Vous êtes sur la page 1sur 841

www.uned-derecho.

com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
        TEMA 1: Concepto y Posición Sistemática del Derecho Civil  
 
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons
  http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/
1. LOS SUPUESTOS INSTITUCIONALES DEL DERECHO CIVIL Y LAS FORMAS HISTÓRICAS DEL MISMO: 
 
1.1. Aproximación a los supuestos materiales del Derecho Civil: 
 
Para  desentrañar  el  significado  y  el  contenido  actuales  del  Derecho  Civil,  debe  primar  la  consideración  o 
perspectiva  histórica  (Historicistas:  mantienen  el  apego  o  la  inherencia  del  Derecho  Civil  a  la  evolución  histórica,  con  lo  que, 
acentúan su característica de mutabilidad, de cambio o de cambio evolutivo). 
 
El acercamiento histórico, debe realizarse tomando como punto de referencia los supuestos institucionales del 
Derecho Civil. 
 
Deben  entenderse  por  tales  aquellos  supuestos  de  hecho  (los  problemas,  los  conflictos,  los  litigios  o  las 
tenciones sociales) que, aunque de forma variable históricamente, pueden considerarse como determinantes 
del  nacimiento  y  desarrollo  de  las  instituciones  que,  han  ido  conformando  históricamente  con  el  nombre  de 
Derecho Civil. 
 
1.2. Las distintas formas históricas del Derecho Civil: la codificación como punto de partida metodológico: 
 
La  cuestión  estriba,  no  tanto  en  determinar  la  caracterización  y  el  listado  de  tales  instituciones,  cuanto  en 
individualizar la materia común de las  diversas formas históricas de  las mismas. A efectos instrumentales, es 
necesario  tomar  como  punto  de  partida  una  de  tales  formas  históricas.  Un  acercamiento  al  concepto  de 
Derecho Civil no puede marginar el importantísimo momento que supone la codificación. El Derecho privado 
codificado es la forma histórica del Derecho Civil. 
 
Esta  afirmación  no  debe  entenderse  en  el  sentido  de  que  la  aceptación  de  la  importancia  del  momento 
codificador presuponga necesariamente identificar tal “forma histórica” con la materia civil propiamente dicha. 
 
La aceptación de la formulación elegida como punto de partida no tiene otro sentido que identificar en ella los 
supuestos de hecho originadores: las realidades, situaciones, litigios o conflictos de intereses regulados que, se 
han identificado como los supuestos institucionales del Derecho Civil. 
 
Ello implica hacer hincapié exclusivamente en los problemas materiales que el Derecho Civil tiende a solventar. 
 
De  dicho  estudio  histórico  habrán  de  proceder  de  manera  natural  –  es  decir,  respetando  de  cerca  el  propio 
desenvolvimiento histórico  ‐ las concretas formas de regulación de la materia civil. 
 
2. LA MATERIA PROPIA DEL DERECHO CIVIL: 
 
2.1. El Derecho Civil como Derecho de la persona: 
 
El  núcleo  central  del  Derecho  Civil  viene  representado  por  la  PERSONA  en  sí  misma  considerada,  en  su 
dimensión  FAMILIAR  y  en  sus  relaciones  PATRIMONIALES,  como  revela  la  mera  contemplación  del  índice 
sistemático de cualquiera de los Códigos Civiles. 
 
La  propia  estructura  del  Código  Civil  español  demuestra  lo  anterior.  Analizando  el  contenido  del  mismo,  las 
materias sobre las que recae su regulación serían las siguientes: 
 
1. Vigencia y efectos de las normas jurídicas. 
2. Delimitación del ámbito de poder jurídico de las personas y su relación con un grupo especial de (otras) 
personas, que les son especialmente próximas. 

Página 1 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
        TEMA 1: Concepto y Posición Sistemática del Derecho Civil  
 
3. Las  categorías  de  bienes  que  pueden  ser  objeto  de  tráfico;  poder  que  las  personas  pueden  ostentar 
sobre dichos bienes; modos de circulación de dichos bienes; y reglas de transmisión de tales bienes. 
 
La materia contemplada en el primero de los apartados reseñados se refiere a cuestiones generales de fuentes 
del  Derecho  y  de  aplicación  y  eficacia  de  las    normas  jurídicas,  que  no  pueden  ser  consideradas  como 
exclusivas del Derecho Civil, aunque se integraron en los Códigos Civiles por razones históricas. 
 
Las situaciones típicas que pueden configurarse como contenido de las diversas formas históricas del Derecho 
Civil han sido tradicionalmente individualizadas en la persona, en la familia y en el patrimonio: 
 
1. La  persona  en  sí  misma  considerada,  en  cuanto  sujeto  de  derecho,  sin  tener  en  cuenta  cualesquiera 
otros atributos o características o situaciones sociales. 
2. La familia en cuanto grupo humano básico, necesitado de una regulación que encuadre los derechos y 
deberes recíprocos entre sus miembros y de éstos con el resto de la comunidad. 
3. El patrimonio en cuanto concepto genérico referido al conjunto de bienes, derechos y obligaciones de 
cualquier persona, con capacidad para adquirir y transmitir bienes. También, los instrumentos básicos 
de intercambio económico (los contratos) y los mecanismos de transmisión a los familiares a través de 
la herencia, etc. 
 
Semejante delimitación tradicional se corresponde con realidades y situaciones de permanente existencia. 
 
Aceptado  sin  paliativos  el  carácter  social  del  Derecho,  ello  supone  la  constante  tensión  existente  entre  el 
grupo  social  políticamente  organizado,  considerado  en  su  conjunto,  y  el  individuo  o  los  individuos  que  lo 
integran, considerados como personas en sí mismas dichas. 
 
El problema es uno solo: el marco de libertad y de autonomía del individuo frente al grupo social políticamente 
organizado. 
 
Se  puede  conceptuar  el  Derecho  Civil,  como  el  derecho  de  la  personalidad  privada,  que  se  desenvuelve  a 
través de la familia, sirviéndose para sus propios fines de un patrimonio y asegurando su continuidad a través 
de la herencia. 
 
2.2. Contenido material y plan expositivo: 
 
El usuario de este libro, agradecerá una mayor concreción sobre la temática considerada. El estudio de nuestra asignatura se divide en 4 
asignaturas, ubicadas en sendos cursos de la Licenciatura: 
 
1. PARTE GENERAL: materias generales de carácter introductorio y el Derecho de la persona. 
2. OBLIGACIONES Y CONTRATOS: doctrina general del contrato y de las obligaciones de él procedentes; responsabilidad civil o 
responsabilidad extracontractual y estudio de las diversas figuras contractuales. 
 
3. DERECHOS REALES E HIPOTECARIOS: estudio de la propiedad y de la posesión; estudio de los diversos derechos reales (dº que 
tiene una persona sobre una cosa en virtud de una determinada relación jurídica. Se caracterizan por el carácter inmediato del poder que otorgan a su titular sobre 
la  cosa,  y  la  facultad  de  ejercitarlo  frente  a  todos  los  hombres),  y  la  publicidad  proporcionada  respecto  de  los  bienes  inmuebles  por  el 
Registro de la Propiedad. 
4. DERECHO  DE  FAMILA  Y  DE  SUCESIONES:  estudio  del  matrimonio  (y  relaciones  extramatrimoniales);  relaciones  de  los 
progenitores  con  sus  hijos;  régimen  económico  del  matrimonio  y  crisis  matrimoniales  (separación,  divorcio,  nulidad);  la 
herencia  y  los  distintos  modos  de  suceder  (testamento  y  sucesión  testada,  sistema  de  legítimas  y  reservas,  y  sucesión 
intestada). 
 
Al  contrastar  el  referido  plan  de  exposición  con  el  índice  sistemático  del  Código  Civil  español  se  apercibirá  de  inmediato  que  entre 
aquél  y  éste  no  existe  paralelismo  alguno.  La  razón  de  ello  es  que,  doctrinalmente,  en  nuestro  país,  ha  contado  más  la  elaboración 
teórica  alemana  que  la  propia  atención  a  los  datos  normativos  patrios.  Nuestro  Código  debe  adscribirse  sin  duda  al  plan  romano‐
francés. 
 
 
 

Página 2 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
        TEMA 1: Concepto y Posición Sistemática del Derecho Civil  
 
3. EL DERECHO CIVIL COMO DERECHO COMÚN: CÓDIGO CIVIL Y LEYES ESPECIALES: 
 
Tras  la  consideración  del  Derecho  civil  como  Derecho  privado,  es  preciso  tener  en  cuenta  el  carácter 
tradicionalmente atribuido a nuestra disciplina como Derecho común. 
 
Con dicha expresión, se pretenden poner de manifiesto dos cuestiones: 
 
1. El  Derecho  civil  en  formas  históricas  pasadas  fue  el  tronco  común  de  conjuntos  normativos  que 
posteriormente  se  han  disgregado  de  aquél:  particularmente  el  Dº  mercantil  y  el  Dº  laboral  o  del 
trabajo. 
2. El  conjunto  normativo  que  modernamente  denominamos  Dº  civil,  se  encontraba  formado  por  3 
elementos  o  sectores  diferentes:  el  Código  Civil,  las  denominadas  leyes  especiales  y  los  Derechos 
forales. 
 
De entre tales elementos, la función característica del Derecho común (es decir, la de servir como Dº supletorio) 
venía  atribuida  en  la  redacción  originaria  del  Código  Civil.  Para  ello,  bastaba  con  considerar  que,  respecto  de  las 
regiones  o  países  forales,  el  Código  regía  como  derecho  supletorio  en  defecto  del  que  lo  sea  en  cada  una  de 
aquéllas por sus leyes especiales. 
 
Tras  la  reforma  del  título  preliminar  del  Código  (1.974),  el  tema  resulta  replanteado.  Según  dispone  “las 
disposiciones  de  este  Código  se  aplicarán  como  supletorias  en  las  materias  regidas  por  otras  leyes”,  con  olvido 
consciente  de  la  antigua  calificación  de  especiales.  De  semejante  dato,  la  doctrina  ha  extraído  la  idea  de  que  las 
leyes  extracodificadas  no  pueden  ser  consideradas,  de  forma  directa  y  automática,  como  leyes  especiales  y  que, 
por consiguiente, el Código en sí mismo ha dejado de tener atribuida en exclusiva la función de derecho común. 
 
La caracterización técnica de Derecho común ha de referirse hoy día no tanto al Derecho civil codificado, cuanto al 
Derecho  privado  general  que  conserva  todavía  la  característica  capacidad  expansiva  que  modernamente  se 
atribuye al Dº común desde un punto de vista técnico. 
 
 
 
 

Página 3 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
         TEMA 2: La Codificación y los Derechos Forales  

 
 
1. LA CODIFICACIÓN EN GENERAL: LAS BASES HISTÓRICAS E IDEOLÓGICAS DEL MOVIMIENTO CODIFICADOR.  
(La idea de código. La codificación civil en Europa y en España). 
 
Hacia    mediados  del  siglo  XVIII,  se  produce  un  intento  generalizado  en  toda  Europa  de  realizar  una 
sistematización del Dº sobre patrones diversos. 
 
Hasta entonces se había calificado como codex o como códice un conjunto de folios en forma de libro, cosido 
por el lomo, y que, tenía por objeto recopilar conjuntos muy heterogéneos de cuestiones o máximas jurídicas 
sin  criterio  determinado.  La  reunión  de  materiales  se  realizaba  sencillamente  de  forma  completamente 
anárquica. 
 
A partir de ahora, la palabra código pasa a tener un significado preciso y representa un ideal a alcanzar para 
todas  las  naciones  europeas  (y  muchas  sudamericanas).  Dicho  periodo  puede  considerarse  abierto  con  la 
publicación  del  Código  Civil  francés    en  1804  y  cerrado  con  la  aprobación  del  Código  Civil  alemán  de  1900 
(BGB). 
 
El  ideal  codificador  parte  de  la  base  de  proceder  a  una  rigurosa  racionalización  de  la  materia  jurídica  en  su 
conjunto, que permita una mayor claridad en el sistema jurídico propio de cada uno de los países europeos y 
que, simultáneamente, se adecue a las estructuras sociopolíticas del momento. 
 
La idea motriz de la codificación se caracteriza por las exigencias de claridad y sistematización derivadas del 
iusracionalismo, reforzadas por los ideales sociopolíticos de la concepción liberal‐burguesa. 
 
Una  vez  sentadas  tales  premisas,  se  manifiesta  con  nitidez  la  posibilidad  de  delimitación  de  sectores 
normativos con principios propios y característicos, que se ve facilitada porque el Dº pasa a ser feudo exclusivo 
del poder legislativo de los diferentes Estados, interesados claramente en lograr la uniformidad jurídica. 
 
2. LA CODIFICACIÓN CIVIL ESPAÑOLA: 
 
2.1. El fracasado proyecto de 1851 y la publicación de las leyes especiales: 
 
El  bosque  de  legislaciones  históricas  superpuestas  era  de  tal  naturaleza  que  el  fenómeno  codificador  se 
consideraba como un necesario punto de partida de la construcción de la España del siglo XIX. 
 
Todas las Constituciones decimonónicas incluyen dentro de su articulado la aspiración a la codificación del 
Dº patrio. 
Dicha  aspiración  resultó  relativamente  pacífica  en  relación  con  algunas  materias,  como  el  Derecho 
mercantil, que ya tomara cuerpo codificado en 1829. La codificación civil resultó mucho más problemática, 
entre otras razones por la tensión existente entre el Derecho común y los Derechos forales. 
 
El  verdadero  punto  de  partida  de  la  codificación  civil  española  viene  representado  por  el  Proyecto  de 
Código Civil de 1851, comúnmente Proyecto isabelino. Nace dicho trabajo como uno de los primeros frutos 
de la recién creada Comisión General de Códigos en 1843. 
 
Características de dicho Proyecto: era notoriamente afrancesado (seguía muy de cerca los patrones propios 
del  Código  Civil  francés);  mientras  que  hacía  tabla  rasa  de  los  Derechos  forales,  pronunciándose  por  la 
unificación de la legislación civil española. Ambas características provocaron su fracaso. 
 
La necesidad de encarar la actualización de la legislación civil era evidente y en las décadas siguientes se 
fue  desgranando  paulatinamente  la  aprobación  de  leyes  importantísimas  que,  deberían  haber  sido 

Página 5 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
         TEMA 2: La Codificación y los Derechos Forales  

 
incorporadas al Código Civil (ley hipotecaria, ley de aguas, ley de matrimonio civil, ley de registro civil, ley de 
propiedad  intelectual).  Tales  leyes  reciben  la  adjetivación  de  especiales  en  cuanto  se  considera  que  los 
aspectos “comunes o fundamentales de ellas deberían ser recogidos en el CC”. La calificación de especiales 
resalta ab initio la idea de que son leyes extracodificadas. 
 
2.2. La elaboración del Código Civil: 
 
En 1880, el Ministro de Justicia ÁLVAREZ BUGALLAL, insta a la Comisión de Códigos a que en el plazo de un 
año, sobre la base del Proyecto de 1851, redacte el Código, si bien propugnando una transacción con los 
países de Derecho foral, e incorporando al efecto juristas de los territorios forales. 
 
Al mes siguiente Manuel ALONSO MARTINEZ trata de impulsar la tarea codificadora, recurriendo a la idea 
de la Ley de bases: se presentaría a las Cámaras legislativas una Ley en la que se contuvieran los principios 
y  fundamentos  a  desarrollar  en  el  CC,  mientras  que  la  redacción  del  texto  articulado  quedaría 
encomendada a los organismos técnicos. Rechazado en el Congreso se vio obligado a presentarlo ante las 
Cámaras por libros (esto es, por partes) el texto articulado. Con ligeros retoques, volvió a insistir en la idea 
de la Ley de bases en 1885, la cual tras la consiguiente tramitación parlamentaria fue aprobada como Ley 
en 1888. 
 
Siguiendo las bases (es decir, los principios, fundamentos o presupuestos fundamentales) establecidas por 
dicha  Ley,  la  Comisión  de  Códigos,  de  forma  algo  atropellada  y  retoques  de  última  hora,  llevó  a  cabo  su 
misión de redactar el texto articulado, publicado finalmente en la Gaceta (hoy, BOE) de 25, 26 y 27 de julio 
de 1889. 
 
2.3. La evolución posterior de la legislación civil: 
 
Desde  su  publicación  hasta  la  fecha,  el  texto  articulado  del  CC  ha  sido  objeto  de  numerosas  reformas, 
aunque la mayor parte del mismo ha resistido bien el paso del tiempo y sigue fiel a los textos originarios. 
 
Entre las reformas habidas, las fundamentales y más profundas son las debidas a la necesidad de adecuar el 
contenido del Código a la Constitución española de 1978. 
 
Otro  bloque  de  disposiciones  modificativas  del  texto  articulado  del  CC  responde  a  razones  puramente 
técnicas.  Sin  duda  la  más  importante  es  la  Ley  de  1973,  en  cuya  virtud  se  dio  nueva  redacción  al  Título 
preliminar del CC. 
 
 
3. LOS DERECHOS FORALES Y LA LLAMADA CUESTIÓN FORAL: PLANTEAMIENTO E INCIDENCIA EN EL PROCESO 
CODIFICADOR: 
 
Durante  los  siglos  XVIII  y  XIX  existía  en  España  una  cierta  diversidad  de  regulaciones  civiles,  pues  Aragón, 
Navarra,  Mallorca  y  las  Provincias  Vascongadas  mantenían  reglas  propias  en  materia  civil  (sobre  todo  en  lo 
referido a la familia y a la herencia). 
 
Dicha  falta  de  uniformidad  legislativa  era  antagónica  con  las  ideas  motrices  de  la  codificación  en  sentido 
moderno.  Los  prohombres  del  mundo  del  Dº  de  los  territorios  forales  representaban  un  conservadurismo 
regionalista    o  localista,  en  cuya  virtud  la  “forma  histórica”  concreta  de  cualquier  institución  foral  era 
contemplada como intocable. El renacimiento decimonónico de los derechos forales es una “apuesta política” 
contraria a los designios modernizadores e igualitarios de la Revolución burguesa. 
 

Página 6 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
         TEMA 2: La Codificación y los Derechos Forales  

 
El  llamado  proyecto  isabelino  pretendió  hacer  tabla  rasa  de  los  derechos  forales  y,  en  consecuencia, 
exacerbaron de forma justificada los ánimos de los juristas foralistas; quienes, con toda razón, se enfrentaron al 
Proyecto de forma numantina. 
 
A finales del siglo XIX, cuando el CC español recibe su impulso final y definitivo, las posturas fueron demasiado 
encontradas entre los foralistas y los centralistas. 
 
El  dato  histórico  indiscutible  es  que  dicha  transacción  no  fue  posible  y  que,  por  consiguiente,  la  tensión 
existente entre las diferentes regulaciones civiles en nuestra Nación quedó irresuelta. 
 
Nace así la denominada cuestión foral, expresión de valor entendido con la que se pretende indicar que, una 
vez  aprobado  el  CC,  éste  se  aplica  a  la  mayor  parte  del  territorio  nacional,  mientras  que  en  los  territorios 
forales (Aragón, Navarra, Mallorca, las Provincias Vascongadas y Galicia) rigen disposiciones de naturaleza civil 
propias, pero de muy diferente alcance, extensión y significado. 
 
4. RELACIONES ENTRE EL DERECHO CIVIL GENERAL Y LOS DERECHOS CIVILES FORALES TRAS LA CONSTITUCIÓN: 
 
4.1. El artículo 149.1.8 de la Constitución: 
 
La  vigente  Constitución  de  1978  consolida  el  status  quo  existente  en  el  momento  de  su  publicación  y, 
faculta a las  Comunidades Autónomas  en que existan derechos forales o  especiales para la conservación, 
modificación y desarrollo de ellos. 
 
Dichas premisas se encuentran establecidas en el artículo 149.1.8 de la CE, el cual ha originado un fortísimo 
debate entre los civilistas actuales sobre su alcance y significado: 
“el Estado tiene competencia exclusiva sobre la legislación civil, sin perjuicio de la conservación, modificación y desarrollo por las 
CCAA de los derechos civiles forales o especiales, allí donde existan. En todo caso, las reglas relativas a la aplicación y eficacia de las 
normas  jurídicas,  relaciones  jurídico‐civiles  relativas  a  las  formas  de  matrimonio,  ordenación  de  los  registros  e  instrumentos 
públicos,  bases  de  las  obligaciones  contractuales,  normas  para  resolver  los  conflictos  de  leyes  y  determinación  de  las  fuentes del 
Derecho, con respeto en este último caso, a las normas de Derecho foral o especial” 
 
La mera lectura de dicho precepto evidencia su complejidad. La tensión, pues, entre Derecho civil común y 
Derechos  civiles  forales  o  especiales  sigue  irresuelta  también  tras  la  Constitución.  Queda  claro  que  los 
Derechos  civiles  que  se  separan  de  la  legislación  civil  general  o  estatal  siguen  siendo  calificados 
técnicamente como forales o especiales. Queda igualmente  claro que sólo aquellas CCAA en que existían 
derechos  forales  o  especiales  en  el  momento  de  la  publicación  de  aquella  tienen  competencia  para 
conservarlos, modificarlos o desarrollarlos. 
 
Posturas básicas sobre el tema: 
 
a) Para algunos foralistas (catalanes), el concepto de Derecho foral debe ser abandonado tras la CE. Las 
CCAA  pueden  desarrollar  indefinidamente  el  Derecho  civil  que  se  aplique  en  su  territorio,  pudiendo 
legislar sobre cualquier materia de Dº civil. 
b) Otros civilistas entienden que los límites a la conservación, modificación y desarrollo de los derechos 
civiles  forales  o  especiales  vendrían  representados  por  el  contenido  normativo  de  las  respectivas 
Compilaciones en el momento de aprobarse la CE. 
c) Algún foralista propugna que el carácter particular de los Derechos forales sólo puede identificarse a 
través de los principios inspiradores que le son propios. 
Para  otros,  el  límite  constitucional  de  desarrollo  de  Derecho  civil  foral  ha  de  identificarse  con  las 
instituciones características y propias de los territorios forales que, tradicionalmente, han sido reguladas de 
forma  distinta  por  el  Derecho  común  y  por  los  Derechos  forales  (A  juicio  del  autor  de  esta  obra,  la  posición 
técnicamente más correcta es la última) 

Página 7 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 3: Ordenamiento jurídico, Norma jurídica y Fuentes del Derecho en relación con el Derecho Privado  

 
 
1. LA GÉNESIS DE LAS NORMAS JURÍDICAS: LAS FUENTES DEL ORDENAMIENTO JURÍDICO ESPAÑOL. 
 
1.1. El planteamiento civilista y el significado de la expresión “fuentes del Derecho”. 
 
Art. 1.1 del CC: “Las fuentes del ordenamiento jurídico español son la ley, la costumbre  los principios 
generales del Derecho”.  
 
Al  hablar  de  fuentes  del  Derecho  se  está  haciendo  referencia  al  cómo  se  generan  las  normas 
jurídicas, al modo de producción de las normas jurídicas, en un doble sentido: 
 
a) Formal, en cuanto modos o formas de manifestación del Derecho, bien a través de ley o a 
través de costumbre: Fuente en sentido formal. 
b) Material, al considerar las instituciones o grupos sociales que tienen reconocida capacidad 
normativa (las Cortes Generales, el Gobierno, etc.): Fuente en sentido material. 
 
Otros posibles significados de fuentes del Derecho: 
 
a) Al preguntarse sobre el por qué último  del Dº, se suele hablar de Fuente legitimadora del 
mismo, en el sentido de que el Ordenamiento jurídico se asienta en las ideas comunes sobre 
la Justicia como último principio inspirador. 
b) También  se  habla  de  fuentes  de  conocimiento  del  Derecho  para  hacer  referencia  al 
instrumental del que se sirven los juristas para identificar el Dº positivo de una determinada 
colectividad y un preciso momento histórico. 
 
1.2. La consideración del tema desde el prisma constitucional: 
 
Se ha afirmado que el título preliminar del CC tiene “valor constitucional”; pero no cabe duda de que 
mayor valor constitucional tiene el propio art. 1.2 de la Constitución: “la soberanía nacional reside en el 
pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. 
 
Al ser la Constitución una derivación de dicha soberanía nacional, es precisamente ella la que delimita el 
verdadero sistema normativo y donde se asientan las capacidades normativas de las instituciones y del 
pueblo, en su caso. 
 
Conforme  a  ella,  tanto  el  Estado  central,  cuanto  las  CCAA  pueden  dictar  leyes  en  sus  respectivos 
territorios. 
 
De  otra  parte,  resulta  que  la  tensión  entre  ley  y  costumbre  que  planea  en  el  articulado  del  CC  no  es 
expandible  a  otros  sectores  sistemáticos  (o  “ramas”)  del  Derecho,  en  los  que  la  costumbre  no 
desempeña papel alguno. 
 
Finalmente,  hay  que  tener  en  cuenta  que  si  el  CC  tiene  una  visión  “interna”  (o  nacional)  del  sistema 
normativo y de fuentes del Derecho, la Constitución hace gala de una visión más “internacional”, dado 
que había que prever el ingreso en las Comunidades Europeas. 
 
 
 
 
 

Página 9 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 3: Ordenamiento jurídico, Norma jurídica y Fuentes del Derecho en relación con el Derecho Privado  

 
2. COSTUMBRE Y SISTEMA DE FUENTES (la costumbre y los usos): 
 
2.1. Concepto de costumbre: 
 
Tras  la  Ley,  en  la  enumeración  de  fuentes  del  Derecho,  se  sitúa  la  costumbre.  La  nota  distintiva 
fundamental entre ambas se encuentra en el origen del que proceden. Mientras la Ley es la fuente del 
Derecho que procede de la organización política que la sociedad se da a sí misma, la costumbre, por el 
contrario,  procede  la  propia  sociedad  no  organizada  que,  mediante  la  observancia  reiterada  de  una 
conducta, acaba imponiéndola preceptivamente. 
 
La costumbre es el modelo concreto de conducta observado reiteradamente en una comunidad que, de 
acuerdo  con  el  ambiente  social  en  el  que  nace  y  se  desenvuelve,  se  desea  que  sea  observado  en  lo 
sucesivo.  Atendiendo  a  esa  distinción,  se  habla  de  que  en  la  costumbre  hay  un  elemento  material  (la 
reiteración  de  un  comportamiento)  y  un  elemento  espiritual  (la  elevación  de  ese  comportamiento  a 
modelo  de  conducta,  de  observancia  preceptiva).  Este  segundo  elemento  permitiría  distinguir  las 
costumbres jurídicas de los meros usos sociales. 
 
2.2. Caracteres de la costumbre: 
 
No es de extrañar que la costumbre sea una fuente del Derecho de carácter subsidiario. 
 
Esta  nota  implica  dos  consecuencias:  En  primer  lugar,  las  normas  consuetudinarias  solamente  tienen 
vigencia  cuando  no  haya  ley  aplicable  al  caso  (en  Navarra,  la  regla  es  la  inversa,  aplicándose  la 
costumbre preferentemente a la Ley). En segundo lugar, la subsidiariedad significa que la costumbre es 
fuente del Derecho porque la Ley así lo determina. Luego es la propia Ley la que fija y señala los límites y 
condiciones que la costumbre debe reunir para generar normas jurídicas. 
 
2.3. Los usos normativos: 
 
art. 1.3 CC: “los usos jurídicos que no  sean meramente interpretativos de una declaración de voluntad 
tendrán  la  consideración  de  costumbre”;  es  decir,  que  hay  determinados  usos  que  se  equiparan  a  la 
costumbre, teniendo virtualidad para generar normas jurídicas como las consuetudinarias. 
 
Desde  hace  tiempo,  en  determinados  ámbitos  (especialmente  en  el  mundo  de  los  negocios),  se  viene 
reclamando que al modo habitual de proceder en la contratación se le asigne un cierto valor normativo. 
Así, si en un determinado sector del mundo de los negocios es habitual contratar la prestación de ciertos 
servicios por un determinado porcentaje, se persigue que todos los contratos de esos servicios que se 
celebren, se entiendan sometidos a la tarifa usual, aunque no se especifiquen expresamente al celebrar 
el contrato concreto e, incluso aluno de los contratantes ignore la existencia de ese uso o hábito. Esto 
representa  tanto  como  conferir  un  cierto  poder  normativo,  consagrado  jurídicamente  a  los  grupos 
dominantes en el mundo de los negocios. 
 
A partir de la reforma del título preliminar del CC de 1974, hay base para sostener que el modo usual de 
proceder en el tráfico tiene o puede tener eficacia normativa. 
 
3. LOS PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO: 
 
  La enumeración de fuentes del art. 1 del CC se cierra con los llamados principios generales del Derecho, 
  fuente subsidiaria de segundo grado; esto es, que las normas que se contienen en esos tales principios 
  generales se aplican sólo en defecto de ley o costumbre aplicables al caso. 

Página 10 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 3: Ordenamiento jurídico, Norma jurídica y Fuentes del Derecho en relación con el Derecho Privado  

 
 
La inclusión de estos principios debe ser entendida fundamentalmente como medio para negar que los 
Jueces tengan las manos libres a la hora de fallar un pleito. El CC impone a los Jueces fallar en cualquier 
caso  los  pleitos  que  sean  sometidos  a  su  decisión.  Pero  ocurre  a  veces  que  no  hay  ley  o  costumbre 
aplicables. Por ello, el Juez debe acudir a una norma que le viene previamente dada –aunque deba él 
buscarla, encontrarla y adaptarla al caso‐  que se encuentra en lo que se podría llamar el “limbo de las 
normas jurídicas”: los principios generales del Derecho, o principios básicos que inspiran a todo nuestro 
Ordenamiento y que se corresponden con nuestro sistema de vida. Ni que decir tiene que, con todo, la 
generalidad y vaguedad de tales principios dejan amplio margen al Juez. 
 
Los  principios  generales  del  Derecho  se  integran,  de  una  parte,  por  los  principios  del  Derecho 
tradicional, por los principios del Derecho natural, por las convicciones ético‐sociales imperantes en la 
comunidad y por los llamados principios lógico‐sistemáticos o, más simplemente, los principios lógicos 
positivos. 
 
Una  buena  parte  de  los  principios  que  tradicionalmente  se  afirman  ser  de  justicia  o  de  Derecho 
naturales  tienen  un  rango  normativo especialísimo,  al  estar  recogidos  en  la Constitución,  aplicándose, 
pues,  como  verdaderas  supernormas,  pero  por  ser  constitucionales,  más  que  por  ser  principios 
generales del Derecho. 
 
4. LA JURISPRUDENCIA COMO FUENTE DEL DERECHO: 
 
El  término  jurisprudencia  se  identifica  con  los  criterios  sentados  por  los  Jueces  y  Tribunales  en  su 
cotidiana tarea de interpretación y aplicación del Derecho objetivo a los litigios que son sometidos a su 
conocimiento.  En  sentido  estricto,  la  jurisprudencia  coincide  con  la  doctrina  sentada  por  el  Tribunal 
Supremo. Ello supone que los Jueces, al igual que cualquier otra autoridad, se encuentran sometidos al 
imperio de la ley. 
 
El CC tras imponer que “los Jueces y Tribunales tienen el deber inexcusable de resolver en todo caso los 
asuntos  de  que  conozcan”,  precisa  a  continuación  que  habrán  de  hacerlo  “ateniéndose  al  sistema  de 
fuentes establecido”. 
 
Conforme  a  ello,  la  jurisprudencia  desempeña  en  nuestro  Dº  un  papel  secundario  respecto  de  las 
fuentes del Dº propiamente dichas y que, al menos formalmente, no puede considerarse como tal.  
Art. 1 apartado 6 CC “la jurisprudencia complementará el ordenamiento jurídico…”. 
 
Aunque  no  puedan  considerarse  propiamente  normas  jurídicas,  los  criterios  interpretativos 
desarrollados  reiteradamente  por  el  TS,  en  cuanto  jurisprudencia  en  sentido  estricto,  tienen 
trascendencia  normativa.  Si  a  ello  se  le  añade  que  la  jurisprudencia  forma  parte  integrante  del  orden 
jurídico (complementándolo), en términos materiales, habría que concluir que, aunque sea de segundo 
orden, la jurisprudencia es también fuente del Derecho. 
 
La afirmación realizada, desde la perspectiva del CC, se ve ratificada cuando considera la cuestión desde 
el prisma constitucional. Conforme a ello, la jurisprudencia constitucional constituye igualmente fuente 
material del Derecho. 
 
Los  criterios  jurisprudenciales  no  significan  una  creación  libre  del  Derecho  (como  ocurre  en  los  países 
anglosajones), sino que han de encontrarse fundamentados en el propio sistema de fuentes legalmente 
establecido. 
 

Página 11 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 3: Ordenamiento jurídico, Norma jurídica y Fuentes del Derecho en relación con el Derecho Privado  

 
Consideraciones: 
 
a) El sistema político adopta como punto de partida que la tarea legislativa corresponde a las Cortes 
en  cuanto  instancia  representativa  de  la  soberanía  nacional,  mientras  que  los  Jueces  y 
Magistrados  tienen  por  función  administrar  justicia  conforme  al  sistema  de  fuentes  establecido 
por el poder político. 
b) En  los  sistemas  jurídicos  de  matriz  latina,  como  el  nuestro,  el  Juez  no  tiene  habilitación  alguna 
para crear libremente el Dº según sus propias convicciones y criterios ético‐jurídicos. 
c) El imperio de la ley, abstracta y general, es el presupuesto que garantiza mejor la igualdad entre 
los ciudadanos, principio que constituye uno de los pilares de nuestra convivencia política. 

Página 12 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
 
1. LOS PROBLEMAS DE APLICACIÓN DEL DERECHO: 
 
El ordenamiento jurídico está compuesto por un gran conjunto de normas que pretenden  regular la realidad 
social,  señalando  los  cauces  por  los  que  debe  discurrir  el  comportamiento  ordenado  de  las  personas. 
Precisamente  la  función  de  aplicador  del  Derecho  consiste  en  señalar  a  la  sociedad  el  criterio  o  norma  que 
debe ser empleado como cauce para una situación concreta. 
 
Sobre esta imposición, incluso coactiva, de la observancia de las normas, el ordenamiento cumple también una 
labor  de  conformación  social,  al  brindar  por  anticipado  a  los  ciudadanos  los  criterios  de  organización  de  sus 
vidas  y  relaciones  con  los  demás.  Para  el  adecuado  cumplimiento  de  estos  empeños  o  tareas  (regulación  y 
conformación) parece exigible, como mínimo que el ordenamiento jurídico sea suficiente y además claro. Así lo 
reclama el principio de seguridad jurídica. Sin embargo, raramente ocurre así. Luego, como primer y principal 
problema  a  la  hora  de  aplicar  las  normas  jurídicas  está  el  identificar  qué  normas  resultan  aplicables  a  un 
determinado caso concreto. 
 
Supuesto  que  se  encuentre  la  norma  o  conjunto  de  normas  reglamentadoras  de  la  situación  que  interesa, 
surgen dos problemas: el problema general de la averiguación del sentido y alcance de los preceptos aplicables; 
y el problema de adaptar el mandato contenido en las normas aplicables a las circunstancias concretas del caso 
planteado. 
 
Todo  este  conjunto  de  problemas  se  conocen  con  el  nombre  de  integración  e  interpretación  de  las  normas 
jurídicas. 
 
2. LA BÚSQUEDA DE LA NORMA APLICABLE: LA CALIFICACIÓN. 
 
2.1. Las instituciones jurídicas: 
 
Las  normas,  al  menos  las  del  Derecho  privado,  se  encuentran  agrupadas  por  materias.  Estas  materias 
vienen dadas por la reiteración y constancia con que ciertas situaciones se producen en la vida ordinaria. 
 
El conjunto de normas pertenecientes a una situación social típica y que la regulan con afán de coherencia 
y totalidad componen una institución. A su vez, de las instituciones se elaboran conceptos y subconceptos 
que son utilizados para la búsqueda de las normas reguladoras de una determinada situación. 
 
2.2. Calificación, analogía e interpretación: 
 
Por  un  lado,  tenemos,  pues,  una  situación  cuyas  reglas  jurídicas  han    de  ser  buscadas;  por  otro,  se 
encuentra el ordenamiento estructurado sobre la base de las instituciones. Se trata ahora de hallar el punto 
de  contacto  entre  el  ordenamiento  y  la  realidad  social;  para  ello  el  aplicador  del  Dº  debe  decidir  en  qué 
categoría de instituciones o conceptos se debe integrar la situación planteada. Esa labor se conoce con el 
nombre de calificación. 
 
Con frecuencia la calificación no es problemática. La tarea se ve facilitada porque el mismo nombre jurídico 
de las instituciones coincide con el nombre que se da a la situación planteada en la vida ordinaria (p.e: el 
matrimonio, la compraventa, el préstamo, o la hipoteca). 
 
Pero  también,  con  cierta  frecuencia,  el  aplicador  del  Dº  no  encuentra  una  institución  concreta 
perfectamente adecuada que recoja la regulación de la situación que se le plantea. Así sucede cuando el 
legislador  no  se  adapta  a  las  nuevas  necesidades  sociales.  Cuando  eso  sucede,  debe  buscar  soluciones 

Página 14 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
sobre  la  base  de  las  instituciones  jurídicas  existentes,  y,  así,  a  una  determinada  situación  nueva,  no 
contemplada específicamente, se le acabarán aplicando las normas que regulen la institución más parecida 
y compatible. Esto se conoce con el nombre de analogía. 
 
Lo  mismo  ha  de  hacerse  cuando,  aun  estando  recogida  en  el  ordenamiento  jurídico  la  institución  que 
interesa, su regulación ha quedado anticuada o la situación que se plantea reviste particularidades que la 
apartan de la tipicidad. Por eso, se hace necesaria una tarea de adaptación del tenor de las normas. Éste, 
junto con la averiguación del sentido de las normas, es el cometido de la interpretación. 
 
3. LA INTEGRACIÓN DEL ORDENAMIENTO: LA ANALOGÍA: 
 
3.1. Concepto y clases de analogía: 
 
Dado  que el propio sistema reconoce la existencia de las lagunas de ley, es natural que el Ordenamiento 
jurídico  suministre  al  intérprete  instrumentos  capaces  de  superar  el  vacío  normativo  apreciado.  Ese 
instrumento  se  conoce  con  el  nombre  de  analogía,  que  consiste  en  aplicar  al  supuesto  carente  de 
regulación la solución que el ordenamiento sí da para otro supuesto similar o análogo. 
 
A cualquiera se le ocurre, p.e. que los mismos motivos que justifican la permisión de las carreras de carros, 
sirven para fundamentar la no prohibición de las carreras de automóviles. A situaciones similares se aplica 
similar solución. 
 
Esta  forma  de  emplear  la  analogía  se  conoce  tradicionalmente  con  el  nombre  de  analogía  legis; 
queriéndose  con  ello  indicar  que  un  vacío  normativo  concreto  es  rellenado  acudiéndose  a  otra  norma 
concreta y determinada, que da una solución extensible al supuesto carente de regulación. 
 
Pero  también  puede  ocurrir  que  ni  siquiera  se  encuentre  una  norma  legal  específica  que  regule  un 
supuesto  tan  similar  al  carente  de  regulación  directa.  Cuando  ello  ocurre,  se  puede  también  emplear  la 
analogía,  pero  con  alguna  mayor  sofisticación,  dando  entrada  a  los  principios  generales  del  Derecho. 
Entonces se llama analogía iuris. 
 
La  diferencia  que  existe  es  que  la  iuris  es  técnica  de  aplicación  de  los  principios  generales  del  Dº,  que 
solamente se aplican en defecto de ley o costumbre; la iuris, es una técnica de aplicación de la ley, que es 
la fuente del Dº primaria con carácter general en nuestro ordenamiento. 
 
 
3.2. Condiciones y limitaciones de la analogía (ámbito): 
 
Para  que  una  norma  determinada  pueda  ser  aplicada  analógicamente  se  precisa  que  haya  identidad  de 
razón entre el supuesto contemplado por la norma y el supuesto que se quiere solucionar. 
 
Dándose esas condiciones (ausencia de cobertura normativa concreta e identidad de razón) debe hacerse 
uso de la analogía. Pero puede ocurrir que, aún  dándose sus condiciones, el recurso a ésta se encuentre 
vedado. 
 
Restricciones al uso de la analogía: 
 
1. Las  Normas  temporales:  parece  claro  que  si  una  norma  se  dicta  para  que  afecte  a  los  sucesos 
acaecidos en un periodo concreto de tiempo, pasado este la norma deja de mantener su vigencia, 
por lo que no resulta lógicamente aplicable. 

Página 15 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
2. Las  leyes  penales:  la  exclusión  de  la  analogía  encuentra  su  fundamento  en  la  vigencia  de  los 
principios de tipicidad y legalidad en materia penal, que imponen que nadie pueda ser sancionado 
por observar una conducta que la ley no haya tipificado como delito o falta. 
3. Las normas excepcionales: tales normas se caracterizan por ir en contra, por suponer excepciones, 
de los criterios generales mantenidos por el Ordenamiento para la normalidad de los supuestos. 
4. Las  normas  prohibitivas,  limitativas  de  la  capacidad  de  la  persona  y  limitativas  de  los  derechos 
subjetivos individuales. 
 

4. LA EQUIDAD EN LA APLICACIÓN DE LAS NORMAS: 

Los aplicadores del Dº deben aplicar las normas que vienen dadas mediante el sistema de fuentes. Sin embargo, 
cabe que se revuelva un conflicto encomendando al juzgador que resuelva el asunto de acuerdo con los criterios 
de justicia que a su entender produzcan la mejor solución. 

Cuando se falla un conflicto sobre esta base o intuición de lo justo y bueno que pueda tener el aplicador del Dº 
se dice que se está fallando en equidad. 

Esta  posibilidad,  sin  embargo,  es  excepcional  en  nuestro  ordenamiento.  Art.  3.2  CC:  “las  resoluciones  de  los 
Tribunales  sólo  podrán  descansar  de  manera  exclusiva  en  ella  (en  la  equidad)  cuando  la  ley  expresamente  lo 
permita”. 

También se habla de equidad con otra finalidad, al señalar que “la equidad habrá de ponderarse en la aplicación 
de  las  normas”.  En  este  caso,  se  emplea,  no  como  criterio  de  integración  del  ordenamiento,  sino  como 
instrumento en la aplicación del mismo, sirviendo para adaptar la generalidad y el rigor de las normas jurídicas a 
las circunstancias del caso concreto. El aplicador debe encontrar la norma de acuerdo con el sistema de fuentes, 
pero al aplicarla, si se producen resultados desmesurados o injustos, debe mitigar su rigor; debe ponderarla. 

5. LA INTERPRETACIÓN (elementos, clases y métodos)DE LAS NORMAS JURÍDICAS: 
 
5.1. Concepto e importancia: 
 
Esta tarea de averiguación del sentido de las palabras que integran la norma, con la finalidad de aplicarla al 
caso planteado es la interpretación. 
 
Averiguar  el  sentido  de  cualquier  proposición  implica  analizar  el  contenido  semántico  de  la  misma.  La 
interpretación jurídica debe procurar la averiguación del sentido de la proposición en que consiste la norma 
en función del resultado ordenador de la vida social que se persigue. 
 
Las técnicas de interpretación se encuentran en íntima relación con los fundamentos de la concepción del 
Dº y su función. Las reglas interpretativas constituyen las pautas mínimas de la argumentación jurídica. 
 
5.2. Los criterios interpretativos: 
 
Cuando se habla de los elementos o criterios aptos para la interpretación normativa se hace referencia a los 
materiales  sobre  los  que  debe  el  intérprete  dirigir  su  atención,  con  el  fin  de  obtener  como  resultado  la 
clarificación del sentido de la norma para ser aplicada al caso planteado. 
 
Tales criterios se encuentran acogidos por el art. 3 del Código Civil. Las razones por las que algunos autores 
dudan de la utilidad de haberlas insertado en dicho artículo son: que no hay, propiamente hablando, una 

Página 16 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
jerarquía  legal  entre  los  diversos  criterios  interpretativos,  sino  una  mera  indicación  de  técnicas 
interpretativas,  y,  que  la  interpretación  de  cualquier  norma  jurídica  requiere  combinar  diversos  criterios 
interpretativos,  si  bien  en  supuestos  excepcionales  el  recurso  a  uno  solo  de  ellos  puede  resultar 
determinante. 
 
5.2.1. La interpretación literal: 
Siendo la norma un conjunto de palabras, el primer material básico se encuentra integrado por 
las  propias  palabras  que  la  componen,  si  bien    no  aisladamente  consideradas,  sino  en  el 
conjunto  de  la  norma  analizada  (art.  3.1  CC:  “las  normas  se  interpretarán  según  el  sentido 
propio de sus palabras”). 
5.2.2. La interpretación sistemática: 
Las  normas  raramente  se  encuentran  aisladas;  suelen  estar  integradas  en  el  seno  de  un 
conjunto de disposiciones o relacionadas entre sí con coherencia interna. 
El mismo término puede tener un significado diferente. Decidir cuándo debe prevalecer uno u 
otro sentido viene dado normalmente por el contexto de la norma analizada. 
5.2.3. La interpretación histórica: 
El art. 3.1 CC exige que el intérprete valore también los “antecedentes históricos y legislativos”. 
Los  legislativos,  porque  cuando  se  trata  de  una  norma  de  carácter  legal,  existirán  borradores, 
proyectos, textos extranjeros que sirvieron de inspiración, actas de la discusión parlamentaria, 
etc. Los históricos porque ha de atenderse no sólo a la pequeña historia de la elaboración de la 
norma, sino también al momento histórico en que nace y a la tradición jurídica que la precede. 
La  norma  es  un  producto  eminentemente  histórico;  y  sólo  conociendo  su  historia  se  puede 
entender y aplicar en un momento histórico diferente del que la vio nacer. 
5.2.4. La interpretación sociológica: 
Debe atenderse también, al interpretar las normas, a “la realidad social del tiempo en que han 
de ser aplicadas”. Si una norma nacida en un contexto histórico determinado se debe aplicar en 
un  momento  diferente,  puede  producir  un  resultado  indeseable  si  el  cambio  de  las 
circunstancias es lo suficientemente sensible. 
No basta con saber por qué y para qué se dictó la norma en concreto, sino también si las nuevas 
circunstancias reinantes consienten o no que permanezca invariado el sentido original. 
5.2.5. El resultado de la interpretación: la interpretación teleológica. 
Como  consecuencia  de  ese  conjunto  de  elementos  de  interpretación  se  debe  obtener  por 
resultado  la  averiguación  del  sentido  de  la  norma.  Tal  sentido,  reducido  a  su  formulación 
esencial,  al  criterio  que  preside  la  norma,  a  la  idea‐fuerza  que  la  inspira,  se  conoce  con  el 
nombre de ratio o ratio legis. La ratio es así el por qué y el para qué de la norma: su espíritu y su 
finalidad. 
Parece preferirse una interpretación que procure objetivar el espíritu o voluntad de la norma, 
como  algo  independiente  del  espíritu  o  voluntad  del  autor  de  ella.  Con  ocasión  de  una 
determinada  situación  y  para  conseguir  un  resultado  concreto,  el  legislador  puede  dictar  una 
norma que, sin embargo, en su tener dé cabida a supuestos diferentes y produzca un juego más 
amplio que lo realmente pretendido en concreto al dictarla. Se distingue entonces entre occasio 
legis o circunstancias concretas que motivan que se dicten las normas, y ratio legis, o criterio de 
solución del conflicto que se sostiene en la norma, y que es más susceptible de generalización. 
La referencia a la “finalidad” de la norma impone la necesidad de efectuar una interpretación 
teleológica, esto es, que atienda tanto a los fines generales que persigue la norma como a los 
fines  concretos  que  se  consiguen  mediante  su  aplicación  al  caso  planteado.  Por  ello,  cuando 
mediante una interpretación determinada de una norma se consiga un resultado contradictorio 
con el que la norma pretende con carácter general, tal interpretación debe ser rechazada. 
 
 

Página 17 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
6. VIGENCIA TEMPORAL DE LAS NORMAS LEGALES: ENTRADA EN VIGOR Y PÉRDIDA DE VIGENCIA. 
 
6.1. La publicación: 
 
Salvo desviaciones características de los regímenes totalitarios, los Ordenamientos jurídicos modernos no 
admiten  la  existencia  de  disposiciones  normativas  secretas.  Toda  norma  jurídica  escrita  debe  ser 
publicada para que su mandato normativo resulte, al menos teóricamente, cognoscible a los ciudadanos. 
 
Tras la Constitución de 1978 y una vez producida la efectiva consolidación de las CCAA, las disposiciones 
estatales se publican en el BOE y las autonómicas en el correspondiente Boletín Oficial de la Comunidad 
de  que  se  trate.  Los  actos  normativos  de  las  distintas  instituciones  comunitarias,  por  supuesto,  se 
publican (en las diferentes lenguas) en el correspondiente Diario Oficial de la Unión Europea. 
 
 
6.2. La entrada en vigor: 
 
Una vez publicada, la disposición normativa puede entrar en vigor de forma inmediata, el 1 de enero del 
año siguiente, a los 3 meses de su publicación. En caso de que la fecha de publicación no coincida con la 
entrada en vigor, la tradición impone hablar de vacatio legis, para identificar el periodo temporal durante 
el cual la vigencia o vigor de la ley publicada se encuentra en suspenso. 
 
6.3. El término de vigencia: la derogación. 
 
Por  lo  general,  las  leyes  son  tendencialmente  permanentes,  se  dictan  para  el  futuro  sin  establecer  un 
periodo de vigencia limitado. Sin embargo, existen supuestos en los que la propia ley se autoestablece un 
periodo de vigencia determinado (p.e. las Leyes Generales de Presupuestos, de vigencia anual; Decretos‐
leyes que rigen mientras exista “situación de necesidad”). En tales casos se habla de leyes temporales. 
 
Lo más frecuente es que la ley no tenga límite temporal y su vigencia se proyecte mientras que no se dicte 
una  nueva  ley  que  la  contradiga  o  derogue  (art.  2.2  del  CC:  “las  leyes  sólo  se  derogan  por  otras 
posteriores”. 
 
Derogar,  significa  dejar  sin  efecto,  sin  vigor  una  ley  preexistente  por  publicarse  una  nueva  disposición 
normativa  que  contempla  o  regula  los  mismos  supuestos  o  materias  que  la  antigua.  La  derogación 
depende de cuanto disponga la nueva ley, que puede: 
 
a) Dejar absolutamente privada de efecto y vigencia la ley anterior (derogación total). 
b) Establecer la derogación parcial de la ley preexistente; la cual en lo demás seguirá rigiendo. 
 
La derogación puede tener lugar de dos formas: 
 
a) Expresa:  cuando  la  ley  nueva  indica,  explícitamente,  relacionándolas  o  identificándolas,  las  leyes 
anteriores  que  quedan  derogadas  o  bien  cuando  el  legislador  opta  por  la  cómoda  fórmula  de 
establecer que cualquier disposición que se oponga a la nueva regulación queda derogada. 
b) Tácita:  aunque  la  nueva  ley  no  disponga  nada  respecto  de  la  derogación  de  las  preexistentes,  es 
obvio  que  una  misma  materia  no  puede  ser  regulada  por  dos  disposiciones  normativas 
contrastantes;  aunque  el  legislador  no  haya  manifestado  la  eficacia  derogativa  de  la  nueva 
disposición, ésta se produce por imperativo del art. 2.2 del CC. 
 
 

Página 18 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
7. EL PRINCIPIO DE IRRETROACTIVIDAD DE LAS LEYES Y SUS EXCEPCIONES: 
 
7.1. Planteamiento: problemas y disposiciones de Derecho transitorio: 
 
Dictar una nueva ley y derogar la preexistente son cuestiones relativamente claras e inmediatas, una vez que 
los poderes constituidos hayan adoptado la decisión política al respecto. Ahora bien, la nueva ley ¿habrá de 
regular  situaciones  jurídicas  producidas  con  anterioridad  o  sólo  las  nacidas  con  posterioridad  a  su 
publicación? 
Ejemplo: el RD‐ley 2/1985 contiene una disposición transitoria que se pronuncia sobre el dilema y resuelve la 
cuestión; “los contratos de arrendamiento … celebrados con anterioridad a la entrada en vigor de este RD‐ley, seguirán 
rigiéndose  en  su  totalidad  por  lo  dispuesto  en  el  texto  refundido  de  la  Ley  de  Arrendamientos  Urbanos  y  demás 
disposiciones  vigentes”.  El  RD‐ley  es  irretroactivo;  sólo  se  aplicará  a  los  contratos  de  arrendamiento  que  se 
celebren tras su entrada en vigor. 
 
Las relaciones sociales nacidas bajo la ley antigua no pueden derogarse, si desconocerse, ya que muchas de 
ellas se encontrarán todavía pendientes de consumación o realización efectiva. Por ello, normalmente, todas 
las disposiciones normativas se cierran con una serie de disposiciones transitorias que pretenden resolver los 
problemas planteados por el cambio legislativo, por el “tránsito” de una ley a otra. 
 
7.2. La formulación de la tendencial irretroactividad de las leyes: 
 
Sin embargo, tales disposiciones transitorias no pueden ser infinitas, ni tan detalladas que afronten cualquier 
supuesto problemático de Derecho transitorio. Por ello todos los Ordenamientos contemporáneos contienen 
una regla general favorable a la irretroactividad de la ley, como regla de máxima. 
 
En nuestro Derecho, dicho principio se encuentra formulado en el art. 2.3 del CC: “las leyes no tendrán efecto 
retroactivo  si  no  dispusieren  lo  contrario”  y  en  el  art.  9.3  de  la  CE:  “la  Constitución  garantiza  …la 
irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales …”. 
 
La irretroactividad de las leyes ha estado conectada al principio de seguridad jurídica: como regla, los actos 
realizados bajo un determinado régimen normativo no deben verse enjuiciados con una ley nueva. 
 
La irretroactividad a la que apunta nuestro ordenamiento dista mucho de ser una regla absoluta: 
 
a) La Constitución la impone el legislador ordinario, pero no con carácter general, sino sólo respecto de las 
disposiciones  sancionadoras  no  favorables  (que  agraven  un  régimen  sancionador  cualquiera:  penal, 
administrativo, civil, etc) y de aquellas que sean restrictivas de los derechos fundamentales. 
b) En  cualquier  otro  caso,  la  ley  puede  ser  retroactiva  con  absoluto  respeto  de  la  CE  y  sin  violentar  el 
tradicional precepto civil. 
 
7.3. La posible retroactividad y su graduación: 
 
La  decisión  de  que  una  nueva  disposición  tenga  o  no  carácter  retroactivo,  queda  encomendada  al  propio 
legislador, que habrá de valorar en cada caso los beneficios y las consecuencias negativas de cualquiera de 
ambas opciones. 
 
La  eficacia  retroactiva  permite  graduaciones  y  matizaciones,  conforme  a  la  naturaleza  del  problema  social 
objeto de regulación: 
 
 

Página 19 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
a) Cuando la ley nueva es de aplicación a los efectos de un hecho o acto acaecido con anterioridad a su 
publicación, se habla de retroactividad de segundo grado o fuerte. 
b) Cuando  la  nueva  ley  se  aplica  a  los  efectos  producidos,  con  posterioridad  a  su  entrada  en  vigor,  a 
causa de un hecho o acto anterior a la misma, se califica de retroactividad en grado mínimo o débil. 

La retroactividad resulta de interés general en todas aquellas leyes que traen anejo un trato más favorable 
para el ciudadano que la legislación preexistente. 

8. LAS DISPOSICIONES TRANSITORIAS DEL CC COMO Dº TRANSITORIO COMÚN: 
 
La  complejidad  de  las  cuestiones  de  Dº  transitorio  o  intertemporal,  siempre  presentes  en  cualquier  reforma 
legislativa,  se  puso  de  manifiesto  de  forma  particularmente  ostensible  con  ocasión  de  la  aprobación  del  CC.  El 
cambio  legislativo  habido  era  de  tal  magnitud  que  los  problemas  del  Dº  transitorio  emergían  con  particular 
virulencia. 
 
La Comisión General de Códigos se vio obligada a afrontar tales problemas con un detalle y profundidad que puede 
afirmarse  que  ningún  cuerpo  legal  posterior  ha  sido  dotado  por  el  legislador  de  un  conjunto  de  disposiciones 
transitorias  tan  trabado  y  completo.  El  resultado  final  se  materializó  en  la  redacción  de  13  disposiciones 
transitorias. 
 
Naturalmente, las referidas disposiciones transitorias no tienen todas ellas la misma significación: cabe afirmar que, 
desde la 5ª hasta la undécima, los problemas objeto de regulación perdieron significado una vez transcurridas las 
primeras décadas de vigencia del CC. En cambio, de la 1ª a la 4ª más la 12ª se caracterizan por regular problemas 
de Derecho intertemporal que, recurrentemente, suelen presentarse con ocasión de cualquier reforma legislativa. 
En  virtud  de  lo  dispuesto  en  la  13ª  o  cláusula  de  cierre  los  principios  que  sirvieron  de  inspiración  para  la 
elaboración  del  conjunto  de  ellas  habrán  de  servir  como  criterios  de  resolución  de  los  conflictos  que  puedan 
plantearse.  Es una manifestación de  que los miembros de la Comisión redactora del CC fueron conscientes de la 
imposibilidad de atender en concreto a la regulación explícita de todos los problemas de orden transitorio y que, 
por  tanto,  prefirieron  optar  por  imponer  la  aplicación  analógica  de  los  principios  inspiradores  de  las  normas 
redactadas. 
 
9. EFICACIA GENERAL DE LA NORMA (el deber general de cumplimiento de las normas): 
 
9.1. La ignorancia de la ley: 
 
Este deber general de respeto, desde un punto de vista exclusivamente lógico, parece que debiera ir precedido 
de  un  previo  deber  de  conocimiento  de  las  normas.  Difícilmente  puede  respetarse  lo  que  se  ignora.  Sin 
embargo,  desde  el  punto  de  vista  práctico  es  imposible  que  un  sujeto  pueda  efectivamente  conocer  todo  el 
conjunto de normas que componen el Ordenamiento jurídico. 
 
Las  reglas  de  la  lógica  general  no  son  las  mismas  que  las  reglas  de  la  lógica  y  el  razonamiento  jurídicos. 
Jurídicamente  el  problema  ha  de  ser  enfocado  desde  le  óptica  de  la  efectividad  del  ordenamiento;  han  de 
organizarse las cosas de forma que las normas sean efectivamente aplicadas. La norma se aplicará, sea conocida 
o no por el sujeto determinado. En otro caso, bastaría con alegar la ignorancia para que uno quedara a salvo del 
deber de cumplir y observar la norma. 
 

Página 20 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
Este problema es abordado y resuelto por nuestro sistema jurídico sobre las siguientes bases: en primer lugar 
las  normas  deben  ser  objeto  de  publicidad.  Esta  publicidad  formal  implica  la  teórica  posibilidad  de  que 
cualquiera  pueda  tener  acceso  a  la  norma  en  cuestión.  Pero  con  ello  no  se  resuelve  el  problema,  pues  un 
ciudadano corriente, enfrentado al BOE tendrá seguramente muchos problemas para averiguar con exactitud el 
sentido  de  una  Ley.  Por  eso,  sobre  la  base  de  esa  publicidad,  se  establece  la  regla  de  la  efectividad  del 
ordenamiento y deber de cumplimiento de las normas, sea conocido o ignorado su contenido (art. 6.1 del CC: 
“la ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento”). 
 
Por  consiguiente,  aun  sin  que  exista  el  deber  de  conocer  las  normas  y  sin  que  éstas  sean  efectivamente 
conocidas, sí existe el deber general de cumplimiento. 
 
9.2. La exclusión voluntaria de la ley aplicable: 
 
Esta  regla  de  que  la  ignorancia  de  la  ley  no  excusa  de  su  cumplimiento  y  su  corolario  de  que  las  normas  se 
aplican  cuando  se  dan  las  condiciones  en  ellas  previstas,  y  no  cuando  así  lo  deseen  los  destinatarios  de  las 
normas,  presuponen  la  imposibilidad  de  excluir  la  aplicabilidad  y  vigencia  de  las  normas  por  decisión  de  los 
interesados. Sin embargo, y si se atiende a una de las reglas que se desprenden del art. 6.2 del CC, parece que sí 
cabe excluir voluntariamente la aplicación de las normas, dentro de ciertos límites y condiciones: “la exclusión 
voluntaria de la ley aplicable sólo será válida cuando no contraríe el interés o el orden público ni perjudique a 
terceros”. 
 
El  adecuado  entendimiento  de  esta  posibilidad  exige  poner  este  asunto  en  relación  con  la  distinción  entre 
normas  de  Derecho  imperativo  y  normas  de  Derecho  dispositivo.  Junto  a  normas  que  se  imponen 
absolutamente  siempre  con  o  contra  la  voluntad  y  deseos  de  sus  destinatarios  (normas  de  dº  imperativo  o 
necesario), es frecuente que las normas autoricen a los propios interesados a reglamentar las situaciones que 
les afectan privadamente. 
 
Cuando  esto  sucede,  la  regulación  contenida  en  la  norma  jurídica  solamente  entra  en  juego  en  defecto  o 
ausencia  de  regulación  convencional  por  parte  de  los  interesados.  Precisamente  se  está  ante  un  caso  de 
exclusión voluntaria de la Ley aplicable, por ejemplo, es regla contenida en la ley que el préstamo de dinero no 
produce intereses, pero la propia disposición legal autoriza la posibilidad de pacto expreso en contrario. 
 
Son frecuentes las normas dispositivas en el ámbito del Derecho patrimonial privado. Cuando una norma revista 
ese  carácter,  entonces  es  cuando  cabe  precisamente  que  la  norma  general  pueda  ser  desplazada  por  la 
reglamentación particular creada por los interesados. 
 
Cuando,  por  el  contrario,  la  norma  es  imperativa,  la  voluntad  o  deseo  de  los  destinatarios  de  la  misma  de 
excluirla es absolutamente irrelevante. 
 
10. EFICACIA SANCIONADORA DE LA NORMA (la violación de las normas y su sanción): 
 
10.1. La infracción de las normas: 
 
Las normas jurídicas están dictadas para su acatamiento por parte de las personas, pero partiendo de la base 
de  que  esas  personas  pueden  acomodar  su  conducta  a  la  norma,  o  pueden  contravenir  el  mandato 
normativo, en el ejercicio de su libertad. 
 
Eso, quiere decir que el sujeto es libre de acatar la norma o desobedecerla, pero no que las consecuencias de 
obedecer o desobedecer sean las mismas. Si no se cumplen las normas, se da pie  para la  correspondiente 

Página 21 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
reacción del Ordenamiento jurídico, el cual normalmente prevé la imposición de las oportunas sanciones al 
infractor. 
 
Modalidades básicas de infracción: 
 
10.1.1. Actos contrarios a las normas imperativas: 
La modalidad más sencilla de la infracción de las normas: la realización de actos contrarios a lo 
dispuesto  en  ellas.  Así  la  observancia  de  una  conducta,  un  acto  aislado  o  un  comportamiento 
omisivo  que  vaya  en  contra  de  lo  dispuesto  por  una  norma,  constituye  infracción  del 
Ordenamiento y producirá las oportunas consecuencias de toda índole. 
Las hipótesis imaginables son casi infinitas. Todas ellas, en términos generales, quedan incluidas 
en esa previsión de los actos contrarios a las normas. 
 
10.1.2. Actos en fraude a la Ley: 
Junto a esta modalidad de comportamiento directamente contrario a las normas, cabe que se 
realice  una  conducta  que  produzca  un  resultado  contrario  al  ordenamiento,  pero  que, 
aisladamente  considerada,  sin  atender  a  ese  resultado,  sea  en  sí  conforme  con  las  normas 
jurídicas.  En  tales  casos  se  habla  de  actos  de  fraude  a  la  Ley,  caracterizados  por  “los  actos 
realizados  al  amparo  del  texto  de  una  norma  que  persigan  un  resultado  prohibido  por  el 
ordenamiento jurídico, o contrario a él”. Formalmente la ley se cumple; realmente se pretende 
su violación. 
 
Ejemplo (celebración de un matrimonio con la finalidad exclusiva de obtener la nacionalidad). El 
ordenamiento  reacciona,  no  conformándose  con  la  observancia  formal  de  sus  mandatos,  sino 
yendo al fondo del asunto, para perseguir las conductas fraudulentas. 
 
10.2. La sanción por la infracción de la norma: 
 
Lo  mismo  que  las  modalidades  de  conductas  contrarias  a  las  normas  son  diversas,  las  modalidades  de 
sanción también lo son. 
 
Categorías elementales de sanciones: 
 
1. Sanciones de carácter punitivo o penas: 
En Dº PENAL consisten básicamente en que el ordenamiento reacciona ante la violación generando 
un mal al infractor como pago por su comportamiento ilícito. Quien comete un delito es sancionado 
privándole  de  la  libertad,  o  de  la  posibilidad  de  desempeñar  determinadas  actividades 
(inhabilitación), o imponiéndole una multa que se ingresa en las arcas del Estado. 
En  el  Dº  PRIVADO  también  existen  penas,  p.e.  emisión  de  un  cheque  sin  provisión  de  fondos 
suficiente. 
 
2. Sanciones resarcitorias o reparadoras: 
Se  habla  entonces  de  resarcimiento  del  daño;  persiguen  eliminar  las  secuelas  dañinas  de  cualquier 
acto ilícito. Su finalidad es, en la medida de lo posible, recomponer la situación al estado en que se  
encontraría de no haberse producido la violación de la norma. 
 
3. Sanciones neutralizantes: 
Pretenden impedir que el autor del acto ilícito consiga el resultado que pretendía al cometerlo (p.e. 
la sanción de nulidad). 
 

Página 22 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 4: La vigencia y la aplicación de las normas jurídicas  

 
10.3. La sanción general de nulidad: 
 
El art. 6.3 del CC dispone que “los actos contrarios a las normas imperativas y a las prohibitivas son nulos 
de pleno derecho, salvo que en ellas se establezca un efecto distinto para el caso de contravención  (falta 
menos grave que un delito)”. 
 
Este  precepto  solamente  prevé  la  sanción  que  corresponda  a  actos  contrarios  a  norma  imperativa. 
Además, salvo que se prevea en la propia disposición infringida una sanción diferente, la sanción general 
que se establece es la de la nulidad de pleno derecho. 
 
Esta nulidad es una categoría específica de la ineficacia de los actos jurídicos. Esa nulidad implica que el 
propósito  perseguido  por  el  infractor  del  ordenamiento,  mediante  su  conducta  ilícita,  es  eliminado,  o 
pretende ser eliminado, como si el acto ilícito no se hubiera efectivamente realizado.  Por  eso,  si  un  sujeto 
otorga  testamento  sin  atenerse  a  las  disposiciones  imperativas  que  reglamentan  las  formalidades  precisas  para  que  el 
testamento valga, el resultado que se produce es que ese testamento jurídicamente es como si no existiera, al ser considerado 
nulo. 
 
La  nulidad  es  una  sanción  solamente  aplicable  a  actos  jurídicos  en  sentido  estricto.  No  siempre  se 
decreta la nulidad de los actos contrarios a las normas imperativas. P.e. un  matrimonio  civil celebrado 
ante  un  Juez  incompetente,  si  al  menos  uno  de  los  contrayentes  actúa  de  buena  fe  y  el  Juez  ejerce 
públicamente sus funciones, a pesar de su incompetencia, el matrimonio será válido. 
 
Puede  ocurrir  que  se  apliquen  acumulativamente  ambas  sanciones;  la  general  de  nulidad  y  además  la 
específica prevista por la disposición violada. 

Página 23 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 5: La relación jurídica y los derechos subjetivos  

 
 
1. LA RELACIÓN JURÍDICA: CONCEPTO, ESTRUCTURA Y CLASES. 
 
1.1. La idea de relación jurídica: 
 
La  llamada  relación  jurídica  consiste  en  cualquier  tipo  de  relación  entre  seres  humanos  que  se  encuentra 
regulada por el Derecho o que, sin estarlo, produce consecuencias jurídicas. En términos generales, se habla de 
relación jurídica para referirse a todas aquellas relaciones o situaciones sociales, de cualquier índole, que son 
susceptibles de ser contempladas jurídicamente. Por tanto, puede afirmarse que cuando las relaciones sociales 
son  contempladas  por  el Derecho,  cabe  hablar  de  relaciones  con  trascendencia  jurídica  o,  sencillamente,  de 
relaciones jurídicas. 
 
1.2. Clasificación de las relaciones jurídicas: 
 
Partiendo del contenido básico de la relación jurídica, existirán básicamente cuatro tipos: 
 
1. Relaciones obligatorias: 
Comprenderían aquellos supuestos en los que, por responsabilidad contractual o extracontractual, una 
persona  se  encuentra  en  el  deber  de  prestar  o  desplegar  una  conducta  determinada  en  beneficio  de 
otra. 
 
2. Relaciones jurídico‐reales: 
Basadas en la tenencia o apropiación de los bienes, se encontrarían presididas por la propiedad y demás 
derechos  reales,  en  cuya  virtud  una  persona  goza  de  una  capacidad  decisoria  sobre  el  uso  y 
aprovechamiento de cualquier bien que el Ordenamiento le garantiza frente a los demás miembros de la 
colectividad. 
 
3. Relaciones familiares: 
Situaciones de especial conexión entre las personas que el Ordenamiento jurídico regula atendiendo a 
criterios de ordenación social general, para garantizar un marco normativo a la familia. 
 
4. Relaciones hereditarias o sucesorias: 
Todas  aquellas  conectadas  al  fenómeno  de  la  herencia  y  a  las  personas  en  ella  implicadas,  como 
sucesores de la persona fallecida con anterioridad: derechos y deberes de los herederos entre sí y en sus 
relaciones con los demás. 
 
1.3. Estructura básica de la relación jurídica: 
 
Pretende resaltar los distintos componentes que pueden analizarse por separado en ella. Pueden distinguirse: 
 
1. Los sujetos de la relación jurídica: 
Dado  que  los  derechos  y  deberes  sólo  pueden  atribuirse  a  las  personas,  es  evidente  que  en  toda 
relación jurídica el componente personal es estructuralmente necesario. Las relaciones sociales de 
trascendencia jurídica requieren la existencia de un determinado vínculo o lazo entre personas que 
ocupan posiciones distintas. 
 
La  persona  que  tiene  derecho  a  algo  se  denomina  sujeto  activo.  Quien  se  encuentra  obligado  a 
reconocer,  satisfacer  o  hacer  efectivo  el  derecho  de  cualquier  otra  persona,  se  denomina  sujeto 
pasivo. 
 

Página 25 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 5: La relación jurídica y los derechos subjetivos  

 
2. El objeto de la relación jurídica: 
La realidad material o social subyacente en la relación intersubjetiva (En las relaciones obligatorias, el 
objeto  consistiría  en  la  actividad  o  conducta  propia  de  la  persona  obligada  al  cumplimiento  de  algo;  en  las 
relaciones  jurídico‐reales,  el  objeto  vendría  representado  por  las  cosas  sobre  las  que  recaen  los  derechos 
reales). 
 
3. El contenido de la relación jurídica: 
Se  entiende  por  tal  el  entramado  de  derechos  y  deberes  que  vinculan  a  los  sujetos  o  partes  de  la 
relación jurídica, quienes por principio se sitúan bien en una posición de poder o, por el contrario, 
de deber. 
La  situación  de  poder  implica  que  una  persona  tiene  autoridad  suficiente  para  reclamar  a 
cualesquiera otras una posición de sumisión y respeto del propio derecho. 
La situación de deber implica que un determinado sujeto se encuentra vinculado a la realización de 
un determinado comportamiento respetuoso del derecho ostentado por cualquier otra persona. 
 
2. EL DERECHO SUBJETIVO: 
 
2.1. La noción de derecho subjetivo: 
 
El poder que el Ordenamiento otorga o reconoce a los particulares para que satisfagan sus propios intereses, 
se conoce técnicamente con el nombre de derecho subjetivo. 
 
El “tener derecho a…” significa ostentar el poder de exigir algo a alguien: el poder de exigir la observancia de 
una  determinada  conducta  (activa  u  omisiva)  a  alguna  otra  persona  en  concreto  o,  en  general,  a  todos  los 
demás.  Por  ello  suele  definirse  al  derecho  subjetivo  como  la  situación  de  poder  concreto  otorgada  por  el 
Ordenamiento jurídico a un sujeto para que defienda y satisfaga sus propios intereses. 
 
2.2. Las facultades: 
 
La idea de derecho subjetivo, dentro del poder concreto que otorga, se encuentra compuesto de una serie de 
posibilidades de actuación que, muchas veces, son susceptibles de distinción y de utilización separada por su 
titular. A tales posibilidades de actuación, derivadas de un derecho subjetivo, se les conoce como facultades. 
 
Por  tanto,  las  facultades  son,  de  menor  amplitud  objetiva  que  el  dº  subjetivo  en  el  que  se  integran  y, 
generalmente, se han de considerar dependientes de la vida o dinámica del propio dº subjetivo matriz  (p.e. el 
alquiler  de  cualquier  cosa  (video,  piso,  etc)  otorga  al  arrendatario  el  dº  subjetivo  de  usar  la  cosa  durante  el  tiempo 
previsto y en las condiciones pactadas, aunque dicho uso fuera en origen una mera facultad del propietario de aquélla). 
 
2.3. Las potestades: 
 
La calificación de dº subjetivo se reserva para identificar el poder otorgado a la persona con vistas a permitirle 
la satisfacción de sus propios intereses. 
 
Hay otras situaciones en las que el ordenamiento jurídico atribuye un determinado poder concreto a sujetos 
individuales,  si  bien  no  para  atender  a  sus  intereses  propios,  sino  para  que  en  el  ejercicio  de  ese  poder  se 
sirvan o atiendan los intereses de otras personas. En tales casos, la situación de poder no puede concebirse 
como un dº subjetivo, sino como una potestad: poder concedido por el ordenamiento jurídico a una persona 
individual para que lo ejercite en beneficio de los intereses de otra y otras personas (p.e: un alcalde o un ministro 
tienen prerrogativas o facultades decisorias legalmente reconocidas, pero no las ostentan en beneficio propio y en cuanto 
persona  propiamente  dicha  o  la  patria  potestad  como  poderes,  facultades  y  deberes  que  ostentan  los  progenitores 
respecto de sus hijos menores, para ejercitarlos precisamente en beneficio de los hijos). 

Página 26 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 6: Ejercicio y tutela de los derechos  

 
 
1. EL EJERCICIO DE LOS DERECHOS Y SUS LÍMITES: 
 
1.1. El ejercicio de los derechos: 
 
Ejercitar  los  derechos,  bien  personalmente  por  el  titular,  bien  por  persona  interpuesta,  persigue  procurar 
satisfacción al interés del titular, que es precisamente lo que justifica el otorgamiento del dº subjetivo de que 
se  trate.  Por  ello  el  titular  de  un  dº  subjetivo,  para  satisfacer  su  interés,  puede  ejercitar  el  conjunto  de 
facultades o poderes concretos que forman parte de su derecho. Ahora bien, la satisfacción del propio interés 
no autoriza a cualquier acto de ejercicio del derecho, sino que, por el contrario, existen límites que restringen 
la posibilidad o las modalidades del ejercicio de los derechos. 
 
1.2. Los límites de los derechos: 
 
Debemos  desterrar  la  idea  de  que  los  derechos  subjetivos  otorguen  a  su  titular  una  capacidad  de  actuación 
ilimitada o un poder infinito. 
 
El ejercicio de los derechos subjetivos debe llevarse a cabo de forma razonable y adecuada a la propia función 
desempeñada por cada uno de los derechos en la cotidiana convivencia social, sin extralimitaciones privadas 
de sentido o presididas por la idea de ruptura de una convivencia razonable. 
 
Dicha  contemplación  de  las  cosas,  si  bien  no  deja  de  corresponderse  con  la  realidad  en  buen  número  de 
ocasiones,  tampoco  es  extraño  que  se  vea  perturbada  por  quienes  –realizando  un  mal  uso  de  su  propia 
libertad de actuación‐ se extralimitan en el ejercicio de sus derechos, atentando contra los demás o contra los 
intereses  generales.  Ante  ello,  es  necesario  que  el  legislador  (y,  sobre  todo,  la  jurisprudencia)  cuente  con 
mecanismos  restauradores  del  ejercicio  razonable  de  los  derechos  que  permitan  la  ordenada  convivencia 
social. 
 
Tales  mecanismos  suelen  identificarse  con  los  límites  de  los  derechos,  dentro  de  los  cuales  han  de 
distinguirse: 
 
2. LOS LÍMITES EXTRÍNSECOS EN EL EJERCICIO DE LOS DERECHOS: 
 
Se  agrupan  en  esta  expresión  las  consecuencias  relativas  al  ejercicio  de  los  derechos  nacidas  a  causa  de  la 
concurrencia de diversos derechos recayentes sobre un mismo objeto o que despliegan su eficacia en un ámbito 
que  puede  verse  afectado  por  diversos  derechos  contrastantes  entre  sí.  Los  límites  vienen  dados  por  un  factor 
externo al ejercicio del derecho propiamente dicho o en sí mismo considerado. 
 
Supuestos típicos: 
 
2.1. La colisión de derechos: 
 
Se  habla  de  colisión  de  derechos,  en  sentido  estricto,  cuando  determinados  derechos,  ostentados  por 
diferente titular, tienen un mismo objeto o un mismo contenido y, consiguientemente, su ejercicio simultáneo 
resulta  imposible  o,  al  menos,  parcialmente  imposible.  P.e,  mi  derecho  a  tomar  el  ascensor  del  inmueble  en 
que resido tendrá que cohonestarse con el derecho de los restantes vecinos (y viceversa). 
 
Una  de  las  funciones  básicas  del  Ordenamiento  jurídico  consiste  en  erradicar  en  la  medida  de  lo  posible  las 
situaciones posibles de colisión de derechos. El sistema jurídico se encuentra plagado de normas cuyo objeto 
central consiste en la jerarquización de unos derechos sobre otros, precisamente para evitar que el conflicto 

Página 28 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 6: Ejercicio y tutela de los derechos  

 
de  intereses  socialmente  planteado  siga  siendo  técnicamente  un  supuesto  de  colisión  de  derechos.  Dicha 
jerarquización, implica situar a algunos derechos en posición de subordinación respecto de otros, atendiendo a 
distintos criterios: 
 
a) En la pugna entre intereses generales y de carácter privado habrán de primar aquéllos. 
b) En  caso  de  conflicto  entre  derechos  fundamentales  y  otros  derechos,  se  habrán  de  considerar 
preferentes los primeros. 
c) En el supuesto de que existe oposición entre derechos patrimoniales prevalecerán, según los casos, 
los de mayor antigüedad en su constitución, mejor rango o superior titulación, etc. 
 
Sin embargo, por mucha previsión que tenga el legislador o los interesados, lo cierto es que la complejidad de 
la  vida  social  seguirá  presentando  de  continuo  situaciones  fácticas  de  colisión  de  derechos  que  habrán  de 
resolverse mediante el recurso a los principios generales de aplicación de las normas jurídicas. 
 
2.2. Las situaciones de cotitularidad: 
 
La pluralidad de sujetos respecto de un mismo derecho genera una situación de cotitularidad que puede ser 
considerada  como  un  subtipo  concreto  de  la  colisión  de  derechos,  pues  al  menos  cuando  el  derecho  recae 
sobre las cosas (copropiedad, en sentido técnico) suele ser incompatible el ejercicio simultáneo de todos los 
cotitulares sobre ellas. 
 
3. LOS LÍMITES INTRÍNSECOS AL EJERCICIO DE LOS DERECHOS: 
 
Existe otra serie de matizaciones derivadas de la propia conformidad del dº con el ejercicio del mismo, requiriendo 
a  su  titular  que  se  comporte  siguiendo  determinados  parámetros  exigibles  con  carácter  general.  En  definitiva,  el 
Ordenamiento  jurídico  exige  que  los  derechos  subjetivos  sean  ejercitados  conforme  a  su  propia  función  y 
significado,  vetando  su  ejercicio  de  manera  desorbitada  o  contraria  a  los  parámetros  de  conducta  socialmente 
asumidos. 
 
Tal  delimitación  de  la  extensión  de  los  derechos  se  lleva  a  cabo  por  el  Ordenamiento  y  por  la  jurisprudencia, 
acudiendo a una serie de conceptos jurídicos indeterminados que se encuentran acogidos en el Título preliminar 
del  CC:  la  buena  fe  y  el  abuso  del  derecho.  Constituyen  límites  intrínsecos,  en  cuanto  el  ejercicio  de  cualquier 
derecho ha de realizarse de acuerdo con tales principios generales del Derecho. 
 
3.1. la buena fe en el ejercicio de los derechos: 
 
Art. 7 del Título preliminar del CC: “los derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe”. 
Inicial  y  aproximativamente,  ordena  dicho  precepto  que  los  derechos  (pero,  también  los  deberes)  que  se 
ostentan  deben  materializarse  de  conformidad  con  el  modelo  de  conducta  que  socialmente  es  considerado 
honesto  y  adecuado.  En  consecuencia,  no  estaría  permitido  realizar  actos  de  ejercicio  que,  aunque  quepan 
dentro  de  las  facultades  teóricas  que  tenga  el  titular,  se  aparten  de  ese  canon  de  lealtad  en  las  relaciones 
sociales. 
 
La buena fe ha parecido pertinente enunciarla como postulado básico por cuanto representa una de las más 
fecundas vías de irrupción del contenido ético‐social en el orden jurídico. 
 
La buena fe sigue siendo un principio general del Derecho, pero es ahora un principio normativizado: buena fe 
en sentido objetivo y como pauta general de conducta en el ejercicio de los derechos. La indeterminación es 
inmanente  al  principio  general  de  la  buena  fe  y  precisamente  mantenerla  constituye  una  estrategia  del 
Ordenamiento jurídico para facilitar constantes adaptaciones a la realidad. 

Página 29 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 6: Ejercicio y tutela de los derechos  

 
Que el legislador  haya optado por incorporar expresamente al texto articulado de la LEC una referencia a la 
buena fe, pues sin duda alguna resulta oportuno exigir su aplicación y que el ejercicio procesal de los derechos 
no  pueda  desconocer  la  existencia  de  un  principio  general  del  Dº  de  generalizada  aplicación  y  de  necesaria 
observancia. 
 
Igualmente  son  frecuentes  las  referencias  a  la  buena  fe  en  las  disposiciones  relativas  a  la  Administración 
pública (Ley 30/1999 RJAPAC). 
 
3.2. La doctrina de los propios actos: 
 
Son numerosísimas las sentencias del TS que recurren a la idea de la doctrina de los actos propios, rechazando 
el ejercicio de un derecho cuando resulta incompatible con la conducta anteriormente observada por su titular 
respecto del mismo derecho o de las facultades que lo integran. 
 
Dicha  regla  no  se  encuentra  formulada  normativamente  en  nuestro  Ordenamiento,  mas  su  operatividad  es 
innegable como consecuencia concreta del ejercicio de los derechos de acuerdo con la buena fe. 
 
La alegación de la doctrina requiere que el sujeto pasivo demuestre que, en relación con él mismo, el sujeto 
activo del derecho subjetivo haya desplegado con anterioridad una conducta que, interpretada de buena fe, 
demuestra la contradicción o incompatibilidad  de la nueva postura del titular  del dº subjetivo; circunstancia 
que, en definitiva, destruye la confianza que para el sujeto pasivo comportaba la conducta anterior del sujeto 
activo. Por tanto, dicha ruptura de la confianza ha de considerarse contraria a la buena fe, en cuanto el titular 
del  dº  subjetivo  no  puede  adecuar  a  su  antojo  y  por  mero  capricho,  jugando  con  las  expectativas  de  las 
personas que con él se relacionan. 
 
(proclama el principio general del dº que norma la inadmisibilidad de actuar contra los propios actos. Constituye un límite del ejercicio 
de un dº subjetivo como consecuencia del principio de buena fe, y de la exigencia de observar un comportamiento consecuente. 
Alguien, con su conducta, puede abrir o crear ciertas expectativas a terceros (justificadas y legítimas). Al planificar su desenvolvimiento 
en el tráfico jurídico, el tercero puede invertir tiempo y esfuerzo, y el agente con su conducta inconsecuente cerrarle o frustrarle las 
expectativas, causándole un daño injusto. 
 
EJEMPLOS: 
• El padre que reconoce voluntariamente a una persona como hijo, y pretende posteriormente impugnar dicho estado civil. 
• El  establecimiento  que  vende  alcoholes  a  una  persona,  que  sufre  accidente  en  sus  dependencias  y  luego  pretende 
excusarse de su responsabilidad alegando precisamente la ingesta alcohólica de esa misma persona.) 
 
3.3. El abuso del derecho: 
 
La  fijación  de  fronteras  definidas  entre  la  buena  fe  y  el  abuso  del  derecho  resulta  tarea  cuasi  hercúlea.  Por 
tanto, limitaremos la exposición a cauces orientativos de cierto valor didáctico. 
 
3.3.1. La construcción jurisprudencial del principio: 
 
La doctrina moderna ha elaborado la teoría llamada del abuso del derecho, sancionada ya en los 
más  recientes  ordenamientos  legislativos,  que  consideran  ilícito  el  ejercicio  de  los  derechos 
cuando sea abusivo. 
 
Los derechos subjetivos, aparte de sus límites legales, tienen otros de orden moral, teleológico y 
social,  de  modo  que  incurre  en  responsabilidad  el  que  traspasa  en  realidad  los  impuestos  al 
mismo por la equidad y la buena fe, con daño para terceros o para la sociedad. 
 
 

Página 30 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 6: Ejercicio y tutela de los derechos  

 
Elementos esenciales del abuso del derecho: 
 
• Uso de un derecho, objetiva o externamente legal. 
• Daño a un interés (de terceros) no protegido por una específica prerrogativa jurídica. 
• Inmoralidad o antisocialidad de ese daño. 
 
3.3.2. La formulación legal de la prohibición del abuso del derecho: 
 
Art. 7 del Título preliminar del CC: “La Ley no ampara el abuso del derecho o el ejercicio antisocial 
del  mismo.  Todo  acto  u  omisión  que  por  la  intención  de  su  autor,  por  su  objeto  o  por  las 
circunstancias en que se realice sobrepase manifiestamente los límites normales del ejercicio de un 
derecho, con daño para tercero, dará lugar a la correspondiente indemnización y a la adopción de 
las medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso”. 
 
Conforme a lo establecido en el CC, los presupuestos de aplicación del abuso del derecho son: 
 
1. Acción u omisión de carácter abusivo: 
El carácter abusivo, ha de deducirse de la extralimitación llevada a efecto por el titular, de 
conformidad con los cánones objetivos de conducta que sean requeridos en el ejercicio de 
cada uno de los derechos. 
La extralimitación puede deberse tanto a la actitud subjetiva del titular del derecho objeto 
de  ejercicio,  cuanto  a  razones  de  carácter  objetivo  en  el  ejercicio  del  mismo,  aunque  no 
pueda imputarse al titular mala fe deliberada en la actuación del dº en cuestión. 
 
2. Consecuencia dañosa para un tercero: 
El  ejercicio  abusivo  del  derecho  sí  requiere,  en  cambio,  que  su  materialización  haya 
acarreado  a  cualquier  otra  persona  un  daño  determinado,  cuya  existencia  concreta  y 
efectiva habrá de probarse y cuantificarse. 
El daño puede consistir tanto en la aparición de consecuencias imprevistas para el tercero 
cuanto en la agravación de la situación jurídica en que éste se encuentre, según que exista 
o no una previa relación jurídica entre el agente del ejercicio abusivo y el tercero. 
 
3.3.3. Expansión y retroceso del abuso del derecho: 
 
No  es  de  extrañar  que  la  invocación  por  los  litigantes  o  la  aplicación  por  los  Tribunales  de  la 
prohibición  del  abuso  del  derecho  se  haya  extendido  a  otras  jurisdicciones,  señaladamente  a  la 
contencioso‐administrativa  y  a  la  laboral.  Aunque  se  haya  normativizado  en  el  Código  Civil,  la 
prohibición  del  abuso  del  derecho  constituye  un  principio  general  del  derecho  que,  por  tanto, 
tiene capacidad expansiva en el conjunto del Ordenamiento jurídico. 
 
El valor general del principio estudiado no significa que su utilización pueda ser indiscriminada. Si 
se  atiende  a  la  jurisprudencia  más  reciente,  llama  la  atención  la  gran  cantidad  de  resoluciones 
judiciales en las que se descarta la aplicación de la regla ante el abuso existente en la utilización 
del recurso al abuso del derecho. 

Página 31 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 7: El tiempo y las relaciones jurídicas: la prescripción y la caducidad  

 
 
1. EL TRANSCURSO DEL TIEMPO Y LAS RELACIONES JURÍDICAS: 
 
1.1. Introducción: los límites temporales en el ejercicio de los derechos. 
 
El  titular  de  un  derecho  tiene  la  posibilidad  de  ejercitar  los  poderes  que  su  derecho  le  confiere,  bien  en  un 
momento  concreto  (término),  bien  a  lo  largo  de  un  periodo  de  tiempo  (plazo),  que  lo  mismo  puede  haber 
quedado determinado que indeterminado en la relación jurídica de que se trate. 
 
Es justo que la situación de poder que otorga cualquier derecho subjetivo pese sobre los sujetos pasivos del 
mismo de forma temporalmente limitada, especialmente por razones de seguridad en el tráfico económico y 
jurídico. Si en principio el titular del dº subjetivo deja pasar un largo período temporal sin hacerlo, puede darse 
el caso de que termine por reclamar sus intereses en un momento tan tardío que, razonablemente, el sujeto 
pasivo no pensara que tal derecho se encontraba vivo y activo. 
 
Por otra parte, la desidia  en el ejercicio de los propios derechos es también manifestación de una conducta 
que,  permite  suponer  que  los  derechos  que  no  son  ejercitados  en  su  momento  adecuado  o  dentro  de  un 
periodo  temporal prudente, ya no serán ejercitados nunca, generando así la legítima expectativa en las demás 
personas de la comunidad de que el dº ha decaído. 
 
1.2. El cómputo del tiempo conforme al art. 5 del CC: 
 
Gramaticalmente hablando, computar equivale a contar o calcular una cosa cualquiera; en nuestro caso, los 
periodos de tiempo. 
 
La regla fundamental al respecto se encuentra recogida en el art. 5 del CC: “1. Siempre que no se establezca 
otra cosa, en los plazos señalados por días, a contar de uno determinado, quedará éste excluido del cómputo, 
el cual deberá empezar el día siguiente; y si los plazos estuvieren fijados por meses o años, se computarán de 
fecha a fecha. Cuando en el mes de vencimiento no hubiera día equivalente al inicial del cómputo, se entenderá 
que el plazo expira el último del mes. 2. En el cómputo civil de los plazos no se excluyen los días inhábiles”. 
 
Comentario: 
La regla tiene carácter supletorio  (“siempre que no se establezca otra cosa…”). No vincula al legislador ni a los 
particulares. Ambos pueden prever los problemas de índole temporal estableciendo otras reglas. Pero, en caso 
de no hacerlo, encontrará aplicación lo dispuesto en el artículo. 
 
1.3. El cómputo del tiempo en otras disposiciones legislativas: 
 
También  en  esta  materia,    las  disposiciones  del  CC  han  desempeñado  un  claro  papel  estelar  y  han  sido 
aplicables, con carácter general, al conjunto del ordenamiento jurídico. 
 
En los tiempos contemporáneos lo dispuesto por el CC se ve repetido y reiterado (de forma innecesaria) en 
otras  leyes,  en  las  que  podría  haber  bastado  con  resaltar  la  exclusión  de  los  días  inhábiles,  es  decir,  la 
procedencia del cómputo útil o sólo de los días útiles o hábiles (p.e: en el ámbito administrativo o procesal, en 
el cómputo de los plazos, deben ser excluidos los días inhábiles). 
 
 
 
 
 

Página 33 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 7: El tiempo y las relaciones jurídicas: la prescripción y la caducidad  

 
2. LA PRESCRIPCIÓN: 
 
2.1. Prescripción extintiva y prescripción adquisitiva: 
 
Cuando el transcurso del tiempo acarrea la pérdida o decadencia del ejercicio de los derechos para su titular se 
habla sencillamente de prescripción o bien de prescripción extintiva (porque extingue los derechos de que se 
trate). Al contrario, cuando el transcurso del tiempo provoca el nacimiento o la consolidación de un derecho a 
favor de una persona, se habla de prescripción adquisitiva o usucapión. 
 
La  prescripción  suele  estudiarse  en  la  parte  general  del  Derecho  civil,  en  cuanto  afecta  al  ejercicio  de  los 
derechos en general; por el contrario, la usucapión se estudia en el volumen dedicado a la propiedad y demás 
derechos reales. 
 
2.2. Presupuestos de la prescripción: 
 
a) En  primer  lugar,  es  necesario  que  estemos  frente  a  un  derecho  que  sea  susceptible  de  prescripción,  un 
derecho prescriptible. 
b) Que  el  titular  del  derecho  en  cuestión  permanezca  inactivo,  esto  es,  sin  ejercitar  el  derecho  que  le 
corresponde. 
c) Que transcurra el plazo señalado por la ley para el ejercicio del derecho sin que se haya llevado a cabo la 
actuación del mismo. 
d) Que,  en  su  caso,  producido  un  acto  extemporáneo  de  pretendido  ejercicio  del  derecho,  el  sujeto  pasivo 
alegue la prescripción producida y no haya renunciado a ella. 
 
3. RÉGIMEN JURÍDICO: CÓMPUTO, INTERRUPCIÓN, RENUNCIA Y EFECTOS DE LA PRESCRIPCIÓN: 
 
3.1. Cómputo del plazo de prescripción: 
 
El cómputo del plazo prescriptivo establecido en cada caso se inicia desde el momento en que el derecho pudo 
haber sido ejercitado, salvo que se disponga otra cosa diferente. 
 
La expresión “desde el día en que pudieron ejercitarse” los derechos (o las acciones, según el tenor literal del 
CC)  ha  de  ser  entendida  en  el  sentido  de  que  debe  iniciarse  el  cómputo  del  plazo  prescriptivo  desde  que  el 
titular del derecho tuvo conocimiento de que podía ejercitar el derecho. 
 
El art. 5 excluía del cómputo el día inicial, según dicho precepto el primer día o día inicial del plazo se tiene por 
entero (p.e: si cualquier derecho puede ejercitarse a partir de las 1300 horas del dia 3 de mayo de 1990 y tiene un plazo 
de  prescripción  de  3  años,  dado  que  el  dia  referido  debe  computarse  desde  las  cero  horas,  es  evidente  que  el  plazo 
finaliza a las 0000 del dia 3 de mayo de 1993. Esto es, el dia final para realizar cualquier acto de ejercicio en relación con 
tal derecho es el 2 de mayo de 1993) 
 
3.2. Interrupción del plazo prescriptivo: 
 
Mientras no venza (o se cumpla por entero) el plazo de prescripción previsto, el titular del dº puede ejercitar 
eficazmente su derecho, aunque con anterioridad haya permanecido inactivo. Así pues, cuando cualquier acto 
de ejercicio del derecho se produce dentro del plazo, éste deja de correr, requiriéndose comenzar a computar 
el plazo prescriptivo desde el comienzo otra vez, caso de que tras ese acto de ejercicio comience una nueva 
etapa de inactividad. Cuando esto sucede, se dice que la prescripción ha sido interrumpida . 
 

Página 34 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 7: El tiempo y las relaciones jurídicas: la prescripción y la caducidad  

 
El acto de ejercicio del dº que provoca la interrupción puede ser de cualquier naturaleza, el cual admite tanto 
el ejercicio judicial del derecho cuanto el extrajudicial. 
 
3.2.1. Ejercicio judicial: 
 
Aquí  deben  agruparse  los  actos  de  ejercicio  del  derecho  que,  promovidos  por  su  titular,  acaban 
siendo  conocidos  por  los  Jueces  y  Tribunales.  Entre  dichos  actos  asume  primordial  importancia  la 
interposición  de  la  demanda,  en  cuya  virtud  el  titular  del  dº  subjetivo  reclama  la  observancia  del 
mismo al sujeto pasivo. 
 
3.2.2. Ejercicio extrajudicial: 
 
Es indiscutible que el ejercicio extrajudicial del dº por el titular de cualquier otro derecho subjetivo 
comporta la interrupción de la prescripción. 
 
Existe  la  convicción  general  de  que  cualquier  requerimiento  notarial  promovido  por  el  titular  del 
derecho genera la interrupción de la prescripción. 
 
Sin embargo, el art. 1.973 no exige forma determinada alguna.  Ello no significa que, problemas de 
prueba  aparte,  no  valgan  como  actos  interruptivos  de  la  prescripción  cualesquiera  otros:  cartas, 
telegramas, envíos por fax, etc. 
 
3.2.3. Reconocimiento del derecho por el sujeto pasivo. 
 
El  art.  1.973  habla  sólo  de  “cualquier  acto  de  reconocimiento  de  la  deuda  por  el  deudor”.  Pese  al 
tenor  literal  del  inciso,  el  reconocimiento  del  sujeto  pasivo  de  sentirse  obligado  por  el  derecho 
subjetivo que le afecta supone un renacimiento del plazo de prescripción. 
 
3.2.4. Interrupción y suspensión de la prescripción: 
 
La  suspensión  de  la  prescripción  se  presenta  en  todas  las  hipótesis  en  que  la  producción  de  algún 
acontecimiento  hace  que  deje  de  correr  el  plazo  prescriptivo,  pero  sin  que  se  reinicie  desde  el 
principio, una vez superadas o pasadas las circunstancias que provocaron la suspensión del cómputo. 
Al  contrario,  el  cómputo  se  reinicia  precisamente  en  el  exacto  momento  temporal  en  que  quedó 
detenido  (p.e:  casos  de  moratoria  legal,  a  consecuencia  de  situaciones  catastróficas  (terremotos, 
inundaciones),  el  legislador  suele  interrumpir  o  suspender  temporalmente  el  cumplimiento  de  diversas 
obligaciones durante un determinado periodo de tiempo). 
 
3.2.5. Alegabilidad y renuncia de la prescripción: 
 
El efecto fundamental de la prescripción es hacer inexigible al sujeto pasivo del dº la observancia de 
la conducta (activa u omisiva) que podía serle impuesta por el titular. Así pues,  desde el prisma del 
sujeto obligado, la consecuencia básica de la prescripción radica en que ésta le produce un beneficio, 
un inesperado provecho, derivado de la inactividad del titular del dº subjetivo. 
 
Por tal motivo, la ley considera que ese beneficio para el sujeto pasivo debe ser dejado en manos del 
propio  interesado  y  le  exige  que  tenga  una  conducta  diligente  que,  al  menos  debe  consistir  en  la 
alegación de la prescripción frente al titular del derecho en el caso de que éste finalmente opte por 
ejercitar su derecho. En consecuencia, la prescripción operará sólo si el beneficiado por ella la alega; 
por  el  contrario,  si  el  beneficiado  por  la  prescripción  no  alega  que  ha  transcurrido  el  plazo  para  el 

Página 35 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 7: El tiempo y las relaciones jurídicas: la prescripción y la caducidad  

 
ejercicio eficaz del derecho, podrá ser condenado a cumplir, a pesar de la prescripción y a pesar de 
que el ejercicio del derecho por su titular sea realmente extemporáneo. 
 
4. LA CADUCIDAD: 
 
4.1. La caducidad de los derechos: 
 
Los plazos de prescripción propiamente hablando no constituyen límites temporales estrictos de la vida de los 
derechos,  sino  de  la  inactividad  y  desidia  de  sus  titulares.  Dado  que  tales  plazos  son  susceptibles  de 
interrupción, es evidente que los derechos no encuentran en tales plazos una frontera temporal propiamente 
dicha, pues pueden revivir de forma continuada y recurrente por un mero acto de ejercicio de su titular. 
 
Esta reviviscencia o resurrección de los derechos no resulta siempre posible, ni técnicamente aconsejable. 
 
Ante  ello,  la  ley  (y  también  a  veces  los  particulares)  considera  en  numerosas  ocasiones  que  el  ejercicio  de 
determinados derechos y facultades se debe llevar a cabo, necesaria e inexcusablemente, dentro de un periodo 
temporal  predeterminado.  Una  vez  transcurrido  el  plazo  marcado,  sin  posibilidad  alguna  de  suspensión  o 
interrupción, el derecho de que se trate no podrá ya ser ejercitado por su titular. 
 
Podemos  conceptuar  caducidad,  como  la  extinción  de  un  derecho  por  su  falta  de  ejercicio  durante  un  plazo 
temporal prefijado que no es susceptible de ser interrumpido. 
 
Ocurre así, en general, en todos los actos procesales (p.e: quien estime que alguno de sus derechos fundamentales ha 
sido vulnerado, perderá su derecho a que el TC conozca su causa si no presenta el recurso de amparo dentro de los 20 días 
siguientes a la notificación de la resolución recaída en el previo proceso judicial). 
 
También en Derecho civil (y en otros sectores del ordenamiento) son frecuentes los supuestos de caducidad. 
 
 
4.2. Diferencias con la prescripción: 
 
a) Los plazos de caducidad no son susceptibles de interrupción ni suspensión alguna, operando, por tanto, en 
estrictos términos temporales. 
b) Los  plazos  de  caducidad  suelen  ser  breves,  cuando  no  brevísimos,  aunque  ciertamente  cabe  resaltar 
también  que  en  algunos  casos  los  plazos  de  prescripción  pueden  circunscribirse  a  cortos  periodos  de 
tiempo. 
c) La caducidad puede ser declarada judicialmente de oficio. 
 
  
 
 
 
 
 
 

Página 36 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 8: El Derecho de la persona: la condición de persona  

 
 
1. PERSONA Y DERECHO DE LA PERSONA: 
 
1.1. La condición jurídica de persona: personalidad y personificación. 
 
En Derecho no suele hablarse de ser humano, ni de hombre, mujer o niño, sino de personas físicas o personas 
naturales para referirse al conjunto de seres humanos. 
 
La razón de ello radica sencillamente en que en el mundo jurídico, han de ser tenidos en cuenta como posibles 
sujetos  de  derechos  y  obligaciones  tanto  los  seres  humanos  propiamente  dichos,  cuanto  ciertas  entidades, 
agrupaciones  o  colectivos  a  los  que  el  Derecho  ha  personificado  por  razones  de  distinta  índole.  Por 
consiguiente, para referirse genéricamente a cada uno de tales grupos, se ha impuesto la necesidad de hablar, 
respectivamente, de persona natural, de una parte, y, de otra, de persona jurídica. 
 
Las personas físicas o seres humanos constituyen un dato anterior, preexistente y trascendente al Dº; el cual 
existe y se justifica en cuanto tiene por misión solucionar los conflictos interindividuales o sociales. 
 
Por el contrario, las denominadas personas jurídicas son tales sólo en cuanto sean reguladas y admitidas por el 
Derecho positivo. 
 
Sea por la inmanente personalidad del ser humano o por la asimilación al mismo, mediante la personificación 
de ciertas entidades o agrupaciones de individuos, el Dº acaba reconociendo o atribuyendo personalidad tanto 
a las personas naturales como a las jurídicas. 
 
1.2. El Derecho de la persona: 
 
El Derecho civil en su conjunto puede identificarse con el Derecho de la persona, en sentido estricto, en cuanto 
el objeto propio de las instituciones que aborda, reducido a su mínimo común denominador, es la persona en 
sí misma considerada sin atributo alguno complementario (comerciante, trabajador, etc). 
 
Sin  embargo,  la  expresión  Derecho  de  la  persona  se  utiliza  también  con  un  significado  más  preciso  para 
referirse  al  conjunto  normativo  que  regula  la  capacidad  de  obrar  de  las  personas  físicas  o  naturales  y  su 
incorporación en la sociedad. 
 
2. LA PERSONALIDAD (la capacidad de la persona): 
 
2.1. Capacidad jurídica y capacidad de obrar: 
 
Al hablar jurídicamente de personalidad se está haciendo referencia al reconocimiento de alguien como sujeto 
de  derechos  y  obligaciones:  bien  porque  naturalmente  sea  idóneo  para  ello  (la  persona);  bien  porque  el  Dº 
positivo así lo haya estimado conveniente. 
 
El  nacimiento  de  una  persona  o  la  constitución  de  una  persona  jurídica  conlleva  inmediatamente  la 
consecuencia de considerarla como un miembro más de la comunidad en que se inserta,en cuanto su propia 
génesis puede dar origen a derechos y obligaciones de inmediato, aun cuando tal persona no pueda saberlo o 
no  pueda  llevarlos  a  la  práctica.  Contraposición  apuntada  entre  ser  titular  de  derechos  y  obligaciones  y  ser 
capaz de ejercitarlos: 
 
a) Capacidad jurídica: significa tener la aptitud o idoneidad necesarias para ser titular de derechos o/y 
obligaciones. 

Página 38 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 8: El Derecho de la persona: la condición de persona  

 
b) Capacidad  de  obrar:  implica  la  posibilidad,  aptitud  o  idoneidad  de  una  persona  (natural  o  jurídica) 
para ejercitar o poner en práctica los derechos u obligaciones que le sean imputables o referibles. 
 
Por  consiguiente,  la  capacidad  jurídica  no  es  susceptible  de  graduaciones  o  matizaciones:  se  tiene  o  no  se 
tiene; se es persona o no. Los términos capacidad jurídica y personalidad vienen a ser coincidentes. 
 
Por el contrario, la capacidad de obrar permite graduaciones y subdivisiones en atención al tipo de acto que se 
pretenda realizar. 
 
2.2. La igualdad esencial de las personas: 
 
La capacidad jurídica, p0ues, no significa posibilidad de actuar, sino sencillamente la posibilidad, abstracta y 
teórica, de encontrarse en situaciones originadoras de derechos y obligaciones que pueden darse a lo largo 
de la vida de un sujeto y tiene un valor fundamentalmente ético o socio‐político: colocar a todas las personas 
en un punto de partida presidido por la idea de igualdad (ser potencialmente sujeto de todos los derechos 
identificados por el ordenamiento jurídico), rechazando discriminaciones: art. 14 CE. 
 
3. EL ESTADO CIVIL DE LAS PERSONAS: 
 
3.1. Capacidad de obrar y estado civil: 
 
El  hecho  de  que  la  capacidad  de  obrar  es  objeto  de  regulación  por  las  normas  jurídicas,  estableciendo 
graduaciones  de  aquélla,  lleva  a  considerar  que  la  descripción  de  la  capacidad  de  obrar  de  determinados 
grupos de personas requiere acudir a un concepto genérico para explicarlo. Tal concepto es el de estado civil. 
 
La  mayor  parte  de  la  doctrina  afirma  que  los  estados  civiles  son  situaciones  permanentes  (o  relativamente 
estables)  o  cualidades  de  la  persona  que  predeterminan  la  capacidad  de  obrar  de  ésta,  debiéndose  en 
consecuencia señalar como estados civiles los siguientes: 
 
1. El matrimonio y la filiación: en cuanto determinantes de un cierto status familiae en las relaciones 
interconyugales y de los cónyuges con sus hijos. 
2. La edad: la mayor edad porque otorga plena capacidad de obrar a quien la alcanza; la menor edad, 
en cuanto la conclusión debe ser la contraria. 
3. La incapacitación: judicialmente declarada, pues priva de capacidad a quien la sufre. 
4. La nacionalidad y la vecindad civil: como determinantes de derechos y deberes de las personas. 
 
Las  restantes  situaciones,  cualidades  o  condiciones  de  las  personas  no  deberían  ser  consideradas  estados 
civiles, dada su transitoriedad, por ejemplo: 
 
1. La ausencia declarada. 
2. Las restricciones de capacidad impuestas al concursado y al quebrado. 
3. El  desempeño  de  cargos  y  funciones,  aun  en  el  caso  de  compartir  un  determinado  régimen  de 
derechos y obligaciones, como ocurriría en el desempeño de la patria potestad o en el ejercicio de la 
representación legal. 

Página 39 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 8: El Derecho de la persona: la condición de persona  

 
4. EL NACIMIENTO: 
 
4.1. Requisitos para la atribución de personalidad: 
 
La adquisición de la personalidad por los seres humanos y la consolidación de la genérica y abstracta capacidad 
jurídica  de  los  mismos  tiene  lugar  con  el  nacimiento;  art.  29  CC:  “el  nacimiento  determina  la  personalidad”, 
estableciendo dos requisitos respecto del nacido para que tal efecto se produzca: 
 
  1º  Tener  figura  humana:  esto  es,  estar  provisto  de  conformación  somática  (corpórea  o  material,  para 
diferenciarlo de lo psíquico) común que, evidentemente, no excluye deformaciones o falta de miembros o 
extremidades; ni requiere el ser constrastada con los patrones de la escultura griega. 
 
  2º Vivir 24 horas enteramente desprendido del seno materno: 
  El plazo legal de supervivencia referido no significa que hasta su total transcurso el nacido no sea 
persona.  Al  contrario,  la  personalidad  se  adquiere  desde  el  mismo  y  preciso  instante  del 
alumbramiento  o  parto  (que  ha  de  hacerse  constar  en  el  Registro  Civil)  siempre  y  cuando  el 
nacido llegue a vivir extrauterinamente 24 horas. 
 
4.2. El momento del nacimiento: partos múltiples. 
 
El nacimiento se produce en el instante mismo en que el feto se independiza de la madre. Por consiguiente, 
superadas  las  24  horas  de  vida  extrauterina,  la  atribución  de  personalidad  debe  retrotraerse  al  momento 
exacto  que,  en  determinadas  ocasiones,  puede  tener  importancia.  Por  ello,  la  legislación  requiere  que  en  la 
inscripción de nacimiento en el Registro Civil conste, además de la fecha, la hora del nacimiento: 
 
La  determinación  del  momento  del  nacimiento  adquiere  particular  relevancia  en  caso  de  que,  en  un  mismo 
embarazo, la madre haya concebido más de un hijo, pues en ciertas ocasiones resulta necesario fijar cuál de 
ellos ha de ser considerado el mayor. En el caso de partos dobles o múltiples corresponden según el art. 31 “al 
primer nacido los derechos que la ley reconozca al primogénito”. 
 
Pese  al  tenor  literal  del  CC,  hoy  en  día  no  existe  en  Derecho  privado  un  régimen  jurídico  especial  del 
primogénito, pues la situación jurídica de los nacidos (hermanos) es exactamente la misma. Otra cosa es que, 
en ciertos supuestos, la consideración de la mayor edad entre hermanos sirva como criterio de elección entre 
ellos (la primogenitura), siendo ésta una institución más bien perteneciente al pasado. 
 
4.3. La protección del concebido (el nasciturus o concebido pero no nacido): 
 
Múltiples  razones  de  orden  familiar  y  sucesorio  han  planteado,  ya  desde  los  viejos  tiempos  romanos,  la 
necesidad  de  considerar  la  situación  jurídica  de  quienes  se  encontraban  gestándose  en  el  claustro  materno, 
dotándoles  de  una  especial  protección  (piénsese,  por  ejemplo,  en  que  lo  hasta  ahora  dicho  excluiría  al  hijo 
póstumo de la herencia del padre, al no ser aquél todavía persona). 
 
Los  modernos  Códigos  destinan  una  serie  de  preceptos  al  nasciturus  (el  que  va  a  nacer)  para  “reservarle” 
ciertos beneficios o efectos favorables para el caso de que llegue a nacer y adquirir la capacidad jurídica. 
 
Art. 29 CC “el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables, siempre que nazca 
con las condiciones que expresa el artículo siguiente”. Interesa destacar que el tratamiento favorable hacia el 
nasciturus  se  encuentra  supeditado  a  su  nacimiento  regular  y,  por  tanto,  imposibilita  afirmar  que  la 
personalidad se puede entender adquirida desde el momento de la concepción. 
 

Página 40 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 8: El Derecho de la persona: la condición de persona  

 
4.4. Los nondum concepti: 
 
La expresión latina es habitual para referirse a personas que, pese a no haber sido “aún concebidas” pueden 
llegar  a  nacer  (p.e:  el  hijo  mayor  de  mi  nieto).  Tales  personas,  en  principio,  no  pueden  considerarse  como 
titulares de posición jurídica alguna, ni de un derecho subjetivo concreto, pues representan un futurible. Sin 
embargo,  existen  mecanismos  en  cuya  virtud  la  atribución  de  derechos  a  los  nondum  concepti  resulta 
admisible, como la donación con cláusula de reversión a favor de terceros y la sustitución fideicomisa. 
 
5. LA EXTINCIÓN DE LA PERSONALIDAD: LA MUERTE. 
 
5.1. La muerte y la declaración de fallecimiento o muerte presunta: 
 
Art.  32  CC:  “la  personalidad  civil  se  extingue  por  la  muerte  de  las  personas”,  regla  obvia  que  no  requiere 
explicación alguna. 
 
Sí  requiere  indicaciones  previas  la  que  el  Código  Civil  denomina  en  el  art.  34  “presunción  de  muerte  del 
ausente”  o  persona  desaparecida  sin  que  se  tenga  noticia  alguna  de  ella  durante  un  plazo  de  tiempo 
prudencial  o  bien  de  aquellas  personas  que  hayan  participado  en  campañas  bélicas,  sufrido  naufragio  o 
accidente aéreo y de cuya supervivencia no se tengan noticias. La suerte del ausente o desaparecido no puede 
constituir  una  incógnita  permanente  y  sin  límite  temporal  alguno,  ya  que  las  relaciones  jurídicas  tocantes  al 
ausente y, lógicamente, a terceros no pueden quedar indefinidamente en suspenso. 
 
5.2. Determinación del fallecimiento: 
 
Las  consecuencias  de  la  muerte  como  hecho  físico  incontestable  que  a  todos  nos  ha  de  llegar  son  claras:  al 
extinguirse la personalidad del difunto, todas las situaciones o relaciones sociales a él pertenecientes habrán 
de  darse  igualmente  por  extinguidas,  por  desaparición  del  sujeto.  Su  cuerpo  pasa  a  ser  cadáver  y,  por 
consiguiente,  no  puede  ser  calificado  como  persona,  sino  como  cosa.  Por  ello,  resulta  necesario  precisar  el 
momento del fallecimiento y, en tal sentido, establece la Ley de Registro Civil que la inscripción de defunción 
hace  fe  de  la  fecha,  hora  y  lugar  en  que  acontece  la  muerte  y  que,  para  proceder  a  la  inscripción  “será 
necesaria certificación médica de la existencia de señales inequívocas de muerte” (RD 2070/99, sobre trasplantes de 
órganos,  establece  que  la  muerte  del  individuo  podrá  certificarse  tras  la  confirmación  del  cese  irreversible  de  las  funciones 
cardiorrespiratorias o del cese irreversible de las funciones encefálicas). 
 
5.3. La comoriencia: 
 
La  determinación  del  momento  de  la  muerte  adquiere  tintes  de  particular  complejidad  cuando  fallecen 
simultáneamente  dos  o  más  personas  que  tuvieran  recíprocamente  derecho  a  heredar  a  las  otras,  como 
ocurriría en el supuesto típico de nuestros días: accidente aéreo, automovilístico, etc, en el que fallecen padres 
e hijos. 
 
En tales casos, tradicionalmente (desde el Derecho romano, pasando por las Partidas, hasta la aprobación del 
CC) se solucionó el tema recurriendo a una serie de presunciones de forma tal que: 
 
• Entre marido y mujer, se consideraba premuerta a ésta, atendiendo a su mayor debilidad. 
• Entre progenitores e hijos, dependía de si éstos eran mayores de 14 años o no, estimándose que en 
el primer caso fallecerían antes los padres y en el segundo los descendientes impúberes. 
 
Nuestro CC introdujo, sin embargo, una regla distinta en el art. 33 conforme al cual, en defecto de prueba en 
contrario,  se  reputa  que  los  comorientes  han  fallecido  de  forma  simultánea  y,  por  ende,  “no  tiene  lugar  la 

Página 41 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 8: El Derecho de la persona: la condición de persona  

 
transmisión de derechos de uno a otro“. El tenor literal de éste art. parte de la base de que los comorientes 
son herederos entre sí, y, sin duda, fue redactado atendiendo a una muerte simultánea y por la misma causa 
(incendio, terremoto, etc). 
 
La  aplicación  del  artículo  debe  mantenerse  incluso  en  el  supuesto  de  que,  siendo  la  muerte  simultánea,  su 
causa  y  lugar  sean  diferentes.  La  razón  de  ello  estriba  en  que  no  se  refiere  al  fallecimiento  de  personas  en 
supuestos  de  catástrofe.  La  norma  deberá  aplicarse  a  todo  caso  de  duda  sobre  la  supervivencia  entre  dos 
personas fallecidas simultáneamente, aun en circunstancias normales. 
 
5.4. La protección de la memoria de los difuntos: 
 
En términos contemporáneos, la doctrina suele referirse a ello mediante la expresión de la protección de la 
personalidad pretérita. A decir verdad, ésta protección o la honra de nuestros muertos o difuntos ha sido un 
tema  bastante  extraño  al  Derecho,  siendo  contemplado  básicamente  por  normas  religiosas  o  convenciones 
sociales de índole extrajurídica. 
 
En Derecho español, hasta tiempos bien recientes, la protección de la memoria de los difuntos prácticamente 
quedaba  limitada  al  ejercicio  de  acciones  penales  por  parte  de  sus  herederos  cuando  creyeran  que  los 
muertos  habían  sido  objeto  de  injurias  o  calumnias.  La  LO  1/82,  faculta  para  ejercitar  las  acciones  de 
protección  civil  del  honor,  la  intimidad  o  la  imagen  a  los  herederos  o  parientes  de  las  personas  fallecidas 
previamente.

Página 42 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 9: Los derechos de la personalidad 

 
1. INTRODUCCIÓN: DERECHOS FUNDAMENTALES Y DERECHOS DE LA PERSONALIDAD. 
 
Con    las  expresiones  “derechos  fundamentales”  o  “derechos  de  la  personalidad”  se  suele  hacer  referencia  a  un 
conjunto de derechos inherentes a la propia persona que todo ordenamiento jurídico debe respetar por constituir 
en definitiva manifestaciones varias de la dignidad de la persona y de su propia esfera individual. 
 
El elenco de tales derechos y la delimitación de los m ismos ha ido incrementándose y fortaleciéndose a lo largo de 
los siglos en las normas políticas básicas de los Estados europeos. 
 
La propia Constitución subraya la inherencia de tal conjunto de derechos al propio concepto de persona (art. 10). 
En  consecuencia,  la  categoría  de  derechos  a  que  nos  estamos  refiriendo  han  de  ser  considerados  como  un  prius 
respecto de la propia Constitución, en el sentido de que los derechos de la personalidad o derechos fundamentales 
constituyen un presupuesto de la propia organización política constitucionalmente establecida. 
 
2. CLASIFICACIÓN INSTRUMENTAL DE LOS DERECHOS DE LA PERSONALIDAD: 
 
Considerando directamente el elenco de derechos que deben ser estudiados, los derechos de la personalidad serán 
encuadrados en los grupos que a continuación se consideran: vida e integridad física; libertades; integridad moral y 
esfera reservada de la persona y derecho al nombre. 
 
2.1. El derecho a la vida e integridad física: 
 
2.1.1. La vida y la integridad física: 
 
La protección jurídica de la persona parte del reconocimiento del derecho a la vida y a la integridad 
física, contemplado en el art. 15 de la CE: “todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin 
que,  en  ningún  caso,  puedan  ser  sometidos  a  tortura  ni  a  penas  o  tratos  inhumanos  o  degradantes.  Queda 
abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra”. 
 
El desarrollo legislativo de tal mandato exige atender a la regulación del Código Penal, aunque resulte 
obvia:  prohibición  de  homicidio,  asesinato,  lesiones,  inducción  al  suicidio,  etc.  Posteriormente,  la  LO 
11/1995 ha declarado abolida finalmente la pena de muerte, incluso en tiempo de guerra. 
 
Tanto  la  vida  propiamente  dicha  cuanto  la  integridad  física  son  objeto  de  una  específica  protección 
civil cuando tales derechos han sido conculcados o desconocidos por terceras personas. 
 
La  vida  e  integridad  física  son  claramente  diferenciables:  la  vida  constituye  el  presupuesto  de  la 
atribución de los derechos a una persona cualquiera; la integridad física, vendría referida a la plenitud 
de los atributos físicos de una persona en vida. El derecho a la integridad física “debe entenderse como 
una derivación del derecho a la vida”. 
 
Cualquier  acto  relativo  a  la  integridad  física  no  puede  considerarse  directamente  atentatorio  contra 
dicho  derecho,  salvo  que  realmente  ponga  en  peligro  injustificadamente  la  vida  de  la  persona  en 
cuestión.  En  consecuencia,  las  intervenciones  higiénicas  o  quirúrgicas  deben  ser  analizadas  como  lo 
que son: actuaciones subordinadas a la subsistencia o, mejor, a la calidad de vida de las personas. 
 
2.1.2. Integridad física y trasplantes de órganos: 
 
Desde el prisma puramente físico y corpóreo, prestar el consentimiento para la extracción o privación 
de cualquier órgano desemboca a la postre en una mutilación de los atributos físicos de una persona. 

Página 44 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 9: Los derechos de la personalidad 

 
Sin  embargo,  lo  cierto  es  que  dicha  consecuencia  es  contemplada  por  el  Derecho  desde  diferentes 
perspectivas,  atendiendo  a  la  causa  que  la  motiva.  No  es  lo  mismo  automutilarse  para  lograr  la 
exención  del  antiguo  servicio  militar  obligatorio  (conducta  tipificada  antes  como  delito  por  el  CP)  o 
cobrar  la  prima  de  un  seguro,  que  consentir  la  extracción  o  mutilación  de  un  componente  físico  o 
fisiológico para, gratuita y altruistamente, procurar que el trasplante del órgano subsiguiente permita 
la mejoría o la salvación de otra persona. 
 
Ley 30/1979, sobre extracción y trasplante de órganos; principios legales en la materia: 
 
1. Finalidad terapéutica o científica de la cesión de órganos o elementos fisiológicos. 
2. Carácter  gratuito  de  la  cesión,  con  la  evidente  finalidad  de  evitar  la  indignidad  de  la 
comercialización de órganos vitales. 
3. Intervención judicial en el caso de donante vivo, en garantía de que el consentimiento a la 
extracción  se  realiza  de  forma  absolutamente  libre  y  consciente,  aparte  de  constar 
expresamente por escrito. 
4. Respecto de las personas fallecidas, la Ley establece que “la extracción de órganos u otras 
piezas  anatómicas  de  fallecidos  podrá  realizarse  con  fines  terapéuticos  o  científicos,  en  el 
caso de que éstos no hubieran dejado constancia expresa de su oposición”. 
 
Por  consiguiente,  el  requisito  establecido  legalmente  radica  en  que  la  persona  haya  manifestado 
expresamente en vida su voluntad contraria a la cesión o extracción. De no existir oposición expresa, la 
extracción de órganos es lícita y posible, aunque la persona en cuestión no hubiera expresado nunca 
en vida su voluntad favorable a la cesión. Una vez fallecido, la voluntad de los familiares al respecto 
resulta intrascendente. 
 
Con  todo,  conviene  observar  que,  en  la  práctica  hospitalaria,  la  oposición  de  los  familiares  a  la 
extracción  de  órganos  del  difunto  suele  conllevar  de  facto  la  inaplicación  de  la  Ley  y,  a  la  postre,  la 
imposibilidad de obtención de órganos. 
 
2.2. Las libertades (Derecho a la libertad): 
 
La  verdadera  existencia  de  un  Estado  de  Derecho  se  evidencia  en  el  reconocimiento  de  la  libertad  de  los 
ciudadanos en cuanto el libre albedrío es un atributo inherente a la persona humana que todo sistema jurídico 
debe aceptar como presupuesto. Art. 9 CE: “corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la 
libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que 
impidan o dificulten su plenitud y facilitar la política económica, cultural y social”. 
En nuestra Constitución, la libertad constituye uno de los principios inspiradores del ordenamiento jurídico. 
 
Manifestaciones de la libertad a lo largo del articulado de la CE: 
 
1. Libertad religiosa y de culto 
2. Libertad personal 
3. Libertad de fijación de residencia y de circulación 
4. Libertad ideológica y de expresión 
5. Libertad de producción y creación literaria, artística, científica y técnica 
6. Libertad de cátedra 
7. Libertad informativa 
8. Libertades públicas (derecho de reunión y manifestación y de asociación) 
9. Libertad de enseñanza y de creación de centros docentes 
10. Libertad de sindicación y de huelga 

Página 45 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 9: Los derechos de la personalidad 

 
 
2.3. La integridad moral y la esfera reservada de la persona: 
 
2.3.1. Introducción: 
 
El art. 15 CE, junto a la integridad física, considera el derecho que tenemos todos a la integridad moral, 
esto es, al reconocimiento de la propia dignidad y al respeto y consideración por parte de los demás 
miembros de la comunidad. Tal derecho genérico se plasma y concreta en la propia Constitución en el 
art. 18.1: “se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”; 
precepto que, a su vez, ha sido objeto de desarrollo por la LO 1/1982 de protección civil del derecho al 
honor, a la intimidad de las personas y a la propia imagen. 
 
2.3.2. Honor, intimidad e imagen: 
 
La LO del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y a la Propia Imagen se encarga de subrayar que 
las  ideas  sobre  el  honor,  la  intimidad  y  la  imagen  son  contingentes  y  variables,  dependiendo  del 
momento y de las circunstancias sociales de cada época. A tal idea responde el art. 2: “la protección civil 
del  honor,  de  la  intimidad  y  de  la  propia  imagen  quedará  delimitada  por  las  leyes  y  por  los  usos  sociales, 
atendiendo al ámbito que, por sus propios actos, mantenga cada persona reservado para sí misma o su familia” 
 
Destacar del precepto: 
 
a) La  esfera  reservada  de  la  persona  debe  analizarse  en  términos  objetivos,  quedando 
excluidas las consideraciones subjetivas que cada cual tenga respecto de su honor, intimidad 
o imagen. 
b) Debe considerarse un dato que permitirá a la jurisprudencia adecuar los criterios objetivos 
generales a las circunstancias concretas de cada caso. Dicho elemento consiste en definitiva 
en  considerar  que  cada  persona  queda  vinculada  por  sus  propios  actos  en  relación  con  el 
ámbito  que  considera  reservado  e  íntimo  (si  la  persona  ha  decidido  pertenecer  a  las  tertulias 
audiovisuales y está presente todo el día en la vida cotidiana del resto de los ciudadanos, lógicamente 
está restringiendo su ámbito íntimo –aunque éste, deberá ser también objeto de respeto general‐ si 
se le compara con cualquier ciudadano). 
 
Aunque efectivamente es difícil definir el honor en términos positivos, cabe afirmar sencillamente que 
se  trata  de  la  estimación  y  el  respeto  que  la  persona  se  profese  a  sí  misma  y  que  le  reconozca  la 
comunidad en que se desenvuelve. 
 
La intimidad personal (y familiar) debe identificarse con el ámbito de actuación de cualquier persona 
(y familia) intrascendente para los demás y que debe ser respetado por todos (la intromisión en el círculo 
privado de cualquiera o la revelación pública de datos íntimos de carácter personal o familiar deben considerarse 
conductas atentatorias contra la intimidad personal). 
 
El derecho a la propia imagen significa que para hacer pública la representación gráfica de cualquier 
persona,  mediante  cualquier  procedimiento  técnico  de  reproducción,  es  necesario  contar  con  su 
consentimiento. 
 
2.4. La identificación de la persona, el derecho al nombre: 
 
Común  y  tradicionalmente,  se  considera  que  uno  de  los  derechos  de  la  personalidad  estriba  en  la  utilización 
exclusiva  del  nombre  de  la  persona,  en  cuanto  manifestación  externa  de  su  propia  individualidad.  Por  otra 

Página 46 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 9: Los derechos de la personalidad 

 
parte,  es  evidente  que  la  identificación  nominal  de  los  sujetos  es  una  exigencia  inexcusable  de  la  vida  social 
(referida tanto a las personas propiamente dichas, como a las jurídicas). Por ello, el Derecho positivo protege la 
utilización del nombre desde diversas perspectivas: penal, civil, mercantil y administrativa. 
 
El derecho al nombre puede considerarse en nuestro sistema jurídico como un atributo de la personalidad, pero 
que carece del rango especialísimo de derecho fundamental. 
 
En España la identificación de la persona se realiza mediante la existencia del nombre propio o nombre de pila, 
y los apellidos correspondientes a ambos progenitores. 
 
3. CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS DERECHOS DE LA PERSONALIDAD: 
 
3.1. La esencialidad o inherencia a la persona: 
 
La inherencia a la persona significa que los derechos de la personalidad corresponden a todo ser humano por el 
mero  hecho  de  serlo,  sin  necesidad,  por  tanto,  de  circunstancias,  requisitos  o  situaciones  social  de  orden 
complementario. Toda persona, en cuanto tal, tiene derechos de la personalidad, que el ordenamiento jurídico 
debe reconocer de forma general y necesaria. 
 
3.2. La condición de derechos personalísimos: 
 
La  referencia  constitucional  de  derechos  inherentes  a  la  persona,  puede  ser,  parcialmente,  identificada  con  la 
categoría  de  los  derechos  personalísimos:  esto  es,  aquellos  que  debe  ejercitar  necesariamente  su  titular,  sin 
posibilidad de transmitirlos o enajenarlos a otra persona. 
 
Con todo, la categoría de los derechos personalísimos es más amplia que la de los derechos de la personalidad. 
Así,  pues,  todos  los  derechos  de  la  personalidad  son  personalísimos,  pero  no  todos  éstos  son  derechos  de  la 
personalidad. 
 
En  cuanto  derechos  personalísimos,  los  derechos  de  la  personalidad  gozan  de  una  serie  de  características 
generales  a  dicha  categoría  que  suelen  enunciarse  recurriendo  a  las  ideas  generales  de  inalienabilidad, 
indisponibilidad, irrenunciabilidad e imprescriptibilidad. 
 
3.3. El deber general de respeto: 
 
Dado que la dignidad de la persona y el libre desarrollo de la personalidad constituyen fundamento básico de la 
convivencia ciudadana, es evidente que los derechos de la personalidad deben ser objeto de respeto general. 
Caso  de  ser  conculcados  o  desconocidos,  su  titular  (la  persona)  puede  ejercitarlos  y  reclamar  su  protección 
frente  a  todos,  ya  se  trate  del  propio  Estado  o  de  las  Administraciones  públicas,  ya  de  los  restantes 
conciudadanos. 
 
Los  derechos  de  la  personalidad  pueden  ser  calificados  como  derechos  generales,  en  cuanto  todos  los 
miembros o entidades de la colectividad deben respetarlos y son oponibles por su titular frente a cualquiera. 
 
3.4. La extrapatrimonialidad: 
 
Otra de las características consiste en su extrapatrimonialidad, en cuanto, en sí mismos considerados, deben ser 
excluidos del comercio de los hombres, porque carecen de valoración económica concreta. 
 
 

Página 47 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 9: Los derechos de la personalidad 

 
4. LA LESIÓN DE LOS DERECHOS DE LA PERSONALIDAD Y LA REPARACIÓN DEL DAÑO CAUSADO: 
 
4.1. El daño moral: 
 
Si  los  derechos  de  la  personalidad  tienen  naturaleza  extrapatrimonial,  las  consecuencias  de  su  violación  no 
deberían  ser  de  índole  patrimonial,  sino  en  todo  caso  de  orden  moral,  carentes,  por  tanto,  de  valoración 
económica. 
 
Sin  embargo,  dicho  silogismo  hace  ya  casi  un  siglo  que  fue  destruido  por  el  TS,  con  ocasión  de  un  caso 
comentadísimo de la época. 
 
Desde entonces, la lesión de los derechos de la personalidad se ha identificado con la idea de daño moral. En los 
tiempos  contemporáneos  es  pacíficamente  aceptado  por  la  legislación  y  por  la  jurisprudencia  que,  aunque  la 
lesión de tales derechos quede reducida a un daño moral, éste habrá de ser resarcido por su causante. 
 
4.2. La obligación de reparara el daño causado: 
 
Por lo general, dicho resarcimiento o reparación se llevará a cabo mediante una indemnización pecuniaria que, 
deje indemne al perjudicado en cualquiera de sus derechos de la personalidad o, por lo menos, mitigue su dolor. 
A  efectos  de  cuantificación  de  dicha  indemnización,  aparte  las  circunstancias  del  caso  en  cuestión,  habrán  de 
entrar en juego las reglas generales de responsabilidad civil extracontractual. Conforme a ella, el demandante 
deberá acreditar la acción dañosa de tercero infractor y el perjuicio sufrido (aspectos que no son siempre fáciles 
de probar en juicio). 
 
Sin embargo, respecto de los derechos al honor, intimidad e imagen, su LO establece una regla más beneficiosa 
para  el  titular  de  tales  derechos  de  la  personalidad,  afirmando  que  la  “existencia  de  perjuicio  se  presumirá 
siempre que se acredite la intromisión ilegítima” en la esfera reservada de la persona. 
 
No  obstante  la  importancia  práctica  de  la  indemnización  pecuniaria,  ésta  no  tiene  por  qué  existir  siempre  y 
necesariamente,  aparte  el  hecho  de  que  en  bastantes  casos  desempeña  un  papel  puramente  simbólico 
(reclamando,  como  ocurre  muchas  veces  en  la  realidad,  1  peseta;  para  acreditar  que  lo  que  se  busca  es  la 
sanción del infractor y no dinero). De otra parte, la reclamación de la indemnización pecuniaria no excluye otras 
medidas  reparadoras  del  daño  causado:  la  entrega  o  destrucción  de  los  negativos  de  unas  fotografías;  la 
publicación en diversos medios de la sentencia condenatoria a cargo del infractor, etc. 

Página 48 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 10: La capacidad de obrar: la edad y el sexo 

 
1. LA MAYORÍA DE EDAD Y LA PLENA CAPACIDAD DE OBRAR (concepto y cómputo de la edad y significación de la 
mayoría de edad): 
 
1.1. Introducción: la reducción a los dieciocho años. 
 
Llegar a la mayoría de edad significa, de forma automática (por el mero transcurso del tiempo e inexistencia de 
enfermedades o deficiencias que impidan a la persona gobernarse por sí misma), adquirir la plena capacidad 
de obrar, o posibilidad de ejercitar por sí misma los derechos u/y obligaciones pertenecientes a la persona. 
 
La mayoría de edad despliega su virtualidad propia de autogobierno y autorresponsabilidad de la persona en 
todas las ramas del Derecho y no sólo en la “vida civil”. Art. 322 CC: “… salvo las excepciones establecidas en 
casos especiales por este Código”. Con ello se indica que existen supuestos que requieren una edad superior, 
por lo que acaso cupiera hablar de una capacidad de obrar especial para casos específicos (p.e: para adoptar: 
25 años). 
 
Art. 315.1 CC: “la mayor edad empieza a los dieciocho años cumplidos”. 
 
2. LA SITUACIÓN JURÍDICA DEL MENOR DE EDAD (la minoría de edad): 
 
Tradicionalmente  el  menor  de  edad  era  total  y  absolutamente  incapaz  (término  que  conviene  no  confundir  con 
incapacitado) para realizar actos con eficacia jurídica. 
 
Dicho planteamiento fue objeto de crítica negando la “incapacidad general” del menor, y no casa muy bien con la 
realidad práctica, en la que los menores (al menos cuando dejan de ser niños, en sentido estricto) se desenvuelven 
por  sí  solos  con  relativa  frecuencia  en  el  tráfico,  celebrando  contratos  de  continuo  (transacciones  elementales: 
compra de chucherías y material escolar, transporte urbano) y nadie duda de su capacidad para entender su alcance y 
manifestar  una  voluntad  libre  y  vinculante.  A  medida  que  la  edad  aumenta  hasta  aproximarse  a  los  límites  de  la 
mayor edad, la gama de contratos realizados por el menor y su complejidad y cuantía económica aumenta. 
 
2.1. La adquisición gradual de la capacidad: la Ley 11/1981. 
 
La citada Ley, modificó los preceptos del CC relativos al menor, reconociéndole una cierta capacidad, aunque 
limitada. El Derecho positivo ha acabado por reconocer que la adquisición de la capacidad de obrar es gradual 
y paulatina. 
 
Recordar que: 
 
1. El  menor  puede  realizar  por  sí  mismo  determinados  actos,  de  acuerdo  con  las  leyes  y  sus 
condiciones de madurez. 
2. El  menor  que  haya  cumplido  dieciséis  años  podrá  administrar  por  sí  mismo  los  bienes  que  haya 
adquirido con su trabajo o industria. 
3. Los  padres  no  podrán  disponer  de  los  derechos  de  que  sean  titulares  los  hijos,  ni  de  sus  bienes 
inmuebles,  objetos  preciosos  o  valores  mobiliarios,  salvo  que  cuenten  con  el  consentimiento  del 
menor  que  haya  cumplido  16  años  (expresado  necesariamente  en  documento  público)  o  con 
autorización judicial. 
4. Igualmente es necesario el consentimiento del menor que haya cumplido 16 años cuando sus padres 
pretendan emanciparle. 
5. La  alteración  del  orden  de  los  apellidos  de  los  menores  de  edad  requerirá  su  aprobación  en 
expediente registral si tuvieren “suficiente juicio”. 
 

Página 50 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 10: La capacidad de obrar: la edad y el sexo 

 
2.2. La Ley de protección del menor: 
 
LO 1/1996 de protección jurídica del menor. Pretende fundamentalmente resaltar la adquisición gradual de la 
capacidad de obrar de los menores, llegando incluso a afirmar que “las limitaciones a la capacidad de obrar de 
los menores se interpretarán de forma restrictiva”. 
 
Más  profunda  es  la  reforma  en  relación  con  una  serie  de  extremos  de  gran  importancia  en  relación  con  el 
menor,  sobre  todo  desamparo,  guarda  y  acogimiento  de  menores,  así  como  la  adopción  y,  en  particular,  la 
llamada “adopción internacional”. 
 
3. LA EMANCIPACIÓN: 
 
3.1. Mayoría de edad versus emancipación: 
 
Emancipar o emanciparse equivale a independizar o independizarse, pese a no haber llegado aún a la mayoría 
de  edad,  de  la  patria  potestad  o  tutela  a  la  que  en  principio  está  sujeto  el  menor  de  edad.  Según  ello,  la 
mayoría de edad no sería, propiamente hablando, una causa de emancipación, sino sencillamente el acceso a 
la  plena  y  general  capacidad  de  obrar,  aunque  con  anterioridad  se  hubiera  conseguido  la  emancipación.  Sin 
embargo, la configuración del tema por parte del CC es diferente, pues entiende que la primera causa de la 
emancipación es alcanzar la mayoría de edad (art. 314.1º). 
 
El planteamiento del Código es, sin embargo, erróneo e induce a la confusión. 
 
3.2. Clases de emancipación: 
 
La  emancipación  puede  tener  lugar  por  diferentes  causas:  por  matrimonio,  por  concesión  de  los  padres  o 
titulares  de  la  patria  potestad,  con  consentimiento  del  hijo,  por  solicitud  del  Juez  por  alguna  circunstancia 
prevista en el CC, por desear salir de la tutela, y por emancipación tácita o vida independiente del menor. 
 
Clases de emancipación: 
 
1. La emancipación por concesión paterna: 
 
Consiste  en  que  los  propios  progenitores  consideren  oportuno  conceder  al  hijo  menor  de  edad  la 
situación  de  emancipado,  acto  que  debe  instrumentarse  en  escritura  pública  o  mediante 
comparecencia ante el Juez encargado del Registro. 
 
Es requisito inexcusable que el menor tenga 16 años cumplidos y que preste su consentimiento a la 
emancipación  (ante  el  Notario  o  Juez).  Tal  emancipación  sólo  podrá  inscribirse  (como  inscripción 
marginal  de  la  de  nacimiento)  en  virtud  de  escritura  o  de  comparecencia  ante  el  Encargado  del 
Registro. 
 
2. La emancipación por concesión judicial: 
 
Son  los  propios  menores,  siempre  que  hayan  cumplido  los  16  años,  quienes  se  dirigen  al  Juez 
solicitando la concesión de la emancipación, ya estén sometidos a la patria potestad, ya a tutela. En 
el primer caso el CC habla de “conceder la emancipación”, mientras que en el segundo utiliza el giro 
de “conceder el beneficio de la mayor edad”. 
 

Página 51 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 10: La capacidad de obrar: la edad y el sexo 

 
Caso  de  que  los  menores  se  encuentren  sujetos  a  tutela  el  CC  no  requiere  presupuesto 
complementario  alguno,  aunque  la  solicitud  debe  ser  fundada.  Cuando  están  sujetos  a  la  patria 
potestad, requiere que previamente se haya producido alguno de estos supuestos: 
 
1º Que el progenitor que ejerce la patria potestad contraiga nuevo matrimonio o conviva de 
hecho con persona distinta al otro progenitor. 
2º Que los padres vivan separados. 
3º Que, por cualquier causa, el ejercicio de la patria potestad se vea gravemente entorpecido 
(crisis matrimoniales: separación, divorcio…) 
 
3. La emancipación por matrimonio: 
 
Art. 316: “el matrimonio produce de derecho la emancipación”, sin la necesidad de la concurrencia 
de requisito complementario alguno. “Quien por el matrimonio constituye una nueva familia, no ha 
de seguir sujeto a otra autoridad familiar”. 
 
4. La emancipación por vida independiente (emancipación de hecho): 
 
Art. 319: “se reputará para todos los efectos como emancipado al hijo mayor de 16 años que con el 
consentimiento de los padres viviere independientemente de éstos. Los padres podrán revocar este 
consentimiento”. La situación de independencia del menor es revocable, frente al resto de clases de 
emancipación que tienen naturaleza irrevocable. Se ahí que, en principio, la legislación del Registro 
Civil no considere la inscripción de la emancipación por vida independiente como posible. 
 
Es evidente que esta situación requiere al menos una cierta autonomía económica del menor. 
 
3.3. Efectos de la emancipación: 
 
Hasta que llegue a la mayor edad no podrá: 
 
a) Tomar dinero a préstamo (pero sí prestar dinero o recibir en préstamo cualesquiera otros tipos de 
bienes distintos al dinero). 
b) Enajenar  o  gravar  bienes  inmuebles  o  establecimientos  mercantiles  o  industriales  u  objetos  de 
extraordinario valor sin consentimiento de sus padres y, a falta de ambos, sin el de su curador (Regla 
especial: para que el casado menor de edad pueda hacer algo de esto que sea común, basta si es mayor el otro 
cónyuge, el consentimiento de los dos; si también es menor se necesitará, además, el de los padres o tutores 
de uno y otro) 
 
4. LA IGUALDAD ENTRE HOMBRE Y MUJER (la mujer y su actual equiparación con el hombre): 
 
4.1. Introducción: 
 
La gran mayoría piensa hoy que el hombre y la mujer son diferentes; pero no jerarquizables. 
 
El enfoque actual del tema no puede ocultar algo tan evidente como que, durante siglos y siglos, la mujer ha 
desempeñado  un  papel  secundario  en  la  sociedad  y  que  dicha  realidad  ha  sido  siempre  objeto  de  expresa 
consideración por las normas jurídicas. 
 
 
 

Página 52 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 10: La capacidad de obrar: la edad y el sexo 

 
4.2. La Constitución de 1978 y su desarrollo en la legislación ordinaria: 
 
• Art  14:  “los  españoles  son  iguales  ante  la  ley  sin  que  pueda  prevalecer  discriminación  alguna  por  razón 
de…sexo…o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. 
• Art 32.1: “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica” 
• Art  35.1:  “Todos  los  españoles  tienen  el  deber  de  trabajar  y  el  derecho  al  trabajo,  a  la  libre  elección  de 
profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus 
necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”. 
 
En desarrollo del art. 32, se han promulgado dos leyes de gran importancia para la equiparación efectiva de 
marido y mujer dentro del matrimonio: la Ley 11/1981 (sobre filiación, patria potestad y régimen económico 
del matrimonio) y la Ley 30/1981 (reguladora del sistema matrimonial, popularmente “Ley del divorcio”). 
 
Hoy  en  día  la  igualdad  entre  mujeres  y  hombres,  así  como  la  eliminación  de  desigualdades  entre  ambos 
géneros,  es  un  principio  fundamental  en  la  Unión  Europea  y  constituye  un  objetivo  que  debe  integrarse  en 
todas las políticas y acciones de la Unión y de sus miembros. 
 
En  desarrollo  de  este  principio,  la  LO  3/2007  para  la  igualdad  efectiva  de  mujeres  y  hombres,  aborda  una 
acción normativa dirigida “a combatir todas las manifestaciones aún subsistentes de discriminación por razón 
de  sexo  y  a  promover  la  igualdad  real  entre  hombres  y  mujeres,  removiendo  los  obstáculos  y  estereotipos 
sociales  que  impiden  alcanzarla”.

Página 53 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 11: La incapacitación 

 
1. LA INCAPACITACIÓN: 
 
1.2. La Ley 13/1983, y la nueva redacción del Código Civil (Situación jurídica de los incapacitados): 
 
La Ley 13/1983, de reforma del Código Civil en materia de tutela, ha modificado profundamente la redacción 
originaria del CC: 
 
1º.‐  Las  causas  de  incapacitación,  genéricamente,  se  identifican  con  “las  enfermedades  o 
deficiencias  persistentes  de  carácter  físico  o  psíquico,  que  impidan  a  la  persona  gobernarse  por  sí 
misma”. 
2º.‐ Además de la tutela y de la figura del defensor judicial, introduce un nuevo órgano tuitivo de la 
persona: la curatela. 
3º.‐  Abandona  el  sistema  de  tutela  de  familia  y  adscribe  los  órganos  tuitivos  de  la  persona  a  la 
autoridad o control del Juez (tutela judicial o de autoridad). 
4º.‐ Permite incapacitar a los menores de edad, cuando se prevea razonablemente que la causa de 
incapacitación  persistirá  después  de  la  mayoría  de  edad.  En  tal  caso,  superada  la  mayoría  por  el 
incapacitado, se originará la patria potestad prorrogada, y, cuando ella resulte imposible, la tutela. 
 
1.3.  La  Ley  41/2003,  de  protección  de  las  personas  con  discapacidad  (Alcance  personal  y  patrimonial  de  la 
incapacitación): 
 
La Ley 41/2003, de protección patrimonial de las personas con discapacidad y de modificación del CC, de la LEC 
y  de  la  normativa  tributaria,  tiene  por  objeto  regular  nuevos  mecanismos  de  protección  de  las  personas 
discapacitadas, centrándose en un aspecto esencial, como es el patrimonial. Para ello regula específicamente 
una  masa  patrimonial  especialmente  protegida,  la  cual  queda  inmediata  y  directamente  vinculada  a  la 
satisfacción de las necesidades vitales de la persona con discapacidad. 
 
Regula por primera vez la figura de la autotutela, consciente en habilitar a las personas capaces para adoptar 
las disposiciones que considere oportunas en previsión de su propia incapacitación. 
 
Así, se regulan las facultades parentales respecto de la tutela y se altera el orden de renuncia de la misma. 
 
Las  ideas  de  persona  con  discapacidad  y  de  persona  judicialmente  incapacitada  no  tienen  por  qué  coincidir, 
pues  como  es  obvio  existen  grados  de  minusvalía  que  no  deben  dar  origen  a  declaración  judicial  de 
incapacitación alguna. 
 
1.4. La declaración judicial de incapacitación (Procedimiento y garantías de la incapacitación): 
 
Se comprenderá que privar de la capacidad de obrar a una persona que, en principio y como regla, goza de 
ella,  es  una  cuestión  sumamente  grave.  Por  consiguiente,  es  cuestión  que  queda  única  y  exclusivamente 
encomendada a la autoridad judicial: sólo el Juez, tras el correspondiente proceso y mediante sentencia. 
 
Aspectos fundamentales de la Ley 13/1983: 
 
a) La incapacitación declarada por la sentencia puede ser total o parcial. Es graduable. 
b) La  sentencia  por  la  que  se  declara  la  incapacitación  es  revisable,  ya  que  no  tiene  eficacia  de  cosa 
juzgada, dado que las condiciones físicas o psíquicas del incapacitado pueden varias (mejorando o 
empeorando). 
 

Página 55 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 11: La incapacitación 

 
1.5. El  internamiento  del  presunto  incapaz  (La  enfermedad  como  causa  de  incapacitación,  en  particular  las 
mentales): 
 
Como  regla,  el  internamiento  requiere  la  previa  autorización  judicial,  a  cuyo  efecto  el  Juez  debe  examinar 
personalmente al presunto incapaz y oír el dictamen de un facultativo por él designado. Excepcionalmente, la 
autorización  judicial  puede  darse  a  posteriori.  Dicha  excepcionalidad  vendrá  dada  por  razones  de  urgencia 
(locos furiosos, esquizofrenias agresivas, etc) que avalen el inmediato internamiento, del que se dará cuenta al 
Juez antes de transcurrir 24 horas. 
 
2. LA PRODIGALIDAD: 
 
Se trata de una conducta personal caracterizada por la habitualidad en el derroche o disipación de los bienes 
propios, malgastándolos de forma desordenada. 
 
Actualmente, no constituye una causa de incapacitación. En los trabajos parlamentarios estuvo a punto de ser 
suprimida  del  CC.  Finalmente,  se  optó  por  mantenerla,  si  bien  limitando  notoriamente  la  posibilidad  de 
reclamarla: sólo podrán promover el correspondiente juicio el cónyuge, los descendientes o ascendientes que 
(por no poder atender su propia subsistencia) perciban alimentos del presunto pródigo. En caso de que tales 
familiares  no  existan  o,  existiendo,  no  tengan  derecho  a  alimentos,  cada  uno  es  libre  de  gastar  o  malgastar 
cuanto le venga en gana. 
 
El pródigo, no es técnicamente un incapacitado, ni se encuentra sometido a tutela, sino a curatela. El pródigo 
no se ve privado de la capacidad de obrar ni actúa a través del curador sino que sencillamente ha de contar 
con  la  asistencia  de  éste  para  realizar  aquellos  actos  determinados  en  la  sentencia.  Los  demás  actos  podrá 
realizarlos por sí mismo. 
 
3. LOS CARGOS TUITIVOS O TUTELARES: (TUITIVO: que guarda, ampara y defiende) 
 
Art. 215 CC: “la guarda y protección de la persona y bienes o solamente de la persona o de los bienes de los 
menores o incapacitados, se realizará, mediante: 1º la tutela, 2º la curatela y 3º el defensor judicial”. 
 
El  tutor  es  el  representante  legal  del  menor  o  incapacitado  con  carácter  estable;  el  curador,  gozando 
igualmente  de  estabilidad,  limita  sus  funciones  a  complementar  la  capacidad  del  sometido  a  curatela,  sin 
sustituirlo, por tanto, ni ser propiamente su representante. El defensor judicial es asimilable tendencialmente 
al del curador, aunque se caracteriza por su ocasionalidad. 
 
Lo dicho requeriría múltiples precisiones, ya que la Ley 13/1983 se caracteriza por una enorme ductilidad en la 
fijación de funciones a los diversos cargos tuitivos o tutelares. 
 
Ante  la  flexibilidad  de  la  citada  Ley,  trataremos  de  señalar  algunos  extremos  generales  antes  de  considerar 
brevemente y por separado los distintos cargos tuitivos: 
 
1. Los  cargos  tutelares  son  de  carácter  obligatorio,  aunque  se  prevén  legalmente  circunstancias  que 
permiten excusarse del desempeño de los mismos. 
2. El nombramiento de la persona a desempeñar el cargo tuitivo debe (salvo para el defensor judicial) y 
suele recaer en un familiar cercano. 
3. Las  resoluciones  judiciales  sobre  los  cargos  tutelares  deberán  inscribirse  obligatoriamente  en  el 
Registro  Civil,  a  efectos  de  que  los  terceros  puedan  conocer  las  condiciones  de  capacidad  de  las 
personas.  Por  consiguiente,  quien  contrate  con  un  incapacitado  o  con  un  pródigo,  no  podrá  verse 

Página 56 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 11: La incapacitación 

 
perjudicado  por  la  falta  de  capacidad  de  éste,  si  la  declaración  judicial  no  ha  sido  inscrita  en  el 
Registro Civil. 
4. Una vez inscrita la resolución judicial sobre capacidad, la realización de contratos por el afectado le 
conllevará las siguientes consecuencias: 
 
a) Los celebrados por personas sometidas a tutela son nulos de pleno derecho, pues deberían 
haber actuado a través de su representante: el tutor. 
b) Los  celebrados  por  personas  a  quienes  se  ha  asignado  curador  o  defensor  judicial  son 
anulables. 
c) Los actos y contratos celebrados por el tutor sin contar con la autorización judicial, cuando 
ésta sea preceptiva, serán radicalmente nulos. 
 
3.1. La tutela: 
 
El nombramiento del tutor debe realizarlo el juez atendiendo inicialmente al orden de preferencia establecido, 
que  ha  sido  ligeramente  modificado  en  previsión  de  que  una  persona  capaz  decida  quién  debe  asumir  su 
tutela en caso de ser incapacitado en el futuro. Se preferirá: 
 
  1º Al designado por el propio tutelado. 
  2º Al cónyuge que conviva con el tutelado. 
  3º A los padres. 
  4º A la persona o personas designadas por éstos en sus disposiciones de última voluntad. 
  5º Al descendiente, ascendiente o hermano que designe el juez. 
 
La  tutela  puede  ser  desempeñada  por  una  sola  persona  o  por  varias  simultáneamente  e  incluso  por  las 
personas  jurídicas  que  no  tengan  finalidad  lucrativa  y  entre  cuyos  fines  figure  la  protección  de  menores  e 
incapacitados. 
 
Técnicamente  se  conocen  con  el  nombre  de  causas  de  inhabilidad  para  la  designación  como  tutor  aquellas 
circunstancias que fija la ley como excluyentes del posible nombramiento. 
 
La relación legal de las causas de inhabilidad es extensa y tediosa, al par que escasamente operativa, pues en 
definitiva requiere la determinación del Juez competente. 
 
El  interesado  que  alegue  causa  de  excusa  deberá  hacerlo  dentro  del  plazo  de  15  días  a  contar  desde  que 
tuviera  conocimiento  del  nombramiento.  Sin  embargo,  si  la  causa  de  excusa  fuera  sobrevenida,  podrá  ser 
alegada en cualquier momento. 
 
La llamada remoción de la tutela no equivale a extinción de la misma, sino sencillamente al cese como tutor de 
la persona que previamente había sido nombrada judicialmente. 
 
El CC concede la legitimación activa en el procedimiento de remoción, además del Ministerio Fiscal, a cualquier 
persona  interesada  en  acreditar  que  se  ha  producida  cualquiera  de  las  causas  genéricas  de  remoción  o 
sustitución necesaria del tutor. 
 
3.2. La curatela: 
 
La institución resulta aplicable a supuestos tan diversos que conviene distinguir: 
 

Página 57 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 11: La incapacitación 

 
1. Curatela propia: la correspondiente a los supuestos de hecho que determinan sólo el nacimiento de 
la curatela: 
• los  emancipados  cuyos  padres  fallecieren  o  quedaran  impedidos  para  el  ejercicio  de  la 
asistencia prevenida por la Ley. 
• Los que obtuvieren el beneficio de la mayor edad. 
• Los declarados pródigos. 
En tales casos, las funciones del curador como órgano tutelar se deben considerar agotadas en la 
intervención  del  curador  en  los  actos  que  los  menores  o  pródigos  no  pueden  realizar  por  sí  solos. 
Esto es, el curador se debe limitar a prestar su asistencia en sentido técnico, pero no sustituye la 
voluntad de la persona sometida a curatela. 
 
2. Curatela  impropia:  La  existencia  de  tutela  o  curatela  en  este  caso  no  depende  del  supuesto  de 
hecho,  sino  de  la  valoración  judicial.  En  tal  caso,  el  objeto  del  organismo  tuitivo  consistirá  en  la 
asistencia del curador para aquellos actos que expresamente imponga la sentencia. 
 
Trátese  de  una  y  otra  curatela,  se  les  aplican  a  los  curadores  las  normas  sobre  nombramiento,  inhabilidad, 
excusa y remoción de los tutores. 
 
3.3. El defensor judicial: 
 
Se caracteriza básicamente por ser un cargo tuitivo ocasional o esporádico y, al propio tiempo, compatible con 
la  existencia  de  los  restantes  mecanismos  tutelares  e  incluso  con  el  ejercicio  de  la  patria  potestad  por  los 
progenitores del menor o incapacitado. 
 
En caso de inexistencia de tutela, no se nombrará un defensor judicial, sino que la representación y defensa de 
la persona que debería haber sido sometida a tutela la asumirá directamente el Ministerio Fiscal, mientras en 
caso de que “además del cuidado de la persona hubiera que procederse al de los bienes, el Juez podrá designar 
un administrador de los mismos …”. 
 
Supuestos en que se nombrará defensor judicial: 
 
a) Cuando  en  algún  asunto  exista  conflicto  de  intereses  entre  los  menores  o  incapacitados  y  sus 
representantes legales o el curador. 
b) Cuando por cualquier causa, el tutor o el curador no desempeñen las funciones que les son propias, 
hasta que cese la causa determinante o se designe otra persona para desempeñar el cargo. 
 
El  carácter  esporádico  u  ocasional  del  defensor  y  el  hecho  de  tratarse  indiscutiblemente  de  un  cargo  de 
nombramiento judicial para un determinado asunto excluye la posibilidad de considerarlo propiamente como 
un  representante  legal  del  menor  para  la  defensa  y  administración  de  su  patrimonio.

Página 58 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 12: La desaparición de la persona: ausencia y declaración de fallecimiento 

 
1. FUNDAMENTO DE LAS INSTITUCIONES RELATIVAS A LA AUSENCIA EN SENTIDO AMPLIO: 
 
Se denomina ausente a quien, además de encontrarse fuera del lugar en que habitualmente desarrolla su vida 
ordinaria, ha desaparecido sin dejar noticias o sin comunicarse con sus allegados y familiares. 
 
Como se comprenderá, la suerte del ausente o desaparecido no puede constituir una incógnita permanente y 
sin  límite  temporal  alguno.  Aparte  del  dato  puramente  afectivo,  es  evidente  que  las  relaciones  jurídicas 
atinentes al ausente no pueden quedar indefinidamente en suspenso. 
 
Para  evitar  la  perpetuación  de  tales  incógnitas,  el  sistema  jurídico  reacciona  estableciendo  una  serie  de 
normas. A tal efecto, nuestro Código establece una serie escalonada de medidas a partir de la cual el ausente 
debe ser considerado oficialmente muerto. 
 
Las cuestiones, pues, que debemos considerar en este capítulo son de extrema gravedad e importancia, sobre 
todo en períodos de acusada inestabilidad social (revoluciones, terremotos, maremotos, guerras, etc.) en los 
que el cauce de la vida ordinaria queda roto y acaba por desconocerse la suerte de una serie de personas. En 
lo fundamental la redacción actual del CC sobre la ausencia procede de la Ley de 8 de septiembre de 1939. 
 
La  Ley  4/2000,  de  7  de  enero,  de  modificación  de  la  regulación  de  la  declaración  de  fallecimiento  de  los 
desaparecidos  con  ocasión  de  naufragios  y  siniestros,  ha  tenido  como  designio  central  acortar  los  plazos 
establecidos en la regulación anterior para llevar a efecto la declaración de fallecimiento, tratando de evitar las 
consecuencias  perniciosas  para  las  familias  de  los  pescadores  muertos  en  la  mar,  sea  por  naufragio  o  por 
caídas al mar.  
 
2. MEDIDAS PROVISIONALES EN CASO DE DESAPARICIÓN DE LA PERSONA: 
 
2.1. Presupuestos y requisitos en general: 
 
La primera medida que adopta el CC es la posibilidad de designación de un defensor del desaparecido, para 
que, interina o transitoriamente, atienda los asuntos más urgentes atinentes a aquél. 
 
Tales medidas son calificadas como provisionales: a partir del año de la desaparición o de las últimas noticias 
deberían verse sustituidas por las correspondientes a la situación de ausencia legal. 
 
El  nombramiento  del  defensor  no  requiere  que  haya  transcurrido  plazo  alguno  desde    la  desaparición  y 
carencia  de  noticias  de  cualquier  persona,  pues  precisamente  basta  la  incógnita  (aunque  se  meramente 
provisional). 
 
De  ahí  que  constituya  un  presupuesto  necesario  de  la  figura  que  el  desaparecido  no  se  encuentre 
representado por un apoderado con facultades de administración de todos sus bienes, pues en tal caso no hay 
problemas  para  que  dicho  apoderado  atienda  todos  sus  asuntos  (urgentes  y  no  urgentes)  relativos  al 
desaparecido. 
 
2.2. El defensor del desaparecido: 
 
El  defensor  ha  de  ser  nombrado  por  el  Juez  mediante  auto,  a  instancia  de  parte  interesada  o  del  Ministerio 
Fiscal,  tras  haber  seguido  el  oportuno  procedimiento  de  jurisdicción  voluntaria.  El  auto  de  nombramiento 
debe inscribirse en el Registro Civil. 
 

Página 60 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 12: La desaparición de la persona: ausencia y declaración de fallecimiento 

 
El  defensor  nato  del  desaparecido  será  su  cónyuge,  siempre  que  sea  mayor  de  edad  y  que  no  haya  habido 
separación legal. 
 
En caso de falta o inexistencia de éste, habrá de ser nombrado el pariente más próximo hasta el cuarto grado, 
también mayor de edad. 
 
Si  no  existiera  ninguno  de  los  familiares  considerados,  el  Juez  nombrará  persona  solvente  y  de  buenos 
antecedentes, previa audiencia del Ministerio Fiscal. 
 
Inicialmente  las  funciones  del  defensor  deben  entenderse  limitadas  al  amparo  y  representación  del 
desaparecido  en  juicio  a  los  negocios  que  no  admitan  demora  sin  perjuicio  grave.  Asume,  pues,  el  defensor 
funciones puramente cautelares y legalmente muy delimitadas. Será el propio auto judicial el que delimitará la 
extensión de las facultades del defensor. 
 
3. LA DECLARACIÓN DE AUSENCIA LEGAL: 
 
Se  trata  de  la  segunda  fase.  Se  formalizará  a  través  de  un  auto  judicial  y  requiere  verse  precedida  de  una 
especial publicidad del expediente (BOE, periódicos, radio, etc). 
 
La  declaración  de  ausencia  legal  no  presupone  necesariamente  que  se  hayan  llevado  a  efecto  las  medidas 
provisionales establecidas. Por tanto, dicha declaración puede ser promovida aunque previamente no se haya 
instado el nombramiento del defensor del desaparecido. 
 
3.1. Requisitos exigidos para proceder a la declaración de ausencia legal: 
 
La situación legal de ausencia del desaparecido comienza: 
 
• Transcurrido un año desde las últimas noticias o de la desaparición de la persona. 
• Transcurridos tres años en caso de existencia de apoderado general del desaparecido. 
 
3.2. Personas legitimadas para promoverla: 
 
Podrá  pedirla  cualquier  persona  que  racionalmente  estime  tener  sobre  los  bienes  del  desaparecido  algún 
derecho  ejercitable  en  vida  del  mismo  o  dependiente  de  su  muerte,  al  tiempo  que  el  Ministerio  Fiscal  y  los 
familiares quedan obligados a promoverla. 

Las personas que pueden promover una declaración de ausencia legal son: 
 
• El cónyuge no separado legalmente. 
• Los parientes consanguíneos hasta el cuarto grado. En la actualidad no debe excluirse el parentesco adoptivo. 
• El Ministerio Fiscal, de oficio o a virtud de denuncia. 
 
3.3. Efectos de la declaración legal de ausencia: 

• El nombramiento de un representante. 
• La patria potestad será ejercida exclusivamente por el cónyuge presente. 
• La separación de bienes, lo que puede solicitar el cónyuge presente en caso de disponer de un régimen de 
gananciales. 
 
 

Página 61 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 12: La desaparición de la persona: ausencia y declaración de fallecimiento 

 
3.4. El representante legal del ausente: 
 
En  el  auto  de  declaración  legal  de  ausencia,  el  Juzgado  nombrará  el  representante  del  ausente.  Éste  puede 
pertenecer  a  dos  grupos  diferentes:  los  legítimos  y  los  dativos.  Pueden  identificarse  como  representantes 
legítimos los que son familiares del ausente; mientras que las personas extrañas al círculo familiar merecerían 
la calificación de dativos. 
 
a) Los representantes legítimos: 

• El cónyuge presente mayor de edad no separado legalmente o de hecho. 
• Cualquiera de los hijos mayores de edad, siendo preferidos los que convivan con el ausente y dentro de 
ellos el de mayor edad. 
• El ascendiente más próximo de menor edad (abuelo,...) con independencia de que pertenezca a la línea 
paterna o materna. 
• Los hermanos mayores de edad que hayan convivido familiarmente con el ausente, siendo preferente el 
mayor de ellos. 
 
El orden de prelación establecido vincula al Juez, quien sólo podrá alterarlo si apreciare un motivo grave que 
así lo aconsejara. 
 
b) El representante dativo: 
 
En  caso  de  inexistencia  (o  ineptitud)  de  los  familiares,  el  Juez  puede  designar,  a  su  prudente  arbitrio, 
representante dativo del ausente a cualquier persona solvente de buenos antecedentes. 
 
c) Funciones y obligaciones del representante: 
 
Le  corresponde  la  representación  del  declarado  ausente,  la  pesquisa  de  su  persona,  la  protección  y 
administración  de  sus  bienes  y  el  cumplimiento  de  sus  obligaciones.  Estamos  obviamente,  frente  a  un 
supuesto de representación legal. 
 
Las obligaciones básicas consisten en inventariar y administrar correctamente los bienes que conforman el 
patrimonio del ausente, obteniendo los rendimientos normales de aquéllos. 
 
d) La retribución del representante: posesión temporal y ejercicio de la representación dativa. 
 
El  art.  186  CC  califica  de  “poseedores  temporales  del  patrimonio  del  ausente”  únicamente  a  los 
representantes legítimos, quienes tienen derecho a hacer suyos los productos líquidos del patrimonio del 
ausente en la cuantía que el Juez señale. Así pues, los representantes legítimos reciben, en alguna medida, 
una retribución que depende de sus propias aptitudes y capacidad técnica para administrar el patrimonio, 
que, por supuesto, sigue perteneciendo a éste en exclusiva. 
 
El  Juez,  realmente,  más  que  señalar  la  cuantía  de  los  productos  líquidos,  señalará  un  determinado 
porcentaje en concepto de retribución del representante. 
 
En  caso  de  representante  dativo,  conlleva  que  aquél  sólo  tiene  derecho  a  la  retribución  fijada  para  el 
tutor. La cuantía de la retribución se encuentra establecida entre el 4% y el 20% del rendimiento líquido de 
los bienes. 
 
 

Página 62 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 12: La desaparición de la persona: ausencia y declaración de fallecimiento 

 
4. LA DECLARACIÓN DE FALLECIMIENTO: 
 
Tercera y definitiva fase: finalmente, se le da por muerto, aunque realmente no haya garantía cierta de que el 
ausente haya fallecido. La declaración de fallecimiento supone una presunción: no excluye la reaparición del 
declarado fallecido. 
 
Las  medidas  provisionales,  la  declaración  de  ausencia  y  la  de  fallecimiento  no  constituyen  fases 
necesariamente concatenadas; pueden promoverse sin haberse instado unas u otras. 
 
4.1. Requisitos exigidos: 
 
Arts. CC 193 y 194 aunque advirtiendo la necesidad de atender al momento cronológico de la desaparición de 
la  persona,  pues  a  partir  del  día  11.01.2000,  ha  de  considerarse  aplicable  la  Ley  4/2000,  de  7  de  enero,  de 
modificación  de  la  regulación  de  la  declaración  de  fallecimiento  de  los  desaparecidos  con  ocasión  de 
naufragios y siniestros. Síntesis: 
 
a) En caso de que la desaparición de la persona haya tenido lugar en condiciones de peculiar riesgo, 
transcurrido el plazo de  dos años, ha lugar la declaración de fallecimiento (CC). 
 
Tales  supuestos  serían  los  siguientes:  siniestros  de  peculiar  gravedad  (terremoto,  tifón…); 
subversiones políticas o sociales; participación en campañas bélicas; naufragios y accidentes aéreos. 
 
LEY 4/2000: un año como plazo general para los supuestos de violencia contra la vida; y tres meses 
en  caso  de  siniestro,  en  particular  en  los  casos  de  naufragio,  inmersión  en  el  mar  o  siniestro  de 
aeronave. 
 
b) En  cualesquiera  otros  supuestos,  la  exigencia  temporal  se  eleva  diez  años,  si  bien  dicho  plazo  se 
reduce a la mitad si al expirar los cinco primeros años el ausente hubiere cumplido ya 75 años. 
 
4.2. Efectos de carácter patrimonial: 
 
La  declaración  de  fallecimiento  dará  lugar  a  la  herencia  del  fallecido,  conforme  a  las  reglas  generales  en  la 
materia, salvo algunas excepciones. 
 
Tales  excepciones  son  una  consecuencia  de  la  posibilidad  de  reaparición  del  fallecido  y  tienen  una  clara 
función cautelar: 

a) Los  herederos  están  obligados  a  formalizar  notarialmente  un  inventario  detallado  de  los  bienes 
muebles y una descripción de los inmuebles del declarado fallecido. 
b) Los  herederos  no  podrán  disponer  a  título  gratuito  hasta  cinco  años  después  de  dichos  bienes, 
aunque sí podrán hacerlo a título oneroso.  
c) En  caso  de  que  el  testamento  del  declarado  fallecido  se  hubiesen  instituidos  legados,  quedarán 
igualmente en suspenso durante un período de 5 años, exceptuándose los “legados píos”. 
 
Las  medidas  reseñadas,  han  de  considerarse  claudicantes  en  el  caso  de  que  se  probase  o  acreditase  el 
fallecimiento efectivo del ausente. 
 
 
 
 

Página 63 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 12: La desaparición de la persona: ausencia y declaración de fallecimiento 

 
4.3. Efectos de índole personal: en particular, el matrimonio del declarado fallecido. 
 
El  vigente  art.  85  del  CC,  establece  que  “el  matrimonio  se  disuelve…  por  la  muerte  o  la  declaración  de 
fallecimiento de uno de los cónyuges y por el divorcio”. Una vez declarado el fallecimiento, el cónyuge presente 
podrá volver a contraer matrimonio si lo desea. 
 
4.4. La reaparición del declarado fallecido: 
 
El reaparecido “recuperará sus bienes en el estado en que se encuentren y tendrá derecho al precio de los que 
se  hubieran  vendido,  o  a  los  bienes  que  con  este  precio  se  hayan  adquirido,  pero  no  podrá  reclamar  de  sus 
sucesores rentas, frutos, ni productos obtenidos con los bienes de su sucesión, sino desde el día de su presencia 
o de la declaración de no haber muerto”. 
 
Dicha  recuperación  a  favor  del  reaparecido  no  tiene  carácter  retroactivo,  pues  se  parte  de  la  base  de  que, 
durante  el  periodo  en  que  sus  sucesores  hayan  sido  titulares  de  los  bienes,  realmente  deberían  ser 
considerados legítimos propietarios de los mismos. 
 
En  el  ámbito  personal,  el  reaparecido  recuperará  igualmente  la  posición  que  pudiera  corresponderle  en  las 
distintas relaciones jurídicas. Así, p.e., en las relaciones familiares es obvio que recuperará la patria potestad 
respecto  de  sus  hijos.  Sin  embargo,  no  podrá  ser  considerado  cónyuge  de  su  consorte,  aunque  éste  le  haya 
guardado la ausencia y no haya vuelto a contraer matrimonio posterior alguno 
 
Para  reanudar  la  convivencia  conyugal,  habrían  de  celebrar  nuevo  matrimonio  los  antiguos  cónyuges.

Página 64 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 13: La nacionalidad 

 
1. LA NACIONALIDAD: 
 
1.1. Significado y concepto: nacionalidad y apatridia. 
 
El preámbulo de la Ley 18/1990, sobre reforma del CC en materia de nacionalidad, expresa que “las normas 
que  regulan  la  nacionalidad  son,  para  cada  Estado,  de  una  importancia  capital,  pues  delimitan  el  elemento 
personal insustituible de aquél”. 
 
Es  frecuente  definir  la  nacionalidad  como  la  condición  que  tienen  las  personas  que  integran  la  comunidad 
nacional española. El autor, personalmente considera preferible afirmar que la nacionalidad es la integración 
de  la  persona  en  cualquier  organización  política  de  carácter  estatal;  de  tal  manera  que  la  persona  queda 
sometida al ordenamiento jurídico de dicho Estado, mientras que éste queda obligado a reconocer y respetar 
los derechos fundamentales y las libertades cívicas de aquélla. 
 
Si  las  normas  sobre  nacionalidad  determinan  el  elemento  personal  o  elemento  poblacional  de  cualquier 
Estado, es evidente su innegable importancia desde el punto de vista del Derecho en general. De ahí que la 
mayor  parte  de  los  ordenamientos  jurídicos  procuren  regular  con  detalle  la  materia,  presididos  por  las 
siguientes ideas: 
 
  1ª.‐ Importancia de la nacionalidad estatal, por lo que los controles para su eventual adquisición de 
forma  sobrevenida  parecen  ser  difíciles  de  superar  y  pretender  la  limitación  del  número  de 
nacionales. 
 
  2ª.‐ Generosidad de procedimientos de recuperación y mantenimiento de la nacionalidad de origen 
y  de  supuestos  de  doble  nacionalidad  convencional  que  parecen  perseguir  la  ampliación  del 
número de nacionales. 
 
En realidad, lo que subyace en semejante tensión entre la reducción y la ampliación de los nacionales de un 
Estado  determinado  es  el  amplio  rechazo  actual  de  las  situaciones  de  apatridia,  en  las  que  se  encontrarían 
todas aquellas personas que no tienen nacionalidad alguna. Dicho rechazo internacional ha sido fruto de los 
excesos de ciertos regímenes políticos durante la primera mitad del siglo XX (soviéticos, nazis, etc.) y se hizo 
realidad normativa desde la firma de la Declaración Universal de Derechos Humanos: 
 
1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad. 
2. A nadie se le privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad. 
 
Respecto de los apátridas considera el CC que les será de aplicación, como ley personal, la ley del lugar de su 
residencia habitual, denominada técnicamente lex loci. 
 
1.2. Regulación normativa: 
 
La regulación de la nacionalidad se ha encontrado siempre ubicada en el Título I del Libro I del Código Civil “De 
los españoles y de los extranjeros” que comprende los arts. 17‐28. 
 
1.3. Adquisición originaria y derivativa: la naturalización. 
 
Tradicionalmente  se  consideraba  que  la  nacionalidad  de  origen  era  la  atribuida  desde  el  nacimiento  a  una 
persona determinada, en virtud de los criterios político‐jurídicos utilizados por el legislador, que básicamente 
son dos: 
 

Página 66 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 13: La nacionalidad 

 
1. La  atribución  de  nacionalidad  por  la  pertenencia  del  nacido  a  una  determinada  línea  o  estirpe  familiar, 
criterio normalmente identificado con la expresión latina ius sanguinis. 
2. La atribución de nacionalidad por el lugar de nacimiento, normalmente conocido como ius soli. 
 
La nacionalidad adquirida o atribuida con posterioridad al nacimiento se califica de nacionalidad derivativa o 
derivada. La nacionalidad de origen correspondería de forma natural o subsiguiente al nacimiento; mientras 
que  la  derivativa  sería  aquella  adquirida  de  forma  sobrevenida.  Para  referirse  a  la  nacionalidad  derivativa, 
técnicamente, resulta preferible hablar de naturalización para identificar todos aquellos supuestos en los que 
una persona adquiere o llega a ostentar una nacionalidad diversa a la que le corresponde por nacimiento. En 
tal caso se habla de naturalizado/a, para distinguir a dichas personas de los nacionales de origen. 
 
Hoy día, la claridad de líneas divisorias entre nacionales de origen y naturalizados ha quedado rota. Nuestra 
vigente  legislación  permite  adquirir  la  nacionalidad  de  origen  de  forma  sobrevenida  o  con  posterioridad  al 
nacimiento.  
 
2. LA NACIONALIDAD DE ORIGEN: 
 
2.1. Ius sanguinis o filiación: 
 
El  criterio  fundamental  de  atribución  de  la  nacionalidad  española  de  origen  viene  representado  por  el 
nacimiento de una persona cuyo padre o madre sean españoles. 
 
En el caso de cónyuges de distinta nacionalidad, el nacido puede ostentar dos nacionalidades distintas en el 
caso de que la legislación aplicable al cónyuge extranjero contenga una regla similar a la española. 
 
La atribución de nacionalidad funciona con independencia del lugar de nacimiento. 
 
2.2. Ius soli o nacimiento en España: 
 
Los supuestos que originan la atribución de nacionalidad española de origen son: 
 
1. El  nacimiento  en  España  del  hijo  de  padres  extranjeros  si,  al  menos,  uno  de  ellos  hubiere  nacido 
también en nuestro territorio nacional 
2. “los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación 
de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad”. 
La finalidad del precepto es clara: evitar los supuestos de apatridia. 
3. Los  nacidos  en  España  cuya  filiación  no  resulte  determinada:  piénsese  en  el  recién  nacido 
abandonado en el portal de una casa. Ante el desconocimiento de su línea familiar, el CC opta por 
atribuirle la nacionalidad española de origen. 
 
2.3. Adopción de menores extranjeros por españoles: 
 
Se  le  otorga  asimismo  la  nacionalidad  española  de  origen  al  extranjero  menor  de  18  años  adoptado  por  un 
español. 
 
3. LA NACIONALIDAD DERIVATIVA: 
 
Aquellos  procedimientos  que  permiten  adquirir  la  nacionalidad  española  a  personas  que  originariamente  tenían 
otra nacionalidad o carecían de nacionalidad alguna, como: 
 

Página 67 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 13: La nacionalidad 

 
3.1. La opción: 
 
Permite  facilitar  dicha  finalidad  a  aquellas  personas  que,  no  obstante  encontrarse  conectadas  con  España, 
carecen de los requisitos necesarios para ostentar la nacionalidad española de origen. 
 
Supuestos de adquisición de la nacionalidad española en virtud de opción: 
 
1. La filiación o el nacimiento en España cuya determinación se produzca después de los 18 años de 
edad del interesado. 
2. La adopción del extranjero mayor de 18 años de edad. 
3. Estar o haber estado el interesado sujeto a la patria potestad de un español. 
4. Las personas que sean descendientes de padre o madre que hubiera sido originariamente español y 
nacido en España. 
 
En general, la declaración de optar por la nacionalidad española deberá ser realizada en el plazo de dos años, a 
contar  desde  el  momento  en  que  se  da  el  supuesto  de  hecho  propio  de  la  adquisición  de  la  nacionalidad 
española por opción. 
 
Los plazos, una vez transcurridos, el eventual optante pierde todo derecho a utilizar dicha vía. Sin embargo, 
apenas reviste gravedad, pues podrá naturalizarse mediante el plazo de residencia de un año. 
 
3.2. La carta de naturaleza: 
 
“la  nacionalidad  española  se  adquiere  por  carta  de  naturaleza,  otorgada  discrecionalmente  mediante  Real 
Decreto, cuando en el interesado concurran circunstancias excepcionales”. 
 
Puede identificarse como una forma especial y privilegiada de otorgamiento de la nacionalidad española por el 
poder ejecutivo. 
 
Tales  singularidades  consisten  principalmente  en  las  circunstancias  excepcionales  del  interesado  y  en  su 
otorgamiento discrecional (es decir, no reglado). 
 
La  cuestión  tiene  escasa  importancia  desde  el  punto  de  vista  práctico,  pues  esta  forma  de  atribución  de  la 
nacionalidad española es absolutamente inusual. 
 
La  pertinencia  u  oportunidad  de  este  medio  se  ha  puesto  de  manifiesto  con  ocasión  de  los  atentados  de 
Madrid el día 11 de marzo de 2004. La circunstancia de que, entre los heridos y fallecidos, hubiese numerosos 
ciudadanos  de  nacionalidad  diferente  a  la  española  trajo  consigo  que  el  Gobierno  aprobara  el  RD  sobre 
concesión de la nacionalidad española a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004. 
 
3.3. La naturalización por residencia: 
 
Aunque  la  consideramos  en  tercer  lugar,  realmente  la  naturalización  por  residencia  constituye  el  supuesto 
normal de adquisición de la nacionalidad española por nacionales de otros Estados. 
 
La residencia continuada y efectiva de cualquier extranjero en nuestro país, cuando se ve acompañada de la 
solicitud de otorgamiento de la nacionalidad, se considera (o se presume) como una verdadera integración del 
interesado en la comunidad nacional. 
 

Página 68 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 13: La nacionalidad 

 
El dato inicial a considerar es el periodo de residencia que habilita para solicitar la concesión de la nacionalidad 
española. Plazos: 
 
1. Residencia decenal: constituye la regla general. 
2. Residencia quinquenal: refugiados. 
3. Residencia  bienal:  nacionales  de  origen  de  países  iberoamericanos,  Andorra,  Filipinas,  Guinea 
Ecuatorial, Portugal y sefardíes. 
4. Residencia anual: 
a) El que haya nacido en territorio español. 
b) El que no haya ejercitado la facultad de optar. 
c) El que haya estado sujeto legalmente a la tutela, guarda o acogimiento de un ciudadano o 
institución españoles durante dos años consecutivos. 
d) El que al tiempo de la solicitud llevare un año casado con español o española y no estuviere 
separado legalmente o de hecho. 
e) El viudo o viuda de español o española, si a la muerte del cónyuge no existiera separación 
legal o de hecho. 
f) El  nacido  fuera  de  España  de  padre  o  madre,  o  abuelo  o  abuela  que  originariamente 
hubieran sido españoles. 
 
La residencia legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición, durante los periodos reseñados, no es 
por  sí  sola  causa  de  atribución  de  la  nacionalidad  española.  La  concesión  podrá  denegarla  el  Ministro  de 
Justicia “por motivos razonados de orden público o de interés nacional”. El interesado deberá justificar buena 
conducta cívica y suficiente  grado de integración en la sociedad española. 
 
El  peticionario  que  se  vea  perjudicado  y  crea  reunir  los  requisitos  legalmente  fijados  puede  recurrir  a  la 
jurisdicción contencioso‐administrativa. 
 
3.4. Requisitos comunes a la adquisición derivativa: 
 
1º.‐  Que  el  mayor  de  14  años,  y  capaz  de  prestar  una  declaración  por  sí,  jure  o  prometa  fidelidad  al  Rey  y 
obediencia a la Constitución y a las Leyes. 
 
2º.‐ Que la misma persona declare que renuncia a su anterior nacionalidad. 
 
3º.‐ Que la adquisición se inscriba en el Registro Civil español. 
 

Página 69 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 14: La vecindad civil y el domicilio 

 
1. SIGNIFICADO DE LA VECINDAD CIVIL: 
 
Al  igual  que  la  nacionalidad  permite  saber  cuál  es  el  ordenamiento  estatal  aplicable  a  las  personas,  la  llamada 
vecindad  civil  es  un  criterio  de  determinación  de  la  legislación  civil  (común  o  foral)  aplicable  a  los  ciudadanos 
españoles. 
 
1.1. Vecindad civil, condición política y vecindad administrativa de los españoles: 
 
Inicialmente  pudiera  pensarse  que  tal  vecindad  civil  supone  la  atribución  de  un  concreto  status  jurídico 
conectado al hecho de residir, de ser vecino, de un determinado territorio o municipio, en el que la mayoría de 
los  ciudadanos  se  encuentran  sometidos  a  cualquiera  de  los  regímenes  jurídico‐civiles  existentes  en  España 
(supongamos el navarro nacido en Olite, hijo y nieto de navarros, casado con navarra y residente en su ciudad natal desde 
su nacimiento). Sin embargo, la cuestión es más complicada, pues como veremos, la vecindad civil no requiere 
propiamente residencia, sino básicamente voluntariedad en la aplicación del sistema o subsistema civil de que 
se  trate  (el  navarro  de  nuestro  ejemplo,  siendo  ya  anciano,  se  traslada  definitivamente  a  Badalona,  por  residir  allí  su 
única  hija,  pero  desea  seguir  siendo  considerado  navarro);  y  es  independiente,  de  una  parte,  de  la  condición 
política que supone la pertenencia a cualquiera de nuestras CCAA; y, de otra, de la vecindad administrativa 
propiamente dicha o pertenencia a un determinado municipio. 
 
La vecindad administrativa es objeto de regulación por parte de la legislación de régimen local, que exige a 
“todo  español  o  extranjero  que  viva  en  territorio  español  estar  empadronado  en  el  municipio  en  que  resida 
habitualmente”. 
 
1.2. Regulación normativa de la vecindad civil: 
 
Ley 11/1990, de 15 de octubre, sobre reforma del CC en aplicación del principio de no discriminación por razón 
de sexo. Lo más destacable es la nueva redacción del art. 14.5: “el matrimonio no altera la vecindad civil”. 
 
Autonomías regionales y derechos forales: 
 
Las CCAA carecen de competencia alguna para regular la vecindad civil, estando reservada la regulación de tal 
materia a la legislación estatal. Así lo ha establecido el TC, declarando inconstitucional el inciso del art. 2.1 de 
la Compilación del Derecho Civil de Baleares, en el que se preveía que las normas civiles forales (y, en adelante, 
las  autonómicas)  serían  de  aplicación  “a  quienes  residen  en  él  (territorio  balear)  sin  necesidad  de  probar  su 
vecindad civil…”. Razona el Tribunal, que la Constitución “optó, inequívocamente, por un sistema estatal y, por 
tanto,  uniforme  de  Derecho  Civil  interregional  y  excluyó,  en  la  misma  medida,  que  pudieran  las  CCAA 
establecer regímenes peculiares para la resolución de los conflictos de leyes”. 
 
2. LA ATRIBUCIÓN DE LA VECINDAD CIVIL: 
 
Respecto  de  los  hijos,  la  atribución  de  vecindad  requiere  ante  todo  distinguir  entre  el  caso  en  que  los  padres  o 
progenitores tengan la misma vecindad o, por el contrario, ésta sea distinta. En caso de igual vecindad, el criterio 
del ius sanguinis deviene fundamental. Por el contrario, en caso de que la vecindad de los padres o progenitores no 
sea  coincidente,  el  criterio  prioritario  de  atribución  corresponderá  al  lugar  de  nacimiento  y,  subsidiariamente, 
entrará  en  juego  la  vecindad  común.  No  obstante,  ninguno  de  ambos  criterios  de  atribución  tendrá  virtualidad 
alguna en el supuesto de que los padres atribuyan a los hijos la vecindad civil de cualquiera de ellos. 
 
De otra parte, cualquier menor de edad que haya cumplido 14 años podrá optar por la vecindad civil del lugar de 
nacimiento o por la última vecindad de cualquiera de sus padres. 
 

Página 71 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 14: La vecindad civil y el domicilio 

 
Finalmente, la residencia y el lugar de residencia también son tenidos en cuenta por el legislador a efectos de la 
adquisición de una vecindad civil. 
 
2.1. La atribución de la vecindad civil por LA COINCIDENCIA EN LOS PADRES O PROGENITORES: IUS SANGUINIS. 
 
Art. 14.2 “tienen vecindad civil en territorio de derecho común, o en uno de los de derecho especial o foral, los 
nacidos de padres que tengan tal vecindad”. 
 
2.2. La atribución de la vecindad civil por LA DISTINTA VECINDAD DE PADRES O PROGENITORES: 
 
2.2.1. La atribución de la vecindad civil por los padres: 
 
Art.  14.3:  “los  padres,  o  el  que  de  ellos  ejerza  o  le  haya  sido  atribuida  la  patria  potestad,  podrán 
atribuir al hijo la vecindad civil de cualquiera de ellos en tanto no transcurran los 6 meses siguientes al 
nacimiento o a la adopción”. 
 
La contemplación del plazo señalado, pretende evitar que los padres jueguen con la vecindad civil del 
hijo.  El  fondo  de  la  cuestión  consiste  en  la  necesidad  de  que  los  padres  actúen  de  comúnacuer5do, 
pues de otra manera podrían originarse supuestos abusivos en la atribución de la vecindad civil al hijo 
(básicamente,  por  el  padre,    al  llevar  a  cabo  la  inscripción  del  hijo,  mientras  que  la  madre  se  encuentra  en  la 
clínica  o  en  la  recuperación  postparto).  Por  tanto,  el  Encargado  del  Registro  Civil  debiera  exigir  la 
actuación conjunta y concorde de los padres en la atribución al hijo de la vecindad civil de cualquiera 
de ellos, sea o no coincidente con la del lugar del nacimiento. 
 
2.2.1. Los criterios legales de atribución de la vecindad civil: 
 
Entre el lugar de nacimiento y la vecindad de derecho común, es claro que ésta resulta aplicable sólo 
de forma subsidiaria en un doble sentido. En caso de que los padres hayan sido concordes en atribuir 
la  vecindad  civil  de  cualquiera  de  ellos  al  hijo,  el  lugar  de  nacimiento  resulta  irrelevante;  con  mayor 
razón,  la  vecindad  civil  de  derecho  común.  En  caso  de  que  el  lugar  de  nacimiento  comporte  la 
atribución  de  una  determinada  vecindad  (común  o  foral),  la  remisión  a  la  vecindad  común  tampoco 
tendrá  eficacia  alguna:  “en  caso  de  duda  prevalecerá  la  vecindad  civil  que  corresponda  al  lugar  de 
nacimiento”. Parece, pues, que realmente la entrada en juego de la eficacia subsidiaria de la regla de 
imputación de la vecindad común sólo encontrará aplicación en los supuestos en el que el hijo haya 
nacido en el extranjero. 
 
3. ADQUISICIÓN DE LA VECINDAD CIVIL EN VIRTUD DE OPCIÓN: 
 
3.1. La opción por matrimonio: 
 
Como ya sabemos, uno de los criterios inspiradores de la Ley 11/1990 consiste en que “el matrimonio no altera 
la  vecindad  civil”.  Según  ello,  el  matrimonio  entre  españoles  de  diferente  vecindad  civil  puede  verse 
extraordinariamente complicado en cuestiones de régimen económico patrimonial y hereditarias. 
 
En  previsión  de  ello,  el  vigente  art.  14.4  atribuye  a  cualquiera  de  los  cónyuges  la  facultad  de  optar,  en 
cualquier momento de vigencia real del matrimonio, por la vecindad civil del otro, permitiendo así una relativa 
unificación de las reglas civiles aplicables. 
 
 
 

Página 72 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 14: La vecindad civil y el domicilio 

 
3.2. La opción propia de los hijos: 
 
El último párrafo del art. 14.3 permite a los hijos pronunciarse de forma personal acerca de la vecindad civil 
que desean  ostentar, pues pueden optar tanto por  la vecindad  civil correspondiente al lugar de nacimiento, 
cuanto por la última vecindad de cualquiera de sus padres, siempre que hayan cumplido 14 años, estén o no 
emancipados.  Sólo  que,  en  caso  de  no  estar  emancipados,  habrán  de  actuar  con  la  asistencia  de  su 
representante legal. 
 
El  plazo  de  ejercicio  de  la  opción  comienza  al  cumplirse  los  14  años  y  se  extingue  “un  año  después  de  su 
emancipación”. Por tanto, en el caso de que ésta se produzca por alcanzar la mayoría de edad, el interesado 
cuenta  con  5  años  naturales  para  llevar  a  cabo  la  opción.  El  plazo,  en  todo  caso,  debe  ser  considerado  de 
caducidad. 
 
4. LA ADQUISICIÓN POR RESIDENCIA: 
 
La Ley 11/1990, prevé que, a consecuencia de la residencia, habitual y continuada, en un territorio distinto al de la 
vecindad civil anterior, cualquier español puede adquirir una nueva vecindad civil.  
 
Textualmente establece: “la vecindad civil se adquiere: 
 
  1º.‐ Por residencia continuada durante 2 años, siempre que el interesado manifieste ser ésa su voluntad. 
  2º.‐ Por residencia continuada de 10 años, sin declaración en contrario durante ese plazo. 
  Ambas declaraciones se harán constar en el Registro civil y no necesitan ser reiteradas”. 
 
5. EL DOMICILIO: CONCEPTO Y SIGNIFICADO. 
 
El término domicilio tiene un acusado entronque con la vivienda de la persona, aunque por extensión puede estar 
también referido a otras indicaciones del lugar de residencia habitual de la persona. Por otra parte, el domicilio en 
cuanto  lugar  de  residencia  habitual  de  la  persona  tiene  importancia  no  sólo  para  el  Derecho  civil,  sino  para  los 
restantes sectores del Derecho. 
 
En nuestra Constitución el domicilio aparece expresamente recogido en el art. 18, que garantiza su inviolabilidad. 
Evidentemente,  en  tal  precepto  el  domicilio  se  identifica  con  la  vivienda  en  la  que  (habitual  o  pasajeramente) 
reside la persona, para garantizar que (salvo en caso de flagrante delito) nadie puede penetrar en ella, ni siquiera 
los representantes de los poderes públicos, sin autorización judicial o consentimiento del propio interesado. 
 
De otra parte, el art. 19 reconoce a los españoles el “derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el 
territorio nacional”. 
 
Una  STC  considera  igualmente  exigible  la  autorización  judicial  para  las  entradas  o  registros  en  las  habitaciones 
hoteleras. 
 
La disposición del CC sobre el particular establece  que para el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las 
obligaciones civiles, el domicilio de las personas naturales es el lugar de su residencia natural. Semejante enfoque, 
hace que, la doctrina distinga entre domicilio real o voluntario y el domicilio legal. 

Página 73 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
1. EL REGISTRO CIVIL: NOCIONES FUNDAMENTALES. 
 
1.1. Introducción: 
 
Las relaciones sociales requieren frecuentemente acreditar de forma segura e indiscutible las condiciones de 
capacidad y el entorno familiar de la persona: la edad, el hecho de estar soltero o casado o de no haber sido 
sometido a incapacitación, etc. 
 
Los  modernos  Estados,  adoradores  de  la  estadística,  han    mostrado  un  enorme  interés  por  contar  con  un 
“fichero” de sus ciudadanos, de gran utilidad para las más diversas cuestiones. 
 
Semejante  fichero  viene  representado  por  el  Registro  Civil,  un  Registro  que  está  destinado  al  efecto  de  que 
consten  en  él  “los  actos  concernientes  al  estado  civil  de  las  personas”.  Conviene  advertir  que,  en  términos 
coloquiales  (y  en  impresos  y  formularios,  incluso  oficiales),  la  expresión  estado  civil  se  hace  coincidir  con  el 
hecho  de  estar  casado  o  no  (soltero,  divorciado  o  viudo);  sin  embargo,  en  términos  técnico‐jurídicos,  la 
significación  del  estado  civil  es  mucho  más  amplia.  Como  sabemos,  son  estados  civiles  de  la  persona 
cualesquiera cualidades o circunstancias estables de la misma que, de una  forma u otra, afecten a su capacidad 
de obrar. 
 
El Registro Civil no sólo comprende circunstancias o situaciones integrables dentro del concepto de estado civil, 
sino que extiende su competencia propia a otras que indiscutiblemente no son estados civiles. Aunque desde la 
perspectiva contraria, no es susceptible de inscripción en el Registro Civil la mayoría de edad por una evidente 
razón práctica: basta con proceder a realizar la correspondiente operación aritmética. 
 
1.2. Datos inscribibles: 
 
Constituyen objeto del Registro Civil los siguientes datos relativos a las personas: 
 
1. El nacimiento 
2. La filiación 
3. El nombre y apellidos 
4. La emancipación y habilitación de edad 
5. Las  modificaciones  judiciales  de  la  capacidad  de  las  personas  o  que  éstas  han  sido  declaradas  en 
concurso, quiebra o suspensión de pagos (por mandato expreso de la LPPD deben constar también en el 
RC el nombramiento del administrador del discapacitado) 
6. Las declaraciones de ausencia o fallecimiento 
7. La nacionalidad y vecindad 
8. La patria potestad, tutela y demás representaciones que señala la Ley 
9. El matrimonio 
10. La defunción 
 
Interesa  destacar  que,  conforme  a  lo  establecido  en  el  art.  15  LRC,  el  RC  no  afecta  sólo  a  los  españoles 
propiamente dichos, sino que en el Registro constarán los hechos inscribibles que afectan a los españoles y los 
hechos  acaecidos  en  territorio  español,  aunque  afecten  a  extranjeros  (p.e,  nacimientos,  matrimonio  o 
defunción de inmigrantes o residentes). 
 
Asimismo,  se  inscribirán  en  todo  caso  los  hechos  ocurridos  fuera  de  España  cuando  las  correspondientes 
inscripciones deban servir de base a inscripciones marginales exigidas por el Derecho español. 
 
 

Página 75 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
1.3. El nombre: 
 
El nombre es el dato identificador inicial y posiblemente principal de toda persona. Tras la aprobación de la Ley 
del  Registro  Civil  de  8  de  junio  de  1957  al  dar  nombre  al  nacido  “no  podrá  consignarse  más  de  un  nombre 
compuesto, ni más de dos simples”. 
 
La  Ley  40/1999,  por  la  que  se  regulan  los  nombres  y  apellidos  y  el  orden  de  los  mismos,  tiene  especial 
importancia en cuanto permite sustituir el nombre que obre inscrito en el RC en castellano por su equivalente 
en cualquiera de las demás lenguas españolas. 
 
1.4. Los apellidos: 
 
Desde  antiguo,  el  sistema  español  se  ha  caracterizado  por  atribuir  o  imponer  a  toda  persona  dos  apellidos, 
anteponiendo el primero de los paternos y después el de los maternos. De otra parte, el ordenamiento español 
se  ha  caracterizado  siempre  por  mantener  los  apellidos  propios  de  la  mujer,  casárase  o  no.  La  costumbre 
burguesa  de  algunos  sectores  sociales  de  atribuir  a  las  casadas  el  apellido  del  marido  jamás  ha  tenido 
reconocimiento normativo alguno, tratándose sólo de un uso social privado de valor jurídico. 
 
La Ley 40/1999 ha introducido una modificación de suma importancia, permitiendo que cuando la filiación se 
encuentre determinada por ambas líneas “el padre y la madre  de común  acuerdo  podrán decidir  el orden  de 
transmisión de su respectivo primer apellido antes de la inscripción registral”. 
 
Finalmente la LO 1/2004, relativa a la violencia de género, bajo la rúbrica de “cambio de apellido” ha añadido 
un nuevo párrafo al art. 58 de la LRC:  
 
  “2. Cuando se den circunstancias excepcionales podrá accederse al cambio. En caso de que el solicitante 
  de la autorización del cambio de apellidos sea objeto de violencia de género y en cualquier otro supuesto 
  en que la urgencia de la situación así lo requiriera”. 
 
2. LEGISLACIÓN REGULADORA: 
 
La actual Ley del Registro Civil es de 8 de junio de 1957. Hasta la promulgación de la anterior, en 1870, no hubo 
Registro Civil propiamente dicho, sino Registros parroquiales dependientes de la Iglesia Católica. Como el Estado no 
puede depender de los libros parroquiales, necesitaba de un propio RC. 
 
En la actualidad la Ley necesitaría ciertas reformas, pues sus disposiciones han resultado profundamente afectadas 
por las leyes postconstitucionales de modificación del CC: 
 
• RD  1917/1986,  de  modificación  de  determinados  artículos  del  Reglamento  del  Registro  Civil,  ha 
modificado  la  mayor  parte  del  Reglamento  pese  a  que  la  fecha  oficial  de  éste  siga  siendo  la  de  14  de 
noviembre de 1958. 
• Ley 12/2005, por la que se modifica el art. 23 de la LRC: “los asientos se realizarán en lengua castellana o en 
la  lengua  oficial  propia  de  Comunidad  Autónoma  en  que  radique  el  Registro  Civil,  según  la  lengua  en  que  esté 
redactado el documento o en que se realice la manifestación”. 
• Ley  13/2005  de  1  de  julio,  por  la  que  se  modifica  el  Código  Civil  en  materia  de  derecho  a  contraer 
matrimonio,  nueva  redacción  del  art.  53:  “las  personas  son  designadas  por  su  nombre  y  apellidos, 
correspondientes a ambos progenitores, que la Ley ampara frente a todos”. Dada la admisión del matrimonio 
entre personas del mismo sexo y la necesidad de erradicar el calificativo de paterno y materno respecto 
de los apellidos. 
• Ley 15/2005, de 8 de julio, en materia de separación y divorcio, modifica el art. 20 LRC. 

Página 76 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

• Ley  3/2007,  reguladora  de  la  rectificación  registral  en  la  mención  relativa  al  sexo  de  las  personas, 
modificaciones de varios artículos de la LRC. 
 
3. ORGANIZACIÓN DEL REGISTRO CIVIL: 
 
3.1. Las secciones del Registro Civil: 
 
En España el RC se encuentra divido en cuatro secciones, denominadas respectivamente: 
 
      1ª.‐ Nacimientos y general. 
      2ª.‐ Matrimonios. 
      3ª.‐ Defunciones. 
      4ª.‐ Tutelas y representaciones legales. 
 
1. La Sección 1ª (“De nacimientos y general”): 
 
El  objeto  principal  de  las  inscripciones  que  han  de  anotarse  endicha  Sección  viene  representada  por  el 
nacimiento,  que  sin  duda  alguna  constituye  el  asiento  principal  no  sólo  de  la  Sección  del  Registro 
considerada, sino del RC considerado en su conjunto. 
 
La inscripción del nacimiento representa el punto medular de todo el sistema registral, asumiendo el papel 
de  inscripción  central  que  proporciona  información  sobre  las  restantes  inscripciones  de  la  persona.  A 
efectos  prácticos,  bastará  en  principio  con  saber  dónde  ha  nacido  una  persona  y  con  consultar  su 
inscripción  de  nacimiento,  para  poder  rastrear  el  resto  de  los  datos  inscritos  en  los  correspondientes 
Registros (el del lugar en que contrajo matrimonio o donde murió). 
 
La centralización desempeñada por la inscripción de nacimiento se consigue mediante la práctica de unas 
notas de coordinación que, de oficio, deben llevar a cabo los Jueces encargados de los diversos Registros, 
para que en el Registro de destino (el de nacimiento) se lleve a cabo la correspondiente nota marginal o de 
referencia. 
 
Mas, junto a la inscripción de nacimiento, en la Sección 1ª del RC han de anotarse también todos aquellos 
hechos  inscribibles  para  los  que  la  legislación  no  establece  especialmente  que  sean  inscritos  en  otra 
Sección: 
‐ Modificaciones judiciales de capacidad 
‐ Declaraciones de concurso, quiebra o suspensión de pagos (estos dos últimos derogados) 
‐ Declaración legal de ausencia 
‐ Declaración de fallecimiento 
‐ Hechos relativos a la nacionalidad o vecindad 
‐ Tutela y administración patrimonial de las personas con discapacidad 
 
Igualmente, al margen de la inscripción de nacimiento se pondrá nota de referencia de las inscripciones de 
matrimonio, tutela, representación y defunción del nacido. 
 
2. La Sección 2ª (“De matrimonios”): 
 
Tiene por objeto la inscripción del acto del matrimonio y de la fecha, hora y lugar en que se contrae. Como 
anotaciones marginales la LRC considera las siguientes: 
 

Página 77 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
a) Las sentencias y resoluciones sobre la validez, nulidad o separación del matrimonio y cuantos actos 
pongan término a éste. 
b) La  existencia  de  pactos,  resoluciones  judiciales  y  demás  hechos  que  modifiquen  el  régimen 
económico de la sociedad conyugal. 
 
3. La Sección 3ª (“De las defunciones”): 
 
Tiene por objeto inscribir la muerte de la persona, con indicación de la fecha, hora y lugar en que acontece. 
La  inscripción  del  óbito  se  practica  en  virtud  de  declaración  de  quien  tenga  conocimiento  de  ella  y, 
particularmente, de los parientes del difunto o habitantes de su misma casa. Se inscribe exclusivamente el 
hecho físico y real de la muerte y no así la declaración de fallecimiento. 
 
4. La Sección 4ª (“De tutelas y representaciones legales”): 
 
La representación legal por antonomasia es la ostentada por los padres respecto de los hijos menores que 
se encuentran sometidos a la patria potestad. Sin embargo, ésta y sus modificaciones no quedan sujetas a 
inscripción.  Por  tanto  “las  tutelas  y  representaciones  legales”  quedan  circunscritas  a  la  anotación  de  los 
cargos tutelares y demás representaciones legales de personas naturales y sus modificaciones. 
 
3.2. La organización territorial: 
 
Institucionalmente considerado, el RC es único, en el sentido de que todos los distintos registros se consideran 
integrados como un todo. 
 
El RC depende del Ministerio de Justicia y dentro de dicho Ministerio todos los asuntos a él referentes están 
encomendados a la Dirección General de los Registros y el Notariado. 
 
Naturalmente  no  supone  que  exista  un  único  RC  en  el  sentido  de  oficina  y  organización  administrativa  del 
mismo,  sino  que,  por  el  contrario,  está  integrado  por  los  Registros  Municipales,  los  Registros  Consulares  y  el 
Registro Central. 
 
1. Los Registros Municipales: 
 
En  todo  municipio  debe  existir  un  Registro,  en  el  que  atendiendo  al  criterio  territorial  se  inscribirán 
aquellos hechos que en él acaezcan. Ahora bien, la existencia o no en el municipio de Jueces de primera 
instancia, obliga a distinguir entre: 
 
a) Registros  principales,  que  serán  aquellos  Registros  Municipales  encomendados 
directamente al Juez de primera instancia allí donde lo haya. 
 
b) Registros  subordinados  o  delegados,  los  existentes  en  aquellos  municipios  en  que 
únicamente exista Juez de paz, quien actuará con numerosas restricciones: 
 
‐ carecen prácticamente de competencia en materia de expedientes. 
‐ No existe la Sección 4ª. 
‐ Las  certificaciones  deben  llevar  siempre  la  firma  conjunta  del  Juez  de  paz  y  del 
Secretario. 

Página 78 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
 
2. Los Registros Consulares: 
 
Para cada demarcación consular habrá un RC. La finalidad de tales Registros es que los residentes fuera 
del territorio nacional puedan inscribir los datos y circunstancias. En años de emigración laboral, ha sido 
enormemente  frecuente  la  inscripción  de  españoles  nacidos  en  el  extranjero.  Cualesquiera  hechos  que 
afecten  a  las  cualidades  personales  de  los  españoles  residentes  en  el  extranjero  deben  ser  anotados  o 
inscritos,  a  efectos  de  que  éstos  posteriormente,  a  través  del  Ministerio  de  Asuntos  Exteriores,    den 
cuenta al Ministerio de Justicia de tales hechos o circunstancias. 
 
Por esta razón, una de las características principales de las inscripciones realizadas es que se extenderán 
por duplicado, con el objeto de que uno de los ejemplares se remita al Registro Central, mientras que el 
otro queda depositado en el propio protocolo del Registro Consular. Un RD ha suprimido la necesidad de 
remitir los duplicados a través del Mº de Asuntos Exteriores, permitiendo la comunicación directa entre 
los Registros Consulares y el Registro Central, admitiendo al mismo tiempo que los duplicados puedan ser 
extendidos por medio de fotografía o procedimiento análogo. 
 
3. El Registro Central: 
 
Se encuentra a cargo de la propia Dirección General de los Registros y el Notariado del Mº de Justicia y, 
por  tanto,  es  un  Registro  único  para  todo  el  territorio  nacional,  estando  radicado  en  Madrid  en  cuanto 
oficina u organización administrativa. 
 
Una de las funciones principales radica en concentrar o centralizar todas las inscripciones relativas a las 
circunstancias  personales  de  los  españoles  que  hayan  sido  objeto  de  inscripción  en  los  Registros 
consulares.  Además  de  dicha  función,  cumple  el  cometido  de  acoger  todos  aquellos  hechos  para  cuya 
inscripción no resulte competente ningún otro Registro, así como aquellos que no puedan inscribirse por 
concurrir circunstancias excepcionales de guerra u otras (incendio, inundación, asalto, etc.) que impidan 
el funcionamiento del Registro territorialmente competente. 
 
Igualmente  se  llevarán  en  el  Registro  civil  Central  los  libros  formados  con  los  duplicados  de  las 
inscripciones consulares y de las inscripciones de nacimiento practicadas en los Registros Municipales del 
domicilio. 
 
4. LOS DIVERSOS ASIENTOS DEL REGISTRO: 
 
La  incorporación  al  Registro  de  cualesquiera  datos  o  circunstancias  se  califica  asiento,  en  el  sentido  coloquial  de 
apunte o anotación extendida por escrito. Así pues, el término asiento constituye el género de los distintos apuntes 
que acceden al RC, debiéndose distinguir después entre las diversas especies de los mismos. 
 
4.1. Inscripciones: 
 
Las inscripciones propiamente dichas constituyen el tipo de asiento fundamental en nuestro sistema registral y 
se caracterizan por ser asientos de naturaleza permanente y sustantiva (en el sentido de que no dependen de 
ningún  otro  asiento,  ni  constituyen  añadidos  o  datos  complementarios  del  mismo)  El  RRC  considera 
inscripciones  principales  las  de  nacimiento,  matrimonio,  defunción  y  la  primera  de  cada  tutela  o 
representación  legal.  El  carácter  principal  de  tales  inscripciones  radica  en  que  cada  una  de  ellas  “abre  folio 
registral”. Esto es, ocupan el espacio principal reservado en el modelo de folio registral reglamentariamente 
aprobado,  mientras  que  las  restantes  inscripciones  se  califican  de  marginales  en  atención  a  que  ocupan  el 

Página 79 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
espacio  correspondiente  (el  margen  interior)  del  folio  registral  principal  que,  por  cuanto  sabemos  ya,  será 
precisamente el de nacimiento. 
 
Una  inscripción,  aunque  se  realice  marginalmente,  tendrá  siempre  los  mismos  efectos  que  las  denominadas 
principales: la fuerza probatoria privilegiada. 
 
4.2. Anotaciones: 
 
Las anotaciones registrales representan una serie de asientos caracterizadas por la nota de la provisionalidad y 
de mucha menor importancia  que las inscripciones  tanto en la teoría cuanto  en la  práctica. Las anotaciones 
tienen valor simplemente informativo y en ningún caso constituirán la prueba que proporciona la inscripción. 
 
4.3. Notas marginales: 
 
Consisten  en  asientos  breves  y  concisos  anotados  en  el  margen  de  los  folios  registrales  que  cumplen  una 
función  instrumental:  relacionar  las  inscripciones  entre  sí,  de  forma  tal  que  la  consulta  del  Registro  se  vea 
facilitada. 
 
Dada su función, se las denomina también notas de referencia. Así, por ejemplo “al margen de la inscripción de 
nacimiento,  se  pondrá nota de  referencia  a  las  de  matrimonio,  tutela,  representación  y  defunción del  nacido.  En  estas 
inscripciones  se  hará  constar,  a  su  vez,  referencia  a  la  de  nacimiento”.  Incluso  el  lugar  de  enterramiento  puede 
hacerse  constar  por  nota  marginal  cuando  la  inscripción  de  defunción  se  haya  realizado  previamente  sin 
indicarlo. 
 
4.4. Indicaciones: 
 
Otra novedad incorporada a la Ley vigente es la constancia en el RC de bienes del matrimonio (gananciales, 
separación,  comunidad  absoluta,  participación,  etc.),  a  través  de  un  asiento  de  carácter  especial  legalmente 
denominado indicación. 
 
4.5. Cancelaciones: 
 
En  técnica  registral,  cancelar  significa  privar  de  eficacia  a  una  inscripción  o  cualquier  otro  asiento  que  con 
anterioridad publicaba un  hecho o circunstancia susceptible de registración. Por ende, las cancelaciones son 
asientos  de  carácter  negativo  que  conllevan  la  anulación  de  un  asiento  anterior  por  ineficacia  del  acto, 
inexactitud del contenido u otra causa. 
 
La  cancelación  puede  constar  marginalmente  o  abrir  folio  independiente  (con  la  consiguiente  nota  de 
referencia)  y,  por  su  parte,  el  asiento  totalmente  cancelado  será  cruzado  (esto  es,  tachado)  con  tinta  de 
distinto  color  en  el  libro  registral;  mientras  que,  si  se  cancela  parcialmente,  se  subrayará  la  parte  cancelada 
cerrándose entre paréntesis con llamada marginal al asiento cancelatorio. 
 
5. LAS INSCRIPCIONES REGISTRALES, EN PARTICULAR: 
 
Realmente los únicos asientos que gozan de un régimen jurídico destacable son las inscripciones, en cuanto tienen 
valor probatorio especialmente cualificado. 
 
 
 
 

Página 80 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
5.1. Inscripciones declarativas y constitutivas: 
 
Comúnmente se afirma que las inscripciones registrales son declarativas porque su función propia consiste en 
constatar públicamente hechos, actos o circunstancias de la persona que han acaecido, incluso con plenitud de 
efectos, con independencia de la inscripción. 
 
La  mayor  parte  de  las  inscripciones  del  RC,  aunque  sean  obligatorias  tienen  carácter  declarativo,  siendo 
excepcionales las inscripciones constitutivas. En éstas, la inscripción en el RC se considera legalmente como un 
requisito  más  del  acto  jurídico  que  conlleva  una  modificación  de  las  circunstancias  personales,  de  forma  tal 
que sin inscripción dicho acto no produce efectos. 
 
Inscripciones de carácter constitutivo: 
 
a) El cambio de nombre y apellidos, cuyo plazo de inscripción caduca a los 180 días de la notificación 
de la autorización. 
b) La adquisición derivativa de la nacionalidad española. 
c) Las declaraciones de conservación, recuperación de nacionalidad y vecindad civil. 
 
5.2. El valor probatorio de las inscripciones: 
 
Según establece el art. 2 LRC: “el Registro Civil constituye la prueba de los hechos inscritos. Sólo en los casos de 
falta de inscripción o en los que no fuere posible certificar del asiento, se admitirán otros medios de prueba…”. 
 
De  ahí  que  en  los  casos  en  que  decae  el  monopolio  probatorio  del  RC  por  falta  de  inscripción  o  por 
impugnación  de  las  inscripciones  existentes,  la  LRC  procure  la  inmediata  restauración  de  la  exactitud  de  los 
hechos inscritos: 
 
a) Para  admitir  otros  medios  de  prueba  en  caso  de  falta  de  inscripción,  será  requisito  indispensable 
para  su  admisión,  que,  previa  o  simultáneamente,  se  haya  instado  la  inscripción  omitida  o  la 
reconstitución del asiento. 
b) No  podrán  impugnarse  en  juicio  los  hechos  inscritos  en  el  Registro  sin  que  a  la  vez  se  inste  la 
rectificación del asiento correspondiente. 
 
El  fundamento  de  tales  previsiones  normativas  radica  en  la  presunción  de  exactitud  de  los  hechos  inscritos 
(también denominada fe pública registral), en cuya virtud debe concluirse que los asientos registrales (y, por 
tanto,  las  certificaciones  de  ellos)  dan  fe  de  las  circunstancias  fundamentales  de  la  inscripción 
correspondiente:  existencia  y  eficacia  del  hecho  inscrito,  sujetos  intervinientes  y  tiempo  y  lugar  en  que  se 
produjo. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Página 81 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
6. LA PUBLICIDAD FORMAL (La publicidad registral): 
 
La expresión publicidad formal es un corolario del carácter público del RC y del hecho de que su contenido puede 
ser conocido a través de formas especiales reguladas por la ley. 
 
6.1. Los medios de publicidad: la gratuidad de las certificaciones. 
 
El conocimiento de los asientos registrales puede adquirirse a través de los siguientes medios: 
 
a) Consulta directa o exhibición al interesado de los propios libros registrales, de forma tal que aquél 
llegue a tener conocimiento de los asientos registrales, pudiendo incluso tomar notas del contenido 
de ellos. Tales notas carecen de valor probatorio alguno; circunstancia que, junto a la dificultad de 
consulta  directa  generalizada  (escaso  espacio  y  personal;  explican  que  realmente  sea  más 
anecdótica que otra cosa). 
 
b) Las  notas  simples  informativas:  de  lo  mismo  que  puede  certificarse  se  dará,  sin  garantía,  nota 
simple informativa a quien la solicite. El giro “sin garantía” demuestra bien a las claras que las notas 
simples  informativas  (expedidas  por  lo  general  en  papel  común  con  el  sello  del  Registro 
correspondiente)  carecen  de  valor  probatorio  y  explica  que  sean  escasamente  utilizadas  en  la 
práctica. 
 
c) Las certificaciones, por el contrario, son documentos públicos con pleno valor probatorio, tal y como 
establecía la antigua LEC‐1881, el cual hablaba indistintamente de “las partidas o certificaciones de 
nacimiento,  de  matrimonio  y  de  defunción…”,  manteniendo  así  un  término  (partida)  que  es  el 
normalmente utilizado para referirse a las certificaciones del RC. 
 
Aunque antiguamente el peticionario de las certificaciones debía abonar el importe de las mismas, 
diversas medidas legislativas han declarado la completa gratuidad de todas las actuaciones del RC, 
con  la  sola  excepción  de  los  honorarios  correspondientes  a  los  informes  periciales  de  los  médicos 
del RC. 
 
La  gratuidad  de  las  certificaciones,  unida  a  su  particular  valor  probatorio  como  documentos 
públicos, comporta su generalizada utilización en la práctica, siendo, por tanto, el medio habitual de 
acreditación del contenido de los asientos. 
 
Atendiendo al conjunto de datos que proporcionan, las certificaciones pueden ser: 
 
• literales:  las  que  comprenden  íntegramente  los  asientos  a  que  se  refieren,  con 
indicación de las firmas. 
• En extracto  y ordinarias: las que  contienen  los datos de que especialmente  hace fe la 
inscripción correspondiente. 
 
Hoy día las certificaciones suelen ser comúnmente literales, pues la autorización de fotocopias de 
los  libros  registrales,  hace  que  sea  más  fácil  proporcionar  el  contenido    íntegro  del  folio 
correspondiente  que  entresacar  del  mismo  algunos  datos.  Naturalmente,  dichas  fotocopias  se 
realizan en papel oficial y con una diligencia de compulsa autenticada con la firma del Secretario del 
Juzgado. 
 
 

Página 82 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 15: El registro civil 

 
6.2. El carácter público del Registro: 
 
El  significado  del  carácter  público  del  RC  ha  sido  perfilado  por  la  propia  DGRN  en  Resolución  referida 
íntegramente a las certificaciones y no contiene referencia alguna a las simples notas informativas o al examen 
directo de los libros registrales, que literalmente dice: 
 
“El  RC,  como  regla  general,  tiene  carácter  público  presumiéndose  que  quien  solicita  una  certificación  tiene 
interés en conocer los asientos y, por consiguiente, derecho a obtener la oportuna certificación. Sin embargo, 
dicha regla general se ve mitigada por dos razones: 
 
1. De una parte, porque las cuestiones relacionadas con la intimidad personal y familiar no deben ser 
objeto  de  divulgación  indiscriminada  y  son  consideradas  como  casos  de  publicidad  restringida.  En 
consecuencia, las certificaciones que contengan algunos de los datos reservados (filiación adoptiva, 
filiación  no  matrimonial  o  desconocida,  rectificación  del  sexo,  causas  de  nulidad  o  separación 
matrimonial, causas de divorcio, etc.) sólo pueden ser expedidas a favor de los propios inscritos o de 
sus familiares cercanos o herederos. 
 
2. En segundo lugar, para paliar los abusos que podría provocar la gratuidad de las certificaciones, se 
considera  que  si  el  peticionario  solicita  más  de  una  certificación  referida  al  mismo  asiento  o 
documento, el encargado adoptará las determinaciones oportunas a fin de evitar abusos.” 
 
6.3. Referencia al Libro de familia: 
 
El  llamado  Libro  de  familia  es  un  instrumento  más  de  publicidad  de  determinados  datos  relativos  a  las 
personas cuyo conocimiento se encuentra bastante generalizado, pues es utilizado para un buen número de 
actos administrativos. Materialmente, consiste en una libreta de cubiertas azules que, como regla, se entrega 
a  los  cónyuges  en  el  momento  de  ser  inscrito  el    matrimonio  (o  cuando  se  lleva  a  cabo  una  adopción  o  el 
reconocimiento de un hijo no matrimonial). 
 
El objeto fundamental del Libro de familia consiste en anotar en el mismo los datos relativos al matrimonio, 
nulidad  y  divorcio,  hechos  que  afecten  a  la  patria  potestad  y  la  defunción  de  los  hijos  ocurrida  antes  de  la 
emancipación. Los asientos del Libro de familia tienen valor de certificaciones y de ahí su importancia como 
medio de prueba. 

Página 83 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 16: Las personas jurídicas 

 
1. INTRODUCCIÓN (Concepto): 
 
La  organización  social  de  nuestros  días  presupone  que  existe  una  enorme  y  variopinta  serie  de  entes  u 
organizaciones  a  los  que  reconoce  autonomía  y  capacidad  de  autoorganización,  al  tiempo  que  se  les  atribuye 
facultad de relacionarse con los demás miembros de la colectividad. 
 
La  actual  realidad  cotidiana  acredita  la  existencia  de  una  serie  de  organizaciones  supraindividuales  que  ocupan 
incluso un lugar preeminente en la sociedad, en el tráfico jurídico‐económico, respecto de las personas naturales o 
seres  humanos;  por  tanto,  son  igualmente  consideradas  como  sujetos  de  derecho  dentro  de  su  esfera  propia  de 
actuación. Si tales organizaciones no pudieran gozar de capacidad de obrar y de personalidad jurídica , dejarían de 
ser tales (organizaciones) para convertirse en una suma de seres humanos. 
 
Tales organizaciones, tendentes a un fin protegible por el Ordenamiento jurídico y dotadas de capacidad de obrar 
en el tráfico, se denominan personas jurídicas. 
 
2. EL FUNDAMENTO Y LA ADMISIBILIDAD DE LAS PERSONAS JURÍDICAS (Construcciones doctrinales sobre la noción 
de Persona Jurídica): 
 

La  doctrina  ha  debatido  ampliamente,  sobre  todo  durante  el  s.  XIX,  el  fundamento  y  la  admisibilidad  de  las 
personas  jurídicas,  girando  básicamente  entre  la  tesis  de  considerarlas  una  ficción  del  Derecho  o  realidades 
preexistentes a las normas jurídicas que las reconocen y perfilan en sus derechos y obligaciones. 
 
2.1. La persona jurídica como "persona ficta" 
 
En la época medieval, el ensombrecimiento de la distinción entre el Dº público y el Dº privado y la aparición de 
numerosos  "entes  intermedios"  entre  la  persona  y  la  estructura  política,  constituye  un  caldo  de  cultivo 
adecuado para el desarrollo de la personalidad propia e independiente de aquellos entes. 
 
Mediados  del  s.  XIII:  el  Papa  Inocencio  IV  impone  en  el  Concilio  de  Lyon  la  después  llamada  "teoría  de  la 
ficción"  para  evitar  que  las  ciudades  puedan  ser  objeto  de  una  excomunión  general  y  colectiva  como  había 
defendido  el  Dº  canónico.  Por  otro  lado,  las  "causas  pías"  y  las  colectividades  religiosas  deben  considerarse 
también como "persona ficta". 
 
A  partir  de  ese  momento,  en  cuanto  "personae  fictae",  las  agrupaciones  o  entidades  que  se  consideran 
dotadas  de  una  cierto  interés  público,  actúan  en  el  tráfico  como  personas  independientes  de  los  miembros 
que las forman, siempre y cuando cuenten con el debido reconocimiento o autorización del poder secular o 
eclesiástico correspondiente. 
 
Esta  situación  continúa  hasta  la  consolidación  de  las  Monarquías  absolutas,  cuando  se  replantea  la  tensión 
entre  el  Estado  y  los  individuos  particulares.  Pero para  entonces  ya  ha  calado  en  la  sociedad  civil  la  idea  de 
persona jurídica y, además, ha sido objeto de elaboración por los juristas bajo medievales y modernos. 
 
De  otra  parte,  aparecen  ya  en  el  s.  XVI  (en  estado  embrionario)  las  sociedades  anónimas  que  conocen  un 
triunfo sin precedentes. 
 
La limitación de la responsabilidad patrimonial pasa a ser una de las notas características de la persona jurídica 
y  el  motor  de  arranque  del  triunfo  de  las  sociedades  anónimas  que,  en  los  s.  XIX  y  XX,  se  convierten  en  el 
parámetro general y en el espejo del desarrollo de todo el conjunto de las personas jurídicas. 
 

Página 85 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 16: Las personas jurídicas 

 
En  el  s.  XIX,  la  construcción  teórica  de  SAVIGNY  refuerza  la  teoría  de  la  ficción,  calificando  a  las  personas 
jurídicas de "ficticias" y señalando las barreras entre los tipos básicos de personas jurídicas de interés básico 
para el Derecho civil: las asociaciones y las fundaciones. 
 
2.2. La concepción antropomórfica 
 
Finales s. XIX: OTTO VON GIERKE publica una obra sobre la materia en la que propone el abandono de la teoría 
de la ficción, demostrando que las personas jurídicas son una serie de organismos o entidades que realmente 
tienen  una  innegable  presencia  social,  una  vida  propia  e  independiente  de  los  seres  humanos  que  las 
conforman. El Derecho pues, se limita a reconocer su existencia y a establecer el régimen jurídico que les es 
aplicable, fijando su ámbito de actuación, pues deben ser consideradas también sujetos de derechos. 
 
Esta  propuesta  supone  una  respuesta  más  perfilada  a  la  naturaleza  de  las  personas  jurídicas.  Desde  su 
formulación  se  ha  enterrado  doctrinalmente  la  teoría  de  la  "persona  ficta"  aunque  a  veces  nuestro  T.  S. 
recurra a ésta en algunos fallos. 
 
2.3. El reconocimiento de la personalidad y la doctrina del “levantamiento del velo”(crisis del mito de la persona 
jurídica y vías de solución): 
 
La  doctrina  más  moderna  (ya  en  el  s.  XX)  se  ha  preocupado  de  manifestar  que  el  problema  de  la  persona 
jurídica  debe  analizarse  considerando  las  condiciones  de  admisibilidad  de  los  distintos  tipos  de  persona 
jurídica  reconocidos  por  el  propio  sistema  jurídico.  El  sustrato  antropomórfico  es  un  punto  de  partida 
imprescindible pero es igualmente necesario un acto de reconocimiento legislativo. 
 
Incluso  una  vez  creada  la  persona  jurídica  y  reconocido  su  ámbito  propio  de  autonomía,  no  puede  dejar  de 
pensarse en la posibilidad de controlar la actuación concreta de las personas jurídicas. 
 
Las  sociedades  anónimas  constituyen  finalmente  el  paradigma  de  la  persona  jurídica.  Los  abusos  llevados  a 
cabo bajo el amparo del "hermetismo de la persona jurídica" han sido tantos que, los tribunales han debido 
atender a la realidad subyacente en los casos más patentes de actuación fraudulenta. 
 
El capitalismo salvaje y la idea de enriquecimiento rápido ha provocado traspasos millonarios de sociedades 
matrices  a  sociedades  filiales  (o  a  la  inversa),  dejando  a  los  acreedores  con  dos  palmos  de  narices,  pues  la 
limitación  de  la  responsabilidad  amparaba  ese  resultado.  Para  evitar  ese  desenlace  se  recurre  a  la  idea 
figurada de "levantar el velo" o de "desentenderse de la personalidad jurídica" y analizar el fondo de cuestión 
para alcanzar soluciones justas. 
 
La  doctrina  del  "levantamiento  del  velo"  supone  un  punto  de  llegada  que,  desde  la  práctica  doctrinal 
americana  ha  pasado  a  Europa.  Nuestro  T.S.  ha  considerado  imponible  la  separación  de  personas  y 
patrimonios cuando ella se alega de mala fe. La doctrina jurisprudencial del "levantamiento del velo" concluye 
que  "  si  la  estructura  formal  de  la  persona  jurídica  se  utiliza  con  una  finalidad  fraudulenta  y  de  forma 
desajustada respecto a la que constituye la justificación de dicha figura, los Tribunales podrán descartarla con 
la correlativa separación entre sus respectivos patrimonios". 
 
 
 
 
 
 
 

Página 86 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 16: Las personas jurídicas 

 
3. LAS PERSONAS JURÍDICAS EN  EL CÓDIGO CIVIL: 
 
Nuestro CC utiliza expresamente la denominación de “personas jurídicas”, en plural, como rúbrica del capítulo II del 
Título II del Libro primero. 
 
3.1. La estructura básica de asociaciones y fundaciones (clasificación de las personas jurídicas): 
 
En nuestro sistema jurídico existen tres tipos de personas jurídicas: 
 
1. Corporaciones 
2. Asociaciones 
3. Fundaciones 
 
Asociación es un conjunto de personas unidas por la consecución de un fin; la fundación es un conjunto de 
bienes (un patrimonio) adscrito a un fin. 
 
3.2. Las corporaciones: las personas jurídicas públicas. 
 
La agrupación de personas con un fin común puede encontrar origen o fundamento en actos de muy diversa 
naturaleza: 
 
a) En la libre iniciativa de sus propios componentes personales, quienes voluntariamente deciden dar 
cuerpo a una determinada persona jurídica, que se identificaría con la asociación. 
b) En el dictado de la Ley, en cuyo caso se daría cuerpo a las corporaciones, requeridas por la propia 
estructura  socio‐política  del  sistema  social  y  que,  por  tanto,  se  incardinan  dentro  de  las 
Administraciones  públicas  (el  propio  Estado,  las  CCAA,  la  Provincia,  el  Municipio,  las  Universidades,  los 
colegios profesionales, las Federaciones Deportivas…) 
 
El Código utiliza el término corporaciones para referirse a todas las personas jurídico‐públicas que deben su 
nacimiento al propio impulso de la Administración pública y de los diferentes organismos políticos. 
 
3.3. El interés público de asociaciones y fundaciones: 
 
Lo dicho no significa que las asociaciones y las fundaciones dejen de ser personas jurídico‐privadas en sentido 
genuino,  sino  sólo  que  los  fines  perseguidos  por  ellas  han  de  ser  de  interés  general.  En  principio,  las 
asociaciones  y  las  fundaciones  han  de  ser  consideradas  privadas,  en  el  sentido  de  que,  una  vez  permitidas 
legalmente, la iniciativa de su creación o constitución corresponde, por principio, a los particulares. 
 
3.4. Asociaciones y sociedades: el interés particular. 
 
Una  vez  enunciado  el  requisito  del  interés  público  de  las  asociaciones,  el  art.  35  del  CC,  reconoce  como 
personas jurídicas a las asociaciones de interés particular, complicando de forma absoluta el panorama. 
 
En    realidad,  tales  asociaciones  de  interés  particular  constituyen  un  subtipo  de  la  figura  de  la  asociación 
propiamente dicha: las sociedades, que tienen por objeto conseguir un lucro o ganancia repartible entre los 
socios. 
 
Sin embargo, ha de considerarse que dicho interés particular no es antagónico al denominado interés público 
(generación de riqueza, creación de empleo, ampliación de mercados, etc.). 
 

Página 87 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 16: Las personas jurídicas 

 
4. RÉGIMEN BÁSICO DE LAS PERSONAS JURÍDICAS: 
 
4.1. Personalidad y capacidad de obrar: 
 
Las  personas  jurídicas  regularmente  constituidas  adquieren  capacidad  jurídica  y  de  obrar  desde  el  mismo 
momento  de  su  constitución.  El  Código  reenvía  las  reglas  de  adquisición  de  la  personalidad  jurídica  de 
corporaciones,  asociaciones  (entre  las  cuales  se  entienden  incluidas  las  sociedades)  y  fundaciones  a  la 
regulación concreta de cada una de ellas: Ley de Régimen Local, Leyes de creación de Universidades o Colegios 
profesionales, Ley de Asociaciones, Leyes de sociedades anónimas y limitadas, legislación sobre fundaciones, 
etc. 
 
Art.  38  del  CC:  “las  personas  jurídicas  pueden  adquirir  y  poseer  bienes  de  todas  clases,  así  como  contraer 
obligaciones y ejercitar acciones civiles o criminales”. 
 
4.2. Domicilio de las personas jurídicas: 
 
“Cuando  ni  la  ley  que  las  haya  creado  o  reconocido,  ni  los  estatutos  o  las  reglas  de  fundación  fijaren  el 
domicilio  de  las  personas  jurídicas,  se  entenderá  que  lo  tienen  en  el  lugar  en  que  se  halle  establecida  su 
representación legal, o donde ejerzan las principales funciones de su instituto”. 
 
Según ello, el domicilio de las personas jurídicas será el establecido en su momento constitutivo y, en caso de 
faltar éste, debería atenderse al lugar en que se encuentra fijada la representación legal de la persona jurídica 
en cuestión o donde ejerzan sus funciones principales. 
 
El  art.  51  de  la  LEC  establece  que  “salvo  que  la  ley  disponga  otra  cosa,  las  personas  jurídicas  serán 
demandadas  en  el  lugar  donde  la  situación  o  relación  jurídica  a  que  se  refiera  el  litigio  haya  nacido  o  deba 
surtir efectos, siempre que en dicho lugar tengan establecimiento abierto al público o representante autorizado 
para actuar en nombre de la entidad”. 
 
4.3. Nacionalidad de las personas jurídicas: 
 
El art. 9.11 del CC dispone que “la ley personal correspondiente a las personas jurídicas es la determinada por 
su  nacionalidad  y  regirá  en  todo  lo  relativo  a  capacidad,  constitución,  representación,  funcionamiento, 
transformación disolución y extinción”. 
 
Ahora  bien,  ¿cómo  se  determina  la  nacionalidad?:  el  CC  atribuye  la  nacionalidad  española  a  las  personas 
jurídicas que, además de haber sido reconocidas por la ley, se encuentren domiciliadas en España. Esto es, el 
domicilio resulta determinante en relación con la nacionalidad, pues en definitiva es el criterio de imputación 
que verdaderamente  conlleva la atribución de la nacionalidad española de las corporaciones, asociaciones o 
fundaciones. 
 
4.4. ¿Vecindad civil de las personas jurídicas?: 
 
Existen en España diversas disposiciones autonómicas relativas a las fundaciones con rango de Ley, dictadas 
unas  por  o  para  “Comunidades  Autónomas  forales”  (Navarra,  Cataluña,  Galicia)  y  otra  aplicable  en  las  Islas 
Canarias.  En  general,  todas  las  CCAA  se  encuentran  habilitadas  para  regular  aspectos  relativos  a  las 
asociaciones  en  materias  concretas  sobre  las  que  aquéllas  tengan  competencia  exclusiva  (p.e.  asociaciones 
estudiantiles, de consumidores, culturales, etc.). 
 

Página 88 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 16: Las personas jurídicas 

 
El sometimiento a las disposiciones autonómicas relativas a las personas jurídicas depende en definitiva de la 
vecindad administrativa en cualquiera de las CCAA y no sólo en las “forales”. 

Página 89 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
1. LAS ASOCIACIONES Y DERECHO DE ASOCIACIÓN (La persona jurídica tipo asociación): 
 
La  asociación  puede  definirse  como  un  conjunto  de  personas  voluntariamente  organizado  con  vistas  a  la 
consecución de un fin de interés general y no lucrativo. 
 
2. LEGISLACIÓN APLICABLE Y CLASES DE ASOCIACIONES: 
 
2.1. La antinomia (contradicción entre 2 textos legales) entre la Ley 191/1964 y la Constitución: 

El explícito reconocimiento constitucional del Dº de asociación (art. 22 CE) es hoy día uno de los contenidos 
típicos de las Constituciones democráticas e incluso de los instrumentos jurídicos propios de los regímenes no 
democráticos.  La  diferencia  fundamental  entre  unas  y  otros  vendrá  dada  por  el  posterior  desarrollo  o 
limitación del principio asociativo, en el segundo caso en la evitación de toda agrupación de carácter político. 
 
Ley  de  Asociaciones  de  1964,  vigente  hasta  el  comienzo  del  siglo  XXI,  evidencia  la  precaución  de 
cercenamiento del principio asociativo en el ámbito jurídico‐político. 
 
2.2. La pluralidad normativa en el momento constituyente: 
 
Se ha producido en el Ordenamiento jurídico español un fenómeno sumamente llamativo: se mantiene la Ley 
General de Asociaciones, para “parchear” los problemas políticos de primera línea. 
 
Los años de la transición conocen una inusitada actividad legislativa en relación con las asociaciones. Se aborda 
inicialmente  la  estructuración  de  las  asociaciones  políticas  y  de  forma  inmediata  se  comienzan  los  trabajos 
preparatorios de la legislación de los sindicatos. 
 
2.3. La situación normativa actual: los tipos particulares de asociaciones: 
 

Publicada la Constitución, la falta del desarrollo del art. 22 y el formal mantenimiento de la Ley 191/1964, ha 
seguido siendo notorio y demostrativo de que, durante cinco lustros, se ha optado en definitiva por considerar 
que el derecho general de asociación no es óbice para puntuales especificaciones del mismo. 
 
Andando el tiempo, la situación ha devenido absolutamente confusa desde el punto de vista normativo, pues 
algunas de las disposiciones han sido objeto de reforma o desarrollo antes de transcurrir un decenio desde la 
aprobación de la Constitución. 
 
2.4. La LO 1/2002, reguladora del derecho de asociación: 
 
Parece razonable destacar la aprobación, por fin, de la LO 1/2002, de 22 de marzo reguladora del derecho de 
asociación, que implica que el régimen general del derecho de asociación sea compatible con las modalidades 
especificas reguladas en leyes especiales, y en las normas que las desarrollan. 
 
Vamos  a  optar  por  una  exposición  de  carácter  muy  general,  señalando  los  extremos  fundamentales  del 
régimen jurídico de las asociaciones, en el entendido que nos estamos refiriendo a las asociaciones en general 
y, por tanto, al régimen mínimo y común del que habla la Exposición de Motivos. Nos referiremos a ella como 
LO o como Ley de Asociaciones. 
 
 
 

Página 91 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
El desarrollo reglamentario de esta ley orgánica se ha llevado a cabo por: 
Real Decreto 1497/2003, de 28 de noviembre por el que se aprueba el Reglamento del Registro Nacional de 
Asociaciones y de sus relaciones con los restantes registros de asociaciones autonómicos. 
 
3. CONSTITUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN: 
 
3.1. La pluralidad de personas: 
 
El presupuesto fundamental del nacimiento de la asociación viene representado por la unión o agrupación de 
un número plural de personas, las cuales precisamente se asocian entre sí para conseguir alguna finalidad 
que, por separado, sería imposible o inoportuna. 
 
La  constitución  no  precisa  nada  al  respecto  del  número  mínimo  de  asociados.  Por  tanto,  bajo  su  vigencia, 
según  la  opinión  mayoritaria,  habría  de  considerarse  bastante  la  existencia  de  dos  o  más  personas.  No 
obstante,  la  Ley  orgánica  1/2002  establece  que  se  necesitan  como  mínimo  tres  personas,  físicas  o  jurídicas, 
como socios iniciales o fundadores. 
 
Resulta, pues, indiscutible que en la actualidad incluso las entidades públicas con carácter general son titulares 
del derecho de asociación. 
 
Quienes deseen constituir una asociación (o incorporarse a una ya existente) deben tener capacidad de obrar. 
Conforme  a  ello,  los  menores  de  edad  no  podrían  formar  parte  de  asociación  alguna,  por  carecer  de  tal 
capacidad.  Sin  embargo,  dicha  conclusión  es  dudosa  si  pensamos  en  la  cantidad  de  asociaciones  deportivas, 
culturales, etc., constituidas a propósito para la juventud y los estudiantes. 

3.2. El acta fundacional: 
 
Quienes  deseen  constituir  una  asociación,  como  primer  paso,  habrán  de  llevar  a  cabo  un  acto  dirigido  a 
manifestar  su  voluntad  de  constituirla,  al  tiempo  que  habrán  de  redactar  y  aprobar  uno  estatutos  que 
constituyen  las  reglas  internas  de  funcionamiento.  La  Ley  de  Asociaciones  habla  de  acta  constitutiva  o  acta 
fundacional,  que  constituye  el  documento  suscrito  por  los  socios  fundadores  que  deja  constancia  de  la 
voluntad común y concorde de los asistentes de constituir una asociación. 
 
Puede  tratarse  de  un  documento  público  (acta  notarial)  cuanto  privado  (la  mayoría)  que  contenga  los 
siguientes extremos: 
 
1. Nombre, apellidos y circunstancias de las personas intervinientes. 
2. Lugar y fecha de la reunión. 
3. Acuerdo constitutivo con indicación del nombre, domicilio y fines de la misma 
4. Aprobación de los estatutos. 
5. Apoderamiento a favor de una/varias persona/s para llevar a cabo las gestiones de puesta en marcha 
de la asociación. 

3.3. Los Estatutos: 
 
Los  estatutos,  en  cuanto  reglas  de  autorregulación  de  la  asociación,  han  de  comprender  los  extremos 
requeridos  por  el  funcionamiento  de  una  organización  (denominación,  fines,  domicilio,  órganos  directivos, 
etc.). Tienen una gran importancia práctica, ya que sus normas suplen en la mayor parte de las ocasiones la 
parquedad legal sobre la materia.  
 

Página 92 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
Tanto la ley derogada como la legislación actual establecen un contenido estatutario mínimo: 
 
1. La denominación de la asociación, que no podrá ser idéntica a la de otras previamente registradas. 
2. El domicilio así como el ámbito territorial en que haya de realizar principalmente sus actividades. 
3. La duración, cuando la asociación no se constituya por tiempo indefinido. 
4. Los  fines  perseguidos,  que  habrán  de  ser  lícitos  y  determinados,  así  como  las  actividades  previstas  para  su 
consecución. Los fines y las actividades deben ser  descritos de  forma precisa. En relación con la licitud de los 
fines, la CE se limita a declarar la ilegalidad de las asociaciones que persigan fines o utilicen medios tipificados 
como delito, y a prohibir las asociaciones secretas y las de carácter paramilitar 
5. Los requisitos y modalidades de admisión y baja, sanción y separación de los asociados y las clases de    éstos. 
Podrán incluir también las consecuencias del impago de las cuotas por parte de los asociados. 
6. Los derechos y obligaciones de los asociados y de cada una de sus distintas modalidades. 
7. Los criterios que garanticen el funcionamiento democrático de la asociación. 
8. Los órganos directivos y representación, su composición, reglas y procedimientos para la elección y sustitución 
de sus miembros, sus atribuciones, duración de los cargos, causas de cese, la forma de deliberar, y requisitos 
para que los citados órganos queden válidamente constituidos. 
9. El régimen de administración, contabilidad y documentación, y fecha de cierre del ejercicio asociativo. 
10. El patrimonio inicial y los recursos económicos de los que se podrá hacer uso. 
11. Causas de disolución y destino del patrimonio en tal supuesto, que no podrá desvirtuar el carácter no lucrativo 
de la entidad. 

 
3.4. La inscripción registral y la adquisición de la personalidad jurídica: 
 
Actualmente, el párrafo 3 del artículo 22 de la constitución establece que “las asociaciones deberán inscribirse 
en un Registro a los solos efectos de publicidad” 
 
La  CE  potencia  el  dº  de  asociación  y  lo  declara  como  dº  fundamental  de  libre  ejercicio,  sin  reconocimiento 
administrativo  alguno.  Otra  cosa,  sin  embargo,  es  otorgar  personalidad  jurídica  a  las  asociaciones  como 
estructuras  organizadas  –cuando  lo  sean‐,  para  lo  que  se  requiere  la  inscripción  registral.  Según  ello  “las 
asociaciones  registradas  gozarían  de  personalidad  jurídica;  las  no  registradas  serían  asociaciones  sin 
personalidad”.  Esto  significa  que  hasta  que  una  asociación  no  esté  inscrita,  no  tendrá  plena  capacidad  de 
obrar.  
 
El art. 5 de la L.O. 1/2002 establece que con el otorgamiento del acta fundacional adquirirá la asociación su 
personalidad jurídica y la plena capacidad de obrar, si bien según su art. 10, “los promotores de asociaciones 
no  inscritas  responderán,  personalmente  de  las  obligaciones  contraídas  con  terceros”.  Las  asociaciones 
inscritas responden de sus obligaciones con todos sus bienes presentes y futuros y los asociados no responden 
personalmente de las deudas de la asociación. 

4. LA CONDICIÓN DE SOCIO: 
 
4.1. Voluntariedad e intransmisibilidad de la cualidad de socio: 
 
Nadie  puede  ser  obligado  a  pertenecer  a  una  asociación  (en  contra  de  lo  que  ocurre  respecto  de  las 
corporaciones), ni a seguir ostentando la cualidad de socio previamente adquirida. 
 
La  condición  de  socio  tiene  carácter  personalísimo  y  es  esencialmente  intransmisible,  ya  sea  intervivos  o 
mortis causa. El socio carece de voluntad para subrogar en su posición a otra persona, aunque ésta reúna los 

Página 93 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
requisitos  exigidos  o  las  condiciones  establecidas  estatutariamente  para  pertenecer  a  la  asociación, 
imponiéndola al resto de los consocios. 
 
Sin embargo, los estatutos pueden prever mecanismos de sustitución de socios u otorgar vías preferentes de 
ingreso a favor de ciertas personas, mediante el correspondiente acuerdo social (previsto en los estatutos), no 
por mera iniciativa o decisión. 

4.2. Adquisición de la cualidad de socio: 
 
La  cualidad  de  socio  puede  adquirirse  desde  el  propio  momento  constitutivo,  por  haber  participado  en  la 
generación  del  grupo  social  organizado  (socios  fundadores),  o  bien  en  cualquier  momento  posterior,  por 
adhesión o incorporación a la asociación ya existente (socios ordinarios). 
 
Estos  últimos  deben  solicitar  la  incorporación  a  la  asociación  cumpliendo  los  requisitos  estatutariamente 
fijados y dirigiéndose a los órganos directivos de la asociación. Normalmente, se requiere que los solicitantes 
cuenten además con una “carta de presentación” de uno o varios socios, que acrediten la conveniencia de la 
incorporación del solicitante. 
 
Es  frecuente  que  las  asociaciones  cuenten  con  patrocinadores,  socios  honorarios  y  honoríficos:  se  trata  de 
personas  que,  aun  sin  ostentar  la  cualidad  de  socio,  proporcionan  lustre  y  esplendor  a  la  asociación  o  le 
suministran apoyo y patrocinio. 
 
4.3. Pérdida de la condición de socio: 
 
La condición de socio se pierde cuando el interesado manifiesta su voluntad en tal sentido, pues “los asociados 
tienen derecho a separarse voluntariamente de la asociación en cualquier tiempo”.  Dicha libertad no puede 
verse limitada en modo alguno en los estatutos, cuyas previsiones no pueden pasar de establecer un plazo de 
preaviso para renunciar a la condición de socio. 
 
Igualmente se extingue la condición de socio por la muerte o declaración de fallecimiento de este así como por 
la pérdida de condiciones o circunstancias personales requeridas para pertenecer a la asociación (ser vecino, 
por  ejemplo).  Los  estatutos  pueden  establecer  unas  razones  para  causar  baja  en  la  asociación:  impago  de 
cuotas, actuación desleal, etc. 
 
4.4. Derechos y deberes de los socios: 
 
Merecen  especial  atención  los  que  pueden  denominarse  derechos  “políticos”  (asistencia  a  asambleas,  voto, 
etc.)  que  no  pueden  restringirse  estatutariamente  y  corresponden  en  pie  de  igualdad  a  todos  los  socios,  sin 
que resulte admisible establecer diferencias entre ellos (entre socios fundadores y ordinarios, p.e.). 
 
Los deberes consisten en contribuir económicamente, mediante la cuota, al sostenimiento de las actividades 
asociativas  y  procurar  la  consecución  de  los  fines  de  la  asociación  a  través  de  la  participación  activa  en  las 
actividades programadas por la Junta Directiva o el órgano de gobierno que cumpla sus veces. 

5. ESQUEMA ORGANIZATIVO Y ÓRGANOS DIRECTIVOS: 
 
1.  Asamblea  General:  órgano  supremo;  ha  de  convocarse  una  vez  al  año  para  la  aprobación  de  cuentas  y 
presupuestos, es el órgano competente para modificación de Estatutos, etc. Salvo que los Estatutos dispongan otra 
cosa, el quórum de constitución en 1ª convocatoria es la mayoría de socios (presentes o representados) y en 2ª, 
cualquiera que sea el núm. de asistentes a la sesión. 

Página 94 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
 
2. Junta Directiva: órgano de dirección y gestión de la asociación. 
 
3.  Presidente:  representa  a  la  asociación  frente  a  terceros  y  preside  tanto  la  Junta  Directiva  como  la  Asamblea 
General. 
 
La vigente Ley sólo habla de un “órgano de representación que gestione y represente los intereses de la asociación”, 
de  tal  manera  que,  en  adelante,  dicho  órgano  lo  mismo  puede  denominarse  Junta  Directiva  que  Consejo  de 
dirección, Comisión permanente o cualquier giro similar. 
 
6. EL PATRIMONIO SOCIAL Y LA GESTIÓN ECONÓMICA: 
 
6.1. Patrimonio social y capacidad patrimonial: 
 
La LO 1/2002 habla directamente de “patrimonio inicial”. Esta última expresión sugiere claramente que para la 
ley  debe  fijarse  el  patrimonio  inicial  de  la  asociación,  que  sería  el  formado  por  el  conjunto  de  bienes  y 
derechos que los socios aportan a la asociación en el momento de su constitución. 
 
Dicho  patrimonio  inicial  puede  verse  posteriormente  incrementado  mediante  las  aportaciones  o  cuotas  que 
acuerden los socios, las donaciones, subvenciones, legados, herencias, etc., que pudiera recibir de terceros. 
 
Hoy día las asociaciones tienen derecho a adquirir y poseer toda clase de bienes y derechos sin necesidad de 
autorización administrativa alguna. 
 
Pese a ello, conviene no olvidar que (en contra de cuanto ocurre en las fundaciones) para las asociaciones la 
dotación  patrimonial  tiene  un  carácter  puramente  instrumental,  y  por  tanto,  suele  ser  de  escasa  entidad  e 
incluso prácticamente inexistente en ciertas ocasiones. 

6.2. Disolución de la asociación y destino del patrimonio: 
 
La nueva LO 1/2002, considera que el destino del patrimonio “no podrá desvirtuar el carácter no lucrativo de la 
entidad”, al tiempo que se establece que “en todos los supuestos de disolución deberá darse al patrimonio el 
destino previsto en los Estatutos”. 
 
Así pues, aun siendo cierto que la idea de lucro es extraña al régimen jurídico de las asociaciones y que, por 
consiguiente,  la  disolución  de  la  asociación  no  debería  tener  como  resultado  el  enriquecimiento  de  los 
asociados,  la  interpretación  generalmente  aceptada  parece  que  seguirá  siendo  prever  que  en  caso  de 
disolución de la asociación el patrimonio restante podrá distribuirse entre los asociados. 
 
 
7. LA SUSPENSIÓN DE LAS ACTIVIDADES DE LA ASOCIACIÓN: 
 
Desde  la  Constitución,  la  suspensión  de  las  actividades  de  la  asociación  sólo  podrá  llevarse  a  efecto  mediante 
resolución judicial motivada, excluyendo la anterior potestad de la Administración. El artículo comentado ha dejado 
de  tener  vigencia  por  inconstitucionalidad  sobrevenida.  Por  ello,  la  LO  1/2002  no  hace  referencia  alguna  a  la 
suspensión de las actividades de la asociación. 
 
 
 
 

Página 95 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
8. LA DISOLUCIÓN O EXTINCIÓN DE LA ASOCIACIÓN: 
 
Únicamente podrán ser disueltas las asociaciones ilícitas que tipifica el art. 173 del Código Penal, que son las 
siguientes: 
 
1.‐ Las que tuvieren por objeto cometer algún delito o después de constituidas, promuevan su comisión. 
2.‐  Las  que  aún  teniendo  por  objeto  un  fin  lícito,  emplearen  medios  violentos  para  su  consecución  (bandas 
armadas, organizaciones o grupos terroristas) 
3.‐ Las organizaciones clandestinas o de carácter paramilitar. 
4.‐ Las que promueven la discriminación racial o inciten a ella”. 

Además de la disolución por ilicitud, la asociación se extingue por la voluntad de los socios, es decir, por el acuerdo 
de disolución y por: 
 
• expiración del plazo previsto a constituirla 
• por realización del fin social 
• por imposibilidad de acometerlo 

 
9. LAS FUNDACIONES: NOCIONES INTRODUCTORIAS. 
 
La fundación es la persona jurídica de sustrato patrimonial por excelencia: una vez constituida no importa en ella 
tanto  la  persona  del  fundador  cuanto  el  conjunto  de  bienes  (o  patrimonio)  que  este  separa  o  individualiza  para 
atender a  un fin determinado. Consiguientemente,  puede caracterizarse la fundación  como la personificación de 
un patrimonio establemente adscrito a un fin de carácter general. 
 
La  absoluta  inadecuación  de  la  legislación  histórica  sobre  las  fundaciones  a  los  tiempos  contemporáneos  y  la 
necesidad de aplicar parámetros fiscales relativamente ventajosos a las aportaciones y dotaciones realizadas sin fin 
de lucro, han determinado finalmente la reforma legislativa en la materia. 
 
La  Ley  50/2002,  de  26  de  diciembre,  de  Fundaciones,  sólo  de  fundaciones,  es  la  actualmente  vigente;  pues  la 
materia  propia  de  los  incentivos  fiscales  fue  objeto  de  publicación  por  la  Ley  49/2002,  de  régimen  fiscal  de  las 
entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales del mecenazgo. 
 
Ambas  leyes,  prevén  la  existencia  de  periodos  transitorios  de  adaptación  a  la  nueva  reglamentación,  que 
desaconseja  echar  en  el  olvido  la  regulación  preexistente.  Por  tanto,  mantendremos  en  esta  edición  (2.007)  las 
referencias normativas a los textos legislativos que regulaban las fundaciones con anterioridad a la aprobación de 
tales leyes. 
 
El desarrollo reglamentario de la Ley 50/2002, en cuanto se refiere al Registro de Fundaciones, se ha llevado por el 
RD 1337/2005. 
 
10. TIPOS DE FUNDACIONES Y LEGISLACIÓN APLICABLE: 
 
Hasta la publicación de la reiterada Ley 30/1994, nuestro Dº vigente reconocía tres tipos fundamentales de 
fundaciones: 
 
 
 
 

Página 96 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
10.1. Las fundaciones benéficas: 
 
Tradicionalmente denominadas de beneficencia particular, son las más antiguas y las de mayor raigambre 
social. 
 
El RD de 1899 las identificaba en cuanto fundaciones “permanentes dedicadas a la satisfacción gratuita de 
necesidades  intelectuales  o  físicas…”.,  y  han  generado  un  buen  número  de  instituciones  sanitarias  o 
asistenciales  que  cumplieron  su  cometido  durante  bastantes  décadas  (hospitales,  manicomios,  asilos, 
casas cuna, etc.). Actualmente, la presencia social de éstas es bastante escasa ante la generalización del 
sistema público de Seguridad Social. 
 
10.2. Las fundaciones laborales: 
 
Se encontraban reguladas por un Decreto de 1961. En él se estipulaban las aportaciones de ambos y las 
normas sobre el gobierno y administración. Dichos pactos se celebraban con las formalidades establecidas 
en los Convenios Colectivos Sindicales. Su número e importancia, en la práctica, eran escasos. 
 
10.3. Las fundaciones culturales privadas: 
 
Durante  largo  tiempo  pudiera  hablarse,  sencillamente,  de  fundaciones  benéfico‐docentes,  hasta  la 
publicación  del  Decreto  2930/1972.  Con  la  publicación  de  éste,  se  creó  la  categoría  de  las  denominadas 
fundaciones culturales privadas cuyo protectorado quedó encomendado al Ministerio de Educación. 
 
Conforme a él las fundaciones culturales privadas se subdividían: 
 
a) Fundaciones de financiación. 
b) Fundaciones de servicio. 
c) Fundaciones de promoción. 
 
Dicha  subdivisión  era  innecesaria  y  criticable,  por  ser  puramente  descriptiva,  en  cuanto  el  régimen 
jurídico con el resto de fundaciones era idéntico. 
 
10.4. Referencia a las fundaciones religiosas: 
 
Conforme  al  RD  589/1984,  sobre  Fundaciones  Religiosas  de  la  Iglesia  Católica,  podrán  también  adquirir 
personalidad jurídica civil mediante su inscripción en el Registro de Entidades Religiosas, dependiente en 
este caso del Ministerio de Justicia. 
 
10.5. La inexistencia de tipos fundacionales bajo la legislación contemporánea: 
 
Las  contemporáneas  Leyes  de  Fundaciones  abandonan  la  clasificación  anterior,  llevando  a  cabo  una 
regulación de carácter general aplicable a cualesquiera tipos de fundaciones. Cuestión bien diferente es 
que,  incluso  en  el  futuro  se  pueda  seguir  hablando,  descriptivamente,  de  fundaciones  asistenciales, 
docentes o laborales, atendiendo a sus fines concretos, en relación con el Protectorado. Para las restantes 
cuestiones la ley tiene carácter unitario. 
 
Desde otro punto de vista, la Ley 50/2002 mantiene el régimen propio de las fundaciones religiosas de la 
Iglesia  Católica,  extendiéndolo  a  las  diversas  “Iglesias,  Confesiones  y  Comunidades  Religiosas”,  de 
conformidad con el principio de aconfesionalidad estatal. 
 

Página 97 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
 
11. LA CONSTITUCIÓN DE LA FUNDACIÓN: 
 
11.1. La voluntad del fundador: 
 
Por lo general la constitución o creación de una fundación puede llevarse a cabo tanto por personas físicas 
como por personas jurídicas ya sea mediante acto Inter vivos o mortis causa (en testamento). La voluntad de 
fundador  (o  fundadores)  asume  un  extraordinario  protagonismo,  ya  que  la  fundación  no  en  absoluto  una 
“estructura  abierta”  dependiente  de  la  voluntad  de  los  administradores  a  la  sazón,  sino  sólo  y 
exclusivamente  dependiente  de  los  designios  del  fundador.  Los  Estatutos  de  la  fundación  han  de  ser 
interpretados y, en su caso, integrados conforme a la voluntad del fundador. 
 
Ahora  bien,  la  voluntad  del  fundador  no  debe  entenderse  protegible  de  forma  ilimitada.  Hay  un  mínimum 
exigible al pretendido fundador que debe observarse: 
 
a) La fundación ha de servir fines de interés general para la colectividad; debe estar presidida por la idea 
de altruismo. 
b) Pese a que los Estatutos fundacionales deben ser interpretados conforme a la voluntad del fundador, 
éste, por sí mismo, no tiene facultad alguna para decidir la suerte de la fundación una vez constituida. La 
pervivencia o extinción de la fundación dependerá de lo dispuesto en los Estatutos  
 
11.2. La dotación patrimonial: 
 
No basta la mera voluntad de fundador para que la fundación pueda entenderse constituida. La fundación es 
un patrimonio adscrito a un fin y, por tanto, no nacerá al mundo del Derecho mientras no se la dote de los 
bienes necesarios para atender a los fines previstos. 
 
La  Ley  50/2002,  establece  que  “la  dotación…  ha  de  ser  adecuada  y  suficiente  para  el  cumplimiento  de  los 
fines fundacionales”, presumiéndose “suficiente la dotación cuyo valor económico alcance los 30.000 euros”. 
 
Lo  dicho  no  obsta,  a  que  la  dotación  patrimonial  inicial  se  configure  por  el  fundador  como  un  mero  paso 
instrumental  para  conseguir  una  dotación  ideal  o  una  dotación  óptima.  Tampoco  imposibilita  futuras 
aportaciones patrimoniales que deban agregarse a la dotación inicial. 
 
11.3. Los fines de interés general: los beneficiarios. 
 
El  art.  34  de  la  CE  reconoce  precisamente  el  “derecho  de  fundación”  en  atención  a  los  “fines  de  interés 
general”, que las fundaciones deben desarrollar. Los fines fundacionales deben atender tanto a la actividad 
de la fundación cuanto a los beneficiarios. Así, por ejemplo, la alfabetización o la curación del cáncer son 
evidentemente fines de interés público; pero si sólo pueden ser beneficiarios de la fundación los parientes 
de  los  patronos  o  de  los  fundadores,  no  cabe  duda  de  que  la  generalidad  del  altruismo  cabe  ponerla  en 
duda. 
 
Consecuencias: 
 
1. Los  fines  fundacionales  constituyen  una  de  las  menciones  imprescindibles  de  los  estatutos  de 
cualquier fundación que, en general, deben someterse al control de los poderes públicos. 
2. Los  futuros  beneficiarios  de  las  prestaciones  de  la  fundación  han  de  ser,  necesariamente 
indeterminados. 
3. Los fines han de ser lícitos por principio y, en particular, legales. 

Página 98 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
11.4.  La forma y la inscripción en el Registro: 
 
Es  tradicional  afirmar  que  la  constitución  de  las  fundaciones  no  debe  hacerse  depender  de  que  el  acto 
fundacional se haya instrumentado de una forma determinada y/o de que la fundación haya sido inscrita 
en un Registro público. 
 
La LF preceptúa: “las fundaciones tendrán personalidad jurídica desde la inscripción de la escritura pública 
de  su  constitución  en  el  correspondiente  Registro  de  Fundaciones”,  aclarando  incluso  que  “sólo  las 
entidades inscritas en el Registro al que se refiere el apartado anterior podrán utilizar la denominación de 
Fundación”. 
 
12. EL GOBIERNO DE LA FUNDACIÓN: EL PATRONATO. 
 
Una  vez  constituida,  lo  común  es  que  la  gestión  y  funcionamiento  de  la  fundación  queden  encomendados  a  un 
órgano  colegiado,  denominado  Patronato  (y  sus  miembros  patronos).  La  LF  se  inclina  decididamente  por  el 
Patronato colegiado compuesto al menos por tres miembros. 
 
Los  patronos  suelen  identificarse  personalmente  al  redactar  los  Estatutos,  con  vistas  a  constituir  el  primer 
Patronato; para el futuro, sus componentes se señalan de forma indirecta (p.e. los tres hijos, nietos o posteriores 
descendientes del fundador de mayor edad) o por indicaciones de cargos. 
 
Los patronos son puros administradores de la fundación. Ésta queda sometida a la autorización previa o al control a 
posteriori por parte de los poderes públicos a través del Protectorado. 
 
13. LA ACTIVIDAD DE LA FUNDACIÓN: 
 
13.1. El patrimonio fundacional y la aplicación de las rentas: 
 
El  desarrollo  de  las  actividades  propias  de  la  fundación  depende  de  sus  fines,  estatutariamente 
establecidos y clasificados por el correspondiente Protectorado (culturales, asistenciales, benéficos, etc.). 
La fundación debe actuar en el tráfico jurídico conservando su patrimonio y aplicando a la consecución de 
los fines fundacionales única y exclusivamente las rentas o rendimientos de la dotación patrimonial, más 
otros posibles ingresos (donaciones, subvenciones, herencias). 
 
La  Ley  50/2002  tiene  como  premisa  que  “el  patrimonio  de  la  fundación  podrá  estar  constituido  por  toda 
clase de bienes y derechos susceptibles de valoración económica”. 
 
Cuestión diferente es que los patronos puedan actuar a su antojo en la admón. y disposición de los bienes 
de  la  dotación  patrimonial,  pues  cualesquiera  actos  de  cierta  entidad  deben  contar  con  la  preceptiva 
autorización del Protectorado correspondiente, para garantizar el mantenimiento del valor económico de 
dicha dotación. 
 
La Ley 50/2002 establece que deberá ser destinado a la realización de los fines fundacionales “al menos el 
70% de las rentas u otros ingresos netos que obtenga la Fundación, previa deducción de impuestos, obtenga 
la fundación debiéndose destinar el resto, deducidos los gastos de administración, a incrementar la dotación 
patrimonial”. 
 
 
 
 

Página 99 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
13.2. Las actividades empresariales: 
 
La reacción inicial de la doctrina especializada fue absolutamente contraria a la idea de que las fundaciones 
pudieran  desempeñar  actividades  empresariales.  Incluso  se  ha  llegado  a  afirmar  que  la  estructura 
fundacional es poco concorde con la idea de que éstas puedan ser accionistas mayoritarias de sociedades 
mercantiles. 
 
 Sin  embargo,  en  los  últimos  tiempos  se  defiende  abiertamente  esta  posibilidad  a  fin  de  incrementar  la 
rentabilidad de la dotación y procurar el mejor cumplimiento del fin fundacional. Por lo que, con carácter 
general, la admisibilidad del desempeño de actividades empresariales por parte de las fundaciones resulta 
hoy indiscutible. 
 
14. EL PROTECTORADO: 
 
Junto al Patronato, las disposiciones legales prevén la existencia del Protectorado, término con el que se indica al 
Es el Departamento administrativo que tiene encomendada la vigilancia y control del devenir de la fundación.  
 
Hasta la publicación de la CE dicha función tuitiva correspondía al Estado. Manteniéndose en lo fundamental dicho 
esquema en la actualidad, conviene advertir: 
 
1. La mayoría de los Estatutos de Autonomía de las CCAA atribuyen a éstas competencia exclusiva sobre las 
fundaciones que desarrollen principalmente sus funciones en la correspondiente Comunidad. 
 
2.  La  Ley  30/1994  y  la  Ley  50/2002  se  limitan  a  indicar  que  el  Protectorado  será  ejercido  por  la 
Administración  General  del  Estado,  en  la  forma  que  reglamentariamente  se  determine,  respecto  de  las 
fundaciones de competencia estatal. 
 
3. El Reglamento de fundaciones reitera la anterior idea: “el Protectorado es ejercido por la Administración 
General del Estado a través de los Departamentos ministeriales que posean atribuciones vinculadas con los 
fines fundacionales”. 
 
15. EXTINCIÓN DE LAS FUNDACIONES: 
 
La vigente Ley de Fundaciones enumera las siguientes causas de extinción: 
 
1. Cuando expire el plazo por el que fue constituida. 
2. Cuando se hubiese realizado íntegramente el fin fundacional. 
3. Cuando sea imposible la realización del fin fundacional, sin perjuicio de lo dispuesto en los arts 29 y 30. 
4. Cuando así resulte de la fusión a que se refiere el artículo anterior. 
5. Cuando se presente cualquier otra causa prevista en el acto constitutivo o en los Estatutos. 
6. Cuando concurra cualquier otra causa establecida en las leyes. 
 
Tales  causas  son  más  teóricas  que  otra  cosa:  la  “puntilla”  de  las  fundaciones  suele  venir  representada  por  la 
insuficiencia  patrimonial la fundación para atender al fin previsto y, en tales casos, la fundación no se extingue 
propiamente, sino que se origina la modificación o fusión de las fundaciones. Es decir, el patrimonio restante se 
adscribe  aun  fin  menos  ambicioso  que  el  inicialmente  previsto;  o  se  procede  a  acumular  o  agregar  varios 
patrimonios  fundacionales  para  seguir  cumpliendo  la  voluntad  de  los  fundadores,  pero  adecuada  a  las  nuevas 
circunstancias temporales. 
 
 

Página 100 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 17: Las asociaciones y las fundaciones 

 
La  modificación  y/o  fusión  de  las  fundaciones  requiere,  además  del  correspondiente  acuerdo  del  Patronato,  la 
autorización o control del Protectorado. 
 
La  vigente  Ley  30/1994  excluye  la  posibilidad  de  dicha  reversión  a  los  herederos  o  familiares  del  fundador: 
“tendrán  que  destinarse  a  entidades  no  lucrativas  privadas  que  persigan  fines  de  interés  general  y  que  tengan 
afectados sus bienes, incluso para el supuesto de su disolución a la consecución de aquéllos…” 

Página 101 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 18: Los bienes y las cosas 

 
1. EL OBJETO DE LA RELACIÓN JURÍDICA: 
 
1.1. Ideas generales: 
 
Las relaciones jurídicas tienden por lo general a conseguir ahora una cosa determinada, ahora la prestación de 
una  conducta  concreta  por  parte  de  cualquier  persona.  En  tal  sentido,  resulta  lógico  hablar  del  objeto  de  la 
relación jurídica, para poner de manifiesto que cuando los sujetos de Derecho se relacionan unos con otros el 
fin por ellos perseguido (una cosa, una conducta concreta) puede identificarse con el elemento objetivo de la 
relación entablada.  
 
Dicho  elemento  objetivo  consiste  en  alguno  de  los  bienes  objeto  de  tráfico  económico  que  nos  resultan 
necesarios  para  la  cotidiana  subsistencia,  de  ahí  que  se  insista  en  que  el  objeto  de  la  relación  jurídica  viene 
representado por las cosas, no sin ciertas precisiones: 
 
1. Aunque  ciertamente  los  bienes  y  las  cosas  ocupan  un  puesto  relevante  en  el  objeto  de  la  relación 
jurídica,  es  también  frecuente  que  relaciones  sociales  sometidas  al  Derecho  tengan  por  objeto 
conductas humanas que en absoluto pueden cosificarse (ej: conocer el castellano, guardarse fidelidad 
los cónyuges). 
 
2. El  estudio  de  las  cosas  sólo  encuentra  fundamento  en  consideraciones  de  orden  sistemático  y 
didáctico. 
 
3. La  distinta  naturaleza  o  características  de  las  cosas  es  tenida  en  cuenta  por  los  sujetos  de  Dº  al 
entablar  las  relaciones  jurídicas.  El  propio  Ordenamiento  jurídico  toma  en  consideración  los  rasgos 
peculiares  de  ciertos  grupos  de  cosas  para  dotarlos  de  un  régimen  jurídico  distinto  del 
correspondiente a cualquier otro grupo de cosas diferentes. 
 
ejemplo: supongamos que presto a un amigo un billete de 600 euros y, algún día después, una acuarela pintada por mí cuando era 
niño (valor de mercado irrisorio). La relación jurídica entablada en ambos casos es la misma (un contrato de préstamo) y la obligación 
de mi amigo consiste en devolverme lo prestado. Sin embargo, la diferencia radica en la identidad u originalidad del objeto prestado, 
pues el billete es fácilmente sustituible (igual cantidad en monedas); mientras, que la acuarela es insustituible. Para el CC los objetos 
prestados se diferencian en que el primer caso es un contrato mutuo y el segundo un contrato de comodato. 
 
1.2. Cosas y bienes: 
 
Las cosas, en principio, son objetos materiales; los bienes, por el contrario, serían cualesquiera componentes 
del patrimonio de una persona evaluables económicamente, tanto si son cosas propiamente dichas, como si 
son derechos sobre las cosas (derechos reales) o derechos que tienen por objeto la conducta ajena (derechos 
de crédito). En rigor, el término “bien” sería el género, frente al papel de especie desempeñado por las cosas. 
 
2. LA DISTINCIÓN ENTRE BIENES MUEBLES Y BIENES INMUEBLES: 
 
De  todas  las  clasificaciones  de  las  cosas,  la  división  entre  bienes  muebles  e  inmuebles  es  sin  duda  la  más 
importante, pues el régimen jurídico de unos y otros es muy diverso desde los viejos tiempos de los romanos hasta 
la actualidad. 
 
El  CC  dice  en  su  art.  333  que  “todas  las  cosas  que  son  o  pueden  ser  objeto  de  apropiación  se  consideran  como 
bienes  muebles  o  inmuebles”.  El  jurista  debe  ante  todo  determinar  la  naturaleza  mobiliaria  o  inmobiliaria  de 
cualquier bien para determinar inicialmente las normas jurídicas aplicables al caso. 
 

Página 103 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 18: Los bienes y las cosas 

 
 
La  línea  divisoria  entre  bienes  inmuebles  y  bienes  muebles  la  fija  el  CC  realizando  una  extensa  enumeración  de 
bienes  inmuebles  en  el  artículo  334,  para  señalar  que  los  bienes  no  comprendidos  en  ella  han  de  considerarse 
bienes  muebles  (art.  335),  así  como  “en  general  todos  los  que  se  pueden  transportar  de  un  punto  a  otro  sin 
menoscabo  de  la  cosa  inmueble  a  que  estuvieren  unidos”.  De  este  modo  se  pueden  distinguir  entre  bienes 
inmuebles por naturaleza, por destino y por analogía: 
 
2.1. Inmuebles por naturaleza y por incorporación: las partes integrantes. 
 
El bien inmueble por antonomasia es la tierra, en cuanto elemento físico que sirve de soporte a la existencia 
de los seres humanos y, por consiguiente todo lo que se encuentra unido de forma estable a ella, sea de forma 
natural o de forma artificial (por incorporación), es considerado por el Código Civil como bien inmueble: 
 
* Los edificios, caminos y construcciones. 
* Los árboles y las plantas y los frutos pendientes. 
* Las minas y las canteras. 
* Las aguas ya sean vivas (ríos, etc.) o estancadas (lagos, etc.). 
 
De otra parte, refiriéndose ya no sólo a la tierra, sino a cualquier otro bien inmueble, considera como tal “todo 
lo que esté unido a un inmueble de manera fija…” 
 
Esta  última  referencia  hace  que  algunos  autores  prefieran  subdistinguir  entre  inmuebles  por  naturaleza  e 
inmuebles por incorporación, pues evidentemente cualquier bien mueble unido establemente a un inmueble 
(lavabo, grifo, chimenea empotrada, etc.) era, antes de su incorporación, un bien mueble “por naturaleza”. 
 
El art. 334 requiere que la unión se lleve a cabo “de una manera fija”. La fijeza o perdurabilidad de la unión la 
explica  el  CC  en  el  propio  precepto  “…  de  suerte  que  no  pueda  separarse  de  él  sin  quebrantamiento  de  la 
materia o deterioro del objeto”. 
 
El hecho de que la incorporación provoque materialmente la consecuencia de que el bien mueble pase a ser 
parte del inmueble ha traído consigo que la doctrina española contemporánea haya pretendido incorporar a 
nuestro sistema jurídico el concepto de “parte integrante” (y también el de “pertenencia”). 
 
Mas, según nuestro Código, el dato o la calificación de inmueble por incorporación no requiere atender a la 
esencialidad o necesariedad de tales pretendidas partes integrantes. El art. 334 establece que tiene naturaleza 
inmobiliaria  “todo  lo  que  esté  unido  a  un  inmueble…”,  siendo  posible,  que  lo  incorporado  sea  esencial  o 
connatural a la cosa principal o, por el contrario, meramente accesorio o complementario. 
 
2.2. Inmuebles por destino: las pertenencias. 
 
Se trata de bienes muebles que, por un acto de especial destinación, se convierten o trasmutan en inmuebles: 
 
1. Las  estatuas  u  otros  objetos  ornamentales  unidos  de  modo  permanente  al  edificio  (finca  urbana)  o  la 
heredad (finca rústica). 
2. Las máquinas o utensilios destinados al servicio de una explotación asentada en un inmueble. 
3. Los  palomares,  colmenas  y  cualesquiera  criaderos  de  animales  o  peces  unidos  a  la  finca  de  modo 
permanente. 
4. Los abonos destinados al cultivo que estén en las tierras donde hayan de utilizarse. 
5. Los diques y construcciones, incluso flotantes, que estén destinados a permanecer en un punto fijo de un 
río, lago o costa. 

Página 104 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 18: Los bienes y las cosas 

 
Los  autores  que  idolatran  el  BGB  han  tratado  de  importar  el  concepto  de  “pertenencias”  para  explicar 
nuestro  propio  sistema.  Se  considera  generalmente  “pertenencias”  las  cosas  muebles,  pese  a  conservar  su 
propia  corporeidad  y  siendo,  por  tanto,  perfectamente  distinguibles,  se  destinan  al  servicio  duradero  o 
permanente  de  otra  cosa  principal;  estableciéndose  como  requisitos  básicos  de  la  categoría  normativa 
alemana los siguientes: 
 
1. Que exista una subordinación o un destino de una cosa (la accesoria) a otra (la principal), para que ésta 
pueda cumplir su propia función económica. 
2. Que  la  destinación  de  la  cosa  accesoria  a  la  principal  tenga  carácter  permanente,  o  al  menos, 
duradero. 
 
Semejante  esquema  teórico  es,  desde  luego,  aplicable  a  lo  que,  son  los  inmuebles  por  destino,  pero  no 
porque  éstos  sean  pertenencias,  sino  sencillamente  porque  son  conceptos  clasificatorios  o  sistemáticos 
paralelos, desarrollados en sistemas jurídicos distintos. Por tanto es innecesaria la importación y el desarrollo 
de la categoría de las pertenencias. 
 
2.3. Inmuebles por analogía: 
 
Según  el  art.  334.10  del  CC  son  bienes  inmuebles  las  concesiones  administrativas  de  obras  públicas  y  las 
servidumbres  y  demás  derechos  reales  sobre  bienes  inmuebles.  Atendiendo  a  su  carácter  incorporal,  los 
autores actuales dudan de que los derechos puedan ser calificados como bienes, mucho más distinguir entre 
bienes inmuebles y bienes muebles, atendiendo a la naturaleza del bien sobre el que recae el derecho. 
 
2.4. Bienes muebles: 
 
Son todos aquellos bienes que no se encuentran relacionados en el artículo 334 y, de otra parte, todos los 
bienes que se pueden transportar de un punto a otro sin menoscabo de la cosa inmueble a que estuvieren 
unidos  (335).  El  334.3º  define  inmueble  a  todo  lo  que  esté  unido  a  un  inmueble  y  de  una  manera  fija  (lo 
diferencia  del  anterior),  de  suerte  que  no  pueda  separarse  de  él  sin  quebrantamiento  de  la  materia  o 
deterioro del objeto. 
 
¿A  qué  tipo  de  unión  se  refiere  el  Código?,  ¿cómo  se  diferencian?.  Cuando  entre  el  mueble  y  el  inmueble 
exista una verdadera adherencia o inseparabilidad estaremos ante un “inmueble por incorporación”; en caso 
contrario, se tratará de un bien mueble, por existir una unión meramente pasajera o accidental. 
 
El CC considera también bienes muebles por analogía a determinados derechos entre los que se encuentran 
“las rentas o pensiones, sean vitalicias o hereditarias”. 
 
3. OTRAS CUALIDADES DE LAS COSAS: 
 
En  un  buen  número  de  relaciones  jurídicas  es  interesante  saber  si  una  cosa  puede  ser  sustituida  por  otra  sin 
detrimento de las expectativas de la persona que ,por el título que sea, ha de recibirlas. 
 
Clasificaciones de las cosas: 
 
3.1. Cosas consumibles e inconsumibles: 
 
Han de considerarse consumibles “aquellos bienes de que no puede hacerse el uso adecuado a su naturaleza 
sin que se consuman”. 
 

Página 105 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 18: Los bienes y las cosas 

 
Son  cosas  consumibles  las  que,  utilizadas  conforme  a  su  destino,  desaparecen  de  la  esfera  jurídica  de  la 
persona que las usa, ya sea porque al hacerlo se agotan o destruyen (leña, gasolina, tinta…) o, sencillamente, 
porque  se  pierde  la  disponibilidad  de  ellas,  aunque  materialmente  sigan  íntegras  (los  billetes  que  vamos 
soltando cotidianamente). 
 
Bienes  inconsumibles,  tal  y  como  dice  el  Código,  recurriendo  a  la  técnica  de  la  contraposición,  serán  los 
demás. 
 
La pervivencia en la esfera propia de la persona de los bienes inconsumibles supone que éstos pueden ser, 
ellos mismos, entregados a otras personas en virtud de cualquier relación jurídica. Por el contrario, respecto 
de  los  bienes  consumibles,  cuando  hayan  sido  objeto  de  consunción  efectiva  (ya  sea  física  o  jurídica),  sólo 
cabrá la entrega de otro tanto de la misma especie y calidad, es decir, de una cantidad equivalente. 
 
3.2. Bienes fungibles y bienes infungibles: 
 
Se  denominan  cosas  fungibles  a  aquellas  que  pueden  sustituirse  por  otras  en  caso  de  ser  necesario,  dado 
que son entre sí homogéneas o equivalentes y contempladas en atención a sus características o cualidades 
genéricas (un libro, el dinero, un coche, cinco litros de aceite). 
 
Los  bienes  infungibles  son  los  que  no  tienen  por  qué  darse  en  el  resto  de  los  bienes  de  la  categoría 
atendiendo a características propias de los mismos (un libro dedicado por su autor para alguien en concreto). 
 
3.3. El dinero como bien fungible: 
 
El dinero es un bien mueble al servicio de las personas. Su importancia no estriba en su consideración como 
cosa, sino en ser medio general de cambio y de pago, así como una unidad de medida del valor atribuido a 
las cosas en el mercado. 
 
El dinero, como tal, es una cosa material, representada por papel moneda o por monedas fraccionadas, de 
naturaleza  absolutamente  fungible,  y  por  lo  tanto  sustituible  en  las  relaciones  jurídicas.  En  casos 
excepcionales  puede  considerarse  infungible,  cuando  por  cualquier  circunstancia,  la  numeración  y  otros 
signos alcancen valor de coleccionista (o como prueba en un juicio). 
 
3.4. Bienes divisibles e indivisibles: 
 
La  indivisibilidad  plantea  la  confrontación  entre  ambos  tipos  de  bienes  como  consecuencia  de  la  utilidad  o 
función que, en caso de división de la cosa matriz, puedan proporcionar las partes resultantes. En el supuesto 
de  que  éstas  puedan  desempeñar  la  misma  función  que  la  cosa  matriz,  es  evidente  el  carácter  divisible  de 
esta última (parcela de 2.000 mts. dividida en dos). 
 
Por  el  contrario,  cuando  la  división  física  de  la  cosa  origina  piezas  o  componentes  (desmontaje  de  un 
ordenador) que por sí mismas no desempeñen la misma función que anteriormente realizaba la cosa matriz, 
habremos  de  calificarlas  de  cosa  indivisible;  aunque  tales  partes  resultantes  tengan  utilidad  (piezas  de 
recambio). 
 
4. CLASES DE COSAS EN RELACIÓN A SUS PARTES O CON OTRAS COSAS: 
 
4.1. Cosas simples y compuestas: 
 

Página 106 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 18: Los bienes y las cosas 

 
Cosas  simples  son  aquellas  que,  una  vez  formadas  (natural  o  artificialmente)  traen  consigo  una  unidad 
inescindible,  dada  la  imposibilidad  de  fragmentar  los  diversos  elementos  de  la  cosa  sin  provocar  de  forma 
simultánea la destrucción de la propia cosa simple (una hoja de papel, un pan). 
 
Las cosas compuestas se caracterizan por estar formadas por la adición de una serie de cosas simples cuya 
unión persigue conseguir una determinada función, pero que son susceptibles de separación (automóvil). 
 
Nuestro  CC  desconoce  la  división  entre  cosas  simples  y  compuestas.  En  términos  prácticos,  las  cuestiones 
que  pudieran  resolverse  en  base  a  esta  clasificación  exigen  recurrir  a  la  distinción  entre  cosas  divisibles  e 
indivisibles, que sí encuentra fundamento en nuestro sistema normativo. Por tanto, es necesario concluir que 
la  distinción  ahora  expuesta  ES  INTRASCENDENTE  PARA  EL  DERECHO  y  que,  en  consecuencia,  debe  ser 
abandonada. 
 
4.2. Las universalidades de cosas: 
 
En  determinadas  ocasiones,  es  útil  considerar  agrupadas  un  conjunto  plural  de  cosas  para  facilitar  su 
consideración  como  objeto  de  derecho.  Por  ejemplo,  cuando  se  vende  una  biblioteca  o  una  colección 
filatélica. 
 
A tales conjuntos se les denomina universalidades, precisamente para evidenciar que funcionan en el tráfico 
como un todo, que exige reglas distintas y propias de las que se aplicarían en el caso de considerar una a una 
las distintas cosas que la integran. 
 
5. LOS BIENES DE DOMINIO  PÚBLICO: 
 
Tradicionalmente, la supremacía de la propiedad privada (o de los particulares) no ha impedido la existencia de una 
serie de bienes que, por su peculiar importancia y por estar destinados al uso común o a un servicio público, han 
sido excluidos de la “mano privada”, quedando sometidos a un régimen especial, denominado dominio público. 
 
Son bienes de dominio público: 
 
1. Los destinados al uso público, como los caminos, canales, ríos, torrentes, puertos y puentes construidos por 
el Estado, las riberas, playas, radas y otros análogos. 
 
2. Los que pertenecen privadamente al Estado, sin ser de uso común, y están destinados a algún servicio público 
o al fomento de la riqueza nacional, como las murallas, fortalezas y demás obras de defensa del territorio, y las 
minas, mientras que no se otorgue su concesión. 
 
Son bienes de uso público los caminos provinciales y los vecinales, las plazas, calles, fuentes y aguas públicas, los 
paseos y las obras públicas de servicio general, costeadas por tales pueblos o provincias. 
 
Las  entidades  púb.  también  pueden  ser  titulares  de  bienes  que  no  estén  sometidos  al  régimen  especial  del 
dominio público: “son bienes de propiedad privada… los patrimoniales del Estado, de la Provincia, del Municipio 
y de las CCAA”. 
 
 
 
 
 
 

Página 107 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 18: Los bienes y las cosas 

 
5.1. Bienes demaniales y bienes patrimoniales: 
 
Los bienes y dºs que pertenecen a los entes públicos pueden serlo como: 
 
1. Bienes de dominio público o demaniales. 
2. Bienes de dominio privado o patrimoniales. 
 
5.2. Criterios  distintivos  entre  ambas  categorías:  las  pretendidas  notas  características  exclusivas  de  los  bienes 
demaniales. 
 
Legal  y  doctrinalmente,  la  frontera  entre  ambos  tipos  de  bienes  se  delimita  en  base  a  dos  criterios 
fundamentales: 
 
1. La naturaleza de los bienes: excluiría del ámbito de la propiedad privada a una serie de bienes que no 
son susceptibles de apropiación por los particulares. 
2.  La  afectación  o  destino  de  los  bienes  a  los  intereses  generales  de  la  comunidad,  ya  sea  por  estar 
especialmente afectos al uso público o al servicio público. 
 
Es común resaltar la diferencia entre ambos tipos de bienes subrayando el régimen jurídico de los bienes de 
dominio público y dejando en la sombra el régimen propio de los bienes patrimoniales. 
 
Respecto  de  los  primeros,  la  CE  delega  en  la  ley  ordinaria  su  regulación,  “inspirándose  en  los  principios  de 
inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad”. 
 
5.3. Identidad básica del régimen jurídico de los bienes demaniales y patrimoniales: 
 
Pese a tal presentación del tema, lo cierto es que, salvo excepciones de no demasiada importancia, los bienes 
patrimoniales tampoco pueden ser objeto de embargo. 
 
Otras notas o características predicadas del dominio público están presentes en los bienes patrimoniales, por 
ejemplo la recuperación de los bienes de oficio (potestad en virtud de la cual puede recuperar la posesión de 
los bienes de que haya sido despojada, antes del transcurso de un año y un día, por sí misma). 
 
6. LOS FRUTOS: 
 
6.1. Concepto: 
 
En  términos  jurídicos,  fruto  es  todo  rendimiento  o  producto  que  genera  cualquier  cosa,  sin  perder  su  propia 
individualidad y sustancia. Puede hablarse de bienes (o cosas) fructíferos y no fructíferos, división que tiene un 
valor fundamentalmente descriptivo, pues el problema radica en determinar a quien corresponden los frutos de 
una cosa; Los frutos pertenecen al propietario de la cosa principal (o fructífera). 
 
6.2. Clasificación de los frutos: 
 
Art. 354 CC: “Pertenecen al propietario”: 
 
1. Frutos  naturales  son  las  producciones  espontáneas  de  la  tierra,  y  las  crías  y  demás  productos  de  los 
animales. 
 

Página 108 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 18: Los bienes y las cosas 

 
2. Frutos industriales son los que producen los predios de cualquiera especie a beneficio del cultivo o del 
trabajo. 
 
3. Frutos civiles, tienen  tal carácter: El alquiler de los  edificios, el precio del arrendamiento  de tierras y el 
importe  de  las  rentas  perpetuas,  vitalicias  u  otras  análogas.  Son  denominados  o  calificados  así,  para 
resaltar  que  no  son  productos  que  se  deriven  directamente  de  la  cosa,  sino  “como  consecuencia  de 
haberla hecho objeto de una relación jurídica de la que nace el derecho a obtener el fruto”. 
 
6.3. Características básicas de los frutos: 

A. Los frutos son bienes que llegan a tener independencia y propia autonomía desde el momento en que son 
separados de la cosa matriz (las frutas o los intereses de una cantidad depositada en el banco). 
 
B. Sólo se entienden por frutos los beneficios o productos de una cosa que se generen conservando la cosa 
matriz su propia sustancia y funcionalidad económica (el peral sigue siendo tal y la cantidad sigue íntegra). 
 
C. Los frutos tienen evidentemente carácter accesorio respecto de la cosa fructífera, que en adelante puede 
seguir  produciendo  otros  frutos  si  el  propietario  de  la  misma  lo  considera  conveniente  y  no  desea,  por 
ejemplo, donarla o venderla (en cuyo caso, aunque obtenga un buen precio, no es técnicamente fruto). 
 
D. Una cosa potencialmente fructífera producirá o no frutos según la voluntad y condiciones concretas de su 
propietario o de quien  tenga derecho  sobre ella, así que no se  puede exigir a los frutos carácter periódico 
alguno. 
 

Página 109 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 19: El patrimonio 

 
1. LA NOCIÓN DE PATRIMONIO: 
 
En general, en términos coloquiales y desde el punto económico, se entiende por patrimonio el conjunto de bienes 
económicamente evaluables que pertenece a una determinada persona.  
 
1.1. El patrimonio como pretendido conjunto de derechos: 
 
Sin embargo, para la mayor parte de los juristas la expresión patrimonio no debe referirse a los bienes en sí 
mismos consideradas, sino sólo a los derechos que sobre ellos recaen. En definitiva, el patrimonio habría de 
identificarse  con  los  derechos  (y,  en  su  caso,  obligaciones)  que  siendo  evaluables  económicamente  o 
pecuniariamente apreciables pertenecen a una persona. 
 
Los  derechos  patrimoniales  requieren  una  significación  económica  concreta  y  sólo  ellos  pueden  integrar  el 
patrimonio. La doctrina, en relación con la posición jurídica de la persona excluye de la noción de patrimonio a 
los  siguientes  derechos  de  la  persona:  la  capacidad  jurídica  y  capacidad  de  obrar,  de  los  derechos  de  la 
personalidad,  de  la  nacionalidad,  de  la  vecindad  civil,  del  domicilio,  etc.,  en  cuanto  que  son  atributos  de  la 
persona que carecen de entidad económica concreta. 
 
1.2. La contemplación del patrimonio por nuestros textos normativos: 
 
Semejante conclusión, casa bastante mal con nuestro sistema normativo, pues el CC considera a los derechos 
como bienes, como una especie particular de bienes. Lo cierto es que la generalización del término patrimonio 
es fruto de una abstracción motivada por el nacimiento en el Derecho contemporáneo de la responsabilidad 
patrimonial  universal,  en  cuya  virtud  las  personas  deben  responder  frente  a  los  demás  de  sus  deudas  con 
todos los bienes que tengan o que puedan tener en el futuro (art. 1.911 del CC). 
 
Tras semejante concisión se ocultan datos de relevante importancia: 
 
1. El  establecimiento  normativo  de  la  responsabilidad  patrimonial  universal  significa  la  expulsión 
definitiva  del  sistema  jurídico  de  la  vieja  prisión  por  deudas,  en  cuya  virtud  la  persona  podía 
perder la libertad en caso de no afrontar sus deudas. 
 
2. Significa asimismo restringir las facultades de cobro de los acreedores sólo a los bienes y no a los 
atributos personales e incluso a los derechos subjetivos del deudor, que, por ser indisponibles e 
inalienables, no pueden ser objeto de consideración por aquéllos, ni el ordenamiento permite su 
embargo o privación al deudor. 
 
 
Asimismo  cuando  se  plantea  la  posibilidad  de  embargar,  no  se  fija  solo  en  los  derechos,  sino 
fundamentalmente  en  los  bienes  propiamente  dichos,  por  considerarles  elementos  patrimoniales  con 
sustantividad  propia,  con  independencia  de  los  derechos  que  sobre  tales  bienes  pudiera  tener  la  persona 
embargada. Así se guardará en los embargos el orden siguiente: 
 
1º.‐ Dinero si se encontrare 
2º.‐ Efectos públicos y títulos valores que se coticen en Bolsa 
3º.‐ Alhajas de oro, plata o pedrería 
4º.‐ Créditos realizables en el acto 
5º.‐ Frutos y rentas de toda especie 
6º.‐ bienes muebles o semovientes 
7º.‐ bienes inmuebles 

Página 111 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 19: El patrimonio 

 
8º.‐ Sueldos o pensiones 
9º.‐ Créditos o derechos no realizables en el acto 
10º.‐ Establecimientos mercantiles e industriales 
 
2. LOS ELEMENTOS PATRIMONIALES: 
 
2.1. Bienes y derechos: 
 
A nuestro juicio, el concepto de patrimonio no debe restringirse al conjunto de derechos subjetivos de contenido 
económico  de  las  personas,  sino  que  deben  considerarse  integrados  también  dentro  del  concepto  los  propios 
bienes sobre los que recaen tales derechos (o, al menos, los bienes objeto de los derechos reales). 
 
En  los  derechos  de  crédito  (un  crédito  concreto  debido  a  un  préstamo),  la  valoración  económica  de  ellos  se 
encuentra  incorporada  al  propio  derecho,  en  unidades  monetarias  concretas,  que  al  ser  unidades  de  valor 
general, permiten que la utilidad patrimonial se deduzca del propio derecho. 
 
Por el contrario, en el caso de los derechos reales, la cuestión debe ser contemplada de otro modo; tomemos la 
propiedad como ejemplo. Si somos propietarios de una casa, el valor en sí no lo proporciona nuestro derecho de 
propiedad  sobre  la  misma,  sino  el  precio  (real  o  presumible)  de  mercado  de  ella,  con  lo  cual,  la  referencia 
patrimonial del tema ha de reconducirse necesariamente al propio valor del bien más que al del derecho. De ahí 
que, la LEC no hable de embargar el derecho de propiedad, sino lo bienes muebles o inmuebles objeto de dicho 
derecho; mientras que, en cambio, pueden ser objeto de embargo los créditos. 
 
2.2. Las deudas: 
 
Evidentemente,  las  deudas  constituyen  un  factor  de  disminución  del  valor  económico  del  conjunto  patrimonial 
que, restado de éste, daría el resultado correspondiente. 
 
En  términos  teóricos,  lo  más  razonable  es  defender  que  las  deudas,  aunque  sea  como  mero  elemento  pasivo, 
forman  parte  del  patrimonio  y  que,  por  consiguiente,  la  determinación  de  éste  requiere  distinguir  entre 
patrimonio bruto y patrimonio neto, o lo que es lo mismo, entre activo y pasivo del conjunto patrimonial. 
 
La  cuestión  planteada  sólo  tiene  consecuencias  prácticas:  ¿qué  debe  ocurrir  en  el  caso  de  que  se  transmita  un 
conjunto patrimonial a otra persona?, ¿se transmiten también las deudas). La regla general debe ser la respuesta 
afirmativa. 
 
Sin embargo, la posición que se adopte desde la perspectiva teórica será necesario contrastarla con las opciones 
normativas que haya tomado el legislador. Así, en nuestro derecho: 
 
1. El fenómeno de la herencia se contempla como transmisión mortis causa de un conjunto patrimonial, en el 
que  suceden  los  herederos  tanto  en  los  bienes  y  dºs  como  en  las  deudas  y  obligaciones  que  no  tengan 
carácter personalísimo. 
 
2.  En el caso de la donación de todos los bienes del donante, nuestro CC sienta la premisa de que las deudas 
inherentes a tales bienes sólo se entenderán transmitidas al donatario si las deudas fueron contraídas antes 
de la donación o si ésta se hizo en fraude de acreedores. 
 
 
 

Página 112 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 19: El patrimonio 

 
3. EL PATRIMONIO PERSONAL O GENERAL: 
 
3.1. El patrimonio como emanación de la personalidad: 
 
La  consideración  doctrinal  del  patrimonio  arranca  de  dos  grandes  juristas  franceses,  AUBRY  y  RAU,  quienes 
sostienen que el patrimonio personal es el conjunto de bienes y dºs de cualquier persona por el mero hecho de 
serlo sin requerirle atributo complementario alguno. La posición de Aubry y Rau, conocida actualmente como la 
teoría clásica, personalista o subjetiva, parte de la base de que la idea de patrimonio se deduce directamente 
de la personalidad, en cuanto es una emanación de la personalidad y la expresión del poder jurídico de que una 
persona, en cuanto tal, es investida. 
 
Aubry  y  Rau  formulan  una  serie  de  proposiciones:  únicamente  las  personas  tienen  patrimonio;  toda  persona 
tiene  un  patrimonio  y  ninguna  persona  tiene  más  de  un  patrimonio.  Mas  estas  conclusiones  son  desechables 
cuando se contrastan con los datos normativos. 
 
3.2. Las masas patrimoniales como conjuntos de bienes: 
 
Otros  autores  posteriores  han  tratado  de  resaltar  el  aspecto  objetivo  o  la  consideración  objetivista  del 
patrimonio, resaltando que éste no puede confundirse con la propia capacidad patrimonial de las personas, sino 
que es necesario conectarlo con las masas de bienes que el Ordenamiento individualice por conectarlas con un 
destino o finalidad concretos. 
 
4. LOS DIVERSOS TIPOS DE PATRIMONIO: 
 
Junto  con  el  patrimonio  personal  propiamente  dicho,  la  doctrina  ha  puesto  de  manifiesto  la  existencia  de  otros 
conjuntos patrimoniales menores que se (separan o individualizan) del patrimonio personal en cuanto el Derecho 
los dota de un régimen jurídico peculiar. 
 
4.1. Patrimonios separados: 
 
Además de la herencia aceptada a beneficio de inventario, serían los siguientes: 
 
1.‐  EL  PATRIMONIO  CORRESPONDIENTE  AL  INCAPACITADO  que  a  consecuencia  de  una  sentencia  queda 
dividido  en  dos  masas  patrimoniales:  Una  Reservada  a  la  gestión  y  administración  del  órgano  tutelar 
correspondiente.  Y  la  otra  masa  patrimonial  reservada  al  ámbito  de  actuación  propia  del  incapacitado;  y 
también ocurre con el pródigo. 
 
2.‐ EL PATRIMONIO PROTEGIDO DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD, regulado por la Ley 41/2003, de 18 
de noviembre. En su exposición de motivos dice: Los bienes y derechos que forman este patrimonio, que no 
tiene  personalidad  jurídica  propia,  se  aíslan  del  resto  del  patrimonio  personal  de  su  titular‐beneficiario, 
sometiéndolos a un régimen de administración y supervisión específico. 
 
3.‐  LA  MASA  DEL  CONCURSO  Y  DE  LA  QUIEBRA,  que  constituye  el  grueso  del  patrimonio  personal  del 
concursado o del quebrado, que pasa a ser un patrimonio de liquidación gestionado por los designados, que 
antes  eran  llamados  síndicos  del  concurso  y  que  tras  la  aprobación  de  la  Ley  22/2003  son  los 
ADMINISTRADORES  CONCURSADOS.  Pero  al  concursado  o  quebrado  le  resta,  en  todo  caso,  un  mínimo  no 
embargable,  y  la  posibilidad  de  que  se  le  señalen  alimentos,  un  patrimonio  menor,  cuya  gestión  y 
administración seguirán siendo de su exclusiva competencia. 
 
 

Página 113 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 19: El patrimonio 

 
4.2. Patrimonios de carácter interino: 
 
En  algunos  casos,  una  masa  patrimonial  es  objeto  de  independización  ante  la  incertidumbre  respecto  de  su 
titular. Casos: 
 
* Cuando determinados bienes y dºs pertenecen o son atribuidos al concebido pero no nacido. 
 
* En los supuestos en que la declaración de ausencia legal respecto de una persona provoca el bloqueo de su 
patrimonio  hasta  que  se  despeje  la  incógnita  acerca  de  su  existencia  o  se  realice  la  declaración  de 
fallecimiento. El ausente puede tener otro patrimonio en el lugar en que se encuentra, éste sería su verdadero 
“patrimonio personal”, pasando su anterior patrimonio a ser uno separado e interino. 
 
4.3. Patrimonios de destino: 
 
La  fundación  es  un  patrimonio  adscrito  a  un  fin  de  interés  general.  Una  vez  constituida  la  fundación,  tal 
patrimonio pertenece a la propia persona jurídica y pasa a ser patrimonio personal de la misma. Sin embargo, 
con anterioridad a la constitución, la dotación patrimonial inter vivos ya ingresada en el banco o las previsiones 
testamentarias de atribución de bienes para constituir la fundación, se entiende generalmente que constituyen 
un concreto patrimonio de destino (que también está presidido por la idea de interinidad o provisionalidad). 
 
La misma naturaleza debe atribuirse a los patrimonios de suscripción, procedentes de colectas o cuestaciones 
públicas organizadas para conseguir fondos para cualquier finalidad. Con lo recaudado se forma un patrimonio 
destinado a un fin, cuyos órganos de gestión y distribución son los organizadores. Los bienes que lo componen 
no pertenecen a ellos en propiedad. No se explicaría el que cuando los fondos obtenidos fueren insuficientes, en 
lugar  de  operarse  la  devolución  a  quienes  los  aportaron  por  lo  que  será  el  Gobernador  civil  de  la  provincia 
quien “prudencialmente” establecerá el destino alternativo de los fondos recaudados. 
 
4.4. Patrimonios colectivos: 
 
Son  las  masas  patrimoniales  pertenecientes  a  dos  o  más  personas  (naturales  o  jurídicas)  que,  en  cuanto 
componentes de un determinado grupo carente de personalidad jurídica, tendrían acceso a tales bienes. 
 
Los  ejemplos  de  mayor  interés  son  los  de  la  sociedad  de  gananciales  y  la  herencia  indivisa  con  pluralidad  de 
herederos. 
 
9 La denominada por el CC sociedad de gananciales, no es una verdadera sociedad, sino una de las 
formas posibles de organización del régimen económico del matrimonio, que se caracteriza por la 
necesidad  de  distinguir  entre  los  patrimonios  privativos  de  los  cónyuges  (bienes  adquiridos  por 
los  cónyuges  con  anterioridad  al  matrimonio  o  bien  los  adquiridos  posteriormente  a  título 
gratuito)  y  el  patrimonio  ganancial  (los  bienes  obtenidos  por  los  cónyuges,  una  vez  casados 
mediante su trabajo, profesión, oficio e industria, además de los frutos, rentas o intereses de los 
propios  bienes  privativos  de  cada  uno  de  los  cónyuges).  La  masa  ganancial  se  considera 
patrimonio colectivo de ambos cónyuges. 
 
9 La  situación  de  comunidad  hereditaria  requiere  que  exista  una  pluralidad  de  herederos  que 
hayan  aceptado  la  herencia,  pero  que,  sin  embargo,  aún  no  han  llevado  a  cabo  la  partición  o 
distribución de los bienes hereditarios entre ellos. Éstos tendrán una cuota ideal sobre el conjunto 
de  la  masa  de  la  herencia  (un  noveno,  un  tercio,  la  mitad),  pero  no  podrán  realizar  acto  de 
disposición alguno sobre ellos, debiéndose limitar a administrarlos. 

Página 114 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
1. HECHOS Y ACTOS JURÍDICOS: 
 
La relación jurídica puede nacer a consecuencia del acaecimiento de un simple hecho, en virtud de un acto humano o como 
derivación de un acuerdo o pacto celebrado entre personas con capacidad suficiente para obligarse a prestar y observar una 
determinada conducta. 
 
No todos los hechos de la naturaleza son trascendentes para el Derecho. Sin embargo, son numerosos los hechos 
que,  acaecidos  sin  dependencia  alguna  de  la  voluntad  de  las  personas,  arrojan  consecuencias  jurídicas.  Su  mera 
producción  genera  derechos  u  obligaciones  hasta  entonces  inexistentes  y,  por  tanto,  puede  afirmarse  que, 
atendiendo a sus consecuencias cabe hablar de hechos jurídicos. En tal sentido, los hechos jurídicos consisten en 
eventos o acaecimientos que constituyen, modifican o extinguen una relación jurídica cualquiera. 
 
Los denominados hechos jurídicos, no constituyen, en sí mismos considerados, una agrupación concreta de hechos diferentes 
de los demás. Un mismo hecho o acaecimiento puede tener o no consecuencias jurídicas. 
 
Naturalmente,  sólo  nos  interesan  los  hechos  productores  de  consecuencias  jurídicas  que,  precisamente  por  ello,  pueden 
considerarse supuestos de hecho de la entrada en juego de una norma jurídica cualquiera, aunque se trate de un mero hecho 
natural o físico realizado sin intervención de persona alguna. 
 
El  propio  nacimiento  o  la  misma  muerte  producirán  consecuencias  jurídicas,  aunque  en  su  realización  no  haya  sido 
determinante la voluntad del sujeto o de la persona en ellos implicado. 
 
La diferencia entre un hecho natural y un hecho humano radica sólo en la existencia o no de protagonismo de una persona en 
su acaecimiento, sin que sea requerida consciencia o voluntad de la persona. 
 
En  caso  de  que  la  voluntad  humana  sea  la  causa  genética  de  una  determinada  forma  de  proceder  por  parte  de 
cualquiera, se deja de hablar de hecho, para pasarse a hablar de acto. Y cuando dichos actos tengan consecuencias 
jurídicas,  se  recurre  a  la  expresión  acto  jurídico.  Serían  actos  jurídicos  las  conductas  o  actuaciones  humanas, 
realizadas de forma consciente y voluntaria, a las que el Ordenamiento jurídico atribuye cualquier tipo de efectos o 
consecuencias. 
 
Así  pues,  los  actos  jurídicos  constituyen  también  el  supuesto  de  hecho  de  la  aplicación  de  las  normas  jurídicas 
correspondientes, al igual que ocurre respecto de los hechos propiamente dichos. 
 
2. EL PRINCIPIO DE LA AUTONOMÍA PRIVADA: 
 
Las  consecuencias  jurídicas  de  cualquier  hecho  se  encontrarían  predeterminadas  por  el  Derecho  positivo,  de  tal 
manera  que,  incluso  en  relación  a  los  actos  humanos  conscientes  y  voluntarios,  la  libertad  o  el  albedrío  de  la 
persona quedaría limitada a la decisión de realizar o no el acto que representa el supuesto de hecho típico de la 
norma jurídica aplicable. 
 
Dos objeciones: 
 
1ª.‐ La libertad de la persona no puede quedar constreñida hasta el extremo de limitarse a decidir si lleva a 
cabo (o no)  el supuesto  de hecho contemplado en las normas jurídicas. Al menos en las relaciones entre 
particulares, resulta necesario reconocer a las personas ámbitos de libertad superiores, que les permitan no 
sólo decidir si realizan o no un determinado acto, sino también determinar las consecuencias del mismo, 
conforme  al  propio  designio  del  acuerdo  o  pacto  conseguido  por  cualquier  otra  persona  o  conforme a  la 
propia decisión voluntaria del actuante. 
 

Página 116 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
2ª.‐  La  omnicomprensividad  del  Ordenamiento  jurídico  no  llega  hasta  el  extremo  de  prever  una  solución 
concreta  para  todo  hecho  o  acto  jurídico  realmente  acaecido,  pues  el  propio  sistema  jurídico  parte  de  la 
base de que la libertad de actuación de los sujetos de derecho permite establecer reglas de conducta que, 
si bien se encuentran amparadas por el Dº positivo, no se encuentran expresamente contempladas en él de 
forma detallada. 
 
Ante ello, se impone considerar que la titularidad de los derechos subjetivos reconocidos o atribuidos a las 
personas  no  son  un  fin  en  sí  mismos,  sino  un  vehículo  de  satisfacción  de  los  propios  intereses  de  los 
particulares. Por tanto, ha de reconocerse a las personas la capacidad de “negociar” con sus derechos y de 
utilizarlos como les convenga conforme a la satisfacción de sus intereses. 
 
Este poder de iniciativa atribuido a los particulares, en cuya virtud pueden establecer las reglas aplicables 
para conseguir sus fines, existe y se identifica con el denominado principio de autonomía privada. Se habla 
de ésta en cuanto la atribución a los particulares de la posibilidad de dictar reglas de conducta vinculantes 
supone en definitiva un poder de autorregulación o de autogobierno en las relaciones jurídicas privadas. 
 
El  reconocimiento  de  la  autonomía  privada  supone  que  las  relaciones  entre  particulares  se  encuentran 
sometidas  no  sólo  a  las  normas  jurídicas  en  sentido  estricto  (ley,  costumbre  y  principios  generales),  sino 
también a las reglas creadas por los propios particulares. 
 
3. EL NEGOCIO JURÍDICO: 
 
3.1. Introducción: la categoría conceptual del negocio jurídico. 
 
Nuestro CC no utiliza la expresión negocio jurídico ni ha adoptado semejante concepto como parámetro de la 
regulación que le es propia. 
 
Sin  embargo,  todas  las  exposiciones  generales  de  Derecho  civil  dedican  amplias  páginas  a  esta  temática.  La 
razón de ello estriba en que la dogmática alemana se vio obligada a construir una teoría general aplicable a 
todos  los  actos  y  contratos  subsumibles  en  la  idea  de  la  autonomía  privada.  Esta  circunstancia  hizo  que 
finalmente  el  “negocio  jurídico”,  hasta  entonces  un  mero  concepto  organizador  o  sistemático,  fuera 
consagrado legislativamente en el BGB de 1.900. 
 
El  modelo  legislativo  alemán  ha  sido  seguido  posteriormente  por  algunos,  aunque  pocos,  Códigos  Civiles.  El 
esquema doctrinal que en su día lo sustentó hace que la doctrina o teoría del negocio jurídico sea importada a 
otros países, entre ellos Italia y España. 
 
3.2. El debate sobre la utilidad del negocio jurídico: 
 
La pertinencia o inoportunidad de mantener la teoría general del negocio jurídico, es una cuestión que debe 
ser planteada de forma diferente bajo el régimen del BGB y del CC español, ya que en aquél el negocio jurídico 
es un referente normativo de necesaria consideración, mientras que en nuestro Ordenamiento jurídico es, en 
todo  caso,  una  mera  referencia  sistemática  para  referirse  al  conjunto  de  actos    jurídicos  que  encuentran  su 
fundamento  en  la  autonomía  privada.  En  todo  caso  se  encuentra  generalizadamente  aceptado  tanto  por  la 
doctrina como por la jurisprudencia patria. 
 
La jurisprudencia, acude con alguna frecuencia al uso del término en muchas sentencias, en la mayoría de los 
casos su utilización es puramente gramatical, para evitar reiteraciones o frases redundantes). 
 

Página 117 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
La construcción conceptual del negocio jurídico en nuestro sistema normativo sólo es posible realizando una 
generalización de las disposiciones normativas referentes a los diversos contratos, y sobre todo, al contrato en 
general; ampliando posteriormente dicha generalización con la consideración de otras instituciones concretas, 
como el matrimonio, la emancipación, la adopción, los testamentos, etc. 
 
Calificar, por ejemplo, al testamento de negocio jurídico no añade ni quita nada al propio régimen jurídico del 
mismo,  pues  en  definitiva,  más  que  de  su  denominación  o  de  su  conceptuación  teórica,  dicho  régimen 
dependerá en exclusiva de las normas legales existentes sobre el particular. 
 
4. LOS ELEMENTOS DEL NEGOCIO JURÍDICO: 
 
1. Elementos  esenciales:  serían  aquellos  que  necesariamente  deben  integrar  el  negocio  jurídico  para  que  se 
considere válido y eficaz. Tales elementos serían los siguientes: la voluntad o el consentimiento de crear un 
determinado negocio; la causa, la forma y el objeto. 
 
2. Elementos  naturales:  circunstancias,  datos  técnicos  o  características  del  negocio  que  la  ley  considera 
integrados en el negocio, salvo que el sujeto o las partes los excluyan. 
 
3. Elementos accidentales: representados por la condición, el término y el modo, en cuanto determinaciones de 
carácter  accesorio  que,  por  propia  y  expresa  voluntad  de  los  sujetos,  pueden  formar  parte  del  negocio 
jurídico. 
 

5. CLASIFICACIÓN DE LOS NEGOCIOS JURÍDICOS: 
 
5.1. Negocios inter vivos y negocios mortis causa: 
 
Son negocios mortis causa aquellos que tienen por objeto regular las relaciones jurídicas de una persona después 
de su fallecimiento (el testamento). Son unilaterales y revocables mientras no se produzca el fallecimiento. 
 
Por  contraposición  son  negocios  inter  vivos  los  que  regulan  las  relaciones  jurídicas  de  una  persona  (o 
normalmente, dos o varias), durante su vida (todos los contratos). 
 
5.2.‐ Negocios personales y negocios patrimoniales 
 
En  los  negocios  patrimoniales  se  regulan  los  aspectos  de  contenido  económico  (contratos,  testamento),  en 
cambio,  se  califican  de  negocios  personales  los  referidos  a  las  relaciones  jurídicas  de  las  personas  cuyo  objeto 
fundamental radica en aspectos de naturaleza extramatrimonial (matrimonio, adquisición de nacionalidad). 
 
5.3.‐ Negocios típicos y negocios atípicos  
 
Los negocios típicos son aquellos que, al tiempo que gozan de un reconocimiento legal expreso, se incluyen en un 
régimen normativo específico (adopción, contrato de compraventa). 
 
Los  negocios  atípicos  son  los  que,  siendo  lícitos  y  admisibles  con  carácter  general,  como  derivación  de  la 
autonomía privada, carecen de una regulación institucional, por no haber sido contemplados expresamente por el 
legislador (uniones de hecho, contrato de garaje). 
 
 
 

Página 118 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
 
5.4.‐ Negocios causales y negocios abstractos: 
 
Los  abstractos  producirían  efectos  por  la  mera  voluntad  de  las  partes  y  sin  necesidad  de  tener  en  cuenta  el 
elemento causal. NO PARECEN ADMISIBLES EN NUESTRO SISTEMA JURÍDICO, por mucho que el BGB sí los permita 
y regule. 
 
5.5.‐ Negocios gratuitos y negocios onerosos  
 
Se  habla  de  un  negocio  gratuito  (o  lucrativo)  cuando  uno  de  los  sujetos  se  enriquece  o  obtiene  un  beneficio  a 
consecuencia  del  negocio,  sin  asumir  carga  o  contraprestación  alguna  (la  donación).  Para  el  Código  Civil  son 
también gratuitos los contratos de mandato, préstamo y depósito. 
 
En los negocios onerosos la prestación de una parte encuentra su razón de ser en la contraprestación de la otra: 
arriendo para que el arrendatario me pague mensualmente, y él me paga para tener una vivienda. El calificativo 
oneroso significa carga, por lo que expresa claramente que se trata de conseguir algo mediante la transferencia a 
la otra parte de un valor equivalente. 
 
5.6.‐Negocios bilaterales y negocios unilaterales 
 
Se califican como bilaterales aquellos contratos que generan obligaciones para ambas partes, de forma recíproca 
y  correspondiente  (el  comprador  debe  pagar  el  precio  mientras  que  el  vendedor  queda  obligado  a  entregar  el 
bien objeto de la venta). 
 
Serían contratos unilaterales los que generan obligaciones para una sola de las partes contratantes. Por ejemplo, 
cuando presto a un amigo € 100 es evidente que solo él queda obligado por mor del contrato de préstamo. 
 
5.7.‐ Negocios solemnes y negocios no solemnes 
 
Esta  división  se  establece  atendiendo  a  si  la  declaración  de  voluntad  en  que  asienta  el  negocio  debe 
instrumentarse  ajustándose  a  una  determinada  forma  (o  no),  es  decir  solemnes  o  formales,  serían  aquellos  en 
que se impone una formalidad determinada, sin la cual el negocio no producirá efectos, por ejemplo la Escritura 
pública, declaración ante el Encargado del Registro civil, etc. 
 
6. LA REPRESENTACIÓN: IDEAS GENERALES. 
 
Por  lo  general,  las  personas  se  desenvuelven  en  el  tráfico  jurídico  por  si  mismas,  realizando  aquellos  actos  o 
negocios que estiman de su interés de forma directa y personal. Sin embargo, resulta frecuente que la actuación 
personal sea imposible o desaconsejable (lejanía, gran pérdida de tiempo, razones de salud, ausencia, etc.) y sea 
necesario  buscar  una  tercera  persona  que  despliegue  la  actividad  de  que  se  trate  en  lugar  del  directamente 
interesado, sustituyéndolo.  
 
De otra parte, el hecho de que toda persona, incapaces incluidos, sea o pueda ser titular de derechos y obligaciones 
hace necesario que la ley  atiende a la  gestión de  tales derechos  y obligaciones imponiendo a ciertas personas el 
desempeño de los mismos en nombre del incapaz. 
 
 
 
 
 

Página 119 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
6.1. La representación voluntaria o convencional y la representación legal. 
 
Conforme a lo dicho, el fenómeno representativo, consistente en actuar en el tráfico jurídico una persona por 
otra, puede encontrar su origen en: 
 
a) La decisión del interesado; quien, mediante un acto de autonomía privada, confiere a otro autorización 
para  actuar  en  su  esfera  personal.  Se  habla  de  representación  voluntaria  o  convencional,  ya  que  el 
interesado, si quisiera, podría actuar por sí mismo y cuidar de sus propios intereses. 
 
b) En la propia ley, que, en protección de los incapaces, hace que sus intereses sean ejecutados por una 
persona capaz a la que la ley faculta y obliga a desempeñar tal cargo. Se denomina representación legal 
al fenómeno sustitutorio en virtud del cual, por mandato de una ley, una persona tiene encomendada la 
gestión de los intereses de un incapaz o de una persona que, sin llegar a ser técnicamente tal, no puede 
(el ausente, el nasciturus) o no debe (el concursado o quebrado) desplegar la actividad que requeriría la 
marcha de sus asuntos. 
 
 
6.2. La actuación en nombre ajeno o contemplatio domini: la representación directa. 
 
Diferenciadas en su origen y significado, la representación voluntaria y la representación legal constituyen dos 
caras de una misma moneda, cuya funcionalidad es la misma en ambos casos: una persona (representante), 
especialmente  facultada  convencional  o  legalmente  para  ello,  actúa  en  nombre  y  por  cuenta  de  otro 
(representado),  de  forma  tal  que  el  resultado  de  su  gestión  o  actuación  incide  y  recae  directamente  en  la 
esfera jurídico‐personal del representado. 
 
Tanto el representante legal cuanto el voluntario han de actuar “en nombre del representado”, de forma tal 
que los terceros sepan desde el primer momento que su intervención formal  no conlleva,  sin embargo, que 
queden vinculados personalmente con el representante, sino que éste se limita a actuar por otra persona: el 
representado. 
 
La  utilización  del  nombre  ajeno  (el  del  representado)  o  mejor,  la  “actuación  en nombre ajeno”,  es,  pues,  el 
dato inicial característico de la representación (se obliga a levantar un edificio a la Constructora S.A., aunque firme el 
correspondiente contrato D. Antonio Martín en cuanto gerente de la misma. En caso de discusión sobre la calidad de los 
materiales del edificio, no se podrá reclamar indemnización alguna a D. Antonio Martín, como persona física o natural, 
sino a Constructora S.A.). 
 
A  consecuencia  de  esta  directa  y  automática  vinculación  entre  representado  y  tercero,  en  el  caso  de 
representación  de  origen  voluntario,  se  denomina  a  este  tipo  de  fenómeno  sustitutorio  representación 
directa. 
 
6.3. La representación de carácter indirecto: 
 
Todos aquellos supuestos en que el representante actúa en nombre propio, aunque lo haga por cuenta ajena y 
en interés del representado. En tales casos, se habla de representación indirecta, pues aunque en el fondo el 
representante  actúe  siguiendo  las  instrucciones  del  representado,  externamente  o  frente  a  terceros,  se 
presenta como parte directamente interesada, realizando los actos o cerrando las negociaciones en su propio 
nombre. 
 
 
 

Página 120 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
6.4. Otros supuestos de interposición gestoría: 
 
Son numerosos los supuestos en que una persona sustituye o auxilia a otra en actividades de la más variada 
índole, mas sin atribuirse legitimación representativa alguna, sino sencillamente colaborando o contribuyendo 
materialmente a la consecución de tales actividades, sin llegar a sustituir realmente la capacidad decisoria del 
interesado (una secretaria o una intérprete, el niño a quien se envía a pagar lo adecuado en el supermercado), 
no pueden ser considerados representantes, sino “otra cosa”. 
 
Categorías gestorías: 
 
1.  La  actuación  gestoria  puramente  auxiliar:  terceras  personas  intervienen  en  cualquier  acto  o  negocio 
jurídico  sin  capacidad  decisoria  alguna,  sino  desempeñando  un  papel  puramente  material,  asesorando  o 
auxiliando al interesado: abogado, intérprete, agente de la propiedad inmobiliaria, etc. 
 
2.  El  nuncio,  emisario  o  mensajero:  persona  que,  actuando  por  otra,  lleva  a  cabo  un  acto  jurídico 
cualquiera, pero de carácter material y sin posibilidad de modificar su alcance. Al nuncio o emisario no se le 
requiere capacidad de obrar o capacidad contractual alguna (pagar una deuda, recibir un pago, recoger la 
compra ya realizada…). 
 
7. LA REPRESENTACIÓN DIRECTA Y SUS PRESUPUESTOS: 
 
7.1. Concepto y requisitos: 
 
Identificada la representación directa con la “verdadera representación”, los presupuestos básicos de la figura 
radican en la coexistencia de tres datos básicos: 
 
1. La actuación en nombre ajeno: consiste semejante requisito en la necesidad de que el representante se 
presente ante los terceros como persona que actúa en nombre de otra (p.e. el representante acredita su 
condición de tal mediante la exhibición de un poder notarial). 
 
2. La  actuación  por  cuenta  ajena:  requisito  en  cuya  virtud  la  actuación  del  representante  debe 
encontrarse  presidida  por  la  idea  de  defender  los  intereses  y  las  expectativas  negociales  del 
representado.  Tal  requisito  no  sólo  está  presente  en  la  representación  directa,  sino  también  en  los 
demás supuestos de representación. 
 
3. Existencia de apoderamiento: semejante presupuesto es igualmente aplicable a todas las categorías de 
actuación representativa. 
 
7.2. Ámbito de la representación: la exclusión de la esfera personalísima. 
 
La generalización de la dogmática alemana y el hecho de que el BGB adscriba la temática de la representación 
a “la emisión de declaraciones de voluntad” ha traído consigo que la mayor parte de la doctrina considere que 
la  actuación  representativa  tiene  su  ámbito  natural  y  propio  exclusivamente  en  relación  con  los  negocios 
jurídicos. 
 
En nuestro Código, el art. 439 establece que la adquisición de la posesión (acto de carácter material) puede 
realizarse  “por  la  misma  persona  que  va  a  disfrutarla,  por  su  representante  legal,  por  su  mandatario…”.  La 
doctrina española, de forma mayoritaria, niega que en el citado artículo puedan verse indicios de verdadera 
representación”. 
 

Página 121 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
Sin embargo, el CC leído a través del BGB parece compatible. El parecer de F. DE CASTRO, sí parece asumible: 
“…el  ámbito  de  la  representación  es  muy  amplio  en  Derecho  español;  comprende  todo  el  campo  de  la 
autonomía de la voluntad, entendida ésta en su sentido más general; es decir, comprendiendo la celebración 
de negocios jurídicos, realización de actos jurídicos no negociales, ejercicio de derechos y facultades; siempre 
que no tengan carácter de personalísimos”. 
 
8. EL PODER O LA LEGITIMACIÓN DEL REPRESENTANTE: 
 
8.1. El apoderamiento: poder y mandato. 
 
Para  que  una  persona  pueda  presentarse  legítimamente  ante  la  comunidad  como  representante  de  otra,  es 
evidente que ha de estar facultada, legal o convencionalmente, para ello. En pocas palabras, el representante ha 
de tener un “poder” para actuar en cuanto tal. 
 
El  “apoderamiento”  al  representante  constituye  el  punto  de  partida  de  su  actuación  en  nombre  ajeno  (o  del 
representado) y delimita y concreta sus facultades. El acto de apoderamiento es unilateral en cuanto su único 
efecto  radica  en  otorgar  al  representante  la  facultad  o  posibilidad  (mas  no  la  obligación)  de  representar  al 
principal. 
 
Si el poder no llega a conocimiento del apoderado, existe y es válido, pero es simultáneamente ineficaz (no ha 
valido  para  nada),  dado  que  no  ha  sido  objeto  de  desarrollo  posterior.  El  desarrollo  del  poder  requiere  la 
existencia de un contrato de mandato, en cuya virtud el apoderado (en cuanto mandatario) sí queda obligado a 
llevar a cabo la actividad contemplada como objeto del mandato. 
 
En  nuestro CC el mandato puede  carecer de efectos representativos, por consiguiente, el  mandato  puede ser 
representativo o no representativo, pero en todo caso la representación es una modalidad del mandato. 
 
8.2. Clases de poder: 
 
El  representado  (en  el  caso  de  representación  voluntaria  “poderdante”)  puede  querer  que  el  apoderado  (o 
representante) gestione sólo un asunto concreto, y, en tal caso, se dice que le otorgará un poder especial. 
 
Por  el  contrario,  se  habla  de  poder  general,  cuando  el  principal  autorice  al  representante  para  gestionar  una 
serie múltiple de asuntos del poderdante o incluso todos los asuntos y negocios del representado. 
 
En  el  caso  de  que  se  apodere  a  varias  personas  para  un  mismo  asunto  es  de  gran  interés  práctico  saber  si  la 
actuación de ellas se ha de realizar de forma conjunta o por separado. A tal efecto, debe distinguirse entre: 
 
9 Poder solidario: sería el otorgado a varias personas para un mismo asunto de forma que cualesquiera 
de ellas pueden celebrar individual y separadamente el negocio en cuestión. 
9 Poder  mancomunado:  cuando  la  designación  de  varias  personas  tiene  como  propósito  determinante 
que todos ellos participen en la celebración definitiva del  negocio. 
 
La distinción entre poder revocable y el poder irrevocable hay que referirla a la representación voluntaria. El 
apoderamiento, es desde luego un acto propio de autonomía privada, respecto del cual el poderdante detenta 
por completo la iniciativa. De forma tal que, el poder es por naturaleza revocable sin necesidad de justa causa 
o  de  fundamento  concreto  alguno.  Sin  embargo,  no  son  extraños  los  casos  en  que  el  propio  representado 
tiene interés en conceder las atribuciones correspondientes al representante de forma irrevocable, para evitar 
“males  mayores”  (alguien  muy  endeudado  otorga  poder  irrevocable  a  sus  principales  acreedores  para  vender  algunos  de  sus 
bienes, bajo el compromiso de que éstos no le embargarán otros bienes fructíferos con los que piensa afrontar el resto de sus deudas). 

Página 122 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
9. LA DENOMINADA REPRESENTACIÓN INDIRECTA: 
 
La actuación por cuenta ajena no es una nota exclusiva de la representación voluntaria directa y de la representación 
legal (esto es, de la representación propiamente dicha), sino que puede darse en otros supuestos por razones más o 
menos  inconfesadas  (p.e:  si  yo,  enemistado  con  el  carpintero  del  barrio,  encomiendo  a  un  amigo  que  le  encargue  una 
determinada librería, es obvio que no sólo no le apodero para que utilice mi nombre, sino que debe guardarse de hacerlo, pese a 
que actúe por mi cuenta y en interés mío). 
 
La ocultación de actuar en nombre ajeno es, pues consciente y deliberada ya por razones serias (el político a quien no 
interesa que el vendedor de un chalet filtre a la prensa la noticia de la compra) o intrascendentes (encargo a un amigo que me 
traiga de Italia un queso parmesano). 
 
En  los  supuestos  de  esta  índole    la  actuación  representativa  se  caracteriza  por  el  hecho  de  que  el  representante 
actúa  “en  nombre  propio”,  sin  manifestar  u  ocultando  conscientemente  el  nombre  de  la  persona  por  cuenta  de 
quien actúa. Por tanto, en puridad de conceptos, acaso deberíamos hablar de mandatario y no de representante. 
 
Siendo  ello  así,  parece  natural  que  la  actuación  del  mandatario  no  pueda  vincular  directa  e  inmediatamente  al 
representado y al tercero, ya que este ni siquiera sabe por cuenta de quién ha actuado el mandatario. 
 
Los supuestos ahora considerados se suelen englobar bajo la denominación de representación indirecta, pese a que 
en la misma no se da propiamente hablando fenómeno representativo alguno. 
 
Con  independencia  de  la  denominación  de  la  figura,  en  los  supuestos  aludidos  no  existe  relación  alguna  entre 
mandante y tercero. En efecto, cuando el mandatario obra en su propio nombre, resulta que: 
 
9 El mandante no tiene acción contra las personas con quienes el mandatario ha contratado, ni éstas 
tampoco contra el mandante. 
9 El  mandatario  queda  obligado  directamente  con  la  persona  con  quien  ha  contratado,  como  si  el 
asunto fuera personal suyo. 
 
10. LA REPRESENTACIÓN LEGAL: 
 
Conviene  hacer  una  recapitulación  sobre  la  materia,  pues  no  son  extrañas  las  propuestas  doctrinales  acerca  de  la 
exclusión de la representación legal del ámbito de la representación. 
 
Nuestro  CC  no  utiliza  casi  nunca  el  vocablo  representación  para  referirse  a  la  actuación  representativa  directa; 
mientras  que  su  utilización  (y  la  de  representante)  es  continua  y  reiterada  en  relación  con  los  supuestos  de 
representación legal. 
 
Es  cierto  que  entre  la  representación  directa  y  la  representación  legal,  existen  innegables  diferencias.  Pero  en 
definitiva, el substratum básico de ambas es el mismo: una persona actúa en nombre y por cuenta de otra, que será 
la titular de los derechos y obligaciones dimanantes de la actuación representativa. 
 
Prototipos de representación legal ya considerados: 
 
9 Los  tutores  son  representantes  legales  de  los  menores  o  incapacitados  sometidos  a  tutela,  con  carácter 
general. Sin embargo, la tutela es hoy día graduable y, por tanto, el ámbito de actuación del representante 
depende de lo establecido en la sentencia de incapacitación 
9 Los  progenitores  son  representantes  legales  que  ostentan  la  patria  potestad  sobre  sus  hijos  menores  o  la 
patria potestad prorrogada sobre los hijos mayores incapacitados. 

Página 123 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
www.uned-derecho.com
Dº CIVIL I: Parte  General y Derecho de la Persona 
TEMA 20: La autonomía privada y el negocio jurídico. La representación 

 
9 Se  ha  de  considerar  representante  legal  el  defensor  judicial  que  represente  y  ampare  los  intereses  de 
menores e incapacitados 
9 Y debe incluirse dentro de la representación legal el defensor del desaparecido y los representantes de quien 
se encuentre en situación de ausencia declarada. 
 
 
 
 
 
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons
  http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Página 124 de 124  @ iusmasoquista.com 

 
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons


http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.1/es/
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.1/es/

TEMA 1. LA OBLIGACIÓN EN GENERAL............................................................................................................................ 9


1. DERECHO DE OBLIGACIONES Y LA RELACION OBLIGATORIA (INTRODUCCIÓN) ........................................ 9
1.1. La relación obligatoria...................................................................................................................................................... 9
1.2. El Derecho de obligaciones .............................................................................................................................................. 9
2. LA NOCIÓN TÉCNICA DE OBLIGACIÓN......................................................................................................................10
2.1. El deber jurídico en general y la obligación .................................................................................................................10
2.2. La patrimonialidad de la obligación..............................................................................................................................10
3. LA ESTRUCTURA GENERAL DE LA RELACIÓN OBLIGATORIA: NOCIONES INSTRUMENTALES .............11
3.1 Los sujetos de la obligación.............................................................................................................................................11
3.2. La prestación....................................................................................................................................................................11
3.3. El derecho de crédito: diferenciación de los derechos reales......................................................................................11
4. TESIS DOCTRINALES SOBRE LA RELACION OBLIGATORIA ................................................................................12
4.1. El planteamiento de Savigny...........................................................................................................................................12
4.2. La objetivación de la relación obligatoria.....................................................................................................................12
4.3 La separación entre deuda y responsabilidad................................................................................................................12
4.4. Deuda y responsabilidad como elementos de la obligación.........................................................................................12
5. LAS OBLIGACIONES NATURALES.................................................................................................................................13
5.1. Planteamiento: La obligación natural en Derecho romano........................................................................................13
5.2. La discusión doctrinal en España...................................................................................................................................13
5.3. La obligación natural como deber moral.......................................................................................................................13
5.4. La jurisprudencia del T.S................................................................................................................................................13
5.5 La compilación de Navarra..............................................................................................................................................14
TEMA 2: LAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES ..........................................................................................................15
1. INTRODUCCIÓN: EL PRETENDIDO VALOR PROPEDÍUTICO DE LA EXPRESIÓN. ...........................................15
2. EL ARTÍCULO 1.089 DEL CÓDIGO CIVIL. .....................................................................................................................15
2.1. El carácter enunciativo del precepto..............................................................................................................................15
2.2. La insuficiencia descriptiva del artículo 1.089..............................................................................................................15
3. CONSIDERACIÓN DE LAS DISTINTAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES. ......................................................16
3.1. Las obligaciones ex lege..................................................................................................................................................16
3.2. Los contratos....................................................................................................................................................................16
3.3. Los cuasicontratos...........................................................................................................................................................16
3.4. La responsabilidad civil..................................................................................................................................................16
4. RECAPITULACIÓN SOBRE LA MATERIA. ....................................................................................................................17
4.1. La sistematización de las fuentes de las obligaciones...................................................................................................17
4.2. Explicación histórica.......................................................................................................................................................17
5. LA VOLUNTAD UNILATERAL COMO FUENTE DE LAS OBLIGACIONES. ..........................................................17
5.1. Planteamiento. .................................................................................................................................................................17
5.2. La promesa pública de recompensa...............................................................................................................................18
5.3. Los concursos con premio...............................................................................................................................................18
TEMA 3: LOS SUJETOS DE LA OBLIGACION ..................................................................................................................19
1. LOS SUJETOS DE LA OBLIGACIÓN: UNIDAD Y PLURALIDAD DE SUJETOS. ...................................................19
2. OBLIGACIONES MANCOMUNADAS Y OBLIGACIONES SOLIDARIAS ................................................................19
3. LA OBLIGACIÓN MANCOMUNADA O DIVIDIDA. .....................................................................................................19
Concepto y significado............................................................................................................................................................19
La división en partes iguales como regla supletoria............................................................................................................20
4. LA PRESUNCIÓN LEGAL DE MANCOMUNIDAD Y LA REGLA PRÁCTICA. .......................................................20
5. LA OBLIGACIÓN SOLIDARIA. .........................................................................................................................................20
5.1. Introducción.....................................................................................................................................................................20
5.2. Solidaridad activa............................................................................................................................................................21
1
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
5. SOLIDARIDAD PASIVA. ....................................................................................................................................................21
Las relaciones externas entre acreedor y deudores solidarios............................................................................................21
La relación interna entre los codeudores solidarios: el reembolso....................................................................................22
La subrogación del deudor-solvens.......................................................................................................................................22
6. LA INSOLVENCIA DEL CODEUDOR. .............................................................................................................................22
TEMA 4: EL OBJETO DE LA OBLIGACIÓN: LA PRESTACION ..................................................................................24
1. LA PRESTACIÓN EN GENERAL: REQUISITOS ............................................................................................................24
1.1 POSIBILIDAD...................................................................................................................................................................24
1.2 LICITUD............................................................................................................................................................................24
1.3 DETERMINACIÓN...........................................................................................................................................................24
2. PREMISA: REFERENCIA A LA CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES .........................................................24
3. LA CONDUCTA PROMETIDA POR EL DEUDOR .........................................................................................................24
3.1 LA OBLIGACIÓN DE DAR .............................................................................................................................................24
3.2 LA OBLIGACIÓN DE HACER: OBLIGACIÓN DE MEDIOS Y DE RESULTADO; LA OBLIGACIÓN
PERSONALÍSIMA...................................................................................................................................................................25
3.3 OBLIGACIÓN DE NO HACER.......................................................................................................................................25
4. OBLIGACIONES POSITIVAS Y NEGATIVAS ................................................................................................................25
5. OBLIGACIONES TRANSITORIAS Y DURADERAS......................................................................................................25
6. OBLIGACIONES PRINCIPALES Y ACCESORIAS .........................................................................................................26
7. OBLIGACIONES DE CANTIDAD LÍQUIDA E ILÍQUIDA ............................................................................................26
8. OBLIGACIONES DIVISIBLES E INDIVISIBLES ............................................................................................................26
8.1 LA INDIVISIBILIDAD DERIVADA DE LA PRESTACIÓN ..........................................................................................26
8.2 LA INDIVISIBILIDAD CONVENCIONAL .....................................................................................................................27
8.3 LAS OBLIGACIONES INDIVISIBLES CON PLURALIDAD DE SUJETOS ...............................................................27
TEMA 5: LA DETERMINACIÓN RELATIVA DE LA OBLIGACIÓN ...........................................................................28
1. DETERMINACIÓN Y DETERMINABILIDAD DE LA PRESTACIÓN........................................................................28
1.1. El requisito de la determinación de la prestación........................................................................................................28
1.2. La determinabilidad de la prestación.............................................................................................................................28
2. OBLIGACIONES GENÉRICAS Y OBLIGACIONES ESPECÍFICAS: ...........................................................................29
Alcance y ámbito de la distinción ..........................................................................................................................................29
2.2. La obligación genérica de género limitado...................................................................................................................29
2.3. Régimen jurídico de las obligaciones genéricas ...........................................................................................................30
2.4. La regla de la calidad media: el artículo 1.167 del Código Civil................................................................................30
2.5. La pérdida de la cosa y la regla genus nunquam perit................................................................................................30
2.6. La individualización de la prestación en las obligaciones genéricas..........................................................................31
2.7. La diferencia entre obligaciones específicas y genéricas respecto de la ejecución forzosa:.....................................31
3. OBLIGACIONES CUMULATIVAS, ALTERNATIVAS, Y CON CLÁUSULA FACULTATIVA: ...........................31
3.1. Obligaciones cumulativas:.............................................................................................................................................32
3.2.Obligaciones alternativas:...............................................................................................................................................32
3.3.Obligaciones con cláusula facultativa:...........................................................................................................................33
TEMA 6: LAS DEUDAS PECUNIARIAS ................................................................................................................................34
1. CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DE LAS OBLIGACIONES PECUNIARIAS. ....................................................34
1.1. El dinero y las deudas pecuniarias.................................................................................................................................34
1.2. La sustitución de la peseta por el euro...........................................................................................................................34
1.3. Deudas monetarias y deudas pecuniarias......................................................................................................................34
1.4. Características de las obligaciones pecuniarias...........................................................................................................35
1.5. La distinción entre deudas de dinero y deudas de valor...............................................................................................35
2. EL DENOMINADO PRINCIPIO NOMINALISTA Y SUS CORRECCIONES. .............................................................36
2.1. Introducción: el valor nominal del dinero.....................................................................................................................36
2.2. Las cláusulas de estabilización o de actualización del valor nominal. .......................................................................36
2.3. Los tipos de cláusulas contractuales de actualización..................................................................................................36
2.4. La validez o ilicitud de los medios correctores del nominalismo.................................................................................37
3. LOS INTERESES Y LAS OBLIGACIONES DE INTERESES.........................................................................................37
3.1. Los intereses convencionales y la usura. .......................................................................................................................37
3.2. El anatocismo: los intereses de los intereses.................................................................................................................38

2
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
4. EL INTERÉS LEGAL. ...........................................................................................................................................................38
4.1. Interés legal e interés básico del Banco de España bajo la legislación franquista....................................................38
4.2. La Ley 24/84, de 29 de junio, sobre modificación del tipo de interés legal del dinero..............................................39
4.3. La fijación del interés legal por las Leyes de Presupuestos.........................................................................................39
5. MORA POLURIANUAL Y OBLIGACIÓN DE INTERESES. .........................................................................................39
TEMA 7: EL CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES..............................................................................................41
1. EL CUMPLIMIENTO O PAGO EN GENERAL ................................................................................................................41
1.1 CONCEPTO......................................................................................................................................................................41
1.2. EL PAGO COMO ACTO DEBIDO: LA DENOMINADA NATURALEZA JURÍDICA DEL PAGO..........................41
2. LOS PROTAGONISTAS O SUJETOS DEL CUMPLIMIENTO ......................................................................................41
2.1 EN GENERAL...................................................................................................................................................................41
2.2 LAS REGLAS DE CAPACIDAD EN RELACIÓN CON EL PAGO...............................................................................41
2.3 LA EJECUCIÓN DE LA PRESTACIÓN DEBIDA POR UN EXTRAÑO A LA RELACIÓN OBLIGATORIA: EL
PAGO DE TERCERO.............................................................................................................................................................42
2.4 LA RECEPCIÓN DE LA PRESTACIÓN: EL PAGO AL ACREEDOR APARENTE Y AL TERCERO.......................42
3. LOS REQUISITOS DEL CUMPLIMIENTO: LA EXACTITUD DE LA PRESTACIÓN ..............................................42
3.1 IDENTIDAD DE LA PRESTACIÓN................................................................................................................................42
3.2 INTEGRIDAD DE LA PRESTACIÓN.............................................................................................................................43
3.3 INDIVISIBILIDAD DE LA PRESTACIÓN .....................................................................................................................43
4. EL MOMENTO TEMPORAL DE CUMPLIMIENTO .......................................................................................................43
4.1 EXIGIBILIDAD DE LAS OBLIGACIONES PURAS......................................................................................................43
4.2 OBLIGACIONES SOMETIDAS A CONDICIÓN SUSPENSIVA O TÉRMINO INICIAL............................................43
4.3 OBLIGACIONES SOMETIDAS A TÉRMINO ESENCIAL............................................................................................43
4.4 PLAZO A VOLUNTAD DEL DEUDOR..........................................................................................................................44
4.5 EL VENCIMIENTO ANTICIPADO DE LA SOBLIGACIONES APLAZADAS ............................................................44
4.6 EL CUMPLIMIENTO ANTICIPADO DE LA SOBLIGACIONES APLAZADAS.........................................................44
5. EL LUGAR DE CUMPLIMIENTO ......................................................................................................................................45
5.1 REGLAS PARTICULARES Y REGLA GENERAL: EL ART. 1171 CC.........................................................................45
5.2 REGLA GENERAL: EL LUGAR DESIGANDO EN LA OBLIGACIÓN .......................................................................45
5.3 REGLAS SUPLETORIAS DE CARÁCTER GENERAL..................................................................................................45
TEMA 8: LA IMPUTACIÓN DEL PAGO Y FORMAS ESPECIALES.............................................................................47
1. IMPUTACIÓN Y RECIBO DEL PAGO ..............................................................................................................................47
La posible equivocidad del pago: requisitos de la imputación de pagos............................................................................47
Imputación convencional e imputación legal........................................................................................................................47
La atribución del pago por el deudor....................................................................................................................................47
La imputación del acreedor: el recibo del pago...................................................................................................................48
Reglas de imputación de carácter subsidiario: la imputación legal...................................................................................48
2. FORMAS ESPECIALES DE CUMPLIMIENTO: DACIÓN EN PAGO Y CESIÓN DE BIENES PARA PAGO........49
En general: la “negociación del crédito o de la deuda........................................................................................................49
La dación en pago...................................................................................................................................................................49
La cesión de bienes para pago o el pago por cesión de bienes...........................................................................................50
Hay que resaltar el régimen jurídico de una y otra:............................................................................................................50
Diferencias entre Dación en Pago y Cesión de bienes para Pago......................................................................................50
STSS1992, 1989, 1987............................................................................................................................................................51
3. LA MORA DEL ACREEDOR: EL OFRECIMIENTO DE PAGO Y LA CONSIGNACIÓN.........................................51
La falta de cumplimiento imputable al acreedor..................................................................................................................51
La consignación como sustitutivo del cumplimiento............................................................................................................52
El ofrecimiento de pago como presupuesto de la consignación..........................................................................................52
Los requisitos del pago, según el Prof. CABANILLAS SÁNCHEZ son: .............................................................................52
El ofrecimiento de pago y la constitución en mora del acreedor........................................................................................52
Supuestos de consignación directa........................................................................................................................................52
Requisitos de la consignación................................................................................................................................................53
4. EFECTOS DE LA CONSIGNACIÓN ..............................................................................................................................................53
6. PRESTACIONES SUSCEPTIBLES DE CONSIGNACIÓN .................................................................................................................53
TEMA 9: EL INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES .........................................................................................54

3
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
1. LOS SUPUESTOS DE INCUMPLIMIENTO Y SU DIFICULTAD DE SISTEMATIZACION ....................................54
2. LA RESPONSABILIDAD DEL DEUDOR: PLANTEAMIENTO. ...................................................................................54
3. CASO FORTUITO Y FUERZA MAYOR COMO CAUSAS DE EXONERACIÓN PARA EL DEUDOR ..................54
3.1 Noción general de caso fortuito y fuerza mayor: ...........................................................................................................54
2. PRUEBA DEL CASO FORTUITO Y DE LA FUERZA MAYOR: ........................................................................................................55
3. RESPONSABILIDAD DEL DEUDOR PESE A LA EXISTENCIA DE CASO FORTUITO O FUERZA MAYOR. .......................................55
4. LA RESPONSABILIDAD DEL DEUDOR POR INCUMPLIMIENTO A ÉL IMPUTABLE. .......................................56
4.1 La culpa o negligencia .....................................................................................................................................................56
4.2 El dolo o la conducta dolosa en el cumplimiento de las obligaciones: ........................................................................57
5. LA MORA DEL DEUDOR ...................................................................................................................................................57
5.1 El retraso en el cumplimiento y los presupuestos de la mora. ......................................................................................57
5.2 La constitución en mora: la intimación o interpelación................................................................................................58
5.3 Los supuestos de mora automática: en particular, la mora en las obligaciones recíprocas:.....................................58
5.4. Los efectos de la mora.....................................................................................................................................................58
5.5 Referencia a las moratorias:............................................................................................................................................59
6. LOS EFECTOS DEL INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES: LAS POSIBLES REACCIONES DEL
ACREEDOR FRENTE AL INCUMPLIMIENTO ...................................................................................................................59
7. LA REACCION DEL ACREEDOR Y LA EJECUCION FORZOSA ...............................................................................59
7.1 Ejecución forzosa en forma específica o cumplimiento “in natura”............................................................................59
7.2 Ejecución forzosa en forma genérica o cumplimiento por equivalente pecuniario.....................................................59
7.3 La ejecución forzosa en forma específica en el Código Civil........................................................................................60
8. LA INDEMNIZACION DE DAÑOS Y PERJUICIOS: ......................................................................................................60
8.1 Noción general y ámbito de aplicación: .........................................................................................................................60
8.2 La indemnización de daños y perjuicios y la responsabilidad extracontractual:........................................................60
8.3 Los componentes de la indemnización: daño emergente y lucro cesante.....................................................................60
8.4 Presupuestos de la indemnización:..................................................................................................................................61
8.5 Alcance de la indemnización: deudor culposo y doloso. ...............................................................................................61
TEMA 10: LA EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES......................................................................................................62
1. LAS CAUSAS DE EXTINCION DE LAS OBLIGACIONES .........................................................................................62
2. LA PÉRDIDA DE LA COSA DEBIDA O LA IMPOSIBILIDAD SOBREVENIDA DE LA PRESTACIÓN ............62
PRECISIONES TERMINOLÓGICAS....................................................................................................................................62
CARACTERÍSTICAS DE LA IMPOSIBILIDAD DE CUMPLIMIENTO ............................................................................62
LOS PRESUPUESTOS DE SU EFICACIA EXTINTIVA......................................................................................................62
3. LA CONDONACIÓN O REMISIÓN DE LA DEUDA: UNILATERALIDAD O BILATERALIDAD DE LA CONDONACIÓN. 63
IDEA INICIAL.........................................................................................................................................................................63
UNILATERALIDAD O BILATERALIDAD DE LA CONDONACIÓN DE LA DEUDA.....................................................63
RÉGIMEN NORMATIVO BÁSICO........................................................................................................................................63
4. LA CONFUSIÓN: SUPUESTOS Y RÉGIMEN JURÍDICO BÁSICO. ...........................................................................................64
NOCIÓN GENERAL Y SUPUESTOS....................................................................................................................................64
RÉGIMEN JURÍDICO BÁSICO:...........................................................................................................................................64
5. LA COMPENSACIÓN: CONCEPTO, REQUISITOS Y EFECTO DE LA COMPENSACIÓN. ...................................64
IDEAS GENERALES: CONCEPTO......................................................................................................................................64
REQUISITOS DE LA COMPENSACIÓN. ............................................................................................................................65
EFECTO DE LA COMPENSACIÓN.....................................................................................................................................65
6. APLICACIÓN DE LAS REGLAS DE LA IMPUTACIÓN DEL PAGO. .............................................................................65
7 LA PRETENDIDA COMPENSACIÓN VOLUNTARIA O CONVENCIONAL Y LA COMPENSACIÓN JUDICIAL . .........65
LA COMPENSACIÓN VOLUNTARIA O CONVENCIONAL..............................................................................................66
LA COMPENSACIÓN JUDICIAL.........................................................................................................................................66
8 LA NOVACION: NOVACION EXTINTIVA Y MODIFICATIVA...................................................................................66
9. ALCANCE, REQUISITOS Y EFECTOS DE LA NOVACIÓN EXTINTIVA. ................................................................66
ALCANCE................................................................................................................................................................................66
REQUISITOS...........................................................................................................................................................................66
EFECTOS................................................................................................................................................................................67
TEMA 11: LA MODIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES.............................................................................................68
1. LOS DIFERENTES TIPOS DE MODIFICACIONES ........................................................................................................68
2. LOS CAMBIOS DE ACREEDOR: LA TRANSMISIÓN DE CRÉDITOS .......................................................................68

4
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
3. LA CESION DEL CRÉDITO ................................................................................................................................................68
3.1 Idea general: La cesión como facultad del acreedor.....................................................................................................68
Régimen normativo de la cesión de crédito ..........................................................................................................................69
Relación entre el cedente y cesionario..................................................................................................................................69
Conocimiento de la cesión por el deudor: relación entre deudor y cesionario..................................................................69
La responsabilidad del cedente frente al cesionario............................................................................................................70
Efectos de la cesión.................................................................................................................................................................70
4. LA SUBROGACIÓN DEL CRÉDITO Y EL PAGO CON SUBROGACIÓN..................................................................70
4.1 En general .........................................................................................................................................................................70
4.2 Subrogación Convencional..............................................................................................................................................71
4.3 Subrogación legal: Los supuestos del art. 1.210............................................................................................................71
El caso particular del art. 1.211............................................................................................................................................72
Efectos del pago con subrogación.........................................................................................................................................72
5. LOS CAMBIOS DEL DEUDOR: LA TRANSMISIÓN DE DEUDAS .............................................................................73
5.1. Noción general y planteamiento.....................................................................................................................................73
5.2 Formas de la transmisión de deuda.................................................................................................................................73
5.3 Efectos de la transmisión de la deuda.............................................................................................................................74
6. LA CESIÓN DEL CONTRATO............................................................................................................................................74
TEMA 12: LAS GARANTÍAS DEL CRÉDITO ......................................................................................................................75
1. LAS GARANTÍAS EN GENERAL. ....................................................................................................................................75
1.1. La noción de garantía......................................................................................................................................................75
1.2. Clasificación de los diversos medios de garantía. ........................................................................................................75
2. EL DERECHO DE RETENCIÓN. ........................................................................................................................................76
2.1. El derecho de retención como medio compulsorio del cumplimiento..........................................................................76
2.2. Los supuestos legales de derecho de retención. ............................................................................................................76
2.3. El derecho de retención de origen convencional...........................................................................................................77
2.4. Los efectos del derecho de retención..............................................................................................................................77
2.5. Retención y prenda. .........................................................................................................................................................77
3. LA CLÁUSULA PENAL O PENA CONVENCIONAL.....................................................................................................78
3.1. Introducción.....................................................................................................................................................................78
3.2. La pena sustitutiva o compensatoria..............................................................................................................................78
3.3. La pena acumulativa. ......................................................................................................................................................78
3.4. La multa penitencial........................................................................................................................................................78
3.5. La moderación judicial de la pena.................................................................................................................................79
3.6. La cláusula penal como obligación accesoria y subsidiaria........................................................................................79
4. LAS ARRAS O SEÑAL.........................................................................................................................................................79
4.1. Arras confirmatorias. ......................................................................................................................................................79
4.2. Arras penitenciales..........................................................................................................................................................80
4.3. Arras penales. ..................................................................................................................................................................80
4.4. Rasgos comunes y primacía de as arras confirmatorias. .............................................................................................80
TEMA 13: LA PROTECCIÓN DEL CRÉDITO .....................................................................................................................82
1. LA PROTECCIÓN GENERAL DEL DERECHO DE CRÉDITO. ....................................................................................82
2. EL ARTÍCULO 1911 DEL CC: LA RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL UNIVERSAL Y SUS CARACTERES.
......................................................................................................................................................................................................82
Responsabilidad general. .......................................................................................................................................................82
Responsabilidad derivada del incumplimiento.....................................................................................................................82
Responsabilidad personal.......................................................................................................................................................82
Responsabilidad exclusivamente patrimonial.......................................................................................................................82
Responsabilidad universal......................................................................................................................................................82
3. REGIMEN BASICO DE LA RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL UNIVERSAL....................................................83
Presupuestos de la responsabilidad.......................................................................................................................................83
Cuantía de la Responsabilidad ..............................................................................................................................................84
Efectividad de la responsabilidad..........................................................................................................................................84
Preliminares Al Estudio De Las Acciones Subrogatorias, Directa Y Pauliana.................................................................85
La Accion Subrogatoria Indirecta. ........................................................................................................................................86
La Accion Directa...................................................................................................................................................................86

5
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
La Acción Revocatoria O Pauliana.......................................................................................................................................87
CAPÍTULO 14 : CONCURRENCIA Y PRELACIÓN DE CRÉDITOS .............................................................................88
1. LA CONCURRENCIA DE ACREEDORES........................................................................................................................88
1.2 EL PRINCIPIO DE LA “PAR CONDITIO CREDITORUM”.......................................................................................88
1.2 LA RUPTURA DEL PRINCIPIO: LOS CRÉDITOS PREFERENTES..........................................................................88
2. LA RECIENTE LEY CONCURSAL: LA LEY 22/2003 ....................................................................................................88
3. CAUSAS DE PREFERENCIA Y ORDEN DE PRELACIÓN ...........................................................................................88
3.1 LAS DIVERSAS CAUSAS DE PREFERENCIA Y SU CONTEMPLACIÓN POR EL CC:..........................................88
3.2 LA INEXISTENCIA DE UN CONCEPTO LEGAL DE PRIVILEGIO: LA PREFERENCIA COMO CATEGORÍA..89
3.3 EL ORDEN DE PRELACIÓN DE LOS CRÉDITOS PREFERENTES: LOS DIVERSOS CRITERIOS LEGALES. ..89
4. LOS CRÉDITOS PREFERENTES ESPECIALES DE CARÁCTER MOBILIARIO ......................................................89
4.1 ENUMERACIÓN DE SUPUESTOS................................................................................................................................89
4.2 ORDEN INTERNO DE PREFERENCIA O PRELACIÓN PARA EL COBRO.............................................................90
5. CRÉDITOS PREFERENTES ESPECIALES DE CARÁCTER INMOBILIARIO...........................................................90
5.1 ENUMERACIÓN DE SUPUESTOS................................................................................................................................90
5.2 ORDEN INTERNO DE PREFERENCIA O PRELACIÓN PARA EL COBRO.............................................................91
6. CONSECUENCIAS DEL EFECTIVO EJERCICIO DE LOS CRÉDITOS PREFERENTES ESPECIALES ................91
6.1 SUPERIORIDAD DEL PRODUCTO LÍQUIDO............................................................................................................91
6.2 SATISFACCIÓN PARCIAL DEL CRÉDITO PREFERENTE........................................................................................91
7. LOS CRÉDITOS PREFERENTES GENERALES ..............................................................................................................92
8. EL PAGO DE LOS CRÉDITOS COMUNES U ORDINARIOS .......................................................................................92
9. RECAPITULACIÓN SOBRE LA CONCURRENCIA Y PRELACIÓN DE CRÉDITOS ..............................................92
9.1 LA PRELACIÓN DE CRÉDITOS....................................................................................................................................92
9.2 LOS PROCEDIMIENTOS CONCURSALES ..................................................................................................................93
TEMA 15: LOS CUASICONTRATOS Y EL ENRIQUECIMIENTO INJUSTO .............................................................94
1. LA CATEGORÍA DE LOS CUASICONTRATOS: ............................................................................................................94
Noción y tipos de cuasicontrato:............................................................................................................................................94
El error histórico:...................................................................................................................................................................94
La intrascendencia de la categoría........................................................................................................................................94
2. LA CUESTIÓN DE LOS CUASICONTRATOS ATÍPICOS: ............................................................................................95
3. LA GESTIÓN DE NEGOCIOS SIN MANDATO:..............................................................................................................95
Noción general y fundamento:...............................................................................................................................................95
Requisitos o presupuestos de la gestión de negocios ajenos:..............................................................................................95
Obligaciones del gestor:.........................................................................................................................................................96
Obligaciones del «dominus»:.................................................................................................................................................96
Supuestos especiales de gestión:............................................................................................................................................98
4. EL COBRO O PAGO DE LO INDEBIDO:..........................................................................................................................98
Concepto y significado:..........................................................................................................................................................98
Requisitos o presupuestos de la figura:.................................................................................................................................98
La obligación de restitución: .................................................................................................................................................99
La restitución del «accipiens» de buena fe:........................................................................................................................100
La restitución del «accipiens» de mala fe:..........................................................................................................................100
La aplicación de las normas sobre la liquidación del estado posesorio...........................................................................100
5. EL ENRIQUECIMIENTO INJUSTO: ANTECEDENTES, FUNDAMENTO, PRESUPUESTOS, FORMAS Y
EFECTOS:.................................................................................................................................................................................101
Antecedentes:.........................................................................................................................................................................101
Fundamento de la prohibición del enriquecimiento injusto:.............................................................................................101
Presupuestos: ........................................................................................................................................................................102
Efectos del enriquecimiento injusto:....................................................................................................................................102
Características de la acción de enriquecimiento................................................................................................................103
TEMA 16: LA RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL Y LA RESPONSABILIDAD POR HECHOS
PROPIOS......................................................................................................................................................................................104
1. LOS ACTOS ILÍCITOS COMO FUENTES DE OBLIGACIONES:...............................................................................104
2. RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL Y RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL: ...............................104
3. RESPONSABILIDAD CIVIL Y RESPONSABILIDAD PENAL ...................................................................................105

6
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
4. LA RESPONSABILIDAD CIVIL Y EL DENOMINADO “DERECHO DE DAÑOS “: ..............................................105
5. FUNDAMENTO Y SISTEMAS DE RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL: ............................................106
6. LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA O CULPOSA POR HECHOS PROPIOS: .....................................................106
7. LOS PRESUPUESTOS DE CARÁCTER OBJETIVO: ....................................................................................................106
La acción u omisión dañosa:................................................................................................................................................106
La ilicitud o antijuridicidad:................................................................................................................................................106
El daño: referencia al daño moral: .....................................................................................................................................107
8. EL PRESUPUESTO SUBJETIVO: LA CULPA O NEGLIGENCIA: .............................................................................108
La imputabilidad del autor del daño:..................................................................................................................................108
El carácter doloso o culposo de la conducta:.....................................................................................................................108
La prueba de la culpa:..........................................................................................................................................................109
9. EL PRESUPUESTO CAUSAL: LA RELACIÓN DE CAUSALIDAD:..........................................................................109
Planteamiento: causas y concausas:...................................................................................................................................109
Tesis doctrinales sobre la causalidad: ................................................................................................................................109
La relación de causalidad desde la perspectiva jurisprudencial:.....................................................................................109
El caso fortuito y la relación de causalidad:......................................................................................................................110
VERSIÓN 2 DEL TEMA: LA RESPONSABILIDAD POR HECHOS PROPIOS. LA RESPONSABILIDAD
SUBJETIVA O CULPOSA POR HECHOS PROPIOS .......................................................................................................111
1. LOS PRESUPUESTOS DE CARÁCTER OBJETIVO .....................................................................................................111
La acción u omisión dañosa.................................................................................................................................................111
La ilicitud o antijuridicidad..................................................................................................................................................111
El daño: referencia al daño moral.......................................................................................................................................112
3. EL PRESUPUESTO SUBJETIVO: LA CULPA O NEGLIGENCIA ..............................................................................112
La imputabilidad del autor del daño ...................................................................................................................................112
El carácter doloso o culposo de la conducta......................................................................................................................113
La prueba de la culpa...........................................................................................................................................................114
4. EL PRESUPUESTO CAUSAL: LA RELACIÓN DE CAUSALIDAD ...........................................................................114
Planteamiento: causas y concausas.....................................................................................................................................114
Tesis Doctrinales sobre la Causalidad................................................................................................................................114
La consideración Jurisprudencial de la relación de causalidad.......................................................................................114
Caso fortuito y relación de causalidad................................................................................................................................114
VERSIÓN 3: LA RESPONSABILIDAD POR HECHOS PROPIOS.................................................................................116
L A RESPONSABILIDAD SUBJETIVA O CULPOSA POR HECHOS PROPIOS. ELEMENTOS O PRESUPUESTOS ..................................116
La acción u omisión dañosa.................................................................................................................................................116
La ilicitud o antijuricidad.....................................................................................................................................................116
El daño (material).................................................................................................................................................................116
El daño moral (Examen febrero de 03)..............................................................................................................................116
El presupuesto subjetivo: La culpa o negligencia..............................................................................................................117
La imputabilidad del autor del daño ...................................................................................................................................117
El carácter doloso o culposo de la conducta (culpa o negligencia)..................................................................................117
La prueba de la culpa...........................................................................................................................................................117
El presupuesto causal: la relación de causalidad..............................................................................................................117
Diversas tesis doctrinales sobre la causalidad...................................................................................................................117
Caso fortuito y relación de causalidad................................................................................................................................118
TEMA 17: LA RESPONSABILIDAD POR HECHO AJENO...........................................................................................119
1. LA RESPONSABILIDAD POR EL HECHO AJENO ......................................................................................................119
Carácter subjetivo de la responsabilidad por hecho ajeno................................................................................................119
Supuestos de responsabilidad por hecho ajeno ..................................................................................................................119
La responsabilidad de padres o tutores por actos ajenos..................................................................................................119
La presunción de culpa y la objetivación de la responsabilidad.......................................................................................119
La responsabilidad del empresario. Carácter y presupuestos de su exigencia................................................................119
La responsabilidad de los titulares de centros docentes de enseñanza no superior (examen febrero 03)....................120
La responsabilidad del Estado cuando obra mediante agente especial............................................................................120
2. RESPONSABILIDAD OBJETIVA O SIN CULPA ..........................................................................................................120
Supuestos de responsabilidad objetiva en el Código Civil ................................................................................................120

7
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
Daños causados por animales..............................................................................................................................................120
Caída de árboles ...................................................................................................................................................................120
Objetos arrojados o caídos ..................................................................................................................................................121
Principales supuestos de responsabilidad objetiva en el Derecho Español.....................................................................121
Responsabilidad objetiva por la navegación aérea............................................................................................................121
Responsabilidad objetiva por circulación de vehículos a motor.......................................................................................121
Responsabilidad objetiva por la energía nuclear...............................................................................................................121
Responsabilidad objetiva por caza......................................................................................................................................121
Causas de exoneración de la responsabilidad del fabricante............................................................................................122
Resarcimiento por el Estado a las víctimas del terrorismo ...............................................................................................122
Daños ocasionados por actos terroristas que deben considerarse resarcibles................................................................122
La responsabilidad del Estado por la Administración de Justicia....................................................................................122
TEMA 18: LA REPARACIÓN DEL DAÑO ........................................................................................................................123
1. LA OBLIGACIÓN DE REPARAR EL DAÑO CAUSADO ............................................................................................123
2. LAS DIVERSAS FORMAS DE REPARACIÓN: REPARACIÓN ESPECÍFICA Y PECUNIARIA...........................123
3. PLURALIDAD DE RESPONSABLES: EL CARÁCTER SOLIDARIO DE LA OBLIGACIÓN
EXTRACONTRACTUAL .......................................................................................................................................................123
4. PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN. PLAZO DE PRESCRIPCIÓN ..............................................................................123
5. ¿PRESCRIPCIÓN O CADUCIDAD? : CÓMPUTO DEL PLAZO ...............................................................................123

8
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 1. LA OBLIGACIÓN EN GENERAL


1. DERECHO DE OBLIGACIONES Y LA RELACION OBLIGATORIA
(INTRODUCCIÓN)
1.1. LA RELACIÓN OBLIGATORIA
Tradicionalmente, la parte del Derecho civil dedicada al estudio de las relaciones jurídicas que sirven de soporte
al intercambio de bienes y servicios entre las personas se ha denominado, en expresión sintética, “Derecho de
obligaciones”.
Sin embargo, es comprensible que la dinámica social no puede estar compuesta sólo de “obligados”o personas
obligadas, aisladamente consideradas, sino que al mismo tiempo tales personas quedan obligadas frente a
alguien o, incluso frente a “algo”. Por consiguiente, queda claro que la idea claro que la idea de obligación
requiere “ad initio” considerar la existencia de sujetos que ocupan posiciones contrapuestas.
En el caso de una situación jurídica o una norma jurídica propiamente dicha que impone a alguien una
obligación al mismo tiempo que faculta a otro para exigirla o reclamarla.
Por ello, es claro que resulta mucho más correcto, por omnicomprensivo, hablar de “relación obligatoria”, que
simple y llanamente de obligación. Ésta ofrece una visión parcial y unilateral del vínculo existente entre dos
personas que ocupan posiciones contrapuestas mientras que, por el contrario, la idea de relación obligatoria
esta referida, conjuntamente, a la doble posición de personas vinculadas por dicha relación.
Sin embargo, pese a ser innegable lo anterior, la palabra obligación tiene tanta energía y expansividad, que
resulta comprensible su frecuente utilización tanto en el sentido técnico, como en sentido coloquial. Por
consiguiente, es evidente que no proponemos el abandono de la denominación clásica, sino describir de
entrada que-en términos técnicos- es más correcto y adecuado hablar de relación obligatoria que de obligación
a secas.
Por otro lado, -además de otras circunstancias aquí omitidas- los propios datos legales han favorecido la
denominación clásica. Así lo evidencia la propia rúbrica del Libro IV de nuestro Código Civil “De las obligaciones
y contratos”. Como veremos la existencia de cualquier contrato supone un entrecruzamiento de derechos y
obligaciones entre las partes contratantes. Sin embargo, el propio Código prefiere optar por insistir en la idea
de obligación en vez de resaltar la de derecho ( derecho de crédito), aunque evidentemente se da por supuesto
que la idea de obligación lleva inherente la existencia de un crédito frente al obligado.

1.2. EL DERECHO DE OBLIGACIONES


En sentido amplio, la expresión “ Derecho de obligaciones” comprende las obligaciones en general, la teoría del
contrato, la regulación de las distintas figuras contractuales, el estudio de los cuasicontratos y la consideración
de la responsabilidad civil. Dicha temática se encuentra regulada en nuestro Código en el libro IV, cuya rúbrica
es precisamente “ De las obligaciones y contratos”, siguiendo la tradición romano-francesa de considerar las
obligaciones como uno de los medios de adquisición de la propiedad o el dominio.
Existen discrepancias por anteposición o posposición de materia de Derechos Reales sobre las Obligaciones y
Contratos, aunque el autor prefiere anteponer el estudio de la propiedad, aunque lo ideal seria la técnica de
estudio por medio de “círculos concéntricos”, académicamente se sigue el modelo de exposición del BGB.
La importancia practica dela materia viene dada por la multiplicidad de relaciones obligatorias existentes en
nuestra vida cotidiana, y, además, por la circunstancia de que la regulación general de las obligaciones y
contratos prevista en el Código Civil es, en general aplicable al tráfico mercantil, como reconoce el art. 50 del
Código de Comercio.
Así mismo, hay que puntualizar la gran influencia que a tenido el Derecho Romano en esta materia, pero sin
dejar de reconocer tal grandeza es innegable que la depuración técnica que acredita el estadio actual del
Derecho de obligaciones hace que se haya avanzado y se hayan ido desterrando algunas ideas romanas, tales
como la idea de obligación como “vinculum iuris” de estricto carácter personal entre acreedor y deudor.

9
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

2. LA NOCIÓN TÉCNICA DE OBLIGACIÓN


El Término obligación goza de una amplia multivocidad, pues es utilizado tanto por los textos legales como, en
general, en el lenguaje jurídico, para describir las distintas situaciones en la que una persona puede ser
constreñida en el ordenamiento jurídico a desarrollar una conducta determinada.

2.1. EL DEBER JURÍDICO EN GENERAL Y LA OBLIGACIÓN


Los mandatos normativos por los cuales una persona queda obligada a desarrollar una determinada conducta y
cuyo incumplimiento puede ser objeto de sanción, son muy variados.
Como ejemplos instrumentales utilizamos:
I) Art. 16.2 CE: “ Nadie podrá ser obligado a declarar su ideología, religión o creencias”.
II) Arts. 110-111 CC: “Los padres tienen la obligación de”velar por sus hijos...”
III) Art. 1.254: “El contrato existe desde que una o varias personas consienten en obligarse.. a dar una cosa
o prestar algún servicio”.
IV) Art. 1.902: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, esta
obligado a reparar el daño causado” ( responsabilidad extracontractual por daños).
La diferencia fundamental entre los dos primeros y los dos segundos es que, en los primeros, la obligación
consiste en dar algo, prestar un servicio o reparar el daño causado: Que se traduce directa o indirectamente a
un valor económico o patrimonial de carácter objetivo. Y en los segundos, exceden del valor patrimonial,
aunque si puedan generar sanciones económicas.
La Tradición jurídica del Derecho privado ha reservado la calificación de “obligación” a aquellas situaciones de
subordinación en las que la conducta del obligado es susceptible de una valoración patrimonial concreta,
mientras que en caso contrario prefiere hablar de “deber” o de “deber jurídico” en general.
Si aceptamos tales premisas, la obligación aparece como una subespecie del deber jurídico caracterizada por el
valor patrimonial de la conducta del obligado, con lo que se hablaría entonces de un “deber jurídico
patrimonializado”.

2.2. LA PATRIMONIALIDAD DE LA OBLIGACIÓN


Para los juristas clásicos y contemporáneos, la presencia o ausencia de patrimonialidad en una relación ente
dos personas es un dato que, desde el punto de vista jurídico-privado, permite superar la ambivalencia o
multivocidad del término obligación: los deberes jurídicos serían aquellas conductas exigidas a una persona por
el ordenamiento jurídico, con carácter general, en cuanto la misma se encuentre en una determinada situación
contemplada por el Derecho, que no son susceptibles de directa valoración patrimonial. Como por ejemplo,
basta ser español para “tener el deber” de conocer el castellano (art. 3 CE), o hallarse en territorio español para
estar “obligado” a observar las leyes penales (art. 8.1 CE).
Por el contrario, obligación en sentido propio o técnico, como subespecie del deber jurídico, se caracteriza por
la nota de patrimonialidad de la prestación, de la conducta debida por el obligado ( Savigny).
Pero lo dicho anteriormente no encuentra apoyo textual en el Código Civil. El art. 1.088 se limita indicar que
“toda obligación consiste en dar, hacer o no hacer alguna cosa” sin que la nota de patrimonialidad sea
necesaria.
Ante ello, algunos autores han querido defender la idea de patrimonialidad de la prestación en el art. 1.271 del
Código Civil, ya que sostienen que puede ser contrato todas las cosas que no estén fuera del comercio con los
hombres, aun las futuras.
Para el autor, sin embargo es desafortunado por varias razones:
1. Porque el objeto del contrato, rectamente entendido no debe confundirse con la prestación propiamente
dicha.
2. Las obligaciones no se generan exclusivamente “ex contractu”, ya que muchas reparaciones
extracontractuales proceden de lesiones corporales que no están en comercio de hombres.

10
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
3. Porque el fundamento de la patrimonialidad de la prestación esta en una serie de principios inspiradores
del conjunto normativo regulador de la relación obligatoria. Y que el incumplimiento de las obligaciones
conlleva como mecanismo de reparación del acreedor insatisfecho la indemnización de daños y perjuicios
y esta si llegara a imposibilidad de reparación “in natura”, acaba generalmente por reconvertirse en una
reparación pecuniaria.

3. LA ESTRUCTURA GENERAL DE LA RELACIÓN OBLIGATORIA:


NOCIONES INSTRUMENTALES
3.1 LOS SUJETOS DE LA OBLIGACIÓN
La relación obligatoria vincula al menos a dos personas. La razón de ello es clara, ya que el Derecho es un
instrumento de resolución de conflictos. Por el contrario, en términos jurídicos, nadie puede estar obligado
consigo mismo, sino siempre respecto a otra persona.
Conforme a ello, la relación obligatoria requiere estructuralmente la existencia contrapuesta de dos personas,
que ocupan posiciones distintas en dicha relación:
1. SUJETO ACTIVO: Legitimada para exigir una conducta de forma activa. Es mas usada por los autores
modernos con el termino legal de ACREEDOR. La razón de ello radica en que dicho término, por si
mismo, acredita a dicha persona que ostenta la titularidad de un derecho de crédito que puede ejercitar,
cuando y como corresponda, frente al deudor.
2. SUJETO PASIVO: Persona obligada por la relación obligatoria a observar la conducta prevista en la
obligación, cumplir cuanto debe. Persona obligada a dar, hacer o no hacer. También DEUDOR.

3.2. LA PRESTACIÓN
La conducta del deudor puede ser muy distinta naturaleza, dependiendo del origen y del tipo de obligación de
que se trate.
Por economía gramatical, la conducta debida por el obligado se denomina genérica y técnicamente prestación.
Por lo que la prestación constituye el elemento objetivo de la relación obligatoria, t según los términos del art.
1.088: ( puede consistir en “ dar, hacer o no hacer alguna cosa”).

3.3. EL DERECHO DE CRÉDITO: DIFERENCIACIÓN DE LOS DERECHOS REALES


El poder o facultad para reclamar la prestación que se reconoce al acreedor se denomina derecho de crédito,
también denominado derecho personal. Se hace referencia a esta denominación (personal) para diferenciarlo
de los derechos reales, pues la posición de titular de unos y otros marca una notable diferencia.
Diferencias:
1. El Derecho Real otorgan a su titular señorío ( total o parcial) o facultad concreta sobre las cosas en sí
mismas consideradas e independientemente de su titular o poseedor actual. El titular real puede dirigirse
directamente contra las cosas afectadas por el derecho real.
2. Por otra parte, los derechos reales son derechos absolutos con eficacia “erga omnes”, mientras que los
de crédito o personales sólo se hacen valer frente al obligado, por lo que se califican como derechos
relativos.
3. Con respecto al problema de distribución estática de la riqueza, los reales son derechos tendencialmente
derechos permanentes ( mientras no se modifiquen), mientras que los de crédito (relaciones jurídicas-
obligatorias de que dimanan) atienden fundamentalmente al intercambio de bienes y servicios para
satisfacer las necesidades humanas que no se pueden resolver con el mero señorío sobre las cosas. Por lo
que hay que afirmar que los derechos de crédito son derechos transitorios con vocación de autodestrucción
si el deudor lleva a cabo su prestación.
4. Esa tendencial permanencia de los derechos reales, sobre todo cuando estos recaen sobre bienes
inmuebles, requiere que el ordenamiento jurídico les exija mayores requisitos de forma para los actos de
constitución, modificación o extintivos de los derechos reales ( art. 1.280 CC).

11
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
5. La general susceptibilidad de posesión de los derechos reales conlleva la posibilidad de usucapión o
prescripción adquisitiva, a lo que los derechos de crédito están excluidos.

4. TESIS DOCTRINALES SOBRE LA RELACION OBLIGATORIA


4.1. EL PLANTEAMIENTO DE SAVIGNY
Savigny centra la esencia del fenómeno obligatorio en la sujeción del deudor, llegando a considerar la posición
del acreedor como meramente accesoria. En el plan de Savigny el estudio de la propiedad y restantes derechos
reales precedía al estudio del Derecho de obligaciones.
Además consideraba el domino como situación de poder determinante para configurar el propio concepto de
relación obligatoria, pues para él la posición del deudor era de absoluto sometimiento al “dominio” y a la
voluntad del acreedor.

4.2. LA OBJETIVACIÓN DE LA RELACIÓN OBLIGATORIA


La obsesión de Savigny por tratar en paralelo las situaciones de poder que, representan la idea de propiedad (o
dominio) y la obligación carece de fundamento alguno. Muchos autores lo criticaron y posteriormente
abandonaron su teoría.
Sin embargo, en un típico movimiento pendular adquiere importancia resaltar la posición del acreedor y el
hecho innegable de que éste, en caso de incumplimiento, puede “ agredir” el patrimonio del deudor, con lo que
llegaron a la conclusión de que verdaderamente la esencia del fenómeno obligatorio radicaba en la
responsabilidad patrimonial universal ( art. 1.911 CC).
Desde dicha perspectiva lo importante es la responsabilidad patrimonial del deudor, hasta el punto que algún
autor llega a proponer que la esencia de la relación obligatoria radica en el vinculo existente entre los dos
patrimonios, cuyos titulares son obviamente el acreedor y el deudor.

4.3 LA SEPARACIÓN ENTRE DEUDA Y RESPONSABILIDAD


Se produce un debate dogmático a lo largo de la última parte del siglo XIX y comienzos del XX, que desemboca
en una bifrontalidad de los dos elementos básicos de la relación obligatoria: la situación de deuda o débito y la
consiguiente responsabilidad patrimonial del deudor.
La Doctrina actual acaba proponiendo que es posible la existencia separada e independiente de ambos
elementos.
En la defensa de dicha tesis algunos historiadores alemanes dedicaron profundos estudios para demostrar que
en el pasado, la exigencia autónoma y separada del débito (Shuld) y la responsabilidad ( Haftung) era posible y
no contradecía la esencia de la relación obligatoria. Sigue esa tendencia el jurista O. Von Gierke en cuya obra
representa la separación entre la deuda y la responsabilidad.
A partir de ahí, la doctrina expone la existencia de supuestos de “deuda sin responsabilidad” y de
“responsabilidad sin deuda”.
Dentro de la “deuda sin responsabilidad” se consideran “obligaciones naturales”.
En cuanto a la “responsabilidad sin deuda” estarían los casos de fianzas y garantías personales.

4.4. DEUDA Y RESPONSABILIDAD COMO ELEMENTOS DE LA OBLIGACIÓN


La Doctrina contemporánea considera conjuntamente ambos aspectos como integrantes de la relación
obligatoria. No pueden descomponerse como un rompecabezas.
Toda obligación, proponen los partidarios de la tesis integradora, conlleva la necesidad de considerar la
existencia simultánea del “elemento personal” y del “elemento patrimonial”, desde el momento constitutivo de
la relación de la relación obligatoria, ya que se encuentran en el mismo plano y son elementos estructuralmente
necesarios para el desarrollo y dinámica de la relación obligatoria.
La promesa de ejecución de la prestación debida en que consiste el débito y la posibilidad otorgada al acreedor
de agredir los bienes del deudor en caso de incumplimiento, no son separables, sino que constituyen la esencia
del concepto de obligación.
12
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

5. LAS OBLIGACIONES NATURALES


5.1. PLANTEAMIENTO: LA OBLIGACIÓN NATURAL EN DERECHO ROMANO
Tradicionalmente se ha presentado una contraposición entre las obligaciones civiles y las obligaciones
naturales.
Las obligaciones civiles serían las obligaciones propiamente dichas, dotadas de la posibilidad de reclamación y,
en su caso, de ejecución judicial. Las obligaciones naturales serían aquellas que no conceden acción alguna a
su titular para reclamarlas, ni exigir su cumplimiento, aunque constituirían causa suficiente para retener el pago
“soluti retentio” ( planteamiento claramente romanista, para cuyo Derecho la natural era “ obligación imperfecta”
u “obligación civil abortada”, por falta de personalidad o capacidad del obligado o defecto procesal).

5.2. LA DISCUSIÓN DOCTRINAL EN ESPAÑA


Nuestro Código Civil no recoge este “nomen uris”, ni parece aceptar la categoría de la obligación natural.
A favor de dicha tesis de alegan diferentes argumentos:
1. Por la continuidad en la falta de contemplación expresa de la obligación natural por el Proyecto Isabelino
pese a su afrancesamiento.
2. Lo llamativo que resulta que nuestro Código Civil se separe de sus modelos y de los de la familia latina en
los que resulta expresamente reconocida.
Algunos autores se pronuncian abiertamente en contra de la existencia de la categoría, tales como SÁNCHEZ
ROMAN, NÚÑEZ LAGOS y ROCA SASTRE. Otros autores, admitiendo su falta de reconocimiento admiten la
asunción de la noción de obligación natural en algunos supuestos, algunos de ellos muy discutibles y
discutidos, son:
1. Art.1.756 CC: Sobre el pago de intereses no convenidos al prestatario.
2. Art.1.798 CC: Sobre pago de deudas procedentes o derivadas de juegos ilícitos.
3. Art.1.935 CC: Sobre pago de deuda ya prescrita.
4. Art.1.894 CC: Sobre prestación de alimentos por oficio de piedad.
5. Art.1.901 CC: Sobre exclusión de carácter indebido del pago por “causa justa”.
Hay que poner de manifiesto que el oscuro deslinde de una noción tan escurridiza como la de la obligación
natural, y sobre todo, la circunstancia de que el TS hay recurrido a ella para justificar deberes morales o de
conciencia trae consigo que muchos autores consideren que la vieja noción de obligación natural, revisada es
útil para justificar determinadas atribuciones patrimoniales.

5.3. LA OBLIGACIÓN NATURAL COMO DEBER MORAL


Actualmente se puede proponer que la obligación natural debería configurarse como una justa causa de una
atribución patrimonial concreta (art. 1.901 CC) que encontraría su fundamento en la existencia de un deber
moral cualificado (MARTINEZ CALCERRADA) o un deber moral elevado a rango de obligación imperfecta
(BONET). Semejante propuesta ha sido desarrollada por la Jurisprudencia y la doctrina francesas.
En Derecho Histórico la obligación natural era considerada como una “obligación civil en estado degenerado o
abortado” y ahora es “un deber moral o de conciencia” que pese a no ser exigible jurídicamente, desempeña la
misma función que en el Derecho de Roma: justificar la irreparabilidad del pago y la posibilidad de fundamentar
promesas o declaraciones de voluntad unilateralmente por quien se autoconsidera obligado a pago.

5.4. LA JURISPRUDENCIA DEL T.S.


La STS de 17 de octubre de 1932, sobre seducción y obligación del seductor ( deberes morales imputables al
varón) traducidos en auxilios que se convirtieron en “obligaciones naturales”. Destaca el valor de la promesa en
cuanto se fundamenta en deberes morales preexistentes; éstos, pues, desempeñan la función de justa causa
de la obligatoriedad de la promesa.
Algo similar ocurre con la STS de 5 de mayo de 1958, normalmente citada en apoyo de la obligación natural.

13
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
En este caso, una mujer heredera única debe realizar unos pagos de unas cantidades periódicas a otros
parientes por orden de la causante, deja de realizar tales pagos y los parientes la demandan y recurren en
casación, el TS casa la sentencia, por considerar obligación estrictamente moral... lo que la convierte en una
declaración unilateral constituida como promesa posteriormente aceptada.
En resumen, La jurisprudencia del TS parece aceptar la configuración poscodificada de la obligación natural,
propugnando que cuando existan deberes morales o compromisos de conciencia social cuyo alcance
patrimonial haya sido transmitido o notificado a los beneficiarios, éstos podrán oponer la irrepetibilidad de los
pagos, en su caso realizados y reclamar el cumplimiento de las promesas unilateralmente emitidas por la
persona afectada por aquellos deberes.

5.5 LA COMPILACIÓN DE NAVARRA


En contra de lo que ocurre en el Código Civil, la compilación Navarra regula expresamente las obligaciones
naturales en la ley 510.1: “ No será repetible el pago cuando se haya hecho en cumplimiento de un deber moral,
o impuesto por el uso, aunque, no sea jurídicamente exigible”.
Como se ve, en semejante norma, se acepta la formulación poscodificada de la obligación natural, lo que
cuadra mal con la pretensión de adecuar la regulación de la figura a las fuentes históricas, sean las justinianeas
u otras.
Si existe, en cambio, continuidad con las previsiones del Derecho romano en el supuesto.

14
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 2: LAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES


1. INTRODUCCIÓN: EL PRETENDIDO VALOR PROPEDÍUTICO DE LA
EXPRESIÓN.
Hablar de “Fuentes de las obligaciones” tiene un sentido puramente instrumental y descriptivo de cuáles son las
circunstancias, los hechos o los actos que sirven de fundamento genético de las obligaciones en sentido
técnico. La expresión “Fuentes de las obligaciones” no deja de ser un giro verbal que, en sentido figurado,
desempeña un papel sistematizador del origen de las diferentes obligaciones.
La respuesta concreta a la pregunta correspondiente ¿de dónde nacen las obligaciones?, la proporciona
directamente el art. 1.089 del CC.

2. EL ARTÍCULO 1.089 DEL CÓDIGO CIVIL.


Así, el art. 1.089 del CC, expresa que “las obligaciones nacen de la ley, de los contratos y cuasicontratos, y de
los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia”.
Según el art. 1.089 CC, la génesis de las obligaciones en sentido técnico puede deberse a una cuaternidad
(cuatro elementos), formada por la Ley, los contratos, los cuasicontratos y los actos o hechos generadores de
responsabilidad civil.
De otra parte, la expresada cuaternidad no excluye la existencia de otros hechos, actos o circunstancias que
originadotes de obligaciones, entre ellos la propia voluntad unilateral de cualquier sujeto de derecho.
Cabe defender que el art. 1.089 establece una sistematización pentamenbre (cinco elementos) de las fuentes
de las obligaciones, dado que los actos ilícitos generadores de responsabilidad extracontractuales diversifican
en actos ilícitos civiles propiamente dichos y en actos ilícitos penales.

2.1. EL CARÁCTER ENUNCIATIVO DEL PRECEPTO.


Para el sentir mayoritario, el art. 1.089 no establece un catálogo exhaustivo de hechos o actos originadotes de
las obligaciones, que sencillamente trata de ofrecer una sistematización de la materia.
Frete a dicha tesis, algún autor alega que el tenor literal y el espíritu del precepto suponen un catálogo
exhaustivo de las fuentes originadotas de las obligaciones, aduciendo en su favor que en alguna ocasión el TS
ha realizado afirmaciones en tal sentido.
Otras muchas otras sentencias permiten fundamentar la opinión generalizada de que el artículo 1.089
constituye un mero ejercicio de sistematización que, en absoluto, permite excluir la eficacia obligatoria de otros
actos o conductas humanas que, sin poder incluirse en las previsiones del art. 1.089, constituyen no obstante
causa de obligaciones generalmente admitidas. Cabe hablar, por tanto, de la insuficiencia descriptiva del
artículo comentado.

2.2. LA INSUFICIENCIA DESCRIPTIVA DEL ARTÍCULO 1.089.


El art. 1.089 ha recibido toda suerte de críticas doctrinales por razones que ponen de manifiesto su parcialidad
o insuficiencia:
A) La falta de toda referencia al testamento, acto “mortis causa” por excelencia, no excluye su eficacia
obligatoria. El testamento no es un contrato, ni un cuasicontrato, ni un acto ilícito. Entonces, las
obligaciones nacidas ex testamento, por exclusión, ¿habrían de configurarse como obligaciones legales?.
Evidentemente, la respuesta negativa se impone y deriva de ello la convicción de la insuficiencia del art.
1.089.
B) El olvido por parte del artículo 1.089 de la obligación de restitución o reparación consiguiente a la
aplicación del enriquecimiento injusto, tampoco significa que éste deje de generar obligaciones
técnicamente entendidas.
C) Con numerosos supuestos de responsabilidad civil en los que ésta nace de actos (o incluso hechos) en
los que no interviene culpa o negligencia de ningún género, como exige el artículo 1.089. La obligación

15
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
de reparar el mal causado nace en ocasiones atendiendo simplemente al mal acaecido, de forma
objetiva, aunque no exista culpa o negligencia del sujeto agente.

3. CONSIDERACIÓN DE LAS DISTINTAS FUENTES DE LAS


OBLIGACIONES.
Puestas de manifiesto las carencias del precepto, consideremos ahora el alcance y significado propios de las
diversas fuentes de las obligaciones consideradas por el artículo 1.089.

3.1. LAS OBLIGACIONES EX LEGE.


De conformidad con el artículo 1.090, tales obligaciones serían aquellas “derivadas de la ley”, en el sentido de
que el nacimiento de cualquier obligación encuentra su fuente directa e inmediatamente en la propia ley.
¿Debe entenderse por ley, estrictamente, la norma jurídica escrita, la disposición legislativa, o, por el contrario,
puede tratarse de cualquier norma jurídica, sea de carácter consuetudinario o trátese de un principio general del
Derecho?.
Nuestros autores clásicos eran partidarios de la primera opción. La mayor parte de los autores actuales, sin
embargo, considera que la expresión “ley” debe ser interpretada en un sentido amplísimo, propugnando un
estricto paralelismo entre “las fuentes de las obligaciones”y “las fuentes del Derecho”. En dicha línea, pues, se
concluye que trátese de ley en sentido propio, de costumbre o de principios generales del Derecho, cualquier
norma jurídica puede originar “obligaciones ex lege”.
Restringir la existencia de obligaciones ex lege a las expresamente determinadas en una concreta disposición
legislativa presenta en nuestro sistema un problema prácticamente insuperable: Justificar la aplicación de la
prohibición del enriquecimiento injusto. Por consiguiente, en términos reales y prácticos, la derivación de las
obligaciones ex lege no puede restringirse a los casos de existencia de una norma legislativa precisa y
concreta.

3.2. LOS CONTRATOS.


Los contratos asumen un papel estelar en la generación de obligaciones, ya que tanto su celebración cuanto su
ejecución tienen por finalidad fundamental crear un entramado de derechos y de obligaciones entre las partes.
No cabe pensar en contrato alguno que no tenga por objeto generar obligaciones, sea para ambas partes
contratantes o para una sola de ellas.
El artículo 1.091, al afirmar que “las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las
partes contratantes, y deben cumplirse al tenor de los mismos”.
La expresión fuerza de ley utilizada por el Código es hiperbólica y expresiva de que la iniciativa económica
privada, constitucionalmente garantizada, se instrumenta de forma general través de los contratos. La
jurisprudencia del TS, resalta que la estricta obligatoriedad del clausulado contractual corresponde al ámbito
propio de la autonomía privada o libertad contractual.

3.3. LOS CUASICONTRATOS.


“Son cuasicontratos los hechos lícitos y puramente voluntarios, de los que resulta obligado su autor para con un
tercero y a veces una obligación recíproca entre los interesados”. El Código regula, considerándolos como
tales, la gestión de asuntos o negocios ajenos y el cobro de lo indebido.
La gestión de negocios ajenos y el cobro de lo indebido (poco -o mejor, nada- tienen que ver entre sí) en modo
alguno puede elevarse a categoría autónoma de fuente de las obligaciones.

3.4. LA RESPONSABILIDAD CIVIL.


Aunque el artículo 1.089 considere conjuntamente “los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier
género de culpa o negligencia”, el Código se refiere por separado a la responsabilidad civil nacida de delito y a
la responsabilidad civil propiamente dicha o responsabilidad contractual:
?? Las obligaciones civiles que nazcan de los delitos o faltas se regirán por las disposiciones del Código Penal.

16
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
?? Las que se deriven de actos u omisiones en las que intervenga culpa o negligencia no penadas por la ley
quedarán sometidas a los artículos 1.902 y siguientes.
Ello hace que sea discutible determinar si la clasificación del Código es cuatrimembre o pentamembre, pues el
inciso trascrito del artículo 1.089 puede ser interpretado de dos formas distintas.
Optar por una u otra interpretación no es determinante para desentrañar el valor propio del artículo 1.089, sino
sólo para establecer si en dicho artículo establece el Código Civil cuatro o cinco tipos de fuentes de
obligaciones.

4. RECAPITULACIÓN SOBRE LA MATERIA.


4.1. LA SISTEMATIZACIÓN DE LAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES.
En realidad, la doctrina contemporánea pone en duda la necesidad de enzarzarse en una cuestión puramente
sistematizadota, como la planteada por el art. 1.089 CC.
Ante la insuficiencia de los criterios sistemáticos utilizados por el art. 1.089, algunos de nuestros mejores
civilistas han tratado de reconstruir la materia recurriendo a la confrontación ley/autonomía privada. Las
obligaciones, según ello, nacerían directamente de la ley o procederían de la voluntad particular o autonomía
privada.
Háblese ahora de “dualismo” o “clasificación dualista” en relación con las fuentes de las obligaciones, tratando
de resaltar que las obligaciones nacen de un acto de autonomía privada (legalmente reconocida como
productora de obligaciones) o directamente de la ley, en sentido amplio, que a veces las impone y superpone a
la propia autonomía privada.

4.2. EXPLICACIÓN HISTÓRICA.


Dos milenios de Historia del Derecho han puesto de manifiesto la inutilidad de las pretensiones
sistematizadotas respecto de las doctrinalmente denominadas fuentes de las obligaciones.
En las “Instituciones” de GAYO se comenzaba la explicación o exposición de lo que hoy llamamos “Derecho de
obligaciones” con una frase que, traducida del latín, decía; “toda obligación procede del contrato o del delito”.
En una obra posterior de GAYO la clasificación de las obligaciones se ve completada con una referencia a otras
posibles causas de nacimiento de las obligaciones.
En el momento final de la evolución del Derecho. Romano, se consideraba que las obligaciones podían
proceder del contrato y del acto ilícito (delito, maleficio) o de cualquier otro hecho o acto muy cercano a tales
clasificaciones. Retocada posteriormente la fórmula pasa por una deformación lingüística de la que procede la
creación de la figura de los cuasicontratos.
La fórmula gayana-justinianea fue mantenida a lo largo de todo el período del ius commune y, siendo aceptada
también por POTHIER, se incorporó finalmente al Código Civil francés, pasando con ligeras variantes al resto
de los Códigos de la “familia latina”, entre ellos el Código italiano de 1865, el cual incorpora expresamente a la
ley como fuente de obligaciones.

5. LA VOLUNTAD UNILATERAL COMO FUENTE DE LAS OBLIGACIONES.


5.1. PLANTEAMIENTO.
La matriz romanística de nuestro CC conlleva que en él no haya referencia alguna a la posibilidad de considerar
como fuente de las obligaciones a las declaraciones unilaterales de volunta que, sin embargo, son frecuentes
en la práctica cotidiana. Como manifestación concreta de dicha voluntad unilateral podríamos fijar la exposición
en las numerosas promesas a través de pasquines o mediante medios de comunicación (gratificación del Mº del
Interior por informaciones relativas a delincuentes peligrosos o de la solterona que ha perdido a su perrito).
¿Cabe defender que el declarante queda obligado o, por el contrario, se trata de actos que no generan
obligaciones, sino en todo caso deberes jurídicos en sentido amplio?. En esta materia la jurisprudencia del TS
ha sido tachada de confusa y contradictoria.
La doctrina y jurisprudencia españolas se han esforzado en ofrecer una consideración del problema que llegue
al reconocimiento de que, al menos, las promesas públicas de recompensa pueden ser consideradas como
17
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
originadotas de obligaciones por evidentes razones de justicia material, protección del tráfico y reforzamiento
del principio de buena fe.
Dicha conclusión no puede significar en ningún caso que, con carácter general, sea admisible en nuestro
ordenamiento que la voluntad unilateral sea un vehículo propio de generación de obligaciones, ni que no existan
autores y sentencias que se pronuncian por la negativa incluso en relación con las promesas públicas de
recompensa.

5.2. LA PROMESA PÚBLICA DE RECOMPENSA.


La promesa pública de recompensa debe considerarse como fuente productora de obligaciones para el
declarante o promitente, exceptuando así la regla general de que en Derecho español la voluntad unilateral no
es fuente de las obligaciones.
¿Qué requisitos debe reunir la promesa pública de recompensa para generar realmente obligaciones a cargo
del promitente?. Los Códigos que regulan esta cuestión suelen exigir que la promesa haya sido objeto de
pública divulgación y que se encuentre dirigida a personas indeterminadas. Ambos requisitos parecen, en
efecto, venir exigidos por la propia naturaleza de la figura, pues de lo contrario estaríamos frente a un
precontrato o ante una oferta de contrato.
Más discutible resulta fijar el carácter revocable o irrevocable de la promesa pública de recompensa, pero la
revocabilidad debe admitirse siempre que alcance la misma publicidad o divulgación que la propia promesa o se
haya alcanzado ya el resultado o la actividad perseguida por el prometiente.

5.3. LOS CONCURSOS CON PREMIO.


Suele referirse la doctrina a aquellas promesas de premio o recompensa que van indisolublemente unidas a la
participación de varias personas en al realización de cualquier actividad lícita (premio en un concurso de
televisión… ).
La realización de una actividad o del resultado que, mediante la promesa del premio, impulsa el prometiente no
basta por sí misma, es necesario la concurrencia o competencia entre varias personas por conseguir que “su”
actividad o “su” resultado sea considerado idóneo por el prometiente o por el jurado.
Suele considerarse a tales concursos como una clase de promesa pública de recompensa. Sin embargo, en
numerosas ocasiones, la participación en tales concursos y la aceptación de las propias bases de participación
en los mismos suponen, en realidad, que los participantes prestan su conformidad a un juego o apuesta, esto
es, a uno de los modelos contractuales típicos, o bien a cualquier otro esquema contractual atípico.
En definitiva, la calificación de los concursos con premio requiere atender de forma casuística a las bases de la
convocatoria o a las reglas del concurso.

18
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 3: LOS SUJETOS DE LA OBLIGACION


1. LOS SUJETOS DE LA OBLIGACIÓN: UNIDAD Y PLURALIDAD DE
SUJETOS.
Toda obligación vincula al menos a dos personas que asumen posiciones contrapuestas:
1. Sujeto activo (acreedor): Puede exigir una conducta determinada de la otra.
2. Sujeto pasivo (deudor): Debe cumplir cuanto se debe, observar la conducta prevista en la obligación.
Como hay mucha variedad de supuestos, las normas no pueden ser siempre idénticas. Veremos el régimen
normativo de las obligaciones caracterizadas por la pluralidad de sujetos (mancomunadas y solidarias) y más
adelante se verán los tipos de obligaciones según su objeto, su naturaleza o las características de la prestación.

2. OBLIGACIONES MANCOMUNADAS Y OBLIGACIONES SOLIDARIAS


A veces la posición del deudor o del acreedor la asumen varias personas, con una misma relacion obligatoria.
Suele darse en la fianza o aval (garantías personales) y en la responsabilidad extracontractual (pluralidad de
responsables por ser agentes del daño o por la existencia de seguro). Hay otros casos además.
La obligación con pluralidad de sujetos puede organizarse (legal o convencionalmente) de manera distinta:
?? Pluralidad de acreedores: Cualquiera de ellos puede exigir el cumplimiento íntegro de la obligación; O
limitarse a reclamar la parte que le corresponda en el crédito.
?? Pluralidad de deudores: Cada uno puede estar obligado a cumplir íntegramente la obligación o bien sólo la
parte que le corresponda.

3. LA OBLIGACIÓN MANCOMUNADA O DIVIDIDA.


CONCEPTO Y SIGNIFICADO.
Hay obligación mancomunada cuando:
1. Cada acreedor sólo puede exigir del deudor la parte que le corresponde en el crédito (mancomunidad
activa)
2. Cada deudor sólo esta obligado a cumplir la parte de deuda que le corresponde (mancomunidad pasiva).
?? Art. 1138 Cc. “el crédito o la deuda se presumirán divididos en tantas parte iguales como acreedores o
deudores haya, reputándose créditos o deudas distintos unos de otros”.
?? La calificación legal de mancomunidad, al contrario, no significa obligación conjunta, en mano común, sino
la fragmentación y diversificación de los créditos/deudas existentes dependientes del número de
acreedores/deudores.
?? Un crédito o deuda mancomunados no exige la actuación común de los interesados, sino que legitima la
actuación separada de cada uno para satisfacer sus créditos o ejecutar la prestación debida, quedando
liberados de la obligación.
Pero se encuentran casos en que el epíteto mancomunado trata de conseguir que los interesados actúen de
consuno (como uno sólo) o “en mano comun”. Así es cuando se otorga un poder a varias personas de forma
mancomunada o la disposición del fondo de una cuenta requiera la firma mancomunada de varios
(normalmente dos).
Autores como Díez Picazo quieren llamar a éstas obligaciones “parciarias”.
La impresión general es que la mancomunidad es una forma de menor importancia que la solidaridad. Pero hay
que considerar que, una vez satisfecho el crédito solidario, en las relaciones internas entre codeudores o
coacreedores, se aplican las reglas de la mancomunidad, por lo que no es poca su importancia.

19
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
LA DIVISIÓN EN PARTES IGUALES COMO REGLA SUPLETORIA.
Art. 1138: “el crédito o la deuda se presumirán divididos en tantas partes iguales como acreedores o deudores
haya”. Es norma supletoria, pues la participación de cada uno dependerá de la parte que le corresponda (que
no tiene que ser igual para todos).
La interpretación propuesta concuerda con la regla establecida en el Cc para la comunidad de bienes (y
cotitularidad de derechos), ya que según el art. 393 las cuotas de los partícipes “se presumirán iguales,
mientras no se pruebe lo contrario”.
Si no se logra probar la cuota de participación, el establecerse un criterio resolutivo, evita disputas y litigios
estériles por la dificultad de la prueba.
En ambos artículos se usa la expresión “se presumirán iguales” (presunción “iuris tantum”, conjetural, que
admite prueba en contrario).

4. LA PRESUNCIÓN LEGAL DE MANCOMUNIDAD Y LA REGLA PRÁCTICA.


Art. 1137: “la concurrencia de dos o más acreedores, o de dos o más deudores en una sóla obligación no
implica que cada uno de éstos deba prestar íntegramente las cosas objeto de la misma. Sólo habrá lugar a eso
cuando la obligación expresamente lo determine, constituyéndose con el carácter de solidaria”.
Es discutible si preceptúa un presunción legal de mancomunidad o establece un principio de mancomunidad
que quiebra en los supuestos de solidaridad .
La mayoría de la doctrina y la jurisprudencia están a favor de la presunción legal e interpretan laxamente el
adverbio “expresamente”, exigido para la solidaridad.
No obstante esta no es la regla práctica, pues en la mayoría de los negocios con pluralidad de deudores es
frecuente estipular expresamente la responsabilidad solidaria, la razón es que el esquema mancomunado no es
atractivo para el acreedor. Este es el criterio doctrinal y jurisprudencial mayoritario, si bien una parte de la
doctrina critica esta tendencia: Profesor Clavería; Profesor Díez-Picazo, que habla de solidaridad contra legem.
Actualmente la situación es la siguiente:
1. Hay una línea jurisprudencial inclinada a la pacífica responsabilidad solidaria (cuando son varios) en los
casos de responsabilidad extracontractual, muy consolidada en el mundo de la construcción. Hay
sentencias que así lo citan expresamente.
2. También puede deducirse la solidaridad del contexto de las obligaciones. Según Sentencia 17/12/1990 del
TS, respecto a la no presunción de solidaridad del art. 1137, afirma que la doctrina atenúa ese rigor
admitiéndola cuando la voluntad de las partes, la naturaleza del contrato o el interés público protegido así lo
reclame.
En la legislación contemporánea, hay cierta predisposición a proteger los intereses del contratante burlado,
estableciéndose la responsabilidad solidaria de los suministradores de bienes y servicios.

5. LA OBLIGACIÓN SOLIDARIA.
5.1. INTRODUCCIÓN
La solidaridad puede darse en la posición del acreedor o del deudor.
?? Solidaridad Activa (o de acreedor): cualquiera de ellos podrá reclamar íntegra la prestación objeto de la
obligación.
?? Solidaridad pasiva (o de deudor) Todos y cada uno de ellos quedan obligados a cumplir íntegramente la
obligación cuando el acreedor (o alguno de ellos) le inste a ello.
?? Solidaridad Mixta Cuando existan varios acreedores y varios deudores
El cumplimiento de la obligación solidaria extingue la obligación. Pero no agota las consecuencias propias de la
obligación solidaria, que debe completarse con el reparto interno entre la pluralidad de sujetos. Hay que
plantearlo distinguiendo los casos de solidaridad activa y pasiva. La importancia práctica de la solidaridad activa
es mucho menor que la de la pasiva, tal vez por eso ésta última tiene más ámplia regulación en el Cc.

20
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
A veces es el propio acreedor quien impone el esquema de solidaridad para mayor garantía de su crédito. En
otros casos son las disposiciones legales las que imponen el esquema en caso de pluralidad de deudores. (el
Cc en la gestión de negocios ajenos). También la jurisprudencia, como hemos visto minusvalora la
mancomunidad en los artículos 1137 y 1138 del Cc.

5.2. SOLIDARIDAD ACTIVA.


Art. 1143.2: “el que cobre (accipiens) la deuda responderá a los demás de la parte que les corresponde en la
obligación”. Realmente lo que le corresponde a los demás es una parte del crédito (cuota parte).
Los acreedores que no participen en el cobro pueden ejercitar su derecho de regreso contra el accipiens desde
el momento en que éste cobre y deben hacerlo cada uno en su propio nombre y derecho y por la cuota parte
que le corresponda. Por tanto, a partir del momento del cobro las relaciones internas de los coacreedores se
fundamentan en la mancomunidad y no en la solidaridad.
El art. 1143.1. prevé “la novacion, compensación, confusión o remisión de la deuda, hechas por cualquiera de
los acreedores solidarios o con cualquiera de los deudores de la misma clase, extinguen la obligación”; y
El Art. 1143.2: “el acreedor que haya ejecutado cualquiera de estos actos (asi como el que cobre la deuda)
responderá a los demás de la parte que les corresponde en la obligación”.
Osea, la responsablidad por reembolso del accipiens solidario se mantiene incluso en caso de que la extinción
sea por causa diferente del pago o cumplimiento. Las causas de extinción las veremos en el capítulo 10 del
libro.

5. SOLIDARIDAD PASIVA.
LAS RELACIONES EXTERNAS ENTRE ACREEDOR Y DEUDORES SOLIDARIOS.
En la pluralidad de deudores, el cumplimiento íntegro de la obligación por cualquiera de ellos implica la
extinción de la obligación.
Art. 1145.1: “el pago hecho por uno de los deudores solidarios, extingue la obligación”
Presupone el cumplimiento íntegro de la prestación debida y hasta entonces el acreedor podrá ejercer el ius
variandi para reclamar el pago a cualquiera de los deudores (derecho a dirigirse a cualquiera). También
Art. 1144: “...las reclamaciones entabladas contra uno no serán obstáculo para las que posteriormente se dirijan
contra los demás, mientras no resulte cobrada la deuda por completo”.
Algunos autores consideran abusiva tal reclamación sucesiva, pero la aplicación del art. 1144 excluye el abuso
de derecho, pues la prevé expresamente. Otra cosa sería incurrir en el cobro de lo indebido, que veremos más
adelante.
Respecto a estos derechos del acreedor, hay que matizar algunos aspectos:
?? art. 1140: “la solidaridad podrá existir aunque los acreedores y deudores no estén ligados del propio modo y
por unos mismos plazos y condiciones”.
?? Si hay varias reclamaciones in itinere , judiciales o no, si una de ellas culmina felizmente para el acreedor,
todas las demás caerán por su propio peso. El acreedor no podrá aceptar un nuevo pago, o incurriría en
cobro indebido y subsiguiente responsabilidad.
?? la LEC 2000 plantea las hipótesis posibles en la ejecución en relacion con los deudores solidarios,
distinguiendo los títulos de naturaleza judicial de los extrajudiciales.
o Naturaleza judicial: art. 542.1: “las sentencias, laudos y otros títulos ejecutivos judiciales obtenidos
sólo frente a uno o varios deudores solidarios no servirán de título ejecutivo frente a los deudores
solidarios que no hubiesen sido parte en el proceso”.
o Naturaleza extrajudicial: art. 517, núm. 4º a 7º: solo permiten ejercitar la acción ejecutiva contra el
deudor solidario que aparezca como tal en el correspondiente título (art. 542.2) con la particularidad
que siendo varios, puede demandar a uno o a todos (art. 542.3).

21
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
LA RELACIÓN INTERNA ENTRE LOS CODEUDORES SOLIDARIOS: EL REEMBOLSO.
La extinción de la obligación solidaria por pago –o cualquiera de las causas de extinción del art. 1143- no
conlleva que internamente se de por extinguida, ya que el solvens de la obligación solidaria tendrá derecho a
que los demás le abonen la parte correspondiente. (Art. 1145.2 ) Técnicamente se conoce como “acción de
regreso o acción de reembolso”.
No significa que la obligación solidaria continúe viva. En consecuencia:
1. El solvens podrá reclamar a cada codeudor la cuota parte que le corresponda del pago realizado, pero no
podrá dirigirse contra uno en concreto para que le abone el conjunto de las cuotas de todos.
2. Una vez satisfecho el acreedor, la obligación se convierte en mancomunada o dividida, con la particularidad
de que si alguno de los codeudores solidarios es insolvente, los demás prorratearán el pago de su cuota
parte.

LA SUBROGACIÓN DEL DEUDOR-SOLVENS


Para garantizar la acción de regreso o reembolso, el solvens tiene la posibilidad de ejercitarla con las
condiciones y garantías del acreedor, pues el pago le otorga la subrogación legal del art. 1210.3. Baste
recordar:
1. Art. 1210.3 inciso final: “… salvo los efectos de la confusión en cuanto a la porción que le corresponda”Se
subroga en el resultante de deducir la parte de deuda que le correspondía a él.
2. Pese a que el art. 1212 dice que “la subrogación transfiere al subrogado el crédito con los derechos a él
anexos...” las facutlades del acreedor pagado no se transmiten deudor-solvens.
3. Corresponde al deudor-solvens una facultad complementaria según el art. 1145.2: “ reclamar los intereses
del anticipo”.
En las obligaciones pecuniarias, el nacimiento de la obligación de intereses requiere un acuerdo convencional o
que el deudor se constituya en mora. Pero en el caso deudor-solvens puede reclamarlos de cuanto pague,
desde el momento del pago, aunque no estén convencionalmente establecidos y los demás codeudores no
sean morosos. Al tener carácter dispositivo, según Lasarte, se puede excluir en el título constitutivo de la
solidaridad pasiva. Si no se establece otra cosa, se aplica el interés legal.
Las divergencias entre el crédito pagado y el propio del deudor-solvens dificulta para algunos autores, la
compatibilidad entre el régimen normativo del reembolso y la subrogación legal presumida en el art. 1210.3.
Pero éste art. Está pensando en el caso del deudor solidario. Por ello, aunque el 1145 sea contradictorio con la
subrogación tampoco se puede negar, pues el derecho del deudor-solvens nace del crédito del acreedor
pagado.

6. LA INSOLVENCIA DEL CODEUDOR.


La diferencia entre obligación mancomunada y solidaria es más evidente cuando hay un codeudor insolvente:
En caso de obligación mancomunada, art. 1139, in fine: “no estarán los demás obligados a suplir su falta”.
Art. 1145.3: “la falta de cumplimiento de la obligación por insolvencia del deudor solidario será suplida por sus
codeudores, a prorrata de la deuda de cada uno”.
Esta norma, que regula las relaciones internas entre los deudores solidarios una vez satisfecha la deuda al
acreedor, demuestra que la responsabilidad del deudor solidario se limita a la cuota parte y que las cuotas
partes de las personas interesadas no tienen por qué ser iguales, por eso dice el art. 1138. “... a prorrata de la
deuda de cada uno”.
¿Es necesario que el acreedor haya sido declarado insolvente o basta que esté en situación patrimonial que le
impida atender sus compromisos? Parece excesivo exigirle la declaración judicial de insolvencia al deudor-
solvens; bastará la falta de atención del pago de cualquier deudor solidario para que el solvens pueda exigir el
prorrateo a los demás.
?? Cuando existen iguales cuotas y un deudor se declara insolvente: Si las cuotas son iguales, el solvens y los
otros responderán cada uno de su propia cuota y del prorrateo de la cuota del insolvente.
?? Cuando son cuotas desiguales, el prorrateo respeta la proporcionalidad.
22
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 4: EL OBJETO DE LA OBLIGACIÓN: LA PRESTACION


1. LA PRESTACIÓN EN GENERAL: REQUISITOS
Para la doctrina contemporánea la prestación es el elemento subjetivo de la relación obligatoria = la conducta
prometida por el obligado, sea cual sea su naturaleza, alcance y concreción.
Para los autores tradicionales la prestación estaba representada por las cosas o servicios incluidos en el pacto
obligacional. Hoy día esas cosas constituyen el comportamiento debido por el deudor = objeto inmediato de la
prestación = objeto mediato de la obligación.
El CC no es muy estricto: unas veces asimila las cosas y servicios al objeto de la obligación y otras sigue la idea
de que el objeto de la obligación es la prestación.
Requisitos para que la obligación sea idónea, siguiendo el modelo romano: posibilidad, licitud y determinación.
Estos requisitos no se incorporaron expresamente en el CC en la regulación de las obligaciones, sino en la de
los contratos (artºs 1271 á 1273), considerándose extendidos a las obligaciones.

1.1 POSIBILIDAD
Art. 1272 CC “No podrán ser objeto de contrato las cosas o servicios imposibles”= nadie puede considerarse
vinculado a realizar actos imposibles”.
La imposibilidad originaria conlleva el no nacimiento de la obligación, pero la imposibilidad sobrevenida no
afecta al nacimiento sino al cumplimiento y cuando sea imputable al deudor éste deberá hacer frente a la
indemnización por daños y perjuicios.

1.2 LICITUD
Art. 1271.3 CC: “pueden ser igualmente objeto de contrato todos los servicios que no sean contrarios a las
leyes o las buenas costumbres”.
La licitud no se refiere sólo a que la prestación sea conforme con las leyes sino que ha de serlo también con los
valores o principios del ordenamiento jurídico, que es un concepto jurídico indeterminado amplio e impreciso.
Este requisito es más amplio que los límites a la autonomía privada (cfr. Art. 1255: imposibilidad de pactos
contrarios a las leyes, la moral y el orden público)

1.3 DETERMINACIÓN
Art. 1273 CC referido a contratos. Sólo existe obligación cuando sabe a qué está obligado y el acreedor sobre lo
que puede reclamar. En rigor basta con que la prestación sea determinable.

2. PREMISA: REFERENCIA A LA CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES


Didácticamente se consideran dos clases de obligaciones, según el objeto o según el comportamiento en que
consiste la conducta del deudor. Sin embargo, en la realidad se entrecruzan los criterios de clasificación pues
una vez nacida la obligación ésta además de ser de hacer o no hacer, simultáneamente será accesoria o
principal, divisible o indivisible, pecuniaria o no, instantánea o duradera.

3. LA CONDUCTA PROMETIDA POR EL DEUDOR


Dependiendo de la conducta del deudor, las obligaciones consisten en dar, hacer o no hacer (Art. 1088 CC).

3.1 LA OBLIGACIÓN DE DAR


No está regulada especialmente de forma sistemática en el CC, sino que establece unas reglas generales de
carácter dispositivo (cabe pacto en contrario):
?? Art. 1094 CC: “el obligado a dar alguna cosa lo está también a conservarla con la diligencia propia de un
buen padre de familia”

24
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
?? Art. 1085 CC: derecho del acreedor a los frutos desde que nace la obligación de entregarla, aunque sólo
tendrá derecho real sobre ella cuando se la entreguen
?? Art. 1096 CC: cuando la cosa a entregar sea determinada, el acreedor puede exigir al deudor la entrega; si
la cosa es indeterminada o genérica podrá pedir al deudor que cumpla la obligación a sus expensas; el
deudor en mora o comprometido con mas de una persona será responsable de la cosa en los casos
fortuitos hasta que la entregue.

3.2 LA OBLIGACIÓN DE HACER: OBLIGACIÓN DE MEDIOS Y DE RESULTADO; LA


OBLIGACIÓN PERSONALÍSIMA
La obligación de hacer consiste en que el deudor desarrolle una actividad concreta. Clases:
a) En función del resultado:
?? Obligación de actividad o de medios: la obligación del deudor se limita a desarrollar una conducta
diligente, sin la exigencia del resultado concreto.
?? Obligación de resultado: la actividad está dirigida a obtener un resultado concreto y en caso de no
obtenerse, el deudor responde por incumplimiento aunque haya obrado con la mayor diligencia posible.
b) En función de la persona:
?? Obligación personalísima: debe ser cumplida por el propio deudor (Ej. : protagonista de una película)
?? Obligación no personalísima: cualquier persona, sea o no el deudor puede cumplirla, con independencia
de quién tenga la iniciativa

3.3 OBLIGACIÓN DE NO HACER


Consiste en abstenerse de desarrolla una actividad cualquiera, ya sea de carácter material o jurídica.
En ocasiones las obligaciones negativas provienen de la Ley. Ej. : los adquirientes por retracto legal están
obligados a no enajenar el bien objeto de retracto durante cierto plazo.
El Art. 710 LEC-2000 recoge las “condenas de no hacer”

4. OBLIGACIONES POSITIVAS Y NEGATIVAS


La distinción teórica entre obligaciones positivas (dar o entregar alguna cosa o hacer algo) y las negativas (no
hacer) es clara, pero en la realidad cotidiana una obligación positiva puede realizarse negativamente y
viceversa, por ello la calificación dependerá del supuesto concreto. Como regla general, la prestación tiene
carácter negativo cuando el cumplimiento de la misma determina una continuidad de la relación jurídica
originada por la relación obligatoria. Ello no implica que la obligación negativa pueda ser eterna o perpetua sino
que pueda estar vigente durante periodos prolongados = obligaciones continuadas duraderas.

5. OBLIGACIONES TRANSITORIAS Y DURADERAS


La distinción se basa en la duración de la prestación aunque habrá que atender también a algunos datos
técnicos.
a) Obligaciones transitorias (o “instantáneas”, o de “tracto único”): Se agotan o realizan en un acto único.
Ej. : `pagar el precio del periódico, de un brillante, etc.
b) Obligaciones duraderas (o con tracto continuado o de tracto sucesivo): establecen una unión entre
deudor u acreedor que se prolonga en el tiempo y requieren, en algunos casos, actos sucesivos. Clases:
?? Duraderas simples: la prestación del deudor es de tracto único pero aplazada (= no exigible hasta que
llegue el término). Ej. : dar una conferencia dentro de tres meses.
?? Duraderas continuadas: conducta del deudor prolongada durante cierto tiempo sin interrupción, que de
producirse provocaría insatisfacción del acreedor. Ej. : obligación del arrendador de una cosa de
garantizar al arrendatario la posesión y goce del objeto arrendado.
?? Duraderas periódicas: el cumplimiento de la obligación se produce con prestaciones parciales
periódicas. Ej. : en el arrendamiento, el abono (mensual, trimestral,...) de la renta. No se requiere
25
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
absoluta igualdad de etapas. Por ello el Prof. Lacruz afirma que las obligaciones periódicas “en rigor no
requieren periodicidad en el sentido de una determinada cadencia temporal” y pone como ejemplo los
suministros domésticos o industriales de agua, electricidad, etc. Para el Prof. Lasarte estos supuestos
son casos paradigmáticos de obligaciones continuadas pues la prestación del deudor del suministro se
realiza ininterrumpidamente aunque el cliente no utilice esos bienes, y lo que realmente es periódico es
el pago.

6. OBLIGACIONES PRINCIPALES Y ACCESORIAS


El CC no describe las características de las obligaciones principales ni de las accesorias, aunque las distingue:
en relación con la cláusula penal (Arts. 1154 y 1155), en materia de compensación (Art. 1196), refiriéndose a la
novación (Art. 1207), venta o cesión de créditos (Art. 1528), etc.
La obligación “principal” es la que no depende de ninguna otra obligación preexistente. Es “accesoria” cuando
está funcionalmente subordinada a otra, de manera que se extingue con la principal; suele tener una función de
garantía del cumplimiento de la principal, aunque en algunos casos tiene por objeto central delimitar el alcance
de la obligación principal.
Las obligaciones accesorias pueden ser tanto positivas como negativas. En la mayoría de los supuestos reales
las obligaciones de no hacer son accesorias de otras principales, es decir, relaciones obligatorias de contenido
positivo pueden contener prestaciones accesorias tanto positivas como negativas. Ej. : negocios basados en
pacto de exclusiva, como los concesionarios de automóviles.
Los derechos reales de garantía representan siempre obligaciones accesorias respecto de la relación
obligatoria cuyo crédito garantizan.

7. OBLIGACIONES DE CANTIDAD LÍQUIDA E ILÍQUIDA


El CC no recoge el concepto de obligación “líquida” ni “ilíquida”, aunque emplea estos términos en varios
artículos, sino que lo presupone. Tradicionalmente la liquidez de las obligaciones se ha referido a las de dar o
entregar, al “quantum” debido.
Obligación líquida es aquella en la que el montante de la prestación se conoce con exactitud; se refiere, con
carácter general, a las de dar aunque en la práctica la mayoría sean obligaciones pecuniarias.
Obligación ilíquida es en la que se desconoce la cuantía exacta de la prestación.
El dato de la liquidez es importante porque en caso de no conocerse el montante exacto de la prestación el
deudor no puede incurrir en mora y no cabe la ejecución forzosa. Para evita los efectos perjudiciales, el Art.
1169 CC quiebra el principio de indisolubilidad del pago (cuando la deuda tuviera una parte líquida y otra
ilíquida el acreedor podrá exigir al deudor el pago de la primera sin esperar a la segunda).
La jurisprudencia del TS entiende desde antiguo que la obligación es líquida si la cuantía exacta de la
prestación puede obtenerse mediante operaciones matemáticas.

8. OBLIGACIONES DIVISIBLES E INDIVISIBLES


8.1 LA INDIVISIBILIDAD DERIVADA DE LA PRESTACIÓN
La divisibilidad o indivisibilidad de la obligación se deriva natural y directamente de la propia prestación, es
decir, de que ésta sea divisible o no. Ej. : una obligación pecuniaria es, por naturaleza, divisible, porque el
dinero lo es.
La divisibilidad o indivisibilidad puede ser natural u objetiva.
La divisibilidad natural de la prestación no autoriza, por sí sola, el cumplimiento parcial de la obligación,
únicamente es el requisito necesario para la divisibilidad convencional (por acuerdo). Sin embargo, la
indivisibilidad natural de la prestación sí que impide el acuerdo de divisibilidad. Sólo se admite el cumplimiento
parcial cuando ha sido expresamente convenido en el contrato (Art. 1169 CC).
El Art. 1151 describe qué obligaciones son indivisibles, aunque se atenderá a cada caso:
?? las de dar o entregar “cuerpos ciertos” (no pueden fraccionarse en lotes)

26
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
?? Las de hacer que no sean susceptibles de cumplimiento parcial. Pero serán divisibles las que tengan por
objeto la prestación de un número de días de trabajo, la ejecución de obras por unidades métricas y
análogas.
?? La mayor parte de las obligaciones negativas (= de no hacer), pues cualquier acto produce
simultáneamente el incumplimiento

8.2 LA INDIVISIBILIDAD CONVENCIONAL


En las obligaciones con “unidad de sujetos” (un solo deudor y un solo acreedor), la divisibilidad o indivisibilidad
no altera las reglas generales sobre obligaciones de los arts. 1094 a 1112 CC (Art. 1149 CC).
El hecho de que la prestación sea divisible no conlleva necesariamente la divisibilidad de la obligación, pues
ésta puede pactarse como indivisible basándose en el principio de autonomía privada del Art. 1255 CC. Es más,
si no se ha convenido la divisibilidad, el acreedor no podrá ser compelido a aceptar pagos parciales (Art. 1169
CC).

8.3 LAS OBLIGACIONES INDIVISIBLES CON PLURALIDAD DE SUJETOS


Cuando existe pluralidad de sujetos en una obligación indivisible se entrecruzan “cómo” ha de ser cumplida y
“cuál” de los sujetos ha de cumplirla o puede exigir su cumplimiento.
Si la obligación indivisible es solidaria, cualquiera de los deudores o de los acreedores podrá actuar libremente
frente a la otra parte.
Si la obligación es mancomunada, el crédito (o deuda) se fracciona en tantos acreedores o deudores haya.
El problema se plantea si la obligación mancomunada es indivisible, pues esta última característica excluye su
fragmentación. A este tipo de obligaciones la doctrina actual las denomina “obligaciones en mano común” o “in
solidum”: son aquellas en las que el comportamiento de los diversos acreedores o deudores debe realizarse
conjuntamente para que produzca los efectos previstos en el título constitutivo de la obligación.
Ahora bien, si la obligación de mano común se convierte en deuda indemnizatoria, se seguirán las reglas de las
obligaciones mancomunadas, respondiendo cada deudor por su cuota; y los que hubieren estado dispuestos a
cumplir sólo contribuirán con el precio de la cosa o del servicio en que consistiera la obligación (artº 1150 CC).

27
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 5: LA DETERMINACIÓN RELATIVA DE LA OBLIGACIÓN


1. DETERMINACIÓN Y DETERMINABILIDAD DE LA PRESTACIÓN
1.1. EL REQUISITO DE LA DETERMINACIÓN DE LA PRESTACIÓN
Uno de los requisitos de la relación obligatoria consiste en la determinación de la prestación, pues la conducta
prometida por el deudor constituye un presupuesto necesario de la dinámica de la obligación. Si ésta no se
conociera con exactitud, difícilmente podrían plantearse los principios de identidad, integridad e indivisibilidad
del pago y, en consecuencia, el cumplimiento de la obligación.
Nuestro Código no impone textualmente la exigencia de la determinación al regular las obligaciones, la razón
quizá estribe en que debió parecer reiterativo al legislador, por estar establecida en materia de contratos: Art.
1273: “el objeto de todo contrato debe ser una cosa determinada en cuanto a su especie”. Otros varios
preceptos, reguladores de algunas figuras contractuales concretas, manifiestan que la indeterminación inicial
del objeto de contrato no sea óbice para la perfección del mismo, siempre que el propio contrato contenga los
criterios para efectuar posteriormente la identificación del objeto del contrato sin necesidad de un nuevo pacto
entre las partes contratantes. Así, en materia de compraventa, el requisito del “precio cierto, en dinero o signo
que lo represente” (art. 1.445), no es óbice para que el propio Código entienda que basta la mera
determinabilidad del mismo ( que se deje su señalamiento al arbitrio de una determinada persona, el que tenga
en determinado día en una Bolsa o mercado,...)
La doctrina ha propugnado una traslación de tales proposiciones normativas al campo más amplio de las
obligaciones (sean contractuales o no). Así, la identificación exacta de la prestación puede ser conocida
inicialmente o en un momento posterior de la dinámica de la relación obligatoria:
?? En el primer caso se habla de determinación de la prestación, se afirma, sin más, que está determinada en
el momento en que nace la obligación. (Así ocurre en la mayor parte de las obligaciones que se constituyen
en la práctica).
?? En el segundo suele indicarse que existe una determinación o indeterminación relativa o, lo que es lo
mismo, que la prestación es determinable antes de su exigibilidad y cumplimiento, conforme a unas reglas o
criterios contemplados en el propio título constitutivo de la obligación ( contrato, sentencia,...)

1.2. LA DETERMINABILIDAD DE LA PRESTACIÓN.


La determinabilidad de la prestación es la posibilidad de que la prestación quede sencilla o aproximadamente
identificada en el momento inicial, para ser precisada y perfilada con posterioridad. En definitiva, la prestación
puede ser determinada o determinable.
El problema fundamental que plantea la determinación relativa consiste en establecer las reglas que permitan
convertir la prestación determinable en determinada, en dependencia de los datos del hecho:
?? Supuestos de indeterminación provocada porque la identificación del objeto de la prestación se ha realizado
sólo mediante la referencia a un género de cosas, cuya determinación concreta se consigue aplicando las
reglas normativas propias de las obligaciones genéricas.
?? Casos de determinabilidad que desaparece en virtud de un acto de elección entre varias prestaciones
posibles. Las reglas aplicables son las del CC para las obligaciones alternativas.
?? Supuestos en los que la determinación concreta de la prestación se obtiene mediante el recurso a
elementos externos a la propia obligación constituida, requiriendo tener en cuenta una determinada
circunstancia de hecho, o la intervención de un tercero extraño a las partes de la obligación. Ej. , cuando el
precio de las cosas objeto de la prestación queda referido a parámetros que requerirán una posterior
concreción (el precio del dólar, tal día), o cuando la concreción de la prestación quede remitida a la
actuación decisoria de un tercero ( arbitrio de un tercero)
La idea fundamental es que la prestación será considerada determinable o susceptible de determinación
cuando su concreción no dependa de futuras actuaciones de las partes vinculadas por la relación obligatoria.
En otro caso, estaríamos frente a obligaciones incompletas o irregularmente constituidas.

28
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

2. OBLIGACIONES GENÉRICAS Y OBLIGACIONES ESPECÍFICAS:


ALCANCE Y ÁMBITO DE LA DISTINCIÓN
Atendiendo a la naturaleza de la prestación de las obligaciones de dar, es necesario distinguir entre
obligaciones genéricas y específicas.
El CC no utiliza estos conceptos como categoría sistemática, se limita a establecer una regulación diferente
para el caso de que la obligación de entregar una cosa recaiga sobre un objeto determinado o individualizado o,
por el contrario, sobre un objeto determinado únicamente mediante su pertenencia a un género. Aunque en
alguno de sus artículos si que utiliza la expresión “ obligación genérica”.
?? Estaríamos ante una obligación específica en los casos en que la prestación del deudor se encuentre
perfectamente individualizada y la entrega de una cosa diferente no satisfaga el interés del acreedor. El art.
1.166.1 dispone “el deudor de una cosa no puede obligar a su acreedor a que reciba otra diferente,
aun cuando fuere de igual o mayor valor que la debida”=> El principio de identidad de la prestación
se encuentra notablemente reforzado.
?? Por el contrario, las obligaciones genéricas existirían en aquellos supuestos en que la obligación de dar
o entregar una cosa viene caracterizada por la relativa determinación (o, indeterminación) de la cosa
objeto de la prestación. El art. 1.167 habla de “entregar una cosa indeterminada o genérica”; es decir, una
cosa que se encuentra señalada únicamente por su referencia a un género (una tonelada de tal abono, tres
cajas de papel de ordenador, etc.). Se trata habitualmente de cosas homogéneas.
Para el CC la calificación de obligaciones genéricas y específicas parece estar referida necesariamente a las
obligaciones de dar. En la práctica, casi la generalidad de los supuestos suelen recaer sobre las obligaciones
de dar.
Pero, no existe dificultad alguna para aplicar las categorías de obligaciones específicas y genéricas a las
obligaciones de hacer. Por tanto, sería más correcto hablar de “prestación específica”y de “prestación genérica”
que de cosas específicas y genéricas, pues el objeto de la prestación puede recaer tanto sobre cosas como
sobre servicios o comportamientos característicos de las obligaciones de hacer ( p. Ej. Contratar que nos opere
un doctor determinado o que nos opere un doctor sin más).
Características principales de las obligaciones genéricas:
?? Las obligaciones genéricas no recaen necesariamente sobre cosas y servicios (bienes) fungibles, aunque
en la mayoría de los supuestos así ocurra. Son bienes fungibles aquellos que pueden sustituirse por otros
por ser entre sí homogéneos o equivalentes y se contemplan en atención a unas características o
cualidades genéricas o similares (Ej. : ejemplares de un disco).
?? Suelen referirse a bienes muebles, aunque tampoco existe dificultad alguna para que recaigan sobre
bienes inmuebles, Ej. : que una sentencia obligue a una sociedad inmobiliaria a entregar un piso del
próximo bloque de viviendas que construya.
?? Se subdistinguen entre ordinarias o de género limitado.

2.2. LA OBLIGACIÓN GENÉRICA DE GÉNERO LIMITADO


Dentro de la categoría de las obligaciones genéricas, es común subdistinguir entre las obligaciones genéricas
ordinarias o propiamente dichas y las obligaciones genéricas de género limitado (también denominadas
obligaciones genéricas delimitadas), según la mayor o menor amplitud y determinación del género considerado.
Según ello, se debería hablar de obligación de género limitado cuando el objeto de la prestación no se
determina sólo por su pertenencia a un género (supongamos, ladrillos para la construcción, aceite,...), sino por
una serie de datos que circunscriben o delimitan el objeto de la obligación de origen, lugar, año,... (ladrillos de
tal o cual tejar, aceite perteneciente a un tipo de oliva y con un tipo de prensado específico).
La autonomía propia de las obligaciones de género limitado es puesta en duda por algunos autores, ya que se
está siempre frente a obligaciones genéricas. Sin embargo, es obvio que cuanto más se concrete el género,
mayor es la posibilidad de extinción de la obligación por desaparición de los bienes objeto de la obligación.
La regla genus nunquam perit no es aplicable a este subtipo de obligaciones genéricas.

29
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
Son más frecuentes en la práctica las obligaciones de género limitado que las obligaciones genéricas
ordinarias.

2.3. RÉGIMEN JURÍDICO DE LAS OBLIGACIONES GENÉRICAS


La obligación genérica plantea dos problemas fundamentales: la calidad de la cosa que ha de entregarse y la
repercusión que sobre el cumplimiento de la obligación constituida arroja la propia pérdida de la cosa. Temas
interconectados con la necesidad de especificación que conlleva toda obligación genérica. Seguidamente se
realiza la disección de tales cuestiones.

2.4. LA REGLA DE LA CALIDAD MEDIA: EL ARTÍCULO 1.167 DEL CÓDIGO CIVIL


En el caso de que la obligación genérica encuentre su causa en un contrato, puede haberse determinado en el
mismo, con la debida precisión, la calidad de la cosa genérica que haya de entregarse.
Sin embargo, no resulta extraño en la práctica que la cuestión considerada resulte problemática, sea por
imprevisión de las partes o por haber nacido obligación genérica de responsabilidad extracontractual. Para tales
supuestos el artículo 1.167 in fine establece una regla de carácter salomónico, que procede del Derecho
romano justinianeo: "El acreedor no podrá exigirla de la calidad superior, ni el deudor entregarla de la
inferior".
Esta regla de la calidad media es de utilidad relativa, aunque en cuanto norma equitativa pretende equilibrar
las respectivas pretensiones de recibir lo mejor por parte del acreedor y de entregar lo peor por parte del
deudor. Pero el precepto no siempre se asienta en lo que presumiblemente hubieran querido las partes si se
hubieran pronunciado sobre la calidad del objeto debido.
El fundamento último del art. 1.167, según el Prof. Lasarte, debe buscarse más que en la presunta voluntad de
los sujetos de la obligación, en la intención del legislador de establecer un criterio final de solución de los
posibles conflictos que, como tantas veces ocurre, acaba siendo salomónico e impreciso, pero posiblemente el
menos malo.
La entrada en juego del art. 1167 sólo se producirá en el caso de imprevisión. Por tanto, se trata de una norma
de carácter supletorio respecto a la falta de previsión de la calidad y circunstancias de la prestación en el título
constitutivo de la obligación. Esta regla, en principio, no entrará en juego respecto de las obligaciones de
género limitado.

2.5. LA PÉRDIDA DE LA COSA Y LA REGLA GENUS NUNQUAM PERIT


El otro problema que plantea la obligación genérica radica en las consecuencias que sobre el cumplimiento de
la obligación pueda arrojar la pérdida de la cosa.
?? En el caso de una obligación específica (entrega de un determinado cuadro) la pérdida de la cosa ha de
conllevar la extinción de la obligación (por imposibilidad de cumplimiento), siempre y cuando la pérdida no
se debiere a dolo, culpa o mora del deudor. Si fuera por una de esas tres circunstancias, la obligación no se
extinguiría, se transformaría en la obligación de abonar una indemnización.
?? En el caso de obligación genérica, la pérdida de la cosa no es en sí misma significativa, por que puede ser
sustituida por otra del mismo género (otro libro, por ejemplo). En consecuencia, la responsabilidad del
deudor se agrava en las obligaciones genéricas, dado que las prestaciones correspondientes pueden ser
atendidas incluso en el caso de que desaparecieran o perecieran todas las cosas genéricas de que
inicialmente dispusiera el propio deudor.
Este efecto no está contemplado expresamente en nuestro CC en relación con las obligaciones genéricas, sino
precisamente en relación con el supuesto contrario de las obligaciones específicas. El artículo 1.182 establece
que "quedará extinguida la obligación que consista en entregar una cosa determinada cuando ésta se perdiere
o destruyere sin culpa del deudor y antes de haberse constituido en mora”. Pero la aplicación contrario sensu
de dicho precepto, lleva a afirmar que en nuestro sistema jurídico sigue perviviendo la regla del genus
nunquam perit (“el género nunca perece”); esto es, la supervivencia de la obligación genérica, quedando el
deudor obligado a realizar la entrega mediante la consecución de una cosa que se corresponda con la
prestación debida, aunque haya de buscarla fuera de su patrimonio.

30
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

2.6. LA INDIVIDUALIZACIÓN DE LA PRESTACIÓN EN LAS OBLIGACIONES


GENÉRICAS
En algún momento de la dinámica de la obligación genérica ha de desaparecer la indeterminación que pesa
sobre la conducta del deudor, concretándose cuál de las posibles cosas se entrega o qué servicio se realiza de
entre los hipotéticamente posibles.
A esa determinación de la prestación se le denomina concentración, concreción o especificación. Para el
Prof. Lasarte, el término preferible es el último, porque, la obligación genérica deja de ser tal y asume el
carácter propio de obligación específica, con la consecuencia de que la regla genus nunquam perit dejará de
tener operatividad.
Nuestro CC no se refiere en absoluto a esta materia y ni siquiera indica si corresponde realizar la especificación
al deudor o, por el contrario, al acreedor. Hay posturas doctrinales dispares. Pero, lo más seguro, según
Lasarte, es afirmar que la especificación no puede llevarse a cabo unilateralmente por el deudor ni por el
acreedor, salvo que se encuentren especialmente legitimados para ello.
En cuanto al momento temporal de su realización, la especificación suele coincidir con el momento solutorio (
del pago), salvo que tenga lugar antes por:
?? Ésta se previera en el título constitutivo de la obligación.
?? Porque salvo una, el resto de las obligaciones genéricas consideradas sean imposibles. (más raro)

2.7. LA DIFERENCIA ENTRE OBLIGACIONES ESPECÍFICAS Y GENÉRICAS RESPECTO


DE LA EJECUCIÓN FORZOSA:
El CC establece un régimen jurídico diverso para ambas por cuanto se refiere a la posibilidad de reclamar la
prestación in natura o ejecución específica de la obligación.
?? “Si la cosa fuera indeterminada o genérica podrá pedir (El acreedor)que se cumpla la obligación a
expensas del deudor” (art. 1.096.2). Significa ello que, pese a la falta de colaboración del deudor en el
cumplimiento, el acreedor podrá obtener judicialmente el mismo resultado previsto en la obligación
mediante los mecanismos de ejecución oportunos (p. Ej. Puede embargarse una determinada cantidad de
dinero de las cuentas bancarias del deudor para destinarla a la adquisición del objeto prometido, que se
comprará a cualquier proveedor). “Ejecución in natura”
?? Por el contrario, en caso de obligación específica, resulta imposible con carácter general que el acreedor
pida el cumplimiento de la obligación a expensas del deudor, pues en muchos casos sin la colaboración de
éste resultará imposible la ejecución in natura. De ahí que en el art. 1.096 únicamente se prevea la facultad
del acreedor de “compeler al deudor a que realice la entrega”, y en caso de que no cumpla, la prestación se
va a transformar en la obligación genérica de indemnizar por los daños y perjuicios causados. (p. Ej. No
podemos obligar a un doctor a que nos opere, pero le reclamaremos indemnización por daños y perjuicios
si no lo hace).

3. OBLIGACIONES CUMULATIVAS, ALTERNATIVAS, Y CON CLÁUSULA


FACULTATIVA:
Considerando la unidad o multiplicidad de prestaciones previstas en la obligación, se suele distinguir entre:
A) Obligaciones simples: en ellas la prestación prevista es única, concretándose en un solo objeto o en un
comportamiento determinado.
B) Obligaciones complejas: en ellas existe una multiplicidad de objetos o de comportamientos (2 o más) en
la obligación.
La obligación compleja tiene dos formas muy distintas:
?? Previendo que el deudor ha de llevar a cabo todas y cada una de las prestaciones objeto de la
obligación.
?? Contemplando la multiplicidad de prestaciones de forma alternativa.

31
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
3.1. OBLIGACIONES CUMULATIVAS:
Son aquellas en que la relación obligatoria tiene un contenido múltiple y las diversas prestaciones son
todas ellas exigibles. El deudor no habrá cumplido y no podrá entenderse que se encuentra liberado de la
obligación mientras no ejecute todas las prestaciones previstas (Ej. :, entrega del equipo informático, instalación
del mismo, elaboración de software e impartición de cursillos de aprendizaje).
Pueden combinar prestaciones de dar, hacer o no hacer, o ser todas ellas prestaciones del mismo tipo. ( En el
Ej. se combinan una obligación de dar y 3 de hacer)

3.2.OBLIGACIONES ALTERNATIVAS:
El planteamiento alternativo de las varias o diversas prestaciones de la relación obligatoria conlleva que
el deudor cumple la obligación ejecutando cualquiera de las prestaciones. Responden a la idea de una
especial previsión. ( p. Ej. , Al contratar una cena en un restaurante el encargado puede ofrecer un pescado
alternativo previendo que el día de la comida no haya existencias del que se ha solicitado. “Si no tenemos
dorada pondremos mero”).
Art. 1.131 “el obligado alternativamente a diversas prestaciones debe cumplir por completo una de
éstas”.
Por lo general, en la práctica la elección de una entre las varias prestaciones alternativas queda reservada al
deudor, pues precisamente la configuración alternativa de la relación obligatoria suele tener como causa la
actitud previsora de aquél.
Art. 1.132.1 “la elección corresponde al deudor, a menos que expresamente se hubiese concedido ese
privilegio al acreedor”
La elección de la prestación a realizar suele ser denominada concentración, por la mayor parte de los autores.
El CC utiliza sólo el término elección.
Según la jurisprudencia, una vez realizada la elección de la prestación (llegamos al restaurante y nos dicen lo
que ponen) la obligación alternativa se convierte en obligación simple quedando el deudor obligado a realizar la
prestación seleccionada.
Una vez “elegida” o “concentrada” una de las prestaciones inicialmente posibles, y en cuanto haya sido
notificada a la otra parte, el deudor quedará liberado de la obligación si, por causas que no le sean imputables,
resulta imposible el cumplimiento de la prestación seleccionada (en el momento de servir el menú entran a
robar)
Al contrario, mientras la concentración no haya tenido lugar, la imposibilidad de realizar alguna de las
prestaciones resulta intrascendente para la liberación del deudor, quien habrá de cumplir la obligación
ejecutando cualquiera de las otras prestaciones posibles, según Arts. 1134 a 1136.
?? El art. 1.134 regula la “concentración automática” o “pérdida del derecho de elección atribuido al deudor”en
el supuesto que salvo una, todas las demás prestaciones alternativamente contempladas devengan
irrealizables.
?? El art. 1.135 indica que el acreedor tendrá derecho a la indemnización de daños y perjuicios cuando por
culpa del deudor hubieren desaparecido todas las cosas que alternativamente fueron objeto de la
obligación, o se hubiera hecho imposible el cumplimiento de ésta.
?? El Art. 1.136, textualmente dice: “Cuando la elección hubiere sido expresamente atribuida al acreedor, la
obligación cesará de ser alternativa desde el día en que aquélla hubiese sido notificada al deudor”.
Hasta entonces, las responsabilidades del deudor se regirán por las siguientes reglas:
1ª “Si alguna de las cosas se hubiese perdido por caso fortuito, cumplirá entregando la que el acreedor elija
entre las restantes”.
2ª “Si la pérdida de las cosas hubiere sobrevenido por culpa del deudor, el acreedor podrá reclamar
cualquiera de las que subsistan, o el precio de la que, por culpa de aquél, hubiera desaparecido”.
3ª “Si todas las cosas se hubiesen perdido por culpa del deudor, la elección del acreedor recaerá sobre su
precio”.

32
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
3.3.OBLIGACIONES CON CLÁUSULA FACULTATIVA:
Cuando existe una sola prestación prevista en el título constitutivo de la obligación, pero el deudor
cuenta con la posibilidad de llevar a cabo otra diversa llegado el momento del pago: Ej. , Pese a
celebrarse el contrato de compraventa, el vendedor se reserva el derecho de desistir del contrato y, en vez de
entregar la casa vendida, abonará al comprador un millón o diez millones de pesetas.
La categoría de las obligaciones facultativas no encuentra apoyo textual alguno en el CC. Es más, alguno de
sus artículos parece excluir su existencia ( Ej. Art. 1.166). En cambio, las obligaciones facultativas han sido
reiteradamente contempladas por la jurisprudencia del TS.
El acreedor sólo puede exigir el cumplimiento de la única prestación debida y carece de facultad alguna para
reclamar la “prestación facultativa”, pues ésta se materializa (en su caso) única y exclusivamente por voluntad
del deudor, como ha declarado reiteradamente el TS.
La diferencia básica entre las obligaciones alternativas y las facultativas: en las o. alternativas se debe una
prestación, aun no individualizada, entre varias prestaciones contempladas en el título constitutivo de la
obligación. En las obligaciones facultativas se debe una prestación única.
Es preferible hablar de obligación con cláusula facultativa, pues en realidad estamos ante una obligación
principal simple a la cual se le añade una cláusula accesoria.
Dado que realmente existe una sola prestación en la relación obligatoria, en caso de resultar imposible su
cumplimiento por causas no imputables al deudor, la obligación se extingue y, por tanto, también la prestación
facultativa, en cuanto accesoria de aquélla.

33
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 6: LAS DEUDAS PECUNIARIAS


1. CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DE LAS OBLIGACIONES
PECUNIARIAS.
1.1. EL DINERO Y LAS DEUDAS PECUNIARIAS.
Con la denominación de obligaciones o deudas pecuniarias, identificamos los juristas aquellas que consisten en
pagar una suma de dinero. En la identificación de las obligaciones pecuniarias, el dato delimitador de ellas
radica en considerar el objeto propio de prestación de las mismas.
En las sociedades contemporáneas destaca la importancia práctica de las obligaciones pecuniarias que,
prácticamente todas las relaciones contractuales tienen por objeto la consecución de una suma de dinero.
Igualmente, la indemnización de daños y prejuicios, subsiguiente a cualquier tipo de incumplimiento de
cualesquiera obligaciones, se determina comúnmente mediante la fijación de una suma concreta de dinero.
Desde el punto de vista normativo el dinero es fundamentalmente el medio de pago jurídicamente reconocido,
recordando que, desde el punto de vista económico, el dinero es el medio o valor de cambio por excelencia.
Con la vieja teoría metalista, en virtud de la cual el valor del dinero vendría representado por el propio valor
intrínseco del metal y de la subsiguientes distinción establecida por los juristas clásicos entre valor intrínseco,
valor legal, y valor en curso o de tráfico.
Si bien en tiempos medievales predominaba el planteamiento metalista, en nuestros días tienen escaso interés.
El papel moneda no sólo tiene curso legal, sino también curso forzoso: no sólo es medio legal de cambio y
pago, sino que nadie puede obligar a otro a la entrega de unidades metálicas por conversión del valor legal del
papel moneda.

1.2. LA SUSTITUCIÓN DE LA PESETA POR EL EURO.


El establecimiento oficial del euro como moneda única europea se ha llevado a efecto en el ámbito de la Unión
Europea a través de la publicación de dos Reglamentos comunitarios: el Reglamento (CE) 1103/97, del
Consejo, de 17 de junio de 1997, y el Reglamento (CE) 974/98, del Consejo, de 3 de mayo.
Los Estados miembros han dictado leyes ad hoc, preparando el terreno a la introducción del euro y rindiendo
tributo a la moneda preexistente. Así ha ocurrido entre nosotros, donde se han dictado dos leyes:
A) La Ley 46/1998, de 17 de diciembre, sobre introducción del euro.
B) La Ley Orgánica 10/1998, también de 17 de diciembre, para adecuar a la nueva situación la Ley Orgánica
de Financiación de las Comunidades Autónomas de 1980.
La Ley 46/1998 establece que a partir del 1 de enero de 1999 “la moneda del sistema monetario nacional es el
euro”, si bien se establece un período transitorio de convivencia entre peseta y euro que llega hasta el día uno
de enero de 2002, al tiempo que determina que la sustitución monetaria no influye en absoluto en la vigencia y
dinámica de las relaciones obligatorias previamente existentes y pendientes de cumplimiento.
El artículo 6 denomina “principio de neutralidad”al hecho de que la sustitución de la peseta por el euro “no
produce alteración del valor de los créditos o deudas, cualquiera que sea su naturaleza… ” y “efecto de
continuidad” que “la sustitución de la peseta por el euro no podrá ser considerada como un hecho jurídico con
efectos modificativos, extintivos, revocatorios, rescisorios o resolutorios de las obligaciones”.

1.3. DEUDAS MONETARIAS Y DEUDAS PECUNIARIAS.


El dinero y las distintas especies monetarias, trátese de dinero metálico o de papel moneda, puede ser
contemplado en las relaciones jurídicas desde puntos de vista muy diferentes: como objeto de coleccionismo,
como valor de cambio con curso legal, etc. Ello requiere tipificar la diversidad de supuestos en la materia:
1. La “obligación dineraria” puede consistir en la entrega de una o varias especies monetarias individualmente
determinadas y especificadas, atendiendo al valor numismático, simbólico o afectivo que las mismas
representen para el acreedor. El supuesto base de tales relaciones obligatorias viene representado por el
coleccionista que busca obsesivamente una especie monetaria en sí misma identificable. En tal caso,
34
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
doctrina y jurisprudencia hablan de “deuda monetaria” o de “obligaciones de moneda individual”, para
resaltar que estamos no frente a una deuda pecuniaria propiamente dicha, sino ante una obligación
específica.
2. Tampoco puede considerarse deuda pecuniaria la “obligación de especie monetaria”. En ésta el deudor
debe entregar una o varias monedas que, sin llegar a tener una singularidad e identificabilidad propias, se
caracterizan por pertenecer a una determinada especie o serie monetaria (las monedas de cien pesetas con
la efigie de Franco, por ejemplo). Semejante obligación es calificable técnicamente como genérica, es decir,
estaríamos frente a una obligación genérica delimitada.
3. Finalmente, la contemplación del dinero en curso sin mayores precisiones como objeto de la obligación nos
situaría frente a las obligaciones pecuniarias propiamente dichas, las cuales se caracterizan por tener un
régimen jurídico y unas características propias, que pasamos a considerar.

1.4. CARACTERÍSTICAS DE LAS OBLIGACIONES PECUNIARIAS.


Sólo cuando el dinero es considerado en cuanto objeto de la obligación como mera unidad de valor y por
referencia a unidades monetarias jurídicamente establecidas (por ejemplo, la peseta, el dólar o el euro),
estaremos, pues, ante las verdaderas obligaciones pecuniarias.
Conviene recordar cuál es la consideración que para el Derecho privado merece el dinero:
A) Retrata de un bien inmueble.
B) Es un bien fungible, claramente sustituible y tendencialmente inagotable en cuanto objeto de la
prestación debida. La fungibilidad del dinero es tan acusada que se habla de ultrafungibilidad.
C) Ha de considerarse como un bien productivo que genera “frutos civiles” representados en este caso por
los intereses.
Son características propias de las obligaciones pecuniarias las siguientes:
?? La obligación pecuniaria es el supuesto de obligación genérica por excelencia. Nunca podrá tener lugar la
extinción de la obligación pecuniaria por imposibilidad sobrevenida, ya que siempre existe dinero idóneo
para su cumplimiento: el dinero, técnica y genéricamente hablando, nunca perece.
?? Sólo hay una obligación pecuniaria propiamente dicha cuando tenga por objeto la entrega de una
determinada cantidad de dinero cuyo único requisito sea el de tener curso legal, es decir, servir como medio
general y liberatorio de pago, por imponerlo así la ley.
?? La indemnización por incumplimiento de la obligación pecuniaria consistirá, salvo pacto en contrario, en el
pago de intereses.

1.5. LA DISTINCIÓN ENTRE DEUDAS DE DINERO Y DEUDAS DE VALOR.


La doctrina contemporánea suele subdistinguir, acertadamente, entre deudas de dinero y deudas de valor
dentro de las obligaciones pecuniarias propiamente dichas.
Se califica como deuda de dinero (otros autores prefieren deuda de valuta) aquella obligación pecuniaria en la
cual la prestación debida por el deudor coincide con una suma de dinero precisa y determinada por referencia a
un conjunto de unidades monetarias (doscientas mil pesetas o cuatrocientos euros). Por tanto, uno de los
elementos definidores de la relación obligatoria considerada consiste en la predeterminación de una concreta
suma de dinero.
Debería hablarse de deudas de valoren todos aquellos supuestos en los que el deudor cumple también
finalmente entregando una suma de dinero, pero ésta no se encuentra concreta y directamente determinada en
la obligación, sino que se determina a posteriori como equivalente económico o medida de valor de otro bien.
Todas las reparaciones pecuniarias derivadas de las obligaciones extracontractuales o de la responsabilidad
por daños son, por principio, deudas de valor.
Por supuesto, desde el preciso instante en que la deuda de valor sea objeto de fijación convencional o de
liquidación judicial, en su caso, es evidente que se transforma automáticamente en deuda de dinero
propiamente dicha y pasa a ser líquida y exigible, por conocerse ya el montante de unidades monetarias que
han de ser entregadas por el deudor.

35
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

2. EL DENOMINADO PRINCIPIO NOMINALISTA Y SUS CORRECCIONES.


2.1. INTRODUCCIÓN: EL VALOR NOMINAL DEL DINERO.
Aunque el Código Civil español no lo indique, la doctrina y la jurisprudencia deducen de la regulación concreta
del préstamo que, en materia de obligaciones pecuniarias, rige en Derecho español el denominado principio
nominalista: el deudor cumplirá entregando el valor nominal o el importe exacto de unidades monetarias
contemplando en el título constitutivo de la obligación, con independencia de que –llegado el momento de
cumplimiento- dicho valor nominal no satisfaga suficientemente los intereses del acreedor de la obligación
pecuniaria, debido al proceso inflacionario o la devaluación de la moneda.
En defensa de dicha posición se arguye en el artículo 1753 del Código Civil que en la obligación que imponen al
prestatario consiste en devolver “otro tanto de la misma especie y calidad”, un “tatundem”. Defender el criterio
nominalista facilita el tráfico económico y jurídico, promoviendo con mayor garantía el continuo e incesante
intercambio de bienes y servicios. En definitiva, es preferible la injusticia al desorden.
Dicha tesis, muy generalizada, no está exenta de críticas, ya sea desde un punto de vista puramente técnico,
cuanto axiológico. No es verdad revelada que siempre haya de plegarse la justicia a la seguridad del tráfico,
sobre todo cuando nuestra Constitución identifique la justicia como uno de los valores superiores del estado
social y democrático de Derecho.
Los artículos reguladores del préstamo constituyen una previsión de una de las posibles figuras contractuales,
sin que, puedan elevarse a regla general de todo el Derecho de obligaciones.
Por tanto, cabe afirmar que tan cerrada defensa del nominalismo no deja de ser una rémora del pasado y
abogar por un planteamiento más atento a la realidad económica de la continua inflación.

2.2. LAS CLÁUSULAS DE ESTABILIZACIÓN O DE ACTUALIZACIÓN DEL VALOR


NOMINAL.
Es indudable que el principio nominalista es claramente pernicioso y desfavorable para el acreedor, en forma
directamente proporcional a la duración o plazo de la relación obligatoria. Por ello, todos los agentes
económicos habituados al mundo contractual han superado semejante desembocadura de los juristas
estableciendo cláusulas de estabilización que garanticen el justo equilibrio entre las prestaciones en todas las
relaciones obligatorias de carácter duradero.
Las cláusulas de actualización o estabilización son previsiones contractuales, en virtud de las cuales las partes
contratantes acuerdan que el importe nominal de la obligación pecuniaria se actualizará, llegado el momento de
cumplimiento, conforme al valor de un bien que se toma como punto de referencia en el momento constitutivo
de la obligación, o con referencia a unos índices estadísticos de mayor objetividad e independientes de la
voluntad de las partes.
Su funcionamiento es:
1. En el caso de que se haya tomado convencionalmente como referencia el precio de un bien o conjunto de
bienes se calcula el número o cantidad de bienes de referencia que podría adquirirse con el importe
nominal de la deuda pecuniaria en el momento constitutivo de la obligación. Llegado el momento solutorio
de la obligación pecuniaria, mediante la operación inversa se obtendrá fácilmente el “nuevo” importe
nominal.
2. En el supuesto que se haya establecido como punto de referencia una determinada serie de índices o un
particular índice estadístico de carácter oficial o corporativo proporcionado por el Instituto Nacional de
Estadística (INE).

2.3. LOS TIPOS DE CLÁUSULAS CONTRACTUALES DE ACTUALIZACIÓN.


Contractualmente, las partes son libres para fijar el criterio actualizador. Son muy conocidas doctrinal y
jurisprudencialmente las siguientes:
1. Cláusulas de valor en especie: en ellas se trata de imputar como criterio de actualización el precio de un
determinado bien o conjunto de bienes (trigo, en la Bolsa de Nueva York o el petróleo Brent en la de
Londres).

36
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
2. Cláusulas de valor oro o plata: Cualquier otro metal u objeto precioso en las que el valor del metal en
momentos distintos sirve como criterio de referencia.
3. Cláusulas de moneda extranjera: en las que se toma como referencia la cotización oficial de cualquier
moneda diferente al euro, de curso legal en España: por lo común dólar o yen japonés.
4. Cláusulas de escala móvil o de índices variables: con las que se suelen identificar hoy día los índices
publicados por el INE en relación con un determinado sector productivo índice general de precios al
consumo, de inflación, de salarios, de precios agrarios, de la construcción, etc.
Sin duda alguna en la actualidad, son éstas últimas las cláusulas de estabilización más seguras y las de mayor
utilización.

2.4. LA VALIDEZ O ILICITUD DE LOS MEDIOS CORRECTORES DEL NOMINALISMO.


También la jurisprudencia y la doctrina han acabado finalmente por reconocer la general licitud de los pactos y
de las previsiones legales tendentes a conseguir una cierta estabilidad en el valor real del importe nominal con
que se identifican las deudas pecuniarias.
A semejante resultado ha contribuido sin duda la constante práctica contractual en tal sentido pero por sí misma
no hubiera bastado, pues hasta hace escasas décadas era afirmación común en la doctrina negar su validez, si
la propia legislación no hubiera optado también en determinados casos por establecer mecanismos correctores
del nominalismo.
En favor de la ilicitud de las cláusulas convencionales de actualización se argumentaba que semejante práctica
atentaba contra el orden público y contra la economía nacional a través del deterioro y descrédito del propio
valor de la moneda de curso legal.
Afortunadamente, las medidas legislativas a que hemos hecho referencia y la evolución jurisprudencial han
acabado por excluir consideraciones de dicha índole y, hoy día, la mayor parte de los autores se pronuncia
decididamente a favor de la licitud de las cláusulas de actualización en relación con las obligaciones
pecuniarias.

3. LOS INTERESES Y LAS OBLIGACIONES DE INTERESES.


El dinero es un bien productivo en cuanto genera o puede generar intereses, que son reputados frutos civiles
por el artículo 355.3: “son frutos civiles el alquiler de los edificios, el precio de arrendamiento de tierras y el
importe de las rentas perpetuas, vitalicias u otras análogas”.
En términos jurídicos, la obligación de pagar intereses no es una derivación necesaria y automática de la
obligación pecuniaria. La obligación de pagar intereses se configura técnicamente como una obligación
accesoria que requiere una de dos:
1. Que el pago de los intereses se haya pactado convencionalmente o
2. Que el deudor de la obligación pecuniaria se halle constituido en mora, pues el propio artículo 1.108
establece que “la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago
de los intereses convenidos y, a falta de convenio, en el interés legal”.
Ha de tenerse en cuenta que para el Código Civil incluso el contrato de préstamo es naturalmente gratuito, dato
que evidencia que la prestación de intereses se considera como una mera eventualidad que no se encuentra
presente en ciertas relaciones familiares o amigables.
En relación con lo dispuesto en el artículo 1.108, es momento de traer a colación la distinción entre obligaciones
líquidas e ilíquidas, pues la constitución en mora del deudor en el caso de obligación pecuniaria sólo es posible
cuando la prestación sea líquida.

3.1. LOS INTERESES CONVENCIONALES Y LA USURA.


Las partes de la relación obligatoria pueden pactar un tipo de interés inferior o superior a dicha tasa legal.
Los tipos de interés cercanos o similares al de interés legal han de ser considerados igualmente lícitos. En
tiempos modernos, por tanto, la discusión sobre la licitud de la obligación de intereses se plantea en exclusiva
en relación con los intereses convencionales notoriamente superiores al interés legal.

37
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
El Código Civil, ni en su texto originario ni en ninguna reforma ha contenido nunca norma alguna que establezca
una barrera a partir de la cual el tipo de interés convencionalmente fijado pueda ser considerado usurario.
Con el objeto de atajar y frenar la usura, se dictará la Ley de represión de la usura, más conocida como Ley
Azcarate, de fecha 23 de julio de 1.908. Dicha Ley se encuentra todavía vigente y es objeto de una
relativamente amplia aplicación judicial, pues tuvo el acierto de recurrir al criterio de considerar nulos los
contratos de préstamo cuyo tipo de interés fuese notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente
desproporcionado.
En la actualidad, conforme a la jurisprudencia del TS, sólo pueden considerarse usuarios los tipos superiores al
treinta o cuarenta por ciento anual, con independencia de que el tipo de interés se fije por días, meses,
trimestres, etc., o por un determinado tanto alzado.
Finalmente, las disposiciones de la Ley de usura son de aplicación tanto a las relaciones obligatorias civiles,
cuanto a las mercantiles.

3.2. EL ANATOCISMO: LOS INTERESES DE LOS INTERESES.


Anatocismo es un término griego utilizado por los juristas para hablar de “interés del interés”. La cuestión
práctica que plantea el anatocismo radica en saber si los intereses vencidos (y no satisfechos) generan a su vez
el interés fijado para la obligación pecuniaria.
El CC se muestra permisivo con e anatocismo y, legalmente, presume su existencia en caso de reclamación
judicial: “los intereses vencidos devengan el interés legal desde que son judicialmente reclamados, aunque la
obligación haya guardado silencio sobre este punto” (art. 1.109.1). Por consiguiente, cabe considerar posible
que los intereses devengados y no satisfechos generen también intereses desde el mismo momento en que,
debiendo haber sido atendidos, han quedando impagados. Así pues, el anatocismo puede producirse tanto
convencional, cuanto legalmente en caso de reclamación judicial.
El Código de Comercio muestra un notorio disfavor hacia el anatocismo legal, no obstante legitima el
anatocismo convencional o pactado. En la práctica bancaria, el anatocismo convencional constituye la regla de
general aplicación.

4. EL INTERÉS LEGAL.
Se denomina “interés legal” al tipo o tasa de interés que viene establecido o fijado por la ley, por considerar que
el dinero es un bien productivo que requiere actualizar el valor nominal de las deudas pecuniarias. Así pues,
bastaría quizá con indicar que, en tal año, el interés legal es el 5 por 100 o el 9 por 100 sin ulteriores
precisiones. El interés legal del dinero, como dato macroeconómico legitimado por la legislación, constituye uno
de los puntos de inflexión del sistema contractual y, en definitiva, del sistema económico.

4.1. INTERÉS LEGAL E INTERÉS BÁSICO DEL BANCO DE ESPAÑA BAJO LA


LEGISLACIÓN FRANQUISTA.
Una ley de posguerra de 1939 que fijaba el interés en el 4 % anual se ha mantenido en vigor durante toda la
etapa franquista respecto de las relaciones jurídico-privadas. Sin embargo, las leyes tributarias de los años
setenta elevaron el interés legal para las deudas tributarias (impuestos) mediante la técnica de utilizar otro
parámetro diferente: haciendo coincidir el “interés de demora tributario” con el interés básico del Banco de
España, que en 1977 era del 8%, es decir el doble que la tasa del interés legal propiamente dicho.
El inalterado mantenimiento de una tasa tan irreal de interés legal obligó a las autoridades económicas a jugar,
a efectos tributarios, con otra variable hoy día intrascendente: el interés básico del Banco de España, que pasó
así a convertirse en un parámetro conocido por los agentes financieros y por los técnicos de Hacienda.
Semejante estado de cosas se mantuvo inalterado hasta la publicación de la Ley 24/84, de 29 de junio, sobre la
modificación del tipo de interés legal del dinero.

38
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

4.2. LA LEY 24/84, DE 29 DE JUNIO, SOBRE MODIFICACIÓN DEL TIPO DE INTERÉS


LEGAL DEL DINERO.
El primer dato que llama la atención es que es uno de los pocos textos legislativos en que la Exposición de
Motivos es mucho más densa y extensa que el texto articulado en sí. Su contenido normativo es paladino y de
gran concisión:
1. Se identifica el tipo de interés legal con el tipo básico del Banco de España… , salvo que la Ley de
presupuestos establezca uno diferente.
2. Dicho interés (por así decirlo único) será aplicable “cualquiera que sea la naturaleza del acto o contrato de
que se derive la obligación”.
3. Se establecen finalmente una disposición transitoria, una disposición derogatoria (que deroga el art. 1.108.2
CC y las leyes que modificaron el tipo de interés) y una disposición final (referida a la supresión de vatio
legis alguna).

4.3. LA FIJACIÓN DEL INTERÉS LEGAL POR LAS LEYES DE PRESUPUESTOS.


Apenas publicada la Ley 24/84, de Ley de Presupuestos para 1985, establece que:
-“el tipo de interés legal del dinero queda establecido en el 11% hasta el 31 de diciembre de 1985”, sin hacer
distinción entre las obligaciones dinerarias de la Hacienda Pública y de los restantes mortales o Entidades.
Pronto, sin embargo, los técnicos de Hacienda abandonan su posición de igualdad y a través de la Leyes de
Presupuestos sucesivas, procuran la resurrección del status quo anterior a la Ley 24/84.
La Ley de Presupuestos Generales del Estado para 1986 estableció el interés legal del dinero en el 10,50 %;
pero fijó un interés de demora a favor de la Administración tributaria del 13,125 %, reinstaurando, pues, el
tratamiento discriminatorio con el que pretendió acabar la Ley 24/84.
A partir de entonces, las sucesivas Leyes de Presupuestos han previsto un interés de demora a favor de la
Administración tributaria que supera entre un 20 % y un 36 % al tipo fijado en cada año como interés legal del
dinero.
A nuestro juicio, dicha disparidad entre el interés legal propiamente dicho y el interés de demora tributario es
francamente criticable y políticamente inaceptable.

5. MORA POLURIANUAL Y OBLIGACIÓN DE INTERESES.


Hay que resaltar la importancia que tiene plantear el tipo de interés aplicable a las deudas dinerarias o
pecuniarias cuando se reclamen por períodos superiores al año, dando que la tasa de interés legal es objeto de
fijación anual.
Habría que excepcionar de lo dicho aquellas previsiones legales que, en vez de reenviar los intereses
moratorios al “interés legal”, se caracterizan por fijar una tasa o tipo fijo de interés fijo y determinado. Así ocurre
en los contemplados por la Ley 57/68, reguladora de la percepción de cantidades anticipadas en la construcción
y venta de viviendas, y en la Ley 50/80, reguladora del contrato del seguro, entre otras, en los que quizá
podríamos hablar de “interés legal especial”.
En el art. 921 de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881, establece que, cuando la resolución de un Tribunal
condene al pago de una cantidad líquida, ésta devengará a favor del acreedor un interés anual igual al del
interés legal del dinero incrementado en dos puntos, o en el que corresponda por pacto de las partes o
disposición especial.
Obsérvese que, aunque no haya intereses moratorios propiamente dichos, si hay sentencia de condena a una
cantidad líquida, ésta generará intereses punitivos o sancionadores: “No son lo mismo los intereses moratorios
propiamente dichos que contempla el art. 1.108 CC, y los intereses que recoge el art. 921.
La aprobación de la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 no ha introducido novedades de importancia en
la materia y, en lo fundamental, mantiene el tenor del art. 921 de la Ley de 1881, si bien optando por la
denominación de “intereses de la mora judicial”.
Por su parte, la LCCH (Ley Cambiaria y del Cheque) establece que los tenedores de letras de cambio o de
cheques que no resulten atendidos una vez que sean presentados al pago tendrán derecho a cobrar el importe

39
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
nominal de tales títulos valores, más “los réditos de dicha cantidad… calculados al tipo de interés legal del
dinero aumentado en dos puntos”.
En definitiva, cuando el tipo de interés se mantiene fijo e inalterado durante un período temporal superior al año,
es evidente que la exigibilidad de la obligación de intereses habrá de hacerse conforme a dicho tipo de interés.
Por el contrario, cuando de año en año varíe el tipo de interés aplicable, parece natural concluir que el devengo
de los intereses ha de calcularse año por año (y, en su caso, atendiendo a si se produce anatocismo o no).
Algún autor ha defendido lo contrario (que el tipo de interés del primer año, el “interés inicial”, debe sobrevivir;
sin embargo, no vemos razón alguna para desmentir en este caso el juego del art. 1.113 del CC, conforme al
cual es indiscutible que el devengo de la obligación de intereses se produce al cumplir el año, con
independencia de cuándo se produzca efectivamente el cumplimiento de la misma.

40
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 7: EL CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES


1. EL CUMPLIMIENTO O PAGO EN GENERAL
1.1 CONCEPTO
Coloquialmente, pago significa entrega de una cierta cantidad de dinero debida, pero para el Dº es también
llevar a cabo una prestación debida; una deuda se entenderá pagada cuando “se hubiere entregado la cosa o
hecha la prestación en que la obligación consistía” (Art. 1157 CC); pago = cumplimiento, aunque es más
correcto cumplimiento porque no se limita al aspecto pecuniario.
Las obligaciones nacen con “vocación autofágica”, es decir, su cumplimiento conlleva su desaparición par el Dº
y es la causa por antonomasia de extinción; el resto de las causas de extinción (Art. 1156 CC) son
“frustraciones”.
De igual manera, los derechos de crédito nacen para morir, no así los derechos reales, que tienen tendencia a
ser permanentes.

1.2. EL PAGO COMO ACTO DEBIDO: LA DENOMINADA NATURALEZA JURÍDICA DEL


PAGO
Tradicionalmente la doctrina se ha planteado la naturaleza jurídica del pago: ¿hecho jurídico?, ¿acto jurídico? O
¿negocio jurídico?.
La doctrina española actual entiende que el cumplimiento en sí mismo no puede ser considerado un negocio
jurídico ni un hecho jurídico.
En rigor, la conducta objeto de la prestación es siempre un acto pues depende de la voluntad del sujeto y, por
tanto, el pago es un acto voluntario y debido, lo que no impide que la realización del acto, en ocasiones, pueda
concluir con la celebración de negocios jurídicos.

2. LOS PROTAGONISTAS O SUJETOS DEL CUMPLIMIENTO


2.1 EN GENERAL
Toda obligación presupone la existencia de dos o varias personas que ocupan posiciones contrapuestas:
acreedor o sujeto activo de la obligación (está legitimado para actuar frente al deudor) y deudor o sujeto pasivo.
Estas denominaciones dan lugar a confusión en el momento mismo del cumplimiento, pues el deudor, que ha
desplegar la actividad requerida en la obligación, se convierte en sujeto activo del cumplimiento; y más confusa
resulta si en ese momento aparecen personas extrañas a la obligación. Por ello es preferible, siguiendo la
terminología romana, denominar “solvens” a quien realiza el pago y “accipiens” al receptor.
Los protagonistas naturales del cumplimiento de la obligación son deudor y acreedor. Ello no impide que el
momento del pago aparezcan personas extrañas que asuman el papel del deudor (“pago de tercero”) o del
acreedor (“pago al tercero”). Pero para que puedan considerarse terceros es necesario que tengan la iniciativa
de intervenir pues si lo hacen como representante de una de las partes o por una especial relación de
subordinación no es un caso de intervención de tercero en el cumplimiento.

2.2 LAS REGLAS DE CAPACIDAD EN RELACIÓN CON EL PAGO


No están reguladas sistemáticamente en el CC, sólo en aspectos concretos:
a) Capacidad del solvens (Art. 1160 CC): en las obligaciones de dar no es válido el pago hecho por quien no
tiene la libre disposición de la cosa debida o la capacidad para enajenarla, excepto cuando se trata de
cantidad de dinero o cosa fungible.
La doctrina no acepta la interpretación a sensu contrario de que en las restantes obligaciones no se exige
requisito alguno para el pago.
b) Capacidad del accipiens. La regla general del CC es que sólo quien tiene capacidad para administrar sus
bienes puede recibir pagos en solutio. Es válido el pago aceptado por accipiens no capaces si redunda en
su beneficio (Art. 1163 CC).
41
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

2.3 LA EJECUCIÓN DE LA PRESTACIÓN DEBIDA POR UN EXTRAÑO A LA RELACIÓN


OBLIGATORIA: EL PAGO DE TERCERO
El CC es partidario de que el cumplimiento de la obligación lo pueda hacer cualquier persona (Art. 1158 CC)
excepto en las denominadas “personalísimas” (Art. 1161 CC), en las que la calidad y circunstancias de la la
persona del deudor fueron determinantes para el acreedor (Ej. : protagonistas de una película).
Es valido el pago hecho por tercero aunque el deudor lo ignore, lo conozca y apruebe o conociéndolo lo
desapruebe (Art. 1158 CC). Se fundamenta en que con ello se satisface el interés del acreedor.
Con el pago del tercero desaparece el interés del acreedor, pero el deudor no queda liberado de la obligación.
Supuestos:
?? Pago del tercero con aprobación del solvens: se sustituye al titular del crédito, el tercero pasa a ser
acreedor, manteniéndose la relación obligatoria preexistente inalterada en contenido y garantías =
subrogación (artº 1212 CC).
?? El solvens ignora o se opone al pago del tercero: el tercero sólo puede reclamar al deudor “aquello en que
le hubiera sido útil al pago” (artº 1158 CC); extinción de la relación obligatoria preexistente y nacimiento de
una nueva obligación, la “acción de reembolso”.

2.4 LA RECEPCIÓN DE LA PRESTACIÓN: EL PAGO AL ACREEDOR APARENTE Y AL


TERCERO
El “accipiens” es la persona en cuyo favor se constituyó la obligación (Art. 1162 CC) pero puede habilitar a
cualquier persona a recibir el pago (adiectus solutionis causa).
a) Pago al acreedor aparente: el cumplimiento se realiza a favor de una persona aparentemente legitimada
para cobrar, pero realmente no lo está.
En este caso el pago al acreedor aparente libera al deudor (Art. 1164 CC) aunque el verdadero acreedor
nunca llegue a recibir la prestación.
Para que se produzca el efecto liberatorio se requiere: que el deudor actúe de buena fe y que el acreedor
aparente actúe como verdadero acreedor por estar en posesión del crédito o por ocupar la situación que
usualmente corresponde al acreedor o persona legitimada.
b) Pago al tercero:
En la práctica se da raramente. El pago al tercero sólo es válido y tiene eficacia liberatoria para el deudor si
ha sido útil al acreedor (Art. 1163 CC).

3. LOS REQUISITOS DEL CUMPLIMIENTO: LA EXACTITUD DE LA


PRESTACIÓN
El cumplimiento consiste en la exacta realización de la prestación o conducta jurídica ? satisfacción al
acreedor, extinguiéndose la obligación si cumple los requisitos del pago: identidad, integridad e indivisibilidad
del pago.

3.1 IDENTIDAD DE LA PRESTACIÓN


En las obligaciones de dar o de hacer, el deudor no puede obligar al acreedor a recibir cosa distinta de la
convenida, aunque sea de igual o mayor valor (Art. 1166 CC) pues sólo la identidad de la prestación libera al
deudor. En la práctica el acreedor suele aceptar “prestaciones de mayor valor”, convirtiéndose en “dación en
pago”.
En las obligaciones con prestación negativa sólo genera incumplimiento la conducta prevista en su título
constitutivo, de manera que cualquier otra conducta del deudor será irrelevante.
La jurisprudencia mantiene que el acreedor no puede oponerse al pago cuando las diferencias entre la
prestación debida y la ofrecida no son relevantes.
La identidad de la prestación afecta a los aspectos principales y a los secundarios; y se refiere tanto a la
prestación en sí misma como al obligado a ejecutarla (obligación personalísima) = identidad objetiva y subjetiva.

42
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
3.2 INTEGRIDAD DE LA PRESTACIÓN
La deuda sólo queda pagada cuando completamente se ha entregado la cosa o se ha hecho la prestación
objeto de la obligación (Art. 1157 CC).
Identidad e integridad están íntimamente relacionadas, sin embargo la doctrina mantiene que no existe
identidad absoluta entre ellas.
La integridad supone:
?? En las obligaciones de dar, la entrega comprende las cosas y sus frutos o accesorios (arts. 1095 y 1097
CC).
?? En las obligaciones pecuniarias que generen intereses, la prestación comprende el principal y los intereses
vencidos (Art. 1173 CC).

3.3 INDIVISIBILIDAD DE LA PRESTACIÓN


La integridad de la prestación excluye el cumplimiento fraccionado aunque el objeto de ésta sea por naturaleza
divisible. La indivisibilidad es una concreción de la integridad.
Como regla general, el acreedor puede rechazar la pretensión del deudor de pago fraccionado, excepto:
?? Que el contrato así lo autorice. En la práctica se frecuente que el acreedor renuncie a la indivisibilidad y
admita pagos parciales, pero la obligación originaria se mantiene sin que haya novación
?? la imponga la ley:
?? pago de la parte líquida de una deuda sin esperar a que se liquide la otra (Art. 1169 CC)
?? Obligaciones mancomunadas de origen incidental (Art. 1138 CC) o fianza común.
?? Prorrateo de pago entre varios deudores (Art. 1174 CC)

4. EL MOMENTO TEMPORAL DE CUMPLIMIENTO


La determinación del momento temporal de cumplimiento es importante, pues a partir de ese, el deudor
incumplidor incurre en mora y comienzan a generase perjuicios para el acreedor, de los que habrá de responder
el deudor.

4.1 EXIGIBILIDAD DE LAS OBLIGACIONES PURAS


La obligación debe cumplirse en el momento previsto en su título constitutivo (contrato) o desde su nacimiento
(responsabilidad extracontractual).
La obligación pura (no sometida a plazo o condición) ha de cumplirse de forma inmediata una vez nacida salvo
que el cumplimiento dependa de un suceso futuro o incierto que ignoren los interesados (Art. 1113 CC).
Excepción: las obligaciones puras mercantiles (Art. 62 CCom).

4.2 OBLIGACIONES SOMETIDAS A CONDICIÓN SUSPENSIVA O TÉRMINO INICIAL


No son exigibles hasta que se produzca la condición o llegue el día (Art. 1114 y 1125 CC).

4.3 OBLIGACIONES SOMETIDAS A TÉRMINO ESENCIAL


Término esencial es aquél en que la fecha de cumplimiento es absolutamente determinante y el cumplimiento
extemporáneo no satisface al acreedor y equivale a incumplimiento, Ej. : pianista de la boda.
La esencialidad puede ser expresa o accesoria elevada a esencial o derivarse de la propia naturaleza de la
obligación, aunque no conste en su título constitutivo.

43
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
4.4 PLAZO A VOLUNTAD DEL DEUDOR
Son frecuentes los casos en que se aplaza el cumplimiento de la prestación sin fijación concreta (Ej. : “ya me
pagarás”).
Dado que el cumplimiento de la obligación no puede quedar a voluntad del deudor, serán los Tribunales
quienes fijen la duración (Art. 1128 CC) a petición del acreedor. Excepción: las obligaciones mercantiles (Art. 61
CCom).

4.5 EL VENCIMIENTO ANTICIPADO DE LA SOBLIGACIONES APLAZADAS


El deudor pierde el derecho a utilizar el plazo = anticipación del vencimiento (Art. 1129 CC) cuando:
?? resulte insolvente, salvo que garantice la deuda
?? no otorgue al acreedor las garantías comprometidas
?? Disminuyan o desaparezcan las garantías, salvo que las sustituya por otras equivalentes.
a) El vencimiento anticipado o la anticipación del vencimiento.
Es la caducidad del plazo establecido, pudiendo el acreedor exigir el cumplimiento inmediato de la
obligación.
La jurisprudencia del TS se fundamenta en la idea de protección de las legítimas expectativas del acreedor.
En los casos de obligación sin plazo no aplicable el vencimiento anticipado pues no hay plazo
preconvenido.
b) Insolvencia sobrevenida del deudor
Está recogida en el Art. 1129 CC y se compara el patrimonio preexistente del deudor con el que tiene en un
momento dado, sin necesidad de que se halle en concurso.
El problema radica en determinar qué situación patrimonial es de “insolvencia”. La insolvencia no es
equivalente, en general, a falta de liquidez ni a una mera variación del patrimonio del deudor.
c) La falta de constitución de las garantías pactadas.
Las garantías pueden ser personales (promesa de fianza) o reales (hipoteca) y su falta de constitución
implica un incumplimiento parcial de la obligación, que afecta a la relación obligatoria en conjunto
(Hernández Gil).
Es discutible si se considera incumplimiento cuando la falta de constitución sea imputable al deudor o
también por caso fortuito.
d) Disminución de garantías
El vencimiento anticipado por disminución de garantías se produce por actos propios del deudor, que
objetivamente son fraudulentos para las expectativas del acreedor, quien puede reclamar la caducidad del
plazo, salvo que el deudor renueve las garantías.
e) La desaparición de las garantías
Se refiere a la completa y total desaparición de las garantías otorgadas por el deudor, quien responde
aunque la desaparición sea fortuita; no se aplica el principio “favor debitoris”.
La norma, aunque rígida, pretende mantener el equilibrio inicial de la relación obligatoria, sin detrimento del
legítimo interés del acreedor.

4.6 EL CUMPLIMIENTO ANTICIPADO DE LA SOBLIGACIONES APLAZADAS


Puede producirse por:
?? Iniciativa del deudor: paga antes del vencimiento
?? Iniciativa del acreedor: reclama antes del vencimiento
?? mutuo acuerdo de deudor y acreedor

44
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
En el caso de término esencial no cabe el cumplimiento anticipado (cumplimiento extemporáneo) pues
constituye incumplimiento propio y definitivo.
a) Validez e irrepetibilidad del pago anticipado:
El cumplimiento anticipado libera al deudor (eficacia solutoria), quien no podrá repetir al acreedor (Art. 1216
CC).
b) Error en el plazo del pago:
El solvens que paga antes del plazo sólo puede reclamar al acreedor los intereses o frutos que éste ha
obtenido de la cosa (Art. 1126 CC), ya sea porque desconoce la existencia de plazo o yerra sobre el mismo.
Sólo se contempla el error del solvens y es indiferente que actúe de buena o mala fe.
El error es trascendente porque puede producir un perjuicio patrimonial a quien lo sufrió y un
enriquecimiento injusto al accipiens.
Se pueden reclamar frutos:
?? Cuando el crédito no es remunerado, pues si es remunerado el pago anticipado conlleva el cese de
devengo de interés.
?? Que la anticipación voluntaria se deba a un error.

5. EL LUGAR DE CUMPLIMIENTO
5.1 REGLAS PARTICULARES Y REGLA GENERAL: EL ART. 1171 CC
Determinar el lugar exacto de cumplimiento de la obligación tiene gran importancia, por ello es aconsejable
fijarlo en la constitución de la obligación.
La regulación propia de los contratos contiene algunas reglas particulares: determinación del lugar de pago en
la compraventa (Art. 1500 CC), de la renta arrendaticia rústica (Art. 34 LARu).
Con carácter general “el pago deberá ejecutarse en lugar que hubiese designado la obligación. No habiéndose
expresado y tratándose de entregar una cosa determinada, deberá hacerse el pago donde ésta existía en el
momento de constituirse la obligación. En cualquier otro caso, el lugar del pago será el del domicilio del deudor”
(Art. 1171 CC).
Doctrinalmente se discute el orden designado en el Art. 1171 CC, pero el TS otorga valor supletorio a la regla
del domicilio del deudor.

5.2 REGLA GENERAL: EL LUGAR DESIGANDO EN LA OBLIGACIÓN


Según el Prof. Lasarte, el criterio preferente es “el lugar que hubiese designado la obligación” aunque es
criticable gramaticalmente. No obstante, según el Art. 1171 CC tiene prevalencia sobre cualquier otro. La
designación del lugar puede ser expresa o bien deducirse de la propia naturaleza de la obligación (Ej. :
reparaciones domésticas).
En casos de obligaciones no convencionales, como la responsabilidad extracontractual es difícil aplicar la regla
del “designado en la obligación”; para estos supuestos, desacertadamente, el TS propugna que el lugar del
cumplimiento será donde se ocasionó el daño (Ej. : ¿se debe pagar una indemnización por accidente de tráfico
en el Km x de la carretera x donde se produjo el daño?).

5.3 REGLAS SUPLETORIAS DE CARÁCTER GENERAL


Cuando en la constitución de la obligación no se ha fijado lugar de cumplimiento, según el Art. 1171 CC, será:
?? Si la entrega es de cosa determinada: se hará “donde ésta existía en el momento de constituirse la
obligación”. Es una norma limitada por: 1) sólo se refiere a obligaciones específicas de dar; 2) en la práctica
hay muchas excepciones; 3) inaplicable en casos de responsabilidad extracontractual.
?? Restantes obligaciones: “el lugar del pago será el del domicilio del deudor”. Está basada en el “favor
debitoris”. El TS entiende que esta regla pretende designar la población o ciudad y no concretamente el
“domicilio del deudor”. A pesar de todo ello, no se consigue determinar con exactitud el lugar de

45
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
cumplimiento. En el tráfico mercantil el acreedor suele tener interés en que la obligación se cumpla en su
ámbito cotidiano de actuación.

46
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 8: LA IMPUTACIÓN DEL PAGO Y FORMAS ESPECIALES


1. IMPUTACIÓN Y RECIBO DEL PAGO
LA POSIBLE EQUIVOCIDAD DEL PAGO: REQUISITOS DE LA IMPUTACIÓN DE PAGOS.
Sucede a veces que entre el deudor y acreedor existan diversas relaciones obligatorias o una sola que genera
obligaciones periódicas (arrendamientos, compra a plazos). La multiplicidad de deudas a cargo de un deudor
puede dar lugar a equívocos en caso de que el “solvens” en el momento de realizar el pago no indique cuál de
estas deudas entiende por cumplida y si el acreedor no ha entregado un recibo en el que se especifique en que
concepto a recibido el pago.
Para que dicha equivocidad se produzca es necesario que se den una serie de presupuestos o requisitos de
orden lógico:
1. Que un deudor lo sea por varios conceptos o tenga varias deudas con un mismo acreedor (art. 1.172 y la
jurisprudencia).
2. Que las “deudas sean de una misma especie”, homogéneas, por eso puede dar lugar a equívocos.
Así pues, aunque el art. 1.171.1 utilice la expresión “deudas de una misma especie”, hay que matizar que
las obligaciones de dar específicas están excluidas del ámbito de la imputación de pagos. El problema de la
posible equivocidad sólo cabe en las obligaciones genéricas y, por antonomasia, en las obligaciones
pecuniarias. Las obligaciones de hacer difícilmente suelen ser coincidentes y no provocarán equivocidad.
3. Que las obligaciones se encuentren vencidas o sean exigibles. Este requisito no viene exigido de forma
expresa en el Código Civil, pero es indiscutible para la Doctrina y Jurisprudencia.

IMPUTACIÓN CONVENCIONAL E IMPUTACIÓN LEGAL


Ante la eventualidad de equivocidad en el pago, El Código Civil en sus Arts. 1.172 y 1.174 contienen una serie
de reglas para discernir cual de las deudas a de entenderse pagada, es decir, a cual de ellas se le imputa el
pago.
En los Arts. Mencionados, el Código parte de la imputación de pagos de una materia reservada a la autonomía
privada y por lo tanto, las partes de la relación obligatoria pueden determinar a qué deuda debe entenderse
referido el pago realizado.
Imputar el pago: Designar o señalar de Deuda a la que se haya de aplicar la prestación verificada por el deudor
(STS1985).
El Código Civil atribuye tal facultad del deudor y, subsidiariamente al acreedor si este entrega un recibo que
contenga la aplicación del pago sin protesta alguna del deudor. En ambos casos hay que hablar de imputación
convencional.
En el supuesto de que tanto el deudor como el acreedor se abstengan de realizar la imputación del pago,
entraran en juego las reglas de imputación legal contenidas en el art. 1.174.

LA ATRIBUCIÓN DEL PAGO POR EL DEUDOR


La primera de las reglas establecidas en los Arts. “ad hoc” consiste en atribuir al deudor la facultad de realizar
tal determinación: El deudor “podrá declarar, al tiempo de hacer el pago, a cuáles deudas debe aplicarse” (art.
1.172.1, siguiendo una tradición del derecho romano. Tal facultad del deudor es manifestación del “favor
debitoris” propio del derecho de obligaciones, además de la circunstancia de que el deudor sabrá mejor que
nadie cuál de las posibles deudas entiende pagada.
La facultad de imputar el pago que el art. 1.172.1 otorga al deudor presupone el absoluto respeto de los
requisitos del cumplimiento de la obligación, pues la imputación convencional no significa alterar las reglas
generales, sino solo permitir la identificación de la deuda que va a ser pagada. De esta manera los principios de
identidad, integridad e indivisibilidad del pago continúan vigentes. Además de la necesidad que el deudor de las
obligaciones pecuniarias observe el carácter accesorio de la obligación de intereses, según el art. 1.173, que
establece que si la deuda produce interés, no podrá estimarse hecho el pago por cuenta del capital mientras no
estén cubiertos los intereses”.
47
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
LA IMPUTACIÓN DEL ACREEDOR: EL RECIBO DEL PAGO
Indica el Código Civil en su art. 1.172.2, que “si el deudor aceptare del acreedor un recibo en que se hiciese la
aplicación de un pago, no podrá reclamar contra ésta, a menos que hubiere mediado causa que invalide el
contrato”. Esto es si en caso de existir recibo, la atribución definitiva del pago la realiza el acreedor dada
conformidad expresada por el deudor al obtener ese recibo sin protesta alguna.
Lo anterior es consecuencia natural que se desprende del art. 1.110 CC, en relación con el recibo como prueba
y justificación del pago, proposiciones normativas claramente beneficiosas para el deudor:
1. “El recibo del capital por Acreedor sin reserva respecto de intereses, extingue la obligación del Deudor
respecto a éstos”.
2. “El recibo del último plazo de un débito, cuando el acreedor tampoco hiciere reservas, extinguirá la
obligación en cuanto a los plazos anteriores”.
Aunque en el Código no lo exprese, el acreedor esta obligado a entregar recibo de pago o cumplimiento (
en relación con las reglas generales de contratación, la entrega de recibo se encuentra contemplada en el art.
10.1.3 LCU).
Para que dicha obligación sea efectiva el cumplimiento realizado por el deudor debe ser exacto y conforme con
la naturaleza de la obligación.
Realmente, la imputación del pago por el deudor sólo resultara cuando sea absolutamente idóneo el pago
respecto de alguna de las deudas existentes y no le quepa al acreedor rechazar el pago (aunque se siga
negando a entregar recibos, el deudor tiene otros medios de prueba que puede sustituir: transferencias
bancarias, intervención notarial). Al deudor le basta con manifestar su voluntad de atribuir la prestación
realizada a una de las deudas pendientes, sin que en principio sea necesario contar con la voluntad favorable
del acreedor.
Por el contrario, si la imputación se pretende realizar por el acreedor, mediante la entrega de reiterado recibo,
éste debe ser admitido sin reservas por el deudor.
En consecuencia, en el supuesto del art. 1.172.2 la última palabra siempre la tiene el deudor, quien decidirá
admitir o no la atribución del pago que le propone el acreedor a través del recibo ofrecido.
En nuestro ordenamiento jurídico si que se contempla explícitamente la necesidad u obligación de entregar
recibo o justificante por parte del acreedor que ve satisfechas sus expectativas de cobro. Así lo estableció en su
redacción originaria el art. 10.2.3 de la Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios,
modificado y reformado por la Ley 7/98 de condiciones generales de contratación.

REGLAS DE IMPUTACIÓN DE CARÁCTER SUBSIDIARIO: LA IMPUTACIÓN LEGAL


En los supuestos en que no haya habido imputación por el deudor, ni se haya emitido recibo por parte del
acreedor que haya sido aceptado por el deudor, pero se haya producido un pago entrarán en juego las
siguientes reglas:
1. Se entenderá satisfecha en primer lugar la deuda que resulte más onerosa para el deudor (art. 1.174.1)
Conlleva escalonar las obligaciones pendientes y vencidas según el perjuicio económico que pueda generar
su incumplimiento para el deudor.
Para determinar la onerosidad de las deudas habrá que atender no sólo al tipo de interese de las diversas
deudas, sino también a la existencia de garantías reales que sean realizables por vía ejecutiva, existencia
de cláusula penal, o cláusula resolutoria expresa, etc.

De todas maneras, es claro que será más onerosa la obligación que genere mas intereses moratorios
convencionalmente pactados que otras que solo produzcan intereses a partir de la constitución en mora del
deudor. En el caso de existir obligación de intereses en todas las deudas, la mayor onerosidad vendrá
determinada por la tasa o tipo de interés. Según la Jurisprudencia, las deudas especialmente garantizadas
son más onerosas que las que carezcan de garantías (STS1968 y 1970), siendo de mayor onerosidad las
garantías reales que las personales.
2. Se establece en el art. 1.174.2CC, que si las diversas deudas fueran de “igual naturaleza y gravamen el
pago se imputará a todas a prorrata”.
48
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
El prorrateo consiste en la distribución o reparto proporcional del pago realizado entre las deudas exigibles,
lo que genera una excepción en el principio de indivisibilidad del pago establecido en el art. 1.169 CC..
Curiosamente el criterio de antigüedad en los créditos no juega papel alguno.
Según BERCOVITZ, los criterios de onerosidad y prorrateo no son excluyentes entre sí, aunque la regla de
prorrateo o proporcionalidad sea subsidiaria respecto del criterio de mayor onerosidad.

2. FORMAS ESPECIALES DE CUMPLIMIENTO: DACIÓN EN PAGO Y


CESIÓN DE BIENES PARA PAGO
EN GENERAL: LA “NEGOCIACIÓN DEL CRÉDITO O DE LA DEUDA
Es frecuente que el deudor no se encuentre en condiciones des ejecutar la prestación debida. Ante ello el
acreedor puede proceder judicialmente contra el deudor en búsqueda de satisfacer su derecho de crédito.
Ante ello, no es extraño que cualquiera de los sujetos de la obligación adopte la iniciativa de sustituir la
prestación debida por otra, aunque dicha eventualidad no se haya contemplado en el momento constitutivo de
la obligación.
El cambio de la prestación conllevará, caso por caso, una valoración de carácter económico, que se suele
identificar como negociación o regeneración del crédito o de la deuda.
Negociar un crédito es, una expresión puramente coloquial que trata de manifestar que, ante la dificultad de su
cobro, las partes de la relación obligatoria tratan de buscar una salida alternativa, ya que resulta preferible al
ejercicio de las acciones judiciales o de la demora en la realización de la prestación prefijada.
Tal salida supondrá la celebración de un contrato de carácter novatorio de la relación previamente establecida.
No obstante, la sustitución de la prestación requiere el acuerdo entre el acreedor y el deudor, por lo que de una
forma u otra, el referido “cumplimiento” tiene indudable carácter negocial. (STS de 29 de abril 1991).
Hay que decir que el pacto renovado entre el deudor y acreedor puede plantearse de dos formas distintas:
Entrega de algo o prestación de servicio, pese a ser diferente de la prestación originaria, que supone cumplir la
obligación existente. Donación en pago.
Asegurando el cumplimiento de la prestación originaria mediante entrega de bienes al acreedor para que los
enajene y aplique el producto de la venta al pago de la obligación originaria.

LA DACIÓN EN PAGO
La dación en pago representa una fractura del requisito de la identidad del pago establecido en el art. 1.166,
que sólo puede obviarse mediante el consentimiento del acreedor.
Dicho mecanismo se le conoce como donación en pago desde el Derecho Romano ( datio in solutum).
Nuestro Código Civil no lo regula de forma expresa pero no le es totalmente desconocida la expresión: en los
Arts. 1.521, 1.636, 1.849 CC.
Sin embargo en la compilación de Navarra en la Ley 495 sí la recoge.
No obstante, la dación en pago es perfectamente lícita, posible y bastante frecuente. Por lo que el TS ha
reiterado su validez. La Jurisprudencia ha determinado una serie de requisitos para que una relación obligatoria
pueda entenderse cumplida mediante recurso a la donación en pago, dos requisitos:
Acuerdo entre las partes, con el designio de dar por extinguida la obligación preexistente, con lo que se excluye
la novación.
Transmisión o entrega simultanea del objeto de la nueva prestación ( que se refiere la Ley 495.1 Compilación
Navarra). Pues si el deudor sólo se comprometiera a ello sería supuesto de novación y no de donación en pago.
En la práctica la nueva prestación suele consistir en entregar o dar alguna cosa o raramente de obligación de
no hacer, si la dación consiste en entrega de una cosa, serán entonces de aplicación en principio las reglas
sobre saneamiento por evicción que el Código Civil regula en sede de compraventa, según ha destacado
numerosas veces la Jurisprudencia.

49
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
Sin embargo, dicha asimilación sólo es aceptable con carácter instrumental y siempre que resulte acorde con el
designio propio de la dación en pago. Éste consiste en extinguir una relación obligatoria preexistente, no en
crear un nuevo contrato productor de derechos y obligaciones. Por ello la Doctrina y Jurisprudencia
contemporáneas prefieren subrayar el carácter extintivo del acuerdo de dación, si bien tiene naturaleza
negocial, no llega a alcanzar la consideración de contrato propiamente dicho.

LA CESIÓN DE BIENES PARA PAGO O EL PAGO POR CESIÓN DE BIENES


En la cesión de bienes el deudor se limita a transferir al acreedor o acreedores la posesión y administración de
sus bienes o parte de ellos para que los liquiden y apliquen el precio obtenido al pago de sus créditos. Por lo
que la cesión no equivale al cumplimiento, sino, que sencillamente, lo facilita dejando en manos de los
acreedores el cobro de sus propios créditos. Con ello el deudor no transmite la propiedad de los bienes
cedidos, sino que los apodera para enajenarlos y convertirlos en dinero líquido.
Si el dinero obtenido supera lo que supone el crédito, los acreedores se cobrarán y restituirán lo restante al
deudor, si faltase, el deudor seguirá siéndolo de la cantidad restante, ya que como dice el art. 1.175, la cesión
sólo libera al deudor de responsabilidad por el importe liquido de los bienes cedidos.. No obstante, la segunda
parte del art. 1.175 CC da a entender que la cesión de bienes para el pago ha de llevarse a cabo dentro de un
procedimiento concursal o convenio entre acreedor y deudor con la intervención judicial, pero que cabe realizar
la cesión de bienes para el pago de forma individualizada o singular.
A juicio de la mejor doctrina (COSSÍO), el art. 1.175 esta referido en exclusiva a la cesión de bienes judicial,
debiendo considerarse que, al igual que la dación de pago, la cesión de bienes extrajudicial o convencional
queda sometida a reglas generales de la Autonomía Privada.

HAY QUE RESALTAR EL RÉGIMEN JURÍDICO DE UNA Y OTRA:


CESIÓN DE BIENES JUDICIAL: Constituye una apartado más de los procedimientos concursales, y por
consiguiente sometida a una serie de reglas imperativas cuyos supuestos son: Suspensión de pagos, Quita o
Espera, concurso de acreedores o quiebra. De ahí que el segundo inciso del art. 1.175 precise que los
convenios de cesión se ajusten al Título XVII y a LEC. Además de coincidencia gramatical entre los Arts. 1.175
CC y 1.917 CC.
CESIÓN DE BIENES CONVENCIONAL (CBC) O EXTRAJUDICIAL: El art. 1.175 CC, sirve de recordatorio del
régimen de cesión de bienes en los procedimientos concursales. Por tanto, la cesión convencional se somete a
las reglas de la Autonomía Privada y sólo supletoriamente se regula por normas Generales de Contratación o
de Derecho de Obligaciones sin obligatoriedad de aplicación de reglas procesales de concurso o quiebra (STS
1953).
Si existen mas acreedores, cabe que el deudor acuerde con uno de ellos o con varios el llevar a cabo una
cesión. En tal caso, si existen varios acreedores, la cesión no puede ser realizada en fraude de los mismos. Por
ello el TS ha requerido que la cesión extrajudicial se realice con la aprobación de la totalidad de los acreedores.
Dada la indefinición legislativa de la CBC, ha traído consigo que la Doctrina, al igual que en STS 1989, 1977,
1969..) Siguiendo a BELTRÁN DE HEREDIA se pronuncian en el sentido de que se trata de un contrato de
mandato en donde el deudor concede poder ( casi siempre irrevocable) a los acreedores para que éstos
enajenen los bienes entregados y satisfagan sus créditos con el líquido obtenido.
Normalmente, la tesis del contrato de mandato es plenamente acorde con la voluntad de las partes, Sin
embargo, como los márgenes de la cesión e bienes extrajudicial no se encuentran predeterminados legalmente
y dependen en exclusiva de la voluntad de las partes, caben supuestos en los que la figura se fundamente en la
transmisión fiduciaria del dominio de los bienes cedidos por el deudor.

DIFERENCIAS ENTRE DACIÓN EN PAGO Y CESIÓN DE BIENES PARA PAGO


Estas figuras son muy frecuentes en la práctica negocial, pese a su falta de regulación expresa por nuestro
Código Civil.
Sus diferencias son deducibles reproduciendo algunos “fundamentos de Hecho” de la reiterada Jurisprudencia
del TS, que señala que son claros en al teoría, pero siguen generando conflictos. Según BERCOVITZ ello se
debe:

50
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
Por la inexistencia de un marco normativo de naturaleza dispositiva que permita resolver los litigios ante la
imprevisión de las partes.
El frecuente interés de las partes en distorsionar en el momento del conflicto lo acordado, incluso en la similitud
de las palabras. Interés que se basa en que mientras que la dación transmite en su caso la titularidad del bien
entregado al acreedor o acreedores, en cambio la cesión de bienes no lo transmite.
Tanto la Doctrina Clásica como la Jurisprudencia resaltan la contraposición entre la Datio pro soluto y la Datio o
Cessio por Solvendo:

STSS1992, 1989, 1987


?? Datio Pro Soluto: Se trata de un acto en el que el deudor transmite los bienes de su propiedad al acreedor
para que éste aplique el bien recibido a la extinción del crédito de que era titular.
?? Datio Pro Solvendo: Negocio jurídico en virtud del cual el deudor propietario transmite a un tercero, que
actúa por encargo, la posesión de sus bienes y la facultad de proceder a la realización, con mayor o menor
amplitud de facultades, pero con la obligación de aplicar el importe obtenido en la enajenación de aquellos
al pago de las deudas contraídas por el cedente, sin extinción del crédito en su totalidad, puesto que salvo
pacto en contrario, el deudor sigue siéndolo del adjudicatario en la parte del crédito a que no hubiese
alcanzado el importe del liquido del bien o bienes cedidos para la adjudicación.
STS1989, en este sentido, La “Dación en pago”, es pues un negocio “pro soluto”, mientras que la cesión de
bienes es un negocio “pro solvendo” sine efectos liberatorios ni extintivos hasta que se enajenen y liquiden los
bienes y con su importe se pague a los acreedores de modo total o parcial, siendo su naturaleza jurídica la de
un mandato liquidatorio y de pago que se ejecuta por otorgamiento de Poder irrevocable, perfeccionándose con
la entrega de los bienes y, salvo pacto en contrario, quedando el resto de la deuda sin cubrir si el líquido no
alcanza al total.
STS1984: Cuando se esta en presencia de una “cessio pro solvendo” sólo libera al deudor de su
responsabilidad por el importe de los bienes cedidos, mientras que en el “cessio pro soluto” la entrega la
produce automáticamente la extinción de la primitiva obligación.
La conclusión es que la diferencia es terminante en lo referente a la traslación del titulo real, puesto que así
como la cesión sólo atribuye la posesión de los bienes con un poder de carácter personal que permite al
acreedor efectuar la venta para cobrarse con su importe, y en la dación se produce una verdadera transmisión
de dominio sin restricciones.

3. LA MORA DEL ACREEDOR: EL OFRECIMIENTO DE PAGO Y LA


CONSIGNACIÓN

LA FALTA DE CUMPLIMIENTO IMPUTABLE AL ACREEDOR


El deudor, pese a tener intención de pagar, se encuentra con que la relación obligatoria sigue vigente y vincula,
sin lograr liberarse de la deuda. Y ello es debido por no poder hallarse el acreedor o por pretender demorar el
pago. Tales eventualidades pueden producirse, bien por circunstancias ajenas a la voluntad del acreedor, o
bien, por una voluntad deliberada de retrasar el pago ( para acumular créditos)
Dado a que la falta de recepción de la prestación debida, por causas atinentes al acreedor, conlleva el retraso o
la demora en el cumplimiento pretendido por el deudor, se habla de mora del acreedor o de mora creditoris.
El Código Civil no regula de forma sistemática la mora del acreedor, si el art. 1.176 SS, que dice: Si se hace
ofrecimiento de pago al acreedor y éste se negase sin razón a admitirlo, el deudor quedará libre de toda
responsabilidad mediante la consignación de la cosa “debida”. Esta interpretación tiene como consecuencias
fundamentales:
1. La Mora del acreedor no requiere conducta culposa de aquél y cabe una conducta negativa sin razón, es
más, en casos de consignación directa, el CC elimina el requisito del ofrecimiento de pago como trámite
previo a consignación.

51
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
2. La mora del acreedor no requiere que éste sea interpelado por el deudor (como exige el art. 1.110 respecto
de la mora del deudor), sino que basta con el ofrecimiento del pago.

LA CONSIGNACIÓN COMO SUSTITUTIVO DEL CUMPLIMIENTO


La mora del acreedor (culposa o no, maliciosa o de BF) es inaceptable por implicar un perjuicio para el deudor y
ser contraria a los intereses generales del tráfico económico.
En consecuencia, el Ordenamiento Jurídico da un mecanismo que permita al deudor cumplidor liberarse de la
obligación.
Consiste que el deudo le otorga a la Autoridad Judicial las cosas debidas, acreditando su voluntad de cumplir lo
debido y la resistencia del acreedor a recibir la prestación. Técnicamente se le conoce como consignación. (Art.
1.178.1).

EL OFRECIMIENTO DE PAGO COMO PRESUPUESTO DE LA CONSIGNACIÓN


Antes de proceder a la consignación, el deudor debe haber ofrecido el pago al acreedor y éste haberse negado
sin motivo a aceptarlo. (Art. 1.176.1).
El ofrecimiento de pago es necesario acreditarlo ante un juez (art. 1.178.1), no resultara operativo hacerlo en
modo que no pueda probarse y convendrá preconstituir la prueba ( transferencia bancaria a la cuenta del
acreedor, que éste rechaza, o asistencia de notario en la vista del acreedor).
El ofrecimiento de pago es un presupuesto lógico de la consignación y un modo razonable de evitar
consignaciones injustificadas ante la Autoridad Judicial.

LOS REQUISITOS DEL PAGO, SEGÚN EL PROF. CABANILLAS SÁNCHEZ SON:


1. El ofrecimiento ha de ser incondicional.
2. El ofrecimiento ha de estar dirigido al acreedor o persona autorizada para recibir prestación.
3. El ofrecimiento se ha de hacer en momento oportuno y en lugar establecido.
4. La prestación ha de ser íntegra e idéntica a la del objeto de la relación obligatoria, siendo ineficaz el
ofrecimiento de pago y consignación de una suma de dinero inferior a la debida o cuando no comprenden
los intereses de las cantidades adeudadas.

EL OFRECIMIENTO DE PAGO Y LA CONSTITUCIÓN EN MORA DEL ACREEDOR


El ofrecimiento del pago, además de operar como presupuesto de la consignación tiene virtualidad propia
aunque no se vea seguido de la consignación.
La mora del acreedor, lo convierte en un acreedor moroso, al que la Ley tratará con disfavor, dada su conducta
entorpecedora del devenir normal de la relación obligatoria.
Entre otras consecuencias, la constitución de la mora del acreedor traerá consigo:
1. Que el retraso en el cumplimiento no hará nacer la mora del deudor.
2. Que, en caso de obligaciones pecuniarias, cesará la generación de interese. (Art. 1.108 CC a contrario).
3. Que en general, la imposibilidad sobrevenida de la prestación sin culpa del deudor operará en perjuicio para
el acreedor, quien pese a no recibir la prestación, habrá de cumplir con las obligaciones que tuviera para
con el deudor. (STS1986 destaca que uno de los efectos principales de la mora del acreedor es la
atribución al mismo del riesgo de pérdida fortuita de la cosa, rectificando así nuestro TS el criterio adoptado
en la STS1941.
4. Que el acreedor constituido en mora deberá abonar todos los gastos derivados de la conservación y
custodia de la cosa debida (aplicación del art. 1.179 CC).

SUPUESTOS DE CONSIGNACIÓN DIRECTA


La regla general del previo ofrecimiento de pago decae en aquellos casos, que por circunstancias, el deudor no
puede llegar ni siquiera a dirigirse al acreedor ofreciéndole la prestación debida.
52
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
El art. 1.176.2 establece que se darán tales supuestos cuando:
1. El acreedor esta ausente o incapacitado: Para ello debe entenderse que existe sin que se haya producido
una declaración judicial de ausencia o incapacitación, pues en tal caso el pago debería hacerse
directamente a sus legítimos representantes. Además se considera que debe estar incapacitado para recibir
el pago en el momento en que deba hacerse. Se resalta así que la sedicente incapacitación puede deberse
a una circunstancia coyuntural o pasajera ( etilismo). En el caso de la ausencia, porque haya sido raptado o
secuestrado el acreedor.
2. Cuando varias personas pretenden tener derecho a cobrar y el deudor no sabe bien frente a quién esta
obligado, permitiéndole en consecuencia proceder directamente a realizar la consignación.
3. Que se haya extraviado el título de obligación, etc.
Este elenco no debe interpretarse de forma literal y taxativa, sino ad exemplum.
En cualesquiera de estos casos, dispone el art. 1.176.2 al principio que “la consideración por sí sola producirá el
mismo efecto...” que si se hubiese visto precedida del ofrecimiento de pago.

REQUISITOS DE LA CONSIGNACIÓN
La consignación debe reunir los siguientes requisitos para producir los efectos que le son propios:
1. Debe ser anunciada previamente a las personas interesadas en cumplimiento en el cumplimiento de la
obligación, aunque no será exigible en los supuestos de consignación directa.
2. La consignación debe ajustarse estrictamente a las disposiciones que regulan el pago (art. 1.177 CC). Es
decir, ha de respetar los principios de identidad, integridad e indivisibilidad del pago.
3. Una vez admitida judicialmente, posteriormente la consignación deberá notificarse también a los
interesados. (Art. 1.178 CC).
Estos requisitos formales tienen una gran importancia en la práctica y además, encuentra fundamento en el
debido equilibrio entre los intereses de deudor y del acreedor.

4. EFECTOS DE LA CONSIGNACIÓN
La declaración judicial de idoneidad de la consignación conlleva a la liberación del deudor (art. 1.177 CC), quien
puede instar al juez que le libre carta de pago en nombre del acreedor. Así lo dispone el art. 1.180.1, el cual,
habla de “cancelar la obligación”.
Además, ha de tenerse en cuenta que, siendo idónea o procedente la consignación, todos los gastos generados
por la misma serán a cuenta del hacedor (art. 1.179).

6. PRESTACIONES SUSCEPTIBLES DE CONSIGNACIÓN


La consignación es utilizada respecto de las obligaciones pecuniarias y suele verse dificultada en otros
supuestos.
La literalidad del art. 1.178, que habla de “depositar” las cosas ha llevado a pensar a algunos autores que sólo
se pueden consignar bienes muebles, pero ello es minoritario dado a que es admisible la consignación de
inmuebles, ya que la Compilación de Navarra habla expresamente de ello en su Ley 494.
Por las mismas razones aludidas debe defenderse que el deudor de obligaciones de hacer pueda liberarse de
las mismas, manteniendo, no obstante, su derecho a reclamar de la contraparte de su prestación, una vez haya
acreditado su disposición favorable de cumplimiento ( retratista sin modelo, que no puede seguir su obra,
arquitecto con inmobiliaria insolvente, etc.).

53
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 9: EL INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES


1. LOS SUPUESTOS DE INCUMPLIMIENTO Y SU DIFICULTAD DE
SISTEMATIZACION
El incumplimiento de la obligación tendrá lugar tanto en caso de falta absoluta de ejecución de la prestación (
caso de que el deudor no lleve a cabo la ejecución de la prestación), cuanto en caso de inexacta ejecución de
la misma ( que no se adecue a lo pactado o legalmente establecido). Para el acreedor, supongamos, resultará
perjudicial que el deudor no le entregue el tren de envasado que ha comprado para la bodega; pero, de seguro,
tampoco le resultará satisfactorio que el deudor se lo entregue montándoselo en su jardín.
Los supuestos de incumplimiento pueden muy variopintos: retraso en la entrega (en la obligación de dar) o en la
ejecución (en la obligación de hacer); cumplimiento en un lugar diferente al pactado (que origina gastos
complementarios e imprevistos para el acreedor); entrega o ejecución de carácter defectuoso; cumplimiento
parcial que el acreedor recibe haciendo protesta formal del mismo, etc.
Este concepto lleva a la doctrina a una clasificación del incumplimiento en:
1. Incumplimiento propio o absoluto: supuestos de falta de cumplimiento caracterizados por la imposibilidad
futura de ejecutar la prestación.
2. Incumplimiento impropio o relativo: categoría que acogería a todos los casos de cumplimiento
defectuoso, extemporáneo o parcial que, no obstante, permiten un posterior cumplimiento exacto y
absolutamente acorde con el título constitutivo de la obligación.
Otros autores, por el contrario, prefieren realizar una contraposición entre: falta absoluta de cumplimiento o
incumplimiento total, y, cumplimiento defectuoso o inexacto.
El C.c. evita cualquier tentación clasificatoria y parte de la base de que cualquier contravención de la relación
obligatoria será considerada como falta de cumplimiento y dará lugar al resarcimiento o indemnización de los
daños y perjuicios causados al acreedor. Esta indemnización, en cuanto a su concreción, se encomendará a
Jueces y Tribunales.
Así, el Art. 1.101 C.c. dice que “Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que
en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier
modo contravinieren al tenor de aquélla”.

2. LA RESPONSABILIDAD DEL DEUDOR: PLANTEAMIENTO.


Cualquier contravención de la obligación puede ser considerada incumplimiento, la pregunta es en que casos
esta es imputable al deudor y por tanto debe responder por ello y en que casos no.
1. En ciertas ocasiones, en principio excepcionales, el deudor no es considerado responsable de la falta de
cumplimiento por haberse producido ésta a causa de circunstancias insuperables para el deudor: caso
fortuito o fuerza mayor.
El Art. 1.105 C.c. indica que “ fuera de los casos expresamente mencionados en la ley, y de los en que así
lo declare la obligación, nadie responderá de aquellos sucesos que no hubieran podido preverse o que,
previstos, fueran inevitables”.
2. En los demás casos, el deudor será responsable de la falta de cumplimiento, y en particular, cuando haya
incurrido en dolo, culpa o mora. Art. 1.101 C.C.

3. CASO FORTUITO Y FUERZA MAYOR COMO CAUSAS DE


EXONERACIÓN PARA EL DEUDOR
3.1 NOCIÓN GENERAL DE CASO FORTUITO Y FUERZA MAYOR:
Conforme estipula la parte final del art. 1.105, “nadie responderá de aquellos sucesos que no hubieran
podido preverse o que, previstos, fueran inevitables”. El C.c. exonera de responsabilidad al deudor en
aquellos casos en que la falta de cumplimiento se deba a la existencia de un caso fortuito o de un supuesto de
fuerza mayor.
54
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
Históricamente, el deslinde entre caso fortuito y fuerza mayor ha sido complejo:
?? Los hechos provenientes de la naturaleza serían casos fortuitos, mientras que los causados por el hombre
serían supuestos de causa mayor.
?? Atendiendo a la imprevisibilidad del suceso, serían casos fortuitos los imprevisibles mientras que los
inevitables serían de fuerza mayor.
Para evitar continuas disquisiciones sobre el tema, los redactores del Código optaron por no utilizar ninguna de
tales expresiones en el art. 1.105, limitándose a disponer que, salvo precisiones, el deudor quedaría
exonerado de responsabilidad en el caso de que el incumplimiento de la obligación se debiera a la
presencia de sucesos tanto imprevisibles cuanto inevitables.
Por consiguiente concluir que caso fortuito y fuerza mayor son expresiones que, heredadas del Derecho
romano, pueden considerarse sinónimas y describirse sencillamente como aquellos hechos o circunstancias
que, siendo absolutamente extraños a su voluntad (fenómenos meteorológicos, guerras, etc.), hacen que el
deudor, aunque no pueda llevar a cabo el cumplimiento de la obligación, quede exonerado del incumplimiento.

2. PRUEBA DEL CASO FORTUITO Y DE LA FUERZA MAYOR:


Aunque por lo general acreditar la existencia del caso fortuito o la fuerza mayor resultará fácil, es evidente que
será el deudor que pretenda exonerarse del cumplimiento de la obligación quien haya de probar el
efectivo acaecimiento de circunstancias objetivamente insuperables a su capacidad de acción.
Así era reconocido en art. 1.214 C.c derogado por la LEC-2000, y así lo reconoce implícitamente ésta.

3. RESPONSABILIDAD DEL DEUDOR PESE A LA EXISTENCIA DE CASO


FORTUITO O FUERZA MAYOR.
La exoneración de responsabilidad del deudor en los supuestos de concurrencia de caso fortuito o fuerza mayor
es una regla general legalmente establecida que no tiene carácter absoluto ni ha de producirse de forma
necesaria. El propio encabezamiento del art. 1.105 explicita que la regla estudiada no se aplicará:
1. En los casos expresamente mencionados en la ley
2. Cuando expresamente lo declare la obligación.
Así, puede distinguirse entre:
?? La responsabilidad por caso fortuito o fuerza mayor convencionalmente pactada
Dado que la norma contenida en el art. 1.105 carece de carácter imperativo y, por consiguiente, es
libremente disponible para los sujetos de la obligación, éstos pueden pactar legítimamente la pervivencia de
la responsabilidad del deudor en caso de incumplimiento inclusive cuando éste se deba al acaecimiento de
algún supuesto de caso fortuito o fuerza mayor.
La norma comentada, no sólo parte de la base de la autonomía contractual, sino a juicio del Prof. Lasarte,
responde a la existencia de un modelo contractual típico, el contrato de seguro, cuya celebración bascula
precisamente sobre el acaecimiento de un riesgo ( equivalente a caso fortuito o fuerza mayor) que origine el
daño al asegurado.
?? La responsabilidad por caso fortuito o fuerza mayor legalmente determinada,
No es muy frecuente, ( por ejemplo el comodatario responderá incluso del caso fortuito y la fuerza mayor,
cuando destina la cosa para algo distinto para la que se le presto, cuando la conserva en su poder más
tiempo del establecido o cuando la cosa se le entregó bajo tasación).
?? Otras causa de responsabilidad del deudor pese a la existencia de caso fortuito o causa mayor:
No están contempladas en el art. 1.105, y son:
?? Cuando la existencia del caso fortuito o de causa mayor se combina con una conducta descuidada,
culposa o morosa del deudor, la ley continua considerándolo responsable del cumplimiento.
?
? La existencia del caso fortuito o de causa mayor es intrascendente para las obligaciones genéricas
(pues rige la regla de que el género nunca perece); en éstas el deudor sólo queda exonerado por la

55
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
existencia de caso fortuito o fuerza mayor cuando se ha llevado a cabo la concentración o
especificación (determinación de las cosas genéricas a entregar) de común acuerdo con el
acreedor, se ha cumplido o se han entregado las cosas en el domicilio del deudor.

4. LA RESPONSABILIDAD DEL DEUDOR POR INCUMPLIMIENTO A ÉL


IMPUTABLE.
Según el artículo 1.101 del C.c., el deudor puede incumplir por:
A/ Incurrir en dolo, negligencia o morosidad o
B/ Contravenir de cualquier modo el tenor de la obligación.
Como legalmente las causa por las que se puede incumplir una obligación son la negligencia (culpa), el dolo (no
querer cumplir) o la mora (retrasarse en el cumplimiento), por lo tanto la expresión B/ debe entenderse como los
casos caracterizados como cumplimiento impropio, defectuoso o inexacto y no a las causas que los hayan
originado (dolo, culpa o mora).

4.1 LA CULPA O NEGLIGENCIA


El art. 1.104 define la culpa o negligencia como la “la omisión de aquella diligencia que exija la naturaleza
de la obligación y corresponda a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar”. Mediante
esta conceptuación, el C.c. parece abandonar el sistema histórico de enfocar la culpa como un mero patrón de
diligencia abstracto identificado mediante la referencia al bonus paterfamilias, y prefiere objetivar el concepto de
culpa en atención a las circunstancias del hecho concreto.
Por tanto, de conformidad con el art. 1.104,1 habría de concluirse que nuestro Código propugna un sistema de
culpa en concreto, en cuanto la fijación del grado de diligencia depende de la naturaleza ( hay gran diferencia
de una grave intervención quirúrgica a una soldadura) y circunstancias concretas de la relación obligatoria de
que se trate ( personas, tiempo y lugar del cumplimiento). ( Es distinta la amputación de un miembro
Pero el art. 1.104.2, establece que “cuando la obligación no exprese la diligencia que ha de prestarse en su
cumplimiento, se exigirá la que correspondiera a un buen padre de familia”, reiterando así el criterio básico del
sistema de culpa en abstracto, procedente del Derecho romano y aceptado por el C. Civil francés.
La antinomia entre ambos criterios de determinación de la culpa es de todo punto de vista evidente y exige
pronunciarse sobre la cuestión y, de otra parte, requieren dejar un amplio margen de actuación al arbitrio
judicial.
1. Algunos autores consideran que debe tenerse por preeminente el criterio del buen padre de familia,
ateniéndose a razones históricas y a que este canon de diligencia es menos gravoso para el deudor.
2. Otros civilistas, en cambio, consideran que el carácter subsidiario o supletorio de la “diligencia del buen
padre de familia” es indiscutible, debiendo primar por tanto el sistema de culpa en concreto fijado en el
párrafo primero del art. 1.104.
A juicio del Prof. Lasarte resulta preferible esta última opción, pues el cambio de rumbo operado en la
codificación desautoriza precisamente las razones de carácter histórico esgrimidas en favor del criterio del buen
padre de familia; el cual, en nuestro Código, no representa más que una previsión de carácter complementario
introducida cautelarmente por el legislador (por querencia histórica) para el caso de que “la obligación no
exprese la diligencia que ha de prestarse en su cumplimiento”).
El C.c. utiliza la noción de culpa en un sentido sumamente amplio; no se requiere una conducta malévola del
deudor, sino que basta que éste incumpla o cumpla defectuosamente lo prometido sea por olvido, descuido,
falta de pericia, etc. La falta de diligencia, pues, es un mero dato de carácter objetivo que arroja un resultado
lesivo para el acreedor, sin necesidad de que el deudor haya asumido una voluntad deliberada de incumplir
(como ocurre en el caso de dolo).
Por ello, según parecer mayoritario, el Código presume -iuris tantum- la culpa del deudor en caso de
incumplimiento de la obligación, pues si la ejecución de la prestación con carácter general, es un deber de
conducta o de comportamiento, es necesario concluir que, en caso de no llevarse a cabo, la infracción de dicho
deber es imputable al obligado salvo que acredite la existencia de causas exoneradoras de la responsabilidad.
En tal sentido, dispone el art. 1.183 que “siempre que la cosa se hubiese perdido en poder del deudor, se

56
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
presumirá que la pérdida ocurrió por su culpa y no por caso fortuito, salvo prueba en contrario y sin perjuicio de
lo dispuesto en el art. 1.096”
El incumplimiento por culpa o negligencia puede darse tanto en las obligaciones de dar como en las
obligaciones de hacer por interpretación extensiva del artículo 1.183.

4.2 EL DOLO O LA CONDUCTA DOLOSA EN EL CUMPLIMIENTO DE LAS


OBLIGACIONES:
Contrastando su peculiar régimen jurídico con el establecido para la culpa o negligencia, el dolo ofrece las
siguientes claves:
1. En primer lugar, frente a la posible y eventual involuntariedad de la conducta culposa, el dolo en el
cumplimiento consiste en una actuación consciente y deliberada del deudor que, malévolamente, se resiste
a cumplir cuando debe.
2. No es necesario que el deudor tenga intención de dañar o causar mayores perjuicios al acreedor sino que
basta con que el deudor, a sabiendas, infrinja el deber de cumplimiento que pesa sobre él. ( Diferencia con
el dolo penal).
3. La actuación dolosa del deudor en el momento de cumplimiento de las obligaciones es considerada por el
Ordenamiento jurídico de mayor gravedad que la culposa. Por ello el C.c. prohíbe:
?? Que los tribunales puedan moderar o mitigar la responsabilidad dimanante de dolo, mientras que
les encomienda dicha moderación en caso de conducta culposa.
?? Que el acreedor renuncie anticipadamente a exigir la responsabilidad derivada del dolo. Esta regla
tiene un claro carácter imperativo, excluyendo que la autonomía privada pueda contradecirla
mediante el establecimiento de cláusulas o estipulaciones de exoneración de la responsabilidad
dimanante del dolo, esto es porque ya que los derechos subjetivos deben ejercitarse conforme a las
exigencias de la buena fe, no puede legitimarse de forma alguna la impunidad de las conductas
atentatorias contra ella, como por principio ocurre en el caso del dolo.
El C.c. utiliza dos nociones diversas de dolo:
?? Como vicio del consentimiento en la celebración de un contrato.
?? Como conducta del deudor reacio al cumplimiento. ( Dolo causante del incumplimiento).

5. LA MORA DEL DEUDOR


5.1 EL RETRASO EN EL CUMPLIMIENTO Y LOS PRESUPUESTOS DE LA MORA.
Se habla de mora del deudor cuando el cumplimiento de la obligación no tiene lugar en el momento
temporal prefijado. En este sentido aproximativo, mora equivale a retraso en el cumplimiento.
Pero en ocasiones el simple retraso en el cumplimiento equivale al incumplimiento total. Ocurre así en todos los
supuestos en que el cumplimiento de la obligación ha sido sometido a un término esencial. Por tanto, sólo
tendrá sentido hablar de mora cuando el cumplimiento, aunque tardío, resulte satisfactorio para el acreedor; al
mismo tiempo que la falta de cumplimiento puntual sea imputable al deudor.
La mora no es incompatible con la culpa o el dolo. Al contrario: la mora encuentra su causa en la actuación
negligente o dolosa del deudor. Si el retraso en el cumplimiento ha sido originado por caso fortuito o fuerza
mayor, y por tanto no es imputable al deudor, éste no podrá ser constituido en mora.
La mora sólo entra en juego en las obligaciones positivas (dar o hacer alguna cosa), quedando excluida su
aplicación en las obligaciones negativas (no hacer algo). La razón de ello es clara: sólo en las obligaciones de
carácter positivo es posible el cumplimiento tardío o extemporáneo.
La obligación ha de ser asimismo exigible y, en el caso particular de las obligaciones pecuniarias, debe tratarse
de deudas líquidas, según constante y continua jurisprudencia.

57
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
5.2 LA CONSTITUCIÓN EN MORA: LA INTIMACIÓN O INTERPELACIÓN.
Para que el retraso se convierta en mora es necesario que el acreedor exija al deudor, judicial o
extrajudicialmente, el cumplimiento de la obligación, como afirma el art. 1.100. Esto es, pese a que la obligación
sea exigible y esté vencida, el acreedor ha de llevar a cabo la intimación o interpelación al deudor para
constituirlo en mora.
La carga de la prueba de la intimación recae sobre el acreedor. Por tanto, en los casos de interpelación
extrajudicial deberá preconstituirse o prepararse la prueba de la misma: por Ej., mediante requerimiento notarial,
carta con acuse de recibo, burofax, telegrama,...

5.3 LOS SUPUESTOS DE MORA AUTOMÁTICA: EN PARTICULAR, LA MORA EN LAS


OBLIGACIONES RECÍPROCAS:
La regla general de que la generación de la mora requiere la previa interpelación al deudor no es absoluta. El
párrafo segundo del propio art. 1.100 establece que “no será sin embargo, necesaria la intimación del acreedor
para que la mora exista:
1. Cuando la obligación o la ley lo declaren así expresamente.
La exclusión convencional de la necesidad de interpelación es frecuente en la práctica contractual. Basta
indicar en alguna de las cláusulas del contrato relativas a la prestación que el retraso en su ejecución dará
lugar a indemnización de daños y perjuicios sin necesidad de previa reclamación.
La exclusión legal de la interpelación es absolutamente excepcional en el sistema del C.c., sin embargo
constituye la regla con respecto a las obligaciones mercantiles.
2. Cuando de su naturaleza y circunstancias resulte que la designación de la época en que había de
entregarse la cosa o hacerse el servicio fue motivo determinante para establecer la obligación”. ( Cuando se
encarga un vestido de invierno y nos lo dan a final de temporada). No confundir con los casos de término
esencial, ya que no hay designación de día cierto, tras el cual el cumplimiento tardío equivale a
incumplimiento.
3. En todos los supuestos arriba considerados la doctrina considera oportuno hablar de mora automática,
con la finalidad de resaltar que, automática o inmediatamente, el mero retraso temporal en el cumplimiento
equivale a la constitución en mora del deudor.
El párrafo 3º del art. 1.100 trata del caso particular de la mora en las obligaciones sinalagmáticas (recíprocas),
estableciendo lo siguiente: “En las obligaciones recíprocas ninguno de los obligados incurre en mora si el otro
no cumple o no se allana a cumplir debidamente lo que le incumbe. Desde que uno de los obligados cumple su
obligación, empieza la mora para el otro”. Luego en el caso de relaciones obligatorias de carácter bilateral
stricto sensu el cumplimiento ejecutado por una de las partes sitúa inmediatamente a la otra en la situación de
mora. Se trataría, pues, de un supuesto más de mora automática en el que no es necesaria interpelación,
siempre y cuando las obligaciones además de recíprocas sean instantáneas.

5.4. LOS EFECTOS DE LA MORA


La distinción entre el mero retraso y la mora encuentra su causa en el diferente régimen normativo de la falta de
cumplimiento puntual o temporáneo en uno y otro caso.
A) El deudor moroso queda obligado a:
1. Cumplir la obligación y, además, indemnizar los daños y perjuicios causados al acreedor por su retraso.
Caso de que la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero y el deudor incurriere en mora,
la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los
intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal.
2. Responder por la falta de cumplimiento de la obligación incluso en los supuestos en que el cumplimiento
resulte imposible, con posterioridad al momento de constitución en mora, a consecuencia de caso fortuito o
de fuerza mayor. ( “Perpetuatio obligationis”).
B) Por el contrario, el deudor que se ha retrasado en el cumplimiento, pero no ha sido constituido en
mora:
1. No habrá de indemnizar daños y perjuicios por el mero retraso.
58
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
2. No responde por incumplimiento en los supuestos de caso fortuito o fuerza mayor que provoque la
imposibilidad del cumplimiento.

5.5 REFERENCIA A LAS MORATORIAS:


Cuando el acreedor concede un nuevo plazo al deudor para el cumplimiento, la mora queda queda total y
absolutamente excluida. A esta prorroga del plazo o término de cumplimiento se le denomina moratoria.
En atención a su origen se distinguen:
?? Moratorias convencionales dimanantes de la autonomía privada. Las partes así lo establecen. Lo más
frecuente. ( p. Ej. Renovación de una póliza de crédito).
?? Moratorias legales, que encuentran su base de existencia en disposiciones legislativas. Son las menos
frecuentes. P. Ej. Aquellos Decretos-Leyes que dicta el Gobierno en casos de extraordinaria necesidad (
inundación, sequía,...). Suelen alcanzar a todo tipo de obligaciones

6. LOS EFECTOS DEL INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES: LAS


POSIBLES REACCIONES DEL ACREEDOR FRENTE AL INCUMPLIMIENTO
La reacción del acreedor frente al incumplimiento del deudor depende en gran medida de la naturaleza y
características propias de la relación obligatoria de que se trate y de la posibilidad de reclamar el cumplimiento
de la obligación en forma satisfactoria para el acreedor.
Puede que al acreedor le compense resolver el contrato, o conseguir una indemnización, o conseguir una
rebaja en el contrato. Es este sin duda según expone el Prof. Lasarte un análisis casuístico.

7. LA REACCION DEL ACREEDOR Y LA EJECUCION FORZOSA


En estos supuestos el acreedor reclamará judicialmente el cumplimiento de la obligación o la resolución del
contrato.
En caso de sentencia judicial estimatoria de las pretensiones del acreedor del cumplimiento de la obligación o
restitución de las prestaciones ya realizadas, además de la correspondiente indemnización por daños y
perjuicios, puede ocurrir:
1. Que el deudor cumpla conforme a lo ordenado por el Juez en el fallo( Ejecución voluntaria).
2. Que se niegue a cumplir y, por tanto, el acreedor se vea forzado a reclamar de nuevo la intervención judicial
para lograr que se ejecute la sentencia de condena previamente obtenida. (Ejecución forzosa).
La ejecución forzosa puede tener lugar de 2 maneras:
?? En forma específica, mediante el llamado cumplimiento in natura.
?? En forma genérica mediante el pago por equivalente pecuniario.

7.1 EJECUCIÓN FORZOSA EN FORMA ESPECÍFICA O CUMPLIMIENTO “IN NATURA”


Consiste en obtener judicialmente la prestación tal y como quedó prefijada en el título constitutivo de la
obligación. Se habla de cumplimiento in natura.

7.2 EJECUCIÓN FORZOSA EN FORMA GENÉRICA O CUMPLIMIENTO POR


EQUIVALENTE PECUNIARIO
En este caso la suma de dinero fijada en sustitución de la prestación debida propiamente dicha equivale al valor
patrimonial de la prestación no ejecutada.
En el caso de que ni siquiera el Juez pueda obtener el cumplimiento in natura.
No contemplada expresamente en el C.c, por lo que lo referente a su regulación deriva de la LEC

59
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
7.3 LA EJECUCIÓN FORZOSA EN FORMA ESPECÍFICA EN EL CÓDIGO CIVIL
La prestación in natura podrá conseguirse, trámite la autoridad judicial, mediante su ejecución por un tercero a
expensas del deudor incumplidor ( o sea, que correrá con los gastos de la ejecución).
1. Obligación de dar: “Cuando lo que deba entregarse sea una cosa determinada, el acreedor,
independientemente del derecho que otorga el artículo 1101 (indemnización por dolo, culpa o mora), puede
compeler al deudor a que realice la entrega. Si la cosa fuere indeterminada o genérica, podrá pedir que se
cumpla la obligación a expensas del deudor”. ( Art. 1.096)
2. Obligación de hacer: “Si el obligado a hacer alguna cosa no la hiciere, se mandará ejecutar a su costa.
Esto mismo se observará si la hiciere contraviniendo el tenor de la obligación. Además podrá decretarse
que se deshaga lo mal hecho”. ( Art. 1.098)
3. Obligación de no hacer: También podrá decretarse que se deshaga lo mal hecho “cuando la obligación
consista en no hacer y el deudor ejecutare lo que le había sido prohibido”. ( Arts. 1.098.2 y 1.099).

8. LA INDEMNIZACION DE DAÑOS Y PERJUICIOS:


8.1 NOCIÓN GENERAL Y ÁMBITO DE APLICACIÓN:
Pese a que el C.c. no lo indica de forma expresa, la indemnización de daños y perjuicios es siempre de carácter
pecuniario. Consiste en la suma de dinero que el deudor incumplidor ha de entregar al acreedor para resarcirle
de los daños y perjuicios causados por cualquier tipo de incumplimiento.
Art. 1.101: “Quedan sometidos a la indemnización de daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento
de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren el
tenor de aquellas.” De conformidad con ello, cualquier contravención de la obligación, cualquier falta a la
exactitud de la prestación, puede generar o causar daños y perjuicios al acreedor.
La indemnización de daños y perjuicios puede entrar en juego, en forma accesoria y complementaria:
a) En caso de ejecución forzosa en forma específica, ya que la reclamación del cumplimiento no excluye la
indemnización.
b) En el caso de ejecución genérica o incumplimiento por equivalente pecuniario, ya que éste tampoco
excluye el resarcimiento por daños y perjuicios causados por la falta de cumplimiento in natura
establecido en el título constitutivo de la obligación.
c) En el caso de resolución del contrato.

8.2 LA INDEMNIZACIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOS Y LA RESPONSABILIDAD


EXTRACONTRACTUAL:
La indemnización de daños y perjuicios opera de forma autónoma o independiente en un gran número de
supuestos de responsabilidad extracontractual; esto es, no por consecuencia del incumplimiento de una
obligación previamente establecida, sino a causa del daño inferido a un tercero.

8.3 LOS COMPONENTES DE LA INDEMNIZACIÓN: DAÑO EMERGENTE Y LUCRO


CESANTE.
La indemnización de daños y perjuicios tiene por objeto dejar al acreedor indemne de las consecuencias
perjudiciales causadas por el incumplimiento de la obligación o por la realización del acto ilícito.
Por tanto, la traducción a dinero de la misma debe valorar dos aspectos o componentes:
1. El daño o pérdida sufridos por el acreedor: daño emergente. Ej. Las lesiones sufridas en un accidente.
2. La ganancia dejada de obtener por el acreedor a consecuencia del incumplimiento contractual o del
sufrimiento de la acción u omisión generadora de responsabilidad extracontractual: lucro cesante. P. Ej. La
falta de recursos si el atropellado no puede trabajar durante una temporada.

60
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
Ambos aspectos se encuentran legalmente contemplados en el art. 1.106 del C.c.: “La indemnización de daños
y perjuicios comprende, no sólo el valor de la pérdida que haya sufrido, sino también el de la ganancia que haya
dejado de obtener el acreedor,”.

8.4 PRESUPUESTOS DE LA INDEMNIZACIÓN:


La indemnización de daños y perjuicios propiamente dicha no se genera automáticamente por virtud del
incumplimiento contractual o del acto ilícito, sino que es necesario que se den los siguientes requisitos:
Que la actuación del deudor en la relación obligatoria de que se trate o las condiciones y circunstancias de la
misma (contrato o responsabilidad extracontractual) lo haga responsable del incumplimiento contractual o del
acto ilícito.
Que el acreedor pruebe o acredite la efectiva existencia de daños y perjuicios mediante algún medio de prueba,
descartándose las meras suposiciones, previsiones o hipótesis no probadas.
El daño emergente cabe identificarlo con el valor de la prestación debida o con los daños efectiva y
directamente causados. Al contrario, la determinación del lucro cesante es enormemente compleja en términos
prácticos. En la práctica, la suma reclamada suele ser muy alta, y depende en gran medida de la apreciación
del Tribunal o Juez, que suele ser riguroso en cuanto a la exigencia de prueba del lucro cesante proclamado por
el acreedor.

8.5 ALCANCE DE LA INDEMNIZACIÓN: DEUDOR CULPOSO Y DOLOSO.


El Código se limita a establecer criterios generales respecto de los daños y perjuicios susceptibles de
resarcimiento pecuniario, distinguiendo según que el deudor sea de buena fe o de mala fe (art. 1.107), deudor
culposo y deudor doloso respectivamente.
Conforme al art. 1.107, los daños y perjuicios susceptibles de indemnización se amplían en el caso de que el
deudor, consciente y deliberadamente, haga caso omiso de la obligación que sobre él pesa. La gravedad del
dolo en el cumplimiento, en relación con la culpa, justifica sobradamente el diferente ámbito y extensión del
resarcimiento en uno y otro caso.
Las reglas legales al respecto son, concretamente:
1. Deudor de buena fe o culposo. Responderá de los daños y perjuicios que se hubieran previsto o podido
prever al tiempo de constituir la obligación y que sean consecuencia necesaria de su falta de cumplimiento.
2. Deudor de mala fe o doloso. Habrá de responder de todos los daños y perjuicios que, conocidamente, se
deriven de la falta de cumplimiento de la obligación.

61
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 10: LA EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES


1. LAS CAUSAS DE EXTINCION DE LAS OBLIGACIONES
Art. 1156 C.c: “Las obligaciones se extinguen: Por el pago o cumplimiento, por la pérdida de la cosa debida,
por la condonación de la deuda, por la confusión de los derechos de acreedor y deudor, por la compensación y
por la novación”.
Estas son las llamadas causas de extinción de las obligaciones, ya que todas determinan la extinción de la
relación obligatoria (existen también causas particulares aplicables a ciertas relaciones obligatorias, por Ej. : la
muerte del deudor en casos de obligaciones de hacer personales, el acaecimiento del evento previsto por las
partes como condición resolutoria...). De todas ellas la más importante es el cumplimiento o pago.

2. LA PÉRDIDA DE LA COSA DEBIDA O LA IMPOSIBILIDAD


SOBREVENIDA DE LA PRESTACIÓN
PRECISIONES TERMINOLÓGICAS
La expresión “la pérdida de la cosa debida” puede dar la impresión de que la imposibilidad de llevar a cabo la
prestación se refiere exclusivamente a las obligaciones de dar, no siendo así (Art. 1184:”también quedará
liberado el deudor en las obligaciones de hacer cuando la prestación resultare legal o físicamente imponible”).
Para evitar esta confusión, la doctrina y la jurisprudencia han impuesto la expresión “imposibilidad sobrevenida
de la prestación”

CARACTERÍSTICAS DE LA IMPOSIBILIDAD DE CUMPLIMIENTO


A) El carácter sobrevenido: El incumplimiento se ha de producir necesariamente a causa de circunstancias
posteriores al momento constitutivo de la obligación
B) Origen físico o jurídico de la imposibilidad: La expresión “la pérdida de la cosa” sugiere que la
imposibilidad de cumplimiento debe venir provocada por la destrucción física o desaparición material de las
cosas que son objeto de la prestación. A este respecto, el art. 1.184 habla con mayor corrección de que “...
la prestación resultare legal o físicamente imposible”, evidenciando que la imposibilidad sobrevenida del
cumplimiento puede ser tanto física como jurídica.
C) El carácter objetivo de la imposibilidad: La imposibilidad ha de ser, en todo caso, objetiva: referida al
objeto de la relación obligatoria, a la prestación en sí misma considerada, siendo intranscendentes en
principio las circunstancias relativas a la persona del deudor. Excepto las obligaciones de hacer y las
personalísimas, cuando las circunstancias y condiciones del deudor formen parte del contenido de la
relación obligatoria.
D) Imposibilidad sobrevenida total y parcial: El art. 1.182 y siguientes: Imposibilidad sobrevenida total de
la prestación. En caso de la consecuencia de una imposibilidad sobrevenida de la prestación solo parcial,
la respuesta es insegura, dada la extraordinaria casuística: quizás sea mejor, en caso de relaciones
jurídico-obligatorias onerosas, dejar la decisión en manos del acreedor, y predicar la extinción parcial de la
obligación en los supuestos a título gratuito.

LOS PRESUPUESTOS DE SU EFICACIA EXTINTIVA


La imposibilidad sobrevenida de la prestación sólo tendrá eficacia extintiva cuando el consiguiente
incumplimiento no sea imputable al deudor. Por tanto, no basta con el advenimiento sobrevenido o subsiguiente
de una circunstancia imposibilitadora de la prestación, sino que es necesario que se den los siguientes
supuestos:
1) Que no sea imputable al deudor
2) Que se produzca con anterioridad a la eventual constitución en mora del deudor. En caso de deudor
moroso, responderá incluso del caso fortuito.

62
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
3) Que, en obligaciones de dar, la cosa sea específica o determinada. En estos casos, la pérdida de la cosa
ha de conllevar necesariamente la extinción de la obligación (por imposibilidad de cumplimiento), siempre y
cuando la pérdida no se debiere a dolo, culpa o mora del deudor.
Si la obligación fuese genérica, el deudor queda obligado a realizar la entrega mediante la consecución de
una cosa que se corresponda con la prestación debida, aunque haya de buscarla fuera de su patrimonio.
4) Que la cosa específica no proceda de delito o falta, ya que en tal caso ha de aplicarse el art. 1.185, que
dispone que “cuando la deuda de cosa cierta y determinada procediere de delito o falta, no se eximirá al
deudor del pago de su precio, cualquiera que hubiese sido el motivo de la pérdida, a menos que, ofrecida
por él la cosa al que la debía recibir, éste se hubiese sin razón negado a aceptarla”.

3. LA CONDONACIÓN O REMISIÓN DE LA DEUDA: UNILATERALIDAD O


BILATERALIDAD DE LA CONDONACIÓN.
IDEA INICIAL
?? Arts. 870 y ss contempla el “legado de perdón o liberación de una deuda”: la posibilidad de que el testador
libere de la obligación a una persona.
?? Arts 1.187 y siguientes, regula la “condonación de la deuda”: no se recoge expresamente, pero se puede
afirmar que, con carácter general, equivale a perdonar una deuda o renunciar a exigirla, ya se haga:
o mortis causa: caso en el cual se habla de legado de perdón
o inter vivos: condonación o remisión, propiamente dicha

UNILATERALIDAD O BILATERALIDAD DE LA CONDONACIÓN DE LA DEUDA


En general la unilateralidad de la condonación de la deuda es, aparentemente, indiscutible: el acreedor puede
exigir el cumplimiento de la obligación al deudor o liberarlo del cumplimiento de la obligación. No obstante, en
algunos casos, la resistencia del deudor a aceptar la condonación de la deuda trae consigo que no baste la
voluntad del acreedor para dar por extinguida la obligación.
Por tanto la condonación se caracteriza por su bilateralidad, pese a que no sea evidente, al limitarse el deudor a
consentir la situación creada, en vez de aceptar expresamente la condonación.

RÉGIMEN NORMATIVO BÁSICO


A) Limites de la condonación: La condonación se configura como un acto a título gratuito, sin
contraprestación alguna por parte del deudor. El segundo párrafo del art. 1.187 establece que toda
condonación “estará sometida a los preceptos que rigen las donaciones inoficiosas”, donaciones estas
recogidas en el art. 636, que establece que nadie podrá condonar “más de lo que pueda dar por
testamento”, siendo inoficiosa la condonación “en todo lo que exceda de esta medida”. En consecuencia, el
primer límite viene representado por los derechos de los legitimarios.
El acreedor podrá condonar solamente los derechos que sean renunciables por no contrariar el orden
público ni perjudicar a terceros.
B) Clases de condonación: El Cc no fija especiales requisitos de forma, pudiendo hacerse de manera
expresa o tácita (art. 1.187.1), sí establece en el art. 1187.2: “la condonación expresa deberá ajustarse a las
formas de la donación”. Siendo aplicables los Arts.632 y 633.
Considera además el Código una serie de supuestos en los que debe hablarse de condonación presunta:
1º Art. 1.188.1: “La entrega del documento privado justificativo de un crédito, hecha voluntariamente por el
acreedor al deudor”, ya que dicho acto “implica la renuncia de la acción que el primero tenía contra el
segundo”. Esta presunción se ve reforzada por otra regla establecida en el artículo 1.189: “Siempre que el
documento privado de donde resulte la deuda se hallare en poder del deudor, se presumirá que el acreedor
lo entregó voluntariamente, a no ser que se pruebe lo contrario.
2º Art. 1.191: “Se presumirá remitida la obligación accesoria de prenda cuando la cosa pignorada, después
de entregada al acreedor, se hallare en poder del deudor”.

63
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
Según alcance de la condonación, se habla de condonación total y parcial.

4. LA CONFUSIÓN: SUPUESTOS Y RÉGIMEN JURÍDICO BÁSICO.


NOCIÓN GENERAL Y SUPUESTOS
Art. 1192: Al contrario de la condonación, expresa que se extinguirá la obligación a causa “de la confusión de
derechos” cuando “se reúnan en una misma persona los conceptos de acreedor y deudor”. Por tanto, la
confusión consiste en la coincidencia de sujeto activo y sujeto pasivo de una relación obligatoria en una misma
persona.
Este hecho se puede deber a circunstancias muy diversas:
? ? Inter vivos: Ej. : Si un grupo empresarial estructurado jurídicamente en un S.A. adquiere una fábrica
del sector.
? ? Mortis causa: Se da con cierta frecuencia en la sucesión hereditaria, por deber los herederos al
causante o viceversa

RÉGIMEN JURÍDICO BÁSICO:


Datos fundamentales a tener en cuenta con relación a la confusión:
1) Aún siendo una misma persona acreedor y deudor, no se dará confusión en caso de patrimonios
separados por disposición legal.
2) En caso de existir obligaciones accesorias, la extinción de la obligación principal por confusión conlleva la
extinción de aquéllas y no al revés
3) En el supuesto de existir pluralidad de sujetos acreedores y/o deudores y producirse la confusión parcial,
deberán aplicarse las reglas propias de las obligaciones mancomunadas y solidarias, a pesar de lo que
dice el art., 1194: “la confusión no extingue la deuda mancomunada sino en la porción correspondiente al
acreedor o deudor en quien concurran los dos conceptos”. Se refiere exclusivamente a las obligaciones
mancomunadas y representa la fragmentación o división de dicho tipo de obligaciones.
Art. 1.143, regla especial para la regulación de la confusión en el caso de obligaciones solidarias: extinción
de la relación obligatoria en su conjunto, aunque ello no obsta a las consecuentes relaciones internas entre
los acreedores o deudores solidarios.

5. LA COMPENSACIÓN: CONCEPTO, REQUISITOS Y EFECTO DE LA


COMPENSACIÓN.
IDEAS GENERALES: CONCEPTO.
Compensar = nivelar o igualar el efecto de una cosa con el efecto opuesto de otra cosa contraria.
Jurídicamente equivale a indemnizar, resarcir el daño o perjuicios.
En Derecho privado tiene un significado propio, como causa de extinción de obligaciones: la total o parcial
extinción de dos deudas homogéneas cuando sus titulares sean mutua y recíprocamente acreedor y deudor.
La compensación encuentra amplia aplicación en las relaciones comerciales y bancarias. Como es
antieconómico realizar dos pagos, para evitar el doble pago, se consideran extinguidas las obligaciones en la
cantidad o valor concurrente.
La doctrina y jurisprudencia describen la compensación como pago abreviado, lo que pone de relieve su
fundamento: evitar el doble pago.
Algunos autores señalan la función de garantía de esta figura, pues excluye que uno de los sujetos –el más
diligente- lleve a cabo la prestación debida y luego el otro desatienda las propias.
Lo expuesto está en los artículos 1156, 1202 y 1195 del Cc, por los que la compensación extingue las dos
deudas “cuando dos personas por derecho propio, sean recíprocamente acreedoras y deudoras la una de la
otra”.
64
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
REQUISITOS DE LA COMPENSACIÓN.
Art. 1196:
1. “Que cada uno de los obligados lo esté principalmente, y sea a la vez acreedor principal del otro”.
El Cc pretende excluir la compensación cuando sean deudores subsidiarios o en supuestos de
representación.
2. “Que ambas deudas consistan en una cantidad de dinero, o, siendo fungibles las cosas debidas, sean de la
misma especie y también de la misma calidad, si ésa se hubiese designado”.
No deja de ser una operación aritmética que requiere similitud de factores a considerar. Técnicamente es la
consecuencia del automatismo de la compensación.
3. “Que las dos deudas estén vencidas”.
4. “Que sean líquidas y exigibles”.
5. “Que sobre ninguna de ellas haya retención o contienda promovida por terceras personas y notificada
oportunamente al deudor”.
Los tres últimos requisitos requieren la exigibilidad y liquidez... pero una deuda no es exigible en tanto no esté
vencida. Con tales requisitos operará para cualquier tipo de obligación, aunque en la práctica es más usada en
obligaciones pecuniarias. Cabe incluso aunque las deudas sean pagaderas en distintos lugares. Según el art.
1199: indemnizando “los gastos de transporte o cambio al lugar del pago”.
Excepcionalmente el Cc veta la compensación en dos supuestos del art. 1200:
a) “Cuando alguna de las deudas proviniere de depósito o de las obligaciones del depositario o comodatario”.
b) En la obligación de alimentos a título gratuito.

EFECTO DE LA COMPENSACIÓN.
El efecto es la extinción o liquidación de las deudas recíprocamente homogéneas.
Art. 1202: “en la cantidad concurrente, aunque no tengan conocimiento de ella los acreedores y deudores”.
Puede haber compensación total o parcial.
Del Art. 1202. inciso final, deduce la doctrina y la jurisprudencia el carácter automático de la compensación (ipso
iure: por ministerio de la ley), dándose las circunstancias del art. 1196.
Tiene eficacia retroactiva al momento en que se producen los requisitos del art. 1196 y la extinción ope legui de
las obligaciones contrarias.
Para otros autores, sin embargo, no existe el automatismo en la compensación, por el carácter irrenunciable de
la facultad de compensar, la necesaria alegación del interesado y la imposibilidad de ser apreciada de oficio por
los Tribunales.
Pero parece preferible la tesis tradicional. En tal sentido parece pronunciarse la jurisprudencia.

6. APLICACIÓN DE LAS REGLAS DE LA IMPUTACIÓN DEL PAGO.


Art. 1201: “Si una persona tuviere contra sí varias deudas compensables, se observarán en el orden de la
compensación lo dispuesto respecto a la imputación del pago”. Osea, los Arts. 1172 y ss.
Pero no parece que todos los criterios sean aplicables a los casos de compensación como por los artículos
1173 y 1174, pues en cambio los del 1172 parecen inadecuados en la compensación.

7 LA PRETENDIDA COMPENSACIÓN VOLUNTARIA O CONVENCIONAL Y


LA COMPENSACIÓN JUDICIAL.
La compensación judicial es la llamada compensación legal.

65
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
LA COMPENSACIÓN VOLUNTARIA O CONVENCIONAL.
Extinción de dos obligaciones recíprocas a consecuencia del acuerdo de las partes, aún no dándose los
requisitos del art. 1196. La mayoría son realmente contratos cuyo objeto es la no exigencia de las respectivas
prestaciones. No obstante, la autonomía privada legitima tales pactos, en algún caso considerados
jurisprudencia.

LA COMPENSACIÓN JUDICIAL.
Es la constatación, mediante sentencia que completa los requisitos, de haberse producido los elemento
requeridos por la idea legal de la compensación que sin ella no se daban.
Habiéndolo solicitado una parte y sin efectos retroactivos, no producirá daño alguno a los demás acreedores,
quedando el resultante de la compensación sujeto a los términos del convenio.

8 LA NOVACION: NOVACION EXTINTIVA Y MODIFICATIVA.


“Novación” y “novar” son términos jurídicos. Sugiere la renovación o modificación de algo, pero que puede
perder su sustancia e identidad.
El Cc ofrece un doble concepto de esta figura:
a) Algunos artículos parecen decir que conlleva la extinción de la obligación, generando una nueva ? novación
extintiva.
Art. 1156 afirma que las obligaciones se extinguen por la novación.
Art. 1207: “Cuando la obligación principal se extinga por efecto de la obligación...”
b) En otros artículos parece que la novación sólo produce la modificación.
Art. 1203: “las obligaciones pueden modificarse...”
Art. 1204: “para que una obligación quede extinguida por otra que la sustituya, es preciso que así se declare
terminantemente, o que la antigua y la nueva sean de todo punto incompatibles”.
En casos de tal índole cabe hablar de ? novación modificativa.
En D. Romano la novación tenía carácter extintivo. El incremento y generalización de las relaciones comerciales
hacen necesario un esquema más flexible y operativo (novacion modificativa).
Desde que no se admite la modificación de la obligación preexistente sin que implique su extinción, la novacion
extintiva ha ido perdiendo peso en los textos legales y práctica jurídica.

9. ALCANCE, REQUISITOS Y EFECTOS DE LA NOVACIÓN EXTINTIVA.


ALCANCE.
Puede recaer sobre aspectos subjetivos u objetivos de la relación obligatoria.
?? Novación subjetiva: sustitución del acreedor o del deudor por persona diferente con intención novatoria ?
extinción de la relación obligatoria primitiva. Se aplica poco, siendo lo normal en estos casos acudir a la
novación modificativa, para cesión de créditos y transmisión de deuda.
?? Novación objetiva: Puede afectar al objeto de la relación obligatoria o a los demás aspectos de la misma
que no incidan sobre las personas de acreedor y deudor.
Art. 1203.1. : “variando su objeto o sus condiciones principales” aludiendo a condiciones pero en el sentido de
pactos o estipulaciones que constituyan, por la voluntad de las partes, extremos fundamentales o principales.

REQUISITOS
1. Que la intención novatoria de los sujetos no deje lugar a dudas. (Art. 1204. La voluntad ha de ser indudable:
? ? Expresamente las partes dan por sentada su extinción y sustitución por otra.

66
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP
? ? Tácitamente se llega al mismo resultado por la imposibilidad de conciliar la nueva obligación con la
primitiva.
2. La voluntad novatoria ha de ser común a ambos, presuponiendo el acuerdo y consiguiente capacidad
contractual de ambos para contraer una nueva.
3. Que la obligación primitiva sea válida. (Art. 1208: “...salvo que la causa de nulidad sólo pueda ser invocada
por el deudor, o que la ratificación convalide los actos nulos en su origen”. Según el Cc. La anulabilidad es
disponible para los perjudicados. Osea, habrá nulidad en la novación de la obligación nula, pero permite
novar las obligaciones procedentes de contratos anulables.

EFECTOS.
La extinción de la obligación primitiva. En las relaciones Inter partes, si ésta es una obligación compuesta de
prestaciones principales y accesorias, la extinción de la principal acarrea automáticamente la desaparición de
estas. Pero si hay un tercero implicado por haber asumido alguna obligación accesoria, la extinción de la
principal no conlleva la extinción de ésta.
Art. 1207: ...” podrán subsistir las obligaciones accesorias en cuanto aprovechen a terceros que no hubiesen
prestado su consentimiento” Por lo que se extinguirá si le perjudica.

67
http://www.uned-derecho.com
Dº Civil II – 1PP

TEMA 11: LA MODIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES


1. LOS DIFERENTES TIPOS DE MODIFICACIONES
El Derecho objetivo ha ido admitiendo la posibilidad de introducir modificaciones en la relación obligatoria sin
necesidad de que ello suponga la extinción o sustitución por una relación obligatoria nueva.
Hay que resaltar las diferentes modificaciones que pueden introducirse en una relación obligatoria.
1. Modificación subjetiva: El cambio de acreedor o de deudor.
2. Modificación objetiva: Todas las demás, que pueden afectar tanto a aspectos puramente circunstanciales,
cuanto al objeto de la obligación. En estos tipos de modificación se requiere el consentimiento de los
sujetos de la obligación.
Al contrario, en el caso de modificaciones subjetivas suscitan mas problemas.

2. LOS CAMBIOS DE ACREEDOR: LA TRANSMISIÓN DE CRÉDITOS


La modificación subjetiva puede referirse a:
1. Cambio de deudor o transformación de deuda, ya que el deudor ocupa el lado pasivo de la relación
obligatoria.
2. Cambio de acreedor o transmisión de crédito.
La transmisión de deuda o sustitución del deudor es admitida por los Derechos actuales con mayores recelos
que la transmisión de crédito, ya que el interés del hacedor podría verse burlado con facilidad si el cambio del
deudor se pudiera realizar sin el consentimiento de aquél.
Por el contrario, la transmisión de crédito, como regla general, puede llevarse a cabo sin necesidad de contar
con el consentimiento del deudor, en cualquiera de sus formas: cesión del crédito, subrogación en el crédito.

3. LA CESION DEL CRÉDITO


3.1 IDEA GENERAL: LA CESIÓN COMO FACULTAD DEL ACREEDOR
En el moderno Derecho Privado, tiene una extraordinaria importancia práctica. Al mismo tiempo, la
transmisibilidad de los derechos del crédito constituye un principio fundamental del Derecho Patrimonial,
formulado en el art. 1.112 C.C. “todos los derechos adquiridos en virtud de una obligación son transmisibles con
sujeción a las leyes, si no se hubiese pactado lo contrario”.
La cesión del crédito es una facultad del acreedor que éste puede ejercitar por sí mimo y por propia iniciativa,
con independencia de la voluntad del deudor.
Nuestro C.C. contempla la cesión de créditos como un capítulo más del contrato de compraventa en los Arts.
1.526 y siguientes. Pero pueden encontrar su causa tanto en una compraventa como en actos de liberalidad
típicos o con finalidad solutoria, es decir, en pago de una obligación preexistente: dación en pago, pago por
cesión de bienes...).
Créditos intransmisibles
La regla general de transmisibilidad del crédito quiebra en algunos supuestos que conviene tener presentes,
supuestos:
1. Como el art. 1.112 es una regla de carácter dispositivo, que por tanto puede ser derogada por las partes,
puede declararse pues su intransmisibilidad.
2. De forma general y por principio, son intransmisibles los derechos personalísimos derivados de una relación
obligatoria cualquiera.
3. De forma particular no pueden cederse créditos a ciertas categorías de personas que tengan una especial
relación con el eventual cedente o ciertas funciones públicas en relación con el crédito que se trate (art.
1.459).