Vous êtes sur la page 1sur 14

Universidad Tecnológica de Honduras

Abogado: Suyapa Castro

Asignatura: Derecho del Trabajo y Seguridad


Social

Tarea “Arbitraje Laboral en Honduras”

Alumna: Lourdes valladares


211063098

Fecha: 01/12/18

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 1


Introducción

En Honduras los conflictos laborales se registran desde el inicio mismo de la


relación entre empleadores y empleados. Por una parte se encuentran los
empleadores que son quiénes tienen el capital necesario para contratar y recibir
utilidades producto del trabajo de sus subordinados. La otra parte de las
relaciones laborales está conformada por los empleados que mediante su mano
de obra, prestación de un servicio o desarrollo de actividades, se encuentran bajo
las ordenes constantes de su empleador.
La historia Hondureña se ha encargado de revelar lamentables episodios dónde
generalmente los principales afectados en las relaciones laborales eran los
empleados, la constante vulneración a sus derechos y la permisibilidad de la Ley
constituían factores que sometían a los empleados a trabajar durante toda su vida
bajo estas condiciones. Entonces, el Estado tuvo que intervenir y lograr un
equilibrio entre las relaciones laborales, la economía y el trabajo. Es necesario
destacar que con base a lo mencionado anteriormente, el Gobierno tuvo la
necesidad de legislar para intentar proteger a los empleados garantizando sus
derechos art. 139 de la constitución de Honduras. L o anterior sirvió para regular
los conflictos de carácter colectivo que se presentaban en las empresas, esto con
el fin de establecer instancias que permitieran regular e intentar nivelar la relación
entre empleador y empleado. La solución de estos conflictos era necesaria debido
al impulso económico que las empresas le daban al país, defender los derechos
laborales individuales y colectivos en Honduras mediante la vía judicial se
convierte en una constante lucha contra el tiempo, dilatación de términos y en un
engorroso procedimiento que desgasta al empleado y lo desalienta respecto a la
situación laboral en la que debe desenvolverse. El arbitraje se ha constituido como
una forma civilizada de justicia privada, siendo un procedimiento para resolver un
conflicto o controversia mediante la fórmula de encomendar la solución a un
tercero (persona individual o comisión de personas), escogido por acuerdo de los
interesados y ajeno a los intereses de las partes en conflicto.
Es un medio alternativo de suma importancia para la solución de los conflictos
utilizado frecuentemente en el Derecho
Internacional para resolver las controversias territoriales o limítrofes entre los
estados, pero que en el campo del Derecho Social ha adquirido marcada
importancia para la solución de los conflictos colectivos de trabajo, de allí que en
nuestro Ordenamiento Jurídico Laboral, el arbitraje es el último medio de solución
pacífica de que disponen las partes, antes de que se materialice la huelga o el
cierre la empresa.
Lo dictaminado por lo árbitros en sus actuaciones se materializa en un Laudo
Arbitral que tiene fuerza equivalente a la de una sentencia ya que su aplicación es
obligatoria. Tiene la eficacia de cosa juzgada, inapelable, pudiendo ser ejecutable
de manera forzosa por los Tribunales Ordinarios de Justicia, de forma que los
árbitros (personas totalmente ajenas al conflicto planteado), decide el conflicto,
mientras que en la conciliación, el conciliador sólo es un facilitador, un procurador
de una solución transversal la cual depende de la voluntad de las partes y no del
conciliador:
Indudablemente, el arbitraje como medio alternativo para la solución de los
conflictos constituye una audaz herramienta e instrumento fundamental para la
realización de la justicia.
El arbitramento en Honduras y su aplicabilidad en los conflictos laborales
colectivos, ello con el fin de establecer si mediante los principios proteccionistas
del derecho es posible fallar decisiones en equidad que permitan la solución de las
controversias laborales.

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 2


Metodología De La Investigación

La metodología de la investigación es documental ya que para llevar a cabo el


siguiente trabajo recurrí a libros de texto, investigaciones documentadas;
constitución de la republica de Honduras, código civil, Codigo del trabajo y
estudios de el arbitraje laboral en Colombia.

Resumen
El derecho laboral en Honduras, se encuentra bajo la protección especial de la
Constitución Política de 1982, en ella se consagran los principios que deben regir
las relaciones laborales. Esto, con el fin de proteger al trabajador. Con base en
ello, el trabajador cuenta con garantías constitucionales que le permiten proteger
sus derechos mediante la justicia ordinaria o el arbitraje laboral; entonces, de
acuerdo al carácter de la relación, sea individual o colectivo, se desprende todo un
ordenamiento judicial y alternativo, para que el trabajador pueda solucionar sus
conflictos laborales. En el ordenamiento jurídico Hondureño, mediante la vía de
justicia ordinaria, o por medio del arbitraje, el trabajador tiene la posibilidad de
dirimir conflictos laborales, con la garantía constitucional de que sus derechos no
pueden ser vulnerados durante el proceso.
Palabras claves: Constitución Política, Arbitraje, Mecanismo, Tribunal, Trabajador,
Empleador, Equidad, Principios, Garantías, Decisiones, Laboral.

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 3


Desarrollo del trabajo

En materia de Derecho Colectivo, la Constitución de Honduras en su artículo 128


versa lo siguiente: Los trabajadores y empleadores tienen derecho a constituir
sindicatos o asociaciones, sin intervención del Estado. Su reconocimiento jurídico
se producirá con la simple inscripción del acta de constitución. La estructura
interna y el funcionamiento de los sindicatos y organizaciones sociales y gremiales
se sujetarán al orden legal y a los principios democráticos. La cancelación o la
suspensión de la personería jurídica sólo proceden por vía judicial. Se reconoce a
los representantes sindicales el fuero y las demás garantías necesarias para el
cumplimiento de su gestión. No gozan del derecho de asociación sindical los
miembros de la Fuerza Pública. Frente al desarrollo del arbitraje laboral desde la
legislación colombiana, este se encuentra facultado en la Constitución Política de
1892 como un mecanismo alternativo de solución de conflictos útil para dirimir
controversias originadas por la relación de trabajo. El arbitraje se llevará a cabo
mediante acuerdos de voluntades o cuando la Ley así lo establezca. En este
punto, es necesario definir el concepto de conflicto colectivo como enfrentamientos
u oposiciones que surgen entre uniones de trabajadores y sus respectivos
empleadores o viceversa.
También, es conveniente destacar que el arbitraje como medio de resolución de
conflictos laborales colectivos, se divide en dos categorías: la primera de ellas, se
denomina conflictos laborales de carácter jurídico, y la segunda, es llamada
conflictos laborales de carácter económico. Los conflictos colectivos del trabajo
Artículo 790. Siempre que se presente un conflicto colectivo que pueda dar por
resultado la suspensión del trabajo, o que deba ser solucionado mediante el
arbitramento obligatorio, el respectivo sindicato o los trabajadores nombrarán una
delegación de tres (3) de entre ellos para que presente al patrono, o a quien lo
represente, el pliego de las peticiones que formulan. Tales delegados deben ser
hondureño, trabajadores actuales de la empresa o establecimiento y que hayan
estado al servicio de éste por más de seis (6) meses, o por todo el tiempo que
hubiere funcionado el establecimiento cuando fuere menor de seis (6) meses...
Pueden, igualmente, ser jurídicos o económicos; los jurídicos serán susceptibles
del arbitraje voluntario Artículo 807. Los patronos y los trabajadores podrán
estipular que las controversias que surjan entre ellos por razón de sus relaciones
de trabajo sean dirimidas por arbitradores.
y cuando sean laborales, es decir que tengan por objeto la declaración de un
derecho del que sean titulares la asociación o sus asociados en los términos de
los art. 790, art.807 del Código del Trabajo como obligaciones a cargo del
empleador art. 95 por el incumplimiento de alguna norma jurídica (En este caso
de una convención colectiva del trabajo que consagre de manera abstracta ese
derecho reclamado y se busque su concreción o declaración en un proceso
judicial.
Entonces, frente a un conflicto de carácter laboral: Ocurren dos situaciones para
que se lleve a cabo la configuración del arbitraje, la primera de ellas es cuando el
arbitraje es obligatorio o forzoso si la Ley impone de manera obligatoria esta
manera de composición, por cuánto está de por medio el interés público y es
necesaria una solución rápida para el problema, es así como ocurre en el derecho
colombiano en los aspectos económicos de los conflictos colectivos del trabajo.
Por otra parte, el arbitraje se puede llevar a cabo cuando es voluntario, es decir,
cuándo las partes espontáneamente acuden a este mecanismo para dirimir sus
diferencias.
En ese orden de ideas, es necesario mencionar que en el arbitraje en materia
laboral frente al arbitramento obligatorio resuelve los siguientes conflictos:
Los conflictos colectivos del trabajo que se presenten en los servicios públicos
esenciales y que no hubieren podido resolverse mediante arreglo directo. Según la
Ley constituyen servicios públicos las actividades que se prestan en cualquiera de
las ramas del poder público; las empresas de transporte por tierra, agua y aire; las
empresas de acueducto; las empresas de energía eléctrica; las empresas de
telecomunicaciones; Hospitales y Clínicas; las plantas de leche, plazas de
mercado y mataderos; empresas de servicios de higiene y aseo de las
poblaciones; empresas de explotación, elaboración y distribución de sal; empresas
de explotación, refinación transporte y distribución de petróleo y sus derivados,

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 4


mientras que estén destinados al abastecimiento normal de combustibles del país;
y las empresas de industria bancaria que sean realizadas por el Estado directa o
indirectamente o por los particulares.
Artículo 558. Las empresas de servicios públicos que no dependan directa e
indirectamente del Estado no pueden suspender ni paralizar labores sino mediante
permiso del Gobierno o dándole aviso a éste, con seis (6) meses de anticipación
cuando menos, a fin de que puedan tomarse oportunamente las providencias que
aseguren la continuidad del servicio.
Artículo 552. La huelga legal suspende los contratos y convenciones de trabajo
vigentes de la empresa, lugar o negocio en que se declare, por todo el tiempo que
ella dure, sin terminar ni extinguir los derechos y las obligaciones que emanen de
los mismos. El patrono no podrá celebrar nuevos contratos de trabajo durante el
movimiento huelguístico, salvo en aquellas dependencias cuyo funcionamiento
sea indispensable a juicio de la autoridad que conozca de la huelga, para evitar
graves perjuicios a la seguridad y conservación de los talleres, locales, equipos,
maquinarias o elementos básicos, solamente en el caso de que los huelguistas no
autoricen el trabajo del personal necesario de esas dependencias.
Artículo 559. Las empresas que no sean de servicio público no pueden clausurar
sus labores mediante aviso a los trabajadores con no menos de un (1) mes de
antelación, salvo fuerza mayor o caso fortuito, y sin perjuicio de las
indemnizaciones a que haya lugar por razón de contratos de trabajo concertados
por un tiempo mayor. Si la empresa clausurada reanudare actividades dentro de
los ciento veinte (120) días siguientes, deberá admitir de preferencia al personal
licenciado, en condiciones no inferiores a las que disfrutaba en el momento de la
clausura. Los trabajadores, que debidamente avisados, no se presentaren dentro
del tercer día, perderá este derecho preferencial.
Artículo 561. La huelga ilegal termina, sin responsabilidad para el patrono, con los
contratos de trabajo de los huelguistas quienes deben pagar aquél los daños y
perjuicios que prudencialmente determinen los Tribunales de Trabajo. Quedan a
salvo las sanciones penales que en contra de éstos lleguen a declarar los
tribunales comunes por delitos o faltas cometidos durante la huelga.
Ahora, la norma manifiesta que cuando ocurra suspensión en las actividades de
empresas, establecimientos o entidades que de forma directa o indirecta estén
relacionadas con el Estado, sus directores junto con las autoridades deben
proceder a tomar medidas necesarias para garantizar la prestación de servicios,
esto sin perjudicar a los trabajadores que participen en el cese de actividades.
Por consiguiente y de acuerdo con el el conflicto colectivo de trabajo tiene una
reglamentación legal que presenta tres etapas: Arreglo Directo, Conciliación y
Arbitraje obligatorio. Siempre y cuando se trate de un servicio público. El arbitraje
constituye la última fase puesto que su configuración admite la existencia de una
Litis de carácter colectivo. Los elementos que lo integran es la existencia de dos
sujetos titulares de los intereses enfrentados, mientras que el proceso es similar a
un litigio procesal.
Artículo 790. Siempre que se presente un conflicto colectivo que pueda dar por
resultado la suspensión del trabajo, o que deba ser solucionado mediante el
arbitramento obligatorio, el respectivo sindicato o los trabajadores nombrarán una
delegación de tres (3) de entre ellos para que presente al patrono, o a quien lo
represente, el pliego de las peticiones que formulan. Tales delegados deben ser
hondureño, trabajadores actuales de la empresa o establecimiento y que hayan
estado al servicio de éste por más de seis (6) meses, o por todo el tiempo que
hubiere funcionado el establecimiento cuando fuere menor de seis (6) meses.
Artículo 565. Cumplidos los procedimientos previos de arreglo directo, mediación,
conciliación, y arbitraje, si el sindicato o grupo de trabajadores no sindicalizados
declare la huelga, esta debe de efectuarse en forma ordenada y pacifica.
El arbitraje es un modo de solución del conflicto que surge de acuerdo entre las
partes por el cual un tercero ajeno a ellas y desprovisto de la condición de órgano
judicial y que además actúa con arreglo al mandato recibido (compromiso arbitral),
resuelve la controversia. Por ello puede afirmarse que el arbitraje voluntario en
una forma de composición escogida autónomamente por las partes, aun cuando el
laudo arbitraje propiamente dicho represente una heterocomposición del conflicto.
Artículo 819. El laudo que profiera una Junta de Arbitraje o un Tribunal especial de
arbitramento, cuando el arbitraje fuere de carácter obligatorio, será remitido con

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 5


todos sus antecedentes a la Corte Suprema de Justicia para su homologación a
solicitud a una de las partes o de ambas, presentada dentro de los tres (3) días
siguientes al de su notificación. La Corte, dentro del término de cinco (5) días,
verificará la regularidad del laudo y lo declarará exequible, confiriéndole fuerza de
sentencia, si la Junta o Tribunal de arbitramento no hubiere extralimitado el objeto
para el cual se le convoco, o lo anulará en caso contrario. Si la Corte hallare que
no se decidieron algunas de las cuestiones indicadas en el decreto de
convocatoria, devolverá el expediente a los árbitros con el fin de que se
pronuncien sobre ellas, señalándoles plazo al efecto, sin perjuicio de que ordene,
si lo estima conveniente, la homologación de lo ya decidido.
Características del Arbitraje:
• Es una institución jurídica destinada a resolver conflictos sean individuales,
colectivos, jurídicos o de intereses.
• Su peculiaridad reside en la intervención de un tercero, por acuerdo de las
partes, cuya decisión se impone.
• En virtud de un conjunto arbitral previo a la constitución de la junta arbitral o
del arbitro único las partes adhieren de antemano al resultado de la
actuación del o los árbitros, esto es, al laudo arbitral.
Lo dicho hasta ahora sirve para, con arreglo a un criterio de procedencia, distinguir
entre el arbitraje voluntario o facultativo y el obligatorio o de oficio.
Artículo 807. Los patronos y los trabajadores podrán estipular que las
controversias que surjan entre ellos por razón de sus relaciones de trabajo sean
dirimidas por arbitradores.
Los primeros surgen de la recomendación de la junta de conciliación o por
acuerdo directo entre las partes, los segundos de un acto de autoridad.,
para los conflictos que pongan en peligro inmediato la vida o la seguridad de la
población de una parte de ella. Solución del conflicto impuesta a las partes, ésta,
que muestra de muy particular manera una heterocomposición de la controversia
en toda su virtualidad. El ejecutivo puede ordenar la reanudación de faenas al
tiempo que somete el conflicto al arbitraje.
Artículo 809. Las partes podrán designar uno (1) o varios árbitros, como a bien lo
tengan, y comprometer en corporaciones nacionales de cualquier clase.

El arbitraje debe ser precedido del compromiso arbitral. En efecto, cuando de la


junta de conciliación surge éste como recomendación unánime, deberá ella
contener o adjuntar necesariamente los términos del compromiso, todo lo cual no
obsta para que la propia acta de recomendación de la junta de conciliación haga
sus veces.
En los conflictos laborales de carácter económicos no se discute el alcance, la
interpretación y vigencia de una norma preexistente al conflicto. Lo que se
pretende es, por el contrario, generar una norma. Por consiguiente, los tribunales
de arbitramento buscan crear nuevas normas que modifiquen las relaciones de
trabajo dentro un determinado sector laboral

El compromiso arbitral, con independencia de la forma que tome, debe contener al


menos:
• El mandato a los árbitros para actuar como tales.
• La delimitación competencial, esto es, sobre qué materias podrán decidir y
• La adhesión al laudo que recaiga.
Si se tratase de un arbitraje facultativo o voluntario el compromiso delimitará el
ámbito de actuación de los árbitros. Si lo fuese de oficio u obligatorio el decreto
ejecutivo que ello ordene sustituirá dicho compromiso y establecerá el limite del
conocimiento de los árbitros que, en todo caso, no podrá exceder de los que ha
sido el objeto del conflicto, so pena de nulidad del derecho que lo imponga.
CLÁUSULA COMPROMISORIA Artículo 808. La cláusula compromisoria deberá
hacerse constar siempre por escrito, bien por el contrato individual, en el contrato
colectivo, en la convención colectiva, o en cualquier otro documento otorgado
posteriormente.
REEMPLAZO DE ÁRBITROS Artículo 810. En caso de falta o impedimento de
alguna de los árbitros se procederá a reemplazarlo en la misma forma en que se
hizo la designación. Si una de las partes se mostrare renuente a reemplazar al
árbitro que le corresponde, los dos restantes, previo requerimiento a la parte

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 6


renuente con un término de tres (3) días, procederán a hacer tal designación.
AUDIENCIA Artículo 811. El árbitro o los árbitros señalarán día y hora para oír a
las partes, examinar los testigos que presenten, enterarse de los documentos que
exhiben y de las razones que aleguen.
TÉRMINO PARA FALLAR Artículo 812. Los árbitros proferirán el fallo dentro del
término de diez (10) días, contados desde la integración del Tribunal. Las partes
podrán ampliar este plazo. FORMA DEL FALLO Artículo 813. El laudo se
extenderá a continuación de lo actuado y deberá acomodarse en lo posible a las
sentencias que dicten los jueces en los juicios del trabajo.
MÉRITO DE LAUDO Artículo 816. El fallo arbitral se notificará personalmente a
las partes, hará transito a cosa juzgada y sólo será susceptible del recurso de
homologación de que trata el artículo siguiente.
RECURSO DE HOMOLOGACIÓN Artículo 817. Establécese un recurso
extraordinario de homologación para ante la Corte Suprema de Justicia contra los
laudos arbítrales de que tratan los artículos anteriores. Este recurso deberá de
interponerse por cualquiera de las partes dentro de los tres (3) días siguientes a la
notificación del laudo, y si así sucede, el proceso se enviará original a la Corte
Suprema de Justicia, dentro de los dos (2) que siguen.
TRÁMITE Artículo 818. Recibido el expediente por la Corte y efectuado el reparto,
el Magistrado sustanciador presentará proyecto de sentencia dentro de diez (10)
días y la Corte resolverá dentro de los diez (10) días siguientes.

En el primer supuesto sería motivo de impugnación o de nulidad del laudo que la


junta arbitral o el arbitro único conociese de materias ajenas al compromiso
arbitral.
Artículo 826. El fallo arbitral por fin al conflicto y tiene el carácter de convención
colectiva en cuanto a las condiciones de trabajo.
Por ejemplo, que el conflicto trate de una reivindicación salarial y los árbitros
terminen pronunciándose, además, cerca del régimen contractual de estabilidad
en el empleo.
Pero, cual es el objeto del arbitraje, esto es, respecto de qué conflictos es
admisible?. Para ello es menester adelantar otra clasificación:
• Con arreglo a un orden personal el arbitraje actuaría sobre conflictos
individuales o colectivos.
• A propósito de un criterio material o funcional de arbitraje recaerá sobre
conflictos de intereses o económicos o sobre conflictos de derecho o de
interpretación.
Se discute si los conflictos de derecho pueden ser objeto de arbitraje. La
tradicional resistencia para admitir el sometimiento de los conflictos de derecho a
la solución arbitral atiende, ciertamente, a una cultura jurídica surgida de sistemas
cerrados y de alta codificación que con frecuencia hace pensar que lo que no
existe en la ley no existe en el mundo.
Ahora bien, en atención al tipo de conflicto, son distintos los efectos del laudo que
debe recaer.

En efecto, en los de derecho, tendrá igual carácter al de la sentencia judicial con la


peculiaridad de su contenido normativo, se trata, en fin, de sentencias normativas
que ha diferencia de las judiciales típicas "la Ley del caso concreto" norma de
contratos individuales de trabajo al igual que lo hace la convención colectiva,
reinterpretarlo en este caso una cláusula contractual en su ámbito de vigencia se
aplicará, desde entonces, como ella lo establezca.
Codigo del trabajo, Artículo 808. La cláusula compromisoria deberá hacerse
constar siempre por escrito, bien por el contrato individual, en el contrato colectivo,
en la convención colectiva, o en cualquier otro documento otorgado
posteriormente.
En los conflictos de intereses o económicos el laudo idéntico efecto al del
convenio colectivo de trabajo.
Constitución de la republica de Honduras
Artículo 135. Las Leyes laborales estarán inspiradas en la armonía entre el capital
y el trabajo como factores de producción.
El Estado debe tutelar los derechos de los trabajadores, y al mismo tiempo
proteger el capital y al empleador.

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 7


Artículo 139. El Estado tiene la obligación de promover, organizar y regular
la conciliación y el arbitraje para la solución pacífica de los conflictos de
trabajo. La Ley promoverá el Arbitraje, la conciliación, la mediación y
cualquiera otros medios alternativos para la solución de conflictos".
Improcedencia del arbitraje en materia laboral individual. Y la importancia de los
fallos en equidad.
Los conflictos de carácter laboral individual surgen mediante la relación de un
empleado con su empleador, basada en un contrato laboral. Los conflictos que
pueden surgir de esta relación son denominados, conflictos individuales jurídicos y
conflictos individuales económicos. El Estado, es consciente de que en la
mencionada relación laboral, la parte débil es el trabajador. Por ello, su función es
la de consagrar en el ordenamiento la normatividad necesaria para que las
protecciones al trabajador sean efectivas. De este modo, en el transcurso de la
historia estos derechos son respaldados en diferentes normativas, como por
ejemplo. “El trabajo es una obligación social y gozará de la especial
protección del Estado” asimismo, “Es permitido formar compañías,
asociaciones y fundaciones que no sean contrarias a la moral o al orden
legal. Las asociaciones y fundaciones pueden obtener su reconocimiento como
personas jurídicas”
Con relación a lo anterior, los derechos laborales ciertos e indiscutibles están
consagrados en normas de orden público, por lo tanto tienen el carácter de
imperativas. Es decir, que al estar consagrados en la Constitución Política los
derechos laborales se encuentran protegidos.
Frente al tema la Corte Constitucional, hace el siguiente pronunciamiento: Señala
que el trabajador inmerso en un conflicto tiene a su favor el acceso a la
administración de justicia. En cambio, la conformación de un tribunal de
arbitramento, por los elevados costos económicos en que deben incurrir las
partes, genera para el trabajador una barrera de acceso a la administración de
justicia, si se tiene en cuenta que una vez pactada la cláusula compromisoria o el
compromiso, ésta es de obligatorio cumplimiento e impide acudir a la justicia
estatal, que es de carácter gratuito y en donde opera el amparo de pobreza.
Por ello, cuando se presenta un conflicto en materia de laboral individual, sería
poco favorable para el empleado invertir en un proceso ante tribunal de
arbitramento, puesto que estos tienen un costo económico elevado, lo que
restringe a las personas de bajos recursos al pensar en acudir a ellos.
Codigo del trabajo Artículo 809. Las partes podrán designar uno (1) o varios
árbitros, como a bien lo tengan, y comprometer en corporaciones nacionales de
cualquier clase. Si las partes no hubieren acordado la manera de hacer la
designación, cada una de ellas nombrará un árbitro, y éstos, como primera
providencia, designarán un tercero que con ellos integre el Tribunal. Si los dos
árbitros escogidos por las partes no se pusieren de acuerdo en el término de
veinticuatro (24) horas, será tercero el respectivo Inspector de Trabajo y, en su
defecto, al Alcalde del lugar. Si la parte obligada a nombrar árbitro no lo hiciere o
se mostrare renuente, el Juez de Trabajo del lugar, previo requerimiento de tres
(3) días, procederá a designarlo.
"Comprometer en arbitro es la facultad que tienen las partes de nombrar a
particulares jueces legítimos de sus asuntos. Esa facultad de nombrar jueces
legítimos de sus asuntos, no se extiende, sin embargo, hasta poder nombrar los
ejecutores de fallos dictados por ellos, porque tal cosa iría contra el orden social.
En efecto, los árbitros sentencian, pero, son únicamente los jueces quienes,
conforme el poder ejercen por ministerio de la ley, pueden ejecutar las sentencias
arbitrales".
En materia laboral, las partes representadas en la Junta pueden convenir en
someter a arbitraje la disputa, de acuerdo con el procedimiento al efecto en la Ley
del Trabajo.
A falta de otra proposición de arbitraje... deberá hacerla el Inspector Presidente de
la Junta de Conciliación. Esta propuesta del funcionario no tiene carácter
obligatorio para los miembros de la junta que pueden rechazarla libremente. Si su
valor práctico es, pues, relativo, el referido del funcionario revela claramente la
intención del legislador de agotar todos los recursos que el derecho ofrece, para
facilitar a las partes en disputa un medio de solución pacífica.

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 8


Entendiendo el arbitraje como un procedimiento pacífico para resolver conflicto
entre las partes, podemos iniciar este trabajo señalando que en Materia Laboral
esta Institución del Arbitraje está contenido en el Codigo del Trabajo capítulo IV en
sus art. 807 al 827 capítulo V art.827 al art. 856
El Arbitraje obligatorio contemplado art,820 codigo del trabajo, Los conflictos
colectivos del trabajo de que se presenten en los servicios públicos y que no
hubieren podido resolverse mediante arreglo directo o por conciliación, serán
sometidos al arbitramiento obligatorio. Los conflictos colectivos en otras empresas
o establecimientos pueden ser sometidos al arbitramiento, por acuerdo de las
partes.
Artículo 825. Los árbitros deben sobre los puntos respecto de los cuales no se
haya producido acuerdo entre las partes en las etapas de arreglo directo de
conciliación, y su fallo no puede afectar derechos o facultades de las partes
reconocidos por la constitución de la República, por las leyes o por normas
convencionales vigentes.
EFECTOS JURÍDICOS Y VIGENCIA DE LOS FALLOS Artículo 826. El fallo
arbitral por fin al conflicto y tiene el carácter de convención colectiva en cuanto a
las condiciones de trabajo. La vigencia de fallo arbitral no puede exceder de dos
(2) años. No puede haber suspensión colectiva del trabajo durante el tiempo en
que rija el fallo arbitral.
RESPONSABILIDAD PENAL Artículo 827. El hecho de terminar la huelga por
arreglo entre las partes o por decisión arbitral no exime de responsabilidad por los
delitos cometidos durante ella.
Agotadas los mecios conciliatorios, si las partes no convienen en el Arbitraje
propuesto por la Junta de Conciliación, ésta, o su Presidente, expedirá un Informe,
que contendrá la enumeración de las causas del conflicto y un extracto de las
deliberaciones y argumentos de las partes. Este Informe será expedido en todo
caso, haya ocurrido o no la suspensión de las labores".
INFORME: Establece:
• Que el Arbitraje propuesto por el Presidente de la Junta ha sido rechazado
por ambas partes.
• Que el Arbitraje, aceptado o solicitado por una de las partes, ha sido
rechazado por la otra parte.
A este Informe se le dará la publicidad posible.
"En caso de que las partes en conflicto acepten el Arbitraje, se procederá a la
constitución de una Junta de Arbitraje formada por tres miembros.
• Uno de ellos escogido por los patronos de una terna presentada por los
trabajadores en conflicto.
• Otro será escogido por los trabajadores de una terna presentada por los
patronos.
• Y el tercero será escogido por los dos (2) anteriores.

Si alguna de las partes objeta la terna de la otra, el Inspector del Trabajo hará el
nombramiento de los árbitros, de no poder lograr un acuerdo entre ellos en un
término de cinco (3) días continuos.
DESIGNACIÓN DE ÁRBITROS codigo del trabajo Artículo 809. Las partes
podrán designar uno (1) o varios árbitros, como a bien lo tengan, y comprometer
en corporaciones nacionales de cualquier clase. Si las partes no hubieren
acordado la manera de hacer la designación, cada una de ellas nombrará un
árbitro, y éstos, como primera providencia, designarán un tercero que con ellos
integre el Tribunal. Si los dos árbitros escogidos por las partes no se pusieren de
acuerdo en el término de veinticuatro (24) horas, será tercero el respectivo
Inspector de Trabajo y, en su defecto, al Alcalde del lugar. Si la parte obligada a
nombrar árbitro no lo hiciere o se mostrare renuente, el Juez de Trabajo del lugar,
previo requerimiento de tres (3) días, procederá a designarlo.
PERSONAS QUE NO PUEDEN SER ÁRBITROS Artículo 823. No pueden ser
miembros de Juntas o Tribunales de Arbitraje las personas que directa o
indirectamente hubieren intervenido en representación de las partes en los
períodos o etapas de arreglo directo o de conciliación. Esta prohibición se hace
extensiva a los empleados, representantes, apoderados o abogados permanentes
de las partes y, en general, a toda persona ligada a ellas por cualquier vínculo de

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 9


dependencia. Artículo 824. Cuando esta diferencia se someta a la decisión de una
Junta o Tribunales de Arbitraje no puede haber suspensión colectiva del trabajo.

Los miembros de la Junta de Arbitraje no podrá ser persona directamente


relacionadas con las partes en conflicto, ni vinculadas con ellas por nexos
familiares
Postulación:
La postulación será acompañada de una declaración de los candidatos de que
aceptan el cargo en caso de ser elegidos, lo mismo se hará, de no haber acuerdo
en la designación del tercer arbitro. Toda designación debe ser notificada.
El artículo anterior contiene una disposición en cuanto al procedimiento para
escoger los tres miembros de la Junta de Arbitraje. Señala que los trabajadores
escogerán a un miembro de una terna que presente el patrono. Este a su vez,
escogerá el segundo miembro de la terna que presenten los trabajadores. El tercer
miembro será escogido por los otros dos miembros elegidos. En caso de que las
partes no se pongan de acuerdo, el Inspector del Trabajo, lo decidirá en forma
sumaria.
En virtud del carácter de la Junta de Arbitraje su constitución es distinta a la Junta
de Conciliación. La Junta de Arbitraje no puede formarla personas relacionadas
directamente con alguna de las partes en el conflicto. La prohibición abarca a los
familiares dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. El
Arbitraje es un recurso voluntario cuando las partes no pueden ponerse de
acuerdo, cuando fracasa la conciliación; en ese momento se requiere la presencia
de terceros, ajenos a los intereses de las partes en conflicto. La Ley del trabajo
derogada establecía que en el Distrito Federal y en cada uno de los Estado,
debían existir en la respectiva inspectoría, lista de árbitros del trabajo. Se
designaba uno por cada doscientos trabajadores y en el momento de presentarse
el conflicto, se escogían los miembros de la Junta de esas listas.
Carácter de los Miembros de la Junta de Arbitraje:
En su aparte final la norma transcrita ordena que los árbitros designados o
escogidos a la suerte no estén relacionados con la industria u ocupación en que
haya ocurrido la disputa. Con ello se ratifica el criterio de que los miembros de las
Juntas de Arbitraje tienen el carácter de verdaderos jueces, susceptibles de ser
recusados, como todo Juez, si está en tela de juicio su independencia frente a
cualquiera de las partes. En consecuencia, aunque sea designado por una de las
partes, él árbitro no es representante del interés de quien lo nombra.
SECCIÓN V PROCEDIMIENTOS ANTES DE LA JUNTAS DE ARBITRAJE
Artículo 828. Cuando el arbitraje sea obligatorio por tratarse de un conflicto en los
servicios públicos, o en el caso del párrafo final del artículo 815 de éste Código,
fracasado al intento de conciliación, las partes deberán comparecer ante la Junta
de Arbitraje, presentando sus escritos de demanda y de contestación. Artículo
829. Si el demandado no comparece, se señalará día y hora de la celebración de
una audiencia de demanda y excepciones, apercibiéndole de tener por contestada
en sentido afirmativo la demanda si en esta segunda ocasión tampoco comparece.
MÉRITO DE LAUDO Artículo 816. El fallo arbitral se notificará personalmente a
las partes, hará transito a cosa juzgada y sólo será susceptible del recurso de
homologación de que trata el artículo siguiente.
RECURSO DE HOMOLOGACIÓN Artículo 817. Establécese un recurso
extraordinario de homologación para ante la Corte Suprema de Justicia contra los
laudos arbítrales de que tratan los artículos anteriores. Este recurso deberá de
interponerse por cualquiera de las partes dentro de los tres (3) días siguientes a la
notificación del laudo, y si así sucede, el proceso se enviará original a la Corte
Suprema de Justicia, dentro de los dos (2) que siguen.
DECISION Artículo 825. Los árbitros deben sobre los puntos respecto de los
cuales no se haya producido acuerdo entre las partes en las etapas de arreglo
directo de conciliación, y su fallo no puede afectar derechos o facultades de las
partes reconocidos por la constitución de la República, por las leyes o por normas
convencionales vigentes.

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 10


La decisión de la Junta de Arbitraje se denomina LAUDO.
Artículo 847. El Secretario de la Junta deberá formular dentro de los setenta y dos
(72) horas siguientes a aquéllas en que se presenten o debieran presentarse
alegatos escritos un dictamen en que consten un extracto de demanda y la
contestación, apreciándose en seguida cuáles fueron los hechos controvertidos y
cuáles deben tenerse por ciertos de acuerdo con las disposiciones reglamentarias;
se expresará inmediatamente después cuáles fueron las pruebas rendidas por
cada una de las partes y se hará una apreciación de ellas en conciencia,
señalando cuales hechos deben de considerarse probados y formulando, en
párrafos separados, las conclusiones que deben de contener, a juicio del
Secretario que suscriba el dictamen, los puntos resolutivos del laudo que se
pronuncie. Del dictamen a que se refiere el párrafo anterior, se harán tantas copias
como representantes integren la Junta, entregando una a cada uno de ellos dentro
del plazo de tres días y glosando otra copia al expediente respectivo.
Artículo 855. En los laudos se expresará:
I. El lugar, fecha y Junta que los pronuncie, los nombres, domicilios y ocupación
de las partes contendientes y el carácter con que litiguen, los nombres de sus
abogados y procuradores y el objeto del pleito, consignándose con claridad y con
la concisión posible las pretensiones de las partes;
II. En párrafos separados se apreciarán los puntos de derecho fijados por las
partes, dando las razones y fundamentos legales o de equidad que se estimen
procedentes para el aludo, y se citarán las leyes y doctrinas que se consideren
aplicables al caso; y,
III. Se pronunciarán por último, los puntos resolutivos del laudo.
Publicación: Para su plena validez, el LAUDO debe ser publicado en la Gaceta
Oficial de la República
y será obligatorio para las partes por el término que el mismo fije.
Los laudos arbitrales se pueden equiparar a las cláusulas de los contratos
colectivos que se convierten en obligatorios o en parte integrante de los contratos
individuales de trabajo que se celebren durante su vigencia.
Entonces, un empleado que se enfrente a un conflicto derivado de su relación
individual con un empleador, no se encuentra en condiciones de asumir gastos
económicos para resolver su conflicto mediante el tribunal de arbitramento. Así las
cosas, en adelante es necesario ahondar en los fallos de equidad, esto con el fin
de precisar en la investigación y el continuar el análisis crítico del artículo. La
equidad tiene diferentes conceptos, se define como lo fundamentalmente justo,
expresa una de las dimensiones de la idea de justicia, a saber, el principio de
igualdad o proporcionalidad. También es utilizada para hacer referencia a una
norma que sea justa a un caso en particular. También, la equidad ocurre cuando el
juez debe poner en práctica aquello resultante de una norma genérica y abstracta
de la Ley en la norma concreta e individualizada de la sentencia dictada para un
caso singular. Consecuente a ello, el arbitraje en equidad o en conciencia, es
aquel donde los árbitros pueden apartarse del ordenamiento jurídico y proferir un
laudo según su leal y saber entender. Lo anterior está sustentado en la
Constitución Política de Honduras. El fallo en conciencia tiene como base el
derecho y la experiencia de las sanas costumbres. El Juez tendrá el poder de
resolver los procesos en equidad, si versan sobre derechos disponibles, las partes
lo solicitan y son capaces, o la ley lo autoriza. Entonces, en materia de arbitraje
para que se dicte un laudo en equidad es necesario que las partes pacten o
autoricen de manera expresa la posibilidad de que el arbitraje falle de esa forma,
por supuesto que se deben explicar las razones de equidad que contenga el laudo
y que guarde las formalidades. El entendimiento de los Altos Tribunales de
Justicia han dado a las funciones que deben cumplir los tribunales de arbitramento
que decidan conflictos económicos o de interés, es que se trate de un acto
eminentemente jurisdiccional, pues el fallo arbitral crea una nueva normatividad,
un verdadero derecho objetivo, mejorando el mínimo de la lay, y llenando los
propósitos de la Convención Colectiva de Trabajo. Por ello, los árbitros, al resolver
los conflictos de trabajo, deben tener en cuenta la equidad, como principal valor de
justicia, como elemento de ponderación, de “graduación atemperada en la
distribución de cargas y beneficios para las partes”. Recientemente la Corte
Constitucional, destacó, en punto de los valores más característicos de la equidad,
los siguientes:

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 11


• El primero es la importancia de las particularidades fácticas del caso a
resolver. La situación en la cual se encuentran las partes sobre todo los
hechos que le dan al contexto empírico una connotación especial es de
suma importancia para determinar la solución equitativa al conflicto.
• El Segundo es el sentido de equilibrio en la asignación de cargas y
beneficios. La equidad no exige un equilibrio perfecto. Lo que repugna a la
equidad son las cargas excesivamente onerosas o el desistimiento respecto
de una de las partes interesadas.
• El Tercero es la apreciación de los efectos de una decisión e las
circunstancias de las partes en el contexto del caso, La equidad es remedial
porque busca evitar las consecuencias injustas que se derivarían de
determinada decisión dadas las particularidades de una situación.

Jurisprudencia:
"El laudo en que los árbitros reconocen, para unos efectos, la existencia del
contrato colectivo del cual deriva su competencia para arbitrar, y niegan para otros
efectos, la existencia del mismo contrato, es contradictorio y en consecuencia
nulo".
Por consiguiente, al establecer en el laudo antes mencionado la negativa a
conceder las prestaciones contractuales al aludido trabajador reclamante,
basándose para ello en que el tantas veces citado lo "... desconoce esta Junta de
Arbitraje a los efectos de la presente", incurre dicha junta en una fragante
contradicción, pues, por una parte al dictar el laudo arbitral, está actuando en
conformidad con el instrumento que lo creó, que no es otro que el citado contrato
colectivo, e igualmente está ejerciendo las atribuciones que en él le fueron
estipuladas al decidir que el trabajador fue despedido sin causa justificada y, por lo
tanto, le corresponden sus prestaciones sociales; pero, por otra parte, abstiene de
reconocer las prestaciones contractuales al trabajador por ignorar el contenido del
mencionado contrato basándose en que este documento no fue producido en
autos; lo cual es un contrasentido, pues si el trabajador invoca como fundamento
de su reclamación el contrato que contiene el compromiso arbitral del cual derivan
los árbitros su competencia para conocer del asunto, mal puede reconocer su
existencia para unos efectos y negarla para otros; lo que además viene hacer
imposible su ejecución, acarreando por lo tanto la nulidad del laudo.
mediante los fallos en equidad, se pretende evitar una injusticia como resultado de
la aplicación de la ley en un caso concreto. Puede ocurrir equilibrando las cargas
impuestas o tomando en consideración circunstancias o realidades sociales que el
legislador no ha previsto. Claramente, la realidad jurídica nos ha demostrado que
existen situaciones que se escapan de la normatividad vigente. Frente a estas
situaciones, se refleja la importancia de los fallos en equidad. fallo en equidad
permite el mayor acercamiento a la justicia, cuando la normatividad no es
suficientemente clara frente a la situación o cuando la misma norma no tiene el
alcance que pretendía el legislador. Así las cosas, el fallo en equidad puede
permitir una aproximación a la solución de conflictos laborales colectivos, sobre
todo cuando estos después de agotar las etapas de intención a arreglos directos,
no tienen éxito. Entonces, incluir criterios de equidad en un conflicto de carácter
laboral colectivo, permite que laudo del arbitraje tenga un equilibrio en cuanto a la
normativa y en cuanto a la igualdad. Finalmente, los criterios de igualdad dentro
del arbitramento son necesarios para garantizar los derechos constitucionales y
proteccionistas consagrados dentro de la Constitución Política de 1982.

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 12


Conclusión
Debido a los constantes abusos registrados en la historia de Honduras, con
referencia a vulneración de derechos de los trabajadores, la concepción que se
tenía del trabajador, era de una persona que debía someterse a la voluntad de su
patrón sin tener oportunidad de defender sus derechos. La Constitución Política de
1982, declara a Honduras como Estado Social de Derecho, dentro de ella el
Estado refleja el compromiso y su carácter proteccionista frente a los trabajadores,
esto debido a que los mismos constituyen la parte débil de las relaciones laborales
en Honduras. Las personas sienten mayor confianza al acudir ante la justicia o al
Ministerio de Trabajo, para exigir el resarcimiento de los derechos que
consideraban están siendo vulnerados por parte de su empleador. Lo que se
desea establecer, es que los trabajadores actualmente cuentan con diferentes vías
para hacer cumplir las garantías constitucionales que les asiste por ser titulares de
derechos laborales. En el campo de derecho laboral, la justicia ordinaria es el
mecanismo que tienen los trabajadores para enfrentar un conflicto de trabajo. Es
necesario destacar que la justicia ordinaria aunque tiene la ventaja de gratuidad es
de carácter lento, puesto que para que ocurra el fallo de la sentencia pueden
pasar meses o años. Por otra parte, los conflictos de carácter colectivo, cuentan
con la ventaja de que son susceptibles de ser solucionados mediante el arbitraje.
Así las cosas, el arbitraje se convierte en un mecanismo alternativo a la justicia
ordinaria, facultado por la misma normatividad colombiana para resolver conflictos.
Entonces, la configuración del tribunal de arbitramento, facilita el acceso a la
justicia a quienes se encuentran inmersos en conflictos, garantizando así, los
derechos de los trabajadores y otorgando la oportunidad que los conflictos se
solucionen bajo los principios y la vigilancia de la Carta Superior. Asimismo, los
fallos en equidad constituyen una alternativa frente a un conflicto de trabajo, esto
ocurre gracias al arbitraje y a la facultad que confiere la Constitución de Colombia
a los particulares para impartir justicia transitoriamente. El arbitraje procedimiento
por el cual las personas naturales pueden someterse, previo convenio, a la
decisión de uno o varios mediadores las cuestiones litigiosas, surgidas o que
puedan surgir, en materia de su libre disposición conforme a Derecho. El arbitraje
se diferencia de la transacción, en que en realidad se trata de un juicio, pese a no
celebrarse ante los tribunales, y las partes no resuelven sus diferencias mediante
reciprocas concesiones, sino que encargan a un tercero la decisión. La resolución
adoptada por los árbitros se denomina laudo arbitral y tiene eficacia de cosa
juzgada, pudiendo ser ejecutables de manera forzosa por los tribunales de justicia.
El arbitraje puede ser de Derecho, cuando los árbitros fallan de acuerdo con la
legislación aplicable, por lo que se les exige ser letrados en ejercicio, o de
equidad, si fallan de acuerdo con su leal saber y entender y sin sujeción o
trámites, debiendo tan sólo dar la oportunidad a las partes para ser oídas y
presentar las pruebas que estimen conveniente, para lo que basta que sean
personas naturales que se hallen, desde su aceptación, en pleno ejercicio de sus
derechos civiles. En el primero, el laudo tiene el mismo valor que una sentencia de
instancia y puede ser objeto de recurso en cuanto al fondo, mientras que en el
segundo, el valor del laudo es el de una sentencia firme y definitiva.
La forma más habitual de establecer arbitraje es mediante el convenio arbitral, por
el que las partes expresan su voluntad inequívoca de someterse a este tipo de
solución todas o algunas de las cuestiones litigiosas surgidas o que puedan surgir
de determinadas relaciones jurídicas: No suelen ser objeto de arbitraje, salvo
contadas excepciones, ni se incorporan en el convenio arbitral, aquellas
cuestiones sobre las que haya caído una resolución judicial firme y definitiva, y en
las que sea necesaria la intervención del ministerio fiscal. En el convenio arbitral
deberá establecerse un procedimiento para la designación de un número siempre
impar de árbitros, aunque sea la designación de un tercero quien los nombre.
Ya es sabido, que existen conflictos de carácter laboral que no permiten ser
sometidos al arbitraje por estar consagrados en normas de orden público. Todos
los conflictos que si son susceptibles de negociación u acuerdos deberían tener
mayor inclusión en los fallos de equidad. De esta manera, la solución de los
conflictos de carácter colectivo, tendrían mayor inclusión de las peticiones de las
partes, y mediante los árbitros se regularía que dichas peticiones contengan
equidad, igualdad y justicia para todos los involucrados.

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 13


Definición De Términos
Arbitraje:
Procedimiento para resolver pacíficamente conflictos internacionales,
sometiéndolos al fallo de una tercera potencia, de una persona individual o de una
comisión o tribunal.
Conciliar:
Componer o ajustar los ánimos de los que estaban opuestos entre sí.

Bibliografía
Constitución de la republica de Honduras
Codigo del trabajo Hondureño
Codigo civil Hondureño
Análisis crítico del arbitramiento laboral en Colombia desde los principios del
derecho laboral y las decisiones en equidad.

Anexos

Derecho del Trabajo y Seguridad Social 14