Vous êtes sur la page 1sur 4

LUNA

La Luna, el satélite de la Tierra


La Luna es el satélite natural de la Tierra, el único que posee. Es un cuerpo celeste
rocoso sin anillos y sin lunas, por supuesto. Existen varias teorías para explicar su
formación, pero la más aceptada sugiere que su origen tuvo lugar hace unos 4.5
millones de años después de que un cuerpo de tamaño similar al de Marte chocó con
la Tierra. De los escombros se formó la Luna y después de 100 millones de años el
magma fundido se cristalizó y se formó la corteza lunar.
La Luna se encuentra a una distancia de la Tierra de aproximadamente
384,400 kilómetros. Después del Sol, es el cuerpo más brillante visto desde la
superficie terrestre, aunque su superficie es en realidad oscura.
Realiza una órbita completa alrededor de la Tierra en 27 días terrestres (27.322 días
o 655.73 horas) y realiza el movimiento de rotación a la misma velocidad. Como se
encuentra en rotación síncrona con la Tierra, la Luna presenta la misma cara a ésta.
Gracias a la tecnología actual, se sabe que la “cara oculta” presenta cráteres,
depresiones denominadas talasoides y ausencia de mares.
La observación de la Luna es tan antigua como la humanidad. Su nombre está
presente en numerosas civilizaciones y al mismo tiempo forma parte de la mitología
de ellas. Ejerce una influencia vital en los ciclos terrestres: modera el movimiento del
planeta sobre su eje por lo que permite que el clima sea relativamente estable.
Además, es la causa de las mareas de la Tierra ya que éstas ocurren gracias a la
fuerza de atracción de gravedad, que, mientras de un lado tira fuertemente del agua,
por el otro la mueve lejos de ella, provocando mareas altas y mareas bajas.
Todo un hito histórico fue la llegada del hombre a la Luna el 20 de julio de 1969. 12
astronautas estadounidenses de las misiones Apolo caminaron sobre la superficie
lunar durante el período 1969-1972. Después de unos años de pausa, la exploración
del satélite se reanudó en la década de 1990.
Luna llena / Imagen cortesía de la NASA

Características generales de la Luna


Masa: 7.3477 x 1022 kg.
Volumen: 2.197 x 1010 km3.
Densidad: 3.344 g/cm3.
Diámetro: 3,476 km.
Temperatura mínima/máxima: -233/123 °C
Estructura de la Luna
La Luna tiene una superficie sólida rocosa cuya característica más llamativa es la
presencia de multitud de cráteres y cuencas. Como su atmósfera es tan débil y casi
inexistente, no provee ninguna protección contra el impacto de asteroides, meteoritos
u otros cuerpos celestes, hecho que permite la colisión de éstos con la Luna.
20 de julio de 1969: llegada del hombre a la Luna.
Los impactos también han generado una capa de montones de escombros que
pueden ser rocas grandes, carbón o polvo fino, llamada regolito. Las zonas oscuras
son cuencas que hace unos 1.2-4.2 millones de años se cubrieron de lava y las
zonas claras conforman lo que se conoce como tierras altas. En conjunto, cuando la
luna está en fase llena parece, según algunas culturas, formar un rostro humano o la
figura de un conejo, aunque en realidad las zonas representan las diferentes
composiciones y edades de las rocas.
La Luna tiene algunos volcanes que no están activos desde hace millones de años.

Luna en fase Cuarto Creciente. / Fotografía realizada por Mon EAcevedo.

Atmósfera de la Luna
Su atmósfera, denominada exosfera, es muy tenue, débil y delgada. Debido a esto
son frecuentes las colisiones de meteoritos, cometas y asteroides contra la
superficie. Únicamente se registran vientos que pueden provocar tormentas de polvo.
Vídeo
En corto
-La Tierra ha lanzado más de 100 naves espaciales para
investigar la Luna.
-Los astronautas del Apolo I, la nave que llevó al hombre a la
luna en 1969, trajeron 382 kilogramos de suelo y roca lunar para
su estudio en la Tierra.
-La Luna mantiene este nombre simple ya se desconocía la
existencia de otros satélites en otros planetas.
-La Luna es el único cuerpo celeste que el hombre ha conseguido
pisar.