Vous êtes sur la page 1sur 5

Sistemas de Unidades: Características y Clasificación

Un sistema de unidades es una colección de unidades de medida y reglas que relacionan a


dichas unidades entre sí. En este sentido, se entiende a los sistemas de unidades como
conjuntos de unidades de medida estandarizada y uniforme.

Históricamente los sistemas de unidades han jugado un papel fundamental en la ciencia y el


comercio, ya que han permitido regular y unificar múltiples conceptos.

Hoy en día, los sistemas de unidades han sido divididos en dos grandes grupos:

El sistema métrico
El sistema imperial

Sin embargo, es posible encontrar otros sistemas de unidades en el mundo, como el


natural, el técnico, el decimal, el cegesimal y el anglosajón, entre otros.

No obstante, la mayoría de estos sistemas de unidades tiende a derivarse de las mismas


unidades de medida, aquellas dadas por los sistemas métrico o imperial.
Los sistemas de unidades también se relacionan con otros conceptos importantes
como la magnitud. Ésta se refiere al valor numérico que se le da a todo aquello que es
medido.

En este sentido, los sistemas de unidades pueden medir magnitudes de fuerza,


masa, tiempo, área, velocidad, volumen, longitud, entre otras.

Se puede afirmar que un sistema de unidades tiene por objetivo medir las
diferentes magnitudes existentes, haciendo uso del mismo patrón, reglas y grupo
de unidades.

CLASIFICACIÓN DE LOS SISTEMAS DE UNIDADES

Los sistemas de unidades fueron ideados por primera vez en Francia a finales del siglo
XVIII. Nacen gracias a la necesidad de poder contabilizar y medir las cosas haciendo uso de
los mismos patrones o condiciones.

Sin embargo, estos han evolucionado enormemente a lo largo del tiempo conforme las
necesidades de los seres humanos cambian (fun, 2016).

El primer sistema que se implementó fue el métrico decimal, no obstante, hoy en


día tenemos otros ejemplos de sistemas de unidades, como se puede ver a
continuación:

Sistema métrico decimal

Históricamente, fue el primer sistema de unidades propuesto para unificar la forma


como se medían y contabilizaban los elementos.

Sus unidades de base son el metro y el kilogramo, y los múltiplos de las unidades
de un mismo tipo siempre deben incrementar en una escala decimal, es decir, de
diez en diez.

Este sistema fue ideado inicialmente en Francia y posteriormente adoptado por todos los
países europeos, menos Reino Unido, el cual decidió apegarse a su sistema de
unidades conocido como el sistema imperial.
Este sistema ha evolucionado con el tiempo, siendo ampliado y reestructurado hasta
convertirse en el Sistema internacional que todos conocemos hoy en día (Alfaro).

Sistema imperial

El sistema imperial o sistema anglosajón de medidas, es un sistema compuesto por


unidades no métricas que actualmente se utiliza principalmente en Estado Unidos.

A pesar de ser un sistema ideado en Reino Unido, hoy en día presenta ciertas diferencias
con el antiguo sistema que se utilizaba en Reino Unido.

Por esta razón, en Estados Unidos se le conoce como sistema anglosajón y en el Reino
Unido se le conoce como sistema imperial.

Las unidades de medida en ambos países reciben los mismos nombres, sin embargo, sus
equivalencias numéricas suelen diferir en magnitud (need, 2017).

Las unidades de medida utilizadas son el pie, la pulgada, la milla, la yarda, la


legua, la cadena, el furlong, y el rood.

Sistema natural

Las unidades naturales o unidades de Planck fue un sistema propuesto por Max Planck a
finales del siglo XIX con el fin de simplificar la manera como las ecuaciones físicas se
escriben.

En este sentido, contempla la medición de magnitudes fundamentales (longitud,


masa, tiempo, temperatura y carga eléctrica).

Es útil porque permite comparar magnitudes de forma más simple y elimina las
constantes de proporcionalidad de las ecuaciones, haciendo que los resultados de
las mismas puedan ser interpretados de forma independiente a dichas constantes.

Estas unidades son comúnmente denominadas las “unidades de dios”, ya que eliminan las
arbitrariedades típicas de otros sistemas de unidades propuestos previamente por los seres
humanos (Britten, 2017).
Sistema cegesimal

El sistema cegesimal o sistema CGS, se basa en las unidades de centímetro, gramo y


segundo. De estas tres unidades se deriva su nombre.

Fue planteado por primera vez en el siglo XIX por el matemático y físico alemán Johann Carl
Friedrich Gauss para unificar las unidades utilizadas en diversos campos técnicos y
científicos.

Muchas fórmulas físicas son más fáciles de expresar gracias al uso del sistema cegesimal, en
este sentido el objetivo de Gauss fue plenamente alcanzado y la expansión de cierto término
técnicos y físicos se hizo posible en otras áreas del conocimiento.

Con el tiempo, este sistema derivado del sistema métrico, fue adoptado también por la
Asociación Británica de Ciencia Avanzada (BAAS por sus siglas en inglés y BA hoy en día).

Sistema internacional de unidades


El sistema internacional de unidades o SI es el sistema de unidades más popular del mundo hoy
en día. Fue adoptado de forma prioritaria y única por todos los países del mundo exceptuando a
Estados Unidos, Birmania y Liberia.

Se deriva del antiguo sistema métrico decimal, por esta razón hoy en día también se le
denomina sistema métrico.

Desde el año 1960, y gracias a la XI Conferencia general de pesos y medidas, fueron


establecidas seis unidades básicas por las cual el sistema métrico se debe regir:
segundo (s), metro (m), amperio (A), kilogramo (kg), candela (cd) y kelvin (K). Con el
tiempo, fue añadida también la unidad de mol para medir compuestos químicos.

Es un sistema de unidades que se basa en fenómenos físicos fundamentales. Sus unidades son
una referencia internacional que sirve como base para desarrollar herramientas e instrumentos
de medida.

Estos instrumentos se encuentran en constante calibración y comparación para ser totalmente


unificados (Britannica, 2017).

De este modo, el sistema internacional ha permitido que exista una equivalencia mundial entre
los elementos que se miden, al hacer uso de instrumentos similares que comparten las mismas
unidades.

Es así como, sin importar la distancia o el lugar donde se tomen magnitudes de referencia, éstas
representarán lo mismo en cualquier parte del mundo. Gracias a esto, entre los años 2006 y
2009, el sistema internacional fue unificado según las normas ISO.