Vous êtes sur la page 1sur 2

El problema de la necesidad y la libertad Hume lo aborda a

(TIEMPOS DEL TEXTO: TODOS DEBEN SER IGUALES)

En la obra, investigación sobre el entendimiento humano, Hume aborda los problemas de la


necesidad y libertad, en un plano, tanto ontológico como metaético. Es uno de los primeros filósofos
en ser crítico ante la cuestión en relación con otras ramas del conocimiento.(debe entenderse como
metafísica y ciencia) ha sido considerado escéptico radical. Sin embargo lo que el autor expone es
una crítica al escepticismo, fue empirista y su reconocimiento fue gracias a la teoría de la causalidad.

Inicialmente su pensamiento estaba contenido en el tratado de la naturaleza humana texto que se


adjudica a las obras de juventud. La obra presenta algunas contradicciones, está dividida en tres
libros. debido también a la poca acogida del público, Hume lo corrigió, mejoro y simplifico en la
investigación sobre el entendimiento humano, esta a su vez dividida en 12 secciones, siendo la
investigación, más un complemento que una abreviación, escrita a manera de ensayo con el fin de
llegar a un público más amplio que el de los considerados doctos. A manera general, la obra presenta
un ensayo crítico y moderado de filosofía escéptica, teniendo en cuenta el punto de vista de la
metafísica así como de la cotidianidad. A su vez, incorpora la causalidad en las acciones humanas.

Para plantear la cuestión de necesidad y libertad Hume pone de manifiesto la teoría de la


causalidad, en función de las acciones humanas:

Primero: “de una causa se sigue un efecto” que a su vez, puede considerarse como la base del
determinismo en el autor. Segundo: Por otro lado puede suceder el “carecer de una causa que
determine cierto efecto”, de estas y otras afirmaciones se han jactado tanto predecesores como
contemporáneos de Hume para considerarlo un escéptico radical. Siguiendo con el primer caso, se
tiene que: la necesidad surge de la uniformidad lo cual puede ser observado mediante las leyes
naturales, “he visto que el sol ha salido todos los días desde que nací” igualmente Hume lo
contrasta con las acciones humanas, en vista de que no hay otro medio para hacerlo. Con dicha
uniformidad, ha sido posible establecer una inferencia de objetos conjuntados, de la misma manera
en las acciones. Lo que hace de la libertad no más que un fantasma, pues surge una necesidad
causal.

Con respecto al segundo lugar, si no se puede fiar de la causalidad entre los objetos y las acciones,
¿Qué determina entonces un efecto, o no existe tal determinación? En este punto el autor pretende
elaborar una compatibilidad, afirmando, que la libertad no es opuesta a la necesidad, sino que más
bien necesita que surja una causa para que esta sea determinada por la voluntad. Es decir, la
necesidad debe estar en un ser inteligente capaz de considerar la acción, y es allí donde surge la
determinación de los pensamientos; considerando que “nuestras previsiones son el resultado de
cadenas de razonamientos” que son consistentes tanto con el hecho como con nosotros mismos,
sin embargo, con lo anterior el autor examina la inexistencia de una conjunción regular, lo cual,
incurriría en un azar y presentaría a la necesidad opuesta de la libertad.

Ahora bien, el segundo problema se aborda desde la exposición metaética de necesidad y libertad.
Para Hume, la esencia de la moral requiere de la conjunción entre libertad y necesidad. Se explica
de la siguiente manera: un ser humano se ve influenciado por ciertas leyes de recompensas y
castigos, los cuales tienen una influencia regular y uniforme sobre la mente, induciendo las buenas
acciones y previniendo las malas3. Esto según el estricto sentido de que el mismo individuo tome la
responsabilidad de su acción moral; No obstante también el autor considera la posibilidad de que
dicha conjunción regular no existiese; puede ser un individuo en estado inconsciente, esto crea una
incapacidad para juzgar de una calificación moral. 4 Siguiendo con el análisis, se cree en una cadena
continua de causas necesarias y preordenadas donde no hay contingencia, sino que todo sucede
siempre, esta cadena, se le otorga a un creador, causa y autor de todo, sin embargo de creer en
ello se caería en un absurdo, puesto que las voliciones del hombre implican también maldad, en un
creador no pueden haber imperfecciones y esto sería una de ellas. 5. Por otro lado, se plantea la
cuestión de ¿Cómo la deidad puede ser la causa mediata de todas las acciones de los hombres, sin
que sea la autora de pecado y de vileza moral? Finalmente hume no da respuesta a ninguna de las
objeciones planteadas anteriormente, sino más bien, mantiene la crítica, ahondando en los confines
de la causalidad. Es de advertir que Hume debe leerse, partiendo de que es un filósofo crítico y
dichas críticas son consistentes con respecto a la realidad, no debe entenderse como un
escepticismo radical.

5 descartes

si no existiese esta conjunción regular un hombre seria tan puro e inmaculado después de haber
cometido el mas horrible crimen como lo era en el primer instante de su nacimiento”4

3. hume pg 225