Vous êtes sur la page 1sur 7

LAS DEMANDAS DE LA VIDA CRISTIANA – Edif.

1
Colosenses 3:1-17

INTRODUCCION
Hermanos en Cristo si queremos llenar las expectativas que Dios tiene con
nosotros como creyentes, no basta con escuchar leer o conocer la Palabra
de Dios, es necesario también ponerla en práctica.
Es muy fácil escuchar un sermón y pronto olvidarnos de lo que dijo el
predicador. Es muy fácil leer la Biblia y no permitir que su contenido o
enseñanza cambien nuestra vida. Es muy fácil discutir lo que significa un
pasaje y no vivir su significado.
Exponernos a la Palabra de Dios no es suficiente. La Palabra de Dios debe
conducirnos a la obediencia
La porción de las Sagradas Escrituras que hoy queremos estudiar trata sobre
el tema de la conducta cristina, o forma de vida que Dios demanda de
todos aquellos que nos hemos convertido a Cristo Jesús

Veremos en la porción que cuando nos convertimos a Cristo, Dios pide que
hagamos tres grandes cambios en nuestra vida, los cuales indicamos a
continuación.

I. UN NUEVO ENFOQUE DE VIDA


II. UNA NUEVA FORMA DE VIDA
III. UN NUEVO PROPOSITO EN LA VIDA
Veamos los detalles de estos cambios.
Iglesia de Convertidos a Cristo 2
Pastor Luis J. Valdera Cáceres Las Demandas de la vida cristiana

I. UN NUEVO ENFOQUE DE VIDA

A. IMPLICA HONRAR NUESTRA NUEVA CONDICION, Col. 3:1a, “1Si, pues,


habéis resucitado con Cristo…”

1. La porción comienza recordándonos la triste condición espiritual en


que estábamos antes de conocer a Cristo Jesús.

2. El pecado nos había matado y vivíamos entregados a las obras de


la carne, Ef. 2:1-3, “1Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais
muertos en vuestros delitos y pecados, 2en los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al
príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los
hijos de desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros
vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo
la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por
naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

3. Cristo Jesús con su muerte y resurrección nos dio vida espiritual, nos
hizo hijos de Dios, nos hizo ciudadanos del cielo y nos hizo
herederos de la patria celestial, Ef. 2:4-7, “4Pero Dios, que es rico en
misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5aun estando
nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo
(por gracia sois salvos), 6y juntamente con él nos resucitó, y
asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,
7para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su

gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús”

B. IMPLICA REDIRIGIR NUESTROS INTERESES, Col. 1:1b-2, “…buscad las


cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2Poned
la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”

1. Buscar las cosas de arriba significa fijar nuestra mente, nuestro


afecto en las cosas del cielo arriba. En otras palabras que nuestra
vida terrenal sea digna de nuestra posición celestial. Buscar las
cosas de arriba significa preferir lo eterno antes que lo temporal, lo
celestial antes que lo terrenal

2. Poner la mira en las cosas de arriba significa mirar la vida desde la


perspectiva de Dios, este es el antídoto para el materialismo.
Alcanzamos la perspectiva correcta de los bienes materiales
cuando los vemos de la misma manera en que Dios los ve.

3. Cuanto más consideremos al mundo a nuestro alrededor de la


manera en que Dios lo hace, viviremos más en armonía con Dios.
Iglesia de Convertidos a Cristo 3
Pastor Luis J. Valdera Cáceres Las Demandas de la vida cristiana

El verdadero hogar de los cristianos es donde Cristo vive, esta


verdad nos da una perspectiva diferente en nuestras vidas aquí en
la tierra, Jn. 14:2-3, “2En la casa de mi Padre muchas moradas hay;
si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar
para vosotros. 3Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez,
y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros
también estéis”

C. IMPLICA DEJAR QUE CRISTO VIVA EN NOSOTROS, Col. 3:3, “3Porque


habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
4Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también

seréis manifestados con él en gloria”

1. Lo que Dios quiere decirnos en estos versículos, es que los creyentes


una vez estábamos muertos en pecado (Ef 2.1–3), pero ahora
hemos muerto al pecado. Cristo la esperanza de gloria (1.27) está
en nosotros, y en breve esa gloria se revelará (v. 4). Por tanto
debemos vivir de acuerdo a lo que Cristo ha hecho por nosotros.

2. Porque habéis muerto significa que nuestro deseo por este mundo
debería ser como el de una persona que ha fallecido.

3. La vida del creyente escondida con Cristo en Dios, significa que los
creyentes vivimos no para satisfacer nuestros propios deseos y
placeres mundanos, sino que estamos sumergidos en Cristo
viviendo cada día para Cristo, haciendo con nuestras vidas las
cosas que se identifican con la vida y naturaleza de Cristo,
haciendo las cosas que Cristo haría en nuestro lugar.

Nuestros miembros y deseos carnales están crucificados para que


no hagan lo que quieren, Gal. 2:20, “20Con Cristo estoy juntamente
crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora
vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y
se entregó a sí mismo por mí”

II. UN NUEVO ESTILO DE VIDA

A. IMPLICA DESPOJARSE DE LA VIEJA NATURALEZA, Col. 3:5-9a, “ 5Haced


morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones
desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6cosas por las
cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7en las
cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en
ellas. 8Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo,
malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 9No mintáis
los unos a los otros…”
Iglesia de Convertidos a Cristo 4
Pastor Luis J. Valdera Cáceres Las Demandas de la vida cristiana

1. Debiéramos considerarnos muertos e insensibles a la fornicación,


impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia.

2. Así como se cortan las ramas enfermas de un árbol estas prácticas


deben ser cortadas antes de que nos destruyan. Debemos hacer
cada día una decisión concienzuda para quitar cualquier cosa
que sostenga o alimente estos deseos y depender del poder del
Espíritu Santo.

La ira de Dios se refiere al juicio divino por esta conducta, que


terminará con el castigo de la maldad. Asi que hermanos cuando
estemos tentados a pecar recordemos que un día estaremos frente
a Dios.

3. La nueva vida interna debe reflejarse con una nueva forma de vida
externa. Puesto que hemos muerto con Cristo, debemos hacer
morir la conducta impura.

a. La demanda de Dios aquí nos lleva como creyentes hacer el


compromiso de permanecer fieles a nuestra confesión de fe.

b. Se incluye el mentir entre las cosas que los creyentes debemos


dejar de hacer, porque mentir los unos a los otros interrumpe la
unidad y destruye la confianza dentro del cuerpo de Cristo.
Echa abajo las relaciones y puede conducir a serios conflictos
en una iglesia. Por eso no debemos exagerar ni hacer correr un
rumor o chisme, los creyentes estamos comprometidos con la
verdad.

B. IMPLICA EXPERIMENTAR UNA RENOVACION ESPIRITUAL, Col. 3:9b-11,


“…habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10y
revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se
va renovando hasta el conocimiento pleno, 11donde no hay griego ni
judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre,
sino que Cristo es el todo, y en todos”

1. En estos versículos se compara la nueva vida con cambiarse de


vestidos: Quítense los viejos pecados como se quitarían un vestido
sucio y pónganse ropa limpia que es la nueva vida de santidad

a. La demanda es a despojarnos de la vieja vida y revestirnos de


la nueva forma de vivir que Cristo nos da dejándonos guiar por
el Espíritu Santo.
Iglesia de Convertidos a Cristo 5
Pastor Luis J. Valdera Cáceres Las Demandas de la vida cristiana

b. “Revestido del nuevo” significa que nuestra conducta debe


estar acorde con nuestra fe. Si somos cristianos debemos actuar
como tales.

2. Ser cristiano es más que hacer buenas decisiones y tener buenas


intenciones, significa tomar el camino correcto. Este es un paso
sencillo tan simple como ponerse su ropa.

3. Los cristianos estamos en un programa de educación continua.


Cuanto más conocemos de Cristo y de su obra, mayor será el
cambio en nuestras vidas para ser semejantes a Él.

a. Ya que este proceso es de por vida, nunca deberíamos


dejar de aprender y obedecer. No hay justificación para
quedarse atrás, sino más bien, una motivación para
enriquecernos al crecer en Él.

b. Esto requiere práctica, revisión, paciencia y concentración


para mantenernos en concordancia con su voluntad.

C. IMPLICA REVESTIRSE DE UNA NUEVA NATURALEZA, Col. 3:12, ”12Vestíos,


pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable
misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de
paciencia; 13soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros
si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os
perdonó, así también hacedlo vosotros. 14Y sobre todas estas cosas
vestíos de amor, que es el vínculo perfecto”

1. Todas las virtudes que Dios nos anima a desarrollar se vinculan


perfectamente entre sí por amor. En la medida que nos
revestimos de ellas, la última prenda que debemos ponernos es el
amor, el cual mantiene a todas las demás en su lugar.

2. Practicar una lista de virtudes sin practicar el amor nos puede


conducir a una distorsión o estancamiento, 1 Cor. 13:3, “3Y si
repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si
entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de
nada me sirve”

3. Los cristianos debemos vivir en perfecta armonía. Esto no significa


que no puedan existir opiniones distintas sino que los cristianos
debemos colocar la relación de amor que nos une, más allá de
nuestras diferencias.

a. La clave para perdonar a otros es recordar lo mucho que


Dios nos perdonó, cuando nos resulte difícil perdonar a
Iglesia de Convertidos a Cristo 6
Pastor Luis J. Valdera Cáceres Las Demandas de la vida cristiana

alguien que nos haya ofendido solo recordemos lo mucho


que Dios nos ha perdonado.

b. Pensar en el perdón y el amor infinito de Dios puede


ayudarnos a amar y perdonar a otros.

III. UN NUEVO PROPOSITO DE VIDA

A. VIVIENDO PARA QUE DIOS HAGA SU VOLUNTAD EN NOSOTROS, Col.


1:15, “15Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que
asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos”

1. El amor no es un sentimiento sino una decisión de satisfacer las


necesidades de los otros. Esto conduce a la paz entre las
personas y entre los miembros del cuerpo de Cristo.

2. Cada vez que nos encontremos en un conflicto en nuestra


relación con otros cristianos, debemos decidir hacer lo que este
de nuestra parte para sanar dichas relaciones en amor.

B. VIVIENDO PARA QUE EL ESPIRITU SANTO PRODUZCA FRUTO EN


NOSOTROS, Col. 3:16, “16La palabra de Cristo more en abundancia en
vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría,
cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e
himnos y cánticos espirituales” .

1. La palabra gobernar proviene del lenguaje que emplean los


atletas. Pablo nos dice que debemos dejar que la paz de Cristo
sea el árbitro en nuestros corazones.

2. Nuestros corazones son el centro de conflicto con los demás,


porque allí nuestros sentimientos y deseos se oponen: nuestros
temores y esperanzas, nuestro recelo y confianza, nuestro celo y
amor entran en conflicto.

3. La exhortación aquí es que debemos decidir las situaciones de


conflictivas en base a la paz y elegir la opción que mas
promueva la paz en nuestras almas, en nuestra familia y en la
iglesia.

C. VIVIENDO PARA LA GLORIA DE DIOS Y NO PARA NUESTRA PROPIA


GLORIA., Col. 3:17, “17Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de
hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a
Dios Padre por medio de él”

1. Hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús significa dar honor a


Cristo en cada aspecto y actividad de nuestro diario vivir.
Iglesia de Convertidos a Cristo 7
Pastor Luis J. Valdera Cáceres Las Demandas de la vida cristiana

2. Como cristiano, nosotros representamos a Cristo siempre,


dondequiera que estemos y en todo lo que digamos

3. Asi que debemos siempre hacernos la siguiente pregunta:


Cuándo alguien interactúa o habla conmigo, ¿Qué impresión
estoy yo dejándole sobre Cristo?

CONCLUSION
Hermanos, esta porción de las escrituras nos ha enseñado las demandas de
Dios para cada persona que dice haber creído en Cristo Jesús.
Pero lo que es aún más importante, la porción también nos ha ofrecido una
estrategia para ayudarnos a cumplir estas demandas de Dios y vivir cada
día para Dios:
a. imitar el espíritu perdonador y misericordioso de Cristo, Col. 3:12- 13.
b. Dejar que el amor de Dios guíe nuestra vida, Col. 3:14
c. Permitir que la paz de Cristo gobierne nuestro corazón, col. 3:15
d. Ser siempre agradecidos, Col. 3:15
e. Tomar en cuenta la Palabra de Dios siempre, 3:16
f. Vivir como representantes de Cristo, Col. 3.17
OREMOS PARA QUE DIOS NOS AYUDE A CUMPLIR CON SUS DEMANDAS
SOBRE LA VIDA CRISTIANA.

Centres d'intérêt liés