Vous êtes sur la page 1sur 2

Martínez 1

Martínez Martínez Diana Introducción a la Lingüística Sección 01

PROBLEMAS DE LINGÜÍSTICA GENERAL

CAPITULO X. LOS NIVELES DE ANALISIS LINGÜÍSTICO

Para plantear el hecho lingüístico se deben seguir los criterios que lo definen como tal, el lenguaje
de describirse como una estructura formal, esto exige ciertos procedimientos que exigen un método
propio. La noción de nivel es adecuada para hacerle justicia a la doble articulación de la naturaleza
del lenguaje y su carácter discreto. Esto último (la doble articulación) significa para el francés: 1ra
articulación, las unidades lingüísticas se componen de significado y significante; 2nda articulación,
estas unidades se unen a través de elementos sin significado, pero son distinguibles por el sonido.

Benveniste genera operaciones de estudio para el análisis: segmentación y sustitución. La


segmentación toma el texto hasta separarlo en unidades significativas y elementos no
descomponibles, asimismo, nos permite identificar las relaciones sintagmáticas; la sustitución es
el constructo en las relaciones paradigmáticas (parecido a lo que dice Saussure). Con estas
operaciones es cómo se genera el método de distribución. Estas dos operaciones no tienen la
misma amplitud, la sustitución puede trabajar sobre elementos no segmentables; los fonemas, por
su parte, son los elementos mínimos segmentables y al aislar el interior del fonema nos adentramos
en los rasgos distintivos.

Los rasgos distintivos ya no gozan de ser segmentables más su sustituibles; sin embargo, ninguno
de estos es realizable de forma aislada, pero al ser sustituible, construye el nivel merismático, lo
que no se refiere a tener más unidades mínimas sino a unidades de mayor extensión; cumpliendo
ciertas condiciones lingüísticas que se ven definidas por el sentido que es “la condición
fundamental que debe llevar todo estatuto lingüístico”, lo importante es comprender como
interviene en los procesos y en qué nivel participa. En este sentido, sobresale la forma que es la
cualidad de la unidad de segmentarse en un nivel inferior. La forma y el sentido deben articularse
unidos, pero no revueltos en función de la lengua.
Martínez 2

Con lo anterior mencionado, se pasa del fonema al signo, este es la unidad mínima de la frase, pues
coincide con la palabra, que cumple con dos funciones. Por una parte, la de ser fruto de la unión
de los fonemas, por la otra, de ser unidad mínima de la frase.

La frase constituye un todo a la suma de palabras, sin embargo, no es sólo esto, la palabra no
precisamente actúa de forma autónoma, pero es efectuable como unidad mínima y a su vez
segmentable en fonema. Retomando el penúltimo punto, llegamos a la sintaxis que organiza el
sistema de los enunciados.

Tomando en cuenta todo lo anterior, ya tenemos cuatro niveles: merismático, fonemático, sígnico
y categoremático, el último corresponde a los niveles de la frase. Todos son de igual importancia,
así como, del fonema se pasa a la palabra, de la palabra a la frase, ahora de la frase se sigue el
discurso, como una unidad completa, con sentido y referencia; es en el discurso donde la lengua
nace, se suma y se modifica.