 200.000 habitantes acumulan sólo al 40% de la población total, frente al 65% de Estados Unidos por
ejemplo.

De hecho ninguna de las grandes ciudades europeas encabeza el listado de aglomeraciones urbanas
mundiales. No obstante, en la Europa del Este esta urbanización es mucho más acusada, fruto del control
del crecimiento de las ciudades ejercido en época comunista y del tardío éxodo rural. En líneas generales
podemos diferenciar en Europa tres grandes espacios urbanos:

- La megalópolis europea del cuadrilátero Liverpool-Havre-Basilea-Hamburgo, que concentra a 130


millones de habitantes entre el pasillo del Rin y los principales puertos del mar del Norte. Este gran espacio
caracteriza el espacio urbano europeo y en realidad es reflejo del pasado histórico, cuyos centros
económicos fueron basculando desde Venecia hasta Amberes y Ámsterdam y después Londres.

- Las capitales nacionales

- El área mediterránea, que cada vez adquiere mayor peso

5.2 Tipos de redes urbanas en Europa

Existen diferentes modelos de redes urbanas en Europa, entre las que podemos distinguir:

- El modelo parisino, en el que una gran metrópoli polariza un extenso espacio regional poco urbanizado
que se caracteriza por el mayor peso de la capital. Este modelo es aplicable a todos los países de Europa
central y oriental.

- El modelo renano presenta una red densa y equilibrada en la que no existe ninguna ciudad dominante. Es
aplicable a Alemania, Flandes, los Midlands y el norte de Italia.

- Entre ambos modelos existen espacios con redes urbanas menos definidas, en algunos países
claramente bicéfalas (España o Italia), o redes urbanas laxas e irregulares, localizadas preferentemente en
regiones periféricas como el Mezzogiorno, Andalucía, Castilla o Escocia.

11
Geografía de los grandes espacios mundiales

En cuanto a la funcionalidad de las ciudades europeas se puede apuntar hacia la multifuncionalidad,


aunque hay algunas claramente especializadas en la industria, el turismo, la educación, el transporte
marítimo, etc.

Por último es destacable el proceso de redistribución periférica de la población que, en la actualidad,


afecta a la mayoría de las grandes metrópolis de Europa occidental.

6. La U.E.: gran potencia económica


6.1 Producción energética y dependencia de los hidrocarburos

Por sectores, las principales fuentes energéticas de la UE son la energía nuclear (31%), el gas natural
(29%), el petróleo (20%) y el carbón (12%), mientras que las renovables alcanzan ya el 8%. Esta estructura
ha venido evolucionando con el tiempo, reduciéndose paulatinamente la dependencia del carbón hacia la
energía nuclear, el gas y las renovables.

La producción de carbón ha estado tradicionalmente muy extendida, aunque en la segunda mitad del
siglo XX ha descendido notablemente al tiempo que aumentaban las importaciones.

La extracción del petróleo se ha desarrollado desde la primera crisis del petróleo de 1973, generando una
fuerte actividad económica en el litoral noruego, inglés y escocés, pero es muy limitada, pues sólo abastece
el 20% de las necesidades del continente, que importa grandes cantidades de petróleo en bruto que se
refina en los grandes puertos de entrada (especialmente Rotterdam) y, cada vez más, en el interior.

Las fuentes de gas natural están mejor repartidas por el ámbito comunitario, aunque también se importa
en su mayor parte. La energía nuclear, que parecía la panacea energética, detuvo su expansión en los años
ochenta, aunque últimamente se está reactivando*. Por otro lado, las energías renovables se están
impulsando activamente, tanto para reducir las emisiones de CO2 como para reducir la dependencia
energética.

Y es que Europa consume el 20% del petróleo producido a nivel mundial, así como el 16% del gas natural,
el 10% del carbón y el 34% del uranio. Es por ello que, hoy en día, la UE depende en un 70% del exterior
(frente al 35% de los USA, o el 80% de Japón)

6.2 Una desigual distribución de las regiones industriales

La reestructuración de las antiguas regiones industriales, junto al nacimiento de nuevos núcleos, es un


hecho de innegables repercusiones en la vida socioeconómica de la UE y en la ordenación de su territorio.

12
Geografía de los grandes espacios mundiales

El declive de las tradicionales regiones industriales (siderurgias, centros textiles y de construcción naval)
no se ha detenido en la actualidad y, en general, estas regiones han visto reducida su importancia
económica y han pasado a representar situaciones sociales críticas con bolsas de paro del 40% y un saldo
migratorio muy negativo. El problema se centra en los denominados países negros, inicialmente los
pioneros de la revolución industrial: centro de Inglaterra, Ruhr, Valonia, Lorena, norte de España, Silesia…

La política de reconversión, canalizada a través de los FEDER y el FSE (Fondo Social Europeo), no ha
tenido siempre el mismo éxito en todas las regiones. Así la cuenca del Ruhr ha salido mejor parada por su
situación geográfica o por la existencia de otras industrias más diversificadas desde un principio.

El mantenimiento de la excesiva concentración espacial no sólo ha sido tradicional (las industrias se


colocaban en los puertos de entrada de materias primas), sino que se ha acusado durante la segunda mitad
del siglo XX a pesar de la crisis de la siderurgia y los astilleros.

Las grandes regiones metropolitanas también han sido desde el siglo XIX importantes centros industriales
y, a excepción de Alemania, el fenómeno es muy intenso en casi toda la UE (Londres, Île-de-France, Madrid,
etc.). Por lo general se trata de industrias muy diversificadas, aunque con predominio de los sectores de
transformación.

La excesiva concentración espacial ha obligado a los gobiernos a tomar medidas para equilibrar el
desarrollo económico de sus territorios. Sin embargo, la industrialización de las zonas rurales es todavía
muy puntual, aunque tiene grandes potenciales (excepto en zonas de montaña).

En definitiva, en el espacio comunitario existen unas naciones mucho más industrializadas que otras, si
bien no con un nivel de desarrollo homogéneo, sino con grandes desequilibrios regionales internos.

La gran potencia industrial sigue siendo Alemania (30% de la producción), seguida del Reino Unido, el
Benelux, el norte y el centro de Francia y el norte de Italia. En los últimos años destaca el desarrollo del
llamado arco latino, en el Mediterráneo Occidental, con una industria muy diversificada basada en las
empresas de pequeño y mediano tamaño. Por último, no hemos de olvidar el papel de los países del Este,
que desde los noventa han acogido a numerosas industrias deslocalizadas desde Europa occidental.

6.3 Los problemas de la producción agrícola

La Europa comunitaria presenta unas condiciones muy favorables para la agricultura, pero sus diferencias
climáticas y topográficas han formado históricamente unos paisajes agrarios muy variados, tanto en su
producción como en sus formas de explotación y propiedad. Generalmente se distinguen dos zonas: la
mediterránea y la continental.

13
Geografía de los grandes espacios mundiales

Aunque la producción agrícola sólo aporta el 2,3% del total del PIB y emplea al 5,3% de la población, ha
sido una pieza clave de la integración económica europea, a través de la Política Agraria Común (PAC).

Sin embargo, lo cierto es que la UE es una gran potencia agropecuaria: es el cuarto productor mundial de
cereales, el primero de remolacha azucarera, segundo en el porcino, produce el 60% del vino, el 75% del
aceite de oliva, etc. La producción se orienta preferentemente hacia la ganadería, a la que se destina el 50%
de la producción del cereal.

En la Europa septentrional y occidental predominan las explotaciones ganaderas intensivas de orientación


lechera, mientras que en el interior conviven sistemas mixtos agrícola-ganaderos. En la Europa
mediterránea destacan los tradicionales cultivos de secano junto a una agricultura de regadío más novedosa
que, en general, predomina sobre la actividad ganadera.

En la actualidad se tiende cada vez más a la especialización regional, distinguiéndose varias regiones
como las cerealistas, las ganaderas (especialmente bovinas), las mixtas de policultivo o policultivo-
ganadería.

Finalmente están las regiones altamente especializadas como las del cultivo de invernadero y de especies
tropicales del sur de España, las regiones de vinos de calidad, los arrozales del delta del Po, Ebro, Valencia,
etc.; y la floricultura holandesa y de Liguria.

Paralelamente a este proceso se ha venido realizando la interpenetración del sector agrario con el resto
de los sectores económicos, que se traduce en la existencia de una potente industria agroalimentaria.

La UE también destaca por ser una de las primeras potencias pesqueras del mundo y el primer mercado
de productos pesqueros transformados y procedentes de la acuicultura. Sin embargo, el mercado
comunitario depende cada vez más de las importaciones desde terceros países, mientras que sus flotas
deben cada vez más acudir a caladeros muy alejados de los tradicionales del Atlántico nororiental.

7. La política de desarrollo regional de la Unión Europea

7.1 Ampliaciones y aumento de los desequilibrios regionales

Entre los países fundadores de la CEE no existían excesivos desequilibrios regionales, pero con las
sucesivas ampliaciones y la crisis económica de 1973 se hizo necesaria la creación de instrumentos para su
corrección como el FEDER (1975), que se venían a añadir al FSE y el Fondo Europeo de Orientación y
Garantía Agraria (FEOGA). Las recientes ampliaciones han incorporado a países cuya renta per cápita a
duras penas alcanzaba al 50% de la de la UE-15

14
Geografía de los grandes espacios mundiales

Hoy en día destaca el eje económico París-Ámsterdam-Londres, pero también otros cuatro radiales de
gran crecimiento: el de Reino Unido-Irlanda; el que une el norte de Italia, el este de España y el sur de
Francia; el del Danubio y el que forman las costas septentrionales y occidentales del Báltico.

7.2 Los fondos estructurales y los objetivos de la política regional

Para luchar contra los desequilibrios se ha mejorado recientemente la coordinación entre los fondos de
ayudas (FEDER, FSE, FEOGA e IFOP), en segundo lugar desde 1989 se ha reestructurado el sistema de
ayudas, estableciendo cinco tipos de objetivos prioritarios según sus características y además la Comisión se
reservó la posibilidad de llevar a cabo programas propios: las Iniciativas Comunitarias, dirigidas a atender
problemas específicos de ciertas regiones.

Desde 1994 funciona también el Fondo de Cohesión, que financia proyectos de ámbito de la protección del
medio ambiente y de las redes de transporte (por ejemplo la mayor parte de las autovías españolas se han
construido con esos fondos).

La Agenda 2000, en previsión de la futura ampliación al Este, introdujo algunas reformas, señalando tres
objetivos: regiones menos desarrolladas, regiones en crisis estructural y regiones que necesitan ayuda para
la educación, formación y el empleo.

Cincuenta años después de su creación, la búsqueda de soluciones para paliar las diferencias regionales de
la UE sigue siendo un reto que se ha de buscar para lograr el objetivo de igualdad y armonía en el desarrollo
que, desde un principio, se había impuesto en el proceso.

Hacia una nueva reorganización del espacio europeo

A la tradicional distinción física del continente se añadió el factor político-económico para definir el área
occidental de la oriental durante la Guerra Fría. Hoy en día, en la división de Europa se comienza a usar una
combinación de criterios económicos y geopolíticos que no sólo incluyen a los Estados, sino también a las
regiones, proceso que se encuentra todavía en pleno proceso de configuración.

De hecho, las nuevas relaciones económicas y comerciales entre Estados y regiones que genera la
integración europea, están dando lugar a la formación de nuevos lazos, creando nuevos conjuntos
regionales que en muchos casos superan la profunda división existente entre el Este y el Oeste.

En la nueva configuración de Europa destaca un núcleo de regiones centrales que incluye la cuenca de
Londres, Benelux, oriente de Francia y centro de Alemania. Por otra parte se sitúa el arco atlántico, la
fachada mediterránea, las regiones del Mar del Norte, Escandinavia, el arco alpino, la diagonal despoblada

15
Geografía de los grandes espacios mundiales

que comprender regiones del interior de Francia y España y los países del Grupo de Visegrád y la franja de
Europa Oriental y Suroriental.

De esta forma, asistimos a una nueva reorganización de los espacios regionales de Europa, más compleja
y dinámica que la conocida hasta ahora y que supera las divisiones tradicionales y que cada vez
prescinde más de las fronteras de los Estados.

16
Geografía de los grandes espacios mundiales

2. Rusia y el espacio euroasiático de la


Comunidad de Estados Independientes

Introducción: de la URSS a la CEI

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas fue, ante todo, un hecho político que ocupaba un inmenso
territorio poblado por más de cien nacionalidades heredado de un imperio formado tras varios siglos de
conquistas y expansión rusa. Fue una potencia demográfica, económica y militar y… cuando nadie lo
esperaba, se desintegró sin resistencia y con una rapidez que a todos sorprendió.

El gigante dio paso a un conjunto de 15 Estados independientes que, unidos en una asociación llamada
CEI (a la que no se adhirieron los Estados bálticos), no terminan de encontrar las claves de su estabilidad y
de su desarrollo económico.

En torno a la Federación Rusa se intentan recomponer las relaciones políticas, económicas y militares de
los nuevos Estados que ocupan la Eurasia septentrional, y donde es indiscutible la permanencia de
innumerables hechos geográficos y económicos construidos bajo la inspiración y la fuerza del socialismo
soviético.

Los Estados bálticos se han volcado hacia la UE, Bielorrusia y Ucrania han debido por fuerza seguir muy
ligados a Rusia y, en el Cáucaso han surgido graves problemas que lejos de terminar, se siguen
desarrollando.

1. El mosaico de nacionalidades y los Estados actuales

1.1 La formación del Imperio Ruso sobre un mosaico de pueblos

La URSS era el resultado de un proceso de expansión iniciado en el siglo XV y que alcanzó su máxima
extensión tras la Segunda Guerra Mundial. En esta secular expansión el Imperio ruso fue anexionando y
sometiendo diversas regiones, aunque sin lograr la unidad étnica, lingüística ni religiosa.

17
Geografía de los grandes espacios mundiales

En esta unidad destacaban a comienzos del siglo XX los eslavos (78%), que se dividían a su vez en rusos
blancos o bielorrusos, pequeños rusos o ucranianos y los grandes rusos, o rusos, que representaban casi la
mitad del total.

El resto de nacionalidades sumaban menos de un cuarto de población, entre los que destacaban los
letones, lituanos, polacos, moldavos (rumanos) y los estonios en la parte occidental. En el Cáucaso se
situaban poblaciones indoiranias como los georgianos, los armenios y los azerbaiyanos o azeríes. Un tercer
grupo lo constituían las poblaciones del Asia Central, pueblos turco-mongoles por añadidura de religión
musulmana. El resto de nacionalidades lo conforman pueblos de lengua finougria y otros de religión
musulmana dispersos por Siberia.

1.2 El centralismo del Estado soviético y la eclosión de los nacionalismos

La organización federal de la URSS estaba integrada por cuatro niveles, de los que los dos principales eran
las Repúblicas Socialistas Soviéticas Federativas, con órganos propios de decisión y las Repúblicas Socialistas
Soviéticas Autónomas, encuadradas dentro de una de las RSSF.

Pero a pesar de la imagen de fachada de fraternidad y solidaridad entre los pueblos, la URSS no dejaba de
ser una construcción rusa sobre la base de un mosaico étnico que se dirigía férreamente desde Moscú a
través sobre todo de la espina dorsal que constituía el PCUS.

1.3 Los Estados actuales

En 1990 se demostró que los viejos resentimientos étnicos y las rivalidades mutuas estaban intactas, por
lo que inmediatamente estallaron las tensiones nacionalistas que agravaron el caos económico y
desembocaron en la independencia de las quince RSSF.

Los mayores conflictos tuvieron lugar con el trazado de las fronteras, como el del Alto Karabaj, Osetia del
Sur, Abjasia, el Transdniéster o Tayikistán. El caso más grave tuvo lugar en Chechenia, al interno de la
Federación Rusa.

Un problema no menos importante lo constituyen los 25 millones de rusos que vivían en 1991 fuera de las
fronteras de la nueva Federación Rusa. De ellos 8 millones han regresado, pero el resto siguen viviendo
constituyendo importantes minorías dentro de Ucrania, Kazajistán o Moldavia, y Rusia puede utilizarlos
como factor de presión.

18
Geografía de los grandes espacios mundiales

2. Desigual ocupación del territorio. Ciudades y densidades demográficas


2.1 El proceso de ocupación del territorio y las migraciones interiores

La población de todo esta área, que a finales del siglo XX sumaba los 284 millones, ha decrecido hasta los
277,3 en 2009, síntoma evidente de las malas condiciones que los estados postsoviéticos sufren.

Además, el crecimiento en las áreas occidentales se ha visto lastrado en el siglo XX por la potenciación por
motivos económicos y estratégicos de las áreas orientales, principalmente Siberia, a donde se trasladaron
de forma forzada centenares de miles de trabajadores.

De manera simultánea a los movimientos migratorios de larga distancia, el proceso de urbanización se


desarrolló en la URSS, tanto en el área europea (donde existe una red urbana relativamente densa) como en
la asiática (donde la creación de nuevas ciudades fue uno de los pilares de la política colonizadora).

2.2 El proceso de urbanización y el crecimiento de las ciudades

Este proceso de urbanización fue más tardío que en Europa, por lo que no sorprende que la tasa de
población urbana sólo alcance el 65% hoy en día, pero lo cierto es que fue espectacular, pues partió en 1917
de cifras muy bajas. En 1926 sólo 3 ciudades sobrepasaban el medio millón de habitantes, en 1970 eran 33,
pero en 2009 llegaron a 52. La ciudad en época soviética fue ante todo un centro industrial y su desarrollo
iba ligado a estas actividades económicas.

Así las cosas la red urbana actual está dominada por Moscú (10,5 millones de habitantes, 15 incluyendo
todo el área metropolitana) y San Petersburgo (4,5 millones), y se encuentra en reorganización como
resultado de la creación de nuevas entidades políticas independientes.

2.3 Fuertes contrastes en las densidades humanas

La densidad media de la CEI es de 12,5 habs./km2, pero existe una gran diferencia entre la parte europea
con 40 habs./km2 y la asiática con 5 habs./km2. Más en detalle podemos distinguir:

- el área de poblamiento eslavo entre el Báltico, el Volga y el Mar Negro, con picos de hasta 100 habs./km2

- el Cáucaso, donde sólo se ocupan las cuencas y los valles interiores

- Asia Central, donde unos 60 millones de personas se concentran en oasis, valles de montaña y llanuras
aluviales de regadío con densidades que llegan a superar los 100 habs./km2

19
Geografía de los grandes espacios mundiales

Más allá del lago Baikal sólo destacan las poblaciones de los valles del Amur y el Usuri, el área que
atraviesa el Transiberiano y algunas poblaciones aisladas. El resto de territorios son inmensos vacíos
recorridos por poblaciones nómadas y sólo perturbados por actividades extractivas puntuales.

En esta configuración de sectores poblados, que se asemejan más a islas de un archipiélago, han influido
factores históricos, humanos, económicos y naturales.

3. Variedad y contrastes del medio natural


3.1 Inmensidad del territorio y uniformidad de las unidades morfoestructurales

El gran conjunto eurasiático de la CEI ocupa 22 millones de km2, lo que se traduce en la mitad del
continente europeo y un tercio del asiático. Pero este inmenso territorio incluye un número relativamente
pequeño de unidades geológicas y morfológicas, por lo que ofrece una sensación de monotonía que agudiza
el aislamiento que las montañas periféricas imponen por el sur y el este.

Las llanuras ocupan las dos terceras partes del territorio, entre las que destacan: la Gran llanura rusa
(desde los Cárpatos hasta los Urales), la llanura de Siberia Occidental y al sur de los altos de Kazajistán la
depresión aralo-caspiana.

La elevación del zócalo cristalino en los Urales y en el umbral de Kazajistán marca la separación entre
estas tres llanuras. Además, el zócalo se eleva en las mesetas de Siberia Central.

El conjunto de cordilleras periféricas ocupa un notable espacio y ejerce un papel de frontera, refugio de
pueblos y abastecimiento de agua. Desde los Cárpatos, se sucede el Cáucaso, y luego las largas cadenas de
Asia Central y del Noreste siberiano.

3.2 El dominio de la continentalidad. Factores y elementos del clima

Existen tres hechos a destacar: la amplitud de las oscilaciones térmicas, el frío general que domina en
invierno y en general las escasas precipitaciones.

La acusada continentalidad, esto es, la marcada oscilación de las temperaturas a lo largo del año, genera
dos estaciones (invierno y verano) que se suceden una tras otras con apenas unas semanas de margen. Las
consecuencias más importantes del anterior hecho son el frío y la aridez, haciendo que extensas superficies
de esta gran georregión sean simplemente inhabitables.

De acuerdo a estas características resulta que el clima dominante es el de tipo continental, con algunas
variantes: de tipo medio en Europa, el tipo centroeuropeo en la franja cercana al Báltico, el hipercontinental al
este de los Urales y el continental semiárido y árido en la periferia y el centro de la depresión aralo-caspiana.

20
Geografía de los grandes espacios mundiales

No faltan en el norte los climas polares, ártico y subártico, el mediterráneo en Crimea o incluso el
subtropical húmedo en Georgia.

3.3 Continentalidad y medios bioclimáticos

La vegetación, de acuerdo a los climas, va desde la tundra, a la taiga, los bosques mixtos y las estepas (en
el caso de las negras muy fértiles y de las blancas muy áridas).

4. Regiones agrarias y grandes producciones


4.1 Difíciles condiciones de la actividad agraria: recursos forestales y agrícolas

Los condicionantes del medio físico son verdaderamente ambivalentes: a la vez, suponen graves
inconvenientes y grandes ventajas, como se observa claramente en la agricultura. Aunque las tierras negras
son el conjunto de tierras fértiles más extenso del mundo, tan sólo un cuarto de toda la superficie de la CEI
es superficie agrícola útil (SAU) y de ella tan sólo se cultiva en torno al 33%. De todas formas desde 1950 la
superficie cultivada ha aumentado un 50%, gracias al regadío, la bonificación y la roturación de nuevas
tierras.

Otro motivo del retraso en la agricultura está en los medios técnicos, perpetuamente insuficientes, y en la
mala gestión (se calcula que debido a la misma se perdía en época soviética en torno a un 20% de la
producción).

4.2 Producciones masivas pero insuficientes

A pesar de todo esto, el conjunto de la CEI tiene una gran potencialidad agropecuaria, con una relativa
variedad de producciones:

- Cereales, siendo el primer productor mundial de cebada y llegando a cultivar el 40% del centeno y en
torno al 12-15% del trigo.

- Cultivos industriales, como el algodón (en retroceso en los últimos años), cáñamo, lino y girasol, así
como remolacha azucarera (segundo productor aunque con bajos rendimientos).

- La producción de frutas, legumbres y forrajes sufren graves retrasos, y se debe importar un gran
porcentaje.

- La ganadería, boyante a finales del periodo soviético, ha sufrido por la insuficiencia de forraje, la escasa
selección de las especies y la falta de piensos compuestos.

21
Geografía de los grandes espacios mundiales

4.3 Tipos de regiones agrarias

Las regiones agrícolas son poco variadas y se suceden de acuerdo a los condicionantes geográficos y las
diferentes etapas de la colonización agrícola:

- Desde el mar Báltico a los Urales policultivos de cereales, lino y patatas

- Sobre las tierras negras ricos campos de cereales, con una agricultura intensiva de altos rendimientos en
Ucrania

- En las estepas cerealistas se desarrollan los cultivos extensivos, de bajos rendimientos

- En estrechas franjas al sur de la parte europea existen cultivos mediterráneos como hortalizas, frutales,
viñedos, agrios o incluso té, algodón y arroz

- En Kazajistán y Asia Central existe por una parte una agricultura de secano combinada con ganadería
ovina y por otra el regadío.

- El resto son zonas de escaso valor agrícola

5. Abundancia de recursos naturales y formación de las grandes industrias


5.1 Gran riqueza y variedad de minerales

El conjunto de la CEI constituye una gran potencia en cuanto a minerales, que incluyen materias primas
siderúrgicas (hierros), metales anexos a la siderurgia (manganeso, cromo, titanio, vanadio, etc., la bauxita
sin embargo es escasa y, finalmente, los metales raros y preciosos (platino, oro, plata…).

Estos minerales se concentran en los Urales, Kazajistán-Siberia Meridional y el Extremo Oriente ruso y
fueron la razón de la descentralización industrial que llevó a cabo la URSS.

5.2 El potencial energético más importante del mundo

La abundancia y riqueza de las fuentes de energía de Rusia fue el otro puntal, junto a los minerales, de la
industrialización desde época zarista y constituye hoy su mejor baza para recuperar su poder económico y
político.

En 2009, Rusia es el primer exportador mundial de gas natural y el segundo de petróleo. Acumula más de
la mitad de las reservas de carbón, el 10% de las de petróleo, el 40% del gas natural, el 20% de uranio y el
10% del potencial hidroeléctrico. Sin embargo, las largas distancias que deben recorrer estos recursos hasta
poder ser exportados juegan en su contra.

22
Geografía de los grandes espacios mundiales

El carbón, del cual es tercer exportador mundial, se acumula en varias regiones. El petróleo en Bakú, los
yacimientos del río Ural y Volga, la cubeta del Obi y también en Kazajistán. El gas, una vez casi agotados los
yacimientos europeos, se concentra en el Asia Central y Siberia Central y Oriental

La electricidad se produce en un 86% a partir de centrales térmicas, pues los cursos de agua que permiten
la producción hidroeléctrica están muy alejados de los centros de consumo (sólo un 4%). La nuclear aporta
el 10%.

Hoy en día Rusia es el país mejor provisto en fuentes de energía y su envidiable autonomía es, a pesar de
los problemas de transporte, la base más sólida para asegurar su futuro como potencia económica. Podría
ser también una razón de peso para mantener y consolidar una cierta unión entre los Estados de su entorno,
al menos como espacio económico común.

5.3 La formación de las grandes industrias

Desde un primer momento, por razones teóricas (ideológicas) y prácticas (retraso de la industria), el
régimen comunista se planteó como objetivo fundamental convertir al país en potencia industrial.

De esta forma pasó del 5º puesto como potencia industrial en 1913 al 2º en 1989, pero sin embargo no se
logró un desarrollo equilibrado de la economía y se crearon fuertes desniveles entre la industria y la
agricultura, y entre la industria pesada y las de bienes de consumo.

Desde el principio se concedió prioridad a las industrias básicas, las industrias pesadas (metalurgia básica,
química y construcción) y a la metalurgia de transformación o de bienes de equipo. Tras 1989 la metalurgia
básica ha sufrido una contracción, aunque Rusia se mantiene como 2º productor mundial; la industria de
metales no ferrosos ha progresado, pero las industrias químicas de base sufren retrasos en algunos
sectores.

En cuanto a las industrias de transformación, cabe decir que en su conjunto han acumulado retrasos muy
notables. Podemos distinguir entre la producción de bienes de equipo, muy notable y que se mantiene, y las
industrias de bienes de consumo, poco atendidas en época soviética y todavía con retrasos. La industria del
automóvil, tras alcanzar el tercer puesto en 1990 ha caído hasta el 12º.

6. Rusia, la gran potencia dentro de la CEI


6.1 La CEI, una asociación político-económica laxa y controvertida

23
Geografía de los grandes espacios mundiales

La CEI reunió a once de las quince repúblicas exsoviéticas (Georgia se uniría en 1994) y responde
principalmente al interés ruso por conservar el espacio económico común y por tener un instrumento para
mantener el control político y militar de su entorno.

Frente a estas intenciones, que Bielorrusia y Kazajistán apoyan, está la tendencia de Ucrania y Georgia,
quienes nunca han querido ver a la CEI más que como una fórmula de transición pacífica hacia la
independencia total de cada Estado.

Esta última tendencia y la obsesión abierta de Rusia por controlar la CEI han desembocado en la
incapacidad para consolidar verdaderas políticas comunes de cooperación económica y territorial, por lo
que su futuro es bastante incierto.

No faltan otro tipo de asociaciones como el GUAM (formado por Georgia, Ucrania, Azerbaiyán y
Moldavia), la Comunidad Económica Euroasiática impulsada por Rusia (Bielorrusia, Armenia, Kazajistán,
Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán). Para añadir más complejidad la UE puso en marcha en 2009 la
Asociación Oriental, que integra a los países al occidente de Rusia y a los tres caucásicos.

Rusia, en pleno resurgir económico, encabeza la CEI y ha desarrollado una clase media que encuadra al
20% de la población. Pero las desigualdades sociales han crecido de forma espectacular y su crecimiento
demográfico es netamente negativo, por no hablar de sus estructuras industriales envejecidas.

6.2 Rusia europea y Rusia asiática: conjuntos regionales

En la organización regional de Rusia podemos distinguir varios conjuntos territoriales:

- El gran centro económico, organizado en torno a la región de Moscú y San Petersburgo y las viejas
regiones rurales.

- Otras regiones industriales europeas bien integradas entre las que figura la región del Volga y la región
de los Urales (que ya no constituye frontera alguna con Asia).

- Regiones periféricas de la Rusia asiática, donde se pueden individualizar varios conjuntos como la región
de Kuznetsk o Kuzbass y los espacios pioneros de Siberia Central y Extremo Oriente.

7. Peculiaridades de los otros países de la CEI


En torno a Rusia la CEI incluye once Estados agrupados en tres conjuntos regionales muy diferentes tanto
en extensión y peso demográfico como en recursos y potencial económico, problemas de desarrollo y
relaciones con Rusia.

24
Geografía de los grandes espacios mundiales

7.1 Los Estados del oeste y su difícil separación de Rusia

Estrechamente unidos a la historia de Rusia y estrechamente ligados a la URSS europea figuran los
Estados de la franja oriental, con unas economías diversificadas y un territorio bien organizado que suma
más de 55 millones de habitantes y poblaciones más o menos homogéneas.

La economía de Bielorrusia reposa en el tránsito de petróleo y gas rusos, su industria metalúrgica y


química y un sector de tecnología punta. Es muy dependiente de Rusia, con la que incluso ha firmado un
tratado confederal en 2000 que sin embargo todavía no se ha concretado.

Ucrania es un país con grandes posibilidades económicas, de gran potencial agrícola gracias a las tierras
negras. También es una gran región industrial, aunque hoy en declive, y polarizada en torno a Donetsk (la
ciudad del acero) y Lugansk (material ferroviario) y por otra parte Zaporojie y Dniepropétrovsk. Cuenta con
una red urbana bastante desarrollada.

Para Rusia la asociación con estos dos Estados eslavos es de suma importancia, no sólo por su potencial
económico, sino por ser la puerta hacia la Unión Europea. A la inversa, para estos dos estados su relación
con Rusia es estratégica e indispensable en su situación actual.

Moldavia, habitada en un 65% por rumanos, tuvo un gran desarrollo industrial en época soviética que vino
acompañado de una importante inmigración rusa, hasta el punto de que hoy se mantiene una importante
concentración rusa en el Transdniéster. Precisamente esta región impide un mayor acercamiento hacia
Rumanía, e incluso su incorporación a esta última, deseada por la población rumana.

7.2 Los Estados transcaucásicos y su gran complejidad física y social

Estos Estados, junto a los de Asia Central, cuentan con problemas sociales y territoriales de difícil
solución: son pueblos no eslavos con viejas rivalidades, territorios conquistados por Rusia, economías
pobres, diferencias religiosas… Especialmente complicada es la región del Cáucaso, de difícil orografía y en
la que se encuadran hasta 30 grupos étnicos.

Georgia fue una de las repúblicas privilegiadas de la URSS pero tras la independencia ha perdido poder
económico y demográfico. Dentro de su territorio cuenta con los graves problemas secesionistas de Osetia
del Sur y de Abjasia.

Desde 2005 ha aumentado su deseo de escapar a la influencia rusa, situación que desembocó en la guerra
de 2008 tras manifestar su deseo de salir de la CEI y entrar en la OTAN, ante lo cual Rusia reaccionó
violentamente reconociendo además la independencia de las dos regiones secesionistas.

25
Geografía de los grandes espacios mundiales

Armenia, también en retroceso demográfico, está poblada por un pueblo antiquísimo. Defiende la
integración de las exrepúblicas soviéticas para defenderse de su vecina Azerbaiyán, por lo que mantiene
estrechas relaciones políticas y económicas con Rusia.

Azerbaiyán por su parte basa su desarrollo en el petróleo del yacimiento de Bakú (que hasta 1945 cubría el
75% de las necesidades soviéticas). Su población aumenta y es de mayoría musulmana, por lo que mantiene
buenas relaciones con Irán y las repúblicas de Asia Central, pero también con Rusia, con el objeto de
mejorar su situación económica.

7.3 Los Estados del Asia Central: entre la pobreza y la abundancia de hidrocarburos

En el Asia Central la desintegración dio luz a cinco nuevos estados: Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán,
Turkmenistán y Tayikistán, que en su conjunto tienen graves problemas para modernizar su economía y sus
sociedades.

La actividad agrícola es la dominante, pero la crisis económica desatada tras 1991 ha acentuado las
divisiones étnicas y religiosas, a excepción de Kazajistán y Turkmenistán, ricas en gas y petróleo. Las
relaciones con Rusia son fuertes y estables, lo que no quita que la influencia de China y sobre todo Irán sobre
la zona esté creciendo.

Kazajistán es el más rico e industrializado de todos los Estados de esta zona y a pesar de que ha perdido
población (principalmente por el retorno de la población rusa), tiene una industria importante, es un gran
productor de petróleo y gas (las reservas del mar Caspio superan las del mar del Norte) y colabora
estrechamente con Rusia, puesto que algunos de los principales centros aeroespaciales (Baikonur) y de
investigación nuclear soviéticos siguen enclavados aquí.

El Estado no basa su existencia en el nacionalismo kazajo (que sólo alcanzan el 50% de la población total),
sino en un pragmatismo económico que intenta evitar la secesión de un norte industrializado y muy
poblado por rusos.

Conclusión: la difícil reorganización del espacio ex-soviético


Tras 1991 emergió una nueva realidad política que sustituyó a la gran potencia soviética. La imposibilidad
real de romper todos los vínculos que unían a las repúblicas entre sí, especialmente con Rusia,
determinó la creación de la CEI, una peculiar asociación con escasos compromisos comunes que está
impidiendo la reestructuración del nuevo espacio político.

No cabe duda de que la recuperación económica de Rusia está facilitando el proceso de estabilización de
la zona, que irá imponiendo una cierta vertebración en este inmenso espacio, demasiado fragmentado y
todavía con demasiados conflictos latentes.

26
Geografía de los grandes espacios mundiales

3. Norteamérica: primera potencia económica


mundial. Estados Unidos
Introducción

La superficie de América del Norte prácticamente duplica a la europea y en realidad forma un gran
conjunto económico en el que, a pesar de las diferencias entre los USA y Canadá, existe una gran
homogeneidad económica, social, política, histórica y cultural.

Su actual posición como primera gran potencia mundial se debe no sólo a la decadencia de las potencias
europeas, sino a su favorable situación geográfica, su gran tamaño y su importante riqueza natural.

1. Las condiciones naturales, base del desarrollo económico


1.1 Las grandes unidades de relieve

La disposición del relieve tiene grandes influencias en las condiciones naturales, el aprovechamiento
agrícola y las identidades de los paisajes culturales de las diferentes unidades espaciales. Desde el punto de
vista geológico y morfológico distinguimos:

- El Escudo canadiense, rico en recursos mineros pero improductivo para la agricultura y, por tanto, con
una débil ocupación humana.

- Los Apalaches, también ricos en recursos mineros

- Las llanuras, que componen un triángulo que se extiende desde la llanura atlántica y el Golfo de México
hasta el Escudo canadiense, las cordilleras occidentales y el Ártico. Dentro de ellas se distinguen las llanuras
litorales del Atlántico y el Golfo de México, y las llanuras interiores.

- Las cordilleras occidentales, de gran longitud y altitud y que incluyen las Montañas Rocosas, la región
intramontana y la Cordillera Costera del Pacífico.

1.2 Diversidad climática

La disposición meridiana del relieve limita las influencias oceánicas, tanto atlánticas como pacíficas, y
facilita la división climática en grandes zonas. Sin embargo, la amplia abertura de las grandes llanuras

27
Geografía de los grandes espacios mundiales

centrales del territorio norteamericano permite el desplazamiento de masas de aire polar y tropical, por lo
que predomina el clima continental con veranos cálidos e inviernos fríos.

Pero se pueden distinguir una gran variedad de dominios, desde los muy fríos y secos de las zonas árticas
hasta los muy cálidos y lluviosos del área del Golfo de México.

2. El proceso de colonización

Los factores que favorecieron la rápida colonización del territorio occidental americano se basaron en la
construcción del ferrocarril transcontinental que permitió el transporte de mercancías, y en la implantación
de un peculiar sistema de división de la tierra basado en el Rectangular Land Survey System.

No hay que olvidar la gran oleada de inmigración europea que hizo posible esta colonización: desde la
formación de las colonias y hasta 1921 se calcula que hasta 50 millones de personas emigraron desde el
norte y el oeste de Europa.

3. Usos del suelo agrario

La agricultura norteamericana está caracterizada por su alto rendimiento y prácticamente cubre todo su
consumo interior e incluso dedica buena parte a la exportación. Existe una estructura dualista: por un lado
un gran número de pequeños propietarios que aportan un pequeño porcentaje de la producción y por otro
lado, un pequeño número de grandes propietarios que controlan la gran mayoría de la producción.

3.1 Las grandes regiones agrarias

Los condicionantes ecológicos y los imperativos económicos son los factores fundamentales para explicar
la formación de zonas agrarias homogéneas, denominadas cinturones agrícolas (aunque al interno de estas
divisiones hay muchos tipos de explotaciones). Destacan estos:

- Cinturón lechero

- Cinturón hortofrutícola en la zona periurbana de la Megalópolis

- Cinturón del maíz y la soja

- Granjas mixtas

- Antiguo cinturón del algodón

- Cinturón de cultivos subtropicales

28
Geografía de los grandes espacios mundiales

- Cinturón triguero

- Cinturón de pastos y regadíos

- Cultivo de frutas y hortalizas

- Cultivo de frutales, economía maderera, trigo y ganadería vacuna

3.2 Transformaciones agrarias

Las transformaciones de las últimas décadas han sido muy profundas desde el punto de vista de la
producción, por lo que cada vez hay una mayor diversificación de los cultivos.

La primera fase, hasta 1930, estuvo marcada por las adjudicaciones de tierras para la creación de
explotaciones familiares dirigidas al autoabastecimiento. A partir de entonces se extendió la primera
revolución agraria, con la mecanización del campo y la transición hacia explotaciones de mayor tamaño
hasta llegar a las comercial-farm.

Paralelamente y ligada a la segunda revolución agraria se extiende el uso de abonos, semillas y técnicas de
regadío. Durante la tercera revolución agraria entra en juego la explotación por contrato: el granjero se
integra en una gran empresa agrícola, que organiza toda la producción.

Por último no hay que olvidar la importancia que juegan los ranchos, grandes explotaciones ganaderas de
las llanuras, y la producción forestal.

4. Factores de localización industrial y grandes regiones industriales

La industria supone el 22% del PIB, aunque el porcentaje de población activa que emplea ha descendido
en las últimas décadas. El rápido desarrollo industrial y el auge económico norteamericano se explican por
la conjunción de varios factores claves.

4.1 Factores del desarrollo industrial

La riqueza en materias primas es notable, pues la minería es muy variada debido a la diversidad de las
condiciones geológicas del territorio.

Las fuentes energéticas son también muy importantes, aunque se detecta una regresión en la producción
de petróleo y gas desde finales del siglo XX, que se importa desde el resto de América. La producción de
carbón está en declive, aunque los USA acumulan una tercera parte de las reservas mundiales. Otras

29
Geografía de los grandes espacios mundiales

fuentes de energía relevantes son la hidroeléctrica, primera en el mundo en valores absolutos, y la nuclear,
con 24 centrales activas (100 en 1980).

Otros factores que han influido de forma decisiva en el rápido desarrollo de la industria norteamericana
son la diversificación industrial, el fuerte grado de automatización, la temprana concentración empresarial y
la existencia de una extensa red de transportes. No se ha de olvidar la alta movilidad de la población, la
fuerte competencia empresarial, la disposición al riesgo y la alta inversión en investigación y tecnología.

4.2 Factores de localización industrial

Tras la Guerra de Secesión se crearon las bases de una organización espacial y económica centrada en la
preponderancia del Norte, donde se asentó el cinturón industrial que a principios del siglo XX absorbía el
75% de la actividad industrial.

Sin embargo desde mediados del siglo XX la industria se ha extendido en el Golfo de México
(petroquímica) y en el Oeste (aeronáutica y espacial), con la aparición de nuevas áreas dinámicas que
trabajan las industrias de tecnología puntera (Silicon Valley, etc.)

4.3 Principales regiones industriales

Existen tres grandes regiones industriales:

- El Noreste o cinturón manufacturero tiene una industria muy diversificada en torno a los centros de la
Megalópolis, Pittsburgh-Cleveland, Detroit, Calumet (al sur de Chicago) y Mohawk (Estado de Nueva York).

- La de los Estados del Sur, fomentada por las inversiones gubernamentales dedicadas al I+D y que
incluyen las zonas del piedemonte, Tennessee y el Bajo Mississippi y la costa del Golfo.

- El área costera del Pacífico, con la región de California (I+D en San Francisco-Palo Alto, Los Ángeles
aérea y espacial y San Diego farmacéutica) y la desembocadura del Columbia y la zona meridional de la
Columbia británica.

Además de estas grandes regiones existen otros enclaves notables en el interior: Kansas, Minneapolis-St.
Paul, Dallas o Salt Lake City entre otros.

30
Geografía de los grandes espacios mundiales

5. Crecimiento y distribución geográfica de la población

La baja densidad de población y su desigual distribución es característica en ambos países, aunque de


forma más acusada en Canadá. La tasa de crecimiento de la población está por debajo del 1%.

5.1 Dinámica demográfica

La natalidad comienza a descender ya en la segunda mitad del siglo XIX, para caer de nuevo en la Gran
Depresión. Tras la Segunda Guerra Mundial se incrementó para luego seguir un descenso gradual. Existe sin
embargo un contraste entre el Este y el Oeste. La tasa de mortalidad es muy baja, lo que ha elevado la
esperanza de vida hasta los 78 años en los USA y los 81 en Canadá.

Un gran papel ha jugado la inmigración y, en líneas generales, se puede afirmar que a pesar de que la
estructura demográfica es la típica de los países desarrollados, la población no está envejecida.

5.2 Movilidad de la población: transformación en la distribución espacial

Es notable la desigual distribución de la población entre un Este bastante poblado, un Oeste con menores
densidades y un centro escasamente poblado. Así, la media de Wyoming son 2 habs/km2, mientras que la
de Nueva Jersey supera los 400 habs/km2. Este hecho obedece a factores geográficos, históricos y
socioeconómicos.

Por otra parte, hay que señalar la importancia de los movimientos espaciales de población, que en buena
parte explican la actual distribución espacial de la población. Estos incluyen un histórico movimiento este-
oeste, sur-norte (población negra), norte-sur (a partir de 1968), rural-urbano y urbano-suburbano.

6. Proceso de urbanización y red de ciudades

La tasa de urbanización supera el 80% en ambos países, aunque si se tuvieran en cuenta poblaciones
rurales con claras funciones urbanas la tasa alcanzaría el 90%.

6.1 Proceso de urbanización y red de ciudades

31
Geografía de los grandes espacios mundiales

El gran crecimiento urbano de Norteamérica está condicionado por el desarrollo económico y la


industrialización. Se pueden señalar dos características: un ritmo de crecimiento muy rápido, y muy ligado a
la formación de centros económicos.

A partir del siglo XIX a las históricas ciudades de la Costa Este se añaden algunas en el Medio Oeste y
finalmente en la Costa Oeste. A finales de los años cuarenta del siglo XX las ciudades americanas se
caracterizan por un fuerte crecimiento urbano, que se canaliza hacia las urbanizaciones para clases medias y
altas de la periferia, hasta el punto de que hoy en día vive más gente en la periferia que en los centros de las
grandes ciudades.

6.2 Grandes áreas metropolitanas

El crecimiento urbano está ligado a las nuevas formas de transporte y comunicación, y ha dado lugar a la
formación de megalópolis, término que define a las bandas continuas de áreas metropolitanas con una alta
densidad de población.

La más importante es la Atlantic Seabord Megalopolis, también llamada Bos-Wash porque alcanza Boston,
Nueva York, Philadelphia, Baltimore y Washington, sumando 30 millones de habitantes y que constituye el
centro económico, financiero, político y cultural del país. Otras son la de la región de los Grandes Lagos, el
área de Florida, el Piedemonte y California.

La importancia de cada metrópoli está determinada por múltiples criterios, por tanto, la noción de red y
jerarquía urbana no debe ser entendida igual en un pequeño país, donde predomina un gran centro de
decisión, como en los USA, de grandes dimensiones y con una estructura federal.

Sin embargo, a razón de su tamaño se distinguen las new supercities (Nueva York, Los Ángeles y Chicago),
las grandes metrópolis (Atlanta, Boston, etc.), las metrópolis de segundo rango y por último las metrópolis
regionales o de tercer rango.

6.3 Estructura interna de las ciudades

En la ciudad americana se pueden distinguir áreas muy diferenciadas dispuestas en anillos concéntricos:
un centro comercial y financiero, el Central Business District; los viejos barrios residenciales ahora ocupados
por población de clase baja o minorías étnicas desfavorecidas; y una periferia residencial y que se expande
debido a la mejora del transporte y el deseo de una vivienda unifamiliar en una urbanización.

La gran población de la periferia está abastecida por numerosos centros comerciales, en torno a los que se
aglutinan también industrias y grandes superficies empresariales. Por último, incluso el sector terciario está
abandonando los tradicionales centros urbanos con rascacielos de oficinas a favor de la periferia.

32
Geografía de los grandes espacios mundiales

Todo ello da lugar a una irregular y múltiple estructura de mosaico en la periferia, que afecta a todo el
conjunto urbano y que se refleja en la distribución por capas sociales y étnicas.

Norteamérica, todavía indiscutible primera potencia mundial

Estados Unidos es actualmente la primera potencia económica mundial, poder resguardado por su
actividad militar y su patente influencia social y política en buena parte del mundo. Es la única
superpotencia hegemónica mundial, a la espera de que China alcance ese rango (cosa que no se espera para
más tarde que el 2030).

A su excepcional situación contribuye como hemos visto su localización, extensión, clima y riquezas
naturales, acompañado de una intensa inmigración que ha creado un característico mosaico cultural.

Las sociedades de Canadá y Estados Unidos están profundamente entrelazadas, pero con
particularidades como la biculturalidad canadiense y la gran diversidad étnica y la pobreza existente en los
Estados Unidos, núcleo central de sus problemas sociales y sin una perspectiva clara de mejora. Además, los
datos globales esconden diferentes comportamientos regionales y, tampoco es menos cierto que la intensa
producción industrial ha traído consigo además problemas no resueltos como un gran daño ambiental.

33
Geografía de los grandes espacios mundiales

4. Japón y Australia: dos modelos diferentes de


organización del espacio en el Pacífico
Introducción

Ambos países, por sus condicionantes geográficos y su peculiar historia muestran hoy una organización
muy diferente del territorio.

Japón, con grandes limitaciones de recursos naturales ha logrado una supremacía industrial, financiera y
tecnológica de la mano de sus industrias electrónicas, informáticas y del automóvil. Y sin embargo, es un
territorio inhóspito con sólo un 15% de su suelo cultivable y sin prácticamente ningún recurso energético.

Añadiendo al análisis su tumultuosa historia reciente, no sorprende el apelativo de milagro que se suele
emplear para caracterizar su desarrollo económico. Sin embargo, la excesiva concentración de la población
y de las actividades en determinadas áreas ha creado fuertes desequilibrios regionales, además de un grave
deterioro del medio ambiente.

Por su parte, Australia no se configura como Estado hasta época muy reciente y, cuando lo hace, aparece
ya como país desarrollado, con gran nivel de vida y costumbres y cultura europea.

Ambos países se desarrollaron fuertemente tras la Segunda Guerra Mundial, pero las diferencias son
grandes en cuanto a las bases de este desarrollo. Japón se autofinancia pero Australia se ha desarrollado
sobre las inversiones de Estados Unidos y el propio Japón y además tiene importantes fuentes de materias
primas minerales y de energía.

1. Japón: alta densidad demográfica e intensa concentración de la ocupación


humana

1.1 El archipiélago japonés: un medio natural desfavorable y un reducido sector


agropecuario

- Las limitaciones del medio natural japonés

34
Geografía de los grandes espacios mundiales

El archipiélago japonés suma varios miles de islas de entre las que sólo destacan cuatro. Más de las tres
cuartas partes de su territorio está ocupado por zonas montañosas, por lo que las llanuras concentran a la
mayoría de la población y las actividades económicas.

Desde el punto de vista de la ocupación del territorio, las bahías han jugado un papel fundamental en la
vida socioeconómica del Japón y hoy en día se mantiene en ellas una lucha constante por ganarle terreno al
mar.

Japón tiene una cierta peculiaridad climática dentro del mundo templado y fuertes contrastes regionales,
fruto de su condición insular, su disposición norte-sur y su exposición al Pacífico y al continente
euroasiático.

El resultado es un fuerte contraste térmico, con inviernos muy fríos y veranos cálidos, además de un
elevado volumen anual de precipitaciones. El norte es una zona inhóspita y poco poblada, mientras que el
sur tradicionalmente ha desarrollado la agricultura y ha acogido una numerosa población.

La violencia de la naturaleza queda reflejada en la multitud de volcanes, terremotos, corrimientos de


tierras, tifones, etc. que afectan a su territorio y que agudizan su peligrosidad al incidir en las áreas más
densamente pobladas.

En definitiva, conocer la existencia de este medio inhóspito y violento a la ocupación humana resulta
condición indispensable para entender tanto la idiosincrasia del pueblo japonés como su desigual ocupación
del espacio y la desequilibrada distribución de las actividades económicas sobre el territorio.

- Reducida importancia de la actividad agrícola


Sólo el 13,2% del territorio es cultivable, lo que se intenta paliar mediante la práctica de la agricultura
intensiva, pero que no evita que sea el mayor importador mundial de productos agrícolas.

Las pequeñas explotaciones, tanto de regadío (arrozales) o secano, son dominantes, sobre todo en el sur.
La práctica de una agricultura muy desarrollada hace que los niveles medios de producción sean en general
bastante altos (aunque menos que los de Estados Unidos y algunos países europeos).

El arroz (para el cual es autosuficiente) es básico en la dieta de los japoneses, por lo que su cultivo está
muy protegido por el Gobierno, a pesar de que su importación sería más barata. Sin embargo, el resto de
cereales deben ser importados en buena parte. Otros cultivos que destacan son los frutales y las hortalizas,
además del té y la morera.

La ganadería, tradicionalmente poco desarrollada, conoce hoy una gran expansión, de la mano del tirón
que ha supuesto el cambio en la dieta alimentaria (tradicionalmente compuesta de arroz y pescado).

35
Geografía de los grandes espacios mundiales

La pesca es precisamente una parte muy importante de la economía japonesa y, hoy en día, Japón ocupa
el tercer lugar en volumen anual de capturas en alta mar y acuicultura. Además es el mayor importador de
pescado del mundo.

1.2 Una potencia industrial

- La escasez de recursos naturales

Japón es un país extremadamente pobre en recursos minerales y energéticos, por lo que tiene que recurrir
a la importación para abastecer la creciente demanda interna. De hecho, esta situación ha marcado el
desarrollo histórico del país desde que comenzara su industrialización a finales del siglo XIX.

En cuanto a los recursos minerales sólo destaca por ser el tercer productor mundial de cadmio. En lo
energético destaca el carbón, aunque su producción está en continuo descenso debido a su mala calidad,
por lo que hoy en día es el primer importador del mundo, acaparando el 30% del mismo.

El petróleo también es muy escaso, por lo que también le


sitúa como segundo importador mundial y cuarto por
capacidad de refinado. La energía hidroeléctrica, que otrora
fuera muy importante, hoy en día está cediendo su
importancia a favor de la electricidad generada en las
centrales térmicas. Por otra parte, debido a estos
condicionantes y a raíz de la crisis de 1973, la energía nuclear
no deja de incrementarse, hasta haberse colocado como
tercer productor (tras Estados Unidos y Francia). Por todas estas características Japón es una rara avis entre
los países industrializados.

- Un sector industrial muy desarrollado

La industria es un pilar clave en la economía japonesa. Durante la edad Moderna el aislamiento del
archipiélago favoreció el desarrollo de la industria artesanal, hasta que a finales del siglo XIX se abrió paso a
un fuerte proceso industrializador.

El carácter original de la política industrial japonesa es el hecho de haber acelerado la reconversión de


sectores en declive y su rápido despliegue hacia las nuevas tecnologías. El desarrollo de estos sectores
tienen la virtud de elevar el valor añadido del producto y el de posibilitar la expansión del sector terciario.

36
Geografía de los grandes espacios mundiales

Una fuerte relación investigación/empresa generó una producción altamente cualificada, donde made in
Japan es sinónimo de calidad frente a los productos de por ejemplo los Nuevos Países Industrializados.

Es característica la dualidad de su estructura empresarial. Junto a grandes empresas industriales,


integradas en el comercio mundial, coexisten un gran número de pequeñas y medianas empresas, muy
dispersas y orientadas al consumo interior. No obstante ambas redes están muy articuladas, lo que otorga
una gran capacidad de adaptación a las necesidades del mercado.

Los grandes grupos industriales son consecuencia de la recomposición a partir de 1950, por parte del
Supreme Commander for Allied Powers, de los zaibatsu desmantelados tras la guerra, por la necesidad de
contar con un Japón fuerte e industrial para frenar la expansión comunista en el Lejano Oriente.

Las pequeñas y medianas empresas por su parte emplean a más del 80% de la mano de obra y
representan el 97% del total de empresas. Se dividen entre las que atienden todavía procesos de industria
artesanal y las que están integradas por subcontratación en la estructura industrial moderna, otro rasgo
original de la industria japonesa. Sin embargo las condiciones laborales que ofrecen son bastante peores
que las que ofrecen las grandes empresas.

En cuanto a las principales ramas industriales destacaremos en primer lugar la textil, de larga tradición y
que al contrario que el resto, está extendida por todo el país y no concentrada en determinadas regiones.

La siderurgia, aunque en retroceso, sigue manteniendo el segundo puesto como productor mundial. En
estrecha relación está la construcción naval, que alcanza su máximo esplendor a partir de 1955, copando la
construcción de grandes buques petroleros. Hoy en día, aunque entre los primeros puestos del mundo, está
viéndose obligado a reorientar su producción.

La industria del automóvil se desarrolló desde la nada en los años sesenta hasta alcanzar en los ochenta el
primer puesto por delante de Estados Unidos y representando el 11,9% de la producción industrial y el 25%
de las exportaciones (de las que la mitad se dirigen a Estados Unidos). Además, el sector abastece casi en su
totalidad al mercado interno, otro hecho insólito en cualquier otro país industrializado.

La punta de lanza del actual sistema industrial sin embargo es la electrónica, con un espectacular
crecimiento desde los años 70 y que se ha transformado mucho en los últimos años. No menos importante
es la industria química, que representa el 19% de la producción industrial.

Respecto a la localización industrial, es característico su hiperconcentración en tan sólo cuatro zonas a lo


largo de la franja costera entre Tokio y Nagasaki: Keihin (que concentra el 40% y está perfectamente
diversificada), Hanshin (30%), Chukyo y Kitakyushu.

La conjunción de los factores económico y demográfico ha traído consigo graves problemas de


desequilibrio entre regiones y de urbanismo y contaminación del medio ambiente contra los que se intenta
luchar.

37
Geografía de los grandes espacios mundiales

1.3 Historia, demografía y desarrollo urbano

Japón suma 128 millones de personas, colocándose como el décimo país más poblado, llegándose a
alcanzar en algunas zonas altas densidades de hasta 5000 hab/km2.

Esta población se encuentra muy desigualmente repartida en el espacio, distinguiéndose dos grandes
regiones demográficas netamente contrastadas: la costa del Pacífico, muy poblada, y el norte del país, poco
poblado e incluso en retroceso.

Por tanto, uno de los rasgos que más caracterizan a Japón es la importancia del fenómeno urbano. A
partir de una larga tradición urbana, en la segunda mitad del siglo XX, se han creado grandes conurbaciones
a lo largo del eje Tokyo-Fukuoka, que forman la mayor aglomeración urbana existente en el mundo y
concentra a las tres cuartas partes de la población, conocida como Tokaido.

Esta megalópolis está más poblada que la estadounidense, y tiene también un mayor peso
socioeconómico sobre el resto de la nación, concentra a la mayoría de centros industriales y empresariales y
se beneficia de una densa red de transportes que, de hecho, representa uno de los rasgos más
sobresalientes de la geografía humana japonesa.

A la cabeza de esta megalópolis está Tokio, con 37,5 millones de habitantes, el 28% de la población del
país. Sin embargo, también en Japón se observa desde los últimos años un éxodo desde los centros de la
ciudad hacia su periferia.

Los dos objetivos constantes de las políticas de descentralización han incidido sobre la distribución de las
actividades industriales y la limitación de las construcciones en las principales zonas metropolitanas. Sin
embargo, en la práctica, estas medidas no han sido muy efectivas.

Geografía e historia contribuyen a explicar el actual desequilibrio regional que afecta a todo el territorio
japonés.

2. Australia: baja densidad de población y distribución periférica de la


ocupación humana

2.1 La colonización británica y la configuración del modelo económico y territorial

Tras el escaso reconocimiento de Australia por parte de españoles y portugueses primero, y después
holandeses, fueron los ingleses bajo el impulso de Cook quienes en 1770 se aseguraron de su control.
Australia era un continente casi deshabitado y los europeos no tuvieron ningún problema para instalarse.

38
Geografía de los grandes espacios mundiales

A mediados del siglo XIX casi todo el territorio estaba reconocido y se habían creado varias colonias que se
denominaron Estados, bajo impulso de sociedades mercantiles. El flujo de inmigrantes se acrecentó y se
comenzaron a exportar grandes cantidades de lana hacia Inglaterra.

En la segunda mitad de siglo, tras la fiebre del oro, la expansión agrícola fue constante y se evidenció ya la
preponderancia de la población urbana. Inglaterra introdujo un nuevo concepto de colonia: fomentó una
mayor autonomía y se crearon regímenes parlamentarios regidos por constituciones.

El modelo territorial respondía a principios del siglo XX al esquema de asentamientos periféricos, regidos
por núcleos urbanos autónomos y desconectados entre sí (los cinco transbordos necesarios para cambiar de
tren entre Sydney y Perth debido al diferente ancho de vía daban fe del hecho).

La colonización desde fuera y la instalación de un sistema productivo para el exterior explican la


localización periférica y la importancia de los asentamientos urbanos. La penetración hacia el interior se vio
dificultada, y hasta impedida, por las adversas condiciones naturales.

Finalmente en 1901 los siete territorios australianos crearon la Commonwealth of Australia, reuniendo a 4
millones de habitantes, pero siempre respetando la
alianza con Inglaterra, además de la ciudadanía
común y la unidad diplomática y legal.

La Segunda Guerra Mundial lanza a Australia al


ámbito internacional y desarrolla su industria. Se
fortalece una alianza con los Estados Unidos y poco
a poco se aleja de Inglaterra a medida que madura
políticamente y se integra nacionalmente.

2.2 Condicionantes climáticos y localización de las actividades agropecuarias

Pero en la génesis de este país tuvieron también un gran peso las condiciones naturales, que han
determinado la base de su sistema productivo.

- Latitudes subtropicales y predominio de la aridez

En la caracterización geográfica de Australia la latitud constituye un factor determinante por las


consecuencias climáticas de ella derivadas: su localización subtropical explica que el 50% de su territorio
esté cubierto por los desiertos.

39
Geografía de los grandes espacios mundiales

El juego de las presiones (con su alternancia estacional), la dirección de los vientos y las características de
las masas de aire explican la desigual distribución de las precipitaciones, que se concentran en las zonas
periféricas costeras del Norte, Este y Sureste.

En cuanto a las temperaturas, la mayor parte de Australia presenta un clima continental cálido, con
medias anuales superiores a 18ºC y fuerte oscilación térmica. Por tanto, podemos distinguir un conjunto
bien definido de climas, delimitados por amplias franjas de transición:

- Clima tropical de matiz monzónico en el extremo septentrional

- Clima tropical subárido hacia el interior

- Desierto subtropical en el interior, aunque menos riguroso que en el Sáhara

- Franja subárida en el borde meridional del desierto

- Clima mediterráneo en Perth y Adelaida

- Clima litoral de alisio en el sector central de la franja oriental

- Clima oceánico en el extremo sureste

Estas características climáticas influyen de manera muy directa sobre los recursos superficiales de
Australia. Por ejemplo, es evidente que la extensión del suelo agrícola es reducida, sólo el 5% del total,
aunque el 20% si se suma el dedicado a la ganadería. Además estas zonas no están exentas de peligro
debido a la desertificación.

A la escasez de precipitaciones y a la mediocridad de los suelos agrícolas hay que añadir la inexistencia de
cursos superficiales de agua en la mayor parte del continente. Se ha generalizado la explotación de las
aguas subterráneas y en 1975 se terminó el Snowy Mountain Schema, un complejo de 17 presas y varios
túneles para almacenar el agua de los ríos que drenan los Alpes Australianos. Por las mismas razones los
bosques son escasos, de dudoso valor económico y amenazados por la erosión y los incendios.

- La producción agropecuaria y su localización

Su sistema productivo, centrado en la producción de trigo y lana (constituyen el 40% de las exportaciones,
72% en 1962), determina la existencia de algunos tipos de paisajes agrarios que se extienden
monótonamente por inmensos espacios.

Australia posee la segunda cabaña ovina mundial, siendo el primer productor de lanas y primer
exportador mundial, que vende a China, Japón y Rusia. Para evitar la dependencia de la lana se favoreció
desde los sesenta la producción de ovejas destinadas al consumo de carne y pieles y se apoyó al sector
bovino y, en menor medida, el porcino.

40
Geografía de los grandes espacios mundiales

Las explotaciones son de tamaño mediano en las regiones con mayores precipitaciones y próximas a las
ciudades y principales carreteras; por el contrario en las regiones semiáridas se dan explotaciones del tipo
rancho.

A estos tres tipos de ganadería se debe añadir la lechera intensiva, desarrolladas en torno a los centros
urbanos.

Dada la escasa población australiana, la mayor parte del trigo se destina a la exportación, siendo muchos
años de hecho el mayor exportador mundial. El cinturón triguero se divide en dos sectores: en el sureste y,
menos extenso, en el suroeste. En los cultivos también se ha producido una cierta diversificación, así
también se cultivan otros cereales como cebada y avena.

Además existen dos sectores de agricultura intensiva: al sureste, con forrajes, frutales y viñedos y, al
noreste (Queensland) y el norte de Nueva Gales del Sur, con cultivos tropicales como caña de azúcar, algo
de algodón, cítricos y frutos tropicales. Hay que añadir además la agricultura intensiva que se desarrolla en
las zonas periurbanas y que produce frutas y verduras.

2.3 Desarrollo y localización de las actividades industriales

En parte, la riqueza australiana está en gran parte basada en su excepcional riqueza en recursos minerales
y, en menor medida, hidrocarburos.

- La gran riqueza del subsuelo australiano

Australia es un continente extremadamente monótono y desprovisto de grandes contrastes en su relieve:


la altitud media no supera los 200 m., la más baja de todos los continentes. Existen tres grandes conjuntos
morfoestructurales (las mesetas occidentales, las llanuras centrales (Gran Cuenca Artesiana y la Cuenca de
Murray-Darling) y la cordillera oriental o Gran Cordillera Divisoria.

Con estas características, Australia se convierte en uno de los países mineros más ricos del mundo, pues
para trece minerales se sitúa como uno de los cuatro primeros productores. El proceso de inició en 1850 con
la fiebre del oro; hacia 1880 se pusieron en marcha minas de plata, plomo y zinc y, hacia 1960, tras intensas
prospecciones, se aumentaron los hallazgos de los anteriores materiales, además de hierro (tercer extractor
y primer exportador mundial), bauxita y níquel.

En cuanto a las posibilidades energéticas existen importantes cuencas carboníferas en la cordillera


oriental, Queensland y otros puntos, que son explotadas a cielo abierto con una productividad cinco veces
superior a la europea. Actualmente es el segundo exportador mundial.

41
Geografía de los grandes espacios mundiales

A partir de los sesenta se ha desarrollado la extracción de petróleo (que cubre las dos terceras partes de
sus necesidades) y de gas natural. Las reservas de uranio son muy relevantes, pues es el segundo productor
mundial.

- La formación de un gran sector industrial

Hasta la I Guerra Mundial, Australia fue un país casi exclusivamente productor de materias primas. Tras
1945 el crecimiento del sector industrial fue rápido, debido a la abundancia de minerales, por lo que se
facilitó la instalación de toda la gama de industrias básicas, acompañado del proteccionismo y la llegada
masiva de inversiones desde EE.UU y Japón.

En 2008, este sector ocupa al 21% de la población y aporta el 30% del total de exportaciones, y se
caracteriza por poseer un cierto número de industrias de base y de bienes de equipo y un grupo muy
numeroso de industrias ligeras orientado al consumo.

Entre las industrias de base figuran la siderurgia y la metalurgia de otros minerales. Un segundo grupo lo
forman las industrias de transformación y de bienes de equipo como la naval, la automovilística (muy
importante) y la química.

Estas industrias se concentran preferentemente en las zonas urbanas y periféricas, estando el 75% de la
producción localizado en Nueva Gales del Sur y Victoria, y más concretamente, Sydney y Melbourne.

2.4 Distribución periférica de la población y peculiaridades de la red urbana

- Crecimiento demográfico e inmigración

La población de Australia ha aumentado a lo largo de su historia a un ritmo de entorno al 2% anual, para lo


que ha sido decisiva la afluencia de inmigrantes. En 2008, de los 21,3 millones de habitantes, el 23% era
inmigrante.

La primera ola inmigratoria tuvo lugar en el siglo XIX, la segunda tras la I Guerra Mundial protagonizada
por británicos y escandinavos. La tercera, tras la II Guerra Mundial, es la que hace que al año entren en
Australia 120.000 personas.

La homogeneidad étnica en torno al carácter anglosajón se ha mantenido históricamente,


proporcionando una gran estabilidad social, política y moral. Sólo en las últimas décadas ha aumentado el
carácter pluricultural con un 20% de europeos de origen no británico y un 5% de asiáticos, especialmente
chinos. La población aborigen, en lucha por sus derechos, suma medio millón de habitantes (2,5%).

42
Geografía de los grandes espacios mundiales

- Baja densidad con una distribución muy desigual y periférica

La densidad sigue siendo muy baja: 2,7 habs/km2, lo que supone que en el 5% de la superficie terrestre
sólo viva el 0,3% de la población mundial.

Pero además, internamente, los contrastes son muy marcados, pues Victoria suma 22 habs/km2 y Nueva
Gales del Sur 8. Casi toda la población se agrupa en los bordes del continente. Además de las características
climáticas y físicas que lo explican, no se ha de olvidar que la economía está volcada hacia el exterior, y por
tanto en las costas se sitúan las grandes urbes.

- El sistema urbano australiano

Australia es una sociedad urbana, un país de ciudades, puesto que la población rural sólo constituye el 8%
de la población.

La red urbana presenta un alto grado de macrocefalia, más propio de países en desarrollo que de
sociedades desarrolladas, debido al peculiar modelo económico y de poblamiento. Se caracteriza por tener
un nivel básico formado por un gran número de pequeños centros comerciales, junto a otro superior de muy
pocas grandes ciudades, sin casi un nivel intermedio de ciudades de pequeño tamaño.

El papel fundamental en la organización del territorio lo ejercen las ciudades-puerto, capitales de Estado.
Su crecimiento ha dependido en principio de la extensión y de las posibilidades de su hinterland, que han ido
ampliándose gracias a la modernización de la red de transportes.

Desde el origen, las ciudades se han comportado como rivales y competidoras, haciendo posible una
organización del territorio como yuxtaposición de una serie de subsistemas espaciales, cada uno de los
cuales gravita en torno a la capital estatal.

Japón y Australia, espacios desarrollados con importantes problemas


pendientes4

* Incorporar análisis sobre el terremoto de marzo.

4
Ver página 299.

43
Geografía de los grandes espacios mundiales

5. Asia Meridional y Oriental: subdesarrollo y


países emergentes

Introducción

Con la denominación de Asia Meridional y Oriental nos referimos al extenso territorio que cubre la mitad
del continente asiático, un espacio de extrema complejidad física y humana, no sólo por su gran extensión y
enorme volumen de población (más de la mitad de la mundial), sino también por los grandes contrastes
demográficos, culturales y económicos que encierra.

Dentro de este gran bloque estudiaremos a tres conjuntos geográficos bien diferenciados: el Próximo y
Medio Oriente, el Subcontinente Indio y el Sureste Asiático y el espacio chino. En el primero religión
islámica y lengua árabe están imbricadas, reforzadas hoy en día por un modelo de desarrollo económico
basado en la abundancia de recursos energéticos, lo cual le convierte en uno de los espacios políticos más
sensibles del planeta.

En el segundo reina la civilización común del arroz, expresión de un mundo rural dominado por el clima
tropical monzónico. El colonialismo dio paso a un periodo postcolonial lleno de conflictos y tensiones que
todavía perduran.

China es un espacio esencialmente montañoso que acoge a 1325 millones de habitantes y que, a pesar de
su reciente desarrollo, es todavía pobre y cuenta con un alto porcentaje de población agraria y rural, a pesar
de que es la segunda potencia económica del mundo.

1. Unidades de relieve y dominios climáticos

1.1 Un complejo relieve de montañas, fragmentos de zócalo y llanuras

En líneas generales el relieve de Asia Meridional y Oriental se resuelve en tres grandes dominios
morfológicos claramente diferenciados: las grandes cordilleras montañosas, las grandes mesetas y las
grandes llanuras aluviales y cuencas sedimentarias.

44
Geografía de los grandes espacios mundiales

Las montañas alpinas de la región forman parte del sistema alpino-himalayo que se extiende desde
Gibraltar hasta el Himalaya e Insulindia. Desde el oeste y hacia el este encontramos a la península de
Anatolia rodea al sur por los montes Taurus y al norte por los montes Pónticos.

Estos dos conjuntos se unen junto a los montes Zagros y Elburz para dar lugar al nudo de Armenia, una
región de relieve complejo. Hacia el sur, el Kurdistán da paso a las llanuras mesopotámicas, mientras que al
Norte, se extiende el Cáucaso.

Según avanzamos hacia el este y superamos la Meseta Iraní, encontramos el Himalaya, una increíble
frontera humana y climática con cuatro unidades geoestructurales. En el sureste asiático las montañas son
una continuidad de las cadenas del Himalaya y se encuentran en plena evolución, por lo que no ofrecen un
borde de la plataforma asiática consolidado.

El segundo elemento morfoestructural de Asia Meridional y Oriental son los fragmentos de zócalo.
Siguiendo el mismo discurrir este-oeste tenemos a la meseta de Anatolia, la península arábiga y el Decán y
Ceilán en el subcontinente indio. En el ámbito indochino, el zócalo forma la meseta de Sham, en Birmania y
la cordillera Annamítica; al sur de Indochina el zócalo se hunde para forma la más extensa plataforma
continental.

En China, destaca la región de Xinjian o Turquestán chino y la meseta de Mongolia interior, además de las
mesetas de Yunnan y Guizhou, en el sector meridional de la China oriental.

El tercer tipo de unidad morfoestructural lo constituyen las llanuras aluviales y las cuencas sedimentarias,
de gran importancia por su significación en la geografía humana. Al oeste tenemos la importante llanura de
Mesopotamia.

En el subcontinente Indio y en el Sureste Asiático, las cuencas y llanuras más importantes son,
respectivamente, la llanura indogangética, la llanura litoral de Malabar, además de todas las llanuras
periféricas indochinas, que separadas por las mesetas y las cadenas montañosas interiores, han facilitado la
formación de unidades políticas diferentes.

En China destaca la cuenca del Hoang Ho (el río Amarillo), que en su curso bajo forma la Gran Llanura del
Norte. El sector central de la China oriental pertenece a la cuenca media e inferior del Yangtsé Kiang (el río
Azul), que forma un amplísimo delta intensamente ocupado por el hombre.

1.2 El predominio de los climas áridos y monzónicos

La región de Asia Meridional y Oriental se encuentra a caballo entre las zonas cálidas y templadas del
planeta. Su situación en gran parte bajo el dominio de las altas presiones subtropicales explica la enorme
extensión que adquieren los climas de desiertos cálidos.

45
Geografía de los grandes espacios mundiales

Estos desiertos se extienden por buena parte del Próximo y Medio Oriente, caracterizados por fuertes
oscilaciones térmicas diarias, una acusada sequía y unas temperaturas muy elevadas. Destacan el desierto
de Rub al Khali en Arabia Saudí y los de Rajastán y Thar. En las zonas interiores los desiertos son más bien
fríos, como los del Xinjiang y Mongolia Interior.

Asimismo, el Subcontinente indio y el Sureste Asiático se hallan sometidos a la circulación de los


monzones, cuyo mecanismo regulador no es más que una anomalía de la circulación atmosférica que
permite que a la misma latitud que los desiertos del Sahara y Arabia surjan estas zonas tan fértiles5.

Así pues, nos encontramos en la mayor parte del subcontinente con un clima tropical de dos estaciones,
una seca que debe su origen a la célula de altas presiones en el noroeste, y otra lluviosa de verano,
provocada por el ascenso del Jet al norte del Himalaya, la instalación de bajas presiones en el valle del
Ganges y la llegada de vientos cálidos cargados de humedad.

La China central y meridional goza de un clima tropical y subtropical. Cabría hacer una distinción entre el
clima propiamente chino (intermedio entre el monzónico y el templado continental del norte), que se
extiende sobre la cuenca del Yangtsé, y el clima tropical, de rasgos netamente monzónicos, en el sureste.

En un espacio tan amplio, aunque dominado por los climas desérticos y, especialmente, monzónicos,
existen otros climas significativos:

- Mediterráneo en el litoral de Asia Menor y Levante

- Ecuatorial a uno y otro lado del Ecuador, es decir, en Indonesia

- Alta montaña en las principales cadenas montañosas

2. Tradición y modernidad en un espacio rural en plena transformación

En las últimas décadas, el desarrollo económico ha sido notable en algunas regiones, sin embargo, la
trascendencia social del sector agrario sigue siendo mucho mayor que su peso económico, puesto que en
general es poco productivo y tiene unas estructuras desequilibradas.

Pero a pesar de estos rasgos comunes, la enorme diversidad del medio natural y la influencia de un pasado
histórico particular, implican grandes diferencias regionales, que aconsejan dividir este espacio en tres
subconjuntos regionales.

2.1 Las dificultades del mundo rural en el espacio árido de Asia Suroccidental

5
Ver explicación del ciclo en la página 319.

46
Geografía de los grandes espacios mundiales

La mayor parte del territorio del Próximo y Medio Oriente se encuentra inmerso en una franja de
desiertos, lo que condiciona su desarrollo agrícola. En esta región, es evidente la pervivencia de medios de
vida tradicionales, ligados muchas veces al nomadismo, como sucede con las tribus beduinas de Arabia
Saudí. En Turquía, Irak, Irán y Afganistán el nomadismo juega todavía un importante papel.

Las principales producciones agrarias que se obtienen en este medio tan hostil se localizan en los valles
fluviales y en los oasis, donde el aprovechamiento de los escasos recursos hídricos es notable.

Los cereales representan el cultivo más importante, sobre todo el trigo (que ocupa el 70% de los terrenos
cerealistas). Con menor importancia se cultivan la cebada y el mijo (un cereal de verano). Salvo en Turquía
(9º productor mundial de trigo), el resto de países obtiene rendimientos muy bajos, en parte debido a la
mala explotación de los terrenos (excesivos barbechos) o a la falta de semilla seleccionada y de abonos.

Olivos, vid, higuera y diversos árboles frutales ocupan colinas y laderas montañosas del Levante
mediterráneo (destacan los agrios y la avellana, de la cual el 70% de la producción mundial se obtiene en
Turquía)

En los oasis de los grandes desiertos y en Mesopotamia la palmera datilera es el cultivo más característico.
Entre los cultivos comerciales e industriales destacan la remolacha azucarera, tabaco, té y algodón (además
del kat yemení).

La enorme extensión de zonas improductivas para la agricultura ha hecho que la ganadería ocupase y
todavía ocupe un lugar destacado en la economía de este conjunto regional. Además de camellos, destacan
los ganados ovinos y caprinos, especialmente adaptados a estos medios. Irán, Turquía y Afganistán son los
países que cuentan con una mayor cabaña ganadera. La bovina sólo se practica en zonas húmedas de Irán y
Turquía.

En los últimos años se ha producido la introducción de nuevas técnicas de producción. La extensión del
regadío es uno de los principales objetivos de la política agraria de la mayoría de los países de la región, por
lo que se han sucedido proyectos de embalses, como la presa de Ilisu, en Turquía, operativa desde 2010. En
Arabia Saudí se explota el agua de las capas freáticas y en los Emiratos Árabes Unidos se desarrolla una
agricultura periurbana hidropónica de frutas y legumbres. Sin embargo, la mayoría de países, excepto
Turquía, no son autosuficientes y deben recurrir a la importación.

2.2 Las agriculturas tradicionales y los sistemas agrícolas modernos en el Subcontinente


Indio y el Sureste Asiático

47
Geografía de los grandes espacios mundiales

El peso de la agricultura es muy notable en todos estos países (la ganadería apenas tiene relevancia), pero
no en todos juega la misma transcendencia económica. La India tiene una gran variedad de cultivos, contra
la que contrasta Bangladesh, que prácticamente sólo produce arroz y yute.

Las favorables condiciones naturales de este espacio geográfico, permiten grandes producciones
agrícolas: el arroz está presente en todo el área y en algunos países ocupa más del 50% de la superficie útil,
por lo que aquí están los tres mayores productores mundiales (India, Indonesia y Vietnam) y los tres
mayores exportadores (Tailandia, Malasia y
Vietnam). También se plantan otros cereales
como el trigo (India es el segundo productor
mundial) o el mijo, además de cultivos
industriales como algodón, yute, cacahuete
y cultivos de plantación como el té, caña de
azúcar, frutas tropicales etc.

Los tipos de agricultura vienen


determinados por el volumen y la
distribución de las precipitaciones, el
desarrollo cultural y técnico de las sociedades y el grado de integración en el mercado mundial.

La agricultura itinerante de rozas es marginal y está en retroceso, aunque se practica por varias regiones
(en India y Java está prohibida). Este sistema también existe en la ganadería extensiva del Decán.

La agricultura sedentaria de secano está imposibilitada por la escasez de lluvias, y se extiende en el Decán
y el Sureste Asiático peninsular. En las últimas décadas ha crecido de la mano del crecimiento demográfico,
con la consiguiente pérdida de productividad de los suelos al irse ocupando cada vez tierras más marginales
y prodigarse los incendios.

El arrozal en regadío supone la explotación intensiva de la tierra y es la base de las grandes


concentraciones demográficas y las culturas históricas de Asia Meridional.

En el siglo XX ha aparecido un nuevo sistema: la agricultura de plantación, ligadas a la explotación


colonial. Constituyen un sistema de explotación moderno, orientado al mercado exterior y basado en un
consumo intensivo de capital.

En general, en este mundo rural tan densamente poblado y étnicamente tan complejo, las condiciones de
vida de la población campesina son extremadamente duras. La desigual distribución de la tierra y las
injustas relaciones sociales llevaron en ocasiones a reformas agrarios que modificaron en parte la situación.

48
Geografía de los grandes espacios mundiales

En otros lugares se ha acometido la incorporación de mejoras técnicas y científicas para incrementar el


rendimiento de los cultivos, como en el caso de la revolución verde, de los años setenta y ochenta: se
introdujeron nuevas semillas, productos agroquímicos y se mecanizó el campo.

Todas estas políticas de intensificación de la agricultura tradicional han hecho aumentar notablemente la
producción de cereales en estos países de Asia Meridional.

2.3 La difícil modernización del espacio rural en China

En China se acumula el 22% de la población mundial, sobre tan sólo el 7% de las tierras cultivadas, lo que
origina un gran desafío. Históricamente China ha sido un país cerealista cuya población ocupaba los escasos
espacios fértiles en torno a la costa y las cuencas fluviales.

Así, se creó una agricultura tradicional intensiva que ocupaba a un número ingente de mano de obra y
que, en la actualidad, sigue siendo de las menos productivas del mundo.

La gran amplitud del espacio chino hace que exista un verdadero mosaico de regiones agrarias,
polarizadas entre la oposición entre una China oriental más húmeda y compuesta de llanuras y colinas y una
occidental árida y con suelos mediocres.

En cuanto a los cultivos principales, la ricultura es notable por su alto grado de perfeccionamiento y su
permanente irrigación. El mijo es el cultivo tradicional de la China del Norte, también allí se cultiva el
gaoliang y el trigo de invierno (China es el primer productor mundial de trigo).

Destaca también la colza y la soja, de gran importancia económica (cuarto productor mundial), además
del algodón, el té (primer productor) y la morera.

Si un rasgo que identifica a la agricultura china es la diversificación de su producción vegetal, el aumento


de la producción animal y su paulatina integración en la agricultura es todavía más espectacular.

De hecho, tradicionalmente la población china ha sido eminentemente vegetariana. Hoy en día la


ganadería porcina y la avicultura están bastante extendidas (aportan un 90% de la carne que consumen los
chinos), pues se adaptan bien a la vida agrícola, aunque los rendimientos son bajos. Los recientes cambios
en la dieta están aumentando la demanda de la ganadería vacuna, tanto por su carne como por su leche.

La piscicultura está extendida desde hace siglos y la actividad pesquera es importante, aunque la de baja
altura, puesto que la flota de alta mar no está desarrollada.

49
Geografía de los grandes espacios mundiales

3. Vacíos demográficos y altas densidades. Las grandes concentraciones


humanas y los procesos de transición demográfica

3.1 Un elevado crecimiento demográfico. Transiciones demográficas.

- Factores naturales y evolución de la población

Fue en los valles fluviales asiáticos donde aparecieron las primeras civilizaciones de la Humanidad y donde
se fueron formando grandes concentraciones demográficas. Por el contrario las tierras áridas se han
manifestado hostiles al asentamiento humano y hoy son vacíos demográficos.

Las tasas de mortalidad general, como en el resto de los países del Tercer Mundo, han disminuido
recientemente de forma drástica hasta alcanzar niveles inferiores al 10 por mil en prácticamente todos los
casos (excepto Afganistán e Irak). Las tasas de mortalidad infantil son sin embargo elevadas.

Por el contrario, las altas tasas de natalidad siguen siendo hoy en día comunes a todos los países del área,
con valores por encima del 20 por mil o incluso 30 por mil (Yemen, Irak, Afganistán, Pakistán…), aunque en
los últimos años se aprecie el descenso en países como India, Turquía, Irán, Filipinas, etc., motivado por el
retraso de la edad del matrimonio, la lenta incorporación de la mujer al trabajo y la progresiva utilización de
medidas anticonceptivas modernas. Por otra parte, el gran número de personas menores de 15 años supone
para casi todos estos países entre el 30 y el 40% de la población total, por lo que parece seguro que la
natalidad se mantendrá todavía elevada.

Dependiendo de su situación respecto al proceso de transición demográfica se pueden establecer tres


conjuntos de Estados en el Próximo y Medio Oriente:

- Los que se encuentran al comienzo de la primera fase: Yemen y Afganistán

- Países cercanos a la segunda fase del proceso de transición demográfica: Siria, Irak, Arabia Saudí y
Jordania

- Países que ya han entrado ampliamente en la segunda fase de este proceso: Turquía, Líbano, Irán o los
EAU.

En el Subcontinente Indio y el Sureste Asiático, a partir de los años ochenta se ha entrado en la segunda
fase, cuando para entonces había ganado desde los años cincuenta más de 300 millones de habitantes.
Entre 1960 y 1980 la población se dobló en casi todos los países, con la única y triste excepción de Camboya.
Fue en estos años de fuerte crecimiento cuando se pusieron en marcha las políticas demográficas que
acompañaron a las políticas económicas, llegándose en la India a esterilizar a 3,1 millones de hombres.

50
Geografía de los grandes espacios mundiales

Sin embargo, aunque todos estos países estén en una fase avanzada de transición demográfica, se
pueden distinguir a un grupo más avanzado (Singapur, Tailandia, Sri Lanka y Vietnam), otro en una fase
intermedia (Indonesia, Malasia, India y Myanmar) y un tercero con el resto de países con un cierto retraso en
este proceso.

El caso de China es excepcional, pues alcanza los 1325 millones de habitantes, una quinta parte de la
población total, aunque su potencial demográfico es un asunto histórico. A partir de los años sesenta se
radicalizó la política antinatalista, sobre todo con la campaña de 1979, la conocida como política del hijo
único. Hoy en día, ésto y el amplio uso del preservativo ha llevado a que las tasas de crecimiento ronde el
0,6%, bastante bajo para un país todavía subdesarrollado.

- Estructura demográfica

Las diferencias entre Estados también se reflejan en la estructura por edades: como hemos visto la
mayoría son sociedades jóvenes con más de un 30% de su población por debajo de los 15 años, pero varían
desde el menos del 25% en Tailandia o Singapur y el 40% de Afganistán, Nepal, Irak, etc.

En India y especialmente en China (un verdadero problema, puesto que ni siquiera cuenta con un sistema
de pensiones adecuado), ya se observa una clara tendencia al envejecimiento de la población que se denota
en las pirámides poblacionales.

3.2 Una desigual distribución de la población: factores

La densidad media del continente es de 144 habs/km2, bastante alta, aunque en realidad esconde una
desigual distribución.

En el Próximo y Medio Oriente la media está en torno a los 45,9 habs/km2, concentrándose buena parte
de la población en los países del Creciente Fértil y puntos muy concretos como Bahréin (1014 habs/km2),
Israel o Líbano. El extremo opuesto lo constituye Arabia Saudí, con 13 habs/km2. Esto está causado
evidentemente por el medio árido existente en la zona.

Frente a esta región, el Subcontinente Indio, el Sureste Asiático y China concentran un volumen de
población extraordinario: 1517, 586 y 1325 millones respectivamente… y se calculan entre 2300 y 2500 para
el Subcontinente indio en 2015.

Las densidades son altas: en el Subcontinente, el 22,5% de la población mundial ocupa el 3% de la


superficie terrestre, con densidades sobre los 300 habs/km2. Pero aun en estas regiones las densidades no
son uniformes, distinguiéndose:

51
Geografía de los grandes espacios mundiales

- Vacíos demográficos en el Himalaya y desiertos del Subcontinente como el Thar, o en las montañas del
Sureste Asiático continental e insular.

- Densidades medias en las vertientes inferiores del Himalaya, el interior del Decán, llanuras interiores de
Indochina, valles de Java, etc.

- Altas densidades en regiones asociados a condiciones favorables a la piscicultura y estructuras políticas y


económicas modernas: llanura indogangética, Bangladesh, Punjab pakistaní, costa de malabar, Sri Lanka,
costas de Indochina y archipiélagos filipinos e indonesios.

En China, la densidad media es de 139 habs/km2, pero también con grandes contrastes entre regiones:
ocho provincias orientales tienen densidades de 400 habs/km2 y concentran al 60% de la población total
(Cuenca Roja de Sichuan, Gran Llanura de la China del Norte y cuenca media y baja del Yangtsé.

La China deshabitada es la China occidental, la China de las minorías étnicas: el Tíbet, Mongolia, Yunnan y
Xinjiang, es decir, más del 60% del espacio pero con tan sólo el 10% de la población y donde existen vacíos
demográficos de hasta menos de 1 habs/km2.

4. La explosión del crecimiento urbano en Asia Meridional y Oriental

Esta región ha tenido un desarrollo urbano tradicional, en regiones fértiles como Mesopotamia, China, el
Indo o Indochina. Durante el periodo colonial se inició un proceso intenso de urbanización que va a conocer
su mayor dinamismo a partir de la década de los cincuenta, cuando se dispara (en China supuso por ejemplo
una reorientación hacia el mar).

Hoy en día la tasa ronda el 80% en Próximo y Medio Oriente, situando a este conjunto como uno de los
espacios más urbanizados del Tercer Mundo, aunque todavía a distancia de América Latina. Los contrastes
van desde Yemen y Afganistán (30%) hasta Kuwait, Qatar o Israel (90%).

Si al principio crecieron mucho las grandes capitales, en la actualidad el mayor crecimiento está en las
ciudades medianas y pequeñas, por lo que la macrocefalia tiende a atenuarse aunque domine netamente.
Turquía es el país que tiene el sistema urbano más equilibrado.

La urbanización del Subcontinente, el Sureste y China es muy baja en comparación: 29, 35 y 45%, cuando
la media mundial es del 48%. Sin embargo el proceso tiene mucha importancia, y es en realidad uno de los
mayores problemas que afrontan estos países.

Entre las 20 mayores ciudades del mundo, 5 están en el Subcontinente, dos en el sureste y dos en China.
En India destaca la región de Nueva Delhi, del noreste y del Punjab, junto al Punjab pakistaní.

52
Geografía de los grandes espacios mundiales

En el Sureste asiático todas las ciudades tienen un emplazamiento costero que ha sido el principal factor
de la localización industrial: Yakarta, Manila, Bangkok, Ho Chi Minh y Rangún. En general las ciudades de
esta zona actúan como entes autónomos en sus áreas de influencia y existe una escasa integración y
jerarquización de la red urbana.

China, aunque débilmente urbanizada, por su gran población tiene de hecho la mayor población urbana
del mundo: casi 600 millones en un reciente proceso de tamaño espectacular puesto que en la primera
década del siglo ha aumentado en 200 millones su población.

El proceso ha pasado por tres fases: una primera de éxodo rural en los cincuenta, con influencia soviética
(ciudades monumentales, sistemáticas y rígidas), un estancamiento en los sesenta y setenta y a partir de los
ochenta y las reformas económicas un fuerte crecimiento especialmente acelerado desde 2000.

La estructura está desequilibrada, con grandes centros millonarios (49 ciudades) a los que suceden
pequeñas ciudades y la ausencia de ciudades medias (200-300.000 habitantes).

En cuanto a la estructura urbana, el resultado actual es fruto de la herencia de las ciudades tradicionales,
la colonización, la industrialización y la reciente apertura de estos países a la economía mundial.

Las ciudades árabes de Próximo y Medio Oriente se desarrollan en horizontal, con oposición entre
espacios públicos y privadas y con segregación en barrios homogéneos según sus habitantes.

En el Subcontinente Indio y el Sureste Asiático domina un esquema bastante común que se relaciona con
el carácter de ciudades portuarias y coloniales. En torno a un centro histórico se yuxtaponen los barrios
coloniales con funciones administrativas y comerciales. Otros barrios acogen a la población de clases
medias y altas. La población de clase baja y marginal se arracima en el entorno con arrabales y chabolas,
confundiendo la ciudad con el medio rural.

Los procesos recientes han generado barrios de clase alta, nuevas áreas industriales en la periferia,
aunque también en torno a las vías de acceso a la ciudad.

En China a la estructura reticular geométrica tradicional, se superpone la impronta extranjera de la


segunda mitad del siglo XIX. La planificación estatal de la China comunista no dejó nada al azar,
encargándose el Estado de construir viviendas y regular los espacios comerciales y culturales, lo que tuvo
como hecho positivo durante mucho tiempo la escasa incidencia de los barrios marginales.

53
Geografía de los grandes espacios mundiales

5. Pueblos y Estados. La fragmentación política actual

5.1 El predominio han y las minorías nacionales en China

El inmenso territorio de China es el más homogéneo de los cuatro espacios regionales, ya que el 91,6% de
su población pertenece a la etnia han y comparte un pasado histórico y una lengua común.

Sólo en las regiones periféricas (sobre todo en el suroeste) existen otras etnias autóctonas, hasta un total
de 55 y que sólo suman 80 millones de habitantes, destacando los zhuang, los manchúes, hui, miao, uigures,
mongoles y tibetanos (estos últimos tienen un espacio con gran homogeneidad cultural y se resisten a su
inclusión en China).

El Estado chino practica como objetivo principal una política de integración y asimilación de estas
minorías étnicas, que ocupan además los lugares más alejados de los centros orientales, en pleno
desarrollo.

5.2 Diversidad étnica y cultural en el Próximo y Medio Oriente y fragmentación política

El Islam es el principal factor de cohesión en el Próximo y Medio Oriente, espacio geográfico caracterizado
por el predominio de la lengua y la cultura árabes. Étnicamente es mayoritaria la presencia árabe, pero la
larga historia de la zona hace que su sociedad diste de ser homogéneas, pues se divide por motivos
religiosos entre chiítas y sunníes, además de la presencia de cristianos y judíos.

La lengua árabe domina, pero en la zona, que constituye la intersección de tres grandes conjuntos
geolingüísticos, está el persa, el turco, el patchou (Afganistán) y el kurdo, entre otros. Esta configuración
lingüística repite la étnica, con la diferencia de la complejidad afgana y la no existencia del Estado kurdo.

La unidad árabe se ha fragmentado y recompuesto a lo largo de la historia, pero la actual data de los
acuerdos Skyes-Picot de 1916 y la delimitación final tras la Segunda Guerra Mundial. A esta fragmentación
se añade el Estado israelí y su larga historia de conflictos en el área.

5.3 Subcontinente Indio y Sureste Asiático

Esta zona es con diferencia la de mayor complejidad étnica, lingüística y cultural del Planeta. En cuanto a
los pueblos y lenguas hay que señalar la situación en el Subcontinente, donde las poblaciones arias
ocuparon entre el 1700 y el 1000 a.C. la llanura indogangética, desplazando a las poblaciones drávidas
(indomelanesios) hacia el sur. Más tarde llegaron grupos de parsis, mongoles y timurides y finalmente
europeos, a los que ha que sumar los grupos mongoloides del Himalaya.

54
Geografía de los grandes espacios mundiales

Reflejo de esta heterogeneidad son las lenguas y dialectos, que suman hasta 850, agrupadas en 15
lenguas mayores, varios alfabetos y 11 tipos de escritura. Aunque no domina ninguna, el indí se ha impuesto
en la India, el bengalí en Bangladesh y el urdú en Pakistán. Sin embargo a nivel de administración se usa el
inglés.

En el Sureste Asiático la variedad étnica no es menor, agrupada en torno a cinco grandes pueblos
mongoloides: monkhmer (Camboya y Tailandia), malasios (ambos hacia el siglo III a.C) y a partir del siglo
VIII los de origen chino: tai (Tailandia y Laos), vietnamitas y birmanos, que desplazaron a los anteriores
hacia las mesetas del interior. En migraciones más recientes llegaron árabes, indios y chinos.

Las lenguas se agrupan en cuatro familias: monkhmer, tai, tibetano-birmana y malayo-polinésica. En


algunos Estados se intenta imponer a alguna como lengua oficial, aunque el uso del inglés y el chino se está
generalizando.

En cuanto a las religiones, Asia Meridional es igualmente una encrucijada, pues coexisten el hinduismo, el
budismo, el jainismo, el islamismo y el cristianismo, además del animismo; y todas con un peso sobre la vida
cotidiana de estas poblaciones muy importante.

En el Subcontinente indio predomina el hinduismo y el budismo ha penetrado en Asia suroriental (aunque


nació en la India). El Islam penetró con fuerza en el archipiélago malayo y de hecho Indonesia es el país con
mayor población musulmana del mundo. El cristianismo es significativo en Filipinas e Indonesia, el
confucionismo en Singapur y los sijs (mezcla de hinduismo e Islam), dominan en Rajastán.

A esta amalgama se añadió las colonizaciones occidentales, determinantes para la constitución de los
estados actuales. El subcontinente indio fue ocupado por completo por los ingleses, dando unidad al
conjunto (hasta la independencia y su división, con todos sus problemas añadidos…); pero el Sureste fue
ocupado por franceses, ingleses, holandeses, españoles y portugueses, dando lugar a una división que
perdura en los Estados actuales, aunque normalmente sobre la base de sus poblaciones étnicas6.

6. La riqueza petrolera de Oriente Medio y los grandes productores

Los países de esta zona extraen casi la tercera parte de la producción mundial cada año y sus reservas
alcanzan el 61%, aunque se calcula en este siglo llegarán a disponer del 85% de las reservas mundiales. La
región también tiene la mitad de las reservas mundiales de gas natural.

6
Añadir comentario sobre la historia reciente de todos los países del área.

55
Geografía de los grandes espacios mundiales

A la abundancia de reservas, se une a este gran poder económico la facilidad de extracción y la flexibilidad
de su producción, que puede ser aumentada o disminuida en un tiempo muy breve. Esta abundancia de
hidrocarburos es posible gracias a la historia geológica de esta región, y es conocida desde la Antigüedad.

Tradicionalmente, en cuanto a los sistemas de control de la producción petrolífera, la explotación se ha


basado en el sistema de concesiones, primero dominado por el Reino Unido y después de la Segunda Guerra
Mundial, por él mismo, los USA, Japón y otros países europeos… mientras que los Estados productores se
aseguraban mayores beneficios (canon fifty-fifty) y fueron creando compañías nacionales, hasta que al final
los contratos de concesión han dado muchas veces paso a los de asociación.

En este marco se creó la OPEP en 1960, y que incluye a otros países productores fuera de esta área
(Venezuela, Indonesia, Nigeria…). La OPAEP sólo afecta a los países árabes y se creó ocho años después.
Así fue posible que, en 1973, fijasen por ellos mismos el precio del barril, cuyo precio se multiplicó por doce
entre 1973 y 1981.

Desde entonces, el desarrollo de esta zona ha sido notable, aunque siguiendo los vaivenes de los precios.
Actualmente los precios son muy altos, por la coyuntura internacional y el tirón de la demanda china (que
absorbe el 50% del petróleo exportado y el porcentaje se espera que crezca hasta el 79% para 2020).

Los principales países y áreas productoras se concentran en el Golfo Pérsico. Arabia Saudí es el primer
productor mundial, aunque en competencia con Rusia. El país controla la compañía más grande del globo,
la Aramco, que asegura el 97% de la producción nacional.

Kuwait posee el 8,2% de las reservas mundiales y una de las rentas per cápita más elevadas del planeta.
Irán (cuarto productor de petróleo y gas natural) descubrió el primer yacimiento productivo del área en 1908
y hoy en día están gestionados por la SNIP y, también como en Kuwait, son de fácil extracción.

Irak tiene yacimientos en el piedemonte de los Zagros y, más recientes, en la Baja Mesopotamia, que se
exportan a través de Turquía, el mar Rojo y el propio Golfo Pérsico. A pesar de los conflictos recientes Irak
produce el 2,8% del petróleo y sus reservas alcanzan el 9,3% del total mundial. Del resto de países del golfo
destaca los EAU (3,4% de la producción).

La producción de gas también es muy relevante en todos estos países, pues aporta el 12% de la
producción mundial y acumula el 41% de las reservas. Irán y Qatar tienen las segundas y terceras reservas
mundiales. En la actualidad el consumo de gas está aumentando continuamente (21% del total de energía),
a pesar de los problemas técnicos y costes de infraestructura que crea su extracción y transporte.

56
Geografía de los grandes espacios mundiales

7. Procesos industriales y países emergentes en el Subcontinente Indio y el


Sureste Asiático

7.1 Unos recursos naturales limitados

La zona sólo destaca por su producción mineral de hierro, bauxita, mica y, sobre todo, estaño (Indonesia y
Malasia son los primeros productores mundiales).

Entre las fuentes de energía destaca, en primer lugar, el carbón indio (tercer productor mundial con un 8%
de la producción). Las reservas probadas de petróleo y gas sólo alcanzan respectivamente el 1,5% y el 4%,
entre las que destacan las de Brunei, Indonesia y Malasia. En general, las del Subcontinente y el Sureste
continental se encuentran sin embargo sin explotar.

7.2 Los procesos industriales

El desigual reparto de los escasos recursos naturales y las diversas situaciones de colonialismo por las que
han pasado todos los países del Subcontinente y del Sureste explican los fuertes contrastes que existe en el
panorama industrial y las grandes diferencias que encontramos entre unos países y otros en el proceso de
industrialización.

En conjunto el proceso es muy importante desde los últimos cuarenta años, pues la mayoría de los países
se están industrializando (el sector aporta de media la tercera parte del PIB), aunque el modelo y el ritmo
difieren unos de otros. En la base está la mano de obra barata, la llegada de capitales extranjeros y el
dinamismo de los empresarios locales.

Excluyendo a los cuatro dragones, entre los primeros países figuran India, Indonesia, Filipinas y Tailandia…
hasta descender a los de menor volumen de producción industrial: los himalayos.

Las industrias tradicionales están relacionadas con el artesanado que existe en todas partes, coexistiendo
con las industrias más modernas. Esta industria tradicional era muy importante, hasta el punto de que en el
siglo XVIII la India era la primera potencia industrial del mundo.

El desarrollo de la industria moderna se ha llevado a cabo en tres fases: sustitución de importaciones


(abastecer al país), revalorización de materias primas locales para la exportación (elaborarlas para que
tengan un valor añadido) y sustitución de exportaciones (a esta fase sólo ha llegado Singapur y en menor
medida otros, pues corresponde a economías exportadoras).

Entre las industrias más extendidas están en primer lugar las que elaboran productos agrarios de
producción nacional, después las industrias transformadoras de productos minerales (con instalaciones de

57
Geografía de los grandes espacios mundiales

más de 1000 obreros) y por último la gran industria química. Las manufacturas están alcanzando un notable
desarrollo en los últimos años, siendo industrias de alto valor añadido.

7.3 La Unión India: una gran potencia emergente

La industrialización alcanzada se explica no sólo por la


abundancia de recursos naturales, sino también por su
producción artesanal, el volumen de su mercado interno y
por la acción de su política industrial. Hoy en día el sector
ocupa al 17% de la población activa y representa el 28%
del PIB.

Protegida durante mucho, es en general poco


competitiva por su mediocre calidad, pero es capaz de
fabricar casi todos los productos de uso corriente. Desde
1985 se ha venido impulsando la liberalización de todo el
sistema.

En la base del sistema están las industrias tradicionales, que ocupan al 80% de los trabajadores del sector,
y entre las que destaca la industria textil (sobre todo yute y algodón), y la alimentaria.

Entre las industrias modernas figuran las de base: cemento, aluminio y siderurgia (5º productor mundial).
Después figuran la metalurgia de transformación y las industrias mecánicas (10º productor de automóviles).
La industria química también se ha desarrollado últimamente. Por último, desde 1985 el Estado está
potenciando la industria puntera como la informática, la electrónica, las telecomunicaciones, las
biotecnologías y los productos farmacéuticos.

Con el desarrollo reciente de la industria india se han configurado tres grandes regiones industriales que
generan el 90% del empleo industrial: Bombay, Bihar-Orissa (Calcuta) y Bangalore-Madrás; a las que se
unen otros muchos centros repartidos por todo el país.

Sin embargo, la gran transformación que actualmente experimenta la India no se relaciona con el sector
industrial, como en China, sino en el dinamismo del sector servicios: es el primer país en subcontratas en el
sector informático y bancario; se multiplican los centros de investigación y para 2010 se calcula que el sector
informático sea el motor de la economía india. Los retos son sin embargo todavía muy grandes.

58
Geografía de los grandes espacios mundiales

7.4 Singapur y los pequeños dragones: las economías emergentes del Pacífico

Otros países del Asia Meridional han realizado también esfuerzos en la industrialización: Pakistán sigue el
modelo indio con planificación parcial y economía mixta; Vietnam impulsó el modelo soviético y Singapur,
Tailandia, Malasia y Filipinas el liberal.

A partir de los noventa, casi todos se están beneficiando de la globalización de la economía y de las
nuevas técnicas de producción industrial que han facilitado la llegada desde el exterior de recursos
financieros de la mano de las firmas transnacionales.

Singapur ya era desde el siglo XIX un gran almacén y un puerto franco. Tras la descolonización y su
independencia de Malasia en 1965 se constituyó en una gran base de operaciones comerciales y financieras
de EE.UU. Hoy en día la industria genera el 36% del PIB, el 86% del valor de las exportaciones y da trabajo al
30% de la población.

La actual competencia china en las manufacturas está haciendo que este pequeño país se centre en las
industrias de mayor valor añadido como la ingeniería marítima, la electrónica, la biotecnología y la
farmacéutica. También se ha dado un fuerte impulso a las actividades de ocio y turismo.

A Singapur le han seguido en este proceso Malasia, Tailandia e Indonesia, con un crecimiento del sector
por encima del 10% anual desde finales de los ochenta. Al proceso ha ayudado la estabilidad política, la
abundancia de mano de obra barata en su mayoría escolarizada, la existencia de una minoría china muy
dinámica, la creación de zonas francas (EZP: Export Processing Zones) y la liberalización de la economía.

La mayoría de las industrias son intensivas y sus productos se destinan a la exportación, con centros
importantes en Bangkok (Tailandia), Garang y Johore Baru en Malasia y Batam en Indonesia. En los tres
países ocupa al 20% de la población activa y proporciona más del 45% del PIB. Por detrás les siguen
Vietnam y Filipinas, aunque todavía tienen un largo camino por recorrer.

8. China, la gran potencia emergente, en plena transformación

8.1 Industrialización reciente y fuertes contrastes espaciales

A pesar del fuerte crecimiento industrial, el retraso tecnológico todavía es un rasgo clave de este sector.
Además si por el volumen de la producción total China ocupa un lugar destacado a escala mundial, su
producción industrial por habitante es todavía baja.

59
Geografía de los grandes espacios mundiales

A pesar de algunas factorías coloniales o de la red industrial creada por los japoneses en Manchuria, tras la
Segunda Guerra Mundial el proceso de industrialización chino era todavía muy débil. La ayuda soviética y
la política de industrialización adoptada por el gobierno fueron desarrollando el sector, que en 1979 se
desligó de la línea soviética y acometió un proceso de reformas a las que siguió un desarrollo industrial
acelerado. Sin embargo todavía hoy cuenta con un excesivo peso de la industria pesada.

China tiene unas grandes ventajas de base, como son la riqueza de materias primas y de fuentes de
energía. En cuanto a minerales se encuentra entre los primeros lugares mundiales, tanto por producción
como en cuanto a reservas (en hierro es el primero por ejemplo).

En cuanto al carbón, sus reservas aseguran el consumo para diez siglos. Casi la mitad de la producción se
concentra en las cinco provincias del norte, destacando la cuenca de Datong (provincia de Shanxi), con unas
condiciones de explotación excepcionales que la convierten en una de las mayores cuencas del planeta.

China es el sexto productor mundial de petróleo, pero su gran consumo (tercera posición) le obligan a
importarlo de Oriente Medio y, últimamente, África (25%). La mitad de la producción nacional viene del
enorme yacimiento llamado Daqing, en Manchuria.

Los yacimientos de gas natural no son tan abundantes, aunque se intenta reorientar el consumo
energético hacia este hidrocarburo, en detrimento del contaminante carbón. El potencial hidroeléctrico es
muy considerable, pero está poco explotado, a pesar de que China es hoy el segundo productor de
electricidad del mundo (es destacable la colosal Presa de las Tres Gargantas, que ha desplazado a un millón
de personas).

La distancia entre los puntos donde abundan los recursos minerales y energéticos y los centros de
consumo evidencian las insuficientes infraestructuras energéticas y de redes de transporte, que son uno de
los principales frenos del desarrollo económico de la nación.

La localización de las grandes regiones y centros industriales evidencia un acusado desequilibrio


espacial. Podemos distinguir tres grandes conjuntos regionales:

- El noreste y la costa oriental septentrional hasta Shangai, que forma un gran corredor industrial y
asegura el 70% de la producción. Dentro se distinguen las zonas de Manchuria, el triángulo metropolitano
de Pekín-Tianjin-Tangshan y Shanghai y su entorno.

- La China meridional, poco industrializada y todavía muy agraria, aunque destacan las provincias de
Sichuan, Fujian y Guangdong.

- La China occidental, un gran vacío industrial en el que sólo destacan algunas factorías pesadas estatales,
en enclaves como Batou (Mongolia), Lanzhou (petróleo) y Urumchi (en Xinjiang).

Es por ello que China carece de un desarrollo económico integrado y su productividad es también muy
desigual: las estatales son por norma general menos productivas que las privadas.

60
Geografía de los grandes espacios mundiales

8.2 La apertura de China al exterior y su fuerte presencia internacional

Históricamente China ha mantenido un desarrollo económico autárquico, acentuado en el siglo XIX y


buena parte del XX. Sólo en 1979 se dan paso medidas liberalizadoras (se van creando las Zonas
Económicas Especiales y las Zonas Económicas Abiertas), que la llevan en 2001 a ingresar en la
Organización Mundial del Comercio, triplicando su excedente comercial en 2005… de hecho, la entrada de
productos manufacturados chinos en los mercados occidentales ha causado un verdadero impacto en los
países receptores que, como en la UE, han debido reaccionar protegiendo su industria.

China tiene con África un gran volumen de intercambios, puesto que allí se abastece de materias primas y
de petróleo (de Angola importa medio millón de barriles diarios).

Asia Meridional y Oriental, un espacio en desarrollo con fuertes


desigualdades sociales y territoriales

A pesar del innegable progreso, ninguno de los espacios regionales de Asia Meridional y Oriental
pertenece al tipo de espacios denominados desarrollados. Todos ellos tienen una marcada dependencia de
la coyuntura internacional y han generado un crecimiento socioeconómico profundamente dualista, donde
la mayoría de la población sigue anclada al pasado frente a unos pocos privilegiados. Esto no crea sino
graves desequilibrios territoriales, grandes bolsas de pobreza, fuertes tensiones sociales y confrontaciones
étnicas y culturales.

En el Oriente Medio el factor clave es el petróleo, dando lugar a diferencias entre los 24.000 dólares por
habitantes de Qatar y los 600 de Yemen e Irak o los 200 de Afganistán. Sin embargo, ni siquiera dentro de
esos países beneficiados se reparten por igual. En este escenario, sólo Irán y Turquía se perfilan como
Estados emergentes, aunque con trayectorias bien diferentes.

La situación en el Subcontinente Indio y el Sureste Asiático es similar, donde sólo destaca Singapur, que
podría considerarse como desarrollado. Es de destacar que algunos de estos países se hayan transformado
en economías semiindustrializadas, transformando notablemente sus estructuras productivas.

A estos países se les aplica la denominación de países emergentes, Estados donde el aumento del
comercio exterior los ha convertido en centros de fuerte atracción de los capitales extranjeros y donde se
están formando unas clases medias-altas relativamente numerosas (10-15% de la población).

61
Geografía de los grandes espacios mundiales

Sin embargo, esta situación no es la más extendida, pues existen Estados todavía muy rurales y, al interno
de los anteriores, las bolsas de pobreza tampoco están ausentes. Según el Programa de las Naciones Unidas
para el Desarrollo existen tres niveles de desarrollo en la zona: bajo (Timor Oriental, Bangladesh, Nepal,
Laos, Camboya…), medio (India, Pakistán, Sri Lanka, Tailandia, Filipinas…) y alto (Singapur y Brunei).

En el caso de China, la gran amenaza para su gran apuesta de desarrollo actual es la amplitud de las
desigualdades en el desarrollo económico de las regiones. China es el país emergente por excelencia, que ha
superado a Japón y es hoy la segunda economía mundial.

62
Geografía de los grandes espacios mundiales

6. África: el espacio geográfico más


subdesarrollado. Contrastes naturales y humanos
Introducción

El continente africano se extiende 8.000 km de norte a sur y otros 7.000 de este a oeste, ofreciendo un
aspecto macizo y compacto con una elevada altitud media. Presenta una gran variedad de paisajes y climas.

África ha sido un continente colonizado recientemente y en general acoge a los países menos
desarrollados del mundo.

1. El gran peso del medio natural7

1.1 La formación del relieve actual

1.2 Las grandes unidades de relieve

1.3 Dinámica atmosférica

El cambio de las estaciones en el territorio africano está determinado por la dinámica atmosférica, que
incide en el volumen de precipitaciones a lo largo del año (estación seca/húmeda), más que por las
variaciones de temperaturas como ocurre en Europa.

1.4 Grandes regiones bioclimáticas

La localización de los climas en el continente africano presenta una clara disposición latitudinal a ambos
lados del Ecuador, con un 75% de la superficie del continente dentro de la zona intertropical y con
únicamente sus dos extremos dentro del dominio templado.

7
Ver los dos primeros puntos en el mapa de la página 422, y el último en el de la página 429.

63
Geografía de los grandes espacios mundiales

2. La influencia de la colonización en la fragmentación política: los Estados


actuales

Con la Conferencia de Berlín de 1884-1885, las potencias europeas se reparten el pastel africano. Los
territorios se trazaron atendiendo a criterios económicos y de compromiso político entre potencias, más
que atendiendo las entidades socioeconómicas y ámbitos políticos existentes.

La colonización favoreció el crecimiento de las regiones mejor comunicadas y más ricas, donde se instaló
la Administración central, mientras que el resto de territorios permaneció relegado y comenzó un
progresivo movimiento espacial de la población hacia las ciudades.

El proceso de independencia tuvo lugar desde el fin de la II Guerra Mundial y hasta 1975, cuando Portugal
cedió Angola y Mozambique. Sin embargo la independencia no ha evitado que la dependencia económica
siga existiendo y alimentando el subdesarrollo crónico de estos países. La independencia política, con unos
regímenes poco o nada democráticos y ligados a los intereses de Occidente, también se puede
entrecomillar.

Se han constituido uniones estatales de ámbito regional y continental para afrontar y solventar las
dificultades económicas mediante la formulación de políticas globales, como la OAU (Organization for
African Unity) en 1963. Entre las de ámbito regional están las ECOWAS (Economic Community of West
African States), la Unión Árabe del Maghreb, la Union Economique et monétair Ouest-Africaine o el Common
Market for Eastern and Southern Africa.

3. Fuerte crecimiento de la población, densidades contrastadas y proceso de


urbanización

3.1 Crecimiento de la población

Actualmente, el continente alcanza los 1000 millones de habitantes, aunque están desigualmente
repartidos, pues en tan sólo cinco países (Nigeria, Egipto, Etiopía, Sudáfrica y República Democrática del
Congo) se concentra más del 40% de la población.

El crecimiento anual alcanza el 2,2%, casi el doble de la media mundial, por lo que para 2050 se calculan
casi 2000 millones de habitantes. Además, hay diferencias de comportamiento entre las regiones urbanas y
rurales, pues en estas últimas (61%), crece al 3,2%. La tasa de urbanización crece casi al 4% anual, una de las

64
Geografía de los grandes espacios mundiales

más altas del mundo, siendo áreas en las que se concentra gran parte de la población joven y donde las
condiciones sanitarias son mejores.

Hay una serie de factores que determinan este comportamiento demográfico. En primer lugar, unas altas
tasas de fecundidad (4,9 hijos) y de natalidad (37 por mil, frente a la media mundial de 20 por mil), incluso
existiendo zonas donde estas tasas se elevan mucho más.

La mortalidad también alcanza un nivel muy alto (14 por mil) en comparación a la media mundial (8,2 por
mil), y sobre todo la infantil (82 por mil, frente al 6 por mil de Europa o el 45 por mil de Asia), que se ceba en
las regiones subsaharianas (92 por mil).

Así las cosas, no es de extrañar que la esperanza de vida ronde sólo los 54 años, o incluso menos en las
regiones subsaharianas. A menor escala, las diferencias son también notables entre el área rural y la urbana.
La estructura por edades refleja una población joven (los menores de 15 años son el 41% del total).

La población crece porque aun con todo la esperanza de vida se ha elevado y por el tirón de alta natalidad,
todo en un marco de pobreza, subempleo, sanidad deficiente, hambre… El panorama, con las previsiones
poblacionales para 2050, no es nada esperanzador, puesto que entonces será más difícil todavía desviar
recursos para el mantenimiento de la población y destinarlos al crecimiento económico.

3.2 Movimientos espaciales de la población

Los movimientos de población, tanto inter como intracontinentales, así como inter e intrarregionales y
del campo a la ciudad han sido y son una constante, y tienen un origen múltiple (factores económicos,
políticos, sociales…)

3.3 Disparidades en la distribución y densidad de la población

La contraposición entre regiones vacías y regiones superpobladas junto a una baja densidad de
habitantes (32 habs/km2) es una característica de este continente. La baja densidad se explica por varios
factores de índole natural e histórico: los determinantes del medio natural (tipos de suelos, clima…), las
enfermedades endémicas (que sólo dan respiro en las tierras altas), el tráfico de esclavos y la pervivencia de
sistemas económicos tradicionales.

El gran contraste de las densidades se ejemplifica con los vacíos del Sahara, Namib o Kalahari y las
regiones del litoral mediterráneo y el Golfo de África, el valle del Nilo, zona del Sahel-Sudán, bosques de la
región ecuatorial, altas tierras de África oriental y central y las costas orientales.

65
Geografía de los grandes espacios mundiales

3.4 Proceso de urbanización

África es el continente menos urbanizado del mundo (38%), aunque el ritmo de crecimiento urbano sea
muy alto. Es patente la inexistencia de una red urbana integrada y una cada vez mayor macrocefalia,
característica del mundo desarrollado. En 2009 eran ya 16 las ciudades por encima de 2,5 millones de
habitantes, a las que pronto se añadirán más.

Las cifras esconden como de costumbre acusados contrastes regionales: en el África septentrional,
meridional y en países costeros está en torno al 40-60% y llega incluso al 84% de Gabón y el 77% de Libia.
Por contra, países como Etiopía, Ruanda o Uganda no superan ni el 20%.

En cuanto a los factores de localización y los tipos de ciudades, podemos diferenciar entre las ciudades
históricas (Fez, Addis Abeba, Tumbuctú… de origen islámico muchas veces y a las que se han añadido
nuevos barrios al estilo europeo), coloniales y poscoloniales (que son fruto de la expansión de las coloniales
o de nueva creación.

En su génesis tuvieron mucho que ver las actividades económicas, situadas en puertos, cruces de
caminos… Las eminentemente industriales son muy escasas (Newcastle, Sudáfrica) y son monofuncionales,
pero también multifuncionales.

Por lo que respecta a su estructura interna, hay que decir que en el núcleo de la ciudad se localizan los
edificios administrativos y comerciales de la época colonial y los grandes rascacielos. El área residencial
colonial está hoy degradada y, por lo general, en el extrarradio se desarrollan los barrios marginales
(bidonvilles).

4. La agricultura africana: entre la subsistencia y la exportación

África ocupa el 20% de la superficie del planeta,


pero el 40% de sus tierras son desérticas y tan sólo
posee un 12% de tierra cultivable, de la que
únicamente el 6% es de regadío. A pesar de los
intentos de innovación, sigue siendo general un
grado bajo de inversión y mecanización (que se
limita a las plantaciones, regadíos y cultivos
orientados a la exportación), por lo que la
productividad es la más baja de todo el mundo, aunque genere un tercio del PIB.

66
Geografía de los grandes espacios mundiales

4.1 Usos del suelo agrario y principales cultivos

La actividad agraria refleja las áreas bioclimáticas y la altitud, por lo que también podemos distinguir:

- un área mediterránea, con el cultivo de la tríada y leguminosas

- cordillera del Atlas, ganadería y recursos madereros

- el Sahara, ligada a los oasis

- Sahel: agricultura extensiva itinerante (mijo, sorgo) asociada a cultivos comerciales


(algodón, cacahuete)

- Área de lluvias ecuatoriales del Golfo de Guinea, con cultivos para autoconsumo y de exportación y
plantaciones, además de abundantes recursos madereros

- la disposición de los espacios agrarios al sur del Ecuador no se realiza según una zonificación paralela
como en el norte y occidente

4.2 Sistemas agrarios

A la serie de cultivos tradicionales: mandioca (bosques), mijo (sabana), trigo (África del Norte) y arroz
(Madagascar); se le ha añadido recientemente cultivos comerciales como el cacao, café, palmera
oleaginosa, hevea, algodón, cacahuete y remolacha azucarera. Paralelamente debemos destacar la
coexistencia de sistemas agrarios heterogéneos:

- Sistema de cultivo itinerante: una agricultura tradicional de subsistencia que usa el sistema de rozas y
que sólo se puede usar en áreas con baja densidad de población. Últimamente no se practica sólo como
economía de subsistencia, sino también para cultivos productos de exportación.

- Hay otros sistemas de agricultura tradicional más intensivos y sedentarios, y la mayoría de las veces
asociados a la ganadería. En el Nilo y otros valles fluviales se desarrolla una agricultura de regadío
tradicional, con policultivo.

- Agricultura de plantación: es el símbolo de la dependencia extranjera, aunque hoy en día esté más
dirigida por los propios africanos que por extranjeros. Sus características son la especialización en un solo
cultivo, la alta inversión de capital, red de transportes interna y asentamientos para los numerosos
trabajadores. La mayoría de plantaciones se localizan en el África tropical.

67
Geografía de los grandes espacios mundiales

5. Materias primas minerales y fuentes de energía

5.1 Principales materias primas y fuentes de energía

La existencia de riquezas mineras fue de hecho, uno de los principales factores que desencadenaron la
colonización. En África está el primer productor mundial de oro (Sudáfrica) y diamantes (Rep. Dem. del
Congo) y tiene otras tantas reservas de minerales sobre todo en las Tierras Altas.

También tiene un gran potencial energético, con algo menos del 10% de reservas de petróleo y gas
natural, 5% de carbón, 38% de uranio y 35% del capital hidroeléctrico. Sin embargo están desigualmente
distribuidos y no están completamente explotados.

5.2 Distribución espacial

Los recursos están bastante mal repartidos, la principal región minera se extiende desde el centro de la
Rep. Dem. Del Congo hasta El Cabo, siendo sus yacimientos explotados bajo forma de enclaves aislados o
áreas mineras. Además de las dificultades para su transporte desde el interior del continente, los Estados
que dependen de un solo producto como Zambia (cobre), Botswana (diamantes) o los países petrolíferos,
están condicionados a las fluctuaciones económicas mundiales.

La distribución de las fuentes de energía también es muy desigual, con importantes recursos en el norte y
oeste (petróleo y gas) y carbón en el área meridional, mientras que otros países poseen muy poco o nada,
como en el Sahel o el Cuerno de África.

La producción de petróleo se concentra en Nigeria, Algeria, Egipto, Angola y Libia. En el gas natural
destaca Algeria sobre todo. Namibia y Níger son el tercer y cuarto exportador mundial de uranio. Los
principales yacimientos de carbón están en Sudáfrica, Botswana y Zimbabwe, de fácil extracción.

Sin embargo, la principal fuente de energía para la mayoría de esto países sigue siendo la madera,
sumando hasta el 90% de la factura energética. La energía hidroeléctrica y las renovables están poco
aprovechadas.

Por ello, aunque África tiene unas grandes reservas de carbón, petróleo y gas, no se están usando para
lograr su desarrollo, sino que más bien están teniendo el efecto contrario.

68
Geografía de los grandes espacios mundiales

6. Débil desarrollo del sector industrial

6.1 Rasgos de la industria

África registra un índice de industrialización muy bajo, incluso comparado con otras zonas del Tercer
Mundo. Por ejemplo:

- sólo representa el 1% de las exportaciones mundiales de productos industriales

- el sector aporta de media al PIB el 15%, pero con grandes variaciones internas, pues hay países que no
superan el 5% mientras que en Sudáfrica o Argelia se alcanza el 38% y 58% respectivamente

- el indicador del consumo de energía per cápita refleja también las diferencias, pudiendose distinguir
entre dos grupos, uno con un bajo nivel de industrialización (Sudán-Sahel, África central y oriental, y que
abastece al mercado interno de bienes de consumo) y otro con un nivel medio que agrupa al resto, pues se
trata de países productores de materias primas que han desarrollado industrias en torno a estas
explotaciones.

Las esperanzas puestas en el desarrollo industrial como clave del desarrollo africano son pesimistas y, en
todo caso, pasaría por la instalación de pequeñas y medianas empresas con el fin de autoabastecer al
continente.

Todos los factores se ponen en contra del desarrollo industrial: marcos políticos y económicos inestables,
mercados nacionales poco desarrollados, falta de inversiones y de trabajadores especializados. Además, la
existencia de multinacionales en el continente hace que la fuerte dependencia económica hacia el mundo
desarrollado se extienda automáticamente al plano político.

6.2 Localización industrial

Podemos observar dos tipos de asentamientos industriales, los localizados en las ciudades portuarias y las
industrias ligadas a los centros energéticos y mineros del interior.

En las áreas costeras se encuentran áreas industrializadas con valores por encima de la media, destacando
el área desde Argel a Casablanca, Dakar, Lagos, de Ciudad del Cabo a Maputo y Dar-es-Salaam. En la
creación de estas áreas han influido factores históricos, pues comenzaron como centros de exportación de
materias primas y desde los años setenta se ha ido formulando una segunda fase de la industrialización.

En el interior están los centros industriales ligados a los yacimientos mineros, que transforman estas
materias primas o que abastecen a la población que trabaja en ellos. Son muy importantes en Zambia y

69
Geografía de los grandes espacios mundiales

Sudáfrica. Existen otros centros junto a las centrales hidroeléctricas como Jinja (Uganda) y Edea (Camerún,
su segunda ciudad más importante). Por último están las capitales de Estado, como Nairobi o Kinshasa.

A pesar de las políticas de descentralización que se están impulsando en casi todos los países, los
objetivos no se están logrando y los desequilibrios regionales son la tónica general.

7. La República Sudafricana: principal potencia regional africana

Sudáfrica produce por sí sola el 25% del PIB de todo el continente y juega un papel económico muy
importante en el desarrollo del mismo, aunque adolece aún de graves desigualdades internas entre sus
grupos de población y entre regiones. No se puede considerar que posea el liderazgo único en el continente,
pues lo comparte con Nigeria, el otro gigante demográfico y económico.

Tiene casi 50 millones de habitantes y una densidad de 35,9 habs/km2. Desde 1994 y el fin del apartheid
comenzó una época de liberalización de la economía que produjo el crecimiento económico, pero también
un gran número de desempleados, por lo que este crecimiento no se refleja demasiado en el desarrollo
social y la pobreza aumenta. Al igual que otros países emergentes como Brasil, es característica su
polarización social y las desigualdades internas.

Uno de sus mayores lastres es la extensión del SIDA, que entre 1985 y 2005 es el causante directo de la
caída de la esperanza de vida de los hombres de 59 a 49 años y de las mujeres de 66 a 51, con unas 380.000
muertes anuales y una tasa de incidencia del 21,5%.

A pesar de todo ello se ha convertido en un país emergente dentro del continente (aunque a menor escala
que sus homólogos asiáticos), extiende sus lazos de interés hacia el norte del mismo y por tanto está
haciendo mucho por trabajar la integración regional a través de organismos como la SADC, la New
Partnership for Africa`s Development y la Unidad Africana (que sustituye a la OUA desde 2001).

Conclusión: África, el continente con menor nivel de desarrollo

Es patente la fuerte dependencia de las condiciones del medio natural y la práctica inexistencia de redes
de transporte, que, cuando existen, sólo enlazan el interior con los puertos de salida y en muy pocos casos
las diferentes regiones y países entre sí. Las disparidades regionales son así inevitables.

70
Geografía de los grandes espacios mundiales

África es el continente más pobre del planeta, y la distancia no cesa de acrecentarse. En este continente
están los países con menor nivel de desarrollo humano: Malí, Níger, Guinea-Bissau, Burkina Faso y Sierra
Leona.

71
Geografía de los grandes espacios mundiales

7. América Latina: diversidad natural, humana y


económica. Brasil, gran potencia emergente
Introducción

El espacio latinoamericano se extiende a lo largo de 9.000 kilómetros, acogiendo una gran diversidad
regional desde el punto de vista físico, con una población de más de 580 millones (780 millones previstos
para 2050), aunque mal repartida.

La historia análoga y una organización colonial y poscolonial similar han dotado al territorio de una unidad
cultural notable, pero los esfuerzos por la integración económica han obtenido escasos resultados. La
fragmentación a nivel político y regional es notable.

1. Un medio natural contrastado8

1.1 Grandes unidades morfoestructurales

1.2 Distribución de las temperaturas y las precipitaciones: los grandes dominios


bioclimáticos

Más de las tres cuartas partes del continente latinoamericano están en latitudes tropicales (temperaturas
medias de 20ºC, poca oscilación estacional y abundancia de precipitaciones), pero la gran extensión
latitudinal y la disposición y altitud del relieve son los factores que explican la existencia de una gama de
climas que van desde el ecuatorial, cálido y húmedo de la Amazonia, hasta el árido, cálido y seco del
desierto del Atacama.

Fuera de las latitudes tropicales, al sur de Paraguay y norte de México, aparecen los climas templados.

2. Los Estados actuales: sociedades caracterizadas por los desequilibrios


sociales

8
Ver página 482.

72
Geografía de los grandes espacios mundiales

Son característicos los desequilibrios entre las sociedades arcaicas y las más desarrolladas o de desarrollo
intermedio; entre unos ricos cada vez más ricos y unos pobres cada vez más pobres; entre las ciudades y las
zonas rurales; en el interior de las ciudades; entre regiones al interno de un mismo país…

2.1 Una población en crecimiento

A lo largo del periodo colonial se establecieron nuevos asentamientos humanos en un territorio


caracterizado por una densidad de población escasa (a lo que se sumó la desaparición de la mayoría de la
población indígena) y con una gran riqueza en recursos naturales, mineros y agrícolas.

Desde la independencia se registra un gran crecimiento demográfico, para llegar a los 75 millones a
comienzos del siglo XX de la mano de la natalidad y la inmigración llegada desde Europa. En la actualidad se
puede afirmar que se ha cumplido con el proceso de transición demográfica, que comenzó más tarde que en
Europa pero se desarrolló de forma más rápida (veinte años frente a cien).

2.2 Dinámica y estructura demográfica

Vamos a centrarnos en el análisis de tres problemáticas concretas. La dinámica natural es la disminución


progresiva de la mortalidad, sobre todo la infantil, una alta fecundidad y un aumento de la esperanza de
vida. El descenso de la mortalidad se explica por la mejora de las condiciones de vida; la fertilidad, aunque
ha descendido de 5,9 hijos en 1950 a 2,4 en 2009 todavía es alta pues existen grandes diferencias regionales.
Actualmente la esperanza de vida llega a los 72,6 años de media, por encima de la mundial (68 años), pero
dentro existen significativas diferencias entre Haití (57,6), Bolivia (66,5) y Cuba, Argentina y Chile (77 años).

Esta evolución determina que se esté produciendo el envejecimiento de la población, pues hoy en día la
población de menos de 15 años está por debajo del 30% y para 2050 se espera que no supere el 20%, a la par
que aumente la mayor de 65 años, que podría estar también sobre el 20% en 2050.

En cuanto a la composición étnica, es resultado de numerosas y variadas corrientes migratorias. La base


amerindia se mantiene, con mayores porcentajes en determinadas zonas (Andes, Centroamérica…). La
inmigración española y portuguesa desde el siglo XVI ha sido constante, a la que se añadió la proveniente
desde otros países europeos en el XIX. El flujo, sin embargo, se ha invertido desde mediados del siglo XX,
yendo primero a Norteamérica y, desde comienzos del XXI a Europa. El mestizaje sin embargo, es el más
fuerte de todo el mundo. No hay que olvidar tampoco a la importante población negra de las Antillas y el
litoral caribeño venezolano y colombiano.

2.3 Una irregular distribución de la población

73
Geografía de los grandes espacios mundiales

Se observa una mayor concentración demográfica en el litoral y en los valles más húmedos del interior. En
México la población se concentra en la Meseta central y los litorales; en América del Sur destaca la
población urbana y litoral, a pesar de los esfuerzos por consolidar el poblamiento del interior (muy
despoblado por ejemplo en la Pampa, la Patagonia o el Chaco).

Así pues, esta irregular distribución es causa de los condicionantes naturales (por ejemplo en Chile se
ocupa la zona central, templada, frente al norte árido y el frío sur), culturales e históricos (periodo colonial y
migraciones).

No hay que olvidar una característica común: la división en mosaicos, es decir, en pequeños espacios
densamente poblados frente a grandes espacios vacíos con una gran dispersión y con bajas densidades de
población. En la Amazonia la densidad puede quedarse en 1 hab/km2, mientras que en las regiones de
América central y las cuencas de las cordilleras andinas superar los 300 habs/km2.

3. Expansión urbana y aumento de la marginalidad

El gran aumento de la población ha ido de la mano de un fuerte crecimiento urbano: si en 1930


representaba el 17%, en 2009 suma el 77% y se espera que llegue al 85% en 2025. El primer tirón lo dio la
emigración desde el campo, pero en la actualidad se produce por el crecimiento natural de la propia
población urbana.

3.1 Proceso de urbanización desde la época colonial hasta 1930

Durante la época colonial se crearon las bases de la actual morfología urbana, localizadas de acuerdo a las
actividades económicas del momento: ciudades en torno a los yacimientos mineros (Potosí), cerca de los
enclaves de plantaciones y en el litoral como puertos comerciales y de contacto con la metrópoli. Las
ciudades se construyeron con un trazado ortogonal, a partir de la plaza principal.

Pronto las regiones se polarizarían siguiendo el eje de los principales núcleos urbanos: Santiago en Chile,
Buenos Aires en Argentina o Caracas en Venezuela; y dejando amplias regiones aisladas y sin comunicación,
generando los actuales desequilibrios regionales y dando lugar a una clara macrocefalia en la actualidad.

3.2 Urbanización tras 1945: la consolidación de la macrocefalia

74
Geografía de los grandes espacios mundiales

En los cuarenta comenzó un acentuado proceso de urbanización, de la mano de la industrialización y la


redistribución de la población. Actualmente el índice de urbanización es similar al de los países más
desarrollados, aunque esto no significa que se hayan experimentado las mismas transformaciones sociales y
económicas, pues la pobreza urbana es notable y de hecho se acrecienta. Se pueden distinguir varias
regiones según su comportamiento:

- El Caribe tiene los índices más bajos (64%), aunque con grandes oscilaciones como Puerto Rico (94%) y
Trinidad y Tobago y Haití (12% y 44% respectivamente).

- Tras Venezuela (88%), la región del Cono Sur es la más urbanizada.

En el interior de los países también hay diferencias, como en Brasil, donde destaca la gran concentración
económica y demográfica en el sureste (Sao Paulo, Río y Belo Horizonte) frente al vacío del noreste y la
Amazonia.

Hoy en día se cuentan 48 ciudades millonarias, de las que 17 superan los dos millones y 7 los cinco…
siempre con una marcada macrocefalia, como Buenos Aires, que acumula el 30% de la población urbana de
Argentina.

Actualmente se detecta una leve disminución o estancamiento de la población en las grandes ciudades,
debido a la reducción de los movimientos migratorios y la disminución de las tasas de crecimiento natural.
También por las mejoras de las condiciones laborales en el campo y las políticas de descentralización
impulsadas en los años setenta y ochenta.

Sólo en Brasil y México se observa una primacía compartida por varios núcleos urbanos, así en Brasil está
Brasilia como capital política y Río y Sao Paulo como cabeceras económicas, además de otros tantos
núcleos, destaca también la fundación de nuevas ciudades y complejos industriales en la Amazonia.

México también tiene una triple primacía compartida entre Guadalajara, México D.F (24 millones de
habitantes) y Monterrey; pero también hay una red de ciudades medianas que ejercen una función de
equilibrio territorial.

3.3 Estructura interna de la ciudad

Las ciudades de hoy en día, sobre todo las pequeñas y medianas, tienen todavía una marcada herencia
colonial, que se traduce en su forma ortogonal regular y con una gradación social desde el centro hasta la
periferia.

Sólo en los treinta, con su crecimiento, las ciudades comenzaron a comportarse como las desarrolladas,
con la degradación de los barrios históricos y el desplazamiento de la población acomodada hacia la
periferia.

75
Geografía de los grandes espacios mundiales

Hoy en día el aumento descontrolado de su población ha degradado paulatinamente el actual espacio


urbano y las condiciones de vida, con la notable aparición de extensos barrios marginales (favelas en Brasil,
villas miseria en Argentina…). Así, en la periferia de las ciudades latinoamericanas se dan cita los barrios de
clase social alta, los de viviendas sociales de bajo coste y los marginales ilegales.

4. La agricultura latinoamericana: modernización y pobreza rural

En 2008 el sector agrario representaba en el conjunto del espacio latinoamericano el 7% del PIB, aunque
representa el 50% del total de las exportaciones. Ahora bien, existen grandes disparidades regionales
determinadas por los condicionantes habituales, con la existencia además de una economía tradicional de
subsistencia frente a una economía de exportación.

4.1 La agricultura precolombina9

4.2 La agricultura colonial

4.3 El proceso de acumulación de las tierras agrícolas

El nacimiento de la gran propiedad agrícola no puede considerarse sin embargo como consecuencia
directa de la conquista, sino de la evolución posterior de las estructuras socioeconómicas.

La independencia no hizo sino acentuar la concentración de la propiedad de la tierra, aunque ahora


funcionando desde el libre comercio y orientadas más aun al mercado exterior. En el siglo XX la inversión
extranjera aumenta aún más y se extiende el sistema de plantaciones, marcando aún más las desigualdades
sociales y consolidándolas.

4.4 Sistemas agrarios: coexistencia de pequeñas y grandes propiedades

A pesar de este proceso de acumulación de tierras (el 50% está en manos del 2% de la población), siguen
existiendo pequeñas propiedades (el 3% se reparte entre un 70% de los campesinos). Ambas se diferencian
entre sí por su tamaño y por el modo de propiedad y los sistemas de cultivo.

9
Ver página 511.

76
Geografía de los grandes espacios mundiales

En muchos casos estos minifundios están ligados a las comunidades indígenas, aunque distribuidos de
varias formas: explotaciones individuales, comunitarias… En ellas se practica el policultivo de rotación para
el consumo. En muchos casos la superficie es tan pequeña que los campesinos se ven obligados a trabajar
en las grandes explotaciones para sobrevivir.

Estas últimas, por el contrario, se dedican a cultivos especializados (café en Colombia y Brasil, bananas en
Ecuador y Colombia, azúcar en el Caribe, ganadería en Argentina y Uruguay) y están mecanizadas. En
algunos casos, como en Cuba o Perú las explotaciones son propiedad del Estado.

Pero ninguna de estas explotaciones revierten en general en el crecimiento económico de las áreas donde
se implantan, sino más bien lo contrario. Así, bien entrado el siglo XXI, el 50% de la población campesina de
muchos de estos países está bajo el umbral de la pobreza.

5. Débil desarrollo industrial y acusada concentración

5.1 Riqueza en materias primas y fuentes de energía

América Latina es en general rica en minerales, pero estos se encuentran mal repartidos, destacando los
recursos de Chile, seguido de Perú, Brasil, etc. Chile es el mayor productor mundial de cobre (37% de la
producción mundial), el tercero de molibdeno y el cuarto de plata. Perú es el primero de plata, el segundo
de cobre, tercero de zinc y plomo y quinto de oro (Yanachocha es la mayor mina de oro del continente, el
resto de los recursos están en el Cerro de Pasco).

Bolivia destaca por la región de Oruro-Potosí; México también produce minerales en abundancia y Brasil
tienen una gran diversidad, destacando por ser el primer productor de niobio y el segundo de hierro
(destacan los yacimientos de Minas Gerais), bauxita y cuarto de estaño.

En cuanto a las fuentes de energía no faltan los yacimientos de petróleo y gas natural (aunque
desigualmente repartidos), y tiene un gran potencial hidroeléctrico. En el petróleo destaca Venezuela con
su Cuenca Oriental y México con su Marina Noreste.

Argentina también tiene petróleo, aunque no cubre sus necesidades, también Brasil, Perú y Ecuador (que
es miembro de la OPEP). Bolivia destaca por su gas natural. El carbón apenas tiene relevancia en América
Latina.

La hidroelectricidad es importante desde la década de los setenta, por lo que ha experimentado un gran
crecimiento y cubre la mayor parte de las necesidades. Brasil es el segundo productor mundial, seguido de
Venezuela y México.

77
Geografía de los grandes espacios mundiales

Entre las renovables destaca el consumo de biomasa y el programa pro-alcohol brasileño que produce
combustible para los automóviles a partir del destilado de la caña de azúcar.

5.2 El proceso de industrialización

Las primeras industrias nacieron asociadas a las materias primas de exportación tras la independencia,
conociendo su primer gran impulso con la Primera Guerra Mundial y la reducción de las importaciones de
productos manufacturados.

El proceso se caracterizó por una excesiva concentración en un pequeño número de países y, dentro de
ellos, dentro de sus áreas más urbanizadas. Tras la crisis del 29 se sucedieron las medidas para proteger la
industria local, dando resultados aceptables en los grandes países, que sin embargo, se rindieron a la
evidencia de que la mejor solución era la integración económica, dando lugar a la Asociación
Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), el Mercado Común Centroamericano (CACM) o el Pacto Andino.

El crecimiento fue fuerte en la segunda mitad de siglo (6,5%, frente a la media mundial del 5,9%) y hoy en
día se asiste a un cambio en la política, fomentando los productos que mejor se pueden exportar, aunque se
están incrementando las desigualdades regionales. En general, es evidente la dependencia tecnológica y
financiera respecto de los países más desarrollados, por lo que se traduce en el incremento constante de la
deuda externa.

5.3 Desigual desarrollo industrial

La mayoría de industrias se localizan en la capital estatal, siendo el principal factor de localización


industrial y potenciando la macrocefalia. El proceso de industrialización no ha afectado de igual manera a
todos los países, pudiendo diferenciar los siguientes cinturones industriales:

- El sureste de Brasil: país en el que la industria genera un tercio del PIB y ocupa al 20% de la población
activa, produciendo la mitad de las exportaciones. Destacan las textiles, agroalimentarias, pesadas,
metalúrgicas, etc.

En Brasil, las reservas de espacio y recursos son muy considerables, mientras que las inversiones
realizadas en infraestructuras han favorecido el dinamismo industrial de la región, especialmente durante el
régimen militar (1964-1984).

- las áreas industriales de México, sobre todo en el centro y noroeste (México D.F y Monterrey), de forma
excesivamente concentrada (México D.F acumula el 50% de la producción). Para revertir la situación se han

78
Geografía de los grandes espacios mundiales

creado los llamados polos de desarrollo alternativos, por ejemplo el de Monterrey, en torno a la producción
petrolera y de gas.

En los años sesenta surgen además en la frontera con los USA las denominadas maquiladoras, factorías
industriales de propiedad estadounidense, aprovechando la mano de obra barata, mientras que la
producción se orienta al norte. Destacan aquí los sectores textil y electrónico.

- Otras áreas y centros industriales de América Latina: la Cuenca del Plata, en las grandes aglomeraciones
urbanas argentinas y que continúa hasta Uruguay. La región central de Chile, zona entre Santiago y
Valparaíso, con una fuerte inversión extranjera. Eje Callao-Lima, también Colombia y por último el Eje
Caracas-Maracay-Valencia.

6. Brasil: principal potencia emergente de América Latina y disparidades


internas

Brasil es el país con mayor superficie y potencial demográfico de América Latina, siendo el quinto a nivel
mundial en ambos aspectos y tiene una enorme riqueza en recursos naturales y materias primas. Está entre
los diez países económicamente más fuertes del planeta.

Juega un destacado papel regional y es el motor del desarrollo latinoamericano, pero aún cuenta con
grandes disparidades internas y un gran desequilibrio en la distribución de la riqueza, lo que lleva consigo
importantes conflictos sociales. Esta desigualdad se produce además por el ineficaz sistema educativo y
social, así como por las grandes diferencias regionales.

Está constituido por 26 estados y un distrito federal, que se agrupan normalmente en cinco regiones: la
sudeste (con más del 35% del país y la región más desarrollada); la centro-oeste (donde se encuentra
Brasilia), la sur (la segunda más importante en cuanto a desarrollo económico), la norte (que ocupa el 45%
de la superficie pero acoge a tan sólo el 10% de la población) y la nordeste (que da cabida a los dos tercios
de la población empobrecida del país y presenta trastornos internos y medioambientales).

La distribución espacial de la población ha cambiado en las últimas décadas (el sur ha cogido mayor peso),
pero también el crecimiento de la población, que se ha ralentizado hasta el 0,98%, con una población por
debajo de los 15 años del 25% (42% en 1960).

Los mayores retos a conseguir son reducir la pobreza, para lo cual se están llevando a cabo política
estatales con un éxito notable. Otros de los objetivos son eliminar el trabajo infantil, el analfabetismo (casi
un 20% de analfabetos funcionales) y el acceso a la educación media y superior.

79
Geografía de los grandes espacios mundiales

Por otro lado, a lo largo del siglo XX se han producido importantes transformaciones encaminadas a una
modernización de la economía y que hoy pasan en lo agrario por el reto de explotar la Amazonia sin
destruirla, revertir las diferencias regionales, invertir en infraestructuras.

En cuanto a la política exterior, Brasil ha perseguido el liderazgo entre el grupo de países emergentes, al
tiempo que quiere convertirse en una potencia territorial en el ámbito sudamericano. Brasil impulsó la
creación del G-20, y se ha acercado a otros países emergentes (foro IBSA, que acoge a India, Brasil y
Sudáfrica). Actualmente China es su primer socio comercial. En el ámbito regional, es miembro fundador de
Mercosur e impulsor del foro de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

Conclusión: América Latina, esfuerzos por el desarrollo y permanencia de las


desigualdades

A pesar de los esfuerzos para eliminar la


pobreza y el subdesarrollo, parece que estos
no sólo se reducen, sino que incluso en
algunos países aumentan notablemente,
como en Bolivia, Ecuador, Paraguay, Perú y
Venezuela. Por otro lado, no hay que olvidar
las grandes desigualdades internas dentro de
cada país y las que tienen lugar entre el
campo y las grandes ciudades.

Sin embargo, algunos indicadores del bienestar han experimentado algunos cambios importantes. Por
ejemplo, según la CEPAL la esperanza de vida ha aumentado considerablemente, así como las tasas de
alfabetización, de acceso al agua potable y a servicios sanitarios y educativos básicos.

80