Vous êtes sur la page 1sur 15

Procesos en polímeros

Polímeros y sus características


Un polímero es un compuesto que consiste en moléculas de cadena larga, cada una de las
cuales está hecha de unidades que se repiten y conectan entre sí. En una sola molécula de
polímero puede haber miles, incluso millones, de unidades. La palabra se deriva de los
vocablos griegos poly, que significa muchos, y meros (que se contrae a mero), que es
parte. La mayoría de los polímeros se basan en el carbono, y por ello se les considera
productos químicos orgánicos.
Los polímeros forman a los organismos vivos y a todos los procesos vitales sobre la Tierra.
Para el hombre antiguo, los polímeros biológicos eran fuente de comida, abrigo y de
muchos de sus implementos. Con excepción del caucho natural, casi todos los materiales
poliméricos que se emplean en la ingeniería hoy día son sintéticos. Los materiales en sí
mismos se elaboran por medio de procesamiento químico, y los productos se fabrican con
procesos de solidificación. Los polímeros se dividen en plásticos y cauchos (hules). Como
materiales de ingeniería, son relativamente nuevos en comparación con los metales y los
cerámicos. Para estudiar los polímeros como materia técnica, es apropiado dividirlos en
las siguientes tres categorías, donde 1) y 2) son plásticos y 3) es el caucho
1. Los polímeros termoplásticos, también llamados termoplásticos (TP), son materiales
sólidos a temperatura ambiente, pero si se les calienta a temperaturas de apenas unos
cuantos cientos de grados, se vuelven líquidos viscosos. Esta característica permite que
adopten formas de productos de modo fácil y económico. Se pueden sujetar repetidas
veces al ciclo de calentamiento y enfriamiento sin que el polímero se degrade en forma
significativa.
2. A diferencia de los termoplásticos, los polímeros termofijos, o termofijos
(termoestables) (TS), no toleran ciclos repetidos de calentamiento. Cuando se calientan de
inicio, se suavizan y fluyen de modo que se pueden moldear, pero las temperaturas
elevadas también producen una reacción química que endurece el material y lo convierte
en un sólido que no se puede fundir. Si se le vuelve a calentar, los polímeros termofijos o
termoestables se degradan y carbonizan, en vez de suavizarse.
3. Los elastómeros (E) son los cauchos. Se trata de polímeros que presentan alargamiento
elástico extremo si se les sujeta a un esfuerzo mecánico relativamente débil. Algunos
elastómeros son capaces de estirarse en un factor de 10 y aun así recuperar su forma
original por completo. Aunque sus propiedades son muy distintas de las de los termofijos,
tienen una estructura molecular similar a la de éstos, pero diferente de la de los
termoplásticos.
De los tres tipos, los de mayor importancia comercial son los termoplásticos, pues
constituyen alrededor de 70% del peso total de todos los polímeros sintéticos que se
producen. Los termofijos y elastómeros contribuyen con 30% a partes casi iguales, con
una pequeña ventaja del primero. Los polímeros TP comunes incluyen al polietileno,
cloruro de polivinilo, polipropileno, poliestireno y nylon. Ejemplos de los polímeros TS son
los fenoles, epóxicos y ciertos poliésteres. El ejemplo más común de los elastómeros es el
caucho natural (vulcanizado); sin embargo, los cauchos sintéticos exceden el peso que se
produce del natural. Aunque la clasificación de los polímeros en las categorías TP, TS y E
cumple con los propósitos de organizar el tema en este capítulo, debe notarse que en
ocasiones los tres tipos se traslapan. Ciertos polímeros que normalmente son
termoplásticos podrían hacerse termofijos. Algunos polímeros pueden ser tanto
termofijos como elastómeros (debe observarse que sus estructuras moleculares son
similares). Y ciertos elastómeros son termoplásticos. Sin embargo, sólo son excepciones al
esquema de clasificación general. El crecimiento de las aplicaciones de los polímeros
sintéticos es en verdad impresionante. Sobre una base volumétrica, el uso anual actual de
los polímeros supera al de los metales. Las siguientes son algunas razones de la
importancia comercial y tecnológica de los polímeros.
Es posible dar formas a los plásticos al moldearlos en formas intrincadas, por lo general sin
que se requiera mayor procesamiento. Son muy compatibles con el procesamiento de
forma neta.
Los plásticos poseen una lista de propiedades atractivas para muchas aplicaciones de
ingeniería en las que la resistencia no es importante: 1) densidad baja respecto de los
metales y cerámicos; 2) buenas relaciones de resistencia a peso de ciertos polímeros (pero
no todos); 3) resistencia elevada a la corrosión; y 4) baja conductividad eléctrica y térmica.
Sobre una base volumétrica, los polímeros compiten en costo con los metales.
Los polímeros por lo general requieren menos energía que los metales para producirse,
sobre una base de volumen. Esto se cumple debido a que es común que las temperaturas
para trabajarlos sean mucho más bajas que las que requieren los metales.
Ciertos plásticos son traslúcidos o transparentes, así que para ciertas aplicaciones
compiten con el vidrio.
Propiedades de los polímeros
El rango de densidades de los plásticos es relativamente bajo y se extiende desde 0.9
hasta 2.3 g/cm3. Por otra parte, el valor de la conductividad térmica de los plásticos es
sumamente pequeño. La baja conductividad térmica resulta un inconveniente durante la
transformación de los plásticos. El calor necesario para transformar los plásticos se
absorbe de manera muy lenta y la eliminación del calor durante la etapa de enfriamiento
resulta igualmente costosa. Sin embargo, en muchas aplicaciones de los plásticos, la baja
conductividad térmica se convierte en una ventaja, pues permite el empleo de estos
materiales como aislantes térmicos. Igualmente los plásticos conducen muy mal la
corriente eléctrica. Presentan resistencias muy elevadas, y por tanto, baja conductividad
eléctrica. La resistencia eléctrica es función de la temperatura, y a elevadas temperaturas
conducen mejor. Gracias a su elevada resistencia eléctrica los plásticos se utilizan
frecuentemente como aislantes eléctricos de aparatos y conducciones que funcionan con
corriente o la transportan.
Para dar forma a un polímero termoplástico éste debe calentarse de modo que se suavice
hasta adquirir la consistencia de un líquido. Esta forma se denomina polímero fundido,
que tiene varias propiedades y características únicas, que se estudian en esta sección.
Viscosidad: Debido a su alto peso molecular, un polímero fundido es un fluido espeso con
viscosidad elevada. La viscosidad es una propiedad de los fluidos que relaciona la fuerza
cortante que se experimenta durante el movimiento del fluido con la tasa de deformación.
La viscosidad es importante en el procesamiento de polímeros porque la mayoría de
métodos para dar forma involucran el flujo del polímero fundido a través de canales
pequeños o aberturas de troqueles. Es frecuente que los gastos o caudales sean elevados,
lo que genera tasas elevadas de corte; y las fuerzas de corte se incrementan con la
velocidad de corte, por lo que se requieren presiones significativas para efectuar los
procesos.
Viscoelasticidad: Esta propiedad se estudió en el contexto de polímeros sólidos, en la
sección. Sin embargo, también la tienen los polímeros líquidos. Un buen ejemplo es la
expansión del troquel en la extrusión, en la que el plástico caliente se expande conforme
sale de la abertura del troquel. El polímero estaba contenido en una sección transversal
mucho más grande antes de ingresar al canal angosto del troquel. En efecto, el material
extruido “recuerda” su forma y trata de regresar a ella después de dejar el orificio del
troquel.
Polímeros termoplásticos
La mayor parte de los polímeros termoplásticos (fundidos y solidos) exhiben un
comportamiento viscoelástico y no newtoniano. El comportamiento es no newtoniano (es
decir, el esfuerzo y la deformación no están relacionados linealmente para la mayor parte
de la curva esfuerzo-deformación). El comportamiento viscoelástico significa que cuando a
un polímero termoplástico se le aplica una fuerza externa, ocurren deformaciones tanto
elásticas como plásticas (viscosas). El comportamiento mecánico está íntimamente ligado
a la forma en que las cadenas poliméricas se mueven bajo la carga en relación con las
demás.
Comportamiento elástico: la deformación elástica en estos polímeros termoplásticos es el
resultado de dos mecanismos. Un esfuerzo aplicado hace que los enlaces covalentes de las
cadenas se estiren y se distorsionen, permitiendo el alargamiento elástico de las mismas.
Cuando se elimina el esfuerzo, la recuperación de esta distorsión ocurre casi
instantáneamente. Este comportamiento es similar al de los metales y de los materiales
cerámicos, que también se deforman elásticamente al estirar los enlaces metálicos,
iónicos o covalentes. Pero, además, se pueden distorsionar segmentos completos; cuando
se elimina el esfuerzo, los segmentos vuelven a sus posiciones originales solo después de
cierto tiempo, que puede ser a veces de horas o incluso de meses. Este comportamiento
dependiente del tiempo, o viscoelástico, puede contribuir a algún comportamiento
elástico no lineal.
La propiedad definitoria de un polímero termoplástico es que puede calentarse desde el
estado sólido hasta el líquido viscoso y después enfriarse hasta volver a ser sólido, y que
es posible realizar muchas veces este ciclo de calentamiento y enfriamiento sin que el
polímero se degrade. La razón de esta propiedad es que los polímeros TP consisten en
macromoléculas lineales (o ramificadas) que no se entrecruzan cuando se calientan. Por el
contrario, los termofijos y elastómeros pasan por un cambio químico si se les calienta, con
entrecruzamiento de sus moléculas y transformación permanente de estos polímeros.
En general, los polímeros termoplásticos tienen las características siguientes: 1)
densidades menores que las de los metales o cerámicos, las gravedades específicas
comunes de los polímeros están alrededor de 1.2, las de los cerámicos son de cerca de
2.5, y las de los metales de 7.0; 2) coeficiente de expansión térmica mucho mayor,
aproximadamente cinco veces el valor de los metales y 10 veces el de los cerámicos; 3)
temperaturas de fusión mucho menores; 4) calores específicos que son de dos a cuatro
veces las de los metales y cerámicos; 5) conductividades térmicas de alrededor de tres
órdenes de magnitud menos que las de los metales; y 6) propiedades de aislamiento
eléctrico.
Polímeros termofijos
Las propiedades de los plásticos termofijos son distintas de las de los termoplásticos. En
general, los termofijos son 1) más rígidos, su módulo de elasticidad es de dos a tres veces
más grande; 2) frágiles, virtualmente no poseen ductilidad; 3) menos solubles en solventes
comunes; 4) capaces de resistir temperaturas de uso elevadas; y 5) no son capaces de
volverse a fundir; en vez de ello, se degradan o queman.
Las diferencias en las propiedades de los plásticos TS son atribuibles al entrecruzamiento,
que forma una estructura estable en lo térmico, tridimensional y de enlaces covalentes en
el interior de la molécula. El entrecruzamiento ocurre de tres maneras:
1. Sistemas activados por temperatura: En los sistemas más comunes, los cambios los
ocasiona el calor que se suministra durante la operación de dar forma a la pieza (por
ejemplo, moldeo). El material de inicio es un polímero lineal en forma granular que
suministra la planta química. Conforme se agrega calor, el material se suaviza para ser
moldeado; el calentamiento adicional da como resultado el entrecruzamiento del
polímero. El término termofijo se aplica con más frecuencia a esta clase de polímeros.
2. Sistemas activados por catalizadores: En estos sistemas, el entrecruzamiento ocurre
cuando se agregan al polímero cantidades pequeñas de un catalizador, que está en forma
líquida. Sin el catalizador, el polímero permanece estable; una vez que se combina con
aquél, cambia a forma sólida.
3. Sistemas activados por mezcla: Ejemplos de estos sistemas son la mayoría de epóxicos.
La mezcla de dos productos químicos provoca una reacción que forma un polímero sólido
entrecruzado. En ocasiones se emplean temperaturas elevadas para acelerar las
reacciones.
Elastómeros
Los elastómeros consisten en moléculas de cadena larga entrecruzadas (como los
polímeros termofijos). Deben sus propiedades elásticas tan impresionantes a la
combinación de dos características: 1) las moléculas largas están dobladas estrechamente
cuando no están estiradas, y 2) el grado de entrecruzamiento está muy por debajo del de
los termofijos. En la figura se ilustran estas características, y se aprecia una molécula
doblada estrechamente no sujeta a esfuerzo.
Propiedades mecánicas
Los plásticos se encuentran sometidos a diferentes estados de carga en sus distintas
aplicaciones, por lo que la selección del material adecuado para cada una de ellas se basa,
entre otras consideraciones, en sus propiedades mecánicas. Las propiedades mecánicas
de los polímeros dependen, fundamentalmente, de su composición, estructura y
condiciones de procesado.
Precisamente debido al carácter viscoelástico de los plásticos, el comportamiento de estos
materiales cuando se les aplica un esfuerzo a velocidad elevada no puede extrapolarse
para aplicaciones en las que la carga se aplica durante periodos prolongados de tiempo.
Los ensayos a corto plazo y a largo plazo simulan estas situaciones en el laboratorio. En los
ensayos a largo plazo se estudia la deformación que sufre un material bajo un esfuerzo o
una deformación constante en función del tiempo y son especialmente adecuados en el
diseño de piezas que tienen que sufrir esfuerzos intermitentes.
ENSAYOS DE TRACCIÓN
Los ensayos de tracción son una medida de la respuesta de un material ante una fuerza
que tiende a estirarlo. De estos ensayos se suele obtener información sobre la resistencia
a la tracción, elongación y módulo.
ENSAYOS DE FLEXIÓN
La resistencia a la flexión de un material es su capacidad para soportar fuerzas aplicadas
en su eje longitudinal. Los esfuerzos inducidos por una carga de flexión son realmente una
combinación de esfuerzos de tracción, compresión y cizalla. Las propiedades de flexión se
calculan referidas al esfuerzo y deformación que se producen en la superficie externa de la
probeta empleada.

ENSAYOS DE COMPRESIÓN
Los ensayos de compresión se emplean para estudiar el comportamiento del material
cuando está sujeto a una carga compresiva a una velocidad de carga relativamente alta y
uniforme. A pesar de que en muchas aplicaciones los plásticos están sujetos a cargas de
compresión, estos ensayos tienen aplicaciones limitadas. En la práctica las cargas
compresivas se suelen aplicar durante periodos prolongados de tiempo, como por
ejemplo en el caso de aquellos plásticos que se emplean en juntas, tacos de sillas y mesas,
etc. En aquellos polímeros que se rompen en un ensayo de compresión, la resistencia a la
compresión tiene un valor definido, sin embargo en algunos casos los polímeros se siguen
deformando hasta que forman una lámina muy delgada sin que se produzca una fractura
bien definida. En estos casos la resistencia a la compresión obtenida del ensayo no
proporciona un valor claro.

ENSAYOS DE IMPACTO
Se define la resistencia al impacto como la energía absorbida por un material por unidad
de área ante un impacto. La capacidad de absorber energía depende no sólo del material,
sino también de su forma, tamaño, espesor, etc. Un plástico es más susceptible de
producir fallo cuando es sometido a un impacto que cuando esa misma carga se aplica
más lentamente, debido a que en el impacto el material no tiene la oportunidad de
compensar el esfuerzo con movimiento molecular, es decir, no puede orientarse ni
relajarse.
Conformado de polímeros
Los polímeros casi siempre son conformados con consistencia caliente y muy plástica. Las
operaciones comunes son extrusión y moldeo. Por lo general, el moldeo de termofijos es
más complicado debido a que requieren curarse (entrecruzarlos). Los termoplásticos son
más fáciles de moldear y se dispone de una variedad grande de operaciones de moldeo
para procesarlos. Aunque los plásticos tienden con facilidad a la forma del procesado
neto, en ocasiones se requiere maquinarlos; las piezas plásticas se ensamblan en
productos por medio de técnicas de unión permanentes tales como la soldadura, juntas
adhesivas o ensamblado mecánico.
Procesos utilizados con los materiales termoplásticos
Moldeo por inyección: El moldeo por inyección es uno de los métodos de procesado más
importantes que se usan para dar forma a los materiales termoplásticos. La máquina
moderna de moldeo por inyección utiliza un mecanismo de mono husillo para derretir el
plástico e inyectarlo en un molde. Las máquinas de moldeo por inyección de tipo antiguo
usan un émbolo para inyectar el material fundido. Una de las principales ventajas del
método del mono husillo sobre los de tipo émbolo es que el tornillo impulsor entrega un
material fundido más homogéneo para la inyección.

En el proceso de moldeo por inyección, los gránulos de plástico son alimentados en el


cilindro de inyección a través de una abertura, desde una tolva, sobre la superficie de un
tornillo rotatorio que los transporta hacia adelante en dirección al molde. La rotación del
tornillo fuerza a los gránulos contra las paredes precalentadas del cilindro, lo cual hace
que se fundan por el calor de la compresión, la fricción y las paredes calientes del cilindro.
Cuando se funde suficiente material plástico en el extremo del tornillo unido al molde, el
tornillo se detiene, y mediante un movimiento similar al de un pistón inyecta un “disparo”
de plástico fundido a través de un sistema de puerta corrediza a partir del cual el plástico
llega hasta las cavidades cerradas del molde. El eje de tornillo mantiene la presión sobre el
material plástico alimentado en el molde por un corto tiempo a fin de dejar que se vuelva
sólido, y luego se retrae. El molde se enfría con agua para permitir el enfriamiento rápido
de la parte plástica. Por último, se abre el molde y la parte es extraída de éste con aire o
con pivotes eyectores accionados por muelles. Entonces el molde se cierra y está listo
para otro ciclo.
Las principales ventajas del moldeo por inyección son:
1. Se pueden producir piezas de alta calidad a una alta velocidad de producción.
2. Los costos de la mano de obra del proceso son relativamente bajos.
3. Se pueden producir buenos acabados en la superficie de la pieza moldeada.
4. El proceso puede ser altamente automatizado.
5. Se pueden producir formas complicadas.
Las principales desventajas del moldeo por inyección son:
1. El alto costo de la maquinaria impone la necesidad de producir un gran volumen de
piezas para que su uso sea rentable.
2. El proceso se debe controlar cuidadosamente para elaborar un producto de calidad.
Extrusión: La extrusión es otro de los importantes métodos de procesado que se emplean
para producir termoplásticos. Algunos productos manufacturados por el proceso de
extrusión son tuberías, varillas, películas, láminas y formas de todo tipo. La máquina de
extrusión se usa también para fabricar materiales plásticos compuestos destinados a la
producción de formas básicas de fabricación como pellets, y para la recuperación de
residuos de materiales termoplásticos.
Los gránulos de plástico son transportados por un pistón de tornillo giratorio. Los gránulos
de plástico se funden a medida que se desplazan por el husillo a lo largo del tornillo
giratorio y cuando ya se ha fundido suficiente material en el extremo del tornillo, éste deja
de girar. El pistón del tornillo es impulsado hacia adelante e inyecta el plástico fundido, a
través de una abertura, en un sistema de puerta corrediza y luego en la cavidad de un
molde cerrado. El pistón del tornillo se retrae y la pieza de plástico terminada es
expulsada. Troqueles de molde abierto mostrando la parte de plástico extraída arriba.
Moldeo por soplado y termoformado: Otros métodos importantes de procesado de los
termoplásticos son el moldeo por soplado y el termoformado de láminas. En el moldeo
por soplado, un cilindro o tubo de plástico caliente, llamado parison, se coloca entre las
mordazas de un molde.
Una sección del tubo se introduce en el molde. El molde se cierra y el fondo del tubo es
sujetado por el molde. Se sopla aire a presión a través del molde al interior del tubo, y
éste se expande para llenar el molde; la parte es enfriada manteniéndola bajo la presión
del aire.
En el termoformado, una lámina de plástico calentada es forzada a adaptarse a los
contornos de un molde por medio de presión. Se puede aplicar presión mecánica con
troqueles coincidentes o se puede usar vacío para que la lámina calentada se acople al
interior de un troquel abierto. También se puede usar aire a presión para forzar a la
lámina calentada hacia el interior de un troquel abierto.
Procesos utilizados con los materiales termofijos
Moldeo por compresión: Muchas resinas termofijas, como las de fenol-formaldehído,
urea-formaldehído y melamina-formaldehído, son moldeadas como piezas sólidas
mediante el proceso de moldeo por compresión. En el moldeo por compresión la resina
plástica, que puede estar precalentada, se carga en un molde caliente que tiene una o
varias cavidades. La parte superior del molde es presionada hacia abajo sobre la resina
plástica y la presión aplicada y el calor funden la resina y fuerzan al plástico licuado a
llenar la cavidad o cavidades. Es necesario continuar con el calentamiento (generalmente
un minuto o dos) para completar los enlaces entrecruzados de la resina termoestable y
luego se extrae la pieza del molde. La rebaba excedente se recorta de la pieza más tarde.
Sección transversal de un molde abierto que contiene una forma pulverizada preformada
en la cavidad del mismo. Sección transversal del molde cerrado mostrando el espécimen
moldeado y las rebabas excedentes.
Las ventajas del moldeo por compresión son:
1. Debido a la relativa sencillez de los moldes, el costo inicial de éstos es bajo.
2. El flujo relativamente corto del material reduce el desgaste y la abrasión de los moldes.
3. La producción de piezas grandes es más factible.
4. Es posible que los moldes sean más compactos debido a la sencillez del molde.
5. Los gases que se desprenden de la reacción de curado pueden escapar durante el
proceso de moldeo.
Las desventajas del moldeo por compresión son:
1. Con este proceso es difícil obtener piezas con formas complicadas.
2. Puede ser difícil mantener los insertos dentro de los márgenes de tolerancia.
3. Es necesario recortar las rebabas de las piezas moldeadas.
Moldeo por transferencia: El moldeo por transferencia se usa también para el moldeo de
plásticos termofijos; por ejemplo, fenólicos, ureas, melaminas y resinas alquídicas. El
moldeo por transferencia difiere del moldeo por compresión por la forma en que se
introduce el material en las cavidades del molde. En el moldeo por transferencia, la resina
plástica no es alimentada directamente en las cavidades del molde sino en una cámara
exterior a dichas cavidades. En el moldeo por transferencia, cuando se cierra el molde, un
émbolo empuja la resina plástica (que generalmente está precalentada) desde la cámara
exterior, a través de un sistema de canales y compuertas, hasta las cavidades del molde.
Después que el material moldeado ha tenido tiempo de curarse, de modo que se forme el
material polimérico reticular rígido, la pieza moldeada es extraída del molde.
Las ventajas del moldeo por transferencia son:
1. El moldeo por transferencia tiene la ventaja, sobre el moldeo por compresión, de que
no se forman rebabas durante el moldeo y, por tanto, la pieza moldeada requiere menos
acabado.
2. Se pueden elaborar muchas piezas al mismo tiempo usando un sistema de canales de
colada.
3. El moldeo por transferencia es especialmente útil para elaborar piezas pequeñas y
complejas que sería difícil hacer mediante el moldeo por compresión.

a) La forma preformada del plástico es empujada por un émbolo al interior de un molde


previamente cerrado. b) Se aplica presión sobre la forma de plástico y éste es forzado a
pasar a través de un sistema de canales y compuertas a las cavidades del molde. c)
Después que el plástico ha fraguado, el émbolo es retirado y se abre la cavidad del molde.
Entonces se extrae la pieza. d) Molde abierto mostrando sus cavidades. e) Pieza de
plástico extraída.
Moldeo por inyección: Con la tecnología moderna es posible moldear por inyección
algunos compuestos termofijos utilizando máquinas de moldeo por inyección de mono
husillo. Se han incorporado camisas especiales de refrigeración y de calentamiento a las
máquinas de moldeo por inyección de tipo estándar, con lo cual la resina puede ser
curada en el mismo proceso. Se requiere una buena ventilación de las cavidades del
molde en el caso de algunas resinas termofijas que generan productos de reacción
durante el curado. En virtud de la eficiencia de este proceso, el moldeo por inyección para
producir piezas termofijas se volverá probablemente más importante en el futuro.
Fuentes:
Fundamentos de manufactura moderna, Mikell P. Groover.
Ciencia e ingeniería de materiales, Donald Askeland.
Fundamentos de la ciencia e ingeniería de materiales, William F. Smith.
Estructura y propiedades de los polímeros, Beltrán M.I.