Vous êtes sur la page 1sur 6

INSTRUMENTOS DE MEDICIÓN DE LAS CAPACIDADES

PERCEPTIVO MOTRICES (Motricidad)

¿Para qué evaluar la motricidad?

 Para conocer, valorar y analizar el nivel motor de los sujetos.

 Es decir, sus características, potencialidades y debilidades.

 Y así, poder programar y organizar correctamente nuestro

trabajo a desarrollar, en función del sujeto.

¿Cómo evaluar la motricidad?

 TEST: es una tarea concreta y específica, para explorar una

cualidad o aspecto preciso (motor o psicomotor).

 PRUEBA: conjunto de actividades características de una

edad. Permite evaluar el avance o retroceso motor.

 BALANCE: conjunto de pruebas utilizadas para determinar el

desarrollo máximo alcanzado en todo un conjunto de

habilidades.

 LISTA DE CONTROL: conjunto de tareas o pruebas mínimas

que deben ser realizadas en determinadas edades.


LOS REQUISITOS A CUMPLIR POR TODOS LOS
INSTRUMENTOS SON…

 Validez (se mide realmente lo que se quiere medir).

 Fiabilidad (precisión de los resultados).

 Objetividad.

 Comparabilidad (normas para poder comparar los resultados


entre los sujetos).

 Sensibilidad (describir diferencias mínimas).

DIFERENTES TEST O PRUEBAS

 TEST DE ORIENTACIÓN.

 TEST DE LATERALIDAD.

 PRUEBAS DEL ESQUEMA CORPORAL.

 PRUEBAS DE LA PERCEPCIÓN.

 PRUEBA DE LA ESTRUCTURACIÓN TEMPORAL.

 PRUEBAS DE COORDINACIÓN DINÁMICO-GENERAL.

 PRUEBAS DE EQUILIBRIO (estático y dinámico).

 PRUEBAS DE HABILIDADES ACUÁTICAS BÁSICAS.


TEST DE ORIENTACIÓN

Se basa en:

 Identificación de las partes del cuerpo.

 Ejecución de movimientos dobles no cruzados (mismo


hemisferio).

 Ejecución de movimientos dobles cruzados.

 Identificación de las partes del cuerpo de los demás.

 Ejecución de movimientos de orientación de uno mismo y


con los demás en el espacio.

TEST DE LATERALIDAD

Se basa en:

 Determinar la parte dominante del cuerpo (diestros,


zurdos, ambidiestros).

 En todos los niveles corporales (ojos, oídos, brzs, prs…).

 Lateralidad homogénea. Muy poco habitual.

 Lateralidad cruzada. Es la más común.

PRUEBAS DEL ESQUEMA CORPORAL

Se basan en:

 La posibilidad de tomar diferentes posturas.

 Efectuar o reproducir movimientos que corresponden a


modelos u órdenes.
 La precisión de evaluar las dimensiones del propio cuerpo.

 El conocimiento de la derecha e izquierda, sobre sí y sobre


el medio.

PRUEBAS DE LA PERCEPCIÓN

Se basan en:

 La discriminación de las formas.

 La posición en el espacio, tanto de sí mismo como de los


demás y de los objetos.

 Fijándonos en las coordenadas verticales y horizontales.

PRUEBA DE LA ESTRUCTURACIÓN TEMPORAL

Se basa en:

 Interpretación de estructuras rítmicas.

 Distinguir la intensidad, la tonalidad, la duración, el


ritmo…de dos estructuras rítmicas y compararlas.

 Reproducción de movimientos a través de estructuras


rítmicas.
PRUEBAS DE COORDINACIÓN DINÁMICO-GENERAL

Se basan en:

 Detectar problemas al realizar las habilidades motrices


básicas de manera combinada.

 Se centra en la observación de: el tiempo empleado, la


precisión y la correcta ejecución.

 COORDINACIÓN ÓCULO-PÉDICA.

 COORDINACION ÓCULO-MANUAL.

PRUEBAS DE EQUILIBRIO

Se basan en:

 Conocer su base de sustentación.

 Saber utilizar la base de sustentación en diferentes


ejercicios.

 Detectar el dominio del equilibrio estático y dinámico.

PRUEBAS DE HABILIDADES ACUÁTICAS BÁSICAS

Se basan en:

 Control y coordinación de la respiración.

 Medición de la flotación.

 Capacidad de estabilidad y desplazamiento en el medio


acuático.

 Capacidad para manipular objetos en el medio acuático.


¿Cómo y Cuándo aplicar los instrumentos?

 Adecuándolos a los usuarios (niños, adultos, personas


mayores, discapacitados...).

 Intentando ser “discretos”, durante el desarrollo de una


sesión. Una parte más de ella.

 Aprovechando para trabajar alguna cualidad física básica.

 Para perfeccionar y afianzar algún aspecto.

 Es muy probable que no necesitemos aplicarlos nunca, pero


hay que tener recursos para detectar posibles “problemas”.