Vous êtes sur la page 1sur 289

Himnos de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional 1 - 50

. LA DOXOLOGÍA: A DIOS EL

PADRE

A Dios, el Padre celestial,

Al Hijo, nuestro Redentor,

Y al eternal Consolador,

Unidos todos alabad. Amén.

2. EL APOSENTO ALTO

En un aposento alto,

Con unánime fervor,

Ciento veinte esperaban

La promesa del Señor.

CORO:

III ¡Dios manda tu gran poder! lIl

A cada corazón.

Con estruendo de los cielos

Descendió la gran virtud;

Todos fueron bautizados

Con el Santo Espíritu.

3
Este gran poder antiguo

Es del fiel, celeste don;

Prometido a los creyentes

De humilde corazón.

Dios está restituyendo

Este gran Pentecostés,

Y el Espíritu sus dones

Nos reparte otra vez.

3. LLUVIAS DE GRACIA

Dios nos ha dado promesa:

Lluvias de gracia enviaré,

Dones que os den fortaleza;

Gran bendición os daré.

CORO:

Lluvias de gracia,

Lluvias pedimos, Señor,

Mándanos lluvias copiosas,

Lluvias del Consolador.

Cristo nos dio la promesa

Del Santo Consolador,

Dándonos paz y pureza,


Para su gloria y honor.

iOh Dios, a todo creyente

Muestra tu amor y poder!

Tú eres de gracia la fuente,

Llena de paz nuestro ser.

Obra en tus siervos piadosos

Celo, virtud y valor,

Dándonos dones preciosos,

Dones del Consolador.

4. JESÚS VENDRÁ OTRA VEZ

Yo espero el día alegre cuando Cristo volverá,

Pues vendrá al mundo pronto y nos arrebatará;

¡Oh, qué gozo este pensamiento a mi alma da:

El que Cristo venga al mundo otra vez!

CORO:

¡Oh! Jesús vendrá al mundo otra vez,

Sí, Jesús vendrá al mundo otra vez;

Le veremos en las nubes con los ángeles de luz,

Cuando Cristo venga al mundo otra vez.

La venida de Jesús será el remedio del dolor,


Que aflige siempre a este pobre mundo pecador;

Toda lágrima se enjugará por nuestro Salvador,

Cuando Cristo venga al mundo otra vez.

Llegarán los santos a Sión con gozo eternal;

Y en todo el santo monte nada daña ni hace mal,

Pues conocerán a Dios, entonces, todos por igual,

Cuando Cristo venga al mundo otra vez.

El pecado, pena y muerte en este mundo cesarán

Mártires y santos con Jesús por siempre reinarán,

Cada alma gozará de paz perfecta, sin afán,

Cuando Cristo venga al mundo otra vez.

5. DULCE COMUNIÓN

Dulce comunión la que gozo ya

En los brazos de mi Salvador.

¡Qué gran bendición en su paz me da!

¡Oh!, yo siento en mi su tierno amor.

CORO:

Libre, salvo, del pecado y del temor,

Libre, salvo, en los brazos de mi Salvador.

¡Cuán dulce es vivir, cuán dulce es gozar!


En los brazos de mi Salvador,

Allí quiero ir y con Él morar,

Siendo objeto de su tierno amor.

No hay que temer, ni que desconfiar

En los brazos de mi Salvador;

Por su gran poder Él me guardará

De los lazos del engañador.

6. DESDE QUE SALVO ESTOY

Yo tengo un himno de loor,

Desde que salvo estoy,

Para mi Rey, mi Salvador,

Desde que salvo estoy.

CORO:

ll Desde que salvo estoy ll

Sólo en Él me gloriaré;

Desde que salvo estoy,

En mi Salvador me gloriaré.

Yo tengo un Cristo y mi ansiedad

Desde que salvo estoy,

Está en cumplir su voluntad


Desde que salvo estoy.

Yo tengo un gozo que Él me dio,

Desde que salvo estoy,

Cuando en su sangre me lavó

Desde que salvo estoy.

Tengo un hogar a donde iré,

Desde que salvo estoy,

Y allí seguro viviré

Desde que salvo estoy.

7. LIBERTAD

¡Aleluya! que el Señor

Tiene grande salvación,

Libertad, libertad.

Nuestro Dios tiene poder

Para Satanás vencer,

Libertad, libertad.

CORO:

Libertad y redención,

¡Aleluya! Cristo ya

Me amó y me salvó;

Gloria, gloria, iAleluya!


Él es todo, en todo es Él.

Yo confío en Jehová.

Él me da la santidad,

Libertad, libertad.

Tengo paz y gozo ya,

Desde que Él me salvó,

Libertad, libertad.

Hablaremos siempre aquí,

Ensalzando a nuestro Rey,

Libertad, libertad;

Porque bondadoso y fiel,

Él nos llama hijos de Él,

Libertad, libertad.

Cantaremos siempre allí,

Al dejar el mundo aquí,

Libertad, libertad.

Alabando al Señor,

Cantaremos con fervor,

Libertad, libertad.
8. TODO A CRISTO YO ME RINDO

Todo a Cristo yo me rindo,

Con el fin de serle fiel;

Para siempre quiero amarle,

Y agradarle sólo a Él.

CORO:

Yo me rindo a Él,

Yo me rindo a Él;

Todo a Cristo yo me entrego,

Quiero serle fiel.

Todo a Cristo yo me rindo,

A sus pies postrado estoy;

Los placeres he dejado,

Y le sigo desde hoy.

Todo a Cristo yo me rindo,

Sí, de todo corazón;

Yo le entrego alma y cuerpo,

Busco hoy su santa unción.

Todo a Cristo he rendido,

Siento el fuego de su amor;

¡Oh, qué gozo hay en mi alma!


¡Gloria, gloria a mi Señor!

9. LA SIEMBRA

Sembraré la simiente preciosa

Del glorioso evangelio de amor;

Sembraré, sembraré mientras viva,

Dejaré el resultado al Señor.

CORO:

Sembraré, sembraré,

Mientras viva, simiente de amor.

Segaré, segaré,

Al hallarme en la casa de Dios.

Sembraré en corazones sensibles

La doctrina del Dios de perdón;

Sembraré, sembraré mientras viva,

Dejaré el resultado al Señor.

Sembraré en corazones de mármol

La bendita palabra de Dios;

Sembraré, sembraré mientras viva,

Dejaré el resultado al Señor.


10. GLORIA SIN FIN

Cuando mis luchas terminen aquí

Y ya seguro en los cielos esté,

Cuando al Señor mire cerca de mí;

iPor las edades mi gloria será!

CORO:

¡Esa será, gloria sin fin,

Gloria sin fin, gloria sin fin!

Cuando por gracia su faz pueda ver,

iEsa mi gloria sin fin ha de ser!

Cuando por gracia yo pueda tener

En sus mansiones morada de paz,

Y que allí siempre su faz pueda ver,

iPor las edades mi gloria será!

Gozo infinito será contemplar,

Todos los seres que yo tanto amé,

Mas la presencia de Cristo gozar,

iPor las edades mi gloria será!

11. CRISTO QUIERE LIMPIOS


CORAZONES

Cristo busca limpios corazones,

Que le sirvan siempre con fidelidad;

Que a los pecadores insten fervorosos

Que se vuelvan del pecado a la verdad.

CORO:

Id a trabajar allá en los campos del Señor,

Que para la siega se presentan blancos hoy

Oh, fieles siervos de Dios,

A quien debéis todo honor,

Oíd su voz, salid a trabajar.

Labios puros Cristo necesita,

Que con gozo anuncien plena salvación;

Lenguas consagradas sólo a su servicio,

Que proclamen al cautivo redención.

Cristo busca manos bien dispuestas

Para trabajar con buena voluntad;

Siembras ya maduras piden vuestra ayuda,

Las doradas mieses pronto cosechad.

Vidas santas Cristo necesita,

Que a los pecadores muestren su poder;


Libres de ansiedades, en Jesús confiadas

Y que pueda de ellas siempre disponer.

12. CARIÑOSO SALVADOR

Cariñoso Salvador,

Huyo de la tempestad

A tu seno protector,

Fiándome de tu bondad,

Sálvame, Señor Jesús,

De las olas del turbión;

Hasta el puerto de salud

Guía mi pobre embarcación.

Otro asilo ninguno hay,

Indefenso acudo a ti;

Mi necesidad me trae,

Porque mi peligro vi.

Solamente en ti, Señor,

Puedo hallar consuelo y luz;

Vengo con ferviente amor,

A los pies de mi Jesús.

Cristo, encuentro todo en ti,


Y no necesito más.

Caído me pusiste en pie,

Débil, ánimo me das;

Al enfermo das salud,

Das la vista al que no ve;

Con amor y gratitud

Tu bondad ensalzaré.

13. ROCA DE LA ETERNIDAD

Roca de la eternidad,

Fuiste abierta para mí,

Sé mi escondedero fiel,

Sólo encuentro paz en ti,

Rico, limpio manantial,

En el cual lavado fui.

Aunque fuese siempre fiel,

Aunque llore sin cesar,

Del pecado no podré

Justificación lograr;

Sólo en ti teniendo fe

Deuda tal podré pagar.

Mientras tenga que vivir


Mi último suspiro al dar,

Cuando vaya a responder

En tu augusto tribunal,

Sé mi escondedero fiel,

Roca de la eternidad.

14. FIRMES Y ADELANTE

Firmes y adelante huestes de la fe,

Sin temor alguno que Jesús nos ve.

Jefe soberano, Cristo al frente va.

Y la regia enseña tremolando está.

CORO:

Firmes y adelante huestes de la fe,

Sin temor alguno que Jesús nos ve.

Al sagrado nombre de nuestro Adalid,

Tiembla el enemigo, y huye de la lid.

Nuestra es la victoria, dad a Dios loor,

Y óigalo el averno lleno de pavor.

Muévese potente la Iglesia de Dios,

De los ya gloriosos marchamos en pos;

Somos sólo un cuerpo, y uno es el Señor,

Una la esperanza, y uno nuestro amor.


4

Tronos y coronas pueden perecer;

De Jesús la Iglesia fiel habrá de ser;

Nada en contra suya prevalecerá,

Porque la promesa nunca faltará.

15.

16.
17.

18.
19. ¡OH, CUÁN DULCE!

¡Oh, cuán dulce es fiar en Cristo,

Y entregarse todo a Él;

Esperar en sus promesas,

Y en sus sendas serle fiel!

CORO:

Jesucristo, Jesucristo,
Ya tu amor probaste en mí;

Jesucristo, Jesucristo,

Siempre quiero fiar en ti.

Es muy dulce fiar en Cristo

Y cumplir su voluntad;

No dudando su palabra,

Que es la luz y la verdad.

Siempre es grato fiar en Cristo

Cuando busca el corazón,

Los tesoros celestiales

De la paz y del perdón.

Siempre en ti confiar yo quiero

Mi precioso Salvador;

En la vida y en la muerte

Protección me dé tu amor.
20.
21. ¡PAZ! ¡PAZ!

¡CUÁN DULCE PAZ!

En el seno de mi alma una dulce quietud

Se difunde embargando mi ser;

Una calma infinita que sólo podrán

Los amados de Dios comprender.

CORO:

¡Paz! ¡Paz! ¡Cuán dulce paz!

Es aquella que el Padre me da;

Yo le ruego que inunde por siempre mi ser,

En sus ondas de amor celestial.

¡Qué tesoro yo tengo en la paz que me dio!

Y en el fondo del alma ha de estar;

Tan segura que nadie quitarla podrá,

Mientras miro los años pasar.


3

Esta paz inefable consuelo me da,

Descansando tan sólo en Jesús;

Y ningunos peligros mi vida tendrá,

Si me siento inundado en su luz.

Sin cesar yo medito en aquella ciudad,

Do al Autor de la paz he de ver,

Y en que el himno más dulce que allí he de cantar,

Al estar con Jesús ha de ser.

Alma triste que en rudo conflicto te ves,

Sola y débil tu senda al seguir;

Haz de Cristo el amigo que fiel siempre es,

Y su paz tú podrás recibir.


22.
23.

24.
25.
26.
27.
28.
29.

30.
31.
32.
33.
34.
35.

36.
37. DONDEQUIERA CON JESÚS

A cualquiera parte sin temor iré

Si Jesús dirige mi inseguro pie;

Sin su compañía todo es pavor,

Mas si Él me guía no tendré temor.

CORO:
Con Jesús, por doquier, sin temor iré;

Si Jesús me guía nada temeré.

Con Jesús por guía donde quiera voy;

Caminando en pos de Él seguro estoy,

Y aunque padre y madre me puedan faltar,

Jesucristo nunca me abandonará.

Dondequiera con Jesús, en tierra y mar,

Quiero ser su fiel testigo sin cesar;

Y si por desierto mi camino va,

Un seguro albergue mi Jesús será.

Dondequiera paso yo la noche atroz,

Porque siempre oigo su benigna voz,

Él de día y noche a mi lado está,

Y en plena gloria me despertará.


38. EN LA VIÑA DEL SEÑOR

Yo quiero trabajar por el Señor,

Confiando en su palabra y en su amor,

Quiero yo cantar y orar,

Y ocupado siempre estar

En la viña del Señor.

CORO:

Trabajar y orar

En la viña, en la viña del Señor;

Sí, mi anhelo es orar,


Y ocupado siempre estar,

En la viña del Señor.

Yo quiero cada día trabajar,

Y esclavos del pecado libertar,

Conducirlos a Jesús,

Nuestro guía, nuestra luz,

En la viña del Señor.

Yo quiero ser obrero de valor,

Confiando en el poder del Salvador,

El que quiera trabajar,

Hallará también lugar,

En la viña del Señor.


39. TE LOAMOS, iOH DIOS!

Te loamos, oh Dios,

Con unánime voz,

Que en Cristo tu hijo

Nos diste perdón.

CORO:

¡Aleluya! Te alabamos,

¡Cuán grande es tu amor!

¡Aleluya! Te adoramos,

Bendito Señor.

Te loamos, Jesús,

Quien tu trono de luz

Has dejado por darnos


Salud en la cruz.

Te damos loor,

Santo Consolador,

Que nos llenas de gozo

Y santo valor.

Unidos load

A la gran trinidad,

Que es la fuente de gracia,

Virtud y verdad.
40. CRISTO LA ROCA

En las olas inmensas de embravecido mar,

Que asaltan de mi alma la pobre embarcación,

De rodillas a Cristo clamé y el huracán

Desecho fue al instante a la voz de Dios.

CORO:

Es Cristo la Roca, el ancla de mi fe;

Los males, lamentos y ayes de temor,

Terminan por siempre, con mi supremo Rey;

Es Jesucristo mi refugio.

Me guarda de peligros, de pruebas, de dolor;

Él manda que los vientos no agiten tempestad,

Los mares se detienen, la ola reposó,

Y en Cristo fijo el ancla, confiando más.

Mi dulce Salvador, sí, mi hermoso amigo y Dios,

Que libra de tristezas y aleja amarga hiel:


Por fe yo iré al cielo, mansión del ser de amor,

La fuente inagotable de dicha y bien.


41. EN LA CRUZ

Me hirió el pecado, fui a Jesús,

Mostréle mi dolor;

Perdido, errante, vi su luz,

Bendíjome en su amor.

CORO:

En la cruz, en la cruz,

Do primero vi la luz,

Y las manchas de mi alma yo lavé;

Fue allí por fe do vi a Jesús,

Y siempre feliz con Él seré.

Sobre una cruz, mi buen Señor,

Su sangre derramó,

Por este pobre pecador

A quien así salvó.

Venció la muerte con poder,

Y al cielo se exaltó;

Confiar en Él es mi placer,

Morir no temo yo.

Aunque Él se fue solo no estoy


Mandó al Consolador,

Divino Espíritu, que hoy

Me da perfecto amor.

42. QUE HAGA EN TI SU

VOLUNTAD

1
¿Vivirás por Cristo, fiel a Él al fin serás?

¿En la vía de paz, en pos de Él andarás?

¿De la cruz al pie tus cuitas todas dejarás?

Que haga en ti su voluntad.

CORO:

Su gran poder, sus dones te dará,

El gozo, y paz a tu alma volverá;

Del corazón las manchas limpiará,

Que haga en ti su santa voluntad.

¿Quieres ir en pos de Cristo y llevar la cruz?

¿Quieres conocer la paz que da Jesús?

¿Quieres que te guié con la verdadera luz?

Que haga en ti su voluntad.

¿Quieres en el cielo tus amigos encontrar?

Debes preparar tu vida sin tardar.

¿Quieres a Él sólo hoy tu vida consagrar?

Que haga en ti su voluntad.


43. EL MUNDO PERDIDO

El mundo perdido en pecado se vio:

¡Jesús es la luz del mundo!

Mas en las tinieblas la gloria brilló,

¡Jesús es la luz del mundo!

CORO: :

¡Ven a la luz, no quieras perder


Gozo perfecto al amanecer!

Yo ciego fui, mas ya puedo ver,

¡Jesús es la luz del mundo!

En día la noche se cambia con Él,

¡Jesús es la luz del mundo!

Irás en la luz si a su ley eres fiel,

¡Jesús es la luz del mundo!

¡Oh ciegos y presos del lóbrego error!,

¡Jesús es la luz del mundo!

Él manda lavaros y ver su fulgor,

¡Jesús es la luz del mundo!

Ni soles ni lunas el cielo tendrá,

¡Jesús es la luz del mundo!

La luz de su rostro lo iluminará,

¡Jesús es la luz del mundo!


44
45.

46.
47.
48.
49.
50.

51.
52.
53.
54.

55.
56.
57.
58.
59.
60.
61.

62.
63.
64.
65.
66.
67.
68.
69.
70.

71.
72.
73.
74. MÁS CUAL JESÚS

Más cual mi Cristo quiero siempre ser,


Más mansedumbre, y su amor tener;

Celo en servirle, fidelidad mostrar,

Más consagrado, y las nuevas publicar.

CORO:

Toma mi ser, lo doy, Señor, a ti,

Mi corazón, imploro limpies, sí;

Toma mi ser, es tuyo en verdad,

Tenme, soy tuyo, por la eternidad.

Más cual mi Cristo es mi oración,

Más fuerza tenga, más resignación;

Más serio siempre, más rendido aquí

Y los perdidos llevarlos sólo a ti.

Más cual mi Cristo, en mi devoción,

De su cariño, grande compasión;

Cual Él paciente, humilde y veraz,

Es mi anhelo en el mundo ver tu paz.


75. ¡SANTO! ¡SANTO! ¡SANTO!

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! Señor Omnipotente,

Siempre el labio mío loores te dará;

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! te adoro reverente,

Dios en tres personas, bendita Trinidad.

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! en numeroso coro


Santos escogidos te adoran con fervor;

De alegría llenos, y sus coronas de oro,

Rinden ante el trono glorioso del Señor.

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! la inmensa muchedumbre

De ángeles que cumplen tu santa voluntad;

Ante ti se postra bañada con tu lumbre:

Ante ti que has sido, que eres y serás.

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! por más que estés velado,

E imposible sea tu gloria contemplar;

Santo tú eres sólo, y nada hay a tu lado,

En poder perfecto, pureza y caridad.

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!, la gloria de tu nombre

Vemos en tus obras, en cielo, tierra y mar;

¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! te adorará todo hombre,

Dios en tres personas, bendita Trinidad.


76. CUANDO ÉL VINO A MI

CORAZÓN

¡Cuán glorioso es el cambio operado en mi ser

Viniendo a mi vida el Señor!

Hay en mi alma una paz que yo ansiaba tener:

La paz que me trajo su amor.

CORO:

¡Él vino a mi corazón!

¡Él vino a mi corazón!

Soy feliz con la vida que Cristo me dio,

Cuando Él vino a mi corazón.


2

Ya no voy por la senda que el mal me trazó,

Do sólo encontré confusión;

Mis errores pasados Jesús los borró,

Cuando Él vino a mi corazón.

Ni una sombra de duda oscurece su amor

Amor que me trajo el perdón.

La esperanza que aliento la debo al Señor,

Cuando Él vino a mi corazón.


77.
78.
79.

80.
81.
82.
83.
84.
85.
86.
87.
88.

89.
90.
91.

92.
93.
94.
95.

96.
97.
98.
99.

100.
101.

102.
103.
104.
105.
106.

107.
108.
109.
110.
111.
112.

113.
114.
115.
116.
117.
118.
119. SANTO ESPÍRITU,

DESCIENDE

Santo Espíritu, desciende

A mi pobre corazón;

Llénalo de tu presencia

Y haz en Él tu habitación.

CORO:

¡Llena hoy, llena hoy,

Llena hoy mi corazón!

¡Santo Espíritu, desciende

Y haz en mi tu habitación!

De tu gracia puedes darme,

Inundando el corazón;

Ven, que mucho necesito,

Dame hoy tu bendición.

Débil soy, oh sí, muy débil,

Y a tus pies postrado estoy,

Esperando que tu gracia

Con poder me llene hoy.

Dame paz, consuelo y gozo,


Cúbreme hoy en tu perdón;

Tú confortas y redimes,

Tú das grande salvación.

Santo Espíritu, tú eres

Ese prometido don,

Mucho anhelo recibirte,

Dame hoy tu santa unción.

Ven, bautízame ahora,

Obediente espero aquí;

Ven a ser mi eterno guía,

Haz tu voluntad en mí.


120.

121.
122.
123.

124
125.
126.
127. NO TE DÉ TEMOR HABLAR

POR CRISTO

¡No te dé temor hablar por Cristo!

Haz que brille en ti su luz;

Al que te salvó confiesa siempre,

Todo debes a Jesús.

CORO:

¡No te dé temor, no te dé temor,

Nunca, nunca, nunca,

Es tu amante Salvador,

Nunca, pues, te dé temor!

¡No te dé temor hacer por Cristo

Cuanto de tu parte está!

Obra con amor, con fe y constancia,

Tus trabajos premiará.

¡No te dé temor sufrir por Cristo

Los reproches o el dolor!

Sufre con amor tus pruebas todas,

Cual sufrió tu Salvador.

¡No te dé temor vivir por Cristo


Esa vida que te da!

Si tan sólo en Él por siempre fiares,

Él con bien te sacará.

¡No te dé temor morir por Cristo!

Vía, verdad y vida es Él;

Él te llevará con su ternura

A su célico vergel.

128.
129.
130.
131.
132.
133.

134.
135.
136.
137.
138.
139.

140.
141.
142.
143.
144.
145.

De los señores Señor,

Acompañado por todos

Los que aprecian su amor.

¡A la batalla y a la victoria!

Bajo tan buen General!

Derrotaremos, ya enseguida,

Todas las fuerzas del mal.

Reinos y tropas, aún mundos,

Todos al fin pasarán,

Mas los amados en Cristo

Vida eterna tendrán.


146.
147.
148. NO HAY MÁS QUE UNO

En el mundo no hay más que uno

Que puede las almas salvar;

Es Cristo que en el Calvario

Su vida en la cruz entregó.

Él es nuestra paz, nuestra vida;

La senda tan sólo es Él,

Que nos puede llevar a la gloria,

La patria feliz del mortal.

CORO:

En el mundo no hay más que uno

Que pue ........ de salvar,

Es Jesús, el camino glorioso,

El hijo amado de Dios.

Es Jesús el camino glorioso

Que lleva las almas a Dios,

Y el que seguirlo desea,

Paz, gozo y luz hallará.

La senda de vida es angosta,


Muy pocos la hallan aquí.

Mas feliz es aquel que la sigue,

Perdón, vida eterna tendrá.

En el mundo no hay más que uno

Que puede las vidas cambiar,

La sangre de Cristo bien puede

Las manchas del alma borrar.

La roca de siglos es Cristo,

El gran Fundamento es Él,

De la Iglesia Él es la Cabeza.

La fuente de toda verdad.


149. ¡GLORIA A MI JESÚS!

Por mí sufrió el Salvador,

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

Load conmigo al Redentor.

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

CORO:

¡Jesús, Jesús el Salvador!

Es dulce el nombre del Señor,

Él me rodea con santo amor,

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

Con mis maldades Él cargó,

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

Y en la cruz me rescató,

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

Yo sé que perdonado estoy,

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

Y con certeza al cielo voy,

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

Y al concluir la lucha acá.


¡Gloria, gloria a mi Jesús!

A mejor patria iré a cantar,

¡Gloria, gloria a mi Jesús!

150. CUANDO ESTEMOS EN

GLORIA
1

Cantad del amor de Cristo,

Ensalzad al Redentor;

Tributadle, santos todos,

Grande gloria y loor.

CORO:

Cuando estemos en gloria,

En presencia de nuestro Redentor,

¡A una voz la historia

Diremos del gran Vencedor!

La victoria es segura

A las huestes del Señor;

¡Oh, pelead con la mirada

Puesta en nuestro Protector!

El pendón alzad, cristianos,

De la cruz, y caminad,

De triunfo en triunfo

Siempre firmes avanzad.

Adelante en la lucha,

¡Oh soldados de la fe!

Nuestro el triunfo, ¡oh, escuchad!

Los clamores: ¡Viva el Rey!


151. TEMPLOS DE DIOS SOIS

Templos de Dios sois,

Así está escrito:

Templos de su Espíritu de verdad.

¿A Él le es dada

Libre entrada?

¿Franca es la puerta de tu voluntad?

CORO:

Deja entrar...

Para morar...

Al Santo Espíritu.

Él ha venido

Pacto cumplido,

Bendito Espíritu de Dios.

El que perdona

Quiere limpiarte;

Toda la escoria de tu alma quitar;

Purificado,

Muerto al pecado,

El Santo Espíritu podrá entrar.

¡Oh! peregrino,
En el desierto,

Entra en la tierra de leche y miel;

Santificado,

De Dios llenado,

Guiado serás por su Espíritu fiel.

152. POR GRACIA ME

SOSTENDRÁ
1

Si estoy desalentado, con penas y temor.

Con cuitas oprimido, en pruebas y en dolor,

Entonces Cristo dice, mis pruebas al mirar,

Que su sostén y ayuda jamás me faltarán.

CORO:

Por gracia Jesús me sostendrá

Y nunca me faltará;

Si en sombras yo voy y triste estoy,

Su gracia me sostendrá.

Cuando en la dura prueba conmigo el mundo es cruel,

Cuando en la ruda lucha no hallo un amigo fiel,

Entonces llega a mi alma un eco celestial,

Es el Señor que dice que ayuda me dará.

Cuando en mis aflicciones no puedo resistir,

Cuando a las tentaciones voy casi a sucumbir,

Entonces su socorro el Salvador me da,

Y Él ha prometido conmigo siempre estar.


153. GUARDA EL CONTACTO

¿Quieres sobre el mundo ser un vencedor?

¿Quieres tú cantar aún cuando hay dolor?

¿Quieres ser alegre cual fiel luchador?

Guarda el contacto con el Salvador.

CORO:
Guarda el contacto con el Salvador,

Luego las tinieblas no te cubrirán;

Por la senda alegre tú caminarás,

A causa del contacto con el Salvador.

En el mundo hay muchos, tristes en pecar,

Cuyos corazones lloran de pesar;

Dales el mensaje, no hay que callar,

Con Dios el contacto debes de guardar.

¿Quieres tú con Dios la comunión tener?

¿Y su gloria siempre en ti permanecer?

¿Que el mundo a Cristo pueda en ti hoy ver?

Guarda el contacto con el Supremo Ser.

Deja que el Espíritu implante en ti

La humildad de Cristo y su santo amor;

Ora siempre y vela, que Jesús vendrá;

Guarda el contacto con el Salvador.


154. MÁS ALLÁ EL DÍA VIENE

Más allá ........ el día viene

En que luchas ........ ya no habrá;

Los afanes ........ y cuidados

De este mundo ........ cesarán.

CORO:

Más allá ........ no habrá más llanto,

Sino notas ........de loor;

Más allá........ un día alegre

Que por siempre ........ ha de durar.


2

¿Qué será ........ estar con Cristo?

Escuchar ........ su dulce voz;

Ver su rostro ........ tan brillante

Y andar ........ de Él en pos.

Con Jesús ...... por guía siempre

El camino ........ seguiré,

Con confianza ........ plena y dulce

Que al cielo........ llegaré.

Listo estoy ........ por pura gracia

A escuchar ........ su voz de amor,

Que me llama ........ a su lado

A vivir ........ en su fulgor.


155. A LA LUCHA

Ya las huestes se aprestan para la batalla,

Es Jesús el Capitán que a todos nos guiará,

Y con Él a la cabeza no hay que vacilar,

De seguro al triunfo nos llevará.

CORO:

Yo quiero estar con Cristo en lo rudo de la lid,

Yo quiero siempre listo, valiente, combatir

Hasta que en gloria pueda verle, mi carrera al terminar;

Y vida eterna con Él gozar.

Las legiones de Jesús, de triunfo en triunfo avanzan,

¿No las ves con qué valor combaten contra el mal?

¿Puedes tú quedar dormido o indiferente


Cuando otros luchan sin descansar?

Date prisa, no vaciles, Él te necesita;

Si amas a Jesús, también a otros amarás,

Y si andan en las sendas de la iniquidad,

A los pies de Cristo los llevarás.

Es la mies muy grande y los obreros son muy pocos;

Desde hoy mi Salvador hallarme Él podrá

Trabajando en su mies en busca de las almas

Y con su poder Él me sostendrá.


156. AMOROSO SALVADOR

Amoroso Salvador,

Sin igual es tu bondad,

Eres tú mi mediador,

Mi perfecta santidad.

Mi contrito corazón

Te confiesa su maldad;

Pide al Padre mi perdón

Por tu santa caridad.

Te contemplo sin cesar

En tu trono desde aquí;

¡Oh! cuán grato es meditar

Que intercedes tú por mí.

¡Fuente tú de compasión!

Siempre a ti te doy loor;


Siendo grato al corazón

Ensalzarte, ¡mi Señor!


157. LA GRACIA

La gracia de Dios revelada

En Cristo Jesús, mi Señor,

Al mundo perdido presenta

De Dios su infinito favor.

CORO:

Gracia, gracia, me basta la gracia de Dios-Jesús;

Gracia, gracia, yo miro su gracia en Jesús.

La gracia de Dios es más dulce

Que cosas terrestres aquí;

En su voluntad es mi goce,

En pruebas, su gracia en mí.

Más alta que cosa celeste,

Más hondo que profundo mar

La fuente perenne de balde

Ya fluye, la debes probar.

¡Oh, ven gusta hoy de su gracia!

Sí, ven, pronto tú la tendrás;

No hay fin de su eficacia,

En ella tú descansarás.
158. HAY UN CANTO NUEVO EN

MI SER

1
Hay un canto nuevo en mi ser,

Es la voz de mi Jesús,

Que me dice: «Ven a descansar,

Tu paz conquisté en la cruz.»

CORO:

Cristo, Cristo, Cristo,

Nombre sin igual;

Llena siempre mi alma

De esa nota celestial.

Náufrago en pecado me encontré,

Sin paz en mi corazón;

Mas en Cristo mi Señor hallé

Dulce paz y protección.

Tengo de su gracia celestial,

Bajo sus alas de amor,

Riquezas que fluyen a raudal

Desde el trono del Señor.

Por las aguas hondas me llevó

Pruebas en mi senda hallé,

Por áspero sendero me guió;

Mas sus huellas seguiré.

5
Cristo en las nubes volverá,

Bajo el bello cielo azul,

Él entonces mi alma llevará

A vivir en gloria y luz.

159. COMPRADO CON SANGRE

POR CRISTO

Comprado con sangre por Cristo,

Con gozo al cielo yo voy;


Librado por gracia infinita,

Ya sé que su hijo yo soy.

CORO:

Lo sé ........ Lo sé

Comprado con sangre yo soy;

Lo sé ........ Lo sé

Con Cristo al cielo yo voy.

Soy libre de pena y culpa,

Su gozo Él me hace sentir;

Él llena de gracia mi alma,

Con Él es tan dulce vivir.

En Cristo yo siempre medito

Y nunca le puedo olvidar;

Callar sus favores, no quiero

Voy siempre a Jesús alabar.

Seguro sé que la belleza

Del gran Rey yo voy a mirar.

Ahora me guarda y me guía,

Y siempre me quiere ayudar.

Yo sé que me espera corona,

La cual a los fieles dará,


Jesús Salvador; en el cielo,

Mi alma con Él estará.

160. LOOR A TI SEÑOR

¡Loor a ti, mi Dios, loor a ti!

Lo grande de tu amor es para mí;

Me diste un Salvador, Cristo Jesús.

¡Loor a ti, Señor, loor a ti!

2
¡Gloria a mi Salvador, Cristo Jesús!

Él es el pan de vida para mí;

Su vida dió por mí allí en la cruz.

¡Loor a ti, Señor, loor a ti!

Hazme vivir, Señor, cerca de ti.

La deuda de tu amor la siento en mí;

Te entrego a ti mi ser, mi corazón.

¡Loor a ti, Señor, loor a ti!

Quiero ser limpio hoy de mi maldad,

Acudo a ti, Jesús, tal como soy;

«Ven a mí», dices tú con tierno amor.

¡Loor a ti, Señor, loor a ti!


161. CONFIANDO SÓLO EN

JESÚS

Aunque la furiosa tempestad

Amenace ruina sin piedad,

Yo tendré con Dios seguridad

Fiando en Jesús.

CORO:

Confiando sólo en Jesús,

Sé que su promesa cumplirá,

Fiando sólo en Jesús,

Él me salvará.
2

Penas y dolor podré tener

Que congojas causen a mi ser,

Sobre todos yo podré vencer

Fiando en Jesús.

Otras esperanzas pasarán,

Otros goces, sí, fenecerán,

Mi esperanza y gozo durarán

Fiando en Jesús.
162. LOORES DAD A CRISTO

EL REY

Loores dad a Cristo el Rey,

Suprema potestad;

IIDe su divino amor la ley,

Postrados aceptad.II

Vosotros, hijos de Israel,

Residuo de la grey;

IILoores dad a Emmanuel

Y proclamadle Rey.II

Gentiles que por gracia de Él

Gozáis de libertad,

IIAl que de vuestro ajenjo

Y hiel os libra, hoy load.II


4

Naciones todas, escuchad

Y obedeced su ley

IIDe gracia y de santidad,

Y proclamadle Rey.II

Dios quiera que con los que están

Del trono en derredor.

IICantemos por la eternidad

A Cristo el Salvador.II
163. A CRISTO DOY MI CANTO

A Cristo doy mi canto,

Él salva el alma mía;

Me libra del quebranto

Y con amor me guía.

CORO:

Ensalce nuestro canto

Tu sacrosanta historia;

Es nuestro anhelo santo

Mirar, Jesús tu gloria.

Jamás dolor ni agravios

Enlutarán la mente,

Si a Cristo nuestros labios

Bendicen dulcemente.

Tu nombre bendecido

Alegra el alma mía;

Tu nombre es en mi oído

Dulcísima armonía.
4

Viviendo he de ensalzarte,

Y si abandono el suelo,

Veránme ir a adorarte

Los ángeles del cielo.


164. ¡OH, PADRE, ETERNO DIOS!

¡Oh! ¡Padre, eterno Dios!

Alzamos nuestra voz

En gratitud;

De cuanto tú nos das

Con sin igual amor,

Hallando nuestra paz

En ti, Señor.

¡Bendito Salvador!

Te damos con amor,

El corazón

Y tú nos puedes ver,

Que humildes a tu altar,

Venimos a traer,

Precioso don.

¡Espíritu de Dios!

Escucha nuestra voz,

Y tu bondad,

Derrame en nuestro ser,

Divina claridad.

Para poder vivir

En santidad.
165. NO ME PASES, NO ME

OLVIDES

No me pases, no me olvides,
Tierno Salvador;

Muchos gozan tus mercedes,

Oye mi clamor.

CORO:

Cristo, Cristo,

Oye tú mi voz.

Salvador, tu gracia dame,

Oye mi clamor.

Ante el trono de tu gracia

Hallo dulce paz,

Nada aquí mi alma sacia;

Tú eres mi solaz.

Sólo fío en tus bondades,

Guíame en tu luz;

Y mi alma no deseches;

Sálvame, Jesús.

Fuente viva de consuelo

Tú eres para mí;

¿A quién tengo en este suelo

Sino sólo a ti?


166. YO CONFÍO EN JESÚS

Yo confío en Jesús,

Y ya salvo soy;

Por su muerte en la cruz

A la gloria voy.

CORO:

Cristo dio por mí


Sangre carmesí;

Y por su muerte en la cruz

La vida me dio Jesús.

Todo fue pagado ya,

Nada debo yo;

Salvación perfecta da

Quien por mí murió.

Mi perfecta salvación

Eres, mi Jesús;

Mi completa redención,

Mi gloriosa luz.
167. TENGO UN AMIGO

Tengo un amigo, Cristo el Señor,

Yo le bendigo con mi loor,

Porque en el mundo nadie como Él

Es en mi vida paciente y fiel.

CORO:

¡Cristo, mi Amigo, ya tuyo soy;

Todo, rendido, contigo voy!

Tengo un Refugio que en el turbión

Del alma es siempre fiel protección;

Con Él seguro yo viviré


Porque a su amparo caminaré.

Tengo un Maestro doquier yo voy

Y sus senderos siguiendo estoy;

En las tinieblas jamás iré,

Porque sus luces y amor tendré.

¡Oh, Dulce Amigo! Tu compasión

Ha subyugado mi corazón,

¿Cómo rebelde pudiera ser,

Y tanta gracia desconocer?


168.
169. MÁS ALLÁ DEL SOL

Aunque en esta vida no tengo riquezas

Sé que allá en la gloria tengo mi mansión

De mi alma perdida entre la pobreza,

Sólo Jesucristo tuvo compasión.

CORO:

Más allá del sol,

Más allá del sol.

Yo tengo un hogar,

Hogar, bello hogar

Más allá del sol.

Así por el mundo yo voy caminando

De pruebas rodeado y de tentación;

Pero Jesucristo que me está probando,

Me llevará salvo hasta su mansión.

A todas las razas del linaje humano

Cristo quiere darles plena salvación;

También una casa no hecha de manos,


Fue a prepararnos a la santa Sión.

170. JUNTO A LA CRUZ


1

Junto a la cruz do Jesús murió,

Junto a la cruz do salud pedí,

Ya mis maldades Él perdonó,

¡A su nombre gloria!

CORO:

¡A su nombre gloria!

¡A su nombre gloria!

Ya mis maldades Él perdonó,

¡A su nombre gloria!

Junto a la cruz donde le busqué,

¡Cuán admirable perdón me dio!

Ya con Jesús siempre viviré,

¡A su nombre gloria!

Fuente preciosa de salvación,

Qué grande gozo yo pude hallar,

Al encontrar en Jesús perdón,

¡A su nombre gloria!

Tú, pecador que perdido estás,

Hoy esta fuente ven a buscar,

Paz y perdón encontrar podrás,

¡A su nombre gloria!
171. ¿A DÓNDE IRÉ?

Viviendo aquí en mundo de maldad,

Nunca podreme confortar;

Duro es luchar con toda tentación.


¿A dónde iré sin mi Señor?

CORO:

Oh, ¿dónde iré? ¿A dónde iré Señor?

¿Dónde encontrar asilo y paz?

Yo necesito un gran amigo fiel.

¿A dónde iré sin ti, Señor?

Hay quienes son muy llenos de bondad,

Y a los que tanto amo yo;

Mas cuando anhelo el celestial maná

¿A quién iré sino al Señor?

Aunque rodeado estoy de amigos mil,

Busco palabra de mi Dios,

Y cuando llegue de mi vida el fin

¿A dónde iré sino al Señor?


172. LOS CAMINOS FATIGADOS

Si cruzas este valle tenebroso,

Sin luz, en tu camino fatigado.

Si nadie a tu clamor ha respondido,

No temas que el Señor está a tu lado.

CORO:

Trae al Señor cuidados y quebrantos,

Y ven a Él con toda tu impureza.

Limpio te hará, y en su bondad inmensa,


Te llenará de amor sublime y santo.

Jesús es viva fuente de consuelo

Que calma los pesares de la vida:

Él trajo, cual paloma, desde el cielo,

El bálsamo de paz al alma herida.

Escucha el amoroso llamamiento

De Cristo inocentísimo Cordero,

Que vino a redimirte con su sangre,

Muriendo escarnecido en el madero.


173. EN MALDAD... SIN

ESPERANZA

En maldad, sin esperanza,

Yo vagaba aquí sin Dios,

Mas Jesús ya me ha salvado

De este mundo tan atroz.

CORO:

II Sí, yo sé... sí, yo sé:

¡Mi Jesús acoge al más vil pecador! II

Pecador, Jesús te llama;

Él te quiere perdonar;

Oye aquí la voz que dice:

«Ven, te haré yo descansar»


3

Aunque seas tú muy malo,

Salvación hay para ti,

Pues salvó al más malvado

Cuando me salvó a mí.

Hallarás perdón en Cristo,

Él es vida y es la luz.

Pecador, no te detengas.

Ven al Salvador Jesús.


174. VOY FELIZ AL DULCE

HOGAR

Voy feliz al dulce hogar, por fe en Jesús,

Y luchando a traer, almas a la luz;

Dardos encendidos mil vienen contra mí,

Mas yo sé, por la fe, venceré aquí.

CORO:

Oh sí, quiero verle, ver al Salvador,

Quiero ver su rostro lleno de amor;

En aquel gran día yo he de cantar,

Ya pasó todo afán, todo mi pesar.

En las olas del turbión Cristo guardará

Mi barquilla y guiará hasta el puerto allá;

Yo tranquilo puedo estar mi piloto es Él,

Es mi Rey, tengo fe, sé que Él es fiel.

En servir al Salvador por los valles voy,


Donde muchas sombras hay, mas seguro estoy;

Muchos triunfos obtendré, nunca faltará,

Mi Jesús, es la luz, Él me sostendrá.


175. LA ÚLTIMA MILLA DEL

CAMINO

Si camino por recto sendero,

Si trabajo cumpliendo un deber,

Cuando mi último viaje termine,

Al Gran Rey Admirable veré.

CORO:

Cuando al tramo postrer llegue

Al fin de mi vida, en camino hacia Él,

Hasta entonces diré: «SOY FELIZ,»

Cuando el último paso yo dé.

Si la historia de Cristo proclamo,

Si perdidas ovejas hallé,

Mostraráme el Señor su grandeza,

Cuando en la última milla yo esté.

Caros lazos habrán de ser rotos

Con gemidos de angustia al partir,

Mas todo eso será pasajero,

Cuando deje mi triste existir.

Y si aquí yo he ganado la lucha,


Esforzándome en obedecer,

Yo seré arrebatado hasta el cielo,

Cuando en la última milla yo esté.

176. ¡LISTO!

¡Listo para probado ser


Listo para sufrir

Para en mi hogar permanecer,

Y a otros hacer feliz!

CORO:

¡Para seguir, para quedar

Y a mi mansión llegar

Para el servicio de Cristo Rey

Listo a obedecer!

¡Listo para avanzar con fe

Para velar y orar

Listo para confiar que Dios

Mi senda alumbrará!

¡Muy diligente para hablar

Listo para pensar.

Para escuchar al corazón

Y con paz aguardar!

¡Muy listo para aconsejar

Listo para vivir

Para las almas rescatar

Listo para morir!

¡Para esperar a mi Jesús


Muy listo debo estar,

Cuando regrese con gran luz

Pronto por mí vendrá!

177. HAY MUCHOS QUE NUNCA

COMPRENDEN

Hay muchos que nunca comprenden

Por qué estoy tan gozoso así:


Crucé el Jordán y llegué a Canaán.

¡Oh, sí, es un cielo aquí!

CORO:

II¡0h, sí, es un cielo aquí!II

Crucé el Jordán y llegué a Canaán.

¡Oh, sí, es un cielo aquí!

Cuando alegres cantan los santos así,

La gente no sabe por qué:

Pues es el Espíritu Santo de Dios,

Que Cristo ha mandado aquí.

Tonadas celestes oímos cantar

Por tierra, el aire y el mar,

Resuena el mensaje de Cristo el Señor,

Que en nubes pronto ha de llegar.

Veremos a Cristo que en gloria vendrá,

El mismo que en la cruz murió;

Los ángeles mismos vendrán a llevar

Su Iglesia que Él mismo compró.


178. EL LIRIO DE LOS VALLES

Yo hallé un fiel amigo para siempre,

Más que hermano, padre o madre es Él;

Más que plata, o que oro, o que cobre,

Es de todos Jesucristo el más fiel.

CORO:

Sólo Cristo, sólo Cristo,

Es el lirio de los valles, mi Jesús;


Sólo Cristo, sólo cristo,

Es el lirio de los valles, mi Jesús.

De Sarón Él es la rosa tan fragante,

Y del valle el lirio puro es Él;

En el alma quebrantada y tan triste,

Sus olores de amor exhala Él.

Es Jesús benigno, tierno, compasivo,

Lento en ira, grande en perdonar;

Él levanta con amor al abatido,

Sólo sabe Jesucristo cómo amar.


179. SUPREMA ALABANZA

Demos suprema alabanza

A Cristo, el Salvador,

Porque nos dio la esperanza

De vida y de salvación.

CORO:

Por el mundo proclamemos

Sus dones y su bondad,

Y ricos frutos tendremos

En bien de la humanidad.

Venid hoy y celebremos

Con alabanza al Señor,


Digno es que todos le demos

Loor a su eterno amor.

Dios, sobre todo te amamos

Y proclamamos tu amor;

Por Jesucristo entonamos

Cantos con todo fervor.

Digno tú eres, Señor

De honra, gloria y virtud,

Pues nos has dado el amor

Que existe en ti en plenitud.


180. MARCHÉ YA DE EGIPTO

Marché ya de Egipto a la tierra de Canaán,

Mi Salvador me guiaba con mano de poder,

Él me dio victoria sobre fuego y mar

Y cuando fui salvado, ya pude jubilar.

CORO:.

II¡En Egipto ya no me busquen más,

Porque habito ya en tierra de Canaán !II

Mi amor lo puse en Él y al blanco yo miré:

Andando en su camino mi Canaán hallé

Allí me dio herencia en su fidelidad,

Y canto: ¡Aleluya! ¡Qué grande libertad!

Anduve sobre montes, a Escol yo bajé,

En donde uvas, higos, granadas, encontré;

¡Miel y leche mana la tierra de Canaán


Yo nunca más a Egipto deseo regresar!

Mi corazón rebosa de gozo y de paz,

Yo debo alabarle por cada día más.

Estoy marchando firme al celestial hogar,

Y pronto allí llevado iré a reposar.


181. HERMOSO AMOR

Hermoso amor que me salvó de perdición

Culpable y vil pecador, iba a morir.

Sin esperanza de vivir... ¡Oh día feliz!

¡Cuando Jesús me levantó por su amor!

CORO:

¡Su grande amor a mí me salvó!

¡Su grande amor me libertó!

¡En una cruz mi Jesús sufrió,

Por ese amor que tiene para mí!

En una cruz mi Salvador vino a morir,

Por un malvado como yo sangre vertió.

Por ese amor que en mí mostró, ¡gloria al Señor!

¡Soy un cautivo en libertad por su amor!

Jesús, mi Salvador, mi Rey, me prometió

Una mansión en do estaré siempre con Él;

Allí tristezas o dolor jamás tendré.

¡Esa mansión me preparó por su amor!


182. EN EL VALLE FLORECE

LA ROSA
1

En el valle florece la Rosa,

La más bella del valle Sarón.

Oh, la vida en Jesús es hermosa

Si se acepta con el corazón.

CORO:

Yo estaré con Jesús en el cielo,

Do por siempre su rostro veré.

Con los santos en sus alabanzas,

Con mi canto también me uniré.

En el valle florece la Rosa,

Es hermosa y trasciende su olor.

Como el alma que en Cristo reposa

Y ha encontrado la fuente de amor.

En el valle florece la Rosa,

Y embellece a los campos do está.

La palabra de Cristo es hermosa

En el alma que la acepta ya.

Si es hermosa la rosa del campo,

Que hermoseada por tiempos está,

Cuánto más es la vida de Cristo

Que Él ofrece por la eternidad.


5

Es Jesús la promesa divina:

¡Es la Rosa más bella que el sol!

Es la Rosa de toda la Iglesia,

Que le sirve con el corazón.

183.
184. MI BUEN PASTOR

Yo tengo un Pastor sublime:

¡Oh, qué dulce es cantar a su amor!

Su brazo sutil redime


Del peligro al más vil pecador.

CORO:

Mi buen Pastor, tu cayado me guiará

Mi buen Pastor, con tu amor me sostendrás.

Mi buen Pastor, nada mi alma temerá.

Aunque en valle de sombra de muerte yo esté,

Sé conmigo y seguro estaré.

Yo tengo un Pastor que vive

En el cielo, a la diestra de Dios,

Su vista mis pasos sigue,

Y dirige mi senda su voz.

!Él vio la fuente III y se lavó,III!

!La gloria de III su gran poder,III!

!Se lavará III por siempre en ti,III!

Perdiendo una oveja un día,

De su trono a buscarla bajó,

Y hallándola ya perdida,

Por salvarla su vida entregó.

Si acaso perdido, errante,

Sin Pastor vives hoy, pecador,

Si oyeres su voz amante,

Ven, entrégale tu corazón.


185. EN EL PECADO SIEMPRE

En el pecado siempre vagué yo sin Jesús,

Hasta que por su gracia me amaneció la luz.

Ya desde que soy salvo no temo nada aquí,

Pues hoy yo siento un cambio: ¡Él es mi todo aquí!

CORO:

¡Él es mi todo aquí!¡Él me salvó a mí!


Su paz, su amor, ha puesto en mi alma;

¡Bien lo sé! ¡Él es mi todo aquí!

¡Me guarda por la fe! Oh, gloria sea a su nombre:

¡Él es mi todo aquí!

Ya nunca más yo quiero seguir pecando aquí,

Me trae consuelo y gozo mi amado Redentor.

Jesús me satisface con su divino amor

Con sangre me ha comprado: ¡Él es mi todo aquí!

Hoy quiero yo decirte la historia de la cruz,

Ya puedes tú ser salvo creyendo en Jesús

Oh, ven, Jesús te llama: «Venid, venid a Mí»

Él puede hoy salvarte y ser tu todo aquí!


186. ¡CUÁN GRANDE ES ÉL!

Señor, mi Dios, al contemplar los cielos,

El firmamento y las estrellas mil,

Al oír tu voz en los potentes truenos

Y ver brillar al sol en su cenit.

CORO:

IIMi corazón entona la canción,

¡Cuán grande es Él! ¡Cuán grande es Él!II

Al recorrer los montes y los valles

Y ver las bellas flores al pasar,

Al escuchar el canto de las aves


Y el murmurar del claro manantial.

Cuando recuerdo del amor divino

Que desde el cielo al Salvador envió,

Aquel Jesús que por salvarme vino

Y en una cruz sufrió por mí y murió.

Cuando el Señor me llame a su presencia,

Al dulce hogar, al cielo de esplendor,

Le adoraré cantando la grandeza

De su poder y su infinito amor.


187. GRANDE ES TU FIDELIDAD

Oh, Dios Eterno, tu misericordia

Ni una sombra de duda tendrá;

Tu compasión y bondad nunca fallan

Y por los siglos el mismo serás.

CORO:

¡Oh, tu fidelidad! ¡Oh, tu fidelidad!

Cada momento la veo en mí.

Nada me falta, pues todo provees,

¡Grande, Señor, es tu fidelidad!

La noche oscura, el sol y la luna,

Las estaciones del año también,

Unen su canto cual fieles criaturas,

Porque eres bueno, por siempre eres fiel.

Tú me perdonas, me impartes el gozo,

Tierno me guías por sendas de paz;


Eres mi fuerza, mi fe, mi reposo

Y por los siglos mi Padre serás.

188. JESÚS ES MI REY


SOBERANO

Jesús es mi Rey soberano.

Mi gozo es cantar su loor;

Es Rey, y me ve cual hermano,

Es Rey y me imparte su amor.

Dejando su trono de gloria,

Me vino a sacar de la escoria,

Y yo soy feliz, y yo soy feliz por Él.

Jesús es mi amigo anhelado,

Y en sombras o en luz siempre va;

Paciente y humilde a mi lado,

Ayuda y socorro me da.

Por eso constante lo sigo,

Porque Él es mi Rey y mi amigo,

Y yo soy feliz, y yo soy feliz por Él.

Señor, ¿Qué pudiera yo darte

Por tanta bondad para mí;

Me basta servirte y amarte?

¿Es todo entregarme yo a ti?

Entonces acepta mi vida,

Que a ti sólo queda rendida,

Pues yo soy feliz, pues yo soy feliz por ti.


189. ALABAD AL GRAN REY

Solemnes resuenen las voces de amor,

Con gran regocijo tributen loor,

Al Rey Soberano, el Buen Salvador;

Dignísimo es Él del más alto honor.

CORO:
Alabad, alabad, alabad al gran Rey,

Adorad, adorad, adoradle su grey.

Es nuestro escudo, baluarte y sostén,

El Omnipotente por siglos. Amén.

Su amor infinito, ¿Qué lengua dirá?

Y ¿Quién sus bondades jamás sondeará?

Su misericordia no puede faltar,

Mil himnos alaben su nombre sin par.

Inmensa la obra de Cristo en la cruz,

Enorme la culpa se ve por su luz.

Al mundo Él vino, nos iluminó,

Y por nuestras culpas el Justo murió.

Velad, fieles todos, velad con fervor,

Que viene muy pronto Jesús, el Señor,

Con notas alegres vendrá a reinar,

A su eterna gloria os ha de llevar.


190. SANTO, SANTO, GRANDE,

ETERNO DIOS

¡Santo! ¡Santo! Grande, eterno Dios,

Con alegría hoy te alabamos;

Rey de reyes, grande Capitán

Todopoderoso guerrero.

Honor y gloria, luz y dominio,

Tributaremos todos a ti.

CORO:

¡Santo! ¡Santo! Eres tú, Señor,

¡Dios de las batallas, glorioso!


2

Alabadle cielos, tierra y mar,

Toda su Iglesia, sus mensajeros;

Alabanzas, cantos de loor,

Hoy unidos elevaremos.

Juez majestuoso y reverendo

Fuego y vida eres, Señor.

Rey de siglos, sólo eterno Dios,

Veraz y justo, incomprensible;

Inmortal, Autor de todo bien,

Eres tú el Anciano de Días.

Y para siempre entonaremos

El canto eterno de redención.


191. ¡ADORADLE!

Dad al Padre toda gloria,

Dad al Hijo todo honor,

Y al Espíritu Divino,

Alabanzas de loor.

CORO:

Adoradle, adoradle,

Adorad al Salvador

Tributadle toda gloria,

Pueblo suyo por su grande amor.

Adoradle, ¡oh Iglesia!

Por Jesús tu Redentor,

Rescatada por su gracia,

Libre por su grande amor.

Entonadle un canto nuevo,


Huestes libres del Señor;

Tierra, cielo, mar y luna,

Gloria dan al Trino Dios.

CORO:

Yo te adoro, yo te adoro,

Yo te adoro, buen Jesús

Yo te adoro reverente,

¡Oh, Cordero santo de mi Dios!


192. ¡OH! QUE TUVIERA

LENGUAS MIL

¡Oh! que tuviera lenguas mil

Del Redentor cantar,

La gloria de mi Dios y Rey,

Los triunfos de su amor.

Bendito mi Señor y Dios,

Te quiero proclamar;

Decir al mundo en derredor

Tu nombre sin igual.

Dulce es tu nombre para mí,

Pues quita mi temor;

En ella hay salud y paz

Al pobre pecador.

Rompe cadenas del pecar;

Al preso librará;

Su sangre limpia al ser más vil,

¡Gloria a Dios! Soy limpio ya.


193. AL REY ADORAD

Al Rey adorad, grandioso Señor,

Y con gratitud, cantad de su amor.

Anciano de días, nuestro defensor,

De gloria vestido, te damos loor.


2

Decid de su amor, su gracia cantad;

Vestido de luz y de majestad.

Su carro de fuego en las nubes mirad,

Son negras sus huellas en la tempestad.

¿Quién puede tu providencia contar?

Pues tu aire me das para respirar.

En valles y en montes alumbra tu luz,

Y con gran dulzura me cuida Jesús.

Muy frágiles son los hombres aquí,

Mas por tu bondad confiamos en ti.

Tu misericordia, ¡cuán firme! ¡cuán fiel!

Creador nuestro, Amigo y Redentor es Él.


194. ALABAD AL DIOS

Alabad al Dios potente,

Rey de toda la creación;

Santo y puro, omnisciente

Con justicia da el perdón.

CORO:

¡ Aleluya! ¡ Aleluya!

¡ Aleluya! ¡ Gloria a Dios!

Con un cántico ferviente

Ya alcemos hoy la voz.

Gloria al Padre, gloria al Hijo


Y al Espíritu también.

Adoradle con canciones,

Trino Dios, Eterno Bien.

Su poder es infinito,

El creó el cielo y mar,

Y en su gran omnipotencia

Quiere al pecador salvar.


195. LA MUJER SAMARITANA

“De tu cántaro dame, dame tú de beber,”

A la samaritana, dijo un día Jesús.

“¿Por qué, siendo Judío me diriges la voz?”

IIRespondió con vehemencia la mujer

Que ignoraba la grandeza de Dios.II

“¡Oh! Si tú conocieses este don que es de Dios

Y quién viene a rogarte que le des de beber,

Quizá tú pedirías y Él podríate dar

IIAgua más deleitosa, que en los

Pozos terrenos no podrás encontrar.”II

“Quien bebiere de esta agua volverá a tener sed.

Mas aquel que bebiere de la que le daré,

Para siempre declaro que más sed no tendrá;

IIMas será en Él la fuente que para

Vida eterna con poder saltará.”II


196. ¡MAESTRO, SE ENCRESPAN

LAS AGUAS!

1
¡Maestro, se encrespan las aguas!

Y ruge la tempestad!

Los grandes abismos del cielo

Se llenan de oscuridad;

¿No ves que aquí perecemos?

¿Puedes dormir así;

Cuando el mar agitado nos abre

Profundo sepulcro aquí?

CORO:

Los vientos, las ondas oirán tu voz,

«¡Sea la paz!»

Calmas las iras del negro mar,

Las luchas del alma las haces cesar,

Y así la barquilla do va el Señor,

Hundirse no puede en el mar traidor.

Doquier se cumple tu voluntad,

«¡Sea la paz! ¡Sea la paz!»

Tu voz resuena en la inmensidad,

«¡Sea la paz!»

Maestro, mi ser angustiado

Te busca con ansiedad;

De mi alma en los antros profundos

Se libra cruel tempestad;

Pasa el pecado a torrentes


Sobre mi frágil ser,

Y perezco, perezco Maestro

Oh, quiéreme socorrer.

Maestro, pasó la tormenta,

Los vientos no rugen ya,

Y sobre el cristal de las aguas

El sol resplandecerá;

Maestro, prolonga esta calma,

No me abandones más,

Cruzaré los abismos contigo,

Gozando bendita paz.

197. MI PASTOR ES JESÚS

Señor Jesús, tú eres mi Pastor

Y a tu cuidado yo vivo tan feliz.

Yo te conozco pues tu voz oí


Pacientemente llamándome al redil.

CORO:

IIMi pastor es Jesús,

Mi Buen Pastor es Jesús.II

En sus hombros Él me lleva

Cuando yo cansado estoy,

Mi Pastor es Jesús,

Mi Buen Pastor.

La senda está colmada de abundancia,

El pasto delicioso es para mí.

Sediento no he de estar pues tu palabra

Muestra la fuente de salvación aquí.


198. EL LIRIO DE LOS VALLES

Hay un lirio que habita en los valles,

En los valles del huerto de Dios.

Ese lirio es Jesús, el dueño de mi amor;

Ese lirio es vida al corazón.

CORO:

Como el manzano crece en los prados,

Así crece mi Amado en mi ser.

En su sombra una vez, mi calor refresqué;

Desde entonces soy feliz con Él.

Es la voz de mi Amado tan dulce,


Que al oirla yo gozo de amor.

Una vez mi Jesús a mi alma habló;

Desde entonces conozco su voz.

¡Oh qué hermoso es mi lirio escogido!

Para Él tengo esta dulce canción.

Hoy yo quiero cantar y a Cristo esperar

Cuando Él venga, su Iglesia a buscar.

“¡Oh levántate!» dice mi Amado,

«El invierno ha pasado ya.”

En su dulce canción, dice a mi corazón

Que a su Iglesia Él viene a buscar.


199. JEHOVÁ ES MI PASTOR

Jehová es mi Pastor, me apacienta con amor

En sus pastos delicados paceré;

Descansando sin temor al abrigo del Señor,

De las aguas de reposo beberé.

CORO:

El Señor me pastorea, nada aquí me faltará;

Junto a Él caminaré, en su brazo confiaré,

Nada del amor de Dios me apartará.

Mi pastor me guardará, siempre me confortará,

Por las sendas de justicia me guiará;

En el tiempo de dolor me será Consolador,

En mi corazón su paz infundirá.

¡Oh, tan fiel es mi Pastor! ¡Tan constante

Es en su amor! Que mi copa rebosando siempre está;

Cuando en valle oscuro esté, mal ninguno temeré,


A la casa de mi Dios iré a morar.

200. MI VIDA DI POR TI


1

Mi vida di por ti,

Mi sangre derramé,

Por ti inmolado fui,

Por gracia te salvé;

IIPor ti, por ti inmolado fui,

¿Qué has dado tú por mi?II

Mi celestial mansión,

Mi trono de esplendor,

Dejé por rescatar

Al mundo pecador;

IISí, todo yo dejé por ti,

¿Qué dejas tú por mí?II

Reproches, aflicción,

Y angustias yo sufrí,

La copa amarga fue

Que yo por ti bebí;

IIReproches yo por ti sufrí,

¿Qué sufres tú por mí?II

De mi celeste hogar

Te traigo el rico don

Del Padre Dios de amor


La plena salvación;

IIMi don de amor te traigo a ti,

¿Qué ofreces tú por mí?II

201. YO SÓLO ESPERO ESE DÍA

IIYo sólo espero ese día cuando Cristo volverá.II

Afán y todo trabajo para mí terminarán,

Cuando Cristo venga, a su reino me llevará.II

2
Ya no me importa que el mundo me desprecie por doquier,

Ya no soy más de este mundo, soy del reino celestial.

Yo sólo espero ese día cuando me levantaré

IIDe la tumba fría con un cuerpo ya inmortal.II

Entonces allí triunfante y victorioso estaré,

A mi Señor Jesucristo cara a cara le veré.

Allí no habrá más tristezas, ni trabajos para mí,

IICon los redimidos al Cordero alabaré.II


202. AÑOS MI ALMA EN

VANIDAD VIVIÓ

Años mi alma en vanidad vivió,

Ignorando a quien por mí sufrió,

O que en el Calvario sucumbió

El Salvador.

CORO:

Mi alma allí divina gracia halló,

Dios allí perdón y paz me dio,

Del pecado allí me libertó

El Salvador.

Por la Biblia miro que pequé,

Y su ley divina quebranté;


Mi alma entonces contempló con fe

Al Salvador.

Toda mi alma a Cristo ya entregué,

Hoy le quiero y sirvo como a Rey,

Por los siglos siempre cantaré

Al Salvador.

En la cruz su amor Dios demostró

Y de gracia al hombre revistió

Cuando por nosotros se entregó

El Salvador.
203. SOY FELIZ

Vagaba por el mundo sin fe, sin esperanza,

No sabiendo que había un Salvador,

Que, por librar mi alma de muerte y pecado,

En el Calvario murió el Buen Pastor.

CORO:

IISoy feliz, yo soy feliz,

Desde que Cristo me redimió.II

Cuando desalentado me encuentro en esta vida,

Con el alma imploro al Salvador,

Pidiéndole me mande del cielo su consuelo

Para poder aguantar el cruel dolor.

Eres, Jesús, el lirio que perfumó mi vida,

Me libraste de toda iniquidad;

Pusiste en mi boca un canto de alabanza,

Mi sólo anhelo es cumplir tu voluntad.

Cerca de ti, oh Cristo, andar yo siempre quiero,


Es mi amparo tu sacrosanto amor;

Sin ti la vida es triste, muy llena de amarguras,

Mas, Cristo, tú eres mi gran consolación.

204. CANTEN CON ALEGRÍA

1
Canten con alegría las alabanzas

De Cristo el Rey;

Anden en los caminos que nos

Mostrará su augusta grey.

Vivan los redimidos en las

Victorias del Vencedor;

Para que todos juntos veamos

Las glorias del Redentor.

Cristo es la luz del mundo,

Y el que le sigue, la luz tendrá;

Cristo es el pan de vida,

Y el que de Él come no morirá.

Cristo es la fuente viva,

Y el que de Él bebe no tendrá sed;

Y si queréis la vida,

Id a la fuente y allí bebed.

Cristo es, de las ovejas

Que Él redimiera, su Buen Pastor;

Vino para salvarlas pero

Sufriendo cruento dolor.

Y al derramar su sangre en

El madero de aquella cruz,

Vida, paz y esperanza, y eterna


Gloria nos dio Jesús.

Ahora ya no estoy triste

Si no que vivo siempre feliz,

Con la dulce esperanza de que

Algún día iré al país,

Ese país amado donde moradas

Fue a preparar Cristo,

El Pastor Eterno que a

Sus ovejas vino a salvar.

205. SÓLO EN JESÚS

Sólo en Jesús serás feliz,

Sólo por Él tendrás amor;


Te librará de duda atroz,

Será tu amante protector.

CORO:

Guardado siempre por la fe

Se ahuyenta fácil el dolor;

No temas de confiar en Él,

Él es mi gozo, paz y amor.

Cuando vivimos por Jesús

La duda retrocederá,

Dios te dará su tierno amor

Y por la fe descansarás.

Él tiernamente me guiará

Por sendas de justicia y paz;

Duras las pruebas podrán ser,

Pero su amor es eficaz.

Jesús mi amante Salvador,

Confío en ti, mi buen Jesús,

Ansío verte siempre en mí,

Ayúdame a llevar tu cruz.


206. NO HAY SENDA SINO ÉL

Si en esta vida andas sin gozo, sin rumbo,

Si encuentras sólo penas aquí;

Ven, busca a Jesucristo, quien es el camino;

Perfecta paz te ofrece a ti.

CORO:

No, no, no hay senda sino Él.

No, no, no hay otro que es tan fiel.

Si en esta vida andas con Cristo hacia el cielo,


Tendrás felicidad eternal.

Aunque te vengan penas y mil aflicciones,

Aunque aquí te hagan sufrir.

“Seré contigo siempre”, el Salvador dice;

Te invita en sus pisadas seguir.


207. TOMA DE LA FUENTE DE

AGUA VIVA

Vagué sediento en el pecado abrumador,

Y nada a mi alma dio satisfacción;

Mas cuando fui a la cruz de Cristo el Salvador,

Agua abundante halló mi corazón.

CORO:

Toma de la fuente de agua viva,

Fuente eternal, agua del raudal;

Toma de la fuente de agua viva,

Fuente de agua viva celestial.

¡Oh cuán dulce raudal de Dios brotando está!

Felicidad y gozo me brindó;

En gloria, gracia y bendición mi vida irá,

Por eso ¡Aleluya! canto yo.

Oh pecador ¿Por qué a Jesús no vienes hoy


Y así su agua de vida aceptar?

Él dice: “Fuente de agua eterna y libre soy,

La sed de tu alma puedo aplacar.”

208. UN NOMBRE NUEVO EN LA


GLORIA

Una vez perdido vivía yo

Lejos y vagante en error;

Mas la voz de Cristo me alcanzó,

Me llamó con tierno amor.

CORO:

Hay un nombre nuevo en la gloria,

Mío es, sí, mío es;

Y los ángeles cantan la historia,

«Salvo es el pecador.»

Oh hay un nombre nuevo en la gloria,

Mío es, sí, mío es;

Todos mis pecados ya son perdonados,

¡Gloria al Señor!

En la Biblia dice, que salvo soy

Por la gracia de Jesucristo;

Ya por fe en su nombre a la gloria voy,

Desde que me rescató.

Cantos de alegría elevo hoy

A mi Rey y buen Salvador;

Es porque mis dones a Cristo doy,

Que me use por su amor.


209. NADIE PUDO AMARME

COMO CRISTO

Yo quisiera hablarte del amor de Cristo,

Pues en Él hallé un amigo fuerte y fiel,

Por su gracia transformó mi vida entera.

Lo que en esta vida soy lo debo al Él.


CORO:

Nadie pudo amarme como Cristo,

Es incomparable su amistad;

Sólo Él pudo redimirme del pecado,

Por su amor y su bondad.

Mi alma estaba llena de ayes y tristezas,

Llena estaba de miserias y dolor;

Con ternura Cristo me tendió la mano,

Y me guió por el sendero del amor.

Cada día viene a darme nuevo aliento,

A mi corazón infunde dulce paz;

No comprenderé por qué vino a salvarme,

Hasta que en el cielo pueda ver su faz.


210. SOY LA TRISTE OVEJA

Soy la triste oveja que dejó al Pastor;

Yo andaba perdido cuando Él me encontró.

Con un silbo suave luego me llamó,

Y en sus brazos al dulce hogar me llevó.

Las noventa y nueve dejó en el redil,

Y se fue al desierto a buscarme a mí.

Con afán inmenso luego me llamó,

Y hallóme gimiendo de acervo dolor.

Se sentó a mi lado y al verme lloró.

Ven, mi triste oveja, escucha mi voz.

No me desconozcas, soy el Buen Pastor.


Vamos al rebaño do reina la paz;

Allí donde mora el Rey celestial.

Si por la fatiga no puedes andar,

Ven, pues en mis brazos te puedo llevar.

Ven, mi triste oveja vamos al redil

Que muy tiernos pastos tendré para ti.

Conmigo por siempre tú vas a vivir.


211. CRISTO ES MÍO

El amor de Dios siento en mi corazón,

El amor de Dios, el amor de Dios;

Él me ha dado hoy también su salvación,

Gloria a Cristo por su amor

CORO:

Cristo es mío, mío, mío, mío, gloria sea a Él.

Él me ha dado paz y felicidad,

Cristo es mío, mío, mío, mío, gloria sea a Él.

Mío por la eternidad.

Él ha puesto en mi alma una dulce paz,

Es la santa paz, es la paz de Dios;

Y al momento Él me da la libertad,

Porque es mío en verdad.

Él me ha dado gozo y también amor,

Yo lo siento en mí, yo lo siento en mí,

Y a Él yo quiero siempre serle fiel

Y servirle sólo a Él.


4

Él me guarda siempre, me sostiene fiel,

Porque soy de Él, porque soy de Él,

Quiero yo también ser muy brillante luz

Y alabar a mi Jesús.

212. A TU LADO QUIERO ANDAR


1

Débil soy, tu fuerza es tal

Que me guardarás del mal;

Satisfecho estoy, oh sí,

Al andar, oh Señor, junto a ti.

CORO:

A tu lado andar Señor,

Esta es mi oración.

Cada día en tu amor

Siempre guárdame, Salvador,

En la prueba y dolor

Cuídame, oh buen Señor.

Y al fin en tu mansión

Gozaré de tu comunión,
213. LA VID Y LOS PÁMPANOS

“Yo soy la vid y mi Padre el labrador,

Vosotros pámpanos” dice el Salvador.

“Estad en mí y yo en ti y fruto llevaréis;

Porque sin mí nada podréis hacer jamás”.

Dios nos ha puesto los frutos a llevar

Que permanezcan como un testimonio a Él.

El que estuviere en la vid le limpiará,


Para que frutos abunden más y más.

Luego pedid sin desmayar lo que deseas tú;

El Dios de amor que te ama a ti te lo dará.

“Glorificado así mi Padre es en que llevéis

Mucho fruto y seáis siempre fiel”.

“Por mis palabras vosotros limpios sois;

Con el amor de mi Padre amo yo.

Dejad mi amor siempre brillar con todo

Su fulgor; grato será obedecer mi voluntad.

Todo mi gozo en vosotros estará

Y vuestro gozo con fruto cumplido será”.


214. SOLO NO ESTOY

II Solo no estoy, Jesús está a mi lado,

Amigo fiel que no me dejará.

Solo no estoy en tempestad o en calma,

Mi buen Jesús su protección me da.

Aunque la tempestad me azote,

Y el mundo me desprecie,

No temeré llevar la cruz,

Pues me guía con su amor.

Así camino con pleno gozo,

Solo no estoy, Jesús conmigo está. II


215. FIRME ESTARÉ

1
Cristo guarda siempre, puedo en Él confiar;

No me deja nunca, puedo en Él confiar.

Pues, cual la Roca eterna de los siglos,

Firme estaré.

CORO:

II¡Nada, no, nada me ha de mover!II

Pues, cual la Roca eterna de los siglos,

Firme estaré.

Fuerte es Jesucristo, puedo en Él confiar;

Todo me ha provisto, puedo en Él confiar.

Pues, cual la Roca eterna de los siglos,

Firme estaré.

En la noche oscura, puedo en Él confiar;

Mi alma está segura, puedo en Él confiar.

Pues, cual la Roca eterna de los siglos,

Firme estaré.

Muchos me abandonan, puedo en Él confiar;

Otros me engañan, puedo en Él confiar.

Pues, cual la Roca eterna de los siglos,

Firme estaré.
216. ENTENDEREMOS

NUESTRAS ANGUSTIAS

Cuando tentado, yo he deseado

Saber por qué hay muchos aquí

Que andan sin pruebas y sin cuidado

Mientras el mal me acecha a mí.

CORO:
Entenderemos nuestras angustias,

Entenderemos nuestro pesar;

Hermano mío, nunca desmayes,

Todo en el cielo se ha de aclarar.

“Hasta la muerte,” dijo el Maestro,

“Serás tú fiel y trabajarás”;

Todo tu afán tan grande dejado

Cuando al celeste hogar entrarás.

Cuando vendrá Jesús de la gloria,

Todos al cielo nos llevará;

Cuando le veamos en aquel día,

Lo entenderemos sí, más allá.


217. EL QUE HABITA AL

ABRIGO DE DIOS

El que habita al abrigo de Dios

Morará bajo sombras de amor;

Sobre él no vendrá ningún mal

Y en sus alas feliz vivirá.

CORO:

Oh, yo quiero habitar al abrigo de Dios,

Sólo allí encontraré paz y profundo amor.

Mi delicia con Él comunión disfrutar

Y yo siempre su nombre alabar.

El que habita al abrigo de Dios

Ciertamente muy feliz será;


Ángeles guardarán su salud

Y sus pies nunca resbalarán.

El que habita al abrigo de Dios

Para siempre seguro estará;

Caerán mil y diez mil por doquier,

Mas a él no vendrá mortandad.


218. EN LAS HORAS AMARGAS

Cantaré a mi Cristo,

Es mi prenda de amor.

Siempre está Él conmigo.

Aquel gran Salvador.

CORO:

Gloria a Dios que nos brinda

Gozo y felicidad;

IIY en las horas amargas,

Él nos ayudará.II

Es tan dulce servirle

Todo el tiempo al Señor,

Y en sus pasos seguirle

Con anhelo y amor.

.
219. ¡BENDICIONES, CUÁNTAS

TIENES YA!

Cuando combatido por la adversidad

Creas ya perdida tu felicidad;


Mira lo que el cielo para ti guardó,

Cuenta las riquezas que el Señor te dió.

CORO:

¡Bendiciones, cuántas tienes ya!

Bendiciones, Dios te manda más;

Bendiciones, te sorprenderás

Cuando veas lo que Dios por ti hará.

¿Andas agobiado por algún pesar?

¿Duro te parece amarga cruz llevar?

Cuenta las promesas del Señor Jesús,

Y de las tinieblas nacerá la luz.

Cuando de otros veas la prosperidad

Y tus pies claudiquen tras de su maldad,

Cuenta las riquezas que tendrás por fe

Donde el oro es polvo que hollará tu pie.


220. ESCOGIDO FUI DE DIOS

Escogido fui de Dios en el Amado.

En lugares celestiales su bendición me dio.

Antes de la creación el plan fue hecho,

Por su santa voluntad.

CORO:

Escondido en Cristo estoy, nadie me apartará.

Y las fuerzas de este mundo no me podrán dañar.

Vivo y ando en esta vida con seguridad,

Porque me escogió mi Dios.

2
Tengo un sello que el Espíritu me ha dado.

Cuando mi confianza puse sólo en mi Salvador.

Prenda que el Señor me dio de vida eterna,

Escogido fui de Dios.

Me escogió para alabanza de su gloria,

Y sentóme en las alturas con Cristo mi Señor.

Grande fue la admiración al ver su gracia,

Cuando me escogió mi Dios.


221. DESPUÉS DE LA

TORMENTA

Después de la tormenta

Viene la calma, viene la paz.

Si a Cristo, de rodillas,

Tú se la pides, Él te la da.

No importa que legiones del

Enemigo te hagan sufrir;

IISi al nombre de mi Cristo,

Sagrado nombre, tendrán que huir.II

La noche más oscura

Tiene su aurora, tiene su albor,

La vida más perdida tiene

Esperanza del Salvador.

No importa que el pecado

Te haya manchado con su maldad,

IIPues Cristo te perdona y


Te corona de santidad.II

Jesús hoy nos invita

Con voz bendita a ir a Él;

Su paz nos asegura y nos ofrece

Ser siempre fiel.

Con Cristo triunfaremos

Y en Él tenemos buen Capitán.

IIMarchemos victoriosos,

Siempre gozosos a Canaán.II


222. ¡OH! CRISTO MÍO

Oh Cristo mío, Rey de mi alma,

Salvásteme del mal, lavóme en el raudal

De tu preciosa sangre purísima;

Ninguna mancha ya me contamina.

CORO:

Tanto me amaste, pues que te diste,

Sacrificándote sobre una cruz

Por mi redención con tanto amor;

Sé que te amo, Cristo mi Salvador.

Cuando iba errante, tú me buscaste,

No me dejaste perder el alma;

Por plena gracia compraste mi salud,

Impartiéndome la santa virtud.


223. VEN EN POS DE MI

Viajaba en triste soledad y nadie me buscó,

La carga horrible de impiedad más grande se volvió

Le dije a Jesucristo que me trataban mal,

Entonces le oí así decir:

“Camino del calvario mi pie también sufrió,

La cruz que yo cargaba mi cuerpo doblegó.


Prosigue, peregrino que el alba ya vendrá;

Tu cruz levanta y ven en pos de mí.”

A veces dije que por Él, penoso es trabajar,

Que mucho yo sacrifiqué su senda por andar;

“Mi fama y mi fortuna por ti yo la dejé”

Entonces le oí así decir:

“Mi hogar de eterna gloria por ti abandoné,

Mis manos enclavadas en cruenta cruz miré.

Mas hoy caminaremos unidos tú y yo;

Tu cruz levanta y ven en pos de mí”.

Jesús, si llego a morir muy lejos de mi hogar,

Ni así podría tu sufrir mi vida compensar;

Mejor amor de amigo jamás podré hallar,

Por eso al Salvador oí decir:

“Si sólo un vaso de agua, te pido que has de dar,

De ti un vaso de agua, sólo he de demandar.

Mas si en tus aflicciones un alma has de ayudar,

De ti muy cerca yo prometo estar.”


224. YO SOY UN POBRE

PEREGRINO

Yo soy un pobre peregrino,

Cargado de tribulación;

Mas con sincera fe espero

La eterna gloria de la Sión.

CORO:

En la hermosísima ribera

Del río de la vida y luz

Gozaré de dicha eterna

Al lado de mi buen Jesús.

2
Allá en el cielo no hay pecado,

En la presencia del Señor;

Encontraré seguro asilo

Muy cerca de mi Redentor.

El mundo no podrá quitarme

La paz que halló mi corazón;

Pues con Jesús podré gozarme

De la más dulce comunión.


225. POR CRISTALINOS MARES

Por cristalinos mares

Un día cruzaré,

A los benditos brazos

De Cristo yo iré.

CORO:

Por cristalinos mares

Un día al cielo iré;

Tras cristalinos mares

Con Cristo moraré.

Dolores olvidados,

Sombras jamás habrá;

Lucha y sudor pasados,

¡Oh, qué gran día será!


226. BELLAS MANSIONES

Mansión gloriosa tengo yo en el cielo,

Do las maldades nunca entrarán.


Toda tristeza cambiará en consuelo,

Y en dulce canto el dolor y afán.

CORO:

Bellas mansiones hay allá en la gloria;

Tendré en la mía el gozo sin par.

Suenan las notas de la grata victoria;

Voy pues con gozo a mi dulce hogar.

En este mundo predomina el llanto,

Somos sujetos al dolor fatal.

Mas en el cielo cesará el quebranto

Y por los siglos nunca habrá más mal.

Amigo mío, cuánto anhelo yo verte

Libre de penas y de turbación.

A Jesucristo debes ya entregarte,

Tendrás también una bella mansión.


227. CAMINANDO, CAMINANDO

Gozándome yo voy al hogar celestial;

Caminando, caminando.

Pues no me encanta más el placer terrenal,

Caminando para aquel hogar.

CORO:

Caminando, caminando.

Para aquel hogar, donde está Jesús.

Caminando, caminando.

De la mano del Señor Jesús.


2

Yo quiero pecadores conmigo llevar;

Caminando, caminando.

Que en Cristo puedan ellos salud encontrar,

Caminando para aquel hogar.

Y entonces con mi Cristo por siempre estaré;

Caminando, caminando.

Su nombre sacrosanto yo alabaré,

Caminando para aquel hogar.


228. VEN AMIGO A JESÚS

Ven amigo a Jesús, pues Él murió por ti.

Recibirás la luz que quiere darte a ti.

Mi buen Jesús murió para darte perdón;

Abre tu corazón y dulce paz tendrás.

CORO:

Día fatal vendrá cuando no habrá lugar;

La puerta se abre hoy, y tú podrás entrar.

Mas gracia ya no habrá pues despreciaste hoy,

Acepta, pecador, la salvación de Dios.

Las manos del Señor se abren hoy para ti;

Ven y confía en Él, y serás muy feliz.

Tus cuitas pon en Dios, pues Él las llevará;

Quitará tu pesar por su consolación.


229. ¡BIENVENIDOS!

1
Con gran gozo y placer

Nos volvemos hoy a ver;

Nuestras manos otra vez

Estrechamos.

Se contenta el corazón

Ensanchándose de amor.

Todos a una voz a Dios

Gracias damos.

CORO:

¡Bienvenidos! ¡Bienvenidos!

Los hermanos hoy aquí

Nos gozamos en decir:

¡Bienvenidos! ¡Bienvenidos!

Al volvernos a reunir,

¡Bienvenidos!

Hasta aquí Dios te ayudó,

Ni un momento te dejó,

Y a nosotros te volvió

¡Bienvenidos!

El Señor te acompañó,

Su presencia te amparó,

Del Peligro te guardó,

¡Bienvenidos!

3
Dios nos guarde en este amor,

Para que de corazón,

Consagrados al Señor,

Le alabemos

En la eterna reunión

Do no habrá separación,

Ni tristeza ni aflicción.

¡Bienvenidos!

230. LA CRUZ Y LA GRACIA

DE DIOS

La cruz no será más pesada

Que la gracia que Él me da;


Y si la tormenta me espanta

No podrá esconder su faz.

CORO:

La gracia de Dios me bastará,

Su ayuda jamás me faltará.

Consolado por su amor

Que echa fuera mi temor,

Confiaré en mi Señor.

Mi cáliz nunca es tan amargo,

Como el de Getsemaní;

En mis días más apurados

No se aparta Dios de mí.

La luz de su rostro me alumbra,

En el tiempo de aflicción;

Y mi alma gozosa vislumbra

El palacio de mi Dios.
231.
232.

233.

234. DULCE ORACIÓN

Dulce oración, dulce oración,

De toda influencia mundanal

Elevas tú mi corazón,
Al tierno Padre celestial.

¡Oh, cuántas veces tuve en ti

Auxilio en ruda tentación,

Y cuántos bienes recibí,

Mediante ti, dulce oración!

Dulce oración, dulce oración,

Al trono excelso de bondad;

Tú llevarás mi petición

A Dios, que escucha con piedad;

Por fe espero recibir

La gran divina bendición.

Y siempre a mi Señor servir

Por tu virtud, dulce oración.

Dulce oración, dulce oración,

Que aliento y gozo al alma das,

En esta tierra de aflicción

Consuelo siempre me serás.

Hasta el momento en que veré

Francas las puertas de Sión,

Entonces me despediré

Feliz, de ti, dulce oración.


235. CERCA DE TI, SEÑOR

Cerca de ti, Señor,

Quiero morar;

Tu grande, tierno amor,

Quiero gozar.

Llena mi pobre ser,

Limpia mi corazón,

Hazme tu rostro ver

En comunión.

Pasos inciertos doy,

El sol se va;

Mas si contigo estoy,

No temo ya.

Himnos de gratitud

Ferviente cantaré,

Y fiel a ti, Jesús,

Siempre seré.

Día feliz veré


Creyendo en ti,

En que yo habitaré,

Cerca de ti,

Mi voz alabará

Tu dulce nombre allí,

Y mi alma gozará

Cerca de ti.

236. iOH, QUÉ AMIGO!

¡Oh, qué Amigo nos es Cristo!

Él llevó nuestro dolor.

Y nos manda que llevemos

Todo a Dios en oración

¿Vive el hombre desprovisto

De paz, gozo y santo amor?

Esto es porque no llevamos

Todo a Dios en oración.

¿Vives débil y cargado

De cuidados y temor?

A Jesús, refugio eterno,

Dile todo en oración.


¿Te desprecian tus amigos?

Cuéntaselo en oración.

En sus brazos de amor tierno

Paz tendrá tu corazón.

Jesucristo es nuestro Amigo,

De esto pruebas Él nos dio

Al sufrir el cruel castigo,

Que el culpable mereció;

Y su pueblo redimido,

Hallará seguridad,

Fiando en este Amigo eterno,

Y esperando en su bondad.

237.

238. ¡OH DIOS DE AMOR PERFECTO!

¡Oh Dios de amor perfecto!

A ti venimos ante tu trono excelso, en oración;

Concede amor sin término a tus hijos,

Dales el gozo de tu bendición.

Dios de la vida, dales tus virtudes


De caridad y de profunda fe;

La fe que dice ante el dolor: “No dudes”

El noble confiar de la niñez.

Concédeles, Señor, amor cumplido;

Dales tu paz, que calma la ansiedad;

Haz brillar tras el día ensombrecido

La aurora nueva de un amor sin par.

Bendice a los que unes, Padre bueno

Por el eterno y celestial Jesús;

Dios trino, de perdón y gracia lleno,

Que al universo inundas con tu luz. Amén